You are on page 1of 4

Ética a Nicómaco –– Aristóteles

amigos, sino tantos cuantos sean bastantes para pasar la vida. Porque ni aun tampoco parece que es posible que uno de muchos sea entrañablemente amigo, y por la misma razón parece que tampoco pueden ser amados muchos muy de corazón y voluntad, porque el amar muy tiernamente y de corazón parece ser el extremo de amistad, y esto ha de ser para con uno y el amar mucho para con pocos, porque de la misma manera parece que en las mismas cosas acontece, porque ni aun en la amistad de compañías no son muchos los amigos, y las amistades singulares, tan celebradas por poetas, entre dos solos se cuentan. Mas los que se ofrecen a muchos por amigos y conversan con todos, así, a baleo, no parece que son amigos de ninguno sino en género de amistad civil, a los cuales, comúnmente, llaman hombres de buen trato o aplacibles. Conforme, pues, a las leyes de amistad civil, bien puede uno ser amigo de muchos, siendo realmente hombre de bien, aunque en su tratar no sea muy aplacible. Pero, conforme a las leyes de amistad fundada en virtud, cual es la que los hombres tienen por sí mismos, no puede ser uno amigo de muchos, antes deben tenerse los hombres por dichosos de hallar siquiera algunos pocos tales.

281

y a los cuales hagan buenas obras. pues la misma presencia de los amigos. y así allí son menester amigos útiles. y suspiran con ellos. le da pena. Porque el hacer bien a tales y vivir con tales es cosa más de desear. ¿dudaría alguno si los amigos toman parte de la pena. y así. porque la próspera tiene necesidad de amigos buenos y fieles. y la adversa de amigos prósperos y que le puedan ayudar. y a los que lamentan con él del todo los despide. si es en ello diestro. es cosa más necesaria el tener amigos. que sucede lo que habemos dicho. y el entender que aquéllos se conduelen. y señaladamente a los que están puestos en trabajos.Ética a Nicómaco –– Aristóteles Capítulo XI En que se disputa cuándo son menester más los amigos. En la adversidad. recátanse de que sus amigos reciban pena de su pena. pues. como es aplacible. porque todos rehúsan de ser a los amigos causa de tristeza. porque desean estos tales bien hacer. y sabe qué cosas le dan gusto y cuáles también pena. Parece. sino que la presencia de ellos. y los que están puestos en trabajos tienen necesidad de socorro. porque los afligidos parece que quedan aliviados cuando se duelen juntamente los amigos de su pena. así en la prosperidad como en la adversidad. como quien toma parte de una carga? ¿O no es la causa esto. porque el ver los amigos cosa aplacible es. en cuál de las dos fortunas son más necesarios los amigos. se procura tener amigos buenos. pero en la prosperidad es más honesta cosa. Pero las mujercillas. y ámanlos como a amigos y personas que se 282 . y también los bien afortunados han menester amigos con quien conversen. no pueden sufrirlo. y concluye que en ambas. en la próspera fortuna o en la adversa? Porque en ambas se procuran. Por esto. se alivian. porque ni aun él no es amigo de hacer llantos semejantes. los hombres que son naturalmente valerosos. es aplacible. huélganse con los que lloran. pues. y la presencia de los tales parece ser una como mezcla. así con su vista como con sus palabras. y los hombres de afeminadas condiciones. porque el amigo es cosa que acarrea consuelo. en la prosperidad o en la adversidad Una aplacible cuestión propone en este capítulo Aristóteles. y siempre hay algún socorro para no entristecerse. les alivia la tristeza? Pero si por esta causa. pero de diferente manera. y si con su esfuerzo no vencen la tristeza que en ellos ven. Pero ¿en qué tiempo son más necesarios los amigos. Pero el sentir que el amigo se entristece por sus infortunios. o por otra. no lo disputamos. porque le conoce la condición. y así. en ésta.

por ventura. de donde se dijo aquello: Baste que yo esté puesto en desventura. pero en las prosperidades. porque no es honesta cosa ser uno pronto en el recibir las buenas obras. a costa de poco trabajo suyo. pero cuando. Aunque habemos de procurar que no nos tengan. pero para recibir bien base de ir perezosamente. Pero en todas las cosas habemos de imitar siempre a lo mejor. hombres rústicos y mal criados en el rehusarlas. que a los que están puestos en trabajos se ha de ir sin ser llamado y prontamente (porque el oficio del amigo es hacer bien. hase de ir prontamente (porque también son menester para esto los amigos).Ética a Nicómaco –– Aristóteles duelen de ellos. Pero la presencia de los amigos en todos parece ser de desear. En el convidarse parece que se ha de hacer al revés. y particularmente al que lo ha menester. pero a los trabajos y adversidades recatadamente. Y por esto parece que conviene que a las cosas prósperas llamemos prontamente a los amigos (porque el ser amigo de hacer bien es honesta cosa). y al que parece que no se osa desvergonzar a pedirlo. pueden hacerle mucho bien. porque lo menos que posible fuere habemos de dar a nadie parte de los males. 283 . porque a ambos es más honesto y más aplacible el hacer bien). Pero la presencia de los amigos en la próspera fortuna tiene aplacible así la conversación como también el pensamiento y consideración. en tal caso conviene darles parte. para hecho de servir en algo. en opinión de. porque esto también acontece algunas veces. porque se alegran con los mismos bienes.

así buenos como malos Concluye Aristóteles su disputa de la amistad.Ética a Nicómaco –– Aristóteles Capítulo XII En que se demuestra cómo el vivir en compañía es la más propria obra de los amigos. pues. De donde dijo bien Teognis. 284 . cosa cierto es de desear. que cada unos de ellos huelgan de tener compañía en ejercicios semejantes a sus costumbres. como arriba dijimos: Del bueno aprenderás las cosas buenas. Porque deseando vivir con sus amigos hacen estas cosas. y en aquello en que consiste el ser de cada uno. tanto mejores se hacen. otros con ejercicios de luchas. Ponen asimismo la diferencia entre los buenos amigos y los malos. declarando ser el propio fin el vivir en compañía. se ha también para con el amigo. pues. porque como son inconstantes participan y comunícanse lo malo. Pues el ejercicio deste sentimiento consiste en el vivir en compañía. en aquello mismo quieren conversar con los amigos. y por la misma razón el sentir lo mismo del amigo lo será. De la amistad. y comunícanlas con aquellos con quien les agrada el vivir en compañía. porque la misma amistad es compañía. y de la misma manera que uno se ha para consigo mismo. pues. así también los amigos lo que más apetecen es el vivir en compañía. ora viciosos. y el sentir uno de sí mismo que es. baste lo tratado. de manera que no es cosa ajena de razón el desearlo. Síguese agora que tratemos del deleite. y más apetecen este sentido que todos los demás. pero la de los buenos es buena y perfeta. unos se festejan con convites. porque con las buenas conversaciones crece siempre la virtud. y muestra cómo de la misma manera que el enamorado se huelga con el ver más que con otro sentido. o en ejercicios de filosofía. conversando cada unos de ellos en aquello que más le agrada de todas las cosas de la vida. como cosa por donde más entra y se ceba el amor. Y así parece que cuanto más se ejercitan y más los unos a los otros se corrigen. otros con jugar a los dados. y hácense del todo perversos. otros con cazas. que así como a los enamorados les es la más aplacible cosa de todas el mirar. procurando parecer los unos a los otros. o por cuya causa desean el vivir. porque reciben los unos de los otros las cosas que les dan contento. así también el amigo. la amistad de los malos perversa. Acaece. ora sean los amigos virtuosos. Es. los buenos en buenos y los malos en malos deshonestos ejercicios. Y así.