T R A D U C C I O N E S , E N E S P A Ñ A , D E ATALA Y RENÉ DE CHATEAUBRIAND

MARTA GINÉ JANER
UNIVERSITAT DE LLEIDA

Este año de 1998 en que conmemoramos el doscientos treinta aniversario del nacimiento de Chateaubriand, nos ha parecido interesante realizar un análisis de las traducciones, en España,1 y hasta 1830, de estas dos obras del reputado escritor bretón, quizás las dos obras que más contribuyeron a su pronto éxito y popularidad. Evidentemente, la notable curiosidad de la península hacia Chateaubriand ha sido estudiada -por lo que se refiere a imágenes, temas y mitos comparatistas-, de forma necesariamente fragmentada a causa de su extensión, por diversos especialistas que sería largo de reseñar aquí.2 Nuestro objetivo se basa, pues, en el estudio, no de contactos, influencias, préstamos o deudas literarias, sino -dentro de los estudios de recepcióndel estudio del corpus de las obras traducidas, en el período mencionado: nos guía la aspiración de contribuir al conocimiento de Chateaubriand en España (basándonos en las traducciones propiamente dichas, ediciones, contextos de recepción), es decir, en el marco de lo que es propiamente una tarea de sociología de la literatura y también en el marco de una tarea interpretativa de esa recepción. Edgar Allison Peers fue el primero, en 1924, en realizar un análisis de conjunto de la recepción de Chateaubriand en España: constata las diferentes traducciones de obras de nuestro escritor anteriores al año 1860, señala también las frecuentes apariciones de Chateaubriand en la prensa española, ya sea en forma de críticas o reseñas elogiosas, y establece unas conclusiones de carácter general sobre la recepción de Chateaubriand en España. En este trabajo, el autor señala así mismo la aparición inminente de otro artículo firmado por Jean Sarrailh (1925; reimpreso en 1933), dedicado, exclusivamente, a la recepción de Atala en España: en este estudio se establece una reseña bibliográfica de todas las traducciones de Atala hasta 1832 y se examinan los presupuestos estéticos,
1 La precisión geográfica es pertinente: sabemos que por motivos socioculturales e históricos (véase, por ejemplo, Ferreras 1973: 81-82), son muchas las traducciones -de las dos obras que estudiamos- realizadas en lengua castellana pero publicadas en Francia; por razones de las dimensiones de este trabajo no vamos a ocuparnos de ellas. 2 Únicamente constatar que A. Joucla-Ruau ha estudiado las relaciones literarias de Valle-Inclán con nuestro autor, R. Pageard ha hecho lo mismo con Bécquer, A. J. Carlos lo ha estudiado con relación a la Avellaneda, B. J. Dendle lo ha estudiado con relación a Espronceda, R. Esquerra con relación a Balmes...

históricos y culturales en general que explicarían el éxito -y también las críticas negativasde Atala-, a nuestro entender es este subapartado lo más jugoso del artículo así como las citas de la época sobre el texto en cuestión. Más tarde, Mariano Rodríguez de Rivas (1949) menciona y estudia en grandes pinceladas, pues muy brevemente, las traducciones de Atala hasta 1827. Y, por su parte, Pedro Grases (1954) ha examinado la deuda y repercusión de Atala en Hispanoamérica y, ya con más detalle, ha estudiado la primera versión castellana de Atala (1955), de la misma manera, nos acerca a la problemática de la atribución de la mencionada traducción a S. Rodríguez o P. Mier. Y, finalmente, J. F. Montesinos (1982: 171-175) establece un repertorio de las traducciones de Chateaubriand entre 1801 y 1854, amén de eruditos y perpicaces comentarios sobre el autor y su recepción. Éstas son, hasta hoy, las contribuciones al estudio de la recepción crítica de Atala y René de Chateaubriand, en el período mencionado. Se pueden, pues, completar los estudios existentes ya que falta un análisis comparatista detallado de las diferentes traducciones, que esperamos poder suplir aquí, y, a partir de este análisis, llegar a unas conclusiones -descriptivas pero también cuantitativas- sobre Chateaubriand y sobre la historia literaria y el discurso crítico de la traducción, en España, entre 1801 y 1830, los años de constitución del Romanticismo en nuestro país. Una breve relación bibliográfica nos servirá para situar y, a partir de ahí, precisar la cuestión: * Atala o los amores de dos salvajes en el desierto, Valencia, Imprenta de Joseph de Orga, 1803. * Atala y René como parte del Genio del cristianismo, Madrid, Ibarra, "Impresor de Cámara de S. M.", 1806. * Atala, Barcelona, Imprenta de Sierra y Martí, 1808. * Atala o los amores de dos salvajes, Valencia, Imprenta de J. Ferrer de Orga, 1813. * Vida deljoven René {trad. Martínez Colomer), Valencia, Faulí, (84 páginas)3 * Atala y René como parte del Genio del cristianismo, Madrid, Ibarra, 1818. * Atala, Valencia, 1823. * Atala y René, Barcelona, Imprenta de Sierra y Martí, 1823. * Atala y René, Barcelona, Imprenta de J. F. Piferrer, 1827. * Atala, Valencia, Imprenta de Ildefonso Mompié, 1827. * Atala, Valencia, Imprenta de J. Ferrer de Orga, 1828. * Un artículo aparte -entre otras cosas porque escapa al período cronológico estudiado por este congreso- merecería la canción de Atala, que, según Montesinos (1982: 133) "se mantuvo viva durante dos generaciones" y que se explica por el éxito de la novela.4 Y es que, como indica Montesinos (1982: 48), "la boga de Chateaubriand entre nosotros comienza, como puede verse, mucho antes de que llegue el romanticismo
'Según referencia de Montesinos (1982: 172), pero no hemos podido encontrar el volumen; Montesinos tampoco indica ninguna biblioteca donde pueda hallarse. 4 En la misma página, Montesinos cita diversos originales de esta canción, conservados en la Bibliothèque Nationale de París. Han estudiado el mismo tema López de Meneses 1950 y Picoche 1980.

con los emigrados"; por su parte, Sarrailh (1933: 55) se pregunta, con gracia, a propósito del éxito de Atala, "Toute l'Espagne en fit-elle son livre de chevet?". Seguidamente, intentaremos analizar este fenómeno. Edición de Valencia, 1803 Se trata de la primera edición hecha en España. Se ofrece en 163 páginas, con una lámina. El traductor se cita únicamente por las iniciales P. G. R. y -según Sarrailh (1933: 49)- éstas iniciales corresponderían a Pascual Genaro Rodenas. Está realizada a partir de la edición original francesa de Atala. Se inicia con una dedicatoria a la Sra. R. G. T., desconocida para nosotros pero -probablemente- de origen americano, por el texto de la citada dedicatoria. Sigue una "Advertencia" del traductor que señala las dificultades que la obra de Chateaubriand entraña para su traducción, dificultades que residen -en su mayor parte- en el vocabulario de la naturaleza y en el uso metafórico del lenguaje -según el traductor-, quien termina señalando el carácter novedoso de la obrita y el interés que supone mostrar "el combate de su corazon agitado entre la religión y el amor". Siguen algunos extractos (lo que se indica por la inserción de espacios en blanco) del "Prefacio" insertado por Chateaubriand a su primera edición de Atala, con una nota explicativa del traductor a pie de página. Es significativo observar qué párrafos se reproducen y cuáles no: aunque el traductor afirme que ha "traducido sólo lo que contemplaba preciso para dar idea de la obra, omitiendo lo que tocaba directamente a su [por Chateaubriand] persona", en realidad, a causa de la censura eclesiástica, observamos que se han suprimido los párrafos de Chateaubriand sobre el rol del cura y las reflexiones sobre la religión cristiana en la actualidad (y en estos casos, es significativa la ausencia de espacios en blanco). Sigue directamente el corpus de Atala, con el "prólogo" del autor y la "narración" con la distribución en capítulos del original francés. Se incluyen prácticamente todas las notas a pie de página que Chateaubriand introdujo para explicar términos propios de la civilización americana y el traductor añade algunas otras de tipo explicativo. Como señala Sarrailh (1933: 50) esta traducción no presenta muchos galicismo pero es "gauche et peu élégante", opinión que no podemos sino compartir. Y, hecho significativo para situar la sociedad de la época, aunque el corpus de Atala, en conjunto, se ha traducido en su totalidad,5 se han suprimido frases, expresiones juzgadas inmorales

Es interesante constatar que el traductor sigue a Chateaubriand incluso en la transcripción de palabras o frases en cursiva. 6 Así, la Inquisición señala: "No se puede negar que la lectura del libro intitulado Atala es opuesto a la santidad del Evangelio, a la pureza de las costumbres que deben adornar el corazón del cristiano, y contrario a la vida, sentimientos y obligaciones esenciales de todo buen hombre bautizado" (AHN, Inquisición de Valencia, leg. 547, 2). Y es curioso constatar la apreciación que se realiza -pocos años después- sobre la obra: "Nuestra religión es grave y austera [...] no hay más camino que la mortificación y el trabajo. Combatir, sujetar, vencer y destruir enteramente las pasiones, no excitarlas...; el camino es áspero, escabroso y estrecho; sus flores son coronas de espinas" {Minerva, 20.12.1807, p. 42).
5

para la época.6 Así, el sensual baile de las dos vírgenes indias, en el transcurso de los "jeux funèbres", se transforma en: "sus senos se estrechan, sus bocas se encuentran", quedando el párrafo completamente incoherente. O, más adelante, se suprime el párrafo en el que Atala y Chactas, al descubrir la unión fraternal que se superpone a su amor, están a punto de abandonarse a su cariño. Otro detalle significativo: el fragmento en el que se hace alusión al perdón para la oveja descarriada del rebaño cristiano también se ha eliminado, suprimiendo así la noción de caridad cristiana,7 de la misma manera, la evocación de la entrada de Atala en el paraíso cristiano ha desaparecido.8 Igualmente se ha eliminado la referencia a la posibilidad, para el hombre, de llegar a ser dios si fuera constante en sus afectos9 y la frase "ô vanité des vanités". El resultado es, pues, un libro mutilado en su mensaje más íntimo10 para insistir en la severidad del mensaje católico; sin embargo, sabemos que, para Chateaubriand (1800), "la religion chrétienne, en retenant ce que celle de Moïse avait de sublime, en a adouci les autres traits. Faite pour les misères et pour les besoins de notre coeur, elle est essentiellement tendre et mélancolique [...]. Le Dieu quelle offre à nos adorations est le Dieu des infortunés; il a souffert lui-même, les enfants et les faiblesssss sont les objets de sa prédilection, et il chérit ceux qui pleurent"; el desacuerdo, pues, es total, entre la vision del gran romántico francés y la vision española.11
Edición de Madrid, 1806

Se trata del texto de "Atala" y de "René" como parte de la traducción de Génie
Original francés: "Si vous aviez succombé, eh bien! pauvre brebis égarée, le bon Pasteur vous aurait cherchée, pour vous ramener au troupeau". 8 Como Montesinos (1982: 70-71), que lo cita, no resistimos la tentación de reproducir la opinión del censor sobre este punto (aún cuando no se refiera a esta edición en concreto): "La catástrofe del mismo poema es intolerable: a Atala, que muere abrasada en un amor profundo, se la dice por el padre Aubry: 'Estoy oyendo a la Reina de los Angeles que os dice: Ven, mi digna sierva; ven, paloma mía'. En todo él se ve a un misionero empeñado en aprobar las culpas que la misma víctima confiesa o, cuando menos, en disculpar acciones y afectos que sólo pueden ser inocentes en filosofía. La religión condena los deseos impuros, aun cuando no se pongan por obra, y cuando menos en el lecho de muerte procura que se aparten de la memoria aún los más legítimos. No diré yo que no sea muy hermosa la resistencia al crimen que la religión inspira a Atala; pero Atala misma confiesa que ha estado para caer, y esta profanación interior de su pureza no se expía, no se reprende por el misionero, no se purifica por ninguno de los medios que prescribe la religión... La severidad del catolicismo desaparece... para presentarlo como eminentemente amable. Pero esta amabilidad no pasa de los sentidos y de la imaginación... Por todo lo cual soy de parecer, salvo meliori, que no debe permitirse la reimpresión de dicha obra". 9 Original francés: "la solitude et l'amour l'égaleraient à Dieu même". 10 Benichou (1973: 145) sitúa, con razón, a Chateaubriand entre "les apologistes sensibles de la religion". 11 De todas formas, señalemos que la crítica francesa tampoco entendió esa religión natural que amaba el escritor. Él mismo era consciente de ello y resumió esas críticas en la Défense du Génie. "Pourquoi l'auteur ne s'est-il pas contenté d'employer les raisonnements de la théologie? Pourquoi ne s'est-il pas servi de cette logique sévère qui ne met que des idées saines dans la tête des enfants, confirme dans la foi chrétienne, édifie le prêtre et satisfait le docteur?" (Chateaubriand 1978: 1.098). 12 Es decir, "René" precede a "Atala", como ocurre en la edición original, con los problemas de comprensión que ello causa y que ya han comentado los críticos.
7

du Christianisme (tomos III y II respectivamente12). El traductor esTorcuato Torio de la Riva, "oficial del archivo de la Secretaría de Estado y del Despacho de la Guerra, por lo perteneciente a Indias". Se nos indica que es una "Traducción hecha libremente del francés al español". Está realizada a partir de la edición original francesa de de la segunda edición de Génie du Christianisme. Precede a Atala, la edición completa de René, con la inclusión de las notas a pie de página escritas por Chateaubriand. Se trata de una traducción muy literal, tanto por lo que se refiere al léxico, como a la sintaxis, la puntuación y párrafos pensados por Chateaubriand.13 Algunos detalles de la traducción son significativos, por ejemplo, el traductor añade algunas frases14 o bien cambia alguna palabra quedando el párrafo incomprensible. En general, los cambios insisten en el mensaje moral más tradicional contenido en la obra, obviándose, por así decir, sus características sentimentales. Sigue a René el corpus completo de Atala, con similares características -por lo que se refiere a la calidad de la traducción- a las que hemos señalado y analizado para René. Se inicia directamente con el prólogo de Chateaubriand. No hay dedicatorias ni "advertencias" del traductor -como sí veíamos en la edición de Valencia, 1803. Sigue directamente el corpus de Atala, con el "prólogo" del autor (no los prefacios) y la "narración" con la distribución en capítulos del original francés. Se incluyen prácticamente todas las notas a pie de página que Chateaubriand introdujo para explicar términos propios de la civilización americana. El traductor utiliza la cursiva para transcribir los textos dialogados de Atala y las palabras del padre Aubry,15 que Chateaubriand transcribía con ayuda de las comillas; sin embargo, los cantos del o la canción de Atala a la patria ausente no se ponen ni en cursiva ni se destacan de forma alguna, quedando -por tanto- bastante desdibujados. Es una traducción exenta de galicismos, con algunos errores, a pesar de todo. Se deduce fácilmente, mediante el análisis cotejado de esta traducción y la que hemos comentado antes, que Torio de la Riva tiene delante el volumen editado en Valencia, sin embargo, el resultado no es mejor: estamos ante una traducción mimética de la estructura de la lengua francesa y, en consecuencia, podemos calificarla de bastante torpe. Como en la edición precedente, la censura eclesiástica juega un papel activo: puntos suspensivos indican frases, expresiones suprimidas por ser juzgadas inmorales, es curioso observar el episodio del beso de Atala a Chactas que se traduce -¿por error o por evitar la censura?- como "quedé yo pendiente de los labios de mi querida",16 frase jocosa o burda, como mínimo.
También se respeta el uso de la cursiva imaginado por el escritor francés. A propósito del temperamento del joven René, se escribe "Mi memoria era feliz; hice rápidos progresos en los estudios", frases que no aparecen en el original francés y que chocan con la idiosincrasia del protagonista. La expresión "viellards" se convierte en "augustos ancianos", más acorde con el respeto a la vejez que predica la moral tradicional. 15 Pero no usa siempre la cursiva cuando sí lo hace Chateaubriand y, en estas circunstancias, muchas frases por poner sólo un ejemplo, la expresión la Vierge des dernières amours- no quedan tan resaltadas como en el original francés. 16 Original francés: "je restai suspendu aux lèvres de ma bien-aimée"
13 14

En cambio, el sensual baile de las vírgenes, con motivo de las fiestas fúnebres, sí se ha traducido17 e incluso se han añadido elementos inexistentes en el original francés, de modo que el resultado sería -si la traducción fuera más fina- ¡mucho más sensual!: "Se juntan sus bocas y los botones de sus senos".18 De la misma forma, no se ha censurado el pasaje en el que Chactas y Atala se embriagan de amor al descubrir el lazo común que supone el personaje de López, ni la alusión a la oveja descarriada y al perdón divino, ni el párrafo en el que la Virgen cristiana acoge a Atala en el paraíso celeste.19 Pero sí se suprimen las frases "si même (chose affreuse) il n'y eût eu que la perte de mon âme!" y "j'emporte le regret de n'avoir pas été à toi!"20 y el pronombre en la frase "la solitude et l'amour l[à l'homme]'égaleraient à Dieu même".21 El resultado es que el personaje de Atala se depura hasta convertirlo en una criatura angelical y queda un poco más claro el misticismo natural de la edición original francesa. Edición de Barcelona, 1808 Se trata de la primera edición hecha en Barcelona. Sencillamente estamos ante una reimpresión (en 199 pp.), por separado de la traducción de 1807 de Madrid. Es por ello que, en portada, se señala que se trata de una segunda edición. Edición de Valencia, 1813 Se trata de una reimpresión (en 164 pp.)> siguiendo las mismas características, de la traducción realizada, en esa misma ciudad, en 1803, es decir, la primera edición hecha en España. Edición de Madrid, 1818 Se trata de una reimpresión de "Atala" y "René" como parte de la traducción de Génie du christianisme, realizada, también en Madrid, en 1806. Edición de Valencia, 1823 Nos encontramos ante una reimpresión de la obra de 1803. Edición de Barcelona, 1823 Estamos ante una reimpresión (en 182 pp.) del texto de 1808 (que a su vez es una reimpresión de la edición de "Atala" de Madrid de 1806, reimpreso también en 1818). Edición de Barcelona, 1827 Se trata de una edición conjunta de Atala y René22 señalados como episodios
Lo que no ocurría, recordémoslo, en la edición precedente. Original francés: "Les boutons de leurs seins viennent se toucher". 19 Que sí se habían suprimido en la edición de Valencia. 20 Que, sin embargo, sí aparecen en la edición de Valencia. 21 Frase suprimida en la edición de Valencia. 22 En este orden: no hay pues la anómala presentación de "René" precediendo a "Atala" que tanto desvirtúa el significado global.
17 18

del Genio del Cristianismo, en portada. También en portada se nos indica que se trata de una "Nueva traducción castellana, conforme a la séptima edición del original francés". Incluye dos láminas (el célebre cuadro de Girodet). Y, a modo de epígrafe, precediendo al prólogo, encontramos la frase de Atala "En los pesares de tu vida, invoca y recurre a este Dios de los desgraciados...". No se indica el nombre del traductor.23 Se sigue la edición francesa de Atala y René en Le Génie du christianisme. Se inicia directamente con el prólogo de Chateaubriand. Sigue luego el corpus de Atala, con el "prólogo" del autor (no los prefacios) y la "narración" con la distribución en capítulos del original francés. Se incluyen prácticamente todas las notas a pie de página que Chateaubriand introdujo para explicar términos propios de la civilización americana. La traducción es ya mucho más elegante que las primeras analizadas aunque, evidentemente, dista de ser perfecta. El traductor utiliza la cursiva siguiendo el uso realizado por Chateaubriand en el original francés.24 Como hemos visto en los análisis precedentes, la censura continúa desempeñando un papel importante. Así, el episodio del beso entre Atalas y Chactas se ha transformado -por la gracia del traductor- en "quedé yo pendiente de las palabras de mi querida". Pero no se ha suprimido el sensual baile de las vírgenes indias,25 ni el momento en que Atala y Chactas, al descubrir la relación común con López, se, entregan a su cariño, ni la alusión al perdón divino para la oveja descarriada; pero, como en ediciones precedentes, la frase de Atala, pecaminosa según la ortodoxia, se transforma: "no tengo otro sentimiento que el no haber sido tuya!...",26 resultando vaga, poco comprensible. De la misma manera, se ha suprimido la frase que alude a la igualidad entre Dios y el hombre por "la solitude et l'amour", y también el párrafo en que la Virgen cristiana acoge a Atala en el paraíso. El resultado es que el mensaje religioso cristiano más ortodoxo (duro, en el sentido que hemos especificado más arriba) es el que prevalece en el ánimo del lector. Sigue a Atala, la edición completa de René, realizada a partir del primer original francés de Génie du christianisme y con similares características -por lo que se refiere a la calidad de la traducción- a las que hemos señalado y analizado para Atala. Algunos detalles son, sin embargo, significativos, por ejemplo, cuando Chateaubriand escribe "esprit", "pensée" el traductor prefiere -a veces- "alma"; de la misma manera, "fatal" se transforma en "funesto", la palabra "Iglesia" la escribe con mayúscula. Por razón del tema (la severidad del padre Souël es conforme al catolicismo español), la censura no interviene pero sí hemos constatado que la singular frase "la religion trompe doucement une âme sensible" se traduce de forma incomprensible: "como a que engaña aquí dulcemente la religión a una alma sensible". Es decir, en conjunto los ligeros cambios de sentido observados van en el sentido
En realidad, esta traducción presenta pocas variantes en relación a la llevada a cabo por Torio de la Riva: ¿será por ello que se elude el nombre del traductor? 24 Si bien añade otras, por su cuenta, para reflejar la sorpresa que le causan ciertas frases. 25 Se repite la construcción de la edición de Madrid, 1806. 26 Original francés: "j'emporte le regret de n'avoir pas été à toi!".
23

de insistir -no en las inquietudes sentimentales del héroe- sino en el mensaje moral contenido. Edición de Valencia, 1827 En realidad, nos encontramos ante una adaptación anónima, en forma de tragedia en verso (en cinco actos), de Atala. Estamos ante una imitación, pero que ha sufrido importantes modificaciones: así, el personaje de López es mucho más importante que en el original francés así como los episodios de las luchas entre los españoles y los indígenas por el control de las tierras americanas, el papel de la religión es también mucho más ortodoxo que en el original de Chateaubriand; por otra parte, la razón de Chactas para abandonar a López se basa en el hecho de que un día vio a Atala y, deslumhrado por la joven, marcha a buscarla, y Atala, por su parte, ve el espectro de su madre que le recuerda su voto fatal (y que no se justifica por ninguna enfermedad)27 y cuando Chactas pronuncia la frase:
Ser, que el mundo gobiernas, sé testigo Q u e esta es mi esposa, y como a tal la estrecho

El cielo se conjura contra este amor culpable.28 Pero se insiste en el hecho de que Atala no es culpable de su suicidio sino ...
Tu madre preocupada, Y el que la dirigía, te han perdido. Ellos de Dios merecen la venganza.

Como señala Sarrailh (1933: 77), "cette pièce espagnole, bien éloignée d'être un chef-d'oeuvre poétique, est un composé curieux de forme classique, et de sentiments et de pensées qui deviendront bientôt des lieux communs romantiques". Por nuestra parte, resaltar que la obra tiene un marcado carácter religioso ortodoxo con el catolicismo triunfante, en España, en esos momentos históricos. Edición de Valencia, 1828 Estamos ante una nueva reimpresión de la edición de 1803. En conclusión, podemos señalar que el traductor más editado fue Torio de la Riba, que el éxito de Atala fue mucho mayor que el de RenéP Atala constituyó "Pero víctima soy involuntaria/De un juramento que mi madre quiso,/Para hacerme infeliz, que pronunciara". 28 La didascalia nos indica: "Al abrazarla cae un rayo en el árbol, da un formidable trueno, se desgaja una rama muy grande, y los dos llenos de espanto huyen del paraje: se colocan debajo de otro árbol: los truenos, los relámpagos y la lluvia se acrecientan". 29 Como, por otra parte, también ocurrió en Francia.
27

citamos a Montesinos (1982:47-69)- "el acontecimiento más importante de este período [...] sin disputa uno de los libros de más éxito del siglo", pieza clave en la difusión de las ideas románticas en la península; sin embargo, hemos constatado que la censura juega un papel importante, que la censura no admite esa religión sensible que tanto predicaba Chateaubriand, por ello diversos párrafos han sido suprimidos y algunos detalles eróticos han sido cambiados y convertidos en incomprensibles.30 En este sentido, la comprensión -por parte española- del mensaje de René es mucho mas cercana a la que inspiraba a Chateaubriand: sabemos que la generación romántica francesa vio en el personaje de René un héroe, encarnación del mal du siècle y, en este sentido, tuvo una influencia perdurable, mientras que, en el ánimo de Chateaubriand, se trataba de mostrar los males de su generación, así en las Mémoires d'outre-tombe (II, 42-44), exclama: "Si René n'existait pas, je ne l'écrirais plus [...] s'il m'était possible de le détruire, je le détruirais [...] Il a infesté l'esprit d'une partie de la jeunesse, effet que je n'avais pu prévoir, car j'avais au contraire voulu la corriger".31 En este sentido, la percepción española de René se acerca mucho más a la de su creador. Sin embargo, Atala, con su exotismo americano, fue mucho más leída.

Referencias bibliográficas
BENICHOU, Paul. 1973. Le sacre de l'écrivain. 1750-1830, París, J. Corti.

CHATEAUBRIAND, François-René de. 1800. "Lettre à M . de Fontanes sur la deuxième édition de M m e de Staël: De la littérature..." Mercure de France, 22 de diciembre. CHATEAUBRIAND, François-René de. 1951. Mémoires d'outre-tombe. Edición de M . Levaillant & G . Moulinier, Paris, Gallimard, 2 vols. ("Bibliothèque de la Pléiade"). CHATEAUBRIAND, François-René de. 1978. Essai sur les Révolutions. Génie du Christianisme. Edición de Maurice Regard, Paris, Gallimard ("Bibliothèque de la Pléiade"). FERRERAS, Juan Ignacio. 1973): Los orígenes de la novela decimonónica. 1800-1830, Madrid, Taurus. GLAUDES, Pierre. 1988. " René , la vue de l'infini" Magazine Littéraire 366, 48-52. GRASES, Pedro. 1954. " Atala y el Romanticismo en castellano" Revista Nacional de Cultura XVI, 105. GRASES, Pedro. 1955. La primera versión castellana de Atala, Caracas, Imprenta Cromotipográfica. LÓPEZ DE MENESES, Amada. 1950. "Pliegos sueltos románticos. Pablo y Virginia, Atala y Corina en España" Bulletin Hispanique LU, 93-117.

Sin embargo, es constatable que lo que más irritó al censor fue el mensaje caritativo hacia Atala; los detalles eróticos sin más no fueron tan sistemáticamente suprimidos. 31 Como señala Glaudes (1988: 50): "Pour comprendre cette irritation, il faut se souvenir que René est un morceau de fiction destiné à figurer dahs le Génie du christianisme. En campant ce personnage, Chateaubriand a voulu peindre la 'maladie de l'âme' qui s'empare des coeurs adolescents, lorsque ceux-ci sont privés du secours de la foi".
30

MONTESINOS, Juan F. 1982. Introducción a una historia de la novela en España en el siglo XIX. Seguida del esbozo de una bibliografia española de traducciones de novelas (1800-1850), Madrid, Castalia. PEERS, Edgar Allison. 1924. "La influencia de Chateaubriand en España" Revista de Filología
Española XI, 351-382.

PICOCHE, Jean-Louis. 1980. "Une petite curiosité littéraire et musicale: la Canción de Atala recueillie par le marquis de Custine" Bulletin Hispanique LXXXII, 425-433. RODRÍGUEZ DE RIVAS, Mariano. 1949. "Le rayonnement D Atala en Espagne" Bulletin des Bibliothèques de l'Institut Français en Espagne 31, 17-19. SARRAILH, Jean. 1933. "La fortune d'Atala en Espagne" en J. Sarrailh, Enquêtes romantiques France-Espagne, Paris, Les Belles Lettres, 41-81 (publicado anteriormente en el Homenaje a Menéndez Pidal, Madrid, 1925,1, 255-268).