“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

ERRICO MALATESTA
LA VI A

*

E !N ANAR"!ISTA Max Nettlau

NOTA EDITORIAL

Editorial La Protesta, consecuente con su programa de divulgación de la literatura anarquista -de los hechos más sobresalientes de nuestro movimiento y de los actos realizados y de las idean sostenidas por los más preciados precursores del anarquismo-, ofrece o sus lectores una obra de un excepcional valor histórico. ara el movimiento revolucionario, desde los primeros pasos del internacionalismo obrero y de la organización libertaria del proletariado, !alatesta representa un papel de indiscutible importancia, tanto en el terreno de la acción como en el campo del pensamiento. " es esa gran figura del anarquismo, que ocupa un considerable espacio en la historia de nuestro movimiento, la que nos presenta el campanero !ax #etttau en el estudio biográfico que publica esta Editorial como una verdadera primicia en idioma espa$ol. El estudio histórico-biográfico hecho por !ax #ettlau de la personalidad de !alatesta, puede servirnos de gu%a para estudiar el movimiento revolucionario de los &ltimos cincuenta a$os, no solamente en 'talia -pa%s que sirvió de escenario a las actividades subversivas de !alatesta y le ofreció el canal de su robusto pensamiento como animador del movimiento anarquista frente a las corrientes legalitarias del socialismo-, sino que tambi(n en Europa, amplio escenario donde tuvieron lugar las más re$idas batallas ideolog%as despu(s de la escisión provocada por !arx y Engels en la )sociación 'nternacional de los *raba+adores. !ax #ettlau, con ah%nco y tenacidad, estudiando come sólo sabe hacerlo ese verdadero y casi dir%amos &nico historiador del movimiento anarquista, ha logrando reunir una serie de episodios desparramados en la inmensidad del tiempo, todas caracter%sticos y que guardan relación directa con nuestro movimiento y con la personalidad de !alatesta. or eso la biograf%a de Errico !alatesta, a&n en la parte que se$ala rasgos personalisimos y se reduce a comentar acciones individuales del revolucionario que siempre supo entregarse todo entero a la causa de la emancipación humana, tiene- una estrecha relación con la historia del anarquismo y hasta casi podr%a decirse que nuestro movimiento revolucionario tiene en el libro de #ettlau una s%ntesis clara y elocuente de su desarrollo en Europa y )m(rica. #o es necesario que abundemos en comentarios respecto a la personalidad de !alatesta, suficientemente perfilada por #ettlau, en esta nota editorial. ,nicamente queremos se$alar la importancia de esta obra -que será complementada con otros estudios biográficos de las grandes figuras del anarquismo, que irá publicando sucesivamente la Editorial La Protestapues significa para la propaganda anarquista en idioma espa$ol una contribución valiosa y de proficuos resultados para el desarrollo futuro de nuestras ideas. El programa trazado, se irá desarrollando paulatinamente, con el m(todo y la ordenación adecuada a la %ndole de los traba+os que nos proponemos divulgar por medio del libro, labor que requerirá un traba+o intensivo de varios a$os. ero los frutos de esta labor serán opimos para el molimiento anarquista.

*

Traducido del alemán, por D. A. de Santillán, revisado y aumentado por el autor. Editorial La Protesta, Colección Pensadores y propagandistas del anarquismo, Buenos Aires, !"#.
#

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

)valórese, pues, por su verdadera importancia histórica, esta biograf%a de !alatesta escrita por !ax #ettlau, y que ofrece -vertida directamente del alemán al espa$ol por -iego )bad de .antillán- la Editorial La Protesta.

CAPÍTULO I PRIMERA JUVENTUD DE MALATESTA EN SANTA MARÍA CAPUA VETERE (1853-187 !

Errico !alatesta nació el / de diciembre de 0123 en la peque$a ciudad de .anta !ar%a, que esta en el lugar de la antigua. 4apua, a algunos 5ilómetros de la 4apua moderna, de la fortaleza de 6olturno, y algo más le+os del palacio de 4aserta. 4asi al mismo tiempo, en +unio de 0123, pinta 7regorovius, más tarde historiador de la edad med%a romana, aquella comarca en sus 8Rómische Tagebüche89 .aliendo de :oma, despu(s de una noche en 6elletri, los pantanos del entino son ahora un mar de flores. El paisa+e en el cabo de 4irce fascina... or la noche en la hermosa *erracina meridional. El ;< penetramos en #ápoles. -esierta existencia en =ondi, donde pululan los mendigos. !uros ciclópeos. =loridos granados... 'tri altamente pintoresca, con muchas torres y vie+os muros. ) mediod%a en !ola de 7aeta, -vegetación exuberante de vi$as y naran+os... .e atraviesa el >iris o 7arigliano por un puente colgante cerca de !inturnae. :uinas pintorescas-, antiguo acueducto. or la noche en .anta ?gata@ >as ciudades napolitanas son más alegres que las romanasA casas blancas por doquier, adornadas de risue$as flores. B)l d%a siguiente en 4apua, ciudad hospitalaria situada en una rica llanura al borde del 6olturno. 4ampestre plaza urbana con verdes árboles. 'glesias triviales. !uchos militares. -espu(s de mediod%a, sobre )versa, a #ápoles. >legamos aqu% a las cinco y media de la tarde. Cab%a un radiante arco iris sobre el 6esubio. Encantadora noche de luna en el golfo oscuro@D 4apua ten%a en 01E< una población de cerca de diez mil habitantes y una fuerte guarnición. 4omo centro administrativo de la provincia llamada Terra di Lavoro, pudo haber contenido una numerosa burocracia, abogados y terratenientes, cuyas grandes posesiones estaban en la rica llanura. 4aser%a, por su parte, con el castillo de los Forbones y sus extensos dominios pod%a ser un teatro de la vida aristocrática y cortesana. .anta !ar%a, situada entre ambas Gahora de unos 3<.<<< habitantesH era entonces una ciudad rural de peque$os agricultores y comerciantes y además con muchos proletarios campesinos sin tierraA la rica llanura, la vecindad de las ciudades citadas y de #ápoles mismo, que no está le+os, despertaron a la peque$a ciudad de su aislamientoA ahora es el centro comercial de 4ampan%a, bastante floreciente y absorbida por la vida de los negocios. .er%a deseable que !alatesta mismo nos relatase cómo se desarrolló su primera ni$ez en esa entonces tranquila ciudad, pero que +ustamente en su +uventud fue conmovida por agitados acontecimientos que se sucedieron en sus contornos. #o s( si por las tradiciones y experiencias familiares y locales observó desde el principio el desbara+uste económico de los Forbones o si, como los hi+os de familias algo acomodadas Gsu padre hubo de ser activo en el comercioH en que los intereses materiales están en primera l%nea, creció sin advertirla, pues para tales ni$os los problemas sociales, permanecen desconocidos muy a menudo. ero cuando ten%a de seis a siete a$os se desmoronó all% completamente el vie+o sistema G01E<H. Entonces se hab%a concentrado la atención de Europa, por corto tiempo,
$

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

en esa comarcaA pues la guarnición de la 4apua oficial hab%a marchado contra la vie+a 4apua -su .anta !aria- que no otro que 7aribaldi mismo hab%a entonces ocupado, el cual empezó all% una re$ida batalla y derrotó al enemigo atacante. ronto fue sitiado el fuerte de 4apua y debió entregarse. In ni$o no olvidará nunca tales sucesos. El pudo comprobar el derrumbamiento de la vie+a 'talia por su repercusión en toda comarca todav%a no contagiada desde >a guerra de 012J, que despu(s de >ombard%a sacudió el vie+o sistema en !ódena, arma, *oscana, :oma$a, y más aun cuando en mayo de 01E<, en un mes, 7aribaldi arrancó .icilia al reino borbónico, y #ápoles y el sur se le adhirieron automáticamente, y el K de septiembre entró casi solo en #ápoles recibido triunfalmente. El e+(rcito borbónico pose%a todav%a los fuertes de 4apua y 7aeta, y la región norte del 6olturno. >as cosas sucedieron de modo que los garibaldinos, guiados por *urr, avanzaron +ustamente hasta .anta !ar%a, y desde el 02 de septiembre lucharon con la guarnición de 4apua9 unos veinte mil garibaldinos se encontraron frente a treinta mil realistas, y el ;0 sufrieron su primera peque$a derrota en 4a+azzo, al norte del 6olturno. Entonces 7aribaldi asumió personalmente la dirección, y la ma$ana del primero de octubre se presentó en .anta !ar%a, contra cuya ciudad se adelantaron, atacándola en la batalla de ese d%a, siete mil soldados de 4apua. 4ostó mucho esfuerzo rechazar ese ataque general, pero se consiguió. or consiguiente, 7aribaldi no siguió bac%a el norte. El ;0 de octubre tuvo lugar el plebiscito que declaró la adhesión a la 'talia de 6ictor !anuel, casi por unanimidad. )hora invadió el e+(rcito piamont(s a #ápoles por el norte. 4apua fue sitiada por los garibaldinos y piamonteses y capituló el 3 de noviembre, despu(s de un bombardeo. El K de noviembre entró 6%ctor !anuel en #ápoles, que !azzini hab%a abandonado anticipadamente y 7aribaldi de+ó dos d%as despu(s para volver a su isla de 4apreraA para estos dos y para muchos de sus amigos hab%a ya desaparecido el encanto de la aventuraA se hab%a deshecho el hechizo, mientras que grandes masas apenas se dispon%an a aprovechar el bot%n. )s%, vieron, pues, .anta !ar%a y probablemente tambi(n !alatesta, -entonces de casi siete a$os de edad- más de seis semanas de verdadera guerra del pueblo, que en este caso fue extr%nsecamente victorioso. .i bien siguieron pronto grandes desilusiones pol%ticas y económicas de otra naturaleza, pudo crecer ahora, sin embargo, en otra atmósfera de liberación espiritual, pues cuando menos quedó derribado el dominio clerical y el despotismo est&pido y bárbaro que caracterizó hasta el ultimo momento el tambaleante sistema de los Forbones. Lue los detalles de la más popular de todas las guerras del siglo M'M, vista desde la parte de 7aribaldi, hicieran a un ni$o adversario de la guerra, no se podr%a exigirA más bien pod%a haber fortalecido en (l estas impresiones, desde el principio hasta hoy, la fuerte creencia de que as% como se extirpó el sistema borbónico, tambi(n el sistema capitalista actual puede ser derribado más rápidamente de lo que se cree de ordinario por medio de una 'ntr(pida iniciativa como la de 7aribaldi, y más adelante, en algo más madura evolución, pudo haber +uzgado por los aprovechadores que se precipitaron sobre el bot%n, mientras 7aribaldi prosiguió su camino, que en una revolución victoriosa hay amenazadores peligros por esa parte. En una palabra, me parece ser una particularidad de !alatesta que no cayó simplemente ba+o el efecto de esas impresiones, sino que supo aclararlas, profundizarlas, desarrollarlas más claramente, hasta llegar a sus ideas actuales. ero si la iniciativa revolucionaria de 7aribaldi despertó quizás el esp%ritu de !alatesta, tambi(n volvió a despertar el de !iguel Fa5unin, que despu(s de ocho a$os de prisión en una fortaleza, perdió cuatro a$os en .iberia, donde so$aba con el desenvolvimiento de la región siberiana y con el desarrollo de las guerras nacionales y de la federación de pueblos eslavos. >a fama de 7aribaldi, escribió, se extendió hasta los mismos campesinos siberianos, que lo llamaban 7aribaldoff, y estos acontecimientos fueron para Fa5unin el signo de que Europa, adormecida diez a$os, despu(s de las revoluciones de 01/1 y 01/J, estaba de nuevo ante grandes sucesos, a los que (l quer%a dar una dirección revolucionaria. .e determinó, pues, a intentar la
%

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

fuga, y lo consiguió. -espu(s de grandes esfuerzos para el movimiento eslavo y ruso y para la insurrección polaca G01E;-01E3H se dirigió, a fines de 01E3, a 'talia, visitó a 7aribaldi y a muchos otros patriotas revolucionarlos y se fue a vivir a =lorencia, y en los a$os 01E2-EK a #ápoles. -e esto nada pod%a saber el ni$o !alatesta, que crec%a en la cercana .anta !ar%a, pero pocos a$os despu(s hizo su primer via+e al norte de .uiza, donde quer%a encontrar a Fa5unin G01K;H. En el a$o 01E0 tomó .anta !ar%a su ordinaria apariencia de tranquila ciudad rural, quizás tambi(n en los impulsos vitales internos, y no fue directamente alcanzada por los acontecimientos eol%ticos de los próximos diez a$os. >os piamonteses vencieron a las tropas papales en 4astelfidardo y tomaron la Imbr%a y las !arcas, de modo que el dominio del papa quedó limitado a :oma y a las provincias circundantes, es decir, a los Estados pontificios. -esde este asilo, bandas de realistas napolitanos invad%an frecuentemente el antiguo reino de #ápoles, y naturalmente fueron llamados 8bandidos8 por los piamonteses o italianos entonces dominantes. En veinte meses, de 01E0 a 01E;, fueron muertos ;;J3 de tales 8bandidos8, encarcelados ;EKK y fusilados, seg&n las leyes militares, J2J. Estas operaciones, en las que se obró por ambas partes con extrema crueldad, tuvieron lugar en apartadas regiones monta$osas y no pueden haber llegado nunca a la rica llanura capuana. Entonces 7aribaldi, que hab%a renunciado en noviembre de 01E< a su poder, con un desinter(s raro en los +efes militares y pol%ticos debió, para proseguir su traba+o y poner un t(rmino al dominio eclesiástico romano, comenzar de nuevo, como +efe de una banda, con una tarea desesperada ante si. En 01E3, en los montes de 4alabria, cerca de )spromonte, tuvo un encuentro con los solidados italianos y fue herido, y en 01EK, en !entana, sus bandas eran vencidas por tas tropas papales y los zuavos, cuyos chassepots, como entonces se di+o, 8hicieron milagros8. 4uando aconteció esto a 7aribaldi, que gozaba de una popularidad y de un prestigio tan grandes, se puede imaginar que los planes y las operaciones de los mazzinianos para la instauración de una rep&blica seg&n el esp%ritu de !azzini, chocar%an contra una resistencia estatal más fuerte. ues el Estado no cambia nunca, por vie+o o +oven que sea, tanto si es napolitano como s% es piamont(s, Forbón o .aboya. *ras todos estos sucesos obraba la pol%tica europea, especialmente la francesa en este casoA #apoleón ''' interpuso siempre su veto a la posesión de :oma por 'talia, y si no hubiese querido congraciarse con 'talia para emplearla contra la Europa central, habr%a apoyado de la me+or gana las aspiraciones muratistas sobre #ápoles, con lo cual reanimar%a el vie+o amor de la 'nglaterra de los d%as de >ord Fentinc5 hacia .icilia. Esta situación todav%a precaria de las aspiraciones de los italianistas llevó tácita y poco sólidamente a unos convenios entre el gobierno y el movimiento nacionalista para la conquista de 86enecia y :omaA en caso de (xito habr%a pertenecido el bot%n a la monarqu%a de 6ictor !anuel, como en 012J-01E<A el riesgo del fracaso se$ala el destino de 7aribaldi en 01E3 y 01EKA pues le atra+o naturalmente una simpat%a general y una pronta amnist%aA pero con ello hab%a roto tambi(n su propio poder y no volvió a ser ya peligroso para la monarqu%a. =inalmente fue resuelto el problema de 6enecia y :oma por los grandes acontecimientos de la pol%tica europeaA la derrota de )ustria por rusia, en 01EE, dio 6enecia a 'talia, que cedió #apoleón ''', al que hab%a sido formalmente cedida antes por )ustria, y la calda de #apoleón ''' en septiembre de 01K0 hizo posible al gobierno italiano apoderarse de :oma en el más corto plazo. -espu(s de esto y por muchos a$os, los mazzinianos y los garibaldinos no fueron necesitados y se les consideró como un glorioso fragmento del pasado de la 'talia monárquica oficial y como algo completamente innecesario en el interior del pa%s para el presente. Esta situación de la vida pol%tica italiana de 01E<-01K<, todav%a inestable y que explotaban astutamente los elementos progresivos en provecho del Estado y de la dinast%a, pudo haber dado al +oven !alatesta a lo manos la oportunidad de crecer en una cierta libertad, sin opresión espiritual. In gobierno que disolvió los conventos en 01EE y cuyas posesiones secuestró, y que esperaba poner un fin al poder mundial del papa, deb%a favorecer el anticlericalismo. .e de+ó
&

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

igualmente difundir la verdad sobre el dominio borbónico desde 0K32 hasta 01E< para per+udicar las aspiraciones legitimistas, >os mártires de la independencia nacional fueron glorificados. .i esto es realizado por profesores inteligentes o por escritores y oradores apreciados, puede ser un motivo para que las conciencias autónomas pasen fácilmente del anticlericalismo al antimonarquismo y a las concepciones republicanas y del reconocimiento de las revoluciones racionales al reconocimiento del derecho a la revolución en general. En todo caso, cuando se considera el resultado, la evolución de !alatesta no pudo haber ido por un camino esencialmente diferente. #o tengo argumentos para suponer que se haya interesado espec%ficamente por el pasado revolucionario, si bien me ha contando una vez que la historia de la revolución francesa de !ignet, un libro que pose%a su padre, cayó tempranamente en sus manos y le cautivó. Es de suponer que era demasiado vivaz y práctico para leer mucho. ero conoce naturalmente la historia revolucionaria y sabe narrar sobre 6icente :usso, isacane y muchos otros. Entonces o más tarde, quizás tambi(n en las incontables horas de encierro -la (poca de estudio de muchos anarquistas- cuando circulaban generalmente los grandes vol&menes de Ceriberto .pencer, pudo haber considerado tambi(n la historia de 'talia y #ápoles, que da tantos argumentos contra el Estado y para la acción revolucionaria. En la historia de .ismondi sobre las rep&blicas italianas, en la no menos afamada historia de las revoluciones de 'talia, de 7iuseppe =errari G0121H y en toda la literatura basada en ellas, se puede conocer la vida medioeval urbana de las ciudades libres y federadas, la vida de los traba+adores en las guildas, las primeras luchas pol%ticas y sociales, el desarrollo brillante del arte y de la sabidur%a en todos los centros independientes, pero tambi(n la firme lucha de estas comunas libres contra el poder del Estado, ante el que finalmente sucumbieron. " la historia, desde entonces, ha se$alado para #ápoles dinast%as extran+eras -)n+ou, )ragón, Forbón- que infligieron al pa%s un despotismo sofocador y explotador. 'nterrumpido por los agitados d%as de !assaniello, la breve rep&blica artenópea, ahogada en sangre por el cardenal :uffo ba+o el amparo del almirante #elson, y el reino de Noaqu%n !urat ba+o #apoleón '. *iran%a y opresión por doquiera, sostenidas en un sistema agrario feudal y en el dominio de los sacerdotes y por consiguiente la creciente ignorancia y las supersticiones del pueblo, enormemente pobre a causa del más odioso fiscalismo. *al era la situación dada hasta 01E<A Oqui(n podr%a creer qu( el cambio pol%tico habr%a apartado esos males secularesP In +oven de corazón y de esp%ritu deb%a ver que era igualmente necesario combatir después de 01E< esa miseria como antes y reconocer tambi(n sin dificultad que la lucha que en el pasado costó y produ+o tantos h(roes y tantas victimas, deb%a costar aun más esfuerzos y sacrificios. -eb%a tarde o temprano saber quien era *omás 4ampanella G02E1-0E3JH, autor de Civitas solis. el mon+e calabr(s que organizó la gran conspiración contra el yugo hispánico y padeció ;K a$os de cárcel, siendo frecuentemente torturado. El episodio de !assaniello era todav%a más generalmente conocido. =ilippo Fuonarroti, menos conocido en el sur que en *oscana, y más al norte, fue sin embargo muy renombrado como conspirador con 7racchus Fabeuf y considerado en los cuarenta a$os siguientes como el centro más %ntimo de Qas sociedades secretas. ero sobre todo el +oven 6icente :usso, de #ápoles G0KK<, ahorcado en 0KJJH, deb%a interesar a un napolitano amigo de la libertadA en Pensieri politici G0KJ1H se encuentran expresiones socialistas como las siguientes9 8>a gran desigualdad de la propiedad es el nudo gordiano. >a revolución está llamada a cortarlo y a librar del crimen a la tierra. )' nombre de revolución vuelve la humanidad desde la agon%a de la muerte a la vida y respira en la esperanza de ver nuevamente restablecidos sus derechos tantos siglos lesionados infamemente. Luien traiciona la revolución por medio de la locura o la infamia, es execrado por la humanidadA detestado por los propios asesinos8. -espu(s de la revolución napolitana de 0KJJ vino la (poca de las sociedades secretas, especialmente la de los carbonarios, de la que pod%an vivir todav%a en el a$o E< algunas tradiciones orales. Estas conspiraciones y su terrible persecución produ+eron caracter%sticas
'

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

personalidades, como la de 4iro )nnichiarico, de los Decisi. fusilado en 0101, y condu+eron a una verdadera revolución, en 01;<, en que el carbonarismo triunfó abiertamente durante varios meses en #ápoles y en todo el reino y era tan temido y execrado por la .anta )lianza, como lo es hoy el bolchevismo por los estadistas capitalistasA finalmente fue el movimiento, traicionado por el rey, abatido por un e+(rcito austriaco. -esde entonces decayó la actividad revolucionaria en el sur de 'talia, pero volvió nuevamente a la luz del d%a en el a$o 01/1. El movimiento abatido el 02 de mayo llevó a procesos monstruosos y crónicos y fue tal cantidad de prisioneros tan cruelmente maltratada que Two Letters to the Earl State prosecutions o the !eapolitan governement G0120H de 7ladstone hicieron tan completo el aislamiento moral del gobierno borbónico, que esto explica el que haya sido abandonado a su suerte y el que la expedición de 7aribaldi en 01E< encontrara un fundamento sólido y apoyo general moral y de otra naturaleza, ero antes de eso deb%an morir aun algunos mártiresA nombro a )gesilao !ilano, el soldado que en 012E, durante una revista de las tropas hirió al cruel monarca, y a 4arlos isacane G012KH, que es conocido por nosotros, los anarquistas, como el clar%simo int(rprete de una concepción personal del socialismo que se acerca mucho a la nuestra. Esto se comprueba en sus Saggi storici"poltici"militari sulla #talia G7(nova y !ilán, 0121-01E<H de los cuales fue numerosas veces reimpreso el ensayo sobre la revoluciónA pero la obra completa es muy rara y el mismo 4afiero se alegró infinitamente en 0110 cuando la descubrió por primera vez en la biblioteca de >ugano. #o obstante, era generalmente conocido el *estamento ol%tico de isacane9 antes de abandonar a 7(nova para arribar al 7olfo de olicarpo, donde encontró pronto la muerte en la lucha, escribió G;/ de +unio de 012KH9 G(l creeH 8que la propaganda de las ideas es quim(rica, que la educación del pueblo es absurda. >as ideas nacen de los hechos, no los hechos de las ideas, y el pueblo no será libre si es instruido, sino que llegará a ser instruido s% ha llegado a ser libre. >o &nico que un ciudadano puede hacer por su pa%s es cooperar a la revolución material. or eso las asociaciones, las conspiraciones, los intentos de acción, etc. son la preciosa serie de hechos por los que 'talia va al encuentro de su ob+etivo. El centelleo de la bayoneta de )gesilao !ilano Gse precipitó con ella contra el reyH hizo más efectiva propaganda que millares de vol&menes de escritos doctrinarios, que son una verdadera peste de nuestro pa%s como de todos los demás8.0 *ales palabras de la más decidida resolución pasan por fanatismo cuando la cosa fracasaA pero el revolucionario que triunfa en el hecho, como 7aribaldi en 01E<, se convierte en un h(roe mundial. 4uando se obra realmente, se siente tambi(n, y este modo de pensar pasó de isacane, el anarquista que murió por su causa nacional, a los anarquistas, a los internacionalistas, que se decidieron a obrar en el terreno de la acción en beneficio de toda la humanidad. In compa$ero de isacane, 7iuseppe =anelli, fue uno de los más %ntimos amigos de Fa5unin y tambi(n del +oven !alatesta. Rtro era, sin duda alguna, #icotera, ministro en 01KE y encarnizado perseguidor de los internacionalistasA 4risp%, 4airol% y todos los demás que tomaron parte en las anteriores conspiraciones y en los movimientos garibaldinos, hicieron lo mismo cuando lograron el poder. >os actuales ministros llamados socialistas, tuvieron en aquellos los precursores de la misma naturaleza en la más infame de las renegaciones. Esto puede bastar al lector no italiano para se$alar la clase de impresiones que pod%a fácilmente recibir un +oven inteligente que crec%a en una ciudad napolitana hacia los a$os 01E<K<. ) esto se agregó quizás la historia de los tiempos clásicos, y especialmente las historias y leyendas sobre los h(roes de la libertad en 7recia y :oma atra+eron tal vez más la atención de ese +oven que las reglas y excepciones gramaticales. !alatesta concurrió en .anta !ar%a al >iceo con el fin de prepararse para el ingreso en la Iniversidad de #ápoles.;
So$re Pisacane v%ase, por e&emplo, Lui'i (a$$ri, )Carlo Pisacane* +, Precursori della -ivolu.ione/, -oma y (lorencia, (. Serantoni, !01, #" pá'inas2 tam$i%n se encuentran muc3as de sus me&ores pá'inas en ),l -isve'lio* de 4ine$ra, !" 5"", ele'idas y reimpresas por L. Bertoni. " Despu%s de 3a$er escrito lo anterior me participa un vie&o camarada 6ue 7alatesta,. cuyos padres murieron tal ve. antes y 6ue ten8a un 3ermano, 6ui.ás 3a sido pensionista, en los a9os :;:, ;! y <0 de los 3ermanos de las escuelas de la =rden de. >os% Calasanetius. llamados escolapios, mientras concurr8a al Liceo. En esa %poca, cuando esa orden
()

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

4uando ingresó en la Iniversidad era partidario de las más avanzadas ideas de aquel tiempo, de las designadas con (l nombre de 8patriotismo revolucionarlo8. =ue calificado como mazzinista Gpor )ngiolini, 0J<<H y como inclinado al garibaldismo Gpor =abbri, 0J;0H, lo que a lo menos prueba que debió haber sido un adepto de uno y otro muy poco ortodoxo, pues de otro modo existir%a más claridad en esto. !azzini representaba aparentemente un republicanismo inconmovible y un más elevado ideal social que 7aribaldi y pudo en ese sentido haber llamado la atención del +oven, pero no existe se$al alguna de que las ideas religiosas espec%ficas de !azzini y su falaz pseudo-socialismo hayan desviado el claro pensamiento de !alatesta... or otra parte su latente impulso a la acción franca, a la lucha audaz, debe haberlo inclinado a 7aribaldi. En una palabra, parece que ha sido bastante afortunado al conservar su libertad espiritual, lo que era mucho, pues el atractivo de las orientaciones especiales de aquellos dos hombres que significaban para la +uventud lo más radical y lo más ideal, era enorme, y esto lo distinguió de la multitud. >o que en aquellos a$os obró además sobre (l, si fue la miseria social o este o aquel movimiento pol%tico, los amigos, las sociedades, una propaganda local u otra cosa cualquiera, nos lo relató (l mismo, y esta información fragmentaria y por decirlo as% constructiva, puede ser reemplazada por datos exactos. robablemente hizo esto en un art%culo de La $uestione Sociale G=lorencia, aproximadamente en enero de 011/H, el cual fue advertido por Eliseo :ecl&s o en todo caso traducido en el Revolté de 7inebra G3 de febrero de 011/H, donde describe el tránsito de un +oven desde el republicanismo abstracto al socialismo viviente. >lega por eso a recomendar una evolución seme+ante a los +óvenes republicanos del ochenta, y en ese sentido se acerca al art%culo de Sropot5in 8) los +óvenes8. Ce aqu% sólo la parte evidentemente autobiográfica9 8Cace quince a$os Gpor lo consiguiente hacia 01E1H, era yo un +oven que estudiaba retórica, historia romana, lat%n y la filosof%a del se$or 7ioberti. ) pesar de todas las intenciones del caso por parte de mis profesores, no sofocó la escuela en m% el elemento natural y conserv( en el medio corrompido y est&pido de una escuela moderna mi salud espiritual y mi pureza de corazón. 8-e naturaleza ardiente y amorosa, so$aba con un mundo ideal en el que se amasen unos a otros y fuesen felices todosA cuando, cansado de mis sue$os, observ( la realidad y mir( a mi alrededor, vi aqu% a un miserable tiritando de fr%o e implorando una limosna, all% ni$os que lloraban, más allá hombres que blasfemaban y mi corazón se sobrecogió. 8!ir( despu(s y advert% que una in+usticia monstruosa, un sistema absurdo oprim%an a la humanidad y la condenaban a padecer9 el traba+o era despreciado y casi considerado como deshonroso, el traba+ador mor%a de hambre para alimentar los excesos de sus ricos se$ores. " mi corazón se sublevóA pens( en los 7racos y en Espartaco y sent% en mi mismo el alma de un tribuno y de un rebelde. 8" cuando o% decir a mi alrededor que la rep&blica era la negación de esas situaciones que me mortificaban, que en una rep&blica todos ser%an iguales, cuando en todas partes y en todos los tiempos vi que la palabra rep&blica era pronunciada asociándola a las sublevaciones de los pobres y de los esclavos, cuando vi en la escuela mantenernos en la ignorancia del mundo moderno para llegar a idiotizarnos con la más falsa y est&pida historia do la vie+a :oma y para que además no pudi(ramos comprender una vida social fuera de las fórmulas romanas, -entonces, por estos motivos, me llam( republicano y esta palabra me parec%a que abarcaba todos los anhelos, todas las indignaciones de mi corazón. #o sabia quizás absolutamente nada cómo deb%a ser esa so$ada rep&blica, pero creta que lo sabia, y eso bastabaA para m% era la
?ue e@pulsada por el 'o$ierno de su edi?icio o cuando Barsanti ?ue a&usticiado, escri$ió una carta al rey, 6ue tuvo al'unas consecuencias para %l como para los 3ermanos. Esto se aclarará y no contradice en nada mi interpretación de una temprana, ininterrumpida, resueltamente li$ertaria y com$ativa evolución.
((

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

rep&blica el reino de la igualdad, del amor, del bienestar para todos, el amado sue$o de mi fantas%a convertido en realidad. T8URh, cómo palpitaba mi +oven pechoQ )lgunas veces, como un moderno Fruto, hund%a con la imaginación el pu$al en el corazón de un moderno 4(sar, otras veces me ve%a a la cabeza de un grupo de rebeldes o en una barricada aniquilando a los siervos de la tiran%a o tronando en una tribuna contra los enemigos del pueblo. !ed%a mi estatura y examinaba mi labio superior para ver si crec%an mis bigotes. URh, qu( impaciente estaba por crecer y abandonar el >iceo para entr(game por entero a las cosas de la rep&blicaQ 8=inalmente vino el esperado d%a e ingres( en el mundo, lleno de generosasA intenciones, ilusiones y esperanzas. Cab%a so$ado tanto con la rep&blica que no pod%a impedirme la participación en todos los intentos donde viera sólo una aspiración, un vago deseo hacia ella, y como republicano vi por primera vez el interior de una prisión real. 8-espu(s reflexionó algo más. Estudió historia, que hab%a aprendido en los necios manuales llanos de mentiras, y comprend% que la rep&blica hab%a sido siempre un gobierno como los otros o todav%a peor y que la in+usticia y las miserias existir%an en las rep&blicas como en las monarqu%as, y que el pueblo seria abatido a ca$onazos cuando intentase sacudir su yugo8... 4onsideró, pues, a )m(rica, donde la esclavitud estaba asociada a la rep&blica, a .uiza, donde el dominio sacerdotal católico o protestante hab%a existidoA a =rancia, donde la rep&blica fue inaugurada con la masacre de 2<.<<< parisienses de la 4omuna. etc. Esto no era la rep&blica so$ada por (l, y cuando los vie+os le dec%an que en 'talia producir%a la +usticia, la igualdad, la libertad y la felicidad para todos, sab%a que todo eso hab%a sido dicho anteriormente en =rancia y que se ha dicho y prometido siempre. >legó a la conclusión de que la naturaleza de una sociedad no puede depender de nombres y accesorios, sino de las relaciones reales de los miembros entre si y con todo el organismo social. Esto lo prueba la identidad de su estructura económica, pites la propiedad privada es la base del sistema económico de ambas. >a historia se$ala que los derechos del pueblo en la rep&blica no pueden modificar nada en esta relación. En una transformación radical del sistema económico, la abolición del hecho de la propiedad privada debe ser el punto esencial. or esto rechazó la rep&blica, que es una forma de gobierno en que todos los privilegios existentes se mantienen y se defienden, y se hizo socia lista. odemos terminar aqu% con algunas impresiones de !alatesta despu(s de la muerte de 7aribaldi G%aribaldi, firmado E. !. en Revolté, de 7inebra, 0< de +unio, 011;9 en ingl(s, con el nombre completo, en la Democratic Review. >ondres. 011;H9 8... "o he combatido mucho tiempo a 7aribaldl y al garibaldismo y sigo tiendo su más decidido adversario. -esde que entr( en el movimiento socialista encontr( a este hombre, o me+or dicho, a este nombre en el camino de la 'nternacional italiana, apoyado en toda su enorme fama, en su inmensa popularidad y en su incontestable superioridad de carácter. El era más peligroso que los otros grandes adversarios por su inconsciente posición ambigua, por sus adhesiones rápidamente retiradas o falseadas Ga la 'nternacional o al socialismo, es indicado aqu%HA llegu( pronto al convencimiento de que mientras no fuese eliminado 7aribaldi, el socialismo ser%a en 'talia una humanitaria fraseolog%a, un falseamiento del verdadero socialismo, y lo combat% consciente de cumplir con un deber, tal vez tambi(n con la exageración de un neófito y de un meridional por a$adidura. ero cuando tuve la noticia de su muerte, se conmovió mi corazónA sent% nuevamente el mismo dolor que en m% +uventud experiment( en ocasión de la muerte de aquella otra gran figura 'taliana, G7iuseppe !azzini, no obstante haber polemizado contra su programa...8
(*

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

" dice más le+os9 ...8U6eintidós a$os Ghoy E3H despu(s da la expedición de !arsala, y están todav%a en :oma un rey y un apaQ "o creo que 7aribaldi pudo en 01E< destruir el papado y fundar la rep&blica italiana, y si esto hubiera llevado a la guerra civil y a la invasión extran+era Utanto me+orQ El movimiento de 0EE< habr%a podido convertirse en una verdadera revolución e 'talia habr%a renovado el milagro de =rancia en 0KJ;. "o creo que desde aquel tiempo 7aribaldi ha podido muchas veces librar a 'talia de la monarqu%a, y que no solamente no lo hizo, sino que durante mucho tiempo ha servido a la monarqu%a como válvula de seguridad...8 G>a causa de ello es que cuanto más audaz fue en la guerra, tanto más t%mido fue en pol%tica, etc(teraH. .er%a fácil recoger de otros escrito de !alatesta gran cantidad de cr%ticas a las directivas republicanas, pero (l no perdió nunca de vista, probablemente en recuerdo de su primera evolución, que los +óvenes atra%dos primeramente por estas directivas aspiran a un ob+etivo ideal que no encuentran all% y que por eso, en muchas ocasiones, están dispuestos e inclinados a un subsiguiente desarrollo libertarloA ciertamente, (l ha traba+ado bastante para ayudarles en este proceso. .e puede decir que el +oven !alatesta no cayó nunca ba+o el completo 'nflu+o de uno de los mencionados partidos radicales, que (l creó un re publica ni orno propio, a+ustado desde el principio al deseo de una &usticia social, y que buscó entonces los partidos y teor%as representantes de ese ideal. >os partidos republ%canos no ofrec%an ese ideal, pero el heroico socialismo revolucionario de la 4omuna de ar%s atra+o inmediatamente su cerebro y su corazónA en esos luchadores vio los combatientes de su ideal. En una palabra, era, como Fa5unin, uno de aquellos en quienes el amor a la libertad y el altruismo han evolucionado fuerte e 'gualmente y por consiguiente de una manera más rápida que en la mayor parte de los demás logrados para las ideas socialistas y anarquistas, pues estas ideas hab%an comenzado ya a germinar en los bosque+os de su conciencia antes de haber conocido sus formas verdaderas y sus representantes !e parece aun caracter%stica, en la medida en que puedo Nuzgar estas relaciones, la evolución evidentemente clara, recta, ininterrumpida de esta +oven vida humana. El camino erróneo de la religión, de la filosof%aA de la duda mortificadora, le fueron ahorrados, lo mismo que el desfavorable influ+o domesticó -y la presión de la escuela obró sólo avivando y despertando su fuerza de resistencia. -e ah% procede la clara, sencilla y práctica interpretación de las cosas que advertimos hasta hoy en (l. Esta no excluyó nunca la comprensión de la complicación y sutilidad de las otras interpretaciones, pero (stas no reobraron nunca sobre (lA es una vida sencilla, clara, abierta, la que vamos a considerar aqu%.

CAPÍTULO II LOS COMIEN"OS DEL SOCIALISMO ITALIANO # LA ACTIVIDAD DE $A%UNIN EN ITALIA &ASTA EL A'O 18(7

)ntes de discutir la entrada de !alatesta en el movimiento socialista deben ser investigadas cortamente la evolución económica y social de la 'talia unida desde 012J hasta 01K< y los or%genes y progresos del socialismo en esa (poca. Et triunfo pol%tico del movimiento de la unificación desde 012J llevó a la inmediata fusión de las unidades económicas independientes anteriores, de la más distinta estructura y de la más diversa evoluciónA todo esto ba+o la dirección de la fuerte y tenaz raza piamontesa del norte. Esto originó grandes dificultades a las regiones más atrasadas, principalmente en el sur, donde
(+

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

el pesado sistema feudal y las condiciones corrompidas en m%e está el pueblo desde hace siglos, hab%an tomado en general, finalmente, formas en cierto modo estables, fosilizadas, patriarcales, mitigadas por el banditismo y la m&ltiple corrupción, pero al menos libre de la concurrencia con los m(todos modernos, fuertes y prácticos de producción y con los movimientos comerciales que constituyen una amenaza tan terrible para los m(todos anticuados. El aislamiento, por s% mismo limitado, fue superado, y el nuevo ritmo del traba+o y del tráfico regulado seg&n las rápidas medidas del norte y las medidas internacionales, todav%a más rápidas, fue un terrible descubrimiento para la lenta movilidad del sur y para muchas otras comarcas. >a especulación y la econom%a burocrática fueron más intensivas y la corrupción y el favoritismo se desarrollaron del modo más necesario. El abogado y el diputado fueron los intermediarios entre el gobierno central y los intereses locales, y muchos que hab%an sido revolucionarios se transformaron en patriotas profesionales y en pol%ticos c%e los negocios. El gobierno por una parte tenia cierto 'nter(s en eso, para levantar el nivel social, intelectual y moral del pueblo, para destruir las tendencias legitimistas adormecidas, pero se alegró por otra parte de la infiltración de la corrupción y de la especulación en los miembros de los partidos radicales, pues esto debilitaba sus fuerzas revolucionar%as de acción. -e este modo, !azzini, 7aribaldi y otro peque$o grupo de sinceros republicanos, a pesar de lodo su prestigio y popularidad, tuvieron solo propiamente detrás de si un partido inseguro y de muy insignificante cualidad, y todos sus ulteriores esfuerzos, por consiguiente, fracasaron. >as filas de sus adeptos se reclutaban constantemente de nuevo en la +uventud de cada nueva generación lo mismo que entre los traba+adores y algunos grupos de estudiantes +óvenes y vie+osA pero los adultos se dedicaron en su mayor parte &nicamente a negocios y a especulaciones. >a miseria del pueblo era grande y resultaba algunas veces, como durante la epidemia siciliana de cólera de 01EK, de modo intranquilzador y evidente, ante los o+os de todos. El socialismo era casi desconocido, pero el principio de la asociación hab%a encontrado amplio reconocimiento y realización práctica, Libert' e associa(ione fue el santo y se$a de isacane, comprendido por (l en un sentido verdaderamente socialista, realmente anárquico. ero la gran utilidad de las asociaciones formadas ba+o los auspicios de !azzini y de 7aribaldi se limitaba a la instrucción popular, a la protección por el cr(dito rec%proco y a otras modalidades seme+antes, y estas asociaciones eran ante todo centros de agitación republicana, un campo de reclutamiento para ulteriores milicias revolucionarias, etc., y B6enecia y :omaD, no pan y libertad y ni siquiera la rep&blica a todo precio fueron hasta 01K< los pensamientos predominantes de sus verdaderos +efes. )demás, !azzini no ocultó nunca su profunda aversión al socialismoA este asunto fue distintas veces expresado, como en su discusión de 012; con >uis Flanc y otros socialistas franceses proscriptos en >ondres. En 01K0 vertió la copa entera de sus furores contra la 4omuna de ar%s y la 'nternacional. En 01E/ fue invitado a que participase en >ondres en la nueva fundada 'nternacional, pero su pseudo-socialismo, que hab%a hasta entonces bastado a tantas sociedades obreras 'talianas, fue considerado como superficial por los iniciadores en >ondres del movimiento efectivo, se retiró malhumorado y vio entonces con disgusto los esfuerzos de Fa5unin part% difundir el verdadero socialismo, especialmente en #ápoles y en general en el sur. In peque$o periódico, #l Proletario, editado por el profesor #icoló >o .avio G=lorencia, ;< de agosto de 01E2, hasta primero de enero de 01EEH, tomó la defensa de la cooperación, rechazó el parlamentarismo y se ale+ó de las aspiraciones patrióticas, es decir, nacionalistas, -una posición entonces &nica en 'talia. )ngiolini, del cual tomo este dato, dice que el editor hab%a conocido a Fa5unin en =lorencia, donde por lo demás, no viv%a ya Fa5unin. Exceptuando esto, nada aconteció realmente pava el socialismo hasta que Fa5unin conquistó un peque$o n&mero de hombres para ponerlos en contacto con el socialismo. >os futuros
(,

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

socialistas de los a$os posteriores al K< esta$an ya en diverso modo en la vida publica, desde =anelli, el amigo de isacane, en el sur, hasta Fignami y 7nocchi 6iani, los primeros socialistas legalitarios, en el norte, pero todos pertenec%an a los partidos nacionalistas, es decir, estaban hipnotizados por la palabra de orden9 8U6enecia y :omaQ8 -Fa5unin no sólo puso en contacto con el socialismo a sus más vie+os amigos italianos, que en general lo conoc%an o lo aceptaban fácilmente en las teor%as, pero que lo pospon%an a las cuestiones nacionales-, les dio el concepto claro de la insuficiencia de las soluciones o remedios nacionalistas y el valor de representar este punto de vista frente al omnipotente nacionalismo, al que se humillaban todos sus amigos y compa$eros. Esto no lo habr%a logrado ning&n otro socialista más que Fa5unin nacionalista (l mismo, que se hab%a exaltado por los eslavos, por olonia, por la revolución alemana de 01/J y por los rusos a costa de muchos a$os de padecimientos, que lo hicieron mundialmente conocido. )&n cuando visitó por primera veV a 'talia con recomendaciones de !azzini y )urelio .affi a todos sus amigos y despu(s de una visita a 7aribaldi en 4aprera se estableció en =lorencia Genero-agosto 01E/H esperaba todav%a movimientos nacionalistas, tina sublevación en 6enecia en la primavera, pero anunció ya, sin embargo, algo más grande, una revolución general. )s% escribió el / de marzo de 01E/ a ). Cerzen y a #. Rgareff, sus vie+os amigos rusos de >ondres9 ... 8como veis, domina aqu% y en toda Europa la más terrible confesión, ning&n problema llega a ser determinado y planteado claramente. or doquiera exigencias leg%timas y movimientos con una mezcla de veneno napoleónico. ero la electricidad se re&ne y llena la atmósfera, -un huracán debe estallar. Esto puede suceder hoy o ma$anaA a mi me parece, sin embargo que la marea está, en reflu+o y la ola comienza a crecer8. -el mismo modo escribe el ;/ de abril a un vie+o polaco que resida en >ondresA 8en occidente está la marea alta9 la ola de la revolución ha comenzado nuevamente8. Fa5unin estuvo pronto en las me+ores relaciones con uno de los más populares radicales florentinos de aquella (poca, 7iuseppe -olfi, un panadero, y algunos otros, como Ferti 4alura y 7iuseppe !azzini Gde ratoH, se adhirieron muy %ntimamente a sus ideas generales y ayudaron al socialismo en sus comienzos, Entonces comenzó Fa5unin a formar G01E/H un grupo %ntimo de amigos, lo que ordinariamente se llama una sociedad secreta. -esde agosto hasta la entrada del invierno hizo un via+e a .toc5olmo y a >ondres y se entrevisto en este &ltimo punto, a principios de noviembre, con 4arlos !arx, seg&n el deseo de (ste. !arx le recomendó que ayudara en 'talia a la fundada 'nternacional G;J de septiembre de 01E/H, que enviara la exhortación inaugural a 7aribaldi, probablemente que cuidara tambi(n una traducción italiana de la misma, etc. En su carta del K de febrero de 01E2, informa Fa5unin poco consoladoramente sobre el lento progreso de estas iniciativas9 ... 8>a mayor%a de los italianos, desmoralizados por el completo fracaso y los errores de la orientación pol%tica centralista y unitaria de la democracia, se ha hecho extremadamente esc(ptica y retra%da. or consiguiente, sólo una propaganda socialista en(rgica puede devolver a este pa%s la vida y la voluntad. ero esto exige alg&n tiempo y nosotros estamos al comienzo... -ebe ser formada en 'talia una nueva democracia que se base en el derecho absoluto y en el culto &nico al traba+o. >os elementos para eso no faltan9 hay abundancia de ellos, as%, pues, no hay motivo de desesperación Upero pacienciaQ... !azzini está en el más completo error cuando espera todav%a que la iniciativa de un nuevo movimiento saldrá de 'talia, 'nglaterra, =rancia, quizás )lemania, pero ciertamente las dos primeras, por lo que se refiere a Europa, y la magn%fica #orte )m(rica, -estos son verdaderamente el centro intelectual y efectivo de la humanidad. >os demás formarán en su s(quito8. -urante su segundo invierno en =lorencia G01E/H traba+ó Fa5unin, quizás por primera vez, a lo menos en tanto que se puede hablar sobre la fe de algunos testimonios documentarios, en una exposición de sus ideas socialistas revolucionarias y antirreligiosas para presentar a una logia masónica. !ás tarde escribió en #ápoles un gran manuscrito sobre el mismo asuntoA (ste se perdió, se sabe que fue quemado, pero del traba+o de =lorencia se han conservado algunos
(#

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

fragmentos como manuscrito, y se puede inferir de ellos qu( su 8)ntiteologismo8 de 01E1 y 8-ios y el Estado8 de 01K0, tuvieron su precursor en este manuscrito del principio de 01E2. Esto demuestra que su propaganda socialista en 'talia se basó en aquella indisoluble asociación de las ideas del anarquismo, del colectivismo y del ate%smo, lo mismo que toda su ulterior actividad hasta su muerte. En el verano de 01E2 via+ó en dirección al sur, a #ápoles y .orrento, y permaneció entonces en #ápoles o en un pueblo de las cercan%as para pasar la estación veraniega, hasta agosto de 01EK, (poca de su via+e a .uiza para concurrir al 4ongreso de la az en 7inebra GseptiembreH. En la redacción del Popólo d)#talia de 7. )sproni, #ápoles, y despu(s de las visitas privadas, conoció muchos +óvenes napolitanos, lo mismo que hombres algo maduros ya, como =anelli y 4arlos 7ambuzzi, que hab%an conocido las prisiones borbónicas. =inalmente fue formado entonces un activo grupo socialista que, ya como n&cleo secreto, ya como sociedad p&blica, como grupo editor de un periódico, despu(s obrando nuevamente como la parle más activa de la sección de la 'nternacional, no se separó nunca, nunca rindió las armasA y esto es el grupo, el n&cleo interno al que fue !alatesta cuando entró en 01K0 en el movimiento socialista. or consiguiente la historia y las publicaciones de este irruyo y la correspondiente actividad de Fa5unin, son del más significado inter(s para la biograf%a de !alatesta, puesto que sus ideas, cuando se adhirió al movimiento como novicio, deb%an ser influidas por ese ambiento al que se sintió atra%do y al que no abandonó +amás, si bien en el curso de los a$os deb%a extinguirse a su alrededor. El 0J de +ulio de 01EE envió Fa5unin a Cerzen y a Rgareff, en 7inebra, por una portadora que gozaba de su mayor confianza, la princesa Rbolens5y, ciertos documentos sobre una organización secreta, el programa y los estatutos, -manuscritos detallados que se conservan y fueron reproducidos o resumidos en mi biograf%a de Fa5unin- y escribe sobre el asunto9 ... 8Encontrar(is muchos detalles innecesarios, pero recordad que escribo entre italianos, a los que desgraciadamente son casi desconocidas las ideas socialistas. "o deb%a realizar una lucha especial contra las llamadas pasiones e ideas nacionales, contra la repugnante retórica burguesa, que cultivan !azzini y 7aribaldi con particular energ%a. -espu(s de tres a$os de traba+o G01E3-/, -EEH obtuve un resultado positivo. *enemos amigos en .uecia, #oruega, -inamarca, 'nglaterra, F(lgica, =rancia, Espa$a e 'taliaA hay tambi(n polacos y algunos rusos. En el sur de 'talia cayó la mayor parte el las organizaciones mazzinianas, las alange sacre, en nuestras manos. )d+unto tambi(n un corto programa de nuestra organización nacional italiana. En una circular a sus amigos de #ápoles y .icilia me denuncia !azzini formalmente, nombrándome9 8il mio ilustre amico !ichele Fa5unin8, una denuncia muy desagradable para mi porque la *alange mazziniana, especialmente en .icilia, contiene muchos agentes del gobierno y pod%a haberme comprometido seriamente. or suerte, el gobierno no entiende nada aqu% del movimiento social y no le teme, lo que no significa una estupidez peque$a, pues despu(s del naufragio completo de todos los demás partidos, ideas y cosas, sólo queda en 'talia una fuerza viviente y posible9 la revolución sociaQ. El pueblo entero, principalmente en et sur, se nos adhiere en masa, y no nos falta material, sino gente instruida, que sea activa y capaz de dar una forma a ese material...8 El corto programa y los estatutos de la organización italiana fueron impresos clandestinamente y dicen9 Programma de la rivolu(ione democratica italiana G3 páginas en 1WH y Societé dei legionari della Rivolu(ione sociale italiana. +rg'nico, G0< páginas en 1X.H. Este primer programa de la revolución social y democrática italiana exige9 ,- La abolición del derecho divino($

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

.- La abolición del derecho diplom'tico/- La abolición del derecho histórico0- Renuncia a toda idea de predominio nacional1- Libertad de los individuos en la Comuna2- Libertad de las Comunas 3 su ederación libre en la provincia 3 en la nación4- 5bolición de los derechos actuales p6blicos 3 privados7- #gualdad pol8tica para todos9- 5bolición de todos los privilegios asociados a las personas 3 cosas,:- Emancipación del traba&o rente al capital,,- ;nica orma de propiedad< los #nstrumentos de traba&o para los traba&adores= la tierra para los >ue la cultivan,.- Libre ederación de las naciones entre siEstas proposiciones ser'n desarrolladas después en circulares del Comité Central. .i estas circulares fueron escritas despu(s no lo s(A pero de ese grupo salió un largo escrito, La situa(ione italiana, fechado en octubre de 01EE Gdos paginas en folio, d( tres columnas de tipo peque$o, cada unaH, Fa5unin debió haber sido el verdadero autor, pero su texto primitivo fue libremente mane+ado, ampliado y localizado por el traductor, )lberto *ucci, que estaba en aquel tiempo en relaciones con Fa5unin. Ese escrito refuta las ideas de !azzini y 7aribaldi, los cuales son tratados muy cort(smente como personas, pero sus ideas predilectas son agudamente atacadas y disecadas. Nustamente en su decadencia, el garibaldismo es calificado as%9 Bde la revolución pasó al militarismo revolucionario, despu(s por completo al militarismoD. *enemos el agrado de dar algunos otros fragmentos9 ... 8Esta mayor%a Gen 'taliaH, que para nosotros es &nicamente el pueblo, no posee ninguno de los derechos que fueron distribuidos a la clase media por una serie de institucionesA ni libertad pol%tica, porque su situación social hace ilusorio su empleo para, ellaA ni derechos iguales, porque la desigualdad real los contradice y anula9 ni bienestar general, porque su traba+o es absorbido por el capital y tiene que pagar para la grandeza y la unidad del Estado centralizado que favorece a la burgues%aA esta mayor%a, en fin, no tiene ni fama ni historia, porque es sumida cada d%a más en las tinieblas do la ignorancia, en medio de las cuides procura enga$arla nuevamente el protectorado enga$oso de las castas privilegiadas. 8En todas las revoluciones y despu(s de ellas, para el pueblo hubo siempre el mismo resultado9 padeció 3 pagó. ... 8*res tiran%as seculares oprimieron y embrutecieron al pueblo9 tres enemigos son los que debe vencer antes de poder entrar en el camino de un dichoso futuro9 la 'glesia, el Estado centrali(ado 3 sus partes integrantes necesarias Ges decir, monarqu%a, militarismo, burocraciaH 3 los privilegios sociales8... " como conclusión dice9 @ 8y ahora, como fin, confirmemos nuestro programa con la siguiente declaración9 8!osotros no creemos m's >ue en la revolución hecha por el pueblo para su emancipación completa 3 positiva, en una revolución >ue llevar' a #talia a la republica libre , compuesta de comunas libres 3 libremente asociadas entre si en la 3 !ación 8. >a vida interna de esta sociedad secreta recibe algunas aclaraciones por medio de dos documentos de la guerra de 01EE9 uno de ellos es una carta contestación de alermo G01 de +ulio de 011EH a la circular de #ápoles, por la cual son disueltas las organizaciones all% existentes y adheridas ala sociedad ==.H #n nome del C?omitato@ C?entrale@ della Soc?iet'@ lnt?erna(ionale@ R?ivolu(ionaria@ D?emocratica@ S?ociale@= noi vi d8chiaramo sciolti da >ualun>ue impegno e da >ualun>ue giuramento atto ...A la causa es la disensión con el punto de vista de #ápoles sobre motivos patrióticos. >a guerra
(%

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

contra )ustria hab%a incitado a tres de los me+ores miembros de la sociedad a participar en la misma como garibaldinos voluntarios, es decir, a 7iuseppe =anelli, 4arlo 7ambuzzi y :afaele !ileti, pues se sintieron comprometidos a ello por su posición pol%tica y por el honor militarA en una palabra, ni el influ+o de Fa5unin pudo apartar a estos hombres en ese caso de una guerra patriótica. ero despu(s que uno de ellos hubo informado desde el *irol sobre el fracaso de sus esfuerzos para interesar al ambiente garibaldino en los fines ulteriores de la sociedad, etc., y los otros no di+eron nada, les escribió la Aunta de #ápoles una carta en que se hablaba de la situación y les exhortaba a regresar. En esa carta, que está escrita en italiano, pero que indudablemente fue inspirada por Fa5unin, se saludaba a la paz despu(s de la evacuación de 6enecia por )ustria9 ahora no podr%an continuar aprovechando los mazzinianos y garibaldinos la ocupación de 'talia por los extran+eros como pretexto para la postergación de los problemas sociales y despu(s el militarismo quedar%a destruido para siempre en 'talia, !ás adelante dice la carta9 8 od(is ob+etar que el *irol e 'stria permanecen separados de 'talia. ero Ocómo se debe anexar a 'talia estas dos provincias y con qu( titulo y en m(rito a qu( derecho exigirlasP OLuizás en nombre de la libertadP 4iertamente no. OEn nombre de la voluntad del puebloP Esto es absurdo despu(s de ver que los habitantes se han batido con tal valor por mar y tierra, despu(s que los tiroleses destruyeron y rompieron con su valent%a el prestigio de 7aribaldi y lo for+aron a deshonrarse con el incendio de !olina y .anta >ucia. OEn nombre del idioma y de las fronteras naturalesP Esto es actualmente imposibleA pues Ocómo debe comportarse este principio frente a =rancia, .uiza e 'nglaterra, que poseen tierra italiana en el cantón *esino, en #iza, en 4órcega y en !altaP )demás esto equivale a sancionar el principio de conquista y a destruir el principio de la libertad y de la federación, lo que no podrá ser admitido por ti8... 4omo se ve, Fa5unin tenia en aquellos a$os el más pesado traba+o ante s% para combatir la identificación habitual que se hac%a entonces en 'talia entre patriota y revolucionario, una identificación que, por lo demás, ero casi caracter%stica de todos los pa%ses, como advierte en una carta del E de enero de 01EK Ga un franc(s que permaneció desconocidoH9 ... 8.olamente en aquellos raros momentos históricos cu que una nación representa realmente los interesen generales, el derecho y la libertad de la humanidad entera, puede un ciudadano que se llame patriota, llamarse igualmente revolucionario. *al era la situación de los franceses en el a$o 0K13, una situación &nica en la historia, de la que se buscarla en vano un paralelo antes y despu(s de aquel per%odo...8 or otra parte critica inmediatamente las ideas de 0KJ3 a causa de su carácter religioso, antisocialista y estatal. @ 8In Estado, -a menos que no sea aquel reino universal que so$aron primeramente los apas y 4arlos 6., despu(s #apoleón y hoy algunos rusos, es decir, la cosa más despótica, y más merecedora de odio de la tierra-, todo Estado, digo, es necesariamente un Estado particular, el Estado de una sola nación, por consiguiente una negación de la humanidad, una negación que representa al patriotismo revolucionario como el más alto ob+eto de todo esfuerzo y que impondr%a a todas las demás naciones el culto exclusivo a la grandeza de una sola nación -o llega a despertar por ese medio en cada nación el mismo exclusivo ego%smo, la misma vanidad, y llega a transformarlas a todas en fortalezas igualmente aisladas y mutuamente enemigas, llevando cada una de ellas en s% la pretensión arrogante de querer concentrar toda la humanidad. Esta es hoy, en realidad, G01EKH la situación y las tentativas de todos los grandes Estados de Europa. odr%a decir de todos los Estados sin excepciónA pues los peque$os Estados, como los que forman a )lemania, como F(lgica, Colanda, -inamarca, .uecia, etc., no son comedidos y humanos por principio y convencimiento, sino por debilidad. En su esp%ritu son tan ávidos como :usia, rusia, =rancia, como...8 Gla carta se interrumpe aqu%, despu(s de algunas palabras que dan a entender que se trata de una 'talia poderosa, de una rep&blica mazzinianaH.

(&

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

En otro manuscrito Gdel oto$o de 01EJH se lee9 8...En ninguna parte se puede observar tan bien como en 'talia la 'nutilidad del vie+o principio de una revolución exclusivamente pol%tica, y la decadencia de la burgues%a, esta &nica representante de las 'deas de 0K1J y J3 y su patriotismo que todav%a se llama revolucionario... !enos de cinco a$os de independencia bastaron para arruinar las finanzas, sumir al pa%s en una situación económica sin salida, matar la industria y el comercio, y lo que es más todav%a, destruir en la +uventud de la clase media aquel esp%ritu de resignación heroica que sirvió más de treinta a$os a la actividad de !azzini como una palanca poderosa. El triunfo de la causa nacional lo ha deshecho todo, cu lugar de vivificarlo todo. #o solo fui muerta la prosperidad material, sino tambi(n el esp%ritu,.. #o conozco efectivamente ning&n pa%s en el que la creciente burgues%a est( más ignorante de los problemas actuales y más indiferente ante los modernos movimientos espirituales8... )naliza la condición anticuada de la instrucción universitaria de aquella (poca y describe la avidez de la burgues%a victoriosa, la llamada consorteria que no es una consecuencia del r(gimen monárquico sino del sistema burgu(s que 4risp%, el +efe de los radicales, el anteriormente mazziniano, y garibaldino, anima y socorre. -espu(s de aquella Situa(ione de 01EE, apareció aun una segunda ho+a9 La situa(ione, ; G/ páginas en /XH cuando Fa5unin viv%a ya en .uiza. )lberto *ucci tradu+o en noviembre de 01E1 el manifiesto impreso despu(s en 7inebra. .e describ%a en (l la revolución social y explicaban las ideas de Fa5uninA ate8smo, socialismo, ederalismoA 8la federación de las autonom%as locales como resultado de la revolución social, sobre el fundamento &nico del traba+o libremente asociado, constituye el ob+etivo final. 4uando !alatesta en 01K0 entró en el movimiento no hab%a ning&n libro ni folleto anarquista en idioma italiano, y las revistas de entonces ten%an un carácter bastante primitivo, Fa5unin hab%a, marchado hac%a tres a$os y medioA pero una parte de sus compa$eros de 01E2-EK era todav%a activa. Estos conocieron el socialismo anárquico por la citada propaganda secreta de aquellos a$os9 algunos leyeron tambi(n a roudhon. =uera del pseudo-socialismo de !azzini, en que sólo ten%a un valor el reconocimiento del principio de asociación, no se conoc%an otras variedades del socialismo, aparte de los recuerdos históricos del tiempo de tos saint-simonianos y fourieristas G!ontanelii y otrosHA la misma obra de isacane hab%a desaparecido hac%a mucho tiempo y apenas llegó de iamonte al sur. *al era aproximadamente la situación cuando en 01EK comenzó en #ápoles la propaganda publica, un pelda$o de la fundación de la 'nternacional all% Gcomienzos de 01EJH, en la que ingresó !alatesta al comienzo de 01K0.

CAPÍTULO III EL SOCIALISMO EN N)POLES DESDE 18(7 A 187

) principios de 01EK comenzó a entrar en la vida p&blica el grupo avanzado que rodeaba a Fa5unin. =irmado9 -r. .averio =riscia, presidente, )ttanasio -ramis, secretario y por otros en nombre de la 5ssocia(ione Libert' e %iusti(ia, fue publicado un largo manifiesto electoral G0 página, folioH. Este fue sencillamente un medio para la difusión de un programa de 0K puntos, que son una e+emplificación y una atenuación popular de las ideas presentadas en la Sitiua(ione italiana Goctubre de 01EEHA corresponde tambi(n a los 0/ puntos del programa de la misma sociedad GProgramma della Societa Libert' e %iusti(ia , con el Statuto consiguiente, 3 págs. en /XH. >a posesión territorial de la iglesia, confiscada entonces G01EEH por el Estado deb%a ser devuelta a las comunas y arrendada por (stas a los agricultores, que formar%an,
('

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

seg&n la posibilidad, asociaciones libres. >a abolición de la burocracia estatal, la autonom%a comunal, la descentralización, etc. #o se propon%an ninguna especie de demandas francamente socialistas9 la táctica que se eligió para atraer primeramente la opinión publica parece haber sido la de presentar los asuntos teóricos subdivididos y la de propagar las 'deas avanzadas ba+o la forma de una serie de medidas prácticas. #o se menciona ning&n candidato. >os demás firmantes eran9 4arlo !ileti, 7iuseppe =anelli, 4arlo 7ambuzal, )ntonio iscopo, ascualo 4immino, =rancesco 4alfapetra, -r. :affaele di .erio, :affaele !ileti. -omenico de !artino, ier 6incenzo de >uca, .tefano 4aporusso, =erdinando !anes :ossi, 7regorio !ayer. >os Estatutos parecen revelar la mano de Fa5unin y habr%an permitido una gran expansión de la sociedad por la afiliación de las organizaciones de 'talia y del extran+ero que aceptaran el programa. -eb%a aparecer un periódico Libert' e %iusti(iaA despu(s de un largo prospecto G; págs. /X comienzos de abril de 01EKH vio la >uz del d%a tan sólo en agosto de '1EK, y en febrero de '1E1, o algo antes, hab%a suspendido ya su aparición. >o redactó ier 6incenzo de >uca. or desgracia no vi nunca ese periódico, en el que apareció un art%culo de Fa5unin sobre el paneslavismo, como tampoco vi el Popolo d)#talia G#ápolesH donde apareció en 01E2 un articulo del mismo sobre moral, que ser%a de sumo inter(s como la primera declaración impresa de Fa5unin despu(s que cesó en 01E3 de escribir sobre las cuestiones eslavas. .in duda se verán en ese periódico, que por lo demás no fue un órgano de propaganda socialista inmediata, tambi(n los or%genes literarios de otros hombres de su ambiente. .in entrar en más detalles locales cito de los documentos de aquellas (poca una lista de las personas a quienes fue enviado el periódico, y probablemente la parte extran+era fue entregada por el mismo Fa5uninA además del nombre de interesantes personalidades contiene el de los miembros de su circulo intimo. Encontramos all%9 Goto$o de 01EKH 7aribaldi, Ferti 4alura G=lorenciaH, -r. 7iuseppe !azzoni G ratoH >udmilla )ssing G=lorenciaH, 7lorgio )sproni, diputado, y .ilvio 6erratti G#ápolesH, 7iuseppe -assi G.orrentoH, >uigi Framante G#ápolesH, )lberto !ario G=lorenciaH, 7aspare .tampa G!ilánH, Sarl !arx, ). Cerzen, Elis(e :eclus, .cheurer-Sestner, ). *alandier, 4h. >. 4hassin, #. Nou5oYs5i, Sarl 7rZn, [yruboff, ). #aquet, 7. 4haudey, 4(sar de aepe, 7ustav 6ogt, #. Itin, 4. =. !archand GFernaH, )ccolas, )ristide :ey, Rdger, 4remer G>ondresH, Caupmann Gdel artido popular democrático del sur de )lemaniaH. Entre tanto tuvo lugar un nuevo episodio garibaldinoA 7aribaldi, en su &ltimo avance sobre :oma, fue derrotado en !entana. El ;2 de octubre de 01EK escribió Fa5unin a 7ambuzzi y a =anelli, aprobando su conducta hasta entonces9 8y ahora, queridos amigos, mi conse+o es (ste9 si 7aribaldi no reconoce por fin que desde 0121 marcha por un falso camino y la indignación que todas las sucias intrigas fraguadas a su alrededor deben excitar en (l, no le decide finalmente a los actos más extremos, a desplegar la bandera de la revolución incondicional, sin subterfugios ni fraseolog%a, -de lo cual no lo considero capaz-, entonces retiraos y renunciad decididamente a toda colaboración8... .u conse+o fue seguido esta vez y armonizaba con la resolución tomada ya por sus amigos. Inas semanas antes, en nombre de la asociación Libert' e %iusti(ia, hab%a presentado 4. 7ambuzzi al congreso de la paz en 7inebra, que presenciaron Fa5unin y 7aribaldi, una resolución casi anarquista, la primera manifestación p&blica de un italiano en este sentido. .e llega a declarar en ella que 8es necesario abatir todas las instituciones privilegiadas, monopolistas y de violencia, como las iglesias, oficialmente pagadas, Gpor los fondos p&blicosH, el Estado, con la plutocracia de (l dependiente, y todo provecho ilegitimo8... lo que es una nueva exposición en aquel a$o de la triple fórmula de Fa5unin concentrada en el antiteologismo, el federalismo y el socialismo, y que despu(s fue precisada en esta otra forma9 ate%smo, anarquismo y colectivismo.
*)

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

uesto que quiero llegar pronto a los comienzos de !alatesta, no es necesario 'nvestigar aqu% por qu( retrogradó un poco el movimiento en #ápoles en la (poca de la reacción que siguió a la derrota de !entana. )demás debe haber influido bastante la ausencia de Fa5unin que, me complazco en decirlo, representaba en si, por su actividad m&ltiple, tina 'nternacional. ero cuando comenzó en el oto$o de 01E1 a dedicar todos sus esfuerzos a la 'nternacional, primeramente por la fundación de una organización internacional en Ferna, la 8)lianza de la -emocracia .ocialista8, seg&n el deseo de sus amigos, que deb%a ingresar colectivamente en la 'nternacional, se despertaron de nuevo sus amigos 'talianos. *uvo hasta la feliz idea de sugerir a =anelli, propagandista serlo y consciente, una gira a Espa$a, donde, durante ese via+o, fueron fundadas en Farcelona y en !adrid la 'nternacional y la )lianza, que aceptaron desde el principio el anarquismo colectivistaA la federación espa$ola de la 'nternacional, fundada en 01K<, representó siempre esas 'deas, y sus formas modernizadas, y la masa principal del movimiento obrero espa$ol vuelve a la iniciativa feliz de 01E1 y quedó fiel al esp%ritu de la misma. >a actividad personal de Fa5unin se limitaba entonces a 7inebra, pero se extendió pronto al Nura suizoA además le preocupaba, el movimiento franc(s, principalmente el de aris, >yon y !arsella y la propaganda rusa G01EJ-01K<H de modo que #ápoles, donde el cimiento estaba ya abierto, se desvaneció para (l en aquellos a$os. Escribió en 01K;9 8#i !arx ni el 4onse+o general hicieron alego para introducir y propagar en 'talia las 'deas y la organización da la 'nternacional. *odo lo que en este concepto se hizo all% hay que atribuirlo a la actividad en(rgica e 'ncansable de los miembros de esa. )lianza socialista revolucionaria contra la que (l G!arxH y sus amigos han iniciado una guerra tan terrible, porque comete la gran in+usticia de rechazar todos los sistemas de gobierno, aun el suyo. )qu% debemos reconocer fácilmente que mucho más que la propaganda de la )lianza, la revolución de la 4omuna de ar%s ha despertado al proletariado 'taliano de su letargo secular8... Ina prueba documental de la primera parte de estas afirmaciones la ofrece una carta de Eugene -upont, uno de los secretarios del 4onse+o general, a #ápoles, en la que se lee9 8-esde el congreso de Fruselas Gsept. 01E1H no hemos recibido ninguna carta de 'talia8. Esta misiva está fechada el ;< de enero de 01EJ. ero +ustamente entonces se formaban en #ápoles la )lianza y la 'nternacional, y el 30 de enero se constituyó la sección central provisoria de 'talia, lo que da a entender que no exist%an all% otras secciones en aquella (poca. -e cuatrocientos miembros que ten%a en marzo de 01EJ llegó a 0;<< en mayo. #o s( si el proyectado periódico La *rattellan(a aparecióA en todo caso, desde el 2 de noviembre se publicó L)Eguaglian(a. or el verano exist%an ya secciones de oficio, do las cuales una, la de los mecánicos, se hizo representar en el congreso de Fasilea de la 'nternacional GseptiembreH por Fa5unin. ) principios de 01K< se informa sobre la existencia de 1<<< miembros locales. ero en febrero procedió la polic%a a una investigación domiciliaria y el presidente, el secretario y 4arlo 7ambuzzi permanecieron seis semanas encerrados. El periódico suspendió su aparición y el traba+o no se reemprendió despu(s con el mismo celoA el movimiento no retrocedió, pero se estancó en un peque$o c%rculo %ntimo de traba+adores, sin ninguna sección formal, sin correspondencia alguna. Estas particularidades las anot( ya en agosto de 01J;, seg&n una exposición verbal de !alatestaA además puede dar noticias completas sobre todo esto un informe enviado al 4onse+o general de >ondres en 01K0 por 4armelo alladino, que se encontró precisamente entre los papeles del 4onse+o general, y cuya edición estaba próxima a aparecer en la fundación )ntón !enger de 6iena, y basta ahora, lastimosamente, no pudo ver la luz, pero la cuestión no parece estar completamente abandonada. )qu% termina esta larga exposición histórica previa, que no puede ser inoportuna para aquellos que quieran comprender la personalidad, las ideas y los hechos de !alatesta. >a generación actual de lectores supone fácilmente que los movimientos socialistas existieron desde nace mucho tiempo y no puede imaginar con la misma facilidad que aun existe alguno entre nosotros,
*(

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

lleno de vida y de impulsos de actividad +uvenil, que vio los primeros balbuceos o el primer gran desarrollo del socialismo en su patria, y desde su primera +uventud hasta hoy lo fomentó fuertemente. ero estos comienzos son bastante caracter%sticos y &nicos, pues, en ninguna parte como en la 'talia de aquella (poca, las fuerzas, una parte de las mismas solamente, es natural-, despertadas y puestas en e+ercicio por las revoluciones pol%ticas anteriores, y las masas populares llegaron a un contacto tan grandeA de esto resultó una colaboración durable y asidua. Esto dio a la historia de la 'nternacional italiana un carácter romántico y aventurero y tuvo tambi(n un fuerte influ+o en la parte más arriba mencionada de la vida p&blica de !alatesta.

CAPÍTULO IV MALATESTA # LA INTERNACIONAL EN N)POLES DESDE LA PRIMAVERA DE 1871 &ASTA EL VERANO DE 187*

>a historia del socialismo italiano escrita por )ngiolini G0J<<H, una compilación mediocre tomada de fuentes del valor más diverso, dice que !alatesta en 01K<, siendo estudiante de medicina, 8fue arrestado en un tumulto en #ápoles, condenado por primera vez y relegado por un a$o de la Iniversidad, y que los contratiempos de su vida le impidieron desde entonces reemprender sus estudios8. !ás detalles me son desconocidos. .e me ha contado que en aquellos a$os era corriente despu(s de las asambleas estudiantiles que ten%an lugar con motivo de alguna que+a, formar corte+os calle+eros que desfilaban ante 'on edificios de la Iniversidad y del gobierno, lo que sol%a llevar a algunas detenciones policiales y a relegaciones por un tiempo más o menos largo. Es muy probable que el +oven republicano !alatesta no quedadse atrás en tales ocasiones y se expusiese hasta que le tocó la mencionada medida disciplinaria. .u existencia desde 01K0 a 01KK, y tambi(n despu(s, se$ala del mismo modo que no se produ+o para (l nunca un periodo tranquilo que le permitiera la reanudación de sus estudios. #o indagu( si su familia adoptó sobre este caso alguna decisión9 puedo decir solamente que su vida privada no llamó nunca la atención p&blica. "o creo que las posiciones materiales le eran completamente indiferentes, no en el sentido del metaf%sico, del so$ador, etc., -es el nombra más práctico y más razonable-, sino porque realmente la riqueza, una carrera, la vida ociosa no ten%an para (l ninguna fuerza de atracción9 fue siempre bastante hábil y diestro para ganarse por el propio traba+o el pan que necesitaba su manera frugal de vivir. El acta de acusación de 01KK lo nombra, no s( con qu( derecho, qu%micoA su oficio es el de mecánico electricista, y en sus primeros tiempos se ocupó en otros traba+os. *res cosas no fue +amás9 pol%tico mercenario, periodista a sueldo y empleado rentado de las organizaciones obreras, pero en cambio ha descargado barcos, participó en las rudas toreas de la industria de la construcción, etc. #o todos podr%an fácilmente retirarse de un modo tan absoluto de la vida ordinaria, llamada burguesa, como (l, sin que se le haya advertido el más insignificante irrealismo, un desconocimiento de los m(ritos de la sabidur%a. ara (l no ten%a importancia el abandono de los estudios formales en la IniversidadA su instrucción ulterior prosiguió tranquilamente su curso. -edicó desde entonces a la buena causa, nunca más abandonada, todas sus energ%as y todo su tiempoA su modesta vida privada no necesita ocuparnos más. -urante la 4omuna de ar%s Gmarzo mayo de 01K0H conoció el +oven republicano en un caf( de #ápoles a 4armelo alladino, miembro de la sección de la 'nternacional, un +oven abogado que,
**

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

al observar el inter(s de !alatesta por el socialismo, se relacionó con (l y lo introdu+o luego en las ideas. !alatesta se adhirió con algunos de sus amigos al grupo obrero que desde 01K< quedó en el puesto de la anterior secciónA la sección fue reanimada enseguida y la agitación publica, comenzó de nuevo. >a exactitud de esta participación de !alatesta me fue demostrada por una carta de 4armelo alladino a la Solidarité de 7inebra G00 de mayo de 01K0H, que hall( en 01J3 entre las cartas de #. Nou5oYs5iA alladino pide cuatro e+emplares del periódico, que deb%an, ser enviados a los estudiantes Errico !alatesta, ietro 7atti, Fernardino -TEramo y a (l mismo. La Solidarité de 7inebra deb%a suplir a Solidarité, de Names 7ui'laume, G#euchatel, 01K<H, suprimida en septiembreA aparecieron sólo cuatro n&meros G;1 de marzo hasta el 0; de mayo de 01K0H. >a escisión entre anarquistas y socialistas pol%ticos hab%a tenido ya lugar en la 'nternacional suiza Gabril de 01K<H y la segunda .olidarit(, si bien no del todo satisfactoriamente redactada, representó, naturalmente, la tendencia antiautoritaria. >e siguió La Revolution Sociale, de 7inebra, que encarnaba más los puntos de vista de la 4omunaA no se llenó totalmente la laguna basta que comenzó a aparecer en peque$o formato y autografiado el Bulletin de la =ederación del Nura. Entre tanto, el punto de vista de esta tendencia hab%a sido dado a conocer por la circular de .onvillier G0; noviembre de 01K0H. >a mención de todo esto tiene su inter(s, porque se$ala la insignificante posibilidad de informarse entonces sobre este asunto y sobre el movimiento. Fa5unin mismo escribió el / de Nulio de 01K< a 4. 7ambuzzi9 8OExiste todav%a una sección en #ápolesP OEn qu( situación se encuentraP O#o ha ca%do tal vez a&n en manos de los intrigantesP8... Fa5unin, que hab%a estado en abril de 01K< un poco de tiempo en !ilán, renovó sus amistades en 'talia con ocasión de su visita a =lorencia G3< de marzo hasta el ; de abril de 01K0H, donde vio a sus amigos toscanos Ferti 4alura y !azzoni y a sus amigos del sur =anelli, 7ambuzzi y =riscia G.iciliaHA escribió en aquella (poca un B rogramaD del que no se conoce nada y no se sabe siquiera si se refer%a a 'talia. >a sección de #ápoles no desempe$aba entonces papel algunoA pero alladino, que hab%a sido muy activo desde 01E3 y no conoc%a a&n personalmente a Fa5unin, logró reanimarla con el apoyo de !alatesta. *engo pocas noticias de la vida de alladino, que se retiró posteriormente a su región natal, a 4argano 6arano, en la comarca del monte 7argano, donde encontró muchos a$os más tarde una muerte trágica. 86isitó en >ocarno a fines de 01K; a Fa5unin, con 4afiero, y se dirigió all% tambi(n en 01K/, despu(s del fracaso de la 'nsurrección italiana de aquel verano. !alatesta hablaba ya de (l con consideración y simpat%aA ambos atra+eron 'ndiscutiblemente la sección de #ápoles a la orientación libertaria y supieron ganar para la misma a 4ario 4afiero, que tenia una gran importancia para el movimiento.3 ues, como relató !alatesta, no tardó 4afiero en ir de >ondres a #ápoles como miembro londinense de la 'nternacional, al que hab%a dado el 4onse+o general poderes para #ápolesA es decir, deb%a fundar all% una sección, y se asombró al encontrar vivificada la sección desaparee ida. Fa+o esas circunstancias se le recibió algo secamente9 pero en un mes o dos se convenció por s% mismo de que la sección marchaba perfectamente y escribió en ese sentido a >ondres, lo cual originó ya entonces una tirantez en las relaciones con el 4onse+o general.
#

En octu$re de :< pu$licó Carmelo Palladino una traducción del li$ro de 4ustave (lourens, París livré +Pari'i ceduta, Aápoles, #00 pá'inas, "/, (lourens era el socialista ?ranc%s más revolucionario y aventurero de los Bltimos a9os antes de la Comuna2 era 3i&o de un sa$io, y %l mismo era tam$i%n naturalista. Luc3ó en Creta y en las calles de Par8s contra Aapoleón ,,, y contra el 'o$ierno provisorio, Casta 6ue ?ue detenido a comien.os de a$ril de :< en la desdic3ada derrota de los com$atientes de la Comuna y asesinado por un o?icial versall%s2 cerca de %l ?ue 'ravemente 3erido su ayudante Amilcare Cipriani, a$andonado como muerto y lue'o deportado a nueva Caledonia. El8seo -eclus, como es sa$ido, cayó tam$i%n prisionero en a6uella derrota. (lourens era revolucionario, 3om$re de acción, pero en todo momento lo más autoritario posi$le. ,nduda$lemente, su personalidad y sus ideas pudieron 3a$er, no di'o in?luido, pero al menos vivamente interesado al &oven 7alatesta, pues a trav%s de Palladino lo conoció sin duda 8ntimamente2 (lourens era el Bar$es de su %poca.
*+

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

4arlo 4afiero hab%a nacido en 01/E en Farletta G)puliaH, hi+o de una familia local rica y reaccionariaA despu(s de una educación clerical, los estudios de +urisprudencia y las primeras etapas de una instrucción para la carrera diplomática, abandonó esta carreraA quedó en (l una cierta propensión m%stica, un deseo profundo de actividad altruista, hasta asc(tica. En estas condiciones, su asistencia fortuita a una gran asamblea obrera londinense despertó su inter(s hacia la internacional, y !arx y especialmente Engels, que quer%an conquistar entonces a Espa$a y a 'talia para el marxismo por medio de Fignami, 4afiero, >afargue, luego por !esa, 'glesias y algunos otros, -ambos hicieron todo lo que les fue posible para tener en 4afiero un hombre que extirpara el influ+o de Fa5unin en 'talia. 4afiero se entregaba en cuerpo y alma a la causa que aceptaba, tenia una mentalidad algo caprichosa y era mane+ado con dificultad. =anelli, 7ambuzzi, *ucci discutieron con (l, pero el que deb%a lograr la mayor victoria era !alatesta, a pesar de que era +oven, tal vez porque 4afiero debió ver en (l más que en los otros, un hombre realmente decidido para la acción, como lo probaron los acontecimientos de 01K/ y 01KK. El &ltimo paso para conseguir la más completa solidaridad de 4afiero lo dio el propio Fa5unin en 01K;. Entretanto, la sección fue disuelta por orden gubernativa del ;< de agosto de 01K09 tuvieron lugar investigaciones domiciliarias en casa de 7iustiniani GpresidenteH, .chettino GsecretarioH 7ambuzzi, alladino y 4afiero. =ueron secuestradas a la madre de 4afiero, grados a un registro corporal, cartas de >ondresA 4afiero fue arrestado. En aquel tiempo la 'nternacional no tenia órgano alguno, pero los +óvenes Gnombramos a :izzi, Framanti, alladino, >eoncovallo, Eugenio aganelli escrib%an ho+itas vibrantes, como L)#nterna(ionale y #l Cotto dD+rdine, que no eran propiamente periódicos de propaganda. El n&cleo interno de la sección, naturalmente, se mantuvo, y despu(s de alg&n tiempo la sección fue fundada de nuevoA su órgano, La Campana GK de enero do 01K;H anunció la fundación de la *edera(ione +peraia !apolitana. )lberto *ucci, por la sección de #ápoles, y 4afiero, por la de 7irgenti, en .icilia, concurrieron, al congreso de las sociedades obreras convocado el 0/ de agosto de 01K0 para el 0 de noviembre en :oma por el partido mazziniano, en cuya ocasión escribió Fa5unin un largo comunicado a los traba+adores italianos, del que se imprimió secretamente en #ápoles G0E págs. en 1XH una traducción parcial, 5gli operai delegati al Congresso di Roma, firmada por En gruppo d)#nterna(ionali. -espu(s de la exposición de su punto de vista, *ucci y 4afiero abandonaron el congreso, que estaba sometido a la consigna mazziniana habitual, sin otra solidaridad que la de un delegado de >iorna. La Campana, despu(s de Libert' e %iusti(ia, fue la primera publicación obrera napolitana realmente interesante. =ue redactada principalmente por ). *ucci, con la colaboración de otros de los más vie+os, como 7ambuzzi y alladino, y por 4afiero y !alatesta y los +óvenes que hab%an entrado en el movimiento en 01K0, *ambi(n el -r. .averio =riscia, de .ciacca, .icilia, escribió notables art%culos, )lberto *ucci estuvo en estrechas relaciones con Fa5unin, desde 01E2-01E1, pero se distanció personalmente a causa de los desacuerdos del c%rculo de 6evey a principios de 01EJ. Esta circunstancia quizás y tambi(n la actitud reservada de 4afiero, pudieron haber determinado la posición primeramente vacilante de La Campana frente al 4onse+o general de >ondres, contra el que tan vivas que+as hab%a promovido en una circular el congreso de .onvillier Gen el Nura, nov, 01K0H, que aprobó la sección de #ápoles por medio do una carta de alladino, lo que causó la consternación de Engels, que comenzó a desesperar de 4afiero. )lgunas veces La Campana aparec%a escrita vivaz y punzantemente, lo que desagradó a 7aribaldi. Fa5unin defendió en ese concepto al periódico en una carta a 4elso 4erreti Gfines de marzo de 01K;H, en la que dice9 8Encuentro all%, en verdad, muy notables art%culos, escritos con talento y esp%ritu. Es evidente que los +óvenes que editan la ho+a están ardiente y sinceramente
*,

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

convencidos. onen, sin duda alguna, mucha pasión,@ pero Santo DiavoloQ, como se dice en #ápoles, Odesde cuándo es el celo apasionado y entusiasta un defecto en los NóvenesP rofesan algunas ideas que no les agradan, a 6ds., bien, combátanles, opónganles otras ideas, pero d(+eseles la santa libertad de pensamiento, que no puede ser un monopolio de nuestro amigo el se$or .tefanoni Gel más conocido libre pensador italiano de aquel tiempoH, el cual, sea notado de paso, la aprovecha ricamente para calumniar la 'nternacional desde el punto de vista burgu(s8. =inalmente visitó 4afiero con =anelli a Fa5unin en >ocarno y permaneció all% desde el ;< de mayo basta el 03 de Nunio de 01K;. En las cortas indicaciones del diario de Fa5unin, leemos, por e+emplo9 8;0 de mayo. *odo el d%a con =anelli y 4afiero, una buena alianza concertada8. El ;/ 4afiero es llamado ya )rmando Gtal nombre fue empleado siempre en la correspondenciaHA es fi+ado un plan de organizaciónA ;1 de mayo, carta a =r%sela, a 4armelo G alladinoHA 30 de mayo, 7regorio Gotro nombre para 4afieroH lee el comienzo de FI carta a Engels. 0 de +unio9 Fa5unin env%a por intermedio de 4afiero una carta a !alatesta G!alatesta es aqu%, en el -iario conservado para los a$os 01K0 y 01K; y en las cartas de Fa5unin, mencionado por primera vez, al menos que yo sepaHA 3 de +unio9 4afiero lee la carta entera a Engels. =anelli, que hac%a tiempo que hab%a partido, vuelve el 02 de +unio y marcha con 4afiero el 01 a !ilán. -espu(s de un numeroso cambio de correspondencia, 4afiero encontró de nuevo a Fa5unin en el Nura y en \urich G01-3< de agostoH y se dirigió entonces al congreso de >a Caya de la 'nternacional, pero no para tomar parte en el mismo, ocasión que rechazó completamente. .e hab%a adherido en absoluto a las ideas de Fa5unin y su carta a Engels significó su ruptura con (ste y con el partido autoritario dominante en el 4onse+o general. .e supondrá que !alatesta, que entró directamente en el anarquismo y no aprobó ni un momento los primitivas opiniones de 4afiero, segu%a todos estos sucesos con creciente inter(sA su actividad ulterior en aquellos quince meses desde la 4omuna a la fundación de la federación italiana en agosto de 01K; nos es desconocida y todo su traba+o cotidiano de propaganda, conferencias, art%culos, quizás tambi(n via+es para la fundación de nuevas secciones, no se pueden describir por ahora. .ólo puede llegar a ser establecida con bastante seguridad gracias al material de Fa5unin y a otras fuentes, la afirmación negativa de que no tuvieron lugar por aquella (poca otros acontecimientos importantes en su vida. Entonces la 'nternacional, en su &ltima ocasión casi imperturbada, hab%a comenzado a fundarse localmente y por distritos, de lo cual surgió naturalmente el enlazamiento, la federación. El adelanto de #ápoles, gracias a la actividad anterior de Fa5unin all%, no se conservó por completo, y otras regiones, con numerosas ciudades y una población más progresiva, especialmente la :oma$a se colocaron en primera l%nea. Esto, ciertamente, no fue culpa de !alatesta, pues (ste, al contrario, como hemos visto, infundió nueva vida +uvenil a la sección de #ápoles y demostró igualmente en la atracción de 4afiero, un gran tacto y una gran capacidad. >a 'nternacional prosperaba por todas partes en 'talia, seg&n comprobaremos en los siguientes cap%tulos.

CAPÍTULO V $A%UNIN # MA""INI+ LA INTERNACIONAL ITALIANA DESDE 1871 &ASTA A,OSTO DE 187* (CON-ERENCIA DE RIMINI!
*#

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

or tanto !alatesta ingresó de un modo particular en el movimiento, ba+o la influencia de la 4omuna de ar%s y por el encuentro con el inteligente propagandista alladino, que pertenec%a al medio socialista creado primeramente en #ápoles por Fa5unin. >a mayor parte de los demás iniernacionalistas italianos entraron tambi(n en el movimiento en 01K0, pero algo más tarde, conmovidos por la terrible represión que siguió a la ca%da de la 4omuna e indignados contra la actitud de !azzini, que no sólo condenó la 4omuna sino que consideró propicio el momento para insultar la 'nternacional y el socialismo en general y para aplicarles la excomunión. recisamente muchos de los que hasta entonces lo hab%an divinizado, se apartaron de (l con aborrecimiento, 7aribaldi se comportó correctamente y escribió animadoras palabras, es decir, llamó a la 'nternacional el sol del futuro, etc. ero su insuficiencia en asuntos pol%ticos y sociales se hizo cada vez más evidente, y muchos de sus adeptos lo abandonaron amigablemente y se volvieron hacia la 'nternacional9 algunos de ellos, como 4elso 4erretti, pertenec%an a ambos campos y pose%an la más %ntima confianza de 7aribaldi y de Silvio, -tal era el pseudónimo italiano de Fa5unin en aquellos a$os. Exist%an siempre algunos hilos invisibles entre Fa5unin y 7aribaldiA pues el primero, aunque esc(ptico, sin embargo no consideró nunca oportuno rechazar el apoyo moral que 7aribaldi, sin hacer distinciones prestaba a todas las causas avanzadasA entre Fa5unin y !azzini, al contrario, existió mortal enemistad. .obre este habló Fa5unin en 01K0, y la +uventud revolucionaria de 'talia volvió hacia (l la mirada y la 'nternacional se fundamentó pronto sólidamente. El que se asombrara de esta actitud de !azzini en 01K0, conoce mal su pasado. Cab%a comenzado cuarenta a$os antes de ese tiempo su acción pol%tica independiente separándose del carbonarismo y creando los movimientos de la Noven 'talia y de la Noven Europa. #o me refiero aqu% al carbonarismo napolitano ni a la charbonerie francesa con Fazard, >afayette, !anuel, etc., sino a algo posterior, a la Charbonerie démocrati>ue universelle, de los primeros a$os despu(s de 013<, que tuvo por principales dirigentes a Fuonarroti, 6oyer dT)rgenson, 4harles *este y otros. Estos hombres, seg&n !azzini y otros, estaban equivocados porque abrigaban una fe ciega en la hegemon%a de =rancia, lo cual entonces, apenas veinte a$os despu(s del dominio de Europa por #apoleón, no encontraba en todas partes iguales simpat%as. .u más %ntimo deseo, por lo demás, era la realización de las ideas de Fabeuf, o cuando menos la realización de las ideas de los buenos d%as de 0KJ3, y constitu%a la 'nternacional de la (poca, una organización ultra-autoritaria, pero sin embargo socialista y anticapilalista. !azzini se sintió instintivamente rechazado y levantó contra ellos la bandera del nacionalismo. or eso se solidarizó inmediatamente con el capitalismo y vemos cómo en una o+eada retrospectiva escrita en 01E0 se que+a casi ingenuamente de que Fuonarroti hablaba con amargos sarcasmos de su relación con los ban>uieri, con los ricos banqueros y patricios lombardos. *odo Estado nacional +oven quiere llegar a ser rico y poderoso para sostenerse y dilatarseA por tanto, los patriotas y revolucionarios que lo fundaron, se convierten en el partido pol%tico dominante y en su burocracia, el capitalismo es fomentado y el pueblo gime en un estado de explotación más duro que nunca, y si esto llega a ser una realidad, el pueblo contin&a hipnotizado por las ideas nacionalistas y prepara y soporta de ese modo una pol%tica de expansión futura. .i el socialismo debe ser algo más que una mera palabra, es preciso que se oponga a ese sacrificio del pueblo en beneficio de la gloria y de la expansión de un Estado nacional, que sólo es provechoso y apetecible para el capitalismo. or lo tanto !azzini, impulsado por su fort%simo deber de conciencia hacia su fetiche nacionalista, deb%a emprender la lucha general contra el socialismo y mantener a sus adeptos en las masas populares en la más beata ignorancia sobre esas ideas. Este lo hizo demasiado furioso en la Roma del Popolo Gredactada por I. etroni, J de febrero de 01K0, hasta el ;0 de marzo de 01K;H, -periódico que, como di+o .affi en 01K2, hab%a sido fundado especialmente con el ob+eto de esa pol(mica-, en los art%culos #l Comune di *rancia G;E de abrilH, Sul Cani esto del Comune Parigino G3 de mayoH, 5ll F#nterna(ionaleG di !apoli G;/ de mayoH, contra el periódico de este nombre que hab%a protestado contra el primero de estos art%culos el 0 de mayo, de forma que tambi(n surgió de #ápoles la resistencia contra !azzin%A *$

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

Oquizás ella animó precisamente a !alatesta para acercarse a alladinoP -espu(s #l Camune e lH5ssemblea GK-;1 de +unio, difundido luego como folletoH y el 03 de +ulioA 5gli +perai #taliani, con rudos ataques a la 'nternacional. El 0< de agosto denunció la apolog%a sistemática de la guerra civil hecha por Fa5unin, como medio de fortificación para las nacionesA Fa5unin, dice !azzini, está siempre dispuesto a despertar la iniciativa del pueblo, -como si (l, !azzini, que durante toda su vida incitó siempre a las guerras nacionalistas, hubiese tenido la simpat%a más insignificante hacia la pazQ .iguen otros art%culos G L)#nterna(ionale, Cenno storico y Documenti sullD#nterna(ionale, sept., nov. y dic. de 01K0H y solo la muerte G0< de marzo de 01K;H interrumpió esta rabiosa campa$a contra las aspiraciones del socialismo. Fa5unin vio en >ocarno el articulo del 03 de +ulio de 01K0, once d%as despu(s de su aparición, )bandonó inmediatamente sus traba+os de aquella (poca, -una defensa de la 4omuna y una defensa histórica de la sección ginebrina de la 5lliance contra los ataques de los adversarios locales de 7inebra y del 4onse+o general enemigo- y escribió, ;2-;1 de +ulio la magn%fica Risposta dHun #nterna(ionale a %iuseppe Ca((ini per C- BaIunin , membro dellD5ssocia(ione #nterna(ionale dei Lavoratori que apareció primeramente como suplemento de el %a((etino Rosa de !ilán G0/ de agosto, 3; págs. 1XHA la traducción fue atendida por su amigo Emilio Fellerio - hi+o del vie+o proscripto lombardo 4arlo Fellerio. >a Liberté de Fruselas dio el texto original franc(s ,01 y 0J de agostoH y la *ederación de Farcelona una traducción espa$ola G;1 de agostoH. .e encuentra ahora ese escrito en el sexto volumen de la edición francesa de sus obras, +unto a una pol(mica posterior de septiembre-octubre de 01K0 y del traba+o especial para el congreso mazziniano de :oma G0 de noviembreH. Este &ltimo G 5gli +perai delegati al Congreso di RomaH fue traducido en #ápoles por alladino y no se difundió más que entre los delegados. !azzini lo menciona en su periódico el 0E de noviembre como 8impreso secretamente8 por 8varios internacionalistas8, pero que 8es original de uno solo al que conozco8 GFa5uninH. >os demás escritos de Fa5unin sobre este asunto deb%an aparecer en el 6'' volumen de las +euvres, de+ado listo por Names 7uillaume, cuya edición es preparada en ar%s. ) este pertenece en primera l%nea La Theologie politi>ue de Ca((ini el 5ssociat8on #nternationale des Travailleurs G#euchatel. 3 01K0, 000 págs.HA existen muchos otros esbozos manuscritos, pero se presentaron en tanto traba+os más urgentes y lo publicado hab%a llenado ya completamente al fin propuesto de mostrar en su verdadera luz a !azzini ante la opinión publica socialista italiana y se dedicó despu(s a la tarea inmediata, para hacer madurar los frutos de esa campa$a, es decir, a fomentar la educación socialista de muchos que se volv%an, ahora a Fa5unin con el urgente deseo de laborar por el socialismo y de fundamentar sólidamente la 'nternacional. Es lástima que no pueda dar ning&n fragmento de los escritos y manuscritos mencionados, que ser%an de gran, valor, pues Fa5unin, mediante un comple+o de circunstancias, se encontraba +ustamente entonces en el punto culminante de la elaboración y del examen profundo de las ideas. Cab%a deseado desde hacia muchos a$os resumir en una gran obra sus ideas y su fundamentación, pero hab%a reprimido siempre esta peque$o ambición literaria y puso a un lado los grandes manuscritos, para dedicarse solo a la propaganda directa y a la acción de su tiempoA pocos autores eran tan desinteresados como (l. 4uando despu(s del fracaso de las empresas revolucionarias de >yon y !arsella Gsept. -octubre de 01K<H no le quedó otro recurso que huir por 7(nova a .uiza, dio a los escritos pol%ticos de actualidad, que hab%a comenzado a escribir en agosto, poco a poco una orientación más teórica, especulativa y generalizada y desarrolló aquella parte de que fue publicado en 011; por El%seo :eclus y 4afiero un fragmento elegido con maravilloso tacto como Dios 3 el Estado. ero Fa5unin abandonó todo esto y se dirigió, despu(s de un via+e a =lorencia, al Nura bern(s, para estar más cerca de la 4omuna de aris, y con el propósito de ayudarla. )l volver comenzó los escritos ya citados. 4omuna y )lianza, y entonces se cruzó en su camino !azzini, un hombre en que todo lo que Fa5unin combat%a, -el pensamiento religioso, estatal, nacionalista, antisocialista-, estaba unido a un alto nivel moral, a un talento brillante y al más sincero desinter(s. 4on !azzini y con !arx, el materialista y el revolucionario, pero tambi(n el representante del socialismo autoritario, hab%a deseado siempre Fa5unin luchar literariamenteA pero !arx prefirió combatirlo con malvados y
*%

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

rastreros argumentos de carácter personal que nunca llegaron a un nivel literario. ero !azzini, que en 01EJ hab%a abrigado un deseo id(ntico de escribir una liquidación teórica de todos sus adversarios/, estaba en 01K0-K; tan cerca de su muerte que esto puede aclarar la causa de que no haya llegado a una controversia dilecta con Fa5unin, lo que habr%a podido parecerle necesario, viendo los progresos que la 'nternacional hac%a en 'talia. 4ortos via+es con otros fines a !ilán Gabril de 01K<H y a =lorencia Gabril de 01K0H renovaron las vie+as relaciones toscanas y anudaron otras nuevas con gentes que sólo hab%an de ser adeptos transitoriamente o tibios, o que eran adversarios en germen G7. .tampa, ). Fizzoni, E. FignamiH. .in embargo estas relaciones milanesas frieron provechosas para la rápida publicación de la contestación a !azzini en el %a((etino RosaA poco despu(s se dirigió el Noven 6incenao ezza a >ocarno G02 de octubreH y Fa5unin anotó9 8completo acuerdo8, lo que significa la admisión de ezza en el más %ntimo c%rculo italiano. In mes antes hab%an comenzado las relaciones con *ur%n GE de sept.H, pero aqu%, Nunto al oficial garibaldino errucca, apareció pronto el esp%a *ersaghi, que importunó a Fa5unin, el cual tomó por s%ntomas de enfermedad sus provocaciones y lo apartó por completo rápidamente, mientras que el movimiento italiano debió sufrirlo largo tiempo, antes y despu(s de su desenmascaramiento2. ero por medio de errucca conoció Fa5unin a 4elso 4erretti, uno de los garibaldinos más sobresalientes Gmencionado por primera vez el 1 de noviembreH, or su 'ntermedio se entend%a Fa5unin cuando era necesario con 7aribaldi. *ambi(n comenzaron ahora las importantes relaciones con la :oma$a. GErminio escatori, de Folonia, el 3< de noviembreA >udovico #abruzzi, de :avena, el 0E de dicH. >a primera carta de 4armelo =alladino, desde ]apóles, es anotada el ;< de septiembreA =riscia escribió desde .icilia, .e encuentran además otros nombres que ni la excelente memoria de !alatesta pudo esclarecerA sin embargo, basta lo apuntado para se$alar que Fa5unin estaba entonces en frecuente correspondencia y en reiterado contacto personal con los más activos internacionalistas de >ombardia, =iamonte, :oma$a, *oscana, #ápoles y .icilia. >a situación en la 'nternacional y en todos estos movimientos locales era especialmente complicada y aqu% no puede ser esbozada más que brevemente. El 4onse+o general dirigido por !arx y Engels hab%a iniciado ya un r(gimen arbitrario, sustituyendo el congreso p&blico de 01K0 por una conferencia privada, celebrada en >ondres en septiembre, y de este modo inatentó hacer obligatorias ciertas ideas propias del socialismo de !arx, especialmente la necesidad de la acción pol%tica, la cual significaba la actividad pol%tica en la práctica electoral y en la táctica parlamentaria, la reducción del socialismo a la social-democracia. 4ontra esto hab%an protestado los internacionales del Nura en .onvilller y publicado un manifiesto, la llamada circular de .onvillier Gnov. 01K0H. Fa5unin escribió en todas direcciones para aclarar esa protesta, que la sección de #ápoles, por e+emplo, apoyó con una carta de alladino al 4onse+o general. #o era fácil hacer comprensibles estas disidencias internas a las nuevas secciones, a menudo constituidas por vie+as sociedades que algunos entusiastas hab%an adherido a la 'nternacional, y cuya actividad práctica deb%a comenzar propiamente ahora con una protesta contra los mane+os internos de una organización cuyo prestigio exterior no deseaban atacar y a la que todav%a no pertenec%an como miembros formales. " todos sent%an naturalmente que la propaganda, la organización, la federación y le acción ten%an sus tareas particulares y no rencillas con gentes de >ondres que no ten%an la más m%nima experiencia práctica de la situación en 'talia. or consiguiente, todos estos +óvenes revolucionarios, de los cuales muchos
1

D%anse las Lettres de Joseph Mazzini a Daniel Stern +Condesa de A'oult/ Par8s, :<#, pá's. E#5E1 +"0 de &ulio de :;!/. E El ?olleto de 7ar@5En'els so$re la Alian.a +septiem$re de :<#/ procura desacreditar a BaFunin de una manera p%r?ida por medio de Ter.a'3i, 6ue 3a$8a sida apartado, antes 6ue por otro al'uno, por BaFunin. Es cómico, precisamente, lo 6ue el vie&o >. P3. BecFer escri$ió dos meses despu%s +4ine$ra, "E de diciem$re de :<#/ a pesar del conse&o 'eneral de AeG HorF +(. A. Sor'e/I )Entrad sin em$ar'o tam$i%n inmediatamente en relación con 4. Ter.a'3iJ, pues yo ten'o motivo para creer 6ue con ese mo.o... +a6u8 al'o no impreso/ se puede 3acer al'o en ,talia...* +sic/. Brie?e, !0;, pá'. # /.
*&

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

no eran nuevos en las luchas y en las conspiraciones, ten%an la firme 'nclinación a echar por la borda todos los formalismos, a 'ndependizarse del 4onse+o general de >ondres, a declararse internacionalistas por derecho propio y a dedicarse a un traba+o efectivo. Fa5unin, a quien los marxistas acusaban siempre de haber intentado minar la 'nternacional, copió +ustamente en aquellos meses el monumento de paciencia que constituyen las cuarenta páginas en /X de la larga carta a las secciones de :oma$a, 5l Rubicone G>. #abruzzi, de :avenaH e tutti cli altri amici, ;3 de enero de 03K;, y muchas otras cartas y manuscritos para incitar a las secciones e llenar las formalidades necesarias y a ingresar de un modo regular en la 'nternacional. Cizo esto naturalmente porque a&n ten%a fe en los congresos regulares y en una franca discusión con !arx sobre las ideas, y porque consideraba necesario que frente a la reacción general y a las persecuciones, todas las gradaciones socialistas coexistieran en la 'nternacional con reciproca tolerancia, formando lo que ahora se llama un 8frente &nico8. En 'talia se fundaron directamente secciones, en parte las sociedades republicanas existentes se declararon por la 'nternacionalA un tercer camino fue la formación de sociedades obreras mixtas, como en :oma$a. *oscana y Emilia, que se denominaron *ascio operaioA estaban compuestas primeramente de garibaldinos y de socialistas, y evolucionaron rápidamente hacia las ideas de la 'nternacionalA sus personalidades dirigentes comenzaron con una serie de conferencias a estimular un movimiento expansivo de estos *asci. )s% se aceptó en 'mola, en septiembre de 01K0, el programa de la 'nternacionalA siete sociedades republicanas de :avena se declararon por la misma en ese mes. El / de diciembre fue fundado el =asclo Rperato de Folonia, con Erminio escatori como presidente. Este y el +oven estudiante )ndrea 4osta Gnacido en, 'mola, 012;H eran entonces muy activos y traba+aban por una federación de los *asci y por una organización general italiana como ob+etivo posterior. -elegados de Folonia, 'mola, :avena, =orli, =aenza, :imini, etc., se reunieron el 0J de noviembre de 01K0. El 01 de febrero de 01K; estuvieron presentes en :avena delegados de esta ciudad y de =orli, >ugo, !adonna dellT)'bero, ., .tefano, .. Fartolo, Fastia, 4ampiano, 4ampinello, 4occolia, ., ancrazio Gtodos de la :oma$aH. In coronamiento final de esa labor fue el 4ongreso de los *asci operai en Folonia, 0K-0J de marzo de 01K;A estuvieron representadas las localidades siguientes9 Folonia, :avena, =ano. :imini G!arcasH, !asignano, >ugo, !ontelparo, .. otito, =usignano, =orli, =aenza, .inigaglia G!arcasH, .. )rcangelo, 'mola. Cubo tambi(n delegados de !irándola, !antua, #ápoles GOquizás *ucciPH, etc. .e constituyó el *ascio +peraio= 5ssocia(ione interna(ionale del Lavoratori- *edera(ione italiana Regione di Bologna, etc. Gpara los pueblos en particularH, y se decidió la celebración de un congreso general 'taliano para mayo. ero hasta el 0/ de +unio el conse+o regional del *ascio +peraio de Folonia no convocó el congreso, el cual se reunió el / de agosto y los d%as siguientes en :imini, en forma de una conferencia. 4arlos 4afiero, fue presidente, >. #abruzzi vicepresidente, ). 4os%a, secretarlo y *ito \anardelli prosecretario, lo que significa un reparto exacto de estos puestos entre :omana y #ápoles. >a conocida resolución contra el 4onse+o general de >ondres fue aprobada por los delegados de las secciones de #ápoles. .olacca G.iciliaH, !antua, .iena, :avena, Folonia, =lorencia, :iminl, 'mola, :oma, >ugo, ., otito, =ualgnano, !irándola, .. 7iovanni, Gin ersicetoH, =ano, =ermo, .inigaglia, .. )rcangelo, =orli y por las secciones de la Imbr%a GE de agostoH. )qu% se fundo por fin la *ederación italiana de la 'nternacional. .us Estatutos establecen una comisión de correspondencia, cuyo secretario, )ndrea 4osta, se convirtió por eso en la principal personalidad administrativa, y una comisión da estad%stica, constituida por 4elso 4erretti, !alatesta, y, seg&n una carta de aquella (poca escrita por 4osta, el esp%a *erzaghi, a&n no desenmascarado. Estos estatutos hab%an sido elaborados por la sección de #ápoles, por consiguiente con participación de !alatesta. #o s( el c%rculo exacto de acción de la comisión de estad%stica9 4erretti, de !irándola, deb%a recibir sus cartas G4ommissione di corrispondenza, #r. 0, 'mola, 0K de agostoH. En el n&mero 0J de estas cartas Gde las que no conozco más que
*'

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

algunos extractos por los papeles de 4errettiH, escribe 4osta a 4erretti G'mola, ;0 de agostoH9 8.... *erzaghi se que+a de que sus compa$eros de la comisión de estad%stica no dan ning&n signo de vida8, -lo que pod%a tener muy buenos motivos, pues ya en marzo hab%a sido puesto en guardia 4erretti contra *erzaghi por el propio 7aribaldiA en :imini hab%a (l mismo propuesto la comisión de estad%stica, que deb%a fi+ar el n&mero de miembros, lo distribución de los cargos, etc., e igualmente que se hiciera fotografiar el congreso. .i esto es verdad, era un evidente propósito policial, que, quizás fue obstruido gracias a la elección de !alatesta y de 4erretti a esa comisión. >os asuntos de *ur%n no estaban definitivamente aclaradosA de esto se preocupó 4afiero inmediatamente despu(s de su regreso de .uiza9 s( detuvo algunas semanas en *ur%n y presentó luego un informe aniquilador para *erzaghi G3< de noviembreH. Este a aire parece hoy sin importancia, pero entonces era un elemento perturbador de la 'nternacional en algunos lugares, pues hallaba siempre gentes honestas a las que este malvado inclinaba a espiar y per+udicarE a la 'nternacional. >a conferencia de :imini, cuya lista de concurrentes, que yo sepa, no fui publicada, reunió por primera vez a los internacionalistas fiel norte, del centro y del sur de 'talia, en particular los de :oma$a y de #ápoles, y por ese medio se conocieron muchos para la vida en lo sucesivo, durante casi diez a$os, su campo de acción fue toda 'talia, hasta que retrocedió en el norte la orientación revolucionaria, que se restableció pasado alg&n tiempo. osteriormente siguió una rápida y vivaz difusión del movimiento, que durante un corto per%odo no fue intensamente perseguido por la polic%a, pero que tenia que luchar duramente contra los fanáticos mazzinianos, en primer t(rmino con los de la :oma$a, donde el ; de mayo de 01K; fue asesinado =rancesco iccinini, del *ascio operaio, de >ugo. -urante muchos a$os se habló de esa (poca de persecución como de un le+ano pasado, no repetido más hasta los hechos miserables de los actuales fascistas, que desde 0J;< hacen aparecer el fanatismo de hace cincuenta a$os como cosa casi balad%.

CAPÍTULO VI EL PRIMER ENCUENTRO DE MALATESTA CON $A%UNIN EN SEPTIEM$RE DE 187* ("URIC& # SAINT-IMIER!

#o parece haberse impreso ning&n protocolo de la conferencia de :imini, aparte de una ho+a rectangular, 5ssocia(ione #nterna(ionale dei Lavoratori, ,J Con eren(a della se(ione #taliana G:imini, 0 pág.H, conteniendo las resoluciones, que aparecieron tambi(n en el Bollettino dei Lavoratori, G3< de agostoH, periódico editado entonces secretamente en #ápoles y que me es desconocido. osteriormente se adhirieron otras secciones, como la de =errara, el ;0 de agosto, la de !ilán, el / de septiembre. >a prueba de la excelente y unánime actitud antiautoritaria de los italianos, la ofrece el mismo =. Engels, que escribe a =. ). .orge el ; de noviembre GBrie e, 0J<E, pág. KEH9 8Fignami Gde >odiH es el &nico mono que en 'talia ha comprendido nuestro partido, aunque por ahora todav%a no muy en(rgicamente... Está entre los autónomos, y se le debe tener por consiguiente algo en cuenta8@ >a conferencia hab%a protestado en una conocida resolución contra el propósito del 4onse+o general de imponer a la 'nternacional una doctrina espec%ficamente autoritaria, la del partida
;

Sucede a veces 6ue un esp8a desenmascarado, pero impudente, conserva adictos ?anáticos, a$solutamente en'a9ados. Casta :<; o :<<, 3u$o 3om$res 3onrados, como un cierto Danesi, 6ue estuvieron con Ter.a'3i, y se separaron entonces de %l de$ido a al'unas declaraciones impresas en 4ine$ra.
+)

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

comunista alemánA declaró la ruptura de toda solidaridad con el 4onse+o general de >ondres y por el contrario, su solidaridad económica con todos los traba+adores, y exigió que se celebrase en .uiza un congreso general antiautoritario en los mismos d%as fi+ados por fin por el 4onse+o general para el convocado congreso de >a Caya. !arx consideró esto como la carta definitiva +ugada por Fa5unin para suplantar la 'nternacional por otra organizaciónA pero en verdad fue una resolución independiente y precipitada de los +óvenes italianos, que Fa5unin y sus amigos no aprobaron v que no fue realizada. >os 'talianos no tomaron part% en el congreso de >a Caya, al que concurrió 4afiero como simple espectador, y se reunieron con los delegados que volv%an del congreso y con otros en .uiza. Entonces conoció !alatesta a Fa5unin. )qu% no podrán ser relatadas ni las discordias internas de la 'nternacional ni tampoco su eco en 'talia con una amplitud suficiente. Estas no son vie+as luchas de partido, olvidadas, sino debates de principios, actos y oposiciones que no difieren grandemente de los de nuestros d%as, y es lamentable que tengan tan pocos ante s%, como !alatesta, ese vie+o cap%tulo de la historia y de Q a experiencia socialista, casi desconocido ara los demás, o lo que es peor, conocido sólo por los informes partidistas desfigurados, para emplear una expresión suave9 y es de lamentar tambi(n que no obstante haber sido refutadas esas deformaciones desde hace tanto tiempo, sean siempre inescrupulosamente renovadas. 4asi desde el principio se dieron a la publicidad ambos puntos de vista en publicaciones paralelas. L)Egalité de 7inebra en 0.K< estaba frente a la Solidarité de #euchatelA el manifiesto del 4onse+o general sobre Les pretendues Scisions dans l)#nternationale a la contestación anarquista en el Bullettin, que apareció tambi(n como folleto GReponse... #euchatel, Nunio de 01K;, /2 págs.H, del que se hizo una traducción italiano9 Risposta di alcuni interna(ionali membri della *edera(ione del Aura alla circolare privata ...9 en 01K3 apareció el folleto de !arx-Engels-Itin->afargue, llamado de la 5lian(a y la Cemoire del Nura G.onvillierH, de Names 7uillaume, seg&n materiales proporcionados en parte por Fa5unin y aul :obin. Era naturalmente necesario y deseable buscar materiales más %ntimos para profundizar este asunto9 fue esto posible cuando se publicó en 01J2 una parte considerable de la correspondencia de Fa5unin Gla mayor parte cartas en rusoH. Entonces, despu(s de diciembre de 01J;, aprovech( ya sus manuscritos, sus cartas posteriores reunidas y los recuerdos de sus amigos sobrevivientes, etc., y recog% todo ese material en una biograf%a de Fa5unin G>ondres, 01JE-0J<<H, que apareció en tres grandes vol&menes, poligrafiada en cincuenta e+emplares9 el material que se acumuló desde entonces está en parte en algunos vol&menes suplementarios, y en parte, todav%a no utilizado. or consiguiente, me fue posible recoger este con+unto en algunas cortas exposiciones, es decir, sus relaciones con el movimiento en 'talia G01E/-K;, 2/ págs.H, Espa$a G01E1-K3, E< págs.H, y :usia G01E/-K3, E2 págs.H, que vieron la luz en los a$os 0J0;, 0J03 y 0J02 en el 5rchiv ür Ce %eschichte des So(ialismus und der 5rbeiterbewegung , del profesor 7umberg, una revista cient%fica 'ndependiente en la que pod%a exponer libremente mi concepción9 un corto esbozo biográfico apareció tambi(n como contribución a un periódico anarquista de Ferl%n y cerno folleto GFerl%n, 0J<0, E/ págs.H, y otro en la revista de .to5olmo Roeda *anor G0J;0H. Esta biograf%a era demasiado detallada y extensa para hacerla accesible al gran numero, pero contribuyó cuando menos a despertar el inter(s histórico de Names 7uillaume por ese per%odo. 7uillaume, piedra angular de la 'nternacional antiautoritaria hasta el comienzo de 01K1, se sumió despu(s por ;2 a$os entre otras cosas en el estudio de la revolución francesa, hasta que lo sacudió el reanimado, sindicalismo franc(s y le devolvió a las actividades de actualidad, El &nicamente utilizó todo mi material, lo mismo que ni de los vol&menes suplementarios, y lo asoció a FI. recuerdos y a los periódicos por (l redactados GProgrés, Solidarité, BulletinH en una sucesión de casi diez a$os, y aclaró además ciertos detalles gracias a hondas investigaciones e informesA as% surgieron los cuatro vol&menes de la 'nternationale G-ocuments et souvenirs, 01E/-01K1, ar%s, 0J<2-0J0<H, que toma de nuevo esencialmente por base un corto libro del doctor =ritz Frupbacher, de \urich, sobre !arx y Fa5unin, G0J03, reeditado en 0J;;H. )demás, los cinco vol&menes de +euvres de BaIounine G*. ''-6'H, editados por 7uillaume Gel primero fue publicado por m% mismo en 01J2H contienen un
+(

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

esbozo biográfico de Fa5uninA un volumen ulterior Gt. 6''H lo de+ó 7uillaume listo para la impresión, y su aparición está próxima. En el curso de esos largos traba+os hall( lo aqu% expuesto sobre !alatesta y parcialmente lo o% tambi(n de sus propios labios9 pero mi ob+eto principal era la historia interna del movimiento y de Fa5unin, no los acontecimientos de la vida de !alatesta. or consiguiente existen lagunas que no puedo colmar todav%a y hasta me alegro de que no est( todo aclarado, pues as% espero que nos relatará (l mismo mucho a&n. )dvierto todo esto aqu% para de+ar sentado que si no penetro más hondamente en la vida interna de la 'nternacional, no es precisamente a causa de la falta de material, sino más bien debido a la abundancia del mismoA se podr%a llenar casi un libro con la historia de la 'nternacional 'taliana desde la 4omuna de ar%s hasta la conferencia de :imini en 01K;A pero si en Go referente a Fa5unin existe bastante buen material, sin embargo falta el material local 'taliano en id(ntica proporciónA gran parte de (l se encuentra perdido en periódicos y en actas de procesos, mientras que la tradición, oral directa debe haberse interrumpido. -e parte del marxismo, desde 01K3 y durante muchos a$os, no aconteció nadaA las vie+as calumnias fueron constantemente reproducidas y cuando ya hacia tiempo que los documentos de Fa5unin hab%an sido expuestos, apareció un libro sobre las mentiras de 01K3, que se$aló un reba+amiento que de hubiera cre%do imposible G0J</H. En el me+or de los casos se puede decir que el cambio de correspondencia de .orge con !arx, Engels, N. h. Fec5er y otros G0J<EH, la correspondencia privada de !arx y Engels G0J03H y las cartas de !arx al doctor >. SZgelmann G0J<;H, nos revelaron este secreto circulo y que el esperado editor del protocolo, etc., del 4onse+o general Gque estaba próximo a aparecer en la fundación )ntón !enger de 6iena en 0J0/, y que, postergada desde entonces, a&n no se abandonó la intenciónH. #. :iasanoff, exhibió alg&n material interesante en !eue Keit y en el mencionado 5rchiv. >o que estos documentos pueden contener todav%a, -y pueden ilustrar la breve relación con la 'nternacional en sus primeros balbuceos de algunos italianos que estaban ba+o el influ+o de !azzini-, se$alan sólo para la (poca a que nos 8referimos aqu%, con qu( incre%ble grado de ignorancia fueron tratados por Engels y FI. amigos los asuntos de Espa$a y de 'talia, y por nuestra parte tal vez deberemos conceder en ciertas ocasiones que el desconocimiento superó a&n a la maldad y al pre+uicio. )lgunos de los pocos marxistas que por lo demás se preocuparon algo de ese asunto, E. Fernstein y . !ehring especialmente, comprendieron los procedimientos y los subterfugios desleales de !arx perfectamente y expresaron su asombro y su desaprobación, pero este conocimiento no bastó para mucho tiempo. Ina incidencia Nocosa es la dada por las memorias de Fernstein, publicadas en 0J01. donde dice más o menos de !alatesta que este es probable que sostenga todav%a la vie+a bandera, y llega a esa conclusión, no por un verdadero conocimiento, sino sólo por una con+etura de que !alatesta era probable que viviera todav%a y fuese aun anarquista como en la (poca de 01KJ más o menos a que se refiere. In factor principal de las luchas 'ntestinas de la 'nternacional en aquel tiempo era la creciente superfluidad de la administración central frente a la vida local 'ndependiente y Nuvenil que comenzaba por todas partesA en lugar de apartarse cuando no se le necesitaba, el 4onse+o general se encolerizo cuando se le de+ó de tener en cuenta. 7aribaldi escribió el 0J de diciembre de 01K0 a 4elso 4erretti9 8.omos una rama de la 'nternacional. ero esto no puede quitarnos el derecho a ordenar como querramos nuestras cuestiones internas8. En este sentido los *asci operai no se preocuparon de los Estatutos generalesA el Statuto del congreso de Folonia G0K-0J de marzo de 01K;, ;2 págs.H hab%a de la más completa solidaridad con la 'nternacional, pero no menciona al 4onse+o general de la misma. Fa5unin, como se ha dicho, no animó indudablemente tal actitudA v(ase lo que escribió a la :oma$a G3 de eneroHA 86eo bien que todos vosotros sois internacionalistas de corazón, pero todav%a no ten(is el valor de declararos abiertamente como secciones de la 'nternacional8.
+*

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

7aribaldi defend%a siempre puntos de vista más o menos como el siguiente Gen una carta a 4elso 4erretti, 3< de diciembre de 01K0H9 ... 8 or tanto creo que para dominar el bizantinismo que afecta a toda la democracia, hay solamente un medio9 la dictadura honesta y temporal8A Fa5unin combate estas ideas en las cartas de aquel tiempoA el 3 de enero de 01K; dice9 8.u Gde 7aribaldiH idea fi+a es la dictadura, y nada es tan opuesto a la revolución social como la dictadura8... El más acabado traba+o de propaganda conservado de aquella (poca es sin duda la larga carta de Fa5unin a 4elso 4erretti, del 03 al ;K de marzo de 01K;, escrita despu(s de la noticia de la muerte de !azzini Gimpresa en la revista de Fruselas La Societe !ouvelle, febrero de 01JE. págs. 0K/-0JJH. )qu% son discutidos los partidos radicales italianos y sus +efes y las condiciones de una revolución social italiana, la misión de la población agraria, etc. rev( las persecuciones próximas contra la 'nternacional y aconse+a oponerse a ellas por medio de una organización secreta en el seno de las secciones. )&n cuando las sociedades p&blicas existan... 8pienso yo que comprender(is tarde o temprano la necesidad de crear en el interior de las mismas n&cleos consistentes en los miembros más abnegados, más seguros, más en(rgicosA en una palabra, de los más %ntimos8. Estos n6cleos, formados en todas partes, deb%an mantenerse en estrecha relación, en 'talia y en el extran+ero, y serian el alma vivificadora e inspiradora de la 'nternacional, ese cuerpo enorme, ocupándose de las cuestiones que no puedan ser p&blicamente tratadas@ 8=ormar%an el puente necesario entre la propaganda teórica socialista y la práctica revolucionaria8... En +ulio de 01K; no fue preparado directamente ning&n movimiento revolucionario, pero la situación y el esp%ritu eran sin embargo muy distintos de aquella desesperanza que dominó a los partidos socialistas tantos a$os hasta 0J0/ y los hizo tan d(biles ante los sucesos de 0J0/ como ante los actuales. >a 'nternacional italiana era entonces una fuerza en todos sus más activos representantes, la cual proyectaba y esperaba una acción efectiva en un momento oportuno. El e+emplo de 7aribaldi, la 4omuna de ar%s y la revolución espa$ola de 01E1 estaban presenten ante ella, y la revolución espa$ola no hab%a terminado todav%a. El nuevo r(gimen burgu(s hab%a acrecentando desde 01E< el descontento social, hab%a hecho seguir la opresión feudal de una opresión capitalista más intensiva aun. Ina revolución no era algo utópico y fabuloso para esos hombres que quer%an hacer suceder al renacimiento nacional GrisorgimentoH el renacimiento social y esto con los medios utilizados desde varias generaciones Gla revolución, la conspiración, la violenciaH. Esto puede darnos una impresión de la intensidad, del fuego, de la firme confianza de la naciente 'nternacional italiana. )un cuando aqu% no se haya hablado, por la carencia de fuentes directas, sobre !alatesta, sin embargo esto no quiere decir que nos hayamos apartado de (lA puesto que +ustamente estas relaciones hicieron a todos sus amigos y lo determinaron a (l mismo en lo que fue entonces, y en lo que, con la más maravillosa firmeza, es hoy todav%a, sin que haya descuidado armonizar estas ideas con las de las (pocas ulteriores y con las de los tiempos actuales. )s%, pues, en aquella (poca, despu(s de la reunión de las secciones italianas en :imini Gagosto de 01K;H tuvo lugar +ustamente el 4ongreso de la 'nternacional en >a Caya, que deb%a fulminar a Fa5unin y su orientación, lo cual puso en contacto personal a los elementos revolucionarios más avanzados. Esto sucedió por su via+e a .uiza en septiembre de 01K;, donde todos ellos se encontraron con Fa5unin. Fa5unin, en casa de quien hab%a ca%do entonces el inteligente +oven 6icenzo ezza G!ilánH, enfermo de muerte, Gmurió en enero de 01K3H, estaba desde el ;2 de agosto nuevamente en \urich, muy ocupado con la correspondencia internacional y los asuntos rusos, pero preparaba el futuro y escribió el 3< de agosto una 84onstitución de los . ,8 Gquizás de los hermanos internacionalesH, despu(s los 8Estatutos de la "8 Gde la )lianza, 3, / y 2 de septiembre, -todo esto seg&n su -iarioH, es decir, escribió entonces una versión nueva de los estatutos de su
++

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

grupo %ntimo para los visitantes esperados. El cuatro de septiembre9 84arta de Fen+am%n8 G!alatestaHA el 29 8Feppe viene, despu(s 7iacomo8 G=anelli y #abruzziHA E9 8-iscusiones y lectura de los Estatutos propuestos8A K9 8!alatesta viene8A en ese d%a, pues, conoció personalmente !alatesta a Fa5uninA el J9 de una y media a seis de la tarde lectura y discusión de los EstatutosA el 009 vienen de >a Caya 4afiero, )dhemar, .chYitzguebel GNuraH, !orago, :. =arga ellicer, !arselau y el franc(s )lerini, los cuatro delegados de la 'nternacional espa$olaA el 0; viene 4ostaA por la ma$ana y por la tarde discusión de los EstatutosA el 03 son aceptadosA 8beso fraternal y apretón de manos8A por la noche se habla del próximo congreso de .aint-'mier. El 0/ se dirigen Fa5unin y los italianos, el +oven franc(s 4arnet G>yonH y un n&mero de estudiantes rusos a 4haux-de-=onds, en el Nura, y encuentran all% a otros rusos y a >u%s indy, que hab%a sido miembro de la 4omuna de ar%s. El 02 tuvieron lugar los congresos +urasiano e internacional de .alnt-'mierA Names 7uillaume, >efran^ais, miembros de la 4omuna, estuvieron presentesA el 0E, fin del congreso, marcha a #euchatel, donde el 0K se celebró una sesión de los 8 . .8 Gmiembros de la )lianzaH en que tomó parte 7uillaume. El 01 nueva sesión en \urichA el 0J discusión de los mediosA aqu% anota Fa5unin9 8platonismo doctrinario de !arselau8 Gespa$olHA ;<A 8discusiones con !arselauA todo reconciliado8. El ;0 se conviene el sistema de correspondenciaA el ;; parten los espa$olesA el ;3 de septiembre de+an a \urich tambi(n ezza, =anelli, 4afiero, #abruzii y !alatesta. )&n estas cortas noticias ponen de manifiesto cuan intensamente se traba+aba en el más %ntimo c%rculo de Fa5unin y cómo el +oven !alatesta tuvo en 0E d%as la más completa ocasión de conocer todas las formas de la vida de la 'nternacional, desde las discusiones más reservadas con Fa5unin hasta los congresos p&blicos y la simpática vida y los movimientos de las secciones del Nura.K >os Estatutos diferenciaban los hermanos internacionales, los nacionales y los provinciales, etc.A en 'talia, 4afiero, 4osta, #abruzzi, =anelli y !alatesta fueron los &nicos 8hermanos internacionales8. El nombre de la sociedad era el de 5llean(a socialista rivolu(ionaria Gv(ase !alatesta en >a Luestione .ociale, aterson, #. N., ;2 de noviembre de 01JJH.>os presentes en \urich copiaron los estatutos y los llevaron consigo a 'talia. Luizás esta copia fue ya una traducción italiana, que existió en seis o siete e+emplares, de los cuales uno, de pu$o y letra de 4osta, titulado Programma cd ogetto dell)associo(ione fue secuestrado en 01K/ en =lorencia entre los papeles escondidos por =. #at%a. En el proceso de =lorencia presentó la Nusticia este documento. )lgunos fragmentos publicados en los Dibattimenti G01K2, págs, 333-32H y otros documentos de Fa5unin hicieron posible iluminar un poco más este asunto. ero esto no intervino en todos los grandes procesos y de la reunión de \urich no se habló tampoco en ellos, seg&n se desprende de los informes procesales de 01K2 y 01KE, que tuve ocasión de conocer. !e afirm( sobre esto tan sólo en el J;, gracias al propio !alatesta, y el diario de Fa5unin, que conozco desde 0J<3, dio todas estas particularidades que ninguna otra fuente hubiera conservado de igual modo. !alatesta me di+o en 0J</9 todos (ramos, antes que otra cosa, miembros de la )lianza secreta y como tales fundábamos secciones de Ua 'nternacional a fin de tener un medio en que poder actuar las ideas y fines de la )lianza. >a 'nternacional en 'talia no era una federación de sociedades obreras, sino una sociedad puramente pol%tica para los fines de la )lianza. >a marcha de 4osta no fue mencionada por Fa5uninA Opermaneció tal vez en el NuraTT En todo caso volvió a (l y atendió la 'mpresión del periódico secreto, La Rivolu(ione Sociale G#euchatel, septiembre de 01K;H, que no pude encontrar nuncaA el Programma e Regolamento della *edera(ione #taliana y el art%culo Situa(ione e Programma aparecieron en esa ho+a.
<

Actualmente es 7alatesta +&unto con A. -oss y K. -alli. 6ue no ?ueron dele'ados/, el Bnico superviviente de a6uel con'reso de Saint5,mier de :<", cuyo recuerdo ?ue renovado por una reunión en el >ura en septiem$re de !"".
+,

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

!alatesta, pues, vio del extran+ero primeramente a \urich, donde en aquel a$o florec%a el movimiento estudiantil ruso, y el Nura suizoA la 'nternacional +urasiana, los fugitivo de la 4omuna y la 'nternacional espa$ola formaron el ambiente de aquellas semanas. #o s( cuándo comenzó a leer espa$olA pero encontr( todav%a en 'talia resto de las ho+as internacionalistas espa$olas de aquel tiempo, la =ederación, de Farcelona y hasta periódicos de !allorca, y fueron +ustamente estas publicaciones, mayores que las italianas y de aparición más regular las que leyó en cuanto le fue posible. -e los espa$oles concurrentes a \urich pudo haberle causado una impresión duradera *. 7. !orago. Estas semanas borraron perfectamente en todos los participantes la penosa impresión del congreso de >a Caya. -el Nura se recordaba !alatesta el detalle de que los ni$os de .aint'mier tomaron a Fa5unin por 7aribaldi. -el +oven !alatesta ten%an los templados +urasianos el me+or conceptoA era partidario decidido del ataque directo, del ataque a la bayoneta, como se sol%a decir. En 4osta advirtieron una infantil volubilidad que tenia gran atractivo, pero que no le permit%a persistir en el nivel a que hab%a llegado por su inteligencia precoz y amplia y por su celo demasiado temprano. -e este modo, ba+o auspicios amistosos y felices, entró !alatesta en el c%rculo más %ntimo del movimiento más avanzado de aquella (poca y de esta, el más +oven de todos y seguramente por todos amado, pues el nombre de 8Fen+am%n8 con que es designado en el -iario de Fa5unin permite inferirlo.

CAPITULO VII LA INTERNACIONAL ITALIANA EN EL A'O 1873+ EL CON,RESO DE $OLONIA+ $A%UNIN # CA-IERO

-e la historia de la 'nternacional italiana desde el oto$o de 01K; y de los acontecimientos de la vida de !alatesta en esa (poca son conocidos los rasgos principales, pero por una serie de accidentes destruyó o dispersó los documentos %ntimos del g(nero de los que poseemos sobre los a$os 01K0-K;. Fa5unin conservó sus manuscritos, los borradores o los originales de largas cartas, hizo tambi(n anotaciones en su diario hasta fines de 01K;. ero en >ocarno tuvo lugar una selección y un incendio de su correspondencia, en presencia de ). :oss, que hab%a quemado tambi(n en \urich los papeles de #etchaief salvados por (l en aris en 01K;, y lo que se pudo encontrar despu(s del abandono de la Faronata en el verano de 01K/ fue condenado n las llamas por 4afiero, !ás tarde G01KEH 4osta reunió material para la biograf%a de Fa5unin, del que desapareció finalmente la parte conservada en .uiza, lo mismo que el material recosido por 4afiero cinco a$os despu(s, tina parte del cual pertenec%a a los documentos de .chYitzguebel relativos al Nura, desconocidos completamente hasta ahora, si es que no están perdidos desde hace tiempo. *ambi(n el propio Names 7uillaume quemó en 01J1, en un momento de humor sombr%o, mucho del material más 'ntimo que conservaba y se asombró grandemente cuando unos a$os más tarde encontró utilizada en mi biograf%a de Fa5unin una copia del más raro de esos documentos, que hab%a permanecido ignorada, y cuyo original no hab%a de+ado nunca de vigilar desde 01K/ y que seg&n su parecer de aquella (poca no habr%a debido desamparar. )parte de todo eso, la correspondencia 'ntima de 01K3 fue restringida, en parte porque Fa5unin, al tratar asuntos serios, se hab%a hecho precavido Gel / de abril de 01K/ escrib%a a su vie+o amigo el profesor ). 6ogt de Ferna que no se pondr%a encontrar rastro alguno c%e algo
+#

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

escrito por (lH, en parle porque los italianos iban a menudo a >ocarno, quedaban en la Faronata con franqueza y todo el tiempo necesario y trataban todas las cuestiones verbal mente. Esto se demostrará en cierto grado por el hecho de que las 8cartas de la comisión de correspondencia de la federación italiana para los a$os 01K; y 01K3 secuestradas al acusado #atta8 que 8las hab%a escondido en un hueco del muro de su taller8 Gpalabras del fiscal en el proceso de =lorencia de 01K2, Debattimenti pág. 30JH, -#atta fue al secretario que sucedió a 4osta-, es decir, que gran masa de correspondencia de los sucesos reales internos de esos a$os no conten%an nada esencial, pues de lo contrario hubiera sido expuesto en los grandes procesos de aquel per%odo. or entonces fueron arrestados todos los propagandistas conocidos, se registraron sus domicilios o fueron desterrados, sin que se encontrase material +ustificativoA por consiguiente, o no exist%a ese material en forma escrita o fue destruido entonces y en las persecuciones posteriores, #inguno de los del c%rculo intimo de Fa5unin hizo confesiones ni se comprometió9 as%, pues, el gobierno, a pesar de todos sus *ersaghi, no logró dar efectivamente con la 'nternacional. 4laro está, esto no impidió los encarcelamientos a granel, con prisión preventiva 'limitada, sin que fuesen promovidas verdaderas acusaciones, cosa que afectó a los propagandistas más activos. ) !alatesta le alcanzó dos veces este procedimiento en el a$o 01K3 y le costó ocho meses de prisión, casi tanto como su &ltima prisión preventiva de 0J;<-;0. -espu(s de los congresos de >a Caya y de .aint-'mier y del traslado a #eY "or5 del 4onse+o general de >ondres, que deb%a aparecer id(ntico a su eliminación como uno de los factores efectivos de los movimientos socialistas europeos, se esforzó Fa5unin por mantener unidas en todo caso las fuerzas 'ntegrantes de la 'nternacional. El punto de vista teórico de Fa5unin fue siempre conservar la organización sobre la base de los estatutos originarios de 7inebra, de la solidaridad económica mutua y de la abolición de todas las instituciones autoritarias y centralistas en la organización. En el fondo esta era una táctica conservadora a la tute los +urasianos se adhirieron do buena gana, en tanto que para los +óvenes revolucionarios italianos pod%a ser indiferente, ya que ellos deseaban la acción internacionalista inmediata y significaba muy poco o nada lo solidaridad platónica con le+anas gentes de las más encontradas opiniones. En otros pa%ses, como en Espa$a, F(lgica, 'nglaterra se deb%a contar con otra táctica local. >os congresos nacionales de nochebuena de 01K; Gen 4órdoba y en FruselasH y en marzo de 01K3 Gen FoloniaH, etc., son grados del lento progreso c%e la táctica de Fa5unin y 7uillaume, que por &ltimo fue adoptada en-el congreso internacional de 7inebra Gseptiembre de 01K3H, 6(anse más detalles en el detallado protocolo, G>ócle, 01K/, 00J págs.H. 4osta fue all% el más distinguido delegado italianoA !alatesta estaba entonces preso. >a activa correspondencia italiana de Fa5unin, como indica et -iario desde octubre de 0.K; hasta fines del mismo a$o Gel -iario para 01K3 debe ser considerado romo perdidoH se habr%a ocupado de esta cuestión, pues cartas paralelas fueron enviadas al Nura y a Espa$a, o pudo haberse referido a toa asuntos internos de la )lianza. .e lee en el -iario9 ;2 basta 30 de octubre gran carta colectiva a los 'talianosA 30 de octubre hasta el 0 de noviembre gran carta colectiva a los +urasianosA ; hasta 3 de noviembre carta colectiva a los CGermanosH de Espa$a. -espu(s9 E a 1 de noviembre, circular n&mero ; con cifras de Cugo GFa5uninH a los Ermani GhermanosH. #ueva carta colectiva a los tres grupos, del ;K al 3< de noviembre, y a Espa$a G0E de diciembreH para el congreso de 4órdoba. El ;J de octubre revisa Fa5unin su correspondencia y quema muchas cartas. El 30 de octubre envió tambi(n cartas a 4afiero, !alatesta, ezza, =anelli, =riscia, alladino, *estini, todas, a la dirección de !alatesta, o sea a #ápoles. El 0 de noviembre9 carta a ezza, a !alatesta y a =anelliA el enfermo de muerte 6incenzo ezza se encontraba, pues, en el surA despu(s de su muerte, en enero de 01K3, resolvió la sección de #ápoles editar sus escritos, cosa a que no llegó. 4a$ero está de nuevo en >ocarno Gdesde el / al 00 de noviembreH. In cambio de correspondencia con alladino. El 0K de noviembre9 4artas de Fen+am%n G!alatestaH y de
+$

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

)rmando G4afieroH. El ;0 de noviembre viene =anelli. El 1 de diciembre9 4artas de )lerini, =arga ellicer Gambos en FarcelonaH, 4afiero y Fen+am%n G!alatestaHA el J9 carta de !alatestaA el 0;9 4arta de 4afiero con cartas de =r%sela, #abruzzi y Fen+am%n. El ;2 de diciembre visita de 4afiero, de alladino y de =anelli G;2 basta el ;. de diciembreA el ;J9 8se habla sobre nuestros asuntos, es aceptado una resolución reservada de los hermanos8 Gsobre esto no sabemos nada másH. -espu(s aparecen dos italianos, no reconocidos más y son admitidos en el c%rculo interno, probablemente en el de los hermanos nacionales. #abruzzi es invitado a ir a >ocarno. 4on esto termina el a$o 01K; y las noticias posteriores están interceptadas para siempre como con una barrera. )l final del calendario de bolsillo hay algunas direcciones9 están +untas9 8#icoló Fellerio, poste restante, #ápoles y por 4ario 8G7ambuzziH como dirección de !alatesta, y una dirección en >ausana de 8!r. Sropot5in8. El azar reunió estos dos nombres por mano de Fa5unin, or lo demás se trataba aqu% indudablemente del hermano de Sropot5in, )le+andro, que estaba le+os de la orientación de Fa5uninA edro Sropot5in no estuvo +amás en relación con Fa5unin. El 0< de enero de 01K3 fue convocado el congreso italiano para el 02 de marzo en !irándola, donde viv%an 4elso y )rturo 4erretti. ero la sección local fue disuelta, 4. 4erre%ti encarcelado y la comisión de correspondencia invitó a los delegados a Folonia, donde tuvo lugar el 02 de marzo la primera sesión en Ina fábrica. El 0E de marzo fueron detenidos )ndrea 4osta, !alatesta, )lceste =aggioli, ). #egri y otros delegados, pero el congreso se reunió de nuevo en otro lugar, con 23 delegados representando a 02 secciones, entre las que hay que contar a las federaciones locales de #ápoles, =lorencia, :ávena, :%mini, *ur%n, !irándola, !ódena, )ncona, .iena, isa, :oma, a las secciones de =orli, =aenza, >ugo, .. otito, =usignano, =ermo y sus alrededores, !enfi, .ciacca G.iciliaH, )simo y otros peque$os pueblos. #o siendo esta una historia de la 'nternacional 'taliana, no menciono ni las resoluciones por las cuales fue modificada la organización, ni las resoluciones de un gran inter(s teórico y general, de las cuales algunas se$alan la propia mano de Fa5unin o el más grande influ+o de sus ideas. .e resolvió participar solamente en lo sucesivo en un congreso internacional convocado para la discusión de las siguientes reformas9 0 _ completa reconstrucción del vie+o prefacio de los estatutos de la internacionalA ; _ la solidaridad en la lucha económica es destarada como el &nico ligamen entre los miembros, y toda federación, sección, grupo o miembro individual tiene completa libertad de aceptar el programa pol%tico deseado y de organizarse para el mismo p&blica o secretamente, siempre ba+o la condición previa de que ese programa no est( en conflicto con el fin de la sociedad, es decir, con la completa y directa liberación del proletariado por el proletariado mismoA 3 _ la abolición de toda autoridad y fuerza central en la suciedad, por consiguiente entera libertad para organizarse y completa autonom%a de tas federaciones y secciones, El congreso se declaró ateo 3 materialista y no reconoció ninguna otra acción pol%tica fuera de la emprendida en armon%a con los traba+adores de todo el mundo para la directa realización de esas ideasA rechazó toda participación y complicidad en las intrigas pol%ticas de la burgues%a, aunque se llamasen democráticas y revolucionarias. !ás adelante se declaraba que si los obreros de otros pa%ses no estuviesen de acuerdo con las ideas aprobadas all% unánimemente, están en su derecho, y eso no impide la solidaridad con ellos, supuesto el caso que no deseasen imponer sus ideas a los demás. >as detenciones retrasaron la publicación y la difusión de estas resoluciones. =inalmente el 4onse+o federal belga propuso que la federación del Nura invitase a un congreso general, este fui el origen del congreso de 7inebra de septiembre de 01K3. )ndrea 4osta escribió en 0J<< GBagliori di sociatismo, Cenni storici, =lorenciaH que, si bien en #ápoles ya hab%an tenido lugar las persecuciones, las detenciones en marzo de 01K3 fueron el
+%

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

comienzo caracter%stico de las necias y miserables persecuciones que duraron siete a$os Gy que si cesaron entonces para 4osta, que se adhirió a la pol%ticaA pala los anarquistas persisten todav%aH. En aquella (poca fue inculpada la 'nternacional por primera vez de ser una associa(ione di mal attoriA pero los tribunales no aceptaron ese punto de vista del gobierno y los detenidos fueron puestos en libertad despu(s de dos meses de prisiónA por Uo demás siguieron otras detenciones en >odi, arma, :oma, etc. Entonces pasaron !alatesta y 4afiero 2/ d%as en la cárcel, es decir, hasta primeros de mayo. -espu(s 4afiero se dirigió a )pulia, a su ciudad natal, Farletta, para cambiar en dinero su posesión, en cuya venta precipitada perdió muchoA su conducta te valió la más amarga enemistad de su familia completamente reaccionaria. revió que podr%a serle arrancado el derecho de disponer de sus bienes cuando se conociesen los fines revolucionarios a que los dedicaba. .obre !alatesta nada sabemos durante seis semanasA pero despu(s se dirigió a >ocarno y pasó alg&n tiempo, quizás algunas semanas, con Fa5unin. En el verano de 01K3 parec%a inminente una revolución en Espa$a, y Fa5unin, incitado por sus amigos espa$oles, resolvió trasladarse a ese pa%s. .i este via+e deb%a hacerse sin que Fa5unin fuese reconocido, era preciso prepararlo minuciosamente y se pensaba que habr%a debido hacerse desde un puerto de 'talia a un puerto espa$ol GFa5unin habr%a tomado la apariencia de un rico ingl(s o americano e ido de >iorna o #ápoles a 4ádiz o Farcelona, por e+emploH. .ólo 4afiero pod%a dar los medios para elfo y se encontraba todav%a en Farletta, por consiguiente deb%a ser puesto al tanto de las cosas, y como esto no era posible hacerlo por carta se dirigió !alatesta a Farletta y fue detenido all% tres d%as despu(s de su llegada y mantenido en prisión seis meses y despu(s, naturalmente, sin que se le presentara una acusación, puesto en libertad. Esto sucedió en los meses de +ulio de 01K3 a enero de 0.K/, pues (l recuerda que las noticias de )lcoy, donde hab%a entallado el movimiento el J de +ulio, precipitaron su marcha de >ocarno. 4omo se recuerda \. :alli G\amfir 4. )rbure, un rumano activo en el intimo c%rculo ruso de Fa5unin desde 01K;H, (l y !alatesta copiaron una larga carta de Fa5unin a Espa$a, refiri(ndose a las corrientes y acontecimientos antiestatales y federalistas de la historia espa$ola. En +ulio de 01K/ escribe Fa5unin amargamente en un documento privado sobre la falta de energ%a y de pasión revolucionaria tanto en los +efes como en las masas. !alatesta, que a fines de 01K2 llegó a conocer estos movimientos en la cárcel de 4ádiz, que esta vez vio sólo en calidad de visitante, y en otros lugares, escribió en un art%culo, que no tengo a mano en este momento, algunas, observaciones criticas sobre los sucesos de .an >ucar de Farrameda y de 4órdoba, publicado en el 7rido degli Rpressi, de #eY "or5, y en espa$ol en El Despertar GFroo5lynH el 0 de abril de 01J/. *ambi(n edro Sropot5in supo relatar este fracaso de acuerdo a %ntimos informes que hab%a recibido de aul Frousse G01K3, en FarcelonaH y de 6i$as. "o no tengo espacio para ocuparme del asunto, que puede ser conocido por medio del citado informe de la federación espa$ola al congreso de 7inebra G03K3H y por el conocido y corto resumen histórico de la historia del movimiento espa$ol de )rnold :oller G0J<KH. *ambi(n Names 7uillaume conoció en 01K3 el propósito de Fa5unin de dirigirse a Espa$a, pero del via+e de !alatesta a casa de 4afiero con ese ob+eto no tuvo noticia alguna. Es de presumir que Fa5unin habr%a llegado demasiado tarde y no hubiera sido capaz, como le sucedió igualmente en >yon en 01K<, de agrupar en corto tiempo a los elementos de la más distinta naturaleza para una acción com&n, y además el pueblo, seg&n lo demostraron los acontecimientos de Farcelona, no apoyó la acción anarquista independiente, de forma que quizás habr%a sitio derrotado y terminado sus d%as en una cárcel espa$ola, -pues en d%as fueron retenidas largos a$os las v%ctimas de estas luchas. !al atesta perdió, pues, esta experiencia y al mismo tiempo un medio a$o fiel movimiento italiano. En esa (poca tuvieron ligar varios congresos provinciales para la fundación de
+&

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

federaciones regionales que deb%an abarcar la :oma$a, Imbr%a y las !arcas, #ápoles, iamonte, >iguria, 6enecia, >ombardia, *oscana, .icilia y 4erde$a. #o todas estas federaciones fueron fundadas formalmente, y algunas de ellas y sus periódicos tuvieron un corto per%odo de vida. ues lo que constru%a siempre la 'nternacional lo destru%a decididamente el gobierno, no por medio de acusaciones legales contra las organizaciones y sus miembros, sino sencillamente por las medidas administrativas, las disoluciones de los organismos creados y las detenciones arbitrarias de los propagandistas conocidos, como la de !ala-testa en Farletta, donde seguramente, sin embargo, nadie oyó ni supo nada del plan espa$ol secreto que se traba+aba. ero todas estas disoluciones, etc., no ten%an efecto persistente alguno, pues los miembros más destacados permanec%an en contacto y se volv%an a agrupar pronto, localmente, de un modo u otro. Este procedimiento gubernamental de poner fuera de la ley a las organizaciones de la 'nternacional llevó necesariamente a una convicción que consideraba la prosecución de la propaganda paciente como completamente imposible e in&til y que empu+aba a la acción revolucionaria. Esto condu+o a los sucesos de 01K/. OEs posible, me pregunto, que la nota de Fa5unin en su calendario privado, del ;J de diciembre de 01K; en que dice, estando &nicamente en >ocarno 4afiero y alladino, que en la discusión de sus asuntos se tomó una resolución muy %ntima1A es posible que esta nota se relacione con la primera proposición de 4afiero de hacer da un terreno Gcasa y +ard%nH en >ocarno -al borde del lago, para ir secretamente en barco a 'talia si se quer%a- un centro revolucionarioP Rtras informaciones dicen que esta proposición fue hecha en el oto$o de 01K; o en el invierno de 01K;-K3. >a propiedad pertenecer%a nominalmente a Fa5unin, con lo cual se habr%a convertido en ciudadano suizo, es decir, no podr%a ser expulsado ni ale+ado de la frontera y eso tendr%a un gran valor en la preparación de los movimientos revolucionarios de 'talia. .ea como quiera, en iodo caso, esto fue considerado desde entonces, y este es el motivo por el cual 4afiero, preocupado de este proyecto, al que dedicó toda su riqueza, rehusó a Fa5unin el dinero pura el via+e a Espa$a, que hab%a pedido por carta despu(s del arresto de !alatesta. =ue (l mismo en agosto a >ocarno y entregó grandes sumas para la compra y el arreglo de una gran posesión desatendida llamada la Baronata, situada al norte de >ocarno, +unto al >ago !ayor. En aquel oto$o estuvo Fa5unin ausente algunas semanas en Ferna, pues aquel plan deb%a servir tambi(n para su retiro aparente del movimientoA 4afiero se ausentó del mismo modo repetidas veces. -urante todo ese tiempo los empresarios locales, los obreros que no se molestaban grandemente y algunos compa$eros que viv%an all% demasiado tiempo, todo eso causó una gran cantidad de confusión, de retrasos y de gastos mucho más grandes de lo que se esperaba, de modo que Fa5unin experimentó poco a poco horribles aprensiones sobre el t(rmino de aquel desconcierto, y que 4afiero, cuando algunas personas no muy bien intencionadas hacia Fa5unin le llamaron la atención, manifestó su cólera de una manera verdaderamente penosa y su amistad ilimitada hacia Fa5unin sufrió uno de los más terribles golpes. Esto sucedió en +ulio de 01K/ y tuvo una influencia persistente en la vida ulterior de Fa5unin. "o pienso que si !alatesta no hubiera sido mantenido entonces seis meses en prisión en Farletta, con su gran sentido práctico hab%a evitado este desastre del que ni Fa5unin ni 4afiero se volvieron a reponer verdaderamente. En este sentido et encadenamiento de los sucesos que se extendieron desde )lcoy, por >ocarno, hasta Farletta tuvo una consecuencia +ustamente trágica, y si 01K0 y 01K; fueron unos a$os tan felices para !alatesta, en 01K3 le hab%a abandonado esa dicha.

CAPÍTULO VIII
:

Se lee en el Diario in%ditoI )"!. Por la ma9ana se 3a$lo de nuestros asuntos. -esolución de las más 8ntimas entre los 3ermanos*. Ca?iero y Paladino 3a$8an lle'ado el "# y esta$an todav8a all8 el # de diciem$re2 la continuación de este Diario + :<#/ esta perdida.
+'

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

LA INSURRECCI.N DE 187/+ MALATESTA EN CASTEL DEL MONTE0 APULIA (A,OSTO 187/!

>os acontecimientos insurreccionales de agosto de 01K/, amplios en la concepción, peque$os en la realización práctica, eran la consecuencia necesaria de la tensión creciente y de la expectativa de la mayor parte de aquellos que hasta 01K0 hab%an aceptado tan francamente la revolución social como su fin supremo. >as persecuciones hac%an casi imposible la propaganda y, esto no debe ser olvidado, todos los complicados problemas obreros de los tiempos ulteriores, lo referente a las reformas y a la legislación, no exist%an tampoco entonces para 'talia. Cab%a especial mente un n&mero de obreros inteligentes, hábiles, más o menos aislados, grandes masas de +ornaleros del campo muy pobres y muy ignorantes, de peque$os arrendatarios y de campesinos. or tanto, se decidla y se preparaba un movimiento más rápidamente que despu(sA y el caso de la 4omuna de ar%s y la derrota de los movimientos espa$olea de 01K3 fueron más bien un 'ncentivo para un nuevo ensayo en los italianos. -espu(s de haber rechazado la 'nternacional a !azzini y a 7aribaldi como 'nsuficientes e incapaces para la resolución de los problemas sociales, estaba o se sent%a moralmente comprometida a hacer por s% misma un esfuerzo revolucionario, y preparaba (ste desde fines de 01K3. #aturalmente hay una historia interna de estos sucesos que pudo ser bastante comple+a, pero que nunca llegará a ser conocida, porque los tres persona+es principales de sus comienzos, 4osta, 4afiero y Fa5unin, no la narraron y sólo de+aron tras si exposiciones generales y documentos ocasionales particulares para la (poca que va desde diciembre de 01K3 hasta, agosto de 01K/. #o hay que pensar que en general falta material para esa (poca, pues mientras los informes impresos sobre los seis o siete procesos de 01K2 y 01KE, con excepción del informe florentino, son muy pobres, y algunas acusaciones y discursos de defensa impresos que vi no dan tampoco mucha luzA el historiador futuro tiene todav%a ante s% el problema de la revisión de los K< vol&menes de actas del proceso de Folonia G4ostaH, los /; vol&menes de =lorencia G#attaH, los ;/ ó ;J vol&menes de )pulia, 4alabria y .icilia G!alatestaH, etc., a los que pertenecen tambi(n los documentos emparentados en el taller de #atta, el carteggio de la federación italiana, que hab%a mandado destruir urgentemente #atta, a lo que se llegó demasiado tarde, cuando, escapado con Fa5unin, se estableció en .uiza Gcarta de 4afiero a Fa5unin, ;K de agosto de 01K2H, #i estos documentos siquiera, que hicieron posibles al fiscal algunas indicaciones sobre Fa5unin, pudieron servir para la acusación, y todos los procesos gigantescos quedaron en la nada y terminaron con absoluciones generalmente satisfactorias. or consiguiente, este cap%tulo de historia sólo puede ser reconstruido con ayuda de los informes imparciales de verdaderos protagonistas, y aqu% observamos que las personas particulares estaban iniciadas en grado muy distinto, por lo cual sus interpretaciones se$alan grandes diferencias. El mismo !alatesta no fue uno de los autores principales y estaba ocupado la mayor parte del tiempo directamente en el sur. ) sus acontecimientos personales debe anteponerse un esbozo general del movimiento, y para ello quiero seleccionar el rico material aclaratorio de 4osta, =. ezzi y R. 4erretti. En una reunión p&blica en 7inebra, / de septiembre de 01K3, pintó 4osta, seg&n noticias de #, Nou5oYs5y, más o menos as% la situación de la 'nternacional en Calla9 muchas secciones de la :oma$a, 0J o ;< en las !arcas y en Imbr%aA pocas secciones en la pac%fica *oscanaA en #ápoles los campesinos desean una revolución inmediataA en ismonte muchas secciones, pero muy poco avanzadas.

,)

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

En los Bagliori di Socialismo G0J<<H escribió 4osta9 -esde que la federación *oscana fue fundada en el congreso de isa, el K de noviembre de 01K3, la federación italiana, hablando en general, no tuvo más vida p&blicaA los miembros de la comisión de correspondencia abandonaren a Folonia y la comisión fue trasladada a =lorenciaA pero ni en periódicos, ni en manuscritos, ni en cartas se encuentra desde aquella (poca el nombre de *ederación italiana. En su lugar apareció el Comitato italiano per la Rivolu(ione sociale , el cual, en enero de 01K/, 'nformó mediante un manifiesto solemne a todos los que pudieron verlo que la organización publica de la 'nternacional hab%a sido transformada en una organización secreta y que ser%an sustituidas la actividad publica, la propaganda y la organización del traba+o por la conspiración, que deber%a llevar al terreno de los hechos. Nunto a esto hubo nuevas secciones, una propaganda semi-p&blica y algunos periódicos, pero ante todo los miembros via+eros se dedicaban a visitar las personas en(rgicas, se formaban grupos secretos y se pon%an en contacto entre s%, sin concertar todav%a la acción. Cubo persecuciones, gran intranquilidad p&blica a causa de la carest%a de tos medios de subsistencia, huelgas, movimientos de campesinos, hasta banditismo en diversas provincias -y de todo esto surg%a el deseo de se$alar prácticamente al pueblo lo qu( quer%an tos socialistas. or lo domas, los propagandistas activos estaban casi todos fuera de la ley y aguardaban la lucha, aunque sab%an que de ella sólo les resultar%a la muerte o el presidio. ero no tuyo lugar esta crisis extrema, pues el gobierno la advirtió, tomó la delantera, detuvo a los más activos organizadores de :oma$a, las !arcas y *oscana y obligó as% a los otros a precipitar la acción todav%a no definitivamente fi+ada. -espu(s las cosas marcharon como pudieron Gy continua hablando de las bandas de 'mola y de la reunión en los rati di 4aprara, fuera de Folonia. K-1 de agosto de 01K/H. =rancisco ezzi GEn Errore giudi(iario... =lorencia, 011;H, cuenta que los internacionalistas, cansados de los continuos martirios quisieron protestar finalmente por medio de una insurrección armada. >a comisión de correspondencia propon%a esto incesantemente. 4on este fin fueron enviados en secreto a .uiza algunos de los miembros mis activos para concertarse pon Fa5unin sobre un movimiento seme+ante para el verano de 01K/. .e resolvió cerrar realmente el primer periodo de la 'nternacional por una acción revolucionaria y se estableció un planA Folonia deb%a ser el centro del movimiento. >os delegados regresaron, su resolución fue aprobada y se traba+ó por ella. ) fines de +ulio mientras se hac%an los &ltimos preparativos, fue advertida la polic%a. .e realizaron detenciones en :ávena el ;E de +ulio Gesto se refiere al arresto de irro :ivaltaA otros, entre ellos =. ezzi y 7iuseppe .ant`)ndrea. huyeronHA otros se escondieron. .e prosiguen las detenciones, las investigaciones domiciliarias, se descubren documentos en Folonia. Estas noticias se difund%an con la rapidez del rayo y llevaron nueve delegados a Folonia, los cuales resuelven no renunciar al proyecto y obrar. 4elso 4erretti, en una, carta del ;E de diciembre de 01JK, impresa en la ho+a anarquista Libert' GFolonia, E de febrero de 01J1H -que apareció sólo un corto tiempo- hace por primera vez, que yo sepa, una exposición de su actividad como intermediario, aprovechado como algunos a$os antes para interesar a 7aribaldi y tambi(n a los mam&+anos avanzados en el movimiento proyectado, del que atribuye la idea exclusivamente a 4osta. Luiero resumir brevemente sus datos. .e trata de >uigi 4astellazzo, 7aribaldi, 6alzania y de los meses de enero y marzo de 01K/, .eg&n otros informes, era muy dif%cil convencer a 7aribaldi, a quien hab%an prevenido terriblemente los mazzinianos contra Fa5uninA pero finalmente se adhirió y prometió ayudar el movimiento si tomaba cierta extensión. Lue 6alzania, hasta hacia poco enemigo de la 'nternacional. fue conquistado, lo prueba la conocida reunión en la Lilla Ru i G:%miniH el ; de agosto, que agrupó a todos los +efes mazzinianos para deliberar sobre este ob+etoA fueron encarcelados todos entonces, 4erretti sostiene precisamente que 4osta no apoyaba ese intento de una coalición provisoria para desarrollar una acción com&n, que hasta era su decidido adversario, y su declaración al respecto -que quizás está influida en parte por la carrera pol%tica ulterior de 4osta- es que la ambición y la vanagloria lo llevaron a precipitar el movimiento para hacer frustrar esa coalición.
,(

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

-e estas y otras fuentes podemos inferir que 4osta -que pasó en aquella (poca alg&n tiempo en >ocarno-, y otros, emprendieron, aconse+ándose con Fa5unin y 4afiero, la formación del 4omit( italiano para la revolución social a fin de preparar la revolución, que publicaron manifiestos, etc. y que intentaron resolver el problema de la colaboración de otros grupos avanzados. El primer manifiesto Gn&m. 0, enero de 01K/H, seg&n las noticias, está redactado por 4osta, que lo envió a =lorenciaA impreso secretamente en *oscana, fue hecho conocer en :oma el ;2 de enero por medio de carteles murales, etc. El segundo manifiesto, 5l popolo italiano de marzo de l1K/, es mucho más extenso y yo conozco &nicamente algunos fragmentosA 4osta, que probablemente tuvo un manuscrito de Fa5unin como proyecto, debe ser considerado tambi(n como el autor directo. ) comienzos del a$o tuvo lugar un extraordinario gran n&mero de peque$os amotinamientos populares espontáneos, -tumultos por el pan en Roma Gmediados de marzoH, en 4remona GabrilH, en FresciaA otros levantamientos en arma, apua, =aenza, 'mola, >ugo, etc.A una nueva serie de rebeliones se produ+o desde fines de +unio hasta mediados de +ulio G=orli, ;J de +unio, / de +ulioA rato, :%mini, >uca, isa, )rezzo, >iorna, istoiaA !assa, Folonia, =lorencia, 0< de +ulio, etc.H. )unque las autoridades velan en estos movimientos locales 8la mano de la 'nternacional8, desgraciadamente no era verdad. *odas estas ocasiones, que naturalmente no puedo +uzgar en detalle, fueron desaprovechadas. >a verdadera explicación Oes quizás la de que no estaba listo todo para el ataque y que se trataba de cuestiones materiales, del armamento y otras cosas por el estilo, que a&n no hab%an sido organizadasP Es caracter%stico notar que en este mes de +unio, tan agitado en 'talia. 4afiero se dirig%a a :usia para casarse en etersburgo el ;K de +unio, una formalidad necesaria para librar a su mu+er de la dependencia estatal rusa. -espu(s tuvo que dirigirse rápidamente a Farletta para vender sus &ltimas posesiones, y el 03 de +ulio entró en >ocarno. )qu% se le informó del desbara+uste de la construcción y de la vida dom(stica de la Baronata, estado de cosas a que hab%an contribuido su falta de experiencia y la de Fa5unin y otras causas, pero de lo cual hizo responsable a Fa5unin &nicamente. :ompió, pues, con (l, y Fa5unin, abatido por estos tristes reproches, decidió marchar a Folonia y buscar all% la muerte. artió el ;K de +ulio y habitó en Folonia hasta el 3< en el más extremo incógnito en casa de los hermanos Ferardi y =rancesco asi, 4osta se presentó all% G3< de +ulioH, corrió despu(s a :oma, volvió de nuevo con .. !azzotti y )lceste =aggioli G3 de agostoH, fue con =aggioli a :ovigo Gd%a /H y a su regreso cayó preso Gel 2H. =aggioli avisó a Fa5unin, el cual fue llevado a un nuevo refugio a las dos de la ma$ana. El arresto de 4osta, que debe haber tenido lugar de un modo completamente casual, precipitó et movimiento. En noticias escritas despu(s del regreso a .uiza el / de septiembre, anota Fa5unin GE de agostoH9 4onvenioA plan aceptado para ma$ana G aolo Ferardi, =ruggieri, >eonesi, =aggioli, Fa5uninHA K, por la noche el &ltimo gran conse+o, ->eonesi, aolo y io Ferardi, =ruggieri, 4ampagnolo, 7uardigli, Fa5unin y otros tres, todos de acuerdo. )s% llegó la noche de los Pratti de Caprara, Fa5unin esperaba solo en casa y describe las cosas as%. -esilusión, una noche terribleA revolver, dos pasos de la muerteA despu(s llegan >eonesi, =ruggieri, Ferardi, 7uardigliA entre las tres y las cuatro, soloA a las cuatro la muerte Ges decir, hab%a fi+ado esa hora para el suicidio, porque el movimiento no estallabaHA a las 39/< Gel 1 de agostoH viene .ilvio G=ruggieriH y me aparta de la muerteA nos vamos a dormir. Esta escena, que me fue descripta de igual modo por =ruggieri, independientemente de este informe, se refiere a la noche del K al 1 de agosto, en la que deb%an encontrarse en un prado fuera de Folonia los internacionalistas de los pueblos circundantes y los de la misma Folonia pava repartir las armas, que, a cansa de los impuestos, no pod%an ser llevadas a la ciudad y posesionarse de ella. ero de Folonia no acudió más que un peque$o n&mero, en el que estaban >eonesi, 4esari, !azzotti y otros y un grupo de .an 7iovanni in ersicetoA de 'mola salió tambi(n una banda en dirección a Folonia, pero fue notificada en el camino y se dispersóA
,*

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

en una palabra, en lugar de ;.<<< acudieron sólo 02<, de los cuales despu(s la mayor%a volvió a casa, en tanto que unos veinte de tos más comprometidos se decidieron por los montes, donde se dispersaron pronto o cayeron presos. Fa5unin, amargamente desilusionado y sin hogar en >ocarno, permaneció hasta el 0; de agosto en Folonia y partió disfrazado despu(s. .e mantuvo en .plZgen G.uizaH, con =rancisco #atta, la cabeza del movimiento florentino. *rataron de fi+ar nuevamente un plan de acción y de estipular nuevas cifras G0/-;0 de agostoH. Esta fue la &ltima participación de Fa5unin en el movimiento. -esde entonces se preocupó desesperadamente de ordenar su situación privada para asegurar un refugio a su familia. >a ruptura con 4afiero era incurable y tambi(n 7uillaume y otros de sus más antimos compa$eros se apartaron de (l. #atta, que, como los demás, estaba al margen de estos sucesos privados, se dirigió el ;0 a >ocarno. En =lorencia sucedió todav%a menos que en los alrededores de Folonia, como se$ala el informe procesal detalladamente. #o me detengo en los acontecimientos que llevaron a los procesos de :oma, >iorna, !assa, erusa. En la reunión de la Lilla Ru i G; de agostoH, si hubiese podido continuar, los vie+os +efes mazzinianos se habr%an opuesto a Eugenio 6alzania y a otros que favorec%an el movimiento. >a acusación contra todos ellos GFolonia, 02 de noviembre de 01K/H fue rechazada G;3 de diciembreH, pero 86alzania fue 'nternado, -destino de la mayor%a de los internacionalistas libertados de la prisión preventiva o absueltos por el +urado. El movimiento de 01K/ tuvo probablemente vitales defectosA depend%a de una multitud de preparaciones, de asambleas, de una determinada serie de idas y venidas, etc., y algunas detenciones perturbaron este comple+o mecanismo. El movimiento no estaba listo en la (poca de las agitaciones del pueblo, pues, como se$alan los procesos, las armas parecen haber sido compradas a fines de +ulio. .i los via+es de 4afiero, que contribuya con la mayor parte del dinero, motivaron o no alg&n retraso, es cosa que no podr%a afirmar. robablemente en muchos pueblos donde se hab%a traba+ado el movimiento se habrá seguido el e+emplo de Folonia. ero los traba+os preliminares fueron desechos para destruir sus rastros. .e describe tambi(n a 4osta como demasiado optimista y superficial en la espera del apoyo prometido. Ina cuestión palpitante, un fermento directo que habr%a atra%do y sacudido al pueblo faltaba y todo se cern%a en el aire. ero la actitud de los presos en los largos meses y a$os de prisión preventiva y ante los tribunales contribuyó grandemente a reconstruir el prestigio de la 'nternacional. Entre los que a pesar de todo se lanzaron a este movimiento e hicieron todo lo posible para salvarlo, está !alatesta, que obraba en el sur de 'talia, >ibertado a fines de enero de 01K/ en Farletta, no pudo tomar parte en las resoluciones adoptadas primeramente en >ocarno, diciembre de 01K3 G4afiero estuvo en octubre de 01K3 en Farletta9 no se si pudo visitarlo en la prisiónH. .eg&n su relato vivió en #ápoles despu(s de su liberación y 4osta lo visitó all% y le puso en conocimiento del movimiento proyectado. -espu(s hizo una visita sin consecuencias a 7aeta. Estuvo tambi(n en 4alabria y recibió algunas promesas. Ina carta a un republicano de 4atanzaro G;3 de +ulioH, que quer%a entrar en la 'nternacional, fue considerada como punible y los tribunales de 4atanzaro se unieron con los de )pulia Gfebrero de 01K2H, y con los de alermo G0/ de mareoH. En esta acusación siciliana G0E de marzoH contra ). :iggio G7irgentiH y otros tres es incluido !alatesta. or lo demás, todas estas acusaciones se derrumbaron y son citados solamente para indicar cómo se hab%a intentado difundir el movimientoA as% 4ologero ortolano G7irgentiH propone en una carta que diez personas tuviesen, entre ellos 4afiero, una deliberación en alermoA pero hasta el tribunal rechazó la tentativa, basándose sobre esa &nica indicación de 'mplicar a 4afiero en el proceso.

,+

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

En la primera mitad del mes de +ulio, o poco despu(s, llego !alatesta a >ocarno. .eg&n su recuerdo, 4afiero estaba todav%a en :usia. ). :oss, un ruso amigo de Fa5unin, que hab%a venido entonces de >ondres, recuerda que !alatesta estuvo en >ocarno 8durante el momento supremo de la crisis8A esto debió ocurrir despu(s de la ruptura G02 de +ulioH y antes de que Fa5unin decidiese su via+e a Folonia Gv(ase Names 7uillaume, LH#nternationale, ''', pág. ;<0A 0J</H. "o no puedo menos de ver en la exposición que hace 7uillaume de todos estos sucesos los efectos de una autosugestión, con que quisiera ver en parte relativamente +ustificada la aspereza empleada entonces con Fa5unin. Esto no de+a de tener importanciaA pero significa para m% todo ello que !alatesta se mantuvo ale+ado de seme+antes asuntos y conservó para ambos, para Fa5unin y para 4artero, una sincera amistad. En la segunda mitad de +ulio regresó al sur de 'talia, El 3< de +ulio fueron enviados desde #ápoles cinco ca+ones de armas a *aranto, con 02< fusiles, donde quedaron almacenadas en el depósito de la estación, que deb%a ser conquistado luego por la fuerza para obtener las armas. .e hab%a concertado tambi(n el compromiso de tener listas algunas locomotoras para poder transportar las bandas a las monta$as y a la Fasilicata en caso de que el movimiento fuese malogrado en *aranto. ero en lugar de 3<< o 2<< acudieron sólo tres personas y se hizo dirigir estas ca+as a !olfetta y de all% a *erlizzi, .eg&n la acusación fueron llevadas en la noche del 1 da agosto a la comarca de .an !arino, donde en la noche del 00 al 0; se encontraron E< fusiles escondidos y otros 03 en la ma$ana del 03 GPHJ en las ruinas de Castel del Conte. El 0E, con emblemas ro+os y negros, los colores de la 'nternacional, se hab%an concentrado seis revolucionarios en esas ruinas, un castillo medioeval de los tiempos de =ederico ''', en el que celebraban tambi(n asambleas las sociedades secretas de la comarca 2< o E< a$os antes. =ue situado en las monta$as, entre las peque$as ciudades de !inervino y 4orato. >os revolucionarios hablaron a los campesinos, pero (stos no decidieron nada, porque su n&mero era insignificante. )parecieron los gendarmes y se cambiaron algunos tiroteos. Esto duró algunos d%as Gdesde el 00 al 0/ de agostoHA algunos perdieron el valor. =inalmente un amigo a caballo, vestido de campesino, anunció que un gran n&mero de soldados hab%an comenzado a rodearlos. En consecuencia resolvieron ale+arse. In peque$o propietario rural, que los trató de locos, pero que deseaba salvarlos, los llevó escondidos en un carro de hierba y los hizo pasar as% entre los soldadosA despu(s se dispersaron. #o hab%an quedado siempre en Castel del ConteA los rumores hab%an hecho aparecer peque$as bandas en )ndria, !olfetta, 4orato y !inervino, y fueron buscadas en todos esos lugares, pero efectivamente hab%an sido siempre los mismos. !alatesta pasó algunos d%as escondido en #ápoles, donde el 01 de agosto fue revisado su domicilio. El ;< de agosto escribió Emilio Fellerio, -que no se hab%a adherido a las ideas de Fa5unin, pero que fue siempre el cari$oso amigo tesin(s-, a Fa5unin, en .plZgen, desde >ocarno9 8>legó un amigo de #ápoles G4armelo alladinoH. -ice que no se puede hacer nada. )quellos cuyas direcciones pide están escondidos o encerrados. !alatesta es esperado aqu%A si no viene hoy serla una mala se$al. En el correo de #ápoles espera desde hace doce d%as un polic%a a las personas que vayan a buscar las cartas enviadas a -. ascualio, en casa de #icola Fellerio Gla dirección de !alatesta desde 01K;H8. !alatesta fue esperado en vatio9 pues en el via+e al norte fue detenido en esaro, entre )ncona y :%mini. 4reyó que hab%a sido traicionado en #ápoles o descubierto. asó largos meses de prisión preventiva en *rani G)puliasH.0<
!

An'iolimo +Cin6uantLanni di Socialismo in ,talia, !00, pá'. !/ relata el asunto de Castel del 7onte pro$a$lemente se'Bn una narración de 7alatesta2 4uillaume + L'Intermationale, ,,,, pá'. "0<2 !0!/ traduce a An'iolini. Este in?orme se aparta al'o de lo a6u8 descrito2 pero puesto 6ue se 3an contado estos detalles de i'ual modo en :!# y en !00, me a?irmo en la anterior e@posición.
,,

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

CAPÍTULO I1 EL PROCESO DE TRANI # OTROS ACONTECIMIENTOS DE A,OSTO DE 187/ &ASTA EL VERANO DE 187(

>a peque$a expansión y el carácter algunas veces casi id%lico de los pocos sucesos reales desde agosto de 01K/ no per+udicó la popularidad de la 'nternacional. >a adoración del (xito no era entonces el &nico regulador, y la fórmula in magnis voluisse sat est Gen las cosas grandes es bastante la buena voluntadH era valederaA un buen propósito está por encima del (xito. *ambi(n los intentos prácticos de !azzini hab%an fracasado todos. O=ue acaso 7aribaldi menos querido a causa de las derrotas de )spromonte y !entanaP El gobierno obró frente a la 'nternacional como los Forbones habr%an tratado una conspiraciónA a los interminables meses de prisión preventiva segu%an los procesos gigantescosA el proceso de Folonia terminó el 0K de +unio de 01KE despu(s de tres meses de duración. Esto y la valerosa y audaz, actitud de los acusados atra+o la simpat%a y el inter(sA de forma que los procesos son los más expresivos y por consiguiente los más importantes acontecimientos del movimiento en estos a$os. ues en el proceso de =lorencia de 01K2, en el que fueron coacusados ba+o pretextos nimios demócratas y republicanos, se dio la ocasión de hacer aparecer como testigos de la defensa a 7aribaldi y a vie+os +efes mazzinianos, como )urelio .affi. *odo esto y las pobres deposiciones policiales y ante todo la +uventud, el carácter puro, el valor, la tenacidad, la dulzura altruista de los acusados y los esfuerzos hábiles, -cr%ticos y retóricas- de los defensores, todo esto creó una atmósfera de general simpat%a, y todas las pruebas oficiales y las incriminaciones fiscales contra el socialismo fueron despreciadas. Esta serie de procesos, por otra parte, comenzó desfavorablemente, pues en el de :oma G/-1 de mayo de 01K2H fueron pronunciadas sentenciáis hasta de diez a$os de cárcel y de presidio. ero deb%a tener lugar otro proceso, un a$o despu(s G00-01 de mayo de N1KEH, que terminó con absoluciones. El proceso de =lorencia G3< de +unio hasta el 3< de agosto de 01K2H, cuyos Dibattimenti publicó el partido republicano G:oma, 01K2, 2;J págs.H coincidió con el proceso de !al atesta en *rani G)puliaH a primeros de agostoA en *rani hab%a siete acusadosA fueron absueltos el 2 de agosto. Esta buena noticia promovió despu(s en =lorencia durante el proceso muchas esperanzas, y si es cierto que uno de los acusados a causa de un supuesto acto de violencia fue condenado a nueve a$os y otros dos a castigos nominales a causa de la posesión de armas, el +urado absolvió a los demás. El proceso a los 33 internacionalistas en erusa terminó igualmente G;/ de septiembreH, lo mismo que los procesos posteriores de >iorna y de !assa 4arrara. >os ca%dos en las !arcas y en los )bruzos G)quilaH fueron llevados, ante el +urado de los roma$olos y los bolo$eses en el proceso de Folonia G02 de marzo hasta el 0K de +unio de 01KEHA aqu% fui 4osta el centro intelectual de los acusadosA absolución. >os informes sobre estos procesos son muy insuficientes, exceptuando el de =lorencia, ero se imprimieron algunos buenos discursos de la defensa, especialmente los importantes discursos de 7iuseppe 4eneri, 7iuseppe Farbanti y )ristide 6enturini de Folonia. G=olletos de 01KE y +pere di %iuseppe Ceneri, 01J0, l, págs. 3J-001H. >a acusados siciliana contra :iggio y 4armelo .pada es referida en >a Conspira(ione in Sicilia, de 7. ). ugliese GdefensorH, *rani, mayo de 01K2, 2; paginas, impresa en FarlettaA tambi(n se
Esto ocurrió el E de septiem$re de :<1 en Aeuc3atel, y BaFunin, despu%s de la descripción de lo 6ue paso entonces, anota y su$rayaI -uptura de?initiva y completa.
,#
0

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

refiere a esto el Re>uisitorio pel Processo de Sicilia G*rani, 0E de marzo de 01K2, un manuscrito de 0; páginas en folioH. -irectamente al caso de !alatesta en )pulia se refieren9 Se(ione di 5ccusa delle PuglieRaggioni in Di esa di Errico Calatesta e Lincen(o Papagallo imputati di Cospira(ione , mayo de 01K2. :elatore 4onsigliere .ig. 4av. de 6incentinoA en la cubierta9 La Cospira(ione del ,740 in Col etta innan(i la Se(ione di 5ccusa. )vvocati =erdinando >ambert G6alboisH e 4ovelli #icola, Farletta, *ip, !unicipale 6, 6ecchi e .oci, ;2 págs, en 1WH. "o revisó estos documentos, pero no conozco ning&n informe procesal y naturalmente tampoco los ;/ vol&menes de actas que seg&n el folleto de ugliese, se hab%an reunido basta all%. El ;J de agosto de 01K2 escribió 4afiero a Fa5unin9 BEl efecto del proceso de !alatesta y compa$eros en )pulia es incre%ble. >os +urados, -que pertenec%an +ustamente a las gentes más ricas de la población-, estrecharon despu(s del proceso las manos de los acusados y (stos fueron- recibidos en triunfoD. Esta noticia, recibida de !alatesta o de sus amigos locales, -pues *rani está cerca de su ciudad natal, Farletta-, la remitió 4afiero tambi(n a la Plebe G>odiH y al Bulletin G+urasianoH del 2 de septiembre. El proceso duró cinco d%as Gdel 0 al 2 de agostoH en medio del inter(s general, no solamente del inter(s de las gentes instruidas. El +urado estaba compuesto de los más ricos terratenientes y muchos militares se hab%an ofrecido con ostentación. El fiscal di+o al +urado literalmente9 B.i no declaráis culpables a estas gentes, llegará un d%a en que os llevarán vuestras mu+eres, violarán vuestras hi+as, robarán vuestra propiedad y destruirán los frutos del sudor de vuestro rostro, y quedar(is arruinados, en la miseria y se$alados con la marca de fuego de la deshonraD. -espu(s del veredicto, los +urados entraron aplaudidos por el pueblo, y p&blica y privadamente los absueltos de *rani fueron acogidos con la expresión sincera de la simpat%a general. U)h, si el gobierno multiplicase los procesos, -escribió 4afiero-, podr%an costarnos a algunos de nosotros a$os de prisión, pero aportar%an a nuestra causa un enorme beneficioQ En aquella (poca se dirigió !alatesta por algunos d%as a >ocarno y convino con 4afiero la reorganización de la )lianza. 4afiero y su mu+er rusa GRlimpia Sutusova.H, y tambi(n .. !azzotti, viv%an entonces en la Baronata en condiciones estrech%simas a consecuencia de la ruina financiera de 4afiero. Este habló entonces sin animosidad de Fa5unin, el que por su parte hizo lo mismo cuando lo visitó !alatesta en >ugano, donde viv%a desde octubre de 01K/, >o encontró completamente ocupado en la preparación de las verduras y de los árboles frutales, que deb%an constituir la renta de su +ard%n en >ugano, y recibió la impresión de que su vida como revolucionario activo hab%a acabado a causa del gran resentimiento de su salud y de su edad avanzadaA en efecto, menos de nueve meses más tarde, tras nuevas desilusiones y muchos padecimientos f%sicos, Fa5unin era colocado en el ata&d G0 de +ulio de 01KEH. Ce hablado hasta aqu% mucho de Fa5unin, porque !alatesta en sus comienzos se basaba enteramente en el y vivió desde su primer contacto con el socialismo G01K0H en el c%rculo de la orientación antiautoritaria de la internacional, representada brillantemente por Fa5unin. ) esta tendencia llevaron los italianos sus apremiantes anhelos de obrar realmente como hab%an visto obrar a sus conspiradores y a sus hombres de acción, a sus !azzini y a sus 7aribaldi9 de este modo esos +óvenes internacionalistas fueron desde el primer momento hombres que aportaban algo nuevo. El hecho de que en el mes de agosto de 01K/, ese contacto entre Fa5unin y el movimiento que hab%a sido tan estrecho hasta entonces, cesase repentinamente, resultó por una parte a causa de la prisión de la mayor%a de los camaradas %ntimos italianos, y por otra a causa de su ruptura con 4afiero en la Baronata sobre cuyos sucesos, unos por estar presos, y otros posiblemente por estar poco o nada iniciados en el asunto, no pudieron saber nada exacto ni oficiar de intermediarios. *odo esto está detalladamente expuesto en m% biograf%a de Fa5unin, la mayor parte seg&n cartas, para no llenar ese obscuro per%odo con una fraseolog%a huera y con noticias inexactas. *uve, seg&n creo, en el amigo tesin(s de Fa5unin, Emilio
,$

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

Fellerio, que intentó ayudar seg&n sus fuerzas a ambos, a Fa5unin y a 4afiero, un buen gu%a. -e esos materiales reproducidos en poligraf%a y en el manuscrito de mi .uplemento, que contiene los materiales que reun% desde 0J<0 a 0J</, Names 7uillaume, el &nico que los leyó completamente con atención, ha dado en LH#nterna(ionale, t. ''' G0J<JH una selección aumentada con sus propios recuerdos y los recuerdos de ). :ossA una selección que, seg&n impresión m%a, está demasiado influenciada por el deseo que ten%a en sus &ltimos tiempos de +ustificar la acción -que creo cruel- de los camaradas de Fa5unin más antimos de lengua no italiana G3 +urasianos y un rusoH00 hacia (ste. uedo decir sobre eso que, cuando en 0J</ participó 7uillaume a Sropot5in su punto de vista, (ste examinó el asunto con !alatesta, y, seg&n se me di+o, llegó al resultado, -el cual fue tambi(n su primera impresión-, de que no era +usto el punto de vista de 7uillaume. Sropot5in tuvo a ). :oss en el suceso por una causa principal del agudizamiento de la discordia y se adhirió al humano y razonable concepto de !alatesta de que habr%a sido en el primer momento impedida la violenta colisión si no hubiesen agravado el conflicto terceras personas. -esde que escrib% en 0J;0 esto, tuve ocasión hace pocos meses de volver a ver a ). :oss y de experimentar su profunda simpat%a por Fa5unin exactamente como antes. Estuvo en 01K/ largo tiempo ausente en >ondres, donde imprimió libros anarquistas en ruso, de Fa5unin y 7uillaume, y tuvo ante s%, cuando llegó a >ocarno, el triste resultado de la Baronata y no las causas particulares del mismo G+ulio de 01K/H. .% hubiera permanecido en .uiza habr%a probablemente llevado el asunto de una manera más práctica o al menos lo hubiese me+orado oportunamente. )s%, pues, consideraron 4afiero y ). :oss en 01K2 el caso de la discordia compasivamente yaA sólo 7uillaume, al que por lo demás faltó en su mayor parte la visión directa, se mantuvo, como era propio de (l, inquebrantablemente, todav%a despu(s de cuarenta a$os, en su punto de vista de 01K/, y esto coloreó la exposición de su libro. !alatesta estuvo le+os de la cosa y era de aquellos verdaderamente activos en 'talia entera, en lugar de alo+arse en >ocarno. -eb%a mencionar todo esto porque tuvo como consecuencia inmediata el retiro de Fa5unin del movimiento y aclara muchos otros asuntos. ---------Entonces, hacia septiembre de 01K2, debió realizarse el via+e de !alatesta a Espa$a con el fin de la liberación de )lerini de la cárcel de 4ádiz. 4harles )lerini, un corso, entró en octubre de 01K< en el %ntimo c%rculo de Fa5unin, cuando (ste intentaba otra vez organizar en !arsella la acción revolucionaria de guerra que fracasó a fines de septiembre en >yon. ero finalmente fue necesaria su fuga de =rancia y )lerini lo salvó en un barco que lo llevó hasta 7(nova. Esto deb%a ahora beneficiar a )lerini, que tuvo que huir a Farcelona en abril de 01K0. =ue uno de los delegados espa$oles a >a Caya y a \urich en 01K;, donde !alatesta, lo conoció como vivaz y activo meridional. 4on aul Frousse G!ompellierH y 4amile 4amet G>yon9 en 01K; estuvo tambi(n en \urichH formó el peque$o grupo franc(s que hizo aparecer en Farcelona en 01K3 la Solidarité revolutionnaire. -espu(s de la derrota del movimiento huyo Frousse a .uiza, en tanto que )lerini, con innumerables internacionalistas espa$oles y rebeldes cantonalistas )t( condenado a largos a$os en las cárceles espa$olas. !alatesta me contó este via+e del oto$o de 01K2 o algo más tarde, con mucha gracia. >os camaradas de 4ádiz consideraron fácil realizar la fuga. .e le de+ó entrar en la prisión tan fácilmente como en un hotel y pasaba el d%a interesantemente con )lerini y otros treinta o cuarenta compa$eros presos de 4artagena, )lcoy y 4ádiz. =inalmente rogó al celador principal que de+ara a )lerini ir a la 4iudad con (l e hizo ver algunas monedas de oro que desaparecieron en las manos del empleado. )l d%a siguiente deb%a )lerini, acompa$ado de dos guardianes, salir con (l. >os camaradas locales hab%an encontrado ya un barco, los guardianes fueron
Esto ocurrió el E de septiem$re de :<1 en Aeuc3atel, y BaFunin, despu%s de la descripción de lo 6ue pasó entonces, anota y su$rayaI -uptura de?initiva y completa.
,%

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

emborrachadosA pero )lerini tuvo miedo y no quiso de ning&n mono marchar. )s%, pues, tuvieron (l y !alatesta el penoso traba+o de entregar nuevamente en la cárcel a los guardianes borrachos. )l d%a próximo apareció )lerini más decididoA esta vez bastó una moneda de oro y un sólo guardián, pero un abstemio, al cual le fue aplicado un narcótico hacia la noche. #uevamente estaba libre )lerini para marchar y estaba listo, pero despu(s se escondió y no quiso salir. !alatesta debió abandonar la empresa. Luizás )lerini ten%a un amor en 4ádiz o no quiso arro+arse nuevamente en el movimiento, -basta, su (poca pasó. 4reo recordar haber o%do que en este via+e volvió a ver !alatesta otra vez a *. 7.9 !orago en !adrid, en la cárcel o escondidoA este era un hombre más serio que )lerini. En aquellos a$os exist%a la 'nternacional espa$ola como organización secreta, ten%a sus conferencias provinciales y hac%a aparecer periódicos clandestinos. or fin llegó a tener una ho+a que aparec%a p&blicamente, Revista Social, redactada por 6i$as, como órgano principal. edro Sropot5in quiso ir a Espa$a en 01KK cuando parec%a próximo a estallar all% un movimiento revolucionario. )cudió en efecto en +ulio de 01K1, conoció las distintas orientaciones de Farcelona G6i$asH y de !adrid G!oragoH %ntimamente y conservó una persistente buena impresión. !ucho de esto ha observado ciertamente !alatesta en su via+e. >a historia interna de la 'nternacional italiana desde agosto de 01K/ hasta despu(s de los grandes procesos G01K2-01KEH fue hasta ahora repetida ordinariamente seg&n el libro de . ezzi G011;H, que estuvo en situación de conocer los diversos planes y proposiciones, especialmente entre los refugiados en *esino en 01K2. !alatesta no hizo mayor caso de todo esto y efectivamente no llegaron a nada. Lue persistió un Comitato italiano per la rivolu(ione sociale o que fue reconstruido en el c%rculo de 4afiero en >ocarno, se pone de manifiesto en una carta de 4afiero a Fa5unin, ;K de agosto de 01K2. *an pronto como !alatesta, los presos de =lorencia y otros, desde el oto$o de 01K2, estuvieron sucesivamente libres, era natural la reconstrucción de la 'nternacional, siendo posible por medio de un 4ongreso p&blico, el próximo ob+etivo en el que se traba+aba, si bien todav%a estaba en pi( el gran proceso de Folonia y, como supongo, la situación de los presos, hasta que pasara el proceso, hizo necesaria una pac%fica actitud. !alatesta preso el invierno de 01K2-KE en #ápolesA en el art%culo ocasional 5 propósito di massoneria GEmanita !ova, K de octubre de 0J;<H cuenta de esa (poca9 B... =ui masón cuando era algo más +oven que ahora, -desde el 0J de octubre de 01K2 hasta marzo abril de 01KED. B:egres( a #ápoles... hab%amos sido absueltos Gen *raniH a pesar de nuestras expresivas declaraciones a favor del anarquismo, del colectivismo Gcomo se dec%a entoncesH y del revolucionarismo, porque en aquella (poca la burgues%a, especialmente la meridional, no sent%a a&n el peligro social y a menudo bastaba ser un enemigo del gobierno para ganarse las simpat%as del +uradoD. B6olv%a con los oropeles de una cierta popularidad y los masones quisieron tenerme como miembro. .e me hizo la proposición respectiva. use la ob+eción de mis ideas socialistas y anarquistas, y se me di+o que la masoner%a estaba por el progreso ilimitado y pod%a muy bien incluir el anarquismo en su programaA di+e que no pod%a aceptar la fórmula tradicional del +uramento y se me respondió que para m% ser%a bastante prometer luchar por el bien de la humanidadA di+e además que no se me someter%a a las pruebas rid%culas de la iniciación, y supe que no me serian aplicadas. En una palabra, quer%an tenerme a todo precio y yo acept( por fin... tambi(n a causa de que me vino la idea de repetir el fracasado intento de Fa5unin de volver la masoner%a a sus comienzos ideales y de hacer de ella una verdadera sociedad revolucionaria G01E/-01E2HD. B)s% contribu% yo a la masoner%a, y advert% pronto que sólo serv%a a los intereses de algunos de los hermanos, que eran los más grandes mistificadores. ero encontr( all% +óvenes entusiastas
,&

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

accesibles a las ideas socialistas y permanec% para hacer propaganda entre los mismos e hice esto con gran escándalo y rabia de los persona+es principales8. ero cuando subió al gobierno #icotera y la >ogia resolvió saludarlo con banderas desplegadas, !alatesta pudo solamente, como (l dice, Bprotestar y seguir su caminoD. -esde entonces sus relaciones con la masoner%a fueron &nicamente hostiles. Ina de las causas de su ruptura con 4osta, Bcon el cual hab%amos sido más que hermanosD, fue la entrada de 4osta en la masoner%a. En La $uestione sociale G011/H y en LH5gita(ione G01J1H tuvo una violenta pol(mica con los masones Gque hasta el momento no conozcoH. En marzo de 01KE se reunieron en :oma en una conferencia privada un n&mero de internacionalistas para tratar la reorganización del movimiento. .erafino !azzotti, que acudió desde >ugano, me contó que Fa5unin, ya completamente retirado, le dio una especie de mensa+e oral para esa asamblea, el cual fi+aba la triste situación actual del movimiento -aun la federación +urasiana, con su doctrinarismo, es ahora más fuerte. 4ualquier charlatán puede venir y servirse del movimiento para sus fines GUcomo si hubiese previsto la ca%da de 4osta en el parlamentarismo unos a$os más tardeQHA en pocas palabras, concluyó, si quer(is llegar a hacer algo, deb(is comenzar de nuevo. !azzotti repitió estas palabras, pero no s( si pudo exponerlas a la asamblea eficazmente. or entonces llegó el partido radical al poder G01 de marzo de 01KEH, #icotera, el nuevo presidente de ministros, que hab%a sido, allá, por el a$o 012< y siguientes, amigo de isacane y de =anelli, cuando supo que se hab%a preparado en :oma una demostración publica, envió el doctor =riscia, el siciliano amigo de Fa5nnin y su propio vie+o amigo, a !alatesta para aconse+arle que se mantuviera tranquilo y marchara. !alatesta contestó que no ten%a que recibir de #icotera ninguna orden ni conse+o alguno. Entonces fue arrestado con otros varios y transportado a #ápoles. El gobierno radical de #icotera trataba a los internacionalistas como mal attori y la ammoni(ione Gla forma más dura de internamientoH era su solución ordinaria. or ese tiempo abandonó por primera y &ltima vez !alatesta su camino ordinario, para actuar en otras cosas, la insurrección herzegoviniana contra los turcos. Cab%a hablado sobre este movimiento en 01K2 con Fa5unin y recordaba que Fa5unin contaba la en(rgica conducta de los estadistas ingleses en tales ocasiones en (poca anteriorA pod%a pensar en >ord almerston. En 01KE le hizo decir Fa5unin por .. !azzotti que tomar parte en seme+ante acción equival%a a algo id(ntico a te+er medias para los negros le+anos, como hac%an las buenas gentes de 'nglaterra, sin dirigir una, mirada a los pobres descalzos que ten%an en la propia casa. !azzotti recuerda que !alatesta hizo decir como contestación que all% donde es atacada 4artago es defendida :oma. .u resolución estaba fi+ada ya desde marzo. 7aribaldi se hab%a declarado por este movimientoA tambi(n estaba all% 4elso 4erretti, e igualmente )lceste =aggioli despu(s del proceso de Folonia. En +ulio de 01K2 fueron ). :oss, .tepnia5 y -imitri Slemens a ese teatro de guerraA :oss volvió pronto completamente desilusionado Gme ha relatado aun en 0J;; muy vivamente sus experiencias de ese sucesoHA puesto que luego encontró inmediatamente a 4afiero en :oma es posible que !alatesta oyera tambi(n esta desconsoladora descripción y se expresase en este sentido tambi(n el Bulletin de la =ederación del Nura. ero no estaba dispuesto a detenerseA algunas rivalidades con los garibaldinos y el deseo de luchar más que en 01K/ Go el estudio de la guerra de guerrillas en sus propias fuentes, lo que interesaba a .tepnia5H pueden haber obrado. En aquellos a$os se apartaron ya los mazzinianos y garibaldinos de toda acción interna con fines republicanos y llegaron a ser astutamente empleados sus entusiasmos y algunas veces su vida al servicio de la pol%tica exterior no oficial de 'talia. "a en 01K< 7aribaldi hab%a balanceado el golpe dado al prestigio de =rancia gracias a la ocupación de la :oma papal G;< septiembre, por 6%ctor !anuel, mientras que #apoleón ''', derrocado el / de septiembre, hab%a puesto su veto desde l1/JH por la ayuda que prestó inmediatamente despu(s a =rancia durante la guerra G01K<-K0H, y
,'

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

desde esa (poca los garibaldinos, habituados a batirse, luchaban por 'talia en los Falcanes y en 7recia, en tanto que los mazzinianos, más instruidos, emprend%an una propaganda más literaria y educativa en las partes de )ustria de lengua italiana G*rieste, *ientoH. *odo esto, como es usual, estaba relleno con nubes de hermosas palabras -y los sentimientos no preguntan por las razones-, y as% luchaba entonces !alatesta a su modo contra los turcos +unto a 7ladstone y a 7aribaldi. En la primavera del a$o 01KE se dirigió a *rieste, pero fue enviado de vuelta a 'talia. Cizo un nuevo intento y llegó hasta #enzatz G4roaciaH, en el camino de Felgrado. -esde all% fue rechazado otra vez, esta con la gendarmer%a durante treinta d%as hasta que llegó a Idine, donde los italianos lo encerraron, tomándolo por un empleado de aduana fugitivo. -espu(s debió volver a #ápoles, pero en el camino se detuvo un corto tiempo en =lorencia. En =lorencia se hab%a reanimado la vie+a comisión de correspondencia Gque fue trasladada all% desde fines de 01K3H, y despu(s de la absolución de Folonia comenzó 4osta a traba+ar por el nuevo congreso. Ina circular de la sección de 'mola fomentaba la reorganización de secciones y federaciones G;2 de +unioH, etc. En una carta escrita el d%a de la nueva fundación de la sección de 'mola, escribió 4osta que las federaciones de :oma y #ápoles ya exist%an y que la federación de Folonia, el congreso de :oma$a y el congreso general italiano tendr%an lugar pronto. *odo esto dio a los planes de la conferencia de :oma GmarzoH una forma mucho más concreta. En una carta de !alatesta G#ápoles, ;E de +ulioH se dice que el congreso tendr%a lugar probablemente en =lorencia, en septiembre. En efecto, tuvo lugar all%, sólo que un mes más tarde, en octubre de 01KE.

CAPÍTULO 1 LOS CON,RESOS DE -LORENCIA # DE $ERNA (OCTU$RE DE 187(!2 EL COMUNISMO AN)R3UICO

-urante los próximos tres meses G+ulio-octubre de 01KEH se reunieron continuamente !alatesta, 4afiero y Emilio 4ovelli en #ápoles. 4ovelli, un amigo de la +uventud de 4afiero, fervoroso internacionalista, era tambi(n un excelente escritor, que trataba especialmente los problemas económicos, más tarde editó en #ápoles LH5narchia G;2 de agosto hasta octubre de 01KK, una de las ho+as más meritorias de la 'nternacional, la que además tuvo un órgano en 01KE-KK, en el Cartello, de =abriano y Nesi Gdesde fines de +ulio de 01KEH, que continuó 4osta en Folonia G/ de enero hasta el 01 de marzo de 01KKH. .i 4ovelli dirigió o no su atención a la parte económica de las ideas no lo s(, pero lo cierto es que !alatesta me contó que los que llegaron, en sus paseos a la orilla del mar, a la idea del anarquismo comunista0;. Esto fue un gran progreso, pues hasta entonces era el ad+etivo colectivista el que calificaba la dirección económica del anarquismo. Esto significaba propiedad colectiva y el producto integro del traba+o para el traba+ador. ero -se habrán preguntado- Ocómo puede llegar a ser determinado el producto completo del traba+oP -e esto resultar%a la fi+ación de una medida necesaria a la que todos deb%an someterse -lo cual
Costa declaro en :: 6ue el propuso por primera ve. a la internacional italiana en :<; el comunismo anár6uico. Casta 6ue pronto sucedió esto por su actividad entre &unio y octu$re no puedo &u.'arlo. Como se verá, durante a6uellos a9os lle'ó i'ual incitación desde distintas partes.
#)
"

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

significa autoridad- y además, las fuerzas f%sicas, la habilidad, etc., son distintas y los más d(biles y menos hábiles ser%an las v%ctimas de un sistema seme+ante -lo cual significa desigualdad y una nueva forma de explotación, el desarrollo de nuevos privilegios económicos. or tanto, debe tambi(n el producto del traba&o ser propiedad colectiva 3 estar a disposición de todos seg6n la medida de las necesidades. *al era el vie+o principio comunista, sólo que esta palabra estaba completamente desacreditada en los c%rculos libertarios por el comunismo religioso y el sistema autoritario de 4abet. Es de notar que, a comienzos de 01KE, la misma idea que aceptó despu(s el congreso de =lorencia en octubre, propiamente sólo de un modo accidental, fue citada en un peque$o folleto de =rancisco -umartheray, un fugitivo de >yon, 5uM Travailleurs manuels partisans de *action politi>ue G7inebra, 01KE, pág. 03H, donde las palabras Ble conmunisme anarchisteD están impresas quizás por primera vez. -umartheray, errare y otros pertenec%an desde hac%a muchos a$os al peque$o pero avanzado grupo de 7inebra B>`)venirD, en cuyo medio tuvieron ocasión de irse elaborando sucesivamente estas y otras ideas, pues la sección se desinteresaba por lo demás de las cuestiones de esta naturaleza. Es sabido que =rancisco -umartheray, desde el comienzo de 01KJ Gfundación del RévoltéH fue uno de los compa$eros más allegados de Sropot5in, entre el grupo que editaba Le Révolté, y en ese grupo -despu(s que la tendencia nacida en 7inebra y en el medio +urasiano prevaleció durante diez a$os G01E1K1H, apareció una doctrina que primeramente se relacionaba con las tendencias procedentes de los lyoneses y enseguida con otros matices de esp%ritu franceses Gel de El%seo :eclus, por e+emploH-, hasta que los franceses adoptaron plenamente la palabra en la anarqu%a Gpor el movimiento que renac%a en aris y en todo el pa%sH. Sropot5in mismo formulo las ideas comunistas anarquistas en su #dée anarchiste au point de vue de sa réalisation prati>ue, presentada a las secciones del Nura el 0; de octubre de 01KJ, e igualmente 4afiero en 5narchie et communisme ante el congreso del Nura del J al 0< de octubre de 011<. -esde entonces fueron aceptadas en general, con excepción de Espa$a, donde floreció todav%a largo tiempo el colectivismo anárquico. )&n entre los icarianos se desarrolló en aquellos a$os una orientación comunista libertaria, que representaba La Aeune #carie, etc.A all% disputaron, la más +oven generación y los que vinieron despu(s, a los vie+os colonos el derecho al provecho exclusivo del producto de sus vie+os +ardines frutales, que consideraban como su propiedad privada, porque hab%an plantado ellos mismos esos árboles antes que los otros. )parte de esos episodios de 'caria, pueden ser considerados estos desenvolvimientos paralelos como un primer nuevo paso importante desde el retiro de Fa5uninA la aceptación del principio táctico de la propaganda Bpor el hechoD fue el segundo paso, y el reemplazo de las organizaciones formales por los grupos libres formó un tercero. El deseo de excluir todas las posibilidades autoritarias y de realizar la más grande libertad animó estos desenvolvimientos, lo mismo que, seg&n mi opinión, la conciencia de que la acción desgraciadamente estaba menos cerca de lo que se hab%a cre%do en los a$os 01K3-K/ y que la extensión y la intensificación de la propaganda era ante todo necesaria. Estos nuevos caminos no siempre fueron apreciados ni +ustificados por los vie+os camaradas, pero la transformación completa, interna y externa, de las ideas y de las formas, en tanto que yo puedo examinarlas, es quizá un modelo que raramente se superó, por la manera &nica en que lo vie+o Glas vie+as teor%asH retrocedió pac%ficamente y lo nuevo comenzó a expansionarse sin disputas ni querellas. !ucho de lo vie+o, sin embargo, sobrevivió, como en el propio caso de !alatesta, la fuerte creencia en la organización y la posibilidad no le+ana, sino más o menos cercana de acción real. ara otros estas posibilidades estaban más le+os y sólo se preocupaban de la propaganda, o quer%an realizar para s% mismos toda la libertad posible y no se compromet%an a cargar con el peso de organizaciones de otros, ni a ser ellos mismos organizados. )s% se desarrolló una gran serie de matices, y la libertad, la
#(

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

anarqu%a, tiene espacio para todos y todas las tendencias se complementan en ella rec%proca mente. El 5rbeiter"Keitung de Ferna G;< de octubre de 01KEH cita por primera ves el nuevo punto de vista de los italianos, y en una declaración firmada G Bulletini, 3 de diciembreH se dice9 B>a =ederación italiana considera la propiedad colectiva del producto del traba+o como el complemento necesario del programa colectivista, porque el traba+o com&n de todos para la satisfacción de las necesidades de cada uno es el &nico m(todo de producción y de consumo que presta suficiencia al principio de solidaridadD... .e puede decir que la propaganda propiamente anarquista, en el verdadero sentido, comenzó cuando fueron admitidas estas ideas. El derecho al producto %ntegro del traba+o es ciertamente evidente, pero amanece como el más rudo anhelo a la propiedad, y se puede unir y combatir este deseo y, sin embargo, en el futuro permanecer%a un hombre frente a otro, como extra$o, lo mismo que hoy. .ólo la aspiración9 todo para todos, que significa el comunismo verdaderamente libre, acercará a los hombres, destruirá la propiedad privada y fundará la solidaridad. )lgunos comprendieron el anarquismo siempre as%, mucho antes de la primera exposición de estas ideas en el a$o 01KE GNames 7uillaume en sus &ltimos a$os sosten%a esto de (l y sus amigosHA despu(s de la abolición, de la autoridad y de la propiedad monopolista se hubiera logrado por si mismo la completa solidaridadA pero hasta las declaraciones de 01KE fue colocado el derecho del individuo al producto integro de su traba+o individual de tal modo como piedra fundamental, que se deb%a, considerar como exclusivo el principio reconocido. >os italianos no ten%an, tiempo de reposo entonces para elaborar esas ideas basta que 4afiero escribió su informe en 013< y !alatesta editó unos a$os despu(s su primer periódico. )s%, pues, fueron las incansables contribuciones de Sropot5in al Revolté, desde 01KJ hasta 011;, la primera expresión cuidadosamente traba+ada de esta nueva evoluciónA cerca de (l estuvo El%seo :eclus, de cuyo sereno interior completamente altruista puedo decir9 su anarquismo absoluto y sin restricciones, indiscutiblemente desarrollado ya, era el comunismo libertario, y nunca hab%a reflexionado sobre la limitación de las ideas por el establecimiento de una producción individual. )narquistas aislados y desconocidos del a$o cincuenta, Noseph -e+acque y Ernesto 4oeurderoy, hab%an llegado a las mismas ideas, pero los internacionalistas activos del a$o setenta no tuvieron tiempo para buscar los precursores y no supieron nada de ellos. or lo demás, me figuro que !alatesta y 4afiero no profundizaron en este asunto teóricamenteA les debió parecer comprensible y natural desde el primer momentoA ten%an otra cosa en la cabeza, como se ve por lo que fue del siguiente modo impreso en la mencionada declaración9 B>a =ederación italiana cree que la acción insurreccional, para fortificar por los hechos determinados principios socialistas, es el más eficaz medio de propaganda y el &nico que, sin enga$ar ni corromper a las masas, puede penetrar en los más profundos estratos sociales y suscitar las fuerzas vivas de la humanidad para la lucha que sostiene la 'nternacionalD Glas palabras 8sin enga$ar ni corromper a las masas8 parecen ser una contestación a la proposición de una participación en las elecciones para fines de propaganda, hecha por un miembro de Fari al congreso de =lorenciaH. En la 'nternacional es esta la más temprana exposición de la llamada Bpropaganda por el hecho8. El Bulletin del Nura del 2 de agosto de 01KK contiene el art%culo La propaganda par te ail, que comienza as%9 8-esde hace alg&n tiempo se discute a menudo en la =ederación del Nura un asunto que a lo menos lleva un nombre no empleado antes9 propaganda por el hechoD03. Este art%culo es, como me relató Sropot5in, -por entonces redactó además semanas el Bulletin-, de aul Frousse, que abandonó el movimiento apenas dos a$os despu(s, +ustamente porque, Gseg&n la impresión de Sropot5inH advert%a la gran frecuencia de los actos
Esta pala$ra se 3alla aBn en el Bulletin como asunto de una con?erencia dada por Costa en 4ine$ra el ! de &unio de :<<. Costa 3a$8a tenido 6ue re?u'iarse en Sui.a despu%s de los acontecimientos de Benevento, en los 6ue, por lo demás, no tomó parte.
#*
#

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

revolucionarios y no pod%a decidirse a persistir en el movimiento cada vez más expuesto. ero ambos italianos, los que escribieron y firmaron la declaración mencionada, empu$aron las armas seis meses más tarde y obraron fieles a sus palabras. Estas ideas, como las del anarquismo comunista, nacieron en aquellas discusiones en el golfo de #ápoles, y entonces tambi(n fue preparado el congreso de =lorencia, cuyo aplazamiento de algunas semanas postergó tambi(n el congreso 'nternacional de Ferna. 4ómo tuvo lugar el congreso de =lorencia lo dice la descripción de 4afiero en el Bulletin del Nura, escrita en Fiel el ;/ de octubre, la cual he visto yo tambi(n como carta suya GFerna, ;E de octubreH. >legados en la noche del ;< a =lorencia, tuvieron noticia los llegados de #ápoles de la detención de 4osta y de la 4omisión de correspondencia, #atta y 7rassi, y la ocupación policial del local del congresoA pero los documentos fueron salvados. 'nmediatamente, a media noche, ba+o una lluvia torrencial, marcharon al bosque, y despu(s de ocho horas llegaron a la aldea de *osi, en la cordillera apenina. Ina hora despu(s se nombraron cuatro comisiones y en la noche del ;0 se abrió el congresoA pero las noticias de anteriores detenciones y el acercamiento de la polic%a obligaron al congreso a internarse en la parte central de un gran bosque. #o hab%a, pues, mucho tiempo que perder, pero los asuntos fueron despachados y el congreso terminó el ;; en otro bosque, desde donde se dispersó en todas direcciones. Fa+o tales condiciones se puede decir que el anarquismo comunista y la propaganda por el hecho insurreccional eran un producto natural, la contestación de solidaridad y libertad a la persecución y a la arbitrariedad. #l Cartelo deb%a publicar las resolucionesA yo no s( si lo hizo o no, y no conozco ninguna otra información. !alatesta y 4afiero se dirigieron a .uiza, encontraron a Names 7uillaume en Fiel y llegaron a Ferna el ;2 de octubre. El congreso de Ferna es descrito detalladamente en el Compte"rendu o iciel du L### Congrés géneral de lH5ssociation #nternationale des Travailleurs= tenu a Berne du .2 au /: octobre A 01KE GFerna, 01K3, pág. 00;H. *ambi(n en LH#nternationale, de Names 7uillaume, t. '6., págs. J0-00;. -e los delegados todav%a conocidos cito a 4(sar -e aepe GFruselasH, 6i$as y .oriano GEspa$aH, >u%s indy Gcomunalista de ar%s, del NuraH, aul Frousse Gentonces en FernaH, Names 7uillaume, )ugusto .pichiger, :odolfo Sahn, )ugusto :einsdorf Gel anarquista alemánH, )lcides -ubcis GNuraH, 4harles erron G7inebraH, Eugenio [eiss G)lsaciaH, otro vie+o camarada suizo Gentonces +ovenH por las seccionesA de orrentruy y Foncourt, =rancisco -umartheray y #. Nou5oYs5y. Rmito otros diezA fueron admitidos en la discusión un socialista de 7inebra y el diputado socialdemócrata alemán 6ahlteich, lo que tambi(n se concedió a C. 7reulich y a N. =ranz, de \urich, de acuerdo a su solicitud. !alatesta conoció all% un medio socialista muy representativo, cuyos miembros representaban los más distintos matices de combatientes decepcionados que se retiraban de la revolución, y otros que se acercaban a los autoritarios, y otros a&n pose%dos de una frescura y de un valor +uvenilA (l mismo parece que representó de un modo tranquilo el matiz más avanzado Gmoderado en palabras, extremista en ideasH. !alatesta informó sobre 'talia, pues el informe escrito en =lorencia fue destruido. Cablando de los movimientos populares Gmotines del pan, etc.H, de 01K/, cree (l que la 'nternacional deb%a proclamar su solidaridad con los mismos... Bporque piensa que la revolución consiste mucho más en los hechos que en las palabras, y que, cuando se desarrolla un movimiento espontáneo del pueblo, cuando los traba+adores se levantan en nombre de su derecho y de su dignidad, es deber de todo socialista revolucionario declararse solidario con el movimiento@D

#+

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

-i+o, en la discusión sobre las relaciones entre individuos y grupos en una nueva sociedad GresumidoH9 #osotros tambi(n hicimos planes de reorganización social, pero les damos a los mismos relativamente poca importancia.0/ -eb%an ser necesariamente erróneos, quizás fantásticos en absoluto. )nte todo debemos destruir, destruir todo lo que impide el libre desenvolvimiento de las leyes sociales y debemos obrar de tal modo que estos obstáculos no reaparezcan ba+o forma alguna. El libre y fruct%fero +uego de las leyes naturales de la sociedad llevará a la realización del destino humano. .i para algunos es conveniente refrenar el movimiento social, a nosotros nos parece que la marcha de la humanidad hacia adelante está, ligada a tan pocos peligros como la marcha de las estrellas en el cielo. 4on 4afiero y otros seis tomó parte en la presentación de una resolución que declara como deber el atender rec%procamente a los medios empleados en cada pa%s para la liberación del proletariadoA y más le+os9 que los obreros de cada pa%s son los que están en me+or situación para +uzgar esos medios. >a 'nternacional tiene simpat%as hacia todos siempre que no est(n en relaciones con los partidos burgueses. G4ompárese lo dicho en el 4ap, 6'' con motivo de una resolución basada en la iniciativa de Fa5unin en 01K; y adoptada por la 'nternacional italiana en su congreso de Folonia de 01K3A ante esa actitud conciliadora y tolerante de los anarquistas, los partidos social-demócratas han demostrado el contraste más agudo que se puede concebir9 recu(rdese el congreso de >ondres en 01JE, por e+emploH. En la discusión sobre un congreso general socialista Gcomo el celebrado en 7ent GF(lgica, en 01KKH di+oA seg&n nuestra opinión, la 'nternacional no puede ser en 'talia una organización exclusivamente obreraA la revolución social tiene realmente como fin no sólo la liberación de la clase obrera, sino de toda la humanidad, y la 'nternacional, el e+(rcito de la revolución, debe reunir a todos los revolucionarios, sin diferencia de clase, ba+o su bandera. #o espera para 'talia nada del tradeunionismo y considera las *rade-Inions, tales como existen en 'nglaterra, y como las preconiza -e aepe, como organizaciones reaccionarias. N. 7uillaume levantó contra esto &ltimo algunas ob+eciones. #o entro en la pol(mica dirigida con desde$oso desprecio contra una camarilla protegida por Fenoit !alon, que intentó matar la 'nternacional italiana y dirigir el movimiento hacia las v%as legalitarias. 4uando defendieron sinceramente este punto de vista algunos socialistas lombardos, estas maniobras sirvieron en otras partes del pa%s ante todo para el enmascaramiento de las intrigas, y se conquistaron el desprecio. .obre esto aparece tambi(n una aclaración de !alatesta en #l Cartello GFoloniaH, 01 de marzo de 01KK. El plan de una acción insurreccional penetró hondamente en ambos +óvenes italianos, si bien les faltaban todos los medios materiales y ellos mismos estaban en situación precaria. .e pusieron a buscar traba+o y quisieron ayudar en las obras de construcción. 4afiero era más determinado que !alatestaA (ste, que era tan bravo, quedaba en el fondo. ero cuando 4afiero aparec%a con su larga barba y los anteo+os bordeados de oro en una oficina de construcción, esperaban las gentes más bien que les hiciera un encargo, y lo rechazaban como obrero desocupado. =ue dif%cil hallar algo de traba+o. Entonces dio una socialista rusa / ó 2.<<< francos para el movimiento preparado y hubiera dado más si hubiese dispuesto libremente de sus bienes, mediante un matrimonio formal, pero con un noble ruso, como quer%a su familia. En todo caso esta situación llevó al siguiente episodio que puedo relatar sin per+uicio. Ella deseaba ante todo entrar en posesión de sus bienes para poder tal vez liberar a un socialista preso en :usia que estaba ante largos a$os de cárcel y de destierro siberiano. ara esto deseaba un matrimonio ficticio y no se pensó en otro
Mui.ás su re?iere esto a las ),de%s sur lLor'anisation sociale*. +La C3au@5de5(onds, :<;, pá'. E;/, de >ames 4uillaume 6ue escri$ió este es$o.o de una ?utura sociedad para la ,nternacional italianaI el primer cap8tulo, 6ue discute los m%todos revolucionarios, 6uedo ?uera de impresión y se perdió. Costa, dio en :<< una traducción italiana2 una reimpresión ?rancesa apareció como octava parte de los )Ca3iers du Travail* +Paris/.
#,
1

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

alguno que en edro Sropot5in -entonces en >ondres, precisamente fugitivo de :usiaA se invitó a (ste a venir a .uiza, donde se le participó esta posibilidad de matrimonio. -espu(s del primer asombro dio una adhesión poco resuelta, luego reflexionó y se aconse+ó con 7uillaume, el cual lo disuadió en contra. >os dos italianos vinieron a #euchatel y le hablaron seriamenteA estaban desilusionados por la negativa rotunda. Sropot5in volvió a >ondres y regresó despu(s de uno o dos meses a 7inebra y luego con Slemens al Nura, hacia la 4haux de =onds. *al fue el primer encuentro de Sropot5in con !alatesta y 4afieroA cuando contaba esto, re%a siempre, representándose lo poco que entonces lo conocieron y cuán %ntimos deb%an ser pronto. 6ino entonces repentina e inesperadamente dinero a 4afiero mismo, 2 o E.<<< francos, el &ltimo resto de sus bienes. .e supone que empleó en el movimiento y en la Baronata de ;2<,<<< a 3<<,<<< liras, que no respond%an al verdadero valor de su patrimonio, ya que el dinero fue reunido por la venta precipitada de las tierras. En cuanto la empresa próxima tuvo una cierta base material, volvieron !alatesta y 4afiero a #ápoles, probablemente a fines de 01KE.

CAPÍTULO 1I LA INSURRECCI.N DE $ENEVENTO EN A$RIL DE 1877

Existe una diferencia fundamental entre los ensayos de insurrección de 01K/ y los de 01KK. En 01K/ se esperaba una sublevación general, a lo menos por algunos, y el e+emplo de 7aribaldi en .icilia y en #ápoles, la revolución espa$ola de 01E1 y la 4omuna de ar%s estaban presentes en la memoria de todos. En 01KK se tuvo presente ante todo el resultado de una eficiente propaganda socialista por medio de un e+emplo dado a la población agraria, ya que mediante otro recurso nada se podr%a lograr. .e pensó además que si el movimiento local era capaz de extenderse y mantenerse un cierto tiempo, llegar%a finalmente a ser apoyado por explosiones id(nticas en el campo y en las ciudades y llevar%a a un movimiento general. Esto recuerda el conse+o dado en 01E3 por Fa5unin a unos +óvenes revolucionarios b&lgaros9 reunir armas y medios de vida en un determinado y seguro lugar de los Fal5anes, proclamar all% la revolución nacional y resistir seis meses, -entonces los problemas nacionales se convertir%an en problemas europeos y podr%an contar con ayuda y (xito. OCabr%a hallado el movimiento napolitano de 01KK un apoyo seme+ante en el resto de 'taliaP En >ombardia, siempre ba+o el influ+o de las ideas legalitarias de Fignami y 7nocchi-6iani, la mayor%a se declaró en los dos congresos de la *edera(ione dellH5ita #talia G02 de octubre de 01KE, 0K de marzo de 01KKH por la actividad politiza. En :oma$a se hab%a apartado 4osta ya de ese nuevo movimientoA 8es verdad que no lo aprob(, pero es falso que no hice nada por su (xito8, escribe ambiguamente en su declaración de 0110 G 5i miei amici ed >i miei avversari , 'mola, 02 de septiembre de 0110, fol.HA es verdad que no pudo impedir a los me+ores revolucionarios de :oma$a, entre ellos a algunos rebeldes de 01K/, adherirse al movimiento del sur, lo que prueba +ustamente que en :oma$a misma ya no encontraban campo apropiado para su actividad. .eg&n el deseo de N, 7uillaume Gv(ase su LH#nternacionale, '6, págs. 00E-00K-01;HA pregunt( a !alatesta en 0J<K por las particularidades de estos sucesos. 4onfirmó la exactitud de una carta escrita poco despu(s de su prisión a la 4omisión de correspondencia, carta que =. ezzi envió
##

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

al Bulletin GBull.0< de +unio de 03KK, tambi(n en el libro de 7uillaume, '6, págs. ;00-;03H. En este material se fundamenta la siguiente breve exposición9 El movimiento deb%a alcanzar una amplitud bastante considerable9 cerca de 3<< personas, casi todos campesinos del lugar, se hab%an comprometido a tomar parte en (l. Esto se deb%a principalmente a la intervención de una personalidad local muy conocida, cierto .alvatore =arina, de !addeloni, cerca de 4asertaA en los a$os de 01E<-K< hab%a sido +efe de bandas locales para la lucha contra el degenerado brigantaggio de entonces. >os bandidos primitivos eran un poco me+ores, pero los que les sucedieron torturaban hombres y mu+eres del modo más bestial. El movimiento de 01KK deb%a comenzar naturalmente en mayo, despu(s de la disolución de la nieve, cuando las ove+as enviadas al monte ofrecer%an alimento. ero el mencionado =arina, que anteriormente hab%a conspirado con #icotera, que ahora era presidente de ministros, lo traicionó todo, y todos los que (l conoc%a fueron encarcelados, excepción de 4afiero y !alatesta, que no fueron descubiertos, debido a su constante cambio de domicilio. >a traición obligó a precipitar el ataque en una (poca en que no se pod%a permanecer largo tiempo en el monte ni dormir sobre la nieve. El traidor no fue molestado ni recayó sobre (l sospecha alguna y hasta consiguió, por medio de una carta falsificada, dirigir las sospechas sobre otroA luego desapareció y volvió tan sólo despu(s de muchos a$os. Cab%an acudido compa$eros de la 'talia central que no hablaban el dialecto local y no ten%an ning&n influ+o sobre los campesinos, a los que todo lo que venia del norte, donde estaba el gobierno, les era antipático. !alatesta, de la comarca misma, .anta !ar%a, y 4afiero, de )pulia, eran casi los &nicos que pod%an entenderse verdaderamente con la población agraria. 4asualmente viv%a .tepnia5 G.ergio Sravchins5iH -que hab%a regresado de la Cerzegovina-, en #ápoles y era bien conocido de los internacionalistas. >a insurrección le interesó Ghab%a querido conocer tambi(n en la CerzegoYina especialmente la guerra de guerrillas, a fin de obtener experiencias para, :usiaHA hab%a sido oficial de artiller%a y escribió un peque$o manual de instrucciones militares para las bandas italianas.02 .tepnia5, una se$ora rusa y !alatesta alquilaron una casa en .an >upo, cerca de 4erretto, provincia de Fenevento,0E con el pretexto de una dama enferma, pero que deb%a servir como depósito de armas G; de abrilH. El 3 llegaron las armas en grandes ca+ones. ero la casa estaba vigilada por los gendarmes G2 de abrilH y al acercarse algunos internacionalistas comenzó el tiroteo. -os gendarmes quedaron heridos y uno de ellos murió despu(s. .e verificaron algunas detenciones y los restantes, apenas la cuarta parte de los esperados, marcharon durante la noche a las monta$asA luego se les reunieron algunos otros que no ten%an armas. El movimiento fue preparado mediante reiteradas visitas de !alatesta a diversos pueblos, guiado por =arina, que se hac%a pasar como el tipo de un garibaldino revolucionario que ten%a todo el movimiento en sus manosA hubiera podido llegar a ser su +efe militar. ero, como se di+o, fue su traidor. In gran n&mero fue encarcelado y puesto en libertad despu(s de algunos mesesA =arina desapareció. )lgunos napolitanos, como 4eccarelli y 7astaldi, encaparon a la prisión. .e cambiaba cada noche de domicilioA 4afiero pasó algunas noches en un cuartel, otras
Cuando a ?ines de :!# visit% a K. -alli. me dio un manuscrito de este pe6ue9o manual para la 'uerra revolucionaria a ?in de 6ue se lo devolviera al propio StepniaF. Ho no conoc8a entonces la procedencia del escrito y apenas lo 3o&e% a causa de su contenido t%cnico. Al interro'ar a StepniaF en :!1 en Londres so$re BaFunin, al 6ue 3a$8a visitado en :<E, le o8 3acer al'unas o$servaciones muy des?avora$les so$re los 3ec3os violentos de los anar6uistas. (ui tan cruel 6ue le entre'u% en ese momento su manuscrito de :<<, 6ue reconoció con 'ran asom$ro. Se sonrió caracter8sticamente y no polemi.ó más so$re el uso de la violencia. El li$ro clásico italiano so$re la 'uerra de 'uerrillas es el de Carlo Bianco Sulla guerra di insurrezione per anda +,talia. ::#, :: y # pá'inas/ del 6ue encontr% en las 7arcas un 3ermoso e&emplar, 6ue $ien podr8a tener tras s8 una 3istoria, cuando puse el pie por ve. primera en Locarno, en el verano del mismo a9o :!1. ; De a6u8 en adelante, al'unos nom$res de pue$los y otros detalles son tomados al li$ro de An'iolini + !00/.
#$
E

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

en una prisión donde antes hab%a estado detenido y a cuyo director conoc%a. .e fi+aban a&n los primeros d%as de mayo para el estallido del movimiento. ero como se di+o, el estallido se precipitó por el tiroteo de .an >upoA en .an >upo no hab%a más que unos diez y siete o diez y ocho, y otros diez que les siguieron desarmados, orientándose por el ruido de los disparosA en esto se perdió tambi(n un asno, en cuyas alfor+as hab%a mapas y herramientas necesarias. .eg&n la información del libro de )ngiolini, los ;K iban acompa$ados de gu%as localesA las personalidades más notables eran 4afiero, !alatesta y 4eccarelli Gde 32 a$os, nacido en .avignano, muerto en 011E en el 4airoA en #ápoles hab%a sido comercianteH. 4omieron y durmieron en los caser%os monta$eses y del E al 1 de abril se dirigieron por la monta$a de la cadena del !onte !atese, sobre ietravia, !onte !utri, =ileti y Fuco hacia >entino, tranquilamente, con la bandera ro+a desplegada, invadiendo el pueblo y el ayuntamiento, donde +ustamente celebraba en aquel instante sesión el conse+o comunal. -eclararon el destronamiento del rey en nombre de la revolución social, exigieron la entrega de los documentos oficiales, de las armas confiscadas y de la ca+a. El secretario comunal, que deseaba una autorización, recibió un documento firmado por 4afiero, !alatesta y 4eccarelli. 8#osotros, los que subscribimos, declaramos habernos posesionado con las armas en la mano del municipio de >entino en nombre de la revolución social8. -espu(s distribuyeron entre los habitantes de la aldea las armas confiscadas que les pertenec%an, las herramientas y el poco dinero halladoA un aparato que serv%a para calcular el impuesto a la molienda fue destruido y todas las actas, excepción hecha de las relativas a la beneficencia, fueron quemadas. >uego se pronunciaron discursos que los habitantes de la aldea aprobaron con simpat%a, seg&n la carta de !alatesta de 01KK. Enseguida salieron para 7allo, un pueblo situado en las proximidades, y en el camino encontraron a su cura párroco 6incenzo *amburi, de cuarenta a$os, que regresa, adelantándoseles y dice a los habitantes que no tienen nada que temer. El municipio es tomado igualmente y realizado el mismo reparto y el mismo incendio que en >entino. !alatesta recuerda que un campesino, despu(s de un discurso le di+o9 Ocómo podemos saber si sois o no gendarmes disfrazados para investigar nuestro modo de pensar y encarcelarnos despu(sP Esto demuestra lo per+udicial que era la ausencia de las gentes locales, ocasionada por la traición de =arina. >os tres o cuatro napolitanos, con los ;/ forasteros del norte impopular, no pudieron atraer a los campesinos temerosos del riesgo. >os dos sacerdotes, que fueron detenidos, pero que no fueron finalmente incluidos en el proceso, eran, evidentemente, seg&n !alatesta, pobres diablos de una ignorancia tan venturosa que en realidad no sab%an si hab%a llegado el d%a del +uicio final y el reino de los cielos. Ino de ellos, para se$alar su pobreza, desabrochó su sotana y mostró la indescriptible suciedad. >os internacionalistas no pudieron desprenderse de estas dos buenas gentes. ero las tropas comenzaron a rodear la comarca y los rebeldes no recibieron apoyo alguno de los dos pueblos citados. El J y el 0< chocaron ya en otras localidades con los soldados. -urante una de esas noches fue !alatesta a la peque$a ciudad de 6enafro a comprar alimentos. Cab%a soldados por doquier y se dio la voz de alarma, pero la oscuridad los salvó y se refugiaron en un bosque. -urante todo el tiempo la lluvia y más arriba la nieve hicieron desesperada su situación. >es era imposible escalar una monta$a alta para penetrar en una comarca del oeste G4ampobassoH. >as armas eran ya in&tiles, porque la pólvora estaba mo+ada y discutieron si deb%an dispersarse o permanecer unidos. .eparados, la mayor%a hubiera quedado sin apoyo, pues no conoc%an ni el dialecto local ni en general la región. -os se marcharon pero fueron detenidos. >os ;E volvieron a la masseria Cacetta, un corti+o a algunos 5ilómetros de >entino, y un campesino los denunció a los soldadosA (stos, durante la noche del 00 al 0;, los sorprendieron y detuvieron en n&mero de ;3 desarmadosA otros dos fueron descubiertos en las cercan%as y el otro en #ápoles. En la (poca de la carta, 01KK, esperaba !alatesta en un proceso inmediato ocasión para una buena propaganda, pero hab%a ante ellos diez y seis meses de prisión. En la Carceri %iudi(iarie,
#%

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

de .anta !ar%a 4apua 6etere se encontraron ;E, y esa fue la &ltima larga permanencia de !alatesta en su aldea natalA 1 estuvieron en Fenevento y luego fueron trasladados a 4aserta. Entre los &ltimos estaba .tepnia5, que despu(s fue llevado a .anta !ar%a y a fines de 01KK deportado de 'taliaA ten%a obras de !arx, 4omte y =errari en la prisión. >os prisioneros eran de buen humor y enviaron el ;E de agosto de 01KK a 4osta una credencial para el congreso internacional de 6erviers, firmada por todos como 8.ección del !onte !atese8 Gimpresa en LH5narchia, #ápoles, ;; de septiembre de 01KKH. El acta de acusación es del ;0 de septiembreA la corte de +usticia se pronunció sobre la misma el 3< de diciembre. Entonces murió 6%ctor !anuel ' y el gobierno de 4rispi dio una amnist%a pol%tica general en febrero de 01K1. ero he ah% que hab%a muerto un gendarme a consecuencia de las heridas recibidas en el tiroteo que tuvo lugar el 2 de abril desde la casa de .tepnia5 y se planteó a la corte de +usticia el problema de si la amnist%a alcanzaba tambi(n a este homicidio. >os +ueces determinaron proponer la decisión al +uradoA la primera pregunta al +urado ser%a si los acusados eran culpables o inocentes de la muerte del gendarmeA si culpables, habr%a lugar a la segunda pregunta9 el hecho, Oestá englobado en la insurrección o noPA s% estaba englobado se les reconocer%a el derecho de acogerse a la amnist%a. En abril de 01K1 fueron llevados los prisioneros a Fenevento, donde tuvo lugar el mes de agosto el proceso. -ominaba la indignación general por el desprecio que la corte de +usticia hacia de la amnist%a, y bien que los acusados admitiesen haber tirado sobre el gendarme, el +urado los declaró no culpables de ese hecho, con lo cual tuvo fin el proceso. Entre los defensores hallamos al doctor =rancesco .averio !erlino, que desde entonces se convirtió en uno de los compa$eros más activos y actuó todav%a en el ultimo proceso de 0J;0 como defensor de !alatesta. Escribió por aquella (poca 5 proposito del Proceso di Benevento= Bo((etto della >uestione Sociale G#ápoles, 01K1, 3; págs.HA pero este no es un escrito de carácter histórico, y un informe exacto del proceso no ha llegado nunca a mi conocimientoA probablemente no apareció. En la cárcel de .anta !ar%a escribió 4afiero un excelente resumen popular de El Capital de !arx, seg&n la traducción francesa entonces nueva, revisada por !arx y algo simplificada. El inter(s producido por el intento de insurrección fue tan grande que, seg&n !alatesta, un librero de #ápoles vendió entonces casi cincuenta e+emplares de la traducción francesa de El Capital. El mismo !arx confirma esto, al escribir en una carta del ;K de septiembre de 01KK a =. ). .orge que un librero preparaba en #ápoles una traducción italiana de El Capital. !alatesta advierte que en relación a las teor%as económicas no ve%an motivo alguno para romperse más la cabeza de lo que hab%a hecho !arx en las partes de su obra anal%tica del capitalismoA análogas expresiones se hallan en Fa5unin. 8#l Capitale8 di Carlo CarM brevemento compendiato da Carlo Ca iero G!ilán, 01KJ, 0;K págsH fue el libro de 4afiero de que hizo Names 7uillaume en 0J0< una edición francesa. 4omo conclusión de este libro se encuentran algunos pensamientos propios de 4afiero sobre la revolución9 no puedo asegurar ahora si estos tienen relación con la &nica obra amplia, pero incompleta, que poseemos de 4afiero, es decir, la serie de art%culos titulada Revolución y publicada en un periódico de ar%s en 0110. -espu(s de su liberación, me informa un vie+o compa$ero, fue !alatesta a .anta !ar%a, donde sus padres ya muertos hab%an de+ado algunas casas en que viv%an gentes pobres. Estas se maravillaron extraordinariamente y se pusieron contentas cuando !alatesta firmó las cesiones por las que renunciaba a su posesión sin indemnizaciones de ninguna especie. Esta ser%a la versión más exacta del hecho relatado aunque de una manera menos precisa. ermaneció despu(s tal vez un mes en #ápoles y partió luego para Egipto GOen septiembre de 01K1PH. #o conozco el motivo de la elección de Egipto, pero es probable que haya abandonado
#&

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

a 'talia para hallar un poco de reposo, pues en el pa%s pod%a encontrarse en todo momento expuesto a detenciones arbitrarias y a la más severa internación, al desacreditado domicilio coatto. or lo demás en el extran+ero, como veremos, no halló tampoco reposo.

CAPÍTULO 1II LOS PRIMEROS DOS A'OS DE DESTIERRO (E,IPTO0 SUI"A0 -RANCIA0 $4L,ICA0 OTO'O DE 1878 &ASTA MAR"O DE 188I!

!alatesta se estableció un corto tiempo en )le+andr%a, donde existe una gran colonia italiana, cuando assanante realizó en 'talia su atentado contra el rey Cumberto, a cuyo hecho siguieron medidas represivas en todo el pa%s que le hubieran alcanzado a (l tambi(n. or otra parte, a consecuencia de ese motivo fue expulsado de Egipto. )ll% hab%a terminado una reunión patriótica con el grito de9 8U!ueran, los internacionalistasQ8 >os anarquistas convocaron un mitin de protesta y se organizó una manifestación ante el consulado italiano para dar vivas a assanante. )ntes de que sucediera esto fueron arrestados !alatesta, )lvino y =arini, arini, de >iorna, viv%a desde hacia mucho tiempo en Egipto y logró quedar all%A los otros dos fueron metidos en un barco y llevados a Feyruth, en .iria. !alatesta no deseaba ba+ar en ese punto, pero el capitán del barco ten%a orden de desembarcarlo. OLu( hacerP *uvo que dirigirse al consulado italiano, que no sabia nada del asunto y que se enfureció despu(s porque le enviaban tales gentes de )le+andr%a, pues recibió luego la orden de conservar a !alatesta en Feyruth. Este se negó a quedar voluntariamente, y exigió que se le arrestara o se le enviase a 'talia, aunque ten%a la seguridad de que se le detendr%a a su llegada. El cónsul ten%a tambi(n el encargo de impedir su regreso a 'talia. !alatesta propuso que se le enviara a 4ipre. ero, no, all% estaban los ingleses, que le de+ar%an en libertadA eso era imposible. =inalmente se decidió que ir%a a .mirna, !alatesta advirtió que el cónsul de .mirna se encolerizar%a. ero el cónsul de Feyruth contestó que no importaba nada. En tanto !alatesta y )lvino Geste &ltimo hab%a venido de Nafra a FeyruthH conocieron al capitán de un barco franc(s, La *rovence, un hombre decoroso que se ofreció a llevarlos a =ranciaA el barco tocaba en numerosas puertos y ellos ayudar%an a efectuar la descarga. En ese barco llegaron a .mirna, donde el agente consular exigió la entrega de los dos italianos, a lo que el capitán se negó. El barco tocó finalmente en 'talia, en 4astellamare, cerca de #ápoles, donde permaneció poco tiempo y fue rechazada la polic%a local. En la descarga de >iorna un esp%a intentó sugerir a !alatesta que fuese a la ciudad para hacer una visita a los compa$eros locales, pero fue desenmascarado y confesó haber obrado por mandato de las autoridades. Entonces la polic%a exigió la entrega de !alatesta al capitán, sosteniendo que estaba comprometido en el proceso por el atentado de assanante. El capitán di+o que la cuestión parec%a más bien pol%tica y seguir%a sólo las indicaciones de su emba+ador. Entre tanto !alatesta fue visitado, por los compa$eros. El capitán recibió de las autoridades francesas la declaración de que pod%a entregar si quer%a, por su propia responsabilidad, a los italianos, pero que no pod%a ser obligado a ello. El capitán ense$ó el escrito a !alatesta, lo hizo pedazos luego y ordenó a la polic%a que abandonase inmediatamente el barco, en medio de los aplausos de los camaradas presentes. El barco atracó en !arsella, donde quedó )lvinoA !alatesta se dirigió a 7inebra.

#'

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

)qu% comienza, a fines de 01K1 o principios de 01K3, el primer per%odo de un largo destierro. Casta all% le hab%a atra%do menos que a los demás la vida errante del internacionalistaA de todos los via+es regresaba pronto a #ápoles y actuaba all%, y hubiera permanecido siempre en 'talia de haberle sido posible. :egresó, sin embargo, siempre que pudo, como en 0113, 01JK, 0J03 y 0J0J. El episodio egipciaco-siriaco se$ala que desde el principio, -despu(s de diez y seis meses de cárcel y de la liberación-, era para las autoridades italianas del extran+ero, como, una fiera salva+e. Casta entonces hab%a cumplido aproximadamente tres a$os de prisión, sin ser legalmente sentenciado. )hora es perseguido por Europa, hasta que lo recibe 'nglaterra. -esde aqu% no puedo seguir ya la historia de la 'nternacional en 'talia, y la relación de !alatesta con la misma es desconocida en sus detalles. 4osta desapareció tambi(n del movimiento italiano, pues pocas semanas despu(s de la detención de los insurrectos de Fenevento buscó un refugio en .uiza Gmayo de 01KKH. -espu(s de un verano en Ferna y en 7inebra y los congresos de 6erviers y de 7ent GseptiembreH, vivió en ar%s e intentó formar grupos franceses de la 'nternacional, un movimiento estimulado por aul Frousse, >ouis indy y otros del grupo que publicó 5vant"%arde en el Nura. Entonces viv%a tambi(n Sropot5in en ar%s. En marzo de 01K1 fue detenido 4osta y condenado en mayo a larga permanencia en prisión, de la que fue libertado por una amnist%a. ero sus esperanzas respecto al (xito inmediato de un movimiento verdaderamente revolucionario se hab%an desvanecido y parece que sólo esa creencia lo animaba en su fresca y viva actividad de los a$os 01K0 a 01K1, actividad que se$alaba ya un debilitamiento en 01KE-KK. En lugar de reconocer su insuficiencia, hizo una teor%a de su estado de ánimo y en lo sucesivo traba+ó en la formación de un partido socialista que cuando menos le aportara honor parlamentario y prestigio pol%tico. -ebió darse cuenta que el anunció inmediato de ese ob+etivo le acarrear%a el aislamiento y el descr(dito. .e fue desenvolviendo gradualmente, cuidó su popularidad en :oma$a, se atra+o poco a poco los me+ores, elementos de los grupos internacionalistas locales que ve%an todav%a en (l al 4osta de 01K/, y minó su fe en la revolución. El gobierno continuó persigui(ndolo del modo más rudo, y eso mantuvo en alto su prestigio. .e guardó de atacar directamente a la 'nternacional, pero no la ayudó, como tampoco contribuyó al movimiento de Fenevento en 01KK. ara los internacionalistas honrados de 01KJ, todo esto era muy penoso y a veces inexplicable. Estaban privados a causa de las persecuciones de la posibilidad de la propaganda p&blica, de modo que deb%an contentarse con la actividad de 4osta en :oma$a, a falta de otra me+orA sin embargo vieron a dónde deb%a conducir todo esoA pero muchos de ellos sent%an una permanente simpat%a por 4osta a causa de sus anteriores actividades y del buen humor, que lo hac%a fácilmente popular. Fa+o estas circunstancias los mane+os de 4osta fueron menos perturbados de lo que era de esperar. >a cuestión de si pudo haberse hecho más o no al principio para oponerse a esa corriente regresiva hacia la pol%tica ordinaria, es un problema que exige una investigación histórica más profunda que la de este corto esbozo de aquellos a$os. Cabr%a que estar me+or informado de la historia interna de la 'nternacional 'taliana desde 01KK. >a 4omisión de correspondencia fue trasladada de #ápoles a =lorencia, despu(s a 7(novaA un congreso general secreto tuvo lugar en 01K1 en *oscana. .e realizaron procesos en =lorencia y en otros lugaresA uno, más local, tuvo lugar en =orli, cuyo informe G Processo degli #nterna(ionali... =orli, 01KJ, 02 parts.H le% pero no tengo actualmente a mi disposición. )lceste =aggioli, que permaneció fiel a sus ideas hasta la muerte, marzo de 0110, era uno de los principales acusados, =. #at%a, =. ezzi, 7. 7rassi, E. 4ovelli, =lorido !atteucci, )rturo 4erretti, 4armelo alladino, -r. =. .. !erlino son de los militantes de aquellos a$osA la mayor%a de los nombrados han muerto, emigrado o se han más o menos apartado del movimiento. #o hace mucho, !erlino recordaba aquella (poca en una carta al editor de la publicación Nur%dica Scintilla G:omaH, que tomo de Emanit' !ova del E de enero de 0J;09 8O.e recuerda Id, de 011<P -espu(s del atentado de assanante fueron desalo+ados los internacionalistas de todas las ciudades de 'talia y arro+ados a la cárcel. \anardelli, el presidente
$)

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

de ministros y ministro del interior, pudo vanagloriarse ante la 4ámara de que todos los internacionalistas estaban en la prisión o en el destierro. 8#o hab%a orden alguna de arrestoA la polic%a deten%a, la magistratura instauraba el proceso. 8>as acusaciones ten%an un doble fundamento9 conspiración contra la seguridad del Estado y asociación criminal. El primer punto serv%a para la +ustificación de una larga prisión preventiva, pero cuando la acusación iba a la 4orte de )ssises y se desconfiaba de los +urados, la inculpación era finalmente transformada en asociación de malhechores, por lo cual, con la recomendación de circunstancias atenuantes, era posible... enviar los acusados ante el tribunal correccional, que por orden superior pronunciaba sentencias más o menos graves, pero siempre seguras8. !erlino a$ade9 8)s% proced%a la +usticia italiana en 01KJ y as% obra todav%a hoy8, -refiri(ndose al &ltimo proceso contra !alatesta y compa$eros, encarcelados el 01 de octubre de 0J;<. -esgraciadamente no conozco ning&n informe sobre el gran proceso de =lorencia Gfines de 01KJHA vi solamente algunos periódicos de aquellos a$os, LH5narchia de 4ovelli G#ápoles 01KKH, LH5venire, de )rturo 4erretti, G!ódena, 01KJ, con los art%culos históricos de istolesi sobre el movimiento italianoH, algunos n&meros del %rido del Popolo G#ápoles, 0110H, y tambi(n la revista socialista de 4osta, el informe del proceso de =orli G01KJH, el libro de =rancisco =ezzi G031;H, un folleto de 7. -omenico G rato, 0J0<H, que fue activo en el &ltimo per%odo de la organización, como as% mismo lo informado en el Revolté y otras publicaciones, etc. ) pesar de que no poseo actualmente ante m% todo ese material, puedo decir que no existe una relación clara sobre el curso verdadero y el fin relativo de la organización, porgue un fin verdadero no tuvo lugar o sólo podr%a ser fi+ado arbitrariamente. .e pueden comparar los acontecimientos de la auto-renovación espontánea y la persistencia, a un bosque milenario en el que las ruinas tambaleantes de los árboles difunden nueva vida a su alrededor, y el bosque, en lugar de hacerse más ralo, se espesa más y más. )s% sucedió con las secciones de la 'nternacional y el movimiento local en todas partesA (ste tomó nuevas formas y su vie+o germen no desapareció +amás. 4uándo cesaron estas localidades de traer correspondencia con otras regiones, es cosa de poca importancia y algunas veces depende del azar. >a 'nternacional hab%a creado y apoyado todos estos movimientos locales para reunir en todas partes esos n&cleos indestructibles de compa$eros fieles. >a herencia de la 'nternacional no se perdió nunca, y entre los que durante su larga existencia y su continua actividad permanecieron siempre en estrecho contacto con ella, sobresale !alatesta, indudablemente el más experimentado de todos. Esto significa diarios esfuerzos durante cuarenta a$os, de los que, naturalmente, sólo pueden ser relatados los hechos más salientes. ara !alatesta existió y existe en esta forma la primera 'nternacional. 4uando !alatesta fue a 7inebra a principios de 01KJ se hab%an realizado algunas innovaciones en el movimiento de otros pa%ses, cosa que pudo observar &ltimamente en el congreso de Ferna, en 01KE. )qu% quiero mencionar &nicamente el fin del Nura como centro 'nternacional. Names 7uillaume se hab%a trasladado a ar%s en la primavera de 01KJA seis meses despu(s del Bulletin de+ó de aparecer tambi(n la 5vant"%arde y Frousse fue expulsado de .uiza en el oto$o de 01K1. >os más activos miembros locales fueron boicoteados por los patrones y no encontraban másA traba+o, y la cooperativa no pod%a detener la crisis. )s%, pues, 7inebra volvió a entrar en primera l%nea. )ll% hab%a un grupo de franceses y rusos, al que se adhirió El%seo :ecl&s, y periódicos de una tendencia moderada, el RabotniI y el *ravailleur. Entonces exist%a ya el peque$o grupo radical franc(s con -umartheray, errare y otros, algunos +óvenes suizos, como 7eorge Cerzig. *odas estas fuerzas, algunas nuevas, otras agotadas, fueron agrupadas por la intensa energ%a de Sropot5in para un nuevo esfuerzo que originó el Revolté y el grupo de publicaciones de la imprenta +urasiana. El Revolté apareció primeramente el ;; de febrero de 01KJ y !alatesta estuvo presente en las reuniones preliminares y en la aparición del primer
$(

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

n&mero de la ho+aA Sropot5in ha descrito cómo (l y los camaradas de la sección de 7inebra ten%an ante s% el primer n&mero del Revolté G;.<<< e+emplaresH para la expedición. 8*cher5essof y !alatesta nos ayudaron, y *cher5essof nos ense$ó el arte de plegar un periódico8 G Temps !ouverauM, febrero de 0J</H. Sropot5in, *cher5essof y !alatesta se conocieron entonces exactamente. 4afiero estaba todav%a en ar%s Gdesde su liberación despu(s del proceso de 01K1HA tan sólo en la segunda mitad de 01KJ, si no en 011<, fue a 7inebra, y encontró all% a Sropot5in. )unque las relaciones entre 4afiero y Sropot5in fueron siempre amistosas, ser%a absurdo esperar que en todo aspecto tuvieran ambos la misma opiniónA y no ten%a ning&n sentido revocar tales matices con palabras ceremoniosas. Sropot5in contó que el Revolté no les parec%a bastante avanzado ni a 4afiero ni a 4ovelli Gque viv%a tambi(n en 7inebraH y advirtió que, con una excepción, ni estos dos revolucionarios ni !alatesta escribieron para la ho+a. >a excepción fue un art%culo violento que 4afiero entregó, seg&n Sropot5in, como una especie de desaf%o a su valor para publicarlo. El art%culo fue impreso, ba+o la responsabilidad de Sropot5in, y más tarde se consideró como una de las causas de su expulsión de .uiza. 4afiero no supo nada de esto, y Sropot5in no se lo di+o nunca tampoco. #o se me ocurre identificar las ideas de !alatesta y de 4afiero de no importa qu( (poca y no har%a nada más gustoso que exponer lo que !alatesta pensaba exactamente en aquel tiempo. ero el punto de vista de 4afiero tiene en s% inter(s y me ocupo del art%culo mencionado, que no fue citado en el decreto de expulsión, sino en la prensa suiza de entonces Gv(anse los n&meros del 3 y del 0K de diciembre de 0110 del RevoltéA es titulado LH5ction GRevolté, ;2 de diciembre de 011<H y se ve pronto que no es Sropot5in el autor y no hubiera sido dif%cil suponer autor a 4afiero. 8Las ideas nacen de los hechos 3 no lo contrario , -di+o 4arlos isacane en su testamento pol%tico-, y di+o la verdad... >os hechos crean las ideas revolucionarlas, y los hechos deben producirse siempre para asegurar la realización general de las ideas... OIna acción parlamentaria, comunalP U#o, mil veces noQ #o queremos mezclarnos en el +uego de nuestros opresores, no queremos tomar parte en su opresión... #uestra acción debe ser sublevación incesante, por la palabra, por el escrito, por el pu$al, por el fusil, por la dinamita, y en algunos casos tambi(n por la papeleta electoral, si esta significa votar por un Flanqui o un *rinquet Gun deportado comunalistaH, que son inelegibles. ero Ocuándo debemos comenzarP Oes preciso esperar a ser bastante fuertesP En este caso no empezaremos nunca. >a acción revolucionarla desarrollará +ustamente nuestra fuerza, como la gimnasia fortalece nuestros m&sculos. .i nuestros primeros hechos son ineficaces, Ono es est&pido re%rse de un ni$o que cae cuando comienza a aprender a caminarP #os llamáis ni$os, somos ni$os, porque el desarrollo de nuestras fuerzas está a&n en su principio. .in embargo intentamos aprender a caminar, queremos hacernos hombres, un organismo completo, robusto, lleno de salud, capaz de reali(ar la revolución... O4ómo comenzarP >as ocasiones no faltan nunca. #o es necesario esperar un movimiento que lleve una etiqueta oficial socialista. *odo movimiento popular contiene el germen del socialismo revolucionarioA nosotros debemos participar en (l para desarrollar ese germen. #uestro ideal completo y preciso es compartido sólo por una minor%a infinitamente peque$a, y si esperamos que constituya mayor%a antes de participar en una lucha, esperaremos eternamente. #o hagamos como los doctrinarios que exigen ante todo una fórmulaA el pueblo es el portador de la revolución viviente y debemos luchar y morir con el pueblo. #o nos adherimos a (l cuando vota, cuando se arrodilla, ante su dios, su rey o su se$or, pero estaremos con (l siempre que se levante contra sus poderosos enemigos. )bstención en la pol%tica no significa para nosotros abstención en la revolución, y nuestra negativa a participar en todas las actividades parlamentarias, legales y reaccionarias, significa adhesión a la revolución anárquica y violenta, a la verdadera revolución de la canalla, de los descal(os8. 4ada palabra da este art%culo exhala el esp%ritu de 4afiero9 sus ideas hab%an florecido con la &ltima savia ba+o el influ+o del reanimado movimiento de ar%s. 4uando este art%culo fue atacado
$*

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

por la prensa para la supuesta +ustificación de las medidas contra Sropot5in, 4afiero estaba en la cárcel de >ugano Gv(ase Révolté, 0K de sept., 0 de octubre de 0110H. El 1 de abril de 01KJ informa el Révolté sobre la deportación de !alatesta, 7innassi, !ercatelli, .olieri y 4a+adio del cantón de 7inebra, sin que las autoridades cantonales hubiesen presentado un motivo, pero el gobierno italiano los se$aló como mal attori. =rancesco 4onte 7innasi es se$alado como natural de lmola, de 01 a$os, en el acta, de acusación de Fenevento Gseptiembre de 01KKH. 6ito .olieri, de =rasinetto, lmola, nacido en 0123 fue uno que los detenidos en lmola el mes de agosto de 01K/A estuvo en >ondres en 0110 y más tarde fue uno de los editores del %rido degli +ppressi de #eY "or5, 01J;. )demás las autoridades de 7inebra impugnaron entonces el hecho de esas expulsiones cantonales Gv(ase Révolté, 2 de marzo de 0110H, pero el 4onse+o de la 4onfederación expulsó a -anesi que era el impresor de un cartel, fechado 'talia, 0/ de marzo de 01KJ, protestando contra la e+ecución de que estaba amenazado assanante Gfue condenado a presidio para toda la vida y afectado de locura por el trato de la prisiónH y en relación con este asunto la noticia recibió orden de participar su expulsión de .uiza a !ercatelli, !alatesta, 7innasi, .olieri y 4avino Geste nombre quizás dado imperfectamenteH. Esto no aconteció porque los nombrados parece que se disiparonA a lo menos !alatesta no supo que estaba realmente expulsado y hasta recibió en 0110 de parte de un compa$ero de 7inebra la noticia de que no hab%a sido expulsado. .e dirigió entonces a :umania, a una ciudad comercial del ba+o -anubio, a Fraila o 7alatz, donde ten%a amigos y a donde los encontró despu(s. .i hubiese permanecido all% más tiempo, habr%a podido observar los comienzos del movimiento socialista iniciado por anarquistas y revolucionarios rusos hacia esa (poca. ero es igualmente posible que le pasaran desapercibidos estos sucesos. -i+o que hab%a enfermado de fiebre, no se reconcilió con el clima y marchó a ar%s, donde volvió a ver a 4afiero, en el verano de 01KJ o algo más tarde. *raba+ó en aris como mecánico. -espu(s de alg&n tiempo fueron expulsados (l y 4afiero. En una carta al 5vantiQ, que conozco sólo por la Lie +uvriére de ar%s, 0; de diciembre de 0J0J, escribió que hab%a sido expulsado por descubrir en un mitin p&blico a un esp%a del consulado italiano como provocador, que hab%a instigado a algunos +óvenes a arro+ar bombas. !ás detalles pueden encontrarse en las ho+as socialistas parisienses de aquel tiempo. 4afiero marchó a .uiza. !alatesta aprovechó los cinco d%as de plazo para trasladar su domicilio a otro barrio de la ciudad. =ue nuevamente detenido en la demostración del 1 de marzo de 011< y deportado con el nombre de =ritz :obert -el nombre de un buen camarada del Nura de cuyo pasaporte se serv%a. El movimiento de aris resucitaba entonces despu(s de los a$os de forzado silencio que siguieron a la derrota, sangrienta de la 4omuna da 01K0. >os comunalistas deportados volvieron de #ueva 4aledoniaA la &ltima (poca de Flanqui comenzó con la elección de protesta para libertarlo, -el modelo de la elección de 4ipriani en :oma$a-A hasta su &ltimo periódico !i Dieu ni Caitre y su muerte a fines de 011<. )&n los marxistas, los guesdistas de l`Egalit( no estaban completamente distanciados de los grupos avanzados y el anarquismo fue entonces defendido por primero vez p&blicamente en ar%s y aceptado por algunos grupos compuestos de obreros y estudiantes entusiastamente. .e oyó pronto otra vez la voz de >uisa !ichel, vuelta de la deportación y en la comarca del :ódano, especialmente en >yon, el anarquismo, difundido hasta entonces desde 7inebra, hizo grandes progresos, y las ideas de ar%s, con las de 4larens y 7inebra, propagadas por El%seo :ecl&s y por Sropot5in, se encontraron en aquella zona. #aturalmente, tambi(n se alarmó la polic%a, realizó ataques provocadores en los m%tines y demostraciones calle+eras y eliminó los revoluciónanos extran+eros por medio de las deportaciones, a causa de lo cual se establecieron muchos en >ondres, entre ellos el c%rculo alemán, con .. *run5 y otros, 6%ctor -ave, etc., que despu(s fomentaron el ulterior desenvolvimiento de !ost y de la *reiheit. Es conocida una maquinación policial, la fundación y
$+

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

el mantenimiento de un gran periódico anarquista La Revolution Sociale, por un agente del prefecto de polic%a >. )ndrieux que contó esto en sus memorias con el mayor cinismo, lo mismo que las explosiones provocadas y ficticias. !alatesta vio sólo el primer tiempo de este movimiento. udo haber conocido a Nean 7rave y a >uciano 7u(rineau ya en aquella (poca en el famoso grupo de la calle ascal, En todo caso, estuvo %ntimamente ligado a [. *cher5essof Gal que hab%a visto en 7inebraH, el ahora vie+o anarquista georgiano, que ya como +oven escolar formó parte del grupo 'schutin de los estudiantes de !osc&, de donde salió Sara5asof, e+ecutor del primer atentado contra )le+andro '' en 01EEA despu(s vivió todo el movimiento de #etchaief, incluido el proceso y el destierro a .iberia, de donde huyó en 01KE. >uego en >ondres, .uiza, ar%s y nuevamente en 7inebra, vivió largo tiempo en el centro del movimiento, para despu(s ir otra vez al este por casi diez a$os hasta que se estableció desde 01JK la mayor parte del tiempo en >ondres y estuvo all% en %ntimo contacto con !alatesta y Sropot5in. 4afiero y !alatesta visitaron en 01KJ algunas veces a Names 7uillaume en ar%s, que se hab%a impuesto entonces un estricto retiro del movimiento, al que se volvió a dedicar desde 0J<3 por completoA en aquel per%odo hubiera renunciado gustosamente a las visitas. Luer%a tomar seriamente la delantera, vivir, sin ser importunado, para su traba+o Gque no encontraba ya en .uizaH y sus estudios Gpedagógicos y de historia de la revolución francesaH y se impuso el sacrificio del aislamiento con la tenacidad caracter%stica en sus resoluciones. Era divertido o%r contar a 7uillaume las visitas de los dos italianos, que ten%an un aspecto un poco romántico y que llegaban a altas horas de la noche, lo que causaba alguna sensación en la casa pac%fica. En marzo de 011< parece haber ido !alatesta a >ondresA pero vivió luego algunos meses en FruselasA a lo menos hay dos cartas impresas en el Révolté, 0 de mayo de 011<, y fechadas en Fruselas G01 y ;E de abrilH. Nos( !esa, un periodista espa$ol que perteneció a los pocos en Espa$a que, como . !ora, ablo 'glesias, etc., marcharon de acuerdo con >afargue, Engels y !arx G01K;H para introducir en Espa$a el socialismo pol%tico y aniquilar la 'nternacional anarquista espa$ola, -!esa, repito, hab%a indultado otra vez a los revolucionarios espa$oles en lHEgalité de Nules 7uesde. Ina contestación de la 4omisión federal espa$ola Gen el :(volt(, 3 de abrilH no fue publicada, y al contrario, !esa pudo seguir haciendo aparecer nuevos insultos G0/ de abrilH. !alatesta exigió de Nules 7uesde la impresión de la r(plica de los espa$oles, una contestación de (l mismo o una satisfacción por las armas. edro Eriz y Nos( 6alverde se reunieron Gprotocolo en el :(volt(, 0 de mayoH con los padrinos de 7uesde, Nohn >abusqui(re y 6ictor !arguc5 Gconocidos socialistas de ar%sA los nombres de los espa$oles me son desconocidosHA 7uesde se declaró dispuesto a publicar una contestación de !alatesta. #o mantuvo la palabra y !alatesta envió la contestación G01 de abrilH y una carta G;2 de abrilH al Révolté G0 de mayoH con la excusa por las molestias que todo eso causase. >a carta reivindicaba a los camaradas espa$oles ausentes, que en aquellos d%as en que !oncasi y Rtero eran llevados al pat%bulo y todos los revolucionarios eran perseguidos atrozmente -antes como hoy-, no pod%an publicar sus nombres ni más detalles, lo que hab%a querido provocar !esa. !alatesta defendió a sus amigos ausentes, como (l dice, y pidió su Bparte de honor y de responsabilidadD en la 5lliance revolutionnaire Socialiste Glos amigos de Fa5uninH, el verdadero ob+eto del odio inquebrantable de los marxistas. oco despu(s de la amnist%a de los comunalistas G+unio de 011<H volvió !alatesta a ar%s y fue condenado a seis meses de prisión por violación de ba sentencia de expulsiónA la condena se redu+o a cuatro meses, porque solicitó cumplirla en r(gimen celular. asó ese tiempo de un modo penoso en la .ant( y en la :oquette, por lo que protestaron los diarios socialistas la Commune de yat y el Cito3en de 7uesde Gseg&n Révolté, ; de octubre de 011<H. .e recuerda del peque$o detalle que se escribió en la puerta de su celda9 8Errico !alatesta dit =ritz :obert de .anta !ar%a 4apua 6etere8, lo que para el guardián era demasiado y lo llamaba .anta !ar%a
$,

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

o con alguno de los otros nombres. =rita :obert, que le hab%a, prestado el pasaporte, murió poco despu(sA era un notable camarada Gseg&n el Révolté, ;< de agosto de 0110H. or entonces deseaba !alatesta vivir nuevamente en .uiza y se dirigió, sin ocultar su nombre, a >ugano. =ue detenido all% el ;0 de febrero de 0110 como violador del decreto de expulsión, aunque en 01KJ no se le notificó expulsión alguna, y no pod%a ser acusado de que su acción revolucionaria hubiese perturbado el orden en .uiza y sus relaciones exteriores. -espu(s de 0/ d%as de prisión, fue acompa$ado por los gendarmes a la frontera. Entonces presid%a 4afiero el congreso anarquista de la =ederación de la 'nternacional de la )lta 'talia G4hiasso, *esino, 2 y E de diciembre de 011<, Révolté, 00 de diciembre de 011< y 1 de enero de 0110H y fue a fines de enero de 0110 a :oma. #o s( si vio o no a !alatesta en >ugano. >os fugitivos italianos eran numerosos en *esino y se realizaba una campa$a period%stica +ustamente entonces con las peores mistificaciones sobre complots, para obligarles a marcharse Révolté, 2 de !arzoH. 'gnoro si !alatesta confió quedar en >ugano y traba+ar all%, pero habr%a que investigarlo más detenidamente. Es posible que tuviera deseos de iniciar ya en gran escala la campa$a que emprendió en 0113. -espu(s del abandono forzoso de .uiza se dirigió a Fruselas, donde fue arrestado de nuevoA luego pudo seguir via+e a >ondres, a cuyo punto llegó en marzo de 0110, y por fin, dos a$os y medio despu(s de su huida de 'talia, fue de+ado tranquilo, y comenzaron los primeros dos a$os de destierro en >ondres.

CAPÍTULO 1III PRIMER DESTIERRO LONDINENSE0 MAR"O DE 1881 &ASTA LA PRIMAVERA DE 1883

-espu(s de esos dos a$os y medio de vida agitada en seis pa%ses, >ondres pudo haber significado el descanso por un tiempoA pero !alatesta se dedicó siempre al traba+o, y, encontrando carneradas italianos en todas partes, no tuvo probablemente nunca una (poca de tranquilidad, ni la buscó tampoco. -espu(s de la agitada vida de ar%s y las largas detenciones, tuvo completo reposo en >ondres para examinar el movimiento italiano y renovar sus relacionesA sus impresiones pueden no haber sido satisfactorias -tanto terreno parec%a haberse perdido-, y en el mismo >ondres comprobó la tragedia de la decadencia espiritual de 4afiero del modo más claro y su ruina insalvable a causa de una inexorable enfermedad. En el verano de 0110 apareció el proyecto de un periódico, LH#nsurre(ione G>ondresH, firmado por 4afiero, !alatesta y 6ito .olieriA pero la ho+a no vio la luz +amás. En el Revolté, E de agosto, hay párrafos del programa. #o s( si 4afiero estuvo en >ondresA hab%a telegrafiado al congreso internacional que no pod%a ir y el Revolté del 0K de septiembre y del 0 de octubre informa por lo menos de un mes de arresto en >ugano. or tanto, habr%a llegado a >ondres tan sólo en el oto$o y su inestabilidad en las ideas y su naciente ena+enación mental aclarar%an sobradamente la no aparición de LH#nsurre(ione. UEste periódico habr%a iniciado con completa decisión la lucha contra 4ostaQ >o que se pensaba sobre 4osta lo indica una carta en el %rido del Popolo G#ápolesH, ;0 de +ulio de 0110, en la que se le califica as%9 8.i, 4osta es un apóstata, un renegado de la fe revolucionarla del pueblo...
$#

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

ero esto no es todoA 4osta no es de buena fe, 4osta enga$a al pueblo, lo enga$a con plena conciencia, pues su ambición y su vanidad no le permiten declarar abiertamente que no es ya el mismo que era. 4osta es un hipócrita que quiere aprovechase de la reputación ganada como revolucionario para fundar en 'talia un partido del socialismo legal8... Esta carta está firmada por 6. 6albones%, de =orlimpopoli Gv(ase ProMimus tuus, *ur%n, E de octubre de 0113, de #l Popolo, =lorenciaH. 4ompárese tambi(n lo que escribió !erlino en el %rido del 0K da agosto de 0110. )s%, pues, el caso de 4osta se presentó claro para los compa$eros italianosA el propio punto de vista de 4osta es expuesto en la carta 5i miei amici ed ai mici avversari , 'mola, 02 de septiembre de 0110, en folio. #o s( si !alatesta escribió sobre este asunto antes de la publicación de los art%culos en el !ota G:avenaH, que me son desconocidos, en el Popolo y en La $uestione Sociale de 0113A sólo puedo decir que ni los conozco ni tuve nunca noticias de ellos, salvo el caso que haya le%do algo en La $uestione Sociale de =lorencia, que revis( desde el principio al fin hace muchos a$os, ;2 ó 3< por lo menos, y que desgraciadamente no tengo a mi disposición aqu%. En todo caso, no fue un ataque violento, de lo contrario me recordar%a. #o cabe la menor duda sobre su punto de vista personal contra el parlamentarismo de 4ostaA sólo la cuestión práctica, explicada por hechos que ignoro, fue la razón de su largo retardo en adoptar una posición publica, al menos una posición p&blica llamativa -como la expresada en la campa$a de 011/. *al vez no quer%a desmenuzar la discusión en art%culos y en cartas desde el extran+ero y esperaba poder emprenderla en la misma 'talia, lo que sucedió en 0113. Luizás ten%an algo que ver las nuevas opiniones de 4afiero, en formación, completamente descabelladas, y es muy posible que el caso de 4afiero haya pesado más tristemente sobre !alatesta que el de 4ostaA la liquidación de este ultimo podr%a ser diferida hasta que pudiese obrar (l mismo en 'talia. *anto !alatesta como Sropot5in, tambi(n en >ondres en aquella (poca, observaron la decadencia espiritual de 4afiero. "a en 7inebra advirtió Sropot5in su gran irritabilidad en las discusiones de controversia, y en >ondres llamó la atención de ambos su verdadera man%a de persecuciones. 4afiero 'nterrumpió una vez una conversación invitando a acechar como horadaban los esp%as las paredes de las casas vecinas. El tel(fono era entonces nuevo y preve%a +ustamente el valor del microfón, que en efecto hab%a sido ya introducido secretamente en Estados Inidos en los locales obreros con fines de espiona+eA se imaginaba que rodeaban su habitación cables de 'talia para interceptar todas sus conversaciones. or eso llevaba a !alatesta al centro del gran prado de Cyde ar5, para estar all% fuera del alcance de los esp%as, y le murmuraba al o%do algunas palabras de confianza. En ocasión de una conferencia de :eclus estuvo 4afiero presente y fue cordialmente saludado por algunos que no lo hab%an visto desde hac%a mucho tiempoA permaneció taciturno y di+o despu(s a !alatesta que, como Emilio Fellerio en >ocamo, era el &nico en quien manten%a inconmovible confianza9 8O#o has visto que todos esos eran esp%asP8 !anifestaba entonces una gran idolatr%a hacia !arx, sobre lo cual Sropot5in, a quien !arx no hab%a causado nunca impresión alguna, no quer%a o%r hablar. =inalmente propuso a sus más %ntimos amigos, !alatesta, 4eccarelli y otros, un plan de táctica parlamentaria para el movimiento y no se le pudo disuadir de (l. En marzo de 011; corrió a 'talia y fue detenido inmediatamente en !ilán GOabrilPH. En la prisión comenzaron sus torturas espirituales, pues se imaginó haber hablado durante el sue$o y traicionado de ese modo a sus camaradas. >eamos en el Revolté, ;J de abril9 84afiero hab%a regresado a 'talia a consecuencia de una evolución que nos explicamos, sin seguirla ni +ustificarla, para tomar parte en la lucha electoral. #uestro pobre amigo se imaginó un hermoso d%a que el gobierno italiano se hab%a, decidido a discutir y que nosotros deb%amos aceptar la discusión. >os vie+os renegados que gobiernan a 'talia se apresuraron a demostrarle Gpor la detenciónH que era sólo propio de la ingenuidad proverbial de 4afiero creer que fueran capaces de otra cosa que de una infamia. Entretanto 4afiero está enfermo y el r(gimen de las prisiones italianas no es apropiado para curarlo8... una noticia escrita precisamente por Sropot5in. >o examinó un especialista y fue llevado finalmente a la
$$

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

frontera suiza. En 4hiasso, en un hotel, intentó cortarse las arterias yugular y radial con los vidrios rotos de unos lentes, y escribió, cuando estuvo fuera de peligro, a Emilio Fellerio una carta, que he visto, digna de conmiseraciónA Fellerio lo encontró completamente desesperanzado y abatido. >o llevó a su casa en >ocarno, donde permaneció algunos meses. El ;J de +unio escribió Fellerio a 4. 7ambuzzi, lleno de alegr%a, diciendo que desde el domingo 4afiero hab%a recobrado por completo su dominio mental. .e inició efectivamente un per%odo de desahogo. 6i una carta suya, fechada el 30 de noviembre de 011; y enviada a #ápoles, en la que pide materiales para la biograf%a de =anelli por :. =arga ellicer, de Farcelona, o sea, probablemente, para su gran historia de los progresos del siglo M'M. 8.e me pidió tambi(n algo referente a !iguel Fa5unin y les envi( muchas cosas8. )s% fueron entonces desde >ocarno a Espa$a los documentos concernientes a Fa5unin. El mismo 4afiero, no s( si en 0110 o en 011; en >ugano, donde tuvo la suerte de descubrir los Saggi de isacane cuando estaba en la cárcel, hab%a reunido material para una biograf%a de Fa5unin, para la que .eYitzguebel le hab%a enviado manuscritos y cartas de Fa5unin. Rtra parte de ese material la remitió seguramente a :. =arga ellicer, cuya remesa, lo mismo que la de 4afiero, ha desaparecido. .us mencionadas ideas no lo abandonaron sin embargo, y en el órgano principal de los legalitarios, la Plebe, de !ilán, apareció el ;K de octubre de 011; una carta de 4afiero en que se declaraba partidario de la participación en las eleccionesA aparecieron igualmente una o dos declaraciones más en el mismo sentido. ero su completa ruina mental fue tan inmediata, que ning&n partido explotó ese reconocimiento del parlamentarismo. #o quedo tranquilo en >ocarno y se dirigió a =lorencia, donde el 03 de febrero de 0113 fue encontrado desnudo vagando por las colinas. ) causa de su 8incurable locura8 se le internó en el manicomio de =lorencia, que el sociólogo )ngelo Imiltá, profesor en #euchatel, en una carta a 4. 7ambuzzi G0< de febrero de 011/H, describe como uno de los peores establecimientos de 'talia, como una verdadera prisión medioeval. or fin recibieron sus dos hermanos reaccionarios derechos sobre (l y lo ale+aron de su mu+er y de sus amigos. En +ulio de 011K comenzó una agitación para libertarlo, que puede seguirse en sus detalles en Numanitas G#ápolesH y en la Rivendica(ione G=orliH, socialista. =ue dado de alta en la primavera de 0111, pero su esp%ritu estaba verdaderamente quebrantado y debió ser enviado al manicomio de #ocera 'nferiore, donde murió el 0K de +ulio de 01J;. !alatesta lo visitó en 0113 en el manicomio de =lorencia. :echazaba a todos los visitantes, pero cuando oyó el nombre de !alatesta nombró inmediatamente el de su padre G=edericoH y su cumplea$osA su memoria hab%a quedado intacta. ero estaba, dice !alatesta, efectiva e infaliblemente perturbado. >a conmovedora leyenda de que cerraba los postigos de la ventana para no privar a los otros de una gran parte de la luz del sol, debe ser reducida a lo siguiente9 se imaginaba poder aprisionar los rayos del sol mediante el cierre rápido de los postigos. El propio !alatesta puede contar el vac%o que de+ó en su vida la desaparición de 4afiero. ero no se desanimó y emprendió la lucha solo Gde los amigos y camaradas que encontró en todas partes no necesito hablar aqu%H, despu(s de haber visto caer a su lado a Fa5unin y a 4afiero. or desgracia no me son accesibles las declaraciones teóricas de !alatesta durante los a$os anteriores a 0113, por lo demás no muy frecuentes, mientras que, por e+emplo, el art%culo del Révolté, 011<, mencionado aqu% Gcap. M''H nos introduce vivamente en las ideas de 4afiero. >as inquietas investigaciones de 4afiero tras las posibilidades de acción, que lo llevaron de la insurrección al parlamentarismo, no hallaron en !alatesta un eco a+eno a la critica y a la censuraA (ste se mantuvo firme en la gran idea de la acción colectiva de los primeros a$os de la 'nternacional italiana, -entonces lo mismo que se mantiene hoy. >a vida socialista en >ondres fue conmovida en el verano de 0110 por el 4ongreso 'nternacional :evolucionario. .e consideró provechosa la reunión de las numerosas organizaciones revolucionarias, de los grupos desarrollados fuera de la 'nternacional y de los vie+os internacionalistas para ponerse de acuerdo sobre las ideas, la organización y la acción. El congreso no era p&blico y el nombre de los delegados no se publicó nunca. .e encuentran
$%

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

extensos informes en el Revolté G;3 de +ulio hasta el J de septiembre de 0110H y en otros dos periódicos. 4omo participantes se conoce a Sropot5in, 7. Cerzig G7inebraH, !alatesta y !erlino, Nohan #eve Gel me+or compa$ero alemán de !ost, que estaba entonces en una prisión inglesaH, los camaradas ingleses que en aquella (poca, antes que [illiam !orris y C. !. Cyndman, dieron nueva vida al movimiento por medio de sus incansables discursos de propaganda y sus manifiestos, Noseph >ane, =ran5 Sitz y otros. 7ustav Frocher, que fue uno de los principales organizadores del congreso de >ondres, -una parte de la preparación se hizo en F(lgica, porque el blanquista E. 4hauvri(re, refugiado en F(lgica, se ocupó mucho de este asunto-, relata algunos recuerdos en el primer folleto OropotIin de Nean 7rave G0J;0HA nombra a >uisa !ichel, a Emilio 7autier, a 6ictorina :ouchy Gde la 4omuna, más tarde su mu+er, muerta en 0J;;H, a 4hauvri(re, a !iss >ecomte, de Foston, a S. *chai5ovs5i y a otros. !alatesta tenia una enorme cantidad de credenciales, de la federación toscana de la 'nternacional, de los socialistas de las !arcas, de grupos de *ur%n, de #ápoles, de av%a, de )le+andr%a, de !arsella y de 7inebra y de los internacionalistas Ges decir, de los grupos de fugitivos o de emigrantes italianosH de 4onstantinopla y de Egipto. !erlino ten%a credenciales de :oma, de #ápoles, de las ciudades de 4alabria, de isa, de =abriano y de alermo. Ina carta de !alatesta, aparecida en el Cri du Peuple de 6erviers antes del congreso y referente a sus propósitos, no está ahora, a mi disposición. El informe exacto de Sropot5in en el Révolté de+a reconocer que !alatesta era uno de los pocos que concibieron claramente el valor de una solución práctica del problema de la organización. ero ten%a ante s% una formidable oposición y una vez gritó9 U.omos doctrinarios impenitentesQ >a mayor parte de los delegados quer%an y no quer%an una organización, es decir, consideraban todo paso práctico en esa dirección como un ataque a su autonom%a. =inalmente fue nombrado un Fureau en >ondres compuesto de tres miembros Gy tres suplentesH con esta dirección p&blica9 Nohn oor, E, :ose .treet, .oho .quare, [, -la casa del club socialista de :ose .treet. Sropot5in nombró ocasionalmente a !alatesta y a *run5 como miembrosA *run5 era un carpintero alemán del grupo *reiheit y dio la dirección de la correspondencia. Lue !alatesta, que habitaba en >ondres, fue uno de los tres miembros, está claroA es tambi(n probable que el segundo miembro fue un alemán-, fue en la (poca en que el periódico *reiheit estaba en su apogeo en >ondresA despu(s del asesinato de 4avendish y de Fur5e por los irlandeses fue perseguido de nuevo y no pudo aparecer más en >ondresA se imprimió luego en .uiza y despu(s de la liberación de !ost en #eY "or5, -y el tercero probablemente un ruso. .e vio pronto, por lo demás, que los movimientos revolucionarlos de cada pa%s ten%an muchas cosas a qu( atender en su propio radio, pues estaban interrumpidos por las persecuciones locales y todo esto se hab%a complicado más aun por las relaciones internacionales innecesarias, y el Fureau tuvo, seg&n parece, poco o nada que hacer. *al reunión atra+o caracteres un poco arrogantes, de los cuales uno, #athan 7anz, por sus proposiciones indiscretas, que fueron explotadas despu(s para excitar la opinión p&blica contra el congreso, -aplicado por lo demás al estudio ob+etivo de les cuestiones de la orden del d%a-, no fue el de una utilidad seria, -y era inevitable que los esp%as trataran de introducirse solapadamente. El más descarado era .erraux, el su+eto que por mandato del prefecto de polic%a )ndrieux apoyaba y representaba la ya mencionada publicación de ar%s, un periódico al que +ustamente el pobre 4afiero, tan desconfiado, entrego para la publicación su más hermosa serie de art%culos, y otros hicieron con la me+or buena fe lo mismo. Sropot5in hab%a tenido siempre desconfianza y a fin de debilitarla se le ocurrió a este .erraux, para se$alarle su dichosa vida familiar, la idea de llevarlo a casa de una venerable anciana t%a suya que habitaba en >ondres. )cudió y encontró ciertamente a la tal dama, pero !alatesta reconoció por casualidad los muebles, que hab%a visto a menudo expuestos a la venta en un negocio de los alrededores, por lo que se supuso que los muebles hab%an sido alquilados solamente para esa ocasión y probablemente tambi(n la t%a, y que el hombre era un embustero. >a publicación parisiense no tardó en ser suspendida y cuatro a$os más tarde confesaba c%nicamente )ndrieux todo el asunto.
$&

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

In próximo congreso, que deb%a celebrarse en Farcelona en 011/, despu(s en 0112, no tuvo nunca lugar. or aquella (poca se realizaron las más despiadadas persecuciones contra los anarquistas en =rancia, en .uiza, en )lemania, en )ustria, etc., y se publicaron a partir del 1<, durante varios a$os, periódicos mayores, y que aparec%an regularmente, en los cuales las ideas fueron elaboradas por una discusión permanente. Exist%an el Revolté, *reiheitA la prensa espa$ola no era ya clandestina, sino que se publicaba a la luz del d%a, como La Revista Social de !adrid, 0110-011/, etc. En Espa$a hubo dos cert'menes socialistas, uno en :eus G0112H y otro en Farcelona G011JH, especie de torneos que recuerdan el simposium ingl(s, o de 8congresos escritos8. 4omenzaron por entonces las reuniones internacionales de ar%s Gsept. de 011JH y de 4hicago y \urich G01J3H y de >ondres G01JEH, en las que se expresaron muchas ideas y se conocieron muchos camaradas. *odo esto correspond%a más al naciente esp%ritu anarquista moderno que respeta la obra de la antigua 'nternacional, pero que piensa que los movimientos adultos pueden hallar solos su camino, sin lazos artificiales por d(biles que sean. G orque no se trataba entonces de coordinar verdaderas fuerzas colectivas como puede hacerlo el sindicalismo internacional, sino sólo de propaganda que hab%a necesidad de diferenciar seg&n las exigencias de cada pa%s y de cada situaciónH. -e los escritos de !alatesta de aquel periodo, que pueden estar diseminados en los periódicos italianos Gen el !ota de :imini son nombrados art%culos y cartasH no conozco nada, o me+or dicho, no puedo ahora buscarlos. .ólo el Révolté del 0< de marzo de 011K contiene un art%culo necrológico sobre 7aribaldi Gfirmado E. !.HA en la Democratic Review G>ondres, 011;H de >othrop [ithington apareció en ingl(s un art%culo sobre el mismo asunto, que es probablemente el mismo. El 03 de marzo de 011; tuvo lugar en :ose .treet 4lub una reunión en recuerdo de la muerte de )le+andro '' G0110HA seg&n el :(volt( G01 de marzoH los oradores eran Sarl .chneidt y un socialista berlin(s, =ran5 Sitz Gel anarquista ingl(s muerto a fines de 0J;;H, Cerbert FurroYs Gde la -emocratic, luego de la .ocial -emocratic =ederation, y desde entonces y por muchos a$os socialdemócrata y teósofoH, !alatesta y Sropot5in. ero todo esto era sólo una actitud aparenteA su verdadero sentido deb%a estar dirigido a la nueva empresa de la lucha en 'talia. En este pa%s la unidad revolucionaria de tantos a$os, que hab%a inspirado una marcha progresiva tan brillante, hab%a sido deshecha de una manera fr%vola por 4ostaA enarboló sus ideas de una vuelta hacia la autoridad y la legalidad por primera vez en una circular a sus amigos de :oma$a, ;K de +ulio de 01KJ. >as vie+as ideas estaban representadas, entre otras publicaciones, por #l %rido del Popolo G#ápolesH, por la publicación ginebrina # Cal attori G;0 de mayo hasta el ;3 de +unio de 0110H de Emilio 4ovelli y por otros esfuerzos locales aislados. ero faltaba algo para oponerse al efecto producido por 4osta, que fue favorecido por la publicidad de su actitud presente, y era el oponerse a (l tambi(n ante el gran p&blico, y esta acción debió ser el ob+etivo de !alatesta, acción que quizás se retardó un poco por la tragedia de 4afiero y por otras causas que yo ignoro, pero hacia la que se encaminó, en fin, en 0113.

CAPÍTULO 1IV MALATESTA EN -LORENCIA0 1883-8/ (5LA 3UESTIONE SOCIALE6!+ DESTIERRO EN SUR AM4RICA0 1883-87
$'

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

>lega la (poca en que !alatesta, de treinta a$os de edad, uno de los fundadores del movimiento italiano, y ahora el iniciador del per%odo moderno, comienza su primer gran campa$a p&blica en 'talia, que culmina con la edición de La $uestione Sociale florentina G;; de diciembre de 0113 hasta el 3 de agosto de 011/H. )qu% debe cambiar el carácter de esta biograf%a. *odo lo anterior, seg&n mi opinión, es ob+eto leg%timo de la investigación histórica, pues no está ligado ya con el presente desde un punto de vista práctico. Casta aqu% pudo intentar complementar el estilo convencional o incoloro muchas exposiciones por medio del más aproximado restablecimiento de los hechos reales, en tanto que me fue posible, pues sólo los hechos reales acercan los persona+es a nuestro entendimiento y a nuestras simpat%as, ya que los muestran como hombres efectivos y no como h(roes o ángeles. Este realismo se hace imposible en el caso dado, al menos para un observador remoto como yo, hasta que se llega a la primera campa$a independiente de !alatesta en 0113-1/. )nte todo, yo ignoro la mayor parte de las circunstancias, ya que lo considero como un contemporáneo y un camarada viviente al que conozco desde 011J y nunca lo hice ob+eto de estudio especial y de una observación atenta. >os hechos relatados hasta aqu% resultaron de s% mismos, como el estudio de la vida de Fa5unin se extendió necesariamente a sus amigos más %ntimos y a sus relaciones en aquel tiempo. >o que vi o anot( para la (poca de 0113 o para los a$os siguientes se deb%a verificar y completar, como el material anterior, en otras fuentes, cosa que me es ahora materialmente 'mposible a m%, y aunque esto hubiese sucedido no me considerar%a con derecho a publicar todos los resultados. !alatesta está y permanecerá, hasta los &ltimos d%as de su vida tan ligado al movimiento actual, que, fuera del caso del advenimiento de un completo trastorno, que rompa enteramente con el presente, no debiera ser obstaculizada su actividad por la curiosidad histórica sobre los sucesos de 0113 en adelante. or tanto, no se explicarán aqu% sus verdaderas actitudes, sus planes, sus esfuerzos, sus desilusiones, etc., si pueden o no haber aparecido sobre ellos afirmaciones y declaraciones y si yo sabr%a o no decir algo más %ntimo al respecto. >as tres vie+as palabras9 educate, agitate, organise, deben cubrir toda su actividad desde 0113 a 0J;;A esperanzas, hechos, realizaciones, no dependieron en su resultado final de (l solo y deben quedar sin mención. Esto no significa que la biograf%a te limitará desde ahora a algunos hechos externos. "o intentar( todav%a representar y aclarar las circunstancias en su conexiónA y es inoficioso describir su tranquila vida en >ondres y se$alar la mayor parte de sus via+es. Es lastima que la historia de una vida que no tendr%a que temer al más profundo examen deba ser acortadaA pero hasta que no haya logrado por &ltimo el ob+etivo de su existencia o termine con (sta su actividad, no veo ninguna otra salida. --------->as condiciones %ntimas en que volvió !alatesta en 0113 a 'talia no me son conocidas, fuera de la necesidad urgente de defenderse contra el da$o causado al movimiento por la claudicación de 4osta. 4afiero estaba irremediablemente perdidoA 8desgraciadamente no podemos dudar más de un hecho que diversos s%ntomas nos hicieron temer desde hace largo tiempo, es decir, la enfermedad mental de 4arlos 4afiero8, escribe el Revolté del 0K de febrero de 0113 y da luego una hermosa descripción de su personalidad, probablemente debida a la pluma de El%seo :ecl&s. 4osta hab%a entrado en la 4ámara despu(s de las elecciones de 011; como diputado por :ávena y esta nueva actividad perturbó a una parte de la prensa socialista. El !ota de :imini publicó art%culos a favor de 4osta y otros de !alatesta en contra G Revolté, 0; de mayo de 0113H. .e necesitaba un gran periódico para la lucha, y !alatesta como redactor principal y =lorencia como sede del mismo, fueron hábilmente elegidos. >a :oma$a era el dominio personal de 4osta, donde su anterior prestigio y su actual grandeur dificultaban una lucha de ideasA pero =lorencia no estaba le+os y, sin embargo, era completamente independiente, y un vie+o centra internacionalista que hab%a sufrido muchas persecuciones. )pareció una circular
%)

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

que anunciaba Gv(ase Revolté, 0; de mayoH para el 3< de mayo de 0113 la publicación de #l Popolo, semanario comunista-anárquico. .e quer%a combatir especialmente 8las ilusiones reformistas y parlamentar%as, que representan el más grande peligro que amenaza hoy al socialismo, y puesto que es una necesidad urgente para nuestro partido organizarse en torno a un programa claramente definido, procuraremos destruir toda ambigZedad y traba+ar con todas nuestras fuerzas en la obra de organización8... ero, Oapareció #l PopoloP "o creo, pues lo vi citado en La $uestione Sociale, y pudo haber aparecido un n&mero &nicoA tampoco s( si fue bastante difundido u obstaculizado por las persecuciones. En el Revolté del ;E de mayo se lee algo ya sobre las detenciones de !alatesta en =lorencia y de !erlino en #ápoles, y se advierte9 8la publicación próxima del periódico anarquista #l Popolo perturbo de antemano la tranquilidad del gobierno. En lugar de ocuparse de la supresión de un periódico, se contenta con la persecución del editor8. ermanecieron en prisión sin conocer la causa largo tiempo G Revolté, K de +ulioH y fueron llevados por fin con otros a :oma y puestos en libertad provisoria en noviembre. Ina declaración firmada por Errico !alatesta, =rancesco .averio !erlino, -omenico ayani, 4amilo ornier, Eduardo :ombaldoni y >uigi *rabalza G:oma 00 de noviembre, 0113A Revolté. ;/ nov.H dice9 8despu(s de ocho meses de arresto ba+o la inculpación de conspiración contra la seguridad del Estado, fuimos puestos en libertad provisoria, para ser llevados ante un +uez ba+o la acusación de asociación de malhechores, y algunos de nosotros por excitar a la perpetración de ese crimen. Esto significa... que no se nos puede inculpar de ning&n hecho legalmente punible, pues nuestro &nico delito es... estar unidos para el terrible crimen del socialismoA esto significa que nuestros gobernantes, si, dado el estado del asunto, dudan encontrar +urados que nos condenen, tienen confianza en los rigores de los +ueces profesionales... Esto significa que la legalidad en 'talia, si existió alguna vez, es abandonada por los propios guardianes de las leyes8, etc@ )hora bien, en la (poca que va de la liberación provisoria al proceso, apareció La $uestione Sociale, desde el ;; de diciembre de 0113. -espu(s del numero K hubo una interrupción, pues el impresor, un republicano, se negó a seguir imprimiendo la ho+a G Revolté, 01 de marzo de 011/HA más tarde fue condenado el redactor responsable, . 4ecchi, a ;0 meses y ;.<<< liras, lo que originó una nueva interrupción GRevolté, 1-;; de +unioH. En el verano tuvo !alatesta una violenta discusión con los masones italianos GRevolté, 30 de agostoH. En tanto se celebró en :oma en febrero el proceso +ur%dico-policialA no se admitieron los testigos de la defensa, solamente se consintieron las deposiciones de la polic%a, y la sentencia dio este resultado9 !erlino, / a$os de prisiónA !alatesta y avani, 3 a$os cada unoA Fiancani GausenteH ; a$os y E mesesA ornier GausenteH y :ombaldoni, 02 meses cada unoA *rabalza y 6enanzi, E meses cada uno. !alatesta declaró a los +ueces que la polic%a rusa deportaba a .iberia sin proceso, pero la polic%a italiana era más hipócrita, porque se ocultaba tras la complicidad de los magistrados GRevolté, 0E de marzoH. En el oto$o de 011/ fueron !alatesta y otros compa$eros a #ápoles, donde el cólera se desencadenó en una medida espantosa y prestaron cuidados a los enfermos en los hospitales. 4osta y otros socialistas hicieron lo mismo. -os anarquistas, :occo >ombardo, del ProMimo tuus de *ur%n, y )ntonio 6aldre cayeron en la epidemia. >os que volvieron declararon en un manifiesto que la verdadera causa del cólera era la miseria, y que la verdadera medicina era la revolución social Gv(ase Revolté, ;1 de sept., K de dic. de 011/, 1 nov. 0112H. )quella otra epidemia, la corte de apelaciones de :oma, ante la cual peligraba el proceso, postergó su decisión para el 0/ de noviembre y se expidió en enero de 0112A !erlino recibió un a$o menos de prisión, *rabalza fue absuelto y todos recibieron además E meses de vigilancia policial especial. ero los acusados hab%an ya desaparecido todos, y as% comenzó el destierro de !alatesta y !erlino a fines de 011/ o comienzos de 0112A no conozco la fecha de su via+e.
%(

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

.e apeló todav%a otra vez y esta apelación fue rechazada definitivamente el 0E de abril de 0112, por lo cual las sentencias deb%an ser e+ecutadas inmediatamente, pero no se encontró a nadieA as%, pues, la partida de 'talia pudo eventualmente haber tenido lugar tan sólo antes del 02 de abril o poco despu(s Gv(ase el Revolté, K de dic. 011/, 0 de febrero, 0< de mayo 0112H. ) un lector profano aparecerá este procedimiento legal algo confuso, incoherente, por decirlo as%. !alatesta fue arrestado al principio, antes de haber podido actuar esencialmente en 'taliaA despu(s de algunos meses fue puesto en libertad provisoria aproximadamente un a$o y en ese tiempo fue tan libre como nunca lo hab%a sido e hizo la brillante campa$a de La $uestione Sociale que se guardaron bien de turbar los tribunales para no arrancarlo a los +ueces serviles y llevarlo ante un +urado. -e forma que debieron esperar el despacho de la apelación sin fin para hacerlo encerrar por tres a$os. :esolvió !alatesta no desperdiciar a causa de esta gente nuevos a$os de su vida y volvió las espaldas al pa%s. La $uestione Saciale apareció desde el ;3 de diciembre de 0113 hasta el 3 de agosto de 011/ GsemanalmenteH. En el British Cuseum se encuentra una colección completa que revis( detenidamente hace muchos a$osA pero ahora no tengo ning&n e+emplar de ese periódico a mi disposición. uedo, no obstante, decir que comparando esta ho+a con otros periódicos italianos del movimiento, resalta su valor y la riqueza de su contenido, compuesto de material de diversas partes de 'talia. .e ve que fue pronto o inmediatamente el órgano principal del movimiento nuevamente reanimado en todo el pa%s. .u ob+eto esencial era la lucha contra la táctica parlamentaria que predicaba tranquilamente 4osta desde 01KJA en 0113 la máscara hab%a ca%do por completo. )hora se unieron los anarquistas de nuevo en todas partes y se alegraron de poder ayudar al periódico, que no perd%a de vista, es claro, como finalidad &ltima9 la reconstrucción de toda la organización, ni menos la propaganda popular de las ideas y la difusión de las mismas en un c%rculo más amplio que hasta entonces. Estos esfuerzos valieron dos publicacionesA Programa ed organi((a(ione della 5ssocia(ione #nterna(ionale dei lavoratori, 8publicato a cura de la reda(ione del giornale8 8La $uesitone Sociale8, G=lorencia 011/, E/ págs., EXH, un escrito de !alatesta sobre organización que no tengo ante m%, aunque no se nombra al autor, y el famoso folleto Propaganda socialista, -*ra contadini. ublicazione del giornale 8La $uestione Sociale8 G=lorencia, 011/, E; págs. E0XH. El &ltimo es el folleto tan conocido de los compa$eros de casi todos los pa%ses, ya se llame *ra contadini, Entre campesinos, o #ntre terani, Entre pa3sans o 5 TalI between two worIers, Enter Landarbeitern o %espreI tusschen Boerenarbeiders, ya est( ante nuestros o+os en traducción noruega o portuguesa, b&lgara, armenia o china.0K >a traducción china que se imprimió en ar%s en 0J<K o 0J<1 es, sea notado de paso, de todas las publicaciones anarquistas que conozco, la impresa en un formato más peque$o, una verdadera edición diamante. 5 los &óvenes, de Sropot5in, G7inebra, febrero de 0110H es seguramente el escrito de un anarquista que más a menudo se tradu+o y más se difundió, y no podr%a decidir si su difusión es o no mayor que la del Cani iesto Comunista9 muy grande no es ciertamente la diferencia. -e la literatura anarquista están en segundo lugar *ra contadini, de !alatesta y Dios 3 el Estado, de Fa5uninA el primero pudo tener más grande tira+e, pero el escrito de Fa5unin fue todav%a más frecuentemente traducido- >a gran difusión del folleto de los campesinos, comenzó con la traducción francesa en el Revolté G0112-1EH y como Entre pa3sans G ar%s, 011KHA la traducción inglesa en *reedom Pantphlets apareció en febrero de 01J0. )s%, pues, !alatesta ha creado algo duradero con su primer folleto.
Nn social5demócrata austriaco la tomo por $ase, castrada y corre'ida, para una adaptación social5demócrata +Diena ::!/, lo 6ue recuerda la proposición 6ue 3i.o una ve. un distin'uido socialista $el'a a OropotFin de imprimir su Moral anarquista en una serie de ?olletos del partido, con el pe6ue9o cam$io de poner )7oral socialista*, donde dec8a anar6uista.
%*
<

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

La $uestione sociale fue quizás el primer órgano verdadero de propaganda en 'talia, pues los periódicos anteriores eran sólo órganos externos de una organización que esperaba llevar a una acción revolucionaria inmediata y que consideraba los periódicos como cosa accesoria. .e hab%a perdido tanto terreno y se hab%a desarrollado un tal retroceso por la claudicación de 4osta y tambi(n por la elección-protesta de 4ipriani, elección hecha con la buena intención de libertarlo, pero que sin embargo abrió un camino al parlamentarismo y desarrolló una mentalidad tan retrógrada que su abolición deb%a ser el ob+eto directo de la propaganda de aquella (poca. 4omo en otros pa%ses se hab%a formado el 8socialismo8 parlamentario y reformista hacia 011< -cuando se desvaneció la radiante conciencia de las posibilidades revolucionarias de la 4omuna de ar%s de 01K0 y de los acontecimientos pol%ticosrevolucionarios de 'talia y de Espa$a, y el capitalismo tomo, gracias al imperialismo naciente, su ultimo refuerzo- y con (l, rápidamente, una nueva clase media parasitaria, la de los pol%ticos obreros, la de los nuevos intermediarios entre el capital y el traba+o, -una clase Gsuboficial dispuesta a impedir el más largo tiempo posible la revolución social y a controlarla, explotarla y arruinarla cuando no pudiera ser retenida más. -esde ahora una gran parte de los esfuerzos de los revolucionarios deben apartarse de los capitalistas y agotarse en las etapas del camino contra estos impedimentos internacionales de todo movimiento popular. .i no hubiese existido la democracia, y los capitalistas hubiesen debido descubrir algo seme+ante -no hallar%an una colaboración más eficaz. 4uarenta a$os, casi medio siglo despu(s de estos comienzos, la situación es la misma y el mal ha tomado formas gigantescas, y hombres como !alatesta están hoy, como entonces, frente a los mismos falsos gu%as y a sus victimas. >o que de+aron intacto en generaciones de traba+adores el militarismo, el nacionalismo y el esp%ritu comercialista, fue el bot%n seguro de la castración social-demócrata y el resultado es la sumisión a los +efes capitalistas o a los socialistas, comunistas y sindicales y sus gentes. O-ónde no podr%amos estar ya hoy, qu( sue$os utópicos no podr%an haberse convertido ante nuestros o+os en realidad, si esa opresión espiritual paralizadora, no hubiese contrarrestado la energ%a del puebloP >a vida de !alatesta y de todos los anarquistas de estas generaciones, llega a ser una tragedia, pues todos sus esfuerzos para combatir al enemigo directo, el Estado y el capitalismo, chocan con ese muro de inactividad y de sumisión creado por la socialdemocracia desde hace cuarenta a$os. 8#o es ning&n milagro que se mantengan todav%a los Estados y el capitalismo, pues todav%a no han sido tomadas sus l%neas exteriores de defensa, -los fosos social-democráticos de protección de lo existente-, por el pueblo y por los amigos de la libertad. Esto puede aclarar por qu( deb%an ser empleadas tambi(n por !alatesta la propaganda, a menudo la más elemental, y la pol(mica +unto a la clara preparación y a la tentada realización de la acción revolucionaria. .erá fácil, siguiendo La $uestione Sociale, rese$ar los m%tines de !alatesta en aquel tiempo, sus via+es de propaganda, sus choques pol(micos, los detalles del proceso, etc. "o sólo s( que mientras fue posible, permaneció en =lorencia, pero naturalmente, no sentir%a el placer de de+arse encerrar tres o cuatro a$os. or &ltimo -relató (l- la casa en que habitaba fue vigilada constantemente por la polic%a para impedir su fugaA pero en otro piso del edificio hab%a un depósito de máquinas de coser o un gran taller de sastrer%aA bastó ver salir de la casa una ca+a que parec%a contener una máquina de coser para que !alatesta desapareciera tranquilamente y abandonase a 'talia... #o me son conocidos los motivos, que pudieran ser completamente privados o personales, que le decidieron a (l y a algunos otros camaradas italianos, a dirigirse a la )rgentina, a Fuenos )ires. ermaneció en ese pa%s más de cuatro a$os, desde el comienzo de 0112 hasta mediados de 011J. .i pensó en una emigración tan larga, no lo s(, pero apenas lo creoA Egipto y todos los pa%ses continentales estaban cerradosA la permanencia en Estados Inidos era
%+

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

preferible a la de >ondres, y para la elección de .ur )m(rica existió sin duda alguna causa directa que no puedo adivinar. In periódico, La $uestione Sociale, GFuenos )ires, en el Révolté del 30 de enero de 011E es citado como nuevoH la primera publicación anarquista 'taliana, debe haber sido su órganoA sin embargo no se sabe nada más y es probable que no se haya sostenido mucho tiempo. *uvo ocasión por fin de estudiar fundamentalmente el espa$ol y encontró, aparte de los italianos, nuevos amigos en los internacionalistas espa$oles emigrados, quizás tambi(n en un grupo belga de 6erviers a Emile iette y a otros, en caso de que (stos no hubiesen llegado despu(s. #o habitó siempre en Fuenos )ires9 yo le o% contar en uno de los peque$os pic-nics del grupo *reedom, as% los llamábamos, en las sombr%as noches de invierno en la gran sala de *cher5esof, cómo (l y algunos amigos estaban en cierta ocasión en un barco en el le+ano sur y el capitán hab%a recibido el mandato de desembarcarlos en una comarca casi completamente desierta de la costa patagónica. .e negaron a abandonar el barcoA !alatesta protestó, y para dar valor a su protesta se echó al mar y desafió al capitán a de+arlo all% y a continuar el via+e. El capitán debió salvarle y lo de+ó despu(s quedar tranquilamente a bordo. )l preguntársele cómo se sent%a en el oc(ano helado, movió los hombros de un modo peculiar y di+o que hab%a tenido tal arrebato de rabia que no advirtió el fr%o. ULu( ocasión entonces para hablar sobre la )rgentina si hubiese pensado en estudios biográficosQ !encionemos a&n el siguiente incidente con sus propias palabras901 8Cacia fines de 0111 se esparció la voz en Fuenos )ires de que circulaban billetes falsos de cincuenta pesos del Fanco de 4órdoba. Esto causó cierto pánico en la ciudad, donde circulaban muchos billetes de aquel Fanco. >a polic%a no sab%a qu( hacer y los periódicos comenzaron a insinuar que los billetes falsos proced%an del mismo gobierno. =inalmente un d%a, hallando a 7alileo alla, que habitaba en una casita fuera de la población, lo arrestó y le encontró precisamente un billete de los sospechosos y abrió una investigación sobre (l como implicado en la fabricación y expendio de moneda falsa. alla, para no per+udicar a nadie, se rehusó a nombrar a sus amigosA pero la polic%a descubrió que era amigo m%o y lo comunicó a los periódicos, los cuales, de acuerdo al sistema americano, comenzaron a publicar art%culos sensacionales con los t%tulos9 La gran conspiración anar>uista capitaneada por CalatestaA De dónde sacan los anar>uistas el dinero, etc., etc. 8El resultado de todo esto fue que poco tiempo despu(s alla quedó en libertad por inexistencia de delito y se le restituyó el billete secuestrado, que fue reconocido como bueno. 4ontra m% no se inició siquiera proceso. 8!ás tarde los periódicos di+eron que no hab%a habido falsificación y que, al contrario, se trataba de una doble emisión fraudulenta realizada por el Fanco de 4órdoba por obra de 4elmán, hermano del que entonces era presidente de la rep&blica8.
El "" de a$ril de :!: en el 'ran proceso de Ancona +ver el cap. PD,/ pre'untado un inspector de polic8a )so$re la moralidad de 7alatesta*, declaróI )puedo decir 6ue intenta su$vertir el orden de cosas actual, 6ue predica contra la propiedad, y puedo a9adir 6ue cuando estuvo en Buenos Aires ?ue implicado en un proceso por ?a$ricación y e@pendio de $illetes ?alsos*. A este punto, dice el in?orme, se levanta un murmullo de protesta del $anco de los acusados. )Errico 7alatesta, con calma y sereno, se pone de p8e y pide la pala$ra*L. Ci.o entonces el relato mencionado y despu%s la de?ensa condenó los procedimientos in?ames de la polic8a. 4. Palla es el anar6uista valeroso del de mayo de :! en -oma, y la mentira policial de$ió, pues, 3a$er sido puesta al descu$ierto con motivo del 'ran proceso de -oma. El te@to citado es sacado de una edición de )Proceso 7alatesta e Compa'ni inan.i al tri$unale penale di Ancona*, pu$licado tam$i%n en Buenos Aires en :!! +Bi$lioteca socialista li$ertaria/ con un pre?acio de Pietro 4ori para los compa9eros de Sur Am%rica +?ec3ado en Buenos Aires el " de diciem$re de :!:/, 4ori ?ue uno de los de?ensores de 7alatesta, 7erlino otro. Lo cual 6uiere decir 6ue estos 3ec3os se 3icieron pB$licos en Buenos Aires y no 3an sido re?utados.
%,
:

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

En los a$os 011K y 011J aumentó rápidamente la inmigración en la )rgentina y comenzaron la desocupación y las huelgas. Entonces parece haber sido !alatesta en Fuenos )ires propagandista activoA seg&n el Revolté del ;/ de marzo de 011J, le hab%a hecho decir un tiempo antes el +efe de polic%a, que la polic%a estar%a representada en todas las asambleas p&blicas. 'ntentó tambi(n introducirse en las reuniones privadas o de las agrupaciones, pero renunció a esto. =ueron celebrados m%tines el 01 de marzo de 0111, con motivo de las primeras huelgas locales, etc., y el movimiento en todo caso inició desde entonces un progreso ininterrumpido. El 01 de mayo de 01J< apareció El Perseguido, continuando hasta el 30 de enero de 01JK, el primer periódico de larga duración entre los muchos en espa$ol y tambi(n en italiano y en franc(s que se sucedieron despu(s y de los cuales La Protesta Numana G03 de +unio de 01JKH, transformada en el cotidiano La Protesta Gdesde el 2 de abril de 0J</H fue el más constante y existe todav%a a pesar de todas las tempestades. or consiguiente, en la primera construcción de ese poderoso movimiento tomó tambi(n parte !alatesta. .in embargo no quer%a desear un largo destierro. Luizás lo tra+eron nuevamente a Europa motivos de orden, privadoA por lo demás el a$o 011J hab%a sido bien elegido. El socialismo europeo pareció reanimarse entoncesA *rafalgar .quare en 011K, la huelga de los -oc5ers en >ondres, 011J, los dos congresos 'nternacionales de ar%s, los movimientos de mayo, desde mayo de 011E en 4hicago, hasta el primero de mayo de 01J<, que parec%an prometer tanto, todo esto se$ala, como se cuidó Fa5unin de expresar en las cartas de 01E<-K<, que despu(s del flu+o ven%a el reflu+o, y tales mensa+eros de esperanza pod%an haber estimulado tambi(n a !alatesta. *ambi(n exist%an, como veremos en otro cap%tulo, algunos medios para iniciar una nueva propaganda. En una palabra, en el verano de 011J volvió a Europa y comenzó en septiembre, desde #iza, su nueva actividad.

CAPÍTULO 1V MALATESTA EN NI""A # EN LONDRES (5L8ASSOCIA"IONE60 1887187 !+ SE,UNDO DESTIERRO EN LONDRES0 OTO'O DE 1887 &ASTA PRINCIPIOS DE 1877

En 5ppello Gen italiano, / págs. en /XH y una Circular Gen espa$ol, ; págs. en /XH anunciaron en 011J la publicación de LH5ssocia(ione, de la que aparecieron los primeros n&meros 0-3 desde el 0< de octubre en #iza y los n&meros /-K hasta el ;3 de enero de 01J<, en >ondres. En ese manifiesto Gen la Révolte del 0; de octubre de 011J se tradu+o la mayor parteH se advierte lo siguiente despu(s de la declaración de que los editores son anarquistas, revolucionarios, enemigos de la actividad parlamentaria y comunistas9
%#

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

B ero en todas estas cosas es necesario establecer una l%nea divisoria entre lo que está cient%ficamente probado y lo que queda en el estadio de una hipótesis o de una suposiciónA es necesario distinguir entre lo que debe acontecer de un modo revolucionario, es decir, por la violencia y repentinamente y lo que será consecuencia de una evolución ulterior y debe de+arse a las energ%as libres de todos, llegados a la armon%a espontánea y gradualmente. Cay anarquistas que preconizan otras soluciones, otras formas de organización social, pero lo mismo que nosotros desean la destrucción pol%tica y de la propiedad individual, la reorganización espontánea de las funciones sociales sin delegación del poder y sin gobierno, la lucha hasta el fin, basta la victoria definitiva. *ambi(n estos son compa$eros y hermanos nuestros. :enunciemos, por tanto, al exclusivismo y comprendámonos mutuamente respecto de los medios y el camino y marchemos adelanteD. LH5ssocia(ione fue publicada Bcon la intención de fundar un partido internacional socialistaanarquista revolucionarioD con un programa com&n. >as l%neas principales de la actividad abarcan9 0. ropaganda... ;. B reparar la revolución armada, provocar su advenimiento y tomar parte en ella, directa, activa y personalmente, con el fin de abatir los gobiernos y para excitar a las masas urbanas a tomar posesión inmediatamente y sin esperar órdenes de nadie de las fábricas y casas, de la tierra, de las máquinas, de la materias primas, de los medios de comunicación, de los instrumentos de traba+o que se encuentran en manos de los capitalistas, -en una palabra, de lo que no es empleado por sus actuales posesores personalmente y de una manera beneficiosa. 3. 4ombatir toda delegación de poderes y preparar por la propaganda y el e+emplo la organización del consumo y la reiniciación de la producción. /. 'mpedir por medio de la propaganda y con la violencia que nuevos gobiernos, cualquiera que sea su disfraz, impongan su voluntad a las masas y obstaculicen el desarrollo de nuevas formas socialesD. Este manifiesto que, desgraciadamente, en relación a estos puntos fue poco tenido en cuenta, se significa por la clara exposición de la diferencia que es preciso hacer entre las ideas generalmente consideradas como demostradas y las hipótesis, entre aquello que no podemos conocer más que por la experiencia misma, hecha en las circunstancias nuevas despu(s de la revolución ba+o una forma práctica. .i estas ideas y el deseo de verlas reconocidas y realizadas fueron expresados por primera vez por !alatesta aqu%, no lo puedo determinar. )lgo id(ntico fue expresado antes G011KH, lo cual deb%a serle conocido, pero (l es posible que hubiera llegado desde hac%a mucho tiempo por su propia cuenta a la misma conclusión. *odo cerebro claro y todo esp%ritu tolerante deb%a sentir qu( los anarquistas colectivistas y los comunistas chocasen, como en Espa$a en 011E, y como aconteció a su vista cuando se encontraron los italianos y los espa$oles en la )rgentina. En tales casos comprend%an ambas partes que eran anarquistas, que estaban convencidas del valor de sus bases económicas, el colectivismo y el comunismo, y se les presentaban dos caminos9 luchar hasta que el adversario yaciese en el polvo y se sometiese, o Bto agree to disagreeD Greconocer a cada uno, para armonizar, el derecho a permanecer en su opiniónH, como hizo !alatesta en ese manifiesto y como hizo El Productor GFarcelonaH, cuando una cierta propaganda agresiva de los grupos comunistas anarquistas de !adrid y de 7racia agudizaron en Espa$a este asuntoA v(ase La Révolte, J de +ulio y E-03 de agosto de 011K. El redactor de El Productor advirtió que el problema del reparto del producto del traba+o no pod%a ser resuelto antes de la transformación de la propiedad y de la abolición de los gobiernosA por consiguiente, invitaba a de+ar a un lado el problema para que cada agrupación lo intentase a su modo, etc. !alatesta encaró este asunto tambi(n en su discurso del 3 de agosto de 01J< en >ondres, que resumió (l mismo en >a :(volte del / de octubre. )plaza a todas estas interpretaciones
%$

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

económicas distintas para después de la revolución, y a&n entonces esta divergencia debe llevar sólo a una competencia amistosa para la realización de la más grande dicha social posibleA cuando cada uno pueda observar los resultados de las experiencias libres llegará a ser resuelto este asunto, que hoy no deb%a dividirnos. El mismo punto de vista es aceptado de nuevo por el compa$ero de El Productor GFarcelona, K de agosto de 01J<H, Gqu( escribe en La Révolte del E y del 03 de septiembre9 .omos anarquistas, predicamos la anarqu%a sin ep%teto. >a anarqu%a es un axioma, el problema económico es un asunto de importancia secundaria. El mismo autor opone al Bpueblo industrialD Ges decir, a la producción local de todos los art%culos esencialmente necesariosH de Sropot5in, los conceptos de !alatesta que prev(n el cambio de productos entre grandes organizaciones distantes una de otra, etc. #o hay duda alguna que el defensor espa$ol de esta idea era *arrida del !ármol, que trató acertadamente esa cuestión en sus largos discursos en las reuniones internacionales de ar%s Gseptiembre de 011JH, donde lo vi por primera vez y el cual tomaba frecuentemente por ob+eto de sus discursos el anarchisme sans phrase o el anar>uismo sin eti>ueta. #o es este el lugar de hablar más ampliamente sobre el asunto. >a tolerancia deb%a ser natural y la diferencia entre resultados experimentales e hipótesis una cuestión normal de raciocinio. En la práctica no pasa eso, pues el creyente poseedor de una verdad se considera generalmente obligado a difundirla y a realizarla a todo precio y a estimar la tolerancia como pereza y como favorecimento del error. !e satisface ver a !alatesta de parte de la tolerancia, entonces, en 011J y 01J<, y lo mismo treinta a$os despu(s, en sus actuales art%culos. #o se atribuye ordinariamente a este detalle ninguna importancia, pero sin embargo es muy significativoA pues todo lo que es coloreado por el autoritarismo en el grado más insignificante e infectado por la intolerancia sólo logra hacerse absolutamente odiar y es incapaz de persistir. .i bien LH5ssocia(ione G#iza->ondresH no llevó el nombre de !alatesta, no pudo evitar que se pareciese a La $uestione Saciale, y era un gran periódico, bien ordenado y bien escrito, que pudo tener ante s% una larga y próspera carrera, aunque al comienzo fueron necesarios vastos medios para darle una base segura. ero su difusión en 'talia fue obstaculizada en lo posible por la polic%a y habr%a necesitado mucho tiempo para llegar a las desparramadas colonias italianas. 4ualquiera que hubiera podido ser ese desenvolvimiento, dos incidentes y desgracias cayeron sobre el periódico e interrumpieron su aparición poco despu(s de sus primeros pasos. El más insolente esp%a de aquellos a$os, *erzaghi, ya descubierto en 01K;, continuaba sus maniobras a&n, y su +uego de entonces era el siguiente9 los camaradas, especialmente los +óvenes y los que se ocupaban de asuntos arriesgados, recib%an cartas en que se les invitaba a cartearse con B)ngelo )szatiD, una personalidad que sosten%a correr un riesgo tan grande que nadie pod%a verlo y su BdirecciónD por consiguiente eraA poste restante, 7inebra. )s% logró el mozo descubrir los secretos de algunos anarquistas italianos y franceses y entregar v%ctimas al sacrificio. .e apresuró a escribir al nuevo periódico de #iza y no supo probablemente nada de la presencia de !alatesta en esa ciudad y de su posición. !alatesta reconoció a la primera o+eada la letra de *erzaghi, investigó las cosas y publicó el nov%simo traba+o de la polic%a internacional. )hora bien, la polic%a francesa prestó atención a la presencia del expulsado en =rancia y !alatesta tuvo precisamente la buena suerte de llegar a >ondres sin ser molestado Ghacia fines de octubre de 011JH, donde permaneció más de siete a$os Gv(ase tambi(n la Révolte, ;1 de septiembre de 011JH. Entonces lo vi por primera ven, un lunes, despu(s de la sesión del Council de la Socialist League en la casa de la >eague, en 7reat Lueen .treet, [. 4. En esas sesiones hab%a presentes miembros y acud%an igualmente barra y delegaciones. Entro con otro italiano, y se
%%

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

sentó calladamente en la parte de atrás. "o me sentaba cerca de 6%ctor -ave que, seg&n creo, lo hab%a visto ya por la ma$ana en la oficina de la >eague, y me di+o que era !alatesta. "o estaba infinitamente asombradoA conservaba la memoria de su personalidad en los vie+os periódicos desde 01K; a 011/ como uno de los pocos que hab%a permanecido fiel al movimiento a trav(s de todos esos a$os, hasta que despu(s desapareció, es decir, como supe, emigró a .ur )m(rica, )lgunos ingleses se recordaban de (l desde el congreso de 0110, pero para todos los demás, excepto para -ave, cuyos recuerdos abarcaban toda la 'nternacional, era desconocido, tambi(n, para [illiam !orris, que se cuidaba poco, o me+or dicho nada de los movimientos continentales. !orris conoció entonces a !alatesta, sin embargo su campo de acción y su c%rculo de intereses quedaron distanciados. "o fui presentado aquella noche a !alatesta por -ave, como uno a quien interesaban las antigZedades del anarquismo. >a situación era algo extraordinaria, pues para los demás, probablemente tambi(n para s% mismo, !alatesta era entonces un +oven de 32 a$os, mientras que para m%, +unto a -ave, que me hab%a relatado ya mucho sobre la 'nternacional belga del E< y del K<, era una de las más grandes antigZedades en el movimiento anarquista internacional que hubiera podido encontrar. Cab%a visto ya a Sropot5in G0111H, pero (ste entraba entonces solamente en consideración para las ideas y originó un inter(s retrospectivo tan sólo diez a$os más tarde, cuando sus memorias y despu(s los estudios históricos resucitaron en (l el pasado. .e vio en aquella (poca todav%a algunas antigZedades socialistas de más edad en el ambiente de la .ocialist >engue, como E. *. 4raig, de la colonia :alahine en 'rlanda, y Neanne -eroin, del movimiento femenino de aris en 01/1, en la Cammersmith FranchA al vie+o comunista alemán =. >essner GFlZthnerH en Floomsbury, >an 4hatterton, 4harles !urray y otros restos de los charlistas, de la tendencia R`Frien, etc.A igualmente al peque$o franc(s >assasie, que transmit%a la tradición de Noseph -(+acque y 4oeurderoy, sin representar sus ideas, etc. )s%, pues, estaba ante mis o+os, por fin, viviente, una de las más notables rarezas anarquistas, el desaparecido !alatesta. cl comprendió bondadosamente la situación y me invitó a visitarle en =ulham y a repasar sus vie+os periódicos, etc. )s% fui a la casita, casi vac%a, de / Cannel :oad, donde acababa de establecerse con algunos italianos y donde hab%an establecido la impresión de LH5ssocia(ione. !e ense$ó un verdadero gran tesoro, un ca+ón de impresos y cartas de+ado en >ondres desde 0113, todo lo que hasta all% hab%a reservado. !e dio algunos periódicos que todav%a están en mi colecciónA me prestó otros y pas( alg&n tiempo transcribiendo fragmentos que tambi(n se conservan, y devolv% las ho+as. >o demás quedó intacto, entre ello un gran paquete de cartas de 4afiero, que habr%an ilustrado muchas intimidades desde 01KJ que ahora permanecen desconocidas. ues todos sus papeles fueron consumidos en 01J3 por un incendio en su habitación de 'slington, una p(rdida irreparable que le dificultará tambi(n a (l para reconstruir sus recuerdos, por exacta que sea su memoria. "o puse a prueba esa memoria frecuentemente en relación al tiempo de Fa5unin y por eso tuve conocimiento de lo que s( relativo a (l mismo de exacto relativo a aquellos a$os. "o admiraba su paciencia, pues siempre estaba dispuesto a trasladarse al pasado para esos fines. LH5ssocia(ione se fundió inesperadamente por el siguiente p(rfido incidente. In miembro del peque$o grupo editor que gozaba hasta entonces de toda la confianza en la casa de =ulham, un +oven que a la vista del dinero existente a&n, que pod%a estar rodeado de pocas precauciones, se apoderó de (l y despareció. 4uando me acerqu( una vez allá me dio !alatesta una estrecha fa+a impresa, como una media columna, que relataba el caso y nombraba al ladrón. .e participaba la muerte del periódico y la circular fue enviada o un cierto n&mero de corresponsales, sin que el asunto, por lo demás, que yo sepa, se llevara a la publicidad. >a casa y la imprenta debieron ser abandonadas. Lue el golpe era considerable lo se$ala el hecho de que desde aquel a$o no apareció ning&n periódico, excepción hecha de un n&mero &nico de LH5narchia Gagosto de 01JEH.
%&

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

ero fue posible imprimir algunos folletosA el prospecto de la serie está publicado en la Revolte del 30 de agosto de 01J<9 La Biblioteca dellH5ssocia(ione contiene de !alatesta9 La pol8tica parlamentaria del movimiento socialista G#&mero 0, >ondres 01J<, 30 págs. 0;XHA #n tempo di cle(ioni, Dialogo G#um. ;, 01J<, 0E págs.HA *ra contadini G#&m. 3, diciembre de 01J<A nueva, edición abril 01J0, E3 págs.HA LH5narchia G#&m. 2, marzo, 01J0, 2J págs.H. Estos folletos fueron traducidos frecuentementeA el más conocido es LH5narchia, que apareció tambi(n en los *reedom Pamphlets G#&m. 2, 01J;H y en franc(s, 7inebra 0J<; y ar%s 0J<K, etc. El &nico folleto de la serie del que no es autor es En anarchico ed un republicano por Emilio .ivieri G#&m. /, 01J0, ;; págsH. >a critica al Estado y al gobierno, las apreciaciones sobre la solidaridad, las exposiciones del m(todo anarquista en LH5narchia corresponden a lo más claro que se escribió9 B or la asociación libre de todos nacerá una organización social en la que los hombres se agruparán espontáneamente seg&n sus necesidades y simpat%as, de aba+o a arriba, de lo sencillo a lo complicado, yendo de los intereses directos a los le+anos y generales. Esta organización tendrá, por finalidad la más amplia y completa libertad de todosA unirá toda la humanidad en una hermandad com&n y será, modificada y me+orada a medida que las circunstancias se modifiquen y cambien, correspondiendo a las lecciones dadas por la experiencia. BEsta sociedad de hombres libres, esta sociedad de amigos, será la anarqu%a...D >as demostraciones internacionales del primero de mayo Gy en el primer domingo de mayoH de 01J< hab%an revelado un sorprendente gran inter(s del pueblo en las cosas de los traba+adores, pero tambi(n la ausencia de iniciativa revolucionaria y la esclavización creciente de las masas ba+o la táctica parlamentaria. El intento de entrar en contacto con las masas por la participación en los sindicatos, que en los demás pa%ses fue hecho tan sólo cinco o seis a$os despu(s por los elementos revolucionarios, comenzó inmediatamente en 'talia con ayuda de !alatesta y un movimiento de abstención electoral durante las elecciones de octubre de 01J<, reuniones y congresos de distrito, todo ello fue la actividad preliminar que llevó a un congreso general, que deb%a celebrarse en >ugano el 00 de enero de l1J0, pero que en realidad Gcomo se nulificó en *reedom, marzo de 01J0H, una circular secreta fi+aba en 4apolago G*esino, cerca do 4hiassoH para el cuatro de enero. or tanto, la polic%a italiana y la de .uiza esperaban en vano el 00 de enero en >ugano al expulsado !alatesta y a algunos otrosA el congreso de 4apolago, /-E de enero, se celebró sin dificultadesA acudieron 1E delegados y presidieron !alatesta y 4ipriani, como se informó. ara más detalles v(ase La Révolte, 30 de enero, *reedom, de marzo de 01J0, etc.A el texto de las resoluciones puede verse en el Cani esto ai socialisti ed al Popolo dH#talia e Programma del Partito socialista rivolu(ionario anarchico italiano . Risolu(ioni del congresso socialista italiano di Capolago, 2 gennaio 01J0 G=orli, ; de marzo de 01J0, 0E págs. 0EXH. rotocolo no conozco y es probable que no haya aparecidoA sin embargo los periódicos italianos pueden contener detalles. >a =ederación 'taliana del artido .ocialista )narquista :evolucionario fue, pues, fundada. 4omo ob+etivo es se$alado9 Bla organización en com&n de la producción y del consumo por medio de pactos libremente concertados entre los traba+adores asociados y la federación libre de sus asociacionesD. In comit( nacional provisorio Gdirección9 >udovico #abruzzi, en :ávenaH deb%a convocar en el más corto espacio de tiempo congresos de distrito, llamados a establecer comit(s de correspondencia en los distritosA luego el comit( nacional dimitirla. *ales congresos se celebraron en :oma$a y en *oscana. ase por alto los detalles. Es fácil ver que se encontraron dos corrientes quizás igualmente fuertes y que las resoluciones no contradec%an las ideas anarquistas, sino que se esforzaron a pesar de todo por aprovechar los sentimientos de la otra corriente, la del socialismo revolucionario del tipo 4ipriani o romanólo, una tendencia basada
%'

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

más bien en el sentimiento que en las ideas, que estaba igualmente dispuesta a las elecciones con aspecto revolucionario y que se realizaban en formas más o menos ruidosas como a una revolución violenta. .e adher%an con satisfacción al anarquismo, pero echaban tambi(n mano a otros medios aparentemente próximos. #ada hubiera sido más fácil a !alatesta que mantenerse apartado de esas gentes y limitarse a los congresos de anarquistas completos, pero no era ese su modo de proceder. *rata de desenmascarar la confusión creada desde 01KJ por 4osta y otros, y era más práctico relacionarse con los me+ores de esas gentes que permanecer en su casa en >ondres. El primero de mayo de 01J0 deb%a indicar lo que pod%a e+ecutar el nuevo movimiento, 4ipriani, que se pod%a mover libremente en 'talia, emprendió un via+e de propagandaA !alatesta volvió a >ondres, Gdonde habló en la conmemoración de la 4omunaH. In drgano de la tendencia fundada en 4apolago, La $uestione Sociale, deb%a aparecer en :oma Gseg&n La Révolte, 01 de abrilH, pero apenas pudo publicarse debido a las persecuciones del 0W de mayo. El gobierno fue al encuentro de este movimiento por medio del ataque violento contra las demostraciones de mayo, especialmente en :oma G4ipriani y allaH y en =lorencia, y siguió el proceso gigantesco de :oma, en el que estuvieron durante meses, desde el 0/ de octubre, 4ipriani y muchos otros, entre ellos el estudiante alemán [ilhelm Sorner, expuestos ante los +ueces en una +aula de hierroA en +ulio de 01J; fueron condenados 3J acusados a penas diversas de 1 hasta ;2 meses de prisión. >os via+es de !alatesta en el verano de 01J0 no me son %ntimamente conocidosA fue arrestado el ;; de +ulio en >ugano Bvia+ando por .uizaD GRévolte, 1 de agostoH, pero no s( si iba o volv%a de 'talia. -espu(s de su liberación escribió G2 de octubreH la Révolte9 B*rae la más favorable impresión del movimiento anarquista en 'taliaDA el enervamiento originado por la propaganda social-demócrata desaparec%aA +ustamente en la >ombardia Gla sede originaria de los legalitariosH la parte activa de la nueva generación era anarquistaA en :oma$a, en *oscana, a&n en el iamonte, estaba todo reanimado. *odos dec%an que cuando los otros comenzaran una insurrección ellos estaban dispuestos. >os obreros republicanos eran casi socialistas y los obreros socialistas legalitarios eran en su mayor%a anarquistas. Estos datos se$alan tal vez un via+e por aquellas provincias. -espu(s del arresto en >ugano fue condenado a causa de violación del decreto de expulsión de 01KJ a cuarenta y cinco d%as de prisiónA pero quedó encerrado alrededor de tres meses, pues el gobierno italiano ped%a su extradición con la fundamentación curiosa de que era promotor del congreso de 4apolago, que este congreso hab%a organizado el primero de mayo, que el primero de mayo hab%a conducido a hechos de violencia en :oma y a saqueos en =lorencia y que por consiguiente estaba demostrada la complicidad moral de !alatesta en cr%menes no pol%ticos. #o hay que maravillarse de esto, pues el &ltimo proceso contra (l G!ilán, 0J;< hasta 0J;0H se refirió al mismo encadenamiento absurdo de hechos heterog(neos, y en 0113-1/ fue del mismo modo elegido el congreso de >ondres de 0110 como punto de partida de la acusación hecha contra (l y !erlino Gcomo indicaba en una carta del 0J de +ulio de 01J0, impresa en la Révolte del 1 de agostoH. El gobierno tesin(s y el 4onse+o 4onfederal rechazaron estos mezquinos argumentos y naturalmente, no fue extra$ado y pudo por fin abandonar a .uiza, donde unos compa$eros suizos hab%an llamado en(rgicamente la atención p&blica sobre el caso. oco despu(s de esta aventura en .uiza lo encontramos en un via+e de propaganda en Espa$a, donde habló en un gran n&mero de reuniones, en espa$ol, cloro está, para lo cual hab%a sido completamente capacitado por su larga práctica en .ur )m(rica. El via+e no era secreto, y las reuniones fueron, por e+emplo, en El Porvenir 5nar>uista GFarcelonaH periódico que se publicaba en tres idiomas, discutidas en una pol(mica dirigida por . .. .chicchiA pero su aparición fue para la polic%a espa$ola tan asombrosa que no supo por el momento qu( hacer, y en tanto el via+e tocó a su fin o fue interrumpido y marchó felizmente, sin que desde entonces haya tenido nueva ocasión de volver a Espa$a. Esto era, seg&n pienso, a fines de
&)

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

01J0, y el E de enero de 01J; tuvo lugar la revuelta local de Nerez, que llevó a los cuatro terribles a+usticiamientos del 0< de febreroA las infamias de la +usticia contra estas y otras v%ctimas fueron dadas a la publicidad en 0J<<A v(anse Les Tems !ouveauM del 0< y del 0K de marzo de 0J<<. .iguieron numerosos arrestos en Farcelona Gfebrero de 01J;HA el via+e de !alatesta Ghacia noviembre y diciembre de 01J0H lo puso, pues, en la l%nea extrema de un gran peligro, si hubiese sido aplicada contra (l la teor%a italiana de la responsabilidad moral. ara estimar su manera de hablar en las reuniones, que no es de ning&n modo una retórica declamadora, sino el desarrollo tranquilo, a menudo elemental y siempre práctico de una idea ante los oyentes, consideremos una información sobre su discurso en la conmemoración de la 4omuna, en marzo de 01J0, en .outh lace 'nstitute, >ondres. .eg&n *reedom di+o !alatesta que Bcomo todos los movimientos revolucionarios, la 4omuna de ar%s contuvo el germen del futuro, pero ese germen fue asfixiado por el nombramiento de un gobierno. Ese gobierno proclamó la descentralización territorial. En lugar de uno, habr%a habido 3E,<<< gobiernos en =rancia, que hubieran reposado todos sobre el mismo principio autoritario. En el concepto socialista la 4omuna no hizo nada. rotegió la propiedad y si hubiese subsistido más tiempo se hubiese visto forzada a volverse contra el pueblo, como cualquier otro gobierno. .in embargo, la 4omuna tuvo una importancia enorme. #o son las ideas las que originan los hechos, sino los hechos los que originan las ideas G isacaneH. En 'talia comenzó la propaganda socialista por medio de Fa5unin en 01E/. :eunió unos 02 socialistas a su alrededor, y su n&mero no creció hasta la 4omuna de ar%s en 01K0A pero despu(s, gracias a ese hecho, se contaron por millares. .omos un partido de acción y no debemos nunca olvidar eso. .i acontece un hecho, nuestro n&mero aumenta rápidamente. -e lo contrario el progreso es lentoA realmente perdemos terreno. BRtra lección de la 4omuna es que debemos prestar gran atención a los movimientos y a las corrientes populares. #o podemos esperar que el pueblo se levante con un determinado programa comunista anarquista. Ina revolución no comienza nunca con un programa fi+o. >a de 0K1J comenzó con el grito9 BU6iva (l reyQD Gporque el rey hab%a convocado los estados generales suspendidos desde hac%a 02< a$osH. >o mismo sucede con el movimiento que se prepara ahora. El pueblo pide la +ornada de ocho horas, pero (sta no será nunca una realidad, y el que su exigencia sea tan peque$a, no da motivo a que permanezcamos al margen. -ebemos mezclarnos al pueblo e indicarle cómo es posible la expropiación y cómo hay que atacar la autoridad. .i estamos con el pueblo y compartimos sus sentimientos se comprenderán me+or nuestras ideas y se realizarán me+orD. GEl informante de *reedom ha omitido en este resumen una cantidad de deducciones que asocian entre s% los pensamientos que citaA el lector puede suplir fácilmente esta omisiónH. In a$o más tarde apareció el en aquella (poca discutido folleto de !erlino !ecessité et Bases dHune entente en Fruselas Gmayo de 01J;H, en la colección Propagande Socialiste anarchiste révolutionnaireA la dirección del grupo editor era la de !alatesta, fiel cual fue anunciado un traba+o +rganisation et Tacti>ue que no apareció. #o s% si interrumpió esta publicación el via+e de !erlino a )m(rica G01J;H, y no confundo a ambos autores ni interpreto el folleto de !erlino en el sentido de sus ulteriores puntos de vista. )ntes pienso que la brusca reprobación de su experimento para dar al movimiento una base más amplia lo desilusionó y lo apartó de nosotros. En 'talia fue celebrado entonces en 7(nova un congreso obrero Gagosto de 01J;H que tuvo una mayor%a anarquista a la que pertenec%an 7ori, 7alleani y otrosA los socialistas abandonaron el congreso y fue fundado un partido obrero antipol%tico. *odos estos esfuerzos prácticos para entrar o quedar en contacto con personas y organizaciones de 'talia, correspond%an a la participación posterior de los anarquistas en el sindicalismo, lo que entontes era todav%a inaudito, exceptuando no obstante algunos peque$os grupos de la lucha sindical. Esto valió a !alatesta y a sus amigos muchos ataques y se le imputó la defensa de una evolución hacia la tendencia de los partidos legalitarios.

&(

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

#o sólo tuvo lugar esto en ciertos corrillos pseudo individualistas de publicaciones londinenses de las que hab%an sido entonces organizadas en tres idiomas, sino que halló cabida en la misma Révolte G03 de agosto de 01J;H para ser reprobado con indignación en el siguiente n&mero por Sropot5in G;< de agostoH Bes sencillamente rid%culo... tan falsas e indignas acusaciones no habr%an debido nunca introducirse en la RévolteD... ero 7rave, desde el santuario más %ntimo de su torre de marfil mantiene su rechazo teórico de todo lo acontecido desde 4apolago. !alatesta pide pruebas. #o me atengo a las observaciones del corresponsal que, como sucesos posteriores permitieron deducir, no es digno de nuestra atención. !alatesta publicó interesantes aclaraciones G;< y ;1 de agosto y 0; de septiembreH y el art%culo BProblemas t'cticosD GRévolte, 0 de octubreH. 4oncede lo del error de 4apolago de que (l ha cre%do que todos los anarquistas pod%an marchar +untos, armonizados sobre las fórmulas generales, no importando que sobre el movimiento obrero tengan diversas concepciones, pues mientras algunos lo consideran con indiferencia y con animosidad, (l y sus amigos son de opinión que no podremos hacer nada antes de haber emancipado el movimiento popular de manos de los legalitarios, *ambi(n exist%an diversos puntos de vista sobre la importancia relativa de los hechos individuales y colectivos y sobre el valor intr%nseco de ciertos hechos Glo &ltimo se refiere al comple+o de problemas que parecen relacionarse con los actos de -uval, ini, :avachol, en que personas de sentimientos ideales estaban en primera l%nea y perd%an la vida o la libertad, mientras que personas de sentimientos desinteresados mucho más reducidos explotaban esos actos en parte de un modo doctrinario e intolerable o simplemente de un modo muy vulgarH. -i+o tambi(n9 Bqueremos hacer propaganda y no nos satisfacemos con eso, para gozar como aristócratas de nuestro conocimiento de la verdad. ensamos que una revolución hecha sólo por un partido, sin las masas del pueblo, &nicamente conduce al dominio de ese partido y de ninguna manera será una revolución anarquista. or consiguiente, debemos estar con las masas, como estuvimos siempre, aparte de los periodos en que fuimos puestos fuera de combate por las persecuciones, nunca por nuestra libre voluntad. ide la participación en todos los movimientos y en todas las organizaciones populares. .i los legalitarios dicen que predicamos la organización y que no somos anarquistas, no nos importe. iensa que la mayor%a de los anarquistas espa$oles e italianos son de la misma opinión. *ras esta diversidad de opiniones de los compa$eros italianos y franceses de aquel tiempo yace +ustamente el hecho de que !alatesta no cesó +amás de creer en la posibilidad de una verdadera acción revolucionaria general, mientras que en =rancia se cre%a entonces, hasta tal grado se hab%a perdido el contacto con el pueblo, que la propaganda y los hechos individuales parec%an ser los &nicos medios existentes y una acción general se supon%a infinitamente le+anaA el nuevo descubrimiento del sindicalismo en 01J2 cambió esta mentalidad en la mayor parte de los camaradas.0J En la (poca de :avachol en ar%s, a principios de 01J;, publicó Nules Curet en el *igaro G ar%sH una entrevista redactada de un modo inteligente sobre los hechos de violencia de aquel per%odo, entrevista a la que !alatesta no hab%a querido substraerseA fue impresa en la en>uete de Curet y en el suplemento de la Révolte Gvol. '', pág. 33K-33JH. O uede concebir 6d. que sea posible la existencia de una sociedad sin gobiernoP -se le preguntó. .er%a más fácil para m% representarme un gobierno que hiciera vivir una sociedad- contestó !alatesta. >as causas sociales de los actos individuales de rebelión son despu(s claramente refle+adas. oco despu(s, el +uez instructor de ar%s, !eyer, decretó el secuestro de la correspondencia dirigida a todos los anarquistas llamados peligrososA en la larga lista se encuentra +unto a los
Los art8culos de (ernand Pelloutier en )Tems Aouveau@* +: de &ulio, # y "1 de a'osto, 1 y "# de sept., " de nov. de :!E/ se9alan para el lector el comien.o de esta nueva evolución, a la 6ue precedieron discusiones y apreciaciones en el periodo de :!15!; en 6ue no aparecieran periódicos.
&*
!

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

nombres de Sropot5in y de :eclus, tambi(n el de !alatesta, 00; Cigh .treet, 'slinglon, >ondres, #. GRévolte, 03 de enero de 01J/H. -espu(s del abandono de la casita de =ulham vivió !alatesta en una habitación amueblada en las cercan%as de Euston .tation, en 7eorges .treet, si no me equivoco. ero pronto se trasladó al domicilio de la familia -efendi, 00; Cig .treet, 'slington, #., a pocos pasos del ?ngel, el animado punto de tráfico. Esta amistosa y bondadosa familia, -efendi, su mu+er vivaz y activa, con muchos hi+os a su alrededor, ten%a una tienda bastante regular y probablemente, dentro de l%mites moderados, bastante próspera, de productos italianos, salames y pastas, queso, frutas meridionales y vino. !alatesta fue atendido all% y habitó el cuartito más sencillo que se puede imaginar en un piso superior. )s% tuvo siempre a su alrededor caras amigas y +óvenes, las atenciones de una buena mu+er, cocina, y modo italiano de vida, y naturalmente las visitas constantes de los compa$eros italianos, algunos que viv%an en >ondres y otros que iban o ven%an de 'talia o de )m(rica. Estaba informado de todo y su conse+o y su ayuda fueron tenidos en cuenta en numerosos casos. *uvo as% una peque$a 'talia a su alrededor, aun en el sombr%o invierno londinense. 'gualmente lo visitaban camaradas franceses y estaba siempre al corriente de los movimientos franceses y espa$oles, atento a las palpitaciones revolucionarias, no preocupándose de los detalles de los otros movimientos, sencillamente porque, -esta es al menos mi opinión- en los demás pa%ses no ve%a entonces ninguna suerte de posibilidades revolucionarias. or el contrario, nadie penetró más agudamente que (l, seg&n tales posibilidades, en los llamados pa%ses latinosA pero, claro está, observaba en todos los pa%ses los hechos de alguna importancia. )s% vivió en el J< y probablemente tambi(n hasta los &ltimos d%as de su destierro londinense un cuarto de siglo más tarde. esados traba+os, ninguna comodidad, pero ninguna miseria tampoco, incansable recepción de visitantes, de correspondencia y las lecturas necesarias, todo esto en una atmósfera regional de tranquila y amigable seguridad y fresca y activa vida a su alrededor, -as% se sucedieron los a$os. -e cómo de+ó sus rastros en (l el duro traba+o y de cómo se debilitó algo su salud se informará más adelante. Entretanto hab%a llegado a su per%odo de madurez y su cabello y sus o+os parec%an volverse más negros con la edad. El movimiento italiano hab%a cesado poco a poco hacia 011<-J< de emplear el nombre de 'nternacionalA el congreso de 4apolago intentó reunir las organizaciones locales existentes de anarquistas y de socialistas revolucionarios. ero el movimiento estaba ya habituado a la lucha local directa ya desarrollada contra el doble enemigo, el capitalismo más poderoso cada d%a y su guardia protectora, los socialistas reformistas y legalitarios, que se desenvolv%an paralelamente a las fuerzas capitalistas all% como en todas partes. .in embargo el esp%ritu revolucionario era todav%a fuerte y la ayuda material de aquella (poca cooperaba por su parte, y los primeros a$os despu(s de 01J< pudieron convertirse a&n para 'talia en un per%odo realmente revolucionario. Nustamente en el norte, donde el Estado autoritario piamont(s y la industria lombarda proporcionaban al socialismo legalitario las primeras bases, fue donde surgió entonces el anarquismo poderosamente, especialmente en !ilán, en *ur%n, en 7(nova, pero el movimiento revolucionario en la >unigiana G!assa 4arraraH fue el &nico que estalló en realidad, por tirante y presta a la revolución que apareció la situación en .icilia en esa (poca. 4iertamente se hicieron en todas partes enormes esfuerzos para contener el anarquismoA las e+ecuciones y torturas espa$olas en el !ont+uich las lois scPlérates francesas de 01J/ Gfueron bautizadas espontáneamente as% como la ley alemana contra los socialistas en 01K1H, etc.- y llegó el momento desde la segunda mitad de 01J/ a la primera mitad de 01J2 en que las formasA exteriores del movimiento casi desaparecieron o fueron poco visibles. #l Pensiero de 4hieti G)bruzosH, 3< de septiembre de 01J/ fue quizás el &ltimo periódico italiano que se publicó y el 5vvenire Sociale de !esina. ;E de enero de 01JE uno de los primeros que reaparecieron despu(s. En =rancia la Révolte calló desde el 0< de marzo de 01J/ hasta que reapareció como Les Tems !ouveauM el / de mayo de 01J2, y el Pere Peinard de ouget, suspendido el ;0 de
&+

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

febrero de 01J/, suplantado por unos folletos periódicos de >ondres, apareció otra vez en ar%s con el nombre de La Sociale tan sólo el 00 de mayo de 01J2. *ambi(n en >ondres desapareció el Commomiceal el E de octubre de 01J/, y un poco más tarde fue interrumpido igualmente unos meses *reedom hasta mayo de 01J2, y sólo el peque$o Torch hizo excepción a la laguna de continuidad. *odo esto enriquec%a la vida del destierro londinense y todos los compa$eros que segu%an intensivamente el movimiento han conocido naturalmente a !alatesta. -e los italianos nombre al -r. =. .. !erlino, con el que hab%a estado asociado en el proceso de Fenevento, en el congreso de >ondres de 0110 y en el proceso italiano de 0113-12, si no hab%a estado ligado con (l ya por una amistad más antigua en su pa%s. En su destierro G0112-J3H !erlino fue pronto considerado en la primera l%nea de los pensadores anarquistas y de los capacitados para la propaganda literaria en aquel tiempo. )s% lo encontró !alatesta despu(s de su regresoA si colaboraron estrechamente o no, lo ignoro, pero hab%a suficiente espacio para ambos. !alatesta procede siempre en el amplio campo de la propaganda anarquista popular, de la organización, y si es posible de la acción, y no mira ni a derecha ni a izquierda. Esto no significa que no siga todas las formas y fenómenos del movimiento, y los periódicos contienen art%culos en los que adoptó actitudes sobre muchas cuestiones.;< ero su traba+o capital fue siempre el mismo. !erlino, al contrario, tenia un esp%ritu inquieto que lo impulsaba a la propaganda directa, por lo que fue muy &til al movimiento ingl(s, belga y americano, entonces en sus comienzos, y tambi(n a la discusión de los problemas y de las posibilidadesA en una palabra, le faltaban la paciencia y la tenacidad firmes, tranquilas y seguras, tan caracter%sticas en !alatesta. !erlino tuvo en alto grado el valor de expresar puntos de vista personales impopulares y no encontró desgraciadamente entre los anarquistas la tolerancia que hubiera deseado frente a las opiniones descaminadas. ero quiero mencionar sólo algunos de sus escritos principales, su libro Socialismo o Conopolismo G#ápoles y >ondres, 011K, ;11 págs.H, el folleto frecuentemente traducido Per ché siamo anarchiciP G#eY "or5, 01J;. ;/ págs.H, -O orqu( somos anarquistasP G*rad. N. ratH, Fibl. de La Protesta Numana, GFuenos )ires. 01J1, /E págs. 0EXHA el discutido traba+o !ecessite et Bases dHune entente GFruselas, mayo de 01J;, 3; págs.H y el libro LH#talie telle >uHelle est G ar%s, 01J<, 3J; págs.H, una descripción de la 'talia moderna que el lector que desee conocer la Bbase económicaD por decirlo as% de la evolución y de la actividad de !alatesta, en la que apenas puedo profundizar más aqu%, har%a bien en leer. !erlino ayudó a *reedom, de >ondres, al Nomme libre de Fruselas, contribuyó a la fundación de la primera So#idarit3 neoyor5ina de Nonh Edelman G01 de +unio de 01J;H y al %rido degli +ppressi G#eY "or5, 2 de +ulio de 01J;H, etc. .u detención en #ápoles el 3< de enero de 01J/ puso fin a su vida de destierro. >os via+es ocasionales de !alatesta al continente entre 01J< y 01JE estaban, ligados a tal peligro de arresto que no se habló innecesariamente de ellos y no de+aron tras s% rastro alguno. Ina o dos veces fueron tan insistentes los rumores de inminentes movimientos populares en aris el 0W de mayo, que se dirigió allá para observar con sus propios o+os, pero no se produ+o nada de particular. >os socialistas belgas prepararon en cierta ocasión una gran huelga de mineros para obtener el sufragio universal. .i no estoy equivocado, !alato relató en sus Ao3eusites de lHEMil G ar%s 01JK, 3;1 págsH -en las que está descrito detalladamente el medio franc(s de >ondres, con el que estaba ligado !alatesta-, cómo (l y !alatesta se dirigieron entonces a F(lgicaA la huelga tuvo lugar, pero fue sumamente pac%fica. 4uando en el invierno de 01J3-J/ la organización de los campesinos, los *asci, dirigida por 7. de =elice, amenazaba con una verdadera rebelión, -que no se realizó y 7. de =elice halló el camino del parlamento-, toda la 'talia proletaria parec%a esperar esta explosión como una se$al,
"0

)Nn pen de t3eorie*, pu$licado en )LQEn de3ors* de Ko dQA@a +" de a'osto de :!"/ ?ue reproducido en la serie de la )Bi$liot3e6ue des Tems Aouveaur* de Bruselas +ABm. E, :!!, E pá's./, serie cuya elección cuida$a especialmente Eliseo -eclus.
&,

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

pero sólo los traba+adores de !assa 4arrara, la >unigiana, entre los que hab%a muchos anarquistas, atacaron y cayeron en su aislamiento. Entonces se dirigió !erlino a 'taliaA fue insistentemente buscado y por fin, el 3< de enero de 01J/, literalmente acorralado, cayó preso. .obre la presencia de !alatesta en 'talia, cómo era visto por todas partes y cómo escapaba por una casualidad, pod%a leerse diariamente en los periódicos a fines de 01J3, pero no o% nunca, ni pregunt( si estuvo o no en 'talia en aquella (poca. Este episodio podr%a dar interesantes recuerdos o ser borrado con una sola palabraA actualmente sólo tenemos ante nosotros la leyenda. >as persecuciones en ar%s contra un grupo italiano y contra varios otros obreros y estudiantes que colaboraban con !erlino Gmayo de 01J<H llevaron a algunos de estos a >ondres, entre los que hab%a un estudiante de qu%mica que fue compa$ero de !alatesta muchos a$os y uno de los me+ores cerebros del movimiento italiano. Rtros se dirigieron a 7inebra, de donde fueron expulsados en noviembre, >uigi 7alleani, que estaba entonces en el ambiente de El%seo :ecl&s Gen 4larensH fue deportado a causa de eso a 'talia y el movimiento italiano septentrional recibió as% un orador de primera fila. En la propia 'talia se desarrollaban en esa (poca >uigi !olinari y ietro 7ori en !ilán, el &ltimo igualmente interesante como defensor, como orador y como poeta de la anarqu%a. En aquellos dos o tres a$os de viva agitación fue establecido firmemente el anarquismo en la gran región de 6enecia a 7(nova. Cacia fines de 01J3 culminaron las persecuciones en el proceso contra 7alleani y otros 3/ compa$erosA estos detalles y los pretextos ba+o los cuales fueron procesados tos anarquistas se pueden examinar en el discurso de ietro 7ori como defensor9 %li anarchici e Lart, ;/1 del Codice penale #taliano, -ifesa dellHavvocato Pietro %ori innan(i al tribunale penale di %enova G#eY "or5, mayo de 01J2, /K págs.H, discurso pronunciado el ; de +unio de 01J/. En !ilán era tambi(n el silencioso Edoardo !ilano Gde 7rugliasco, cerca de *ur%nH uno de los propagandistas más serios e intensivos, un amigo de 4aserio .anto, despu(s de cuyo acto en >yon G;/ de +unioH debieron desterrarse a >ugano los me+ores compa$eros del grupo milanes, con 7ori y !ilanoA all% conoc% a este &ltimo y con su ayuda segu% los rastros de Fa5unin en >ugano G01K/-KEH. ) comienzos de 01J2 estos italianos debieron abandonar a .uiza y se dirigieron en su mayor%a a >ondres. )hora comenzaba un regoci+ante episodio, 7ori, !ilano y cerca de otros veinte compa$eros hallaron un centro hospitalario en la imprenta del Torch un periódico anarquista fundado en 01J0 por tres +óvenes hermanos, dos de los cuales eran muchachasA ese periódico, despu(s de la desaparición del 4ommomiceal, y durante la suspensión del *reedom, fue la &nica publicación. En ese momento ten%a la ho+a hasta dos cuartos, en los que se instalaron las ca+as y una vie+a prensa de gran formato. !alatesta, como mecánico, instaló la prensa all%, máquina que Carry Selly, en *reedom de #eY "or5 G0J0JH describe como una vie+a prensa oscilatoria del tipo [harfdale, sin motor ni aparato para retirar los pliegos, de forma que eran necesarias tres personas, una para hacer marchar la máquina y otras dos para poner y retirar las ho+as. uede ser que haya máquinas de un tipo más perfecto, y las vueltas al volante, traba+o que todos hemos hecho frecuentemente en a$os posteriores, no eran ninguna distracción. ero sin embargo fueron impresas en esa máquina muchas cosas inglesas e internacionales, por aquel entonces italianas, y algunas poes%as de 7ori, apenas escritas, rápidamente compuestas, salieron de esa prensa en el más corto espacio de tiempo como volantes. *odo esto existe todav%a, pues esas habitaciones se transformaron en el local de *reedom desde 01JE, y como muchos a$os despu(s se deseaba el me+oramiento de la iluminación, fue otra vez !alatesta el que instaló el gas conveniente en la tipograf%a. BEstos eran d%as brillantes para todos nosotrosD, escribe Carry Selly de aquellos a$os, y lo mismo puede decirse del verano de '1J2, cuando los fugitivos milaneses animaron ese t%pico y pobre barrio de >ondresA se sent%an bien all%, pues hasta las dos muchachas inglesas, de una po(tica familia anglo-italiana, hablaban el italiano y el ingl(s. En el libro 5 %irl among the 5narchist G>ondres, 0J<3, 6''', 3<; págs.H es relatado mucho sobre aquellos d%asA sin embargo &nicamente un observador %ntimo de aquella (poca puede separar la verdad de la poes%a. "o ve%a entonces a 7ori algunas veces y a !ilano mucho más a menudo todav%a y escuch( sus impresiones y apreciaciones m&ltiples sobre la acción de
&#

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

!alatestaA hab%a por tanto all% camaradas educados en la 'talia contemporánea frente a la acción de !alatesta que no tenia entonces contacto personal con 'talia, pero que por lo demás ten%a una visión de con+unto mucho más vasta y más experiencia. .e desprend%a siempre un cierto escepticismo relativo a la BorganizaciónD, que los otros estimaban siempre más que (l mismo, -que +amás la restringió-, como limitaciónA sobre esto diremos unas palabras más adelante. El pobre !ilano viv%a en un zaquizam% no más grande que un ca+ón, ba+o el techo, que hab%a servido de palomar, y 7ori habitaba cerca de una calle+uela inhabitable, que se ofrec%a como centro de los ladrones del barrioA pero estos ten%an un gran respeto hacia el imponente 7ori, al que ve%an frecuentemente vigilado por los detectives y a quien pod%an tener por un leg%timo bandido que se hab%a temporalmente retirado. Inos meses despu(s se dirigió 7ori a )m(ricaA crecido en la 'sla de Elba y conociendo tan bien el mar, se coloco como marinero para hacer la traves%aA volvió de all%, tras una gran propaganda en Estados Inidos en la (poca del congreso internacional de >ondres de 01JE. Edoardo !ilano estuvo tambi(n en Estados Inidos, despu(s en FruselasA su claro esp%ritu, al que debemos Primo Passo allH5narchia G>iorna, 01J;, 13 págs.H se ensombreció poco a poco. :egresó a 7rugliascoA lo vi a&n en *ur%n en 01J1, pero en 0J<K me informó !alatesta de su muerte trágica en 7rugliasco. U4uántos otros destinos vio !alatesta %ntimamente en la emigración italiana y francesa de aquellos a$os, y además las constantes persecuciones de la polic%a de todos los pa%ses contra los fugitivos, como la triste extradición de !eunier, que hab%a vengado la traición a :avacholQ Era necesaria una cabeza sensata para salvarse (l mismo y salvar a otros muchos compa$eros, menos previsores, de las garras codiciosas de la polic%a inglesa, italiana y francesa que los amenazaban sin cesar. En estos dif%ciles asuntos eran los conse+os y la ayuda de !alatesta quienes sab%an encontrar la &ltima salida. -e los camaradas a quienes conoció entonces podr%a citar a Sropot5in, *oher5esoff, !alato, ouget, 7u(rineau, 6ictor :ichard, >orenzo ortet y otros catalanes, muchos compa$eros ingleses, seguramente tambi(n a aul :ecl&s, cuando fue a >ondresA El%seo :ecl&s G01J2HA despu(s, en la (poca del congreso de 01JE, =. -omela #ieuYenhuis, 7. >andauer, *om !ann y muchos otros. #o podr%a decir si su inter(s se extendió a las personas de las tendencias socialistasA pero si en alguna parte se se$aló un honesto deseo de entenderse amistosamente en el terreno del antiparlamentarismo y del sindicalismo con los anarquistas, -como *om !ann y otros hicieron en la (poca del congreso y despu(s, no se opuso a ese acercamiento, si ten%a una base un poco seria, pero no saludó tampoco esos episodios con un optimismo demasiado grande. In antiguo conocimiento le unió a (l y a *cher5esoff con Cerman Nune, el vie+o secretario suizo de la 'nternacional, que se hab%a separado completamente de !arx, pero sin ale+arse en teor%a de sus ideas. GRtro vie+o internacionalista al que vio todav%a !alatesta en 01J0 en Farcelona fue a 7. .enti$ón, que hab%a conocido a Fa5unin desde 01EJH. >e+os de m% la intención de pasar por alto las corrientes de oposición que se levantaron en aquellos a$os y más o menos hasta ahora contra la actividad de !alatesta. ) un individuo le es siempre posible adelantarse a las masas, ser más inteligente, aparecer más avanzado, derrochar en unos meses o en un golpe de energ%a toda una vida. ) estos !alatesta les pareció marchar demasiado lentamente, porque todo su esfuerzo estaba dirigido hacia el fin de hacer que el mayor n&mero posible de hombres de capacidad mediana diesen un paso hacia adelante, y no a marchar solo tan le+os como fuera posible para llegar de ese modo a un aislamiento impotente. -e este ultimo modo procedió cuando se posesionó con otros cinco en 01K/ de 4astel del !onte y en 01KK cuando se retiró con otros ;K al !onte !átese y no halló una mano que quisiera levantar +unto con (l la bandera de la revolución. -eseaba, desde 0113 próximamente, que las grandes masas comprendiesen cuando menos verdaderamente algunos fines socialistas elementales y se adhiriesen a ellos. Esto no es moderaciónA es renunciación al brillo personal para realizar una labor sencilla y consciente.

&$

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

or tanto, cuando se le ataca por cantaradas de una exuberancia +uvenil, como en El Porvenir 5nar>uista de Farcelona a fines de 01J0, -en tanto que me recuerdo de esa pol(mica, eso importa poco. Rtros ataques ya mencionados en publicaciones que aparecieron desde 011K más o menos en ar%s y hasta 01J3 próximamente en >ondres, carecen de valor por su manifiesta malevolencia, y un proceso de >ondres, diez o quince a$os más tarde, vertió la luz más terrible sobre ese ambiente. El individualismo con que se cubr%an tales personas no tiene nada que ver con las numerosas publicaciones actuales italianas, como las que aparecen en !ilán. *odav%a ahora dan los individualistas al movimiento, que les atrae y en el cual no quieren ocupar un puesto propio, mucho traba+o pol(mico, originan una p(rdida de fuerzas en choques innecesarios, pero existe la buena voluntad que antes faltaba en la mayor%a. El argumento principal de toda oposición es siempre la actitud de !alatesta hacia la organización. !alatesta sostiene que el traba+o real necesita una colaboración t(cnica efectiva y que esto es para (l la organización. Sropot5in y :ecl&s no tuvieron ante s% ning&n plan directo para la acción com&n, por eso pudieron de+ar a un lado el problema, y por eso aparecen más anarquistas que !alatesta en la prácticaA por lo demás estaba su propia obra, su incansable traba+o cient%fico, extraordinariamente bien organizado, y los grandes vol&menes anuales de la geograf%a de :ecl&s sólo vieron la luz gracias a la más intensa organización de las fuerzas propias y de los auxilios. >a exigencia de !alatesta para la puntualidad y la seguridad en el traba+o práctico es por tanto comprensible. )hora bien, es +ustamente por su inteligencia, por su amor al traba+o y su experiencia que en una organización su misión es involuntariamente la de +efe espiritual, y ya en su +uventud fueron reconocidas tan rápidamente sus capacidades en el peque$o c%rculo de Fa5unin, que hasta all% mismo sintió los más livianos ligamentos y se encontró de inmediato casi entre iguales, hasta que despu(s, por la desaparición de otros muchos, recayó sobre (l una confianza cada d%a más grande. Lue esto es un caso excepcional y que las ligaduras de una organización pesar%an a casi todos los demás más fuertemente, y de un modo más grave a los más d(biles, es algo que debe ser comprensible, para (l, pero no hay la fuerza de una experiencia personal. or esto vacilan otros precisamente al adherirse a organizaciones en que tienen una preponderancia natural los hombres me+or dotados. or lo demás me parece que este problema será resuelto por el tiempo mismo. Cubo muchos a$os en que estaba el movimiento tan limitado que !alatesta tuvo una posición especial como el más tenaz y el más experimentado. ero desde entonces creció el movimiento en dimensiones que descuellan sobre toda actividad individual, y de este modo es poco a poco eliminado el problema de la organización en el vie+o sentido. R+eando la Révolte observo el art%culo Encore B3sance GK y 0/ de +unio de 01J<H, sin firma, con la an(cdota de Fa5unin sobre la voluntad libre y creo recordarme de !alatesta como autor. Cab%a de ciertas gentes que solamente hacen lo que corresponde a su inter(s y que lo consideran todo disculpado por la falta del libre arbitrio. !alatesta no cre%a en tales gentes y a +uicio de esas era un tirano. En la carta impresa el / de octubre reconstruye su discurso del 3 de agosto de 01J< en el mitin internacional tenido en la sala del 4lub B)utonomieD, donde fue expuesta ampliamente entre otras cosas la huelga generalA =. 4harles y otros ingleses de las provincias estaban presentesA yo me recuerdo bien del mitin. >a cuestión principal, la solidaridad internacional en la acción, llevo al asunto de la organizaciónA algunos rechazaron toda, organización. !alatesta, despu(s de haber rechazado las organizaciones autoritarias, sostuvo por otra parte9 B#o organización significa impotencia y muerteA lleva a la insolidaridad, a la odiosa competencia de todos contra todos y termina en la inactividad. Ina iniciativa no será tenida en cuenta más que si se siente que conduce a algoA aquellos que obran sin pensar en los demás son muy raros. El ser aislado

&%

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

es el más impotente de todosD G!e recuerdo que hablaba de la parado+a de 'bsen9 el más fuerte es el que está solo, y declaró que esa era una afirmación sin sentidoH.;0 4ombatió tambi(n la inclinación -que hicieron surgir entonces la huelga de los estibadores de >ondres en 011J y las numerosas e inesperadas huelgas de +ornaleros que siguieron-, Ba esperarlo todo de las huelgas y a identificar casi la huelga con la revoluciónD, una concepción peligrosa y enga$adora. orque la huelga general Bno será más que una ocasión magnifica para hacer la revolución, nada másD. En una palabra, para (l no exist%a nunca un camino, -un a menudo buscado-, que hiciese superflua la revolución, -nunca fue seducido por ning&n sendero extraviado ni aceptó una etapa seductora para detenerse. .e mantuvo siempre en la necesidad absoluta de la revolución completa, para la cual todos los otros movimientos no e+erc%an más que un traba+o preliminar, pero que por s% mismos eran incapaces de suplir la operación revolucionaria.;; En este sentido no se desprende de la idea de la huelga general ni del sindicalismo. -espu(s de las persecuciones de 01J;-01J/, la repentina y rápida evolución del sindicalismo franc(s era para todos una gran alegr%a, y muchos vieron en (l un nuevo camino. .e habló de ello en >ondres, hacia mediados de 01J2 y !alatesta hab%a tratado probablemente a fondo la cuestión en especial con ouget, que fue el primero en romper con las lois scélérates, se dirigió a aris, liquidó en breve su proceso y publicó La Sociale, abriendo al sindicalismo un camino entre los anarquistas. En aquel verano, en la reunión celebraba en casa de )lfred !arxh, que redactaba *reedom, en 4amden *oYn, #. [. G!alatesta estaba presenteH fueron descritas estas nuevas condiciones en =rancia;3 y tambi(n se consideró el congreso internacional socialista obrero y sindical de >ondres, 01JE, y desde entonces se preparó la participación de los anarquistas que fueron delegados de sindicatos, puesto que los organizadores marxistas del congreso no pose%an ning&n derecho de control en cuanto a la admisión de los sindicatos, -tal como el reconocimiento de la acción pol%tica, etc. G.e deb%a pues, admitir todos los sindicatos en el congreso de 01JE. Este congreso determinó para lo sucesivo la no admisión de los sindicatos que no reconociesen la acción pol%tica, etc.A en 01J2 no hab%a restricciónH. >levar%a muy le+os la colección de las declaraciones de !alatesta sobre sindicalismo, concretadas en numerosos art%culosA &ltimamente se expresó sobre el tema en su discurso al congreso de la Enione Sindacale #taliana G:oma, marzo de 0J;;H, y en el art%culo Sindicalismo e anar>uismo GEmanit' !ova, E de abril de 0J;;HA tal labor ser%a más apropiada para uno colección, de sus escritos que para esta biograf%a. or la mencionada participación en el congreso internacional G01JEH hicieron los anarquistas un nuevo intento para mantener la solidaridad de las organizaciones obreras y socialistas de todos los matices, como lo hab%an propuesto los congresos de .t.-Nmier. Folonia, 7inebra y Ferna, de 01K; a 01KEA se estaba dispuesto a entablar una, discusión amistosa con los socialdemócratas. )cudieron numerosos delegados de sindicatos, cuyo punto de vista era apoyado por los alemanistas franceses, por los holandeses con -ómela #ieuYenhuis y 4ornelissen, por los socialistas independientes, y los anarquistas alemanes con 7ustav >andauer, por ingleses como Seir Cardie G'. >. .H, *om !ann y muchos otros. Es sabido que los marxistas dominaron en ese congreso por el voto de los delegados de las peque$as nacionalidades, medio que, dicho entre par(ntesis, contribu%a en cierta medida a provocar el nacionalismo agudo cuyas
"

Compárese con su art8culo )Mual % lQuomo piB porter* !manit" #ova, " de sept. !"". El art8culo )Lo sciopero 'en%rale*, !manit" #ova, < de &unio de !"" resume el punto de vista de 7alatesta y contiene muc3as re?erencias a las ?ases anteriores del movimiento. "# D%ase so$re esto los art8culos de (ernand Pelloutier en los $emps #ouveau% + :!E/, y su )Cistoire des Bourses du Travail* +Con una $io'ra?8a por D. Dave/, Par8s, !0", PP, "#" pá's. D%ase tam$i%n Paul Delesalle )La resisten.a operaia, con pre?a.ione di Errico 7alatesta* +7esina, !0 , L&'vvenire So(iale*, 1 pá's./, un pre?acio de cuyo contenido no me recuerdo, y )Sindicalisme e Anarc3isme*, por Catalina + !manit" #ova, ": de diciem$re de !"0/, donde son descritos los primeros es?uer.os sindicalistas italianos de 7alatesta y otros.
""

&&

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

consecuencias se ven en nuestros d%as. :esolvieron que sólo los delegados que reconocen la acción pol%tica y la necesidad de conseguir las reforman del traba+o por la v%a parlamentaria deb%an ser admitidos en los futuros congresos. " estaban contentos por esto, por haber triunfado, por haber escindido por in en esa ruta el movimiento obrero y por haber rechazado fundamentalmente los deseos de solidaridad de los anarquistas, de los antiparlamentarios y de los sindicalistas. En este esp%ritu de intolerancia mo+igata, en el amor a la ri$a y a la escisión, nació en >ondres la segunda 'nternacional, en agosto de 01JE para arriar de nuevo en agosto su bandera, pero esta vez en el triste a$o de 0J0/, frente a la guerra mundial, que supo por su parte hollar más la solidaridad humana. or la intervención práctica de !alatesta fue asegurado para la (poca del congreso un local en un club italiano en =rith .treet, .oho, donde se reunieron la minor%a del congreso y los compa$eros de >ondres. Entonces se celebró uno de los más grandes y hermosos m%tines de >ondres en Colborn *oYn Call9 los oradores eran N. resberg G erryH, N. Seir Cardie, aul :eclus G7eorge 7uyouH, 4hr. 4ornelissen, *om !ann, >ouise !ichel, N. 4. SenYorthy Gentonces tolstoianoH, *ortelier, Sropot5in, Fernard >azare, *ouzeau arris Gun socialista independiente ingl(sH, =. -. #ieuYenhuis, [. S. Call, E. !alatesta. ietro 7ori, 7ustav >andauer, >uis 7ros Gsindicalista, !arsellaH y en el mitin contiguo para los excluidos de la sala por falta de espacio [. [ess, =ran5 Sitz, .. !ainYaring, ). Camon y aul anloYitsch GFerl%nH. -el discurso de !alatesta entresaco lo siguiente de *reedom Gagosto-septiembre 01JEH9@ B>a propiedad no llegará nunca a ser tocada, si los que la atacan no pasan sobre el cuerpo de sus defensores, -los gendarmes. or estos motivos estamos contra todos los gobiernos, aun contra el de los social-demócratas. >os gendarmes de Febel, de >ieb5necht y de Naures son siempre gendarmes. El que los tenga en su poder será siempre capaz de someter y de masacrar al proletariado. or eso no queremos dar ese poder, -ni a los social-demócratas ni a nosotros mismosA pues en tal posición nadie podrá ser otra cosa que un canalla... >ibraos vosotros mismos por la organización de vuestras propias fuerzas y ser(is libresA pero si esperáis vuestra liberación de un gobierno, est( compuesto de benevolentes burgueses o de social-demócratas, -estar(is perdidos para siempreD... !alatesta tomó parte tambi(n en las discusiones entre los anarquistas que tuvieron lugar en la (poca del congreso en .t. !artins CallA ;/ all% habló sobre el problema agrario contra el punto de vista marxista que prestigia la proletarización de los campesinos... Ben realidad la tierra es uno de los instrumentos del peque$o campesino y el instrumento debe pertenecer a los traba+adores. El producto de su traba+o debe pertenecerle tambi(n. OLui(n tiene derecho a tomarle ambas cosas al campesinoPD G>a cuestión, naturalmente, no es resuelta por estos peque$os fragmentosA si esto se puede adaptar a los peque$os campesinos, sin embargo la gran masa de la tierra es demasiado importante para que sea apropiada individualmente como una peque$a herramienta, +ustamente por lo mismo que la gran masa de los instrumentos más importantes, las máquinas, no pueden ser propiedad privada, lo mismo que un martillo o una azada. *odos estos instrumentos de gran significación, como las materias primas y las riquezas naturales deben pertenecer a todos= es decir, no a los individuos ni al Estado, sino a la comunidad, que los emplea sobre la base de la accesibilidad general a esos ob+etos de importancia vital, mientras que los ob+etos sin gran valor pueden estar completamente a disposición de los individuos en un prado que fi+ará la misma experienciaH. #o puedo mencionar las credenciales de !alatesta para el congreso Grepresentaba sindicatos espa$oles, seg&n la peque$a biograf%a de >uis =abbri, pág. 2HA no conozco tampoco su informe del congreso, -citado por =abbri-, en #talia del Popolo de !ilán G01JEH, un periódico republicano decoroso.
"1

El in?orme de )(reedom* so$re el 'ran mitin y a6uellas discusiones es m8o y está, completado por la crónica del con'reso, tam$i%n m8o en el Sozialist, +Berl8n, : de, a'osto al "< de octu$re/, 6ue despu%s apareció como ?olleto. +)Der Londoner Oon'ress* +Berl8n, :!;, < pá's./.
&'

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

Estos son algunos fragmentos y episodios de su segundo destierro en >ondres, que duró casi siete a$os y medio. En 01JK quedó prescripta su condena italiana de 0112, pero (l hab%a vuelto ya antes en secreto a 'talia. .upo donde estaba preparado para (l un nuevo campo de acción y no se enga$ó. -esapareció sin ser notado y lo encontramos de nuevo en el gran puerto de mar de )ncona, sobre el )driático.

CAPÍTULO 1VI ANCONA (5L8A,ITA"IONE60 1877-78!+ PRISI.N0 DEPORTACI.N A UNA ISLA0 -U,A+ VIAJE POR AM4RICA+ TERCER DESTIERRO LONDINENSE0 DESDE LA PRIMAVERA DE 17 &ASTA LA PRIMAVERA DE 1713

In resumen sobre la historia del periódico de !alatesta en )ncona, LH5gita(ione, se encuentra en Emanit' !ova, 0; de diciembre de 0J;<, y tambi(n algunos otros detalles en el articulo necrológico sobre )delmo .morti GEmanit' !ova, ;1 de enero de 0J;0H. En mi colección se encuentra una serie que no tengo a la vista ahora, consistente enA LH5gita(ione, desde el 0/ de marzo de 01JK, E n&merosA LH5gitatore G;2 de abrilHA 5gitiamoci G0 de mayoHA 5gitatevi G1 de mayoHA despu(s, desde el n&mero 0< al /;, '' desde el 0 al 0K G2 de mayo de 01J1HA el n&mero 01 estaba en prensa cuando tuvo lugar la invasión policialA de estos &ltimos n&meros deben existir sólo muy pocos e+emplares, de los cuales no conozco ninguno.;2 En )ncona hab%an aparecido un gran n&mero de buenas publicaciones anarquistas, en su mayor parte ef%meras, entre ellas #l Paria G;E de abril de 0112-1KH, #l Libero Patto Gdesde el 3 de febrero de 011JH, Primo Caggio G01J;H, Carlo Ca iero G;/ de +ulio de 01J;H, LH5rticolo ;/1 Gdesde el K de enero de 01J/H, Tempi !uovi Gdesde el ;; de enero de 01JEH. LHErrore %iudi(iario G01JEH, La Lotta Emana Gdesde el ;E de abril de 01JEH y otros más. -ebió existir un magn%fico grupo local, con 4esare )gostinelli, ;E .morti y otrosA ese grupo preparó la nueva publicación y !alatesta se decidió a ir secretamente a )ncona y ponerse en contacto directo con el movimiento por medio de ese periódico. or aquel entonces hab%an sido libertados provisionalmente algunos camaradas condenados a domicilio coatto en las islas por orden administrativa, no obstante su absolución en el proceso de >ega Gque hab%a tirado sobre 4risp%, -entre ellos :ecchioni, redactor del B)rticulo ;/1D y colaborador activo del Sempre 5vanti de >iorna, y se dedicaron inmediatamente a la nueva ho+a G)gostinelli, :ecchioni, .morti, etc.H. 4omo en tiempos de la agitación contra la pol%tica electoral de 4osta G0113-1/H, se reunieron ahora en 'talia numerosos grupos para adoptar una conducta p&blica com&n por medio de un difundido manifiesto firmado por todos contra la participación en las elecciones, editado por LH5gita(ione Gtraducido en *reedom, mayo de 01JKH. Entonces se hab%a declarado !erlino contra el rechazo absoluto del parlamentarismo Gcarta al Cessagero de :omaH y !alatesta advirtió en otra carta9 B.i se pudiera elegir entre parlamentarismo, que es aceptado y defendido,
"E

Parecen dos o más nBmeros de un suplemento diario + :!:/. =tro 'rupo reemprendió la pu$licación el 1 de mayo de !00 +E1 nBmeros 3asta de a$ril de !0 /, L&'gitatore sur'ió en su$stitución del nBmero EE. Despu%s apareció una 3o&a con i'ual t8tulo en -oma, desde el 1 de &unio de !0 , con oc3o o más nBmeros sueltos titulados diversamente2 aparec8a aun en !0E y 6ui.ás si'uió todav8a lar'o tiempo. Des'raciadamente no ten'o nin'uno a la vista, y 3o&e% esos periódicos en otra %poca con ?ines muy distintos al 6ue a3ora me ocupa. "; So$re %l v%ase )Nmanitá Aova*, " de a'osto de !"".
')

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

y despotismo, que se soporta ba+o la presión de la violencia y con la indignación del sentido com&n, ser%a mil veces más preferible el despotismoD. #o tardaron en ser iniciadas nuevas persecuciones con motivo del atentado de )cciarito contra el rey Cumberto en :omaA E. :ecchioni, E. )gostinelli, :. :ecchi, ). F. =accetti, de LH5gita(ione, fueron arrestados y algunos de ellos enviados otra vez a las islas. !alatesta hab%a vivido retirado, no sal%a sino por la noche ba+o un hábil cambio de su indumentaria habitual, y sólo cuando el periódico continuó apareciendo ininterrumpidamente a pesar de todas las persecuciones contra sus miembros visibles y cuando, los diarios hablaron de su presencia en )ncona fue celosamente buscadoA pero se tardó en dar con su paradero. En aquella (poca se preparaba una nueva ley sobre la deportación al domicilio coatto Gverano de 01JKH. >a correspondencia de LH5gita(ione fue retenida. En el n&mero del ; de septiembre declaró !alatesta, cuya condena de 011/-12 estaba ya prescripta, por qu( prefer%a vivir incógnito. El 02 de noviembre lo encontró finalmente la polic%a, pero debió de+arlo pronto en paz. 7. 4iancabilla GTemps !ouveauM, ;< de noviembre de 01JKH describe estos nueve meses de 01JK y asocia la vuelta de !alatesta a 'talia con la recomendación de !erlino para la participación en los e+ercicios parlamentarios Gcon lo cual se establecer%a un paralelismo con la vuelta de !alatesta en 0113 para oponerse a 4ostaH. #o puedo asegurar si es o no fundada esa afirmaciónA sólo s( que aquel punto de vista aisló a !erlino de todos y lo puso en una posición intermedia entre los anarquistas y los social-demócratas, y qu( esto no originó al movimiento el más m%nimo da$o, lo que no puede decirse de la deserción de 4osta desde 01KJ, pues 4osta era un refinado ambicioso y !erlino una honesta personalidad. 4iancabilla se$ala la existencia de un partido que parec%a estar más o menos en el punto de vista de las ideas de 4apolago G01J0HA tambi(n #ino .amaia GTemps !ouveauM, ;2 de +ulio de 01J1H describe la actividad organizadora de la tendencia de LH5gita(ione de un modo id(ntico. uedo decir solamente que estos propósitos y comienzos de organización fueron perturbados siempre por las grandes persecuciones, a las que segu%a luego un per%odo de estancamiento, hasta que se produc%a un nuevo intento para la reanudación de los hilosA si tuvo eso lugar o no de un modo formal, lo dudo de veras, porque se sent%a por sobre esas formas anacrónicas. >o que pudo levantarse en los a$os 01J0-J3, fue deshecho en 01J3-J/, y luego vino el apaciguamiento de 01J2-JEA se reinició la labor desde 01JK hasta principios de 01J1, y despu(s fue destruida de nuevo por las persecuciones de 01J1, procedimiento repetido en los veinte a$os siguientes. 4uando en el invierno de 01JK-J1 ocurrieron los disturbios motivados por la carest%a de la vida en unas cincuenta ciudades, )ncona no quedó tranquila G0E y 0K de enero de 01J1H y algunos sucesos producidos el segundo de estos d%as dieron finalmente el deseado pretexto para la detención de !alatestaA recu(rdese la c%nica declaración de :udini en el .enado romano. =ue arrestado en el camino a la imprenta, v%a !azzini, con el pretexto de que hab%a gritado BU6iva la )narqu%aQD =ueron tambi(n detenidos .morti, Fersaglia, anficchi, Faiocchi y otros compa$eros y procesados Gart. ;/1H como asociación de mal attori. Esto, como se sabe, llevó un gran n&mero de +óvenes camaradas, la mayor parte estudiantes, a )ncona, donde continuaron LH5gita(ioneA entre ellos estaban #ino .amaia GFoloniaH y el +ovencito >uigi =abbri G!acerataH. El proceso tuvo lugar en abril de 01J1. *res mil anarquistas hab%an firmado una declaración en la que se reconoc%an culpablesA del mismo crimen imputado a los presos, diciendo que eran tambi(n mal attori en el sentido del art%culo ;/1. :ecordando a ietro 7ori escribe >. =., G=abbriH en Emanit' !ova, 0; de enero de 0J;09 B)&n recuerdo como pronunció en abril de 01J1 ante los tribunales de )ncona su magn%fico discurso en defensa de !alatesta y compa$eros, en el que declaró que (l tambi(n estaba asociado con ines criminales como los detenidos y que se le traspasara de su puesto de defensor al banco de los acusados, que era un puesto de honor, si se ten%a valor para hacerlo. *odos, tambi(n algunos de los +ueces, ten%an en ese momento las
'(

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

lágrimas en los o+osD. >a indignación p&blica se excitó tanto, que la 4orte no se atrevió a aplicar el art%culo ;/1 y pronunció sentencias de seis o siete meses de prisión a causa de participación, no en una asociación BcriminalD, sino BrebeldeD o BsubversivaD. >a 4orte suprema confirmó la sentencia, contra la que hab%a apelado el fiscal.;K oco despu(s ocurrieron los sangrientos sucesos de mayo de 01J1, -la sublevación del pueblo de !ilán el primero de mayo, la más notable acción revolucionaria desde las 'nsurrecciones espa$olas de 01K3, sólo comparable a las semanas ro+as de Farcelona en 0J<J y de :oma$a y )ncona en 0J03. En )ncona y en las !arcas no sucedió nada, pero el J de mayo invadió la polic%a la imprenta de LH5gita(ione, que despu(s quedó suspendida como todos los periódicos anarquistas de 'talia, .amaia, >acchini, 6ezzani, \avattaro abandonaron el pa%sA =abbri fue arrestado en !acerata. Estos disturbios hab%an comenzado +ustamente hacia la conclusión del proceso G;0-;K de abrilH en el sur, en Fari, y más al norte, en =oggia G0K y 01 de abrilH, un eco desesperado de las especulaciones de un cierto >eiter de 4hicago, que intentó realizar un BcornerD en trigo, -hecho que iluminó repentinamente la conexión económica mundial y que inspiró a =ranz !orris su Epic o the Qheat, una novela americana que describe el cultivo de trigo en 4alifornia, y la especulación Gel BcornerDH en 4hicagoA el autor murió antes de escribir el tercer volumen que habr%a descrito una, revuelta del hambre en 'talia a causa del BcornerD. El movimiento que tomó en =oggia especialmente las formas más violentas se extendió incontenible hac%a el norte y llegó a !ilán el K de mayo. )l mismo tiempo estaba el sur de Espa$a, alrededor de !urcia, literalmente en llamas Ggrandioso incendio de los edificios de la recaudación de impuestosH. -esde entonces se comprendió la relación %ntima del grano, de la producción del carbón y de todos los medios de transporte, creada por el desenvolvimiento capitalista que hab%a destruido la anterior localización de la producción, etc. y se comenzaron a considerar las consecuencias de este estado de cosas, no profundizando desgraciadamente bastante la cuestión, para detener el capitalismo y la guerra por un blo>ueo revolucionario, en lugar de permitir a las guerras capitalistas servirse de esta arma Gbloqueo unilateral que en la &ltima guerra arruinó a las potencias centrales, mientras que todo el mundo traba+aba para la EntenteA los obreros del mundo hubieran podido bloquear a ambas partes y poner as% fin a la guerra y quizás al capitalismoH.

"<

Se ?irmó entonces en Londres una protesta internacional contra este modo a$omina$le de tratar a los anar6uistas como Rmal?attoriR +criminales de derec3o comBn/2 puede verse en )reedom, mayo de :!:. Puesto 6ue las ?irmas en su con&unto presentan una reunión $astante caracter8stica del am$iente anar6uista de Londres y tam$i%n de al'unas partes del continente y la actitud de los socialistas y radicales, entre los 6ue 3a$8a, muc3os ami'os y conocidos de 7alatesta, para 6ue se tratara más convenientemente a los adversarios pol8ticos, cito estos nom$resI EdGard Carpenter, Salter Crane, C. S. Salt +Cumanitarian Lea'3e/, >. (. 4reen +(riends o? -ussian (reedom/, C. C. Lisle +6ue no recuerdo a3ora/, Lot3rop Sitin'ton', C. S. Aevinson +el conocido periodista/, 7acdonal, 7iss. C. -oc3e, 7rs. A. ( Dry3urst, 7iss. C3arlotte SFerrit, 7iss. A. Davis, 7iss. A. C. 7orant, 7iss. E. SarloG, Tom 7ann, >. Oeir Cardie, (ranF Smit3 +,. L. P./, Paul y 7irs. Camp$ell +C3ristian Socialists/, Peter y 7rs. OropotFin, 7rs. (anny StepniaF, A. Tc3aiFovsFy, D. Tc3erFesov, Louise 7ic3el, Lucien 4u%rineau, E. De?endi, (. 7attini, ,. Pacini, >. T3ioulou.e +el a&usticiado en el 7ot&uic3/, Dictor -ic3ard, (. Tarrida del 7ármol, >aime Brossa, Loren.o Portet, 7. Aettlau, (. Cenne'3ien +entonces tipó'ra?o de )reedom, $el'a/, >o3n Turner +desde 3ace muc3os a9os presidente de la S3opassistants Nnion/, Carry Oelly +or'ani.ador de la (errer 7odern Sc3ool en Stelton, AeG >ersey/, Al?red 7ars3 +6ue ?ue muc3os a9os redactor de )reedom, muerto en ! 1/, S. Sess +de la Socialist Lea'ue, (reedom 4rouppe. y 4rouppe Ar$eiter?reund en el Eastend/, >osep3 Pres$er' +entonces muy activo/, -. C. 7oore +6ue no recuerdo/ y ademásI Eliseo -eclus, (. D. Aieuiven3uis, esposos Oamp??meyer, Dr. Bruno Sille, 4ustav Landauer, Sil3elm Spo3r, Al$ert Seidmer +Berl8n, Socialist/ y otros muc3os. Puede 3a$er ya 6uien no sepa decir nada de la mayor8a de estos nom$res, pero en sus contemporáneos despiertan un mundo de recuerdos2 el Londres revolucionario de 3ace "E a9os revive al e@aminarlos. La prisa con 6ue ?ue dada a la pu$licidad esta protesta e@plica la ausencia casual de los nom$res de al'unos otros $uenos compa9eros.
'*

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

!alatesta tuvo la suerte de haber terminado antes su proceso y por tanto no se presentó ba+o la impresión de esos acontecimientos ante los +ueces, los cuales habr%an estado animados de un deseo más intenso de venganzaA el tribunal hizo lo que pudo, sin embargo, y no lo de+ó libre despu(s de cumplir los siete meses G0K de agostoHA quedó en prisión y fue deportado a las islas, primero a Istica, luego a >ampedusa.;1 )lgunos socialistas y republicanos quer%an libertarlo del domicilio coatto por el nombramiento de candidato en las elecciones localesA se rehusó a ello Gcarta en el 5vantiQ, :oma, ;0 de enero de 01JJH. 4uando hab%a vuelto ya a >ondres, un d%a propuso !erlino a los anarquistas la elección de !alatesta a la 4ámara como su delegado para tener as% en una posición pol%tica reconocida alguien que hablase en el sentido de sus ideas y que supiese exponer sus que+as ante el publico. G4arta de !erlino a #talia !uova, ;; de mayo de 0J<<H. !alatesta escribió a Nean 7rave GTemps !ouveauM, J de +ulioH9 B4onsidero como un ultra+e inmerecido la simple suposición de que yo pudiese desear la participación en el +uego parlamentarioD. -e la isla >ampedusa se libertó (l mismo, pues durante una tempestad llegó a !alta en una barca con otros tres y desde all% se dirigió a >ondres Gmayo de 01JJH. En agosto de 01JJ marchó a los Estados Inidos, donde defendió en multitud de reuniones italianas y espa$olas sus ideas. #o s( si su via+e estuvo ligado a los asuntos de La $uestione Sociale G aterson, #eY NerseyH. >a primera serie de esta hermosa ho+a G0;K n&meros, 02 de +ulio de 01J2 hasta el ; de septiembre de 01JJH terminó +ustamente entonces y 7. 4iancabilla, Farrile y 7nabello, que se encontraron en el problema de la organización frente a ochenta contrarios, abandonaron voluntariamente Gcon una declaración previaH el periódico y comenzaron a publicar, la 5urora en [est-Cobo5en G0E de septiembreH, en tanto que !alatesta iniciaba provisionalmente la redacción de La $uestione Saciale. oseo todos los n&meros de estos periódicos hasta el /00 de la nueva serie G;2 de enero de 0J<1H, pero no a mi disposición ahora. >a conexión de !alatesta con la publicación duró algunos meses. !e recuerdo que en ese tiempo !alatesta hallaba siempre una fuerte oposición individualista contra su alto aprecio de la organización, monopolizada en el terreno de las discusiones y que, cuando la reunión se impacientaba, ese estado de animo no llevaba a una salida muy agradable. :ecuerdo tambi(n que en una de esas reuniones alguien disparó un tiro contra el y le hirió en una pierna, donde la bala se alo+a a&n y le causa a menudo doloresA pues para los adversarios de sus ideas de organización, fue pronto el enemigo mortal, y mucha energ%a que hubiera podido utilizarse en la lucha contra el capitalismo se desperdició en la lucha contra (l. *engo a&n un recuerdo tal vez más importante de los periódicos de esa tendencia en aquella (pocaA me refiero a la 5urora de 4iancabilla en [est-Cobo5en, luego en Lolioghan3 G ennsylvaniaH hasta el 0/ de diciembre de 0J<0, en que una persecución local lo llevó a .an =rancisco, donde apareció su &ltima publicación. La Protesta Emana Gfebrero de 0J<;H hasta el primero de octubre de 0J</ G''', n&m. ;3HA murió el 0E de septiembre de 0J</. .i se meditaran hoy tranquilamente los argumentos expuestos por ambas partes durante aquella (poca, se encontrar%a mucho interesante y digno de atención. La Cronaca Sovversiva de >uigi 7alleani GFarre, 6ermont, desde el E d( +unio de 0J<3H apareció despu(s largos a$os y supo, si no recuerdo mal, situarse en ese asunto de la lucha de un modo tal que animó el movimiento con una nueva savia.
":

So$re este proceso 3ay un in?ormeI )Nna pa'ina di storia del partito socialista anarc3ico. -elato del processo 7alatesta e compa'ni +TBne., Tip. socialista anarc3ica, :!:, pá's. !, en ;T/. Contiene los discursos de 7alatesta )4li anarc3ici in Tri$unale. Autodi?ensa di Errico 7alatesta* +-oma5(lorencia/ (. Scrantoni. + !0;, ; pá's./. Tam$i%n ),l proceso 7alatesta e compa'ni* +y otros procesos de Am%rica/. Castellamare Adriático, !0:, ; pá's. Además 3ay nuevas ediciones 6ue 3allan actualmente di?usión. Es lamenta$le 6ue no ten'a a mano nin'uno de esos escritos*.
'+

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

En *reedom Gdiciembre de 0J<<H escrib% una vez en la primavera de 0J<< que los m%tines de !alatesta en Cabana G4ubaH fueron prohibidos o impedidos. O=ue tomada la noticia de El Despertar, periódico espa$ol de edro Esteve GFroo5lynH o de la publicación anarquista de la Cabana El !uevo idealP OEstuvo realmente en 4uba o sólo tuvo la intención de irP En todo caso, este fue el &ltimo gran via+e de entonces y comienzan los trece largos a$os de su nuevo destierro en >ondres G0J<< hasta 0J03H, que &nicamente fue interrumpido por raros via+es a ar%s y por el congreso de )msterdam G0J<KH. Cabitó de nuevo en casa de -efendi, en Cigli .treet, 'slington, hasta la mudanza de todo, familia y tienda, proximamente diez a$os despu(s, a )rthur .treet, cerca de Rxford 4ircus, donde volvió a encontrar su hogar. En septiembre de 0J<< apareció un n&mero &nico Causa ed e etti, 01J1-0J<<A la sangrienta sofocación de las sublevaciones del pueblo hambriento en 01J1 y la muerte del rey Cumberto por 7aetano Fresci eran lo que correspond%a al t%tulo de BcausasD y BefectosD. Este fue el primero de una peque$a serie de periódicos italianos y de n&meros &nicos que editó desde entonces el grupo de !alatesta en >ondres, y en los que (l contribuyó de un modo principal. *engo todas esas ho+as, pero mi lista contiene tambi(n algunas publicadas por otros grupos de >ondres y no puedo indicar (stas de memoria. or tanto, cito aqu% las siguientes, con las reservas apuntadas, advirtiendo que no son todas las editadas por el grupo de !alatesta9 LH#nterna(ionale, 0; de enero hasta el 2 de mayo de 0J<0, / n&merosA Lo Sciopero genéraleR La greve generale , 0 de marzo hasta el ; de +unio de 0J<;, 3 n&merosA aqu% participaron tambi(n los espa$oles y .. !ainYaring y no lo ha editado especialmente el grupo de !alatestaA La Rivolu(ione- Sociale, desde el / de octubre de 0J<;, J n&merosA La SettimaSa Sanguinosa, 01 de marzo de 0J<3A %erminalA 0 de mayo, de 0J<3A LHlnsurre(ione, +ulio de 0J<2A La %uerra Tripolitana, abril de 0J0;A In folleto de propaganda del g(nero de *ra Contadini G011/HA 5l Ca é- Conversa(ioni sul socialismo anarchico GFiblioteca de BLa $uestione SocialeD, aterson, #eY Nersey, 0J<;, E3 págs., traducido en franc(s, en espa$ol, portugu(s, yidish, b&lgaro, etc., etc.H. #l nostro programma G aterson 0J<3, 30 págs.H editado por el 7rupo socialista anarchlco B>`)vvenireD, de #eY >ondon, 4onnecticut. #o dispongo de (l ahora, no s( tampoco si (stos y los dos folletos siguientes son ediciones organizadas por !alatesta o impresiones accidentales de art%culos del mismo. !on votateQ 5ppello dei socialisti anarchici ai lavoratori italiani te occasione delle ele(ioni , y #l Su ragio Eniversale, ambos aparecidos en !antua en 0J</ y sin a$o, 1 y 03 páginas respectivamenteA el &ltimo en la BFiblioteca del ensieroD. *ambi(n existe una contribución escrita al congreso anarquista de aris G0J<<H, págs. /3-2K de # Congressi Socialisti #nterna(ionali GFiblioteca de B>a Luestione .oeialeD, 1H, aterson, 0J<<, K; págs. en 0EX, conteniendo contribuciones al congreso de Sropot5in, !alatesta y edro
',

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

EsteveA se debe tambi(n encontrar en el supplémén franc(s de los Temps !ouveauM GE de octubre al 0 de diciembre de 0J<<H y en espa$ol tal vez en el libro El Congreso Revolucionario #nternacional de Paris de ,9::, Fuenos )ires, 0J<;, 3</ págs., etc. En tanto que este congreso, perturbado por la polic%a, sólo pudo realizarse en forma de algunas breves conversaciones Gseptiembre de 0J<<H y vive ante todo por las numerosas contribuciones enviadas, tuvo lugar un congreso internacional en )msterdam, con disensión p&blica, desde el ;/ al 30 de agosto de 0J<K, que llevó a la formación de la #nternacional 5nar>uistaA en el congreso y en su organización tomó !alatesta una parte importante y los debates lo se$alan como el claro representante del más inflexible anarquismo, que sab%a ir al encuentro de todas las corrientes parciales. .obre este congreso existen además de los informes de la prensa9 Resolutions passed"at the 5narchist Congress held at 5msterdam, )ugust 3/-30, 0J<K. ublished by 'nternational Fureau G>ondres, diciembre, 0J<K, 03 págs.H. The #nternational 5narchist Congress, )msterdam.., :eprinted from B=reedomD Gpor Sart [alterH, >ondres, =reedom pamphlet Gdiciembre de 0J<K, ;3 páginasH. Congrés anarchiste tenu a 5msterdam aout 0J<K. Compterendu anal3ti>ue des séances et resume des rapports G aris, aul -elesalle, marzo de 0J<1, 00E págs.H Resoconto generale del Congresso #nt= 5narchico di 5msterdam con pre a(ione di Errico Calatesta... G aterson, #. N., es decir, :oma, 0J<K, ;/ págs., en /XHA esto es un art%culo de >uigi =abbri en #, Pensiéro, :oma, 0 de noviembre de 0J<K, págs. 3;0-3//H. *ambi(n fue dado un informe en ruso Gdel BurevestniI, n&meros E-K, 7inebraH, 7inebra, noviembre de 0J<K, 3< páginas, por #. :ogdaev G#. '. !uzilH, del que apareció una edición b&lgara por la revista Be(vlastie en :azgrand, 0J<J, 6''', EE págs.A tambi(n se ocupó de (l )med(e -unois en Pages Libres G ar%sH, ;3 de noviembre y ;0 de diciembre de 0J<K, sin citar otros informes holandeses, alemanes, austriacos, etc. En el Fureau internacional G>ondresH fueron elegidos9 !alatesta, :udolf :oc5er, )lexander .chapiro GsecretarioH, Nonh *urner y 7. [ilquet. 6(anse más detalles en su Bulletin de LH#nternationale 5narchiste G30 de enero de 0J<1 hasta abril de 0J0<, 03 n&merosH, las circulares del Fureau, etc. #o debe olvidarse que la vida de esta asociación era un poco pálida, porque la propaganda ordinaria en todos los pa%ses está localmente arraigada y no necesita ya, como hace muchos a$os, las excitaciones de los pa%ses más avanzados y porqu(, para los acuerdos realmente internacionales revolucionarios, que pod%an haber sido tan beneficiosos en la guerra de 0J0/, no exist%a desgraciadamente entonces, ni existe todav%a, un inter(s especial. !alatesta debió haber comprendido esto y de+ó a las cosas internacionales su curso Go, me+or dicho, su estancamientoH e hizo su parte por 'talia, como veremos pronto, en cuanto le fue posible. En agosto de 0J0/ deb%a tener lugar en >ondres un nuevo congreso cuando estalló la guerra. En diciembre de 0J;0 se pudo organizar la conferencia internacional celebrada en Ferl%n, y a !alatesta le fue imposible concurrir por los obstáculos que en materia de pasaportes y de via+es son propios de la Europa esclava de nuestro tiempo. >os congresos, por otra parte, han sido reemplazados por la discusión de las ideas existentes desde hace no poco tiempo en la prensa, una parte de la cual apareció regularmente muchos a$os, como los Temps !ouveaux, Le Pere Peinard, Le Libertaire, LH5narchie G ar%sH, Le Réveil" #l Risveglio G7inebraH, #l Pensiero G:omaH, #l %rido della *olla G!ilánH, #l Libertario G.peziaH, *reedom G>ondresH, *ree Societ3, Cother Earth GEstados InidosH, Der So(ialist, Der *reie 5rbeiter, Der 5narchist GFerlinH, Qohlstand un 5lle G6ienaH, De Lri&e Socialist Gde -ómela
'#

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

#ieuYenhuis, ColandaH, Revista Blanca, Tierra 3 Libertad GEspa$aH, $uestione Sociale, Cronaca Sovversiva, El Despertar GEstados InidosH, La Protesta G)rgentinaH, 5rbeiter reund, *reie 5rbeiter Stimme GyiddishH, Chieb 3 Lolia G7inebra, ruso, y muchos otrosH. >o más precioso que sal%a de esa discusión continua se cristalizó en el folleto, que luego corrió por medio de traducciones de pa%s a pa%s, de mano a mano. Este intercambio espiritual internacional se realizó espontáneamente desde las islas )zores y ortugal hasta 4hina, Napón y #ueva \elandia, desde #oruega y 4anadá hasta 4hile, er& y ?frica del .ur. Esta internacional espiritual hac%a aparentemente superflua una organización formal y logró un incontable n&mero de amistosas relaciones en aquellos dichosos a$os en que la tierra era una superficie abierta a la comunicación, -un para%so comparada a la situación actual de separación y atomización de los pueblos, que se ense$an los dientes y se acechan para lanzarse de nuevo al cuello como animales salva+es en sus +aulas de hierro de los parques zoológicos. *odos tenemos una parte de responsabilidad, pues en esos a$os dichosos la fe en la posibilidad de una acción revolucionaria inmediata, que animaba siempre a !alatesta, se desvaneció hasta el punto de que no exist%a la preocupación de pensar seriamente en una acción revolucionaria internacional, aunque no fuese más que para el caso de una guerra-, digo esto sin querer disminuir la propaganda antimilitarista, pacifista, etc., que se cultivó sin duda en esos a$os con buena voluntad, pero como hoy podemos apreciar, despu(s de todo, de un modo completamente insuficiente. )s%, pues, se buscará por aquellos a$os el traba+o de !alatesta, -cuya parte esencial, epistolar y vocal, nos falta por completo-, no tan sólo en los pocos folletos mencionados, sino en todos esos periódicos y especialmente en los italianos y en los franceses, pues ciertamente (l tomó posición sobre todos los problemas importantes de alg&n modo. >as esperanzas puestas en el sindicalismo desde 01J2 no se hab%an realizado y fue necesario intervenir contra el excesivo aprecio del valor revolucionario del sindicalismo existente, pues se desarrollaba la tendencia a relegar el anarquismo a un plano secundario en beneficio del sindicalismo, Bque se basta a si mismoD. >a huelga general experimentó tambi(n entonces su per%odo de sobreestima, contra lo cual ya hab%a llamado la atención !alatesta en 01J<. =avoreció el antimilitarismo, sin caer tampoco aqu% en el exclusivismo. 4iertamente fue muy a menudo tratada por (l la cuestión del individualismo y de la organización. .us notas son siempre claras, precisas, sencillas, no salen del tema principalA los circunloquios y la fraseolog%a le son extra$osA tampoco invadió nunca otros dominios, aunque sigue muchas cosas con inter(s y sabr%a decir algoA pero comprende que eso no le corresponde. .e orientar%a uno bastante sobre todo esto si se repasaran los siguientes periódicos desde el a$o 0J<< a 0J039 Les Temps !ouveauM Gdesde el / de mayo de 01J2H, Le Reveil"#l Risveglio G>. Fertoni, 7inebra, desde el K de +ulio de 0J<<HA La $uestione Sociale G aterson, #eY Nersey, desde el 02 de +ulio de 01J2H, LHEra !uova Gdesde el 03 de Nunio de 0J<1H, Cronaca Sovversiva G>. 7allean, 6ermont, Farre, despu(s >inn, !assachusetts, desde el E de +unio de 0J<3H, El Despertar G edro Esteve, desde 01J0H, *reedom G>ondres, desde octubre de 011EH. )demás se deb%a buscar parte de sus escritos, noticias sobre (l, parte de las actitudes cr%ticas a sus ideas, en los periódicos italianos, particularmente en LH5gita(ione G:oma, desde el ; de Nunio de 0J<0H, #l Pensiero G;2 de +ulio de 0J<3 hasta el J de diciembre de 0J0;H, LH5llean(a Libertaria Gdesde el 1 de mayo de 0<<1H, #l libertario G . Finazzi, .pezia, desde el 0E de +ulio de 0J<3H, #l %rido della *olla G!ilán, / de abril de 0J<; hasta el 1 de agosto de 0J<2H, La Protesta Emana Gdesde el 03 de octubre de 0J0<HA tambi(n LH5vvenire Sociale G!esinaH, que apareció desde el ;E de enero de 01J2 basta 0J<2 o más aun, etc. !ás9 #l grido degli +ppressi G#eY "or5, 4hicago, 01J;-J/H, LH5urora G[est Cobo5en, despu(s en "ohoghany, a. 01JJ-0J<0H, La Protesta Emana G.an =rancisco, 0J<;-0J</H, deben ser tenidos en consideración. oseo, las colecciones o la mayor parte de los n&meros de todos esos periódicos y de muchos otros y espero poder repasarlos para una ulterior ampliación de esta biograf%a.

'$

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

=uera de ese c%rculo no es necesario investigarA que yo sepa no colaboró nunca en periódicos y revistas, exceptuadas las cartas ocasionales escritas a los diarios para rectificar afirmaciones concernientes a su persona y a sus ideas. Es posible que despu(s de hacerse famoso su nombre, los corresponsales de los periódicos italianos en >ondres le interrogaran ocasionalmente y relataran en sus cartas londinenses informaciones inexactas y falsas suyas, pero esto carece de importancia, pues sus declaraciones sobre todos los problemas importantes existen en los me+ores periódicos anarquistas citados. )lgunos de los art%culos que tengo ante m% son9 LH#ndividualisme dans lHanarchisme GB>e :eveilD, 7inebra 0; y ;E de marzo de 0J</H sobre Bla creencia en la providenciaD o el Bfatalismo optimistaD de los anarquistas individualistas de la tendencia comunista. .u definición de la anarqu%a es9 B*raba+a libre y voluntario en beneficio de todosD. Les anarchites et le sentiment moral GLe Reveil, 2 de noviembre de 0J</H y en Temps !ouvauM, 1 de diciembre de 0J<EH contra aquellos que rechazan Bla moral del honor y de la solidaridadD. 5narchism and S3ndicalism *reedom, Gnoviembre de 0J<KH sostiene que los anarquistas Bdeben cesar de identificarse con el movimiento sindicalista y de considerar (ste como un fin, siendo que no es más que un medio de propaganda y de acción que está a su disposición... El error de haberse apartado del movimiento obrero hizo al anarquismo enorme da$o. ero de+a intacta su propia esencia. El error de confundir el movimiento anarquista con el movimiento sindical ser%a aun más per+udicial. .e marchar%a como los social-demócratas desde que entraron en las luchas parlamentarias. 7anaron en n&mero, pero sólo en tanto que fueron menos socialistas cada d%a. #osotros tambi(n llegar%amos a ser numerosos, pero cesar%amos de ser anarquistasD. .obre este asunto di+o en el congreso de )msterdam Gseg&n *reedomH9 El mismo ha sido tan en(rgico defensor de la entrada en los sindicatos que fue acusado de ser un fundador de sindicatos. Esto era en otro tiempo muy hermoso, pero ahora se está ante el sindicalismo como doctrina. 4ombate la idea de que el sindicato pueda por s% solo, como se afirmo, destruir el capitalismo y la idea propagada por algunos sindicalistas de que la huelga general pueda suplir la insurrección. BEs un error -advirtió- apoyarse, como hacen algunos, en los argumentos de una supuesta superabundancia de producción. uesto que (l mismo nunca se dedicó a la estad%stica, preguntó un d%a a Sropot5in qu( situación daba (sta realmente para 'nglaterra, y recibió la respuesta de que 'nglaterra sólo produc%a suficiente para tres meses del a$o y que si la importación quedara interrumpida cuatro semanas, todos morir%an de hambre en el pa%sD... 4onsiderando la huelga general, di+o9 B-ebemos comenzar por advertir la necesidad de los medios de alimentación. Este es un fundamento más o menos nuevo de esa manera de interpretarla. Ina huelga de campesinos, por e+emplo, se le aparecer%a como la mayor absurdidez. .u &nica táctica es la expropiación inmediata, y all% donde los vemos siempre proceder de este modo Ga los campesinosH debemos acudir en su auxilio y ayudarlos contra los soldadosD... G:eferente a la destrucción de puentes ferroviariosH... Bse maravilla de que los defensores de tales locuras no pensaran que el trigo debe circular por los mismos railes que los ca$ones. .% se procede de manera, que no se puedan circular ni granos ni ca$ones, todos los revolucionarios se convierten por eso en enemigos del pueblo. -ebemos afrontar los ca$ones si queremos tener el granoD... BEn su primera +uventud, cuando se hablaba por primera vez de la huelga general, ten%a cada uno su fusil y su revólver, su plano de la ciudad, de los fuertes, de las prisiones, de los arsenales, de los edificios oficiales, etc. )ctualmente nadie piensa en esas cosas y sin embargo se habla, corrientemente de revolución. 6ed lo que pasa en el sur de 'talia. El gobierno hizo asesinar centenares de campesinos, y el &nico soldado se$alado en sus ba+as cayó por un accidente de su caballo. GEsta masacre decidió a Fresci a su acción. -io cr(dito a
'%

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

un telegrama enviado de :oma, seg&n el cual el rey mismo hab%a ordenado a los soldados hacer fuego sin conmiseraciónHD... En otro articulo, 5narchists and the Situation G*reedom, +unio de 0J<JH, llega a la conclusión de que la Brevolución está en marchaD y de que los anarquistas deb%an reflexionar seriamente cómo se comportar%an en esa situación. El inter(s de prepararse de veras para el futuro faltaba desgraciadamente@ >o mismo que estos pocos art%culos, se$alar%an tambi(n todos los demás el carácter inconmovible y sólido de sus ideas sobre el ob+etivo &nico de la revolución. =ue una desgracia para el anarquismo que en aquellos trece a$os, 0J<<-0J03, no se haya aprovechado su energ%a y su fuerza de esp%ritu. >a terrible palabra BorganizaciónD tiene no poco que ver en estoA (ramos todos tan dichosos de sentirnos libres y de haber salido de las ligaduras de una organización, que considerábamos a !alatesta en esa cuestión como regresivo. .i hubiese llamado al asunto cooperación práctica, eficiencia y solidez, hubiese sido comprendido y se hubiese intentado acercarse a esa condición de la más grande y más efectiva capacidad de acción. )s% se pasó casi por alto Garrastrados tambi(n por la costumbreH que se ten%a ante s% tal vez al &nico hombre que cre%a a&n, como Fa5unin, en la posibilidad de la acción revolucionar%a verdadera y no sólo en la propaganda paulatina de las ideas o en un derrumbamiento automático o casual de todo el sistema. El anarquismo se desarrolló aquellos a$os hermosamente desde todos los puntos de vista posibles, menos desde el de la verdadera capacidad de actividad real, real e icienc3 que es el &nico que puede llevar a la acciónA en esta, por desgracia, !alatesta estaba solo. Cizo su parte en la lucha contra la primera ola del nacionalismo que inauguró con la guerra de *r%poli en 0J00 una serie de guerras de las que todav%a en 0J;3 se encuentra la continuación en la conflagración greco-turca, etc. En el oto$o de 0J;0 se celebraron en >ondres tempestuosos m%tines italianos y el nacionalismo sedu+o tambi(n elementos hasta entre los radicales italianos, pero sin embargo fue reducido en gran parte al estancamiento. >a guerra balcánica del oto$o de 0J0; fue ya saludada en 'nglaterra como una Bcruzada cristianaD, -se hab%a probado ya la sangre y se de+aba indiferentemente que estallaran nuevas guerras. 7ustav Cerv( fue por aquel tiempo a >ondres y expuso su nuevo punto de vistaA despu(s de su &ltimo encarcelamiento hab%a renunciado a su palabra de orden, BinsurreccionismoD, y gentes incautas, como por e+emplo yo mismo, eran de opinión que hab%a ganado el derecho a proceder de un modo más mesurado gracias a sus experiencias y a sus a$os de prisión, pues en sus anteriores propósitos le hab%an seguido infinitamente pocos. !alatesta vio más claro en aquel mitin de 4harlotte .treetA vio inmediatamente que el Cerv( de antes hab%a muerto y atacó en la discusión al hombre que tenia ante s% y en el que reconoc%a al futuro renegado. )lg&n tiempo antes, en diciembre de 0J0<, experimentó !alatesta una rara aventura. Cab%a sido cometido un robo en un almac(n de Coundaditch, en la city de >ondres, desde una casa deshabitada que exist%a en la parte trasera. >a polic%a de la 4ity sorprendió a los ladrones, los cuales en la huida dispararon sobre algunos agentes. In cilindro de oxigeno abandonado, destinado a la ruptura de la ca+a de hierro, unas heridas curadas por un m(dico de Eastend, sobre el cuerpo de un hombre que se encontró despu(s solo, muerto, fueron los rastros que durante varias semanas llevaron a la más intensa persecución que, como es sabido, terminó con el bombardeo militar de la casa en .idney .treet, .tepney, y la muerte de los principales cabecillas, -modelo londinense de la defensa de Fonnot y 7arnier en los alrededores de ar%s un a$o más tarde. )hora bien, el cilindro de ox%geno, con su n&mero, era como una tar+eta de visita, y se averiguó pronto que hab%a sido encargado para el taller de !alatesta, donde el ladrón muerto hab%a traba+ado. >o sucedido fue lo siguiente9 !alatesta hab%a, permitido a este hombre, un terrorista letón refugiado, traba+ar en su taller por su propia cuenta, y (ste abusó de la amistosa acogida, haci(ndose enviar por el abastecedor de !alatesta el cilindro destinado al robo, !alatesta, interrogado por la polic%a, se vio obligado a probar todo eso en sus menores
'&

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

detalles, y logró tambi(n en la terrible sensación originada por este caso, quedar fuera de sospecha y ser tratado del todo correctamenteA pero faltó poco, como se ve para que la desaprensión del terrorista de >etonia lo pusiese en una situación en extremo desagradable. "o estaba en cierta ocasión con !alatestaA con otros compa$eros nos agotábamos en vagas suposiciones sobre estas particularidades Gpoco antes de #ochebuenaH y (l, que hab%a callado hasta entonces, relató todos estos sucesos y los procedimientos de la polic%a contra (l de una manera clara y tranquila, sin odio para el letón mencionado, a quien ten%a que agradecer esa gran perturbación. En abril de 0J0; hizo imprimir una declaraciónA Errico Calatesta alla Colonia #taliana di LondraPer un atto personale, firmado G;; de abril, una página en /XH. )qu% se refirió a la conducta sospechosa de un italiano llamado Ennio Fellelli, de Folonia. Este individuo, que desde hac%a muchos a$os, se hab%a hecho pasar por un compa$ero, y que fue considerado tambi(n por !alatesta como tal, demandó a (ste a causa de ultra+e criminal al honor, y el +uez de Rld Failey lo condenó el ;< de mayo a tres meses de prisión y lo recomendó al gobierno para la expulsión de 'nglaterraA se le negó tambi(n el permiso para apelar a un tribunal superior. Entonces se reunieron los amigos de !alatesta y aclararon las cosas ante el tribunal y el ministro del interior. )parecieron entre otras protestas9 5n 5ppeal to the Cen and Qomen o London b3 the Calatesta Releace CommitteeA Calatesta Gimpresión de un art%culo de fondo del !anchester 7uardian, ;2 de mayoHA Cemorandum on the Calatesta Scandal Gdel #talian De ense CommitteeHA una carta de Sropot5in en The !ation, etc.A además, en +ulio, +ustamente en el mes de su liberación. La %ogna, n&mero &nico de los amigos italianos en el que se habló de Fellelli sin ambigZedad, se le llamó esp%a y canalla sin preocuparse de ese proceso o que+a. El ministro del interior comprendió finalmente que no deb%a consentirse todav%a la deportación de !alatesta por su acción en inter(s de la pureza de la vida p&blica, y fue puesto en libertad sin recibir más satisfaccionesA un miserable que aprovechó el libel laws ha ganado la partida fácilmente en 'nglaterra, como se sabe. -urante todos estos a$os traba+ó !alatesta en su taller o en instalaciones y comenzó a acumulársele la edad. Ina vez, una agu+a o la punta de una herramienta le perforó directamente la mano, originando una, terrible herida y fui un milagro que no se desarrollase un envenenamiento de la sangre. -eb%a colocar a menudo tubos de gas e instalaciones el(ctricas o repararlas y traba+ar en locales fr%os y expuestos a las corrientes de aire, a veces tendido en el piso helado o en las piedras. or eso contra+o una vez una inflamación pulmonar que lo tuvo en peligro de muerte varias semanas, durante las cuales fue atendido por la se$ora -efendi. -espu(s de los meses de prisión en >ondres, desde el verano de 0J0; apareció quebrantada su salud y unas cortas vacaciones, si no me equivoco, cerca del mar, no le ayudaron grandemente. )lgunos de sus amigos procuraron incitarlo a pasar el invierno en ortugal, que era el &nico pa%s del !ediod%a en que, seg&n se cre%a, hubiese podido vivir entonces tranquilo. ero se negó en absoluto y tal vez pensaba ya en 'talia, hacia la cual se dirigió por fin en el verano de 0J03. =inalmente aprendió a hablar ingl(s en esos a$osA yo estaba presente cuando se levantó durante una discusión y di+o que era la primera vez que hablaba en ingl(sA anteriormente la mayor parte de las veces era traducido del franc(s. )yudó a los camaradas ingleses .iempre que fue solicitado y permaneció en contacto con los mismos por medio de *cher5esof y tambi(n de )lfred !arsh. Sropot5in ten%a tanto que hacer como (l, y como viv%an le+os uno del otro, no se ve%an muy a, menudo, a parte del tiempo que Sropot5in habitó en el mismo >ondres a causa de sus estudios en la biblioteca. ero *cher5esof, el me+or de los vie+os amigos de ambos, los ve%a a los dos frecuentemente, y as% sab%an siempre uno de otro.
''

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

*arrida, del !ármol era tambi(n un %ntimo amigo suyo. "o pas( un hermoso d%a con !alatesta en vasa de *arrida, en Cighams ar5, #. E., donde murió (ste prematuramente en marzo de 0J02, a los 2/ a$os de edad. En *reedom escribió sobre (l !alatesta9 B ersonalmente yo no fui quizás nunca de su opinión, -y sin, embargo (ramos los me+ores amigos. .e pod%a disputar con (l, pero no se pod%a menos de quererlo, porque ante todo era un hombre afectuoso y honrado. " diciendo esto le rindo el más alto tributo que se puede ofrecer a un hombreD. En efecto, *arrida ten%a una maravillosa amabilidad y en todo ambiente que (l animase se sent%a uno más libre y dichoso. or su intermedio conoció probablemente !alatesta a =rancisco =errer cuando (ste fue a >ondres, si bien sobre ello no s( directamente nada. or desgracia no puedo nombrar a sus %ntimos amigos italianos, E. :ecchioni y otros, pues no me inform( nunca de los nombres de algunos rostros familiares. .obre esto sabrá más )rnold :oller, que, despu(s de haber recorrido a Europa como caballero andante de la huelga general, hoy lanzando algunos obstáculos a los pies del militarismo alemán, ma$ana recorriendo la rep&blica de )ndorra como el primer anarquista, hab%a llegado a >ondres y visitaba a !alatesta muy a menudo. *odos lo conoc%an, Carry Selly, )lfred !arsh, *h. C. Seel, :udolf :oc5er, etc. -e entre los que lo visitaron en >ondres nombro sólo a >uigi =abbri y a Nacques !esnil, -que hab%a vivido largo tiempo en *oscaza-, los cuales recibieron de (l la más duradera y profunda impresión. or lo que a m% se refiere, era consciente del gran esfuerzo que le impon%a para despertar en su memoria detalles del tiempo de Fa5unin y no quise importunarlo con cosas del presenteA as%, pues, descuid( las cuestiones modernas y ahora, naturalmente, no me queda otro remedio que lamentarlo. En cierta ocasión encontr( Cuestioni italiane, de 7iusseppe !ontanelli G*ur%n, 0120H, un libro italiano que defiende ideas verdaderamente socialistas Gv(ase #, socialismo italiano, págs 0<J-0;EH, que, sin embargo, excepción hecha del nombre del autor, no conoc%a aun. .us recomendaciones a sus vie+os compa$eros de 'talia, relativas a mis investigaciones sobre Fa5unin, me fueron en 01JJ muy provechosas para el via+eA vi como lo apreciaban sus compa$eros italianos y, por e+emplo, pas( un hermoso d%a con .. !azzotti, en =aenza, el cual, como su mu+er !arietta, hab%a estado en las inmediaciones de Fa5unin durante los &ltimos meses de su vida en >ugano. or lo demás yo ten%a la idea constante de que !alatesta escribir%a en los tranquilos a$os de >ondres sus memorias y olvid( dos cosas9 primero que (l no pod%a considerar de ning&n modo acabado el curso de sus actividades, -la (poca ordinaria de las memorias-, y por otra parte que su traba+o diario y todas sus tareas de propagandista deb%an fatigarlo más de lo que yo me figuraba. )demás, puedo decirlo, es en el menor grado posible un anarquista personal, no porque le falte una profunda personalidad, sino porque se disimula constantemente (l mismo y se conforma a las exigencias positivas de la situación. Rbserva que la mayor%a de las personas a quienes desea ver obrar no son individualidades brillantes, originales, y de+a sus propias capacidades en la sombra y se pone a su nivel. En este sentido es el anarquista más democrático, o al menos el que piensa menos en s% mismo. or esta razón tambi(n no desea hablar en p&blico de s% mismo, aunque tiene una excelente memoria para los hechos personales y sabe reconstruir de un modo interesante y preciso el pasado en una conversación o en los pasa+es autobiográficos que se encuentran aqu% y all%, bastante raramente, diseminados en sus escritos. El ;; de marzo de 0J0; me escribió, en franc(s9 BEstoy ocupado ahora en un libro que quiero llamar9 >a revolución social, pensamientos de un anarquista, o algo parecido. Esto me lleva más tiempo del que deseaba, pero lo quiero terminar a toda costa. -espu(s quiero comenzar los BRecuerdosD. Elegir( quizás esta forma, reunir( algunos de mis vie+os escritos, que me parecen ser de un cierto inter(s, y a$adir( observaciones sobre la (poca y las circunstancias de su origen, sobre las personas con las que colabor(, etc...D )grega con bondadosa iron%aA B.i ese traba+o llegara a tener alg&n valor lo agradecer( a usted que me ha impulsado a (l con una insistencia que verdaderamente no merezcoD. "o le hab%a propuesto publicar un libro italiano9 B)ctividad de Fa5unin en 'taliaD, que abarcar%a los raros art%culos italianos impresos, en parte no
())

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

recogidos a&n y mucho material manuscrito y epistolar de los a$os 01E/ hasta 01K; o 01K/, prologado, aclarado en algunos detalles e ilustrado históricamente por !alatesta. >a idea le agradó, pero Oqui(n deb%a editarlo, -Fertoni, de 7inebra, >uigi !olinari, de !ilán, ahora muerto, o un gran editor italianoP Inos a$os más tarde concertó 7ustar >andauer conmigo el plan de una edición alemana de Fa5unin, que habr%a comprendido sus art%culos de )lemania y de .uiza desde el /J hasta las cartas de la prisión de 01/J-2<, -y por entonces nació tambi(n el vie+o proyecto de la edición rusa por Sropot5in y concertamos igualmente un volumen con todo el original ruso de Fa5unin. >a edición francesa comenzada por m% en 01J2 la continuó Names 7uillaume hasta el s(ptimo volumen, que contiene los art%culos sobre !azzini y cuya aparición está próxima. En tanto que todos estos planes fracasaron debido a la guerra, comienza aun en 0J;; el vie+o ). :oss, el plan ruso. .er%a deseable que tambi(n resucitase el proyecto italiano.;J Estos planes literarios los interrumpió a fines de abril de 0J0; el citado a aire FellelliA despu(s su salud resultó conmovida y le pesaba tal vez enormemente el destierro. >uego halló, -no s( en qu( circunstancias- una nueva ocasión de actuar en 'talia y marchó en mayo o en +unio de 0J03 a )ncona, donde comenzó a publicar el nuevo periódico Lolant'.

CAPÍTULO 1VII ANCONA (5VOLONT)60 1713 1/!+ LA RE$ELI.N EN LA ROMA'A # EN ANC.NA0 JUNIO DE 171/9 CUARTO DESTIERRO LONDINENSE0 DESDE EL VERANO DE 171/ &ASTA -INES DE 1717+ LA ,UERRA

or largo tiempo que !alatesta permaneciera en el destierro, su unión con el movimiento italiano y con la vida pol%tica y social de 'talia es siempre tan %ntima que desde La $uestione Sociale a Lolont', treinta a$os más tarde, un periódico bien redactado y nutrido, es creado siempre en un abrir y cerrar de o+os, y el mismo, como conferencista y orador y como escritor y agitador, se manifiesta desde el primer d%a en contacto con el movimiento entero en las numerosas cuestiones prácticas. Ina tarea que no puedo llenar aqu% por falta de datos personales ser%a la descripción de los compa$eros asociados a !alatesta en todos estos ensayos G0113, 011J, 01JK, 0J03, 0J;<H, cuya elección parece haber sido en su mayor%a un feliz acierto. or parte de las agrupaciones de todo el pa%s no tarda en surgir la vie+a confianza, en proporciones cada vez mayores, porque se siente realmente que este hombre no enga$ará al pueblo, que no traba+a para si mismo, hoy, como hace cincuenta a$os, y que no cesará su labor más que con la consecución de su ob+etivo o con un osado experimento, o con una nueva persecución. !uy pocos de los vie+os socialistas dieron a los pueblos esa impresión del más absoluto desinter(s, como :oberto RYen, =ourier, Flanqui, roudhon, más tarde Fa5unin, 4afiero, :ecl&s, Sropot5in y naturalmente otros dentro de l%mites más reducidos. " en otros dominios tambi(n !azzini, 7aribaldi y *olstoy, pero por lo demás infinitamente pocos. El pueblo 'taliano hab%a hecho tales experiencias con sus pol%ticos y sus socialistas que en 0J03 y más aun en 0J0J, el nombre de !alatesta pareció, a muchos que no eran anarquistas, como la palabra solucionadora. *an modesto en >ondres, era para una gran masa en 'talia el hombre Gdel que se esperaba grandes cosas, casi milagros, lo mismo que de 7aribaldi. Estas ilusiones no son culpa suyaA nadie proclamó más claro que su voluntad es insuficiente, pero que si el pueblo quiere puede conseguirlo todo. ero el pobre pueblo, apenas librado de la dirección de
"!

Ao me re?iero a las ediciones traducidas del ?ranc%s, como la de Londres57oscB +desde ! E/, la alemana +Berl8n, Der Syndi*alist, !" 5"#, Tom. y ,,/ y la italiana +L. (a$$ri y C. 7olasc3i, 7ilán/.
()(

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

la 'glesia y sometido siempre por el Estado, cayó ba+o el dominio de nuevos +efes pol%ticos y socialistas y no se atreve a ser libre. Lolont' apareció desde el 1 de Nunio de 0J03 en )ncona redactada por !alatesta, hasta la semana ro&a de +unio de 0J0/A despu(s reapareció largo tiempo aun, pero no s( si !alatesta, entonces en >ondres, participó todav%a en ella y sobre todo no conozco esa continuación o nueva serie, y de la primera no tengo más que una parte. En el oto$o de 0J03, durante las elecciones, los anarquistas realizaron una gran campa$a anticlerical, vali(ndose de manifiestos, periódicos, m%tines, y !alatesta via+ó constantemente y pronunció numerosos discursos. .e le quer%a o%r en todas partes y apenas se le de+aba marchar de una parte a otra. Ina vez escribió en Lolont', K de +unio de 0J0/, cuando se le llamó de #ápoles, que hab%a pensado desde hac%a mucho en un via+e de propaganda por #apolitania, que lo consideraba muy necesario, pero que le faltaba el tiempo. -e donde iba una vez recib%a constantes invitaciones, mientras que lo +usto hubiera sido acudir all% donde no hubiera compa$eros o donde eran pocosA tales regiones v%rgenes existen a&n por doquiera. En la primavera de 0J0/ se preparó un congreso general italiano Gorganizado por el *ascio Comunista 5narchico de :omaH, sucesor del celebrado en :oma en el a$o 0J00. En una palabra, se operó la reorganización anarquista usualA tambi(n se trató de la libertad de )ugusto !asetti, el soldado que hab%a protestado tan valientemente contra la guerra tripolitana, de )ntonio !oroni y de otras v%ctimas del militarismo que languidec%an en las prisiones, en las compa$%as disciplinarias y en los manicomios Gno obstante estar sanosH. *odo esto fue interrumpido por los sucesos de la :oma$a, que tuvieron tambi(n en )ncona y en las !areas su repercusión en +unio de 0J0/, en los que por mi poco de tiempo colaboraron en cierto grado todos los partidos locales anticlericales y anti-monárquicos. -el 0E al 01 de mayo hab%a tenido lugar en Folonia un congreso del partido republicano italiano. !alatesta y otros camaradas asist%an como hu(spedes desde la galer%a de la prensa. 6emos a uno de ellos que firma a menudo Catilina GLolont', K de +unio de 0J0/H tan fascinado por el esp%ritu vivaz de la mayor%a de los +óvenes republicanos que para (l eso era más significativo que el carácter de muchos socialistas, tal como se observa actualmente. >os oradores republicanos parecen esperar la ca%da próxima de la monarqu%a y se$alan la necesidad de estar preparados para la revolución y para colaborar in pia((a, tal es la expresión tradicional, en medio del pueblo, con los sindicalistas, con los anarquistas y con todos los adversarios de las instituciones monárquicas. Catilinia cre%a advertir tambi(n que el congreso sólo se inclinaba formalmente ante el sentimentalismo irredentista y que estaba de igual modo fuertemente desarrollada la tendencia antimilitarista. Era un hermoso sue$o que destruyeron pronto la guerra y los influ+os que obraron desde entonces sobre los republicanos. En Emanita !ova, ;E de septiembre de 3J;<, describen los compa$eros de )ncona GInione )narchica )nconetanaH como la pol%tica de los republicanos, desde el estallido de la guerra, fue la completa retractación de lo decidido en ese congreso en que algunos hab%an gritado9 BUFasta de *rento y de *riesteQD y otros hab%an descubierto influencias masonas, mientras que poco tiempo despu(s el BintervencionismoD Gla participación de 'talia en la guerra, 0J02H fue alentado en el partido republicano por esos mismos masones Gdescalificados en 0J0/H. En el congreso de Folonia, además, fueron silbados aquellos diputados republicanos que se hab%an doblegado o tan sólo que hab%an titubeado, y se rechazó todo compromiso con la monarqu%a. Esto indica que en mayo de 0J0/ exist%a en la :oma$a el más profundo descontento pol%tico y social, y un estado de esp%ritu irritado, y en +unio de 0J0/ se extendió como un huracán de fuego sobre la hierba seca un movimiento popular en la :oma$a y en las !arcas, de pueblo a pueblo, hasta el gran puerto de mar de )ncona. :epublicanos, socialistas, revolucionarios,
()*

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

sindicalistas, anticlericales y anarquistas cooperaron como nunca lo hab%an hecho. areció como si el movimiento general preparado cuarenta a$os antes, en 01K/, por Fa5unin, 4osta y compa$eros. Nustamente en esas comarcas, hubiera ardido subterráneamente y brotado entonces con claras llamas. O-ónde estaban los hombres de 01K/P !alatesta estaba, como en aquella (poca, en su puestoA los seis de 4astel del !onte se hab%an convertido en legiones, -no obstante, el esfuerzo no era suficientemente grande y el movimiento sucumbió. #o conozco ning&n informe seguro sobre esos acontecimientos, pues no le% más que los diarios italianos de la (poca, ya que la prensa anarquista quedó interrumpida por la guerra. >a guerra de+ó tambi(n a un lado estos sucesos desde 0J0/ y el partido republicano se dedicó fundamentalmente al BintervencionismoD, es decir, a la lucha contra una ya precaria BneutralidadD italiana y fue enemigo mortal de los numerosos adversarios de la guerra, socialistas, sindicalistas y anarquistas. >a mentalidad fascista comenzó a formarse y la monarqu%a vio eso con satisfacción. #o s( si se celebraron procesos, excepto contra los malquistos antiguerreristas, ni s( tampoco si aparecieron descripciones de esos acontecimientos que posean valor histórico. En Emanit' !ova, ;1 de +unio de 0J;; GCovimenti strocantiH describe !alatesta brevemente esos sucesos... B-esde hac%a alg&n tiempo se agitaban los partidos subversivos y especialmente los anarquistas y los sindicalistas en favor de la liberación de !asetti y de la abolición de las compa$%as disciplinarias. Cubo numerosos discursos y m%tines, pero el efecto fue insignificante y el gobierno no daba signo alguno de condescendencia. .e intentó una especie de demostración más ruidosa para sacudir la opinión p&blica e impresionar a las autoridades. En un mitin en )ncona, un camarada activo de nuestro movimiento Gque no nombro porque no s( si le ser%a agradableH propuso una moción que fue aprobada con entusiasmo. En vista de que estaba cerca el primer domingo de +unio, en el cual el mundo oficial celebra la BconcesiónD de la constitución albertina por medio de revistas militares y de recepciones recias y de las más altas autoridades, debemos, dec%a el proponente de la moción, impedir o al menos perturbar esa fiesta9 convoquemos para ese d%a m%tines y demostraciones en todas las ciudades de 'talia y el gobierno se verá obligado a acuartelar las tropas o a ponerlas al servicio de la seguridad p&blica, y las revistas no se realizarán. BEsta idea, aceptada por nuestro periódico de )ncona Lolant', fue difundida celosamente y el primer domingo de +unio se realizó en numerosas ciudades. B>a inspección de las tropas no tuvo lugarA el ob+eto de la demostración se hab%a logrado y nosotros no hubi(ramos llevado en aquel momento las cosas más allá, porque maduraba entonces en 'talia un movimiento general y no ten%amos ning&n inter(s en agotar nuestras fuerzas en empresas parciales. ero la imbecilidad y la brutalidad de la polic%a hicieron que ocurriese de otro modo. BEn )ncona las tropas hab%an quedado por la ma$ana en los cuarteles y no hab%a sucedido nada grave. or la tarde se celebró un mitin en el local de los republicanos, en la 6illa :ossaA despu(s de haber hablado los oradores de los distintos partidos y haber aclarado las cansas de la demostración, comenzó la multitud a abandonar el local. ero a la salida la polic%a ordenó a la gente que se disolviese y ale+ase, en tanto que los cordones de gendarmer%a cerraban las calles adyacentes e imped%an marchar. .urgió un conflicto, los gendarmes tiraron y mataron tres +óvenes. B'nmediatamente los tranv%as paralizaron el tráfico, todos los negocios fueron cerrados y la huelga general se hab%a convertido en una realidad sin que hubiese sido necesario aconse+arla y proclamarla. El d%a próximo y los siguientes )ncona se encontró en estado de insurrección potencial. =ueron saqueadas las armer%as, se requisaron los granos, se estableció una especie de organización encargada de procurar los medios necesarios para la vida. >a ciudad estaba
()+

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

llena de militares, en el puerto se encontraban barcos de guerra, las autoridades hac%an ambular grandes patrullas, pero no provocaron la represión, probablemente porque no estaban seguras de poder contar con la obediencia de los soldados de mar y tierra. Efectivamente, los soldados y marinos fraternizaban con el pueblo9 las mu+eres, las incomparables mu+eres de )ncona, acariciaban a los soldados, les daban vino y cigarrillos y los llevaban además a mezclarse con el puebloA aqu% y allá los oficiales eran abofeteados y vilipendiados en presencia de sus tropas y los soldados de+aban hacer y animaban frecuentemente aun con signos y con palabras. >a huelga adquirió cada d%a más un carácter de insurrección y las proclamas declaraban claramente que no se trataba ya de una huelga y que se deb%a reorganizar toda la vida urbana sobre nuevas bases. BEntre tanto se hab%a extendido el movimiento con la velocidad del rayo a la :oma$a y a las !arcas y se difund%a ya en la *oscana y en >ombardia. >os traba+adores eran favorables a un cambio completo del r(gimen. >a colaboración de los partidos revolucionarios se hab%a desarrollado por s% misma y a pesar de que los irolini y los 4hiessa y los acetti giraban por todas partes en automóvil para desacreditar el movimiento, los traba+adores republicanos lucharon en la más hermosa armon%a con los anarquistas y la fracción revolucionaria de los socialistas. B.e estaba en la convicción de pasar a actos decisivos. >a huelga con tendencia insurreccional se extend%a más y más. >os ferroviarios se preparaban a tomar en sus propias manos la dirección del tráfico para impedir el transporte de tropas y hacer marchar tan sólo los trenes necesarios para el movimiento insurreccional. B>a revolución comenzaba a desenvolverse gracias al impulso espontáneo de la población y con gran perspectiva de (xito. B4iertamente, entonces no se hubiera realizado ni la anarqu%a ni siquiera el socialismo, pero se habr%a desembarazado el camino de muchos obstáculos y la (poca de la propaganda libre y de la libre experimentación habr%a quedado abierta y lo mismo la guerra civil, en cuya salida vemos alumbrar victorioso nuestro ideal. B ero cuando la esperanza era más grande declaró la Con edera(ione %enerale del Lavoro terminado el movimiento por medio de una circular telegráfica y ordenó la cesación de la huelga. )s% fueron desorientadas las masas que obraban en la confianza de tomar parte en un movimiento generalA naturalmente, cada localidad comprendió que era imposible e+ercer una resistencia aisladamente y el movimiento cesóD.3<
#0

Los acontecimientos son resumidos as8 por el camarada Armando Bor'3i... )Esta$a previsto 6ue en caso de violencias policiales se 3a$r8a lle'ado a la 3uel'a 'eneral +despu%s del asesinato de los &óvenes, 6ue eran repu$licanos/. Ancona y las 7arcas 3icieron 3uel'a inmediatamente %l lunes +el d8a pró@imo/2 el d8a si'uiente la 3uel'a era 'eneral en toda ,talia. Se tomó de inmediato un acuerdo entre los representantes de varios partidos y or'ani.aciones sindicales +Socialistas, anar6uistas, repu$licanos. Nnione Sindacale ,taliana, Sindacato de ?errovieri/ para dar amplitud al movimiento. Pero la Con?edera.ione del Lavoro traicionó. El mi%rcoles dio la orden de cesar la 3uel'a2 y este era el momento en 6ue los ?erroviarios se ple'a$an a la luc3a y al 3acerlo da$an un carácter siempre más revolucionario al movimiento. En -oma9a y en las 7arcas el movimiento tomó caracteres verdaderamente insurreccionales. Nn 'eneral +Aliardi/ ?ue detenido2 el pue$lo 3a$8a corrido a las armas2 se 3a$la$a ya de la a$olición de la monar6u8a. Pero la contraorden de la Con?edera.ione del Lavoro desorientó, desconcertó y dio tiempo al 'o$ierno para reanimarse. 7ussolini, 5recu%rdese para su mayor in?amia actual5, escri$ió entonces en el ) 'vantiU* 6ue la Con?edera.ione 3a$8a cometido un acto de ?elon8a. (alta una pu$licación so$re este acontecimiento2 pero los periódicos de la %poca, además del 'vantiU L&Internazionale de Parma, entonces ór'ano de la Nnione Sindacale ,taliana 3a$laron di?usamente* +&unio de !"#/. L&Internazionale de Parma, 6ue aparec8a desde noviem$re de !0<, semanario, durante al'Bn tiempo tam$i%n diario, ?ue durante muc3os a9os el ór'ano principal del sindicalismo militante italiano2 se sa$e 6ue su redactor dQAm$ris, despu%s de la 'uerra se unió al nacionalismo )outrancier*, pero desde !0< a ! 1, esa 3o&a ?ue una de las más valientes.
(),

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

!alatesta, cuya actividad no conozco en sus detalles, no pudo salvar el movimiento en )ncona. >os diarios publicaban entonces las noticias más extra$as y fantásticas sobre !alatesta, a quien se imaginaban ver oculto por todas partes, hasta en las rocas de la rep&blica de .an !arino, y qui(n sabe dónde, lo que ocasionaba d%as de intranquilidad a sus amigos. In d%a apareció repentinamente en casa de un vie+o compa$ero de 7inebra y pasó algunas horas agradables all%, en su marcha hac%a >ondres, hacia su cuarto destierro londinense que duró seis a$os y medio. Nunto a las revueltas de mayo de 01J1 en 'talia, en especial en !ilán, y a la semana revolucionaria de =errer en Farcelona, +ulio de 0J<JA esta rebelión de +unio de 0J0/ en la :oma$a y en )ncona ha sido el más grande movimiento popular europeo desde la 4omuna de ar%s en 01K0 y los movimientos espa$oles de 01K3A a lo sumo podr%an citarse a&n los disturbios belgas en >uttich y Forinage Gmarzo de 011EH. "o creo que el movimiento de 0J0/ estuvo ya por dos conceptos relacionado con la guerra. 'talia hab%a dirigido la primera de esas guerras, el ataque a los turcos, sin provocación de ninguna especie, para posesionarse de *r%poli G0J00-0;H. Esto despertó, -como lo se$alan, por e+emplo, los informes de 'sYols5i a .asonoff en el Livre !oir, vol. ', ar%s 0J;;, ediciones de LHNumanité-, por el +uego de las compensaciones, otras aspiraciones sobre *urqu%a, y siguió la guerra balcánica G0J0;-03H, la guerra greco-serbia contra Fulgaria, con la participación posterior de :umania en la victoria G0J03H, mientras que en la parte adriática de los Falcanes -!ontenegro, .cutari, )lbania-, exist%a aun en 0J0/ una crisis permanente que hac%a cada vez más probable una intervención de 'talia. Esos centros de tempestades, la parte occidental de los Falcanes, estaban próximos a )ncona y a la :oma$a y se excitaba +ustamente all% la voluntad popular contra una expansión imperial en )lbania, que no beneficiaba más que a algunos capitalistas y cuyas cargas en dinero y en sangre deb%a soportarlas el pueblo. -icho brevemente, se estaba harto de los mane+os imperialistas fomentados por la monarqu%a y se levantó en +unio casualmente con una intensidad que debió se$alar a toda Europa, a los dirigentes, que los actuales movimiento del pueblo, cuando estallan verdaderamente, poseen un %mpetu elemental inesperado. Esto pudo además haber contribuido a que en el verano de 0J0/ no se intentara ya por los grandes Estados meridionales y occidentales la localización del conflicto serbio-austriaco, como hab%an sido localizadas tranquilamente las tres guerras precedentes G0J00, 0J0;, 0J03H y los problemas de .cutari y de )lbania. .e pensó que despu(s de tales explosiones de la voluntad popular, como la de la :oma$a en +unio, un desangramiento general de los pueblos por una gran guerra y un nuevo entorpecimiento de los cerebros por el odio nacional rec%proco eran los medios más convenientes para prolongar el dominio tan agradable y la posición del capitalismo.30 ues el pueblo hab%a estado en +unio exasperado y hab%a demostrado una potencia inesperada, y Uqu( no hubiese podido impedir, si hubiera animado a los pueblos, en agosto de 0J0/, una chispa de ese esp%rituQ ero de la nada, nada puede salir, y no en vano ha luchado y conspirado la :oma$a casi un siglo y fue en el setenta una sede principal de la 'nternacional revolucionaria naciente, -todos estos innumerables g(rmenes produ+eren en +unio de 0J0/ su fruto. ero donde no fue realizado todo ese traba+o previo, donde la revolución fue largamente apartada como algo impráctico y Banticient%ficoD, all% tampoco hubo en el momento decisivo el esp%ritu revolucionarioA pues este esp%ritu no se encuentra por casualidad, sino que necesita largos y sol%citos cuidados, lo mismo que toda otra evolución próspera. ---------!alatesta volvió a su destierro de >ondres y quedó all% hasta que finalmente pudo abandonar a 'nglaterra hacia fines de 0J0J. -ebe haber sido triste para (l observar el cambio de la vida
#

Esto no de$e tomarse como una declaración e@clusiva de las causas de la 'uerra, sino como una contri$ución a la terri$le lista de las otras causas. Los monár6uicos y los capitalistas italianos de$en 3a$er pre?erido en todo caso, $a&o esas condiciones, una 'uerra se'ura en la 6ue esta$an de parte de los más ?uertes, a un nuevo movimiento popular y pueden 3a$erse re'oci&ado al ver 6ue nuevamente los repu$licanos, como en los d8as de 7a..ini y de 4ari$aldi, saca$an las casta9as del ?ue'o para la monar6u8a.
()#

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

p&blica, de la mentalidad general, la p(rdida de la relativa libertad personal a que estaba acostumbrado desde hacia tantos a$os, y que no reapareció más en sus vie+as formas. 6ivió nuevamente en )rthur .treet, y aqu% se realizó una tragedia debido a la ena+enación mental y a la muerte de la se$ora -efendi en los &ltimos a$os de la guerraA (l la atendió hasta el &ltimo momento. Este debe haber sido para (l un recio golpe y as% se cerró tambi(n ese oasis londinense que le hab%a ofrecido tantos a$os un hogar. .i algo le sostuvo en aquellos tristes d%as fue la convicción de que el capitalismo por fin cavaba realmente su propia fosa, de que las monstruosas fuerzas desencadenadas obraban sólo en su agon%a, de que la existencia ulterior del capitalismo ser%a una cuestión de tiempo y de que el bot%n de la victoria ser%a aprovechado por los pescicani de la guerra y por los pol%ticos del d%a, pero no por una sociedad capitalista verdaderamente segura de su existencia. 6io esto desde el principio y no perdió su sosiego por problemas secundariosA ya en 0J0K se$ala la revolución rusa que las fuerzas desencadenadas escapaban al control capitalistaA el que esto se realizaba en una forma no correspondiente a su ideal, es accesorio aqu%. 4onozco hasta ahora sólo lo que escribió en *redoom, >ondres 0J0/-0J0E. -eber%an ser revisados otros periódicos de aquellos a$os, como Le Réveil"#l Risveglio de Fertoni G7inebraH, la Cronaca Sovversiva de >. 7alleani Gque finalmente fue trasladada de )m(rica a *ur%nH y las publicaciones anarquistas de 'taliaA no s( si pod%a ser aprovechada su actividad en los periódicos de ar%s, como Le Libertaire y la Lie +uvriéreA la censura de guerra en todos los pa%ses ha oprimido en lo posible sus palabras. El 5vantiQ de !ilán podr%a contener alg&n material.3; 5narchists have orgotten their principies G)narquistas que han olvidado sus principiosH es el t%tulo de uno de sus art%culos en *reetiom Gnov. de 0J0/H. 4omienza as%9 B)&n ante el peligro de ser tenido por ingenuo confieso que no hab%a considerado nunca posible que los socialistas -a&n los social-demócratas- aplaudieran o participaran voluntariamente, de parte de los alemanes o de los aliados, en una guerra como la que devasta ahora a Europa. O ero qu( podemos decir si eso mismo sucede de parte de los anarquistas, -no de muchos, indudablemente, pero s% de algunos entre los que se encuentran compa$eros a quienes queremos y apreciamosD. #o quiero resumir sino transcribir los argumentos de !alatesta sobre la situación a fines de agosto de 0J0/9 @ B ersonalmente, en tanto que estimo en su +usto valor al Bperro rabiosoD de Ferl%n y al Bvie+o verdugoD de 6iena, no tengo una confianza más grande en el zar sangriento, ni en los diplomáticos ingleses que oprimen la 'ndia, que traicionaron a ersia, que aplastaron la rep&blica, de los boers, ni en la burgues%a francesa que masacró a los marroqu%es, ni en la burgues%a belga que permitió las atrocidades del 4ongo y sacó de ellas gran beneficio, -recuerdo aqu% sólo algunos cr%menes sin mencionar lo que todos los gobiernos y todas las clases capitalistas e+ecutan en sus propios pa%ses contra los traba+adores y los rebeldes. B.eg&n mi opinión, la victoria de )lemania significar%a el triunfo seguro del militarismo y de la reacciónA pero el triunfo de los aliados significar%a una dominación anglo-rusa Ges decir Onuto" capitalistaH en Europa y en )sia, el servicio militar general y el desarrollo del esp%ritu militarista en 'nglaterra, y una reacción clerical tal vez monárquica en =rancia. B or lo demás mi convicción es que una victoria definitiva probablemente no será obtenida por ninguna de ambas partes. -espu(s de una larga guerra, de la p(rdida monstruosa de vidas y
#"

Se'Bn !manit" #ova, : de sept., da !"0, ?ue preparada entonces una edición de todos sus art8culos so$re la 'uerra 6ue no pudo aparecer todav8a. En Ancona se reimprimió tam$i%n todo lo 6ue escri$ió durante la 'uerra +v%ase N. A. del "0 de sept. de !"0/. Ao son tra$a&os e@tensos, sino art8culos y cartas en periódicos.
()$

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

de riquezas y del agotamiento de ambas partes, será, combinada una especie de paz que de+e pendientes todos los problemas y prepare una nueva guerra que será a&n más criminal que la presente. B>a &nica esperanza es la revolución, y por tanto pienso que en la situación actual de cosas, la derrota alemana presenta todas las probabilidades de hacer estallar la revolución, 33 por esta razón deseo, -y sólo por esta razón-, la derrota de )lemaniaD. Este art%culo fue atacado por el fundador del fascismo, !ussolini, el cual escribió9 B"a que !alatesta cree que la derrota de )lemania puede determinar la revolución, debe convenir en que es necesario ayudar a los gobiernos de la Entente a derrotar a )lemaniaD. ) esto respondió !alatesta en el 5vantiQ Gdiciembre de 0J0/, reimpreso en I. #., 1 de sept. de 0J;<H que si bien es verdad que desea esa derrota, no es propio de los revolucionarios ayudar a los capitalistas a obtenerla. Escribe tambi(n9 B ero para los que colocan por encima de todo la causa de la libertad, de la +usticia y de la fraternidad entre los hombres, no puede existir más tiempo la duda9 cuando las más bestiales pasiones están desencadenadas, cuando las masas inconscientes son impulsadas por las sugestiones perversas de las clases privilegiadas a degollar a sus hermanos, entonces deben más que nunca llamar a la paz entre los oprimidos y a la guerra contra los opresores y elevarse contra todo compromiso con los propios enemigos, contra tonta sumisión a la voluntad de (stosD. -espu(s de la declaración de guerra de 'talia a )ustria-Cungr%a, mayo de 0J02, escribió !alatesta9 #tal3 alsoQ G=reedom, +unioH9 BCab%amos esperado que los traba+adores italianos se resistir%an a las clases dominantes y mantendr%an hasta el extremo su fraternidad con los traba+adores de todos los pa%ses y su decisión, perseverando en la lucha contra los opresores y los explotadores, en pro de la verdadera liberación de la humanidad. El hecho de que la gran mayor%a de los socialistas y los sindicalistas y todos los anarquistas, con muy pocas excepciones, estaban decididamente contra la guerra, y la aparente actitud de las masas Gen igual sentidoH, nos daba la esperanza de que 'talia escapar%a a la masacre y conservar%a todas sus energ%as para la obra de la paz y de la civilización. B ero desgraciadamente las cosas no pasaron as%. >os mismos italianos que eran oprimidos y condenados al hambre en el propio pa%s y que deb%an ganar frecuentemente su pan en le+anos pa%ses, esos italianos, que ma$ana, serán condenados de nuevo al hambre y a la emigración, matan hoy y son muertos en defensa de los intereses y de la ambición de aquellos que les niegan el derecho a traba+ar y a llevar una vida ordinaria. BEs asombroso y desalentador ver cuan fácilmente pueden ser enga$adas las masas por las más burdas mentiras. B) pesar de todo, en estos largos meses se enriquecieron los capitalistas italianos gracias a la venta a precios elevados de una enorme cantidad de art%culos de guerra a )lemania y a )ustria. El gobierno italiano intentó vender a las potencias centrales la neutralidad a cambio de nuevos ensanchamientos de los dominios de los .aboyas. " ahora, porque no pudieron recibir todo lo
##

Comprendo as8 esta advertencia +no cono.ca más 6ue el te@to in'l%s, no el te@to italiano/, 6ue espera, no sólo 6ue estallará una revolución en la Alemania vencida, sino 6ue tal revolución se di?undirá desde all8 a otras partes, 6ue por tanto será el ori'en de la revolución 'eneral. 5De estas dos cosas la revolución en la Alemania, vencida no se reali.ó 3asta a6u8 más 6ue en una escala e@cesivamente limitada, 5y de la e@pansión de esa revolución a otros pa8ses no vemos todav8a nada, lo mismo 6ue la involución de -usia de ! < ese 'ran pa8s demasiado maltratado por la 'uerra y 6ue, individualmente, 3a$8a sido vencido tam$i%n, 5no se di?undió muc3o másI parece, 6ue los pa8ses victoriosos no 3acen nunca revolución y 6ue las revoluciones de los pa8ses vencidos son por consi'uiente ?enómenos aislados e impotentes.
()%

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

que quer%an y hallaron más venta+oso hacer causa com&n con los aliados, 3/ hablan descaradamente como si fuesen caballeros andantes, desinteresados, de la defensa de la civilización y de la satisfacción para la Bpobre F(lgicaD. " no obstante, su máscara es bien transparente. -icen que hacen la guerra para libertar a los pueblos del dominio extran+ero e intentan influir a los +óvenes por medio de la gloria de las luchas italianas contra la tiran%a austriacaA pero sin embargo aplastan a los árabes de *r%poli que no se someten, desean conservar las islas griegas ocupadas BprovisionalmenteD en tiempos de la guerra turca, exigen territorios y privilegios en el )sia !enor, ocupan una parte de la )lbania, que no es italiana en ning&n sentido de la palabra, y tienen la pretensión de anexionarse la -almacia, donde los italianos sólo forman un porcenta+e insignificante de la población. En realidad sostienen tener un derecho sobre todo pa%s que pueden o creen poder ocupar y conservar en posesión. In pueblo debe pertenecer a 'talia porque fue conquistado una vez por los vie+os romanos, otro porque se encontró all% un depósito comercial siciliano, otro aun porque habitan en (l inmigrantes italianos, otro porque es necesario para la seguridad militar, y otro cualquiera, est( donde est(, porque puede ser beneficioso para el desenvolvimiento del comercio italiano.32 -e la detención de muchos anarquistas en 'talia conclu%a !alatesta que Bpermanecen fieles a su bandera hasta el extremo y, lo que aun es más importante, que el gobierno teme su influencia en las masasD. *ermina9 BEsto nos da la certidumbre de que tan pronto como se haya calmado la fiebre guerrera, podremos comenzar otra vez nuestra propia guerra, -la guerra para la +usticia humana, la igualdad y la fraternidad-, y de un modo me+or que hasta aqu%, porque el pueblo habrá adquirido una nueva experiencia9 que del gobierno no podemos esperar más que in+usticia, miseria, y opresión y luego la variedad de la carnicer%a en escala colosalA habrá adquirido la experiencia de que el patriotismo, el nacionalismo, las rivalidades entre las razas son &nicamente medios para esclavizar a los traba+adores y que su salvación está en la abolición del gobierno y del capitalismoD. !alatesta hab%a firmado el Cani iesto anar>uista internacional sobre la guerra, publicado en *reedom el mes de marzo de 0J02A los nombres de los firmantes son9 >eonard -. )bbott G#eY "or5H, )lexander Fer5man, >. Fertoni, >. Fersani, 7. Fernard, 7eorge Farrett, ). Fernardo, E. Foudot, ). 4alzitta, Noseph N. 4ohen G#eY "or5H, Cenry 4ombes, #(stor 4iele von -iepen, =. [. -unn, 4harles =rigerio, Emma 7oldman, 6. 7arc%a, Cippolyte Cavel, *. C. Seell, Carry Selly, N. >emaire, E. !alatesta, C. !arques, =. -omela #ieuYenhuis, #oel anavich, F. :ecchioni, 7. :i+nders, N. :ochtchine, ). .avioli, ). .chapiro, [iiliam .hatoff, 6. N. 4. .chermerhorn, 4. *rombetti, edro 6allina, 7. 6ignati, >ilian 7. [oolf, .. "anovs5y G#eY "or5H.3E En febrero de 0J0E apareció el llamado mani iesto de los die( 3 seis que elevaba una amarga protesta contra la paz BprematuraD de la Entente con )lemania.3K

#1

Los detalles de estas ne'ociaciones italianas, se'Bn am$as partes, están contenidos, por e&emplo, en el Li$ro -o&o austro53Bn'aro, 6ue a$arca desde el "0 de &ulio de ! 1 3asta el "# de mayo de ! E +Diena, ! E/ y, en tanto 6ue yo sepa, las pu$licaciones de las actas su'eridas por el 'o$ierno sovietista ruso, de las 6ue apareció una edición ?rancesa en octu$re de ! :I Les $raités se(rets ! 15 ! <. Te@tos y comentarios traducidos del in'l%s de la pu$licación de la )Nnión Democratic Control* y la pu$licación del +erald +Comit% pour la reprisse des relations internacionales, E pá's./. A trav%s de esto los convenios de Londres se convirtieron en o$&eto de la discusión 'eneral, lo 6ue no pod8a 3acerse todav8a en a$ril o a principios de mayo de ! E, cuando 7alatesta escri$8a. #E Las pala$ras de 7alatesta ?ueron con?irmadas e@actamente por los tratados de pa. de ! : y por su desarrollo aun no concluido. Compárense con las declaraciones de BaFunin en :;;, citadas en el Cap. ,,. #; Estos nom$res, ordenados despu%s por orden al?a$%tico, son de camaradas 6ue 3a$ita$an entonces en Londres, en AeG HorF y en Colanda. #< (ec3ado el ": de (e$rero de ! ;. Nna reimpresión en mayo de ! ; +Lausana, Li$re (ederation, : pá's., ;V/ contiene mayor nBmero de ?irmantes.
()&

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

!alatesta protestó contra (l en el art%culo Pro"%ouvernment 5narchist, en *reedom, abril de lJ0E.31 4omienza as%9 B)caba de aparecer un manifiesto firmado por Sropot5in, 7rave, !alato y una docena de otros vie+os compa$eros que, haci(ndose eco de los protectores de los gobiernos de la Entente, que exigen la lucha hasta el fin y la sumisión de )lemania, toman posición contra toda idea de una paz BprematuraD. B>os anarquistas, advierte, tienen el deber de protestar contra ese intento de comprometer el anarquismo en la prolongación de una salva+e carnicer%a que no promete ninguna utilidad a las cosas de la +usticia y de la libertad, y que se demuestra ya como absolutamente infructuosa a&n desde el punto de vista de los dominadores de ambas partesD... 4ito todav%a las palabras finales9 B>a actitud seguida por los anarquistas esta claramente determinada por la lógica misma de sus ob+etivos. B>a guerra habr%a debido ser impedida por la revolución, o cuando menos por el temor de los gobiernos a la revolución. =altó la fuerza o la habilidad. >a paz deber%a ser forzada por la revolución o al menos por la amenaza de su advenimiento. Casta ahora tambi(n faltan para esto la fuerza o la habilidad. B or tanto, sólo hay un medio9 es el de proceder me+or en el futuro. !ás que nunca debemos evitar todo compromiso, profundizar el abismo entre los capitalistas y los esclavos del salarlo, entre los dominadores y los dominados, predicar la expropiación de la propiedad privada y la destrucción de los Estados como la &nica medida susceptible de garantizar la fraternidad entre los pueblos y la +usticia y la libertad para todos, y debemos prepararnos para la realización de estas cosas. B!e parece criminal hacer algo en alguna parte para la prolongación de la guerra, que mata hombres, que destruye riquezas e impide toda reiniciación de la lucha emancipadora. !e parece que predicar la guerra Bhasta el finD beneficia en realidad a los dominadores alemanes, que enga$an a sus s&bditos y los excitan a la lucha, llevándolos al convencimiento de que sus adversarios quieren esclavizar o sofocar al pueblo alemán... U6ivan los pueblos, todos los pueblosQD ---------#o conozco declaraciones de !alatesta en los a$os 0J0K, 0J01 y 0J0J, pero los art%culos de 0J0/-0E y los de 0J;< GI. #.H son tan homog(neos y corresponden hasta tal punto con sus escritos anteriores que los a$os en que tales declaraciones me faltan no podrán contener nada extraordinario. Cabrá saludado lleno de +&bilo, como todos, la revolución rusa de 0J0K, pero sin hacerse ilusiones, pues la vio primero caer en manos de burgueses nacionalistas, despu(s en las de los comunistas autoritarios, y ambos chocaban con una acción verdaderamente revolucionaria del pueblo. En una carta a >uigi =abbri G>ondres, 3< de +ulio de 0J0JH, 3J habla de la llamada Bdictadura del proletariadoD que en realidad es la Bdictadura de un partido o más bien de los +efes de un partidoD y termina9 B*ambi(n el general Fonaparte serv%a a la defensa de la revolución francesa contra la reacción europea, pero con esa defensa estranguló la revolución. >enin, *rotz5y y compa$%a son ciertamente sinceros revolucionarios, tal como ellos comprenden la revolución, y no la traicionarán, pero preparan las fuerzas dirigentes que servirán a los que vengan despu(s

#:

-eproducido en ?ranc%s como )-%ponse de 7alatesta au 7ani?este des Sei.e Anarc3istes de 4ouvernement*, < pá's., sin lu'ar de edición2 v%ase tam$i%n !manit" #ova, "; de a'osto, : de septiem$re de !"0. #! L. (a$$ri, )Dittatura e -ivolu.ione*, +Ancona, !" , PD,, #<1 pá's. :V/ pá'. D5D,,,.
()'

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

de ellos para explotar y matar la revolución. >a historia se repite mutatis mutandisA la dictadura de :obespierre llevó a :obespierre a la guillotina y preparó el camino a #apoleónD./< En 'talia el nacionalismo se hab%a desencadenado furiosamente desde 0J0/ y los !ussolini, los -`)nmmzio, los d`)mbris y otros muchos echaron las bases del fascismo, pero ten%an siempre en contra una agitación socialista antiguerrera, sindicalista y anarquista tan fuerte y tan activa que el gobierno se debió inhibir de una represión brutal, como en otros pa%ses, ba+o las precarias condiciones de la guerra. )demás vino la fascinación de la revolución rusa en su primer resplandor. -e esto nació despu(s, menos entre los +efes, que se adher%an a esta tendencia para desertar otra vez cuando les conven%a, que entre el pueblo obrero mismo, en las ranI and ile del movimiento, en los innumerables miembros anónimos de los partidos, la idea del rente 6nico revolucionario, fomentada tambi(n por el e+emplo de la persistente acción com&n mantenida en los frentes en la guerra mundial. ara un tal allanamiento com&n de los obstáculos inmediatos, de una evolución libre han estado siempre dispuestos los anarquistasA nadie más que ellos lo exigió a trav(s de sus a$os de acción revolucionaria, mientras que los partidos socialistas se dedicaban a se$alar la absurdidez pseudoscient%fica de la revolución y la omnieficiencia del camino parlamentario. *an sólo la revolución rusa de 0J0K indicó a las actuales generaciones socialistas que todav%a se realizan en la realidad revoluciones. !e+or dicho, desde entonces, 0J0K, fue imposible a los +efes socialistas ocultar más tiempo a sus adeptos la posibilidad de una revolución y pusieron buena cara al mal tiempo, pues vieron que la decisión popular entra$aba la idea de pasar sobre ellos y de volverse hacia la tendencia revolucionaria tan puramente encarnada por !alatesta, y esto sin que los individuos estuvieran asociados a las ideas anarquistas. Este rasgo del tiempo, que parec%a incontenible y pod%a implicar, grandes posibilidades, tuvo en !alatesta, entonces de EE a$os de edad, el me+or int(rprete. Casta llegó a hablar en un mitin de la sección de >ondres del partido socialista italiano, que deb%a celebrar el triunfo socialista electoral del 0E de noviembre de 0J0J. .eg&n el 5vantiQ Gcitado por la Lie +uvriére, ar%s, ; de enero de 0J;<H, di+o9 BCace unos a$os me hubiese negado a concurrir a un mitin que feste+a una victoria electoral, pero hoy los problemas que nos unen son más numerosos e importantes que los problemas que nos separan. -eseo en esta hora cr%tica, cuando todas las fuerzas de la reacción tratan de sofocar la revolución, que todas las fuerzas revolucionarias avancen unidas y compactas contra el enemigo com&nD... El anarquismo significa libertad, el ideal anarquista no puede ser realizado con la violencia./0 >os anarquistas exigen para el pueblo sólo la libertad de elegir el sistema que le convenga. *al es el informe del 5vantiQ en el que se observa la buena voluntad que animaba a !alatesta. 4on este esp%ritu regresó a 'talia tan pronto como le fue posible. or las ideas siempre activas en (l de la tolerancia rec%proca, se hab%a formado la convicción de que ning&n sistema, por bueno que sea, puede ser generalizado por la violencia y que el procedimiento más razonable ser%a abatir en com&n el Estado y el capitalismo y despu(s de+ar a cada cual, seg&n su manera, realizar en completa libertad su ideal. .ab%a naturalmente, que los +efes socialistas no estaban en serio por la colaboración, pero pod%a confiar en que las masas romper%an las empalizadas fronterizas entre los partidos avanzados y echar%an al diablo los aduaneros y demás guardianes
10

Ao discutimos la ló'ica ?or.ada de esta interpretación, 6ue no es disminuida por el 3ec3o de 6ue los 3om$res de la revolución $olc3evi6ue aprendieron en la 3istoria de la revolución ?rancesa 6ue &ustamente los 'rupos in?le@i$les de las Dantón, de los -o$espierre, de los Ba$eu? cayeron v8ctimas de la revolución sucesivamente, pero un 'ran numero de 'entes, los Talleyrand, los (ouc3%, etc., se adaptaron, a todos los sistemas y 6uedaron siempre a ?lote. De&aron el más amplio curso a los acontecimientos y la revolución es con el tiempo rota en sus '%rmenes, pero sus &e?es de otro tiempo, del tipo de los Talleyrand, y (ouc3% 3an 6uedado, y llevan aBn, se'Bn la necesidad, la vie&a máscara. Esto no lo pod8a prever el recto sentido de 7alatesta, pero este pro$lema personal no tiene importancia a6u8. 1 Es decir, no puede ser impuesto contra la voluntad del pue$lo. D%anse más detalles en los art8culos de )Nmanitá Aova*, !"0.
(()

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

de tos intereses exclusivos de los partidos. #o s( si sent%a interiormente ese optimismoA pero es claro, como siempre, se puso a disposición del reanimado movimiento.

CAPÍTULO 1VIII RE,RESO A ITALIA (-INES DE 1717!9 MALATESTA # 5UMANITA NOVA6 (MIL)N!0 17*

>os cincuenta a$os de progresos anarquistas en 'talia a que asistió !alatesta, pueden ser caracterizados simbólicamente por los avances de su actividad desde el sur hacia el norte. -esde las ruinas medioevales de 4astel del !onte en 01K/ a las aldeas más realistas de las monta$as en los alrededores de Fenevento en 01KKA desde all% a una capital histórica, =lorencia, en 0113A despu(s al animado puerto de )ncona, 01JK-0J03A por fin a la capital industrial de 'talia, !ilán, en un tiempo la patria del socialismo legalitario, y desde 0J;0 a la misma :oma. En !ilán comenzó a florecer el anarquismo a principios del J<, en los primeros tiempos de ietro 7ori, y un per%odo posterior de prosperidad fue el comprendido entre 0J<; y 0J00, en que aparecieron #l %rido della *olla y La Protesta Emana. >as condiciones exactas durante los a$os de guerra no me son conocidas, pero surgió inmediatamente despu(s el plan de un cotidiano anarquista. El congreso anarquista de =lorencia Gmarzo de 0J0JH aprobó la idea y desde el 0 de +unio comenzaron los preparativos prácticos. .eg&n Emanita !ova del ;1 de agosto de 0J;<, se hab%an recolectado hasta fines de 0J;< unas ;<<.<<< liras y en un a$o casi medio millón./; Estas sumas consist%an en innumerables peque$as cuotas de italianos emigrados en todas las partes de la tierra, entre ellos muchos de Estados Inidos, de donde, por lo demás, fueron expulsados en gran n&mero como anarquistas y adversarios de la guerra. Cay organizaciones obreras con grandes fondos, cuyos delegados podr%an votar tales sumas sin esfuerzo, pero no existe un movimiento cuyos adherentes, en su mayor%a muy pobres, organizados del modo más transitorio y a&n del todo desorganizados, encuentren tales sumas, que sólo es posible reunir por el traba+o voluntario y penoso de un gran n&mero de abnegados camaradas. ero se trataba de la anarqu%a, de la revolución y exist%a una satisfacción general de que !alatesta pudiera actuar directamente de nuevo en el movimiento. Este es el famoso Boro stranieroD de Emanita !ova, y en 0J;<-;0 unos +ueces miserables intentaron +ustificar la retención de !alatesta en la cárcel hasta que se llegase a averiguar la procedencia de cada moneda de esas contribuciones para descubrir las fuentes Bextran+erasD, mientras, -como se les contestó-, nadie se cuidaba de los incontables millones de los que recibió una parte la prensa italiana desde 0J0/-02 y que influyeron en la pol%tica y en la acción del pa%s desde 0J02. El programa del periódico fue difundido por todas partes con el llamado a las subscripciones desde el verano o el oto$o de 0J0JA /3 apareció en el primer n&mero G;E-;K de febrero de 0J;<H y está redactado evidentemente por !alatesta. // 4omienza as%9 B.omos anarquistas, anarquistas en el sentido propio y general de la palabraA esto significa que queremos destruir aquel orden social en que los hombres se explotan y se oprimen en lucha rec%proca... para
1"

Se'Bn !manit" #ova, "< de ?e$rero de !" , 3asta ?e$rero de !"0 ?ueron reunidas <0.000 liras y :00.000 3asta ?e$rero de !" . 1# Antes de mediados de octu$re de ! !, como se desprende de N. A., "1 de mayo de !"". 11 Ten'o ante m8 la reimpresión en N. A., ! de a$ril de !"".
(((

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

conseguir la instauración de una nueva sociedad, en la que cada uno, unido con los demás seres humanos por la solidaridad y el amor, halle completa libertad, la mayor satisfacción posible de las propias necesidades y deseos y la más grande posibilidad de desarrollo de sus cualidades intelectuales y morales. B>as formas concretas en que se expresará esta anhelada vida de libertad y bienestar para todos, nadie puede predecirlas con exactitudA ante todo ning&n anarquista puede tener la intención de imponer a los demás la forma que le parece a (l mismo la me+or. El &nico medio de descubrir la me+or para todos es la libertad, la libertad de agrupación, la libertad de experimentación, la libertad completa sin otros l%mites que los de la misma libertad a+ena. BCay anarquistas que tienen el gusto de calificarse como comunistas, colectivistas, individualistas o de alg&n otro modo. =recuentemente esta es una cuestión de palabras, interpretada de un modo diverso, y que obscurece o disimula una igualdad básica de las aspiraciones. )lgunas veces no se trata más que de teor%as, de hipótesis por las que cada uno explica y +ustifica de un modo diferente conclusiones que son id(nticas en la prácticaD. >a colaboración de todos (stos es tan preciosa como la de los adeptos al fatto rivoluzionario y a la difusión gradual de las ideas por la propaganda y por la educación. or el contrario, el programa rechaza a los que se llaman verdaderamente anarquistas, pero no se toman ning&n inter(s por los destinos de la comunidad y sólo se preocupan de su libertad y de su perfeccionamiento individuales, no de la libertad y del perfeccionamiento de los otros y a los que creen conseguir la libertad por medio de la autoridad. 4omo fines son indicados9 abolición del capitalismo, abolición del Estado en todas sus formas, con sus órganos legislativos, +udiciales y militaresA constitución de las comunidades libres Gcomunas anárquicasH, asociación voluntaria para la fraternidad y la colaboración efectivas con todos los pueblos de la tierra. G>as demás partes del programa pueden ser substituidas en las páginas siguientes por medio de los fragmentos de algunos art%culos. El Bfrente &nico revolucionarioD no es mencionadoH. El periódico, proyectado para el ;/ de enero, pudo aparecer tan sólo el ;K de febrero de 0J;<A se publicaron ;E; n&meros en 0J;< y K0 hasta el ;/ de marzo de 0J;0. >a escasez de papel retardo la aparición, y los precios fabulosos fueron, -dado el precio m%nimo de venta de la ho+a-, una pesada carga./2 El gobierno creyó poder hacer valer esas circunstancias e intentó ahogar la publicación mediante su exclusión del papel racionado y de otras venta+as seme+antes. Entonces anunciaron, el ;K de marzo, al gobierno los mineros del 6aldarno que cesar%an de extraer la lignita si Emanita !ova, no recib%a inmediatamente papelA /E -el papel fue entregado mediante una orden telegráfica urgente. 4laro está, el gobierno hubiera preferido más retener eternamente a !alatesta en >ondres por medio de la gloriosa adquisición de nuestros tristes tiempos, los permisos de via+e y los pasaportes, aunque despu(s de la amnist%a tenia el más completo derecho a regresarA otros gobiernos le ayudaron fraternalmente. En el oto$o de 0J0J, en la (poca de las elecciones, fue pedido en numerosos m%tines su regreso y por fin recibió en >ondres un pasaporte italiano. ero =rancia se negó a visarle. 'nscribió entonces en el 5vantiQ Gseg&n la Lie +uvriére, 0; de diciembreH9 B>as autoridades francesas me niegan el tránsito porque fui expulsado de ese pa%s
1E

Entonces ya 3a$8a su$ido el precio del papel de #0 a EE0 liras. (a$$ri anuncia un tira&e de E0.000 e&emplares +)Ditatura e -ivolu.ione, pá'. "##/. 1; A. Bor'3i apunta a6u8I )(ue verdaderamente la Nnione Sindacale ,taliana la 6ue dio este conse&o a los mineros de Daldarno, 6ue esta$an ad3eridos a ella. A3ora, a6uellos ?uertes tra$a&adores 3an sido e@terminados por la reacción*.
((*

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

hace sólo cuarenta a$os G01KJH, debido a que desenmascar( en ar%s en una reunión p&blica a un esp%a del consulado italiano como provocador, que incitaba a los +óvenes a arro+ar bombasD. ara cerrarle tambi(n el camino del mar, el gobierno ingl(s prohibió Gseg&n Cronaca Sovversiva, *ur%n, en Lie +uvriére, 03 de febrero de 0J;<H que los capitanes de los barcos lo tomaran a bordo. )s% fue rechazado por un vapor griego en el que deb%a partir el / de diciembre. ero despu(s llegó el capitán )lfredo 7iulietti, secretario de la *ederatione #taliana dei Lavoratori del Care, de 7(nova a >ondres y lo tomó en 4ardiff con falsos papeles de marinero en un barco carbonero de los ferrocarriles italianos. .iete horas despu(s de la partida fue informado radiográficamente a ese vapor que !alatesta estaba a bordo. ero estaba ya en seguridad y llegó despu(s de un tranquilo via+e al puerto de 7(nova. Esta organización mar%tima es muy moderada y el secretario es un republicano en el que vivió el recuerdo de 7aribaldi, tambi(n marino, y que sintió simpat%a por un hombre como !alatesta, proscrito por los gobiernos de su patria./K 4uando el barco carbonero llegó a 7(nova fue saludado por todos los vapores del puerto, se paralizó el traba+o y toda la población obrera aclamó a !alatesta a su paso. /1 *ur%n, !ilán, Folonia le recibieron de un modo id(ntico y durante varios mases no hubo pueblo en que no fuera aclamado por todos los grupos avanzados. En Emanita !ova del ;1 de diciembre de 0J;< G+ra e un anno...H es descrito cómo se cre%a ver en (l un +efe, un salvador, un libertador, y tengo quizás derecho a decir que se fund%an en (l la vie+a leyenda de 7aribaldi y la nueva leyenda de >enin, y muchas gentes del pueblo ve%an en !alatesta el 7aribaldi socialista o el >enin italiano. Este malentendido, fruto de la veneración autoritaria, ha sido trágico en este caso. !alatesta estaba dispuesto a cualquier sacrificio pero no quer%a conquistar el poderA pudo estar a su alcance la dictadura y la rechazó. El pueblo, por su parte, esperaba una se$al, una orden, y (stas no vinieron y no pod%an venir de !alatesta, por tanto no hizo más que modular algunos gritos de alegr%a y volverse de nuevo a casa. >a más insignificante iniciativa por parte del pueblo habr%a desencadenado la tempestad y hubiese podido comenzar un nuevo cap%tulo de la historia, pero no tuvo lugar. !alatesta esperaba del pueblo y el pueblo de !alatesta, y una feliz casualidad que debió intervenir aqu%, no se produ+o./J !ás tarde !alatesta escribió en Emanit' !ovaA B4uando volv% a 'talia... la revolución estaba a la orden del d%a. B#osotros (ramos demasiado poco numerosos para poder tomar solos la iniciativa de la acción con algunas probabilidades de (xito. or eso fui uno de los más calurosos fautores del Bfrente &nicoD, un esfuerzo para arrastrar a la acción a aquellos que habiendo prometido la revolución, los unos por fines groseramente electorales, los otros por un entusiasmo transitorio provocado por los hechos de :usia, no pod%an confesar decentemente que no quer%an la revolución porque, para no hablar más que de razones honestas, no la cre%an posible.
1<

D%ase Nmanitá Aova, "! de octu$re, y tam$i%n ; de sept. y "" de octu$re de !"0. La misma or'ani.ación se mete a3ora con DQAnnun.io 6ue, como parece, 6uiere diri'irse al movimiento o$rero, al 6ue tra&o ya en 'ran parte la maldición del ?ascismo. 1: A. Bor'3i o$servaI )Desem$arcó en Toronto de incó'nito y ?ue en tren a 4%nova*. 1! Apenas necesito decir 6ue esta es mi impresión personal, 6ue puede ser completamente errónea. Si este movimiento 'eneral lle'ó entonces e?ectivamente a una especie de punto culminante, lo sa$rá &u.'ar me&or %l mismo y otros. So$re esto, por e&emplo, Lui'i Bertoni escri$e en Il ,isveglio +4ine$ra, #0 de &unio de !"#/I )Con?ieso 6ue no estuve nunca convencido de la a?irmación de 6ue 3a$r8amos podido re$elarnos por s8 solos, se'uros de ser se'uidos. WSe 3a pensado al'una ve. en la ?uer.a 6ue representa$a en a6uel momento el diario 'vantiU del cual 3a$r8a partido inmediatamente la e@comunión mayor y la invitación a esperar las órdenes del partido y a no se'uir a los impulsivos y a los irresponsa$lesX Ao 3a$lemos, pues, de lo 6ue 3a$r8an 3ec3o los $om$eros pro?esionales de la -on.ederazione del Lavoro. En tales condiciones todos reconocerán con nosotros 6ue las pro$a$ilidades de %@ito esta$an muy reducidas, demasiado reducidas...*.
((+

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

B>os hechos me han desenga$ado. B4lamamos palabras duras, gritamos contra la traición. B ero si miramos el fondo de las cosas, si consideramos el tipo de organización adoptado por los socialistas y el personal que constituye su clase dirigente, y principalmente el modo y el devenir revolucionario, entonces deberemos convenir en que ellos no fueron traidores, sino que nosotros fuimos ingenuosD. " contin&a9 BCacer anarquistas, ponernos en grado de dar a la preparación revolucionaria y al hecho revolucionario nuestra impresión, he ah% nuestra tarea actualD... --------->a Emanit' !ova de !ilán, / páginas en folio, 2< se distingue esencialmente, es natural, de los semanarios de !alatesta desde 0113. El movimiento es ya tan grande que no puede hacerlo todo (l mismo, aunque en la revisión del material que llegaba en masa al diario constantemente intercalara no poco de su traba+o personal. #unca, exceptuados algunos per%odos en 'rlanda, se originaron tantos actos motivados por la decisión irritada y revolucionaria del pueblo como en 'talia en los primeros J o 0< meses de 0J;<, seguidos por una parte de actos de solidaridad, de huelgas innumerables, etc. y de sangrientas represiones por otra. Entre tanto comenzaron los hechos de la más infame brutalidad, el asesinato y el incendio producidos por los nacionalistas furiosos, ascista, los ni$os mimados del gobierno y de los capitalistas. *odas estas chispas y estos peque$os incendios pod%an originar la gran llamarada, a la que sin embargo no se llegó, y debe decirse que el sistema, que se estableció pronto, de extender de un pueblo a otro el terror por un largo tiempo, mediante inauditos hechos de violencia ascista o de masacres oficiales, era un medio momentáneamente salvador para el capitalismo. ero la experiencia no fue hecha en vano, y no pudo mantenerse mucho tiempo desde arriba un sistema por el asesinato y el incendio.20 -esgraciadamente deb%an ser empleados mucho tiempo y esfuerzos en discusiones con los comunistas partidarios de la dictadura, hipnotizados por !osc&. !alatesta aceptó a menudo la pol(mica con tales adversarios, cuya buena fe reconoce. >a forma reposada, sencilla, precisa, profundamente honrada de estos art%culos pol(micos en los que se nota aqu% y all% un matiz humor%stico apacible, conserva siempre un poco de su manera especial en la propaganda y en la controversia. :esume tambi(n frecuentemente sus ideas, como en los art%culos Le Due Lie, 2-0< de agosto Gtambi(n como folleto, 02 páginasH, *ra Contadini, #n tempo di ele(ioni y LH5narchia2; fueron reimpresos en grandes tira+es. )lgunos fragmentos de sus &ltimos art%culos, 23 antes y durante la ocupación de las fábricas y hasta su arresto, pueden iluminar esta (poca, quizás el punto culminante de su evolución. ---------Era anarchici e socialisti G;2 de agosto de 0J;<H, se traba en discusión con %iusti(ia de :eggioEmilia, un periódico socialista infinitamente moderado que aparece desde 011E.
E0

Des'raciadamente no cono.co los nBmeros 5!E, as8 como al'unos otros. D%ase tam$i%n la /ie 0uvriére, ! de mar.o de !"0 +>ac6ues 7esnil/ y Le Li ertaire, ": de mar.o. E A. Bor'3i, testi'o de esos meses tempestuosos, o$serva a6u8I )Se puede aun dar por cosa cierta 6ue en muc3as ocasiones se trató por la polic8a de provocar al'aradas despu%s de Yos m8tines de 7alatesta a ?in de ver si... por error, se pod8a li$rar de %l con al'una descar'a... al aire. En (lorencia y en 7ilán 3u$o dos de estos casos. En 7ilán, en a$ril de !"0 los cara$ineros dispararon a pocos metros del 'rupo donde está$amos con 7alatesta. Estuvimos al'unos se'undos e@puestos en el punto 3acia donde i$an los tiros. En Placencia cayeron dos o$reros a pocos pasos de %l, despu%s de un mitin 6ue 3a$8a dado*... E" LQAnarc3ia, settima edi.ione, con una $io'ra?8a de (a$$ri +7ilán/. E# El li$ro espa9ol )Pá'inas de luc3a cotidiana* +Edit. )A'onauta*, Buenos Aires, + !"0/ contiene una colección preciosa de cierto nBmero de estos art8culos.
((,

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

... BO4uán a menudo debemos repetir que no queremos forzar a nadie a algoA que no consideramos ni posible ni deseable realizar el bien para los demás por la violencia y que sólo deseamos que no se nos someta a la voluntad de nadie, que nadie sea capaz de obligar a los otros a una forma de vida social que no han aceptado librementeP... BEn realidad somos los verdaderos evolucionistas, en tanto que queremos conquistar para la sociedad humana la posibilidad de desarrollarse libremente y deseamos destruir aquel organismo de la violencia y de la explotación que asfixia toda la libre exteriorización de la iniciativa individual y colectiva y desv%a, hiere y detiene la evolución natural, en inter(s de los que en el curso de la historia estuvieron en condiciones de obtener el poder y la riqueza social. B.omos comunistas, porque consideramos el comunismo como la forma de organización social que garantiza me+or la libertad individual y el bienestar para todos. B ero pensamos que el comunismo forzado por la violencia ser%a la más odiosa tiran%a que uno se puede imaginar y que terminar%a, por la reacción del esp%ritu de libertad, con la vuelta al individualismo burgu(s. B>o que queremos realizar con la fuerza es la expropiación de los poseedores de los instrumentos de producción, que obligan a los desheredados a traba+ar en su beneficio, y, naturalmente, la destrucción de la violencia gubernativa, sin la cual no ser%a posible la expropiación y por consiguiente la reorganización social en provecho de todos y seg&n la voluntad distinta y variable de los interesados. B-errotado el gobierno, conquistados los instrumentos de producción para todos los traba+adores, impedida la instauración de nuevas leyes y la creación de una nueva clase privilegiada por un nuevo gobierno, la revolución seguirá en su desarrollo las l%neas trazadas por las necesidades prácticas, que poco a poco serán modificadas por la libre experimentación. En tanto, la revolución dará inmediatamente lo que pueda, es decir, lo que las masas Gincluyendo a los hombres de ideas, a los propagandistas, a los intelectuales, a los t(cnicos, etc.H sean capaces de e+ecutar ba+o el sistema del más amplio federalismo en el sentido topográfico y en relación a la distribución de las funciones...D ---------En el articulo #nsurre(ione, libert' e dittatura, dice al comunista ). 6igliongo, que hab%a escrito en el 5vantiQ de *ur%n GEmanit' !ova, ;K de agostoH... B-espu(s de la victoria por una insurrección será necesario realizar y defender la revolución9 de acuerdo. B ero los peligros que corre una revolución no vienen exclusivamente ni de una manera principal de parte de los reaccionarios que conspiran por el restablecimiento de las vie+as condiciones y que apelan a la intervención extran+era9 surgen tambi(n de la posibilidad de que la revolución degenere, vienen tambi(n de aquellos que se ponen a la cabeza y que han conservado como revolucionarios de hoy o de ayer una mentalidad burguesa y tratan de desviar la revolución hacia otro camino que el de la igualdad y de la libertad. B.i se cree que el proletariado es incapaz de defenderse contra los reaccionarios, -los anteriores burgueses-, sin someterse a una dictadura que, cualquiera que sea su nombre, ser%a necesariamente una dictadura militar, entonces debe tambi(n admitirse que es incapaz de resistir las usurpaciones del poder y sus consecuencias reaccionarias. " en tal caso, se puede decir UadiósQ a la revolución@ .i el proletariado consiente la instauración de una dictadura en la ilusión de que esa dictadura se encargará de la gestión de sus intereses, le sucederá lo mismo que al caballo de la fábula que, para poder perseguir me+or al ciervo, consintió que el hombre le pusiera silla y freno... y desde aquel d%a quedó esclavizado al hombre.
((#

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

B>a dictadura comenzar%a con la creación de una organización armada para su servicio, que tambi(n podr%a emplearse contra posibles invasiones y complots reaccionarios, pero cuya función principal será la de someter a los reacios a la voluntad de los dictadores y la de mantener a (stos en el poder el más largo tiempo posible. 4onfiará todas las funciones p&blicas a personas adictas, dará a los propios amigos los puestos privilegiados y creará una nueva clase de soldados profesionales y de burócratas profesionales que protegerán al gobierno o lo suplantarán, seg&n las circunstancias, por gentes sin ning&n origen revolucionario. B>os elevados sueldos, los empleos venta+osos, las ganancias obtenidas por medio de los puestos gubernativos, -esto llevará despu(s al restablecimiento de la propiedad individual... y as% nos detendremos de nuevo en el punto de partida... .i los comunistas quieren cooperar con nosotros, o si prefieren o%r esto, si quieren aceptar nuestra colaboración, nosotros estamos siempre dispuestos. .i despu(s de una insurrección victoriosa quieren de+arnos nuestra libertad, podemos aun convenir en que cada uno de nosotros e+ecute su propio experimento con el m%nimo de esfuerzosA -si no se realiza este acuerdo, insistiremos en ser respetados. B ero si en lugar de esto los comunistas ponen como condición de la colaboración con los anarquistas la aceptación de su programa y la sumisión a su partido, cuando (ste se constituya Gen 'taliaH, entonces es me+or no hablar más del asumo y obrar cada cual por s%D... ---------Rtro art%culo 5ncora su Comunismo e 5narchia GEmanita !ova, 2 de septiembre 0J;<H9 B.eg&n la fórmula clásica, en el comunismo cada uno da de acuerdo a su capacidad 3 recibe seg6n sus necesidades. B'nt(ntese realizar una vez esta fórmula por la v%a de la autoridad, por medio de los decretos gubernativos y de leyes violentamente impuestas. BO4uál es la medida de las capacidades de un hombre y quien puede +uzgarlasP O4uál es el l%mite de las necesidades razonables y qui(n puede establecer y determinar ese l%miteP B>as capacidades y tambi(n las necesidades de los hombres son muy distintas seg&n la localidad, el oficio, la individualidad y cambian de hora en hora. O4ómo es posible e imaginable que pueda ser aplicada una regla a todosP O" qui(n es el genio, el dios que podr%a dictar tal reglaP B.e puede realizar una vida de cuartel que sofoque a cada uno y no d( satisfacción a nadie, que establezca una igualdad formal, aparente, pero en la que verdaderamente no habrá si no la desigualdad más odiosa y est&pidaA más a&n9 los cuarteles pueden existir &nicamente porque los +efes, aquellos que supieron imponer su voluntad, se except&an de la regla general y dominan y explotan las masas. ero una sociedad comunista es sólo posible cuando nace espontáneamente del libre acuerdo, cuando es m&ltiple y variable siempre que lo reclamen las circunstancias exteriores y el deseo y la voluntad de los individuos. B>a mencionada fórmula clásica se mantiene sólo si es interpretada por esta otra fórmula9 cada uno da 3 toma lo >ue >uiere. " esto supone la abundancia y el amor. B>a abundancia no será producida por el traba+o forzado, sino disminuida, porque el traba+o forzado origina una oposición de intereses y sentimientos entre el traba+ador que e+ecuta el traba+o y el que concibió la idea y da la orden. El amor, el esp%ritu de fraternidad, la benevolencia para comprenderle, para tolerarse, para ayudarse mutuamente, no surgen ni se desarrollan ciertamente por las leyes y los gendarmes. B ara ser posible, para ser verdadera una comunión de las almas y de las cosas y no un regreso a la esclavitud, el comunismo debe desarrollarse localmente, entre grupos conocidos,
(($

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

por la experimentación de las venta+as materiales que aporta, por la seguridad que da, por la satisfacción de los sentimientos de cordialidad y de sociabilidad que reposan en el alma de toda criatura humana, y que se exteriorizan y se desarrollan tan pronto como cesa la lucha de unos contra otros por la propia vida y por la de los seres queridos. En una palabra9 el comunismo debe existir en la conciencia antes de ser realizado en las cosas. BEs como una familia o un grupo de compa$eros que viven +untos. 6iven en el comunismo si se aman mutuamente y en la medida de la proporción de ese amor. >a me+or parte es dada al más d(bil y al que más lo necesita y todos están contentos y orgullosos de contribuir al bienestar com&n, si existen entre ellos el acuerdo y el amor. .i se introduce la violencia y la autoridad, comienza inmediatamente el conflicto de los intereses y la familia es disuelta. B>os comunistas autoritarios dicen ordinariamente que la autoridad, el gobierno, la dictadura son necesarias al principio, BprovisionalmenteD, despu(s del triunfo de la insurrección, para organizar la sociedadA si se admite esto, están dispuestos basta a admitir ellos la anarqu%a. B>o contrario ser%a precisamente lo +usto. .i la sociedad comunista está bien organizada y funciona satisfactoriamente para todo el pa%s, entonces el problema de la autoridad no existirá largo tiempo, y la administración de las cosas en inter(s de todos y con la participación de todos no admitirá una dominación duradera sobre las personas. ero si en lugar de esa labor está ante nosotros la de instalar y hacer posible el comunismo, entonces la autoridad es fatal, porque sofoca toda espontaneidad y toda peculiaridad, porque pone los intereses de los individuos y de las colectividades a merced de las castas dirigentes, porque, en el me+or de los casos, quiere imponer por la violencia un bien que sólo puede existir cuando surge de la voluntad libre. BEl comunismo debe desarrollarse gradualmente en la medida que lo permitan las circunstancias exteriores y la evolución de los sentimientos morales. B ara llegar a (l, seg&n nuestra opinión, es necesario y suficiente que todos posean la libertad y los instrumentos de producción9 que nadie pueda imponer a los demás su propia voluntad y que nadie pueda obligar a los otros a traba+ar para (l. " para establecer estas condiciones consideramos necesaria la revolución violenta. Ina vez abatido el impedimento material Gel gobiernoH que se opone a su realización, toda violencia será in&til, per+udicial y criminalD. ---------Caggioran(a e Cinoran(a GEmanita !ova, 00 de sept. 0J;<H9 B#adie puede decir con seguridad quien tiene o no derecho, quien está más cerca de la verdad y qu( camino lleva al más grande bienestar para todos y para cada uno. >a libertad es el &nico medio de desentra$ar por la experiencia lo verdadero y lo buenoA no hay libertades donde no hay la libertad de equivocarse. B)s%, pues, debemos lograr para la pac%fica y dichosa convivencia de mayor%as y minor%as por los libres acuerdos, por la rec%proca condescendencia, el reconocimiento inteligente de las necesidades prácticas de la vida colectiva y de la utilidad de los pactos que hagan necesarios las circunstancias. B#o queremos imponer algo a nadie, pero no queremos tampoco soportar la imposición de los otros. B-ichosos si otros hacen lo que no podemos hacer nosotros mismos, estamos dispuestos a cooperar con los demás en todos los dominios en que sentimos que no podemos obrar me+or con nuestras propias fuerzas, y exigimos y queremos para nosotros y para todos la libertad de propaganda, de organización y de experimentación. B>a violencia brutal, el poder material del hombre sobre el hombre, deben cesar de ser factores de la vida social.
((%

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

BU#o queremos ning&n gendarme, y no soportaremos ni los ro+os, ni los amarillos ni los negrosQ BO#os hemos explicadoPD ---------El ;E de septiembre de 0J;< dio el 5vantiQ el secreto de la dictadura, escribiendo... BEn :usia, ba+o el sistema de los soviets, el partido dirige realmente toda la pol%tica de Estado, y toda la actividad p&blica de los individuos y de las colectividades está subordinada a la decisión del partidoA as%, realmente, la dictadura del proletariado es la dictadura del partido, y por consiguiente la del comit( central del mismoD. .obre eso respondió !alatesta GEmanit' !ova, ;1 de sept.H que seg&n ese m(todo, el e+ecutivo del partido socialista o del futuro partido comunista o de los sindicatos moderados G4. 7. >.H en 'talia pod%an tener la ocurrencia de considerarse como dictadores del proletariado italiano. ero esto no acontece en 'talia, pues tambi(n existen los anarquistas y los sindicalistas GrevolucionariosH. .i (stos fueran tan proporcionalmente d(biles como tal vez lo eran los anarquistas de :usia, entonces la cosa ser%a muy sencilla, -los dictadores se desembarazar%an de ellos por el procedimiento estimado por la dictadura, los cadalsos y las prisiones, y proseguir%an su marcha hasta que fuesen abatidos, por la revolución o por la reacción. ero los anarquistas en 'talia son muy numerosos para que pueda suceder estoA 2/ Bpor consiguiente una revolución autoritaria en 'talia con aspiraciones dictatoriales llevar%a necesariamente a la guerra civil entre ambas fracciones revolucionarias. B#o deseamos esto, y los socialistas no deb%an desearlo tampoco. B or tanto ser%a +usto para los socialistas, pensando real%sticamente las cosas y de+ando aparte las teor%as, renunciar a toda pretensión dictatorial y aceptar la interpretación libertaria de la revolución, es decir, que una revolución se desarrollará diversamente seg&n las distintas circunstancias morales y materiales de cada región, de cada comuna, de las diversas corporaciones, aceptará una coloración diversa seg&n el predominio de uno u otro partido en una comarca y obtendrá, el ob+etivo com&n por la armonización gradual de los intereses y de las opiniones y no por la violencia arbitraria de arriba. B.i los socialistas aprueban este programa, -la libertad para todos-, desaparecerán muchas reciprocas sospechas y podr%amos cooperar hoy para abatir el r(gimen actual y ayudarnos tambi(n ma$ana en inter(s de una evolución más feliz del futuro revolucionarioD. ---------*odav%a otro extracto sobre la acción anarquista el d%a de una insurrección victoriosa. En Le Due Lie Gagosto de 0J;<, págs. J-0< del folletoH leemos9 B>os anarquistas deseamos que en cada localidad los traba+adores, o más exacto, aquella parte de los traba+adores que son más conscientes y poseen un mayor esp%ritu de iniciativa se apoderen de todos los instrumentos de traba+o, de todas las riquezas, de la tierra, de las materias primas, de las casas, de las máquinas, de los alimentos, etc. y realicen lo me+or posible las nuevas formas de la vida social. -eseamos que los campesinos que hoy traba+an para el terrateniente no reconozcan más sus derechos y traba+en intensivamente por cuenta propia y entren con los obreros industriales y del tráfico en relación para el cambio de los productosA que los traba+adores industriales, comprendidos los ingenieros y los t(cnicos, tomen posesión de las fábricas y contin&en el traba+o y produzcan más intensivamente por cuenta propia y de la comunidad, que transformen inmediatamente aquellas fábricas que hoy producen
E1

Lui'i (a$$ri +Dittatura e ,ivoluzione, !" , pá's. "#"/ escri$e 6ue el con'reso de Bolonia + 51 de &ulio de !"0/, con el asom$ro de los propios anar6uistas 3a se9alado un 'ran nBmero2 e@ist8an decenas de millares de anar6uistas en centenares de 'rupos, de los cuales muc3os al mar'en de las or'ani.aciones. Calcula en más de #00.000 el nBmero de los miem$ros de la Nnione Sindacale ,taliana. Los art8culos de (a$$ri en la ,evue 'nar(histe y en Le Li ertaire de !"" contienen otros datos para &u.'ar las ?uer.as y corrientes proletarias.
((&

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

ob+etos in&tiles o da$osos en fábricas para la producción de los ob+etos necesitados más urgentemente por el p&blicoA que los ferroviarios contin&en haciendo marchar los ferrocarriles, pero al servicio de la comunidadA que comit(s de voluntarios y de elegidos por la población, ba+o el control directo de las masas, tomen posesión de todas las casas disponibles para albergar a los más necesitados, seg&n lo permita el momentoA que otros comit(s, siempre ba+o el control directo de las masas, se preocupen del aprovisionamiento y del reparto de los medios alimenticiosA que todos los burgueses actuales sean puestos en la necesidad de confundirse con las masas de los anteriormente proletarios y de traba+ar como todos para gozar de los mismos beneficios que los demás. " todo esto rápidamente, el mismo d%a de la insurrección victoriosa o al d%a siguiente, sin esperar la orden, de comit(s centrales o de cualquier otra autoridad...D. ---------"a que este problema es uno de los más importantes cito otro pasa+e de Emanita !ova, K de abril de 0J;;, en el que !alatesta, discutiendo con un republicano, escribe9 ... B*omemos el caso de la monarqu%a. El e+(rcito fraternizó con el pueblo o abandonó de otro modo la resistencia, la polic%a depuso las armas, las autoridades, comprendido el rey, huyeron o renunciaron de otra manera a su poder. BEs innecesario discutir aqu% como comenzó y pudo haberse desarrollado el movimiento, si fue por un ataque directo a las fuerzas armadas del Estado o por la toma de posesión de las fabricas por los obreros, etc., de donde se infiere que el choque directo vendr%a en segundo lugar. BUEl gobierno ha ca%doQ OLu( hacerP B-espu(s de la derrota de las autoridades monárquicas, la destrucción de los cuerpos policiales, de la disolución del e+(rcito, no reconoceremos ning&n gobierno, especialmente si fuese un gobierno central que tuviera la pretensión de dirigir y regular el movimiento. 'mpulsar%amos a los traba+adores a posesionarse completamente de la tierra, de las fábricas, de los ferrocarriles, de los barcos, de todos los instrumentos de producción, en una palabra, para instaurar rápidamente el nuevo proceso económico, el traba+o in&til o da$oso será abolido para siempre, y la elaboración de los art%culos de lu+o provisionalmente, -y se dedicara, el más grande esfuerzo a la elaboración de alimentos y de ob+etos absolutamente necesarios. los estimularemos a reunir todos los productos existentes y a emplearlos económicamente y a organizar el consumo local y el cambio con los pueblos próximos y le+anos, de acuerdo a las exigencias de la +usticia y a las necesidades y posibilidades del momento. #os preocuparemos del aprovechamiento de las casas vac%as o poco habitadas en el sentido de que nadie quede sin hogar y todos posean una vivienda seg&n la densidad de la población. #os apresuraremos a destruir los bancos, los t%tulos de propiedad y todo lo que representa y mantiene el poder del Estado y los privilegios capitalistas, 22 y nos esforzaremos por crear una situación que haga imposible el restablecimiento de la sociedad burguesa. B" todo esto y lo que sea necesario a&n para las necesidades del p&blico y la evolución de la revolución será hecho por voluntarios, por comit(s de toda especie, por congresos locales, intercomunales, regionales y nacionales que coordinen la vida social mediante la conclusión de convenios necesarios, por conse+o y por e+ecución de lo que, seg&n su opinión es necesarioA pero sin que tengan el derecho y los medios de imponer su voluntad por la fuerzaA encontrarán un apoyo sólo en la utilidad que originen y seg&n las exigencias de la situación, como las partes interesadas la comprendan.

EE

D%anse so$re esto las o$servaciones aclaratorias en N. A., : de a$ril de !"".
(('

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

BU)nte todo, ning&n gendarme, sea cualquiera que sea su nombreQ ero la formación de milicias voluntarias sin que, como milicias, se mezclen en la vida civil y sólo para oponerse a los complots reaccionarios o a los ataques de los pa%ses extra$os que no se encuentran todav%a en una situación revolucionaria. BEn la realización práctica, experimentará ciertamente este modo de proceder modificaciones, pues los anarquistas no son la totalidad de la población, y no impondrán sus ideas, aunque pudiesen, con la violencia. ero en todo caso, los anarquistas respetarán la voluntad de los demás e intentarán concertarse entre ellos para el fin de una pac%fica convivencia, para la más completa libertad de propaganda y de experimentación. >os otros pueden hacer lo que quieran, nosotros no deseamos en ning&n caso ni ser explotados ni recibir órdenesD@2E ---------#o es este el lugar para una descripción más detallada de las ideas de !alatestaA aqu% deb%a ser completado tambi(n el material. ara refle+ar las ideas generales de !alatesta escog% lo que escribió en esta (poca de su madura experiencia cincuentenaria, en medio de un movimiento anarquista relativamente más grande y floreciente que el que hasta ahora vio pa%s alguno, y referente a una situación que, más que ning&n otro per%odo, pareció encontrarse en la v%spera de una revolución social, -hablo del verano de 0J;< en 'talia y de la (poca de la posesión de las grandes fábricas metal&rgicas por los traba+adores. Es fácil bosque+ar un programa ideal independiente del tiempo y del espacioA aqu% deb%a ser examinada la situación inmediata. 6emos que se hizo lo posible para resolver el problema que tenemos siempre ante nosotros, de cómo un n&mero provisoriamente restringido de adherentes a una idea puede realizar esa idea de un modo libertarioA hay en la realidad sólo la generalización violenta del m(todo de la dictadura o la experimentación del valor de cada idea en la tolerancia reciproca, para la que !alatesta ha creado la expresión9 pac8 ica convivencia. El socialismo experimental que halla en 7ustav >andauer una florescencia tan hermosa, encuentra tambi(n un espacio en las ideas de !alatesta, y no por primera vez, como resalta por e+emplo del manifiesto citado Gcap. M6H del oto$o de 011J. 6emos tambi(n cómo distingue distintos grados de la evolución de la anarqu%a, -la fundamentación inmediata por la expropiación colectiva rápida y completa que imposibilita una vuelta a la vie+a sociedad, y traslada a todos de inmediato a las nuevas condiciones2K y la elaboración gradual de una convivencia verdaderamente solidaria, primero en peque$o, despu(s en la mayor parte de la sociedad, sobre la base de un comunismo no mecánico, sino de acuerdo a las necesidades internas, como ha existido siempre en innumerables familias unidas y en agrupaciones. Este anarquismo se asocia a la vida real y no podr%a hacer nada me+orA la vida, que forma la suerte de cada individuo de un modo diferente y que no reconoce en los ni$os que nacen etiquetas que los hagan su+etos predestinados de los partidos o de los Estados, es por s% misma la mayor, la más inquebrantable y la más indestructible anarquista, y a ella deben intentar acercarse todas las teor%as y todas las proposiciones prácticas. 4ompárese estas propuestas de experimentación y de convivencia que se$alan un amor y una consideración siempre crecientes a la libertad humana, en este anciano y no obstante siempre +oven anarquista, con la charlataner%a dictatorial de los entre ayer y hoy espigados comunistas autoritarios, que desprecian irónicamente toda libertad, que arraigan con todas sus ideas en la sociedad de violencia del pasado y dan una impresión de senilidad espiritual. >a vida real, libre, feliz y floreciente, el futuro, pertenecerá siempre a la anarqu%a.
E;

Este art8culo reci$ió nuevas e interesantes complementaciones en )N. A.* : de a$ril de !"". Leemos all82... )El comunismo ?or.oso ser8a la más odiosa de las tiran8as 6ue puede conce$ir el esp8ritu 3umano. H el comunismo li$re y voluntario es una iron8a si no e@iste el derec3o y la posi$ilidad de vivir en otro r%'imen, colectivista, mutualista, individualista o la 6ue se 6uiera, siempre $a&o condición de no e@plotar ni oprimir a nadie*J E< Las revoluciones incompletas, a medias, son una ?alta mortal, por6ue de&an a$ierta la esperan.a en el retroceso y crean y mantienen inmediatamente innumera$les enemi'os del nuevo r%'imen.
(*)

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

CAPÍTULO 1I1 ACTIVIDAD DE MALATESTA EN ITALIA DESDE ENERO &ASTA OCTU$RE DE 17*

>os via+es de propaganda de !alatesta en 'talia en los primeros nueve meses y medio de 0J;<, sus m%tines, sus discursos, su participación en congresos y conferencias, etc., deber%an ser citados aqu% para hacer comprensible la intensidad del movimiento de aquel per%odoA pero no conozco por ahora una parte de las fuentes, los periódicos, hasta fines de +unio. .e quer%a tenerlo en todas partes, y (l hizo lo que pudo. *res formas adoptó su vidaA estaba en !ilán y los compa$eros del diario trataban de conservarlo para el traba+o de redacciónA despu(s se le llamaba urgentemente para reuniones ya preparadas y corr%a a las provinciasA all% deseaban verlo tambi(n los pueblos vecinos y acud%a generosamente y agitaba de pueblo a pueblo. >lega un tercer caso9 cuando estaba algo cansado y se retiraba a alguna parte, era para elaborar algo más grande en el reposo. ero despu(s era descubierto su refugio y deb%a ponerse a disposición de la propaganda local hasta que lo necesitaba urgentemente su redacción. En el congreso de Folonia, a comienzos de +ulio, hubo un debate sobre esto, y una resolución dice que se desea que permanezca en el diario y no sea reclamado siempre por los compa$eros para otra cosa. ero despu(s de ese congreso se le retuvo de nuevo enseguida en *oscana, y yo vi una vez un llamado de la redacción en el diario para que se le de+ara finalmente volver. .u propia opinión, como expresó en el congreso, era que el diario sin (l aparecer%a lo mismo que cuando (l estaba all%. En efecto, fue hábilmente conducido seis meses despu(s de su arrestoA entre los redactores nombremos sólo a 4arlo =rigerio21 y a 7igi -amiani. "a a fines de enero decretó la magistratura de =lorencia la detención de !alatesta a causa de un discurso, -procedimiento ilegal en s%. #o se atrevió a detenerlo en una gran ciudad y se le sacó del tren entre >iorna y =lorencia, precisamente en *ombolo, una de las más peque$as y apartadas estaciones. .e le hizo subir a un auto y se le llevó aceleradamente con esposas en las manos a =lorencia. ero los compa$eros que iban con (l volvieron a >iorna y al ser difundida la noticia se tomó la resolución de declarar la huelga general, que en pocas horas se habr%a extendido a toda 'talia. Esto obligó al +uez a ponerlo en libertad despu(s de unas horas, y envió la causa a la 4orte de )ssise. En octubre de 0J;< habr%a debido ser igualmente puesto en libertad provisoria hasta el proceso, pero permaneció nueve meses en prisiónA esto demuestra que hab%a un plan concertado ya en enero para paralizarlo por una interminable prisión preventiva, plan que fue frustrado por la inmediata resistencia de los traba+adores de >iorna.2J 4uando Emanit' !ova inició su publicación se le adhirieron los anarquistas de todas las tendencias, porque se consideraba inmediata e inminente la revoluciónA despu(s se escindió esa armon%a y la oposición individualista se hizo valer nuevamente. .obre estas circunstancias, que persist%an tambi(n en 0J;;, dice !alatesta GDichiara(ioni personali, I. #., ;; de marzo de
E: E!

C. (ri'erio editó ya en :!! en Berna el di?undido )Cansionere dei -i$elli* +1< pá's., ,"V/. Pasó en su vida más de cinco a9os en las cárceles italianas y en las islas de deportación y, se'Bn mis conocimientos, de todo ese tiempo sólo siete meses con motivo de una sentencia le'al +Ancona, :!:/2 los otros a9os los paso en prisión preventiva y a disposición administrativa. Divió en el destierro #; a9os, de los cuales más o menos un a9o en prisión. As8, pues, el Estado italiano lo o$li'ó a vivir ?uera de su patria cerca de 10 a9os. Esos 1 a9os están &ustamente en el centro entre los #" a9os de cárcel y de destierro de BaFunin y los 1E de OropotFinI con tales sacri?icios pa'aron estos 3om$res su li$ertad espiritual.
(*(

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

0J;;H que la ilusión de la revolución inminente motivó el acuerdo. )hora G0J;;H examine cada cual su conciencia y proponga un plan propioA -esto bac%a frecuentemente dif%cil la cooperación de personas que razonaban de una manera diversa y paralizaba todos los esfuerzos. El no conoce ninguna salida. Cabr%a abandonado con gusto el diario a fines del per%odo de actividad febril y obrado de otra manera, pero de todas partes se le rogó que no de+ara el diario, y se comprometió a elloA fue conciliador, descolorido, más de lo que su temperamento y el inter(s de la propaganda hubieran debido permitir. Estas que+as de un hombre atareado que debe dar satisfacción a todos, no cambian nada el hecho hermoso de que en el momento de la acción esperada, tanto (l como muchos otros de+aron a un lado sus diferencias de opinión, en tanto que todos eran anarquistas. In ulterior propósito del frente &nico revolucionario para la insurrección contra el gobierno y el abatimiento de la Furgues%a, tuvo sólo una vida aparente. El 03 de marzo de 0J;<, por e+emplo, escribió en este sentido y ped%a para la (poca posterior a la victoria com&n el derecho a la más completa libertad para la organización autónoma y la realización experimental del m(todo anarquistaA lo demás se producir%a en la medida de la difusión de estas ideas. #o era deseable que los anarquistas realizaran solos la revolución, porque entonces se convertir%an inevitablemente en una clase dominante y caer%an en contradicción con sus ideas Gresumido de Le Libertaire, ;1 de marzoH. >a posesión de las fábricas, la idea de quedar, en caso de huelga, en posesión de los medios de producción y de no salir del taller, fue ya discutida en marzo o en abril Gseg&n la Lie +uvriére, 0E de abrilH, y hubo ya en marzo el primer ensayo de ocupación de fábrica en .estri onente Gcerca de 7(novaH por los millares de obreros metal&rgicos de este gran centro industrial, miembros de la Enione Sindacale #taliana. !alatesta se dirige especialmente a los simples miembros, the ranI and ile, de las organizaciones obreras que apoyarán la acción com&n, no a los +efes. >os capitalistas nos explotan a todos, los gendarmes tiran sobre todos, -esto puede ser una lección para la solidaridad Gseg&n Le Libertaire, 01 de abrilH. -espu(s de haber expresado el ;; de +unio en !ilán, en un grandioso mitin al aire libre, su simpat%a hacia los ferroviarios en huelga G!alatesta ofreció en su discurso la solidaridad de la huelga general si los ferroviarios la deseabanH al regresar fueron atacados los traba+adores por los gendarmes y los fascistasA cinco +óvenes obreros quedaron muertos y hubo muchos heridos. !alatesta Gcomo escribió en I. #. el ;2 de +unioH Bvolvió al centro de la ciudad y vio repentinamente una masa que hu%a en todas direcciones y oyó el ruido de las balasA se colocó a la entrada de una casa. OLu( habr%a debido hacerP O-e+arse matar para causar una alegr%a a esos se$oresP... El d%a en que creamos ser capaces de luchar -nosotros, no ellos- estaremos en nuestro puesto y cumpliremos con nuestro deber. Esto no significa que estaremos en la calle con el pecho descubierto para hacernos matar est&pidamente y satisfacer as% a los que tiraran sobre nosotros desde su seguro refugio tras las ventanas Gcomo hab%a acontecidoH. odemos ser muertos si es necesario, pero no iremos al suicidioA queremos vencer y venceremosD. Esto como contestación al infame ataque de los nacionalistas, que le envidiaron la protección que le hab%a ofrecido uno puerta cochera Gv(ase I. #., 3 de +ulioH. -i+o en el entierro de las v%ctimas9... B#uestro alto ideal no es la violencia sino la paz, una sociedad de libres y de iguales en que serán imposibles los conflictos y las masacres. >a violencia no esta en nosotros, sino en ellos, en las clases dominantes, que oprimen, pisotean y asesinan a los d(biles. #o le queda al proletariado otro remedio que reaccionar violentamente contra la violencia y oponer el plomo al plomo para acabar con la violenciaD. GI. #., ;E de NunioH. >a situación parec%a agravarse de tal modo que en )ncona tuvo lugar una rebelión militar de soldados que se rehusaban a marchar para )lbania. ero quizás agotaban las fuerzas locales los numerosos movimientos aislados. Luizás se titubeaba demasiado y, en lugar de proceder de un modo decisivo, se intentó tan sólo otra vez exigir en com&n una amnist%a y la liberación de los innumerables presos pol%ticos y militares. Esto llevó a fatigosas negociaciones con todas las organizaciones socialistas y sindicales, cuyos +efes emplearon la táctica de dar largas al
(**

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

asunto, y as% ayudaron nuevamente al gobierno, haciendo perder semanas y meses de ese veranoA su plan era enfriar el entusiasmo o agotarlo 0ocalmente y hacer que el aislamiento de los anarquistas, roto por la personalidad de !alatesta se produ+era de nuevo. ues los +efes, que, en vista de los numerosos anarquistas y de otras circunstancias, no pensaban obtener para s%, despu(s de la revolución, un esplendor moscovita, prefer%an el mantenimiento del capitalismo, el cual se fortificó ampliamente con su actitud como intermediario entre el capital y el traba+o y los considera, como puntales indispensables del orden mundial capitalista. )hora deb%a sobrevenir la revolución y quizás tendr%an que traba+ar de nuevo en la sociedad futura Uesto era imposibleQ Estas gentes se empeque$ec%an en tanto que !alatesta ganaba las simpat%as de tantos de sus simples miembrosA pero no cesar%an nunca, claro está, de sabotear el esperado movimiento, y cuando 7iolitti fue otra vez ministro, sintieron renacer el piso firme ba+o sus pies, -este era el hombre querido por los capitalistas y por los +efes obreros, y todos esto BcorazonesD latieron de +&bilo.E< >os sucesos de 0J;< pertenecen desde hace ya mucho tiempo al dominio de la historia y fueron tambi(n tan huroneados en el proceso milanes, cuyos detalles no conozco bastante, por la parte enemiga, que una cr%tica de los mismos no puede per+udicar a nadie y ser%a, al contrario, &til. ara m%, desde le+os, esto es imposibleA sólo puedo maravillarme de algunos hechos. !e parece que se era demasiado bondadosos, que se estaba demasiado confiados, demasiado seguros de la victoria, y faltó alguien Bque tuviese el diablo en el cuerpoD, como dec%a Fa5unin en ciertas ocasionesA tambi(n la me+or materia explosiva carece de acción sin un &ltimo golpe y produce una detonación sin efecto cuando no está bien colocada. .e asombra uno cuando en medio de esa (poca cr%tica tiene lugar un gran congreso Gel segundoH de la Enione 5narchica #taliana en Folonia G0-/ de +ulioH. !alatesta estaba presente y ofició de relator sobre una declaración de principios9 esa declaración es el Programma anarchico approvato del Congresso dellHEnione 5narchica #taliana in Bologna.E0 .e halla en (l esta declaración sobre la actitud de los anarquistas durante una revolución. BOLu( querrá Gel puebloH en la próxima insurrecciónP Esto depende en parte de nuestra propaganda y de la energ%a que sepamos desplegar. -eberemos impulsar al pueblo a expropiar a los propietarios y a ponerlo en com&n todo, a organizar la vida por s% mismos, mediante asociaciones libremente constituidas, sin reconocer ning&n gobierno, ning&n cuerpo constituido,

;0

A. Bor'3i 3ace a6u8 las si'uientes o$servacionesI )En verdad el con'reso 3a$la$a de tal modo por6ue en a6uellos 8ntimos d8as del con'reso se 3a$8a de$ido constatar la mala ?e de los diri'entes socialistas, de la Con?edera.ione dei Lavoro y del Partido Socialista, entonces diri'ido por los comunistas, 5los cuales poster'aron de acuerdo una reunión 6ue se de$8a cele$rar en a6uellos d8as entre los partidos y las or'ani.aciones nacionales ya constituidas en ?rente Bnico, y Wsa$%is la causaX... Por la revuelta de Ancona... Es decirI por la misma ra.ón por la 6ue los partidos y las or'ani.aciones o$reras 3a$r8an de$ido reunirse, sólo ?uera por eso. Pero los diri'entes social5parlamentarios tem8an nuestras proporciones respecto a los 3ec3os de Ancona y las 7arcas... y poster'aronJ Con esto 5para la o$&etividad 3istórica resulta, por consi'uiente 6ue el ?rente Bnico e@ist8a antes del con'reso 'racias al trámite de los partidos y de las or'ani.aciones. Para el 6ue 6uiera una e@plicación de este 3ec3o, puede decirse en pocas pala$ras, sin pretender pro?undi.ar la cuestión desde %l punto de vista teóricoI nosotros no %ramos tan d%$iles para 6ue los politicastros pretendiesen, i'norarnos o rec3a.arnos a priori y sus masas respira$an en nuestro am$iente2 pero no %ramos lo su?iciente ?uertes para 3acer por nosotros un movimiento revolucionario y por el 3ec3o mismo de 6ue las masas 6ue se'u8an a los politicantes simpati.a$an con nosotros, nosotros, a trav%s de sus diri'entes, $uscá$amos el contacto con ellas. Z En su$stancia, los politicantes no imped8an 6ue 3ici%remos nada de lo 6ue pod8amos 3acer, y nosotros lo'rá$amos al'unas veces 3acer mover sus masas un poco más 3acia nuestra dirección2 pero los diri'entes traicionaron siempre, siempre y los resultados ?ueron los 6ue todos conocen*. Como espera$a, estas notas con?irman el 'rado en 6ue ?ue sa$oteado todo es?uer.o para revolucionar a las masas por los &e?es 6ue esas masas permitieron imponerse, 5los politicantes de eti6ueta socialista. ; Pu$licado en Bolonia, !"0, "" pá's. DerI )El con'reso de Bolonia de la Nnión Comunista Anar6uista ,taliana... ,n?ormes, de$ates y resoluciones* +Buenos Aires, Editorial )Ar'onauta*, !"0, 1: pá's/. Será Btil consultar además esta otra pu$licación de los mismos editores, para darse cuenta de las diversas corrientes en la ,talia revolucionaria de esos a9osI )Cacia una sociedad de productores. Luc3a de ideas so$re los or'anismos de la revolución proletaria en ,talia* +Buenos Aires, !" , :0 pá's./, una colección escrita por varios autores.
(*+

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

que ba+o un nombre cualquiera G4onstituyente, dictadura, etc.H se atribuya, aunque sea a t%tulo provisorio, el derecho a hacer la ley y a imponer a los demás la propia voluntad con la fuerza. " si la masa del pueblo no responde a nuestro llamado, deberemos, -en nombre del derecho que tenemos a ser libres si los otros quieren permanecer esclavos, y por la eficacia del e+emplo-, realizar por nosotros lo más posible nuestras ideas y no reconocer el nuevo gobierno, y mantener viva la resistencia, y hacer de modo que las localidades en que nuestras ideas sean simpáticamente acogidas se constituyan en comunas anar>uistas, rechacen toda ingerencia gubernativa, establezcan libres relaciones con las otras localidades y pretendan vivir a su modo. -eberemos sobre todo oponernos con todos los medios a la reconstitución de la polic%a y del e+(rcito, y no desperdiciar la ocasión propicia para excitar a los traba+adores de las localidades no anarquistas a aprovechar la falta de fuerza represiva para imponer aquellas pretensiones mayores que logremos inducirles a tener. " vayan como quiera que vayan las cosas, continuar siempre luchando, sin un instante de interrupción, contra los propietarios y contra los gobernantes, teniendo siempre en vista la emancipación completa, económica, pol%tica y social, de la humanidad entera. En la discusión sobre un pacto de alian(a entre los anar>uistas chocaron, como sucede frecuentemente, la tendencia organizadora y la individualistaA !alatesta halló la fórmula para la asociación de ambas corrientes9 Bautonom%a individual limitada por el deber de mantener los compromisos contra%dosD. Cabló tambi(n sobre el rente 6nico, sobre la necesidad de la ayuda de todos los que quieren la revolución, porque el anarquismo no puede realizarse antes de desembarazar el terreno9 debemos acercarnos a las masas, no a los +efes. .obre esto se resolvió9 Bel congreso aprueba y aconse+a al margen de los partidos y de las organizaciones existentes, -la formación, en cada localidad, de n&cleos de acción entre todos los elementos que en la primera ocasión aprovechable se comprometan a descender al terreno de los hechos para abatir por todos los medios las actuales institucionesD. Estos n&cleos locales de acción +ugaron en la investigación milanesa un gran papel, sin que se determinase algo sobre su actividad, en tanto que yo sepa. Esta fue la &nica resolución práctica del congreso y es notable que se tuviera necesidad de votar todav%a sobre ese asunto una resoluciónA esos grupos locales de acción faltaban +ustamente en ese a$o y el hermoso congreso aparece considerado desde le+os, como un derroche de fuerzas, en tanto que esa base de una acción no hab%a sido creada todav%a. .e convino tambi(n en las relaciones internacionales y en un congreso internacional para la reconstrucción de la #nternacional 5nar>uista Gproposición de Finazzi y FoldriniH. Ina resolución de Foldrini y !alatesta protesta contra el hecho de que en algunas localidades los obreros sean forzados con la amenaza a organizarse, pues de otro modo no podr%an traba+ar en ninguna parte. Esto quita a tales organizaciones todo carácter idealista y lleva el germen de la disolución. En una discusión sobre sindicalismo di+o !alatesta que no era verdad que los anarquistas tuviesen con la Enione Sindacale #taliana sólo fr%as relacionesA lo contrario era el caso. ersonalmente, (l agradece la vuelta a 'talia en gran parte a las actividades de la I. .. '. GEmanit' !ova, 0< de NulioH. Esta organización fue fundada por el congreso de !ódena en 0J0;9 su secretario, )rmando Forghi, fue compa$ero de !alatesta en la prisión y en el proceso de !ilán. >a comisión de correspondencia de la Inión )narquista 'taliana fue fi+ada en Folonia.
(*,

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

El 0; de +unio se registraron, ba+o el pretexto ficticio de una loter%a los locales de Emanit' !ova, la habitación de !alatesta y la sede de la Inión )narquista !ilanesa, a la que (ste pertenec%a GI. #., 02 de +ulioH. >a conferencia de los delegados de las grandes organizaciones para la liberación de los presos se reunió finalmente en =lorencia el 02 de agosto, !alatesta y Fonazzi concurrieron en nombre de la I. ). '. Esta conferencia reprobó todo contacto con los +efes republicanos a causa de su actitud durante la guerra, sin rechazar la solidaridad con los obreros republicanos G!alatesta escribió algo sobre estoH. >a ineficacia de la simple huelga fue puesta de manifiesto y deb%an ser examinados otros medios. aso por alto las vueltas y revueltas de los +efes moderados, que finalmente se decidieron por una segunda conferencia en Folonia G;1 de agostoA !alatesta y Fonazzi tomaron parteH. )qu% fue aprobado el manifiesto que firmó el artito socialista italiano +unto a la Enione 5narchica italiana, la Con edera(ione %enerale del Lavoro +unto a la Enione Sindacale #taliana, as% como el 5vantiQ y Emanit' !ova, etc. GI. #., 30 de agostoH. *odo esto fue ineficaz y puede ser considerado como derroche de fuerzas, aunque el fin era precioso. *odav%a tuvo una &ltima gran probabilidad la revolución, una probabilidad inesperada. >os metal&rgicos hab%an iniciado hacia el ;< de agosto en las fábricas el obstruccionismo obrero y a fines de agosto y comienzos de septiembre se realizo el magn%fico fenómeno, &nico hasta entonces y desgraciadamente no repetido más, de la ocupación de las fábricas por los traba+adores, una ocupación en(rgica, decidida, en terrible silencio, dispuesta a la resistencia armada, mientras que el traba+o continuaba su curso, la primer exclusión de los capitalistas despu(s de las incontables exclusiones de los traba+adores. Estos acontecimientos son bastante conocidos y no necesitan ser descriptos aqu%. E; =ueron comentados diariamente por Emanit' !ova en interesantes art%culos que conten%an los me+ores conse+os para consolidar y fortificar el movimiento. .e vio pronto que ante todo era necesaria una ampliación de la acción a los productores de materias primas, a sus importadores y a los transportadores industrialesA despu(s, de las fábricas a los que necesitaban las máquinas, especialmente a los agricultores, y tambi(n de las cooperativas, etc., que reun%an los productos agr%colas, a los traba+adores de las fábricas, que necesitaban alimentos y pod%an entregar instrumentos y máquinasA igualmente de las fábricas a los campesinos rusos, que precisaban herramientas, y de los que se esperaban granos, si los marineros y los ferroviarios contribu%an a expedir estos ob+etos, en lugar de transportar a todas partes constantemente material de guerra y soldados para las conflagraciones capitalistas y el abatimiento de los movimientos proletarios.
;"

La posesión de las ?á$ricas 6ue, como se di&o, ya en los comien.os del a9o ?ue discutida en )N. A.*, asom$ró a todo el mundo como una nueva táctica. El 6ue 3aya vivido en Londres veinte a9os antes de la 'uerra, pudo o8r innumera$les veces predicarla. Entonces viv8a todav8a un vie&o anar6uista, >ames Carra'an, un .apatero y un proletario 3ec3o y derec3o. Este pronuncia$a a la terminación de las reuniones, al'unas veces entre los social5 demócratas, siempre un discurso, uno y el mismo, 6ue recomenda$a el )stay in* +6uedar dentro/ en lu'ar del )come out on striFe* +salir para morirse de 3am$re en la casa/, en caso de 3uel'a, y toda conversación con Carra'an lleva$a inevita$lemente a la misma idea. Aadie 6uer8a escuc3arlo más, 5tan a menudo se le 3a$8a o8do lo mismo. Apenas podr8a ima'inarme la ?elicidad de este 3om$re si 3u$iera vivido cuando la e@pulsión de los capitalistas italianos reali.ó la idea de su vida. Ca$8a pertenecido a la ,nternacional in'lesa, a principios del a9o :<0 y se 3a$8a ?ormado %l mismo su anar6uismo por lo 6ue oyó entonces so$re Proud3on y BaFunin. En su primera &uventud 3a$8a tra$a&ado en casa de su padre, un pe6ue9o .apatero de 7aryle$one +Londres/, un vie&o o$rero 6ue perteneció a los &óvenes radicales 6ue conspira$an con Art3ur T3isleGood, a3orcado en :"02 3e a6u8 un e&emplo de como las tradiciones revolucionarias 'eneralmente desaparecidas se transmiten a trav%s de casi un si'lo. En la descripción del am$iente del $or(h en )A 4irl amon' t3e Anarc3ists*, Carra'an desempe9a un pe6ue9o papel. Era demasiado unilateral para a$rirse camino, pero ten8a un sano in'enio y divert8a o8rlo como apa'a$a al'unas luces de la i'lesia social5 demócrata, como por e&emplo C. Muelc3. Pero el mismo B. S3aG, con el 6ue disputa$a a menudo, sa$8a 6ue cuando Carra'an se levanta$a no tendr8a ya toda la admiración de su parte2 sin em$ar'o, Carra'an malo'ra$a su e?ecto al 3a$lar pronto y a todo precio de su idea ?avorita como un )monómano* martilleo so$re el )stay in, donLt come out* 6ue todo el mundo sa$ia de memoria.
(*#

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

#ada de todo esto aconteció, pero la lección no está perdida y el mecanismo de la expropiación no puede ser terminado en el primer ensayo. .e hizo resaltar constantemente por todos los enemigos de la revolución y los vacilantes que una 'talia revolucionaria ser%a atacada mediante el boicot y el bloqueo por los Estados capitalistas omnipotentes que determinan actualmente los destinos de la humanidad9 por 'nglaterra y Estados Inidos. "o creo que si hubiera tenido lugar en 'talia una verdadera revolución, estas mismas Fastillas del capitalismo habr%an encontrado bastante traba+o en su interiorA por lo demás, la tentativa de los capitalistas del mundo entero de acabar con el experimento revolucionario de :usia espera todav%a el (xito. Este problema fue cuidadosamente tratado en Emanit' !ovaA los art%culos *attori economici pel successo della rivolu(ione sociale, aparecieron tambi(n como folletoA el conocido Epi ane, que firmaba como autor, investigó los recursos económicos de 'talia y lo que pod%an e+ecutar los obreros y los campesinos traba+ando unánimemente contra el boicot y el bloqueo. !alatesta, a fines de agosto, dio una conferencia en 7reco, cerca de !ilán GI. #., ;1 de agostoH, visitó algunas veces las fábricas metal&rgicas milanesas ocupadas Ggráficamente descriptas en I. #., 0; de septiembreHA fue entusiastamente aclamado en las trincheras ro&as, donde existió realmente el rente 6nico. Estimuló a mantener la posición, a no abandonarla, pues de lo contrario, volver%an a ella como esclavos. .i no hubiera comprendido en todos los momentos que los traba+adores ser%an traicionados por los +efes, que no buscaban más que un arreglo con los capitalistas para poner fin a la situación revolucionaria, y que (l y sus amigos que ve%an eso, eran demasiado d(biles para poder cambiar la suerte de los acontecimientos, habr%an se$alado esas visitas el momento más dichoso de su vidaA quizás lo consoló el que ambas lecciones, la del poder de los traba+adores y la de la traición de los +efes, no se olvidar%an en un instante. Rtra vez estuvo unas horas sobre tierra libre, no ya en las ruinas de 4astel del !onte y en la nieve del monte !atese, sino en medio de la capital industrial de 'talia, en las fábricas poderosas de que hab%an sido expulsados los capitalistas y en las que los obreros mismos, libre y fraternalmente, administraban sus asuntos. >a servidumbre voluntaria, el mal fundamental que padece el pueblo, pareció tener un finA desgraciadamente sólo en apariencia, porque la traición de los +efes volvió los esp%ritus a la esclavitud. In discurso de !alatesta en una de esas visitas, Gde I. #., en Lie +uvriére, 1 de octubreH, cuando ya hab%a triunfado la traición, dice poco más o menos9 B)quellos que celebran el acuerdo firmado en :oma Gentre las Con edera(ione y los industrialesH como una gran victoria vuestra, os enga$an. >a victoria pertenece efectivamente a 7iolitti, al gobierno, a la burgues%a, que se salvaron del abismo sobre el cual estaban pendientes. B#unca estuvo la revolución tan próxima en 'talia, ni tuvo tantas probabilidades de (xito. >a burgues%a temblaba, el gobierno estaba impotente frente a la situación. El poder y la violencia no fueron empleados porque hab(is sabido oponer al poder del gobierno un poder superior, porque por la conquista de las fábricas que hab(is pertrechado con los medios de defensa y de ataque que aprendisteis en la guerra, hab(is demostrado que opondr%ais violencia, a violencia y que esta vez no os encontrabais vosotros, sino vuestros enemigos, en situación de inferioridad. BCablar de victoria cuando el acuerdo de :oma os vuelve a someter a la explotación de la burgues%a, que habr%ais podido sacudir, es una mentira. .i entregáis las fábricas, hacedlo con el convencimiento de que hab(is perdido una gran batalla y con la firme intención de reemprender y de realizar fundamentalmente la lucha en la primera ocasión. )rro+arais de las fábricas a los patrones y no les permitir(is entrar más que como obreros, como vuestros iguales, dispuestos a
(*$

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

traba+ar para s% y para los demás. #ada está perdido si no os hac(is ilusiones sobre el carácter enga$ador de la victoria. El famoso decreto sobre el control de las fábricas es una irrisión, porque lleva al desarrollo de una nueva banda de burócratas que por más que procedan de vuestras filas, no defenderán vuestros intereses, sino su nuevo puesto, y porque quiere armonizar vuestros intereses con los de la burgues%a, lo que es lo mismo que la armon%a entre el lobo y las ove+as. #o confi(is en aquellos +efes que os suponen tontos, y que postergar por eso la revolución de d%a en d%a. -eb(is hacer vosotros mismos la revolución, si se ofrece la oportunidad, sin esperar órdenes que no vienen nunca o que sólo vienen para proponeros desistir de la acción. 4onfiad en vosotros mismos, en vuestro porvenir, y vencer(isD.E3 --------->a reacción incontenible surgió ahora. Luiero citar a&n sus &ltimos art%culos y via+es que lo se$alan en el traba+o cotidiano de propaganda y de pol(mica. La psicosi autoritaria del Partito Socialista GI. #., 1 de octubreH, 5nche >uesta- 5 proposito de masoneria GK de octubreH y La dittatura di... Calatesta G0; da octubreH, son los tres &ltimos art%culos de entonces que conozco. 4ompara los mane+os autoritarios de !arx y >enin, sus respectivas 'nternacionalesA >enin arruinará la suya del mismo modo que hizo !arx en otro tiempo. El recuerdo de la masoner%a de 01K2-KE es citado en el cap%tulo 'M. En el &ltimo art%culo se dirige a un +oven adversario que parece considerarse muy moderno. B ero la verdad es que, -concluye humor%sticamente-, lo que 6d. y yo decimos son cosas que se sab%an ya exactamente en la (poca prehistórica Gcomo dice Simplicio para hacerme rabiarH en que yo era un muchachoD. )penas una semana más tarde se sentaba en el calabozo y le fueron arrebatados otra vez nueve meses de su vida. Cab%a saludado en esas &ltimas semanas la reapertura de la Escuela !oderna de 4livio G3 de octubreH, que fue cerrada desde entonces nuevamente por el gobierno GI. #., 0K de febrero de 01;0H y se reunió con los miembros de la comisión de la Inión )nárquica 'taliana en su conferencia semestral, en Folonia, el 0< de octubreA informó all% sobre la acción a favor de los presos pol%ticos y se decidió entrar en relaciones con la =ederación .ocialista )narquista holandesa, que hab%a propuesto un congreso anarquista internacional GI. #., 0/ de octubre de 0J;<H.

CAPÍTULO 11 DETENCI.N DE MALATESTA (OCTU$RE DE 17* !0 PRISI.N # PROCESO EN MIL)N (JULIO DE 17*1!9 LA SE,UNDA 5UMANIT) NOVA6 (ROMA 17*1-* DE DICIEM$RE DE 17**!9 SU VIDA ACTUAL

4uando despu(s del fin poco glorioso de la ocupación de las fábricas metal&rgicas, comenzada con tantas esperanzas, el gobierno de 7iolitti vio llegada su hora, asestó cada d%a un golpe más brutal al movimiento, contra el que no se hab%a atrevido unas semanas antes. El 0; de octubre fue arrestado )rmando Forghi, secretario de la Enione Sindacale #taliana, en !ilán, con motivo de una orden de captura del ;< de +ulio, e igualmente su mu+er, 6irgilia d`)ndrea, que se hab%a encargado de su traba+o, y el ;0 unos ;2 delegados de esa organización, con cerca de 3<<.<<<
;#

D%ase tam$i%n )N. A.*, #: de &unio de !"". Z El camarada Bor'3i, varias veces citado, advierte muy &ustamente, 6ue visto el carácter tan claramente )social* del movimiento de las ?á$ricas, los &e?es socialistas 3an previsto 6ue una revolución 3ec3a en ese momento seria diri'ida 3acia la a$olición del Estada y no 3acia, la )toma del poder* en sus manos 6ue es su o$&etivo. El temor de ver a los anar6uistas tomar el ascendiente en un movimiento tan $rillantemente inau'urado, los 3i.o aliarse al vie&o orden pol8ticoI entre la anar6u8a y 4iolitti, un $ravo social5 parlamentario esco'e a 4iolittiJ no es necesario decirlo.
(*%

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

miembros, que se encontraban en Folonia GI. #., 0/-;3 de octubre, ;1 de noviembre de 0J;<, 0E de febrero de 0J;0A Lie +uvriére, ;3 de noviembreH. Forghi quedó encerrado con !alatesta muchos meses para representar la parte sindicalista de la gran conspiración. El 0/ de octubre se celebraron m%tines en toda 'talia por los presos pol%ticos y por la :usia revolucionaria para impedir el apoyo a los intentos de reacción en :usia proyectados por los gobiernos. Ina paralización del traba+o Gde tres a cinco de la tardeH formaba una parte de aquella demostración que transcurrió tranquilamente casi en todas partes. Ina manifestación calle+era en Folonia, despu(s de la terminación del mitin, subió por una estrecha calle+uela hasta la vie+a cárcel, donde quizás se dieron algunos gritos y se pronunciaron algunos discursos. ero desde los muros de piedra de la cárcel o desde un cuartel cercano o desde otra parte cualquiera, partieron algunos disparosA al final se halló que hab%an sido muertos un polic%a y un detectiveA v(ase # atti del Casermone del 0/ ottobre a Bologna, GBImanitá #ovaD, ;0 de noviembre de 0J;<A tambi(n B>ibero )ccordoD, :oma, 0< abril de 0J;3H. Esto dio por fin el deseado pretexto para los arrestos en masa, -en !ilán se invadieron el d%a 02 los locales de Emanit' !ovaA la redacción fue detenida, y se requisó todo, lo mismo que la habitación de !alatesta, el cual estaba en Folonia GI. #., 0J de octubreH. !ás de 1< detenciones se llevaron a cabo en !ilán, y en la ma$ana del 0K se arrestó a !alatesta, que llegaba +ustamente de Folonia, y se dirigió a la redacción y luego a su domicilio, donde le esperaba una banda de polic%as. -espu(s de un interrogatorio en .an =edeli, fue trasladado a la cárcel de .an 6ittore, a cuya entrada se emplazó un ca$ón flanqueado por ametralladoras GI. #., 0J de octubreH. En Emanit' !ova del ;0 de noviembre y del 03 de febrero de 0J;0, son relatados los &ltimos d%as de la estada de !alatesta en 4olonia. .e describe cómo en las nueve d(cimas partes de los m%tines en que hablaba no se le advert%a previamente. .e le informaba sólo cuando todo estaba preparado, los anuncios hechos, la sala alquiladaA era buscado y llevado de pueblo a pueblo, y (l se somet%a para que no se perdieran los esfuerzos y el dinero y los oyentes no quedasen desilusionados. Cac%a un via+e por unos d%as y se le reten%a largas semanas, y la redacción telegrafiaba en vano tras (l. En Folonia habitó en casa de un amigo para descansar y terminar una obra sobre la cuestión social, interrumpida en 0J01 ó 0J0/ GOser%a (ste el libro mencionado en 0J0;PH E/. #o pudo rehusarse a hablar el 0/ de octubre en Folonia, el tercero de los seis o siete oradores, ante millares de personas, en una gran plazaA su voz no fue exaltada. ronunció un discurso ordinario, tranquilo y claro, sin retórica ni excitaciones, que dio la impresión del más moderado de todos los discursos, y sin embargo, la acusación le atribuye una versión de este discurso, del que todas sus partes son pura invención. -espu(s del mitin escribió en la Camera del Lavoro vecina una carta sobre masoner%a al diario local, el Resto del Carlino, que lo hab%a llamado la misma ma$ana un Bfratello durmienteD. G6(ase I. #., 2 de diciembre de 0J;<, y capitulo 'MH. En tanto llegó la noticia del tiroteo en la cárcel. ermaneció aun el 02 y el 0E en Folonia sin ser molestado. Esta vez no se hizo ning&n esfuerzo general para libertarloA E2 leemos tan sólo sobre esto el informe de una huelga local inmediata en 4arrara, declarada por la Camera del Lavoro
;1

Se comprende 6ue en ese tiempo no se dedicó a un mayor tra$a&o. Era ya demasiado la participación en la redacción y en la a'itación por medio de reuniones y de$8a atenuar la reconcentración de sus ?uer.as en un ?in Bnico. De sus vie&os ?olletos aparece ampliado 'l -a..é +Bolonia, edición de /olont"/. Escri$ió un prólo'o para un volumen de poes8as de Dir'ilio dQAndrea, $ormento, Poesie li ertarie +7ilán, mayo de !""/. Es mencionado como cola$orador del nBmero del V de mayo de Sorgiamo +,mola !""/2 como se ve actBa en todas direcciones $ondadosamente sin poder dedicarse en reposo a su propio tra$a&o. Los lectores de 3a$la espa9ola pueden darse ?ácilmente cuenta de su actividad literaria en !"0 por la colección P"ginas de lu(ha (otidiana y los ?olletos So(ialismo y 'narquía y Determinismo y ,esponsa ilidad, todos pu$licados en Buenos Aires en !" .
(*&

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

Sindacale GI. #., ;0 de octubre, tambi(n ;/ y ;KH, pero lo demás se limitó a discursos y a resoluciones y a un manifiesto socialista GI. #., ;; de octubreH. Esto permitió a 7iolitti vanagloriarse en el Canchester %uardian G0 de diciembreH de que no tuvo lugar ninguna protesta, y una rectificación de Emanit' !ova, que presentaba numerosas resoluciones de protesta, no fue presentada a sus lectores por la gran ho+a de !anchester GI. #., ;E de diciembreH. >os locales de la Enione 5narchia de Bolagna, fueron invadidos el 0K de octubre, los libros de la contabilidad de Emanit' !ova secuestrados y el administrador arrestado un largo tiempo GI. #., ;E de octubreH. 4omo preso, !alatesta fue tratado de un modo ignominiosoA todo con el propósito de quebrantarlo f%sicamente. *en%a fiebre y catarro bronquial y no se le atendió. >as comidas calientes del exterior se le llevaban cuando ya estaban fr%as, y se le rehusó un termóforo que pod%an tener los demás. -urante mucho tiempo le fueron prohibidas las visitas y luego se le dificultaron todo lo posible. )l cabo de algunas semanas salió una carta suya en que dec%a9 BEstoy enfermo y aqu% no es posible cuidarse racionalmente. ero no est(is intranquilos, esperemos que esto pasaráD. #o es un hombre de muchas que+as, y estas pocas palabras dec%an mucho GI. #., ;1 de nov.H. -!e complace poder insertar aqu% estas cr%ticas a mis notas de un camarada que compartió con !alatesta la prisión, -me refiero a ). Forghi9 BEsto no es del todo exacto. U4iertamente !alatesta no tuvo distinción alguna en la prisión9 en 'talia falta el r(gimen pol%tico, y esA bastante decirQ... " es tambi(n verdad que estuvo enfermo y que un m(dico, más polic%a que m(dico, lo descuidó, lo observó a lo militar...A pero la crueldad de los carceleros propiamente no exist%a. >os carceleros no eran ya los vie+os instrumentos de un tiempo, sino +óvenes que hac%an el oficio para pasar bien algunos a$osA los hab%a tambi(n de buenos sentimientosA sea como quiera, por don Errico Gcomo lo llamaban a su modo meridional, y Errico tambi(n es meridional y se distingue todav%a por su acento cuando hablaH ten%an un respeto y una veneración excepcionales. En el paseo algunos de ellos lograban entretenerse pidi(ndole que les explicase un poco lo que es la anarqu%a9 lo que Errico hac%a siempre, logrando alguna vez enternecerlos y hacerles ser me+ores a&n con los demás detenidos. -Esto no es asombroso, -un verdadero anarquista puede decir con razón que all% donde est(, tiene siempre la libertad, la anarqu%a, aunque fuese en un calabozoA la anarqu%a está ante todo en nosotros mismosD. .eg&n todo lo que se oyó sobre la preparación de la acusación, aparece claro que los funcionarios de los tribunales milaneses, procediendo por orden de :oma, no ten%an en sus manos nada contra los acusados, -no hab%a ocurrido nada tampoco-, fuera de lo que informaba la polic%a, y por tanto, apresando a todos los anarquistas y recogiendo todos los documentos procuraron relacionar a sus v%ctimas con todo lo que hab%a ocurrido en 0J;<, y antes, despu(s de la amnist%a. Echaron mano a lo que habr%a que esperar a priori de ellos, es decir, a la Bresponsabilidad moralD, lo que permitió asociar caprichosamente a los detenidos, con no importa qu( acontecimiento revolucionarlo de los &ltimos a$os. .e argZ%a9 deb%an desear que
;E

El camarada Bor'3i o$servaI )Está$amos ya maltrec3os por la reacción2 pero se 3u$iera podido 3acer muc3o todav8a. El 'vantiU tuvo tanto miedo de 6ue se 3iciese al'o, 6ue su director Serrati, 5el más am$i'uo de tos politicastros5, se sintió o$li'ado a pu$licar una nota al d8a si'uiente del arresto en 6ue se con&ura$a a los o$reros a no moverse aisladamente, 6ue el mismo 7alatesta era el primero en reconocer 6ue entre el y el ultimo de los detenidos no 3a$8a di?erencia. Despu%s se 3a$r8an 3ec3o maravillas... Era el miedo a una su$levación espontánea de los mismos o$reros socialistas. ,ma'8nese lo 6ue 3u$iera podido suceder si, al contrario, 3u$ieran sido dic3as pala$ras de e@citación. El sectarismo imped8a comprender a esa 'ente 6ue no era para 3acer un servicio personal a 7alatesta, sino para 3acer servir el nom$re de 7alatesta a la causa de las v8ctimas pol8ticas y de la li$ertad 6ue se 3a$r8a podido dar en su nom$re una $uena $atalla contra la reacción, 6ue una ve. detenida 3a$r8a podido a3orrar a los mismos socialistas tantas v8ctimas. Pero entonces los socialistas se sent8an li$ertados del incu$o li$ertario y en su intimidad esta$an aliviados. Aaturalmente. Ca$lamos de los &e?es, y &ustamente de los socialistas 6ue lleva$an entonces el timón*.
(*'

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

esto o aquello aconteciese, ergo, lo preparaban o lo hicieron, -esta es más o menos la parte de +usticia que la +usticia de 7iolitti prodigaba a los presos-, y eso se hizo ante los o+os de todo el pa%s que segu%a el proceso con atención. O4ómo habr%a procedido contra v%ctimas desconocidas u obscurasP Cab%an ocurrido en !ilán unos actos terroristas y lo primero que acudió a la imaginación de las autoridades fue preguntar a los presos su opinión sobre esos hechos. >a ley italiana no reconoce la Bresponsabilidad moralDA en las publicaciones la responsabilidad está limitada al editor, y al autor si el art%culo está firmadoA pero en este caso, todos los que traba+aban en Emanit' !ova fueron implicados en la persecuciónA comenzó tambi(n la famosa investigación sobre el Boro stranieroD, sobre los dólares, los shillings y las liras de millares de compa$eros de todos los pa%ses G6(ase Emanit' !ova, E y ;E de noviembreH. El 3< de noviembre el propio +uez instructor debió declarar en su ordinan(a que la inculpación de conspiración era indefendible, bien que al comienzo se hab%a se$alado como apr8oristicamente altendibile Gtal vez lo que se hab%a esperado a prioriH, 6irgilia d`)ndrea, de la I. .. '., una camarada anarquista, escribió sobre esto9 B-e ese modo todo revolucionario puede ser detenidoA pues dado que es revolucionarlo, es de suponer que prepara la :evoluciónA todo ello significa que se hará un proceso contra las intencionesD. -El +uez debió confesar que no se encontraba nada que uniese las opiniones de los acusados con un hecho, y su Bconspiración criminalD se disolv%a. ero ten%a una Bconspiración sediciosaD entre manos y quedó en este punto. artes de su ordinan(a fueron impresas en Emanit' !ova, 0E de diciembre. El fiscal de Estado milan(s no aceptó este resultado y pidió el reconocimiento de la acusación de Bconspiración criminalD, por la 4ámara. En tanto que me es permitido seguir el asunto, se le acordó el derecho y se dio la orden al mismo +uez instructor, 4arbone, de proveer en todo caso a la Bconspiración criminalD GI. #., ;/ de diciembre, y ;2 de febrero de 0J;0H.4arbone puso manos a la obra y ensayó ahora, con el aumento del n&mero de los acusadosA ;; nombres aparecen en Emanit' !ova del ; de febrero. -e (stos quedaron en prisión !alatesta, Forghi y 4orrado Luaglino, el +oven redactor local del periódico. Esto fue dispuesto a principios de enero GI. #., E de eneroH. =inalmente produ+o 4arbone su nueva ordinan(a, que fue analizada por !erlino en La Scintilla, el periódico +ur%dico romano. El subsecretario de 7racia y Nusticia contestó al socialista Fuffoni en la 4ámara que todo iba lo me+or posible, que :oma no fue construida en un d%a y que un caso más dificultoso debe durar infinitamente más tiempo, pero que el gobierno hab%a recomendado la mayor celeridad y otras frases por el estilo. GI. #., 01 de febreroH. Logliamo il Processo grita Emanit' !ova el 0J de febrero. )hora va el montón de papel nuevamente de 4arbone a 7asti que deb%a estudiarlo detenidamente y presentar la acusación a la 4ámara de acusaciones, lo que deb%a costar otros meses en la estrecha celda GI. #. ;E de febreroH. .e vio cada vez más claro que los +ueces sólo quer%an ganar tiempo e interrumpir la marcha del proceso, que no pod%a terminar más que con la absolución de los acusados y el descr(dito de la falsa +usticia. or aquella (poca, comienzos de marzo de 0J;0, corrió de nuevo una onda del más profundo descontento social y estallaron francas explosiones populares a trav(s de 'talia, desde .pezia y =lorencia hasta precisamente las peque$as ciudades de )pulias, !inervino, Farletta, !olfetta, *erlizzi, -patria de 4afiero y 4ovelfi-, y la comarca de 4astel del !onte, donde !alatesta y otros cinco enarbolaron en 01K/ los colores ro+o y negro de la 'nternacional. >os campesinos y los agricultores entonces estólidos y pasivos, hab%an despertado en 0J;0, y el nombre más serio para los campesinos rebeldes, el de BNacquesD, les fue aplicado. *odav%a pareció acercarse a pasos de gigante un movimiento general. #o es sino en la primavera de 0J;3 que tuvo lugar el proceso de estos rebeldes en *rani y hubo condenas en (l de 0J GdosH, ;< GunoH y 3< a$os Gdos, !ecalaro 7iuseppe y 6enditti FasileH de presidio. >a 'talia oficial se quitó el &ltimo disfraz, lo mismo que 'nglaterra hacia la misma (poca en 'rlanda, lo mismo que Espa$a contra los anarquistas y los sindicalistas, lo mismo que el Estado
(+)

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

en general, arrinconado, hace en todas partes. >as guardias blancas y las BlacI and Tan Glas tropas gubernamentales en 'rlandaH, llamadas en 'talia fascistas, disciplinadas por el socialista nacionalista !ussolini, recibieron carta blanca para el asesinato, el incendio, el vandalismo y toda suerte de bestiales crueldades contra los obreros organizados y sus familias y contra sus domicilios, sus organizaciones y sus periódicos. >a polic%a les precede, recoge, mediante los arrestos y las requisas, las armas defensivas, y las +aur%as civiles les siguen. *ampoco el socialismo moderado se les escapó, y por eso se tiró a muertoA hay comarcas en que se retiró de la publicidad. *odo lo que no está bien sólido y dispuesto a defenderse en una lucha a muerte, es entregado al banditismo oficialmente tolerado, hasta elogiado, el banditismo que desde 0J;; ha llegado al poder y se ha convertido en gobierno. En estas circunstancias, cuando los poderes p&blicos del pa%s eran mane+ados por el fascismo, y cuando las autoridades +udiciales de !ilán postergaban, este proceso, que no ten%a por base hecho alguno, a las calendas grecas, para ale+ar la hora del fiasco inevitable, se decidieron !alatesta, Forghi y Luaglino por el medio más extremo, la huelga del hambre, para conseguir que se realizara el proceso.EE >a huelga del hambre hab%a conseguido con frecuencia ciertos (xitos en los presidios rusos y siberianos, lo mismo que antes de la guerra entre las sufragistas inglesas, para quienes era un arma eficaz. En marzo de 0J;0 estaban las cosas de otro modoA persist%a en la memoria el martirio de !ac .Yiney, el alcalda de 4or5, y los padecimientos seme+antes de otros prisioneros irlandesesA aqu% hab%a muerto efectivamente un hombre, despu(s de sesenta a setenta d%as de agon%a, que tuvo la más amplia publicidad y el gobierno ingl(s triunfó sobre un agonizante, sin que la opinión p&blica se hubiese indignado grandemente. Era comprensible que 7iolitti, ya para no herir a >loyd 7eorge con una conducta discordante o para se$alar que pose%a la misma serenidad de hombre de Estado, y que 'talia es un pa%s tan correctamente gobernado como 'rlanda, habr%a abandonado a !alatesta a su suerte, o sea a la muerte, o en todo caso, si lo hubieran permitido las mencionadas consideraciones morales y diplomáticas, se la habr%a sacado de la cárcel f%sicamente arruinado para el resto de su vida. or consiguiente, la resolución puesta en vigor desde el 01 de marzo era una cosa terriblemente seria. -Ce aqu% la comunicación de los presos hecha por sus defensores9 BEstamos detenidos desde hace cinco meses por un complot que existió sólo en la imaginación de los cuestores. uesto que no tenemos otro medio para protestar contra la violencia que se nos hizo y para obligar a las autoridades a llevarnos inmediatamente ante los +urados, hemos tomado la resolución de recurrir a la huelga del hambre. 4ontinuaremos en ella hasta que hayamos muerto de inanición o se nos haya asegurado el +uicio para un d%a razonablemente próximoD. GI. #., de marzo de 0J;0H. El proletariado 'taliano deb%a hablar ahora, pues hab%a invitado a este hombre a volver a 'talia y lo hab%a aclamado largos meses. Nustamente en el mes de mayo o abril cumpl%an los cincuenta a$os dedicados por !alatesta a los traba+adores Gdesde 01K0H. ero el proletariado no se apresuró a obrar. Rigamos lo que dice Emanit' !ova el 03 de mayo de 0J;;... B4uando el domingo fuimos a las estaciones de los tranv%as antes del atentado del B-ianaD para convencer a los tranviarios de los deberes de la solidaridad, recibimos la seguridad de que estar%an con nosotros. B#o vinieron. >os +efes, la +erarqu%a de los secretarios lo impidieron. robamos todav%a el lunes y el martesA golpeamos a la puerta de la 4amera del >avoro para obtener la solidaridad de la huelgaA intentamos pasar por sobre la autoridad de la 4amera del >avoro y dirigirnos directamente a las masas. U*odo en vanoQ !alatesta en tanto se extingu%a lentamente y el socialista 'nversetti ca%a v%ctima de la venganza fascista. >a atmósfera se caldeaba y nos
;;

D%ase su declaración en N. A., "0 de mar.o de !" .
(+(

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

sentimos solos, terriblemente solos. )bandonados, en poder de una autoridad que nos insultaba. B-e esta desesperación nació el hecho del teatro B-ianaD, en esa desesperación germinaron las violentas decisiones que pusieron fuego a la mecha que tantos dolores desparramó. BOCay que maravillarse de que los dos factores directos G!ariani y )gugginiH rechacen hoy, ante la +usticia que los e+ecuta, sobre otros la culpa de esos doloresPD... Esto basta como aclaración completa de la explosión en el teatro -iana, el ;3 de marzo. #o todos poseen la serenidad para considerar fr%amente una tragedia como el colapso progresivo y la muerte inminente de !alatesta y de sus +óvenes compa$eros, y no hay que admirarse que entre los millones que te rodeaban con su simpat%a hubiese por lo menos dos que encontrasen una resolución verdaderamente grave. .on descriptos como terribles enemigos de la humanidad, pero ellos ten%an +ustamente la intención de ocasionar a la humanidad el menor da$o posible, pues pensaron que aquellas gentes que durante una tragedia seme+ante visitaban indiferentes un teatro elegante, estaban muy le+os de los padecimientos, preocupaciones, traba+os y esperanzas de la humanidad. R quisieron a todo precio un cambio de la situación, provocar una solución a la tensión formidableA no pod%an ver atormentados a sus compa$eros y echaron mano al medio próximo, que deb%a tener el efecto de una diversión. )guggini di+o ante el tribunal Gmarzo de 0J;;H, despu(s de haber descrito la inactividad y la apat%a del pueblo9 BEn esa situación ten%amos la desesperación del aislamientoD GI. #., 03 de mayoHA di+o tambi(n9 B6e%a a !alatesta y a sus compa$eros in+ustamente encarcelados, sab%a que no de+ar%an el calabozo más que despu(s de asesinados moral y f%sicamente por la sociedad burguesa, ve%a que la burgues%a nos hab%a declarado la guerra y que obraba sin piedad y me decid% a obrarD. :ecuerda las v%ctimas del -iana y responde9 BO" nuestras v%ctimasP >a burgues%a no se inquieta cuando las asesinaD GI. #., 0; de mayoH.EK >o demás se desarrolla ampliamente en el proceso, Gmayo-+unio de 0J;;H, al que contribuyó con su óbolo la +usticia prusiana con la concesión de la extradición do 7. Foldrini, como hab%a obrado anteriormente en amoroso acuerdo con la polic%a espa$ola en el caso de los sindicalistas implicados en la muerte de -ato, el 7iolitti de Espa$a. En ambas ocasiones se trataba de propagandistas perseguidos en su patria y que tuvieron la idea infinitamente ingenua de que en )lemania se hab%a realizado una revolución y habr%an cambiado las condiciones del asiloA en realidad fueron asesinados en ella no pocos revolucionarios, y una cantidad no menor de socialdemócratas llegaron a los altos puestos de la gobernación y de las dignidades.E1 -espu(s de la explosión del -iana en la noche del ;3 de marzo, un +ueves de la semana de ascuas, cuyas v%ctimas eran v%ctimas del sistema dominante lo mismo que entonces !alatesta
;<

Ettore A'u''ini es descrito as8 +N. A., # de mayo/I )De veinte a9os, alto, del'ado, pálido, de o&os ne'ros y nota$lemente 'randes. Tiene el rostro de un ascetaI de un eterno so9ador siempre en espera del sacri?icio. Sus pala$ras son mesuradas, incisivas, ?r8as. Ao emplea nin'una ?rase re$uscada, nin'una pala$ra de e?ecto, nin'Bn 'esto inBtil. Tras los $arrotes de la &aula +el puesto de los acusados en ,talia/, está aparentemente indi?erente2 6ui.ás siente un pro?undo desprecio 3acia todo lo 6ue le rodea*... Su estado de ánimo lo demuestra una carta a su 3ermana, 6ue es transcrita a continuación de la descripción a6u8 mencionada. ;: El intento de los anar6uistas y sindicalistas alemanes para impedir esas e@tradiciones 3allaron de parte de los socialistas, etc., ti$io apoyo2 v%anse los detalles en el )SyndiFalist* +Berl8n, a9o !""/. El ministro social5demócrata de &usticia, doctor -ad$ruc3, dispuso )con amore* una teor8a 6ue estatuye dentro del )crimen pol8tico* la posi$ilidad de e@tradición. Buscando los motivos de carácter )soi dissant* no pol8ticos, de modo 6ue por ese misera$le &ue'o de ar'ucias casi todo )criminal pol8tico* puede caer en el peli'ro de e@tradición. Aparte de, esto, las e@tradiciones e@perimentaron la completa &usti?icación mural de este social5demócrata y de su partido, pues de lo contrario, s8 el de$er pro?esional y las convicciones morales caen en contradicción, los ministros suelen dimitir y el partido desapro$ar a sus miem$ros. Esperamos 6ue con estas v8ctimas se 3aya destruido la ilusión de un cam$io esencial del sistema en Alemania.
(+*

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

y Forghi y ahora )guggini y !ariani, y que son igualmente de lamentar como pobres v%ctimas, fueron desencadenados contra los anarquistas milaneses todos los furores. >a +aur%a fascista se precipitó en el local de Emanit' !ova y lo demolió y aniquiló todo de tal forma que el diario no pudo aparecer más all%AEJ la polic%a hizo detenciones en masaA la prensa de todo el pa%s se enfureció. Fa+o estas circunstancias una catástrofe -la muerte o el colapso f%sico completo- en la huelga del hambre habr%a ocurrido mucho más rápidamente que el apaciguamiento de la excitación p&blica, -y aunque la huelga del hambre hubiera llegado a precipitar la hora del proceso, un +urado que se hallara ba+o el influ+o del pánico local hubiera podido dictar un cruel veredicto que habr%a exigido despu(s largos esfuerzos para abolirlo. or consiguiente, la huelga del hambre fue repentinamente suspendida.K< >os meses siguientes tra+eron constantes org%as de la barbarie fascista, pero el r(gimen de 7iolitti, a pesar de haber cumplido con su deber, cayó y se desvaneció la pompa de +abón del BcomplotD gigantescoA la acusación siguió la nueva corriente y presentó al +urado en el proceso del ;K-;J de +ulio de 0J;0 un caso muy poco espeluznante. >a absolución estaba en el ambienteA tan desacreditada hab%a sido la acusación. ) pesar de ello nuestro vie+o compa$ero y sus amigos estuvieron tres d%as tras los barrotes de la +aula de hierro, que los +ueces italianos consideran apropiada para hallarse en completa seguridad ante los acusados. !alatesta se defendió con su ordinaria agudeza de esp%ritu, su comprensión práctica y la clara expresión de sus argumentos. .us declaraciones analizan la situación de 0J0J-0J;< y tienen un valor especial que no podemos desmenuzar aqu%. *odo el proceso está contenido en el libro Processo E- Calatesta e Compagni, que no conozco todav%a. El proceso, que lo encontró gozando de buena salud Gdespu(s del hecho del -iana parece que fue poco a poco me+or tratadoH, transcurrió en completa, tranquilidad y terminó con una absolución general. El vie+o !erlino, defensor en el proceso de Fenevento de 01K1 y en el proceso de Fresci, estaba tambi(n ahora entre los defensores, como se encontró en mayo-+unio entre los defensores de las v%ctimas por la explosión del -iana.K0 #o entro en la apreciación de las opiniones sobre la explosión del -ianaA una de las &ltimas exteriorizaciones de !alatesta sobre esto es su art%culo #l Diana. -Tormento dHanimo GI. #., 0K de mayo de 0J;;A v(ase tambi(n el n&mero del 3 de mayoHA la irresponsabilidad de los actores a causa de la situación espiritual que Bla in+usticia persistente y la fr%a crueldad de la polic%a y de los tribunalesD hab%a provocado en ellos será la sentencia general.K; >a Emanit' !ova apareció algunos meses despu(s, pero en :oma. #uevamente se necesitaron grandes sacrificios de dinero, el tama$o fue duplicado Gformato de gran diarioHA sin embargo, los gastos crecientes obligaron a reducir temporalmente a dos las páginas, en lugar de cuatro Gla ho+a, como es natural, no conten%a ning&n avisoHA despu(s del n&mero 013 G0; de agosto de 0J;;H apareció como semanario. !alatesta se trasladó a :oma y escribe tal vez algo
;!

Tam$i%n las o?icinas del )AvantiU* y de la Nnione Sindacale ,taliana ?ueron o$&eto de asaltos y de invasiones destructoras entonces. <0 Bor'3i, uno de los tres de la 3uel'a del 3am$re, o$servaI )En verdad ?ueron los a$o'ados los 6ue vinieron a la cárcel a )ro'arnos* 6ue pidi%ramos una poster'ación, por6ue si el proceso se 3u$iese reali.ado, como esta$a esta$lecido, dentro de un mes, nos 3a$r8an condenado a muc3os a9os sin duda al'una. Es preciso a9adir 6ue los a$o'ados esta$an de tal modo aterrori.ados por las amena.as de muerte tam$i%n para ellos, 6ue al'unos tal ve. no 3u$ieran aceptado la de?ensa en a6uellos d8as. Errico vacila$a muc3o2 era contrario más $ien, y ?ui yo el 6ue lo convenc8 de 6ue era conveniente de&ar pasar la tempestad para podernos de?ender y ser comprendidos al menos por el pB$lico. El ten8a impaciencia por protestar contra las in?amias 6ue se escri$8an a6uellos d8as contra nuestro idealJ Pero terminamos aceptando el conse&o de los a$o'ados*. < So$re el proceso aparecieron )Processo a'li anarc3ici nelle [ssise di 7ilano*, pu$licado por el )Comitato pro vittime politic3e di 7ilano*, y un nBmero especial de )Pa'ine Li$ertarie* +A. :5!/ de Carlo 7olasc3i +7ilán/, verano de !""2 tam$i%n )Per la :toria*, Spra..i di luce sullQesplosione del Diana +Spe.ia, ),l Li$ertario*, !" , # pá's./. <" So$re 7ariani y 4iuseppe Boldrini recayó el )er'astolo*, y so$re A'u''ini #0 a9os de reclusión, etc. +N. A., # de &unio de !""/.
(++

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

más raramente en el periódico que en 0J;<, pero siempre con su vie+a fuerza y su abundancia cuando se presenta la ocasión. :enuncio a dar extractos que ser%an muy instructivos y en los cuales se podr%an recoger no pocas cosas buenas que son fruto de su experiencia. .u vie+o punto de vista resalta en las siguientes palabras GI. #., 30 de marzo de 0J;;H9 ... BCoy es más necesaria que nunca la concordia de todos los proletarios, de todos los revolucionarios para el ataque y la destrucción de los obstáculos y de las instituciones actuales que nos privan a todos de la posibilidad de realizar nuestras ideas por un experimento. BEsta concordia debe ser e+ecutada por las masas mismas, por sobre la ambición, la rivalidad y los intereses y rencores de los +efesD... -ebo pasar por alto los detalles de su continua actividad, -&ltimamente su discurso en el congreso sindicalista de :oma Gmarzo de 0J;;H, etc. -ebe estar ya completamente blanco, -en mi recuerdo no existe más que su cabeza de cabellos negros, a lo sumo ligeramente grises en 0J03, cuando lo vi la &ltima vez-, pero Carry Selly, nuestro amigo americano de la =errer !odem .chool de .telton G#eY NerseyH, que lo visitó a fines de febrero de 0J;;, me participó que !alatesta era el revolucionario más optimista y más esperanzado que encontró en su via+e por Europa. >os problemas y tareas presentes al movimiento italiano son muy numerosos. >a situación económica internacional no permite al capitalismo europeo ni reconquistar la agradable posición de antes de la guerra ni gozar verdaderamente y recoger las ganancias esperadas por la guerra y por el bot%n de guerra, -excepción hecha de los enormes beneficios de los advenedizos, de los pescicani de 'talia. El fracaso del comunismo forzoso y de la dictadura en :usia, debe tarde o temprano abrir los o+os a sus más ciegos adeptos en 'talia o aislarlos por completo. El movimiento sindical tendrá que elegir entre los traidores de 0J;< y la tendencia sindicalista GInione .indacale 'talianaH, que no rechazó los lazos de )msterdam para someterse a las ligaduras de !osc&. >os socialistas son irresolutos, incapaces e impotentes, a pesar de que uno de los suyos GFonomiH sea presidente de ministros, de que apoyen al ministerio =acta o no, o de que .errati adopte tal o cual actitud frente a las internacionales ;, ; 0V; y 3, -no sigo ya estas evoluciones. G,ltimamente, por lo demás, !ussolini hizo detener a .errattiA estas &ltimas páginas fueron escritas entonces, en 0J;;, antes de esta persecuciónH. =inalmente se presenta la forma más bestial del militarismo, -el fascismo-, que se haya visto +amásA esta tendencia presta al capitalismo el oficio de corchete contra los socialistas y los anarquistas y sirve a los ob+etivos exteriores del gobierno para mantener despierta la avidez de la dominación de =iume y de -almacia, que se substituyen a *rento y *rieste, y a las que, si son obtenidas, seguirán *essino y #izza, 4órcega y !alta y otras. >os traba+adores e+ercen alguna resistencia y puede desencadenarse una tempestad en 'talia que purifique tal vez la atmósfera. En tanto, el fascismo en el verano de 0J;; fue ya en algunas partes de 'talia su propio fin y lo sometió todo al dominio del garrote, del revólver, de la bomba de mano y de la antorcha incendiaria. #o se puede prever todav%a su desarrollo, -quizás el Estado y el capitalismo consumen su &ltima pólvora precipitadamente, y la indignación que un d%a barrerá al fascismo no de+ará tampoco en pie al capitalismo y al Estado, que se ocultan cobardemente tras (l. .e debe suponer, en tanto que puedo +uzgar desde le+os, qu( poderosas fuerzas act&an para llevar a todos los que piensan, por medio de ese triste e+emplo, a una verdadera repulsión de la pol%tica, de la autoridad, del capitalismo, y que el futuro pertenece más que nunca a los intentos de realización de una vida libre, +usta y dichosa, de lo que llamamos anarquismo. Es lastimoso que se pierda a menudo el tiempo en asuntos insignificantes, en la interpretación exacta de organización y de individualismo, que (ste o aqu(l considera necesaria en cada caso posible, y que el vie+o !alatesta deba dedicar tantos instantes en dar a camaradas con
(+,

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

predisposiciones doctrinarias, a quienes la vida fresca con su gran diversidad natural parece extra$a, lecciones elementales de razonar de un modo equitativo y +usto. K3 .e comprende que en lugar de ese traba+o de detalle deber%a hacerse un gran esfuerzo general para atraer a todos los que por la miseria mundial están distanciados desde 0J0/-0J01 del sistema actual, pero ante los que está a&n le+os la palabra solucionadora de la libertad. -esgraciadamente, muchas de esas fuerzas fueron atra%das al BcomunismoD, que abandonan brutalizadas, o completamente desilusionadas y sin esperanzas, para volver al sistema actual. Esto es valedero para todos los pa%ses y es trágico que la voz de El%seo :ecl&s, de *olstoy, de Sropot5in haya enmudecido +ustamente ante nuestro presente. #o soy ning&n heroworshipper y tengo tambi(n frente a !alatesta mi propia opinión, pero puedo decir tranquilamente que tiene en si la herramienta para ocupar el lugar de aquellos y para hablar a la totalidad de sus contemporáneos en nombre de la libertad. #o hay otro que baya acumulado en más de cincuenta a$os de la más pura práctica revolucionaria y del pensamiento más altruista, en estrecho contacto con el pueblo, una experiencia seme+ante, unida a una gran energ%a y a una abnegación para la humanidad y la libertad. 4omprendo que su antigua esperanza viva en (l tan fuertemente arraigada como siempre y que ante todo desee ver realizado ese ob+etivo, lo que será claro para el lector de su vida, por medio de lo cual se dará al mundo por fin con el e+emplo de una lección más grande que con todos los art%culos y manifiestos. ) pesar de todo, yo desear%a que hallara más ocasión de hablar a la totalidad del mundo contemporáneo, para restablecer con los camaradas de otros pa%ses nuestra internacional espiritual, que, hoy que las naciones europeas son encerradas en +aulas como animales feroces, ser%a más necesaria que nunca en la Europa moderna agonizante. ----------espu(s de haber escrito estas &ltimas páginas en el verano de 0J;;, ha transcurrido casi un a$o que aportó cambios que todo el mundo conoce. .er( a&n más breve para resumir los principales acontecimientos de la vida de !alatesta. Este causó un gran placer a los camaradas suizos e internacionales reunidos a iniciativa de >. Fertoni en Fiel y en .aint-'mier G.uizaH para conmemorar el cincuentenario del congreso de .aint-'mier de la 'nternacional G02 y 0E de septiembre de 01K;, ver cap%tulo 6''H, cuando repentinamente -franqueando los obstáculos de la frontera de una manera misteriosa-, se encontró en su seno, el &nico miembro superviviente de ese congreso. articipó con ardor en los debates de esas reuniones Gv(ase Le Reveil"Risveglio, 3< de septiembreH y se abordó una cuestión de las más interesantes, la de la actitud precisa de los anarquistas en caso, no de una revolución social le+ana, cuando una gran parte de la población est( ganada a nuestras ideas, sino de una de esas revoluciones que la crisis actual incurable del sistema capitalista puede producir cada d%a. Estaremos entonces frente a otros partidos y a una población poco preparado a&n para una verdadera acción liberadora, -y el problema es evidentemente delicado y complicado y exige atención y estudio, y sobre todo ausencia de todo doctrinarismo. Cubo all% dos corrientes de ideas, la de !alatesta y Fertoni y la de un camarada muy conocido en ar%s, y se puede releer la discusión escrita que se siguió en Emanit' !ova, Le Reveil y Le Libertaire G ar%sH. In próximo congreso continuará y profundizará el examen de esa cuestión, y además, será estudiada y discutida en todos estos meses. -espu(s de su regreso a 'talia, el advenimiento del fascismo procedió a pasos de gigante. >os traba+adores italianos hab%an faltado a los principiis obsta Gaplasta el obstáculo en su comienzoH, -hab%an de+ado crecer la v%bora del fascismo sin ocuparse demasiado de ella, volvi(ndole la espalda más bien con disgusto en lugar de aplastarla de un buen pisotón en sus comienzosA
<#

D%ase el art8culo )=r'ani..atori ed antior'ani..atori* +N. A., "0 de &unio de !""/2 e i'ualmente en los nBmeros del de &ulio, del ; y del #0 de septiem$re, etc.
(+#

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

porque en nuestra triste (poca, ni el rid%culo ni el desprecio matan. >os obreros de arma fueron los &nicos que en el verano de 0J;; se organizaron seriamente y en verdaderas batallas calle+eras, protegiendo su barrio con barricadas, se defendieron victoriosamente contra el asalto fascista. El ultimo n&mero de Emanit' !ova, antes de su destrucción, G;1 de octubreH, n&mero quemado en su mayor parte, contiene la fotograf%a de una de las barricadas victoriosas de agosto de 0J;; y un largo relato de los acontecimientos de arma Gv(ase tambi(n I. #., ; de dicH. ero fue demasiado tarde y la iniciativa de arma no se secundó. "a en el verano hab%a sido preciso suspender la Emanit' !ova cotidianaA se lee en su circular del J de agosto Greproducida en La 5ntorcha, Fuenos )ires, ;J de sept. de 0JJ;H9 B... -e todas partes nos escriben pidiendo la suspensión del envió del diario, porque los fascistas impiden la venta y los paquetes que aun mandamos, o son generalmente saboteados en el camino, o quemados a la llegada o devueltos como no vendidosD... El n&mero 0J/ G;1 de octubre de 0J;;H fue el &ltimo publicado en el momento de la toma de :oma por las hordas fascistasA cuando apareció el ;2 de noviembre un n&mero próximo, relata que Bel lunes 3< de octubre por la noche, -es decir, inmediatamente despu(s de la ocupación fascista de :oma-, nuestros locales de la calle .anta 4roce fueron invadidos y devastados. >as máquinas resultaron per+udicadas, los tipos empastelados, las etiquetas de las direcciones quemadas, poni(ndonos en la imposibilidad de imprimir el periódico e impidi(ndonos tambi(n completar la expedición del n&mero ya impreso del ;1 de octubreD. Cab%a sido dif%cil encontrar un impresor y ese mismo n&mero cuenta ya que la imprenta que nos hospeda ha sido visitada por los funcionarios de la . .., los cuales, despu(s de hacerse entregar parte de las pruebas de imprenta y de los manuscritos que estaban en composición, intimaron con amenazas al tipógrafo que no imprimiese el diario. B-espu(s de nuestras protestas, la orden fue revocada hacia la noche y el material secuestrado se nos restituyóD... ero no hubo más que un solo n&mero despu(s, el 0JE, del ; de diciembre, y el periódico, por una circular del / de diciembre, anunció su suspensión completa, diciendo9 B... -espu(s de dos n&meros se debió constatar que se gastaba in&tilmente el traba+o y el dinero, dado que el periódico no circula a causa del sabota+e de que es ob+eto en el correo, en el ferrocarril y en los revendedores...D ara asegurarse de que el periódico no volver%a a la vida tan pronto, el ;E de diciembre su administrador, *urci, fue detenido, recogidos los papeles y la ca+aA se requisó tambi(n en casa de !alatesta, que permanec%a siempre en :oma. .e inició entonces una instrucción +udicial por complot y acusaciones seme+antes contra !alatesta y otros, que dura todav%a. *urci, despu(s de varios meses fue puesto en libertad, pero se sigue todav%a una especie de instrucción contra todo el conse+o de administración, los redactores y el gerente y contra !alatesta, .ottovia. E. !olinari, 4astrucci, Finazzi, =abbri, !olaschi y *urci, a +uzgar por un documento reproducido en el Risveglio del 0E de +unio de 0J;3. *odo esto tiene por fin mantener ba+o el r(gimen ahora legal del se$or !ussolini un pretexto +udicial para obstaculizar la actividad p&blica de los camaradas más abnegados. 4omo se ve, en :oma, para salvar las apariencias, el fascismo en esta ocasión ha remitido su sucia tarea al celo obsequioso de una servil magistratura. or lo demás, en todas partes de 'talia no se cuida tanto y sus salva+ismos y bestialidades son demasiado conocidas para que haya necesidad de citar e+emplos y detalles. or lo que sucedió a los anarquistas, a sus periódicos, bibliotecas, librer%as, sociedades y grupos y hasta a las familias, mu+eres, hi+os y padres de los militantes, no se tiene más que abrir los periódicos italianos publicados fuera de la 'talia esclava y oprimida, tales como #l Risveglio G7inebraH, #l Cartello y La 5dunata dei re rattari, en los Estados Inidos, etc.A se encontraran informaciones interesantes en algunas
(+$

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

publicaciones no anarquistas, como un art%culo traducido por Nacques !esnil en Clarté G ar%sH del 0 de diciembre de 0J;; y El terror blanco de 'talia en The !ation, #eY "or5, ;1 de marzo de 0J;3. .e leerá tambi(n el manifiesto Per la liberta que lanzaron los anarquistas de >ondres contra !ussolini en ocasión de su visita a 'nglaterra como ministro Gdiciembre de 0J;;H. .er%a necesario relatar las devastaciones bestiales a que sucumbieron el vie+o Libertario de .pezia, fundado en 0J<3, el 5vvenire 5narchico de isa, que data del 0 de mayo de 0J<<, -esta &ltima destrucción tuvo lugar el 0K de diciembre, cuando !ussolini hab%a restablecido el BordenD hac%a casi dos meses, etc. #l Lespro 5narchico de . .chicchi en .icilia, la librer%a Tempi !uovi de !ilán, el Sorgiano de 'mola, La *rusta y otros, todos desaparecidosA el Libero 5ccordo de :oma subsiste aun casi solo.K/ ) esto se a$ade, como se sabe, una devastación seme+ante y de dimensiones inauditas de los periódicos socialistas, comunistas y sindicalistas independientes en todas partes, lo mismo de las instituciones obreras, cualesquiera que sean, casas de traba+o, bibliotecas, cooperativas, locales de asociaciones obreras, etc., y ultra+es y humillaciones, cuando no heridas y golpes mortales a innumerables militantes de todos esos movimientos y el aterrorizamiento de las masas, a las que se obliga a abandonar sus organizaciones y entrar en lo que se tiene el atrevimiento de llamar sindicatos fascistas, etc. #o hablo de las otras caracter%sticas del sistema !ussoliniA en suma, es el r(gimen de un condottiere de la edad media que se ha hecho amo de una ciudad y trata a sus habitantes como esclavos, -hábitos medioevales que corresponden perfectamente a la reacción general que impusieron los a$os subsiguientes a 0J01 a esta pobre Europa martirizada. OLu( pod%a solo !alatesta contra un mal que carcome todo un pa%s, como lo hizo la peste de la edad med%aP Callamos algunas de sus impresiones en un art%culo Per la prossima riscossa, en Solidariet' pro vittime politiche, un n&mero que apareció en :oma en febrero de 0J;3, art%culo traducido en el Reveil G7inebraH del ;/ de febrero9 B.on tristes estos tiempos para nosotros. B#uestro traba+o de tantos a$os parece destruido. !uchos de nuestros compa$eros languidecen en las cárceles y en los presidios, o vagan sin consuelo por la tierra del destierroA todos nosotros estamos reducidos casi a la impotencia completa. BEstamos vencidos. B ero no tenemos el esp%ritu de los vencidos. )rdiente es siempre en nosotros la fe, fuerte la voluntad, segura la esperanza de la ineluctable revuelta. BEsta derrota nuestra es una de aquellas que han detenido siempre de trecho en trecho y temporalmente a los luchadores por la elevación humana en la v%a fatigosa del progreso. #o es más que un episodio de una larga guerra. B#o hay razón para desanimarse. .in embargo, hay abundantes razones para sentirse profundamente dolorido.
<1

Se escri$e al )7artello* +AeG HorF, " de &unio de !"#/ desde 7ilánI )J 7uc3os otros periódicos nuestros 3an sido reducidos al silencio, como ),l 4rido della -ivolta* de (lorencia, )Cronaca Sovversiva* de Tur8n, )4erminal* de Trieste, la )(rusta* de (ano, la )(iaccola* de Sulmona. ),l Piccone* de Catania, )La Doce Anarc3ica* de Pudra, )Palin'enesi* de -oma, ),l Seme* de Liorna, etc., )Pa'ine Li$ertarie* de 7ilán, )Scuola 7oderna* de Clivio, etc.* Entre los periódicos 6ue luc3an y 3acen es?uer.os para mantenerse o reaparecer se cita el )Con?eren.ieri Li$ertario* y )Li$ero accordo* +-oma/, )Sor'iamo* +,mola/, ), Despero Anarc3ico* +Palermo/. Se encuentran muc3os otros detalles en esa carta 6ue muestra todos los destro.os 3ec3os y los es?uer.os valientes e incesantes para rea?irmarse de nuevo y 3acer ?rente al mal 6ue continua die.mando.
(+%

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

B#o es el triunfo transitorio del fascismo lo que nos aflige y nos maravilla más. Eso estaba previsto y era cosa esperada por nosotros. Cace tres a$os G0J;<H, cuando la revolución se pod%a hacer y no se >uiso por quien ten%a los medios para hacerla, que nosotros repetimos a las masas en centenares y centenares de m%tines9 Caced la revolución pronto o de otro modo los burgueses os harán pagar con lágrimas de sangre el miedo que les causáis hoy. " hubo y hay todav%a verdaderamente lágrimas de sangre. B) los que obstaculizaban y postergaban e imped%an, asegurando que el tiempo traba+aba por nosotros y que cuanto más esperáramos más fácil nos habr%a sido la victoria, les dec%amos que era +ustamente lo contrarioA que toda dilación nos per+udicaba, que las masas se habr%an cansado de esperar, que el entusiasmo se habr%a desvanecido y que en tanto el Estado habr%a vuelto a pisar tierra firme y dispuesto las armas de ofensa y de defensa. =rancesco .averio #itti, a quien los ingratos fascistas vituperan sin razón, organizaba ya la guardia real. #o fuimos escuchados... y vino el fascismoD. El autor piensa que Btiene poca importancia el da$o pol%tico y económicoD ocasionado por el fascismo, que hasta puede hacer bien ba+o este aspecto, Ben tanto que pone al desnudo, sin máscara ni hipocres%a, la verdadera naturaleza del Estado y del dominio burgu(sD, y demuestra que el estatismo y el sistema burgu(s no han valido nunca más seg&n su verdadera esencia que el fascismo, Bcon formas bestialmente brutales y modos risiblemente teatrales...D, pero Bel verdadero y gran mal que el fascismo ha causado, o ha descubierto, es la ba+eza moral en que se ha ca%do despu(s de la guerra y la superexcitación revolucionaria de los &ltimos a$os. BEs incre%ble el destrozo que se hizo de la libertad, de la vida, de la dignidad de los seres humanos por obra de otros seres humanos. " es humillante para el que siente la com&n humanidad que liga a todos los hombres, buenos y malos, pensar que todas las infamias cometidas no han producido en la multitud un sentimiento adecuado de rebelión, de horror, de disgusto. Es humillante para la naturaleza humana la posibilidad de tanta ferocidad y de tanta villan%a. Es humillante que hombres que llegaron al poder sólo porque, privados de todo escr&pulo moral o intelectual, han sabido aprovechar el buen momento para extorsionar a una burgues%a tremebunda, puedan hallar el asentimiento, aunque sea por una aberración pasa+era, de un n&mero suficiente de gentes para imponer a todo el pa%s la propia tiran%a. B or eso la lucha que esperamos e invocamos debe ser ante todo una lucha moral9 la revalorización de la libertad y de la dignidad humanas. -ebe ser la condena del fascismo, no sólo como hecho pol%tico y económico, sino tambi(n y sobre todo como un fenómeno de criminalidad, como la explosión de un grano purulento que estaba formándose y madurando en el cuerpo enfermo del organismo social...D *ermina haciendo alusión a tendencias de que ignoro la extensión9 BCay tambi(n entre los subversivos quienes dicen que los fascistas nos han ense$ado cómo hay que hacer y nos proponen que imitemos y exacerbemos sus m(todos. BEste es el gran peligro, el peligro de ma$ana, es decir, el peligro de que, ca%do el fascismo por disolución interna, tenga que seguirle otro per%odo de dolencias insensatas, de venganzas est(riles, que agotar%an en peque$os episodios de sangre la energ%a que deber%a ser empleada en una transformación radical del r(gimen social de modo que se hagan, imposibles los horrores actuales. B>os m(todos fascistas pueden ser buenos tal vez para quien aspira a hacerse tiranoA -no lo son ciertamente para quien quiere hacer obra de libertador, para el que quiere concurrir al realce de todos los seres humanos a la dignidad de hombres libres y conscientes.

(+&

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

B#osotros permanecemos siendo lo que siempre fuimos, los partidarios de la libertad, de toda la libertadD. #o queda nada que a$adir a estas notas que muestran a !alatesta inalterable y sereno como siempre frente a las adversidades. 6olvió en los primeros meses de 0J;3 a su independencia, a su sistema de vida, -que tres a$os de absorción completa por la propaganda o el traba+o en el diario le han debido hacer apreciar como un tiempo de reposo-, es decir, a los setenta a$os ha formado de nuevo un peque$o taller y traba+a como electricista. Estas son todas las amenidades de su retiro y he aqu% lo que le sucede todav%a a veces, -cito el relato de la Loce Repubblicana de :oma, del K de abril Greproducido por el Risveglio del ;0 de abrilH9 B ocos saben que Errico !alatesta traba+a de electricista y que tiene un peque$o establecimiento en la calle .. 7iovanni en >uterano, 1K. ero lo sabe la polic%a, que se encarga de impedirle tambi(n traba+ar. B)yer, por e+emplo, e+ecutaba una instalación el(ctrica en la villa del se$or #ovo, en la 4ittá 7iardino )niene, cuando llegó un camión de carabineros con un comisario y con un vicecomisario. 'ntroducidos en la casa, -con gran espanto de la se$ora #ovo y de todos los de la familia-, los agentes interrogaron largamente a !alatesta, preocupados por una vali+ita que le hab%an visto en la mano al seguirlo por la calle. !alatesta les mostró los... artefactos infernales escondidos en la vali+ita, constituidos por sus herramientas de traba+o9 y ha hecho observar que habr%an podido detenerlo en la calle y no perturbarlo en casa a+ena. orque es claro que nadie le dará más traba+o sabiendo que corre el riesgo de ver en cualquier momento invadir sus habitaciones por la polic%a. B" !alatesta no puede vivir de rentas...D Esta vez no soy yo, -el &nico que lo importunó bastante a menudo para que escribiera sus memoria-, es el camarada que redacta el Risveglio"Reveil y que compone tambi(n con sus manos esos dos periódicos de 7inebra quien sermonea un poco a !alatesta, que tiene en la cabeza para escribir dos vol&menes, como contaba en 0J;;. -ice en su periódico del 3< de +unio de 0J;3 que corresponde a !alatesta Bdar una vez más el buen e+emplo al redactar aquellos vol&menes, aunque sea descuidando un traba+o manual que lo honra altamente, pero que no es ciertamente el me+or que puede darnos. .us libros, rápidamente traducidos, difundidos y discutidos, tendr%an un valor más grande que nunca para nuestro movimiento y afirmar%an su vitalidad en esta hora luctuosa. #o creemos deber insistir másD. Excelente, pero !alatesta tiene su modo de pensar... 4onfiemos que el villano intermezzo fascista terminara pronto, que el duce seguirá la v%a de todos los .tambulins5y o será barrido de otro modo y que !alatesta, que tendrá setenta a$os en diciembre de 0J;3, podrá traba+ar a&n largo tiempo para nuestra buena causa y ver acercarse su advenimiento. ---------Ce aqu% lo que puedo decir sobre la biograf%a de !alatesta sin poder consultar en este momento otros numerosos materiales y recoger informaciones verbales mediante una serie de via+es. ) pesar de todo, tal vez establec% un cuadro que se llenará poco a poco con datos más completos. #o me preocupe nunca de la biograf%a de camaradas vivos, salvo animarlos a conservar sus recuerdos por el escrito y a conservar la parte importante de los numerosos documentos que pasan por sus manos. 4onf%o siempre que !alatesta mismo nos relatará su (pocaA si es demasiado modesto para presentarse a si al gran publico de los camaradas del mundo (l mismo, que piense en los numerosos amigos y camaradas que cooperaron siempre
(+'

“Errico Malatesta: la vida de un anarquista” de Max Nettlau

con (l con abnegación y sin hallar la publicidad que desde su +uventud se asoció, a pesar suyo, a su nombre más brillante9 har%a una labor de solidaridad retrospectiva al conservarnos su memoria %ntima, y el recuerdo de sus luchas comunes. .i las diferentes partes de esta biograf%a son demasiado incoloras o demasiado indiscretas, por no hablar de los numerosos errores y lagunas, mi intención fue buena y sent% un verdadero placer en este via+e histórico a trav(s de cincuenta a$os de anarqu%a de la mano de una vida consagrada a la libertad y al bienestar de todos, frente a tantos obstáculos, y que tiene siempre una base sólida. En su edad madura y en su +uventud, en cada parte de su vida, encontr( en !alatesta el hombre libre y el rebelde. =elizmente su vida contin&a aun y podrán ser agregados nuevos cap%tulos todav%a a este ensayo biográfico que no es más que un fragmento.K2 -IN

<E

Esta $io'ra?8a apareció en italianoI )Errico 7alatesta, Dita e Pensieri*, con pre?a.ione di Pedro Esteve +AeG HorF, mayo de !"", Casa Editrice ),l 7artello*, Statton D. Bo@ !", P,D, #E" pá's. con retrato/ y en alemánI )Errico 7alatesta. Das Le$en eines Anarc3isten* +Berl8n, =5#1, noviem$re de !"", Derla' )Der SyndiFalist*, << pá's. 'r. :V/. De$iendo cada edición sucesiva ser más completa y depurada de errores pido, pues, 6ue se me diri&an +a las direcciones de los editores/ las ediciones y correcciones y en 'eneral materiales so$re los a9os menos conocidos de la ,nternacional italiana, etc. +7a@ Aettlau, < de &ulio de !"#/.
(,)