You are on page 1of 0

INTRODUCCIÓN

El concepto de conducción defensiva hace referencia a
todo un conjunto de técnicas que permiten al
conductor depender en mayor medida de su propio
comportamiento para evitar cualquier peligro,
independientemente de las acciones de los demás, de
las condiciones meteorológicas o del estado de la
carretera y del tráfico.
El objetivo fundamental es anticiparse a las
situaciones de peligro y disponer así de tiempo
suficiente para reaccionar, ya que, pese a la creencia
popular, en la conducción nunca hay mala suerte, sólo
falta de anticipación.
TÉCNICAS DE CONDUCCIÓN PREVENTIVA
TÉCNICAS DE VISIÓN
Mirar por los retrovisores
Mirar los retrovisores constantemente, no sólo al
maniobrar, permite al conductor saber en todo
momento lo que rodea a su vehículo, lo que es
imprescindible antes de realizar cualquier maniobra.

Visión frontal lejana
Se trata de recoger la información del resto de
elementos del tráfico con tiempo suficiente para
poder analizarla y reaccionar adecuadamente. Esto
implica que conforme se aumente la velocidad, ha de
incrementarse la distancia a la que se mira y no
centrar la vista únicamente en los vehículos que
circulan delante.
Visión lateral
El objetivo es detectar a tiempo las puertas de los
coches que se abren, los peatones que pretenden
cruzar la calzada, las maniobras inesperadas que
efectúan las motos, etc.
Girar la cabeza
Para completar la información facilitada por el
retrovisor y evitar así, el riesgo asociado a la falta de
visibilidad en determinadas maniobras como las
incorporaciones o los cambios de carril, debes girar la
cabeza para controlar el ángulo muerto.
TÉCNICAS DE ANTICIPACIÓN
Consiste en procurar tener siempre tiempo para
reaccionar. El tiempo de reacción del ser humano está
en torno a 1 segundo, tiempo que se tarda en recoger
la información, procesarla y actuar. Durante este
tiempo no tendremos control sobre el vehículo.
Saber procesar la información
Mediante esta técnica se pretende ser capaz de
anticipar lo que puede ocurrir, por lo que se deberá
pensar de forma desconfiada, dudando de la reacción
del resto de conductores, previendo las situaciones
más desfavorables y evitando considerar que todos los
conductores se van a comportar de forma correcta.
Hacerse ver y entender
Es de vital importancia para evitar los accidentes
cerciorarnos de que no pasamos desapercibidos para
el resto de usuarios. Por ello es imprescindible que
indiquemos nuestra presencia e intenciones a los
demás, intentando en todo momento no
sorprenderles. Para ello:
• Usaremos las luces cuando haya poca visibilidad.
• Indicaremos nuestras maniobras mediante los
intermitentes con antelación.
• Evitaremos caer en los ángulos muertos de otros
vehículos, no circulando en paralelo ni justo de
detrás de ellos, especialmente cuando circulemos
próximos a vehículos pesados o voluminosos.
Adaptar la velocidad a las circunstancias
Al margen de que la velocidad no debe exceder nunca
los límites legales establecidos, la velocidad deberá ser
siempre tal que permita detener el vehículo ante
cualquier obstáculo previsible, para lo que habrá de
tenerse en cuenta las condiciones meteorológicas y de
la carretera, así como el estado del vehículo y del
tráfico.

Distancia
de reacción
(TR= 1 s)
Distancia
de frenado
Distancia de
detención
50 Km/h 14 m 11 m 25 m
80 Km/h 22 m 42 m 64 m
120 Km/h 33 m 89 m 122 m

Estar preparado para actuar
En el mismo sentido, si nosotros vemos a un peatón
que parece tener la intención de cruzar por un sitio
indebido, levantaremos el pié del acelerador y lo
situaremos frente al del freno, de esta forma nuestro
tiempo de acción disminuirá al igual que la distancia
de detención. La diferencia que se aprecia en distancia
de frenado en la tabla, puede suponer la vida o la
muerte de un peatón por atropello.

Distancia de reacción (TR= 1 s)
Sin pie frente
al freno
Con pie frente
al freno
Distancia
ganada
50 Km/h 14 m 11 m 25 m
80 Km/h 22 m 42 m 64 m
120 Km/h 33 m 89 m 122 m
Distancia de frenado en función de la anticipación.
Con la colaboración de:
TÉCNICAS DE GESTIÓN DEL ESPACIO
El control del espacio alrededor del coche, nos dará un
margen de maniobra extra.
Espacio delantero
La distancia con el vehículo precedente ha de ser
suficiente para poder detener el vehículo en caso de
frenada. En condiciones normales se estima que ésta
ha de ser de 2 segundos. Para ello, podemos tomar
como referencia una señal, poste… y cuando el coche
que nos precede pase por ella empezaremos a contar
los segundos.
Por otra parte, en ciudad dejaremos un par de metros
respecto al vehículo delantero al detenernos
(semáforo, ceda el paso…) para evitar atropellar a un
peatón en caso de que nos impacten desde atrás.
Espacio trasero
Con objeto de evitar que el vehículo de detrás circule
extremadamente cerca del nuestro, se pueden
adoptar las siguientes medidas:
• Aumentar el espacio con el vehículo precedente,
para poder actuar con seguridad ante cualquier
imprevisto.
• Frenar de forma progresiva con el fin de retener y
avisar al vehículo de detrás. Para ello se comenzará
a frenar antes de que lo hagan los vehículos
inmediatamente precedentes, en cuanto veamos
que frenan los más alejados.

Espacio lateral
Evitar las zonas de incertidumbre. Esta es la zona en la
que los otros usuarios pueden moverse de forma
imprevista. Por ello, ante un vehículo que ha parado
pondremos especial precaución al pasar a su lado
porque es muy probable que se abra la puerta.
CONDICIONES METEOROLÓGICAS
En condiciones climatológicas adversas hay que
aumentar más, si cabe, la precaución en la
conducción. Es muy importante:
• Aumentar la distancia de seguridad.
• Reducir la velocidad.
• Vigilar el estado de las ruedas, luces,
limpiaparabrisas, frenos y sistemas de
climatización.
• Utilizar las marchas adecuadas. En terrenos
nevados es mejor arrancar el vehículo en
segunda o en tercera marcha, acelerando y
soltando embrague con suavidad.
• En caso de lluvia o nieve, circular por las
marcas dejadas por otros vehículos, son
menos deslizantes y contienen menos agua.
• En terrenos con hielo, conducir sin
brusquedad y evitar pisar el freno, dado que
las ruedas se bloquearían perdiendo así, el
dominio del vehículo.
• Tener en cuenta a efectos de adherencia, que
la niebla presenta los mismos riesgos que el
agua.

Recuerde que su seguridad y la del
resto de las personas que comparten la
vía pública dependen, en gran medida,
de sus acciones al conducir.

Recomendaciones Básicas de Seguridad
Vial:
C CO ON ND DU UC CC CI I Ó ÓN N
D DE E F F E E N NS S I I V VA A


 FREMAP
Ctra. de Pozuelo nº 61
28222 Majadahonda (Madrid)