You are on page 1of 4

Poder Judicial de la Nación

Sala I -36.065- O., H. I.


Externación
Interloc. Menores 4/10

///nos Aires, 14 de mayo de 2009.


Y VISTOS:
El día 7 de mayo de 2009 se celebró la audiencia oral y pública
prevista en el art. 454 del CPPN (ley 26.374) en razón de la concesión del
recurso de apelación interpuesto por la defensa de H. I. O. que en copias obra
a fs. 4/7 de los presentes testimonios, contra el auto de fs. 1/3, a través a través
del cual no se hizo lugar a la solicitud de libertad oportunamente deducida por
la parte a favor del nombrado, por hallarse supeditado “a la determinación del
mejor recurso” por parte del Consejo de los Derechos de Niñas, Niños y
Adolescentes, autoridad de aplicación capitalina de las leyes 114 y 26.061.
Así, debido a lo producido en esa audiencia, en la cual el
USO OFICIAL

recurrente expuso las razones por las cuales considera que deviene procedente
la externación del menor, y a la necesidad de un análisis mas pormenorizado
de las actas escritas obrantes en autos, se resolvió dictar un intervalo a efectos
de deliberar y resolver sobre el fondo del asunto (ver fs. 16).
Y CONSIDERANDO:
Ahora bien, luego del análisis de las constancias colectadas en el
expediente tutelar, entiende el Tribunal que los agravios formulados por la
parte no logran conmover los sólidos argumentos expuestos por el juez Martí
Garro en la resolución recurrida, los que son compartidos por el Tribunal, por
lo que la homologamos.
Ello es así, pues la propia ley 26.061 autoriza a adoptar las
medidas de protección integral de los derechos o garantías de los menores ante
su amenaza o violación, con el objeto de preservarlos, restituirlos o reparar sus
consecuencias, tal como ocurrió en el caso del joven O. (art. 32 y sgtes. de la
citada ley).
En este sentido, las conclusiones de los informes producidos
sobre su situación (con la intervención del C.N.N.A.G.C.B.A.) dan cuenta que
O. se encuentra desamparado desde hace varios años por carecer de un núcleo
familiar; que dos de sus hermanos se encuentran también residiendo en la vía
pública como lo hizo él hasta su internación, y que el grupo de pares que
frecuentó en la calle no resulta propicio para su crecimiento personal. En ese
entorno, consideramos que su situación se vería agravada por el continuo
consumo de sustancias tóxicas a las que hizo referencia, sumado a la
circunstancia de su ingreso en tres oportunidades anteriores, al inicio del
corriente año, a diferentes instituciones (fs. 9) de las cuales por propia
voluntad se retiraba hasta que nuevamente era aprehendido por un nuevo
conflicto con la ley penal, y que el propio joven expresó en su momento su
deseo de permanecer internado en el instituto “Gral. San Martín” (fs. 13), y/o
su interés por ingresar a un hogar (fs. 15). Todo lo expuesto, torna aconsejable
mantener la medida tutelar dispuesta por el juez hasta tanto se pueda iniciar el
tratamiento adecuado de acuerdo a la problemática que presenta el nombrado,
siempre atendiendo al interés superior del niño, el que deberá estar a cargo de
la autoridad administrativa local.
En este sentido, el 11 de mayo próximo pasado se informó a esta
Sala que se le solicitó a la presidenta del Consejo de Derechos de Niñas,
Niños y Adolescentes del G.C.B.A., que arbitre los medios para que a través
de otro mecanismo procure una vacante para el ingreso de H. O. a un Hogar
Convivencial (cfr. fs. 18), estándose a la espera de ello; ello, teniendo en
cuenta que con anterioridad el Licenciado Ricardo Martínez del Dpto. de
Fortalecimiento, Promoción, Protección Integral de Jóvenes en Conflictos con
la Ley de aquel organismo, hizo hincapié en la inconveniencia de su traslado
al parador “Perla Negra” (fs. 8), única opción propuesta por el órgano.
Frente a esas circunstancias, se presenta por el momento
inapropiado el egreso del joven del establecimiento “General San Martín”,
pues su posible externación conspira contra su propio interés como niño,
conforme lo establece la Convención Internacional sobre los Derechos del
Niño y el artículo 34 de la Ley 26.061.
En consecuencia, consideramos necesaria de momento la
continuidad de la medida de internación, en razón de la carencia de lazos
afectivos y de contención familiar por la que atraviesa O., y por el contexto
desfavorable para su salud en el caso de volver a la situación de calle que
padecía con anterioridad a su internación.
Poder Judicial de la Nación

De este modo, por el juego de derechos constitucionales e


intereses en conflicto la tutela dispuesta, frente a la ausencia de otra
alternativa, resulta, de momento, adecuada a la finalidad perseguida.
No escapa al criterio de esta Sala que la finalidad del
ordenamiento positivo actualmente vigente es evitar la judicialización de los
niños que carecen de capacidad de culpabilidad. No obstante ello, como
órgano de poder político resultamos garantes de los compromisos
internacionales asumidos por el Estado argentino, entre los que se encuentra la
protección de los intereses de los niños. En este sentido, no hablamos ya de
una protección general, como la que le corresponde al órgano legislativo, sino
de una protección concreta de los intereses de un niño (o joven) determinado,
con nombre y apellido, en este caso: H. I. O.. De este modo, a la fecha, las
opciones existentes para el joven cuya situación nos toca tratar son solo dos: el
mantenimiento de la internación en el Instituto San Martín, arbitrando todos
USO OFICIAL

los medios al alcance de los órganos judiciales para lograr que la autoridad
administrativa local logre su alojamiento en un hogar convivencial acorde con
su problemática o que vuelva a la situación de calle en la que vivía con
anterioridad a su internación, previo un breve paso por el parador Perla Negra
(expresamente desaconsejado por el Lic. Ricardo Martínez, del Depto. de
Fortalecimiento, Promoción, Protección Integral de Jóvenes en Conflicto con
la Ley). Frente a esta férrea disyuntiva y requerido expresamente por el
Tribunal en la audiencia, el Sr. Defensor Oficial ad hoc solicitó al tribunal la
externación de O., por considerar que el ordenamiento positivo vigente impide
mantener su judicialización. Así las cosas, más allá de compartirse los fines
perseguidos por el legislador, consideramos que las normas internas aplicables
a la cuestión deben ser interpretadas en armonía con los derechos
fundamentales que pretenden garantizar y a los compromisos internacionales
asumidos por nuestro Estado, siendo que la propuesta de la defensa oficial,
claramente, no se compadece con el conjunto de intereses en juego, sino
exclusivamente con el que hace a su ministerio.
De la misma forma, tampoco escapa al criterio de esta
Sala que el conflicto suscitado en este asunto encuentra su génesis en el déficit
de las políticas públicas adoptadas por la autoridad administrativa local en la
materia, órgano político que tiene legalmente a su cargo el tratamiento de los
niños en esta situación. La deficiencia apuntada surge en toda su evidencia de
la lectura del informe actuarial de fecha 30 de abril del corriente, según el
cual, por un lado, la única opción de externación de O., que facilitaba el
Consejo de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes del GCBA, era el
parador “Perla Negra” y, por otro, el Depto. de Fortalecimiento, Promoción,
Protección Integral de Jóvenes en Conflicto con la Ley, del mismo consejo,
consideró inconveniente para O. dicha opción. Así, es dable afirmar que los
propios funcionarios del gobierno local son concientes que no cuentan con el
tratamiento adecuado para la problemática de este joven, manteniéndose, por
ese motivo, su situación de internación. En consecuencia, más allá de la
decisión adelantada, devuelto que sea este incidente del expediente tutelar, se
encomendará al Sr. Juez a quo que libre oficio al Sr. Jefe de Gobierno de la
Ciudad Autónoma de Buenos Aires, adjuntando copias auténticas de todo lo
actuado (incluida la presente resolución) a efectos de que se arbitren, con la
mayor celeridad, los medios necesarios para la continuidad del tratamiento de
H. I. O. de acuerdo a lo informado por los profesionales del Consejo de los
Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes.
Por ello, el Tribunal RESUELVE:
CONFIRMAR el auto cuyos testimonios obran a fs. 1/3, en
cuanto ha sido materia de recurso, debiendo el Sr. juez de grado cumplir con
lo ordenado en los considerandos.
Devuélvase, tómese razón, practíquense las comunicaciones
correspondientes en la instancia de origen y cúmplase con la remisión
ordenada.
Se deja constancia que el Dr. Alfredo Barbarosch no suscribe la
presente por no haber presenciado la audiencia.
Sirva lo proveído de atenta nota.

JORGE LUIS RIMONDI GUSTAVO A. BRUZZONE

Ante mí:
PATRICIA SERRAGLIA
SECRETARIA DE CÁMARA