LA NIÑA PERDIDA AUTORES: Francisco Javier, Ángeles, Andrea Ramírez, Jorge Cantón, Laisa y Kevin.

Narrador: Erase una vez una niña perdida que andaba sola por un bosque encantado. De repente, se encontró con un vikingo y con un cerdito. Niña: Estoy muy sola y perdida, ¿podéis ayudarme? Vikingo: ¡Niñita al barcooooo! Narrador: El cerdito, muy preocupado por la niña perdida, tenía miedo por ella y por lo que le podían hacer, pues se enamoró de ella en el mismo instante en el que la vio. Por otro lado, la madre de la niña empezó a preocuparse mucho y la llamó al móvil. Ésta no contestó. Madre: ¿Dónde estará mi pobre hijita? Narrador: El vikingo, el cerdito y la niña perdida se fueron en el barco hacia una isla llamada “La isla del brujo”. (Tocaron a la puerta del castillo del brujo). Brujo: ¿Quién anda ahí? Os convertiré a todos en cerdos. ¿Por qué venís a molestarme? Cerdito: Tranquilos amigos, yo os protegeré a todos. Brujo: ¿Tú? Pero si eres ya un cerdo. Narrador: El cerdito, muy valiente y para proteger a sus amigos, sacó una espada láser. Niña: Estoy muy asustada, ¡quiero volver a casa con mi madre! Vikingo: No irás a ninguna parte hasta que nosotros te lo digamos. Brujo: Sois unos insolentes. ¡Yo también tengo una espada para luchar! Niña: ¡Me escaparé de este castillo malvado! Cerdito: No os preocupéis. Llevad a la niña con su madre. Yo me ocuparé del brujo.

Narrador: Después de una dolorosa batalla, el cerdito destruyó al brujo malvado que se convirtió en cenizas. Niña: ¡Bien cerdito! Eres mi héroe. Cerdito: Gracias niña perdida. Todo esto lo he hecho por ti. Ahora te llevaré con tu madre y no volverás a perderte nunca más. Narrador: Finalmente, el vikingo y el cerdito llevaron a la niña perdida con su querida madre. Cuando se vieron, se fundieron en un abrazo muy tierno y se prometieron que jamás volverían a separarse. Por otro lado, la niña le dio un gran beso al cerdito de agradecimiento por salvarles la vida y le pidió que fuesen amigos para siempre.

FIN

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful