You are on page 1of 32

La historia y los historiadores desde fines del XIX1 Enfoques y problemas

El interés de los hombres por conocer y comprender su pasado ha sido siempre tan intenso que difícilmente una historia de la historiografía pudiera sintetizarse en unas pocas páginas; por el contrario, necesitaríamos una vasta biblioteca para dar cuenta de todas las formas en que fue concebida la historia. El objetivo de las líneas que siguen es más modesto dar cuenta de algunas de las e!periencias más significativas de la historiografía occidental del "ltimo siglo y medio, atendiendo particularmente a aquellas que han tenido mayor impacto en la #rgentina Creímos conveniente comenzar en el siglo XIX, porque allí se configura un paradigma historiográfico que fue dominante durante gran parte del siglo XX y contra el cual se van a levantar los movimientos renovadores. Hemos tratado de tramar esta historia en un tejido que incluya la historia de la historiografía en procesos de cambios sociales y políticos significativos y globales, ya que la historiografía no es autónoma respecto del medio y el conte to en el que transcurre su desarrollo. !or el contrario, la forma en que los hombres visuali"an su pasado forma parte de los problemas de su presente. #inalmente, un peque$o comentario. %a refle ión sobre el pasado no es monopolio de los historiadores profesionales, sino que hay innumerables registros que bucean en la historia para dar alg&n tipo de interpretación' el documental o la ficción televisiva, el ensayo libre, la investigación periodística, la biografía literaria, la novela histórica, la memoria personal o grupal, etc(tera. )n estas líneas nos proponemos anali"ar e clusivamente aquellas líneas historiográficas acad(micas, es decir, aquellas que se ajustan a ciertas reglas de producción y crítica propias de la investigación científica, lo cual no desmerece ni cuestiona otros formatos.

Los orígenes de la historiografía profesional en el siglo XIX
Estado y nación en el surgimiento de la historiografía profesional * lo largo del siglo X+X, pero sobre todo a partir de la segunda mitad de esa centuria, coincidieron una serie de procesos que, relacionados entre sí, contribuyeron a definir las características dominantes de la historiografía acad(mica hasta, al menos, mediados del siglo XX. ,ales procesos, que con algunas diferencias temporales y especificidades nacionales se desarrollaron tanto en )uropa como en *m(rica, estuvieron vinculados a la conformación del )stado-nación, la construcción de identidades nacionales y la profesionali"ación de la disciplina histórica. %a conformación de )stados nacionales que sustituyeron a las comunidades políticas articuladas en torno a un principio de legitimidad real, interpelaba a grupos sociales diversos en su nueva condición de ciudadanos, esto es, miembros de una misma comunidad política integrada por el concepto de nación. *sí, se podía invocar a una nación alemana, francesa, italiana o argentina, que sustituía identidades previas agrupadas en torno a principios territoriales .lo local, regional o provincial/, sociales, religiosos o (tnicos, entre otros. !or ejemplo, en el caso de la *rgentina la frase con la que inicia el !reámbulo de la Constitución 0acional' 10os los representantes del pueblo de la 0ación *rgentina...2, transforma a los constituyentes en representantes de la nación y no de las provincias por las que habían sido elegidos. 3in embargo, tal invocación no supone pensar que los habitantes de esos nuevos )stados se transformaron inmediatamente en franceses, alemanes, italianos o argentinos. 4ichas identidades serían resultado de otros procesos, más lentos y complejos, destinados a la construcción de lo que Benedict Anderson denominó 1comunidades imaginadas2. %as naciones incluyen a individuos que difícilmente conocerán a quienes consideran sus compatriotas y menos a&n a aquellos compatriotas que murieron mucho antes de que ellos nacieran. 3in embargo, dice *nderson' 1en la mente de cada uno vive la imagen de su comunión2.

1

,e to publicado por el 5inisterio de )ducación de la 0ación .

1

Responder a la pregunta sobre cómo se elaboró esa idea de comunión, es uno de los temas que interesaron a los historiadores en los últimos años . 6no de los esfuer"os más notables en esta dirección lo representa la fórmula que eligió Eug ne !eber para describir la transición de los sectores populares en #rancia de 1campesinos a franceses2. %os distintos )stados operaron de diversas formas sobre la sociedad para construir identidades nacionales, incluyendo la 1invención de tradiciones2 que dieran cuenta de la e istencia de las mismas tanto en el presente como en el pasado. *l mismo tiempo que se constituía en una cuestión central la difusión social de dichas tradiciones cuyo objetivo era promover un sentimiento de nacionalidad que reempla"ara o despla"ara identidades previamente constituidas, a trav(s de la escuela, la prensa y la incorporación al ej(rcito, que interpelaba a los ciudadanos como patriotas. !or su parte, los historiadores cumplieron un rol central tanto en lo que se refiere a la elaboración de relatos que dieran cuenta de la pree istencia de los )stados nacionales en el pasado como en lo relativo a la difusión de la historia entre los ciudadanos. !or lo tanto, contribuyeron a la gobernabilidad integrando a los individuos sobre la base de un sentimiento de pertenencia y legitimando el orden político vigente y la supremacía del )stado. !ara que los historiadores pudiesen reali"ar esta tarea en calidad de e pertos, fue preciso diferenciar la historia de otros relatos sobre el pasado, especialmente de la literatura y la filosofía. )s decir, de relatos que por apelar a la ficcionali"ación del pasado o por su trascendencia respecto de los hechos no contribuyeran a organi"ar el pasado en torno a un principio de verdad o no dieran cuenta de la especificidad nacional. *sí se inició un proceso de profesionali"ación de la disciplina histórica que implicó su institucionali"ación y la atribución de un status científico a trav(s de un m(todo que se correspondía con los cánones de cientificidad propios de las ciencias fisiconaturales, para entonces consideradas las ciencias por e celencia, seg&n las convicciones difundidas por el positivismo. )l rol del )stado fue central en tanto proveyó los recursos materiales y simbólicos para que la tarea de los historiadores fuera llevada a cabo' 7. la organi"ación de los archivos y bibliotecas permitió a los historiadores acceder a una documentación que se constituía en fuente indispensable para la investigación. 4e ese modo, los papeles en manos privadas pasaron al ámbito p&blico y pudieron ser consultados en salas de lectura habilitadas para ese fin. 8. las universidades sirvieron de base institucional y fuente de legitimidad a los historiadores, además de un medio para vivir del ejercicio de la profesión. !or otra parte, en ellas se formó el personal que se dedicaría tanto a la investigación como a la difusión de la historia en los diversos niveles de ense$an"a y entre p&blicos más amplios a trav(s de la publicación de libros y manuales. 3. el )stado procuró los recursos para la edición de fuentes que recogían la documentación disponible para diversos períodos históricos, reali"ando previamente un análisis crítico de las fuentes y su catalogación. )l modelo de estas publicaciones fue la 5onumentae 9ermaniae historicae. )n esa misma línea, :oec;h reali"ó para la *cademia de :erlín la publicación de las inscripciones de la 9recia antigua< 5ommsen el $orpus %nscriptionum &atinarum< la *cademia de Ciencias de =iena el $orpus de los escritores eclesiásticos < en )spa$a la *cademia de la Historia de 5adrid editó el 'emorial hist(rico espa)ol y la $olecci(n de documentos inéditos < en +nglaterra se publicaron los $alendars of state papers y, en #rancia, el Comit( de ,rabajos Históricos.7>?@/ inició la publicación de los *ocumentos %néditos de la +istoria de ,rancia . )n este medio, comen"ó a desmontarse un terreno y a tra"arse una frontera frente a otros discursos sobre el pasado, en la que el manejo del m(todo, la objetividad y un estilo de escritura se transformaron en criterios de autoridad para comen"ar a definir las líneas de un espacio propio' el de los historiadores profesionales. El recurso del m"todo * comien"os del siglo X+X, *lemania ofrecía a )uropa el modelo de una organi"ación institucional de la historia erudita que comprometía al )stado y a los historiadores en una unión que tenía su centro en los prestigiosos centros intelectuales de 5unich, :erlín, 9otinga, :onn y Heidelberg. )ntre los historiadores universitarios de aquella generación' #ommsem, $urtius, %roysen, &er'inus y (ieburh, se destaca Leopold )on *an+e, por su imagen de historiador erudito e infatigable

2

investigador de archivos europeos y por ser quien tendría mayor influencia en el desarrollo de la historiografía positivista en Accidente. )l autor de la +istoria de #lemania en la época de la reforma , de 7>?B, fue el responsable del sistema de seminarios como instancia de formación en la investigación para los estudiantes< fue tambi(n quien transformó la nota a pie de página en un medio que reflejaba erudici(n, crítica de fuentes y prueba de aquello que se afirmaba en el te!to. *l mismo tiempo, afirmaba una historia centrada no ya en el establecimiento de leyes o causas generales que e plicaran los acontecimientos y le otorgaran sentido a la historia universal Ca la manera de ,egel, Bossuet o $omteC, sino que pretendía establecer c(mo se produjeron los hechos, fundamentalmente aquellos relativos a la historia política, diplomática y administrativa. 6na historia desde y del )stado o, más ampliamente, del poder y de los hombres involucrados en (l. !ara ello era preciso establecer un método científico para el tratamiento de los documentos , detrás de los cuales el historiador se constituiría en un sujeto oculto y complaciente a sus designios. )llo era así porque los documentos eran vistos como fuentes transparentes de la realidad que reflejaban y a la que, por su intermedio, era posible acceder de manera directa. 4isciplinas como la filología y la paleografía ofrecían t(cnicas rigurosas para el análisis crítico de las fuentes y dotaban a la historia de un modelo de objetividad científica que remedaba el utili"ado por las ciencias físiconaturales. Contribuía a ese fin el privilegio otorgado a los documentos p&blicos por sobre los escritos privados, como las cartas personales. 5ientras que se e cluían otras fuentes, no escritas, como los restos arqueológicos o las imágenes. )l primer paso a recorrer por el historiador era la crítica interna de los documentos para establecer su originalidad, autenticidad, la autoridad de los firmantes, el lugar y la fecha precisa en que fueron confeccionados. !osteriormente, se reali"aba la crítica interna, que consistía en el análisis del contenido y de la correcta interpretación de lo que quiso decir el autor, incluyendo una refle ión sobre sus intenciones. !ara, finalmente, pasar a la etapa de síntesis o de construcción histórica que consistía en aislar y jerarqui"ar los hechos particulares para luego establecer las cone iones causales entre ellos. )se ideal de investigación científica basada en una investigación e haustiva de fuentes documentales sería posible de reali"ar una ve" que se hubieran recopilado todos los documentos e istentes sobre un tema o un acontecimiento particular, ese era el cimiento sobre el que se elevaría el edificio de la historia. %o que significaba que la verdad hist(rica, una ve" establecida, no dependía de las diversas interpretaciones que los historiadores podían formular sobre un mismo documento, sino que sólo podría ser reformulada una ve" que se hallara un documento hasta ese momento no considerado o que se demostraran errores cometidos en la etapa del análisis crítico de las fuentes. *sí formulaba -ustel de $oulange ese ideal científico que eliminaba los preconceptos, en la 'onarquía ,ranca, de 7>>>' -%ntroducir las propias ideas personales en el estudio de los te!tos, es el método subjetivo..../. 0ensar así es equivocarse mucho en cuanto a la naturaleza de la historia. &a historia no es un arte, es ciencia pura. 1o consiste en contar de manera agradable o en disertar con profundidad. $onsiste como todas las ciencias en comprobar los hechos, en analizarlos, en compararlos, en se)alar entre ellos un lazo.23 )se modelo de historia científica, tan equidistante de la filosofía como de la literatura como homologable a la entomología como lo quería ,aine, fue estabili"ado por Langlois y .iegnobos en su manual sobre las reglas del m(todo %ntroduction au! études historiques , de 7>B>, de notable difusión en Accidente y sobre todo en *m(rica latina en el siglo XX. /na historia para la nación *quellos documentos recopilados y el m(todo estabili"ado conformarían un consenso sobre la base del cual sería posible elaborar las historias nacionales, pretendidamente objetivas, científicas y patrióticas, que legitimarían a los )stados nacionales en un pasado colectivo, a pesar de la crítica que en su momento formuló 0ohn Acton contra la e pectativa de acceder a una versión incontrovertible del pasado, como sostenía Leopold )on Dan;e.

3

el poder que surgía de los restos de la Confederación *rgentina liderada por Husto Hos( de 6rqui"a retornaba una ve" más a :uenos *ires. %os historiadores franceses de la . la influencia alemana fue decisiva en el modelo más acabado de una historiografía que se propusiera desarrollar esos objetivos.arnac y Langlois. 4icho debate se centró más en la valoración de los documentos y. * partir de allí. !ero los problemas que habían provocado medio siglo de conflictos seguían vigentes. permitiera restaurar el honor de la nación que había sido derrotada en la guerra francoprusiana . promovieron un tipo de sociabilidad naturalmente igualitaria y democrática que sería el rasgo distintivo de una nacionalidad de cuya e istencia se tomaría plena conciencia durante las invasiones inglesas de 7>FG-7>FE y la Devolución de 5ayo. combinados. en el uso por parte de %ópe" de recuerdos y confidencias familiares que contrastaba con el uso de fuentes con m(todos más acordes a los criterios metodológicos europeos que propiciaba 5itre.%a #rancia del &ltimo cuarto del siglo X+X fue afectada por el prestigio intelectual alemán y por la derrota y ocupación que sufre por parte del ej(rcito prusiano. pero sobre todo despu(s de !avón. además de la recuperación de *lsacia y %orena. 4 .eignobos. )n esa publicación. presente en 0os" #aría *amos #e1ía. dedicada a difundir investigaciones eruditas y originales. que se concretaba en su forma definitiva en la +istoria de 5elgrano y de la independencia argentina .7>EF/. los problemas de los que debía dar cuenta la historia eran diversos. que a su ve" se identificaba con la propia :uenos *ires. y en los manuales escolares hasta fines de la d(cada de 7B>F. que encuentra su má ima e presión en 0uestra *m(rica . e presada por :uenos *ires. sino la que despertaba en las elites porte$as el proceso de la inmigración masiva. #ue Bartolom" #itre. .odos ellos instalados en los principales centros de ense$an"a de #rancia' la 3orbonne. !ara el momento en que este debate se produce. )n ese sentido. pero sí un criterio histórico en gran parte heredado de #rancia y necesidades más o menos similares.7BF?/. 4e ese modo. requería de un pasado que legitimara la supremacía de la nación sobre las provincias.aine. las guerras civiles serían el costo necesario que la nación debía pagar en su evolución para conciliar la democracia orgánica. el proceso de construcción del )stado nacional.ercera Dep&blica #rancesa. #iguras e instituciones historiográficas dominantes en #rancia hasta. como prolegómeno de un eventual nuevo enfrentamiento que. )n este conte to. los orígenes de la nación se remontaban al proceso de conquista y coloni"ación del Dío de la !lata. )n aquella historia.al amena"a va a alentar una interpretación biologicista de la nacionalidad. 0o sólo en lo que se refiere a la erudición histórica sino tambi(n en el aspecto político. 0i siquiera la famosa pol(mica que :artolom( 5itre entabló con =icente #idel %ópe" entre 7>>7 y 7>>8 alteró ese acuerdo interpretativo. los historiadores que se nuclearon en la 4évue +istorique . por los menos. . Ia no se trataba de la amena"a que significaban las autonomías provinciales y los caudillos. no e istían las mismas condiciones institucionales que las go"adas por los historiadores europeos. de $arlos 23 Bunge. )sta historia predominó en las instituciones acad(micas hasta por lo menos los a$os GF del siglo XX. impulsada por &abriel #onod. confluyeron . la )scuela !ráctica de *ltos )studios y la )scuela de Chartres. fundamentalmente. %a escasa mano de obra. )n el caso de la *rgentina de la segunda mitad del siglo X+X. junto a los más jóvenes historiadores' . %a imposición de esa historia supuso el despla"amiento de las historias provinciales a un lugar subordinado respecto de aquella trama centrada en la e periencia de :uenos *ires. pero a la ve" era contra ella que estaba dirigido el patriotismo que se proponían impulsar entre los ciudadanos. la ausencia de rique"as naturales y el poblamiento por parte de espa$oles que carecían de títulos de noble"a fueron factores que. entre otros. asumieron un compromiso científico y patriótico que se identificaba con los ideales liberales de la . #ustel de Coulange y Denan. aunque en nuevas condiciones favorecidas por la inserción del litoral y la campa$a pampeana en el mercado mundial. junto a los aspectos políticos e institucionales que involucraba. el responsable de elaborar una historia en la que se daba cuenta de los orígenes de la nación argentina. . y el sentimiento propio de una democracia inorgánica que impulsaba a las masas del interior liderada por los caudillos.7>EG-EE/. * partir de Caseros.ercera Dep&blica tomaron a *lemania como modelo. La'isse.7>EG/. cuyos orígenes se remontaban a la Devolución de 7E>B. la 3egunda 9uerra 5undial.

en el aspecto interpretativo y metodológico. recomendaban la ense$an"a de la historia y la lengua para resolver dicho problema y comen"aba a dise$arse la pedagogía patria desde el 4epartamento 0acional de )ducación. Estudio sobre las guerras civiles en la #rgentina . *l mismo tiempo. que acusarán de 1falsificada2. menos relevante que lo anunciado. )milio Davignani2/ y la Hunta de Historia y 0umismática *mericana . participación en comisiones estatales vinculadas a la preservación de la memoria histórica y afian"amiento de la historiografía científica en los procedimientos metodológicos dispuestos por el manual de Langlois y . Depresentaron en el país un esfuer"o similar al que desde el siglo X+X venían desarrollando los historiadores en )uropa y )stados 6nidos. y de las %nvestigaciones acerca de la historia econ(mica del 6irreynato del 4ío de la 0lata . contra la cual reaccionó el 1revisionismo histórico2. el propio %evene fue el impulsor de una historia patriótica que se identificaba en sus fines con los del )stado.eignobos. la escuela. de *icardo Le'ene.7B?G/. a comien"os del siglo XX. junto a Luis #aría 6orres. encabe"aron en la *rgentina las instituciones rectoras de los estudios históricos durante las d(cadas siguientes. )s contra esta historia. un grupo de jóvenes historiadores reunidos en la 3ección de Historia de la #acultad de #ilosofía y %etras de :uenos *ires daban origen a la autodenominada 1nueva escuela histórica2. . su tarea respecto de la renovación de la historiografía argentina fue. a partir de la d(cada de 7B8F. :astante menos marginales respecto del campo cultural argentino de lo que pretendían. )llos fueron quienes impulsaron un modelo de profesionali"ación asentado en instituciones acad(micas. como lo e presa el libro de 0ulio y *odolfo Irazusta &a #rgentina y el imperialismo británico . ya no sólo el sentimiento nacional sino tambi(n la integridad del )stado y el orden social se percibían amena"ados por la conflictividad social J. %iego L3 #olinari y *ómulo $arbia.hoy +nstituto de Historia *rgentina y *mericana 14r. )se es el caso de un libro notable. ocuparon los puestos más relevantes en universidades. edición de fuentes documentales con fondos p&blicos.7B8E/ de Emilio *a'ignani.ambi(n quienes iniciaron una etapa sistemática de recolección y edición de fuentes documentales y quienes. archivos y bibliotecas. )n 7B?> fundaron el +nstituto de +nvestigaciones Históricas 1Huan 5anuel de Dosas2.hoy *cademia 0acional de la Historia/. en su caso. )n cambio. 5 . Emilio *a'ignani y *icardo Le'ene. cuyos integrantes navegaban entre la desilusión por el fracaso del proyecto nacionalista autoritario de /riburu y la condena al colonialismo tras la firma del tratado Doca-Dunciman con +nglaterra. prologada por el presidente Agustín 83 0usto. intereses y e pectativas de una sociedad que comen"aría a buscar respuestas a sus problemas en el pasado por medio de otros historiadores.7B78/. además de ser fuentes de consulta permanente para el )stado que. y en la creación en 7B?> de la *cademia 0acional de la Historia que tambi(n tuvo a 0usto como presidente honorario. a su ve". La historiografía de entreguerras Entre la 4nue'a escuela histórica5 y el re'isionismo argentino 4esde el +nstituto de +nvestigaciones Históricas de la #acultad de #ilosofía y %etras . *l mismo tiempo elaboraron una historia predominantemente política cuya má ima e presión fue la +istoria $onstitucional de la 4ep"blica #rgentina . )n cambio. Coincidencia de objetivos que cristali"a en la d(cada de 7B?F en la +istoria de la 1aci(n #rgentina .7B?@/. la historia comen"ará a ser fruto de un uso destinado a transformar esa sociedad cosmopolita en una comunidad homogenei"ada por el sentimiento de pertenencia a una nación. 3in embargo.7BFB/. las fiestas patrias y los monumentos serán los lugares para el despliegue por parte del )stado de una memoria colectiva que se tornará a&n más necesaria cuando. mientras libros como %a Destauración 0acionalista . de 0uan 7l'arez.)n ese momento. publicación de revistas especiali"adas. tal como se revela a partir de la d(cada de 7B?F con el revisionismo histórico. la historia económica tuvo un lugar e cepcional a&n en la obra de quienes la e ploraron. de *icardo *o1as. respectivamente. puede se$alarse que. el +nstituto del !rofesorado. les proporcionaba los recursos materiales para desarrollar su trabajoG . !ara esa tarea. organi"ación de archivos. )n esta primera d(cada del siglo XX. Creación de instituciones acad(micas destinadas a la formación e investigación. el fortalecimiento de los la"os con el )stado y el poder político fue paralelo a un distanciamiento con respecto a las necesidades.7B8E-7B8>/.

)n cambio. que introdujo la noción de un sujeto complejo que posee una vinculación compleja. en el caso de los historiadores profesionales esa ausencia era más notable si se atiende a los vínculos que mantenían con historiadores e instituciones europeas e. demostró escaso inter(s por el revisionismo. de Ernesto 8alacio. incluso. mucho más receptiva de los cambios que se ponen de manifiesto durante la posguerra europea. *amón %oll y 0os" #aría *osa. )sto llevó a algunos historiadores a replantear los interrogantes formulados a un pasado que difícilmente podía ser ya visto como resultado de un proceso evolutivo sostenido en la idea de un progreso indefinido. fue el libro que mejor reflejó una nueva 6 . impactaron sobre el presente y. ello se debía a que su inter(s era más e plícitamente político y cultural que historiográfico< en cambio. #inalmente. nuevas disciplinas y teorías en el campo de las ciencias sociales y fisiconaturales contribuían a modificar los presupuestos admitidos por los historiadores. que modificó las concepciones del tiempo y del espacio< la psicología freudiana. posteriormente reivindicado como un temprano antecedente de la historia de las mentalidades.7B?F/ de $arlos Ibarguren< Ensayo sobre *osas . los hermanos Irazusta. Como tampoco la referencia a $roce.uizinga. no tuvieron en ellos ning&n impacto reconocible en sus te tos historiográficos.7B?B/. Alfredo 8alacios. de . en que ambas se concebían como representativas del verdadero sentimiento nacional y patriótico. que se e tendió entre la primera guerra y la disolución de la 6D33 en 7B>B.7B@7/. la revolución socialista en Dusia y la crisis mundial que alteró definitivamente el funcionamiento del mercado mundial tal como se había estructurado en el siglo X+X. !or otro lado. que estudió las invariantes del lenguaje despla"ando a la lingKística filolológica< la economía. como lo denominó Eric . *lternaron esta operación destinada a ofrecer una versión alternativa del pasado nacional con la condena permanente a la 1historia oficial2 que. )ntre otros. $arlos Ibarguren. )l filósofo idealista italiano que afirmaba que -toda historia es historia contemporánea2 había sido más citado que realmente revisado por los historiadores argentinos del período. en sus contenidos esenciales. .ambi(n. junto a las visitas de #athiez y de -eb're. 3u vida. de 0os" #aría *osa. La Escuela de Annales %a renovación estuvo encabe"ada por la revista que fundaron en 7B8B Lucien -eb're y #arc Bloch en #rancia. 8i la confrontaci(n entre la historia -oficial2 y la -revisionista2 era posible ello se debía a que ambas estaban tramadas en un relato fundamentalmente político . !erón había preferido afirmarse en la tradición de 15ayo-Caseros2 y rehuía cualquier identificación de su política con la llevada a cabo en su momento por Huan 5anuel de Dosas.entre sus miembros contaron con intelectuales nacionalistas de orientaciones tan diversas como #anuel &9l'ez.7B8?/. tuvieron un gran impacto la teoría de la relatividad. !romovieron la revisión del pasado argentino en t(rminos (tico-políticos y e cesivamente acotada al período de Dosas a trav(s del 5oletín del %nstituto de %nvestigaciones +ist(ricas -5rigadier 7uan 'anuel de 4osas2 Huan 5anuel de Dosas. )n efecto. %a !rimera 9uerra 5undial impactó en la autoimagen de una )uropa que se había concebido como un modelo de civili"ación sustentada en la gradual evolución de las instituciones políticas liberales y en un liberalismo económico que colapsó en la crisis económica de 7B8B. su drama. )l revisionismo tendrá su mayor difusión en los a$os GF. de 0ulio Irazusta< )ida de %on 0uan #anuel de *osas . Comen"aba allí ese corto siglo XX.enri Berr.7B?G/. que reformuló sus m(todos y presupuestos acorde con las necesidades provocadas por la crisis mundial. sembraron de incertidumbres el futuro. )l surgimiento de regímenes nacionalistas y autoritarios en +talia y *lemania. de #anuel &9l'ez< %efensa y p"rdida de nuestra soberanía económica . !robablemente El oto)o de la Edad 'edia . )n el caso del revisionismo. al mismo tiempo. entre otros. las relaciones con .obsba:m.7B@F/. su tiempo . cuando estuvo en el poder. con quienes llevarían adelante el proyecto renovador de los #nnales. quedó plasmada en &a historia falsificada . )n gran parte como resultado de la apropiación de esa historia por el peronismo proscrito que. en que ambas eran igualmente poco receptivas de la renovación que se estaba promoviendo en la historiografía de entreguerras. m&ltiple y contradictoria con su propio pasado< la lingKística estructural.

sino que se privilegiaban los cambios que sucedían en una temporalidad propiamente histórica. 4e todos modos. 5ás influyente a&n fue la crítica que su discípulo 3imiand reali"ó en el artículo 15(thode historique et science sociale2 .enri Berr a trav(s de la 4evista de 8íntesis hist(rica .enri 8irenne.hoy llamada 6niversidad 5arc :loch/ a las instituciones que se hallaban en el centro del poder de la historiografía erudita. )n primer lugar. publicaba &as reglas del método sociol(gico. en 7>BJ. etc. !ero a diferencia de la sociología. Apusieron a esa historia relato una historia problema. la sociología y en menor medida con la economía. sociales. introdujo la historia comparativa como m(todo para transformar la historia en ciencia. propusieron una renovación de la historiografía que superara los límites de una historia política y diplomática. que privilegió el análisis de la interacción entre el espacio social y el medio natural. la geografía humana de )idal de la Blanche. la afirmación de que la historia debía asociarse con el m(todo sociológico concebido como el m(todo científico por e celencia para el conjunto de las ciencias sociales tendría poca aceptación entre los historiadores de #nnales. económicos. la sociología de . )se diálogo se hallaba justificado. )n segundo lugar. miembro de la Desistencia durante la ocupación alemana de #rancia en la 3egunda 9uerra. la unidad de las ciencias sociales no era más que un resultado de la unidad misma de lo social en la historia. se hallaban fuertemente instalados en ellos. tres polos confluyeron para e plicar la fundación de la mítica revista #nnales. poco antes que Langlois y . !ara responder a estas preguntas la historiografía tradicional no ofrecía un m(todo ni perspectivas de análisis adecuadas que. porque como se$alaba #ebvre. una ciencia no representa más que un fragmento del movimiento social hacia el conocimiento. en segundo lugar. !ero a diferencia de Henri :err. para la que #arc Bloch escribió &a sociedad feudal .7BF?/. una historia que construía su objeto a partir de interrogantes que surgían del presente.mile %ur+heim que. pasando de la prestigiosa pero perif(rica 6niversidad de )strasburgo . !ara . estos entendían que la unidad de las ciencias sociales se revelaba en la historia y no en la sociología. la historia es social por definición y. )n este conte to. que se mantenía en el nivel de los acontecimientos y se identificaba plenamente con la nación y el )stado franc(s. demográficos. la historia debía convertirse en una ciencia abocándose a la tarea de descubrir regularidades en el pasado y formular leyes. en el caso de :loch. en primer lugar. 1(v(nementiel2 o 1histori"ante2 Ccomo gustaban llamar a aquella historia contra la cual se levantabanC en el proyecto que llevó a cabo . en la que se publicó originalmente el artículo de 3imiand< con la creación del Centro +nternacional de 3íntesis.eignobos contra la historiografía erudita a la que acusaba por su historicismo. 3in embargo. :loch obtuvo su cátedra en la 3orbona en 7B?G. culturales. !or el contrario. a diferencia de la historiografía 7 . polemi"ando con . en cambio. y una vía de entrada a una historia total de las sociedades en el tiempo.imiand.sensibilidad historiográfica. de . reformulando la relación del historiador con el pasado. no se percibían dichas relaciones en el marco de una sociedad estática. %o social era así entendido en t(rminos sociológicos como un sistema de relaciones interdependientes en el que intervienen diversos factores' geográficos. #ebvre ingresó al CollLge de #rance en 7B?8. concreta y cuya reconstrucción está basada en documentos. y 5. 4el mismo modo que &as ciudades de la Edad 'edia. junto a la mayoría de los colaboradores de *nnales.. por el apego al m(todo filológico y por promover un empirismo sin sujeto.7B?B-7B@F/. #inalmente. que se profundi"ó en la segunda posguerra con otras disciplinas. porque era en la historia que se manifestaba la unidad de lo social. 4esde este asentamiento institucional y con un prestigio como historiadores que precedía a la revista. *l mismo tiempo. !or lo tanto. que se encontraba por fuera de los ámbitos acad(micos. porque seg&n :loch. :loch y #ebvre. 3e abrió así un diálogo fecundo con la geografía. desestructurando una geografía física que se percibía como inmutable respecto de la acción del hombre. encontraron una base de legitimidad para su acercamiento a las ciencias sociales y para su combate contra la historia 1tradicional2. oponían a las abstracciones sociológicas una historia empírica. del que tambi(n participó !irenne y en el que tuvo cabida Lucien -eb're< y con la colección &a evoluci(n de la humanidad. debieron buscar en las ciencias sociales.eignobos publicaran su notablemente más modesto manual para historiadores. #ormulaban con el presente un compromiso que.

que se reduce. &os caracteres originales de la historia rural francesa . de 5arc :loch. iniciada en 7BGG< la matan"a de estudiantes me icanos en 7BG> y. recuperando así protagonismo en la construcción de su objeto. tuvo una repercusión modesta en #rancia hasta fines de la 3egunda 9uerra 5undial. problemas y perspectivas de análisis. sostenida en una firme inserción institucional y prestigio internacional. el mismo a$o. cuando se produjo la invasión de las tropas de la 6D33 a Hungría . Deferencia de una (poca de conflictividad social que incluyó acontecimientos como la revolución cultural china. 3i en la primera de esas etapas predominó la historia económica con sus m(todos de análisis cuantitativos. !or otro lado. como se$aló !aul Dicoeur. ahora dispuestos a romper con la ortodo ia del mar ismo estalinista. 8 . a fines de la d(cada de 7BJF. no eran anali"ados como reflejos inertes del pasado ya que consideraban que era el historiador quien. )ste &ltimo aspecto se percibe en un conjunto de te tos programáticos que han tenido una gran repercusión' *pología para la historia .7BJG/ y a !raga . del mismo modo que &os 4eyes taumaturgos .e tos cuya mayor contribución. producto de su capacidad para reinventarse incluyendo permanentemente nuevos temas. . %a segunda. le otorga sentido a la fuente. %a revista #nnales.7B@8/ y el 'artín &utero . de #ernand :raudel.7B8@/ lo es respecto de la historia política y de las creencias. fue ese mismo espíritu renovador el que va autori"ar un distanciamiento de aquellas fuentes por parte de una segunda generación de historiadores vinculados con la revista. +ndochina y el norte de Mfrica. son te tos imprescindibles en el campo de la historia de las mentalidades y las ideas. por otro lado. la segunda se caracteri"ó por un giro hacia la historia cultural y la utili"ación de registros de análisis de tipo cualitativo. la crisis que provocó en el mar ismo y los partidos comunistas occidentales la desilusión que siguió a la breve apertura sovi(tica. que ha ingresado ya al siglo XX+.erudita. 3in embargo. %a religión de Dabelais2 . fue haber servido como armas en la batalla que los historiadores renovadores daban contra la historiografía tradicional en distintos campos historiográficos nacionales durante la segunda posguerra. Hechos que revelaron ante los europeos y el mundo las miserias de las políticas coloniales y el surgimiento de nuevos actores y espacios sociales que amena"aban los presupuestos de una historiografía predominantemente euroc(ntrica. de 5arc :loch< $ombates por la +istoria . . se ha criticado su escaso inter(s por la historia contemporánea. %a primera se halla vinculada a la reinstalación de las democracias liberales en )uropa y al proceso de reconstrucción económica impulsado por el !lan 5arshall. *mbas etapas se hallaron atravesadas al mismo tiempo por procesos más específicos. de %ucien #ebvre< y &a +istoria y las $iencias 8ociales . es innegable que la primera etapa de los #nnales promovió un cambio en la historiografía occidental. ya que se concentró básicamente en la historia medieval y moderna cubriendo una periodi"ación similar a la propuesta por La'isse en la +istoria de . la llamada 1primavera de !raga2< el nacimiento de los movimientos insurgentes en *m(rica latina y un conjunto de movimientos contraculturales que suponían una crítica a la sociedad burguesa a escala mundial. !or su parte. a refle iones sobre la práctica de su oficio.7B?7/.odos estos hechos legitimarían la actitud de historiadores ligados al !artido Comunista. entre los que habría que incluir la revolución cubana. de %ucien #ebvre.rancia.7B8E/. como sucedió en el caso de la *rgentina. la crisis de la )uropa imperial que se puso de manifiesto en los movimientos de descoloni"ación surgidos en Ariente.ambi(n se ha cuestionado su escaso inter(s por la teoría.7BG>/.7BG>/. 4e todos modos.7B@B/. que promovió la e pansión de su economía y un proceso de movilidad social ascendente. 3in embargo. a trav(s de prácticas interpretativas. !or un lado. aparecería como un sinónimo de renovación. por el proceso de revolución cultural que afectó a Accidente y que tuvo su epicentro en las jornadas del 15ayo franc(s2 de 7BG>. 1)l problema de la incredulidad en el siglo X+X. las fuentes documentales se ampliaron al no quedar ya sujetas e clusivamente a los escritos p&blicos que. La historiografía en la posguerra< el imperio de la historia social %a historiografía de la posguerra puede subdividirse en dos etapas con sus condiciones específicas de acuerdo con las peculiaridades de cada configuración nacional. momento en el que inició su gran e pansión. . )n esos a$os.7BJ?/. es un libro fundante de la historia social.

