You are on page 1of 28

Normas Jurídicas de Nicaragua

Leyes Gaceta No. 124


No. 30/06/92

LEY DE NACIONALIDAD
LEY DE NACIONALIDAD
Ley No.149 de 4 de junio de 1992
Publicado en La Gaceta No.124 de 30 de junio de 1992
El Presidente de la República de Nicaragua.

Hace saber al pueblo nicaragüense que:


La Asamblea Nacional de la República de Nicaragua
En uso de sus facultades;
Ha Dictado

La siguiente :
LEY DE NACIONALIDAD

Capitulo I. Disposiciones generales

Artículo 1.-

La existencia, el otorgamiento, la pérdida y la recuperación de la nacionalidad nicaragüense se regirá


por lo dispuesto en la Constitución Política, esta Ley y su Reglamento.

Artículo 2.-

Los nicaragüenses son nacionales o nacionalizados.

Capitulo II. De los nacionales

Artículo 3.-

Son nacionales :

1)Los nacidos en el territorio nacional. Se exceptúan los hijos de extranjeros en servicio diplomático,
los hijos de funcionarios extranjeros al servicio de organizaciones internacionales o los de enviados por
sus gobiernos a desempeñar trabajos en Nicaragua, a menos que optaren por la nacionalidad
nicaragüense.

2)Los hijos de padre o madre nicaragüense.

3)Los nacidos en el extranjero de padre o madre que originalmente fueron nicaragüenses, siempre y
cuando lo solicitaren después de alcanzar la mayoría de edad o emancipación.

4)Los infantes de padres desconocidos encontrados en territorio nicaragüense, sin perjuicio de que
conocida su filiación, surta los efectos que procedan.

5)Los hijos de padres extranjeros nacidos a bordo de aeronaves y embarcaciones nicaragüenses,


siempre que éstos lo solicitaren.

Artículo 4.-
Los centroamericanos de origen tienen derecho de optar a la nacionalidad nicaragüense sin necesidad
de renunciar a su nacionalidad y pueden solicitarla ante autoridad competente cuando residan en
Nicaragua.

Artículo 5.-

La Asamblea Nacional podrá declarar nacionales a extranjeros que se hayan distinguido por méritos
extraordinarios al servicio de Nicaragua, quienes gozarán de los mismos derechos que los nacionales,
sin más limitaciones que las establecidas en los Artos. 134, 147, 152, 161 y 171 de la Constitución
Política.

Artículo 6.-

Los nicaragüenses casados con extranjeros conservarán su nacionalidad, aun cuando por la ley
nacional del cónyuge adquieran la nacionalidad de éste, siempre que no hagan renuncia expresa de su
nacionalidad nicaragüense.

Capitulo III. De los nacionalizados

Artículo 7.-

Los extranjeros podrán nacionalizarse, previa renuncia de su nacionalidad, mediante solicitud ante
autoridad competente, siempre y cuando cumplan con los requisitos siguientes:

a)Acreditar su residencia en el país por cuatro años continuos, a partir de la fecha de obtención de la
cédula de residencia permanente.

b)Tener medios honestos de vida.

c)Acreditar buena conducta y carecer de antecedentes penales.

d)Poseer conocimientos suficientes del idioma español, geografía, historia y de la organización política
y social del país, mediante constancia de autoridad de educación.

Artículo 8.-

Podrán nacionalizarse con dos años de residencia permanente en Nicaragua los extranjeros que
además de cumplir con los requisitos de los incisos b), c) y d) del Artículo 7 fueren:

a)Naturales de España o nacionales de los Estados que adopten el principio de reciprocidad.

b)El cónyuge extranjero por razón de su matrimonio con nicaragüense, siempre que permanezca el
vínculo conyugal. No se exigirá el requisito anterior cuando por la ley nacional del cónyuge extranjero
pierda su nacionalidad por causa de matrimonio.

Artículo 9.-

Podrán ser nacionalizados cuando cumplan dos años de residencia permanente y previa renuncia de su
nacionalidad, siempre y cuando cumplan con los requisitos señalados en los incisos b), c) y d) del
Artículo 7, los extranjeros que hayan establecido en Nicaragua una industria o ejerzan una actividad
que contribuya al desarrollo económico, social y cultural del país.

Artículo 10.-

La nacionalidad nicaragüense adquirida por los extranjeros se extenderá a sus hijos extranjeros que se
encuentren bajo la patria potestad, debiendo alcanzar la mayoría de edad o emancipación, optar por el
mantenimiento de la nacionalidad de origen o bien por la nicaragüense.

Artículo 11.-
Los nicaragüenses nacionalizados tendrán los mismos derechos y deberes de los nacionales, con
excepción de las limitaciones que la Constitución y las leyes establecen.

Capitulo IV. Del otorgamiento, perdida y recuperación de la nacionalidad Sección I. Del otorgamiento de
la nacionalidad

Artículo 12.-

El otorgamiento, pérdida y recuperación de la nacionalidad nicaragüense será resuelta por el Ministerio


de Gobernación a través de la Dirección de Migración y Extranjería, una vez cumplidos los requisitos
establecidos en esta Ley.

Artículo 13.-

La certificación de la resolución por la que se otorgue la nacionalidad nicaragüense constituirá la Carta


de Nacionalidad, que se inscribirá en el Registro que al efecto lleve la Dirección de Migración y
Extranjería del Ministerio de Gobernación y se mandará publicar en La Gaceta, Diario Oficial, para que
surta sus efectos legales.

Artículo 14.-

La Carta de Nacionalidad a que se refiere el artículo anterior contendrá el nombre y apellido del
beneficiario, la nacionalidad de origen, la nacionalidad nicaragüense otorgada y demás datos que se
señalen en el Reglamento de esta Ley.

Sección II. Perdida de la nacionalidad

Artículo 15.-

Los nacionales perderán la nacionalidad nicaragüense cuando en forma voluntaria se nacionalicen en


un Estado extranjero, excepto que adquieran la nacionalidad de otro país centroamericano o se
beneficien de una convenio de doble nacionalidad.

Artículo 16.-

Ningún nacional de Nicaragua podrá ser privado de su nacionalidad por una causa distinta de la
mencionada en el artículo anterior.

Artículo 17.-

Los nacionalizados perderán la nacionalidad nicaragüense en los siguientes casos:

1)Cuando adquieran otra nacionalidad.

2)Cuando renuncien expresamente de la nacionalidad nicaragüense.

3)Cuando reincidan en la comisión de delitos que merezca penas privativas de libertad, mayores de
tres años.

4)Cuando se nieguen a concurrir en defensa de la Patria en caso de agresión exterior.

5)Cuando fueren condenados por traición a la patria en virtud de sentencia ejecutoriada.

Artículo 18.-

La pérdida de la nacionalidad a que se refiere el Artículo 15 y los numerales 1 y 2 del Artículo 17, la
decretará el Ministerio de Gobernación, al comprobar fehacientemente la renuncia de la nacionalidad
nicaragüense o la adquisición de otra nacionalidad.
Artículo 19.-

La pérdida de la nacionalidad por las causales contempladas en los numerales 3, 4 y 5 del Artículo 17,
la tramitará el Ministerio de Gobernación a iniciativa del Procurador General de Justicia. Se concederá
audiencia por tercero día al afectado; y si éste lo solicitare se abrirá a pruebas por ocho días
improrrogables, al término de los cuales se dictará la correspondiente resolución.

Sección III. Recuperación de la nacionalidad

Artículo 20.-

Los nacionales que hubieren cambiado de nacionalidad recuperarán su nacionalidad nicaragüense si


ante la Dirección de Migración y Extranjería del Ministerio de Gobernación manifiestan que tal es su
voluntad y renuncian a la nacionalidad que actualmente tienen, de lo cual se levantará el acta
respectiva y se le dará certificación al interesado.

Artículo 21.-

Los nacionalizados que hubieren perdido su nacionalidad nicaragüense, podrán solicitarla de nuevo en
los siguientes casos:

a)En el caso del numeral 3) del Artículo 17, transcurridos diez años después del vencimiento de la
pena, aunque mediare indulto.

b)En los casos de los numerales 1 y 2 del Artículo 17 transcurridos cinco años después de la fecha de
la pérdida de la nacionalidad.

Artículo 22.-

El derecho del extranjero para solicitar nuevamente el otorgamiento de la nacionalidad nicaragüense,


sólo podrá ser ejercido una vez.

Capitulo V. De la doble nacionalidad

Artículo 23.-

En los casos de doble nacionalidad se procederá de conformidad con los tratados internacionales, el
principio de reciprocidad y las leyes de la República de Nicaragua.

Artículo 24.-

Los extranjeros que se acojan a un convenio de doble nacionalidad y los centroamericanos que opten
por la nacionalidad nicaragüense, quedan sujetos a la legislación de Nicaragua, especialmente en lo
relacionado al otorgamiento de pasaporte, protección diplomática, ejercicio de los derechos civiles,
políticos, de trabajo y de seguridad social. En ningún caso podrá aplicarse simultáneamente la Ley del
país de origen y la de Nicaragua.

Artículo 25.-

También tendrán doble nacionalidad los nacidos en el exterior de padre o madre nicaragüense y los
extranjeros nacidos en territorio nacional; pero deberán ratificar la nacionalidad nicaragüense o
renunciar a ella dentro del plazo de dos años de haber sido emancipados o alcanzado la mayoría de
edad.
Capitulo VI. Disposiciones finales

Artículo 26.-

El nicaragüense que habiendo renunciado a su nacionalidad y mediante ocultamiento o engaño


ejerciere en Nicaragua funciones públicas que sean exclusivas de los nacionales incurrirá en delito y
será penado con prisión de dos a cuatro años.

Artículo 27.-

Queda facultado el Ministerio de Gobernación por medio de la Dirección de Migración y Extranjería


para resolver los casos que no estén expresamente previstos en la presente Ley y su Reglamento.

Artículo 28.-

De todas las resoluciones que dicte la Dirección de Migración y Extranjería en materia de nacionalidad
cabrá el recurso de revisión ante el Ministro de Gobernación; resuelto éste se entenderá agotada la vía
administrativa.

Artículo 29.-

Se deroga la Ley de Nacionalidad, Decreto número 867, publicado en La Gaceta, Diario Oficial, número
263 del 19 de noviembre de 1981.

Artículo 30.-

La presente Ley entrará en vigencia a partir de su publicación en La Gaceta, Diario Oficial.

Dada en la Sala de Sesiones de la Asamblea Nacional, a los cuatro días del mes de Junio de mil
novecientos noventa y dos. Luis Sánchez Sancho, Presidente de la Asamblea Nacional por la Ley.
William Frech Frech, Secretario de la Asamblea Nacional.

Por Tanto: Publíquese y Ejecútese. Managua, veinticinco de Junio de mil novecientos noventa y dos.
Violeta Barrios de Chamorro, Presidente de la República de Nicaragua.

TITULO III
LA NACIONALIDAD NICARAGUENSE
CAPITULO UNICO

ARTICULO 15.- Los nicaragüenses son nacionales o nacionalizados.


ARTICULO 16.- Son nacionales:

1. Los nacidos en el territorio nacional. Se exceptúan los hijos de extranjeros en servicio diplomático,
los de funcionarios extranjeros al servicio de organizaciones internacionales o los de enviados por
sus gobiernos a desempeñar trabajos en Nicaragua, a menos que optaren por la nacionalidad
nicaraguense.
2. Los hijos de padre o madre nicaraguense.
3. Los nacidos en el extranjero de padre o madre que originalmente fueron nicaragüenses, siempre y
cuando lo solicitaren después de alcanzar la mayoría de edad o emancipación.
4. Los infantes de padres extranjeros nacidos a borde de aeronaves y embarcaciones nicaragüenses,
siempre que ellos lo solicitaren.

ARTICULO 17.- Los centroamericanos de origen tiene derecho de optar a la nacionalidad nicaraguense, si
necesidad de renunciar a su nacionalidad y pueden solicitarla ante autoridad competente cuando residan en
Nicaragua.
ARTICULO 18.- La Asamblea Nacional podrá declarar nacionales a extranjeros que se
hayan distinguido por méritos extraordinarios al servicio de Nicaragua.
ARTICULO 19.- Los extranjeros pueden ser nacionalizados, previa renuncia a su
nacionalidad y mediante solicitud ante autoridad competente, cuando cumplieren los
requisitos y condiciones que establezcan las leyes de la materia.
ARTICULO 20.- Ningún nacional puede ser privado de su nacionalidad, excepto que
adquiera voluntariamente otra; tampoco perderá su nacionalidad nicaraguense
cuando adquiera la de otro país centroamericano o hubiera convenio de doble
nacionalidad.
ARTICULO 21.- La adquisición, pérdida y recuperación de la nacionalidad serán
regulados por las leyes.
ARTICULO 22.- En los casos de doble nacionalidad se procede conforme los tratados
y el principio de reciprocidad.

INSCRIPCION DE MENORES NACIDOS EN EL


EXTRANJERO
QUIENES SON NACIONALES O NATIVOS DE LA REPUBLICA DE NICARAGUA
De acuerdo con la CONSTITUCION POLITICA DE NICARAGUA, en su TITULO III. Arto.16 Son
Nacionales:
Inciso 1) Los nacidos en el territorio nacional.
Inicio 2) Los hijos de padre o madre nicaragüense.
Inicio 3) Los nacidos en el extranjero, de padre o madre que originalmente fueron nicaragüenses, siempre y
cuando lo solicitaren después de alcanzar la mayoría de edad o emancipación.
Inicio 1) Prevalece el (Juris Soli) de lo cual se exceptúan los hijos de extranjeros en el servicio diplomático,
los funcionarios extranjeros al servicio de organizaciones internacionales o los enviados por sus gobiernos a
desempeñar trabajos en Nicaragua, a menos que optaren por la nacionalidad nicaragüense.
En el inciso 2) Son nacionales de Nicaragua los hijos de padre o madre nicaragüense.
Procedimiento Legal: El padre o la madre nacional de Nicaragua, puede inscribir a sus hijos menores de 21
anos, nacidos en otro país, en las oficinas consulares de la Republica de Nicaragua donde tengan su
residencia y domicilio permanente el padre o la madre nicaragüense del menor. Para eso el consulado tiene
que llevar un registro de las inscripciones de hijos de nicaragüenses nacidos en el extranjero.
El padre o la madre tiene que presentar al Cónsul, la partida de nacimiento donde demuestra la nacionalidad
nicaragüense y la partida de nacimiento donde demuestra la nacionalidad nicaragüense y la partida de
nacimiento del menor donde demuestra el vinculo sanguíneo del nacional nicaragüense con el menor,
extendido por el Estado Extranjero.
Con la Certificación Consular es obligatorio para el padre o la madre nicaragüense, inscribirlo en el
correspondiente Registro Civil de las Personas, del ultimo domicilio que del padre o madre tuvo en
Nicaragua, el Registrador por ley, extenderá la respectiva Partida de Nacimiento y el Consejo Supremo
Electoral de Nicaragua, extenderá la inscripción del menor en su registro Nacional de Nicaragua, para que
puedan gozar de sus derechos políticos.
Doctrina Jurídica Nicaragüense: En la legislacion nicaraguense, la nacionalidad se transfiere por la sangre
del padre o la madre (Juris Sanguineos)
En el Inicio 3) Los hijos nacidos de padre o madre nicaragüense, que originalmente fueron nacional de
Nicaragua, tiene el derecho de pedir la nacionalidad nicaragüense, solo después de ser mayor de edad en
Nicaragua, 21 anos o emancipado por los padres por medio de Escritura Publica autorizada por un Notario
Nicaragüense, o a solicitud del menor ante un Juez Civil de Distrito nicaragüense.

El Arto.25 de la LEY DE NACIONALIDAD dispone: También tendrá doble nacionalidad los nacidos en el
exterior de padre o madre nicaragüense y los extranjeros nacidos en territorio nacional; pero deberán
ratificar la nacionalidad nicaragüense o renunciar a ella dentro del plazo de dos anos de haber sido
emancipado o alcanzado la mayoría de edad.
Nota: El nacional de Nicaragua, tendrá que elegir su nacionalidad, por el (Juris Sanguíneo o por el Juri
Soli) después de ser mayor de edad o emancipado.
LEY DE NACIONALIDAD

CAPÍTULO I

DISPOSICIONES GENERALES

Artículo 1o. La presente Ley es reglamentaria de los artículos 30, 32 y 37, apartados A y B, de la
Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. Sus disposiciones son de orden público y
de observancia general en todo el territorio nacional. Su aplicación corresponde al Ejecutivo
Federal por conducto de la Secretaría de Relaciones Exteriores.

Artículo 2o. Para los efectos de esta Ley, se entenderá por:

I. Secretaría: Secretaría de Relaciones Exteriores;

II. Certificado de nacionalidad mexicana: instrumento jurídico por el cual se reconoce la


nacionalidad mexicana por nacimiento y que no se ha adquirido otra nacionalidad;

III. Carta de naturalización: instrumento jurídico por el cual se acredita el otorgamiento de la


nacionalidad mexicana a los extranjeros, y

IV. Extranjero: aquél que no tiene la nacionalidad mexicana.

Artículo 3o. Son documentos probatorios de la nacionalidad mexicana, cualquiera de los


siguientes:

I. El acta de nacimiento expedida conforme a lo establecido en las disposiciones aplicables;


II. El certificado de nacionalidad mexicana, el cual se expedirá a petición de parte,
exclusivamente para los efectos de los artículos 16 y 17 de esta Ley;

III. La carta de naturalización;

IV. El pasaporte;

V. La cédula de identidad ciudadana, y

VI. A falta de los documentos probatorios mencionados en las fracciones anteriores, se podrá
acreditar la nacionalidad mediante cualquier elemento que, de conformidad con la ley lleve a la
autoridad a la convicción de que se cumplieron los supuestos de atribución de la nacionalidad
mexicana.

Artículo 4o. Independientemente de lo dispuesto en el artículo anterior, la Secretaría podrá exigir


al interesado las pruebas adicionales necesarias para comprobar su nacionalidad mexicana,
cuando encuentre irregularidades en la documentación presentada. Podrá también hacerlo
cuando se requiera verificar la autenticidad de la documentación que la acredite.

Artículo 5o. Las autoridades federales están obligadas a proporcionar a la Secretaría, los
informes y certificaciones que esta les solicite, para cumplir con las funciones que esta Ley le
encomienda. En el caso de las autoridades estatales y municipales, la Secretaría les solicitará
estos informes y certificaciones, con respecto a sus respectivas competencias, cuando las
requiera para el cumplimiento de sus funciones materia de esta Ley.

Artículo 6o. Salvo prueba en contrario, se presume que un mexicano ha adquirido una
nacionalidad extranjera, cuando haya realizado un acto jurídico para obtenerla o conservarla, o
bien, cuando se ostente como extranjero ante alguna autoridad o en algún instrumento público.

Artículo 7o. Salvo prueba en contrario, se presume que el niño expósito hallado en territorio
nacional ha nacido en éste y que es hijo de padre y madre mexicanos.

Artículo 8o. Son personas morales de nacionalidad mexicana las que se constituyan conforme a
la leyes mexicanas y tengan en el territorio nacional su domicilio legal.

Artículo 9o. Las personas físicas y morales extranjeras deberán cumplir con lo señalado por el
artículo 27 constitucional.

