Artículo publicado en la Revista Nudos Nº 1, Revista de la librería virtual nudos, www.librerianudos.

com “Otros psicoanálisis”, Madrid, España, 12/ 2008

Otros psicoanálisis Dr. Alfredo Eidelsztein
Aún para un observador que no pertenezca al campo psicoanalítico es evidente que no hay dos psicoanalistas que conciban igual al psicoanálisis o, al menos, que definan de la misma forma a los conceptos fundamentales de la disciplina. El problema radica en el hecho de que en psicoanálisis, tal como sucede en otros campos del saber, se carece de paradigma único. A pesar de lo cual, se puede plantear la pregunta respecto de lo que se entiende por psicoanálisis. Tal como afirman P. Ricoeur1, J. Derrida2, M. Foucault3, y hasta M. Heidegger4 —entre otros— el psicoanálisis, con la estructura con la que fue creado por S. Freud, puede ser concebido bajo, al menos, dos rúbricas muy diferentes. Sus respectivas consideraciones son: hermenéutica o energética; una nueva concepción del archivo o una búsqueda del origen fenoménico; política anti nazi o policía interna y una psicoterapia o una concepción biológica del hablante.5 Considero muy pertinentes las lecturas del psicoanálisis freudiano realizadas por los autores citados; a su lista es posible incorporar otra dualidad más: la escena analítica puede ser interpretada como el máximo exponente de una concepción individualista del hablante, en la cual el psicoanalista como observador neutral propone un dispositivo para hablar de lo más personal, íntimo y singular de quien lo consulta o puede ser considerada como una respuesta de sentido invertido ofertada frente al incremento incesante del individualismo en Occidente, en la cual se introduce al otro/Otro, tanto en el origen, causa y lógica como en el dispositivo de cura del sufrimiento registrado en forma particular. R. Bodei 6 ha realizado un estudio muy bien fundamentado sobre la genealogía de la primera tendencia indicada en este párrafo y la posición de S. Freud en la misma. Sólo J. Lacan es el representante de la segunda; su propuesta es que es condición sine qua non de toda consideración psicoanalítica del sujeto plantear al mismo en inmixión de otredad.7 Para algunos filósofos esta nueva concepción del sujeto ha subvertido al conjunto de la filosofía occidental moderna.8 Es tan sorprendente la proliferación de estos estudios por fuera del psicoanálisis como su ausencia dentro del mismo, aún siendo innegable la existencia de diversas escuelas en psicoanálisis, cada una de ellas con dilatadas manifestaciones en muchas ciudades del mundo durante décadas. ¿Acaso todas ellas sostienen el mismo y único psicoanálisis? ¿Es el psicoanálisis algo de la índole de lo Uno? ¿Por qué no se trabaja en el establecimiento de las diferencias? Causa más desconcierto aún la ausencia de estas consideraciones por parte de los psicoanalistas, si se toma en cuenta que la historia del psicoanálisis, luego del fallecimiento de su creador, asumió sucesivamente una de estas dos tendencias. El annafreudismo y el kleinismo se enrolaron decididamente en la vertiente individualista y biologicista, el primero bajo la forma del yo interno y el segundo mediante la concepción orgánica de la pulsión. Lacan, decididamente, reinscribió al psicoanálisis en la pendiente hermenéutica, del archivo, discursiva, antibiologicista y de otredad. Habiendo, al menos, dos tendencias presentadas en paralelo en la obra de S. Freud, nos asombra que las dos primeras grandes escuelas post-freudianas se inscribieran en dos modos de interpretar sólo una de las vertientes del legado freudiano. Más sorprende aún que habiendo tomado J. Lacan la otra, un gran número de sus discípulos sostengan en la actualidad —sabiéndolo o no— nuevamente la primera.

1 2

Freud: una interpretación de la cultura, siglo xxi editores, México, 2004. Mal de archivo. Una impresión freudiana, Editorial Trotta, Madrid, 1997. 3 Historia de la sexualidad. 1-la voluntad del saber, siglo veintiuno editores, México, 1999. 4 Conversación con Heidegger, Revista Palos de la Crítica Nº 4 ½, México, 1981. 5 Estos diagnósticos son articulables, pero no es posible hacerlo en el marco de este breve artículo. 6 Destinos personales: la era de la colonización de las conciencias , El cuenco de plata, Buenos Aires, 2006. 7 Acerca de la estructura como mixtura de una Otredad, condición sine qua non de absolutamente cualquier sujeto , Acheronta, Nº 13, www.acheronta.org 8 Cf. Nancy Jean-Luc, Ego sum, Antrophos Editorial, Madrid, 2007.

1

(sin datos). Se equivocan. casi llegando a la igualdad. ni gozo 9 que pueda ser planteado sin relación al gozo del Otro. Revista de la librería virtual nudos. Para Lacan “¡Platón era. ser y universalización. Lacan] Escritos 1.’ Cita escogida para exergo de un Instituto de Psicoanálisis. www. Buenos Aires. En ellos la función de la palabra y el campo del lenguaje parecen haberse vuelto a perder.10 La actual tendencia hegemónica que sostiene en el lacanismo la responsabilidad subjetiva nos parece. “pulsión–goce” y “goce–real”. y sustancia. siglo veintiuno editores. El sinthome.com “Otros psicoanálisis”. En el extremo de la tendencia. en las cuales se intenta imponer un Uno que intenta postular que no hay diferencias entre Freud y Lacan. lacaniano!”12 y los psicoanalistas que creen en la pulsión son “ freudoaristotélicos”13. (15 de marzo de 1972). ni inconciente que no sea el discurso del Otro. Libro 19. 13 El sueño de Aristóteles. Buenos Aires. 231. anatomía. de su decisión dependerán tanto la dirección de la cura como los resultados clínicos. Por nuestra parte. además. limitan las posibilidades de evaluación y comprensión de una de las mayores novedades introducidas por Lacan al psicoanálisis –que sus discípulos tienden a desconocer o a abandonar–: la formalización lógico matemática del saber en psicoanálisis. p. el lacanismo actual tiende constantemente al Uno. de sorprendente (por no haber sido nunca la posición de Lacan). Madrid. clínica.Artículo publicado en la Revista Nudos Nº 1. El Uno en su imperialismo está devorando cada vez más las articulaciones en el seno del psicoanálisis. Libro 23.. muy cercana al yo autónomo del annafreudismo. el neurótico es responsable de su propio sufrimiento y el psicoanálisis es extraterritorial a toda otra práctica o campo de saber. cabe destacar que cada vez más se ve a autores lacanianos utilizar argumentos biologicistas y neurocientíficos para sostener conceptos psicoanalíticos. trabajamos por la existencia de un psicoanálisis que se oponga a las 9 Cf. queda como elección de cada analista cuál sostendrá. 18. el goce es del cuerpo propio. El goce del cuerpo propio se asemeja. La ausencia de un profundo y sistemático análisis de las diferencias entre. Piensan que hay pulsiones. ni yo sin otro. por ejemplo. psicología. Creen con una convicción inquebrantable que la palabra no tiene efecto. y para dar una sola muestra de la diferencia que introdujo en el psicoanálisis al final de su enseñanza sobre la pulsión y la posición de los psicoanalistas. Gárate Ignacio y Marinas José M. Tal parece que S. Editorial Paidós. (1 de junio de 1978). clase VII. matematización y docta ignorancia. fisiología. a la que la observación nos obliga a añadir el epíteto humana en lo que nos concierne [a los psicoanalistas]. 2003. Lacan sostuvo siempre la lógica del dos y en una estructura de cuatro –dos de dos–. para sus seguidores: No hay Otro. hoy se comienza a colocar una lámina del cerebro. en un reduccionismo llamativo. (sin datos). Resulta sorprendente que esto no se les haya presentado de ningún modo a los filósofos ingleses. ”11 En esta época de globalización. 2 . si para él el psicoanálisis es un lazo indivisible entre analizante y analista (no habiendo uno sin el otro) y el psicoanálisis un discurso inconcebible por fuera de un sistema de relaciones con otros discursos. y con ellos el inconciente y el Otro. Freud y Lacan. 10 ‘En particular. …o peor. entre los conceptos de pulsión y de goce o entre los de goce y real. Si antes en las pizarras proliferaban escrituras. observable. el sujeto es confundido con el individuo. Conferencia en Unesco. por el otro. para todo decir. 12/ 2008 Si para Lacan no hay sujeto sin Otro. ni deseo sin deseo del Otro. [Breviario de lectura]. Madrid. Otro dos planteado por Lacan para el psicoanálisis. no existe en la naturaleza y que no hay más que una disciplina: la neurobiología. 12 El Seminario. Nacht está volviendo a tener razón. y eso cuando tienen la amabilidad de no traducir Trieb por instinto. también ha pasado desapercibido hasta la actualidad: es el dos del platonismo o aristotelismo para el psicoanálisis. en argumentos y hasta escrituras tales como: “Freud–Lacan”. Para Lacan. del grafo del deseo. sociología. en 1952 [de Sacha Nacht citado por J. Pudiendo ser planteada la existencia de varios psicoanálisis. por un lado. 2008. Editorial Biblioteca Nueva. Los llamo así porque no son psicoanalistas. a la pulsión biológica del kleinismo. e íntimamente vinculado al conjunto de los problemas que venimos enumerando. No piensan que las pulsiones son el eco en el cuerpo del hecho de que hay un decir. por ejemplo. Esta dualidad en psicoanálisis también fue expresada en la enseñanza de Lacan del siguiente modo: creación ex nihilo o evolucionismo. afirmó: “Es preciso que haya algo en el significante que resuene. mercado mundial y pérdida constante de diferencias. p. En relación al platonismo y al aristotelismo se tensa una discusión demasiado demorada en psicoanálisis lacaniano entre ideas. Lacan en español. Función y campo de la palabra y del lenguaje en psicoanálisis. por ejemplo. no habrá que olvidar que la separación en embriología. España. 2006.librerianudos. 11 El Seminario.

al que oponemos el otro/Otro. y la biologización del hablante. www. 3 .librerianudos. al que enfrentamos con el objeto a. Del conjunto de las posiciones que asumamos los psicoanalistas dependerá el futuro del psicoanálisis.com “Otros psicoanálisis”. a la que contrariamos mediante el concepto lacaniano de sujeto. el nihilismo. Madrid. 12/ 2008 tendencias que caracterizan a las usinas de sufrimiento de nuestra época y de nuestra sociedad: el individualismo. Revista de la librería virtual nudos. España.Artículo publicado en la Revista Nudos Nº 1.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful