Hª DE ESPAÑA: DOSSIER DE TEXTOS LA DICTADURA DE M.

PRIMO DE RIVERA
EL DESASTRE DE ANNUAL «El Rey se hallaba ansioso de un éxito espectacular que le permitiera verse libre de una vez del Parlamento. Los lentos métodos de penetración política en el Ri le impacientaban! y decidióse a diri"ir él mismo! por encima del #inisterio de la $uerra! las operaciones. Envió allí a %ilvestre! un "eneral de caballería! cuyo estilo brusco y temerario &l onso '((( admiraba. %ilvestre debía marchar al rente de su columna atravesando el Ri ! desde #elilla! sobre &lhucemas) unos *+ ,ilómetros. -.... Pero -.... la columna de %ilvestre! que había avanzado sin nin"una precaución! ue copada en &nnual por las uerzas ri e/as de &bd0el01rim! mucho m2s reducidas. 3ubo diez mil muertos! cuatro mil prisioneros y cayeron en su poder todos los usiles! ametralladoras! artillería y aviones. Raro ue el que consi"uió escapar. El propio "eneral %ilvestre se suicidó. 4na semana o dos m2s tarde! la posición orti icada de #onte &rruit tuvo que rendirse. %u "uarnición! de unos siete mil hombres! ue exterminada y los o iciales! car"ados de cadenas! "uardados para el rescate. La misma #elilla se vio a punto de caer. -.... Pero ciertas in ormaciones no pudieron hacerse p5blicas) por e6emplo la carta del Rey al -"eneral. %ilvestre -.... en la que le ordenaba) «3az como yo te di"o y no ha"as nin"5n caso del #inistro de la $uerra que es un imbécil77.

MANIFIESTO DE PRIMO DE RIVERA “Al país y al Ejército: Españoles: Ha llegado para nosotros el momento más temido que esperado (porque hubiéramos querido i ir siempre en la legalidad y que ella rigiera sin interrupci!n la ida española" de recoger las ansias# de atender el clamoroso requerimiento de cuantos amando la $atria no en para ella otra sal aci!n que libertarla de los pro%esionales de la política# de los que por una u otra ra&!n nos o%recen el cuadro de desdichas e inmoralidades que empe&aron el año '( y amena&an a España con un pr!)imo %in trágico y deshonroso* +a tupida red de la política de concupiscencias ha cogido en sus mallas# secuestrándola# hasta la oluntad real* ,on %recuencia parecen pedir que gobiernen los que ellos dicen no dejan gobernar# aludiendo á los que han sido su -nico .aunque débil. %reno# y lle aron á las leyes y costumbres la poca ética sana# el tenue tinte de moral y equidad que a-n tienen/ pero en la realidad se a ienen %áciles y contentos al turno y al reparto# y entre ellos mismos designan la sucesi!n* $ues bien# ahora amos á recabar todas las responsabilidades y á gobernar nosotros u hombres ci iles que representen nuestra moral y doctrina* 0asta ya de rebeldías mansas# que sin poner remedio á nada# dañan tanto y más á la disciplina que esta recia y iril á que nos lan&amos por España y por el 1ey* 23*4 5o tenemos que justi%icar nuestro acto# que el pueblo sano demanda e impone* Asesinatos de prelados# e) gobernadores# agentes de la autoridad# patronos# capataces y obreros/ audaces e impunes atracos/ depreciaci!n de la moneda/ %rancachela de millones de gastos reser ados/ sospechosa política arancelaria 2***4 porque quien la maneja hace alarde de descocada inmoralidad/ rastreras intrigas políticas tomando por prete)to la tragedia de 6arruecos/ incertidumbre ante este gra ísimo problema nacional/ indisciplina social# que hace al trabajo ine%ica& y nulo# precaria y ruinosa la producci!n agraria e industrial/ impune propaganda comunista/ impiedad e incultura/ justicia in%luida por la política/ descarada propaganda separatista 2***4*7 +a 8poca# 6adrid# 9:;<=;9'>:

Líneas pragmáticas de la UP !"#$% La 4nión Patriótica ha de ormarse con los que! ven"an de donde vinieran! trai"an propósitos rectos y elevados! sin nin"una declaración de ideal! pero con homo"eneidad de conducta 89:. La 4nión Patriótica! a5n con todas las apariencias de un partido político! es esencialmente una li"a de ciudadanos para un in temporal y concreto! robustecer y modernizar el Estado! ordenar su vida económica! hacer independientes la política! la 6usticia y la &dministración! desarrollar la cultura y sanear la vida y las costumbres 89:.

La p&lítica para Marr'ec&s « El pacto con el Raisuni ser2 respetado. Entre los mil rumores que vienen circulando estos días había uno de extraordinaria consideración. %e decía que la nueva situación estaba decidida a romper el pacto con el Raisuni! lo cual acaso si"ni icaría el inmediato desencadenamiento de la "uerra en la zona occidental. 3acemos conocer este rumor al "eneral Primo de Rivera! y nos contesta r2pidamente) 0Eso es completamente also. %e trata de un pacto! de una palabra! de un compromiso contraído por el Estado espa/ol! y nosotros no podemos altar a él. %ea cual uere el resultado del contrato hecho con el Raisuni! la "loria o la culpa ser2 de los que lo hicieron; pero nosotros no podemos romper un compromiso seriamente sellado en nombre de Espa/a. Las próximas operaciones en la zona <riental 0prosi"ue el presidente del =irectorio0 no hay m2s remedio que operar. >o es éste el caso del Raisuni. >o vamos a pactar con un rebelde como &bd0el 1rim! que a todo intento pací ico responde construyendo trincheras para asesinar impunemente a nuestros soldados. El E6ército no quiere "uerra; pero sí necesita establecer sólidamente su presti"io ante el enemi"o. Pasaremos por &nnual; di"o que pasaremos! y no di"o que vayamos a establecer allí una posición. ?eremos lo que se hace; pero una vez que nuestras tropas hayan pasado por &nnual! el honor del E6ército queda satis echo.7 El %ol! #adrid! @* de septiembre de @ABC.

Declaraci&nes de Al(&ns& )III %olamente ha cambiado una cosa después del =irectorio! y es que se puede pasear con dinero en el bolsillo sin temor a percance; que ya no hay huel"as; que nuestras 2bricas marchan y que los patronos no ven ya cada ma/ana a los obreros con revólver en mano -..... El "eneral Primo nos ha hecho saltar por encima de la Donstitución y esto es "rave! EevidentementeF -.... G3ubiera podido con6u"ar las huel"as y re"enerar el espíritu político de Espa/a sin salirse de la DonstituciónH -.... %i se volviese a abrir el Parlamento! se vería cómo los vie6os partidos! que llevaban el país a la ruina! volverían a reanudar sus disputas -..... G=e qué se compone el parlamentarismo! tan poco rico en órmulas como en caracteresH 4n ideal intan"ible para los privile"iados que viven de él; eso es todo -..... Para complacer a seis mil personas! Gíbamos a sacri icar a veinte millonesH ?eclaraciones reproducidas en El @ol# 6adrid# 9'>A

Declaraci*n de l&s catalanes !+ ,'ni& !"#" «En estos 5ltimos a/os! adem2s de la supresión "eneral del su ra"io y de las "arantías de los derechos individuales del ciudadano! se ha prohibido! amenazando con uertes sanciones! la exhibición de la bandera catalana; la #ancomunidad Donse6o &dministrativo de Datalu/a. ha sido disuelta; se ha limitado el uso de la len"ua catalana! incluso en los actos reli"iosos! y se ha prohibido en la ense/anza p5blica y privada en todos sus "rados; se han suspendido periódicos! se han clausurado asociaciones y otras han sido intervenidas por el $obierno; los patriotas han sido perse"uidos! y otros han sido 6uz"ados y condenados irre"ularmente por conse6os de "uerra; pero el Pueblo Datal2n ha su rido estos atentados sin que disminuyan nin"una de sus características nacionales. &nte estas persecuciones y ante la ne"ación obstinada por parte del $obierno espa/ol! no sólo de los derechos de Datalu/a! sino también de su personalidad! los catalanes se ven obli"ados a declarar) Iue la cuestión catalana subsiste! considerablemente a"ravada. Iue los catalanes reclaman la "arantía de los derechos civiles "enerales! suprimidos por la =ictadura. Iue Datalu/a necesita el reconocimiento de sus derechos con amplias "arantías que permitan el libre desenvolvimiento de su personalidad en todas sus mani estaciones. Iue mientras no esté re"lamentada! la cuestión catalana ser2 para Espa/a causa inevitable de a"itación y de inquietud! al mismo tiempo que un oco eventual de con lictos que! dada la situación "eo"r2 ica de Datalu/a! podrían tener una importancia internacional.7 0arcelona# 9: de junio de 9'>'*

Real Decret& creand& las -&n(ederaci&nes .idr&grá(icas «El aprovechamiento intenso! m2ximo! de los recursos hidr2ulicos de las cuencas de nuestros "randes ríos! exi"e un proceso ri"uroso! metódico! ordenado! que hasta ahora no ha sido se"uido! con "rave da/o de uno de nuestros principales elementos de riqueza. El a"ua meteórica que puede arrasar los me6ores y m2s productivos terrenos de nuestras értiles ve"as en época de excesiva abundancia! lle"a a altar en las de escasez para satis acer las necesidades m2s apremiantes de buena parte del territorio nacional! que por tal motivo no puede sustentar m2s que una población escasísima con los productos de una a"ricultura rudimentaria! de cuyo atraso es causa 6usti icada la inse"uridad. Para lo"rar ese "rado de aprovechamiento! es! pues! preciso atender a la re"ularización! que es base obli"ada para la alimentación estival de los re"adíos.7 Extracto del R= de J0C0@AB*.

La &p&sici*n a la dictad'ra / al re/ EEspa/olesF %ur"e de las entra/as sociales un pro undo clamor popular que demanda 6usticia y un impulso que nos mueve a procurarla. Puestas sus esperanzas en la Rep5blica! el pueblo est2 ya en medio de la calle. Para servirle hemos querido tramitar la demanda por los procedimientos de la ley y se nos ha cerrado el camino; cuando pedíamos 6usticia! se nos arrebató la libertad! cuando hemos pedido libertad! se nos ha o recido como concesión unas ,ortes amañadas como las que %ueron barridas! resultantes de un su ra"io alsi icado! convocadas por un $obierno de dictadura! instrumento de un rey que ha violado la Donstitución y realizadas con la colaboración de un caciquismo omnipotente -.... ?enimos a derribar la ortaleza en que se ha encastillado el Poder personal! a meter la #onarquía en los archivos de la 3istoria y a establecer la Rep5blica sobre la base de la soberanía nacional representada en una &samblea Donstituyente. =e ella saldr2 la Espa/a del porvenir y un nuevo Estatuto inspirado en la conciencia universal! que pide para todos los pueblos un =erecho nuevo! un"ido de aspiraciones a la i"ualdad económica y a la 6usticia social. Entre tanto! nosotros! conscientes de nuestra misión y de nuestra responsabilidad! asumimos las unciones del Poder P5blico con car2cter de $obierno Provisional. E?iva Espa/a con honraF E?iva la Rep5blicaF

Ac'erd& para derri0ar la m&nar1'ía EEspa/olesF %ur"e de las entra/as sociales un pro undo clamor popular que demanda 6usticia y un impulso que nos mueve a procurarla. Puestas sus esperanzas en la rep5blica! el pueblo est2 ya en medio de la calle -9. ?enimos a derribar la ortaleza en que se ha encastillado el poder personal! a meter la monarquía en los archivos de la historia y a establecer la rep5blica sobre la base de la soberanía nacional representada en una asamblea constituyente. =e ella saldr2 la Espa/a del porvenir y un nuevo estatuto inspirado en la conciencia universal que pide para todos los pueblos un =erecho nuevo un"ido de aspiraciones a la i"ualdad económica y a la 6usticia social -9. E?iva Espa/a con honraF E?iva la Rep5blicaF

5iceto Alcalá Bamora# Alejandro +errou)# Cernando de los 1íos# 6anuel A&aña# @antiago ,asares Duiroga# <ndalecio $rieto# 6iguel 6aura# <ndalecio $rieto# 6arcelino ?omingo# Crancisco +argo ,aballero# +uis 5icolau ?EFlGer# ?iego 6artíne& 0arrios*

S&0re la &0ra del dictad&r Prim& de Ri2era La historia política de la dictadura puede contarse r2pidamente. El «directorio militar7 se convierte en «civil7 a ines de @ABJ! desi"na en @ABK una &samblea consultiva y proyecta en @ABA una Donstitución) todo esto no cambia ni su esencia ni sus métodos. Pero Grealizó al"5n traba6o en orden a los "randes problemas nacionales por resolverH %ólo resolvió la cuestión marroquí. %e mantuvo la alianza con Lrancia y! desde @ABJ! el Ri no volvió a a"itarse 8 ... : =os hombres! el conde de $uadalhorce y Dalvo %otelo! anunciaron importantes proyectos económicos. %e les reprochó el aumento de la deuda 8 ... :. Pero el Estado provee de ondos ya a "randes empresas p5blicas Por lo menos una de ellas era de altos vuelos) las Don ederaciones %indicales 3idro"r2 icas 8 ... : Las intenciones m2s teóricas -nacionalismo económico! economía diri"ida. dieron a5n menos resultado; no se observó el porcenta6e de capitales y técnicos nacionales impuesto a las empresas; se cedió el monopolio de Melé onos a los norteamericanos; las venta6as concedidas a los puertos andaluces y la desconcentración "eo"r2 ica de las industrias no ori"inaron nin"5n cambio en la estructura espa/ola! y dis"ustaron a catalanes y vascos 8 ... : El pro"rama social! a la moda italiana! había anunciado la «supresión7 de la lucha de clases. %e establecieron los Domités Paritarios obli"atorios! se entró en contacto con los re ormistas Lar"o Daballero y Prieto! y se re"lamentó el traba6o nocturno de las mu6eres. Pero los obreros no de6aron de notar que los salarios no se"uían la curva de una prosperidad patronal ostentosa! y que la huel"a había sido prohibida. El problema re"ional no ue tratado por "randes medios! sino con cominerías. En Datalu/a se destruyó la #ancomunidad de @A@C y su obra. La alianza con las clases diri"entes catalana y vasca se perdió r2pidamente. Pero como su patriotismo re"ional ya se había vuelto sospechoso! los «nacionalismos7 ueron alimentados ahora por la oposición democr2tica. Hilar# $ierre (9'I(": Historia de España# 0arcelona# ,rítica# p*9>J;9>>