UNIVERSIDAD DE CHILE

FACULTAD DE CIENCIAS FORESTALES ESCUELA DE CIENCIAS FORESTALES DEPARTAMENTO DE MANEJO DE RECURSOS FORESTALES

GERMINACIÓN Y CALIDAD DE PLANTA DE PALMA CHILENA (Jubaea chilensis (Mol.) Baillon) SEGÚN SUSTRATO, PERIODO DE SIEMBRA Y PROCEDENCIA DE SEMILLA.

Memoria para optar al Título Profesional de Ingeniero Forestal

ANA LUISA FORCELLEDO GARRIGA

Profesor Guía: Ing. Forestal, Sr. Manuel Toral Ibáñez

SANTIAGO - CHILE. 2006

UNIVERSIDAD DE CHILE FACULTAD DE CIENCIAS FORESTALES ESCUELA DE CIENCIAS FORESTALES
DEPARTAMENTO DE MANEJO DE RECURSOS FORESTALES

GERMINACIÓN Y CALIDAD DE PLANTA DE PALMA CHILENA (Jubaea chilensis (Mol.) Baillon) SEGÚN TRATAMIENTO, PERIODO DE SIEMBRA Y PROCEDENCIA DE SEMILLA

Memoria para optar al Título Profesional de Ingeniero Forestal

ANA LUISA FORCELLEDO GARRIGA

Calificaciones: Prof. Guía Sr. Manuel Toral Ibáñez. Prof. Consejero Sr. Luis A. González Rodríguez. Prof. Consejero Sra. Karen A. Peña R.

Nota 6,5 6,0 5,6

Firma __________________ __________________ __________________

SANTIAGO-CHILE 2006

A mi familia Mis padres Alfredo y Monserrat Mis hermanos Alfredo, Jimena y Javier

AGRADECIMIENTOS

En primer lugar quiero agradecer a toda mi familia y en especial a mis padres, Alfredo y Monserrat, por todo el apoyo y cariño brindado, no sólo durante el transcurso de la carrera, sino durante toda mi vida.

A los profesores Sr. Manuel Toral I. y Luis González, por su preocupación, inagotable paciencia, buena disposición, serenidad y sabios consejos que me entregaron durante el transcurso de la realización de este documento. Así mismo, agradezco a la profesora Matilde López, que en todo momento me apoyó.

A la Sra. María Luisa Forcelledo “Tía Mary”, por su ayuda durante la finalización del presente documento.

A Panchita, Herminia y Mariela, de las cuales cada vez que tuve la necesidad de ellas siempre estuvieron presentes, además de su paciencia para explicar los pasos a seguir en diferentes cursos regulares requeridos.

A Luis Toledo “Lucho” que pasó a ser de un compañero más, a un gran amigo, con valores, principios y sabios consejos (personales como profesionales), que me enseñó guías de comportamiento para no perder el control “tan seguido” y fue uno de los pocos que siempre me acompañaba a la “Isla”; tanto para instalar los ensayos, como para controlar las variables.

A Taty, mi mejor amiga, que siempre ha estado “ahí”, con una paciencia increíble para escuchar y al fin, dar su buen punto de vista.

A Víctor, que me acompañó por este largo y difícil camino, que siempre estuvo presente, tanto en los buenos como en los malos momentos……….. mil gracias.

TABLA DE CONTENIDO

RESUMEN SUMMARY 1. INTRODUCCIÓN .......................................................................................................... 1
1.1. OBJETIVO GENERAL _____________________________________________________________ 1 1.2. OBJETIVOS ESPECÍFICOS _________________________________________________________ 2

2.

REVISIÓN BIBLIOGRÁFICA ....................................................................................... 3
2.1. TAXONOMÍA DE LA PALMA CHILENA. _______________________________________________ 3 2.2. CARACTERÍSTICAS DE LA FAMILIA ARECACEAE______________________________________ 3 2.3. CARACTERÍSTICAS DE LA PALMA CHILENA __________________________________________ 4 2.3.1. 2.3.2. 2.3.3. 2.3.4. 2.4. Descripción botánica....................................................................................................................4 Distribución geográfica y hábitat ..................................................................................................6 La palma chilena una especie protegida......................................................................................7 Usos de la especie.......................................................................................................................8

GERMINACIÓN EN PALMA CHILENA_________________________________________________ 9 Acción del etileno.......................................................................................................................11 Degradin®..................................................................................................................................12

2.4.1. 2.4.2. 2.5.

CALIDAD DE PLANTAS ___________________________________________________________ 12

3.

MATERIAL Y MÉTODO ............................................................................................. 14
3.1. 3.2. MATERIAL _____________________________________________________________________ 14 MÉTODO_______________________________________________________________________ 15 Ensayo 1....................................................................................................................................15 Ensayo 2....................................................................................................................................18

3.2.1. 3.2.2. 3.3.

MEDICIONES ___________________________________________________________________ 22 Parámetros de germinación.......................................................................................................22 Calidad de plantas .....................................................................................................................23 Temperatura del sustrato...........................................................................................................25 Temperatura medio ambiental ...................................................................................................25 Temperatura al interior del invernadero .....................................................................................25

3.3.1. 3.3.2. 3.3.3. 3.3.4. 3.3.5.

4.

RESULTADOS Y DISCUSIÓN ................................................................................... 26
4.1. PARÁMETROS DE GERMINACIÓN _________________________________________________ 26 Ensayo 1....................................................................................................................................26 Ensayo 2....................................................................................................................................30

4.1.1. 4.1.2. 4.2.

CALIDAD DE PLANTAS ___________________________________________________________ 36 Ensayo 1....................................................................................................................................36 Ensayo 2....................................................................................................................................42

4.2.1. 4.2.2.

5.

CONCLUSIONES ....................................................................................................... 50
5.1. PARÁMETROS DE GERMINACIÓN _________________________________________________ 50 Ensayo 1....................................................................................................................................50 Ensayo 2....................................................................................................................................50

5.1.1. 5.1.2. 5.2.

CALIDAD DE PLANTAS ___________________________________________________________ 51 Ensayo 1....................................................................................................................................51 Ensayo 2....................................................................................................................................52

5.2.1. 5.2.2. 5.3. 5.4.

CONCLUSIONES FINALES ________________________________________________________ 52 RECOMENDACIONES ____________________________________________________________ 53

6. 7.

BIBLIOGRAFÍA .......................................................................................................... 55 APÉNDICES ............................................................................................................... 59

2

ÍNDICE DE CUADROS
Cuadro 1. Simbología utilizada para los tratamientos aplicados en el ensayo 1. .............................17 Cuadro 2. SImbología utilizada para los tratamientos aplicados en el ensayo 2. .............................20 Cuadro 3. Estado de la plántula (% de daño)....................................................................................24 Cuadro 4. Capacidades germinativas promedio (%) y error típico para tratamientos y épocas de siembra obtenidos al final del ensayo 1(1).........................................................................................26 Cuadro 5. Valores máximos promedio (% de germinación / día) y error típico para tratamientos y épocas de siembra obtenidos al final del ensayo 1(1). ......................................................................28 Cuadro 6. Promedio de energía germinativa (%), periodo de energía (días), valor máximo (% germinación / día) y capacidad germinativa (%) obtenidas en el ensayo 1. .....................................29 Cuadro 7. Capacidad germinativa promedio (%), error típico y resultados del test de duncan para tratamientos y procedencia de semilla obtenidos al final del ensayo 2 (1) (2). ....................................30 Cuadro 8. Valor máximo promedio (% de germinación / día), error típico y test de duncan para tratamientos y procedencia de semilla obtenidos al final del ensayo 2(1) (2). .....................................34 Cuadro 9. Promedio de energía germinativa (%), periodo de energía (días), valor máximo (% germinación / día) y capacidad germinativa (%) obtenidas en el ensayo 2. .....................................35 Cuadro 10. Características cualitativas y cuantitativas registradas para las palmas provenientes del ensayo 1.............................................................................................................................................37 Cuadro 11. Porcentaje de plantas del ensayo 1 según presencia de daño. .....................................38 Cuadro 12. Promedio del peso seco aéreo (gramos) y error típico para tratamientos y época de siembra obtenidos al final del ensayo 1............................................................................................38 Cuadro 13. Promedio del peso seco radicular (gramos) y error típico para tratamientos y época de siembra obtenidos al final del ensayo 1.............................................................................................40 Cuadro 14. Promedio del peso seco total (gramos) y error típico para tratamientos y época de siembra obtenidos al final del ensayo 1.............................................................................................40 Cuadro 15. Promedios de la relación parte aérea/ parte radicular y error típico para tratamientos y época de siembra obtenidos al final del ensayo 1.............................................................................41 Cuadro 16. Paracterísticas cualitativas y cuantitativas de palmas para el ensayo 2. .......................43 Cuadro 17. Porcentaje de plantas del ensayo 2 según presencia de daño. .....................................44 Cuadro 18. Promedio del peso seco aéreo (gramos), error típico y resultado del test de duncan para tratamientos y procedencia de semilla obtenidos al final del ensayo 2(1)..................................45 Cuadro 19. Promedio del peso seco radicular (gramos), error típico y resultado del test de duncan para tratamientos y procedencia de semilla obtenidos al finalizar el ensayo 2(1)..............................46 Cuadro 20. Promedio del peso seco total (gramos), error típico y resultado del test de duncan para tratamientos y procedencia de semilla obtenidos al finalizar el ensayo 2(1). .....................................47 Cuadro 21. Promedios de la relación aéreo/radicular (gramos), error típico y test de duncan para tratamientos y procedencia de semilla obtenidos al final del ensayo 2(1). .........................................48

ÍNDICE DE FIGURAS
Figura 1. Vista superior del dispositivo de camas calientes utilizado en ambos ensayos. ...............15 FIgura 2. Ubicación espacial de las épocas de siembra, tratamientos y repeticiones correspondientes al ensayo 1. ...........................................................................................................17 Figura 3. Ubicación espacial de las procedencias de semilla, tratamientos y repeticiones correspondientes al ensayo 2. ...........................................................................................................21 Figura 4. Dispositivo de camas calientes, ensayo 1 (extremo izquierdo) y ensayo 2 (extremo derecho). ............................................................................................................................................22

RESUMEN

La Palma chilena, es una especie endémica de Chile que ha sufrido sobre explotación durante años, ocasionado que hoy la especie se encuentre en categoría de conservación, lo que sumado a su lenta e irregular germinación natural, hace imprescindible reducir los periodos de propagación, para así recuperar un recurso único en el territorio nacional. Este estudio evaluó la capacidad germinativa, valor máximo y calidad de plantas de palma chilena (Jubaea chilensis (Mol.) Baillon) en vivero, con temperatura de sustrato constante (25°C).

A los 375 días después de la instalación del primer ensayo se analizó la capacidad germinativa y valor máximo de semillas provenientes del Palmar de Cocalán, considerando tres periodos de siembra (julio, agosto y septiembre) y seis tratamientos pregerminativos más sustrato. Además se analizó la calidad de plantas basados en los valores de biomasa aérea, radicular y la relación parte aérea/ parte radicular, a los 680 días después de la germinación de las semillas.

En el segundo ensayo se evaluó a los 179 días, desde su instalación, la capacidad germinativa y valor máximo; considerando dos procedencias de semillas (Palmar de Ocoa y Palmar de Cocalán) y nueve tratamientos. A los 249 días desde la germinación, se evaluó la calidad de plantas de forma similar que en el primer ensayo.

No se obtuvo diferencias estadísticamente significativas en cuanto a capacidad germinativa y valor máximo del primer ensayo. En biomasa aérea, radicular y relación parte aérea/ parte radicular, se observaron diferencias significativas para la interacción entre los periodos y tratamientos.

Las semillas provenientes del Palmar de Ocoa presentaron mayor capacidad germinativa y valor máximo, siendo los tratamientos E22C (remojo de las semillas en Ethrel durante 24 horas, depositadas en bolsas negras por 22 días y posteriormente sembradas en compost de corteza), E22A (remojo de las semillas en Ethrel durante 24 horas, depositadas en bolsas negras por 22 días y posteriormente sembradas en aserrín), los que resultaron ser los mejores.

Se observó que la calidad de plantas fue mejor en la procedencia de Ocoa, respecto de los tratamientos pregerminativos. En los tratamientos STMA (semillas sin tratamiento

pregerminativo, sembradas directamente en la mezcla aserrín y maicillo), E22C y A48MA (semillas en remojo durante 48 horas en agua tibia, sembradas en la mezcla de maicillo y aserrín), se observa mayor biomasa aérea y radicular, siendo el tratamiento E22C, el que presenta la mayor relación parte aérea/ parte radicular.

De los resultados obtenidos se establece que la temperatura en sistemas de camas calientes no es eficiente, debido al costo operacional involucrado, sumado a que esta experiencia no supera los valores obtenidos en otras publicaciones, donde no se ocupó dicho sistema.

Se recomienda el uso de ethrel (liberador del etileno) para acelerar la velocidad de maduración de las semillas y así romper la latencia fisiológica que ella posee.

Palabras Claves: Jubaea chilensis (Mol) Baillon, germinación, periodos de siembra, procedencia de semillas.

SUMMARY

The Chilean palm, endemic of Chile, has been so exploited for years that nowadays it is in the category of conservation. It is relevant to investigate the external contributing factors which help decrease their slow natural germination timing and in this way recover a unique resource in the national territory. The aim of this study is to evaluate the germinative capacity, maximum values and quality of Chilean palm plants (Jubaea chilensis (Mol.) Baillon) obtained under nursery conditions to substratum controlled temperature (25ºC).

Germinative capacity and maximum value were evaluated in seeds collected from the Palmar de Cocalán at 375 days following initiation of the first experiment. Three periods of sowing (July, August, September) and six pre-germinative treatments and substratum were combined to assess the best germinative and quality results. Quality of plants was analyzed and measured, and the relation of shoot biomass / root biomass, was determined 680 days after germination.

In the second experiment, germinative rate and maximum values with nine treatments were compared among seeds collected from the Palmar de Cocalán and the Palmar de Ocoa at 179 days. Quality of plants was assessed at 249 days after germination with similar treatments to the first experiment.

No statistical significant difference was found in germinative rate and maximum values under conditions described in the first experiment. However, differences related to the interaction of different periods of sowing and treatments were observed in shoot biomass and root biomass.

Significantly more germinative capacity and maximum values were found in seeds coming from the Palmar de Ocoa over those seeds reaped from the Palmar de Cocalán. The better treatments were E22C (soak of the seeds in Ethrel during 24 hours, deposited in black bags by 22 days and later on sowed in bark compost) and E22A(soak of the seeds in Ethrel during 24 hours, deposited in black bags by 22 days and later on sowed in sawdust).

Better quality of plants was found by using pre-germinative treatments in seeds collected from the Palmar de Ocoa. The higher air/radicular biomass was obtained with STMA (seeds without pregerminative treatment, sowed directly in the gravel mixture sawdust),

E22C and A48MA (seeds in soaking during 48 hours in lukewarm water, sowed in the gravel mixture and sawdust) treatments, and the highest relationship between air/radicular dry weight was found with E22C treatment.

The results allow recommending seeds reaped from adult units of the Palmar de Ocoa and the use of ethrel (ethylene liberator) to accelerate the natural slow germination of the seeds. Since the present results do not surpass the results published by other authors, the use of controlled temperature due to the high operational cost is discarded.

Key words: (Jubaea chilensis (Mol.) Baillon), germination, sowing periods, source of seeds.

1. INTRODUCCIÓN La acción antrópica sobre el bosque nativo ha alterado y disminuido especies que antiguamente poblaban grandes sectores de Chile, hoy sólo se encuentran en superficies muy reducidas. Dentro de las especies afectadas por este proceso se encuentra la palma chilena, especie asociada al bosque esclerófilo, la que hoy se encuentra principalmente en el Parque Nacional La Campana (Palmar de Ocoa) y la Cuenca de Cocalán.

Los motivos principales de la pérdida de hábitat han sido fundamentalmente la cosecha de los frutos, la habilitación de tierras para la agricultura, el crecimiento urbano (Angulo, 1985) y la desaparición del bosque esclerófilo1. Esto ha causado que desde 1985 la palma chilena se encuentre clasificada en la categoría de especie vulnerable (Benoit, 1989).

Por lo anterior, surge la necesidad de conservar la especie, no sólo por razones ecológicas y ambientales, sino también, debido a que ésta puede ser considerada como un recurso económico potencial para la región central de Chile, hábitat natural de la palma chilena.

El proceso de germinación de la especie es muy prolongado e irregular, y a pesar, de la existencia de numerosos estudios aun existen problemas para poder reproducirla satisfactoriamente en forma rápida y masiva en vivero, para así, conseguir que ésta vuelva a ser abundante en el territorio nacional, y que futuras generaciones puedan ocupar este recurso, tan valioso para el país. 1.1. OBJETIVO GENERAL

“Evaluar el porcentaje de germinación y calidad de plantas de palma chilena (Jubaea chilensis (Mol.) Baillon), sujeta a distintos tratamientos (tratamientos pregerminativos más sustrato), periodos de siembra y procedencia de la semilla”.

1

Luis González R. Académico del Departamento de Manejo de Recursos Forestales. Facultad de

Ciencias Forestales. Universidad de Chile. Comunicación personal, Octubre de 2005.

1.2.

OBJETIVOS ESPECÍFICOS

- “Evaluar la germinación de la semilla según tratamiento (tratamiento pregerminativo más sustrato), época de siembra y procedencia de semilla, con uso de camas calientes”.

- “Evaluar la calidad de plantas de palma chilena que se producen con los distintos tratamientos (tratamientos pregerminativos más sustrato) aplicados a las semillas, época de siembra y procedencia de semilla a través de la determinación del peso seco”.

2

2. REVISIÓN BIBLIOGRÁFICA 2.1. TAXONOMÍA DE LA PALMA CHILENA.

División: Magnoliophyta o Angiospermae. Clase: Liliopsida o Monocotyledonae. Subclase: Arecidae (Spadiciflorae). Orden: Arecales. Familia: Arecaceae o Palmae. 2.2. CARACTERÍSTICAS DE LA FAMILIA ARECACEAE

Según Muñoz (1962), las Palmaceas, o Arecaceas, pertenecen al orden Arecales, sus representantes son especies leñosas de hábitos variados, bajas o arborescentes, generalmente no ramificadas, con hojas formando una corona en el tope del tallo; como inflorescencia, poseen un apéndice simple o muy ramificado rodeado por una espata generalmente leñosa, su fruto es una drupa o baya de pericarpio fibroso o carnoso y sus semillas son albuminosas.

En la antigüedad, cuando el clima era húmedo y cálido en casi todo el globo, la familia proliferaba, así se han encontrado fósiles de Chamaerops humilis en el norte del continente europeo. Posteriormente, luego de las glaciaciones, más del 99,99% de las palmas se replegaron hacia los trópicos, sin embargo, hoy existen representantes que se adaptaron a climas fríos, ejemplos de ello son: Trachycarpus excelsa, que habita hasta la 32 ° latitud Norte en el Himalaya (sobre los 2.400 m.s.n.m.) y Serenoa repens que habita hasta los 30 ° latitud Norte en el Sudeste de Norteamérica (Del Cañizo, 1991).

Según Del Cañizo (1991), los representantes de la familia (más de 2.800 especies) se utilizan para múltiples usos: el cocotero (Cocos nucifera) es la principal fuente de alimento en zonas costeras tropicales y se emplea para la industria del jabón y velas; la palma de aceite de Guinea (Elaeis guineensis) proporciona aceites que corresponden al 12% de toda la producción de grasas del mundo, y la palmera datilera (Phoenix dactylifera), cuyos frutos son ricos en azúcares, siendo el alimento de millones de habitantes de zonas cálidas del mundo.

3

En el país, la familia está presente con dos géneros monotípicos y endémicos: Jubaea Mol. y Juania DR. El primero representado por Jubaea chilensis (Mol.) Baillon (palma chilena) y el segundo por Juania australis DR., encontrándose ésta en la isla de Más a Tierra del Archipiélago de Juan Fernández (Muñoz, 1962). 2.3. CARACTERÍSTICAS DE LA PALMA CHILENA

Su nombre fue dado por Humboldt, Bonpland y Kunth, debido a la forma de su copa, como penacho de yelmo: juba. Otra versión indica que fue dado en honor al Rey Juba de Numidia, del siglo I A.C (Hoffmann, 1983).

Es una especie monocotiledónea endémica de Chile (Hoffmann, 1983). Es conocida vulgarmente como “palmera de Chile”, “palma del vino de Chile” ó “palma de miel” (Del Cañizo, 1991). Su nombre científico corresponde a Jubaea chilensis (Mol.) Baillon y es la palma mas austral del mundo (Muñoz, 1962; Hoffmann, 1983; Rodríguez et al., 1983). Según Rodríguez et al. (1983), la especie posee cuatro nombres científicos: Cocos chilensis Mol., Jubaea spectabilis H.B.K, Molinae micrococo Bert. y Micrococos chilensis Phil. 2.3.1. Descripción botánica La palma chilena es un árbol que puede llegar a vivir más de 1.000 años, medir hasta 30 metros de altura, alcanzando diámetros entre los 0,8 a 1,1 metros (Hoffmann, 1983, Rodríguez et al., 1983; Angulo, 1985; Bañados, 1991).

Un aspecto que llama la atención es que su fuste a una altura determinada presenta una disminución sustancial de su diámetro y que además en las dos secciones resultantes se presenta una regularidad diametral extraordinaria y casi exenta de conicidad (Johow, citado por Rubinstein 1969) y en general, las palmeras presentan variaciones diamétricas según sea el vigor del árbol en cada momento de su existencia, lo que explicaría los estrechamientos fustales en los individuos. Así, este fenómeno puede obedecer a variaciones ambientales que han influido sobre el vigor de la planta, en dichos períodos (Rubinstein 1969).

4

La palma no posee raíz principal y su arraigamiento lo consigue gracias a que posee infinitas raíces secundarias de 1,0 cm de grosor (Rubinstein, 1969). Éstas se emiten desde la base del tronco y se encuentran entrelazadas formando una estructura de un diámetro de 2,0 metros y una profundidad que oscila entre 1,0 a 3,0 metros.

Las hojas se encuentran en la parte superior del tronco, distribuidas en forma de corona amplia o ramillete, que poseen un largo de 2,0 a 4,0 metros, un ancho de 50 a 60 cm y en cada temporada caen de 8 a 12 hojas, las que dejan cicatrices en el fuste (Rubinstein, 1969; Hoffmann, 1983; Angulo, 1985). Son perennes, pinnadas, coriáceas y de color verde oscuro a amarillentas. (Angulo, 1985; Hoffmann, 1983)

Las flores van dispuestas en el espádice, de 1.2 metros de largo, rodeado por dos estructuras lignificadas, las espatas, de 1 metro de largo y de unos 20 cm de diámetro en su parte más ancha, de las cuales cuando se abren aparecen las inflorescencias (Rubinstein, 1969; Hoffmann, 1983). Son unisexuales, diclina - monoica, sésiles, dispuestas sobre numerosas ramas delgadas y tortuosas. En la parte basal de la inflorescencia van flores de ambos sexos y en su parte superior sólo las masculinas (Angulo, 1985).

Su proceso de floración se inicia entre los meses de junio y julio, con el nacimiento de pequeñas panojas axiales y su edad para iniciar este proceso varía entre los 35 a 60 años (Rodríguez et al., 1983). En octubre, aparece la espata que encierra el racimo, para luego abrirse dejando libre el racimo con las flores desarrolladas (Angulo, 1985). Esta apertura se lleva a cabo en los meses de noviembre y diciembre, los frutos maduran entre enero y marzo (Bañados, 1991). Según Bascuñan (1889), el primer color que presenta el fruto es el café oscuro, luego es el verde y finalmente cuando esta maduro es amarillo. Rodríguez et al. (1983) señala que las flores no maduran simultáneamente, lo que evita la autopolinización, sin embargo se han encontrado ejemplares fructificados aisladamente.

Su fruto es una drupa ovoide, de 4,0 cm de largo, es extremadamente duro y que presenta tres poros cubiertos por una especie de tapón corchoso que permite el intercambio hídrico y gaseoso de la semilla con el exterior, el que posteriormente proporciona una zona de emergencia menos resistente a la nueva plántula (Rubinstein, 1969). 5

2.3.2. Distribución geográfica y hábitat Originalmente, su límite se extendía desde el sur del Río Limarí (IV Región) hasta los alrededores de Curicó (VII Región) en la Cordillera de la Costa (Rodríguez et al., 1983; Angulo, 1985). Actualmente su área de distribución se encuentra reducida a los Palmares de Ocoa y Cocalán (Rodríguez et al., 1983), siendo zonas protegidas para la conservación de la especie (Hoffmann, 1983).

Hoy en día se calcula que no quedan más de 120.000 ejemplares adultos en todo el territorio nacional, encontrándose en mayor cantidad en el Parque Nacional La Campana (63.000 ejemplares) y la Cuenca de Cocalán (35.500 ejemplares). Sin embargo existen otros sectores, con menor cantidad de individuos, siendo ellos: Palmas de Vichiculén (Llay Llay), Hacienda Las Palmas de Ocoa, Oasis de la Campana, Viña del Mar - Valparaíso, La Serena, Hacienda Las Palmas (Choapa), Limahuida (Los Vilos), Tilama (Pichidangui), Túnel de la Palmas (Pedegua), Cuesta Los Guindos (Cuesta Alhué), San Miguel de Las Palmas, La Candelaria y Tapihue (Pencahue), los que en conjunto poseen alrededor de 21.000 individuos (González, 2005).

En su distribución la palma se ve asociada a especies como: Lithrea caustica “litre”, Acacia caven “espino”, Cryptocarya alba “peumo”, Colliguaya odorifera ”colliguay”, Muehlenbeckia hastulata “quilo”, Pulla chilensis “chagual”, Schinus poygamus “huingán”, Trevoa trinervis “trevo”, Trichoscereus chilensis “quisco”, Adesmia arbórea “palhuen”, Baccharis linearis “romerillo”, Crusquea cumingii “quila”, Peumus boldus “boldo”, Podantus mitiqui “mitique”, Proustia cuneiforme ”huañil”, Quillaja saponaria ”quillay”, Aristotelia chilensis “maqui”, Persea lingue ”lingue” y Luma apiculata “arrayán” (Gajardo, 1994; Rodríguez et al., 1983).

La especie habita en fondos de valles, hasta los 1.500 m.s.n.m.; en quebradas sombrías y húmedas; en sectores altos, secos y soleados; demostrando que la especie posee una gran resistencia a la sequía (Angulo, 1985). Se debe agregar, que puede resistir hasta una temperatura de 10 ° C bajo cero (Del Cañizo, 1991).

Respecto del suelo, la especie no es exigente, pero se desarrolla mejor, en suelos profundos, húmedos y con buen drenaje (Del Cañizo, 1991). Rubistein (1969) señala que ocupa suelos de buen drenaje, de textura arenosa a franco arenosa y que a nivel local 6

puede encontrarse desde suelos aluvio arenosos y planos, hasta laderas rocosas con fuertes pendientes. 2.3.3. La palma chilena una especie protegida Según Angulo (1985) actualmente la palma chilena se encuentra restringida a poblaciones ubicadas en los palmares de Ocoa y Cocalán, esto se explica debido a la explotación casera e industrial para la producción de miel, la cosecha de frutos y la modificación del medio.

La preocupación de protegerla mediante leyes data de más de 50 años. El Decreto Ley N° 701 (Chile, Ministerio de Agricultura, 1974) establece que la palma chilena, al igual que otras especies forestales, que sea sometida a corta o explotación debe ser realizada al amparo de un plan de manejo forestal aprobado por la Corporación Nacional Forestal. De esta manera se asegura la conservación, mejoramiento y el acrecentamiento de dichos recursos.

En el Decreto Supremo N° 259 (Chile, Ministerio de Agricultura, 1980) aparece detallada toda una normativa destinada a proteger el bosque nativo. Varios artículos se refieren específicamente a la palma chilena. A continuación se presentan dichos artículos:

- Artículo 19: dice relación con el método de corta y explotación de bosque nativo y reconoce los tipos forestales. En la letra L, de este artículo se refiere al Tipo Forestal Palma y la ley lo define de la siguiente manera: “palma chilena (Jubaea chilensis): es aquel que se caracteriza por la presencia de uno o más individuos de la especie por hectárea”.

- Artículo 20: este artículo hace referencia con el período de reforestación de bosque nativo que deberá efectuarse dentro de un plazo de 3 años contados desde la fecha respectiva de corta o explotación.

- Artículo 24: dice qué tipo de corta o explotación se aplica al Tipo Forestal palma chilena entre otros Tipos Forestales, el cual debe ser de corta o explotación selectiva, y solamente debe extraerse hasta el 35% del área basal del rodal, debiendo establecerse como mínimo 10 plantas de la misma especie por cada individuo cortado o 3.000 plantas 7

por hectárea del tipo correspondiente; en ambos casos homogéneamente distribuidos. Una nueva corta selectiva en el mismo rodal, solamente se podrá efectuar una vez transcurrido 5 años desde la corta anterior. 2.3.4. Usos de la especie La palma chilena es un recurso único en Chile, no sólo por sus características botánicas, sino también por los usos económicos en que se emplea (miel y frutos). Dichos usos son completamente diferentes a los usos madereros tradicionales que se le han dado a los recursos forestales en el país (Velásquez, 1995). La especie, posee un gran potencial productivo, derivado tanto de sus hojas, frutos y fuste, los que otorgan grandes posibilidades económicas en las zonas donde se ubica (Rubistein, 1969).

La savia se utiliza para la producción de miel, la que se obtiene a partir de incisiones el tronco o por la corta del árbol (Rodríguez et al., 1983). Para la elaboración de miel, la savia debe fermentarse para posteriormente ser condensada (Del Cañizao, 1991). Para la obtención de 1 litro de miel concentrada se requieren 3,9 litros de zumo y los rendimientos oscilan entre los 1,8 y 3,0 litros de zumo diarios por ejemplar, alcanzando hasta 600 litros al cabo de entre 6 a 8 meses (Rubistein, 1969). Velásquez (1995) obtuvo un rendimiento de 1,7 litros por palma diario, mientras que Angulo (1985) indica producciones de hasta 410 litros por ejemplar.

El fruto es una golosina tradicional desde hace cientos de años (Angulo, 1985), y es utilizado para confitería y pastelería, de él se extrae un aceite de alta calidad que se utiliza para la fabricación de cosméticos y jabones (Hoffmann, 1983), debido a que posee componentes oleaginosos (Rubistein, 1969). Además son utilizados para la elaboración de miel (Bañados, 1991).

Las hojas son utilizadas para la fabricación de cestas y escobas; y las fibras para elaborar pastas celulósicas, que son utilizadas como insumo en la fabricación de papel. También son usadas para hacer techumbres de viviendas y para la obtención de forraje (Hoffmann, 1983; Rodríguez et al., 1983; González y Vita, 1987; Bañados, 1991).

8

2.4.

GERMINACIÓN EN PALMA CHILENA

La regeneración natural, demora entre 1 y 2 años, en terreno, siempre y cuando exista un estrato superior que las proteja en sus primeros estados de desarrollo (Angulo, 1985; González y Vita, 1987).

Se sabe que la germinación de esta especie es irregular y muy lenta, lo que se traduce en una seria dificultad para obtener una alta tasa de germinación. Los antecedentes encontrados coinciden en afirmar que varía entre 1 y 4 años, aún cuando las semillas hayan sido sometidas a algún pre-tratamiento. La capacidad germinativa varía entre 2 y 8%, después de 12 a 15 meses de siembra, (Angulo, 1985; Cabello, 1987b). Yuri (1985), indica que los porcentajes obtenidos en vivero, con siembra tradicional, son inferiores al 2% en un año.

Angulo (1985) propone que los coquitos deben ser sembrados con los tres poros hacia arriba, para así facilitar la germinación. Además, la semilla debe ser cubierta con dos o tres centímetros de tierra. Con esto, el coquito germinará dentro de las primeras cuatro temporadas, logrando más de un 5% de germinación en la primera temporada (mayo – junio a diciembre) y alrededor del 60% en la segunda temporada. El resto de las semillas germinará en las siguientes temporadas.

En ensayos de cultivo de embriones in vitro, Yuri (1985), logró al cabo de 30 a 40 días, que el 25% de ellos estuvieran en condiciones adecuadas para poder ser transplantados a macetas. El autor indica que se logra acelerar el proceso de germinación en forma considerable, sin embargo destaca que el problema es el establecimiento definitivo de las plantas, ya que la mayor limitante es que los porcentajes de sobrevivencia son muy bajos.

En la experiencia realizada por Infante (1989) se logró obtener una capacidad germinativa de 68,67% en seis meses, sometiendo a los frutos maduros a una temperatura de 30° C, en bolsas de polietileno cerradas y sin sustrato. Este mismo autor, con embriones cultivados en vitro a 30° C en sustrato agar – agua, logró capacidades germinativas de 48 a 52% en dos meses. El mejor de estos resultados fue utilizado para obtener plántulas in vitro, las que fueron trasladadas a sustrato franco arenoso, obteniéndose con ellas un 76,50% de supervivencia en los 45 días de control. Al someter la semilla a distintas concentraciones de peróxido de hidrógeno, los mejores resultados obtenidos fueron a una 9

concentración de 20 volúmenes por un tiempo de 120 horas, lográndose una capacidad germinativa del 11%, iniciándose la germinación al cabo de una semana.

Cabello (1990), logró alcanzar una capacidad germinativa en vivero de 68,7% en 21 meses, no aplicando ningún tratamiento pregerminativo y la germinación se inició un año después de la siembra, el 44,2% de las semillas lo hicieron entre primavera y comienzos de verano. En ensayos para determinar el contenido de humedad del endocarpo, endosperma y embrión, comprobó que el embrión absorbe agua rápidamente, alcanzando un contenido de humedad del 69,2% al cabo de 18 días. El contenido de humedad medido en el endosperma fue de 27,6 % y del endocarpo de 18,1%. Con ello demostró que el endocarpo no impide el ingreso del agua hacia el embrión; y que éste alcanza los contenidos de humedad adecuados para poder germinar. Posteriormente en cultivo in vitro de embriones extirpados bajo distintas temperaturas y medios de cultivo, logró alcanzar un 75% de embriones germinados a una temperatura de 30 ° C con medio SH modificado (Medio de Shcenk y Hildebrandt, modificado por Horgan y Aiken).

Cabello e Infante (1994), en tres ensayos realizados entre 1985 y 1986, midieron contenidos de humedad de las semillas, bajo diferentes temperaturas de remojo; los resultados obtenidos indican que el contenido de humedad aumenta a medida que la temperatura de remojo es más alta. Un segundo ensayo, utilizando semillas con y sin endocarpio, se obtuvo contenidos de humedad de 28,1% y de 30,7% respectivamente; en un periodo de remojo de 11 días. En el tercer ensayo, de cultivo de embriones extirpados, en cámara de cultivo a 30 ° C con luz permanente y oscuridad; lograron obtener al cabo de 7 días contenidos de humedad de 87,9 % y 88,7% respectivamente. Los autores demostraron que la latencia de la semilla no se encuentra relacionada con la capacidad que posee el embrión y endosperma para alcanzar contenidos de humedad para poder germinar y que “las cubiertas solo retrasan el ingreso de agua”, verificando lo expuesto por Cabello (1990).

Arrué (2000) obtuvo en 6 meses una capacidad germinativa de 24,16% sembrando la semilla en la mezcla maicillo más aserrín, mientras que en la siembra realizada en el sustrato aserrín logro un 19,93%.

Vega (2001) sometiendo la semilla en remojo durante 24 horas en ethrel (5.000 ppm), posteriormente almacenada en bolsa transparente durante 20 días y sembrada en aserrín, 10

obtuvo una capacidad germinativa de 6,33% en los 406 días de duración de la experiencia, mientras que al remojar la semilla en ethrel, a la misma concentración, pero almacenada durante 60 días en bolsas transparentes logró una capacidad germinativa de 5,67% en el mismo período antes mencionado. 2.4.1. Acción del etileno Según Azcon-Bieto y Talon (1993) el etileno es una fitohormona reguladora de numerosos procesos del crecimiento, además es el hidrocarburo insaturado simple. Presenta actividad biológica a muy bajas concentraciones y la velocidad de producción en los tejidos vegetales es baja, pero se puede observar un aumento en algunas etapas del desarrollo, como lo son la emergencia de semillas y maduración de ciertos frutos, entre otras.

Según Abeles (citado por Vega, 2001) el etileno es considerado como una hormona vegetal, debido a que es un producto natural del metabolismo y posee una función reguladora, interactuando con el resto de las hormonas vegetales.

La capacidad germinativa, de muchas especies, parece estar asociada a la presencia de etileno en la atmósfera de los sustratos. Si su concentración es baja, se inhibe la germinación y ésta aumenta a medida que la concentración de etileno es mayor. Se debe agregar que la presencia de etileno rompe la latencia de las semillas y estimula la germinación durante la ruptura de las cubiertas de las semillas (Azcon-Bieto y Talon, 1993).

Herrera (1984), aplicando diferentes concentraciones de ethrel, por un tiempo de inmersión de 48 horas a 25° C, en espárragos variedad “Mary Washington”, logró obtener porcentajes acumulados de germinación no superior del 94% a los 13 días, demostrando que el compuesto no promueve o retarda el proceso de germinación, a pesar que las concentraciones utilizadas serian suficientes para iniciar el proceso germinativo.

En la experiencia realizada por Olivares (1993) se señala que el uso del gas etileno y ethrel (sustancia liberadora de etileno) promueven el color rojo del fruto de pimiento (Capsicum annuum L.), e indica que la semilla extraída presenta porcentajes de germinación bajo el 70%. Este mismo autor aplicando dosis de: 500, 1.000 y 2.000 ppm. 11

de ethrel logró obtener una mayor cantidad de plantas sin anomalías, y ellas terminaron antes el proceso de germinación, en comparación con el testigo. El porcentaje de germinación alcanzado no supera el 70% y alrededor del 50% de las plantas presentan daños en la radícula. 2.4.2. Degradin® DEGRADIN® es un activador biológico para la transformación de desechos orgánicos y elaboración de biocompost. Es utilizado en la agricultura industrial.

En el Apéndice I se presenta la ficha técnica y características del producto.

Una experiencia en la que se utilizó este producto, corresponde a Arrué (2000), donde mezcló el compuesto con aserrín y lo deposito a diferentes alturas en la base de cajones, para luego de sembrar, rellenar los cajones con aserrín. Las capacidades germinativas alcanzadas con la mezcla de DEGRADIN® a una altura de 5 cm fue de 21,16%, mientras que con una altura de 10 cm el porcentaje de geminación fue de un 19,05%.

2.5.

CALIDAD DE PLANTAS

La calidad de plantas, se define como los atributos necesarios de una planta, para el éxito de la plantación, en términos de sobrevivencia y crecimiento inicial en un sitio determinado (Duryea y Landis, 1984; Toral, 1997).

Duryea y Landis (1984), establecen que los principales criterios de calidad de plantas son sus características morfológicas y fisiológicas.

Montero (1987), señala que las características morfológicas más utilizadas son: altura de la parte aérea, diámetro del cuello, robustez (relación altura de la parte aérea/diámetro del cuello), pesos secos, relación tallo/raíz, forma del sistema radicular y color del follaje. Al respecto Toral (1997) indica que las características morfológicas de altura de la parte aérea y diámetro de cuello, son los mejores indicadores de calidad de plantas; además de ser las características más fáciles de medir.

12

Respecto de los atributos fisiológicos, Toral (1997) señala que, las variables que tienen más relación con la supervivencia y desarrollo de la plantación son el potencial hídrico, estatus nutricional y contenido de carbohidratos. La desventaja de utilizar éstos métodos es que son lentos y costosos, a diferencia de los métodos morfológicos, los que son mas rápidos y directos (Montero, 1987).

Stoeckeler (citado por Anselmo, 1998), establece que la calidad de la planta se relaciona con el tamaño de ella, ya que a mayor tamaño, las plantas están en mejores condiciones de competir por humedad; y por la relación peso seco tallo / peso seco raíz, debido a que se expresa la relación existente entre la transpiración y la capacidad de absorción radical.

Los métodos morfológicos son adecuados cuando los terrenos no presentan limitantes para el crecimiento y desarrollo de las plantas, en caso contrario, se recomienda utilizar métodos fisiológicos (Sutton, citado por Camelio, 1996).

Rook y Menzies (citado por Montero, 1987), señalan que los métodos fisiológicos se pueden clasificar en cinco categorías. Dichas categorías son:

-

Crecimiento potencial de raíces en un periodo de tiempo determinado y bajo

condiciones ambientales óptimas.

-

Contenido de agua de las plantas, medido a través del potencial hídrico de las plantas

-

Resistencia a heladas, provocadas éstas en forma artificial.

-

Técnicas bioquímicas, a través del análisis de carbohidratos, nivel nutricional y

contenido de clorofila en las hojas.

-

Técnicas biofísicas, basadas en la electroconductividad.

13

3. MATERIAL Y MÉTODO 3.1. MATERIAL

En esta memoria se realizaron dos ensayos. El ensayo 1 (instalado en julio del año 2000) pretendió establecer si existía diferencia entre tres épocas de siembra y seis tratamientos pregerminativos aplicados a las semillas, mientras que el ensayo 2, realizado posteriormente (diciembre del año 2001), tuvo como fin establecer si existían diferencias de capacidades germinativas entre dos distintas procedencias de semillas (Cocalán y Ocoa), y de nueve tratamientos pregerminativos aplicados a éstas.

Ambos ensayos fueron instalados en el invernadero del vivero San Ignacio, (ubicado en la Comuna de Isla de Maipo, Región Metropolitana) de palma chilena del proyecto FONDEF D97I2031 “Determinación de las áreas prioritarias para el uso de Palma chilena, Jubaea chilensis (Mol) Baillon”, y establecimiento de las bases técnicas para promover su cultivo y su explotación sustentable”.

El vivero poseía una superficie aproximada de 2,0 ha, donde se encuentran almacigueras, platabandas cubiertas con maya raschell y un invernadero rustico. Dicho invernadero tenía una superficie de 350 m², poseía una estructura metálica cubierta con polietileno y maya raschell superpuesta, no contando con sistemas de ventilación, control de temperatura y humedad relativa automatizados.

Para ambos ensayos, se utilizó un dispositivo de camas calientes (ubicado dentro del invernadero), el que estuvo encendido a una temperatura constante de 25°C durante el periodo transcurrido para cada ensayo. Contaba con tres resistencias eléctricas independientes entre sí y conectadas cada una a un termostato; dispuestas para emitir calor homogéneamente en el dispositivo. Sus dimensiones fueron las siguientes: un largo de 6 metros y un ancho de 1,45 metros, el cual se dividió a lo largo en 3 secciones y luego a lo ancho en 18 secciones, quedando así 54 rectángulos, cada uno de una superficie de 48,33 cm por 33,33 cm respectivamente. En la figura 1 se presenta el esquema de dicho dispositivo y cada cuadrado representa la superficie donde fueron sembradas las 60 semillas.

14

1,45m

6 ,00m

Figura 1. Vista superior del dispositivo de camas calientes utilizado en ambos ensayos. Además, se requirió de dos termómetros ambientales de máxima y de mínima, uno de ellos para medir la temperatura ambiental fuera del invernadero mientras que el otro para medir la temperatura dentro de él. Para medir la temperatura de los sustratos, donde fueron sembradas las semillas, se contaba con un geotermógrafo. 3.2. MÉTODO

3.2.1. Ensayo 1 Para este primer ensayo, se utilizaron 3.240 semillas de palma chilena provenientes del Palmar de Cocalán, las cuales fueron cosechadas en el año 2000.

La división a lo ancho del dispositivo de cama caliente, se utilizó debido a que el ensayo constaba de 3 fechas de siembra diferentes: 20 de julio, 18 de agosto y 22 de septiembre del año 2000. La fecha de inicio del ensayo corresponde a la primera fecha de siembra mencionada anteriormente y la duración total del ensayo fue de 375 días.

Con respecto a la división a lo largo, ésta se utilizó para disponer los tratamientos que se aplicaron a las semillas (6) y cada uno de ellos se repitió 3 veces. Por ello en cada fecha de siembra se encontraban 18 rectángulos de la superficie antes mencionada.

Los tratamientos que se utilizaron, se seleccionaron con el fin de disminuir el tiempo que demoran en germinar las semillas y las épocas de siembra se seleccionaron para determinar si existía alguna diferencia entre la germinación de las semillas en los tres

15

periodos. Los tratamientos (tratamiento a la semilla más sustrato) que se seleccionaron fueron los siguientes:

-

Estratificación fría en arena a 4 – 6° C durante 15 días y sembradas en compost de

corteza 100%.

-

Extracción del endocarpo y posterior siembra: las semillas fueron sometidas a horno

de aire forzado a 40° C durante 48 horas, luego se procedió a extraerles el endocarpo para después sembrarlas en arena esterilizada 100%.

-

Semillas sumergidas en agua tibia durante 48 horas y posteriormente sembradas en

compost de corteza + maicillo (relación 1:1).

-

Semillas en remojo durante 48 horas en agua tibia y luego sembradas en maicillo +

aserrín (relación 1:1).

-

Semillas sometidas a ácido sulfúrico 90% durante 10 minutos y sembradas en

compost de corteza 100%.

-

Semillas sometidas a ácido sulfúrico 90% durante 10 minutos y sembradas en maicillo

+ aserrín (relación 1:1).

La aplicación de los tratamientos pregerminativos, y las mezclas necesarias de los sustratos utilizados, se realizaron en el vivero San Ignacio.

A continuación se presenta la simbología usada en los tratamientos que anteriormente se presentaron. Se debe señalar que los tratamientos se aplicaron para cada una de las épocas de siembra, por ello, la simbología final difiere sólo en el primer digito de la codificación que más adelante se ocupa. Dichos dígitos corresponden a 1 (primera fecha de siembra), 2 (segunda fecha de siembra) y 3 (tercera fecha de siembra).

16

Cuadro 1. Simbología utilizada para los tratamientos aplicados en el ensayo 1. Sustrato en donde se realizó la siembra Estratificación fría en arena a 4 – 6° C Compost de corteza 100%. durante 15 días Horno de aire forzado a 40° C durante Arena esterilizada 100%. 48 horas, extracción del endocarpo Remojo durante 48 horas en agua tibia Compost de corteza y maicillo Remojo durante 48 horas en agua tibia Maicillo y aserrín Sometidas a ácido sulfúrico 90% Compost de corteza 100%. durante 10 minutos Sometidas a ácido sulfúrico 90% Maicillo y aserrín durante 10 minutos Tratamiento aplicado a la semilla Simbología utilizada EFC ETAR A48CM A48MA ACC AMA

En la figura 2, se presenta la ubicación espacial de las épocas de siembra, los tratamientos y sus repeticiones, donde cada color representa un tratamiento y cada Ri representa una repetición.

Época siembra 1 Época siembra 2 Época siembra 3

de R1 R2 R3 R1 R2 R2 R3 R1 R3 R2 R3 R2 R2 R1 R3 R1 R3 R1 de R1 R2 R3 R1 R2 R1 R3 R2 R1 R1 R2 R3 R1 R3 R1 R3 R3 R2 de R3 R2 R1 R3 R1 R2 R2 R1 R3 R3 R2 R1 R3 R2 R2 R1 R1 R3

Tratamientos Código EFC ETAR A48CM A48MA ACC AMA

Figura 2. Ubicación espacial de las épocas de siembra, tratamientos y repeticiones correspondientes al ensayo 1.

17

3.2.1.1 Análisis estadístico ensayo 1

Para establecer si existen diferencias estadísticas significativas entre los periodos de siembra y tratamientos aplicados a las semillas, se realizó un ANDEVA (modelo lineal univariante), con una confiabilidad del 95%. En aquellos casos, en donde se presentaron diferencias, se realizó la Prueba de Intervalos Múltiples de Duncan.

Eventualmente, si se encuentran diferencias entre la interacción de los factores, se procedió a realizar un ANDEVA y la Prueba de Intervalos Múltiples de Duncan, para cada variable por separado.

3.2.2. Ensayo 2

En esta oportunidad se utilizo la misma cantidad de semillas que en el ensayo 1, pero provenientes de dos procedencias diferentes, Ocoa (1.620 semillas) y Cocalán (1.620 semillas), recolectadas en 2001. La fecha de inicio de este ensayo fue el 15 de diciembre del año 2001 y su duración fue de 179 días.

En esta oportunidad se probaron 9 tratamientos. Estos fueron los tres mejores resultados obtenidos por Arrúe (2000), Vega (2001) y del ensayo 1, además se contó con dos procedencias distintas y tres repeticiones de cada uno.

Los tres tratamientos seleccionados de Arrúe (2000) fueron:

-

Semillas sin tratamiento pregerminativo, sembradas directamente en la mezcla aserrín

y maicillo (relación 1:1).

-

Semillas sin tratamiento pregerminativo, sembradas en la mezcla aserrín y el

compuesto Degradín 5 cm.

La preparación del compuesto Degradín, se efectuó según lo señalado por Arrúe (2000), donde establece la combinación de 380 g de urea granulada, 230 ml de Degradín líquido y 75,3 kg de aserrín. Para los tratamientos probados se siguieron los pasos señalados por este autor. 18

-

Semillas sin tratamiento pregerminativo, sembradas directamente en aserrín.

Los tres tratamientos seleccionados de Vega (2001) fueron:

-

Remojo de las semillas en Ethrel (concentración de 5.000 ppm) durante 24 horas,

depositadas en bolsas negras por 22 días y posteriormente sembradas en aserrín.

-

Remojo de las semillas en Ethrel (concentración de 5.000 ppm) durante 24 horas,

depositadas en bolsas negras por 22 días y posteriormente sembradas en compost de corteza.

-

Remojo de las semillas en agua durante 24 horas, depositadas en bolsas negras por

22 días y posteriormente sembradas en compost de corteza.

Los tres tratamientos mejores del ensayo 1:

-

Semillas sumergidas en agua tibia durante 48 horas, sembradas en la mezcla de

compost de corteza y maicillo (relación 1:1).

-

Semillas en remojo durante 48 horas en agua tibia, sembradas en la mezcla de

maicillo y aserrín (relación 1:1).

-

Semillas sometidas a ácido sulfúrico 90% durante 10 minutos, sembradas en la

mezcla de maicillo y aserrín (relación 1:1).

La mezcla de los sustratos utilizados fue efectuada en el vivero San Ignacio y en el apéndice II se presenta el análisis químico realizado a los sustratos, tanto para el ensayo 1 como para el ensayo 2.

A continuación se presenta la simbología usada en los tratamientos que anteriormente se señalaron. Se debe agregar que los tratamientos se aplicaron para cada una de las procedencias de semilla, distinguiéndose Ocoa de de Cocalán.

19

Cuadro 2. Simbología utilizada para los tratamientos aplicados en el ensayo 2. Sustrato en donde se realizó la siembra Remojo durante 48 horas en agua tibia Compost de corteza y maicillo Remojo durante 48 horas en agua tibia Maicillo y aserrín Sometidas a ácido sulfúrico 90% Maicillo y aserrín durante 10 minutos Remojo en Ethrel (5.000 ppm) por 24 Aserrín horas, almacenamiento por 22 días en bolsas negras Remojo en Ethrel (5.000 ppm) por 24 Compost de corteza 100%. horas, almacenamiento por 22 días en bolsas negras Remojo durante 24 horas en agua, Compost de corteza 100%. almacenamiento por 22 días en bolsas negras Sin tratamiento pregerminativo Maicillo y aserrín Sin tratamiento pregerminativo Aserrín y Degradín® (5 cm) Sin tratamiento pregerminativo Aserrín Tratamiento aplicado a la semilla Simbología utilizada A48CM A48MA ACMA E22A

E22C

A22C

STMA STAD STA

A continuación se presenta la distribución espacial (figura 3) de las procedencias de semilla, los tratamientos y sus repeticiones, donde cada tratamiento es representado por un color y cada Ri representa una repetición.

20

R1

R2

R3

R1

R2

R3

R1

R2

R2

R3

R2

R1

R2

R3

R2

R1

R1

R1

Procedencia Cocalán R2 R1 R1 R3 R3 R2 R3 R3 R3 R1 R2 R3 R1 R2 R1 R3 R2 R3

Procedencia Cocalán R1 R3 R2 R3 R3 R1 R1 R2 R3 R3 R1

Procedencia Ocoa R2 R1 R2 R2 R2 R1 R3

Procedencia Ocoa

Tratamientos A48CM A48MA ACMA E22A E22C A22C STMA STAD STA

Código

Figura 3. Ubicación espacial de las procedencias de semilla, tratamientos y repeticiones correspondientes al ensayo 2.

3.2.2.1 Análisis estadístico ensayo 2

En esta oportunidad, para establecer diferencias significativas entre las procedencias de semilla y los tratamientos, se realizó un ANDEVA (modelo lineal univariante), con una significaciancia del 0,05% y en aquellos casos donde se encontraron diferencias se aplicó la Prueba de Intervalos Múltiples de Duncan.

Al igual que para el ensayo 1, si se encuentran diferencias entre la interacción de los factores, se procedió a realizar un ANDEVA y la Prueba de Intervalos Múltiples de Duncan, para cada variable por separado.

21

3.3.

MEDICIONES

Las siguientes mediciones fueron efectuadas en cada ensayo que fue detallado con anterioridad.

3.3.1. Parámetros de germinación

Desde el inicio de los ensayos, se contó cada 5 días el número de semillas germinadas para cada tratamiento y ensayo. Una vez que las plantas germinadas tenían la edad de un mes, se procedió a trasladarlas a bolsas utilizando los mismos sustratos de los tratamientos de donde provenían.

En la figura 4 se observa el dispositivo de camas calientes ya instalado, correspondiendo el extremo izquierdo para el ensayo 1 y el extremo derecho para el ensayo 2.

Figura 4. Dispositivo de camas calientes, ensayo 1 (extremo izquierdo) y ensayo 2 (extremo derecho).

3.3.1.1 Capacidad germinativa (%)

Una vez finalizados los ensayos, se procedió a calcular las capacidades germinativas obtenidas para cada uno de ellos. Así la capacidad germinativa para el ensayo 1 fue obtenida transcurridos 375 días, mientras que para el ensayo 2, la capacidad germinativa fue calculada 179 días posteriormente a su instalación.

La expresión utilizada para determinar la capacidad germinativa fue la siguiente: 22

C.G

=

N° de semillas germinadas x 100 N° total de semillas (por repetición)

3.3.1.2 Valor máximo (% de germinación / día)

Fue determinado a través del valor máximo de Czabator, el cual se define como el cuociente entre el porcentaje de germinación acumulada en cualquier día, dividido por el número de días en alcanzar ese porcentaje (Czabator, citado por Infante, 1989).

La capacidad germinativa y valores máximos obtenidos, tanto para el ensayo 1 como para el ensayo 2, fueron normalizados mediante la transformación de Bliss con el fin de que se cumpliesen los supuestos de normalidad establecidos en los modelos estadísticos aplicados a cada ensayo. Su expresión es la siguiente:

⎛ C .G ⎞ Grados = Arsen ⎜ ⎟ ⎝ 100 ⎠

( 0 ,5)

⎡ 180 ⎤ *⎢ ⎥ ⎣ ð ⎦

3.3.1.3Energía germinativa (%) y Periodo de energía (días)

La energía germinativa corresponde al porcentaje de germinación acumulado al momento de ocurrencia del valor máximo (Cabello, 2005) y el periodo de energía se define como el tiempo que trascurre al alcanzar el valor máximo (Cabello, 2005). Con ambos valores se puede establecer el día en que se producirá un porcentaje de germinación pre establecido.

3.3.2. Calidad de plantas

3.3.2.1Características cualitativas y cualitativas de las plantas

Las características cualitativas y cuantitativas registradas a las plantas (680 y 249 días desde la instalación del primer y segundo ensayo respectivamente), fueron las siguientes: longitud (cm), número y presencia de daño a las hojas; longitud (cm) de las raíces; y diámetro altura de cuello (DAC, cm.). Las mediciones de longitud fueron efectuadas con

23

una regla graduada en cm y mm, mientras que el diámetro altura de cuello fue registrado con un pie de metro graduado en las mismas unidades.

Para evaluar la presencia de daño (%) se utilizó la siguiente codificación, presentada en el cuadro 3.

Cuadro 3. Estado de la plántula (% de daño). Código 1 2 3 4 5 Porcentaje de daño 80 – 100 60 – 79 40 – 59 20 – 39 0 – 19 Significado Viva sin daño en las hojas. Con daño parcial en las hojas. Con daño medio en las hojas. Con alto daño en las hojas. Muerta.

3.3.2.2 Pesos secos

Para la obtención de pesos secos, se separaron en bolsas de papel el sistema aéreo del radicular, agrupando éstas por tratamiento aplicado a la semilla, época de siembra y repetición para el ensayo 1 y según tratamiento aplicado a la semilla, procedencia de semillas y repetición para el ensayo 2.

La obtención de los pesos secos se realizó, trascurridos 680 días desde la germinación de las semillas provenientes del ensayo 1; mientras que para el ensayo 2, la medición fue realizada 249 días posteriores a la germinación.

El procedimiento realizado consistió en introducir las bolsas de papel a un horno de secado a una temperatura de 75°C, durante 50 horas aproximadamente y posteriormente ser pesadas en una balanza SarTorious de dos decimales de precisión. Esta actividad fue realizada durante los días 5, 6 y 7 de agosto del año 2003 en el Laboratorio de Botánica General de la Facultad de Ciencias Forestales, Universidad de Chile.

24

3.3.3. Temperatura del sustrato

Se midió una vez al mes, durante 24 horas, en un intervalo de 3 horas. Además una vez a la semana se midió la temperatura a las 8:00, 14:00 y 18:00 horas. Esta medición se realizó con el geotermógrafo.

3.3.4. Temperatura medio ambiental

Una vez a la semana se midió la temperatura del medio ambiente a las 8:00, 14:00 y 18:00 horas. Para medir las temperaturas se utilizó termómetros de máxima y mínima.

3.3.5. Temperatura al interior del invernadero

Durante las mediciones de las dos temperaturas señaladas, se midió esta temperatura, en los mismos intervalos de tiempo y con los mismos instrumentos antes mencionados.

25

4. RESULTADOS Y DISCUSIÓN

4.1.

PARÁMETROS DE GERMINACIÓN

Los parámetros de germinación fueron evaluados a través de cuatro variables: capacidad germinativa (%), valor máximo (% de germinación / día), energía germinativa (%) y periodo de energía (días).

4.1.1. Ensayo 1

Las capacidades germinativas resultantes no presentan diferencias significativas (apéndice IV), tanto para los tratamientos, épocas de siembra (cuadro 4) y para la interacción de ambos factores. Sin embargo, la época de siembra que resultó con los mayores valores, es la siembra realizada en septiembre, la que supera en un 2,97% y un 2,25% a las siembras de julio y agosto respectivamente. Al observar los promedios de las tres épocas de siembra, el tratamiento que resultó con mayor capacidad germinativa fue el tratamiento AMA (aplicación de ácido sulfúrico y siembra de las semillas en una mezcla de maicillo y aserrín), siendo superior en un 5,74% al tratamiento A48MA (remojo de las semillas en agua tibia, para posteriormente sembrarlas en una mezcla de maicillo y aserrín), que fue el que alcanzó la menor capacidad germinativa (1,67%), (cuadro 4).

Cuadro 4. Capacidades germinativas promedio (%) y error típico para tratamientos y épocas de siembra obtenidos al final del ensayo 1(1). Tratamiento Aplicado a la semilla Julio 4,44 ± 2,42 1,67 ± 1,67 2,78 ± 2,78 1,67 ± 0,00 5,00 ± 3,33 0,00 ± 0,00 Época de siembra Agosto Septiembre 2,22 ± 1,47 0,56 ± 0,60 0,00 ± 0,00 3,89 ± 2,00 2,11 ± 0,44 11,67 ± 10,0 1,11 ± 0,56 2,22 ± 1,47 1,10 ± 1,10 6,11 ± 6,11 13,33 ± 6,31 8,89 ± 3,89 Promedio por Tratamiento

EFC 2,41 ± 1,01 ETAR 1,85 ± 0,94 A48CM 5,52 ± 3,37 1,67 ± 0,48 A48MA ACC 4,07 ± 2,17 AMA 7,41 ± 2,90 Promedio por 2,59 ± 0,84 3,31 ± 1,44 5,56 ± 1,99 Época de siembra (1) Los valores expresados en la transformación de Bliss se encuentran en el apéndice III.

La siembra realizada en julio comenzó la germinación en un promedio de 98 días, posteriormente la de agosto (154 días promedio) y por último la de septiembre (187 días 26

promedio). En cuanto a los tratamientos, el A48CM (remojo de las semillas en agua y sembradas en compost de corteza) inició la germinación en un promedio de 113 días, mientras que el resto de los tratamientos demoraron un promedio de 135 días (apéndice V).

Los resultados obtenidos establecen que las capacidades germinativas son bajas, tanto para los tratamientos como para las épocas de siembra, lo que concuerda con los resultados de Vega (2001), que sembrando semillas provenientes del Palmar de Ocoa tanto en aserrín como compost, logró obtener una capacidad promedio de 3,79%. El mismo autor consiguió una capacidad germinativa promedio de 0,79% y 1,35% utilizando los mismos sustratos con semillas del Palmar de Cocalán.

Respecto de los tratamientos pregerminativos se obtiene como mejor resultado la aplicación de ácido sulfúrico y siembra de las semillas en una mezcla de maicillo y aserrín (7,41%), seguido del remojo de las semillas en agua, para posteriormente ser sembradas en compost de corteza (5,52%), (cuadro 4). Este último tratamiento pregerminativo es utilizado con frecuencia para romper la latencia en palmas tropicales alcanzando entre un 51% a un 96% de capacidad germinativa, remojando las semillas en un periodo que fluctúa entre uno a 5 días (Capisto, 2004).

El análisis estadístico efectuado a la capacidad germinativa promedio indica que no existen diferencias entre las épocas de siembra establecidas. Sin embargo, la siembra realizada en septiembre presentó valores promedios superiores a las otras siembras probadas. Lo que concuerda al observar las fechas de instalación de los ensayos realizados por Vega (2001) en marzo y abril del 1999; y Arrué (2000) en septiembre de 1998, donde las capacidades germinativas son superiores en aquellos periodos en donde aumentan las temperaturas ambientales (meses primaverales).

Cabello (1987b) señala que semillas de palma chilena sembradas en otoño en galpón u otro lugar sombreado, demoran entre 12 a 15 meses en iniciar su proceso germinativo y al comparar este antecedente con los resultados obtenidos, se establece que la germinación ocurrió en periodos mucho más reducidos (3,5 meses), lo que puede deberse a que las temperaturas registradas en los sustratos (apéndice XXI) fueron superiores gracias al uso de camas calientes. 27

Cuadro 5. Valores máximos promedio (% de germinación / día) y error típico para tratamientos y épocas de siembra obtenidos al final del ensayo 1(1). Tratamiento Aplicado a la semilla Época de siembra Julio Agosto 0,017 ± 0,009 0,010 ± 0,006 0,009 ± 0,009 0,000 ± 0,000 0,010 ± 0,010 0,015 ± 0,005 0,009 ± 0,002 0,005 ± 0,002 0,015 ± 0,005 0,007 ± 0,007 0,000 ± 0,000 0,049 ± 0,020 Septiembre 0,002 ± 0,002 0,015 ± 0,007 0,035 ± 0,024 0,008 ± 0,005 0,016 ± 0,016 0,027 ± 0,009 Promedio por Tratamiento

EFC 0,010 ± 0,004 ETAR 0,008 ± 0,004 A48CM 0,020 ± 0,008 0,007 ± 0,001 A48MA ACC 0,013 ± 0,005 AMA 0,025 ± 0,009 Promedio por 0,010 ± 0,002 0,014 ± 0,005 0,017 ± 0,005 Época de siembra (1) Los valores expresados en la transformación de Bliss se encuentran en el apéndice VI.

El análisis estadístico efectuado a los valores máximos promedios (cuadro 5), indica que no hay diferencias significativas entre los tratamientos pregerminativos, para las épocas de siembra y la interacción de ambos factores. Los resultados de dicho análisis se presentan en el apéndice VII.

Los valores presentes en el cuadro 5, concuerdan con los resultados obtenidos de las capacidades germinativas promedios para las tres épocas de siembra, es decir, el tratamiento que presenta mayor valor máximo es el tratamiento AMA, siendo superior en un 0,017% al tratamiento A48MA que fue el que logró el menor valor máximo promedio (cuadros 4 y 5).

Respecto a las épocas de siembra exhibe la misma situación antes mencionada, es decir, los mayores valores máximos promedios de los tratamientos se presentan en la época de siembra realizada en septiembre (0,017%), que resultó con la mayor capacidad germinativa promedio de los tratamientos (cuadros 4 y 5).

Los resultados de valores máximos promedios obtenidos (cuadro 5), para los tratamientos y las épocas de siembra son bastante cercanos a cero; lo que se debe al gran número de días que se requirió para lograr la capacidad germinativa obtenida.

28

Cuadro 6. Promedio de energía germinativa (%), periodo de energía (días), valor máximo (% germinación / día) y capacidad germinativa (%) obtenidas en el ensayo 1. Energía Germinativa Promedio (%) 4,44 1,67 2,22 1,67 2,22 0,00 2,22 0,00 2,78 1,11 1,11 12,22 0,56 3,89 12,22 2,22 6,11 8,89 Periodo de Energía Promedio (días) 180 95 75 215 155 0 149 0 186 160 55 235 75 170 285 190 125 285 Valor Máximo Promedio (%germinación/día) 0,025 0,018 0,030 0,008 0,014 0,000 0,015 0,000 0,015 0,007 0,020 0,052 0,007 0,023 0,043 0,012 0,049 0,031 Valores promedio de Capacidad Germinativa (%) 4,44 1,67 2,78 1,67 5,00 0,00 2,22 0,00 2,11 1,11 1,10 12,22 0,56 3,89 11,67 2,22 6,11 8,89

Época de siembra

Trat.

EFC ETAR A48CM Julio A48MA ACC AMA EFC ETAR A48CM Agosto A48MA ACC AMA EFC ETAR A48CM Septiembre A48MA ACC AMA

La mayor energía germinativa promedio (cuadro 6) obtenida durante el transcurso del ensayo alcanzó un 12,2%, y coincide con el tratamiento que obtuvo la mayor capacidad germinativa promedio. Los periodos de energía (cuadro 6) en los cuales se produjo dicha energía germinativa son demasiado largos; por ejemplo, para que el tratamiento AMA, durante la siembra realizada en septiembre alcanzara un 12,2% de energía germinativa, hubo de transcurrir en promedio 235 días lo que se traduce en los bajos valores alcanzados para los valores máximos obtenidos, resultando infactible operacionalmente, demasiado tiempo de espera, para conseguir capacidades germinativas bajas.

Se debe agregar que las energías germinativas son en un 72,2% similar a las capacidades germinativas, lo que se traduce en que esa fue la capacidad máxima alcanzada para cada uno de los tratamientos y épocas de siembra (cuadro 6).

Las energías germinativas obtenidas por Arrué (2000) y Vega (2001), muestran la misma relación con el tiempo transcurrido. En el caso del primer autor, registró una energía 29

germinativa media de 23,6% que se obtuvo en un periodo de 195 días, mientras que Vega (2001) obtuvo valores de energía germinativa media de 6,3% en 250 días. Con la aplicación de peróxido de hidrógeno, Infante (1989) obtiene una energía germinativa de 9,7% en 7 días, estableciendo así, que es posible acelerar el proceso y obtener energías germinativas superiores a las logradas en este estudio, en un periodo de tiempo más reducidos.

4.1.2. Ensayo 2

El análisis estadístico realizado a la capacidad germinativa promedio obtenida en el ensayo 2 (apéndice IX), arrojó diferencias significativas para los tratamientos y para las procedencias, sin embargo en la interacción (tratamiento pregerminativo y procedencia de semilla) no se observaron diferencias significativas.

Cuadro 7. Capacidad germinativa promedio (%), error típico y resultados del Test de Duncan para tratamientos y procedencia de semilla obtenidos al final del ensayo 2 (1) (2). Tratamiento aplicado a la semilla Procedencia de semilla Ocoa Cocalán 13,33 ± 7,51 0,00 ± 0,00 7,78 ± 3,88 0,00 ± 0,00 7,22 ± 2,00 0,00 ± 0,00 18,89 ± 4,00 7,22 ± 1,11 16,67 ± 5,35 3,89 ± 2,00 14,44 ± 2,42 2,22 ± 1,47 6,11 ± 2,77 1,11 ± 0,56 13,89 ± 4,00 0,00 ± 0,00 8,33 ± 1,66 0,56 ± 0,56 Promedio por Tratamiento

A48CM 6,67bc ± 4,49 A48MA 3,89c ± 2,46 A22C 3,61c ± 1,84 E22C 13,06a ± 3,20 E22A 10,28ab ± 3,83 STMA 8,33abc ± 3,01 STA 3,61c ± 1,69 STAD 6,94bc ± 3,58 ACMA 4,44c ± 1,90 Promedio por 1,67B ± 0,52 11,85A ± 1,42 Procedencia de semilla (1) Los valores expresados en la transformación de Bliss se encuentran en el apéndice VI.
(2)

Los tratamientos con igual letra no presentan diferencias significativas entre sí, para un

nivel de confianza del 95%.

El cuadro 7 muestra los resultados del análisis de Duncan realizado a la capacidad germinativa promedio obtenida en el ensayo 2 para las procedencias y los tratamientos pregerminativos. En el primer de los casos, se establece que las semillas de Ocoa superan en un 10,18% a las semillas de Cocalán y respecto de los tratamientos, el test de Duncan arroja que existen tres subconjuntos homogéneos, resultando ser el tratamiento 30

E22C (remojo de las semillas en ethrel por 24 horas, almacenadas por 22 días en bolsas negras, sembradas posteriormente en el sustrato compost) superior y distinto a los otros tratamientos, presentando una capacidad germinativa de 6,67% más elevada que el tratamiento STA (semillas sin tratamiento pregerminativo y sembradas en aserrín) y A22C (remojo de las semillas en agua por 24 horas, almacenadas por 22 días en bolsas negras, sembradas posteriormente en el sustrato compost) los que obtuvieron las menores capacidades germinativas del ensayo.

En este caso las primeras semillas en iniciar su proceso de germinación (71 días en promedio) fueron aquellas provenientes del Palmar de Ocoa, mientras que las semillas de Cocalán iniciaron el proceso de germinación 86 días después de realizada la siembra. Los tratamientos que primero germinaron (61 días en promedio) fueron aquellos que alcanzaron las mayores capacidades germinativas (E22C y E22A), mientras que los tratamientos A48CM (remojo de las semillas en agua tibia y sembradas en compost de corteza), STMA (semillas sin tratamiento pregerminativo y sembradas en la mezcla de maicillo y aserrín) y STA fueron los últimos en iniciar el proceso (105, 90 y 90 días en promedio, respectivamente), lo que se observa en la interpretación grafica del ensayo 2 (apéndice X).

Los resultados obtenidos establecen que las capacidades germinativas obtenidas en el ensayo 2, son superiores a las obtenidas en el ensayo 1 y resto puede explicarse debido a la procedencia de la semilla utilizada, ya que en el ensayo 1 se utilizó la procedencia de Cocalán, y en el ensayo 2 se probaron las procedencias de Ocoa y Cocalán. Los resultados obtenidos muestran que las semillas de Ocoa tiene mayor capacidad germinativa que las de Cocalán.

Estos resultados concuerdan con los obtenidos por Vega (2001), quien con semillas provenientes de Cocalán y sembradas en aserrín, alcanzó una capacidad máxima de 1,25%; y en la siembra realizada en compost logró una capacidad máxima de 2,49%. Del mismo modo, los resultados concuerdan con los obtenidos por Arrué (2000), quien con semillas provenientes del palmar de Ocoa alcanzó una capacidad germinativa máxima del 24,2%.

Las germinaciones alcanzadas con semillas de palma son bastante irregulares, con capacidades germinativas que oscilaron entre 0% a 18,9% de rendimiento. Estos 31

resultados dan cuenta de lo expuesto por Angulo en 1985:” la germinación de esta especie es irregular y muy lenta, lo que se traduce en un problema serio para enfrentar en vivero”, al momento de pensar en una plantación ya sea para la instalación o enriquecimiento de una ya establecida.

Estas diferencias encontradas entre los resultados obtenidos de las dos procedencias, puede deberse a la viabilidad que presentaban las semillas cuando fueron sembradas, la cual no fue evaluada al momento de realizar las instalaciones de ambas experiencias.

Las semillas de palma chilena presentan latencia fisiológica manifestada a través de la inmadurez del embrión. El ethrel, compuesto liberador de etileno, rompe la latencia que presentan las semillas y estimula la germinación (Azcon-Bieto y Talon, 1993), por esto, los tratamientos que logran mayores resultados son aquellos en que se utilizó ethrel en combinación con el sustrato compost de corteza (13,06%) y aserrín (10,28%); lo que no concuerda con lo expuesto por Arrué (2000), quien establece que las semillas que no fueron sumergidas en este compuesto germinan con mayor abundancia; sin embargo en aquella investigación las temperaturas a las que estuvieron expuestas las semillas sobrepasaron los limites normales para el buen funcionamiento del compuesto.

En este ensayo, se utilizó ethrel como tratamiento pregerminativo y las temperaturas alcanzadas en los sustratos oscilaron entre los 15°C y 33,1°C (apéndice XXI), valores que se encuentran entre los rangos permitidos para el buen funcionamiento de este compuesto (15°C a 34°C).

Esashi (1991), citado por Arrúe (2000), señala que a mayor concentración de etileno la germinación aumenta, por lo que se recomienda la utilización de etileno en futuros ensayos de palma chilena, teniendo en consideración las temperaturas a las que se ven sometidos los sustratos, con el fin de no comprometer el funcionamiento del compuesto a oscilaciones provocadas por esta variable.

Los mejores resultados se obtienen utilizando aserrín y compost de corteza. En el primer caso, el aserrín se combinó con el compuesto ethrel, lo que concuerda con la afirmación antes mencionada. En la situación en que se utilizó el sustrato compost, éste también se combinó con el compuesto ethrel, con lo que además de aumentar la cantidad de etileno 32

en las semillas eleva la disponibilidad de carbono, nitrógeno y la retención de agua (Rivadeneira 1995, citado por Vega, 2001).

El ensayo 2 que fue conformado por tratamientos utilizados por Arrúe (2000), Vega (2001) y ensayo 1, establece que la experiencia realizada con el dispositivo de camas calientes (ensayo 2) no supera a aquellos resultados obtenidos por Arrué (2000). Sin embargo, para el caso de los tratamientos seleccionados de Vega (2001) y del ensayo 1, los resultados obtenidos en el ensayo 2 son superiores, ya que se lograron capacidades germinativas de 7,22 a 18,89% y de 7,78 a 13,33% respectivamente, mientras que durante la experiencia de Vega (2001) se alcanzaron capacidades germinativas de 5,67 a 6,67 % y en el ensayo 1 de 8,89 a 13,33%.

Si se observan los resultados obtenidos por Infante (1989), se aprecia una gran diferencia ya que este autor alcanza capacidades germinativas de 68,67% en seis meses, sometiendo a los frutos maduros a una temperatura de 30°C en bolsas de polietileno cerradas y sin sustrato. Al comparar estos resultados con los obtenidos en este documento se aprecian grandes diferencias, debido a que la madurez de los frutos no fue considerada al momento de la instalación de ambos ensayos.

En cuanto a las temperaturas observadas en los sustratos de ambas experiencias realizadas (apéndice XXI), se pudo registrar que ésta oscilaba entre los 20 y 33,1 °C, no influyendo significativamente en las capacidades germinativas promedio obtenidas, ya que Arrué (2000) obtuvo valores de hasta 29,35%, con temperaturas mínimas y máximas que oscilaron entre los 5 y 25 °C y de 15 a 50 °C, respectivamente. Infante (1989) logró capacidades del 68,67% con temperaturas de 30 °C constante en laboratorio, lo que concuerda con lo expuesto por Cabello (1990), quien establece que la temperatura óptima para el proceso de germinación de la palma chilena debe ser de 30 °C con rangos entre los 25 a 35 °C.

33

Cuadro 8. Valor máximo promedio (% de germinación / día), error típico y test de Duncan para tratamientos y procedencia de semilla obtenidos al final del ensayo 2(1) (2). Tratamiento aplicado a la semilla Procedencia de semilla Ocoa Cocalán 0,082 ± 0,043 0,000 ± 0,000 0,063 ± 0,027 0,000 ± 0,000 0,049 ± 0,012 0,000 ± 0,000 0,136 ± 0,032 0,053 ± 0,008 0,123 ± 0,039 0,029 ± 0,015 0,091 ± 0,014 0,016 ± 0,011 0,039 ± 0,016 0,008 ± 0,004 0,095 ± 0,033 0,000 ± 0,000 0,059 ± 0,014 0,005 ± 0,005 Promedio Por Tratamiento

A48CM 0,041c ± 0,026 A48MA 0,032c ± 0,018 A22C 0,025c ± 0,012 E22C 0,095a ± 0,023 E22A 0,076ab ± 0,028 STMA 0,053abc ± 0,019 STA 0,023c ± 0,010 STAD 0,048c ± 0,026 ACMA 0,032c ± 0,014 Promedio por 0,082A ± 0,010 0,012B ±0,004 Procedencia de semilla (1) Los valores expresados en la transformación de Bliss se encuentran en el apéndice XI.
(2)

Los tratamientos con igual letra no presentan diferencias significativas entre sí, para un

nivel de confianza del 95%.

El ANDEVA realizado al valor máximo promedio obtenido en el ensayo 2 (cuadro 8), indica que existe diferencia significativa entre los tratamientos y las procedencias de semilla; y que no existe diferencia para la interacción de ambos factores (apéndice XII).

Al encontrarse diferencia significativa para los tratamientos aplicados a las semillas y para las procedencias de las mismas se realizó un análisis de medias de Duncan. Los resultados obtenidos se presentan en el cuadro 8 (procedencias y tratamientos) y

establece que en el caso de las procedencias las semillas provenientes de Ocoa son superiores en un 0,07% a las provenientes del Cocalán, lo que concuerda con los resultados obtenidos en las capacidades germinativas promedios (cuadro 7). Respecto de los tratamientos el test de Duncan (cuadro 8), indica que se presentan tres subconjuntos homogéneos: el primero de ellos compuesto sólo por el tratamiento que logró el mayor valor máximo (E22C), siendo este superior en un 0,072% al tratamiento que logró el mas bajo valor máximo promedio, STA.

Respecto de las energías germinativas y periodos de energía (cuadro 9), los resultados establecen que las mayores energías germinativas promedios son de 18,33% y 16,67%, alcanzadas en semillas de Ocoa en periodos de tiempo de 135 días (periodos de energía) en los tratamientos E22C y E22A (remojo de las semillas en ethrel por 24 horas, 34

almacenadas por 22 días en bolsas negras y sembradas posteriormente en el sustrato aserrín). Estos periodos, a pesar de ser menores que los obtenidos en el ensayo 1 (cuadro 6) no afectan en gran medida en los valores máximos alcanzados ya que éstos también son cercanos al valor 0%, lo que confirma lo expuesto con anterioridad y la infactibilidad operacional (largos periodos de tiempo), que enfrentará el viverista para obtener una escasa capacidad germinativa, lo que impide lograr una diferencia sustancial al reproducir la especie.

Cuadro 9. Promedio de energía germinativa (%), periodo de energía (días), valor máximo (% germinación / día) y capacidad germinativa (%) obtenidas en el ensayo 2. Proc. de semilla Energía Germinativa Promedio (%) 13,33 7,78 7,22 18,33 16,67 12,22 6,11 13,33 8,33 0,00 0,00 0,00 7,22 3,89 2,22 1,11 0,00 0,56 Periodo de Energía Promedio (días) 156 115 145 135 135 135 165 145 145 0 0 0 135 90 90 90 0 35 Capacidad Valor Germinativa Máximo Promedio Promedio (%germinación/día) (%) 13,33 0,085 7,78 0,068 7,22 0,050 18,89 0,136 16,67 0,123 14,44 0,091 6,11 0,037 13,89 0,092 8,33 0,057 0,00 0,000 0,00 0,000 0,00 0,000 7,22 0,053 3,89 0,043 2,22 0,025 1,11 0,012 0,00 0,000 0,56 0,016

Trat A48CM A48MA A22C E22C E22A STMA STA STAD ACMA A48CM A48MA A22C E22C E22A STMA STA STAD ACMA

Ocoa

Cocalán

La capacidad germinativa promedio alcanzada en el segundo ensayo, coinciden en un 88,89% a las energías germinativas (cuadro 9), lo que concuerda con lo establecido para el ensayo 1, es decir, que aquella es la capacidad germinativa máxima que se alcanzó para cada uno de los tratamientos y procedencias de semilla respectivamente.

Al comparar los resultados con los obtenidos por Arrué (2000) se observa que este autor alcanzó energías germinativas medias en periodos de tiempo superiores a los presentes en el ensayo 2 (cuadro 9); sin embargo, el valor máximo alcanzado por este autor alcanza 35

el valor de 0,121%; superado por décimas en este ensayo. Respecto de Vega (2001) el valor máximo alcanzado corresponde a 0,0164% asociado a una capacidad germinativa promedio de 6,33% en un periodo de 250 días, consiguiendo este autor valores menores a los obtenidos en este ensayo. Por último, Infante (1989) obtiene una energía germinativa promedio de 9,7% en 7 días, asociada a un valor máximo de 1,38% lo que refleja que con la especie en estudio bajo otro tipo de tratamiento (peroxido de hidrógeno), se pueden alcanzar valores superiores.

4.2.

CALIDAD DE PLANTAS

La calidad de las plantas fue evaluada mediante dos parámetros. El primero de ellos fue evaluar las características cualitativas y cuantitativas (promedio del número de hojas, altura de las plantas, diámetro altura del cuello y largo de la raíz) y la presencia de daño que presentaron las plantas. El segundo parámetro utilizado fue la obtención del peso seco aéreo, radicular y total, además de la relación existente entre el peso seco aéreo y radicular.

4.2.1. Ensayo 1

Las características cualitativas y cuantitativas medidas sobre las palmas se encuentran en el cuadro 10 donde se presentan los valores promedios registrados para cada tratamiento, según la época de siembra. Dicho cuadro, muestra que en general las características cualitativas y cuantitativas de las plantas de palmas provenientes de la siembra realizada en julio son superiores a las mediciones efectuadas en las siembras realizadas en agosto y septiembre.

El mayor crecimiento de las plantas provenientes de la siembra realizada en julio (cuadro 10), se debe a que fueron las primeras en ser transplantadas a bolsas plásticas con lo cual tuvieron mayor volumen de sustrato y nutrientes aportados por él para poder desarrollar un buen sistema radicular y aéreo.

Respecto de los tratamientos que alcanzaron un mayor crecimiento y desarrollo de las plantas, fueron aquellos asociados a los sustratos de compost de corteza y la mezcla de maicillo junto con aserrín, debido a que estos sustratos proporcionan una mayor cantidad de nutrientes. 36

Cuadro 10. Características cualitativas y cuantitativas registradas para las palmas provenientes del ensayo 1. Época de siembra Trat. EFC ETAR A48CM A48MA ACC AMA EFC ETAR A48CM A48MA ACC AMA EFC ETAR A48CM A48MA ACC AMA N° de hojas Promedio 3 1 1 5 5 0 3 0 4 3 2 4 1 2 4 3 1 4 Altura de plantas Promedio (cm) 21,89 6,17 11,06 36,67 25,87 0,00 16,67 0,00 32,50 26,67 11,00 30,10 13,33 15,00 34,54 21,11 11,33 27,92 DAC Promedio (cm) 0,94 0,43 0,38 1,43 1,50 0,00 0,77 0,00 1,03 1,50 0,62 1,34 0,07 0,50 1,13 0,56 0,37 0,98 Largo de raíz Promedio (cm) 24,78 15,33 8,29 34,67 37,87 0,00 16,67 0,00 21,17 22,33 12,17 27,48 10,00 18,21 33,27 20,00 11,88 32,92

Julio

Agosto

Septiembre

Respecto de la presencia de daño de las palmas (cuadro 11), se establece que aquellas plantas provenientes de la siembra realizada en julio presentaron una mejor sobrevivencia al compararlas con las palmas provenientes de las otras épocas de siembra, debido a que aquellas palmas provenientes de la siembra de julio, fueron transplantadas a bolsas en octubre, mes que se caracteriza por presentar temperaturas ambientales menores las que influyeron directamente en la sobrevivencia de las plantas. Aquellos individuos que fueron transplantadas en los meses de noviembre y diciembre (siembras de agosto y septiembre, respectivamente), presentaron un mayor porcentaje de mortalidad (código 5), debiéndose principalmente al estrés ocasionado por el transplante y a las mayores temperaturas ambientales asociadas.

37

Cuadro 11. Porcentaje de plantas del ensayo 1 según presencia de daño. Época de siembra Tratamiento Código 1 Código 2 Código 3 Código 4 Código 5 Total EFC ETAR A48CM A48MA ACC AMA EFC ETAR A48CM A48MA ACC AMA EFC ETAR A48CM A48MA ACC AMA 75,0 100,0 75,0 100,0 100,0 0,0 25,0 0,0 40,0 100,0 100,0 79,2 100,0 71,4 50,0 100,0 63,6 46,2 25,0 0,0 0,0 0,0 0,0 0,0 0,0 0,0 40,0 0,0 0,0 8,3 0,0 14,3 0,0 0,0 9,1 0,0 0,0 0,0 0,0 0,0 0,0 0,0 0,0 0,0 0,0 0,0 0,0 0,0 0,0 0,0 0,0 0,0 0,0 0,0 0,0 0,0 25,0 0,0 0,0 0,0 0,0 0,0 0,0 0,0 0,0 0,0 0,0 0,0 0,0 0,0 0,0 0,0 0,0 0,0 0,0 0,0 0,0 0,0 75,0 0,0 20,0 0,0 0,0 12,5 0,0 14,3 50,0 0,0 27,3 53,8 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 0,0 100,0 0,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0

Julio

Agosto

Septiembre

El análisis de varianza realizado al peso seco aéreo registrado en el ensayo 1 (apéndice XIII), indica que no existe diferencia significativa entre los tratamientos y entre las épocas de siembra (cuadro 12). Sin embargo el mayor peso seco aéreo se obtiene con el tratamiento AMA, logrando ser superior en 10,1 gramos de biomasa aérea al tratamiento ETAR (cuadro 12). Respecto de las épocas de siembra, la que aporta la mayor cantidad de peso seco es aquella que fue realizada en el mes de septiembre, logrando 2,7 gramos más que la realizada en el mes de julio (4,22 gramos).

Cuadro 12. Promedio del peso seco aéreo (gramos) y error típico para tratamientos y época de siembra obtenidos al final del ensayo 1. Tratamiento Aplicado a la semilla EFC ETAR A48CM A48MA ACC AMA Promedio por Época de siembra Julio 6,47 ± 0,80 ± 0,77 ± 4,37 ± 12,93 ± 0,00 ± Época de siembra Agosto 2,70 ± 1,9 0,00 ± 0,0 4,27 ± 2,0 4,10 ± 3,4 3,40 ± 3,4 24,37 ± 10,4 6,47 ± 2,6 Septiembre 1,07 ± 1,1 4,90 ± 2,5 15,47 ± 5,6 1,13 ± 1,1 7,47 ± 7,4 11,50 ± 6,9 6,92 ± 2,1 38 Promedio por Tratamiento 3,41 ± 1,7 1,90 ± 1,1 6,83 ± 2,8 3,20 ± 1,2 7,93 ± 3,4 11,96 ± 5,0

4,5 0,8 0,7 0,7 6,8 0,0

4,22 ± 1,6

Existe diferencia significativa para la interacción de los factores en cuanto a peso seco aéreo promedio, por lo que se realizó un ANDEVA para cada factor por separado (apéndice XIII). Los resultados de dichos análisis indican que no existe diferencia estadística para las épocas de siembra, pero sí para los tratamientos; el test de Duncan realizado señala que existen dos subconjuntos homogéneos, el primero de ellos conformado sólo por el tratamiento AMA; y el segundo, por los otros cinco tratamientos.

Respecto del peso seco radicular promedio (cuadro 13), en el análisis estadístico (apéndice XIV) no se observan diferencias significativas entre las épocas de siembra y los tratamientos pregerminativos, no obstante la época de siembra que aportó más al peso seco radicular fue la realizada en agosto, siendo superior en 1,99 gramos a la siembra de julio (la que acumuló menor biomasa radicular). Dentro de los tratamientos el que obtuvo la mayor biomasa fue el tratamiento AMA logrando una diferencia de 5,46 gramos de biomasa respecto del tratamiento ETAR (2,04 gramos).

Respeto de la interacción de los factores del peso seco radicular promedio (cuadro 13), el análisis estadístico (apéndice XIV) indica que existe diferencia estadísticamente significativa entre ellos. Al realizar los ANDEVAS correspondientes, se obtuvo que, a pesar de la existencia de diferencia, sólo se presenta un subconjunto homogéneo compuesto por las tres épocas de siembra, de acuerdo al test de Duncan realizado. Respecto de los tratamientos, al realizar ésta misma prueba se logran obtener tres conjuntos homogéneos: el primero de ellos conformado sólo por el tratamiento AMA; el segundo conformado por los tratamientos ACC, A48CM, EFC y A48MA; y el tercer subconjunto, compuesto sólo por el tratamiento ETAR que presentó la menor cantidad de peso seco radicular.

39

Cuadro 13. Promedio del peso seco radicular (gramos) y error típico para tratamientos y época de siembra obtenidos al final del ensayo 1. Tratamiento Aplicado a la semilla EFC ETAR A48CM A48MA ACC AMA Promedio por Época de siembra Julio 4,03 ± 3,0 2,23 ± 2,2 0,47 ± 0,4 3,37 ± 0,8 6,27 ± 2,1 0,00 ± 0,0 2,73 ±0,8 Época de siembra Agosto Septiembre 2,23 ± 1,1 1,30 ± 1,3 0,00 ± 0,0 3,90 ± 2,0 3,80 ± 1,8 10,27 ± 4,0 2,83 ± 1,8 1,00 ± 1,0 2,73 ± 2,73 5,73 ± 5,7 16,70 ± 7,6 5,80 ± 2,3 4,72 ± 1,8 4,67 ± 1,3 Promedio por Tratamiento 2,52 2,04 4,84 2,40 4,91 7,50 ± 1,1 ± 1,0 ± 1,9 ± 0,7 ± 2,0 ± 3,3

Al observar los resultados de pesos secos aéreos y radiculares (cuadros 12 y 13, respectivamente), se observa que en ambas mediciones, el tratamiento que resultó con la mayor acumulación de biomasa fue el tratamiento AMA y el que logró la menor acumulación fue el tratamiento ETAR, esto se debe principalmente a los sustratos empleados en cada tratamiento, ya que en el primer tratamiento se utilizó la mezcla de maicillo y aserrín, la cual contiene mayor cantidad de nutrientes y favorece la absorción de ellos, que la arena esterilizada (sustrato asociado al tratamiento ETAR).

Cuadro 14. Promedio del peso seco total (gramos) y error típico para tratamientos y época de siembra obtenidos al final del ensayo 1. Tratamiento Aplicado a la semilla EFC ETAR A48CM A48MA ACC AMA Promedio por Época de siembra Julio 10,50 ± 7,5 3,03 ± 3,0 1,23 ± 1,2 7,73 ± 1,5 19,20 ± 8,8 0,00 ± 0,0 6,95 ±2,3 Época de siembra Agosto 4,93 ± 2,7 0,00 ± 0,0 8,07 ± 3,8 6,93 ± 5,2 6,13 ± 6,1 41,07 ± 17,4 11,19 ± 4,3 Septiembre 2,37 ± 2,3 8,80 ± 4,5 25,73 ± 9,5 2,13 ± 2,1 13,20 ± 13,2 17,30 ± 9,1 11,59± 3,4 Promedio por Tratamiento 5,93 ± 2,7 3,94 ± 2,0 11,68± 4,7 5,60 ± 1,9 12,84± 5,3 19,46± 8,2

Los resultados del análisis estadístico (apéndice XV) realizado al peso seco total promedio del ensayo 1, indica que no existe diferencia significativa entre los tratamientos y entre las épocas de siembra (cuadro 14).

40

El mismo análisis efectuado indica que existe diferencia entre la interacción de los factores. Los ANDEVAS y el test de Duncan correspondiente (apéndice XV) establecen que en las épocas de siembra no existen subconjuntos homogéneos, pero para los tratamientos indica que se presentan los mismos subconjuntos homogéneos obtenidos para los pesos secos radiculares.

Teniendo en consideración los resultados anteriores se establece que el peso seco total (cuadro 14), que es la adición del peso seco aéreo junto con el radicular presenta la misma tendencia, es decir, tanto para los tratamientos como para las épocas de siembra realizadas, el mayor aporte lo realiza el tratamiento AMA y la siembra realizada en septiembre, que al momento de ser transplantada, además de poseer mayor volumen de sustrato para el crecimiento radicular, tuvo mejores condiciones medio ambientales (luz y temperatura) para la realización de fotosíntesis, lo que se traduce en mayor crecimiento aéreo.

Los resultados de los pesos secos totales (cuadro 14) indican que la mayor contribución fue entregada por la siembra realizada en septiembre, seguido de la realizada en agosto, para finalizar con la realizada en julio. Lo anterior no concuerda con lo expuesto por Camelio (1996) y Anselmo (1998), ya que establecen que entre más temprana se realiza la siembra, menor es la cantidad de biomasa que acumulan los individuos.

Cuadro 15. Promedios de la relación parte aérea/ parte radicular y error típico para tratamientos y época de siembra obtenidos al final del ensayo 1. Tratamiento Aplicado a la semilla EFC ETAR A48CM A48MA ACC AMA Promedio por Época de siembra Julio 1,13 ± 0,57 0,12 ± 0,12 0,55 ± 0,5 1,35 ± 0,13 1,84 ± 0,39 0,00 ± 0,00 0,83 ± 0,20 Época de siembra Agosto 0,84 ± 0,61 0,00 ± 0,00 1,20 ± 0,17 0,80 ± 0,51 0,41 ± 0,41 1,66 ± 0,28 0,82 ±0,19 Septiembre 0,27 ± 0,27 0,86 ± 0,44 1,53 ± 0,20 0,38 ± 0,38 0,43 ± 0,43 1,70 ± 0,38 0,86 ±0,18 Promedio por Tratamiento 0,75 ± 0,28 0,33 ± 0,19 1,09 ± 0,23 0,84 ± 0,23 0,89 ± 0,31 1,12 ± 0,31

El ANDEVA realizado a la relación parte aérea / parte radicular (apéndice XVI), indica que no existe diferencia significativa entre los tratamientos y entre las épocas de siembra, sin embargo, si existe diferencia entre la interacción. Los ANDEVAS realizados a cada 41

variable por separado (apéndice XVI) indican que la contribución a la diferencia estadística es aportada principalmente por los tratamientos, presentándose dos subconjuntos homogéneos; el primero de ellos conformado por el tratamiento AMA y A48CM, y el segundo compuesto por los otros 4 tratamientos.

De los resultados presentados en el cuadro 15, a pesar de que no existe diferencia estadística, se observa que los mejores tratamientos son A48CM (1,09), seguido de ACC (0,89), ya que estas relaciones son más cercana a 1, lo que refleja una menor diferencia entre el peso seco del sistema aéreo versus el peso seco del sistema radicular. Sin embargo, algunos tratamientos presentaron valores menores a 1, al igual que las tres épocas de siembra aplicadas, lo que refleja una mayor cantidad de raíces y esto podría ser beneficioso para el establecimiento y desarrollo de una futura plantación.

4.2.2. Ensayo 2

En los dos ensayos realizados, el mayor crecimiento de las plantas (cuadro 10 y 16) se encuentra asociado a la mezcla de maicillo y aserrín, seguido por el compost de corteza. En el primero de los casos la respuesta se debe a que “en el proceso de descomposición del aserrín se requiere de grandes cantidades de nitrógeno, esto deja una menor oferta de este elemento para ser utilizado por las semillas en el proceso de germinación”, (Arrué, 2000). En el segundo caso, uso de compost de corteza, los resultados obtenidos se explican debido a que este sustrato tiene la capacidad de retener aire (que aumenta la porosidad del medio), agua, contener materia orgánica y porque tiene una buena relación carbono:nitrógeno, (Rivadeneira (falta año), citado por Vega, 2001).

42

Cuadro 16. Características cualitativas y cuantitativas de palmas para el ensayo 2. Procedencia DAC Tratamiento N° de hojas Altura planta (cm) Largo de raíz (cm) (cm) de semilla A48CM 2 29,20 0,93 14,93 A48MA 2 29,19 0,90 14,62 A22C 2 23,87 0,87 13,15 E22C 2 21,74 0,79 13,52 Ocoa E22A 2 21,45 0,93 11,76 STMA 2 24,57 1,05 14,75 STA 2 22,87 0,76 11,28 STAD 3 25,50 0,96 11,73 ACMA 2 28,46 1,41 12,80 A48CM 0 0,00 0,00 0,00 A48MA 0 0,00 0,00 0,00 A22C 0 0,00 0,00 0,00 E22C 2 19,60 0,70 10,13 Cocalán E22A 1 12,14 0,42 7,90 STMA 1 12,67 0,48 7,60 STA 1 14,67 0,44 8,53 STAD 0 0,00 0,00 0,00 ACMA 1 7,67 0,27 5,33 Los resultados obtenidos en ambos ensayos (cuadro 10 y 16), comparados con los resultados de Castillo (2000), que consideró palmas de cuatro años de edad, muestran resultados similares; el autor logró obtener entre 2 y 3 hojas con alturas entre 19 y 33 cm. En el primer ensayo se obtienen entre 1 y 5 hojas con alturas que varían entre los 6,2 y 36,7 cm (cuadro 10), mientras que en el ensayo 2 (cuadro 16) se registran valores de entre 1 a 2 hojas con alturas entre los 7,7 a los 28,6 cm.

En cuanto al largo de raíz, los resultados obtenidos en esta oportunidad son bastante superiores, ya que Castillo (2000) logró registrar longitudes de raíz que variaban entre los 12 a 14 cm, mientras que los valores obtenidos tanto para el ensayo 1 (cuadro 10) como para el ensayo 2 (cuadro 16) fluctúan entre los 8,3 y 34,7 cm; y 5,3 y 14,9 cm respectivamente. Castillo (2000), atribuye sus resultados a la malformación del sistema radical provocado por el contenedor en el cual se encontraban las palmas, antes de ser instaladas en terreno, además de la adherencia en el sistema radicular del sustrato utilizado en vivero.

Respecto de las procedencias utilizadas los resultados no difieren de lo expuesto con anterioridad, así las semillas provenientes del Palmar de Ocoa mostraron resultados 43

superiores a las provenientes de la Hacienda de Cocalán, por lo que queda en evidencia que las semillas de Ocoa hayan tenido una mayor cantidad de carbohidratos para abastecer nutricionalmente a las plantas en sus primeras etapas de desarrollo.

En la sobrevivencia de las plantas del ensayo 2 (cuadro 17), se observa que lograron una menor presencia de daño al ser comparadas con las provenientes del ensayo 1 (cuadro 11), debido a que fueron transplantadas un mes después de su germinación (marzo), periodo que presenta menores temperaturas ambientales que las registradas para los meses en los cuales se realizaron los transplantes del ensayo 1, y por ende estas últimas además de ser afectadas por el estrés provocado por el transplante, también fueron afectadas por las mayores temperaturas ambientales.

Cuadro 17. Porcentaje de plantas del ensayo 2 según presencia de daño. Procedencia Tratamiento Código 1 Código 2 Código 3 Código 4 Código 5 de semilla A48CM 100,0 0,0 0,0 0,0 0,0 A48MA 100,0 0,0 0,0 0,0 0,0 A22C 100,0 0,0 0,0 0,0 0,0 E22C 100,0 0,0 0,0 0,0 0,0 Ocoa E22A 96,6 3,4 0,0 0,0 0,0 STMA 75,0 25,0 0,0 0,0 0,0 STA 100,0 0,0 0,0 0,0 0,0 STAD 100,0 0,0 0,0 0,0 0,0 ACMA 100,0 0,0 0,0 0,0 0,0 A48CM 0,0 0,0 0,0 0,0 0,0 A48MA 0,0 0,0 0,0 0,0 0,0 A22C 0,0 0,0 0,0 0,0 0,0 E22C 100,0 0,0 0,0 0,0 0,0 Cocalán E22A 100,0 0,0 0,0 0,0 0,0 STMA 100,0 0,0 0,0 0,0 0,0 STA 100,0 0,0 0,0 0,0 0,0 STAD 0,0 0,0 0,0 0,0 0,0 ACMA 100,0 0,0 0,0 0,0 0,0 Total 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 0,0 0,0 0,0 100,0 100,0 100,0 100,0 0,0 100,0

El análisis estadístico efectuado al peso seco aéreo promedio de las plantas provenientes del ensayo 2 (apéndice XVII), establece que existe diferencia significativa para las procedencias de semillas utilizadas y para los tratamientos pregerminativos. Así, para el caso de las procedencias, el test de Duncan realizado (cuadro 18) indica que las semillas de Ocoa son diferentes y superiores en 9,37 gramos de biomasa, a las provenientes de Cocalán. 44

Cuadro 18. Promedio del peso seco aéreo (gramos), error típico y resultado del test de Duncan para tratamientos y procedencia de semilla obtenidos al final del ensayo 2(1). Tratamiento aplicado a la semilla Procedencia de semilla Ocoa Cocalán 5,23 ± 1,9 0,00 ± 0,0 23,57 ± 4,2 0,00 ± 0,0 2,33 ± 0,7 0,00 ± 0,0 15,90 ± 3,2 6,40 ± 1,4 10,30 ± 2,9 5,77 ± 3,6 20,97 ± 4,7 2,37 ± 1,2 7,27 ± 4,1 0,43 ± 0,3 10,73 ± 2,9 0,00 ± 0,0 6,50 ± 2,6 0,20 ± 0,2 Promedio por Tratamiento

(1)

A48CM 2,62bc ± 1,5 A48MA 11,78a ± 5,6 A22C 1,17c ± 0,6 E22C 11,15 a ± 2,6 E22A 8,03ab ± 2,3 STMA 11,67a ± 4,7 STA 3,85bc ± 2,4 STAD 5,37bc ± 3,2 ACMA 3,35bc ± 1,8 Promedio por 11,42A ± 1,7 1,69B ± 0,6 Procedencia de semilla Los tratamientos con igual letra no presentan diferencias significativas entre sí, para un

nivel de confianza del 95%.

Respecto de los tratamientos pregerminativos, el test de Duncan realizado (cuadro 18) indica que se presentan tres subconjuntos homogéneos: el primero de ellos compuesto por los tratamientos que presentaron la mayor acumulación de biomasa aérea: A48MA (remojo a la semilla durante 48 horas para luego ser sembrada en la mezcla de maicillo y aserrín), STMA y E22C, siendo ellos superiores en 10,61; 10,5 y 9,98 gramos de biomasa respectivamente al tratamiento A22C, que fue el tratamiento con la menor acumulación de biomasa aérea (tercer subconjunto homogéneo).

El mismo análisis estadístico indica además que existe diferencia estadística entre la interacción de factores, sus respectivos análisis estadísticos y test de Duncan aplicados (apéndice XVII), confirman lo expuesto con anterioridad, es decir, las semillas provenientes de Ocoa son superiores a las de Cocalán, y los tratamientos con mejores acumulaciones de biomasa aérea son A48MA, STMA y E22C.

45

Cuadro 19. Promedio del peso seco radicular (gramos), error típico y resultado del test de Duncan para tratamientos y procedencia de semilla obtenidos al finalizar el ensayo 2(1). Tratamiento aplicado a la semilla Procedencia de semilla Ocoa Cocalán 2,37 ± 0,8 0,00 ± 0,0 9,00 ± 2,3 0,00 ± 0,0 1,50 ± 0,4 0,00 ± 0,0 6,13 ± 1,8 3,63 ± 0,8 6,97 ± 1,7 2,17 ± 1,2 9,47 ± 2,7 2,77 ± 1,7 4,83 ± 2,7 0,90 ± 0,6 4,50 ± 1,6 0,00 ± 0,0 3,27 ± 1,6 0,10 ± 0,1 Promedio por Tratamiento 1,18c 4,50ab 0,75c 4,88ab 4,57ab 6,12a 2,87bc 2,25bc 1,68bc ± ± ± ± ± ± ± ± ± 0,6 2,3 0,4 1,1 1,4 2,0 1,5 1,2 1,0

A48CM A48MA A22C E22C E22A STMA STA STAD ACMA Promedio por 5,34A± 0,7 1,06 B± 0,3 Procedencia de semilla (1) Los tratamientos con igual letra no presentan diferencias significativas nivel de confianza del 95%.

entre sí, para un

El análisis estadístico del peso seco radicular promedio obtenido al finalizar el ensayo 2 se presenta en el apéndice XVIII y establece que existe diferencia estadísticamente significativa tanto para las procedencias de semilla como para los tratamientos aplicados sobre ellas, sin embargo, también indica que no existe diferencia entre la interacción de los factores.

El test de Duncan aplicado para las procedencias y los tratamientos indica que las procedencias son diferentes (cuadro 19), siendo la procedencia de Ocoa superior a la de Cocalán en 4,28 gramos de biomasa radicular promedio. Respecto de los tratamientos, el test de Duncan (cuadro 19) indica la existencia de tres subconjuntos homogéneos, el primero conformado por los tratamientos que lograron obtener la mayor acumulación de biomasa radicular, a decir, STMA, E22C y A48MA. Estos tratamientos son superiores en 5,37; 4,13 y 3,75 gramos respectivamente al tratamiento que compone el tercer subconjunto homogéneo (A22C).

En el cuadro 20 se presenta el peso seco total promedio obtenido para cada procedencia de semilla y tratamiento aplicado a ella. En esta oportunidad, el ANDEVA realizado se encuentra en el apéndice XIX, indicando que existe diferencia significativa para las procedencias, para los tratamientos y para la interacción entre ambos factores. La procedencia de Ocoa presentan una mayor acumulación de biomasa total (14,1 gramos 46

superiores a la procedencia de Cocalán) y por ende el test de Duncan señala que son diferentes entre sí (cuadro 20).

Cuadro 20. Promedio del peso seco total (gramos), error típico y resultado del test de Duncan para tratamientos y procedencia de semilla obtenidos al finalizar el ensayo 2(1). Tratamiento aplicado a la semilla Procedencia de semilla Ocoa Cocalán 7,60 ± 2,7 0,00 ± 0,0 32,57 ± 6,5 0,00 ± 0,0 3,83 ± 1,1 0,00 ± 0,0 22,03 ± 4,9 10,03 ± 1,8 17,27 ± 4,6 7,93 ± 4,8 30,43 ± 7,1 5,13 ± 2,8 12,10 ± 6,9 1,33 ± 0,9 15,23 ± 6,2 0,00 ± 0,0 9,77 ± 4,2 0,30 ± 0,3 Promedio por Tratamiento 3,80cd ± 2,1 16,28ab ± 7,8 1,92d ± 1,0 16,03ab ± 3,6 12,60abc± 3,6 17,78a ± 6,6 6,72cd ± 3,9 7,62bcd ± 4,4 5,03cd ± 2,8

(1)

A48CM A48MA A22C E22C E22A STMA STA STAD ACMA Promedio por 2,75B ± 0,9 16,76A ± 2,3 Procedencia de semilla Los tratamientos con igual letra no presentan diferencias significativas

entre sí, para un

nivel de confianza del 95%.

Respecto de los tratamientos, el test de Duncan realizado al peso seco total promedio (cuadro 20) señala que se presentan cuatro subconjuntos homogéneos: el primero de ellos conformado sólo por el tratamiento STMA, que logró la mayor acumulación de biomasa (17,78 gramos) y es superior en 15,86 gramos al tratamiento A22C, que logró la menor acumulación de biomasa y compone el cuarto subconjunto homogéneo.

La diferencia estadística presentada en la interacción del peso seco total promedio y el test de Duncan, realizados para cada factor por separado (apéndice XIX), indica que las semillas son diferentes y que la mayor contribución a la diferencia es aportada por los tratamientos, presentando 3 subconjuntos homogéneos: el primero de ellos conformado por el tratamiento STMA; el segundo, conformado por los tratamientos A48MA, E22C, E22A, STAD, STA, ACMA, A48CM y el tercer subconjunto, compuesto sólo por el tratamiento A22C.

Al comparar los resultados obtenidos con el estudio realizado por Castillo (2000), en el cual se midió biomasa de plantas de palma chilena que tenían 4 años de edad e instaladas en terreno; se observó que los resultados obtenidos en el presente estudio son 47

superiores a los obtenidos por el autor. Logró registrar pesos secos aéreos que variaron entre 3,8 y 13,8 gr, pesos secos radiculares entre los 1,0 y 4,8 gr y pesos secos totales entre los 4,8 y 18,6 gr, mientras que en el ensayo 1 las mismas variables fluctuaron entre los 1,9 y 11,9 gr (cuadro 12); 2,04 y 7,5 gr (cuadro 13) y 3,94 y 19,5 gr (cuadro 14) respectivamente, y en el ensayo 2 se lograron obtener pesos secos aéreos promedios entre los 2,6 y 11,8 (cuadro 18), pesos secos radiculares promedios entre los 0,75 y 6,12 gr (cuadro 19) y pesos secos totales promedios entre los 1,9 y 17,8 gr (cuadro 20).

Esto puede explicarse por dos motivos: el primero de ellos es que en sus primeras etapas de desarrollo las plantas de palma chilena poseen un mayor crecimiento, lo que se traduce en una mayor acumulación de tejido vegetal y por ende en peso seco y el segundo motivo es que las plantas durante el transcurso del estudio, estuvieron bajo condiciones óptimas hasta la medición de la respuesta: riego constante, sin competencia por otras especies, protección y a temperaturas superiores encontradas normalmente en el medio ambiente.

Cuadro 21. Promedios de la relación aéreo/radicular (gramos), error típico y test de Duncan para tratamientos y procedencia de semilla obtenidos al final del ensayo 2(1). Tratamiento aplicado a la semilla Procedencias Ocoa Cocalán 2,15 ± 0,12 0,00 ± 0,00 2,70 ± 0,17 0,00 ± 0,00 1,53 ± 0,11 0,00 ± 0,00 2,75 ± 0,34 1,92 ± 0,43 1,44 ± 0,07 1,70 ± 0,88 2,26 ± 0,45 0,65 ± 0,37 1,55 ± 0,11 0,31 ± 0,16 2,38 ± 0,47 0,00 ± 0,00 2,27 ± 0,14 0,67 ± 0,67 Promedio 1,07b ± 0,48 1,35b ± 0,60 0,77b ± 0,34 2,33a ± 0,31 1,57b ± 0,39 1,45b ± 0,40 0,93b ± 0,28 1,19b ± 0,57 1,47b ± 0,50

(1)

A48CM A48MA A22C E22C E22A STMA STA STAD ACMA Promedio por 0,58B ± 0,18 2,11A ± 0,12 Procedencia de semilla Los tratamientos con igual letra no presentan diferencias significativas

entre sí, para un

nivel de confianza del 95%.

Los resultados obtenidos del ANDEVA realizado a la relación parte aérea / parte radicular, indican que sí existe diferencia significativa entre los tratamientos aplicados a las semillas como entre las procedencias de semilla y su interacción.

48

El test de Duncan realizado para las procedencias y los tratamientos (cuadro 21) indica que las procedencias de semillas son diferentes y que en los tratamientos se presentan dos subconjuntos homogéneos, el primero de ellos conformado por sólo por el tratamiento E22C y el segundo subconjunto, conformado por los otros 8 tratamientos pregerminativos.

Respecto de la interacción (apéndice XX), los resultados concuerdan con lo expuesto con anterioridad es decir, la mayor contribución a la diferencia estadística es aportada tanto por las procedencias como por los tratamientos presentando los mismos subconjuntos nombrados con anterioridad.

Las semillas de Ocoa presentan una relación mayor a 1 con respecto a las semillas de Cocalán (cuadro 21), lo que refleja que las semillas de Ocoa tuvieron un mayor desarrollo aéreo, reflejando un menor desarrollo radicular, al igual que los tratamientos (el 77,78% tiene una relación mayor a 1), esto es una de las características de la familia Palmae y por ende de la palma chilena, que desarrolla hojas de gran tamaño y esta tendencia se mantiene a medida que aumenta la edad del individuo (Castillo, 2000).

El comportamiento de pesos secos del sistema aéreo, radicular, total y relación parte aérea / parte radicular, en relación a los tratamientos utilizados para ambos ensayos, la mayor respuesta se alcanza utilizando la mezcla de sustrato de maicillo y aserrín. Esto se debe a que el sustrato aserrín favorece la disponibilidad de elementos nutritivos para las plantas y mejora la retención de agua disponible para ellas. Al combinar estas cualidades del aserrín con el maicillo, hace que los elementos nutricionales contenidos en el maicillo estén disponibles para las plantas gracias al proceso de lixiviación que realiza el agua contenida en el aserrín (Arrué, 2000 y Vega, 2001).

49

5. CONCLUSIONES

A continuación se presentan las conclusiones ordenadas para cada ensayo realizado y según las respuestas obtenidas para cada variable evaluada en el presente estudio.

5.1.

PARÁMETROS DE GERMINACIÓN

5.1.1. Ensayo 1

-

Las capacidades germinativas y valores máximos registrados no presentaron

diferencias significativas. A pesar de esto, el mejor tratamiento fue la aplicación de ácido sulfúrico a las semillas y siembra en la mezcla de maicillo y aserrín, presentando una capacidad germinativa de 7,41% y un valor máximo de 0,025 % de germinación / día. La época de siembra con mejor resultado fue la realizada en septiembre logrando registrar una capacidad germinativa de 5,56% y un valor máximo de 0,0147% de germinación / día.

-

Las energías germinativas no superaron el 12,2% y se alcanzaron en periodos de

tiempo muy prolongados (entre los 235 y 285 días), por lo que para el viverista es infactible operacionalmente la aplicación de los tratamientos probados, debido al largo periodo de tiempo que debe transcurrir para lograr energías germinativas tan bajas.

5.1.2. Ensayo 2

-

Las capacidades germinativas registradas presentan diferencias significativas para los

tratamientos y procedencias utilizadas. Así el tratamiento que consiguió la mayor capacidad germinativa fue la aplicación de ethrel en combinación con compost de corteza (13,06%) y de aserrín (10,28%). La procedencia que logra los mejores resultados es Ocoa, con capacidades germinativas promedio de 11,85%, en contraste con la procedencia de Cocalán, que sólo logra capacidades germinativas promedios no superiores al 7,00%.

-

Los máximos valores presentan diferencias significativas para las procedencias y los

tratamientos probados. Los mayores valores máximos se encuentran asociados a la procedencia y tratamientos que alcanzaron las mayores capacidades germinativas. 50

-

Las energías germinativas promedio registradas son mayores a las obtenidas en el

ensayo 1, alcanzando valores cercanos a 20% en periodos de energía promedios no inferiores a los 135 días, reflejando el largo tiempo que se debe esperar para alcanzar una energía germinativa preestablecida.

5.2.

CALIDAD DE PLANTAS

5.2.1. Ensayo 1

-

Las plantas que lograron obtener los mayores crecimientos fueron las provenientes de

la siembra realizada en julio. En cuanto a los tratamientos no presentaron una marcada diferencia en cuanto al número de hojas, crecimiento en altura, diámetro (DAC) de las plantas y largo de raíz registrada.

-

Aquellas plantas provenientes de la siembra realizada en julio presentaron una mejor

sobrevivencia, debido a que fueron transplantadas a bolsas en meses que se caracterizan por presentar temperaturas ambientales menores (octubre) a los que se efectuó el transplante de las otras épocas de siembra (meses de noviembre y diciembre).

-

El análisis de varianza efectuado para los pesos secos del sistema aéreo, radicular,

total y la relación parte aérea / parte radicular, no presenta diferencias significativas para los tratamientos y épocas de siembra, pero sí para la interacción de ambos factores.

-

Los mejores resultados, de pesos secos del sistema aéreo y total se obtienen en la

siembra realizada en septiembre del año 2000, obteniéndose valores promedios de 6,92 y 11,59 gramos respectivamente. En cuanto a los tratamientos, el que logra la mayor acumulación de biomasa aérea y total es la aplicación de ácido sulfúrico y siembra en una mezcla de maicillo y aserrín, registrándose valores promedios de 11,96 y 19,46 gramos respectivamente.

-

La mayor acumulación de biomasa radicular se registró en la siembra realizada en

agosto (4,72 gramos), mientras que dentro de los tratamientos el que resultó con la mayor acumulación fue la aplicación de ácido sulfúrico a las semillas para luego ser sembradas en una mezcla de maicillo y aserrín, logrando 7,5 gramos como promedio. 51

-

Los resultados de la relación parte aérea / parte radicular, indican que el 66,6% de los

tratamientos presentan relaciones inferiores a 1, reflejando que las plantas presentaron un mayor crecimiento radicular, siendo fundamental para la supervivencia de los individuos, al momento de su instalación definitiva en terreno.

5.2.2. Ensayo 2

-

Las plantas provenientes de este ensayo presentaron una menor presencia de daño,

respecto de las plantas provenientes del ensayo 1, debido a que se comenzó su transplante en el mes marzo que presenta menores temperaturas ambientales y por ende mejores condiciones para el acondicionamiento al nuevo hábitat.

-

Los tratamientos, procedencias de semilla y su interacción presentan diferencias

significativas sobre la acumulación de biomasa aérea, total y la relación aéreo/radicular. Para el caso de pesos secos radiculares, el análisis de varianza efectuado sólo logra diferencias estadísticamente significativas sobre los tratamientos y procedencias y no sobre su interacción.

-

La mayor acumulación de biomasa aérea, radicular y total se obtienen en semillas

provenientes del Palmar de Ocoa, registrando valores de 11,42; 5,34 y 16,76 gramos respectivamente. Los tratamientos que logran las mayores acumulaciones son aquellos asociados a la mezcla de maicillo y aserrín, obteniéndose valores de 11,78; 6,12 y 17,78 gramos respectivamente.

-

La relación parte aérea / parte radicular obtenida indica que el 77,8% de las plantas

presentaron una relación superior a 1, lo que refleja un mayor crecimiento aéreo característica inherente a la especie.

5.3.

CONCLUSIONES FINALES

-

Las épocas de siembra no presentaron diferencias para las respuestas evaluadas en

el ensayo 1.

-

Las semillas provenientes del Palmar de Ocoa presentaron mejores resultados que las 52

semillas del palmar de Cocalán.

-

Los tratamientos pregerminativos con los que se logró mejores resultados, es la

aplicación ácido sulfúrico (ensayo 1) junto con el liberador artificial de etileno (ensayo 2).

-

Las mejores respuestas se obtienen con aquellos tratamientos pregerminativos que

fueron acompañados por la mezcla de maicillo y aserrín, o compost de corteza, debido a las características inherentes a cada sustrato. Así el aserrín además de retener agua, favorece la absorción de nutrientes y en combinación con el maicillo (en presencia de agua), los libera. El compost de corteza, además de aumentar la porosidad y la retención de agua, posee una buena relación carbono-nitrógeno que favorece la presencia de macro elementos disponibles para el crecimiento y desarrollo de las plantas.

-

Las temperaturas registradas en los sustratos de ambos ensayos (camas calientes),

no lograron mejorar las capacidades germinativas obtenidas, debido a que en otras experiencias, sin el uso de éste dispositivo se logra alcanzar capacidades germinativas superiores a las obtenidas.

5.4.

RECOMENDACIONES

-

Para futuros ensayos realizar previamente un análisis de viabilidad de las semillas, lo

que permitirá separar las semillas viables de aquellas que se encuentran vanas.

-

Considerar el uso de ethrel para futuras experiencias, puesto que este compuesto

acelera el proceso de maduración de las semillas, y podría ser beneficioso para romper con la latencia que presenta la especie.

-

Como en las épocas de siembra no se encontraron diferencias se recomienda probar

otras épocas, para así establecer si existe una época de siembra mejor que otra para la especie, además de considerar siembras mas separadas en el tiempo (2 a 3 meses) debido a que la especie posee un lento proceso de germinación.

-

Utilizar semillas provenientes del Palmar de Ocoa, en combinación con temperaturas

que fluctúen entre los 25 y 35 °C, con el fin de obtener capacidades germinativas superiores.

53

-

Respecto del análisis estadístico empleado, se recomienda que habría sido ideal

aleatorizar la distribución de los tratamientos correspondientes a las distintas épocas de siembra en diferentes franjas de la cama caliente.

-

Por otro lado, el hecho de que fueran circuitos independientes, presenta limitaciones

que pueden ser atribuidas a variaciones en la temperatura de cada circuito, dado que se pusieron en funcionamiento en distintos periodos de tiempo (Toral, 2005). Es importante destacar que ningún estudio ha medido la distribución de las temperaturas sobre la superficie de una cama caliente de germinación2.

2

Sergio Mora. Académico del Departamento de Ciclo Básico. Facultad de Ciencias Forestales.

Universidad de Chile. Comunicación personal, noviembre 2005.

54

6. BIBLIOGRAFÍA

ANGULO, R. 1985. La palma chilena, interesante recurso natural renovable. Santiago, Sociedad Agrícola y Forestal Hacienda Las Palmas de Cocalán Ltda. 50 p.

ANSELMO, M. 1998. Variables que afectan la germinación y calidad de plantas de belloto del norte (Beilschmiedia miersii (Gay) Kostermans). Memoria de Ingeniería Forestal. Santiago, Chile. Universidad de Chile, Facultad de Ciencias Agrarias y Forestales. 82 p.

ARRUÉ, K. 2000. Ensayo de germinación de palma chilena (Jubaea chilensis (Mol) Baillon) con fines de propagación masiva. Memoria Ingeniería Forestal. Santiago, Chile. Universidad de Chile. Facultad de Ciencias Forestales. 80 p.

AZCON-BIETO, J. y TALON, M. 1993. Fisiología y bioquímica vegetal. Interamericana McGraw Hill. 581 p.

BAÑADOS, A. 1991. Palma chilena: una especie que requiere explotación. Chile Forestal N° 189: 12-14.

BASCUÑAN, A. 1989. La palma, su cultivo y utilización en Chile. Santiago, Chile. Boletín Sociedad de Agronomía. Santiago.

BENOIT, I. 1989. Libro rojo de la flora terrestre. Santiago, Chile. Corporación Nacional Forestal. 157 p.

CABELLO, A. 1987b. Proyecto de protección y recuperación de especies arbóreas y arbustivas amenazadas de extinción. 2ª parte. Chile Forestal 11(137). Documento Técnico 22: 1-8.

CABELLO, A. 1990. Antecedentes sobre la germinación y el cultivo in vitro de la palma chilena (Jubaea chilensis (Mol.) Baillon). Universidad de Chile. Facultad de Ciencias Agrarias y Forestales. Ciencias Forestales 6(1): 3-21.

55

CABELLO. A. 2005. Técnicas Silviculturales. “Semillas”. Apuntes de clases. Universidad de Chile. Facultad de Ciencias Forestales. Departamento de Silvicultura. Santiago, Chile. 25 p.

CABELLO, A. e INFANTE, L. 1994. Efectos del endocarpio, de la temperatura y del periodo de remojo, sobre el contenido de humedad de semillas de palma chilena (Jubaea chilensis (Mol.) Baillon). Universidad de Chile. Facultad de Ciencias Agrarias y Forestales. Ciencias Forestales 9 (1- 2): 3-10.

CAMELIO, M. 1996. Variables que afectan la germinación y producción de plantas de maitén (Maytenus boaria Mol.). Memoria Ingeniería Forestal. Santiago, Chile. Universidad de Chile. Facultad de Ciencias Forestales. 128 p.

CAPISTO, C. 2004. Germinación de las semillas de palma, revisión de un tema controvertido. [en línea]. Disponible en el WWW:

<http://www.avepalmas.org/germina.htm> [consulta: 10 junio 2005].

CASTILLO, J. 2000. Efecto del riego sobre la sobrevivencia y biomasa inicial de plantaciones de palma chilena (Jubaea chilensis (Mol.) Baillon) en la Comuna de Lolol. Memoria Ingeniería Forestal. Santiago, Chile. Universidad de Chile. Facultad de Ciencias Forestales. 75 p.

CHILE. Ministerio de Agricultura. 1974. Decreto Ley de Fomento Forestal N° 701. 28 de octubre 1974.

CHILE. Ministerio de Agricultura. 1980. Decreto Supremo N° 259. 1° de septiembre de 1980.

DEL CAÑIZO, J. A. 1991. Palmeras. Madrid. Editorial Mundi-Prensa. 302 p.

DURYEA, M. L. y LANDIS, T. 1984. Forest nursery manual: production of bareroot seedlings. Forest research laboratory, Oregon State University, Corvallis. 385 p.

GAJARDO, R. 1994. La vegetación nativa de Chile. Clasificación y distribución geográfica. Editorial Universitaria. 165 p. 56

GONZÁLEZ, L. 2005. Palmares en Chile. [En línea]. En: <aforce1028@yahoo.com> lunes, 4 de octubre del 2005. <algonzal@uchile.cl>. [Consulta: 4 de octubre 2005]

GONZÁLEZ, L. y VITA, A. 1987. Palma: usos, regeneración y tratamientos. Revista del Campo 11 (569): 14-15.

HERRERA, J. 1984. Efectos de la temperatura y la aplicación de ácido giberelico, bap, cinetina, ethrel a las semillas de espárrago (Asparagus officinalis L.) variedad “Mary Washington” sobre la germinación y desarrollo de plántulas. Memoria Ingeniería Agronómica. Quillota, Chile. Universidad Católica de Valparaíso. Facultad de Agronomía. 105 p.

HOFFMANN, A. 1983. El árbol urbano en Chile. Santiago. Editorial Fundación Claudio Gay. 253 p.

INFANTE, L. 1989. Estudio de germinación de palma chilena (Jubaea chilensis (Mol) Baillon). Memoria Ingeniería Forestal. Santiago, Chile. Universidad de Chile. Facultad de Ciencias Agrarias y Forestales. 132 p.

MONTERO, E. 1987. Principales factores que intervienen en el desarrollo de las plantas de Eucalyptus camaldulensis Den. en vivero. Tésis Ingeniero Forestal. Santiago, Chile. Universidad de Chile. Escuela de Ciencias Forestales. 127 p.

MUÑOZ, C. 1962. Botánica Agrícola. Santiago, Universitaria. v.1, 344 p.

OLIVARES, R. 1993. Efectos del etileno y ethrel, aplicados en postcosecha sobre la maduración de frutos de pimiento (Capsicum annuum L.). Memoria Ingeniería Agronómica. Santiago, Chile. Universidad de Chile. Facultad de Ciencias Agrarias y Forestales. 89 p.

RODRÍGUEZ, R.; MATTHEI, O. y QUEZADA, M. 1983. Flora arbórea de Chile. Concepción, Universidad de Concepción. 408 p.

57

RUBISTEIN, A. 1969. Inventario y estudio de producción de un rodal de palma chilena (Jubaea chilensis). Hacienda Ocoa, Provincia de Valparaíso. Tésis Ingeniería Forestal. Universidad de Chile, Escuela de Ingeniería. Santiago, 81 p.

TORAL, M. 1997. Concepto de calidad de plantas en viveros forestales. Documento Técnico N° 1. Programa de desarrollo forestal integral de Jalisco. PRODEFO. Guadalajara. México. 28 p.

TORAL, M. 2005. Memoria. [En línea]. En: <aforce1028@yahoo.com> lunes, 28 de noviembre 2005. <mtoral@uchile.cl.> [Consulta: 20 de noviembre 2005].

VEGA, M. 2001. Influencia del tiempo, tipo de almacenaje y del sustrato en la germinación de la Palma Chilena (Jubaea chilensis (Mol.) Baillon). Memoria Ingeniería Forestal. Santiago, Chile. Universidad de Chile. Facultad de Ciencias. Forestales. 86 p.

VELÁZQUEZ, R. 1995. Evaluación de factores que influyen en la producción de palma chilena, (Jubaea chilensis (Mol.) Baillon) en el sector de Cocalán, VI Región. Memoria Ingeniería Forestal. Santiago, Universidad de Chile, Facultad de Ciencias Agrarias y Forestales. 54p.

YURI, A. 1985. Palmas chilenas in vitro. Revista del Campo 10 (474):5.

58

7. APÉNDICES

APÉNDICE I: Descripción técnica del compuesto Degradin®

- Datos Técnicos: Láctobacilos acidófilo 108. Leche maternizada, Azúcar, Ácido cítrico. Líquido de rumen y agua Líquido Tres meses máximos en envases cerrados, evitar exposición al sol.

Materia activa Composición Forma Almacenaje

: : : :

- Propiedades:

DEGRADIN® destinado para la transformar productos orgánicos de origen vegetal o guano animal en abonos naturales.

DEGRADIN® es una simbiosis de microorganismos, como lactobacilos estabilizados, sulforeductores, fosfo-oxidantes, que funcionan como rumen ambiental, transformando los materiales orgánicos en ácidos húmicos y fúlvicos. Su relación Carbono/Nitrógeno y pH, ayudan al establecimiento de la vida en el suelo (micro organismos) y evitan la proliferación de patógenos.

Debido a la riqueza de los compuestos que constituyen a DEGRADIN®, es posible reducir los volúmenes de incorporación de substratos orgánicos a los campos y ahorrar consecuentemente en transporte y gastos. La bondad del producto radica no sólo en la capacidad de formación de ácido húmico, sino también en el establecimiento de una equilibrada y gran población de flora microbiana, lo que permite el control de patógenos en los suelos. Los micro organismos son los responsables de todos los procesos de transformación, mineralización y constitución de los suelos.

Los macro como micro elementos necesarios, se añadirán dependiendo de los análisis de suelo o foliares, así como las necesidades nutricionales de cada cultivo. 59

- Uso:

Subproductos de origen vegetal tales como: orujo de uva, de aceituna, de cebada, de aceiteras, de conserveras de frutas y hortalizas, desechos de producción hortícola y frutícola (frutas de mala calidad, restos de hortalizas, paletas de tuna, etc.), como también con productos orgánicos de origen animal como guano Broyler (como gallinaza u otro tipo de guano).

- Dosis:

Cada tonelada de material seco, guano solo, o mezclas de guano con paja u otros residuos de origen vegetal o éstos últimos solos, se deben mezclar con dos a tres litros de DEGRADIN® agregando 5 kilogramos de úrea.

- Forma de aplicación:

El silo debe estar a una humedad del 60% y compactado. Todo el material vegetal debe ser trozado (3 a 8 mm). Guano fresco debe reposar 24 horas antes de la aplicación.

La temperatura medida en el centro del silo después de tres días debe estar por sobre los 50° C y situarse alrededor de los 70° C posteriormente. A esta temperatura se eliminan problemas de malas hierbas (semillas en el guano) y se impide la proliferación de mohos. Las semillas que no soporten la temperatura durante la fermentación, se destruíran o germinarán antes de incorporar el abono orgánico al terreno.

60

APÉNDICE II: Análisis químico de sustratos

El análisis químico que a continuación se presenta fue realizado al inicio del ensayo 1. En el análisis químico del ensayo 2, se utilizó los sustratos del ensayo 1 a excepción del aserrín, cuyo valor fue extraído de Vega (2001).

Se utilizó compost de corteza marca ARMONI, empresa que utiliza residuos de faenas agrícolas y forestales en su producción. El aserrín es de pino obtenido de barracas y aserraderos ubicados en la Isla de Maipo; y la arena y maicillo provienen del Río Maipo.

El análisis químico fue efectuado el 20 de septiembre de año 2000 por la Sra. Cristina Sáez, encargada de Laboratorio de Suelos del Departamento de Silvicultura de la Facultad de Ciencias Forestales de la U. de Chile.

En el siguiente cuadro se presentan los resultados obtenidos del análisis efectuado.

Cuadro 22. Análisis químico de sustratos. Sustrato Arena Compost de corteza Mezcla de compost y maicillo Mezcla de maicillo y aserrín Aserrín(1) (1) Vega, 2001. pH en H2O 7,90 5,50 5,60 6,90 6,80 Materia Orgánica Conductividad eléctrica (%) (mmho/cm) 1,65 0,43 75,00 0,22 15,70 0,15 8,90 0,20 81,00 1,40

61

APÉNDICE III: Transformación de Bliss para la capacidad germinativa promedio y el error típico de la media alcanzados al final del primer ensayo

Cuadro 23. Capacidad germinativa promedio (%) y error típico expresados en la transformación de Bliss para tratamientos y épocas de siembra obtenidos al final del ensayo 1. Tratamiento Aplicado a la semilla EFC ETAR A48CM A48MA ACC AMA Promedio por Época de siembra Julio 9,90 ± 5,07 4,31 ± 4,31 5,59 ± 5,59 7,43 ± 0,00 11,6 1 ± 4,18 0,00 ± 0,00 6,47 ± 1,63 Época de siembra Agosto 6,78 ± 3,74 0,00 ± 0,00 8,27 ± 0,85 4,95 ± 2,47 3,49 ± 3,49 19,70 ± 6,38 7,20 ± 1,91 Septiembre 2,48 ± 2,48 9,30 ± 4,68 16,37 ± 8,94 6,78 ± 3,74 8,45 ± 8,45 16,22 ± 4,57 9,93 ± 2,38 Promedio por Tratamiento 6,39 ± 2,23 4,53 ± 2,27 10,08 ± 3,45 6,39 ± 1,34 7,85 ± 3,13 11,97 ± 3,78

62

APÉNDICE IV: ANDEVA de la capacidad germinativa obtenida al final del ensayo 1.

Cuadro 24. ANDEVA de la capacidad germinativa (%) obtenida al finalizar el ensayo 1. Fuente de Variación A Tratamientos y sustratos aplicados
a las semillas

G.L

S.C

C.M

F Obtenido

F Tabla

5 2 10 36 53

335,04 119,73 1055,73 2286,99 3797,49

67,00 59,86 105,57 63,53

1,055 0,942 1,662

2,482 3,266 2,112

B Épocas de Siembra AB Interacción ERROR TOTAL

63

APÉNDICE V: Interpretación gráfica de la germinación acumulada obtenida al finalizar el ensayo 1

El periodo de duración de este ensayo fue de 375 días: 20 de julio del año 2000 - 30 de julio 2001.

La interpretación gráfica presentada se encuentra separada en dos secciones, la primera corresponde a la germinación acumulada para cada tratamiento (seis primeros gráficos), mientras que la segunda corresponde al comportamiento de la germinación acumulada en las tres épocas de siembra (tres últimos gráficos).

Interpretación gráfica de los resultados por tratamiento

La figura 5 muestra que la germinación acumulada alcanzada por el tratamiento EFC es baja, encontrándose el valor máximo de 4,4% en la siembra realizada en julio, seguido de un 2,2% en la de agosto y finalmente de 0,6% en de septiembre.

Germinación Acumulada (%) para el Tratamiento EFC
5.00 4.50 4.00 3.50 3.00 2.50 2.00 1.50 1.00 0.50 0.00 12 43 73 104 134 165 196 224 255 285 315 345 375

Germinación acumulada (%)

Época de siembra 1 Época de siembra 2 Época de siembra 3

Duración (días)

Figura 5. Germinación acumulada (%) para el tratamiento EFC y su respuesta en las tres épocas de siembra.

64

La germinación acumulada (%) para el tratamiento ETAR es muy similar al tratamiento EFC. La máxima germinación se alcanzó en la siembra de septiembre, seguida de la de julio y por último con la septiembre, (figura 6).
Germinación Acumulada (%) para el Tratamiento ETAR
4.50 4.00 3.50 3.00 2.50 2.00 1.50 1.00 0.50 0.00 12 43 73 104 134 165 196 224 255 285 315 345 375

Germinación acumulada (%)

Época de siembra 1 Época de siembra 2 Época de siembra 3

Duración (días)

Figura 6. Germinación acumulada (%) para el tratamiento ETAR y su respuesta en las tres épocas de siembra.

El tratamiento A48CM mostró los mejores resultados del ensayo 1 (figura 7); la germinación acumulada máxima se encuentra en la siembra de septiembre (11,7%), seguida de la julio y agosto con los mismos valores porcentuales (2,8%).

