You are on page 1of 3

EDUCACIÓN CHILENA: ¿REPRODUCIENDO LA DESIGUALDAD?

Enviado el Miércoles, 26 diciembre a las 06:48:02


Por Mario Medina

La educación en Chile tiene una alta segregación socioeconómica, nos dice con una
simplicidad y tranquilidad tremenda la ministra de Educación, Yasna Provoste, el día que
se dan a conocer los resultados de la PSU 2008. Es más, la secretaria de Estado resalta
que la brecha no ha aumentado, pero se encuentra en un error enorme, tan enorme como
las desigualdades sociales en este país.

Cómo nos puede decir la ministra que las brechas no aumentan, siendo que este año
tanto en términos absolutos como relativos a los jóvenes de establecimientos
municipales les fue peor que el año pasado y los privados mejoraron en ambos
términos.

Los datos no mienten (durante toda la columna utilizaremos los datos entregados por el
DEMRE que se encuentran publicados en www.demre.cl), y ellos dicen que en el año
2007 fueron 51.487 jóvenes de colegios municipales, correspondientes al 57,65% de los
que rindieron la PSU, los que obtuvieron igual o más de 450 puntos en la PSU, mientras
que el 2008 sólo 50.709 jóvenes, correspondientes al 57,6% de los que la rindieron,
lograron igualar o superar los 450 puntos.

Los estudiantes de establecimientos privados en cambio lograron acercarse más a que


el 100% de los que rinden la PSU obtenga igual o más de 450 puntos, el año 2007 fueron
22.943 jóvenes de los que rindieron la prueba, o sea un 92, 63%, los que superaron o
igualaron los 450 puntos, mientras que el 2008 fueron 23.206 los que lo lograron, el
93,70%. Al hacer la misma comparación con los 475 puntos, que es el puntaje mínimo
para que un joven pueda postular al crédito universitario, los resultados varían igual, lo
que es importante señalar de esto es que los estudiantes que provienen de
establecimientos municipales lograron tan sólo en un 47,8% superar ese puntaje,
mientras que los de establecimientos privados en un 91%. De verdad debemos
preguntarnos y preguntarle a la ministra, ¿si eso no es aumentar la brecha, que es?

Otro de los puntos que nos revela la enorme desigualdad del sistema educacional
chileno es el analizar los datos de los resultados de la PSU divididos según niveles de
ingreso familiar.

Para esto compararemos los resultados de los 131.031 jóvenes cuyos ingresos
familiares son menores o iguales a 270 mil pesos mensuales y de los 24.311 jóvenes
cuyos ingresos familiares son mayores o iguales a 810.001 pesos, a los primeros los
denominaremos G1 y a los segundos G2. Tan sólo el 8,65% de los jóvenes
pertenecientes a G1 podrán postular a la Universidad de Chile o Universidad Católica
(ambas universidades exigen como mínimo 600 puntos para postular a sus carreras),
mientras que el 52,11% de G2 podrá hacerlo sin problemas. El resultado de quienes
logran superar la barrera de los 700 puntos demuestra aún una mayor desigualdad, sólo
el 0,73% de los jóvenes de G1 lo lograron, resultado que es insignificante en
comparación al 12,86% conseguido por los jóvenes de G2. Para terminar de re-demostrar
las enormes inequidades de nuestro sistema educacional, veremos que sólo el 6,67% de
los jóvenes de G2 obtuvo menos de 450 y que los jóvenes de G1, en cambio, en un
41,96% no consiguieron obtener ese puntaje.

Sin duda, pese a lo que hemos mostrado aquí, muchos seguirán defendiendo el sistema
educacional, dirán que cada día entran más jóvenes a la educación superior y saldrá
algún ministro o ex presidente mostrando sus manos y diciendo que en Chile 7 de cada
10 jóvenes que ingresan a la educación superior son primera generación que lo
consigue en sus familias, lo cual es verdad.
Pero, lo que sucede detrás de eso es lo que ellos no nos muestran con sus manos, o
sea, cuantos de esos jóvenes lograran estudiar en una institución de calidad y
excelencia, cuantas veces el sueldo de sus padres deberán endeudarse para pagar sus
carreras, cuantos conseguirán los recursos necesarios para estudiar en igualdad de
condiciones que los jóvenes pertenecientes a familias de altos ingresos, cuantos
ganaran lo mismo que un joven que estudio lo mismo pero vive en el barrio alto, tiene un
apellido anglosajón o de la alta aristocracia chilena y estudio en un colegio privado, o
simplemente cuantos lograran terminar sus carreras.

Los que más defenderán que el modelo es exitoso son los dueños de universidades
privadas, y lo harán por que en los jóvenes de menos ingresos existe un enorme
negocio:

Las universidades privadas han encontrado en los jóvenes de ingresos medios y bajos
un espacio de desarrollo tremendo, han agotado la capacidad de absorber a los jóvenes
de los sectores de mayores ingresos del país, por lo que necesitan enfocarse en los
primeros para seguir haciendo crecer su negocio.

Ellos incentivaran el aporte del Estado para esos jóvenes, crearan sistemas de créditos
propios, se asociaran con bancos, inventaran cuantas carreras se les pueda ocurrir,
saturaran el mercado de profesionales, continuaran construyendo edificios que se
arrendaran ellos mismos, etcétera, etcétera, etcétera.

Los datos que hemos mostrado parecen ser el fiel reflejo de nuestra sociedad, sin querer
desviarme del tema planteo esto por que no debemos olvidar que Chile posee uno de los
niveles de desigualdad más altos del mundo, peleando en forma muy estrecha con Brasil
el primer lugar en Sudamérica y siendo uno de los top ten a nivel mundial.

Cuando Chile elimina al decil más rico de la población, con fines estadísticos, para medir
su índice de desigualdad alcanza niveles de equidad parecidos al de muchos países
europeos y mucho menor al del mismo Estados Unidos. Lo anterior, en conjunto con los
datos que hemos analizado demuestra que el nivel de concentración económica y, en la
actualidad, del capital humano se encuentra altamente encerrado en un sector muy
pequeño de la población.

Este sector es el que día a día nos intenta hacer creer con su obras de beneficencia y
con un gran gasto comunicacional que el sistema avanza en la dirección correcta, pero
tan sólo basta escaparse unos segundos del mundo que nos quieren construir para
poder ver la realidad y entender que en verdad nos segregan y condenan a ciclos
interminables de pobreza y exclusión cada vez con más fuerza.

Puedo decir para resumir y simplificar lo que he dicho hasta ahora, que la vida de dos
jóvenes con las mismas capacidades, pero con un origen socioeconómico opuesto, se
parece a una carrera de 400 metros planos.

En esta carrera ambos jóvenes parten desde la misma línea, pero el joven de origen
humilde lo hará en una pista de tierra, con zapatillas (si tiene suerte) y tendrá que ir
saltando y esquivando infinitos obstáculos durante los 400 metros, en cambio el joven
de altos ingresos lo hará en una pista atlética de carpeta, con zapatillas de atletismo y de
marca, además sólo encontrara como obstáculo en el camino el roce del viento. Claro,
que como en toda competencia el ganador será quien llegue primero, ¿quien creen
ustedes que será el ganador?

* El autor es estudiante de Magíster en Política y Gobierno en FLACSO y Ex


Vicepresidente de la FECH. Colaborador permanente de Crónica Digital.

Santiago de Chile, 26 de diciembre 2007


Crónica Digital
Diputado Ascencio (DC) entregó los resultados que obtuvo en 1987:

Ministra Provoste sorprendida por la difusión de sus bajos puntajes en PAA

Obtuvo entre 450 y 550 puntos en las seis pruebas que rindió.

M. GRACIA DALGALARRANDO

"No, no fui ni puntaje regional ni nacional", aclaró la ministra de Educación, Yasna Pro
desde La Moneda. Ante la insistencia de los animadores por saber cuáles fueron sus
enfática: "Más de 600 (puntos)".

Lo cierto es que la ministra estaba lejos de las cifras reales que obtuvo en 1987 y ello
Ascencio hiciera circular una carta donde mostró sus resultados.

Según las indagaciones, en la prueba de Verbal sacó 508 puntos; en Matemática


de Biología 486, de Matemática 489 y en la de Ciencias Sociales 456 puntos.

"¿Para qué miente? Ella que con justa razón se ufana de ser profesora, ¿no sab
reclamó Ascencio, quien se dio la tarea de rastrear los verdaderos puntajes lueg

El diputado cuestiona que una autoridad mienta en información que no es determinan


la verdad, pero si en estas cosas no lo hace puede ser que en cosas más import

Fuentes ministeriales afirmaron que a Provoste le llamó la atención la actitud de Asce

Consultada al respecto, anoche la ministra afirmó que "cuando el viernes pasado dije
yo entré a la universidad con más de 600 puntos".

Según trascendió, Provoste recalcó que gracias a su promedio 6,7 -con lo que habr
promediar su puntaje con los de las pruebas, ella habría ponderado más de 600 pun
Ancha.