Sobre Complot, de Perla Suez

Grupo Editorial Norma, Buenos Aires 2004 Por Ana María Shua
Cuando uno escribe su primer libro, no tiene más que lanzarse hacia adelante. No es que sea fácil, nunca lo es, pero tiene sus ventajas poder avanzar en una sola dirección, sin transportar ninguna carga. Complot es la tercera novela de Perla Suez. Una tercera novela se escribe, en cierto modo, en contra de las dos anteriores. Si esas novelas anteriores, además, son dos libros de alta calidad literaria, como Letargo y El arresto, peor todavía. Hay que llevarlos encima, pesan mucho, el camino se compone de avances y retrocesos. Cuando Perla Suez se animó a escribir Complot, sabía que ya no le alcanzaba con escribir bien. Tenía que lograr un equilibrio complejo, inestable, entre la necesidad de ser fiel a sí misma y la de no repetirse, tenía que aceptar la comparación inevitable, la dura competencia con la más destructiva de sus rivales, esa maldita que escribió esos dos libros tan buenos ¿cómo se le habrán ocurrido?. Y lo cierto es que si Complot fuera solamente un buen libro, quizás no sería suficiente para soportar la comparación. Por suerte, es bastante más que eso. Perla Suez nos está contando. Está contando al país y en especial a cierta zona del litoral. Por algo su tres libros van a ser publicados en Estados Unidos con el título de "The Entre Rios Trilogy". No se trata de una continuación, Complot no continúa nada. Su función es articularse con las otras dos historias en un tríptico que dibuja una época, un lugar, un cierto entorno humano. Uso deliberadamente la palabra "dibuja" porque los libros de Perla Suez no ilustran nada. Sus trazos son demasiado profundos para eso, se hincan en los personajes, los muestran desde afuera y desde adentro, en sus esperanzas, en sus dolores, en su carne. Complot es una historia de carne, como la historia argentina. Está ubicada en los años treinta, la época en que, unidos por relaciones carnales, los ferrocarriles y los frigoríficos están cambiando la faz de la tierra, de esta tierra. Es una historia en que la pasión, el dinero y el crimen tejen una urdimbre que una mano menos firme que la Perla Suez podría haber convertido en un melodrama. En cambio, la señora Suez se apodera del interés del lector con recursos tanto más sutiles, lo lleva adonde se le da la gana con tanta delicadeza que uno termina por preguntarse qué está haciendo allí, en el final de ese libro cuyo placer hubiera querido prolongar. Es que cuando uno lee a Perla Suez, no se puede dar el lujo de elegir mucho. Una vez que cualquiera de ustedes haya empezado Complot, no le quedará más remedio que terminarlo de una sentada. Como sus personajes en esa escena magnífica de la pesca del dorado, Suez nos clava con un doble cañazo violento. ¿Cómo lo hace? Vale la pena tratar de darse cuenta. Parte del secreto está no en lo que hace con su escritura, sino en lo que NO hace. Todo en Complot es contenido. En la fiesta de inauguración del frigorífico, hasta los ingleses se desabrochan el botón del cuello de la camisa. Pero Suez no se desabrocha nada, nunca. Sostiene la tensión sin aflojar un ni una frase, evita todo desborde, es capaz de mantener un grado de extrema violencia corriendo por su cauce sin que

No es más bueno. que debería poner en práctica. el lector es invitado a presenciar duelos de miradas. De sus movimientos. el cabrilleo del sol en el agua del río Uruguay. Como si formaran figuras de ballet. confusos. Es un terrateniente rico y duro como cualquiera. registra todos los datos que al lector le toca decodificar. sólo para recordarnos lo que puede. Los diálogos son secos. porque desde su ignorancia. en el último capítulo. pero no hay inocentes. Con un profundo conocimiento del habla de nuestro campo. la hija del capataz del judío Bruno Edels. Y eso son. todo el sentido. va surgiendo este texto denso cuyo extremo rigor lo emparenta con la poesía. Bruno Edels es judío. los personajes de la novela van construyendo la historia. ni más generoso que los demás.Broker. Los árboles que se inclinan como hombres en movimiento. arrastrados por su destino trágico. Pero Perla Suez está viva. Aquí hay víctimas. Suez hace que le disparen un tiro en el pecho en el primer capítulo. pero que no se jacta. apenas. Es muy interesante la forma en que maneja Suez a esa voz narrativa que lo sabe todo. La otra voz es la de uno de los personajes. la niña. ni más inteligente. Dos trazos le alcanzan para delimitar el paisaje y no son trazos al azar. Complot tiene dos voces narrativas. Es importante todo lo que esta chiquita no sabe. complejos. Los movimientos de los personajes. En la novela. Otra vez. nos muestra. la autora hace decir a sus personajes mucho más de lo expresan en voz alta. se describen con una economía de recursos tal que por momento se perciben como indicaciones escénicas. a ninguno su sufrimiento lo redime. Creo que no estoy delatando la trama si les digo que le toca morir asesinado: como una muerte anunciada. Complot ha terminado con éxito. Y queremos que nos escriba otra novela. que el calor vuelve vidriosa. pura entrelínea. este narrador omnisciente se maneja casi siempre como una cámara que se limita a registrar lo que se ve. no le toca "trabajar" de judío. Como Súperman tratando de fingir que es Clark Kent. . Bruno Edels está muerto. que ni siquiera tiene conciencia de la importancia de su papel en el drama que se está desencadenando. sus acciones. apenas un par de frases seguras y bien elegidas acanzan para tansportarnos a un lugar asombrosamente preciso. rigurosos y sin embargo en las pocas palabras que dice cada uno de los personajes se oculta siempre más de un significado. ¿Inocente? No tanto. cargados de tensión subterránea. por ejemplo. Podría no serlo.una sola gota se desborde. Una de las bellezas de Complot es que todos sus personajes son seres humanos. así son esos diálogos parcos. un relámpago de la memoria de Mr. Muchos momentos de esta novela tienen una intensidad dramática que me hace pensar en la capacidad de la autora como dramaturga. por breves instantes. Todos han sufrido. Un narrador omnisciente y otro que todo lo ignora. Pocas palabras. de gestos y de palabras que no dicen lo que los personajes piensan sino lo que es necesario. De pronto. el inglés. contradictorios. lo que es posible escuchar. Colocado en el lugar del espectador. A tal punto inocente. Es sólo un hombre más.

L A PAL ABRA DES NUDA NOTAS PERIODÍSTICAS VIERNES 30 DE ABRIL DE 2010 Perla Suez: una bordadora de palabras Nació en Córdoba pero pasó su infancia y adolescencia en Basavilbaso “Una escritura transparente. pero que pasó su infancia en Entre Ríos. La familia de mi madre es cordobesa. en Entre Ríos. muy cerca de Villa Domínguez. eran grandes lectores. la última novela de la escritora nacida en Córdoba. pero mi apellido de soltera es Yagupsky. “Mis abuelos paternos vinieron de Rusia con la corriente inmigratoria del Barón Hirsch y se erradicaron en Ingeniero Sajarov. el 28 de noviembre de 1947. Ellos me . recorrida por la inteligencia y la emoción…Una narradora sumamente singular. Así define Griselda Gambaro a Perla Suez en la contratapa de “La Pasajera” (Editorial Norma). capaz de una escritura tan minuciosa como potente”. de niña me apropié de su biblioteca. Mi padre médico y mi madre ama de casa. Quiero aclarar que firmo como Perla Suez. Aunque nací en Córdoba pasé mis primeros quince años de vida en Basavilbaso.

así que leía con avidez.Tengo el mejor de los recuerdos de esos días: los amigos. Memoria de Vladimir.enseñaron a pensar y me acercaron a la mejor literatura. al alemán y al francés. Los tres pajaritos. El señor de los globos. y pasaba de Alicia en el país de las maravillas a El tigre de la Malasia de Emilio Salgari”. con quien nos intercambiábamos los libros. la estación y la gente que pasaba hacia el norte. Perla Suez publicó en 2001 “Letargo”. El viaje de un cuis muy gris. así como otras formas de reconocimiento. En general. los trenes. Esta novela fue traducida al inglés y al italiano. The University of New México Press de Estados Unidos la publicó en inglés como The Entre Ríos Trilogy y ha sido traducida al italiano. “Los premios. El árbol de los flecos. rumbo a Posadas. las maestras. La editorial Norma editó en febrero de 2006 estas tres novelas en un solo volumen como “Trilogía de Entre Ríos”. entre otros. la escuela. Ese mismo año publicó “El arresto” y en 2004 “Complot”. La obra de esta escritora ha recibido numerosos premios y reconocimientos nacionales e internacionales. El conde de Montecristo de Alejandro Dumas. logrando un notable interés de la crítica literaria. ¡Blum!. Tengo un hermano. me estimulan para seguir trabajando. Perla Suez es autora de numerosos libros dedicados a los jóvenes y a los niños. sostiene Suez. una novela que fue finalista del Premio Mundial de Literatura Rómulo Gallegos. recibiendo varios premios internacionales. y hacia el sur. -¿Qué recuerdos tenés de tu infancia en Basavilbaso? . son algunos de ellos. Arciboldo. rumbo a Buenos Aires. aconsejo a los escritores que están comenzando a escribir que se presenten a los . Un golpe de buena suerte. Dimitri en la tormenta. El vuelo del barrilete.

seguir trabajando fuertemente en torno a la literatura”. porque creo que es un modo muy apropiado para poder acceder al reconocimiento”. la herencia invalorable que ellos me dejaron: las historias del Talmud.concursos. tienen que ver con lo que yo escuché sobre los inmigrantes judíos que escaparon de la Rusia zarista buscando una vida diferente en esta tierra. cuando regresé. El Arresto y Complot. así como La Pasajera. de la Cábala y los relatos de sus propias vidas. compuesta por tres novelas cortas Letargo. Suez estudió en la Universidad de Córdoba la Licenciatura y el profesorado en Letras Modernas. tuve la suerte de ganarme una beca del gobierno francés para trabajar en París de la mano de un gran maestro. “Ese mismo año murieron mis padres y entonces empecé a sentir cuán poderosa es la memoria.La memoria de lo que mis ojos vieron de niña ha sido decisorio. . país en el que vivió durante la última dictadura militar de nuestro país. Dimitri en la tormenta y Los tres pajaritos. Marc Soriano. editada también por Norma en el año 2008. entre otros libros para niños y jóvenes. “En ese período nefasto de la Argentina.¿Cómo ha influido en tu literatura el haber vivido en Entre Ríos? . La Trilogía de Entre Ríos. Memorias de Vladimir. Desde entonces cuando escribo no hago otra cosa que recordar”. y fue becaria del gobierno de Francia. están marcadas por esos recuerdos insoslayables. tanto en los libros para niños como los para adultos. En 1997 ganó la Beca del Gobierno de Canadá como escritora. con quien me formé en este campo. en mis novelas. hasta ahora. editada por Norma en Buenos Aires. Esta experiencia me permitió. .

que yo escriba de este modo. hasta ahora. Suez afirma que “la ficción fortalece mi existencia. No hay en mi estilo una intención. nada sobra. La memoria. -escribió Margara Averbach hace unos años en el diario Clarín. pero éste no es algo natural. la tolerancia. han sido mis preocupaciones vitales en estos años y lo siguen siendo”.combinando los colores opuestos de la emoción a flor de piel por un lado y la exactitud minuciosa del arte por otro”. Me refiero a esa “economía” de palabras. “Moby Dick” de Herman Melville.Son muchos y temo ser injusta al nombrarlos. “El corazón de las tinieblas” de Joseph Conrad. es un ritmo interior que va marcando mi labor el que ha decidido. el respeto por los derechos humanos.Qué escritores o libros.En tus novelas existe un estilo muy particular de escribir. creés que te han influenciado… . . por el contrario. Ya en la adolescencia me trepaba a la biblioteca de mis padres y me apoderé de libros de literatura. .Reconozco un estilo propio de escritura. como el oficio de escritor que se va haciendo con el trabajo. . “Memorias de Adriano” de Marguerite Yourcenar. es una mezcla de “pintura” de situaciones. se va haciendo con la vida. entre los cuales quiero destacar “El desierto de los tártaros” de Dino Buzzatti. las novelas de Virginia Woolf “Orlando” y “Miss Daloway”. la búsqueda de mis orígenes. Más aquí en el tiempo. “La muralla china” de Franz Kafka. los cuentos de Flannery O’Connor.“Suez maneja las palabras como una bordadora. Katherine Mansfield y William Faulkner. ¿Es algo natural o te lo proponés? . ya configurado.

escribir y leer seguirán siendo los actos que justifiquen mi paso por la vida”.com/2010/04/perla-suez-una-bordadora-depalabras.blogspot. http://claudio-carraud.html . donde las palabras han sido desgarradas de su sentido por la violencia y el abuso de la estupidez humana.La escritora está convencida de que “en un mundo incierto como el que vivimos. Claudio Carraud ccarraud@hotmail. Análisis digital y EL DIARIO de Gualeguay. el 4 de abril de 2010.com Publicado en EL DIA de Gualeguay.