Germinación Acumulada (%) para el Tratamiento A48CM
Germinación acumulada (%)
14.00 12.00 10.00
8.00 6.00
Época de siembra 1
Época de siembra 2
Época de siembra 3

4.00 2.00 0.00 12 43 73 104 134 165 196 224 255 285 315 345 375

Duración (días)

Figura 7. Germinación acumulada (%) para el tratamiento A48CM y su respuesta en las tres épocas de siembra.

65

Germinación Acumulada (%) para el Tratamiento A48MA
Germinación acumulada (%)
2.50 2.00 1.50 1.00 0.50 0.00 12 43 73 104 134 165 196 224 255 285 315 345 375
Época de siembra 1 Época de siembra 2 Época de siembra 3

Duración (días)

Figura 8. Germinación acumulada (%) para el tratamiento A48MA y su respuesta en las tres épocas de siembra.

El porcentaje de germinación acumulado para el tratamiento A48MA, es muy bajo para las tres épocas de siembras, siendo los resultados de 1,7 %, 1,1% y 2,2% respectivamente (figura 8). La germinación se inició 104 días después de haber iniciado el ensayo para la siembra de julio, el día 165 para la siembra de agosto y el día 196 para la siembra de septiembre.

En la figura 9 se presenta el resultado obtenido para el tratamiento ACC. La figura muestra un periodo de tiempo en que las germinaciones de las siembras de julio y agosto permanecen constantes; luego la siembra de julio alcanza su máximo de 5,0% y la siembra de agosto, mantiene el porcentaje de germinación en un 1,1%. La siembra de septiembre, que entre los días 224 y 285 solo alcanza un porcentaje de 0,6% aumenta posteriormente a 6,1% al final del ensayo.

66

Germinación Acumulada (%) para el Tratamiento ACC
Germinación acumulada (%)
7.00 6.00 5.00 4.00 3.00 2.00 1.00 0.00 12 43 73 104 134 165 196 224 255 285 315 345 375
Época de siembra 1
Época de siembra 2
Época de siembra 3

Duración (días)

Figura 9. Germinación acumulada (%) para el tratamiento ACC y su respuesta en las tres épocas de siembra.

Los mejores resultados del ensayo (siembra de agosto) se obtuvo con el tratamiento AMA con una germinación máxima de 13,3% seguido de un 8,9% con la siembra de septiembre (figura 10). La germinación en estas dos épocas de siembra se inicia al mismo tiempo, a los 134 días de haberse iniciado el estudio.

El comportamiento de las curvas en el tiempo (siembra de agosto y septiembre), muestra que éstas tienden a ser similares en su forma, aunque siempre superada por la curva perteneciente a la siembra de agosto. Esta última siembra se estabiliza entre los días 315 y 375, mientras que la siembra 1, aumenta durante este mismo periodo de tiempo, aumento que persiste hasta el término del ensayo.

67

Germinación Acumulada (%) para el Tratamiento AMA
Germinación acumulada (%)
14.00 12.00 10.00 8.00 6.00 4.00 2.00 0.00 12 43 73 104 134 165 196 224 255 285 315 345 375
Época de siembra 1 Época de siembra 2 Época de siembra 3

Duración (días)

Figura 10. Germinación acumulada (%) para el tratamiento AMA y su respuesta en las tres épocas de siembra.

Interpretación gráfica de los resultados por época de siembra

La figura 11, representa el comportamiento de cada tratamiento en la siembra de julio; de los seis tratamientos probados, el que obtuvo mayor germinación fue el tratamiento ACC con una germinación acumulada de 5,00% durante el ensayo. Este tratamiento tuvo un alza de germinación a partir del día 315 desde el 2,2% para finalizar con el 5%.

El segundo tratamiento que obtuvo los mejores resultados fue el EFC, con un 4,4% el día 285, porcentaje que se mantuvo con hasta finalizar el ensayo.

Con el resto de los tratamientos no se alcanzó altas germinaciones acumuladas; estas oscilaron entre 0% y 2,8%.

68

Germinación Acumulada para Época de siembra 1
Germinación acumulada (%)
6.00 5.00 4.00 3.00 2.00 1.00 0.00 12 43 73 104 134 165 196 224 255 285 315 345 375

Tratamiento EFC Tratamiento ETAR Tratamiento A48CM Tratamiento A48MA Tratamiento ACC Tratamiento AMA

Duración (días)

Figura 11. Germinación acumulada (%) para la época de siembra 1.

En la siembra de agosto (figura 12), cinco de los tratamientos no superaron una germinación de 2,8% a excepción del tratamiento AMA que logró la capacidad máxima de germinación a los 345 días con un 13,3%, lo que difiere de los tratamientos mencionados.

Las formas de las curvas son diferentes. La curva del tratamiento AMA se encuentra siempre en aumento desde que inicia su germinación (día 134) hasta terminar el ensayo, mientras que en los otros tratamientos, las curvas permanecen constantes una vez iniciada la germinación, hasta la finalización del ensayo.

69

Germinación Acumulada para Época de siembra 2 Germinación acumulada (%)
14.00 12.00 10.00 8.00 6.00 4.00 2.00 0.00 12 43 73 104 134 165 196 224 255 285 315 345 375

Tratamiento EFC Tratamiento ETAR Tratamiento A48CM Tratamiento A48MA Tratamiento ACC Tratamiento AMA

Duración (días)

Figura 12. Germinación acumulada (%) para la época de siembra 2.

El comportamiento de los tratamientos en la siembra de septiembre (figura 13) es diferente al de la siembra de agosto. Aquí el rango de germinación se encuentra entre el 0,6% y el 11,7% de germinación acumulada, valores superiores a los alcanzados en la siembra anterior.

El máximo valor 11,7%, se encuentra en el tratamiento A48CM seguido del tratamiento AMA con un 8,9% de germinación acumulada, seguido de 6,11% con el tratamiento ACC. Finalmente se encuentran los tratamientos ETAR, A48CM y EFC con un 3,9%, 2,2% y 0,6% respectivamente.

Las curvas de los tratamientos ETAR, A48MA y EFC una vez que empiezan a germinar encuentran su máximo (3,9%, 2,2% y 0,6% respectivamente) y lo mantienen hasta el final del ensayo, mientras que los tratamientos AMA y A48CM alcanzan varios puntos medios para luego seguir aumentando su germinación y alcanzar así los máximos (11,7% y 8,9% respectivamente) observados en esta época de siembra.

70

Germinación Acumulada para Época de siembra 3 Germinación acumulada (%)
14.00 12.00 10.00 8.00 6.00 4.00 2.00 0.00 12 43 73 104 134 165 196 224 255 285 315 345 375

Tratamiento EFC Tratamiento ETAR Tratamiento A48CM Tratamiento A48MA Tratamiento ACC Tratamiento AMA

Duración (días)

Figura 13. Germinación acumulada (%) para la época de siembra 3.

71

APÉNDICE VI: Transformación de Bliss para valores máximos promedios y error típico de la media alcanzados al final del primer ensayo

Cuadro 25. Valor máximo promedio (% de germinación / día) y error típico expresados en la transformación de Bliss para tratamientos y épocas de siembra obtenidos al final del ensayo 1. Tratamiento Aplicado a la semilla EFC ETAR A48CM A48MA ACC AMA Promedio por Época de siembra Época de siembra Julio Agosto Septiembre 0,598 ± 0,310 0,450 ± 0,248 0,165 ± 0,165 0,305 ± 0,305 0,000 ± 0,000 0,576 ± 0,290 0,329 ± 0,329 0,673 ± 0,122 0,943 ± 0,361 0,528 ± 0,064 0,319 ± 0,160 0,399 ± 0,220 0,721 ± 0,145 0,271 ± 0,271 0,422 ± 0,422 0,000 ± 0,000 1,181 ± 0,326 0,914 ± 0,173 0,414 ± 0,098 0,482 ± 0,117 0,570 ± 0,120 Promedio por Tratamiento 0,404 ± 0,139 0,294 ± 0,147 0,649 ± 0,170 0,415 ± 0,086 0,472 ± 0,165 0,698 ± 0,208

72

APÉNDICE VII: ANDEVA para valores máximos obtenidos al finalizar el primer ensayo

Cuadro 26. ANDEVA de los valores máximos (% de germinación / día) obtenidos del ensayo 1. Fuente de Variación A Tratamientos y sustratos
aplicados a las semillas

G.L

S.C

C.M

F Obtenido

F Tabla

5 2 10 36 53

1,08 0,22 3,82 6,62 11,74

0,22 0,11 0,38 0,18

1,178 0,602 2,077

2,482 3,266 2,112

B Épocas de siembra AB Interacción ERROR TOTAL

73

APÉNDICE VIII: Transformación de Bliss para la capacidad germinativa promedio y error típico de la media alcanzados al final del segundo ensayo

Cuadro 27. Capacidad germinativa promedio (%) y error típico expresados en la transformación de Bliss para tratamientos y procedencia de semilla obtenidos al final del ensayo 2. Tratamiento aplicado a la semilla A48CM A48MA A22C E22C E22A STMA STA STAD ACMA Promedio por Procedencia de semilla Procedencia de semilla Ocoa Cocalán 20,02 ± 6,10 0,00 ± 0,00 15,06 ± 4,43 0,00 ± 0,00 15,24 ± 2,41 0,00 ± 0,00 25,53 ± 2,88 15,49 ± 1,28 23,55 ± 4,14 9,29 ± 4,68 22,19 ± 2,18 6,78 ± 3,74 13,67 ± 3,15 4,95 ± 2,47 21,50 ± 3,25 0,00 ± 0,00 16,63 ± 1,66 2,47 ± 2,47 19,27 ± 1,26 4,33 ± 1,19 Promedio por Tratamiento 10,01 ± 5,24 7,53 ± 3,90 7,62 ± 3,57 20,51 ± 2,65 16,42 ± 4,24 14,49 ± 3,93 9,31 ± 2,64 10,75 ± 5,02 9,55 ± 3,43

74

APÉNDICE IX: ANDEVA de la capacidad germinativa obtenida al final del ensayo 2

Cuadro 28. ANDEVA de las capacidades germinativas (%) del ensayo 2. Fuente de Variación A Tratamientos y sustratos
aplicados a las semillas

G.L

S.C

C.M

F Obtenido

F Tabla

8 1 8 36 53

934,81 3011,08 199,16 992,93 5138,00

116,85 3011,08 24,89 27,58

4,237 109,170 0,903

2,212 4,112 2,212

B Procedencia de semilla AB Interacción ERROR TOTAL

75

APÉNDICE X: Interpretación gráfica de la germinación acumulada obtenida al finalizar el ensayo 2

El periodo de duración de este ensayo fue de 179 días, desde el 15 de diciembre del año 2001 hasta el 10 de julio del año siguiente.

La interpretación gráfica se encuentra separada en dos secciones, la primera corresponde a la germinación acumulada para cada tratamiento (nueve primeros gráficos), mientras que la segunda corresponde al comportamiento de la germinación acumulada en las dos procedencias de semilla (dos últimos gráficos).

Interpretación gráfica de los resultados por tratamiento

La figura 14 presenta la germinación acumulada en el tratamiento A48CM, en semillas de la procedencia de Ocoa. Esta fue muy superior a la procedencia de Cocalán, así el máximo alcanzado por Ocoa es de 13,3% por sobre la procedencia de Cocalán.

La curva de germinación de la procedencia de Ocoa fue en aumento hasta el día 169, la que se mantuvo constante la germinación hasta finalizar el ensayo 2.

Germinación Acumulada (%) para Tratamiento A48CM Germinación acumulada (%)
14.00 12.00 10.00 8.00 6.00 4.00 2.00 0.00 15 46 74 105 135 165 169 179 Procedencia Ocoa Procedencia Cocalán

Duración (días)

Figura 14. Germinación acumulada (%) para el tratamiento A48CM y su respuesta en las dos procedencias.

76

Al igual que en el caso anterior la germinación acumulada del tratamiento A48MA, para la procedencia de Ocoa fue superior en un 7,7% (figura 15) en relación a la procedencia de Cocalán. La curva (procedencia Ocoa) presenta un aumento desde los días 74 a 135, para luego estabilizarse hasta el final del ensayo.

Germinación Acumulada (%) para Tratamiento A48MA Germinación ac umulada (%)
10.00 8.00 6.00 4.00 2.00 0.00 15 46 74 105 135 165 169 179 Procedencia Ocoa Procedencia Cocalán

Duración (días)

Figura 15. Germinación acumulada (%) para el tratamiento A48MA y su respuesta en las dos procedencias.

Con el tratamiento A22C, se presenta la misma respuesta anterior; la curva de la procedencia de Ocoa es superior a la de Cocalán en un 7,2% y el comportamiento de ella es creciente hasta el día 165, en donde se estabiliza hasta finalizado el ensayo el día 179.

Germinación Acumulada (%) para Tratamiento A22C Germinación acumulada (%)
8.00 6.00 Procedencia Ocoa 4.00 2.00 0.00 15 46 74 105 135 165 169 179 Procedencia Cocalán

Duración (días)

Figura 16. Germinación acumulada (%) para el tratamiento A22C y su respuesta en las dos procedencias. 77

En el caso del tratamiento E22C se presenta una situación diferente (figura 17). La germinación de Ocoa (18,9%) sigue siendo superior a la germinación de Cocalán, pero esta última presenta una mejor germinación en comparación con los tratamientos anteriores (7,2%). Este tratamiento es el mejor, aplicando a semillas de Ocoa en comparación con el resto de los tratamientos aplicados.

El perfil de ambas curvas aumenta su crecimiento hasta el día 135, para luego permanecer constantes y así alcanzar los máximos correspondientes a cada procedencia hasta el fin del ensayo.
Germinación Acumulada (%) para Tratamiento E22C
Germinación acumulada (%)
20.00 18.00 16.00 14.00 12.00 10.00 8.00 6.00 4.00 2.00 0.00 15 46 74 105 135 165 169 179

Procedencia Ocoa Procedencia Cocalán

Duración (días)

Figura 17. Germinación acumulada (%) para el tratamiento E22C y su respuesta en las dos procedencias.

En el tratamiento E22A ambas semillas presentan germinación, la que se inicia entre los días 74 (Ocoa) y 105 (Cocalán) y ambas curvas presentan el máximo el día 135; 16,7% (Ocoa) y 3,9% (Cocalán). El resultado obtenido para las semillas de Ocoa es el segundo mejor resultado logrado durante la duración de esta experiencia.

78

Germinación Acumulada (%) para Tratamiento E22A Germinación acumulada (%)
20.00 15.00 10.00 5.00 0.00 15 46 74 105 135 165 169 179 Procedencia Ocoa Procedencia Cocalán

Duración (días)

Figura 18. Germinación acumulada (%) para el tratamiento E22A y su respuesta en las dos procedencias.

Con el tratamiento STMA, figura 19, las semillas de Ocoa presentan germinaciones acumuladas de 14,4%, mientras que las de Cocalán presentan resultados menores: 2,2%. Se debe agregar que la procedencia de Ocoa (en ambos tratamientos), estabilizó su comportamiento el día 165 y para el caso de Cocalán, éste fenómeno se presentó con anterioridad (día 135).

Germ inación Acum ulada (%) para Tratam iento STMA Germ inación acum ulada (%)

20.00 15.00 Procedencia Ocoa 10.00 5.00 0.00 15 46 74 105 135 165 169 179 Duración (días) Procedencia Cocalán

Figura 19. Germinación acumulada (%) para el tratamiento STMA y su respuesta en las dos procedencias.

En la figura 20, se presenta el resultado obtenido para el tratamiento STAD, el cual es similar a los tratamientos A48CM, A48MA y A22C donde la procedencia de Cocalán no presentó resultados a diferencia de la procedencia de Ocoa (13,89%). 79

Germinación Acumulada (%) para Tratamiento STAD
Germinación acumulada (%)
16.00 14.00 12.00 10.00 8.00 6.00 4.00 2.00 0.00 15 46 74 105 135 165 169 179 Procedencia Ocoa Procedencia Cocalán

Duración (días)

Figura 20. Germinación acumulada (%) para el tratamiento STAD y su respuesta en las dos procedencias.

Por último al observar los resultados de los tratamientos STA y ACMA, figura 21 y 22 respectivamente; la procedencia de Ocoa alcanzó mejores resultados (6,1% y 8,3%) que la procedencia de Cocalán (1,1% y 0,5%). El inicio de la germinación, para la procedencia de Ocoa fue el día 74, mientras que para la procedencia de Cocalán fue el día 105.

Germinación Acumulada (%) para Tratamiento STA
Germinación acumulada (%)
7.00 6.00 5.00 4.00 3.00 2.00 1.00 0.00 15 46 74 105 135 165 169 179
Procedencia Ocoa Procedencia Cocalán

Duración (días)

Figura 21. Germinación acumulada (%) para el tratamiento STA y su respuesta en las dos procedencias.

80

Germinación Acumulada (%) para Tratamiento ACMA
Germinación acumulada (%)
10.00 8.00 6.00 4.00 2.00 0.00 15 46 74 105 135 165 169 179
Procedencia Ocoa Procedencia Cocalán

Duración (días)

Figura 22. Germinación acumulada (%) para el tratamiento ACMA y su respuesta en las dos procedencias.

Interpretación gráfica de los resultados por procedencia de semilla

El inicio de la germinación para las semillas provenientes de Ocoa con los diferentes tratamientos aplicados fluctúa entre los días 46 y 105; la germinación se estabilizó en el día 135 para los nueve tratamientos probados.

Germinacion Acumulada (%) Para Procedencia Ocoa
Germinación Acumulada (%)
20.00 18.00 16.00 14.00 12.00 10.00 8.00 6.00 4.00 2.00 0.00 15 46 74 105 135 165 169 179

Tratamiento A48CM Tratamiento A48MA Tratamiento A22C Tratamiento E22C Tratamiento E22A Tratamiento STMA Tratamiento STA Tratamiento STAD Tratamiento ACMA

Duración (días)

Figura 23. Germinación acumulada (%) para la procedencia Ocoa.

Los mejores resultados del ensayo para semillas de Ocoa es de un 18,9% con el tratamiento E22C, seguido de los tratamientos E22A, STMA y STAD con germinaciones

81

acumuladas de 16,7%, 14,4% y 13,9% respectivamente. El resto de los tratamientos presentaron germinaciones acumuladas que no superaron el 6,11%.

En semillas de Cocalán hubo 4 tratamientos sin resultados, mientras que con el resto de los tratamientos, los resultados no superaron el 7,2% (tratamiento E22C). Los restantes tratamientos que lograron respuesta fueron: E22A, STMA, STA y ACMA con germinaciones acumuladas de 3,9%; 2,2%; 1,1% y 0,6% respectivamente.

Germinacion Acumulada (%) Para Procedencia Cocalán
8.00

Germinación Acumulada (%)

6.00

4.00

2.00

Tratamiento A48CM Tratamiento A48MA Tratamiento A22C Tratamiento E22C Tratamiento E22A Tratamiento STMA Tratamiento STA Tratamiento STAD Tratamiento ACMA

0.00
15 46 74 105 135 165 169 179

Duración (días)

Figura 24. Germinación acumulada (%) para la procedencia Cocalán.

82

APÉNDICE XI: Transformación de Bliss para valores máximos promedios y error típico de la media alcanzados al final del segundo ensayo

Cuadro 29. Valor máximo promedio (% de germinación / día) y error típico expresados en la transformación de Bliss para tratamientos y procedencia de semilla obtenidos al final del ensayo 2. Tratamiento aplicado a la semilla A48CM A48MA A22C E22C E22A STMA STA STAD ACMA Promedio por Procedencia de semilla Procedencia de semilla Ocoa Cocalán 1,534 ± 0,407 0,000 ± 0,000 1,359 ± 0,346 0,000 ± 0,000 1,245 ± 0,172 0,000 ± 0,000 2,082 ± 0,251 1,317 ± 0,107 1,960 ± 0,325 0,792 ± 0,400 1,712 ± 0,147 0,580 ± 0,320 1,080 ± 0,224 0,424 ± 0,212 1,714 ± 0,301 0,000 ± 0,000 1,370 ± 0,161 0,241 ± 0,241 1,562 ± 0,098 0,373 ± 0,102 Promedio por Tratamiento 0,767 ± 0,388 0,679 ± 0,341 0,622 ± 0,289 1,699 ± 0,210 1,376 ± 0,348 1,146 ± 0,298 0,752 ± 0,201 0,857 ± 0,406 0,805 ± 0,284

83

APÉNDICE XII: ANDEVA para valores máximos obtenidos al finalizar el segundo ensayo

Cuadro 30. ANDEVA de los valores máximos (% de germinación / día) del ensayo 2. Fuente de Variación A Tratamientos y sustratos
aplicados a las semillas

G.L

S.C

C.M

F Obtenido

F Tabla

8 1 8 36 53

6,370 19,087 1,348 6,287 33,092

0,796 19,087 0,169 0,175

4,559 119,297 0,965

2,212 4,112 2,212

B Procedencia de semilla AB Interacción ERROR TOTAL

84

APÉNDICE XIII: ANDEVA del peso seco aéreo promedio (gramos), ANDEVA de la interacción y test de Duncan, obtenidos al finalizar el ensayo 1.

Cuadro 31. ANDEVA del peso seco aéreo promedio (gramos) obtenido al finalizar el ensayo 1. Fuente de Variación A Tratamientos y sustratos
aplicados a las semillas

G.L

S.C

C.M

F Obtenido

F Tabla

5 2 10 36 53

640,39 75,33 1414,09 2088,38 4218,21

128,08 37,66 141,41 57,01

2,208 0,649 2,438

2,482 3,266 2,112

B Épocas de siembra AB Interacción ERROR TOTAL

Cuadro 32. ANDEVA del peso seco aéreo promedio (épocas de siembra) al finalizar el ensayo 1. Fuente de Variación A Épocas de siembra ERROR TOTAL G.L 2 51 53 S.C 75,33 4142,88 4218,21 C.M 37,67 81,23 F Obtenido 0,464 F Tabla 0,510

Cuadro 33. ANDEVA del peso seco aéreo (tratamientos) al finalizar el ensayo 1. Fuente de Variación A Tratamientos y sustratos
aplicados a las semillas

G.L

S.C

C.M

F Obtenido

F Tabla

5 48 53

640,40 3577,81 4218,21

128,08 74,54

1,718

0,225

ERROR TOTAL

85

Cuadro 34. Prueba de intervalos múltiples de Duncan para los tratamientos dentro de la interacción del ensayo 1(1). Tratamiento N Promedio (g) Significación al 95% a b b b b b significativas entre sí, para un

(1)

9 11,96 AMA 9 7,93 ACC 9 6,83 A48CM 9 3,41 EFC 9 3,20 A48MA 9 1,90 ETAR Los tratamientos con igual letra no presentan diferencias

nivel de confianza del 95%.

86

APÉNDICE XIV: ANDEVA del peso seco radicular promedio (gramos), ANDEVA de la interacción y test de Duncan, obtenidos al finalizar el ensayo 1.

Cuadro 35. ANDEVA del peso seco radicular promedio (gramos) obtenido al finalizar el ensayo 1. Fuente de Variación A Tratamientos y sustratos
aplicados a las semillas

G.L

S.C

C.M

F Obtenido

F Tabla

5 2 10 36 53

201,18 46,30 599,58 914,97 1762,02

40,24 23,15 59,96 25,42

1,583 0,911 2,359

2,482 3,266 2,112

B Épocas de siembra AB Interacción ERROR TOTAL

Cuadro 36. ANDEVA del peso seco radicular (épocas de siembra) al finalizar el ensayo 1. Fuente de Variación A Épocas de siembra ERROR TOTAL G.L 2 51 53 S.C 46,31 1715,72 1762,03 C.M 23,15 33,64 F Obtenido 0,688 F Tabla 0,510

Cuadro 37. Prueba de intervalos múltiples de Duncan para las épocas de siembra dentro de la interacción del ensayo 1(1). Significación al 95% 18 4,72 a Agosto 18 4,67 a Septiembre 18 2,7 a Julio Los tratamientos con igual letra no presentan diferencias significativas entre sí, para un Épocas de siembra N Promedio (g)

(1)

nivel de confianza del 95%.

Cuadro 38. ANDEVA del peso seco radicular (tratamientos) al finalizar el ensayo 1. Fuente de Variación A Tratamientos y sustratos
aplicados a las semillas

G.L

S.C

C.M

F Obtenido

F Tabla

5 48 53

201,17 1560,85 1762,03

40,24 32,52

1,237

0,225

ERROR TOTAL

87

Cuadro 39. Prueba de intervalos múltiples de Duncan para los tratamientos dentro de la interacción del ensayo 1(1). Tratamiento N Significación al 95% 7,5 a 4,9 ab 4,8 ab 2,5 ab 2,4 ab 2,0 b no presentan diferencias significativas entre sí, para un Promedio (g)

(1)

9 AMA 9 ACC 9 A48CM 9 EFC 9 A48MA 9 ETAR Los tratamientos con igual letra

nivel de confianza del 95%.

88

APÉNDICE XV: ANDEVA del peso seco total promedio (gramos), ANDEVA de la interacción y test de Duncan, obtenidos al finalizar el ensayo 1.

Cuadro 40. ANDEVA del peso seco total promedio (gramos) al finalizar el ensayo 1. Fuente de Variación A Tratamientos y sustratos
aplicados a las semillas

G.L

S.C

C.M

F Obtenido

F Tabla

5 2 10 36 53

1555,48 237,88 3807,12 5477,73 11078,23

311,09 118,94 380,71 152,16

2,045 0,782 2,502

2,482 3,266 2,112

B Épocas de siembra AB Interacción ERROR TOTAL

Cuadro 41. ANDEVA del peso seco total (épocas de siembra) al finalizar el ensayo 1. Fuente de Variación A Épocas de siembra ERROR TOTAL G.L 2 51 53 S.C 237,89 10840,34 11078,23 C.M 118,94 212,56 F Obtenido 0,500 F Tabla 0,510

Cuadro 42. ANDEVA del peso seco total (tratamientos) al finalizar el ensayo 1. Fuente de Variación A Tratamientos y sustratos
aplicados a las semillas

G.L

S.C

C.M

F Obtenido

F Tabla

5 48 53

1555,48 9522,74 11078,25

311,10 198,39

26,727 1,568

0,225

ERROR TOTAL

89

Cuadro 43. Prueba de intervalos múltiples de Duncan para los tratamientos dentro de la interacción del ensayo 1(1). Tratamiento N Promedio (g) Significación al 95% a ab ab ab ab b significativas entre sí, para un

(1)

9 19,46 AMA 9 12,84 ACC 9 11,68 A48CM 9 5,93 EFC 9 5,60 A48MA 9 3,94 ETAR Los tratamientos con igual letra no presentan diferencias

nivel de confianza del 95%.

90

APÉNDICE XVI: ANDEVA de la relación peso seco parte aérea/ parte radicular (gramos), ANDEVA de la interacción y test de Duncan obtenidos al finalizar el ensayo 1

Cuadro 44. ANDEVA de la relación peso seco parte aérea/ parte radicular obtenido en el ensayo 1. Fuente de Variación A Tratamientos y sustratos
aplicados a las semillas

G.L

S.C

C.M

F Obtenido

F Tabla

5 2 10 36 53

3,75 0,17 14,95 15,03 33,75

0,75 0,01 1,49 0,41

1,798 0,021 3,580

2,482 3,266 2,112

B Épocas de siembra AB Interacción ERROR TOTAL

Cuadro 45. ANDEVA de la relación peso seco aéreo/ radicular (épocas de siembra) al finalizar el ensayo 1. Fuente de Variación A Épocas de siembra ERROR TOTAL G.L 2 51 53 S.C 0,17 33,73 33,75 C.M 0,01 0,661 F Obtenido 57,19 F Tabla 0,510

Cuadro 46. Prueba de intervalos múltiples de Duncan para las épocas de siembra, dentro de la interacción del ensayo 1(1). Significación al 95% 18 0,862 a Septiembre 18 0,829 a Julio 18 0,820 a Agosto Los tratamientos con igual letra no presentan diferencias significativas entre sí, para un Épocas de siembra N Promedio (g)

(1)

nivel de confianza del 95%.

91

Cuadro 47. ANDEVA del la relación peso seco aéreo/ radicular (tratamientos) al finalizar el ensayo 1. Fuente de Variación A Tratamientos y sustratos
aplicados a las semillas

G.L

S.C

C.M

F Obtenido

F Tabla

5 48 53

3,75 29,99 33,75

0,75 0,62

1,201

0,225

ERROR TOTAL

Cuadro 48. Prueba de intervalos múltiples de Duncan para los tratamientos, dentro de la interacción del ensayo 1(1). Tratamiento N Promedio (g) Significación al 95% a a ab ab ab b significativas entre sí, para un

(1)

9 1,12 AMA 9 1,01 A48CM 9 0,89 ACC 9 0,84 A48MA 9 0,74 EFC 9 0,32 ETAR Los tratamientos con igual letra no presentan diferencias

nivel de confianza del 95%.

92

APÉNDICE XVII: ANDEVA del peso seco aéreo promedio (gramos), ANDEVA de la interacción y test de Duncan, obtenidos al finalizar el ensayo 2.

Cuadro 49. ANDEVA del peso seco aéreo (gramos) obtenido al finalizar el ensayo 2. Fuente de Variación A Tratamientos y sustratos
aplicados a las semillas

G.L

S.C

C.M

F Obtenido

F Tabla

8 1 8 36 53

841,86 1279,93 589,92 752,84 3464,55

105,23 1279,93 73,74 20,91

5,032 61,205 3,526

2,212 4,112 2,212

B Procedencia de semilla AB Interacción ERROR TOTAL

Cuadro 50. ANDEVA del peso seco aéreo (procedencia de semilla) al finalizar el ensayo2. Fuente de Variación A Procedencia de semilla ERROR TOTAL G.L 1 52 53 S.C 1279,93 2184,62 3464,55 C.M 1279,93 42,012 F Obtenido 30,46 F Tabla 0,004

Cuadro 51. Prueba de intervalos múltiples de Duncan para las procedencias, dentro de la interacción del ensayo 2(1). Significación al 95% 27 11,42 a Ocoa 27 1,69 b Cocalán (1) . Los tratamientos con igual letra no presentan diferencias significativas entre sí, para un Procedencia de semilla N Promedio (g) nivel de confianza del 95%.

Cuadro 52. ANDEVA del peso seco aéreo (tratamientos) al finalizar el ensayo 2. Fuente de Variación A Tratamientos y sustratos
aplicados a las semillas

G.L

S.C

C.M

F Obtenido

F Tabla

8 45 53

841,86 2622,70 3464,55

105,23 58,28

1,806

0,333

ERROR TOTAL

93

Cuadro 53. Prueba de intervalos múltiples de Duncan para los tratamientos, dentro de la interacción del ensayo 2(1). Tratamiento N Promedio (g) Significación al 95% a a ab ab ab ab ab ab b significativas entre sí, para un

(1)

6 11,78 A48MA 6 11, 67 STMA 6 11,15 E22C 6 8,03 E22A 6 5,37 STAD 6 3,85 STA 6 3,35 ACMA 6 2,62 A48CM 6 1,16 A22C Los tratamientos con igual letra no presentan diferencias

nivel de confianza del 95%.

94

APÉNDICE XVIII: ANDEVA del peso seco radicular promedio (gramos) obtenido al finalizar el ensayo 2.

Cuadro 54. ANDEVA del peso seco radicular promedio (gramos) obtenido al final del ensayo 2. Fuente de Variación A Tratamientos y sustratos
aplicados a las semillas

G.L

S.C

C.M

F Obtenido

F Tabla

8 1 8 36 53

169,69 246,61 66,56 216,22 699,08

21,21 246,61 8,32 6,00

3,532 41,061 1,385

2,212 4,112 2,212

B Procedencia de semilla AB Interacción ERROR TOTAL

95

APÉNDICE XIX: ANDEVA del peso seco total promedio (gramos), ANDEVA de la interacción y test de Duncan, obtenidos al finalizar el ensayo 2.

Cuadro 55. ANDEVA del peso seco total promedio (gramos) obtenido al finalizar el ensayo2. Fuente de Variación A Tratamientos y sustratos
aplicados a las semillas

G.L

S.C

C.M

F Obtenido

F Tabla

8 1 8 36 53

1725,51 2650,20 1012,55 1711,77 7100,03

215,69 2650,20 126,57 47,55

4,536 55,736 2,662

2,212 4,112 2,212

B Procedencia de semilla AB Interacción ERROR TOTAL

Cuadro 56. ANDEVA del peso seco total (épocas de siembra) al finalizar el ensayo2. Fuente de Variación A Procedencia de semilla ERROR TOTAL G.L 1 52 53 S.C 2650,20 4449,83 7100,03 C.M 2650,20 85,57 F Obtenido 60,033 F Tabla 0,004

Cuadro 57. Prueba de intervalos múltiples de Duncan para las procedencias dentro de la interacción del ensayo 2(1). Significación al 95% a 27 16,76 Ocoa 27 2,75 b Cocalán (1) Los tratamientos con igual letra no presentan diferencias significativas entre sí, para un Procedencia de semilla N Promedio (g) nivel de confianza del 95%.

Cuadro 58. ANDEVA del peso seco total (tratamientos) al finalizar el ensayo 2. Fuente de Variación A Tratamientos y sustratos
aplicados a las semillas

G.L

S.C

C.M

F Obtenido

F Tabla

8 45 53

1725,51 5374,53 7100,034

215,69 119,43

1,806

0,333

ERROR TOTAL

96

Cuadro 59. Prueba de intervalos múltiples de Duncan para los tratamientos dentro de la interacción del ensayo 2(1). Tratamiento N Promedio (g) Significación al 95% a ab ab ab ab ab ab ab b significativas entre sí, para un

6 17,78 STMA 6 16,28 A48MA 6 16,03 E22C 6 12,60 E22A 6 7,62 STAD 6 6,72 STA 6 5,03 ACMA 6 3,80 A48CM 6 1,92 A22C (1) Los tratamientos con igual letra no presentan diferencias nivel de confianza del 95%.

97

APÉNDICE XX: ANDEVA de la relación peso seco parte aérea/ parte radicular, ANDEVA de la interacción y test de Duncan, obtenidos al finalizar el ensayo 2.

Cuadro 60. ANDEVA de la relación peso seco parte aérea /parte radicular obtenido en el ensayo 2. Fuente de Variación A Tratamientos y sustratos
aplicados a las semillas

G.L

S.C

C.M

F Obtenido

F Tabla

8 1 8 36 53

9,97 31,65 9,38 13,12 64,12

1,25 31,65 1,17 0,36

3,421 86,889 3,220

2,212 4,112 2,212

B Procedencia de semilla AB Interacción ERROR TOTAL

Cuadro 61. ANDEVA de la relación peso seco parte aérea/ parte radicular (épocas de siembra) al finalizar el ensayo 2. Fuente de Variación A Procedencia de semilla ERROR TOTAL G.L 1 52 53 S.C 31,65 32,47 64,12 C.M 31,65 0,62 F Obtenido 157,29 50,67 F Tabla 0,004

Cuadro 62. Prueba de intervalos múltiples de Duncan para las procedencias dentro de la interacción del ensayo 2(1). Significación al 95% 27 2,11 a Ocoa 27 0,58 b Cocalán Los tratamientos con igual letra no presentan diferencias significativas entre sí, para un Procedencia de semilla N Promedio (g)

(1)

nivel de confianza del 95%.

98

Cuadro 63. ANDEVA de la relación peso seco aéreo/radicular (tratamientos) al finalizar el ensayo 2. Fuente de Variación A Tratamientos y sustratos
aplicados a las semillas

G.L

S.C

C.M

F Obtenido

F Tabla

8 45 53

9,97 54,15 64,122

1,25 1,20

1,036

0,333

ERROR TOTAL

Cuadro 64. Prueba de intervalos múltiples de Duncan para los tratamientos dentro de la interacción del ensayo 2(1) Tratamiento N Promedio (g) Significación al 95% a ab ab ab ab ab ab ab b significativas entre sí, para un

(1)

6 2,33 E22C 6 1,57 E22A 6 1,46 ACMA 6 1,45 STMA 6 1,35 A48MA 6 1,19 STAD 6 1,07 A48CM 6 0,93 STA 6 0,77 A22C Los tratamientos con igual letra no presentan diferencias

nivel de confianza del 95%.

99

APÉNDICE XXI: Temperaturas medias registradas para los tratamientos de ambos ensayos realizados

Temperaturas medidas en el ensayo 1

Temperatura ambiental dentro y fuera del invernadero

Las temperaturas registradas dentro y fuera del invernadero, varían en gran medida de acuerdo a las diferentes horas que fueron medidas. Así las temperaturas observadas durante las primeras horas del día son mas bajas comparadas con las temperaturas registradas durante la tarde. En la figura 25 y 26 se puede observar las temperaturas registradas a intervalos de tres horas dentro y fuera del invernadero respectivamente.

Temperatura medida dentro del invernadero con intervalos de tres horas

09:00
40 35 30 25 20 15 10 5 0
r il os t ay o o er o zo re e e e o br er ub En br Ab br br ar No vie m iem m M

12:00

15:00

T° C

18:00

21:00

00:00

03:00
ct Se pt Di c ie O Fe M

Ag

06:00

Meses

Figura 25. Temperatura media observada dentro del invernadero con intervalo de tres horas.

100

Temperatura medida fuera del invernadero con intervalos de tres horas
40 35 30 25 20 15 10 5 0
ro ro to r il re zo e e e iem br iem br En e Oc tu b Fe b Ma r Ma y mb r Ab os re o Ag

09:00

12:00

T° C

15:00

18:00

21:00

00:00

03:00

No v

Di c ie

pt

06:00

Figura 26. Temperatura media observada fuera del invernadero con intervalo de tres horas.

Temperatura registrada en los sustratos

Las temperaturas de los sustratos medidas en las diferentes épocas de siembra registran un mismo comportamiento y temperaturas similares con rangos que oscilan entre los 20 y 32° C. Este comportamiento se debe a que los sustratos y los tratamientos aplicados a las semillas fueron hechos en la cama caliente, que mantenía en relativa constancia la temperatura. En las figuras siguientes se presenta las temperaturas registradas por tratamiento.

Se

Meses

Temperatura media del tratamiento EFC
35.0
09:00 12:00 15:00 18:00 21:00 00:00 03:00 06:00

30.0

25.0 20.0 15.0

Se pt ie m br e

Fe br er o

Ag os to

ov ie m br e D ic ie m br e

O ct ub re

ar zo

En

Ab ril

N

Meses

Figura 27. Temperatura media registrada para el tratamiento EFC durante el ensayo 1.

M

M

ay o

er o

101

Temperatura media del tratamiento ETAR
35.0
09:00

30.0

12:00 15:00 18:00 21:00 00:00 03:00 06:00

25.0 20.0 15.0

Fe br er o

N ov ie m br e D ic ie m br e

M ar zo

En er o

o

e

ub re

Se pt ie m br

Ag os t

O ct

Meses

Figura 28. Temperatura media registrada para el tratamiento ETAR durante el ensayo 1.

Temperatura media del tratamiento A48CM
35.0 30.0
09:00

M ay o

Ab ril

12:00

15:00

25.0 20.0 15.0

18:00

21:00

00:00

03:00

06:00

En er o

Fe br er o

N ov ie m br e

M ar zo

e

ub re

o

e

Se pt ie m br

D ic ie m br

Ag os t

O ct

Meses

Figura 29. Temperatura media registrada para el tratamiento A48CM durante el ensayo 1.

Temperatura media del tratamiento A48MA
35.0
09:00

30.0

M ay o

Ab ril

12:00 15:00 18:00 21:00 00:00 03:00 06:00

25.0 20.0 15.0
En er o Fe br er o o Se pt ie m br e N ov ie m br e D ic ie m br e M ar zo ub re Ag os t M ay o Ab ril

O ct

Meses

Figura 30. Temperatura media registrada para el tratamiento A48MA durante el ensayo 1.

102

Temperatura media del tratamiento ACC
35.0
09:00

30.0

12:00
15:00
18:00
21:00
00:00
03:00
06:00

25.0 20.0 15.0

o Se pt ie m br e

En er o

N ov ie m br e D ic ie m br e

Fe br er o

M ar zo

ub re

Ag os t

O ct

Meses

Figura 31. Temperatura media registrada para el tratamiento ACC durante el ensayo 1.

Temperatura media del tratamiento AMA
35.0
09:00

M ay o

Ab ril

30.0

12:00 15:00 18:00 21:00 00:00 03:00 06:00

25.0 20.0 15.0

Ab ril

ct ub re

Ag os to

ov ie m

pt ie m

ici em

O

Se

Figura 32. Temperatura media registrada para el tratamiento AMA durante el ensayo 1.

Temperaturas medidas en el ensayo 2

Temperatura ambiental dentro y fuera del invernadero

Al igual que en el ensayo 1, existe gran diferencia entre las temperaturas registradas durante el día (después de las 12:00) y la noche. Las temperaturas dentro del invernadero son más elevadas que las temperaturas registradas en el exterior. Las figura 33 y figura 34 muestran las temperaturas registradas dentro y fuera del invernadero,

respectivamente. 103

N

Meses

D

Fe br er

M ar zo

En er

M ay o

br e

br e

br e

o

o

Temperaturas medidas dentro del invernadero a intervalos de 3 horas
50 40 09:00 12:00 15:00 18:00 21:00 00:00 03:00 06:00 Enero Febrero Marzo Abril Mayo Junio Julio

T° C

30 20 10 0

Meses
Figura 33. Temperatura media observada dentro del invernadero con intervalo de tres horas.

Temperaturas medidas fuera del invernadero a intervalos de 3 horas
09:00

40 T. °C 30 20 10 0 Enero Febrero Marzo Abril Meses Mayo Junio Julio

12:00 15:00 18:00 21:00 00:00 03:00 06:00

Figura 34. Temperatura media observada fuera del invernadero con intervalo de tres horas.

Temperatura medida en los sustratos

Las temperaturas promedio registradas para las procedencias de Ocoa y Cocalán siguen un patrón similar de comportamiento. Las temperaturas mas bajas en los meses de junio y julio se deben a que en estos dos meses la cama caliente se desconectó emitiendo calor 104

para mantener la temperatura de los sustratos a iguales condiciones que los meses anteriores. A continuación se presentan las temperaturas registradas en los diferentes tratamientos aplicados a las semillas durante el transcurso del ensayo 2.
Temperatura media del tratamiento A48CM
40.0 35.0 30.0 25.0
09:00 12:00 15:00 18:00 21:00 00:00 03:00 06:00

20.0 15.0 10.0 5.0 0.0 Enero Febrero Marzo Abril Mayo Junio Julio

Meses

Figura 35. Temperatura media registrada para el tratamiento A48CM durante el ensayo 2

Temperatura media del tratamiento E22C
35.0 30.0 25.0
09:00 12:00 15:00 18:00 21:00 00:00 03:00 06:00

20.0 15.0 10.0 5.0 0.0

Enero

Febrero

Marzo

Abril

Mayo

Junio

Julio

Meses

Figura 36. Temperatura media registrada para el tratamiento E22C durante el ensayo 2

105

Temperatura media del tratamiento STA
35.0 30.0 25.0
09:00 12:00 15:00 18:00 21:00 00:00 03:00 06:00

20.0 15.0 10.0 5.0 0.0 Enero Febrero Marzo Abril Mayo Junio Julio

Meses

Figura 37. Temperatura media registrada para el tratamiento STA durante el ensayo 2

Temperatura media del tratamiento A48MA
35.0 30.0 25.0 20.0 15.0 10.0 5.0 0.0 Enero Febrero Marzo Abril Mayo Junio Julio
09:00 12:00 15:00 18:00 21:00 00:00 03:00 06:00

Meses

Figura 38. Temperatura media registrada para el tratamiento A48MA durante el ensayo 2

Temperatura media del tratamiento E22A
35.0 30.0 25.0
09:00 12:00 15:00 18:00 21:00 00:00 03:00 06:00

20.0 15.0 10.0 5.0 0.0 Enero Febrero Marzo Abril Mayo Junio Julio

Meses

Figura 39. Temperatura media registrada para el tratamiento E22A durante el ensayo 2 106

Temperatura media del tratamiento STAD
40.0 35.0 30.0 25.0 20.0 15.0 10.0 5.0 0.0 Enero Febrero Marzo Abril Mayo Junio Julio
09:00 12:00 15:00 18:00 21:00 00:00 03:00 06:00

Meses

Figura 40. Temperatura media registrada para el tratamiento STAD durante el ensayo 2

Temperatura media del tratamiento A22C
40.0 35.0 30.0 25.0
09:00 12:00 15:00 18:00 21:00 00:00 03:00 06:00

20.0 15.0 10.0 5.0 0.0 Enero Febrero Marzo Abril Mayo Junio Julio

Meses

Figura 41. Temperatura media registrada para el tratamiento A22C durante el ensayo 2

107

Temperatura media del tratamiento STMA
35.0 30.0 25.0
09:00 12:00 15:00 18:00 21:00 00:00 03:00 06:00

20.0 15.0 10.0 5.0 0.0 Enero Febrero Marzo Abril Mayo Junio Julio

Meses

Figura 42. Temperatura media registrada para el tratamiento STMA durante el ensayo 2
T

Temperatura media del tratamiento ACMA
40.0 35.0 30.0 25.0 20.0 15.0 10.0 5.0 0.0 Enero Febrero Marzo Abril Mayo Junio Julio

09:00 12:00 15:00 18:00 21:00 00:00 03:00 06:00

Meses

Figura 43. Temperatura media registrada para el tratamiento ACMA durante el ensayo 2

108

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful