You are on page 1of 19

Emile Durkheim La División del Trabajo Social Prefacio de la Segunda Edición Algunas observaciones sobre las agrupaciones profesionales

. Al editar de nuevo esta obra nos hemos prohibido modificar su primera economía. Un libro tiene una individualidad que debe conservar. Es conveniente dejarle la fisonomía bajo la cual se ha dado a conocer (1). Pero e iste una idea que ha permanecido en la penumbra desde la primera edici!n " que nos parece #til desenvolver " determinar m$s% pues aclarar$ ciertas partes del presente trabajo e incluso de aquellos que despu&s hemos publicado ('). (e trata del papel que las agrupaciones profesionales est$n destinadas a llenar en la organi)aci!n social de los pueblos contempor$neos. (i en un principio nos habíamos limitado a aludir al problema sin tratarlo a fondo (*)% es porque cont$bamos volver a abordarlo " dedicarle un estudio especial. +omo han sobrevenido otras ocupaciones que nos han desviado de este pro"ecto% " como no vemos cu$ndo nos ser$ posible continuarle% queríamos aprovecharnos de esta segunda edici!n para mostrar hasta qu& punto esa cuesti!n se liga a la materia tratada en la obra que sigue% para indicar en qu& t&rminos se plantea% "% sobre todo% para procurar alejar las ra)ones que impiden todavía a muchos espíritus comprender bien su urgencia " su alcance. ,al ser$ el objeto del nuevo prefacio.

.arias veces insistimos en el curso de este libro sobre el estado de falta de regulaci!n (anomia) jurídica " moral en que se encuentra actualmente la vida econ!mica (/). En este orden de funciones% en efecto% la moral profesional no e iste verdaderamente sino en estado rudimentario. 0a" una moral profesional del abogado " del magistrado% del soldado " del profesor% del m&dico " del sacerdote% etc. Pero si se intenta fijar en un lenguaje un poco definido las ideas reinantes sobre lo que deben ser las relaciones del patrono con el empleado% del obrero con el jefe de empresa% de los industriales en competencia unos con otros o con el p#blico% 1qu& f!rmulas m$s vagas se obtendrían2 Algunas generalidades sin precisi!n sobre la fidelidad " abnegaci!n que los asalariados de todas clases deben hacia aquellos que los emplean% sobre la moderaci!n con que estos #ltimos deben usar de su preponderancia econ!mica% una cierta reprobaci!n por toda concurrencia mu" manifiestamente desleal% por toda e plotaci!n e cesiva del consumidor3 he aquí% sobre poco m$s o menos% todo lo que contiene la conciencia moral de esas profesiones. Adem$s% la ma"or parte de esas prescripciones est$n desprovistas de todo car$cter jurídico3 s!lo la opini!n las sanciona " no la le"% " sabido es hasta qu& punto la opini!n se muestra indulgente por la manera como se cumplen esas vagas obligaciones. 4os actos m$s censurables son con tanta frecuencia absueltos por el & ito% que el limite entre lo que est$ permitido " lo que est$ prohibido% de lo que es justo " de lo que no lo es% no tiene nada de fijo% sino que casi parece poder variarse arbitrariamente por los individuos. Una moral tan imprecisa " tan inconsistente no debería constituir una disciplina. 5esulta de ello que toda esta esfera de la vida colectiva est$% en gran parte% sustraída a la acci!n moderadora de la regla. A este estado de anomia deben atribuirse% como luego mostraremos% los conflictos que renacen sin cesar " los des!rdenes de todas clases cu"o triste espect$culo nos da el mundo econ!mico. Pues como nada contiene a las fuer)as en presencia " no se les asignan límites que est&n obligados a respetar% tienden a desenvolverse sin limitaci!n " vienen a chocar unas con otras para recha)arse " reducirse mutuamente. (in duda que las de ma"or intensidad llegan a aplastar a las m$s d&biles% o a subordinarlas. Pero% aun cuando el vencido pueda resignarse durante alg#n tiempo a una subordinaci!n que est$ obligado a sufrir% no consiente en ella "% por tanto% no puede constituir un equilibrio estable (6). 4as treguas impuestas por la violencia siempre son provisorias " no pacifican a los espíritus. 4as pasiones humanas no se contienen sino ante un poder moral que respeten. (i falta toda autoridad de este g&nero% la le" del m$s fuerte es la que reina "% latente o agudo% el estado de guerra se hace necesariamente cr!nico. 7ue una tal anarquía constitu"e un fen!meno morboso es de toda evidencia% puesto que va contra el fin mismo de toda sociedad% que es el de suprimir% o cuando menos moderar% la guerra entre los hombres% subordinando la le" física del m$s fuerte a una le" m$s elevada. En vano% para justificar este estado de irreglamentaci!n% se

Una reglamentaci!n moral o jurídica e presa% pues% esencialmente% necesidades sociales que s!lo la sociedad puede conocer3 descansa sobre un estado de opini!n " toda opini!n es cosa colectiva% producto de una elaboraci!n colectiva. 0a" m$s% su funci!n no se limita simplemente a erigir en preceptos imperativos los resultados m$s generales de los contratos particulares% sino que interviene de una manera activa " positiva en la formaci!n de toda regla. Por eso ha podido decirse% no sin alguna ra)!n% de nuestras sociedades que son o tienden a ser esencialmente industriales. Una forma de actividad que se ha apoderado de un lugar semejante en el conjunto de la vida social% no puede% evidentemente% permanecer hasta ese punto careciendo de una reglamentaci!n% sin que se produ)can las perturbaciones m$s profundas. Ante ellas vemos c!mo retroceden cada ve) m$s las funciones militares% administrativas% religiosas. Para que la anomia termine es preciso% pues% que e ista% que se forme un grupo en el cual pueda constituirse el sistema de reglas que por el momento falta. Por el contrario% la libertad (nos referimos a la libertad justa% a la que tiene la sociedad el deber de hacer respetar) es ella misma el producto de una reglamentaci!n. En segundo lugar% es la primera interesada en que reinen el orden " la pa)3 si la anomia es un mal% lo es% ante todo% porque la sociedad la sufre% no pudiendo prescindir% para vivir% de cohesi!n " regularidad. Ahora es cuando sabemos qu& complicada reglamentaci!n es necesaria para asegurar a los individuos la independencia econ!mica% sin la cual su libertad no es m$s que nominal. (!lo ella tambi&n tiene la continuidad e incluso la permanencia necesaria para mantener la regla por encima " m$s all$ de las relaciones efímeras que diariamente la encarnan. 8ada m$s falso que este antagonismo que con mucha frecuencia se ha querido establecer entre la autoridad de la regla " la libertad del individuo. Ahora bien% para que el sentimiento del deber se fije fuertemente en nosotros% es preciso que las circunstancias mismas en que vivimos lo tengan constantemente alerta. Pero lo que ho" en particular hace que sea e cepcionalmente grave ese estado% es el desenvolvimiento% desconocido hasta el presente% que han tomado% desde hace pr! imamente dos siglos% las funciones econ!micas. 9ientras antes no desempe:aron m$s que un papel secundario% encu&ntranse ahora en primera línea. (ería especialmente una fuente de desmorali)aci!n general% pues% precisamente porque las funciones econ!micas absorben ho" día el ma"or n#mero de los ciudadanos% e iste una multitud de individuos en los que la vida pasa% casi toda ella% dentro del medio industrial " comercial3 de donde se sigue que% como ese medio no est$ sino d&bilmente impregnado de moralidad% la ma"or parte de la e istencia de los que en &l viven corre fuera de toda acci!n moral. En primer lugar% es el $rbitro designado por modo natural para solucionar los conflictos de intereses " asignar a cada uno de &stos los límites que convengan.cu$l es la causa " cu$l puede ser el remedio< En el curso de la obra nos hemos dedicado% sobre todo% a hacer ver que a la divisi!n del trabajo no se la podía hacer responsable% como a veces injustamente se la ha acusado3 que no produce por necesidad la dispersi!n ni la incoherencia% sino que las funciones% cuando se encuentran suficientemente en contacto las unas con las otras% tienden ellas mismas a equilibrarse " a reglamentarse. Por naturale)a% no nos sentimos inclinados a molestarnos " contradecirnos3 si% pues% no somos invitados a cada instante a ejercer sobre nosotros esa presi!n sin la cual no e iste moral% .c!mo vamos a tomar el gusto al desinter&s% al olvido de sí mismo% al sacrificio< Así% la ausencia de toda disciplina econ!mica no puede dejar de e tender sus efectos m$s all$ del mundo econ!mico mismo " de llevar tras de sí un descenso de la moralidad p#blica. . 9as% comprobado el mal% .hace valer que favorece la e pansi!n de la libertad individual. Ahora bien% s!lo una sociedad constituida go)a de la supremacía moral " material indispensable para crear la le" a los individuos% pues la #nica personalidad moral que se encuentra por encima de las personalidades particulares% es la que forma la colectividad.c!mo adquiriremos la costumbre< (i en las ocupaciones que llenan casi todo nuestro tiempo no seguimos otra regla que la de nuestro inter&s bien entendido% . Pero esta e plicaci!n es incompleta% pues% si bien es verdad que las funciones sociales buscan espont$neamente adaptarse unas a otras% siempre " cuando se hallen de una manera regular en mutuas relaciones% por otra parte% esa forma de adaptaci!n no se convierte en una regla de conducta como un grupo no la consagre con su autoridad. Estamos mu" alejados de los tiempos en que se hallaban desde:osamente abandonadas a las clases inferiores. (!lo las funciones científicas se encuentran en disposici!n de disputarles el lugar3 " la ciencia actualmente no tiene prestigio sino en la medida en que puede servir a la pr$ctica% es decir% en gran parte a las profesiones econ!micas. Una regla% en efecto% no es s!lo una manera de obrar habitual3 es% ante todo% una manera de obrar obligatoria% es decir% sustraída% en cierta medida% al libre arbitrio individual. 9i libertad llega s!lo al límite pasado el cual puede otro aprovechar la superioridad física% econ!mica o de otra clase% de que dispone para someter mi libertad% " #nicamente a la regla social es posible poner un obst$culo a estos abusos de poder.

Ahora bien% en el orden econ!mico el grupo profesional no e iste% como no e iste la moral profesional. -En primer lugar% la corporaci!n tiene en contra su"a su pasado hist!rico. 8o se trata de saber si la instituci!n medieval puede .al es lo que se llama la corporaci!n o el grupo profesional.8i la sociedad política en toda su totalidad% ni el Estado% pueden% evidentemente% sustraerse a esta funci!n3 la vida econ!mica% por ser mu" especiali)ada " por especiali)arse m$s cada día% escapa a su competencia " a su acci!n (=). Pero esas relaciones nada tienen de regulares3 dependen del a)ar de los encuentros " tienen% con mucha frecuencia% un car$cter por completo individual. En fin% no s!lo los sindicatos de patronos " los sindicatos de empleados son distintos unos de otros% lo que es legítimo " necesario% sino que entre ellos no ha" contactos regulares. (alvo para aquellos de sus actos que dependen de la moral com#n% patronos " obreros se hallan% los unos con relaci!n a los otros% en la misma situaci!n que dos Estados aut!nomos% pero de fuer)a desigual. Pero todo pro"ecto de este car$cter viene a chocar con un cierto n#mero de prejuicios que es necesario prevenir o disipar. 4a actividad de una profesi!n no puede reglamentarse efica)mente sino por un grupo mu" pr! imo a esta profesi!n% incluso para conocer bien el funcionamiento% a fin de sentir todas las necesidades " poder seguir todas sus variaciones. El n#mero es en &l te!ricamente ilimitado% incluso dentro de una misma categoría industrial3 " como cada uno de ellos es independiente de los dem$s% si no se federan " no se unifican% nada ha" en los mismos que e prese la unidad de la profesi!n en su conjunto. (u concurrencia misma los pone en relaciones. Pero no es así como la cuesti!n se plantea. Por e cepci!n puede verse a todos los miembros de una misma profesi!n reunirse en congreso para tratar algunas cuestiones de inter&s general3 pero esos congresos no duran nunca m$s que un momento3 no sobreviven a las circunstancias particulares que los han suscitado% "% por consiguiente% la vida colectiva a que han dado lugar se e tingue% m$s o menos completamente% con ellos. >espu&s que% no sin ra)!n% el siglo #ltimo ha suprimido las antiguas corporaciones% no se han hecho m$s que tentativas fragmentarias e incompletas para reconstituirlos sobre bases nuevas. (eguramente tenemos ahí un comien)o de organi)aci!n profesional% pero todavía mu" informe " rudimentario% pues% en primer lugar% un sindicato es una asociaci!n privada sin autoridad legal% desprovisto% por consiguiente% de todo poder reglamentario. 8o e iste organi)aci!n com#n que los apro ime sin hacerlos perder su individualidad " en la que puedan elaborar en com#n una reglamentaci!n que% fijando sus mutuas relaciones% se imponga a los unos " a los otros con la misma autoridad3 por consiguiente% es siempre la le" del m$s fuerte la que resuelve los conflictos " el estado de guerra subsiste por completo. Pueden% como hacen los pueblos por intermedio de sus ?obiernos% formali)ar contratos entre sí. Aparece% en efecto% teniendo una estrecha solidaridad con nuestro antiguo r&gimen "% por consiguiente% no pudiendo sobrevivirle. (in duda% los individuos que se dedican a una misma profesi!n se hallan en relaciones los unos con los otros por el hecho de sus ocupaciones similares. El argumento tendría valor si se propusiera resucitar artificialmente la vieja corporaci!n% tal como e istía en la Edad 9edia. 4os #nicos grupos que tienen una cierta permanencia son los llamados ho" día sindicatos% bien de patronos% bien de obreros. Pero esos contratos no e presan m$s que el estado respectivo de las fuer)as econ!micas en presencia% como los tratados que conclu"en dos beligerantes no hacen m$s que manifestar el estado respectivo de sus fuer)as militares. El #nico que responde a esas condiciones es el que formarían todos los agentes de una misma industria reunidos " organi)ados en un mismo cuerpo. +onsagran un estado de hecho3 no podrían convertirlo en un estado de derecho. . Es tal industrial que se encuentra en contacto con tal otro3 no es el cuerpo industrial de tal o cual especialidad que se re#ne para actuar en com#n. Para que una moral " un derecho profesionales puedan ser establecidos en las diferentes profesiones econ!micas% es preciso% pues% que la corporaci!n% en lugar de seguir siendo un agregado confuso " sin unidad% se convierta% o m$s bien vuelva a convertirse% en un grupo definido% organi)ado% en una palabra% en una instituci!n p#blica. 5eclamar para la industria " el comercio una organi)aci!n corporativa% parece como si se quisiera remontar el curso de la 0istoria3 ahora bien% tales regresiones son justamente miradas% o como imposibles % o como anormales.

oda clase de procedimientos fueron empleados para impedir a los trabajadores sustraerse a las pesadas obliCgaciones que para ellos resultaban de su profesi!n mismaJ se lleg! a recurrir incluso al reclutamiento e inscripci!n for)osa. En general% aparecen desde que ha" oficios% es decir% desde que la industria deja de ser puramente agrícola. 4lenaban funciones oficiales3 toda profesi!n era considerada como un servicio p#blico% cu"o peso " resCponsabilidad frente al Estado sostenía la corporaci!n corresCpondiente (1I). >ebieron renacer por los siglos K.---J la vida corporativa se e tingui! casi por completo. En todo caso% en el siglo K--. Al mismo tiempo% el car$cter de esos grupos se modific!. Es verdad que durante mucho tiempo debieron llevar una e istencia bastante humilde% pues los hisCtoriadores " los monumentos no hablan de ellas sino mu" rara ve)3 por eso sabemos mal c!mo estaban organi)adas. --- . En efecto% despu&s de un eclipse temporal% las corporaCciones recomen)aron una nueva e istencia en todas las soCciedades europeas. Pero pronto los acontecimientos desmentirían una profecía semejante. (i% desde los orígenes de la ciudad hasta el apogeo del -mpeCrio% desde el comien)o de las sociedades cristianas hasta los tiempos modernos% han sido necesarias% es que responden a necesidades permanentes.convenir tambi&n a nuestras sociedades contempor$neas% sino de ver si las necesidades a que respondía son de todos los tiempos% aunque deba% para satisfacerlas% transformarse con arreglo al medio. . (obre todo% el hecho mismo de que% despu&s de haber desaparecido una primera ve)% se ha"an reconstituido ellas mismas " bajo una forma nueva% resta todo valor al argumento que presenta su desaparici!n violenta a fines del siglo #ltimo como una prueba de que no est$n "a en armonía con las nuevas condiciones de la e istencia colectiva.urgot e igía otra que no podría retardarse indefinidamente. 4evasseur% Flos artesanos coCmien)an a sentir la necesidad de unirse " forman sus priCmeras asociacionesG (11). Ahora bien% lo que no permite ver en las corporaciones una organi)aci!n temporal% buena tan s!lo para una &poca " una civili)aci!n determinada% es% a la ve)% su remota antig@edad " la manera como se han desenvuelto en la 0istoria. Un tal sistema s!lo podía durar% evidentemente% mientras el poder político era lo bastante fuerte para imponerlo." K--. >esde ese momento% dice 9. Pero% desde la &poca de +icer!n% su n#mero se hi)o consiCderable " comen)aron a desempe:ar un papel. . Una instituCci!n tan persistente no debería depender de una particulariCdad contingente " accidental3 mucho menos todavía admitir que ha"a sido el producto de no s& qu& aberraci!n colectiva. Por eso no sobrevivi! a la disoluci!n del -mperio. . Por lo dem$s% la necesidad que ho" día vuelven a sentir todas las grandes sociedades civili)adas de traerlas nuevamente a la vida% es el síntoma m$s seguro de que esta supresi!n radical no constituía un remedio% " que la reforma de . Pero% en realidad% tienen un origen bastante m$s antiguo. (i% como parece% no han sido conocidas en ?recia% al menos hasta la &poca de la conquista romana% es que los oficios eran en ella despreciados% los ejercían casi e clusivamente los e tranjeros " se encontraban% por eso mismo% fuera de la organi)aci!n legal de la ciudad (A). >esde ese momento% dice Dalt)ing% Etodas las clases trabajadoras paCrecen poseídas del deseo de multiplicar las asociaciones proC fesionalesE.odas las categorías de obreros% que eran mu" numerosas% terminaron% parece% por constituirCse en colegios " lo mismo ocurri! con las gentes que vivían del comercio. (i un te!rico% pues% hubiera en ese momento tenido conciencia de la situaci!n% habría seguCramente llegado a la conclusi!n% como m$s tarde hicieron los economistas% de que las corporaciones no tenían% al menos% no tenían "a% ra)!n de serJ que habían desapareCcido para no volver3 "% sin duda alguna% habría tratado de retr!grada e irreali)able toda tentativa para reconstruirlas. Esa fue la ruina de la instituci!n% pues esta dependencia frente al Estado no tard! en degenerar en servidumbre intoClerable que los emperadores no pudieron mantener sino por la coacci!n.erminaron por ser verdaderos engranajes de la administraci!n. Apenas si quedaron algunos restos en las ciudades de origen romano de las ?alias " de ?ermania. Adem$s% las guerras civiles " las invasiones habían destruido el comercio " la industria3 los artesanos aprovecharon estas circunstanCcias para huir de las ciudades " dispersarse en los campos. 9as en 5oma e isten% por lo menos desde los primeros tiempos de la 5ep#blica3 una tradici!n atribuía incluso su fundaci!n al re" 8uma (B). (i dataran #nicamente de la Edad 9edia% podría creerse% en efecto% que% nacidas con un sistema político% deberían necesariamente desaparecer con &l. Así% los primeros siglos de nuestra era vieron producirse un feCn!meno% que debía reproducirse id&ntico a fines del siglo K. El movimiento ascensional contin#a en seguida% hasta alcan)ar% bajo el -mperio% Funa e tensi!n que no ha sido qui)$ despu&s superada% si se tienen en cuenta las diCferencias econ!micasG (H).se haCllan de nuevo florecientes " se desenvuelven hasta el día en que comien)a para ellas una nueva decadencia.

Moissier hace de ella el fin principal de todas las corporaciones romanas.E 4a e presi!n m$s ordinaria es verdad que era la de sodales3 pero esta palabra misma e presa un parentesco espiritual que implica una estrecha confraternidad. E8o ha" palabra% dice Dalt)ing% que indique mejor la naturale)a de las relaciones que unían a los cofrades% " muchos indicios prueban que una gran fraternidad reinaba en su senoE (1/).ambi&n lo son esos monumentos funerarios en los que leemosJ Pius in collegio% fue piadoso con su colegio% como cuando se decía% Pius in suossE (16). (in duda que la asociaci!n les daba m$s fuer)as para defender% en caso de necesidad% sus intereses comunes. 9as es preciso tener cuidado con e tender a todo el r&gimen corporativo lo que ha podido ser cierto con relaci!n a algunas corporaciones " durante un período mu" corto de su desenvolvimiento. Un culto com#n% banquetes comunes% fiestas comunes% un cementerio com#n% .ha" motivo para creer que alg#n día se la pueda llamar a desempe:ar% en nuestras sociedades contempor$neas% la importante funci!n que le atribuimos< (i la ju)gamos indispensable% es a causa% no de los servicios econ!micos que podría proporcionar% sino de la influencia moral que podría tener. EUna prueba de la abnegaci!n que los cofrades tenían por su colegio la encontramos en los legados " donaciones que le hacían. (1=). Esta vida familiar hall$base hasta tal punto desenvuelta% que 9. . .Pero si toda organi)aci!n corporativa no es necesariamente un anacronismo hist!rico% . Por mu" lejos que ha"a llegado a atacarle una especie de enfermedad moral% debido a su constituci!n misma% ha sido% sobre todo% una funci!n moral la que ha desempe:ado durante la ma"or parte de su historia. 8aturalmente% ese culto profesional no carecía de fiestas% que se celebraban en com#n con sacrificios " banquetes. 4os miembros hasta tal punto se miraban como hermanos% que a veces se daban entre ellos este nombre.oda clase de circunstancias servía% adem$s% de ocasi!n para reuniones alegres3 por otra parte% distribuciones de víveres o de dinero tenían con frecuencia lugar a e pensas de la comunidad. >e todas maneras% los desgraciados sabían que podían contar con esta subvenci!n disimulada. 4as corporaciones que eran suficientemente ricas tenían un columbarium colectivo o% cuando el collegium carecía de medios para adquirir una propiedad funeraria% cuando menos aseguraban a sus miembros honrosos funerales a e pensas de la caja com#n. Por haber nacido con ocasi!n de intereses temporales% parece que no pudiera servir m$s que a fines utilitarios% " los recuerdos que han dejado las corporaciones del antiguo r&gimen no hacen m$s que confirmar esta impresi!n.enía cada una su dios particular% cu"o culto% cuando disponía de recursos% se celebraba en un templo especial. L esto es particularmente evidente de las corporaciones romanas. (e las representan en el porvenir tal como eran durante los #ltimos tiempos de su e istencia% ocupadas% ante todo% en mantener o en aumentar sus privilegios " sus monopolios% " no se comprende c!mo preocupaciones tan estrechamente profesionales ha"an podido ejercer una acci!n favorable sobre la moralidad del cuerpo de sus miembros. E-ncluso en las corporaciones obreras% dice% se asociaban% ante todo% por el placer de vivir juntos% para encontrar fuera de sus casas distracci!n a sus fatigas " a sus tedios% para constituirse una intimidad menos limitada que la familiar% menos e tensa que la de la ciudad% " hacerse así la vida m$s f$cil " m$s agradable. 4o mismo que cada familia tenía su 4ar familiaris% cada ciudad su ?enius publicus% cada collegium tenía su dios tutelar% ?enius collegii.no constitu"en% en conjunto% los caracteres distintivos de la organi)aci!n dom&stica entre los romanos< Así ha podido decirse que la corporaci!n romana era una Egran familiaE. 4o que ante todo vemos en el grupo profesional es un poder moral capa) de contener los egoísmos individuales% de mantener en el cora)!n de los trabajadores un sentimiento m$s vivo de su solidaridad com#n% de impedir aplicarse tan brutalmente la le" del m$s fuerte a las relaciones industriales " comerciales. 4a comunidad de intereses ocupaba el lugar de los la)os de la sangre. Ante todo% la corporaci!n era un collegium religioso.C+omo corolario de ese car$cter religioso% el collegium de artesanos era% al mismo tiempo% una asociaci!n funeraria. 4o que quita a la discusi!n una parte de su inter&s " de su alcance es que esos banquetes comunes% m$s o menos peri!dicos% " las distribuciones que los acompa:aban% tenían con frecuencia car$cter de socorros " desempe:aban la funci!n de una asistencia indirecta. Unidos% como los ?entiles% en un mismo culto durante su vida% los miembros de la corporaci!n querían% como aqu&llos tambi&n% dormir juntos su #ltimo sue:o. . . (e ha preguntado si la corporaci!n poseía una caja de socorros% si prestaba con regularidad asistencia a aquellos de sus miembros que se hallaban necesitados% " las opiniones sobre este punto est$n divididas (1*). Pero &sta s!lo era una de las ventajas #tiles que producía la instituci!n3 no constituía la ra)!n de ser% la funci!n principal. E4as corporaciones de artesanos% dice Dalt)ing% estaban mu" lejos de tener entre los romanos un car$cter profesional tan pronunciado como en la Edad 9ediaJ no se encuentra en ellas ni reglamentaci!n sobre los m&todos% ni aprendi)aje impuesto% ni monopolio3 su fin no era tampoco reunir los fondos necesarios para e plotar una industriasE (1'). El protector " la protectora del collegium tomaban con frecuencia el título de padre " madre. Ahora bien% pasa por impropia para desempe:ar una tal funci!n.

Pero% una ve) que el grupo se forma% despr&ndese de &l una vida moral que lleva% como es natural% el sello de las condiciones particulares en que se ha elaborado% pues es imposible que los hombres vivan reunidos% sostengan un comercio regular% sin que adquieran el sentimiento del todo que forman con su uni!n% sin que se liguen a ese todo% se preocupen de sus intereses " los tengan en cuenta en su conducta. Por otra parte% muchas de sus prescripciones procedían de sentimientos morales que son todavía los nuestros. En fin% una reglamentaci!n completa estaba destinada a garanti)ar la probidad profesional. Es verdad que la obligaci!n era reciproca3 pero% aparte de que esta reciprocidad es por sí misma justa% todavía se justifica mejor a consecuencia de los importantes privilegios de que entonces go)aba el obrero. Es verdad que ha" reglamentos que pueden no estar acordes con nuestras ideas actuales3 pero ha" que ju)garlos con arreglo a la moral de los tiempos% pues a ella es a la que tratan de dar e presi!n. Allí era donde se reunía% donde asistía con gran ceremonia a las misas solemnes% despu&s de las cuales los miembros de las cofradías iban% todos juntos% a terminar la jornada en alegre festín. 8o constitu"en la obra de un siglo de barbarie. (in duda que vino un momento en que las reglas llegaron a ser hasta tal punto complicadas% que los maestros se preocuparon mucho m$s de defender sus privilegios que de velar por el buen nombre de la profesi!n " por la honestidad de sus miembros. Así% estaba prohibido a los maestros frustrarle su derecho al trabajo haci&ndose asistir por sus vecinos o incluso por sus mujeres.. (1H). 4evasseur% Esus reglamentos sobre aprendices " obreros estaban mu" lejos de merecer que los despreciara el historiador " el economista. En una palabra% dice 9. >esde el momento que% en el seno de una sociedad política% un cierto n#mero de individuos encuentran que tienen ideas comunes% intereses% sentimientos% ocupaciones que el resto de la poblaci!n no comparte con ellos% es inevitable que% bajo el influjo de esas semejan)as% se sientan atraídos los unos por los otros% se busquen% entren en relaciones% se asocien% " que así se forme poco a poco un grupo limitado% con su fisonomía especial% dentro de la sociedad general. (ea lo que fuere% los hechos que preceden bastan para probar que el grupo profesional no se halla en manera alguna incapacitado para ejercer una acci!n moral. Esta puede ser una ra)!n para buscar la manera de reformarla% mas no para declararla in#til para siempre " destruirla. El servidor estaba protegido contra los caprichos del amo% que no podía despedirlo cuando quería. E. Pero no ha" instituci!n que% en un momento dado% no degenere% bien porque no sepa evolucionar a tiempo " se inmovilice% o bien porque se desenvuelva en un sentido unilateral e tremando algunas de sus propiedades% lo que la hace poco adecuada para proporcionar los mismos servicios que tiene a su cargo. Majo ese aspecto% las corporaciones en la Edad 9edia se parecían mucho a las de la &poca romanaG (1A). Por otra parte% reglas precisas fijaban% para cada oficio% los deberes respectivos de los patronos " de los obreros% así como los deberes de los patronos entre sí. 4a sociedad no es la #nica interesada en que esos grupos especiales se formen para regular la actividad que se desenvuelve en los mismos " que% de otra manera% se haría an$rquica3 el individuo% por su parte% encuentra en ello una fuente de goces% pues la anarquía le resulta . L% por otra parte% ese car$cter de la organi)aci!n corporativa es debido a la acci!n de causas mu" generales que pueden verse actuar en otras circunstancias. 4evasseur% unía con la)os estrechos a las gentes de un mismo oficio.. 4a corporaci!n% adem$s% consagraba con frecuencia una parte de los fondos que alimentaban su presupuesto a obras de beneficencia (1B).. +on mucha frecuencia establecíase aqu&lla en la parroquia o en una capilla particular " se colocaba bajo la advocaci!n de un santo% que se convertía en patrono de toda la comunidad. Al mismo tiempo que ese resultado se produce por sí mismo " por la fuer)a de las cosas% es #til% " el sentimiento de su utilidad contribu"e a confirmarlo. 4o indudable es que todos se hallan inspirados por el & ito% no de tales o cuales intereses individuales% sino del inter&s corporativo% bien o mal comprendido% eso no importa.oda clase de precauciones estaban tomadas para impedir al comerciante o al artesano que enga:ara al comprador% para obligarle a hacer obra buena " lealE ('I). 4levan el sello de un espíritu de continuidad " de un cierto buen sentido% que son% sin duda alguna% dignos de notarseE. 7ue ese sentimiento se precise " se determine% que al aplicarse a las circunstancias m$s ordinarias " m$s importantes de la vida se tradu)ca en f!rmulas definidas% " he ahí un c!digo de reglas morales en vías de constituci!n. El lugar tan considerable que la religi!n ocupaba en su vida% en 5oma como en la Edad 9edia% pone particularmente de manifiesto la verdadera naturale)a de sus funciones% pues toda comunidad religiosa constituía entonces un medio moral% lo mismo que toda disciplina moral tendía for)osamente a tomar una forma religiosa. Ahora bien% la subordinaci!n de la utilidad privada a la utilidad com#n% cualquiera que ella sea% tiene siempre un car$cter moral% pues implica necesariamente un cierto espíritu de sacrificio " de abnegaci!n.+omo las sociedades cristianas corresponden a un tipo social mu" diferente de la ciudad% las corporaciones de la Edad 9edia no eran e actamente iguales a las corporaciones romanas% pero tambi&n constituían para sus miembros medios morales. F4a corporaci!n% dice 9. Ahora bien% esta uni!n a una cosa que sobrepasa al individuo% esta subordinaci!n de los intereses particulares al inter&s general% es la fuente misma de toda actividad moral.

Para el hombre no es bueno vivir así% en pie de guerra% en medio de sus compa:eros inmediatos.por qu& el segundo había de hallarse incapacitado para ello< (in duda que habr$ siempre entre ambos la diferencia de que los miembros de la familia ponen en com#n la totalidad de su e istencia% " los miembros de la corporaci!n s!lo sus preocupaciones profesionales. 0emos visto% en efecto% que se han formado seg#n el modelo de la sociedad dom&stica% de la que% en un principio% no fueCron m$s que una nueva forma " de ma"or tama:o. Pero hemos tenido frecuente ocasi!n de mostrar ('1) que la consanguinidad no posee% en modo alguno% la eficacia e traordinaria que se le atribu"e. Pero intervienen muchos otros factoresJ la vecindad material% la solidaridad de intereses% la necesidad de unirse para luchar contra un peligro com#n% o simplemente para unirse% han sido tambi&n causas potentes de apro imaci!n. Esta sensaci!n de hostilidad general% la desconfian)a mutua que de ella resulta% la tensi!n que e ige% da lugar a estados penosos cuando son cr!nicos3 si amamos la guerra% amamos tambi&n las alegrías de la pa)% " tienen estas #ltimas tanto m$s valor para los hombres cuanto m$s profundamente sociali)ados se encuentran% es decir (pues las dos palabras son equivalentes)% m$s profundamente civili)ados. (i hemos creído que debíamos comparar% en la forma que lo hemos hecho% la familia " la corporaci!n% no es simpleCmente por establecer entre ellas un paralelo instructivo% sino porque esas dos instituciones no dejan de tener entre sí alCgunas relaciones de parentesco. +omo ho" día% a cada generaci!n% se dispersa% el hombre pasa una gran parte de su e istencia lejos de toda influencia dom&stica (''). 8o ha"% sin embargo% que perder de vista el lugar% cada ve) m$s importante% que la profesi!n adquiere en la vida a medida que aumenta la divisi!n del trabajo% pues el campo de cada actividad individual tiende cada ve) m$s a encerrarse en los límites se:alados por las funciones de que el individuo est$ especialmente encargado. 4a vida en com#n es atra"ente al mismo tiempo que coercitiva.ambi&n &l sufre con las sacudidas " des!rdenes que se producen siempre que las relaciones interindividuales no se encuentran sometidas a alguna influencia reguladora. Ahora bien% no son especiales de la familia% sino que se vuelven a encontrar% aunque bajo otras formas% en la corporaci!n. (in duda que la coacci!n es necesaria para conducir al hombre a superarse a sí mismo% a a:adir a su naturale)a física otra naturale)a3 pero% a medida que aprende a saborear los encantos de esta nueva e istencia% siente su necesidad " no ha" orden de actividad en que no la busque apasionadamente. 4a familia es una especie de sociedad completa% cu"a acci!n se e tiende tanto sobre nuestra actividad econ!mica como sobre nuestra actividad reliC giosa% política% científica% etc.odo lo que hacemos que tenga un poco de importancia% incluso fuera de la casa% tiene en ella su eco " provoca reacciones apropiadas. 4a inferioridad que pueda presenCtar en ciertos aspectos% en relaci!n con la familia% no deja de estar compensada. L% en efecto% la corporaci!n ha sido% en un sentido% la heredera de la familia.dolorosa. (i% pues% el primero de los grupos ha desempe:ado un papel tan considerable en la historia moral de la 0umanidad% .% etc. 4a esfera de influencia de la corporaci!n es% en cierto sentido% m$s resCtringida. . En fin% " sobre todo% la familia% al perder su unidad " su individualidad de otras veces% ha perdido% al mismo tiempo% una gran parte de su eficacia. . 0e aquí por qu& cuando los individuos% que encuentran que tienen intereses comunes% se asocian% no lo hacen s!lo por defender esos intereses% sino por asociarse% por no sentirse m$s perdidos en medio de sus adversarios% por tener el placer de comunicarse% de constituir una unidad con la variedad% en suma% por llevar juntos una misma vida moral. 8o se ha formado de otra manera la moral dom&stica. 4a familia% pues% no debe sus virtudes a la unidad de descendenciaJ es simplemente un grupo de individuos que se encuentran apro imados unos a otros% en el seno de la sociedad política% por una comunidad m$s particularmente íntima de ideas% de sentimientos " de intereses. 0a" quien se complace en creer que e iste en la consanguinidad una causa e cepcional mu" fuerte de apro imaci!n moral. 4a corporaci!n no tiene esas intermitencias% es continua como la vida. 9ientras la industria es e clusivaCmente agrícola% tiene en la familia " en la aldea% que en sí misma no es m$s que una especie de gran . A la inversa% ocurre con frecuencia que consanguíneos mu" pr! imos son% moral " jurídicamente% e tra:os los unos para los otros3 tal es% por ejemplo% el caso de los cognados en la familia romana. A causa del prestigio que a nuestros ojos conserva la familia% nos parece que% si ha sido " si siempre es una escuela de abnegaci!n " de sacrificio% el hogar por e celencia de la moralidad% ello se debe a características completamente particulares cu"o privilegio tiene% " que no se encontrarían en parte alguna en medida semejante. Ahora bien% el grupo profesional no recordaría hasta ese punto al grupo familiar si no hubiera entre ellos alg#n la)o de filiaC ci!n.al es lo que especialmente pone de manifiesto la historia de las corporaciones romanas. . Adem$s% si la acCci!n de la familia se e tiende a todo% no puede ser mu" geCneralJ el detalle se le escapa. 4a prueba es que% en muchas sociedades% los no consanguíneos se encuentran en abundancia en el seno de la familiaJ el parentesco llamado artificial se contrata entonces con una gran facilidad " surte todos los efectos del parentesco natural. 4a consanguinidad ha podido facilitar esta concentraci!n% pues produce% como es natural% el efecto de inclinar las conciencias unas hacia otras.

Es &sta la mejor prueba de que la sociedad romana por . -. 7ui)$% por consiguiente% no fuera imposible percibir desde ahora% aun cuando tan s!lo en sus líneas m$s generales% lo que ha sido ese desenvolvimiento. El historiador que intenta reducir a sus elementos la organi)aci!n política de los romanos no encuentra% en el curso de su an$lisis% hecho alguno que pueda advertirle de la e istencia de las corporaciones. 9as para eso serían necesarios estudios comparativos que no se han hecho% " que nosotros no podemos hacer al paso. >el mismo modo que la familia ha constituido el medio en cu"o seno se han elaborado la moral " el derecho dom&sticos% la corporaci!n es el medio natural en cu"o seno deben elaborarse la moral " el derecho profesionales. En cuanto a las dem$s corporaciones% estaban% indudablemente% fuera de la organi)aci!n oficial del pueblo romano ('/). Un origen tal no permite atribuirle esta especie de amoralidad constitucional que graCtuitamente se le concede. Así se ha constituido% pues% una nueva forma de actividad desbordada del viejo cuadro familiar. (in duda que llega un tiempo en que su condici!n social mejora. Nue% en efecto% al menos en el origen% una instituci!n e trasocial. +areciendo de repercusi!n la vida econ!mica fuera de la casa% la familia se basta para reCgularla " de esa manera sirve ella misma de grupo profesioCnal. Aparecen en el momento mismo en que las profesiones comien)an a desenvolverse. 8o entraban% en calidad de unidades definidas " reconocidas% en la constituci!n romana. En ninguna de las asambleas electorales% en ninguna de las reuniones del ej&rcito% se juntaban los artesanos por colegios3 en parte alguna el grupo profesional participaba% como tal% en la vida p#blica% sea en corporaci!n% sea por intermedio de sus representantes regulares. Para hacer que se respetaran sus intereses " desempe:ar un papel en la vida p#blica% debieron los artesanos recurrir a procedimientos irregulares " e tralegales. 8o triunfaron del abandono de que eran objeto sino por medio de intrigas% de complots% de agitaciones clandestinas ('=). 9as% para disipar todas las prevenciones% para demostrar bien que el sistema corporativo no es s!lo una instituci!n del pasado% sería necesario hacer ver qu& transformaciones debe " puede sufrir para adaptarse a las sociedades modernas% pues es evidente que no puede ser ho" lo que era en la Edad 9edia. Esta situaci!n% en cierto modo e c&ntrica% se e plica por las mismas condiciones en que se habían formado. Por lo dem$s% las profesiones suponen m$s o menos directamente las ciudades% " las ciudades siempre se han formado " reclutado principalCmente por medio de emigrantes% es decir% de individuos que han abandonado su medio natal. Pero no ocurre lo mismo desde el momento que e isten profesiones% pues% para vivir de una profesi!n% son necesarios clientes% " es preciso salir de casa para buscarlos3 es preciso salir tambi&n para entrar en relaciones con los concurrentes% luchar con ellos% entenderse con ellos. >e esta manera ha nacido la corporaci!nJ sustitu"! a la familia en el ejercicio de una funci!n que en un principio fue dom&stica% pero que "a no podía conservar ese car$cter. (e podría entonces preju)gar% con alguna certidumbre% lo que est$ llamado a ser% dadas las condiciones en que las sociedades europeas se encuentran colocadas en la actualidad. En cuanto a las funciones industriales% eran mu" rudimentarias para afectar a la estructura política de la ciudad ('6). Pero la manera como esta mejora fue obtenida es en sí misma mu" significativa. Para poder tratar con m&todo esta cuesti!n sería preciso establecer previamente de qu& manera el r&gimen corporativo ha evolucionado en el pasado " cu$les son las causas que han determinado las principales variaciones que ha sufrido. Ahora bien% durante mucho tiempo las profesiones no constitu"eron m$s que una forma accesoria " secundaria de la actividad social de los romanos. 8o s!lo difiere por su car$cter m$s religioso " menos profesional% sino por el lugar que ocupa en la sociedad. +omo sociedad agrícola estaba dividida en gentes " en curiasJ la asamblea por centurias reflejaba m$s bien la organi)aci!n militar. >e lo que precede resulta "a que la corporaci!n no fue en 5oma lo que lleg! a ser m$s tarde en las sociedades cristianas. Por lo dem$s% hasta un momento mu" adelantado de la historia romana% las profesiones han go)ado de un descr&dito moral que no les permitía ocupar un lugar en el Estado. +uando m$s cabe% tal ve)% plantear la cuesti!n con motivo de tres o cuatro colegios que se ha creído poder identificar con algunas centurias formadas por (ervius . 5oma era% esencialmente% una sociedad agrícola " guerrera.familia% su !rgano inmediato% " no necesita de otro. +omo el cambio no e iste% o est$ poco desenvuelto% la vida del agricultor no imCpulsa fuera del círculo familiar. Para que no permaneciera en estado de desorgani)aC ci!n% era preciso que se creara un nuevo cuadro que le fuera propio3 dicho de otra manera% era necesario que un grupo secundario de un nuevo g&nero se formara.ullius (tignarii% oerarii% tibicines% cornicines)3 pero el hecho no ha sido todavía bien puesto en claro ('*).

4a hip!tesis contraria tendría ma"or justificaci!n (*'). F4a corporaci!n% dice 4evasseur% vino a ser la cadena que las someti! a cautiverio " que la mano imperial apret! tanto m$s cuanto su trabajo era m$s penoso " m$s necesario al EstadoG ('A).. Acabamos de ver% en efecto% que% bajo la forma que tenía en la Edad 9edia% hall$base estrechamente ligada a la organi)aci!n municipal. FEn Amiens% por ejemplo% los artesanos se reunían todos los a:os para elegir los jefes de cada corporaci!n o bandera3 los jefes elegidos nombraban en seguida doce escabinos% los cuales nombraban a otros doce3 " todos juntos presentaban a su ve) a los jefes de las corporaciones tres personas% entre las que &stos escogían al alcalde del municipio. 4a poblaci!n que venía a agruparse alrededor de esos mercados% " que lleg! a ser la poblaci!n urbana% estaba casi e clusivamente compuesta de artesanos " de mercaderes. En tanto que% en principio% artesanos " comerciantes tuvieron m$s o menos e clusivamente por clientes s!lo a los habitantes de la ciudad o de los alrededores inmediatos% es . >esde que la corporaci!n aparece% inmediatamente se presenta como el marco normal de esa parte de la poblaci!n llamada a desempe:ar en el Estado una funci!n tan importanteJ de la burguesía o el tercer estado. En algunas ciudades la elecci!n a#n era m$s complicada% pero en todas ellas la organi)aci!n política " municipal se hallaba estrechamente ligada a la organi)aci!n del trabajoG (*1). En primer lugar% permite entrever c!mo la corporaci!n ha caído pasajeramente en descr&dito desde hace unos dos siglos "% por consecuencia% lo que debe de llegar a ser para poder ocupar de nuevo su rango entre nuestras instituciones p#blicas. Así% pues% cuando las ciudades se libertan de la tutela se:orial% cuando el municipio se forma% el conjunto de los oficios% que había iniciado " preparado el movimiento% vino a ser la base de la constituci!n comunal. Esta solidaridad no produjo inconvenientes mientras los oficios mismos tuvieron un car$cter municipal. Por consecuencia% si el municipio lo ha integrado una reuni!n de corporaciones " se ha formado seg#n el tipo de la corporaci!n% es &sta% en #ltimo an$lisis% la que ha servido de base a todo el sistema político surgido del movimiento municipal. +on frecuencia se votaba por grupos profesionales% " se escogían al mismo tiempo los jefes de la corporaci!n " del municipio. 9as otras ense:an)as se desprenden del r$pido cuadro que acaba de ser tra)ado. Ahora bien% sabemos lo que el municipio ha sido en la historia de nuestras sociedades% en las cuales ha constituido% con el tiempo% la piedra angular. E4a burguesía en el siglo K---% dice 4evasseur% estaba e clusivamente compuesta de gentes de oficio. Por eso las palabras forenses o mercatores servían indiferentemente para designar a los habitantes de las ciudades% " al jus civile o derecho urbano con frecuencia se le llama jus fori o derecho del lugar. . L si m$s tarde terminaron por integrarse en el Estado para convertirse en ruedas de la m$quina administrativa% esta situaci!n no constitu"! para ellas una conquista gloriosa% sino una penosa dependencia3 si entonces penetraron en el Estado% no fue para ocupar en &l el lugar a que sus servicios sociales podían darles derecho% sino simplemente para que pudieran ser vigiladas en forma efica) por el poder gubernamental.emos de paso que ha crecido singularmente en importancia " en dignidad. Otro es el lugar que ocupan en las sociedades de la Edad 9edia. 4o mismo ocurri! en Alemania. A la inversa% de igual manera que el municipio constituía un agregado de grupos de oficios% cada uno de &stos era un municipio en peque:o% pues habían sido el modelo del que la instituci!n municipal nos ofrecía una forma ma"or " m$s desenvuelta.. Murgu&s " ciudadano eran t&rminos sin!nimos "% por otra parte% sabemos que las ciudades alemanas se han formado alrededor de mercados permanentes% abiertos por un se:or sobre un lugar de sus dominios ('H). En efecto% Fen casi todos los municipios% el sistema político " la elecci!n de los magistrados se fundan en la divisi!n de los ciudadanos por grupos profesionalesG (*I). 9ientras en 5oma ha comen)ado por hallarse casi fuera de las organi)aciones normales% ha servido% por el contrario% a nuestras sociedades actuales de marco elemental. 4a clase de los magistrados " de los legistas comen)aba apenas a formarse3 los hombres de estudio pertenecían todavía al clero3 el n#mero de rentistas era mu" restringido porque la propiedad territorial estaba entonces casi toda en manos de los nobles3 no quedaba a los plebe"os otro trabajo que el del taller o el del escritorio% " fue por medio de la industria o del comercio como conquistaron un rango en el reinoG ('B). 4a organi)aci!n de los oficios " del comercio parece% pues% indudable que ha sido la organi)aci!n primitiva de la burguesía europea. En efecto% durante mucho tiempo% burgu&s " hombre de oficio son una misma persona.propio impulso no les fue abierta. 0e aquí una nueva ra)!n por la que nos negamos a ver en ella una especie de instituci!n arcaica% destinada a desaparecer de la 0istoria% pues si en el pasado la funci!n desempe:ada se ha hecho m$s vital a medida que el comercio " la industria se desenvolvían% es completamente inconcebible que los nuevos progresos econ!micos puedan tener por efecto negarle toda ra)!n de ser.

8os bastar$ con indicar los principios generales tal como parecen resurgir de los hechos que preceden. En primer lugar% no tiene por necesidad su asiento en una ciudad3 puede establecerse incluso fuera de toda aglomeraci!n rural o urbana pree istente. (in embargo% no por eso se vio libre de toda reglamentaci!n3 durante los primeros tiempos el Estado desempe:! directamente% cerca de ella% un papel an$logo al que las corporaciones desempe:aban cerca del peque:o comercio " de los oficios urbanos. 4os dos !rganos en relaci!n deben permanecer distintos " aut!nomosJ cada uno tiene sus funcioCnes% que s!lo &l propio puede desempe:ar. (i corresponde a las asambleas de gobierno fijar los principios generales de la legislaci!n industrial% esas mismas asambleas son incapaces de diversificarlos con arreglo a las diferentes clases de indusCtrias. L por eso la cuesti!n contin#a todavía ante nosotros% m$s agudi)ada por un siglo de tanteos " e periencias infructuosas. 4o que% ante todo% demuestra la e periencia del pasado es que los cuadros del grupo profesional deben siempre hallarse en relaci!n con los de la vida econ!mica3 por haber faltado a esta condici!n ha desaparecido el r&gimen corporativo. Era imposible que se desinteresara de una forma de actividad que% por su misma naturale)a% es siempre susceptible de afectar al conjunto de la sociedad. En lugar de limitarse #nicamente a los artesanos de una ciudad% ha debido de agrandarse en forma que comprendiera a todos los miembros de la profesi!n dispersos en toda la e tensi!n del territorio (**)% pues% sea cual fuere la regi!n en que se encuentren% que habiten en la ciudad o en el campo% todos son solidarios unos de otros " participan en una vida econ!mica. ." K. >esgraciadamente% no tuvo bastante fle ibilidad para reformarse a tiempo3 por esa ra)!n fue destruida. Musca tan s!lo el punto del territorio en que mejor se pueda alimentar " desde el que con ma"or facilidad pueda irradiar. Pero esta acci!n reguladora% si es necesaria% no debe degenerar en una estrecha subordinaci!n% como ocurri! en los siglos K. 8o tenemos% pues% que e poner con detalle en qu& debería consistir esta reforma. 9as "a sabemos hasta qu& punto el Estado es impropio para desempe:ar tal funci!n3 esa tutela directa no podía dejar de llegar a ser comprensiva. 8o es% pues% sorprendente que llegara un momento en que violentamente se la e pulsara. Puesto que el mercado% de municipal que era% se ha convertido en nacional e internacional% la corporaci!n ha debido tomar la misma e tensi!n. Por no saber asimilarse la nueva vida que se desenvolvía% la vida se fue de ella " lleg! a ser lo que fue en vísperas de la 5evoluci!n% una especie de substancia muerta% de cuerpo e tra:o% que s!lo se mantenía en el organismo social por una fuer)a de inercia. Esta diversificaci!n es la que constitu"e la principal misi!n de la corporaci!n (*/). Adem$s su campo de acci!n no se limita a regi!n determinada alguna% su clientela se recluta en todas partes. L% en efecto% desde que apareci! la gran industria% se encontr!% naturalmente% fuera del r&gimen corporativo% " ello fue% claro es% lo que hi)o que los organismos profesionales se esfor)aran% utili)ando todos los medios% en impedir sus progresos. 4a obra del soci!logo no es la del hombre de Estado. Una instituci!n tan absolutamente compenetrada con el municipio como lo estaba la vieja corporaci!n% no podía servir% pues% para encuadrar " regular una forma de actividad colectiva tan completamente e tra:a a la vida municipal. Pero el destruirla no era un medio de dar satisfacci!n a las necesidades que no había sabido satisfacer. Por eso no carece de fundamento el que el poder real% instintivamente% tendiera a no dejar fuera de su acci!n a la gran industria% en cuanto la misma aparece. A la ve) que el poder real concedía a las manufacturas ciertos privilegios% las sometía% a cambio de ello% a su inspecci!n% " es% precisamente% lo que quiere decir el título de reales industrias que se les concedía. Puesto que esta vida com#n es% en ciertos aspectos% independiente de toda determinaci!n territorial% es preciso que se cree un !rgano apropiado que le d& e presi!n " que regularice el funcionamiento.-. Pero si la corporaci!n% tal como entonces e istía% no podía adaptarse a esta nueva forma de la industria% " si el Estado no podía reempla)ar la antigua disciplina corporativa% no se deduce de ello el que toda disciplina fuera% desde entonces% in#til3 lo #nico cierto era que la antigua corporaci!n debía transformarse para continuar desempe:ando su papel dentro de las nuevas condiciones de la vida econ!mica.al organi)aci!n unitaria para el conjunto de un país no e clu"e% en manera alguna% la forCmaci!n de !rganos secundarios% comprendiendo trabajadores similares de una misma regi!n o de una misma localidad% " cu"o papel sería el de especiali)ar m$s a#n la reglamentaci!n .decir% en tanto que el mercado fue principalmente local% el conjunto de los oficios% con su organi)aci!n municipal% bast! para todas las necesidades.---. En ra)!n a sus dimensiones% un !rgano semejante hallaríase necesariamente en contacto " en relaciones directas con el !rgano central de la vida colectiva% pues acontecimientos que tienen importancia como para interesar toda una categoría de empresas industriales en un país% necesariamente producen repercusiones mu" generales a las que el Estado no puede manifestarse e tra:o3 esto le lleva a intervenir. 4leg! incluso a ser imposible% desde el momento en que la gran industria alcan)a un cierto grado de desarrollo " de diversidad3 por eso los economistas cl$sicos reclamaron% " con ra)!n% la supresi!n. Pero "a no sucedi! lo mismo una ve) que la gran industria hubo nacido3 como no tiene nada de especialmente urbano% no podía someterse a un sistema que no había sido creado para ella.

Por eso% cuando la concentraci!n material " moral del país " la gran industria% que fue su consecuencia% abrieCron los espíritus a nuevos deseos% despertaron nuevas neceCsidades% introdujeron en los gustos " en las modas una moviClidad hasta entonces desconocida% la corporaci!n% obstinadaCmente ligada a sus viejas costumbres% se encontr! incaCpacitada para responder a esas nuevas e igencias. 9ientras se encontrara limitada al recinto mismo de la ciudad% era inevitable que deviniera prisioneCra de la tradici!n% lo mismo que la ciudad. 4as corporaciones del porvenir tendr$n una complejidad de atribuciones todavía m$s grande% en ra)!n al aumento de su amplitud. Nue en otro tiempo la divisi!n elemental de la organi)aci!n comunal. (in duda que% doquier se forma un grupo% f!rmase tambi&n una disciplina moral. 9uchas de las obras de educaci!n (ense:an)as t&cnicas% ense:an)as de adultos% etc. +omo en un gruCpo tan restringido las condiciones de vida son casi invariaCbles% el h$bito ejerce sobre las gentes " sobre las cosas un imperio sin contrapeso% " las novedades terminan incluso por inspirar temor.) parece que deben encontrar en la corporaci!n su medio natural. >espu&s% una ve) que fue introducido en las costumbres% sobrevivi! a las causas que le habían dado origen " que primitivamente le jusCtificaban. 4o mismo ocurre con alguna manifestaci!n de la vida est&tica% pues parece conforme a la naturale)a de las cosas que esta forma noble del juego " de la recreaci!n se desenvuelva a la ve) que la vida seria% a la que debe servir de contrapeso " de reparaci!n. Alrededor de sus funciones propiamente profesionales vendr$n a agruparse otras que actualmente corresponden a los municipios o a sociedades privadas.profesional seg#n las necesidades locales o regionales. 4a vida econ!mica podría reglamentarse " determinarse sin perCder nada de su diversidad. Es preciso% por lo dem$s% tener cuidado con creer que todo el papel de la corporaci!n debe consistir en establecer reglas " aplicarlas. En un grupo formado de elementos nuC merosos " diversos% prod#cense sin cesar nuevos arreglos que constitu"en otras tantas fuentes de novedades (*6). 0emos visto igualmente c!mo la corporaci!n% tanto en 5oma como en la Edad 9edia% despert! esas mismas necesidades " busc! el satisfacerlas. El tradicionalismo de las corporaciones no constituía% pues% m$s que un aspecto del tradicionalismo comunal " obedecía a las mismas ra)ones de ser. Ahora que el municipio% de organismo aut!nomo que antes era% ha venido a perderse en el Estado% como el mercado local en el mercado nacional% . Un grupo no es #nicaCmente una autoridad moral que regenta la vida de sus miemCbros% es tambi&n una fuente de vida sui generis.odo permite% pues% prever que% continuando reali)$ndose el progreso en el mismo sentido% llegar$ a ocupar en la sociedad un lugar cada día m$s central " m$s preponderante. Así% la familia ha sido en el pasado la legisladora de un derecho " de una moral en los que la severidad ha llegado con frecuencia hasta la rude)a e trema% al mismo tiempo que el medio donde los hombres han aprendido por ve) primera% a gustar las efusiones del sentimiento. Pero las corporaciones nacionales% en ra)!n misma a su dimensi!n " a su complejidad% no se hallarían e puestas a ese peligro. Pero la instituci!n de esa disciplina s!lo es una de las numerosas maneras de maCnifestarse toda actividad colectiva.ales son las funciones de asistencia% que% para desempe:arse bien% suponen entre los que asisten " los asistidos sentimientos de solidaridad% una cierta homogeneidad intelectual " moral% como f$cilmente resulta de la pr$ctica de una misma profesi!n. . 0emos visto% en efecto% que% si comien)a produci&ndose por fuera del sistema social% tiende a introducirse cada ve) m$s profundamente en &l% a medida que la vida econ!mica se desenvuelve. >e partes mu" diversas reclaman que los colegios electorales sean formados por profesiones " no por circunscripciones territoriales% " no cabe duda que% de esta manera% las asambleas políticas e presarían m$s e actamente la diversidad de los intereses sociales " sus relaciones3 constituirían un resumen m$s fiel de la vida social en su conjunto. En la pr$ctica% vemos "a a sindicatos que son al mismo tiempo sociedades de socorros mutuos% a otros que fundan centros sociales en los que se organi)an cursos% conciertos% representaciones dram$ticas. El equilibrio de una tal organi)aci!n no tendría% pues% nada de rígido% "% por consiguiente% se encontraría por modo natural en armonía con el equilibrio movible de las necesidades " de las ideas. Por esto mismo% el r&gimen corporativo hallaríase proteCgido contra esa inclinaci!n a la inmovili)aci!n que con frecuencia " justicia se le ha reprochado en el pasado% pues era un defecto que le venía del car$cter estrechamente comunal de la corporaci!n. 9uchos espíritus diferentes encontraríanse en ella en activiCdad% para que pudiera establecerse en la misma una uniforCmidad estacionaria. 0a" incluso motivo para suponer que la corporaci!n est$ llamada a convertirse en la base o una de las bases esenciales de nuestra organi)aci!n política. Pero decir que el país% para adquirir conciencia de sí mismo% debe agruparse por . 4a actividad corporativa puede% pues% ejercerse bajo las formas m$s variadas.no es legítimo pensar que la corporaci!n deber$ tambi&n sufrir la transformaci!n correspondiente " llegar a constituir la divisi!n elemental del Estado% la unidad política fundamental< 4a sociedad% en lugar de seguir siendo lo que ho" todavía es% un agregado de distritos territoriales "u tapuestos% se convertir$ en un vasto sistema de corporaciones nacionales. . >espr&ndese de &l un calor que calienta " reanima los cora)ones% que les abre a la simpatía% que hunde los egoísmos.

. Es todo un sistema de !rganos necesarios al funcionamiento normal de la vida com#n% el que nos falta. -maginemos% en efecto% que al fin sea reali)ada la condici!n primordial de la justicia ideal3 supongamos que los hombres entran en la vida en un estado de perfecta igualdad econ!mica% es decir% que la rique)a ha"a dejado por completo de ser hereditaria. 8o quiere esto% sin embargo% decir que la corporaci!n sea una especie de panacea que pueda servir para todo. +iertas críticas han encontrado que el remedio no era proporcionado a la e tensi!n del mal. Por eso% donde quiera que el Estado sea el #nico medio de formaci!n de los hombres en la pr$ctica de la vida com#n% es inevitable que se desprendan de &l% se desliguen los unos de los otros% " que% en igual medida% se disgregue la sociedad. Es la salud general del cuerpo social la que est$ interesada. Para que cese no basta que se estable)ca una reglamentaci!n cualquiera allí donde es necesaria3 es preciso% adem$s% que sea lo que deba ser% es decir% justa.al ve) estemos ahora en mejor disposici!n de e plicar las conclusiones a que hemos llegado al final de nuestro libro sobre El (uicidio (*B). L se estar$ entonces% no menos que ahora% en presencia . Un vicio tal de constituci!n no es% evidentemente% un mal local% limitado a una regi!n de la sociedad3 es una enfermedad totius substantiP que afecta a todo el organismo% "% por consiguiente% la empresa que tenga por objeto ponerle t&rmino no puede dejar de producir las consecuencias m$s amplias. Presentamos "a en &l una fuerte organi)aci!n corporativa como medio de remediar un mal% del que el progreso del suicidio% unido% por lo dem$s% a otros muchos síntomas% atestigua la e istencia.profesiones% . Esas divisiones geogr$ficas son% en su ma"oría% artificiales " no despiertan "a en nosotros sentimientos profundos. Una naci!n no puede mantenerse como no se intercale% entre el Estado " los particulares% toda una serie de grupos secundarios que se encuentren lo bastante pr! imos de los individuos para atraerlos fuertemente a su esfera de acci!n " conducirlos así en el torrente general de la vida social. 4a actividad colectiva es siempre mu" compleja para que pueda e presarse por el solo " #nico !rgano del Estado3 adem$s% el Estado est$ mu" lejos de los individuos% tiene con ellos relaciones mu" e ternas e intermitentes para que le sea posible penetrar bien% dentro de las conciencias individuales " sociali)arlas interiormente. . (in duda que cada uno de nosotros pertenece a un municipio% a un departamento% pero los la)os que a ellos nos unen devienen a m$s fr$giles " d&biles. 4a crisis que sufrimos no obedece a una sola " #nica causa. Acabamos de mostrar c!mo los grupos profesionales son aptos para desempe:ar esta funci!n% " c!mo todo les destina a ello. 9as si la reforma corporativa no nos e ime de otras reformas% es siempre la condici!n primera de su eficacia. Ahora bien% como m$s adelante diremos% Emientras ha"a ricos " pobres de nacimiento no podr$ haber contrato justoE% ni una justa distribuci!n de las condiciones sociales (*H). Una sociedad compuesta de una polvareda infinita de individuos inorgani)ados% que un Estado hipertrofiado se esfuer)a en encerrar " retener% constitu"e una verdadera monstruosidad sociol!gica. Pero es que se equivocan sobre la verdadera naturale)a de la corporaci!n% sobre el lugar que le corresponde en el conjunto de nuestra vida colectiva% " sobre la grave anomalía que resulta de su desaparici!n. El espíritu provincial ha desaparecido para no volver3 el patriotismo de campanario ha llegado a constituir un arcaísmo que no es posible restaurar.no es reconocer que la profesi!n organi)ada o la corporaci!n debería constituir el !rgano esencial de la vida p#blica< 5ellenaríase de esta manera la grave laguna que m$s lejos se:alamos en la estructura de las sociedades europeas% de la nuestra en particular (*=). 8uestra actividad se e tiende bastante m$s all$ de esos grupos% e cesivamente limitados para ella% "% por otra parte% mucho de lo que en ellos sucede nos deja indiferentes. 0ase de esta manera producido como un hundimiento espont$neo de la vieja estructura social. 4os asuntos municipales o provinciales no nos afectan " no nos apasionan "a% sino en la medida en que coinciden con nuestros asuntos profesionales. (e necesitar$ que en cada profesi!n se constitu"a un conjunto de reglas que fije la cantidad de trabajo% la remuneraci!n justa de los diferentes funcionarios% su deber unos frente a otros " frente a la comunidad% etc. 8o han visto en ella m$s que una asociaci!n utilitaria% cu"o efecto se limitaría a un mejor arreglo de los intereses econ!micos% cuando% en realidad% debería ser el elemento esencial de nuestra estructura social. ) se va% cada ve) m$s% borrando. En efecto% siempre habr$ un artefacto econ!mico " agentes diversos que colaborar$n a su funcionamiento3 sería preciso% pues% determinar sus derechos " sus deberes% " ello para cada forma de industria. 4a ausencia de toda instituci!n corporativa crea% pues% en la organi)aci!n de un pueblo como el nuestro% un vacío cu"a importancia es difícil e agerar.eremos% en efecto% c!mo% a medida que se avan)a en la 0istoria% la organi)aci!n que tiene por base agrupaciones territoriales (aldea o ciudad% distrito% provincia% etc. +oncíbese% pues% hasta qu& punto importa que% sobre todo en el orden econ!mico% salgan de ese estado de inconsciencia " de inorgani)aci!n en que desde hace siglos han permanecido% dado que las profesiones de esta clase absorben ho" día a la ma"or parte de las fuer)as colectivas (*A). Ahora bien% no es posible que esta organi)aci!n interna desapare)ca sin nada que la reemplace. 4os problemas en medio de los cuales debatimos no serían por eso resueltos.

(') .--% p$rrafo ---. . 8inguna modificaci!n un poco importante podr$ introducirse en el orden jurídico si no se comien)a por crear el !rgano necesario para el establecimiento del nuevo derecho. E plicamos% por lo dem$s% esta supresi!n en el lugar mismo en que se ha efectuado. . 5esponde% en efecto% a los dos requisitos necesariosJ est$ tan interesado en la vida econ!mica que no puede menos de sentir todas las necesidades3 "% al mismo tiempo% tiene una permanencia por lo menos como la de la familia.&ase m$s adelante% lib. (=) 9$s adelante insistiremos sobre este punto. 4o seguro es que habría .de una tabla rasa. (A) .% *.A( (1) 8os hemos limitado a suprimir en la antigua introducci!n una treintena de p$ginas que en la actualidad nos han parecido in#tiles.a ed.&ase 0errmann% 4ehrbuch der griechischen Antiquitaten% volJ -.er m$s adelante% lib. (6) . 9as para desempe:ar esta misi!n% es preciso todavía que e ista " que incluso ha"a adquirido bastante consistencia " madure)% a fin de estar a la altura del nuevo " complejo papel que le habría de incumbir.% p$g.--% p$rrafo ---. 0a" m$s3 dificultades nuevas surgirían entonces que resultarían insolubles sin una organi)aci!n corporativa. . (/) .er lib.&ase 4e (uicide% conclusi!n. En el primer caso% no había ni siquiera cambio por causa de muerte% " las relaciones de las cosas a las personas seguían siendo las que eran% sin modificarse siquiera por la renovaci!n de las generaciones3 en el segundo% el cambio se hacía autom$ticamente " no e istía momento perceptible en que los bienes quedasen vacantes% sin manos que los utili)asen. 1% cap. 0asta ahora% en efecto% era la familia la que% sea por la instituci!n de la propiedad% sea por la instituci!n de la herencia% aseguraba la continuidad de la vida econ!mica3 o bien poseía " e plotaba los bienes de una manera indivisa% o bien% desde el momento en que el viejo comunismo familiar hubo sido roto% era ella quien los recibía% representada por los parientes m$s pr! imos% a la muerte del propietario (/I).% pig *H')C 7ueda por saber si% a falta de una organi)aci!n legal " oficial% no e istía en forma clandestina. (*) . *HB. -% cap. A veces el artesano incluso se hallaba% en virtud de la profesi!n% privado del derecho de ciudadanía (-d. 9as si la sociedad dom&stica no debe "a desempe:ar esa funci!n% es necesario que otro !rgano social la reemplace en el indispensable ejercicio de la misma% pues no ha" m$s que un medio para impedir que el funcionamiento de las cosas se suspenda peri!dicamente% " es que un grupo perpetuo como la familia las posea " e plote &l mismo% o las reciba en cada defunci!n para transmitirlas% si ha" lugar% a alg#n otro poseedor individual que les d& valor. (!lo ha"% pues% el grupo profesional que pueda dedicarse a ellas #tilmente. -% p$rrafo *.-% p$rrafo --% " cap. 5esulta por eso vano inclusive perder el tiempo investigando% con precisi!n e cesiva% sobre lo que deber$ ser ese derecho% pues% en el estado actual de nuestros conocimientos científicos% no podemos anticiparlo sino con groseras " siempre dudosas apro imaciones 1+u$nto m$s importa poner en seguida manos a la obra para constituir las fuer)as morales% #nicas que podr$n determinarlo al reali)arlo2 8O. Pero "a hemos dicho% " lo repetimos% hasta qu& punto el Estado carece de condiciones para estas tareas econ!micas% harto especiales para &l. ---% cap. Porque la rique)a no se transmitiera en adelante con arreglo a los mismos principios de ho"% el estado de anarquía no habría desaparecido% pues no depende s!lo de que las cosas est&n aquí m$s bien que allí% en tales manos m$s que en tales otras% sino de que la actividad a que dan ocasi!n o son el instrumento% no est$ regulada3 " no se reglamentar$ por encantamiento% desde el momento que sea #til% si las fuer)as necesarias para establecer esta reglamentaci!n no han sido previamente suscitadas " organi)adas. (i% pues% el problema de las corporaciones no es el #nico que se impone a la atenci!n p#blica% no ha" otro% sin embargo% que requiera m$s urgenciaJ no podr$n abordarse los dem$s sino despu&s de resolver &ste.

er especialmente Ann&e seciologique% -% p$gs. ('6) (i se desciende un grado en la evoluci!n% su situaci!n todavía es m$s e c&ntrica. ('I) Ob. (16) Ob. 8o es% sin duda% m$s que una le"enda3 pero prueba que los romanos veían en sus corporaciones una de sus instituciones m$s antiguas.% -% p$g. cit. Pero es indudable% en todo caso% que su car$cter oficial se desenvolvi! de una manera diferente bajo el -mperio. cit. cit % -% p$gs.% -% p$g.) (B) Plutarco% 8uma% K. 'BAC'BB.al es lo que nos importa. /**. ('/) .% -% 1H/. cit.% p$gs. (1') Ob. ('1) . des >octrines &conomiques% tomo -% pag. ('=) Dalt)ing% ob. cit.C.--3 Plinio% 0ist. . >ionisio de 0alicarnaso nos dice formalmente que los obreros así agrupados tenían una funci!n puramente militar% no eran% pues% colegios propiamente dichos% sino divisiones del Ej&rcito para la guerra. *B/3 para -nglaterra% Ashle"% 0ist. (1H) Ob.1I1. (H) Etude historique sur les corporations professionnelles che) les 5omains% tomo -% p$gs. (1I) +iertos historiadores creen que% desde un principio% las corporaciones estuvieron en relaciones con el Estado. . 'I/ " siguientes. *1* " sigs. '1ACC'1B. En Atenas% no s!lo son e trasociales% sino casi e tralegales.% p$g. Aun cuando hubieran estado desde un comien)o bajo la dependencia del Estado (lo que no parece probable)% es un hecho que no afectaban a la estructura política. 6=C6A. ''1. B6 " sigs. (1A) Ob. '/IC'=1.corporaciones de comerciantes.&ase Nrancotte% 4Q-ndustrie dans la ?r&ce antique% tomo l% p$gs.&ase sobre el mismo car$cter moral de la corporaci!n para Alemania% ?ierUe% >as >eutsche ?enossenschaftsVesen% tomo -% p$g. **1.odo lo que decimos sobre la situaci!n de las corporaciones deja intacta la cuesti!n controvertida de saber si el Estado% desde un principio% ha intervenido en su formaci!n. cit% -% **I. cit. ('') Esta idea la hemos desenvuelto en 4e (uicide% p$g. (1*) 4a ma"or parte de los historiadores estiman que algunos colegios eran m$s o menos sociedades de socorros mutuos. (11) 4es +lasses ouvriRres en Nrance jusqu ST la 5&volution% -% 1 H/. '*B. (1B) Ob.% -% p$g.. nat.cit. (1/) Ob. (1=) 4a 5eligion romaine% --% p$gs. ('*) Parece m$s probable que las centurias así denominadas no contenían a todos los carpinteros% todos los herreros% sino s!lo a aquellos que fabricaban o reparaban las armas " las m$quinas de guerra.% KKK-. .

