You are on page 1of 6

La Pobreza y su correlato en las Comunidades Aborígenes.

La Pobreza tiene que ver con las carencias que las personas sufren respecto a recursos que son considerados básicos y que
requieren ser satisfechos.

Existen distintos métodos para medir la pobreza. En Argentina se utilizan principalmente: Índice de Necesidades básicas
insatisfechas (NBI), Línea de pobreza y Línea de indigencia. Ambos son elaborados por un organismo gubernamental llamado
INDEC, que es el Instituto Nacional de Estadística y Censos.

Para medir las NBI, se tienen en cuenta algunas de estas características:

 Hacinamiento: más de tres personas por cuarto.
 Vivienda inadecuada: pieza de inquilinato o vivienda precaria por estar construida con materiales frágiles o inseguros
(por ejemplo, cartón, chapa).
 Condiciones sanitarias: falta de retrete.
 Menores no escolarizados: la presencia en el hogar de al menos un niño de 6 a 12 años que no asiste a la escuela.
 Capacidad de subsistencia: cuatro o más personas por jefe de hogar que no haya completado el tercer grado de
escolaridad primaria y, según su edad, debería haberlo hecho.

Es decir, un hogar se considera pobre si sufre una o más de estas carencias.

Se entiende por:

 Hogar: Persona o grupo de personas que comparten el techo y los gastos de alimentación.

 Sin cobertura médica privada u obra social: ninguno de los miembros del hogar está afiliado a una obra social ni
adherido a un plan de salud o mutual.

 Sin provisión de agua en la vivienda: hogares con abastecimiento de agua dentro del terreno pero fuera de la vivienda,
o bien sin abastecimiento de agua dentro del terreno o en la vivienda.

 Con piso de tierra en la vivienda: hogares que habitan en viviendas dónde el material predominante de los pisos es
tierra.

 Sin teléfono: los miembros del hogar no poseen teléfono fijo ni celular.

Fuente: Censo Nacional de Población, Hogares y Viviendas 2001.

Por otro lado, el INDEC considera que un hogar se halla bajo la Línea de Indigencia si no cuenta con los ingresos suficientes
para cubrir una canasta básica para la alimentación.

En tanto que los hogares cuyos ingresos, les permiten mantener una alimentación básica, pero no les alcanzan para cubrir en forma
elemental otras necesidades básicas planteadas (salud, educación, etc.), son considerados hogares pobres, o bajo la Línea de
Pobreza.

Población con NBI


Fuente: INDEC, Encuesta Permanente de Hogares, Primer semestre 2003 a 2005.
Si tomamos el Índice NBI de los últimos censos, vemos que hay un descenso en los niveles de pobreza. En 1980 casi 3
de cada 10 argentinos presentaban necesidades básicas insatisfechas, mientras que, llegando al 2001 estos resultados
mejoran a 2 de cada 10 argentinos vivían en condiciones insatisfactorias.
En cambio si tomamos en cuenta la Encuesta Permanente de Hogares, para los 28 aglomerados del país, el 38,3% de
la población se encuentra bajo la línea de pobreza y el 13,6% bajo la línea de indigencia. Estos porcentajes muestran
un sensible aumento a partir del 2001 y hasta el 2003, donde alcanza los mayores guarismos.
La lectura de los datos estadísticos a partir del 2003 advierte el descenso en la proporción de hogares carenciados.
Entre el 2003 y el 2005 los indicadores de pobreza e indigencia disminuyeron en un 14% y 10%, respectivamente.