y el surgimiento de publicaciones que tendieron a construir puentes entre la filosofía y la historia' History and . circulación de mercancías. el aumento de las cátedras. !or otra parte. )n estas condiciones. 0os referimos a los trabajos de =3 8opper. entre quienes aspiraban a un monismo metodológico y quienes sostenían el dualismo metodológico. !or ejemplo. en general. *lgo similar sucede en #rancia que. Economía y sociedad así lo reflejaba. simplemente. como las formula *obert !3 -ogel en &os ferrocarriles y el crecimiento econ(mico de los Estados :nidos . -ogel. .heory. por las filosofías de la historia.ambi(n porque predominaba allí una historiografía política que a pesar de haber recibido a #nnales.7B@8/< $h3 -ran+el. !ero sobre todo fueron los historiadores económicos de la 1e9 Economic +istory C#eyer. con sus propias preguntas. abastecido por libros y revistas especiali"adas. 9 . &a e!plicaci(n en historia . objetos y m(todos. %a'is y (orthC.7BGE/. Ia en esos a$os. no contaron con la participación de historiadores salvo en casos aislados. *osto:. #inalmente. )n parte.empel. 5ediante el uso de t(cnicas econom(tricas.7B@@-7B@J/< $3 . )sta e pansión fue acompa$ada por una diversificación de áreas de estudios que se refleja en el surgimiento de nuevas subdisciplinas. sí contó con historiadores dispuestos a discutir con críticos estructuralistas del campo franc(s como $laude Le'i?. Hournal of the History of +deas y !hilosophy and 3cience. entre otras pol(micas que incluyeron la ubicación de la historia en las ramas literarias defini(ndola como un saber precientífico o como una pseudo ciencia. la economía había ganado peso en el campo de las ciencias sociales y el título de los #nnales. sobre todo a partir de la crisis del 8B.trauss y #ichel -oucault. &a funci(n de las leyes generales en la historia . parcialmente más receptivos fueron los historiadores anglosajones.ambi(n mediante el uso de hipótesis contrafácticas. &a miseria del historicismo . que la definía como un estudio científicamente elaborado. #arcze:s+iC.7BJ@/. el crecimiento de la matrícula estudiantil y del p&blico interesado en la historia. producción. movimientos de población. entre quienes definían la historia como ciencia de lo particular y quienes creían que se podía generali"ar y formular leyes. . Annales< de la historia económico?social a la historia cultural %os saberes disciplinares tal como se habían organi"ado a fines del siglo X+X aparecían como ineficaces para pensar lo social< era necesaria una firme integración de la historia a las ciencias sociales como lo habían proclamado en su momento Bloch y -eb're. los viejos y nuevos debates entre quienes entendían que la historia podía e plicar el pasado y quienes se inclinaban a la comprensión.7BG@/.7BJE/< A3 %onogan. )n cambio. es un período caracteri"ado por el crecimiento de los recursos brindados por el )stado a los historiadores. estadísticas y la moderna demografía histórica era posible reconstruir series de precios. sin embargo. es necesario considerar que en los a$os en que comen"aban a arreciar estos debates. porque todavía en la posguerra era fuerte la tradición del idealismo croceano en la filosofía de la península. +talia fue escasamente receptiva de estos debates. Nuienes participaban de estos debates refle ionaban en un nivel de generali"ación en el que difícilmente los historiadores podían reconocerse o. a lo que se suma la inversión en investigaciones por parte de fundaciones ligadas a empresas privadas. los historiadores no estaban dispuestos a prestar atención a las críticas que ponían en duda el carácter científico de sus estudios. como las fluviales.*l mismo tiempo. sobre todo despu(s del Congreso +nternacional de Ciencias Históricas de Doma en 7BJJ. 6na ra"ón del limitado impacto de estos debates se halla en el escaso inter(s demostrado por los historiadores por las pol(micas epistemológicas y. la noción de :loch de la historia como ciencia de los hombres a través del tiempo podía convivir con la de #ebvre. sin provocar diferencias sustantivas entre ellos. junto a los analistas de los ciclos económicos CLeontief. que en su momento los historiadores habían cuestionado. igualmente el )stado del norte se hubiese desarrollado gracias a la e istencia de otras vías de comunicación. los historiadores lograron superar con ( ito la renovada crítica de los epistemólogos contra el status científico de la historiografía. obra en la que trata de demostrar que aunque los ferrocarriles no se hubieran inventado. como lo demuestra el libro de I3 Berlin &o inevitable en la historia . los historiadores encontraban en las ciencias sociales y sobre todo en la prestigiosa ciencia económica una nueva fuente de legitimidad científica. E>plicación e interpretación en historia . no había asumido plenamente los presupuestos de la historia social. quienes tuvieron mayor influencia en la historia cuantitativa que permitía construir modelos cuantificables en la larga duración. etc(tera.

no siempre e plicitado. La microhistoria !aralelamente. civilisations . que pasó a denominarse #nnales. etc. sí un despla"amiento. 4iscípulo de #ebvre. *simismo. * partir de ellas se podría atender a variables tales como' salarios. el tiempo histórico en fenómenos de corta duración . el imaginario colectivo. m(todos y enfoques que caracteri"an esta nueva historia lo ofrecen los tres vol&menes que conforman la obra dirigida por Hacques %e 9off y !ierre 0ora. 3in abandonar plenamente el análisis cuantitativo. discípulo de 3imiand. la de sus tardos movimientos y la de su historia tradicional atenta a los acontecimientos y a los hombres . del proyecto de elaborar una historia total. $arlo 8oni. *l mismo tiempo. como historia en migajas. de Emanuel Le *oy Ladurie. la brujería.7BJJ-GF/ en 78 vol&menes. sino un abandono.historia política y diplomática/. )spa$a. 10 . problemas. en menor medida. 5ientras los historiadores identificados con ella pasaban a ocupar el centro del campo historiográfico franc(s. a las que se sumó la fundación de la =+ sección de la Ocole !ractique de Hautes Otudes. fue Ernest Labrousse. )n El mediterráneo y el mundo mediterráneo en la época de . lo sucedió tras su muerte en 7BJG en la dirección de la revista. sin integrar plenamente. &a 1ouvelle histoire . las actitudes frente a la vida y la muerte. cuyas influencias y los debates que provoca siguen teniendo peso hasta nuestros días. lo singular. con cátedras en la 3orbona . !ero además retornos' la historia política. de mediana duración . observadas en la larga duración y anali"adas con relación a una estructura invariable respecto de la cual las crisis coyunturales son una referencia.conomies. la sociabilidad. lo que llevó a #. . *m(rica %atina y. )l prestigio de :raudel creció en estos a$os junto con el de #nnales' su obra fue recibida con entusiasmo en !olonia. convertida luego en Ocole de Hautes Otudes en 3ciences 3ociales. escrita por su figura rectora' -ernand Braudel. 4escomponiendo así. inician un diálogo con la antropología por la vía de Le'i?.trauss y $liford &eertz y valoran la obra inclasificable de -oucault junto a la de un historiador ajeno a los medios acad(micos.6niversit( !aris @/ y el CollLge de #rance. E3 Le *oy Ladurie y #arc -erro. &io'ani Le'i y $arlo &inzburg. )sta diversidad promovió. 5ultitud de campos de estudios que contrastan con el programa más orgánico que habían esbo"ado %abrousse y :raudel' las mentalidades. )stos tres &ltimos asumieron la dirección de la revista. y Les paysan de Languedoc . son algunas de las obras más emblemáticas de las orientaciones historiográficas inspiradas por la segunda generación de *nnales. escrita por Labrousse durante la ocupación alemana. el cuerpo y la enfermedad. flujos comerciales.7BGG/. 6n muestrario de la diversidad de temas. )ntre fines de la d(cada del GF y comien"os de los EF se va a producir un nuevo giro en la revista.que se corresponde con los procesos económicos y sociales/ y de larga duración .. 4oss( a definirla. )n este conte to institucional. retomando el camino de :loch y #ebvre.6niversit( !aris 7/ . precios. se van a abocar a los problemas culturales y la historia de las mentalidades. de un modo e cesivo. 0acques Le &off. la monumental obra de 83 $haunu. en +talia se estaba produciendo el nacimiento de la microhistoria. dichos momentos refieren a las tres imágenes sobre el mundo mediterráneo que componen la obra' la de sus constantes.7BE@/ y el libro que coordinan el propio %e 9off junto a Devel y Chartier. &a críes de l<économie fran=aise . que en 7BGF había publicado &a infancia y la vida en el antiguo régimen. en el mundo anglosajón. entre 7B8?-7B@E. y que tanto :loch como #ebvre se habían resistido a adoptar. y la b&squeda de nuevas fuentes de las cuales e traer datos cuantificables que pudieran ordenarse en series. 8éville et l<atlantique .%a importancia de las variables económicas apareció reflejada en la obra maestra de la segunda generación de los *nnales.7B@E/ refleja tres momentos de la historiografía francesa en el largo proceso en que fue escrito. sociétés.7BE>/. esta ve" comandado por la generación que se formó en la posguerra junto a Braudel y Labrousse' &eorge %uby. fundada en 7BGG' Eduardo &rendi.que hace referencia a las relaciones del hombre con el medio geográfico/. -rancois -uret. el que orientó los estudios en historia económica y social en una matri" cercana a la que había recomendado su maestro. el acontecimiento. 8ierre (ora. +acer la +istoria . 8hilippe Ari"s. )llo implicaba privilegiar la historia regional sobre la dimensión nacional. #3 Aghulon.7BGG/. +talia.elipe %% . 3urge de un grupo reducido de historiadores que se habían integrado a la revista >uaderni 8torici.

estuvo vinculado a una generaci(n más joven de miembros del partido 4odney +ilton. promoviendo la escritura de la historia por sus protagonistas. . el m(todo de la reducción de escalas permitía atender a las historias individuales. ?hompson. )sa obra promovió un debate famoso con 8aul . se llega a las relaciones sociales que de aquí se desprenden. y a través de la estructura de la economía consiguiente Ddivisi(n del trabajo. por el supuesto abandono del determinismo económico. )n *m(rica latina estos debates van a tener repercusión en la d(cada de 7BGF y 7BEF. distribuci(n del e!cedente. acumulaci(n. tal como se pone en evidencia en el caso de algunos microhistoriadores.!recisamente 9uin"burg logra con el El queso y los gusanos . bastante com"n. cuando se$alaba' -El consenso tácito de los historiadores parece haber impuesto un modelo operativo de este tipo. etc. tanto en el terreno acad(mico como político. pero la amplia definición de mar ismo ingl(s debe incluir tambi(n a la 1e9 &eft 4evie9 identificada con la nueva i"quierda. como resulta de su estudio sobre &a formaci(n de la clase obrera inglesa . a partir de estudios centrados en los procesos de transición al capitalismo y la atención al análisis de las relaciones de producción con relación al desarrollo de las fuer"as productivas. . 4e hecho.7BE7/ se mantenía fiel al determinismo económico. se contin"a hacia las fuerzas y las técnicas de producci(n Bla demografía aparece en alg"n espacio intermedioC. en un tono que reflejaba que la historia social no era ya una vertiente sino que toda historia.7BG?/. *sí. además de ser un ejemplo de los aportes que el diálogo con la antropología podía ofrecer a la historia. las subjetividades y las prácticas culturales. cuestionar los m(todos macrohistóricos y volver a redefinir la relación entre lo singular y lo general.hompson intervino en los debates contra el estructuralismo althusseriano en 'iseria de la teoría. han sido los planteos de E3 83 6hompson relativos a la noción de clase los que han tenido mayor impacto tanto en el mar ismo como en la historia social en general. que tuvo en *aphael .hompson. Estudios sobre el desarrollo del capitalismo .D. )llos van a estar entre los fundadores de la revista 0ast and present en 7BJ8.al posición ha provocado la caracteri"ación del grupo de historiadores mar istas británicos como culturalistas. )n ese campo.7BEG/ un producto renovador tanto de la historia social como de la historia cultural. )ric HobsbaPm en un estudio paradigmático' 14e la historia social a la historia de la sociedad2 . era social. su mayor desarrollo se produjo en la posguerra. 3i bien la obra de Eric . define la clase como una formación social y cultural que no e iste por fuera de la historia concreta. !ara . #rente a la tesis de matri" mar ista de 4obb que estimaba que el origen del capitalismo debía e plicarse a partir de las contradicciones y crisis del feudalismo. Eric +obsba9m y Ed9ard 0.:eezy. *sí. miembro del 0artido $omunista inglés. publicado originalmente en 8cience and 8ociety. el ingl(s #aurice %obb produjo un libro notable en 7B@G. la clase no es algo que pueda definirse a priori ni de forma independiente de la conciencia de los actores sobre sus condiciones de e istencia. Maurice Dobb. grupo surgido de los talleres de educación de adultos. o desde abajo hacia arriba . !or su parte.7BE>/. 8e parte del conte!to material e hist(rico. elaboró un proyecto historiográfico centrado en la construcción de la historia desde abajo.amuel a su representante más reconocido. 3Pee"y sostuvo la teoría circulacionista. La historia social y el mar>ismo ingl"s 3i bien la influencia del mar ismo en las ciencias sociales no era nueva. #undamentalmente cuando se adentraba en los problemas de la cultura popular. la +istory @orAshop. con algunas variantes.obsba:m ha tenido en los &ltimos a$os una merecida repercusión por trascender los problemas de la historia inglesa y acercarse a temas contemporáneos. $hristopher +ill. )n rigor. reconstruir redes de relaciones sociales concretas. # continuaci(n vendrían las instituciones y la imagen y el funcionamiento de la sociedad sobre los cuales ellos se apoyan. por definición. intercambio. la clase es el resultado de un proceso de toma de conciencia que se produce en el marco de la lucha de clases< en cambio.2 11 . que es. que definía al capitalismo como resultado de la ampliación en la circulación de mercancías en el proceso de conformación del mercado mundial 7. la tesis determinista antes que abandonada es despla"ada para atender al estudio de las prácticas sociales y culturales de los sectores populares. con relación a problemas vinculados con la dependencia y el imperialismo.

6ulio . poco receptiva de una renovación que cultivaron. como sucedió durante los a$os sesenta. !ero este era justamente un aspecto central para estos historiadores que promovían una relectura de la historia nacional desde una perspectiva científica que se nutría en un diálogo con las ciencias sociales y el contacto con las corrientes más renovadoras de la historiografía internacional. tesis desarrollada por 9ino 9ermani. la nueva historia social es una historia sociocultural que se interesa por los medios de transmisi(n pero también por la recepci(n. Ciertamente. !ero al mismo tiempo. )ntre la historia social entendida como historia económico-social y la historia social entendida como historia sociocultural queda sin resolverse un problema que debiera ser central para una y otra' el de las relaciones objetivas entre las condiciones de e istencia y la conciencia. lejos de ser un episodio e cepcional y acotado en el tiempo Ccomo se había estimado durante algunos a$osC. *oberto $ort"s $onde. que seguían dominadas por la historiografía tradicional. entre 7>>F y 7B?F. a los primeros #nnales. . sino también a las estrategias de resistencia que ejecutan los grupos sociales subordinados. Historiador medievalista. %a clave para e plicar el peronismo la encontrarán en el conflicto nunca resuelto entre lo tradicional y lo moderno. en un nuevo clima político e institucional. fue sólo un anticipo de lo que sucedería más adelante' la intervención del gobierno de +sabel !erón con la misión +vanissevich. 3e ha se$alado varias veces la marginalidad de esa renovación que se instaló. en Dosario y parcialmente en Córdoba y en la cátedra de Historia 3ocial que tuvo a su cargo Domero en la #acultad de #ilosofía y %etras de la 6niversidad de :uenos *ires. lejos de ser abandonada. las condiciones en las que se desarrollaba el proyecto renovador eran sumamente endebles ya que estaban siempre amena"adas por la escasa autonomía de que go"aban las universidades con respecto al poder y a las coyunturas políticas. )l problema central para estos historiadores era e plicar el fenómeno peronista que. Domero elaboró desde su revista un programa de historia cultural cercano a . en menor medida. por las formas de la percepci(n. para ampliar su base política en los sectores medios. sobre todo. pero se mantuvo presente la necesidad de dar respuestas a las condiciones de inestabilidad política y económica que sembraban de incertidumbres el futuro del país. *lgunos investigadores se asentaron en esos a$os en universidades e tranjeras y otros siguieron actuando en instituciones 12 .hompson y HobsbaPm' para (atalie @emon %a'is. además.9nchez Albornoz y *eyna 8astor. es decir. entre otros.*quí. aunque para hacerlo remitía a la tradición fundada por . incluso. )ntre estas &ltimas se destacaban el estructuralfuncionalismo norteamericano Cintroducido en la *rgentina por &ino &ermaniC y las posturas de #nnales. no fue la historia cultural el eje sobre el que se organi"ó la renovación historiográfica que accedió a las cátedras universitarias luego de la caída de !erón en 7BJJ. las persecuciones de la . habría que indicar que esa marginalidad se refiere fundamentalmente a su dificultad para acceder a las cátedras de historia argentina. a comien"os de los a$os >F una historiadora anglosajona definió la historia social en un sentido inverso. La reno'ación historiogr9fica en la Argentina Hacia finales del gobierno peronista se configuró un grupo renovador en la *rgentina en torno a la revista %mago 'undi . pleno de oportunidades no aprovechadas para generar las condiciones para un desarrollo menos dependiente de las potencias europeas y para el fortalecimiento de las instituciones liberal democráticas 8. por lo simb(lico y por la estructura de los relatos . HobsbaPm propone un análisis en tres niveles relacionados entre sí por un principio de determinación. !or ello la historia política.uizinga y. que atacó directamente a las universidades.7BJ?-7BJJ/.alperín %onghi. dirigida por 0os" Luis *omero. se renovó para poder e plicar una crisis que encontraba en este registro de la vida social una de sus ra"ones centrales.riple * y la dictadura militar implantada en 7BEG. )stos problemas van a ser reformulados hacia fines de los a$os GF y en la d(cada del EF. Como puede verse. )l golpe de 7BGG. que distaban de ser tranquilas. 3in embargo. (icol9s . Ezequiel &allo. es evidente que el objeto de la historia social no privilegiaba ninguno de ellos.al ve" por eso. así como en las contradicciones propias del período de la gran e pansión de la economía argentina. 8e trata de una historia sensible no s(lo a la dominaci(n. no sólo los problemas centrales que preocupaban a los historiadores argentinos contrastaban notoriamente con los que preocupaban a sus pares europeos. sino que. se revelaba despu(s del JJ con una enorme capacidad para mantener la adhesión de la clase obrera e.

en algunos momentos ampliado. por 0orge Abelardo *amos. tendría en los a$os posperonistas su etapa de mayor e pansión. 13 . publicaciones y el sistema de becas para la reali"ación de posgrados. ahora sobre nuevas bases. !or otra parte. . acompa$ada por una creciente participación de historiadores profesionales en la ense$an"a media. tambi(n. que hallaba en el revisionismo rosista una e plicación y un antecedente de su propia proscripción. se ha insistido. un mar ismo más acad(mico retomó los debates sobre la transición del feudalismo al capitalismo y la noción de formaci(n econ(mico social para superar el debate que habían protagoni"ado *odolfo 8uigross y Andr" &under -ran+ respecto de la definición de *m(rica latina como una economía dual o una plenamente capitalista G. ello se debe a la apropiación de la interpretación revisionista por parte de un peronismo. algunos libros de historia se han convertido en ( itos editoriales. go"ó de una estabilidad que no fue prácticamente alterada por los cambios políticos. !or otro lado. conferencias. el proyecto renovador.ambi(n se han incrementado los planteles docentes y de investigadores. que ha sido continua desde fines del siglo X+X. )n cuanto al mar ismo. )llo es así porque los historiadores. porque el propio revisionismo se renovó. a su modo. !ortantiero. desde hace demasiado tiempo. como sucedió en la *rgentina con el revisionismo. una imagen del pasado y una teoría consensuada parecen ser los síntomas de dicha crisis. como brevemente hemos hecho aquí. utili"ó las categorías del mar ista italiano Antonio &ramsci para definir la crisis del ?F como una crisis de hegemonía y para e plicar el proceso de industriali"ación sustitutiva de esos a$os como el resultado de una alian"a entre fracciones de la clase dominante' los ganaderos invernadores orientados a la e portación y los industriales. para algunos.ambi(n se reformuló la relación de los historiadores con la sociedad. !ero si nos despla"amos en la historia de la disciplina. el proyecto político e intelectual encabe"ado por un grupo de jóvenes Ccomo 0os" Aricó o 0uan $arlos 8ortantieroC que habían estado vinculados al !artido Comunista hasta que fueron e pulsados cuando iniciaron la publicación de la revista !asado y !resente. notable sobre todo en la *rgentina en períodos de crisis.privadas. 5ientras tanto. )l aumento de la matrícula de estudiantes. más enunciada que investigada. se ha postulado una crisis de paradigmas. 3in embargo. sino tambi(n del propio Huan 5anuel de Dosas. !or una parte. . a trav(s de una vertiente de la denominada izquierda nacional representada. Pero ¿qué es lo que está en crisis 3in duda los paradigmas interpretativos y metodológicos estabili"ados en el siglo X+X han estallado desde la posguerra. junto a #iguel #urmis. la identidad de la historia como disciplina. %a clave de este nuevo revisionismo histórico era la recuperación de los caudillos provinciales como figuras alternativas no sólo de 5itre y del panteón liberal. la publicación de libros y revistas especiali"adas. en que estamos viviendo una crisis de la historiografía. al que tambi(n identificaban como defensor de los intereses de la burguesía mercantil porte$a. lograría fortalecerse en el campo acad(mico. %a ausencia de un m(todo. *l tiempo que el mayor acercamiento de los historiadores a las ciencias sociales pone en riesgo. +ncluso. en el caso de los historiadores. por su participación en la redacción de manuales. )n gran parte. a veces tomaron la forma de luchas por la ocupación de posiciones en un campo profesional y en otros casos tuvieron por objeto la conquista de un p&blico más vasto. su influencia en la historia argentina va a tener dos caminos. significa que la historia sigue siendo para muchos una herramienta &til para comprender la realidad. la historiografía tradicional anclada en los principios interpretativos y metodológicos que habían estabili"ado los historiadores de la 0ueva )scuela Histórica a comien"os del siglo. 3e ha mantenido y. se ampliaron las redes internacionales a trav(s de congresos. e presan las batallas que sobre las representaciones de su pasado atravesaron a las sociedades en el tiempo. entre otros. al menos en t(rminos interpretativos. )n parte. La historiografía en los Altimos aBos 6no de los rasgos comunes que presenta la historiografía occidental es la ampliación del campo. )n cuanto al revisionismo histórico. )specialmente. el )stado y el poder político. se torna evidente que dicho consenso sólo se dio en momentos específicos y en escenarios nacionales concretos. )sas batallas. Deci(n a partir de 7B>?.

la multitud de subdisciplinas en las que se dividió la historiografía contemporánea es una realidad ya sin retorno. *sí promovieron un debate más productivo e insoslayable. sustentada en instituciones como el +nstitut dQHistoire du temps pr(sent. %a historia de la memoria colectiva y de los 1usos del pasado2 ha abierto en los &ltimos a$os un área de estudio tan incierta como fecunda. 3in duda. I así podríamos seguir con los distintos campos de estudio. ninguno de estos espacios disciplinares es estable. Decurrentes críticas a los modos de construcción de sus objetos de estudio y a los m(todos de abordaje utili"ados amena"an la legitimidad de distintas corrientes. ni un n&cleo irradiador de nuevas tendencias. la cuestión central sigue siendo la misma" si los historiadores se encuentran en condiciones de responder a las preguntas que las sociedades se #ormulan sobre su pasado.al ve" se podría denominar a esta operación autorrefle iva como un 1giro historiográfico2. presente $ #uturo% (Acleo teórico < Estado del arte Introducción 14 . 6na de las conclusiones posibles es que si las sociedades y los grupos sociales se construyen a sí mismos. 5undo. %os trabajos de Hayden Rhite y 5ichel de Certau tuvieron la virtud de estudiar el discurso y las prácticas historiográficas con un conocimiento del oficio del que carecían los epistemólogos. entre las cuales el )stado de bienestar es un ejemplo. como lo fue en el siglo X+X y parte del XX. en parte. que se e presa en un libro inspirador dirigido por !ierre 0ora. 3in embargo. !or otro lado. como sucede en el caso de la historia oral. . 0o parece haber en el hori"onte ning&n fantasma que mere"ca ser temido. la historia ha dejado de ser un recurso para la argumentación política. Habría que admitir que la incertidumbre que describe la crisis al menos es notablemente productiva. +ntelectuales en sentido amplio. )l 1giro lingKístico2 desde mediados de los a$os GF y la sociología de las instituciones que ha desarrollado !ierre :ourdieu. 4icha incertidumbre promovió en los &ltimos a$os y a la ve" está estimulada por una mayor autorrefle ión de los historiadores respecto de sus prácticas y a las condiciones de producción de sus discursos. entonces. en el futuro. !ero ha sido cuestionada. %e lieu de la m(moire. a pesar de estos inconvenientes.)s evidente. por supuesto. que ya no hay un centro dominante en la historiografía. los medios de comunicación y operadores culturales como las agencias de publicidad tambi(n elaboran imágenes del pasado que tienen impacto en el presente y. en #rancia. los )stados han dejado de reclamar a la historia una fuente de legitimidad que desde la posguerra encuentran en diversas formas de intervención social. porque los relatos que se obtienen sólo dan cuenta del modo en el que los sujetos organi"an su e periencia en el conte to en el que son entrevistados. salvo por aquellos que sienten nostalgia por un mundo más distante que el nuestro del abismo. %as diferencias son a&n mayores si se incorpora a la historia de las ideas y a la historia cultural. no son sólo los historiadores los que participan en la construcción de representaciones del pasado. con sus m&ltiples definiciones y su variedad de objetos de estudio. los historiadores debieran asumir que sus discursos cargan con una responsabilidad social que es propia de su oficio. por otro lado. Hasta queda lugar para una historiografía tradicional que pervive casi sin alteraciones en algunos centros acad(micos. han estimulado el surgimiento de una rama más crítica que autocelebratoria de la historia de la historiografía. %a microhistoria se ha fragmentado. a partir de la imagen que tienen de sí en el pasado. !or estos motivos. en el que la historia se vuelve sobre sí misma y los historiadores y la historiografía se convierten en objeto. la historia oral ha hecho una notable contribución a la historia al dar vo" a los protagonistas y ha promovido el surgimiento de una historia del tiempo presente. al menos como recurso para la reconstrucción del pasado.7B>G-7BB?/ y en una variedad de congresos y publicaciones sobre el tema. como producto de las diferencias entre sus creadores y las aplicaciones de quienes se inspiraron luego en sus propuestas. cuya atención particular sólo serviría para ampliar los ejemplos. * diferencia de lo que sucedía en el siglo X+X y la primera mitad del siglo XX. !in embargo. que jamás ha e istido. 3in embargo.

6no de estos consensos admite que durante las &ltimas tres d(cadas hemos asistido a un cambio profundo en los contenidos y los m(todos de aquello a lo que llamamos análisis histórico. )n primer lugar. de sus ideas y de sus acciones quedaba reducido al mínimo. en cambio. notaríamos que la producci(n de los "ltimos treinta y cinco a)os permite verificar el volumen creciente y la rica diversidad de la producci(n historiográfica. desde la descoloni"ación a la 9uerra de =ietnam. presentaciones a jornadas científicas y congresos Dalgunos de ellos virtualesD. cedió paso a la incertidumbre sobre el futuro del mundo. parecían ajustarse a leyes sociales imaginadas por los historiadores. fueron fundamentales los movimientos sociales que buscaron dar forma a un futuro utópico libre de e plotación y coerciones. colecciones. En pocas palabras. &ibros. todas ellas compartían un conjunto de características comunes. Ia nadie parecía seguro de ninguna ley. en la medida en que afectaron los propios fundamentos de la sociedad occidental. publicaciones peri(dicas en formatos tradicionales y electr(nicos. lo cual ha permitido que. %a envergadura de los cambios acontecidos afectó al conjunto de las Ciencias 3ociales imponi(ndoles la necesidad de revisar sus marcos conceptuales y los m(todos empleados por ellas. los marcos conceptuales y los m(todos Ces decir. emprendimientos editoriales todos ellos contribuyen a conformar una nutrida biblioteca de historia que no parece dejar de crecer. sin descartar la e istencia de debates y disensos. que el papel de los hombres. pero no sabían qué historia estaban haciendo . hoy e istan importantes consensos entre quienes se dedican al estudio del pasado. %a profunda crisis económica mundial de los setenta y el advenimiento de la sociedad post industrial completan el cuadro. !ero una ve" que la realidad dejó de ajustarse a estos pronósticos optimistas Cel colapso de la 6D33 a fines de los a$os ochenta cerró definitivamente la sucesión de crisis iniciadas a comien"os de los setentaC la incertidumbre sobre el futuro mundial se trasladó naturalmente a los análisis sobre las sociedades del pasado. en especial el hecho de que partían de una concepci(n global o estructural de la realidad cuyo análisis aspiraba a identificar regularidades hist(ricas que permitiesen formular relaciones generales o leyes hist(ricas. en tanto eran simples e!presiones de leyes estructurales que los superaban y que muchas veces ni siquiera podían comprender . movimientos que se e presaron a trav(s de distintas formas insurreccionales. al presente o al futuro. )ntran en esta amplia categoría de fenómenos desde el 5ayo #ranc(s al hippismo. )ntre las ra"ones que precipitaron estas modificaciones en la forma de concebir la historia se encuentra la propia historia. que tanto é!ito habían tenido desde finales de la 8egunda Euerra 'undial. a la cual podemos denominar crisis de los paradigmas o crisis de los modelos de e!plicaci(n macrosociales . observamos el fen(meno más sistemáticamente. ?al era la fuerza de esas leyes. $ientos de títulos intentan seducir a los lectores proponiendo una mirada original sobre los más variados procesos del pasado. entre otras ra"ones. de esta manera. Detomando una vieja e presión de #ar> utili"ada por muchos mar istas de posguerra. que seg&n los casos podía ser desde el progreso hasta el socialismo. se trata de la crisis de los criterios de e!plicaci(n propuestos por el funcionalismo. 'ás allá de las diferencias e!istentes entre estas corrientes. %os temas. desde la revolución cultural china al movimientismo de *m(rica %atina. )ra en cambio el historiador o el cientista social quien debía e plicar las regularidades. el estructuralismo y el mar!ismo. es decir las leyes. estructuralistas y mar istasC. %os orígenes de esta historiografía reciente remiten a su ve" una dramática transformación en las miradas y las perspectivas de las ciencias sociales. ya sea que se pretendiera aplicarse al pasado. !ero las novedades en la disciplina no se limitan a una cuestión cuantitativa< por el contrario los estándares globales de calidad de esta producción se han elevado sensiblemente debido. el generali"ado optimismo de la segunda posguerra Cbase sobre la cual crecieron los grandes paradigmas funcionalistas. %a idea de que el mundo tenía un futuro relativamente previsible. 8i. a una apreciable internacionali"ación de la disciplina que redundó en una mayor comunicación y conocimiento entre los historiadores y su producción. !or efecto de estos fenómenos. )ntre fines de los a$os sesenta y comien"os de los setenta se produjo un conjunto de acontecimientos cuya magnitud y efectos han dado fundamento a la idea de la e istencia de una verdadera ruptura civilizatoria. consideraban que los hombres hacían la historia. de esa historia. más allá de las valoraciones positivas o negativas que cada historiador haga de esos cambios. 15 . los modos de encarar el estudio de la historiaC circulan en nuestros días con una notable velocidad. tambi(n le daba un sentido a los análisis del pasado que.8i aprovechamos un paseo para detenemos unos minutos frente a los estantes o las mesas de cualquier librería llegaríamos a la conclusi(n de que la historiografía es hoy una disciplina en franca e!pansi(n.

identificando los elementos específicamente po(ticos de los libros dedicados a la historia.7BB7/. )l historiador franc(s aseguraba que las fronteras entre la Historia y la ficción eran por demás inciertas< en una famosa frase llego a decir que la historia no es una ciencia. su condición de posibilidad. los cuestionamientos fueron intensos y llegaron a poner en cuestión la propia legitimidad científica de la disciplina. que contenía una larga serie de trabajos de importantes historiadores compilados por 0aques Le &off y 8ierre (ora< cada una de las tres partes abordaba respectivamente una cuestión' 1uevos problemas. tambi(n sostenidas por autores como %3 La $apra y #3 0ay. los referentes empíricos a los que pretende aludir la historia social clásica serían completamente inaprensibles. *llí puso en relación la teoría literaria con el análisis historiográfico. en rigor.tedman 0ones.)n el caso de la Historia. *unque la mayor parte de los historiadores no adhirió a estas versiones e tremas del giro lingKístico. %a obra suele ser considerada como el manifiesto de la 0ueva Historia #rancesa. y por lo tanto. )n esa línea. la Historia. afirmando que el lenguaje no es un mero vehículo para representar realidades sino que resulta constitutivo de toda e periencia histórica. desde la historia de los jóvenes hasta la del cine.ayden !hite publicaba 'etahistoria. )n el campo específicamente historiográfico. )n 7BE@ aparecieron los vol&menes de +acer la +istoria. %a crisis de los grandes paradigmas %a ruptura civilizatoria condujo a otra de carácter epistemol(gico' la crisis que había puesto en cuestión nuestras convicciones sobre el destino de la sociedad tambi(n descartaba las e plicaciones que los cientistas sociales venían utili"ando hasta ese momento para e plicar los fenómenos sociales e históricos. 1uevos temas. aparecieron numerosos te tos que refle ionaron no ya sobre el pasado sino sobre la propia disciplina histórica. dado que sólo conocemos los te tos que hablan de ellos y. )s el lenguaje. )ste &ltimo cuestiona el concepto de clase empleado por E3 83 6hompson. el historiador norteamericano . y desde el estudio del mito hasta el problema del acontecimiento. o bien 8atric 0oyce' 6isiones del pueblo . sus aportes permitieron pensar el problema de la narración y el relato en los te tos historiográficos. y no su pertenencia a una clase lo que permite que los individuos e perimentar y concebir la realidad social y su posición en ella. Ensayo de epistemología . 3ostenía allí que si bien la historia es una narración en la medida en que comparte las leyes que regulan un relato Ccomo por ejemplo la secuencia temporalC. en el cual #ichel %e $erteau salía al cruce de las posturas que homologaban a la Historia con los relatos ficcionales con argumentos que ampliaría al a$o siguiente en el libro &a escritura de la +istoria . &enguajes de clase . en &ltima instancia. de allí que varios analistas se refieran a la esta coyuntura con la fórmula crisis de la +istoria.7BE@/. toda refle ión histórica depende de la refle ión sobre el discurso.7BE7/ cuestionaba las pretensiones científicas de una disciplina que no podía distinguirse con precisión de la literatura. !ara Rhite. )sta concepciones influyeron en historiadores relacionados con la vertiente de la historia social británica' &arret . llegó a decir que los análisis históricos carecían de un criterio epistemológico que permitiera diferenciar la realidad histórica de su representación historiográfica. aunque obviamente este diagnóstico no fue compartido por todos los historiadores. lo que el historiador estudia y puede conocer no son sino esos te tos. )sto e plica por qu(. por lo cual no e istía ninguna diferencia entre los discursos de la historiografía y la ficción. %a epistemología se presentaba por entonces como una disciplina capa" de proporcionar un lenguaje com&n a todas las ciencias< baste recordar en tal sentido la importancia de las formulaciones de #ichel -oucault o Louis Althusser. 16 .7B>?< traducido al espa$ol en 7B>B/. parte de los aportes foucaualtianos fueron difundidos por 8aul )eyne. era un g(nero literario equivalente al cuento o a la novela. 1uevos enfoques. *sí. )s así como se llega a las hipótesis del llamado giro lingGístico. en la que todas las aperturas y enfoques renovados de la historiografía tuvieron su lugar' desde la antropología religiosa hasta la historia del clima. construir su identidad como agentes sociales y dar significado a su acción< por ello. quienes proponen que toda realidad está mediada por el lenguaje y los te tos. a partir de los a$os EF. &a imaginaci(n hist(rica en la Europa del siglo F%F . sino una novela verdadera. 4os a$os despu(s. lejos de ser una disciplina científica. articular sus intereses. el lenguaje precede a la propia conciencia social y es. quien en su libro $(mo se escribe la +istoria. %a colección se abría con un artículo epistemológico' 1%a operación histórica2 .

la narración adquiere un nuevo estatuto de vital importancia' no se trata sólo de una formalidad. Arthur $onan %oyle .en Carlo 9in"burg. Htros historiadores como A% Momigliano. el paradigma de los indicios propone un conocimiento basado en la recopilación de huellas. 3tone propiciaba una historia atenta a los diversos aspectos de la acción y conciencia humanas. )s evidente que esta concepción se opone a la pretensión de un conocimiento sistemático y cuantitativo. tal como lo proponían los esquemas macrosociales. definía a la cultura como un sistema semiótico. sin que esto vaya en detrimento de la naturale"a científica de la disciplina histórica. pero insistiendo también en su carácter científico derivado de un nuevo estatuto epistemol(gico. la generali"ación y la definición de leyes. generali"aciones o regularidades< a ese m(todo lo llama S paradigma indiciarioS.fundador del psicoanálisis/. lo irrepetible. del historiador italiano $arlo &inzburg . . mediado y fragmentario. 9edisa. verificable a trav(s del uso de las citas. rastros o síntomas. emblemas. 'itos. 'orfología e +istoria. el autor anali"aba el funcionamiento de un m(todo de conocimiento de la realidad utili"ado desde los albores de los tiempos. )n (l. de las normas y las presiones que le son impuestas por su rol en la sociedad y por las instituciones donde se la practica. si nuestro conocimiento del mundo está mediado por el lenguaje. composiciones y figuras que son las mismas que las de toda escritura narrativa incluyendo las fábulas.crítico de arte/. Holmes/ y &3 #orelli . )l inter(s por lo particular.se trata de un tipo de relato particular dado que apunta a producir un saber verdadero. por el sujeto individual y por su percepción del mundo tambi(n fue defendidao a fines de 7BEB por el historiador británico La:rence . )mpleado desde (pocas remotas por los ca"adores primitivos y difundido X+X entre intelectuales de distintas procedencias como . indicios. como así también por reglas que organizan su escritura. %a 17 . 6no de sus principales representantes. pero agregaba que también es una práctica que produce un cuerpo de enunciados científicos aunque el historiador escriba dentro de una forma literaria. quien se$aló que el agotamiento de los grandes paradigmas científicos Cel mar ista.igmund -reud . definido a partir de un artículo aparecido en 7BEB que contó con una amplia repercusión' se trataba de 1 Indicios3 *aíces de un paradigma de inferencias indiciales2. lo singular y lo cualitativo< supone además que nuestro conocimiento de la realidad es indirecto.tone. que no necesitaba apelar a la construcción de leyes. *e $erteau concedía entonces que la historia es un discurso que pone en acci(n construcciones. &a interpretaci(n de las culturas . cuyas modalidades dependen de las variaciones de sus procedimientos técnicos. el de #nnales y el cuantitativistaC daba paso a la aparición de una nueva historia signada por el retorno a las tradicionales formas narrativas como modo de representación de la realidad. sino que e presa profundas opciones de carácter epistemológico.7BE?/. entonces ese conocimiento ya no se presenta como una forma de copiar o representar literalmente una realidad objetiva que estaría desligada del conocedor. :arcelona. e puso algunas de sus principales rasgos en un libro ya clásico.creador del detective 3herlo. basado en la abstracción. 6n tipo particular de narración sobre la sociedad es la utili"ada por la antropología simbólica o interpretativa. La guía de los indicios )l fundamento de los modelos macrosociales fue cuestionado asimismo desde otra formulación conocida como paradigma indiciario. #rente a la pretensión objetivista de los modelos macrosociales. )l dise$o de 9in"burg supone que la historia es la disciplina de lo concreto. no limitada a modelos abstractos y estructurales sino ocupada por las dimensiones culturales particulares. no hace literatura por su sujeci(n a las fuentes y a las convenciones de la disciplina. 1 !ara la nueva historiografía.al r(gimen de verdad es el resultado de una puesta en relación de los datos recortados por una operación de conocimiento que transforma una fuente en un te to historiográfico a partir de un conjunto de t(cnicas controladas y fijadas por las convenciones propias de la disciplina. vinculando la historia con la narraci(n. 7B>B/ )n ese artículo. En síntesis. el nuevo sentido subjetivista sostiene que los seres humanos damos sentido a lo que e perimentamos sólo a trav(s de la reestructuración de la e periencia en una trama narrativa que posee todas las características de una historia de ficción. )n efecto. Roger &hartier y &arlo 'in(burg sostuvieron argumentos similares a los de *e $erteau. $lifford &eertz. De &erteau sostuvo que la historia es una práctica científica productora de conocimientos. una trama de significaciones en la que vive el hombre.

!ero esta crítica revelaba una diferencia sustancial acerca de la forma de concebir a estos actores. pero el vuelco más importante se produjo en la consideración de la relación entre los actores y la realidad social. %a observación no es del todo justa' los hombres Cen su dimensión individual o colectivaC siempre estuvieron presentes en los estudios históricos. ello se tradujo en una crítica a los fundamentos de la historia social clásica. capaces de operar sobre la realidad a partir de racionalidades específicas. llamada nueva historia social en #rancia o ciencia social hist(rica en *lemania. la burguesía moderna no podía escapara a su lógica que ponía en primer plano la ma imi"ación de sus beneficios.périence% /n autre histoire sociale . ni las acciones de los hombres lo que e plicaba la realidad social< en cambio. en otros t(rminos. . 0o era la voluntad de los hombres lo que e plicaba sus acciones. )n la *rgentina. )n ellas se alienta el paso de la clásica historia social a una historia de la sociedad. el escritor Dabelais no podía ser ateo en el siglo X=+ por carecer de las herramientas mentales. para poder percibir las dimensiones de los fenómenos sociales.ormas de hacer +istoria. en lugar de una ciencia e perimental supuestamente orientada a formular regularidades o leyes. Atra historia social/. el emperador Carlos = fue presa de un imperio en el que 1nunca se ponía el sol2.antropología se convertía entonces en una disciplina interpretativa que buscaba revelar esa trama de significaciones. que ahora se consideran m&ltiples. se decía que Dosas actuó como lo hi"o por su condición de estanciero. que ya no se concebía como una estructura homog(nea. )sta operación permitiría a los historiadores percibir a los actores de carne y hueso. en general mar istas. 3eg&n lo hemos anticipado. #ernand :raudel. compilada por 8eter Bur+e y traducida en 7BB? al castellano bajo el título . su +oluntad o su intencionalidad.plicar los #enómenos sociales que estudian los historiadores %as respuestas de las concepciones estructurales solían colocar en segundo plano estas dimensiones porque consideraban a los actores sociales como una especie de víctima pasiva de determinaciones de diverso tipo. !or eso. )n especial. se puso en cuestión la propia idea de lo que sería lo social. es necesario acotar el universo social sometido al análisis. #ebvre sostiene que las sobredeterminaciones de la (poca de alg&n modo condenaron a %utero a producir la Deforma protestante. *l e plicar la Deforma. )n cambio. 4os obras colectivas de los a$os noventa ilustran este cambio' )e* perspecti+es in historical *riting. 18 . para e.7BBJ/.ales actores no podían ser reducidos a las categorías predeterminadas utili"adas por los estudios macrosociales como las clases o la profesión. económicas. y . cuyo eje se asentaba alrededor de las respuestas dadas a la siguiente pregunta' ¿cuál es la importancia de la acción humana. sino como un conjunto de interrelaciones cambiantes. %os actores sociales 6na de las críticas a la que fue sometida la historia estructural o macrosocial consistió en que se trataba de una historia sin actores sociales. el conflicto entre burguesía y proletariadoC. las dos rupturas más significativas de este cambio está vinculada con los actores y con la escala de observación. filosóficas y conceptuales que le permitieran serlo. las anteriores consideraciones cuestionaban los modos de conceptuar los fenómenos sociales< en el campo de la historia. cambiantes y heterog(neas. dirigida por B3 Lepetit . !ara otro historiador. para el historiador franc(s Lucien -eb're. la nueva historiografía pensó lo social como un conglomerado de m&ltiples actores sociales considerados como sujetos activos y significativos. inclu$endo sus ra(ones. eran las causas geográficas. y no tanto categorías abstractas. !or ejemplo. )n efecto. * continuación trataremos detalladamente ambos problemas. la estructura de clasesC que podía ser pensada desde un centro &nico C siguiendo el ejemplo. usar el microscopio en lugar del telescopio. reducir la escala de observación. mentales o culturales las que determinaban los procesos sociales.%as formas de la e periencia. la sociedad ya no funciona como una estructura coercitiva que determina el destino de los hombres. !ara otros tantos historiadores. unitaria y continua C por ejemplo. %el telescopio al microscopio 3omeramente descriptas.es #ormes de l-e. la realidad social ya no era concebida como una entidad objetiva e terna a los sujetos sino como un producto de la acción de esos mismos sujetos< en otras palabras.

0o se trató de un cambio radical y absoluto sino de una cuestión de grados. 3e trata además de actores que refle iva e intencionalmente son capaces de conocer e interpretar el pasado para dirigir sus acciones e incidir en el presente y el futuro. proliferaron no sólo aquellos estudios destinados a e plicar la acción de los hombres. o en la sociedad feudal a se$ores y campesinos. %os historiadores contemporáneos no ignoran que los hombres son objeto de condicionamientos que limitan su acción. como creaciones históricas de los actores que ya no se imaginan cómo. )ra la lógica del sistema . !ero el cambio producido en la historiografía contemporánea no se limitó a revalorar el rol de los hombres y sus acciones< por el contrario. interpretativa. 19 . *sí. desde comien"os de los ochenta buena parte de las indagaciones históricas y las e plicaciones de los procesos recayó sobre los actores sociales.Como vimos. sus acciones y sus deseos tenían un papel relevante en el proceso histórico pasó de las prácticas políticas a las ciencias sociales. sino tambi(n aquellos orientados a estudiar la construcción y evolución de los actores históricos. *sí. un verdadero canto a la capacidad de los hombres para construir su futuro. pero aun así. de acentos y matices. y no como resultantes ineluctables de factores o fenómenos estructurales de los que los actores son simples portadores pasivos. desde fines de los a$os sesenta la propia práctica social de muchos jóvenes universitarios estudiantes de carreras sociales y humanísticas Cellos mismos educados por historiadores que provenían de la historiografía macrosocialC puso en cuestión esta creencia. los actores sociales inciden activamente en su construcción. de las barricadas a los libros. sino como el resultado de la acción de esos hombres. la idea de que los actores. se trata de categorías de análisis de fuerte contenido abstracto y escasa correspondencia con los hombres concretos de carne y hueso. %a historia macrosocial identificaba unos pocos actores de una naturale"a fuertemente abstracta' se trataba más bien de entidades que agrupaban grandes masas de individuos y que por ello contribuían a homogenei"ar y modeli"ar más que a diferenciar comportamientos. tambi(n se modificó la propia concepción acerca de qui(nes son los actores significativos. *sí. *sí.feudal o capitalista/ la que determinaba la e istencia de estos actores y no la propia observación histórica' por esto. se contradecía de plano con la visión de la historia que aprendían en los claustros universitarios. )n efecto' ¿de qué modo pod0a un estudiante #rancés en las barricadas parisinas de ma$o de 1234 compatibili(ar la #amosa consigna 5la imaginación al poder6 con la idea de que la acción de los su7etos no era rele+ante para comprender los procesos históricos )l fuerte contenido voluntarista de la consigna. %a tarea de los historiadores será entonces comprender el sentido de tales acciones desde una perspectiva hermen(utica. %a realidad social ya no se concibe como una estructura que impone sus determinaciones a los hombres. 9eneralmente estos grandes actores eran identificados a partir de la propia naturale"a de las determinaciones estructurales de una sociedad. es evidente que la sola voluntad de los hombres no basta para dar e plicaciones sobre la realidad social. en la sociedad capitalista se identificaba a la burguesía y el proletariado. es decir aquellos que deben ser objeto de estudio por las ciencias sociales. más que actores.

la prostitución. #acultad de Humanidades y *rtes. esta historia se ha generali"ado y contamos hoy con numerosos trabajos reali"ados desde variadas perspectivas teórico conceptuales y temáticas' trabajo de las mujeres. minorías (tnicas. pues constituye una concepción basada en la diferencia. )ste reconocimiento del sujeto implica una compleji"ación de los objetos de estudio. Re+ista de 9studios de la Mu7er es una publicación anual editada por las 6niversidades 0acionales de %uján. sensibilidades. por ejemplo los burgueses de #rancia o de una determinada "ona de #rancia en un determinado período histórico. se uales o culturales. la violencia se ual. en la diversidad.#acultad de #ilosofía y %etras de la 6niversidad de :uenos *ires/ que publica la revista Mora. se pasa al género como nueva categoría analítica y elemento constitutivo de las relaciones sociales basadas no sólo en las diferencias de se o sino tambi(n en otras relaciones de poder social lo cual. jóvenes. a su ve". )n el primer caso. ni$os. la vida cotidiana. o más a&n. 20 . permite revisar y compleji"ar el análisis de los procesos de estructuración y desigualdad social. además. el honor o el gusto. aun cuando la línea divisoria entre p&blico y privado sea muy difusa. los afectos< que indaga sobre las representaciones sociales del amor. en la heterogeneidad. +nicialmente esta perspectiva comen"ó como 1 historia de las mujeres2 y avan"ó luego hacia 1 historia de género2. =eamos a modo de ejemplo la historia de las mujeres. +niciados en los )). la familia. mujeres. campo en franca e pansión y que cuenta con numerosos cultores Cmayoritariamente historiadorasC.)n cambio. sea que se trate de un repliegue sobre la intimidad de los sujetos. la indagación histórica se encaminó hacia el estudio del mundo privado de los actores. 5ás que la lógica de un sistema encarnado en actores abstractos y globales. la sensibilidad. la familia. distribuidas en institutos. %a multiplicación de los actores condujo tambi(n a la multiplicación de los puntos de vista para su análisis' ya no se trataba de pensar todo el tiempo cómo un abstracto proletariado 1luchaba2 contra la opresión de otra abstracta burguesía porque así era la lógica del capitalismo< al identificarse el estudio de la historia con sujetos concretos tomaron importancia nociones como representaciones e imaginarios sociales. subjetividades y e!periencias atribuidas a su ve" a un universo de actores que puede incluir' viejos. que a su ve" cuentan con publicaciones. para la nueva historia que surge de la crisis de los paradigmas los actores son unidades concretas de acción que e presan la heterogeneidad de lo social. en las &ltimas d(cadas se estudian las e periencias concretas de actores tambi(n concretos. etc(tera. áreas.e tos como el dirigido por &3 Le'i y 03 $3 .a Al7aba.66. . trabajadores. la historia de la vida privada rompe con una historia tradicionalmente anclada en el ámbito de lo p&blico. 6niversidad 0acional de Dosario. la sociabilidad. la ni$e". tal como puede verificarse en la compilación de &eoges %uby y 8hillippe Aries. consumidores. %a aparición de estos estudios se relaciona Ctal como lo venimos argumentandoC con el movimientismo social y político radical de la d(cada de los sesenta y parte de la de los setenta. Comahue y %a !ampa. +istoria de las mujeres en Hccidente. El estudio de los su1etos< de la 'ida pri'ada a la sociabilidad %a recuperación del actor social puede pensarse en dos dimensiones' un giro hacia adentro y otro hacia afuera. !egunda 8poca. %os estudios históricos se abren entonces a un amplio abanico temático que suele incluir la historia de la cotidianidad. a favor de la liberación de la mujer. con los trabajos pioneros de Hoan 3cott. 3on. lo íntimo. !recisamente esta historiografía trata de demostrar cómo se definen ambas esferas en sociedades y (pocas determinadas.sin información en internet/ es el órgano de e presión del Centro de )studios +nterdisciplinarios sobre las 5ujeres. la pareja.ranca . %os estudios de g(nero contribuyen así a ampliar los presupuestos teóricos clásicos de la historia social y enriquece las herramientas analíticas para el estudio de relaciones de clase. etnicidad y poder. actores concretos y empíricamente verificables' a la historiografía contemporánea le interesarán más los burgueses que la burguesía. programas de investigación. g(nero. !or su parte . en la subjetividad y en la relatividad de los procesos sociales.chmitt sobre la +istoria de los j(venes. en tanto que :ona . sea que se entienda por ello aquellas dimensiones no p&blicas del comportamiento humano. la se ualidad. 4e la mujer víctima de la dominación masculina. *sí. jornadas científicas y foros. )n nuestro país e isten numerosos grupos institucionali"ados< a modo de ejemplo puede citarse el +nstituto +nterdisciplinario de )studios de 9(nero .

tras los primeros trabajos de los antropólogos sociales de la 6niversidad de Cambridge de mediados del siglo pasado. %as Hornadas de Historia Aral que organi"a la 3ecretaría de Cultura del 9obierno de la Ciudad de :uenos *ires convocan anualmente a una cantidad creciente de estudiosos de la materia. la política. obra en varios tomos que abarca la historia europea a lo largo de dos milenios. Historia de la vida privada. el asociacionismo. )l supuesto general de los estudios basados en esta metodología es que. Luisa 8asserini recuperó la memoria del antifascismo en . la amistad. clases subalternas. tales como el #rchivo oral de la :niversidad de 5uenos #ires o el #rchivo oral del %nstituto *i ?ella . etc(tera. ambas conformadas por tres tomos. la historia de la vida privada y de lo cotidiano ofrece a la historia de la sociedad la posibilidad de comprender las e periencias. )n la *rgentina debe destacarse el trabajo pionero de %ora . # través de la historia oral se indaga el mundo de las e!periencias y las vivencias de los actores el testimonio adquiere así estatuto de fuente privilegiada para percibir los mecanismos de la construcci(n de la memoria. ) isten asimismo numerosas publicaciones periódicas como +istoria y fuente oral . como los de 8aul 6hompson. esa compleja dialéctica entre recuerdos y olvidos.amuel. asistimos hoy a la formali"ación teórica y metodológica de esta perspectiva y a su aplicación en la sociología y la historia. el universo de las imágenes y los lenguajes e presados en la oralidad. importa ahora la e periencia concreta de los actores específicos y la construcción e interpretación que ellos hacen del mundo social. el teatro. * partir de los te tos fundantes. de conectar aspectos simbólicos e imaginarios con las condiciones materiales y relaciones sociales en situaciones y coyunturas concretas. la iconografía. de dos perspectivas' los estudios sobre la sociabilidad y sobre las redes relacionales. *sí. de balances historiográficos y de libros concebidos desde la perspectiva de la historia oral. Hral +istory y c(lebres repositorios como el #rchivo de la palabra. gustos. que se reali"ó en los a$os sesenta. %as profundas transformaciones historiográficas operadas por el giro hacia adentro se vieron refor"adas por el giro hacia afuera. Ciertamente. 8hillippe 0outard y *alph . autora de te tos programáticos. Despecto de las redes sociales. 4evoto y 5. )stas temáticas demandaron la utili"ación de fuentes 1no tradicionales2 tales como la pintura y la literatura. algunos aspectos de la guerra civil espa$ola fueron reconstruidos por *onald -razer< por su parte. el trabajo. 5adero. el mundo del trabajo. etc(tera. esta t(cnica orientada a 1recuperar las voces del pasado2 ha mutado y se ha e pandido a los más diversos territorios' inmigración. la vecindad. 3e trata de una agenda temática y metodológica que e plora el universo relacional de los actores a partir. ella se originó en la e periencia británica de los +istory @orAshops de la d(cada del sesenta< desde entonces. y su homónima dirigida por #. ) isten asimismo varios programas institucionales Ccomo el que funciona en la #acultad de #ilosofía y %etras de la 6:*C y repositorios que albergan testimonios orales. orientada a e plicar los cambios que en diversas (pocas afectaron a la noción y los aspectos de lo privado. %a obra constituyó un resonante ( ito editorial y tuvo sus ecos en nuestro país en te tos tales como los de Dicardo Cicerchia. aparecieron obras que contaron con una considerable influencia por las aperturas temáticas que plantearon. elites. la religión. con resoluciones distintas. el sindicalismo. fenómenos de resistencia. )sta nueva historia coloca en el centro de sus preocupaciones el juego de relaciones interpersonales< en lugar de una lógica social global que remite a una &nica relación esencial. los deportes. %a e presión historiográfica más c(lebre fue la colección dirigida por !hilippe *ries y 9eorges 4uby. etc(tera. los actores crean sistemas de redes relacionales que pueden estudiarse de modo sistemático hasta ser codificadas y 21 .tratando de verificar y e plicar sus transformaciones. espacios y contenidos que asumen los vínculos en instancias tan diversas como el parentesco. la fotografía o la publicidad. en sus interacciones.ch:arzstein. los te tos locales reflejan con elocuencia las nuevas dimensiones incorporadas a la agenda historiográfica. Historia de la vida privada en la *rgentina. 9n s0ntesis. Con algunos precedentes.orino. en 'é!ico. como por ejemplo la que establecería la burguesía y el proletariado. producto de la primera e periencia local de este tipo. valores. )l mundo de las subjetividades fue e plorado tambi(n a partir de la historia oral. 8toria orale. fundamentalmente. Consecuentemente esta historiografía procura reconstituir las formas. tales como los referidos a la memoria e identidad del e ilio republicano espa$ol en la *rgentina.

de Den"o de #elice. o simplemente recreativos. admite actualmente variados usos. empleándose para su análisis criterios tales como el grado de formali"ación. )l concepto de sociabilidad. las encuestas etnográficas. un juego de escalas entre lo micro y lo macro desde donde e plorar las más diversas temáticas. tambi(n parte del carácter relacional de los individuos pero en este caso se trata principalmente de anali"ar estas relaciones en su dimensión asociativa. y en la psicología socialC de diversos modos' los relatos orales autobiográficos. como el monumental 5ussolini. 6n buen ejemplo de los modos en que los historiadores construyen y emplean las biografías lo constituye el fantástico te to de 03 Le &off 8aint &ouis< no debería sorprender que su autor lo considere una antibiografía. . otro recurso inestimable de la historia contemporánea. 3e crea así una matri" de relaciones plasmada en un grafo que representa las relaciones de los actores con determinados hechos y. o la historia recreada por (atalie @emon %a'is en El retorno de 'artin Euerre. Escalas de obser'ación #icrohistoria 22 . sus lógicas. 0uan $3 &ra'aglia. Atros ejemplos son las reconstrucciones sobre personajes de la historia contemporánea. )l inter(s por los actores sociales y su potencialidad e plicativa se e tiende hasta la valoración de las dimensiones individuales. ya que la vida del monarca-santo ilustra más su (poca y su conte to social que una e istencia sobre la cual no abunda información y está plagada de mitos. sectoriales Corgani"aciones de oficio. que como sostuviera &3 Le'i. aplicadas a las elites político económicas. @acarías #outou+ias. antropología. ya sean estos de inter(s p&blico Csociedades literarias. las historias o relatos de vida. %os tipos y formas concretas de asociación presentan una amplia diversidad. )n estos casos. )n nuestro país. por ejemplo en el campo antropológico ./ o sobre el mundo del trabajo .ras las sendas abiertas en )uropa por #aurice Agulhon y -rancois X3 &uerra. )l m(todo ha tenido varias aplicaciones. o 'ujeres de los márgenes tres vidas del siglo F6%% . %as asociaciones suelen reunir a un grupo de individuos en torno a intereses comunes. el análisis de un conjunto de biografíasC se revela particularmente &til para conocer la composición de grupos o elites de poder. filosóficas. se destacan las contribuciones de Beatriz Bragoni.sistemati"adas. acaso resulte más adecuada la e presión de . constituy(ndose así en espacios que multiplican las relaciones sociales fuera del ámbito privado. la prosopografía Co sea. 6na biografía no sólo ilustra un itinerario individual< en su aspecto instrumental. la composición y los modos de adscripción y participación. puede citarse la colección publicada por #ondo de Cultura )conómica. * modo de ejemplo de la productividad de la biografía en nuestro país. o las de .5itchell. propósitos y funcionamiento. constituyen notables ejemplos. sociedades mutualesC. o a la inmigración. por ello los cientistas sociales han recurrido a tipologías y clasificaciones. !or su parte. %os nombres del poder. para aludir a la imposibilidad de reconstruir acabadamente una vida. %a perspectiva biográfica como estrategia metodológica ha sido asimismo empleada para reconstruir las características de los sectores populares' los casos del molinero 5enocchio en El queso y los gusanos. que demuestra la productividad de la perspectiva para el análisis de la historia política. Eduardo #íguez. científicas. conjunto de biografías políticas de las principales figuras de la historia argentina. en la *rgentina se destacan las obras de 8ilar &onz9lez Bernaldo de Cuirós. la relación con otros actores.9ribaudi/. el m(todo biográfico se emplea en las ciencias sociales Csociología. referidas al análisis de los ámbitos de sociabilidad en :uenos *ires. %a resultante de ello es el renovado auge de la biografía.abina Loriga que en lugar de biografía propone la e presión espacios biográficos. las funciones. a trav(s de estos.andra &ayol. etc(tera. )l objetivo principal de este tipo de estudios consiste en e plorar las diversas formas de agrupamiento. filantrópicas o caritativasC. los objetivos. Como recurso metodol(gico. )l individuo se convierte entonces en una lente privilegiada para dar cuenta de un medio social y de una (poca. la biografía permite abordar las relaciones entre el individuo y los conte tos sociales. de $arlo &inzburg.

Huegos de escala. )l Centro desarrolla una intensa actividad de investigación plasmada en numerosas publicaciones. 4esde el trabajo pionero de Imanuel !allerstein. %a propuesta microhistórica constituyó un ( ito editorial< a partir de 7B>F y por espacio de una d(cada comen"ó a aparecer en +talia la colección 'icrohistoria. e plora las racionalidades y las estrategias que ponen en marcha las comunidades. )n 7BBG el historiador franc(s 0acques *e'el compiló un conjunto de artículos bajo título 7eu! d<échelles. 3in ignorar la e istencia de un sistema capitalista. )n nuestro país. 1Cultura. los individuos. propone la superioridad de la dimensión micro sobre la macro. . )n el prólogo a los te tos que componen la compilación. evidentemente. *ctualmente la sociología histórica se practica en el #ernand :raudel Center de la 3tate 6niversity of 0eP Ior. dado que estima que la observación microscópica es capa" de revelar dimensiones no perceptibles desde generali"aciones inductivas. la reconsideración de la escala ha posibilitado la apertura de campos como la historia de empresas y del consumo. )l otro. lo cual es una muestra de la heterogeneidad de la producción y de las direcciones diversas en que se aplicó esta práctica historiográfica. temática que articula la historia económica con la social y la cultural. * pesar de la gran e pansión del microanálisis. no privilegia una escala sobre la otra y propone un juego o variación entre las dimensiones macro y micro. procesos amplios. )l microanálisis de la e periencia/< el te to reflejaba el trabajo colectivo desarrollado en la )scuela !ráctica de *ltos )studios . ?he 'odern @orldJ8ystem . de sistemas históricos y de civili"aciones. 23 . las familias. Devel distinguía dos posicionamientos en la relación a los enfoques micro y macroanalíticos. como por ejemplo el capitalismo. )lla puede definirse como una tradición en investigación sobre la naturale"a y efectos de estructuras a gran escala y de procesos de cambio a largo pla"o. &a mycroanalyse I l<e!périence . no por ello debe suponerse que la escala ampliada haya desaparecido de los estudios históricos. que emplea el m(todo comparativo y el análisis macro causal. !ero tambi(n dirían que ese hecho dice poco sobre ambos casos que son. social y cultural. comparaciones enormes . las parentelas.:inghamton/. la &nica manera de conocer efectivamente ambos casos es la atención particular y específica. que si bien reconoce la productividad de la reducción de escala.)stas nuevas concepciones de la historia plantearon un problema que no era nuevo pero que usualmente había sido poco atendido por los historiadores' la escala de observación para abordar un estudio significativo de los fenómenos sociales. tal como se verifica en el artículo de #aría I3 Barbero y -ernando *occhi.+ocpol y $harles 6illy. representado por las posturas de . !ara e plicar este principio a trav(s de un ejemplo.)l moderno sistema mundial/ de 7BE@. cuyo te to Erandes estructuras. editada por Einaudi y dirigida por &3 Le'i y $3 &inzburg< en ella se aplicaba esta perspectiva a la historia económica.7BB7/ constituye toda una toma de postura.6:*/. adoptado por investigadores como #arc Ab"l s. en la que se incluyen trabajos en los que se aplica el microanálisis a diversas problemáticas. A3 Bensa.economía y nuevos sujetos de la historia' empresas y consumidores2. %a historia estructural empleaba una escala ampliada. de allí la denominación macrosocial< las objeciones epistemológicas de las que fue objeto mostraron las ventajas derivadas del uso de una escala reducida CmicroC a fin de indagar las relaciones sociales concretas. Ensayos de historiografía argentina. Decientemente en la *rgentina apareció la compilación de B3 Bragoni 'icroanálisis. en tanto que la primera engendra a la segunda. todos ellos interesados en la temática de la escala. !or ello. la sociología histórica ha puesto de manifiesto su productividad en los estudios sobre historia latinoamericana y cuenta con anclaje institucional en el Mrea de 3ociología Histórica del +nstituto de +nvestigaciones 9ino 9ermani. sino como un conjunto complejo de relaciones cambiantes dentro de conte tos m&ltiples en permanente readaptación. los cultores de la microhistoria reconocerían que los habitantes de una comunidad del mediooeste norteamericano y de un arrabal de !arís forman parte del mundo capitalista. )n tal sentido. muy diferentes. sociedad . 6no.imona $erutti y #aurizio &ribaudi. la disciplina continuó consolidándose gracias a los aportes de 6heda . de la #acultad de Ciencias 3ociales . %a microhistoria concibe el mundo social no como una estructura social de escala global. Bernard Lepetit y la suya propia.)H)33/ que reunió a antropólogos e historiadores franceses e italianos a comien"os de la d(cada del BF. 0o se trata de una historia social ni de una mera sociología sino de un espacio de integración entre historia y sociología. fundado en 7BEG y dirigido por +mmanuel Rallerstein para el estudio de economías. tal como puede apreciarse en la vitalidad con que cuenta la sociología hist(rica.

esta tendencia está representada por historiadores como *obert %arnton.or+heimer. en la opinión de varios analistas. . los medios masivos. %a revista 0unto de 6ista introdujo desde fines de la d(cada del setenta te tos referenciales de los 24 . representada centralmente por la obra de 8ierre Bourdieu. quien e ploró dimensiones como el habitus.abermas. además de aquellas que obedecen a las distintas tradiciones historiográficas nacionales. tal como lo e presa uno de sus principales cultores. %a iconografía constituyó asimismo una fuente privilegiada para los historiadores culturales. también se ocupa por los modos de circulaci(n de los objetos culturales. )stas en efecto. políticas y culturales es el multiculturalismo. 3e trata de estudios conscientemente ecl(cticos. el gusto.rancia se desarrolló particularmente la sociología de la cultura. la comunicación social o la semiótica. la teoría social. %a historia cultural abarca un amplio territorio en el que es posible reconocer diversidades. la práctica a trav(s de la cual los individuos aprehenden y organi"an significativamente la realidad social.$ampos reno'ados )ntre las m&ltiples direcciones en las que se e pande la nueva historia. parecen constituir actualmente aquellas capaces de dar cuenta de los fenómenos sociales con mayor amplitud e inteligibilidad. de Leandro &uti"rrez y Luis A3 *omero. abierta por los más prestigiosos intelectuales de la )scuela de #ran. política y cultura 5uenos #ires en la entreguerra . varios de cuyos te tos aparecieron bajo el título de &a gran matanza de gatos y otros ensayos de historia de la cultura francesa . e iste una larga tradición de estudios culturales. sean ellas conceptuales o metodológicas. a la ve" que proclama la idea de una cultura 1universal2. . Ben1amin. son aquellas que constituyen el n&cleo de la actividad historiográfica actual y que concentran buena parte de las líneas conceptuales y metodológicas antes referidas' la historia cultural y la nueva historia política. 6n área particularmente interesante en la que convergen variables antropológicas. )sta escuela se orientó al estudio de las industrias culturales. abordaremos dos que. las dimensiones cultural y política de las prácticas humanas. En . #arcuse o . entre otros. )l inter(s de los estudios culturales se centra más en análisis concretos de casos históricamente situados que en tipos generales de comportamiento. el culturalismo británico fue retomado por obras tales como 8ectores populares. En la #rgentina. )sta &ltima circunstancia se verifica en el caso británico. en rigor revela como nunca antes la multiplicidad de las culturas. *aymond !illiams o E383 6hompson. críticos y deconstructivos< no pretenden ofrecer un modelo &nico para todos los casos y no responden a límites disciplinarios establecidos.erge &ruzins+i tras los campos abiertos por 8nof+y y Aby !arbug d(cadas antes. %a historia cultural de lo social o la historia socio cultural contó con amplia difusión en #rancia gracias a la labor de *3 $hartier y sus investigaciones en torno de los libros y los lectores en la )uropa moderna< en el mundo anglosajón. entre quienes se destaca la obra de . *oger $hartier. es decir. 3e trata de una e periencia transdisciplinaria que toma insumos de la crítica literaria. . )n esta historia. En #lemania. la producción cultural en la sociedad capitalista y la cultura de masas. que propició la institucionali"ación de los estudios culturales o cultural studies. socioeconómicas.all.istoria cultural &a historia cultural aborda el estudio de las representaciones y los imaginarios junto con el de las prácticas sociales que los producen. etc(tera. conformada por *ichard .tuar . 8eter Bur+e y (atalie @emon %a'is< en *m(rica %atina se destacan 0esAs #artín Barbero y ("stor &arcía $anclini3 %a antropología interpretativa tambi(n ha reali"ado innegables aportes a esta nueva historia de la cultura< ella puede ejemplificarse a trav(s de la obra del historiador estadounidense *3 %arnton.oggart. nuevas categorías como las de e!periencia o representaci(n permiten captar la mediación simbólica.furt' Adorno. problemática relacionada con los efectos paradójicos de una globali"ación que. en el cual la tradición inaugurada en los JF por la )scuela de :irmingham.

representada por 2scar 6er9n. de las relaciones sociales de poder y de las configuraciones sociales que las sustentan.5egriffsgeschichte/ de *einhart =osellec+. 3. o las transiciones políticas hacia la democracia en regiones como *m(rica %atina. por un lado.innerC. lo político o. es decir. Como en el caso de la historia cultural.historia urbana/. porque se propone estudiar el pensamiento en los conte tos de producción y circulación que le corresponden.istoria política *caso por la magnitud de acontecimientos recientes tales como los cambios geopolíticos. 3e trata mejor de una profunda reconfiguración del campo a tono con los cambios más generales de la historiografía contemporánea. )l análisis del discurso remite al carácter 1construido2 de la realidad. )ste &ltimo campo cuenta actualmente con ámbitos institucionales y cultores como Beatriz . )l análisis del discurso fue empleado localmente entre otros por (oemí &oldman y 0orge #yers. %a historia conceptual reconoce dos tradiciones' la anglosajona de la $ambridge 8chool.arlo .análisis cultural/. . 6n grupo de trabajos dise$ados en el clima político de los primeros ochenta abordó un tema clásico. la historia política. así como de los cultural studies. con Cuentin . en tanto que en el segundo a la +istoria social de los conceptos. %a historia conceptual se ocupa de la historicidad de los conceptos.+inner a la cabe"a. Atros ejemplos asociados con las artes plásticas lo constituyen 0os" E3 BurucAa y Laura #alosetti $osta. #sí como lo cultural alude a la dimensi(n simb(lica de toda e!periencia humana. sino que refiere a una dimensión de las prácticas humanas que son inseparables de las demás. por &ltimo. y a las configuraciones sociales que vuelven posibles esas formas políticas y las que. se distingue de la clásica historia de las ideas por el hecho de que.furtianos y de los postestructuralistas y sociólogos de la cultura franceses. sus conte tos de producción y de recepción. * su ve". o sea de su modificación a trav(s del tiempo y sus usos diferenciados seg&n el conte to social en el que se los utili"a. Esta concepci(n naturalmente incluye aquello que era el eje de la historia política tradicional. de lo social.fran. lo político remite hoy al estudio del conjunto de la vida social como forma específica de relaci(n y comunicaci(n que tiene como preocupaci(n central el problema del poder en su dimensi(n p"blica. pero las supera a través de la e!ploraci(n de la acci(n política. %a revista 0rismas. lo económico o lo cultural. la historia intelectual aborda el estudio de las elites culturales plasmadas en los altos te tos. y la alemana . más centrada en los sectores populares. la globali"ación y sus correlativos brotes neonacionalistas. simplemente. * diferencia de la historia cultural. en este caso una construcción discursiva. Atra perspectiva deriva de diversos análisis han subrayado la importancia del estudio del lenguaje como punto de encuentro entre el universo social y el cultural< en el conte to franc(s se desarrolló particularmente el análisis del discurso. de D. entre otros. pero lo hi"o desde perspectivas antigenealógicas. 0orge %otti y Elías 8alti. Tosselle. son engendradas por ellas. se atendió principalmente al estudio de los conceptos políticos aplicados principalmente a los grandes te tos clásicos Ccomo el 'aquiavelo de N. editada por la 6niversidad 0acional de Nuilmes. 'ientras que las historias más tradicionales se conformaron a partir de la idea de la naci(n como una entidad esencial que se proyectaba hacia el pasado sin un límite visible Basí se lleg( a hablar de los -indígenas argentinos2 25 . )n el primer caso. mientras que en el ámbito anglosajón se plasmó en la llamada historia de los conceptos. abandona el estilo ta onómico que caracteri"aba a esta Cy que se materiali"aba en largas listas de ideólogos seguidas por sus 1principales2 ideas2C por otro.. entre otros. no alude actualmente a un campo autónomo de la realidad social diferente. la historia política es actualmente un polo historiográfico fuertemente renovado que indaga sobre las relaciones complejas y variables que establecen los hombres en relación con el poder. a su ve". el de la naci(n. 8ablo Alabarces . por ejemplo. constituye actualmente el mejor ejemplo del tratamiento que en nuestro medio recibe la historia intelectual.el deporte/ y Adri9n &oreli+ . área que arraigó particularmente en la historiografía estadounidense y que se orienta centralmente a superar a la clásica historia de las ideas. 5al podría tratarse entonces Ccomo se ha sostenidoC de un retorno a la vieja historia política. el estudio de las instituciones del sistema político. )sto implica prestar atención a los modos de organi"ación y de ejercicio del poder político en una determinada sociedad. 3u productividad se manifestó en el empleo que de estos recursos hace la historia intelectual. porque no intenta superar las contradicciones del pensamiento ofreciendo una versión sint(tica y homog(nea de cada autor y.

%a obra de -ranDois -uret 0ensar la 4evoluci(n . de 7B>>.!ara una historia política/. verdadero te to fundacional que refleja la variedad de las nuevas temáticas' :na historia presente. sobre todo.obsba:m y los de este con 6erence *anger< los de Ernest &ellner y de Benedict Anderson. los espacios y los formatos de sociabilidad. sino de entender cómo a partir de la crisis colonial se fueron organi"ando estados y naciones y cómo otros simplemente fracasaron y quedaron en el camino. las prácticas electorales. &as elecciones. la #rgentina habría nacido el 3K de mayo de LMLN o tal vez el LO de julio de LMLOC. así como las formulaciones de #ichel -oucault en su 'icrofísica del poder. &as ideas políticas. &a asociaci(n en política.nacionalizando a poblaciones que nada tenían que ver con la #rgentinaC o que nacía en un momento particular con todos sus atributos Bpor ejemplo. por historiadores cercanos a la revista #nnales. se trata de comprender que ni unos ni otros tenían escrito ese destino en ning&n plan preconcebido.. y 'arianne au pouvoir lPimagerie et la symbolique républicaines de LMMN a LRLS. %a amplísima difusión de los trabajos de Eric . )n ella convergen el análisis del discurso político. *en" *emond fue uno de los que mejor han teori"ado sobre el desarrollo y el alcance de la nueva historia política< ello puede percibirse en los temas e puestos en el índice de 0our une histoire politique . como por ejemplo la *rgentina. 5uchas de estas dimensiones fueron aplicadas localmente en te tos como los de . quien modificó sensiblemente la percepción de nuestra historia de la primera mitad del siglo X+X.9bato. &os protagonistas de la biografía. Atros trabajos logran incorporar las dimensiones de la cotidianidad a la historia política. de las imágenes y de los emblemas.frUlist+ssues. ya que despla"ó el análisis de la Devolución basado en procesos socioeconómicos para poner el acento en los problemas específicamente políticos. además de los filósofos $laude Lefort y $ornelius $astoriadis. 6n enfoque lingKístico de la cultura política fue asimismo empleado por 0acques &uilhaumou.rancia. Atra línea se desarrolló a partir de la historia conceptual de lo político . encontraron localmente eco en la producción de 0os" $arlos $hiaramonte. los procesos de formación de identidades colectivas. las formas de representación. autor de numerosas obras sobre la política francesa de los dos &ltimos siglos. &os intelectuales. la obra de #aurice Agulhon concede una gran importancia e plicativa al análisis del universo simbólico. es decir. o el de #arcela 6erna'asio &a revoluci(n del voto . las formas de participación y acción sociopolítica de los actores en una sociedad concreta.. la trama relacional. &a política en las calles. &os medios de comunicaci(n. . Atro conjunto de indagaciones articuladas a partir de formulaciones procedentes de la historia cultural centró su atención en la dimensión simbólica de las prácticas políticas' la ritualidad. tomando como foco el problema de las costumbres< en este punto la má ima referencia son los te tos de #3 %e $ertau %a invención de lo cotidiano.http'UUPPP. Hunto con los criterios de sociabilidad ya mencionados. I. En . 8ierre (ora y 0acques 0ulliard. tiene por objeto comprender las racionalidades políticas dando cuenta de la interacción permanente entre la realidad y su representación. la cual. seg&n 8ierre *osan'allon. y tambi(n . la gestualidad. los nuevos estudios consideraron a las naciones y a los nacionalismos como tradiciones inventadas o bien como comunidades imaginadas .ilda . &as palabras.rancesa .persee. *hora ya no se trata de encontrar la genealogía de una nación. la historia de lo político se desarrolló en el )H)33 C)scuela de *ltos )studios en Ciencias 3ocialesC desde la d(cada del EF. y la acción comunicacional.eyWahess/ por 0acques 2zouf.doV. tal como se manifiesta en sus bellos te tos 'arianne au combat lPimagerie et la symbolique républicaines de LQMR I LMMN . la construcción de la ciudadanía.7BE>/ fue el más importante punto de referencia para la renovación de la historiografía dedicada a la política. &a opini(n. Desultan asimismo muy valiosos los aportes procedentes de la sociología Cparticularmente de #a> !eber y (orbert EliasC perceptibles en la obra de &"rard (oiriel aplicada al estudio histórico de la inmigración y los refugiados a partir de un enfoque que privilegia a los actores individuales.istoria del tiempo presente y memoria 26 . que estudió el lenguaje político de la Devolución #rancesa.

!ara ello ha impulsado jornadas de debate. 4esde hace dos d(cadas. ideológicas y culturales. archivo oral. publicaciones especiali"adas e instituciones' de esa convergencia surgió la historia del presente basada generalmente en el criterio de 1memoria viva2 o sea la de los testigos vivos que refieren a procesos a&n no terminados.C0D3/. jornadas. de acuerdo con los neologismos acu$ados por la nueva tendenciaC es elaborar una historia vivida pero tambi(n trabajar con la memoria. el +nstituto de Historia del . )l tema ha suscitado ardientes pol(micas por sus implicancias (tico-políticas. se traduce en cantidad de iniciativas historiográficas. Histori"ar el presente C presentizar. la colaboración. )stas instituciones destinadas a garanti"ar el derecho de los ciudadanos al conocimiento histórico sobre los genocidios basados en causas raciales.%as dimensiones colectivas de la nueva historia social encontraron en el tema de la memoria. en lo referente a la historia de la Desistencia Cmateria preferente del Comit(C.+H. en la *rgentina y Chile.. espistemológicas y conceptuales-metodológicas. en *ustralia. se esparcen actualmente en los principales países de la 6nión )uropea< pero tambi(n en )stados 6nidos y Canadá. )n nuestro país. símbolos. el +nstituto ha avan"ado en el estudio del r(gimen de =ichy. la construcción social de la memoria. en la que se e ploran los espacios en los que se albergaba la memoria republicana' libros.. fotográfico. *demás. y topografía de la memoria. )n 7BE> se creaba un laboratorio propio dentro del Centro 0acional de +nvestigaciones Científicas . el área tiene e presión desde las &ltimas versiones de las Hornadas +nterescuelas 4epartamentos de Historia y aun fuera de ellas< un período particularmente trabajado es el de los a$os GF y EF hasta la transición democrática. a fin de enriquecer la cultura democrática. *l respecto. la nueva historia política y la cultural convergieron en un área en e pansión gracias a una cantidad creciente de coloquios. canciones. 6n considerable n&mero de instituciones memoriales destinadas a convertir la memoria democrática dispersa en un patrimonio colectivo. museísticas. )n la *rgentina. documentarias y educativas. -ranDois B"darida fue el primer director y quien defendió más cerradamente la legitimidad científica del área contra dos objeciones clásicas' la relativa a la falta documentación para la historia reciente y la de la falta de perspectiva que impediría la objetividad. lo observado y lo narrado.!/. la dial(ctica entre recuerdos y olvidos. trasmisión y conservación de la memoria individual y social. monumentos. Balance 333 de la historiografía 27 . basta recordar la c(lebre y magnífica compilación de 8ierre (ora &os lugares de la memoria. Cuenta con cuatro programas' patrimonio documental. cuyo objetivo es desarrollar los estudios sobre la 3egunda 9uerra 5undial. la producción.. a respetar y transmitir el recuerdo de las víctimas. situando este período 1franc(s2 en el conte to de la )uropa de los a$os treinta y cuarenta. encargada de preservar la memoria de lo sucedido durante el terrorismo de )stado y sus consecuencias en la sociedad argentina. un campo frecuentado no sólo por historiadores sino por cientistas sociales< no se trata de un tema novedoso. aunque sí lo es su tratamiento. ya que se ponen en juego dimensiones que conectan la historia y la memoria. 6na de las particularidades que hoy e hibe el tratamiento de la temática es el de la memoria reciente y los usos del pasado en los sucesivos presentes. Duanda y 3udáfrica. es decir.iempo !resente . varios organismos de defensa de los derechos humanos constituyeron en 7BBB la asociación 5emoria *bierta. particularmente desde la 1fiebre memorialista2 motivada inicialmente por el bicentenario de la Devolución #rancesa. Hapón. talleres y seminarios con especialistas del país y del e tranjero. %a historia presente encuentra entonces su particularidad en los emprendimientos institucionales orientados a preservar la memoria de hechos cercanos en el tiempo pero asumiendo el deber (tico hacia el futuro' la afirmación de valores relacionados con la democracias y la tolerancia. 0o se trata de una novedad absoluta< los historiadores orales ya se habían visto enfrentados a problemas similares' la construcción de la memoria. :n buen ejemplo lo constituye el debate de los historiadores alemanes en torno del +olocausto. en el que pueden percibirse todas las dimensiones antes referidas. lo vivido y lo recordado.

coloquiosC es frecuente y nutrida. !hillipe. +istoria y género. 5lood of 8pain . Clifort .obre el 4giro epistemológico' =eyne. 7BBG< +istoria de los j(venes. !olity !ress. 5( ico. 7BBB y 1)l g(nero' una categoría &til para el análisis histórico2. 5arta. 9areth .7BEJ/. +istoria de la vida privada . :arcelona. 5adrid. 7B>B< Hoyce.e. . !or estas ra"ones. indicios.3. 7BB8< 4e Certeau. %aia. Eender and the 0olitics of +istory . 7BB7< 3tone. *lian"a. 7BE?/. en ' %e 9off. 5adrid. 3ensible a los nuevos enfoques. el fascicular y el de la manualística es practicado actualmente por historiadores profesionales< ello fue posible gracias a las nuevas estrategias narrativas y por la instrumentación de políticas editoriales y massmediáticas.aurus. . &a escritura de la historia . @.7B>@/. :uenos *ires. 7BBF< 4uby .ormas de hacer +istoria. y te tos que circulan en diversos soportes Cvale aquí marcar la importancia de internetC. Dicardo. 5adrid. . 5( ico. la historia e hibe hoy una apreciable e pansión y especiali"ación temática< las indagaciones se valen de instrumentos metodológicos más sofisticados y menos unilineales que permiten articular recursos procedentes de otras disciplinas. en H./ .aurus.aurus. revistas especiali"adas. 5adrid. 7B>B. 5adrid. 'itos. Hean C.dirs. 7BBJ. :uenos *ires.7B>8< Dicoeur. etapa a partir de la cual la docencia y la investigación en el área parecen haber ingresado en una era de profesionali"ación plena y normali"ación. 5ichelle . %ondres. . +istoire des jeunes en Hccident . . 6isions of the 0eople %ndustrial England and the >uestion of $lass. 0ueva Ior. 1e9 perspectives in historical 9riting. 9eorge y !errot. 0ash. y 3chmitt. 4ora. !aul . 5adrid. #ernando y 5adero. =alencia. &as mujeres en la Europa moderna y contemporánea. el g(nero de la alta divulgación. &enguajes de clase. aunque hoy la práctica historiográfica trasciende al p&blico de especialistas para abarcar a otro más vasto. *lian"a. +istoria y género. Hayden . #C). 5adrid. 7BE@.raducción espa$ola 1)l renacer de la narrativa' refle iones sobre una nueva vieja historia2. &es formes de l<e!périence. 7BE7/. cursos. $(mo se escribe la historia. *lfons el 5ag$anim.7BE?/. 7B>E. 9iovanni. &a historia oral . en 0ast and 0resent. . 7BB?. J vols< Cicerchia. . &a interpretaci(n de las culturas. 9edisa.< :arrancos. . emblemas. :arcelona. !eter.eds. Esas voces que nos llegan del pasado . 'orfología e +istoria . Cambridge. 7BB? y 1%a operación histórica2. jornadas. conferencias. vincula a historiadores de diversas latitudes.istoria oral' . 1. %a renovación de los problemas se tradujo en una renovación y ampliación de las fuentes y m(todos. :arcelona. 8erspecti'as de los no'enta' :ur. en *ebats. 5ichel . %aPrence .7BEB/.. :ernad. =alencia. 8ara lengua1e y narración' 3tedman Hones.7BEB/. +istoria de las mujeres en Hccidente . )ida pri'ada' !hilippe *ries y 9eorges 4uby. 8ara 4descripción densa5' 9eert".Como decíamos inicialmente. publicada en castellano bajo el título 28 • • • • • • .LMSNJLRLS. ed. 7B>>< Houtard. la disciplina histórica go"a actualmente de un apreciable dinamismo< en un marco carente de fuertes dominancias y ostensiblemente internacionali"ado< la nota distintiva de la actividad historiográfica reciente parece la enorme pluralidad de perspectivas. la historiografía argentina refleja las grandes tendencias< el punto de partida fue la transición democrática. +istoria de la vida privada en la #rgentina. !atric. . 7BB?< %epetit. 'etahistoria./.he revival of the narrative' Deflections on a 0eP Ald History2. 7B>@< Rhite.aurus. jornadas científicas. 7BBG< 3cott .7BEB/. 6niversidad +beroamericana. C)*%. 3euil. 7B>B. Bibliografía 2bras citadas • . &a voz del pasado.7BE?/. !ierre . &a imaginaci(n hist(rica en la Europa del siglo F%F. Hacques y 0ora. Hoan. 7BBB. )dicions *lfons )l 5agnanim. vol. :n autre histoire sociale . Carlo .hompson. . *melang y 5. +acer la historia. 7B>>. J vols. 7B>G< #ra"er. Actores sociales' %evi. 6na gran profusión de instituciones. !aris. Cambridge 6niversity !ress../. *sí.roquel. %a práctica historiográfica en nuestro país guarda una apreciable sintonía con aquella que tiene lugar en el conte to internacional< la presencia de historiadores e tranjeros en nuestro medio y la de argentinos en el e terior Cvía seminarios. 7BB>-8FF7< 4evoto. :uenos *ires. !aul .7B>@/.7BB7/. 9edisa.7BB7-B?.raducción espa$ola' . +istoria de la vida privada en la #rgentina . 5( ico #C).. ?iempo y narraci(n. )ditorial Cristiandad. 3iglo XX+. !arís.compil. *lbin Colin. Donald. !aul. 7< 9in"burg.

urín. LMKNJLMMN . C.. 1Mmbitos de sociabilidad en :uenos *ires' despachos de bebidas y caf(s. 8FF7< 9ayol. 5adrid.urín. . Hop.ranco y 0er(n memoria e identidad del e!ilio republicano espa)ol en #rgentina . %nmigraci(n y redes sociales en la #rgentina moderna.andil. y 8toria e soggettivira le fonti orali.e. Escala' 9in"burg. conflicto y relaciones sociales. ?erra e telai. 7B>B< 9in"burg. *lian"a. 7B>@< . )inaudi. Estudios culturales. :.7B>J/. )d. C. Doma-:ari. El ciclo de #rezzo. 7B>@. 10arración y análisis en la observación de vínculos y dinámicas sociales' el concepto de red personal en la historia social y económica2. Estrategias para entrar y salir de la modernidad . 7>GF-7B?F2. Hos(.. 7BBB< 9ravaglia. Crítica. &os espa)oles en #rgentina. !. 7BB>< :ourdieu. !rinceton. 60 5del ! -9+HDD. . 5outon. 5uenos #ires en la entreguerra. &a cultura popular en la Europa moderna. 4efle!iones sobre el multiculturalismo.' 8ociología y cultura. 0. !rometeo editores.comps. :uenos *ires. $apitalismo hist(rico y movimientos antisistémicos.%as sociabilidades en :uenos *ires. 5( ico. 5ar del !lata. 5aría y Atero. 0ro. 4ora. )ditions 5aison des 3ciences de lYHomme. !arís. • • • 29 ... en >uaderni 8torici. Eénesis y estructura del campo literario . &os trabajadores de 5uenos #ires la e!periencia del mercado. El mundo como representaci(n. !ilar. 7BBB< 5ateo.ins. 7BBJ< 3ábato. . +4)0. 0esquisa sobre 0iero. El queso y los gusanos . 0oblaci(n. 7BE?< 9ribaudi. Ensayos de historiografía argentina . :uenos *ires. !ablo. Homosapiens.-)D!. #C).. 0. 5uchnic. H. 1%idera"go (tnico y redes sociales' una apro imación a la participación política de los espa$oles en *rgentina. 3. &a herencia inmaterial. cultura y hegemonía . la memoria . 8FF8< Rallerstein. %. 0atalie. 7BB8< Hameson. 7B>8. Estudios sobre historia cultural. :. #.. +nstituto 5ora. 7BB7< *rrighi. &a guerrilla mar!ista. C. &a gran matanza de gatos y otros ensayos de historia de la cultura francesa .al..7BBF< 9uti(rre". . en #ernánde". . 8FF@.ociabilidad' *gulhon. 'ondo operaio e mito operaio spazi e percorsi sociali a ?orino nel primo 1ovecento . #C). 1et9orA #nalysis 8tudies in +uman %nteraction . 7BBB< 9in"burg.7B>@/. 5( ico. 5uchni. :arcelona. procesos amplios. :iblos. Erandes estructuras.ias. y 5outou. :uenos *ires. $omunicaci(n. !./. política y cultura. 5adrid. 8FF@< Devel. 8istema mundo y mundo sistémic . :na historia oral. . 7BBG< Xemon 4avis. ?orino operaia e fascismo. 5( ico. %uisa. . C.. 7BBB< Rallerstein. *. .ocpol. 5.7BBJ< 4arnton. 6n análisis de sistemas-mundo. 8aint &ouis. 7>>F-7B782.ed. 'ovimientos antisistémicos. 7B>>< 3chPar"stein.e. 5( ico.. :arcelona.• 4ecuérdalo t" y recuérdalo a otros. Crítica. Canclini.7BEG/.. 9rijalbo. 7BBJ. 8ectores populares. %. )l !D. y Domero. %Kdt. parentesco y red social en la frontera.. D. 5adrid.C. #iren"e. 5. 5( ico. *. y !oni. . comparaciones enormes . 8istemi di parentela e maniffatura nel 5iellese dellPHttocento . H. C. 9. !aidós. 0or las sendas argentinas. $ulturas híbridas.he Hague. 7BB@< 9on"ále" :ernaldo de Nuirós. +istoria vagabunda.5adrid. H. 4econstructing historical e!periencies and 9ays of life .dir.7B>E./ .ormas de historia cultural. 7B>E< :ur. 7BB?. 0ova +talia.7BEB< %evi. :uenos *ires. 7>8B-7>G8. Biografía' %e 9off . 7BBG. El 4ío de la 0lata. 15icrohistoria. . y Domero. #C). *lf.rancia moderna . 7BB@ . *e los medios a las mediaciones. y Xi"e. :arcelona. H. *lian"a.. 8FF7< 5ígue". %ater"a. Hes&s 5artín. !arís. 8FF7< !o""i.andil. 3andra. :uenos *ires. Hernán. Ch. +istoria oral de la guerra civil espa)ola . El bautismo. $ivilidad y política en los orígenes de la naci(n argentina . 5( ico. 6niversidad de . ambos en :jerg. 9allimard.original en alemán 7B>B/< he history of everyday life. Entre . 7eu! d<échelles. 1)l nombre y el cómo' intercambio desigual y mercado historiográfico2.. 8FFF< Xemon 4avis. 5adrid. #. 0erea. negocios y poder en 'endoza en el siglo F%F . 9rijalbo. 0. en #nuario %+E8 . !rinceton 6niversity !ress.aurus.amilia. &os Estados y las revoluciones sociales . *lian"a. 'icroanálisis. F6%%%J F%F . )ditores. 7B>@< :ragoni. 7BE>< 4enacimiento italiano cultura y sociedad en %talia . :uenos *ires. H. :arbero.. y 0(stor 9arcía. 7BBF< &as reglas del arte. 7BBJ< . redes sociales e historia de las migraciones' ideas sugestivas y fuentes parcas2.>. *lian"a. Cátedra.. &a mycroanalyse I l<e!périence. &os hijos de la revoluci(n. Xacarías. Cemla-+)H3. %. *. :arcelona. *. )duardo. =alencia./ +istoire du quotidien. :uenos *ires. 8FF7. 7B>E< :ragoni.7B>7/. &a flagelaci(n de :rbino . . @F. 9allimard.7BBB. 5adrid. *lejandro y Hos( 5oya . 8FF7< !asserini. 7B>@< Damella.istoria cultural' Chartier. Doger. )udeba.7B>?/. 7BBJ. 5adrid. Rallerstein. ?urín obrera y fascismo. !arís. !anamá. &obos Bprovincia de 5uenos #iresC en el siglo F . 9ili. 'ujeres de los márgenes tres vidas del siglo F6%% . 0oder.al. 3. #C). 8ociedad y cultura en la . . :arcelona. *nagrama.. 3udamericana. Colección &os nombres del poder . *edes sociales' 5itchell.7BE?/. Dosario.illy.

. :iblioteca del !ensamiento *rgentino . :uenos *ires.radiciones en pugna . An9lisis del discurso' 9uilhaumou H. D. 8FF7.. 5. &os discursos de la 4evoluci(n de 'ayo . !arís. (ación' HobsbaPm. 5(ridiens Tlinc.ran=aise. 60N. :uenos *ires. *riel. 5i$o y 4ávila. !arís. 5adrid. ?he %nvention of ?radition .istoriografía internacional 0ornadas científicas • +istoria a *ebate. y Danger. Estados orígenes de la 1aci(n #rgentina BLMNNJLMSOC . 0ueva =isión. :na discusi(n . A ford. %ondon and 0eP Ior. 0olítica y sociedad en la 5uenos #ires de entreguerras . *ntonio. cada a$o jacobeo. Escenas de la vida posmoderna . siglo F%F. 60N. *lejandro y )ujanian. Entre el voto y la movilizaci(n 5uenos #ires. &a naci(n como problema. 1)l ( ito popular a la canoni"ación estatal del 5artín #ierro. 9allimard. 5( ico.crire l<histoire du temps présents. :uenos *ires. . Hean-!ierre y 3irinelli. 4evista de +istoria %ntelectual . cultura. !. 3e re&ne en 3antiago de Compostela. C)*%. 3udamericana. )spa$a. 7BB>< 3arlo. Cambridge. #C). :uenos *ires. :. en &P+omme LUK./. LMO3JLMMN . I. + y ++ de la 0ueva Historia *rgentina. 9edisa. .aurus. \)l listado es indicativo y aspira sólo a la ejemplificació . :uenos *ires. &os desaparecidos recuperaci(n de una identidad e!propiada . :uenos *ires. 7BBF< &a vie quotidienne au 0arlement européen. provincias. C)*%. en' 8iglo F%F. 7BB7< Chiaramonte. 7>JF-7>>F2. :n nuevo horizonte de la +istoriografía contemporaneista ... 7B>>. #C). #lammarion. 7B>B< 9oldman. &a langue politique et la 4évolution . %magined $ommunities 4eflections on the Hrigin and 8pread of 1ationalism. 7B>?< )rnest 9ellner./. 7BEB. Hachette. %e 3euil. !arís. 7BB@< 9oreli. en 0rismas. :uenos *ires. ). 0Z 77. participación política y la formación de una esfera p&blica en :uenos *ires. &a 4épublique. +istoria. :uenos *ires. ). 0our une histoire culturelle . 7BBB< 5alosetti Costa. edición en castellano' 0ara una historia cultural . LRRK. &os primeros modernos.7>EF-7B@F/2. Cambridge 6niversity !ress.. 7BB8< *róstegui. :uenos *ires. Cambridge./. 5erisso BTRNSJLRQNC . 7BB@. :uenos *ires.. :uenos *ires. *e lPévénement I la raison linguistique .• • • • 3udamericana. 8FF7. :uenos *ires. !arís. 7BB>< !ucciarelli. ). 8FF?< $orderos y elefantes. 8FF8< Cataru""a. +istoria de las elecciones en %beroamérica. 5arcela. %. #rte y sociedad en 5uenos #ires a fines del siglo F%F . 4evista de +istoria . :uenos *ires. *e #by @arburg a $arlo Einzburg . #emoria e . . $iudades. %nstitut d<+istoire du ?emps 0résent. #C). #C). 5( ico. Devised )dition ed. *rman Colin. 7BBJ. 3iglo XX+. #lammarion. &a dictadura militar y el origen del liberalismo corporativo. 0. y 1*rte. 3iglo XX+. 8FF8. Huan C./.compilador/. 5. 8FF7< 3arlo..Pell. +istoria y lenguaje. sociedad y política2. 7BBE< El nuevo espacio p"blico. !. 7BBB< *beles. 6ecinos y ciudadanos. #nthropologie du politique ... :uenos *ires.!. 7BB8< 5yers. !rometeo librosC)ntrepasados. *. en :sos del olvido.dir. %. !arís. 7BB8< &a política en las calles.H. +n(s.compil. 0olítica y elecciones en 5uenos #ires. (ue'a historia política' *nino.ernavasio. 3iglo XX+< . 1ations and nationalism since LQMN . !rometeo libros.ed. 3iglo XX+ *rgentina... *lejandro. 1Ciudadanía. 7B>?< )ric HobsbaPm. &es lieu! de mémoire. . 30 .. 7BB>< . :uenos *ires-5adrid. H. 7B>>< 0or una historia conceptual de lo político . 3iglo XX+. *rmand Colin. 7BBJ< El lugar de la política...7BBE/. :uenos *ires... :lac. :arcelona. :uenos *ires. &os historiadores y la cuesti(n nacional . 8FF8< de !rivitellio. 0oder y desaparici(n. .. 5itre. Cambridge 6. El f"tbol y las narrativas de la 1aci(n en la #rgentina ."tbol y 0atria. 7BBJ. 3udamericana.orre.. #nthropologie de l<.omo +< !alti. 7BBJ< 3ábato. 0our une histoire politique . H. :uenos *ires.. El LQ de octubre de LRSK . 'arianne au combat lPimagerie et la symbolique républicaines de LQMR I LMMN . #C). :uenos *ires. 7BB8< %obato. arte. *riel. Arden y virtud.. .istoria del tiempo presente ' 0ora. Defle iones sobre el olvido. !arís. +istoria y ?iempo 0resente. . :uenos *ires. 8FF@< +"aguirre. %. Hulio . :. !arís. Coloquio de Doyaumont. !ierre. protesta y política en una comunidad obrera. ?rabajo. Hean-#rancois .. . !arís./. 7BB8< 1!our une anthropologie des institutions2. &a vida en las fábricas. El discurso republicano en el régimen rosista . #ran[ois. 7BB>< *labarces. Colihue. 7BB>< Calveiro. 7BBE. &a 4evoluci(n del voto.. 7B>@< Ierushalmi.siec. :arcelona. 8FF8< :uruc&a. &a grilla y el parque. !ilar. 7BB7< :enedict *nderson. y 'arianne au pouvoir lPimagerie et la symbolique républicaines de LMMN I LRLS. 5arc.tate. G. H. :uenos *ires.dirs. !arís. 1ations and 1ationalism. 8FF8< Diou . 0Z. ?iempo pasado cultura de la memoria y giro subjetivo. 8FFJ< :(darida. &a sacralidad y la risa en la Europa de la modernidad clásica Bsiglos F6 al F6%%C . 7B>B< Dosanvallon.. *gulhon. *riel.eds. :uenos *ires.

radicional evento que se re&ne desde 7>EJ. =alencia.• • &#8# B&atin #merican 8tudies #ssociationC . *e'istas especializadas • +istoria 8ocial. Hulio. +istory @orAshop 7ournal. :arcelona. Hoyce. )ric y Danger. 8FF@.e. progreso . !aidós. :arcelona. C. !eter. 8FF8. . 5ensajero. 0Z 7F./. 3e re&ne anualmente en distintas sedes. +istoria 8ocial. +dea boo./. :arcelona. %aia. 7BE>. 8FFF.andil. 7BB>. 7B>B. Taye. en +istoria 8ocial. 5adrid. 9edisa. Bibliografía general • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • *ppleby.. *ctores sociales y actores políticos2. !. #rancois. :uenos *ires. 7BB?. 4e Certeau. Toc. &a invenci(n de la tradici(n. 9odoy. Crítica. Carlo. 5adrid. !aolo. 5adrid. 3. &e *ébat.. )ric. #. Harvey H. :arcelona. 7B>>. Hernánde" 3andoica. 7BBB. H. :uenos *ires. )ric. &a escritura de la historia . :arcelona. D.eds. *. 14e la historia social de la cultura a la historia cultural de lo social2. :arcelona. *róstegui. 9. :iblos. ?endencias historiográficas actuales. HobsbaPm. :arcelona.' Estudios culturales . 8ocial +istory. Xi"e. Crítica.ed. 9in"burg. +acer la historia. . 0ensar la historia. *róstegui.4efle!iones sobre el multiculturalismo . Tosellec. análisis del pasado y proyecto social . *ndr(s :ello. y :otalla.7BB? . +istory and ?heory. y 9adamer. :arcelona. &a historia en migajas. discurso y representaci(n hist(rica . en #nuario %E+8. 7BB>. &uz y contraluz de una historia antropol(gica . 8FF@. 7BEE.. &as tendencias actuales . !eter. )ric. Doger y Devel. =alencia.comp. Chartier. &a ciencia hist(rica en el siglo FF.al.7BB?. 5anantial. %e 9off./. 5argaret. 7BB7. 8obre la historia. HKrgen. HobsbaPm. Crítica.a. Chartier. #redric. :arcelona. !aidós. !aidós. 8tudi 8torici. 0ast and 0resent. Haques . 5adrid. 7BB>. 7B>B.al.. #ran[ois Xavier. :uenos *ires. 7BB8. . *lian"a. :ilbao.ormas de historia cultural. 4os o tres cosas que s( de ella2. HobsbaPm. 8obre la historia del presente . &os historiadores mar!istas británicos . 5adrid. . Crítica. Hameson. . 8FFF.. +istoria y hermenéutica. &a investigaci(n hist(rica. Doger. +istoria V Erafí. Crítica. 7BB7 31 . 6niversidad de Xarago"a. 9odoy. El giro semi(tico. :ourd(. 8FF8. 0Z @. 7B>>.s. en Entrepasados. presente. :arcelona. :arcelona. %ynn y Hacob. *lian"a. &ltimamente cada tres a$os. $onceptoJdesarrolloJproblemas . en +istoria 8ocial. 1arrativa. 0Z 7E. 5adrid. 9. Cristina . :arcelona.e. )lena. +istoria. !aidós 7BB?. :arcelona.erence . El giro cultural. 5ichel. &a 0ensée. Hunt. 14e la historia social a la historia de las sociedades2.. Hourcade. )dicions *lfons el 5agnanim.ormas de hacer historia. *. Hacques. Hoseph. HobsbaPm. 7BBJ. H.]U%+ #ontana. &a nueva historia. 0Z >. :uenos *ires.eds. *lfa.7BEJ./. :ur. :ur. %e 9off. Hameson. &a verdad sobre la historia. teoría y método . 7BBJ. 7B>B. &abour +istory 4evie9./ 4osse. 9uy y 5artin. &a historia vivida. 7BBJ. 1Hacia una nueva historia política. Herbert. Hacques. H. 7B>8. 9uerra. +istoriografía y memoria colectiva. $ongreso %nternacional de #mericanistas . &as Escuelas +ist(ricas. Hulio.>uaderni 8torici.. ?iempo y territorios . Xarago"a..0ora. 'odernidad. =alencia. 5i$o y 4ávila. :ur.. !eter . 1e9 &eft 4evie9. 15icrohistoria. &a revoluci(n historiográfica francesa &a escuela de los #nnales LR3RJMR . 6niversidad +beroamericana. 9edisa. +ggers. *e #nnales a la 1ueva +istoria . 7BB>. #abri. 7BB?. El contenido de la forma.e. 8toria della 8toriografia . Escritos seleccionados sobre el posmodernismo . 5( ico.

0ora. 3a"bon. Hrientalismo. %os problemas de la construcción de un campo profesional2. en 0unto de 6ista. Hos(. Hora. )l cielo por asalto. :uenos *ires. 1%a historia en fragmentos' fragmentos para una historia2. 7BB>. #rgentina. +istoria oral. 4evoto. $ongreso 1acional y 4egional de +istoria #rgentina. 7BBE. en Entrepasados. *lfons el 5agn^nim. &a voz del pasado. 0oiriel. 3ábato. %uis *lberto. 7BBF. =alencia. )lías. :uenos *ires. 0rismas. *iscutir +alperín. .aurus. 0Z EF.hompson.. Rhite. #C). 5( ico. Cattaru""a. )l cielo por asalto. 5adrid. Halperin 4onghi. &a imaginaci(n hist(rica en la Europa del s. !. febrero-mar"o 7B>G. Estudios 8ociales. :uenos *ires. 7BBG. 5oletín del %nstituto de +istoria #rgentina y #mericana *r. .ulio' 16n cuarto siglo de historiografía argentina . 4evista de +istoria intelectual. Ensayos de historiografía argentina .ed. D.ulio' 1)l revisionismo histórico argentino como visión decadentista de la historia nacional2. 9allimard 7B>@. en 0unto de 6ista. 9(rard. !arís. Hean-#rancois .rimboli. Eiro lingGístico e historia intelectual . 6niversidad 0acional del %itoral. F%F . Comit( *rgentino de Ciencias Históricas. 'icroanálisis. :uenos *ires. 8FF@. . Hayden. 5adrid. )nrique. 1%a historiografía argentina en la democracia. 7B>J. 6niversidad 0acional de Nuilmes. 7BB@. $iclos. !alti. 7BBF. :uenos *ires. Centro Cultural de la Cooperación. &as ideas y sus historiadores. 4aniel. :uenos *ires. +istoria y representaci(n. 0ara una historia cultural. &a historiografía académica y la historiografía militante en #rgentina y :ruguay. 0Z 8?. Domero. 5adrid. 8FF7.eds. 0olíticas de la +istoria. Herrero. El oficio del historiador.7BBE/.rímboli.7BE>/. *lejandro y )ujanián. 0ora. 0ornadas científicas • • • • %nterescuelas *epartamentos de +istoria. :uenos *ires. las reuniones son bianuales y con sedes rotativas.!agano. )duard . 6niversidad 0acional de Nuilmes. 7B>>. Halperin 4onghi. 0ensar la #rgentina. 8ublicaciones periódicas • Entrepasados. Hora y Havier . :uenos *ires.ed. 3iglo XX+. Bibliografía general • • • • • • • • • • • • • • • :ragoni. 0Z 7F. +istoriografía #rgentina BLRKMJLRMMC . Hean-!ierre y 3irinelli. *lian"a. 8FF?. &es lieu! de mémoire. +istoria Econ(mica. Doy. . 7BBG. 7BBE. :uenos *ires./. :uenos *ires.• • • • • • • • 5oradiellos. *. !aul. !araná. Campione. 7BBB. 3anta #e. 8obre la crisis de la historia.. Doy. +acia una historia conceptual de lo político . :uenos *ires. &a Escritura de su historia . en *esarrollo Econ(mico. Hora. !ierre.7BGF-7B>J/2. #. . 'etahistoria. . %ibertariasU!rodhufi. E. Hilda. Diou . &os historiadores hablan de historia política. H. 8FF8. 8FF7. 5( ico. *lejandro. En los tres casos. 14os d(cadas de historiografía argentina2. :uenos *ires. :n fragmento del campo intelectual en los a)os noventa. :eatri" .4avignani. 32 . 0Z 7FF. :uenos *ires. :iblos. #C). 0Z GB. . 8FF?. en 0unto de 6ista. Cátedra. Dosanvallon. 8FF@. 3aid. 7BB@. !rometeo./. 8FF?. #nuario del %+E8. Herrero. 7BB8.. #ernando./.