You are on page 1of 292

Proyecto    “Control  Preventivo  y  Seguimiento  a  las  Políticas  Públicas  en  materia de Reinserción y Desmovilización”     Procuraduría General de la Nación     Procuraduría  Delegada  para  la  Prevención 

en  Materia  de  Derechos  Humanos  y  Asuntos  Étnicos.  Procuraduría  Delegada  para  Asuntos  Ambientales y Agrarios.  Procuraduría  Delegada  para  el  Ministerio  Público en Asuntos Penales.  Procuraduría  Delegada  para  la  Defensa  del  Menor y la Familia.    Con  el  apoyo  financiero  de  USAID  /MSD  y  UNICEF 
           

ÍNDICE    ABREVIATURAS MÁS UTILIZADAS.......................................................................... 9  CAPÍTULO 1...................................................................................................................... 12  EVALUACIÓN  DEL  MARCO  NORMATIVO  DEL  ACTUAL  PROCESO  DE  DESMOVILIZACIÓN  Y  REINSERCIÓN  A  LA  LUZ  DE  LOS  ESTÁNDARES  NACIONALES  E  INTERNACIONALES  DE  DERECHOS  HUMANOS,  DERECHO  INTERNACIONAL  HUMANITARIO  Y  DERECHO  INTERNACIONAL PENAL ........................................................................................... 12  PRESENTACIÓN ............................................................................................................. 12  1. MARCO CONSTITUCIONAL DE LOS PROCESOS DE PAZ ........................... 13  1. 1. ESTADO SOCIAL DE DERECHO, DERECHO A LA PAZ Y DERECHOS DE LAS VÍCTIMAS .......................................................................................................................................... 14  1.2. BLOQUE DE CONSTITUCIONALIDAD EN MATERIA DE DERECHOS HUMANOS,  DERECHO INTERNACIONAL HUMANITARIO Y DERECHO INTERNACIONAL PENAL ...... 17  1.3. ESTÁNDARES INTERNACIONALES EN MATERIA DE DERECHOS HUMANOS, DERECHO  INTERNACIONAL HUMANITARIO Y DERECHO INTERNACIONAL PENAL ....................... 21  2.  OBLIGACIONES  DEL  ESTADO  EN  MATERIA  DE  DERECHOS  HUMANOS,  DERECHO  INTERNACIONAL  HUMANITARIO  Y  DERECHO  INTERNACIONAL  PENAL:  RESPETO,  GARANTÍA  Y  ADOPCIÓN  DE  MEDIDAS NECESARIAS PARA HACER EFECTIVOS LOS DERECHOS ......... 22  2.1. LAS NORMAS DEL DERECHO INTERNACIONAL PÚBLICO Y SU INTERPRETACIÓN .... 22  2.2. OBLIGACIONES DEL ESTADO EN MATERIA DE DERECHOS HUMANOS,  DIH Y DIP . 25  El deber de prevenir ...................................................................................................... 28  El deber de investigar ................................................................................................... 28  El deber de penalizar y sancionar ................................................................................. 29  El deber de reparar........................................................................................................ 31  3.  DERECHOS  DE  LAS  VÍCTIMAS  A  LA  VERDAD,  A  LA  JUSTICIA  Y  A  LA  REPARACIÓN EN PROCESOS DE JUSTICIA TRANSICIONAL ........................ 34  3.1. DEFINICIÓN DE VÍCTIMA ........................................................................................... 35  3.2. DERECHOS DE LAS VÍCTIMAS A LA VERDAD, A LA JUSTICIA Y A LA REPARACIÓN .... 37  3.2.1. Derecho a saber o derecho a la verdad................................................................. 38  3.2.1.1. El derecho de las víctimas a saber.......................................................... 40  3.2.1.2. El derecho inalienable a la verdad. ........................................................ 41  3.2.1.3. El deber de recordar. ................................................................................ 43  3.2.2. Derecho a la justicia ........................................................................................... 43  2

3.2.2.1 El deber del Estado de investigar todos los asuntos relacionados con  graves violaciones de los derechos humanos o del derecho internacional  humanitario ............................................................................................................ 46  3.2.2.2. El deber de juzgar a quienes hayan cometido graves violaciones de  los derechos humanos o del derecho internacional humanitario, de  conformidad con las reglas del debido proceso................................................ 47  3.2.2.3. El deber de sancionar a los responsables imponiendo penas  adecuadas y proporcionales al daño cometido ................................................. 47  3.2.2.4. El derecho de las víctimas a un recurso judicial efectivo.................... 48  3.2.2.5. Medidas restrictivas ................................................................................. 51  a.  A la prescripción ........................................................................................ 51  b.  A la amnistía............................................................................................... 51  c.  Al derecho de asilo .................................................................................... 52  d.  A la extradición .......................................................................................... 52  e.  Non bis in ídem.......................................................................................... 53  f.  A la defensa de rebeldía (ruptura ........................................................... 54  g.  A las justificaciones que puedan vincularse a la obediencia debida, la  responsabilidad superior y el carácter oficial................................................ 54  h.  A los efectos de las leyes sobre divulgación o sobre arrepentidos..... 55  i.  A la competencia de los Tribunales Militares. ...................................... 55  3.2.2.5.1. Al principio de inmovilidad de los jueces ..................................... 56  3.2.3.  Derecho a la reparación integral....................................................................... 56  3.2.3.1. Dimensión individual de las reparaciones ........................................... 59  3.2.3.1.1. Restitución o restauración ................................................................ 59  3.2.3.1.2. Indemnización.................................................................................... 61  3.2.3.1.3. Rehabilitación..................................................................................... 62  3.2.3.2. Dimensión colectiva de las reparaciones .............................................. 62  3.2.3.2.1. Medidas de satisfacción de alcance general .................................. 63  3.2.3.2.2. Garantías de no repetición ............................................................... 64  4.  RESPONSABILIDAD  INTERNACIONAL  DEL  ESTADO  POR  UN  HECHO  ILÍCITO INTERNACIONAL ......................................................................................... 67  4.1. HECHO ILÍCITO INTERNACIONAL .............................................................................. 67  O  RESPONSABILIDAD DIRECTA .................................................................................... 69  4.2.1. Responsabilidad directa por acto del Poder Ejecutivo ........................................ 69  4.2.2. Responsabilidad directa por acto del Poder Judicial ........................................... 69  4.2.3. Responsabilidad directa por acto del Poder Legislativo...................................... 70  O  RESPONSABILIDAD INDIRECTA ................................................................................. 70 

3

5.  ANÁLISIS  DEL  MARCO  NORMATIVO  DEL  ACTUAL  PROCESO  DE  PAZ:  LA  LEY  DE  JUSTICIA  Y  PAZ  Y  SU  DECRETO  REGLAMENTARIO  A  LA  LUZ  DE LOS ESTÁNDARES NACIONALES E  INTERNACIONALES....................... 74  5.1. COMPATIBILIDAD DE LA LEY DE JUSTICIA Y PAZ (LEY 975 DE 2005) CON LOS 
ESTÁNDARES NACIONALES E INTERNACIONALES EN MATERIA DE DERECHOS HUMANOS, 

DIH Y DIP........................................................................................................................ 74  5.1.1. Mecanismos que favorecen la impunidad........................................................... 75  1.  La definición de víctima no incluyó a todas las personas que pueden ser  afectadas por violaciones a los DDHH y al DIH............................................... 75  2.  No se desarrolló adecuadamente el contenido de los derechos a la  verdad, a la justicia y a la reparación.................................................................. 77  3.  Invierte el principio según el cual debe ser el Estado el que debe reparar  a las víctimas de graves violaciones de los DDHH e infracciones al DIH. ... 78  4.  La ley confunde las políticas sociales de un Estado Social de Derecho. 79  5.  La corta duración de la investigación y el juzgamiento de los delitos en  la ley......................................................................................................................... 80  6.  La acumulación de procesos y de sanciones penales ............................... 89  7.  La pena alternativa  no es proporcional con respecto a la gravedad de  los hechos cometidos............................................................................................. 91  8.  La extensión de los efectos jurídicos y políticos favorables que la  Constitución Política consagra para el delito de sedición ............................... 97  5.1.1.8.1. No extradición.................................................................................... 97  5.1.1.8.2. Posible aplicación de amnistías e indultos................................... 100  5.1.1.8.3. Conexidad con otros delitos........................................................... 102  5.1.1.8.4. Participación en política ................................................................. 103  5.1.1.8.5. Concesión de asilo político............................................................. 103  5.2. COMPATIBILIDAD DEL DECRETO 4760 DE 2005 CON LA LEY DE JUSTICIA Y PAZ Y CON 
LOS ESTÁNDARES NACIONALES E INTERNACIONALES EN MATERIA DE DERECHOS  HUMANOS Y DIH ........................................................................................................... 105 

5.2.1. Aspectos procesales y de investigación y juzgamiento penal ........................... 106  5.2.1.1. Concesión de los beneficios a los desmovilizados............................. 106  5.2.1.2. Identificación de los desmovilizados................................................... 106  5.2.1.3. Término para las actuaciones previas.................................................. 107  5.2.1.4. Incorporación y valoración de las pruebas en el procedimiento..... 107  5.2.1.5. Renuncia al derecho a no autoincriminación ..................................... 108  5.2.1.6. Término de permanencia por fuera de las zonas de concentración 109  5.2.1.7. Saneamiento de bienes ilícitos por parte de los desmovilizados..... 110  5.2.1.8. Aplicación del principio de oportunidad............................................ 111  5.2.1.9. Investigación sobre bienes de los desmovilizados ............................ 112 

4

5.2.1.10. Pena alternativa .................................................................................... 112  5.2.2. Reparación a las víctimas ................................................................................. 112  5.2.2.1. Titularidad del derecho a la reparación de las víctimas ................... 112  5.2.2.2. Procedimiento para el pago de las reparaciones................................ 113  5.2.2.3. Reparación colectiva por parte del gobierno nacional ...................... 114  5.2.2.4. Restitución directa de los bienes a las víctimas.................................. 114  5.2.2.5.  Reparación colectiva y mecanismo de “autorreparación” .............. 115  5.2.2.6. Saneamiento de bienes destinados para la reparación de las víctimas ................................................................................................................................ 115  5.2.2.7. Publicidad de los bienes entregados al Fondo para la reparación de  las víctimas ........................................................................................................... 115  5.2.2.8.  Comisión Nacional de Reparación y Reconciliación ........................ 116  5.3.  RESPONSABILIDAD INTERNACIONAL DEL ESTADO POR ADOPCIÓN DE LEYES  CONTRARIAS A LA CONVENCIÓN AMERICANA SOBRE DERECHOS HUMANOS ............ 116  6. CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES ...................................................... 120 
A. 

CONCLUSIONES ...................................................................................................... 120  RECOMENDACIONES ...................................................................................................... 124  CAPÍTULO 2.................................................................................................................... 127  SEGUIMIENTO  A  LA  PROTECCIÓN  DE  LAS  VÍCTIMAS  DEL  CONFLICTO  EN  MATERIA  DE  BIENES  PATRIMONIALES.  DESCRIPCIÓN,  ANÁLISIS  Y  SEGUIMIENTO .............................................................................................................. 127  I.          PRESENTACIÓN............................................................................................... 127  II.  III.  1.  INTRODUCCIÓN .............................................................................................. 129  ESTRUCTURA DEL DOCUMENTO ............................................................. 131  NORMATIVIDAD INTERNACIONAL Y NACIONAL ................................ 134  1.1.  DERECHO A LA PROPIEDAD Y A LAS POSESIONES .............................................. 134  1.2. DERECHOS PATRIMONIALES .................................................................................... 135  1.2.1.  Propiedad o derecho real de dominio de bienes muebles e inmuebles ............. 136  1.2.2. Posesión de bienes muebles e inmuebles........................................................... 137  1.2.3. Ocupación......................................................................................................... 138  1.2.4. Tenencia............................................................................................................ 138  1.3.  DERECHO A LA TIERRA ....................................................................................... 139  1.4.  LOS DERECHOS A LA REPARACIÓN Y A LA RESTITUCIÓN  .................................. 140  1.4.1.  Derecho a la Reparación ................................................................................. 140  1.4.2.  Derechos a la restitución y a la indemnización de los bienes, viviendas y tierras  ‐ Principios para la Restitución.................................................................................. 141 

5

2.   CONTEXTO  GENERAL  DEL  DESPLAZAMIENTO  Y  LA  USURPACIÓN  DE TIERRAS ................................................................................................................... 150  Cuadro No. 1 .............................................................................................................. 150  Porcentaje de población desplazada con tierra............................................................ 150  Mapa 1........................................................................................................................ 151  Gráfica No. 1 .............................................................................................................. 152  Población desplazada .................................................................................................. 152  a diciembre 31 de 2005 ............................................................................................... 152  Mapa 2  ....................................................................................................................... 153  Cuadro No. 2 .............................................................................................................. 154  Hectáreas apropiadas ilegítimamente ......................................................................... 154  Cuadro No. 3 .............................................................................................................. 161  Modalidades en la apropiación de tierras ................................................................... 161  3.  LOS  BIENES  PATRIMONIALES  EN  LA  POLÍTICA  PÚBLICA  DE  ATENCIÓN A LA POBLACIÓN DESPLAZADA ................................................... 164  3.1.  LA POLÍTICA PÚBLICA PARA LA ATENCIÓN DE LA POBLACIÓN DESPLAZADA   164  3.2.  ACCESO A TIERRAS DE LA POBLACIÓN DESPLAZADA POR LA VIOLENCIA .... 166  Gráfico No. 2 .............................................................................................................. 168  Cuadro No. 4 .............................................................................................................. 169  Esfuerzo Presupuestal ................................................................................................ 169  En millones de pesos de 2005 ..................................................................................... 169  3.2.1.  El derecho de la población desplazada al retorno............................................ 170  Cuadro No. 5 .............................................................................................................. 171  Familias retornadas .................................................................................................... 171  3.2.2.  Derecho al acceso a tierras de la población desplazada................................... 171  3.2.2.1. Programa de predios de paso ............................................................... 172  3.2.2.2. Programa de permutas .......................................................................... 174  Cuadro No. 6 .............................................................................................................. 175  Solicitud de permutas 2003 ‐ 2005............................................................................. 175  3.2.2.3. Programas de titulación de baldíos y adjudicación de tierra........... 176  3.2.2.4. Programas de acceso a la tierra en el Plan Nacional de Desarrollo 177  3.2.3. Disponibilidad de tierras .................................................................................. 179  Cuadro No. 7 .............................................................................................................. 180  Programas de acceso a tierras..................................................................................... 180  2002 ‐ 2006................................................................................................................. 180  3.2.3.1. Expropiación del derecho de dominio con indemnización.............. 181  3.2.3.2. Extinción del derecho de dominio privado ........................................ 181  3.2.3.3. Recuperación de baldíos indebidamente ocupados .......................... 182  6

3.2.3.4.   Tierras de extinción de dominio....................................................... 183  Gráfico No. 3 .............................................................................................................. 184  Cuadro No. 8 .............................................................................................................. 185  Predios de la DNE transferidos al INCODER........................................................... 185  entregados o en trámite a beneficiarios....................................................................... 185  2003 ‐ 2004................................................................................................................. 185  Gráfica No. 4 .............................................................................................................. 187  Procesos de extinción de dominio ............................................................................... 187  3.3. ACCESO A TIERRAS DE LAS MUJERES DESPLAZADAS ............................................... 189  3.3.1. Normatividad internacional ............................................................................. 189  3.3.2. Avances y limitaciones ..................................................................................... 190  3.4.   MEDIDAS DE ASEGURAMIENTO DE LOS BIENES DE LA POBLACIÓN DESPLAZADA   193  3.4.1.  Red interinstitucional de protección de bienes patrimoniales ........................ 194  3.4.2.  Registro Único de Predios Abandonados ‐ RUP............................................ 194  3.4.3.  Ruta para la protección colectiva de los derechos sobre la tierra .................... 198  3.4.3.1.  Descripción ........................................................................................... 198  3.4.3.2.  Declaratoria ............................................................................................ 199  Cuadro No. 9 .............................................................................................................. 200  Funciones de las entidades.......................................................................................... 200  3.4.3.3.  Levantamiento de la declaratoria...................................................... 201  3.4.3.4.   Efectos de la declaratoria y del informe de predios ....................... 201  3.4.3.5. Limitaciones y debilidades.................................................................... 201  3.4.3.5.1. Falta de difusión de la medida ...................................................... 202  3.4.3.5.2. Dificultades en la convocatoria de los Comités .......................... 202  3.4.3.5.3.  ..Ausencia de coordinación entre las entidades encargadas de los  informes de riesgo y alertas tempranas – SAT y los Comités territoriales   202  3.4.4.  Ruta para la protección individual de los derechos sobre la tierra .................. 202  3.4.4.1. Descripción .............................................................................................. 202  3.4.4.2.   Debilidades y limitaciones ................................................................. 203  3.4.5.  No interrupción del término para la posesión .................................... 203  3.4.6.  Derecho a la legítima expectativa de adjudicación de baldíos ........................ 204  3.4.7.  Improcedencia de la acción de extinción de dominio ...................................... 205  3.4.8. Limitaciones y debilidades comunes a los instrumentos de aseguramiento y  acceso a tierras ............................................................................................................ 206  3.4.8.1. Ausencia de directrices y mecanismos de aplicación y seguimiento ................................................................................................................................ 206  3.4.8.2. Debilidades de los sistemas de catastro, notariado y registro ......... 207  Cuadro No. 10 ............................................................................................................ 208  7

Información catastral.................................................................................................. 208  3.4.8.3.  Deudas y obligaciones de la población desplazada ....................... 209  Cuadro No. 11 ............................................................................................................ 211  Cartera agropecuaria de la PD ................................................................................... 211  en millones de pesos de 2004 ...................................................................................... 211  3.5. CONCLUSIONES ....................................................................................................... 212  3.5.1.  En torno al acceso a tierras............................................................................. 212  3.5.2.  En torno a las medidas de aseguramiento y protección de los bienes de la  población desplazada................................................................................................... 213  4.  LA  POLÍTICA  PÚBLICA  DE  DESMOVILIZACIÓN  Y  REINSERCIÓN  Y  EL  DERECHO A LA RESTITUCIÓN DE LOS BIENES PATRIMONIALES ........... 215  4.  LA  POLÍTICA  PÚBLICA  DE  DESMOVILIZACIÓN  Y  REINSERCIÓN  Y  EL  DERECHO A LA RESTITUCIÓN DE LOS BIENES PATRIMONIALES ........... 215  4.1.  APROXIMACIONES A LOS COSTOS ASOCIADOS A LOS DAÑOS OCASIONADOS A LAS  VÍCTIMAS DEL DESPLAZAMIENTO................................................................................... 216  4.1.1. Costos asociados a las tierras abandonadas y a los ingresos de la población  desplazada................................................................................................................... 216  Cuadro No. 12 ............................................................................................................ 217  Costos por tierra abandonada ..................................................................................... 217  en pesos de 2005 ......................................................................................................... 217  Cuadro No. 13 ............................................................................................................ 218  Costos por pérdida de ingresos ................................................................................... 218  279.848 familias ......................................................................................................... 218  en pesos de 2005 ......................................................................................................... 218  4.1.2. Costos asociados a los bienes muebles abandonados por la población desplazada .................................................................................................................................... 218 

 

8

ABREVIATURAS MÁS UTILIZADAS    Acción Social  ASI  ARS  AUC  CGR  CIAT  CIDH  CIJ  CODA  CODHES  CNE  CNRR  Const. Pol.  Corte IDH  CRO  CRRB  CRS  CTAIPDV  DAS  DDHH  DDR  DIH  DIP  DNE  DNP  ELN  EPL  FARC ‐EP  Agencia Presidencial para la Acción Social y la Cooperación  Internacional  Alianza Social Indígena  Administradoras del Régimen Subsidiado de Salud  Autodefensas Unidas de Colombia  Contraloría General de la República  Comité Interinstitucional de Alertas Tempranas  Comisión Interamericana de Derechos Humanos  Corte Internacional de Justicia  Comité de Dejación de Armas  Consultoría  para  Desplazamiento  los  Derechos  Humanos  y  el 

Consejo Nacional de Estupefacientes  Comisión Nacional de Reparación y Reconciliación  Constitución Política  Corte Interamericana de Derechos Humanos  Centros de Referencia y Orientación  Comisiones Regionales para la Restitución de Bienes  Corriente de Renovación Socialista  Comités  Territoriales  de  Atención  Integral  a  la  Población  Desplazada por la Violencia  Departamento Administrativo de Seguridad‐  Derechos Humanos  Desarme, Desmovilización y Reinserción  Derecho Internacional Humanitario  Derecho Internacional Penal  Dirección Nacional de Estupefacientes  Departamento Nacional de Planeación  Ejercito de Liberación Nacional  Ejercito Popular de Liberación  Fuerzas  Armadas  Revolucionarias  de  Colombia  ‐  Ejercito  9

  FOSYGA  FRV  GAOML  ICBF  ICFES  IGAC  INCODER  INCORA  MADR  MAPP/OEA  MIR  MQL  M‐19  OETs  OIM  ORIP  PAHD  PD  PDR  PGN  PNAIPDV  PND  POS  PPBP  PPD 

del Pueblo  Fondo de Solidaridad y Garantía  Fondo para la Reparación de las Victimas  Grupos armados organizados al margen de la ley  Instituto Colombiano de Bienestar Familiar  Instituto  Colombiano  para  el  Fomento  a  la  Educación  Superior  Instituto Geográfico Agustín Codazzi  Instituto Colombiano de Desarrollo Rural  Instituto Colombiano de Reforma Agraria  Ministerio  de Agricultura y Desarrollo Rural  Misión  de  Apoyo  al  Proceso  de  Paz  en  Colombia  de  la  Organización de Estados Americanos.  MIR Patria Libre  Movimiento Quintín Lame  Movimiento 19 de abril  Oficinas de Enlace Territorial  Organización Internacional para las Migraciones  Oficinas de Registro de Instrumentos Públicos  Programa  de  Atención  Humanitaria  al  Desmovilizado  ‐  Ministerio de Defensa  Población Desplazada  Política  Pública  de  Desmovilización y Reinserción  Procuraduría General de la Nación  Plan  Nacional  para  la  Atención  Integral  a  la  Población  Desplazada por la Violencia  Plan  Nacional  Comunitario”  de  Desarrollo  “Hacia  un  Estado 

Plan Obligatorio de Salud  Consultoría  contratada  por  el  Proyecto  de  Protección  de  Bienes Patrimoniales Rural Desplazada y el Fortalecimiento  del Tejido Social Comunitario de Acción Social  Política Pública de Atención a la Población Desplazada 

10

Principios DENG  Principios para la  Restitución  PRT  RSS  RUP  SAME  SAT  SENA  SIGOB  SNAIPD  SNR  SUR                 

Principios Rectores de los Desplazamiento Internos  Principios  sobre  la  Restitución  de  las  Viviendas  y  el  Patrimonio de los Refugiados y las Personas Desplazadas  Partido Revolucionario de los Trabajadores  Red de Solidaridad Social  Registro Único de Predios Abandonados  Sistema de Acompañamiento, Monitoreo y Evaluación  Sistema de Alertas Tempranas  Servicio Nacional de Aprendizaje  Sistema de Seguimiento a las Metas Gubernamentales  Sistema de Atención Integral a la Población Desplazada  Superintendencia de Notariado y Registro  Sistema Único de Registro 

11

Capítulo 1.   EVALUACIÓN  DEL  MARCO  NORMATIVO  DEL  ACTUAL  PROCESO  DE  DESMOVILIZACIÓN  Y  REINSERCIÓN  A  LA  LUZ  DE  LOS  ESTÁNDARES  NACIONALES  E  INTERNACIONALES  DE  DERECHOS  HUMANOS,  DERECHO  INTERNACIONAL  HUMANITARIO  Y  DERECHO  1 INTERNACIONAL PENAL   PRESENTACIÓN      Las  sociedades  que  atraviesan  o  que  han  atravesado  situaciones  de  conflicto  armado  de  carácter  no  internacional,  o  alteraciones  del  orden  público  enfrentan,  desde  hace  algún  tiempo,  una  gran  preocupación  por  el  fenómeno  de  la  impunidad.  La  necesidad  de  investigar,  juzgar  y  sancionar  a  los  responsables  de  graves  violaciones  de  los  derechos  humanos  o  infracciones  graves  al  derecho  internacional  humanitario,  de  superar  los  conflictos  armados  y  reconciliar  a  la  nación  ha  llevado  a  estas  sociedades  a  la  búsqueda  de  mecanismos  que  garanticen  la construcción de una paz duradera y sostenible.  La  necesidad  de  crear  políticas  públicas  que  prevengan  la  comisión  de  futuras  violaciones,  y  de  garantizar  a  las  víctimas  de  graves  violaciones  de  los  derechos  humanos  o  infracciones  graves  al  derecho  internacional  humanitario  y  a  la  sociedad  en  su  conjunto  los  derechos  a  la  verdad,  la  justicia  y  la  reparación,    se  convierten en principios fundamentales en la lucha contra la impunidad.   Con  el  propósito  de  desarrollar  estos  principios,  la  comunidad  internacional  ha  reconocido  la  importancia  de  establecer  mecanismos  de  justicia  transicional,  tales  como:  i)  la  implementación  de  acciones  judiciales  para  la  investigación,  el  juzgamiento y la sanción de violaciones de los Derechos Humanos e infracciones al  DIH,  ii)  la  promoción  de  iniciativas  para  la  búsqueda  de  la  verdad  y  la  construcción  de  la  memoria  histórica  de  la  nación,  iii)  la  creación  de  políticas  de  Estado  que  conduzcan  a  la  reparación  integral  de  las  víctimas  y  iv)  la  reforma  de 

 Informe Final del Componente Verdad, Justicia y Reparación elaborado por Camilo Ernesto Bernal  Sarmiento,  consultor  del  proyecto  y  por  María  Consuelo  Ramírez, asesora  de  la Oficina  de  Asuntos  Internacionales de la PGN.   
1

12

las  instituciones  estatales  con  la  intención  de  contribuir  a  la  consolidación  de  la  democracia y del Estado de Derecho.   En  esa  perspectiva,  el  Estado  colombiano  necesita  identificar  las  diferentes  alternativas  que  pueden  conducir  a  la  materialización  de  los  principios  de  la  justicia transicional, con el fin de allanar el camino para la construcción de la paz y  la  reconciliación  nacional.  En  desarrollo  de  lo  anterior,  el  gobierno  nacional  impulsó  la  creación  de  un  marco  normativo  para  la  reincorporación  de  miembros  de  grupos  organizados  al  margen  de  la  ley,  con  el  propósito  de  garantizar  los  derechos de las víctimas a la verdad, a la justicia y a la reparación.    El  presente  texto  constituye  el  informe  final  del  componente  verdad,  justicia  y  reparación  del  proyecto,  cuyo  objetivo  principal  fue  realizar  una  evaluación  del  marco  normativo  del  actual  proceso  de  desmovilización  y  reinserción  a  la  luz  de  los  estándares  nacionales  e  internacionales  de  derechos  humanos,  derecho  internacional  humanitario  y  derecho  internacional  penal,  de  acuerdo  con  los  contenidos  de  las  obligaciones  que  el  Estado  colombiano  tiene  respecto  a  los  derechos de las víctimas del conflicto armado.     Este  capítulo  está  compuesto  por  cinco  secciones:  en  la  primera  se  establece  el  marco  constitucional  que  regula  los  procesos  de  paz,  haciendo  énfasis  en  la  importancia  de  la  aplicación  de  normas  integrantes  del  bloque  de  constitucionalidad  y  de  los  estándares  internacionales  para  la  configuración  de  la  normatividad  de  dichos  procesos.  En  la  segunda,  se  identifican  y  compilan  las  diferentes  obligaciones  del  Estado  colombiano  en  materia  de  los  Derechos  Humanos  y  del  Derecho  Internacional  Humanitario  y  del  Derecho  Internacional  Penal.  En  la  tercera  sección,  se  realiza  un  análisis  de  los  derechos  de  las  víctimas  a  la  verdad,  a  la  justicia  y  a  la  reparación  en  procesos  de  justicia  transicional.  En  la  cuarta,  se  estudia  el  régimen  de  responsabilidad  internacional  del  Estado  cuando  ocurre  un  hecho  ilícito  internacional  que  constituye  una  violación  de  los  derechos  humanos  o  una  infracción  al  derecho  internacional  humanitario.  En  la  última  sección,  se  realiza  un  análisis  del  marco  normativo  del  actual  proceso  de  paz,  haciendo un énfasis especial en la compatibilidad de la ley de justicia y paz (975 de  2004)  y  su  decreto  reglamentario  (4760  de  2005)  con  los  estándares  nacionales  e  internacionales  establecidos  a  lo  largo  del  texto.  Finalmente  se  exponen  algunas  conclusiones  y  recomendaciones  a  las  autoridades  públicas  e  instituciones  comprometidas con la implementación de este marco normativo.    1. MARCO CONSTITUCIONAL DE LOS PROCESOS DE PAZ    13

Esta  sección  pretende  identificar  los  principales  componentes  del  marco  constitucional  que  regula  la  realización  de  los  procesos  de  paz  y  la  creación  y  aplicación  de  su  marco  jurídico.  A  lo  largo  de  esta  sección  se  desarrollarán  con  mayor profundidad los componentes de este marco.    1. 1. Estado Social de Derecho, derecho a la paz y derechos de las víctimas    El  origen  de  la  Carta  Política  de  1991  fue  el  resultado  de  un  consenso  democrático  en el que participaron amplios sectores de la sociedad colombiana, incluyendo a ex  miembros  de  grupos  armados  al  margen  de  la  ley.  Este  hecho  definió  su  principal  rasgo característico, cual es el de ser una “Constitución para la paz”2.    Su estructura jurídico ‐ política definió al Estado colombiano, en el preámbulo y en  el  artículo  1°,  como  un  “Estado  social  de  derecho,  organizado  en  forma  de  república  unitaria,  descentralizada,  con  autonomía  de  sus  entidades  territoriales,  democrática,  participativa  y  pluralista,  fundada  en  el  respeto  de  la  dignidad  humana,  en  el  trabajo  y  la  solidaridad  de  las  personas  que  la  integran  y  en  la  prevalencia del interés general”.     Esta  caracterización  de  la  organización  política  como  Estado  Social  de  Derecho,  tiene  como  consecuencia  la  realización  de  tres  objetivos  principales:  a)  respetar  y  garantizar los derechos humanos y las libertades públicas de los ciudadanos, con el  fin  de  buscar  la  convivencia  pacífica;  b)  delimitar  los  espacios  y  las  competencias  entre  las  tres  ramas  del  poder  público  estatal  (Legislativo,  Ejecutivo  y  Judicial),  y  demás  organismos  autónomos,  entre  ellos  los  órganos  de  control,  con  el  fin  de  mantener el equilibrio y la colaboración armónica entre los mismos (Art. 113 Const.  Pol.);  y  c)  la  legalización  del  ejercicio  del  poder  político,  la  cual  tiene  en  el   “imperio  de  la  ley”  su  principio  fundador.  Sobre  este  particular  la  Corte  Constitucional ha señalado:      “La  concepción  clásica  del  Estado  de  derecho  no  desaparece  sino  que  viene  a armonizarse con la condición social del mismo, al encontrar en la dignidad  de  la  persona  el  punto  de  fusión.  Así,  a  la  seguridad  jurídica  que  proporciona  la  legalidad  se  le  aúna  la  efectividad  de  los  derechos  humanos  que  se  desprende  del  concepto  de  lo  social.  El  respeto  por  los  derechos  humanos,  de  un  lado,  y  el  acatamiento  de  unos  principios  rectores  de  la  actuación estatal, por otro lado, constituyen las consecuencias prácticas de la 
2

 Corte Constitucional  Sentencia C‐578/02 Magistrado Ponente: Manuel José Cepeda Espinosa. 

14

filosofía  del  Estado  social  de  derecho.  En  este  sentido  el  concepto  de  Estado  social  de  derecho  se  desarrolla  en  tres  principios  orgánicos:  legalidad,  independencia  y  colaboración  de  las  ramas  del  poder  público  para  el  cumplimiento de los fines esenciales del Estado; y criterios de excelencia.”3   Dicho  marco  se  complementa  con  la  configuración  de  las  finalidades  esenciales  de  esta  forma  de  organización  estatal:  “servir  a  la  comunidad,  promover  la  prosperidad  general  y  garantizar  la  efectividad  de  los  principios,  derechos  y  deberes  consagrados  en  la  Constitución;  facilitar  la  participación  de  todos  en  las  decisiones  que  los  afectan  y  en  la  vida  económica,  política,  administrativa  y  cultural  de  la  Nación;  defender  la  independencia  nacional,  mantener  la  integridad  territorial  y  asegurar  la  convivencia  pacífica  y  la  vigencia  de  un  orden  justo”(Artículo 2).    En  desarrollo  de  la  estructura  del  Estado  Social  de  Derecho,  la  Constitución  Política,  en  su  artículo  22  estableció    que  “la  paz  es  un  derecho  y  un  deber  de  obligatorio  cumplimiento”.  La  Corte  Constitucional  ha  caracterizado  este  derecho  en los siguientes términos:    “(…) el Constituyente otorgó a la noción jurídica de la paz un triple carácter,  pues  la  consideró  un  valor  de  la  sociedad,  fundamento  del  Estado  y  de  los  derechos  humanos  (preámbulo);  la  concibe  como  un  fin  esencial  que  irradia  el  ordenamiento  jurídico  y  que,  como  principio,  debe  dirigir  la  acción  de  las  autoridades  públicas  (art.  2).  Y,  también  la  entiende  como  un  derecho  constitucional  (art.  22),  que  si  bien  es  cierto  no  es  de  aplicación  inmediata,  no  es  menos  cierto  que  el  mandato  debe  dirigir  la  acción  de  los  particulares  y las autoridades”4.    Los  mecanismos  que  pretenden  alcanzar  la  paz  y  desarrollarla  como  valor  de  la  sociedad,  fin  esencial  del  ordenamiento  jurídico  y  derecho  constitucional,  no  pueden  desbordar  el  marco  jurídico  ‐político  establecido  en  la  Constitución.  A  pesar  de  que  no  existe  un  único  camino  para  la  construcción  de  la  paz,  y  que  este  puede  depender  de  los  condicionamientos  históricos,  sociales  y  políticos  de  la  época, las herramientas utilizadas para la consecución de la paz deben adecuarse a  la estructura de valores, principios y derechos consagrados en la Carta Política. Así  lo ha reconocido la Corte Constitucional:   
3 4

 Sentencia C‐ 449 de 1992  Magistrado Ponente: Alejandro Martínez Caballero.   Sentencia C‐ 048 del 24 de enero de 2001, Magistrado Ponente: Eduardo Montealegre Lynett. 

15

“(…)  la  búsqueda  de  la  paz  no  faculta  a  los  órganos  políticos  a  tomar  decisiones  que  contradigan  normas  constitucionales.  Así,  la  Carta  es  el  referente  necesario  y  fundamento  último  de  la  actuación  de  los  poderes  constituidos,  por  lo  que  toda  actuación  debe  condicionarse  a  la  vigencia  del  Estado  constitucional.  Por  ello,  nunca  pueden  concebirse  decisiones  políticas o jurídicas, por más loables que sean, como excepciones a la propia  institución superior, pues de ella dependen y su función es garantizarla”5.    La  búsqueda  de  la  paz  y  el  deber  de  prevenir  la  guerra6  le  imponen  al  Estado  la  obligación de crear y ejecutar políticas que garanticen el restablecimiento del orden  público,  la  paz  y  la  convivencia.  Estas  políticas,  que  tienen  como  finalidad  principal  la  terminación  del  conflicto  armado  interno,  deben  tener  en  cuenta  no  sólo  a  los  actores  del  conflicto  sino  también  a  las  víctimas  del  mismo  y  sus  derechos.     La  Corte  Constitucional  en  reiterados  pronunciamientos  ha  reconocido  el  carácter  fundamental  de  los  derechos  de  las  víctimas  a  la  verdad,  a  la  justicia  y  a  la  reparación  así  como  la  misión  constitucional  de  la  justicia  penal  que  debe  tender  a  su protección y promoción7. En la sentencia C‐004/03 esa Corporación expresó que:     “(…)  los  derechos  de  las  víctimas  adquieren  una  importancia  directamente  proporcional  a  la  gravedad  del  hecho  punible.  Entre  más  daño  social  ocasione  un  delito,  mayor  consideración  merecen  los  derechos  de  quienes  fueron  víctimas  o  perjudicados  por  ese  comportamiento.  Igualmente,  la  obligación estatal de investigar los hechos punibles es también directamente  proporcional  a  la  manera  como  el  hecho  punible  pudo  afectar  bienes  jurídicos fundamentales. Entre más grave sea un hecho punible, mayor debe  ser  el  compromiso  del  Estado  por  investigarlo  y  sancionar  a  los  responsables,  a  fin  de  lograr  la  vigencia  de  un  orden  justo  (CP  Preámbulo  y  art.  2°).  Ahora  bien,  las  violaciones  de  los  derechos  humanos  y  las  infracciones  graves  al  derecho  internacional  humanitario  configuran  aquellos  comportamientos  que  más  intensamente  desconocen  la  dignidad  de  las  personas  y  más  dolor  provocan  a  las  víctimas  y  a  los  perjudicados.  Por  ello,  los  derechos  de  las  víctimas  y  perjudicados  por  esos  abusos 

 Sentencia C‐047/01, Magistrado Ponente: Eduardo Montealegre Lynett.   Sentencia C‐328/00, Magistrado Ponente:  Eduardo Cifuentes Muñoz  7Sentencia C – 228/02, Magistrados Ponentes: Manuel José Cepeda Espinosa y Eduardo Montealegre  Lynett;  T‐249 de 2003 Magistrado Ponente: Eduardo Montealegre Lynett. 
5 6

16

ameritan  la  más  intensa  protección,  y  el  deber  del  Estado  de  investigar  y  sancionar estos comportamientos adquiere mayor entidad.”8    Este  marco  constitucional  no  se  circunscribe  única  y  exclusivamente  al  texto  de  la  Carta  Política,  sino  que  remite  a  otras  normas  que  amplían  el  alcance  de  la  Constitución, conocidas bajo el nombre de Bloque de Constitucionalidad.          1.2.  Bloque  de  constitucionalidad  en  materia  de  Derechos  Humanos,  Derecho  Internacional Humanitario y Derecho Internacional Penal    En  el  sistema  jurídico  colombiano  los  tratados  y  convenios  internacionales  ratificados  por  el  Congreso  que  reconocen  derechos  humanos  o  que  forman  parte  del  Derecho  Internacional  Humanitario  (en  adelante  DIH)  o  del  Derecho  Internacional  Penal9  (en  adelante  DIP),  prevalecen  en  la  legislación  nacional  por  remisión expresa de los artículos 93.1, 93.3 y 214 constitucionales. La integración de  estas  fuentes  del  Derecho  Internacional  se  ha  llevado  a  cabo  a  través  de  la  armonización  del  “contenido  del  principio  de  supremacía  constitucional”  (artículo  4.1.  Const.  Pol.),  con  el  de  “primacía  del  derecho  internacional  (artículo  93.1  Const.  Pol.)”10, por medio de la noción de “bloque de constitucionalidad”.    La  Corte  Constitucional  ha  estimado  que  el  bloque  de  constitucionalidad  está  compuesto  por  aquellas  normas  y  principios  que  sin  estar  formalmente  en  el  texto  de  la  Constitución  (es  decir,  que  no  se  encuentran  plasmadas  directamente  en  su  articulado),  comparten  empero  su  misma  fuerza  normativa,  puesto  que  la  propia  Carta,  así  lo  ordena11.  Este  fenómeno  ocurre  porque  en  un  sistema  jurídico,  las 
 Sentencia C‐004/03, Magistrado Ponente: Eduardo Montealegre Lynett. Fundamento 24.    Según  la  ya  clásica  definición  introducida  por  JESCHECK,  Hans  Heinrich/  WEIGEND,  Thomas  (2002): Tratado de de derecho penal. Parte general. 5 ed. corregida y ampliada. Granada: Comares. Págs.  126  y  ss;  En  el  mismo  sentido,  véase  ZAFFARONI,  Eugenio  Raúl  /  ALAGIA,  Alejandro  /  SLOKAR,  Alejandro (2000): Derecho Penal. Parte General. Buenos Aires: Ediar. Págs. 186 y ss.  10  RAMELLI,  Alejandro  (2004):  “Sistema  de  fuentes  del  derecho  internacional  público  y ʺbloque  de  constitucionalidadʺ  en  Colombia”.  En:  Cuestiones  Constitucionales.  Revista  Mexicana  de  Derecho  Constitucional.  Número  11, Julio‐Diciembre 2004.  México:  Universidad  Nacional  Autónoma  de  México, Instituto de Investigaciones Jurídicas. Pág.1.   11  UPRIMNY  YEPES,  Rodrigo  (2004):  “Bloque  de  constitucionalidad,  derechos  humanos  y  nuevo  procedimiento penal”. En: Reflexiones Sobre el Nuevo Sistema Procesal Penal. Los grandes desafíos de juez 
8 9

17

normas  materialmente  constitucionales  ‐  esto  es,  con  fuerza  constitucional‐  son  más  numerosas  que  aquellas  que  son  formalmente  constitucionales  ‐esto  es,  aquellas  que  son  expresamente  mencionadas  por  el  articulado  constitucional12.  Por  esta  razón,  los  tratados  internacionales  que  reconocen  derechos  humanos  o  que  forman  parte  del  Derecho  Internacional  Humanitario  o  del  Derecho  Internacional  Penal  tienen  fuerza  normativa  constitucional,  en  virtud  del  artículo  4  de  la  Carta  Política.    El  efecto  de  considerar  a  una  norma  jurídica  como  integrante  del  bloque  de  constitucionalidad  depende  del  carácter  que  la  propia  Constitución  le  ha  reconocido  a  través  de  sus  técnicas  de  reenvío  normativo.  Así,  en  términos  generales,  se  entenderán  como  I)  normas  de  rango  o  jerarquía  constitucional,  los  tratados  internacionales  sobre  derechos  humanos,  derecho  humanitario  y  derecho  internacional  penal,  en  virtud  de  los  artículos   93,  incisos  1  y  3  y   214  de  la  Cons.  Pol.,  II)  parámetros  de  constitucionalidad  de  las  leyes,  en  los  casos  de  algunas  leyes  estatutarias  y  de  leyes  orgánicas  en  lo  pertinente,  con  respecto  al  resto  de  normas  de  inferior  jerarquía  del  sistema  jurídico,  de  acuerdo  con  lo  dispuesto  en  los  artículos  151,  152,  y  153  de  la  Const.  Pol.,  y  III)  normas  de  relevancia  constitucional  para  decidir  casos  concretos,  a  las  cuales  no  se  les  reconoce  vinculatoriedad  directa,  como  algunas  de  las  declaraciones  de  los  órganos  del  sistema de Naciones Unidas (normas Soft Law).13      Dentro  de  la  evolución  de  esta  doctrina  en  la  jurisprudencia  de  la  Corte  Constitucional debe destacarse la distinción que este tribunal ha realizado entre los  conceptos  de    “bloque  de  constitucionalidad  en  sentido  estricto”  y  “bloque  de  constitucionalidad en sentido lato”, que puede sintetizarse de la siguiente manera:    a)  Bloque  de  constitucionalidad  en  sentido  estricto,  que  hace  referencia  a  la  naturaleza de las normas que integran dicho bloque y que estaría compuesto por14:    

penal  colombiano.  Bogotá:  Consejo  Superior  de  la  Judicatura,  Sala  Administrativa,  Escuela  Judicial  “Rodrigo  Lara  Bonilla”;  UPRIMNY  YEPES,  Rodrigo  (2002):  “El  Bloque  de  Constitucionalidad  en  Colombia.  Un  análisis  jurisprudencial y  un  ensayo  de  sistematización  doctrinal”. En:  Compilación  de  Jurisprudencia  y  Doctrina  Nacional  e  Internacional.    Volumen  I.    3ª.  Edición.    Bogotá:  Oficina  en  Colombia  del  Alto  Comisionado  de  las  Naciones  Unidas  para  los  Derechos  Humanos;  RAMELLI  (2004).  12 UPRIMNY (2004: 27 y 28).  13 Corte Constitucional, sentencias C – 578/95 y C 135/96; UPRIMNY (2004: 41 y ss).  14 Corte Constitucional, sentencias C‐ 406 de 1996, T ‐568 de 1999, C‐ 010 de 2000, T‐ 1303 de 2001, T‐  1319 de 2002. UPRIMNY (2004: 41 y ss). 

18

1. 2. 3. 4. 5.

El preámbulo.  El articulado constitucional.  Los tratados de límites ratificados por Colombia.  Los tratados de derecho humanitario.  Los  tratados  de  derechos  humanos  que  reconocen  derechos  intangibles  (no  limitables durante los estados de excepción).  6. Los artículos de los tratados de derechos humanos ratificados por Colombia,  cuando se trate de derechos reconocidos por la Constitución.  7. En  cierta  medida,  al  menos  como  criterio  relevante  de  interpretación,  la  doctrina  elaborada  por  los  órganos  de  control  de  los  tratados  sobre  esas  normas  en  particular,  los  convenios  y  recomendaciones  de  los  órganos  de  control  y  vigilancia  de  la  OIT,  las  recomendaciones  de  la  Comisión  Interamericana  de  Derechos  Humanos  y  la  jurisprudencia  de  la  Corte  Interamericana de Derechos Humanos. 

  La  misma  Corte  ha  aceptado  que  los  “Principios  rectores  de  los  desplazamientos  internos”  (1998)15  elaborados  por  Representante  del  Secretario  General  de  las  Naciones  Unidas  para  los  Desplazados  Internos  Francis  M.  Deng,  también  forman  parte del bloque de constitucionalidad:     “Los  Principios  Rectores  no  han  sido  aprobados  mediante  un  tratado  internacional.  Sin  embargo,  dado  que  ellos  fundamentalmente  reflejan  y  llenan  las  lagunas  de  lo  establecido  en  tratados  internacionales  de  derechos  humanos  y  que  han  recibido  una  gran  aceptación  por  parte  de  distintos  organismos internacionales de derechos humanos, esta Corporación considera  que  deben  ser  tenidos  como  parámetros  para  la  creación  normativa  y  la  interpretación  en  el  campo  de  la  regulación  del  desplazamiento  forzado  y  la  atención  a  las  personas  desplazadas  por  parte  del  Estado.  Lo  anterior,  claro  está, sin perjuicio de que todos sus preceptos que reiteran normas ya incluidas  en  tratados  internacionales  de  derechos  humanos  y  de  derecho  internacional  humanitario  aprobados  por  Colombia  gocen  de  rango  constitucional,  como  lo  señala el artículo 93 de la Constitución.” 16  

 Anexo del Informe final del Representante Especial del Secretario General de las Naciones Unidas  para  la  cuestión  de  los  Desplazados  Internos  a  la  Comisión  de  Derechos  Humanos,  Sr.  Francis  M.  Deng. E/CN.4/1998/Add.2.  16 Sentencia SU‐1150/00. Magistrado Ponente: Dr. Eduardo Cifuentes Muñoz. 
15

19

Finalmente,  la  Corte  en  su  sentencia  C‐010  de  200017  consideró  que  la  jurisprudencia  de  la  Corte  Interamericana  de  Derechos  Humanos  (en  adelante,  Corte IDH) constituye un criterio hermenéutico relevante para establecer el sentido  de las normas constitucionales sobre derechos humanos:  “La  Corte  coincide  con  el  interviniente  en  que  en  esta  materia  es  particularmente  relevante  la  doctrina  elaborada  por  la  Corte  Interamericana de Derechos Humanos, que es el órgano judicial autorizado  para interpretar autorizadamente la Convención Interamericana. En efecto,  como  lo  ha  señalado  en  varias  oportunidades  esta  Corte  Constitucional,  en  la  medida  en  que  la  Carta  señala  en  el  artículo  93  que  los  derechos  y  deberes  constitucionales  deben  interpretarse  “de  conformidad  con  los  tratados  internacionales  sobre  derechos  humanos  ratificados  por  Colombia”,  es  indudable  que  la  jurisprudencia  de  las  instancias  internacionales,  encargadas  de  interpretar  esos  tratados,  constituye  un  criterio  hermenéutico  relevante  para  establecer  el  sentido  de  las  normas  constitucionales sobre derechos fundamentales”18.    b)  Bloque  de  constitucionalidad  en  sentido  lato,  que  hace  referencia  a  la  función  de  las  normas  que  integran  dicho  bloque  (parámetros  de  interpretación  y  de constitucionalidad de las leyes), compuesto por:     1. Leyes estatutarias (por ejemplo, ley estatutaria de estados de excepción)19  2. Leyes orgánicas en lo pertinente.    En  síntesis,  los  tratados  y  convenios  internacionales  que  reconocen  derechos  humanos,  derecho  humanitario  y  derecho  penal  internacional    ratificados  por  el 

  Sentencia  C‐010  de  2000,  Magistrado  Ponente:  Alejandro  Martínez  Caballero.  En  sentido  similar  véanse  las  sentencias  Sentencia  C‐228/02,  Magistrados  Ponentes:  Manuel  José  Cepeda  Espinosa  y  Eduardo Montealegre Lynett y T – 1319 de 2001, Magistrado Ponente: Rodrigo Uprimny Yepes. 
17

  En  el  mismo sentido,  ver la  sentencia  C‐406  de  1996, lo  mismo que  las sentencias  T‐568 de 1999  y  C‐010  de  2000,  como  ejemplos  de  aplicación  de  la  jurisprudencia  de  instancias  internacionales  por  la  Corte  Constitucional.  Una  evaluación  de  estas  aplicaciones  puede  verse  en:  UPRIMNY  (2004.  48  y ss). 
18 19

  Como  recuerda  UPRIMNY,  es  necesario  tener  en  cuenta  que  ciertas  sentencias  de  la  Corte  Constitucional excluyen algunas leyes estatutarias en sentido lato, como la sentencia C – 708 de 199,  en la que se señaló que únicamente la ley Estatutaria de Estados de Excepción hace parte del bloque  en sentido lato  (2004: 27 y 28). 

20

Congreso  tienen  rango  constitucional  en  el  sistema  jurídico  por  expresa  remisión  de la Carta Política (Artículos 93 y 214).  1.3.  Estándares  internacionales  en  materia  de  Derechos  Humanos,  Derecho  Internacional Humanitario y Derecho Internacional Penal    Se  entiende  por  estándares  internacionales  en  materia  de  derechos  humanos,  DIH  y  derecho  internacional  penal,  todas  aquellas  normas  y  decisiones  jurídicas  que  son  fuente  del  Derecho  Internacional  Público,  en  los  términos  del  artículo  38  del  Estatuto  de  la  Corte  Internacional  de  Justicia:  a)  convenciones  o  tratados  internacionales  que  imponen  obligaciones  a  los  Estados  en  materia  de  derechos  humanos  y  DIH,  b)  costumbre  internacional,  c)  principios  generales  de  Derecho  Internacional y d) decisiones judiciales y doctrina internacional.     Con  la  actual  evolución  del  Derecho  Internacional  hay  una  serie  de  fuentes  a  las  que  se  les  reconoce  una  cierta  fuerza  jurídica,  tales  como:  a)  las  recomendaciones  internacionales  y,  b)  las  resoluciones  y  declaraciones  de  la  ONU  sobre  derechos  humanos.  Si  bien  algunas  de  estas  fuentes  no  son  obligatorias  para  los  Estados,  descartarlas  puede  constituir  la  violación  de  preceptos  superiores  consagrados  en  los tratados.     La  implementación  que  los  Estados  hacen  de  estos  estándares  es  considerada  por  la  comunidad  de  naciones  como  una  buena  práctica  que  recoge  y  aplica  la  experiencia de muchos procesos de justicia transicional alrededor del mundo20.    Teniendo en cuenta su importancia para el Derecho Internacional, a lo largo de este  texto  se  identificarán  los  estándares  que  el  Estado  colombiano  deberá  tener  en  cuenta  para  la  creación  de  un  marco  jurídico  para  los  procesos  de  paz  y,  en  particular,  para  la  aplicación  de  la  ley  de  justicia  y  paz  y  sus  normas  complementarias,  con  el  fin  de  evitar  posibles  juicios  de  responsabilidad  ante  las  instancias internacionales por el desconocimiento de estas normas.   
 Al respecto véase: Informe de la  Prof. Diane Orentlicher (2004): Estudio independiente sobre mejores  prácticas,  incluyendo  recomendaciones,  para  asistir  a  los  Estados  en  el  fortalecimiento  de  las  capacidades  internas  para  combatir  todos  los  aspectos  de  la  impunidad.  Presentado  a  la  Comisión  de  Derechos  Humanos.  60  periodo  de  sesiones.  27  de  febrero  de  2004.  E/CN.4/2004/88.  VILLÁN  DURÁN  Carlos  (2002):  Curso  de  Derecho  Internacional  de  los  Derechos  Humanos.  Madrid:  Trotta;  MENDEZ  (2005:  5  y  ss.);  FUNDACIÓN  SOCIAL  (2005a):  Los  derechos  de  las  víctimas  en  los  procesos  de  justicia  transicional.  Justicia, verdad, y reparación. Dirección de derechos humanos y paz. Bogotá: el autor y MSD. Págs. 13  – 35.  
20

21

  2. OBLIGACIONES  DEL  ESTADO  EN  MATERIA  DE  DERECHOS  HUMANOS,  DERECHO  INTERNACIONAL  HUMANITARIO  Y  DERECHO  INTERNACIONAL  PENAL:  RESPETO,  GARANTÍA  Y  ADOPCIÓN  DE  MEDIDAS  NECESARIAS  PARA  HACER  EFECTIVOS  LOS DERECHOS    2.1. Las normas del Derecho Internacional Público y su interpretación  En  el  ámbito  del  Derecho  Internacional  Público  contemporáneo  la  interpretación  de  las  normas  integrantes  del  Derecho  Internacional  de  los  Derechos  Humanos  y  del  Derecho  Internacional  Humanitario  y  del  Derecho  Internacional  Penal  debe  tener  en  cuenta  dos  criterios  hermenéuticos:  el  principio  Pro  Homine  y  la  Cláusula  Materns.    En virtud  del artículo 5º del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (en  adelante,  PIDCP)  y  del  artículo  29  de  la  Convención  Americana  sobre  Derechos  Humanos  (en  adelante  CADH),  en  concordancia  con  los  artículos  26  y  27  de  la  Convención de Viena sobre el Derecho de los Tratados, se establece el principio Pro  Homine  según  el  cual  “ no  puede  restringirse  o  menoscabarse  ninguno  de  los  derechos  reconocidos  en  un  Estado  en  virtud  de  su  legislación  interna  o  de  otros  tratados  internacionales,  invocando  como  pretexto  que  el  convenio  en  cuestión  no  los reconoce o los reconoce en menor grado”21.     Este  principio,  como  recuerda  PINTO,  es  un  criterio  hermenéutico  en  virtud  del  cual  “se  debe  acudir  a  la  norma  más  amplia,  o  a  la  interpretación  más  extensiva,  cuando  se  trata  de  reconocer  derechos  protegidos  e,  inversamente,  a  la  norma  o  a  la  interpretación  más  restringida  cuando  se  trate  de  establecer  restricciones  permanentes  al  ejercicio  de  los  derechos  o  su  suspensión  extraordinaria”22.  En  este  sentido, se presume que “la interpretación más garantista es más idónea, por ser más 

  UPRIMNY  YEPES,  Rodrigo  (2005):  Bloque  de  constitucionalidad,  derechos  humanos  y  proceso  penal.  Bogotá:  Consejo  Superior  de  la  Judicatura,  Sala  Administrativa,  Escuela  Judicial  “Rodrigo  Lara  Bonilla”. Pág. 33.  22PINTO  Mónica  (2004):  “El  principio  pro  homine:  criterios  de  hermenéutica  y  pautas  para  la  regulación  de  los  derechos”.  En:  ABREGÚ,  Martín  /  COURTIS,  Christian  (comps.):  La  aplicación  de  los  tratados  sobre  derechos  humanos  por  los  tribunales  locales.  1ª  reimp.    Buenos  Aires.  Editores  del  Puerto, CELS. Pág. 163;  
21

22

fiel  al  objeto  y  fin  del  instrumento  sobre  derechos  humanos  y  el  sistema  mismo  de  protección”23.    Este  criterio  interpretativo  supone  además  que  “las  normas  consuetudinarias  que  explicitan  los  contenidos  de  los  derechos  protegidos  en  los  tratados  deben  tener  cabida  en  el  orden  jurídico  interno  de  un  país,  siempre  que  enriquezcan  sus  disposiciones.”24   En  el  sistema  jurídico  nacional  la  propia  Corte  Constitucional,  en  reiterada  jurisprudencia,  ha  reconocido  el  carácter  vinculante  en  el  ordenamiento  colombiano  de  e s t e   p r i n c i p i o   en  virtud  del  cual,  en  caso  de  conflictos  entre  distintas  normas  que  consagran  o  desarrollan  los  derechos  humanos,  el  intérprete  debe  preferir  aquella  que  sea  más  favorable  al goce  de  los  mismos25.  Por  otra  parte,  en  el  Derecho  Internacional  Humanitario  se  ha  adoptado  otro  criterio  interpretativo  denominado  Cláusula  Martens,  establecida  en  el  preámbulo  del  Protocolo  II  adicional  a  los  Convenios  de  Ginebra,  relativo  a  la  protección  de  las  víctimas  de  los  conflictos  armados  sin  carácter  internacional26,  según  la  cual  “(…)  en  los  casos  no  previstos  por  el  derecho  vigente,  la  persona  humana  queda  bajo  la  salvaguardia  de  los  principios  de  humanidad  y  de  las  exigencias  de  la  conciencia pública”27. Esta cláusula ha sido entendida como   “(…)  regla  especial  del  derecho  internacional  de  los  conflictos  armados  por  la  que  se  dispone  que  las  lagunas  de  la  legislación  humanitaria  vigente  pueden llenarse mediante la aplicación de principios y preceptos de carácter  consuetudinario  (…)  La  importancia  decisiva  de  esta  norma  radica  en  tres  aspectos  fundamentales:  confirma  la  validez  de  la  costumbre  como  fuente  del  derecho  en  el  campo  de  los  conflictos  armados;  permite  la  aplicación  analógica  o  extensiva  de  leyes  o  costumbre  de  la  guerra;  e  insiste  en  el 
  O´DONNELL,  Daniel  (2002):  “Introducción  al  derecho  internacional  de  los  derechos  humanos”.  En: Compilación de Jurisprudencia y Doctrina Nacional e Internacional.  Volumen I.  3ª. Edición.  Bogotá:  Oficina  en  Colombia  del  Alto  Comisionado  de  las  Naciones  Unidas  para  los  Derechos  Humanos.  Págs. 63 y ss.  24 PINTO, Mónica (2004:165).  25  Sentencia  C‐406  /  1996  Magistrado  Ponente:  Carlos  Gaviria  Díaz,  Sentencia  C‐251/1997  Magistrado  Ponente:  Alejandro  Martínez  Caballero,  fundamento  14.  Al  respecto  véase  UPRIMNY  (2005:33).  26 Entrada en vigor para Colombia el 15 de febrero de 1996 en virtud de la ley 171 de 1994.    27  Entrada  en  vigor  para  Colombia  el  15  de  febrero  de  1996  en  virtud  de  la  ley  171  de  1994.   En  el  mismo sentido véase, VERRI Pietro (1998):”Voz: Martens”. En: Diccionario de Derecho Internacional de  los  Conflictos  Armados.  Bogotá:  Comité  Internacional  de  la  Cruz  Roja  (Colombia),  Tercer  Mundo  Editores. (Traducido del francés al español por Mauricio Duque Ortiz y Renée Cabrera Chi). 
23

23

carácter  acotado  del  enfrentamiento  bélico  que  se  traduce  tanto  en  la  regulación de los medios y métodos de combate como en la separación entre  combatientes y no combatientes (…)”28 La Corte Internacional de Justicia (CIJ) en la Opinión Consultiva sobre la licitud de  la amenaza o del empleo de armas nucleares, del 8 de julio de 1996, se refiere a esta  cláusula.  Para  CHETAIL  la  postura  de  la  CIJ  sobre  este  tema  puede  ser  sintetizada  así:  “la  cláusula  puede  ser  interpretada  de  dos  maneras.  Por  un  lado,  se  puede  entender  que  simplemente  se  propone  recordar  la  relevancia  permanente  del  derecho  consuetudinario  cuando  el  derecho  convencional  no  es  aplicable,  en  cuyo  caso  los ʺprincipios  de  humanidadʺ  y  los ʺdictados  de  la  conciencia  públicaʺ  a  los  que  hace  referencia  la  cláusula  serían  redundantes  y  sólo  proporcionarían  la  base  ética  de  las  leyes  consuetudinarias  de  la  guerra.  Por  otro  lado,  sin  embargo,  se  puede  argüir  que  los  ʺprincipios  de  derecho  internacionalʺ  a  los  que  hace  referencia  la  cláusula  derivan  de  tres  fuentes  diferentes  y  autónomas,  a  saber  los  ʺusos  establecidosʺ,  los  ʺprincipios  de  humanidadʺ  y  los  ʺdictados  de  la  conciencia  públicaʺ.  En  cierta  medida,  la  cláusula  de  Martens  permite  ir  más  allá  del  derecho  convencional  y  del  derecho  consuetudinario,  y  considerar  los  principios  de  humanidad  y  los  dictados  de  la  conciencia  pública  como  criterios  separados  y jurídicamente vinculantes”.29   En  el  mismo  sentido,  la  Corte  Constitucional,  señalando  la  vigencia  de  esta  cláusula  en  el  ordenamiento  jurídico  colombiano,  ha  advertido  que  “esta  cláusula  indica que el Protocolo II no debe ser interpretado de manera aislada sino que debe  ser constantemente relacionado con el conjunto de principios humanitarios, puesto  que  este  tratado  es  simplemente  un  desarrollo  y  una  concreción  de  tales  principios  a los conflictos armados no internacionales”30. 

  VALENCIA  VILLA,  Hernando  (2003): “Voz:  Cláusula  Martens”. En:  Diccionario  Espasa  de derechos  humanos. Madrid: Espasa Calpe. Pág. 290.  29  CHETAIL,  Vincent  (2003):  “La  contribución  de  la  Corte  Internacional  de  Justicia  al  derecho  internacional  humanitario”.  En:  Revista  Internacional  de  la  Cruz  Roja, No  850.  Págs.  235  –  269.  Publicado  en:  www.icrc.org;  en  sentido  similar,  véase TICEHURST,  Rupert  (1997):  “La  cláusula  de  Martens  y  el  derecho  de  los  conflictos  armados”.  En:  Revista  Internacional  de  la  Cruz  Roja, No  140.  Págs. 131‐141. Publicado en: www.icrc.org.    30Sentencia  C‐225  de  1995,  fundamento  22.  Magistrado  Ponente:  Alejandro  Martínez  Caballero.  En  esta  misma  sentencia  la  Corte  consideró  que  la  Cláusula  Martens  expresa  la  misma  filosofía  que  la  cláusula  de  derechos  innominados  consagrada  en  el  artículo  94  de  la  Carta  Política  (fundamento  24). 
28

24

  2.2. Obligaciones del Estado en materia de derechos humanos,  DIH y DIP  Desde  el  punto  de  vista  del  Derecho  Internacional  de  los  Derechos  Humanos,  al  Estado  colombiano  le  competen  tres  obligaciones  fundamentales:  1)  el  deber  de  respetar  los  derechos  establecidos  en  los  tratados,  2)  el  deber  de  garantizar  el  goce  y pleno ejercicio de los derechos reconocidos a las personas que se encuentren bajo  su  jurisdicción  y  3)  adoptar  las  medidas  necesarias  para  hacer  efectivos  los  derechos protegidos.     Estas  obligaciones  son  el  correlato  de  un  interés  jurídico  de  todos  los  Estados  de  proteger  los  derechos  humanos,  razón  por  la  cual  son  oponibles  a  cualquiera  de  ellos,  aun  cuando  no  formen  parte  de  los  tratados  internacionales  que  los  reconocen.  Dichas  obligaciones  que  podrían  ser  oponibles  erga  omnes,  no  son  asumidas  bajo  el  principio  de  reciprocidad  de  las  obligaciones  entre  los  Estados  partes  de  un  tratado,  sino  en  virtud  de  un  bien  común  (protección  de  la  persona  humana)31,  tal  como  ha  reconocido  la  Corte  Internacional  de  Justicia  desde  el  Asunto Barcelona Traction de 197032.     En  el  sistema  interamericano,  la  Corte  IDH  ha  manifestado  a  este  respecto  lo  siguiente:  “(…)  los  tratados  modernos  sobre  derechos  humanos,  en  general,  y  en  particular la Convención americana, no son tratados internacionales del tipo  tradicional,  concluidos  en  función  de  un  intercambio  reciproco  de  derechos,  para  el  beneficio  mutuo  de  los  Estados  contratantes.  Su  objeto  y  fin  son  la  protección  de  los  derechos  fundamentales  de  los  seres  humanos, 
 Esta interpretación tiene su origen en el artículo 1 común a los Convenios de Ginebra del 1949 que  dispone  “las  altas  partes  contratantes  se  comprometen  a  respetar  y  a  hacer  respetar  el  presente  convenio  en  todas las circunstancias” y en la Convención de Viena sobre el derecho de los tratados de 1969, que en  su artículo 60.5 establece: “60. Terminación de un tratado o suspensión de su aplicación como consecuencia  de  su  violación  (…)  5.  Lo  previsto  en  los  párrafos  1  a  3  no  se  aplicará  a  las  disposiciones  relativas  a  la  protección  de  la  persona  humana  contenidas  en  tratados  de  carácter  humanitario,  en  particular  a  las  disposiciones  que  prohíben  toda  forma  de  represalias  con  respecto  a  las  personas  protegidas  por  tales  tratados.”.  Al  respecto  véase  DULITZKY,  Ariel  E.  (2004).  “Alcance  de  las  obligaciones  internacionales  de  los  derechos  humanos”.  En:  MARTÍN,  Claudia/  RODRÍGUEZ‐PINZÓN,  Diego/GUEVARA,  José  A.  (Comp.)  Derecho  internacional  de  los  derechos  humanos.  México:  Universidad Iberamericana, Academy on human rights and humanitarian law of the American university,  Washington College of law, Fontamara. Pág. 61 y 62.    32 DULITZKY (2004: 63).   
31

25

independientemente  de  su  nacionalidad,  tanto  frente  a  su  propio  Estado,  como frente a los otros Estados contratantes. Al aprobar estos tratados sobre  derechos  humanos,  los  Estados  se  someten  a  un  orden  legal  dentro  del  cual  ellos,  por  el  bien  común,  asumen  varias  obligaciones,  no  en  relación  con  otros Estados, sino hacia los individuos bajo su jurisdicción.”33   Las dos primeras obligaciones se encuentran consagradas en el artículo 2 del Pacto  Internacional  de  Derechos  Civiles  y  Políticos  (en  adelante,  PIDCP)  y  en  el  artículo  1.1  de  la  Convención  Americana  sobre  Derechos  Humanos  (en  adelante,  CADH),  en los siguientes términos:    “Los  Estados  Partes  en  esta  Convención  se  comprometen  a  respetar  los  derechos  y  libertades  reconocidos  en  ella  y  a  garantizar  su  libre  y  pleno  ejercicio a toda persona que esté  sujeta a su jurisdicción, sin discriminación  alguna  por  motivos  de  raza,  color,  sexo,  idioma,  religión,  opiniones  políticas  o  de  cualquier  otra  índole,  origen  nacional  o  social,  posición  económica, nacimiento o cualquier otra condición social.”34 La  tercera obligación  establece un  deber  para  los  Estados  de  adoptar,  con  arreglo  a  los  tratados  internacionales  y  a  sus  procedimientos  constitucionales,  las  medidas  legislativas  o  de  otro  carácter  que  fueren  necesarias  para  hacer  efectivos  tales  derechos  y  libertades,  así  como  un  recurso  efectivo  para  la  reclamación  de  las  víctimas  (Art.  2  CADH,  Art.  2.2.  PIDCP).  Igualmente  deberán  derogar  las  disposiciones  incompatibles  con  los  tratados  y  se  abstendrán  de  dictar  tales  medidas cuando conduzcan a violar tales derechos y libertades35. 

33

  Corte  IDH  (1982).  Opinión  Consultiva  OC ‐02/82,  del  24  de  septiembre  de  1982.  “El  efecto  de  las  reservas  sobre  la  entrada  en  vigencia  de  la  Convención  Americana  sobre  Derechos  Humanos,  artículos 74 y 75”. Serie A, Número 2, párrafo 29. 

 En el ámbito del Derecho Internacional Penal, estas obligaciones se entienden como disposiciones  de  “Respect  and  ensure”  (respeto  y  seguridad).  Al  respecto,  véase  AMBOS,  Kai  (1997):  Impunidad  y  Derecho  Penal  Internacional.  Un  estudio  empírico  dogmático  sobre  Colombia,  Bolivia,  Perú,  Chile  y  Argentina.  Bogotá:  CIEDLA,  DIKE,  Fundación  Konrad  Adenauer,  Instituto  “Max  Planck”  para  el  Derecho Penal Extranjero e Internacional. Pág.226 y ss. 
34

  Corte  IDH  (2002):  “Opinión  Consultiva  OC‐14/94  del  9  de  diciembre  de  1994.  Responsabilidad  Internacional  por  expedición  y  aplicación  de  leyes  violatorias  de  la  Convención  (Arts.  1  y  2  CADH)”.  En:  Compilación  de  Jurisprudencia  y  Doctrina  Nacional  e  Internacional.  Derechos  humanos,  Derecho  Internacional  Humanitario  y  Derecho  Penal  Internacional.  Volumen  I,  Tercera  Edición.  Bogotá:  Oficina en Colombia del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos. La 
35

26

Como  ha  afirmado  el  Comité  de  Derechos  Humanos  el  cumplimiento  de  estos  deberes le compete a todos los poderes del Estado:  “Las  obligaciones  del  pacto  en  general  y  del  artículo  2  en  particular  son  vinculantes  para  todos  los  Estados  Partes  en  conjunto.  Todos  los  poderes  del  Estado  (ejecutivo,  legislativo  y  judicial)  y  otras  autoridades  públicas  o  estatales,  a  cualquier  nivel  que  sea,  nacional,  regional  o  local,  están  en  condiciones  de  asumir  la  responsabilidad  del  Estado  Parte”36  (Negrilla  fuera de texto).  El  reconocimiento  de  dichos  deberes  tiene  como  consecuencia  la  introducción  de  unos  límites  al  ejercicio  de  la  función  pública  que  se  derivan  de  los  atributos  inherentes  a  la  dignidad  humana  y  que  son  en  consecuencia  superiores  al  poder  del Estado. Por esta razón, será ilícito todo ejercicio del poder público que viole los  derechos reconocidos en los tratados y convenciones sobre derechos humanos.37 En  el  sistema  interamericano  de  protección  de  derechos  humanos  la  obligación  de  garantía  comporta  además  para  los  Estados  las  obligaciones  de  prevenir,  investigar,  sancionar  y  reparar  toda  violación  de  los  derechos  humanos  reconocidos  en  la  CADH.  En  este  sentido  la  Corte  IDH  ha  desarrollado,  desde  sus  primeras  jurisprudencias,  los  contenidos  de  la  obligación  de  garantía  en  los  siguientes términos:  “La segunda obligación de los Estados Partes es la de ʺgarantizarʺ el libre y  pleno  ejercicio  de  los  derechos  reconocidos  en  la  Convención  a  toda  persona  sujeta  a  su  jurisdicción.  Esta  obligación  implica  el  deber  de  los  Estados  Partes  de  organizar  todo  el  aparato  gubernamental  y,  en  general,  todas  las  estructuras  a  través  de  las  cuales  se  manifiesta  el  ejercicio  del  poder  público,  de  manera  tal  que  sean  capaces  de  asegurar  jurídicamente 
Corte IDH en el Caso Castillo Petruzzi estableció que el deber general de “adoptar disposiciones en  el derecho interno” consagrado en el artículo 2 de la Convención Americana, implica la adopción de  medidas  en  dos  sentidos,  “(…)  Por  una  parte,  la  supresión  de  las  normas  y  prácticas  de  cualquier  naturaleza  que  entrañen  violación  a  las  garantías  previstas  en  la  Convención.    Por  la  otra,  la  expedición  de  normas  y  el  desarrollo  de  prácticas  conducentes  a  la  efectiva  observancia  de  dichas  garantías.”  Corte  IDH  (1999):  Caso  Castillo  Petruzzi  y  otros.  Sentencia  de  30  de  mayo  de  1999.   Serie  C  No.  52, párr. 207.    Comité  de  Derechos  Humanos  (2004):  Observación  General  No.  31:  La  índole  de  la  obligación  jurídica general impuesta. 80º período de sesiones.  
36 37

 Corte IDH. (1988). Caso Velásquez Rodríguez. Sentencia de julio 29 de 1988. Serie C No. Párrafo 165,  169  Y  170;  DULITZKY,  Ariel  E.  (2004).  “Alcance  de  las  obligaciones  internacionales  de  los  derechos  humanos”.  En:  MARTÍN,  Claudia/  RODRÍGUEZ‐PINZÓN,  Diego/GUEVARA,  José  A.  (Comp.)  Derecho internacional de los  derechos humanos. México: Universidad Iberamericana, Academy on human  rights and humanitarian law of the American university, Washington College of law, Fontamara. Pág. 84.   

27

el  libre  y  pleno  ejercicio  de  los  derechos  humanos.  Como  consecuencia  de   esta  obligación  los  Estados  deben  prevenir,  investigar  y  sancionar  toda  violación  de  los  derechos  reconocidos  por  la  Convención  y  procurar,  además,  el  restablecimiento,  si  es  posible,  del  derecho  conculcado  y,  en  su  caso,  la  reparación  de  los  daños  producidos  por  la  violación  de  los  derechos humanos.”38  En  el  mismo  sentido  la  Corte  IDH  ha  entendido  la  concreción  de  estos  deberes  estatales del siguiente modo:  “El  Estado  está  en  el  deber  jurídico  de  prevenir,  razonablemente,  las  violaciones  de  los  derechos  humanos,  de  investigar  seriamente  con  los  medios  a  su  alcance  las  violaciones  que  se  hayan  cometido  dentro  del  ámbito  de  su  jurisdicción  a  fin  de  identificar  a  los  responsables,  de  imponerles  las  sanciones  pertinentes  y  de  asegurar  a  la  víctima  una  adecuada reparación.”39   El deber de prevenir las violaciones de los derechos humanos comprende:    “(…)  todas  aquellas  medidas  de  carácter  jurídico,  político,  administrativo  y  cultural  que  promuevan  la  salvaguarda  de  los  derechos  humanos  y  que  aseguren  que  las  eventuales  violaciones  a  los  mismos  sean  efectivamente  consideradas y tratadas como un hecho ilícito que, como tal, es susceptible  de  acarrear  sanciones  para  quien  las  cometa,  así  como  la  obligación  de  indemnizar  a  las  víctimas  por  sus  consecuencias  perjudiciales  (…)    Es  claro,  a  su  vez,  que  la  obligación  de  prevenir  es  de  medio  o  comportamiento  y  no  se  demuestra  su  incumplimiento  por  el  mero  hecho  de que un derecho haya sido violado (…)”40.  El  deber  de  investigar  las  violaciones  de  los  derechos  humanos  ha  sido  definido en los siguientes términos: 

38

 Corte IDH. (1988). Caso Velásquez Rodríguez. Sentencia de julio 29 de 1988. Serie C No. Párrafo 166. 

  Corte  IDH.  (1988).  Caso  Velásquez  Rodríguez.  Sentencia  de  julio  29  de  1988.  Serie  C  No.  4.  Párrafo  174.  ;  en  el  mismo  sentido véanse  los  Principios  y  Directrices  Básicos Sobre  el  Derecho  de  las  Víctimas  de  Violaciones  Manifiestas  de  las  Normas  Internacionales  de  Derechos  Humanos  y  de  Violaciones  Graves  del  Derecho Internacional Humanitario a Interponer Recursos y Obtener Reparaciones (2005). Adoptada por la  Comisión de Derechos Humanos, en su 56ª sesión, de 19 de abril de 2005. E/CN.4/RES/2005/35. 
39 40

  Corte  IDH.  (1988).  Caso  Velásquez  Rodríguez.  Sentencia  de  julio  29  de  1988.  Serie  C  No.  4.  Párrafo  175. 

28

  “El  Estado  está,  por  otra  parte,  obligado  a  investigar  toda  situación  en  la  que  se  hayan  violado  los  derechos  humanos  protegidos  por  la  Convención.    Si  el  aparato  del  Estado  actúa  de  modo  que  tal  violación  quede impune y no se restablezca, en cuanto sea posible, a la víctima en la  plenitud  de  sus  derechos,  puede  afirmarse  que  ha  incumplido  el  deber  de  garantizar su libre y pleno ejercicio a las personas sujetas a su jurisdicción.   Lo mismo es válido cuando se tolere que los particulares o grupos de ellos  actúen  libre  o  impunemente  en  menoscabo  de  los  derechos  humanos  reconocidos en la Convención.    (…)   La  de  investigar  es,  como  la  de  prevenir,  una  obligación  de  medio  o  comportamiento  que  no  es  incumplida  por  el  solo  hecho  de  que  la  investigación  no  produzca  un  resultado  satisfactorio.    Sin  embargo,  debe  emprenderse  con  seriedad  y  no  como  una  simple  formalidad  condenada  de  antemano  a  ser  infructuosa.   Debe  tener  un  sentido  y  ser  asumida  por  el  Estado  como  un  deber  jurídico  propio  y  no  como  una  simple gestión  de  intereses particulares, que dependa de la iniciativa procesal de la víctima o  de  sus  familiares  o  de  la  aportación  privada  de  elementos  probatorios,  sin  que  la  autoridad  pública  busque  efectivamente  la  verdad.    Esta  apreciación es válida cualquiera sea el agente al cual pueda eventualmente  atribuirse  la  violación,  aun  los  particulares,  pues,  si  sus  hechos  no  son  investigados  con  seriedad,  resultarían,  en  cierto  modo,  auxiliados  por  el  poder  público,  lo  que  comprometería  la  responsabilidad  internacional  del  Estado.”41   El  deber  de  penalizar  y  sancionar  las  conductas  violatorias  de  los  derechos  humanos  ha  sido  reconocido  en  diversos  tratados  internacionales  como  los  relacionados  con  la  prevención  de  la  tortura42  o  las  desapariciones  forzadas43,  lo  mismo  que  como  principio  fundamental  del  derecho  internacional  penal,  según  la 

41

  Corte  IDH.  (1988).  Caso  Velásquez  Rodríguez.  Sentencia  de  julio  29  de  1988.  Serie  C  No.  4.  Párrafo  176 y 177.   Convención Interamericana para Prevenir y Sancionar la Tortura, artículo 6.   Convención Interamericana sobre Desaparición Forzada de Personas, artículo III. 

42

43

29

opinio  iuris  dominante44.  En  efecto,  como  recuerda  el  Relator  Especial,  señor  M.  Cherif Bassiouni:  “Las  violaciones  de  normas  internacionales  de  derechos  humanos  y  del  derecho  internacional  humanitario  que  son  crímenes  de  derecho  internacional  conllevarán  el  deber  de  enjuiciar  y  castigar  a  los  autores  a  quienes  se  imputen  esas  violaciones  y  de  cooperar  con  los  Estados  y  los  órganos  judiciales  internacionales  competentes  y  prestarles  asistencia  en  la  investigación y en el enjuiciamiento de esas violaciones.”45 En  la  jurisprudencia  de  la  Corte  IDH  este  deber  ha  sido  reconocido  en  los  siguientes términos:  “[L]a  investigación  de  los  hechos  y  la  sanción  de  las  personas  responsables,  [...]  es  una obligación  que  corresponde  al  Estado  siempre  que  haya  ocurrido  una  violación  de  los  derechos  humanos  y  esa  obligación  debe  ser  cumplida  seriamente y no como una mera formalidad”46.    Esta obligación abarca a todos los autores sean materiales o intelectuales de hechos  violatorios  de  los  derechos  humanos,  y  puede  implicar  la  modificación  de  la  legislación interna, incluidas las llamadas leyes de amnistía47.    Igualmente, en el Derecho internacional humanitario  las obligaciones de establecer  sanciones  penales  adecuadas,  investigar  y  juzgar  a  quienes  cometan  u  ordenen  cometer  graves  infracciones  del  derecho  internacional  humanitario  se  encuentran  establecidas  en  los  cuatro  Convenios  de  Ginebra  de  1949  (Convenio  I,  artículo  49;  Convenio  II,  artículo  50;  Convenio  III,  artículo  129;  Convenio  IV,  artículo  146)  y  en  el primer Protocolo Adicional a los mismos (Protocolo I, artículo 85).  
44

 Al respecto, véase AMBOS (1997: 233 y ss.). 

  Principios  y  directrices  básicos  sobre  el  derecho  de  las  víctimas  de  violaciones  a  las  normas  internacionales  de  derechos  humanos  y  del  derecho  internacional  de  los  derechos  humanos  a  interponer  recursos  y  obtener  reparaciones (2000). Anexo al informe sobre el derecho de restitución, indemnización y rehabilitación  de  las  víctimas  de  violaciones  graves  de  los  derechos  humanos  y  las  libertades  fundamentales.  Informe  Final  del  Relator  Especial,  Sr.  M.  Cherif  Bassiouni,  presentado  en  virtud  de  la  resolución  1999/93  de  la Comisión  de Derechos  Humanos  de  la ONU, 56°  período  de  sesiones,  del  18  de  enero  de 2000. E/CN.4/2000/62.,  numerales 4 y 5.  46  Cfr.  Caso  Cantoral  Benavides,  Reparaciones,  supra  nota  5,  párr.  69;  Caso  Cesti  Hurtado,  Reparaciones,  supra  nota  5,  párr.  62;  Caso  Villagrán  Morales  y  otros,  Reparaciones,  supra  nota  5,  párr.  100;  y  Caso  Paniagua  Morales  y  otros,  Reparaciones,  supra  nota  5,  párr.  200.  Caso  Velásquez  Rodríguez.  Sentencia  de  julio  29  de  1988.  Serie  C  No.  4.  Párrafo  177,  Corte  IDH.  Caso  Godínez  Cruz.  Sentencia  de  enero  20  de  1989. Serie C No. 5. Párrafo 188.  47 DULITZKY, Ariel E. (2004: 86 – 87). 
45

30

  Por  último,  en  el  ámbito  del  Derecho  Internacional  Penal  el  principio  I  de  los  principios de derecho internacional reconocidos por el estatuto y por las sentencias  del Tribunal de Nüremberg48 estableció que: “toda persona que cometa un acto que  constituya  delito  de  derecho  internacional  es  responsable  de  él  y  está  sujeta  a  sanción.”    El  deber  de  reparar  surge  como  consecuencia  de  la  declaración  de  la  responsabilidad  internacional  del  Estado  por  las  violaciones  de  los  derechos  humanos  establecidos  en  los  tratados  internacionales49.  En  el  marco  del  derecho  internacional esta declaración genera una obligación secundaria de reparación y de  hacer  cesar  las  consecuencias  de  la  violación50.  En  consecuencia,  toda  violación  de  un  derecho  humano  genera  un  derecho  de  la  víctima  o  de  sus  derechohabientes  a  obtener  reparación,  el  cual  implica  un  deber  del  Estado  de  reparar  y  el  derecho  de  repetir  contra  el  autor51.  Esta  obligación,  “que  se  regula  en  todos  los  aspectos 
 Aprobados por la Comisión de Derecho Internacional de las Naciones Unidas en 1950.    La  CADH  en  su  artículo  63,  numeral,  1,  estableció  el  deber  de  reparar  de  los  Estados  en  los  siguientes  términos:  “Cuando  decida  que  hubo  violación  de  un  derecho  o  libertad  protegidos  en  esta  Convención,  la  Corte  dispondrá  que  se  garantice  al  lesionado  en  el  goce  de  su  derecho  o  libertad  conculcados.   Dispondrá  asimismo,  si  ello  fuera  procedente,  que  se  reparen  las  consecuencias  de  la  medida  o  situación  que  ha  configurado  la  vulneración  de  esos  derechos  y  el  pago de una justa indemnización a la parte lesionada”. Este mismo deber ha sido reconocido por el  Comité  de  Derechos  Humanos  en  el  PIDCP  así:  “El  párrafo  3  del  artículo  2  (del  PIDCP)  requiere  que  los  Estados  Partes  otorguen  una  reparación  a  las  personas  cuyos  derechos  del  Pacto  han  sido  violados”.  Comité  de  Derechos  Humanos  (2004):  Observación  General  No.  31:  La  índole  de  la  obligación  jurídica  general  impuesta.  80º  período  de  sesiones;  KAWABATA,  J.  Alejandro  (2004):  “Reparación  de  las  violaciones  de  derechos  humanos  en  el  marco  de  la  Convención  Americana  sobre Derechos Humanos”. En: ABREGÚ, Martín / COURTIS, Christian (comps.): La aplicación de los  tratados  sobre  derechos  humanos  por  los  tribunales  locales.  1ª  reimp.   Buenos  Aires.  Editores  del  Puerto,  CELS. Págs. 360 – 361.  50  REY  CANTOR,  Ernesto  /  REY  ANAYA,  Ángela  Margarita  (2005):  Medidas  provisionales  y   medidas  cautelares  en  el  sistema  interamericano  de  derechos  humanos.  Bogotá.  Instituto  de  investigaciones  jurídicas  de  la  Universidad  Autónoma  de  México,  Instituto  Interamericano  de  Derechos  Humanos,  Temis.  Pág.  75;  TORO  HUERTA,  Mauricio  Iván  del  (2002):  “La  responsabilidad  del  Estado  en  el  marco  del  derecho  internacional  de  los  derechos  humanos”.  En:    MÉNDEZ  SILVA,  Ricardo  (Coord).  Derecho  Internacional  de  los  Derechos  Humanos.  Memoria  del  VII  Congreso  Iberoamericano  de  Derecho  Constitucional.  México:  Universidad  Nacional  Autónoma  de  México,  Instituto  de  Investigaciones  Jurídicas,  et  all.;  Corte  IDH  (2003)  Caso  Baena  Ricardo  y  otros.  Competencia.  Sentencia  de  28  de  noviembre  de  2003.  Serie  C  No.  104,  párrafo  142.;  Corte  IDH  (2004).  Caso  19  Comerciantes  Vs. Colombia. Fondo. Sentencia de 5 de julio de 2004. Serie C, párrafo 220.  51  Principio  31  del  Conjunto  de  principios  actualizado  para  la  protección  y  la  promoción  de  los  derechos  humanos mediante la lucha contra la impunidad (2005). Adición al Informe de la Experta Independiente  Sra.  Diane  Orentlicher,  encargada  de  actualizar  el  conjunto  de  principios  para  la  lucha  contra  la 
48 49

31

(alcance,  naturaleza,  modalidades  y  determinación  de  los  beneficiarios)  por  el  Derecho  Internacional,  no  puede  ser  modificada  o  incumplida  por  el  Estado  obligado, invocando disposiciones de su derecho interno”.52    Toda  reparación  debe  ser  integral,  adecuada,  efectiva,  rápida  y  proporcional  a  la  gravedad  de  las  violaciones  y  al  daño  sufrido53.  Deberá  abarcar  todos  los  daños  y  perjuicios  sufridos  por  la  víctima  y  comprenderá  medidas  individuales  (restitución,  indemnización  y  rehabilitación)  y  colectivas  (medidas  de  satisfacción  de alcance general y garantías de no repetición)54.    Es  importante  tener  en  cuenta  que  el  cumplimiento  del  deber  de  reparar  tiene  además  para  los  Estados  un  efecto  preventivo,  por  medio  del  cual  se  busca  evitar  que se configure la responsabilidad internacional del Estado.    El  cumplimiento  de  las  tres  obligaciones  ‐  de  respeto,  garantía  y  adopción  de  medidas  necesarias‐   está  dirigido  a  que  el  Estado  combata  por  todos   los   medios   legales  disponibles  la  impunidad,  situación  que  ha  sido  definida  por  la  Corte  IDH  como:  “La    falta    en    su    conjunto    de      investigación,  persecución,  captura,  enjuiciamiento  y  condena  de  los  responsables  de  las  violaciones  de  los  derechos protegidos por la Convención Americana, toda vez que el Estado  tiene  la  obligación  de  combatir   tal    situación    por    todos    los    medios    legales disponibles  ya  que  la  impunidad  propicia  la  repetición crónica 

impunidad.  Presentado  a  la  Comisión  de  Derechos  Humanos,  61°  período  de  sesiones.  8  de  febrero  de 2005. E/CN.4/2005/102/Add.1.  52  Corte  IDH  CASO  CAESAR  VS.  TRINIDAD  Y  TOBAGO  (2005),  Caso  Lori  Berenson  Mejía  (2005),  párr. 231; Caso Carpio Nicolle y otros, párr. 87; y Caso De la Cruz Flores, párr. 140.  53  Principios  15,  16,  17  y  18  de  los  Principios  y  Directrices  Básicos  Sobre  el  Derecho  de  las  Víctimas  de  Violaciones  Manifiestas  de  las  Normas  Internacionales  de  Derechos  Humanos  y  de  Violaciones  Graves  del  Derecho  Internacional  Humanitario  a  Interponer  Recursos  y  Obtener  Reparaciones  (2005);  BOTERO  MARINO,  Catalina/  RESTREPO  SALDARRIAGA,  Esteban  (2005):  “Estándares  internacionales  y  procesos  de  transición  en  Colombia”.En:  RETTBERG  Angelika  (comp.),  Entre  el  perdón  y  el  paredón:  preguntas  y  dilemas  de  la  justicia  transicional.  Bogotá:  Universidad  de  los  Andes,  Programa  de  Investigación  sobre  Construcción  de  Paz,  Departamento  de  Ciencia  Política  –  Facultad  de  Ciencias  Sociales, Ediciones Uniandes – Centro de Estudios Socioculturales e Internacionales (CESO), Centro  Internacional de Investigaciones para el Desarrollo. Págs. 44 y ss.  54  Principio  34  del  Conjunto  de  principios  actualizado  para  la  protección  y  la  promoción  de  los  derechos  humanos mediante la lucha contra la impunidad (2005). 

32

de  las  violaciones  de    derechos  humanos  y  la  total  indefensión  de  las  víctimas y de sus familiares”55. En  esta  tarea  la  Corte  IDH  ha  advertido  la  necesidad  de  que  los  Estados  se  abstengan  de  utilizar  medidas  que  obstaculicen  el  cumplimiento  de  los  citados  deberes:  (…)  la  Corte  reitera  su  jurisprudencia  constante56  en  el  sentido  de  que  ninguna  ley  ni  disposición  de  derecho  interno  puede  impedir  a  un  Estado  cumplir  con  la  obligación  de  investigar  y  sancionar  a  los  responsables  de  violaciones  de  derechos  humanos.    En  particular,  son  inaceptables  las  disposiciones  de  amnistía,  las  reglas  de  prescripción  y  el  establecimiento  de excluyentes de responsabilidad que pretendan impedir la investigación  y  sanción  de  los  responsables  de  las  violaciones  graves  de  los  derechos  humanos  –  como  las  del  presente  caso,  ejecuciones  y  desapariciones.    El  Tribunal  reitera  que  la  obligación  del  Estado  de  investigar  de  manera  adecuada  y  sancionar,  en  su  caso,  a  los  responsables,  debe  cumplirse  diligentemente  para  evitar  la  impunidad  y  que  este  tipo  de  hechos  vuelvan a repetirse (…)57.  Una vez que se han identificado las obligaciones del Estado en materia de derechos  humanos,  DIH  y  DIP,  en  lo  que  sigue  se  examinarán  los  estándares  nacionales  e  internacionales  que  regulan  los  derechos  a  la  Verdad,  a  la  Justicia  y  a  la  Reparación.   

55

  Corte  IDH.  (2001).  Caso    de    la    “Panel    Blanca”    (Paniagua    Morales    y    otros).    Reparaciones;  Corte  IDH  (2005).  Caso   de   la   “Masacre  de  Mapiripán”  Vs.  Colombia.   15  de  septiembre.  Párrafo  297. 

 Cfr. Caso de la Comunidad Moiwana, supra nota 4, párr. 206; Caso de las Hermanas Serrano Cruz, supra  nota  11,  párr.  172;  Caso  de  los  Hermanos  Gómez  Paquiyauri,  supra  nota  182,  párr.  175;  Caso  19  Comerciantes,  supra  nota  190,  párr.  262;  Caso  Molina  Theissen.  Reparaciones.  Sentencia  de  3  de  julio  de  2004.  Serie  C  No.  108,  párrs.  83  a  84;  Caso  Myrna  Mack  Chang,  supra  nota  5,  párrs.  276  a  277;  Caso  Bulacio,  supra  nota  193,  párr.  116;  Caso  del  Caracazo.  Reparaciones.  Sentencia  de  29  de  agosto  de  2002.  Serie  C  No.  95,  párr.  119;  Caso  Trujillo  Oroza.  Reparaciones.  Sentencia  de  27  de  febrero  de  2002.  Serie  C  No.  92,  párr.  106;  Caso  Barrios  Altos.  Interpretación  de  la  Sentencia  de  Fondo.  Sentencia  de  3  de  septiembre  de  2001. Serie C  No.  83,  párr.  15;  Caso Barrios  Altos, supra  nota  246,  párr. 41;  Caso Castillo  Páez.  Reparaciones.  Sentencia  de  27  de  noviembre  de  1998.  Serie  C  No.  43,  párr.  105,  y  Caso  Loayza  Tamayo. Reparaciones. Sentencia de 27 de noviembre de 1998. Serie C No. 42 párr. 168. 
56

 Corte IDH (2005). Caso  de  la  “Masacre de Mapiripán” Vs. Colombia.  15 de septiembre. Párrafo  297. 
57

33

  3.  DERECHOS  DE  LAS  VÍCTIMAS  A  LA  VERDAD,  A  LA  JUSTICIA  Y  A  LA  REPARACIÓN EN PROCESOS DE JUSTICIA TRANSICIONAL    El  fenómeno  de  la  impunidad  ha  generado,  desde  algún  tiempo,  una  gran  preocupación  en  las  sociedades  occidentales  que  atraviesan  o  que  han  atravesado  situaciones  de  conflictos  armados  de  carácter  no  internacional  o  situaciones  de  alteración del orden público de carácter permanente.  La  necesidad  de  investigar,  juzgar  y  sancionar  a  los  responsables  de  graves  violaciones de los derechos humanos o infracciones graves al derecho internacional  humanitario,  superar  los  conflictos  armados  y  reconciliar  a  la  nación  ha  llevado  a  estas  sociedades  a  la  búsqueda  de  mecanismos  que  garanticen  la  construcción  de  una  paz  duradera  y  sostenible,  que  permita  la  reconstrucción  de  las  mismas  de  cara al futuro.  En  esta  tarea  la  vigencia  de  los  derechos  de  las  víctimas  de  graves  violaciones  de  los derechos humanos o infracciones graves al derecho internacional humanitario y  la  creación  de  políticas  públicas  que  permitan  la  prevención  de  futuros  delito,  se  convierten  en  principios  fundamentales  para  la  lucha  frente  a  la  impunidad  y  para  garantizar a las víctimas sus derechos a la verdad, a la justicia y a la reparación58.  Como  ha  reconocido  recientemente  el  Secretario  General  de  las  Naciones  Unidas,  la  justicia  transicional  o  de  transición  “abarca  toda  la  variedad  de  procesos  y  mecanismos  asociados  con  los  intentos  de  una  sociedad  por  resolver  los  problemas  derivados  de  un  pasado  de  abusos  a  gran  escala,  a  fin  de  que  los  responsables  rindan  cuentas  de  sus  actos,  servir  a  la  justicia  y  lograr  la  reconciliación”59.  Su  fundamentación  deviene  principalmente  del  deber  de  garantía de los Estados y del principio de responsabilidad internacional del Estado  por un hecho ilícito internacional.  Para  DUGGAN  la  justicia  transicional  es  un  paradigma  jurídico  que  consta  de  cuatro componentes:  (1)  Acciones  judiciales  contra  los  autores  individuales  de  crímenes  (ya  sea  por medio de tribunales nacionales o internacionales). 
 MÉNDEZ, Juan E. (2004): La Justicia de Transición y el Derecho Internacional. 7 de diciembre de 2004.  Buenos Aires: Universidad del Salvador. Mimeo.  59  Secretario  General  de  Naciones  Unidas  (2004):  El  Estado  de  derecho  y  la  justicia  de  transición  en  las  sociedades  que  sufren  o  han  sufrido  conflictos.  Informe  del  Secretario  General  al  Consejo  de  Seguridad  de Naciones Unidas.  3 de Agosto de 2004, UN. Doc S/2004/616. Pág. 6. 
58

34

(2)  La  promoción  de  iniciativas  de  búsqueda  de  la  verdad  para  esclarecer  abusos  pasados  y  construir  la  memoria  histórica  (comisiones  de  la  verdad,  entidades investigadoras).  (3)  La  reparación,  tanto  material,  como  inmaterial,  de  las  víctimas  de  violaciones de derechos humanos.  (4)  La  reforma  inmediata  de  instituciones  importantes  para  la  gobernabilidad democrática (incluyendo la investigación de antecedentes, la  remoción  de  los  culpables  de  sus  cargos  y  su  exclusión  de  los  puestos  públicos)60.  En  efecto,  estos  cuatro  componentes  de  la  justicia  de  transición  o  transicional  se  reflejan  en  los  derechos  que  tienen  las  víctimas  a  la  verdad,  a  la  justicia  y  a  la  reparación  y  por  ende,  en  el  deber  estatal  de  garantizarlos  y  luchar  contra    la  impunidad61.    3.1. Definición de víctima    En  el  derecho  internacional  se  reconocen  dos  definiciones  de  víctima.  El  Derecho  Internacional  de  los  Derechos  Humanos  ha  definido  el  concepto  de  víctima  de  la  siguiente manera:     “Se  considerará  ʺvíctimaʺ  a  la  persona  que,  individual  o  colectivamente,  como  resultado  de  actos  u  omisiones  que  violan  las  normas  internacionales  de  derechos  humanos  o  el  derecho  internacional  humanitario,  haya  sufrido  daños,  inclusive  lesiones  físicas  o  mentales,  sufrimiento  emocional,  pérdida  financiera  o  menoscabo  sustancial  de  sus  derechos  fundamentales.    Se  podrá  considerar  también  ʺvíctimasʺ  a  los  miembros de la familia directa o personas a cargo de la víctima directa, así  como  a  las  personas  que,  al  intervenir  para  asistir  a  la  víctima  o  impedir 

  DUGGAN,  Colleen  (2005):  “Prólogo”.En:  RETTBERG,  Angelika  (comp.),  Entre  el  perdón  y  el  paredón: preguntas y dilemas de la justicia transicional. Bogotá: Universidad de los Andes, Programa de  Investigación  sobre  Construcción  de  Paz,  Departamento  de  Ciencia  Política  –  Facultad  de  Ciencias  Sociales, Ediciones Uniandes – Centro de Estudios Socioculturales e Internacionales (CESO), Centro  Internacional  de  Investigaciones  para  el  Desarrollo.  Págs.  5  y  6;  En  el  mismo  sentido,    véase  MÉNDEZ (2004: 5 y ss).  61GONZÁLEZ  CUEVA,  Eduardo  (2005):  “Aportes  de  la  justicia  transicional  para  el  proceso  colombiano”.  Ponencia  presentada  al  Seminario  Justicia  Restaurativa  y  Paz  en  Colombia.  Cali,  Febrero  9‐12.  Washington:  Centro  Internacional  por  la  Justicia  Transicional  (ICTJ).  Pág.  3;  BOTERO  /  RESTREPO (2005: 24 y ss). 
60

35

que  se  produzcan  otras  violaciones,  hayan  sufrido  daños  físicos,  mentales  o económicos.    La  condición  de  una  persona  como ʺvíctimaʺ  no  debería  depender  de  que  se  haya  identificado,  capturado,  enjuiciado  o  condenado  al  autor  de  la  violación, y debería ser independiente de toda relación que pueda existir o  haber existido entre la víctima y ese autor.” 62   En  el  sistema  interamericano  de  protección,  tanto  la  CIDH  como  la  Corte  IDH  han  reconocido  que  no  solamente  los  individuos  pueden  ser  considerados  como  víctimas,  sino  que  en  ciertos  casos  las  mismas  comunidades  (pueblos  indigenas,  grupos políticos, entre otros) pueden ser consideradas como víctimas63.    Por  otra  parte,  el  título  segundo  del  Protocolo  II  adicional  a  los  Convenios  de  Ginebra,  relativo  a  la  protección  de  las  víctimas  de  los  conflictos  armados  sin  carácter  internacional64,  tiene  por  objeto  proteger  a  las  personas  que  no  participan  directamente  de  las  hostilidades  o  que  han  dejado  de  participar  de  las  mismas  (excombatientes)  contra  los  abusos  de  poder  y  los  tratos  inhumanos  y  crueles  que  pudieran inflingirles las autoridades militares o civiles en cuyo poder estén, siendo  ésta  así  mismo  su  definición  de  víctima.  Este  protocolo  se  aplica  de  igual  manera  a  todas  las  personas  afectadas  por  el  conflicto  armado  y  que  se  hallen  en  poder  del  adversario  (heridos,  enfermos,  personas  privadas  de  la  libertad  o  cuya  libertad  se  ha restringido) sean militares o civiles65.     En  el  sistema  jurídico  nacional  la  Corte  Constitucional  ha  reconocido  que  “en  un  Estado  social  de  derecho  y  en  una  democracia  participativa  (artículo  1,  CP),  los  derechos  de  las  víctimas  de  un  delito  resultan  constitucionalmente  relevantes”,  razón  que  explica  la  decisión  del  constituyente  de  elevar  a  rango  constitucional  el  concepto  de  víctima,    como  quiera  que  en  el  artículo  250,  numerales  1,  6,  7  de  la  Carta  Política  señaló  que  el  Fiscal  General  de  la  Nación  debe  “velar  por  la  protección  de  las  víctimas”,   tomando  las  medidas  necesarias  para  hacer  efectivos 

 Principios 8 y 9 de los Principios y Directrices Básicos Sobre el Derecho de las Víctimas de Violaciones de  las  Normas  Internacionales  de  Derechos  Humanos  y  del  Derecho  Internacional  Humanitario  a  Interponer  Recursos y Obtener Reparaciones (2000).   63 CIDH (2005): Memorando sobre reparaciones. 15 de julio de 2005. Washington, D.C.: el autor. Pág. 5.  64 Entrada en vigor para Colombia el 15 de febrero de 1996 en virtud de la ley 171 de 1994.    65  CICR  (1998):  Comentario  del  Protocolo  del  8  de  junio  de  1977  adicional  a  los  Convenios  de  Ginebra  del  12  de  agosto  de  1949  relativo  a  la  protección  de  las  víctimas  de  los  conflictos  armados  sin  carácter  internacional  (Protocolo  II)  y  del  artículo  3  de  estos  Convenios.  Bogotá:  CICR ‐  Plaza  &  Janés Editores. Pág. 113. 
62

36

el  restablecimiento  del  derecho  y  la  reparación  integral  de  los  perjuicios  ocasionados por el delito.66   Una vez estudiados los diferentes conceptos de víctima, se analizarán sus derechos  a la verdad, a la justicia y a la reparación.    3.2. Derechos de las víctimas a la verdad, a la justicia y a la reparación    En  el  derecho  internacional  de  los  derechos  humanos  la  noción  de  “justicia  material”  entraña  los  derechos  de  las  víctimas  a  la  verdad  y  a  la  memoria,  el  derecho  a  la  justicia  propiamente  dicha  o  a  la  sanción  de  los  responsables  y  el  derecho  a  la  reparación67.  En  el  ordenamiento  jurídico  nacional  la  Corte  Constitucional  en  reiterados  pronunciamientos  ha  reconocido  el  carácter  fundamental  de  los  derechos  de  las  víctimas  a  la  verdad,  a  la  justicia  y  a  la  reparación.  Así,  en  la  sentencia  C  –  228/02  reconoció  que  la  misión  constitucional  de  la  justicia  penal  tiende  a  la  protección  y  promoción  de  estos  derechos,  en  los  siguientes términos:     “(…) la víctima y los perjudicados por un delito tienen intereses adicionales  a  la  mera  reparación  pecuniaria.  Algunos  de  sus  intereses  han  sido  protegidos  por  la  Constitución  de  1991  y  se  traducen  en  tres  derechos  relevantes para analizar la norma demandada en el presente proceso:     “1.  El  derecho  a  la  verdad,  esto  es,  la  posibilidad  de  conocer  lo  que  sucedió  y  en  buscar  una  coincidencia  entre  la  verdad  procesal  y  la  verdad  real.  Este  derecho  resulta  particularmente  importante  frente  a  graves  violaciones  de  los derechos humanos.     2.  El  derecho  a  que  se  haga  justicia  en  el  caso  concreto,  es  decir,  el  derecho  a que no haya impunidad.    

66 67

 Sentencia C‐916/02, Magistrado Ponente: Manuel José Cepeda Espinosa.    VALENCIA VILLA, Hernando (2003: 250) “Voz: Justicia”.  

37

3.  El  derecho  a  la  reparación  del  daño  que  se  le  ha  causado  a  través  de  una  compensación económica, que es la forma tradicional como se ha resarcido a  la víctima de un delito.”68 (Negrita fuera de texto).    3.2.1. Derecho a saber o derecho a la verdad  Las  víctimas  de  violaciones  de  los  derechos  humanos  y  de  infracciones  al  derecho  internacional  humanitario  o  sus  derechohabientes  tienen  el  derecho  a  saber  quiénes fueron los responsables, las circunstancias de tiempo, modo y lugar en que  ocurrieron  los  hechos,  las  motivaciones  de  los  mismos,  el  destino  de  las  personas,  en  los  casos  de  desapariciones  forzadas  o  asesinatos  y  el  estado  de  las  investigaciones  oficiales  con  respecto  a  estas  violaciones.69  La  doctrina  internacional  ha  reconocido  que  este  derecho  hace  parte  de  aquellos  que  no  son  derogables bajo ninguna circunstancia70.  En  el  Conjunto  de  principios  actualizado  para  la  protección  y  la  promoción  de  los  derechos  humanos  mediante  la  lucha  contra  la  impunidad,  elaborado  por  el  Sr.  Lois  Joinet  y  actualizado  por  la  Sra.  Diane  Orentlichter,  el  derecho  a  la  verdad  tiene  tres  dimensiones:  a)  El  derecho  de  las  víctimas  a  saber  “Independientemente  de  las  acciones  que  puedan  entablar  ante  la  justicia,  las  víctimas  y  sus  familias  tienen  el  derecho  imprescriptible  a  conocer  la  verdad  acerca  de  las  circunstancias  en  que  se  cometieron  las  violaciones  y,  en  caso  de  fallecimiento  o  desaparición,  acerca  de  la  suerte que corrió la víctima”71.     b)  El  derecho  inalienable  a  la  verdad  “Cada  pueblo  tiene  el  derecho  inalienable  a  conocer la verdad acerca de los acontecimientos sucedidos en el pasado en relación 
  Corte  Constitucional.  Sentencia  C‐228/02,  fundamento  4.4,  Magistrados  Ponentes:  Manuel  José  Cepeda Espinosa y Eduardo Montealegre Lynett. Otras sentencias en las que la Corte ha reconocido  explícitamente  estos  derechos  son  las  siguientes:  C‐282  de  2002,  C‐578/02,  C‐04  de  2003  y  T‐249  de  2003. En sentido similar, véase Uprimny (2005: 43 y ss.) BOTERO / RESTREPO (2005: 44 y ss.).  69 BOTERO / RESTREPO (2005: 40 y ss.).  70  Informe  del  Relator  Especial  sobre  la  Cuestión  de  los  derechos  humanos  y  los  estados  de  excepción  de  las  Naciones  Unidas,  doc.  E/CN.4/Sub.2/1995/20;  Amnistía  Internacional  (1997):  Memorial  en  derecho  amicus  curiae  presentado  por  Amnistía  Internacional  ante  la  Corte  Interamericana  de  Derechos  Humanos  en  el  caso  Consuelo  Benavides  Cevallos  –  Ecuador.  18  de  diciembre  de  1997.  Publicado en: www.amnesty.org   71  Principio  4  del  Conjunto  de  principios  actualizado  para  la  protección  y  la  promoción  de  los  derechos  humanos  mediante  la  lucha  contra  la  impunidad  (2005).  En  el  mismo  sentido,  véase  el  principio 3 del Conjunto de Principios para la Protección y la Promoción de los Derechos Humanos  Mediante la Lucha Contra la Impunidad (1998).  
68

38

con  la  perpetración  de  crímenes  aberrantes  y  de  las  circunstancias  y  los  motivos  que  llevaron,  mediante  violaciones  masivas  o  sistemáticas,  a  la  perpetración  de  esos  crímenes.    El  ejercicio  pleno  y  efectivo  del  derecho  a  la  verdad  proporciona  una salvaguardia fundamental contra la repetición de tales violaciones”72.     En el mismo sentido la CIDH ha expresado:    “(…)  La  sociedad  en  su  conjunto  tiene  derecho  a  conocer  la  conducta  de  quienes  se  hayan  involucrado  en  la  comisión  de  violaciones  graves  a  los  derechos humanos o el derecho internacional humanitario, especialmente en  caso  de  masividad  o  sistematicidad;  comprender  los  elementos  de  carácter  objetivo  y  subjetivo  que  contribuyeron  a  crear  las  condiciones  y  circunstancias  dentro  de  las  cuales  conductas  atroces  fueron  perpetradas  e  identificar  los  factores  de  índole  normativa  y  fáctica  que  dieron  lugar  a  la  aparición  y  el  mantenimiento  de  las  situaciones  de  impunidad;  contar  con  elementos  para  establecer  si  los  mecanismos  estatales  sirvieron  de  marco  a  la  consumación  de  conductas  punibles;  identificar  a  las  víctimas  y  sus  grupos  de  pertenencia  así  como  a  quienes  hayan  participado  de  actos  de  victimización; y comprender el impacto de la impunidad.”73   c)  El  deber  de  recordar  “El  conocimiento  por  un  pueblo  de  la  historia  de  su  opresión  forma  parte  de  su  patrimonio  y,  por  ello,  se  debe  conservar  adoptando  medidas  adecuadas  en  aras  del  deber  de  recordar  que  incumbe  al  Estado  para  preservar  los  archivos  y  otras  pruebas  relativas  a  violaciones  de  los  derechos  humanos  y  el  derecho  humanitario  y  para  facilitar  el  conocimiento  de  tales  violaciones.  Esas  medidas  deben  estar  encaminadas  a  preservar  del  olvido  la  memoria  colectiva  y,  en  particular,  evitar  que  surjan  tesis  revisionistas  y  negacionistas”74.  
  Principio  2  del  Conjunto  de  principios  actualizado  para  la  protección  y  la  promoción  de  los  derechos  humanos  mediante  la  lucha  contra  la  impunidad  (2005).  En  el  mismo  sentido,  véase  el  principio  1  del  Conjunto  de  Principios  para  la  Protección  y  la  Promoción  de  los  Derechos  Humanos  Mediante  la  Lucha  Contra  la  Impunidad  (1998).  Anexo  del  Informe  final  del  Relator  Especial  Sr.  Lois  Joinet,  acerca  de  la  cuestión de la impunidad de los autores de violaciones de los derechos humanos (derechos civiles y  políticos).  Presentado  a  la  Comisión  de  Derechos  Humanos  en  1998.  E/CN.4/Sub.2/1997/20/Rev.1,  anexo II.  73  CIDH.  (2004).  Informe  de  la  Comisión  Interamericana  de  Derechos  Humanos  sobre  el  proceso  de  desmovilización en Colombia. Párrafo 32.  74  Principio  3  del  Conjunto  de  principios  actualizado  para  la  protección  y  la  promoción  de  los  derechos  humanos  mediante  la  lucha  contra  la  impunidad  (2005).  En  el  mismo  sentido,  véase  el  principio 2 del Conjunto de Principios para la Protección y la Promoción de los Derechos Humanos  Mediante la Lucha Contra la Impunidad (1998).  
72

39

En  síntesis,  el  derecho  que  tienen  las  víctimas  a  la  verdad  estaría  compuesto  por   una dimensión individual (derecho a saber), una dimensión colectiva (derecho a  la  verdad) y una obligación a cargo del Estado (deber de recordar).   La  satisfacción  de  cada  una  de  estas  dimensiones  está  condicionada  al  cumplimiento  de  diversos  mecanismos  y  estrategias  que  pueden  ser  complementarios:  “El  proceso  destinado  a  establecer  la  verdad  requiere  del  libre  ejercicio  del  derecho  a  buscar  y  recibir  información,  así  como  de  la  formación  de  comisiones  investigadoras  y  la  adopción  de  las  medidas  necesarias  para  habilitar  al  poder  judicial  a  emprender  y  completar  las  investigaciones  correspondientes.”75   3.2.1.1.  El  derecho  de  las  víctimas  a  saber.  En  cuanto  a  la  dimensión  individual  (derecho  a  saber),  el  Estado  debe  adoptar  todas  las  medidas  necesarias  para  garantizar  la  reconstrucción  histórica  de  los  hechos  que  dieron  lugar  a  las  violaciones.  Por  tal  motivo  el  Estado  está  en  el  deber  de  adelantar  todos  los  procesos  judiciales  con  las  debidas  garantías,  especialmente  los  procesos  penales,  ya  que  éstos  pueden  facilitar  la  tarea  de  esclarecimiento  de  los  hechos  que  dieron  lugar  a  las  violaciones,  así  como  la  determinación  de  la  responsabilidad  de  los  agentes que participaron en su realización. Como ha recordado la Corte IDH:   “(…)  el  derecho  a  la  verdad  se  encuentra  subsumido  en  el  derecho  de  la  víctima  o  sus  familiares  a  obtener  de  los  órganos  competentes  del  Estado  el  esclarecimiento  de  los  hechos  violatorios  y  las  responsabilidades  correspondientes,  a  través  de  la  investigación  y  el  juzgamiento  que  previenen los artículos 8 y 25 de la Convención.76   Igualmente  la  jurisprudencia  de  la  Corte  IDH  ha  reconocido  que  el  derecho  a  la  verdad tiene también una finalidad reparatoria:  “El  derecho  que  toda  persona  tiene  a  la  verdad  ha  sido  desarrollado  por  el  derecho  internacional  de  los  derechos  humanos,  y,  como  sostuvo  esta  Corte  en anteriores oportunidades, la posibilidad de los familiares de la víctima de  conocer  lo  sucedido  a  ésta,  y,  en  su  caso,  dónde  se  encuentran  sus  restos, 

  CIDH.  (2004).  Informe  de  la  Comisión  Interamericana  de  Derechos  Humanos  sobre  el  proceso  de  desmovilización en Colombia. Washington: el autor. Doc. OEA/Ser.L/V/II.120. Párrafo 30.  76  Corte  IDH  Corte  IDH.  Caso  Barrios  Altos  (Chumbipuma  Aguirre  y  otros  vs.  Perú).  Sentencia  de  14  de  Marzo  de  2001.  Párrafo  48;  Caso  Bámaca  Vélasquez.    Sentencia  de  25  de  noviembre  de  2000.   Serie C No. 70, párr. 201. 
75

40

constituye  un  medio  de  reparación  y,  por  tanto,  una  expectativa  que  el  Estado debe satisfacer a los familiares de la víctima y a la sociedad como un  todo”77.    En  el  caso  colombiano  la  garantía  del  derecho  a  saber  está  relacionada  con  la  necesidad  de  activar  los  mecanismos  administrativos  y  judiciales  que  conduzcan  a  la  determinación  del  paradero  de  las  personas  desaparecidas  o  de  sus  restos  mortales,  en  particular  con  la  puesta  en  marcha  del  mecanismo  de  búsqueda  urgente de personas desaparecidas establecido en la ley  971 de 2005.     No  obstante  lo  anterior,  es  necesario  advertir  que  la  búsqueda  de  la  verdad  en  el  procedimiento  penal  está  limitada  por  la  necesidad  de  respetar  las  vías  legítimas  para  la  obtención  del  conocimiento  sobre  los  hechos,  esto  es  que  la  reconstrucción  de  la  verdad  que  se  hace  a  su  interior  depende  de  la  legalidad  y  la  legitimidad  de  los medios probatorios con los cuales se realiza la tarea de reconstrucción histórica.  En  consecuencia  es  necesario  reconocer  que  el  proceso  penal  más  que  apuntar  a  la  reconstrucción  de  la  verdad  histórica  apunta  a  la  construcción  de  una  verdad  forense  o  procesalmente  válida  que  en  muchos  casos  no  se  corresponde  con  los  hechos  y  las  situaciones  que  ocurrieron  en  la  realidad78.  Esta  constatación  permite  advertir  la  necesidad  de  establecer  otros  mecanismos  que  permitan  garantizar  el  derecho a saber de las víctimas.    3.2.1.2.  El  derecho  inalienable  a  la  verdad.  En  lo  tocante  a  la  dimensión  colectiva  (derecho  a  la  verdad)  el  derecho  internacional  reconoce  la  posibilidad  de  que  las  naciones  establezcan  comisiones  extrajudiciales  para  la  investigación  de  las  violaciones  de  los  derechos  humanos  y  el  DIH.  El  Secretario  General  de  las  Naciones  Unidas  ha  advertido  que  estas  comisiones,  mejor  conocidas  como  comisiones de la verdad:     “(…)  pueden  prestar  una  ayuda  muy  valiosa  a  las  sociedades  con  posterioridad  a    un    conflicto    al    constatar    hechos  relacionados  con  infracciones    de    los    derechos  humanos  en    el  pasado,  fomentar  la  rendición  de  cuentas,  preservar  las  pruebas,  identificar  a  los  autores  y   recomendar  indemnizaciones  y    reformas    institucionales.    También  pueden  servir  de  plataforma  pública  para  que  las  víctimas  cuenten 
 Caso Bámaca Vélasquez.  Sentencia de 25 de noviembre de 2000.  Serie C No. 70, párr. 76.    HASSEMER,  Winfried  (1998):  Crítica  al  Derecho  penal  de  hoy.  Bogotá:  U.  Externado  de  Colombia,  Centro de investigaciones de derecho penal y filosofía del derecho. (Trad. P. Ziffer). Pág. 80 – 81. 
77 78

41

directamente  al  país  sus  historias  personales  y pueden facilitar  el debate  público sobre cómo  aceptar  el pasado.”79 Estas comisiones deben ser legítimas, es decir que su mandato debe tener origen en  una  decisión  democrática  amplia,  que  incluya  a  las  víctimas  y  a  la  sociedad  civil,  plasmada  en  un  instrumento  legal  o  convencional  surgido  de  un  proceso  de  paz.  Dicho  instrumento  deberá  establecer  con  claridad  el  mandato  de  la  comisión,  así  como  los  mecanismos  que  garanticen  la  independencia,  imparcialidad,  competencia y transparencia de los miembros y de sus decisiones80.  Igualmente,  en  la  determinación  del  mandato  deberá  establecerse  con  claridad  los  efectos  de  la  comisión,  siendo  estos  judiciales  o  no  judiciales,  teniendo  claro  en  todos los casos que dicha comisión no reemplaza en sus funciones al poder judicial  en cualquiera de sus ramas. En este sentido, la comisión podrá estar facultada para  investigar  todas  las  formas  de  violación  de  los  derechos  humanos  y  del  derecho  humanitario,  especialmente  aquellas  que  son  consideradas  como  delitos  en  el  derecho  internacional,  buscando  el  reconocimiento  de  aquellas  partes  de  la  verdad  que  en  el  pasado  no  habían  querido  ser  reconocidas.  Por  la  importancia  de  la  información  que  recaudará  y,  en  aras  de  garantizar  la  justicia  y  derecho  a  la  información  de  la  sociedad,  deberán  establecerse  mecanismos  que  permitan  la  preservación de las pruebas obtenidas y de los archivos de la comisión. 81   Para  la  implementación  de  la  comisión  deberán  tenerse  en  cuenta  los  recursos  humanos,  técnicos  y  financieros  suficientes  para  garantizar  su  gestión.  Además  deberá  contar  con  la  voluntad  política  del  Estado  en  el  desarrollo  de  sus  actividades y para el cumplimiento de sus recomendaciones82. 

  Secretario  General  de  Naciones  Unidas  (2004):  El  Estado  de  derecho  y  la  justicia  de  transición  en  las  sociedades que sufren o han sufrido conflictos. Pág. 20.  80  Principio  7  del  Conjunto  de  principios  actualizado  para  la  protección  y  la  promoción  de  los  derechos  humanos  mediante  la  lucha  contra  la  impunidad  (2005).  En  el  mismo  sentido,  véase  el  principio 6 del Conjunto de Principios para la Protección y la Promoción de los Derechos Humanos  Mediante la Lucha Contra la Impunidad (1998).  81  Principio  8  del  Conjunto  de  principios  actualizado  para  la  protección  y  la  promoción  de  los  derechos  humanos  mediante  la  lucha  contra  la  impunidad  (2005).  En  el  mismo  sentido,  véase  el  principio 7 del Conjunto de Principios para la Protección y la Promoción de los Derechos Humanos  Mediante la Lucha Contra la Impunidad (1998). 
79

  ESPINOZA  CUEVAS,  Víctor/  ORTÍZ  ROJAS,  Maria  Luisa/  ROJAS  BAEZA,  Paz/  AGUIRRE  MADRID,  Federico/  DIEZ,  Jean  Michel  (2002):  Comisiones  de  Verdad,  ¿Un  Camino  incierto?  Chile:  APT,  CODEPU.  Pág.  25;  Principios  11  y  12  del  Conjunto  de  principios  actualizado  para  la  protección  y  la  promoción  de  los  derechos  humanos  mediante  la  lucha  contra  la  impunidad  (2005).  En el mismo sentido, véanse los principios 10 y 11 del Conjunto de Principios para la Protección y la  Promoción de los Derechos Humanos Mediante la Lucha Contra la Impunidad (1998). 
82

42

  3.2.1.3. El deber de recordar. Por otro lado, en lo tocante a la obligación del Estado  de  recordar  (deber  de  recordar),    y  con  el  fin  de  preservar  del  olvido  la  memoria  colectiva,  será  necesario  implementar  mecanismos  que  permitan  preservar  los  archivos  y  otras  pruebas  relativas  a  violaciones  de  los  derechos  humanos  y  el  derecho  humanitario,  para  facilitar  el  conocimiento  de  tales  violaciones.  Por  tal  razón  el  Estado  deberá  implementar  todas  las  medidas  técnicas  y  administrativas  necesarias,  incluyendo  el  establecimiento  de  sanciones  penales,  para  impedir  la  sustracción, la destrucción, la disimulación o la falsificación de los archivos83.  La  conservación  de  los  archivos  deberá  priorizar  la  creación  de  un  inventario  de  los registros disponibles, en el que figuren los archivos en poder de terceros países,  con  miras  a  la  comunicación  o  la  restitución  de  los  mismos  para  establecer  la  verdad.  Igualmente  se  deberá  prestar  especial  atención  a  los  archivos  de  los  lugares  de  detención,  sobre  todo  si  oficialmente  no  se  reconocía  su  existencia.  Por  último,  deberán  protegerse  con  especial  cuidado  los  relativos  a  la  identidad  de  los  ciudadanos  (archivos  nominativos),  garantizando  siempre  el  derecho  al  habeas  data84.  Se debe facilitar la consulta de los archivos en interés de las víctimas, sus familiares  y  de  los  acusados  para  hacer  valer  sus  derechos.  Igualmente,  se  debe  garantizar  el  acceso  a  la  información  cuando  la  consulta  tenga  interés  para  la  investigación  histórica,  caso  en  el  cual  las  formalidades  de  autorización  no  podrán  tener  fines  de  censura85.    3.2.2. Derecho a la justicia  Este  derecho  individual  y  colectivo  de  las  víctimas  está  consagrado  en  la  Constitución  Política  en  el  preámbulo  y  en  los  artículos  29  (debido  proceso)  y   229 
  Principio  14  del  Conjunto  de  principios  actualizado  para  la  protección  y  la  promoción  de  los  derechos  humanos  mediante  la  lucha  contra  la  impunidad  (2005).  En  el  mismo  sentido,  véase  el  principio  13  del  Conjunto  de  Principios  para  la  Protección  y  la  Promoción  de  los  Derechos  Humanos Mediante la Lucha Contra la Impunidad (1998).  84 Principios 17 y 18 del Conjunto de principios actualizado para la protección y la promoción de los  derechos  humanos  mediante  la  lucha  contra  la  impunidad  (2005).  En  el  mismo  sentido,  véanse  los  principios  15  y  18  del  Conjunto  de  Principios  para  la  Protección  y  la  Promoción  de  los  Derechos  Humanos Mediante la Lucha Contra la Impunidad (1998).  85  Principio  15  del  Conjunto  de  principios  actualizado  para  la  protección  y  la  promoción  de  los  derechos  humanos  mediante  la  lucha  contra  la  impunidad  (2005).  En  el  mismo  sentido,  véase  el  principio  16  del  Conjunto  de  Principios  para  la  Protección  y  la  Promoción  de  los  Derechos  Humanos Mediante la Lucha Contra la Impunidad (1998). 
83

43

(acceso  a  la  administración  de  justicia),  así  como  en  los  artículos  8  (garantías  judiciales)  y  25  (protección  judicial)  de  la  CADH  y  14  (garantías  judiciales)  y  26  (igualdad ante la ley) del PIDCP.     Su  contenido  principal  hace  referencia  a  la  obligación  del  Estado  de  investigar  todas  las  violaciones  de  los  derechos  humanos  y  las  infracciones  al  derecho  internacional  humanitario,  juzgar  a  los  responsables  de  acuerdo  a  las  reglas  del  debido  proceso  y  si  se  les  encuentra  culpables,  sancionarlos  con  penas  proporcionales  al  daño  cometido.  Así  mismo  el  Estado  deberá  garantizarles  a  las  víctimas  un  recurso  judicial  idóneo  y  efectivo  con  el  fin  de  que  éstas  puedan  reclamar, en forma individual y colectiva, frente a la violación de sus derechos, una  acción de la administración de justicia 86. Como ha recordado la Corte IDH:   “74.  Este  Tribunal  se  ha  referido  en  reiteradas  ocasiones  al  derecho  que  asiste  a  los  familiares  de  las  víctimas  de  conocer  lo  que  sucedió  y  saber  quiénes  fueron  los  agentes  del  Estado  responsables  de  los  respectivos  hechos.    “[L]a  investigación  de  los  hechos  y  la  sanción  de  las  personas  responsables,  [...]  es  una  obligación  que  corresponde  al  Estado  siempre  que  haya ocurrido una violación de los derechos humanos y esa obligación debe  ser  cumplida  seriamente  y  no  como  una  mera  formalidad”.    Además,  este  Tribunal  ha  indicado  que  el  Estado  “tiene  la  obligación  de  combatir  [la  impunidad]  por  todos  los  medios  legales  disponibles  ya  que  [ésta]  propicia  la  repetición  crónica  de  las  violaciones  de  derechos  humanos  y  la  total  indefensión  de  las  víctimas  y  de  sus  familiares”87.    El  Estado  que  dejara  impune  las  violaciones  de  derechos  humanos  estaría  incumpliendo,  adicionalmente,  su  deber  general  de  garantizar  el  libre  y  pleno  ejercicio  de  los derechos de las personas sujetas a su jurisdicción.”88

 En el ámbito del Derecho Internacional Penal, estas obligaciones se entienden como disposiciones  de  “Rigth  to  a  effective  remedy    (derecho  a  un  recurso  efectivo).  Al  respecto,  véase  AMBOS,  Kai  (1997):  Impunidad  y  Derecho  Penal  Internacional.  Un  estudio  empírico  dogmático  sobre  Colombia,  Bolivia,  Perú,  Chile  y  Argentina.  Bogotá:  CIEDLA,  DIKE,  Fundación  Konrad  Adenauer,  Instituto  “Max  Planck” para el Derecho Penal Extranjero e Internacional. Pág.230 y ss. 
86

Cfr.  Caso  Cantoral  Benavides,  Reparaciones,  supra  nota  5,  párr.  69;  Caso  Cesti  Hurtado,  Reparaciones,  supra  nota  5,  párr.  63;  Caso  Villagrán  Morales  y  otros,  Reparaciones,  supra  nota  5,  párr.  100;  y  Caso  Paniagua Morales y otros, Reparaciones, supra nota 5, párr. 201.  88  Corte  IDH.  Caso  Bámaca  Velásquez  vs.  Guatemala.  reparaciones  (ART.  63.1  CONVENCIÓN  AMERICANA  SOBRE  DERECHOS  HUMANOS).  sentencia  de  22  de  febrero  de  2002.  Cfr.  Caso  Cantoral  Benavides,  Reparaciones,  supra  nota  5,  párr.  69;  Caso  Villagrán  Morales  y  otros, 
87

44

Por  su  parte,  el  Comité  de  Derechos  Humanos  de  Naciones  Unidas  ha  señalado  que,  cuando  procede,  la  reparación  puede  entrañar  el  sometimiento  a  la  justicia  de  los autores de violaciones de derechos humanos.”89   Este  derecho  a  la  justicia  se  ha  desarrollado  por  medio  de  los  diferentes  sub‐ deberes  que  hacen  parte  de  la  obligación  de  garantizar  el  libre  y  pleno  ejercicio  de  los  derechos  humanos,  tal  como  se  expuso  anteriormente  (vid.  Supra  Obligaciones  del Estado). Dichos deberes han sido concretados así:    “Los  Estados  emprenderán  investigaciones  rápidas,  minuciosas,  independientes  e  imparciales  de  las  violaciones  de  los  derechos  humanos  y  el  derecho  internacional  humanitario  y  adoptarán  las  medidas  apropiadas  respecto  de  sus  autores,  especialmente  en  la  esfera  de  la  justicia  penal,  para  que sean procesados, juzgados y condenados debidamente.    Aunque  la  iniciativa  del  enjuiciamiento  es  en  primer  lugar  una  de  las  misiones  del  Estado,  deberán  adoptarse  normas  procesales  complementarias  para  que  las  propias  víctimas,  sus  familiares  o  herederos  puedan  tomar  esa  iniciativa,  individual  o  colectivamente,  en  particular  como  partes  civiles  o  como  personas  que  inician  un  juicio  en  los  Estados  cuyo  derecho  procesal  penal  contemple  esos  procedimientos.    Los  Estados  deberán  garantizar  la  amplia  participación  jurídica  en  el  proceso  judicial  a  todas  las  partes  perjudicadas  y  a  toda  persona  u  organización  no  gubernamental que tenga un interés legítimo en el proceso”.90   Las  obligaciones  estatales  contenidas  en  este  principio  pueden  ser  desglosadas  en  cuatro aspectos que se analizan a continuación:   

Reparaciones,  supra  nota  5,  párr.  99;  Caso  Paniagua  Morales  y  otros,  Reparaciones,  supra  nota  5,  párr. 199; y Caso Bámaca Velásquez, supra nota 6, párr. 129.    Comité  de  Derechos  Humanos  (2004):  Observación  General  No.  31:  La  índole  de  la  obligación  jurídica general impuesta. 80º período de sesiones. 
89

  Principio  19  del  Conjunto  de  principios  actualizado  para  la  protección  y  la  promoción  de  los  derechos  humanos  mediante  la  lucha  contra  la  impunidad  (2005).  En  el  mismo  sentido,  véase  el  principio  20  del  Conjunto  de  Principios  para  la  Protección  y  la  Promoción  de  los  Derechos  Humanos Mediante la Lucha Contra la Impunidad (1998). 
90

45

2. El  deber  del  Estado  de  investigar  todos  los  asuntos  relacionados  con  graves  violaciones  de  los  derechos  humanos  o  del  derecho  internacional  humanitario.  3. El  deber  de  juzgar  a  quienes  hayan  cometido  graves  violaciones  de  los  derechos  humanos  o  del  derecho  internacional  humanitario,  de  conformidad con las reglas del debido proceso.  4. El  deber  de  sancionar  a  los  responsables  imponiendo  penas  adecuadas  y  proporcionales al daño cometido.  5. El derecho de las víctimas a un recurso judicial efectivo.91    3.2.2.1  El  deber  del  Estado  de  investigar  todos  los  asuntos  relacionados  con  graves  violaciones  de  los  derechos  humanos  o  del  derecho  internacional  humanitario    Este deber implica que el Estado organizará toda su estructura para garantizar una  investigación  seria,  imparcial,  exhaustiva,  independiente  y  rápida  acerca  de  todos  los  hechos  que  den  lugar  a  una  violación  de  los  derechos  humanos  y  del  DIH,  de  las circunstancias de tiempo, modo y lugar en que ocurrieron y de los responsables  de  las  mismas.  Cuando  la  violación  ha  implicado  una  desaparición  forzada  o  una  ejecución extrajudicial arbitraria o sumaria, la investigación no deberá ser coartada  hasta que se establezca oficialmente la suerte de la víctima92.   Las  tensiones  que  rodean  a  este  deber  se  relacionan  con  la  capacidad  de  los  Estados  de  asumir  de  forma  seria,  y  más  allá  de  los  formalismos,  las  investigaciones por violaciones de los DDHH93 e infracciones al DIH.   

 En sentido similar, véase BOTERO / RESTREPO (2005: 25 y ss).    Artículo  13,  numerales  2  y  6  de  la  Declaración  sobre  la  protección  de  todas  las  personas  contra  las  desapariciones  forzadas.  Aprobada  por  la  Asamblea  General  en  su  resolución  47/133  de  18  de  diciembre 1992.; Principios 9, 10 y 11 de los Principios relativos a una eficaz prevención e investigación de  las  ejecuciones  extralegales,  arbitrarias  o  sumarias.  Recomendada  por  el  Consejo  Económico  y  Social  en  su resolución 1989/65, de 24 de mayo de 1989; Amnistía Internacional (1997).  93 Corte IDH. (1988). Caso Velásquez Rodríguez. Sentencia de julio 29 de 1988. Serie C No. Párrafos 174  y 176. 
91 92

46

3.2.2.2.  El  deber  de  juzgar  a  quienes  hayan  cometido  graves  violaciones  de  los  derechos humanos o del derecho internacional humanitario, de conformidad con  las reglas del debido proceso    Este  deber  está  relacionado  con  la  obligación  del  Estado  de  juzgar  a  los  responsables  de  violaciones  graves  de  los  derechos  humanos  o  del  derecho  internacional humanitario, por medio de procesos penales con pleno respeto de las  garantías  judiciales  consagradas  en  los  tratados  internacionales  que  forman  parte  del  bloque  de  constitucionalidad  (debido  proceso).  Estos  juicios  deben  conducir  a  la  satisfacción  del  derecho  de  las  víctimas  a  saber  con  la  mayor  certeza  posible  quiénes fueron los perpetradores y cómo ocurrieron los hechos94.    Contemporáneamente  se  establece  la  posibilidad  de  que  tribunales  internacionales  o  mixtos,  en  desarrollo  del  principio  de  justicia  universal  establecido,  por  ejemplo,  en  el  Estatuto  de  la  Corte  Penal  Internacional,  puedan  juzgar  las  violaciones  cuando  al  Estado  le  resulte  materialmente  imposible  adelantar  las  investigaciones  y el juzgamiento o cuando no esté dispuesto a ello.     3.2.2.3.  El  deber  de  sancionar  a  los  responsables  imponiendo  penas  adecuadas  y  proporcionales al daño cometido    Este  deber  está  relacionado  con  la  obligación  del  Estado  de  adoptar  medidas  para  condenar a penas apropiadas y proporcionales a los responsables de violaciones de  los derechos humanos y el DIH.     Aún  cuando  es  posible  pensar  que  el  legislador  colombiano  es  libre  para  determinar  las  consecuencias  jurídicas  que  se  dan  como  resultado  de  un  proceso  penal  (Arts.  29  y  150  Constitución),  es  evidente  que  dicha  libertad  se  encuentra  limitada  por  los  contenidos  del  artículo  4  de  la  Constitución95(supremacía  de  la  Constitución),  es  decir  por  los  deberes  de  respeto  y  garantía  de  derechos  humanos 
 BOTERO / RESTREPO (2005: 36 ‐ 38).    Se entiende por  programa  penal  de la Constitución “el  conjunto de  postulados  jurídicos,  juridico‐ políticos  y  político‐criminales  que  constituyen  el  marco  valorativo  en  el  seno  del  cual  el  legislador  penal  puede  y  debe  tomar  decisiones,  y  en  el  que  el  juez  ha  de  inspirarse  para  interpretar  las  leyes  que  le  corresponde  aplicar”.  ARROYO  ZAPATERO,  Luis  (2000):  “el  programa  penal  de  la  Constitución”.En:  GÓMEZ  MÉNDEZ,  Alfonso  (Comp.).  Sentido  y  contenidos  del  sistema  penal  en  la  globalización.  Bogotá: Gustavo Ibáñez. Págs. 248 y ss. 
94 95

47

y  demás  mandatos,  prohibiciones  y  regulaciones  que  establezcan  compromisos  estatales en la materia, contenidos en el bloque de constitucionalidad, y que afectan  el derecho penal. En efecto, como ha reconocido la Corte Constitucional “dentro de  tales  límites  se  destacan  no  sólo  el  respeto  al  núcleo  esencial  de  los  derechos  sino  de  los  principios  de  necesidad,  no  discriminación,  racionalidad  mínima  y  proporcionalidad”.96     Igualmente  el  legislador  deberá  tener  en  cuenta  que  el  marco  valorativo  señalado  establece  la  relevancia  constitucional  de  los  bienes  jurídicos  que  se  consideran  necesitados  de  tutela  penal  (derechos  fundamentales),  cuya  titularidad  no  es  exclusiva  de  las  víctimas  afectadas  por  la  comisión  de  graves  violaciones  de  los  Derechos  Humanos  y  del  Derecho  Internacional  Humanitario,  ya  que  estos  crímenes  por  su  magnitud  y  gravedad  afectan  también  a  la  comunidad  internacional  en  su  conjunto97.  De  este  modo  las  sanciones  que  deberán  imponerse  como  respuesta  a  la  realización  de  un  delito  internacional  (crimen  de  guerra,  crimen  de  lesa  humanidad,  entre  otros)  requerirán  ser  adecuadas  y  proporcionales  a  la  gravedad  y  extrema  crueldad  que  reviste  el  delito  cometido  y  al  grado  de  participación del agente en la comisión del hecho punible internacional.  Finalmente,  deberá  tener  en  cuenta  los  criterios  establecidos  en  el  Estatuto  de  Roma  para  la  determinación  e  individualización  de  las  sanciones  aplicables  a  los  responsables de estas conductas, a saber: la gravedad del delito, los intereses de las  víctimas,  la  edad  y  el  grado  de  participación  de  la  persona  a  quien  se  endilga  la  comisión de una cierta conducta (Art. 78 y ss).  Las  tensiones  del  deber  de  sancionar  con  penas  proporcionales  y  adecuadas   están  relacionadas  con  la  discusión  acerca  de  si  este  tipo  de  sanciones  constituyen  mecanismos  idóneos  para  la  protección  de  los  derechos  humanos,  desde  el  punto  de vista de las finalidades que éstas pretenden cumplir.     3.2.2.4. El derecho de las víctimas a un recurso judicial efectivo  Este  derecho  está  referido  a  la  obligación  estatal  de  garantizarles  a  las  víctimas  un  recurso  judicial  que  sea  eficaz  para  sus  reclamaciones,  a  fin  de  que  éstas,  de  forma 

96 97

 Sentencia C‐916/02, Magistrado Ponente: Manuel José Cepeda Espinosa.  

  RAMELLI,  Alejandro  (2003):  “La  función  de  la  pena  en  el  Estatuto  de  Roma  de  la  Corte  Penal  Internacional”.  En:  XXV  Jornadas  internacionales  de  derecho  penal.  Bogotá:  U.  Externado  de  Colombia.  Pág. 177. 

48

individual  o  colectiva,  puedan  reclamar  la  protección  judicial  frente  a  la  violación  de sus derechos98. En este sentido la Corte IDH ha expresado:    “(…) el artículo 25.1 de la Convención es una disposición de carácter general  que  recoge  la  institución  procesal  del  amparo,  como  procedimiento  sencillo  y  breve  que  tiene  por  objeto  la  tutela  de  los  derechos  fundamentales  (El  hábeas  corpus  bajo  suspensión  de  garantías,  supra  16,  párr.  32).  Establece  este  artículo,  igualmente,  en  términos  amplios,  la  obligación  a  cargo  de  los  Estados  de  ofrecer,  a  todas  las  personas  sometidas  a  su  jurisdicción,  un  recurso  judicial  efectivo  contra  actos  violatorios  de  sus  derechos  fundamentales.  Dispone,  además,  que  la  garantía  allí  consagrada  se  aplica  no  sólo  respecto  de  los  derechos  contenidos  en  la  Convención,  sino  también  de aquéllos que estén reconocidos por la Constitución o por la ley (…)  (…)  En  ese  sentido  debe  subrayarse  que,  para  que  tal  recurso  exista,  no  basta  con  que  esté  previsto  por  la  Constitución  o  la  ley  o  con  que  sea  formalmente  admisible,  sino  que  se  requiere  que  sea  realmente  idóneo  para  establecer  si  se  ha  incurrido  en  una  violación  a  los  derechos  humanos  y  proveer  lo  necesario  para  remediarla.  No  pueden  considerarse  efectivos  aquellos  recursos  que,  por  las  condiciones  generales  del  país  o  incluso  por  las  circunstancias  particulares  de  un  caso  dado,  resulten  ilusorios.  Ello  puede ocurrir, por ejemplo, cuando su inutilidad haya quedado demostrada  por  la  práctica,  porque  el  Poder  Judicial  carezca  de  la  independencia  necesaria  para  decidir  con  imparcialidad  o  porque  falten  los  medios  para  ejecutar  sus  decisiones;  por  cualquier  otra  situación  que  configure  un  cuadro de denegación de justicia, como sucede cuando se incurre en retardo  injustificado en la decisión; o, por cualquier causa, no se permita al presunto  lesionado el acceso al recurso judicial. ”99   Los  principios  12,  13  y  14  de  los  Principios  y  directrices  básicos  sobre  el  derecho  de  las  víctimas  de  violaciones  de  las  normas  internacionales  de  derechos  humanos  y  del  derecho 

98

En el ámbito del Derecho Penal Internacional, estas obligaciones se entienden como disposiciones  de “Rigth to a effective remedy  (derecho a un recurso efectivo). Al respecto, véase AMBOS, Kai (1997:  230y ss.). 

  Corte  IDH  (1987):  Garantías  judiciales  en  estados  de  emergencia  (Arts.  27.2,  25  y  8  Convención  Americana  Sobre  Derechos  Humanos),  Opinión  Consultiva  OC‐9/87  del  6  de  octubre  de  1987,  Serie  A No 9, Párrafo 23.
99

49

internacional  humanitario  a  interponer  recursos  y  obtener  reparaciones100  establecen  que   la garantía del recurso judicial efectivo se concreta en los siguientes deberes:  “a)  Dar  a  conocer,  por  conducto  de  mecanismos  públicos  y  privados,  información  sobre  todos  los  recursos  disponibles  contra  las  violaciones  manifiestas  de  las  normas  internacionales  de  derechos  humanos  y  las  violaciones  graves  del  derecho  internacional humanitario.    b)  Adoptar  medidas  para  minimizar  los  inconvenientes  a  las  víctimas  y  sus  representantes,  proteger  su  intimidad  contra  ingerencias  ilegítimas  según  proceda  y  protegerlas  de  actos  de  intimidación  y  represalia,  así  como  a  sus  familiares  y  testigos,  antes,  durante  y  después  del  procedimiento  judicial,  administrativo  o  de  otro tipo que afecte a los intereses de las víctimas.    c) Facilitar asistencia apropiada a las víctimas que tratan de acceder a la justicia.    d)  Utilizar  todos  los  medios  jurídicos,  diplomáticos  y  consulares  apropiados  para  que  las  víctimas  puedan  ejercer  su  derecho  a  interponer  recursos  por  violaciones  manifiestas  de  las  normas  internacionales  de  derechos  humanos  o  por  violaciones  graves del derecho internacional humanitario.    e)  Además  del  acceso  individual  a  la  justicia,  los  Estados  procurarán  establecer  procedimientos  para  que  grupos  de  víctimas  puedan  presentar  demandas  de  reparación  y  obtener  reparación,  según  proceda”.  En  el  sistema  jurídico  nacional,  esta  posibilidad  ya  ha  sido  reconocida  por  la  Corte  Constitucional,  que  en  sentencia  T‐249  de  2003  estableció  que  dentro  de  ciertos  límites,  aquellos  que  demuestren  seriedad  en  la  defensa  de  los  derechos  humanos,  tienen  derecho  a  constituirse  en parte civil –como actor popular‐ en  esos  procesos101.    f) Los recursos adecuados, efectivos y rápidos contra las violaciones manifiestas de  las  normas  internacionales  de  derechos  humanos  o  las  violaciones  graves  del  derecho  internacional  humanitario  han  de  comprender  todos  los  procedimientos 

 Principios y Directrices Básicos Sobre el Derecho de las Víctimas de Violaciones Manifiestas de las Normas  Internacionales  de  Derechos  Humanos  y  de  Violaciones  Graves  del  Derecho  Internacional  Humanitario  a  Interponer  Recursos  y  Obtener  Reparaciones  (2005).  En  el  mismo  sentido,  véanse  los  principios  13  y  14  de  los  Principios  y  directrices  básicos  sobre  el  derecho  de  las  víctimas  de  violaciones  a  las  normas  internacionales  de  derechos  humanos  y  del  derecho  internacional  de  los  derechos  humanos  a  interponer  recursos y obtener reparaciones (2000).  101  Sentencia  T‐249  de  2003,   M.P.  Eduardo  Montealegre  Lynett;  al  respecto  véase  UPRIMNY  (2005:  44 y 45).  
100

50

internacionales disponibles y apropiados a los que tenga derecho una persona y no  deberían redundar en detrimento de ningún otro recurso interno”.    3.2.2.5. Medidas restrictivas  Además de las obligaciones antes citadas, los Estados tienen el deber de incorporar  garantías  contra  las  desviaciones  de  los  sistemas  penales,  a  fin  de  evitar  que  sus  normas  puedan  convertirse  en  un  incentivo  a  la  impunidad,  obstaculizando  así  el  curso de la justicia102. Estas medidas restrictivas son las siguientes:    a. A  la  prescripción  la  prescripción  de  la  acción  penal  no  será  aplicable  a  las  conductas  que  sean  consideradas  como  crímenes  internacionales  (crímenes  de  lesa  humanidad,  crímenes  de  guerra, entre otros), ni correrá durante el periodo  en  que  no  existan  recursos  eficaces  contra  la  acción  cometida.  En  ningún  caso  será  aplicable  a  las  acciones  civiles  o  administrativas  que  busquen la reparación de las víctimas103.  b.  A  la  amnistía  cuando  sea  necesario  crear  condiciones  propicias  para  alcanzar  un  acuerdo  de  paz  o  favorecer  la  reconciliación  nacional,  la  aplicación  de  amnistías  tendrá  los  siguientes  límites:  a)    Los  autores  de  violaciones  no  podrán  beneficiarse  de  la  amnistía  mientras  las  víctimas no hayan obtenido justicia mediante un recurso efectivo.   b) No afectarán los derechos de las víctimas a la verdad y a la reparación. 

  Informe  final  del  Relator  Especial  Sr.  Lois  Joinet,  acerca  de  la  cuestión  de  la  impunidad  de  los  autores  de  violaciones  de  los  derechos  humanos  (derechos  civiles  y  políticos).  Presentado  a  la  Comisión de Derechos Humanos, 49° período de sesiones en 1997. E/CN.4/Sub.2/1997/20/Rev.1. 
102

  Principio  23  del  Conjunto  de  principios  actualizado  para  la  protección  y  la  promoción  de  los  derechos  humanos  mediante  la  lucha  contra  la  impunidad  (2005).  En  el  mismo  sentido,  véase  el  principio  27  del  Conjunto  de  Principios  para  la  Protección  y  la  Promoción  de  los  Derechos  Humanos  Mediante  la  Lucha  Contra  la  Impunidad  (1998).  Principios  6  y  7  de  los  Principios  y  directrices  básicos  sobre  el  derecho  de  las  víctimas  de  violaciones  de  las  normas  internacionales  de  derechos  humanos  y  del  derecho  internacional  humanitario  a  interponer  recursos  y  obtener  reparaciones (2000). 
103

51

c)  Como  la  amnistía  puede  interpretarse  como  un  reconocimiento  de  culpa,  no  podrá  imponerse  a  las  personas  enjuiciadas  o  condenadas  por  hechos  acaecidos  durante  el  ejercicio  pacífico  del  derecho  a  la  libertad  de  opinión  y  de  expresión.   Cuando  esas  personas  no  hayan  hecho  más  que  ejercer  ese  derecho  legítimo,  garantizado  por  los  artículos  18  a  20  de  la  Declaración  Universal  de  Derechos  Humanos,  y  18,  19,  21  y  22  del  Pacto  Internacional  de  Derechos  Civiles  y  Políticos,  una ley deberá considerar nula y sin valor respecto de ellas toda decisión judicial o  de  otro  tipo  que  les  concierna;  se  pondrá  fin  a  su  reclusión  sin  condiciones  ni  plazos.  d)  Toda  persona  condenada  por  infracciones  que  no  sean  las  previstas  en  el  apartado  anterior  y  que  entren  en  el  ámbito  de  aplicación  de  la  amnistía  podrá  rechazar  la  amnistía  y  solicitar  que  se  revise  su  proceso  si  no  ha  tenido  un  juicio  imparcial  y  con  las  debidas  garantías,  previstas  en  los  artículos  10  y  11  de  la  Declaración Universal de Derechos Humanos y en los artículos 9, 14 y 15 del Pacto  Internacional  de  Derechos  Civiles  y  Políticos,  o  si  ha  sido  condenada  sobre  la  base  de  una  declaración  que,  según  se  haya  establecido,  ha  sido  hecha  como  resultado  de interrogatorios inhumanos o degradantes, especialmente bajo la tortura104.  Es  necesario  hacer  énfasis  en   que  no  importa  cuál  sea  la  denominación  de  la  medida,  sino  el  resultado  que  pueda  producir.  Esta  medida  restrictiva  cobija  a  todas las  figuras  similares  que  puedan  conducir  a  la  impunidad  de  graves  violaciones  a  los  derechos  humanos,  o  infracciones  al  Derecho  Internacional  Humanitario.    c. Al  derecho  de  asilo  Los  Estados  no  deberán  otorgar  asilo  ni  estatuto  de  refugiado  a  aquellas  personas  respecto  de  las  cuales  haya  motivos  fundados  para  creer  que  son  autoras  de  delitos  graves conforme al derecho internacional105.  d. A  la  extradición  Los  autores  de  delitos  graves  conforme  al  derecho  internacional  no  podrán, 
  Principio  24  del  Conjunto  de  principios  actualizado  para  la  protección  y  la  promoción  de  los  derechos  humanos  mediante  la  lucha  contra  la  impunidad  (2005).  En  el  mismo  sentido,  véase  el  principio  28  del  Conjunto  de  Principios  para  la  Protección  y  la  Promoción  de  los  Derechos  Humanos Mediante la Lucha Contra la Impunidad (1998).  105  Principio  25  del  Conjunto  de  principios  actualizado  para  la  protección  y  la  promoción  de  los  derechos  humanos  mediante  la  lucha  contra  la  impunidad  (2005).  En  el  mismo  sentido,  véase  el  principio  29  del  Conjunto  de  Principios  para  la  Protección  y  la  Promoción  de  los  Derechos  Humanos Mediante la Lucha Contra la Impunidad (1998). 
104

52

para  evitar  su  extradición,  ampararse  en  las  disposiciones  favorables  que  suelen  aplicarse  a  los  delitos  políticos  ni  al  principio  de  no  extradición de los nacionales106.  e. Non  bis  in  ídem  El  hecho  de  que  una  persona  haya  sido  procesada  en  relación  con  un  delito  grave  con  arreglo  al  derecho  internacional  no  impedirá  su  procesamiento  con  respecto  a  la  misma  conducta  si  la  actuación  anterior  obedeciera  al  propósito  de  sustraer  al  acusado  de  su responsabilidad penal o si esos procedimientos  no  hubieran  sido  realizados  en  forma  independiente  o  imparcial  de  conformidad  con  las  debidas  garantías  procesales  reconocidas  por  el  derecho  internacional  o  lo  hubieren  sido  de  alguna manera que, en las circunstancias del caso,  fuere  incompatible  con  la  intención  de  someter  a  la persona a la acción de la justicia107. Esta postura  fue  reconocida  en  el  Estatuto  de  la  Corte  Penal  Internacional en su artículo 20, numeral 3 así:  “La Corte no procesará a nadie que haya sido procesado por otro tribunal  en razón de hechos también prohibidos en virtud de los artículos 6, 7 u 8 a  menos que el proceso en el otro tribunal:   a)     Obedeciera al propósito de sustraer al acusado de su responsabilidad  penal por crímenes de la competencia de la Corte; o   b)     No hubiere sido instruido en forma independiente o imparcial de  conformidad con las debidas garantías procesales reconocidas por el  derecho internacional o lo hubiere sido de alguna manera que, en las  circunstancias del caso, fuere incompatible con la intención de someter a la  persona a la acción de la justicia.”  Es prudente recordar que la nueva legislación procesal penal (Ley 906 de  2004, art.  192‐4)  creó  la  posibilidad  de  reabrir  investigaciones  o  juicios  “cuando  un 
  Principio  26A  del  Conjunto  de  principios  actualizado  para  la  protección  y  la  promoción  de  los  derechos  humanos  mediante  la  lucha  contra  la  impunidad  (2005).  En  el  mismo  sentido,  véase  el  principio  30  del  Conjunto  de  Principios  para  la  Protección  y  la  Promoción  de  los  Derechos  Humanos Mediante la Lucha Contra la Impunidad (1998).  107  Principio  26B  del  Conjunto  de  principios  actualizado  para  la  protección  y  la  promoción  de  los  derechos humanos mediante la lucha contra la impunidad (2005).  
106

53

organismo  internacional  de  derechos  humanos,  formalmente  aceptado  por  Colombia, constata un incumplimiento protuberante de las obligaciones del Estado  colombiano  de  investigar  en  forma  seria  e  imparcial  las  violaciones  a  los  derechos  humanos  y  al  derecho  internacional  humanitario,  caso  en  el  cual  es  posible  revisar  las decisiones nacionales que produjeron una situación de impunidad”, de acuerdo  con  lo  establecido  en  la  jurisprudencia  de  la  Corte  Constitucional,  Sentencia  C‐004  de  2003.  Esta  misma  norma  determinó  los  eventos  de  procedencia  de  la  acción  de  revisión contra sentencias ejecutoriadas.  f. A  la  defensa  de  rebeldía  (ruptura:  con  el  fin  de  evitar  la  impunidad,  los  Estados  pueden  limitar  la  posibilidad  de  aceptar  la  defensa  de  ruptura,  solamente  para  la  etapa  del  juicio,  a  fin  de  permitir  la  realización  de  las  tareas  de  indagación  e  investigación,  la  recepción  de  testimonios  y  la  búsqueda,  captura  y  detención  de  los  presuntos  responsables  de  violaciones  de  los derechos humanos y el DIH108.  g.  A  las  justificaciones  que  puedan  vincularse  a  la  obediencia  debida,  la  responsabilidad  superior  y  el  carácter  oficial.  El  cumplimiento  ciego  (obediencia  debida)  de  órdenes  militares  violatorias  de  derechos  fundamentales  intangibles  e  inescindibles  de  la  dignidad  humana  no  puede  ser  alegado  como  causal  de  exclusión  de  responsabilidad  penal,  en  virtud  de  una  limitación  de  rango  constitucional,  derivada  de  la  interpretación  de  la  normatividad  internacional  que  integra  el  bloque  de  constitucionalidad  (Convención  contra  la  tortura  de  Naciones  Unidas,  art.  2,  Constitución  Política  art.  93,  numeral  1).  Esta  misma  limitación  se  consagró  en  el  numeral    4  del  artículo  32  del  Código  penal  (ley  599  de  2000),  donde  se  estableció  que  no  se  podrá  reconocer  la  obediencia  debida  como  causal  de  exclusión  de 

108

  Principio  31  del  Conjunto  de  Principios  para  la  Protección  y  la  Promoción  de  los  Derechos  Humanos Mediante la Lucha Contra la Impunidad (1998). 

54

la  responsabilidad  cuando  se  trate  de  los  delitos  de genocidio, desaparición forzada o tortura.  Por  otro  lado  los  Estados  deberán  investigar  a  los  superiores  cuando  estos  emitieron  la  orden  que  dio  lugar  a  la  violación  o  cuando  tenían  conocimiento  o  tenían  motivos  para  saber  que  un  subordinado  estaba  cometiendo  o  iba  a  cometer  dicho delito y no hizo nada para impedirlo o castigarlo.    El  carácter  oficial  del  servidor  público  que  comete  la  violación  no  lo  eximirá  de  la  responsabilidad ni será causal de reducción de la pena109.    h. A  los  efectos  de  las  leyes  sobre  divulgación  o  sobre  arrepentidos  los  Estados  deberán  limitar  los  efectos  de  las  leyes  de  divulgación  de  información  o  sobre  arrepentidos,  a  fin  de  que  la  revelación  de  las  violaciones  cometidas  por  el  autor  o  por  otros  para  beneficiarse  de  leyes  favorables  no  los  exima  de  su  responsabilidad  penal  o  de  otro  tipo.  Con  el  fin  de  contribuir  al  esclarecimiento  de  la  verdad,  la  ley  podrá  conceder  una  reducción  de  la  sanción  penal  a  imponer.   En  caso  de  grave  peligro  para  la  vida  o  la  integridad  del  informante,  éste  podrá  ser  beneficiario del derecho de asilo, más no del estatuto de refugiado110.    i. A la competencia de los Tribunales Militares. En  respeto  del  principio  del  juez  natural  (Art.  29  Carta  política),  la  investigación  y  el  juzgamiento  de  violaciones  de  los  derechos  humanos  y  el  derecho  internacional  humanitario  cometidas  por  miembros  de  la  fuerza  pública  deberán 
  Principio  27  del  Conjunto  de  principios  actualizado  para  la  protección  y  la  promoción  de  los  derechos  humanos  mediante  la  lucha  contra  la  impunidad  (2005).  En  el  mismo  sentido,  véase  el  principio  32  del  Conjunto  de  Principios  para  la  Protección  y  la  Promoción  de  los  Derechos  Humanos Mediante la Lucha Contra la Impunidad (1998).  110  Principio  28  del  Conjunto  de  principios  actualizado  para  la  protección  y  la  promoción  de  los  derechos  humanos  mediante  la  lucha  contra  la  impunidad  (2005).  En  el  mismo  sentido,  véase  el  principio  33  del  Conjunto  de  Principios  para  la  Protección  y  la  Promoción  de  los  Derechos  Humanos Mediante la Lucha Contra la Impunidad (1998). 
109

55

llevarse  a  cabo  por  la  justicia  ordinaria.  Tan  sólo  aquellas  conductas  que  puedan  ser  legítimamente  consideradas  como  actos  del  servicio  podrán  ser  juzgadas  por  los  jueces  penales militares111.     3.2.2.5.1. Al  principio  de  inmovilidad  de  los  jueces.  Con  el  fin  de  garantizar  el  principio  de  independencia  e  imparcialidad  de  los  jueces  de  la  República, el Estado deberá respetar el nombramiento de aquellos que se ha  llevado  conforme  a  las  normas  del  Estado  de  Derecho.  Por  el  contrario,  y  respetando el debido proceso, podrá removerlos112.     3.2.3. Derecho a la reparación integral 

  Como  se  mencionó  más  arriba  (vid  supra  obligaciones  del  Estado),  toda  violación  de un derecho humano genera un derecho de la víctima o de sus derechohabientes  a  obtener  reparación,  el  cual  implica  un  deber  del  Estado  de  reparar  y  de  hacer  cesar  las  consecuencias  de  la  violación  y  el  derecho  de  repetir  contra  el  autor113.  La  reparación  tiene  el  propósito  de  aliviar  el  sufrimiento  de  las  víctimas  y  hacer  justicia mediante la eliminación o corrección, en lo posible, de las consecuencias de  los actos ilícitos y la adopción de medidas preventivas y disuasorias respecto de las  violaciones114. 
  Principio  29  del  Conjunto  de  principios  actualizado  para  la  protección  y  la  promoción  de  los  derechos  humanos  mediante  la  lucha  contra  la  impunidad  (2005).  En  el  mismo  sentido,  véase  el  principio  34  del  Conjunto  de  Principios  para  la  Protección  y  la  Promoción  de  los  Derechos  Humanos  Mediante  la  Lucha  Contra  la  Impunidad  (1998).  En  el  sistema  jurídico  colombiano,  estos  principios  han  sido  reconocidos  por  la  Corte  Constitucional,  entre  otros  pronunciamientos,  en  las  sentencias C‐ 358 de 1997 M.P. Eduardo Cifuentes y  C‐1054 de 2001 M.P. Eduardo Montealegre. 
111

  Principio  30  del  Conjunto  de  principios  actualizado  para  la  protección  y  la  promoción  de  los  derechos  humanos  mediante  la  lucha  contra  la  impunidad  (2005).  En  el  mismo  sentido,  véase  el  principio  35  del  Conjunto  de  Principios  para  la  Protección  y  la  Promoción  de  los  Derechos  Humanos Mediante la Lucha Contra la Impunidad (1998).  113 CADH, artículo 63, numeral 1.  114  Principio  3  del  Proyecto  de  Principios  y  Directrices  Básicos  (1993):  Anexo  del  Informe  definitivo  presentado  por  el  Relator  Especial  Sr.  Theo  van  Boven,  acerca  del  derecho  de  restitución,  indemnización  y  rehabilitación  a  las  víctimas  de  violaciones  flagrantes  de  los  derechos  humanos  y  las  libertades  fundamentales.  Presentado  a  la  Comisión  de  Derechos  Humanos,  Subcomisión  de  Prevención  de  Discriminaciones  y  Protección  de  las  Minorías,  45°  período  de  sesiones.  2  de julio  de  1993. E/CN.4/Sub.2/1993/8. 
112

56

  La  obligación  de  reparar,  regulada  en  todos  los  aspectos  (alcance,  naturaleza,  modalidades y determinación de los beneficiarios) por el Derecho Internacional, no  puede  ser  modificada  o  incumplida  por  el  Estado  obligado  invocando  disposiciones  de  su  derecho  interno.  Por  tal  motivo  la  reparación  a  las  víctimas  de  violaciones  de  los  derechos  humanos  e  infracciones  al  DIH  debe  ser  integral,  adecuada,  efectiva,  rápida  y  proporcional  a  la  gravedad  de  las  violaciones  y  al  daño sufrido, es decir que debe abarcar todos los daños y perjuicios sufridos por la  víctima  o  sus  derechohabientes115  incluido  el  “proyecto  de  vida”.  El  “proyecto  de  vida” ha sido definido por la Corte IDH así:    “(…) es razonable afirmar que los hechos violatorios de derechos impiden u  obstruyen  seriamente  la  obtención  del  resultado  previsto  y  esperado,  y  por  ende  alteran  en  forma  sustancial  el  desarrollo  del  individuo.  En  otros  términos,  el  daño  al  proyecto  de  vida,  entendido  como  una  expectativa  razonable  y  accesible  en  el  caso  concreto,  implica  la  pérdida  o  el  grave  menoscabo  de  oportunidades  de  desarrollo,    en  forma  irreparable  o  muy  difícilmente  reparable.  Así,  la  existencia  de  una  persona  se  ve  alterada  por  factores ajenos a ella, que le son impuestos en forma injusta y arbitraria, con  violación  de  las  normas  vigentes  y  de  la  confianza  que  pudo  depositar  en  órganos  del  poder  público  obligados  a  protegerla  y  a  brindarle  seguridad  para  el  ejercicio  de  sus  derechos  y  la  satisfacción  de  sus  legítimos  intereses.”116   Con  respecto  al  deber  de  reparar,    el  Comité  de  Derechos  Humanos  de  Naciones  Unidas ha expresado:    “El  párrafo  3  del  artículo  2  (PIDCP)  requiere  que  los  Estados  Partes  otorguen  una  reparación  a  las  personas  cuyos  derechos  del  Pacto  han  sido  violados. Si no se otorga una reparación a los individuos cuyos derechos del  Pacto  han  sido  violados,  la  obligación  de  proporcionar  un  recurso  efectivo,  que  es  fundamental  para  la  eficacia  del  párrafo  3  del  artículo  2,  no  se  cumple.  Además  de  la  reparación  explícita  exigida  por  el  párrafo  5  del 
115

  Principio  17  de  los  Principios  y  Directrices  Básicos  Sobre  el  Derecho  de  las  Víctimas  de  Violaciones  de  las  Normas  Internacionales  de  Derechos  Humanos  y  del  Derecho  Internacional  Humanitario  a  Interponer  Recursos  y  Obtener  Reparaciones  (2000);  En  el  mismo  sentido,  véase  MÉNDEZ (2004: 5 y 6).  116  Corte  IDH  (1998).  Caso  Loayza  Tamayo,  Reparaciones  (artículo  63.1  Convención  Americana  sobre  Derechos  Humanos).  Sentencia  del  27  de  noviembre  de  1998.  Párrafo  150;  en  el  mismo  sentido,  véase  GARCÍA (2000: 361).                                                                                                                                                                              

57

artículo  9  y  el  párrafo  6  del  artículo  14  el  Comité  considera  que  el  Pacto  entraña por lo general una indemnización adecuada.”117   En  el  sistema  jurídico  nacional  la  Corte  Constitucional  ha  definido  el  derecho  a  la  reparación integral de la siguiente manera:    “(…)  independientemente  de  la  jurisdicción  encargada  de  establecer  el  cuantum  de  una  indemnización  de  perjuicios,  el  operador  jurídico  deberá  propender  porque  la  reparación  sea  integral,  es  decir  que  cubra  los  daños  materiales  y  morales  causados,  ya  que  a  las  autoridades  judiciales  les  asiste  el  compromiso  de  investigar  y  juzgar  los  delitos,  no  sólo  con  el  ánimo  de  protección  de  aquellos  bienes  jurídicamente  tutelados  de  singular  importancia    para  la  comunidad,  sino  también  para  administrar  justicia  en  forma  que  mejor  proteja  los  intereses  del  perjudicado,  quien  es  concretamente, el titular del bien jurídico afectado (…)”118 La  experiencia  internacional  (Argentina,  Chile,  Alemania)  indica  que  para  hacer  efectivo  el  derecho  a  la  reparación  integral  de  las  víctimas  es  necesario  llevar  a  cabo  un  programa  de  reparación  que  devuelva  el  status  de  ciudadanos  a  las  víctimas,  reivindicando  su  dignidad  humana  y  sus  derechos119.  Asimismo  este  programa deberá procurar el restablecimiento de la confianza entre los ciudadanos  y frente a las instituciones del Estado, por medio del fortalecimiento de las acciones  sociales  que  promuevan  la  solidaridad  social120.  Algunas  de  sus  características  principales son las siguientes121:  1. Alcance:  debe  tener  una  delimitación  precisa  de  su  alcance,  dependiendo  del número de beneficiarios de las reparaciones. 

117

  Comité  de  Derechos  Humanos  (2004):  Observación  General  No.  31:  La  índole  de  la  obligación  jurídica general impuesta. 80º período de sesiones.  

 Sentencia C‐163 de 2000, MP: Fabio Morón Díaz. Fundamento 4.    Principio  15  de  los  Principios  y  Directrices  Básicos  Sobre  el  Derecho  de  las  Víctimas  de  Violaciones  Manifiestas  de  las  Normas  Internacionales  de  Derechos  Humanos  y  de  Violaciones  Graves  del  Derecho  Internacional  Humanitario  a  Interponer  Recursos  y  Obtener  Reparaciones  (2005).  Adoptada  por  la  Comisión  de  Derechos  Humanos,  en  su  56ª  sesión,  de  19  de  abril  de  2005.  E/CN.4/RES/2005/35.  120  DE  GREIFF,  Pablo  (2005):  “Los  esfuerzos  de  reparación  en  una  perspectiva  internacional:  el  aporte de la compensación al logro de la justicia imperfecta”. En: Estudios socio‐jurídicos. Volumen 7,  número especial. Bogotá: Universidad del Rosario. Págs. 192 – 196.   121 DE GREIFF (2005: 186 ‐ 190). 
118 119

58

2. Cobertura:  capacidad  para  cubrir  el  número  total  de  beneficiarios  potenciales.  3. Carácter incluyente: deben repararse todas las violaciones cometidas.  4. Complejidad: posibilidad de enfocar los beneficios de manera flexible con el  fin de responder a las necesidades de las víctimas.  5. Coherencia  o  Integralidad:  concordancia  del  programa  de  reparación.  Esta  puede  ser  de  dos  tipos:  a)  Coherencia  interna,  referida  a  la  coherencia  que  debe  existir  entre  los  tipos  de  beneficiarios  y  el  programa  de  reparación,  y   b)  Coherencia  externa    que  señala  que  el  programa  deberá  tener  en  cuenta  otros mecanismos de justicia transicional como la justicia penal, la narración  de la verdad y la reforma institucional.  6. Carácter  concluyente:  una  vez  la  víctima  sea  reparada,  deben  ser  excluidas  otras posibilidades de resarcimiento, como la justicia civil o administrativa.  En estos programas de reparación deberá tenerse en cuenta además que el derecho  a  la  reparación  no  prescribirá  mientras  no  exista  un  recurso  judicial  rápido,   adecuado y efectivo para que las victimas puedan reclamarlo. Por otro lado deberá  establecerse  que  el  Estado  no  podrá  obligar  a  las  víctimas  a  renunciar  a  este  derecho122.   Al  igual  que  el  derecho  a  la  verdad,  el  derecho  a  la  reparación  posee  una  dimensión  individual  y  una  colectiva123.  En  su  dimensión  individual  la  reparación  a  que  tiene  derecho  la  víctima  de  una  violación  grave  de  los  derechos  humanos  o  del  derecho  internacional  humanitario  asume  las  siguientes  modalidades:  1)  restitución,  2)  indemnización  y  3)  rehabilitación.  En  su  dimensión  colectiva  la  reparación  puede  realizarse  por  medio  de  1)  medidas  de  satisfacción  de  alcance  general y 2) garantías de no repetición.    3.2.3.1. Dimensión individual de las reparaciones  3.2.3.1.1.  Restitución  o  restauración  también  conocida  como  restitutio  in  integrum,  busca  devolver  a  la  víctima  a  la  situación  anterior  a  la  violación124  y  comprende,  entre  otras  cuestiones,  “el  restablecimiento  de  la  libertad,  los  derechos  legales,  la  situación  social,  la  identidad,  la  vida  familiar  y  la  ciudadanía  de  la  víctima,  el 

 Principios 14, 15 y 16 del Proyecto de Principios y Directrices Básicos (1993).   BOTERO / RESTREPO (2005: 44 y ss).  124 CIDH (2005: 11). 
122 123

59

regreso  a  su  lugar  de  residencia,  la  reintegración  en  su  empleo  y  la  devolución  de  sus propiedades”125. En este sentido la Corte IDH ha manifestado:   “La  indemnización  que  se  debe  a  las  víctimas  o  a  sus  familiares  en  los  términos  del  artículo  63.1  de  la  Convención  debe  estar  orientada  a  procurar  la  restitutio  in  integrum  de  los daños  causados  por  el  hecho  violatorio  de  los  derechos  humanos.    El  desideratum  es  la  restitución  total  de  la  situación  lesionada,  lo  cual,  lamentablemente,  es  a  menudo  imposible,  dada  la  naturaleza irreversible de los perjuicios ocasionados (...)”126.  Asi mismo ha expresado:  “La  reparación  del  daño  ocasionado  por  la  infracción  de  una  obligación  internacional  requiere,  siempre  que  sea posible,  la  plena  restitución  (restitutio  in integrum), la cual consiste en el restablecimiento de la situación anterior. De  no ser esto posible (…), cabe al tribunal internacional determinar una serie de  medidas  para,  además  de  garantizar  los  derechos  conculcados,  reparar  las  consecuencias  que  las  infracciones  produjeron,  así  como  establecer  el  pago  de  una  indemnización  como  compensación  por  los  daños ocasionados”.127     La  relatora  especial  Diane  Orentlicher  ha  recordado  que  en  los  casos  de  desaparición  forzada  de  personas  “la  familia  de  la  víctima  directa  tiene  el  derecho  imprescriptible  a  ser  informada  de  la  suerte  y/o  el  paradero  de  la  persona  desaparecida  y,  en  caso  de  fallecimiento,  se  le  debe  restituir  el  cuerpo  en  cuanto  se  identifique,  independientemente  de  que  se  haya  establecido  la  identidad  de  los  autores o se los haya encausado”128. 
  Principio  19  de  los  Principios  y  Directrices  Básicos  Sobre  el  Derecho  de  las  Víctimas  de  Violaciones  Manifiestas  de  las  Normas  Internacionales  de  Derechos  Humanos  y  de  Violaciones  Graves  del  Derecho  Internacional  Humanitario  a  Interponer  Recursos  y  Obtener  Reparaciones  (2005);  Principio  22  de  los  Principios  y  Directrices  Básicos  Sobre  el  Derecho  de  las  Víctimas  de  Violaciones  de  las  Normas  Internacionales  de  Derechos  Humanos  y  del  Derecho  Internacional  Humanitario  a  Interponer  Recursos  y  Obtener  Reparaciones  (2000);  Principio  40 del  Conjunto de  Principios para  la  Protección  y  la  Promoción  de  los  Derechos  Humanos  Mediante  la  Lucha  Contra  la  Impunidad  (1998);  Principio  4  del  Proyecto  de  Principios y Directrices Básicos (1993).  126  Corte   IDH   (1990):   Caso  Godínez  Cruz.  Interpretación  de  la  sentencia  de  indemnización  compensatoria.  Sentencia  de  17  de  agosto  de  1990.  Serie  C,  núm.  10,  párr.  27;  En  el  mismo  sentido,  véase  GARCÍA  RAMÍREZ, Sergio (2002: 148).  127  Corte   IDH   (2001):   Caso  Paniagua  Morales  y  otros.  Reparaciones  (Artículo  63.1  Convención  Americana  sobre  Derechos  Humanos).  Sentencia  de  25  de  mayo  de  2001.  Serie  C,  núm.  76,  párr.  76;   En   el   mismo   sentido   véase:   GARCÍA  RAMÍREZ,  Sergio  (2002):  “Reparaciones”.  En:  Los  derechos  humanos  y  la  jurisdicción  interamericana.  México:  Universidad  Nacional  Autónoma  de  México,  Instituto  de  Investigaciones Jurídicas.  Pág. 148.  128  Principio  34  del  Conjunto  de  principios  actualizado  para  la  protección  y  la  promoción  de  los  derechos  humanos  mediante  la  lucha  contra  la  impunidad  (2005);  en  el  mismo  sentido,  véase  el 
125

60

  En   el   caso   de   las   víctimas   del   delito   de   desplazamiento   forzado   de   personas,  se   deben  tener   en  cuenta   así  mismo   los   Principios  sobre  la  restitución  de  las  viviendas  y  el  patrimonio  de  los  refugiados  y  las  personas  desplazadas  (2005)  129,  en  los  que se advierte que:    “el   derecho   a   la   restitución   de   las   viviendas,  las   tierras   y   el   patrimonio   es   esencial  para   la   solución  de   conflictos,  la   consolidación   de   la   paz   en  los   períodos   posteriores   a   los   conflictos,  el   regreso  seguro   y   sostenible   y   el   establecimiento   del   estado   de   derecho,  así   como   (..)   que   la   supervisión   meticulosa  de   los   programas   de   restitución  por  las   organizaciones   internacionales   y   los   Estados   afectados   es  indispensable   para  garantizar   su   aplicación   eficaz”. 130 3.2.3.1.2. Indemnización los Estados están obligados a indemnizar a las víctimas de  violaciones de los derechos humanos y el DIH, en forma apropiada y proporcional  a la violación y a las circunstancias de cada caso, y a los perjuicios económicamente  evaluables derivados de la vulneración, tales como los siguientes:    “a) El daño físico o mental;  b)  La  pérdida  de  oportunidades,  en  particular  las  de  empleo,  educación  y  prestaciones sociales;  c) Los daños materiales y la pérdida de ingresos, incluido el lucro cesante;  d) Los perjuicios morales;  e)  Los  gastos  de  asistencia  jurídica  o  de  expertos,  medicamentos  y  servicios  médicos y servicios psicológicos y sociales.”131

principio  43  del  Conjunto  de  Principios  para  la  Protección  y  la  Promoción  de  los  Derechos  Humanos Mediante la Lucha Contra la Impunidad (1998).  129  Anexo  del  Informe  definitivo  del  Relator  Especial  sobre  la  restitución  de  viviendas  y  de  patrimonio  con  motivo  del  regreso  de  los  refugiados  y  desplazados  internos  Sr.  Paulo  Sergio  Pinheiro. 28 de junio de 2005. E/CN.4/Sub.2/2005/17.  130  Principios  sobre  la  restitución  de  las viviendas y  el  patrimonio  de  los  refugiados  y  las personas desplazadas  (2005).  131  CIDH  (2005:  14 ‐17);  Principio  20  de  los  Principios  y  Directrices  Básicos  Sobre  el  Derecho  de  las  Víctimas  de  Violaciones  Manifiestas  de  las  Normas  Internacionales  de  Derechos  Humanos  y  de  Violaciones  Graves  del  Derecho  Internacional  Humanitario  a  Interponer  Recursos  y  Obtener  Reparaciones  (2005);  Principio  23  de  los  Principios  y  Directrices  Básicos  Sobre  el  Derecho  de  las  Víctimas  de  Violaciones  de  las  Normas  Internacionales  de  Derechos  Humanos  y  del  Derecho  Internacional  Humanitario  a  Interponer  Recursos  y  Obtener  Reparaciones  (2000);  Principio  41  del  Conjunto  de  Principios  para  la  Protección  y  la  Promoción  de  los  Derechos  Humanos  Mediante  la 

61

  3.2.3.1.3.  Rehabilitación  se  refiere  al  cuidado  y  asistencia  profesional  que  las  víctimas  requieren  para  reestablecer  su  integridad  legal,  física  y  moral  después  de  la violación en su contra. Estas medidas deberán incluir según proceda, la atención  médica y psicológica, así como servicios jurídicos y sociales.132      3.2.3.2. Dimensión colectiva de las reparaciones  En  su  dimensión  colectiva  el  derecho  a  la  reparación  determina  la  adopción  de  medidas  dirigidas  a  restaurar,  indemnizar  o  readaptar  los  derechos  de  las  colectividades  o  comunidades  directamente  afectadas  por  violaciones  graves  a  los  DDHH  y  al  DIH133.  Como  ha  recordado  el  relator  especial  Louis  Joinet:  “A  nivel  colectivo,  las  medidas  de  carácter  simbólico,  en  concepto  de  reparación  moral,  como  el  reconocimiento  público  y  solemne  por  el  Estado  de  su  responsabilidad,  las declaraciones oficiales de restablecimiento de la dignidad de las víctimas, los  actos  conmemorativos,  los  bautizos  de  vías  públicas,  y  las  erecciones  de  monumentos facilitan el deber de recordar”134.   Es  necesario  tener  en  cuenta  que  en  esta  dimensión,  las  reparaciones  también  deben  tener  un  carácter  integral,  abarcando  no  sólo  las  indemnizaciones  económicas  sino  también  la  reparación  del  daño  moral  y  del  proyecto  de  vida  de  las comunidades afectadas con la violación135.   

Lucha  Contra  la  Impunidad  (1998);  Principio  9  del  Proyecto  de  Principios  y  Directrices  Básicos  (1993).  132  CIDH  (2005:  11);  Principio  21  de  los  Principios  y  Directrices  Básicos  Sobre  el  Derecho  de  las  Víctimas  de  Violaciones  Manifiestas  de  las  Normas  Internacionales  de  Derechos  Humanos  y  de  Violaciones  Graves  del  Derecho  Internacional  Humanitario  a  Interponer  Recursos  y  Obtener  Reparaciones  (2005);  Principio  24  de  los  Principios  y  Directrices  Básicos  Sobre  el  Derecho  de  las  Víctimas  de  Violaciones  de  las  Normas  Internacionales  de  Derechos  Humanos  y  del  Derecho  Internacional  Humanitario  a  Interponer  Recursos  y  Obtener  Reparaciones  (2000);  Principio  42  del  Conjunto  de  Principios  para  la  Protección  y  la  Promoción  de  los  Derechos  Humanos  Mediante  la  Lucha  Contra  la  Impunidad  (1998);  Principio  10  del  Proyecto  de  Principios  y  Directrices  Básicos  (1993).  133 BOTERO / RESTREPO (2005: 46).  134  Informe  final  del  Relator  Especial  Sr.  Lois  Joinet,  acerca  de  la  cuestión  de  la  impunidad  de  los  autores  de  violaciones  de  los  derechos  humanos  (derechos  civiles  y  políticos).  Presentado  a  la  Comisión  de  Derechos  Humanos,  49°  período  de  sesiones  en  1997.  E/CN.4/Sub.2/1997/20/Rev.1.  Párrafo 42. 
135

 GARCÍA (2000: 359 ‐ 362).                                                                                                                                                                 

62

3.2.3.2.1.  Medidas  de  satisfacción  de  alcance  general  son  medidas  de  carácter  no  pecuniario,  destinadas  a  reparar  el  daño  moral  causado  por  la  comisión  de  delitos  del  derecho  internacional136.  Contemporáneamente  los  estándares  internacionales  reconocen las siguientes medidas de satisfacción:    “a) Medidas eficaces para conseguir la cesación de las violaciones continuadas;  b) La verificación de los hechos y la revelación pública y completa de la verdad, en  la medida en que esa revelación no provoque más daños o amenace la seguridad y  los  intereses  de  la  víctima,  de  sus  familiares,  de  los  testigos  o  de  personas  que  han  intervenido  para  ayudar  a  la  víctima  o  impedir  que  se  produzcan  nuevas  violaciones;  c)  La  búsqueda  de  las  personas  desaparecidas,  de  las  identidades  de  los  niños  secuestrados  y  de  los  cadáveres  de  las  personas  asesinadas,  y  la  ayuda  para  recuperarlos,  identificarlos  y  volver  a  inhumarlos  según  el  deseo  explícito  o  presunto de la víctima o las prácticas culturales de su familia y comunidad;  d)  Una  declaración  oficial  o  decisión  judicial  que  restablezca  la  dignidad,  la  reputación y los derechos de la víctima y de las personas estrechamente vinculadas  a  ella”.  En  este  sentido,  la  Corte  IDH  ha  considerado  en  reiterada  jurisprudencia  que la obtención de una sentencia por parte de la víctima, como culminación de un  proceso  que  ampare  en  alguna  medida  sus  pretensiones,  es  por  sí  misma  una  forma de reparación137.  e)  Una  disculpa  pública  que  incluya  el  reconocimiento  de  los  hechos  y  la  aceptación de responsabilidades;  f)  La  aplicación  de  sanciones  judiciales  o  administrativas  a  los  responsables  de  las  violaciones;  g) Conmemoraciones y homenajes a las víctimas;  h)  La  inclusión  de  una  exposición  precisa  de  las  violaciones  ocurridas  en  la  enseñanza  de  las  normas  internacionales  de  derechos  humanos  y  del  derecho  internacional humanitario, así como en el material didáctico a todos los niveles.”138
 FUNDACIÓN SOCIAL (2005a: 74). 

136 137

 Corte IDH (2002): Caso Cantos, Sentencia de 28 de noviembre de 2002, Serie C, No. 97. Párrafo 71.  En  el  mismo  sentido,  véase  NASH  ROJAS,  Claudio  (2005):  Las  reparaciones  ante  la  Corte  Interamericana  de  Derechos  Humanos.  Santiago  de  Chile:  Universidad  de  Chile,  Facultad  de  Derecho,  Centro de Derechos Humanos. Pág. 74.  138  CIDH  (2005:  12 ‐  14);  Principio  22  de  los  Principios  y  Directrices  Básicos  Sobre  el  Derecho  de  las  Víctimas  de  Violaciones  Manifiestas  de  las  Normas  Internacionales  de  Derechos  Humanos  y  de 

63

  3.2.3.2.2.  Garantías  de  no  repetición  estas  medidas  están  dirigidas  a  evitar  que  las  víctimas  vuelvan  a  ser  objeto  de  violaciones  de  los  derechos  humanos  e  infracciones  al  derecho  internacional  humanitario  que  vulneren  su  dignidad.  La  Profesora Diane Orentlichter ha recordado que:     “los  Estados  deben  emprender  reformas  institucionales  y  otras  medidas  necesarias  para  asegurar  el  respeto  del  imperio  de  la  ley,  promover  y  mantener  una  cultura  de  respeto  de  los  derechos  humanos,  y  restaurar  o  establecer la confianza pública en las instituciones gubernamentales.  Para el  logro de esos objetivos es esencial la adecuada representación de las mujeres  y  de  los  grupos  minoritarios  en  las  instituciones  públicas.    Las  reformas  institucionales  encaminadas  a  prevenir  una  repetición  de  las  violaciones  deben  establecerse  mediante  un  proceso  de  amplias  consultas  públicas,  incluida  la  participación  de  las  víctimas  y  otros  sectores  de  la  sociedad  civil”.139   La comunidad internacional reconoce las siguientes garantías de no repetición140:  a) Adhesión consecuente de las instituciones públicas al imperio de la ley.  b) El ejercicio de un control efectivo de las autoridades civiles sobre las fuerzas  armadas y de seguridad; 
Violaciones  Graves  del  Derecho  Internacional  Humanitario  a  Interponer  Recursos  y  Obtener  Reparaciones  (2005);  Principio  25  de  los  Principios  y  Directrices  Básicos  Sobre  el  Derecho  de  las  Víctimas  de  Violaciones  de  las  Normas  Internacionales  de  Derechos  Humanos  y  del  Derecho  Internacional  Humanitario  a  Interponer  Recursos  y  Obtener  Reparaciones  (2000);  Principio  44  del  Conjunto  de  Principios  para  la  Protección  y  la  Promoción  de  los  Derechos  Humanos  Mediante  la  Lucha  Contra  la  Impunidad  (1998);  Principio  11  del  Proyecto  de  Principios  y  Directrices  Básicos  (1993).  139  Principio  35  del  Conjunto  de  principios  actualizado  para  la  protección  y  la  promoción  de  los  derechos  humanos mediante la lucha contra la impunidad (2005).  140  Principio  23  de  los  Principios  y  Directrices  Básicos  Sobre  el  Derecho  de  las  Víctimas  de  Violaciones  Manifiestas  de  las  Normas  Internacionales  de  Derechos  Humanos  y  de  Violaciones  Graves  del  Derecho  Internacional  Humanitario  a  Interponer  Recursos  y  Obtener  Reparaciones  (2005);  Principios  35  a  38  del  Conjunto  de  principios  actualizado  para  la  protección  y  la  promoción  de  los  derechos  humanos  mediante  la  lucha  contra  la  impunidad  (2005);  Principio  25  de  los  Principios  y  Directrices  Básicos  Sobre  el  Derecho  de  las  Víctimas  de  Violaciones  de  las  Normas  Internacionales  de  Derechos  Humanos  y  del  Derecho  Internacional  Humanitario  a  Interponer  Recursos  y  Obtener  Reparaciones  (2000);  Principios  45  a  50  del  Conjunto  de  Principios  para  la  Protección  y  la  Promoción  de  los  Derechos  Humanos  Mediante  la  Lucha  Contra  la  Impunidad  (1998);  Principio  11  del Proyecto de Principios y Directrices Básicos (1993). 