La población indígena
Según una investigación realizada por la Universidad de Buenos Aires en el año 2005, el 56% de los argentinos posee
algún legado genético indígena en su ADN; dentro de este grupo, el 10% es amerindio puro, y el 44% restante de la
población se vincula principalmente con ancestros europeos.
Población indígena estimada según etnia y jurisdicción
Etnia Cantidad de habitantes Jurisdicción
Kolla 200.000 Jujuy-Salta
Wichi 85.000 Salta-Chaco-Formosa
Chiriguanos 23.000 Salta-Jujuy
Tapietes 400 Salta
Chane 1.500 Salta
Chorote 1.000 Salta
Chulupi 1.300 Salta
Diaguita-Calchaquí 10.000 Catamarca-Tucumán-Santiago del Estero-La Rioja
Tonocotes 1.000 Santiago del Estero
Pilaga 5.500 Formosa
Toba 66.000 Chaco-Formosa-Salta-Santa Fe-Buenos Aires
Mocovi 8.000 Santa Fe-Chaco
Guaraní 3.100 Misiones
M'bya 4.800 Misiones
Huarpe 400 Mendoza - San Juan
Rankulche Sin datos Río Negro-La Pampa-Buenos Aires
Tehuelche 1.000 Chubut-Santa Cruz-Tierra del Fuego
Mapuche 100.000 Neuquén-Río Negro-La Pampa-Chubut-Buenos Aires
Diversas etnias 500.000 Ciudades de Santa Fe-Resistencia-Posadas-Formosa-Salta
Total 1.012.000
Estimaciones del Instituto Nacional de Asuntos Indígenas (INAI) y del Equipo Nacional de Pastoral Aborigen
(ENDEPA). Cátedra: "Derecho de los Pueblos Indígenas", Universidad de Buenos Aires, Facultad de Derecho.

Situación de los pueblos indígenas de la Argentina

A diez años de la incorporación de los derechos indígenas en la Constitución Nacional
Autor: Equipo de redacción ROL webmaster@san-pablo.com.ar

En estos últimos 20 años, pareciera que se han dado pasos fundamentales en el terreno
de los derechos de los pueblos indígenas.

El primero fue en 1994, cuando se incorporó, en la Constitución Nacional, el inciso 17
del artículo 75º, que reconoce la preexistencia de los pueblos indígenas, su derecho a
la tierra, a la propia identidad, a una educación bilingüe intercultural, a su propia
lengua y cultura.


"Reconocer la preexistencia étnica y cultural de los pueblos indígenas
argentinos", como expresa textualmente la Constitución, implica considerarlos oficialmente como pueblos dentro de
la Nación Argentina, con identidad propia y con derechos colectivos que se derivan de su presencia histórica y
contemporánea.

Se abre así para toda la sociedad civil y para el Estado el desafío de construir una nueva relación con los pueblos
indígenas, con respeto a la diversidad.

Pobres e indígenas en la argentina

Actualmente, hay 17 pueblos indígenas en nuestro país: Mocoví, Pilagá, Toba, Wichí, Chorote, Chulupí, Avá
Guaraní, Chané, Mby’a Guaraní, Kolla, Huarpe, Diaguita Calchaquí, Tonocoté, Vilela, Mapuche, Tehuelche,
Rankulche.

Son pueblos crecientes, aunque todavía no existen datos oficiales. Datos extra oficiales contabilizan alrededor de un
1.500.000 indígenas, lo cual representaría el 4 % de la población total del país, aunque, en algunas zonas del norte y
del sur, son considerable mayoría.

Los indígenas, en la Argentina, no simbolizan un monumento al pasado, constituyen un presente fuerte y con mucha
vida futura.

Pero ¿qué lugar ocupan los pueblos indígenas en el hoy de las pobrezas del país? Los indígenas son doblemente
excluidos de la sociedad: por su condición de pobres y por su condición de indígenas..

Los pueblos indígenas y la tierra

Uno de los problemas centrales de los pueblos indígenas de hoy es LA TIERRA: no como un bien económico, sino
como un espacio religioso, lugar de la esperanza y de la identidad, base y sustrato de la cultura.

“Los pueblos originarios somos hijos de la tierra, que para nosotros es sagrada, por eso, afirmamos que no
somos dueños de la tierra, sino parte de ella, que no la queremos para explotarla, sino para convivir con ella,
para trabajar cuidándola.

En nuestro país, históricamente, las comunidades indígenas fueron desplazadas a zonas geográficas marginales, en
medio de suelos áridos o de selvas inexpugnables. Hoy sufren una nueva invasión, debido a la expansión de las
grandes empresas agrícolas, los proyectos turísticos, la explotación de los recursos mineros, petrolíferos, sojeros y
madereros.

La mayoría de estas comunidades no cuentan con la seguridad jurídica de un título de propiedad, y gran parte de sus
tierras son no aptas e insuficientes para el desarrollo humano, contra el mandato de la Constitución Nacional que
justamente prescribe lo contrario. En un estudio efectuado por ENDEPA, se constata que, de las alrededor de 900
comunidades aborígenes de la Argentina, casi el 70 % no tiene el título de propiedad de sus tierras.

Esta significativa porción de comunidades son propensas, por ese motivo, a presiones de todo tipo, judiciales o
extrajudiciales para que abandonen sus tierras..

Lejos de Buenos Aires y de los centros del poder, las comunidades indígenas poco tienen que decir y hacer ante el
"lobby" de los grandes grupos económicos que siguen concentrando la propiedad de la tierra en algunas manos. Los
derechos históricos y hasta constitucionales que alegan los aborígenes argentinos no pesan frente a la influencia real,
los contactos y el poder económico de las grandes empresas.

Las posibilidades reales de acceder a la tierra por parte de las comunidades se ven también cada vez más limitadas,
pues las tierras fiscales aun existentes en provincias como Salta, y Chaco se están privatizando en forma acelerada,
ante la presión de los amigos del gobierno de turno, aniquilando, así, la única esperanza de tener un pedazo de tierra
en el que vivir.
Otro fenómeno de agresión a las tierras indígenas proviene de los mismos estados -como es el caso de la provincia de
Formosa- a través de la ejecución de obras públicas y pretendidos proyectos de desarrollo en terreno de propiedad
comunitaria.
La explotación de los recursos naturales en zonas indígenas también es un grave problema que los afecta en forma
directa, ya que, al ser afectada la biodiversidad, contaminadas las aguas y el aire, limitado el acceso a territorios
tradicionales, se ven perjudicadas la economía y la cultura de las comunidades. Esto perjudica especialmente a los
pueblos que basan su economía y cultura en la selva y que, tradicionalmente, han encontrado en la misma su fuente de
alimentos, medicinas naturales y materiales para la construcción de sus viviendas, como es el caso de comunidades
Mbya Guaraní, que viven ancestralmente en la Reserva de Biosfera de Yabotí, en la provincia de Misiones,
amenazadas por la explotación forestal que realiza una empresa con el consentimiento del Ministerio de Ecología de
esa Provincia.

Emprendimientos mineros, tales como la extracción de oro y petróleo, también afectan seriamente a las comunidades a
causa de la contaminación del agua y el aire, la intromisión en la vida social y comunitaria y las restricciones en el uso
y goce del territorio.

Recuperar nuestras raíces, respetar y valorar el rico legado cultural que los pueblos indígenas nos regalan, contribuir
desde nuestros diversos lugares para que los derechos establecidos para los aborígenes en la Constitución Nacional y
los convenios internacionales sean plenamente respetados, son el inequívoco camino hacia una democracia auténtica y
efectiva para todos los habitantes de nuestro país.

