Rolando Astarita                                                      Dobb y su crítica de la teoría subjetiva

           Dobb y su crítica de la teoría subjetiva
En esta nota quiero llamar la atención sobre la crítica del economista marxista inglés Maurice Dobb a la teoría del valor basado en la utilidad, o teoría subjetiva del valor, contenida en Economía política y capitalismo, (México, FCE, 1973, publicado originalmente en inglés en 1937). El requisito de una constante independiente Dobb comienza señalando que para dar fundamento a una ciencia es necesario encontrar un “principio cuantitativo unificador”, que permita ordenar, de manera sistemática, las relaciones entre los elementos del sistema. Por ejemplo, en química ese principio se logró con el concepto de peso atómico; en física, con la ley newtoniana de gravitación. En la economía política, dice Dobb, el principio es una teoría del valor, que aparece en la obra de Adam Smith y se consolida con la sistematización de David Ricardo. Es que, desde el punto de vista formal, las relaciones que gobiernan y conectan las variables de un sistema económico, se establecen con un sistema de ecuaciones, para cuya resolución debe existir una “constante” que pueda ser conocida con independencia de cualquier otra variable del sistema. “Es una cantidad, como si dijéramos, traída desde fuera del sistema de hechos a que se refieren las ecuaciones; y en un sentido importante, de ese factor externo es del que se hace depender toda la situación” (p. 12). Cuando se habla de “constante”, aclara Dobb, no se quiere significar que se trata de una cantidad invariable, sino que es independiente de las otras variables del sistema. Lo cual es necesario a fin de evitar el razonamiento en círculo. Por ejemplo, si decimos que el valor de la mercancía A está determinado por el salario y el beneficio (el enfoque del “costo de producción”), estamos remitiendo el valor de A al valor del trabajo (salario). Pero entonces hay que preguntarse qué determina el salario. Si respondemos que depende del valor de las mercancías que entran directa o indirectamente en la canasta salarial, seguimos en el mismo problema; y si A integra los bienes básicos, el razonamiento es claramente circular. Algo similar ocurrirá si nos
1

 o trabajo y la abstinencia. Lo cual exige la reducción a alguna sustancia en común. La teoría del valor trabajo cumple con este requisito. ya que los salarios y la ganancia contenidos en el valor de A están influenciados por el valor de A. y 1 unidad de obstáculo. no tendríamos forma de decidir si A es más o menos valiosa que B. En cualquier caso. con respecto a lo cual representen un más o un menos” (1999. agregamos que la teoría del valor de Marx supera la inconsistencia lógica que persiste en Ricardo. No comparto esta idea ­la teoría de Marx encierra también una crítica social­ pero es un 2 . Para terminar este punto. 46. y B vale 1 unidad de deseo y 4 unidades de obstáculo. pensaron que la teoría del valor de Marx se reducía a esta única problemática. Si afirmamos que A vale 5 unidades de deseo. en dimensiones que sean reales. se incurre en la circularidad del razonamiento.Rolando Astarita                                                      Dobb y su crítica de la teoría subjetiva preguntamos por el valor de los medios de producción que intervienen en la generación de A. Marx plantea que “es preciso reducir los valores de cambio de las mercancías a algo que les sea común. cuando se trata de la teoría del valor. a menos que establezcamos alguna magnitud común entre “deseo” y “obstáculo”. la relación cuantitativa en el intercambio. pero éste no tiene valor. y marxistas influenciados por la obra de Sraffa. Por ejemplo. el aspecto cuantitativo Dobb también plantea que una teoría del valor debe poder formularse cuantitativamente. En este respecto. y el valor de A está determinado por los salarios y la ganancia. como Dobb. Por eso. cuando sostuvo que el valor es generado por el trabajo. cumplen. p. Dobb subraya que tanto la teoría del valor­trabajo y la del valor­utilidad. deberíamos encontrar alguna forma de unificar cuantitativamente trabajo y naturaleza. aclaremos también que sraffianos como Garegnani. Segundo requisito. con el requisito lógico de partir de constantes que son independientes de las variables que se quieren explicar. “las constantes determinantes deben expresar una relación con una cantidad que no sea ella misma valor”. Lo mismo sucede si decimos que el valor está generado por el trabajo y la naturaleza; o por el trabajo del obrero y la abstinencia de consumir del capitalista. será necesario encontrar alguna medida en común para ambos. Es lo que hizo Marx. En estos casos. Por eso. en principio. quien procuraba explicar el salario por el “valor del trabajo”. t. si decimos que el valor de A está determinado por el deseo y los obstáculos para obtenerla. 1). En este punto.

 que se asocia a la imposible derivación de fenómenos intrínsecamente sociales. 16). en otro. un factor subjetivo subyacente en el consumo y la demanda” (p. los fenómenos económicos están regidos por una serie de relaciones contractuales. a partir del individuo. citado por Dobb). en principio. p. la tasa de interés se deriva de preferencias intertemporales. En otros términos. las utilidades 3 . no en el agregado. sostuvo que el valor es el resultado “de una relación subjetiva entre las mercancías y los estados individuales de conciencia como la constante determinante del sistema de ecuaciones” (Dobb. e independiente de ellas: en un caso un elemento objetivo en actividad productiva. tal como fue formulada a en las últimas décadas del siglo XIX. era de alta generalidad (sus defensores alegan que este hecho determina la superioridad del enfoque basado en la utilidad por sobre el basado en el trabajo humano). no social­ de la teoría del valor basado en la utilidad. Por otra parte. 24); considerando ahora los incrementos de utilidad en el margen. y a cualquier clase de sociedad humana. la de la utilidad y del trabajo. Sin embargo. la teoría del valor­utilidad tiene una limitación fatal. podía aplicarse a todo bien. las mercancías se igualan por las utilidades marginales. de acuerdo a la teoría subjetiva del valor. Por eso. Para ver por qué. Sin embargo. La teoría del valor­utilidad.Rolando Astarita                                                      Dobb y su crítica de la teoría subjetiva hecho cierto que la teoría del valor trabajo de Marx contiene el aspecto cuantitativo. etcétera. Dobb señala que la teoría de la utilidad también permitiría. la progresión del análisis pondrá en evidencia que la perspectiva individualista ­esto es. De esta manera. El principio implicaba entonces que las constantes económicas dependían “de la conciencia humana” (Pigou. la lleva a un quiebre teórico. “han procurado cimentar su estructura sobre una cantidad ajena al sistema de las variables de los precios. inconsistencias La teoría de la utilidad. Dobb concluye que las dos teorías del valor más importantes. tengamos presente que. Por eso. que son libremente asumidas por los individuos independientes. como lo son los precios y las variables distributivas. esa unificación cuantitativa: los salarios se determinan comparando la utilidad del salario con la desutilidad del trabajo.

 presentes y futuros).Rolando Astarita                                                      Dobb y su crítica de la teoría subjetiva determinan los precios. de una cierta estructura de clases. o la elección. En consecuencia.. determina la tasa de interés (la tasa de interés sería la razón de intercambio entre dos tipos de bienes. Pero esto implica que la distribución del ingreso es lógicamente anterior a la determinación del interés; que es una variable del ingreso que a su vez es clave para explicar el precio de las mercancías. estimará el “sacrificio” o “desutilidad” que supone alquilar su trabajo en mucho menos de lo que lo estima un campesino dueño de una parcela y de instrumentos de producción. son independientes de la distribución del ingreso. del que recibe 10.. De acuerdo a la teoría de la utilidad.000 dólares por mes. En términos más generales. no simplemente la disposición mental de un individuo 4 . (…) … la postulación de cualesquiera valores normales. la elección entre trabajar como asalariado y no hacerlo será muy distinta si el individuo es propietario. Lo cual supone que la voluntad. Sin embargo. o no. en relación a los bienes futuros. Veamos todavía otro caso. son independientes de las relaciones del mercado en que está inmerso el individuo; y más en particular. los agentes económicos optimizan entre la desutilidad del trabajo y la utilidad del salario. Por ejemplo. de tierras. las preferencias no pueden tomarse como “dadas”. o de medios de producción. ya que la voluntad y la subjetividad están influenciadas por las relaciones de mercado. es necesario que las elecciones de los individuos sean independientes de los precios. Sin embargo. ya que no es igual la preferencia por el presente del que recibe un ingreso de 500 dólares por mes. Pero esto implica que el salario no puede determinarse con independencia de la situación distributiva en que se encuentra el individuo. como hace la teoría del valor subjetivo. Lo mismo puede verse cuando se analizan las variables del ingreso. Pero para que exista esta determinación. Dar una forma precisa a las relaciones de cambio de una sociedad determinada requiere. las curvas de indiferencia no pueden postularse con independencia de la distribución del ingreso y de la posición social del individuo. requiere la postulación previa de una cierta distribución de los ingresos y. por tanto. en la realidad. el salario. En palabras de Dobb: “Un hombre desprovisto de tierras. esa preferencia está influenciada por la distribución del ingreso. Pero este supuesto está en contra de toda evidencia y criterio realista. la teoría subjetiva del valor sostiene que la preferencia por los bienes presentes.

