INCURSIONES EN TORNO A HIBRIDACIÓN, UNA PROPUESTA PARA 

DISCUSIÓN: DE LA MEDIACIÓN LINGÜÍSTICA DE BAJTÍN A LA 
MEDIACIÓN SIMBÓLICA DE CANCLINI 
RITA DE GRANDIS 

En este trabajo y a partir de esta situación particular de lectura me propongo 
hacer una puesta en escena de ciertos elementos de la discusión actual 
en  torno  a  hibridación  cultural  tal  como  está  siendo  aplicada  en  América 
Latina,  a  fin  de  promover  un  intercambio  y  reflexión  dentro  de  un  contexto 
inter­disciplinario que exponga las reglas de los juegos metodológicos, para así 
promover  interrogantes  de  naturaleza  epistemológica  comparativa  y  de 
cooperación metodológica. 
La cuestión de hibridación/hibridez es  un antiguo debate interdisciplinario. Ha 
sido usado en la permanente discusión sobre identidad, ya sea racial, política, 
religiosa  o  cultural.  Ya  en  1928  Robert  Park,  sociólogo  de  la  Universidad  de 
Chicago,  hablaba  del  "híbrido  cultural,"  específicamente  refiriéndose  al 
fenómeno  de  migración  humana  y  al  estatuto  del  individuo  marginal.  Park 
definien  al  "híbrido  cultural"  como  el  tipo  de  personalidad  que  caracteriza  al 
"hombre marginal,"  o  sea,  al  inmigrante  que  debe  encontrar  su  lugar  en  una 
nueva  sociedad.  Este  "hombre  marginal,"  vive  y  comparte  íntimamente 
tradiciones  de diferentes  sociedades;  su conflicto es  de "orden mental,"  entre 
un  yo  escindido  ­el  viejo­  (representado  por  las  tradiciones  de  su  lugar  de 
procedencia), y el nuevo yo, que comporta la incorporación de nuevas pautas 
culturales.[1] 
En  el  campo  específico  de  los  medios  de  comunicación,  válganos  recordar  el 
estudio  de  Jesús  Martín  Barbero,  De  los  medios  a  las  mediaciones: 
Comunicación,  cultura  y  hegemonía  (1987),  y  desde  las  disciplinas  de  la 
antropología  y  las  ciencias  de  la  comunicación,  los  aportes  de  Canclini  en 
Culturas  híbridas:  estrategias  para  entrar  y  salir  de  la  modernidad  (1989)  y 
sus  posteriores  desarrollos  en  numerosos  otros  de  sus  trabajos  se  han 
convertido en un modelo importante retomado por la crítica literaria actual. 
En efecto, y por mencionar sólo un par de ejemplos ilustrativos en el campo de 
la  literatura  latinoamericana,  Amaryll  Chanady,  en  la  introducción  a  Latin 
American Identity and  Constructions of Difference (1994)  se refiere al híbrido 
como la tercera característica constitutiva de la identidad en América Latina, y 
menciona los aportes de Cornejo­Polar, Jean Franco, Monsiváis, Subercaseaux, 

Associate  Professor  Spanish  and  Latin  American  Studies  Simon Fraser  University.  Prepared for 
delivery at the 1995 meeting of the Latin American Studies Association, The Sheraton Washington, 
September 28­30, 1995.
y  Rama  entre  las  contribuciones  más  importantes  a  la  articulación  de  este 
concepto.  A  su  vez,  el  crítico  cubano­americano,  Román  de  la  Campa  en 
"Hibridez  posmoderna  y  transculturación:  políticas  de  montaje  en  torno  a 
Latinoamérica,"  haciéndose  eco  de  la  contribución  de  la  teoría  poscolonial, 
específicamente del aporte de Homi Bhabha, y luego del de Canclini, re­evalúa 
el  concepto  antropológico  de  transculturación  tal  como  esbozado  en  los  años 
cuarenta  por  Fernarndo  Ortiz  y  luego  retomado  para  la  literatura  por  Angel 
Rama en los años setenta­ochenta, trayendo a luz nuevamente el problema del 
híbrido. 
Utilizando  la  perspectiva  cancliniana,  William  Rowe  y  Vivian  Schelling  en 
Memory  and  Modernity.  Popular  Culture  in  Latin  America  (1991),  amplían  la 
visión de la literatura incorporando la definición de Canclini, y aplicándola a un 
espectro  mucho  más  amplio  de  productos  culturales,  incluyendo  desde  la 
literatura  de  cordel,  las  religiones  populares,  la  música  popular,  el  teatro 
popular,  las  arpilleras,  hasta  sel  fútbol,  la  novela,  etc.  Dejan  fuera,  sin 
embargo,  las  culturas  de  frontera,  particularmente,  la  chicana,  y  una 
perspectiva genérica de lo popular, en especial en cuanto a los medios, en las 
relaciones de identidad entre lo femenino y el melodrama. 
En un trabajo previo mío titulado "Procesos de hibridación cultural" examino el 
aporte de Néstor García Canclini en Culturas híbridas. Estrategias para entrar y 
salir  de  la  modernidad  (1989)  sustanciado  con  investigaciones  de  campo 
propias  realizadas  en  la  región  de  Puebla­Taxcala  en  1993.  Aquel  trabajo 
termina  donde  intento  retomar  ahora  con  miras  a  un  diálogo/debate 
metodológico.  En  el  mismo,  primero  situaba  el  surgimiento  del  término,  su 
definición y lo ponía en correlación a manera de génesis o evolución histórica ­ 
como el propio Canclini hace y luego William Rowe y Vivian Schelling retoman­ 
con otros términos como mestizaje, aculturación, sincretismo, transculturación, 
heterogeneidad,  creolización,  realismo  mágico  y  maravilloso,  manifiesto 
antropofágico, etc. Canclini aclara que "se encontrarán ocasionales menciones 
de  los  términos  sincretismo,  mestizaje  y  otros  empleados  para  designar 
procesos  de  hibridación  "  (15),  pero  que  prefiere  este  último  "porque  abarca 
diversas  mezclas  interculturales­no  sólo  las  raciales  a  las  que  suele  limitarse 
"mestizaje"­  y  porque  permite  incluir  las  formas  modernas  de  hibridación 
mejor que "sincretismo",  fórmula referida casi siempre a fusiones  religiosas  o 
de  movimientos  simbólicos  tradicionales."  (15)  Entiende  por  hibridación 
cultural  los  los  modos  en  que  determinadas  formas  se  van  separando  de 
prácticas  existentes  para recombinarse  en nuevas  formas  y  nuevas  prácticas. 
Además como una condición de lo popular y vinculando lo popular o folklórico 
con lo masivo. 
En  subsecuentes  desarrollos  de  su  idea  de  híbridez/hibridación,  que  han 
llegado  a  mis  manos,  Canclini  en  una  reciente  publicación  al  inglés  "The 
Hybrid:  A  conversation  with  Margarita  Zires,  Raymundo  Mier,  and  Mabel 
Piccini,"  del  volumen  colectivo  titulado  The  Posmodernism  Debate  in  Latin
America  editado  por  John  Beverly  y  José  Oviedo  (1995),  se  asegura  bien  de 
aclarar  que  su  idea  del  híbrido  no  se  corresponde  con  "una  materia  ­en  el 
sentido  biológico  del  término­  sin  identidad,  aquélla  que  se  instala  en  los 
intersticios,  perfilando  una  zona  de  sombras,  que  escapa  al  menos  en 
apariencia a la repetición." (traducción mía, 77) El híbrido así sólo permite un 
análisis  oblicuo,  una  zona  de  efectos.  "Puede  ser  comprendido,  pero  sólo  a 
través  de  sus  modalidades  de  endurecimiento"  (78)  Para  Canclini,  su  híbrido 
no  es  indeterminado,  como  el  biológico  en  el  sentido  que  insinúa  Margarita 
Zires,  o  sea  como  algo  que  está  constantemente  cambiando,  sino  por  el 
contrario no está nunca indeterminado, "no se presenta a sí mismo, aún en las 
sociedades  contemporáneas,  por  grados  de  indeterminación,  aun  cuando  las 
mezclas  culturales  se  hayan  intensificado  intensamente  recientemente...El 
híbrido  no  es  nunca  algo  indeterminado  porque  hay  diferentes  formas 
históricas del híbrido." (79) 
En  este  espectro  terminológico­conceptual  el  modelo  de  Canclini  que  intenta 
abrir  y  conectar  metodológicamente  los  objetos  de  estudios  culturales  evita, 
soslaya  o  no reconoce explícitamente,  como  tampoco  lo  hará en un comienzo 
Homi Bhabha, una referencia importante que proviene del dominio de la crítica 
literaria: el aporte bajtiniano a la discusión sobre el híbrido, o sea el concepto 
discursivo de híbrido de Bajtín, que data de los años veinte y treinta. En esta 
indagación  del  diálogo  y  la  crítica  a  la  interdisciplinaridad,  que  Canclini  se 
propone mediante un examen de las diferencias y de la "ignorancia recíproca" 
entre  la  sociología  y  la  antropología,  es  justo  incluir  en  este  debate  la 
literatura.  Cabe  entonces  preguntarnos  si el  concepto  de  híbrido  de  Bajtín  ha 
"emigrado" consciente o inconscientemente al concepto de híbrido de Canclini, 
si ha operado como intermediario teórico y metodológico de la misma manera 
que  en  Kristeva,  a  través  de  su  concepto  de  intertextualidad  y  productividad 
textual.  En  este  diálogo  y  crisis  entre  disciplinas,  me  propongo  situar  y 
desarrollar  la  crítica  de  Canclini  en  relación  al  aporte  de  Bajtín,  es  decir, 
confrontar  la  hibridación  de  Canclini  con  las  propuestas  de  Bajtín, 
particularmente  las  de  hibridez  y  dialogismo.  Quisiera  traer  a  colación 
elementos  para  una  reflexión  sobre  el  estatuto  histórico­teórico  del  concepto 
cancliniano, quien cuando confronta la antropología y la sociología admite que 
en general, la antropología se ha dedicado a estudiar los pueblos indígenas y lo 
ha  hecho  tradicionalmente  desde  una  perspectiva  romántica  apoyada  en  una 
concepción  mítica  del  hombre  como  reliquia  del  pasado,  mientras  que  la 
sociología se ha  dedicado a los  problemas macro­sociales  y a los  procesos de 
modernización. Apoyándose en Pierre Bourdieu incorpora desde el ámbito de la 
sociología  de  la  cultura  la  idea  de  autonomía  cultural  de  los  productos 
artísticos,  y  ubica  las  prácticas  artísticas  en  los  procesos  de  producción  y 
reproducción  simbólica  de  lo  social,  aplicando  estos  conceptos  a  la 
reconversión  cultural  de  los  productos  artesanales  y  a  la  migración  de  las 
sociedades  indígenas  a  espacios  urbanos.  El  hecho  de  que  la  población  se 
concentre  en  grandes  ciudades  y  esté  conectada  a  las  redes  nacionales  e 
internacionales significa que los contenidos, las prácticas y los ritos del pasado
son  reordenados  de  acuerdo  a  una  lógica  diferente.  La  radio,  televisión  y  el 
video  implican  el  pasaje  de  interacciones  directas  y  microsociales  al  consumo 
distante  de  bienes  producidos  en  serie  dentro  de  un  sistema  centralizado.[2] 
De ahí que  esté  interesado  particularmente en estudiar el consumo  cultural y 
dentro  del  mismo  las  políticas  culturales  para  así  comprender  cómo  se 
reformulan  los  vínculos  actuales  de  producción  y  circulación  cultural.  Es  así 
como  la cuestión de la hibridación/hibridez cultural surge aquí como  en Jesús 
Martín Barbero de la encrucijada de lo popular y lo masivo. Esto es, lo popular 
en  su  hacerse  y  entreverarse  con  lo  vernáculo  y  lo  masivo  impele  el  híbrido. 
Este  híbrido  tal  como  para  de  Certeau  no  tiene  carácter  ontológico, sino  más 
bien  es  un  principio  reactivo  de  integración  y  selección.  Canclini  incorpora  la 
teoría  neo­gramsciana  sobre  la  hegemonía,  justamente  porque  la  naturaleza 
de  reacción  en  cadena  del  construirse  de  lo  popular.  Por  eso,  el  consumo 
cultural  hay  que  verlo  no  sólo  en  relación  al  gusto  y  en  las  opiniones  del 
público, sino en relación al problema general de la articulación hegemónica del 
poder  del  estado.  Dentro  de  esta  perspectiva,  si  bien  reconoce  el  "impulso 
renovador y cuestionador," de las vanguardias artísticas, su papel de "socavar 
los  discursos  dominantes,"  ­en  el  cual  debemos  situar  el  aporte  de  Bajtín­ 
Canclini se interesa más bien en los procesos de ritualización de los museos y 
del mercado. No extiende su análisis de hibridación a la literatura per se, más 
que señalar el proceso  de "bestsellerización" de que es  objeto, el reciclaje de 
géneros  populares  y  registros  lingüísticos  que  se  inscriben  en  el  proceso  de 
"reconversión  cultural"  del  cual  no  puede  escapar  la  literatura.  Su  punto  de 
vista no es exactamente el de analizar el discurso de textos literarios, sino que 
está  más  interesado  en los  autores y escritores  como  artistas  y lo  que hacen 
con sus textos. Canclini nos dice: "Hay obras eruditas y a la vez masivas como 
El nombre de la rosa, temas de debates hermenéuticos en simposios y también 
"best­seller."(17) En "Cómo interpretar una historia híbrida" menciona al pasar 
Cien  años  de  soledad  y  luego  alude  al  realismo  maravilloso  (69­70).  En 
"Artistas  intermediarios  y  público:  ?innovar  o  democratizar?"  Canclini  elige  a 
Jorge  Luis  Borges  y  a  Octavio  Paz  para  ilustrar  la  crisis  "no  sólo  personal  de 
intelectuales  y  artistas  sino  de  su  papel  como  mediadores  e  intérpretes  del 
cambio  social."  (95)  En  este  sentido,  los  "logros  innovadores"  de  Jorge  Luis 
Borges y Octavio Paz "a la vez que afianzaron la autonomía del campo literario 
los  volvieron  protagonistas  de  la  comunicación  masiva."(95)  En  "De  Paz  a 
Borges: comportamientos ante el televisor" afirma que "El Estado sin disimulo" 
del  dramaturgo  venezolano  José  Ignacio  Cabrujas  no  formula  "una  reflexión 
crítica  respecto  de  las  industrias  culturales,"  y  a  propósito  de  Octavio  Paz ­el 
prototipo  del  escritor  culto­  dice  que  "  en  su  obra  ha  ido  creciendo  la 
indignación  frente  al  poder  estatal  mientras  en  sus  vínculos  con  el  mercado 
busca  una  relación  productiva,  recurr[iendo]  a  los  medios  masivos  para 
expandir su discurso." (96) 
De  lo  dicho  anteriormente,  resulta  así  no  sólo  un  cierto  divorcio  no  hacer 
participar  el  concepto  discursivo  de  Bajtín  en  este  diálogo  metodológico,  sino 
una  afrenta  llevada  a  cabo  a  medias  o  dejada  para  otros,  los  especialistas
disciplinarios que se sienten desafiados a llenar el hueco. Como es bien sabido, 
el aporte discursivo de Bajtín enfatiza fundamentalmente lo social­ideológico y 
lleva al orden de la literatura la cuestión del híbrido como fenómeno lingüístico 
que se deduce de  la premisa de la naturaleza  argumentativa  de toda lengua, 
énfasis  también  encontrado  en  los  trabajos  de  Michel  de  Certeau,  Gilles 
Deleuze y Félix Guattari,  entre otros, y en las  distintas  manifestaciones  de  la 
pragmática lingüística y de la teoría de los actos del habla. Michel de Certeau, 
Gilles  Deleuze  y  Félix  Guattari,  entre  otros,  priorizan  el  carácter  social  y 
lingüístico del discurso, poniendo en tela de juicio la cuestión del autor puesto 
que en la relación entre el individuo y lo social, el sujeto resultante ya sea de 
fuerzas conscientes o inconscientes actúa sobre el lenguaje y éste sobre aquél, 
en el plano de la actuación o habla, haciendo que aún la más individual de las 
enunciaciones  sea  un  caso  particular  de  enunciación  colectiva.  Para  Bajtín,  la 
novela  sea  el  género  privilegiado  de  la  reflexión  discursiva,  porque  en  ella  el 
narrador es esencialmente un individuo social dotado de una doble voz (eco del 
cual  encontramos  en  el  sujeto  trans­individual  de  Goldmann),  históricamente 
definido  y  concreto,  y  su  discurso  es  un  lenguaje  social,  no  un  idiolecto 
individual,  aunque  sea  también  idiolectal,  como  comenta  Denis  Donoghue  en 
"Doing things with words."[3] 
La  hibridación  como  principio  discursivo,  esto  es,  la  ideología  como  un  hecho 
de la palabra, surge en el momento en que el estructuralismo se centraba en, 
y fetichizaba la lengua como sistema (Mabardi, 1995). El impacto de la crítica 
lingüística de Bajtín, más alla del funcionalismo y del generativismo, alcanza a 
la teoría de la enunciación, a la pragmática, la semántica de la presuposición, y 
la  socio­lingüística  laboviana  (Marc  Angenot).  También  y  particularmente,  el 
pensamiento  de  Bajtín  ha  sido  aplicado  a  la  teoría  narrativa.  Nadie  duda  del 
aporte de Bajtín a la teoría de la novela y de su alcance, ya que se extiende a 
la  práctica  literaria,  a  la  relación  histórica  de  las  formaciones  sociales,  a  la 
función estética y a la cultura en general. El uso de las categorías bajtinianas 
dió un rendimiento, en el sentido económico del término, asombroso; se llegó 
a ver carnavalización en todo y también se redujeron las  mismas  en los años 
sesenta a isotopías principales y a figuras textuales del orden narratológico en 
los  años  setenta  (señala  García  Méndez).  Hibridación  no  aparece  al  menos 
hasta recientemente haber recibido  una  atención tan  amplia como  la idea del 
carnaval  subversivo  o  la  del  dialogismo  que  sin  embargo  para  Bajtín  está 
fuertemente relacionada con hibridación 
En  el  conjunto  de  la  obra  de  Bajtín,  el  término  "híbrido'  aparece 
ocasionalmente,  particularmente  con  valor  calificativo  referido  al  enunciado, 
mientras que la categoría de dialogismo es más teórica y precisa ya que puede 
abarcar desde el enunciado hasta la cultura en su conjunto. (Pérus, 1995) 
Bajtín  desarrolla  su  idea  de  hibridación  en  su  estudio  sobre  el  discurso 
novelesco. El discurso novelístico de Bajtín es un lugar híbrido, donde muchas 
voces  desestabilizan  la  lengua  unitaria  y  autoritativa.  "In  an  intentional
novelistic  hybrid,...the  important  activity  is  not  only...the  mixing  of  linguistic 
forms...as it is the collision between differing points of views on he world. [... ] 
each word tastes of the context and  contexts  in which  it has  lived its socially 
charged life...(Dialogic Imagination, 1981, 123) [and]... forms a concept of its 
own object in a dialogic way." (279) La novela se constituye como un espacio 
conflictivo de interacción de dos o más voces, o conciencias. La condición o el 
locus  dentro  del  cual  el  dialogismo  en  tanto  proceso  ocurre  es  denominado 
heteroglosia, o lugar de voces en oposición. 
El  texto  literario  y  en  particular  la  novela,  como  resultado  de  la  producción 
discursiva, participa de un sistema significante en el cual es  producido  y a su 
vez de un proceso social del cual es parte. La hibridación es propia del "espacio 
dialógico"  según  las  realizaciones  hechas  por  Todorov,  siguiendo  a  Julia 
Kristeva  quien  elabora  el  término  "espacio  dialógico"  a  partir  de  la  noción 
bajtiniana  de  dialogismo,  emparentada  a  su  vez  con  la  de  carnavalización  a 
partir  de  los  trabajos  de  Bajtín  sobre  Rabelais.  Dialogismo,  diálogo  e 
hibridación son las tres maneras por la cual una novela construye imágenes de 
lenguas (Mabardi, 1995). 
La  noción  bajtiniana  de  dialogismo  caracteriza  la  relación  entre  literatura  y 
cultura.  Tiene  distintos  alcances.  En  el  primer  ensayo  de Teoría  de  la novela, 
"El  problema  el  contenido,  del  material  y  de  la  forma  en  la  obra  literaria"  se 
vincula el dialogismo con el "plurilingüismo" o la "heteroglosia" fenómenos que 
se  producen  en  el  seno  de  una  lengua  natural  en  función  de  los  múltiples 
espacios  socio­culturales  con  los  cuales  el  hablante  interactúa  en  el 
desenvolvimiento  de  su  actividad  humana.  Por  otro  lado  está  el  "enunciado" 
como  lugar  de  intercambio  verbal  que  no  sólo  toma  en  consideración  a  la 
"palabra"  del  interlocutor,  sino  que  se  apoya  en  discursos  o  fragmentos  de 
discursos  previos,  el  "principio  dialógico"  en  el  cual  Bajtín  basa  su 
translingúística,  que  suele  desembocar  en  un  análisis  fundamentalmente 
estilístico.  Pero  que  gracias  a  la  sustitución  del  principio  de  unidad  estilística 
por el de una diversidad de registros, acentos y tonos, estos análisis ponen de 
manifiesto  en  el  "enunciado"  la  co­presencia  de  dos  o  más  "voces,"  y 
desembocan  a  menudo  en  una  "polifonía"  más  o  menos  generalizada,  que 
acostumbra  contraponer  a  un  "monologismo"  caduco  por  "autoritario."  La 
noción  de  dialogismo  da  cuenta  de  la  existencia  de  una  zona  fronteriza  entre 
espacios socio­culturales y socio­lingúisticos diversos, y cuyas delimitaciones y 
modalidades  específicas  de  articulación  histórica  y  literaria  constituyen 
precisamente  el  objeto  central  del  principio  "dialógico  bajtiniano."  El  énfasis 
que  Bajtín  pone  en  los  encuentros  o  choques  de  clturas,  contacto  entre 
tradiciones  históricamente  separadas,  lenguajes  vivos  y  formas  canonizadas, 
géneros  "altos"  y  "bajos,"  oralidad  y  escritura,  etc.  da  cuenta  de  una 
preocupación  que  va  mucho  más  allá  de  las  marcas  formales  de  un  análisis 
estilístico.  De  modo  que  la  relación  que  establece  del  dialogismo  con  el 
plurilingüismo  (en  sentido  estricto),  con  la  heteroglosia  (en  el  sentido 
bajtiniano),  o  con  la  heterogeneidad  cultural  (de  la  tradición
latinoamericanista) plantea para el dialogismo cultural y literario  un problema 
de  modalidades  y  grados  de  decir,  o  sea,  de  formas  relativas  a  las 
posibilidades e imposibilidades histórica, social y culturalmente dadas. Por otro 
lado, la noción de frontera,  asociada por Bajtín con la de diálogo  hace que el 
crítico  deba ubicarse respecto de los  espacios, los  tiempos  y  los  movimientos 
involucrados  en  las  diferencias  inherentes  a  la  heterogeneidad  cultural,  el 
plurilingüismo  o  la  heteroglosia.  La  relación  del  principio  dialógico  con  el 
ámbito de la cultura en su conjunto remite a un conjunto de formas, lenguajes 
y  estilos  vinculados  con  los  tiempos  y  espacios  socio­culturales  de  donde 
surgen sistemas de posibilidades e imposibilidades históricamentes definnidas, 
que  en  la  literatura  se  construye  con  base  en  un  sistema  relativamente 
inestable  de  diferencias  relativas  a  estas  posibilidades  e  imposibilidades,  la 
historia  de  las  formas  novelescas  es  la  de  las  "soluciones"  poéticas 
composicionales  y  estilísticas  para  la  resolución  artística  de  un  dialogismo 
cultural, si no imposible, al menos difucultoso, tenso y conflictivo, y a menudo 
trunco.  ?No  es  evidente  la  similitud  entre  este  dialogismo  literario  y  la 
articulación  de  nuevas  formas  culturales  de  las  que  habla  Canclini?  No  es 
posible establecer una relación analógica por ejemplo con la descripción de los 
amates  cuando  en  los  años  cincuenta  varios  pueblos  del  estado  de  Guerrero, 
alfareros  de  origen  nahuas  de  Ameyaltepec,  comenzaron  a producir  y  vender 
pinturas  hechas  en  papel  de  amate,  contrariamente  al  pronóstico  de  algunos 
folcloristas,  de  que  iban  a  decaer  sus  tradiciones  étnicas;  por  el  contrario, 
estos  dibujos  nacidos  de  multideterminaciones  facilitan  la  renovación  de  su 
oficio artesanal y el reacomodo a una interacción compleja con la modernidad. 
Han  logrado  una  independencia  floreciente  que  no  hubieran  logrado 
encerrándose en sus relaciones ancestrales. (Canclini: 219­221) 
La  riqueza  mayor  del  modelo  de  Canclini  reside  particularmente  en  la 
información  de  que  dispone,  en  la  cantidad  de  prácticas  artesanales  que  ha 
renido  como  evidencia  sustancial  para  ilustrar  la  resemantización  de  nuevos 
circuitos de hibridación cultural; por el contrario, su limitación mayor consiste 
en la elaboración detallada de los diveros lenguajes (pictórico, religioso, de los 
medios,  estc).  Cómo  desmembrar  esos  procesos  de  resimbolización  que 
parecen llevarse a cabo  inconsciente o  involuntariamente.  Falta  a mi parecer, 
entrar o profundizar no sólo qué se entiende por procesos dee resimbolización, 
sino cómo describirlos, cómo articular la risa o parodia implícita en los diablos 
de Ocumicho, con los diferentes niveles de aprehensión que tal resimbolización 
conlleva;  cómo  decidir entre  la resimbolización comotácticas de sobrevivencia 
y/o  estrategias  de  resistencia  (de  Certeau).  Es  justamente  en  el  plano  de  la 
articulación interna de la hibridación cultural dónde el modelo de Canclini debe 
desarrollarse, completarse con un instrumental más pormenorizado de análisis 
y  es  ahí  donde  el  modelo  de Bajtín  puede ayudar.  Dentro  de  los  procesos  de 
"reconversión  cultural"  de  los  que  habla  Canclini  que  dan  como  resultado 
nuevas formas y prácticas culturales, las que a su vez surgen de un proceso de 
reacomodamiento,  es  necesario  con  el  objeto  de  restituir  las  condiciones  de 
enunciación (su contexto) de poner de manifiesto la peculiaridad de su solución
artística;  la  articulación  interna  con  la  idea  también  ambivalente  de 
"renovación universal" propia de la cultura popular de la que habla Bajtín, y su 
articulación  "externa"  con  las  formas  culturales  de  la  cultura  dominante 
(cultura de masas, cultura de museo). 
Dicho esto,  sostengo,  que independiente de si Canclini conociera o  no la obra 
de Bajtín, ésta está implícita, particularmente su noción de dialogismo literario, 
con su idea de hibridación cultural.  Para tal fin,  voy a remitirme primero  a la 
filiación  entre  Bajtín  y  Bourdieu,  para  luego  indicer  posible  paralelos  entre 
Bajtín y Canclini. 
Marc Angenot indica la filiación entre Bajtín y Bourdieu, entre la palabra como 
el fenómeno ideológico por excelencia, el enunciado en situación dialogada, la 
relación de los enunciados­ y el "habitus," esto es, al sistema subconsciente de 
comprender el mundo y de conformar las conductas sociales. Las percepciones 
del individuo y sus acciones están reguladas por un patrón internalizado por el 
cual  toda  nueva  experiencia  es  filtrada  a  través  de  ese  sistema  de 
presuposiciones  que  determinan  la  comprensión  y  por  ende  el  intercambio 
social. [4] En efecto, Bourdieu en su trabajo, "Critique de la raison théorique," 
y en general en la major parte de sus trabajos recientes, integra y reconoce el 
pensamiento  de  Bajtín.  Ahora  bien,  si  establecemos  un  paralelo  entre  las 
proposiciones  de  Bourdieu,  las  de  Bajtín,  y  las  de  Canclini,  podremos 
establecer una constelación de correspondencias. Como demuestra Angenot, el 
aporte de Bourdieu está elaborado sobre el eje "ni­ni,"esto es, ni Lévi­Strauss 
o  el  objetivismo  de  las  estructuras,  ni  Jean­Paul  Sartre  o  el  subjetivismo  del 
Imaginario.  Así,  Bourdieu  construye  una  teoría  de  la  práctica  como  lugar 
privilegiado  de  la  dialéctica.  De  este  modo,  sin  que  en  Bourdieu  aparezca 
explícitamente, se recononce un cierto "homenaje a Bajtín," indica Angenot. Su 
axioma  de  que  la  heterogeneidad  social  es  inherente  a  la  lengua,  es 
literalmente bajtiniano. Entonces, estamos frente a una teoría sociológica, anti­ 
estructuralista  emparentada  con  el  pensamiento  lingüístico­discursivo 
bajtiniano.  Por  extensión  analógica,  en  la  obra  de  Canclini,  se  opera  un 
procedimiento similar. Su contribución al híbrido como categoría cultural, anti­ 
ontológica al igual que Bourdieu, opera en el plano de una teoría de la práctica, 
siendo  hibridación  un  concepto  que  establece  un  cierto  balance  entre 
evaluación  y  descripción  empírica;  hibridación  tiene  que  ver  con  la  acción  de 
fuerzas  centrípetas  y  centrífugas  resultantes  de  la  catastrófica  acción  de  la 
modernización económica y tecnológica sin que ésta llegue a ser apocalíptica. 
Su relación a Bajtín es mediada vía Bourdieu y Gramsci. En efecto, ésta última 
ya  ha  sido  señalada  por  Graham  Pechey  en  Bakhtin  and  cultural  theory 
(editado  por  Ken  Hirschkop  y  David  Shepherd)  y  por  Marcia  Landy,  en  Film, 
Politics  and  Gramsci  (1994),  para  quienes  son  evidentes  las  relaciones  que 
pueden  establecerse  entre  el  pensamiento  de  Bajtín  y  el  de  Gramsci.  El 
carácter  social  de  la  lengua  de  Bajtín  se  acerca  a,  es  complementario  con  la 
noción  gramsciana de  interpelación  y  negociación  señala  Pechey.  Para Landy, 
por  su  parte,  "la  empresa  bajtiniana  puede  compararse  a  los  esfuerzos  de 
Gramsci  por  distinguir  los  elementos  polisémicos  que  componen  el  sentido
común." El concepto to heteroglosia de Bajtín se asemeja al de lengua común 
de  Gramsci,  como  algo  fragmentario,  compuesto,  mixto,  históricamente 
ecléctico, y heterogéneo." (traducción mía, 91). El sentido  común de Gramsci 
puede ser identificado por su naturaleza heteroglósica, sus residuos y por sus 
voces contradictorias y en competencia. Más adelante, agrega que a diferencia 
de Bajtín, Gramsci complica la noción de popular, haciéndola menos exclusiva 
de  los  grupos  subalternos,  en  un  intento  por  diferenciar  concepciones 
populistas de las populares en cuanto a resistencia y contra­hegemonía, como 
su análisis del populismo católico de Manzoni, así parece demostrarlo. (92) Sin 
embargo,  mientras  el  sentido  común  aspira  a  localizar  la  complejidad  de  los 
discursos populares, en relación al populismo, importantes diferencias emergen 
entre el trabajo de Gramsci y el de Bajtín (fuera del propósito de esta ponencia 
aquí).  Tal  vez  las  diferencias  se  deban  en  parte  a  la  naturaleza  críptica  y 
elíptica  de  la  escritura  de  Gramsci  e  incluso  a  su  carencia  de  establecer 
relaciones  entre  textos  escritos  y  textos  orales,  señala  Marcia  Landy. 
Asimismo,  Pechey  agrega  que  Bajtín  plantea  aunque  nunca  resuelva 
satisfactoriamente la cuestión central entre discurso  y poder,  cuestión que es 
mucho más central en Gramsci, como así también en Canclini. En este sentido 
la  consideración  del  concepto  de  hegemonía  de  Gramsci  en  la  corrección  de 
Laclau permite a Canclini examinar cómo el poder puede ser al la vez retenido 
y  resistido,  y  el  híbrido  de  Canclini  resuelve  esta  tensión  por  vía  de  la 
renegociación  simbólica  del  capital  cultural  como  ambas  una  práctica  de 
acomodamiento y de resistencia a la hegemonía. 
En  vista  de  lo  arriba  expuesto,  ?es  posible  establecer  relaciones  analógicas 
entre  los  conceptos  de  Canclini  y  Bajtín?  ?Cuáles  son  sus  implicaciones 
comunes? Para ambos,  hibridación es  un proceso  y una  condición.  En el caso 
de  Canclini  hibridación  es  principalmente  una  condición  de  lo  popular  y  en 
Bajtín es más bien una condición lingüística,  un principio  argumentativo.  Para 
Canclini  ­a  diferencia  de  Bajtín,  implica  fundamentalmente  un  proceso  de 
resimbolización, de rituales y del capital cultural heredado y acumulado por la 
memoria histórica que frente a nuevas condiciones materiales de existencia se 
transforma  proponiendo  nuevas  combinatorias  simbólicas  como  formas  de 
resolver conflictos de orden social, económico y cultural en general. El híbrido 
cultural  es  el  resultado  del  conflicto  entre  fuerzas  sociales  mediatizadas  a 
través de un proceso de resimbolización. Ahora bien su noción de "producción 
simbólica"  permanece  vaga,  tanto  como  la  "hibridez,"  no  hay  una 
profundización  en  los  problemas  planteados  por  los  diferentes  lenguajes 
(verbales  o  no),  y  la  problemática  del  sujeto  queda  completamente 
escamoteada.  (Pérus)  En  Bajtín  en  cambio,  el  proceso  de  mediación,  es 
lingüístico.  En  ambas  modalidades  de  mediación,  la  hibridación  a  la  vez  que 
permite  la  incorporación  de  elementos  de  órdenes  discursivos  diferentes  y 
antagónicos  permite  a  su  vez  la  resistencia  a  un  orden  hegemónico 
autoritativo,  por  ejemplo,  a  través  de  la  parodia.  De  este  modo,  la  novela 
como  trasposición  lingüística  mediatizadora  del  duelo  de  fuerzas  sociales,  es 
comparable  con  las  nuevas  artesanías,  fiestas,  ceremonias,  rituales  que
incorporados  al  amplio  repertorio  cultural  se  construyen  como  una  modalidad 
más  de  la  reacomodación  hegemónica.  Así,  en  el  híbrido  como  principio  de 
producción discursiva y en aquél como principio de renegociación simbólica que 
participan  en  el  proceso  de  transformación  social,  se  re­elaboran  nuevos 
pactos  de  comprensión  colectiva,  pero  en  el  caso  de  Canclini  quedan  sin 
elaborar  los  procesos  de mediación,  los  niveles  de  conciencia  o  no  conciencia 
de los conflictos de interpretaciones. 
En la compleja inter­relación discursiva de la novela, las teorizaciones de Bajtín 
llevan  a  una  concepción  del  híbrido  que  enfatiza  la  dimensión  ­ideológico­ 
semiótica,  estableciendo  así  una  disención  con  la  tradición  de  Kant  y  Hegel 
para  quienes  lo  epistemológico  y  estético  son  fundamentales,  señala  Ken 
Hirschkop[5]. 
Ahora  bien,  vale  inquirir  si  en  este  vagabundear  y  en  esta  transmutación  del 
híbrido bajtiniano, ?cúales son los elementos de auto­corrección que emergen 
del  híbrido  cancliniano?  Si  estamos  hablando  de  un  debate  inter­disciplinario, 
de una metodología y epistemología que puedan cooperar la una con la otra, la 
idea de un lenguaje de correspondencias debiera ser ejercitado, las relaciones 
analógicas promovidas, y las tensiones teóricas captadas. 
En  el  plano  de  la  definición,  el  híbrido  de  Bajtín  denota  ser  un  principio 
trascendental  del  discurso  o  sea  la  condición  básica  de  toda  comunicación  y 
creación significativa de actos de habla. El híbrido de Canclini es una condición 
básica  de  yuxtaposición  y  comparación  interpretativo­semiótica  de  diferentes 
tradiciones  de  imaginería  cultural.  Ambos  no  son  principios  ontológicos,  sino 
pragmáticos  de  la  realización  lingúística  y  simbólica  de  los  procesos  y 
transformaciones histórico­sociales. 
Bajtín  permanece  en  la  elección  de  la  literatura  y  en  particular  de  la  novela 
europea en la tradición del humanismo liberal que ve en el acto de lectura si 
bien  un  sujeto  universal  uno  que  a  su  vez  no  puede  escapar  el  compromiso 
ideológico  con  su  época,  y  concibe  a  la  literatura  como  un  instrumento 
privilegiado  de  acción  social  en  el  plano  del  habla,  esto  es,  del  discurso, 
adjudicándole  al  autor  una  dimesión  ético­política  del  orden  de  la  del 
"Storyteller"  de  Walter  Benjamin.  No  incluye  la  literatura  latinoamericana, 
operando  una  especie  de  discurso  de  exclusión  (utilizando  la  terminología  de 
Jean Franco); ya que entre las mil quinientas páginas aproximadamente de la 
obra  de  Bajtín  hasta  el  presente  aparecida  en  traducción,  no  hay  una  sóla 
mención  a  un  escritor  latinoamericano  indica  García  Méndez,  probablemente 
porque en el momento en que Bajtín escribió, la novela latinoamericana no era 
todavía conocida. 
En este trabajo soy consciente de la ambivalencia de la teoría particularmente 
cuando  entramos  en  el  terreno  de  la  cultura.  La  proliferación  de  hibridación, 
hibridez,  híbrido  parecen  cubrir  un  amplio  campo  léxico  dentro  de  la  teoría 
crítica.  La  incorporación  de  la  noción  de  conceptos  como  constitutivamente 
migratorios,  nos  permite  romper  con  la  problemática  de  la  aplicación  por  la
cual  conceptos  elaborados  en  una  disciplina  son  aplicados  al  objeto  de  otra 
disciplina  comenta  Graham  Pechey  en  "On  the  Borders  of  Bahktin: 
Diologisation, Decolonisation." Podemos decir que otra de las correcciones que 
opera el aporte de Canclini viene de la teoría de la recepción pues "un cambio 
metodológico  puede  abrirnos  otra  perspectiva.  Hasta  aquí  indagamos  el 
destino de la modernidad desde los lugares de quienes la emiten, la comunican 
y  reelaboran.  Hay  que  mirar  cómo  se  desenvuelve  desde  el  lado  de  los 
receptores." (Canclini 133). 
Por último cuáles son los peligros de este híbrido cultural, qué es lo que queda 
fuera  de  esta  celebración  del  híbrido?  :  la  cuestión  racial,  el  mestizaje  como 
ideología que encubre la diferencia, el terreno de la realización concreta de laa 
discriminación racial y étnica. La celebración del híbrido cultural corre el riesgo 
de echar sombra a los problemas étnicos, raciales y de clase. Pareciera que en 
este debate de la hibridación/hibridez, por su ausencia parece elevarse a mito 
el  hecho  de  que  no  hay  racismo.  Robert  Young  en  su  reciente  libroColonial 
Desires[[cedilla]] (1995) señala esta ausencia. 
No  puedo  en  realidad  concluir  este  trabajo.  He  querido  solamente  formular 
algunas hipótesis de epistemología histórica. En este recorrido histórico­teórico 
del  concepto  cultural  de  hibridación  de  Canclini  en  relación  al  pensamiento 
bajtiniano,  no  he  hecho  sino  ilustrar  el  proceso  migratorio  de  la  teoría  y  su 
naturaleza híbrida. Esta es sóla una posible entrada.