General S1 Biomateriales S2 Datación S3 Cerámica y vidrio S3 Lítico S3 Metales S4 Prospección geofísica y teledetección S5 Patrimonio construido y restauración S6 Pigmentos y pinturas

Finally. coexisten rocas de cualidades petrográficas muy diferentes. ROBERTO RISCH1 (1) Departament de Prehistòria. nos brinda una herramienta para traducir las características petrográficas de las rocas en propiedades mecánicas. Para ello. as developed by material sciences. mechanical properties. technical and social factors led to the use of a wide range of rocks for the production of macrolithic artefacts during the later prehistory in the Western Mediterranean. molinos Key words: Material sciences.LAS PROPIEDADES MECÁNICAS DE LOS ARTEFACTOS MACROLÍTICOS: UNA BASE METODOLÓGICA PARA EL ANÁLISIS FUNCIONAL THE MECHANICAL PROPERTIES OF MACROLITHIC ARTEFACTS: A METHODOLOGICAL BACKGROUND FOR FUNCTIONAL ANALYSIS SELINA DELGADO RAACK1. rocks with very different petrographic qualities appear. Edifici B. provides a tool which allows to translate the petrographic characteristics of the rocks into mechanical properties. distribución y empleo de las mismas permitirá dotar de significado social y económico a los sistemas de producción en torno al instrumental macrolítico. the understanding of the mechanical properties of the raw materials together with their forms of exploitation. The way in which these properties influence the different forms of material contact through friction has been a relatively unexplored aspect of prehistoric technology. ABSTRACT Natural. western Mediterranean. These industrial machines allow quantifying material wear by measuring material loss and the development of surface roughness. por ejemplo. DAVID GÓMEZ GRAS2. Edifici Cs. propiedades mecánicas. such as the grinding stones. 08193 Bellaterra. In the case of some artefact types. las cuales permiten cuantificar el desgaste material mediante medidas sensibles a la pérdida de volumen y al desarrollo de rugosidad. a series of lithologies were subjected to different forms of contact in experimental machines. Palabras clave: Ciencia de los materiales. The analysis of the material behaviour. VII CIA – S3: LÍTICO prehistóricos. prehistoric grinding stones. En algunos casos concretos como. el de los artefactos de molienda. (2) Departament de Geologia. responde a una actitud selectiva en la que influyeron tanto factores naturales. 08193 Bellaterra. RESUMEN El amplio abanico de rocas empleadas en la producción de artefactos macrolíticos durante la Prehistoria Reciente del Mediterráneo occidental. hemos sometido diferentes litotipos a diversas formas de contacto en máquinas de ensayo industrial. This analytical data makes possible the evaluation of the adjustment between the mechanical properties of the rock and the functions for which they were chosen by prehistoric societies. La manera en que estas propiedades influyen en las diversas formas de contacto material por fricción. El análisis de comportamiento material. Universitat Autònoma de Barcelona. Mediterráneo occidental. Universitat Autònoma de Barcelona. como técnicos y sociales. constituye un aspecto poco atendido en los estudios de tecnología prehistórica. Therefore. petrographic characterisation. caracterización petrográfica. tal y como se define desde la ciencia de los materiales. Sobre esta base analítica podemos evaluar en qué grado las propiedades mecánicas de las rocas se adecuan a las funciones para las cuales fueron seleccionadas por las sociedades prehistóricas. 330 . Finalmente el conocimiento sobre las cualidades mecánicas de las materias primas junto con las formas de explotación. distribution and use allows giving social and economic meaning to the production systems linked to the macrolithic tools.

I. a la vez que han generado un importante volumen de información empírica. generando. sus propios lenguajes y gramáticas que se ven retroalimentados en proyectos. Durante las últimas décadas estos tres enfoques —y de forma especial los análisis funcionales y de caracterización— han experimentado un notable avance metodológico. La tecnología engloba todos los medios sociales y naturales que una sociedad emplea para satisfacer sus necesidades materiales. pone de relieve cómo el aumento de la productividad tampoco es una condición indispensable de la explotación social. la tecnología no sólo se describe en relación a su nivel de complejidad. sus formas de uso y la procedencia de las materias primas empleadas. resultante de la mejora de los medios de producción. Al contrario que otros ámbitos de la estructura social. esta pregunta atañe al tipo de interpretaciones en términos sociales. Esta cuestión hace necesario desligarse de las particulares formas de observación y explicar lo material desde las relaciones producidas entre sus particularidades. congresos y redes de investigadores particulares. la productividad llega a tener significados sociales y políticos muy diferentes. no sólo en un sentido metafórico. como de las prácticas de consumo. la composición y el movimiento de los objetos sociales sólo pueden dar cuenta de ciertos aspectos formales de la sociedad y el medio que los han procurado. La distinción subrayada por Marx (1962) entre plusvalía absoluta. así como los modos en los que estos medios son utilizados. 331 VII CIA – S3: LÍTICO . El sentido relativo y relacional de este concepto obliga a abordar en realidad toda una serie de aspectos sociales. económicos o ideológicos que es posible (o imposible) formular con los datos generados. la propia praxis de estas formas de ver lo material ha conllevado una creciente especialización y parcelación de la investigación arqueológica. como el esclavismo. Debido a su carácter relativo. funcionales y materiales normalmente permiten generar información sobre la adscripción tecno-cultural de los artefactos. El análisis funcional consiste en la observación de las huellas resultantes de los distintos procesos de producción en los que ha participado un artefacto activa o pasivamente. sino que se valora en términos de productividad. Determinados modos de producción. Aunque la sociedad occidental tiende a establecer este tipo de relaciones mecánicas. Las lecturas inmanentes de la forma. económicos y naturales. OBJETIVOS En arqueología solemos describir los artefactos desde tres enfoques diferentes: el tipológico. La organización económica y política. así como los valores ideológicos de una sociedad repercuten directamente en su desarrollo tecnológico. mientras para la descripción material de los artefactos. En definitiva. más que a la cuestión de cómo producen las sociedades. medios de trabajo y fuerza de trabajo). Así. la productividad puede resultar tanto de la optimización de uno o varios de los factores de producción (objetos de trabajo. Trascender los datos empíricos sin caer en lecturas ideológicas. incluso tienden a favorecer la simplicidad por encima de la efectividad de los medios de trabajo. respectivamente. La pérdida de perspectiva inherente a toda especialización obliga a preguntarnos por el valor heurístico de la información aportada por estos métodos descriptivos y su relevancia en relación al conocimiento de las sociedades humanas. y plusvalía relativa. Tal información responde a la pregunta sobre qué se produce. la investigación arqueológica acude a disciplinas ‘auxiliares’ capaces de ofrecer algún tipo de caracterización física o química de la materia. El acercamiento que podríamos denominar ‘clásico’ utiliza criterios formales y métricos para ordenar de manera más o menos sistemática los objetos bajo categorías analíticas o sintéticas. incluso antagónicos. En definitiva. Las descripciones tipológicas. implica preguntar por los principios que organizan la materialidad social y que permiten las múltiples formas de expresión de ésta. basada en una abundancia de fuerza de trabajo. la tecnología no sólo obedece a formas de producción concretas. y conduce a la investigación arqueológica hacia la vía muerta del estudio de las formas económicas. la productividad de una actividad se establece a distintos niveles y puede ser de distinto signo (maximización o minimización). el funcional y el material. Es decir. la equiparación de desarrollo tecnológico y mejora de la productividad con incremento de riqueza y generación de plusvalía carece de fundamento teórico. Paralelamente.

. Basándonos en el programa de ensayos realizado durante los últimos años. que se puede prolongar durante varias décadas. Schneider. propiciadas por el proceso de preparación de la superficie activa. 2008). Una condición indispensable en el procesado del cereal es la capacidad abrasiva de los artefactos. 2002: 116-119). al proporcionar los soportes y las texturas implicadas en todo el proceso. Un material poco resistente no sólo sufre un desgaste mayor.El objetivo de este estudio es abordar analíticamente la relación existente entre las propiedades mecánicas de la materia prima. resultan poco adecuadas rocas considerablemente resistentes pero que no desarrollan rugosidad. Este concepto expresa la facilidad de los materiales para desarrollar y mantener microtopografías accidentadas. una tarea realizada prácticamente siempre por mujeres. continúan faltando ensayos que permiten establecer el grado de eficiencia de las rocas en relación al procesado del cereal. La capacidad abrasiva de la materia prima también repercute en la vida útil de los artefactos. II. 332 VII CIA – S3: LÍTICO . como en el aprovechamiento del cereal (Risch. implica una o más horas de trabajo diario por grupo doméstico. Otro criterio importante que influye en la duración de la vida operativa de los instrumentos de molienda es la capacidad de mantener inalteradas las condiciones iniciales de rugosidad. la contaminación del alimento con partículas minerales. más corta su vida de uso. 2002) e incluso se han comenzado a definir los principios materiales que rigen el comportamiento mecánico de los artefactos de molienda (Schoumacker. La mayoría de los molinos dejan de ser operativos al partirse transversalmente en la zona donde el desgaste es más acusado y el grosor es mínimo. en primer lugar. 1987. se desgastan fácilmente (fig. la preparación de un molino determina las condiciones técnicas de la molienda durante toda su vida de uso. Mientras la rugosidad de las superficies de trabajo garantiza el triturado del cereal. sino además canalizan un considerable volumen de fuerza de trabajo. cuáles son las propiedades mecánicas de las rocas empleadas y si existen diferencias significativas en términos de eficiencia. dirigido a explorar diferentes parámetros mecánicos de los medios de producción líticos del Mediterráneo occidental. a la vez que oponer resistencia a la fricción. Ensayos experimentales han confirmado que la materia prima repercute tanto en el rendimiento del trabajo. el registro arqueológico del Mediterráneo occidental muestra una considerable variabilidad de tipos de rocas empleadas eminentemente para el procesado del cereal. así como aquéllas que siendo muy rugosas. El procesado manual del cereal. 1993). Hayden. LAS CONDICIONES MATERIALES DEL PROCESO DE MOLIENDA La transformación del grano en harina requiere una serie de parámetros físicos relativos a la fuerza de trabajo y a los instrumentos de trabajo utilizados. 2002. Para poder valorar las implicaciones económicas y sociales de tal diversidad material resulta indispensable comprender.ej. De especial importancia son las materias primas de los molinos y las muelas. por tanto. Se trata. según ha quedado confirmado mediante el análisis funcional de los artefactos (Menasanch et al. Cuanto peor cumpla el molino con este requisito. por tanto. Las observaciones etnográficas disponibles indican que existen claras preferencias técnicas en la selección de las rocas para la fabricación de molinos (p. Delgado. 2002). Sin embargo. expondremos en este caso un avance de los resultados obtenidos en relación a las materias implicadas en el proceso de molienda por representar uno de los ámbitos técnicos de mayor importancia en las sociedades de base agrícola. 1). entendida como objeto de trabajo. sino que también se fractura antes. Los instrumentos de molienda no sólo resultan indispensables en la transformación del cereal en un alimento que aporta la mayor parte de los carbohidratos a la dieta humana. la resistencia del soporte evita la pérdida de volumen y. Si bien algunos estudios han señalado la importancia de determinadas variables petrográficas (Schneider. en consecuencia. Además.. Por el contrario. más frecuentes serán las actividades requeridas para su mantenimiento y. de construir un marco de referencia para valorar el desarrollo tecnológico y sus implicaciones socio-económicas. y la efectividad de los medios de trabajo.

sobre todo. Representación ideal de la relación entre rugosidad superficial y resistencia de las rocas en los procesos de fricción. que pueden ser descritas en términos petrográficos. dacitas y basaltos. 1997. en bombas de vacío. a las que presentan 3 ó 4 minerales y baja. En este sentido. LAS CARACTERÍSTICAS PETROGRÁFICAS DE LOS ARTEFACTOS DE MOLIENDA (VARIABLES INTRÍNSECAS DE LAS ROCAS) El estudio petrográfico de los artefactos macrolíticos de varios yacimientos prehistóricos del Mediterráneo occidental ha puesto de manifiesto el uso de una notable variedad de rocas en los procesos de molienda (Risch. Se trata de variables intrínsecas de las rocas que resultan independientes de los procesos mecánicos en las que intervienen y han sido obtenidas mediante los procedimientos que tradicionalmente se utilizan en petrografía (Esbert et al. hemos considerado que el contenido en cuarzo podría tener cierta relevancia en el comportamiento de los materiales ya que se trata de uno de los minerales más duros (7 en la escala relativa de Mohs) y más frecuentes entre las rocas. 1995. 2003).Rugosidad y resistencia son el efecto material de una serie de propiedades intrínsecas de las rocas. como conglomerados y areniscas. como andesitas. El primer paso de cara al análisis de las propiedades mecánicas es la definición de las características petrográficas de las rocas que potencialmente pueden influir en la capacidad abrasiva de las mismas. a las que incluyen más de 4. Igualmente representadas están algunas rocas sedimentarias.. Delgado. A continuación se describen las variables que hemos tenido en cuenta y se resumen en la tabla 1. Se trata de materias primas de distinta formación geológica. Montoto. en forma de probetas métricamente estandarizadas. media. Además de la composición genérica. además de rocas metamórficas. III. La principal dificultad para establecer un nexo directo entre variables materiales y hábitos mecánicos reside en el hecho de que todas las propiedades intrínsecas están interrelacionadas de diferentes maneras y a distintos niveles. en diferentes épocas y espacios fueron empleadas rocas volcánicas. con pronunciadas diferencias composicionales y texturales. distribución geográfica y. en especial micaesquistos granatíferos. Figura 1. distintos tipos de ensayos mecánicos permiten someter las rocas a diferentes factores externos y valorar la importancia de las propiedades intrínsecas en su comportamiento. a la vez que no todas influyen de la misma forma en el comportamiento de la roca. Así. Hemos asignado una homogeneidad composicional alta a aquellas rocas que contienen de 1 a 2 minerales. • Composición mineralógica: Queda definida por el contenido mineralógico y el porcentaje relativo con el que aparece cada especie mineral. observación de lámina delgada bajo el microscopio petrográfico e introducción de las rocas. 2008). 333 VII CIA – S3: LÍTICO .

334 . la correlación entre ambas resultó ser alta. en micras. 2006: 135-142) y el porcentaje de minerales presentes en cada caso.000 kg. y el término seriado para los casos en que existe una población muy diversificada. Se reserva el término bimodal para los casos en que existen dos poblaciones de tamaños claramente definidas. Porosidad abierta = (Dre / Dap ) Dre • Dureza: Teniendo en cuenta que las rocas forman agregados de minerales con microdurezas VII CIA – S3: LÍTICO diversas. Para describir su morfología hemos registrado la angulosidad o las irregularidades de la superficie de una partícula (índice de redondeamiento para rocas sedimentarias o grado de desarrollo de las caras cristalinas para rocas ígneas y metamórficas). La segunda se define experimentalmente. es decir. Broz et al. Como pudimos comprobar posteriormente. en los cuales puede penetrar el agua.. • Densidad aparente: Informa sobre el peso de una unidad de volumen de la roca. de los cuales depende el grado de homogeneidad granulométrica. Se expresa en gramos por centímetro cúbico. se ha calculado la dureza media ponderada utilizando la escala de valores absolutos (mineral microhardness-Gpa. con el fin de asignar un valor de dureza genérico a cada una de las litologías. y se denomina porosidad abierta. y subidiomorfas o alotriomorfas a medida que los límites entre cristales van siendo parcial o totalmente irregulares. mientras en las inequigranulares hay importantes diferencias entre el tamaño de los granos o cristales. a partir del conjunto de poros conectados entre sí. Para definir este aspecto se utilizaron dos variables. • Tamaño relativo: Las partículas incluidas en una roca pueden tener tamaños diferentes. de los componentes minerales. En el caso de las rocas sedimentarias la angulosidad es alta. si la densidad aparente fuera de 2 g/cm3 implicaría que cada metro cúbico de material pesaría 2. una de tamaño mayor y otra de tamaño más fino o correspondiente a la matriz. Dap = Mo [g] v [cm3] donde M0 es la masa y v es el volumen • Porosidad: Es el volumen de huecos o conjunto de espacios libres (poros) que posee la roca en su interior. se han registrado la granulometría máxima y mínima. • Tamaño absoluto: Teniendo en cuenta que las rocas pueden estar constituidas por partículas micrsocópicas (afaníticas) hasta partículas observables a simple vista (faneríticas). media o baja según el grado de redondeamiento del grano. En las rocas equigranulares todos los granos son aproximadamente del mismo orden de magnitud. La primera de ellas se obtuvo bajo observación directa de la lámina delgada y consiste en una estimación porcentual de espacios libres. En rocas ígneas y metamórficas el concepto es equivalente y se denominan idiomorfas cuando el contorno de las partículas es recto y limitado por caras cristalinas.• Forma: Las partículas (granos o cristales) de una roca pueden presentar diferentes formas según las condiciones en que se han formado.

cuando el cemento es de la misma composición que los granos del esqueleto. ya que estas superficies estructurales actúan como verdaderas discontinuidades o planos de debilidad de la roca. gradaciones granulométricas o secundarias como venas. y con la disminución del tamaño de grano.(da • %a) + (db • %b) + (dc • %c) + (dd • %d) D= 100 donde a. areniscas y conglomerados). a un fuerte intercrecimiento de los mismos. %d son los porcentajes de cada mineral en la roca. lo cual conduce. dd son los valores absolutos de microdureza de la escala Gpa • Cohesión: Se entiende como el grado de unión o coherencia entre los componentes de una roca que es la propiedad opuesta a la friabilidad o facilidad para descomponer o disgregar la roca en fragmentos. se denomina isótropa (masiva) mientras que si existe un sentido preferente la orientación será anisótropa (imbricación. lineación. forma y tamaño de las partículas minerales en base a las tres familias de rocas incluidas en el estudio con su nomenclatura propia: sedimentarias. Se trata de la alteración parcial de la cordierita a filosilicatos. sin olvidar que las últimas fases minerales en cristalizar actúan de manera similar a como lo hace el cemento en las rocas sedimentarias. bandeado). da. la cohesión aumenta cuando la selección es mala ya que se incrementa la superficie de contacto entre partículas y cuanto mayor es la cementación de la roca. metamórficas e ígneas (intrusivas y extrusivas). • Textura: Esta variable representa una categoría sintética que hace referencia a la disposición relativa. En las rocas plutónicas y metamórficas la cohesión aumenta con el grado de interpenetración e intercrecimiento. que es el que determina el grado de alteración de la roca en su conjunto. foliación. es un factor a tener en cuenta a la hora de realizar ensayos comparativos entre litologías. disminuirá la resistencia mecánica del material y por tanto. %a. al cristalizar o recristalizar sus minerales (texturas). • Orientación: Es la disposición geométrica preferente de las partículas de formas inequidimensionales (prismáticas o tabulares). %c. media y baja. estilolitos. • Alteración: Es necesario resaltar que el grado de alteración química de los minerales. b. como proceso de transformación de la roca relacionado exclusivamente con las corneanas. materiales friables por naturaleza (lutitas. Las rocas analizadas en este estudio no evidencian procesos de alteración significativos que hayan podido influir en su comportamiento mecánico. micropliegues. En las rocas sedimentarias. en este caso. microfracturas. Aunque no se trata de alteración en sentido estricto. %b. Cuando no existe una orientación determinada o ésta es al azar. cabe mencionar la retrogradación. Debido a que resulta muy difícil realizar una estimación cuantitativa de esta propiedad se han distinguido tres categorías de cohesión: alta. dc. que depende fundamentalmente de las fuerzas ejercidas sobre ellas. estratificaciones. c. sobre todo. db. 335 VII CIA – S3: LÍTICO . d son los minerales que componen la roca. El comportamiento anisótropo de una roca también puede deberse a la existencia de estructuras primarias del tipo laminaciones.

Características petrográficas (variables intrínsecas) de las litologías analizadas.Tabla 1. 336 VII CIA – S3: LÍTICO .

Tabla 1. IV. en ambos ensayos. se mantengan constantes. En la primera prueba se hace girar la probeta sobre una pista circular. Estas técnicas garantizan que las condiciones métricas de las probetas y las variables externas. EL COMPORTAMIENTO MECÁNICO DE LAS MATERIAS PRIMAS (VARIABLES DE CONTROL) El comportamiento de las rocas y sus variables intrínsecas puede ser analizado mediante ensayos mecánicos desarrollados desde las ciencias de los materiales. VII CIA – S3: LÍTICO 1. 337 . a la vez que la normativa UNE (Una Norma Española)1 vigente establece los protocolos a seguir en cada tipo de prueba. el tipo y la cantidad de abrasivos o la carga. haciendo posible una comparación entre los resultados de los ensayos. Diferentes tipos de máquinas generan ambientes de desgaste específicos. 2). Características petrográficas (variables intrínsecas) de las litologías analizadas (continuación). mediante la pérdida de volumen de la probeta expresada en cm3. a 300 revoluciones por minuto. Una de las variables de control registradas. Los ensayos de fricción realizados van destinados a determinar la velocidad y la forma en la que se desgastan las rocas frente a un roce continuo sobre superficies de contacto sólidas (ensayo Pista Dorry) o adyuvantes (ensayo PEI). como son el tiempo de experimentación. El segundo procedimiento consiste en hacer oscilar 300 g de bolas de acero de tamaño milimétrico. al término de cada cual se realizan las mediciones pertinentes. a las que se interpone un abrasivo de corindón. permite valorar la resistencia de la roca a la fricción y se mide. Los ensayos realizados se basan en la normativa UNE-67-154-92 y UNE-22-173-85. al tiempo que se le aplica una carga constante de 20 kg. la velocidad de movimiento. Estos ensayos se repiten durante varios ciclos. ambas de acero. sobre la zona central de la probeta (fig.

La caracterización del perfil microtopográfico se ha realizado en función de la desviación sobre la media aritmética (Ra) y del mayor desnivel existente entre dos puntos adyacentes del perfil (desnivel máximo). con sus respectivas probetas. la resistencia a la fricción y la mayor o menor facilidad de desarrollar superficies rugosas. Donde Ra es el sumatorio de las diferencias absolutas entre el valor. Detalle de las máquinas de ensayo utilizadas: Pista Dorry (izquierda) y PEI-Porcelain Enamel Institute (derecha). obtenido para cada punto xi y el promedio x del total de los N valores incluidos en el cálculo. La conjunción de ambas cualidades mecánicas. es decir. 1975). 3). 338 VII CIA – S3: LÍTICO . Figura 3. Ambos valores permiten inferir la capacidad de la roca de desarrollar superficies rugosas (fig. Proyección microtopográfica de un perfil mostrando los dos parámetros utilizados para la caracterización de la rugosidad de una superficie. Como hemos expuesto anteriormente. en centésimas de milímetro. en todas las probetas sometidas a ensayo. permite finalmente definir la capacidad abrasiva de las rocas. Las zonas tramadas indican la localización de la superficie de desgaste. A su Figura 2. la pureza del producto final y la duración de la vida operativa del instrumento. técnica que ofrece una lectura amplificada de las irregularidades existentes en la microtopografía (Halling. esta cualidad es determinante en relación a la eficiencia del instrumento y la productividad del trabajo. Para ello se ha utilizado la rugosimetría táctil. puesto que de ella dependen en buena medida la velocidad en la obtención de harina.Además se ha registrado el grado de rugosidad de la superficie de contacto.

En definitiva. independientemente de que el nivel de unión entre todas las partículas constituyentes de la roca. podemos afirmar que la capacidad de una roca para generar rugosidad está condicionada de forma significativa por la homogeneidad composicional (tab. algunas variables intrínsecas reaccionan de forma más sensible que otras. de forma sistemática y estandarizada. los ensayos realizados no reproducen los procesos de molienda cerealista. micaesquisto granatífero). permite caracterizar los ritmos de desgaste de las probetas y determinar la forma en que el grado de rugosidad varía o se mantiene. La variedad mineralógica incrementa la presencia de partículas con propiedades heterogéneas. es necesario poner en relación las propiedades petrográficas y mecánicas de las rocas. Así mismo.vez. probablemente. no establece una correlación significativa de tipo alguno con la rugosidad. sino que ponen a prueba. a lo largo del proceso de desgaste. el desglose de cada ensayo en diferentes ciclos experimentales. expresadas en las variables intrínsecas. Este hecho se debe. Es decir. 3). fracturándolos y/o disgregándolos. La cohesión de una roca. ej. la fricción actúa intensamente sobre los minerales menos resistentes. con el fin de explicitar el grado de influencia que tiene cada una de ellas en el comportamiento mecánico.. RESULTADOS ANALÍTICOS Y DISCUSIÓN Una vez descritas las características petrográficas de las rocas y realizados los ensayos mecánicos. expuestas en la superficie de la roca. actuando e incidiendo en la formación de desgaste. Tabla 2. V. 339 VII CIA – S3: LÍTICO . Resultados (variables de control) obtenidos a partir de los ensayos mecánicos. Los datos obtenidos al término de cada ensayo son indicadores del comportamiento mecánico de los materiales y funcionan como variables de control de las propiedades físicas de las rocas (tab. 2). tal y como la hemos definido a efectos de este estudio. dependiendo del tipo de contacto (superficies adyuvantes/rígidas). al mayor peso de la composición mineralógica en la formación de rugosidad. Ello conducirá a la extracción o deformación por fractura2 de las partículas minerales menos resis2. cuando la cohesión es alta y la homogeneidad composicional media-baja (p. Para ello hemos realizado un test de correlación entre las variables intrínsecas (cuantitativas) y las variables de control. Los índices obtenidos ponen de manifiesto que sólo algunas de las características petrográficas resultan relevantes en la configuración de la capacidad abrasiva de las rocas. En líneas generales. los parámetros físicos implicados en estos procesos. sea alto.

en detrimento de la resistencia a la fricción. a juzgar por los valores obtenidos en el ensayo sobre PEI. De esta manera. como son los filosilicatos. del ensayo realizado sobre la pista Dorry. constituye uno de los aspectos litológicos claramente valorados por las comunidades prehistóricas. mientras que la porosidad las favorece. tal y como se desprende. se dan buenas condiciones para la formación de irregularidades superficiales. mejores condiciones se dan para resistir el contacto por fricción. que también expresa la frecuencia de heterogeneidades en la roca. Frente a estas heterogeneidades que derivan de la inclusión de mineralogías mecánicamente opuestas. influyen de forma significativa en su rugosidad. Cuanto más pronunciada es la interpenetración y unión entre las partículas. al igual que ocurre con la microdureza media de las rocas en el mismo ensayo. la frecuencia de poros. este mineral coexiste con otros bastante más blandos. Al igual que ocurre con la capacidad de las rocas de generar rugosidad. con mejores cualidades mecánicas. En este caso. representadas por los espacios vacíos. en menor medida. El contenido en cuarzo favorece la formación de superficies rugosas. del ensayo sobre PEI. en cierta medida. En efecto. se puede considerar que la porosidad actúa. su resistencia a la fricción también aparece condicionada por una serie de propiedades petrográficas. obteniendo así superficies sumamente irregulares. Teniendo en cuenta que en la mayoría de las rocas que contienen cuarzo. en tanto que valores mayores de densidad implican mejores cualidades para resistir la fricción (tab. Esta última propiedad. una mayor densidad va en detrimento del desarrollo de superficies rugosas. el grado de porosidad de la roca y la densidad aparente.tentes y a la permanencia de otras. la densidad aparente de las rocas ha influido en ambos tipos de ensayo. En el mismo sentido parece actuar el grado de cohesión entre los minerales. tal y como se desprende del ensayo realizado sobre la pista Dorry y. Uno de los minerales que mayores implicaciones tiene en el desarrollo de la rugosidad es el cuarzo. 3). el ensayo sobre PEI demuestra que en tipos de contacto con superficies adyuvantes. sobre todo. en forma de vesículas milimétricas. Tabla 3. incluidas en las rocas volcánicas junto con su alta cohesión hizo de ellas una materia prima muy preciada en la producción de molinos. Índices de correlación entre las variables intrínsecas de las rocas y las variables de control obtenidas en los ensayos de fricción. En contraposición a ambas variables. 340 VII CIA – S3: LÍTICO .

Con el fin de valorar la capacidad abrasiva de cada una de las rocas. se reconocen rocas con una mayor rugosidad3 y/o que mantienen las condiciones superficiales de partida más inalteradas. El grupo formado por las corneanas y el gabro asocia microdurezas y grados de cohesión preferentemente altos. los mármoles. como es el caso de las calcarenitas. Por consiguiente.90 en PEI. Muchas litologías se disponen entorno al valor Ra=2. otorgan a la roca buenas propiedades para soportar procesos de fricción. entre estos materiales se registran dos grupos claramente diferenciados en función de la resistencia que oponen a la fricción. el contenido en cuarzo. Estos materiales son petrográficamente muy variados entre sí pero incluyen normalmente un grado de homogeneidad composicional alto. Además. los resultados analíticos subrayan que el comportamiento mecánico de las rocas depende más de relaciones entre factores materiales que de variables intrínsecas específicas. Así. presenta una microdureza baja y una granulometría fina que podrían haber impedido el desarrollo de desniveles pronunciados en su microrrelieve. mayor es también la resistencia que opone la roca a la fricción. La única roca composicionalmente heterogénea. con lo que no permiten reconocer patrones de incidencia que actúen de forma recurrente en el comportamiento material. la complejidad que se desprende de estas relaciones indica que una sola propiedad intrínseca puede llegar a reaccionar de forma diferenciada. la microdureza y. Capacidad abrasiva de las rocas incluidas en los ensayos. Figura 4. cuanto mayor es la angulosidad de las partículas minerales y su homogeneidad composicional.95 en Dorry). dependiendo del tipo de superficie con la que entra en contacto la roca. con lo que presentan malas condiciones para el desarrollo de la rugosidad. según la rugosidad Ra desarrollada frente a su resistencia a la fricción. 341 . dependiendo claramente del ambiente de desgaste. 0. en menor medida. la arenisca. Los resultados obtenidos también ponen de manifiesto las marcadas diferencias existentes entre las materias primas analizadas. la porosidad influye negativamente en la resistencia a la fricción. Ambos valores definitorios de la rugosidad (Ra y Desnivel máximo) están altamente correlacionados entre sí (0. En el caso del ensayo sobre PEI. 4). los resultados de ambos tipos de ensayo han sido unificados en dos valores promedio. Por el contrario.Otras variables afectan a las rocas en diferente grado. calcarenitas y mármoles se atribuyen valores inferiores en ambas variables. las corneanas y los gabros. uno representativo de la rugosidad y el otro de la resistencia a la fricción (fig. VII CIA – S3: LÍTICO 3. Para determinar estas relaciones estructurales con mayor precisión será necesario extender los ensayos mecánicos y los análisis petrográficos a una mayor variedad de rocas. mientras que a areniscas. En relación a la pista Dorry. Sin embargo.

5). Siguiendo este esquema. Por un lado. los micaesquistos granatíferos. El resto de los materiales presenta una menor capacidad abrasiva. 342 . el grado de rugosidad superficial que llegan a desarrollar el basalto vesicular. pero con una baja rugosidad superficial. Como hemos indicado. de minerales muy heterogéneos como cuarzo. RESISTENCIA A LA FRICCIÓN CAPACIDAD ABRASIVA ALTA BAJA ALTA RUGOSIDAD SUPERFICIAL BAJA Basalto vesicular Micaesquisto con granates Conglomerado Gneis Arenisca Mármol Calcarenita VII CIA – S3: LÍTICO Corneanas Gabro Figura 5. Igualmente. Además. la pérdida de volumen. un grado de cohesión alto. feldespato. también se encuentran aquéllos que desarrollan superficies muy rugosas y aquéllos que apenas producen rugosidad. teóricamente podríamos encontrar materiales con una alta resistencia a la fricción. de los minerales de gran dureza (cuarzo y feldespatos). La razón de la mayor capacidad abrasiva del gneis se encuentra en el mayor tamaño del grano. si bien sumamente variable. Si bien los conglomerados y los gneises pueden llegar a desarrollar índices de rugosidad altos bajo determinadas condiciones tribológicas. turmalina. entre las litologías con una mayor capacidad abrasiva figuran los basaltos y. olivino. 1). plagioclasa. Si bien los valores que caracterizan la rugosidad del esquisto granatífero no son excesivamente altos. proponemos la definición de las rocas en función de su capacidad abrasiva. el gneis. introduce diferencias sustanciales entre las cuatro litologías. destacan litologías que presentan una capacidad abrasiva mayor. entre los materiales con una resistencia a la fricción baja. en oposición al gneis y al conglomerado. en estas rocas. los valores más altos de rugosidad se atribuyen al basalto y al gneis (Ra ≥ 12). en cuatro grupos correspondientes al modelo simplificado que hemos mostrado anteriormente (fig.Frente a este grupo de rocas. es interesante mencionar que esta roca resulta tanto o más resistente que las corneanas y los gabros. así como materiales altamente resistentes que a la vez son capaces de mantener índices de rugosidad elevados. se trata del material que más constante ha mantenido su rugosidad superficial a lo largo de los ciclos experimentales realizados. mica. ha podido favorecer su resistencia a la fricción. etc. que varía entre 2 y 6 cm3. Entre dichas rocas. en especial. A la luz de los resultados obtenidos en los ensayos de fricción. dada su pronunciada capacidad de resistir procesos de fricción y de mantener relativamente inalteradas sus propiedades mecánicas (fig. son poco resistentes a la fricción. debido principalmente a su dificultad de generar superficies rugosas. Por el contrario. el conglomerado y el gneis presentan una resistencia a la fricción bastante más reducida debido a que son rocas con una menor cohesión entre las partículas. granate. Agrupación de las rocas analizadas según los dos parámetros que definen su capacidad abrasiva. En el caso del basalto resulta crucial la presencia de auténticas vacuolas que no representan otra cosa que marcadas interrupciones en la matriz vítrea y que son las verdaderas generadoras de rugosidad. en menor medida. el micaesquisto granatífero y el conglomerado. Por su parte. está claramente relacionado con la coexistencia. El hecho de que el basalto vesicular y el micaesquisto granatífero presenten.

343 VII CIA – S3: LÍTICO . 22% menor que cuando se utilizan artefactos de micaesquisto granatífero (Risch. Sin embargo. 1993). Menos eficientes serían los molinos de gneis y de conglomerado debido a su baja resistencia a la fricción. una roca utilizada de forma dominante en el sudeste peninsular durante la Prehistoria. El comportamiento mecánico de las rocas proporciona un criterio técnico para valorar la efectividad de los instrumentos de trabajo implicados en los procesos de molienda. observada tanto en época prehistórica como clásica en todas aquellas regiones donde fue posible acceder a estos materiales. por tanto. Además. por tanto. Este referente material resulta indispensable para determinar los factores medioambientales. Como hemos indicado al principio. el basalto vesicular es además uno de los litotipos que menos volumen pierde. 1988. Tal situación mejoró en la segunda mitad del I milenio cuando el desarrollo de redes de intercambio y medios de transporte permitió el abastecimiento de Bundsandstein. El producto obtenido con estos útiles de trabajo debía contener muchos más residuos minerales que la harina producida con basaltos y micaesquistos. una arenisca silícea y algo porosa procedente de la zona de Tramontana de Menorca o de la costa norte de Mallorca (Risch. tal como confirman las huellas de repiqueteado registradas en los molinos prehistóricos. la rugosidad propia del micaesquisto con granates resulta muy constante. La preferencia por rocas volcánicas. ha sido posible medir en los molinos de micaesquisto granatífero utilizados en el noroeste de Nepal un desgaste de 4. especialmente basaltos vesiculares.VI. Este comportamiento debía ser mejorado mediante trabajos periódicos de reacondicionamiento de la superficie. estas cualidades materiales repercuten directamente en la eficiencia de los medios de trabajo y. Además. la fuerte resistencia que el micaesquisto opone a los procesos mecánicos. Al contrario. favorece el desarrollo de una rugosidad superficial menor que en el caso del basalto. le confirió buenas condiciones para una vida de uso prolongada. El micaesquisto granatífero. como también se desprende de algunos datos etnográficos y experimentales (Wright. en la productividad de la fuerza de trabajo. en la isla de Mallorca durante el periodo Talayótico (c. Sería el caso observado. como molinos se fabrican de areniscas locales. un mayor desgaste implica un mantenimiento frecuente y. 1993: 352. queda explicada por su alta capacidad abrasiva. 2002: 168-169). supone una prolongación de la vida de uso. Williams-Thorpe y Thorpe. Del total de la muestra.9 mm anuales. económicos y políticos que condicionan el despliegue de los medios de producción en una sociedad (fig. Una serie de canteras abastecían a todo el Mediterráneo con molinos de tipo industrial accionados por burros o esclavos. Un ejemplo de estrategias de optimización técnica dirigidas a producir plusvalía relativa gracias a la mayor circulación de materias primas sería la organización de la producción y distribución a larga distancia de molinos basálticos en el Imperio Romano (Williams-Thorpe.6 y 10. por ejemplo. una vida de uso más corta. 850-550 cal ANE) donde tanto morteros. sólo superada por la corneana de grano medio. Así. Los recursos geológicos de los territorios controlados por cada grupo social pueden limitar las opciones técnicas de forma natural. Baudais y Lundström-Baudais. se estima que los metates de arenisca de la Formación Dacota en el suroeste de Estado Unidos habrían sufrido una perdida de grosor entre 3. Las rocas sedimentarias y el mármol se distinguen además por un mayor desgaste material. como hemos indicado anteriormente. en consecuencia. Trabajos experimentales han confirmado que el rendimiento de harina por unidad de tiempo de trabajo con estas litologías es c. IMPLICACIONES ARQUEOLÓGICAS Los resultados proporcionados por los ensayos mecánicos ponen de manifiesto la diferente capacidad abrasiva de las rocas. 2003). 2002: 115-116). 6).1 mm cada 10 años. El resto de las rocas resultan poco idóneas para el procesado de cereal por la escasa capacidad abrasiva. La facilidad de estas rocas porosas para regenerar su propia rugosidad durante el proceso de molienda reduce la importancia de los trabajos de repiqueteado de las superficies activas y.

En otros casos. Si bien existió una tendencia a la especialización en las rocas de mayor calidad. En este caso. social y política de las comunidades prehistóricas pasa necesariamente por la caracterización material y mecánica de los medios de producción conservados en el registro arqueológico. ni más frecuente. probablemente como consecuencia del control territorial ejercido por éstas sobre los recursos y la población dependiente. situados a escasos kilómetros unos de otros. AGRADECIMIENTOS Queremos agradecer a Juan Martínez (Departamento de Construcción de Applus. en la primera mitad del II milenio ANE. las estructuras de poder restringieron la circulación de bienes de uso. Esta situación ha sido observada. La baja estandarización de los soportes puede responder a la disponibilidad de suficiente fuerza de trabajo para realizar la molienda y/o a una escasa importancia económica del procesado cereal. el uso de materiales de deficiente calidad y diferente litología también puede reflejar una baja valoración social no del producto obtenido. por ejemplo. incluso en detrimento de la productividad de ámbitos económicos como la producción subsistencial básica. no son utilizados de forma más intensa. por habernos asesorado en el procesamiento de datos. código HUM2006-04610). Delgado. Asentamientos de altura. la variabilidad de las materias primas seleccionadas refleja que las sociedades no tuvieron en cuenta criterios de productividad. y Grup d’Arqueoecologia Social Mediterrània (Direcció General de Recerca de la Generalitat de Catalunya. donde la cebada se convirtió en el principal medio de subsistencia (Risch. presentan diferencias significativas en cuanto a las cualidades técnicas de sus artefactos de molienda. independientemente de las distancias de transporte. los resultados presentados en este estudio indican que una valoración económica. En estas situaciones se combina una abundancia de fuerza de trabajo con condiciones de explotación social y algún tipo de limitación extra-económica. 344 VII CIA – S3: LÍTICO . Figura 6. Los materiales de mayor calidad. en algunos asentamientos calcolíticos del sudeste peninsular durante el III milenio ANE (Risch. Producción y política en el sudeste de la península Ibérica (2250 – 1500 antes de nuestra era)” (Ministerio de Educación y Ciencia. 6). 1995: 318-334). 2008). Bellaterra) por haber puesto a nuestra disposición la maquinaria necesaria para realizar los ensayos pertinentes. La investigación expuesta en este trabajo se ha realizado al amparo de los proyectos “Arqueología del Grupo Argárico. ésta se circunscribe básicamente a los materiales disponibles en el territorio controlado por cada centro. Efectividad “media” de los molinos en distintos asentamientos y épocas. 1995: 348-349. En definitiva. Finalmente. código 2005SGR01025). sino de la propia tarea de molienda. seguramente reflejo de las formas de producción subsistenciales y de los hábitos de alimentación (fig. Un buen ejemplo de estas estrategias de producción de plusvalía absoluta se constata en El Argar. El cálculo de los valores se basa en el número de molinos de diferente litología registrados en cada yacimiento y el valor medio de Ra y pérdida de material (cm3) de los ensayos PEI y Dorry. A Martí Rosas i Casals (Universidad Politécnica de Catalunya).

R. 700-500 cal ANE).): Mouldre et Broyer. 2002: “Las tecnologías del procesado de cereal en el sudeste de la Península Ibérica durante el III y II milenio ANE”.A.BIBLIOGRAFÍA BAUDAIS. ORDAZ. DELGADO RAACK. SCHOUMACKER.R. 1988: “Provenancing and archaeology of Roman millstones from the Mediterranean area”. vol. Treuil y H. P. R. 345 VII CIA – S3: LÍTICO .E. Mainz..S. Eraul.S. M. A. Colloque international de Liège. Treuil y H. HALLING. Dietz Verlag. J. K. Mallorca)”. 2003: Petrophysics at the rock matrix scale: hydraulic properties and petrographic interpretation. B. (ed. F.) 1987: Lithic studies among the contemporary Highland Maya. T.R. Berlin. S. von Zabern. Procopiou (eds. K.A. en Traces at fonction: les gestes retrouvés. SCHNEIDER. Microfotográfica. Treuil y H.): Mouldre et Broyer. toughness and modulus of Mohs scale minerals”. M. 2008: Prácticas económicas y gestión social de recursos técnicos en la Prehistoria Reciente (III-I milenio AC) del Mediterráneo Occidental. Publicacions du C. 11.M. Escoriza y M.R. R. 1962/1867: Das Kapital . WRIGHT. ESBERT.) 1975: Principles of tribology. Tesis Doctoral de la Universidad Autónoma de Barcelona. medios de producción y explotación social. RISCH. O. 1995: Recursos naturales y sistemas de producción en el Sudeste de la Península Ibérica entre 3000 y 1000 ANE.S. MacMillan. 2002: “Milling tool design. J. Bellaterra. R. University of Arizona Press. (ed. International Series 1162. y LUNDSTRÖM-BAUDAIS. RISCH. Castro. 2002: Recursos naturales. Oxford: 306-319. Iberia Archaeologica 3.. RISCH. stone textures and function”. R. Ed. Col·legi d’Aparelladors i Arquitectes Tècnics de Barcelona. M. J. D. M. WILLIAMS-THORPE. WILLIAMS-THORPE. Publicaciones técnicas. Bellaterra. En P.K. RISCH. Enresa. Londres. O. Tesis Doctoral de la Universidad Autónoma de Barcelona. BROZ. Journal of Archaeological Sciences 15: 253-305. 1997: Manual de diagnosis y tratamiento de materiales pétreos y cerámicos. Un análisis económico de la inudustria lítica de Fuente Álamo (Almería). Paris: 155-180. 50: 165-176. 1993: “Simulated use of experimental maize grinding tools from southwestern Colorado”. B.Erster Band. MARX. Publicacions du C.): Mouldre et Broyer. Procopiou (eds. Journal of Archaeological Science 20: 263-320. En R. R. Paris: 31-53. Publicacions du C. Kiva 58: 345-355. HAYDEN. En R. ALONSO..J. Paris: 81-110. y THORPE. M. 1993: “Geochemistry and trade of Eastern Mediterranean Millstones from the Neolithic to Roman periods”. 2002 : “Enquête ethnoarchéologique dans un village du nordouest du Nápal: les instruments de mouture et de broyage”.-E. MENASANCH. American Mineralogists 91: 135-142. 2003: “Los artefactos macrolíticos del yacimiento talayótico y postalayótico de Son Ferragut (Sineu.R. J. MONTOTO. 2006: “Microhardness.): Mujeres y hombres en espacios domésticos: trabajo y vida social en la Prehistoria de Mallorca (c.N. Sanahuja (eds.N.N. Procopiou (eds. y MONTOTO. Arizona. y SOLDEVILLA.S. En R. 1993: “Apports de de la technologie et de la pétro graphie pour la caractérisation des meules”. 2250-1400 antes de nuestra era.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful