You are on page 1of 116

Mecánica de Rocas II Escuela de Minas

CAPÍTULO IV
RESISTENCIA DE LAS ROCAS
1. GENERALIDADES
Por resistencia de las rocas se comprende a la capacidad que estas
presentan a la ruptura frágil o a la deformación plástica. La ruptura y
deformación plástica llevan a la destrucción de la estructura inicial de la roca y
a la destrucción de las ligazones interiores de la misma.
Comportamiento frágil y comportamiento dúctil
Una roca presenta comportamiento frágil cuando su capacidad para resistir
cargas disminuye al aumentar la deformación.
La ruptura frágil se asocia con una deformación permanente muy pequeña o
casi nula de la roca antes de la ruptura, que según las condiciones de ensayo,
puede producirse repentinamente. El fenómeno de ruptura explosiva frágil se
pone de manifiesto especialmente en minas profundas excavadas en roca
resistente.
El comportamiento dúctil aparece cuando la roca conserva su resistencia a
pesar de estar sujeta a deformaciones permanentes.
La mayoría de las rocas presentan un comportamiento frágil, más que dúctil, en
las condiciones de presión y temperatura que normalmente aparece en
minería. La ductilidad puede ser mayor en rocas meteorizadas, macizos
rocosos diaclasados y rocas poco persistentes.
Al ir aumentando, la presión de confinamiento, se pasa de un comportamiento
frágil de la probeta a un comportamiento dúctil.
La ruptura frágil que se produce en rocas sometidas a tensiones en ensayos de
laboratorio o en mina, es de naturaleza violenta e incontrolada cuando la
rigidez de la prensa es menor que la de la probeta, caso normal, o cuando los
Ayudantía de Cátedra 2007-2008. CLE 1
Mecánica de Rocas II Escuela de Minas
estratos que cargan sobre los pilares son menos deformables que éstos; la
ruptura frágil se produce al alcanzar la resistencia máxima. En otras
situaciones, se puede controlar la ruptura de los pilares de tal forma que sigan
trabajando aún después de haber alcanzado su resistencia máxima (Ver figura
2).
Figura 2
Al alcanzar la resistencia máxima se presentan dos comportamientos distintos
del pilar según el tipo de techo (Ver Figura 3).
Figura 3
Las rectas AE y AG representan la rigidez del techo o muro para un
determinado pilar.
Ayudantía de Cátedra 2007-2008. CLE 2
Mecánica de Rocas II Escuela de Minas
En la Figura 3 a, al aumentar la deformación desde el punto C, correspondiente
a la resistencia máxima del pilar, al punto D, la mina libera una energía dada
por el área ACDH y el pilar sólo puede absorber la energía equivalente al área
ACDJ. Por consiguiente queda un exceso de energía equivalente al área AJH.
Esta energía provocará una rotura explosiva del pilar.
En la Figura 3 b el techo libera menos energía de la que puede absorber el pilar
y la situación es estable. De esta forma la resistencia del pilar va disminuyendo,
pero controladamente, produciéndose, en todo caso, algunos desprendimientos
en los paramentos.
En los ensayos a compresión simple y en los triaxiales con presiones de
confinamiento, σ
3
, pequeñas, se podrá observar una caída muy rápida de la
resistencia de la roca en el momento de sobrepasar la resistencia máxima, si la
prensa es suficientemente rígida.
En los ensayos efectuados en laboratorio, se ha encontrado que la fragilidad
disminuye al aumentar la presión de confinamiento σ
3
.
Por otra parte, la fragilidad disminuye al aumentar la temperatura
Sobre la resistencia de la roca tienen influencia el estado inicial de la
misma, la forma y magnitud de las fuerzas de deformación, velocidad de carga,
velocidad de deformación y temperatura. En los ensayos de laboratorio sobre la
resistencia de las rocas tienen influencia la forma y dimensiones de la probeta.
Velocidad de carga
La resistencia de las rocas es una propiedad que depende del tiempo. En
general, al ser más rápida la aplicación de la carga, la muestra de roca
ensayada será más resistente. Normalmente las velocidades de aplicación
de las cargas que aparecen en minas subterráneas no alcanzan el límite a
Ayudantía de Cátedra 2007-2008. CLE 3
Mecánica de Rocas II Escuela de Minas
partir del cual habría que tener en cuenta los efectos producidos por dichas
velocidades.
El hecho de que se produzca una disminución de la resistencia de la roca al
disminuir la velocidad de aplicación de la carga, se explica según MANRIQUE
(1982) mediante la teoría de la microfisuración de McCLINTOCK y WALSH
(1982).
Al disminuir la velocidad de aplicación de la carga, también disminuye la
velocidad de deslizamiento de las superficies de las microfisuras ya
cerradas, con lo cual aumenta su resistencia a la fricción y como consecuencia
de ello, aumenta la concentración de tensiones en los extremos de las
microfisuras. De este modo la propagación de las microfisuras es más rápida,
haciendo, que la resistencia de la roca sea menor.
También puede observarse que la variación de la resistencia a la fricción se
hace más acusada cuando aumentan las tensiones normales o laterales.
Influencia del tamaño y la forma sobre la resistencia. Efecto de
escala.
La predicción de la resistencia de los pilares de una mina se viene realizando a
partir de los ensayos llevados a cabo en laboratorio sobre probetas extraídas
de muestras de roca de los pilares.
Actualmente, a pesar del esfuerzo realizado por los investigadores, no se
dispone de una formulación general única que permita la extrapolación de
un ensayo a las condiciones reales de la mina.
No obstante, estas investigaciones han llegado a algunas conclusiones
importantes, tales como el hecho de que la resistencia a

compresión del pilar
varía en función del tamaño y de la forma (relación altura/anchura) del
mismo. Se ha observado que la resistencia disminuye a medida que el
tamaño de probeta aumenta, debido a que al incrementarse el tamaño, es
Ayudantía de Cátedra 2007-2008. CLE 4
Mecánica de Rocas II Escuela de Minas
más probable que aparezca algún defecto estructural que desarrolle la
rotura de la roca. Asimismo, la resistencia aumenta cuando disminuye la
relación altura/anchura, y es mayor cuando aumenta el confinamiento del
pilar.
El concepto resistencia también se refiere al esfuerzo máximo que puede
soportar una roca sin romperse, y se mide por la carga de ruptura.
FIG. 60: Formas principales de ruptura de las rocas:
a. cuarteamiento longitudinal bajo compresión uniaxial; b. cizallamiento aislado
en el caso de destrucción frágil, bajo estado tensional complejo; c.
cizallamiento escalonado en el caso de destrucción plástica, bajo estado
tensional complejo; d. ruptura; e. ruptura (por la línea 1 al dibujo) por
compresión de la barra entre dos cuchillas alineadas; f. ruptura de una
superficie curvilínea, bajo carga de compresión lineal.
Las velocidades de deformación relativa en los experimentos de
laboratorio, generalmente se toman desde 0,1 hasta 0,001 milésimas de
segundos lo cual corresponde a la variación de tensión dentro de los limites de
70 - 0,7 Kg./cm
2
por segundo. En casos especiales las velocidades de
deformación relativa se toman de 10
-4
hasta 10
-7
milésimas de segundos.
En los experimentos comunes de laboratorio se pueden tomar las
propiedades de la roca como independientes de la velocidad relativa de
deformación, aunque en principio se nota una disminución de la solidez y un
aumento de la plasticidad de la roca, cuando la velocidad de deformación
relativa es pequeña (aproximadamente en dos veces, cuando la variación de
velocidad de deformación relativa es de 10 veces)
Ayudantía de Cátedra 2007-2008. CLE 5
Mecánica de Rocas II Escuela de Minas
FIG. 61: Ensayos de probetas de roca sometidas a estado tensional
complejo:
a. con control de la presión del vapor; b-c. en cámaras simples; d. en cámaras
de volumen constante; e. en cámaras para probeta en figura.
Hasta los actuales momentos no se ha creado una teoría general sobre
la resistencia de las rocas. Las condiciones de destrucción de las rocas se
determinan experimentalmente. Para ciertos casos especiales existen algunas
teorías sobre la resistencia, pero incluso ellas incluyen constantes.
experimentales, obtenidas de los estados tensiónales simples de las rocas.
Para finalidades prácticas, la valoración de la resistencia de las rocas se
efectúa en base a los datos obtenidos en los ensayos de estas rocas, con
probetas de dimensiones establecidas, sometidas a compresión, tracción y
cizallamiento (corte).
En estos últimos tiempos, en los laboratorios se lleva a cabo un gran
trabajo de investigación sobre la resistencia de las rocas en estado tensional
complejo (Fig. 61).
Ayudantía de Cátedra 2007-2008. CLE 6
Mecánica de Rocas II Escuela de Minas
Como índica la práctica, la gran mayoría de las rocas tienen alta
resistencia a la compresión y muy baja a la tracción. La resistencia al
cizallamiento ocupa una posición intermedia.
El valor límite de resistencia (resistencia temporal) para algunas rocas
bajo estado tensional simple se índica en la tabla 13.
TABLA 13
El valor de los límites de resistencia de las rocas, incluso bajo estado
tensional simple varía ampliamente, puesto que depende de las propiedades
físico - mecánicas, grosura de los granos, estratificación, fisuramiento,
humedad y otros factores. Por lo mismo la determinación exacta de los valores
límites de resistencia de las rocas es sumamente compleja y laboriosa. Aún,
mucho más difícil es la tarea de determinar los límites de resistencia de las
rocas bajo estado tensional biaxial y triaxial.
En condiciones reales, cuando se explotan los yacimientos minerales,
las rocas, comúnmente trabajan en condiciones de estado tensional complejo.
Así las rocas en las paredes de la galería se encuentran en estado de tensión
biaxial por la parte superior y por los costados; en el macizo la roca se
encuentra en estado triaxial.
Como demuestran las investigaciones el límite de resistencia de las
rocas a la compresión bajo estado de tensión biaxial, aproximadamente es dos
veces mayor que bajo el estado de tensión uniaxial. Bajo compresión múltiple,
el límite de resistencia de la roca, aumenta mucho más; además, la plasticidad
Ayudantía de Cátedra 2007-2008. CLE 7
Mecánica de Rocas II Escuela de Minas
de la roca, también aumenta. En los laboratorios, generalmente en probetas se
determina los límites de resistencia de la roca a la compresión, tracción y
cizallamiento bajo estado de tensión uniaxial.
2. RESISTENCIA A LA COMPRESION UNIAXIAL
El límite de resistencia de las rocas a la compresión uniaxial se
determina en las mismas probetas que se utilizan para determinar el módulo
de elasticidad y el coeficiente de Poísson; se emplea, además la misma
aparatura. La carga sobre la probeta se eleva hasta la destrucción de la misma
(Pcop). El límite de resistencia se determina por la fórmula:
2
, /
Pcop
Rcop kg cm
F
·
Donde:
Rcop.- límite de resistencia;
Pcop.- carga para la destrucción de la probeta;
F.- superficie de la sección de la probeta.
El número indispensable de experimentos se establece en dependencia
de la magnitud característica para cada tipo dado de roca, del coeficiente de
variación, desviación admisible y error admisible. En todo caso el número de
probetas de roca no debe ser menor a tres.
Sobre la resistencia y el carácter de destrucción de la probeta, cuando
ésta es pequeña de altura en comparación con el diámetro, una gran influencia
ocasiona el contacto con las planchas de la prensa: la rigidez de las planchas
detienen el ensanchamiento lateral de los extremos de la probeta. Por esta
razón actualmente se opta por emplear probetas lo suficientemente altas,
utilizando la relación longitud - diámetro L/D = 2 - 3.
La influencia de contención que ejercen las planchas de la prensa,
ocasionan la concentración de las tensiones y la destrucción de la probeta
Ayudantía de Cátedra 2007-2008. CLE 8
Mecánica de Rocas II Escuela de Minas
desde la periferia, que se encuentra en contacto con las planchas de la prensa
(Fig. 62 a)
FIG 62: Compresión uniaxial de la probeta de roca:
a) entre planchas planas; b) entre planchas cónicas; c) probeta en figura;
d) con forros cilíndricos
Para evitar esta influencia se propuso preparar probetas con
ahondamiento cónico en los extremos; en este caso, el ángulo del cono debe
corresponder con el ángulo de rozamiento de la roca sobre la plancha de la
prensa (Fig. 62 b). La preparación de este tipo de probetas es sumamente
compleja. También se introdujo la proposición de preparar probetas con forma
de figuras (Fig. 62 c), en la que la parte media cilíndrica se encuentra en estado
de tensión uniaxial. La forma de transición de la probeta, se elige en base a la
investigación sobre su estado de tensión por el método foto plástico
(asegurando un estado de tensión uniforme).
Lo más práctico se considera la compresión de una probeta cilíndrica a
través de un forro (Fig. 62 d), con la misma sección y el mismo coeficiente de
ensanchamiento lateral, o sea, con la misma relación μ/E, que la probeta (μ.-
coeficiente de Poisson, E.- módulo de elasticidad). Para la mayoría de las
rocas existen los correspondientes metales para forros.
En el caso, cuando la preparación de las probetas con las dimensiones
necesarias es difícil, el límite de resistencia se puede determinar por el método
coaxial de Poisson (Fig. 63). Para estos experimentos las probetas se preparan
Ayudantía de Cátedra 2007-2008. CLE 9
Mecánica de Rocas II Escuela de Minas
en forma de discos 1 con diámetro de 30 a 120 mm. y grosor de 11 mm. para
rocas comunes y de 8 mm. para rocas altamente resistentes. La destrucción de
los discos se efectúa en la prensa colocándolos entre dos matrices 2, de
Poisson (Fig. 63a). El diámetro de los poissones es 11,27 mm. (área 1 cm2),
para la experimentación de rocas comunes y 7,98 mm. (área 0,50cm2) para la
experimentación de rocas altamente resistentes. Por la magnitud de la fuerza
destructiva Pcop y el área calculada de la sección Fsp, determinada en el
gráfico de la figura 63 b, se calcula el límite de resistencia a la compresión con
la fórmula:
Pcop
Rcop
F sp
·
Donde:
R cop.- límite de resistencia a la compresión;
P cop.- magnitud de la fuerza para la destrucción del disco;
F sp.- área calculada de la sección de la muestra de roca, determinada
en el gráfico de la Fig. 63b.
FIG. 63: Ensayos de las rocas par el método coaxial de Poisson:
a. esquema de ensayo de la probeta de roca a la compresión; b. gráfico para la
determinación del área calculada de la sección en el ensayo a la compresión;
c. esquema de ensayo de la probeta de roca a la tracción; d. gráfico para la
determinación del área calculada de la sección en el ensayo a la tracción.
Ayudantía de Cátedra 2007-2008. CLE 10
Mecánica de Rocas II Escuela de Minas
DETERMINACION DEL INDICE DE CARGA PUNTUAL
1. OBJETO Y CAMPO DE APLICACIÓN
La resistencia de la roca es estimada ya sea en el campo mediante el uso de
martillo, o en laboratorio con aparatos sofisticados. El primer método es el mejor
de los casos cualitativos, mientras que el segundo exige la cuidadosa
preparación de la muestra. El método propuesto responde a una necesidad
obvia para ensayar en el campo de manera rápida y segura, núcleos no
preparados
1.1. El objeto de este ensayo es medir la resistencia de probetas de roca al
someterlas a cargas puntuales aplicadas mediante un par de piezas cónicas.
Las probetas pueden ser cilíndricas (para los ensayos de carga concentrada
diametral» y «axial» o trozos de forma irregular (para el ensayo de «trozo
irregular»). De los resultados del ensayo puede derivarse un índice de
resistencia a la carga puntual o concentrada Is (50) que sirve para clasificar
las rocas por su resistencia. Aunque este ensayo se puede hacer en el
laboratorio, está pensado principalmente para obtener resultados en- muestras
de roca en el campo.
Los parámetros en el ensayo son: la di stancia "D" entre las puntas de
contacto, que se lee en un escala graduada, incorporada al bastidor de
carga y la fuerza "P" necesaria para romper la muestra cuyo valor se
lee en un manómetro calibrado del circuito hi dráulico. El índice de
resistencia a la carga puntual es la relación P/D
2
.

Este tipo de ensayo
no es nuevo, porque ya se lo ha usado mucho en l os Estados Uni dos,
Rusi a y vari os países europeos, pero más como herramienta de los
laboratorios de investigación, que como técnica adecuada para
determinar el índice en el campo. La consideración teóri ca del ensayo
de carga puntual ha demostrado que da una medi da de l a resi stenci a
a l a tracci ón como hace, por supuesto el martillo geológico. Sin
embargo, los resultados están suficientemente relacionados con otras
Ayudantía de Cátedra 2007-2008. CLE 11
Mecánica de Rocas II Escuela de Minas
medidas como la resistencia a la compresión no confinada, para
permitir que éste ensayo dé un índice de resistencia en sentido general.

La carga puntual tiene varias ventajas importantes:
1. La probeta se rompe con cargas mucho menores que en
compresión, por lo que la capacidad de carga de máquina, que
se requiere es menor de 1/10 que la que hace falta para el
ensayo a compresión;
1. El testigo se puede ensayar tomándolo directamente de la caja de
testigos, sin tener que mecanizarlo previamente (pudiendo
ensayarse así incluso roca débil o rota); y
2. Al iniciarse la fractura en el interior de la probeta, las condiciones de
contacto de las puntas tienen poca importancia.
2. APARATOS Y MATERIAL NECESARIO
2.1. El aparato portátil para ensayos de carga puntual se desarrolló en el
Imperial College de Londres, como una ayuda para la investigación de núcleos.
El aparato consiste en una pequeña bomba hidráulica y un ariete, con un
bastidor de carga de máxima rigidez, para ensayar testigos de diferente
tamaño. El testigo es comprimido entre dos puntas cónicas de dimensiones
standard.
La presión es aplicada mediante una bomba manual situada en la base del
gato hidráulico, que transmite el movimiento a la punta cónica inferior, la
puntas superior es fija a la cruceta. El bastidor es capaz de recibir muestras
de hasta 101.6 mm. (4 ínch.) de diámetro. Existe una escala fija a una de las
columnas para señalar la distancia entre las puntas de contacto ("D"). La
Ayudantía de Cátedra 2007-2008. CLE 12
Mecánica de Rocas II Escuela de Minas
presión aplicada es medida en dos manómetros de 150 mm. de diámetro. El
rango de medición es de 0-5.5 KN con divisiones de 0.l KN para el primer
manómetro y 0-55 KN con divisiones de 1 KN para el segundo. El medidor de
alto rango posee incorporado una unidad de seguridad para desconectar el
manómetro en caso de altas presiones.
El aparato está resguardado por una caja de madera cuya base puede
transformarse en plataforma de trabajo.
Se suministra dos pares de gafas protectoras para prevenir accidentes debido
a los pedazos que pueden saltar al momento de la fractura, particularmente
cuando los testigos son de roca dura.
2.1.1. El sistema de carga deberá ser ajustable para poder ensayar
probetas de tamaño variable, por ejemplo, entre los límites de 15 y 100 mm.
para los que se requiere normalmente una capacidad de carga de hasta 50
kN. Un émbolo de retracción rápida que ayude a ahorrar tiempo entre
ensayos. La fricción del émbolo ha de ser baja, para que no perjudique a la
precisión de las mediciones de la carga.
2.1.2. Las bases que se utilizan para transmitir la carga a la probeta son
trococónicas con la punta redondeada (Figura 1). El cono de 60° y la punta
redondeada con un radio de 5 mm., a de coincidir tangencialmente y las piezas
han de estar endurecidas de modo que no se dañen en los ensayos. Estarán
alineadas exactamente de modo que sean recíprocamente coaxiales y la
máquina tendrá la rigidez necesaria para que las bases permanezcan alineadas
durante los ensayos. No se permite que el sistema de carga tenga un asiento
esférico u otra parte no rígida.
Ayudantía de Cátedra 2007-2008. CLE 13
Mecánica de Rocas II Escuela de Minas
FIGURA 1. Forma y dimensiones de las bases de aplicación de carga.
2.1.3. El sistema de medición de la carga debe indicar la carga de rotura P
con una aproximación de ± 5 por 100 sea cual sea la resistencia de la probe-
ta ensayada. Debe incorporar un dispositivo de máxima que conserve la lectura
y se pueda registrar después de la rotura de la probeta. Debe ser asimismo
resistente a las sacudidas y vibraciones hidráulicas de modo que se mantenga
la precisión durante la ejecución del ensayo.
2.1.4. El sistema de medición de distancia D debe indicar la que media entre los
puntos de contacto de las piezas troncocónicas con una aproximación de ± 2 por
100 D y ha de estar construido de modo que pueda verificar a cero y ajustar,
además de tener la robustez precisa para que no pierda exactitud durante la
ejecución del ensayo.
Ayudantía de Cátedra 2007-2008. CLE 14
Mecánica de Rocas II Escuela de Minas
3. PREPARACION DE LAS MUESTRAS
3.1. Con las rocas a clasificar se forman grupos, cada uno de los cuales se
considera con resistencia uniforme en la inspección preliminar. Se escoge en-
tonces de cada grupo una muestra de roca que contenga el número de
probetas necesaria. Se preferirán muestras de forma cilíndrica cuando
existan. Para ensayos de rotura de las probetas pueden ensayarse
«saturadas de agua».
4. MÉTODO OPERATORIO
4.1. El ensayo diametral
Las probetas adecuadas para el ensayo diametral serán aquellas con una
relación longitud-diámetro mayor de 1. Se deben realizar diez o más ensayos
por muestra, según la cantidad disponible de testigos y según la uniformidad
de la roca.
4.1.1. La probeta se coloca en la máquina de ensayo y se aproximan las
bases hasta que hagan contacto diametral con la probeta, asegurando que
la distancia L entre el punto de contacto y el extremo libre más cercano sea
por lo menos de 0,5 D, siendo D el diámetro de la probeta (Figura 2a). Se
toma nota de la medida de D, con una precisión de ± 2 por 100 y se aumenta la
carga hasta la rotura de tal forma que se produzca en un período de 10 a 60
seg. Se anota la carga de rotura P y se repite el ensayo con las demás
probetas de la muestra.
Ayudantía de Cátedra 2007-2008. CLE 15
Mecánica de Rocas II Escuela de Minas
FIGURA 2. Especificaciones exigidas a la forma de las muestras para el
ensayo diametral. A) ensayo axial. b) ensayo de bloque. c) ensayote
fragmentote forma irregular.
4.1.2. El ensayo debe rechazarse si la rotura se produce afectando solamente
a un punto de carga (Figura 3d).
4.2 El ensayo axial
Son adecuados para el ensayo axial las probetas con una relación longitud-
diámetro de 0,3-1,0 (Figura 2b). Las probetas de la longitud requerida pueden
Ayudantía de Cátedra 2007-2008. CLE 16
Mecánica de Rocas II Escuela de Minas
obtenerse a partir de los ensayos diametrales descritos en el ensayo
diametral, siempre que antes se marquen exactamente en la probeta los
tramos longitudinales para el ensayo. Se deben realizar diez o más ensayos
por muestra, según la cantidad disponible de testigo y según la uniformidad de
la roca de la muestra.
4.2.1. La probeta se coloca en la máquina de ensayo y se cierran las bases
hasta que haga contacto axial con la probeta. Se anota la distancia D con una
precisión de ±2 por 100 y se aumenta la carga hasta la rotura que debe
producirse entre 10 y 60 seg. Se anota la carga de rotura P y se repite el
ensayo con las demás probetas de la muestra.
4.2.2. Se rechazará el ensayo si la rotura afecta solamente a uno de los
puntos de carga (Figura 3e).
Ayudantía de Cátedra 2007-2008. CLE 17
Mecánica de Rocas II Escuela de Minas
FIGURA 3. Formas típicas de fallo para ensayos válidos y no válidos. (a) ensa-
yos diametrales válidos. (b) ensayo axial válidos. (c) ensayos de bloque
válidos. (d) ensayos de testigo no válidos. (e) ensayo axial no válido.
4.3. Ensayo con bloques o fragmentos irregulares
Se escogen bloques o trozos irregulares de roca con una dimensión media
de aproximadamente 50±35 mm. (Figuras 2c y 2d), y con una relación
entre D/W entre 0,3 y 1 preferiblemente 1,0, (Figuras 2c). La distancia L debe
ser por lo menos 0,5 W (Figuras 2c y 2d). El ensayo debe hacerse con al
menos diez fragmentos por muestra.
Ayudantía de Cátedra 2007-2008. CLE 18
Mecánica de Rocas II Escuela de Minas
4.3.1. Se coloca cada fragmento en la máquina de ensayo y se aproximan
las bases para que hagan contacto con la probeta en su eje mayor y,
siempre que sea posible, lejos de los salientes o aristas. Se anota la
distancia D con una precisión del 2 por ciento. Se mide W con una precisión
± 5 por ciento. Se aumenta la carga hasta la rotura, para que ésta se
produzca entre 10 y 60 seg. Se anota la carga de rotura P y se repite el
ensayo con los demás fragmentos de la muestra. Se rechazará el ensayo
si se produce una rotura como en la Figura 3d o 3e.
4.4. Roca anisotrópica
Cuando la roca está estratificada, es esquistosa o exhibe alguna
anisotropía manifiesta, el ensayo debe realizarse en las dos direcciones, la
más resistente y la más débil. Por ejemplo, los ensayos de una probeta
estratificada con el eje perpendicular a los planos de estratificación dan
normalmente valores más bajos de resistencia. Debe tenerse cuidado de
asegurar que la carga se aplique estrictamente en sentido paralelo y
perpendicular a los planos de debilidad.
4.1.1. Los ensayos diametrales se efectuarán a las distancias convenientes
para asegurar que los fragmentos resultantes puedan utilizarse en ensayos
axiales, señalando que la separación de las bases en el ensayo axial se
mide perpendicularmente a los planos de debilidad y no necesariamente por
el eje de la probeta.
Ayudantía de Cátedra 2007-2008. CLE 19
Mecánica de Rocas II Escuela de Minas
FIGURA 4. Direcciones de carga para rocas anisotrópicas
Puede seguirse un procedimiento similar al ensayar trozos irregulares.
5. OBTENCION DE LOS RESULTADOS
5.1. El índice de resistencia a la Carga Puntual I
S
se obtiene mediante la
fórmula:
I
S
= P/ D
e
2
De donde
D
e
es el diámetro equivalente.
D
e
2
= D
2
, para ensayos diametrales.
D
e
2
= 4A/π, para ensayos axiales, ensayos de bloques y de fragmentos.
A = W • D, mínima área de la sección transversal.
5.2. Corrección de la resistencia a la carga puntual (fig. 5)
5.2.1. El índice de resistencia a la carga puntual variará ligeramente según
el diámetro "D" de la muestra. Para evi tar esto, es práctica común corregir
los resultados con referencia a los obtenidos para especímenes de 50 mm. de
diámetro.
5.2.2. Para obtener la máxima precisión y consistencia se recomienda que las
pruebas sean efectuadas con muestras lo más cercanas posible a 50 mm. de
diámetro.
5.2.3. El método más confiable para la corrección del tamaño es ensayar la
muestra sobre un rango de D ó D
e
2
y plotear gráficamente la relación entre
P y De ó D
e
2
. Si se utiliza un papel LOG-LOG, la relación seguirá
aproximadamente una recta.
Ayudantía de Cátedra 2007-2008. CLE 20
Mecánica de Rocas II Escuela de Minas
FIGURA 5. Procedimiento para obtener gráficamente Is (50) de una serie de
resultados sobre probetas de diámetros distintos de 50 mm.
5.3. Tabulación de resultados.
5.3.1. Se recomienda que los resultados sean anotados en una forma similar
a la que se muestra en la figura 6.
Ayudantía de Cátedra 2007-2008. CLE 21
Mecánica de Rocas II Escuela de Minas
Figura 6. Tabla de resultados
Cuando este sistema no se considere válido, por ejemplo cuando se ensaya un
solo tamaño de diámetros distintos de 50 mm., y pocas probetas, la corrección
de tamaños se puede hacer mediante la expresión:
Ayudantía de Cátedra 2007-2008. CLE 22
Mecánica de Rocas II Escuela de Minas
I
S(50)
= F x I
S
5.2.1. El factor F de corrección del tamaño se puede obtener del gráfico de la
Figura 6, o de la expresión:
5.2.2. Para ensayos de probetas de tamaño próximo a 50 mm., se comete un
error pequeño utilizando la expresión:
5.3. El valor medio de un conjunto de resultados se obtiene eliminando los dos
valores más altos y los dos más bajos de la serie. La media de los resultados
restantes es el valor medio que se busca. Si no hay suficientes ensayos,
basta con eliminar el valor más alto y el más bajo.
5.4. El Indice de Resistencia Anisotrópica I
a
se obtiene como el cociente de los
índices de resistencia media corregida de los ensayos realizados perpendi-
culares y paralelos a los planos de debilidad. Los valores de l
a
de las rocas
isotrópicas son próximos a 1,0 y mayores para las rocas anisotrópicas.
6. EXPRESION DE LOS RESULTADOS
6.1. Los resultados en ensayos diametrales, ensayos axiales ensayos de
bloques y ensayos de fragmentos irregulares, y en ensayos perpendiculares y
paralelos a los planos de debilidad deberán ser tabulados separadamente (en
la Figura 7 se presenta una forma típica de recoger los resultados). El informe
debe recoger los datos de calibración del aparato de ensayo y los siguientes
datos:
Ayudantía de Cátedra 2007-2008. CLE 23
Mecánica de Rocas II Escuela de Minas
6.1.1 El número de muestra, localización de cantera y tipo de roca y naturaleza y
orientación in situ de los planos de anisotropía y de debilidad.
6.1.2. Humedad de la roca en el momento del ensayo.
6.1.3. Información de las muestras que fueron cargadas paralelamente,
perpendicularmente, o de forma desconocida, con respecto a los planos de debili-
dad.
6.1.4. Tabulación de los valores de P, D (W, D
e
2
y D
e
si son necesarios), I
S
(F si
es necesario) y I
S
(50), para cada probeta de la muestra.
6.1.5. Para las muestras isótropas, un resumen tabulado de los valores
medios I
S
(50).
6.1.6. Para las muestras anisótropas, una tabulación resumen de los valores
medios I
S
(50) para las muestras ensayadas perpendicular y paralelamente a
los planos de debilidad y de los correspondientes valores I
S
(50).
3. RESISTENCIA A LA TRACCIÓN UNIAXIAL
El límite de resistencia de la roca a la tracción, se determina en el
laboratorio con ayuda de la máquina de tracción con agarradores de anillo que
sirven para sujetar la probeta. La probeta que se va a utilizar en el ensayo se
serrucha y labora en forma de “ocho”, la cabeza de ésta debe corresponder a
las dimensiones de los agarradores de la maquina. El grosor del “ocho”,
generalmente es de 2 - 3 cm., el ancho en el sitio más delgado y donde se
produce la ruptura, también es igual a 2 - 3 cm. Si no es posible preparar el
“ocho” serruchando, debido a la pequeña resistencia de la roca, entonces en
casos especiales, sobre la probeta a ensayar de forma sencilla (en forma de
cubo, cilindro, prisma), se puede colar con goma resistente (carbinolín, Bcp-2),
agarradores metálicos. El “ocho” preparado se coloca en los agarradores de la
Ayudantía de Cátedra 2007-2008. CLE 24
Mecánica de Rocas II Escuela de Minas
máquina de ruptura y se lo somete a tracción hasta su destrucción. El límite de
resistencia a la tracción se determina por la fórmula:
P
Rtr
F
·
Donde: -
Rtr.- límite de resistencia a la tracción;
P.- fuerza de ruptura;
F.- área de la sección de la probeta en el sitió de ruptura.
Los ensayos a la tracción se efectúan por lo menos en tres probetas.
Como resultado final se toma la media aritmética de los valores obtenidos.
En vista de las dificultades ligadas a la preparación de los “ocho”
frecuentemente las probetas de roca para los ensayos a la tracción se prepara
en forma de discos 3 (Fig. 63c). En el centro de los discos se taladra un orificio
con diámetro equivalente a los poissones (11,27 mm. o 7,98 mm.), el cual se
rellenan con masa plástica 4, obtenida de la mezcla de 75% de colofonia y 25%
de parafina. La destrucción de las probetas por tracción se produce por efecto
de la presión de los poissones con fuerza Ptp, sobre la masa plástica en el
centro del disco. La masa se deforma y trasmite la presión a las paredes del
anillo de la roca en ensayo, donde aparecen tensiones de tracción. Por la
magnitud de la fuerza destructiva Ptp y el área calculada de la sección Fsp,
determinada en el gráfico de la fig. 63d, se calcula al limite de resistencia de la
roca a la tracción.
Ptp
Rtr
Fsp
·
Donde:
Rtr.- limite de resistencia de la roca a la tracción;
Ptp.- magnitud de la fuerza para la destrucción del disco;
Fsp.- área calculada de la sección de la probeta de roca, determinada
en el gráfico de la figura 63d.
Ayudantía de Cátedra 2007-2008. CLE 25
Mecánica de Rocas II Escuela de Minas
El ensayo de las probetas de roca a la tracción puede efectuarse,
también por el método del Brasil (Fig. 64). La probeta de roca se prepara en
forma de disco y se coloca entre las planchas de la prensa en posición vertical.
Por efecto de la compresión de la probeta por la línea AB, surgen tensiones
traccionales iguales para todos los valores de y. El disco se somete a carga
hasta su destrucción. Las condiciones teóricas de destrucción se expresa por la
fórmula:
2
. .
p
Rtr
Dt π
·
Donde:
Rtr.- resistencia de la roca a la tracción;
P.- magnitud de la fuerza compresora; -
D.- diámetro del disco de roca;
t.- grosor del disco de roca
Un método nuevo y veloz de ensayo de las rocas a la tracción es el
siguiente: de la roca se preparan algunas placas con grosor de 20 a 50 mm. y
caras paralelas. Las placas (con formas irregulares) se fragmentan con cuñas
coaxiales dispuestas en la prensa de ensayo de laboratorio. La cuchilla de la
cuña es recta y de 80 mm. de longitud con radio de redondez de 3 mm. La
fragmentación de cada probeta se efectúa repetidas veces. La placa de roca
preparada para el ensayo se fragmenta al inicio en barritas con ancho
equivalente al grosor de la placa. Después cada barrita de nuevo se fragmenta
en pedazos de forma cúbica.
La resistencia a la tracción se determina por la fórmula:
2
. .
P
Rtr
S π
·
Donde:
Rtr.- resistencia de la roca a la tracción, Kg /cm
2

P.- fuerza de fracturamiento, Kg
S.- área del plano de ruptura, cm
2
Ayudantía de Cátedra 2007-2008. CLE 26
Mecánica de Rocas II Escuela de Minas
FIGURA 64: Esquema de ensayo de la roca a la tracción por el método del
Brasil:
1. empaquetaduras; 2. planchas de la prensa; 3. muestra de roca
4. RESISTENCIA AL CIZALLAMIENTO
En los ensayos de la roca al cizallamiento (corte) se determina la
magnitud de cohesión y el ángulo de fricción interna.
El trabajo se efectúa con ayuda del Instrumento del Instituto de Minas
A.A. Skochinskiy (URSS). Este instrumento (Fig. 65) consta de tres pares de
cuñas de forma distinta 1, tres planchas pulimentadas 2, dos placas de acero
pulimentadas 3 y un juego de rodillos cilíndricos 4. Cada par de cuñas se
diferencian por el ángulo de inclinación de sus superficies α, magnitud que es
igual α’ = 45°; α’’ = 60°; y α’’’ = 70°, correspondientemente para cada par. La
Ayudantía de Cátedra 2007-2008. CLE 27
Mecánica de Rocas II Escuela de Minas
probeta 5 se coloca en la entalladura entre las cuñas 1. El instrumento
ensamblado se coloca en la prensa y se lo somete a compresión. A fin de
disminuir al máximo la fricción de los rodillos cilíndricos 4, se los engrasa a
éstos abundantemente.
Las probetas 5 se preparan con las mismas dimensiones que para los
ensayos a la compresión. Mucha atención hay que poner en las probetas a fin
de que éstas adquieran ángulos rectos entre sus lados EC, CD, DG, EG.
Cuando se ensaya probetas cilíndricas, en sus dos extremos opuestos se
efectúa rebajes de igual profundidad (5 - 10 mm.) y se los dispone a éstos en
el sentido de los planos CD, EG.
Cuando el instrumento se carga, se anota la carga bajo la cual se
produjo la destrucción de la probeta. Después se efectúa el cálculo de las
tensiones normales y tangenciales por las fámulas:
2
2
'
cos ', /
'
'
', /
'
n
P
kg cm
F
P
sen kg cm
F
σ α
τ α
·
·
Donde
P’.- carga destructiva, Kg.
F’.- área en la sección de corte de la probeta dada, cm
2
α’.- ángulo de corte del par de cuñas empleadas, grad.
FIG. 65: Ensayo de la probeta de roca al corte:
Ayudantía de Cátedra 2007-2008. CLE 28
Mecánica de Rocas II Escuela de Minas
a. esquena del instrumento; b. gráfica para la determinación de la
cohesión y ángulo de rozamiento interno de la roca.
Ensayos análogos se efectúan con los restantes ángulos de corte. Luego
se calcula los valores en σ
n
’’, σ
n
’’’, τ’’, τ’’’, para los ángulos de corte α’’ y α’’’.
Cada conjunto de ensayos se efectúa no menos de tres veces en
diferentes probetas, obtenidas de una misma muestra de roca. Por
consiguiente para el ensayo de una muestra de roca se deben preparar no
menos de nueve probetas.
En estos ensayos se toma como incógnitas las medias aritméticas de las
tensiones normales y tangenciales que se determinan en cada caso para un
ángulo de corte α dado.
Con los valores medios obtenidos de σ
n
y τ para los diferentes ángulos
de cortes se construye el gráfico (Fig. 65 b), donde en el eje de las abscisas se
coloca los valores de las tensiones normales y en el eje de las ordenadas el
valor de las tensiones tangenciales. Los tres puntos obtenidos se unen por la
línea recta MN. El segmento OM, en el eje de las ordenadas, representa el
valor de cohesión “C” y el ángulo de inclinación de la recta MN, con respecto al
eje de las abscisas, corresponde al valor del ángulo φ de rozamiento interno de
la roca dada.
5. RESISTENCIA A LA FLEXION
Con la parte inferior del cuerpo de prueba, apoyada en dos puntos cercanos a
los extremos y la parte superior de la muestra de roca, cargada desde el tercio
medio del largo de la muestra cilíndrica, la resistencia a la flexión o módulo de
ruptura se expresa por:

16 P
máx
L
T
MR
= --------------
Ayudantía de Cátedra 2007-2008. CLE 29
Mecánica de Rocas II Escuela de Minas
3 Л d
3
Donde:
T
MR
: resistencia a la flexión (módulo de ruptura);
P
máx
: carga máxima en la ruptura,
L : largo de la muestra,
D : diámetro de la muestra.
Se ha encontrado que la resistencia a la flexión es dos o tres veces mayor que
la resistencia a la tracción.
Ensayo de resistencia a la flexión
6. RESISTENCIA BAJO ESTADO TENSIONAL COMPLEJO
Se refiere a la aplicación en simultáneo tanto de una tensión axial compresiva
como de una presión axisimétrica de confinamiento (p) en una muestra
cilíndrica de roca. El ensayo es realizado en muestras cilíndricas de roca
intacta y proporciona los datos para la determinación de la resistencia de la
roca en condiciones tanto saturadas como no saturadas.
A partir de la información obtenida es posible determinar el módulo de
deformación (E), el ángulo de fricción interna (φ) y la resistencia cohesiva (c)
Ayudantía de Cátedra 2007-2008. CLE 30
Mecánica de Rocas II Escuela de Minas
En la carga de pico, las tensiones σ
1
= P/A y σ
3
= p, donde P es la máxima
carga soportable por el espécimen en la dirección del eje y p es la presión
media de confinamiento.
El efecto de confinamiento (fortalecimiento de la roca debido a la aplicación de
la presión confinante p) es realizado únicamente si la muestra se encuentra
sellada por una cubierta de plástico. El procedimiento usual para conducir el
ensayo de compresión triaxial es primero aplicar la presión confinante
alrededor de todo el cilindro (σ
1 =
σ
3
= p) y entonces aplicar la carga σ
1
– p
cuando la presión confinante permanece constante.
Ensayo triaxial en roca
Las condiciones de destrucción de la roca bajo estado tensional
complejo, de acuerdo a los datos experimentales obtenidos en los ensayos de
las rocas bajo estado tensional simple, se determinan en base a la teoría de la
resistencia.
Un empleo exacto de la teoría de la resistencia es posible solamente en
cuerpos isotrópicos y homogéneos. Las rocas no son cuerpos isotrópicos ni
homogéneos: por esta razón se puede hablar solamente para casos
especiales, de un empleo aproximado de la teoría de la resistencia.
Ayudantía de Cátedra 2007-2008. CLE 31
Mecánica de Rocas II Escuela de Minas
Las teorías sobre la resistencia de las rocas que mayor difusión han
conseguido son las siguientes: de las tensiones tangenciales máximas de O.
Mohr y Griffits.
De acuerdo a la teoría de las tensiones tangenciales máximas la
destrucción de las rocas se produce por efecto de las tensiones de
cizallamiento, si éstas sobrepasan la resistencia correspondiente de la roca. La
condición para la destrucción de la roca tiene la siguiente fórmula:
1 3
m
2
áx
K
σ σ
τ

· ≥
Donde:
τ máx.- tensión tangencial máxima;
1
σ
.- tensión normal máxima;
3
σ
.- tensión normal mínima;
K.- resistencia de la roca al cizallamiento.
La teoría más simple y difundida para la valoración de las rocas es la
teoría de O. Mohr, la cual como demuestra la experiencia, da resultados
satisfactorios. Por esto en el estudio de esta teoría nos detendremos en forma
más detallada.
La teoría de O. Mohr ha sido creada en base a la suposición de que la
destrucción de la resistencia depende, solamente de las tensiones principales
máxima σ
1
y mínima σ
3
(Fig. 66). Esta suposición no es totalmente exacta,
puesto que bajo tensión múltiple, la tensión principal media (tensión entre la
máxima y la mínima), también influye en la resistencia de la roca, sin embargo
la influencia, generalmente no es mayor (no más de 10 - 15%)
De acuerdo con la teoría de Mohr, en el cizallamiento las tensiones
normales σ y tangenciales τ, en cierta superficie AB (Fig. 67) se hallan ligadas
por la dependencia funcional:
Ayudantía de Cátedra 2007-2008. CLE 32
Mecánica de Rocas II Escuela de Minas
FIGURA 66: Diagrama de Mohr
APB.- límite de resistencia de la roca característica para cada material
FIGURA 67: Esquema de destrucción de la probeta de roca.
( ) f τ σ ·
Esta dependencia puede ser representada gráficamente por la línea MN
en el sistema de coordenadas cuadrangulares σ y τ (Fig. 68 a). En estas
coordenadas se puede representar cualquier estado de tensión con la ayuda
del diagrama de la curva de Mohr (Fig. 68 b). Si la circunferencia 1 (Fig. 68 c)
se encuentra totalmente dentro de la curva MN, entonces ninguna de las
tensiones que caracterizan a la circunferencia alcanzan magnitud peligrosa
alguna; pero si cualquier parte de la circunferencia 2 sale de los límites de la
curva MN, entonces la roca no puede resistir la tensión y se destruye. El caso
de la circunferencia 3 es el estado límite y tiene el centro en el punto C y es
tangente a la curva MN en el punto P.
Ayudantía de Cátedra 2007-2008. CLE 33
Mecánica de Rocas II Escuela de Minas
Las circunferencias, tangentes a la curva MN y que corresponden a
todas las condiciones posibles bajo las cuales se produce la destrucción
pueden ser muchas (Fig. 68 d) y la curva MN que es envolvente de esas
circunferencias se denomina envolvente de Mohr.
En base a la experimentación se puede obtener tres circunferencias con
centro C
1
, O y C
2
(Fig. 68 e), las cuales son tangentes a la envolvente y
corresponden a la compresión simple Rcop, cizallamiento puro Rciz y tracción
uniaxial Rtp. Por las circunferencias construidas se traza la envolvente y se
obtiene la curva MN.
FIGURA 68: Diagrama de tensión de las rocas
El carácter exacto de la envolvente de Mohr, hasta el momento es
desconocido. En dependencia de las tareas planteadas y de los errores
permisibles la envolvente se la considera en forma de parábola, cicloide,
combinación de cicloide con recta e hipérbole. La envolvente de Mohr, en su
forma más simple y lo suficientemente exacta para la resolución de los
problemas prácticos, se la puede considerar en forma de recta (Fig. 69), cuya
ecuación es:
. c tg τ σ ϕ · +
Donde:
c.- cohesión de la roca, igual a la tensión tangencial OA, que absorbe la
roca, bajo tensión normal igual a cero.
φ.- ángulo de rozamiento interno de la roca.
Ayudantía de Cátedra 2007-2008. CLE 34
Mecánica de Rocas II Escuela de Minas
En el campo de las tensiones traccionales (a la izquierda del eje τ ) la
ecuación de la recta para las rocas no es aceptable, por esto la envolvente
recta de la figura 69 en dicho campo se la indica con línea punteada. En la
resolución de los problemas sobre rocas, ligados con la posibilidad de
aparecimiento de tensiones traccionales en el macizo, la ecuación debe ser
sustituida por una más compleja.
La ecuación de la envolvente de Mohr sirve para la descripción
cuantitativa y la determinación de las condiciones de destrucción de las rocas
resistentes y por esto ella se denomina pasaporte de resistencia de la roca.
FIGURA 69: Pasaporte de resistencia de la roca
Puesto que el límite de resistencia de las rocas estratiformes no es igual
para fuerzas dispuestas paralelas o perpendiculares a su estratificación,
entonces el pasaporte de resistencia para estas rocas debe construirse para
las diferentes orientaciones que toman los ejes de las tensiones principales.
El contenido físico de la ecuación de resistencia consiste en que la
destrucción de la roca bajo la acción de las tensiones de compresión (Fig. 67)
se produce por efecto del cizallamiento sobre la superficie AB, inclinada con
ángulo α con respecto al eje de tensión principal mínima. La tensión de
cizallamiento τ, que actúa sobre el plano de la superficie es contrarestada por
la fuerza de cohesión C y la fuerza de rozamiento sobre la superficie AB, que
es igual a la tensión normal σ, multiplicada por el coeficiente de rozamiento
Ayudantía de Cátedra 2007-2008. CLE 35
Mecánica de Rocas II Escuela de Minas
interno μ. De esta manera en el momento de equilibrio límite, debe existir la
igualdad.
C τ µσ · +
Puesto que el coeficiente de rozamiento interno μ es igual a la tangente
del ángulo de fricción interna φ, entonces
. c tg τ σ ϕ · +
Por consiguiente, la ecuación de resistencia caracteriza el estado límite
de la roca en la destrucción de la misma.
La teoría de la resistencia de Mohr permite, también encontrar la
dirección de la destrucción de la roca. En la figura 69 la línea PE forma con el
eje σ el ángulo α el cual corresponde al ángulo entre la línea de acción de la
tensión normal σ (Fig. 67) y la línea de la tensión principal máxima σ
1
, o lo que
es lo mismo, el ángulo entre la superficie AB, sobre la cual se produce el
cizallamiento en el proceso de destrucción de la roca y la línea de acción de la
tensión principal mínima σ
3
.
El ángulo PCD es igual a 2α; entonces el ángulo PBA es igual a 180°-2α.
En el triángulo rectángulo ABP, el ángulo PBA, a su vez, es igual a 90° grados
– φ, por eso.
180 2 90 α ϕ ° − · ° −
De donde
45
2
ϕ
α · ° +
El coeficiente de cohesión y el ángulo de fricción interna son las
características mecánicas principales de las rocas resistentes. Para las rocas
plásticas, por ejemplo, para la arcilla sumamente suave φ = 0, por eso la
ecuación de resistencia se expresa por una línea recta, paralela al eje.
c τ ·
Ayudantía de Cátedra 2007-2008. CLE 36
Mecánica de Rocas II Escuela de Minas
O sea, que la resistencia de este tipo de arcilla se determina solamente
por la magnitud de su cohesión (Fig. 70).
El estado de tensión de cualquier punto en una roca pulverulenta
sometida a carga, como también en las rocas consolidadas, se representa por
el círculo de Mohr (Fig. 71). El círculo de Mohr se construye con los resultados
de la determinación experimental de la resistencia máxima de la roca al
cizallamiento en función de la presión normal que actúa sobre ella. Cuando la
cohesión no existe, la recta OM, que une los puntos encontrados
experimentalmente y que corresponde la resistencia límite de la roca al
cizallamiento, se inicia en el punto de origen de las coordenadas.
El ángulo de inclinación φ de la recta OM con respecto al eje de la
abscisa es igual al ángulo de rozamiento interno de las rocas.
FIGURA 70: Pasaporte de resistencia para la arcilla:
1. Círculo de tensiones en la tracción; 2. Círculo de tensiones en la compresión
simple; 3. Círculo de tensiones en la compresión volumétrica; 4. Envolvente de
los círculos de tensiones; 5. Plano de cizallamiento
La ecuación de la recta tiene la siguiente forma:
.tg τ σ ϕ ·
Donde:
τ.- resistencia máxima de la roca al cizallamiento;
Ayudantía de Cátedra 2007-2008. CLE 37
Mecánica de Rocas II Escuela de Minas
σ.- presión normal;
φ.- ángulo de rozamiento interno.
FIGURA 71: Círculo de Mohr para las rocas pulverulentas
Como puede verse de la figura 71.
1 3
1 3
CM
sen
OC
σ σ
ϕ
σ σ

· ·
+
La magnitud de cohesión y el ángulo de rozamiento interno de algunas
rocas se indican en la tabla 14
TABLA 14
La resistencia de muchas rocas puede ser aproximadamente expresada
por el criterio de destrucción de Navie - Kulon, el cual es un caso particular del
criterio de Mohr y con el que se demuestra la dependencia de la resistencia, del
estado tensional. Esta dependencia puede ser expresada en forma de
diagrama de tensiones (Fig. 72). La resistencia a la compresión uniaxial puede
Ayudantía de Cátedra 2007-2008. CLE 38
Mecánica de Rocas II Escuela de Minas
ser tomada como constante para cada roca dada. Entonces en el estado
tensional complejo, como puede deducirse de la Fig. 72, la tensión máxima
destructora es:
1 3
.
o
R σ µ σ · +
Donde:
σ
1.-
tensión principal máxima;
Ro.- resistencia a la compresión uniaxial;
µ
.- coeficiente de rozamiento interno de la roca;
σ
3.-
tensión principal mínima.
La resistencia de la roca destruida se expresa de la misma manera, pero
Ro es cercana a cero y μ tiene el mismo valor que para la roca monolítica (línea
de puntos en la figura 72).
En 1921 Griffits expresó la hipótesis de que la destrucción de la roca es
el resultado de la concentración de las tensiones en los vértices de las
microfísuras, las cuales se hallan dividiendo la roca. Las fisuras más
peligrosas, tienen determinada orientación en relación con la tensión aplicada.
Bajo la magnitud de las tensiones principales σ1 y σ3 el criterio de
resistencia para las rocas tiene la siguiente forma (Fig. 73)
( ) ( )
2
1 3 1 3 1 3
3 1 3
8 , 0
, 3 0
To
To si
σ σ σ σ σ σ
σ σ σ
− · + + >
· + <
Donde:
To.- resistencia de la roca a la tracción uniaxial;
La ecuación de la línea ABC es:
3 1
, 3 To cuando To To σ σ · − − < >
La línea CDE es paralela:
Bajo compresión uniaxial (σ3 = 0) obtenemos:
1
8To σ ·
Ayudantía de Cátedra 2007-2008. CLE 39
Mecánica de Rocas II Escuela de Minas
Partiendo del estado de tensión volumétrica, Murell expresa la siguiente
relación.
1
12To σ ·
Lo cual coincide mucho mejor con los datos obtenidos en la práctica.
FIGURA 72: Resistencia De la roca en dependencia de su estado tensional: 1.
rocas consistentes; 2. rocas pulverulentas o consistentes pedaceadas
FIGURA 73: Criterio de resistencia de Griffits
La teoría de Griffits está modificada por Max - Klintokom y Jolsh que
toman en cuenta el cerramiento de las fisuras en la compresión, después de lo
cual sus superficies pueden experimentar tensiones compresoras y
tangenciales debidos al rozamiento.
Cuando las fisuras se hallan completamente cerradas la teoría de
Griffits es análoga a la teoría de Mohr con envolvente rectilínea.
La ecuación de resistencia de la roca se la puede representar en forma
de:
c τ
µ
σ σ
· +
Si designamos
τ
σ
por f, entonces obtenemos:
Ayudantía de Cátedra 2007-2008. CLE 40
Mecánica de Rocas II Escuela de Minas
c
f µ
σ
· +
El profesor M.M. Protodiakonov denominó a la magnitud f como
coeficiente de rozamiento aparente o acrecentado y más tarde coeficiente de
resistencia.
El ángulo
β
, que corresponde a la condición:
tg f β ·
más tarde fue denominada ángulo de resistencia interna de la roca.
El coeficiente de resistencia a grosos - modo corresponde al 0,01 de la
resistencia de la roca sometida a compresión simple.
100
Rcp
f ·
Donde:
Rcp.- resistencia de la roca a la compresión, Kg /cm2
L. J. Barón para la determinación del coeficiente de resistencia, en base
a los resultados obtenidos de los ensayos a la compresión de probetas
cilíndricas. (Testigos) con altura y diámetro igual a 22 y 32 mm.
respectivamente, propuso la siguiente fórmula:
300 30
Rcp Rcp
f · +
Donde: -
Rcp.- límite de resistencia de la probeta de roca dada, sometida a
compresión uniaxial.
El coeficiente de resistencia en forma más exacta se lo determina por el
método de chancado (Fig. 74). Se toma pedacitos de roca con grosor de 30 -
50 mm. y se lo coloca en un vaso metálico; sobre la roca se suelta desde 0,6
Ayudantía de Cátedra 2007-2008. CLE 41
Mecánica de Rocas II Escuela de Minas
m de altura una pesa de 2,4 Kg., la cual tritura los pedacitos de roca. Se
efectúan 5 — 15 golpes, luego la roca triturada se pasa por tamiz de 0,5 mm.;
el producto obtenido se introduce en el cilindro marcado. Por la altura del
pilarcillo de polvo de roca en el cilindro se determina, el coeficiente de
resistencia de la roca.
El cálculo se efectúa por la fórmula:
20n
f
h
·
Donde:
n.- número de golpes con la pesa;
h.- altura del pilarcillo de polvo en el cilindro; mm.
Últimamente el coeficiente de resistencia de la roca se determina
mediante el aplastamiento o fragmentación de las probetas de roca de forma
irregular.
Para el cálculo del coeficiente de resistencia de acuerdo con los
resultados de este tipo de ensayo, se recomienda la fórmula:
'
19
f
σ
·
Donde:
σ’.- Resistencia convencional de la roca en el aplastamiento de las
probetas de forma irregular, la cual a su vez se calcula par la fórmula:
'
2/ 3*
P
V
σ ·
P.- carga destructora, Kg.
V.- Volumen de la probeta, cm3, determinado con una parte de la
división de su peso para el peso volumétrico de la roca dada.
Ayudantía de Cátedra 2007-2008. CLE 42
Mecánica de Rocas II Escuela de Minas
FIGURA 74: Instrumento para la determinación del coeficiente de resistencia
de la roca por el método del chancado: a) vista general del instrumento; b)
cilindro de medición
INSTRUMENTO: 1. Cilindro metálico; 2. vaso metálico; 3. pesa para
chancado.
CILINDRO DE MEDICIÓN: 4. Cilindro metálico; 5. barra metálica con
divisiones a escala.
La clasificación de las rocas por M. M. Protodiakonov se indica en la tabla 15.
Ayudantía de Cátedra 2007-2008. CLE 43
Mecánica de Rocas II Escuela de Minas
Ayudantía de Cátedra 2007-2008. CLE 44
Mecánica de Rocas II Escuela de Minas
Ayudantía de Cátedra 2007-2008. CLE 45
Mecánica de Rocas II Escuela de Minas
CAPITULO V
PRES ION DE LAS ROCAS
1. CONCEPTOS BASICOS
En el macizo rocoso el estado tensional volumétrico de las rocas,
ocasionado por la fuerza de gravedad es de equilibrio (Fig. 76). Cuando el
macizo de rocas yace suavemente la tensión vertical es:
z
H σ γ ·
Las tensiones horizontales se las toma generalmente iguales.
.
1
x y
H
µ
σ σ γ
µ
· ·

De esta manera, en condiciones normales.
z x y
σ σ σ > ·
En las zonas tectónicas puede suceder.
x z
σ σ >

y z
σ σ >
Las investigaciones efectuadas en los últimos tiempos han mostrado que
la relación entre las tensiones verticales y horizontales en la superficie terrestre
es diferente para las diferentes zonas del globo terráqueo. Así, de acuerdo a
los datos de Everlíng (1964), en las rocas calizas de Europa Central estas
tensiones son casi iguales, lo cual coincide con la hipótesis de Heim. Yast
(1958) encontró tensiones horizontales relativamente altas en los yacimientos
de hierro de Suecia. En la mina de cobre de White Pine (estado de Michigan
E.U.A) a la profundidad de 150 m con respecto a la superficie la tensión vertical
Ayudantía de Cátedra 2007-2008. CLE 46
Mecánica de Rocas II Escuela de Minas
calculada de las rocas fue de 42 Kg./cm
2
y. las tensiones horizontales medidas
en el techo de las cámaras alcanzaron 140 Kg./cm
2
y en los sitios cercanos a
las fallas geológicas las tensiones aumentaron hasta 315 Kg./cm
2
. Cuando se
construía la electroestancia Poatina de Tasmania a la profundidad de 150 m, la
tensión vertical era de 87 kg./cm
2
y las tensiones horizontales de 168 y 196
Kg/cm
2
respectivamente. El numero de ejemplos se puede aumentar. Para lo
posterior como básico optaremos la distribución de las tensiones de acuerdo a
la formula más arriba indicada.
El franqueo de una galería destruye el estado tensional inicial del
macizo en cierta zona alrededor de la galería: en el cielo de una galería
horizontal de sección rectangular aparecen tensiones traccionales y en las
paredes laterales aumentan las tensiones compresoras. Se forma un nuevo
campo de tensiones. El carácter de este depende de la profundidad a la que se
encuentra la galería, la forma y relación de las dimensiones de la sección
transversal, disposición de la galería con respecto al horizonte y características
de las rocas que rodean a la galería.
FIGURA 76: Esquema del estado tensional de la roca en el macizo.
Las denudaciones de roca en la galería comienzan a deformarse. Si
estas deformaciones se encuentran dentro de los limites de elasticidad de las
rocas, el denudamiento será estable, pero, si sale del límite de elasticidad de la
roca, el denudamiento será inestable. El esquema de destrucción paulatina de
la roca en el techo de la galería se indica en la figura 77.
Ayudantía de Cátedra 2007-2008. CLE 47
Mecánica de Rocas II Escuela de Minas
Si las rocas son débiles se produce la destrucción no solo del techo, sino
también de las paredes laterales de la galería (Fig. 78).
La deformación de los denudamientos de roca se pude considerar como
resultado de la acción sobre ellas, de ciertas fuerzas que aparecen después de
la excavación de las galerías. Una representación esquemática del diagrama
de fuerzas cerca de la galería se muestra en la figura 79. Las rocas que se
hallan de inmediato rodeando a la galería, se encuentran sin carga, más allá,
hacia el interior del macizo se forma una zona de concentración de tensiones.
La fuerza volumétrica, que ocasiona la deformación del denudamiento
de roca, se denomina presión de las rocas.
A fin de evitar la destrucción de la galería, cuando la denudación es
inestable, en ella se colocan fortificaciones. Con respecto a las fortificaciones,
la presión de las rocas, se la considera como carga exterior. Sin embargo en
ciertos casos es indispensable considerar conjuntamente el trabajo de las
rocas y las fortificaciones.
La presión de las rocas aparece tanto en los yacimientos minerales
explotados por métodos subterráneos como a cielo abierto. En los trabajos a
cielo abierto se produce el deslizamiento de los bordes de la Cantera o de los
bancos, en ciertos casos se produce el hinchamiento del piso del banco. En los
trabajos subterráneos la presión de las rocas ocasiona la destrucción del techo
y paredes laterales de las cámaras, el aplastamiento de los pilares entre
cámaras y la ruptura de las fortificaciones colocadas en las galerías.
El incremento de la presión de las rocas, generalmente es paulatina y
depende de las propiedades de la roca. En la figura 80 se indica la curva
característica del desarrollo de la presión con relación al tiempo para las rocas
consolidadas. Al comienzo la magnitud de la presión de las rocas crece
rápidamente (segmento a), después el crecimiento de la presión es lento
(segmento b). El segmento “a” corresponde al momento de asentamiento de la
roca sin destrucción de su compactibilidad, el segmento “b” al proceso de
Ayudantía de Cátedra 2007-2008. CLE 48
Mecánica de Rocas II Escuela de Minas
fisuramiento. En dependencia de las características de las fortificaciones la
presión de las rocas puede alcanzar un valor constante (segmento “c”) o
disminuir algo y luego alcanzar un valor constante (segmento c
1
). El primer
caso tiene lugar, cuando las fortificaciones son lo suficientemente rígidas para
detener el fisuramiento posterior; el segundo caso, cuando el fisuramiento de la
roca se detiene por sí mismo como resultado de la formación de la bóveda de
equilibrio natural.
La curva de presión de las rocas para las rocas pulverulentas se indica
en la figura 81. La formación de la bóveda de equilibrio natural es rápida y la
presión de las rocas disminuye bruscamente hasta la magnitud C
1
.
La presión de las rocas en los segmentos “a” y “b” que se desarrolla a lo
largo del tiempo T
1
, se denomina presión no estacionaria o presión primaria de
las rocas. La presión de las rocas en el segmento “c” (o C
1
) se denomina
presión estacionaria o presión secundaria de las rocas.
FIGURA 77: Esquema de destrucción del techo de la galería:
Ayudantía de Cátedra 2007-2008. CLE 49
Mecánica de Rocas II Escuela de Minas
a. la presión en lo fundamental es vertical, el techo se comba y aparecen
las primeras fisuras; b. el techo en el centro de la galería se destruye y
comienza a formarse cuñas de roca, se eleva la presión lateral; c. desde
el techo de la galería caen las cuñas, comienza la formación de la
bóveda, la presión lateral predomina; d. en el techo de la galería se
forma la bóveda de equilibrio natural, la presión se trasmite a las
paredes laterales de la galería.
En las rocas resistentes a grandes profundidades, la presión de las
rocas puede manifestarse en forma de destrucción repentina del macizo rocoso
o de irrupciones de rocas a la galería (disparos de roca y golpes rocosos)
La presión de las rocas no siempre es dañina, en algunos casos a ella
se la emplea pera el desmenuzamiento previo del carbón en la frente
(prensado del carbón), arranque del mineral (autohundimiento controlado), así
como también para el desplazamiento de fortificaciones mineras especiales.
Ayudantía de Cátedra 2007-2008. CLE 50
Mecánica de Rocas II Escuela de Minas
Ayudantía de Cátedra 2007-2008. CLE 51
Mecánica de Rocas II Escuela de Minas
Ayudantía de Cátedra 2007-2008. CLE 52
Mecánica de Rocas II Escuela de Minas
CAPITULO VI
ESTUDIO DE TALUDES
1. INTRODUCCION
Los fenómenos de inestabilidad de taludes constituyen un tipo de problemas
bastante habitual que se tienen en cuenta entre los profesionales relacionados
con el mundo de la Geología, Geotecnia y Minería.
Desde la visión económica, los daños que se producen por deslizamiento de
taludes son importantes y altamente costosos. Efectuar una valoración global
del conjunto resulta evidentemente muy complejo.
Sin entrar en valoraciones de tipo cuantitativo por falta de datos basta pensar
en el número de viviendas dañadas por estar cimentadas en laderas inestables,
en los gastos de mantenimiento que se producen para mantener en explotación
algunas grandes presas, en los costos de mantenimiento o de cambios de
trazado posteriores al comienzo de las obras en autovías, carreteras
nacionales o vías férreas, etc., y esto por lo que se refiere a Ingeniería Civil.
En Minería es conocido el dato de una gran explotación de carbón a cielo
abierto en Galicia, para la cual una variación de 1 grado en la definición
geométrica de sus taludes de explotación supone la cantidad de 80 millones de
dólares en 1986.
A nivel mundial, en cuanto a daños se refiere, la mayor profusión de
información proviene de fenómenos individualizados, conocidos por la elevada
magnitud de sus consecuencias.
Así por ejemplo, en el límite superior de los efectos producirlos por
movimientos indeseados del terreno, el deslizamiento más desastroso
acontecido en la historia europea es el producido en el embalse de Vaiont, en
1963, que provocó una ola de agua. Esta ola sobrepasó la presa, y destruyó
Ayudantía de Cátedra 2007-2008. CLE 53
Mecánica de Rocas II Escuela de Minas
aguas abajo cinco poblaciones, provocando la muerte de entre 2.000 y 3.000
personas.
En Perú, en los taludes del monte Huascarán, en los Andes, se produjo una
avalancha de tierras como consecuencia de un terremoto, en 1970, que inundó
un valle en una gran extensión y mató a más de 18.000 personas.
En 1987, en la zona del Reventador, al Oriente de Quito, por efecto de un
terremoto, los taludes se deslizaron en masa; como consecuencia de aquello
se interrumpió la vía, por más de 6 meses se interrumpió el transporte de
petróleo por el oleoducto, se perdieron bienes materiales y principalmente vidas
humanas.
Sorprendentemente, puesto que es espectacular hablar de records en estos
temas, el libro Guiness de Records cita como tal un deslizamiento ocurrido en
China, en la provincia de Kansu, con un costo en vidas de 200.000 personas.
En el área de la Ingeniería, en general, las magnitudes de los deslizamientos
son obviamente más limitadas, de menores dimensiones y consecuencias.
Desde el punto de vista económico, su importancia global es realmente grande.
Se ha citado la cifra relativa a la importancia económica de la definición de
taludes en minería, dato que conduce ineludiblemente a diseñar estrictamente
sin excesivos conservadorismos este tipo de obras.
Cuando se efectúa un diseño excesivamente valiente de un talud y como
consecuencia se origina un deslizamiento, los trastornos que se producen en la
explotación de los minerales son evidentes. Hay riesgos de pérdidas de vidas
humanas o de maquinaria y una reducción de la producción, con los costos que
ello conlleva.
2. TIPOLOGIA Y DESARROLLO DE LOS MOVIMIENTOS
Ayudantía de Cátedra 2007-2008. CLE 54
Mecánica de Rocas II Escuela de Minas
2.1 Introducción
En cualquier parte de la superficie terrestre la gravedad empuja continuamente
los materiales hacia niveles inferiores. Los problemas que presenta la
estabilidad de taludes, tanto naturales como excavados, han sido objeto de
análisis en varios dominios de la actividad humana y con especial atención en
los incluidos en la ingeniería civil.
El término más comúnmente usado para designar los movimientos producidos
en los taludes es el de deslizamiento. Dicho término, de acepción muy
extendida, implica movimientos de taludes formados por diferentes clases de
materiales, roca, suelo, rellenos artificiales o combinaciones de los mismos a
través de una superficie de ruptura determinada.
Por la diversidad de inestabilidades que se producen, parece más adecuado
utilizar el término movimientos de taludes, para englobar todos los tipos de
rupturas que puedan sufrir éstos.
El objeto de este capítulo es reunir una completa descripción de los factores
que condicionan los distintos tipos de movimientos, su influencia en el
desarrollo de los mismos y los rasgos morfológicos más peculiares que ayuden
a la identificación de las inestabilidades, pasos previos para un detallado
análisis y solución y/o corrección de las mismas.
2.2. Influencia del tipo de material
La naturaleza intrínseca del material mantiene una estrecha relación con el tipo
de inestabilidad que puede producirse, condicionando y pudiendo estimarse de
antemano la susceptibilidad de cada material, a que se desarrolle un
movimiento determinado.
Los materiales en los que se producen los movimientos, pueden dividirse en
tres grupos:
Ayudantía de Cátedra 2007-2008. CLE 55
Mecánica de Rocas II Escuela de Minas
- Macizos rocosos.
- Suelos.
- Materiales de relleno.
El primer grupo se identifica con los medios rocosos, en los que existen una
serie de discontinuidades naturales antes de iniciarse un movimiento. Los
suelos constituyen un agregado de partículas sólidas con diferente grado de
consolidación, que pueden desarrollarse “in situ” formando una cobertura de los
macizos rocosos o bien pueden haber sufrido un cierto transporte.
Como materiales de relleno se consideran los depósitos acumulados debido a
la realización de determinadas obras o actividades, generalmente compuestos
de materiales heterogéneos.
2.2.1 Medios rocosos
La diversidad de rocas que forman los macizos rocosos implica una
problemática determinada en su comportamiento ante la estabilidad de los
taludes.
Un macizo rocoso constituye un medio discontinuo que esencialmente se
compone de bloques sólidos separados por discontinuidades. A partir de esta
definición se puede deducir que las propiedades tenso – deformacionales de
los macizos rocosos son de naturaleza anisotrópica.
El comportamiento del macizo rocoso, generalmente depende de las
características de las discontinuidades (estratificación, diaclasas, fallas,
esquistosidad, líneas de debilidad, etc.) que presenta, así como de la litología
de la roca matriz y su historia evolutiva.
En las discontinuidades debe considerarse el tipo y origen, distribución
espacial, tamaño y continuidad, espaciado, rugosidad, orientación, naturaleza
del relleno y presencia de agua.
Ayudantía de Cátedra 2007-2008. CLE 56
Mecánica de Rocas II Escuela de Minas
De la roca matriz ha de conocerse su naturaleza, características resistentes,
meteorización, alteración, etc.
Los diferentes tipos de ruptura que se producen en los medios rocosos
generalmente siguen superficies preexistentes, aunque cuando los macizos
están fuertemente fracturados pueden desarrollarse nuevas superficies de
corte, similares a las producidas en suelos.
El conocimiento del conjunto de características mencionadas, constituye el
paso previo en el análisis de estabilidad de taludes naturales y diseño de
taludes artificiales a excavar en medios rocosos.
2 .2 .2 Suelos
Las diferencias de comportamiento que presentan estos materiales frente a los
rocosos, se deduce de su definición como: conjunto de partículas sólidas,
sueltas o poco cementadas, más o menos consolidadas, de naturaleza mineral,
fragmentos de roca, materia orgánica, etc., con fluido intersticial rellenando
huecos y que han podido sufrir transporte o desarrollarse in situ.
El comportamiento de las masas de suelo se asemeja a las de un medio
continuo y homogéneo. Las superficies de ruptura se desarrollan en su interior,
sin seguir una dirección preexistente.
Suelen diferenciarse estos materiales atendiendo a su génesis:
- Transportados: coluviones, aluviales, glaciares, etc.
- Desarrollados in situ: eluviales
Existen definiciones de tipo gradacional desde el punto de vista de la ingeniería
civil, así:
Por las dimensiones de las partículas:
Ayudantía de Cátedra 2007-2008. CLE 57
Mecánica de Rocas II Escuela de Minas
- Derrubios: generalmente superficiales con alto contenido de material grueso.
- Depósitos de barro: compuesto por materiales con pocos gruesos y cuya
fracción más fina puede oscilar entre arenas no plásticas y arcillas de alta
plasticidad.
El movimiento de estos materiales depende de las propiedades y
características de sus agregados, para los cuales se debe considerar:
- Tamaño, .forma y grado de redondez de las partículas más gruesas.
- Proporción del contenido en arenas y/o arcillas.
- Contenido en agua del suelo y ubicación del
nivel freático, etc.
Toda esta serie de características confieren a los suelos una resistencia
intrínseca que constituye el factor dominante de su estabilidad.
Cuando se desarrollan superficies de ruptura en el contacto suelo – roca, las
características de la estrecha franja de contacto difieren de las generales del
suelo.
2.2.3 Rellenos
Se agrupan bajo esta denominación todos aquellos depósitos artificiales,
realizados por la demanda de ciertas actividades, como construcción de obra
civil (terraplenes, presas de tierra, etc.) o bien como cúmulo de materiales de
deshecho, sobrantes, estériles, etc.(vertederos y escombreras).
El comportamiento de estos rellenos tiene una gran semejanza con el de los
materiales tipo suelo. Los movimientos que se producen siguen la pauta de los
que tienen lugar en los suelos, desarrollándose a través del material, según
una superficie no determinada previamente.
Dicho comportamiento puede modificarse en determinados casos, cuando las
características de los materiales en contacto difieren considerablemente. Tal es
Ayudantía de Cátedra 2007-2008. CLE 58
Mecánica de Rocas II Escuela de Minas
el caso de los terraplenes a media ladera, en los que pueden producirse en el
contacto de los materiales que constituyen el núcleo y cimiento del terraplén
respectivamente. También pueden existir movimientos condicionados por
materiales de distintas características, en el caso de presas de tierra con
núcleos inclinados, vertederos no controlados, etc.
3. TIPOS DE MOVIMIENTOS
La inestabilidad de taludes se compone de una serie de movimientos que
pueden ser clasificados en base a distintos criterios. Esta clasificación recoge
los tipos de movimientos que se originan con mayor frecuencia, de acuerdo con
los mecanismos que se producen en los diferentes materiales y los intervalos
de tiempo en que tienen lugar.
3.1. Desprendimientos
Se define como desprendimiento, a la caída prácticamente libre, tanto de
masas rocosas como de suelos, separadas de un talud, las que usualmente no
son precedidas por ningún movimiento lento.
Con frecuencia estas inestabilidades afectan principalmente a bloques aislados
y rocas descompuestas que fallan según los planos más débiles, muchas
veces resultando catastróficas.
Estos fenómenos suelen producirse en zonas constituidas geológicamente por
alternancias sedimentarias de capas resistentes y débiles.

Ayudantía de Cátedra 2007-2008. CLE 59
Mecánica de Rocas II Escuela de Minas
Fig. 1.1 Desprendimientos
Los mecanismos que pueden conducir a estas inestabilidades, generalmente
sucesivos y complementarios, son: meteorización o extrusión de capas
blandas, concentración de presiones en el borde y ruptura por
flexotracción.
Las posibilidades de que se produzcan las inestabilidades por socavación o
descalce vienen condicionadas por una serie de factores como: fracturamiento,
buzamiento de la serie estratigráfica, inclinación del terreno y disposición
respecto al buzamiento, resistencia comparativa de los estratos más rígidos,
potencia relativa de los estratos resistentes respecto a los menos competentes.
Existe una gran variedad de formas resultantes de los mecanismos que
originan la inestabilidad: basculamiento de bloques, ruptura por su base,
deslizamiento de un estrato, etc. (fig. 1.2)
Ayudantía de Cátedra 2007-2008. CLE 60
Mecánica de Rocas II Escuela de Minas
Figura 1.2. Algunas inestabilidades de bloques por descalce (AYALA, 1984)
A continuación se describe el mecanismo de ruptura previa con tracción,
conforme a la figura 1.3
1) En una serie alternante de rocas débiles y competentes se empieza a
descalzar la capa competente suprayacente por acción de una meteorización
diferencial.
2) Cuando progresa el descalce, se produce una concentración de presiones
en el borde de la roca débil subyacente. Si la roca que constituye la capa poco
resistente, puede aparecer una ruptura de la misma por flexotracción, con
basculamiento de bloque.
Ayudantía de Cátedra 2007-2008. CLE 61
Mecánica de Rocas II Escuela de Minas
3) Si la capa es competente y está individualizada en bloques por fracturación,
también se produce un basculamiento debido a la excentricidad del peso.
4) La concentración de presiones en el borde de la capa débil subyacente
produce un asentamiento diferencial, pudiendo originar la ruptura en cuña de la
misma y originándose la caída del bloque por ruptura del pie.
Figura 1.3 Ruptura previa por tracción
1. Serie alternante
2. diferente grado de meteorización y erosión
3. Basculamiento de la capa superior
4. Ruptura en el pie del bloque
Los fragmentos originados por los desprendimientos presentan recorridos
varios, pudiendo el material caer libremente, saltar o rodar en dependencia de
la inclinación del talud (Figura 1.6)
Ayudantía de Cátedra 2007-2008. CLE 62
Mecánica de Rocas II Escuela de Minas
Figura 1.6 Trayectorias del material por desprendimientos
3.2. Vuelcos (toppling)
Son movimientos que implican una rotación de unidades con forma de columna
o bloque sobre una base, bajo la acción de la gravedad y fuerzas ejercidas por
unidades adyacentes o por inclusión de agua en las discontinuidades
Estos tipos de movimientos pueden culminar en otros tipos como
desprendimientos, deslizamientos, etc. dependiendo de los aspectos
geométricos del material involucrados de acuerdo a la posición de las
discontinuidades
Los vuelcos se pueden considerar exclusivos de medios rocosos, en
dependencia de la disposición estructural de los estratos hacia el interior del
talud y un sistema de discontinuidades bien desarrollado. Se puede clasificar
en:
a) Vuelco por Flexión.- Se desarrolla bajo un mecanismo compuesto por
flexiones seudocontinuas del material, individualizado en columnas, debido a
una serie de movimientos acumulados a lo largo de las discontinuidades
Ayudantía de Cátedra 2007-2008. CLE 63
Mecánica de Rocas II Escuela de Minas
Cuando se desencadena el movimiento, por transmisión de la carga en el pie
del talud, el mecanismo progresa hacia el interior del macizo rocoso, originando
grietas de tracción con profundidad y anchura variante (figura 1.7)
Figura 1.7 Vuelco por flexión
b) Vuelcos de Bloques.- característicos por macizos rocosos que contienen
sistemas de discontinuidades ortogonales, dando lugar a una geometría de
columnas divididas en bloque. El empuje sobre los bloque inferiores origina su
desplazamiento y una vez producido, el movimiento progresa hacia la parte
superior del talud. Cuando las columnas menos esbeltas son desplazadas
hacia afuera del talud, por la carga que efectúa las ya giradas, se reinicia el
proceso (figura 1.8)
Ayudantía de Cátedra 2007-2008. CLE 64
Mecánica de Rocas II Escuela de Minas
Figura 1.8 Vuelco por bloques
c) Vuelco Mixto.- es una combinación de los dos anteriormente descritos. Se
produce cuando los bloques son alargados, debido a flexiones en el pie del
talud e intermovimientos relativos de las distintas uniones (figura 1.9)
Ayudantía de Cátedra 2007-2008. CLE 65
Mecánica de Rocas II Escuela de Minas
Figura 1.9.- Vuelco Mixto
3.3. Deslizamientos
Los deslizamientos consisten en un descenso masivo y relativamente rápido, a
veces de carácter catastrófico, de materiales, a lo largo de una pendiente,
cuando el esfuerzo de corte excede al esfuerzo de resistencia del material. El
material se mueve como una masa única, no como varios elementos que se
mueven a la vez. El deslizamiento se efectúa a lo largo de una superficie de
deslizamiento, o plano de cizalla, que facilita la acción de la gravedad.
Esta superficie se crea por la absorción de agua a una profundidad
determinada, lo que implica un cambio de densidad de la capa subyacente que
Ayudantía de Cátedra 2007-2008. CLE 66
Mecánica de Rocas II Escuela de Minas
es lo que provoca la existencia de un plano de deslizamiento. Afecta tanto a
tierras poco compactas como a rocas.
La superficie de deslizamiento aparece sobre un basamento arcilloso saturado
de agua. Esta superficie de deslizamiento se crea a lo largo de períodos
dilatados de tiempo, el suficiente como para que una determinada capa
arcillosa absorba el agua necesaria para permitir el deslizamiento del material
superior. Son capas arcillosas las que, generalmente, funcionan como
superficies de deslizamiento, por su capacidad para retener el agua.

Por la velocidad con que se desarrolla estos movimientos existen dos tipos de
deslizamientos o derrumbes que dependen del tipo de material
Deslizamientos lentos.- Son aquellos donde la velocidad del movimiento es tan
lento que no se percibe. Este tipo de deslizamiento genera unos pocos
centímetros de material al año. Se identifican por medio de una serie de
características marcadas en el terreno.
Deslizamientos rápidos.- Son aquellos donde la velocidad del movimiento es tal
que la caída de todo el material puede darse en pocos minutos o segundos.
Son frecuentes durante las épocas de lluvias o actividades sísmicas intensas.
Como son difíciles de identificar, ocasionan importantes pérdidas materiales y
personales.
3.3.1 Deslizamientos rotacionales
Tiene lugar a lo largo de una superficie aproximadamente circular y cóncava de
naturaleza más o menos rotacional, alrededor de un eje dispuesto
paralelamente al talud, cuya sección transversal se asemeja a un arco de
círculo (figura 1.10)
Ayudantía de Cátedra 2007-2008. CLE 67
Mecánica de Rocas II Escuela de Minas
Figura 1.10. Ruptura circular (HOEK y BRAY. 1977)
Este tipo de deslizamiento se suele producir en terrenos homogéneos ya sea
suelos o rocas altamente fracturadas sin direcciones predominantes de
fracturamiento.
El estudio de estabilidad de un talud mediante formas de ruptura circulares ha
sido y es altamente utilizado, pues se acerca razonablemente a la realidad en
una gran parte de casos.
Las superficies circulares sobre las que se producen los deslizamientos pueden
originarse en tres partes diferentes del talud, dependiendo de la resistencia del
material, altura e inclinación del talud (figura 1.11)
Ayudantía de Cátedra 2007-2008. CLE 68
Mecánica de Rocas II Escuela de Minas
Figura 1.11. Diferencia superficies circulares de rupturas
Si la superficie de ruptura o deslizamiento corta al talud por encima de su pie,
se denomina superficie de deslizamiento de talud (figura 1.11a)
Si la curva de deslizamiento pasa por la arista inferior del talud, recibe el
nombre de superficie de deslizamiento de pie de talud (figura. 1.11b).
Ayudantía de Cátedra 2007-2008. CLE 69
Mecánica de Rocas II Escuela de Minas
Si la curva de deslizamiento pasa por debajo del pie del talud, se denomina
superficie de deslizamiento de base de talud (figura 1.11 c)
La velocidad de estos movimientos varía de lenta a moderada, dependiendo de
la inclinación La superficie de deslizamiento, fundamentalmente en la arista
inferior del talud (figura 1.12)
Figura 1.12. Deslizamiento rotacional en macizo rocoso muy fracturado
3.3.2 Deslizamientos Traslacionales
En este tipo de deslizamiento la masa del material se desplaza hacia afuera y
abajo, a lo largo de una superficie más o menos plana o suavemente ondulada,
con pequeños movimientos de rotación los deslizamientos traslacionales están
controlados por discontinuidades como estratificaciones, esquistosidad,
diaclasas, fallas, etc., las cuales influyen en la variación de la resistencia al
corte entre estratos de diferente naturaleza diferente grado de meteorización,
distintos tipos de relleno en las discontinuidades, etc. en general se desarrollan
en macizos rocosos, con discontinuidades bien marcadas (figura 1.13)
Ayudantía de Cátedra 2007-2008. CLE 70
Mecánica de Rocas II Escuela de Minas
Figura 1.13. Deslizamiento traslacional en macizo rocoso
El desarrollo de estos deslizamientos tiende a ser indefinido, siempre que la
inclinación de la superficie de deslizamiento sea lo suficiente grande y la
resistencia al corte inferior a la fuerza deslizante.
Existen deslizamientos traslacionales formados por la intersección de dos
discontinuidades o superficies de debilidad. Si ambas superficies de inclinan en
sentidos diferentes, se denominan cuñas directas (figura 1.14a) Cuando la
inclinación es hacia el mismo sentido reciben el nombre de cuñas inversas
(figura 1.14b)
Figura 1.14. Cuña directa con grietas de tracción
Ayudantía de Cátedra 2007-2008. CLE 71
Mecánica de Rocas II Escuela de Minas
Figura 1.14 a.- Cuñas Directas
Figura 1.14b. Cuña inversa
Cuando coinciden una serie de condiciones estructurales y geométricas
determinadas, en un macizo rocoso, pueden aparecer deslizamientos
peculiares denominados Pandeos (buckling) (figura 1.15) Estos tipos de
deslizamiento aparecen cuando la estratificación es subvertical y existe gran
diferencia, entre al menos dos de las tres dimensiones que definen
geométricamente la estructura. Si existe una serie de diaclasas
seudoortogonales a la estratificación, pueden producirse pandeos por flexión
Ayudantía de Cátedra 2007-2008. CLE 72
Mecánica de Rocas II Escuela de Minas
de placas fracturadas (figura 1.16 y 1.17). Generalmente en los movimientos de
tipo traslacional el movimiento se produce de forma rápida
Figura 1.15 Pandeo por flexión de placas lisas
Ayudantía de Cátedra 2007-2008. CLE 73
Mecánica de Rocas II Escuela de Minas
Figura 1.16 Pandeo por flexión de placas fracturadas
Figura 1.17 Pandeo por flexión de placas curvas y fracturadas
Ayudantía de Cátedra 2007-2008. CLE 74
Mecánica de Rocas II Escuela de Minas
3.3.3. Extensiones Laterales
Son movimientos poco frecuentes, que aparecen cuando concurren
determinadas características geológicas complejas. El movimiento consiste en
una extensión lateral controlada por superficies de corte y/o fracturas de
tensión. Pueden aparecer sobre macizos rocosos, en los cuales estos
movimientos se desarrollan con lentitud (figura 1.18)
Figura 1.18 Extensión lateral en roca
3.4 Coladas
Movimientos que se pueden presentar en macizos rocosos estratificados con
una disposición a desarrollar fenómenos de pandeo y que han sufrido un
intenso plegamiento. Son poco frecuentes y propios de macizos rocosos no
muy competentes, con una estratificación definida y afectados por
plegamientos u otras manifestaciones de comportamiento plástico. Incluyen
deformaciones que se distribuyen entre fracturas grandes o pequeñas sin
aparentemente conexiones entre ellas. Estos movimientos son muy lentos y
más o menos estables, afectando a zonas superficiales o de cierta profundidad
(figura 1.19)
Ayudantía de Cátedra 2007-2008. CLE 75
Mecánica de Rocas II Escuela de Minas
Figura 1.19 Colada de Rocas
3.4. Partes de un deslizamiento
En la Figura 1.20 se muestran las partes principales de un típico deslizamiento
rotacional y a continuación la descripción de las mismas
Figura 1. 20 esquemas de un deslizamiento rotacional
• Escarpe principal.- superficie que se forma sobre el material no
deslizado en la periferia del deslizamiento. Se forma a causa del
movimiento del material deslizado hacia abajo
• Escarpe Secundario.- Superficie escarpada que se forma dentro del
material desplazado debido a movimientos deferenciales del mismo
• Cabeza.- Parte superior del material desplazado
Ayudantía de Cátedra 2007-2008. CLE 76
Mecánica de Rocas II Escuela de Minas
• Coronación, Puntos más altos del contacto entre el material desplazado
y el escarpe principal
• Pie de superficie de ruptura.- intersección de la parte inferior de la
superficie de ruptura y la superficie original del terreno
• Borde del material desplazado.- Limite del material desplazado más
alejado del escarpe principal
• Punta.- extremo del borde más distante de la coronación
• pie.- cantidad de material desplazado que se apoya sobre el terreno
original a partir del pie de la superficie de ruptura
• Cuerpo Principal.- cantidad de material desplazado , apoyado sobre la
superficie de ruptura entre su pie y el escarpe principal
• Flancos.- laterales del deslizamiento, derecho e izquierdo
• Cabecera.- material prácticamente “in situ”, adyacente a la parte superior
del escarpe principal
• Superficie Original del Terreno.- talud existente antes de ocurrir el
movimiento. Puede considerarse como tal la superficie de una antiguo
deslizamiento estabilizado
• Superficie de deslizamiento o de Ruptura.- Superficie a través de la cual
tiene lugar el movimiento.
• Superficie de Separación.- Superficie que limita el material desplazado
del terreno original
• material desplazado.- Masa de material movida hacia afuera del talud,
desde su posición original
• Zona de Deflación.- Área dentro de la cual , el material desplazado se
encuentra por debajo de la superficie original del terreno
Ayudantía de Cátedra 2007-2008. CLE 77
Mecánica de Rocas II Escuela de Minas
• Zona de Acumulación.- Área en la que el material desplazado se
dispone por encima de la superficie original del terreno
• P. – profundidad máxima del deslizamiento medida perpendicularmente
al plano del talud
• L.- Longitud máxima del deslizamiento medida en el plano del talud
• HD. Altura del deslizamiento medida entre la cabecera y el pie, en una
misma sección
• LD.- Distancia Horizontal desde el pie de la cabecera, medida en una
sección longitudinal del deslizamiento.
3.5. Factores Condicionantes Y Desencadenantes
En los deslizamientos es de gran importancia el reconocimiento de los factores
que condicionan la estabilidad de los taludes y aquellos otros que actúan como
desencadenantes de los movimientos. El conocimiento de ambos factores
permite una evaluación del peligro existente y por tanto las medidas necesarias
para evitar o corregir los posibles movimientos.
La posibilidad de que se produzcan movimientos en los taludes está
condicionada por la estructura geológica, la litología, las condiciones
hidrogeológicas y la morfología propia del área determinada
La variación de una de las condicionantes mencionadas, producida por causas
naturales o debidas a la actividad humana, puede traducirse en un incremento
o disminución del esfuerzo de corte cuyo efecto inmediato desencadena la
inestabilidad de una masa de material. Se describen a continuación de algunos
de los factores más importantes que influyen en la estabilidad de los taludes
3.5.1. Factores Naturales
3.5.1.1 El Agua
Ayudantía de Cátedra 2007-2008. CLE 78
Mecánica de Rocas II Escuela de Minas
Es el agente natural de mayor coincidencia como factor condicionante y
desencadenantes en la aparición de las inestabilidades. Las corrientes de agua
con su poder erosivo y de transporte influyen directamente en la socavación en
el pie de los taludes. El oleaje actúa como factor desestabilizador en las zonas
costeras.
Las aguas subterráneas ejercen una serie de disoluciones y otros cambios
físico-químicos que debilitan las características de resistencia de los
materiales.
La lluvia constituye un factor desencadenante de inestabilidad, contribuyendo a
aumentar la acción de diversos factores condicionantes como la meteorización
y acción e las aguas subterráneas.
Los glaciares en su recorrido modelan los valles debido a la presencia de
fragmentos rocosos que aumenta el poder abrasivo del hielo, originando
escarpadas paredes rocosas
La sismicidad y el vulcanismo ocasionan grandes deslizamientos, avalanchas y
desprendimientos.
3.5.2 Actividad Humana
La actividad humana dirigida a procurar recursos naturales constituye una de
las causas de mayor incidencia en el movimiento de taludes.
3.5.2.1 Excavaciones
Representa uno de los factores desencadenantes más extendidos, debido a la
necesidad de ellas en obras civiles como carreteras, túneles, etc. Necesitan de
un detallado estudio que garanticen la estabilidad de taludes creados. Las
excavaciones producen una variación del estado de equilibrio, que se traducen
en descalces de potenciales superficies de deslizamiento, desequilibrio de
masas, etc.
3.5.2.2 Voladuras
Estas pueden actuar como desencadenantes de los movimientos disminuyendo
la estabilidad de los macizos rocosos. Las ondas de compresión originan la
apertura de grietas radiales alrededor de la carga y la de tracción fragmenta el
material. Las vibraciones producidas actúan como pequeños sismos los cuales
Ayudantía de Cátedra 2007-2008. CLE 79
Mecánica de Rocas II Escuela de Minas
amplían la red de fracturamiento preexistente en las rocas, y creando nuevas
superficies potenciales de deslizamiento.
3.5.2.3 Actividad Minera
Esta actividad incluye la explotación de canteras, minería a cielo abierto y
minería subterránea. La explotación subterránea de los recursos naturales ha
sido causa de movimientos importantes en la superficie. La degradación que
sufren las cámaras y galerías de explotaciones abandonadas puede conducir a
hundimientos, que se reflejan en el hundimiento en la superficie del terreno
también.
3.6. Técnicas de investigación
La base de estas técnicas es el uso de mapas, fotografías aéreas y terrestres,
pudiéndose también utilizar las técnicas relacionadas con sensores
remotos. Todas ellas presentan porciones de la superficie terrestre y
muestran detalles sobre las características geológicas, magnitud y
relaciones espaciales de las formas del terreno.
3.6.1 Mapas
Dentro de este apartado se comentarán algunos aspectos referentes a
particularidades, métodos de trabajo y métodos (le detección de
movimientos, en general, para los tipos de mapas que pueden ser usados
en reconocimientos generales de deslizamientos y roturas en taludes.
Se hará referencia a la utilización de mapas topográficos, geológicos,
geotécnicos y específicos, cuyo estudio constituye uno de los primeros
pasos a seguir en investigaciones de deslizamientos.
Los mapas ofrecen una representación bi dimensional del terreno y de los
aspectos con él relacionados. La naturaleza y calidad de la información
sobre deslizamientos existentes, o áreas susceptibles al deslizamiento, que
Ayudantía de Cátedra 2007-2008. CLE 80
Mecánica de Rocas II Escuela de Minas
se puede obtener a partir de ellos depende del tipo de mapa, escala,
detalle, etc.
La ventaja principal de la utilización de mapas es su fácil manejo y el
contar con una escala de trabajo uniforme para reali zar estudios
regionales o incluso nacionales, mientras que su mayor inconveniente es
que, a menos que sean puestos al día periódicamente o que no ocurra
ningún cambio en los aspectos recogidos por los mapas, éstos quedan
anticuados en poco tiempo, al no recoger los cambios operados tras su
publicación.
a) Mapas topográficos
Los mapas topográficos son un elemento esencial e imprescindible en
cualquier tipo de estudios geológicos, ya que presentan en detalle (según
la escala) la configuración (tamaño, forma y rasgos) de la superficie de la
tierra permitiendo medidas de distancias horizontales y elevaciones
verticales a partir de las curvas de nivel. En las escalas más comúnmente
usadas de 1:25.000, 1:50.000 v 1:200.000, las curvas de nivel se presentan
cada 10 m, 20 m y 100 m, respectivamente.
b) Mapas Geológicos
Los mapas geológicos aportan datos referentes a descripción de suelos y
rocas, depósitos superficiales, alteración y meteorización, contactos y límites
geológicos, zonas de fractura y cizalla, juntas y todo tipo de discon-
tinuidades estructurales, así como la historia geológica de la zona.
Los mapas hidrogeológicos aportan datos acerca de las condiciones
hidrogeológicas generales prevalecientes en un área (como acuí feros,
pozos artesianos, movimiento subterráneo del agua, caudales, datos de
análisis químicos del agua, permeabilidades, límites de aguas potables y
salinas, etc.), sobre las propiedades hidrogeológicas de los materiales y
sobre la existencia de manantiales y filtraciones.
Ayudantía de Cátedra 2007-2008. CLE 81
Mecánica de Rocas II Escuela de Minas
c) Mapas Geotécnicos
Los mapas geotécnicos aportan información sobre las propiedades
geotécnicas de las formaciones geológicas, es decir datos acerca de
parámetros geomecánicos y de las propiedades resistentes de los
materiales, aparte de los datos geológicos necesarios para caracterizar las
diferentes unidades establecidas.
d) Mapas Específicos
Se tendrán mapas específicos o zonas susceptibles de deslizamientos a
diferentes escalas en función del área de estudio.
3.6.2. Fotografía Aérea
Su uso es gran utilidad porque permiten la interpretación de rasgos y
estructuras geológicas gracias al detalle que muestran de la superficie
terrestre.
El uso de la fotografía aérea ha demostrado ser una de las mejores técnicas
para el reconocimiento de deslizamientos.
3.6.3. Sensores Remotos
Como sensores remotos se consideran las imágenes de satélites y las
imágenes infrarrojas.
3.7. Causas generales de los deslizamientos
Toda inestabilidad es consecuencia de la ruptura de las condiciones de
equilibrio límite en un talud. Las causas de que se supere este equilibrio
pueden ser intrínsecas al material (propiedades resistentes bajas, existencia de
discontinuidades desfavorablemente orientadas o meteorización en un macizo
Ayudantía de Cátedra 2007-2008. CLE 82
Mecánica de Rocas II Escuela de Minas
rocoso, presencia de capas de material blando e incompetente, etc.) o
extrínsecas, es decir, toda fuerza externa que se ejerza sobre el material
aumentando las fuerzas desestabilizadoras que tiendan a la ruptura.
La mayor parte de los deslizamientos son provocados por un factor
desencadenante extrínseco (cambio en la geometría, variación de las
condiciones hidrogeológicas, aplicación de cargas estáticas o dinámicas, etc.)
en materiales que, en cierto modo, estaban predispuestas a la ruptura, es decir,
que presentaban propiedades resistentes bajas.
Sin embargo, hay que pensar que todo material, por resistente que sea,
siempre se puede romper si le son aplicadas fuerzas externas
desestabilizadoras suficientes como para vencer sus propiedades resistentes,
o si su geometría es variada de tal forma que no soporte su peso propio (por
ejemplo, la erosión a que se ven sometidos los pies de los acantilados
marinos).
La acción de un fenómeno determinado que provoca el deslizamiento es,
generalmente, la gota de agua que colma el vaso y, aunque se achaque a éste
la causa definitiva de la rotura, ésta no habría ocurrido a no ser por las
condiciones previas del material (o por otros factores extrínsecos que ya lo
estaban afectando).
Entre las propiedades inherentes a los materiales, y que determinan su
estabilidad, se encuentran la cohesión, la fricción y la densidad (consecuencias
de la litología e historia geológica sufrida), pudiendo provocar la variación de
alguna de estas propiedades el desequilibrio en la masa. La saturación de
material, por ejemplo, induce cambios en sus propiedades, modificando las
características resistentes, y las componentes estabilizadoras del talud. La
propiedad que queda más afectada por la presencia de agua es la resistencia
al corte, que se puede ver reducida considerablemente en cierto tipo de
materiales.
Ayudantía de Cátedra 2007-2008. CLE 83
Mecánica de Rocas II Escuela de Minas
La presencia de agua ha quedado, pues establecida como una causa
desencadenante de la ruptura en una gran parte de los deslizamientos. Tras un
período de fuertes lluvia a una tormenta fuerte (que causa la saturación del
material), pueden producirse deslizamientos en materiales poco permeables o
permeables que queden saturados.
El cambio en la geometría de los taludes induce, de igual forma, la
redistribución de la dirección y magnitud de las fuerzas, pudiendo provocarse la
rotura por acción de la componente desestabilizadora del peso propio material.
Entre otras causas menos frecuentes que provocan el movimiento se
pueden citar:
- Movimientos sísmicos o voladuras que dan lugar a la aplicación de cargas
dinámicas sobre el talud.
- Aplicación de cargas estáticas sobre talud (por ejemplo, escombreras o
construcciones situadas en su cabecera.
- Cambio en las condiciones hidrogeológicas por variación del estado de
presiones intersticiales (caso de desembalse rápido).
-- Presencia de anisotropías de algún tipo de material (excavaciones de
galerías, pozos, zanjas, etc.).
-- Grietas en construcciones, hundimientos o abombamientos en
carreteras.
3.8. Investigación e identificación del tipo de movimiento
Tras la localización del fenómeno en el campo, la investigación general de
deslizamientos “in situ” debe conseguir la identificación o valoración de las
siguientes características:
• Condiciones geométricas y geomorfológicas, tanto del talud o zona
donde ha ocurrido el deslizamiento como de la zona deslizada:
-- Angulos, pendientes, alturas, longitudes y volumen aproximado.
Ayudantía de Cátedra 2007-2008. CLE 84
Mecánica de Rocas II Escuela de Minas
-- Rasgos del pie y cabecera del talud, existencia de grietas de tracción y'
límites del deslizamiento.
-- Profundidad y forma de la superficie de ruptura, generalmente difíciles
de identificar en los reconocimientos generales a no ser que la superficie de
ruptura haya quedado al descubierto.
• Características geológicas y geotécnicas. Para el establecimiento
aproximado de las propiedades resistentes del material y su clasificación se
deberá establecer si el deslizamiento ha tenido lugar a favor de un estrato blando
incompetente o a través de material homogéneo, a favor de discontinuidades
o atravesando la matriz rocosa, etc.
• Características hidrogeológicas, como la posición del nivel freático,
existencia de surgencias, filtraciones, etc.
• Causas externas que hayan podido contribuir o provocar el deslizamiento,
ya que pueden ayudar a identificar el tipo y las causas de la rotura
(excavaciones, construcción de obras civiles, arranque de tierra, erosión,
inundaciones, etc.).
4. APARECIMIENTO DE LA PRESION DE LAS ROCAS EN LOS TRABAJOS
A CIELO ABIERTO
4.1. ESTABILIDAD DE LOS TALUDES
El problema de asegurar la estabilidad de los taludes consiste en la
determinación (bajo condiciones dadas de forma y posición de la superficie de
desplome), de la profundidad hasta la cual sin peligro puede efectuar el
arranque, bajo un valor dado del ángulo de talud y en particular en la
determinación de la profundidad de arranque hasta la que el talud se puede
mantener vertical (altura crítica).
Ayudantía de Cátedra 2007-2008. CLE 85
Mecánica de Rocas II Escuela de Minas
El estudio de deslizamientos de macizos de suelos homogéneos,
muestran que las huellas dejadas por la superficie de deslizamiento del talad
sobre la superficie vertical, por su configuración se acerca a una línea
circularcilíndrica. Este tipo de forma de superficie de deslizamiento del talud, se
obtiene también en rocas cohesionadas y homogéneas. La forma
circularcilíndrica de la superficie de deslizamiento del talud, frecuentemente se
emplea en mecánica de suelos.
El esquema de acción de las fuerzas para el cálculo de la estabilidad del
macizo rocoso, cuando la superficie de deslizamiento es una curva cilíndrica se
muestra en la figura 82.
En cada cuña elemental actúan:
1) La fuerza Q, dispuesta en el centro de gravedad del elemento y que es -
igual al peso de dicho elemento.
2) La reacción de la parte quedada de roca sobre la superficie de desliza—
miento, es igual a la suma de la fuerza de rozamiento, proporcional a la presión
normal y la fuerza de cohesión.
3) La presión de las rocas sobre los extremos Laterales verticales del elemento.
Estas últimas fuerzas se denominan interiores en relación con todo el
macizo que se desliza y a ellas se las puede no tomar en cuenta para la
determinación de las condiciones de equilibrio del macizo deslizante en su
totalidad.
Si suponemos que el centro de la superficie de deslizamiento se
encuentra en el punto O, entonces las condiciones de equilibrio de la cada a, b,
c, se determina igualando a cero la suma de los momentos de las fuerzas con
respecto a dicho centro.
Ayudantía de Cátedra 2007-2008. CLE 86
Mecánica de Rocas II Escuela de Minas
1 1
. 0
n n
TR N tg R CLR ϕ − − ·
∑ ∑
Donde:
T fuerzas tangenciales componentes de Q;
R - radio del arco de deslizamiento;
N - fuerzas normales componentes de Q;
Y- ángulo de fricción interna de las rocas;
C - cohesión de las rocas;
L - longitud de deslizamiento ac.
Simplificando en R, obtenemos
1 1
0
n n
T N tg CL ϕ − − ·
∑ ∑
FIGURA 82: Esquema de acción de las fuerzas, para el cálculo gráfico de la
estabilidad del macizo rocoso.
Ayudantía de Cátedra 2007-2008. CLE 87
Mecánica de Rocas II Escuela de Minas
El coeficiente de estabilidad del macizo en el deslizamiento, o sea la
relación del momento de las fuerzas de sostenimiento para el momento de las
fuerzas deslizantes, se expresa en la siguiente forma:
1
1
.
. .
n
n
Ni tg CL R
Ti R
ϕ
η
¸ _
+
÷
¸ ,
·


Donde

η
-coeficiente de estabilidad del macizo;
Ni- Q cos θ
Ti -Q sen θ
Y después de simplificar:
1 1
1 1
n n
n n
Ni tg CL Ni f CL
Ti Ti
ϕ
η
+ +
· ·
∑ ∑
∑ ∑
Donde:
f = tg φ.- coeficiente de rozamiento interno de las rocas.
En los cálculos indicados, generalmente el coeficiente de estabilidad se
toma:
η
= 1,1
÷
1,5
De esta manera, el cálculo de la estabilidad del macizo rocoso,
conociendo el centro de la superficie de deslizamiento se reduce al simple
cálculo del valor del coeficiente de estabilidad. Sin embargo lo complejo del
Ayudantía de Cátedra 2007-2008. CLE 88
Mecánica de Rocas II Escuela de Minas
problema constituye la búsqueda de la configuración más peligrosa de la
superficie de deslizamiento, o lo que es lo mismo, la posición del centro O. Este
problema puede ser resuelto, solamente por el método de aproximación, lo
cual exige mucho tiempo.
M. N. Goldshtein en base a la construcción gráfica y cálculos de -
ensayo propuso una fórmula para el cálculo del coeficiente de estabilidad de
los taludes en suelos, la cual tiene la siguiente forma:
. . ,
c
f A B
h
η
γ
· +
Donde:
A y B.-coeficientes que dependen de las dimensiones geométricas de
la cuña que se desliza (estos valores se dan en la tabla 17 y la figura 83)
f = tg φ.- coeficiente de rozamiento interno de las rocas;
C.- cohesión de las rocas;
γ.- peso volumétrico de las rocas;
h - altura del talud;
Entonces:
( )
.
. .
C B
h
f A γ η
·

Ayudantía de Cátedra 2007-2008. CLE 89
Mecánica de Rocas II Escuela de Minas
Ayudantía de Cátedra 2007-2008. CLE 90
Mecánica de Rocas II Escuela de Minas
Empleando los datos de La tabla 17, de acuerdo con la fórmula mis arriba
indicada, se puede determinar tanto el valor aproximado del coeficiente de
estabilidad del talud de configuración dada, como la altura máxima del talud por
el ángulo dado de talud y el valor optado como coeficiente de estabilidad del
macizo. En vista del carácter aproximado que tienen el cálculo, la magnitud del
coeficiente de estabilidad, en este caso, se toma η= 1,5 - 2.
Las posiciones de los arcos peligrosos de deslizamiento se muestren en
la figura 83.
FIGURA 83: Posiciones de arcos peligrosos de deslizamiento: a. la curva de
deslizamiento pasa por la arista inferior del talud; b. la curva de deslizamiento
sale del límite del talud: 1. rocas débiles; 2. rocas resistentes
Ejemplo: Determinar la altura máxima del talud con inclinación 1: 2, bajo
coeficiente de estabilidad η = 2, si el talud está constituido de rocas
homogéneas, para las cuales φ = 22°, C = 1,2 T/m
2
y γ = 1, 8 T/m
3
Solución: Ce la tabla 17
A= 3.23
B= 6.70
Por consiguiente
Ayudantía de Cátedra 2007-2008. CLE 91
Mecánica de Rocas II Escuela de Minas
( ) ( )
1.2*6.70
6, 4
. 1, 8 2 22 *3, 23
CB
h m
f A tg γ η
· · ·
− − °
Las condiciones de estabilidad y forma de desplome de un talud real se
determinan por la composición del macizo rocoso y el régimen de aguas
subterráneas. Como muestra la práctica, el desplazamiento de las rocas
(desplome del talud) se produce, generalmente por los planos de clivaje y
resbalamiento.
La superficie de desplome tomada como circularcilíndrica en los
cálculos analíticos para las rocas reales lleva a la obtención de fórmulas
complejas que prácticamente excluyen la posibilidad de su empleo. Por esto
para la simplificación de las deducciones la superficie de desplome
frecuentemente se toma como plana y los resultados obtenidos se consideran
como aproximados.
La construcción aproximada de la superficie de desplome del talud se
muestra en la figura 84.
FIGURA 84: Construcción aproximada de la superficie de desplome del
talud.
Ayudantía de Cátedra 2007-2008. CLE 92
Mecánica de Rocas II Escuela de Minas
En el banco vertical, D es mayor que la altura crítica, teóricamente el
rompimiento del macizo de rocas debe producirse por la superficie cilíndrica
ABD. Bajo la presencia de un momento de flexión parte de las rocas BCD no
puede mantenerse. Se produce el rompimiento de las rocas por el plano BC
como plano de menor resistencia. Si, luego la mitad de la altura vertical del
talud nuevamente sobrepasa su altura crítica vertical, entonces se producirá el
desplome del talud BC con formación de la superficie circularcilíndrica BEC y el
plano vertical EF, etc.
El proceso de desplomo termina, cuando la parte vertical de la superficie
de desplome alcanza una altura menor que la altura vertical crítica del talud
para el tipo de roca dada.

La determinación de la altura, se expone más abajo. La dependencia
entre los elementos geométricos del talud estudiaremos para el caso simple de
desplome de las rocas por el plano con inclinación θ con respecto a la
horizontal. El ángulo límite de talud, al cual responde el ángulo θ designamos
por α (Fig. 85).
FIGURA 85: Esquema para la determinación de la altura del talud en rocas
homogéneas.
Para el momento de equilibrio límite del prisma de deslizamiento ABC,
tenemos:
Q sen θ = C . AC + Q cos θ . tg φ
Ayudantía de Cátedra 2007-2008. CLE 93
Mecánica de Rocas II Escuela de Minas
Donde:
φ = ángulo de fricción interna;
c - cohesión
De donde:
( Q sen θ - Q cos θ tg φ Q sen (θ – φ)
C = -------------------------------- = -------------------------
AC AC cos φ
El peso del prisma ABC
γ AB AC
Q = ------------------ sen (α – θ )
2
H
AB = -------------
Sen α
Por lo tanto:
γ AB . AC sen (α – θ ) sen ( θ – φ ) γ H sen (α – θ ) sen ( θ – φ )
C = ------------------------------------------------- = ----------------------------------------
2 AC cos φ 2 sen α . cos φ
O
C H sen (α – θ ) sen ( θ – φ )
---- = -----------------------------------------
γ 2 sen α . cos φ
Ayudantía de Cátedra 2007-2008. CLE 94
Mecánica de Rocas II Escuela de Minas
Designemos
, α θ β · +
De donde

. θ α β · −
Entonces
( ) ( )
( )
2 . .
.
2 . .
H sen Sen
C
K
Sen Cos
H Sen Sen
Sen Cos
α α β α β ϕ
γ α ϕ
β α β ϕ
α ϕ
− + − −
· · ·
− −
La magnitud k=
C
γ
se denomina coeficiente de cohesión.
Por el plano de desplome el valor de la fuerza de cohesión es el mayor.
Encontremos las condiciones del valor máximo:
( ) K f β ·
Tomemos la primera derivada.
( ) ( )
. .cos
2 . .
H
K Cos Sen Sen
Sen Cos
β α β ϕ β α β ϕ
α ϕ
′ · − − − − − 1
¸ ]
De la condición K’= O encontramos.
( ) ( ) . . 0 Cos Sen Sen Cos β α β ϕ β α β ϕ − − − − − ·
( ) 0 Sen α β ϕ β − − − · 1
¸ ]
2
α ϕ
β

·
Y por consiguiente: -
2
.
2 2
max
2 . .
H Sen Sen
K
Sen Cos
α ϕ α ϕ
α ϕ
α ϕ
− −
¸ _
− −
÷
¸ ,
·
Ayudantía de Cátedra 2007-2008. CLE 95
Mecánica de Rocas II Escuela de Minas
2
.
2
max
2 . .
H Sen
K
Sen Cos
α ϕ
α ϕ

¸ _
÷
¸ ,
·
De donde
2
2 max. .cos
2
K sen
H
Sen
α ϕ
α ϕ
·

¸ _
÷
¸ ,
Cuando α = 90 grados, obtenemos la altura vertical del talud o la altura crítica
vertical del talud.
2. K máx. cos φ
H
O
= ----------------------------
90
O
- φ
Sen
2
( -------------- )
2
Estudiemos un macizo constituido por capas horizontales (figura 86)
FIGURA 86. Esquema para la determinación de la altura del talud en rocas
heterogéneas
Teóricamente cada una de las capas debe tener su ángulo límite de posición
en correspondencia con la altura.
Ayudantía de Cátedra 2007-2008. CLE 96
Mecánica de Rocas II Escuela de Minas
Para la capa superior el valor aproximado del ángulo del talud fue
determinado más arriba.
La segunda capa consideramos como carga uniformemente distribuida
sobre la primera capa, o sea, que imaginariamente optamos por el talud BD’ en
lugar de BD. Esto es equivalente a elevar el peso del prisma de desplome ABC
de la capa inferior en
2
2 2
,
ho h
veces
h
+
1
2
1. g donde ho h altura de car a
γ
γ
· −
El peso del prisma ABC, es
γ
2
AC . BM
Q
2
= -------------------
2
Pero.
( )
2 2
2 2 2
h h
AC
Sen Sen θ α β

· ·
2
2 2
2
. . .
h
BM AB Sen Sen
Sen
β β
α
· ·
Por lo tanto
( )
2
2 2
2 2
2 2 2
2
h Sen
Q
Sen Sen
β
γ
α β α
·

El peso de este prisma, tomando en cuenta la carga superior será.
Ayudantía de Cátedra 2007-2008. CLE 97
Mecánica de Rocas II Escuela de Minas
( )
1
2 1 2 2 2
2 1
2
2 2 2
2 . . .
2 .
h h h Sen
Q
Sen Sen
γ
γ β
γ
α β α
¸ _
+
÷
¸ ,
·

Considerando el momento del equilibrio límite del prisma ABC con el peso
agregado y actuando análogamente como el caso estudiado anteriormente,
obtenemos.
( )
2 2 2
1
2 1
2
2 2 2
2 max .
2 .
2
K Sen Cos
h h
Sen
α ϕ
γ
α ϕ γ
· −

¸ _
÷
¸ ,
Para n número de capas, obtenemos
( )
1 1 2
1 2 1
2
2 . max . .
2 ..........
2
n n n
n
n n n n n
Kn Sen Cos
hn h h h
Sen
α ϕ γ γ γ
α ϕ γ γ γ


¸ _
· − + + +
÷

¸ _
¸ ,
÷
¸ ,
En la comprobación de la estabilidad de los taludes para condiciones reales,
en los cálculos se introduce el coeficiente de seguridad de estabilidad del talud
m, de tal manera que
max K C
K
m mγ
· ·
arctg
m
µ
ϕ ·
La magnitud del coeficiente de seguridad de estabilidad del talud en
dependencia de las condiciones se toma
1, 5 3, 0 m · ÷
Ayudantía de Cátedra 2007-2008. CLE 98
Mecánica de Rocas II Escuela de Minas
Lo valores medios de las características físicas de algunas rocas se
indican en la tabla 18.
TABLA 18
Si la roca esta saturada, entonces el peso volumétrico de ella será:
γ = γ
o
+ K
por
. Δ
o
Donde
0
γ
.- peso volumétrico de la roca seca;
Δ
o
.- peso volumétrico del agua;
K
por
.- coeficiente de porosidad de la roca.
Ejemplo. La parte superior de un manto abrupto potente se explota por el
método a cielo abierto hasta la profundidad H = 50m (fig. 87).
 Características de las rocas del costado pendiente:
Ayudantía de Cátedra 2007-2008. CLE 99
Mecánica de Rocas II Escuela de Minas
3 2
1 1 1
2 / ; 8 / ; 45 T m C T m grados γ ϕ · · ·
 Características de las rocas del costado yaciente:
3 2
2 2 2
2.5 / ; 60 / ; 45 T m C T m grados γ ϕ · · ·
Encontrar el número de bancos en el costado pendiente con ángulo de
α
1
= 80° y el número de bancos en el costado yacente con ángulo α
2
= 70°. El
coeficiente de seguridad para la estabilidad se toma m = 2.
FIG. 87: Esquema para el cálculo de los bancos
Resolución: Establecemos los valores de las magnitudes.
' '
1 2
45
arc 27
2
o
o
tg
tg ϕ ϕ · · ·
1
1
1
8
2
* 2*2
C
K
m γ
· · ·
2
2
2
60
12
* 2*2.5
C
K
m γ
· · ·
La altura vertical del banco en el costado pendiente será:
Ayudantía de Cátedra 2007-2008. CLE 100
Mecánica de Rocas II Escuela de Minas
'
1 1 1
1
'
2
2
1 1
2 cos 2*2* 80 cos 27
17.5
80 27 |
2
2
K sen sen
h m
sen
sen
α ϕ
α ϕ
° °
· · ·
°− °
¸ _ ¸ _ −
÷
÷
¸ ,
¸ ,
Optamos por tres bancos, en el costado pendiente, con alturas de 16, 17 y
17m.
La altura vertical límite del banco en el costado yacente será:
'
2 2 2
2
'
2
2
2 2
2 cos 2*12* 70 cos 27
150
70 27 |
2
2
K sen sen
h m
sen
sen
α ϕ
α ϕ
° °
· · ·
°− °
¸ _ ¸ _ −
÷
÷
¸ ,
¸ ,
Por consiguiente el costado yacente no hay necesidad de dividirlo en bancos.
4.2. PRESION DE LAS ROCAS SOBRE MUROS DE CONTENCION
Supongamos que el plano vertical AB de la figura 88a constituye un
muro de contención; determinemos la presión que ejerce sobre él las rocas
pulverulentas debido al deslizamiento del prisma ABC.
Introduzcamos designaciones:
G.- peso del prisma de deslizamiento
D.- reacción del muro de contención
R.- reacción (al prisma ABC), de la parte de roca quedada en estado tranquilo;
θ.- ángulo de inclinación del plano de deslizamiento, con respecto al horizonte;
φ.- ángulo de fricción interna de las rocas.
Por cuanto la presencia de la fuerza de rozamiento en el plano inclinado
BC, actúa hacia arriba, la fuerza R es desviada de la normal de dicho plano
hacia arriba, en un ángulo de resistencia interna φ.
Ayudantía de Cátedra 2007-2008. CLE 101
Mecánica de Rocas II Escuela de Minas
Descompongamos la fuerza R en las componentes N y T. El ángulo
entre las fuerzas N y R es igual a φ; y, el ángulo entre las fuerzas R y G es
igual a (θ-φ). En la figura 88 se indica la construcción del triángulo de fuerzas
para las fuerzas G, D y R.
Del triángulo de fuerzas tenemos:
. ( ) D Gtg θ ϕ · −
El peso del prisma es:
2
1
. .
2
1
. . (90 )
2
G H AC
G H tg
γ
γ θ
·
· °−
Por consiguiente
2
.
(90 ). ( )
2
H
D tg tg
γ
θ θ ϕ · °− −
El valor máximo de D encontramos de la expresión:
0
dD

·
Ayudantía de Cátedra 2007-2008. CLE 102
Mecánica de Rocas II Escuela de Minas
FIGURA 88: Presión activa y empuje de las rocas pulverulentas:
a) esquema para la determinación de la presión activa; b) triángulo de fuerzas;
c) diagrama de presión activa; d) esquema para la determinación de la
magnitud de empuje de las rocas.
Expresemos D en la siguiente forma:
2
.
. (90 ). ( )
2
H
D tg tg
γ
θ θ ϕ · ° − −
Igualemos a cero la primera derivada:
2
2 2
. 1 1
. ( ) . (90 ) 0
2 cos (90 ) cos ( )
dD H
tg tg
d
γ
θ ϕ θ
θ θ θ ϕ
1
· − − + ° − ·
1
° − −
¸ ]
De donde:
2 2
1 1
. ( ) (90 ).
cos (90 ) cos ( )
tg tg θ ϕ θ
θ θ ϕ
− · ° −
° − −
Y por consiguiente:
2 2
1 ( ) (90 ) 1
. .
cos (90 ) cos( ) cos(90 ) cos ( )
sen sen θ ϕ θ
θ θ ϕ θ θ ϕ
− ° −
·
° − − ° − −
2( ) (90 )
2( ) 2(90 )
90
2
sen sen θ ϕ θ
θ ϕ θ
ϕ
θ
− · ° −
− · ° −
° +
·
De esta manera:
2
2
90
max .
2 2
H
D tg
γ ϕ ° −
·
La variación de la presión sobre el muro de contención en altura (Fig.
88), determinamos de la expresión.
2
2
90
. .
2
90
; .
2
B
dD
H tg
dH
ó Pg P tg
ϕ
γ
ϕ
° − ¸ _
·
÷
¸ ,
° −
¸ _
·
÷
¸ ,
Donde:
Ayudantía de Cátedra 2007-2008. CLE 103
Mecánica de Rocas II Escuela de Minas
Pg.- tensión horizontal a la profundidad H;
P
B
.- tensión vertical a la profundidad H.
La presión de algunas capas de roca sobre el muro de contención se
muestra en la figura 89a. La presión que ejerce la capa superior se determina
con la fórmula:
2
2 1 1 1
1
. 90
.
2 2
h
D tg
γ ϕ ° − ¸ _
·
÷
¸ ,
La presión que ejerce la capa inferior (cargada) de roca se determina con la
fórmula:
2 2 2 1 2
2 1 2
2
. 90
. 2
2 2
h
D h h tg
γ γ ϕ
γ
¸ _ ° − ¸ _
· +
÷ ÷
¸ ,
¸ ,
La presión total sobre el muro de contención es:
1 2
D D D · +
El diagrama de presión sobre el muro de contención en profundidad se muestra
en la figura 89 b.
Aquí:
2 1
1 1
2 2
1 1
2 1 2
2 1 2
2
90
. .
2
90
. .
2
90
. .
2
bc h tg
bd h tg
ef h h tg
ϕ
γ
ϕ
γ
γ ϕ
γ
γ
° − ¸ _
·
÷
¸ ,
° − ¸ _
·
÷
¸ ,
¸ _ ° −
¸ _
· +
÷ ÷
¸ ,
¸ ,
De acuerdo con P.M. Tsimbareivich las fórmulas obtenidas se pueden
emplear, también para las rocas cohesionadas, si en lugar del ángulo de
fricción interna φ se toma el ángulo de resistencia interna.
arctg f β ·
Donde:
Ayudantía de Cátedra 2007-2008. CLE 104
Mecánica de Rocas II Escuela de Minas
f
.- coeficiente de resistencia de las rocas de acuerdo a M.M.
Protodiakonov.
FIGURA 89: Presión de algunas capas de rocas sobre el muro de contención:
a) esquema para el cálculo; b) diagrama de presión
La magnitud:
2
90
2
A tg
β ° −
¸ _
·
÷
¸ ,
P. M. Tsimbareivich la denomina coeficiente de empuje horizontal.
Por consiguiente:
.
B
Pg P A ·
El valor de A para ciertas rocas se indica en la tabla 19.
Cuando existen varias capas de roca (Fig. 89 b), obtenemos:
1 1 1
1 1 2
1
2 1 2 2
2
. .
. .
. .
bc h A
bd h A
ef h h A
γ
γ
γ
γ
γ
·
·
¸ _
· +
÷
¸ ,
La presión estudiada de las rocas sobre el muro de contención, se
denomina activa. Si sobre la pared de roca se dispone una presión que ejerza
empuje en las rocas sobre el plano B
1
C
1
(Fig. 88d), entonces la presión, que es
igual al empuje, se denomina pasiva.
Ayudantía de Cátedra 2007-2008. CLE 105
Mecánica de Rocas II Escuela de Minas
TABLA 19
No es difícil demostrar que la magnitud de la presión pasiva se expresa con la
fórmula:
2
2
. 90
.
2 2
pas
H
D tg
γ ϕ ° +
¸ _
·
÷
¸ ,
Es evidente que:
Pact < Ppas
5. LA PRESIÓN DE LAS ROCAS EN LAS GALERÍAS SUBTERRÁNEAS
HORIZONTALES E INCLINADAS
Ayudantía de Cátedra 2007-2008. CLE 106
Mecánica de Rocas II Escuela de Minas
5.1. ESTABILIDAD DE LAS GALERÍAS
Por estabilidad de las galerías se comprende la capacidad que tienen
ellas de soportar la acción de la presión de las rocas, sin destruirse.
La estabilidad de las galerías sin entibado se determina por la
estabilidad del denudamiento de las rocas en dicha galería. Pero incluso bajo la
presencia de denudamientos inestables de roca, la galería puede ser estable
en virtud de la instalación en ella de fortificaciones.
El franqueo de galerías en el macizo inalterado, destruye el equilibrio
estable de las rocas y lleva a una redistribución de las tensiones.
Como muestran las observaciones; alrededor de la galería se produce
un crecimiento de las tensiones, que se caracteriza con el coeficiente de
concentración K, el cual corresponde a la relación de la magnitud de la tensión,
en un punto dado, después del franqueo de la galería, para la magnitud de la
tensión en el mismo punto, antes del franqueo de la galería. La magnitud
máxima del coeficiente de concentración de las tensiones alcanza 4- 6.
En el techo plano y el piso de una galería aparecen tensiones de tracción.
1
u
. .
1-u
trac
K H σ γ ·
Donde
trac
σ
.- magnitud de la tensión de tracción;
1
K
.- coeficiente de concentración de las tensiones;
u
.- coeficiente de Poisson;
γ
.- peso volumétrico de las rocas;
H .- profundidad a la que se encuentra la galería con respecto a la
superficie.
A medida que se aleja del techo (piso) de la galería hacia el interior del
macizo rocoso, las tensiones de tracción disminuyen hasta cero y luego se
transforman en tensiones de compresión y alcanzan la magnitud.
Ayudantía de Cátedra 2007-2008. CLE 107
Mecánica de Rocas II Escuela de Minas
. .
1
x y
u
H
u
σ σ γ · ·

En las paredes de las galerías aparecen tensiones de compresión:
2
. .
cp
K H σ γ ·
Donde:
cp
σ
.- magnitud de la tensión de compresión;
2
K
.- coeficiente de concentración de las tensiones;
γ
.- peso volumétrico medio de las rocas;
H .-profundidad a la que se encuentra la galería con respecto a la
superficie.
A medida que se aleja de las paredes de la galería hacia el interior del
macizo rocoso, las tensiones de compresión disminuyen su magnitud hasta.
.
z
H σ γ ·
El esquema de distribución de las tensiones alrededor de la galería de
sección trapezoidal se muestra en la figura 92.
Corno resultado de la concentración de las tensiones las rocas alrededor
de la galería se deforman. En las galerías no entibadas estas deformaciones no
deben sobrepasar los límites de elasticidad de las rocas. Si los denudamientos
rocosos en las galerías presentan deformaciones plásticas, entonces las
tensiones en ellas sufren una redistribución: en las rocas que se encuentran
inmediatamente alrededor de la galería se forma una zona de bajas tensiones y
lejos de la galería una zona de altas tensiones o de presión de apoyo. Fuera de
la zona de influencia de la galería, que se extiende hasta una distancia de (3-5)
Rmáx. desde su contorno, las rocas se mantienen en su estado tensional
inicial; en este caso Rmáx es la dimensión mayor de la galería.
En estos casos, para impedir la destrucción de la galería minera es
indispensable colocar fortificaciones. El esquema de distribución de las zonas
de tensiones cerca de una galería, cuando el denudamiento de las rocas es
inestable, se muestra en la figura 93.
Ayudantía de Cátedra 2007-2008. CLE 108
Mecánica de Rocas II Escuela de Minas
En el presente curso nosotros estudiaremos solamente las condiciones
de estabilidad de las galerías no entibadas y los métodos para el cálculo de la
magnitud de presión de las rocas. Los métodos de entibado de las galerías y el
cálculo de resistencia de las fortificaciones serán estudiados en el curso de
‘Franqueo y Entibado de las galerías Mineras’.
El denudamiento en el techo (piso) de la galería, franqueada a la
profundidad H con respecto a la superficie, será estable si la magnitud de la
tensión de tracción alcanza un valor igual o menor que la resistencia límite de
las rocas del techo (piso) a la tracción, bajo condiciones de estado tensional
biaxial, o sea sí:
1
. . .
1
tra
u
K H R
u
γ ≤

FIG. 92: Esquema teórico de distribución de las tensiones cerca de una galería
de preparación:
1. diagrama de las tensiones de tracción en el techo;
2. diagrama de las tensiones de tracción en el piso;
3. diagrama de las tensiones de compresión en las paredes.
Ayudantía de Cátedra 2007-2008. CLE 109
Mecánica de Rocas II Escuela de Minas
FIG. 93: Esquema real de distribución de las tensiones cerca de una galería
minera, cuando las rocas son inestables.
El denudamiento indicado será inestable, sí:
1
. . .
1
k H Rtra
µ
γ
µ
>

Los denudamientos laterales de la galería serán estables, si las
tensiones de comprensión, sobre ellos, son iguales o menores que la
resistencia de las rocas a la comprensión en condiciones de estado de tensión
biaxial o sea, sí.
2
. . k H Rcp γ ≤
Las investigaciones sobre la distribución de las tensiones alrededor de
las galerías horizontales por los métodos analítico y de polarización óptica
muestran, que la concentración de las tensiones depende de la forma y
correlación de las dimensiones de la galería. Una mayor concentración se
observa en los ángulos de la galería; ella es tanto mayor cuanto más agudo
son los ángulos. Cuando aumenta el ancho de la galería en comparación con la
altura, la magnitud de las tensiones de tracción en el techo (piso) crece. Las
tensiones de tracción en el techo de una galería de forma cuadrangular son
Ayudantía de Cátedra 2007-2008. CLE 110
Mecánica de Rocas II Escuela de Minas
máximas; cuando la forma es trapezoidal ellas disminuyen en un 30%, y
cuando la forma es abovedada las tensiones de tracción en el contorno de la
galería pueden ser igual a cero.
En las galerías de sección circular y elíptica la concentración de las
tensiones en el contorno es significativamente menor, que en las galerías de
forma trapezoidal y las tensiones de tracción en general pueden no existir. Por
esto la estabilidad de estas galerías es mayor que las cuadrangulares y
trapezoidales.
5.2. TEORIA SOBRE LA PRESION DE LAS ROCAS DE M.M
PROTODIAKONOV
De acuerdo con esta teoría sobre la galería se forma una bóveda de
equilibrio natural de tipo parabólico, la cuál absorbe la presión de las rocas
suprayacentes. Sobre las fortificaciones de la galería empujan con su peso,
solamente las rocas que se encuentran en el interior de la bóveda. De esta
manera se supone que la presión de las rocas no depende de la profundidad
de disposición de la galería, sino que se determina por las dimensiones de la
galería y las propiedades de las rocas.
La teoría esta propuesta en base a los siguientes experimentos. Se tomó
un cajón y se lo llenó de arena húmeda. En el fondo del cajón existía un orificio
cerrado con una placa. Cuando se habría la placa del cajón se desprendía un
volumen de arena en forma de bóveda. La arena quedada en el cajón se
sostenía sobre el orificio por su propia cuenta, apoyándose sobre la bóveda.
Esta bóveda M. M. Protodiakonov la denominó bóveda de equilibrio natural y
demostró que ella tiene forma parabólica.
Las bases fundamentales de la teoría se exponen de la siguiente
manera (Fig. 96).
Ayudantía de Cátedra 2007-2008. CLE 111
Mecánica de Rocas II Escuela de Minas
FIGURA 96: Esquema para la teoría de M. M. Protodiakonov
Supongamos que AOB es la bóveda de equilibrio natural formada sobre
la galería de ancho 2a, franqueada en rocas pulverulentas. La altura de la
bóveda designemos por la letra b. La bóveda absorbe la carga P (Kg/cm
2
),
uniformemente distribuida y correspondiente al peso de las rocas
suprayacentes.
. P H γ ≅
Donde:
γ
.- peso volumétrico de las rocas
H.- profundidad a la que se encuentra la galería.
Estudiemos el elemento OM de la bóveda. La acción de la parte derecha
de la bóveda, sobre este elemento, reemplacemos por la fuerza T. El origen de
las coordenadas dispongamos en el vértice O de la bóveda. Las coordenadas
del punto M, designemos por X, Y.
Sobre la parte separada OM de la bóveda actúan:
a) El empuje horizontal T, dispuesto en el vértice de la bóveda (O);
b) La correspondiente a la resultante de la presión Px;
c) La reacción tangencial W, correspondiente a la parte inferior de la mitad
de la bóveda AM.
Parte de la bóveda OM se encuentra en equilibrio, o sea:
( ) 0
M
M ·

o
Px. x/2 – T.y = 0
Ayudantía de Cátedra 2007-2008. CLE 112
Mecánica de Rocas II Escuela de Minas
De donde:
2
.
2
P
y x
T
·
El punto M esta tomado libremente en el contorno de la bóveda, por
consiguiente la bóveda de equilibrio natural tiene forma parabólica.
Para el punto de apoyo A de la bóveda la ecuación adquiere la forma:
2
.
2
Pa
T b ·
La reacción R del apoyo de la bóveda en el punto A, descomponemos
en dos componentes: vertical N y horizontal Q. La fuerza N aplasta a las
partículas de roca contra el apoyo y ocasiona la fuerza de rozamiento, la
fuerza Q trata de desplazar al apoyo de su sitio.
Escribamos las condiciones de equilibrio de la mitad izquierda de la
bóveda OMA.
0
0
Q T
N Pa
− ·
− ·
De donde
Q T ·
y
N Pa ·
Por consiguiente, la fuerza de rozamiento, que aparece en el apoyo A, será:
. . . N fo P a fo ·
Donde:
f
o
.- coeficiente de rozamiento.
Para que la bóveda no se desplace y no se destruya, la fuerza
desplazante Q no debe ser mayor que la fuerza de rozamiento Pa.fo, o sea;
. Q Pa fo ≤
Cuando
. Q Pa fo ·
La bóveda de equilibrio natural será inestable. Para asegurar su estabilidad
es indispensable cierta reserva de resistencia al cizallamiento. M. M.
Protodiakonov optó por tomar a ella en forma de supuestas fuerzas
deslizantes horizontales τ Kg./cm
2
.
Ayudantía de Cátedra 2007-2008. CLE 113
Mecánica de Rocas II Escuela de Minas
Entonces las condiciones de equilibrio estable se expresará en forma de:
. . Q b Pa fo τ + ·
De donde
. . Q Pa fo b τ · −
Puesto que
Q T ·
Entonces la ecuación de la curva de la bóveda en el punto A se puede
escribir en forma de:
2
.
2
Pa
Qb ·
Colocando aquí el valor de Q, obtenemos:
2
( . )
2
Pa
PaFo b b τ · −
De donde
2
2 .
2
fo b a
Pa
b
τ

·
Determinemos la altura de la bóveda b partiendo de las condiciones de
reserva máxima de estabilidad para la fuerza τ, o sea, de las condiciones:
0
d
db
τ
·
La primera derivada de
τ
en función de b es:
2
4
3
2 .2 (2 . ).4
4
.
d fo b fo b a b
Pa
db b
d a b fo
Pa
db b
τ
τ
− −
·

·
Igualando a cero, obtenemos:
2
. 0 Pa Pab fo − ·
De donde:
a
b
fo
·
Ayudantía de Cátedra 2007-2008. CLE 114
Mecánica de Rocas II Escuela de Minas
La presión sobre la fortificación producirá exclusivamente las rocas que
se encuentran en el interior de la bóveda de equilibrio natural. La magnitud
de la presión de las rocas sobre 1m de la galería será:
2 2
2 . 2 . .
3 3
a
F P ab a
fo
γ γ · · ·
ó
2
4
. .
3
a
P
fo
γ ·
Este método de cálculo de la presión de las rocas M. M. Protodiakonov
lo difundió a las rocas consolidadas, cambiando el coeficiente de
rozamiento interno f
o
por el coeficiente de resistencia f.
Cuando las rocas de los costados son inestables las paredes de la
galería se resquebrajan y el ancho de la bóveda de desplome adquiere un
ancho mayor que el de la galería (FIG. 97). Por esto a más de la presión
vertical, sobre las fortificaciones actuará la presión desde las paredes de la
galería.
La magnitud de la presión lateral P. M. Tsimbareivich propuso calcularla
como presión activa, sobre un muro de contención, por parte del prisma de
deslizamiento m, sobrecargado en la parte superior con el peso de las rocas
que ocupan el volumen de las bóvedas parabólicas n.
La altura del prisma m es igual a la altura h de la galería y el ángulo de
deslizamiento
90º
2
σ
ϕ
θ
+
·
ó
90º
2
σ
β
θ
+
·
Ayudantía de Cátedra 2007-2008. CLE 115
Mecánica de Rocas II Escuela de Minas
Ayudantía de Cátedra 2007-2008. CLE 116