MAYRA DEL ROSARIO HDZ. MACHUCA UNIVERSIDAD DE GUANAJUATO MAESTRIA EN RESTAURACION DE SITIOS Y MONUMENTOS HISTORIA DE LA ARQ. DEL S.

XVII Y XVIII

INFLUENCIA DE LA ORDEN JESUITA EN MEXICO Síntesis. La Compañía de Jesús, orden religiosa de la Iglesia católica fue fundada en 1539 por San Ignacio de Loyola y aprobada por el Papa Pablo III en 1540; pero fue hasta 1572 (casi cuarenta años después de los franciscanos, dominicos y agustinos) cuando arribaron a la Nueva España. La llegada de la orden de la Compañía de Jesús a la ciudad de México trajo consigo grandes aportaciones culturales y espirituales. Los jesuitas llegaron a México por San Juan de Ulúa Veracruz el el 9 de septiembre de 1572 y llegaron a la Ciudad de México el 28 del mismo mes donde Alonso de Villaseca les otorgó unos solares dos cuadras atrás de la Catedral Metropolitana de la Ciudad de México en donde fundaron el Colegio Real y más Antiguo de San Ildefonso, edificio considerado una de las obras cumbres del barroco mexicano. El título de "Real" se dio porque el Rey ofrecía 12 becas a igual número de estudiantes, quienes eran conocidos como colegiales reales. El trabajo jesuita se extendió hasta el 25 de junio de 1767 cuando fueron expulsados y sus propiedades tomadas militarmente, hasta que el 19 de mayo de 1816, Fernando VII restituyó a la compañía. El papel que desempeñarían en la Nueva España sería el de complementar la evangelización realizada por las otras órdenes religiosas, los jesuitas, que fueron los últimos en llegar al actual territorio mexicano, tenían como enfoque principal la educación de los naturales y católicos novohispanos, no solo en la religión, sino también en la cultura. La orden jesuita realizo actividades que cubrían dos aspectos: la educación en niveles superiores y la evangelización. Además de la impartición de la doctrina católica, la Compañía de Jesús fundo colegios para preparar a los futuros sacerdotes. La estancia de los jesuitas en territorios de la Nueva España, sin embargo, no siempre fue bien recibida por la sociedad, ya que fue objeto de polémicas y envidias, lo que a la larga causo su expulsión de los territorios de la Corona española a través de la Pragmática Sanción de 1767 dictada por Carlos III el 2 de abril de 1767 y cuyo dictamen fue obra de Pedro Rodríguez de Campomanes, regalista y por entonces Fiscal del Consejo de Castilla. Al mismo tiempo, se decretaba la incautación del patrimonio que la Compañía tenía en estos reinos (haciendas, edificios, bibliotecas), aunque no se encontró el supuesto «tesoro» en efectivo que se esperaba. Los hijos de San Ignacio tuvieron que dejar el trabajo que realizaban en sus obras educativas, lo que supuso un duro golpe para la formación de las jóvenes generaciones en la América Hispana, y sus misiones entre indígenas. 6 de septiembre de 2013.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful