You are on page 1of 1

La vida es más fácil con Visa – caso práctico

El aparcamiento sin efectivo beneficia a la administración local

La historia
El introducir el chip y el PIN en los pagos de aparcamiento en Portsmouth ha hecho la vida más fácil y rápida para los conductores, más barata y manejable para el ayuntamiento, y más rentable para las tiendas locales.

La historia completa
La historia de Portsmouth es sólo un ejemplo de cómo los pagos electrónicos pueden mejorar la eficiencia y los ingresos del gobierno local. Muestra lo que se puede lograr cuando se unen los terminales automáticos con los pagos electrónicos. Los ciudadanos europeos realizan hasta 5.000 millones de pagos en aparcamientos y en maquinas expendedoras cada año, lo que prueba que hay un gran potencial para introducir este tipo de pagos no atendidos, tanto aquí, como en los transportes públicos o en los supermercados. Sin monedas, menos problemas En la actualidad, el sector público del Reino Unido está liderando la mejora de la eficiencia y del ahorro a través de los pagos electrónicos con tarjeta. El organismo de concesión de licencias de vehículos (DVLA en sus siglas en inglés) acepta tarjetas, el Ministerio de Justicia admite el pago con tarjeta, y también lo hacen las autoridades tributarias del HMCE (Her Majesty’s Revenue and Customs – la agencia tributaria británica). La mayoría de las autoridades locales aceptan los pagos con tarjeta para alguno o todos sus servicios, mientras que el programa de Tarjeta de Compras del Sector Público (Government Procurement Card) ha ahorrado al gobierno británico más de 860 millones de libras desde 1998 (se ha demostrado que esta solución ofrece un ahorro de 28 £ por transacción). Solamente en 2009 se gastaron más de mil millones de libras con las tarjetas Visa GPC. La aceptación de tarjetas puede ser utilizada por las organizaciones del sector público para recibir los pagos de los cargos de la comunidad, los impuestos empresariales, los alquileres y pagos de la educación, peajes, multas y tasas judiciales, cuentas médicas, y toda una serie de pagos por parte de los ciudadanos y empresas al gobierno. Con bajos costes y una gran comodidad, los pagos en terminales automáticos proporcionan una forma eficiente de estar abiertos, disponibles y receptivos 24 horas al día a través de un sistema de pagos rápido, fácil y seguro.

Cómo se utilizan las tarjetas
La gente que aparque en Portsmouth, Inglaterra, solamente tendrá que introducir su tarjeta en el parquímetro, seleccionar cuánto tiempo quiere estar, introducir su número PIN y recoger su ticket.

Ventajas para el usuario
En vez de estar limitados por las monedas que lleven en sus bolsillos, los conductores pueden permanecer en el aparcamiento todo el tiempo que quieran, pagando de forma rápida y fácil.

Ventajas para el gobierno local
Mientras se facilita que la gente pague para poder quedarse, el ayuntamiento de Portsmouth (la autoridad local encargada de los aparcamientos) también logra gestionar sus servicios de una forma más eficiente. No tienen que manejar dinero en efectivo (recogerlo, contarlo e ingresarlo es a la vez pesado y caro) ya que tienen acceso automático al registro electrónico que muestra el rendimiento y las tendencias de pago. Las tiendas de la zona también hacen más negocio (al pagar de forma electrónica, la gente suele alargar su estancia media en unos 30 minutos).

El futuro
Actualmente Portsmouth ofrece la opción del pago electrónico en 30 de sus 300 parquímetros; en un tiempo esperan extender este servicio a toda la ciudad. Se prevé que para entonces, un tercio de todos los pagos se hagan con tarjeta.

© Copyright Visa Europe 2010