Pero la casta no es la corporaci!n Es esencialmente un grupo familiar " religioso% no un grupo profesional. cit. ---% p$rrafo /. -% cap. /*/ " sigs. Persisten% no s!lo porque sobrevivan% sino tambi&n por persistir algo de las necesidades a que respondían. . 4os dos grupos así constituidos podrían despu&s designar sus representantes a las asambleas comunes. (+onsultar Mougl&% 5emarques sur le r&gime des castes% Ann&e sociologique% -. L como la sociedad se encuentra organi)ada religiosamente% esta religiosidad% que depende de causas diversas% asigna a cada casta un rango determinado en el conjunto del sistema social. (*/) Esta especiali)aci!n no podría hacerse sin a"uda de asambleas electivas encargadas de representar a la corporaci!n. (*6) .iene cada una su grado propio de religiosidad. ('H) . (*1) Ib. Pero el testamento no es otra cosa que la facultad de derogar la regla del derecho .% -% 1B*.erhWltnss% 4eip)ig% 1BHA% passim% " todos los trabajos de (ohm sobre el particular.('A) Ob.er 5ietschel% 9arUt und (tadt in ihrem rechtlichen .% -% 1H*.) (**) 8o hablamos de la organi)aci!n internacional% la que% a consecuencia del car$cter internacional del mercado% se desenvolvería necesariamente por encima de esta organi)aci!n nacional% #nica que puede actualmente constituir una instituci!n jurídica. (*=) .X (*A) 8o queremos% sin embargo% decir que las circunscripciones territoriales est&n destinadas a desaparecer por completo% sino tan s!lo que pasar$n a un segundo plano.. (*') Es verdad que% cuando los oficios se organi)an en castas% ocurre que% r$pidamente% ocupan un lugar visible en la constituci!n social3 tal es el caso de las sociedades de la -ndia. 4as instituciones antiguas jam$s se desvanecen ante las instituciones nuevas% hasta el punto de no dejar rastro. . Adem$s% entre las diversas corporaciones de una misma localidad o de una misma regi!n% habr$ necesariamente relaciones especiales de solidaridad que reclamar$n% en todo tiempo% una organi)aci!n apropiada. 4a vecindad material constituir$ siempre un la)o entre los hombres3 por consiguiente% la organi)aci!n política " social a base territorial subsistir$ ciertamente. (*I) 5ietschel% ob. cit. Por lo dem$s% antes hemos demostrado que% incluso en la base de la corporaci!n% se encuentran siempre divisiones geogr$ficas.--% p$rrafo *. 4a primera% en el estado presente del derecho europeo% no puede resultar m$s que de arreglos libres efectuados entre corporaciones nacionales. (/I) Es verdad que% allí donde el testamento e iste% el propietario puede% por sí mismo% determinar la transmisi!n de sus bienes. En el estado actual de la industria% esas asambleas% así como los tribunales encargados de apliCcar la reglamentaci!n profesional% deberían% evidentemente% comprender a los representantes de los asalariados " a los representantes de los empreCsarios% como "a ocurre en los tribunales de prudShommes3 " ello en proporCci!n a la importancia respectiva% atribuida por la opini!n a esos dos factoCres de la producci!n. Pero% si es necesario que unos " otros se encuentren en los consejos directivos de la corporaci!n% no es menos indispensable que% en la base de la organi)aci!n corporativa% formen grupos distintos e independientes% pues sus intereses son con mucha frecuencia rivales " anCtag!nicos. cit. ('B) Ob cit. 9as su funci!n econ!mica nada significa en esta situaci!n oficial. Para que puedan libremente tener conciencia% es preciso que la adquieran por separado.er m$s adelante% -% ---% cap. --.% -% *1. (*H) . (*B) 4e (uicide% p$gs.% -% 1H1.er m$s adelante% lib.er m$s adelante -% --% cap. (!lo que no tendr$ "a su actual preponderancia% precisamente porque ese la)o pierde fuer)a.

>e +andolle prev& incluso% para un día no lejano% que la profesi!n de sabio " la de profesor% hasta ho" tan íntimamente unidas todavía% se disociar$n definitivamente. El círculo de sus investigaciones se restringe a un orden determinado de problemas o incluso a un #nico problema. 8o ha" que hacerse "a ilusiones sobre las tendencias de nuestra industria moderna3 se inclina cada ve) m$s a los mecanismos poderosos% a las grandes agrupaciones de fuer)as " de capitales% "% por consecuencia% a la e trema divisi!n del trabajo. 0o" día se ha generali)ado ese fen!meno hasta un punto tal que salta a la vista de todos. 8o solamente en el interior de las f$bricas se han separado " especiali)ado las ocupaciones hasta el infinito% sino que cada industria es ella misma una especialidad que supone otras especialidades. ($bese% en efecto% despu&s de los trabajos de Dolff% de . 4o mismo ocurre con las funciones artísticas " científicas. 4os matem$ticos " los naturalistas eran algunas veces eruditos o poetas. (in duda que en la antig@edad muchos pensadores se apercibieron de su importancia3 pero Adam (mith es el primero que ha ensa"ado hacer la teoría. A fines del siglo K.sucesorio3 " esta regla es la que constitu"e la norma con arreglo a la cual se efect#an las transmisiones Estas derogaciones% por lo dem$s% generalmente son mu" limitadas " son siempre la e cepci!n. DE LA DIVISIÓ DEL T!A"A#$ S$%IAL I T!$D&%%IÓ El problema. Al mismo tiempo% la funci!n científica% que antes casi siempre se acumulaba con alguna otra m$s lucrativa% como la del m&dico% la del sacerdote% la del magistrado% la del militar% se basta cada ve) m$s a sí misma. Esta dificultad en el siglo K-K "a no e iste% o al menos es mu" raraG (*). 4as funciones políticas% administrativas% judiciales% se especiali)an cada ve) m$s. Aun cuando en semejante materia convenga guardarse de generali)ar con e ceso% sin embargo% par&cenos ho" difícil poner en duda que las principales ramas de la industria agrícola se encuentran cada ve) m$s arrastradas en el movimiento general (1). 9.en en ella la le" superior de las sociedades humanas " la condici!n del progreso.on Maer% de 9ilneCEdVards% que la le" de la divisi!n del trabajo se aplica a los organismos como a las sociedades3 se ha podido incluso decir que un . Pero la divisi!n del trabajo no es especial al mundo econ!mico3 se puede observar su influencia creciente en las regiones m$s diferentes de la sociedad. Estamos lejos del tiempo en que la Nilosofía era la ciencia #nica3 se ha fragmentado en una multitud de disciplinas especiales% cada una con su objeto% su m&todo% su espíritu. E>e medio siglo en medio siglo% los hombres que se han se:alado en las ciencias se han hecho m$s especialistasE (').habrían sido incluso necesarias designaciones m#ltiples para indicar e actamente qu& tenían de notable en muchas categorías de ciencias " de letras hombres como Dolff% 0aller% +arlos Monnet. Adam (mith " (tuart 9ill todavía esperaban que al menos la agricultura seria una e cepci!n a la regla% " en ella veían el #ltimo asilo de la peque:a propiedad. En fin% el mismo comercio se ingenia en seguir " reflejar% en todos sus matices% la diversidad infinita de las empresas industriales% " mientras esta evoluci!n se reali)a con una espontaneidad irrefle iva% los economistas que escrutan las causas " aprecian los resultados% lejos de condenarla " combatirla% proclaman su necesidad. Aunque la divisi!n del trabajo no sea cosa que date de a"er% sin embargo% solamente a finales del siglo #ltimo es cuando las sociedades han comen)ado a tener conciencia de esta le"% cu"os efectos sentían casi sin darse cuenta. L aun esto no habría bastado todavía. .--. 9ostrando la naturale)a de los estudios de que se habían ocupado los sabios m$s ilustres desde hace dos siglos% 9. Es &l% adem$s% quien cre! este nombre que la ciencia social proporcion! m$s tarde a la Miología. 8o solamente el sabio "a no cultiva simult$neamente ciencias diferentes% sino que incluso no abarca el conjunto de toda una ciencia. >e +andolle observa que en la &poca de 4eibnit) " 8eVton Fapenas si le bastarían dos o tres designaciones para cada sabio3 por ejemplo% astr!nomo " físico% o matem$tico% astr!nomo " físico% o bien no emplear m$s que t&rminos generales como fil!sofo o naturalista. 4as recientes especulaciones de la filosofía biol!gica han acabado por hacernos ver en la divisi!n del trabajo un hecho de una generalidad que los economistas que hablaron de ella por ve) primera no hubieran podido sospechar.

EPerfeccionarse% dice 9.. (ecr&tan% es aprender su papel% es hacerse capa) de llenar su funci!n. Parece% sin duda% que la opini!n se inclina cada ve) m$s a hacer de la divisi!n del trabajo una regla imperativa de conducta% a imponerla como un deber. 8os parece que ese estado de desligamiento " de indeterminaci!n tiene algo de antisocial. Pero% en relaci!n con esos hechos% pueden citarse otros que los contradicen.es buscar " llegar a constituir un ser acabado " completo% un todo que se baste a sí mismo% o bien% por el contrario% limitarnos a formar la parte de un todo% el !rgano de un organismo< En una palabra% la divisi!n del trabajo% al mismo tiempo que es una le" de la 8aturale)a% .organismo ocupa un lugar tanto m$s elevado en la escala animal cuanto m$s especiali)adas son las funciones. Aun cuando manda a los hombres especiali)arse% parece siempre temer que se especialicen demasiado.. Yu)gamos cada ve) m$s necesario no someter todos nuestros hijos a una cultura uniforme% como si todos debieran llevar una misma vida% sino formarlos de manera diferente% en vista de las funciones diferentes que est$n llamados a cumplir. 0an pasado los tiempos en que parecíanos ser el hombre perfecto aquel que% interes$ndose por todo sin comprometerse e clusivamente en nada% " siendo capa) de gustarlo " comprenderlo todo% enCcontraba el medio de reunir " de condensar en &l lo que haCbía de m$s e quisito en la civili)aci!n. >os tendencias contrarias encu&nCtranse en presencia% sin que ninguna de ellas llegue a tomar sobre la otra una preponderancia que no deje lugar a dudas.es tambi&n una regla moral de la conducta humana% "% si tiene este car$cter% por qu& causas " en qu& medida< 8o es neceCsario demostrar la gravedad de este problema pr$ctico% pues% sea cual fuere el juicio que se tenga sobre la divisi!n del traCbajo% todo el mundo sabe mu" bien que es " llega a ser cada ve) m$s% una de las bases fundamentales del orden social. 7ueremos que la actividad% en lugar de dispersarse sobre una superficie amplia% se concenCtre " gane en intensidad cuanto pierde en e tensi!n. Este problema% la conciencia moral de las naciones se lo ha planteado con frecuencia% pero de una manera confusa " sin llegar a resolver nada. 8o pensamos "a que el deber e cluCsivo del hombre sea reali)ar en &l las cualidades del hombre en general3 creemos que est$ no menos obligado a tener las de su empleo. 4a divisi!n del trabajo social "a no se presenta sino como una forma particular de ese processus general% " las sociedades% conform$ndose a esta le"% ceden a una corriente nacida bastante antes que ellas " que conduce en el mismo sentido a todo el munCdo viviente. (i la opini!n p#blica sanciona la regla de la divisi!n del trabajo% no lo hace sin una especie de inquietud " vacilaci!n. >esCconfiamos de esos talentos e cesivamente movibles que% presCt$ndose por igual a todos los empleos% recha)an elegir un papel determinado " atenerse a &l solo. (entimos un alejaCmiento hacia esos hombres cu"o #nico cuidado es organi)ar " doblegar todas sus facultades% pero sin hacer de ellas ninCg#n uso definido " sin sacrificar alguna% como si cada uno de ellos debiera bastarse a sí mismo " formar un mundo inCdependiente. Un hecho semejante no puede% evidentemente% producirse sin afectar de manera profunda nuestra constituci!n moral% pues el desenvolvimiento del hombre se har$ en dos sentidos completamente diferentes% seg#n nos abandonemos a ese moCvimiento o le ofre)camos resistencia. 0o" día esta cultura general% antes tan alabada% no nos produce otro efecto que el de una disciplina floja " relajada (/). Para luchar contra la naturale)a tenemos necesidad de facultades m$s vigorosas " de energías m$s productivas.cu$l debemos querer< 8uestro deber . En resumen% desde uno de sus aspectos% el imperativo categ!rico de la conciencia moral est$ en vías de tomar la forma siguienteJ ponte en estado de llenar #tilmente una funci!n determinada. 4os que se sustraen a la misma no son% es verdad% castigados con una pena preCcisa% fijada por la le"% pero se les censura. 9as entonces una cuesCti!n apremiante se presentaJ entre esas dos direcciones% . El buen hombre de otras veces no es para nosotros m$s que un diletante% " negamos al diletantismo todo valor moral3 vemos m$s bien la perfecci!n en el hombre competente que busca% no el ser completo% sino el producir% que tiene una tarea delimitada " que se consagra a ella% que est$ a su servicio% tra)a su surCco. FEs triste% dice Yuan . Este descubrimiento ha tenido por efecto% a la ve)% e tender desmesuradamente el campo de acci!n de la divisi!n del trabajo " llevar sus orígenes a un pasado infinitamente lejano% puesto que llega a ser casi contempor$neo al advenimiento de la vida en el mundo. Así% el ideal moCral% de uno% de simple " de impersonal que era% se va diversificando cada ve) m$s. Al lado de m$ imas que ensal)an el trabajo intensivo ha" otras no menos e tendidas que se:alan los peligros. La no es tan s!lo una instituci!n social que tiene su fuente en la inteligencia " en la voluntad de los hombres3 se trata de un fen!meno de biología general del que es preciso% parece% buscar sus condiciones en las propiedades esenciales de la materia organi)ada. Un hecho% entre otros% hace sensible este estado de opini!n% " es el car$cter cada ve) m$s especial que toma la educaci!n. 4a medida de nuestra perfecci!n no se encuentra "a en producirnos una satisfacci!n a nosotros mismos% en los aplausos de la muchedumbre o en la sonrisa de aprobaci!n de un diletantismo preciso% sino en la suma de servicios proporcionados " en nuesCtra capacidad para producirlos todavía (6).

8uestro trabajo se dividir$% pues% en tres partes principales. (in duda% en principio% este conflicto nada tiene que deba sorprender. Pero tienen s!lo el inter&s de un hecho% no de una concepci!n científica. 8o nos dan% pues% un resumen de los caracteres esenciales que presenten realmente las reglas morales de tal sociedad o de tal tipo social determinado3 e presan s!lo la manera como el moralista se representa la moral. Muscaremos primera cu$l es la funci!n de la divisi!n del trabajo% es decir% a qu& necesidad social corresponde.ocqueville no es menos severo.Mautista (a"% darse cuenta de no haber jam$s hecho que la decimoctava parte de un alfiler3 " no se imaginen que #nicamente el obrero% que durante toda la vida maneja una lima " un martillo% es quien así degenera en la dignidad de su naturale)a3 lo mismo ocurre a aquel que por su profesi!n ejerce las facultades m$s sutiles del espírituG (=). 4a vida moral% como la del cuerpo " el espíritu% responde a necesidades diferentes e incluso contradictorias3 es natural% pues% que sea hecha% en parte% de elementos antag!nicos que se limitan " se ponderan mutuamente.raducen necesidades que nunca son m$s que parciales3 responden a alg#n desideratum particular " determinado que la conciencia% por una ilusi!n que en ella es habitual% erige en un fin #ltimo o #nico. 8o deja de ser menos cierto que% con un antagonismo tan acusado% ha" para turbar la conciencia moral de las naciones% "a que adem$s es necesario que pueda e plicarse de d!nde procede una contradicci!n semejante. Este estudio ofrecer$ adem$s el inter&s de que% como en Miología% lo patol!gico nos a"udar$ a comprender mejor lo fisiol!gico. (i encontramos que desempe:a un papel semejante a cualquiera otra pr$ctica cu"o car$cter moral " normal es indiscutible3 que si% en ciertos casos% no desempe:a ese papel es a consecuencia de desviaciones anormales3 que las causas que la producen son tambi&n las condiciones determinantes de otras reglas morales% podemos llegar a la conclusi!n de que debe ser clasificada entre estas #ltimas. 8ecesitamos descartar esas deducciones que generalmente no se emplean sino para figurar un argumento " justificar% fuera de tiempo% sentimientos preconcebidos e impresiones personales. 8ada autori)a a ver en las aspiraciones personales sentidas por un pensador% por reales que puedan ser% una e presi!n adecuada de la realidad moral. FA medida% dice% que el principio de la divisi!n del trabajo recibe una aplicaci!n m$s completa% el arte hace progresos% el artesano retrocedeG (B). Ninalmente% como no habría sido objeto de acusaciones tan graves si realmente no se desviase con m$s o menos frecuencia del estado normal% buscaremos clasificar las principales formas anormales que presenta% a fin de evitar que sean confundidas con otras. >e una manera general% la m$ ima que nos ordena especiali)arnos h$llase% por todas partes% como negada por el principio contrario% que nos manda reali)ar a todos un mismo ideal " que est$ lejos de haber perdido toda su autoridad. (abemos ho" lo que valen esas generali)aciones sumarias (H). 4a #nica manera de apreciar objetivamente la divisi!n del trabajo es estudiarla primero en sí misma en una forma completamente especulativa% buscar a qui&n sirve " de qui&n depende3 en una palabra% formarnos de ella una noci!n tan adecuada como sea posible. Normuladas al comien)o del estudio% antes de toda observaci!n de los hechos% no tienen por objeto dar cuenta de los mismos% sino enunciar el principio abstracto de una legislaci!n ideal completa. >eterminaremos en seguida las causas " las condiciones de que depende. L así% sin querer sustituirnos a la conciencia moral de las sociedades% sin pretender legislar en su lugar% podemos llevarle un poco de lu) " disminuir sus perplejidades. 1+uantas veces ocurre incluso que son de naturale)a m!rbida2 8o debería uno% pues% referirse a ellas como a criterios objetivos que permiten apreciar la moralidad de las pr$cticas. Para poner t&rmino a esta indecisi!n% no recurrimos al m&todo ordinario de los moralistas que% cuando quieren Fdecidir sobre el valor moral de un precepto% comien)an por presentar una f!rmula general de la moralidad para confrontar en seguida el principio discutido. . Por lo dem$s% si tanto se ha discutido sobre el valor moral de la divisi!n del trabajo% ha sido mucho menos por no estar de acuerdo sobre la f!rmula general de la moralidad% que por haber descuidado las cuestiones de . 0echo esto% hallar&monos en condiciones de compararla con los dem$s fen!menos morales " ver qu& relaciones mantiene con ellos. (in duda que no dejan de ser instructivas% pues nos informan sobre las tendencias morales que est$n en vías de surgir en momento determinado. . >esde comien)os del siglo% 4emonte" (A)% comparando la e istencia del obrero moderno con la vida libre " amplia del salvaje% encontraba al segundo bastante m$s favorecido que al primero.

(6) 4e Principe de la 9orale% p$g.A( (1) Yournal des Economistes% noviembre de 1BB/% p$g . . (1I) 4a division du travail &tudi&e au point de vue historique% en la 5ev. cit. (/) (e ha interpretado a veces este pasaje como si implicara una conCdenaci!n absoluta de toda especie de cultura general. Un m&todo semejante no tolera conclusiones científicas3 así% desde Adam (mith% la teoría de la divisi!n del trabajo ha hecho mu" pocos progresos.lll. (A) 5aison ou Nolie% capítulo sobre la influencia de la divisi!n del trabajo. 1/A)% en la que no es especialmente problema la divisi!n del trabajo% sino el processus de individuali)aci!n% de una manera general. 8O.E Para saber lo que objetivamente es la divisi!n del trabajo% no basta desenvolver el contenido de la idea que nosotros nos hacemos% sino que es preciso tratarla como un hecho objetivo% observarlo% compararlo% " veremos que el resultado de esas observaciones difiere con frecuencia del que nos sugiere el sentido íntimo (11). 1BH. (=) . (') >e +andolle% 0istoire des (ciences et des (avants% 'a edici!n% p$gina '=*.-l% p$g. (e ha ra)onado siempre como si fueran evidentes3 como si% para conocer la naturale)a% la actuaci!n% las causas de la divisi!n del trabajo% bastara anali)ar la noci!n que cada uno de nosotros tiene. (H) En la primera edici!n de este libro hemos desenvuelto ampliamente las ra)ones que% a nuestro juicio% prueban la esterilidad de este m&todo. '11. .---. 0a" discusiones que no es preciso prolongar indefinidamente. (B) 4a >emocracia en Am&rica% 9adrid% Yorro% editor. 6=A. (*) Ob. 0a" despu&s el libro de M@cher% >ie Entstehung der . +reemos ahora poder ser m$s breves. pol. En primer lugar% la (ociale >ifferen)ierung de (immel (4eip)ig% . En realidad% como del conte to se deduce% no hablamos aquí m$s que de la cultura humanisCta% que es una cultura general% sin duda% pero no la #nica posible.. . dS&con. E(us continuadores% dice (chmoller (1I)% con una pobre)a de ideas notable% se han ligado obstinadamente a sus ejemplos " a sus observaciones hasta el día en que los socialistas ampliaron el campo de sus observaciones " opusieron la divisi!n del trabajo en las f$bricas actuales a la de los talleres del siglo K. Pero% incluso ahí% la teoría no ha sido desenvuelta de una manera sistem$tica " profunda3 las consideraciones tecnol!gicas o las observaciones de una verdad banal de algunos economistas no pudieron tampoco favorecer particularmente el desenvolvimiento de esas ideas.olUsVirtschaft% recientemente traducido al franc&s bajo el título de Etudes dQhistoire et dSeconomie politique (París% Alcan% 1HI1)% " en el cual varios capítulos est$n consagrados a la divisi!n del trabajo econ!mico.% 1BBH% p$g.hecho que vamos a tocar. (11) >esde 1BH* han aparecido o han llegado a nuestro conocimiento% dos obras que interesan a la cuesti!n tratada en nuestro libro.rait& dQeconomie politique% lib.cap.