You are on page 1of 4

"Ambigüedad y ambivalencia de los lazos de transmisión entre generaciones", Notas de la conferencia dictada por Rene Kaes 1 en julio 2003

Universidad Maimónides
Al fin del milenio, en el corazón de la crisis posmoderna, que es la de los puntos de referencia y de la confusión de los géneros, hay un debate que nace en las sociedades donde la organización social y cultural ha sido desestabilizada por diversas razones: se refiere a la transmisión de la vida psíquica entre las generaciones; interroga la naturaleza del vínculo que une y que distingue a los sujetos de sus predecesores y sucesores. Esto se produce en un contexto que devela la diversidad de los determinantes metapsíquicos de estos problemas. De un lado, las grandes desestabilizaciones sociales debidas a la industrialización y la urbanización, la irrupción de la shoah y las diversas formas de la violencia de Estado han producido efectos de ruptura entre las generaciones, pero también efectos de solidaridad, por ejemplo en el vínculo organizado por el traumatismo y la culpabilidad. De otro existen determinantes, entre los cuales los psicólogos no deben menospreciar la variable demográfica: el aumento de la esperanza de vida y el envejecimiento de la población en la mayor parte de los países, el crecimiento demográfico en los países económicamente menos desarrollados, transforman las relaciones de generación, creando también solidaridad, violencia y rupturas. Habrá todavía que tomar en consideración la incidencia de las técnicas de procreación médicamente asistida sobre la representación del niño, sobre las representaciones de la filiación.

Supongo que el conjunto de estos factores tuercen los vínculos entre generaciones hacia una cierta ambigüedad, como sucede en los períodos de transformación de los sistemas que rigen los vínculos intersubjetivos. Esta ambigüedad tiene su base en un movimiento paradojal de sobrevalorización y desvalorización del niño y del anciano. En Francia y probablemente en todos los países postindustrializados, ese doble movimiento paradojal toma el siguiente talante: Su Majestad el Bebé, sostén de la continuidad narcisista por la inversión que recibe de las generaciones que le preceden, es al mismo tiempo objeto de una violencia y de una explotación destructiva; la seducción del niño coexiste con un amento de los abandonos y del maltrato. Su Majestad el Viejo es a la vez una carga que pesa sobre los jóvenes (pensamos aquí en la novela de Buzzati, La caza de los viejos) o una inutilidad flagrante una vez que su productividad se extingue: la valorización económica de las personas de edad coexiste con su extrema soledad. S.M. el Bebé y S.M.el Anciano son pseudosoberanos frágiles, adulados, cortejados y descalificados: el bebé es un producto de consumo; el anciano ha sido despojado de su función de sabio, depositario de la memoria y de la historia; no es más un apoyo y una referencia
1

Psicoanalista francés ;discípulo de D.Anzieu , especialista en grupos e instituciones

1

cada uno puede situarse en un conjunto de sujetos y reconocerse como habiendo sido engendrado y como capaz de engendrar. nuevas asignaciones de lugares y de funciones entre las generaciones. Si esta ambigüedad varía según las sociedades. La diferencia de las generaciones es el motivo de una pregunta fundante sobre el origen del sujeto. su efecto constante es definir nuevos vínculos. El vínculo entre las generaciones articula estas dos preguntas alrededor de dos problemáticas centrales: la del incesto intergeneracional y la de la filiación. En esta puesta en escena toman lugar y sentido la figura del ancestro. servidor. Filiación y afiliación La filiación implica el contacto de al menos tres generaciones sucesivas reconocidas como tales y la referencia común a un mito originante. La diferencia entre las generaciones lo introduce en los contactos de precesión y de sucesión en el orden del deseo y del tiempo. En esta doble condición. El advenimiento del sujeto de la filiación corresponde a la ubicación específica distintiva que ocupa en la coordenada de los contemporáneos. los fantasmas originales aportan una primera respuesta. dónde vamos". La cadena de la filiación transmitida de generación en generación es una cadena significante de doble lectura: por el sujeto singular y por el conjunto social e intersubjetivo del cual es necesariamente miembro. La elaboración psíquica de la diferencia entre los sexos organiza el contacto del sujeto en la carencia y en el deseo dentro de la función fálica. de los ancianos y de los nuevos. el conjunto está sometido al mito fundador del linaje y del cual la figura originaria es la del ancestro común. de los sueños no realizados y de los sistemas de defensa que preceden a todo sujeto que. qué somos.indispensables para dotar al conjunto de la continuidad de la cual necesita para tomar raíces y asegurar sus señales identificatorias.fundamental en la organización de la psiquis humana.Se trata de un pensamiento ahistórico. La dinámica de esta diferencia es la del deseo. es también revelar algunas de sus estructuras permanentes. Diferencia de las generaciones El psicoanálisis ha dado a las diferencias de generaciones y de sexos el valor de un invariable antropológico cuyo rol es estructurante. lo confronta al imposible retorno al origen y a su propia génesis en una historia escandida por la muerte. portadora de la cuestión de los orígenes. La transgresión de estas diferencias produce la categoría de lo incestuoso. amnésico y sin futuro. A esta cuestión de "de dónde venimos. y la del bebé. portadora de la cuestión del devenir. El reconocimiento de esta posición supone reciprocidad de ubicaciones generacionales y esto es precisamente lo que el incesto intergeneracional viene a abolir. Este es también un rasgo de la posmodernidad. beneficiario y heredero de una cadena de sujetos deseantes que lo habrán precedido. 2 . desde entonces se encuentra. marcado como eslabón. los mitos se transforman y racionalizan en sistemas de creencias compartidas. No se lo escucha más que en las investigaciones de mercado.

pero sus efectos no son idénticos. una parte de los juegos se hacen anticipadamente: por una parte. reconocimiento del lugar del niño en la continuidad narcisista donde ellos mismos están en ese momento. La filiación es el reconocimiento de su propia posición en el orden de las generaciones. del mismo modo como deberá reconocer su propio deseo en la acción en el lugar que él piensa o espera ocupar. En ese triple sujetamiento (o triple subjetivación). reconocimiento de la precesión de los padres sobre la existencia del niño. cada uno y cada una es declarado/a conocido/a y reconocido/a hijo o hija de. y sin las asignaciones de lugares anticipados que preceden al nacimiento. Este reconocimiento está establecido por la inscripción del niño en el registro civil o en el árbol genealógico: signos de reconocimiento previos que son el advenimiento como sujeto del deseo. Por cierto este discurso y este deseo se dirigen en principio a un sujeto imaginario. no podríamos acceder al orden de la vida psíquica humana: seríamos dejados fuera del campo del deseo. Todo esto se pone en juego en todo reencuentro con otro. En el reencuentro amoroso. Este reconocimiento del orden del deseo tiene por correlato una ruptura desilusionante en la representación de sí como causa de deseo de la madre. Violencia y generaciones Una primera forma de violencia en la relación entre generaciones es la violencia anticipatoria. sujeto del grupo. del psicodrama psicoanalítico. lo convierte en solidario de un deseo que le preside. Así. en el momento depresivo de la "caída narcisista".La filiación es un reconocimiento del vínculo generacional: para los padres. denominada así por Piera Aulagnier cuando describe la situación donde el lugar del niño por venir es anticipado a través de los sueños parentales y el discurso familiar. sexual y mortal. La violencia anticipatoria es la violencia del deseo por el cual la madre va a animar a su niño. El niño será impulsado a confirmar y a reconfirmar su coincidencia con el lugar que el discurso anticipador le ha presentado. 3 . Deberá hacer valer frente a un otro y frente a más de un otro sus exigencias propias en relación con el lugar que le ha sido preasignado. como en el reencuentro psicoanalítico. es precisamente hacer posible los desanudamientos de la ilusión. y toda la cuestión es saber si esta violencia puede ser reconocida y retomada por su cuenta por el infans en el momento en que él puede afirmar su propio deseo y entrar en relación conflictual con aquellos que al principio le han permitido construirse como sujeto. es al mismo tiempo su calificación como ser singular. puesto que ella se inscribe en el origen del sujeto. por lo tanto. Sin ese discurso anticipador. La ilusión es esencialmente la experiencia de esa coincidencia y lo propio de la experiencia psicoanalítica y. La violencia incluida en la anticipación puede llamarse originaria. o que el mismo ha imaginado. La filiación es el advenimiento del sujeto singular en el grupo familiar por el nombre que recibe a partir de la línea parental y de la designación del padre. el otro adviene allí donde se le espera. marcar su cuerpo y su psiquis. la violencia originaria nace tanto de la presencia como de la ausencia de todo proyecto anticipador. sujeto de la palabra.

4 .