IV Lectura de MicroLiteratura

[y poesía]
Jueves 7 Noviembre 2013 Bistro Alianza Francesa Managua
Organizado por el Taller Colectivo Permanente de MicroLiteratura-Nicaragua

* Gabriela Montiel * Hanzel Lacayo * Gaby Castro * Regina Vargas * María José Díaz * Manuel Membreño * Miguel del Valle * Alberto Sánchez * Elías Úbeda *Maclovia Vivaral *

PARAFERNALIA ediciones digitales

IV Lectura de MicroLiteratura
[y poesía]
Jueves 7 Noviembre 2013 Bistro Alianza Francesa Managua
Organizado por el Taller Colectivo Permanente de MicroLiteratura-Nicaragua

* Gabriela Montiel * Hanzel Lacayo * Gaby Castro * Regina Vargas * María José Díaz * Manuel Membreño * Miguel del Valle * Alberto Sánchez * Elías Úbeda *Maclovia Vivaral *

PARAFERNALIA ediciones digitales

CC BY-NC-ND Taller colectivo de Microliteratura Nicaragua Ciudad de Managua, Noviembre 2013

Diseño e ilustración de portada Alberto Sánchez Arguello

ediciones digitales

PARAFERNALIA

Esta obra está publicada bajo licencia creative commons para más información: http://creativecommons.org/licenses/

Foto Adriana Rivas Sevilla

Hanzel Lacayo
@HanzelLacayo hanzellacayo.com

Renacimiento
Nació hace un segundo. Nueve meses atrás entró a la matriz. Se desconoció. Se partió en dos. Uno se fue por la trompa; el otro, por la uretra.

Resquiescat en pace
Nació ya en la cruz. A sus treinta y tres años, se desclavó, Anduvo tres días por el mundo. Y aunque no logró salvar a nadie, esta vez sí los convenció.

El ahogado
Cuando lo extrañaba, se ponía a consolar a su muerte, que aún gritaba desesperada dentro de la caracola.

Venciendo la muerte
Siempre llevaba hilo de sobra y cinta adhesiva No vaya a ser que el día de hoy se le ocurra cortar a Las Moiras.

El nuevo nombre de la col
"De haber sabido cuánto dolerías, no te hubiera pintado de rojo." Imprecó el pintor ante la col tras arrancarla, luego de que ésta se sintiera lo suficientemente segura como para sacar sus espinas.

El sueño de la cobra
Confinada por el resto de sus días a la cesta cerrada, la cobra, ciega y sorda, aún soñaba con la flauta.

La mudanza
Cansado de la explotación infundida por sus microrrelatistas, el dinosaurio prefirió mudarse a un poema hermético.

Hedonistas
Los óvulos siguen cerrando sus puertas a los espermatozoides y se ponen a gozar con las células malignas.

Reliquiario
Gran destrucción la causada por el mosquito tragado por la lagartija atrapada por la red de la araña destrozada por las tenazas del alacrán engullido por la serpiente derrotada por la mangosta devorada por la hiena derribada por el león cazado por el chamán quien solamente buscaba recuperar su gota de sangre perdida ocho especies atrás.

Suerteros
La cigüeña si llegó a nuestra casa. Por suerte, el bebé cayó antes. Día de muertos ―¿Fuiste el sábado al cementerio? ―Sí, pero llegué tarde. Los vagos ya se habían robado las flores.

Luchando contra la entropía
Dios volvió a colocar el universo entre sus yemas y se llevó el moco de regreso a la nariz.

Gott ist tot
Tres años y siete meses luego de confirmarse cese definitivo de actividad nerviosa en Gustavo Adrián Cerati Clark, se leyó por fin en los encabezados del periódico y demás revistas musicales argentinas: "El respirador artificial ha muerto.”

Regina Vargas
@mafaldita02 afreemouth.blogspot.com

La muerte
La muerte se puso a llorar. Nadie me comprende, exclamó. Acá mandan a los que se han portado mal en nuestro universo. Cuando han cumplido su castigo, me mandan a traerlos. La muerte ha puesto su renuncia varias veces pero no se la aceptan. Nadie más quiere ser visto como la ven a ella. Mucho menos ser tan temido. A veces algunos se les escapan a la muerte y ni modo, tiene que llevarse a alguien más en su lugar para cumplir la cuota del día. Hay otros que quieren acortar sus días de castigo, entonces deciden llamar a la muerte por cuenta propia. A ella no le gustan los tramposos pero ningún sistema es perfecto. Todavía no se ha podido reparar esa falla. A la muerte le gusta bailar. Lástima que siempre donde ella está nadie pone música ni nadie baila. Claro! Jamás le gustaría el reggaetón, a ella le gusta mover el esqueleto pero con estilo. La muerte piensa que antes los tiempos eran mejores. Sus favoritos fueron los egipcios. Ellos si tenían imaginación. La pobre muerte tiene tanto trabajo porque la gente es descuidada. Cada siglo es peor que el otro. Ahora hasta inventaron celulares para ir chateando y manejando y llamarla más rápido. No es cierto que la muerte sea fea. Cuánto le molesta que la dibujen esquelética. Ella tiene curvas muy pronunciadas. Tal vez por lo menos algunos varones se irían contentos si lo supieran. El amor por él estaba tan vivo, que caminaba por la casa sin saber que estaba muerta. Su alma se disfrazó de viento así podría acariciar sus mejilla, besar sus labios y jugar a levantarle la falda, igual como cuando estaba vivo. La chica sentía, cada vez que lo miraba, como las mariposas revoloteaban en su estómago. Prefirió dejarlas ir. Así se decidió por el harakiri.

Foto Adriana Rivas Sevilla

Miguel del Valle
@_DelValle_
elaburrimientofeliz.wordpress.com

- Probablemente Cruzar la calle y los callejones de diario, probablemente... bañarse por rutina, por calor o de vacaciones; probablemente... saltar de un barranco o jugar rayuela en la calle, probablemente... comer fuera o en casa, dormir en tu habitación o acampar con osos; engordar lentamente trabajando o trabajar sin seguro en la construcción; ser artista con hambre o famoso adicto, caminar en el barrio o encerrarte en la mansión... A cada paso o inmovil... no importa. Probablemente...

- Después, no sé Si un día me preguntan "¿Para vos qué es la muerte?" Diré que eso es un invento de los vivos y no es una, son varias. "¿Cómo así?" me dirán. Así mismo: la muerte es DE los vivos, POR los vivos y PARA los vivos! TODO muere alguna vez y muere repetidamente, si está pensado y sentido por algún mortal. Te explico: "Yo me fui porque morí para vos" (La muerte es irse) "Yo morí para vos porque te amé demasiado y la cagué" (La muerte es un nivel de intensidad) "Yo me muero cuando duermo mientras los demás ríen afuera" (La muerte es vivir mal) "Yo he muerto en tu regazo en pequeño y cansado" (La muerte es pequeña, es chiquita... si sabés a lo que me refiero) "Alguien más murió por mí para que yo esté vivo hoy" (La muerte es el futuro vivir) Es UN fin, no es el único como tal. Ves? ... Claro, luego tu cuerpo deja de funcionar y ahí sí que no sé qué será esa cosa.

- Invitación Vení te invito a un funeral, va a haber café, snacks, gente que debias conocer hace mucho y en otras circunstancias... contarán historias parciales de la moralidad del muerto y pues... El after es con abogados y tíos!

- El tunel, ella y yo Un día conocí una mujer que moría a diario. Se moría en una cama y en la misma revivía a cada tanto por doctores y plegarias de familia. Su cerebro vagaba intermitente entre comas inducidos buscando el famoso túnel de la luz y su final. Aunque sus viajes transcurrían siempre muy fuera de sí, por su camino ella encontraba a todos los que dejó al vivir; repasando escenas de un pasado mediano que le exigia y gritaba viejas culpas; La culpas que siempre pudo olvidar en vida y ahora coincidían con su morir y despertar. Despertaba siempre triste, acongojada y con más razones para dejar al mundo. Un mundo que insistía en mantenerle bajo drogas y aparatos en su cuerpo. Dolor sentía menos que cansancio, su verdadera espina era el hastío repetido entre un silencio, un beep, un silencio, un beep, un silencio... Yo siempre la veía atento y de hecho aún la espero al final del túnel. Cada viaje por el mismo es una larga fila sin atención a ella y mis plegarias.

Aún la espero y no puedo hacer menos. Es mi misión. Es decir, si ella se siente hastiada en su rutina de cama, imagínense yo aqui, sin alas... sin poder entrar al cielo con ella.

- El ciclo paralelo Cuando nació, celebraron que llegó a ellos Cuando creció, celebraron que aprendiera a imitarles Cuando se reprodujo, celebraron que creciera la familia Cuando murió, celebraron no verlo sufrir más y le hicieron una fiesta de Bienvenida.

- Un café con la muerte Me topé con la muerte hoy en el trabajo. Me saludó amablemente y lo invité a tomar un café. Intenté mostrarle todo lo que dejaría en este mundo si me llevaba en ese momento. Al final de mi deposición se limitó a decir con voz de operador de call center: "Mis servicios cuentan con garantía y entrega justo a tiempo. Sólo te dejé conversar porque de donde vengo el café es malísimo". Pienso: (Atendéme... yo queriendo contarle los porqués de mi vida a la única cosa que seguro ya la sabe o simplemente le pagan para no importarle). Parece que me leyó la mente porque me respondió algo irónico con un suspiro largo y un sorbo:

"La verdad es que el punto de inflexión interesante en el dia a dia en mi trabajo es el anuncio a la persona de que es el momento de irse, el resto es mucho papeleo y trámites de aduana. Muy impersonal. Hay días buenos y días malos, en los buenos conozco lugares interesantes y gente con algo hermoso que decir y pensar sobre sus vidas cuando me los llevo. Eso me gusta. Los días malos son las rutinas y la soledad Nadie me pregunta a mi sobre lo que he visto y siento al ver pasar tantas caras ninguna familiar, ninguna en calma, ninguna interesada en mí. Nunca hay tiempo ni ganas para eso... Oh, casi se me olvida: las guerras. Muchos pueden pensar que es un 'playland park' para lo que hago, pero la verdad es que no. El honor y el patriotismo conmigo viajan en vagones de menor categoría. Que cómo los juzgan? pues la verdad no lo sé, eso ya no me corresponde. Yo soy tercerizado. Con esa frase terminó su tasa y se apuró a decirme que era hora. Mientras salíamos del lugar, más allá de saber que iba a morir no pude dejar de pensar qué impresionante lo que la muerte está dispuesta a revelar por un buen café. De nuevo me escuchó y dijo: Si disfrutaste tu última tasa... no te va a gustar adonde vamos.

Foto Simone Montiel

Manuel Membreño
@UnMalBoxeador sparrings.blogspot.com

Responso por la Woolf
Descanse ya a niña nariguda con mirada de callejones negros. Descanse ya sin libros sin esposo sin miedos; sólo las obscuras aguas para fundirse en abrazo materno.

Ars necrótica
Nunca hemos dejado de ser polvo oculto bajo el tapete de Dios. Yo no elijo morir. Ni vivir. Me niego a ser reducido a algo tan simple, tanto como si se tratase de una moneda que es lanzada al aire: cara=vivís / cruz=los niños son felices un día más; después no sabrás si se les antojará o un helado o un caramelo o tal vez prefieran saber qué pasa cuando no salen de la bañera hasta que el agua recorra completa por sus pequeñísimas cajas torácicas. Y luego, si adivinan qué hay en la otra orilla, sus padres prometerán no despertar con su grito al vecino: niño que apenas entra en su bañera. Así que nadie me proponga algo tan estúpido como decidir las cortinas de la sala o el nudo del corbatín con el que seré enterrado. Yo acepto la muerte. La conozco, la delato y, mudos, convivimos. Yo repudio mi muerte y la escribo. “Poemas sin esquinas” Manuel Membreño Editorial EquiZZero El Salvador 2013 poemario ganador del Segundo Certamen de Poesía "Ipso facto 2012"

Foto Simone Montiel

Gaby Castro
@GabytaC

I.
Todos estamos medio muertos y lo sabemos porque si la vida no permite ensayos, la muerte si. Entonces, uno anda por el mundo mutilado como lisiado de guerra o herido en la montaña. Hacemos fila en el banco y nos da goma los domingos, como esos, los que presumen la sonrisa hueca y la buena apariencia. Entonces, dos, cuatro, nueve veces y las que sean necesarias, nos morimos cuando nos vamos o dejamos ir, cuando dejamos todo o en algunos casos, nada, cuando guardamos silencio como procesión de jueves santo, Esos somos los muertos, los que sabemos a lo que vamos cuando el cuerpo diga basta y se detenga el cronómetro del riñón, por ejemplo

II.
Y entonces ahí está la muerte en el Manolo Morales sentada como CPF escuchando los titulares de la Radio Ya. Saluda al niño que nace y al abuelito que ya no puede ni con el oxígeno. Supervisa al cáncer, al accidentado al que tiene bronquitis y juega desmoche con todos los santos y vírgenes que llegan por las oraciones de las madres y otros seres que esperan milagros ¡Debe ser cansado el turno, pobre Parca! Sobre todo hoy, que hay pleito entre pandillas en el Reparto Schick.

III.
En segundo grado, la profesora me dijo que "nacemos, crecemos, nos reproducimos y morimos" Entonces me enseñaron que la vida es un enunciado de cuatro verbos y mil historias. Que nací un día frío de diciembre y no me consultaron la fecha; Que aún no he crecido lo suficiente porque me baño poco en la lluvia Que aún no me reproduzco porque ando ocupada con algunos sueños y asuntos fiscales (Y en segundo grado me hablaron de la cigueña también y yo no he visto ninguna) Y dice el doctor que no me he muerto porque respiro, pero él sólo conoce mis pulmones...

Foto Simone Montiel

Maclovia Vivaral
@LucilaMaclovia
entrevigiliaseinsomnios.blogspot.com

Testamento
Un día me voy a morir y quiero un par de cosas. 1. Que en mi vela, se lean en público algunos pasajes de mi diario íntimo. 2. Que mis libros los regalen a quien los quiera leer y que cuando encuentren alguna nota o alguna cosa subrayada, que la compartan. 3. Que si mis órganos sirven, que los donen.

Vendana
Mi amigo Vendana murió con el año. Decidió irse saltando por una ventana hacía el vacío. En el salto perdió sus anteojos y así supe que había muerto. Hace más de un año que no lo veo y a veces, me asalta su idea. Cuando lo pienso, creo que baila espera, tregua y catala.

Pequeñas muertes
Morir es decir adiós para siempre, sin derecho a carta y destinatario, sin dirección. Yo ya llevo muchos muertos en el alma, algunos viven en Managua y sin embargo, ya los maté y con ellos me morí un poco, cada día. Ejemplo de muerte #1: Antes, miraba a tus ojos y adivinaba lo que pensabas. Ahora ya no te veo. Sos un mar de silencios. Ejemplo #2: El tiempo. Mirá las horas, se caen como hojitas secas. Yo las recojo y las pego en mis cuadernos. Tengo tres mil hojitas de no verte. Por aquello de las hojitas secas, me robé un reloj-alcachofa. Ahora, en vez de ansisas, como horas. Ejemplo #3: El muchacho. Diganle al muchacho que me estoy muriendo. Que no venga, que si no me muero, lo mato. Y la venganza fallida: Pum, Pum, Bang, Bang. Me estoy quedando sin cartuchos.

El miedo
A mi, que no me gustan las incertidumbres, me tranquiliza saber que, haga lo que haga, me voy a morir, pero el miedo, el miedo me entierra viva, me asfixia. Miedo/Muerte #1: Cuando el silencio es endémico, el miedo se vuelve epidémico. Miedo/Muerte #2: Vivir con miedo de que si estás sola en casa, no es que se metan a robar, si no que entren y te violen. Miedo/Muerte #3: Vivir con miedo, no de que te roben la cartera cuando vas en la calle, si no que te toquen o te violen. Miedo/Muerte #4: Vivir con miedo de que si en un bar/concierto/parque/donde sea vas sola al baño, te violen. Los violadores merecen la muerte, impune. Miedo/Muerte #5: Yo temo que me roben, me violen, me peguen, me griten, me amenacen, me maten. Mi hermano, mi padre, mi marido, los gansters, los policías, los gobernantes. Todos son lo mismo y tengo miedo y nadie puede ser feliz mientras viva con miedo. Me mata saber que el miedo ya gana la batalla.

Ésta es mi vergüenza
Yo estoy aquí, llorando por todo lo que he perdido y yo no sé de pérdidas, pero es que si no es permitido derramar un par de lágrimas por lo perdido, entonces la vida no vale nada.

La muerte

Es una despedida y yo estoy cansada de decir adiós y de extrañar. Ya tengo demasiados extraños en el corazón. Demasiados y contando.

Foto Simone Montiel

María José Diaz
elvueloheroicodeunalibelula.blogspot.com

Autoretrato
-¿Cómo logra escribir usted, poeta? No lo se, solo escribo cuando no tengo certeza -¿Certeza de que? De lo que no siento 11:37 No entendía que pasaba conmigo No lograba la visita de Morfeo Digamos que no me daba la gana Que no tenia sueño Digamos que + Digamos que me bañe en perfume para no sentir el olor a muerte Pero no contaba que es solo vacio Y el vacio no existe, Lleve la cámara, pensé que el féretro me daría buenas tomas Con lo que yo no contaba es que, ...la cámara solo podía hacer autoretrato.

Crónica de un suicidio
Caminaba de un lado hacia otro Mag, la miraba tenían un pacto, sin pactar Ella sin color, sin sonrisa, sin emoción y plana, no estaba de acuerdo Caminaba de un lado hacia otro mientras Mag la miraba angustiada desde el sillón rojo Ella pensativa, ausente, sin aire a su alrededor, no estaba de acuerdo Caminaba, seguía caminando. Mag, se retuerce, tentada a ratos por la vida, a ratos por el dolor se reconoce en la incapacidad orgánica de sostener los múltiples ajustes dinámicos y equilibrio de regularse como mujer viviente.

Ella, le toca el rostro, se frunce, se encorba Mag, suplicando una decisión final las ganas se le acaban, la vida es gris a plena luz del día mientras la deuda de la pulperia esta gritando su nombre mientras el espejo empeñado le dice que nada es como es y Mag, llora, solo sabe llorar Ella camina, solo camina. Mag, imagina que todo acabaría. mientras una mano peluda, desconecta la electricidad Mag piensa en acabar con la electricidad del cerebro que no le permite olvidar la realidad que golpea su pequeña puerta. La muerte se compadece, se sienta en el mismo sillón ¿Mag, estas lista?

Foto Simone Montiel

Alberto Sánchez A.
@7tojil ofrendando.blogspot.com panopticonica.blogspot.com

VICTORIA
Victoria se está mirando los dedos de los pies. Siempre ha pensado que el dedo gordo izquierdo es más grueso que el derecho; además le parecen demasiados anchos, como si fueran espátulas de pizza. Endereza la mirada y recorre la sala de espera del hospital; Se topa con los ojos desnudos y ojerosos de su madre. Victoria detesta que ella no tenga la decencia de usar maquillaje, tan siquiera un poco de base. Una enfermera regordeta les invita a pasar con el doctor; mientras lo hace, mira con desaprobación a Victoria; ella se da cuenta pero no le hace caso: jamás ha considerado válido el juicio de gente que esté más allá de la talla 7. El médico, internista graduado en la capital, les hace un ademán para que se sienten y rompe a hablar sin mayores preámbulos: -Lamento informarle que los resultados son positivos; si la hubiese traído hace un mes la podríamos haber tratado, ahora sólo podemos recomendarle consejería familiar. Si le sirve de consuelo, sepa que esto es muy común: en las zonas urbanas, una de cada diez adolescentes se vuelve fantasma- . La madre se levanta lívida, agradece al especialista y se marcha. Victoria se va detrás, flotando ingrávida por los pasillos.

VERSION OFICIAL
#J22NoSeOlvida Estoy tan acostumbrado al psiquiatra, que si no fuera por las malditas moscas, podría quedarme dormido. Mis padres dicen que esto es sano, que así podré tener otra vez una vida normal. He optado por no contrariarles, ya han tenido bastante con la presión desde el gobierno. En la consulta repito que la marcha en la que participé no fue pacífica, que la gente tuvo que ser reducida a la fuerza por violentar el orden público. Y claro, repito una vez más, que nadie me golpeó hasta matarme, que lo mío fue una simple contusión tal cual lo describe el informe policial. Al final agradezco la paciencia, limpio los coágulos de sangre que quedaron pegados en el sofá y me alejo por las calles, acompañado por las moscas.

LA MUERTE Y YO
La muerte y yo nunca hemos sido muy cercanos. Nos encontramos ocasionalmente en funerales que no me causaron mayor emoción; ella siempre ocupada con los cadáveres ataviados con sus mejores ropas, yo cumpliendo con alguna exigencia social heredada de mi familia. Se podría decir que nuestra relación ha sido de mero compromiso. Ni siquiera la muerte de algún gato muy querido, a picotazos de un gallo, me pudo acercar a ella. Imagino que alguna responsabilidad tuvo mi madre en todo esto; no sólo porque la culpe de mis extravagancias emocionales, sino porque trató de mantenerme en una burbuja, o bien no hizo mayor cosa por romper la que yo cultivaba desde mis libros. Por eso cuando entré al cuarto de mis padres, dónde ella estaba en coma, respirando como si una máquina vieja habitara sus pulmones, no tuve espacio para la sorpresa ni la pesadumbre. Me decía a mi mismo que esa muerte era anunciada, esperada incluso, no por mí claro, sino por el niño que fui que la mató en tantas ocasiones, que seguramente algún cementerio imaginario crece por ahí, en uno de los predios baldíos de Managua. Mi madre estaba ahí, dándome la oportunidad de besar sus mejillas macilentas, o al menos sostener su mano mientras la sangre aún buscaba frenética hacer sus últimas giras desde el corazón hasta los pies, pasando por esa mente que consumía sueños y pesadillas como último adiós a la realidad. No besé sus mejillas ni sostuve su mano, no acostumbro a despedirme de los muertos. Opté por la salida fácil: me oculté en el baño del cuarto. A salvo en el cuartito de lavado que mi padre adornó con azulejos quebrados con aire a Gaudí, me miré en los múltiples espejos y un yo anciano me miró con tristeza. Él si sentía la muerte de mi madre, él si quería gritar y decir que la amaba y que la odiaba, pero yo no lo dejé hablar, no lo dejé gritar, sólo me quedé ahí en silencio, dejando que mi padre creyera que me estaba despidiendo a solas con mi madre, que estaba finalmente acercándome a la muerte.

Foto Simone Montiel

Elías Úbeda
@OgroFeliz
la-casita-del-ogro-feliz.blogspot.com

El Error
Quiso ser inmortal rompiendo todos los relojes pero se olvido de que a la Muerte no le importa el tiempo.

Tarde o temprano
Pensaron que habían vencido a la muerte, pero el tiempo se la vida de ellos un poco más a la ligera.

Suicidio
El hambre le dio muerte a las enchiladas como forma de suicidio.

Punto para la ignorancia
El hombre no sabia cuando iba a ser su muerte. Vivió feliz en su ignorancia.

Sólo por tiempo limitado.
La muerte separo a la pareja, pero la muerte también los volvió a reencontrar.

Alquimia
Los alquimistas habían querido revelar que el secreto a la vida eterna es paradójicamente la misma muerte.

¿Y ahora?
La muerte cansada del bien y del mal, decidió hacer su propio partido político, el problema era que todos morían por él.

La mitad de uno
Cuando mi amigo y yo llegamos medio muertos a la oficina, nos hacemos una sola vida y vencemos a la muerte por ese día.

Tiempo muerto
él necesitaba tiempo para encontrar a su amada y le imploro a los dioses un granito de arena para su reloj.

Sos vos
Entre tus piernas esta la muerte, escapo de morir muchas veces pero sobrevivió para seguir dando batalla,

Gabriela Montiel
@SimoneMontiel
gabrielakame.blogspot.com aliciaenlamadriguera.blogspot.com

Secuencia
1. Los vi venir, primero eran 2, luego 4, la última vez que voltee eran 7. 2. Corro, mi cuerpo late expandiendo la alarma en toda la calle, veo a otros correr. 3. Se que me alcanzan, escucho sus amenazas, dicen que van a matarme. 4. Tengo seca la garganta, pero sigo corriendo, mi cuerpo está entumido, no lo siento. 5. Volteo, veo venir el primer golpe. 6. El impacto me ciega, siento mi ojo explotado, mareos, asco, nervios. 7. Siento que me jalan del pelo, me aprisionan sus brazos, me asfixio. 8. Sus manos me atraviesan, mis piernas se congelan, sus piernas me disparan. 9. Siento las contusiones, he vuelto a sentir mi cuerpo, mi cuerpo duele. 10. Me duele respirar, me arrastran por la calle, me escupen. 11. Me dicen que corra, que si me alcanzan me matan. Quiero correr, pero solo logro arrastrarme. 12. Siento que alguien me jala de una esquina, me dejo llevar, una cara conocida. Se burlan, nos gritan que nos van a agarrar. Luego ya no los escucho. 13. Me incorporo, respiro, lista para correr, antes de irme, los veo, sus caras, sus cuerpos, rostros que jamás voy a olvidar.

Crónica de cuando todo se revolvió
Si mis palabras fueran eco Desearía tocar, Con la onda del sonido p r o y e c t a d o Tu piel Tus labios Que el viento re tum be en tu oído Transmitiendo mi furia Mi espanto Mi pasión. Porque este mundo no está perdido El lograr ver las sombras, Es un signo de cordura, No de esquizofrenia. Porque el correr Y ver el HORROR Nos muestra, Que las huellas se quedan Las cicatrices se enraizan Y engendran Nuevos fantasmas, Sofisticados hematomas Que inflaman un tejido roto

Que sangra y respira En esta boca sangrante En mi cabeza chorreando espanto En mis ojos que no lo creen, Que no lo quieren creer. En mi imposibilidad de registro En mi incapacidad de sentir el impacto De bala De odio De ira De afecto estallada De AMOR. Los gritos queman Tu llamarada de aire Vapulea mi costado, Me deja sin aire Sin luz, Sin canción, El sonido desaparece. Me encuentro quieta, Extrañamente quieto; Como amarrada al suelo, Inmóvil Sin querer romper el encantamiento De la multitud furiosa Aplastante. Veo y no encuentro Busco y no ubico… Miedo profundo, Confusión latente Cuerpo entumecido Impactado Doliente. Espacio quebrado, Prisión de cuerpos Oleadas sedientas de llanto… Mi cuerpo jaloneado por los fantasmas activados.

Y por fin veo A quienes conozco, Quienes me acompañan en esta madrugada, En la que los fantasmas se activaron y nos señalaron.

El cuerpo marcado corre, sobrevive y no olvida.

No quiero
No quiero rayos Que acaparen mi sonido Ni espantos Que murmuren por las noches mientras respiro. No quiero charcos de sangre Que inunden el suelo que piso No quiero instantes Que se congelen sin previo aviso. No quiero miedo de ser Inundando mis vértebras No quiero digerir el dolor De tener que tragarme mis ideas. No quiero surcirme la boca Enterrar mis luchas No quiero que secuestren mi rabia… No quiero.

Chapter 2
Se soltaron los cimientos Las uñas se desgarraron El gemido se hizo silencio No hay eco No más golpes No más erosión…humillación… Le veo a los ojos, Sus manos me señalan con el bate de beisbol Mi cuerpo ya no tiembla Me despido de mi cuerpo Y a mi torturador le recuerdo “Podes reventar mi cuerpo Pero llevarte nuestras luchas no podes, Eso No lo podes reventar”

Las que caminan
Mi cuerpo perforado Por la mirada El silbido El susurro El morbo El empujón El grito El puño. Torturado por Estado Iglesia Moral Tradición Cultura Por ese funesto proyecto de revolución Mi cuerpo orificio Mi cuerpo tumor Se libera, explota Y vomita La nociva sustancia Los tejidos enfermos Las banderas represivas Los ideales perversos,

Que pretenden De manera burda e idiota Domesticar mi deseo Disciplinar mi cuerpo Entumecer mi cerebro, intervenir mi pensamiento. Alzo mi señal de lucha Mi puño es mi grito, mi discurso, mi canción.

No quiero 2
No quiero romperme Que mi piel se caiga Esparciéndose en el vacío de la cotidianidad. No quiero que mi silencio Se vea invadido por el tumulto De ruidos ajenos Que zumban mi existencia y Atropellan mi camino. No quiero No quiero Ser atravesada por la furia De las espinas de la boca llena de odio Del puño-control De la tortura-castigo Las miradas-Estado Persiguen mi cuerpo acción Dentro de mí revienta la resistencia Desde sus cuerpos se esparce la alarma.

Fotos Adriana Rivas Sevilla y Simone Montiel

Micrófono Abierto

Me contó una hija un cuento precioso sobre la muerte de su padre. El de 90 años, vivió con salud hasta cinco semanas atrás y con lucidez hasta su último aliento. Diagnosticado con leucemia, después de dos transfusiones sanguíneas, su esposa con quien compartió este cielo por 63 años decidió que lo llevaría a casa para que estuviera en paz. Sin pinchazos, sin medicamentos amargos, sin luces frías de hospital. El, conciente y sereno vivió sus últimas semanas en el cariño del hogar. Días antes de morir él ya no quiso comer, un enfermero le dijo a la hija que lo dejara tranquilo, que su cuerpo necesitaba apagarse lentamente. Cuando el padre empezó a morir, la hija puso de fondo las melodías que a él le gustaban, llamó a los nietos que estaban dispersos en el globo y desde allí se conectaron en espíritu para despedirlo con amor. A su lado estaban la hija, la esposa, el nieto y el enfermero, todos le acompañaron en su partida, le decían “te queremos”, “te podes ir”, “que tengas buen viaje”. Su pulso se fue apagando hasta que se marchó. Fue cremado y luego esparcido en en el aire donde siempre va a estar presente. Es una historia hermosa porque morir es una ocasión solemne, es como nacer, sucede solo una vez. Me gusta cuando se despide a alguien con aplausos porque ha concluido su misión. Todos deberíamos de morir así, acompañados, sin miedo y con nuestros méritos en alto. En yoga usamos el mantra Oooommmm y entre sus significados representa el inicio del viaje, el trayecto y el final y aunque culturalmente no he sido educada para aceptar la muerte, cuando hago Ooommmm me gusta pensar que asi es la cosa, que no hay una sin la otra, que no hay ida sin regreso, pero también me empuja a apreciar esta vida en su sentido único, viviendo el presente como si fuera el mas sublime de todos.

Maria Xavier Gutierrez @maxavierg mujerurbanablog.wordpress.com

Signo de los tiempos
Noticia No. 1: Un policía, condecorado por su hoja de servicios, asesina a sangre fría, en funciones de sicario y ante varios testigos, a un informante de la policía. Noticia No. 2: Un policía asesina a un joven acusado de delitos comunes, mientras conversaba con una joven, en Boaco, en plena calle y ante testigos. El occiso, indefenso, fue rematado en el suelo, de un tiro por la espalda. Noticia No.3: Dos policías son enjuiciados en Managua, acusados de integrar una red de narcotraficantes. Noticia No.4: La Directora de la policía nacional declara que los rearmados en el norte son bandas delincuenciales.Editorial: Tenemos la mejor policía de Centroamérica

o0o
Hoy Chávez amaneció todo encharcado. Una cuadrilla afanosamente "achicaba" el agua acumulada en la rotonda, al pie del monumento. Aparentemente el nuevo diseño no incluyó un drenaje adecuado y la lluvia de ayer la convirtió en piscina. Malos augurios, porque también se fundieron cinco árboles enlatados. Por la noche, en la Bolívar, se miraban oscuros, tristes, como fantasmas....

Enrique Saenz @Saenzn_e enriquesaenz.wordpress.com

Estos son los de mi papá, Abraham Delgado Romero

De última hora
1. Mucho se ha hablado sobre la camisa del hombre feliz, que si tenía o no tenía. Hela aquí. 2. Llama la atención que todos han hablado sobre la muerte. ¡Cómo se nota que no saben que hay muertos que nunca mueren! 3. Epitafio: Donde quiera que estés Juan Aburto, alquilá cuartos, pero con putas. Y estos son los que leí, pero ya están en el blogsss.

Borrachita me voy
Me voy a ir a vivir a una botella de cerveza. Daré vueltas en una mini balsa para descansar, entre pared y pared. Voy a tomármela toda, a sorbitos con una súper pajilla. Voy a quebrarla por dentro cuando se quede vacía. Me voy a ir a vivir a una botella de cerveza. Mi casa ya no es mi casa y en la botella siempre hay luz de atardecer. Cuando quiera tomar agua, tomaré cerveza y me olvidaré de la sed. Cuando me sienta sola, voy a saltar en un mini trampolín y hacer un clavado olímpico, el ejercicio es bueno para la salud. Voy a pedir que lleven mi casa a un jardín con sombra, para que no se caliente. Voy a dormir desmayada, seducida por ese olor. Me voy a vivr a una botella de cerveza. No por borracha, sino por loca. La locura ha hecho casa en mi cuerpo. La tristeza es un parásito viviendo en mi cuerpo. Me voy a desintoxicar. El veneno en buena dosis se convierte en antídoto. Voy a vivir en una botella de cerveza. Ahí no hay ruido, si me muevo sonará como a mar. No necesitaré ropa, ni zapatos. No habrán policías, ni políticos, ni teléfonos, ni computadoras. No habrá nadie, ni vos, ni él, ni ella. Sólo voy a estar yo. En mi balsa, con mi pajilla, soñando con el mar. Me voy a vivir a una botella de cerveza. Talvez me voy a morir en una botella de cerveza. A Manuel La muerte llega siempre. No es opcional morirse. A él, lo están buscando, ya pidió que lo vistieran, ya está listo.

Por si hay que morirse

No sé qué espera, ni qué esperan los muertos pero no se ha ido. Acostado, lúcido y aburrido. Oye sobre noticias, la familia, la economía, la moda. Se da cuenta de todo y se encachimba. Él ya está listo, ya pidó que lo vistieran. Ya llegó el hombre que se lo lleva.

Manual de supervivencia.
Entonces pasa algo en tu vida, puede ser cualquier cosa, la muerte de un ser querido, la pérdida de un trabajo, alguna crisis económica, ruptura amorosa, crisis política, se te acaba el papel higiénico. Puede ser cualquier cosa, grande o pequeña, pero pasa y pasa que todo se empieza a desmoronar. Las pequeñas cosas se hacen enormes, todo se te cae encima, no podés más, bajás o subís de peso de súbito, dejás de dormir o dormís mucho... Te deprimís pues. Así, en realidad estas en el hoyo y no sabés como salir y te vas a morir y en realidad, una de dos, o la depresión te mata o la depresión te hace más fuerte. Yo la sobrevivo. Aquí algunos de los "tips" para sobrevivirla. 1. Bañarse todos los días. Es en serio, no importa si no tenés que salir de la casa, si no vas a ver a nadie, si hace frío, si te odiás a vos mismo y no te dan ganas de verte el cuerpo desnudo. Bañarse todos los días además de que es higiénico, te hace sentir un poquito menos miserable. Al menos hiciste eso por vos, te bañaste. 2. Comer al menos dos tiempos al día. No importa si al principio no podés soportar la comida, si se te cierra el estómago y querés vomitar y llorar. Comé. Podés empezar con cosas sencillas, no tiene que ser necesariamente nutritivo (procurá ser lo menos nocivo posible) pero tiene que ser algo que asimilés bien y que no tengás que procesar mucho. Bocados pequeños, cosas suaves. Yo pasé como 4 días comiendo tapioca, luego pasé a cosas más sólidas, ahora como normal. 3. No te hartés. Si sos de los que te da por comer, comé mucho pero comé frutas y cosas crudas, zanahorias y cosas así. La idea es masticar. Tomar agua ayuda a llenarse más rápido y no morir por arterias tapadas. 4. Practicá tu hobbie. Al principio es difícil porque no tenés ganas de hacer nada y estás muy ocupado pensando en lo triste, miserable y sin sentido que es tu vida. Empezá sencillo. Cosas que talvez no tengás que salir de tu cama o del cuarto. Leé, tomá fotos, escribí, contá ladrillos. Cosas sencillas que disfrutés. Dormir todo el día y pasar insome por las noches puede ser productivo.

5. Hablá. Buscá a tu familia, tus amigos, tu pareja, tu psicólogo y deciles: oe, estoy deprimido y me siento mal. Platicá de tus cosas, asumí tu depresión. Nadie te va a dar una solución y talvez nadie realmente te pueda entender, pero saber que hay gente que te quiere y que te escucha ayuda. Además, te dan otros puntos de vista y pensás, bueno, talveeeez si estoy siendo muy idiota. 6. Hacé cosas que te gusten. Digamos, a mi me gusta tomar. Al principio siempre me emborracho. Pero siendo realistas, pasar borrachos no es la solución porque realmente no te ayuda y es medio nocivo para la salud. Hacé cosas que te gusten y que no pongan en riesgo tu salud. Digamos... a mi me gusta la radio, una amiga me dio el chance de hacer radio con ella. Cuando puedo, voy y hago radio con ella. Eso lo disfruto. También me gusta bailar, entonces bailo, aunque parezca loca. Al final me rio de mi y ya es ganancia. 7. Hacé planes. No a largo plazo, ni planes de vida. Si estás deprimido no ves mucho futuro a nada, así que empezá sencillo. Mañana voy a ir al super por la mañana, en la tarde voy a lavar ropa, en la noche voy a leer tal libro. Luego, esta semana voy a arreglar mi cuarto, este mes voy a ir al cine. Qué sé yo, cositas que podás ir haciendo de a poco pero que te comprometan a hacerlas. Incribirse en algún curso y prometer hacer la tarea. Ir a la playa con tus amigos. Planes, planes. 8. Da las gracias. Siempre, todos los días, dá las gracias por las cosas que tenés. Tu vida es una mierda. Si, es una graaan mierda, pero tenés techo y comida y tenés tiempo para pensar en lo mierda que es tu vida, da gracias por ese tiempo. Da gracias por el agua potable, por tus amigos, por tu familia, por tu ropa, por tu trabajo. Empezá pequeño y hacé el ejercicio. Poco a poco vas a irte dando cuenta que a pasar de toooodo, siempre hay algo por lo que se puede agradecer y de ahí te podés empezar a enfocar en esas cosas que si son buenas y cambiarte el chip y vivir. No sé si esta guía le sirva de algo a alguien más. Todavía no sé qué tan bien sirva. Por experiencia puedo decir que tengo 25 años y sigo viva. Si lo estás leyendo, pues tambíén estás vivo, ¡felicidades! Hacé tu propia guía, a ver qué te sirve. Al final, lo importante es sobrevivirse, ¿no?

Maclovia Vivaral @LucilaMaclovia entrevigiliaseinsomnios.blogspot.com

ediciones digitales
parafernaliaediciones.blogspot.com FB: ParafernaliaEdicionesDigitales

PARAFERNALIA

Foto Adriana Rivas Sevilla

Related Interests