Artículo 10. El interesado podrá ser representado en los procedimientos a que se refiere esta Ley
mediante poder notarial o carta poder firmada ante dos testigos y ratificadas las firmas del
otorgante y testigos ante la propia autoridad.

En cualquier caso, cuando la Secretaría lo estime conveniente, el interesado deberá comparecer


personalmente.

Artículo 11. Para todo lo no previsto en esta Ley, se aplicarán supletoriamente las disposiciones
del Código Civil para el Distrito Federal en Materia Común y para toda la República en Materia
Federal y las de la Ley Federal de Procedimiento Administrativo.

CAPÍTULO II

DE LA NACIONALIDAD MEXICANA POR NACIMIENTO

Artículo 12. Los mexicanos por nacimiento que salgan del territorio nacional o ingresen a él,
deberán hacerlo sin excepción, ostentándose como nacionales, aun cuando posean o hayan
adquirido otra nacionalidad.

Artículo 13. Se entenderá que los mexicanos por nacimiento que posean o adquieran otra
nacionalidad, actúan como nacionales respecto a:
I. Los actos jurídicos que celebren en territorio nacional y en las zonas en las que el Estado
Mexicano ejerza su jurisdicción de acuerdo con el derecho internacional, y

II. Los actos jurídicos que celebren fuera de los límites de la jurisdicción nacional, mediante los
cuales:

a) Participen en cualquier proporción en el capital de cualquier persona moral mexicana o entidad


constituida u organizada conforme al derecho mexicano, o bien ejerzan el control sobre dichas
personas o entidades;

b) Otorguen créditos a una persona o entidad referida en el inciso anterior, y

c) Detenten la titularidad de bienes inmuebles ubicados en territorio nacional u otros derechos


cuyo ejercicio se circunscriba al territorio nacional.

Artículo 14. Tratándose de los actos jurídicos a que se refiere el artículo anterior, no se podrá
invocar la protección de un gobierno extranjero. Quien lo haga, perderá en beneficio de la Nación
los bienes o cualquier otro derecho sobre los cuales haya invocado dicha protección.

Artículo 15. En los términos del párrafo segundo del artículo 32 de la Constitución Política de los
Estados Unidos Mexicanos, cuando el ejercicio de algún cargo o función se reserve a quien tenga
la calidad de mexicano por nacimiento y no haya adquirido otra nacionalidad, será necesario que
la disposición aplicable así lo señale expresamente.

Artículo 16. Los mexicanos por nacimiento a los que otro Estado considere como sus nacionales,
deberán presentar el certificado de nacionalidad mexicana, cuando pretendan acceder al ejercicio
de algún cargo o función para el que se requiera ser mexicano por nacimiento y que no adquieran
otra nacionalidad. Al efecto, las autoridades correspondientes deberán exigir a los interesados la
presentación de dicho certificado.

En el caso de que durante el desempeño del cargo o función adquieran otra nacionalidad,
cesarán inmediatamente en sus funciones.

Artículo 17. Los mexicanos por nacimiento a los que otro Estado considere como sus nacionales,
podrán solicitar a la Secretaría el certificado de nacionalidad mexicana, únicamente para los
efectos del artículo anterior.

Para ello, formularán renuncia expresa a la nacionalidad que les sea atribuida; a toda sumisión,
obediencia y fidelidad a cualquier Estado extranjero, especialmente de aquél que le atribuya la
otra nacionalidad; a toda protección extraña a las leyes y autoridades mexicanas, y a todo
derecho que los tratados o convenciones internacionales concedan a los extranjeros. Asimismo,
protestarán adhesión, obediencia y sumisión a las leyes y autoridades mexicanas y se
abstendrán de realizar cualquier conducta que implique sumisión a un Estado extranjero.

El certificado de nacionalidad mexicana se expedirá una vez que el interesado haya cumplido con
los requisitos de esta Ley y su reglamento.

Artículo 18. La Secretaría declarará, previa audiencia del interesado, la nulidad del certificado
cuando se hubiere expedido en violación de esta Ley o de su reglamento, o cuando dejen de
cumplirse los requisitos previstos en ellos.

La declaratoria de nulidad fijará la fecha a partir de la cual el certificado será nulo. En todo caso,
se dejarán a salvo las situaciones jurídicas creadas durante la vigencia del certificado a favor de
terceros de buena fe.

CAPÍTULO III

DE LA NACIONALIDAD MEXICANA POR NATURALIZACIÓN

Artículo 19. El extranjero que pretenda naturalizarse mexicano deberá:


I. Presentar solicitud a la Secretaría en la que manifieste su voluntad de adquirir la nacionalidad
mexicana;

II. Formular las renuncias y protesta a que se refiere el artículo 17 de este ordenamiento;

La Secretaría no podrá exigir que se formulen tales renuncias y protestas sino hasta que se haya
tomado la decisión de otorgar la nacionalidad al solicitante. La carta de naturalización se otorgará
una vez que se compruebe que estas se han verificado.

III. Probar que sabe hablar español, conoce la historia del país y está integrado a la cultura
nacional, y

IV. Acreditar que ha residido en territorio nacional por el plazo que corresponda conforme al
artículo 20 de esta Ley.

Para el correcto cumplimiento de los requisitos a que se refiere este artículo, se estará lo
dispuesto en el reglamento de esta Ley.

Artículo 20. El extranjero que pretenda naturalizarse mexicano deberá acreditar que ha residido
en territorio nacional cuando menos durante los últimos cinco años inmediatos anteriores a la
fecha de su solicitud, salvo lo dispuesto en las fracciones siguientes:

I. Bastará una residencia de dos años inmediatamente anteriores a la fecha de la solicitud cuando
el interesado:

a) Sea descendiente en línea recta de un mexicano por nacimiento;

b) Tenga hijos mexicanos por nacimiento;

c) Sea originario de un país latinoamericano ó de la Península Ibérica, ó

d) A juicio de la Secretaría, haya prestado servicios o realizado obras destacadas en materia


cultural, social, científica, técnica, artística, deportiva o empresarial que beneficien a la Nación.
En casos excepcionales a juicio del titular del Ejecutivo Federal, no será necesario que el
extranjero acredite la residencia en el territorio nacional a que se refiere esta fracción.

II. La mujer o el varón extranjeros que contraigan


matrimonio con varón o mujer mexicanos, deberán
acreditar que han residido y vivido de consuno en el
domicilio conyugal establecido en territorio nacional,
duranto los dos años inmediatamente anteriores a la
fecha de la solicitud.

No será necesario que el domicilio conyugal se


establezca en territorio nacional, cuando el cónyuge
mexicano radique en el extranjero por encargo o
comisión del Gobierno Mexicano.

En el caso de matrimonios celebrados entre extranjeros,


la adquisición de la nacionalidad mexicana por uno de
los cónyuges con posterioridad al matrimonio, permitirá
al otro obtener dicha nacionalidad siempre que reúna los
requisitos que exige esta fracción, y

I. Bastará una residencia de un año inmediato anterior a la solicitud, en el caso de


adoptados, así como de menores descendientes hasta segundo grado, sujetos a la
patria potestad de mexicanos.

Si los que ejercen la patria potestad no hubieren


solicitado la naturalización de sus adoptados o de los
menores, éstos podrán hacerlo dentro del año siguiente
contado a partir de su mayoría de edad, en los términos
de esta fracción.

La Carta de Naturalización producirá sus efectos al día siguiente de su expedición.


Artículo 21. Las ausencias temporales del país no interrumpirán la residencia, salvo que estas se
presenten durante los dos años anteriores a la presentación de la solicitud y excedan en total seis
meses. La residencia a que se refiere la fracción III del artículo anterior deberá ser ininterrumpida.
Artículo 22. Quien adquiera la nacionalidad mexicana conforme a los supuestos del artículo 20
fracción II de esta Ley, la conservará aún después de disuelto el vínculo matrimonial, salvo en el
caso de nulidad del matrimonio, imputable al naturalizado.
Artículo 23. En todos los casos de naturalización, la Secretaría recabará previamente la opinión
de la Secretaría de Gobernación.
Artículo 24. El procedimiento para la obtención de la carta de naturalización, se suspenderá
cuando al solicitante se le haya decretado auto de formal prisión o de sujeción a proceso en
México, o sus equivalentes en el extranjero.
Artículo 25. No se expedirá carta de naturalización cuando el solicitante se encuentre en
cualquiera de los siguientes supuestos:
I. No cumplir con los requisitos que establece esta Ley;
II. Estar extinguiendo una sentencia privativa de la libertad por delito doloso en México o en el
extranjero, y
III. Cuando no sea conveniente a juicio de la Secretaría, en cuyo caso deberá fundar y motivar su
decisión.
Artículo 26. La Secretaría declarará, previa audiencia del interesado, la nulidad de la carta de
naturalización cuando se hubiere expedido sin cumplir con los requisitos o con violación a esta
Ley.
La declaratoria de nulidad fijará la fecha a partir la cual dicha carta será nula. En todo caso se
dejarán a salvo las situaciones jurídicas creadas durante la vigencia de la carta a favor de
terceros de buena fe.
CAPÍTULO IV
DE LA PÉRDIDA DE LA NACIONALIDAD MEXICANA POR NATURALIZACIÓN
Artículo 27. La nacionalidad mexicana por naturalización, previa audiencia del interesado, se
pierde de conformidad con lo que establece el artículo 37 apartado B, de la Constitución Política
de los Estados Unidos Mexicanos.
Artículo 28. Las autoridades y fedatarios públicos están obligados a comunicar a la Secretaría
aquellos casos en que tengan conocimiento de que un mexicano por naturalización se encuentre
en alguno de los supuestos del artículo 37, apartado B, de la Constitución Política de los Estados
Unidos Mexicanos.
Dicho aviso deberá realizarse dentro de los cuarenta días hábiles siguientes, contados a partir de
la fecha de que se tuvo conocimiento de los hechos mencionados.
Artículo 29. La pérdida de la nacionalidad mexicana por naturalización exclusivamente afectará a
la persona sobre la cual recaiga la resolución respectiva.
Artículo 30. La adopción no entraña para el adoptado ni para el adoptante la adquisición o
pérdida de la nacionalidad. Ello sin perjuicio de lo dispuesto en el artículo 20 fracción III de esta
Ley.
Artículo 31. En todos los casos de pérdida de la nacionalidad mexicana por naturalización, la
Secretaría recabará previamente la opinión de la Secretaría de Gobernación.
Artículo 32. Cuando se den los supuestos de pérdida de la nacionalidad mexicana, la Secretaría,
previa audiencia del interesado, revocará la carta de naturalización.
CAPÍTULO V
DE LAS INFRACCIONES Y SANCIONES ADMINISTRATIVAS
Artículo 33. Las infracciones administrativas previstas en la presente Ley, se sancionarán con lo
siguiente:

I. Se impondrá multa de trescientos a quinientos salarios, a quien ingrese o salga de


territorio nacional en contravención a lo dispuesto por el artículo 12 de esta Ley;

II. Se impondrá multa de cuatrocientos a ochocientos salarios:

a) A quien realice las renuncias y protesta en forma fraudulenta o


cometa actos que pongan de manifiesto su incumplimiento;
b) A quien intente obtener cualesquiera de las pruebas de nacionalidad mexicana que
corresponde expedir a la Secretaría con violación de las prevenciones de esta Ley o su
reglamento, o presentando ante dicha Secretaría información, testigos, documentos o certificados
falsos;
Si se llegare a obtener la prueba de nacionalidad, se duplicará la sanción, y
c) A quien haga uso de una prueba de nacionalidad falsificada o alterada;
III. Se impondrá multa de quinientos a dos mil salarios, a quien contraiga matrimonio con el único
objeto de obtener la nacionalidad mexicana. Igual sanción se impondrá al cónyuge mexicano que,
conociendo dicho propósito, celebre el matrimonio.
Artículo 34. En los casos no previstos en el artículo anterior se impondrá multa de hasta mil
salarios a quien cometa cualquier infracción administrativa a la presente Ley o a su reglamento.
Artículo 35. Para los efectos de este capítulo, por salario se entiende el salario mínimo diario
general vigente en el Distrito Federal al momento de cometerse la infracción.
Artículo 36. Las multas previstas en el artículo anterior se aplicarán sin perjuicio de que la
Secretaría, previa audiencia al interesado, deje sin efectos, el documento que se hubiere
expedido, así como de las sanciones penales que en su caso procedan.
Artículo 37. Para la imposición de las sanciones, la Secretaría deberá tomar en cuenta la
gravedad de la infracción, los daños y perjuicios causados, al igual que los antecedentes,
circunstancias personales y situación socioeconómica del infractor.
TRANSITORIOS
PRIMERO. La presente Ley entrará en vigor el 20 de marzo de 1998.
SEGUNDO. Se abroga la Ley de Nacionalidad publicada en el Diario Oficial de la Federación el
21 de junio de 1993 y se derogan todas las disposiciones que se opongan a la presente Ley.
TERCERO. Las cartas y declaratorias de naturalización, los certificados de nacionalidad
mexicana por nacimiento, así como los de recuperación de nacionalidad, expedidos por la
Secretaría de Relaciones Exteriores con anterioridad a la entrada en vigor de esta Ley, seguirán
surtiendo sus efectos jurídicos.
CUARTO. Para beneficiarse de lo dispuesto por el artículo 37, apartado A de la Constitución
Política de los Estados Unidos Mexicanos, el interesado deberá:
I. Presentar solicitud por escrito a la Secretaría de Relaciones Exteriores, Embajadas o
Consulados de México, dentro de los cinco años siguientes al 20 de marzo de 1998.
II. Acreditar su derecho a la nacionalidad mexicana, conforme lo establece esta Ley, y
III. Acreditar plenamente su identidad ante la autoridad.
QUINTO. Los nacidos y concebidos con anterioridad a la entrada en vigor del Decreto por el que
se reforman los artículos 30, 32 y 37 de la Constitución Política de los Estados Unidos
Mexicanos, estarán sujetos a lo dispuesto por los artículos Segundo y Tercero Transitorios del
citado Decreto.
Para los efectos del párrafo anterior, se presumirán concebidos los nacidos vivos y viables dentro
de los trescientos días posteriores a la entrada en vigor de esta Ley.
Publicada en el D.O. el 23 de enero de 1998.
COMPARACIONES CONSTITUCIONALES SOBRE NATURALIZACION

BOLIVIA
Artículo 37.- Son bolivianos por naturalización:

1. Los españoles y latinoamericanos que adquieran la nacionalidad boliviana sin


hacer renuncia de la de su origen, cuando existan, a título de reciprocidad,
convenios de nacionalidad plural con sus gobiernos respectivos.
2. Los extranjeros que habiendo residido dos años en la República declaren su
voluntad de adquirir la nacionalidad boliviana y obtengan carta de
naturalización conforme a ley. El tiempo de permanencia se reducirá a un año
tratándose de extranjeros que se encuentren en los casos siguientes:
a. Que tengan cónyuge o hijos bolivianos.
b. Que se dediquen regularmente al trabajo agrícola o industrial.
c. Que ejerzan funciones educativas, científicas o técnicas.
3. Los extranjeros que a la edad legalmente requerida presten el servicio militar.
4. Los extranjeros que por sus servicios al país la obtengan de la Cámara de
Senadores.

BRASIL
Artículo 12. (*)- São brasileiros:

I. - natos:
a. os nascidos na República Federativa do Brasil, ainda que de pais
estrangeiros, desde que estes não estejam a serviço de seu país;
b. os nascidos no estrangeiro, de pai brasileiro ou de mãe brasileira, desde
que qualquer deles esteja a serviço da República Federativa do Brasil;
c. os nascidos no estrangeiro, de pai brasileiro ou mãe brasileira, desde que
sejam registrados em repartição brasileira competente, ou venham a
residir na República Federativa do Brasil antes da maioridade e,
alcançada esta, optem em qualquer tempo pela nacionalidade brasileira;
II. - naturalizados:
a. os que, na forma da lei, adquiram a nacionalidade brasileira, exigidas aos
originários de países de língua portuguesa apenas residência por um ano
ininterrupto e idoneidade moral;
b. os estrangeiros de qualquer nacionalidade, residentes na República
Federativa do Brasil há mais de trinta anos ininterruptos e sem
condenação penal, desde que requeiram a nacionalidade brasileira.

o § 1.º Aos portugueses com residência permanente no País, se houver


reciprocidade em favor dos brasileiros, serão atribuídos os direitos
inerentes ao brasileiro nato, salvo os casos previstos nesta Constituição.
o § 2.º A lei não poderá estabelecer distinção entre brasileiros natos e
naturalizados, salvo nos casos previstos nesta Constituição.
o § 3.º São privativos de brasileiro nato os cargos:
I. - de Presidente e Vice-Presidente da República;
II. - de Presidente da Câmara dos Deputados;
III. - de Presidente do Senado Federal;
IV. - de Ministro do Supremo Tribunal Federal;
V. - da carreira diplomática;
VI. - de oficial das Forças Armadas.
o § 4.º Será declarada a perda da nacionalidade do brasileiro que:
I. - tiver cancelada sua naturalização, por sentença judicial, em
virtude de atividade nociva ao interesse nacional;
II. - adquirir outra nacionalidade por naturalização voluntária.

(*) Emenda Constitucional de Revisão Nº 3, de 1994 (*) Emenda Constitucional Nº 23,


de 1999

CHILE
Artículo 10.- Son chilenos:
4. Los extranjeros que obtuvieren carta de nacionalización en conformidad a la ley,
renunciando expresamente a su nacionalidad anterior. No se exigirá esta renuncia a
los nacidos en país extranjero que, en virtud de un tratado internacional, conceda
este mismo beneficio a los chilenos.
Los nacionalizados en conformidad a este número tendrán opción a cargos públicos
de elección popular sólo después de cinco años de estar en posesión de sus cartas de
nacionalización; y
5. Los que obtuvieren especial gracia de nacionalización por ley.
La ley reglamentará los procedimientos de opción por la nacionalidad chilena; de
otorgamiento, negativa y cancelación de las cartas de nacionalización, y la formación
de un registro de todos estos actos.
COLOMBIA
Artículo 96.- Son nacionales colombianos:
2. Por adopción:

a. Los extranjeros que soliciten y obtengan carta de naturalización, de acuerdo


con la ley, la cual establecerá los casos en los cuales se pierde la nacionalidad
colombiana por adopción.
b. Los latinoamericanos y del Caribe por nacimiento domiciliados en Colombia,
que con autorización del Gobierno y de acuerdo con la ley y el principio de
reciprocidad, pidan ser inscritos como colombianos ante la municipalidad donde
se establecieren.
c. Los miembros de los pueblos indígenas que comparten territorios fronterizos,
con aplicación del principio de reciporcidad según tratados públicos. ...
COSTA RICA
Artículo 14.- Son costarricenses por naturalización:

1. Los que hayan adquirido esta nacionalidad en virtud de leyes anteriores.


2. Los nacionales de otros países de Centroamérica, los españoles y los
iberoamericanos por nacimiento que hayan residido oficialmente en el país
durante cinco años como mínimo y que cumplan con los demás requisitos que
fije la ley.
3. Los centroamericanos, los españoles y los iberoamericanos que no lo sean por
nacimiento y los demás extranjeros que hayan residido oficialmente en el país
durante siete años como mínimo y que cumplan con los demás requisitos que
fije la ley.
4. La mujer extranjera que al contraer matrimonio con costarricense pierda su
nacionalidad.
5. La mujer extranjera que habiendo estado casada durante dos años con
costarricense y habiendo residido en el país durante ese mismo período,
manifieste su deseo de adquirir la nacionalidad costarricense.
6. Quienes ostenten la nacionalidad honorífica otorgada por la Asamblea
Legislativa.

Artículo 15.- Quien solicite la naturalización deberá: acreditar su buena conducta,


demostrar que tiene oficio o medio de vivir conocido, que sabe hablar, escribir y leer
el idioma español, someterse a un examen comprensivo de la historia del país y sus
valores, prometer que residirá en el territorio nacional de modo regular y jurar que
respetará el orden constitucional de la República.
Por medio de ley se establecerán los requisitos y la forma para tramitar la solicitud de
naturalización.
Artículo 17.- La adquisición de la nacionalidad trasciende a los hijos menores de
edad conforme a la reglamentación establecida en la ley.

CUBA
Artículo 28.- Nacionalidad de origen.
Artículo 30.- Son ciudadanos cubanos por naturalización:

a. los extranjeros que adquieren la ciudadanía de acuerdo con lo establecido en la


ley;
b. los que hubiesen servido a la lucha armada contra la tiranía derrocada el
primero de enero de 1959, siempre que acrediten esa condición en la forma
legalmente establecida;
c. los que habiendo sido privados arbitrariamente de su ciudadanía de origen
obtengan la cubana por acuerdo expreso del Consejo de Estado.

ECUADOR
Artículo 8.- Son ecuatorianos por naturalización:

1. Quienes obtengan la ciudadanía ecuatoriana por haber prestado servicios


relevantes al país.
2. Quienes obtengan carta de naturalización.
3. Quienes, mientras sean menores de edad, son adoptados en calidad de hijos
por ecuatoriano. Conservan la ciudadanía ecuatoriana si no expresan voluntad
contraria al llegar a su mayoría de edad.
4. Quienes nacen en el exterior, de padres extranjeros que se naturalicen en el
Ecuador, mientras aquellos sean menores de edad. Al llegar a los dieciocho
años conservarán la ciudadanía ecuatoriana si no hicieren expresa renuncia de
ella.
5. Los habitantes de territorio extranjero en las zonas de frontera, que acrediten
pertenecer al mismo pueblo ancestral ecuatoriano, con sujeción a los convenios
y tratados internacionales, y que manifiesten su voluntad expresa de ser
ecuatorianos.
EL SALVADOR
Artículo 92.- Pueden adquirir la calidad de salvadoreños por naturalización:

1. - Los españoles e hispanoamericanos de origen que tuvieren un año de


residencia en el país;
2. - Los extranjeros de cualquier origen que tuvieren cinco años de residencia en
el país;
3. - Los que por servicios notables prestados a la República obtengan esa calidad
del Organo Legislativo;
4. - El extranjero casado con salvadoreña o la extranjera casada con salvadoreño
que acreditaren dos años de residencia en el país, anteriores o posteriores a la
celebración del matrimonio.

La nacionalidad por naturalización se otorgará por autoridades competentes de


conformidad con la ley.

Artículo 93.- Los tratados internacionales regularán la forma y condiciones en que


los nacionales de países que no formaron parte de la República Federal de Centro
América conserven su nacionalidad, no obstante haber adquirido la salvadoreña por
naturalización, siempre que se respete el principio de reciprocidad.
GUATEMALA
Artículo 146.- Naturalización. Son guatemaltecos, quienes obtengan su
naturalización, de conformidad con la ley.
Los guatemaltecos naturalizados, tienen los mismos derechos que los de origen, salvo
las limitaciones que establece esta Constitución.
HONDURAS
Artículo 24.- Son hondureños por naturalización:

1. Los centroamericanos por nacimiento que tengan un año de residencia en el


país;
2. Los españoles e iberoamericanos por nacimiento que tengan dos años
consecutivos de residencia en el país;
3. Los demás extranjeros que hayan residido en el país más de tres años
consecutivos.
4. Los que obtengan carta de naturalización decretada por el Congreso Nacional
por servicios extraordinarios prestados a Honduras;
5. Los inmigrantes que formando parte de grupos seleccionados traídos por el
gobierno para fines científicos, agrícolas e industriales después de un año de
residir en el país llenen los requisitos de ley; y,
6. La persona extranjera casada con hondureño por nacimiento.

MÉXICO
Artículo 30.- La nacionalidad mexicana se adquiere por nacimiento o por
naturalización.

a. .- ...
b. .- Son mexicanos por naturalización:

I. Los extranjeros que obtengan de la Secretaria de Relaciónes carta de


naturalización.

II. La mujer o el varon extranjeros que contraigan matrimonio con varon o con
mujer mexicanos y tengan o establezcan su domicilio dentro del territorio
nacional. (Este es el texto vigente. Abajo aparece el texto ya reformado por
decreto de 20 de marzo de 1997 que entrara en vigor el 20 de marzo de 1998;
esto de acuerdo al Artículo Primero Transitorio de dicho decreto que a la letra
dice: "Primero.- El presente decreto entrara en vigor al año siguiente de su
publicación en el díario oficial de la federación")
NICARAGUA
Artículo 19.- Los extranjeros pueden ser nacionalizados, previa renuncia a su
nacionalidad y mediante solicitud ante autoridad competente, cuando cumplieren los
requisitos y condiciones que establezcan las leyes de la materia.
PANAMÁ
Artículo 8.- Nacionalidad de origen.
Artículo 10.- Pueden solicitar la nacionalidad panameña por naturalización:

1. Los extranjeros con 5 años consecutivos de residencia en el territorio de la


República si, después de haber alcanzado su mayoría de edad, declaran su
voluntad de naturalizarse, renuncian expresamente a su nacionalidad de origen
o a la que tengan y comprueban que poseen el idioma español y conocimientos
básicos de geografía, historia y organización política panameña.
2. Los extranjeros con tres años consecutivos de residencia en el territorio de la
República que tengan hijos nacidos en ésta de padre o madre panameños o
cónyuge de nacionalidad panameña, si hacen la declaración y presentan la
comprobación de que trata el aparte anterior.
3. Los nacionales por nacimiento, de España o de un Estado latinoamericano, si
llenan los mismos requisitos que en su país de origen se exigen a los
panameños para naturalizarse.

Artículo 12.- La Ley reglamentará la naturalización. El Estado podrá negar su


solicitud de carta de naturaleza por razones de moralidad, seguridad, salubridad,
incapacidad física o mental.
Artículo 16.- Los panameños por naturalización no están obligados a tomar las
armas contra su estado de origen.

PARAGUAY
Artículo 148.- DE LA NACIONALIDAD POR NATURALIZACION
Los extranjeros podrán obtener la nacionalidad paraguaya por naturalización si
reúnen los siguientes requisitos:

1. mayoría de edad:
2. radicación mínima de tres años en territorio nacional;
3. ejercicio en el país de alguna profesión, oficio, ciencia, arte o industria, y
4. buena conducta, definida en la ley.

Artículo 151.- DE LA NACIONALIDAD HONORARIA


Podrán ser distinguidos con la nacionalidad honoraria, por ley del congreso, los
extranjeros que hubiesen prestado servicios eminentes a la República.
PERÚ
Artículo 52.- ... Son asimismo Perúanos los que adquieren la nacionalidad por
naturalización o por opción, siempre que tengan residencia en el Perú.
REPÚBLICA DOMINICANA
Artículo 11.-Son dominicanos:

4. ... Los naturalizados. La ley dispondrá las condiciones y formalidades requeridas


para la naturalización.
5. Párrafo I. Se reconoce a los dominicanos la facultad de adquirir una
nacionalidad extranjera.
6. Párrafo II. La mujer dominicana casada con un extranjero podrá adquirir la
nacionalidad de su marido.
7. Párrafo III. La mujer extranjera que contrae matrimonio con un dominicano
seguirá la condición de su marido, a menos que las leyes de su país le permitan
conservar su nacionalidad, caso en el cual tendrá la facultad de declarar, en el
acta de matrimonio, que declina la nacionalidad dominicana.
8. Párrafo IV. La adquisición de otra nacionalidad no implica la pérdida de la
nacionalidad dominicana. Sin embargo, los dominicanos que adquieran otra
nacionalidad no podrán optar por la Presidencia o Vicepresidencia de la
República.
URUGUAY
Artículo 75.-Tienen derecho a la ciudadanía legal:

A. Los hombres y las mujeres extranjeros de buena conducta, con familia


constituida en la República, que poseyendo algún capital en giro o propiedad en
el país, o profesando alguna ciencia, arte o industria, tengan tres años de
residencia habitual en la República.
B. Los hombres y las mujeres extranjeros de buena conducta, sin familia
constituida en la República, que tengan alguna de las cualidades del inciso
anterior y cinco años de residencia habitual en el país.
C. Los hombres y las mujeres extranjeros que obtengan gracia especial de la
Asamblea General por servicios notables o méritos relevantes.

VENEZUELA
Artículo 33.- Son venezolanos y venezolanas por naturalización:

1. Los extranjeros o extranjeras que obtengan carta de naturaleza. A tal fin


deberán tener domicilio en Venezuela con residencia ininterrumpida de, por lo
menos, diez años, inmediatamente anteriores a la fecha de la respectiva
solicitud.
2. El tiempo de residencia se reducirá a cinco años en el caso de aquellos y
aquellas que tuvieren la nacionalidad originaria de España, Portugal, Italia,
países latinoamericanos y del Caribe.
3. Los extranjeros o extranjeras que contraigan matrimonio con venezolano o
venezolana desde que declaren su voluntad de serlo, transcurridos por lo
menos cinco años a partir de la fecha del matrimonio.
4. Los extranjeros o extranjeras menores de edad para la fecha de la
naturalización del padre o de la madre que ejerza sobre ellos la patria potestad,
siempre que declaren su voluntad de ser venezolanos o venezolanas antes de
cumplir los veintiún años de edad y hayan residido en Venezuela,
ininterrumpidamente, durante los cinco años anteriores a dicha declaración.
ARGENTINA:

Ley 346 - Ciudadanía y Naturalización

Buenos Aires, 1 de octubre de 1869 Número de los artículos que lo componen 0014
observación ley reimplantada por art. 2 ley 23059 (B. O. 10-4-84) texto art. 9
conforme sustitución por art. 1 punto 1 ley 20835 (B. O. 13-12-74) texto art. 10
conforme modificación (párrafo 2 incorporado) por art. 1 ley 16801 (B. O. 3-12-65)
texto art. 11 conforme modificación (párrafo 2 incorporado) por art. 1 ley 16801 (B.
O. 3-12-65), y conforme modificación (párrafo 3 incorporado) por art. 1 punto 2 ley
20835 (B. O. 13-12-74) antecedentes ley derogada por ley 14354 (B. O. 28-10-54),
pero ley 14354 derogada por art. 1 decreto ley 14194/56 (B. O. 14-08-56)
reimplantando la presente ley, pero derogado por art. 30 ley 21795 (B. O. 23-05-78)
antecedentes art. 2 inciso 1 sustituido por art. 1 inciso a) ley 21610 (b. O. 05-08-77),
pero ley 21610 derogada por art. 2 ley 23059 (b. O. 10-04-84) antecedentes art. 6
modificado por art. 1 ley 10526 (b. O. 27-02-18), y sustituido por art. 1 inciso a) ley
21610 (b. O 05-08-77), pero ley 21610 derogada por art. 2 ley 23059 (b. O. 10-04-
84) antecedentes arts 6 bis, ter y quater incorporados por art. 1 inciso c) ley
21610(b. O. 05-08-77), pero ley 21610 derogada por art. 2 ley 23059 (b. O. 10-04-
84) antecedentes art. 9 (texto original reimplantado) por art. 4 ley 21610, pero ley
21610 derogada por art. 2 ley 23059 (b. O. 11-04-84) el senado y la cámara de
diputados de la Nación argentina reunidos en congreso, etc., sancionan con fuerza de
ley

Artículo 1.- Son argentinos: 1.- Todos los argentinos nacidos o que nazcan en el
territorio de la república, sea cual fuere la nacionalidad de sus padres, con excepción
de los hijos de ministros extranjeros y miembros de legaciones residentes en la
república. 2.- Los hijos de argentinos nativos que habiendo nacido en país extranjero
optaren por la ciudadanía de origen. 3.- Los nacidos en las legaciones y buques de
guerra de la república. 4.- Los nacidos en las repúblicas que formaron parte de las
provincias unidas del Río de la Plata, antes de la emancipación de aquellas y que
hayan residido en el territorio de la Nación, manifestando su voluntad de serlo. 5.-
Los nacidos en mares neutros bajo pabellón argentino.

Art. 2.- Son ciudadanos por naturalización: 1.- Los extranjeros mayores de diez y
ocho años que residieren en la República dos años continuos y manifiesten ante los
jueces federales de sección su voluntad de serlo. 2.- Los extranjeros que acrediten
dichos jueces haber prestado, cualquiera que sea el tiempo de residencia, algunos de
los servicios siguientes: 1.- Haber desempeñado con honradez, empleos de la Nación,
o de las provincias dentro o fuera de la república. 2.- Haber servido en el ejercito en
la escuadra, o haber asistido a una función de guerra en defensa de la Nación. 3.-
Haber establecido en el país una nueva industria o introducido una invención útil. 4.-
Ser empresario o constructor de ferrocarriles en cualquiera de las provincias. 5.-
Hallarse formando parte de las colonias establecidas o que en adelante se
establezcan, ya sean en territorios nacionales o en los de las provincias con tal de
que posean en ellas alguna propiedad raíz. 6.- Habitar o poblar territorios nacionales
en las líneas actuales de frontera o fuera de ellas. 7.- Haberse casado con mujer
argentina en cualquiera de las provincias. 8.- Ejercer en ellas el profesorado en
cualquiera de los Ramos de la educación o de la industria.

Art. 3.- El hijo del ciudadano naturalizado que fuese menor de edad al tiempo de la
naturalización de su padre y hubiese nacido en país extranjero, puede obtener su
carta de ciudadanía del juez Federal por el hecho de haberse enrolado en la guardia
Nacional en el tiempo que la ley dispone.

Art. 4.- El hijo de ciudadano naturalizado en país extranjero después de la


naturalización de su padre, puede obtener su carta de ciudadanía, si viniendo a la
República se enrola en la guardia nacional a la edad que la ley ordena.
Art. 5.- Los hijos de argentinos nativos nacidos en el extranjero que optaren por la
ciudadanía de origen deberán acreditar ante el juez Federal su calidad de hijo de
argentino.

Art. 6.- Los extranjeros que hubiesen cumplido las condiciones de que hablan los
artículos anteriores obtendrán la carta de naturalización, que le será otorgada por el
juez Federal de la sección ante quien la hubiese solicitado.

Art. 7.- Los argentinos que hubiesen cumplido la edad de 18 años, gozan de todos los
derechos políticos conferidos por la Constitución y las leyes de la república.

Art. 8.- No podrán ejercerse en la República los derechos políticos por los
naturalizados en país extranjero, por los que hayan empleos u honores de gobiernos
extranjeros, sin permiso del congreso; por los quebrados fraudulentos; ni por los que
tengan sobre si sentencia condenatoria que imponga pena infamante o de muerte.

Art. 9.- La rehabilitación del ejercito de la ciudadanía se decretara de oficio por el


juez electoral, previa vista fiscal, siempre que la cesación de la causal inhabilitante
surja de las constancias que se tuvieron al disponerla. De lo contrario, sólo podrá
considerarse a petición del interesado.

Art. 10.- La carta de ciudadanía, así como las actuaciones para obtenerla, serán
gratuitas, salvo la excepción prevista en el art. siguiente. Los extranjeros podrán
acreditar las circunstancias de edad y extranjería con la sola presentación de la
cédula de identidad otorgada por la Policía Federal Argentina, o del pasaporte de su
país originario visado por el Cónsul argentino del lugar. Igualmente podrán justificar
las referidas circunstancias con un acta de estado civil en que hayan intervenido
contrayendo matrimonio o denunciando o reconociendo hijos en el país, con
anterioridad a la sanción de la presente ley. (Modificado por ley 24533)

Art. 11.- Por el ministerio del interior se remitirá a todos los jueces de sección el
suficiente número de ejemplares impresos de "carta de ciudadanía", de modo que
sean otorgadas bajo una misma fórmula. Los jueces que reciban el pedido de
ciudadanía, dentro del término de tres días, solicitarán de oficio todo informe o
certificado que consideren conveniente requerir a la Dirección Nacional de
migraciones, a la Policía Federal Argentina, a la Secretaría de Inteligencia del Estado,
a la Dirección Nacional del Registro Nacional de las Personas, a la Dirección Nacional
del Registro Nacional de Reincidencia y Estadística Criminal o a cualquier otra
repartición pública, privada o a particulares. Los jueces se expedirán otorgando o
denegando la carta de ciudadanía, con los elementos de juicio que obren en autos, en
un término máximo de noventa días. Asimismo, una vez recibida la petición,
ordenarán la publicación de edictos por dos días en un periódico de circulación en la
jurisdicción del domicilio real del peticionante, conteniendo claramente los datos de la
solicitud, a fin de que cualquier persona quede facultada para deducir oposición
fundada contra la concesión del beneficio, la que será resuelta previo dictamen del
Ministerio Público interviniente. (Párrafo según Ley 24951) No podrá negarse la
ciudadanía por razones políticas, ideológicas, gremiales, religiosas o raciales.
(Modificado por ley 24533)

Art. 12.- Los hijos de argentino nativo y los extranjeros que están actuando en el
ejercicio de la ciudadanía argentina, son considerados como ciudadanos naturales o
naturalizados, sin sujeción a ninguno de los requisitos establecidos por esta ley,
debiendo únicamente inscribirse en el registro cívico nacional.

Art. 13.- Quedan revocadas todas las disposiciones en contrario a la presente ley.
PAGINA PRINCIPAL ORGANIZACION SERVICIOS CONSULARES RED CONSULAR CIRCUNSCRIPCION

italiano

1. CIUDADANIA ITALIANA POR NACIMIENTO O

"JURE SANGUINIS"

Es ciudadano italiano por nacimiento:

a. el hijo de padre o de madre ciudadanos italianos en el momento de su


nacimiento, si éste ha ocurrido después del 1° de enero de 1948; los
hijos nacidos antes del 1° de enero de 1948 son ciudadanos italianos
sòlo si son nacidos de padre en posesiòn de la ciudadanìa italiana en el
momento de su nacimiento.
b. toda persona nacida en el territorio de la Repùblica, cuando ambos
progenitores sean desconocidos o apòlides; o bien si el hijo no sigue la
ciudadanìa de los progenitores segùn la ley del Estado al cual éstos
pertenecen.
c. el hijo de padres desconocidos encontrado en el territorio de la
Repùblica, si no pudiera probarse la posesiòn de otra ciudadanìa.

La ciudadanìa italiana se transmite entonces:

A. por vìa paterna;


B. Por vìa materna, sòlo a partir del 1° de enero de 1948, fecha de
entrada en vigencia de la Constituciòn republicana.

2. CIUDADANIA ITALIANA POR MATRIMONIO

A. El matrimonio con un ciudadano italiano ya no implica la adquisición


automática de la ciudadanía.
B. El cònyuge del ciudadano italiano podrà obtener en cambio una
naturalizaciòn facilitada si demuestra haber residido legalmente en
territorio italiano durante seis meses posteriores al matrimonio o, si
reside en el exterior, después de tres años de matrimonio, siempre que
no se haya producido disoluciòn, anulaciòn, o cesaciòn de los efectos
civiles del matrimonio y no exista una separaciòn legal.

3. EXTRANJERO O APATRIDA DEL CUAL EL PADRE O LA MADRE O UNO DE


LOS ASCENDIENTES EN LINEA RECTA DE SEGUNDO GRADO HAYA SIDO
CIUDADANO POR NACIMIENTO

Puede obtener la ciudadanìa italiana, previa solicitud:

A. si presta servicio militar efectivo;


B. si obtiene un empleo pùblico, aùn en el exterior, como dependiente del
Estado italiano;
C. si al alcanzar la mayorìa de edad ha residido legalmente por dos años
en el territorio de la Repùblica. La solicitud debe ser presentada
dentro del año de alcanzada dicha mayorìa de edad.
D. El extranjero nacido en Italia siempre y cuando hubiera residido en
forma ininterrumpida hasta el cumplimiento de la mayoría de edad,
obtiene la ciudadanía si la solicita en el término de un año a partir de
dicha fecha.

ACUERDO ITALO-ARGENTINO SOBRE CIUDADANIA


(LEY 282 DEL 18.05.1973)

Establece que la obtenciòn de la ciudadanìa argentina (por parte de los


italianos) no provoca la pérdida de la ciudadanìa de origen, que se conserva
en estado "latente" (o sea con suspensiòn de los derechos civiles, polìticos,
etc.).

Tal estado cesa con la transferencia de la residencia en Italia, que produce


el pleno restablecimiento de todos los derechos.

RECUPERACION DE LA PLENA CIUDADANIA ITALIANA MEDIANTE


"REVOCACION", PARA LOS CIUDADANOS ITALIANOS QUE HUBIERAN
INVOCADO
LA APLICACION DEL ACUERDO ITALO-ARGENTINO
Los interesados gozan de la plenitud de los derechos del ciudadano italiano
desde el momento de la declaraciòn de revocaciòn; dicha declaraciòn
deberà ser efectuada por el interesado en el Consulado General. La
declaraciòn de revocaciòn puede efectuarse en cualquier momento.

EL CIUDADANO ITALIANO QUE POSEE, OBTIENE O RECUPERA UNA


CIUDADANIA EXTRANJERA CONSERVA LA ITALIANA PERO PUEDE RENUNCIAR
A LA MISMA SI RESIDE EN EL EXTERIOR

A partir del 16.08.1992, fecha de vigencia de la nueva ley italiana de


ciudadanía, es posible adquirir una ciudadanìa extranjera sin perder la
italiana.
El ciudadano italiano, en caso de obtenciòn o recuperaciòn de ciudadanìa
extranjera o de formular opciòn por ella, deberà comunicar dicha
circunstancia, a la oficina de estado civil del lugar de residencia en Italia, o
bien, si reside en el exterior, a la Autoridad Consular competente.

MATRIMONIO DE LA MUJER ITALIANA CON CIUDADANO EXTRANJERO

Las mujeres italianas casadas antes del 17 de mayo de 1975 con ciudadanos
extranjeros que, segùn la nacionalidad del conyuge, podrìan haber perdido
la ciudadanía italiana, podrán readquirirla, conforme lo establecido por la
ley 151/1975, mediante una declaración ante la autoridad consular
competente.

Este supuesto no se verifica en el caso de italianas casadas con ciudadanos


argentinos porque la ley argentina no establece la adquisición automática
de la ciudadanía argentina por parte de la conyuge extranjera de ciudadano
argentino.
DOCUMENTOS NECESARIOS PARA EL RECONOCIMIENTO DE LA CIUDADANÍA
ITALIANA

• DEL ASCENDIENTE NACIDO EN ITALIA:


o certificado de nacimiento expedido por el municipio italiano, con
la indicación de los nombres del padre y de la madre. Loa actos o
certificados expedidos por la Iglesia en fecha anterior a la
institución del registro civil italiano, en 1865, deben ser
legalizados por la autoridad eclesiástica o civil;
o certificado de la Cámara Nacional Electoral que acredite que el
ascendiente, identificado de conformidad con los datos que
surjan de los actos de estado civil argentino (matrimonio,
defunción o nacimiento de un hijo), resulta o no empadronado
como elector;
o partida de matrimonio (si hubiera contraído matrimonio fuera de
Italia);
o la sentencia de divorcio, si estuviera divorciado, la sentencia
deberá encontrarse firme con carácter de cosa juzgada, si non
surgiera del contenido de dicha sentencia, deberá adjuntarse una
certificación que acredite la mencionada circunstancia;
o partida de defunción, en caso de fallecimiento;
o partida de nacimiento del cónyuge, si el ascendiente es varón y el
matrimonio hubiera sido celebrado antes del 24.04.1983;
o partida de defunción del conyuge, en caso de fallecimiento.

• DE LOS DESCENDIENTES
o partida de nacimiento;
o partida de matrimonio, si estuviera casado;
o sentencia de divorcio, si estuviera divorciado, la sentencia
deberá encontrarse firme con carácter de cosa juzgada, si non
surgiera del contenido de dicha sentencia, deberá adjuntarse una
certificación que acredite la mencionada circunstancia;
o partida de defunción, si hubiera fallecido
o partida de nacimiento del conyuge, si el descendiente es varón y
el matrimonio hubiera sido celebrado antes del 24.04.1983;
o partida de defunción del conyuge, en caso de fallecimiento.

Todos los actos de estado civil deberán traducirse al italiano y


legalizados (no es necesario que la traducción sea efectuada por un
traductor público)
Si los actos hubieran sido expedidos por la Iglesia, deberán ser
legalizados por el Ministerio de Relaciones Exteriores, Comercio
Internacional y Culto de la Nación. Dicha legalización es ´también
necesaria para los actos expedidos por la autoridad civil antes del
12.07.90.
Los actos que contengan errores (en la redacción del nombre, fechas,
etc.) o que presentaren lagunas o datos incompletos no deben ser
rectificados.
IMPORTANTE: La mera presentación de los documentos mencionados
no implica el reconocimiento del derecho a la ciudadanía italiana.
Dicho derecho podrá confirmarse después que la documentación
hubiera sido analizada en forma detenida a fin de evitar la existencia
de eventuales obstáculos para el reconocimiento de la ciudadanía (por
ejemplo si el ascendiente hubiera adquirido una ciudadanía extranjera,
el matrimonio de un ascendiente de sexo femenino con ciudadano
extranjero)
Los documentos necesarios para solicitar la ciudadanía italiana por
matrimonio son:
1.certificado de matrimonio expedido por el municipio italiano
donde el matrimonio fué registrado;
2.partida de nacimiento del solicitante, traducida al italiano, No es
necesario que la traducción sea efectuada por un tradcutor público.
3.Certificado de antecedentes penales que deberá ser solicitado a la
Policía Federal o al Ministerio de Justicia, Seguridad y Derechos
Humanos de la Nación, legalizado por el Ministerio de Relaciones
Exteriores, comercio Internacional y Culto y traducido al italiano;
4.certificado de domicilio que deberá solicitarse en la Comisaría
competente por el domicilio, sin legalización ni traducción;
5.declaración jurada efectuada por el interesado ante el Poder
Judicial de la Provincia de Buenos Aires indicando la composición del
núcleo familiar. Deberá ser legalizada por el Ministerio del Interior y
por el Ministerio de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y
Culto con traducción al italiano;
6.fotocopia del pasaporte argentino del interesado. el mismo deberá
ser válido. Dberán fotocopiarse las páginas que contengan los datos
personales y aquellas que contengan eventuales sellados de
entrada y salida;

Los documentos mencionados en los puntos 1 al 5 tienen una valides


de seis meses. La solicitud de adquisición de la ciudadanía italiana
como así también las certificaciones de documentos o bien de
traducciónes están sujetas al pago de aranceles consulares.

IMPORTANTE: REQUISITOS QUE DEBERÁN CONTENER LAS SENTENCIAS DE


DIVORCIO
Las sentencias de divorcio deberán:

• ser presentadas integralmente (incluidos eventuales recursos,


acuerdos patrimoniales y/o relativos a hijos menores, citaciones,
contenciosos, rebeldías, parte resolutoria) por cuanto no pueden
transcribirse sentencias incompletas o testimonios parciales;
• contener los datos que permitan identificar a los interesados (fecha y
lugar de nacimiento, domicilio);
• deben ser definitivas con autoridad de cosa juzgada, con la indicación
de la fecha en que adquirió dicho efecto (si no surgiera de la
sentencia deberá presentarse un certificado donde consten dichas
circunstancias, emitido por la Secretaría del Juzgado competente con
las correspondientes legalizaciones);
• ser presentadas en copia certificada por el tribunal competente y
legalizadas con la appostille de la convención de La Haya del
5.10.1961;
• ser traducidas al italiano, con la correspondiente declaración de
conformidad con el original, expedida por la autoridad consular.

TRADUCIONES PARA CIUDADANIA


Todas las actas de estado civil que se presentan para la reconstrucciòn de la
ciudadanìa italiana deben ser traducidas al Italiano.

No se pide que dichas traducciones sean efectuadas por un traductor pùblico, nì que lleven sellos o
firmas. Ellas pueden ser efectuadas por quien sea, con tal que coincidan con el contenido del original
en Espanol.

El usuario tiene facultad de presentar traducciones efectuadas por un


traductor pùblico de su libre elecciòn, si asì lo considera.

Las declaraciones de conformidad de las traducciones efectuadas de oficio son gratuìtas.


Las solicitudes de reconstrucciòn de la ciudadanìa italiana por derecho de sangre estan exentas de
gastos o tasas consulares.

LEY DE NATURALIZACIÓN

Decreto Supremo No. 276 de 2 de Abril de 1976.

CAPITULO I

De la Naturalización de Extranjeros

Artículo 1.- La naturalización es un acto soberano y discrecional de la Función


Ejecutiva. La nacionalidad ecuatoriana por naturalización se adquiere desde el día en
que se inscribe la Carta y la resolución correspondiente en el Registro Civil.

Artículo 2.- Podrán naturalizarse en el Ecuador los extranjeros que hubieren ingresado
al territorio nacional y fijaren domicilio en él, con estricto cumplimiento de las leyes
de la República.

Artículo 3.- Por medio de la naturalización los extranjeros obtienen la nacionalidad


ecuatoriana para el goce de los derechos y el cumplimiento de las obligaciones que
corresponden a los nacionales de origen, con las únicas excepciones que determinan
la Constitución y leyes de la República.

Artículo 4.- Para solicitar la Carta de Naturalización se requiere:

1.Ser legalmente capaz, conforme a las leyes ecuatorianas;

2.Poseer patrimonio, industria, profesión u oficio lícitos que le permitan vivir


independientemente;

3.Haber residido ininterrumpidamente en el país durante tres años por lo menos, a


partir de la fecha de expedición de la cédula de identidad ecuatoriana. Este requisito
no se exigirá a las mujeres extranjeras casadas con ecuatorianos o viudas de
ecuatorianos.

En el caso de extranjeros casados con mujeres ecuatorianas o que tengan uno o más
hijos nacidos en el territorio nacional, el plazo de residencia se reducirá a dos años;

4.Haber observado durante su domicilio en el país, buena conducta

5.Hablar y escribir el idioma castellano; y,

6.Tener conocimientos generales de Historia y Geografía del Ecuador; así como de la


Constitución Política de la República, vigente a la fecha de presentación de la solicitud
de naturalización.

Artículo 5.- En todo caso en que para la pérdida de la nacionalidad anterior fuere
necesario algún requisito, éste deberá cumplirse previamente a la entrega de la Carta
de Naturalización, de modo que, excepto en los casos contemplados en la ley y en
convenios internacionales, un extranjero naturalizado ecuatoriano no pueda tener
doble nacionalidad.

Artículo 6.- El otorgamiento de la Carta de Naturalización ecuatoriana causará ipso


jure la pérdida de la nacionalidad anterior, excepto en los casos contemplados en la
ley o en convenios internacionales. En consecuencia, por ningún concepto y en
ninguna circunstancia podrá un naturalizado hacer valer otra nacionalidad que la
ecuatoriana, a partir de la fecha de su naturalización, en contra de los intereses
ecuatorianos dentro del país o fuera de él o de los intereses extranjeros dentro del
territorio nacional.

Artículo 7.- No se podrá conceder Carta de Naturalización:

1.A quien haya merecido sentencia condenatoria en juicio penal por delito común o
haya recibido auto motivado o de llamamiento a juicio plenario y el juicio respectivo
no haya terminado definitivamente con sentencia absolutoria o auto de
sobreseimiento definitivo;

2.A quien sea incapaz de ganar honradamente los medios adecuados para su propia
subsistencia y la de su familia;

3.A quien sufra enfermedad crónica o contagiosa;

4.A quien practique y disemine doctrinas que puedan alterar el sistema de gobierno o
el régimen político de la República o que afecten a la integridad nacional; y

5.A quien se ocupe habitualmente de prácticas ilegales, irreconciliables con los


principios de la moral y las buenas costumbres.

Artículo 8.- La mujer casada extranjera que solicitare la Carta de Naturalización no


requerirá para ello de la autorización de su marido.

Artículo 9.- Para que la mujer extranjera, mayor de edad, casada con ecuatoriano que
tenga su domicilio político en la República o ejerza funciones públicas en el exterior,
adquiera la nacionalidad ecuatoriana, sólo será necesaria su declaración de adoptar
ésta y renunciar a la anterior, mediante solicitud al Ministro de Relaciones Exteriores
quien la declarará ecuatoriana por naturalización mediante Resolución Ministerial.

Artículo 10.- Los hijos del extranjero solicitante de la Carta de Naturalización podrán
ser comprendidos en la solicitud de su padre y obtener que se les reconozca la
nacionalidad ecuatoriana, siempre que fueren menores de edad y estuvieren bajo su
patria potestad, sin perjuicio de su derecho de optar de su nacionalidad de origen de
acuerdo con la Constitución Política de la República.

Artículo 11.- Cualquier persona natural o jurídica podrá presentarse ante el Ministerio
de Relaciones Exteriores para oponerse a la concesión de una Carta de
Naturalización, para cuyo efecto exhibirá los documentos que justifiquen su oposición.

Artículo 12.- Cuando se comprobare que se han presentado documentos o


informaciones falsos con el objeto de obtener Carta de Naturalización, se suspenderá
inmediatamente el trámite de ella, si es que ésta aún no hubiere sido otorgada; y si
se la hubiere ya concedido, se procederá a su inmediata cancelación. En ambos
casos, el extranjero culpable de la presentación de tales documentos o informaciones
será expulsado del país.

Artículo 13.- Establécese para la tramitación de naturalizaciones o resoluciones sobre


naturalización, el patrocinio de abogado debidamente matriculado e inscrito. Se
impondrá una multa de mil hasta cinco mil sucres al abogado que, a sabiendas
hubiere patrocinado una solicitud de naturalización que contenga documentos o
informaciones falsos.

Artículo 14.- El Ministerio de Relaciones Exteriores procederá de oficio, cuando lo


estime conveniente, a ampliar o a investigar la verdad de las informaciones que
aparezcan en los expedientes de naturalización.

Artículo 15.- Concedida la Carta de Naturalización, la Cancillería comunicará


oficialmente este particular al Gobierno del país al que pertenecía el naturalizado.

CAPITULO II

Cancelación de la Carta de Naturalización

Artículo 16.- La Carta de Naturalización es susceptible de cancelación por las


siguientes causas:

1.Las indicadas en la Constitución Política de la República para los casos de pérdida


de la nacionalidad ecuatoriana;

2.Si se ha obtenido con fraude de la Ley o de los reglamentos;

3.Si el naturalizado se convierte, a juicio del Ministerio de Gobierno, en elemento de


inquietud moral, social o política; y,

4.Si el naturalizado se ausentare de la República por más de tres años interrumpidos,


salvo que, a juicio del Ministro de Relaciones Exteriores, dicha ausencia pudiere
justificarse.

Artículo 17.- La cancelación de la Carta de Naturalización se hará por Decreto


Ejecutivo expedido por órgano de la Cancillería, previo dictamen del Asesor Técnico-
Jurídico del Ministerio de Relaciones Exteriores. El conocimiento y trámite de las
denuncias y pruebas corresponderán al Ministerio de Gobierno y Policía.

Artículo 18.- La cancelación de la Carta de Naturalización trae consigo la expulsión del


territorio nacional del ex-naturalizado cuando así se determine en el Decreto
Ejecutivo correspondiente, previo informe en este sentido del Ministerio de Gobierno.

CAPITULO III

De la Perdida y Recuperación de la Nacionalidad Ecuatoriana

Artículo 19.- El ecuatoriano que se naturalizare en otro Estado pierde ipso jure la
nacionalidad ecuatoriana.

Igualmente pierden la nacionalidad ecuatoriana la mujer y los hijos menores del


ecuatoriano que se naturalizare en otro país si por este hecho adquieren la
nacionalidad extranjera; pero conservan su derecho a recuperar su nacionalidad de
origen al término del matrimonio o al alcanzar mayor edad, respectivamente.

Artículo 20.- El Ministro de Relaciones Exteriores resolverá los casos de pérdida de la


nacionalidad ecuatoriana cuando esta resolución no corresponda legalmente a otra
autoridad.

Artículo 21.- Podrán recobrar su nacionalidad de origen los ecuatorianos por


nacimiento que habiéndose naturalizado en otro país, volvieren a fijar su domicilio por
más de dos años en el Ecuador y manifestaren su renuncia a la nacionalidad
adquirida y su deseo de recuperar la ecuatoriana mediante solicitud formal al Ministro
de Relaciones Exteriores, a la que acompañará la respectiva Carta de Naturalización
extranjera.

La expresión de renuncia a la nacionalidad adquirida deberá constar en el


instrumento debidamente otorgado ante notario público. La nacionalidad ecuatoriana
se recupera desde el día en que se inscribe la resolución correspondiente en el
Registro Civil.

Artículo 22.- La inscripción de la Carta de Naturalización o de un reconocimiento de la


nacionalidad ecuatoriana en el Registro Civil causará ipso jure la perdida de cualquier
otra nacionalidad del inscrito; si se tratare de un menor de edad, éste conservará la
expectativa a que hubiere lugar.

CAPITULO IV

Del Reconocimiento de la Nacionalidad Ecuatoriana

Artículo 23.- Los casos de reconocimiento de la nacionalidad ecuatoriana por opción


serán resueltos por el Ministro de Relaciones Exteriores, de acuerdo con las normas
constitucionales vigentes a la fecha del nacimiento de los interesados, sin perjuicio
de que, si disposiciones posteriores fueren más favorables para tal efecto, estas
últimas serán aplicables y sobre la base de solicitud escrita de los mismos o de
quienes ostenten su representación legal, a la que se acompañarán los documentos
que justifiquen la petición.

DISPOSICIÓN FINAL

Artículo 24.- Derógase el Decreto Supremo N° 2881-M, de 14 de diciembre de 1964,


así como todas las disposiciones legales y reglamentarias que se opusieren a la
presente Ley, que entrará en vigencia a partir de su publicación en el Registro Oficial
y de cuya ejecución se encargarán los señores Ministros de Relaciones Exteriores y de
Gobierno.