. ERNEST LABROUSSE

FLUCTUACIONES ECONOMICAS
E

HISTORIA SOCIAL·
~ :o"'

.

.

;

~,,:;"

.~

.;

:

.~::

EDITORIAL

TECNOS

MADRID

Nota de los editores sobre el contenido

de esta obra
Era imposible, dentro de los Iímites de volumen de esta Colección. presentar al público de lerigua española bien la traducción integra de una de las dos grandes obras del profesor Labrousse, bien la colección completa de. sus artículos, harto numerosos y dispersos. Hemos preferido, de acuerdo con el autor, entresacar de sus dos obras fundamentales, por una parte, todo cuanto tiene un' valor metodol6gico y, por otra,' todos los resultados de sus investigaciones, susceptibles de proporcionar a los economistas y a los historiadores puntos de comparación y obje. tivos sobre los que. reflexionar. Al final publicamos íntegro uno solo de aquellos artkulosdispersos; pero seitrata de un trabajo que bien puede servir de sintesis y conclusián de .la obra entera, .considerada como el estudio de Ia relación continua entre las fluctuaciones económicas (de larga, media y corta duración) y los acontecimientos de la historia.

un

1
"Esquiue du. monveme,,:
a"U

des

prix

et

des revemu en Erance

XV/U siécle,"

(Pnrí" Dalloz, 1933,

un volumen.)

a)~l!.t~odu(fiPn, en h que se plantean los aroblemi;s _4~L~!f~odo estadísffcó en Tústoria y se ofrece una primera visión e los reSUltados ae la 'i:nvestlgaciOñ,Seha traducido íntegramente (págs. 17-21). b) El libro primero, en que se estudian las fuentes que permiten reconstituir el movimiento del precio del trigo en la Francia del siglo XVUI, ha sido resumido en algunos de sus párrafos y aligerado de notas que se referían a problemas particulares de la. historia y de la archivística francesas; sin embargo, queda claramente trazado el xamino de la investigación critica que ha llevado al profesor Labrousse a examinar, y a aceptar después, ciertas' fuentes estaQ!sticas antiguas: en particular, se reitera la justificación del uso de l¡¡s mercuriales -precios registrados oficialmente en Francia desde el si-

f
14

I
NóT'A DE LOS 1!.DI1·OItES

í'i.uCTuACION'ES

ECONÓllIcAS

I! alSTOIUA

SOCIAL

glo XVI en los mercados locales de granos-. así como los cuadros y gráficos de concordancia o de ,discordancia entre los movimientos de precios, según las fuentes utilizadas, De 1756 a 1790 las series reconstítuidas acusan conformídadcon la tabla del «bureau des subsistances», 'resultado de la fusión de las mejores fuentes locales; en cuanto a las fuentes relativas a los años 1726-1755 y 1791-1817, aunque sean de orígenes distintos, son estudiadas igualmente. Se comprueba la concordancia de conjunto con los resultados obtenidos (::)t sir Williarn Beverídge sobre el movimiento de los precios del trigo en Europa (págs; 59-66). '.: ,,' ' ' ", ", e) ,Lof gráficos y cuadros de los precios del trigo (¡roment) en Franela de 1726 a 1817 se dan para el conjuntonacional y, después, para cada una (ir: las généralités (lo que acusa las particularidades regionales) (págs. 61-76), d) Se traduce Íntegramente el estudio sobre el movimiento del precio del trigo, c?mo movimiento, de larga duración, .corno movimiento cíclico y come movimiento ,estacional (págs. 91-113) .. " .,' ," . ' , .. :e),Otro,tantodecimosde Iospredos de! centeno, cereal-pobre, cuyo precio es de mayor interés para la alimentación popular, sobre todo durante las crisis de escasez (págs. 115-P8). , .] J::En cambio, en lo que se refiere a los otros precios (cebada,'avena, vino, pienses, carnes, lana y tejidos de lana,lino, cáñamo y telas, sebo, leña hierro) nos hemos limitado a insertar los cuadros y los gráficos comparativos que constituyen resultados importantes (págs. 129,134). '. Desde luego, se han traducido integramentelos comentarios al movimien to del precio, de los cereales en general (pégs.. 135-138 y.169-175) y .al movimiento conjunto de los precios en el siglo XVIII. ',' , g) El libro -movimiento de la renta agrícolase reproduce completo: fuentes y métodos de cálculo, separacién de las diferentes clases de rentas (arrendamientos a largo y a corto plazo, en dinero y en especie, renta señorial), movimientos a largo plazo, cíclico y estacional, de cada una dé las categorías, según que el propietario fuese vendedor o comprador de grano, usuario o no de diversos tipos de mano de obra (págs. 177·229). " h) El libro V ha sido traducido casi completo, Se refiere a los salarios ya su contenido en mercancías (no tan.sólo al salario hora o diario sino también alualerio referido al 'tiempo de trabajó' anual medio); una vez más se hace el estudio desde .el punto de vista de los tres movimientos: larga duracién, ciclo. de los precios, estacional (págs: 231-311), analizando también las costumbreso hábitos de consumo popular. ' , ',' , i) Asimismo, sejncluyen íntegramente en esta versión las conclusiones generales sobre el movimiento de las rentas comparado' con e! de los precios (págs. 313-319) y sobre la influencia del triple movimiento de los precios y de las, rentas en las .doctrínas económicas del siglo xvnr, las instituciones (fiscales, administrativas) y,por último, los acontecimientos origen de la Revolución francesaIpégs. 321·.336). "

II
"La crise de Péconomie frant;aise ti la fin de Fancien début de la Révolution."
(Presses Universiraires de France, 1944.)

régime et au

rv

Esta obra constituye el primer volumen de UD estudio completo de las fuentes estadísticas francesas en vísperas de h Revolución, y, ha de traer consigo no s610 'la reconstitución de los precíos y rentas, sino. también. del movimiento demográfico, del de la produccíón y del de los intercambios: contiene una parte metodolágica y un primer estudio exhaustivo sobre un ti po de prod uccián y de renta: la oiticuitura. En cuanto a la parte metodológica hemos traducido íntegramente la 111troduccián general, que es, una exposicíón de los principios de! estudio de las fluctuacíoneL.e>;Q.gómÍC'as y, al mismo tiempo, una interpretación de los Ol'ÍgerieS"de'Ta Revolución francesa. " .' No se incluye la' parte de la obra que se refiere 'a las posibles fuentes para la reconstitución estadística de la economía francesa en vísperas de la Revolución" ya que sólo interesaría, en principio, a los historiadores que quisieran especializarse en la historia económica francesa de este período. La existencia en España de una crisis vinícola, muy parecida, aunque no' tan brutal y prolongada, entre 1778 y 1788, hace que estos resultados y estas series sean muy interesantes para el lector español., A pesar de ello, no ha sido posible reproducir íntegramente su justificación por las fuentes. De la parte que trata de la crisis oinicola de los años 1778·1791 se ha traducción la presentación de la crisis (págs, 375-379) yIas conclusiones bistóricas y económicas (incidencias de la crisis sobre los diversos tipos de rentas, sobre las cargas fiscales y señoriales que pesan sobre las rentas agrícolas y sobre la forma en que los contemporáneos juzgaron la crisis (págs. 425-459). Los hechos que se invocan en las conclusiones se ,presentan, simplemente, bajo la forma de resultados de la investigación: cuadros y gráficos que exprcsan las relaciones entre movimientos de la producción, de los precios, de los gastos de cultivo, de las rentas según las categorías sociales y de las cargas fiscales y señoriales.

III
"1848; 1880; 1789: trois dates tlans motlerne, ,. I'hietoire de la France

(Actes du Congrés de l'Histoire de J. Révollltion de 1848. PaTÍ., 1948. Presses Universitaires de France.)' ,

Hemos traducido completa esta exposición, que es un ensayo de síntesis presentada al Congreso histérico celebrado en París con motivo del centenario de 1848, y pone en relación las tres grandes crisis revolucionarías de la Francia moderna con las brutales flucniaciones económicas que las han precedido y preparado (págs. 461-478): '

Introducción
Constituye esta obra un esquema simplificado, un primer bosquejo,' en ocasiones un punteado grosero, del movim"~g¡,to~!'~Jg.¡¡_Fi:,e.dos._:j.d()sj!1gresos en Iá Francia delsiglo XVIII ;en estudio de los preciossirve sólo para prepararelesrudio de los ingresos, Deberá considerárselá comoi.ma introducción a la historia de la condición de las personas en él siglo XVIII;" en la medida en queésta depende del movimiento del salario y de la renta. ,EL' espacio que dedicamos en el curso de este trabajo' a las fuentes nos dispensa de extendernos aquí demasiado sobre ellas. Cada capítulo comienza corrun estudio de las fuentes y de losprocedimientosdetálculo-'eID¡ileados , para la determinación de los promedios, Un libro entero e5rá-rredicado a las fuentes para los precios del trigo. Debemos señalar; sin embargo, 'que la .mayoría de los precios han sido extraídos, directa o indirectamente.vde las Ha.madas mercuriales, según las relaciones de precios establecidas por los subdelegados e íntendentes y transmitidas al Control General. 'Hemos realizado una crítica de dichos documentos sin que hayamos podido encontrar en ellos ,ningún error sistemático. N o porque cada precio haya sido valorado' escrupulosamente antes de figurar en las tablascegíonales :o locales, sino porque, dentro del conjunto de los datos estadísticos, se produce una compensación entre los errores, numerosos, independientes y, la mayor parte de las veces, de-poca importancia . La crítica histórica tradicional permite identificar cada categoría de documentos, y establecer, mediante repetidas tdediiccionesvIé clase y J.~J.!!,~jg de los errores qll~ contienen. Si nos limitásemos a hacer .obra de historiador y verificásemos.ipor ejemplo, el valor dé un testimonio ordülarlo, un capítulo de las Memorias de Choiseul, de Louvet O de Madame , Roland, los errores, incluso suponiéndolos de escasaImportancia, cómo OCl1rre en el casode las relaciones de precios, tenddamosque sumarIos,'y su número podría hacemos rechazar el documento. En lugar de combinarse' y anularse: mutuamente, los errores se acumulan. En estadística no es el total lo que importa, sinoel saldo, ya que los errores son a menudo de signo con'trario. Un método de conversión defectuoso puede hacer .aumentsr.ipor ejemplo, en una subdelegación, al precio del trigo, calculado según el precio de la medida local por setier de París. Pero en el .conjunto de los 400 registros de las subdelegaciones dependientes del Control General habrá otro error de

eITael

2

18
PLucruAcroNES eCONÓI!ICAS B HISTORIA SOCrAL INTRODUCCIÓN

19

sentido contrarío que tenderá a subvalomrle. ESLt hecho resulta habitual para el técnico en estadistica, sobre todo si se tiene en cuenta que puede intervenir, corno veremos frecuentemente, la ley de los grandes números. La crítica histórica tradicional identifica los errores y los suma aritméticamente. La crítica ·estadística compensa los errores y los suma algebraicamente. Ambas son indispensables para el historiador de los precios. Asimismo, se verá cómo un error, incluso no compensado, constante, puede no afectar ala expresión .. exacta de los movimientos del mercado. .. . La calidad de las fuentes es, por tanto, si no excelente de un modo general, sí, por lo menos, tan buena como pudiera' esperarse. Nuestra investi. gación se ha visto facilitada por la concentración de las fuentes en la~ de precios de los subdelegados e intendentes y también en los registros de inspección de manufacturas. Concentración, pero no centralización: es casi imposible encontrar dichos registros en .Ios Archivos Nacionales, donde de. berían constituir un fondo considerable. Hechos con una copia por el expedidorprovincial, figUran,no obstante, muy freC)lentemente en los depósitos de los. archivosdepartamentaIes, .en los fondos de las intendencias. Los 'precios de las antiguas gél1éralités de Amiens, Caen, Bretaña, Riorn, Montauban, Languedoc, Grenoble,Besan~on, han permitido, aunque en medida muy diferente; y juntamente con un cierto número de mercuriales, de tasas, o de docllrp~t-?s cOfltablespertenecientes 'a otras regiones, establecer, sobre bases . en ocasiones muy importantes, los promedios de los que solamente exigiremos, corno yeremosmás adelante, la indicación del movimiento de los precios y no su nivel .. Cada uria d~_lasoperaciones que exigía el cálculo de los promedios o .de laS .comparaciones numéricas ha sido efectuada dos veces, o ha sido confrontada con su prueba. ". . -'La'con(:ordanCiad~ los resultados, establecidós según índices en los que han' íntervenidofuentes de diferente importancia, otorga un crédito seguro a las calificaciones que hemos obtenido y también, aunque en menor medida, a. ciertos' aspectos cuantitativoS. ,." . ". Aquínos interesa exclusivamente la cifra relativa y no la cifra absoluta. Tan sólo nos importan los movimiento:rclehneftado. -"'C"""'."-,,._ ·.La historia int<:rnacionat~kJºs_R[~cios,desdenuestros días hasta los comienzos-del'-:slglo''Xfx;'" presenta tres grandes categorías de variaciones bien concx."'idasde los economistas : . ..__. _~_ secular o intcrdecealterna, quizá hOY'l1.§jJl~~;riéntado a la baja, . pero ascend:llte . desde 1~p9has'ta . estos últimos años; un movimiento que va desde .Iarnirsd del SIglo a 1873, le precede; a su vez, éste ha sido precedido de un movimiento de baja. que ha comenzado a principios de la segunda década del siglo. '. .

rvil ~·d~,~li;:¡ ..,y de

'V

.Un

lOO·~;:};:;:;f~t;d~qºnlj.l}~do_ddarga duradlí'n,
]2aja

2." Un~yi~,í~l~!o11.~mad()·~cf~H~o,\ o Íl1tradecenal, de alza y de baja alterna, pero de duracI6n muchom:ís.corta '/ acotado poi: los años de crisis. ·3.· '. Un roovimientodenominado estacionaI, en el curso de cada año.
. "~-"_.""",~~,,<:::.~"""" .

• "Esta

designación

es la Que propone

Fran,ois

Simi.nd~

En el siglo xvnr encontramos la misma jerarquía .de. movimientos, a sal' de las" diferencias. radicales que distinguen las varraciones .de lo: precios de los diversos productos que se encontraban en el m~rcado ~ntano y,; que se encuentran en el mercado moderno. Nuestro trabajo permite pone_ ~e manifiesto las características propias decada une de los producto~e~~diaI s. así como de losinzresos que representaban entbnceselma.yor. significado co , " "d" e:c5]'LJA~ln]I<:.fl!~Ge 1 I social: la renta y el salado. La orienta~IÓ.1L_ . ~rg~. du r aciól1¿ cíclico.y'_ ~.!~!:iQI1E, no Ofrece la menor duda, .asi como l~ cahflcacló~ de sU--amplrtüd, e incluso, en la mayoría de los casos,la1!.\a.gEI.tud~~?:nJ>atada de losmovimientos de diferentes artículos. Veremos, por eJemPlo, qued mo~";'-'-'.' to 'de larga duración se manifiesta por un alza general en el mercado VIDlIen. 1 ... , Ii taci 1 de .Ios productos y de los servicios; que e mo~mllento. cic ICO'y es aciona del precio de la cebada es superior al del' precio del. trlg~; qu~ ~ste, a su vez es superior al de la carne; que el de ·105 prod~ctos alimenticios, e1;1.s~ Conjuni:o, es muy superior .al de 10>. p~·oduc.tos fabricados .que. guard~ cierta correlación, por el contrario,.- con los s~lar10s '. Pero medir la amplitud de estos movimientos' plantea ciertas. cuestiones alas. q~e,. por ahora, bn la ma oría de los casos, no es posible responder con exactitud. ~~ e~.ta o e ra s~ est;blecen cualificaciones absolutas. f~da4as con certeza, cualifícaciones rela tivas fundadas, estimaciones cuantrtatrvas absolutas que represe~tan, por lo menos teóricamente, sólo un orden de magnitudd: valor muy variable y, además diferenciadas y clasificadas, ..' . " Su carácter es esencialmente descriptivo; .N<? hemos intentand.o est3b!~eer una ley del salario o de la renta~on ante:lOndad. a la revoluc.16n cuLura~, industrial y socialdcl siglo XIX, bajo el antiguo régune~ ~con6mIco qu.e. con ., amos aquí en el estricto sentido de la palabra, es .oecir, en el trarlicionaSlQer de su técnica . . rizidez de la pro . dUCClOll, . 'd' e 1a.circ . uIaci'ó n, d.•l [. en .la ~ con.ISUlO <:,' , " d' f . . '6' ''" statuto sumo, en la extensión del período e « ncci n» masque ,en, su ~o "jurídico transformado profundamente en. el transcurso del. úlUmOSlglci de la mon~rquía. Los límites que hemos marcado a este e~tu_dlO, c~nsagra., a una fase única, o incluso a una parte de la fase del. movirmento ~e. larga uración se oponían a tal intento. Tampoco podríamos, con mayor mo;lVo, óxima poner 'los resultados.. valederos para e~ siglo XVIII, a una época il~abl pr X1mi a la nuestra sin una ingenua violencia de los hechos, no conc la e co~ ;e 't,r;~o Sobre todo no, hemos ..' propuesto observar espmtu CIen lt.'~ . ~ - "" 1 d y .,describir. N' Hemos renunciado a una explicación del mOVlml~nto de arga uracion ... uestra explicación del mov-imiento cíclico y estac~onal,. cuyos componen:t_s se diferencian tantísimo de los que vemos en acción. en el merc~do rno ~rn~, sólo alcanza los fenómenos inmediatos de la, oferta .y la demanda con~e,bldf"' ---digámoslo de una vez para siempre, evitándonos así tener que califlc~r.~~ cada vez que se presenten en el curso de esta <:bra--en la forrr~a.margina . vista simplificada, cuyo interés principal habrá Sl?O aq~f, ~1 permlt1.rn~s,' a~oyándonos en .nuestras series estadísticas, .un primer. JUICIO de eOlDcIaeni3, un el~mento auxiliar' de control. Nonos p:oponemos establecer entre ?s hechos observados ninguna relación necesaria, . reservando para un estudio ulterior un in tento científico de explicación.

re-

d

,

»Ó»

21

20

PLUCTUACIONF..S

E.CONO/\UCAS E HISTORlA.

~.oCIAi

INTRODUCCIÓN

. Pero la observación no ha sido siempre completa, Los límites: denuestro estudia no coinciden con los del movimiento de larga duración, :Elalza nace "~o hacia la intersección del primer y del segundo tercio del siglo XVIII, prolongándose hasta el segurido decenio del siguiente, Constítuye, después de la del siglo XVI, la más larga y más violenta de la historia de los precios" '.• Al detener nuestro estudio en el año 1789 no hemos cedido al prestigio de la crónica tradicional. El alza de larga duración no nos parece un fenómeno del antiguo régimen, Pero el aJ50 1789 representa- una -gran fecha" económica, al mismo tiempo que una gran fecha política, La Revolución estalla en el año, casi en el mes en que el precio del trigo alcanza el máximo obtenido durante los cincuenta y seis años transcurridos desde que comenzó el período .de alza, La constancia del medio monetario, político yt~cni~o durante este período, permite una observación óptima de los precios. Después .de 1790, la visibilidad económica es mucho menos favorablerse encuentra turbada por los fenómenos inflacionistas, por los cambios sociales que la Revolución ha provocado y, quizá, acccsoriarnente , porIoscornienzos de la revolución industrial. Ei economista tiene tambiénderechoaélegir los limites más favorables para la observación del fenómeno estudiadornccabe la menor duda de que aquí el límite debe establecerse a fines del antiguo régimen político, que coincide con el período del antiguo régirnen reconómico que podemos observar ton mayor utilidad, ....••. .. Además, este período presenta, a la vez, un interés capital la historia de los precios y del hombre, Permite reconstituir el ritmo de .loaprimeros no sólo en el medía siglo observado, sino, también, en todo el período del antiguo régimen económico. La equivalencia aproximada de . los grandes factores de la oferta y la demanda lirnita.Ios peligros de·la;genera. lización ínductiva y permite, con algunas reservas, atribuir por 10 menos a los dos siglos precedentes el ritmo cíclico de los precios constatado en el si, glo XVIII, Por el contrarío, lo que es característico del período estudiado es la duración y la amplitud del alza de larga duración, La curva de Iosprecios pre senta, en 1789, la cota más elevada, no sólo desde los comí· vzos 'del movimiento de alza, en 1734, sino, también, desde los finales de h terrible crisis de 1709, Nos hemos detenido en esfa cúspide histórica, El pariorarna ieconómico y social del siglo XVIII que se extiende ante nuestra -vi~taes:grandioso. El desquiciamiento de los precios provoca el desquiciarnientorde las condiciones de vida, al que siguió el de las instituciones, A nuestro ialredcdar una multitud de instituciones nuevas florecen en la ardiente 'tormenta de la Revolución, Es cierto que todas las precauciones que tomemos serán: patas . para evitar la confusión de una relación causal, incluso en el sentido vulzar de la palabra, con un orden puramente sucesorio y contingente,' Los"~xce~os pueriles en que a veces han caído algunos ensayistas ..del materialismo bist árico están. presentes ante nosotros para recordados, Pero la interpretación económica de la historia se ha afirmado como una de las hipótesis más vivac ces y fecundas de la ciencia, El estudio comparado del movimiento' económíco :e Institucional nos permitirá verificar esta hipótesis en condiciones muy favorables: si el primero ha influido, por 10 menos accesoriamente.i.en

, ia d In causa debe permitimos ver el efecto 'con mayor segundo, la vl01enc;a le , l' i'd d de lasiñstituciQnes nuevas abre a la facilidad, Y, ademas, a rnu tl,P lCl a 1 ue odremos encontrar los efectos, 1n investigación un campo excIPcl~na fio~cid~ la producción juddica, esponLos años 1789 y 17~O, en os 'l.U~e1ha co~menZado a escala nacional una retánea de la Revolución. ,en los q ibl de repercutir considerablemente en los volución social y econOffilca sus~,eptl ela meta. legítima de un trabajo en, el precios e ingresos, aparece a~l COI~Oar'el ritmo de los precios y de los mque nos proponemos n?, so o mves~ ~íco medir su movimiento de larga dugresos en el antiguo reglmen ,e;:ono , 1 'sino en el que queremos preparar, radcÍór: y estudIar ,sbuUCrl,eO,~:r~~ps~~fm~~~';:i' a la apreciación de las grandes hipóa emas, una. cont ti "

t

1

para

tesis interpretativas ~e la ~~storla, ha sido' determinante: a partir de los Una última co~slderaclon que no formaciones fundamentales provocadas disturbios mor::tarlOS l~ de Ijs drin:rabaio el movimiento de larga duración por la Revolución en e me::ca o e consum~ o ular se hunde, Hasta 1789, es ~e 1771-17~ Po 17'135-1789, declina, quizá, del salario, expresadohen más prudentemente, a~t~, os ,~nos dida ue nos acercamos al final del tendencia a la estabU¡ZaCI0n a me .q. 1 d 1 ida obrera y Una 1 lari b menos que e coste e a v antiguo, régimen, .~ ~a a:lO¿ su ~~ larzo período de fricción, en el que la campesina. Pero espues e es 1 '" nza a se ir el ritmo ascendente de producción calculada por cibeza,p-o a ea la segunfa década del sislo XIX, por los precios,entre J ~89 a tr¡me~~ oDesaparece' una de las c~racterísticas el contrario, aume~t,: y o so. repa " s a- artir del comienzo del movíesenciales del movm11,e,nto S de los lngd~s~in esluerzo la importancia social de miento de larga duracIOl1, e comprden ceder en un trabajo orientado por tal cambio y la parte que se puec ~ con", , , . ' .~ 1 acia el estudio de los mgresos. cornpieto, como este, l~. , 1 id ' el ño 1789 representa sólo Sin embargo es conveniente no o V1 at que a " iend un ~to e; el. car'nino de la elevación. de los precios, que contmuan subien ~ hasta el segundo decenio del siglo XIX, exactamente h~sta 1817 para lOí Pho du~tos¡¡arícolas, y que nos proponemos recorrer, de prisa, hasta acuella ec! a, Será "más cómodo que entre 1734 Y 1789, puest~ (ue ~n,tre cbtos dos untos no existe un camino y tenemos que construir O. asta a ora, en. ~fe~to disponemos sólo de curvas insul:icientes o que, no ofrícen gran t~inNinguna estadística de precios utiliz~ble, es decir, a. que se, en identificados v verificados, al menos parclalmente, las fu"ntLs y 10 métodos, ptoporcionaba el precio medio c\d trigo o de otr.o rl'oduct para e CO,I1}tlfi¡O de Francia, Nos hemos visto obligados a cOnStltUl,r e~~a °lmen~a~on, u: única que nos permite mantener a la vez la generalizaclon. y a precisíon q exigen las conclusiones de esta obra,

b1r

r

~¡a','"

:11 .

d

1

él

/..

';'-

1848; 1830; 1789: tre~-jechas en la htst'or'ia de la Francia moderna
~.-~--~---..:......-,;._.

, . Las transformaciones políticas se realizan a pesar de los homb~es.p6:~
Iítícos. ." _. ,".....

Cuando el acontecimiento surge yse convierte 'en realidad 'los Gobier'-·'-''005· no "cteen-que -sea~vádad ·y-eloo«rcvüludonário~medio»':'no--lo~desea. -,:'.~-~--=--' -" Recordemos las revolucÍones de 1848,.1830 Y 1789: no haypersonaje más tranquilo, la víspera; que Luis Felipe ni. hombre más seguro-del-por::c~oo--"\?'e!l\t:q"I~..:~:\Kl()~::K:~g::1:l:=-yis'p_eJ".~.geJ~~J'~e~_9~0}:i.oS<!s ...iYnohaqletnqs de .. '-" oo.. la Corte entre mayo y julio de1789'-'_~,~_,;~;>; __ oo' Nuestro «revolucionarío medio» .vacila antes de 'par el último .-paso. a,mejor dichQ,nuestro «revolucionario medio», como sucede en 1848, se ruega a darlo, si .exceptuamosal pequeño .grupo de los comunista$"ttiaterialistas. Pensemos en 'Luis Blanc, en la' mayorla parlamentaria deJos,.221, en.el futuro «ministro medio» Laffitte y en d«diputadomedi9»'del..ést,z7, do llano de París en 1789.. , Por esto, .para los contemporáneos,estas revoluciones pare<;enrevoÁ)l~
.ÓÓ: . .' , . •• . .: •• :.\

._-

'del 25",de-J~b~~r6, AbramOs juntos los periódicosique ustedes hubieranpodido leer ese:día' París, entre el tumulto de los vendidores,enélPaláiS:Róyal o ~nérBÓu1e~; varddes .Italiens, sentados 'junto a una '.mesa del café' de Foy' en el tbttofii . . '. Ojeemos Le Conslitutional del 25 de febréro'de1848.Díce';que;f;o'i' una cúestión de minutos, el régimen ha sucumbido: «El antiguo GObier: ha caído, 10 iriismoque sus predecesores, por haber comprendído=sus . intereses y. su debe!""uri día, Una hora, un:"minutodemasiado 'tarde»: .. ~",. ". He aquí ahora-cdémonosjirisa-c-, hacia: la' izquierda del <úibáriicci '.poIítíco», la Démocratique Pacifique de 10,5 fourrieristas y de' Vktor Considérant, sin gran entusiasmo por' el sufragio universal: «Lás vhoras que' 'nos separan de nuestro último número' ¡son' años' ¡Nutlc'a el tiempo-corrió ·tan de prisa! París acaba de probar a Europa, que se extrañaba de su silencio, que' su despertar debla-constítuirvuná-explosíóns. 'Y más adea1Ii.te:'~<Las consecuencias son incalculables, Las consecuencias repercutirán hasta los .dos extremos del Continente, .. », «La unidad federal y liberal de Europa ha sido facilitada y es: irresistible.»,';:' " ." .' . 'c.'.

cienes-sorpresa. • . ..No+conozco

.' .' .' ,'.. .'. .bada. más significativo quelapté~sa

.',

'

" .. ,:' ..:

en'

o

no

30

J

I
I

. .. ·~tt,,;(
466
FLUCTuACIONES .ECONOhnC~S E ltISTOR.iJ;::spGl~L ,,:
- .

<~i'"
'1'
"'."

't!tEs PECH~.s EN u
.- _ :,~ ::,"

HISrOPJA

Dl! LA I'lWiCIA

~~D~~{

'. '.:.; /'

':.: •.•

'

-:---_---.,.~~':":":"-~~-....,...--,..,__......c:---'------__,,-' .. -.-~.. -:---~..,.,.,,~,:z:...
Iugar de-Ios.cempesínos .•EI poder de compra .de larmayoríavde Ioaproduotores y -vendedores campesinos disminuye verticalmente-porque endos:.fúíqs:~@i de malas: cosechas .no tienen '.nada-que .yender: .Lasubída 'de 'los prei:ios.po . cómpensa-'Ia .disrninución ·de:.Jascantidades· negociables.vde losstocks:·:rtegociables en sus manos. Además, el poder de comprádelosjornal~~os':agrí,\'1 colas, de \lamasa;:de Ios-.canipesinos consumidores; disminuye: :IOs·isalarios. no aumentanval.subir-elprecio- deIos 'granos:' "") )jé,,\,t;)·, - H~ ~aquf! que~k::tensiÓn: 'eébn6íiiícá;'fenqti-ienq espontáneo' que ~esc-apa=~á" la dirección gubérñ'iilientnl;:'se .pfe~enta c?n todas: sus. cóns:cuencias':Y' rep.ercute en 'el, conjunto de .l.a vI~a lndustrialv-La Era?Cla de 1789:es'-'esencIalmente"",i!-.gncpla. P,;eden rmaginarse la.s.consecuencias, en el 'merca~~ de los, pr(J~~ctos mdustrlales, de la d~saparlClÓ;r~o?el.: ~~_decqcc_Q..mprJ.'o_~~!!ty las- que ¡.n~xorablem:ente.se despren.~en 'de tal. S1t~aclO.n.O.' ' •• '.' • .' _Deb~ri:evocarse;' eo? este: :m~qyo> los,' rrabaJ?~ de _nuest~os3.f1tece~?fes y, e.s .. peCl~I7Il.t~., eLar!lc.ulo 'pUb]lc:.adoha:e ;c.ua. ren~a an?spor·. Cat.I"Schpll.d.t "'1 en-Ia Revue Historique, en-el que' describe-las -diferentesfeses denlas an-, gustías ,g..ibern~~ehtales 'antb. d:p'¡¡ró; ;.!i .trisls '; ~nlla·iIldus~iia. :~teXtilji-::é:i todas 'laFdemas,' desde-comienzos de 1788.' En. el' transcurso del'ano· el mal seagi:ava considerablercente; hasta el extremo ..de que' aparecen 'si~;Vi:Io una. siipérposíciéntde catástrofes: catástrofe~agdcola,industrial,_par9;-dis.~_ ~
0.' •••• :,:;

.:.~.¿ ..~ .•.•. ~}.~.~.·:.lr:--:.-"'"'": .'

. ., . . . "\ '<':'.~,-. .:':;':-~'~:~:a~s,::~'::~;-' ,;.':.

:-·.:.~·~~::,:.t:'~~··::c,::_:: •.•{·-~:...:'.

.---,".. : .- ,' ....•. ,- .

o"

';'1"

> \..... ':.':.

--.:J .:~
lJ J
{I
t.'.~...

tivamente m~derada---'los precios ·aum.e.nt.:illsóloeri· .•• ull.?O.::po¡¡;100¿v.per9.·· es mucho mas larga que en 1789. Si.se comparan lascurvas.~;s~ccoIiJ.p~~ba I que, en. 1789, .el ~!!'. el salto. de .. los. precios, se. produc~<~endup.iQ~ji.J.M; ',¡;:'n . ~j" 183? aparec~ ..la cúspide después 9!! .:~na.:~ensa ;l1tipJ.ah.i~i~('d.!!,ieleyªdos p.reCl?S,de ?-itIeultadesy de miseri:l~que:co~e~a.,.¡<!p.d§1.iL¡::J;;a$:~~qQ.~eci:i~, ( eras lll~ust~Ial;s de.:las difi~lt~des. ~a~rí¡;oIas .son,Jªs~~~~fu~.w}":g1!.~il~.~~~~U:e . hemos indicado a~tes: la dIstmnu~on del pqqe.t:~¡g(!,·c.om-P!a:~A-ª::r:g:Mgáací rural produce elcrerre de las fábncas y ulíá".aist.ñii:íu.cion·~~ó:n~fcIera,Olede la producción indu.sttial. ~as <Íuíeb!~sse muJ,tlp~fá~~: ~ la Ba.nc~de Francia s~ mega~.ac~~t~r)a~ .ret.Fa~:Ae~a1Il9t9c.hrr¡:¡a:c:!~§: .•.. en ;I Alsacia, P?rqueestas f!rJ?~s se con~lSerall. flt~as ..;Ugod(),!1e,r:¡¡~::Y.,.PQ¡:gu~'el . ~" .__ .. -,-~egu~~.':l:~~O. ~~ l~_:.rl~~ ..::_.:te.~fil, ,E~so.esJ.lgu~, qg~~~R)~J~~i;:r,i~¿lBBl;: __--,-_._ guesíá .ve ~lsm1fiUldos.sus ben.e.fIC:: ... IO~~p~ .. ,,;obferos;:sq .. w?8~r .. :.,.,a ..... ¡¡R ..U!§~t.l.Y.,?,... .. : .: 'íl> Para esta epoca se posee una lnforma~l.o~;,sobt:e.lS~s t~a.J~f!3~,;¡Q;;" Jil .. carece ~ara ~789 .. En ..e. 1 ramo ... d.e•.. c;g.n~.VllCc.l0n!e!1 .....• p.;~f,1S,.,:p .... p.},.,(.·.;e ..)t.m.jl! ..~), . el salario baja o disminuye unJO por.tOO .,en.tre,J&2~.{y<.,JS.W;h~ la..Jn~. . .:}_.__ ._,_d~~!.r.ilU~!til!_<:I.1_p.!q,~0ci3:s,,: ~~gli~._~_~i~;:t~ntlmer9:, d.tf~~.gR~9:~r1ií:~~!~}lg-.:,-~-L ','1 disminuye en un 40 por 1-:,); elo:salano ,baJa en mas de.' un, tercio. en 'Ia ..••. n:etalurgia. Y, naturalmente, se agravae~"¡;aro' sobre j~~. vlerrl0de 1828.~ Mientras .•tanto!. elpr!!CIO. del..pan ..sup.\!+~lr~q~c!9t;.,gei U.l1

~l' -,1
':

~r.iifá,::~~p~~:;';~;~)í J~;~i.l~,.s:

·t:o·q~";<c!f~PP~.s~:,d?f

~:~~!~d~d;,ió~~~d~e~~!;~~O:·~~i <~~~;~:~~~~a'::s~:r;~~~;-~~~~~~~i~~;~' ..lar las ~plezas"aespuesde',haber' SIdo obieto=de. unvlsado"Ítscal..:;::;,comprobarym~.~;9:~~:/~éi~rt'"énvia~os ~ail~~' ¡:>rovincia,~;'·én,'.~ 78: i :Iá. ~ita~;:d~ ~los plomos':que e.rt.1788;··LadislIlUJUClOn "de la 'producción mdustrral·podem?s, P?esj.:~.~lóplrta'~e.ñ~,UJ.15~:pór;109.: k~st6éhade~ñadirselab'~j,~;4él,"<íridi.e.e. 'd~.•... s~arlOs,l del.~5'aU20' por 100; Todo,'.ello-"ene1 moment.o·.,.en. ' 7 que. . el. coste. de 'la vida -aumenta entre 100 y 200 por 100jcomo. ya' hemqs.lndicado;,,~., .. ,. ..... .... __.. .., .. ,.,. ." .•.. . '. . ";';:>';'\ En esta atm6sfera de CrISISeconormca es' donde se- fragua, la revolución \ de 1789. .' . . .. ". ;-.:•...l. . ". . . ··Lci':mlsmo''(jCilireeD·1830. Téngáie en·.ciiérit~ que-las crisisrsevsiguen y nó"st'l:\8:recen. 'Lio'crii;isde';1830':'comienzii 'mucho -antes de";1830;''.;CO-~ mi~i{j"~ando';se, t~rmi~an'losbellos,'lOs, f~c~és··.años.de"h· Restauración. El,c9rt~;.:·e'ti.-l~v:iq~~Ó?'ófrik~'-?e~a Reslatitaciórl, se"?roduee h~cia 1825. COIlJlenzapottma 'especie de «ll1almglés>>. •queapareceen·1825.y se' transm~t:e.'~~,:@~m·~, a~~'.~:}os'~let~~do~. fi-<lncese~~¡'I~~staaquise·trat~Js~lo.!a; una' CflSIS 'por' contagro;: de un mal importado, atenuado, ·moderadoi<sm!:ralcesJ~ance,~a~.~ero,",~~ crisis e~pi~zaa 'adquirir:en: 1827-1828~úncarácter . t~ágIC<?:' ... reaparecen ·todos·los sfntornasde 1789;;',: . ..':1 "Pnmero las malas cosechas )T,' ante todo.iuna- sene de malas. cosechas dé: patiltas:/eri:<laépoca en que la patata representaba alrededor-de-Ios-tres quintós dé' Iacosecha de trigo y constituía' un importante elemento del consumo popular. '. . '" ..' .' .,! .•••¡;.-.. . Después' de la: cdsisde' la patata-o; mejor dicho, .añadi~n?ose\:a-Ja crisis'd(! la patata'-:"se presenta la crisis de los granos. Esta, CrISIS 'es.\r.~la-

50 ~r;Oo~~~ri~--'~~: .10 ~ el momento de ~axuna pr:slon, .~.embargo, los precios de Julio. de mal~s. Entonces. se encuentra el anahza~o: paro, disminución del

i1 -.---.

l.

'1
¡(

'~ ,: ;

i.

¡

;,

:j
~. ~

:_;~~ol~4J.~~~~~~i~~~~~r-~~~= ,de tenslOgeconoIDIca."y..¡ ..soear;d)e~q,:slll 1-830 .s?np¡:ef.io;~".d.~H¡~j,~")F~99J.,;:~n9t· complejo .de .misena; d~.,.dihc.u1tades .r -Y(I inivel .. ·del:·saIaiio~)#.~,~,ª~]8s/p:~eªg~;~;4~ f1 l?s. artículo s de. co ..nsumo. En t.m •..... a PaIa. bFa,., ~.l.hun.. 9:úD "' le., n t9;.. ;~9 :~.,.,.,1 •.. ,p~.o ae ..r__ ...•.... .".:~ d.· :.'.U .; l •... SltlvO.de} pueblo. . ";: .;-. . ,,',;, _L/J:,. ':"':,:..0' ;j¡_.:;~,.i;; 2 d~~~l:omd~ ~~~e~. muchas C1t~s de:per~o~c()~·,:FI<::.~q'l,~; . !la.;~~~,~p~t~;Ae] E'l ,. :. . . . ial. 1":.'" ...: "d'.'',' 'd' .i'.: '\d'" ';'''·"'r,.:;i-'··;;'\·;;-f:;é~·:' '. ,,', iY .• « prematuro rigor invern ,e pr:eSI.o.. evllq ... el.pa.l,l{l\ljf~t~,A~;~(\bajo y la mrscf:a de las el.ases inferiores .. de Ja:;S9c~~,daq):e?¡PW~u.sid8il.\!,!Í. la~ c!ases supenore~ un~ simpatía Y;,tlila,piedad g<?~et:~~as.».;~!!;~;a.91;:éA.'~ll~~ cn~~td~es, s~ org~ruzan bailes.. <~iren&a~?~.g~~~.5~.)~9jL~r,l?e.m§<~;~~gir;i.f9J can a '». . . . "......,.: ...•.•. /::Lf: .. q¡r': .•iQ~bl,':;:;!.:i:;h La .C:-lSlS S~)clal. persiste en .esta.atmpsfera,de <cnsl~¡',.~F.()!¡;ÓmlC¡;,:,;X"¡.d,:n esta. CrlS1Ssocial estalla .la _crisisrev2~ucion_aria de j~q;,~.~~;~.Ü~~is"S:8:ª~ abarca. conc.retam:n~e los. anos 1828 ..y 1,§29. Los.diswrb~os,JtpJ!s.;-g!-".av:es. son d.rSturblOS~ ongmado.s .por, el: pr9ple,m,a".d~ las ,~b.i~s"~~n~i~~~;~go~§?'9~ trazar un map •• de los disturbios que;Jo~: p~es.enrac~ntraw:¡:¡;ªRse9!;,,~!>geste, en .el. n~rdeste y en-el centro de.Francía ..-En .algunos ,1ugares"eI.~lÍló~.es casi diario ', Sólo en el mes de mayo .ge182,9. veinticinco ~iriforni.es.A¡ijrcrHept~ al Gob~ern? de nuevos n:0tini!s,tOCJ.ye .. representa:.~.a~~ l#í;,P?Yp~',)§r día. ~a agltac~6n se calma, 510 duda, a tmes de.182~.y.~(;! .. ve .. qti.~Ja revol~cI6n. polftlca no concuerda exactameIlt(! con .lo~m~~e~.;~~:.'ffi9YW~jqn SOCIal.Sm embargo, aunque la época. de 10sparoX1sm()~.soclal~~.:h~:.:sldo

-q~:~';~~i~~:',~4' -:~78~, "!~

/.

I

':"-_.
.
..':

..

'.:.

,

.:

,.:
,:~".,.

ptuCruACIONES

I!co~6¡,Q~.I!¡:¡¡Sf~R.ipsilet(

. rsas

.FECHAS·EN

M HISTORIA, DE .LA.· FRANCIA MÓDERNA
.

ya superada, la causa sigue vigente: la tensión'ecoil6mí~a :p:éisistep'ág'faváda por ,la -revolucíén, -hasta ·1832.'''' . .,,~.:'~';., ~ ~c~" ~-',. :~i;.;,.,: •..•;~i·;7 .. '7:7'.":;;:';' ,F Examinemos ahora la crisis de 1847.:Estacri~is.está~cadtt~;iiilda'·pSr Iapersístencia del antiguo proceso' de tensión yporIá'apaiíqón'~e;'\,íri"pr.o. ceso <nuevo.. Es .un cúmulo 'de desequílibriós :deseqUilibIio;natüi:al":'¿e·. 'Ia .. vieja-economía-de lbs 'granos ,y de los textiles;'y 'deseqi:iilihti6'''ii~tiflcia!':~1:fe la nAr;:t~~rtfs:~d;~úrtc~ipo ant¡~~~.·:~s·:;'dedr/'~i~;,~~~~~~¡:~~~·· te agrícola: y crisis textil .. La crisis de.1 g47' parece tina'rep(!ticióri··.··sela de 1830: Áq:i:télla> comienza nuevamente por+la dísmin~c~ó~:M:}.a:pr9~Hcdónde patatas>EstasocúpaÍl unlúgarrnuchO'niás'inlportlúlte'!ené'erCi'íri-

I
....

..

la .metalurgia. Por primera vez .la economía francesa conoce "tiria·jdífríf'o'k sis- metalúrgica, -Pnedea-recordarscalgunas fechas-bien conocidas: ¿'enClS'4t' se promulga la gran ley de expropiaciones indispensables para lacónsthlc.' ción c!e,la red ferroviaria y, en'1842,se'acuerda.:el estatuto,da"'Clll'ta a dicha red. . . ' .--:. "-":::-""':-:,' '. :.·:".xi.:.;; ',~"'."' .. ;,"'1) ':j/ ,;i};:f ..,: . ....,eSe establece. un plan 'decon~tti,cciohésbaio Ja,;:i1usión:'de,Iá"prdspeii, ~~~ieca;~n~ib~!·:!ii~·iae~ifsi:~P!~~::~f:~ta~c:~t~~~~·.1~~~~~~~.o~o~:~~~~··· cien del ferrocarril gracias a la aportación de capitales privados y. de cré-: ditos~el Estado. La era del hierro, la ,C!cq,non#.a, (kllrier~º.;y,.\'¡d~l, acero, com~nzaba.,.., .' ,,"':' "., (-,,:;').',""; ~i-U·.Ir"·';:;;p".

!

~i~~~!,~m:~!~~i111~~·~·· ~~~;ª~r~t~[~~~íJ~~
~ucto,slls.titut~v?:El;alzad.el pr~cio deu~;pr~d:ucto::~óIll~~~p~t~f~'pr¡~'t~~~, mcluso SI' la "cosecha' es" buena o norrrial.-una ;lIDP?rtan~e~sub!da .. :AT~;::r~;~lO de los granos, Cuando la cosecha es mala, como ocurre en 1846,)a,!4flE.~ndasobr~,~predo;del~s gr~o~ es a~?~rúíc?o.·niáyor.S~;(r~~r'?~u~~~:::en . ..

..

¡,: ,". ,fr~ncos por jor?ada,comOC9?s~c~eRc:ia,de:::,,~ab¿rse;;5igl~aqq;c.l.~si¿<?p~~iCp~,; .. ,', i bl=cas Esto -provoca-el- ~lln.d~ml~nto-:de:-cla-rndustrla,-metah¡rgt~a~Y::,de-',:lll.,-. ----.
rr-:

¡ ,'.

remosque'al.·norte y'al~nordeste se presentauna:ma':!cha ~~n,ebt~sttJs?n '1 UIf'alzá'delpre~?d~.'los.granos;del 100al ~?OrÓrl,00;'~~~if7r#,~!fi'~a ' mancha es menos negra: Jaatmosfera se. aclara;xel' selsmOplercte,fl1e¡;za,'a . medidaque.~ ,<lesd¿úide,al südoeste,sigui~nd(:>,Josde<:li,v.esqeI::Bi.~ª~~;·~~i,:· ! tral, para "disriifuúii <'todavía més haciár'el ' sur;' hacia "las "pla.x.¡i~ :~l~iRP~e;lJ?' 1 vilegiadas del Mediterráneo: [qué dif,ereÍlci~; en. )~47c~I1i?.'.c.~I};:E§9"'y .1 ello 'demuestr~ perfectamenteJa perma'nericia. ¡'torunda. ;A~i~~~~~r~~':;e~i~t¡c~ I turas econémicas-e-, entre el mercado: de, tn~o, en Loretla:y. tn,~rcado , . próvenzal~!·.Er Medíterréneo es un marvcompensadór, uria;~:~'p'~,de, H~:~,~t! cado mundial ;en .. nimia tura 'al que' acuden',d "trigo "de.l~o,rt,é_' Jíor:e!¡co~~e~ I dor del 'Saona y el' 'lejarío trigo de 1talia, 'y; 'demás :I~¡,~S (~~:·trfg~,d.~,;~p~a 'u"arite: En" Provenza ddéfidt dé 'laci:l~echá';riuIica~adqU1~t~;"'ttt,"~a. rácter violento, Una especie de compensación de .las «?iferencias' meteorológicas);;·,iieiie'Jilgaf·~n este mundo ert'rriiniatur~;;ef.i·t~I"U:~~e~sCi·¡e;Il."'~~~tura repieSenta~o'pqr la Marsella de }bd,a,s'las,'ép~cas;~'~~;.'h~' ..::;~',;"'.\,:::,'~'~' En '184T'y .en '1789 .se producen' fenomenosloéntlcos;,··Las', estructuras y .Ias:c'oyuhtU~aS'econ6micas 'son, asombros~Terit:e,pat~ci~as:.!;:";:","','~:·' .':': .. Además en': el mercado textil, aparecen' las 'reperCUSiones'que ". nos' SOI1 yacónocid~s. 'Enel móin~nto en ~u~ .co~te'delá' vid~'a~~eiita~'la"p'roducción textil se hunde: el beneficio iiextil : desaparece }',:,:c,?~p.,ye,~enl.0s másjídelante, igual ~ocuúe. con los salarios · ~.. :'. :~~:,." ;"'/" }' . Renace, pues, la crisis de antiguo tipo. La revoluclóridé .~848:e~f~a en dcfuce d¿'Ias'crisis de tipo antiguo yde tipo' nuevo,:"A'I~:cqsl,s:de la economía tríguera y textil se añade, como ya hemos:'dicho; la': crisiS"''de

~:gT~':'~:;~#~ l;~1:~;!f~~#~~~~~~t~{};,·~=t·CC····t;ÑlJ;ti~r
A•
neg0'slOs, ya que ciertos elementos del coste ~eprQdUCC10n~,I~:el1~l~ndo ):iteres~s:'i~U;~~'c<~i?,!;a!,~s invertidos, . . . .::"';:'. ~':-'t:'· . En lo que: se refiere al salario.. ejercen una .violentap~eSión'\i~b!e;¡.S.láS; mismas causas' que' ya''hemos analizado."En' la . graii .iridu'stdá::p6e;ej~mpld, en la industria textil; ladisminucióndelsalario esdealú:ded,Ói: ¡d~1'30;p().f' 1.~O,Añad~mo~ d. ~arocomo conseciien,ci~: d;l~í:an desc~p~j;9~''1~';'t~~#~:é~' , cien y la disiriímicíón del poder de' compra 'motivado por. el alZ'adel"precto de los &ranos entre un 100y uiI·150·poi"lOO, ..··c;, !I" "",".·f •• ;,·;!~L: .: La: crisis social 'alcanza' su apogeo' en 184'7:' El precio .'déIos' '-gtaños!dis~' minuye considerablemente en el segundo.' se,mes-trede 1847, 'Y ·a:'pfi.~eipiós de 1848 , situándose 'en"esta fecha al nivel de 1844: Esto- 'ii:b"e's)aúri':el'ptej cio bajo, pero la enorrrie,la violenta presión de los precios ha terminado: La ola de los precioselevados pasa sobre el país 'corno unicinJúdatióif"y,'cbmÓ' '. una' inundación que' se retira, deja tras'síU?a )Íobládóht'da:mrtific~da;.con -. sus ahorros destrozados, Con gran' frecuencia incluso-dos:' rnueblcs=fiieron empeñados, como test~~onian los documentos .deld~Mon'tes·~.d:Piedad, ¡Es el paro! La revolución estalla en un mundoeconómicamente siruestro.'.» .Lo mismo que en .1830 esta~a., no en el momento ~e las 'collv;ulsiones. SOCIales, de las convulsiones del tipo de la de 1847; que-tieneIugat-én-todas las provincias,sinoinmediatament,e después.. La presión 'social-no es;la"mÍS' ma ~? enero ,de. 1848 que en a~ril o en mayo d.e1847 .. Petope~p~nese la presten econormca, una burguesía-yun-proletarlado leslOnado,,~!n;ahorros y sin trabajo. .... ',.;., ·;"l' ' "

i•

minera. Entre 1847 y prrncrpios de 1848 la producción, de la meialii,rgia" e~presa.qa enVlllo~~ dis:ninuye., en, yp, tercio, .Muy,:prollto •.. di,s~¡ri,yye·,.ala

.

!()~, m}smos:·.~lqui1eres,·i1l:1puestos ,Ylo,~l'ellor~es

cae

el

,',

....

,";

"

470

FLUCTUACIONEs' ECONÓMICAS' EHISTOIÜA;

SOCIAl

.

. .....

~ ~~ .•... ;:::~.:'.
~;~'

~~. ~::.

~iS?E({e1~r~::a!~a1~ ~i:~t~,.~:~e;!a rJ:scc~:,:;t~~:;~i . luciones? ..; .'. '. .;' ,".",':."" '.' '!, .,,~~l:Wf'~';' . La crisis -es achacadw' al Gobierno,· 'Naturalmente, no: 'se;eulp'a~l :G~ bierno de la mala c~secha. Pero se dice que si los precios han"su~idQ>es:pcir' que' el Gobierno ha dejado salir demasiado trigo 10s"años'iiritetioi:es"(Ó-';pot. que.no se.ha -importadobastante enel.año -de cosecha'ddiciénte.:._::;::~~~~;e:.. ; Si la metalurgia 'se ha parado, si existe una crisis textil' poí:-"qu~:~1as""--'-'" importaciones de materias primas han 'sido fuertemente gravadas y "porque no se ha' ayudado a la' exportación como era' necesario,' Cuanaó surge \üri¡¡ Icarrile~? crisis como la de 1788-1789, .en lugar de acusara lanatuialezáJsetii!cusa .' .

í:::~~;~; 'de

es

~~:::tt~:f~r"~;,,.~~~~:,r.~ ,.,?o~ierno?;r~olltica servil y falaz,;~.e.:~§];t~:~5~~ .. »¿Noes también elG6bierno el que ha creado las condiéióHes}plir¡()á) ruina de las fábricas, los desastres del comercio intermediii:dois:bdej'ár:',en manosrde los =grandes poseedores de capital la mayoría de>Jlti~'striú;,limas industriales, creando :con rsus-propias manos una aristócraCi~\H¿:;tlo?_«b211~ dos»; un feudalismofinanciero? ;:<.',C":1h,:tCJ,zFi1:Üj.;< <:'»¿No'~s'él el que hii:IiíriZiido"cómo pasto a los traficaIitesi'{áf1tl~Bpga. doi-e:,de 'tod.as; c~ases, mil millones en pr~m~s en la cuestiór{-,;,4~;::H~'sJ~~rro?; iIy1tl~ mIllone~!,>,de los c.uales seISC1.entos ha~ ido,;~)pa~~",~:ª~:u.P~s cuantas casas de Francia y cu~troClentoshan Ido a enriqueceralós' S~liI.;.aJ;~~".

.

r::,~e~~ ,i. ~,,_ ~?;?(,\r~!;~~~~i --e~?;~,~io:,~Jf.e ~~fap¿j~e~~~~po~~;:~biig'~·'~\~~~~1;~~{i4bf;~~.~¡:~~i ····,i4x··-~ ····_·~~-C-~~~J~~~~~~~fs~~~~~~:~:·t~át~;~·~¿f~~deFiriiftiJ6 ~f~···. __
.' .' .' ' .Ó,

~;~:~t($~~i~~::~~!~~t:~~~O:;~~;l~dáa;qbeá~~~t~:;l~~e,1;J:j~~J~~~-~....• ~c~-~~~.s,·,.~aki~~~i~Y!ás~~,nhI~~}o/Jt~s~~rar.ias~r~formáj-ai estaespedéde .cóncepci6rt arittopom6rfica dé '1¡¡crisis,;eó:carnápl!'~en'l~'ph~ '. . ,I,~' - q~e ante todo ha~!1aque hacer, es ,deJar de defenderle YJ,;'!l!~:fi~~S:'~lI1'I1" sona de 'Uu"mirlÍsüo'o' 'en'un'Miriisü:riós{(encuentrá'en"él. brigena,¿!'ns 1:';' biarle .. " .'" :"". ; ;, .: .''.' ". ,.:-:" . .,' "',¡;f)b)5 ',;"j;3 tres revoluciones," pódría"inóltipliúr ras-"::i ~~sdete~tos'~ara' 1789. i:'l:83.o.; ." .,: ,X . . '.' .» .. ;.'por .las.debilidades .e~tenores, .'por las falt~s .interiores ;;d.el:q?PifF~o . =» .'h ' . ""':'1848 . V ,,' .'.. ··r"··"··-'...• (li'·"·-'~' ..,~.' __ i" ·~"l'""?-t'..,K"·_----_·,_·_-' _'se_exphcan:.claramente.Jas.,diiicultades delccomercio v de.la )'!1l.du~tt1a"}¡"'>';J:~· . , Il1 on~rt~feacla .' . .. :e;a os:: o'~u~;;c;e, pO~:~JelIl~i~'".;Jrn\g; He' aquí.la acusación. He aquL~ó~o un <?,obi~~;,
C 'C."é.

¡..: ..

~WI~~r~~~f~t?-

L'

la

"e

b"'"

1 "1'''

"h ..., ""h"

.sido' ". d";

f

'd'''i':':''~'

"

puede ser objeto de una solemne y eficaz acusacion en las, ClrcunStanclas'.'.dIÍl,

o

ne ~ue~n elc~Tse.e }rf~p'en,~e; r?c¡a""dq~r q,~qg~:l~? i'.AA: .: "'! sación tiene mayor amplitud: Nos muestra toda una propagandát ue';.cá{¡'~i su 11, o P?r ~~ner.apanacea .e.:presupu~st(), a,.~'~m.ce .e ~:~an?·» ;.;.:~ .• ,'.,;."sus 'efectos: en' le mediana y pequeña burguesía, en el m~ridÓ"p'~p{iiªi::tll ... }~R$.olo, se;C1.llp~,d(!1a.C!l,s~~ .lil G()blernO'.N~?, qu~ ~~.:¡'?U~~~;,~l<.WJ,~WRcrisis·despierta,jnt~nsificai, coliga.t.sincroniza todos los descqq~~,Ílt,9fQGqn régimen. Ledru-Rollin, en un discurso pronunciado .con motrvo motivo" de disturbios recientesse ha hablado, de un «misteiio'¡i¡:{dirééf6f.: de saje d~ H17,cl1c7i, ,.;,;. .;" ,;,. ;;.".: ..~,,<;;<,j2':" orquestasi.El director de orquesta en 1848, y enIas dos r~~9IiSi;ñ~j::Í;ii:~;'· , «SI nuestras industrias, SI nuestrocomer~lo,>slnuestro:ctécht9;.fill~~pt,H9 dentes, no es 'otro que el ritmo anónimo de la producción c~pi.t;lU~tá,::¡)·ítW9 ~ecl¡¡ra al..Parlamento-e-se. encuen tran "en ,un,:e~tac!(), alarmante, ,P9,q¡;¡~tqñ: periódico, ritmo cíclico, ritmo dei final de la producción' iden:tificado':désde cir ,de ruina inminent(!, ¿quién, es, el 'culpable? ¿A,quién imputar'¡~ ;1-'~sI>9¡l' hace muchísimo tiempo por la ciencia económica, desde Marx"'hista;; Afta. sabilidad? ¡Al sistemaque nos agobia pesde,h.~ce<:l,iesis~i,sañosk (X\:;f':;,Jj:~ lion y Simiand. ,', ,'''',''': »En var;o, para defenderse, invoca como-causa de lapiseria ;,urÚl1c(;.i, !.' Entendámonos: ¿quiere esto dedrque el ~evo1ucionario,cl'jefe·'dtba. dente calamitoso; pero pasajerorIa ~scasez de c~re1lles.En,:Vls.~eJ;~,s,4ef;W~9, rri~~da, lev~nta y sube a la .~isma pata c~)llquistar el I;an?:.;~¿9g~p¡;w;;:revo. para enmascar~r otros pl~nes"cub;1r. otrosdesótdenesv.también s~l~qnv,o' lución es solo una sublevación de hambrientos? DefllnguA~~:1!la.m:J:j:\,.j[>¡;;O caba.En,reahdad, constituye la .última gota que "hace:,desbqrdar ;~!!,I;lya:'¡Q. todos los agravios políticos contra' un Gobierno se despiertan ¡;:h, e#~':;oca~ La miseria de las clases obreras, .el malestar de loacomerciantes, .1¡l>~.ss:a§~sí6n; ..rodos rlos .agravíos económicos, todos los agravios s~ci~l!r.~, ¡:tt;~pt~r,~~p de nurnerario.: obedecen a causas rnás .generales, fundamentales; perII1ªn~l¡.por una crisis que precisamente agrava las desigualdades sociales:~;~<;:·,;;'".',':;;, teso Así,y Iimitándonos al problema de las aduanas... (pe'joscinco,lS,ltim()s .. Importante tema/sin duda, el de la psicología-del súbl~~¡¡él9)$.q{:;:f.is6i6 años)' vemos. que, Francia ha. exportado 551 millones menos ,deJqquelha puedo dibujar las direcciones, dibujar una respuesta. Un buen.ti:i~\Q,dCl, :~9n· imnortado y,'enconseeuencía, que en 5610 cinco-años, para saldat:Ja"basiste en explicar, en estudiar en el presente la influencia de':'esiÍ~:llli¿¡:'Uado· lanza, ha sido necesario sacar de Francia 551 .millones-de numerario¿ Para nes,de los ritmos de -Ia producción capitalista en la opini9.~\p:Q~"-':~;;:ipj¡¡ enriquecer 'al extranjero,' cifra 'terrible, a la que rdeberíamos .quizá <~ñadir opinión general, y llamar .en nuestra ayuda a la «historia regi:~siy . ")Jáj,c 200 ,millones . para mantenernos dentro de la verdad, pues es' conocidásla Bloch. En.la sociedad-actual, lo l1).isffi9. que en la sociedadp~:,~,~t911!=.e¡;,;ap:¡.· tolerancia que ise otorga a las declaraciones de exportación e importaeión:» í recen dos grandes categorías en la, masa .sublevada: 10s«'4'~Yéilt;e,§K,i:~JB~ (los' periódicos; al final de esta frase, escriben:· Rumores.) ·.,<;r,';:';;:i: I «flotantes» .. Los. «crevéntee» no n~esitan una ?;isis econ§mIs~"p,a.r¡Í~)TffiR;f~ «Los jóvenes miembros de~ partido conservador. que nos hablan/de,r~' zar una rev?l:1Clon, pero sus .agravros, su hostlhda? aIcanz,~.n';~8n¡;Ja,.':;c.rI,~t? formas, ¿creen que la decadencia de nuestro comercio no obedece-a Ja'ipol~el punto -maxnno.•, Ellos solos nada pueden. Necesltan.Ia.pa\~nsa,,3i~:i',~08e

f

c~:t~!p.~~~

¡
{

'

412
"- .. ,. ;:~: .' ~..-;'·A;: : ... ' -. '.'- ~., . ..:.. ;; '. '::. :,.~,~,: ".

.....
::·_.~.i.,.;-:;~,~·· •.:·:;{;.::-:r~.;·~:;,,:·:·

.....• :.
:.
"'.'

. <v, ~.

"J~:i..:~:¡;;.,-~~~~-':.-;:;~;. ·~:~;· -. ~·.i.'¿.~:; ,";~~Ü;i"~,::,;;'~.:··":'

";:~I~::·t.~:<~ ..-,...;-.

un' pueblo. Son los', «creyentes»,' sin .'duda, .•. los :·que .hacen las .revoÍtidones.. Ante, todo, ..las. dificultades .'fu:a.n~ie!'as AIC~ri •<;~J.l1q;:J,1g;:d~!lQI~~Ptet;!p,~:.. Pero son los. «flotantes» los que las ganan, Son los. «flotantes»" por-elvpeso groso y.. comprometen la posic\ónd~tGQR.i~Úlo;~¡¡nte J~;:,Qpipi.\-1qúp,~b.Vi\\,<Y::;:. de su .masa,.los que transformansel . motín ·.eriniovimien·to.Nictorióso, Se parlamentaria .. Estas. dificultades. es#n,;,c;Ia¡;:q "es,'J,ig:úli,s,:~ l~s~diP.,q;.W¡¡:des ; .necesita una masa Innumerable.vuna especie de. «unanimísmo» pdpular~~· ú,¡' económicas. .Quíen dice crisis •económica¡ dice qisis:; detpiie~l,1P!les.t,CLl~t,g¡¡le" .. .:Víctcn.Hngo, .creo •. que 'enLo$miserables,'::plante6'·.mu.yo:l:ii!<d;::;!'!ly.pro"':"· ....._._'_.._-~ '--0 .declarada. -Durante la crisis econ6mica-los-impuestost;~¡'::>x 4!rt,·cQ.Q.J,¡;ilfi!',:;..~-..:. blema, Entre-el Gobierno y, el motín, [qué contraste. de JuerzasLDthündsdo dificultades}. los,ingr~sos .son.rnenores ,y~~,;;,cré.dito".plÍh ~'~l!'1:!~j,9)i~.¿¡L.~~ l . las divisiones;.' del otro, las bandas. De 'un lado,::los'i:arsenales;dos,~añón~s; cargasypor. el ~()ntr~rlO,son rnayores,e,igull:lsut;:e9.~ cond9~lh;st.9§;fq(;~}iLq~; ddüti .. o FüUos' ruiiDtOs:])áii:lles:de~pÓlv6ray~uñ:aririiiIDeii.to~heterogéri(E9.·~paray socorro. Pot~b.do esto los :GobiC;l.'nos~:ti~nden -a:~er.·i!?:c;sta.kl~Ji.i:y¿es.B~$ªl.~; que la balanza se incline contrae! ejército esnecesario-una 'muchedúmbi~' mente frégiles.ven los períodos de crisis.... ~ant:iera.,J,.o~,~iP1§ter,i9,~¡j~ .~Ec<:;::i inconmensur~ble,entusiasta;;y.el··concursogeneral" activo O pasivó;?tl~:"la '~ den unos a. otros .. Puede hacerse la cuenta qe los «conn:ola4ore&~_;g~peJá!e!l~ opinión. <' "Y'VV'] '. :,"}' ;;~.:;:,.¡' ;; ',,~, '. !,~'~;-,:;.,':'+f::::_ de 1787.a 1789, y.se verá el poco .. reqI~rdq gU'!! ..han: d!!i~clg¡:w1!l:~~kd.~_ -;---'. Es ~e~esario, ~ ?fl~ pal\lbra,.?-TI peso ,y :,unJalpUIJ.:.....m!~ª.~.:.:~s~~t~~X~9:::-. .__ yil!:~~?i~_~..~ ,L~m~~rt. ?n .el.int.eriot;~~er..equiPQ.,gt!p~r.t:la~~~~~.¡.~,~r;cRIC~" . _ meno económico, fenómeno. de masa por excelencia]"el -que"por-' su' cir~cter --., ..- - -- -. . sldera ,.al mmistro; de HaC1eñaa~CÍly(Fl:?tesl,lpuesfono-:~:~,qu~h~!~C!1?!¡:q,!ll~"::--::::-:": , de 'generl!~i~ad .Y de ~gudeza puede pro~ocar 'una tal sublevacíónz!', ",':<{; ::r ' ,un co~pañero, desagrada~l~, per?al que. hay; que, soporta~. '?""")\'. ,'A' '''~'' ;~'~¡ La ~r1~IS smcr:011lzacontra el GOQle~no todas las fu~rzas hostiles,;rAl. ASl, pues, las tres cnsrs .estan ,marcada,s~n·,gra_dos ,dJterl'lntes~llqF SU-o ~smo tiempo ,di~rsa' las fuerzas ~.el .Gobierno,. a veces ~atei:ial~~Il~e,;'f?i:' .; s.is financieras graves que influyen el Goqierno, y comprofi1e;~~!). .J~~~p~b;.~, . lítarmente. ASl s=ede en 1789, cuando' el·Goblemo,.ha. ae.::enfrentarse,:en t: ':.. ,-..':..~ .....:_ .... hd.ad:g],lQ!;rq~w!'!n~al. .CºAocem9ª-\~f~!l:.~1:J?!:2..~~ma. E!!.!I~n§ 7.. :;b!~¡:h§.a¡,~~o todas partes con l~s motines provocados' por la' escasez de subsistencias] Así : olvidemos que 1827 a ; 830 el déficit. e~. continuo, q1.!~'ex,P!e~ul??~sE9:"-"'-'--- .-.. sucede en 1830, sin duda en- menor esca», pero es el 'casoque seidavcon . .... de 1827 es equilibradograciasa los50,.m,l~ones quese.obtienen.por. r~curc, .... los .incep:$:i!ii?~. de. I'!0f~an~fa ...As~~~~~e ~" ~~_~:2l~48,::~d::.-~~fl~f:~~.jp~~~:Í5:~~J~~-=-=--,:·,::,,,,-:.,,,~~::._.~!~~~~Jrao,~~.~j~.x.:que,~12~.eEg:'ifu~r~~s.¡~p'iHBs~ªU~ .•e~:;,e.l~!ii2~'5:~f~~¿8~~..:. __.: .., paslva~ con l~ Guaidi..arq.acl~nal.. b. u. rgu.es!:\, .9.ue n.o ..'.v.a. a:~o.m.J. atr.. r ;\<~c ..~~.He.s~ - ---~"--- ..--p.rlme~:~r1m!'! .. stt.eTo. e;:18~0.p:r;l.(;'.n ..tl.'a. s;-. qll~::~hay... q..J.l.~." ,sa1\1. ;1);'.71.1. qSjcgª.~t.9~.'.'i'·~i~~tJ.~'['_··_ Guardia .Nacional de. cOlllercla~teS)'lesionados !p~ri1,~;crlsl~:por;1a" ~scasez ','.: expedición, de ~qrel!aArgeha •. : ~~,;e?-t91l~e~; cuan~o,.apa~!!'S~~';Y'i. s\\:::,9~s,P¡.~~.;" de ventas, y queentrega-elfusil al subJ~vado.Recuerdenselashoras' de; fe:' tan nuevas quejas y cuando la oposición eIlctlen~r~unterr~1l0'faBof1:;¡(~9;}:Re~, brero-lapartlcipacidn' de':'la 'XII ·I,.egión, de-: la Xl LLegién: de la )roeIv1ciúf: :+ cuérdese el ¡faIIl.o?~ ..incidente ..stlrgid(),'AI},. ~:Eop}e,dor..qi:¡fúi.9iJñ,~t',::éi»e?:ál ~'~ ._ . fetard, .que. matc~a junt~al:Pante6n;árrastrando" tras. 'sí; "em~~!i¡jldo'dehiri~' "canza. gra~\r~¡:iétc~si6IlPor hab~i:~estalI~qó:~,~h~:un pefí919, 'd~~~~~~s~~i'·~i.Sá~~> ' . tecle. ella.' 'a un crerto número-de sus representantes, que la visperamostra;. Las condiciones son buenas para ,de~unC1~r.Jas.«lib,erali,<;l,aqes?~.:4<:1.:#glJEeIl:,· banuna .·figura m~ofgloriosa:7njoi;'coridl~ábul(js 'de'la oposición.': ' ~;~' Por ejenipIQ~ -; el, sueldo .de· ~.cor9.~e~,·.svj~q.·~~,de.15~OQ,gjÍ,~®é?~¡r(€~táJ}§:( ....• ..,. . .•...... '<i'" .·:L •.. "..... e;,·,;", '.:. coroneles .swzos, paraIos cuerpos_pnvileglad9sde lit C~a: r,eat• .e).);linerp.Jl.o . .Ó; : •• ;,:, fa~t~!). iQu~se'~o:npir~n "~cin 16s6,O·OO,~~~~co~de'ün~'SorRPfrt~~ñ{~gi.~a.:, n f\;;.el . cnsis. financiera V1Cla, pues, la atmósfera pq~tlcaocontnbuye.,~"vl.P!lrJ~:,\-g9.c,i" ., -. '"' ..... : .. <.',.;. . contramos otra vez :la,crisis fin~ncl<rritant~~':di 1$48., P2'il)i~(9é§<:;j,~'f~c,9rcf; '. Así, pues, la crrsis urie contra el Gobíemo.rel mismo tiempo ique.idisen 1847. de 258,.¡nillones, el 20 por 100. de los ingresos9rwnari9~:':;' :~,,;"" persa, a las fuerzas gubernamentales. .". .. -.. ,'.' La.icrisis-política .se 'caracteriza, además, porl!lexi:.~gsa:dj\i~~~'~,p,9±:-el ..-Pero' ella no hace nada más que' contribuir' a·.crearlacrisis ~política.Ex· fraccionamiento extremo .de los partidarios del régilIl~n;:iíJ.i~~t!·~i;:;;gtj'#.,Já., -. plica s6louna parte ..';: Tquizá la más pequeña, por 'importante"que:'ÍlOs oposición ·Uegaá·sú ailageO ... ' -_.... , ... . parezca, en el disparador revolucionario;" "~.!c;./ ... "'.;;;.;:~., "';"':"';<' Lac~ísispolític~,d: 1789 e~,b.,ieh'c~~~dd~;.La.!¡·fu¡~~s;:;~~l;~'~~í.~~~:;~?;·· ..' '.' .La explícacíón'de. las' revolucíones :por' las' crisis' ha ·de sujetarse-ra ;nlU',. descomponente .. En pnmer lugar, ..?eprQd~ce Jfl <~reYQJJ;lpqn, ~t1st9c~.a!lsa~~, mas límites. . ;". ..' ':"" .,., . ,<,,:: que Georges Lefepre,ensu1789, nos pre~~tlta antesde)~~;X~~Y9JVC}QR,r¿Jiu,i< . 'Las crisis ptesentan;gÍ'ósso modo, una periodicidad-decenaI.Existen"cri· guesa. Y, además, .en el período .de la revoh.lci9l}.burguesaJ~.ffief~¡h,ct~.;~'tta:c::; sis •económicas. decenales, pero no hay revolucíonesdécenales. .' cién de la burguesía disocia a una parte. deIas fuerzas;.C:le·J¡¡i.íópI~lla .Y:~el.. 'Se ~ecesita.para4uese. constituya esta especie 'de mezcla explosivaque clero, Y las c1asespopulares forman bloque con la 1i\lí:gqesía!;,~{t1.;:k\i~"S,; vara ser.la revolución,' que intervengan'btroa-elementos.ty, .concretameríté, tiene lugar unadesco¡p.posición de las fuerzas .gubemalr!ei,tta,les.y~;pó,K9tr;:¡.~ es necesario que la crisiseconómicacoincida con la' crisistpolíticarLa -crisis parte, el. paso de una parte de estas fUeria~:.a las filas. re la: OPOSiC~9J!,:;·(i¡\\t·, política se manifiesta por la descomposiciónde lasfuerzas gubernamentales, Antes ide ¡830se producela defección. En 1830,baj9. el.Mi~isteH(). . de las fuerzas militares; .como hemos .visto hace un momento.xperoaambiénPolignac; el .desacuerdo .• en el sen? .d~l.~in,isterio y. l~,e¡i~i~> !'PinI~·t~ti,\tl:,.,s.~; . de las fuerzas patlamentariasyministerieles, como vamos a ver ahora.'>:' ; produce en el último instante, rru~ntra~'9.tle la .co¡¡hclf.m.li~e~~l.~lc~Q'~_~:i§Yi

:0

?~

"-<'.~'~ ,.,.-:-:--;., ..,'\,~:".,.

TRES FllCHAS· EN LA HIS'I'OlUA DE LA'. FRANCIA .MODERNA

..

-1

IIpogeo,mieritrasque los 221,de acuerdo-eón C~vaígnac;:ylbs'rrepúblka-#gúo,fllund6coritra 'el-nuevo., Ylcuando;por' ejemplo, vetilos)á M¡¡tté:~nich. nos, forman un .bloque y se transforman eri·ICis·-274.-··o,;~:.""",,;;,,;ol;;;{ ,;,(!t,;¿/:'j comparar-el acontecimiento de.1830.,ala,Iuptura deun dig1,l<;:;';encue!ltr~ la . !ln 18~8 la. oposición alcanza. ~ra~des' progresos '.Yseproduee~üpi!;~f¡¡ri frase. más. exa<;ta,'l~, comparación. más admiral;!le.Declara."que Ja>sóCle~d cr1SIS política en la Asamblea censrtaria deJ846 .. Posee Una lista!)de7esdii: está. en peligro, Continúa su curso lii,:,Revoludónfrances!i;'con:sus;,choqués, tiníos, y citaré algunos: .' '.. :>'. : ".{o •.~:{""· -::,,;;,:;.'d~~;.{';;;;;;;;'l~h-:-']·--de clases. La band~ra tricolory.la extensión 7a!escalainter:nacio~ah,de~4a.:Ré-; .. La mayoría' de' Guizot es enorme ul-príncípío : < tres.i(:uáttos'"c6tilfa:irih Yoluci6n.francesaconstituye .t:ne1..f9!1<{O ..¡;:lpaso-de lo~,nadóna1';ali.lo:;~?daL' cuarto. Pero' cuando se vota, por ejemplo;' sobre: la '-'reforma 'electorakHósc, Del mismo .rnodo, las .crisis po).ítiqas.!que hemos- estudiado,~tieiiert;~tam?,' j6veneií 'céinseivadoresva?1an. 'El "Góbierne)'.o~tierii!:'todavíáu~~:gtail~1niZ" .. biéri'Cí~iS ,bases.'sdciales:- .. c'"~~'-'~;~,~--::-'-:::--'" -~~~--~(T:,,,;::o,:¡5:~T 'icilU':< yoría, aunque mucho mas reducida: 252 "votos "contrii' 154,·;:Libvofáéí6ii.. Estas divisiones;i.estas luchas polítícasreflejani ampliain<!nte;ehfondo; sobre una propuest.a de Rémusat, con motivo-de- la~.re~¿rm~~'i:)ar1atti~?h.lÍ1Í~; . f,: los contlicrcssociales ;perman.entes,losc<?nf!íctos socialesqu~;·:podrí~os:dep.roduc:~ una reducción de_l~ mayona gubernamental.rque s61o;'iikani~'2l9-.Yº" .;;. cir, soneternos, .pero que alcanzan-entoncesun puntocuInünante':~';~"i;dv; t?s"mu:ntras queIaoposíciór; Y~" a1canZá~ ·1Zº:;.;r;:li),$r.~,9.id,<::-;il~41k1~Q.n~#14'~::,,;:::.::::--~~•.. ~?~bi!::.i}::~~J?t49~ 9~~_:.lq~_S.~og\l.~...-4~ .<!189;~~t~tf''ar!:~~ocra~ia~~;:~'::~. nvo del. debate sobre. el mensaje de la. Coronaila'.mayotla·,gubernamenta.!· .. -. ".i. guesia. Una burguesía-icuye .nqueza aumenta,' 10 :que;1l0iO,qUlere:ndeclr,una pierde 43 votos: 228 contra ~85, ciira-record. ,~a!)maYorí!Íi;disrriitiuye"~ún. .' burguesía "queaólo acumuia beneficios, sino una burguesía attiv'a;,,:que\ldi~~ge, .

".. .

.. =;!~~!i::~:=t:::;',,:~;:;;~$¡~~i~i'dS1r~ ..~~l~~=~3~~~,!f~~~:;tf.;
nes, la crisis política concuerda con la crisis' éconémica' y'''con'stihiye-;'~l:,:s~é . :f,it lado .de .esta .·últimr, unavacumulación :deriquez-a, pero;es;:t!P.~·'.l\tum.ÍllaCIÓn '. gunclo ~ temible elemento d~ la; combin~ci6n')a qüeantesmé·'.he'réfefidÓ: de riqueza. pasiva; Est.a burguesía: que creceen ..riquez.as;¡ep.:;~póder,·eco!lq~, Podía. proponer una. explicación dualis ta.,·Dec,ir,,..sen~illattierite;'.::;qÍleien.:::~=::_'7:::,;jl,,::..~mico, _c _rece7 .. t¡l.\DbiéJLS:!LCJ.!ltu~i' en .nt!gll:I0...::~o¿e i.oLV1<:l<:, .q~::,!?::B~r~:s~_-=...:.::..:: el origen de las revoluciones encontramos ;:Iil:-'ñiliíño';tiempo"'q'úe''ún:lii'crisis"-:-~-'1';~;·--"-"--proliferii-:físiC~irietite--;per6.· ;müclio::m~s::-e~on6micalllent~:~~s n::ll!q,~ªe~x¡:;I).~-· --,,,_. ~on6_mi:a y tlo~al, una ~isis política, sin ÍIiv~sHgiir "erí' qd~rOedfdá'~}a'::c'Íi" : .' . plenaexpansiQn,e~Aanto que la.:nobleza.ese; fija e~,c~st.a.:/f9.r;¡:P¡tim9;é",~a SIS política refleja una CrISiS social." ,,,-,'><o'·.·"C,\':;:?w/:~';l!.:'ií.l¡" '))~: burguesía crece en' conciencia. 'La conciencia dedaseburgu~~a)s~,\iffirm~ fS'n En principio no niego la explicación duaIistá:Sirieinbarg6;.iirérn~s·?fu~s· •.• mayorfuerza,qui,zá, enelsíglo XVIII. La, gestión ?ur~e~a .,5t9n,4~~<t::)~;c,~gq¡\~ ~, allá del dualismo. Una revolución, comoiodóaéoiliéciínientQ'hiSt6rko;;Jri~ée ~lt las velases 1( la prosperidad .general. .Es una espe~le. d~cl!l~!!>@~lqg~F.\I,:de de ral·antecedellt.es mÚllti~lesC~n cada re.vol~d~~ic~cánt~~'óusas ;p~rs6nale~; . ., :'.; .. ~.'.:) .~_; ,.' .;.... : . clase elegiLda,en carga da de 19uiar"La lalí:thUIDtan.i¡iad ha.todnas'sl¡¡gsu'e~orrme· p·!l~ti~¿! mo es, sentimenta es. ¡'llantas contingéncíasl juáritas'cbndrigenCiaS'f'y • progreso. o.'sa b e y o1 proc ama. a era ura ~Q: ace l,?> -',~,.:,~.", cuántos azares! La incertidumbre de los.'hothbú:s· fde'los eterrios;"i~iCe'rOSi;;¡f La clase .burgllesa.f;!jerceentonces.,sopr~Ja-,~()q~q¡¡d.)a,:.(~tt~,c9()(}:A~>¡;la.se . partidros'dEscJaul'n~alos famosos, edomo 'losd~ue C?l1dli}l,~en?lad'f:inal,~'s:~e ¡á ':f;f.éi: ..•. '... :,' ! . ~.", .. :.'... ,. dascendente,'!,.vicdtolrio~a:' At,ra.e a suS'órbitab··¡,al'·0enl;ms .eynt'os·us,,:.cpe -e:';slt~l~g'iofu~~~l~t~ , r ... narqu a e 10, a u/). grupo e sena ores" vrtaucios, '. a rones;y'¡'ásesúiós,' ," . escompoSlClOn ..e·'UeJoreglm~n ... us am c ,. " !' .;: .•. .:r. ,.. L·" ..... ante el más alto tribunal del reino: el quebrantornorales considerablé.fExis>; .:e/' ascendente y progresista explican, en el.fo1J.d,ü, ;10.!,!sency,¡l;;d,e )9S,:: Sn<?qtl,es te, por último, el hecho nacional, hechopasionalporexcelentí~:~:'íGil'áiitós::~é políticos de m.ayo.j.'llio,de 17~9.· :: .., :.' .<:i;-;;c:";::"';;-i"'i~i'> estremecimientos pasionales ~n 1830 a la vista' de las tbarideras "idcdldres! ?'.;: En: 1830 aparece de nuevo, sin duda con muchos .mattces,)a,;;sl1:uaelgn ¡Cuántos odios contra Guizot y contrae! tegimeh'de'Julio/,c6¡;Oplices:'pór':':; de1789,.,ContÍ1lJÍa siendo, -en elc,Onflicto. de los 221y. <le lª:;;a(}tlgy~:p:lo, acción o por or~isi6n de los tra.tados dc~81~!~~t9~er«estremeci~ie'ntq.ih:¡; narquía, aunque renovada por la Carta, .elco?fUctodeburgues,í~: 'h a.rl.~t(), color» es tambiénun estremecImiento social; La bandera" de-IaRévolución cracia; pero de una burguesía que ha .renidomiedo.y que e tf!q¡~,ie1 ,(j~rg;!llV~ es también una bandera social: la de la'b~Í'gúésía'pr6gtesista"'N¡¡da"t~il"sig~' "~ íguelitariodelaño.H. .Ó, •• .• ;:>. '0..; , ;0;:(,"/ ¡.t';; .:~~f. •. nificativo como los debates europeos, c:omolosójmeriia'dds 'dc"laW;C'ariti: La situación es .mucho másconfusa.ien 1848"Yano esla)1,lslla.pu.rgue-·· Ilerías inmediatamente después de los acontecimientos de 183.0'0 dé'1848~' sía-aristocraCia,ni, todavía, la 1uchab~rguesía-proleta:tiac!q,_ ;Es.,u;J,~:Jo¡:ll}~iE!e Nunca Europa, se: enc~ntró tan ~yidida.Nuncahabíapati;:eido' cI(:plari'~l:~' lucha de clases triangular, con dos burguesías, la grande y la' p~qUl::ñal;'y,;.c::: tan clara la coexrstencia de la viéjay-de la nuevaEuropa. Se"pi:oél!lce':é~l . pueblo; pero la clase. ascendente no es la burguesía; es y~,el.Pf?l~tanaoo ... choque, no sólo de dos clases, sino de dos civilizaciones': de' la dv!1iza:dón 1 el proletariado reunido, el proleta¡:i¡¡do urb,an,q,de..1~~ ·8w~~A7~$:~.I?~~!l.?, basada en la propiedad territorial y de la 'civilización indushiiil;;'éJ';'choqúé' desarrollo, el proletariado coagulado de las ,fábncasy.el ¡.árt.es:¡p.,aa?¡d,~A9s de la riqueza estática y de la riqueza en rnovimienro.vdeIa inmovilídiúi,la arrabales,. y no el proletariado de antaño, elprole~¡¡l;Íado"di,sIJe.:s()Ae:}a.m~é herencia, la tradición y de la circulaciónaetíva de '!as ''rúiiü)ríassele'Ctá~F'el nufactura del siglo XVIII. «Mapufactura» .es .. ,~n.jérmjnó, ~!?~t~a,stq,·9.~~·}~p,: conflicto de la aristocracia' conservadora y' de lasaudaciás bmguesas/e¡!'án:; globa a los.trabajadqres .diseminados. en, el, p* llar?;~1Rl~H~~c:P;t~~[b8'Ji~:

wi~

-;,~t .
.,flt

·.~t--

--

.Ó:

..,

"..

."

.

",

.

4-,Av

FLUCTUACIONES'

EÍ::<lN6MrCAs

.

.: E HlSTCJíüésóéih.

.•

.-p-re~e-x-'l-st-:e-''':'a-' .«-.-fá-b-:-r-ic-a-. »-.-E-n-18-4-8-.-y-"a-h-a:--rt-ac-¡-d-o-u-n-· -P-r-"o-le-i-:::a""'tl-:::' á-d...:.o...:. ... 'C-fa:"b;r=-n=-"=-'i:=é::'Wu¿" ;;:"d:;O;:'" • .... ..)"

!;,~y,;

• ",.'

;:;,t

~.lU!S, l'llCHAS •.~•.•....•.•.•.... v

-- ..

. •.•.
M

I.A.. H.·.I.·S'I.· ..•

~w.DE.''·.LA

FRANCIA.

M~DEl\NA

..'

~4!",." .,

~;g;~c;:'in~e~iof:.í:·-~eqt:;fi~b~~u~;~;';·~i.:
t.,:.•• , .'" " ••.• r ,;" .•

a~~~'~:n~~~;~~:':~;s~tariÓS;qUi~;~n .'.'

en eLque ..surge; ..én -rnayorgradocque -antañc.olaconciencia! ue"cla'~e;"",qú,,;,:\.. ¡,.,',. Elpr<:letariado apar~ce ya como la: c;laseascendeiite;La'opmi6n ipoÍítiiá' . ¡.:;.", . se determma ya enrelación c.on él. Nadie tiene un programa 'sqeial;'poi<'~j~rrf' " plo, aparte de-las sectas SOCIales, a •no ser los' hombres "dd'>Natióndl':;;de 'Ea'-i+> ~e!orme.'Y':Ios: 'cdstiano.soci.ales. -Estetprograma 'social 'reglarIienfa: la~"l~!#ifa" ,\,/\: cron .de la .Jornada .'. de' trabajo, algunas veces el .salario-m íniino; "la ('in1diiéión" de-üna-Iegislad6ri'del trabajo y'Tijis .de 'retiro:' Estás'preócúpáC1oñdS-0i:íi:?" tinguen y clasifican a .ciertos partidos. E incluso el sufragio universar-:éons. tituye un aspecto de la cuestión proletaria: el problema' del 'sufragio -del·, pobre. Esto no quiere decir que el. proletariado no continúe siendo uná"Clasef ?:/ .I?olíticasubo;rdinada;auxiliar; 'pero. es; _ape~ar'_q _~ _ ~(,!UQL1ª...:..clª-~~i<l~<:~p,dé!1.t~L _ __~..-J.J;...

:tr;:::;~~ó;U::;;b~:::t:'p::,::n::::~~':-:~J;;~~~l ~:~~;[;á~~~,~?~,;:lí:~;~:Er:~ :--'7' -. palabras: ;.se ex¡íycapor Ja .d~sconfia~za de lapequeña"burgGesía;' qüé"podti~ .

.y.()t~: ~',,"., :,:.,...,--,; ;".:;;.;<, ..;'" ",; c;,'; ;,.~.~,i) ... .':.' . '., ':.::;':.--' "".".:;" .' r"Por'último, la descomposición de la burguesía se manifieste por el re; pa~to,c!l~i igua,lendos"bl{)C}uesde ;JaCáJpa.~a..dé 1848. Pero esta burguesía - oposícipn,ista, I:omp~titiya,nacion,al;: jibetal"no.puede4unírse para-gobernar .. ,LO IDismci' que' sería imposible que gobernasenode .acúerdo,Molet::y; GamierJ:>l1g~~:J() r.s.~ía.: ,,¡:a!R.biéfl,que "lo.•.hiciesen ·/l3arrot .oy ;Ledru-Rol1in;:~AqtiL nos . -enc.oIJ,~riUl:!os, .:'ante=uno dcIos aspectos-esencíalestdcl= drama. de: 1848: - aquel peqtleñ() pr91et~ria~()y.l!qudIa bu!gtlesía.tanidivididaabre:una;especic·de v_a~~te,;(!neLI!.9dl!r.. ,: .'",,: '" ,. '..,,.: '·l¿~'__ ,.. ,'.< ., .':' ",t--> ,,.~ '" .i" ;,..: •. ¿X ;cuá1e~:son Iaa.consecuencíaade-lagrave crisis .polítíca de 1848¡-,de l.~,:R,~v,2..~\l:L~nL:~~_'quea.caqaIllos"dl!. bosquejar )()S;'lllotivos;,~oc¡;!Il!s in-

.:t,.

'

",..{\l¡gravemO¡¡·Ja.:¡:cirríposici·;Íni de::llt'!es~ra .mezcla: ~xplqdva .E~, en:;~Qs:tr~s .

titúye unhecho bien característico ·el. ver, •después 'de las,'dificultad~s '¿c.d- . ;ij', tica, Ja .crísis . ~olítica' traduce;'.' en gran,:lnedida,~os antagonismos sqciaIe·s· nórnicas de 1837-1840, a-los autores socialistas insistir sobre-los. peligro¿;que.;' i antenores.y .. divide profundamente a la c~asedomInan~eoa 1aselases "doel progreso deIas grandes empresas y de la concentración :irrdustriaLrepré,,-=--"":::;¡;i. __Illl3~~~:=--._.....:..,.,,',.:-'_~. ~:~: __ .~;:"-~~,:'::"""::':;','=-'."".:~:.... .. .i....:.'::' ':::::"'" .. ' ... _ . senta.rpara ' la' 'pequeña: -empresa.c-para el ' artesanado;'··para'el' p¿qJéfío,';%'<ljilr.:: -.' ,Pero~esto"no--es~aún'sUhciente'para.~la'exp10si6n;·,·,Para::que:.estas dos. ,ro.er---...._.,,.Sísmorídihabía.enuácíado ya estas sornbrfas pérspectivas,.perO':ahúr~·'es'!t6da if,~; .zas reunidas, tensión económica y tensión política; 'hagan saltar todoresmeuna esclie!a;"UÍ1a corriente del pensamiento la que proclama-el peligrorde "'~' i cesario que encuentren una resistencia: será, en 1789, la preparación del los progresos de la-gran burguesía para la 'pequeña.· Ademés.r-él'<Gobiemógolpe de mano real; en.l830,.las ordenanzas, yen 1848, el negarse a prose inclina del Jadcr de la gran burguesía ;claramente, 'osteñsiblémenté.sientél ' meter la reforma del Estado y la prohibición de las manifestaciones pidiendo problema de las compañías ferroviarias, de la banca, de las minas,deloshü'i;la reforma. " nosaltos. Se niega a aplicar la ley sobreÍascoaliciories-e-v ciesdé-élpúnto-de '" ¡Sir Charles Webster! ,¡Cómo vuestros Gobiernos [los ingleses] han vista jurídico, -súposlción paréceinatacable:.....alasgraJ1Ae~:toafici6nes'ae ... ca,.. sabido evitar esta «resistencia» en los momentos más peligrosos! Pienso pitales. Ataca las coaliciones obreras, entrega a los mineros huelguistasa los en la extraordinaria técnica para destruir minas, para quitar el fulminante tribunalesrpero.se niega a ver una coalición patronal err-unagrari compañía revolucionario del gran partido conservador inglés. En Inglaterra la política minera, concentrada por la absorción de pequeñas empresas. Y al"t:i1ismo,¡. es flexible: se cede a tiempo y nada salta. En Francia se resiste y salta todo. tiempo la 'gran banca, comienza a absorber a la banca lócal.La compañía:~d~ ,.¡ No intento explicar de esta forma las diferencias entre las evoluciones inferrocarriles-c-prívilegiada, monopoIista-arruinaa las pequeñas-émpresas de glesas y nuestras revoluciones francesas. Ello constituye sólo un aspecto, me transporte.tEnJa metalurgia es el monstruo, el. «peso pesado»' ,'cai'gild6.de , atrevería a decir casi secundario, improvisado--y ,literario.; .--de la cuescoque el ,que por primera vez hace retroceder.i'de manera definitlva.sincluso ti6n. Pero me pregunto si este fenómeno no explica la presencia del carácter en número 'absolllto,-·al hornoaleo de madera:":'''' ,..f":' " ": .;",-,;".",;, explosivo en nuestra historia interior y la ausencia notable de este cardeAlgunos elementos de la pequeña burguesía se sienten;>púds'raméri¡¡~ados . '~ ter en el transcurso de los últimos siglos de la historia inglesa. ensu existenciayy se irritan' o inquietan por los favores concedidos al 'capiPero no quiero aventurarme en una historia comparada. Me he protalismomonopolista,' temible en sí;' por' el Gobierno de Ia.Monarqufacde puesto sólo. el estudio de un caso francés, el estudio de tres explosiones franJulio. '. .';. . <;,<'"'~ cesas. Insisto en la palabra «explosiones», puesto que mi estudio se limita El' desacuerdo sobre la política exterior es otro tema dei:livisióri.";bura los días de las jornadas revolucionarias. guesa. Una fracd6n,importantísíma en número de la burguesíaacerca.ia-prinHe presentado s610 un bosquejo elemental, sugestiones sencillas; a procípios de 1848,eI' pelígr» de la continuación, a escalaeuropea; de>Ia:.ol:>ta· . fundizar,. a trabajar, a completar. . de la Revolución francesa, y ello a pesar del peligro de favorecer en-todas . Me he encontrado frente a las revoluciones más favorables para una inpartes-s-e Incluso eri su propio país por un efecto ulterior-e-el espfriturevoterpretací6n económica y, sin embargo, hemos visto que otras. causas que lucionario, También hay desacuerdo, como ·todo el' rnundotsabe; sonté·,flá no son económicas intervienen también: causas personales, morales, factores

l1amarse'burguesla'{~COmpetltlva»;,haCla

lacgran,bui:guesía"móno¡Jolística'''''Gori:s,'_·-,,·_.l!:.c,;

.... _·_·_·~ª-sQ~,~L<;!n.f!L<w.:tro_,;.(k.:up,a,'grf,m:::.~9JY:!?,9.c.!.9.a..;,Cf.Qn6II!cl_ca.;y>.de~r.yt~gls1S;~~ __

+l '--~.

,.,:

-ÓrÓvÓ,

.'.,-,,;-'

,

}

4'18'

a -la.vez.ideológicor.y5Ocia1es,'cof(je losqiiederivan -del hecho nacional. ,.-i J01'!i(JTÍ, .la partede .lqshechosno. económicos sería. mayor si se tratase de otros tip9~de:revoluciones;.v. ", " . ".,., .. ,.,:. '.. ' .,' <: J':lo"se .crea .que. rrieinclfuo·pOrno. sé qué 'eXpllc'aci6ri Unitaria, totalitaria. \ deja .hístoría; El hecho económico1:epreselitapara.tnÍ"elhecho·· capital,perO' ''-no -mfcl'nucho:menOs

-..' ¡,
i

¿~nUIlahistoria' matedili~tarii~cohun.a"histoi:ia idealista .. .-M~·~dillo:P%-:~~~~hi~~~r~7Pos.itiya:'''!~=sme-¡:iñtS!1~a.:~~a1::ar:~t~dos'Tos"'pro'. (, bk~t:~stu~3!I?s~tan afonao coma sea ' poslbIe;', S10 menospreciar 10 superficial nilohondo.La hístorlaque plantea, a la .vez, los problemas deestruc·-futif3':de::supet:esÚv.ctlua,Ja .queva.ide .las -ecónomías.a. las. ideologías. '.' " , .. ." ,·ESI:O\qmeredecir:;que nuestra lú~t9riªL~s,'_~_i;!!iSnlº j!~Plpó,,,:s9dill6gipL _ Ytra(licional. Tradicional, porque no menosprecia, en' el acontecimiéntoval . ' i individuo. y'al azar. -Nueva, porque -tiendeupenerrerse de sociología, a es- , tudíar los conjuntos, a buscar el hecho 'dominante. Pero, al penetrarse de . sociología, al establecer lazos con las' disciplinas afines, las renovará, las revoluq.oIJ#.á, ..al"prdporcionar1e~: nu¿Stro'.m:étod6,"eJ':..IIlé.tódo::::}ijst6rico,-sustituc...;=-'yendo. concretamente, 'en la "sociología económica;' lavvieja economía con-: : ceptual/:libstracta, introspectiva.. por una economía positiva de observación. ; estadística; de psicología social reconstituidapor._f!!lCU~,~taLe!L.su"p~rm@eI1:,_-; cia. "O,;eD -suwariación;'. unaccienciareconómica .quevcolocaré; -al 'lado - decada ..' -rr afirmaciórii undocumento.; ., ,

';)': N~ :c~~l.llgo ni

elhecho.único.v'

.

':'¡¡C"','

'.'

..

. '~"~ •...•. -~ ;.

(' ~.

.

.,"':. .':'< ....;

".:;",

Master your semester with Scribd & The New York Times

Special offer for students: Only $4.99/month.

Master your semester with Scribd & The New York Times

Cancel anytime.