“No es casual que en el mapa de la pobreza en Argentina los indígenas seamos mayoría. No es casual que el Defensor del
Pueblo haya obligado al Estado Nacional a dar respuesta a los graves problemas que afectan a nuestros hermanos del Chaco.
No es casual que nos hayan alterado nuestro hábitat con desmontes irracionales en desmedro de la vida humana en esos
lugares al envenenar nuestra tierra, nuestros ríos, nuestro aire, nuestra flora, nuestra fauna. O que nos instalen minas a cielo
abierto con las mismas consecuencias encima llevándose a países extraños sin costo nuestros minerales más valiosos. O que
nos contaminen con la extracción de petróleo para que el mundo industrial no quiebre. No es casual el analfabetismo que
reina en nuestras comunidades. Ni que seamos las principales víctimas de enfermedades endémicas como chagas, tuberculosis
y otras, así como inanición, falta de trabajo, de capacitación, negándonos la libre determinación, ello implicaría que nosotros
manejaríamos nuestros asuntos, a lo que ningún gobierno, influido por Multinacionales, Latifundistas, terratenientes, y
ellos mismos, están dispuestos a aceptar.”
AIRA – Asociación Indígena de la República Argentina
asociacionaira.blogspot.com/
En Argentina, la pobreza tiene rostro indígena
Domingo 17 de Enero de 2010
Paolasso*, que investigó con Alfredo Bolsi la "geografía de la pobreza en las provincias del Norte Grande", dice que en la región
"hay que construir un nuevo territorio"
Confirma que no hay una Argentina, sino dos; y que hay seis "núcleos duros de pobreza": la Puna, el corazón aborigen del Gran
Chaco, el Chaco algodonero, el área campesina santiagueño-tucumana, los esteros de Corrientes y la meseta indígena de Misiones.
-¿Hay una identidad propia en el Norte Grande?
- No; tenemos desde los guaraníes, en Misiones, hasta las poblaciones de la Puna, y los más variados ambientes: son 760.000
kilómetros cuadrados. Si lo comparamos con Europa, son tres o cuatro países europeos. Pasamos por los climas, idiosincrasias y
poblaciones más variados.

-¿Por qué, si hay tantas diferencias, se ha organizado como región?
- Históricamente, el Norte fue la región más pobre de la Argentina. A comienzos del siglo XX se decía que Argentina figuraba
entre los diez países más ricos del mundo. Y era una falacia; no era la Argentina, sino la Pampa húmeda. Si analizamos las
condiciones de vida de la gente, la mortalidad infantil, los niveles de analfabetismo, las condiciones de hacinamiento, siempre el
Norte fue la región más pobre del país.

- ¿Y el Tucumán del azúcar de mediados del siglo XIX?
- Es cierto que hubo un momento, hacia fines del siglo XIX, que fue muy importante. Hacia fines del siglo XIX, una de cada tres
personas en Tucumán vivía del azúcar. Pero ya entonces el azúcar había encontrado su techo. Y a comienzos del siglo XX los
departamentos azucareros no pueden sostener a la población. El crecimiento de la población del Gran San Miguel de Tucumán
tiene que ver con ese flujo migratorio. Ello, sumado a las políticas públicas, por comisión o por omisión. Las nueve provincias del
Norte reúnen algo así como siete millones de habitantes, el 20 % de la población de la Argentina. Y nunca, desde que hay datos, el
PBI de las nueve provincias superó el 10, 11 %. Entre todas las provincias del Norte Grande aportamos a la riqueza de la región
un poquito más de lo que produce Santa Fe. Buenos Aires aporta el 35 %. Escuchamos que los políticos hablan de achicar las
diferencias. Pero cuando analizamos cómo vive la gente en estos territorios, vemos que para eso hay que barajar y dar de nuevo,
hay que construir un nuevo territorio en el Norte. No sirven los parches.

- ¿Qué significa construir un nuevo territorio, en la perspectiva de un geógrafo?
- Por ejemplo, está todo lo relativo a la tenencia de la tierra. Es, por ejemplo, lo que pasa con las comunidades indígenas. A
algunos se les dio una porción de la tierra. Pero, por ejemplo, los indios de Formosa, que son cazadores recolectores nómades, se
mueven de un lado a otro y el territorio no les alcanza para mantener su modo de vida. En el libro nosotros planteamos que por un
lado tenemos una sociedad muy tradicional, donde están los indígenas, los campesinos, y una sociedad moderna, en la que
funciona el sistema capitalista. Pero en el Norte no pasa lo que pasó en la pampa húmeda, a la que la habían despoblado, donde ya
no había poblaciones indígenas significativas, de modo que fue más fácil trasplantarlo al europeo. En el Norte tenemos un
campesinado criollo, de varios siglos, y una población indígena. Y el capitalismo se yuxtapone con esas sociedades, de modo que
lo que surge de eso es que tenemos una mezcla de esas dos cosas, que no son ni lo uno ni lo otro.

- ¿Hasta qué punto ese mapa de la pobreza está manifestado en las comunidades indígenas?
- Nosotros detectamos en el Norte lo que llamamos núcleos duros de la pobreza, no solo del norte, sino de toda la Argentina. La
zona más pobre es la Puna, y le sigue el corazón aborigen del Chaco. Ambas están íntimamente vinculadas con la presencia de
poblaciones indígenas. Hay un problema frecuente cuando se habla de pobreza: el campo conceptual es vasto y está cargado de
ideología, y a esas cuestiones no la podemos soslayar, pero hay que medirla de alguna manera. Medimos con indicadores que para
nosotros funcionan de un modo y que para esas poblaciones funcionan de otro. Si analizamos las condiciones de vivienda de un
wichi del Chaco, que vive en una choza, vamos a concluir que es pobre. Eso, desde nuestro punto de vista. Y el desafío reside en
ver hasta dónde se puede intervenir en esas comunidades.

-¿Cómo hicieron ustedes?
- Usamos el índice de privación material de los hogares, que se usa a partir del Censo de 2001, y que busca mostrar las
condiciones materiales y los ingresos, el trabajo. Ese índice marca cuatro distintos niveles de intensidad de pobreza (de menor a
mayor).

-¿Cómo se ubica Tucumán en ese estudio?
- La Capital y Yerba Buena entran dentro de los departamentos con menor pobreza. Sin embargo, el censo tiene otras unidades de
análisis menores, que son las fracciones. Si al departamento lo analizamos por fracciones, la cuestión cambia. Por ejemplo,
tomemos el departamento Tafí Viejo: tomado como departamento, está en el Nivel II de intensidad de la Pobreza. Pero cuando lo
analizamos como fracciones censales, hay áreas de Tafí Viejo que están en el nivel IV (entre 70 y 80 % de pobreza).

- ¿El Norte Grande está condenado a vivir así?
- Hay que definir qué país queremos. No hay una cuestión de fatalidad. Las imágenes satelitales de la frontera entre México y
Estados Unidos muestran una línea muy marcada: en las mismas condiciones naturales, en EEUU, en el desierto, hay cultivos. En
México, desierto. Son dos culturas diferentes, con las mismas condiciones naturales.

-¿Qué hay que hacer?
- Saber cómo hacer el diagnóstico, y cómo actuar. Por ejemplo, frente a una población indígena: ¿le tengo que enseñar castellano
en la escuela? ¿o lo dejo con su idioma? ¿debo procurarle un trabajo asalariado o dejar que ellos mantengan sus tradiciones? Por
ahí, con el campesinado santiagueño es más fácil la cuestión, porque ellos tienen su propia producción, y les falta conocer los
mecanismos del mercado para hacer viable su propia producción. En el Norte cada vez se agranda más la brecha entre los más
ricos y los más pobres.

* Tiene 38 años. Doctor en Geografía (UNT), investigador asistente del Conicet, trabaja en el Instituto de Geografía de la UNT.
Con el doctor Alfredo Bolsi han publicado en 2009 el libro "La geografía de la pobreza en el Norte Grande argentino", en edición
conjunta de la UNT, el Conicet y el PNUD. Es docente de Proyecto en el Doctorado en Ciencias Sociales de la UNT.
Fuentes:
http://ar.kalipedia.com/geografia-argentina/tema/pais/pobreza-argentina.html?x=20080605klpgeogar_34.Kes&ap=6
http://es.scribd.com/doc/18331857/INDEC-La-pobreza
http://www.san-pablo.com.ar/rol/?seccion=articulos&id=579
http://asociacionaira.blogspot.com.ar/
http://www.lagaceta.com.ar/nota/361058/informacion-general/argentina-pobreza-tiene-rostro-indigena.html