64

c) La  garantía  de  que  todos  los  procedimientos  civiles  y  militares  se  ajustan  a  las  normas  internacionales  relativas  a  las  garantías  procesales,  la  equidad  y  la  imparcialidad.  Estas  medidas  deberán  limitar  exclusivamente  la  competencia  de  los  tribunales  militares  a  los  delitos  específicamente  militares cometidos por personal militar, tal como se afirmó en el caso de las  medidas restrictivas.  d) Con  respecto  al  poder  judicial  los  Estados  deben  emprender  todas  las  medidas  necesarias  para  asegurar  el  funcionamiento  independiente,  imparcial  y  eficaz  de  los  tribunales  de  conformidad  con  las  normas  internacionales  relativas  a  las  garantías  procesales  debidas.  El  derecho  de  hábeas  corpus,  sea  cual  fuere  el  nombre  por  el  que  se  le  conoce,  debe  considerarse un derecho no derogable.  e) La  protección  de  los  profesionales  del  derecho,  la  salud  y  la  asistencia  sanitaria, la información y otros sectores conexos, así como de los defensores  de los derechos humanos;  f) Los  grupos  armados  paraestatales  o  no  oficiales  serán  desmovilizados  y  desmantelados.  Se  deberán  investigar  a  fondo  y  reconstituir  su  organigrama,  identificando  a  los  ejecutores,  a  fin  de  poner  de  manifiesto,  llegado  el  caso,  su  función  en  la  Administración,  en  particular  en  el  ejército  y  en  la  policía,  y  además  determinando  las  conexiones  ocultas  que  hayan  mantenido  con  sus  mandatarios  activos  o  pasivos,  en  particular  los  pertenecientes  a  los  servicios  de  información  y  de  seguridad  o,  en  su  caso, a  grupos de presión.  Las informaciones obtenidas por este conducto se harán  públicas.  Los  Estados  deben  establecer  un  plan  de  reconversión  para  garantizar  la  reintegración  social  de  todos  los  miembros  de  tales  grupos  para  evitar  su  tránsito  hacia  la  delincuencia  organizada  de  derecho  común.  Deben  adoptarse  medidas  para  asegurar  la  cooperación  de  terceros  países  que  podrían  haber  contribuido  a  la  creación  y  el  fomento  de  tales  grupos,  en  particular con apoyo financiero o logístico.  g) Los  niños  que  hayan  sido  reclutados  o  utilizados  en  las  hostilidades  serán  desmovilizados  o  separados  del  servicio.    Cuando  proceda,  los  Estados  prestarán  a  esos  niños  toda  la  asistencia  apropiada  para  su  recuperación  física y psicológica y su integración social.  h) La  educación,  de  modo  prioritario  y  permanente,  de  todos  los  sectores  de  la  sociedad  respecto  de  los  derechos  humanos  y  del  derecho  internacional  humanitario  y  la  capacitación  en  esta  materia  de  los  funcionarios 

65

encargados  de  hacer  cumplir  la  ley,  así  como  de  las  fuerzas  armadas  y  de  seguridad;  i) La promoción de la observancia de los códigos de conducta y de las normas  éticas,  en  particular  las  normas  internacionales,  por  los  funcionarios  públicos,  inclusive  el  personal  de  las  fuerzas  de  seguridad,  los  establecimientos  penitenciarios,  los  medios  de  información,  la  salud,  la  psicología,  los  servicios  sociales  y  las  fuerzas  armadas,  además  del  personal  de empresas comerciales;  j) La  promoción  de  mecanismos  destinados  a  prevenir  y  vigilar  los  conflictos  sociales;  k) La  revisión  y  reforma  de  las  leyes  que  contribuyan  a  las  violaciones  manifiestas  de  las  normas  internacionales  de  derechos  humanos  y  a  las  violaciones  graves  del  derecho  humanitario  o  las  permitan.  Durante  períodos  de  transición  a  la  paz  los  Estados  deberán  emprender  un  examen  amplio de su legislación y sus reglamentaciones administrativas.  l) Los  funcionarios  públicos  y  los  empleados  que  sean  personalmente  responsables  de  violaciones  graves  de  los  derechos  humanos,  en  particular  los  que  pertenezcan  a  los  sectores  militar,  de  seguridad,  policial,  de  inteligencia y judicial, no deben continuar al servicio de las instituciones del  Estado.   Su  destitución  se  realizará  de  acuerdo  con  los  requisitos  del  debido  proceso  y  el  principio  de  no  discriminación.  Las  personas  acusadas  oficialmente  de  ser  responsables  de  delitos  graves,  con  arreglo  al  derecho  internacional,  serán  suspendidas  de  sus  deberes  oficiales  durante  las  actuaciones penales o disciplinarias.  Una  vez  analizados  estándares  nacionales  e  internacionales  acerca  de  los  derechos  de  las  víctimas  a  la  verdad,  a  la  justicia  y  a  la  reparación,  a  continuación  se  realizará un estudio del sistema de responsabilidad internacional del Estado por la  realización  de  un  hecho  ilícito  internacional  en  materia  de  derechos  humanos  y  DIH.   

66

  4.  RESPONSABILIDAD  INTERNACIONAL  DEL  ESTADO  POR  UN  HECHO  ILÍCITO INTERNACIONAL      Los  Estados  son  responsables  ante  la  comunidad  internacional  por  el  incumplimiento  de  las  obligaciones  primarias  establecidas  en  los  tratados  internacionales  sobre  derechos  humanos,  en  especial,  por  el  incumplimiento  de  las  obligaciones  de  respeto,  garantía  y  adopción  de  medidas  necesarias  para  la  protección  de  los  derechos.  La  naturaleza  especial  de  este  tipo  de  responsabilidad141 ha sido reconocida por la Corte IDH en los siguientes términos:    “107.  Si bien la misma Convención Americana hace expresa referencia a las  normas  del  Derecho  Internacional  general  para  su  interpretación  y  aplicación142,  las  obligaciones  contenidas  en  los  artículos  1.1  y  2  de  la  Convención  constituyen  en  definitiva  la  base  para  la  determinación  de  responsabilidad  internacional  a  un  Estado  por  violaciones  a  la  misma.  De  tal manera, dicho instrumento constituye en efecto lex specialis en materia de  responsabilidad  estatal,  en  razón  de  su  especial  naturaleza  de  tratado  internacional  de  derechos  humanos  vis‐à‐vis  el  Derecho  Internacional  general.  Por  lo  tanto,  la  atribución  de  responsabilidad  internacional  al  Estado,  así  como  los  alcances  y  efectos  del  reconocimiento  realizado  en  el  presente  caso,  deben  ser  efectuados  a  la  luz  de  la  propia  Convención.”  143  (Negrita fuera de texto).    4.1. Hecho ilícito internacional   
 RODRÍGUEZ H., Gabriela (2004): “Normas de responsabilidad internacional de los Estados”. En:  MARTÍN,  Claudia/  RODRÍGUEZ‐PINZÓN,  Diego/GUEVARA,  José  A.  (Comp.)  Derecho  internacional  de  los  derechos  humanos.  México:  Universidad  Iberoamericana,  Academy  on  human  rights  and  humanitarian  law  of  the  American  University,  Washington  College  of  law,  Fontamara.  Pág. 59.    142  El  propio  preámbulo  de  la  Convención  Americana  se  refiere  expresamente  a  los  principios  reafirmados  y  desarrollados  en  instrumentos  internacionales,  ʺtanto  de  ámbito  universal  como  regionalʺ  (párr.  3)  y  el  artículo  29  obliga  a  interpretarla  en  atención  a  la  Declaración  Americana  “y  otros  actos  internacionales  de  la  misma  naturaleza”.  Otras  normas  refieren  a  obligaciones  impuestas  por  el  derecho  internacional  en  relación  con  suspensión  de  garantías  (artículo  27),  así  como  a  los  ʺprincipios  del  Derecho  Internacional  generalmente  reconocidosʺ  en  la  definición  del  agotamiento de los recursos internos (artículo 46(1)(a)).  
141 143

 Corte IDH (2005). Caso  de  la  “Masacre de Mapiripán” Vs. Colombia.  15 de septiembre. Párrafo  107. 

67

Existe  un  hecho  ilícito  internacional  cuando:  a)  se  presenta  un  comportamiento  consistente  en  una  acción  u  omisión  atribuible  al  Estado  (elemento  subjetivo)  y,  b)  ese  comportamiento  genera  una  violación  de  un  deber  internacional  del  Estado  (elemento  objetivo)144.  La  Comisión  Interamericana  de  Derechos  Humanos  ha  considerado  que  puede  declararse  la  responsabilidad  internacional  cuando  se  cumplen los siguientes requisitos:    3. Una  acción  o  una  omisión  que  viola  una  norma  del  derecho  internacional,  en  particular  alguno  de  los  instrumentos  del  sistema  interamericano  o  del  sistema universal que han sido ratificados por Colombia.  4. Un acto ilícito que sea imputable al Estado.  5. Ese acto debe haber producido un daño o perjuicio.  6. La  acción  imputable  al  Estado,  que  ocasionó  el  daño,  no  puede  ser  justificada.  7. Las consecuencias de la acción ilícita no  han sido reparadas, incluyendo la  investigación, la sanción y la compensación145.    La  imputación  de  un  hecho  ilícito  que  genera  la  responsabilidad  del  Estado  no  se  individualiza en autoridades, agentes o gobiernos,  ya que se parte del principio de  identidad o continuidad del Estado146, según el cuál:     “(…)  la  responsabilidad  subsiste  con  independencia  de  los  cambios  de  gobierno en el transcurso del tiempo y, concretamente, entre el momento en  que  se  comete  el  hecho  ilícito  que  genera  la  responsabilidad  y  aquél  en  que  ella es declarada.  Lo anterior es válido también en el campo de los derechos 

  REY  CANTOR,  Ernesto  /  REY  ANAYA,  Ángela  Margarita  (2005:  78).  En  el  mismo  sentido,  la  Corte  IDH  ha  determinado:  “(…)  En  efecto,  dicho  artículo  (1.1.)  pone  a  cargo  de  los  Estados  Partes  los  deberes  fundamentales  de  respeto  y  de  garantía,  de  tal  modo  que  todo  menoscabo  a  los  derechos  humanos  reconocidos  en  la  Convención  que  pueda  ser  atribuido,  según  las  reglas  del  Derecho  internacional,  a  la  acción  u  omisión  de  cualquier  autoridad  pública,  constituye  un  hecho  imputable  al  Estado  que  compromete  su  responsabilidad  en  los  términos  previstos  por  la  misma  Convención.” Corte IDH. (1988). Caso Velásquez Rodríguez. Sentencia de julio 29 de 1988. Serie C No.  Párrafo 164.  145 Comisión IDH, Informe de 1996, Bolivia, párrafo 159. En: REY CANTOR, Ernesto / REY ANAYA,  Ángela  Margarita  (2005):  Medidas  provisionales  y    medidas  cautelares  en  el  sistema  interamericano  de  derechos  humanos.  Bogotá.  Instituto  de  investigaciones  jurídicas  de  la  Universidad  Autónoma  de  México, Instituto Interamericano de Derechos Humanos, Temis. Pág. 85  146GROS  ESPIELL,  Héctor  (1998):  “Responsabilidad  del  Estado  y  responsabilidad  penal  internacional  en  la  protección  internacional  de  los  derechos  humanos”.  En:  Héctor  Fix‐Zamudio  Liber  amicorum.  Volumen  I.  San  José:  Corte  Interamericana  de  Derechos  Humanos.  Pág.114;  RODRÍGUEZ H., Gabriela (2004. 70). 
144

68

humanos  aunque,  desde  un  punto  de  vista  ético  o  político,  la  actitud  del  nuevo  gobierno  sea  mucho  más  respetuosa  de  esos  derechos  que  la  que  tenía el gobierno en la época en la que las violaciones se produjeron.” 147   La responsabilidad del Estado por un hecho ilícito internacional que configura una  violación de los derechos humanos puede ser de dos tipos:     o Responsabilidad  directa  cuando  los  órganos  del  Estado  (ejecutivo,  legislativo o judicial) violan una norma internacional, es decir cuando  un  Estado  no  adopta  las  medidas  legislativas  para  hacer  efectivos  los  derechos  de  sus  ciudadanos,  cuando  no  deroga  las  leyes  contrarias  a  las  convenciones  y  tratados  sobre  derechos  humanos  o  cuando  no  se  abstiene de adoptar medidas contrarias a los mismos148.   4.2.1.  Responsabilidad  directa  por  acto  del  Poder  Ejecutivo  consiste  en  una  acción  u  omisión  de  la  Administración,  entendida  esta  como  el  conjunto  de  autoridades,  órganos,  corporaciones  públicas  y  servidores  públicos  que  ejercen  funciones  administrativas  por  mandato  de  la  Constitución  y  la  ley,  y  que,  por  consiguiente, producen actos y hechos administrativos149. Esta acción u omisión  es  además  incompatible  con  las  obligaciones  internacionales  del  Estado,  debiéndose  incluir  aquellos  casos  en  los  cuales  los  servidores  públicos  procedieron  dentro  de  los  límites  de  sus  competencias,  bajo  la  instrucción  del  propio  gobierno  o  amparados  en  una  supuesta  calidad  oficial  difícil  de  desconocer150.    4.2.2. Responsabilidad directa por acto del Poder Judicial puede generarse en tres  situaciones:  a)  por  una  decisión  judicial  no  recurrible  contraria  a  las  obligaciones  internacionales  del  Estado,  b)  por  la  oposición,  por  parte  de  las  autoridades  judiciales,  a  que  el  afectado  promueva  en  justicia  las  acciones  para  su  defensa  o  bien  por  los  obstáculos  o  retardos  procesales  injustificados  que  impliquen  denegación  de  justicia  (plazo  razonable)  y,  c)  por  toda  violación  a  los  derechos  humanos  que  vulnere  manifiestamente  el  ámbito  interno,  aunque  no  viole  expresamente  el  internacional,  por  ejemplo,  en  caso  de  error  judicial151.  Estas  tres 

  Corte  IDH.  (1988).  Caso  Velásquez  Rodríguez.  Sentencia  de  julio  29  de  1988.  Serie  C  No.  Párrafo  184.   148 REY CANTOR, Ernesto / REY ANAYA, Ángela Margarita (2005: 100).  149 REY CANTOR, Ernesto / REY ANAYA, Ángela Margarita (2005: 110).  150 TORO HUERTA Mauricio Iván del (2000: 665).   151  TORO  HUERTA  Mauricio  Iván  del  (2000:  682),  REY  CANTOR,  Ernesto  /  REY  ANAYA,  Ángela  Margarita (2005: 116). 
147

69

situaciones  se  pueden  concretar  en  violaciones  a  las  garantías  judiciales  y  a  la  protección judicial consagradas en la CADH (Arts. 8 y 25) y en el PIDCP (14 y 26).     4.2.3.  Responsabilidad  directa  por  acto  del  Poder  Legislativo  consiste  en  la  realización  de  cualquiera  de  las  siguientes  conductas:  a)  no  adoptar  las  medidas  legislativas  necesarias  para  hacer  efectivos  los  derechos  consagrados  en  los  tratados  internacionales,  b)  adoptar  disposiciones  legislativas  incompatibles  con  las  obligaciones  internacionales  contraídas  y,  c)  no  derogar  las  disposiciones  legislativas incompatibles con las obligaciones internacionales contraídas152.    o  Responsabilidad  indirecta  se  declara  cuando  la  violación  no  resulta  imputable  directamente  a  un  Estado,  pero  puede  acarrear  su  responsabilidad  internacional,  no  por  el  hecho  en  sí  mismo  sino  por  falta de la debida diligencia en prevenir la violación o para tratarla en  los términos requeridos por los tratados internacionales153.    La  Corte  IDH,  en  su  jurisprudencia  reciente,  ha  desarrollado  estos  postulados  en  los siguientes términos:    “Dicha  responsabilidad  internacional  puede  generarse  también  por  actos  de  particulares  en  principio  no  atribuibles  al  Estado.  Los  Estados  Partes  en  la  Convención  tienen  obligaciones  erga  omnes  de  respetar  y  hacer  respetar  las  normas  de  protección  y  de  asegurar  la  efectividad  de  los  derechos  allí  consagrados  en  toda  circunstancia  y  respecto  de  toda  persona154.  Esas  obligaciones  del  Estado  proyectan  sus  efectos  más  allá  de  la  relación  entre  sus  agentes  y  las  personas  sometidas  a  su  jurisdicción,  pues  se  manifiestan  también  en  la  obligación  positiva  del  Estado  de  adoptar  las  medidas  necesarias  para  asegurar  la  efectiva  protección  de  los  derechos  humanos  en  las  relaciones  inter‐individuales.    La  atribución  de  responsabilidad  al  Estado  por  actos  de  particulares  puede  darse  en  casos  en  que  el  Estado  incumple,  por  acción  u  omisión  de  sus  agentes  cuando  se  encuentren  en 
  Corte  IDH  (2002):  “Opinión  Consultiva  OC‐14/94  del  9  de  diciembre  de  1994.  Responsabilidad  Internacional  por  expedición  y  aplicación  de  leyes  violatorias  de  la  Convención  (Arts.  1  y  2  CADH)”.  En:  Compilación  de  Jurisprudencia  y  Doctrina  Nacional  e  Internacional.  Derechos  humanos,  Derecho  Internacional  Humanitario  y  Derecho  Penal  Internacional.  Volumen  I,  Tercera  Edición.  Bogotá:  Oficina en Colombia del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos.   153  Con  respecto  al  sistema  interamericano  de  protección  de  DDHH  véase:  Corte  IDH.  (1988).  Caso  Velásquez Rodríguez. Sentencia de julio 29 de 1988. Serie C No. Párrafo 172.  154  Condición  Jurídica  y  Derechos  de  los  Migrantes  Indocumentados,  Opinión  Consultiva  OC‐18/03,  supra  nota 190, párr. 140. 
152

70

posición  de  garantes,  esas  obligaciones  erga  omnes  contenidas  en  los  artículos 1.1 y 2 de la Convención.”155 (Negrita fuera del texto).    En este sentido la Corte IDH ha entendido que la responsabilidad internacional del  Estado  se  puede  generar  por  un  conjunto  de  acciones  y  omisiones  de  agentes  estatales  y  de  particulares  realizadas  en  forma  coordinada,  paralela  o  concatenada,  con  el  propósito  realizar  una  violación  de  los  derechos  humanos.  Estos  casos  no  se  pueden  caracterizar  como  meros  hechos  entre  particulares,  por  estar  vinculados  con  conductas  activas  y  omisivas  de  funcionarios  estatales;  en  consecuencia,  la  atribución  de  responsabilidad  al  Estado  por  dichos  actos  radica  en  el  incumplimiento  de  sus  obligaciones  convencionales  erga  omnes  de  asegurar  la  efectividad de los derechos humanos en dichas relaciones inter‐individuales156.    Para  la  determinación  de  la  responsabilidad  del  Estado  por  actos  de  los  particulares  no  se  requiere,  como  ha  recordado  al  Corte  IDH,  el  establecimiento  de  la  culpabilidad  de  los  agentes  ni  su  identificación  e  individualización  plenas,  basta  con la comprobación del apoyo o la tolerancia del poder público:    “(…)  Para  establecer  que  se  ha  producido  una  violación  de  los  derechos  consagrados  en  la  Convención  no  se  requiere  determinar,  como  ocurre  en el  derecho penal interno, la culpabilidad de sus autores o su intencionalidad, y  tampoco  es  preciso  identificar  individualmente  a  los  agentes  a  los  cuales  se  atribuyen  los  hechos  violatorios157.   Es  suficiente  la  demostración  de  que  ha  habido apoyo o tolerancia del poder público en la infracción de los derechos  reconocidos  en  la  Convención158,  u  omisiones  que  hayan  permitido  la  perpetración de esas violaciones”159  

 Corte IDH (2005). Caso  de  la  “Masacre de Mapiripán” Vs. Colombia.  15 de septiembre. Párrafo  111.  156 Corte IDH (2005). Caso  de  la  “Masacre de Mapiripán” Vs. Colombia.  15 de septiembre. Párrafo  123.  157   Cfr.  Caso  19  Comerciantes.  Sentencia  de  5  de  julio  de  2004.  Serie  C  No.  109,  párr.  141;  Caso  Maritza  Urrutia.  Sentencia  de  27  de  noviembre  de  2003.  Serie  C  No.  103,  párr.  41,  y  Caso  de  los  “Niños  de  la  Calle” (Villagrán Morales y otros). Sentencia de 19 de noviembre de 1999. Serie C No. 63, párr. 75. 
155

   Cfr.  Caso  19  Comerciantes,  supra  nota  190,  párr.  141;  Caso  Juan  Humberto  Sánchez,  supra  nota  184,  párr. 44, y Caso Cantos. Sentencia de 28 de noviembre de 2002. Serie C No. 97, párr. 28. 
158 159

 Corte IDH (2005). Caso  de  la  “Masacre de Mapiripán” Vs. Colombia.  15 de septiembre. Párrafo  110. 

71

La  Alta  Comisionada  de  las  Naciones  Unidas  para  los  Derechos  Humanos  ha  advertido  que  existen  cuatro  supuestos  de  conductas  de  individuos  particulares,  que  obrando  solos  o  como  miembros  de  grupos  no  estatales,  deben  ser  consideradas en relación con la responsabilidad del Estado160:   a) Las conductas que son producto de la instigación de servidores públicos;  b) Las  que  se  realizan  con  el  consentimiento  expreso  o  tácito  de  dichos  servidores;  c) Las que se producen gracias a la tolerancia manifiesta de agentes estatales;  d) Las  que  resultan  del  incumplimiento  del  deber  de  garantía  que  tiene  el  Estado.  En  cuanto  a  las  obligaciones  de  los  Estados  de  respetar  y  proteger  debidamente  a  las personas protegidas por el Derecho Internacional Humanitario, la Corte IDH ha  expresado:    “Asimismo,  al  proceder  a  determinar  la  responsabilidad  internacional  del  Estado en el presente caso, la Corte no puede obviar la existencia de deberes  generales y especiales de protección de la población civil a cargo del Estado,  derivados  del  Derecho  Internacional  Humanitario,  en  particular  del  artículo  3  común  de  los  Convenios  de  Ginebra  de  12  de  agosto  de  1949  y  las  normas  del  Protocolo  adicional  a  los  Convenios  de  Ginebra  relativo  a  la  protección  de  las  víctimas  de  los  conflictos  armados  de  carácter  no  internacional  (Protocolo  II).  El  respeto  debido  a  las  personas  protegidas  implica  obligaciones de carácter pasivo (no matar, no violar la integridad física, etc),  mientras que la protección debida implica obligaciones positivas de impedir  que terceros perpetren violaciones contra dichas personas (...)” 161   Estudiados e identificados los estándares nacionales e internacionales acerca de las  obligaciones  del  Estado  en  materia  de  derechos  humanos,  DIH  y DIP,  los  derechos  de  las  víctimas  a  la  verdad,  a  la  justicia  y  a  la  reparación,  y  el  régimen  de  responsabilidad  del  Estado  por  violaciones  de  los  derechos  humanos  que  configuran  un  hecho  ilícito  internacional,  se  procederá  en  lo  que  sigue  a  realizar 

  Naciones  Unidas,  Comisión  de  Derechos  Humanos,  Informe  de  la  Alta  Comisionada  de  las  Naciones  Unidas  para  los  Derechos  Humanos  sobre  la  situación  de  los  derechos  humanos  en  Colombia. E/CN.4/2002/17 del 28 de febrero de 2002, párrafo 67.    161 Corte IDH (2005). Caso  de  la  “Masacre de Mapiripán” Vs. Colombia.  15 de septiembre. Párrafo  114. 
160

72

una  evaluación  del  marco  normativo  del  actual  proceso  de  paz,  en  particular  de  la  ley de justicia y paz y su decreto reglamentario a la luz de  estos estándares.   

73

  5. ANÁLISIS DEL MARCO NORMATIVO DEL ACTUAL PROCESO DE PAZ: LA  LEY  DE  JUSTICIA  Y  PAZ  Y  SU  DECRETO  REGLAMENTARIO  A  LA  LUZ  DE  LOS ESTÁNDARES NACIONALES E  INTERNACIONALES    5.1.  Compatibilidad  de  la  ley  de justicia  y  paz  (ley  975 de  2005)  con  los  estándares  nacionales e internacionales en materia de derechos humanos, DIH y DIP    Como  se  advirtió  anteriormente  los  Estados  están  comprometidos  con  la  comunidad  internacional  en  el   cumplimiento  de  tres  obligaciones:  de  respeto,  de  garantía  y  de  adopción  de  medidas  necesarias  para  hacer  efectivos  los  derechos  humanos  consagrados  en  los  tratados  internacionales.  En  esta  tarea  el  Estado  debe  combatir por todos  los  medios  legales disponibles la impunidad.  En  este  sentido  la  Corte  IDH  ha  advertido  la  necesidad  de  que  los  Estados  se  abstengan  de  utilizar  medidas  que  obstaculicen  el  cumplimiento  de  los  citados  deberes:  “(…)  son  inaceptables  las  disposiciones  de  amnistía,  las  reglas  de  prescripción  y  el  establecimiento  de  excluyentes  de  responsabilidad  que  pretendan  impedir  la  investigación  y  sanción  de  los  responsables  de  las  violaciones  graves  de  los  derechos  humanos  –  como  las  del  presente  caso,  ejecuciones y desapariciones” 162.  De  acuerdo  con  la  definición  de  impunidad  antes  citada  es  posible  advertir  que  la  ley  de  justicia  y  paz,  difícilmente  desde  un  punto  de  vista  técnico,  puede  ser  entendida  como  una  amnistía,  en  la  medida  en  que  los  mecanismos  consagrados  en  la  ley  no  extinguen  la  acción  o  la  pretensión  punitiva  estatal163,  así  como  tampoco  puede  afirmarse  que  esta  sea  una  ley  que  incluya  disposiciones  de  prescripción  o  de  exclusión  de  responsabilidad  penal  en  los  términos  establecidos  en  el  Código  Penal164.  Su  caracterización  corresponde  más  bien  a  una  ley  que  incluye  algunos  mecanismos  que  impiden  la  persecución  penal  de  algunos  delitos  y  que  suprimen  los  efectos  de  la  pena  principal  impuesta  en  la  sentencia  condenatoria, sustituyéndola por una pena alternativa. 
162

 Corte IDH (2005). Caso  de  la  “Masacre de Mapiripán” Vs. Colombia.  15 de septiembre. Párrafo  297. 

 GARCÍA RAMÍREZ, Sergio (2000): “Dos temas de la jurisprudencia interamericana: “proyecto de  vida”  y  amnistía”.  En:  Estudios  Jurídicos.  México:  Universidad  Nacional  Autónoma  de  México,  Instituto de Investigaciones Jurídicas.  Pág. 363.  164 Código Penal (ley 599 de 2000), Artículo 32. Ausencia de responsabilidad.  
163

74

  Esta  precisión  permite  afirmar  que  la  citada  ley  no  cumple  a  cabalidad  con  las  obligaciones  del  Estado  en  materia  de  derechos  humanos,  en  especial  con  las  obligaciones  de  prevenir,  investigar,  sancionar  a  los  autores  de  graves  violaciones  de  los  derechos  humanos  o  de  infracciones  al  derecho  internacional  humanitario  y  con  el  deber  de  garantizar  a  las  víctimas  de  estas  violaciones  sus  derechos  a  la  verdad,  a  la  justicia  y  a  la  reparación165.  Así  mismo  la  ley  desconoce  algunas  normas  constitucionales  y  estándares  internacionales  en  materia  de  derechos  humanos  y  DIH,  puesto  que  consagra  mecanismos  que  podrían  favorecer  la  impunidad. Los argumentos que justifican esta afirmación son los siguientes:    5.1.1. Mecanismos que favorecen la impunidad     1.  La  definición  de  víctima  no  incluyó  a  todas  las  personas  que  pueden  ser  afectadas  por  violaciones  a  los  DDHH  y  al  DIH.  La  Ley  975  de  2005,  definió  en su artículo 5 la siguiente definición de víctima:     “Artículo  5°.  Definición  de  víctima.  Para  los  efectos  de  la  presente  ley  se  entiende  por  víctima  la  persona  que  individual  o  colectivamente  haya  sufrido  daños  directos  tales  como  lesiones  transitorias  o  permanentes  que  ocasionen  algún  tipo  de  discapacidad  física,  psíquica  y/o  sensorial  (visual  y/o  auditiva),  sufrimiento  emocional,  pérdida  financiera  o  menoscabo  de  sus  derechos  fundamentales.  Los  daños  deberán  ser  consecuencia  de  acciones  que  hayan  transgredido  la  legislación  penal,  realizadas  por  grupos  armados organizados al margen de la ley. 

  Estas  obligaciones  han  sido  establecidas  en  reiterada  jurisprudencia  de  la  Corte  IDH,  así:“El  Estado  está  en  el  deber  jurídico  de  prevenir,  razonablemente,  las  violaciones  de  los  derechos  humanos,  de  investigar  seriamente  con  los  medios  a  su  alcance  las  violaciones  que  se  hayan  cometido dentro del ámbito de su jurisdicción a fin de identificar a los responsables, de imponerles  las  sanciones  pertinentes  y  de  asegurar  a  la  víctima  una  adecuada  reparación.”  Corte  IDH.  Caso  Velásquez  Rodríguez.  Sentencia  de  julio  29  de  1988.  Serie  C  No.  4.  Párrafo  174.  Igualmente  en  la  sentencia  de  reparaciones  del  caso  Castillo  Páez,  la  Corte  estableció  lo  siguiente:  “107.  En  consecuencia,  el  Estado  tiene  el  deber  de  investigar  las  violaciones  de  los  derechos  humanos  y  procesar  a  los  responsables  y  evitar  la  impunidad”,  y  ha  señalado  que:  [...]  el  Estado  tiene  la  obligación  de  combatir  tal  situación  por  todos  los  medios  legales  disponibles  ya  que  la  impunidad  propicia  la  repetición  crónica  de  las  violaciones  de  derechos  humanos  y  la  total  indefensión  de  las  víctimas  y  sus  familiares  (Caso  Paniagua  Morales  y  otros,  supra  40,  párr.  173)”.  En  el  mismo  sentido,  véase BOTERO / RESTREPO (2005: 23 y ss). 
165

75

También  se  tendrá  por  víctima  al  cónyuge,  compañero  o  compañera  permanente, y familiar en primer grado de consanguinidad, primero civil de  la  víctima  directa,  cuando  a  esta  se  le  hubiere  dado  muerte  o  estuviere  desaparecida.  La  condición  de  víctima  se  adquiere  con  independencia  de  que  se  identifique,  aprehenda  procese  o  condene  al  autor  de  la  conducta  punible  y  sin consideración a la relación familiar existente entre el autor y la víctima.  Igualmente  se  considerarán  como  víctimas  a  los  miembros  de  la  Fuerza  Pública  que  hayan  sufrido  lesiones  transitorias  o  permanentes  que  ocasionen  algún  tipo  de  discapacidad  tísica,  psíquica  y/o  sensorial  (visual  o  auditiva),  o  menoscabo  de  sus  derechos  fundamentales,  como  consecuencia  de  las  acciones  de  algún  integrante  o  miembros  de  los  grupos  armados  organizados  al  margen  de  la  ley.  Asimismo,  se  tendrán  como  víctimas  al  cónyuge, compañero o compañera permanente y familiares en primer grado  de  consanguinidad,  de  los  miembros  de  la  fuerza  pública  que  hayan  perdido la vida en desarrollo de actos del servicio, en relación con el mismo,  o  fuera  de  él,  como  consecuencia  de  los  actos  ejecutados  por  algún  integrante o miembros de los grupos organizados al margen de la ley”.    Como  puede  verse,  esta  definición  no  incluyó  a  las  personas  o  grupos  de  personas  que  han  sido  víctimas  directas  o  indirectas  de  acciones  u  omisiones  de  servidores  públicos,  caso  que  determinaría  la  responsabilidad  directa  del  Estado  por  violaciones  de  los  derechos  humanos  e  infracciones  al  DIH,  conforme  a  lo  establecido  en  el  principio  16  de  los  “Principios  y  Directrices  Básicos  Sobre  el  Derecho de las Víctimas de Violaciones de las Normas Internacionales de Derechos  Humanos  y  del  Derecho  Internacional  Humanitario  a  Interponer  Recursos  y  Obtener  Reparaciones”166,  adoptados  por  la  Comisión  de  Derechos  Humanos  de  Naciones Unidas.    Asimismo  tampoco  se  incluyeron  a  las  personas  o  grupos  de  personas  allegadas  a  las víctimas: personas a cargo o las personas que hayan sufrido daños al intervenir  para prestar asistencia a víctimas en peligro o para impedir su victimización, según  se  establece  en  el  principio  8  de  los  “Principios  y  Directrices  Básicos  Sobre  el  Derecho de las Víctimas de Violaciones de las Normas Internacionales de Derechos  Humanos  y  del  Derecho  Internacional  Humanitario  a  Interponer  Recursos  y  Obtener Reparaciones”, antes citado.   
166

  Comisión  de  Derechos  Humanos  de  Naciones  Unidas.  56ª  sesión,19  de  abril  de  2005.  E/CN.4/RES/2005/35. 

76

Por otro lado, se incluyeron en la definición a los miembros de las fuerzas armadas  que  hayan  sufrido  lesiones  o  menoscabo  de  sus  derechos  como  consecuencia  de  la  acción  de  los  grupos  armados  al  margen  de  la  ley  (art.  5  de  la  ley  975  de  2005).  La  ley  no  aclara  si  esta  definición  se  extiende  a  los  miembros  de  las  fuerzas  armadas  que sufran daños ocasionados en el marco de las hostilidades, o solamente aquellos  que se estaban fuera de combate.    Si  la  interpretación  correcta  es  la  primera  (protección  a  los  combatientes),  su  inclusión  en  la  definición  de  víctima  contraría  las  normas  del  Derecho  Internacional  Humanitario,  en  la  medida  en  que  éste  les  reconoce  a  los  miembros  de  las  fuerzas  armadas  el  status  de  combatiente,  y  los  excluye  del  ámbito  de  aplicación  del  Protocolo  II  adicional  a  los  Convenios  de  Ginebra,  relativo  a  la  protección  de  las  víctimas  de  los  conflictos  armados  sin  carácter  internacional  (artículos 1 y 2).      2.  No  se  desarrolló  adecuadamente  el  contenido  de  los  derechos  a  la  verdad,  a  la  justicia  y  a  la  reparación. Si se toma en consideración los derechos  a  la  verdad,  a  la  justicia  y  a  la  reparación  consagrados  en  la  ley  (Arts.  6,  7  y  8),  estos  debieron  ser  desarrollados  teniendo  en  cuenta  el  principio  pro  homine  que  se  desarrolló  al  principio  de  este  capítulo.  En  consecuencia  debió  acudirse  a  la  consagración  más  amplia  o  más  favorable    de  estos  derechos para los titulares de los mismos167, tal como  están establecidos en numerosas fuentes del derecho  internacional  de  los  derechos  humanos  relativos  a  los  derechos  de  las  víctimas168.  Como  ha  recordado  la doctrina:    “(…)  este  mismo  principio  supone  que  las  normas  consuetudinarias  que  explicitan  los  contenidos  de  los  derechos  protegidos  en  los  tratados,  deben  tener  cabida  en  el  orden  jurídico  interno  de  un  país,  siempre  que  enriquezcan sus disposiciones (…)”169  
 PINTO, Mónica (2004:163).    Sólo  como  ejemplo  pueden  verse  los  Principios  y  Directrices  Básicos  Sobre  el  Derecho  de  las  Víctimas  de  Violaciones  de  las  Normas  Internacionales  de  Derechos  Humanos  y  del  Derecho  Internacional Humanitario a Interponer Recursos y Obtener Reparaciones, antes citados.  169 PINTO, Mónica (2004:165). 
167 168

77

En  cuanto  al  derecho  a  la  verdad  puede  comprobarse  que  la  ley  no  estableció  expresamente  mecanismos  que  garanticen  las  dimensiones  colectivas  de  este  derecho,  tales  como  las  comisiones  extrajudiciales  de  investigación  y  la  conservación de archivos, reconocidos entre otros instrumentos, en el principio 4  y  siguientes de los “Principios y Directrices Básicos Sobre el Derecho de las Víctimas  de Violaciones de las Normas Internacionales de Derechos Humanos y del Derecho  Internacional  Humanitario  a  Interponer  Recursos  y  Obtener  Reparaciones”.  Aunque  el  artículo  7,  parágrafo  3,  dejó  abierta  la  posibilidad  de  aplicar  otros  mecanismos  no  judiciales  de  reconstrucción  de  la  verdad,  no  se  desarrollaron  expresamente  dichos  mecanismos.  En  lo  tocante  a  la  conservación  de  archivos,  si  bien  la  ley  en  sus  artículos  56  a  58  consagró  el  deber  de  memoria  y  las  medidas  de  preservación y acceso a los archivos, no estableció los recursos humanos, técnicos y  presupuestales para poder hacer efectivo en la práctica este deber.                                                                                                                                                                                   En  lo  referente  al  derecho  a  la  justicia,  la  ley  en  sus  artículos  7  y  12  a  36  no  estableció  expresamente  mecanismos  que  permitan  garantizar  el  acceso  colectivo  de  las  víctimas  a  la  administración  de  justicia,  tal  como  ha  sido  reconocido  entre  otros  instrumentos  en  el  principio  20  de  los  “Principios  y  Directrices  Básicos  Sobre  el  Derecho  de  las  Víctimas  de  Violaciones  de  las  Normas  Internacionales  de  Derechos  Humanos  y  del  Derecho  Internacional  Humanitario  a  Interponer  Recursos y Obtener Reparaciones”.   Finalmente,  en  lo  que  tiene  que  ver  con  el  derecho  a  la  reparación,  la  ley  en  su  artículo  48  excluyó  algunas  de  las  garantías  de  no  repetición,  como  la  que  hace  referencia  a  la  revisión  y  reforma  de  las  leyes  que  contribuyan  a  las  violaciones  manifiestas de las normas internacionales de derechos humanos y a las violaciones  graves  del  derecho  humanitario  o  las  permitan170,  así  como  la  referida  a  la  destitución  de  los  servidores  públicos  responsables  de  violaciones  graves  de  los  derechos  humanos,  y  la  suspensión  de  los  mismos  durante  la  realización  de  las  actuaciones penales o disciplinarias171.    3. Invierte  el  principio  según  el  cual  debe  ser  el  Estado  el  que  debe  reparar  a  las víctimas  de  graves  violaciones  de  los  DDHH  e  infracciones  al  DIH.  El  artículo 42 de la ley 975 establece que “los miembros  de  los  grupos  armados  que  resulten  beneficiados 
  Principio  23  de  los  Principios  y  directrices  básicos  sobre  el  derecho  de  las  víctimas  de  violaciones  a  las  normas  internacionales  de  derechos  humanos  y  del  derecho  internacional  de  los  derechos  humanos  a  interponer recursos y obtener reparaciones (2000).  171  Principio  36  del  Conjunto  de  principios  actualizado  para  la  protección  y  la  promoción  de  los  derechos  humanos mediante la lucha contra la impunidad (2005). 
170

78

con  las  disposiciones  previstas  en  esta  ley  tienen  el  deber  de  reparar  a  las  víctimas  de  aquellas  conductas  punibles  por  las  que  fueren  condenados  mediante sentencia judicial”.    Como  se  mencionó  arriba  el  deber  de  reparar  a  cargo  de  los  Estados  surge  como  consecuencia  de  la  declaración  de  la  responsabilidad  internacional  de  éstos,  por   violaciones  de  los  derechos  humanos  establecidos  en  los  tratados  internacionales.  En  el  marco  del  derecho  internacional  esta  declaración  crea  una  obligación  secundaria  de  reparación  y  de  hacer  cesar  las  consecuencias  de  la  violación.  En  consecuencia  toda  violación  de  un  derecho  humano  genera  un  derecho  de  la  víctima  o  de  sus  derechohabientes  a  obtener  reparación,  el  cual  implica  un  deber  del Estado de reparar y el derecho de repetir contra el autor.     Por  estas  razones  es  posible  advertir  que  el  citado  artículo,  al  colocar  el  deber  de  reparar  a  las  víctimas  en  cabeza  de  los  miembros  de  los  grupos  armados  que  resulten  beneficiados  con  las  disposiciones  previstas  en  la  ley,  invierte  el  principio  según  el  cual  debe  ser  el  Estado  el  que  debe  reparar  a  las  víctimas  de  graves  violaciones a los DDHH y al DIH, incumpliendo la citada obligación estatal. Frente  a esta situación la Corte IDH ha establecido que:    “La obligación de reparar, que se regula en todos los aspectos (alcance, naturaleza,  modalidades y determinación de los beneficiarios) por el Derecho Internacional, no  puede  ser  modificada  o  incumplida  por  el  Estado  obligado,  invocando  disposiciones de su derecho interno”172. (Negrita fuera del texto).    4.  La ley confunde las políticas sociales de un Estado  Social  de  Derecho  y  la  ayuda  humanitaria  a  las  víctimas  del  conflicto  armado  interno  con  acciones  en  cumplimiento  del  deber  estatal  de  reparar  a  las  víctimas de este conflicto.    De acuerdo con el artículo 2 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos  y  en  general  con  las  demás  normas  del  Derecho  Internacional  de  los  Derechos  Humanos  se  deberá  otorgar  una  reparación  integral  a  las  personas  cuyos  derechos 

172

 Corte IDH. Caso Caesar VS. Trinidad y Tobago (2005), Caso Lori Berenson Mejía VS. Perú (2005). 

79

han  sido  violados173,  razón  por  la  cual  los  actos  de  reparación  no  pueden  confundirse  ni  con  ayuda  humanitaria,  ni  con  las  políticas  sociales  propias  de  un  Estado  Social  de  Derecho.  En  consecuencia,  lo  dispuesto  en  el  artículo  47  de  la  ley  975  de  2005  que  establece  que  los  servicios  sociales  que  el  gobierno  brinda  a  las  víctimas  hacen  parte  de  la  reparación  y  de  la  rehabilitación,  es  contrario  a  dichos  preceptos.    En  este  mismo  sentido  se  expresó  el  juez  ad‐hoc  de  la  Corte  IDH,  designado  por  el  Estado  colombiano,  Gustavo  Zafra  Roldán,  en  el  Caso  de    la  “Masacre  de  Mapiripán” Vs. Colombia:    “2)  Contrario  al  punto  anterior,  las  ayudas  estrictamente  humanitarias  provistas  por  el  Estado  de  Colombia,  consistentes  en  mercados,  utensilios  domésticos,  transporte  y  subsidios,  no  pueden  imputarse  como  compensación al daño antijurídico causado por el Estado a las víctimas.     a)  El  título  que  origina  la  obligación  de  ayuda  humanitaria  del  Estado  es  el  principio  de  solidaridad;  el  Derecho  Internacional  Humanitario  y  los  deberes del Estado Social de Derecho.     b)  En  cambio,  la  obligación  de  reparar  el  daño  por  la  violación  de  los  Derechos  a  la  Vida,  a  la  Integridad  Personal  y  a  los  otros  que  se  violaron,  tiene como título el incumplimiento del Estado de su posición de garante, lo  que configura el daño antijurídico.    c)  Si  se  confunden  éste  y  aquellos,  se  llegaría  al  extremo  de    que  el  Estado  estaría cobrando a las víctimas por el no ejercicio de su posición de garante.    d) Estas ayudas humanitarias, con mayor razón, no pueden confundirse con  la  obligación  de  reparar  el  hecho  ilícito  internacional  del  Estado,  del  cual  esta  Corte  lo  ha  encontrado  responsable,  y  que  fundamentan  las  condenas  en equidad a favor de las víctimas.”174      5.  La  corta  duración  de  la  investigación  y  el  juzgamiento de los delitos en la ley no garantiza el 
  Observación  General  N°  31,  Comentarios  generales  adoptados  por  el  Comité  de  Derechos  Humanos,  la  índole  de  la  obligación  jurídica  general  impuesta,  80°  periodo  de  sesiones,  U.N.  Doc.  HRI/GEN/Rev.7 at 225 (2004).  174  Corte  IDH  (2005).  Caso   de   la   “Masacre  de  Mapiripán”  Vs.  Colombia.   15  de  septiembre.  Voto  razonado concurrente del juez ad‐hoc Gustavo Zafra Roldan. Párrafo 2. 
173

80

esclarecimiento  de  la  verdad  procesal  y  la  protección  adecuada  de  los  derechos  de  las  victimas,  en  particular  su  derecho  a  un  recurso  judicial  efectivo,  que  deberá  resolverse  en  un  plazo  razonable.    Un  estudio  de  los  tiempos  señalados  en  la  ley  para  la  investigación  y  juzgamiento  de  los  delitos  y  la  realización  de  las  diferentes  audiencias  (de  imputación,  formulación  de  cargos,  sentencia  e  individualización  de  la  pena),  así  como  del  incidente  de  reparación  integral,  permite  afirmar  que  difícilmente  en  un  lapso  tan  corto  (aproximadamente  cuatro  meses)  sea  posible  llevar  a  cabo  una  investigación  y  un  recaudo  de  pruebas  que  establezca  con  certeza  la  responsabilidad  del  desmovilizado sobre los hechos materia del proceso, incluidos aquellos que éste ha  confesado.     En  efecto,  a  partir  de  la  audiencia  de  imputación  (que  se  ha  fundamentado  en  los  hechos  confesados  en  la  versión  libre‐confesión),  se  le  establece  a  la  Fiscalía  General  de  la  Nación,   a  través  de  la  Unidad  Nacional  de  Fiscalía  para  la  Justicia  y  la  Paz  con  el  apoyo  de  su  grupo  de  policía  judicial,  el  término  de  60  días  para  que  adelante “las labores de investigación y verificación de los hechos admitidos por el  imputado,  y  todos  aquellos  de  los  cuales  tenga  conocimiento  dentro  del  ámbito  de  su  competencia”  (art.  18).  Después  de  este  término  “el  fiscal  del  caso  solicitará  al  magistrado  que  ejerza  la  función  de  control  de  garantías  la  programación  de  una  audiencia  de  formulación  de  cargos,  dentro  de  los  diez  (10)  días  siguientes  a  la  solicitud,  si  a  ello  hubiere  lugar”  (art.  18).  Si  en  la  realización  de  la  audiencia  de  formulación  de  cargos  se  acepta  la  imputación,  el  Tribunal  Superior  de  Distrito  Judicial  convocará,  dentro  de  los  10  días  siguientes,  a  una  audiencia  “para  examinar si la aceptación de cargos ha sido libre, voluntaria,  espontánea y asistida  por  su  defensor”  (art.  19).  En  esta  misma  audiencia  se  puede  solicitar  el  incidente  de  reparación  integral,  que  se  tramitará  dentro  de  los  5  días  siguientes  (art.  23).  Si  se establece que la confesión se ha rendido conforme a derecho, el Tribunal citará a  audiencia  de  sentencia  e  individualización  de  la  pena,  dentro  de  los  10  días  siguientes  (art.  19).  Este  sería  el  procedimiento  de  la  ley  en  condiciones  normales,  que evidentemente puede ser modificado con la existencia de recursos y nulidades,  entre otros trámites procesales.   La  lectura  del  trámite  permite  advertir  un  hecho  en  extremo  preocupante:  el  procedimiento  no  estableció  una  etapa  de  juicio  público,  oral,  con  inmediación  de  las  pruebas,  contradictorio,  concentrado  y  con  todas  las  garantías  en  los  términos  establecidos  en  la  Constitución  (art.  250,  num.  4)  y  en  los  tratados  internacionales 

81

(arts.  14.1  del  PIDCP  y  8.1  ‐  8.5  de  la  CADH)175,  en  el  cual  se  realice  un  debate  acerca  de  la  comisión  de  los  hechos  punibles  que  se  imputan  al  desmovilizado,  así  como  de  su  participación  en  la  realización  de  tales  hechos.  Tal  como  fue  configurado  el  procedimiento,  la  determinación  de  estos  asuntos  depende  casi  exclusivamente  de  la  aceptación  de  responsabilidad  por  parte  del  desmovilizado,  descargando al Estado de forma tácita de su obligación de investigar y juzgar todas  las violaciones de los derechos humanos e infracciones al DIH.    Desde  el  punto  de  vista  de  los  derechos  de  las  víctimas,  esta  estructura  del  procedimiento limita las posibilidades de realización del derecho a la verdad en su  dimensión  individual,  ya  que  imposibilita  la  contradicción  de  las  pruebas  y  de  los  cargos que se formulen al desmovilizado.     Igualmente  no  permite  un  desarrollo  adecuado  del  derecho  a  la  reparación  de  las  víctimas,  en  la  medida  en  que  no  existe  una  etapa  procesal  en  la  cual  se  pueda  dar  una incorporación de la evidencia física y los elementos materiales probatorios que  fundamentan  su  pretensión  de  reparación,  con  respeto  a  las  formalidades  propias  del  juicio,  a  los  principios  de  práctica  e  incorporación  de  la  prueba  (libertad,  oportunidad,  pertinencia,  admisibilidad,  publicidad,  contradicción  e  inmediación   artículos  373  a  379  de  la  ley  906  de  2004,)  y  a  los  derechos  fundamentales  de  las  partes.    En  consecuencia,  la  no  incorporación  de  dichos  medios  de  convicción  en  los  términos  antes  citados,  podría  traer  complicaciones  adicionales  para  la  determinación  de  las  reparaciones  en  el  incidente  de  reparación  integral,  cuando  éstos  sean  los  que  fundamenten  la  decisión  de  los  Magistrados  de  condenar  a  los  desmovilizados a la reparación de las víctimas. Si la incorporación de estos medios  probatorios no respeta las formalidades establecidas en la ley, se podría solicitar su  exclusión  al  Tribunal  por  violación  del  régimen  legal  de  incorporación  de  las  pruebas  (prueba  ilegal,  artículo  360  de  la  ley  906  de  2004).  Esta  situación  traería  como  consecuencia  práctica  que  la  decisión  de  los  Magistrados  de  condenar  a  los 

  En  lo  tocante  a  las  garantías  constitucionales  que  son  inherentes al  juicio  oral,  véase a  manera  de  ejemplo:  GUERRERO  PERALTA,  Oscar  Julián  (2004):  Fundamentos  teórico  constitucionales  del  nuevo  proceso  penal.  Bogotá:  Gustavo  Ibáñez,  Nueva  jurídica;  BARBOSA  CASTILLO,  Gerardo  (2004):  “Estructura  del  proceso  penal.  Aproximación  al  proceso  penal  colombiano”.  En:  Reflexiones  Sobre  el  Nuevo  Sistema  Procesal  Penal.  Los  grandes  desafíos  del  juez  penal  colombiano.  Bogotá:  Consejo  Superior  de la Judicatura, Sala Administrativa, Escuela Judicial “Rodrigo Lara Bonilla”.   
175

82

desmovilizados  a  la  reparación  de  las  víctimas,  no  se  podría  fundamentar  en  dichos medios probatorios.    Por  otra  parte  en  un  lapso  de  cuatro  meses,  aproximadamente,  no  es  factible  realizar  una  investigación  y  juzgamiento  serio  de  los  hechos  objeto  de  confesión,  máxime  cuando  es  probable  que  dicha  investigación  y  juzgamiento  verse  sobre  graves  violaciones  de  los  Derechos  Humanos  e  infracciones  al  Derecho  Internacional  Humanitario,  procesos  en  los  cuales  la  experiencia  indica  que  la  práctica  y  recolección  del  material  probatorio  es  realmente  difícil  y  se  prolonga,  incluso  durante  años,  dada  su  extrema  complejidad.  Una  somera  comparación  con  los  términos  establecidos  en  cualquiera  de  los  Códigos  de  Procedimiento  Penal,  vigentes  en  diferentes  zonas  del  país  (Ley  600  de  2000  y  Ley  906  de  2004),  permite  advertir  la  evidente  desproporción  que  existe  con  los  términos  establecidos  en  la  ley de Justicia y Paz.    Por  todo  lo  anterior  no  es  posible  afirmar  que  este  tipo  de  proceso  constituya  “un  recurso  judicial  eficaz”  para  el  logro  de  las  pretensiones  de  las  víctimas,  tanto  a  nivel  individual  como  colectivo,  en  los  términos  de  los  artículos  8  (garantías  judiciales) y 25 (protección judicial) de la CADH y 2.2 (adoptar medidas oportunas  para  hacer  efectivos  los  derechos),  2.3  a  (obligaciones  de  respeto  y  garantía),  14  (garantías  judiciales)  y  26  (igualdad  ante  la  ley)  del  PIDCP,  que  hacen  referencia  a  la obligación estatal de garantizar el derecho a un recurso efectivo con el fin de que  las  víctimas  puedan  reclamar  frente  a  la  violación  de  sus  derechos,  por  medio  de  un  mecanismo  que  ofrezca  garantías  de  eficacia  e  idoneidad  para  estas  reclamaciones176.    Como  se  advirtió  más  arriba  (vid.  derechos  de  las  víctimas),  la  Corte  IDH  ha  establecido  que  un  recurso  judicial  es  efectivo  para  investigar,  sancionar  y  reparar  violaciones de los derechos humanos, sólo cuando es  idóneo para tal fines:     “24.  (…)  Según  este  principio,  la  inexistencia  de  un  recurso  efectivo  contra  las violaciones a los derechos reconocidos por la Convención constituye una  transgresión  de  la  misma  por  el  Estado  Parte  en  el  cual  semejante  situación  tenga lugar. En ese sentido debe subrayarse que, para que tal recurso exista, 

  En  el  ámbito  del  Derecho  Internacional  Penal,  estas  obligaciones  se  entienden  como  disposiciones  de  “Rigth  to  a  effective  remedy    (derecho  a  un  recurso  efectivo).  Al  respecto,  véase  AMBOS, Kai (1997: 230 y ss). 
176

83

no  basta  con  que  esté  previsto  por  la  Constitución  o  la  ley  o  con  que  sea  formalmente  admisible,  sino  que  se  requiere  que  sea  realmente  idóneo  para  establecer  si  se  ha  incurrido  en  una  violación  a  los  derechos  humanos  y  proveer  lo  necesario  para  remediarla.  No  pueden  considerarse  efectivos  aquellos  recursos  que,  por  las  condiciones  generales  del  país  o  incluso  por  las  circunstancias  particulares  de  un  caso  dado,  resulten  ilusorios.  Ello  puede ocurrir, por ejemplo, cuando su inutilidad haya quedado demostrada  por  la  práctica,  porque  el  Poder  Judicial  carezca  de  la  independencia  necesaria  para  decidir  con  imparcialidad  o  porque  falten  los  medios  para  ejecutar  sus  decisiones;  por  cualquier  otra  situación  que  configure  un  cuadro de denegación de justicia, como sucede cuando se incurre en retardo  injustificado en la decisión; o, por cualquier causa, no se permita al presunto  lesionado el acceso al recurso judicial.”177   De  acuerdo  con  los  “Principios  y  directrices  básicos  sobre  el  derecho  de  las  víctimas  de  violaciones  de  las  normas  internacionales  de  derechos  humanos  y  del  derecho  internacional  humanitario  a  interponer  recursos  y  obtener  reparaciones”178,  los  Estados  deben  implantar  los  siguientes  mecanismos  para  garantizar a las victimas un acceso igual y efectivo a la justicia:     “a)  Dar  a  conocer,  por  conducto  de  mecanismos  públicos  y  privados,  información  sobre  todos  los  recursos  disponibles  contra  las  violaciones  manifiestas  de  las  normas  internacionales  de  derechos  humanos  y  las  violaciones graves del derecho internacional humanitario;     b)  Adoptar  medidas  para  minimizar  los  inconvenientes  a  las  víctimas  y  sus  representantes,  proteger  su  intimidad  contra  ingerencias  ilegítimas  según  proceda  y  protegerlas  de  actos  de  intimidación  y  represalia,  así  como  a  sus  familiares  y  testigos,  antes,  durante  y  después  del  procedimiento  judicial,  administrativo o de otro tipo que afecte a los intereses de las víctimas;     c)Facilitar  asistencia  apropiada  a  las  víctimas  que  tratan  de  acceder  a  la  justicia;  

  Corte  IDH.  Opinión  consultiva  OC‐09/87  del  6  de  octubre  de  1987,  “garantías  judiciales  en  estados  de  emergencia”  (arts.  27.2,  25  y  8  Convención  Americana  sobre  Derechos  Humanos),  Párrafo 24.  178  Principios  7  y  8  de  los  Principios  y  Directrices  Básicos  Sobre  el  Derecho  de  las  Víctimas  de  Violaciones  Manifiestas  de  las  Normas  Internacionales  de  Derechos  Humanos  y  de  Violaciones  Graves  del  Derecho  Internacional Humanitario a Interponer Recursos y Obtener Reparaciones (2005); 
177

84

  d)  Utilizar  todos  los  medios  jurídicos,  diplomáticos  y  consulares  apropiados  para  que  las  víctimas  puedan  ejercer  su  derecho  a  interponer  recursos  por  violaciones  manifiestas  de  las  normas  internacionales  de  derechos  humanos  o por violaciones graves del derecho internacional humanitario”.    Adicionalmente  los  citados  principios  instauran  la  obligación  del  Estado  de  garantizar  “procedimientos  para  que  grupos  de  víctimas  puedan  presentar  demandas  de  reparación  y  obtener  reparación”.  Finalmente,  establecen  que  los  recursos  adecuados,  efectivos  y  rápidos  contra  las  violaciones  manifiestas  de  las  normas  internacionales  de  derechos  humanos  o  las  violaciones  graves  del  derecho  internacional  humanitario  deben  “comprender  todos  los  procedimientos  internacionales disponibles y apropiados a los que tenga derecho una persona y no  deberían redundar en detrimento de ningún otro recurso interno”179.     Al respecto, la Corte IDH ha dicho:    “75.  Asimismo,  este  Tribunal  estableció,  en  su  sentencia  de  fondo,  que  por  las  características  del  caso  en  estudio,   el  derecho  a  la  verdad  se  encontraba  “subsumido  en  el  derecho  de  la  víctima  o  sus  familiares  a  obtener  de  los  órganos  competentes  del  Estado  el  esclarecimiento  de  los  hechos  violatorios  y  las  responsabilidades  correspondientes,  a  través  de  la  investigación  y  el  juzgamiento  que  previenen  los  artículos  8  y  25  de  la  Convención”180.  Como  lo ha señalado este Tribunal, sólo si se esclarecen todas las circunstancias de  las  violaciones  de  que  se  trata  se  podrá  considerar  que  el  Estado  ha   proporcionado  a  la  víctima  y  a  sus  familiares  un  recurso  efectivo  y  ha  cumplido con su obligación general de investigar.”181   A  pesar  de  que  la  ley  de  Justicia  y  Paz  consagra  en  su  artículo  38  los  derechos  de  las  víctimas,  evidentemente  la  duración  del  proceso  establecido  en  dicha  ley  no  es  idóneo  e  impide  el  adecuado  cumplimiento  de  las  obligaciones  contraídas  por  el  Estado  colombiano  en  los  instrumentos  de  protección  de  derechos  humanos 
  Principio  8  de  los  Principios  y  Directrices  Básicos  Sobre  el  Derecho  de  las  Víctimas  de  Violaciones  Manifiestas  de  las  Normas  Internacionales  de  Derechos  Humanos  y  de  Violaciones  Graves  del  Derecho  Internacional Humanitario a Interponer Recursos y Obtener Reparaciones (2005);  180 Corte IDH. Caso Bámaca Velásquez vs. Guatemala párr. 201.  181  Corte  IDH.  Caso  Bámaca  Velásquez  vs.  Guatemala.  reparaciones  (ART.  63.1  CONVENCIÓN  AMERICANA  SOBRE  DERECHOS  HUMANOS).  sentencia  de  22  de  febrero  de  2002.  En  el  mismo  sentido, veáse Caso Caballero Delgado y Santana. Sentencia de 8 de diciembre de 1995. Serie C No. 22,  parr. 58. 
179

85

citados,  especialmente  la  de  garantizar  una  investigación  seria  y  eficaz  que  satisfaga  los  derechos  de  las  víctimas,  sean  estas  individuales  o  colectivas,  a  la  verdad,  a  la  justicia  y  a  la  reparación.  En  este  sentido,  es  importante  tener  en  cuenta la reiterada jurisprudencia de la Corte IDH que ha establecido:    “74.  Este  Tribunal  se  ha  referido  en  reiteradas  ocasiones  al  derecho  que  asiste  a  los  familiares  de  las  víctimas  de  conocer  lo  que  sucedió182  y  saber  quiénes  fueron  los  agentes  del  Estado  responsables  de  los  respectivos  hechos183.    “[L]a  investigación  de  los  hechos  y  la  sanción  de  las  personas  responsables,  [...]  es  una  obligación  que  corresponde  al  Estado  siempre  que  haya ocurrido una violación de los derechos humanos y esa obligación debe  ser cumplida seriamente y no como una mera formalidad.”184   Como  se  ha  mencionado  anteriormente,  el  procedimiento  establecido  en  la  ley  de  Justicia y Paz no constituye un recurso judicial efectivo, por cuanto la investigación  y juzgamiento consagrado en la ley no se realizan dentro de un plazo razonable, en  los  términos  de  la  CADH  (arts.  7.5  y  8.1.).  Si  bien  es  cierto  es  difícil  de  determinar  el  lapso  en  el  cual  un  procedimiento  penal  se  realiza  razonablemente,  en  la  jurisprudencia  internacional  se  han  logrado  decantar  algunos  principios  para  establecer la razonabilidad del tiempo utilizado en la realización del proceso penal.     Así  por  ejemplo,  el  Tribunal  Europeo  de  Derechos  Humanos,  en   aplicación  de  la  Convención  Europea  para  la  protección  de  los  Derechos  Humanos  y  de  las  libertades  fundamentales  adoptado  en  Roma  en  1950  (art.  6.1),  ha  establecido  en  decantada  jurisprudencia,  motu  propio,  tres  criterios  en    los  cuales  se  debe  descomponer el análisis de un proceso para saber si su duración era respetuosa del  límite  del  plazo  razonable185:  1)  complejidad  del  caso;  2)  conducta  del  imputado  y 

  Cfr.  Caso  Villagrán  Morales  y  otros,  Reparaciones,  supra  nota  5,  párr.  100;  Caso  Paniagua  Morales  y  otros,  Reparaciones,  supra  nota  5,  párr. 200;  y  Caso  Aloeboetoe y  Otros, Reparaciones, supra  nota 40,  párr.  109.  183Cfr.  Caso  Cantoral  Benavides,  Reparaciones,  supra  nota  5,  párr.  69;  y  Caso  Paniagua  Morales  y  otros,  supra nota 5, parr. 200.   184  Corte  IDH.  Caso  Bámaca  Velásquez  vs.  Guatemala.  reparaciones  (ART.  63.1  CONVENCIÓN  AMERICANA  SOBRE  DERECHOS  HUMANOS).  sentencia  de  22  de  febrero  de  2002.  Cfr.  Caso  Cantoral  Benavides,  Reparaciones,  supra  nota  5,  párr.  69;  Caso  Villagrán  Morales  y  otros,  Reparaciones,  supra  nota  5,  párr.  99;  Caso  Paniagua  Morales  y  otros,  Reparaciones,  supra  nota  5,  párr. 199; y Caso Bámaca Velásquez, supra nota 6, párr. 129.  185  PASTOR,  Daniel  R  (2002):  El  plazo  razonable  en  el  proceso  del  Estado  de  Derecho.  Una  investigación  acerca  del  problema  de  la  excesiva  duración  del  proceso  penal  y  sus  posibles  soluciones.  Buenos  Aires:  ad  – hoc Villela, Fundación Konrrad Adenauer Stiftung. Pág.164 ss. 
182

86

3) comportamiento de las autoridades administrativas y judiciales encargadas de la  conducción del proceso.    Estos mismos criterios han sido adoptados por la jurisprudencia de la Corte IDH:    “77.  El artículo 8.1 de la Convención también se refiere al plazo razonable.   Este  no  es  un  concepto  de  sencilla  definición.    Se  pueden  invocar  para  precisarlo  los  elementos  que  ha  señalado  la  Corte  Europea  de  Derechos  Humanos  en  varios  fallos  en  los  cuales  se  analizó  este  concepto,  pues  este  artículo  de  la  Convención  Americana  es  equivalente  en  lo  esencial,  al  6  del  Convenio  Europeo  para  la  Protección  de  Derechos  Humanos  y  de  las  Libertades  Fundamentales.    De  acuerdo  con  la  Corte  Europea,  se  deben  tomar  en  cuenta  tres  elementos  para  determinar  la  razonabilidad  del  plazo  en  el  cual  se  desarrolla  el  proceso:  a)  la  complejidad  del  asunto;  b)  la  actividad  procesal  del  interesado;  y  c)  la  conducta  de  las  autoridades  judiciales  (Ver  entre  otros,  Eur.  Court  H.R.,  Motta  judgment  of  19  February  1991,  Series  A  no.  195‐A,  párr.  30;  Eur.  Court  H.R.,  Ruiz  Mateos  v.  Spain  judgment of 23 June 1993, Series A no. 262, párr. 30).”186   Analizando  la  Ley  de  Justicia  y  Paz  a  la  luz  de  estos  criterios  es  posible  establecer  lo siguiente:     • Complejidad  del  asunto.  es  evidente  que  por  tratarse  de  la  investigación  y  juzgamiento  de  crímenes  de  lesa  humanidad  y  de  crímenes  de  guerra,  entre  otros  delitos,  la  dificultad  y  complejidad  de  las  investigaciones  son  muy  altas, como lo demuestra la experiencia de la Unidad de Derechos Humanos  de  la  Fiscalía  General  de  la  Nación  que  ha  requerido  del  apoyo  del  Comité  Especial  de  Impulso  a  las  Investigaciones  de  Violación  de  Derechos  Humanos  (Decreto  2429  de  1998),  el  cual  reúne  a  varias  agencias  estatales  comprometidas  con  la  investigación  de  estas  violaciones  y  que  ha  debido  priorizar  los  casos  para  conducir  con   éxito,  a  lo  largo  de  varios  años,  estas  investigaciones.  Por  tal  motivo  es  previsible  que  las  investigaciones  y  juzgamientos  a  que  dará  lugar  esta  ley  no  cuenten  con  el  tiempo  adecuado  para realizarlas de una manera profunda, seria y eficaz.   

  Corte  IDH.  Caso  Genie  Lacayo. Sentencia  de 29  de enero  de  1997.  Serie  C  No.  30.  Párrafo 77;  Corte  IDH.  Caso  Suárez  Rosero.  Sentencia  de  12  de  noviembre  de  1997.  Serie  C  No.  35.  Párrafo  72  y  73.  PASTOR (2002: 221).   
186

87

La  actividad  procesal  del  interesado.  Si  bien  es  cierto  en  la  ley  se  establece  como  requisito  la  versión  libre  –  confesión  del  imputado/a  como  un  requisito  sine  qua  non  para  la  concesión  de  los  beneficios  jurídicos,  dicha  colaboración no necesariamente puede llevar a la satisfacción del derecho de  las  víctimas  a  la  verdad  tanto  en  su  dimensión  individual  como  colectiva.  Dentro  de  un  Estado  de  Derecho  el  sistema  penal  tiene  la  obligación  de  investigar, juzgar y sancionar todas las violaciones de los derechos humanos  e  infracciones  graves  al  Derecho  Internacional  Humanitario,  con  independencia de que el imputado colabore entregando información, bienes  o  confesando  su  participación  en  esos  hechos  punibles.  Por  tal  motivo,  el  Estado  está  comprometido  con  una  investigación  seria,  eficaz  y  a  profundidad  que  no  puede  realizarse  en  un  término  tan  corto,  aunque  el  desmovilizado contribuya al esclarecimiento de las investigaciones.    Por  otro  lado  en  la  propia  ley  no  se  establecen  mecanismos  que  garanticen  un  control serio a la supuesta colaboración del desmovilizado, hecho que va a generar  en  la  práctica  una  enorme  dificultad  para  controlar  la  veracidad  de  los  hechos  narrados  por  el  desmovilizado  en  su  versión  libre  –  confesión,  máxime  cuando  es  de  público  conocimiento  que  algunas  agencias  del  Estado  no  pueden  ingresar  a  determinadas  zonas  del  territorio  nacional  que  se  encuentran  bajo  el  dominio  de  grupos armados al margen de la ley.    En  síntesis  la  conducta  del  imputado,  colabore  o  no,  no  puede  servir  de  único  parámetro  para  el  establecimiento  de  la  responsabilidad  al  interior  del  proceso  penal,  máxime  cuando  lo  que  se  encuentra  en  consideración  son  los  deberes  estatales  de  prevenir,  investigar,  juzgar  y  sancionar  adecuadamente  las  graves  violaciones  de  los  derechos  humanos  e  infracciones  graves  al  Derecho  Internacional Humanitario, y los derechos de las víctimas a la verdad, a la justicia y  a la reparación.    • La conducta de las autoridades judiciales. La estructura de la ley de Justicia  y Paz, en lo que se refiere al procedimiento y a los mecanismos de actuación  para  la  investigación  de  los  crímenes  de  lesa  humanidad  y  crímenes  de  guerra  por  parte  las  autoridades  judiciales,  no  permite  un  desempeño  adecuado  de  dichas  autoridades  con  miras  al  cumplimiento  de  los  deberes  establecidos  para  la  justicia  penal  en  la  Constitución  y  en  los  tratados  internacionales  de  derechos  humanos  y  derecho  internacional  humanitario.  En efecto es difícil concebir que en tan corto tiempo las distintas autoridades  judiciales  del  Estado  colombiano  puedan  establecer  con  certeza,  de  acuerdo  a  las  reglas  de  la  ciencia  y  de  la  técnica,  la  veracidad  de  los  hechos  88

confesados  en  la  versión  que  el  desmovilizado  depone  ante  dichas  autoridades.    Una  rápida  comparación  permite  advertir  que  los  términos  establecidos  en  cualquiera  de  los  Códigos  de  Procedimiento  Penal,  vigentes  en  diferentes  zonas  del  país  (Ley  600  de  2000  y  Ley  906  de  2004),  son  desproporcionados  y  no  permiten  el  adecuado  desempeño  de  las  tareas  de  la administración de justicia penal.    En  consecuencia  la  ley  de  Justicia  y  Paz  avocará  de  facto  a  las  autoridades  judiciales  a  realizar  investigaciones  y  juzgamientos  sin  la  debida  profundidad,  adecuación  y  seriedad  que  merecería  el  cumplimiento  de  las  obligaciones  del  Estado,  la  gravedad  de  los  hechos  investigados  y  los  derechos  de  las  víctimas  implicados.     Por  todas  las  razones  mencionadas  anteriormente  es  prudente  concluir  que  el  procedimiento  establecido  en  la  ley  de  Justicia  y  Paz  no  constituye  un  recurso  judicial efectivo para la reclamación de los derechos de las víctimas que respete un  plazo razonable, en los términos antes citados, para la investigación, juzgamiento y  sanción  de  graves  violaciones  de  derechos  humanos  e  infracciones  graves  al  Derecho Internacional Humanitario.      6.  La  acumulación  de  procesos  y  de  sanciones  penales iniciadas con anterioridad o concomitancia  con  la  vigencia  de  la  ley  impide  una  persecución  adecuada  (investigación  y  juzgamiento)  de  los  crímenes  de  lesa  humanidad  y  los  crímenes  de  guerra,  lo  mismo  que  imposibilita  la  aplicación  de  las  sanciones  establecidas  en  el  Código  Penal  que  evidentemente  son  mucho  mas  gravosas  que  la  establecida como pena alternativa.    La  ley  determinó  que  no  puede  haber  conflicto  o  colisión  de  competencias  entre  el  Tribunal  que  investiga  los  procesos  que  se  adelantan  mediante  la  ley  de  Justicia  y  Paz,  y  cualquiera  otra  autoridad  judicial  (artículo  16).  De  este  modo  los  Tribunales  de  Justicia  y  Paz  acumularán  todas  las  investigaciones  que  adelanten  otras  autoridades judiciales, por hechos delictivos cometidos durante y con ocasión de la  pertenencia  del  desmovilizado  a  un  grupo  armado  organizado  al  margen  de  la  ley  (artículos 16, 20, 21 y 22).   

89

Al  aceptarse  la  acumulación  jurídica  de  todos  los  procesos  que  se  adelanten  o  se  hayan  adelantado  por  otras  autoridades  judiciales,  con  ocasión  de  la  pertenencia  del desmovilizado a  un grupo armado organizado al  margen de la ley, se obstruye  la  posibilidad  de  lograr  una  investigación  y  un  juzgamiento  más  adecuado,  en  cuanto  a  los  términos  y  la  capacidad  de  investigación  de  dichos  delitos,  tal  y  como  se  advirtió  en  el  acápite  anterior,  imposibilitando  la  aplicación  de  las  sanciones  establecidas  en  el  Código  Penal  para  los  crímenes  de  lesa  humanidad  y  los  crímenes de guerra que evidentemente son mucho mas gravosas que la establecida  como pena alternativa.     Así, es comprensible que pudiera otorgarse un tratamiento favorable a la confesión  del  desmovilizado,  pero  no  es  razonable  que  se  aplique  este mismo  trato  favorable  cuando  son  las  autoridades  judiciales  de  la República  las  que  llegan  a  la  certeza  de  la  participación  del  desmovilizado  en  algún  hecho  punible  sin  contar  con  la  colaboración de éste. La consecuencia práctica de esta medida es la creación de una  especie  de  amnistía  de  facto  con  respecto  a  las  investigaciones  que  adelantan  o  adelantaban  otras  autoridades  judiciales,  y  que  en  lo  sucesivo  se  interrumpirán  de  forma definitiva.    Por otro lado es igualmente preocupante la forma como operará la acumulación de  sanciones  penales  por  hechos  cometidos  con  ocasión  de  la  pertenencia  del  desmovilizado  a  un  grupo  armado  organizado  al  margen  de  la  ley,  teniendo  en  cuenta  que  no  importa  el  número  de  condenas  que  le  hayan  sido  impuestas  al  desmovilizado  en  los  términos  antes  citados.  Su  acumulación  y  ejecución  nunca  podrá  superar  la  pena  alternativa  prevista  en  la  presente  ley.  La  consecuencia  práctica  de  esta  medida  es  la  creación  de  un  indulto  de  facto  para  las  penas  ya  impuestas por otras autoridades judiciales, que ya no se harán efectivas.    En  el  sistema  interamericano  la  Corte  IDH  ha  establecido  para  los  Estados,  en  reiterada  jurisprudencia,  la  obligación  de  abstenerse  de  recurrir  a  figuras  que  pretendan  impedir  la  persecución  penal  o  suprimir  los  efectos  de  la  sentencia  condenatoria,  dando  lugar  a  la  impunidad  de  violaciones  de  los  derechos  humanos:    “232.    La  Corte  advierte  que  el  Estado  debe  garantizar  que  el  proceso  interno  tendiente  a  investigar  y  sancionar  a  los  responsables  de  los  hechos    de    este    caso    surta    sus    debidos    efectos.    Además,    el    Estado  deberá  abstenerse  de  recurrir  a  figuras  como  la  amnistía,  la  prescripción  y    el    establecimiento    de    excluyentes    de    responsabilidad,    así    como  medidas  que  pretendan  impedir  la  persecución  penal  o  suprimir  los  90

efectos de la sentencia condenatoria”.187   En  síntesis,  con  la  acumulación  de  los  procesos  y  de  las  sanciones  penales  en  los  términos  antes  citados  se  debilitan  los  esfuerzos  que  adelantan  las  agencias  estatales  que  administran  justicia  en  la  investigación  de  graves  violaciones  a  los  derechos  humanos  e  infracciones  graves  al  Derecho  Internacional  Humanitario,  generando  con  ello  una  desproporción  en  el  trato  que  la  justicia  penal  le  otorga  a   otros  ciudadanos  condenados  por  hechos  similares  y  la  impunidad  de  algunos  crímenes  de  lesa  humanidad  y  crímenes  de  guerra  que  se  entienden  subsumidos   en  la  investigación  que  se  adelantará  con  el  procedimiento  establecido  en  la  ley  de  Justicia y Paz, y sancionados con la aplicación de la pena alternativa.          7.  La  pena  alternativa    no  es  proporcional  con  respecto a la gravedad de los hechos cometidos y al  daño  causado  a  las  víctimas  individuales  y  colectivas.    De  acuerdo  con  lo  establecido  en  el  artículo  30,  la  Sala  competente  del  Tribunal  Superior  de  Distrito  Judicial  le  impondrá  al  condenado  “una  pena  alternativa  que  consiste  en  privación  de  la  libertad  por  un  período  mínimo  de  cinco  (5)  años  y  no  superior  a  ocho  (8)  años,  tasada  de  acuerdo  con  la  gravedad  de  los  delitos  y  su  colaboración efectiva en el esclarecimiento de los mismos”. Asimismo en el artículo  31  se  establece  que  “el  tiempo  que  los  miembros  de  grupos  armados  al  margen  de  la  ley  vinculados  a  procesos  para  la  reincorporación  colectiva  a  la  vida  civil,  hayan  permanecido en una zona de concentración decretada por el Gobierno Nacional, de  conformidad con la Ley 782 de 2002, se computará como tiempo de ejecución de la  pena alternativa, sin que pueda exceder de dieciocho (18) meses.”    Aun  cuando  es  posible  pensar  que  el  legislador  es  libre  para  determinar  las  consecuencias  jurídicas  que  se  dan  como  resultado  de  un  proceso  penal  (Arts.  29  y  150  Constitución),  es  evidente  que  dicha  libertad  se  encuentra  limitada  por  los  contenidos  del  programa  penal  de  la  Constitución188,  es  decir  por  los  deberes  de 
187  Corte  IDH.  Caso  de  los  Hermanos  Gómez  Paquiyauri  VS. Perú. sentencia de  8 de julio de   2004,  Serie C párr. 232. En el mismo sentido, véase Caso Masacre Plan de Sánchez. Reparaciones, párr. 99;  Caso Tibi, párr. 259; Caso Huilca Tecse vs. Perú. Sentencia de 3 de marzo de 2005, Párrafo 108    188 ARROYO (2000: 248 y ss). 

91

respeto  y  garantía  de  derechos  humanos  y  demás  mandatos,  prohibiciones  y  regulaciones que establezcan compromisos estatales en la materia, contenidos en el  bloque de constitucionalidad y que afectan el derecho penal (Arts. 12 y ss.).     Como  se  advirtió  arriba  (vid.  derechos  de  las  víctimas),  el  legislador  deberá  tener  en  cuenta,  igualmente,  que  el  marco  valorativo  señalado  establece  la  relevancia  constitucional de los bienes jurídicos que se consideran necesitados de tutela penal  (derechos  fundamentales),  cuya  titularidad  no  es  exclusiva  de  las  víctimas  afectadas  por  la  comisión  de  graves  violaciones  de  los  Derechos  Humanos  y  del  Derecho  Internacional  Humanitario,  ya  que  estos  crímenes  por  su  magnitud  y  gravedad  afectan  también  a  la  comunidad  internacional  en  su  conjunto189.  De  este  modo  las  sanciones  que  deberán  imponerse  como  respuesta  a  la  realización  de  un  crimen  internacional  (crimen  de  guerra,  crimen  de  lesa  humanidad,  entre  otros)  deberán  ser  adecuadas  y  proporcionales  a  la  gravedad    y  extrema  crueldad  que  reviste  el  delito  cometido  y  al  grado  de  participación  del  agente  en  la  comisión  del  hecho punible internacional.    En  efecto  algunos  de  los  tratados  internacionales  que  forman  parte  del  bloque  de  constitucionalidad  han  establecido  varios  criterios  para  la  determinación  de  estas  sanciones  penales.  Así,  por  ejemplo,  la  Convención  contra  la  Tortura  y  Otros  Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes de Naciones Unidas dispuso:    “Artículo 4  1.  Todo  Estado  Parte  velará  por  que  todos  los  actos  de  tortura  constituyan  delitos  conforme  a  su  legislación  penal.  Lo  mismo  se  aplicará  a  toda  tentativa  de  cometer  tortura  y  a  todo  acto  de  cualquier  persona  que  constituya complicidad o participación en la tortura.   2.  Todo  Estado  Parte  castigará  esos  delitos  con  penas  adecuadas  en  las  que  se tenga en cuenta su gravedad.”  Igualmente  en  la  Convención  Interamericana  sobre  desaparición  forzada  de  personas se establece:  “Artículo III

  RAMELLI,  Alejandro  (2003):  “La  función  de  la  pena  en  el  Estatuto  de  Roma  de  la  Corte  Penal  Internacional”.  En:  XXV  Jornadas  internacionales  de  derecho  penal.  Bogotá:  U.  Externado  de  Colombia.  Pág. 177. 
189

92

Los  Estados  partes  se  comprometen  a  adoptar,  con  arreglo  a  sus  procedimientos  constitucionales,  las  medidas  legislativas  que  fueren  necesarias  para  tipificar  como  delito  la  desaparición  forzada  de  personas,  y  a  imponerle  una  pena  apropiada  que  tenga  en  cuenta  su  extrema  gravedad”.   Asimismo en la Convención Interamericana para prevenir y sancionar la tortura se  consagró:  “Artículo 6  (…) Los Estados partes se asegurarán de que todos los actos de tortura y los  intentos de cometer tales actos constituyan delitos conforme a su derecho  penal, estableciendo para castigarlos sanciones severas que tengan en cuenta  su gravedad.”  Por otro lado el Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional dispuso:   “Artículo 77 Penas aplicables   4. La  Corte  podrá,  con  sujeción  a  lo  dispuesto  en  el  artículo  110,  imponer  a  la  persona  declarada  culpable  de  uno  de  los  crímenes  a  que  se  hace  referencia  en  el artículo 5 del presente Estatuto una de las penas siguientes:   a)     La reclusión por un número determinado de años que no exceda de 30  años;  o   b)     La reclusión a perpetuidad cuando lo justifiquen la extrema gravedad  del crimen y las circunstancias personales del condenado.   Artículo 78 Imposición de la pena   3. Al  imponer  una  pena,  la  Corte  tendrá  en  cuenta,  de  conformidad  con  las  Reglas  de  Procedimiento  y  Prueba,  factores  tales  como  la  gravedad  del  crimen y las circunstancias personales del condenado.  La  Corte,  al  imponer  una  pena  de  reclusión,  abonará  el  tiempo  que,  por  orden  suya,  haya  estado  detenido  el  condenado.  La  Corte  podrá  abonar  cualquier  otro  período  de  detención  cumplido  en  relación  con  la  conducta  constitutiva del delito.    Cuando  una  persona  haya  sido  declarada  culpable  de  más  de  un  crimen,  la  Corte  impondrá  una  pena  para  cada  uno  de  ellos  y  una  pena  común  en  la  que  se  especifique  la  duración  total  de  la  reclusión.  La  pena  no  será 

4.

5.

93

inferior a la más alta de cada una de las penas impuestas y no excederá de  30  años  de  reclusión  o  de  una  pena  de  reclusión  a  perpetuidad  de  conformidad con el párrafo 1 b) del artículo 77.”  En  las  normas  del  derecho  internacional  penal  también  se  ha  hecho  referencia  expresa  a  la  problemática  de  la  proporcionalidad  de  las  sanciones  penales  de  acuerdo con la gravedad de los hechos punibles cometidos. En efecto en el Estatuto  del  Tribunal  Penal  para  la  ex‐Yugoslavia,  artículo  24  relativo  a  las  penas,  se  dispuso:  “1. La Cámara de Primera Instancia sólo impone penas  de prisión. Para fijar  las condiciones del encarcelamiento, la Cámara de Primera Instancia recurre  a  las  normas  de  penas  de  prisión  aplicada  por  los  tribunales  de  la  ex‐ Yugoslavia.   2.  Al  imponer  cualquier  pena,  la  Cámara  de  Primera  Instancia  tiene  en  cuenta factores como la gravedad de la infracción y la situación personal del  condenado.   3.  Además  del  encarcelamiento  del  condenado,  la  Cámara  de  Primera  Instancia  puede  ordenar  la  restitución  a  sus propietarios  de  todos  los  bienes  y  recursos  que  les  hayan  sido  arrebatados  por  medios  ilícitos,  incluyendo  la  coerción.”  En el mismo sentido, en el Estatuto del Tribunal Penal  Internacional  para Rwanda,  artículo 23, se estableció:  “1.  La  Sala  de  Primera  Instancia  sólo  podrá  imponer  penas  de  privación  de  la libertad. Para determinar las condiciones en que se habrán de cumplir, las  Salas  de  Primera  Instancia  recurrirán  a  la  práctica  general  de  los  tribunales  de Rwanda relativa a las penas de prisión.   2.  Al  imponer  las  penas,  las  Salas  de  Primera  Instancia  deberán  tener  en  cuenta  factores  tales  como  la  gravedad  del  delito  y  las  circunstancias  personales del condenado.   3.  Además  de  imponer  penas  de  privación  de  la  libertad,  las  Salas  de  Primera  Instancia  podrán  ordenar  la  devolución  a  los  propietarios  legítimos  de  los  bienes  e  ingresos  adquiridos  por  medios  delictivos,  incluida  la  coacción.”  

94

Sintetizando,  el  derecho  internacional  establece  la  necesidad  de  adoptar  penas,  regularmente  privativas  de  la  libertad,  que  sean  proporcionadas  con  respecto  a  la  extrema  gravedad  de  los  delitos  de  lesa  humanidad  y  a  los  crímenes  de  guerra  (objeto  de  regulación  del  derecho  internacional),  que  en  el  caso  del  Estatuto  de  Roma, no excederán de 30 años.  En  lo  tocante  a  las  finalidades  que  dichas  sanciones  deberán  cumplir,  la  doctrina  y  la  jurisprudencia  vigentes  han  identificado  algunos  lineamientos  que  resaltan  la  constante  evolución  del  derecho  internacional  en  la  materia.  En  efecto,  como  recuerda  RAMELLI  refiriéndose  a  la  finalidad  de  la  pena  en  el  Estatuto  de  Roma,  la sanción penal   “(…)  guarda  una  estrecha  relación  con  la  función  de  prevención  de  violaciones  graves,  masivas  y  sistemáticas  de  los  derechos  humanos  y  del  derecho  internacional  humanitario,  con  el  mantenimiento  de  la  paz  y  seguridad  internacionales,  con  el  fin  de  las  hostilidades  internas  e  internacionales,  y  por  supuesto  apunta  a  que  no  se  vuelvan  a  presentar  genocidios,  crímenes  de  lesa  humanidad  ni  crímenes  de  guerra.  En  definitiva a cambiar la historia de la humanidad.”190 Por  otro  lado  en  la  Jurisprudencia  del  Tribunal  Penal  Internacional  para  la  ex‐ Yugoslavia se ha establecido que el cumplimiento de estas sanciones se debe llevar  a cabo teniendo en cuenta los siguientes fines:  “‐Disuasión  universal  (prevenir,  en  general,  la  comisión  de  conductas  similares en el futuro).     ‐Retribución (imponer un castigo “justo y merecido” a los infractores).    ‐Reproche (“estigmatizar”, no al actor, sino a la conducta reprochada, para  que  la  sociedad  en  su  conjunto  considere  los  crímenes  internacionales  no  como  meras  infracciones  penales,  sino  como  atentados  contra  la  “humanidad”).    ‐Otras  funciones  de  la  pena  como  la  de  la  rehabilitación  del  individuo,  o  la  de  su  reeducación,  o  la  de  la  prevención  de  la  reincidencia  del  sujeto  condenado,  no  son  de  la  mayor  importancia  para  el  Derecho  internacional,  dadas sus ambiciones de orden más global que local.”191
 RAMELLI, Alejandro (2003: 191 ‐ 192).    FUNDACIÓN  SOCIAL  (2005b):  El  deber  de  imponer  penas  adecuadas  a  los  responsables  en  el  proyecto  de  justicia  y  paz  aprobado  por  las  comisiones  primeras  conjuntas  a  la  luz  de  los  estándares  internacionales.  Comentarios y recomendaciones generales. Dirección de derechos humanos y paz. Bogotá: el autor. Pág.  2; En el mismo sentido, véase RAMELLI, Alejandro (2003: 172 y ss).  
190 191

95

La  imposición  de  las  sanciones  deberá  tener  en  cuenta,  igualmente,  factores  tales  como  la  gravedad  del  delito  y  las  circunstancias  personales  del  condenado.  La  jurisprudencia  del  Tribunal  Penal  Internacional  para  la  ex‐Yugoslavia  ha  introducido otros criterios para la imposición de las sanciones penales:  “‐la gravedad del delito,   ‐las circunstancias individuales del procesado,   ‐la existencia de circunstancias atenuantes o agravantes,   ‐los intereses de las víctimas,   ‐la  edad  y  el  grado  de  participación  de  la  persona  a  quien  se  endilga  la  comisión de una cierta conducta y   ‐la colaboración de éste con la transición hacia la paz”192   En  el  ámbito  nacional  es  posible  advertir  asimismo  una  innegable  desproporción  entre  la  sanción  impuesta  como  pena  alternativa  y  la  regulación  de   las  sanciones  que  se  establecen  en  el  Código  Penal  para  los  crímenes  de  lesa  humanidad  y  crímenes  de  guerra,  que  seguramente  serán  objeto  de  investigación  y  sanción  en  virtud  de  la  ley  de  justicia  y  paz.  En  efecto,  teniendo  en  cuenta  que  el  término  máximo establecido en este Código para la pena de prisión es de 50 años (art. 37 de  la  ley  599  de  2000,  modificada  por  el  art.  2  de  la  ley  890  de  2004)   y  que  las  penas  establecidas  para  algunos  crímenes  internacionales  exceden  con  mucho  el  término  de  la  pena  alternativa  (Genocidio,  entre  30  y    40  años,  art  101,  homicidio  en  persona  protegida, entre 30 y 40 años, art 135,  desaparición forzada, entre 20 y 30 años art 165,  tortura  en  persona  protegida,  entre  10  y  20  años,  art  137,  por  citar  algunos)193,  es  evidente  que  dicha  sanción  penal  no  se  aviene  ni  siquiera  con  lo  establecido  en  la  legislación nacional.      De  este  modo  es  posible  afirmar  que  la  pena  alternativa  establecida  en  la  ley  no  se  corresponde  con  las  exigencias  de  la  jurisdicción  penal  nacional  y,  mucho  menos  con  los  requerimientos  establecidos  en  el  derecho  internacional  penal.  Y  si  además  se  tiene  en  cuenta  que  el  término  de  cumplimiento  efectivo  de  dicha  sanción  se  verá  rebajado  por  el  tiempo  de  desmovilización  cumplido  en  las  zonas  de  concentración establecidas por el Gobierno nacional, la sanción impuesta devendrá  prácticamente  en  una  pena  más  corta  que  la  que  regularmente  imponen  los  jueces  del  país  para  delitos  comunes  que  no  afectan  gravemente  los  bienes  jurídicos  tutelados  por  la  Constitución,  trayendo  como  consecuencia  una  alta  dosis  de 

192 193

 FUNDACIÓN SOCIAL (2005b: 2).   FUNDACIÓN SOCIAL (2005b: 4). 

96

impunidad  para  las  graves  violaciones  de  los  derechos  humanos  e  infracciones  graves al derecho internacional humanitario.     Así  las  cosas,  como  consecuencia  práctica  de  esta  situación,  se  envía  a  la  sociedad  un  mensaje  errado  en  el  que  se  premia  la  atrocidad  y  la  barbarie  de  los  grupos  armados al margen de  la ley, como una forma legítima de participación en proceso  político del país.     8.  La  extensión  de  los  efectos  jurídicos  y  políticos  favorables  que  la  Constitución  Política  consagra  para  el  delito  de  sedición  a  las  actividades  de  los  miembros  de  los  grupos  armados  al  margen  de  la  ley,  en  particular,  de  los  miembros  de  las  Autodefensas  Unidas  de  Colombia  (AUC),  podría  favorecer  la  impunidad  de  crímenes  de  guerra  y  crímenes de lesa humanidad.    El  artículo  71  de  la  ley  que  pretende  extender  los  efectos  jurídicos  y  políticos  del  delito  de  sedición  a  las  actividades  de  los  miembros  de  los  grupos  armados  al  margen  de  la  ley,  en  particular,  de  los  miembros  de  las  Autodefensas  Unidas  de  Colombia  (AUC)  podría  favorecen  la  impunidad,  si  se  tienen  en  cuenta  las  siguientes consecuencias:     5.1.1.8.1. No extradición    Si  se  consideran  las  actividades  de  los  miembros  de  los  grupos armados  al  margen  de  la  ley,  en  particular,  de  los  miembros  de  las  Autodefensas  Unidas  de  Colombia  (AUC),  como  actividades  que  interfieren  con  el  normal  funcionamiento  del  orden  constitucional  y  legal  (delito  de  sedición),  es  decir  como  un  delito  político,  no  procedería  la  extradición  de  sus  integrantes  a  otro  país,  de  acuerdo  con  lo  establecido en el artículo 35 de la Constitución Política.    Esta  equiparación  con  el  delito  de  sedición  va  en  contravía  de  los  estándares  internacionales  en  la  materia.  Así,  en  las  normas  del  derecho  internacional  que  hacen referencia a las medidas restrictivas que los Estados deben incorporar en sus  sistemas  jurídicos  para  garantizar  el  derecho  a  la  justicia  de  las  víctimas  de  graves  violaciones  de  los  Derechos  Humanos  e  infracciones  graves  al  Derecho  Internacional  Humanitario,  se  han  identificado  varias  directrices  en  torno  a  los  posibles  efectos  de  los  delitos  políticos.  En  lo  tocante  a  las  restricciones  a  la  97

extradición,  en  el  Conjunto  de  Principios  para  la  Protección  y  la  Promoción  de  los  Derechos  Humanos  Mediante  la  Lucha  Contra  la  Impunidad  de  1997194  y  en  su  actualización de 2005195, se ha consagrado en su artículo 30 lo siguiente:     “Los  autores  de  delitos  graves  conforme  al  derecho  internacional  no  podrán,  para  evitar  su  extradición,  ampararse  en  las  disposiciones  favorables  que  suelen  aplicarse  a  los  delitos  políticos  ni  al  principio  de  no  extradición de los nacionales”.   Estos  postulados  se  corresponden  con  lo  establecido  en  el  artículo  8  de  la  Convención  contra  la  Tortura  y  Otros  Tratos  o  Penas  Crueles,  Inhumanos  o  Degradantes,  y  en  el  artículo  13  de  la  Convención  Interamericana para Prevenir y Sancionar la Tortura:  “  El  delito  a  que  se  hace  referencia  en  el  artículo  2  se  considerará  incluido  entre  los  delitos  que  dan  lugar  a  extradición  en  todo  tratado  de  extradición  celebrado entre Estados partes. Los Estados partes se comprometen a incluir  el  delito  de  tortura  como  caso  de  extradición  en  todo  tratado  de  extradición  que celebren entre sí en el futuro.”   En  el  mismo  sentido  el  artículo  5  de  la  Convención  Interamericana  sobre  Desaparición Forzada de Personas consagró:  “La  desaparición  forzada  de  personas  no  será  considerada  delito  político  para los efectos de extradición.  La  desaparición  forzada  se  considerará  incluida  entre  los  delitos  que  dan  lugar  a  extradición  en  todo  tratado  de  extradición  celebrado  entre  Estados  partes.  Los  Estados  partes  se  comprometen  a  incluir  el  delito  de  desaparición  forzada  como  susceptible  de  extradición  en  todo  tratado  de  extradición  que  celebren entre sí en el futuro.” 

  Conjunto  de  Principios  para  la  Protección  y  la  Promoción  de  los  Derechos  Humanos  Mediante  la  Lucha  Contra la Impunidad (1998);  195  Principio 26.  Restricciones a la Extradición del Conjunto de principios actualizado para la protección  y la promoción de los derechos humanos mediante la lucha contra la impunidad (2005). 
194

98

Por su parte la Convención Interamericana contra el Terrorismo196 estableció, en su  artículo  11,  límites  para  la  aceptación  de  determinados  delitos  para  efectos  de  extradición o asistencia jurídica mutua197:     “(…)  para  los  propósitos  de  extradición  o  asistencia  jurídica  mutua,  ninguno  de  los  delitos  establecidos  en  los  instrumentos  internacionales  enumerados  en  el  artículo  2  se  considerará  como  delito  político  o  delito  conexo con un delito político o un delito inspirado por motivos políticos. En  consecuencia,  una  solicitud  de  extradición  o  de  asistencia  jurídica  mutua  no  podrá  denegarse  por  la  sola  razón  de  que  se  relaciona  con  un  delito  político  o  con  un  delito  conexo  con  un  delito  político  o  un  delito  inspirado  por  motivos políticos”.198  
196

  Adoptada  por  la  Asamblea  General  en  Bridgetown  el  3  de  junio  de  2002.  Entrada  en  vigor:  7  de  octubre  de  2003.  Aprobada  mediante  Ley  898  de  21  de  julio  de  2004.  Declarada  inexequible  por  medio de la sentencia C‐333/05 Magistrado Ponente: Jaime Córdoba Triviño .    En  el  mismo  sentido  véase:  FUNDACIÓN  SOCIAL  (2005c):  Sobre    la  Noción  de  Delito  Político.  Dirección de derechos humanos y paz. Bogotá: el autor. Pág. 4. 

197

 El artículo 2 establece: “Instrumentos internacionales aplicables      1. Para los propósitos de esta Convención, se entiende por “delito” aquellos establecidos en  los instrumentos internacionales que se indican a continuación:     a. Convenio  para  la  represión  del  apoderamiento  ilícito  de  aeronaves,  firmado  en  La  Haya  el  16  de  diciembre de 1970.    b.  Convenio  para  la  represión  de  actos  ilícitos  contra  la  seguridad  de  la  aviación  civil,  firmado  en  Montreal el 23 de septiembre de 1971.    c.  Convención  sobre  la  prevención  y  el  castigo  de  delitos  contra  personas  internacionalmente  protegidas,  inclusive  los  agentes  diplomáticos,  aprobada  por  la  Asamblea  General  de  las  Naciones  Unidas el 14 de diciembre de 1973.    d. Convención  Internacional  contra  la  toma  de  rehenes,  aprobada  por  la  Asamblea  General  de  las  Naciones Unidas el 17 de diciembre de 1979.    e. Convenio  sobre  la  protección  física  de  los  materiales  nucleares,  firmado  en  Viena  el  3  de  marzo  de 1980.    f.  Protocolo  para  la  represión  de  actos  ilícitos  de  violencia  en  los  aeropuertos  que  prestan  servicios  a  la  aviación  civil  internacional,  complementario  del  Convenio  para  la  represión  de  actos  ilícitos  contra la seguridad de la aviación civil, firmado en Montreal el 24 de febrero de 1988.    g. Convenio para la represión de actos ilícitos contra la seguridad de la navegación marítima, hecho  en Roma el 10 de marzo de 1988.    h. Protocolo  para  la  represión  de  actos  ilícitos  contra  la  seguridad  de  las  plataformas  fijas  emplazadas en la plataforma continental,  hecho en Roma el 10 de marzo de 1988.    i.  Convenio  Internacional  para  la  represión  de  los  atentados  terroristas  cometidos  con  bombas,  aprobado por la Asamblea General de las Naciones Unidas el 15 de diciembre de 1997.    j.  Convenio  Internacional  para  la  represión  de  la  financiación  del  terrorismo,    aprobado  por  la  Asamblea General de las Naciones Unidas el 9 de diciembre de 1999.”    
198

99

En  síntesis,  teniendo  en  cuenta  las  regulaciones  del  derecho  internacional,  deberá  concederse la extradición de autores de los delitos de tortura, desaparición forzada  de  personas  y  terrorismo,  razón  por  la  cual  el  beneficio  de  no  extradición  va  en  contravía de estas normas internacionales.    5.1.1.8.2. Posible aplicación de amnistías e indultos    Otra  consecuencia  de  la  aprobación  del  artículo  71  tiene  que  ver  con  la  posibilidad  que  tiene  el  Congreso  de  la  República  de  conceder,  por  medio  de  una  ley,  amnistías  e  indultos  a  los  autores  de  delitos  políticos,  de  acuerdo  a  lo  establecido  en el artículo 150, numeral 17 de la Carta Política.    La  concesión  de  amnistías  (extinción  de  la  acción  penal  o  pretensión  punitiva  estatal199)  e  indultos  (extinción  de  la  sanción  penal  o  pena200)  a  los  miembros  de  los  grupos  armados  al  margen  de  la  ley,  en  particular  a  los  miembros  de  las  Autodefensas  Unidas  de  Colombia  (AUC),  tendría  como  efecto  la  vulneración  de  las  normas  internacionales  relativas  a  la  limitación  de  los  Estados  para  otorgar  amnistías  e  indultos  a  las  personas  que  violan  las  normas  del  Derecho  Internacional  de  los  Derechos  Humanos  y  del  Derecho  Internacional  Humanitario.  Por  ejemplo  en  la  Declaración  sobre  la  protección  de  todas  las  personas  contra  las  desapariciones  forzadas201,  en  su  artículo  18,  se  establecieron  las  siguientes  limitaciones:     ”1.  Los  autores  o  presuntos  autores  de  actos  previstos  en  el  párrafo  1  del  artículo  4  supra  no  se  beneficiarán  de  ninguna  ley  de  amnistía  especial  u  otras  medidas  análogas  que  tengan  por  efecto  exonerarlos  de  cualquier  procedimiento o sanción penal”.    Igualmente  en  el  Conjunto  de  Principios  actualizado  para  la  Protección  y  la  Promoción  de  los  Derechos  Humanos  Mediante  la  Lucha  Contra  la  Impunidad  de  2005202 se consagraron restricciones para la concesión de amnistías e indultos, como 
 GARCÍA RAMÍREZ, Sergio (2000): “Dos temas de la jurisprudencia interamericana: “proyecto de  vida”  y  amnistía”.  En:  Estudios  Jurídicos.  México:  Universidad  Nacional  Autónoma  de  México,  Instituto de Investigaciones Jurídicas.  Pág. 363.  200 GARCÍA RAMÍREZ, Sergio (2000: 363).  201 Aprobada por la Asamblea General en su resolución 47/133 de 18 de diciembre 1992.  202  Conjunto  de  principios  actualizado  para  la  protección  y  la  promoción  de  los  derechos  humanos  mediante  la  lucha  contra  la  impunidad  (2005).   En  los  principios  de  Joinet,  esta  norma  corresponde  al  Principio  28  ‐    Restricciones  a  la  práctica  de  la  amnistía.  Al  respecto,  Conjunto  de  Principios 
199

100

se  analizó  más  arriba  (vid.  derechos  de  las  víctimas,  derecho   a  la  justicia,  medidas  restrictivas).    Por  otro  lado  en  el  sistema  interamericano  de  protección  de  DDHH,  la  Corte  IDH  ha  sido  enfática  en  reafirmar  el  deber  del  Estado  de  investigar  las  violaciones  de  los  derechos  humanos,  procesar  a  los  responsables  y  evitar  la  impunidad.203  Asimismo  ha  hecho  hincapié  en  la  inadmisibilidad  de  las  disposiciones  de  amnistía,  prescripción  y  el  establecimiento  de  excluyentes  de  responsabilidad  que  pretendan  impedir  la  investigación  y  sanción  de  los  responsables  de  las  violaciones graves de los derechos humanos. 204   Por  otro  lado  la  legislación  nacional  también  ha  contemplado  restricciones  para  la  concesión de amnistías. En efecto la ley 733 de 2002 en su artículo 13 estableció:    “Artículo 13.  Amnistía e indulto.  En ningún caso el autor o partícipe de los  delitos  de  terrorismo,  secuestro,  extorsión,  en  cualquiera  de  sus  modalidades,  podrá  ser  beneficiado  con  amnistías  e  indultos,  ni  podrán  considerarse  como  delitos  conexos  con  el  delito  político  dada  su  condición  de atroces”.    Igualmente, la ley 782 de 2002 en su artículo 19 consagró:    “Artículo  19.  (Ley  782  de  2002)  El  artículo  50  de  la  Ley  418  de  1997,  prorrogada por la Ley 548 de 1999, quedará así:    Artículo  50:  El  Gobierno  Nacional  podrá  conceder,  en  cada  caso  particular,  el  beneficio  del  indulto  a  los  nacionales  que  hubieren  sido  condenados  mediante  sentencia  ejecutoriada,  por  hechos  constitutivos  de  delito  político  cuando  a  su  juicio,  el  grupo  armado  organizado  al  margen  de  la  ley  con  el  que  se  adelante  un  proceso  de  paz,  del  cual  forme  parte  el  solicitante,  haya  demostrado su voluntad de reincorporarse a la vida civil. 

para  la  Protección  y  la  Promoción  de  los  Derechos  Humanos  Mediante  la  Lucha  Contra  la  Impunidad  (1998).  203  Corte  IDH.  Caso  Castillo  Páez.  Reparaciones  (art.  63.1  Convención  Americana  sobre  Derechos  Humanos).  Sentencia  de  27  de  noviembre  de  1998.  PÁRRAFO  107.  En  el  mismo  sentido,  véase  Corte  IDH.  Caso  Loayza  Tamayo.  Reparaciones  (art.  63.1  convención  americana  sobre  derechos  humanos). Sentencia de 27 de noviembre de 1998. PÁRRAFO 170.  204  Corte  IDH.  Caso  Barrios  Altos  (Chumbipuma  Aguirre  y  otros  vs.  Perú).  Sentencia  de  14  de  Marzo de 2001. Párrafo 41.   

101

  También  se  podrá  conceder  dicho  beneficio  a  los  nacionales  que,  individualmente  y  por  decisión  voluntaria,  abandonen  sus  actividades  como  miembros  de  los  grupos  armados  organizados  al  margen  de  la  ley  y  así  lo  soliciten  y  hayan  además  demostrado,  a  criterio  del  Gobierno  Nacional, su voluntad de reincorporarse a la vida civil.    No  se  aplicará  a  lo  dispuesto  en  este  título  a  quienes  realicen  conductas  constitutivas  de  actos  atroces  de  ferocidad  o  barbarie,  terrorismo,  secuestro, genocidio, homicidio cometido fuera de combate o colocando a  la víctima en estado de indefensión” (Negrita fuera de texto).    Sintetizando,  tanto  la  normatividad  nacional  como  internacional  limitan  la  concesión de amnistías e indultos por graves violaciones a los derechos humanos e  infracciones graves al derecho internacional humanitario, en particular en los casos  de  conductas  constitutivas  de  actos  atroces  de  ferocidad  o  barbarie,  terrorismo,  secuestro,  genocidio,  homicidio  cometido  fuera  de  combate  o  colocando  a  la  víctima en estado de indefensión.    5.1.1.8.3. Conexidad con otros delitos    Un  efecto  adicional  a  la  consideración  de  las  conductas  de  los  grupos  armados  al  margen  de  la  ley  como  delitos  políticos  está  relacionado  con  la  posibilidad  de  considerar  como  conexas  con  este  delito  otras  conductas  delictivas  no  necesariamente  relacionadas  con  los  hechos  constitutivos  del  tipo  penal  de  sedición.  La  consecuencia  procesal  de  esta  declaración  tiene  que  ver  con  la  obligación  de  investigar  y  juzgar  de  forma  conjunta,  en  un  mismo  proceso,  las  conductas consideras como conexas, según lo establecido en los artículos 50 y 51 de  la  ley  906  de  2004205.  Este  hecho  generaría  como  efecto  práctico  la  posibilidad  de 
  En  el  ámbito  nacional,  la  doctrina  y  la  jurisprudencia  procesal  penal  reconocen  dos  tipos  de  conexidad  procesal  entre  hechos  punibles.  I)  Conexidad  sustancial,  que  se  presenta  cuando  existe  algún vínculo común entre los varios hechos punibles perpetrados. Este tipo de conexidad requiere  de  la  concurrencia  de  dos  supuestos:  a)  pluralidad  de  hechos  punibles,  y  b)  un  elemento  común  entre  ellos,  un  hilo  conductor  entre  las  varias  infracciones.  II)  Conexidad  formal  o  procesal,  a  diferencia  de  la  sustancial,  no  requiere  como  presupuesto  la  existencia  de  vínculos  determinados  expresa  o  tácitamente  por  el  tipo  penal  o  por  el  sujeto  agente.  En  estos  casos,  por  razones  de  conveniencia,  de  simple  economía  procesal,  pueden  adelantarse  conjuntamente  investigaciones  sobre  hechos punibles  que no  tengan  relaciones  sustanciales.  Bajo esta  modalidad  se  pueden  ubicar  las  siguientes  posibilidades:  unidad  de  sujeto  activo,  comunidad  del  medio  probatorio,  unidad  de  denuncia, cuando en un mismo contexto de acción se realizan varios hechos punibles, cuando exista 
205

102

que  las  conductas  que  sean  investigadas  y  juzgadas  como  conexas  con  la  sedición  puedan ser objeto de amnistía o indulto.    La  legislación  nacional  ha  establecido  restricciones  para  la  consideración  de  los  delitos  de  terrorismo,  secuestro,  extorsión,  en  cualquiera  de  sus  modalidades,  como conexos con los delitos políticos, dada su condición de atroces,  tal y como se  establece en el artículo 13 de la ley 733 de 2002, arriba citado.     5.1.1.8.4. Participación en política     La  Constitución  Política  establece  la  inhabilidad  para  ocupar  algunos  cargos  públicos  a  las  personas  que  han  sido  condenadas  por  delitos  comunes.  A  pesar  de  la  inhabilidad  establecida,  la  Constitución  consagra  una  excepción  para  dicha  prohibición  y  es  así  como  permite  la  participación  en  instituciones  públicas  de  las  personas  que  han  cometido  delitos  políticos.  Dicha  excepción  se  encuentra  en  los  artículos  179,  numeral  1  para  ser  Congresista,  232  para  ser  magistrado  de  la  Corte  Constitucional, de la Corte Suprema de Justicia y del Consejo de Estado y 299 para  ser elegido Diputado a una Asamblea Departamental.    Por  lo  anterior,  si  se  extienden  los  efectos  del  delito  político  de  sedición  para  los   grupos  armados  al  margen  de  la  ley,  en  particular  para  los  miembros  de  las  Autodefensas  Unidas  de  Colombia  (AUC),  éstos  podrían  ser  elegidos  como  Congresistas,  Magistrados  de  las  altas  Cortes  o  Diputados  de  las  Asambleas  Departamentales,  dejando  sin  efectos  la  inhabilidad  consagrada  por  la  Constitución.  5.1.1.8.5. Concesión de asilo político    La  Carta  Política  reconoce  el  derecho  de  asilo  en  los  términos  previstos  en  la  ley  (art.  36).  La  Ley  782  de  2002  ha  creado  un  mecanismo  a  través  del  cual  coadyuva  con  la  persona  desmovilizada  en  la  solicitud  de  asilo,  según  lo  establecido  en  el  parágrafo tercero del artículo 19:    

homogeneidad  en  el  modo  de  actuar  de  los  autores  o  partícipes.  Al  respecto  véase,  BERNAL  CUÉLLAR,  Jaime  /  MONTEALEGRE  LYNETT,  Eduardo  (2002):  El  proceso  penal.  4ta.  edición.  Bogotá: Universidad Externado de Colombia. Págs. 468 – 481. 

103

Parágrafo  3°.  El  Gobierno  Nacional,  a  través  de  sus  diversos  organismos,  creará  los  mecanismos  necesarios  para  garantizar  la  vida  e  integridad  de  las  personas que reciban los beneficios contemplados en este título.    (…)    En  forma  excepcional  el  Gobierno  Nacional  a  petición  del  grupo  armado  organizado  al  margen  de  la  ley  que  pretenda  su  desmovilización,  o  del  reinsertado,  colaborará,  sin  perjuicio  de  las  demás  garantías  que  resulten  del  proceso de negociación, para facilitar la obtención del derecho de asilo en los  países que puedan garantizar su seguridad”.    Por  lo  anterior  los  miembros  de  los  grupos  armados  al  margen  de  la  ley,  en  particular los miembros de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), que sean  procesados  por  el  delito  de  sedición  podrán  solicitar  asilo  político  a  otro  país  para  garantizar su seguridad.    En  el  ámbito  internacional  la  Comisión  Interamericana  de  Derechos  Humanos,  en  la  Declaración  adoptada  el  20  de  octubre  de  2000,  sobre  el  asilo  y  su  relación  con  los crímenes internacionales, estableció que:    “El  asilo  es  una  institución  en  virtud  de  la  cual  se  protege  a  individuos  cuya  vida  o  libertad  se  encuentran  amenazadas  o  en  peligro,  por  actos  de  persecución  o  violencia  derivados  de  acciones  u  omisiones  de  un  Estado.   Uno  de  los  supuestos  de  tal  figura  es  el  asilo  político,  que  ha  sido  especialmente desarrollado en América Latina. Los Estados han aceptado,  a    través  de  diversas  fuentes  del  derecho  internacional,  que  existen  limitaciones  al  asilo,  conforme  a  las  cuales  dicha  protección  no  puede  ser  concedida  a  personas  respecto  de  las  cuales  hayan  serios  indicios  para  considerar  que  han  cometido  crímenes  internacionales,  tales  como  crímenes  de  lesa  humanidad  (concepto  que  incluye  la  desaparición  forzada  de personas,  torturas  y  ejecuciones  sumarias),  crímenes  de  guerra  y crímenes contra la paz.  (…)  De  acuerdo  con  las  consideraciones  anteriores,  la  Comisión  Interamericana debe señalar que constituye una total desnaturalización de  la  institución  del  asilo  el  otorgar  tal  protección  a  personas  que  abandonen  su  país  para  eludir  la  determinación  de  su  responsabilidad  como  autores  materiales  o  intelectuales  de  crímenes  internacionales.  La  institución  del 

104

asilo  supone  que  la  persona  que  pide  protección  es  perseguida  en  su  Estado de origen, y no que es apoyada por este en su solicitud. (…)”206.    Por  todo  lo  anterior,  si  se  le  concede  el  beneficio  de  asilo  a  los  presuntos  autores  del  delito  de  sedición,  miembros  de  los  grupos  armados  al  margen  de  la  ley,  en  particular  a  los  miembros  de  las  Autodefensas  Unidas  de  Colombia  (AUC),  el  Estado  colombiano  estaría  “desnaturalizando”  la  figura  del  asilo  político  en  el  entendido  de  que  dicha  figura  aplica  cuando  es  el  Estado  quien  persigue  al  ciudadano que busca asilo en otro país.    En conclusión, al extender los efectos de los delitos políticos a delitos comunes o de  criminalidad  organizada,  se  permitiría  conceder  amnistías  e  indultos,  beneficio  de  no  extradición,  participación  en  política  y  derecho  de  asilo   a  los  miembros  de  los  grupos  de  las  Autodefensas  Unidas  de  Colombia  (AUC),  incumpliendo  así  el  Estado  colombiano  con  su  deber  de  prevenir,  investigar  y  sancionar  adecuadamente  a  los  responsables  de  graves  violaciones  de  los  derechos  humanos  y  graves  infracciones  al  derecho  internacional  humanitario,  en  abierta  contradicción  de  los  principios  establecidos  tanto  en  la  Constitución  Política  como  en  los  tratados  internaciones  de  derechos  humanos,  en  especial  a  la  Convención  Americana  sobre  Derechos  Humanos.  Por  tal  razón  se  considera  que  el  artículo  71  de  la  ley  de  Justicia  y  Paz  es  manifiestamente  contrario  a  las  normas  Constitucionales y a los tratados internacionales, cuya aplicación comprometería la  responsabilidad  internacional  del  Estado  colombiano,  por  la  adopción  de  leyes  contrarias  a  los  convenios  y  tratados  internacionales  en  materia  de  derechos  humanos y DIH.        5.2.  Compatibilidad  del  decreto  4760  de  2005  con  la  ley  de  justicia  y  paz  y  con  los  estándares nacionales e internacionales en materia de derechos humanos y DIH    A  continuación  se  hace  un  examen  del  decreto  4760  de  2005  que  reglamentó  la  ley  975  de  2005,  desde  la  perspectiva  de  su  compatibilidad  con  las  normas 

  CIDH  (2001):  “El  asilo  y  su  relación  con  crímenes  internacionales.  Declaración  adoptada  el  20  de  octubre  de  2000”.  En:  Compilación  de  Jurisprudencia  y  Doctrina  Nacional  e  Internacional.  Derechos  humanos,  Derecho  Internacional  Humanitario  y  Derecho  Penal  Internacional.  Volumen  III.  Bogotá:  Oficina  en  Colombia  del  Alto  Comisionado  de  las  Naciones  Unidas  para  los  Derechos  Humanos.  Págs. 178 y 179. 
206

105

constitucionales,  los  estándares  internacionales  de  Derechos  Humanos,  DIH  y  Derecho Internacional Penal y la mencionada ley.    5.2.1. Aspectos procesales y de investigación y juzgamiento penal  5.2.1.1. Concesión de los beneficios a los desmovilizados    El  artículo  3  del  decreto  establece  que  “una  vez  surtida  la  desmovilización  del  grupo  armado  al  margen  de  la  ley,  el  miembro  representante  informará  por  escrito  al  Alto  Comisionado  sobre  la  pertenencia  al  mismo  de  quienes  se   encuentren  privados  de  la  libertad,  la  cual  en  su  oportunidad  será  determinada  en  la respectiva providencia judicial”.    Por  su  parte  el  parágrafo  del  artículo  10  de  la  ley  975  de  2005  establece  que  “los  miembros  del  grupo  armado  organizado  al  margen  de  la  ley,  que  se  encuentren  privados  de  la  libertad,  podrán  acceder  a  los  beneficios  contenidos  en  la  presente  ley  y  a  los  establecidos  en  la  Ley  782  de  2002,  siempre  que  en  las  providencias  judiciales correspondientes se determine su pertenencia al respectivo grupo.”     Debe  entenderse  que  la  concesión  de  los  beneficios  establecidos  en  la  Ley  sólo  podrá  efectuarse  una  vez  se  haya  proferido  una  decisión  judicial  en  firme  que  determine la pertenencia del desmovilizado que pretende beneficiarse al respectivo  grupo.  Por  tal  razón  la  providencia  judicial  que  declara  la  pertenencia  al  grupo  armado  es  requisito  sine  quanon  para  la  concesión  de  dichos  beneficios,  los  que  no  podrán  concederse  con  la  mera  expectativa  de  una  decisión  judicial,  tal  como  se  concibe en el decreto.    5.2.1.2. Identificación de los desmovilizados    El Parágrafo 2 del artículo 3 estableció que “para  efectos de apoyar los procesos de  identificación  e  individualización,  que  deban  adelantar  las  autoridades  competentes,  de  los  miembros  de  los  grupos  organizados  al  margen  de  la  ley  que  se incluyan en la lista de que trata el presente artículo, la Registraduría Nacional del  Estado  Civil  realizará  su  identificación  con  ocasión  de  la  desmovilización  surtida  de  conformidad  con  la  Ley  782  de  2002,  o  si  es  del  caso  con  posterioridad  a  ella.  Las autoridades administrativas prestarán la colaboración del caso.”   

106

La  Registraduría  Nacional  del  Estado  Civil,  en  ejercicio  de  sus  funciones  constitucionales  y  legales  (Art.  120  Const.  Pol.),  está  en  la  obligación  de  identificar  plenamente  a  los  desmovilizados.  Por  tanto  deberá  realizar  un  cotejo  de  cédulas  e  identificaciones  de  los  desmovilizados  antes  de  proceder  a  expedir  un  nuevo  documento de identidad, a fin de evitar falsas identidades y doble cedulación.    5.2.1.3. Término para las actuaciones previas    El  artículo  4  del  decreto  estableció  que  “recibida  la  lista  de  postulados  enviada  por  el  Gobierno  Nacional,  el  Fiscal  Delegado  competente  asignado,  previamente  a  la  recepción  de  la  versión  libre,  realizará  las  actividades  tendientes  a  la  averiguación  de  la  verdad  material,  la  determinación  de  los  autores  intelectuales,  materiales  y  partícipes, el esclarecimiento de las conductas punibles cometidas, la identificación  de bienes, fuentes de financiación y armamento de los respectivos grupos armados  organizados  al  margen  de  la  ley,  así  como  los  cruces  de  información  y  demás  diligencias tendientes al cumplimiento de lo dispuesto en los artículos 15 y 16 de la  Ley  975  de  2005  durante  el  plazo  razonable  que  se  requiera  para  el  efecto,  que  no  podrá  exceder  del  término  de  seis  (6)  meses  previsto  en  el  artículo  325  de  la  Ley  600 de 2000”.    Por su parte el artículo 2 relativo al marco interpretativo del decreto estableció que  “en  lo  no  previsto  de  manera  específica  por  la  ley  975  de  2005  se  aplicarán  las  normas  de  procedimiento  penal  contenidas  en  la  ley  906  de  2004  y,  en  lo  compatible  con  la  estructura  del  proceso  regulado  por  aquella,  lo  dispuesto  por  la  ley 600 de 2000”.    La consagración del término de “seis (6) meses previsto en el artículo 325 de la Ley  600  de  2000”,  para  las  actuaciones  previas  a  la  recepción  de  la  versión  libre,  no  es  compatible  con  la  estructura  del  proceso  penal  acusatorio  consagrado  en  la  ley  906  de  2004,  ya  que  dicho  término  corresponde  al  máximo  de  duración  de  la  etapa  de  investigación previa del sistema mixto anterior, etapa que no existe en la estructura  del nuevo Código de Procedimiento Penal.  5.2.1.4. Incorporación y valoración de las pruebas en el procedimiento  El  artículo  4  del  decreto  dispuso  que  “la  información  y  los  elementos  materiales  probatorios  legalmente  obtenidos   en   desarrollo   de   las   actuaciones   previas,   podrán   ser   aportados  en  la  etapa  de  juzgamiento  y  valorados  por  la  Sala  del 

107

Tribunal   de   Distrito   Judicial   de   conformidad   con   el   Código   de   Procedimiento  Penal.”    Por  otro  lado  y  de  acuerdo  con  el  marco  interpretativo  del  decreto,  en  lo  no  previsto  de  manera  específica  por  la  ley  975  de  2005  se  aplicarán  las  normas  de  procedimiento penal contenidas en la ley 906 de 2004.    La  estructura  del  proceso  penal  acusatorio  de  la  ley  906  de  2004  establece  que  solamente  se  tendrán  como  prueba  la  evidencia  física  y  los  elementos  materiales  probatorios  que  sean  practicados  o  controvertidos  dentro  de  la  etapa  del  juicio  oral, con excepción de las pruebas anticipadas.    La valoración de la evidencia física y los elementos materiales probatorios sólo será  posible  por  el  Magistrado  del  Tribunal  de  Justicia  y  Paz,  si  dichos  medios  de  convicción  son  incorporados  en  el  trámite  del  proceso  con  respeto  a  las  formalidades  propias  del  juicio,  a  los  principios  de  práctica  e  incorporación  de  la  prueba  (libertad,  oportunidad,  pertinencia,  admisibilidad,  publicidad,  contradicción  e  inmediación    artículos  373  a  379  de  la  ley  906  de  2004)  y  a  los  derechos  fundamentales  de  las  partes  (vid.  supra  análisis  de  la  ley  975  de  2005).  Por  tal  razón,  este  artículo  debe  interpretarse  de  acuerdo  con  la  ley  906  de  2004  y  no con la ley 600 de 2000.    La  no  incorporación  de  la  evidencia  física  y  los  elementos  materiales  probatorios  en  los  términos  antes  citados,  podría  traer  complicaciones  adicionales  para  la  determinación  de  las  reparaciones  en  el  incidente  de  reparación  integral,  cuando  dichos  medios  de  convicción  sean  los  que  fundamenten  la  decisión  de  los  Magistrados de condenar a los desmovilizados a la reparación de las víctimas. Si la  incorporación de estos medios probatorios no respeta las formalidades establecidas  en  la  ley,  se  podría  solicitar  su  exclusión  al  Tribunal  por  violación  del  régimen  legal  de  incorporación  de  las  pruebas  (prueba  ilegal,  artículo  360  de  la  ley  906  de  2004).  Esta  situación  traería  como  consecuencia  práctica  que  la  decisión  de  los  Magistrados  de  condenar  a  los  desmovilizados  a  la  reparación  de  las  víctimas,  no  se podría fundamentar en estos medios probatorios.    5.2.1.5. Renuncia al derecho a no autoincriminación    El  artículo  5  del  decreto  consagró  la  posibilidad  que  tiene  el  desmovilizado  para  renunciar a su derecho de no autoincriminarse.    108

Por su parte la ley 906 de 2004 (C.P.P.) en su artículo 8, literal L, relativo al derecho  a  la  defensa,  dispuso:  “en  desarrollo  de  la  actuación,  una  vez  adquirida  la  condición  de  imputado,  este  tendrá  derecho,  en  plena  igualdad  respecto  del  órgano  de  persecución  penal,  en  lo  que  aplica  a:  l)  Renunciar  a  los  derechos  contemplados  en  los  literales  b)  y  k)  siempre  y  cuando  se  trate  de  una  manifestación  libre,  consciente,  voluntaria  y  debidamente  informada.  En  estos  eventos  requerirá  siempre  el  asesoramiento  de  su  abogado  defensor”.  El  literal  b)  establece:  “b)  No  autoincriminarse  ni  incriminar  a  su  cónyuge,  compañero  permanente  o  parientes  dentro  del  cuarto  grado  de  consanguinidad  o  civil,  o  segundo de afinidad”.    Debido  a  la  gravedad  de  las  consecuencias  (privación  de  la  libertad)  que  se  generan  con  la  manifestación  de  renunciar  a  esta  garantía,  es  necesario  establecer  un  mecanismo  idóneo  por  medio  del  cual  se  certifique  que  el  desmovilizado  ha  realizado  “una  manifestación  libre,  consciente,  voluntaria  y  debidamente  informada”  acerca  de  la  renuncia  y  de  sus  consecuencias,  previo  asesoramiento  de  su abogado defensor. No basta con que el desmovilizado afirme retóricamente que  entiende  las  consecuencias  de  su  aceptación,  sino  que  será  necesario  establecer  un  mecanismo  fiable  para  cerciorarse  que  esta  persona  comprende  y  asume  voluntariamente,    con  un  conocimiento  informado,  los  efectos  de  su  renuncia  al  derecho a no autoincriminación.    Estas  precauciones,  que  deberán  adoptar  no  sólo  los  defensores  de  confianza  sino  también  la  defensa  pública,  tienen  el  propósito  de  evitar  futuros  malos  entendidos  o retractaciones de los desmovilizados en dichos procesos.    5.2.1.6. Término de permanencia por fuera de las zonas de concentración     El  parágrafo  del  artículo  8  dispuso  que  “en  concordancia  con  lo  dispuesto  por  el  artículo 31 de la Ley 975 de 2005, el tiempo que un miembro de un grupo armado al  margen de la ley, encontrándose autorizado por el Gobierno Nacional, haya estado  fuera  de  una  zona  de  concentración  ejerciendo  labores  relacionadas   con   el  proceso  de   diálogo,  negociación   y   firma   de   acuerdos,  se  computará  para  efectos  de  la  pena  alternativa  como  si  dicho  tiempo  hubiere  permanecido  en  una  de las mencionadas zonas.”    El  texto  de  este  artículo  excede  el  ámbito  establecido  en  el  artículo  31  de  la  ley  975  de  2005   ya  que  esta  norma  no  consagró  la  posibilidad  de  computar,  para  efectos  de la pena alternativa, el término que los miembros de un grupo armado al margen  109

de  la  ley  estén  por  fuera  de  la  zona  de  concentración,  tengan  éstos  autorización  o  no  del  Gobierno  nacional,  como  puede  comprobarse  con  la  lectura  del  artículo  de  la Ley:    “ARTÍCULO  31.  Tiempo  de  permanencia  en  las  zonas  de  concentración.  El  tiempo que los miembros de grupos armados al margen de la ley vinculados  a  procesos  para  la  reincorporación  colectiva  a  la  vida  civil,  hayan  permanecido  en  una  zona  de  concentración  decretada  por  el  Gobierno  Nacional,  de  conformidad  con  la  Ley  782  de  2002,  se  computará  como  tiempo  de  ejecución  de  la  pena  alternativa,  sin  que  pueda  exceder  de  dieciocho (18) meses.    El  funcionario  que  el  Gobierno  Nacional  designe,  en  colaboración  con  las  autoridades  locales  cuando  sea  el  caso,  será  el  responsable  de  certificar  el  tiempo  que  hayan  permanecido  en  zona  de  concentración  los  miembros  de  los grupos armados de que trata la presente ley.” (Negrita fuera de texto).    5.2.1.7. Saneamiento de bienes ilícitos por parte de los desmovilizados    El  parágrafo  del  artículo  13  del  decreto  pone  en  cabeza  de  los  desmovilizados  la  responsabilidad  de  legalizar  la  titularidad  de  los  bienes  ilícitamente  adquiridos  que  pretenden  entregar  a  las  autoridades  en  el  marco  de  la  ley  de  justicia  y  paz.  Dicho artículo es preocupante en la medida en que se obliga a los desmovilizados a  sanear la relación jurídica que éstos tienen con los bienes que poseen, directamente  o por medio de testaferros, pretendiendo convertir a la legalidad actos viciados por  la ilicitud de su objeto.     Igualmente  inquietan  los  medios  que  los  desmovilizados  tendrán  que  utilizar  para  lograr  el  cumplimiento  de  este  requisito,  máxime  cuando  se  conoce  del  origen  ilícito  de  los  bienes,  ya  que  es  probable  que  deban  cometer  nuevos  delitos  para  el  saneamiento de los mismos.    Es  preocupante  asimismo  que  la  redacción  de  este  artículo  libera  tácitamente  de  responsabilidad  al  Estado  con  respecto  a  su  obligación  de  investigar,  juzgar  y  sancionar las conductas que configuran los delitos de lavado de activos (art. 323 C.  Penal)  o de testaferrato (art. 326 C. Penal), entre otras.    Finalmente,  es  necesario  advertir  que  el  decreto  no  estableció  que  los  bienes  que  los  desmovilizados  deben  entregar  para  la  reparación  no  son  sólo  aquellos  que  110

tienen  una  procedencia  ilícita,  sino  también  aquellos  que  tengan  una  procedencia  lícita.    5.2.1.8. Aplicación del principio de oportunidad   El  parágrafo  del  artículo  13  estableció  que  “respecto  del  tercero  ajeno  al  grupo  armado  organizado  al  margen  de  la   ley   que   exclusivamente   haya   participado   en   las   conductas   relacionadas  con  la  adquisición,  posesión,  tenencia,  transferencia  y  en  general  con  la  titularidad  de  los  bienes  ilícitos   que  sean  entregados  para  la  reparación  de  las  víctimas,  la  Fiscalía  General  de  la  Nación  podrá  aplicar  el  principio de oportunidad.”    La  Constitución  en  su  artículo  250  estableció  que  la  Fiscalía  General  de  la  Nación  podrá  suspender,  interrumpir  o  renunciar  a  la  persecución  penal  en  los  casos  que  establezca  la  ley  “para  la  aplicación  del  principio  de  oportunidad  regulado  dentro  del  marco  de  la  política  criminal  del  Estado,  el  cual  estará  sometido  al  control  de  legalidad  por  parte  del  juez  que  ejerza  las  funciones  de  control  de  garantías”.  Esta  figura  del  derecho  procesal  penal  contemporáneo  establece  la  posibilidad  de  que  los  órganos  de  investigación  del  Estado,  en  casos  excepcionales  establecidos  en  la  ley,  puedan  renunciar  a  la  acción  penal  por  motivos  de  conveniencia  pública,  dificultades de investigación o razones de política criminal.    Por  tal  motivo  el  Código  de  Procedimiento  Penal  (ley  906  de  2004),  en  su  artículo  324, estableció unos límites para la aplicación del principio de oportunidad:    “Artículo  324.  Causales.  El  principio  de  oportunidad  se  aplicará  en  los  siguientes  casos:    Parágrafo  3°.  En  ningún  caso  el  fiscal  podrá  hacer  uso  del  principio  de  oportunidad cuando se trate de hechos que puedan significar violaciones graves al  derecho  internacional  humanitario,  crímenes  de  lesa  humanidad  o  genocidio  de  acuerdo  con  lo  dispuesto  en  el  Estatuto  de  Roma,  y  delitos  de  narcotráfico  y  terrorismo.”    En  consecuencia  no  se  podrá  aplicar  el  principio  de  oportunidad  a  terceros  ajenos  al  “grupo  armado  organizado  al  margen  de  la  ley  que  exclusivamente  haya  participado  en  las  conductas  relacionadas  con  la  adquisición,  posesión,  tenencia,  transferencia  y  en  general  con  la  titularidad  de  los  bienes  ilícitos”,  cuando  dichos  bienes  sean  producto  de  violaciones  graves  al  derecho  internacional  humanitario, 

111

crímenes  de  lesa  humanidad  o  genocidio,  de  acuerdo  con  lo  dispuesto  en  el  Estatuto de Roma, y de delitos de narcotráfico y terrorismo.    Por  otro  lado  es  necesario  advertir  que  la  utilización  de  dicho  principio  puede  tener  complicaciones  adicionales  en  casos  en  los  que  el  imputado  solicite  su  aplicación  en  virtud  del  principio  de  favorabilidad,  teniendo  como  ley  procesal  aplicable  la  ley  600  de 2000  que  no  consagra  dicha  figura.  La  consecuencia  práctica  sería  la  modificación  de  una  norma  procesal,  que  tiene  el  carácter  de  norma  de  orden público, a través de un decreto reglamentario.    5.2.1.9. Investigación sobre bienes de los desmovilizados    El artículo 15 del decreto no incluyó en las investigaciones y cruces de información  conducentes  para  determinar  la  existencia,  ubicación  y  estado  de  los  bienes  cuya  titularidad  real  o  aparente  corresponde  a  miembros  de  los  grupos  armados  organizados  al  margen  de  la  ley  la  investigación  de  aquellos  bienes  que  se  encuentran  en  cabeza  de  testaferros.  Este  hecho  limita  las  posibilidades  de  obtener  información cierta acerca de otros bienes que pudieran servir para la reparación de  las víctimas del conflicto armado.    5.2.1.10. Pena alternativa    En  el  artículo  14  del  decreto  no  se  estableció  explícitamente  que  el  beneficio  de  la  pena  alternativa  se  perderá  cuando  “el  bien  no  haya  sido  previamente  enlistado  y  entregado  con  destino  a  la  reparación  de  la  víctima,  y  existiendo  prueba  de  tal  despojo  tampoco  se  produzca  la  entrega  efectiva  del  bien”.    Por  tal  razón  el  tribunal  competente  deberá  declarar  la  pérdida  de  este  beneficio  y  dará  traslado  a  las  autoridades  competentes  para  ordenar  el  cumplimiento  de  la  pena  principal  establecida en la sentencia.    5.2.2. Reparación a las víctimas  5.2.2.1. Titularidad del derecho a la reparación de las víctimas    En  el  sistema  interamericano  de  protección  de  derechos  humanos,  el  deber  de  garantizar  los  derechos  humanos  comporta  para  los  Estados  las  obligaciones  de  prevenir,  investigar,  sancionar  y  reparar  toda  violación  de  los  derechos  humanos 

112

reconocidos  en  la  CADH.  La  concreción  de  estos  deberes  estatales  ha  sido  plasmada por la jurisprudencia de la Corte IDH, así:    “El  Estado  está  en  el  deber  jurídico  de  prevenir,  razonablemente,  las  violaciones  de  los  derechos  humanos,  de  investigar  seriamente  con  los  medios  a  su  alcance  las  violaciones  que  se  hayan  cometido  dentro  del  ámbito  de  su  jurisdicción  a  fin  de  identificar  a  los  responsables,  de  imponerles  las  sanciones  pertinentes  y  de  asegurar  a  la  víctima  una  adecuada reparación.”  (Negrita fuera de texto).    La  obligación  de  reparar,  como  ha  manifestado  el  Comité  de  Derechos  Humanos  de  Naciones  Unidas,  compromete  a  todos  los  poderes  del  Estado  “(ejecutivo,  legislativo y judicial) y otras autoridades públicas o estatales, a cualquier nivel que  sea, nacional, regional o local”.      Toda violación de un derecho humano da lugar a un derecho de la víctima o de sus  derechohabientes  a  obtener  reparación,  el  cual  implica  el  deber  del  Estado  de  reparar y el derecho de repetir contra el autor.     En  contradicción  con  estos  postulados  el  decreto  no  reglamentó  cómo  el  Estado  deberá  dar  cumplimiento  a  esta  obligación  cuando  los  desmovilizados  que  sean  condenados  no  satisfagan  parcial  o  totalmente  las  reparaciones.  En  vez  de  reconocer la obligación internacional del Estado de reparar a las víctimas el decreto  hace  responsables  de  tales  reparaciones  únicamente  a  los  desmovilizados,  incurriendo en la misma equivocación de la Ley de Justicia y Paz.    5.2.2.2. Procedimiento para el pago de las reparaciones    El  decreto  no  estableció  el  procedimiento  por  medio  del  cual  se  realizarán  los  pagos  de  las  reparaciones  que  sean  declaradas  judicialmente.  Tampoco  se  aclaró  que Acción Social ‐ Fondo para la Reparación de Víctimas, en aras de garantizar los  derechos de las mismas en igualdad de condiciones, no puede modificar el sentido  de  las  decisiones  judiciales  que  ordenan  las  reparaciones.  Permitir  lo  contrario  sería  atentar  contra  los  principios  fundamentales  del  Estado  constitucional  de  Derecho  que  establece  la  división  de  funciones  de  los  poderes  públicos  (artículo  113 de la Carta Política).   

113

5.2.2.3. Reparación colectiva por parte del gobierno nacional    Para el Derecho Internacional Público la reparación a las víctimas de violaciones de  los  derechos  humanos  e  infracciones  al  DIH  debe  ser  integral,  adecuada,  efectiva,  rápida  y  proporcional  a  la  gravedad  de  las  violaciones  y  al  daño  sufrido,  es  decir  que  debe  abarcar  todos  los  daños  y  perjuicios  sufridos  por  la  víctima  o  sus  derechohabientes,  incluido el “proyecto de vida”.    Como  se  ha  afirmado  a  lo  largo  de  este  documento  el  carácter  integral  de  la  reparación  no  se  circunscribe  única  y  exclusivamente  a  indemnizaciones  monetarias,  sino  que  incluye  la  utilización  de  diferentes  medidas,  individuales  (restitución, rehabilitación e indemnización) y colectivas (medidas de satisfacción y  garantías de no repetición), a fin de satisfacer los derechos de las víctimas.    Por  tal  motivo  la  realización  de  las  acciones  de  reparación  colectiva  que  se  consagraron  en  el  artículo  12  del  decreto  no  puede  hacerse  depender  de  los  recursos  presupuestales  que  se  le  asignen  para  tal  efecto,  ya  que  estas  no  necesariamente  implican  grandes  erogaciones  y  sí  contribuyen  a  allanar  el  camino  para  la  reconciliación  nacional.  Para  tal  efecto,  una  vez  que  la  Comisión  Nacional  de  Reparación  y  Reconciliación  haya  establecido  las  medidas  y  los  programas  de  reparación  colectiva,  el  Estado  está  en  la  obligación  de  proveer  los  recursos  necesarios para llevarlas a cabo.     5.2.2.4. Restitución directa de los bienes a las víctimas    A  la   luz  de  los  estándares  internacionales  la  mera  restitución  de  bienes  por  parte  de  los  miembros  de  los  grupos  armados  al  margen  de  la  ley,  establecida  en  el  parágrafo 1 del artículo 12,  no puede considerarse como suficiente para garantizar  la  satisfacción  del  derecho  de  las  víctimas  a  una  reparación  integral,  máxime  cuando  la  legislación  nacional  (ley  782  de  2002  y  artículo  44  y  ss.  de  la  ley  975  de  2005) reconoce la entrega de bienes como sólo uno de muchos actos de reparación.    Por  otro  lado,  la  redacción  de  este  parágrafo  no  aclaró  que  los  desmovilizados  no  deberían contar con la posibilidad de escoger a las víctimas a las que les pretenden  restituir  directamente  los  bienes,  lo  mismo  que  los  propios  bienes  objeto  de  restitución.    Por  otro  lado  el  decreto  no  establece  cuáles  serán  los  mecanismos  que  permitan  sanear  los  bienes  restituidos  tanto  en  los  aspectos  relativos  al  derecho  de  114

propiedad  y  otras  formas  de  relación  jurídica  con  la  tierra,  como  en  los  asuntos  relacionados  con  los  impuestos,  servicios  públicos,  créditos,  entre  otros.  Estos  asuntos deben ser objeto de reglamentación por parte del Gobierno Nacional.    5.2.2.5.  Reparación colectiva y mecanismo de “autorreparación”    La  medida  de  reparación  colectiva  consagrada  en  el  parágrafo  3  del  artículo  12  no  hace  parte  del  listado  de  medidas  de  satisfacción  y  garantías  de  no  repetición  establecido  en  los  artículos  48  y  49  de  la  ley  975  de  2005,  por  tanto  excede  la  competencia  reglamentaria  de  la  ley  de  justicia  y  paz.  Tampoco  es  posible  encontrarla  en  los  diferentes  instrumentos  internacionales  sobre  derechos  humanos.    Por otra parte dicha medida no beneficia a la totalidad de las víctimas del conflicto  armado a quienes debería estar dirigida, por cuanto sólo incluye a los desplazados.   Finalmente,  es  preocupante  la  consagración  de  un  aparente  mecanismo  de  “autorreparación”  a  los  propios  reinsertados  quienes  son  causantes  de  los  hechos  de  violencia  que  se  pretenden  reparar  con  los  bienes  destinados  a  la  generación  de  proyectos productivos.    5.2.2.6. Saneamiento de bienes destinados para la reparación de las víctimas      El decreto, en su artículo 13, no reguló la situación de los bienes destinados para la  reparación  de  las  víctimas  cuando  estos  no  pueden  ser  saneados  por  los  desmovilizados o cuando los acuerdos de pago sobre las deudas se incumplen.     En aras de garantizar los derechos de las víctimas el Estado está en la obligación de  sanear  los  bienes  que  van  a  ser  destinados  para  la  reparación  de  las  mismas,  con  cargo al  Fondo para la Reparación.  5.2.2.7.  Publicidad  de  los  bienes  entregados  al  Fondo  para  la  reparación  de  las  víctimas    Los  medios  de  comunicación  incluidos  en  la  estrategia  de  información  (oficinas  de  Acción  Social  a  nivel  territorial  y  medios  tecnológicos  de  que  disponga),  que  se  establecieron el artículo 16, no garantizan una difusión adecuada de la información  acerca  del  listado  de  bienes  destinados  para  la  reparación.  Es  necesario  modificar  este  artículo  con  la  finalidad  de  garantizar  la  participación  de  los  terceros  y   de  las 

115

víctimas  en  la  defensa  de  sus  derechos  sobre  los  bienes  objeto  de  extinción  de  dominio,  buscando  que  la  estrategia  de  información  abarque  todo  el  territorio  nacional.    5.2.2.8.  Comisión Nacional de Reparación y Reconciliación    El  decreto  no  estableció  el  procedimiento  de  votación  para  la  elección  de  los  dos  representantes  de  las  organizaciones  de  víctimas  como  integrantes  de  la  Comisión  Nacional  de  Reparación  y  Reconciliación,  procedimiento  que  debería  tener  en  cuenta  mecanismos  de  participación  democráticos  e  incluyentes,  en  los  términos  del preámbulo de la Constitución Política.    Por otra parte el decreto no estableció los mecanismos destinados a garantizar a las  víctimas  su  participación  en  los  procesos  de  esclarecimiento  judicial  y  la  realización de sus derechos, de acuerdo al artículo 52. 1. de la ley 975 de 2005.    Como  pudo  observarse,  la  evaluación  del  decreto  4760  de  2005  permite  advertir,  por  un  lado  que  el  gobierno  nacional  en  algunos  artículos  se  extralimitó  en  su  poder  reglamentario  dando  mayor  alcance  del  debido  a  esta  regulación  con  respecto  al  marco  establecido  en  la  Ley  de  Justicia  y  Paz,  como  se  observa  en  el  caso  del  testaferrato,  y  por  otro  fueron  muchas  las  materias  que  no  fueron  reguladas,  como  en  el  caso  de  la  implementación  de  las  medidas  que  permiten  la  conservación  de  la  memoria  histórica  del  proceso  y  por  ende  del  derecho  a  la  verdad  en  su  dimensión  colectiva,  generando  vacíos  que  complican  aún  más  la  ya  de por sí difícil implementación de este marco normativo.    Una  vez  analizado  el  marco  regulatorio  contenido  en  la  Ley  de  Justicia  y  Paz  y  su  decreto  reglamentario,  es  necesario  analizar  ahora  las  posibles  consecuencias  que  traería  para  el  Estado  colombiano  la  adopción  de  leyes  contrarias  al  derecho  internacional.  5.3.  Responsabilidad internacional del Estado por adopción de leyes contrarias a  la Convención Americana sobre Derechos Humanos    En  el  marco  del  sistema  interamericano  de  protección  de  derechos  humanos,  la  Convención  Americana  sobre  Derechos  Humanos  establece  para  los  Estados  la  obligación  de  adoptar  las  medidas  necesarias  para  hacer  efectivos  los  derechos  protegidos en ésta. Esta obligación genera tres deberes para los Estados: 

116

5.

Deber  de  adoptar,  con  arreglo  a  los  tratados  internacionales  y  a  sus  procedimientos  constitucionales,  las  medidas  legislativas  o  de  otro  carácter  que  fueren  necesarias  para  hacer  efectivos  tales  derechos  y  libertades.  Deber de derogar las disposiciones incompatibles con los tratados,   Deber  de  abstenerse  de  dictar  tales  medidas  cuando  conduzcan  a  violar  tales derechos y libertades.207 

6. 7.

El  Estado  colombiano,  al  expedir  la  Ley  de  Justicia  y  Paz  (ley  975  de  2005),  está  incumpliendo  la  obligación  primaria  de  adoptar  medidas  necesarias  para  hacer  efectivos  los  derechos  y  las  libertades  consagrados  en  la  CADH,  en  la  medida  en  que  no  cumplió  con  su  deber  de  abstenerse  de  promulgar  medidas  de  orden  legislativo  y  reglamentario  que  conduzcan  a  la  violación  de  los  mismos.  La  expedición  de  esta  normatividad,  como  se  ha  advertido,  es  manifiestamente  incompatible  con  las  obligaciones  internacionales  contraídas  en  la  CADH  y  configura un hecho ilícito internacional violatorio de los derechos humanos.  En consecuencia la Corte IDH ante la ocurrencia de este hecho ilícito internacional,  que  viola  una  obligación  primaria  (adopción  de  medidas),  puede  declarar  la  responsabilidad  internacional  del  Estado  colombiano  por  vía  directa  (poder  legislativo):   “50.  La  Corte  concluye  que  la  promulgación  de  una  ley  manifiestamente  contraria a las obligaciones asumidas por un Estado al ratificar o adherir a la  Convención  constituye  una  violación  de  ésta  y  que,  en  el  evento  de  que  esa  violación  afecte  derechos  y  libertades  protegidos  respecto  de  individuos  determinados, genera responsabilidad internacional para el Estado” 208.   

  La  Corte  IDH  en  el  Caso  Castillo  Petruzzi  estableció  que  el  deber  general  de  “adoptar  disposiciones  en  el  derecho  interno”  consagrado  en  el  artículo  2  de  la  Convención  Americana,  implica  la  adopción  de  medidas  en  dos  sentidos,  “(…)  Por  una  parte,  la  supresión  de  las  normas  y  prácticas de cualquier naturaleza que entrañen violación a las garantías previstas en la Convención.   Por  la  otra,  la  expedición  de  normas  y  el  desarrollo  de  prácticas  conducentes  a  la  efectiva  observancia  de  dichas  garantías.”  Corte  IDH  (1999):  Caso  Castillo  Petruzzi  y  otros.  Sentencia  de  30  de  mayo  de  1999.    Serie  C  No.  52,  párr.  207;  en  el  mismo  sentido  Corte  IDH  (2002):  “Opinión  Consultiva  OC‐14/94  del  9  de  diciembre  de  1994.  Responsabilidad  Internacional  por  expedición  y  aplicación de leyes violatorias de la Convención (Arts. 1 y 2 CADH)”. Párrafo 36. En: Compilación de  Jurisprudencia  y  Doctrina  Nacional  e  Internacional.  Derechos  humanos,  Derecho  Internacional  Humanitario  y  Derecho  Penal  Internacional.  Volumen  I,  Tercera  Edición.  Bogotá:  Oficina  en  Colombia  del  Alto  Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos. Págs. 196.  208 Corte IDH (2002: 195‐200). 
207

117

Esta  declaración  implicaría  para  el  Estado  colombiano  la  necesidad  de  cesar  el  hecho  ilícito  y  de  proceder  a  la  derogación  de  la  mencionada  ley  y  de  su  decreto  reglamentario.    Frente  a  esta  situación  el  juez  ad‐hoc  de  la  Corte  IDH,  Gustavo  Zafra  Roldán,  en  el  Caso de  la “Masacre de Mapiripán” Vs. Colombia, recordó que:    “El  Estado  Colombiano  debe  prestar  atención  al  señalamiento  de  la  Corte  Interamericana  con  relación  a  la  reiterada  Jurisprudencia  sobre  la  invalidez  Ipso‐Jure  de  las  legislaciones  internas  que  quebrantan  los  compromisos  internacionales  de  los  Estados  signatarios  de  la  Convención  Americana  de  Derechos Humanos.”209   Por  último  es  necesario  recordar  el  principio  establecido  en  el  artículo  27  de  la  Convención  de  Viena  sobre  el  derecho  de  los  tratados  que  dispone  que  “Una  parte  no  podrá  invocar  las  disposiciones  de  su  derecho  interno  como  justificación  del  incumplimiento  de  un  tratado  (…)”210,  e  igualmente  se  debe  tener  en  cuenta  que  la  Corte  IDH,  en  el  Caso  de    la    “Masacre  de  Mapiripán”  Vs.  Colombia,  advirtió  acerca  de  algunos  de  los  aspectos  problemáticos  de  la  Ley  de  Justicia  y  Paz  antes  mencionados:    (…)  la  Corte  reconoce  las  difíciles  circunstancias  por  las  que  atraviesa  Colombia  en  las  que  su  población  y  sus  instituciones  hacen  esfuerzos  por  alcanzar  la  paz.    Sin  embargo,  las  condiciones  del  país,  sin  importar  qué  tan  difíciles  sean,  no  liberan  a  un  Estado  Parte  en  la  Convención  Americana  de  sus  obligaciones  establecidas  en  ese  tratado,  que  subsisten  particularmente en casos como el presente211.  El Tribunal ha sostenido que  al  llevar  a  cabo  o  tolerar  acciones  dirigidas  a  realizar  ejecuciones  extrajudiciales, no investigarlas de manera adecuada y no sancionar, en su  caso,  a  los  responsables,  el  Estado  viola  el  deber  de  respetar  los  derechos  reconocidos por la Convención y garantizar su libre y pleno ejercicio, tanto  de  la  presunta  víctima  como  de  sus  familiares,  impide  que  la  sociedad 

  Corte  IDH  (2005).  Caso   de   la   “Masacre  de  Mapiripán”  Vs.  Colombia.   15  de  septiembre.  Voto  razonado concurrente del juez ad‐hoc Gustavo Zafra Roldan. Párrafo 8.  210 Adoptada por al Asamblea General de Naciones Unidas, el 23 de mayo de 1969. Entrada en vigor  para Colombia: 10 de mayo de 1985 en virtud de la ley 32 de 1985.  211  Cfr.  Caso  de  la  Comunidad  Moiwana,  supra  nota  4,  párr.  153;  Caso  de  las  Hermanas  Serrano  Cruz.  Excepciones preliminares, supra nota , párr. 118, y Caso Bámaca Velásquez, supra nota 201, párr. 207. 
209

118

conozca lo ocurrido212 y reproduce las condiciones de impunidad para que  este tipo de hechos vuelvan a repetirse213.    (…)  “Sobre  el  particular,  la  Corte  reitera  su  jurisprudencia  constante214  en  el  sentido  de  que  ninguna  ley  ni  disposición  de  derecho  interno  puede  impedir  a  un  Estado  cumplir  con  la  obligación  de  investigar  y  sancionar  a  los  responsables  de  violaciones  de  derechos  humanos.    En  particular,  son  inaceptables  las  disposiciones  de  amnistía,  las  reglas  de  prescripción  y  el  establecimiento  de  excluyentes  de  responsabilidad  que  pretendan  impedir  la  investigación  y  sanción  de  los  responsables  de  las  violaciones  graves  de  los  derechos  humanos  –  como  las  del  presente  caso,  ejecuciones  y  desapariciones.  El  Tribunal  reitera  que  la  obligación  del  Estado  de  investigar  de  manera  adecuada  y  sancionar,  en  su  caso,  a  los  responsables,  debe  cumplirse  diligentemente  para  evitar  la  impunidad  y  que  este  tipo  de  hechos vuelvan a repetirse (…)215. 

 Cfr. Caso de la Comunidad Moiwana, supra nota 4, párr. 153; Caso Juan Humberto Sánchez, supra nota  78,  párr.  134,  y  Caso  Trujillo  Oroza.  Reparaciones.  Sentencia  de  27  de  febrero  de  2002.  Serie  C  No.  92,  párrs. 99 a 101 y 109. 
212 213

   Cfr.  Caso  de  los  Hermanos  Gómez  Paquiyauri,  supra  nota  185,  párr.  130,  y  Caso  Myrna  Mack  Chang,  supra nota 5, párr. 156. 

 Cfr. Caso de la Comunidad Moiwana, supra nota 4, párr. 206; Caso de las Hermanas Serrano Cruz, supra  nota  11,  párr.  172;  Caso  de  los  Hermanos  Gómez  Paquiyauri,  supra  nota  182,  párr.  175;  Caso  19  Comerciantes,  supra  nota  190,  párr.  262;  Caso  Molina  Theissen.  Reparaciones.  Sentencia  de  3  de  julio  de  2004.  Serie  C  No.  108,  párrs.  83  a  84;  Caso  Myrna  Mack  Chang,  supra  nota  5,  párrs.  276  a  277;  Caso  Bulacio,  supra  nota  193,  párr.  116;  Caso  del  Caracazo.  Reparaciones.  Sentencia  de  29  de  agosto  de  2002.  Serie  C  No.  95,  párr.  119;  Caso  Trujillo  Oroza.  Reparaciones.  Sentencia  de  27  de  febrero  de  2002.  Serie  C  No.  92,  párr.  106;  Caso  Barrios  Altos.  Interpretación  de  la  Sentencia  de  Fondo.  Sentencia  de  3  de  septiembre  de  2001. Serie C  No.  83,  párr.  15;  Caso Barrios  Altos, supra  nota  246,  párr. 41;  Caso Castillo  Páez.  Reparaciones.  Sentencia  de  27  de  noviembre  de  1998.  Serie  C  No.  43,  párr.  105,  y  Caso  Loayza  Tamayo. Reparaciones. Sentencia de 27 de noviembre de 1998. Serie C No. 42 párr. 168. 
214

  Corte  IDH  (2005).  Caso    de    la    “Masacre  de  Mapiripán”  Vs.  Colombia.    15  de  septiembre.  Párrafos 238 y 304. 
215

119

  6. CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES  a. Conclusiones    El  principal  rasgo  característico  de  la  Carta  Política  de  1991  es  el  de  ser  una  “Constitución  para  la  paz”,  originada  en  un  consenso  democrático  en  el  que  participaron  amplios  sectores  de  la  sociedad  colombiana,  incluyendo  a  ex  miembros  de  grupos  armados  al  margen  de  la  ley.  Dicha  orientación  hacia  la  paz,  que  es  transversal  al  conjunto  de  principios  y  valores  democráticos,  establece  los  pilares  del  marco  regulatorio  de  los  procesos  de  paz  que  se  adelantan  actualmente  en el país.     La  búsqueda  de  la  paz  como  valor  de  la  sociedad,  fin  esencial  del  ordenamiento  jurídico  y  derecho  constitucional,  y  el  deber  de  prevenir  la  guerra  le  imponen  al  Estado la obligación de crear y ejecutar políticas que garanticen el restablecimiento  del  orden  público,  la  paz  y  la  convivencia,  teniendo  en  cuenta  no  sólo  a  los  actores  del conflicto sino también a las víctimas del mismo y sus derechos.     A pesar de que no existe un único camino para la construcción de la paz y que éste  puede  depender  de  los  condicionamientos  históricos,  sociales  y  políticos  de  la  época,  las  herramientas  utilizadas  para  la  consecución  de  la  misma  deben  adecuarse a la estructura de valores, principios y derechos consagrados en la Carta  Política y no pueden desbordarla.    Estos  pilares  incorporan  asimismo  los  compromisos  internacionales  que  el  Estado  colombiano  de  forma  libre,  independiente  y  autónoma  ha  adquirido  con  la  comunidad  de  naciones.  Por  tal  motivo  la  integración  del  bloque  de  constitucionalidad  y  la  aplicación  de  los  estándares  internacionales  en  materia  de  derechos  humanos,  derecho  internacional  humanitario  y  derecho  internacional  penal,  al  interior  del  sistema  jurídico  colombiano,  constituye  un  desarrollo  de  tales  compromisos.  Estos  compromisos  le  imponen  al  Estado  la  obligación  de  respetarlos y garantizar su eficacia al interior del sistema jurídico nacional.    Desde  el  punto  de  vista  del  Derecho  Internacional  de  los  Derechos  Humanos  al  Estado  colombiano  le  competen  tres  obligaciones  fundamentales:  1)  el  deber  de  respetar  los  derechos  establecidos  en  los  tratados,  2)  el  deber  de  garantizar  el  goce  y pleno ejercicio de los derechos reconocidos a las personas que se encuentren bajo  su jurisdicción y 3) el deber de adoptar las medidas necesarias para hacer efectivos  los derechos protegidos.   120

  Por  otra  parte  la  necesidad  de  investigar,  juzgar  y  sancionar  a  los  responsables  de  graves  violaciones  de  los  derechos  humanos  o  infracciones  graves  al  derecho  internacional  humanitario,  así  como  la  superación  de  los  conflictos  armados  y  la  reconciliación  de  las  sociedades  que  padecen  una  crisis  humanitaria,  ha  llevado  a  la  búsqueda  de  mecanismos  que garanticen  la  construcción  de  una  paz  duradera  y  sostenible.     Contemporáneamente  se  reconoce  que  los  mecanismos  para  dar  paso  a  la  superación  de  estas  situaciones  son  los  que  hacen  parte  de  la  llamada  justicia  de  transición  o  transicional,  cuyo  interés  fundamental  apunta  al  logro  de  la  estabilización  de  las  sociedades  a  través  de  la  realización  de  los  derechos  de  las  víctimas  a  la  verdad,  a  la  justicia  y  a  la  reparación,  y  a  la  reforma  inmediata  de  instituciones  importantes  para  la  gobernabilidad  democrática.  Estos  mecanismos  buscan además el cumplimiento de las obligaciones internacionales del Estado.    Los  Estados  son  responsables  ante  la  comunidad  internacional  por  el  incumplimiento  de  las  obligaciones  primarias  establecidas  en  los  tratados  internacionales  sobre  derechos  humanos,  en  especial,  por  el  incumplimiento  de  las  obligaciones  de  respeto,  garantía  y  adopción  de  medidas  necesarias  para  la  protección de los derechos. Cuando se declara la responsabilidad del Estado  por la  ocurrencia  de  un  hecho  ilícito  internacional,  imputable  ya  sea  directa  o  indirectamente  al  Estado,  surge  una  obligación  secundaria  de  reparar  y  de  hacer  cesar  las  consecuencias  de  la  violación.  Por  tal  motivo,  toda  violación  de  un  derecho  humano  genera  un  derecho  de  la  víctima  o  de  sus  derechohabientes  a  obtener  reparación,  el  cual  implica  un  deber  del  Estado  de  reparar  y  el  derecho  de  repetir contra el autor.    La  compilación  y  el  análisis  de  estos  estándares  nacionales  e  internacionales   permitió  realizar  una  evaluación  del  marco  normativo  del  actual  proceso  de  desmovilización  y  reinserción,  estableciendo  que  el  Estado  colombiano,  al  expedir  la  ley  de  justicia  y  paz  (ley  975  de  2005),  podría  estar  incumpliendo  la  obligación  primaria  de  adoptar  medidas  necesarias  para  hacer  efectivos  los  derechos  y  las  libertades  consagrados  en  la  normatividad  estudiada,  en  la  medida  en  que  no  cumplió  con  su  deber  de  abstenerse  de  promulgar  medidas  de  orden  legislativo  que  podrían  conducir  a  la  violación  de  tales  derechos.  La  expedición  de  esta  normatividad,  que  es  manifiestamente  incompatible  con  las  obligaciones  internacionales contraídas en diferentes tratados, podría configurar un hecho ilícito 

121

internacional  violatorio  de  los  derechos  humanos,  y  por  ende  los  órganos  de  control  de  los  tratados  de  los  sistemas  universal  e  interamericano  podrían  declarar  la responsabilidad internacional del Estado colombiano.     Las razones que justifican esta afirmación son las siguientes:    6. La  definición  de  víctima  no  incluyó  a  todas  las  personas  que  pueden  ser  afectadas por violaciones a los DDHH y al DIH.    7. La  ley  no  desarrolló  adecuadamente  el  contenido  de  los  derechos  a  la  verdad,  a  la  justicia  y  a  la  reparación  con  relación  a  los  estándares  nacionales e internacionales.    8. La  ley  invierte  el  principio  según  el  cual  debe  ser  el  Estado  el  que  debe  reparar  a  las  víctimas  de  graves  violaciones  de  los  DDHH  e  infracciones  al  DIH,  colocando  dicha  obligación  en  cabeza  de  los  desmovilizados  exclusivamente.    9. La  ley  confunde  las  políticas  sociales  de  un  Estado  Social  de  Derecho  y  la  ayuda  humanitaria  a  las  víctimas  del  conflicto  armado  interno  con  acciones  en cumplimiento del deber estatal de reparar a las víctimas de este conflicto.    10. La  corta  duración  de  la  investigación  y  el  juzgamiento  de  los  delitos  en  la  ley  no  garantiza  el  esclarecimiento  de  la  verdad  procesal  y  la  protección  adecuada  de  los  derechos  de  las  victimas,  en  particular  de  su  derecho  a  un  recurso judicial efectivo, que deberá resolverse en un plazo razonable.    11. La  acumulación  de  procesos  y  de  sanciones  penales  iniciadas  con  anterioridad  o  concomitancia  con  la  vigencia  de  la  ley  impide  una  persecución  adecuada  (investigación  y  juzgamiento)  de  los  crímenes  de  lesa  humanidad  y  los  crímenes  de  guerra,  lo  mismo  que  imposibilita  la  aplicación  de  las  sanciones  establecidas  en  el  Código  Penal  que  evidentemente  son  mucho  más  gravosas  que  la  establecida  como  pena  alternativa.    12. La  pena  alternativa    no  es  proporcional  con  respecto  a  la  gravedad  de  los  hechos  cometidos  y  al  daño  causado  a  las  víctimas  individuales  y  colectivas  de  violaciones  de  los  derechos  humanos  e  infracciones  al  Derecho  Internacional Humanitario.  122

  13. La  extensión  de  los  efectos  jurídicos  y  políticos  favorables  que  la  Constitución Política consagra para el delito de sedición a las actividades de  los  miembros  de  los  grupos  armados  al  margen  de  la  ley,  en  particular,  de  los  miembros  de  las  Autodefensas  Unidas  de  Colombia  (AUC),  podría  favorecer  la  impunidad  de  crímenes  de  guerra  y  crímenes  de  lesa  humanidad  (extradición,  posible  aplicación  de  amnistías  e  indultos,  conexidad  con  otros  delitos,  participación  en  política,  concesión  de  asilo  político, entre otros).    En  el  mismo  sentido  la  evaluación  del  decreto  4760  de  2005  permitió  advertir  que,  por  un  lado,  el  gobierno  nacional  en  algunos  artículos  se  extralimitó  en  su  poder  reglamentario  dando  mayor  alcance  del  debido  a  esta  regulación  con  respecto  al  marco  establecido  en  la  ley  de  justicia  y  paz,  por  otro,  en  la  aplicación  de  las  normas de procedimiento penal de la ley, el decreto incorporó  términos, técnicas y  figuras procesales propias de los dos sistemas de enjuiciamiento penal actualmente  vigentes  en  Colombia  que  son  incompatibles  entre  si,  y  finalmente,  fueron  muchas  las  materias  que  no  fueron  reguladas,  generando  vacíos  que  complican  aún  más  la  ya de por sí difícil implementación de este marco normativo.    Algunos aspectos que sustentan esta afirmación son:    • El  Gobierno  Nacional  al  expedir  el  decreto  excedió  la  competencia  reglamentaria  de  la  ley,  por  ejemplo,  cuando  consagró  la  posibilidad  de  computar,  para  efectos  de  la  pena  alternativa,  el  término  que  los  miembros  de  un  grupo  armado  al  margen  de  la  ley  estén  por  fuera  de  la  zona  de  concentración.  Igualmente,  se  excedió  dicha  competencia  cuando  creó  una  medida  de  reparación  colectiva  (medida  de  “autorreparación”)  que  no  se  estableció  en  la  ley  975  de  2005,  y  que  tampoco  se  encuentra  en  los  estándares internacionales sobre derechos humanos.     • En  la  aplicación  de  las  normas  de  procedimiento  penal  la  ley  mezcla  términos,  técnicas  y  figuras  procesales  propias  de  los  dos  sistemas  de  enjuiciamiento  penal  actualmente  vigentes  en  Colombia  (ley  600  de  2000  y  ley  906  de  2004),  y  que  son  incompatibles.  Tal  el  caso  del  término  de  seis  (6)  meses para la investigación previa de la ley 600 de 2000, etapa que no existe  en  el  esquema  del  sistema  procesal  acusatorio  de  la  ley  906  de  2004;  la  aportación y valoración de las pruebas en la etapa del juicio por parte de los  Magistrados  de  los  Tribunales  de  Justicia  y  Paz,  aun  cuando  la  ley  975  de  2005  no  previó  la  etapa  del  juicio  oral  donde  dichas  pruebas  pudieran  ser  123

aportadas  y  valoradas;  y  finalmente  la  utilización  de  la  versión  libre  –  confesión  como  medio  probatorio  de  la  responsabilidad  penal  y  civil  de  los  desmovilizados,  figura  que  no  existe  en  ninguno  de  los  dos  sistemas  procesales antes mencionados.     Este situación es más preocupante si se tiene en cuenta que el propio decreto  estableció  el  marco  interpretativo  en  el  cual  se  debe  aplicar,  adhiriendo  en  términos  generales  a  la  estructura  del  sistema  penal  acusatorio  establecido  en la ley 906 de 2004.    3. En cuanto a los vacíos, el Gobierno Nacional dejó de regular aspectos tales  como:  los  procedimientos  a  través  de  los  cuales  se  realizarán  los  pagos  de  las  reparaciones  ordenadas  en  las  sentencias  judiciales  por  medio  del  Fondo  Nacional  para  la  Reparación  de  las  víctimas;  el  saneamiento  fiscal,  comercial  y  de  servicios  públicos  de  los  bienes  que  los  desmovilizados  entregan  para  la  reparación  de  las  víctimas,  cuando  no  sea  posible  establecer  exenciones,  acuerdos  de  pago  o  cuando  éstos  se  incumplan;  y  finalmente,  no  fueron  desarrollados  los  artículos  56  a  58  de  la  ley,  que  establecen  el  deber  de  memoria  y  las  medidas  de  preservación  y  acceso  a  los  archivos,  dejando  un  vacío  en  cuanto  a  los  recursos  humanos,  técnicos  y presupuestales necesarios para hacer efectivo este deber. 

  Recomendaciones    5. Se  recomienda  al  Gobierno  Nacional  consolidar  un  marco  normativo  apropiado,  democrático  y  pluralista,  que  garantice  la  efectividad  de  los  derechos  de  las  víctimas  a  la  verdad  a  la  justicia  y  a  la  reparación  y  un  adecuado  proceso  de  desarme,  desmovilización  y  reinserción,  como  parte  del  desarrollo  de  los  principios  y  valores  constitucionales  del  Estado  Social  de  Derecho,  y  que  haga  realmente  eficaz  el  derecho  a  la  paz  de  todos  los  colombianos.    6. Se recomienda a todos los servidores públicos y demás operadores jurídicos  que participen en la implementación de la Ley de Justicia y Paz y su decreto  reglamentario,  la  aplicación  estricta  de  los  estándares  nacionales  e  internacionales  de  derechos  humanos,  derecho  internacional  humanitario  y  derecho  internacional  penal.  Esta  interpretación  garantista  (en  sentido  formal  y  material)  del  marco  normativo  debe  servirse  de  los  principios 

124

hermenéuticos de los derechos humanos (principio prohomine) y del derecho  internacional  humanitario  (cláusula  martens),  a  fin  de  garantizar  un  desarrollo  vigoroso  de  las  normas  constitucionales  y  del  sistema  jurídico  en  su  conjunto.  Es  necesario  además  que  la  aplicación  de  la  ley  y  el  decreto  respete las formas propias del juicio  y demás garantías del sistema procesal  penal acusatorio.    7. Se  recomienda  a  la  Procuraduría  General  de  la  Nación,  que  en  ejercicio  de  sus funciones preventiva, disciplinaria y de intervención, continúe de forma  permanente  con  el  seguimiento  y  verificación  a  las  políticas  de  desmovilización  y  reinserción  que  adelanta  actualmente  el  Gobierno  Nacional y las que se adelanten en el futuro.   Se recomienda a la PGN que en su participación en la Comisión Nacional de  Reparación y Reconciliación vele por el desarrollo de las funciones de ésta y  en  especial,  por  la  satisfacción  del  derecho  a  la  reparación  integral  de  las  víctimas tanto en su dimensión individual como colectiva.    Se recomienda a la Procuraduría judicial para la justicia y la paz, capacitar a  sus  procuradores  judiciales  en  materia  penal,  ambiental  y  agraria,  y  del  menor  y  la  familia  acerca  de  garantías  judiciales,  debido  proceso,  derechos  de  las  víctimas  y  de  los  sujetos  de  especial  protección  constitucional  de  acuerdo  a  los  estándares  internacionales.  Igualmente  se  recomienda  la  implementación  de  mecanismos  de  coordinación  e  intercambio  de  información  entre  los  diferentes  procuradores  judiciales  que  deben  participar  en  los  procesos  penales,  especialmente  en  el  incidente  de  reparación  integral,  ante  los  tribunales  de  justicia  y  paz  y  ante  la  justicia  del  menor,  lo  mismo  que  ante  las  Comisiones  Regionales  para  la  restitución  de  bienes.    Se  recomienda  a  la  PGN  la  implementación  de  políticas  que  conduzcan  a  la  garantía  de  la  dimensión  colectiva  del  derecho  a  la  verdad  de  las  víctimas  y  de  la  sociedad  en  su  conjunto,  por  medio  de  la  custodia  de  los  archivos  que  se produzcan con la ley de Justicia y Paz.    Se  recomienda  a  la  PGN  el  impulso  de  mecanismos  para  la  participación  democrática de las organizaciones sociales para la asistencia a las víctimas, a  fin  de  potenciar  sus  capacidades  como  defensores  de  los  derechos  de  las  mismas.    125

 

1. Se recomienda a la Fiscalía General de la Nación, especialmente a su unidad  para la justicia y la paz, garantizar la efectividad de los derechos a la verdad  y a la justicia de las víctimas, a través de investigaciones serias, eficaces, que  conduzcan  a  la  averiguación  de  la  verdad  procesal,  que  allanen  el  camino  para la reconstrucción histórica.    2. Se  recomienda  a  la  Defensoría  del  Pueblo,  especialmente  al  Sistema  Nacional  de  Defensoría  Pública,  capacitar  y  reforzar  los  conocimientos  de  los  defensores  públicos  que  deben  participar  en  la  implementación  de  la  ley  de justicia y paz, en especial acerca de garantías judiciales, debido proceso y  derechos de las víctimas de acuerdo a los estándares internacionales.    3. Se  recomienda  a  las  Salas  de  Justicia  y  Paz  de  los  Tribunales  Superiores  de  Distrito  Judicial,  hacer  efectivo  el  deber  de  enjuiciar  y  castigar  a  los  autores  y  partícipes  de  violaciones  de  los  derechos  humanos  e  infracciones  al  Derecho Internacional Humanitario.    8. Finalmente,  se  recomienda  a  la  Comisión  Nacional  de  Reparación  y  Reconciliación  y  al  Gobierno  Nacional  la  elaboración  e  implementación  de  una  política  pública  y  un  programa  de  reparaciones  que  garantice  la  satisfacción  de  los  derechos  de  las  víctimas,  con  una  perspectiva  incluyente,  de  género  y  respetuosa  de  las  diversidades  étnicas  y  culturales  del  pueblo  colombiano.       

126

Capítulo 2.   SEGUIMIENTO  A  LA  PROTECCIÓN  DE  LAS  VÍCTIMAS  DEL  CONFLICTO  EN  MATERIA DE BIENES PATRIMONIALES. Descripción, Análisis y Seguimiento216   I.          PRESENTACIÓN    Los derechos de la población desplazada han sido objeto de especial atención de la  Procuraduría  General  de  la  Nación,  para  lo  cual  se  cuenta  con  una  política  pública  interna y un manual para el seguimiento y vigilancia de las entidades que integran  el Sistema para la Atención Integral de esa población.    Uno  de  los  aspectos  de  especial  atención  de  este  organismo  se  refiere  al  despojo  arbitrario  de  los  bienes  de  miles  y  miles  de  desplazados  por  la  violencia,  situación  que  los  priva  de  ejercer  sus  derechos  fundamentales,  económicos,  sociales  y  culturales,  así  como  los  derechos  colectivos.  Es  así  como  durante  el  año  anterior  se  presentó  a  la  opinión  pública  un  informe  sobre  la  situación  de  los  bienes  patrimoniales  de  las  personas  expulsadas  y  las  acciones  adelantadas  por  las  autoridades concernidas en su defensa.    En el texto que se presenta a continuación se ahonda en el estudio de esta situación  a  través  del  análisis  de  las  políticas  públicas  para  la  atención  de  la  población  desplazada  y  de  desmovilización  y  reinserción,  desde  la  perspectiva  de  los  estándares  y  principios  internacionales  de  derechos  humanos  y  de  derecho  internacional humanitario y demás normas afines y conexas.    Del  examen  de  las  referidas  políticas  en  el  marco  de  los  Principios  Rectores  del  Desplazamiento  Interno  y  de  los  Principios  sobre  la  Restitución  de  las  Viviendas  y  Patrimonio  de  los  Refugiados  y  las  Personas  Desplazadas  se  infiere  que  el  Estado  colombiano  no  ha  actuado  con  la  diligencia  requerida  para  garantizar  los  derechos  a la propiedad y posesiones antes, en y después del desplazamiento forzado.    En  primer  lugar,  se  evidencia  la  ineficacia  del  Sistema  de  Reforma  Agraria,  debido  a  la  falta  de  voluntad  política  para  modificar  la  estructura  de  la  tenencia  de  la  tierra,  lo  que  ha  promovido  su  concentración  y  la  ausencia  de  mecanismos  que  garanticen la seguridad jurídica de los bienes de los habitantes del campo.    

216

  Informe  elaborado  por  Yamile  Salinas  Abdala,  consultora  del  proyecto,  con  la  colaboración  de  Juana Dávila. 

127

En  segundo  lugar,  la  política  pública  de  desplazados  no  incorpora  el  derecho  a  la  restitución  de  los  bienes  patrimoniales  de  las  personas  expulsadas  como  víctimas  de  un  delito  de  lesa  humanidad  y  de  un  crimen  de  guerra.  De  tal  suerte  que  las  medidas  dirigidas  a  su  restablecimiento  socioeconómico  son  simples  mecanismos  de  compensación  que  no  incorporan  la  obligación  estatal  de  reparar  a  las  personas  afectadas por el incumplimiento de su deber de garante de los derechos humanos.    Asimismo,  la  respuesta  estatal  encaminada  a  permitir  el  acceso  a  tierras  y  viviendas a quienes han sido despojados de esos bienes es anacrónica e insuficiente  de  manera  tal  que  solamente  ha  beneficiado  a  un  escaso  4%  de  la  población  desplazada.    En tercer lugar, el proceso de desmovilización de miembros de los grupos armados  autores  de  graves  daños  a  la  integridad  personal,  masacres,  ejecuciones  selectivas,  desplazamientos  forzados  y  usurpación  de  tierras,  entre  otras  conductas,  no  comprende suficientes mecanismos e instrumentos para esclarecer la verdad de los  hechos  y  obligar  a  los  victimarios  a  reparar  adecuadamente  a  sus  víctimas.  Tampoco  incluye  los  procedimientos  y  recursos  necesarios  para  que  el  Estado  satisfaga este derecho cuando no lo hagan los perpetradores de los crímenes.    Por  lo  expuesto,  la  Procuraduría  como  ente  titular  de  sus  mandatos  constitucionales de proteger de manera efectiva los derechos humanos de todos los  habitantes  del  territorio  nacional  y  representar  los  intereses  de  la  sociedad,  reitera  que  se  debe  abordar  de  manera  integral  la  defensa  de  las  víctimas  y  de  sus  bienes  patrimoniales, ejercicio que demanda, en primer lugar, de una voluntad real de los  actores  involucrados  y,  en  segundo  lugar,  de  la  expedición  de  un  marco  legal  dirigido a materializar el derecho a la reparación integral.    Esta  normatividad  debe  ser  compatible  con  los  instrumentos  internacionales  de  derechos  humanos  y  ajustarse  a  las  graves  características  del  conflicto  colombiano  y,  en  consecuencia,  debe  incorporar  las  garantías  de  no  repetición,  tales  como  modificar  las  normas  que  impiden  la  realización  del  citado  derecho,  así  como  el  establecimiento  de  procedimientos,  mecanismos  e  instancias  dirigidas  a  que  las  víctimas  puedan  reclamar  y  obtener  de  manera  adecuada,  justa  y  oportuna  la  restitución  de  sus  viviendas,  tierras  y  demás  bienes  y,  por  ende,  la  realización  de  otros  derechos  conculcados,  como  son  los  derechos  a  la  propiedad  y  posesiones,  a  la residencia, al trabajo y a la familia.   

128

La  reconciliación  y  la  paz  solamente  serán  posibles  si  se  atienden  debidamente  los  derechos de los afectados por el conflicto, dando un trato especial a los grupos más  vulnerables, entre ellos las mujeres y las comunidades indígenas y negras.      Para  estos  objetivos,  se  debe  contar  con  la  comunidad  internacional,  a  través  de  su  experiencia  y  recursos  de  cooperación  dirigidos  a  dotar  a  las  entidades  de  herramientas  adecuadas  que  faciliten  a  las  víctimas  la  defensa  de  sus  bienes,  así  como  por  medio  de  una  veeduría  de  las  distintas  acciones  contempladas  en  la  Ley  975  de  2005,  entre  ellas  las  dirigidas  al  juzgamiento  de  los  desmovilizados  y  a  la  entrega efectiva de los bienes adquiridos de manera arbitraria e ilegítima.       Por  su  parte,  la  Procuraduría  dentro  de  sus  acciones  en  la  búsqueda  de  la  convivencia pacífica y la paz continuará capacitación a sus servidores acerca de las  normas nacionales e internacionales que rigen los deberes del Estado colombiano y  los derechos de las víctimas, para lo cual al final del texto se suministra un manual  de  intervención  que  facilita  la  labor  de  los  funcionarios  del  Ministerio  Público  en  los  procesos  judiciales  y  en  las  comisiones  regionales  de  restitución  previstos  en  la  Ley de Desmovilización.    II.  INTRODUCCIÓN  

  Simultáneamente  al  menoscabo  de  sus  derechos  a  la  vida,  a  la  integridad,  a  la  libertad  y  demás  derechos  humanos  de  contenido  no  patrimonial,  las  víctimas  de  conflictos  armados  internos  e  internacionales  son  gravemente  afectadas  en  sus  derechos  patrimoniales  como  consecuencia  de  las  vulneraciones  al  Derecho  Internacional  de  los  Derechos  Humanos  (en  adelante  DDHH)  y  las  infracciones  al  Derecho  Internacional  Humanitario  (en  adelante  DIH)  en  que  incurren  los  actores  armados.     La  amplia  y  dispersa  legislación  interna  y  las  políticas  públicas  para  la   atención  a  la  población  desplazada,  así  como  la  política  de  desmovilización  y  reinserción  están  muy  distantes  de  garantizar  la  realización  de  los  derechos  a  la  reparación  integral, como, también, la justa, oportuna y adecuada restitución de las tierras, las  viviendas y demás bienes patrimoniales de las víctimas de la violencia. Ello a pesar  de  que  diversos  instrumentos  internacionales,  particularmente  los  Principios  sobre  la  Restitución  de  las  Viviendas  y  el  Patrimonio  de  los  Refugiados  y  las  Personas 

129

Desplazadas  (en  adelante  Principios  para  la  Restitución)217,  exigen  dentro  de  los  procesos de reparación integral la restauración de estos derechos.     Como  se  verá  a  lo  largo  de  este  texto,  si  bien  la  legislación  colombiana  presenta  algunos  avances  en  torno  a  la  protección  de  los  bienes  patrimoniales  de  las  victimas  del  conflicto,  éstos  se  reducen  a  definir  algunas  medidas  de  aseguramiento  para  los  bienes  inmuebles  rurales  y  otras,  muy  precarias,  para  los  bienes  muebles.  Existen  enormes  vacíos  legales  y  de  interpretación  respecto  de  la  protección  de  la  propiedad  colectiva  de  los  grupos  étnicos  y  de  las  mujeres  cabeza  de  familia,  así  como  de  los  titulares  de  derechos  patrimoniales  diferentes  a  la  propiedad, y no se ha previsto en la ley la protección de los bienes urbanos.     De  otra  parte,  la  política  pública  para  la  atención  integral  de  la  población  desplazada  por  la  violencia  (en  adelante  PPD)  desconoce  a  estas  personas  los  derechos  a  la  reparación,  a  la  verdad  y  la  justicia  que  les  corresponden  como  víctimas  que  son  de  un  delito  de  lesa  humanidad.  Así,  por  ejemplo,  los  programas  existentes  de  acceso  a  tierras  y  vivienda,  se  limitan  a  brindar  una  atención  humanitaria  y  una  estabilización  socioeconómica  mínimas  a  la  población  desplazada  y  dejan  de  atender  sus  derechos,  ostensiblemente  más  amplios,  a  la  restitución  y  reparación  por  bienes  forzosamente  abandonados.  Y,  pese  a  ello,  el  Estado  ha  pretendido  dar  por  satisfechos  estos  derechos  mediante  la  ejecución  de  estos  programas,  soslayando  gravemente  su  materialización  y  su  verdadero  contenido.     Algo  semejante  ocurre  en  la  política  pública  de  desmovilización  y  reinserción  (en  adelante  PDR),  que  no  refleja  una  voluntad  política  encaminada  a  abordar  de  manera  adecuada,  justa  y  efectiva  la  restitución  de  los  bienes  a  la  PD.  Por  vía  de  ejemplo,  en  la  Ley  975  de  2005  y  en  el  Decreto  4765  del  mismo  año,  no  se  contempla  el  derecho  a  la  restitución  de  las  viviendas,  las  tierras  y  el  patrimonio,  como un “componente esencial del estado de derecho”, “elemento fundamental de  la  justicia  restitutiva”  y  “medio  preferente  de  reparación”  de  las  víctimas  de  la  violencia que han perdido sus bienes patrimoniales.     Estas  normas,  además  de  no  incluir  procedimientos,  instituciones  y  mecanismos  que  aseguren  la  adecuada  restitución  de  las  tierras,  las  viviendas  y  el  patrimonio,  otorgan  un  tratamiento  visiblemente  privilegiado  a  los  miembros  de  los  grupos 

  Organización  de  Naciones  Unidas.  Subcomisión  para  la  Promoción  de  los  Derechos  Humanos  del  Consejo  Económico  y  Social  de  la  Naciones  Unidas.  Doc  E/CN.4/Sub  2/2005/17,  de  junio  28  de  2005. 
217

130

armados  organizados  al  margen  de  la  ley  (en  adelante  GAOML)  por  encima  de  las  víctimas  de  sus  acciones,  desconociendo  sus  derechos  a  la  devolución  de  sus  bienes,  al  regreso  a  sus  hogares  y  a  la  indemnización  por  los  daños  y  perjuicios  ocasionados por las conductas violatorias de sus derechos humanos.    En  consecuencia,  subsiste  una  gran  deuda,  particularmente  con  aquellas  familias  expulsadas  violentamente  de  zonas  rurales  y  urbanas  dejando  abandonados  sus  bienes  patrimoniales,  la  cual  no  es  posible  cuantificar  dada  la  carencia  de  información  al  respecto,  así  como  a  las  diferentes  metodologías  empleadas  para  la  recolección  de  datos  por  las  pocas  entidades  que  han  indagado  y  recabado  información sobre los bienes expropiados218.     En  este  contexto,  la  Procuraduría  General  de  la  Nación  en  ejercicio  de  sus  funciones  de  Ministerio  Público  y  defensor  del  orden  constitucional  y  legal,  adelantó  el  Proyecto  Control  Preventivo  y  Seguimiento  a  las  Políticas  Públicas  en  materia  de  Reinserción  y  Desmovilización,  dentro  del  cual  se  inscribe  este  componente219,  en  el  que  se  ha  abordado  de  manera  preferente  el  estudio  del  derecho a la restitución de las tierras, las viviendas y los bienes de las víctimas, sin  que  ello  implique  el  desconocimiento  de  los  derechos  a  la  verdad,  la  justicia  y  la  reparación en general220.    III.  ESTRUCTURA DEL DOCUMENTO 

  El  objetivo  de  este  componente  es  realizar,  desde  la  perspectiva  de  los  DDHH  y  el  DIH,  el  seguimiento  y  control  a  las  políticas  públicas  referidas  a  la  defensa  y  protección  de  los  derechos  patrimoniales  de  las  víctimas  del  conflicto,  específicamente de las tierras de la población desplazada.     
  Dentro  de  estas  entidades  se  encuentra  CODHES  que  lleva  la  base  de  datos  SISDES  y  la  Conferencia Episcopal, coordinador del sistema de información RUT desde 1997.  219  Los  otros  componentes  son  el  de  “Verdad,  Justicia  y  Reparación”,  el  de  “Beneficios  Jurídicos”  y  el de “Beneficios Administrativos para la Población Desmovilizada y Reinsertada”.   220  La  problemática  de  los  derechos  patrimoniales  de  la  población  desplazada  ha  sido  una  preocupación  constante  de  la  PROCURADURÍA  GENERAL  DE  LA  NACIÓN.  En  febrero  de  2005,  se  presentó  la  publicación  “Protección  de  bienes  Patrimoniales  de  la  Población  Desplazada”,  resultado  de  la  investigación  adelantada  con  el  auspicio  de  MSD  –  Colombia.  De  otra  parte,  desde  el  año  2004,  este  organismo  implementa  el  Modelo  de  Seguimiento  y  Evaluación  al  Sistema  de  Atención  Integral  a  la  Población  Desplazada  –  SNAIDP,  compuesto  por  los  formatos  de  captura  de  información,  la  matriz  de  desempeño  y  el  formato  de  análisis  contextual  y  la  Política  Pública  de  la  Procuraduría para la Atención a la Población Desplazada.  
218

131

Este  texto  se  divide  en  cinco  secciones,  al  final  de  las  cuales  se  presenta  un  protocolo  de  actuación  para  los  Procuradores  Judiciales  Agrarios  en  el  que  se  puntualiza  su  intervención  en  el  proceso  previsto  en  la  Ley  975  de  2005,  en  lo  que  respecta  a  los  bienes  inmuebles  agrarios  y  los  bienes  muebles  afectos  a  la  explotación rural (muebles por destinación). También se presenta una guía para las  actuaciones  de  los  servidores  de  la  Procuraduría  General  de  la  Nación  que  sean  designados para integrar las comisiones regionales de restitución de bienes.      En  la  primera  sección  se  relacionan  las  normas  internacionales  y  nacionales  que  amparan  los  derechos  a  la  propiedad  y  posesiones  y  los  derechos  patrimoniales  vinculados  a  la  tierra.  De  manera  sucinta  se  hace  referencia  al  derecho  a  la  reparación  y  se  resumen  los  Principios  sobre  la  restitución  de  las  Viviendas  y  el  patrimonio de los Refugiados y las Personas Desplazadas, adoptados por Naciones  Unidas.      En  la  segunda  sección  se  presenta  el  contexto  general  que  enmarca  el  desplazamiento  forzado  en  Colombia,  principalmente  en  lo  que  se  refiere  a  sus  causas  y  a  las  dificultades  para  cuantificar  los  efectos  en  materia  de  bienes  patrimoniales de la población desplazada.     En  la  tercera  sección  se  expone  la  política  pública  para  la  atención  a  la  población  desplazada en lo que se relaciona con los bienes patrimoniales. En la primera parte,  se    enuncian  los  programas  de  acceso  a  tierras  para  esa  población,  señalando  sus  avances y dificultades. En la segunda, se esbozan las medidas de aseguramiento de  dichos  bienes  previstas  en  la  legislación  nacional.  A  lo  largo  de  este  acápite  se  muestra  que  las  acciones  para  la  atención  a  las  personas  desplazadas  desplegadas  en  el  marco  de  la  referida  política  no  involucran  el  deber  estatal  de  asegurarles  el  derecho  a  la  restitución  adecuada  y  justa  de  sus  bienes  como  víctimas  de  graves  violaciones de los derechos humanos y del derecho internacional humanitario.     En esta sección, también se hace referencia a la relación existente entre el desmonte  de la reforma agraria  y las causas del desplazamiento  forzado, especialmente en lo  que  se  relaciona  con  la  falta  de  voluntad  política  para  modificar  la  estructura  de  la  tenencia  de  la  tierra,  lo  que  ha  promovido  su  concentración  y  la  ausencia  de  mecanismos  que  garanticen  la  seguridad  jurídica  de  los  bienes  de  los  habitantes  del  campo.  Al  final  del  capítulo  se  enuncian  los  derechos  de  las  mujeres  como  víctimas de la violencia y las limitadas acciones para atenderlos.    La  cuarta  sección  se  destina  a  presentar  algunas  vacíos  y  dificultades  en  la  política  pública de desmovilización y reinserción, concretamente en la Ley 975 de 2005 y en  132

el  Decreto  4760  del  mismo  año,  tales  como  dar  preferencia  a  la  indemnización  sobre la obligación de devolver los bienes patrimoniales a la población desplazada,  pese  a  que  la  restitución  es  considerada  en  los  instrumentos  internacionales  como  un  medio  preferente  de  reparación  y  su  materialización  aporta  a  la  consecución  de  la paz.    De  otra  parte,  se  describen  los  mecanismos  de  restitución  directa  y  los  proyectos  productivos dirigidos a la reincorporación de los miembros de los grupos armados,  con  el  fin  de  evidenciar  que  éstos  pueden  adelantarse  en  menoscabo  de  las  víctimas. Adicionalmente, se efectúan algunas estimaciones sobre los costos por los  perjuicios  causados  a  esa  población  por  la  pérdida  de  sus  bienes  inmuebles  agrarios, los muebles afectos a la explotación rural y los ingresos no percibidos.     Al  término  de  esta  parte  del  documento  se  formulan  recomendaciones  dirigidas  a  la  expedición  de  una  ley  que  asegure  los  derechos  a  la  restitución  de  los  bienes  patrimoniales  de  las  víctimas,  en  la  que  se  avance  en  la  protección  tanto  de  los  propietarios  como  de  otros  titulares  de  derechos,  así  como  en  el  aseguramiento  de  todos los bienes muebles e inmuebles rurales y urbanos.     La quinta sección se dedica a los derechos de los  grupos étnicos al territorio y a las  tierras  que  ocupan.  Como  caso  emblemático  de  la  violación  de  los  derechos  de  las  comunidades  indígenas  y  afrocolombianas  se  presenta  la  situación  de  los  territorios  colectivos  de  Jiguamiandó  y  Curvaradó,  indicándose  las  características  que  han  enmarcado  la  usurpación  de  estos  territorios  para  la  siembra  de  palma  aceitera.  

133

1.    1.1. 

NORMATIVIDAD INTERNACIONAL Y NACIONAL   

Derecho a la propiedad y a las posesiones 

  La  Declaración  Universal  de  los  Derechos  Humanos,  la  Declaración  Americana  de  los  Derechos  y  Deberes  del  Hombre  y  la  Convención  Americana  sobre  Derechos  Humanos221,  entre  otros  instrumentos,  consagran  el  derecho  humano  a  la  propiedad y a las posesiones, cuya titularidad puede ser individual o colectiva222.    En  consecuencia,  se  prohíben  las  privaciones  al  uso  y  goce  pacífico  de  los  bienes,  salvo  que  existan  razones  de  interés  social  o  de  utilidad  pública,  previamente  definidas  en  la  ley,  las  cuales,  a  su  vez,  deben  ser  compatibles  con  el  derecho  internacional humanitario.    A los titulares de la propiedad  y  de las posesiones les asisten los derechos a: (1) no  ser  privados  arbitrariamente  de  sus  propiedades  o  posesiones,  (2)  a  ser  indemnizados  en  los  casos  en  que  se  les  prive  del  uso  y  goce  de  sus  bienes, (3)  a  la  protección  de  sus  bienes  frente  al  expolio,  ataques  directos  o  indiscriminados  u  otros  actos  de  violencia,  a  la  destrucción  o  expropiación  como  forma  de  castigo  colectivo.  También  a  la  protección  de  sus  bienes  en  caso  de  que  se  encuentren  abandonados como consecuencia del desplazamiento forzado.     Por  su  parte,  en  los  Principios  Rectores  de  los  Desplazamiento  Internos  (en 

  Declaración Universal  de los  Derechos Humanos. Artículo 17. 1.  Toda  persona  tiene  derecho a  la  propiedad,  individual  y  colectivamente.  2.  Nadie  será  privado  arbitrariamente  de  su  propiedad.  Declaración  Americana  de  los  Derechos  y  Deberes  del  Hombre.  Artículo  XXIII.  Toda  persona  tiene  derecho  a  la  propiedad  privada  correspondiente  a  las  necesidades  esenciales  de  una  vida  decorosa,  que  contribuya  a  mantener  la  dignidad  de  la  persona  y  del  hogar.  Convención  Americana  sobre  Derechos  Humanos.  Artículo  21.  Derecho  a  la  propiedad  privada.  1.  Toda  persona  tiene  derecho  al  uso  y  goce  de  sus  bienes.  La  ley  puede  subordinar  tal  uso  y  goce  al  interés  social.  2.  Ninguna  persona  puede  ser  privada  de  sus  bienes,  excepto  mediante  el  pago  de  indemnización  justa,  por  razones  de  utilidad  pública  o  de  interés  social  y  en  los  casos  y  según  las  formas  establecidas  por  la  ley.  3.  Tanto  la  usura  como  cualquier  otra  forma  de  explotación  del  hombre  por  el  hombre,  deben  ser prohibidas por la ley.  222  Corte  IDH.  Caso  de  la  Comunidad  Mayagna  (Sumo)  Awas  Tingi  vs.  Nicaragua,  agosto  31  de  2001.  En  esta  providencia,  se  indica  que  “…  el  artículo  21  de  la  Convención  protege  el  derecho  a  la  propiedad  en  un  sentido  que  comprende,  entre  otros,  los  derechos  de  los  miembros  de  las  comunidades indígenas en el marco de la propiedad comunal …”. 
221

134

adelante  Principios  DENG)223,  se  consagra  la  prohibición  expresa  de  privar  a  las  personas de su propiedad o posesiones de manera arbitraria.      Contemplan,  igualmente  estos  Principios,  el  deber  de  los  Estados  de  proteger  la  propiedad  y  las  posesiones  de  las  personas  que  se  vieron  obligadas  a  migrar  y,  en  consecuencia,  no  permitir  que  éstas  sean  destruidas,  apropiadas,  ocupadas  o  empleadas en forma ilegal, así como la obligación de prestar la asistencia requerida  para la recuperación de las tierras y otros bienes.     De  otro  lado,  las  personas  desplazadas  tienen  los  derechos  al  regreso,  al  reasentamiento y a la reintegración para lo cual los Estados deben garantizar: (1) El  establecimiento  de  condiciones  y  el  suministro  de  medios  para  asegurar  que  el  retorno  al  lugar  de  que  fueron  expulsados  o  a  otro  sea  “voluntario,  seguro  y  digno”,  (2)  la  restitución  de  los  bienes  o  la  indemnización,  en  los  casos  en  que  lo  anterior  no  sea  posible,  (3)  la  participación  de  la  población  desplazada  en  la  “planificación  y  gestión”  ya  sea  del  retorno  o  del  reestablecimiento,  y  (4)  el  suministro  de  condiciones  que  posibiliten  la  vida  digna,  tales  como  la  prestación  de los servicios públicos (Principios DENG 21 28, 29 y 30).    1.2. Derechos patrimoniales    La  doctrina  civil  los  define  como  aquellos  que  poseen  en  alguna  medida  un  contenido,  significado  o  valor  económico.  Entre  ellos  se  cuentan  los  créditos,  la  propiedad,  el  usufructo,  el  uso  y  la  habitación,  el  derecho  de  retención  y,  en  general, todos aquellos derechos que versen o involucren bienes genéricos (dinero)  o  en  especie,  sean  muebles  o  inmuebles,  que  sean  susceptibles  de  apropiarse  e  intercambiarse.  Igualmente  ocurre  con  los  derechos  que  recaen  sobre  objetos  inmateriales  como  los  derechos  de  propiedad  intelectual  (Código  Civil  –  C.C.,  artículo 665).     Los  derechos  patrimoniales  se  dividen  en  derechos  reales  y  derechos  personales.  Son  derechos  reales  el  dominio,  la  herencia,  el  usufructo,  el  uso  o  habitación,  las  servidumbres  activas,  la  prenda  y  la  hipoteca.  Las  acciones  reales  que  surgen  de  estos  derechos  se  puede  ejercer  contra  cualquier  miembro  de  la  comunidad  jurídica.  
  Organización  de  Naciones  Unidas.  Principios  Rectores  de  los  Desplazamientos  Internos,  presentados  a  la  Comisión  de  Derechos  Humanos  de  Naciones  Unidas  en  1998,  por  el  Representante  del  Secretario  General  sobre  Desplazados  Internos,  Señor  Francis  M.  Deng.  DOC  E/CN.4/1998/53/Add.2, 11 de febrero de 1998. 
223

135

  Los  derechos  personales  son  relaciones  jurídicas  que  se  establecen  entre  personas  y  sólo  se  pueden  reclamar  de  “ciertas  personas  que,  por  un  hecho  suyo  o  la  sola  disposición de la ley, han contraído las obligaciones correlativas; como el que tiene  el prestamista contra su deudor por el dinero prestado, o el hijo contra el padre por  alimentos. De estos derechos nacen las acciones personales” (Artículo 666, ídem).    Todos  los  derechos  patrimoniales  pueden  subsumirse  en  cualquiera  de  los  siguientes conceptos:      1.2.1.  Propiedad o derecho real de dominio de bienes muebles e inmuebles    Los artículos 2, 7 y 58 de la Constitución Política (En adelante C.P.) disponen que la  propiedad  individual  o  colectiva  adquirida  en  cumplimiento  de  las  leyes  civiles  es  un derecho cuya protección le compete a las autoridades de la República.      El  ejercicio  del  derecho  a  la  propiedad  se  supedita  al  interés  general,  por  lo  cual  a  sus  titulares  les  corresponde  entre  otros  deberes:  respetar  los  derechos  ajenos  sin  abusar  de  los  propios  y  obrar  dentro  del  principio  de  solidaridad  (Artículos  1,  5,  58,  95  y  333,  entre  otros).  De  otra  parte,  por  motivos  de  utilidad  pública  o  interés  social legalmente acreditados, puede decretarse la expropiación con indemnización  previa. En  circunstancias de guerra se autoriza la expropiación con indemnización  posterior (Artículo 59 C.P.).     Para  el  mantenimiento  de  la  propiedad  se  exige  el  cumplimiento  de  la  función  social  y  ecológica,  en  caso  contrario  se  puede  extinguir  el  dominio  con  base  en  lo  dispuesto en el artículo 58 de la C.P.     La  adquisición  del  dominio  exige  un  título  legítimo.  De  tal  suerte  que  cuando  se  adquiere  por  medios  ilícitos  procede  la  acción  constitucional  de    extinción  de  dominio  mediante  sentencia  judicial  (Artículo  34  C.P,),    por  medio  de  la  cual  se  desvirtúa  un  vicio  originario  que  no  es  susceptible  de  saneamiento.  Es  el  caso  de  una propiedad que se “recluta en cabeza de una persona o de más personas no esta  en  cabeza  de  ellas  porque  esa  propiedad  que  aparentemente  se  había  adquirido  a  través  de  mecanismos  acordes  con  la  Constitución,  realmente  se  había  logrado  mediante  unos  procesos  torticeros,  contrarios  al  sistema  jurídico,  a  los  valores  y  a 

136

la moral que profesa nuestra sociedad”224.      En  la  legislación  civil  se  define  el  derecho  a la  propiedad  como  el “Derecho  real  en  una  cosa  corporal,  para  gozar  y  disponer  de  ella”  (Artículo  669  C.C.).  Su  titular  puede  ejercer  sobre  ella  los  poderes  de  disposición,  uso y  disfrute. Se  diferencia  de  otros  derechos  reales  como  el  usufructo,  el  uso,  la  habitación  o  la  nuda  propiedad,  entre  otros,  que  son  derechos  reales  incompletos,  ya  que  sólo  reúnen  uno  o  dos  de  estos tres atributos.     Por  su  naturaleza,  los  derechos  reales  son  oponibles  a  cualquier  tercero  y,  por  lo  mismo,  pueden  también  ser  conculcados  por  cualquier  tercero.  Por  estas  razones,  la propiedad, sus limitaciones, derivaciones y desmembraciones, y demás derechos  reales están sujetos, por lo general, al registro y control por parte del Estado.    1.2.2. Posesión de bienes muebles e inmuebles    Se refiere al hecho de ejercer con ánimo de señor y dueño el control material de un  bien  ajeno,  sea  mueble  o  inmueble.  El  Código  Civil,  en  el  artículo  762  la  define  así:  “La  tenencia  de  una  cosa  determinada  con  ánimo  de  señor  y  dueño,  sea  que  el  dueño  o  el  que  se  da  por  tal,  tenga  la  cosa  por  sí  mismo,  o  por  otra  persona  que  la  tenga en lugar y a nombre de él”.    Los  elementos  constitutivos  de  la  posesión  son  la  intención  o  voluntad  externamente apreciable de comportarse como dueño respecto a un bien (animus) y  la  tenencia  material  de  la  cosa  en  sí  misma  considerada  (corpus).  El  bien  debe  ser  prescriptible, enajenable y embargable.       Los efectos jurídicos de la posesión son los siguientes:     1º. El  derecho  a  la  prescripción  adquisitiva  de  bienes  de  propiedad  de  terceros  (Libro IV, Título 41, Cápitulo II del C.C.). La norma distingue las posesiones  regulares  de  las  posesiones  irregulares  y  otorga,  a  cada  una  de  ellas,  unos  términos  de  prescripción  propios:  5  años  para  la  posesión  regular  de  bienes  inmuebles  y  10  para  la  prescripción  irregular,  y  3  años  para  la  posesión  regular de muebles (Ley 791 de 2002). 

  HERNÁNDEZ  GALINDO,  José  Gregorio,  “Naturaleza  constitucional  de  la  extinción  de  dominio”.  En:  Economía  Colombiana,  Revista  de  la  Contraloría  General  de  la  República.  “La  cuestión Agraria, la democracia y la paz”, Ed. 309, julio ‐agosto de 2005.  
224

137

  2º.

El  derecho  a  la  prescripción  agraria  de  corto  tiempo.  Recae  sobre  predios  rurales que en vez de ser explotados económicamente por sus dueños, sea por  negligencia o descuido, sí lo son por parte de terceros poseedores (Artículo 12  de  la  Ley  200  de  1936  y  artículo  4  de  la  Ley  4ª  de  1973).    Este  tipo  de  prescripción,  que  sólo  requiere  de  5  años  para  su  vencimiento,  exige:  (1)  un  control  de  hecho,  por  medio  de  una  evidente  explotación  económica  del  suelo,  (2)  que  sea  pública,  pacífica  y  continua,  (3)  la  creencia  de  buena  fe  del  interesado  de  que  se  trata  de  un  bien  baldío,  por  lo  menos  al  inicio  de  la  explotación,  y,  por  ende,  (4)  que  el  globo  de  terreno  no  hubiese  estado  demarcado  con  cerramientos  artificiales,  ni  existiesen  señales  indicativas  de  inequívoca propiedad particular.   El  derecho  a  la  no  interrupción  violenta  de  los  términos  de  prescripción.  Se  trata  del  derecho  otorgado  al  poseedor  desplazado  para  que  los  términos  de  la  prescripción  adquisitiva  no  se  interrumpan  por  causa  del  abandono  forzado del bien urbano o rural (Artículo 27 de la Ley 387 de 1997). 

  3º.

  1.2.3. Ocupación     El  artículo  685  del  Código  Civil  indica  que:  “Por  la  ocupación  se  adquiere  el  dominio  de  las  cosas  que  no  pertenecen  a  nadie,  y  cuya  adquisición  no  es  prohibida  por  las  leyes  o  por  el  derecho  internacional”.  Se  constituye  en  un  modo  originario  de  adquirir  el  dominio  de  las  cosas  enajenables,  embargables  y  prescriptibles  que  a  nadie  pertenecen  o  res  nullius,  por  medio  de  su  aprehensión  material o de facto.    Al igual que la posesión, tampoco es un derecho en sí misma ‐ sólo existe una mera  expectativa  ‐,  pero  es  constitutiva  de  derechos  patrimoniales,  entre  ellos,  la  adquisición  del  dominio  sobre  las  cosas  ocupadas,  sea  directa  o  indirecta,  tras  el  cumplimiento de los requisitos que señale la ley.       1.2.4. Tenencia    Se  trata  del  mero  control  físico  de  la  cosa,  que  se  ejerce  sin  ánimos  de  señor  ni  dueño,  con  la  explícita  convicción  de  que  el  derecho  de  dominio  le  corresponde  a  un  tercero  (Artículo  775  C.C.).  La  tenencia  puede  derivarse  de  derechos  reales,  tales  como  el  usufructo,  el  uso  o  la  habitación  o  de  derechos  personales  derivados  138

de  actos  jurídicos  como  el  contrato  de  arrendamiento,  de  comodato,  de  préstamo  de uso, entre otros.    1.3.  Derecho a la tierra 

  La  aproximación  más  cercana  al  derecho  a  la  tierra  se  encuentra  en  el  Pacto  Internacional  de  los  Derechos  Económicos,  Sociales  y  Culturales  –  PIDESC‐  que  consagra  el  “derecho  de  toda  persona  a  un  nivel  de  vida  adecuado  para  sí  y  para  su familia, incluyendo alimentación, vestido y vivienda adecuados, y a una mejora  continua en las condiciones de existencia”.     Con  el  fin  de  asegurar  la  existencia  de  ese derecho,  y  en  reconocimiento  al  carácter  fundamental  que  tiene  el  derecho  que  asiste  a  todas  las  personas  de  no  tener  hambre,  se  indica  en  el  Pacto  que  los  Estados  adoptarán  las  medidas  y  programas  para: “… el perfeccionamiento o la reforma de los regímenes agrarios de modo que  se  logren  la  explotación  y  la  utilización  más  eficaces  de  las  riquezas  naturales”;  en  los cuales las mujeres deben recibir un trato igual.    Por  otra  parte,  la  Declaración  Universal  de  Derechos  Humanos,  al  definir  el  derecho a un nivel de vida adecuado incluye la alimentación, para cuya realización  los  Estados  deben  adoptar  medidas  relacionadas  con  el  acceso  y  distribución  de  la  tierra y los medios de producción225.    Pese  a  que  en  los  instrumentos  internacionales  no  se  consagra  de  manera  independiente  el  derecho  a  la  tierra,  en  los  últimos  15 años226  y  en  torno  al  derecho  a  la  restitución,  las  tierras  de  las  víctimas  de  las  graves  violaciones  de  los  derechos  humanos  y  del  derecho  internacional  humanitario  han  sido  objeto  de  un  amplio  debate  y  de  avances  significativos,  como  los  que  se  plasman  en  los  Principios  para  la Restitución que se resumen más adelante.     En  el  nivel  interno,  el  derecho  a  la  propiedad  de  la  tierra  se  encuentra  consagrado 
  Otros  instrumentos  que  se  refieren  al  derecho  a  la  tierra  son  la  Declaración  sobre  el  Progreso  Social,  adoptado  por  la  Asamblea  General  en  1999,  que  le  otorga  una  función  social  a  la  propiedad  y la Declaración Mundial sobre Reforma Agraria y Desarrollo Rural de la FAO de 1979.   226  Organización  de  Naciones  Unidas.  Resolución  1998/26.  “Restitución  de  Viviendas  y  de  Patrimonio  con  motivo  del  Regreso  de  los  Refugiados  y  Desplazados  Internos”,  adoptada  por  la  Subcomisión  para  la  Prevención  de  Discriminaciones  y  Protección  de  Minorías  de  las  Naciones  Unidas  en  1998.  Adicionalmente,  se  designó  a  Señor  Paulo  Sergio  Pinheiro,  como  Representante,  quien presentó un documento sobre el particular. Doc. E/CN.4/Sub.2/2002/16.  
225

139

en  diferentes  disposiciones  constitucionales,  particularmente  en  los  artículos  64,  65  y  66.  De  conformidad  con  estas  normas  el  Estado  debe  promover  el  acceso  a  la  propiedad  de  la  población  del  campo,  en  forma  individual  o  asociativa.  De  igual  manera,  y  para  efectos  de  asegurar  la  seguridad  alimentaria,  se  debe  otorgar  prioridad  al  desarrollo  de  actividades  agropecuarias,  pesqueras,  forestales  y  agroindustriales.     Por  su  parte,  la  Constitución  reconoce  a  las  comunidades  indígenas,  afrocolombianas  y  demás  minorías  étnicas  el  derecho  colectivo  a  la  tierra  y  a  los  territorios ancestrales (Artículos 7, 10, 63, 264, entre otros, de la C.P.).    La Ley 160 de 1994 desarrolla el mandato constitucional de promover el acceso a la  propiedad  de  la  tierra  de  los  trabajadores  del  sector  rural.  Entre  sus  finalidades  se  contempla democratizar la propiedad con la reforma de la estructura social agraria  para  eliminar  la  inequitativa  concentración  de  la  propiedad  rustica  o  su  fraccionamiento  antieconómico,  contribuir  a  la  paz  y  propiciar  la  participación  de  las autoridades locales y las comunidades.     Dentro  de  los  sujetos  de  los  programas  de  reforma  agraria  previstos  en  la  citada  Ley,  se  priorizan  las  poblaciones  más  vulnerables,  tales  como  las  mujeres  campesinas  e  indígenas,  las  comunidades  indígenas  y  negras,  y  la  población  desplazada y reinsertada en el marco de los procesos de paz de los años 90s con las  guerrillas.     1.4.    1.4.1.  Derecho a la Reparación    Para  efectos  de  garantizar  el  derecho  a  la  reparación,  los  Estados  deben  definir  procedimientos  penales,  civiles,   administrativos  y  disciplinarios  que  aseguren  su  real ejercicio, tanto en lo que se refiere a accesibilidad, celeridad y protección de las  víctimas,  sus  familiares  y  los  testigos  o  peritos.  Además,  se  debe  contar  con  el 
  En  el  Componente  de  Verdad,  Justicia  y  Reparación:  “Evaluación  del  Marco  Normativo  del  Actual  Proceso  de  Desmovilización  y  Reinserción  a  la  luz  de  los  Estándares  Nacionales  e  Internacionales  de  Derechos  Humanos,  Derecho  Internacional  Humanitario  y  Derecho  Internacional  Penal”  se  analizan  los  derechos  de  las  víctimas  a  la  verdad,  la  justicia  y  la  reparación  y  se  describen  las  normas  del  derecho  internacional  de  los  DDHH,  del  DIH  y  del  derecho  internacional penal y conexas que los amparan.  
227

Los derechos a la reparación y a la restitución 227

140

concurso  de  las  víctimas  en  la  formulación,  ejecución  y  verificación  de  los  programas  de  reparación,  especialmente  de  las  poblaciones  más  vulnerables  (mujeres y grupos étnicos).     En  cuanto  a  las  reparaciones  colectivas,  los  instrumentos  internacionales  imponen  a  los  Estados  el  deber  de  establecer  procedimientos  para  que  grupos  de  víctimas  puedan  presentar  demandas  de  reparación  y  obtener  reparación.  De  igual  manera,  en  los  casos  en  que  el  responsable  de  las  violaciones  “no  pueda  o  no  quiera”  reparar a las víctimas, los Estados deben definir y adelantar programas para ello.    Los  componentes  del  derecho  a  la  reparación  son  la  restitución,  la  indemnización,  la rehabilitación, la satisfacción y las garantías de no repetición.    1.4.2.  Derechos a la restitución y a la indemnización de los bienes, viviendas y  tierras ‐ Principios para la Restitución    Como  ya  se  mencionó,  los  alcances  de  los  derechos  de  la  PD  a  la  recuperación  de  sus  propiedades  y  posesiones  y  al  retorno  o  reubicación  definitiva,  así  como  las  obligaciones  correlativas  de  los  Estados  para  su  garantía  y  protección  se  encuentran consagrados en los Principios DENG.     Sobre  estos  Principios,  la  Corte  Constitucional  ha  indicado  que  se  trata  un  “documento  de  interpretación  del  derecho  internacional  existente  en  materia  de  desplazamiento  interno”.  A  juicio  de  ese  Tribunal,  varias  de  las  disposiciones  de  los  mencionados  Principios  “son  parte  del  cuerpo  normativo  supranacional  que  integra el bloque de constitucionalidad”228.     De  manera  particular,  la  Corte  ha  manifestado  que  los  Principios  DENG  “deben  ser  tenidos  como  parámetros  para  la  creación  normativa  y  la  interpretación  en  el  campo  de  la  regulación  del  desplazamiento  forzado  y  la  atención  a  las  personas  desplazadas por parte del Estado”229. Asimismo ha señalado: “que la atención a los  desplazados  debe  ser  integral,  esto  es,  debe  consistir  en  un  conjunto  de  actos  de  política  pública  mediante  los  cuales  se  repare  moral  y  materialmente  las personas  en  situación  de  desplazamiento  y,  más  allá  se  produzca  el  reestablecimiento  de 

  Corte  Constitucional.  Sentencias  SU  –  1150  de  2000,  T  –  327  de  2001,  T  –  098  de  2002,  T  –  268  de  2003, T – 419 de 2003, T – 602 de 2003 y T – 025 de 2004.  229 Corte Constitucional. Sentencia SU – 1150 de 2000. 
228

141

las  mismas  en  consonancia  con  el  ordenamiento  constitucional  y  los  principios  rectores”230. (Resaltado fuera de texto)    De otra parte, en el marco de los Principios Rectores, de los Principios y directrices  básicos  sobre  el  derecho  de  las  víctimas  de  violaciones  de  las  normas  internacionales  de  derechos  humanos  y  del  derecho  internacional  humanitario  a  interponer recursos y obtener reparaciones y otros instrumentos internacionales de  derechos  humanos231,  recientemente  se  adoptaron  los  Principios  sobre  la  Restitución  de  las  Viviendas  y  el  Patrimonio  de  los  Refugiados  y  las  Personas  Desplazadas, que se resumen a continuación.     Estos  Principios  tienen  por  objeto  prestar  asistencia  a  todos  los  actores  competentes,  tanto  nacionales  como  internacionales,  en  el  tratamiento  de  las  cuestiones  jurídicas  y  técnicas  relativas  a  la  restitución  de  viviendas,  tierras  y  patrimonio  en  situaciones  de  desplazamiento  en  que  las  personas  afectadas  se  hayan  visto  privadas  de  forma  arbitraria  o  ilegal  de  sus  anteriores  hogares,  tierras,  bienes o lugares de residencia habitual (Principio 1.1).     Si  bien  es  cierto  que  los  referidos  Principios  para  la  Restitución  fueron  aprobados  en  junio  de  2005,  su  adopción  es  resultado  de  un  proceso  iniciado  en  1998.  En  la  última  versión  se  recogen  opiniones  de  expertos,  así  como  los  programas  adoptados  y  las  experiencias  de  países  como  Bosnia  y  Herzegovina,  Burundi,  Camboya,  Chipre,  Guatemala,  Kosovo,  Sudáfrica  y  Rwanda,  dirigidas  a  la  devolución de los bienes de los refugiados y desplazados.     

 Corte Constitucional. Sentencia T – 602 de 2003.    Entre  los  instrumentos  internacionales  que  se  reflejan  en  los  mencionados  Principios  se  encuentran  la  Declaración  Universal  de  Derechos  Humanos,  el  Pacto  Internacional  de  Derechos  Económicos,  Sociales  y  Culturales,  el  Pacto  Internacional  de  Derechos  Civiles  y  Políticos,  la  Convención  sobre  la  eliminación  de  todas  las  formas  de  discriminación  contra  la  mujer,  la  Convención  Internacional  sobre  la  Eliminación  de  todas  las  Formas  de  Discriminación  Racial,  la  Convención  sobre  los  Derechos  del  Niño,  la  Convención  sobre  el  Estatuto  de  los  Refugiados  de  1951, el Convenio de Ginebra y el Protocolo adicional a los Convenios de Ginebra (Protocolo II).   
230 231

142

Principios sobre la Restitución de las Viviendas y el patrimonio de los  Refugiados y las Personas Desplazadas  – Principios para la Restitución ‐      De  manera  sintética,  en  los  siguientes  cuadros  se  presentan  los  lineamientos  jurídicos  y  técnicos  definidos  en  dichos  Principios  para  garantizar  el  derecho  a  la  restitución de las personas que por la violencia son privadas de manera arbitraria o  ilegal de sus anteriores hogares, tierras, bienes o lugares de residencia habitual.        1) Componente esencial del Estado de Derecho.   2) Elemento fundamental de la justicia restitutiva.  3) Ser efectiva, justa y oportuna.  4) Medio  preferente  para  la  reparación.  En  su  defecto,  previa  determinación  de  un  tribunal  independiente  e  Alcances y  imparcial,  puede  ordenarse  la  indemnización  (Principio  características del  2.1).  derecho a la restitución  5) Derecho  en  sí  mismo,  independiente  de  que  se  haga  de las tierras, viviendas  efectivo  o  no  el  regreso,  o  que  se  efectúe  el  y el patrimonio  restablecimiento  definitivo  en  un  lugar  diferente  al  de  origen.    6) Su finalidad es la restitución de los hogares, las tierras de    origen  y  los  lugares  de  residencia  habitual,  independientemente  de  la  relación  jurídica  que  existiera  entre  la  víctima  de  desplazamiento  forzado  y  la  tierra  y  demás bienes que constituían su hogar.      1) Ser  plena  y  efectiva  y  estar  enmarcada  dentro  del  principio de justicia restitutiva.  Alcances y  2) En dinero o en especie.  características del  3) Es  un  “componente  integrante  del  proceso  de  derecho a la  restitución”.  indemnización de las  4) Ser  ordenada  por  un  tribunal  independiente  e  imparcial,  tierras, viviendas y el  cuando se presente una de las siguientes circunstancias:  patrimonio  i) La  restitución  es  imposible  porque  las  viviendas,  las  tierras  o  el  patrimonio  ya  no  existen  o  fueron    destruidas,  y  el  titular  del  derecho  no  está  interesado  en  la  reparación  o  reconstrucción  del  143

ii)

iii)

bien.  La  víctima,  de  manera  voluntaria  y  con  conocimiento  de  causa,    acepta  la  indemnización  en lugar de la restitución.  En  las  negociaciones  de  paz  se  hubiere  acordado  una  combinación  de  restitución  e  indemnización,  siempre  y  cuando  dicho  acuerdo  sea  compatible  con los principios universales e interamericanos de  derechos humanos (Principios 21). 

Alcances del derecho a  un regreso voluntario,  en condiciones de  seguridad y dignidad     

  1)  Derecho  al  regreso  voluntario  en  condiciones  de  seguridad  y dignidad.    2) Decisión libre, informada e individual.     3) Obligaciones de los Estados:    a.  Suministrar  información  completa,  objetiva,  actualizada  y  exacta,  en  particular  sobre  las  cuestiones  relativas  a  la  seguridad  física,  material  y  jurídica  en  sus  países  o  lugares  de  origen (Principio 10.1).    b.  No  establecer  limitaciones  temporales  arbitrarias  o  ilegales  al derecho al retorno  (Principio 10.2).    c.  No  obligar  o  coaccionar,  de  forma  directa  o  indirecta,  a  regresar  a  sus  anteriores  hogares,  tierras  o  lugares  de  residencia habitual.    d.  Otorgar,  si  así  lo  desearan  los  afectados,  soluciones  duraderas  distintas  del  regreso,  sin  perjuicio  de  su  derecho  a  la  restitución  de  sus  viviendas,  tierras  y  patrimonio  (Principio 10.3).    

   

144

Titulares   

1. Los refugiados.  2. Los desplazados internos (Principios 16.1 y 16.2).  3.  Las  personas  a  quienes  se  haya  privado  de  forma  arbitraria  o  ilegal  de  sus  anteriores  hogares,  tierras,  bienes  o  lugares  de  residencia  habitual,  independientemente  de  la  naturaleza  del  desplazamiento  o  de  las  circunstancias  que  lo  originaron  (Principios 1.2 y 16).  Protección  sin  discriminación  por  motivos  de  raza,  color,  sexo,  idioma,  religión,  opinión  política  o  de  otra  índole,  origen  nacional  o  social,  posición  económica,  discapacidad,  nacimiento o cualquier otra condición social (Principio 3.1).   Prohibición de discriminación de facto y de jure (Principio 3.2). 

Enfoque  diferencial  a  favor  de  las  mujeres,  los  grupos  étnicos,  y los niños ‐ interés superior del niño ‐ (Principios 4, 12.2, 13. 1,  13.2, 13.3, 14.2 y 15.3).  Igualdad  de  derechos  entre  hombres  y  mujeres  y  reconocimiento  de  derechos  de  titularidad  conjunta  de  ambas  cabezas  de  familia  ‐hombre  y  mujer‐  como  un  componente  explícito del proceso de restitución (Principio 4.2).  1.  Establecer  o  restablecer  sistemas  catastrales  nacionales  con  fines múltiples u otros sistemas apropiados para el registro de  los  derechos  sobre  las  viviendas,  las  tierras  y  el  patrimonio  (Principio  15.1),  e  incluir  en  los  mismos  los  derechos  de  propiedad de las comunidades tradicionales e indígenas sobre  tierras colectivas (Principio 15.3).  Registros y  2.  Adoptar  medidas  para  hacer  efectivo  el  registro  y  la  documentación de las  delimitación  de  los  bienes,  como  requisito  para  garantizar  su  viviendas, las tierras y el  seguridad jurídica (Principio 15.2).  patrimonio  3.  Velar  por  la  conservación  y  archivo  de  los  sistemas  de    registro (Principio 15.4).   4,  Facilitar  el  acceso  a  las  pruebas  documentales,  de  manera  gratuita o por una tasa módica (Principio 15.5).  5.  Incluir  en  los  formularios  de  registro  de  población  desplazada  preguntas  relativas  a  la  ubicación  y  las  características  de  las  viviendas,  las  tierras,  el  patrimonio  o  el  lugar de residencia habitual (Principio 15.6).   

Derecho a la no  discriminación   

145

     Procedimientos,  instituciones y  mecanismos adecuados   y compatibles con los  estándares  internacionales    1.  Evaluar  y  dar  curso  a  las  reclamaciones  de  manera  equitativa,  oportuna,  independiente,  transparente  y  no  discriminatoria (Principio 12.1).   2.  Apoyar  y  facilitar  el  proceso  de  restitución  y  proporcionar  los  recursos  financieros  y  humanos  a  los  organismos  competentes (Principio 12.3).  3. Establecer directrices para garantizar la eficacia de todos los  mecanismos  en  cuanto  a:  1.  La    organización  institucional,  2.  la  capacitación  del  personal  y  la  tramitación  de  los  casos  pendientes,  3.  los  procedimientos  de  investigación  y  tramitación  de  denuncias,  4.  la  verificación  de  la  titularidad  de  los  bienes  o  de  otros  derechos  de  propiedad,  y  5.  los  mecanismos  de  adopción,  ejecución  y  apelación  de  decisiones  (Principio 12.4).    4.  Incluir,  opcionalmente,  mecanismos  alternativos  de  solución  de  conflictos,  ajustados  a  las  disposiciones  de  los  instrumentos internacionales (Principio 12.4).  5.  Incorporar  en  los  acuerdos  de  paz  el  derecho  de  restitución  como medio preferente de reparación (Principio 12.6).  6.  Adoptar  medidas  para  prevenir  la  destrucción  o  el  saqueo  de  los  bienes  que  sean  objeto  de  litigio  o  estén  abandonados.  Para  este  fin  se  deben  levantar  inventarios  del  contenido  de  las  viviendas  y  las  tierras  y  de  las  características  de  los  bienes  reclamados (Principio 20.3). 

 

146

  Accesibilidad de los  procedimientos de  reclamación 

Aspectos Generales  1.  Titulares  del  derecho  a  reclamar  directamente  o  a  través  de sus representantes legales (Principios 13.1, 13.4).    a.  Reclamantes  principales:  a)  Los  propietarios  y  b)  los  ocupantes de las viviendas y tierras y usuarios de los bienes.    b.  Reclamantes  secundarios:  Los  familiares,  cónyuges,  convivientes,  dependientes  y  herederos  legales  (Principio  18.2).    2.  Organismo  competente:  Tribunal  autónomo  e  independiente.    3.  Prohibición:  Establecer  condiciones  previas  para  las  reclamaciones  (Principios  13.1,  13.12  y  16)  y  penalizar  a  quienes las presenten.  Medidas Especiales  1.  Establecer  procedimientos  de  reclamación  de  restitución  que  sean  justos,  oportunos,  accesibles  y  gratuitos  (Principio  13.2).  2. Difundir y dar a conocer: 1. El derecho a la restitución, 2. los  procedimientos  y  los  efectos  jurídicos  derivados  del  incumplimiento  de  las  decisiones  y  sentencias  que  ordenan  la  restitución,  3.  las  consecuencias  que  implica  negarse  a  dejar  libres  de  forma  voluntaria  las  viviendas,  las  tierras  y  los  bienes ocupados arbitrariamente  (Principios 13.4 y 20.4).   4. Establecer centros, oficinas y  unidades móviles en las zonas  afectadas  y  recibir  las  solicitudes  remitidas  por  correo  (Principio 13.5).  5.  Permitir  la  presentación  de  solicitudes  conjuntas  de  los  usuarios  de  los  bienes,  incluidos  los  arrendatarios,  (Principio  13.6).  6.  Elaborar  formularios  de  reclamación  sencillos  y  fáciles  de  entender  y  prestarle  a  las  personas  asistencia  adecuada  para  diligenciarlos (Principios 13.7 y 13.8).   7.  Establecer  plazos  precisos  y  suficientemente  extensos  para  la  presentación  de  reclamaciones  de  restitución  (Principio  13.9).  147

8.  Garantizar  la  prestación  de  asistencia  jurídica  adecuada  y,  de ser posible, gratuita (Principio 13.11).  1.  Ser  consultados  de  manera  previa  y  garantizar  la  participación de los afectados   (Principio 14.1).   2. Garantizar la restitución adecuada, justa y oportuna.    3.  Adoptar,  en  los  eventos  de  desplazamiento  masivo,  la  presunción  de  pleno  derecho  de  que  las  personas  que  huyeron  lo  hicieron  por  motivos  relacionados  con  la  violencia  y  que,  por  tanto,  tienen  derecho  a  la  restitución  de  sus  viviendas,  tierras y patrimonio (Principio 15.7).  4.  Considerar  como  no  válidas  las  transacciones  que  se  hayan  efectuado  bajo  presión,  cualquier  otro  tipo  de  coacción  o  fuerza directa o indirecta (Principio 15.8).  Programas de retorno y  5.  Establecer  programas  para  los  ocupantes  secundarios  de  restitución de viviendas,  buena  fe,  entendidos  como  aquellas  personas  que  usan  los  tierras o patrimonio  bienes  abandonados  por  la  población  desplazada,  ya  sea  en    forma  voluntaria  y  espontánea,  promovidos  por  actores  armados  o  por  autoridades  estatales232.  Estos  programas  y  las  garantías  que  se  otorguen  no  pueden  menoscabar  los  derechos  de  los    legítimos  titulares  ni  retrazar  el  cumplimiento  de  las  decisiones  que  los  órganos  competentes  adopten  respecto  de  la  restitución  de  las  viviendas,  las  tierras  y el patrimonio (Principios 17.2 y 17.3).  6.  Incorporar  la  revisión  de  las  transacciones  realizadas  por  los  ocupantes  secundarios  en  atención  a  que  el  desplazamiento  puede  entrañar  una  notificación  implícita  de  la  ilegalidad  de  su  adquisición,  lo  que  excluiría  la  formación  de derechos de buena fe (Principio 17.4).    Medidas legislativas y  1.  Adoptar  un  marco  jurídico  para  la  protección  del  derecho  a  prohibición de las leyes  la  restitución ‐  componente  esencial  del  Estado  de  Derecho ‐,  arbitrarias y  el cual debe reunir, por lo menos, las siguientes condiciones:  discriminatorias  a.  Ser  claro  y,  en  lo  posible,  unificado  en  una  sola  ley    (Principio 18.1).   b. Indicar claramente quiénes son las personas o grupos   

  LECKIE,  Scout.  “Nuevas  tendencias  en  la  restitución  de  la  vivienda  y  propiedad”.  En:  ILSA.  “Derecho a la tierra. Conceptos, experiencias y desafíos”, El otro Derecho 31 ‐ 32, agosto de 2004.   
232

148

afectados  que  tienen  derecho  a  la  restitución  de  sus  bienes, en particular los desplazados (Principio 18.2).   c.  Ser  coherente  con  el  derecho  interno  y  compatible  con  los  acuerdos  pertinentes  en  vigor,  como  los  acuerdos  de  paz,  en  la  medida  en  que  dichos  acuerdos  sean  compatibles  a  su  vez  con  las  disposiciones  de  los  instrumentos internacionales de derechos humanos, del  derecho  humanitario,  y  de  las  normas  conexas  (Principio 18.3).  2.  No  aprobar  ni  aplicar  leyes  que  menoscaben  el  proceso  de  restitución como leyes de abandono o prescripción arbitrarias,  discriminatorias  o  injustas  por  alguna  otra  razón  (Principio  19.1).  3.  Reformar  o  revocar  de  inmediato  las  leyes  injustas  o  arbitrarias  y  las  que  produzcan  algún  otro  efecto  discriminatorio  respecto  del  disfrute  del  derecho  a  la  restitución (Principio 19.2).  4.  Proporcionar  recursos  jurídicos  a  quienes  hasta  entonces  se  hayan  visto  injustamente  perjudicados  por  la  aplicación  de  dichas leyes (Principio 19.2).  1.  Designar  organismos  públicos  encargados  específicamente  de  ejecutar  las  decisiones  y  las  sentencias  relativas  a  la  Ejecución de decisiones  restitución de los bienes patrimoniales (Principio 20.1).  y sentencias relativas a la  2.  Adoptar  medidas  para  prevenir  la  obstrucción  de  la  restitución  ejecución  de  decisiones  y  sentencias,  e  investigar  y  enjuiciar  a    quienes amenacen a los funcionarios encargados de aplicar los  programas de restitución (Principio 20.2).  1. Promover y proteger los derechos a la restitución y al  retorno.  2.  Intercambiar  conocimientos  para  la  formulación  de  Función de la  políticas  y  programas  de  restitución  de  bienes  comunidad  patrimoniales.  internacional, incluidas  3.  Apoyar  la  ejecución  de  los  programas  nacionales  de  las organizaciones  restitución.   internacionales  4.  Procurar  que  en  los  acuerdos  de  paz  se  incluyan  disposiciones  relativas  a  la  restitución  de  las  viviendas  (Principio 22.4). 

149

2.  

CONTEXTO GENERAL DEL DESPLAZAMIENTO Y LA USURPACIÓN  DE TIERRAS 

  Con  base  en  los  estimativos  de  las  entidades  que  se  mencionan  a  continuación,  se  puede  suponer  que  el  76%  de  la  población  desplazada  (en  adelante  PD)  tenía  al  momento  del  éxodo  forzado  derechos  vinculados  a  la  tierra  ya  sea  como  propietaria,  tenedora,  ocupante  o  poseedora.  Con  relación  a  los  predios  urbanos  abandonados  y  a  los  bienes  muebles  no  puede  realizarse  un  ejercicio  similar  porque no existen cifras ni registros de los mismos.     Cuadro No. 1  Porcentaje de población desplazada con tierra    Entidad  Porcentaje 

74,5  Agencia  Presidencial  para  la  Acción  Social  y  la  Cooperación  Internacional  antes  Red  de  Solidaridad  Social  ‐  RSS233  ‐  (En  adelante Acción Social)  Consultoría  para  los  Derechos  76  Humanos  y  el  Desplazamiento  –  CODHES  Conferencia Episcopal   79  Contraloría  General  de  la  76  República ‐ CGR    Fuente: CGR, 2003.    Según la CGR los departamentos más afectados por la usurpación de tierras son en  su  orden:  Antioquia  (15.6%),  Caquetá  (10.5%),  Cesar  (9.4%),  Chocó  (8%),  Magdalena (7.7%) y Bolívar (7.4%), como se observa en el siguiente mapa 1:       
233

  El  Decreto  2467  de  2005  fusionó  la  Red  de  Solidaridad  Social ‐RSS  (Creada  por  medio  de  la  Ley  368  de  1997)  con  la  Agencia  Colombiana  de  Cooperación  Internacional  ‐ACCI  y  el  Programa  Presidencial del Plan Colombia. 

150

Mapa 1                                                                             

HECTÁREAS ABANDONADAS POR DEPARTAMENTO 2001-2005

HECTÁREAS ABANDONADAS 1 – 10.000 10.001 – 100.000 100.001 – 200.000 > 200.000

151

Fuente: CGR, 2005.    Con  respecto  al  número  de  personas  desplazadas,  que distintas  fuentes  aproximan  a más de 3.5 millones, también se presentan discrepancias en su cuantificación. Por  vía  de  ejemplo,  entre  el  Sistema  Único  de  Registro  –  SUR  que  lleva  Acción  Social  (1.732.551  personas  –  395.847  familias)234  y  los  datos  de  Codhes  (2.192.554  personas)235 hay una diferencia de 460 mil personas.        Gráfica No. 1  Población desplazada  a diciembre 31 de 2005 
450000 424.075 400000 374.856 350000 331.234 317.375 300000 250000 200000 150000 100000 50000 251 0 2.582 35.561 15.228 29.543 288.127 220.111 207.607 161.921 131.716 287.581 342.243 337.068 412.553

1994

1996

1998

2000 Año

2002

2004

2006

  Línea azul: Acción Social.  Línea lila: Codhes. 
234 235

 En: www.accionsocial.gob.co    En:  www.codhes.org.co.  El  dato  de  2005  es  estimado  dado  que  la  información  solo  cubre  los  3  primeros trimestres de 2005.   

152

Fuente: www.acciónsocial.gov.co y www.codhes.org.co      Mapa 2 236                      
TASA DE DESPLAZAMI ENTO POR CADA MIL HABITANTES A NIVEL MUNI CIPAL 1995-2005

COLOSÓ

   
BOJAYÁ SAN FRANCISCO

TASA POR CADA MIL HABITANTES 0 – 50 51 – 100 101 – 200 201 – 300 300 – 1.000 > 1.000
236

 Fuente: CGR, 2005. 

 

153

En  lo  que  concierne  a  las  zonas  rurales,  no  se  conoce  con  precisión  el  número  de  hectáreas  en  manos  de  narcotraficantes,  grupos  de  autodefensas,  guerrillas  y  otros  actores,  pese  a  sus  efectos  sociales,  políticos,  económicos,  ambientales  y  militares.  “El  cálculo  exacto  se  hace  difícil,  dado  que  los  registros  oficiales  de  posesión  de  predios  no  determinan  claramente  sus  propietarios  y  adicionalmente  los  narcotraficantes  [y  demás  actores]  utilizan  diferentes  métodos  para  no  figurar  como  los  dueños  legítimos  de  las  tierras”237,  y  por  ello  las  estimaciones  fluctúan  entre 2,6 y 6,8 millones de hectáreas como se observa en el siguiente cuadro.      Cuadro No. 2  Hectáreas apropiadas ilegítimamente    Fuente  Contraloría General de la República –  CGR  Hectáreas estimadas  2,6 millón de has,  equivalentes al  5.8% de  las tierras con mayor  aptitud.  3 millones de has.  4 millones de has. 48%  de las tierras más aptas.   

Universidad de los Andes – CEDE238 Instituto Colombiano de Reforma  Agraria – Incora (Hoy Instituto  Colombiano de Desarrollo Rural ‐  INCODER239) y Programa Mundial de  Alimentos – PMA240.  Sindicato de Trabajadores del INCORA  ‐ Sintradin241 CODHES de 1997 a 2003  Consultoría contratada por el Proyecto 
237

4.4 millones de has.  5 millones de has.  6,8 millones (312 familias 

  CGR.  “Desplazamiento  Forzado:  Un  impacto  Territorial”,  intervención  del  Vicecontralor  Luis  Bernardo Flores en el Seminario Internacional “Territorio, Patrimonio y Desplazamiento”, realizado  por  la  Procuraduría  General  de  la  Nación  con  el  auspicio  del  Consejo  Noruego  para  Refugiados,  noviembre 23, 24 y 25 de 2005.     238  STEINER,  Roberto  y  CORCHUELO,  Alejandra.  “Repercusiones  Económicas  e  Institucionales  del  Narcotráfico en Colombia, CEDE, 1999.  239  Mediante  el  Decreto  1300  del  23  de  mayo  de  2003  se  creó  el  Instituto  Colombiano  de  Desarrollo  Rural ‐ INCODER, entidad que reemplazó al INCORA.  240  Programa  Mundial  de Alimentos  – PMA. “Estudio de  casos  de  las  necesidades alimentarias de  la  población en Colombia”, Bogotá, 2001  241 SINTRADIN. “Informe Estado de la Reforma Agraria”, noviembre de 2000.  

154

de Protección de Bienes Patrimoniales  de la Población Rural Desplazada y el  Fortalecimiento del Tejido Social  Comunitario de Acción Social (En  adelante PPBP242) 

* 21,8 has). 

  Tampoco  existe  claridad  sobre  el  tamaño  de  los  predios  desposeídos.  La  CGR  calcula  que  oscilan  entre  5  y  10  has.  La  consultoría  contratada  por  el  PPBP  para  evaluar  los  costos  de  los  bienes  muebles  abandonados  por  la  violencia,  estima  el  área  media  de  cada  predio  en  21,8  has/predio243.  De  los  101  inmuebles  entregados  por  el  Bloque  Catatumbo,  64  tienen  una  superficie  entre  20  y  70  has,  26  entre  70  y  100  has,  sólo  2  están  por  debajo  de  las  20  has  y  1  supera  las  300.  Con  respecto  a  la  gran propiedad, se hace aún más difícil conocer el número de predios usurpados y  su  extensión,  en  la  medida  en  que  sus  titulares  no  se  inscriben  en  el  SUR,  ya  sea  porque  no  requieren  de  la  oferta  estatal,  para  mantener  la  confidencialidad  sobre  su situación o por temor a nuevas agresiones y amenazas. Analistas como Suárez y  Vinha  afirman  que  el  51%  de  las  transferencias  sobre  estos  inmuebles  se  efectúan  por hechos violentos 244.    La  inexistencia  de  datos  ciertos  sobre  el  número  de  personas  desplazadas  y  los  bienes  patrimoniales  abandonados  tiene  como  consecuencia  que  no  se  ha  cuantificado  el  monto  que  se  requiere  para  reparar  a  las  víctimas  del  desplazamiento  forzado.  Los  pocos  estudios  que  se  han  realizado  sobre  el  particular,  que  se  enuncian  más  adelante,  reflejan  la  magnitud  de  los  daños  y  el  costo de la reparación. Según la Contraloría  General de la República el valor de las  tierras  abandonadas  y  de  los  ingresos  dejados  de  percibir  por  la  PD  oscila  entre  $  8,2 a $ 11,75 billones de pesos del año 2005.     Por su parte, la consultoría contratada por el PPBP calcula que los costos asociados  a  la  pérdida  de  los  bienes  muebles  fluctúa  entre  $  11,71  y  $  20,65  billones  de  pesos  del año 2004.     
  Proyecto  de  Acción  Social  financiado  con  recursos  del  Banco  Mundial,  la  Agencia  Sueca  de  Cooperación  Internacional  –  ASDI  y  la  Organización  Internacional  para  las  Migraciones  –  OIM  y  ACNUR.  243  El  promedio  nacional  catastral  indicado  por  la  citada  consultoría  es  de  26,4  has  por  predio.  Corresponderían  al  10%  del  área  total  catastral  del  país  cuantificada  por  el  IGAC  en  67.584.750  has  equivalente a 2.591.621 predios. Datos de la consultoría contratada por el PPBP.  244  Citados  en  IBAÑEZ,  Ana  María,  QUERUBÍN,  Pablo,  “Acceso  a  Tierras  y  Desplazamiento  Forzado en Colombia” DOCUMENTO CEDE – UNIVERSIDAD DE LOS ANDES 2004‐23, 2004.  
242

155

Entre  las  múltiples  causas  del  desplazamiento  forzado  vinculadas,  directa  o  indirectamente,  con  la  apropiación  ilegítima  de  bienes  patrimoniales,  se  han  enumerado las siguientes:    -

    La  apropiación,  usurpación  y  saqueo  de  las  tierras  por  parte  de  grupos  de  autodefensas (33%), guerrillas (17%), narcotraficantes, esmeralderos, terratenientes,  algunos  palmicultores  y  otros  actores  se  ha  denominado  por  analistas  y  medios  de  comunicación como la “contrarreforma agraria” y la “pararreforma agraria”.     Los  métodos  empleados  son  múltiples,  entre  ellos,  además  del  destierro  y  despojo  violento,  se  encuentran:  (1)  las  ventas  obligadas  e  ilegales245;  (2)  la  estafa  y  el  engaño246; (3) el testaferrato; (4) las escrituras sin registro y los acuerdos informales 
  Naciones  Unidas.  Oficina  del  Alto  Comisionado  de  Derechos  Humanos.  “Éxodos  en  Masa  y  Personas  Desplazadas”.  Informe  del  Representante  del  Secretario  General  sobre  los  Desplazados  Internos,  56º  periodo  de  sesiones.  Da  cuenta  de  testimonios  de  personas  “que  se  han  visto  despojados  de  sus  tierras  por  paramilitares  al  servicio  de  narcotraficantes  o  de  terratenientes  locales,  o  que  han  tenido  que  venderlas  a  bajo  precio  antes  de  abandonar  la  región  bajo  amenazas  de  muerte”.  De  otra  parte,  en  el  artículo  “Los  señores  de  la  tierra”,  se  informa  que  961  campesinos  del  Cesar  fueron  forzados  a  vender  sus  predios  de  40  has  en  promedio,  que  les  había  adjudicado  el  INCORA. En el departamento del Cesar se estima que más de 38 mil has cambiaron de propietarios  de manera dudosa (Revista Semana, edición No. 1.152 de mayo 31 a junio 7 de 2005).  246  El  Tiempo.  “Autodefensas  se  apropiaron  de  las  tierras  de  Urabá  por  la  fuerza”,  julio  2  de  2005.  En  este  artículo  se  reseña  la  investigación  que  se  adelanta  por  la  estafa  a  43  familias  que  pagaron  460 millones por unas propiedades que nunca recibieron.   
245

156

logrados  con  intimidación;  y  (5)  la  fragmentación  de  la  tierra  y  atomización  en  minifundios para evitar control de las autoridades247.    La  apropiación  indebida  de  la  tierra,  las  acciones  violentas  asociadas  a  ella  y  los  intereses  de  algunos  grupos  de  empresarios  han  afectado  de  manera  particular  a  los  pueblos  indígenas  y  a  las  comunidades  afrocolombianas.  En  este  sentido,  quizás  el  caso  más  documentado,  pero  no  el  único,  es  el  de  los  integrantes  de  los  Consejos  Comunitarios  de  Jiguamiandó  y  Curvaradó,  quienes  al  regreso  a  sus  territorios,  luego  de  los  desplazamientos  de  que  fueron  objeto,  los  encontraron  sembrados  de  palma  aceitera,  en  ejecución  de  proyectos  financiados  con  recursos  públicos,  pese  a  tratarse  de  territorios  colectivos  ubicados  en  un  ecosistema  estratégico como se describirá más adelante.     Pero  no  sólo  estas  comunidades  han  resultado  afectadas  por  la  “ecología  política  de la guerra”, en la que el control, uso y aprovechamiento de los recursos naturales  financian  las  hostilidades,  inciden  en  la  duración  del  conflicto  y  en  su  intensidad.  La  lucha  por  los  territorios  en  que  se  localizan  dichos  recursos  (petróleo,  oro,  minerales,  maderas  y  drogas  ilícitas,  entre  otros)  aumenta  los  enfrentamientos  entre los grupos ilegales, ya sea que se trate de la protección de intereses de grupos  económicos  vinculados  a  su  explotación  (latifundistas,  esmeralderos,  palmicultores)  o  de  la  defensa  de  sus  propios  intereses  (palma  en  el  Litoral  Pacífico, drogas ilícitas y oro en la Amazonia)248.     El  control  ejercido  por  los  actores  ilegales  sobre  los  recursos  se  relaciona  con:  (1)  la  incapacidad  de  la  institucionalidad  de  hacer  presencia  en  vastas  zonas  del  territorio colombiano; (2) el carácter genérico de esos bienes que impide conocer su  procedencia;  (3)  su  producción  “in  situ”  que  facilita  la  extorsión,  el  boleteo  y  otras  prácticas;  (4)  las  facilidades  para  ser  saqueados,  producidos,  transportados  y  comercializados,  y  (5)  la  desidia  y  negligencia  de  algunas  autoridades  para  impedirlo (explotaciones madereras y auríferas y drogas ilícitas)249.  
  Programa  de  Naciones  Unidas  para  el  Desarrollo ‐  PNUD.  Hechos  del  Callejón.  “  El  ´tierrero’  de  la propiedad rural en Colombia”, Boletín No. 6, julio de 2005.  248  Ver:  KLARE,  Michael  T.  “Guerras  por  los  recursos.  El  futuro  escenario  del  conflicto  global”,  ed.  Urano  Tendencias,  Barcelona,  2003.  Se  menciona  como  las  causas  de  las  guerras  futuras  los  intereses  en  “aquellas  zonas  que  contengan  existencias  muy  abundantes  de  materias  primas  –  petróleo,  agua,  diamantes,  minerales,  madera  de  construcción  –“.  Dentro  de  los  países  citados  se  encuentra Colombia, depositario de recursos significativos de la ayuda norteamericana.  249  Ver:  PIZARRO  LEONGÓMEZ,  Eduardo.  “Una  democracia  asediada.  Balance  y  Perspectivas  del  Conflicto Armado en Colombia”, 2004; Naciones Unidas, “Informe de Desarrollo Humano”, 2005, y  Defensoría  del  Pueblo.  Resolución  Defensorial  “Explotación  aurífera  en  la  Amazonia  Colombiana,  2003, entre otros.    
247

157

Los  efectos  de  este  control  territorial  en  torno  a  los  recursos  naturales  se  hacen  evidentes  en  las  violaciones  de  los  DDHH  y  del  DIH  contra  la  población  civil,  también  repercuten  en  la  baja  gobernabilidad  local  y  regional  subordinada  a  “un  poder  mafioso”  250  que  interviene  en  la  definición  de  los  planes  de  desarrollo,  en  la  ejecución  de  los  presupuestos  y  en  las  contrataciones,  que  corrompe  autoridades  militares,  de  policía,  aduaneras,  y  ambientales,  y  que  crea  una  institucionalidad  paralela,  encargada,  paradójicamente,  de  proveer  los  servicios  públicos  que  le  corresponden  al  Estado,  tales  como  la  administración  de  justicia,  la  seguridad  y  el  recaudo de los tributos251.     El  conflicto  colombiano  se  caracteriza,  además,  por  la  existencia  del  negocio  de  las  drogas  ilícitas,  cuya  influencia  no  solo  define  la  evolución  de  los  grupos  armados  sino  que  enmarca  las  relaciones  con  otros  Estados  en  los  que  respecta  a  las  solicitudes  de  extradición  de  algunos  de  sus  integrantes.  No  es  objeto  de  esta  investigación  el  estudio  de  los  orígenes  y  tendencias  que  definen  a  los  GAOML  en  negociación  con  el  gobierno,  sin  embargo  su  articulación  con  el  narcotráfico,  el  lavado  de  activos  y  otros  delitos  conexos  como  el  testaferrato  y  la  usurpación  ilegítima  de  bienes  está  estrechamente  vinculada  con  los  derechos  de  las  víctimas,  específicamente  con sus  derechos  a  la  restitución,  a  la  reparación,  al  retorno  y  a  las  garantías de no repetición.    Por  otra  parte,  el  Estado  no  es  ajeno  a  la  denominada  contrarreforma  agraria,  pese  a  su  deber  de  garante  de  los  derechos  humanos  establecidos  en  los  instrumentos  internacionales. Los precarios resultados de las reformas agrarias, los efectos de las  políticas  de  globalización,  el  desmonte  del  Sistema  Nacional  de  Reforma  Agraria  alejándolo  de  sus  fines  constitucionales  de  asegurarle  el  derecho  a  la  propiedad  a  los  habitantes  más  vulnerables  del  campo  (a  través  de  normas  que  privilegian  el  acceso  transitorio  a  las  tierras  y  los  cultivos  de  larga  duración,  el  debilitamiento  de  la  institucionalidad  rural  y  la  insuficiencia  en  la  apropiación  de  recursos  presupuestales  para  la  implementación  de  los  programas  de  reforma  agraria),  entre otras causas, han propiciado:          

 VARGAS MEZA, Ricardo. “Narcotráfico, guerra y política antidrogas: Una  perspectiva sobre las  drogas en el conflicto armado colombiano”, Bogotá, junio de 2005.  251  PNUD.  “El  CONFLICTO.  Callejón  con  salida.  Informe  Nacional  de  Desarrollo  Humano,  Colombia – 2003”, septiembre de 2003.  
250

158

                                                      Las  referidas  falencias,  en  muchos  casos,  han  propiciado  la  apropiación  ilegítima  de  las  tierras.  Ejemplos  de  ello  son  las  transacciones  que  se  realizan  sin  autorización  del  INCORA/INCODER  sobre  predios  titulados,  las  cuales,  además,  no se ajustan a las extensiones de las Unidades Agrícolas Familiares. Igualmente, la  usurpación  en  territorios  colectivos  relacionadas  con  la  falta  de  clarificación  de  dominio sobre ellos, así como la inexistencia de recursos para su saneamiento.    Asimismo,  en  la  política  pública  para  la  atención  a  la  PD  no  se  encuentra  incorporada  la  restitución  de  las  tierras  y  demás  derechos  patrimoniales  de  la  población obligada a migrar, como un medio preferente para su reparación y como  un  componente  sustancial  del  retorno  a  sus  hogares.  El  acceso  a  tierras  para  esta  población  se  ha  adelantado  de  manera  marginal  y  sin  diferenciación  real  con  otros  sujetos del sistema de reforma agraria.   159

Por  su  parte,  en  la  política  de  desmovilización  y  reinserción  no  se  ha  avanzado  en  la  construcción  de  acuerdos  entre  el  Gobierno  nacional  y  los  GAOML,  particularmente  con  los  grupos  de  autodefensas,  para  que  estos  restituyan  efectivamente los bienes a las víctimas, como condición indispensable para acceder  a los beneficios de la Ley 975 de 2005.    Por  el  contrario,  la  citada  ley  ostenta  vacíos  en  cuanto  a  los  procedimientos,  mecanismos  e  instituciones  requeridas  para  facilitar  la  presentación  y  trámite  de  las  reclamaciones  de  restitución  que  conduzcan  a  la  efectiva  devolución  de  los  bienes  patrimoniales  a  sus  legítimos  titulares.  Además,  incorpora  modalidades  de  reparación  (Programas  de  reparación  directa  y  proyectos  colectivos252)  y  mecanismos  (aplicación  del  principio  de  oportunidad  y  la  posibilidad  de  deshacer  los  actos  para  esconder  y  ocultar  bienes)  que  son  contrarios  a  los  estándares  internacionales e incluso no se ajustan a la normatividad interna.    Asimismo,  no  se  ha  garantizado  la  información,  publicidad  y,  por  ende,  la  transparencia que deben regir los acuerdos entre el gobierno y los miembros de los  grupos  armados  relacionados  con  la  entrega  de  tierras  y  otros  bienes  por  parte  de  dichos  grupos.  De  manera  tal  que  no  se  ha  facilitado  a  las  víctimas  conocer  la  situación de sus pertenencias ni ejercer sus derechos para que les sean devueltos.    La  búsqueda  de  la  paz  (Artículo  22  C.P.),  así  como  la  aplicación  de  la  Ley  975  de  2005,  debe  adelantarse  en  el  marco  de  la  justicia  transicional253  y  de  la  justicia  restitutiva,  lo  que  exige  compatibilidad  con  los  instrumentos  internacionales  de  derechos  humanos,  del  derecho  humanitario  y  del  derecho  internacional  penal,  y  demás  normas  conexas,  de  los  que  se  derivan  las  obligaciones  fundamentales  del  Estado  colombiano.  De  igual  forma,  la  obtención  de  la  paz  no  puede  adelantarse   contrariando principios, derechos y reglas consagradas en la Constitución Política.    

  Denominados  en  el  Componente  de  Verdad,  Justicia  y  Reparación  proyectos  de  “autorreparación”.  253  “Se  da  el  nombre  de  justicia  transicional  o  justicia  de  transición  al  conjunto  de  procesos  interrelacionados  de  enjuiciamiento  y  rendición  de  cuentas,  difusión  de  la  verdad,  reconocimiento  de  reparaciones  y  adopción  de  reformas  institucionales  que  se  adelantan  en  un  país  tras  la  superación  de  un  conflicto  armado  interno  o  en  las  fases  finales  de  éste”.  En:  “Los  Procesos  de  negociación  con  grupos  armados  ilegales  necesitan  un  marco  jurídico  que  respete  los  derechos  de  las  víctimas  a  la  verdad,  a  la  justicia  y  a  la  reparación  como  presupuesto  básico  para  alcanzar  una  paz  sostenible  y  una  sociedad  reconciliada”,  intervención  del  Director  de  la  Oficina  en  Colombia  del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, señor Michael Frühling,  en la III Jornada de Seguimiento al proceso Gobierno – AUC, febrero 24 de 2005.  
252

160

Particularmente,  en  lo  que  respecta  a  la  restitución  de  los  bienes  de  la  población  desplazada, la aplicación de la Ley de Desmovilización debe enmarcarse dentro de  los  Principios  DENG  y  los  Principios  para  la  Restitución,  de  lo  contrario  se  desconocen los derechos de las víctimas del delito de desplazamiento forzado.      Una  de  las  dificultades  que  impiden  la  satisfacción  de  los  derechos  a  la  restitución  se encuentra en las limitaciones para identificar con certeza las distintas y variadas  combinaciones  que  se  derivan  de  la  denominada  contrarreforma  agraria  y,  por  ende,  el  tratamiento  que  se  le  debe  dar  a  cada  una  ellas.  Causa  de  ello  son  las  deficiencias  técnicas  e  institucionales,  las  restricciones  en  la  información,  la  anacrónica  articulación  entre  las  entidades  que  actúan  en  torno  a  los  predios  abandonados  por  causa  de  la  violencia  y/o  adquiridos  con  recursos  provenientes  de  actividades  ilícitas,  el  inadecuado  manejo  de  las  cifras,  así  como  las  falencias  en  la información sobre las personas afectadas, entre otros factores.     Dentro  de  las  múltiples  variables  que  se  presentan  en  la  apropiación  de  tierras  se  encuentran las siguientes:    Cuadro No. 3  Modalidades en la apropiación de tierras          Sin participación de  Tierras adquiridas  los grupos armados  por el narcotráfico  organizados al  margen de la ley ‐ GAOML254               Directamente  contra titulares de  derechos  individuales255 o  colectivos –  territorios étnicos  Mercado de la  tierra ‐ en zonas  protegidas y  en baldíos    Directamente  contra titulares de  derechos  individuales o 

  A través de  medios delictivos  comunes 

Mediante la  comisión de  delitos graves  conforme al 

254 255

 Grupos organizados al margen de la ley en los términos de las leyes 782 de 2002 y 975 de 2005.   Incluye las distintas relaciones con los inmuebles: Propiedad, posesión, tenencia u ocupación. 

161

  Con participación  de los GAOML 

derecho  internacional256

colectivos –  territorios étnicos  Mercado de la  tierra ‐ en zonas  protegidas y  en baldíos    Directamente  contra titulares de  derechos  individuales o  colectivos –  territorios étnicos  Mercado de la  tierra ‐ en zonas  protegidas y  en baldíos    Directamente  contra titular de  derechos  individuales o  colectivos –  territorios étnicos  Mercado de la  tierra ‐ en zonas  protegidas  y  en baldíos   

  En desarrollo de  actividades de  narcotráfico  exclusivamente        En hechos    contemplados en la  Tierras adquiridas  Ley 782 de 2002  por los GAOML    y/o por sus    miembros      En hechos  contemplados en la  Ley 782 vinculados  directamente con el  narcotráfico 

A través de  medios delictivos  comunes 

    Mediante la  comisión de  delitos graves  conforme al  derecho  internacional 

    La  precisión  en  cuanto  a  estas  variables  se  hace  indispensable  para  garantizar  los  derechos  de  las  víctimas  a  la  restitución  de  sus  bienes  patrimoniales.  De  ella  depende  la  definición  de  las  autoridades  responsables  de  la  administración  y  disposición  de  los  bienes  (Acción  Social  o  Dirección  Nacional  de  Estupefacientes),  el  tratamiento  de  esos  bienes,  ya sea  para:   (1)  su  ingreso  a  la  masa  patrimonial  del  Fondo de Víctimas y/o del Fondo de la DNE257 con el fin de cumplir sus respectivos 

  Conductas  violatorias  de  los  DDHH  y  del  DIH,  tales  como  los  crímenes  de  guerra  o  infracciones  graves del ordenamiento humanitario.  257  Se  trata  del  Fondo  para  la  Rehabilitación,  Inversión  Social  y  la  Lucha  contra  el  Crimen  Organizado.   
256

162

objetivos (En el primero reparación indiscriminada de las víctimas y en el segundo  adquisición  de  tierras  para  reforma  agraria  incluyendo  desplazados,  siempre  y  cuando  no  se  encuentren  en  zonas  con  destinación  específica)  o  (2)  para  devolverlos  directamente  a  quienes  tenían  derechos  legítimos  individuales  o  colectivos  sobre  ellos,  salvo  que  se  encuentren  en  zonas  con  destinación  específica,  en cuyo caso operan otras vías como la indemnización o el saneamiento258.    

  Se  entiende  por  saneamiento  de  zonas  protegidas  (Parques  nacionales  naturales,  reservas  forestales,  entre  otras)  la  compra  de  los  títulos  adquiridos  antes  de  que  la  ley  les  defina  la  destinación  o  la  compra  de  mejoras  a  quienes  se  instalaron  en  ellos  con  posterioridad  a  su  constitución.  
258

163

3. LOS BIENES PATRIMONIALES EN LA POLÍTICA PÚBLICA DE  ATENCIÓN A LA POBLACIÓN DESPLAZADA     3.1.  La Política Pública Para La Atención De La Población Desplazada 

  La  Ley  387  de  1997  y  sus  decretos  reglamentarios  consagran  los  derechos  de  la  población  desplazada  de  manera  extensa  y  detallada,  acogiendo  los  estándares  internacionales  sobre  la  materia,  particularmente  los  Principios  DENG.  No  obstante,  el  contenido  de  la  ley  no  guarda  correspondencia  con  la  real  situación  de  vulneración de los miles de colombianos que han sido desterrados por las acciones  de los grupos armados en el marco del conflicto interno259.      Por  lo  anterior  la  Corte  declaró  que  el  desplazamiento  forzado  interno  constituía  un  estado  de  cosas  inconstitucional,  por  considerar  que  se  configuraban  los  siguientes elementos:     - “(i)La vulneración masiva y generalizada de varios derechos constitucionales  que afecta a un número significativo de personas;  - (ii)  La  prolongada  omisión  de  las  autoridades  en  el  cumplimiento  de  sus  obligaciones para garantizar los derechos;  - (ii) (sic) la adopción de prácticas inconstitucionales, como la incorporación de  la  acción  de  tutela  como  parte  del  procedimiento  para  garantizar  el  derecho  conculcado;  - (iii)  la  no  expedición  de  medidas  legislativas,  administrativas  o  presupuestales necesarias para evitar la vulneración de los derechos;  - (iv)  la  existencia  de  un  problema  social  cuya  solución  compromete  la  intervención  de  varias  entidades,  requiere  la  adopción  de  un  conjunto  complejo y coordinado de acciones y exige un nivel de recursos que demanda  un esfuerzo presupuestal adicional importante;    -  (v)  si  todas  las  personas  afectadas  por  el  mismo  problema  acudieran  a  la  acción de tutela para obtener la protección de sus derechos se produciría una  mayor congestión judicial”.    No  corresponde  a  esta  investigación  realizar  una  evaluación  integral  de  la  PPD  en  todos  sus  componentes,  por  lo  que  solamente  se  hará  referencia  a  las  acciones 
 Corte Constitucional, Sentencias SU‐1150 de 2000, T‐327 de 2001 y T‐025 de 2004, entre otras. 

259

 

164

relacionadas  con  sus  bienes  patrimoniales,  contenidas  en  la  Leyes  387  de  1997  y  812  de  2003  ‐  Plan  Nacional  de  Desarrollo  Hacia  un  Estado  Comunitario  2003  –  2006 – (en adelante PND), en los Decretos 2007 de 2001, 1250 de 2004 y 250 de 2005  ‐  Plan  Nacional  para  la  Atención  Integral  a  la  Población  Desplazada  por  la  Violencia  (en  adelante  PNAIPDV)  y  en  el  Documento  Conpes  “Metas  y  priorización  de  recursos  presupuestales  para  atender  a  la  población  desplazada  por la violencia en Colombia”.    Las  medidas  relacionadas  con  los  bienes  de  la  PD  se  refieren  a  los  programas:  (1)  de  acceso  y  retorno  a  tierras  y  vivienda  contemplados  en  la  fase  de  estabilización  económica, y (2) el aseguramiento de los inmuebles rurales y de los bienes muebles  previsto en la fase de prevención.     Sin  embargo,  debe  advertirse  que  en  la  formulación  y  ejecución  de  las  mismas  no  se  recogen  los  derechos  de  las  víctimas  a  la  reparación,  en  especial  el  derecho  a  la  restitución  de  las  tierras,  viviendas  y  demás  bienes  patrimoniales,  consagrados  en  los  instrumentos  internacionales  de  derechos  humanos,  como  se  demostrará  a  lo  largo de este capítulo260.     Si  bien  es  cierto  que  entre  los  principios  rectores  del  PNAIPDV  se  incluye  el  enfoque  restitutivo,  su  alcance  se  limita  a  “la  reposición  de  las  pérdidas  o  daños  materiales acaecidos por el desplazamiento” y a que “las personas puedan volver a  disfrutar de la situación en que se encontraban antes del mismo”. De tal forma que  se  ignora  el  deber  estatal  de  garantizar  a  las  víctimas  del  desplazamiento  forzado  los  derechos  a  retornar  a  sus  hogares  y  entornos  sociales  y  familiares  y  de  recuperar sus pertenencias.     Estos programas se han sustentado en el principio de solidaridad del cual se deriva  “la  obligación  de  ayuda  humanitaria”  y,  en  el  mejor  de  los  casos  corresponden  a  “mecanismos  de  compensación”261.  Situación  diferente  a  la  obligación  estatal  de  reparar  el  daño  por  la  violación  del  derecho  a  no  ser  desplazado  “que  tiene  como  título  el  incumplimiento  del  Estado  de  su  posición  de  garante,  lo  que  configura  el  daño antijurídico”262.     
  Desde  el  año  2004,  el  Presidente  de  la  Comisión  de  Derechos  Humanos  de  Naciones  Unidas,  le  recomendó al gobierno colombiano formular una política pública “integrada” para la reparación de  las  víctimas  y  la  recuperación  de  sus  bienes  y  tierras.  En  N.U.,  60º  periodo  de  sesiones.  E/CN.4/2004/FUTURE5, abril 21 de 2004.    261 Corte Constitucional. Sentencia T – 025 de 2004, anexo 5.   262 Corte IDH. Caso de la Masacre de Mapiripán Vs Colombia, septiembre 15 de 2005. 
260

165

La  Corte  Constitucional  en  varias  de  sus  sentencias  reconoce  el  carácter  fundamental  de  los  derechos  de  las  víctimas  de  graves  violaciones  de  los  DDHH  y  del DIH. De manera particular, ha señalado que las personas afectadas por el delito  de  expulsión,  traslado  o  desplazamiento  forzado263  tienen  “todos  los  derechos  que  la  Constitución  y  las  leyes  le  reconocen  por  esa  condición  para  asegurar  que  se  haga  justicia,  se  revele  la  verdad  de  los  hechos  y  obtengan  de  los  autores  del  delito una reparación”264. (Resaltado fuera de texto).    3.2.  Acceso A Tierras De La Población Desplazada Por La Violencia 

  El  acceso  a  las  tierras  de  la  población  desplazada  por  la  violencia  previsto  en  la  PPD  se  fundamenta  en  los  derechos  humanos  a  la  propiedad  y  a  la  posesión,  así  como  en  los  derechos  establecidos  para  la  población  desplazada,  particularmente  los derechos al retorno o reestablecimiento y a la estabilización socio económica.     En  efecto,  en  los  términos  de  la  Corte  Constitucional,  el  “reestablecimiento  económico  consiste  en  el  mejoramiento  de  la  calidad  de  vida  de  la  población  desplazada  y,  para  lograrlo,  las  acciones  del  Estado,  de  la  cooperación  internacional  y  del  sector  privado,  en  desarrollo  de  alianzas  estratégicas  con  el  Estado,  deben  orientarse  a  contrarrestar  los  riesgos  de  empobrecimiento  y  exclusión  social.  Tales  acciones,  entonces,  deben  propender  por  (1)  el  acceso  a  la  tierra, (ii) el empleo en condiciones dignas, (iii) el acceso a soluciones de vivienda,  ….”265. (Resaltados fuera de texto).   

 El Estatuto de Roma, en su artículo 7, tipifica el traslado forzoso de la población como un crimen  de lesa humanidad. Por su parte, el Protocolo adicional a los Convenios de Ginebra del 12 de agosto  de  1949,  relativo  a  la  protección  de  las  víctimas  de  los  conflictos  armados  sin  carácter  internacional  (Protocolo II), prohíbe los desplazamientos forzados de “la población civil por razones relacionadas  con  el  conflicto,  a  no  ser  que  así  lo  exijan  la  seguridad  de  las  personas  civiles  o  razones  militares  imperiosas”  (artículo  17).  El  Código  Penal  dispone  en  su  articulo  159:  “Deportación,  expulsión,  traslado  o  desplazamiento  forzado  de  población  civil.  El  que,  con  ocasión  y  en  desarrollo  de  conflicto  armado  y  sin  que  medie  justificación  militar,  deporte,  expulse,  traslade  o  desplace  forzadamente  de  su sitio de  asentamiento  a  la  población  civil,  incurrirá  en  prisión  de  ciento  sesenta  (160)  a  trescientos  sesenta  (360)  meses,  multa  de  mil  trescientos  treinta  y  tres  punto  treinta  y  tres  (1.333.33)  a  tres  mil  (3000)  salarios  mínimos  legales  mensuales  vigentes,  e  inhabilitación  para  el  ejercicio de derechos y funciones públicas de ciento sesenta (160) a trescientos sesenta (360) meses”.   264 Corte Constitucional. Sentencia T – 025 de 2004. En similar sentido se pronunció el Tribunal en la  Sentencia T – 327 de 2001.  265 Corte Constitucional. Sentencia T – 602 de 2003. 
263

166

De  esta  definición,  así  como  de  las  señaladas  en  el  PNAIPDV266,  se  colige  que  la  entrega  de  tierras  y  el  suministro  de  vivienda  a  las  familias  en  situación  de  desplazamiento,  no  implica  la  realización  de  su  derecho  a  la  reparación  como  víctimas  de  un  delito  y,  por  ende,  tampoco  la  plena  satisfacción  de  sus  derechos  al  retorno a sus hogares, a la restitución y a la indemnización267.     Tampoco  puede  interpretarse  que  las  acciones  asumidas  por  el  Gobierno  nacional  en  acatamiento de las órdenes de la Corte Constitucional en la precitada Sentencia  T  –  025  de  2004,  dispensan  al  Estado  de  sus  deberes  en  torno  de  la  restitución  de  los bienes patrimoniales de la PD.     Ciertamente,  en  desarrollo  de  dicha  sentencia,  el  Gobierno  expidió  el  documento  Conpes  antes  aludido,  a  través  del  cual  se  adoptan  algunos  correctivos  para  remediar el estado de cosas inconstitucional, específicamente en lo que se refiere al  esfuerzo  financiero  y  las  metas  de  las  entidades  del  SNAIPD  –  para  atender  los  requerimientos  de  la  población  desplazada,  en  el  período  1995  –  2005,  en  el  marco  del Plan Nacional de Atención Integral a la Población Desplazada.     Sin embargo, los objetivos fijados en el citado documento, se orientan a “restituir el  mínimo  de  protección  de  los  derechos  de  la  población  inscrita  en  el  SUR  a  diciembre  de  2004”.  Para  este  fin  se  prevé  que  el  Estado  deberá  realizar  “un  esfuerzo  presupuestal,  adicional  a  lo  ya  invertido,  de  aproximadamente  $4.7  billones  de  pesos  de  2005”.  Este  valor  se  dirige  a  la  atención  de  354.556  hogares  integrados  por  “1.593.202  personas  desplazadas  [a  los  cuales]  no  se  les  había  restituido  el  total  de  sus  derechos,  de  acuerdo  a  lo  consagrado  en  la  Ley  387  de  1997”.  (Resaltados y subrayados fuera de texto).   
  El  Decreto  250  dispone:  “Se  entiende  como  estabilización  socioeconómica  la  generación  de  medios  para  crear  alternativas  de  reingreso  de  la  población  afectada  por  el  desplazamiento  a  redes  sociales  y  económicas  que le  ofrecen los territorios  en donde  la  población  retorna  o  se  reubica”. Por  su parte, el Decreto 2569 de 2000, define como estabilización socioeconómica “la situación mediante  la  cual  la  población  en  condición  de  desplazamiento,  accede  a  programas  que  garanticen  la  satisfacción  de  sus  necesidades  básicas  en  vivienda,  salud,  alimentación  y  educación,  a  través  de  sus  propios  medios  o  de  los  programas  que  para  tal  efecto  desarrollen  el  Gobierno  Nacional  y  las  autoridades  territoriales,  en  el  ámbito  de  sus  propias  competencias  y  de  acuerdo  con  la  disponibilidad presupuestal”. (Resaltados fuera de texto).  267  Agencia  de  Naciones  Unidas  para  los  Refugiados ‐  ACNUR   “Balance  de  la  Política  Pública  de  Prevención,  Protección  y  Atención  al  Desplazamiento  Forzado  en  Colombia”,  agosto  2002  –  2004”,  Bogotá,  diciembre  de  2004.  Se  indica  que  la  restitución,  la  compensación  y  la  indemnización  a  las  víctimas  de  este  delito,  es  “uno  de  los  aspectos  más  críticos”  y  sobre  el  que  se  “ha  avanzado  muy  poco”.  
266

167

De  este  valor  se  programa  invertir  $1.3  billones  durante  los  años  2005‐2006.  El  saldo y los costos de atención de  las 106.650 personas que migraron durante el año  2005,  valorados  en  $413.650  millones  de  pesos,  se  programan  a  partir  de  2007.  La  distribución  porcentual  de  las  inversiones  de  las  entidades  del  SNAIPD  en  los  dos  primeros años se muestra a continuación.    Gráfico No. 2   
Esfuerzo presupuestal 2005-2006
45% 40% 35% 30% 25% 20% 15% 10% 5% 0%

Porcentaje inversión

  Al  INCODER  le  corresponde  asignar  $48.9  millones  de  pesos  para  los  programas  de  tierras,  distribuidos  como  se  indica  en  el  siguiente  cuadro.  Si  bien  es  cierto  que  se  avanza  en  la  definición  de  recursos  para  superar  los  rezagos  en  los  referidos  programas  cuyas  limitaciones  se  describen  a  continuación,  el  monto  definido  es  ostensiblemente  inferior  a  la  suma  de  $1.4  billones  calculada  para  atender  a  los  desplazados  en  el  sector  rural,  de  los  cuales  $1  billón  debía  destinarse  a  los  requerimientos de tierra del 96% de esta población268.     

268

 Corte Constitucional, Sentencia T – 025 de 2004 y Autos de seguimiento. 

Ac ci ó M nS in e oc M du c ial in pr ac i ot ón ec ci ón IC B S F IN EN CO A M DE AV R D YT FN M R Fo A D De fe Re mip R ns g y o r ist me ía ra de du l P ría M ue in bl M Inte o in De rior Ar fen te s Pr sa n a es ia id s en ci a DN P
Entidades

  Fuente: Documento Conpes, noviembre 2005. 

168

Cuadro No. 4    Esfuerzo Presupuestal   En millones de pesos de 2005    Vigencia  2005  2006  Total      TOTAL  INCODER  SNAIPD  519.071  5.760  850.470  43.150  1.369.541  48.910  Fuente: Documento Conpes, noviembre de 2005.   %  1,11  5,07  3,57 

     Sin  perjuicio  de  lo  anterior,  se  reitera  que  las  citadas  inversiones  corresponden  al  cumplimiento  parcial  de  las  obligaciones  del  Estado  colombiano  con  la  PD  derivadas  de  la  omisión  de  sus  deberes  de  prevenir  e  impedir  el  desplazamiento  forzado de sus asociados. No obstante ello, la respuesta estatal frente a víctimas de  graves  violaciones  de  los  derechos  humanos  y  de  infracciones  al  DIH,  que  además  han sido afectadas materialmente por la pérdida de sus bienes, no puede reducirse  simplemente  a  compensarlas  sino  que  debe  extenderse  a  garantizar  la  realización  de sus derechos a la reparación integral.    En  este  orden  de  ideas  se  concluye  que  los  montos  antes  indicados  no  incorporan  los  daños  ocasionados  a  la  PD  correspondientes  a  los  costos  de  las  tierras  y  demás  bienes  abandonados  y  los  ingresos  dejados  de  percibir,  entre  otros  conceptos.  De  igual  manera  estas  cifras  no  incluyen  los  recursos  requeridos  para  su  reparación  material,  bien  sea  a  través  de  la  restitución  y/o  la  indemnización.  Sobre  el  particular, en el siguiente capítulo se presentan algunos estimativos.    En  consecuencia,  la  entrega  de  tierras  o  viviendas  para  el  reestablecimiento  de  la  PD,  en  el  marco  de  la  PPD  no  exime  al  Estado  de  su  deber  de  reparar  a  las  víctimas, y menos de la obligación de asegurarles la justa y oportuna restitución de  sus bienes patrimoniales.          

169

3.2.1.  El derecho de la población desplazada al retorno 

 

  En  los  términos  de  los  estándares  internacionales  todas  las  personas  desplazadas  por  la  violencia  tienen  el  derecho  a  regresar  voluntariamente  a  sus  lugares  de  origen  o  de  establecerse  en  otros,  siempre  y  cuando  se  den  las  condiciones  de  seguridad  y  dignidad269,  y  “sin  perjuicio  de  su  derecho  a  la  restitución  de  sus  viviendas, tierras y patrimonio” (Principios 2.2 y 10.3).    De  la  encuesta  realizada  por  el  RUT  se  desprende  que  únicamente  un  11%  ansía  volver  al  lugar  de  donde  fueron  expulsados,  el  48,7%  prefiere  permanecer  en  el  sitio  de  recepción,  el  18,3%  aspira  a  ser  reubicado  y  a  un  0,8%  le  gustaría  salir  del  país270.      Los  reducidos  deseos  de  la  población  desplazada  a  retornar  a  sus  lugares  de  origen, se derivan de la ausencia de una política pública dirigida a hacer efectivo el  retorno  y  a  asegurarles  la  efectiva  restitución  de  sus  bienes,  así  como  su  uso  y  disfrute  pacífico,  sin  que  se  presenten  injerencias  arbitrarias  e  ilegítimas  a  sus  derechos a la intimidad y al regreso al hogar271 (Principios 6, 7 y 10)     Lo  anterior  se  hace  evidente  en  la  baja  cobertura  de  los  programas  de  retorno.  No  obstante  el  número  de  hogares  en  situación  de  desplazamiento  –más  de  395  mil‐,  en  el  Plan  Nacional  de  Desarrollo  se  definió  como  meta  el  regreso  de  escasamente  30 mil familias272.         

 Ley 387 de 1997, artículo 16.   Conferencia Episcopal, Boletín No. 21, enero a abril de 2004.  271  Tampoco  se  presta  la  asistencia  para  la  recuperación  de  los  bienes  prevista  en  la  Ley  387  de  1997  en aplicación del Principio 29 de los Principios DENG.  272  Una  de  las  dificultades  en  la  evaluación  de  los  procesos  de  retorno  se  deriva  de  la  diversidad  de  cifras  de  las  entidades  públicas  en  los  diferentes  informes.  Por  vía  de  ejemplo,  en  el  Informe  de  Derechos  Humanos,  2005  de  la  Vicepresidencia,  se  indica  que  en  el  año  2004  retornaron  5.149  familias,  en  tanto  que  en  el  programa  de  seguimiento  a  las  metas  presidenciales  se  reportan  5.290.  De igual manera, los datos del Sigob no se corresponden con los suministrados por la RSS a la Corte  Constitucional en los informes de seguimiento a la Sentencia T – 024 en agosto de 2004 y febrero de  2005.  
269 270

170

Cuadro No. 5  Familias retornadas  Año Agosto  ‐  diciem bre  2002 2003 2004 2005 Total Meta      Resultado 4.382  Resultado/Meta  %   

6.000   7.000   10.000   30.000

7.786   5.290   7.574   25.032 Fuente: www.sigob.co. 

129,77   75,57   75,74   83,44 

  Asimismo, en los procesos de regreso subsisten graves deficiencias que los apartan  de  los  estándares  internacionales,  tales  como  no  reunir  las  condiciones  de  seguridad    para  evitar  poner  en  peligro  la  vida  y  la  integridad  de  las  familias  y  bienes,  principalmente  por  el  desconocimiento  del  principio  de  precaución  en  la  estrategia  gubernamental  de  promover  el  regreso  dentro  de  los  30  días  siguientes  al desplazamiento273.     3.2.2.  Derecho al acceso a tierras de la población desplazada    Diferentes  disposiciones  legales  hacen  referencia  a  mecanismos  dirigidos  a  garantizar  a  la  PD  el  acceso  a  la  tierra.  Sin  embargo,  su  aplicación  real  es  casi  inexistente.     Los  programas  de  acceso  a  tierras  se  pueden  clasificar  así:  en  primer  lugar,  los  definidos  específicamente  para  la  PD:  (1)  predios  de  paso  y  (2)  permutas.  En  segundo  lugar,  los  dirigidos  a  la  población  rural  en  general,  dentro  de  ella  a  las  familias desplazadas: (3) adjudicación y titulación previstas en la Ley 160 de 1994 y 

 Según ACNUR en el  Informe a la Corte, de marzo de 2005, esta estrategia impide una verdadera  valoración  de  la  seguridad,  pues  ella  se  reduce  al  cese  de  los  enfrentamientos  y  no  “tiene  en  cuenta  criterios  tales  como  los  intereses  lícitos  e  ilícitos  de  los  grupos  armados  en  la  zona,  la  importancia  estratégica de la misma o sus problemas estructurales”.   
273

171

en  el  Decreto  2664  de  1994,  entre  otros,  y  (4)  nuevas  formas  de  acceso  a  la  tierra  reguladas en el PND.      Con  respecto  a  los  grupos  étnicos,  la  política  pública  para  la  atención  a  la  PD  no  incorpora  programas  especiales  para  la  restitución  de  sus  tierras,  de  tal  suerte  que  la  atención  de  estos  grupos  en  situación  de  desplazamiento  se  enmarca  dentro  de  los  programas  generales  dirigidos  a  la  constitución,  saneamiento  y  ampliación  de  resguardos y de territorios colectivos para las comunidades negras.    El  seguimiento  realizado  por  la  consultoría  sobre  los  programas  relacionados  con  el acceso a tierras de la población desplazada, se efectuó con base en la información  remitida  a  la  Procuraduría  General  de  la  Nación  por  diferentes  entidades274  y  la  registrada  en  el  Sistema  de  Seguimiento  a  las  Metas  Gubernamentales  –  SIGOB  a  diciembre 31 de 2005275.     Se  advierte  que  una  de  las  principales  dificultades  para  identificar  los  avances  de  los  programas  dirigidos  a  dotar  de  tierras  a  la  PD,  se  origina  en  la  no  diferenciación  entre  las  acciones  realizadas  a  favor  de  los  beneficiarios  de  la  reforma agraria, en general, y, en particular, de las familias desplazadas. Por vía de  ejemplo,  de  la  información  recabada  durante  la  consultoría  no  fue  posible  identificar  dentro  del  universo  de  familias  beneficiarias  de  procesos  de  titulación  (146.650)  y  de  adjudicación  (24.162),  en  el  periodo  1995  a  2004,  cuántas  de  ellas  eran desplazadas276.        3.2.2.1. Programa de predios de paso    Como  su  nombre  lo  indica,  se  trata  de  una  iniciativa  transitoria  que  consiste  en  la  entrega  de  predios  a  familias  desplazadas,  complementaria  a  la  ayuda  humanitaria,  en  tanto  se  “evalúan  las  posibilidades  de  retorno  a  su  lugar  de 
  Para  el  desarrollo  de  esta  investigación  se  requirió  y  recibió  información  de  los  Ministerios  del  Interior y de Agricultura, el INCODER, la Dirección Nacional de Estupefacientes, FINAGRO, Banco  Agrario y la Consejería para la Mujer, entre otras entidades.  275  En  este  sistema  se  reportan  los  resultados  de  los  programas  y  proyectos  gubernamentales  derivados  del  Plan  de  Desarrollo.  El  análisis  de  la  información  contenida  en  ese  sistema  ratifica  las  debilidades  y  deficiencias  en  la  información  requerida  para  el  efectivo  seguimiento  y  control  de  las  políticas públicas por parte de los organismos de control y de la veeduría ciudadana.    276  BENÍTEZ  VARGAS,  Regis  Manuel.  “La  reforma  agraria  en  Colombia  vigente  y  por  hacer”.  En:  Economía  Colombiana,  Revista  de  la  Contraloría  General  de  la  República.  “La  cuestión  Agraria,  la  democracia y la paz”, Ed. 309, julio ‐agosto de 2005.   
274

172

origen  o  de  reasentamiento  definitivo  en  otro  lugar”277.  En  las  tierras  entregadas  las  familias  pueden  efectuar  explotaciones  agropecuarias  transitorias,  por  un  término  máximo  de  tres  años,  con  el  fin  de  procurarse  su  seguridad  alimentaria  y  generar ingresos.      En  desarrollo  del  programa  se  facilitaron  38  predios  localizados  en  16  departamentos. Durante el año 2005, en el que se cumplieron los tres años, ante las  expectativas creadas y la incapacidad del Estado de ofrecer otras soluciones para el  retorno  o  el  reasentamiento  definitivo,  el  INCODER  debió  proceder  a  adquirir  25  de  los  predios  entregados  para  su  adjudicación  definitiva  a  los  beneficiarios  del  programa de predios.      A  los  tres  años  de  haberse  implementado  el  citado  programa,  es  conveniente  revisar  las  siguientes  situaciones  encontradas  por  la  firma  Consultar  contratada  por  el  PPBP278,  en  la  medida  en  que  son  pertinentes  para  llamar  la  atención  sobre  las  deficiencias  de  los  programas  de  acceso  transitorio  a  tierras  establecidos  en  el  PND.    1º. La  improvisación  en  la  ejecución  del  programa  con  directrices  impartidas  desde el nivel central sin tener en cuenta a las autoridades locales.     2º. La  insuficiente  aptitud  de  los  predios  los  cuales  no  se  ajustaban  a  las  condiciones  para  atender  las  necesidades  básicas  de  la  PD  (soluciones  habitacionales,  seguridad  alimentaria  y  acceso  a  los  servicios  de  salud  y  educación,  entre  otros),  ni  a  los  requerimientos  para  el  desarrollo  de  actividades agropecuarias de corto y mediano plazo.      3º. El inexistente acompañamiento institucional en los proyectos productivos.     4º. Las  deficiencias  en  las  condiciones  de  seguridad  que  se  tradujeron  en  la  deserción de algunos beneficiarios.     5º. El desconocimiento de los tamaños previstos para la UAF.      

 INCORA. Circular 300 del 5 de diciembre de 2001, en desarrollo de lo previsto en el artículo 5 del  Decreto 2007  278  PPBP.  “Diseño  de  Estrategias  para  el  Desarrollo  y  Sostenibilidad  de  los  Predios  de  Paso”,   consultoría realizada por la firma CONSOLIDAR, 2005. 
277

173

 3.2.2.2. Programa de permutas    El  artículo  19  de  la  Ley  387  de  1997  dispone  que  el  INCORA/INCODER  debe  recibir  los  predios  abandonados  por  parte  de  las  personas  en  situación  de  desplazamiento,  cuando  éstas  optan  por  reubicarse  en  un  lugar  diferente.  Esta  alternativa  tampoco  corresponde  a  una  forma  de  restitución  ni  de  compensación  efectiva en la medida que la entrega de la tierra por parte del desplazado sólo le da  derecho  a  ser  priorizado  en  los  programas  de  adjudicación  de  ese  instituto.  Adicionalmente,  luego  de  haber  transcurrido  casi  10  años  desde  su  creación,  no  se  ha  dado  respuesta  a  ninguna  de  las  188  solicitudes  presentadas,  que  se  relacionan  en seguida.     

174

  Cuadro No. 6  Solicitud de permutas 2003 ‐ 2005    Año  Total  11  2003  2004  2005  2006 

Catego Hombre 

93 

32 

60 

58 

26 

20 

22 

13 

10 

10 

279

 No incluyen Amazonas ni Archipiélago de San Andrés y Providencia. 

175

34 

11 

22 

28 

188  1  65  121  1    Fuente: Registros del  INCODER, enero de 2006.  En: www.incoder.gov.co    3.2.2.3. Programas de titulación de baldíos280 y adjudicación de tierra    La  Ley  Agraria  prevé  la  titulación  de  bienes  fiscales  adjudicables  ubicados  en  los  sectores rurales cundo se cumplen los siguientes requisitos: (1) la ocupación previa  por  cinco  años,  (2)  tratarse  de  tierras  con  aptitud  agropecuaria,  (3)  no  superar  las  extensiones  definidas  por  la  Junta  Directiva  del  INCODER,  y  (4)  la  explotación  conforme  a  las  normas  sobre  protección  y  utilización  racional  de  los  recursos  naturales renovables (Artículo 65 de la Ley 160 de 1994).     Dentro  de  los  obstáculos  para  la  titulación  de  baldíos  que  afectan  a  la  PD  se  encuentran las prohibiciones de titular áreas protegidas o de destinación específica  y  de  invertir  en  proyectos  productivos  dentro  de  las  mismas,  acompañada  de  la  incapacidad  estatal  de  ofrecer  alternativas  de  reubicación.  Situaciones  de  esta  naturaleza  se  presentan  en  diferentes  parques  nacionales  naturales  –PNN  ‐  y    en  territorios colectivos, entre ellos el PNN de Paramillo en Córdoba.    
 Son bienes baldíos aquellos bienes inmuebles rurales, de propiedad de la Nación, cuyo propósito  exclusivo  es  ser  adjudicados  a  personas  naturales  o  jurídicas,  de  derecho  privado  o  público,  que  ya  estén  adelantando,  o  pretendan  hacerlo,  una  explotación  útil  y  adecuada  de  sus  suelos  según  el  cumplimiento de ciertos requisitos legales. 
280

136 

176

Por  su  parte,  la  adjudicación  se  refiere  a  la  entrega  de  predios  adquiridos  por  ese  Instituto,  por  compra  directa  o  negociaciones  voluntarias.  La   principal  limitación  se  relaciona  con  la  disponibilidad  de  tierras  a  la  que  se  hace  referencia  más  adelante.    3.2.2.4. Programas de acceso a la tierra en el Plan Nacional de Desarrollo    El  PND  prioriza  los  siguientes,  los  cuales  se  caracterizan  por  limitar  el  acceso  al  uso y explotación de las tierras entregadas.     1º. Contratos  de  comodato  entre  entidades  públicas  y  beneficiarios  o  entre  particulares.  2º. Contratos  de  arrendamiento  con  opción  de  compra  en  función  de  proyectos  productivos de empresas pequeñas o medianas.  3º. Readjudicación  a  nuevos  productores  o  desplazados  de  tierras  recuperadas  de  la  reforma  agraria  que  se  encuentran  abandonadas  para  el  negocio  agropecuario.   4º. Contratos  para  adecuaciones  y  desarrollo  de  tierras  adquiridas  por  el  Estado  para  Reforma  Agraria  con  una  empresa  ejecutora,  que  las  administrará,  una  vez  se  logre  el  punto  de  equilibrio  de  los  proyectos.  Los  productores  que  reciben la tierra se vinculan desde el principio con la mano de obra por jornal,  y  generan  un  fondo  de  ahorro  para  la  compra  posterior  de  la  tierra  y  su  explotación, según parámetros de Reforma Agraria.    Complementariamente  a  estas  modalidades,  el  Plan  Nacional  de  Desarrollo  modificó  el  subsidio  para  la  compra  o  adjudicación  de  tierras  por  parte  del  INCODER,  creado  en  la  Ley  160  de  1994.  Para  acceder  al  subsidio  integral  – denominación dada en el PND ‐, se requiere:     1º. El  desarrollo  de  un  proyecto  productivo  que  debe  reunir  las  siguientes  condiciones:  a.  tener  carácter  empresarial,  b.  regirse  por  los  criterios  de  competitividad,  equidad  y  sostenibilidad,  y  c.  asegurar  la  presencia  de  pequeños y medianos beneficiarios de los programas de reforma agraria281.   
281

  En  la  Ley  160  de  1994  se  priorizaban  los  hombres  y  mujeres  campesinos  que  no  fueran  propietarios de tierras, con tradición en labores rurales, que se hallaren en condiciones de pobreza y  marginalidad o derivaran de la actividad agropecuaria la mayor parte de sus ingresos. Se establecía  el  derecho  de  prelación  a  favor  de  las  mujeres  y  se  exigía  que  la  titulación  fuera  conjunta  entre  los  cónyuges o compañeros permanentes. 

177

2º.

La  suscripción  de  un  contrato  de  operación  y  funcionamiento  en  el  que  el  beneficiario se compromete a desarrollar el proyecto productivo por un plazo  no  inferior  a  cinco  (5)  años.  En  caso  de  incumplimiento  opera  la  condición  resolutoria282.  La destinación del monto del subsidio (70 s.m.m.l.v) a: (1) la compra de tierra    (hasta  el  100%  cuando  se  trata  de  predios  adquiridos  o  expropiados  antes  de  la Ley del Plan); (2) el pago del canon de arrendamiento (hasta el 50%) o (3) a  inversiones complementarias para asignatarios o tenedores (hasta el 30%)283.  

  3º.

   Tanto  las  nuevas  modalidades  como  las  particularidades  que  se  le  definen  al  subsidio  integral  en  el  PND,  constituyen  una  nueva  política  para  el  campo  colombiano  contraria  a  la  prevista  en  la  citada  Ley  160,  a  través  de  la  cual  se  desarrollaba  el  mandato  constitucional  de  “promover  el  acceso  progresivo  a  la  propiedad de la tierra de los trabajadores agrarios”, dentro de los que se incluía a  la PD.     Los  referidos  programas,  reducen  la  relación  con  el  bien  a  la  mera  tenencia  ‐la  posición  más  precaria  que  puede asumir  el  sujeto  de  derechos  frente  a  una  cosa  en  su poder‐, con lo cual se generan varias de las limitaciones antes señaladas para los  predios de paso.       De  tal  forma  que  su  implementación,  además  de  no  garantizar  los  derechos  a  la  recuperación  de  las  propiedades  y  posesiones  ni  ser  compatible  con  las  obligaciones  de  asegurar  el  retorno  o  la  reubicación  definitiva  de  la  PD,  tampoco  proporciona,  así  sea  temporalmente,  las  mínimas  condiciones  para  la  satisfacción  de su necesidades básicas en vivienda, salud, alimentación y educación.      De  otra  parte,  la  exigencia  de  contar  con  proyectos  productivos  para  acceder  a  estas  modalidades  y  al  subsidio  integral  reduce  la  participación  de  la  PD.  Los  criterios  de  competitividad  y  sostenibilidad  generalmente  se  asocian  a  requisitos  como  la  necesidad  de  demostrar  capacidad  de  ahorro,  acreditar  referencias  personales y/o comerciales, poseer bienes muebles o inmuebles, cancelar trámites y  comisiones  para  la  obtención  de  créditos,  entre  otros.  La  mayoría  de  ellos, 

 En la citada ley 160 el plazo de la condición resolutoria era de 12 años y operaba cuando el titular  enajenaba el bien sin la previa autorización del INCORA.  283  El  subsidio  previsto  en  la  Ley  de  Reforma  Agraria  debía  destinarse  al  pago  del  70%  del  valor  del  predio.  El  30%  restante  debía  cubrirse  por  el  beneficiario  con  cargo  al  producto  de  la  explotación  económica.  
282

178

“imposibles  de  cumplir  para  la  población  desplazada”284,  dadas  sus  particulares  condiciones.    A  lo  anterior  se  suma  la  incapacidad  institucional  para  acompañar  y  asesorar,  de  manera oportuna y continua, a la PD en la formulación y ejecución de los referidos  proyectos.     3.2.3. Disponibilidad de tierras     La  Ley  160  de  1994  define  diferentes  esquemas  a  través  de  los  cuales  el  INCORA/INCODER  gestiona  la  consecución  de  tierras  para  los  programas  de  reforma  agraria,  que,  como  ya  se  ha  señalado,  tienen  entre  sus  destinatarios  a  la  PD285.    Sin  embargo,  su  ejecución  durante  los  años  1995  a  2004  se  limita  a  la  obtención  de  505.7  mil  has,  distribuidas  así:  (1)  340.1  has  adquiridas  correspondientes  a  1.796  predios; (2) 5 predios  expropiados equivalentes a 1.537  has, y (3) 115 predios  sobre  los que se declaró la extinción de dominio con una extensión de 162.7 mil de has.     Igualmente,  durante  la  presente  administración,  los  precarios  resultados  en  la  consecución  de  tierras  se  traducen  en  los  reducidos  avances  de  la  meta  fijada  en  el  PND  consistente  en  entregar ‐de  manera  definitiva  o  transitoria‐  150  mil  has  a  15  mil  familias  sin  discriminar  la  PD.  A  diciembre  de  2005,  solamente  se  habían  cumplido  el  39,33%  y  el  34,58%,  en  cuanto  a  hectáreas  y  beneficiarios,  respectivamente.  De  las  familias  que  recibieron  tierras,  1.657  se  encontraban  en  situación de desplazamiento, como se describe a continuación.  

  Corte  Constitucional.  Sentencia  T  –  025  de  2004.  En  el  acápite  2.6  del  anexo  5,  la  Corte  evalúa  las  falencias de los proyectos productivos previstos para la PD.  285  PROCURADURÍA  GENERAL  DE  LA  NACIÓN.  “Análisis  de  la  Política  de  Desarrollo  Rural  del  Actual Gobierno”, de la Delegada para Asuntos Ambientales y Agrarios, de febrero de 2005. En este  informe se identifican las principales “irregularidades y deficiencias” que definen la ejecución de la  Ley 160 de 1994”.         
284

179

Cuadro No. 7  Programas de acceso a tierras  2002 ‐ 2006    Área en has    Año  Línea de  Base 2002  Resultado  Meta     Resultado  8.211  6.140  Meta  %       

M

Agosto ‐    diciembre  2002  2003  32.238  2004  37.500  286 2005 40.000  2006  40.262  Cuatrienio  150.000  Fuente: www.sigob.gov.co 

2.610,61  16.035,58  34.064,45     58.850,64 

8,10   42,76   85,16      39,23  

3 3 4 4 15.

  La  ineficiencia  en  la  consecución  de  tierras  para  los  programas  de  reforma  agraria   incluidos  los  previstos  para  la  PD,  se  deriva  principalmente  de  la  ausencia  de  una  voluntad  política  para  transformar  los  esquemas  de  tenencia  y  propiedad  de  la  tierra.  La  falta  de  esa  voluntad  se  constata  en  el  reducido  gasto  social  rural,  el  adelgazamiento de la institucionalidad rural, así como en el desmonte paulatino de  la reforma agraria.    Prueba  de ello  es  la  liquidación  del  INCORA  y  la  creación  del  INCODER,  instituto  que  asumió,  con  menos  personal  y  recursos,  las  funciones  del  desaparecido  INCORA,  así  como  las  del  Instituto  Nacional  de  Adecuación  de  Tierras ‐  INAT  y  las  del  Fondo  de  Desarrollo  Rural  Integrado  –  DRI.  Además,  en  el  presupuesto  del  INCODER  se  han  priorizado  los  programas  y  proyectos  de  infraestructura  que  adelantaba  el  desaparecido  INAT.  En  tanto  que  para  éstos  se  destinó  el  72,75%  de 
  La  cifra  registrada  en  el  SIGOB  para  el  2005  es  diferente  a  la  señalada  en  el  Documento  Conpes  en el que se indica que 433 familias desplazadas fueron atendidas con la adquisición y adjudicación  de tierras. 

286

180

presupuesto de inversión ($263.043 millones de pesos) durante en el período 2003 ‐  2005,  lo  recursos  para  los  programas  de  ordenamiento  social  de  la  propiedad  equivalen  al  22,6%.  En  los  tres  años  se  destinaron  $  59.375  millones,  distribuidos  así: 2003 ($5.451), 2004 ($15.630) y 2005 ($59.375)287.     Las  consecuencias  de  ello  se  traducen  en  el  incumplimiento  del  mandato  constitucional  de  dotar  de  tierras  a  la  población  menos  favorecida  del  campo.  E,  igualmente,  en  el  reiterado  desconocimiento  de  las  obligaciones  estatales  de  garantizar  que  sus  ciudadanos  no  sean  desterrados  y  privados  arbitrariamente  de  sus  propiedades  y  posesiones  y  que  éstas  sean  adecuadamente  protegidas,  evitando su apropiación, destrucción y ocupación ilegal.      A  continuación  se  hará  referencia  a  algunos  de  los  siguientes  programas  que  aportan  a  la  obtención  de  tierras  para  la  reforma  agraria:  Compra  directa,  clarificación  de  dominio,  expropiación  del  derecho  de  dominio,  recuperación  de  baldíos,  predios  recuperados  de  la  reforma  agraria,  cesión  por  parte  de  entidades  públicas y extinción del dominio.     3.2.3.1. Expropiación del derecho de dominio con indemnización    Pese  a  la  facultad  otorgada  al  INCORA/INCODER  de  adelantar  procesos  de  expropiación  en  los  casos  en  que  el  propietario  no  acepta  la  oferta  de  compra  (Artículos  33  Ley  160  de  1994),  durante  el  período  1995  a  2004,  solamente  se  culminaron cinco procesos.     3.2.3.2. Extinción del derecho de dominio privado    La  extinción  del  dominio  privado  consiste  en  el  procedimiento  administrativo  en  virtud  del  cual  se  revierten  a  la  Nación  los  predios  que  se  encuentran  el  alguna  de  las siguientes situaciones (Artículo 52 Ley 164):    1º. Cuando  se  deja  de  ejercer  la  posesión  durante  tres  años,  salvo  fuerza  mayor  o caso fortuito.   2º. Cuando  los  propietarios  violen  las  disposiciones  sobre  conservación,  protección  y  preservación  de  los recursos  naturales  y  el  medio  ambiente  y/o 

287

 www.incoder.gov.co 

181

3º.   La falta de diligencia del INCORA/INCODER hace nugatorio el mandato superior,  no  obstante  tratarse  de  una  facultad  enmarcada  dentro  de  la  función  social  y  ecológica  impuesta  constitucionalmente  a  la  propiedad.  Por  vía  de  ejemplo,  luego  de  44  años  no  ha  culminado  el  proceso  adelantado  sobre  el  predio  El  Retiro  en  el  municipio de Peque, departamento de Antioquia288.     La  aplicación  rigurosa  de  esta  figura  acompañada  de  las  reformas  legales  para  hacer  más  expedito  su  trámite,  le  permitiría  al  Estado  combatir  el  ilegítimo  e  ilegal  atesoramiento  de  tierras,  por  parte  de  los  diferentes  actores  antes  citados,  ya  sea  con  fines  de  lavado  de  activos,  meramente  rentísticos  o  como  fuente  de  financiamiento de actividades delictivas.    3.2.3.3. Recuperación de baldíos indebidamente ocupados    El  INCODER  no  ha  iniciado,  de  manera  oficiosa,  las  actividades  requeridas  para  identificar  los  baldíos  ocupados  indebidamente  e  impulsar  las  acciones  legales  dirigidas  a  su  recuperación  (Artículos  65  y  77  de  Ley  160  de  1994  y  artículo  45  del  Decreto  2664  de  1994).  Se  consideran  causales  para  este  fin:  (1)  la  ocupación  de  tierras    inadjudicables289,  (2)  la  transferencia  de  baldíos  que  excedan  los  límites  definidos  para  una  Unidad  Agrícola  Familiar  –UAF,  así  como  su  fraccionamiento,  y  la  entrega  de  baldíos  como  aportes  a  una  sociedad  o  comunidad  si  de  este  modo  dichas  sociedades  y  comunidades  consolidan  la  propiedad  en  superficies  que  excedan  a  la  fijada  para  la  Unidad  Agrícola  Familiar,  y  (4)  los  terrenos  afectados  con  la  declaratoria  de  caducidad  o  que  sean  objeto  de  un  procedimiento  de  reversión de la adjudicación (Artículo 33 a 38 Decreto 2664 de 1994).    Una  de  las  razones  por  las  cuales  la  aplicación  de  esta  medida  es  incipiente,  se  debe  a  la  inexistencia  en  el  INCORA/INCODER  de  un  inventario  consolidado  y  actualizado  sobre  los  beneficiarios  y  las  tierras  entregadas.  De  forma  tal,  que  esa  entidad  no  tiene  información  confiable  sobre  los  predios  adjudicados,  sus  beneficiarios  y  el  estado  en  que  se  encuentran  que  le  permita,  entre  otras  acciones, 
 Procuraduría General de la Nación. Informe sobre la reforma agraria citado anteriormente.    Son  tierras  no  adjudicables,  entre  otras,  las  áreas  de  protección  ambiental  –  Parques  nacionales  naturales  y  áreas  amortiguadoras,  las  zonas  de  reserva  forestal‐,  los  territorios  étnicos  y  las  zonas  delimitadas por la ley como de uso o destinación específica (Ley 160 de 1994, artículos 65 y ss.).  
288 289

las normas sobre zonas de reserva agrícola o forestal definidas en los planes  de ordenamiento.   Cuando el predio se destine a la explotación de cultivos ilícitos. 

182

negar  autorizaciones  de  enajenación  cuando  no  se  ajustan  al  tamaño  de  la  UAF,  declarar  la  caducidad  y  la  reversión  del  subsidio.  Tampoco  dispone  de  la  cartografía  que  le  facilite  cruzar  información  para  identificar  los  territorios  colectivos,  las  áreas  de  reserva  y  conservación  ambiental  y  las  zonas  con  destinación  específica  que  no  son  objeto  de  transacciones,  así  como  para  delimitar  los terrenos de propiedad privada frente a los bienes fiscales.    Al igual que en el caso anterior, el ejercicio de esta facultad permite dotar de tierras  al  INCODER  para  entregar  a  los  usuarios  de  la  reforma  agraria,  pero,  adicionalmente,  es  una  medida  de  protección  de  los  bienes  de  la  población  desplazada  o  en  riesgo  de  serlo.  Como  se  referirá  más  adelante,  la  usurpación  de  los  territorios  colectivos  de  las  comunidades  de  Jiguamiandó  y  Curvaradó  se  caracteriza por la ocurrencia de varias de las causales antes citadas.    3.2.3.4.   Tierras de extinción de dominio 

  En desarrollo del mandato constitucional contenido en  el artículo 34, se expidieron   las leyes 785 y 793 de 2002, relacionadas con el ejercicio de la acción de extinción de  dominio sobre los bienes adquiridos en forma ilícita290.    La  aplicación  de  esta  acción  se  ha  dado  principalmente  en  relación  con  bienes  vinculados  a  la  actividad  del  tráfico  de  drogas  ilícitas,  los  cuales,  una  vez  incautados,  ingresan  al  Fondo  para  la  Rehabilitación,  Inversión  Social  y  la  Lucha  contra  el  Crimen  Organizado  (en  adelante  FRISCO).  Con  respecto  a  los  bienes  inmuebles  rurales,  en  los  eventos  en  que  el  INCODER  certifique  su  vocación  agropecuaria  o  pesquera  dentro  de  los  tres  meses  siguientes  al  envío  de  la  información  sobre  ellos  por  parte  de  la  Dirección  Nacional  de  Estupefacientes  (en  adelante DNE)291, se presentan las siguientes situaciones:    1º. En  tanto  se  surte  la  acción  de  extinción,  la  administración  de  los  predios  se  encuentra  a  cargo  de  la  DNE,  entidad  que  debe  entregarlos  al  INCODER  con 

  La  Ley  785  de  2002  define  el  procedimiento  a  cargo  de  la  DNE  para  la  administración  de  los  bienes  incautados  que  se  encuentren  afectados  en  un  proceso  penal  por  delitos  de  narcotráfico  y  conexos,  o  a  una  acción  de  extinción  de  dominio.  Por  su  parte,  la  Ley  793  de  2003  regula  la  acción  constitucional de extinción de dominio.   291  Si  el  INCODER  no  expide  el  concepto  en  ese  término,  los  bienes  pueden  ser  entregados  de  manera  temporal  a  fondos  ganaderos,  empresas  asociativas  de  campesinos  u  otras  entidades  cuyo  objeto sea el desarrollo de actividades agropecuarias. 
290

183

destino  a  los  programas  de  reforma  agraria  de  carácter  temporal  antes  mencionados.     2º. Una  vez  queda  en  firme  la  sentencia  que  declara  la  extinción,  el  Consejo  Nacional de Estupefacientes (en adelante CNE)292 los asigna definitivamente a  este  Instituto293,  el  que  a  su  vez  debe  entregarlos  a  los  beneficiarios  de  dichos  programas. De conformidad con el Documento Conpes “Metas y priorización  de  recursos  presupuestales  para  atender  a  la  población  desplazada  por  la  violencia  en  Colombia”,  el  50%  de  los  predios  recibidos  por  el  INCODER  se  deben destinar a la PD.   

  Sin embargo, los resultados de la extinción de dominio como fuente de tierras para  la  reforma  agraria  están  muy  lejos  de  las  metas  planteadas.  De  las  110  mil  has  previstas  en  el  PND, a  diciembre  31  de  2005,  únicamente  se  habían  entregado  a  los  beneficiarios de dichos programas el 24% (26.529,13 has).     De  los  150  inmuebles  remitidos  por  la  DNE  al  INCODER  durante  el  periodo  2003  –  2005,  este instituto solamente había entregado 37 predios a 1.032 sujetos de la reforma agraria, de  ellos 362 familias desplazadas, como se observa enseguida:                  Gráfico No. 3    

  DNE.  Oficio  S/2005‐80409  de  diciembre  12  de  2005  dirigido  a  la  PROCURADURÍA  GENERAL  DE  LA  NACIÓNy  Resolución  027  de  diciembre  4  de  2004,  expedida  con  base  en  las  facultades  conferidas  al  Consejo  Nacional  de  Estupefacientes  en  las  leyes  30  de  1986  y  785  y  793  de  2002.  El  reglamento  del  Fondo  fue  aprobado  como  parte  del  plan  de  mejoramiento  presentado  a  la  Contraloría General de la República para atender los hallazgos de la auditoría.  293 Ley 785 de 2003, artículo 4. 
292

184

                                 

Predios Asignados por CNE
160 4 140 13

120 68 100 OTRAS[1] INCODER 60 No. de predios 7 20 72 75 62

80

40

20

27

0 1 2 Año 2003 -2005 3

        Cuadro No. 8  Predios de la DNE transferidos al INCODER  entregados o en trámite a beneficiarios  2003 ‐ 2004   

Año 

No.  de  pre dio s 

No. de  has 

Has  para  PD 

No. familias  beneficiarias 

185

2003   2004  2005  Total 

19  9  9  37 

3035,29  3108,78  11.865,59  18.  009,66 

   3.067,28  4.805,46  7.872,74 

109  78  1.032  1.219 

Fuente: Incoder, noviembre de 2005.    La  inadecuada  ejecución  de  los  programas  de  acceso  a  tierras  para  la  PD  se  debe,  principalmente,  a  la  decisión  gubernamental  de  supeditarla  a  los  predios  de  extinción  de  dominio294,  pese  a  las  siguientes  dificultades  evidenciadas  por  diferentes  instancias,  entre  ellas  la  Contraloría  General  de  la  República  y  la  Procuraduría General de la Nación295:      1º. La  temporalidad  en  la  entrega  de  predios  sobre  los  cuales  no  se  ha  declarado  la  extinción  del  dominio,  por  lo  tanto  son  soluciones  transitorias  que  presentan las limitaciones ya reseñadas.    2º. Los  prolongados  trámites  judiciales  del  proceso  de  extinción  de  dominio.  Desde  el  año  1996  hasta  julio  de  2005,  únicamente  se  había  declarado  la  extinción  de  dominio  sobre  201  inmuebles  rurales,  182  de  ellos  con  posterioridad  a  la  expedición  de  las  citadas  Leyes  785  y  793  de  2002296.  Esta  cifra  contrasta  con  el  número  de  procesos  en  curso  y  con  el  número  de  predios  incautados.  A  junio  de  2005,  de  los  599  procesos  en  trámite,  461  estaban  en  etapa  de  instrucción,  128  de  juzgamiento  y  10  en  segunda  instancia,  según  oficio  remitido  por  la  DNE  a  la  Procuraduría,  con  base  en  el  cual se elaboró la siguiente gráfica:   

  El  Director  del  DNP  en  la  citada  audiencia  ante  la  Corte  manifestó   que  “en  la  desagregación  de  las  fuentes  [presupuestales]  se  establece  que  el  70%  está  a  cargo  de  la  Nación  y  de  este  porcentaje  “los  19  puntos  porcentuales  restantes  ($855  mil  millones)  provendrían  de  la  entrega  de  tierras,  a  medida  que  se  extinga  el  dominio  de  propiedades  en  aplicación  de  la  Ley  de  Justicia  y  Paz  expedida recientemente por el Congreso de la República. (Resaltado fuera de texto).  295  Otra  limitación  a  la  destinación  de  los  bienes  de  extinción  de  dominio  se  relaciona  con  aquellos  que  se  encuentran  en  el  Departamento  de  San  Andrés,  Providencia  y  Santa  Catalina,  dado  que  solamente se pueden emplear para programas en ese departamento (Ley 703, artículo 23).  296 PNUD. Boletín Hechos del Callejón, No. 6, julio de 2005. 
294

186

   

 

100

150

200

250

50

0

Fuente: DNE, diciembre de 2005.                Gráfica No. 4  Procesos de extinción de dominio 

Ciudad

Estado Instrucción

Estado Juzgamiento

Estado Segunda Instancia

Ar me ni a – Q uin Bog o dío tá – C undi n Buc a amar r ama ca nga – Sa nta n der Bug a – Va l le Cal i – Va Car ta ll e gena - B olí Cim it v ar arr a Cúc u - San ta - N tand ort e er De S ant a nder Flore nc ia - Caq ue tá Ibagu é–T oli ma Mani za les – Ca lda s Mede llí n- A ntioq uia Nei v a–H ui la Pal m i ra – Vall e Pas t o–N a r i ño Per e i ra – Ris a ra lda Pop a yán – C auca San Gi l Sant a nder Val le d upa r–C esa r Vi ll av i cenc io – M eta

187

3º.

Las  dificultades  para  que  los  depositarios  provisionales  designados  por  la  DNE297  entreguen  los  inmuebles  al  INCODER.  Por  vía  de  ejemplo,  las  siguientes  empresas:  Mope  Ltda.  (predios  que  suman  4.500  has  en  Meta,  Cundinamarca  y  Caldas),  Colbán  (1.000  has  en  Meta),  Doronsoro  (1.500  en  Buga  –  Valle)  y  Asosimental  (1.000  en  el  Magdalena  Medio)298.  El  número  de  hectáreas  en  cabeza  de  estas  cuatro  empresas  (8.000)  equivale  al  44,4%  del  total de has asignadas a las 1.219 relacionadas en el cuadro anterior.   La  falsificación  de  documentos  y  posibles  prácticas  de  corrupción  por  parte  de    supuestos  beneficiarios  de  reforma  agraria  para  la  adjudicación  de  inmuebles y el otorgamiento de subsidios integrales. Vgr. Las denuncias de la  Procuraduría  General  de  la  Nación  en  torno  a  la  adjudicación  a  67  personas  de  los  predios   Las  Leonas,  El  Rodeo  y  las  Delicias  en  el  municipio  de  Puerto  López, Meta. Situación que originó el inicio de las respectivas investigaciones  penales299.   La  ocupación  de  predios  incautados  por  parte  de  colonos,  reinsertados,  desplazados  y  desmovilizados  ya  sea  por  iniciativa  propia,  dentro  de  programas  gubernamentales  o  como  consecuencia  de  amenazas,  presiones  y  otras  interferencias  de  los  actores  armados.  La  negativa  de  los  ocupantes  a  desalojarlos  propicia  conflictos,  acciones  de  policía  y  tutelas.  Como  ejemplo  de  ellas  se  pueden  mencionar  los  casos  del  predio  la  Jagua,  en  Córdoba  y  de  los  inmuebles  Buenos  Aires,  La  Argentina  y  Guadualito  en  el  municipio  de  San  Martín,  Meta300,  en  los  cuales  han  intervenido  los  procuradores  agrarios  judiciales  de  esos  departamentos,  así  como  funcionarios  de  la  Defensoría  del  Pueblo.  El  estado  físico  de  algunos  de  los  predios  incautados,  predios  sin  vocación  y  aptitud  agropecuaria  que  no  cuentan  con  infraestructura  habitacional  ni  servicios  públicos,  y  cuya  adecuación  para  que  reúnan  las  condiciones  de  dignidad  requeridas  en  los  procesos  de  retorno  o  reubicación,  exige  de  cuantiosas inversiones. 

  4º.

  5º.

  6º.

 
 La DNE dentro de sus funciones de administrar los bienes incautados del narcotráfico los entrega  a terceros mediante contratos u otros actos administrativos.  298 El Tiempo, “Exigen devolver 8.000 hectáreas”, enero de 2006.  299  Comunicado  de  prensa:  “INCODER  denunciará  penalmente  a  beneficiarios  de  reforma  agraria  en el Meta”, marzo 28 de 2005. En www.incoder.gov.co  300 Acción de tutela No 2005‐00007 y 0008 ante el Juez Promiscuo de San Martín de los Llanos contra  el alcalde, el inspector y el Consejo de Justicia de la Gobernación del Meta, de agosto 26 de 2005.  
297

188

7º.

La  falta  de  información  para  la  identificación  precisa  del  bien,  en  aspectos  como  su  ubicación,  linderos,  extensión,  a  lo  que  se  suma  las  dificultades  de  acceso  a  esos  inmuebles ‐  por  su  localización  geográfica  o  por  problemas  de  orden  público‐lo  que,  además,  impide  a  los  funcionarios  del  INCODER  visitarlos para verificar su vocación agropecuaria o pesquera301.  Las deudas que presentan los inmuebles por concepto de impuestos, servicios  públicos  y  otros  gravámenes  y  los  exiguos  recursos  del  INCODER  para  su  saneamiento.  Frente  a  esta  limitación  en  el  citado  Documento  Conpes,  se  ordena  conformar  un  grupo  de  trabajo  técnico  y  jurídico  con  funcionarios  de  la DNE y el INCODER, encargado de agilizar los trámites relacionados con el  saneamiento de los predios a los que se les declaró la extinción de dominio.  La  localización  de  algunos  inmuebles  incautados  en  áreas  protegidas  del  sistema nacional de parques nacionales naturales, en zonas de reserva forestal  e  incluso  en  territorios  colectivos,  pese  a  las  prohibiciones  constitucionales  y  legales. 

  8º.

  9º.

  10º. La ubicación de inmuebles en zonas y regiones que no ofrecen las condiciones  de seguridad para sus posibles beneficiarios.    Lo  expuesto,  adicionalmente  permite  advertir  las  dificultades  que  entraña  la  aplicación  de  la  acción  de  extinción  de  dominio,  prevista  en  la  Ley  975  de  2005  como  condición  para  la  disposición  de  tierras  y  recursos  para  la  reparación  de  las  víctimas, tema que será abordado en la siguiente sección.      3.3. Acceso a tierras de las mujeres desplazadas    3.3.1. Normatividad internacional      Los  distintos  instrumentos  internacionales  han  reconocido  la  igualdad  entre  los  hombre  y  las  mujeres  y,  en  consecuencia,  prohíben  todo  tipo  de  discriminación  contra  ellas.  Con  este  fin,  disponen  la  necesidad  de  transformar  las  costumbres  y  tradiciones excluyentes contra las mujeres en general y, particularmente, contra las 

301

 Decreto 1250 de 2004, artículo 17. 

189

integrantes  de  grupos  étnicos,  las  cuales  en  situaciones  de  conflictos  armados  son  más vulnerables al desconocimiento y violación de sus derechos302.    En  la  Convención  sobre  la  Eliminación  de  todas  las  formas  de  Discriminación  contra  la  Mujer  –  CEDAW  ‐  y  en  su  Protocolo  Facultativo  se  consagran  los  derechos  de  las  mujeres  del  campo,  entre  ellos,  el  de  participar  “en  el  desarrollo  rural y en sus beneficios”, para lo cual se prevé su concurso en la formulación de lo  planes  de  desarrollo;  el  acceso  a  créditos,  servicios  de  comercialización  y  tecnologías  apropiadas,  y  un  trato  igual  en  los  planes  de  reforma  agraria  y  de  reasentamiento303.     Así  mismo,  en  los  instrumentos  internacionales,  particularmente  en  los  Principios  para  la  Restitución  se  consagra  el  derecho  de  las  mujeres  a  no  ser  desplazadas  y  a  un tratamiento especial en la atención y tramite de sus reclamaciones de restitución  de las tierras, viviendas y patrimonio abandonado304 (Principio 13).    3.3.2. Avances y limitaciones    En  el  nivel  interno  se  han  expedido  diferentes  normas  en  las  que  se  reconoce  la  igualdad  de  géneros  y  se  prohíbe  la  discriminación  contra  las  mujeres,  particularmente  contra  las  mujeres  jefes  de  hogar,  las  mujeres  indígenas,  afrocolombianas y campesinas305.      Adicionalmente,  en  el  marco  de  la  Política  Mujeres  Constructoras  de  Paz  y  Desarrollo, bajo la coordinación de la Consejería Presidencial para la Equidad de la  Mujeres – CPEM, se impulsan varias iniciativas, entre ellas:     1º. La  creación  de  Consejos  Comunitarios  de  Mujeres,  a  través  de  los  cuales  se  busca  consolidar  la  Red  de  Mujeres  contra  las  Violencias  y  promover  la 

 Naciones Unidas. Resolución de la Asamblea General 48/104 del 20 de diciembre de 1993.    Naciones  Unidas.  Adoptados  por  la  Asamblea  General  de  Naciones  Unidas  mediante  las  resoluciones  34/180,  de  18  de  diciembre  de  1979  A/54/4  de  6  de  octubre  de  1999  e  incorporadas  a  la  legislación nacional a través de las leyes 51 de 1981 y 984 de 2005, respectivamente.    304  Los  Principios  Rectores  del  Desplazamiento  forzado  imponen  el  deber  a  los  Estados  de  incorporar  medidas  afirmativas  para  la  atención  de  las  mujeres  embarazadas,  las  madres  con  hijos  pequeños  y  las  mujeres  cabeza  de  familia  que  hayan  sido  desplazadas,  para  que  se  les  reconozca  y  valore y se tenga en cuenta sus intereses y sus diferentes niveles de satisfacción (Principio 4).  305 Leyes 546 de 1999, 731 de 2002, 823 de 2003. 
302 303

190

incorporación  de  las  mujeres  en  planes  y  proyectos  rurales  y  en  proyectos  de  vivienda306    2º. El  Programa  Mujeres  Cabeza  de  Familia  Microempresarias  ‐  Estratos  1  y  2  tanto  en  el  campo  como  en  las  ciudades,  dirigido  principalmente  a  generar  empleo e ingresos para las mujeres cabeza de familia307.  La  realización  de  actividades  de  capacitación  y  formación  sobre  sus  derechos  y los mecanismos para hacerlos efectivos.  

  3º.

  No  obstante  estas  iniciativas,  la  respuesta  estatal  frente  a  los  derechos  de  las  mujeres,  especialmente  de  las  mujeres  víctimas  del  conflicto  es  insuficiente.  El  50,46%  de  la  PD son  mujeres.  De  ellas  el  49,95%  son  menores  de  edad  (entre 0  y  17  años); el 53,18% tienen entre 18 y 65 y el 48,17 son mayores de 66308.    Cada vez es mayor el número de mujeres que se ven obligadas a asumir la jefatura  del hogar309: En 4 de cada 10 familias desplazadas (47% en las comunidades negras  y  49%  en  las  indígenas),  como  consecuencia  de  la  pérdida  de  sus  parejas,  ya  sea  porque  son  asesinados,  reclutados,  desaparecidos,  e  incluso  detenidos  arbitrariamente  por  las  autoridades.  De  igual  manera  se  convierten  en  jefes  de  hogar como resultado de las dificultades que enfrentan sus compañeros, derivadas  de  circunstancias  emocionales  o  de  la  escasa  oferta  laboral  en  los  nuevos  sitios  en  que se ven obligados a rehacer su vida.     Entre  las  debilidades  identificadas  que  atentan  contra  los  derechos  de  las  mujeres  se encuentran las siguientes:      1º. Luego  de  más  de  tres  años  de  haberse  expedido  la  Ley  de  Mujer  Rural  (Ley  731  de  2002)  aún  no  se  ha  reglamentado  ni  aplicado,  ello  a  pesar  de  las  propuestas  que  se  encuentran  en  estudio  del  MADR.  Efecto  de  lo  anterior  es  que  las  entidades  del  sector  rural  no  han  incorporado  la  obligación  de  formular  y  ejecutar  programas  especiales  para  ellas.  Situación  que  se  refleja,  adicionalmente,  en  la  inexistencia  de  sistemas  de  información  y  bases  de  datos que posibiliten cuantificar y valorar los programas que las benefician. 
 Decreto 951 de 2001, artículo 17.   Ley 82 de 1993, Mujeres cabeza de familia.  308 RSS. Oficio a la Corte Constitucional septiembre 30 de 2004. Del total de las mujeres desplazadas,  el 49,95% están entre 0 y 17 años; el 53,18% de 18 a 65 y el 48,17 son mayores de 66.  309 ACNUR. “Balance de la Política Pública de Prevención, Protección y Atención al Desplazamiento  Forzado en Colombia”, agosto 2002 – 2004”, Bogotá, diciembre de 2004.  
306 307

191

  2º.

Los  resultados  de  los  distintos  programas  son  muy  precarios,  a  la  fecha  solamente  se  han  constituido  151  Consejos  Comunitarios  en  los  que  participan apenas 1.812 mujeres en distintos municipios.   La  oferta  de  las  autoridades  estatales  dirigida  a  procurarle  vivienda  y  crédito  a  las  mujeres  en  los  sectores  rurales  y  urbanos  no  ha  logrado  superar  deficiencias estructurales en su formulación e implementación, tales como: (1)  la limitada o nula capacidad de ahorro de las mujeres, ocasionada, entre otras  razones,  por  las  carencias  y  baja  cobertura  en  los  programas  de  educación  y  las  barreras  existentes  para  su  acceso  a  la  oferta  laboral  en  el  sector  formal;  situaciones  que  las  obligan  a  ocuparse  en  “donde  puedan  y  como  puedan”,  sin  ninguna  estabilidad  y  seguridad  laboral310,  y  (2)  los  impedimentos  para  conseguir  fiadores  y  referencias  comerciales  y  personales  exigidos  en  los  programas de créditos y subsidios.  La  ausencia  de  un  enfoque  diferencial  tanto  en  la  formulación  como  en  la  ejecución  de  la  PPD  “que  facilite  el  acceso  de  la  oferta  institucional  a  los  grupos  desplazados  en  situación  de  mayor  debilidad,  tales  como  las  mujeres  cabeza  de  familia  …”.,  con  el  fin  de  que  reciban  “una  atención  especial  por  parte  del  Estado”311.  Consecuencia  de  ello  es  que  subsisten  falencias  en  “la  atención  psicosocial,  el  acceso  real  a  los  servicios  de  salud,  la  posibilidad  de  generar  ingresos  de  manera  sostenible,  la  efectiva  protección  y/o  restablecimiento  de  tierras,  el  acceso  a  una  vivienda  digna  y  la  reparación  integral  de  víctimas,  bajo  las  premisas  de  verdad  y  justicia”312.    (Resaltado  fuera de texto).  La  inexistencia  de  programas  de  restitución  con  perspectiva  de  genero,  encaminados  a  devolverle  a  las  desplazadas  sus  viviendas,  inmuebles  y  demás propiedades, que atiendan, además, la precariedad de la tenencia de la  tierra  más  gravosa  para  las  mujeres.  La  devolución  de  sus  bienes  y  el  retorno  a  sus  hogares  permite  la  reconstrucción  de  lazos  familiares  y  del  tejido  social 

  3º.

  4º.

  5º.

 Defensoría del Pueblo. “Los Derechos Humanos de las Mujeres en situación de desplazamiento”,  septiembre  de  2004.  Se  mencionan  entre  otras  actividades  las  de  servicio  doméstico,  trabajo  informal, subempleo y prostitución.   311 Corte Constitucional Sentencia T ‐025 de 2004.  312  Confluencia  de  Redes  de  Mujeres.  Observatorio  de  Derechos  Humanos  de  las  Mujeres  de  Colombia,  “Derechos  Humanos  de  las  mujeres  en  situación  de  desplazamiento,  mujeres  desplazadas,  acciones  del  gobierno  colombiano”,  de  marzo  de  2004,  mencionado  en  el  Balance  de  ACNUR, op. cit..  
310

192

en  las  zonas  rurales.  Así  mismo,  contribuye  a  prevenir  otras  vulneraciones  a  sus derechos que se derivan, específicamente,  de las condiciones  de los sitios  en  los  que  se  ven  forzadas  a  instalarse  en  los  municipios  receptores,  en  los  que  predomina  el  hacinamiento,  el  trabajo  informal,  la  violencia  intrafamiliar  y los delitos sexuales.     6º. La  eliminación  de  las  medidas  previstas  en  la  Ley  160  de  1994  que  priorizaban  la  adjudicación  de  subsidios  a  las  mujeres  cabeza  de  familia  y  exigían  titular  los  predios  adjudicados  a  los  dos  cónyuges  o  compañeros  permanentes. 

  3.4.   Medidas de aseguramiento de los bienes de la población desplazada    Los  citados  Principios  DENG  y  los  Principios  para  la  Restitución  señalan  que  el  Estado colombiano debe adoptar los mecanismos y procedimientos para garantizar  la  seguridad  jurídica  de  las  propiedades  y  posesiones  de  la  PD.  Dentro  de  éstos  se  enuncian los sistemas catastrales u otros métodos para el registro y documentación  de  los  derechos  sobre  las  viviendas,  las  tierras  y  el  patrimonio,  incluyendo  los  territorios colectivos, con sus respectivas especificidades.     En  cuanto  a  los  desplazamientos  masivos,  en  los  que  existan  pocas  pruebas  documentales  sobre  la  titularidad  o  los  derechos  de  propiedad,  se  prevé  la  adopción de la presunción de pleno derecho de que las personas que han huido de  sus  hogares  durante  un  determinado  período  marcado  por  la  violencia,  tienen  derecho  a  la  restitución  de  sus  viviendas,  sus  tierras  y  su  patrimonio,  correspondiéndole,  por  lo  tanto,  a  las  autoridades  administrativas  y  judiciales  determinar  los  hechos  relacionados  con  las  reclamaciones  de  restitución  que  no  vayan acompañadas de la documentación necesaria (Principio 15.7).     Por  último,  los  Principios  para  la  Restitución  indican  que  los  Estados  deben  rehusarse  a  considerar  como  válida  las  transacciones  de  bienes  cuando  se  hayan  efectuado  bajo  presión  o  bajo  cualquier  otro  tipo  de  coacción  o  fuerza  directa  o  indirecta.    Pese  a  estos  mandatos,  como  se  expone  a  continuación,  los  instrumentos  de  aseguramiento  de  bienes  patrimoniales  son  limitados,  se  encuentran  atrasados  y,  en  general,  no  reúnen  las  características  para  proteger  efectivamente  los  bienes  patrimoniales de la PD.    193

El  Decreto  250  de  2005  contempla  acciones  para  “el  aseguramiento  jurídico  e  institucional”  de  “los  bienes  patrimoniales  de  la  población  rural  desplazada  o  en  riesgo  de  desplazamiento”.    No  se  incluye  dentro  de  estas  medidas  el  aseguramiento  de  bienes  urbanos  abandonados,  salvo  en  lo  que  respecta  a  la  no  interrupción de términos para la posesión, que se comentará más adelante.     En  este  aparte  se  hará  referencia  a  los  siguientes  instrumentos  de  protección,  mencionando  sus  alcances  y  debilidades.  Es  de  destacar  que  la  implementación  real de estos instrumentos apenas se inició en el año 2004, en el marco del Proyecto  Protección de Tierras y Patrimonio de la Población Desplazada ‐ PPBP.      1. Red interinstitucional de protección de bienes patrimoniales.  2. Registro  Único  de  Predios  rurales  abandonados  –  RUP,  a  cargo  del  INCODER.  3. Ruta de protección colectiva313.   4. Ruta de protección individual314.  5. No interrupción del término de prescripción para la posesión.  6. Derechos de los ocupantes de baldíos.  7. Improcedencia de la acción de extinción de dominio.    3.4.1.  Red interinstitucional de protección de bienes patrimoniales    La  Red  está  integrada  por  representantes  del  Ministerio  de  Agricultura  y  Desarrollo  Rural  –MADR,  el  INCODER,  el  Banco  Agrario,  FINAGRO315,  las  oficinas  de  registro  de  instrumentos  públicos  y  Acción  Social,  entre  otras  entidades.  Sin  desconocer  los  avances  en  la  conformación  de  la  red,  es  aún  una  iniciativa incipiente que requiere de su fortalecimiento y consolidación.     3.4.2.  Registro Único de Predios Abandonados ‐ RUP    El  artículo  19  de  la  Ley  387  de  1997  creó  el  registro  único  de  predios  rurales  abandonados para la PD ‐RUP, a cargo del INCORA, entidad que debía informar a 
 Denominación dada por el PPBP.   Ídem.  315  La  Ley  16  del  22  de  enero  de  1990  creó  el  Sistema  Nacional  de  Crédito  Agropecuario  –  SNCA,  integrado  por  el  Fondo  para  el  Financiamiento  del  Sector  Agropecuario  ‐  FINAGRO,  los  bancos,  fondos  ganaderos  y  entidades  financieras  que  tengan  por  objeto  el  financiamiento  de  las  actividades agropecuarias y forestales. 
313 314

194

las  entidades  “competentes  para  que  procedieran  a  impedir  cualquier  acción  de  enajenación  o  transferencia  de  títulos  de  propiedad  de  estos  bienes”.  A  partir  de  la  expedición  del  Decreto  2007  de  2001,  el  INCORA  pone  en  funcionamiento  el  RUP  sin  que  se  impartieran  directrices  específicas  sobre  la  forma  de  adelantarlo  y  sus  efectos.   En  desarrollo  de  la  labor  de  promoción  del  PPBP316,  en  abril  de  2004317,  la  Dirección  del  INCODER  requiere  a  las  Oficinas  de  Enlace  Territorial  –  OETs  para  que  recopilen  y    sistematicen  la  información  que  sobre  el  particular  había  tramitado  el  desaparecido  INCORA,  así  como  para  que  recepcionen  las  nuevas  solicitudes  en  los  formatos  diseñados  para  ello  y  para  que  las  incorporen  en  el  sistema de información para la PD de esa entidad, denominado PODES.    En desarrollo de la investigación  se identificaron varias debilidades del RUP, entre  otras las siguientes:    a) Baja  implementación:  Ocasionada,  entre  otras  causas,  por  las  limitaciones  institucionales,  técnicas  y  financieras  del  INCORA/INCODER  y  de  las  oficinas  de  catastro,  notariado  y  registro.  A  marzo  de  2006  se  encuentran  menos de 2000 registros en el sistema.    b) Inconsistencias  en  el  RUP:  La  información  incorporada  en  el  registro  presenta  ligerezas  que  impiden  identificar  con  claridad  los  inmuebles  y  sus  titulares,  las  cuales se originan  en  la  falta  de criterios  estandarizados  para  el  trámite  de  los  formularios  por  parte  de  los  funcionarios  de  las  oficinas  territoriales.  Por  vía  de  ejemplo,  para  identificar  la  superficie  del  inmueble  se  emplean  diferentes  unidades  de  medidas.  La  mayoría  se  refiere  a  hectáreas,  pero  en  algunos  se  emplean  metros  cuadrados.  También  se  presentan  casos  en  que  se  incorporan  estimativos  (439 ‐  4088  has)  o  se  usan   las  dos  unidades de medidas  para  un  mismo  bien (113750 m2/has).     c) Requerimientos  adicionales.  El  INCODER  exige  al  solicitante  estar  inscrito  en  el  Sistema  Único  de  Registro  de  la  Población  Desplazada,  desconociendo 

  El  PPBP  contribuyó  a  la  definición  de  los  formularios  de  solicitud  de  inscripción  y  de  las  metodologías  con  base  en  las  experiencias  pilotos  adelantadas,  en las que  participaron  funcionarios  del  INCODER  y  de  otras  entidades  del  nivel  nacional  y  local,  así  como  servidores  públicos  de  la  Procuraduría  General  de  la  Nación.  En  diciembre  de  2005,  el  PPBP  hizo  entrega  de  las  rutas,  manuales  y  compilación  del  marco  normativo,  entre  otros  instrumentos,  para  el  RUP  y  las  rutas  de  protección  colectiva  e  individual,  herramientas  esenciales  para  la  difusión  de  los  mecanismos  de  aseguramiento de los bienes patrimoniales de la PD.  317  INCODER.  Circular  181  de  abril  de  2004.  Con  posterioridad  se  emitieron  las  circulares  229  de  junio, 322 de agosto, y 464 de noviembre de 2004. 
316

195

que el estado de desplazado “es independiente de la inclusión del particular  en  el  registro  único”.  En  cuanto  al  SUR,  la  Corte  Constitucional  reseñó  que:  “no  incluye  a  la  totalidad  de  la  población  desplazada”,  pues  “prescinde  de  la personas desplazadas que toman la decisión voluntaria de no acceder a la  ayuda,  o  de  no  estar  incluidas  en  la  base  de  datos”,  debido,  entre  otras  razones,  a  la  falta  de  condiciones  de  seguridad318.  Otras  circunstancias  que  impiden  que  en  el  SUR  se  encuentre  la  totalidad  de  la  PD  guardan  relación  con319:  1.  el  incremento  del  índice  de  rechazos  por  parte  de  la  Red320;  2.  la  negativa  gubernamental  de  incluir  las  personas  afectadas  por  los  efectos  de  las  fumigaciones  aéreas  con  químicos  y  demás  operaciones  militares  para  combatir  los  cultivos  de  uso  ilícito321,  y  3.  las  dificultades  para  inscribirse  en  los casos en que la persona desplazada migra a otros países.     d) Alcances  del  RUP.  Solamente  se  incorporan  en  el  RUP  las  solicitudes  presentadas  de  manera  individual,  lo  que  ha  impedido  que  en  esta  herramienta  se  incluya  la  relación  de  los  bienes  amparados  por  las  declaratorias  de  riesgo  o  de  ocurrencia  de  desplazamientos322.  Adicionalmente,  la  exigencia  de  la  presentación  y  trámite  del  formulario  individual  no  se  ajusta  a  las  especiales  condiciones  de  la  PD,  bien  sea  por  que el afectado no se encuentra en la zona o por temor a las amenazas de los  grupos armados que hacen presencia en la misma.   

 
  Corte  Constitucional.  Sentencias  T  –  215  de  2002   y  T  –  250  de  2004.  La  CGR  estima  en  un  30%  el  subregistro  en  el  SUR  (Ponencia  presentada  en  el  Seminario  “La  Corte  Constitucional  frente  al  Desplazamiento Forzado”, realizado el 17 de noviembre de 2005).  319  Sobre  el  particular,  se  puede  consultar:  CODHES.  “Conflicto  Armado  y  Crisis  Humanitaria  en  Colombia.  Desplazados  en  el  Limbo,  Informe  2004”,  febrero  1  de  2005;  Contraloría  General  de  la  República.  “La  Política  Pública  sobre  desplazamiento  en  Colombia:  ¿Sólo  buenas  intenciones?”,  Bogotá,  2003.  y  Defensoría  del  Pueblo.  Resolución  Defensorial  No.  26  de  2003.  “Fumigaciones  y  Derechos Humanos”.  320  Según  Codhes,  de  cada  100  solicitudes  de  registro,  Acción  Social  rechazó  el  54%  en  los  departamentos  de  Chocó  y  Norte  de  Santander  y  el  52%  en  Bogotá.  Así  mismo,  600  personas  que  fueron obligadas a huir del medio San Juan en Chocó no fueron registradas en el SUR. Codhes, “La  política del Avestruz”, boletín No. 58 de mayo de 2005.   321  Por  vía  de  ejemplo  se  puede  mencionar  los  efectos  de  la  “Operación  Colombia  Verde”  adelantada  en  el  PNN  La  Macarena  que  incluye  bombardeos  contra  esta  reserva  natural.  Ver:  El  Tiempo,  “Raspachines  montaron  invasión”,  febrero  13  de  2006  y  “El  Pulso  por  La  Macarena  –  Errores Repetidos”, artículo de Alirio Calderón, febrero 26 de 2006, entre otros.   322  En  las  oficinas  de  INCODER  en  Cúcuta,  el  RUP  se  lleva  manualmente  y  está  cargo  de  la  servidora  que  tiene  bajo  su  responsabilidad  todos  los  programas  que  adelanta  esa  institución  para  atender a  la  PD.  En  el RUP  no  se  habían  inscrito  los inmuebles  cobijados  por  la declaratoria masiva  de inminencia de riesgo en 14 municipios de la región del Catatumbo. 
318

196

e)

Ausencia de un registro para los territorios colectivos. El RUP no incorpora  los territorios de indígenas y afrocolombianos abandonados por la violencia,  “por  que  (sic)  la  finalidad  de  este  instrumento  es  sacar  temporalmente  los  predios  de  propiedad  privada  del  mercado  y  en  el  caso  de  los  territorios  colectivos  étnicos,  éstos  tienen  la  protección  jurídica  especial  derivada  del  artículo  63  de  la  Constitución  Política  y  de  la  Ley  70  de  1993,  cuya  propiedad  es  intransferible  a  cualquier  título,  pues  se  encuentran  por  fuera  del  mercado  como  bienes  inembargables,  imprescriptibles  e  inenajenables”323.    Sin  desconocer  que  la  Carta  le  define  dichas  propiedades  a  los  territorios  colectivos,  se  observa  la  ausencia  de  un  enfoque  diferencial  en  la  política  para  los  grupos  étnicos,  que  reconozca  la  inexistencia  de  mecanismos  efectivos  para  la  protección  de  sus  territorios.  Está  suficientemente  demostrado  que,  en  regiones  como  las  del  litoral  Pacífico,  el  carácter  especial  dado  por  la  Carta  Constitucional  a  los  resguardos  y  territorios  colectivos  no  ha  impedido  que  terceros  realicen  transacciones  de  diferente  clase  sobre  ellos.  Adicionalmente,  esta  interpretación  se  aparta  de  la  obligación  de  asegurar  “que  en  los  sistemas  de  registro  se  inscriban  o  se  reconozcan  los  derechos  de  propiedad  de  las  comunidades  tradicionales  e  indígenas  sobre  tierras  colectivas”  (Principio  15.3  de  los  Principios  para  la  Restitución).   

 

  f)

Limitación  del  RUP  a  predios  de  propiedad  privada.  La  inscripción  en  el  RUP,  de  conformidad  con  los  previsto  en  el  Decreto  250  de  2005,  exige  que  el  solicitante  demuestre  la  propiedad  del  bien.  Si  bien  es  cierto,  que  en  las  directrices  dadas  por  la  Dirección  del  INCODER  a  sus  regionales  se  indica  que  deben anotarse  las  peticiones  de  los  poseedores,  tenedores  y  ocupantes,  aun  no  se  han  definido  los  mecanismos  de  aseguramiento  en  las  oficinas  de  registro  y  notariado.  De  tal  forma  que  por  los  objetivos  para  los  cuales  fue  creado el RUP, en el mejor de los casos, sólo es efectivo en cuanto al derecho  real  de  dominio.  La  limitación  impuesta  en  el  Decreto  250  de  2005  desconoce  los  derechos  de  los  no  propietarios,  situación  contraria  a  lo  previsto  en  los  Principios  DENG  y  en  los  Principios  para  la  Restitución,  que  amparan tanto la propiedad como las posesiones (Principios 13.6 y 16).   

 

323

  INCODER.  Oficio  a  PROCURADURÍA  GENERAL  DE  LA  NACIÓNNo.  20052145116  de  noviembre 24 de 2005. 

197

g)

Limitaciones  de  información  sobre  los  bienes  en  el  Sistema  Único  de  Registro.  En  atención  a  esa  situación,  en  la  citada  Sentencia  T ‐025  la  Corte  ordenó  a  Acción  Social  incluir  “como  parte  de  la  información  solicitada  al  desplazado,  la  relativa  a  predios  rurales  que  posea  o  de  los  que  sea  propietario,  precisando  la  titularidad  de  los  derechos  constituidos  y  las  características  básicas  del  inmueble  (…)”.  Sin  embargo,  no  se  impone  igual  obligación  sobre  otros  bienes  como  son  las  viviendas  en  zonas  urbanas  o  rurales,  los  predios  urbanos  y  otros  bienes  patrimoniales,  todos  ellos  amparados  por  los  instrumentos  internacionales,  y,  en  especial,  por  los  Principios para la Restitución (Principio 15.6).   

  3.4.3.  Ruta para la protección colectiva de los derechos sobre la tierra    3.4.3.1.  Descripción  

  Desde el año 2001 el Decreto 2007 estableció la declaratoria de desplazamiento o de  su  inminencia  a  cargo  de  los  Comités  Territoriales  de  Atención  Integral  a  la  Población  Desplazada  por  la  Violencia  (en  adelante  CTAIPDV)324.  No  obstante,  su  implementación  se  inició  en  el  año  2004  como  una  de  las  actividades  prioritarias  del  PPBP  a  través  de  8  experiencias  piloto  en  igual  número  de  zonas  en  el  país,  la  mayoría  de  ellas  con  el  acompañamiento  de  la  Procuraduría  General  de  la  Nación325.  Mención  especial  merece  la  declaratoria  en  los  municipios  de  El  Castillo  y  Vistahermosa  en  el  Departamento  del  Meta  –  no  previstos  en  los  casos  del  pilotaje ‐,  la  cual  fue  promovida  directamente  por  la  Procuraduría  Judicial  Agraria  en ese ente territorial.             
  Los  CTAIPDV  están  conformados  por  el  gobernador  o  el  alcalde,  quien  lo  preside,  respectivamente,  los  comandantes  de  la  Brigada  y  de  la  Policía  Nacional,  el  Director  del  Servicio  Civil  o  el  Jefe  de  la  respectiva  unidad  de  salud,  el  director  del  ICBF,  los  representantes  de  la  Cruz  Roja, la Defensa Civil, las iglesias y dos representantes de la PD (Ley 387 de 1997 y Decreto 2569 de  2000).   325  En  el  marco  del  proyecto  se  expidieron  declaratorias  en  los  municipios  de  San  Carlos,  San  Francisco, Landázuri y en la región de El Catatumbo, que incorporan más de 69.889 has. 
324

198

3.4.3.2.  Declaratoria     La actuación se inicia cuando en un municipio, distrito o departamento se presenta  una  situación  que  pueda  dar  lugar  o  que  haya  originado  un  desplazamiento,  y  se  adelanta conforme al siguiente procedimiento:    1º. Convocatoria  al  CTAIPDV  (municipal,  distrital  o  departamental)  por  parte  del  alcalde,  o  del  gobernador,  respectivamente,  o  por  parte  de  Acción  Social  para  analizar  la  situación  y  ordenar,  en  caso  en  que  amerite  y  mediante  resolución motivada, la declaratoria de riesgo inminente o de desplazamiento  forzado,  delimitando  la  zona  de  ocurrencia.  El  acto  administrativo  debe  ser  notificado  a  las  autoridades  locales  y  comunicado  a  los  pobladores.  A  las  reuniones  del  Comité  pueden  ser  invitados  representantes  de  otras  entidades  y de organizaciones, así como los entes de control.    2º. Elaboración  de  un  informe  de  predios,  con  base  en:  (i)  información  institucional  suministrada  por  el  INCODER,  la  Superintendencia  de  Notariado  y  Registro,  las  Oficinas  de  Notariado  y  Registro,  el  Instituto  Geográfico  Agustín  Codazzi  –  IGAC,  las  Corporaciones  Autónomas  Regionales  –  CARs,  la  Unidad  Administrativa  Especial  del  Sistema  Nacional  de Parques Nacionales Naturales del MAVYDT y el MADR, y (ii) información  de  las  comunidades.  La  información  debe  ser  aportada   dentro  de  los  8  días  siguientes  a  la  declaratoria.  El  CTAIPDV  debe  elaborar  el  respectivo  informe  de  predios  dentro  de  los  30  días  siguientes  a  la  fecha  de  la  declaratoria,  que  debe contener, entre otra, la siguiente información:    Nombres, localización, extensión,  Las características de los bienes (fincas,  linderos, colindantes, matrícula  resguardos, territorios colectivos,  inmobiliaria o acto administrativo, uso y  viviendas)  ocupación y construcciones, entre otros  aspectos.  Identificación de los titulares individuales  Nombres, documentos de identidad,  o colectivos y de su núcleo familiar.  relación de parentesco o dependencia.  Propietarios  Tenedores  Ocupantes  Relaciones entre el sujeto y el objeto  Poseedores  Tiempo de vinculación   

199

La  Procuraduría  General  de  la  Nación,  la  Defensoría  del  Pueblo  y  las  Personerías Municipales pueden contribuir a la elaboración de dicho estudio.    3º.   4º.   Cuadro No. 9  Funciones de las entidades    Entidad  Funciones  1.  Inscribir  en  el  RUP  las  solicitudes  individuales  de  cada  una  de  las  personas  cuyos  bienes  se  encuentren  incluidos  en  la  relación  de predios contemplados en la declaratoria.   2.  Iniciar  o  impulsar,  dentro  de  los  30  días  siguientes  a  la  declaratoria,  los  programas  de  titulación  de  tierras,  adjudicación  y  traspasos  de  dominio  a  quienes  aparezcan  como  titulares  de  derechos cobijadas por la declaratoria.  3.  Abstenerse  de  adelantar  titulación  de  baldíos  a  personas  diferentes a las señaladas en el informe de predios.  4.  Recibir  los  bienes  que  le  sean  transferidos  por  los  propietarios  incluidos  en  el  informe  de  riesgo  para  efectos  del  programa  de  permutas  previsto  en  el  ordinal  1  del  artículo  19  de  la  Ley  387  de  1997 y en el artículo 6 del Decreto 2007 de 2001.    1.  Abstenerse  de  inscribir  actos  de  enajenación  de  inmuebles  relacionados  en  el  informe  de  predios,  salvo  que  se  cuente  con  la  autorización del CTAIPDV.  2.  Inscribir  los  actos  de  transferencia  de  inmuebles  al  INCODER  para el programa de permutas.  3.  Informar  a  Acción  Social  sobre  actuaciones  o  negocios  que  Revisión  del  informe  por  parte  del  CTAIPDV,  bien  sea  para  su  aprobación  o  rechazo total o parcial.  Remisión  del  informe  a  las  entidades  para  que  adelanten  las  siguientes  acciones dentro de sus competencias:  

INCODER 

Oficinas de  Registro de  Instrumentos  Públicos –  ORIP326

  La  Superintendencia  de  Notariado  y  Registro  ha  impartido  instrucciones  a  las  ORIP  para  el  cumplimiento  a  sus  obligaciones  derivadas  del  Decreto  2007  de  2001  y  para  la  conformación  de  un  sistema  de  información  sobre  sus  actuaciones,  asimismo  creó  los  códigos  para  la  inscripción  de  las  declaratorias  de  inminencia  de  riesgo  y  de  desplazamiento,  mediante  diferentes  actos  administrativos, entre ellos las Resoluciones 4043 de diciembre de 2002 y 6851 de diciembre de 2004  y las circulares 23, 24 de marzo de 2004, 107 de 2004 y 17 de febrero de 2005.  
326

200

impliquen cambios de propietarios de los predios en la zona de la  declaratoria.   PGN,  Realizar  el  control  y  vigilancia  que  les  corresponde,  propiciar  las  Defensoría del  declaratorias  y  hacerles  seguimiento,  así  como  a  su  Pueblo y  levantamiento parcial o total.  Personerías  Municipales    3.4.3.3.  Levantamiento de la declaratoria  

  El trámite a seguir consiste en:    1º. La  evaluación  por  parte  CTAIPDV  sobre  las  motivaciones  y  hechos  que  fundamentan  la  conveniencia  y  oportunidad  de  levantar  total  o  parcialmente  la declaratoria.     2º. La  remisión  del  acto  administrativo  a  las  autoridades  antes  citadas,  así  como  su divulgación entre la comunidad.    3.4.3.4.   Efectos de la declaratoria y del informe de predios 

  El  informe  de  predios  aprobado  por  el  CTAIPDV  se  constituye  en  la  prueba  para  acreditar  la  calidad  de  propietario,  tenedor,  poseedor  u  ocupante  de  los  bienes  abandonados o en peligro de serlo.     En  tanto  se  encuentre  vigente  la  declaratoria  no  se  pueden  realizar  compraventas,  permutas,  donaciones  y  demás  actos  de  disposición  sobre  los  inmuebles  contenidos  en  el  precitado  informe,  salvo  que  se  tramite  y  se  obtenga  la  autorización  del  CTAIPDV.  En  tal  caso  esta  instancia  debe  verificar,  entre  otros  aspectos:  Si  la  solicitud  es  presentada  por  el  titular  y  está  libre  de  vicios  de  consentimiento,  si  el  predio  se  encuentra  en  la  zona  de  declaratoria  y  si  se  trata  de  un territorio colectivo titulado o de una zona de protección ambiental.     3.4.3.5. Limitaciones y debilidades   

201

3.4.3.5.1.  Falta  de  difusión  de  la  medida.  Pese  al  esfuerzo  realizado  por  el  PPBP  y  las  Procuradurías  Judiciales  Agrarias,  en  la  mayoría  de  los  municipios  no  se  ha  difundido la ruta ni las metodologías entre las autoridades y la población afectada.    3.4.3.5.2.  Dificultades  en  la  convocatoria  de  los  Comités.  Algunos  alcaldes  y  gobernadores  no  proceden  a  convocar  los  comités  en  los  casos  de  inminencia  de  riesgo  de  desplazamiento  o  de  su  ocurrencia.  Se  suma  a  esta  situación  la  oposición  de  algunos  miembros  de  la  Fuerza  Pública  a  que  se  produzca  la  declaratoria,  debido  al  impacto  que  ésta  puede  tener  en  la  evaluación  de  la  Política  de  Seguridad  Democrática  del  actual  Gobierno.  Experiencias  en  ese  sentido  se  presentaron en Antioquia y Chocó, en las que tuvo que intervenir la Procuraduría.    3.4.3.5.3.   Ausencia  de  coordinación  entre  las  entidades  encargadas  de  los  informes  de  riesgo  y  alertas  tempranas  –  SAT  y  los  Comités  territoriales.  Tanto  los  informes  de  riesgo  que  emite  la  Defensoría  del  Pueblo  como  las  alertas  tempranas  que  expide  el  Comité  Interinstitucional  de  Alertas  Tempranas  –  CIAT  no se han constituido en un insumo para que los CTAIPDV evalúen la situación de  vulnerabilidad  y  riesgo  de  las  comunidades  y,  si  lo  amerita,  procedan  a  la  declaratoria de inminencia de riesgo de desplazamiento.     3.4.4.  Ruta para la protección individual de los derechos sobre la tierra    3.4.4.1. Descripción    Mediante  este  procedimiento  la  persona  que  acredite  la  propiedad  puede  solicitar  la  protección  de  sus  bienes  inmuebles  rurales  que  se  encuentren  abandonados  por  causa de la violencia. El procedimiento previsto es el siguiente:    1º. Presentación  de  la  solicitud  ante  el  INCODER  o  ante  la  Procuraduría  General  de la Nación, la Defensoría del Pueblo o la Personería Municipal.   2º. Remisión  al  INCODER  de  la  solicitud  en  los  casos  en  que  su  presentación  se  lleve a cabo en uno de los organismos del Ministerio Público.  3º. Revisión  y  análisis  de  la  solicitud  por  parte  del  INCODER,  quien  la  puede  rechazar o aceptar.  4º. Inscripción en el RUP.  5º. Remisión a las oficinas de registro y notariado.   6º. Envío a Acción Social de la aceptación de la solicitud. 

202

7º. 8º.  

Solicitud  ante  el  INCODER  del  levantamiento  de  la  medida  cuando  desaparezcan las circunstancias que la originaron.  Retiro  del  RUP  de  la  inscripción  y  remisión  a  las  oficinas  de  registro  de  instrumentos públicos ‐ ORIP y a Acción Social para lo de su competencia. 

3.4.4.2.  

Debilidades y limitaciones 

  Se  trata  de  una  medida  de  protección  limitada  a  los  propietarios  de  inmuebles  rurales  abandonados  por  la  violencia,  con  lo  que  se  excluye  la  protección  de  otras  formas de relación con dichos bienes.    3.4.5.  No interrupción del término para la posesión    Como  se  expuso  al  inicio  de  este  texto,  el  derecho  a  la  no  interrupción  violenta  de  los términos de prescripción se encuentra previsto en el artículo 27 de la ley 387 de  1997. De acuerdo con esta disposición:     “La  perturbación  de  la  posesión  o  abandono  del  bien  mueble  o  inmueble,  con  motivo  de  una  situación  de  violencia  que  obliga  al  desplazamiento  forzado  del  poseedor,  no  interrumpirá  el  término  de  prescripción  a  su  favor  El  poseedor  interrumpido  en  el  ejercicio  de  su  derecho  informará  del  hecho  del  desplazamiento a la Personería Municipal, Defensoría del Pueblo, Procuraduría  Agraria,  o  a  cualquier  otra  entidad  del  Ministerio  Público,  a  fin  de  que  se  adelanten acciones judiciales y/o administrativas a que haya lugar”.      Se  trata  del  único  instrumento  de  aseguramiento  que  hace  referencia  a  la  protección  de  bienes  de  manera  general,  es  decir  incluye  los  bienes  muebles  e  inmuebles  y  no  delimita  que  sean  urbanos  o  rurales.  Sin  embargo  su  aplicación  se  reduce  a  los  poseedores.  Adicionalmente,  en  el  referido  artículo,  se  faculta  expresamente  a  la  Procuraduría  Judicial  Agraria  para  iniciar  las  acciones  administrativas  y  judiciales  requeridas  para  la  protección  del  poseedor  obligado  a  abandonar el bien.    Los efectos de la no interrupción del término generan las siguientes situaciones:    1º. Cuando  la  víctima  de  desplazamiento  forzado  retorna  al  bien  anteriormente  poseído,  en  cuyo  caso  podría  iniciar  un  proceso  de  declaración  de  pertenencia  a  fin  de  que  el  lapso  de  tiempo  durante  el  cual  estuvo  separada  203

del  bien  poseído,  le  fuera  agregado  y  acumulado  favorablemente  para  cumplir con los términos de prescripción adquisitiva.     2º. La  aplicación  del  principio  de  interpretación  más  favorable  permitiría  a  la  persona  desplazada  iniciar  el  proceso  de  declaración  de  pertenencia,  aun  cuando  en  virtud  del  desplazamiento  no  exista  una  relación  material  con  el  bien. 

  A  pesar  de  tratarse  de  una  medida  que  contribuye  a  proteger  los  bienes  patrimoniales  de  la  PD  y,  por  lo  tanto,  a  su  restitución,  en  la  investigación  no  se  pudo identificar ninguna experiencia sobre su aplicación.     3.4.6.  Derecho a la legítima expectativa de adjudicación de baldíos     Este  derecho  se  deriva  de  la  legislación  agraria  y  del  artículo  27  de  la  ley  387  de  1997  reglamentado  por  el  artículo  7  del  Decreto  2007  de  2001,  del  mismo  se  desprenden tres derechos para los ocupantes de bienes baldíos:    1º. El  derecho  a  que  en  el  evento  del  retorno  se  le  acumule  “automáticamente”  el  tiempo  del  desplazamiento  con  el  tiempo  real  de  ocupación  y  explotación  del  baldío,  previo  el  reconocimiento  de  la  autoridad  competente.  En  los  términos  de  la  norma,  la  realización  de  este  derecho  se  supedita  a  que  se  realice  efectivamente  el  retorno,  situación  que  no  es  compatible  con  lo  previsto  en  los  Principios  para  la  Restitución  que  prevén  la  independencia  del  derecho  a  la  restitución del derecho al retorno (Principio 2).     2º. El  derecho  a  que  el  bien  que  ocupaba  antes  del  desplazamiento  no  le  sea  adjudicado por  el INCODER a otra persona.    3º. El derecho de prelación en los programas de dotación de tierras, para que se le  adjudique  otro  baldío  en  los  casos  en  que  no  pueda  retornar  al  predio  abandonado.     En  los  dos  últimos  casos  se  exige  la  declaratoria  de  riesgo  o  de  ocurrencia  de  desplazamiento  forzado  por  el  correspondiente  CTAIPDV  y  que,  por  lo  tanto,  el 

204

inmueble  se  encuentre  incorporado  en  el  informe  de  predios  ya  mencionado327.  Durante la investigación no se pudo evidenciar la real aplicación de esta medida.    3.4.7.  Improcedencia de la acción de extinción de dominio    El  Decreto  250  de  2005  incluyó  como  uno  de  los  mecanismos  de  protección  la  declaratoria  de  improcedencia  de  la  acción  de  extinción  de  dominio  a  la  que  se  hizo  referencia  anteriormente  y  ordenó  promover  el  correspondiente  desarrollo  normativo, mandato que no se ha cumplido aún.     De  conformidad  con  el  artículo  4  del  Decreto  2665  de  1994,  el  término  para  aplicar  la  extinción  de  dominio  “no  corre  cuando  la  falta  de  explotación  económica  del  predio  se  debe  a  hechos  constitutivos  de  fuerza  mayor  o  caso  fortuito”.  En  la  medida  en  que  el  desplazamiento  forzado  se  configura  dentro  de  los  hechos  descritos328,  bastaría  con  que  el  INCODER  y  Acción  Social  impartieran  precisas  directrices  sobre  su  aplicación.  Adicionalmente,  deberá  instruirse  sobre  la  posibilidad de eximir al titular desplazado de probar esa situación.     Más  allá  del  deber  “de  dictar  leyes  y  decretos”329,  lo  que  se  requiere,  tal  y  como  lo  manifestó  la  Corte  es  la  voluntad  y  decisión  de  las  autoridades  concernidas  de  implementar  las  normas  de  atención  a  la  PD,  en  este  caso  las  de  aseguramiento  y  protección de sus tierras330.         

  Sobre  el  particular,  el  INCODER  expidió  en  el  año  2004  las  circulares  No.  0181  y  0229  por  medio  de las cuales se protege la legítima expectativa de los ocupantes. Mediante estas misivas se ordena a  las  Oficinas  de  Enlace  Territorial  –  OET  del  INCODER  suspender  los  procesos  de  titulación  en  las  zonas  del  país  en  las  que  los  Comités  Territoriales  de  Atención  a  la  Población  Desplazada  hayan  emitido declaratorias de inminencia u ocurrencia de desplazamiento forzado.    328  La  Corte  Constitucional  ha  indicado  que  el  desplazamiento  forzado  por  la  violencia  es  “problema de humanidad”, “un verdadero estado de emergencia social”, una “tragedia nacional” y  un  “serio  peligro  para  la  sociedad  colombiana”  y,  recientemente  un  “estado  de  cosas  inconstitucional” (Sentencias T‐ 227 de 1997, SU – 1150 de 2000 y T 050 de 2004, entre otras).  329 Corte Constitucional. Sentencia T ‐645 de 2003.  330 En la Sentencia T – 327 de 2001, la Corte indica que para la atención efectiva, oportuna y eficiente  de  la  PD  “se  deben  aplicar  criterios  de  interpretación  sistemática,  teleológica  y  más  favorables  a  la  protección de los derechos humanos” de quienes “han sido violentamente despojados”.    
327

205

3.4.8.  Limitaciones  y  debilidades  comunes  a  los  instrumentos  de  aseguramiento  y acceso a tierras    A  continuación  se  describen  algunas  problemáticas  que  entraban  el  aseguramiento  de bienes, varias de las cuales son comunes a los programas de acceso a tierras.     3.4.8.1. Ausencia de directrices y mecanismos de aplicación y seguimiento    Las  medidas  para  la  protección  de  los  bienes  de  la  PD  se  establecen  en  la  Ley  387  de 1997, reglamentadas posteriormente a través del Decreto 2007 de 2001. Debido a  que  su  puesta  en  marcha  sólo  se  da  a  partir  de  las  acciones  del  PPBP,  se  presentan  diferentes interpretaciones relacionadas con su aplicación en el tiempo.    Particularmente,  frente  a  los  bienes  abandonados  con  ocasión  de  desplazamientos  anteriores  a  la  Ley  de  Desplazamiento331,  se  han  dado  las  siguientes  interpretaciones:     1º. Los instrumentos de aseguramiento sólo se aplican hacia el futuro.  2º. La  protección  se  refiere  únicamente  a  los  bienes  abandonados  desde  la  expedición de la citada Ley 387.  3º. Los  instrumentos  deben  impulsarse  sin  limitarlos  a  la  fecha  en  que  se  produjo  la migración forzada.     De  otra  parte,  algunos  sostienen  que  debe  activarse  la  ruta  de  protección  individual  y  la  respectiva  inscripción  en  el  RUP.  Otros,  por  el  contrario,  indican  que  el  trámite  pertinente  es  la  activación  de  la  ruta  colectiva  por  parte  de  los  CTAIPDV.     La  inactividad  por  parte  de  las  entidades  competentes  en  la  adopción  de  una  decisión  sobre  el  particular,  además  de  apartarse  de  las  ordenes  de  la  Corte  Constitucional  en  el  sentido  de  aplicar  “la  interpretación  más  favorable  a  la  protección  de  los  derechos  de  los  desplazados”332,  no  recoge  los  Principios  para  la  Restitución en los que se establece la adopción de “la presunción de pleno derecho  de  que  las  personas  que  hayan  huido  de  sus  hogares  durante  un  determinado 

  En  las  Personerías,  en  oficinas  regionales  de  la  Defensoría  y  de  la  Procuraduría  y  en  otras  instituciones  como  la  Conferencia  Episcopal,  las  iglesias  y  organizaciones  no  gubernamentales,  reposa información sobre bienes que fueron abandonados con ocasión de la violencia.  332 Corte Constitucional. En la citada Sentencia T – 327 de 2001. 
331

206

periodo  marcado  por  la  violencia”  “lo  hicieron  por  motivos  relacionados  con  la  violencia” (Principio 15.7).     Asimismo, la falta de definición aludida, propicia que terceras personas (ocupantes  secundarios)  se  instalen  en  los  bienes  abandonados  y/o  realicen  actos  dispositivos  sobre  ellos.  Sobre  el  particular,  los  citados  Principios,  le  imponen  a  los  Estados  el  deber    de  rehusarse  a  considerar  como  válidas  las  transacciones  de  tierras  efectuadas  en  situaciones  de  desplazamiento,  por  cuanto  “el  abandono  de  los  bienes puede entrañar una notificación implícita de la ilegalidad de su adquisición,  lo cual excluye en tal caso la formación de derechos de buena fe sobre la propiedad  (Principios 15.7. 15.8 y 17.4).     Otra  de  las  limitaciones  de  los  instrumentos  de  protección  de  los  bienes  patrimoniales  se  deriva  de  la  falta  de  mecanismos  efectivos  para  su  evaluación,  seguimiento  y  control,  de  tal  forma  que  no  es  posible  evaluar  sus  resultados  ni  su  incidencia  en  la  realización  de  los  derechos  a  la  propiedad  y  posesiones  de  la  PD.  Por  vía  de  ejemplo,  no  se  conocen  los  efectos  de  los  informes  de  predios  producto  de  la  declaración  de  inminencia  u  ocurrencia  de  desplazamiento  en  las  oficinas  de  notariado  y  registro,  tampoco  de  los  programas  de  adjudicación  y  titulación  del  INCODER  en las zonas en las que se efectúo la declaratoria, ni de los poseedores a  los  que  se  les  ha  reconocido  los  términos  del  desplazamiento  para  efectos  de  la  prescripción adquisitiva de dominio.     3.4.8.2. Debilidades de los sistemas de catastro, notariado y registro    Además  de  la  desarticulación  entre  los  sistemas  de  notariado,  registro  y  catastro  para  el  ejercicio  de  las  funciones  atribuidas  a  cada  una  de  estas  instituciones333,  se  presentan las siguientes situaciones.    

  Sobre  el  particular,  el  Director  de  IGAC  al  referirse  a  las  cinco  experiencias  pilotos,  indicó  “Nos  vamos  a  encontrar  muchas  dificultades:  …  Predios  que  han  sido  tranzados  y  que  no  han  pasado  siquiera  por  el  notariado  y  no  han  llegado  al  registro  y  obviamente  no  han  llegado  al  catastro.  Nos  vamos  a  encontrar  casos  de  tenencia  de  tierras,  invasiones,  que  no  tienen  absolutamente  nada.  Y  lo  que  estamos  tratando  en  esos  casos  pilotos  es  revisar  todas  esas  posibilidades  y  encontrarle  soluciones  técnicas  para  que  podamos,  tanto  la  Superintendencia  como  el  Catastro,  tener  en  nuestras  bases,  ojalá  [sic]  hacia  el  futuro  no  muy  lejano,  la  misma  información”.  En  :  Intervención  en  el  Foro  de  Notariado  y  Registro  celebrado  el  1  de  diciembre  de  2005  (www.presidencia.gov.co). (Resaltados fuera de texto). 
333

207

1º.

El  atraso  en  los  procesos  de  actualización  de  catastro334,  de  los  3.397  predios  rurales  sobre  los  que  se  tiene  recopilada  la  información  física  y  socioeconómica,  el  67%  (2.281)  se  encuentra  sin  actualizar  (2.041  a  cargo  del  IGAC), como se describe en el cuado a continuación.  

  Cuadro No. 10  Información catastral       Total  Nacional: Urbano y Rural  %  Sin  Actualizados     actu aliza r  Total  12.254  100       6.737  55  5.557  IGAC  8.159  100       3.868  47  4.292  Fuente: DNP. Conpes 3405, diciembre 12 de 2005.    2º. Las  limitaciones  de  la  información  cartográfica  en  la  medida  en  que  solamente  el  51%  del  país  cuenta  con  cartografía  a  escala  1:100.000335,  situación  que  se  ve  agravada  por  la  incompatibilidad  entre  los  mapas  que  llevan diferentes entidades. Por vía de ejemplo, la cartografía que el INCORA  entregó  al  INCODER  sobre  territorios  étnicos  es  diferente  a  la  que  lleva  el  IGAC,  lo  que  dificulta,  aún  más,  la  delimitación    y  el  saneamiento  de  los  resguardos y territorios colectivos336. 

   45     53 

  El  catastro  es  fundamental  para  la  administración  de  la  tierra.  De  él  se  deriva  la  información  requerida  para  definir  la  estructura  socioeconómica,  el  ordenamiento  territorial,  la  titulación  de  tierras,  el  impuesto  predial  y,  por  supuesto,  la  requerida  para  la  restitución  de  los  bienes  de  las  víctimas  de  la  violencia.    Las  labores  de  catastro  están  a  cargo  del  IGAC  (85%  de  los  inmuebles  localizados  en  zonas  rurales),  y  de  los  catastros  de  Bogotá,  Antioquia,  Medellín  y  Cali.  El  proceso  catastral  comprende  tres  fases:  (1)  formación  (2)  actualización  y  (3)  conservación  (registro  sistemático y permanente de las modificaciones, denominadas mutaciones).     334  SUPERINTENDENCIA  DE  NOTARIADO  Y  REGISTRO  ‐SNR.  “Informe  al  Congreso  2004”,  en  www.snr.gov.co  335 SNR. Op. Cit.   336  La  Corte  IDH  ha  señalado  que  la  falta  de  “delimitación,  demarcación  y  titulación  de  las  propiedades  de  las  comunidades  indígenas,  acorde  con  el  derecho  consuetudinario,  los  valores,  usos  y  costumbres  de  éstas”,  viola  los  artículos  21  y  27  de  la  Convención  Americana  de  Derechos 
334

208

  3º.   4º.

Las  deficiencias  tecnológicas  en  las  oficinas  de  notariado.  En  más  del  50%  la  información se registra manualmente.  Las  dificultades  legales,  económicas,  técnicas  y  presupuestales  que  han  impedido  la  interrelación  entre  el  IGAC  –  catastro  –  y  las  oficinas  de  registro.  A la fecha solamente se ha avanzado en cinco municipios del país337.  Los  altos  costos  de  los  trámites  de  notariado  y  registro  que  escapan  de  las  posibilidades económicas de gran parte de la población rural desplazada, a lo  que  se  suman  los  costos  de  transporte  desde  los  lugares  de  residencia  a  los  sitios en que se localizan las oficinas de registro de instrumentos públicos. 

  5º.

  3.4.8.3.  Deudas y obligaciones de la población desplazada 

  Otra  circunstancia  que  atenta  contra  el  derecho  al  retorno  y  a  la  plena  restitución  de  los  bienes  inmuebles  de  la  PD  se  relaciona  con  las  deudas  contraídas  antes  del  desplazamiento  y  las  causadas  durante  éste.  Las  primeras,  generalmente,  dependen  de  la  actividad  de  la  persona  desplazada,  así:  Para  los  trabajadores  del  campo:  El  crédito  complementario  previsto  en  la  Ley  160  de  1994,  los  empréstitos  adquiridos  para  desarrollar  sus  actividades  agropecuarias  y  comerciales,  así  como  para  la  construcción  o  mejoramiento  de  vivienda.  Para  las  personas  localizadas  en  los  sectores  urbanos  se  trata  especialmente  de  los  prestamos  para  su  actividad  comercial o profesional y para vivienda.    Las  causadas  durante  el  éxodo,  adicionales  a  las  señaladas,  habitualmente  corresponden  a  deudas  con  las  empresas  de  servicios  públicos  domiciliarios  y  con  las  autoridades  municipales,  debido  que  los  usurpadores  no  cancelan  dichos  servicios públicos ni los impuestos, especialmente el predial338.   

Humanos  (Casos  Comunidad  Mayagna  (Sumo)  Awas  Tingni,  Pueblo  Indígena  de  Sarayaku  vs  Ecuador y Comunidad Yakye Axa vs Paraguay).     337  SNR.  Op.  Cit.  Los  ejercicios  de  pilotaje  se  iniciaron  en  el  año  2004  con  recursos  del  BID,  ello  pese  a que el Decreto 1711 que ordenó la articulación se expidió en 1984.   338  El  Tiempo.  “En  la  Gabarra  los  dueños  de  nada.  13  meses  después  de  la  desmovilización  de  las  autodefensas, nadie recupera sus bienes”.  “Todavía debe casi tres millones de pesos que le dejaron  de  ‘regalo’  las  autodefensas  por  cuentas  atrasadas  de  luz  y  de  teléfonos”,  declaración  “del  único  de  los  propietario  de  casas  devueltas  por  los  ‘paras’  en  la  Gabarra  que vive  en  el  caserio”,  febrero  2  de  2005.  

209

Con  respecto  a  los  créditos  otorgados  por  el  Banco  Agrario,  esta  entidad  a  partir  del  año  2003,  adoptó  la  política  de  no  hacer  exigible  su  pago  y  suspender  los   términos  para  el  cobro  de  capital  e  intereses,  así  como  para  las  reclamaciones  judicial o extrajudiciales, previa certificación expedida por Acción Social.     No  obstante  esta  política,  en  la  medida  en  que  la  población  beneficiaria  no  ha  sido  informada  y  no  se  han  establecido  los  canales  de  articulación  entre  Acción  Social  y  el  Banco,  esta  entidad  ha  incurrido  en  costos  inoficiosos  relacionados  con  diligencias  de  cobro  jurídico  y  remate  de  bienes  que  deben  suspenderse  cuando  se  da el aviso del desplazamiento.    Hasta  la  fecha  son  nimias  las  acciones  emprendidas  por  el  Estado  en  aras  de  identificar y cuantificar las deudas de la PD. Sobre el particular, sólo se conocen los  resultados  de  la  consultoría  “Estudio  exploratorio  de  medidas  para  sanear  obligaciones contraídas por la población desplazada” contratada por el PPBP.     En  desarrollo  de  esta  consultoría  se  construyó  una  matriz  de  análisis  de  la  cartera  agropecuaria.  Para  el  efecto  se  cruzó  la  información  de  las  personas  inscritas  en  el  SUR  con  la  información  del  Banco  Agrario,  la  Caja  Agraria,  en  Liquidación,  Bancafe  y  BBVA  Ganadero.  Algunas  de  las  problemáticas  que  impidieron  la  total  valorización  se  derivan  de  la  inexistencia  o  pérdida  de  documentos  de  identificación  de  la  PD  y  de  las  ineficiencias  en  el  SUR:  Del  total  de  las  personas  inscritas en el citado sistema (1.181.011), al momento de la investigación, menos del  30% (348.644) aparecían identificadas con el respectivo número de cédula339.      La  citada  consultoría  identificó  que  del  valor  total  de  la  cartera  agropecuaria  estimado  en  $  13.235  millones  de  pesos  del  año  2004,  el  79%  se  encontraba  por  debajo  de  $  20  millones,  lo  que  demuestra  que  se  trata  de  campesinos  con  poca  capacidad  de  endeudamiento,  que  dependían  de  sus  actividades  para  su  subsistencia y generación de ingresos.                
  La  matriz  de  análisis  se  construyó  con  base  en  los  cruces  de  información  realizados  entre  SUR  y  28 entidades financieras. 
339

210

Cuadro No. 11  Cartera agropecuaria de la PD  en millones de pesos de 2004    No.  De  %  De 360  %  de  180 a  a 719  días/  359  mont o  > a  50,6  10  581,6  45  20  mill.  De 5  203,5  39  421,1  33  a  19.9  De 0  261,8  51  289,6  22  a 4.9  Total  515,9  100  1.292,20  100     Fuente: Consulta, 2004.    Asimismo  evidenció  que  la  cartera  más  alta  supera  los  720  días  de  atraso  ($11,4  millones),  situación  que  expone  a  la  PD  a  perder  definitivamente  sus  bienes,  ya  no  por  causa  del  desplazamiento  sino  por  actuaciones  del  propio  Estado  o  de  particulares no vinculados al conflicto.     Si  bien se trata de circunstancias que se derivan del incumplimiento de los deberes  de garantía del Estado para prevenir y evitar el éxodo forzado, no se han adoptado  medidas  para  su  mitigación  y  compensación.  Por  el  contrario,  como  se  indicará  más  adelante,  la  política  de  desmovilización  y  reinserción  ha  reducido  su  tratamiento  a  gestiones  con  los  acreedores,  con  el  fin  de  que  éstos,  de  manera  voluntaria,  propicien  acuerdos  de  pago  y  otras  formas  de  negociación  de  las  deudas.           

Sup a 

1.1

4.5

4.6

11.4

211

3.5. Conclusiones    3.5.1.  En torno al acceso a tierras    1º. Dentro  de  la  política  pública  de  atención  a  la  población  desplazada  por  la  violencia,  particularmente  en  la  Ley  387  de  1997,  no  se  contempla  la  adecuada  y  justa  restitución  de  los  bienes  patrimoniales  a  favor  de  las  personas que debieron abandonarlos.  Los  programas  de  acceso  a  tierra  de  la  PD,  que  se  reducen  a  alternativas  dirigidas  a  atenuar  los  efectos  del  desplazamiento,  se  enmarcan  dentro  del  principio  de  solidaridad  y  no  en  el  deber  del  Estado  de  garantizar  la  materialización  del  derecho  a  la  restitución  de  las  víctimas  de  un  hecho  ilícito,  como  es  el  traslado,  el  desplazamiento  o  la  expulsión  forzada  de  la  población civil.  Las  acciones  y  recursos  destinados  por  el  gobierno  para  cumplir  los  mandatos  de  la  Corte  Constitucional  se  dirigen  a  restituir  el  “mínimo  de  protección” de los derechos de la población desplazada; sin embargo, en lo  que  se  relaciona  con  el  acceso  a  tierras  no  alcanzan  para  cubrir  los  requerimientos del 96% de las familias desatendidas.   La  implementación  de  las  citadas  acciones  no  releva  al  Estado  de  su  deber  de  proteger  los  bienes  de  la  PD  y  de  asegurarle  a  dicha  población  los  mecanismos  y  procedimientos  para  que  puedan  reclamar  y  obtener  de  los  violadores la devolución de sus bienes en las mismas condiciones en que se  encontraban en el momento de la migración forzada.  Los  programas  de  retorno  no  se  acompañan  de  acciones  encaminadas  a  restituir los bienes de la PD ni a asegurarles su uso y goce efectivo.  El  paulatino  desmonte  de  la  reforma  agraria  consagrado  en  la  Ley  160  de  1994,  atenta  contra  el  derecho  a  acceder  a  la  propiedad  de  la  tierra  de  los  habitantes del campo, en general, y de los desplazados, en particular.  Las soluciones transitorias –predios de paso, nuevas modalidades del PND  y  destinación  provisional  de  inmuebles  de  extinción  de  dominio‐  deben  entenderse  como  medidas  complementarias  de  la  ayuda  humanitaria.  No  pueden  asimilarse  a  medidas  de  compensación  o  indemnización.    De  la  212

  2º.

  3º.

  4º.

  5º.   6º.

  7º.

misma  manera  debe  verificarse  que  las  soluciones  ofrecidas  reúnan  las  condiciones  que  les  permitan  a  sus  beneficiarios  la  realización  de  sus  derechos a la salud, la vivienda, el trabajo, entre otros.    8º. Las  carencias  y  limitaciones  en  la  implementación  de  los  programas  de  reforma  agraria  impiden  disponer  de  tierras  suficientes  para  garantizar  el  derecho de la PD a permutar sus predios y a reubicarse voluntariamente en  otros lugares.   Las  debilidades  en  la  ejecución  de  los  programas  de  recuperación  de  baldíos  indebidamente  ocupados,  clarificación  del  dominio  y  extinción  por  vía administrativa favorecen las acciones de los actores armados y de otros  grupos  para  usurpar  y  apropiarse  ilegítimamente  de  los  bienes  patrimoniales de campesinos, colonos y grupos étnicos.  Las  problemáticas  asociadas  a  la  extinción  de  dominio,  por  una  parte,  han  hecho  insustancial  el  derecho  al  acceso  a  la  tierra  de  las  familias  desplazadas  en  condiciones  de  oportunidad,  seguridad  y  dignidad  y,  por  la  otra,  propician  conflictos  de  desplazados  entre  sí  y  de  éstos  con  otros  actores,  tales  como  la  población  desmovilizada,  los  campesinos  y  los  administradores de dichos bienes.  La política pública de atención a la PD, en especial en lo que corresponde a  los  derechos  patrimoniales  de  las  mujeres  y  de  los  grupos  étnico,   aún  no  incorpora  acciones  diferenciadas  ajustadas  a  sus  particulares  condiciones  de vulnerabilidad.   

  9º.

  10º.

  11º.

  3.5.2.  En torno a las medidas de aseguramiento y protección de los bienes de la  población desplazada    1º. Las medidas de aseguramiento son insuficientes, su desarrollo es incipiente  y  están sujetas a interpretaciones de los responsables de activarlas y ejecutarlas,  como  por  ejemplo  exigir  la  presentación  individual  para  la  inscripción  en  el  RUP.  La  existencia  de  las  medidas  no  se  ha  difundido  suficientemente  entre  las  víctimas  y  los  funcionarios  públicos  nacionales  y  locales  encargados  de  su  implementación. 

  2º.

  213

3º.   4º.   5º.

La  precariedad  de  las  medidas  para  asegurar  los  derechos  de  los  poseedores,  ocupantes y tenedores de los bienes.   Los  bienes  muebles  e  inmuebles  localizados  en  las  ciudades  no  son  cobijados  por medidas y procedimientos de protección.   La  infraestructura  técnica  y  tecnológica  de  las  entidades  concernidas  integrantes  de  la  Red  Interinstitucional  (tales  como  el  INCODER,  el  IGAG  y  las ORIPs) en la protección de los bienes de la PD no se ajusta a las especiales  condiciones que enmarcan el conflicto armado.  Los  canales  de  comunicación  interinstitucional  son  precarios,  lo  que  dificulta  el  cabal  cumplimiento  de  las  funciones  encaminadas  a  amparar  los  bienes  de  la PD.    Los  sistemas  de  información  y  las  bases  de  datos  son  insuficientes,  están  desactualizados  y  no  incorporan  la  totalidad  de  las  personas  desplazadas  ni  los bienes abandonados.   La  reticencia  de  algunas  autoridades  territoriales  y  de  la  fuerza  pública  en  promover  la  convocatoria  de  los  CTAIPDV  para  efectos  de  que  realicen  las  declaratorias de la ruta colectiva.   La  inexistente  coordinación  entre  el  SAT  y  el  CIAT  y  los  CTAIPDV  como  insumo  para  la  activación  de  la  ruta  colectiva  de  aseguramiento  de  los  bienes  de la PD. 

  6º.

  7º.

  8º.

  9º.

  10º. La ausencia de voluntad política para adoptar mecanismos de protección más  favorables  para  la  PD,  entre  ellos  la  presunción  de  pleno  derecho  a  favor  de  las  personas  que  de  manera  masiva  tuvieron  que  huir  de  sus  lugares  de  origen.       

214

4.  LA  POLÍTICA  PÚBLICA  DE  DESMOVILIZACIÓN  Y  REINSERCIÓN  Y  EL  DERECHO A LA RESTITUCIÓN DE LOS BIENES PATRIMONIALES    Con  el  fin  de  contar  con  un  marco  legal,  exigido  tanto  en  el  nivel  nacional  por  organizaciones  de  derechos  humanos  y  organismos  de  control,  entre  otros,  así  como  por  diferentes  instancias  y  organismos  internacionales,  a  los  8  meses  de  la  primera  desmovilización,  el  Congreso  de  la  República  aprobó  la  ley  975  de  2005,  que  fue  sancionada  con  fecha  25  de  julio.  Para  su  reglamentación,  mediante  el  Decreto 4760 de 2005, debieron transcurrir casi 5 meses después de la sanción de la  citada ley.    En  esta  medida,  luego  de  transcurridos  25  meses  de  la  primera  desmovilización  y  de  más  de  14.061  hombres  y  mujeres  de  las  autodefensas  vinculados  al  proceso,  se  logró contar con la ley y reglamentación que puntualizara el marco jurídico para la  desmovilización  y  reinserción  de  los  grupos  armados  al  margen  de  la  ley  ‐  GAOML.     Estas  circunstancias  limitan  el  acceso  de  la  PD  a  información  sobre  los  procedimientos,  instituciones  y  mecanismos  para  reclamar  sus  derechos  a  la  restitución.  Asimismo,  no  facilitan  la  identificación  de  los  potenciales  beneficiarios  de  la  Ley  975  de  2005340,  ni  de  los  bienes  entregados  por  los  grupos  o  por  sus  integrantes  y/o  de  los  compromisos  o  acuerdos  que  sobre  el  particular  se  hubiesen  dado dentro de las desmovilizaciones.      Como  ya  se  mencionó  la  búsqueda  de  la  paz,  fin  superior,  requiere  de  alternativas  flexibles así como del ensayo de  nuevos modelos. Esto no significa “que no existan  pautas  para  guiar  una  transición  verdaderamente  orientada  a  la  construcción  de  la  democracia  y  el  Estado  de  derecho”,  definidas  en  las  “normas,  la  doctrina  y  la  jurisprudencia  internacional  y  el  derecho  constitucional  vinculante  para  el  Estado  colombiano”341.  Sobre  el  particular,  el  Preámbulo  de  los  Principios  para  la  Restitución  reconocen  que  la  restitución  de  las  viviendas,  las  tierras  y  el 

  Varios  de  los  grupos  que  se  han  entregado  han  cambiado  su  denominación,  lo  cual  hace  que  sea  más  difícil  su  reconocimiento  por  parte  de  las  víctimas,  igual  sucede  con  los  sobrenombres  y  alias  con los cuales se identificaban algunos de sus integrantes al momento de cometer los delitos.  341  BOTERO  MARIÑO,  Catalina/  RESTREPO  SALDARRIAGA,  Esteban  (2005):  “Estándares  internacionales  y  procesos  de  transición  en  Colombia”.En:  RETTBERG  Angelika  (comp.),  Entre  el  perdón  y  el  paredón:  preguntas  y  dilemas  de  la  justicia  transicional.  Bogotá:  Universidad  de  los  Andes,  Programa  de  Investigación  sobre  Construcción  de  Paz,  Departamento  de  Ciencia  Política  –  Facultad  de  Ciencias  Sociales,  Ediciones  Uniandes  –  Centro  de  Estudios  Socioculturales  e  Internacionales (CESO), Centro Internacional de Investigaciones para el Desarrollo.  
340

215

patrimonio  es  esencial  para  la  solución  de  conflictos,  la  consolidación  de  la  paz,  el regreso seguro y sostenible y el establecimiento del estado de derecho.      La  forma  propia  de  reparar  materialmente  a  las  víctimas  en  sus  derechos  patrimoniales  es  a  través  de  la  restitución  y/o  la  indemnización,  pero  el  empleo  de  estos  mecanismos  no  implica  que  no  sean  aplicables  las  otras  tres  modalidades  de  reparación:  satisfacción,  garantías  de  no  repetición  y  rehabilitación.  Incluso,  algunas  de  las  medidas  previstas  para  la  satisfacción  (declaración  oficial  que  restablezca  los  derechos  de  las  víctimas,  particularmente  de  los  grupos  étnicos)  y  como  garantías  de  no  repetición  (ajuste  de  la  normatividad  a  los  estándares  internacionales,  así  como  la  promoción  y  observancia  de  “códigos  de  conducta”  y  “normas éticas” entre funcionarios estatales y particulares) son indispensables para  la efectiva realización del derecho a la restitución.    En  este  capítulo  solamente  se  hará  referencia  a  las  principales  limitaciones  de  la  Ley  de  Desmovilización  que  impiden  la  efectiva  restitución  de  los  bienes,  viviendas  y  tierras  de  las  víctimas  y/o  su  indemnización,  en  la  medida  en  que  en  los  componentes  de  Verdad,  Justicia  y  Reparación  y  de  Beneficios  Jurídicos  se  exponen ampliamente las problemáticas de la Ley 975 de 2005 relacionadas con los  derechos de las víctimas a la reparación.    4.1.  Aproximaciones  a  los  costos  asociados  a  los  daños  ocasionados  a  las  víctimas del desplazamiento    No  se  conoce  en  el  país  cuáles  son  los  costos  de  los  perjuicios  infligidos  a  las  víctimas que han sido privadas arbitrariamente de sus bienes patrimoniales debido  a  la  ausencia  de  un  marco  normativo  y  de  una  política  pública  dirigida  a  restituirles  sus  viviendas,  tierras  y  bienes,  así  como  a  las  limitaciones  en  la  información sobre PD y bienes abandonados. Las pocas aproximaciones que se han  realizado  en  torno  de  los  costos  derivados  de  las  tierras  y  de  los  bienes  dejados  al  migrar  permiten  evidenciar  la  dimensión  de  las  cifras  que  implica  la  reparación  material de las víctimas.    4.1.1. Costos asociados a las tierras abandonadas y a los ingresos de la población  desplazada    La  Contraloría  General  de  la  República  ha  indicado  que  las  pérdidas  de  la  PD  por  concepto  de  las  tierras  expropiadas  y  de  los  ingresos  dejados  de  percibir  fluctúan  216

entre $ 8.2 billones a $ 11.75 billones en pesos de 2005, dependiendo de la extensión  de los predios abandonados, como se muestra enseguida.    Cuadro No. 12  Costos por tierra abandonada  en pesos de 2005  V/r ha.  $ 2.2  millones  2.635.100 

No. has  abandona das  (Promedio  10 has por  familia)   No.  263.500  Familias  Costo  $ 6.1  total  billones  pérdida    Fuente: CGR, noviembre de 2005342   Asimismo ese ente valoró ingreso anual no devengado por familia en los siguientes  escenarios: 

  CGR.  “Desplazamiento  Forzado:  Un  impacto  Territorial”,  intervención  del  Vicecontralor,  Luis  Bernardo  Flores,  op.  Cit.  En  un  estudio  anterior,  la  CGR  había  proyectado  dos  escenarios.  En  el  primero,  estimaba  que  el  área  abandonada  era  de  1.063  millones  (5  has/familia)  con  un  costo  de  $2.34  billones.  En  el  segundo,  2.127  millones  de  has  (10  has/familia)  por  $4,68  billones  (CGR.  “La  Política Pública sobre Desplazamiento Forzado ¿sólo buenas intenciones?, marzo de 2005). 
342

217

Cuadro No. 13  Costos por pérdida de ingresos  279.848 familias  en pesos de 2005  Escenario  1  Promedio  ingreso  anual  antes del  desplaza miento $  4.878.000  Escenario 2 

Promedio  ingreso  anual  antes del  Total  Total  desplaza pérdi pérdi miento $  da $  da $  9.1  5.25  2.1  millones  billon billon Promedio  Promedio  es  es  ingreso  ingreso  anual  anual  después $  después $  2.012.400  2.012.400  Fuente:  CGR,  “La  Política  Pública  sobre  Desplazamiento  Forzado  ¿sólo  buenas  intenciones?, marzo de 2005.    4.1.2.  Costos  asociados  a  los  bienes  muebles  abandonados  por  la  población  desplazada    De otra parte, en lo que respecta a las pérdidas por concepto de los bienes muebles  e  ingresos,  la  consultoría  contratada  por  el  PPBP343,  luego  de  un  análisis  acerca  de 

  PPBP.  Consultoría  “Diseño  de  una  metodología  participativa  para  la  recolección  de  la  información  y  protección  de  bienes  muebles”,  Bogotá,  octubre  4  de  2004.  La  consultoría  adoptó  como  definición  de  bienes  muebles,  “todos  los  bienes  que  pueden  moverse  por  ellos  o  por  el  ser  humano,  incluidos  aquellos  que  la  ley  considera  inmuebles  por  destinación  (hatos,  maquinaria  agrícola, animales”)  y  por  adherencia,  (cultivos  transitorios  y  permanentes).  También  se  incluyeron  los  empleos  suspendidos  –  administradores,  mayordomos,  entre  otros‐.  Los  bienes  se  clasificaron  en:  1.  Bienes  para  generar  ingresos  (animales,  cultivos,  insumos,  herramientas  y  maquinarias),  2.  vehículos, 3. bienes básicos del hogar y 4. bienes de especial valor cultural.  
343

218

la  propiedad  y  el  lucro  cesante  por  actividades  agropecuarias  de  la  PD344,  calculó  que los costos oscilan entre $11.71 a $20.65 billones de pesos de 2004.     Se  llega  a  este  resultado  luego  de  efectuar  el  análisis  sobre  un  universo  de  400  mil  familias,  de  las  cuales  312.000  se  supone  tenían  en  promedio  21,8  has.  De  lo  que  se  infiere que el total de la superficie abandonada por causa del desplazamiento es de  6,8  millones  de  has.  Para  estimar  el  monto  de  la  reparación  se  valoraron  las  cosechas en diferentes escenarios, así: 

  CIDH.  “Informe  sobre  la  situación  de  los  derechos  humanos  de  un  sector  de  la  población  nicaragüense  de  origen  Miskito.  OEA/Ser.L/V/II.62  doc.  26  y   CIDH.  Caso  Miskitos  vs.  Nicaragua,  Resolución,  mayo  16  de  1984.  La  Comisión  se  pronunció  sobre  el  derecho  de  esa  comunidad  a  que  se  le  reparara  por  la  destrucción  de  sus  “casas,  cosechas,  animales,  y  otros  bienes”  que  debieron  abandonar por el traslado  obligado por parte de algunas autoridades de ese país.   
344

219

  Cuadro No. 14  Costos por cosecha abandonadas por 312 mil familias  sin incluir animales ni tierras  en pesos de 2004    Escenario 1: Valor  promedio cosecha $  7,88 millones/ha   Concepto   

Valor   3.05  5.52  Valor más lucro cesante de 4  7.92  14.3  años   (factor 2,6)  20.65  Valor más lucro cesante de 15  66.2  37.53  años   (factor 6,8)  PPBP. Consultoría “Diseño de una metodología participativa para la recolección de  la información y protección de bienes muebles”, octubre 4 de 2004.    A renglón seguido se describe un ejercicio realizado en el marco de la investigación  para  calcular  la  magnitud  y  volumen  de  los  daños  ocasionados  al  76%  de  las  395.847    la  PD,  el  cual  se  efectúa  en  los  escenarios  más  conservadores:  76%  (300.844)  de  las  familias  inscritas  en  el  SUR  a  diciembre  31  de  2005  y  los  estimativos más bajos calculados por la CGR y la consultaría del PBPD. Del mismo  se  puede  suponer  que  los  costos  por  pérdidas  de  las  familias,  oscilan  entre  $12.4  y  $25.3  billones  de  pesos  (US$  5.477  y  US$  11.165,  respectivamente345)  según  se  acoja  una  de  las  siguientes  alternativas  en  las  que  se  incorpora  un  subregistro  estimado  en 35%: 
345

Por  flia  $  mil l  9.77  25.4 

Total  flias  $ bill  

Escenario 2: V promedio cos 4,45 millones Estimaciones d para la agricu Por  flia  $  mill 

 TRM: $2.272,73. 

220

  Cuadro No. 15  Alternativa 1  Costos pérdidas familias s/n estimativos CGR  Cifras en millones de pesos de 2005  Concepto  Costo por tierras abandonadas  Costo por ingresos dejados de percibir  Costo por tierras abandonadas  Costo por ingresos dejados de percibir  Total familias inscritas en el SUR a  dic/05  Más subregistro de 35% ‐ Familias no  registradas en el SUR    Cuadro No. 16  Alternativa 2  Costos pérdidas estimativos CGR y PPBP  Cifras en millones de pesos de 2005  Concepto  Costo por tierras abandonadas  Costos por bienes muebles e  ingresos no percibidos (Índice de  inflación 4,85)  Costo por tierras abandonadas  Costo por bienes muebles e ingresos  no percibidos  Total familias inscritas en el SUR a  dic/05  Más subregistro de 35% ‐ Familias  no registradas en el SUR  Escenario 1  6.100.000 12.270.000                         Valor por  familia  23.15     39.33     6.964.539 11.832.195 18.796.733 25.375.590 Total   Escenario 1  6.100.000 2.100.000                         Valor por  familia  23.15     7.5     6.964.539 2.256.330 9.220.869 12.448.173 Total 

221

Las  sumas  estimadas  demandan  de  las  autoridades  colombianas  exigir  a  los  victimarios,  de  manera  total  y  efectiva,  la  reparación  integral  de  los  daños  causados  por  sus  conductas  delictivas,  específicamente  la  adecuada  y  efectiva  restitución  de  los  bienes  patrimoniales  a  la población  violentamente  desposeída  de  sus  pertenencias,  así  como  el  pago  de  las  respectivas  indemnizaciones  por  los  perjuicios causados.    De  lo  contrario  le  corresponderá  exclusivamente  al  Estado  responder  por  las  obligaciones  de  quienes,  además  de  usurpar  y  apropiarse  violentamente  de  los  bienes de las víctimas, los utilizan no sólo en su propio beneficio y enriquecimiento  sino también para financiar sus actividades ilegales.     El  incumplimiento  de  los  deberes  de  las  autoridades  encargadas  de  aplicar  la  Ley  975  de  2005  dirigido  a  combatir  la  impunidad  y  obligar  a  los  autores  de  graves  violaciones  de  los  DDHH  y  del  DIH  a  reparar  integralmente  a  las  víctimas,  así  como  la  incapacidad  de  asumir  la  reparación  imputable  a  éstos  a  través  del  Fondo  para la Reparación, expone al Estado colombiano a ser condenado en las instancias  internacionales de derechos humanos a cancelar cuantiosas sumas a las víctimas.    Al respecto la citada consultoría del PPBP calculó, con base en los rubros definidos  en  el  Sistema  Interamericano  de  Derechos  Humanos,  en  $46.3  billones  de  pesos  de  2004  la  indemnización  que,  por  concepto  de  daño  emergente  y  lucro  cesante,  debería entregarse a. 374.263 familias desplazadas.    Siguiendo el ejercicio anterior las posibles condenas por concepto de reparación de  los  395.847  hogares  inscritos  en  el  SUR  tendrían  un  valor  aproximado  de  $50  billones de pesos de 2005 (US$ 22.000 millones) –el doble del monto reseñado en la  citada  alternativa  2‐.  Esa  cuantía  corresponde  al  58%  del  total  de  la  deuda  externa  (US$  37.800  millones),  de  los  cuales  el  64%  (US$  24.192)  pertenecen  a  la  deuda  pública346.    Frente  a  la  eventualidad  de  fallos  de  las  instancias  internacionales  exigiendo  al  Estado  colombiano  honrar  sus  compromisos  con  la  totalidad  de  la  población  desplazada  a  diciembre  de  2005,  se  puede  suponer  que  el  Estado  debería  destinar  durante 10 años, el 1,8% del PIB de 2005 para ello347.   

346 347

 www.banrepublica.gov.co   La deuda externa corresponde al 61,6% del PIB. El monto de la eventual condena representaría el  18,3% del PIB de 2005. 

222

4.2. 

La restitución en procesos de paz 

  Los  Principios  para  la  Restitución  disponen  que  los  Estados  deben  adoptar  las  medidas  necesarias  para  garantizar  la  devolución  a  las  víctimas  de  las  tierras,  viviendas y patrimonio. De manera especial indican que los acuerdos de paz deben  ser  “compatibles  con  las  disposiciones  de  los  instrumentos  internacionales  de  derechos  humanos,  del  derecho  de  los  refugiados  y  del  derecho  humanitario,  y  de  las  normas  conexas”  (Principio  18.3).  En  consecuencia,  en  estos  acuerdos  se  deben  incluir  disposiciones relativas a la adecuada, justa y oportuna restitución por parte  de  quienes,  en  forma  arbitraria  o  ilegal,  se  apropiaron  de  los  “hogares,  tierras,  bienes o lugares de residencia habitual” de las víctimas.     Adicionalmente  los  Principios  para  la  Restitución,  contemplan  la  posibilidad  de  que en las negociaciones de paz, con el fin de aplicar la justicia restitutiva y ofrecer  un  recurso  efectivo,  se  acuerde  “una  combinación  de  restitución  o  indemnización  (Principio 21).    Sin embargo, en el proceso adelantado por el Gobierno no se observa que se hayan  abordado  de  manera  adecuada  los  aspectos  relativos  a  la  restitución  de  los  bienes  patrimoniales a la población desplazada, de modo que se “contribuya a impedir de  forma  efectiva  que  se  vuelvan  a  producir  situaciones  de  desplazamiento  y  a  consolidar una paz duradera” (Preámbulo y Principio 12.6).    Ciertamente en la negociaciones y en las desmovilizaciones de 22.824 miembros de  los  GAOML,  además  de  no  habérseles  exigido  de  manera  real  y  efectiva  la  entrega  de  todos  los  bienes  para  la  reparación,  no  se  les  ha  demandado  como  condición  previa  al  otorgamiento  de  los  beneficios  previstos  en  la  Ley  975,  la  efectiva  restitución de las tierras, viviendas y demás bienes a sus legítimos titulares.      Gráfica No. 5  Desmovilizaciones colectivas  2003 – Febrero de 2006             

223

Fuente: www.mindefensa.gov.co    Prueba de ello es que pese a los estimativos sobre los bienes usurpados a la PD por  parte  de  GAOML,  entre  ellos  los grupos  de autodefensas,  dentro  de  las  treinta  (30)  desmovilizaciones  realizadas  entre  noviembre  de  2003  a  febrero  de  2006,  únicamente  en  la  del  Bloque  Catatumbo  se  aportaron  bienes  inmuebles  rurales  y  urbanos.  En  otras  cuatro  se  hizo  entrega  de  algunos  vehículos  y  en  una  de  un  helicóptero, tal y como se observa en el siguiente cuadro.        Cuadro No. 17  Bienes entregados por los GAOML  2003 – 2006  A 15 de febrero de 2006  Desmovilización  Fecha  Lugar  Bienes 

Autodefensas  Campesinas del  Magdalena  Medio  Bloque  Resistencia  Tayrona 

Febrero 7  de 2006 

Febrero 3  de 2006 

Bloque Central  Bolívar – Sur de  Bolívar 

Enero 31  de 2006 

Cgto La  Merced,  Puerto  Triunfo,  Antioquia  Cgto  Guachaca,  Santa  Marta,  Magdalen a  Cgto  Buena  Vista,  Santa  Rosa, Sur  de Bolívar 

15  vehícu los 

7  vehícu los 

8  vehícu los 

224

105  inmue bles  rurale s  58  urban os  10  lancha s y 45  mulas  Fuente:  Comunicados  de  prensa  en  www.altocomisionadoparalapaz.gov.co.  A  15  de febrero de 2006.    En la última semana de marzo de 2006 el Ministro del Interior y de Justicia anunció  que  los  jefes  de  las  autodefensas  habían  ofrecido  entregar  100  mil  hectáreas  con  destino a la reparación de las víctimas. Sin embargo, no se tiene información acerca  de  aspectos  como  su  localización  de  los  inmuebles,  los  nombres  de  los  supuestos  titulares,  la  aptitud  de  las  tierras,  los  métodos  utilizados  para  su  adquisición  y  la  destinación  de  los  bienes:  Fondo  para  la  Reparación  de  las  Víctimas,  proyectos  de  reparación  directa  o  proyectos  productivos  para  reinsertados,  desplazados  y  campesinos.  Tampoco  se  han  indicado  las  acciones  emprendidas  para  averiguar  sobre  sus  legítimos  titulares.348  Estas  situaciones  no  contribuyen  a  la  transparencia  y seriedad del proceso ni a la realización de los derechos de las víctimas. 
  La  supuesta  oferta  sorprendió  tanto  a  servidores  públicos  como  a  algunos  jefes  de  las  autodefensas.  Sobre  el  particular  el  delegado  del  Vicepresidente  en  la  Comisión  Nacional  de  Reparación  informó  que  se  había  enterado  a  través  de  los  medios  de  comunicación.  Por  su  parte,  algunos de los mandos altos de las autodefensas negaron las existencia de la oferta. En: “¿Oferta de  reparación,  lavado  o  mero  deseo?  Ni  los  encargados  de  la  reparación  en  el  gobierno,  ni  la  mayoría  de los jefes paramilitares estaban enterados de la oferta de las AUC de entregar 100 mil hectáreas de  tierra anunciada por el Ministro del Interior”. www.semana.com. 
348

Frentes:  Nordeste  Antioqueño, Bajo  Cauca y  Magdalena  Medio del  Bloque Central  Bolívar  Bloque  Catatumbo 

Diciembre  12 de 2005 

Remedios,  Antioquia 

2  helicó pteros 

Diciembre  10 de 2004 

Finca  Brisas de  Sardinata,  Campo,  Tibú,  Norte de  Santander 

225

  En consecuencia, las diferentes instancias previstas en la Ley 975 tienen el deber de  adelantar  las  acciones  pertinentes  encaminadas  a  que  los  miembros  de  los  GAOML,  antes  de  obtener  los  beneficios  consagrados  en  ella  (pena  alternativa  y  libertad  a  prueba),  retornen  integralmente  las  propiedades  usurpadas  a  sus  propietarios,  de  manera  tal  que  la  entrega  de  los  bienes  no  se  reduzcan  a  meras  “sumas  simbólicas”  ni  a  anuncios  a  través  de  los  medios  de  comunicación  que  no  guardan relación con la efectiva reparación material349.     4.3.  Alcances de los derechos a la restitución y a la indemnización 

  La  Ley  de  Desmovilización  no  es  “plenamente  compatible”  con  los  alcances  definidos  en  los  Principios  DENG  y  en  los  Principios  para  la  Restitución  a  los  derechos  a  la  restitución,  la  indemnización  y  el  retorno.  Como  ya  se  mencionó,  la  Corte  Constitucional  ha  indicado  que  los  primeros  son  parámetros  tanto  para  la  expedición  de  normas  y  la  formulación  de  políticas  relacionadas  con  la  atención  a  la  población  desplazada350.  De  igual  forma,  esta  instancia  ha  reiterado  el  deber  del  Estado  colombiano  de  reparar  moral  y  materialmente  a  las  personas  en  situación  de desplazamiento, de tal manera que se propicie su reestablecimiento.      Sin  embargo,  en  la  citada  ley  no  se  prevé  la  restitución  como  “medio  preferente  de  reparación”  (Principios  2,  7,  10  y  21,  entre  otros).  Por  el  contrario,  en  la  política  de  desmovilización  y  reinserción  se  limita  la  restitución  a  “actos  que  propendan”  por  devolver  a  la  víctima  a  la  situación  en  que  se  encontraba  antes  de  que  le  fuesen  conculcados sus derechos (Artículo 8 Ley 975 de 2005).    De otra parte en las disposiciones de la ley y del decreto en mención se privilegia la  indemnización como  forma de reparación  a través del FVR. En efecto, en varios de  los  artículos  se  hace  referencia  explicita  a  los  pagos  (Artículo  12  del  Decreto).  Por  vía  de  ejemplo,  en  el  sistema  de  información  no  se  hace  evidente  la  necesidad  de  incorporar  información  sobre  los  bienes  efectivamente  retornados  a  sus  legítimos  titulares  en  tanto  sí  se  consagran  la  inclusión  de  los  pagos  ordenados  para  la  reparación  y  la  identificación  de  los  bienes  y/o  recursos  con  cargo  a  los  cuales  se  haya ejecutado el pago (Artículo 18 del Decreto).   

349 350

 CGR. “Desplazamiento Forzado …”, op.cit.   Corte Constitucional. Sentencias SU – 1150 de 2000 y T – 602 de 2003, ya citadas. 

226

Finalmente, en la Ley 975 y en el Decreto 4860 se prevén varias figuras que pueden  hacer  nugatorios  los  derechos  a  la  restitución  de  los  bienes  de  las  víctimas,  tales  como  el  empleo  de  maniobras  para  trasladar  bienes  a  terceros  con  el  fin  de  ocultarlos  (Artículos  11  y  44);  los  actos  dispositivos  para  deshacer  esas  simulaciones  (Artículo  13)  y  las  figuras  de  reparación  preprocesal  y  proyectos  de  autoreparación (artículo12), a los que se hará referencia más adelante.     4.4.  Institucionalidad prevista para la reparación 

  En  los  términos  de  los  Principios  DENG   y  de  los  Principios  para  la  Restitución,  el  Estado  colombiano  debe  prestar  asistencia  a  las  personas  desplazadas  para  la  recuperación  de  sus  bienes  y  “establecer  procedimientos,  instituciones,  y  mecanismos  que  de  una  manera  equitativa,  oportuna,  independiente,  transparente  y no discriminatoria” permitan “evaluar y dar curso a las reclamaciones relativas a  la  restitución  de  las  viviendas,  las  tierras  y  el  patrimonio”,  igualmente  debe  “establecer directrices para garantizar la “eficiencia”, especialmente la relacionada  con  la  organización  institucional,  la  capacitación  del  personal,  la  tramitación  de  los  casos  pendientes,  los  procedimientos  de  investigación  y  tramitación  de  denuncias  y  la  verificación  de  la  titularidad  de  los  bienes  o  de  otros  derechos  de  propiedad …” (P. 12). (Resaltados fuera de texto).    De  igual  manera  debe  velar  por  que  en  la  definición  de  los  programas  de  restitución  se  garantice  la  participación  y  consulta  previa,  “de  las  personas,  las  comunidades  y  los  grupos  afectados”,  en  especial  de  “las  mujeres,  las  poblaciones  indígenas y las minorías étnicas” (Principio 14).     La Ley 975 de 2005 crea las siguientes instancias con competencias en la atención y  realización del derecho a la reparación de las víctimas: 

227

  Cuadro No. 18  Instituciones para la reparación    Instancia  Integración  Funciones 

Con relación a las victimas  Garantizar  su  participación  en  los  procesos judiciales y la realización de sus  derechos.  Proponer  criterios  para  las  reparaciones  con cargo al Fondo.  Realizar  el  seguimiento  de  las  reparaciones  y  formular  las  recomendaciones para su ejecución.  Procurador General de la  Coordinar las actividades de las CRRB.  Nación  Comisión  Adelantar  acciones  nacionales  de  Defensor del Pueblo  Nacional de  reconciliación  encaminadas  a  la  no  Ministro del Interior y de  Reparación y  Justicia  repetición de los hechos de violencia.  Reconciliación  Ministro de Hacienda     (CNRR), para  Relacionadas con el proceso  2 representantes de las  un periodo de  organizaciones de victimas  Llevar  a  cabo  el  seguimiento  y  la  ocho años (Ley  5 personalidades elegidas por  verificación  de  los  procesos  de  975 de 2005,  el Presidente de la República  reincorporación  y  de  las  actuaciones  de  artículos 50 y 51  las entidades territoriales.  (mínimo 2 mujeres)  y Decreto 4760,  Presentar  un  informe  al  Gobierno  y  a  las  Vicepresidente de la  artículos 19 a  Comisiones  de  Paz  del  Senado  y  la  República ‐ Presidente  22)  Director de Acción Social –  Cámara,  en  torno  a  las  reparaciones  a  las  victimas,  dentro  de  los  dos  años  Secretaría Técnica  siguientes a la vigencia de la ley.    Generales  Elaborar  un  informe  público  acerca  de  las  razones  de  existencia  y  desmovilización  de  los  grupos  armados  ilegales.  Darse su propio reglamento (art. 52).  Comisiones  1 representante de la CNRR –  Propiciar  los  trámites  acerca  de  las 

228

Regionales para  Presidente  la Restitución  Delegados de la Procuraduría  de Bienes  para Justicia y Paz  (CRRB) (Ley  Defensoría del Pueblo  975 de 2005,  Personería Municipal o  artículos 52 y 53  Distrital  y Decreto 4760,  Ministerio de Interior y de  artículo 23)  Justicia  1 representante de  comunidades religiosas  designado por el Gobierno  (facultativo).  Fondo para la    Reparación de  las Victimas –  FRV  (Ley 975 de  2005, artículo  55   y Decreto  4760, artículos  17 a 18)     

reclamaciones  sobre  propiedad  y  tenencia de bienes.      Le  corresponde  al  Gobierno  reglamentar  su  funcionamiento  y  los  lugares  en  que  se establecerán. 

Funciones:  El  ordenador  del  Fondo  es  el  Director  de  Acción  Social  que  tiene  entre  sus  funciones  la    administración  del  fondo,  la  liquidación  y  el  pago  de  las  indemnizaciones  según  las  sentencias  judiciales  y  con  sujeción  al  presupuesto  nacional,  y  a  la  realización  de  acciones  de reparación (Art. 56). 

4.4.1.  Comisión Nacional de Reparación y Reconciliación – CNRR    Si  bien  es  cierto  que  debe  reconocerse  el  avance  en  la  creación  de  la    Comisión  Nacional  de  Reparación  y  Reconciliación,  es  de  advertir  que  su  composición,  el  exceso  de  funciones  que  le  fueron  atribuidas  y  la  carencia  de  mecanismos  de  investigación  y  trámite  de  denuncias  limitan  su  accionar  para  contribuir  efectivamente  a  la  realización  del  derecho  a  la  reparación  (restitución  e  indemnización) de las víctimas.    De  la  composición  descrita  anteriormente  se  desprende  la  mínima  representación  de  las  víctimas  ‐2  de  los  13  miembros‐,  designados  por  la  misma  Comisión,  de  conformidad con el procedimiento definido en el artículo 20 del Decreto 4760.     De  otra  parte,  no  se  previó  en  la  ley  ni  en  el  decreto  la  participación  de  los  grupos  étnicos.  Ello  pese  a  la  obligación  de  consultarlos  previamente  a  la  definición  de  programas  de  reparación  y  a  las  decisiones  sobre  restitución  de  sus  territorios,  así  229

como  las  relacionadas  con  el  traslado,  reubicación  o  indemnización  (Principio  14.2).    Particularmente,  en  lo  que  corresponde  a  los  derechos  a  la  restitución,  el  decreto  reglamentario  le  asigna  a  la  CNRR  la  atribución  de  diseñar  un  Programa  de  Restitución de Bienes, conjuntamente con las CRRB (Artículo 22 del Decreto).    Sin  embargo,  no  la  dota  de  las  recursos  financieros  y  logísticos  para  la  identificación  de  las  víctimas  y  de  sus  bienes  patrimoniales  ni  para  verificar  la  titularidad  de  los  bienes  entregados  por  los  desmovilizados,  los  denunciados  por  las  víctimas  o  los  que  no  fueron  entregados  ni  enlistados  pero  sobre  los  cuales  se  tienen  pruebas  de  su  pertenencia  a  una  víctima.    Así  mismo,  la  comisión  no  dispone  de  medios  para  verificar  las  obligaciones  y  deudas  que  recaen  sobre  los  bienes,  su  estado  y  el  uso  de  los  mismos  por  parte  de  terceros  ocupantes  de  buena  fe.     La  información,  la  formulación  y  la  ejecución  de  políticas  sobre  estos  temas  son  competencia de otras instituciones que no tienen asiento en la CNRR. Es el caso del  INCODER,  entidad  coordinadora  de  la  Red  Interinstitucional,  a  cuyo  cargo  se  encuentra el RUP.     De  igual  forma  la  ley  y  el  decreto  reglamentario  no  prevén  canales  efectivos  de  colaboración  armónica  e  intercambio  de  información  entre  la  CNRR  e  instancias  como  la  Red  Interinstitucional  de  aseguramiento  de  bienes  de  la  PD  y  las  autoridades  encargadas  de  investigar,  perseguir  y  sancionar  las  prácticas  para  ocultar  propiedades  y  bienes  y  para  combatir  prácticas  como  el  lavado  de  activos351.      El  establecimiento  de  mecanismos  de  coordinación  e  intercambio  de  información  con las entidades mencionadas y  otras con funciones en la atención de las víctimas  es  indispensable  para  suplir  la  falta  de  instrumentos  de  investigación  y  seguimiento  de  la  CNRR.  La  ausencia  de  estos  mecanismos,  además  de  limitar  la  función  de  la  CNRR  de  garantizarle  a  las  víctimas  sus  derechos  a  la  restitución,  puede  propiciar  situaciones  contrarias  a  ese  fin.  Por  vía  de  ejemplo:  incluir  bienes  de  población  desplazada  para  la  reparación  de  otras  víctimas  en  los  propuestas  de 

351

  Policía  Nacional,  la  Unidad  Administrativa  Especial  de  Información  y  Análisis  Financiero  –  UIAF,  adscrita  al  Ministerio  de  Hacienda  y  Crédito  Público  (Ley  526  del  12  de  agosto  de  1999),  contra  prácticas  asociadas  con  el  lavado  de  activos,  y  la  Unidad  contra  el  Lavado  de  Activos  de  la  Fiscalía General. 

230

programas  de  reparación  que  presente  al  gobierno  o  en  las  exhortaciones  a  los  miembros de los GAOML para que impulsen programas de reparación directa.     4.4.2.  Comisiones Regionales para la Restitución de Bienes     Con  respecto  a  la  restitución  de  los  bienes  de  las  víctimas,  la  citada  Ley  975  reduce  los  deberes  del  Estado  a  “propiciar  los  trámites  relacionados  con  los  mecanismos  sobre propiedad y tenencia de bienes”, función que le es atribuida a las comisiones  para la restitución de bienes, integradas como ya se indicó.      La  composición  y  funcionamiento  de  las  CRRB  se  aparta  también  de  los  instrumentos  internacionales  que  establecen  la  obligación  de  que  las  instituciones  que  se  creen  garanticen  la  restitución  eficaz  de  los  bienes.  En  primer  lugar,  en  su  conformación  no  se  incluyen  las  instancias  que  tienen  a  su  cargo  el  aseguramiento  de  los  bienes,  a  las  que  se  hizo  relación  en  el  capítulo  anterior.  En  segundo  lugar,  dadas  las    atribuciones  constitucionales  y  legales  de  los  organismos  de  control  ‐  tres  de  sus  cinco  miembros‐,  su  participación  no  implica  la  realización  del  derecho  a  la  restitución,  competencia  de  las  autoridades  judiciales  y  administrativas,  principalmente.    En  consecuencia,  sus  funciones  se  limitan  a  labores  de  colaboración,  orientación,   trámite  de  solicitudes  de  las  víctimas  y  de  terceros  de  buena  fe,  y  elaboración  de  informes para la CNRB (Artículo 23 del citado Decreto).     4.4.3.  Fondo para la Reparación de las Víctimas ‐ FRV    El  fondo  creado  por  la  Ley  975  de  2005  es  una  cuenta  especial  sin  personería  jurídica  regida  por  las  normas  del  derecho  privado  y  vigilada  por  la  Contraloría  General  de  la  República.  El  fondo  se  integra  con:  a)  Recursos  del  presupuesto  nacional;  b)  donaciones  en  dinero  o  en  especie  nacionales  o  extranjeras;  c)  los  bienes  o  recursos  que  entreguen  a  cualquier  título  los  miembros  o  los  grupos  armados,  y  d)  los  bienes  vinculados  a  investigaciones  penales  y  a  acciones  de  extinción  de  dominio  que  se  encuentren  en  curso  en  el  momento  de  la  desmovilización, situación que se supedita a que la investigación se adelante por la  pertenencia al grupo organizado al margen de la ley y  sea anterior a la vigencia de  la ley de desmovilización (parágrafo artículo 54 de la Ley 975).     En  la  definición  de  las  funciones  del  FRV  no  se  establecen  los  procedimientos  para  231

restituir  de  manera  efectiva  y  adecuada  los  bienes  a  las  víctimas  con  derechos  sobre  ellos.  En  tanto  sí  son  expresas  las  funciones  de  indemnización  a  través  de  la  cancelación  de  los  “pagos”  ordenados  en  las  sentencias  condenatorias  (Artículo  12  del  Decreto  4760  de  2005).  Asimismo,  la  naturaleza  del  FRV  ‐  masa  patrimonial,  informe  e  indistinta,  cuyos  componentes  no  son  diferenciables  ‐  se  adecua  más  a  las acciones para la indemnización que a las requeridas para la restitución.         De  esta  manera,  lo  adecuado  es  distinguir  entre  los  bienes  susceptibles  de  ingresar  al  Fondo,  sin  lesionar  los  derechos  de  restitución  de  ninguna  persona,  y  los  bienes  que  podrían  estar  atados  de  alguna  u  otra  manera,  a  una  víctima  en  particular,  en  cuyo caso, se debe proceder a devolverlos a sus titulares.      Sobre  el  particular,  el  citado  decreto  prevé  que  se  entregue  provisionalmente  el  bien  a  la  víctima  hasta  tanto  se  profiera  la  sentencia  de  extinción.  Se  trata  de  un  procedimiento,  que,  además  de  retardar  el  derecho  a  la  restitución,  puede  hacer  más  oneroso  su  ejercicio  en  los  casos  de  las  víctimas  que  acrediten  la  propiedad,  posesión,  tenencia  u  ocupación  del  bien.  En  estos  casos,  en  virtud  del  principio  de  trato  favorable,  debería  aplicarse  la  presunción  de  pleno  derecho  a  favor  de  la  víctima  y,  en  consecuencia,  entregarse  el  bien  al  titular  del  derecho  sin  que  medie  la extinción del dominio ni el ingreso del bien al FRV (Principio 15.7).     Adicionalmente  a  la  restricción  antes  mencionada  se  presentan  otras  que  impiden  su  funcionamiento  para  la  efectiva  y  oportuna  restitución  de  los  bienes,  entre  ellas  las que se mencionan en seguida:       4.4.3.1.  Capacidad de Acción Social  

  La  administración  del  FRV  se  encuentra  a  cargo  de  Acción  Social,  entidad  que  además  de heredar  los  problemas  y  limitaciones  de  la RSS  en  la  coordinación  de  la  atención  a  la  PD  reseñados  por  la  Corte,  debe  ejercer  las  funciones  que  antes  le  estaban  atribuidas  a  la  Agencia  Colombiana  de  Cooperación  Internacional  y  al  Programa Presidencial Plan Colombia.    4.4.3.2. Duplicidad y disfuncionalidad entre el FRV y el FIDRO      La  principal  fuente  de  recursos  de  los  dos  fondos  se  deriva  de  bienes  de  extinción  de  dominio,  ya  sea  porque  se  encuentren  vinculados  al  narcotráfico  y  delitos  conexos, a actividades de los grupos armados no vinculadas directamente al tráfico  232

de  drogas,  a  la  combinación  de  las  anteriores  o  a  formas  de  adquisición  ilegitima  de bienes.     Esta  situación  puede  originar  conflictos  de  competencia  entre  los  ordenadores  de  los  dos  fondos,  además  de  propiciar  duplicidad  en  los  procesos  de  identificación  de  los  bienes  y  de  sus  titulares,  así  como  en  los  trámites  procesales  para  garantizar  los  derechos  de  terceros.  De  tal  forma  que  le  corresponderá  al  director  de  Acción  Social  y  demás  operadores  de  la  Ley  de  Desmovilización  demostrar  que  la  conducta  está  vinculada  a  la  pertenencia  al  grupo  armado  –  sin  conexidad  directa  con  los  delitos  de  narcotráfico  y  conexos  ‐y  que  se  cometió  con  anterioridad  a  la  vigencia de la Ley de Desmovilización para que los bienes se incorporen al FRV, de  lo  contrario  se  trata  de  bienes  que  deben  ingresar  al  FIDRO.  Similar  situación  se  presenta con respecto al citado parágrafo del artículo 54 de la Ley.    4.4.3.3. Dificultades en la conformación del registro de bienes y el sistema de  información    Como se mencionó en  el Capítulo anterior, una de las principales dificultades para  satisfacer  el  derecho  a  la  restitución  a  las  víctimas  se  deriva  de  la  ausencia  de  información  suficiente  sobre  los  bienes  muebles  e  inmuebles  que  han  sido  abandonados  total  o  parcialmente  por  causa  de  la  violencia,  así  como  sobre  sus  titulares.     Igualmente,  en  el  capítulo  anterior  se  enunciaron  las  debilidades  del  RUP  y  del  SUR  ocasionadas,  principalmente,  por  las  insuficiencias  presupuestales  de  las  entidades  responsables  de  ellos,  la  falta  de  directrices,  la  impropia  coordinación  entre  las  entidades  concernidas  y  la  precariedad  en  las  fuentes  de  información  públicas y privadas.    Si  bien  es  cierto  que  en  el  decreto  reglamentario  se  contempla  la  conformación  de  un  registro  de  bienes  y  la  puesta  en  marcha  de  un  sistema  de  información,  en  la  medida  en  que  no  se  asignan  recursos  físicos  y  financieros  para  ello,  se  hace  difícil  la  implementación  de  estos  instrumentos.  En  consecuencia  para  que  los  dos  sistemas  puedan  iniciarse  de  manera  inmediata,  se  exigen  recursos  financieros  significativos,  razón  por  la  cual  se  deben  efectuar  las  correspondientes  asignaciones  presupuestales,  de  tal  forma  que  su  puesta  en  marcha  no  se  supedite  a  los  rendimientos  de  los  bienes  y  recursos  que  conforman  el  FRV  (Artículos  17  y  18 del Decreto).    233

De  otra  parte,  en  el  decreto  no  se  avanza  en  el  vacío  normativo  en  que  se  encuentran  los  bienes  muebles  e  inmuebles  localizados  en  zonas  urbanas  y  los  muebles  en  regiones  rurales.  Tampoco  prevé  esta  norma  mecanismos  y  procedimientos  como  los  indicados  en  los  Principios  para  la  Restitución,  entre  ellos:  (1)  el  intercambio  permanente  de  las  distintas  fuentes;  (2)  la  capacitación  de  funcionarios  para  la  recolección  y  procesamiento  de  la  información;  (3)  la  estandarización  de  conceptos  entre  los  diferentes  sistemas  de  acopio  de  datos;  (4)  la  incorporación  de  los  territorios  y  bienes  de  los  grupos  étnicos,  y  (5),  en  general  mecanismos  especiales  de  recolección  que  permitan  superar  las  dificultades  de  orden público (Principio 13).    4.5. Saneamiento de las deudas y obligaciones    El  artículo  13  del  Decreto  4760  de  2005,  prevé  que:  “Cuando  no  sea  posible  que  los  miembros  del  grupo  armado  organizado  al  margen  de  la  ley  entreguen  los  bienes  destinados  a  la  reparación  de  víctimas  a  paz  y  salvo  respecto  de  las  obligaciones  que  por  cualquier  concepto  pesen  sobre  los  mismos”,  la  CNRR  y  las  CRRB  podrán  “invitar  a  las  entidades  acreedoras”  a  celebrar  acuerdos  de  pago,  condonar  total  o  parcialmente  las  deudas,  o  poner  en  marcha  otros  mecanismos  que extingan las obligaciones financieras.     El  decreto  en  mención  supedita  el  tratamiento  de  las  referidas  obligaciones  a  la  voluntariedad  de  los  acreedores,  situación  que  no  se  corresponde  con  los  deberes  estatales  de  asegurar  los  mecanismos  que  hagan  efectivo  los  derechos  a  la  restitución  de  los  bienes  y  al  retorno.  Tampoco  con  la  obligación  de  los  violadores  de reparar a las víctimas, restituyéndoles sus bienes en el estado en que se hallaban  en el momento en que fueron forzadas a abandonarlos     En  efecto,  en  primer  lugar,  los  autores  de  las  conductas  ilícitas  deben  ser  los  responsables  de  cubrir  las  deudas  causadas  durante  el  tiempo  en  que  estuvieron  vinculados  al  bien.  En  caso  que  no  fuese  posible,  las  deberá  asumir  el  Estado,  mediante  diferentes  formulas,  entre  ellas  las  recomendadas  en  el  citado  “Estudio  exploratorio  de  medidas  para  sanear  obligaciones  contraídas  por  la  población  desplazada” consistentes en: (1) expedir normas que posibiliten la suspensión en la  causación de intereses y la previsión de plazos de amortización proporcionales a la  capacidad  de  generar  ingresos,  (2)  crear  un  fondo  de  saneamiento  para  la  cartera  morosa de la PD, (4) incluir la atención a la PD dentro de las actividades del Fondo  de  Solidaridad  Agropecuaria,  y  (5)  extender  a  esa  población  los  incentivos  y  apoyos para el mantenimiento de la paz social en el campo (Ver acápite 4.8.3).    234

4.6.    

Modalidades de la reparación 

4.6.1.  Reparación directamente por el Estado    La  Ley  de  Desmovilización  dispone  que  la  reparación  por  parte  del  Estado  puede  ser  individual  o  colectiva.  La  primera  opera  cuando  comprobado  el  perjuicio  y  la  relación  de  causalidad  con  las  actividades  del  grupo  no  se  logra  individualizar  el  sujeto  activo.  Para  su  ejecución,  a  través  del  Fondo,  se  requiere  que  el  tribunal  la  ordene, ya sea directamente o por remisión de la Unidad de Fiscalía.    Con  respecto  a  la  reparación  colectiva  se  establece  que  el  Gobierno  nacional  implementará,  previa  recomendación  de  la  CNNR,  “un  programa  institucional”  que  comprenda  acciones  para  “recuperar  la  institucionalidad”,  recuperar  y  promover  derechos  de  los  ciudadanos  afectados”  y  “reconocer  y  dignificar  a  las  víctimas”. La cobertura de ese programa se reduce a las zonas más afectadas por la  violencia y a la disponibilidad presupuestal del FRV.    En la ley en mención no se indica que los citados programas se deben adelantar sin  perjuicio  del  derecho  que  les  asiste  a  las  víctimas  a  la  restitución  adecuada,  justa  y  oportuna  de  sus  bienes  patrimoniales.  De  tal  manera  que  no  se  incorpora  la  obligación  de  incluir  dentro  de  ellos  acciones  encaminadas  a  la  recuperación  efectiva  de  los  bienes  usurpados,  la  aplicación  de  la  precitada  presunción  de  pleno  derecho en los casos de migraciones masivas, el establecimiento de los mecanismos  adecuados  para  verificar  la  legalidad  de  las  transacciones  realizadas  sobre  los  bienes  abandonados,  y  la  forma  de  hacer  efectivos  los  derechos  de  titularidad  de  las mujeres y de los grupos étnicos (Principios 14.1, 15.7, 15.8, 17.2, 17.3 y 17.4).      Por  último,  en  la  Ley  975  no  se  hace  explícita  la  obligación  de  acoger  medidas  de  no  repetición  relativas  a  la  adopción  de  las  disposiciones  legales  necesarias  para  hacer  efectivos  los  derechos  de  las  víctimas,  así  como  la  supresión,  derogatoria  o  modificación  de  aquellas  que  impidan  u  obstaculicen  la  satisfacción  de  los  derechos a la restitución de sus bienes patrimoniales (Principios 18 y 19).     De  igual  forma,  el  Estado  colombiano  debe  abstenerse  de  tramitar  y  aprobar  leyes  que  menoscaben  los  derechos  a  la  restitución,  como  es  el  caso  del  proyecto  de  ley  por  medio  de  la  cual  se  expiden  normas  y  se  establecen  procedimientos  especiales  para  el  saneamiento  y  la  titulación  de  la  propiedad  inmueble  y  se  toman  otras  determinaciones.     235

A  través  de  esta  iniciativa  se  establece  un  procedimiento  especial,  en  cabeza  de  los  registradores  de  instrumentos  públicos  y  de  los  notarios,  para  sanear  la  precaria  titulación de un inmueble y declarar la propiedad del mismo. Su aprobación en las  actuales  circunstancias  propiciaría  el  desconocimiento  de  los  derechos  de  las  víctimas. Las ORIPs no cuentan con los medios técnicos y financieros, en los breves  plazos  previstos  en  el  proyecto,  para  determinar  que  el  bien  no  se  encuentra  en  alguna  de  las  siguientes  circunstancias:  Bienes  imprescriptibles,  inembargables  e  inalienables;  bienes  incluidos  en  el  RUP;  posesiones  interrumpidas  con  ocasión  del  desplazamiento;  o  bienes  poseídos  de  mala  fe  o  adquiridos  mediante  el  empleo  de  violencia, constreñimiento o amenaza, entre otras352.     4.6.2.  Reparación directa por parte de los miembros de los grupos armados    En  el  decreto  en  mención  se  contempla  que  los  posibles  beneficiarios  de  la  Ley  975  pueden adelantar actos de reparación en forma directa.     4.6.2.1. Actos preprocesales de restitución directa     Se  indica  en  el  decreto  en  comento,  que  por  iniciativa  de  la  CNRR  y  de  las  autoridades  administrativas  se  podrá  exhortar  a  los  victimarios  “para  que  lleven  a  cargo actos preprocesales de restitución” directa.    4.6.2.2. Proyectos productivos     En  el  decreto  se  recoge  la  iniciativa  que  ha  liderado  la  Oficina  del  Alto  Comisionado ‐  OACP,  denominada  “Proyectos  Productivos  para  la  Paz”,  en  cuya  elaboración  y  definición  se  ha  contado  con  la  participación  de  algunos  de  los  jefes  de  las  autodefensas  y  de  varios  empresarios,  encaminada  a  propiciar  condiciones  para  la  reinserción  de  los  desmovilizados,  a    través  de:  (1)  ofrecer  alternativas  ocupacionales  en  las  zonas  de  origen  a  quienes  colectivamente  se  desarmen  y  desmovilicen;  (2)  lograr  la  reconstrucción  del  tejido  social  y  (3)  promover  la  intervención  de  empresarios,  de  la  comunidad  internacional  y  de  entidades  públicas  nacionales  y  locales  en  la  reincorporación  a  la  sociedad  de  los  integrantes  de los GAOML353. 

352 353

 Proyecto de Ley 083 de 2003 – Cámara y 230 de 2004 – Senado.   www.altocomsionadoparalapaz.gov.co 

236

 Como  esquemas  de  asociación  se  contemplan:  (1)  las  alianzas  estratégicas  en  las  que  los  pequeños  productores  pueden  aportar  tierras,  mano  de  obra  y  crédito,  (2)  las  asociaciones  de  productores,  (3)  las  sociedades  agrarias  de  transformación  (SAT),  (4)  la  conformación  de  sociedades  comerciales  (anónimas  y  de  responsabilidad limitada), y (5) las constitución de cooperativas.    El Gobierno participa en estos proyectos a través de diferentes agencias, así:      Cuadro No. 19  Participación de entidades públicas    Entidades  MADR  Banco Agrario  Fondo de Garantías  Agropecuarias  FINAGRO  Ministerio de  Hacienda y DIAN  Forma de participación  Otorgamiento de créditos.   Emisión de títulos valores.  Programas de capitalización de las empresas.  Incentivos de capitalización rural – ICR.  Certificados de incentivo forestal – CIF.  Incentivos  tributarios354,  equivalentes  al  descuento  del 30% de la inversión.  Garantías  del  FAG  en  proyectos  de  larga  maduración355.  Entregas  de  tierra  provenientes  de  procesos  de  extinción  de  dominio   dentro  de  los  esquemas  de  la  Ley del Plan356.  Realización  de  los  programas  de  capacitación  y  formación para los proyectos. 

INCODER 

SENA 

  Ley  818  de  2003  modificada  por  la  ley  939  de  2004  y  el  decreto  1970  de  julio  de  2005,  regula  las  exenciones  a  la  renta  líquida  generada  por  el  aprovechamiento  de  nuevos  cultivos  de  tardío  rendimiento  en  cacao,  caucho,  palma  de  aceite,  cítricos,  y  frutales.  El  decreto  2755  de  2005  reglamenta las exenciones para aprovechamiento de plantaciones forestales.  355  Las  actividades  previstas  para  los  proyectos  (cultivos  de  tardío  rendimiento:  palma  de  aceite,  cacao,  caucho,  especies  forestales,  frutales,  entre  otros)  corresponden  a  los  definidos  como  prioritarios en el Plan Nacional de Desarrollo.  356  Mediante  el  Decreto  4488  del  5  de  diciembre  de  2005,  el  gobierno  estableció  el  programa  especial  para  adquisición  y  adjudicación  de  tierras  a  favor  de  los  desmovilizados  individuales  o  colectivos  del  proceso  de  paz  del actual  gobierno.  Sin  embargo,  el  INCODER  en  el  año  2004  compró  el  predio  denominado  Santa  Bárbara  ‐  que  tiene  una  extensión  de  168  hectáreas  por  un  monto  de  $470  millones‐,  el  cual  fue  entregado  a  15  familias  de  las  Autodefensas  Campesinas  de  Ortega,  desmovilizadas en diciembre 7 de 2003 (www.altocomisionadoparalapaz.gov.co). 
354

237

Oficina del Alto  Comisionado para  la Paz 

Miembro fundador de las asociaciones de población  desplazada, desmovilizada y campesina. 

  La intervención de los empresarios ‐ “que tienen la ventaja de ser considerados por  el  sistema  financiero  como  sujeto  (sic)  de  crédito”  ‐,  puede  ser  como  ejecutores,  integradores, asesores o propietarios únicos de los proyectos.     Las  condiciones  y  modos  de    participación  de  la  población  desmovilizada,  desplazada y campesina se indican en el siguiente cuadro.  

238

    Cuadro No. 20  Condiciones de la participación de   desmovilizados, desplazados y campesinos    Características  Porcentaje de  participación  Propiedad de la  empresa y  reparto de  utilidades  Vinculación  laboral  Desmovilizados  50% del proyecto  Derecho a la propiedad,  siempre que permanezcan  como trabajadores durante 6  meses.  Derecho preferencial  Desplazados y campesinos  productores y habitantes de la  región con o sin parcelas  Desplazados: 25%  Campesinos: 25%  Sujeta a la aceptación por parte  de los empresarios 

 

Aportes 

Tierras y apoyos de entidades  territoriales a los campesinos.  Para la PD aportes del  gobierno nacional,  organizaciones privadas y la  cooperación internacional.  Tierras entregadas en el marco  Así como los aportes para los  de la Ley 975 de 2005  programas de desarrollo  alternativo que tienen  condiciones especiales: 100%  del FAG y financiamiento  hasta 100% del proyecto, entre  otras. 

  Los  miembros  de  los  grupos  armados  que  se  desmovilicen  pueden  aportar  directamente  tierras.  Con  el  fin  de  conocer  la  procedencia  de  los  predios,  en  diciembre  de  2005,  se  encontraba  en  proceso  la  contratación  de  una  firma  de  abogados  con  recursos  del  Fondo  de  Programas  Especiales  para  la  Paz  –  FONDOPAZ y la suscripción de convenios con la Fiscalía, la DNE y el INCODER.    239

Los  objetivos  de  estas vinculaciones  contractuales  se  dirigen  a  estudiar  la  tradición  dentro  de  los  10  años  anteriores;  verificar  el  estado  de  los  bienes  en  cuanto  a  procesos  de  extinción,  existencia  o  no  de  procesos  penales  contra  quienes  figuran  como  titulares  y  existencia  de  medidas  cautelares  sobre  los  mismos;  revisar  si  el  bien  no  se  está  afectado  con  destinaciones  específicas  (baldíos  adjudicables,  reservas  forestales,  entre  otros),  y  conceptuar  sobre  la  procedencia  de  los  bienes  y  la  conveniencia  de  aceptarlos  para  los  proyectos.  Adicionalmente,  para  preservar  los  derechos  de  terceros  se  contempla  la  realización  de  campañas  de  divulgación  en las zonas donde están ubicados los predios.    A  diciembre  de  2005  con  destino  a  dichos  proyectos  se  habían  ofertado  81  predios  por  parte  de  entidades  públicas  (6  de  la  DNE  y  5  del  Ministerio  de  Defensa  ‐  Ejército Nacional) y de particulares, así357:     Cuadro No. 21  Predios ofrecidos    Públicas  – DNE   y  Ejército  Naciona l   

Departamento 

Predios 

Particulares 

Córdoba  64  64  Valencia y  Tierralta  Santander –  2    Cimitarra  Boyacá –  15  6  Puerto Boyacá  Total  81  70  Fuente: Oficina Alto Comisionado para la Paz, diciembre 2006. 

2  9  11 

  En  cuanto  a  los  inmuebles  ofrecidos  por  particulares,  de  los  64  localizados  en  el  departamento  de  Córdoba,  53  pertenecen  a  tres  propietarios:  A  Aram  Asis:  5,  a  la  Sociedad de Seguridad al Día E.U: 44 y  a Pedro Ghisays: 4358. 

357

 Oficio de Oficina del Alto Comisionado, op. Cit. 

240

  A  esa  fecha  se  hallaban  en  curso  cinco  proyectos  con  las  particularidades  que  se  describen  en  el  siguiente  cuadro,  y  7  proyectos  en  trámite  en  los  que  participarían  casi 400 desmovilizados:     Cuadro No. 22  Proyectos en curso  Región/  Depto  Producto  Inversión  pública  en   millones  de pesos  de 2005  1.070  450  240  80  3.647  Participantes  Entidades  Públicas y  Particulares 

Urabá  Antioquia  Antioquia  Antioquia  Córdoba 

Yuca  Cacao  Yuca  Piscicultura  Cacao (500  has),  banano,  caucho  (1500 has),  acacia  (2200 has) 

Banco  Agrario  Gobernación  Gobernación  Gobernación  FINAGRO  Marco G.  Torres,  Alexander  Hincapié,  Pedro  Ghisays,  Leopoldo  Anaya y  Carlos Roca 

Fuente: Oficina Alto Comisionado para la Paz, diciembre 2006.    En  el  cuadro  a  renglón  seguido  se  mencionan  algunas  de  las  características  del  proyecto de cacao que se adelanta en Córdoba.         

358

 Oficio de Oficina del Alto Comisionado, op. Cit. 

241

Cuadro No. 23  Proyecto productivo de cacao en Córdoba    Objeto:  Siembra  de  500  has  de  cacao  y  de  plátano359.  Lugar: Tierralta, Córdoba  Valor: $4.787 millones de pesos de 2005.  Duración: 10 años  Participación:  50%  empresarios  y  50%  distribuido  así:  50%  población   desmovilizada, 25% campesina y 25% PD.  Tierra:  Aportada  por  empresarios,  con  el  compromiso  de  que  una  vez  se  paguen  los  créditos  sea  adquirida  por  los  participantes  en el proyecto.  Participantes:  No.  Aporte en  participantes mill pesos  2005  Empresarios:   5 Tierra  $ 700 mill.  Desmovilizados 80 $ 160 mill.   $2 mill * c/u  Desplazados  40 $ 68 mill.  $ 1.78c/u  Campesinos  40 Mano  de  obra  FINAGRO  $ 3.647 mill  Operador  Irrimer  Integrador  Asociación  Subregional  de  Productores  de  Cacao  de  Tierralta,  corporación  sin  animo  de  lucro  en  la  cual  son  miembros  la  OACP y el MDR. 
359

  El  inicio  del  proyecto  fue  anunciado  por  el  Alto  Comisionado  en  Montería  a  mediados  de  2005,  con ocasión del primer aniversario de la instalación de la Zona de Ubicación de Tierralta. 

242

Comercializador 

Fiduagraria:  Administra  los  recursos  del  proyecto  con  excepción  del  subsidio  de  los  desmovilizados. 

   4.6.3.  Limitaciones  comunes  a  las  reparaciones  directas  y  a  los  proyectos  productivos    Si  bien  se  trata  de  una  iniciativa  encaminada  a  propiciar  la  reincorporación  a  la  sociedad  de  los  miembros  de  los  GAOML,  por  su  concepción,  objetivos  priorizados,  naturaleza  y  esquemas  de  participación  no  puede  asimilarse  a  formas  de restitución de bienes patrimoniales apropiados de manera ilegítima y arbitraria,  en  los  términos  de  las  obligaciones  estatales  derivadas  de  los  multicitados  instrumentos  universales  e  interamericanos  de  derechos  humanos,  por  las  siguientes razones:    4.6.3.1.  Identificación  de  la  procedencia  de  los  bienes  entregados  por  los  desmovilizados     Pese  a  que  se  reconocen  los  esfuerzos  del  Gobierno  dirigidos  a  identificar  los  orígenes  de  los  bienes  que  se  aportan,  concretamente  de  las  tierras  en  que  se  localizarán las citadas iniciativas, se advierte, en primer lugar, que los proyectos en  curso se iniciaron sin el respectivo estudio.    De  otra  parte,  los  derechos  de  terceros  desposeídos  no  se  encuentran  suficientemente protegidos debido al limitado plazo previsto para el estudio de los  bienes  (10 años),  el  cual  desconoce  la  agudización  del  fenómeno  de  la  denominada  contrarreforma  agraria  en  los  últimos  20  años.  Así  mismo,  las  campañas  de  divulgación  reducidas  a  los  sitios  donde  se  ubican  los  predios  no  garantizan  la  información  a  los  titulares  de  los  derechos  en  atención  a  que  muchos  de  ellos  huyeron  de  estos  lugares  precisamente  por  causa  de  la  violencia  y/o  del  desplazamiento forzado ocasionados por los grupos de autodefensas360. 

  Esta  situación  se  presentó  con  los  bienes  entregados  por  el  Bloque  Catatumbo.  Pese  a  la  divulgación  realizada  sobre  los  inmuebles  devueltos,  la  respuesta  fue  limitada,  debido  a  que  sus  titulares ya no se localizan en la región.  
360

243

  Adicionalmente  la  falta  de  verificación  sobre  la  procedencia  y  origen  de  un  bien,  además  de  negar  el  derecho  a  la  restitución  del  titular  de  las  tierras,  expone  a  los  servidores  públicos  a  quedar  incursos  en  delitos  contra  la  administración  pública  y,  en  general,  a  incurrir  en  conductas  contrarias  a  la  moralidad  pública.  Al  respecto,  la  Corte  señaló  que:  “la  propiedad  mal  habida,  la  lograda  mediante  el  delito,  a  través  del  enriquecimiento  ilícito,  con  grave  perjuicio  para  el  Tesoro  Público  o  transgrediendo  las  reglas  mínimas  de  la  moral  social”  [no  confiere]  “un  derecho legítimo de los presuntos titulares de la propiedad, [puesto que] la mala fe  no puede generar derecho alguno frente al orden constitucional361.       Otro  aspecto  que  amerita  especial  atención  y  que  no  se  encuentra  reflejado  suficientemente  en  los  documentos  que  describen  estos  proyectos,  se  relaciona  con  la obligación de las entidades de velar por la protección y conservación de las áreas  protegidas  ambientalmente.  En  estas  zonas  está  prohibido  constitucional  y  legalmente  adelantar  proyectos  productivos.  Tampoco  se  prevén  las  acciones  a  seguir  en  los  eventos  en  que  los  proyectos  se  ubiquen  en  territorios  colectivos,  con  el  objeto  de  impedir  que  se  menoscaben  los  derechos  de  los  grupos  étnicos  que  los  habitan.    4.6.3.2.  Identificación  de  las  víctimas  titulares  de  derechos  sobre  bienes  abandonados    La  restitución  justa  y  oportuna  demanda  la  personalización  de  la  víctima  y  del  autor del perjuicio – quien puede o no tener el uso y goce de las tierras, viviendas y  patrimonio  apropiadas  ilícitamente,  situación  que  no  lo  exime  de  su  obligación  de  retornar  dichos  bienes  ‐,  y  la  caracterización  de  los  mismos.  A  través  de  esos  proyectos  se  repara  indistintamente  a  las  víctimas,  sin  que  previamente  se  identifique:  (1)  si  se  trata  de  personas  que  fueron  forzadas  a  dejar  sus  bienes  y,  en  caso  afirmativo,  (2)  si  ello  fue  producto  de  las  acciones  ilícitas  de  los  desmovilizados  promotores  de  los  mismos  y  (3)  el  lugar  en  que  se  encuentran  las  víctimas  (regresaron  a  sus  sitios  de  origen  o  se  ha  hallan  en  municipios  receptores)362.  De  tal  forma,  que  en  los  proyectos  descritos  la  inclusión  de  personas 

 Corte Constitucional, Sentencias C‐  374 de 1997, C ‐ 740 de 2003.   En las entrevistas realizadas por la consultoría en Montería se indicó que las personas que habían  sido  desplazadas  violentamente  de  Tierralta  y  Valencia  –  municipios  expulsores  ‐  se  encontraban  habitando  en  barrios  marginales  en  esa  capital  –  municipio  receptor  ‐,  puesto  que  no  existían  las  condiciones  para  su  retorno,  lo  que  permite  suponer  que  las  personas  en  situación  de 
361 362

244

desplazadas no implica, necesariamente, la realización efectiva de los derechos a la  restitución y al retorno de la PD.     4.6.3.3. Inequitativo balance entre la PD y los desmovilizados    El  esquema  previsto  para  estos  proyectos  establece  condiciones  discriminatorias  entre los desmovilizados y la población desplazada, en aspectos como el porcentaje  de  participación  del  proyecto,  la  posibilidad  de  acceder  a  la  propiedad  de  los  mismos  y  los  montos  de  ayuda  destinados  para  ese  fin363.  Situaciones  que  se  apartan de la obligación de prohibir discriminaciones de facto y de jure (Principio 3).    4.6.3.4. Aplicación en el tiempo    En el decreto no se especifica qué se entiende por actos preprocesales de restitución  ni  a  qué  período  se  refieren364:  (1)  Anteriores  a  la  iniciación  de  las  desmovilizaciones,  (2)  durante  éstas:  De  manera  previa  o  posteriores  a  la  ley y/o  el  decreto,  y  (3)  antes  o  después  de  la  entrega  de  la  lista  de  elegibles.  De  igual  forma,  no  se  indica  quiénes  pueden  restituir  los  bienes:  los  miembros  de  los  GAOML  desmovilizados y/o los que aún no se han entregado.     La  indefinición  de  estas  circunstancias  atenta  contra  los  derechos  de  las  personas  obligadas  a  dejar  sus  pertenencias,  en  aspectos  como  los  referidos  a  la  seguridad  jurídica  de  éstas,  el  derecho  a  reclamar  y  participar  en  las  decisiones  sobre  la  reparación  y  la  obligación  de  que  la  restitución  y/o  la  indemnización  sea  ordenada  por  una  instancia  independiente  y  autónoma  (Principios  12,  13,  14  y  21,  entre  otros).          
desplazamiento  que  participan  en  el  proyecto  de  cacao,  no  son  víctimas  de  los  desmovilizados  que  promueven los proyectos productivos.   363  En  el  Componente  de  Beneficios  Administrativos  se  mencionan  otras  diferencias  en  el  tratamiento de la PD frente a la desmovilizada, tales como el monto de los recursos destinados para  su atención (Ver: 2.1.2).  364  Existen  proyectos  como  los  anunciados  por  Vicente  Castaño  y  El  vocero  del  Bloque  Elmer  Cárdenas,  José  Alfredo  Berrío,  conocido  como  “El  Alemán”,  que  se  iniciaron  antes  del  inicio  del  proceso de desmovilización (Revistas Semana, ediciones 1205 y 1228, entre otras).  

245

4.6.3.5. Desconocimiento del derecho a la propiedad    Los  proyectos  en  cita  no  propician  la  realización  del  derecho  a  la  propiedad  de  las  tierras  a  quienes  participan  en  ellos,  tanto  de  las  personas  desplazadas  como  los  desmovilizados  y  campesinos.  En  la  mayoría  de  los  casos,  se  trata  de  iniciativas  en  la  que  su  participación  se  reduce  a  ser  aparceros  o  jornaleros  y  a  recibir  en  contraprestación una remuneración365.      4.6.3.6. Ausencia de mecanismos de vigilancia y supervisión    En  el  decreto  en  comento  no  se  señala  cuáles  serán  los  mecanismos  de  vigilancia  y  supervisión  de  esas  formas  de  reparación,  así  como  tampoco  cuáles  serán  los  programas  de  protección  dirigidos  a  impedir  que  se  constriña  la  voluntad  de  las  víctimas para que participen en ellos.     Sobre  el  particular,  la  Alta  Comisionada  de  Naciones  Unidas  manifestó  que  pese  a  las  desmovilizaciones,  durante  el  año  2005  se  continuó  desconociendo  el  cese  de  hostilidades.  Indica,  que  “[E]n  algunas  áreas  geográficas  donde  había  desmovilizaciones,  las  violaciones  aumentaron.  Debe  destacarse  que  las  desmovilizaciones no parecen haber significado una disminución de la influencia o  control  de  los  grupos  paramilitares  en  sus  respectivas  áreas  geográficas.  Más  bien,  a  través  de  estrategias  paralelas  de  presión  y  de  amenazas,  se  han  consolidado  y,  en algunos casos, fortalecido en los campos económico, social y político”366.    Por  su  parte,  la  Misión  MAPP/OEA  en  su  sexto  informe  advierte  sobre  los  riesgos  para  los  habitantes  de  algunas  zonas  de  los  departamentos  de  Bolívar,  Córdoba,  Chocó,  Meta,  Nariño,  Norte  de  Santander,  Sucre  y  Valle  debido  a  las  siguientes  anomalías  detectadas  en  el  proceso  de  desmovilización  de  los  GAOML:  (1)  “Reagrupamiento  de  desmovilizados  en  bandas  delincuenciales  que  ejercen  control  sobre  comunidades  específicas  y  economías  ilícitas”,  (2)  “reductos  que  no 
  En  la  reunión  realizada  en  la  Procuraduría  General  de  la  Nación  en  la  que  participaron  dos  servidores  de  la  Oficina  del  Comisionado  para  la  Paz,  las  Delegadas  para  Asuntos  Agrarios  y  Ambientales y  Preventiva para los  Derechos  Humanos  y  esta  consultoría, se  indicó  que  el  principal  objetivo  de  estos  proyectos  era  garantizarle  el  derecho  al  trabajo  de  la  población  desmovilizada.  Precisamente,  esta  es  una  de  las  razones  por  las  que  algunos  desmovilizados  han  manifestado  no  estar  interesados  en  participar  en  los  mismos,  puesto  que  les  impiden  realizar  su  aspiración  de  ser  propietarios de las tierras y viviendas en las que puedan desarrollar su proyecto de vida, a lo que se  suma el temor de continuar bajo las órdenes de sus anteriores jefes.  366 Naciones Unidas. Informe de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas, 2005.op cit.  
365

246

se  han  desmovilizado”  y  (3)  “la  aparición  de  nuevos  actores  armados  y/o  fortalecimiento  de  algunos  ya  existentes  en  zonas  dejadas  por  grupos  desmovilizados”367.      En consecuencia, la promoción de este tipo de programas de reparación directa y/o  colectiva  puede  consolidar  los  poderes  locales  de  dichos  grupos368,  incluso  bajo  amenazas, agresiones y otras graves conductas violatorias de los DDHH y del DIH  para forzar a las víctimas a participar en ellos.     Por  último,  la  falta  de  control  y  rigor  sobre  estas  formas  de  restitución  exponen  al  Estado  a  fallos  de  la  justicia  de  derechos  humanos  por  el  incumplimiento  de  su  obligación  de  reparar  de  manera  adecuada,  efectiva  y  proporcional  al  daño  y,  específicamente, de restituir las tierras, viviendas y patrimonio de la PD.    4.7.  La simulación, el principio de oportunidad  

  El  decreto  reglamentario  excede  los  términos  de  la  ley  975  de  2005  al  incorporar   figuras  como  “los  actos  dispositivos  necesarios  para  deshacer  la  simulación”  y  la  aplicación del principio de oportunidad.    Con relación a la aplicación del principio de oportunidad respecto a terceros ajenos  al  grupo  armado  que  “exclusivamente  hayan  participado  en  las  conductas  relacionadas  con  la  adquisición,  posesión,  tenencia,  transferencia  y  en  general  con  la  titularidad  de  los  bienes  ilícitos”,  el  nuevo  Código  de  Procedimiento  Penal  dispone que la Fiscalía puede suspender, interrumpir o renunciar a la acción penal  (artículo 323), previo el cumplimiento de los siguientes requisitos: (1) Sujetarse a la  política  criminal  del  Estado,  (2)  la  existencia  de  un  mínimo  de  prueba  que  permita  inferir que el tercero participó en la conducta delictiva y (3) configurarse una de las  causales taxativamente previstas en el Código.     En  ningún  caso  se  admite  la  aplicación  de  este  principio  a  hechos  que  signifiquen  violaciones  graves  al  derecho  internacional  humanitario,  crímenes  de  lesa  humanidad  o  genocidio  ni  a  los  delitos  de  terrorismo  y  narcotráfico  (Artículo  324  de la Ley 906 de 2004).   

  Organización  de  Estados  Americanos  –OEA‐.  6º  Informe  de  la  Misión  de  Apoyo  al  Proceso  de  Paz en Colombia, marzo 1 de 2005.    368 El Tiempo, “Extirpando el cáncer”, editorial de enero 19 de 2006. 
367

247

En  el  marco  de  una  ley  en  la  que  se  mencionan  los  derechos  de  las  víctimas  de  graves  violaciones  de  los  DDHH  y  del  DIH,  la  inclusión  de  estas  figuras  es  contraria  al  deber  del  Estado  colombiano  de  garantizar  que  la  legislación  nacional  sobre  el  particular  “sea  coherente  con  el  derecho  interno  (las  conductas  para  la  simulación  están  tipificadas  como  delitos)  y  “compatible  con  las  disposiciones  de  los  instrumentos  internacionales  de  derechos  humanos”,  el  derecho  humanitario  y  demás  normas  conexas.  Igualmente,  no  se  aviene  a  su deber  de  no  expedir  normas  “que menoscaben el proceso de restitución” (Principios para la Restitución 18 y 19).     Las  modalidades  antes  citadas  desconocen  la  normatividad  nacional  que  persigue  el  narcotráfico  y  los  delitos  contra  el  patrimonio  económico  (testaferrato,  estafa,  lavado  de  activos,  entre  otros).  La  figura  de  deshacer  la  simulación  no  sólo  acepta  la  comisión  por  parte  de  posibles  beneficiarios  de  la  ley  de  conductas  penales  dirigidas  a  ocultar,  encubrir  o  dar  la  apariencia  de  legalidad  a  bienes  provenientes  de  actividades  ilícitas  sino  que  auspicia  que  los  bienes  adquiridos  ilícitamente  queden  bajo  la  titularidad  del  miembro  del  GAOML.  De  esta  forma  se  desconocen  los  derechos  de  sus  propietarios  o  poseedores  antes  de  la  conducta  delictiva  causante del abandono, usurpación o pérdida de los mismos.     Adicionalmente  estas  formulas  favorecen  el  incumplimiento  de  compromisos  adquiridos  por  el  Estado  colombiano  para  combatir  el  narcotráfico369,  delito  que  como  se  indicó  no  solo  ha  fortalecido  a  los  GAOML  sino  que,  además,  está  relacionado  con  el  destierro  forzado  y  la  apropiación  indebida  de  los  bienes,  viviendas y tierras.     Justamente  en  el  marco  de  la  Convención  de  Viena  contra  el  Tráfico  de  Drogas  y  Sustancias  Estupefacientes,  suscrita  en  1998,  el  Estado  colombiano  asumió  una  serie  de  compromisos  dentro  del  principio  de  responsabilidad  compartida,  uno  de  ellos  combatir  el  narcotráfico  y  sus  prácticas  conexas,  tales  como  el  lavado  de  activos.     Para  este  fin  se  han  creado  instancias  especializadas  como  son  la  Unidad  de  Lavado  de  Activos  de  la  Fiscalía  y  la  Unidad  de  Información  y  Análisis  Financiero 

 Adicionalmente, la legislación colombiana autoriza la extradición de nacionales solicitados por el  Gobierno norteamericano por delitos relacionados con el tráfico de drogas ilegales. En la actualidad  ese  Gobierno  ha  solicitado  la  extradición  de  nueve  de  los  principales  jefes  de  las  autodefensas  (El  Tiempo,  “Extradición  enciende  alarmas  para  el  próximo  Congreso”  y “’Paras  extraditables’,  tarde  o  temprano irán a E.U.”, febrero 9 de 2006). 
369

248

–  UIAF  adscrita  al  Ministerio  de  Hacienda370.  Estas  dependencias  con  el  apoyo  de  otras  entidades  públicas  y  privadas  han  evidenciado  más  de  12  modalidades  para  lavar activos provenientes de conductas ilícitas371, entre las que se encuentran: (1) el  testaferrato  (pago  de  propinas  o  ejercicio  de  presiones  para  utilizar  cuentas  bancarias),  (2)  las  transacciones  internacionales  (exportaciones  ficticias  de  bienes  y  servicios  y  el  contrabando),  (3)  la  adquisición  de  finca  raíz,  (4)  la  creación  de  empresas  artificiosas,  (5)  la  compra  o  expropiación  de  tierras  a  la  fuerza  y  (5)  la  constitución  de  cooperativas  en  las  que  los  “asociados”  participan  por  medio  de  la  intimidación con el fin de cruzar transacciones legales con ilegales372.     La  existencia  de  este  tipo  de  actividades,  particularmente  la  relacionada  con  el  testaferrato,  no  solo  se  constituye  en  una  conducta  tipificada  penalmente  sino,  también, es una fórmula para negarle a las víctimas los derechos a la restitución de  sus bienes patrimoniales. En ese orden de ideas, mediante la disposición en cita, se  menoscaban  los  derechos  de  las  víctimas  a  la  devolución  de  sus  bienes  patrimoniales.     4.8.  Derecho de la víctima a disponer de recursos 

  A  continuación  se  formularán  algunos  comentarios  sobre  la  política  pública  de  desmovilización  y  reinserción  y  otras  normas  internas  desde  la  perspectiva  del  derecho  de  las  víctimas  a  disponer  de  recursos,  en  lo  pertinente  a  1)  acceso  a  la  información y 2) acceso a la justicia.    

 Según un investigador de la Fiscalía “Los periodos en que más casos de lavado han ocurrido son  julio y diciembre del 2003, julio y diciembre del 2004 y lo corrido del 2005”. Para septiembre de 2005  se  estimaba  que  en  los  últimos  18  meses  se  habían  identificado  más  de  15.257  operaciones  de  posible  blanqueo,  por  parte  de  la  Fiscalía,  la  Policía,  DAS  y  DIJIN.  En  términos  de  los  analistas  económicos,  Mauricio  Uribe  y  Mauricio  Cabrera,  el  aumento  del  lavado  de  activos  y,  por  ende,  de  divisas  guarda  estrecha  relación  con  el  proceso  de  desmovilización  y  la  búsqueda  de  miembros  de  los  paramilitares   de  mecanismos  para  esconder  sus  fortunas  antes  de  que  se  inicie  la  aplicación  de  la  Ley  de  Justicia  y  Paz.  En:  El  Tiempo.  “Lavado  de  activos  a  gran  escala  por  parte  de  ʹnarcosʹ,  ʹparas’ y guerrilla amenaza economía del país”, septiembre 11 de 2005.  371 El Tiempo. “Estas son las vías más usadas para blanquear dinero”, septiembre 10 de 2005. 372  El  Tiempo.  “Fiscal  halló  engavetados  28  paquetes  de  pruebas  contra  ‘narcos’  y  ‘paras’”,  marzo  6  de  2006.  Se  informa  que  se  trata  de  informes  correspondientes  al  período  2004  a  2005,  en  los  que  la  Policía Judicial solicitó la apertura de investigaciones contra diferentes personas, entre ellos algunos  de  los  jefes  de  las  autodefensas  desmovilizados  por  “evidencias  de  que  están  lavando  jugosas  cantidades de dinero, producto de actividades ilícitas”.  
370

249

4.8.1  Insuficientes mecanismos de información    Los  Principios  internacionales  contemplan  como  uno  de  los  elementos  fundamentales para la efectiva realización de los derechos de las víctimas, el acceso  a  la  información  sobre  éstos,  los  recursos  para  hacerlos  efectivos,  las  instancias  a  las que deben acudir las víctimas, así como sobre  los servicios de acompañamiento  y  asesoría  y  los  procedimientos  y  trámites  a  seguir.  Al  respecto,  en  el  proceso  de  desmovilización  y  reinserción  y  en  la  ley  975  de  2005,  también  se  presentan  algunas falencias.     La  información  sobre  los  avances  del  proceso  de  desmovilización  se  ha  reducido  a  indicar  cuantos  hombres  se  acogieron,  cuantas  armas  se  entregaron  y  las  variaciones  del  cronograma  definido  inicialmente.  No  ha  existido  una  estrategia  por  parte  del  Gobierno  para  informar  sobre  los  efectos  del  proceso  de  desmovilización  y  las  acciones  que  deben  adelantar  las  víctimas  en  torno  a  sus  derechos a la verdad, la justicia y la reparación.     Tampoco  se  han  impartido  instrucciones  a  los  funcionarios  sobre  las  acciones  que  deben  llevar  a  cabo  para  garantizar  los  citados  derechos  a  las  víctimas,  particularmente  los  referidos  a  la  restitución  de  sus  bienes.  Sobre  el  particular,  la  consultoría  pudo  evidenciar  en  sus  visitas  a  diferentes  dependencias  gubernamentales  en  Norte  de  Santander  y  en  Córdoba  las  inquietudes  de  los  funcionarios  por  la  falta  de  información  y  conocimiento  acerca  de  las  actividades  adelantadas  por  el  Gobierno  nacional  en  desarrollo  de  las  negociaciones  de  Ralito,  y  la  ausencia  de  instructivos  sobre  las  acciones  que  debían  realizar.  Situaciones  que,  adicionalmente,  les  impide  asesorar  tanto  a  las  víctimas  como  a  la  población  desmovilizada y reinsertada373.     Ciertamente,  en  las  entrevistas  realizadas  por  la  consultoría  a  funcionarios  del  Incoder,  Acción  Social,  la  Secretaría  de  Agricultura,  la  Defensoría  del  Pueblo,  la  Fiscalía  y  de  la  misma  Procuraduría  Agraria  en  el  Departamento  de  Norte  de  Santander y Córdoba se constató la poca articulación entre el Gobierno central y las  autoridades  locales,  en  temas  como  la  entrega  de  beneficios  y  subsidios  a  los  desmovilizados;  los  procedimientos  e  instituciones  dirigidos  a  la  reparación  de  las  víctimas  y,  concretamente,    a  la  restitución  de  sus  bienes,  tierras  y  viviendas;  la 

  Algunos  de  los  funcionarios  entrevistados  en  Montería  manifestaron  que  se  enteraban  de  los  avances  del  proceso  de  desmovilización  y  de  la  presencia  de  los  funcionarios  del  nivel  central  a  través de las noticias difundidas por los medios de comunicación. 
373

250

relación  de  bienes  muebles  e  inmuebles  entregados  por  los  integrantes  de  los  GAOML, y la formulación y gestión de proyectos productivos.     Como  es  de  conocimiento  público,  en  la  finca  Brisas  del  Sardinata,  ubicada  en  el  corregimiento  Campo  Dos,  municipio  de  Tibú,  departamento  de  Norte  de  Santander,  los  días  29  y  30  de  noviembre  de  2004  con  ocasión  de  la  desmovilización  de  1.425  integrantes  del  Bloque  Catatumbo  se  entregaron  101  inmuebles  rurales,  58  inmuebles  localizados  en  la  zona  urbana  del  corregimiento  de La Gabarra, 10 lanchas, 45 mulas y 11 vehículos.       Sin  embargo,  en  diciembre  de  2005,  12  meses  después  de  la  entrega,  los  servidores  públicos  de  las  entidades  gubernamentales  antes  citadas  continuaban  a  la  espera  de  instrucciones  de  la  Oficina  del  Alto  Comisionado  para  la  Paz  sobre  las  acciones  a  seguir  en  torno  a  los  bienes  recibidos374.  Incluso,  la  Consultoría  fue  informada  que  los  inmuebles  recibidos  de  los  desmovilizados  no  se  habían  incorporado  en  el  RUP,  ello  pese  a  que,  precisamente,  la  región  del  Catatumbo  fue  una  de  las  zonas  piloto  del  PBPD,  en  desarrollo  de  los  cual  el  Comité  Departamental  de  Atención  Integral  a  la  Población  Desplazada  de  Norte  de  Santander  declaró  la  ocurrencia  de  desplazamiento en 14 municipios de esa región375.     De  igual  forma,  en  las  entrevistas  adelantadas  en  Montería  con  funcionarios  del  Incoder,  Acción  Social  y  la  Fiscalía  para  conocer  sobre  los  proyectos  productivos  para  la  paz  que  gestiona  la  Oficina  del  Alto  Comisionado,  los  servidores  públicos  manifestaron  no  tener  información  sobre  la naturaleza  y  objeto  de  los  proyectos;  la  identificación de la población desplazada, desmovilizada o campesina participante 

  Mediante  oficio  dirigido  al  Alto  Comisionado  para  la  Paz,  el  Gobernador  del  Departamento  de  Norte  de  Santander,  ante  la  noticia  registrada  en  los  medios  de  comunicación  sobre  el  lanzamiento  de  la  CNRR  en  ese  departamento,  le  reitera  la  solicitud  de  que  se  le  suministre  información  sobre  los  bienes  entregados  por  el  Bloque  Catatumbo  para  efectuar  los  respectivos  cruces  de  información  e  identificación.  De  otra  parte,  ante  el  requerimiento  de  la  Procuraduría,  el  Comisionado  de  Paz  responde  que  los  inmuebles  urbanos  y  los  vehículos  fluviales  y  terrestres  fueron  entregados  por  la  Policía  Nacional  a  la  Fiscalía,  en  diciembre  de  2004,  pero  no  se  indica  el  destino  dado  a  los  inmuebles  rurales  (Oficio  dirigido  a  la  Procuraduría  de  diciembre  2  de  2005).  Sobre  éstos,  el  Corregidor  de  La  Gabarra  le  informó  al  Alcalde  de  Tibú  que  ninguna  autoridad  había  recibido  “fincas  u  otros  bienes  en  el  sector  rural,  toda  vez  que  ninguna  autoridad  recibió  parcelas,  fincas  u  otro  tipo  de  bienes  ubicados  fuera  del  casco  urbano”.  (Oficio  del  Alcalde  de  Tibú  a  la  Procuraduría  General de la Nación de junio 9 de 2005).  375 Las entrevistas se realizaron los días 7 y 8 de septiembre de 2005.   
374

251

en  los  mismos;  los  criterios  y  procedimientos  para  su  selección;  el  origen  de  las  tierras; los empresarios vinculados, y el valor y fuentes de financiamiento376.    La  falta  de  comunicación  entre  el  nivel  central  y  el  nivel  territorial  gubernamental,  además  de  ser  contraria  a  los  principios  de  coordinación,  concurrencia  y  subsidiaridad  que  deben  regir  las  competencias  de  los  distintos  niveles377,  contribuye  a  que  las  víctimas  no  puedan  acceder  a  “información  sobre  sus  derechos y cómo ponerlos en marcha, en forma clara, precisa y oportuna”378.       4.8.2.  Acceso a la Justicia    Prescriben  los  Principios  sobre  el  derecho  de  las  víctimas  a  interponer  recursos  y  obtener  reparación,  el  derecho  de  las  víctimas  a  tener  acceso  igual  y  efectivo  a  la  justicia  ya  sea  de  manera  individual  o  colectiva,  así  como  acceso  a  los  órganos  administrativos  y  diplomáticos,  y  a  procedimientos  y  recursos  adecuados,  efectivos y rápidos.    Sin  embargo,  la  legislación  nacional,  particularmente  la  Ley  975  de  2005  y  su  Decreto  4760  del  mismo  año,  se  alejan  de  estos  lineamientos,  como  se  menciona  en  seguida.    4.8.2.1. Incidente de reparación integral    La  referida  ley  señala  que  las  víctimas,  dentro  de  las  cuales  el  decreto  señala  de  manera  expresa  a  la  población  desplazada,  pueden  reclamar  sus  derechos  a  la  reparación  en  el  incidente  de  reparación,  directamente  o  a  través  del  Fiscal  o  del  Ministerio Público, previa su acreditación sumaria y el reconocimiento discrecional  por  parte  de  la  autoridad  judicial  (Artículo  11  del  Decreto).  Este  procedimiento  presenta, entre otras, las siguientes falencias:    1º. No  prevé  la  posibilidad  de  que  se  formulen  reclamaciones  colectivas,  situación  que,  adicionalmente,  no  corresponde  a  lo  regulado  en  el  Nuevo 
 Específicamente se indagó sobre las declaraciones dadas por funcionarios gubernamentales en la  conmemoración  del  primer  año  de  la  Zona  de  Ralito,  en  la  que  servidores  de  la  Oficina  del  Alto  Comisionado  se  refirieron  a  los  avances  de  los  proyectos  para  población  desmovilizada  y  desplazada y para campesinos de la región.  377 C.P., artículo 288.    378 Corte Constitucional. Sentencia T – 645 de 2003. 
376

252

Código  de  Procedimiento  Penal  ‐  NCPP,  en  el  que  se  faculta  a  “un  número  plural de víctimas”, para solicitar el incidente.    2º. Los  términos  establecidos  no  son  “suficientemente  extensos”  para  que  “todos  los  afectados  puedan  presentar  sus  reclamaciones”,  y  no  atienden  “las  posibles  dificultades  para  obtener  y  recopilar  la  información,  el  alcance  del  desplazamiento,  la  accesibilidad  de  los  procedimientos  para  grupos  potencialmente  desfavorecidos  e  individuos  vulnerables,  y  la  situación  política del país o de la región de origen” (Principio 13.9).  La  ley  en  cita  no  contempla  alternativas  para  garantizar  la  participación  de  aquellas personas que por causa de la violencia han debido abandonar el país  y  que,  por  razones  económicas  o  por  el  temor  de  regresar,  se  les  dificulta  solicitar  el    incidente  de  reparación.  Tampoco  prevé  la  conformación  de  “centros y oficinas de tramitación de las reclamaciones de restitución en todas  las  zonas  afectadas”  y/o  “unidades  móviles”,  para  permitir  el  acceso  de  las  víctimas  que  se  encuentren  lejanas  a  las  sedes  de  los  tribunales  o  de  las  comisiones  de  restitución,  o  cuando  por  circunstancias  de  orden  público  no  puedan salir de los sitios en que habitan.    Frente a la conciliación, la Ley 975 establece que en caso de que no se lograre,  el  magistrado  ordenará  la  práctica  de  las  pruebas  ofrecidas  por  el  incidentante y el imputado. Sin embargo, no se indican los plazos para ello ni  para la convocatoria a una segunda audiencia. 

  3º.

  4º.

  4.8.2.2.  Falta de asignación de recursos presupuestales para los programas  de protección y el principio de oralidad en los procesos judiciales    De  conformidad  con  la  Ley  975  de  2005  le  corresponde  a  la  Fiscalía  General  de  la  Nación  velar  por  la  “protección  de  las  víctimas,  los  testigos  y  los  peritos  que  pretenda presentar en el juicio” (Artículo 15, inciso 4 de la Ley 975 de 2005).     La  usurpación  y  apropiación  de  las  tierras  en  el  país,  situación  que  la  Contraloría  ha  calificado  de  “aberrante”,  se  ha  dado  bajo  diversas  formas,  muchas  de  ellas  penetradas  por  el  poder  del  narcotráfico  y  bajo  conductas  violatorias  de  los  derechos  humanos.  Las  víctimas  que  han  padecido  estos  hechos  deberán 

253

enfrentarse directamente a sus victimarios en el incidente de reparación379.     Pese a esta situación, en la ley en mención no se contemplaron recursos financieros  y  humanos  para  la  puesta  en  marcha  del  Programa  de  Protección  y  Asistencia  a  Víctimas,  Testigos  e  Intervinientes,  en  tanto  que  sí  se  adicionó  la  planta  de  cargos  para  el  montaje  de  la  Unidad  Nacional  de  Justicia  y  Paz  de  la  Fiscalía  (Artículo  14  de la Ley y 25 del Decreto 4760).     La  insuficiencia  de  recursos  presupuestales  y  las  debilidades  de  los  programas  de  protección  advertidos  por  instancias  como  Naciones  Unidas,  puede  originar,  de  una  parte,  que  muchas  víctimas  no  estén  dispuestas  a  presentarse  en  el  juicio  para  hacer  valer  sus  derechos  y,  de  la  otra,  que  la  excepción  sobre  la  publicidad  de  los  juicios  se  convierta  en  la  regla  que  impere  en  los  procesos,  en  la  medida  en  que  se  torne en la única forma de proteger a las víctimas y a sus testigos (Artículo 40 de la  Ley).    4.8.2.3. Dificultades probatorias    Dada la informalidad en la tenencia de la tierra, la presentación de las pruebas que  sustentan  la  reclamación  de  restitución  y/o  indemnización  se  constituye  en  uno  de  los principales obstáculos para garantizar el derecho a la reparación material de las  víctimas.  Si  bien  el  artículo  14  del  decreto  prevé  que  se  pueden  requerir  documentos  probatorios  a  las  oficinas  de  registro  e  instrumentos  públicos,  esto  no  es suficiente para impedir que se quebranten los derechos de las personas privadas  de sus bienes.     En  consecuencia,  se  requiere  de  directrices  y  programas  de  capacitación  tanto  para  los  operadores  de  la  ley  como  para  los  servidores  públicos  con  competencias  en  el  aseguramiento  de  los  bienes  abandonados  por  la  violencia,  dirigidos  a  admitir  diferentes  medios  probatorios,  entre  ellos,  los  permisos  de  construcción  y  urbanización, las declaraciones de impuestos, los recibos de pagos de impuestos (a  la renta, prediales, de industria y comercio, entre otros), los comprobantes de pago  a  las  empresas  o  entidades  prestadoras  de  servicios  públicos,  los  créditos,  hipotecas  y  prendas  sobre  los  bienes,  los  contratos  con  los  dependientes  y  las 
379

  El  Tiempo,  “’Para’  confiesa  como  obligaban  a  viudas  a  traspasarles  fincas.  Sergio  Córdoba,  ‘El  Gordo’ lo contó para acogerse a Justicia y Paz”, febrero 19 de 2006”. Se indica que ese integrante del  Bloque  Héroes  de  los  Montes  de  María  declaró  que  después  del  asesinato  de  dos  ganaderos,  “los  paramilitares amenazaron y presionaron a las viudas para que firmaran documentos de traspaso de  los predios a testaferros y líderes de las autodefensas”. 

254

declaraciones de testigos y vecinos.     4.9.  Conclusiones y recomendaciones   

  La normatividad interna no garantiza los derechos a la restitución, al retorno y a la  indemnización  de  las  tierras,  viviendas  y  demás  bienes  patrimoniales  de  las  víctimas de la violencia, en particular de la PD.    Existen  problemas  estructurales  que  impiden  el  goce  y  disfrute  de  estos  derechos,  así  como  de  los  derechos  a  la  propiedad  y  posesiones,  al  acceso  a  la  tierra,  a  la  seguridad alimentaria, a la intimidad del hogar, a no ser desplazado y a retornar al  hogar o a reestablecerse en otros.    Igualmente  la  ley  975  de  2005  y  su  decreto  reglamentario  no  se  ajustan  a  los  instrumentos  internacionales  de  derechos  humanos  que  definen  los  deberes  del  Estado  colombiano  encaminados  a  hacer  efectivos  los  derechos  a  la  restitución  y/o  a  la  indemnización  de  las  víctimas,  y  con  ello  la  reconstrucción  de  las  vidas  de  cientos de miles de  personas que fueron expulsadas por la incapacidad del  propio  Estado de garantizarles la vida, honra y bienes380.     La  restitución  de  las  tierras,  viviendas  y  bienes  patrimoniales  de  las  víctimas  es  un  reto  para  el  Estado  colombiano  que  debe  ser  asumido  en  su  integridad,  así  las  soluciones  efectivas  sean  graduales  dada  las  limitaciones  presupuestales  y  legales.  Sin embargo, la  insuficiencia de recursos financieros y las dificultades para  que los  responsables  de  las  violaciones  restituyan  los  bienes  usurpados  e  indemnicen  por  los  perjuicios  ocasionados  no  admite  interpretaciones  en  cuanto  a  la  obligación  estatal  de  reparar  a  las  personas  afectadas.  Tampoco  son  admisibles  las  disertaciones en el sentido de no  incluir a la población  desplazada como sujetos de  la  reparación,  especialmente  en  lo  que  atañe  a  sus  derechos  al  retorno  y  a  la  devolución de sus bienes patrimoniales.     Como  se  ha  reiterado  en  este  texto  las  normas  vigentes  no  han  incorporado  el  derecho  a  la  restitución  de  las  viviendas,  las  tierras  y  los  bienes.  Es  por  ello  que  se  requiere,  de  una  parte,  la  expedición  de  un  marco  normativo  que  garantice  efectivamente  los  derechos  de  las  víctimas,  en  el  que  se  reconozca  expresamente  el  derecho  a  la  restitución  como  “un  componente  esencial  del  estado  de  derecho”  y  un  medio  preferente  de  reparación.  De  la  otra,  es  necesario  contar  con  el  apoyo  y 
380

 Corte Constitucional, Sentencia T – 025 de 2004. 

255

acompañamiento de la cooperación internacional.    4.9.1. Marco legal     Este marco jurídico debe superar las restricciones de la política pública de atención  a  la  población  desplazada  y  las  de  la  política  pública  de  desmovilización  arriba  citadas.  La  formulación  y  adopción  de  este  marco  normativo  debe  fundarse  en  los  siguientes principios.    4.9.1.1.  Derecho  a  la  propiedad  y  a  las  posesiones  de  los  bienes  patrimoniales de la población desplazada rural    En  la  medida  en  que  el  derecho  a  la  propiedad  y  posesiones  de  las  tierras  y  viviendas  por  parte  de  la  PD  rural  está  supeditado  a  las  deficiencias  estructurales  del  Sistema  Nacional  de  la  Reforma  Agraria  –  SNRA,  se  requiere,  complementariamente  al  marco  legal  para  la  restitución,  formular  una  política  pública  de  tierras  en  la  que  se  prioricen  programas,  acciones  y  recursos  para  superar los insatisfactorios resultados de las reformas agrarias, en  general, y  de los  programas  de  acceso  a  tierras  para  la  PD,  en  particular,  reseñados  en  el  capítulo  I  de este texto.    4.9.1.2.  Preeminencia de la restitución por encima de la indemnización 

  La  restitución  de  las  tierras  y  viviendas  no  puede  limitarse  a  una  reclamación   patrimonial,  se  trata  de  una  reivindicación  de  los  afectos  que  los  individuos  y  las  comunidades  establecen  y  desarrollan  por  sus  lugares  de  habitación  y  el  tejido  social,  geográficamente  referenciado.  De  tal  manera,  que  la  reparación  debe  propender  por  la  reconstitución  de  los  vínculos  con  los  lugares  y  las  comunidades  que disolvió forzadamente la violencia.     4.9.1.3.  Protección  patrimonial  integral  con  criterios  pluriétnicos  y  multiculturales y ambientales    Con  el  fin  de  reestablecer  derechos  como  la  intimidad,  el  respeto  del  hogar,  la  libertad  de  circulación,  la  residencia,  mediante  la  devolución  de  los  bienes  que  permitían su ejercicio, no se debe distinguir la relación jurídica del afectado con los 

256

bienes  abandonados  para  efectos  del  restablecimiento  de  dichos  derechos.  No  se  trata  entonces  de  proteger  las  relaciones  y  posiciones  económicas  de  las  víctimas,  sino  el  ejercicio  de  derechos  de  primer  orden  para  la  dignidad  humana  (Principio  1.2). En consecuencia, se deben reconocer para efectos de la reparación las distintas  formas  de  relación  con  la  tierra  sin  limitarlas  a  quienes  tienen  el  derecho  real.  En  consecuencia,  deben  asegurarse  los  derechos  de  los  poseedores,  ocupantes  y  tenedores.      También  se  deben  definir  los  mecanismos  para  asegurar  los  bienes  muebles  e  inmuebles,  urbanos  y  rurales,  así  como  los  territorios  colectivos  de  los  indígenas  y  negritudes  y  de  los  campesinos  en  los  casos de  las  zonas  de  reserva  campesina.  De  igual  forma  se  deben  crear  las  herramientas  para  sanear  los  inmuebles  de  la  PD  frente a deudas crediticias y otras obligaciones pecuniarias.    4.9.1.4.  Revisión de normas que impidan o limiten los alcances del derecho  a la restitución    La  insuficiencia  de  mecanismos  para  asegurar  el  derecho  a  la  reparación  se  sustenta,  en  parte,  por  las  limitaciones  y  debilidades  propias  de  la  legislación  civil,  la  cual  está  lejos  de  ajustarse  a  las  condiciones  que  imponen  los  estándares  internacionales  de  derechos  humanos.  La  revisión  y  adecuación  de  dicha  legislación  ha  estado  principalmente  en  cabeza  de  la  Corte  Constitucional  que,  a  través  de  sus  sentencias,  ha  interpretado  varias  de  sus  normas  o  las  ha  declarado  inexequibles  a  la  luz  de  los  principios,  valores  y  mandatos  propios  de  un  Estado  Social de Derecho381.     Sin  pretender  realizar  un  ejercicio  exhaustivo  de  la  normatividad  nacional  y  el  derecho a la restitución, es conveniente la revisión de las disposiciones del Sistema  de  Reforma  Agraria,  especialmente  las  derivadas  de  las  modificaciones  realizadas  en el marco del Plan Nacional de Desarrollo. Como se mencionó anteriormente, los  nuevos esquemas de acceso a las tierras de  manera provisional y la focalización de  recursos,  incentivos  y  estímulos  a  las  asociaciones  y  alianzas  productivas,  están 
 Se ha requerido de mandatos de la Corte Constitucional para superar situaciones contrarias a los  derechos  de  la  PD  derivadas  de  interpretaciones  restrictivas  y  del  desconocimiento  de  las  normas  (abundantes  y,  en  algunos  casos  contradictorias)  por  parte  de  algunos  servidores  públicos.  (Sentencias  T  –  985  de  2003  y  T  –  327  de  2001.  En  esta  última  se  ordena  el  deber  de  presumir  la  buena fe en la declaración del desplazado, con lo cual “se invierte la carga de la prueba y, por ende,  son  las  autoridades  las  que  deben  probar  plenamente  que  la  persona  respectiva  no  tiene  la  calidad  de desplazado”. 
381

257

lejos  de  favorecer  a  las  víctimas  en  sus  derechos  a  la  restitución  de  tierras,  al  retorno, y demás derechos  relacionados con sus bienes patrimoniales.      De  igual  forma  debe  revisarse  la  legislación  civil  en  lo  ateniente  a  los  requisitos  para que opere la prescripción adquisitiva y pueda entonces ejercerse este derecho,  la  buena  fe  y  el  justo  título,  en  la  medida  en  que  se  limita  a  distinguir  las  posesiones  regulares  –aquellas  que  se  ejercen  de  buena  fe  y  descansan  sobre  un  justo  título‐  de  las  posesiones  irregulares  –aquellas  que  carecen  de  justo  título  o  bien se ejercen de mala fe o ambas cosas simultáneamente‐ y otorga, a cada una de  ellas, unos términos de prescripción propios.      Si  bien  es  cierto  que  la  citada  legislación  ha  sido  ratificada  por  la  jurisprudencia  colombiana con la finalidad de propiciar el acceso a la propiedad de la tierra de los  trabajadores  del  campo,  desafortunadamente  en  las  actuales  circunstancias  de  despojo avala métodos ilegítimos para que los actores armados legalicen los bienes  adquiridos violentamente. En consecuencia se hace necesario distinguir la posesión  “viciosa”,  que  es  la  que  se  ejerce  por  medio  de  violencia,  clandestinidad  y  en  algunos  casos  abuso  de  confianza,  y  que  como  tal,  debería  ser  nula  de  pleno  derecho y no producir efectos jurídicos.    Otra  figura  que  amerita  especial  análisis  y  revisión  se  relaciona  con  la  acción  de  pertenencia  por  medio  de  la  cual  se  busca  el  reconocimiento  judicial  de  la  prescripción  como  modo  de  adquirir  el  dominio  (Artículos  407,  2118,  2119  y  2531  del  Código  Civil).  De  conformidad  con  la  Constitución  y  las  leyes  solamente  son  objeto  de  esta  acción  los  bienes  prescriptibles,  lo  que  excluye  de  este  proceso  los  bienes  de  uso  público,  entre  ellos  los  baldíos  y  las  áreas  de  protección  ambiental  y  étnica  (artículo  63).  Sin  embargo  en  un  gran  número  de  procesos  las  instancias  judiciales  han  procedido  a  declarar  la  pertenencia  pese  a  la  falta  de  certeza  en  cuanto a la naturaleza jurídica del bien a usucapir.    Asimismo  se  deben  modificar  las  disposiciones  contenidas  en  la  Ley  975  de  2005  y  en  su  Decreto  Reglamentario  cuando  su  aplicación  implique  la  vulneración  de  los  derechos  a  la  restitución  de  los  bienes  de  las  víctimas,  especialmente  de  la  PD.  Dentro  de  las  normas  que  deben  ser  revisadas  se  encuentran  las  que  prevén  los  programas de reparación directa y los de autoreparación, así como la aplicación del  principio  de  oportunidad  y  la  posibilidad  de  deshacer  las  simulaciones  realizadas  para ocultar y esconder los bienes.   

258

4.9.1.5.  Creación de una institucionalidad para asegurar el derecho a la  restitución    Se  deben  crear  las  instancias  nacionales,  regionales  y  locales  que  faciliten  la  presentación  y  trámite  de  las  reclamaciones  de  devolución  de  las  tierras,  viviendas  y bienes de manera eficiente y oportuna.     La  experiencia  internacional  demuestra  que  en  los  países  que  han  avanzado  en  la  restitución  de  bienes  patrimoniales,  los  gobiernos  han  creado  instituciones  especializadas  para  atender  los  derechos  de  la  PD  al  retorno  y  a  la  devolución  de  sus  propiedades  y  posesiones,  en  la  medida  en  que  “han  reconocido  que  la  institucionalidad  convencional  del  Estado,  diseñada  con  otros  fines  y  para  otros  clientes,  es  estructuralmente  incapaz  de  responder  a  la  realidad  del  desplazamiento forzado” 382.  (Resaltado fuera de texto)    4.9.1.6.  Instrumentos para el aseguramiento de los bienes patrimoniales y  para su reclamación     En  atención  a  la  estrecha  relación  entre  los  mecanismos  de  aseguramiento  y  la  restitución  de  los  bienes  patrimoniales  de  la  PD,  a  continuación  se  formulan  algunas recomendaciones puntuales.    1º. Emprender  campañas  masivas  de  información  a  través  de  los  medios  de  comunicación  sobre  la  existencia  de  estos  instrumentos  y  las  metodologías  para  implementarlos.  Simultáneamente,  adelantar  programas  de  divulgación  y  capacitación  dirigidos  a  servidores  públicos  sobre  los  estándares  internacionales.  Esta  tarea  debe  emprenderla  Acción  Social  –  PBPD, con el acompañamiento de las entidades de control.    2º. Consolidar  redes  para  el  aseguramiento  de  los  bienes  integradas  por  entidades  públicas  y  privadas  y  conformar  bases  de  datos  y  sistemas  de  información  confiables  y    transparentes  y  homologables  que  tengan  como  insumos  las  distintas  fuentes  (SUR,  RUP,  RUT,  organizaciones  no  gubernamentales, iglesias, entre otros) .     

  PARTRIDGE,  William.  “Tierra,  patrimonio  y  Desplazamiento”.  Intervención  en  el  citado  Seminario de la PGN, noviembre de 2003. 
382

259

3º.   4º.

Crear  sistemas  de  información  y  registro  que  incorporen  los  bienes  muebles  urbanos y rurales y los inmuebles urbanos.   Dotar  a  las  oficinas  de  catastro,  registro  y  notariado  de  los  instrumentos  tecnológicos  y  financieros  que  les  permitan  la  actualización  y  consolidación  de sus sistemas de información. 

  4.9.2.  La cooperación internacional    Finalmente,  la  comunidad  internacional  debe  acompañar  y  apoyar  al  Estado  colombiano en la formulación del marco jurídico para la restitución, así como en su  implementación,  tanto  con  sus  conocimientos  especializados  como  con  recursos  financieros  para  actividades  que  permitan  la  realización  del  derecho  a  la  devolución  de  los  bienes  patrimoniales,  en  tareas  urgentes  como:  (1)  la  unificación  y  homologación  de  los  sistemas  de  información  y  de  recolección  de  datos,  (2)  la  modernización  y  sistematización  de  las  oficinas  de  catastro,  registro  y  notariado,  (3)  la  capacitación  de  los  servidores  públicos  en  los  derechos  patrimoniales  de  las  víctimas,  (4)  la  difusión  de  los  derechos  de  las  víctimas  y  (5)  la  asistencia  especializada  para  la  recolección  de  pruebas  y  la  conservación  y  seguridad  de  los  archivos (Principios para la Restitución. P22).    En particular, se debe solicitar a la Organización de Estados Americanos ampliar el  mandato  de  la  “Misión  para  apoyar  el  Proceso  de  Paz  de  Colombia  ‐  MAPP/OEA”383,  con  el  objeto  de  incluir  dentro  de  sus  funciones  la  verificación  y  monitoreo  de  la  entrega  efectiva  de  bienes  por  parte  de  los  GAOML,  así  como  de  los  programas  de  reparación  directa  y  los  proyectos  productivos  con  el  fin  de  que  se  asegure  la  adecuada,  justa  y  oportuna  restitución  de  las  tierras,  viviendas  y  bienes  de  la  víctimas  de  la  violencia  en  el  marco  de  los  estándares  internacionales  de DDHH.       

  Convenio  entre  el  Gobierno  de  la  República  de  Colombia  y  la  Secretaria  General  de  la  Organización de los Estados Americanos para el Acompañamiento al Proceso de Proceso de Paz en  Colombia, suscrito en Bogotá, D.C., el 23 de enero de 2004.    
383

260

5.  DERECHOS  A  LA  RESTITUCIÓN  DE  LOS  PUEBLOS  INDÍGENAS  Y  DE  LAS  COMUNIDADES AFROCOLOMBIANAS      En  este  aparte  se  hará  referencia  a  los  derechos  a  la  tierra  de  las  comunidades  indígenas y negras y de las mujeres.    5.1. Acceso a tierras para los grupos étnicos    5.1.1.  Disposiciones internacionales y nacionales    5.1.1.1. Normatividad internacional    Los  Estados  tienen  la  obligación  de  prohibir  y  eliminar  la  discriminación  racial  en  todas  sus  formas  y  de  garantizar  el  derecho  de  toda  persona  a  la  igualdad  ante  la  ley,  sin  distinción  de  raza,  color  y  origen  nacional  o  étnico.  En  consecuencia  deben  garantizar  los  derechos  a:  “a)  La  igualdad  de  tratamiento  en  los  tribunales  y  todos  los  demás  órganos  que  administran  justicia;  b)  el  derecho  a  la  seguridad  personal  y  a  la  protección  del  Estado  contra  todo  acto  de  violencia  o  atentado  contra  la  integridad  personal  cometido  por  funcionarios  públicos  o  por  cualquier  individuo,  grupo  o  institución;  …  ;  d)  Otros  derechos  civiles,  en  particular:  i)  El  derecho  a  circular  libremente  y  a  elegir  su  residencia  en  el  territorio  de  un  Estado;  v)  El  derecho  a  ser  propietario,  individualmente  y  en  asociación  con  otros; …”384. (Resaltados fuera de texto).    De igual forma, en los instrumentos internacionales se declara como crimen de lesa  humanidad  el  genocidio,  entendido  como  “cualquiera  de  los  actos  mencionados  a  continuación,  perpetrados  con  la  intención  de  destruir,  total  o  parcialmente,  a  un  grupo  nacional,  étnico,  racial  o  religioso,  como  tal:  a)  Matanza  de  miembros  del  grupo; b) Lesión grave a la integridad física o mental de los miembros del grupo; c)  Sometimiento  intencional  del  grupo  a  condiciones  de  existencia  que  hayan  de  acarrear  su  destrucción  física,  total  o  parcial;  d)  Medidas  destinadas  a  impedir  los 

    Naciones  Unidas.  Convención  Internacional  sobre  la  Eliminación  de  todas  las  Formas  de  Discriminación  Racial,  artículo  5.  Adoptada  por  la  Asamblea  General  de  N.U.  en  su  resolución  2106ª (XX), de 21 de diciembre de 1965.  
384

261

nacimientos  en  el  seno  del  grupo,  y  e)  Traslado  por  fuerza  de  niños  del  grupo  a  otro grupo385.    Por otro lado, los derechos de los grupos étnicos a la propiedad de sus tierras y a la  reparación  frente  a  violaciones  de  los  DDHH  e  infracciones  al  DIH  se  encuentran  consagrados  en  el  Convenio  169  de  la  OIT  y  en  varios  de  los  instrumentos   mencionados  en  el  anexo  1.  Dada  la  inescindibilidad  entre  el  derecho  al  territorio  con  la  realización  de  otros  derechos  como  el  de  la  autonomía,  la  consulta  y  la  identidad cultural, el citado convenio contempla, entre otros bienes protegidos, los  siguientes,  los  cuales,  a  su  vez,  están  recogidos  en  los  Principios  para  la  Restitución:                                 Como  deberes  de  las  autoridades  estatales  y  gubernamentales  se  predican  los  siguientes:  

  Naciones  Unidas.  Convención  para  la  Prevención  y  la  Sanción  del  Delito  de  Genocidio,  artículos  II  y  III.  Adoptada  por  la  Asamblea  General  de  N.U.  en su  resolución  260  A  (III),  de  9  de  diciembre  de 1948. 
385

262

  5.1.1.2. Disposiciones internas    En  la  reforma  a  la  Carta  Política  se  elevaron  a  rango  constitucional  los  derechos  de  los grupos étnicos, así:       Derechos  Normas  A la identidad cultural  Artículos 7, 10,  18, 68 numeral 5 y 72.  A la autonomía territorial  Artículos 63, 286 ‐ entidades territoriales  indígenas ‐ y 329.  A la autonomía política y social  Artículos 96, 171 y 176.  Al ejercicio autónomo de su jurisdicción  Artículo 246.  en su ámbito territorial  A los derechos económicos  Artículo 357 – Participación en ingresos  de la Nación.    Mediante  la  Ley  21  de  1991  se  incorporó  a  la  legislación  colombiana  el  Convenio  160 de la OIT. Algunos de los mandatos constitucionales se desarrollan a través de  las  leyes  160  de  1994  y  70  de  1993  y  sus  decretos  reglamentarios,  que  entre  otras  prescripciones  disponen  los  procedimientos  para  la  adjudicación,  saneamiento  y 

263

ampliación  de  los  resguardos  indígenas  y  de  los  territorios  colectivos  de  las  comunidades negras386, función a cargo del INCODER.     Sin  embargo,  ante  el  incipiente  marco  regulatorio  de  los  derechos  de  los  grupos  étnicos  y  su  desconocimiento  por  parte  de  algunos  servidores  públicos  y  particulares,  la  Corte  Constitucional,  a  través  de  diferentes  pronunciamientos,  los  ha  nutrido  de  contenido  en  procura  de  su  efectiva  realización.  En  los  fallos  de  esa  Corporación se han tutelado, entre otros, los siguientes derechos:    5.1.1.2.1. Derecho a la vida    En  la  sentencia  que  amparó  los  derechos  a  la  vida  y  a  la  integridad  de  la  Comunidad  de  San  José  de  Apartadó,  dicha  Corporación  reiteró  su  jurisprudencia  en  el  sentido  de  que  “quienes  se  encuentran  seriamente  amenazados  en  su  vida  y  han  puesto  tal  situación  en  conocimiento  de  las  autoridades,  son  titulares  del  derecho  a  recibir  protección,  hasta  el  punto  de  que  la  obligación  del  Estado  de  preservar  su  vida,  que  normalmente  es  una  obligación  de  medios  frente  a  la  generalidad  de  la  población,  se  convierte  en  una  obligación  de  resultados,  al  menos  para  efectos  de  la  responsabilidad  administrativa”387.  Añadió,  “[E]n  consecuencia,  bastará  solamente  probar  la  existencia  de  una  vulneración  o  amenaza  del  derecho  a  la  vida  cierta  y  objetiva,  para  obtener  la  correspondiente  protección  constitucional”,  responsabilidad  que  en  primer  lugar  le  compete  al  Estado, pero que también le asiste a los particulares.      5.1.1.2.2. Derecho a la propiedad colectiva de sus territorios    Sobre este bien jurídico el Alto Tribunal ha manifestado que del Convenio 169 de la  OIT,  surge  el  derecho  de  los  pueblos  indígenas  y  tribales  “a  que  los  Gobiernos  [incluido  el  colombiano]  i)  determinen  sus  propiedades  y  posesiones  mediante  la  delimitación  de  los  espacios  efectivamente  ocupados,  ii)  salvaguarden  sus 
 La Corte Constitucional en la Sentencia C – 169 de 2001, advirtió que el artículo 55 Transitorio de  la  C.P.  reconocía  la  identidad  tribal  de  las  comunidades  negras  de  la  Cuenca  del  Pacífico  y,  por  lo  tanto, su reconocimiento como “grupo étnico” en el nivel nacional.     387 Corte Constitucional. Sentencia T ‐327 de 2004. Al amparar los derechos de la Comunidad de Paz  de San José de Apartadó, ordenó a la Brigada XVII cumplir “los requerimientos impuestos al Estado  colombiano  por  la  Resolución  de  la  Corte  Interamericana  de  Derechos  Humanos  de  18  de  junio  de  2002,  sobre  “Medidas  Provisionales  solicitadas  por  la  Comisión  Interamericana  de  Derechos  Humanos respecto de Colombia – Caso de la Comunidad de Paz de San José de Apartadó”. 
386

264

derechos  a  utilizar  ‘las  tierras  que  no  están  exclusivamente  ocupadas  por  ellos,  pero  a  las  que  hayan  tenido  tradicionalmente  acceso  para  sus  actividades  tradicionales  y  de  subsistencia’;  y  iii)  protejan  especial  y  efectivament  sus  facultades  de  utilizar,  administrar  y  conservar  sus  recursos  naturales‐artículo  14‐ “388.     “El  derecho  a  la  propiedad  colectiva  ejercido  sobre  los  territorios  indígenas  reviste  una  importancia  esencial  (…),  no  solo  por  ser  estos  su  principal  medio  de  subsistencia  sino  además  porque  constituyen  un  elemento  integrante  de  la  cosmovisión  y  la  religiosidad  de  los  pueblos  aborígenes”.  “Sin  este  derecho,  los  anteriores  derechos  (derechos  a  la  identidad  cultural  y  a  la  autonomía)  son  sólo  reconocimientos formales”389.       Con  respecto  a  las  comunidades  negras,  la  Corte  en  la  Sentencia  T  ‐955  de  2003  indicó:  “Está  claro,  pues,  que  los  pueblos  que  han  venido  ocupando  las  zonas  rurales  ribereñas  de  la  Cuenca  del  Pacífico  tienen  derecho  a  la  delimitación  de  su  territorio,  y  que  este  comporta  el  derecho  de  las  comunidades  negras  a  utilizar,  conservar y administrar sus recursos naturales (…). En consecuencia, el derecho de  propiedad  colectiva  de  los  afrocolombianos  “se  funda  en  la  Carta  Política  y  en  el  Convenio  160  de  la  OIT,  sin  perjuicio  de  la  delimitación  de  sus  tierras  a  que  se  refiere la Ley 70 de 1993, (…)”. (Resaltado fuera de texto).    5.1.1.2.3.  Derecho a la consulta  

  El  derecho  a  la  consulta  (manifestación  del  derecho  a  la  participación,  principio  fundante  y  fin  esencial  del  Estado)  se  ha  reconocido  por  la  Corte  como  un  derecho  fundamental de los indígenas y de las negritudes “pues se erige en un instrumento  que  es  básico  para  preservar”  su  integridad  étnica,  social,  económica  y  cultural  “y  para  asegurar,  por  ende,  su  subsistencia  como  grupo  social”390.  (Resaltado  fuera  de texto).    La  explotación  de  los  recursos  naturales  en  los  territorios  étnicos,  que  debe  adelantarse  “sin  desmedro  de  la  identidad  cultural,  social  y  económica”391, 
 Corte Constitucional. Sentencia T – 955 de 2003.    Corte Constitucional. Sentencia T – 188 de 1993.   390  Corte  Constitucional.  Sentencias  SU  –  039  de  1997,  T  –  188  de  1993,  T  –  342  de  1994,   C  –  169  de  2001, C‐ 825 de 2001, C – 418 de 2002, C – 891 de 2002, T – 652 de 2003, SU – 383 de 2003 y C – 620 de  2003.  391 C.P. Artículo 330. 
388 389

265

demanda  que  se  surta  la  consulta  previa  en  la  que  se  deben  aplicar  “procedimientos  adecuados”,  y  se  debe  proporcionar,  por  parte  de  quienes  la  promueven,  la  información  de  manera  oportuna,  apropiada  y  completa392.  Adicionalmente,  se  debe  atender  “el  sentir  de  las  comunidades  interesadas  y  considerar las situaciones de hostigamiento que las mismas afrontan”393.    5.1.1.2.4.  Derecho a no ser desplazados 

  Finalmente,  en  lo  que  respecta  al  desplazamiento  forzado,  la  Corte  ha  ordenado  que  se  establezca  un  enfoque  diferencial  integral  de  prevención,  protección  y  atención  de  personas  con  derechos  específicos,  como  es  el  caso  de  las  mujeres  cabeza  de  familia,  los  niños  y  niñas,  los  adultos  mayores  y  las  comunidades  étnicas.  Para  este  fin  se  requieren  políticas  que  faciliten  el  acceso  a  la  oferta  institucional,  “programas  especiales  que  respondan  a  la  especificidad  de  los  problemas que aquejan a dichos grupos” y sistemas de registro que sean “sensibles  a la identificación” de sus necesidades394.      5.2.    5.2.1. Programas de titulación colectiva    En  el  territorio  colombiano  se  encuentran  82  grupos  indígenas  localizados  en  213  municipios  de  27  departamentos,  a  quienes,  en  el  periodo  1996  a  enero  de  2006,  se  les  han  reconocido  648  títulos  correspondientes  a  31.203  millones  de  has395,  distribuidas como se reseña en el siguiente cuadro. 
  Corte  Constitucional.  Sentencias  T  –  342  de  1994,  T  –  652  de  1998  y  T  –  634  de  1999SU  –  039  de  1997, T – 418 y C – 891 de 2002.  393  Corte  Constitucional.  Sentencia  T  –  955  de  2003,  que  tuteló  los  derechos  de  las  comunidades  de  Cacarica  y  ordenó  suspender  las  actividades  forestales  realizadas  por  Maderas  del  Darién  y  otras  asociaciones en sus territorios.   394 Corte Constitucional. Sentencia T – 025 de 2004.  395  PGN.  “Análisis  a  la  ejecución  de  la  Reforma  Social  Agraria”,  Op  cit.  Una  de  las  dificultades  para  garantizar  los  derechos  de  los  pueblos  indígenas  a  sus  territorios  se  deriva  de  las  diferencias  de  datos sobre títulos y hectáreas tituladas. Por vía de ejemplo en la presentación realizada por el DNP  en  el  Consejo  Comunal  de  Gobierno  para  Comunidades  Indígenas,  septiembre  de  2005,  se  indica  que  se  han  titulado  710  resguardos,  lo  que  implica  62  títulos  adicionales  a  los  que  reporta  el  INCODER (www.dnp.gov.co).   
392

Contexto general 

266

  A  las  comunidades  negras,  en  desarrollo  de  la  Ley  70  de  1993,  se  les  han  adjudicado  5.128.830  has  correspondientes  a  149  títulos.  Durante  la  presente  administración  se  han  titulado  61  territorios  colectivos  a  20.129  familias,  con  un  área de 1.179.326 has.      Cuadro No. 24  Constitución y ampliación de resguardos indígenas  (Acumulado a 2005)  Departamento  No.  de  Resgu ardos  21  42  26  1  4  42  8  47  8  116  3  28  20  22  14  3  18  45  2  51  5  68  21  Hectáreas  Familias 

Amazonas  Antioquia  Arauca  Boyacá  Caldas  Caquetá  Casanare  Cauca  Cesar  Chocó  Córdoba  Guainía  Guajira  Guaviare  Huila  Magdalena  Meta  Nariño  Norte de Sder.  Putumayo  Risaralda  Tolima  Valle 

9.209.224,76  343.311,41  128.171,58  220.275,00  5.820,68  679.628,08  148.477,23  181.967,08  58.767,51  1.271.570,29  117.932,24  7.129.244,73  1.083.207,38  1.892.207,38  6.340,91  577.546,30  200.559,28  361.734,82  122.200,00  182.327,16  28.079,70  23.142,75  33.625,07 

4.137  2.098  420  707  4.782  748  644  16.580  1.473  4.824  3.211  1.866  18.646  774  967  2.131  744  6.811  428  2.130  1.566  3.110  1.110 

267

Vaupés  Vichada  Total 

2  31  648 

3.639.925,00  3.557.432,82  31.202.719,16 

2.231  3.947  86.085 

           Fuente:  PGN.  Análisis  a  la  ejecución  de  la  Reforma  Social  Agraria,  enero  de  2005.    5.2.2. Limitaciones a la efectiva realización de los derechos colectivos al territorio    No obstante a los avances en los programas de titulación, el derecho al territorio de  los grupos étnicos se ha visto limitado por diferentes causas, entre ellas:    1º. La  falta  de  una  política  y  de  recursos  suficientes  para  clarificar  los  títulos  y  para  el  saneamiento  de  los  territorios  colectivos.  En  consecuencia,  no  se  ha  procedido  a  la  compra  de  los  predios  de  particulares  que  se  encontraban  dentro  de  los  áreas  antes  de  ser  declaradas  como  resguardos  y  territorios  colectivos,  así  como  tampoco  se  han  adquirido  las  mejoras  de  quienes  las  ocuparon  con  posterioridad  a  su  constitución.  La  presencia  de  colonos  y  propietarios  en  los  territorios  étnicos,  además  de  propiciar  conflictos  interétnicos,  ha  permitido  prácticas  ilegales  como  la  supuesta  compra  de  predios titulados a población no étnica.  2º. La  superposición  entre  resguardos  y  territorios  colectivos,  así  como  entre  éstos y las reservas forestales y los parques naturales nacionales.   3º. El desconocimiento de la normatividad y de los mecanismos de protección de  los  grupos  étnicos,  especialmente  por  parte  de  algunas  entidades  públicas  y  particulares.  4º. La implementación de proyectos de explotación de recursos  e infraestructura  por  parte  de  entidades  públicas  sin  adelantar  el  respectivo  proceso  de  consulta.  5º. Los  intereses  económicos  de  algunos  particulares  en  el  aprovechamiento  arbitrario e ilegal de los recursos naturales en sus territorios.  6º. Las  recurrentes  violaciones  de  los  DDHH  y  del  DIH  por  los  miembros  de  grupos  armados,  en  especial  el  éxodo  forzado.  “Las  comunidades  afro  descendientes  conforman  el  8%  de  la  población  total  de  Colombia  y  representan  el  11%  de  la  población  internamente  desplazada  en  el  país.  Los  pueblos  indígenas  constituyen  el  2%  de  la  población  total  de  Colombia  y  el  8% de la población en situación de desplazamiento396” 

396

 ACNUR. Balance op. Cit. 

268

Las  debilidades  de  sus  autoridades  y  demás  sistemas  de  organización  ocasionados por el conflicto y la presencia de intereses económicos y militares  en los territorios.  8º. La falta de un enfoque diferencial en la política para la atención a la población  desplazada397.  9º. El  incumplimiento  de  decisiones  judiciales  nacionales  e  internacionales  y  de  compromisos  asumidos  por  el  gobierno  con  los  grupos  en  cita.  Por  vía  de  ejemplo  se  puede  mencionar:  El  saneamiento  del  resguardo  Embera  Katio  en  Córdoba,  ordenado  por  la  Corte  Constitucional  en  1997;  el  saneamiento  del  resguardo  Uwa  compromiso  asumido  en  el  año  2000,  dentro  de  los  pasos  previos  para  el  otorgamiento  de  la  licencia  de  explotación  petrolera398,  y  la  recomendación  de  la  Comisión  Interamericana  de  Derechos  Humanos  dirigida  a  la  entrega  de  tierras  a  varias  comunidades  indígenas  en  el  Departamento del Cauca como medida de reparación por la masacre ocurrida  en  la  Hacienda  El  Nilo  de  ese  departamento.  Pese  a  que  en  1991  se  suscribió  un  acuerdo  entre  el  Gobierno  nacional  y  los  representantes  indígenas  para  dar  cumplimiento  al  fallo  mediante  la  entrega  de  15.663  hectáreas,  14  años  después solamente se han titulado 9.043399.  10º. La  ausencia  de  instrumentos  legales  y  administrativos  que  les  aseguren  la  restitución  de  los  territorios  que  han  debido  abandonar.  Si  bien  es  cierto,  que  en  desarrollo  de  la  política  pública  de  atención  a  la  PD  se  han  propiciado  o  acompañado procesos de retorno, éstos son limitados frente a la magnitud del  desplazamiento,  se  han  reducido  a  algunas  zonas  del  país  y,  como  se  indicó  anteriormente,  no  han  reunido  las  condiciones  de  voluntariedad,  dignidad  y  seguridad que demandan los estándares internacionales.  11º. La ausencia de previsiones en la PDR para atender a las comunidades étnicas.  Los  Principios  para  la  Restitución  consagran  el  recurso  de  las  víctimas  a  mecanismos  que  aseguren  “la  accesibilidad  de  los  procedimientos  para  grupos potencialmente desfavorecidos” (Principio 13.9). Es así como se señala  que  debe  garantizarse  la  representación  y  participación  de  las  poblaciones  indígenas y las minorías raciales y étnicas (Principio 14). 

7º.

  Aún  no  se  ha  adoptado  el  documento  de  política  “Directriz  para  la  Atención  Integral  de  la  Población  Indígena  con  enfoque  diferencial”.  Con  respecto  a  las  comunidades  negras  no  se  ha  formulado  un  documento  que  incorpore  la  discriminación  positiva  para  los  desplazados  afrocolombianos  (Oficio  Ministerio  del  Interior  105‐21350  –  DET‐1000,  de  diciembre  9  de  2005  dirigido a la Procuraduría General de la Nación).  398 Priorizado a partir del año 2004 dentro de los planes de acción del INCODER.  399 Sobre el particular, el Ministro del Interior y del Derecho manifestó “que no se le había cumplido  a  la  comunidad  indígena  del  Cauca,  puesto  que  el  compromiso  del  91  establecía  que  esos  predios  serían adquiridos durante los años 92, 93 y 94”. En www.presidencia.gov.co.  
397

269

  Si  bien  es  cierto  que  la  Ley  prevé  la  atención  especial  a  los  grupos  poblacionales  antes  mencionados  (Artículos  37,  38,  39  y  40),  y  asigna  funciones  sobre  el  particular  a  la  PROCURADURÍA  GENERAL  DE  LA  NACIÓN(Artículo  41,  entre  otros),  no  contempla  un  procedimiento  especial  que  tenga  en  cuenta  las  condiciones  de  las  comunidades  indígenas  y  negras  para  la  reclamación  del  derecho  colectivo  a  sus  territorios,  lo  que  hace  más  difícil que se les restituya sus territorios.    Esta  omisión  coloca  en  especial  vulnerabilidad  a  sus  miembros.  En  primer  lugar,  porque  puede  contribuir  a  profundizar  sus  divisiones  internas  –  muchas  de  ellas  producidas  por  el  conflicto  y  la  violencia  en  sus  territorios ‐  al  aceptar  reclamaciones  de  integrantes  de  esas  comunidades  que  no  se  ajusten  a  sus  formas  propias  de  gobierno  y  que  no  sean  gestionadas  por  sus  legítimos representantes. En segundo lugar, puede inducir a que se privilegie  la indemnización sobre la restitución400.    5.1.3.   Caso comunidades negras de los Consejos Comunitarios de Jiguamiandó  y Curvaradó    Para  el  análisis  de  los  derechos  de  los  grupos  étnicos  a  sus  territorios  y  a  la  restitución  de  los  mismos  se  ha  seleccionado  este  caso  por  ser  un  ejemplo  paradigmático  de  las  sistemáticas,  masivas  y  graves  violaciones  de  los  derechos 
  El  derecho  a  la  reparación  de  los  grupos  étnicos  y,  en  particular  los  derechos  a  la  restitución  y  al  regreso  a  sus  territorios  han  sido  objeto  de  varias  decisiones  de  las  instancias  del  Sistema  Interamericano  de  los  Derechos  Humanos,  entre  ellas,  los  siguientes  pronunciamientos  de  la  Corte  Interamericana  de  Derechos  Humanos  –  Corte  IDH:  (1)  Resoluciones  de  6  de  marzo  de  2003,  17  de  noviembre  de  2004  y  15  de  marzo  de  2005:  Caso  Comunidades  de  Jiguamiandó  y  Curvaradó,  en  Colombia; (2) Resoluciones del 6 de julio de 2004 y de 17 de junio de 2005: Explotación petrolera de  la  empresa  argentina  Compañía  General  de  Combustible  en  territorio  ancestral  del  pueblo  Sarayaku,  en  Ecuador.  El  Tribunal  interamericano  ordenó  al  Estado  ecuatoriano  adoptar  las  medidas  necesarias  para  proteger  eficazmente  la  vida,  integridad  personal  y  libre  circulación  de  todos los miembros del pueblo Sarayaku; (3) Sentencia de 31 de agosto de 2001 y Resolución de 6 de  septiembre  de  2002:  Concesión  para  la  explotación  maderera  otorgada  a  la  empresa  Sol  del  Caribe  S.A.  Solcarsa  en  territorios  de  la  comunidad  Mayagna,  en  Nicaragua.  La  Corte  dispuso  que  el  Estado  nicaragüense  debía:  1.  Delimitar,  demarcar  y  titular  el  territorio  de  propiedad  de  la  Comunidad  indígena  y  2.  abstenerse  de  “realizar  actos  que  puedan  llevar  a  que  los  agentes  del  propio  Estado,  o  terceros  que  actúen  con  su  aquiescencia  o  su  tolerancia,  afecten  la  existencia,  el  valor,  el  uso  o  el  goce  de  los  bienes  ubicados  en  la  zona  geográfica  donde  habitan  y  realizan  sus  actividades  los  miembros  de  la  Comunidad”,  y  (4)  Sentencia  del  17  de  junio  de  2005:  Caso  Comunidad Yakye Axa en Paraguay. 
400

270

humanos  de  las  comunidades  étnicas401,  las  cuales  subsisten  a  pesar  de  las  denuncias  de  organizaciones  de  derechos  humanos402,  ambientalistas,  comunidades  indígenas,  ampliamente  registradas  en  los  medios  de  comunicación403,  y  los  pronunciamientos  de  instancias  nacionales  (Defensoría  del  Pueblo  y  Procuraduría)  e  internacionales  (Comisión  y  Corte  Interamericana  de  Derechos Humanos), entre otras.     La  situación  que  se  describe  a  continuación  es  común  a  todas  las  zonas  del  litoral  Pacífico,  en  donde  “la  aplicación  del  terror  muchas  veces  estatal,  para  ahuyentar  a  las  comunidades  es  seguida  por  la  tala  indiscriminada  de  los  bosques  y  la  implantación  de  cultivos  de  coca,  situación  que  sirve  de  pretexto  a  las  fumigaciones  aéreas  con  impacto  directo  sobre  los  cultivos  de  pancoger  de  las  comunidades  y  de  justificación  para  reversar  los  títulos  colectivos,  de  acuerdo  con  el  artículo  33,  capítulo  VIII  del  decreto  2664  de  1994”  404,  en  algunos  casos  con  el  objeto de implementar megaproyectos o cultivos de tardío rendimiento. Entre ellos  las  plantaciones  de  palma  aceitera  con  recursos  públicos,  pese  a  que  en  numerosos  casos  no  se  ha  dado  cumplimiento  a  las  normas  que  amparan  los  derechos  de  las  comunidades  indígenas  y  afrodescendientes  y  los  derechos  colectivos  a  un  ambiente  sano  y  a  la  conservación  y  preservación  de  los  recursos  naturales,  entre  otros bienes tutelados constitucionalmente.     5.1.3.1. Antecedentes    Los  Consejos  Comunitarios  de  Jiguamiandó  y  Curvaradó  se  encuentran  localizados  en  jurisdicción  de  los  municipios  de  Carmen  de  Darién  y  Belén  de 

  En  el  informe  de  la  Alta  Comisionada  para  los  Derechos  Humanos,  antes  citado,  se  indica  que  durante  el  año  2005  las  comunidades  más  afectadas  fueron  los  Paeces  (Cauca),  wayu  (Guajira),  Kankuamos  y  Koquis  (Cesar),  Awa  (Nariño)  y  los  diferentes  pueblos  aborígenes  que  habitan  en  el  departamento del Vaupés.  402  CINEP  –  Justicia  y  Paz.  “La  Tramoya.  Derechos  Humanos  y  Palma  Aceitera  Curvaradó  y  Juguamiandó. Caso tipo 5”, 2005,,entre otros estudios sobre el tema.  403  Artículos  varios  en  la  Revista  Semana  (“Polémica  Palma  Adentro”,  octubre  11  de  2005);  en  el  diario  El Tiempo (“El campo santo de San José de Apartadó”, marzo 27 de 2005) y en el Semanario  El  Espectador  (“¿Qué  hay  detrás  de  San  José  de  Apartadó?”,    marzo  12  de  2005,  “Planeación  Estratégica”,  noviembre  14  de  2005;  “Las  Víctimas  de  Hoy”,  octubre  de  2005,  y  “Una  alternativa  en  medio de la guerra”, mayo de 2005), entre otros.    404 FAJARDO MONTAÑA, Darío. “Asentamientos, Territorios y Desplazados”, septiembre de 2005.   
401

271

Bajirá  en  zonas  que  pertenecían  a  la  reserva  forestal  del  Pacífico405.  La  titulación  de  las tierras a los dos consejos se realizó en el año 2000406.    La región en que se ubican ha sido escenario del conflicto y en la misma han hecho  presencia  los  grupos  de  autodefensas  y  las  guerrillas407.  En  1996  se  produjo  la  masacre  de  Brisas  de  Curvaradó  por  parte  de  integrantes  de  las  Autodefensas  de  Córdoba y Urabá que originó el  desplazamiento de sus pobladores, agudizado por  la  operación  Génesis  adelantada  por  la  Brigada  XVII  desde  los  primeros  meses  de  1997.  Las  personas  desplazadas  crearon  las  comunidades  de  paz  e  iniciaron  el  trámite para el reconocimiento de sus territorios colectivos.     Con  posterioridad  a  la  entrega  del  título  continuaron  las  masacres,  desapariciones,  desplazamientos y otros crímenes contra dichas comunidades. En respuesta a estas  agresiones,  las  comunidades  se  organizaron  en  torno  a  las  Zonas  Humanitarias,  rechazaron  la  presencia  de  los  grupos  violentos  y  se  comprometieron  a  no  colaborar  con  ninguno  de  ellos.  En  estas  iniciativas  han  sido  acompañadas  por  diferentes  organismos,  entre  ellos  la  iglesia,  el  CINEP  –  Justicia  y  Paz  y  la  Defensoría de Pueblo.     A  partir  de  2001  se  inician  los  cultivos  de  palma,  con  el  apoyo  de  la  Gobernación  de  Antioquia  y  el  financiamiento  de  FINAGRO  y  el  Banco  Agrario  a  Urapalma,  la  primera  empresa  palmicultora  en  la  zona,  situación  que  fue  advertida  por  la  Defensoría  del  Pueblo408,  entidad  que  le  solicitó  a  la  Corte  Constitucional  ordenar  la suspensión de las plantaciones de palma debido a que las mismas incumplían la  normatividad ambiental y étnica.    Luego  de  varias  visitas  para  atender  las  denuncias  de  las  comunidades  sobre  la  actividad  palmicultora,  el  INCODER  presentó  el  informe  “Los  cultivos  de  palma  de  aceite  en  los  Territorios  Colectivos  de  las  Comunidades  Negras  de  los  Ríos 
 Creada mediante la Ley 2 de 1959.   Resoluciones del INCODER Nos. 2809 y 2801 de noviembre de 2002.  407  El  Gobierno  nacional  ha  reconocido  “la  situación  especial  de  vulnerabilidad  de  la  población  que  habita  el  Urabá  Antioqueño  y  Chocoano  y  Bajo  y  Medio  Atrato,  conformada  mayoritariamente  por  comunidades  afrocolombianas”,  el  escalamiento  del  conflicto  armado  y  la  presencia  de  diversos  grupos  armados  al  margen  de  la  ley,  acompañado  de  amenazas,  asesinatos  y  desapariciones,  desplazamientos, bloqueos y confinamiento de las comunidades (En diferentes pronunciamientos y  documentos, tales como el Conpes 3180 de julio 15 de 2002 y el informe “Algunos indicadores sobre  la  Situación  de  Derechos  Humanos  en  Chocó”  del  Observatorio  de  Derechos  Humanos  de  la  Vicepresidencia de la República, marzo de 2005).    408  Defensoría  del  Pueblo.  “Amicus  Curiae.  Explotación  maderera  y  derechos  humanos.  Bajo  Atrato  Chocó”,  2002.  
405 406

272

Curvaradó  y  Jiguamiandó  en  el  Departamento  del  Chocó”,  en  el  que  se  da  cuenta  de  la  existencia  de  4.183  has  de  palma,  el  93%  de  ellas  dentro  de  los  territorios  de  las citadas comunidades (3.636 has en Curvaradó)409.     5.1.3.2.  Pronunciamientos  de  instituciones  de  derechos  humanos  internacionales  y nacionales    En  marzo  de  2003  la  Corte  IDH  dictó  medidas  provisionales  a  favor  de  los  integrantes  de  las  dos  comunidades  y  le  ordenó  al  Estado  colombiano  proteger  la  vida  e  integridad  de  los  mismos  y  garantizar  las  condiciones  de  seguridad  requeridas  para  el  retorno  a  sus  territorios.  Esta  determinación  es  reiterada  en  providencias  de  noviembre  de  2004  y  en  marzo  de  2005,  en  las  que  además  se  le  ordena  al  Estado  adoptar  medidas  para  la  protección  de  las  personas  que  han  denunciado  los  cultivos  de  palma,  los  cuales  impiden  “el  regreso  de  las  familias  desplazadas,  por  lo  que  no  hay  posibilidad  de  regreso  si  continúa  la  siembra”410.  Sin  embargo,  varios  de  sus  integrantes,  entre  ellos  uno  de  sus  líderes,  Orlando  Valencia, han sido asesinados.    Asimismo,  la  Procuraduría  General  de  la  Nación  expidió  la  Directiva  No.  08  de  abril  de  2005,  en  la  que  requirió  el  diseño  y  ejecución  de  un  plan  de  acción  inmediata  dirigido  a  la  protección  de  esas  comunidades,  particularmente  en  los  “territorios  que  ya  han  sido  ubicados  como  de  explotación  ilegal  de  madera  y  siembra  extensiva  de  palma”.  A  su  vez,  le  solicitó  al  Incoder,  Corpourabá  y  Codechocó  rendir  un  informe  de  las  acciones  que  han  adelantado  frente  al  particular.    Por  su  parte,  la  Defensoría  del  Pueblo  profirió  la  Resolución  039  de  junio  de  2005,  en  la  cual  instó  (1)  al  Ministerio  de  Ambiente,  Vivienda  y  Desarrollo  Territorial,  a  Codechocó  y  a  Corpourabá  a  suspender  el  establecimiento  de  palma  en  los  citados  territorios,  (2)  a  FINAGRO  y  al  Banco  Agrario  a  suspender  los  desembolsos  de  los  créditos  en  curso  y  no  aprobar  nuevas  operaciones  financieras  en  territorios  colectivos,  (3)  a  la  Superintendencia  Bancaria  y  a  la  Asociación  Bancaria  a  dar  instrucciones  en  igual  sentido  a  los  bancos  privados,  (4)  a  la  Superintendencia  de 
  Incoder,  marzo  14  de  2005,  informe  resultado  de  la  visita  en  la  que,  además  de  ese  Instituto,  participaron  representantes  de  la  Vicepresidencia  de  la  República,  el  Ministerio  del  Interior,  la  Defensoría del Pueblo y organizaciones de la iglesia, las sociedad civil y defensoras de los derechos  humanos.  410 Corte IDH. Caso Comunidades de Jiguamiandó y Curvaradó Vs Colombia. Resoluciones del 6 de  marzo de 2003, 17 de noviembre de 2004 y marzo 15 de 2005. 
409

273

Notariado y Registro a advertir a los registradores y notarios sobre la ilegalidad de  los  registros  en  áreas  de  territorios  colectivos,  y  (5)  a  las  empresas  (Urapalma,  Palmas  de  Curvaradó,  Palmadó  Ltda.,  Palmas  S.A,  Asibicon,  Palmura,  Palmas  de  Atrato,  Inversiones  Fregni  Ochoa  y  la  Tukeka)  a  cesar  sus  actividades  en  agroindustriales y pecuarias en tierras de afrocolombianos e indígenas.    Desconociendo  estos  pronunciamientos,  el  INCODER  promulgó  la  Resolución  1516  de  2005  en  la  que  autorizó  la  conformación  de  alianzas  y  asociaciones  empresariales para el establecimiento de cultivos de tardío rendimiento, acto sobre  el  cual  la  Delegada  para  Asuntos  Ambientales  y  Agrarios  de  la  Procuraduría  solicitó  la  revocatoria  por  no  haberse  surtido  el  procedimiento  de  la  consulta.  Adicionalmente, esa entidad informó que en desarrollo del proceso de clarificación  de  la  propiedad  de  los  terrenos  en  que  se  cultiva  la  palma,  había  identificado  que  “131  de  los  732  predios  en  conflicto  son  de  propiedad  privada”411.  Sin  embargo,  la  Procuraduría advirtió que este proceso se adelantó irregularmente toda vez que no  se la convocó en los términos dispuestos en la Ley 160 de 1994.     5.1.3.3. Las violaciones al derecho al territorio de las comunidades     De  conformidad  con  la  Constitución  Política  y  la  Ley  21  de  1991  a  partir  de  la  expedición  de  la  Ley  70  de  1993,  las  comunidades  negras  tienen  el  derecho  colectivo  de  los  territorios  ocupados  ancestralmente  en  el  litoral  Pacífico.  De  tal  forma  que  frente  a  terceros  (personas  naturales  o  jurídicas)  se  generan  situaciones  jurídicas  disímiles  según  se  trate  de  tierras  ocupadas  antes  y  después  de  dicha  norma. También su tratamiento se diferencia en la medida en que hagan parte o no  de la reserva forestal creada en la Ley 2 antes citada, así:                     
411

  www.minagricultura.gov.co.  y  Diario  El  Tiempo.  “Reversazo  de  INCODER  les  quitó  10  mil  hectáreas a negritudes”, octubre 25 de 2005, entre otros artículos sobre el particular. 

274

Gráfico No. 6  Clases de ocupación territorios comunidades negras   

    5.1.3.3.1. Formas arbitrarias vinculadas la privación de la propiedad colectiva    No obstante las previsiones constitucionales y legales algunas empresas vinculadas  a  las  actividades  agropecuarias,  así  como  miembros  de  grupos  paramilitares412  han  recurrido  a  métodos  espurios  y  arbitrarios  para  apropiarse  de  los  territorios 
  El  vocero  del  Bloque  Elmer  Cárdenas,  José  Alfredo  Berrío,  conocido  como  “El  Alemán”,  ha  supeditado  su  desmovilización  a  que  el  Gobierno  apoye  el  Programa  Alternativo  Social  –  PASO  –  que  lidera  en  la  zona  basado  en  los  cultivos  de  palma.  Sobre  el  particular  ha  señalado  “Nuestro  trabajo  apunta  a  la  transformación  de  las  actuales  condiciones  de  la  región  hacia  un  estado  que  podamos  llamar  de  paz,  con  seguridad  y  democracia  para  todos,  ….    Queremos  igualmente  un  desarrollo  regional  que  desde  grandes  proyectos  de  infraestructura  posibilite  el  establecimiento  de  cadenas  productivas  y  de  comercialización  que  aprovechen  las  ventajas  geoestratégicas  de  nuestro  país, generando una verdadera revolución constructiva y democratizadora del agro que integre a la  industria  y  al  gran  capital  con  el  trabajo  asociado  y  con  el  pequeño  propietario  rural”  (CONTRERAS,  Orlando.  “Palma  africana  en  el  Chocó:  una  nueva  plaga  para  indios  y  negros”,  diciembre 17 de 2004, en info@etniasdecolombia.org).  
412

275

colectivos413,  entre  ellos414:  el  desplazamiento  forzado;  la  compra  a  adjudicatarios  de  reforma  agraria  y  colonos  localizados  en  los  territorios415;  la  firma  de  contratos  de  compraventa  y  de  usufructo,  y  actas  de  compromiso  con  personas  que  se  presentan  como  los  representantes  de  los  Consejos  sin autorización  de  sus  órganos  de  representación;  la  suscripción  de  acuerdos  con  la  participación  de  miembros  de  la  fuerza  pública416;  la  constitución  de  alianzas  estratégicas,  instrumento  para  obtener  el  financiamiento  de  los  proyectos417,  y  el  registro  de  trámites  irregulares  e  ilegales  ante  las  oficinas  de  registro  e  instrumentos  públicos418.  Todos  estos  métodos  han  propiciado  la  “desterritorialización”  y  la  “desruralización”  de  las  negritudes enfrentándolos a la disyuntiva de ser jornaleros en sus propias tierras o  huir a los cinturones marginales de las ciudades419.             

  Según  uno  de  los  jefes  de  las  autodefensas,  en  la  región  de  Urabá  se  ha  presentado  una  expoliación  sistemática  y  violenta,  en  la  que  “chorrea(n)  sangre,  miseria  y  corrupción”,  y  en  la  que  la  adquisición  de  tierras  con  “dinero  supuestamente  prestado  por  entidades  de  fomento  agroindustrial”,  hace  parte  de  “una  cadena  de  lavado  de  dineros  del  narcotráfico,  testaferrato,  desplazamiento  forzado,  muerte  y  violencia”.  En:  El  Tiempo.  Entrevista  a  Rodrigo  o  Doble  Cero  septiembre de 2003.  414  Comisión  Intereclesial  de  Justicia  y  Paz.  “Defensa  de  la  Vida  en  el  Territorio ‐  Desplazamiento,  Retorno, Proyectos Agroindustriales”, octubre 11 de 2005.  415  Entre  ellos,  tradiciones  sobre  baldíos  adjudicados  sin  la  previa  autorización  del  INCODER  y  por  extensiones superiores o inferiores a las UAF.  416  Los  cultivos  de  Urapalma  han  contado  con  “la  protección  armada  perimetral  y  concéntrica  de  la  Brigada  XXVII  del  Ejército  y  de  civiles  armados  en  sus  factorías  y  bancos  de  semillas”.  En:  Corte  IDH. Resolución de marzo 2 de 2003.  417  Revista  Semana.  “Habla  Vicente  Castaño.  EL  verdadero  jefe  de  las  autodefensas  le  da  la  cara  al  país  por  primera  vez”.  En  esta  entrevista,  el  citado  jefe  manifestó:  “En  Urabá  tenemos  cultivos  de  palma.  Yo  mismo  conseguí  los  empresarios  para  invertir  en  esos  proyectos  que  son  duraderos  y  productivos”.  “La  idea  es  llevar  a  los  ricos  a  invertir  en  diferentes  zonas  del  país.  Al  llevar  a  los  ricos  llegan  las  instituciones  del  Estado.  Desafortunadamente  las  instituciones  del  Estado  sólo  le  caminan  a  esas  cosas  cuando  están  los  ricos. Hay que  llevar  ricos  a  todas  las  regiones  del  país  y  esa  es una de las misiones que tienen  todos los comandantes” (Edición 1.205, junio de 2005).  418  Inscripción  en  el  registro  inmobiliario  de  13  títulos  que  suman  más  de  7  mil  has,  correspondientes  al  desenglobe  de  un  predio  de  34  has  adjudicado  por  el  Incora.  En:  CINEP  –  Justicia y Paz, op.cit.  419  FAJARDO  MONTAÑA,  Darío.  “El  Desplazamiento  Forzado:  Una  Lectura  desde  la  Economía  Política”, op. Cit.  
413

276

5.1.3.3.2. Reiterado incumplimiento de las disposiciones constitucionales y  legales    En  la  apropiación  de  los  territorios,  tanto  los  particulares  como  algunos  servidores  públicos  han  desconocido  diferentes  normas  internas,  entre  ellas  las  relacionadas  con:      Inobservancia  de  la  Ley  70  de  1993  a  través  de  la  cual  se  reconoce  el  derecho  a  la  propiedad  colectiva  de  las  comunidades  negras  en  el  litoral  Pacífico.  De  tal  suerte  que  a  partir  de  su  expedición,  las  personas  naturales  o  jurídicas  que  ocupen  los  territorios  reconocidos  a  esas  Los derechos de los grupos  comunidades  son  ocupantes  étnicos  de mala fe.  No  se  ha  adelantado  ningún  proceso  de  consulta,  pero  sin  embargo  se  han  otorgado  autorizaciones  y  permisos  ambientales,  se  han  efectuado  y  registrado  compraventas  inconstitucionales  e  ilegales  y  se  han  desconocido  las  formas  de  autogobierno  y  representación legítima.  Proyectos  agroindustriales  y  Los derechos a un ambiente  ganaderos  en  un  ecosistema  sano y a la conservación y  especialmente  protegido,  preservación de los recursos  localizado  en  la    reserva  naturales y de las áreas  forestal  del  Pacífico.  Las  protegidas (Leyes 99 de 1993  actividades  se  adelantan  sin  y 2 de 1959).  permisos  ambientales  y  las 

277

La legislación agraria (Ley  160 de 1994) 

La moralidad pública 

resoluciones  que  han  ordenado  la  suspensión  de  dichas  actividades  no  se  han  cumplido,  tampoco  se  han  impuesto  las  medidas  correctivas  ni  las  respectivas  sanciones.  Compraventa  masiva  de  títulos  y  mejoras  que  han  propiciado  predios  que  superan  o  que  están  por  debajo  de  las  extensiones  definidas para la UAF.  Créditos,  incentivos,  estímulos  y  exenciones  de  entidades  públicas  del  sector  financiero  y  de  entidades  tributarias  para  el  desarrollo  de a actividades ilegales420. 

 

 Situaciones similares se presentan a lo largo del Litoral Pacífico. Por vía de ejemplo, en respuesta  a  los  requerimientos  de  la  Delegada  para  Asuntos  Ambientales  y  Agrarios  de  la  Procuraduría  General  de  la  Nación,  el  INCODER  expidió  la  Resolución  0525  del  2  de  marzo de  2006,  mediante  la  cual  declaró  como  “ocupación  indebida  y  de  mala  fe”  la  que  llevan  a  cabo  las  empresas  palmicultoras  PALMEIRAS  S.A.  y  PALMAS  OLEAGINOSAS  SALAMANCA  en  los  territorios  colectivos  del  Consejo  Comunitario  de  Alto  Mira  y  Frontera  en  el  municipio  de  Tumaco,  departamento de Nariño. 
420

278

5.1.3.3.3.  Desconocimiento  del  derecho  a  la  propiedad  colectiva  de  las  comunidades negras    En  las  situaciones  descritas,  los  empresarios  vinculados  han  privilegiado  sus  intereses  particulares  sobre  el  interés  general,  han  ignorado  el  principio  de  solidaridad  y  la  función  ecológica  y  social  de  la  propiedad.  En  sus  iniciativas  empresariales,  no  solo  han  violado  de  manera  reiterada  las  disposiciones  legales,  entre  ellas  las  citadas  anteriormente,  sino  que  a  través  de  los  gremios  que  los  representan  promueven  reformas  legales  en  las  que  se  privilegian  los  intereses  privados.     En  efecto,  el  presidente  de  Fedepalma  ha  emprendido  una  campaña  para  reformar  la  ley  de  negritudes,  causante  según  él  de  obstaculizar  los  proyectos  de  gran  envergadura”  como  la  siembra  de  palma,  “hecho  que  causa  una  gran  frustración”.  Por  esa  razón  propone,  “una  profunda  evaluación  sobre  el  impacto  que  ha  generado  la  vigencia  de  esta  ley  en  la  cuenca  del  Pacífico,  (…)  tal  y  como  se  comprometió  el  Gobierno  Nacional  en  el  Consejo  Comunal  de  Tumaco,  a  finales  del  año  pasado”421.  Compromiso  que,  si  bien  se  enmarca  dentro  de  la  meta  presidencial  de  establecer  en  el  país  6  millones  de  has  de  palma422,  debe  supeditarse  al  respeto  y  garantía  de  los  derechos  humanos  de  las  comunidades  indígenas  y  negras  en  el  marco  de  los  principios  internacionales  de  derechos  humanos, incorporados a la legislación colombiana.     Los  promotores  de  los  proyectos  de  palma,  adicionalmente  a  los  logros  obtenidos  en  sus  gestiones  para  obtener,  vía  reformas  legislativas  y  administrativas,  créditos  blandos,  incentivos  y  exenciones  tributarias,  propenden  por  el  desmonte  de  las  Unidades  Agrícolas  Familiares,  pilar  de  la  reforma  agraria  de  1994  para  combatir  tanto el atesoramiento y la tugurización del campo423.    La  cooperación  internacional  no  ha  estado  ajena  al  financiamiento  de  esos  proyectos.   Por  vía  de  ejemplo,  para  el  establecimiento  de  los  cultivos  la  empresa  Urapalma  S.A,  bajo  el  lema  de  “No  hay  caminos  para  la  paz,  la  paz  es  el 

 Intervención del Presidente de FEDEPALMA, en el Congreso Nacional de Cultivadores de Palma  Aceitera.  ¿“Hacia  dónde  va  el  sector  palmero  en  Colombia?”,  junio  8  de  2005  en  www.fedepalma.org  422  Discurso  del  Presidente  de  la  República  en  el  Congreso  Nacional  de  Cultivadores  de  Palma  Aceitera. En: www.fedepalma.org/discursos.  423 Sentencias Corte Constitucional C‐097 de 1996 y C‐536 de 1997. 
421

279

camino”424,  recibió  US$6.059.000  de  la  ayuda  norteamericana  para  promover  proyectos  sustitutivos  de  coca  y  amapola,  mediante  el  Contrato  089  suscrito  con  ARD  –  CAPP,  una  de  las  entidades  que  administra  recursos  de  la  Agencia  de  Desarrollo Internacional de los Estados Unidos ‐ USAID425. Con el fin de evitar que  se  repitan  estas  situaciones,  dentro  de  las  condiciones  para  la  ayuda  norteamericana  ‐ año 2006 ‐, se dispuso que esa agencia  contrataría un “Asesor de  Temas  Indígenas”  para  garantizar  los  derechos  de  estos  grupos,  en  especial  el  derecho a la consulta en el diseño y ejecución de proyectos de esa agencia426.     En  la  ejecución  de  los  referidos  proyectos,  las  entidades  vinculadas  a  los  mismos  no  han  ponderado  el  interés  general  manifestado  en  el  derecho  a  la  propiedad  colectiva sobre el interés particular referido a la propiedad privada, en los términos  señalados por la Corte IDH:    “…,  los  Estados  deben  tener  en  cuenta  que  los  derechos  territoriales  indígenas  abarcan  un  concepto  más  amplio  y  diferente  que  está  relacionado  con  el  derecho colectivo a la supervivencia como pueblo organizado, con el control de  su  hábitat  como  una  condición  necesaria  para  la  reproducción  de  su  cultura,  para su propio desarrollo y para llevar a cabo sus planes de vida. La propiedad  sobre  la  tierra  garantiza  que  los  miembros  de  las  comunidades  indígenas  conserven su patrimonio cultural.    Al  desconocerse  el  derecho  ancestral  de  los  miembros  de  las  comunidades  indígenas sobre sus territorios, se podría estar afectando otros derechos básicos,  como  el  derecho  a  la  identidad  cultural  y  la  supervivencia  misma  de  las  comunidades indígenas y sus miembros.     Por  el  contrario,  la  restricción  que  se  haga  al  derecho  a  la  propiedad  privada  de  particulares  pudiera  ser  necesaria  para  lograr  el  objetivo  colectivo  de  preservar  las  identidades  culturales  en  una  sociedad  democrática  y  pluralista  en el sentido de la Convención Americana;…”427. (Resaltados fuera de texto)       

 Urapalma S.A. Informe de proyecto, 2001.   ARD – CAPP. “Year Three work Plan Supplement – Calender, 2005.  426  Notas  tomadas  de  la  trascripción  realizada  por  Lisa  Haugaard,  Directora  Ejecutiva  de  Latin  America Working Group. En: www.lawg.org.  427 Corte IDH. “Caso  contra Paraguay” ya citado. 
424 425

280

5.1.4.  Recomendaciones puntuales    Del  caso  antes  expuesto,  surgen,  entre  otras,  las  siguientes  recomendaciones  para  garantizar los derechos a la restitución de las comunidades citadas y, en general de  los demás grupos étnicos con el fin de: (1) Respetar los derechos establecidos en los  tratados  internacionales  de  los  pueblos  indígenas  y  minorías  étnicas;  (2)  garantizar  el  goce  y  pleno  ejercicio  de  sus  derechos  a  la  propiedad  colectiva  y,  en  consecuencia, (3) adoptar las medidas necesarias para hacerlos efectivos:    1º. Aplicar  el  principio  de  prevalencia  del  derecho  sustancial  en  las  investigaciones  y  actuaciones  de  la  Fiscalía  y  los  tribunales  en  torno  a  situaciones violatorias de los DDHH e infracciones al DIH ‐  varias de ellas de  público  y  notorio  conocimiento  ‐,  con  el  fin  de  esclarecer  la  verdad  y  sancionar  a  los  responsables  ‐  autores  materiales  e  intelectuales,  sean  o  no  miembros  de  los  GAOML  ‐.  De  tal  forma  que  las  investigaciones  deben  ser  exhaustivas  y  adelantarse  “con  seriedad  y  no  como  una  simple  formalidad  condenada  de  antemano  a  ser  infructuosa428”.  De  lo  contrario,  se  continuará  propiciando la impunidad acerca de los crímenes contra esas comunidades.    2º. Acoger  en  las  investigaciones  que  se  adelanten  los  lineamientos  y  principios  contemplados  en  el  Convenio  169  de  la  OIT,  específicamente  los  relacionados  con  los  derechos  a  las  tierras  y  territorios  de  los  pueblos  indígenas  y  tribales.  Adicionalmente  en  lo  que  respecta  a  los  territorios  colectivos  de  los  afrodescendientes  dar  estricta  aplicación  a  las  normas  constitucionales  y  legales  que  amparan  dichos  derechos.  De  tal  forma  que  se  declaren  como  ocupantes  de  mala  fe  a  aquellas  personas  que  se  han  establecido  sobre  tierras  tradicionalmente  ocupadas  por  dichas  comunidades  con  posterioridad  a  la  expedición de la Ley 70 de 1993.     3º. Atender  “sus  particularidades,  sus  características  económicas  y  sociales,  así  como  su  situación  de  especial  vulnerabilidad,  su  derecho  consuetudinario,  valores,  usos  y  costumbres429”  en  la  definición  de  los  programas  de  reparación.  Esto  implica,  de  una  parte,  la  obligación  de  consultarlos,  y  de  la  otra, la de restituirles los territorios que le fueron titulados por el Estado.    4º. Adoptar  las  acciones  administrativas  para  garantizar  las  condiciones  de  dignidad  y  seguridad  en  el  retorno  a  sus  tierras,  así  como  las  requeridas  para 
428 429

 Corte IDH. Caso Velásquez Rodríguez, Sentencia de julio 29 de 1998.   Corte IDH Caso Comunidad Yakye Axa Vs Paraguay, sentencia de junio 17 de 2005. 

281

evitar  la  continuada  violación  de  sus  territorios  y  recursos  naturales,  tales  como:  (1)  La  clarificación  de  los  títulos,  (2)  la  recuperación  de  las  tierras  expropiadas  y  su  saneamiento  y,  en  general,  (3)  la  aplicación  de  manera  efectiva  de  las  recomendaciones  formuladas  en  diferentes  documentos  de  política,  en  los  que  se  hacen  explícitas  las  inequitativas  condiciones  de  vida  de estas comunidades430, así como los efectos del conflicto en sus territorios431.     Dentro  de  las  recomendaciones  se  encuentran  la  implementación  de  acciones  afirmativas,  la  puesta  en  marcha  de  mecanismos  alternativos  de  solución  de  conflictos  intraétnicos  y  la  titulación  colectiva  de  tierras  acompañada  del  fortalecimiento  de  sus  autoridades  tradicionales.  De  manera  específica  para  las  comunidades  negras  e  indígenas  que  habitan  el  litoral  Pacífico,  la  formulación  y  ejecución  del  “Plan  de  Ordenamiento  Territorial  Regional,  como  instrumento  básico  para  la  efectiva  planificación  del  desarrollo  sostenible  e  integración  del  Chocó  Biogeográfico”,  la  reglamentación  de  los  Capítulos IV, V y VII la Ley 70 de 1993 y la reconstrucción de Bojayá432.    5º. Adoptar,  reformar  o  modificar  las  leyes  pertinentes  dirigidas  a  garantizar  el  uso  y  goce  efectivo  de  sus  propiedades;  así  como  derogar  o  impedir  la  aprobación  de  aquellas  que  contrarían  este  derecho,  como  son  las  que  establecen  incentivos  y  demás  estímulos  a  la  explotación  de  los  recursos  en  sus  territorios,  las  que  permiten  el  levantamiento  de  las  zonas  de  reserva  forestal  en  que  están  localizados,  las  que  disponen  crear  alianzas  y  otras  formas  de  asociación  sin  su  concurso  y  en  detrimento  de  sus  derechos  y,  en  particular, los proyectos modificatorios de las Leyes 70 de 1993, 160 de 1994 y  99  de  1993433,  entre  otras,  cuando  a  través  de  ellos  se  pretenda  anular  o  desconocer  los  derechos  otorgados  a  los  indígenas  y  afrocolombianos  en  la  Constitución  Política,  en  el  Convenio  de  la  OIT  y  demás  disposiciones  internacionales y nacionales que los amparan. 

 

  Las  comunidades  negras  registran  el  índice  más  bajo  de  desarrollo  humano  entre  la  población  colombiana:  0,66%,  el  80%  de  la  población  vive  por  debajo  de  la  línea  de  pobreza  absoluta  y  el  74%  recibe salarios por debajo del mínimo legal. En el balance de ACNUR ya citado.  431  DNP.  Documentos  Conpes  3169  de  mayo  de  2002  “Política  para  la  población  afrocolombiana”;  Documento  Conpes  3180  de  julio  15  de  2002.  “Programa  para  la  Reconstrucción  Y  Desarrollo  Sostenible  del  Urabá  Antioqueño  y  Chocoano  y  Bajo  y  Medio  Atrato”,  y  Documento  Conpes  3310  de septiembre de 2003 “Política de Acción Afirmativa para la Población negra o afrocolombiana”.  432  DNP.  Documento  CONPES  2909  de  1997  “Programa  de  apoyo  para  el  desarrollo  y  reconocimiento étnico de las comunidades negras”.  433 Entre ellas la Ley Forestal aprobada en el Congreso, objetada por la Presidencia de la República. 
430

282

6º.

Prohibir  que  las  modalidades  de  reparación  directa  y  colectiva  que  prevé  el  Decreto  4760  de  2005,  se  adelanten  en  los  territorios  colectivos  titulados  a  las  comunidades  negras  e  indígenas,  cuando  éstas  atentan  contra  sus  derechos  colectivos a la tierra y territorios. 

 

283

6. PROTOCOLO DE INTERVENCIÓN DE LOS PROCURADORES AGRARIOS    Para  efectos  de  propiciar  la  restitución  de  los  bienes  patrimoniales  de  las  víctimas,  particularmente de las personas que se encuentran en situación de desplazamiento,  se  requiere  la  intervención  de  los  Procuradores  Judiciales  Agrarios  ‐  PJA,  cuando  se  trate  de  bienes  inmuebles  agrarios  y  bienes  muebles  afectos  a  la  explotación  rural.      Los  puntos  de  control  y  las  respectivas  actuaciones  de  los  Procuradores  Judiciales  Agrarios se circunscriben a los siguientes espacios:    A.  Dentro del proceso previsto en la Ley 975 de 2005     Conforme  al  flujograma  anexo,  a  continuación  se  describen  las  actuaciones  de  los  Procuradores  Judiciales  en  las  audiencias  en  que  se  impongan  medidas  cautelares  y en el incidente de reparación integral.    1.  Audiencia(s) de imposición de medidas cautelares      Los  Procuradores  Judiciales  Agrarios  deberán  velar  porque  se  decreten  las  medidas cautelares de los bienes inmuebles agrarios y los bienes muebles afectos a  la explotación rural que sean entregados por los GAOML o por sus integrantes.     Los bienes pueden ser entregados o enlistados en las siguientes oportunidades: 

 

284

B.  Con respecto a la identificación de los bienes y de la víctimas    Para  efectos  de  garantizar  los  derechos  a  la  restitución  de  las  víctimas  le  corresponderá  a  los  Procuradores  Judiciales  Agrarios  propiciar  las  actuaciones  encaminadas  a  la  identificación  completa  de  los  bienes  aportados  por  los  integrantes de los GAOML, la identificación de las víctimas y la relación entre éstas  y los bienes, particularmente en los aspectos que se describen a continuación:      

         

285

      

   

286

Relación de bienes inmuebles agrarios  y los bienes muebles afectos a la  explotación rural objeto de  identificación 

i.  Entregados  o  enlistados  (Artículos  10  y  11  de  la  Ley  y  artículo  14  del  Decreto).    ii.  Bienes  sobre  los  que  se  adelanten  actos  preprocesales  de  restitución  directa  (Parágrafo  1  del  Artículo  12  del  Decreto).    Actas  de  acuerdo  o  de  aceptación  de  los  proyectos,  beneficiarios,  acciones  adelantadas  por  el  Gobierno  para  verificar la procedencia y dar publicidad  sobre  los  proyectos  y  relación  de  entidades  públicas  que  participan  en  ellos.     iii.  Bienes  destinados  a  proyectos  colectivos  (Parágrafo  1  y  3  del  Artículo  12 del Decreto).     Actas  de  acuerdo  o  de  aceptación  de  los  proyectos,  beneficiarios,  acciones  adelantadas  por  el  Gobierno  para  verificar la procedencia y dar publicidad  sobre  los  proyectos  y  relación  de  entidades  públicas  que  participan  en  ellos.     iv.  Los  que  son  objeto  de  actos  dispositivos  para  deshacer  las  simulaciones  realizadas  y  eventual  aplicación  del  principio  de  oportunidad  (Parágrafo  Artículo  13  del  Decreto).     Nombre  de  los  terceros  que  aparecen  como  titulares,  naturaleza  de  las  vinculaciones  contractuales  (compraventa,  donaciones,  permutas,  287

etc.),  relación  de  parentesco,  autoridades  frente  a  quienes  se  cumplieron los actos, registro público de  los actos).  v.  Bienes  sobre  los  cuales  la  víctima  presente  sus  reclamaciones  (Artículo  14  del Decreto).  v.  Los  que  se  encuentran  vinculados  a   investigaciones  penales  o  a  acciones  de  extinción  previstas  (Parágrafo  del  artículo 54).          2.  En el incidente de reparación integral    El  Procurador  Judicial  Agrario  –  PJA  deberá  participar  en  el  incidente  de  reparación integral en todos los casos en que las víctimas reclamen la restitución de  bienes  inmuebles  agrarios  o  muebles  afectos  a  la  explotación  rural  (Artículo  23  de  la Ley y 14 del Decreto 4760 de 2005).   

288

289

  Intervención del Procurado Judicial Agrario  ‐ PJA  en el proceso previsto de la Ley 975 de 2005 y en el Decreto 4760 de 2005                  

 

290

 

 

291

  292