CODIGO DE PRACTICA

Manual de procedimientos de instalaciones Dispositivos utilizados para alarmas con o sin monitoreo Grupo Seguridad Electrónica Falsas Alarmas CAPITULO 17 D
(C. F. REISZ, S. REISZ, NFPA 72E y extractado de varias fuentes)

DETECTORES DE HUMO (Incendio)
En un cielorraso liso, el calor se dispersara hacia todas las direcciones, en un círculo de expansión constante. De esta manera la cobertura de un detector no es en realidad cuadrada, pero circular y cuyo radio es el espaciamiento lineal multiplicado por 0,7. Con el detector como centro, al rotar el cuadrado, pueden trazarse un numero infinito de cuadrados, cuyas esquinas darán un circulo con un radio de 0,7 veces el espaciamiento de lista. El detector cubrirá cualquiera de estos cuadrados, y por consecuencia cualquier punto dentro de los límites del círculo. Hasta aquí la explicación ha considerado cuadrados y círculos. En aplicaciones practicas, muy pocas áreas resultan ser cuadrados exactos y las áreas circulares son realmente raras. Los diseñadores generalmente trabajan con rectángulos de dimensiones desparejas y las esquinas de las habitaciones o áreas formadas por las intersecciones de la pared, donde el espaciamiento de una pared a otra es

menor a la mitad del espaciamiento en lista. Para simplificar esta explicación, consideremos el uso de un detector con un espaciamiento de lista de 30 por 20 pies. Los principios que se derivan serán igualmente aplicables para otros tipos.

La figura A-3-5.1 C ilustra lo que se deriva de este concepto. Se ubica un detector en el centro de un circulo con un radio de 21 pies (0,7 x 30 pies). Se

construye una serie de rectángulos con una dimensión del máximo permitido de 30 pies dentro del círculo. Se pueden sacar las siguientes 1. Al disminuirse la dimensión mas corta, la mas larga puede ser aumentada mas allá del espaciamiento lineal máximo del detector, sin perdida de eficacia en la detección. 2. Un solo detector cubrirá cualquier área que entre dentro del circulo. Para un rectángulo, un solo detector ubicado adecuadamente, será suficiente si la diagonal del rectángulo no excede el diámetro del círculo. 3. De hecho se incrementara la eficacia relativa del detector, pues el área de cobertura en pies cuadrados siempre es menor a los 81 mts. cuadrados permitidos si el total de 9x9 mts. cuadrados fuera a utilizarse. El principio aquí ilustrado permite un espaciamiento lineal igual entre el detector y el incendio, sin tener en cuenta el efecto de la reflexión en las paredes o divisiones, que otorgara un beneficio adicional en corredores y habitaciones angostas. Para detectores que no están centrados, la dimensión mas larga deberá usarse siempre para disponer la cobertura del radio.

Las áreas que exceden las dimensiones rectangulares dadas en la figura A-3-5.1C requieren detectores adicionales. Por lo general, se puede facilitar la ubicación adecuada de los detectores dividiendo el área en múltiples rectángulos de las dimensiones que se adecuen de la mejor manera (figura A-3-5.1D). Por ejemplo, ver figura A-3-5.1. Un corredor de 3 mts. de ancho y de hasta 25 mts. de largo puede ser cubierto por dos detectores de 9 mts. Un área de 12 mts. de ancho y de hasta 22,5 mts. de alto puede ser cubierta por cuatro detectores.

Las áreas irregulares requerirán ser planeadas mas cuidadosamente para asegurarse de que no quede ningún punto en el cielorraso a mas de 6,4 mts. de un detector. Estos puntos pueden ser determinados trazando arcos desde la esquina más remota. Cuando cualquier parte del área esta mas allá del circulo con un radio de 0,7 veces los espaciamientos de lista, se requieren detectores adicionales.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful