You are on page 1of 1

"Buy American" la inconsecuencia de las consecuencias.

Por: Héctor Heraldo Rojas Jiménez El proteccionismo "debe evitarse a toda costa", dijo en Roma el secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), el mexicano Ángel Gurría, en la apertura de la reunión del G7. Gurria al parecer, se encuentra alarmado porque el mercado no ha ejercido como la perfecta mano invisible de Smith lo propusiera hace ya 250 años. Pero para no echarle las culpas a Smith, habría que comentar brevemente cuáles, consideraba el padre de la economía política, debían ser los elementos sin los que una mano invisible no podría funcionar. La seguridad, justicia, educación e infraestructura. Resulta muy simplista limitarse a estos puntos, pero por lo pronto, debieron asegurarse por lo menos estos, antes de que el sistema financiero internacional, el aparato productivo global y la sociedad de consumo mundial, aun viendo los desastres naturales, la miseria en África, el hambre en Latinoamérica entre muchos, consideraran a sus anchas la premisa del consumo, agarrados de la invisible mano del mercado. Muy probablemente, si no es por esta coyuntura, jamás se habría logrado sacar una buena acción del City group, quien no le quitará, por ahora, las casas hipotecadas a sus acreedores. Es evidente que la historia les está dando una nueva oportunidad a sus dirigentes, para que consideren la necesidad apremiante de desarrollar un modelo económico que no le sirva solo al G7 y a Gurría, sino que le funcione incluso al más inviable de los países. El diagnóstico de las condiciones actuales del mundo, pasan por encima de derechas e izquierdas, la realidad no alcanza a interpretarse con los anquilosados discursos que enfrentaron al mundo en otros tiempos. El hambre es ahora, los nacionalismos económicos, como “buy american” comienzan a incrementar las rachas de xenofobias en el primer mundo ya acostumbrado a tratar mal a los inmigrantes. ¿Cómo será ahora, que limpiar cloacas resultará una opción laboral también para los europeos? El paro, ya no se podrá cobrar con suficiente rigor y muchos de los desempleados, que mamaban de las ubres del estado de bienestar, tendrán que trabajar. No se trata de quitar subsidios, lo que sucede es que no hay bolsillo que aguante en esta crisis. ¿Keynes o Smith?, esa es la cuestión. Mientras Gurría pide a gritos la terminación del proteccionismo, considerando que incluso él podría quedarse sin empleo, los que históricamente han sido menos protegidos, no sienten la crisis. Dios le da pan al que tiene dientes y al que no tiene que viva en África, Latinoamérica o algunos países asiáticos. Si no aprovechamos estos momentos de efervescencia y calor, continuaremos avanzando hacia nuestra propia destrucción. Finalmente, a la luz de la actual premisa “buy American or British or whatever” los creadores del modelo capitalista liberal están actuando de forma inconsecuente con la doctrina laissez faire laissez passer y además están omitiendo su acto de contrición al desconocer las consecuencias de su capitalismo salvaje.