You are on page 1of 6

3. La inmunidad de jurisdicción; Concepto y elementos 3.

1 Perspectiva del Estado del foro y perspectiva del Estado extranjero En lo referente al Estado extranjero, la inmunidad es considerada como un privilegio que esta reservado en abstracto al Estado, a ciertos órganos unipersonales (jefes de Estado, Jefes de Gobierno y Ministros de Asuntos Exteriores) y a determinados representantes ( diplomáticos, consulares, etc). Además añadir que cierta clase de bienes estatales, como los buques y aeronaves de Estado, o eventualmente otro tipo de máquinas de uso militar son beneficiarias del privilegio derivado de la conocida llamada inmunidad de ejecución. En la primera versión que se realizó del proyecto de artículos de la CDI, su art 2.1 a) era el siguiente:” se entiende por inmunidad de privilegio de exención o suspensión del ejercicio de la jurisdicción de las autoridades competentes de un Estado territorial, o de no sujeción a esa jurisdicción”(citar página 184 tirant). Esta definición mostraba a la perfección la perspectiva tradicional de esta institución, la cual considera que la inmunidad es el medio de defensa que puede accionar el Estado extranjero cuando es demandado, o no accionar aceptando su condición de parte en el proceso sin necesidad de llegar a renunciar de forma expresa al privilegio. Este punto de vista es suficiente para defender los interese del propio Estado y sus órganos, ya que no se puede llegar a pensar que siendo demandados no se proceda a la activación de la excepción, pero esto puede llegar a no ser suficiente frente a las pretensiones de terceros que recaigan sobre bienes del Estado en un conflicto entre otras partes, pues podrían llegar a no ser advertidas. Es posible que debido a ello, la perspectiva del codificador internacional, junto con la de determinados legisladores se haya modificado en la estimación de la naturaleza jurídica de las inmunidades. Así, siguiendo al artículo 6.1 del proyecto final de la CDI: “ un Estado hará efectiva la inmunidad(..) absteniéndose de ejercer jurisdicción en un proceso incoado ante sus tribunales contra otro Estado y, a estos efectos, velará por que sus tribunales resuelvan de oficio la cuestión del respeto de la inmunidad de ese otro Estado” ( citar pag 184 tirant) . Esta definición ensalza esta nueva perspectiva, que encuadra a la inmunidad dentro de las normas que sirven para regular la competencia del Estado del foro. En añadido la regla de la inmunidad impone una obligación erga omnes (aquella por la cual se ha de respetar la soberanía, y por consiguiente, la inmunidad de el resto de Estados) para el Estado y para sus determinados órganos judiciales. Por consiguiente, se entiende que sería el propio juez, en el momento de determinar su jurisdicción, quien tendría el deber de decidir si , a pesar de tenerla en su posesión, debe abstenerse de ejercerla en un caso concreto donde el demanda es un Estado extranjero, siguiendo las concretas circunstancias del caso. Así el respeto de la inmunidad ya no sería considerada un derecho subjetivo del Estado extranjero, sino una obligación impuesta al juez del foro. Como consecuencia de este cambio en la perspectiva mencionada con anterioridad, la definición del proyecto CDI se ha abstenido de ensalzar el carácter de excepción procesal que tradicionalmente ha sido dado a la inmunidad en la práctica de los estados y en la opinión de la doctrina. En caso de

“la posibilidad de renuncia ( expresa o tácita) a la inmunidad por parte del mimo. tradicionalmente prevista. Así.como expresamos recientemente. o una serie en la que se rechaza la alegación de inmunidad (lista negativa). India o Francia que parecen seguir más el criterio de finalidad del acto y otros como Canadá que acuden a uno mixto. Como ya hemos mencionado con anterioridad el criterio de mayor alcance y más utilizado en la práctica para diferenciar entre supuestos de admisibilidad y supuestos de no admisibilidad de las alegaciones de inmunidad de jurisdicción es el que esta basado en la separación entre actos jure imperii y actos jure gestionis.” El proyecto de 1991 de la CDI aleja la posibilidad de transacciones entre Estados sometidos al Derecho interno y se basa en la separación entre la inmunidad y la . debido a esto hay autores destacados que abogan por la introducción de nuevos criterios. Por otra lado. apartado 2 del proyecto de la CDI.. Encontramos que hay ciertos Estados como China. Las dificultades para encontrar un acuerdo general en este ámbito se pueden observar en el artículo 2. sin necesidad de alegación de inmunidad por parte del Estado demandado. Además debemos añadir a esto que no existen reglas uniformes internas sobre competencia jurisdiccional.) conviene tener en cuenta en primer lugar la naturaleza del contrato o de la transacción. este último criterio esta vinculado en demasía con la soberanía del Estado y por tanto a la visión absoluta de inmunidad. ha debido ser bautizada en los arts. Sin embargo al producirse un cambio de perspectiva. Esta distinción está repleta de elementos de relativización ya que no todos los ordenamientos estatales coinciden en sus criterios sobre ella. pero también debe tomarse en consideración su objetivo si. relativo al supuesto central de no admisibilidad de la alegación de la inmunidad. el proyecto del CDI permite que el Tribunal del Estado del foro actúe apreciando la inmunidad “de oficio”. y que establece: “ para determinar si un contrato o una transacción es una “transacción comercial(. al no ser configurada la inmunidad como un derecho subjetivo del Estado demandado. y “efecto de la participación en un proceso ante un tribunal”. respectivamente” (185) Régimen de la inmunidad de jurisdicción La técnica normativa que ha sido utilizada por los diversos instrumentos jurídicos es la de enumerar una serie de situaciones en las cuales esta aceptada la alegación de inmunidad por el Estado extranjero (lista positiva). tal objetivo es pertinente para determinar la naturaleza no comercial del contrato o de la transacción.que consideráramos como una excepción procesal a la inmunidad deberíamos alegarla para que al detener el procedimiento fuera operativa. En la practica . en la práctica del Estado que es parte en ella. 7 y 8 del proyecto CDI como “ consentimiento expreso en el ejercicio de la jurisdicción. prevalece el criterio de la naturaleza del acto (el cual es un acto material pero muy abstracto) frente al criterio del objetivo en el cual se puede perseguir un Estado por medio de un acto cualquiera. De estos dos métodos el que resulta de mayor utilidad es el primero ya que nos permite un mejor concepto de acto público o acto de ejercicio de poder público. el juez no podría llegar a apreciar la inmunidad en caso de que el Estado demandado no se compareciera en el proceso o su abogado no alegara la excepción. el de las transacciones comerciales. Rusia.

inter alia. o finalmente en ciertos supuestos de arbitraje civil o comercial. no se permite alegar la inmunidad. o bien depositar su instrumento de ratificación. Pero esta extensión no obligatoria de la denegación de inmunidad no puede llegar a perjudicar a la inmunidad jurisdiccional que puedan tener los Estados extranjeros por actos jure imperii. el Convenio de Basilea excluye expresamente de su ámbito de aplicación a determinados procedimientos. en ciertos litigios sobre propiedad intelectual o industrial.competencia jurisdiccional interna. lo que se expresa particulamente en el artículo 10 relativo a las transacciones comerciales: “1. 3. o posteriormente mediante la comunicación al Secretario General del Consejo de Europa proceder a la declaración de que en los casos que no se recogen en los artículos 1 a 13 sus tribunales tienen potestad para iniciar un procedimiento contra otro Estado constante. comerciales o financieras desarrolladas por una oficina o agencia o establecimiento en dicho territorio. 114) Pero debemos tener en cuenta que según el artículo 24 de dicho Convenio un Estado puede al realizar su firma. el Estado no puede invocar la inmunidad de jurisdicción ante ese tribunal en un procedimiento derivado de tal transacción. a participación en sociedades asociaciones o personas morales cuya sede real. el tribunal del Estado . salvo las excepciones indicadas. estatuaría o cuyo principal establecimiento esté en el territorio del Estado del foro. o a la reparación por daños a personas o daños a propiedad corporal. a no ser que se acuerde algún otro régimen. o derechos sobre bienes que dependen de una sucesión . daños nucleares. a los procedimientos sobre reclamaciones relativas a explotación de barcos de mar que pertenezcan a un Estado o sean explotados por él y algunos otros supuestos de transporte por mar (arts. el cual se trata usualmente de una persona física o jurídica privada. “en litigios que son relativos a contratos que deben se ejecutados en el Estado del foro.2 Los elementos de un supuesto de inmunidad Cuando nos encontramos ante un problema de inmunidad debemos tener en cuenta que existen tres elementos diferenciados en él: el demandante. con una persona física o moral extranjera. multas derechos de aduana o impuestos. o relativos a derechos reales sobre inmuebles. las reclamaciones relativas a esta transacción comercial corresponden a la jurisdicción de un tribunal de otro Estado. “ (mariño114. la Convención Europea enumera las situaciones en las que un Estado carece de título para poder invocar la inmunidad estatal. Lo que sabemos con certeza es que los artículos 1 a 14 limitan drásticamente el alcance de la inmunidad estatal. aceptación o accesión. Así. “los relativos a materias de seguridad social. a contratos de trabajo en idénticas circunstancias. Si un Estado efectúa. una transacción comercial y si. cito?=?) Además.” Por otro lado. a actividades industriales.. tasas. en virtud de las reglas aplicables de Derecho Internacional privado. Lo que si se establece es el principio de que los Estados partes tiene la legitimidad para llevar a cabo la alegación de la inmunidad. siempre que haya una relación directa entre tales materias y el territorio del Estado del foro. 29 y 30) (mariño. de una donación o están vacantes.

La misma situación aparece con el grado de participación del Estado del foro en las diferentes convenciones internacionales que abarcan ámbitos concretos de inmunidad o bienes determinados que puedan beneficiarse de la misma.  El demandante: puede ser cualquier persona privada. gozara de inmunidad ante los tribunales de los demás Estados. los órganos y misiones comerciales del Estado han actuado en nombre de éste y han llevado a cabo una función estatal. debemos determinar con precisión la situación jurídica subjetiva de la que goza el Estado del foro debido a que según el Estado el conjunto de obligaciones internacionales varía. Tribunal Superior de Justicia de una Comunidad Autónoma. que estuviera reconocido o no. pero esto no significa que un Estado extranjero no disponga de la capacidad procesal que es necesaria para poder demandar en un proceso ante un juez interno de otro Estado. nos encontramos con el problema de si es necesario el previo reconocimiento de ese Estado para que el juez del estado del foro declare su inmunidad. si está integrado dentro de la estructura del poder judicial ( Juzgado de lo Social. sería razonable que todo Estado. como desde la que proporciona la práctica internacional.” (página 186 tirant). Esta cuestión ha sido planteada en dos órdenes diferentes. ya que la función económica del Estado goza de una gran importancia al igual que cualquier otra. Debemos tener en cuenta que de manera lógica. que actúa en calidad de demandado. Por otro lado.  El tribunal del Estado del foro: debemos destacar respecto a este elemento que “ tanto desde la óptica codificadora. y como la existencia del Estado es una cuestión de hecho que no deriva de ningún reconocimiento previo.  El concepto de estado demandado: en lo que respecta al concepto de Estado demandado. Para los antiguos Estados socialistas. Tribunal Supremo) como si se trata de un órgano administrativo con ciertas competencias contenciosas ( Tribunal Marítimo Central). El primero de ellos. En segundo lugar se presenta el problema de si una entidad que eta dotada de poder público y esta integrada en la estructura estatal podría llegar a beneficiarse del privilegio de la inmunidad. En tercer lugar. si la inmunidad es la cúspide de la soberanía debería poseerla todo Estado sólo por el hecho de serlo. El problema recae. y el Estado extranjero. Pero lo que de todas maneras se debe tener en cuenta es que todos los Estados estarán sujetos a las normas consuetudinarias internacionales vigentes en la materia. no puede haber un problema de inmunidad debido a que al demandar está aceptando . Dichas obligaciones tiene el deber de ser asumidas por los órganos judiciales del Estado del foro y determinan el derecho que es aplicable por los mismos. y el segundo de ellos el de las subdivisiones políticas internas de un Estado. se han planteado problemas parecidos en relación con las empresas públicas y los problemas estatales. en que si el demandante es el Estado. la competencia del órgano.para poder conocer el litigio. tanto. la excepción de inmunidad puede alegarse ante cualquier órgano con jurisdicción.del foro que conoce el litigio. el de los estados componentes de un Estado Federal. por este motivo se consideraba que merecía gozar de inmunidad .

y por otro . Esto ha conllevado a que tanto las normas nacionales e internacionales. como consecuencia del desarrollo del mercado internacional y de las reglas que se necesitaron para su funcionamiento.respecto a la jurisdicción de otros Estado. 27) 4. 4. en la medida en que estén facultados para realizar actos en ejercicio de as prerrogativas del poder público del Estado” (citar 188.1. concepción absoluta y concepción relativa de las inmunidades del Estado la concepción restrictiva de las inmunidades nació por un lado como reacción a los excesos que había provocado la concepción absoluta de la inmunidad del Estado. un gradual rechazo hacia la concepción absoluta de la inmunidad. Ya que aunque el Estado utilice fórmulas jurídicas e instrumentos privados en su actuar económico. Por el contrario cuando el Estado actúa en el ámbito laboral o comercial. no debería beneficiarse de privilegios de exención jurisdiccional que le llevarán a un nivel distinto de aquellos. En primer lugar. encontramos que una aplicación donde el criterio finalista acentuado con exceso . Pero actualmente se ha provocado. 4. cuando desempeña actos que sólo un Estado puede realizar (acta iure imperii). así como la jurisprudencia de ciertos Estados hayan tomado una postura a favor de una formulación relativa de la inmunidad de jurisdicción. Los criterios que delimitan estos ámbitos son el de la naturaleza de la actividad. Y esto es debido principalmente a dos razones.1 los criterios de diferenciación Por otro lado. o en otros cercanos. utilizado por sí sólo.1 El criterio de la naturaleza del acto Este criterio es el que esta sufriendo una mayor utilización en la actualidad. Debemos añadir también. Este es el motivo por el cual el criterio de la finalidad tiende a introducir un elemento subjetivo que va a tener como objetivo la defensa de los privilegios del Estado demandado en el caso de la aparición de un problema práctico de aplicación. en la medida que produce una ampliación de los actos inmunes del Estado. La concepción absoluta de la inmunidad de jurisdicción reconocía tal inmunidad a un Estado extranjero en cualquier supuesto en el que fuese enjuiciado. la puesta en práctica de la inmunidad relativa lleva consigo el problema de establecer el criterio que nos permita delimitar las esferas relativas a sus actividades estatales inmunes y no inmunes. en su mayoría de las veces este es público. al mismo que nivel que los particulares (acta iure gestionis). Esta concepción perdió parte de sus seguidores en los años posteriores a la caída del Muro de Berlín. es decir. es debido a que la utilidad del criterio finalista para llevar a cabo la distinción es dudosa. que el proyecto CDI incluye dentro del concepto de Estado a “los organismos o instituciones del Estado y otras entidades. debido al mayor intervencionismo de los Estados en la economía . En segundo lugar. Esta concepción establece que un Estado extranjero sólo se beneficia de la inmunidad de jurisdicción cuando actúa en el ejercicio de su potestad pública. . o conjunto el criterio de la finalidad de la misma.

el alcance de la inmunidad de jurisdicción de un Estado extranjero.1. así como sus avales y garantías. Por este motivo. y es que. la CDI ha recurrido a una enumeración ejemplificativa en el art 2. utilizado de manera subsidiaria y complementaria al de la naturaleza puede resultar el más eficaz para realizar la clasificación. 4. actualmente. en la mayoría de los supuestos.2 El criterio de finalidad del acto A pesar de las objetivas críticas que se han levantado contra el criterio de la finalidad. como los préstamos y créditos.3 El concepto de transacción mercantil La Comisión de Derecho Internacional bascula el peso de la diferenciación hacia el concepto de transacción mercantil. Pero el hecho de que el art 2. 4. desconociendo así la protección jurisdiccional de los intereses de los particulares. produciendo así una ampliación.derivaría a resultados prácticos muy parecidos a los obtenidos mediante la doctrina de la inmunidad absoluta.” (190 tirant) . debemos destacar que no siempre es irrelevante a la hora de determinar el carácter de una actuación estatal. tanto las compraventas de bienes y prestaciones de servicios. parece desacertada a los representantes de significativos países occidentales.1 c)” exponiendo que se entienden por tales.1.1 d) del proyecto: se deja en manos del Estado extranjero (frecuentemente un país en desarrollo) la determinación del carácter del acto jurídico basándose tan sólo en su propia práctica. pero debido a los problemas que han surgido en el derecho privado a raíz de la discusión entre la mercantilidad o la ausencia de la misma en una concreta operación. el criterio de la naturaleza es acompañado de modo auxiliar por el de la finalidad.