Fragmento de Martropía.

Conversaciones con Spinetta (Juan Carlos Diez) - Hay un libro muy muy bueno que se llama La literatura y el mal , de Georges Bataille. (…) Bataille en ese libro explica la diferencia entre el mal como lo concibe la religión y como lo concibe la literatura. Y cómo ésta debe hacerse cargo de omitir el bien para poder reafirmarse y ser sólo un pensamiento que está dentro de lo que se escribe. Es el deseo de torcer las palabras y llevarlas hasta el extremo de que ya no signifiquen lo que uno creyó. Y, en parte, ése es el juego o las ideas que elucubran los personajes en una novela, ¿no? Entonces, el libro también se llama La literatura y el mal porque al mal se lo piensa aplicado como una fuerza. De alguna manera, te pone al tanto de la filosofía del bien y del mal a través de la obra de tipos muy especiales y muy distantes entre sí. Bataille llega a entender lo que sucede en la literatura, que la literatura no puede carecer de los signos eróticos de la vida, entre los cuales figuran vivir y perecer como aspectos eróticos de la carne, del existir. Son profundamente eróticos, se funde el erotismo mediante esa concepción que es inaudita para la conciencia ordinaria. Y tal es el grado de percepción, que la incluye en el mundo actual, con la apertura de posibilidades que existen en ese plano. Es como si viese dónde se aloja el texto del alma humana, y justamente ahí, sobre el basamento, pudiese alojar su actitud caótica. Una literatura sin violencia, sin la violencia del nacer y del perecer, no es literatura. Aunque sea un poema haiku, en algún momento aparece algo que raja la cortina de los sentidos y los violenta contra uno. Es el efecto de la literatura. No el de las acciones humanas. Los hombres somos infinitamente más idiosincrásicos que lo que se escribe sobre nosotros. Pertenecemos mucho más a lo indecible que lo que decimos en nuestros libros. Entonces, lo que escribe Bataille de alguna manera libera a la literatura del Conde de Lautréamot o a toda una literatura maldita que incluye a Sade, a Kafka, a Blake. A los grandes rasgadores de la conciencia. Por ejemplo, es monumental como inmuniza a Sade. Lo inmuniza del mal que no provocó, por más que nosotros lo hayamos condenado al usar su nombre para significar una actitud tan natural como la maldad o el sadismo. La humanidad lo condena como a Judas Iscariote, y en realidad el tipo estaba preso y escribía eso para saciar su deseo de venganza. Es paradójico el poder que tiene esa literatura para la humanidad. - ¿Qué pensás de sus textos? - La literatura de Sade es aburrida o pornográfica, que es lo mismo. Aburrida, básicamente. Es decir, es la conciencia de la violencia, y prolongar el sentido de la conciencia de la violencia. Inclusive prolongarlo en el momento en que se produce más de lo necesario. Llevarlo al límite del pensamiento para poderse conmover con eso y crear otro, sucesivamente. Es una pulsión de muerte. Por lo tanto su literatura en sí, como rasgo del buen escribir, es clara pero es absolutamente aburrida, en el desvelo de esa alma evidentemente sin descanso, confinada en una cárcel. El tipo es como una olla a presión, y su inocencia es irreprochable. De todas maneras, estaba preso por un crimen porque ahorcó a una mujer. Al fallar

no fue perdonado por sus amigos nobles cuando cometió el crimen. Y es increíble como Bataille lo exonera y lo escribe con esa calidad. junto con hacerme analizar un muy breve tiempo.todas sus influencias. ¡no a algo como el mal de todos estos hijos de su madre! Es simplemente el mal de la literatura. porque después de haber leído la Historia de la sexualidad. de penetración. y es un evento importantísimo. . murió virgen. como ser clérigos o sacerdotes o sectas religiosas o nobles corrompidos hasta el extremo y ligados a la Iglesia. la autora de Cumbres borrascosas. Por eso el suyo es un libro que hay que leer para poder ver muchas cosas. que fue una cumbre del erotismo y el mal. Habría mucha menos hambre y miseria en el mundo. A ésos les hace cometer los crímenes de los cuales él cometió uno. porque era gente generosa que entregaba su alma para escribir. Ojalá se redimiera toda enfermedad como lo hace un escritor aunque sea un enfermo. Se dice que tuvo un despecho amoroso y su vida erótica y toda la violencia la encauzó a través de la obra. él se encarna en todos esos personajes. a algo bueno. Desgraciadamente la ley no lo exonera a Sade. es infinito. aquello que los escritores han hecho posible. como una de las diez cumbres de la literatura y el mal? A Emily Brontë. seguro. Bataille hace contrastar la profunda inocencia del escritor y su mal frente al mal del mundo y los ojos imbéciles del mal del mundo. Parece que esta mujer. sino que condena el horror de las actitudes que él escribe a que tengan su nombre. Entonces. como método de corrupción del alma. Esos son sus personajes. ¿Sabés a quién toma. Por lo tanto. porque sabía de crímenes que se cometían bajo el amparo del poder y la oligarquía. y que no tiene crimen. Por eso yo digo que Bataille exonera. pero no todos los demás. y todos esos libros tan importantes sobre el tema. Por lo tanto se rebeló. porque el mal verdadero. que son los que hacen el mal de verdad. que no es el que provoca la literatura. Insisto en un punto. Si no entendemos ese punto no podemos seguir adelante en consideraciones. ya que él no era noble pero estaba inserto en esa clase. Es poesía. leer La literatura y el mal me calmó. El mal ligado al erotismo. En ese libro se lee una cosa realmente ajustada al título. siendo una belleza. de Foucault. de violación del alma.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful