CAPÍTULO 1

1. EL PROBLEMA DE LA RESISTENCIA A LOS FUNGICIDAS.

En la actividad agrícola el ámbito de la Sanidad Vegetal es un factor determinante a tener en cuenta en la planificación de cualquier cultivo. La gran variabilidad genética y la rápida velocidad de adaptación a los cambios en los microorganismos, los más difíciles de enfrentar por el an convertido en los enemigos

ombre en defensa de las plantas ongos, la situación no se

cultivadas. En el caso particular de los

puede considerar estable, la evolución de mecanismos de resistencia a fungicidas a sido tangible desde ace más de veinticinco a!os y a"n no a sido efica#mente comprendida ni controlada $%&. La

necesidad de profundi#ar los conocimientos que permitan acortar la brec a que imposibilita el control efica# de este problema, se convierte

%

claramente en una necesidad imperante, demandando así esfuer#os tecnológicos adecuados para satisfacerla.

1.1.

Antecedentes y Situaci n Actua!. 'esde ace más de ()) a!os el ombre a utili#ado una

variedad de compuestos químicos para proteger a las plantas cultivadas del ataque de los microorganismos fitopatógenos $*,%&. 'esde aquellos tiempos química agrícola asta oy, el desarrollo de la

a e+perimentado notables avances, sobre

todo en el campo de los compuestos fungicidas, estos avances no an sido resultado de la casualidad o de la investigación

pura, sino que an sido la respuesta al más rápido desarrollo evolutivo de los microorganismos fitopatógenos, de forma que, el largo camino que separa a los antiguamente usados compuestos c"pricos protectantes, de las modernas

estrobirulinas, a sido en gran parte tra#ado por la necesidad de respuesta ante un enemigo más ábil en el arte de adaptarse a condiciones adversas $%&.

El desarrollo de nuevos compuestos fungicidas se intensificó después de la Segunda -uerra .undial con la industriali#ación de la agricultura y sus consecuentes problemas fitosanitarios.

1 millones de dólares $(5&. en el ())1. posiblemente debido a su pérdida de eficacia. los procesos inflacionarios y los ocasionales incrementos en la presión de infección de enfermedades en campo. . representado un aumento de (%)57m en el consumo. la misma fuente indica que el incremento en el consumo de fungicidas y bactericidas durante la década de *33) asta el ())) fue de cerca del 1*/6./ 0ctualmente e+isten en el mercado de los fungicidas cerca de *1/ compuestos diferentes $%&. la importación de fungicidas en el Ecuador representó /). El mercado de estos compuestos en con2unto representó a nivel mundial en *331 un volumen de %.1 millones de dólares en fungicidas. El mismo a!o el Ecuador importó (*. Estas estadísticas permiten imaginar una disminución en la sensibilidad de los ongos fitopatógenos a los compuestos fungicidas.4 billones de dólares considerando "nicamente las ventas al consumidor final $%&. ya que considerando el incremento normal en la superficie cultivada nacional. a"n queda una brec a que denota un incremento en el nivel de uso de estos productos.

La fragilidad de este equilibrio y el elevado nivel de dependencia de tan pocas alternativas para el control de los ongos fitopatógenos se an manifestado en más de una La tabla * a ocasión causando graves per2uicios económicos. muestra un resumen istórico de los casos en que se .a <egra del =anano causada por Mycosphaerella fijiensis. el nivel de eficacia de los fungicidas se mantiene todavía en niveles bastante aceptables $83)6& y la relación costo9beneficio que el productor recibe por el uso de estos compuestos es generalmente de *:1 $%&. y considerando la naturale#a de los ongos fitopatógenos. En algunos casos de resistencia probada a ciertos fungicidas. de la enfermedad de la Sigato.o o -ris de la vid. causada por Botrytis cinerea. la eficacia de uso de diversas familias de compuestos fungicidas a motivado al descarte de algunas moléculas dentro de los programas de mane2o fitosanitario. en donde los programas de mane2o dependen mayoritariamente de la alternancia de dos o tres grupos de compuestos $%&.5 En la mayoría de los casos. 0 pesar de lo antes mencionado. los riesgos son a"n altos. o. como en el caso del control de la enfermedad del .

ilde@ polvoriento del pepino y de la cebada 7i#ón tardío de la papa y . Bungicide ?esistance in Frop Gat ogens: Ho@ can it be . *33/.anc a foliar de los cereales Varias .ilde@ lanoso de la vid . TABLA 1 OCURRENCIA DE RESISTENCIA PROBADA A FUNGICIDAS EN "ARIOS CULTI"OS A#$ %a&'$(.e'+edad ?aya y . 0 nivel mundial varios organismos relacionados con el control de este problema monitorean y cuantifican el riesgo de que se .o o -ris de la vid .odificada.4 presentado resistencia probada a un determinado compuesto o grupo de compuestos fungicidas.CDs& 0!os de uso comercial asta la manifestación de resistencia .anagedI. =rent. Varios Sphaerotheca fuliginea Erysiphe graminis Phytophthora infestans Plasmopara vitícola Botrytis cinerea Sphaerotheca fuliginea Erysiphe graminis *3A) Benilamidas ( *3A( 'icarbo+imidas / *3A( * Cn ibidores de la 'emetilación 4 del esterol $'. E.ilde@ polvoriento del pepino y de la cebada A*ente causa! *35% *34) *34* Pyrenophora spp.) Fun*icida $ C!ase de Fun*icida >rgano9 merc"ricos =en#imida#oles (9amino9 pirimidinas A#$s de Us$ C$+e'cia!1 %) ( ( En.

A e+prese un nuevo mecanismo de resistencia a un producto comercial.-. Seg"n varios estudios. ?especto al origen de estos genes codificadores de mecanismos de resistencia. =ásicamente. asta que debido a la presión de selección e2ercida por la molécula de fungicida. movili#an esfuer#os para entender me2or estos mecanismos y buscar nuevas armas que permitan elevar el nivel de control de la resistencia $*(&. Mecanis+$s de Desa''$!!$ de Resistencia a Fun*icidas. así mismo. se puede considerar que la . pero la posesión de dic o gen de ba2a frecuencia no representa ninguna venta2a evolutiva. La e+presión de resistencia a un determinado agente fungicida es el resultado de modificaciones discretas en la constitución genética de una población de ongos. su frecuencia aumenta en la población y la convierte en resistente a dic o compuesto $%&. estas modificaciones que permiten el desarrollo de resistencia están referidas al aumento de la frecuencia de un determinado gen o grupo de genes dentro de los individuos de una población. estos genes que codifican la e+presión de mecanismos de resistencia se an encontrado siempre dentro de las poblaciones naturales. 1.

En el primer caso. este se eredable debido las características reproductivas de los ongos $%.**&. es importante mencionar que el ec o de que un solo gen codifique de la e+presión de todo el mecanismo de resistencia necesario para soportar la presión de selección e2ercida por el fungicida. esto se debe a que la probabilidad de que se produ#ca una mutación en un solo gen es sumamente más alta a que se produ#can mutaciones en dos o más genes a la ve# $%&. la población pasa súbitamente de una condición KsensibleL a una condición KresistenteL. Jna ve# que el gen mutante codificador de resistencia se convierte en un gen a e+presado. En el primer caso. las cuales ocurren de forma natural en todos los organismos y también de forma artificial.3 principal vía de manifestación dentro de la población son las mutaciones. por otra parte. genera diferencias en el patrón de comportamiento de la población con respecto al caso en que varios genes son responsables de peque!os efectos aditivos que confieren la resistencia. el patrón de comportamiento de la . 7eniendo en cuenta los orígenes de los mecanismos de resistencia a los fungicidas. en el segundo caso la transición de la población de un estado KsensibleL a un estado KresistenteL es gradual.

E.anagedI. es necesario mencionar que aunque esta teoría es ampliamente aceptada. *33/.*) resistencia de la población se lo conoce como Patrón de esistencia !iscreta. referido a la e+presión de varios genes o e+presión Goligénica $%. no a sido completamente comprobada a través de la investigación $%&. FIGURA 1.odificada. en el segundo caso.*&. Fon respecto a este "ltimo patrón.**& $Bigura *. .1 PATRONES DE RESISTENCIA A FUNGICIDAS . el patrón de comportamiento de la resistencia de la población se lo conoce como Patrón de esistencia de Pasos Múltiples. referida a la e+presión de un gen "nico o -en Grincipal. =rent. Bungicide ?esistance in Frop Gat ogens: Ho@ can it be .

c. b. d. 'ifenilamidas.odificaciones en la vía metabólica del producto para evitar que llegue al sitio de acción. 'esactivación metabólica del fungicida. no obstante. Entre los principales mecanismos de resistencia se pueden considerar $%&: a. Farbo+anilidas y fungicidas Bosforotiolados. . algunos mecanismos de resistencia a determinados grupos de fungicidas an sido e+tensamente como a los el estudiados caso de y los aceptablemente mecanismos comprendidos. 0lteraciones bioquímicas en el sitio de acción que reducen su sensitividad al producto. E+creción o e+pulsión rápida de la molécula fuera del ongo. a"n quedan otros grupos de los que se sabe muy poco $o nada& respecto a los mecanismos mediante los cuales los ongos e+presan resistencia a ellos $%&. de resistencia =en#imida#oles. es fácil comprender que e+istan numerosos mecanismos para e+presarla en un determinado ongo $%.** 7eniendo en cuenta el origen genético de la resistencia. Hasta a ora. .1)&.

en los "ltimos a!os las compa!ías fabricantes de fungicidas an desarrollado más fungicidas uni9 sitio. 7ria#oles& $%&. considerando los orígenes de la resistencia es fácil comprender que los fungicidas multi9sitio son menos propensos a perder su eficacia por la aparición de mecanismos de resistencia en comparación con los fungicidas uni9sitio $%.g. . 0lgunos de los mecanismos de resistencia a grupos de fungicidas se encuentran resumidos en la tabla a continuación. Gor otra parte. Farbamatos& y fungicidas Kuni9sitioL o Ksitio9específicosL $e. modernamente los fungicidas se an clasificado en dos grupos: fungicidas Kmulti9sitioL $e. 'esventa2osamente. 'e acuerdo a este criterio.1)&. e+plicando así que los fungicidas más antiguos sean más efectivos que los modernos en cuanto a resistencia se refiere. Esta modificación es generada por un cambio en la secuencia genética codificadora de la en#ima o proteína que constituye el sitio de acción en el ongo.*( El mecanismo de resistencia más com"n es la modificación bioquímica del sitio de acción del fungicida $%./&.g.

anagedI.odificada.*1 TABLA PRINCIPALES MECANISMOS DE RESISTENCIA A FUNGICIDAS Fun*icida $ G'u&$ Fun*icida Bungicidas >rgano . por lo que la eliminación de este fenómeno es muy poco probable. sino en términos preventivos. en todo el mundo se an creado comités y grupos de traba2o .erc"ricos =en#imida#oles Easugamicina Bungicidas Bosforotiolados Benilamidas Cn ibidores de la demetilación* Mecanis+$ de 'esistencia 'eto+ificación mediada por ligandos 0lteración del sitio activo $β9tubulina& 0lteración del sitio activo $ribosomas& 'eto+ificación metabólica 0lteración del sitio activo $0?< polimerasa& Cncremento de la tasa de e+pulsión 0lteración del sitio activo Sobreproducción del sitio activo 0lteración del sitio activo $succinato9ubiquinona o+idoreductasa& Farbo+anilidas * <o claramente confirmado en aislamientos provenientes del campo.. Gara este efecto. no obstante. Bungicide ?esistance in Frop Gat ogens: Ho@ can it be . . no en términos erradicativos. *33/. 1. es posible ablar de control de la resistencia. =rent. A!te'nati/as &a'a e! Mane0$ de !a Resistencia a !$s Fun*icidas.. El desarrollo de resistencia a compuestos fungicidas es una consecuencia evolutiva en los ongos. E.

1.*% encargados de anali#ar esta problemática $e. capaces de reproducirse y traspasar su resistencia a la siguiente generación.1 de Esta la recomendación ec o que probabilidad de que un compuesto fungicida sufra una reducción en su efectividad permanentemente. de que e+istan individuos resistentes luego de su aplicación. 0l aplicar fungicidas en me#clas se incrementa el nivel de control por la adición de los efectos de los dos productos. no obstante. -FGB& $**&. o . Las medidas de prevención de la e+presión de resistencia son concordantes en la mayoría de las recomendaciones de los distintos comités. básicamente. las recomendaciones ec as para reducir a niveles aceptables el desarrollo de resistencia en organismos fitopatógenos se resumen en seis directrices $%&. la selección de los productos que participan en la me#cla debe ser adecuadamente elegida. anali#adas a continuación. B?0F.1 E/ita' e! us$ de viene &'$duct$s referida al en solitario.g. G.?0. depende en gran medida. principalmente por los riesgos de traba2ar con familias que e+ iben resistencia cru#ada.

*/ familias particularmente propensas a e+presar individualmente reducción de su efectividad $por e2emplo. .1 Uti!i3a' !as d$sis 'ec$+endadas &$' !$s . 'e cualquier forma y considerando los aspectos "ltimamente se!alados. me#clas de dos fungicidas uni9sitio&. -.. Los estudios e .1 Esta recomendación viene referida al ec o de que al reducir la e+posición del patógeno al compuesto fungicida en riesgo de perder efectividad. al eliminar parcialmente el estímulo seleccionador.a4'icantes de! &'$duct$. Esto implica que las aplicaciones necesarias para alcan#ar el control comercial en un cultivo deberán contener dos o tres compuestos en rotación continua durante el ciclo productivo.1 Rest'in*i' e! n2+e'$ de a&!icaci$nes de un +is+$ c$+&uest$.1 ?especto a esta recomendación a"n no se an podido esclarecer adecuadamente los efectos de utili#ar dosis incrementadas o disminuidas. la probabilidad de que el patógeno e+prese resistencia a un compuesto seguirá siendo mayor cuando este se aplica en solitario. se reduce la presión de selección en la población.

*5 investigaciones an presentado resultados ambiguos. las cuales están basados generalmente en ensayos reali#ados ba2o condiciones locales de cada región donde se utili#a el producto. las estrategias de control profil"cticas basadas en aplicaciones programadas de determinados productos . El problema de esta estrategia de mane2o radica en que en ocasiones permite que las poblaciones de microorganismos se desarrollen asta niveles en las que son más propensas a e+presar resistencia $por lo general madure# reproductiva&. mientras que en otras ocasiones. en a inducido el algunos casos. 5. En contraste.1 Mltimamente. donde una ve# e+presado el umbral contin"a una aplicación con un producto de características erradicantes.1 E/ita' !as a&!icaci$nes e''adicantes. por lo que la recomendación es mantenerse en un nivel neutral a2ustado a las recomendaciones del fabricante. dosis menores an generado el mismo efecto. se an venido elaborando programas de control basados en el uso de Kumbrales de aplicaciónL. el uso de dosis mayores desarrollo de resistencia en determinados patógenos en ciertos cultivos y localidades.

1 El control de las enfermedades.e'+edades. evitando que alcancen la madure# reproductiva y. evitando la transmisión de la resistencia.1 Di/e'sidad 8u9+ica de !$s In*'edientes Acti/$s.1 A&!ica' un Mane0$ Inte*'ad$ de En. 7. al incrementar los recursos que se pueden utili#ar para e2ercer control sobre el problema. en este aspecto.1 La investigación clásica en la b"squeda de nuevos ingredientes activos y mecanismos de acción representará claramente una venta2a en la luc a contra los organismos fitopatógenos. de la misma forma que ya fue aceptado en el campo de la entomología agrícola. En este aspecto.*4 mantienen siempre los niveles de desarrollo de las poblaciones ba2os. no depende "nicamente de una sola estrategia de control. no . sino de la aplicación racional de todas las medidas que permitan contrarrestar un efecto no deseado causado por un agente biótico. es necesario refor#ar los controles químicos tradicionales con prácticas culturales y aspectos de mane2o que permitan mantener a las poblaciones de patógenos en niveles económicamente aceptables. 6. por tanto.

sino que simplemente. Es ya sabido que tarde o temprano todo control produce una reacción en el agente a controlar y que el control efectivo no depende sólo de una erramienta sino de la combinación de varias. presenten una adecuada efectividad dentro del promedio general sobre patotipos reconocidos como resistentes. cada recomendación no puede ser considerada como una estrategia aislada. se debe mencionar que la investigación local y regional. no obstante. Las recomendaciones descritas anteriormente resumen muy básicamente los lineamientos de los distintos grupos de traba2o que monitorean la situación a las de armas los microorganismos utili#adas fitopatógenos frente químicas convencionalmente. el intercambio de información y las políticas regulatorias respecto a la aplicación de productos en los distintos países. Gor otra parte. son necesarias al momento de establecer un sistema de control efectivo sobre la e+presión de . como ya se mencionó anteriormente. sino que el con2unto de ellas será el que permita alcan#ar el control esperado $%&.*A necesariamente se requiere la aparición de nuevas moléculas que e+ iban niveles de control superiores a los convencionales.

5 Desa''$!!$ de Resistencia a Fun*icidas en Mycosphaerella fijiensis. en Honduras $(1&.(%&.*3 resistencia en los $/. es un ongo ascomiceto perteneciente al orden de los 'ot idiales.*(&. Bue reconocido por primera ve# en el valle de Sigato. En *344 fue por primera ve# identificado en Latinoamérica.(%&. el agente causal de la enfermedad de la Sigato. produciendo .a <egra del =anano. Se encuentra ampliamente diseminado en todos los países productores de la fruta en el mundo.a en la costa sur9oriental de Viti Levu en Bi2i en *351 $(1&. desde donde se a diseminado rápidamente en todo el subcontinente. El ongo se reproduce por vía se+ual y ase+ual. ongos y microorganismos fitopatógenos 1. 0ctualmente se la considera como una de las fitopatologías epifíticas más importantes $*. Mycosphaerella fijiensis. afectando consecuentemente el rendimiento y provocando maduración prematura de la fruta $*. E+isten reportes que estiman pérdidas debido a la enfermedad en el orden del /)6 de la producción $(%&. El principal síntoma de la enfermedad es el necrosamiento progresivo del área foliar.

Los fungicidas sistémicos an sido ampliamente preferidos en este control $(1. el uso de =en#imida#oles para el control de M. así mismo. Jno de los primeros grupos utili#ados para el control de la enfermedad fue el grupo de los =en#imida#oles. 0ctualmente las principales medidas de control de la enfermedad incluyen el control químico y cultural $(1. fijiensis se descartó de los programas de fumigación en *33/ y en su lugar se incrementó el uso de Cn ibidores de la 'emetilación $'emet ylation Cn ibitors. fijiensis e+presó resistencia probada. esto ocurrió en Fosta ?ica en *33* después de *) a!os de uso intensivo del ingrediente activo =enomil $(1&.(%&. fue el primer grupo para el cual M.(%&. 7radicionalmente.(%&. El ingrediente activo . el control químico de la enfermedad se a caracteri#ado por la rotación de dos o tres familias de fungicidas en ciclos de aplicación periódicos.() ascosporas y conidias respectivamente y el principal medio de diseminación de la enfermedad es el agua y el aire $*. Fomo consecuencia de la aparición de este problema. !M#$s& que ya se venían usando en rotación desde la década de *3A) $(1&.

la una con un istorial de aplicaciones de Gropicona#ol de siete a!os y la otra sin istorial de aplicación del producto $(1&.C utili#ado para el control de la Sigato. El desempe!o de este nuevo grupo a sido monitoreado desde *33A para determinar la e+presión de resistencia de forma temprana $(1&. ésta no presentó el mismo patrón de comportamiento que presentó la resistencia a los =en#imida#oles. 0 pesar de su buen nivel de control de la enfermedad en el campo. en *334 se introdu2o en los programas de mane2o un nuevo grupo de fungicidas llamados Estrobirulinas $(1&.(* Gropicona#ol fue el primer '. Gor otra parte. desde *33( e+isten referencias acerca de la pérdida de la efectividad de este ingrediente activo en el control de la enfermedad en Fosta ?ica $(1&. fijiensis al Gropicona#ol en dos poblaciones del patógeno. en ())( se observó una reducción de . En *33% finalmente se detectó una reducción de la sensibilidad de M. por lo que su uso no fue descontinuado sino que fue complementado con programas de pronóstico fitopatológico y prácticas culturales $(1&.a <egra $(1&. Binalmente. 0 pesar de que la resistencia al producto fue e+presada.

(( la sensibilidad de M. El uso de Estrobirulinas. incluyendo el control cultural y el me2oramiento genético $%&. posiblemente generada por una mutación puntual en la secuencia codificadora de una de las proteínas del Fitocromo b $(1&. . es necesario reconocer que el control químico constituirá un aporte importante a este equilibrio de fuer#as. el cual tiene un precio muy por encima del de otros fungicidas. <o obstante. sino que debe ser la adecuada combinación de todas las erramientas disponibles. 0sí mismo es com"nmente aceptado que el programa de mane2o de la enfermedad no se puede restringir "nicamente a la luc a química. 0ctualmente se considera que un me2or conocimiento del comportamiento del patógeno y de su constitución genética son líneas de investigación que pueden permitir encontrar una solución más efectiva al problema del mane2o de la enfermedad. fijiensis a las estrobirulinas. se encuentra también restringido parcialmente por el costo que representa para el productor la adquisición del producto. además de los potenciales riesgos de resistencia.