 la crítica de Dobb podría enriquecerse incorporando la noción hegeliana de “proporción”. a su vez. por la distribución del ingreso” (p.  que  sólo  debe  registrar  los  intercambios  y  suponer  que  los individuos  demandan  los  objetos  según  una  escala  de  preferencias. Pero el giro positivista implica que no hay ley que rija los intercambios. Por eso.  la Economía no  podría proporcionarnos  más que una especie de álgebra de las elecciones  humanas. y es la influencia de lo convencional y la propaganda. 115). “El gusto humano. la misma “dependerá de su ingreso. o “razón”.  “Si  todo  lo  que  se  postula  es simplemente que  los hombres  eligen.  o  a  definirlo de manera empírica. Se sostiene que la economía es una  “ciencia  positiva”.  sin decir  cómo  eligen  o  qué es lo que determina su elección. 5 .  La  tendencia  se  prolonga  hasta  hoy;  la hipótesis de las preferencias reveladas es la cumbre de este criterio puramente empirista. 113).  sin  brindar explicación  del   principio  ordenador  de  esas  preferencias. junto a otros factores del medio ambiente” (p.  p. se ha desarrollado evidentemente a través de un proceso de educación en el cual la costumbre y lo convencional han jugado un papel principal.  115). Dobb agrega una segunda razón por la cual las preferencias no pueden tomarse como “dadas”. A lo anterior. Y un poco más arriba. sino también el complejo de instituciones y relaciones sociales de las cuales el individuo concreto forma parte.  nos  indicaría  ciertas  formas  más  o  menos  evidentes  de  las relaciones  entre  las  elecciones;  pero  nos  diría  muy  poco  respecto  al  modo  como  se desarrolla  una  situación  real”  (Dobb. más allá del nivel primitivo. sin sustento en teoría  (ver aquí). había señalado que cuando se habla de la preferencia de un individuo.  El quiebre de la teoría del valor­utilidad A la  vista  de estas  dificultades. con el resultado circular de que la naturaleza de los costos fundamentales que afectan el valor de las mercancías y la remuneración de los factores de la producción estará determinada.Rolando Astarita                                                      Dobb y su crítica de la teoría subjetiva abstracto. Dobb señala  que los economistas tendieron a abandonar el  concepto  de  utilidad.

 la necesidad de buscar un sustrato que habilite la comparación entre los valores. Debe buscarse entonces alguna ley que gobierne las proporciones o razones de los cambios. de nuevo no hay forma de evitar el razonamiento circular. al señalar que el enfoque positivista de la economía moderna implica renunciar a encontrar el factor independiente. Parece claro también que hoy la creciente formalización de la microeconomía apenas puede disimular este hecho. 6 . aunque implícitamente lo alude. no hay contenido. Si los deseos solo pueden registrarse empíricamente. Dobb no aborda la cuestión desde este ángulo. que se demostró antes que debe ser la base de una teoría del valor. En este punto. nada nos autoriza a suponer que tales deseos no sean íntegramente criaturas de los movimientos de precios (Dobb.Rolando Astarita                                                      Dobb y su crítica de la teoría subjetiva a la que apela Marx en el capítulo 1 de El Capital. Por eso. pero los deseos y preferencias. p. está vinculada a la búsqueda de esta ley. 119). La crítica de Maurice Dobb. Detrás de la profusa matemática. la constante. no hay manera de fundar en la subjetividad el fenómeno objetivo del mercado y los precios. los precios debían explicarse por los deseos y preferencias. carentes de determinación autónoma. podría ampliarse la crítica incorporando las dificultades (reconocidas por los propios neoclásicos) de medición de la utilidad. es claro que los valores de cambio no son aleatorios. conserva su vigencia. también pueden explicarse por los precios. En resumen. cuando pasa del valor de cambio (el mundo del precio) al valor. a pesar de los años. Esto es. Y si la explicación de los precios neoclásica carece de ese pilar. Si las mercancías se cambian proporciones o razones más o menos constantes (hablamos de intercambios repetidos y sistemáticos). Es una cáscara vacía.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful