VIRGINIE MOUSELER

LAS MUJERES Y LOS HOMOSEXUALES
La falsa indiferencia

EDICIONES DE LA FLOR

Ellas no entendían por qué él no se les declaraba y. Sin embargo. Muy rápidamente descubrí que la mía no era una experiencia aislada. por el contrario. sino una elección de objeto particular que se vincularía a una cierta manera de vivir la propia femineidad. en la que la seducción no estaba ausente. un buen día se enteraban de que le gustaban los hombres.. espiritual y atento. Yo esperaba de él algo que él demoraba en darme. 9 Por qué —también— él seguía manteniendo conmigo una relación amorosa. tenía algunos gestos afectuosos. por qué él había representado al hombre ideal. creí que había conocido al gran amor de mi vida. Cuando estábamos juntos. Traté de comprender por qué ese hombre había ejercido tanta atracción sobre mí. Otra me dijo que ella no se "enganchaba" más que con homosexuales. más solícito que los otros. Lo seguí. un retroceso ante la sexualidad? En otras palabras. En mi ambiente. Después de eso me hizo entrar en su mundo. Esas historias inconducentes se asemejaban a las pasiones quiméricas de la adolescencia. observando su propia forma de ser un joven homosexual de hoy. un muchacho que les parecía más sensible. varias mujeres habían vivido una historia parecida. a un hombre con el cual tenían la impresión de compartir una gran complicidad. en la cual se podría discernir un cierto temor a los hombres. una de esas mujeres me confesó que había vivido con un homosexual la máxima pasión de toda su vida. ¿Esos encuentros son el producto de la casualidad? ¿O. pero nunca nada más allá de eso. en lugares donde no había mujeres o había muy pocas. Tenía conmigo todas las atenciones de un hombre enamorado: me regalaba flores o vestidos que le gustaba que yo usara. aun cuando lo sexual estaba claramente descartado.. me pregunté sobre el sentido de mi presencia en ese universo. Al mismo tiempo. .. a menudo bastante jóvenes. Por ejemplo. Se habían vinculado. un hombre diferente de los demás. que ese hombre seguía siendo "todo" para ella. a pesar de sus muestras evidentes de interés y de amistad. Era un hombre hermoso. por más que la relación sexual ella la tuviera con otro. su actitud me desconcertaba: no se comportaba conmigo como los otros hombres. la atracción de una mujer hacia un homosexual no sería únicamente el producto de un mal encuentro.. Y se quejaba de esa sucesión de fracasos como si se tratase de una fatalidad. Al cabo de un año. Me dolía la distancia que ponía entre nosotros. la atracción hacia un hombre homosexual estaría originada en una elección inconsciente.INTRODUCCIÓN A los veinte años. me reveló algo que yo no había querido ver: era homosexual.

"¿Es culpa mía?". En ese marco. los hombres querían evitar la separación. sobre todo si tenían hijos. de edades muy diferentes. el lugar y la imagen de la mujer intervienen tarde o temprano en su discurso. Esas mujeres se enteraban. la homosexualidad representara para ellos un problema por sí misma: en efecto. Experimentaban entonces el sentimiento de que su vida afectiva descansaba sobre una mentira. descubrían en su pareja un deseo que les era ajeno. también recibí a muchos hombres exclusivamente homosexuales. entre los dieciocho y los sesenta años. Pero cuando un hombre se interesa por las causas. al mismo tiempo. sin que. se reconocían claramente como homosexuales. Entre ellos. por los conflictos. para tratar de resolver con la ayuda del psicoanálisis las dificultades y los interrogantes que creían vinculados a su homosexualidad. Se dice que son demasiado apegados a sus madres. la forma en que ella había o no determinado su existencia. había hombres casados que se habían contagiado como consecuencia de una aventura homosexual ocasional. El origen de la homosexualidad inspira muchas ideas preconcebidas. La temática que me planteaban incluía cada vez más el análisis de su ho 11 mosexualidad. a veces desde la infancia. se formulaban frecuentemente estos interrogantes: "¿Por qué a mí?". Después. de la cual eran ellas las víctimas. Algunos quisieron continuar ese trabajo conmigo fuera del hospital. preservar su vida de familia y seguir viviendo con su mujer eran lo ideal. a hombres y mujeres infectados por el virus del sida. exponiendo las preguntas que ellos se hacían. Cuando comencé mi práctica como psicoanalista. Por su parte. evocaban su relación con las mujeres. Una vez pasado el shock de la revelación. se identificaban.10 Esa experiencia y esos encuentros han tenido su influencia en mi compromiso con el psicoanálisis. por los deseos contradictorios que su homosexualidad hace surgir. constaté que el problema de la enfermedad asumía una importancia menor en las entrevistas: eso era asunto del médico. Enfrentadas brutalmente a la realidad de la homosexualidad masculina. Otros les habían revelado a sus esposas una homosexualidad hasta entonces oculta. y con el paso del tiempo. Se busca en el comportamiento de las madres o . Al comienzo. en un hospital. Para la mayor parte de ellos. por eso. Por último. Se dice que los homosexuales les tienen miedo a las mujeres. de la infidelidad de su compañero y de la atracción que éste sentía por otros hombres. elegí escuchar. como no les era indiferente que yo fuera mujer. me confiaban las angustias vinculadas a la perspectiva de la enfermedad y de la muerte. que las aman demasiado como para poder amar a otras mujeres.

del mismo modo. por consiguiente. Por supuesto. entrevistas que proveyeron diferentes testimonios y. sino buscando con ellos lo que pueden enseñar sobre las mujeres y sobre el amor. Cada mujer tiene su propia manera de ser mujer. que pueden remitir a estructuras psíquicas o a problemáticas análogas. el papel que desempeñan ante ellas y la visión que tienen de la mujer. Si bien no las desean. así como la percepción que tienen de las mujeres. cada hombre homosexual vive la homosexualidad de una manera particular: "el homosexual" no es un tipo específico de hombre. apegos particulares. Las hay que llegan a inspirarles una verdadera veneración. en el comportamiento o en el discurso. su propia manera de hacerla existir. He tratado más bien de poner en evidencia ciertas constantes. sino de interrogarse acerca del lugar que los homosexuales conceden a las mujeres. la práctica del psicoanálisis con sujetos involucrados en la homosexualidad masculina. He buscado en la literatura. 14 . Ser homosexual equivale también a una cierta manera de ser para con las mujeres. al respecto. De modo tal que. sobre todo. 13 solamente diré lo que una mujer puede conocer de todo eso. los homosexuales tienen a menudo en su cabeza una idea específica de la mujer. No se trata aquí de definir las causas de la homosexualidad de un hombre. 12 Entre ellos existen amistades intensas. a establecer generalizaciones. en el cine. ejemplos que pueden ilustrar este propósito de una forma esclarecedora. la felicidad y el sufrimiento de los hombres homosexuales. Este libro. es ante todo un individuo. sin ver jamás en la homosexualidad de esos hombres una clave psicológica. permanezcan siempre ajenos para mí. en las biografías. Los encuentros entre las mujeres y los homosexuales son tan diferentes como las personas que son sus integrantes. Me he negado. Porque la relación entre los homosexuales y las mujeres no es únicamente de oposición o ignorancia. es posible que el goce. ha nacido de varias fuentes: una experiencia personal. cuanto me fue posible.en la personalidad de los padres los indicios de lo que hubiera podido desempeñar un papel en la homosexualidad de un hijo. Reflexionar sobre las relaciones entre las mujeres y los homosexuales significa también interrogarse sobre la distinción entre el amor y el deseo.

La educación puede estimular las cualidades o corregir los defectos de un niño. ella no puede jamás determinar. que un hijo desee a otros hombres. las madres ponen en tela de juicio las imágenes paterna y materna. por las relaciones con sus madres. la imagen que conservan de ellas influye sobre la percepción que tienen de las mujeres. Por fuerza. ¿Supo el padre encarnar un modelo de hombre ante su hijo? Algunas se preguntan si ellas mismas supieron ofrecer al hijo una buena imagen de la femineidad. Alexis tuvo leucemia. pero no puede justificar. ciertas madres de homosexuales declaran que siempre se negaron a dar a sus hijos una educación demasiado blanda. Temen haber sido. susceptible de no hacer de ellos hombres "dignos de ese nombre". Algunos hijos homosexuales describen una madre excesivamente protectora. Tuve miedo de convertirlo en un mariquita". las madres desplazan la responsabilidad hacia el padre: ¿estuvo él a la altura de las circunstancias? ¿Supo enseñarle a su hijo a hacerse hombre? Si bien la educación que ha recibido puede influir sobre el carácter de un hombre. la mayoría de las madres buscan una causa y se interrogan sobre su propia responsabilidad. la orientación de su deseo sexual. Por el contrario. a la que hubieran querido proteger: protegerla de los hombres y. ¿Han cometido un error en su educación? Elisabeth recuerda: "A los cinco años. por cierta 16 . posesiva. ¿Éstos se apartaron de las otras mujeres para permanecer fieles a sus madres? Muchas madres se plantean interrogantes sobre su papel en la homosexualidad de sus hijos. por sí sola. 15 LA INFLUENCIA DE LAS MADRES La primera mujer de la vida Cuando se enteran de que su hijo es homosexual. por sí sola. Se dice a menudo que los homosexuales son hijos particularmente apegados a sus madres. La intensidad del apego a sus madres.LOS HOMOSEXUALES Y SUS MADRES Las relaciones entre los homosexuales y las mujeres comienzan. A menudo. lo mimé muchísimo. En esas familias. Una madre es. por el contrario. la primera mujer de su vida. de un padre indigno. ¿Habría ella ahogado en ellos el deseo por las otras mujeres? Otros hijos. hablan de una madre frágil. la fuerte personalidad materna oscurecía la imagen del padre. ante todo. demasiado presente. para todos los varones. Si no se discierne alguna falla manifiesta en la educación. por supuesto.

rechazan la idea de haber querido conservar a su hijo para ellas. Tratan de disfrutar. posesivas. Buenos Aires. las mujeres dicen a menudo que se sintieron más fuertes. excluyentes. henchida por esa presencia. Dado que tiene el poder de dar o de negar lo que le da placer a su niño.i completa. Desean conservar para ellas. hay que desechar las nociones de error. Para la madre. Gallimard. ¿Tienen que sentirse culpables? Para empezar. Por otra parte. tomo XI. Sin embargo. 0/>ra. Ella concede todo su amor al hijo único o al menor.] 17 tuye. al pene del hombre. La homosexualidad es cierta orientación del deseo. casi "masculinas". de este ser que las completa. de falta y de culpabilidad. Frecuentemente. París.manera de ser. a este niño que las ha colmado. El hijo sigue siendo una parte indisociable de ellas mismas. así como la homosexualidad de un hombre no es ni una falla ni un fracaso.*. El niño goza el encontrarse en una situación pasiva que consiste en ser totalmente dependiente de ella. Es tanto más difícil para una madre separarse del hijo si éste es hijo único o el menor de los hermanos. protege y ama. la dicha materna consiste en ser "colmada" por su hijo. Otras se reprochan el haber sido demasiado autoritarias. el mayor tiempo posible. Ciertas madres no saben renunciar a las primeras satisfacciones maternas. las madres de homosexuales son aquellas que no han podido separarse de sus hijos. Les habrían dado a sus hijos una mala imagen de la femineidad. Se dice también que tienen madres enérgicas o "viriles". Un ¿ouvenir din/anee de Léonard de Vinci. más allá de la infancia.1 Pero el niño no es el único que experimenta satisfacción en esta relación. y ningún otro hijo viene a ocupar el lugar de ese . los hijos homosexuales hablan a menudo de madres muy presentes. Freud dice que el placer de ser alimentado por la madre puede conducir a un fantasma de homosexualidad pasiva. La madre es siempre el primer objeto de amor de una criatura. Es quien dispensa los primeros cuidados: alimenta. no han realizado la separación que permite al hijo vivir su propia vida. más seguras de sí. se le aparece como todopoderosa. El niño reviste un valor fálico: susti- ' Sigmund Freud. la causa involuntaria de la homosexualidad de su hijo. en la cual la figura de la madre ocupa un lugar prominente simplemente porque ella ha sido la primera mujer de su vida. De una manera muy explícita. Amorrortu. cuando fueron madres. Una madre no es culpable de la homosexualidad de su hijo. en el inconsciente femenino. ciertas madres dicen que se sienten "mutiladas" cuando sus hijos se alejan: en el fondo de sí mismas. [En castellano: Un recuerdo üifantildc Leonardo da Vina (1910). Ese deseo permanece inconsciente en muchas mujeres.

Pero algunas de ellas expresan el deseo inconsciente de conservar al hijo. él se puede identificar con ella sin verse confrontado con la cuestión de la castración femenina. El escritor Yves Navarre cuenta que oía a su madre nombrarlo como su "benjamín. que ilustra de forma ejemplar ese rechazo a la separación: su madre. inviste de una dimensión de poder. buscará en el futuro una pareja . El narcisismo pesa sobre su elección del objeto homosexual: siendo él mismo designado por la madre como el objeto eminente de su deseo. En cuanto al hijo. la madre fálica puede ser amada. Flammarion.hijo para ayudar a la madre a separarse de él. Tienen la impresión de que la singularidad de su posición como hijo único o como el de menor edad de los hermanos no es indiferente para su homosexualidad. le regaló un cuadro. Jacqueline dice que "siempre supe que mi hijo no me dejaría nunca y que siempre me pertenecería". 1981. Esta expresión tiene para él una connotación particular: "Yves tiene la impresión de que ya no habrá 18 nadie más después de él". el hijo no dejará jamás de ser un miembro de su propio cuerpo: su hijo es en verdad el prolongamiento viril de su busto materno. que se desarrolla en un intercambio narci-sista. dibujante. si fuera necesario. Esa madre le dice al hijo que él es todo para ella. París. el benjamín de la familia".2 Convertidos en adultos. que la 2 Yves Navarre. Esa posición les confiere un destino diferente. esos hijos siguen notando la consideración con que sus madres los tratan. Simbólicamente. Entre ella y el hijo no existen límites. el narcisismo interviene de modo diferente: por una parte. Biograpbit. Presente desde un comienzo en esa relación de la madre con el hijo. Completada por el hijo. Por supuesto. arriesgándose a quitársela. ella podría morir por él. y el dibujo representa un busto femenino que se prolonga en un cuerpo masculino. una madre jamás se confiesa conscientemente que desearía que su hijo fuera homosexual para no tener que compartirlo con nadie. él siente que no es nada sin ella pero agrega "tengo la impresión de que mi madre me impide existir". subrayando de esa forma el carácter asfixiante de una relación dual. Un hijo cuenta una historia sorprendente. el hijo permite que la madre se apodere del falo. Para esa madre. ella se siente más fuerte. cuando él se aparta de ella. Ella recupera por su cuenta la virilidad del hijo. es como si la matase. el hijo es su prolongación fálica. lo cual lleva a Freud a pretender que ¡"únicamente la relación con el hijo brinda a la madre una satisfacción ilimitada"! 3 En cuanto al hijo.

4 El objeto de deseo se perfila.iexue-IU. en La Vie . "¿qué madre no soñaría con tener siempre al hijo a su lado? ¡No hay como un hijogay para hablarle por teléfono a la madre todos los días y llevarla. A pesar del retrato esquemático de una madre autoritaria y posesiva que sería la madre típica de un muchacho homosexual. a ella sólita. Freud observa que la elección narcisista de objeto coincide con la "alta estima por el órgano Sigmund Freud. la madre de un homosexual mantiene un lugar de excepción entre todas las mujeres: ella es la primera y permanecerá como la única. Ol>ra. "Sur quelques mécanismes névrotiques dans la ja-lousie. Amorrortu. Amorrortu. París. Obraj completa. Finalmente. la relación entre una madre y su hijo homosexual tiene dos vertientes: por un lado. "Pour introduire le narcissisme".< completa. 1973. [En castellano: "Introducción del narcisismo" (1914).te. como necesariamente portador de pene: el narcisismo se mantiene dejando de lado la castración.5 Al exigir el pene real en el cuerpo de su pareja. Como lo expresa rien- 5 Sigmund Freud. Las madres pueden influir sobe la homosexualidad de un hijo en la medida en que tengan el deseo inconsciente de poseer un hijo sólo para ellas y para siempre: un hijo que sea capaz de colmarlas más perdurablemente que otro hombre. el homosexual preserva la integridad narcisista imaginaria anterior al descubrimiento de la castración. Conférence. 198-4. 1969. Se puede i sospechar que algunas madres encuentren una fuente i de satisfacción en la homosexualidad de sus hijos. la paranoia et l'homosexualité". la madre es feliz porque . [En castellano: "Sobre algunos mecanismos neuróticos en los celos. Buenos Aires. entonces. psychoac et perversión. PUF. no existe un perfil único de madre de homosexual. en Névroje. Gallimard.! de uitroducción aipjicoanáluii (1932). en Ntiet'eui conferencia. PUF.tychanaly.). Buenos Aires. Amorrortu. tomo XIV. XXIIe. a través de personalidades contrastadas. París. Dicho en otras palabras. Buenos Aires. tomo XXII. la paranoiay la homosexualidad" (1921).] 21 do un hijo. París.] 3 20 masculino". Nouvellej ConflrenccJ d'introduction á la p. [En castellano: "Conferencia 22".] 4 Sigmund Freud. el peso del narcisismo sobre esa elección de objeto permite ya encarar la prevalencia que se concede a la imagen en el deseo homosexual. a conocer Italia!". reservando su deseo para un universo donde la castración no existiría. En efecto.*. Esta pasión por un hijo puede expresarse de maneras muy diversas. tomo XVIII.conforme al modelo de su propio cuerpo.

cuando el niño está intensamente apegado a la madre. el hijo experimenta el placer de contentar a su madre. En los primeros tramos de su existencia. Por ejemplo. gracias al cual puede operarse la identificación del hijo. puede tornarse imposible que renuncie a su amor por ella. prosigue Lacan. no queda sitio para ningún otro hombre. "el hijo confirma que puede colmarla. derivar a veces hacia una posición parcialmente homosexual. Paidós. y él pueda tenerla enteramente para sí. París. por otra parte. le prohibirá al hijo el venir demasiado a menudo a acurrucarse junto a su madre en el lecho conyugal. no podría limitarse a no* ser ante el hijo más que un rival o la expresión de una ley simbólica que impide a éste desear a su madre. Si bien teme el castigo paterno. Esa elección prepara al niño para la heterosexuali-dad: ser hombre equivaldrá más tarde a amar a las mujeres. Para convertirse en hombre. Ella le ha dado todo desde su nacimiento. "La relation d'objet". En consecuencia. Libro IV. Le Seuil. El chico comprende que debe renunciar al amor de su madre. representa para él el poder —él sostiene la imagen de una . Pero esta identificación no es únicamente el producto de una prohibición. el hijo debe tomar al padre como modelo. no solamente como hijo sino también con relación al deseo". para marcar su lugar. Libro IV. Pero. el hijo quiere ser "todo" para su madre. [En castellano: EL Seminario. La elección de los hijos Para un hijo. Comprueba que le da placer a su madre. Su inconsciente teme el castigo supremo. por el otro. el objeto de un interés amoroso. la castración. El padre aparece como un peligroso rival ante el hijo. para que ella no desee otra cosa que no sea él.] 22 un hijo aspira a ser "todo" para su madre. Ahora bien. Ese interés libidinal por el padre puede. Lacan explica así la primera forma de la relación de amor entre la madre y el hijo: el hijo se incluye a sí mismo en la relación como objeto del amor de su madre. En esta relación. cuando 6 Jacques Lacan. al mismo tiempo. el padre. en Le Séminaire. Buenos Aires. Es un placer compartido. ama demasiado a su madre para abandonarla. so pena de ser castigado.6 Quisiera ser quien la contente totalmente. satisfacer a la madre y perpetuar con ella una relación de amor recíproco es también una forma de placer. con excepción de la madre. el papel del padre es en principio el de definir el lugar de cada uno en la familia: debe hacerle entender al hijo que no se dejará reemplazar junto a la madre. La relacú<n?e objeto. 1994. El padre es.conserva a su hijo para ella. naturalmente.

madre "fálica"— y se siente seguro junto a ella. El muchachito va a encontrar entonces un medio para escapar al castigo del padre sin 23 .