1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31

Suplementos Radar / Cash / Turismo

Todos aman el sistema

Konfidenz
Compra opcional: $ 30

BIBLIOTECA

Una encuesta a 30 años de democracia muestra un masivo apoyo P/14/15

Reclame el segundo libro de la colección

Dorfman
PáginaI 12

Ariel

BUENOS AIRES, DOMINGO 3 DE NOVIEMBRE DE 2013 / AÑO 27 / Nº 8995 / PRECIO DE ESTE EJEMPLAR: $14 / RECARGO VENTA INTERIOR: $1,50 / EN URUGUAY: $70

“En las condiciones existentes es inevitable que los capitalistas privados controlen, en forma directa o indirecta, los principales medios de información. Así es muy difícil y en la mayor parte de los casos totalmente imposible, que el ciudadano individual llegue a conclusiones objetivas y haga uso inteligente de sus derechos políticos.” Albert Einstein, en Monthly Review Magazine, mayo de 1949.

INTELIGENTES
@

4

Crustáceos sin saberlo, por Horacio Verbitsky

10 17

Las instituciones, gil, por Mario Wainfeld

“NO VAMOS A ESPERAR NI UN MINUTO PORQUE YA ESPERAMOS CUATRO AÑOS”

ENTREVISTA EXCLUSIVA A MARTIN SABBATELLA Bajó 18 kilos desde que está al frente de la Afsca. “Vienen con la inercia de creer que pueden estar por encima de la ley”, dijo Sabbatella a PáginaI12. Explicó que Clarín tiene quince días para confirmar el inventario de propiedades, luego serán tasadas y se seleccionarán las señales o bienes que irán a concurso. Finalmente entrarán los nuevos licenciatarios
P/2/3

Treinta años, por Edgardo Mocca

En la Ciudad no se pune la trata de personas: hubo apenas una condena en cinco años P/20/21

18 22 40

Demoler edificios, por Alfredo Zaiat

Teoría del hospital, por Horacio González

De 1 a 0,7, por Juan Gelman

Rafael Yohai

2 El país
PAGINA I 12 / DOMINGO 3 DE NOVIEMBRE DE 2013

Por V. G. –¿Cómo se enteró del fallo? –Aparecieron rumores el martes a la mañana por todos lados. Pero esperamos hasta tener la información o notificación. Lo primero fue la publicación en el sitio de la Corte Suprema. –¿Creía que iba a salir así? De verdad... –Teníamos una incertidumbre. No sabíamos cuál iba a ser la opinión de la Corte. Pero no teníamos ninguna duda sobre la constitucionalidad de la ley. Después de la audiencia pública, creo que quedó aún más claro. Quedó claro lo que defendía el Estado y lo que defendía el Grupo Clarín. Los que defendíamos la constitucionalidad de la ley estábamos defendiendo la posibilidad de tener una herramienta para garantizar la regulación de un mercado de comunicación audiovisual, entendiendo que la regulación es lo que garantiza la libertad de expresión, el derecho a la información y el derecho a la comunicación. Del otro lado estaba la defensa de intereses económicos y patrimoniales, que nunca pueden estar por encima de derechos colectivos que implican la libertad de expresión y el derecho a la comunicación. El argumento que el Grupo Clarín levantaba con más contundencia era que la aplicación de la ley los fundía y los hacía inviables. Quedó demostrado que era falso. En el fallo de la Corte está claro que los peritos no lo pudieron demostrar. Pero además, ahí quedaba claro que el conjunto de empresas de la Argentina, menos el Grupo Clarín, se presentó voluntariamente y ninguna empresa tiene vocación suicida o ganas de fundirse. Hasta el propio socio de Clarín en el 40 por ciento en Cablevisión se presentó. Y tampoco tiene vocación suicida, es un señor que hace negocios en distintas partes del mundo. Hubo posiciones muy contundentes desde el Estado y los amicus curiae y muy poca solidez desde el Grupo Clarín. Y no creo que el Grupo Clarín tenga malos abogados, creo que no se puede defender lo indefendible. Para defender lo indefendible, más que buenos abogados necesitan magos. –Con el diario del lunes, ¿le parecen injustas algunas críticas que se hicieron a miembros de la Corte? –Más que la crítica vinculada con el contenido, hay un análisis más general. Nadie puede negar la facultad de la Justicia de revisar la constitucionalidad de una ley, lo que no puede ser es que se tarde cuatro años para eso. Eso habla del funcionamiento de la Justicia. Cuatro años es lo que dura un mandato presidencial. Ya no es responsabilidad de la Corte, sino de la Justicia en su conjunto. Eso genera una situación de gravedad institucional. Un diputado o diputada que no logra construir mayorías en el Parlamento puede tomarse un taxi, ir a la Justicia y retrasar cuatro años la aplicación de una ley, o sea, lograr con una medida cautelar lo que no logró juntando mayorías en el Parlamento. Eso lesiona las instituciones de la democracia. –Clarín dijo que va a recurrir a tribunales internacio-

@

nales y apelar las decisiones que toma la Afsca. –Ellos pueden ir a los tribunales que consideren. Está claro que eso no genera ninguna medida suspensiva para la aplicación de la ley. La discusión sobre la constitucionalidad de la ley está acabada. Se terminó la discusión y se terminó la incertidumbre. Lo que hay que hacer ahora es aplicar integralmente la ley. Que ellos sigan queriendo generar palos en la rueda es muy posible, pero se les van acabando las posibilidades, porque no hay nada que discutir: la ley es constitucional y hay que cumplirla. También dentro del arco opositor pueden tener estrategias para intentar seguir defendiendo los intereses corporativos. Estas medidas en Córdoba y en la Ciudad de Buenos Aires, de promover leyes locales que quieren ir contra leyes nacionales es un verdadero absurdo y es inconstitucional: está claro que no hay ninguna ley local que pueda ir por encima de leyes nacionales. Son estrategias de sectores opositores al servicio de Clarín. La oposición cree que para cumplir el rol opositor hay que ponerse al servicio de Magnetto. Les organiza la agenda. Y creen que es una condición. Algunos lo hacen manteniendo su

El análisis del fallo judicial, el rol de la Afsca y su composición

“Teníamos absoluta razón”
coherencia en relación con la defensa de los intereses concentrados en la Argentina. Y otros lo hacen traicionando su propia identidad en lo que hace a sus inicios de militancia política. Pero todos terminaron en una suerte de equipo de defensa de los intereses corporativos, diciendo cualquier barbaridad sin límites. –¿Qué es lo más destacable del fallo? –Lo importante es que todos los artículos son constitucionales. No hay ninguna modificación de la ley. Aunque puede sonar soberbio, es la sensación de que teníamos absoluta razón. Ratifica el espíritu del debate de la ley, que es que no hay posibilidad de garantizar la libertad de expresión si no interviene el Estado para regular el mercado de la comunicación, entendiendo a la comunicación como un derecho. Una ley como esta es absolutamente necesaria para garantizar la libertad de expresión. –¿Y hay aspectos del fallo que no le gustaron? –No. Hay aspectos que la Corte explica y que comparto, lo que no comparto es la interpretación que hacen algunos sectores de la oposición sobre lo que la Corte dice. –¿En relación con la Afsca? –Cuando la Corte dice que la Afsca tiene que actuar sin presio-

nes o que tiene que actuar con equilibrio y garantizar igualdad de condiciones para todos, comparto plenamente y así actuamos. Estoy de acuerdo. La conclusión que (Mauricio) Macri saca de eso es que para ser funcionario de la Afsca hay que ser apolítico, eso me parece un disparate brutal. Un dirigente político que dice que para ser funcionario hay que ser apolítico... es no entender cómo funciona la democracia en el nivel más mínimo. La democracia es partidos políticos, los partidos políticos son una parte de la sociedad que expresa un núcleo de ideas, principios y valores, de donde interpela a la sociedad, trata de construir consensos, mayorías y con esas mayorías ganar elecciones. Cuando ganás, ponés a los funcionarios. Los funcionarios vienen de los partidos políticos que ganan las elecciones. Eso no es contradictorio con la función que tiene que cumplir un funcionario ni con las responsabilidades. La Presidenta, cuando me convocó dijo “aplicar la ley, sin privilegios ni excepciones para nadie”. Otra cosa es querer interpretar lo que dijo la Corte como que no puede haber un funcionario político. Yo no sólo soy un militante político sino que estoy orgulloso de serlo y pertenezco al proyecto nacional fundado por Néstor Kirchner y liderado por la presidenta de la Nación. Como obviamente tampoco hay duda de que Marcelo Stubrin (integrante del directorio de la Afsca por la UCR) pertenece al radicalismo. Lo mismo pasa con el señor del FAP (Alejandro Pereyra, propuesto para integrar el directorio), que si no puede estar acá es porque está impugnado. –¿Por qué está impugnado? –Por varias cosas. Falseó declaraciones juradas en relación a que ha tenido un rol académico en universidades que lo desmintieron y le han hecho una denuncia penal por eso. El y su mujer son socios de un estudio jurídico que litiga contra la Afsca. Es difícil imaginarse que un director de la Afsca esté acá sentado cuando su mujer y su estudio litigan contra la Afsca. Hay una denuncia del CELS porque este señor firmó una resolución que impedía a los medios pasar las imágenes de la represión del 2001 (Pereyra era director de Asuntos Legales del Comfer). Pero el FAP podría nombrar a otro o a otra. –¿Y por qué no lo hacen? –Porque tienen ganas de ponerse en víctimas. A Marcelo Stubrin, a quien respeto, nadie lo impugnó, porque seguramente no había razones para hacerlo y está acá como director. Cuando la oposición tuvo mayoría en el Congreso ni siquiera convocó a la Comisión Bicameral y no designaron los directores porque estaban en sintonía con la estrategia de Magnetto de desconocer a la Afsca. La Afsca es un organismo creado por la ley que acaba de ser declarada constitucional de punta a punta. Tiene un directorio plural, con dos representantes del Consejo Federal de la Comunicación, universidades y gobernadores, tres representantes del Parlamento, las tres principales fuerzas –una no está representada por lo que decía– y dos del Poder Ejecutivo designados por la Presidenta.

Por Victoria Ginzberg Está flaco. “Bajé 18 kilos”, dice, sonriente, Martín Sabbatella. Pero la cara de satisfacción parece estar más ligada a la decisión de la Corte Suprema de, finalmente, convalidar la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual. “Se terminó la incertidumbre. Lo que hay que hacer ahora es aplicarla íntegramente.” “No vamos a esperar ni un minuto, porque ya se perdieron cuatro años y es una deuda de hace 30”, dice a PáginaI12 en su despacho, donde se destacan dos pantallas en las que se ven todos los canales de noticias. No hay mucho más en la oficina. En el escritorio, delante de sus papeles, una foto suya con la Presidenta y, al lado, un pequeño busto blanco del ex presidente Néstor Kirchner. El presidente de la Afsca (Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual) reconoce que es posible que el Grupo Clarín se resista a cumplir con la decisión del máximo tribunal, pero asegura que la adecuación de oficio del multimedios está en marcha y explica los detalles de ese proceso. –¿Cómo sigue lo que se inició el jueves durante la reunión en Clarín? –Lo que hicimos fue notificar el proceso de adecuación de oficio del Grupo Clarín. El Grupo Clarín tiene ahora 15 días para ratificar la información que le hemos dado. Le llevamos lo que en la Afsca figura que es de ellos. Luego pasa al proceso de tasación. Una vez que están tasadas las licencias se selecciona cuáles son las licencias y los bienes afectados al uso de las mismas para concursar, se concursa, se adjudica y los nuevos licenciatarios tienen que hacerse cargo de las empresas. El licenciatario anterior tuvo que haber garantizado el servicio, para no perjudicar desde ningún punto de vista al público y al mismo tiempo tiene que haber garantizado el conjunto de las fuentes de trabajo, porque en las cláusulas del concurso está la continuidad de los trabajadores. –¿Cree que Clarín buscará seguir ganando tiempo especulando con un cambio de gobierno? –Ellos hicieron medidas dilatorias porque sabían que la ley era constitucional y querían sostener su situación de privilegio. Fueron poniendo palos en la rueda. Una parte de la Justicia fue parte de ese plan. La Cámara (Civil y Comercial) hizo un fallo a medida del Grupo Clarín en el que determinaba que era legal y se podía aplicar todo lo que afectaba a los competidores del Grupo Clarín y era inconstitucional y no se podía aplicar todo lo que afectaba al Grupo Clarín. Eso agudizaba la situación de injusticia en el mercado de la comunicación. Esas prácticas dilatorias tenían el objetivo de sostener su situación de privilegio esperando un contexto político que los favoreciera. En muchos casos, el acuerdo político que podía tener el Grupo Clarín y su CEO, (Héctor) Magnetto, con determinados sectores del arco opositor, era poner el aparato comunicacional al servicio de las estrategias opositoras a cambio de generar contextos políticos que le permitan evitar el cumplimiento de la ley. Eso continúa. –¿Es posible entonces que Clarín consiga un nuevo amparo que frene la aplicación de la ley?

@

–Hubo un litigio judicial, había incertidumbre. Se terminó. Chau. Final. A cumplir la ley. Si me pregunta si Clarín va a seguir insistiendo para evitar cumplir con la ley, es muy posible que lo haga. Hay antecedentes, por ejemplo, el no cumplimiento de algo que no tiene discusión judicial como es la grilla, y también desobedecen órdenes judiciales. Es un elemento para pensar que seguirán queriendo resistir el cumplimiento de la ley, porque vienen con la inercia histórica de creer que pueden estar por encima de la ley. Su poderío comunicacional y económico lo utilizaban para extorsionar a los poderes públicos y para definir no sólo qué leyes cumplen y cuáles no, sino para definir qué leyes tienen que salir y cuáles no. Pero sus posibilidades se reducen muchísimo. Un proceso histórico que vive la Argentina, no sólo por la ley de medios, sino por la ampliación de derechos, produce la alegría de quienes son sujetos de esos derechos y la bronca y el odio de quienes pierden privilegios. –¿Qué pasa con el resto de las empresas que deben adecuarse a la ley? –Paralelamente a la adecuación de oficio del Grupo Clarín está la adecuación voluntaria del conjunto de empresas que se presentaron y eso está en distintas etapas. En tratamiento de estudio técnico, en algunos casos ya tienen aprobación del directorio, en otros están en plena transferencia, que es la venta que ellos hacen. –¿Quiénes son? –En distintos momentos está todo el resto: Vila-Manzano, Telefe, Indalo... –Uno de los principales argumentos de Clarín es que sólo se les exige a ellos la adecuación... –Eso es falso. Mentira. La ley es para todos. ¿Por qué se habla del Grupo Clarín? Porque es el único que no quiere cumplirla y es el que más se excede de los límites de la ley. Tiene 237 licencias de cable y se puede tener 24. La ley es para todos, no es para Clarín. Pero el resto de las empresas está en el proceso de adecuación. Es más, el socio de Clarín en Cablevisión se presentó y dijo “no quiero que mi socio me arrastre a la ilegalidad”, pero no puede expresar la voluntad del grupo porque solo tiene el 40 por ciento de Cablevisión. –¿De qué se debería desprender Clarín? ¿Cuáles serían sus opciones, si quisiera presentarse voluntariamente? –Para la Afsca la adecuación de Clarín es una adecuación de oficio, porque el plazo para la presentación de adecuaciones voluntarias está vencido. La Corte lo dijo. –¿Qué pasa si mañana hacen una presentación? –La adecuación de oficio está en marcha. Lo que puede hacer el Grupo Clarín es tomar como propio lo que presentó su socio minoritario el 5 de diciembre. Si completa esa presentación, si la expresa el conjunto del grupo, como si tomara una reserva hecha por su socio minoritario y la continuara, eso lo puede hacer. La Afsca estaría dispuesta a evaluarlo y a tenerlo en cuenta. Pero eso tiene que ser más o menos rápido porque el proceso de adecuación de oficio avanza y la viabilidad de una propuesta que retome lo presentado por su socio depende del avance de la adecuación de oficio. –En la audiencia pública había mencionado algunas de las posibilidades que tenía Clarín

El país 3
DOMINGO 3 DE NOVIEMBRE DE 2013 / PAGINA I 12

El titular de la Afsca habla del fallo de la Corte y sobre los siguientes pasos para que el Grupo Clarín se adecue

“Vienen con la inercia por encima de la ley”
en caso de haberse presentado voluntariamente. –Lo que comenté en la audiencia fue un ejemplo de lo que hubiesen podido hacer. Nosotros todavía no definimos nada. Es un ejemplo que no sé si es lo que va a pasar, porque la Afsca tiene que estudiar después de la tasación qué es lo que selecciona para concursar para que la empresa esté en regla. No es solamente lo que excede de la cantidad de licencias, sino también de la cuota de marcado y evitar las superposiciones que están prohibidas en el marco de la ley. La Afsca no decidió qué se va a concursar. Pero volviendo a un supuesto caso, lo que dije en la audiencia es que si hubiese venido Clarín voluntariamente podría haberse quedado con canal 13, con FM 100, radio Mitre, con la señal TN y una empresa de cable del 35 por ciento por fuera de las áreas de cobertura de las otras licencias. Y es una empresa gigante. No es insustentable de ninguna manera. Pero es un supuesto. No hemos definido nada. Lo que sí hay es un criterio de que lo que se va a seleccionar para concursar es lo que cause menor perjuicio posible a la empresa, dejándole lo de mayor valor económico y lo de mayor valor simbólico. –¿En una adecuación voluntaria Clarín podría haber creado otra empresa para venderse entre socios o accionistas? ¿Podrían haberse dividido el grupo entre ellos? –Cualquier ley antimonopólica permite que los socios se dividan y cada uno tenga empresas del tamaño que permite la ley. Pero tiene que haber una división de verdad. Tienen que ser unidades productivas y económicas distintas con administraciones distintas, gerencias distintas, estudios distintos... empresas distintas. –¿Aunque mantengan los mismos intereses? –Pueden ser amigos y juntarse a comer asados, pero no pueden funcionar como grupo, no pueden tener un vínculo económico. Los socios se pueden dividir, eso lo puede hacer Clarín o cualquiera. Eso tiene que ser verificado por las áreas de fiscalización nuestra y por Defensa de la Competencia. –¿Pueden ser empresas de padre e hijo? –La ley no prohíbe que dos familiares se dediquen a la misma actividad. Lo que sí prohíbe es que conformen un grupo. –Hay un reclamo de los medios comunitarios para que se apliquen otros aspectos de la ley, vinculados a la adjudicación de licencias a medios sin fines de lucro. ¿En qué está ese proceso? –La ley busca democratizar la palabra y tiene dos grandes aspectos para lograrlo. Uno es la generación y fomento de nuevas herramientas comunicacionales en el conjunto del territorio nacional para que nuestro pueblo pueda tomar la palabra. Esas he-

de creer que pueden estar
Rafael Yohai

Lo que se viene: tasación, selección y concurso de las licencias. Las otras empresas. Los medios comunitarios. “Que (el Grupo Clarín) siga queriendo generar palos en la rueda es muy posible, pero se les van acabando las posibilidades”, asegura Martín Sabbatella.
Uno de estos aspectos era el que estaba controvertido en la Justicia, el otro aspecto se ha desarrollado muchísimo estos cuatro años. Por ejemplo, hay más de cinco mil horas de producción de contenidos audiovisuales, hay más de 900 series de ficción, cantidad de nuevas señales, nuevas radios y entre otras cosas la transformación de la comunicación en forma directa o indirecta ha generado más de cien mil puestos de trabajo. Esto desmiente a los que dicen que la aplicación de la ley va contra la creación de nuevos puestos de trabajo. No solamente protege las fuentes actuales sino que genera porque el espectro es finito. No va a ser de un día para el otro. Lo importante es que el proceso está en marcha y que se vayan dando pasos importantes. Estuve la semana pasada en Bariloche, donde se inauguró el primer canal de pueblo originario. Hay cantidad de radios y señales de televisión en universidades y escuelas o en organizaciones, hace pocos días reconocimos canales de baja potencia. Hago un balance altamente positivo. Pero es cierto que la posibilidad de aplicar la ley integralmente potencia todos sus aspectos. Es más fácil la generación de nuevas voces cuando se va desconcentrando. –¿Hay en el mercado potenciales compradores de las empresas de las que los empresarios de medios ya conocidos deben desprenderse? –Nosotros creemos que sí. El mundo de la comunicación audiovisual es un mundo que crece permanentemente y es muy atractivo para las inversiones. –Otro de los argumentos de Clarín es que se los van a vender a “amigos del gobierno”... –En la adecuación voluntaria es el propio empresario que elige a quién le vende. En la adecuación de oficio se concursa. Ni el Estado ni la Afsca lo deciden. Es otra de las falsedades, como cuando decían que nos íbamos a meter con los contenidos. La ley busca que estén todas las voces, las que te gustan, las que no, los que mienten, los que no, todos. –También dicen que la adecuación de oficio incumple el fallo de la Corte... –Es otro disparate. Hay dos formas: la adecuación voluntaria y la adecuación de oficio. La de oficio está contemplada. Los plazos de la adecuación voluntaria están vencidos. Lo dijo la Corte. Fue contundente. Clarín tiene la posibilidad de adecuarse voluntariamente a través de la presentación que hizo su socio minoritario. Y si no, sigue la de oficio. No vamos a esperar ni un minuto porque ya se perdieron cuatro años. Y es una deuda de la democracia de hace 30. Lo dijo Leopoldo Moreau en el homenaje a Raúl Alfonsín que hizo el jefe de Gabinete. Dijo que ellos presentaron una ley hace 25 años y por la presión de las corporaciones no lo pudieron lograr. El

“Los intereses económicos y patrimoniales no pueden estar por encima de los derechos de comunicación y libertad de expresión.”
rramientas son nuevas productoras de contenidos audiovisuales, nuevas señales, canales, emisoras radiales, tanto del mundo privado como del mundo público, como de asociaciones comunitarias sin fines de lucro. Otro aspecto es el que venimos hablando que es la adecuación para enfrentar las tendencias monopólicas, las posiciones dominantes que no permiten que estén todas las voces porque se constituyen en un elefante toma todo que lesiona el resto. nuevos puestos. Por supuesto que esto es un proceso, hay mucho más por hacer. Lograr el 33 por ciento de organizaciones comunitarias sin fines de lucro en el espectro es un proceso. Estamos avanzando bien, pero es cierto que en algunas zonas el espectro está ocupado y para ocupar el 33 por ciento hay que ordenarlo, o, a medida que vayan caducando licencias del sector público o privado, se pueden ocupar con organizaciones sin fines de lucro,

Quién es quién

¿C

ómo lo recibieron en Clarín el jueves? –Fue muy correcto, formal. –¿Le pidieron que devuelva unos premios? –Es cierto que en el mismo salón donde estuvimos, en tres oportunidades nos dieron un premio por políticas innovadoras de lucha contra la corrupción y transparencia en la gestión pública. Nos lo dio el Cippec, Poder Ciudadano, la Universidad de San Andrés y el Grupo Clarín. Muchos sectores nos tomaban como ejemplo en políticas de transparencia. Cuando se dieron cuenta de que además del fuerte compromiso con la honestidad en el ejercicio de la gestión pública, nuestro núcleo de ideas y valores incluye un compromiso con ampliar y profundizar la democracia, con la justicia social, con la distribución de la riqueza y que pertenecemos al pensamiento nacional popular, democrático y latinoamericano y que enfrentamos los intereses corporativos, dejamos de ser alguien para reivindicar. En esta etapa la Argentina inauguró un proceso de debates más profundos y ahí quedó claro quién es quién y qué intereses defiende.

problema de la concentración mediática en la Argentina y la lesión que le hace la concentración a la libertad de expresión y a la democracia no es un invento nuestro, es un dato histórico. –La Corte dice que podría haber lugar para una indemnización. ¿Cómo sería eso? –Tanto en la adecuación voluntaria como en la de oficio el dinero de la transferencia se lo queda el licenciatario anterior, por lo tanto recupera la inversión. En el caso de la adecuación voluntaria, la empresa que vende elige el comprador y en otro caso es por concurso, pero siempre la plata llega al licenciatario. La Corte dice que si se siente perjudicado puede hacer una demanda, como cualquiera. La ley prevé que por única vez podés vender, para dar cumplimiento a la ley. El resultado de esa venta se lo queda el licenciatario anterior. Para la ley, con eso se cubre la situación. Si igual creés que no te alcanzó, tenés derecho a hacer una demanda, lo que no significa que tengas razón. –¿Se vende con los bienes? –Cuando lo vende el licenciatario lo arregla él. En el caso del concurso, se concursan las licencias y los bienes afectados al uso de la misma. Todo lo que se necesita para que el servicio funcione. –¿Las personas que trabajan en ese lugar siguen trabajando ahí? –En la transición, el licenciatario anterior tiene que garantizar las fuentes de trabajo y el nuevo licenciatario tiene que darle continuidad a las fuentes de trabajo en las condiciones de las negociaciones colectivas. –Una vez que la Afsca avance con la adecuación, ¿hay vuelta atrás? Hay diputados que ya anunciaron su voluntad de cambiar la ley. –Toda ley puede ser modificada por otra ley, todo decreto puede ser modificado por otro decreto. Por eso es cierto que, más allá de la ley de medios, puede haber intentos de distintos sectores de frenar este rumbo de profundas transformaciones, esta ampliación de derechos que vive la Argentina. En ese sentido, es cierto que el pasado está a la vuelta de la esquina. Por eso la importancia de seguir teniendo mayorías en el Congreso para profundizar y ampliar la democracia. –El 10 de diciembre vence su mandato al frente de la Afsca, ¿se queda o se va? –No es decisión mía, es de la Presidenta de la Nación.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful