EJERCICIO TRES $a subordinación sigue la retórica de %ltima moda en las mayores potencias.

*e nos habló# por e'emplo# de la &revolución de las aspiraciones en ascenso&# de la &década del desarrollo&# del &decenio del desarme", de la &década del empleo&# de la &interdependencia&+ y# ahora# de la "globalización"# de la &gran aldea". n cada período de acumulación de crisis se crea la ilusión de que ahora sí llegar,n a su -in el atraso# el hambre# la desocupación# la niñez abandonada y la dependencia externa. .ranscurrieron los años y nada cambió. )ero de inmediato entran en circulación nuevas palabras señuelo que se propagan por la manipulación del poder de la in-orm,tica y del control casi absoluto de los medios masivos de comunicación.

PRIMERA PARTE Colombia no ha sido extraña al debate ideológico que se ha venido dando desde hace muchas décadas en torno al contenido y metodología de la enseñanza de la historia. Como subraya Julio Aróstegui respecto de spaña !i"# y como ocurre en muchas partes de América $atina# también en Colombia hay tendencias que recogen las %ltimas publicaciones en los países desarrollados sobre la enseñanza de la historia# las traducen e introducen neologismos que contribuyan &al mantenimiento de una cierta 'erga sólo para iniciados&. (gual pasa en economía# sociología# cuestiones internacionales o ciencias políticas. $a subordinación intelectual en países de tanto atraso# pobreza y miseria extrema# como los nuestros# se expresa en un lengua'e cabalístico para pequeñas élites que reproduce lo que viene de los centros del poder. )or ello las ediciones de los libros sobre esos temas# en Colombia# por e'emplo# que tiene treinta y siete millones de habitantes# son de apenas mil o mil quinientos e'emplares# en contraste con la literatura y la poesía# que por su autenticidad# tienen lectura masiva y notable impacto de opinión.

SEGUNDA PARTE Colombia no ha sido extraña al debate ideológico que se ha venido dando desde hace muchas décadas en torno al contenido y metodología de la enseñanza de la historia. Como subraya Julio Aróstegui respecto de spaña !i"# y como ocurre en muchas partes de América $atina# también en Colombia hay tendencias que recogen las %ltimas publicaciones en los países desarrollados sobre la enseñanza de la historia# las traducen e introducen neologismos que contribuyan &al mantenimiento de una cierta 'erga sólo para iniciados&. (gual pasa en economía# sociología# cuestiones internacionales o ciencias políticas. $a subordinación intelectual en países de tanto atraso# pobreza y miseria extrema# como los nuestros# se expresa en un lengua'e cabalístico para pequeñas élites que reproduce lo que viene de los centros del poder. )or ello las ediciones de los libros sobre esos temas# en Colombia# por e'emplo# que tiene treinta y siete millones de habitantes# son de apenas mil o mil quinientos e'emplares# en contraste con la literatura y la poesía# que por su autenticidad# tienen lectura masiva y notable impacto de opinión. $a subordinación sigue la retórica de %ltima moda en las mayores potencias. *e nos habló# por e'emplo# de la & revolución de las aspiraciones en ascenso&# de la &década del desarrollo&# del &decenio del desarme", de la &década del empleo&# de la &interdependencia&+ y# ahora# de la "globalización"# de la &gran aldea". n cada período de acumulación de crisis se crea la ilusión de que ahora sí llegar,n a su -in el atraso# el hambre# la desocupación# la niñez abandonada y la dependencia externa. .ranscurrieron los años y nada cambió. )ero de inmediato entran en circulación nuevas palabras señuelo que se propagan por la manipulación del poder de la in-orm,tica y del control casi absoluto de los medios masivos de comunicación.