You are on page 1of 4

Giorgio de CHirico, "Meditaciornes de un pintor", 1912* ¿Cuál será el propósito de 1a futura pintura?

El mismo que el de 1a poesía, de la música y de la filosofía: el de crear sensaciones previamente desconocidas; despojar al arte de todo lo rutinario y aceptado, de todo tema, en favor de una síntesis estética; suprimir por completo al hombre como guía o como medio para expresar el símbolo, la sensación o el pensamiento; liberarse de una vez por todas del antropomorfismo que siempre encadena 1a escultura; ver todo, incluso el ser humano, en su calidad de cosa. Es el método nietzscheano. Aplicado a\a pintura, puede producir resultados extraordinarios. Es 1o que he querido hacer en mis cuadros. Una obra de arte en verdad inmortal sólo puede nacer de la revelación. Es quizá Schopenhauer quien mejor ha definido y también (por qué no) explicado ese instante cuando en su Parerga y Paralipomena dice: "Para tener ideas originales, extraordinarias y qtizá incluso inmortales, hay que aislarse del mundo por unos momentos de modo tan total que 1as cosas más habltuales aparezcan como nuevas y desconocidas, revelando de este modo su verdadera esencia". Si en vez de1 nacimiento de ideas originales, extraordinarias, inmortales, imaginamos ei nacimiento de una obra de arte (pintura o escultura) en la mente de1 artista, tendremos el principio de la revelación en 1a pintura. En relación con estos problemas permítaseme contar cómo tuve la ¡evelación de un cuadro que expondré este año en el Salon D`Automne, titulado Enigma de una tarde cle otoño. E¡ una límpida tarde otoñal me encontraba sentado en un banco dela Piazza Santa Croce de Florencia. No era la primera vez, desde luego, que veía esta plaza. Acababa de salir de una larga y penosa enfermedad intestinal, y me encontraba en un estado de sensibilidad casi morboso. Todo, hasta el mármol de los edificios y de las fuentes, me parecia convaleciente. En el centro de \a plaza se alza la estatua de un Dante cubierto con un largo manto, sosteniendo sus obras contra su cuerpo; su cabeza, coronada de laurel, se inclina pensativa hacia el sue1o. La estatua es de mármol blanco, pero el tiempo le ha dado una pátina gris, muy agradable a la vista. El sol de otoño, caliente y nada cariñoso, bañaba Ia estatua y la fachada de la iglesia. Tuve entonces la extraña sensación de que estaba viendo todo aquello por vez primera, y me vino a la mente la composición del cuadro. A1-rora, siempre que 1o miro, veo de nuevo aquel instante. Sin embargo, ese instante es para mí un enigma, pues es inexplicable. Y también me gusta llamar "enigma" ala obra que de é1 nació. La revelación de una obra de arte (pintura o escultura) puede presentarse de improviso, cuando menos se espera, y puede también ser estimulada por la vista de algo. En el primer caso, pertenece a esa clase de taras y extrañas sensaciones que yo he observado en sólo un hombre moderno: Nietzsche. Entre los antiguos acaso (y digo acaso porque en ocasiones 1o dudo) tuvieron esa experiencia Fidias, a1 concebir 1a forma plástica de Palas Atenea, y Rafael, al pintar e1 templo y el cielo de Zeus desposorios de la Virgen (en la Pinacoteca de Brera, Milán). Cuando Nietzsche habia de cómo fue concebido su Zaratrustra y dice "fui sorprendido por Zarathustra" , en este participio -sorprendido encierra todo el enigma de la revelación repentina. Por otro lado, cuando una revelación brota ante la vista de un sistema de objetos organizados , \a obra que surge en nuestro pensamiento se halla íntimamente unida a la circunstancia que ha provocado su nacimiento. Ambos tipos

Es esencial que la revelación que se nos hace presente. todo tema familiar. y que escapan aprovechando 1a ingenuidad y la distracción de la gente común. guardan una relación íntima con 1as que vemos en sueños. Hablando desde un punto de vista psicolÓgico. toda idea tradicional. El primer hombre debió haber vagado por un mundo lleno de misteriosas señales. por extraño que ello pueda parecer. que nos sintamos compelidos a pintarla. es como si se hubiese producido una ligera transfiguración de sus rasgos. Yo creo que así como en cierto sentido el ver a alguien en sueños es una prueba de su realidad metafísica. 1913* Es importantísimo que liberemos el arte de todo lo que hasta ahora tenía de material reconocible. de igual manera la revelación de una obra de arte es la prueba de la realidad metafísica de ciertos acontecimientos casuales que a veces experimentamos. Debió temblar a cada paso. una imagen que en nuestro espíritu provoca a menudo sorpresa -en ocasiones nos hace meditar-. hallar algo misterioso en las cosas es un síntoma de anormalidad cerebral relacionado con ciertos tipos de locura. 1919* Es necesario un permanente control de nuestros pensamientos y de todas 1as imágenes que nos vienen a Ia mente incluso cuando estamos despiertos. Acaso la sensación más maravillosa que hemos heredado del hombre prehistórico sea la del presentimiento. Por 1o tanto. que esos momentos de anormalidad pueden darse en todas las personas. compelidos por un impulso más fuerte todavía que el del hambre desesperada que lleva a una persona a devorar un pedazo de pan como una bestia salvaje. Si bien el sueño es un fenómeno extraño y un misterio inexplicable.de revelación se parecen. y más importante todavía. Es curioso que ninguna imagen onírica. o mejor. ARTE NUEVO Este arte brota de las obras de esos pocos dotados con una especial claridad de visión y de sensibilidad. no debemos buscar ia fuente de nuestras creaciones en los sueños. que esa revelación o esa concepción hable tan fuertemente dentro de nosotros. la concepción de una imagen que tiene algo sin sentido en sí mismo. Giorgio de Chirico. El arte es la red fatal que atrapa esos extraños momentos que aletean como misteriosas mariposas. todo símbolo conocido deben ser prohibidos de inmediato. nos asalte con fuerza metafísica. el . Existirá siempre. Por 10 tanto. y siempre el placer de 1a creación. las cuales. Giorgio de Chirico.. pero de extraño modo. debemos tener una enorme fe en nosotros mismos. mucho más inexpllcable es el misterio y el aspecto que nuestra mente confiere a ciertos obietos y elementos de la vida. ias teorías de Thomas de Quincey no nos tientan 23. entre la imagen de alguien que conocemos vista en sueños y esa misma persona en la realidad. "Misterio y creación'. todo ello porta las señales de sucesivas épocas precedenies. es esencial. Creo. "Sobre el arte metótfisisco". Podemos considerarla como eterna prueba de la irracionalidad del universo. Desde luego. como 1a semejanza que hay entre dos hermanos. sin embargo. de ta1 modo que algo aparece ante nosotros y nos hace ver la imagen de una obra de arte. sin embargo. que no quiere decir absolutamente nada desde w punto de vista lógico. repito. que no tiene tema. de las cuales nace un arte enormemente complicado y poliforme por lo que se refiere a los diferentes aspectos de sus valores espirituales. provoque tal tormento o placer. y que es de 1o más afortunado cuando ocurren en hombres con talento creador o clarividentes.

¡Quién sabe cómo podría ver al hombre sentado. que es el que vemos casi siempre y que es visto pof 1os demás en general. que só1o pueden ver contadas personas en momentos de clarividencia o de abstracción metafísica. tienen que aparecer en la tela. que si bien habiitados por figuras humanas se hallan íntimamente asociados con los paisajes de la era Terciaria: e1 hombre como ser humano está ausente.primera so1edad. Aquí es donde nos encontramos con el aspecto metafísico de las cosas. veo un hombre e sentado en un sillón. 1a estantería! Quién sabe con qué sorpresa. otro e1 espectral o metafísico. ürta soledad eminentemente metafísica de la cual queda de modo automático excluida toda posibili. Podemos mencionar un eiemplo. Nada de esto sorprende ni inquieta. LOCURA Y ARTE Es una verdad axiomática que 1a locura es un fenómeno inherente a loldas las manifestaciones artísticas profundas. Es inútil pensar. Por deducción. los cuadros. Ciertos retratos de Ingres alcanzan ese límite. Merece Ia pena observar. considerada no en el sentido de un tema pictórico.. sería yo el quien estuviese viéndo1a desde otro ángulo. Poussin. además de 1os ya manifiestos. y que otros signos. con qué terror y también. mas produce la impresión de que algo nuevo debe ocurrir en esa misma serenidad. podríamos concluil que todo tiene dos aspectos: uno normal. Una escena que. la jaula.a:ude Lorain. de1 mismo modo que ciertos cuerpos que existen en la materia no pueden ser penetrados por 1os rayos solares y se hacen visibles sólo bajo la luz artificial. que es ese placer contemplativo derivado de \a feliz construcción y combinación de formas (elementos o materiales muertos-vivos o vivos-muertos. que pueda dar a la humanidad un nuevo sentido de la vida. acaso. Ia segunda vida de las nature morte[de las naturalezas muertasl. LOS SIGNOS ETERNOS Toda obra de arte profunda incluye dos soledades: la que puede llamarse "soledad plástica". poI lazones inexplicables y aienas a mi voluntad. La olsra de arte metafísica es de aspecto sereno.arte nuevo no es un error de nuestro tiempo. sin embargo. DESTINO GEOGRAFICO Desde e1 punto de vista geográfico. también cuadros en las paredes y una estantería con libros. Cl. Únicamente en la nueva pintura metafísfa italiana es donde aparece la segunda soledad. una nueva religión. / Hay cuadros de Bócklin . una jaula con un canario que cuelga del techo. La segunda soledad es la de los signos t6. Enlro en una habitación. los rayos X. estaba predestinado que una primera manifestación consciente de la gran pintura metafísica había de nacer en Italia.Sé trata del revelador síntoma de la profundidad habitada. la soledad plástica. no habría cambiado. con qué placer y gusto podríaver la escena. porque una serie de recuerdos conectados entre sí me explican IalÓgica de 1o que veo. Mas supongamos por un momento que.dad lógica de educación visual o psicológica. por ejemplo. el encadenamiento de la serie se rompe. como hacen algunas gentes tan engañadas como utópicas. sin embargo. que el arte nuevo pueda redimir y regenerar a la humanidad. sino como ese aspecto espectral que puede aplicarse también a una figtua supuesta mente viva). sin embargo. la soledad de los signos o metafísica. que en las citadas obras (acaso con la excepción de alguna de Bócklin) sólo existe la. .