You are on page 1of 2

RESUMEN Características de una educación creativa para la creatividad.

La educación creativa transforma a la persona, desde un encuentro con el mundo exterior y con su interior, de los que cada uno ayudará al individuo a trascender la respectiva realidad, mediante una actitud creativa, abierta, que vea más allá de lo inmediato. Cuando la persona percibe que tanto sí misma como su mundo está en construcción y transformación, vive con una mentalidad abierta que la libera de limitantes. Con su pensamiento, puedo crear nuevas realidades. Se requiere generar un entorno para que la creatividad se exprese en todos los niveles educativos y en la comunidad, centrándose el docente en: Motivar hacia el aprendizaje permanente y hacia la confianza en las habilidad creativas para transformar la vida en lo que se ha soñado. Estimular una actitud favorable hacia los riesgos creativos. Desarrollar habilidades creativas. Capacitar en el aprendizaje estratégico, aprender a aprender. Promover la confianza y autoestima como cimiento para explorar formas novedosas de utilizar las experiencias y conocimientos en diversos contextos. Fortalecer la autorregulación del aprendizaje y proceso creativo. Desarrollar la gestión de las emociones que involucran procesos de cambio y creatividad. Favorecer el desarrollo integral. Promover la expresión de la creatividad ética.

Hacia el saber crear Tres vertientes orientan el desarrollo de las personas en una educación creativa: Creatividad. Capacidad para aprender. Cambio. La creatividad la constituyen habilidades de pensamiento y actitudes que permiten responder a situaciones novedosas, transformar la realidad, y obtener resultados originales y pertinentes. La creatividad amplía nuestro potencial intelectual, produce satisfacción, autorrealización y favorece la trascendencia. La capacidad para aprender la integran herramientas y estrategias para la búsqueda y análisis de información y el monitoreo del aprendizaje estratégico.

La creatividad y el aprendizaje implican tanto responder a los cambios como proponerlos, lo que requiere desapego, asunción de riesgos, control de temores y manejo constructivo de errores. Las tres C se interrelacionan en la transformación de la persona. Una educación creativa se orienta al desarrollo del “saber crear”, que amplía el dominio de los saber conocer, hacer, ser y convivir. Para ello, se requiere un conocimiento metacreativo: autobservarse durante el proceso creativo; reconocer habilidades, actitudes y emociones experimentadas durante el mismo a fin de gestionarlas para lograr los resultados esperados. Saber crear potencía cada dominio del saber como se presenta a continuación: Conocer (Aprender a Aprender): Interpretaciones novedosas. Conexiones inusuales. Identificación de patrones. Conocimiento con todos los sentidos. Hacer (Aplicación de Conocimientos): Aplicar los conocimientos en contextos diferentes. Resolver situaciones mediante conocimientos aparentemente inconexos. Ser (Autoconocimiento, Autoestima, Habilidades Emocionales): Autotransformación. Introspección e intuición. Automotivación. Autorrealización novedosa. Generar visiones promisorias para otros. Convivir (Habilidades Sociales, Actitudes, Tolerancia, Respeto, Valores): Resolución de conflictos de maneras novedosas y pertinentes. Transformar la realidad a partir de la diversidad, a través de la colaboración. Desarrollar todas las potencialidades creativas se facilita al conocer y comprender el papel de cada dimensión de la creatividad (persona, proceso, producto, contexto) y las condiciones que favorecen su acción y expresión, al conocer estrategias que estimulan la generación de ideas, hacer conexiones novedosas y explorar en múltiples vertientes. TOMADO DE DABDOUB ALVARADO, L. (2008) DESARROLLO DE LA CREATIVIDAD PARA EL DOCENTE ESTRATEGIAS PARA ESTIMULAR LAS HABILIDADES DEL ALUMNO NAUCALPAN. ESFINGE. P. 26 - 31