You are on page 1of 16

Tantra Tai Chi ®

© Richard & Diana Daffner www.IntimacyRetreats.com 1-877-282-4244


Translated by Jose Andres Ponce

Posición de conexión individual (PCI).


Posición de conexión mutua (PCM).
El Despertar de la Energía.
La Trilogía Tántrica:
Sexo.
Corazón.
Bindi.
Trilogía con MANTRA.
Compromiso: SI!
Saludo del Corazón (reverencia).

Introducción:

El Tantra es una tradición espiritual hindú que reconoce a la energía


sexual como el camino hacia la transformación espiritual y la iluminación.
El Tantra estimula a disfrutar la plenitud mental, a vivir cada momento,
cada relación, el participar en cualquier actividad con conciencia de
finalidad y sentido de lo sagrado.

Los amantes del Tantra se rinden honores recíprocos como la encarnación


de la energía creativa divina. Ellos usan el hacer el amor como
herramienta para elevar la energía y crear estados sagrados de
conciencia, para reunificarnos en la unidad que existe antes de la
separación.

El Tai Chi, el programa de ejercicios chino de movimientos rítmicos y


suaves, es ejecutado con la misma conciencia mental del Tantra.

El Tantra Tai Chi es una modalidad de movimiento especialmente


diseñada para sincronizar y elevar la energía sexual amorosa a través de
ejercicios de pareja, que proveen de un mecanismo para profundizar en la
intimidad y en la conexión espiritual de la pareja. El Tantra Tai Chi puede
transformar la relación de pareja hasta convertirla en un verdadera
aventura amorosa constante!
1
El Tantra Tai Chi crea ambientes de intimidad. En la medida que cada uno
realiza los ejercicios, la pareja se conecta con su energía interior. Juntos,
comparten la profunda experiencia de la presencia amorosa total. Ello
puede lograrse con el uso de los ejercicios descritos mas adelante. No es
necesario aprenderlos todos; sin embargo, como en todo lo sexual, las
variantes y la creatividad le agregan mucho valor a la práctica del amor.

Chi (“Qi”)

Chi significa “energía vital”. Es la fuerza vital que circula dentro de


nosotros, que nos da la vida física. La energía del Chi está asociada con
nuestra sangre, así como con nuestras manifestaciones espirituales y
puede ser almacenada hasta en nuestros huesos. El Chi a veces se
pronuncia Qi, como Qigong, los movimientos chinos relacionados con la
salud (también conocidos como Chi Kung). En Japón se deletrea Ki y se
pronuncia Ki, como en Aikido (un arte marcial) y Reiki (una modalidad de
sanación). El Chi es también conocido con otros nombres. Los antiguos
Yogis lo llamaban prana y lo asociaban con la respiración. Los cristianos lo
llaman el Espíritu Santo. Los Físico Quánticos lo relacionan con la energía
quántica. En fin, el fondo de todo es que estamos hechos de energía en
movimiento y cuando nos damos permiso para conectarnos con esa
energía vital, nos acercamos a la Fuente, a su origen.

Compañeros de Ruta (SOLEmates):

La conexión con la tierra es esencial para la práctica del Tantra Tai Chi.
La tierra es fuente de energías magnéticas poderosas, un almacén de Chi.
Así que es muy importante estar concientes de nuestros pies! Si usted y su
ser amado son compañeros de ruta, así como almas gemelas, usted
sentirá una conexión muy especial entre sus pies y la tierra. Esto produce
una base de soporte muy fuerte, un sistema de conexión a tierra que les
permitirá abrirse a frecuencias más altas de energía y de amor.

Más lento es más sexy:

Mientras mas lento se ejecutan los movimientos, mayor es la carga


energética que se crea entre los miembros de la pareja. Y mientras mayor
es la carga energética, el amor es mas positivo. Las aventuras amorosas
2
tienen una gran carga de energía y misterio; agregar estas cualidades a la
relación de pareja es definitivamente muy beneficioso. Practique el Tantra
Tai Chi lenta, sensual e intencionalmente.

La respiración es esencial:

Respira relajadamente, con regularidad en las inhalaciones y


exhalaciones. Deja que tu respiración se coordine con tus movimientos.
Cuando los seres humanos nos concentramos y aprendemos cosas
nuevas, automáticamente tendemos a contener la respiración. Por eso,
cuando practiques Tantra Tai Chi, debes respirar con frecuencia. La
respiración comenzará a coordinarse con los movimientos. Cuando te
sientas cómodo con el movimiento, entonces puedes focalizar de nuevo en
la respiración, que te ayudará a enriquecer la experiencia. Siempre mantén
presente tu conexión a tierra y que tú eres compañero de ruta con la tierra
y de tu ser amado.

Manifestación de Energía:

En la medida en practicas los movimientos de Tantra Tai Chi podrás sentir


la energía fluir en tus manos (o en otras partes de tu cuerpo), o podrás
sentir algo de tibieza. Esos son signos de que la energía se eleva, se
mueve. En la medida en que continúas con tu práctica, puedes percibir un
sentimiento de trascendencia, espacioso, de amplitud. Puedes empezar a
reconocer los signos del amor. Cualquiera que sea el sentimiento que
reconozcas, recíbelo, acéptalo, respira con él y disfrútalo sin dejar de
practicar los movimientos.

Centros Sexuales:

El Tantra nos enseña que existen siete chakras (centros de energía) en el


cuerpo. Los Centros Sexuales son los primeros dos chakras: el chakra
raíz, de la sobrevivencia, y el chakra reproductivo, creativo y emocional. El
chakra raíz está conectado con las piernas y los pies y nos ayuda a
balancearnos y estabilizarnos con la tierra. El segundo chakra es donde
reside nuestra sexualidad creativa y nuestro potencial de relaciones.

El Centro Sexual es el primero de tres centros físicos sobre los cuales nos
enfocamos en la práctica del Tantra Tai Chi. El permitir que la energía se
3
acumule en el Centro Sexual requiere de confianza. Confianza en uno
mismo, confianza en nuestra pareja. La mayoría de las personas
consideran que tienen buen sexo cuando este Centro Sexual es
estimulado hasta promover liberaciones orgásmicas. El orgasmo se
convierte en el objetivo. La experiencia es placentera, sin lugar a dudas, y
hasta puede llevarte al éxtasis momentáneamente. Sin embargo, puede
producirte un desenlace poco satisfactorio, cuando no se ha producido una
conexión emocional con la pareja, o cuando uno de los amantes no llega al
clímax.

En el paradigma Tántrico de la sexualidad, podemos tener experiencias


sexuales extraordinarias con o sin orgasmos en los Centros Sexuales,
como describimos arriba.

El Centro Sexual lo encontramos en toda la región pélvica, incluyendo a


los órganos sexuales, las caderas, los muslos, el vientre y las nalgas.
También forman parte los órganos internos como la próstata en los
hombres y el útero y los ovarios en las mujeres.

“Yoni” es el nombre Tántrico para la Vagina. Es una palabra sánscrita


antigua que significa “fuente” y es utilizada en Tantra como “Espacio
Sagrado” o “Templo Sagrado”. Lisa y Marcia Douglass, autoras del libro
“Are We Having Fun Yet? The Intelligent Woman’s Guide to Sex” (Nos
estamos divirtiendo ya? Una guía inteligente de sexo para mujeres),
acuñaron un término excelente, “cligeva” para referirse a los puntos
específicos de los Centros Sexuales femeninos. El Clítoris (cli), el Punto
“G” (ge) y la Vagina (va). El término sánscrito para referirse al pene es
“lingam”. En Tantra, el lingam es visto con mucho respeto y reconocido
como “Vara de Luz”, que canaliza la energía creativa y el placer.

Posición de Conexión Individual (PCI).

La Posición de Conexión Individual (PCI) y la Posición de Conexión Mutua


(PCM) son dos prácticas que representan el corazón de la práctica del
Tantra Tai Chi. Juntas y separadas, ellas enriquecen la creación de
relaciones con un sentido continuo de desarrollo de amor infinito.

La Posición de Conexión Individual (PCI), que es sin movimiento, es la


posición inicial; marca el comienzo de la práctica del Tantra Tai Chi. Si tú
4
has meditado antes, seguramente reconocerás algunos aspectos de esta
posición. La PCI te provee de una configuración externa que te prepara
para conectarte con tu yo interior. Es una postura de pie, similar a aquellas
que vemos en otras formas de t’ai chi o qigong.

La PCI te invita al silencio, a conectarte contigo mismo. Cuando se practica


Tantra Tai Chi con la pareja, este es un momento de soledad. Pasar algún
tiempo solos es muy necesario para la salud de nuestras relaciones.
Debes aprender a estar parado sobre tus pies, conectado con tu poder
interior. A pesar de que están uno frente al otro, la PCI te permite
separarte, alejarte un poco de esa unidad compartida, para que te
conectes con la parte individual de tu ser que forma esa unidad
compartida.

Es como si fuera un tiempo privado, solo para ti, en el que puedes


recargarte con la fuente ilimitada de la energía universal. Esta posición es
una de las claves para lograr abrirnos a la intimidad. Aunque parezca muy
simple, esta posición te ofrece una base sólida. Puedes considerarla como
tu sillón preferido, donde te puedes sentar y acomodar como quieras.

Algunos podrían encontrar esta posición un tanto difícil de lograr. Al


principio, puede parecerte incómodo familiarizarte con tu propio yo. Pocas
veces se nos enseña a honrar nuestra existencia individual de esta
manera, como vehículo para entrar en comunión con otros a través de
nuestros corazones. Pero mientras mas la practiques, mas la disfrutarás,
incluso al punto de llegar a amarla!

Otros pueden llegar a sentirse como pez en el agua al asumir la PCI, al


punto de que pueden llegar a olvidar que tienen a su pareja enfrente.
Cuando estés solo, puedes estar en esta posición tanto como lo desees.

La PCI es el comienzo y el final, es la posición donde inicias y terminas la


práctica de Tantra Tai Chi. Cuando te nutres de esa energía universal, tú
tienes más que ofrecer a tu pareja. Cuanto más nos cargamos de esa
energía individual con miras a la conexión espiritual mutua, mas sentido le
encontramos a esa conexión.

Hacer el amor es una experiencia donde damos mucho y recibimos


mucho. La PCI te prepara para convertirte en receptor. Te enseña a
5
relajarte, a sentirte bien contigo mismo y sin tener que confirmar con nadie
si está bien o no. La Posición de Conexión Individual (PCI) te libera de la
sensación de tener que proveer, complacer o servir a tu pareja. Este es un
espacio vital solamente tuyo. No es egoísta en sentido negativo, sino
egoísta en el sentido de que está allí por ti y para ti, para cargar a tu alma
de energía positiva.

La PCI es un regalo que te das tú mismo, es tu conexión personal con lo


más profundo de tu alma, con esa parte de ti que no puedes ver con los
ojos, ni tocar con tus manos. Esa parte de ti que no puede ser mojada por
el agua ni quemada por el fuego. La PCI es la reafirmación de tu conexión
espiritual con tu interior. Estas parado allí, firme, decidido, sin temores,
sobre la superficie, absorbiendo toda la energía de la tierra a través de tus
pies.

Cuando estés en esta posición, relájate y entra en conexión con el lugar


que ocupas en el universo. Cuando te sientas cómodo en esa posición,
estarás sintiendo el amor propio a plenitud.

Posición de Conexión Individual (PCI). ¿Cómo se logra?

Párate frente a frente con tu pareja, separados unos tres o cuatro pies.

Tus pies deben estar juntos en los talones, haciendo forma de “V”; debes
poder distribuir tu peso equilibradamente sobre ellos; relaja tus rodillas.

Coloca tus manos con las palmas hacia abajo y tus dedos relajados
señalando hacia el frente. Coloca tus manos a nivel de tu Centro Sexual,
en la parte inferior del torso. Relaja tus hombros. Siente tu conexión con la
tierra.

Cierra los ojos.

Concentra tu atención a tu conexión con la tierra. Tus pies, tus manos,


relajadas, como si estuvieras echando raíces que te conectan con la
superficie. Conecta con tu Centro Sexual, reconoce su existencia, visita
cada una de tus partes.

Respira profundamente.
6
Mantén esta posición por un tiempo, mas o menos tres respiraciones
profundas o alrededor de 15 segundos.

Posición de Conexión Mutua (PCM)

Más fuerte y poderosa que un abrazo o cariño, esta posición puede


significar un reto porque con ella te abres a una conexión que va más allá
de lo físico.

La PCM siempre sigue a la PCI. Esto significa que tú te estarás moviendo


de tu espacio privado de meditación hacia un encuentro con tu pareja. Eso
es lo que llamamos relación, una conexión con otro. Después de 15 años
de matrimonio, Richard y Yo todavía nos referimos a nuestra unión como
un encuentro. El matrimonio podría ser definido como el compromiso para
mantenernos encontrados.

La PCM requiere la interconexión con tu pareja. Sin ningún tipo de


contacto físico o verbal, están erguidos allí, uno frente al otro. No existe
nada más que ustedes dos y la energía que ustedes traen a ese
encuentro. No hay lugar para esconderse, ni manera de evitar el poder
maravilloso de encuentro que el amor provee.

Disfruta la experiencia de estar allí, con tu ser amado, en la Posición de


Conexión Mutua. Seguirás focalizando internamente, como lo haces con la
PCI, mientras mantienes contacto visual con tu pareja. Pronto te darás
cuenta de que te expandes hacia un nivel de presencia mayor del uno y
del otro. Esto es lo que llamamos Intimidad Espiritual. Esta es la
conexión que todos buscamos, que necesitamos, que es conciente o
inconciente. Cuando estás conectado a este nivel, en este espacio,
reconoces el estar vivo. Estas libre de cualquier otra necesidad, deseos,
conflictos, problemas. Estar presente allí, frente a tu ser amado, en tu total
plenitud.

Cuando pasamos a la Posición de Conexión Mutua (PCM) nos


conectamos primero, simbólicamente, con tu opuesto femenino o
masculino. El balance del femenino con el masculino es la esencia del Tai
Chi. Alinear nuestra polaridad femenina / masculina es una de las
lecciones del aprendizaje del Tantra.
7
Practica la movilización desde la PCI hacia la PCM y mantente en cada
una de ellas por lo menos por tres respiraciones.

¿Qué pasa si no tienes compañero?

Si no tienes con quien practicar este movimiento, simplemente imagínate


que tienes a alguien al frente de ti. O, si prefieres, párate frente a un
tronco, un árbol. Los árboles son excelentes fuentes de conexión, porque
ellos están profundamente enraizados en el suelo, con lo cual proveen de
gran energía vital. También puedes practicar frente a un espejo.

Posición de Conexión Mutua (PCM). ¿Cómo se logra?

Estando en la PCI, relajate, flexiona un poco tus articulaciones.

Establece contacto visual con tu pareja. No puedes dejar de mantener ese


contacto, porque eso es lo que provee buena parte de la sensación de
intimidad.

… las mujeres:

Apoyen su cuerpo en el pie derecho, conectándose así con su masculino


interior. Liberado un poco el pie izquierdo, movilícenlo hacia la izquierda,
un paso más o menos, ampliando su postura de pies, alineándolos con los
hombros y apoyando con fuerza ahora en el pie izquierdo, en el lado
donde reside lo femenino.

… los hombres:

Apoyen su cuerpo en el pie izquierdo, conectándose así con su femenino


interior. Movilice hacia la derecha, un paso más o menos, tomando la
misma postura de su pareja, y apoyando fuertemente en su pie derecho,
donde reside su poder masculino.

… ambos:

Distribuyan el peso de sus cuerpos sobre ambos pies, con las rodillas
relajadas.
8
Ubíquense frente a frente, con los ombligos señalándose mutuamente.

Lentamente, abran las palmas de sus manos, los dedos indicando hacia
abajo y las palmas frente a frente.

Mantengan su atención en el suelo debajo de ustedes y en su Centro


Sexual, mientras a la vez revelan recíprocamente su Centro del Corazón
el uno al otro.

Nota: Si al finalizar tu posición PCI, abres tus ojos y tu pareja no los ha


abierto todavía, mantén la posición y mantén una mirada tierna hacia el
otro, hasta que se produzca el contacto visual. Solo cuando ambos hayan
hecho el contacto visual es cuando ambos, juntos, inician el movimiento
hacia la PCM. El poeta Rainer Rilke escribió: “Yo mantengo esta posición
como la tarea mas elevada en la comunión de dos personas: es la posición
en la cual cada uno se coloca frente al otro para proteger su frágil
individualidad desarmada”.

El Despertar de la Energía:

Despertar la Energía implica un movimiento sin esfuerzo que estimula la


elevación del Chi. Después de completar el Despertar de la Energía,
cuando vuelvas a la posición de PCI, seguramente notarás una profunda
diferencia en como te sientes!

Relájate y mantén conciencia de las plantas de tus pies.

¿Cómo lo haces?

Empieza en la posición PCM.

Baja un poco en altura. (flexionando las rodillas)

Manteniendo el contacto visual con tu pareja, mueve tus manos al frente


de tu Centro Sexual, con tus dedos señalando hacia tu pareja.

9
Inicia el desarrollo de movimientos circulares, hacia fuera, con ambas
manos, como si estuviesen puliendo el tope de una mesa. Mantengan las
manos relajadas y abiertas.

Haz 9 círculos energéticos hacia fuera.

Para y ahora reviertan los círculos, en la misma posición, girando las


manos en círculos, hacia adentro, por 9 veces más.

Regresen a la PCI. Respiren tres veces, y vuelvan a la PCM.

Con esto se logra el Despertar de la Energía.

La Trilogía del Tantra: Sexo, Corazón y Bindi!!!

Este es un movimiento que consta de tres partes, independientes y


separadas, seguido de un movimiento final que las conecta a las tres.

SEXO!

El sexo tiene su propia energía y nos define de muchas más maneras de


las que estamos concientes. Estamos atraídos por el sexo, nos
escondemos de él, le corremos, nos obsesionamos, le tememos, lo
amamos, estamos hambrientos de él, lo suprimimos, lo perseguimos y, al
final, sabemos casi nada de él. ¿Qué tiene el sexo con nosotros? ¿Qué
fuerza tan misteriosa surge de muy dentro de nuestro ser y nos demanda
tanta atención?

Esta parte tan vibrante de nuestro ser es una señal muy importante, que
nos guía en nuestras realidades existenciales, hacia el encuentro de
nuestro ser. Al permitir que la energía del sexo fluya a través de nosotros,
nos sentimos exuberantes, vivos, en éxtasis.

PC/Hui Tin, el Ejercicio de Kegel.

Movimientos pélvicos, unidos a cierta tensión y relajación de nuestros


músculos pubo coxigeos (PC) a nivel de la base de la pelvis, son una
manera eficiente de ayudarnos a encontrar el foco de nuestras
sensaciones en el Centro Sexual. Muchas mujeres están bien
10
familiarizadas con el Ejercicio de Kegel, desarrollado originalmente para el
control de la vejiga, usualmente luego del parto. Para el Tantra Tai Chi,
tanto hombres como mujeres pueden desarrollar el despertar de la
conciencia sobre el Centro Sexual tensando y relajando estos músculos.
Es fácil localizarlos, porque son los músculos que nos permiten interrumpir
el flujo urinario a voluntad. Esta área también contiene un centro muy
importante para los chinos, denominado el Hui Yin, considerado como la
llave sagrada que el Tao refiere como el punto de rejuvenecimiento y de
circulación del Chi.

SEXO

Comenzamos en la PCM.

Inhalamos profundamente.

Mientras exhalamos, flexionamos nuestras rodillas en una inmersión en


nuestra posición.

Mantenemos el contacto visual en todo momento, inhalamos de nuevo,


tensamos los músculos PC/Hui Yin y llevamos las manos al frente de
nuestro Centro Sexual, mientras mesemos la pelvis hacia el frente.

En la medida en que exhalamos, relajamos los músculos PC/Hui Yin,


llevamos las manos hacia atrás y devolvemos la pelvis a su posición
original.

Repetimos este movimiento 9 veces. Sientan la energía que fluye y


aumenta con cada vaivén.

Regresen a la posición PCM.

Luego de tres respiraciones, vuelvan a la posición PCI

CORAZON!

La mayoría de los individuos hacemos una profunda división entre lo que


es y está arriba de la cintura y lo que es y está debajo de la cintura.

11
En la práctica del Tantra se crea y concentra gran cantidad de energías a
nivel del Centro Sexual. Pero en lugar de que esa energía acumulada sea
liberada a través del orgasmo, los tantristas la utilizan para la expansión
individual, para moverla hacia el segundo Centro Sexual, el Centro del
Corazón. La visualización, la respiración, el movimiento y la intención son
las herramientas utilizadas para mover esta energía, desde el Centro
Sexual hacia arriba, recorriendo los chakras.

El Centro del Corazón está localizado en el torso, en la mitad del plexo, a


nivel de los senos o pectorales, dentro de la caja intercostal. Mover la
energía hacia el Centro del Corazón requiere mucha valentía emocional,
porque es en el Centro del Corazón donde experimentamos nuestros
sentimientos, tanto de alegría como de tristeza.

En Tantra, el Centro del Corazón es reconocido también como el campo


de lo espiritual. Cuando la energía sexual es movilizada hacia el Centro del
Corazón, podemos acceder al amor desde niveles personales e
impersonales.

En la medida en que expandimos nuestra energía desde el Centro Sexual


hacia en Centro del Corazón, mantengamos ambas áreas activas.
Permitamos que uno y otro centro se retroalimenten. El movimiento de la
energía es constante y continuo. Hay un flujo que va y viene, con una
circulación recíproca.

Con la práctica, el Centro del Corazón se agranda tanto que toca el área
de la garganta, que es el canal para la expresión del amor. En la base del
Centro del Corazón se encuentra el plexo solar y el diafragma, que
controla la respiración y nos ayuda a anclarnos en la experiencia de lo
corpóreo. El plexo solar, el corazón y la garganta son los lugares donde
encontramos los chakras 3, 4 y 5.

El “hacer el amor” puede comenzar en el Centro del Corazón y movilizarse


hacia el Centro Sexual. La cercanía emocional, en lugar de la
estimulación física, puede abrir la puerta hacia esta experiencia sexual.
Los amantes tántricos aprenden a permanecer unidos en el Centro del
Corazón mientras el Centro Sexual se despierta en una poderosa
excitación. El mantener el contacto visual entre la pareja ayuda a mantener
el ritmo de ambos, respondiendo armoniosamente a la música del amor.
12
CORAZON ¿Cómo se hace?

Empezamos en la posición PCM. Inhalamos profundamente. Exhalamos y


flexionamos un poco nuestras rodillas como para enterrarnos en la
superficie.

Sin dejar de mantener el contacto visual, inhalamos, tensionamos Hui Yin y


traemos las manos hasta el Centro del Corazón en la medida que
levantamos un poco nuestro cuerpo.

Mientras exhalamos, giramos nuestras palmas en sentido hacia abajo,


flexionando las rodillas y relajando Hui Yin, bajamos las manos y las
colocamos a los lados del cuerpo.

Repetimos nueve veces. Regresamos a PCI. Después de tres


respiraciones, volvemos a PCM.

BINDI!!

Cuando los Centros Sexuales y del Corazón han estado activos por un
cierto periodo, un solo punto dentro del centro de la cabeza es estimulado.
Este es el BINDI, localizado entre el punto del tercer ojo y la parte de atrás
de la garganta, justo debajo del séptimo chakra, el de la coronilla, en la
parte superior de la cabeza. El BINDI es un punto puramente espiritual.

Entrar al BINDI requiere que nos alejemos del ego, la personalidad, de


todo aquello que define y divide. No puede forzarse o reclamarse. La
presencia del BINDI requiere toda nuestra fe en el universo, y nuestra
aceptación de la realidad metafísica. Los amantes tántricos se reconocen a
ellos mismos como seres de la divinidad.

Cuando el Sexo, el Corazón y el Bindi son activados y se mantienen


alineados, se experimenta el fluir de la conciencia. La energía sexual es
transformada de una energía personal a una energía impersonal, de
formas independientes a formas unidas. Los amantes tántricos pueden
permanecer en este abrazo energético por largos períodos, promoviendo
la alineación recíproca de estos tres centros energéticos, navegando sobre
las olas energéticas que fluyen entre ellos.
13
Nuestras vidas se transforman a través de la práctica de Sexo… Corazón
… Bindi!!. No pasa un día de nuestras vidas en que no tomemos el tiempo,
aunque sea un minuto, para alinearnos el uno al otro tan profundamente
que si el tiempo se detuviera allí mismo, nuestras vidas serían completas.

Esto puede sonar como una exageración, incluso para mí, en este
momento así lo es. Pero en el momento que estamos alineados, que
servimos el uno al otro como recordatorio de nuestra verdadera naturaleza,
que es el amor, entonces, en ese momento, es una gran verdad. Nosotros
nos sentimos completos y no necesitamos nada más. En ese momento, no
hay tarea pendiente ni impulsos creativos que compitan con nuestra
atención. Somos el uno con el uno. En ese momento. Vivirlo todos los
días, tener más y más momentos como esos en nuestra vida, ser nosotros
uno con nuestra pareja, es la meta.

Bindi se siente como una expresión que incrementa nuestra dimensión.


Mis manos simulan la energía que se moviliza desde el Sexo, por el
Corazón y cuando alcanza a Bindi se produce una apertura maravillosa,
una explosión sublime en la parte superior de mi aura. Entonces,
inmediatamente, la energía vuelve otra vez al Sexo, conectándome de
nuevo, una y otra vez, para quizás evitar que mi espíritu vuele fuera del
planeta.

BINDI ¿Cómo se logra?

Comenzamos en la PCM. Inhalamos. Exhalamos y doblamos nuestras


rodillas.

Mantenemos el contacto visual con nuestra pareja; inhalamos,


tensionamos Hui Yin y elevamos nuestras manos, a través de nuestros
chakras, pasando por el frente del cuerpo hacia la cara. En la medida que
exhalamos, nuestras manos se extiende hacia lo alto y hacia fuera (la
palmas siempre hacia arriba) mientras las vas regresando a su posición
inicial, relajando Hui Yin. Las manos regresan a su posición. Hacemos esto
nueve veces. Regresamos a PCI. Respiramos tres veces y volvemos a
PCM.

La Trilogía con Mantra.


14
Un mantra es un sonido utilizado para la meditación y la concentración.
Para este movimiento, tres sonidos con necesarios: Sexo, Corazón, Bindi.

Es muy importante pronunciar claramente el energético mencionado,


porque esos son los centros que queremos activar como claves de nuestra
relación.

Esta es una práctica maravillosa mientras hacemos el amor. Pronunciar las


palabras claramente para focalizar nuestra atención en cada centro
nuestro y de nuestra pareja. También usamos las palabras para permitir
que nuestros amados sepan que estamos haciendo con nuestra energía
interior. Invítense recíprocamente a focalizar en un centro en particular.
Diviértanse haciéndolo, sean creativos y espontáneos.

Trilogía con Mantra. ¿Cómo la logramos?

Hacemos los tres movimientos, Sexo, Corazón y Bindi en una misma


secuencia, iniciando por Sexo, continuando con Corazón y terminando con
Bindi. En cada movimiento, preste atención a cada centro energético y
mencione la palabra Sexo, Corazón, o Bindi cuando corresponda.

Repita la secuencia nueve veces. Regrese a PCI. Después de tres


respiraciones, vuelva a PCM.

El Compromiso SI!!

El compromiso es un energía que moviliza y nos lleva hacia un


momentum. Decimos SI al uno y al otro, a la relación, a la vida. Sin pausa,
decimos SI una y otra vez, promoviendo que nuestros patrones cerebrales
y nuestros hábitos emocionales se muevan hacia la aceptación de
nosotros en cada uno del otro. Cada vez que dices SI, aumentas la
posibilidad de alcanzar y manifestar tus sueños. Cada vez que dices SI
estas aumentando la conexión auténtica con tu ser amado.

El Compromiso: SI ¿Cómo se logra?

Empieza en PCM.
Flexiona las rodillas y siente tu peso.
15
Lleva tu mano izquierda hacia delante, con tus dedos hacia tu amado y
lleva tu mano derecha hacia atrás.
La palma de tu mano izquierda debe enfrentar la palma de la mano
izquierda de tu ser amado.
Ahora, lleva tu mano izquierda hacia atrás y moviliza tu mano derecha
hacia delante, con tus dedos señalando a tu ser amado, terminando las
palmas de las manos una frente a la otra.
Mantén los brazos relajados y cerca del cuerpo, mientras alternas el
movimiento de manos.
Digan SI! En cada intercambio, mientras tensionan Hui Yin y relajan
inmediatamente después de cada cambio.

Hagan nueve ciclos o tantos como consideren necesarios.


Los últimos dos intercambios deben hacerlo en silencio y muy lentamente,
juntando las palmas esta vez por una o dos respiraciones.
Regresen lentamente a PCI.
Luego de tres respiraciones, vuelvan a PCM.

Saludo del Corazón (reverencia).

Para terminar el ejercicio, junta tus pies en PCI. Coloca tus manos en
posición de oración, la punta de tus dedos señalando hacia arriba y
colocando la parte posterior de tus pulgares junto a tu Centro de Corazón.

Manteniendo el contacto visual con tu ser amado, inclinan sus cuerpos


hacia delante, en revererencia, rindiéndose honores recíprocos como un
saludo profundo desde el corazón de ambos. Agradézcanse mutuamente
el haber compartido esta experiencia.

Cuando dos personas comparten esta energía del amor, la calidad del
amor en si misma se hace más disponible, mas reconocible, para todos los
seres de este planeta. Por ello, nosotros les damos las gracias.

Namaste.

16