HISTORIA, MEMORIA, ESTATUAS y PALOMAS. Capítulo 6.

Agosto 12, 2009
SOBRE LA MUERTE DE LAS ESTATUAS A propósito de las conmemoraciones alrededor de los « 473 años » de la fundación de la Ciudad y de la estatua de su fundador Sebastián Molano de Belalcázar, en Cali, Colombia, el 25 de Julio de 2009. Por Yves Moñino ( 1 ) Paris, 12 de Agosto de 2009
Publica : "NTC ... Ediciones virtuales" , http://ntc-ediciones-virtuales.blogspot.com/

No son sólo las inclemencias del tiempo, las revoluciones o las cagas de las palomas que acaban con las estatuas de bronce, también pueden servir, fundidas, para hacer obuses y cañones. Escasean los metales en Alemania durante la guerra. En octubre de 1941, el gobierno francés de Pétain, a las órdenes de Hitler, decreta :
Artículo 1 : Se procederá a la retirada de las estatuas y monumentos de aleaciones cobrizas, ubicados en los lugares públicos y locales administrativos, que no presentan un interés artístico o histórico.

Lehideux, el ministro petainista de la producción industrial, se encarga de evaluar el valor artístico e histórico de las estatuas de bronce para entregar a los nazis todas las que no cuadran con los valores del mariscal Pétain. Desaparecen de las plazas de París Étienne Dolet, Diderot, La Fontaine, Charles Fourier, Jean-Paul Marat, Victor Hugo, Rousseau, François Villon, Velázquez, Voltaire, Zola y otros ochenta humanistas, poetas, pintores, músicos, filósofos y revolucionarios, salvándose los santos y los reyes. Parece que la copia del Bolívar regalada por Venezuela, Colombia y otros paises andinos a la ciudad de París en 1930 fue fundida, pero no he hallado confirmación de ello. Sólo estoy seguro de que se encontraba en la Porte de Champerret antes de la guerra y que hoy en día está en el Cours-la-Reine, pero ¿será la misma copia de antes o la reproducción posguerra de esa copia? Sea lo que sea, pocas de las víctimas de bronce fueron rehechas y reinstaladas después de la guerra. El pedestal vacío del socialista utópico Fourier, después de ser coronado, en 1969, por una subversiva réplica de yeso pronto retirada por orden del gobernador de turno, luce ahora una cabina de vidrio y acero inoxidable, obra ilegal de un colectivo de artistas que materializa la ausencia de la estatua ; nuestro socialista alcalde de París aún no la ha hecho quitar, sólo prohibió el acceso a la cabina que sus antores habían acomodado para que cualquier transeunte pudiera subir y representar en carne viva a su propio Fourier :

Estatua de Fourier, 1900

La misma, verano 2008

invierno 2008

Étienne Dolet no ha tenido la suerte de Fourier. Hasta su pedestal de piedra desapareció hace años de la place Maubert en medio de la indiferencia general.

La estatua de Étienne Dolet, editor de Rabelais, en el lugar donde fue quemado con sus libros, por « blasfema, sedición y exposición de libros prohibidos »

La place Maubert ahora

Cómo mueren las estatuas : derribos dirigidos, espontáneos o trágicos (1) No me alegra mucho esta foto de un Colón tumbado y arrastrado en 2004 en Caracas, si interpreto bien lo que veo. Parece más el acto de un pequeño grupo de activistas ejecutando una orden de arriba « para

borrar la historia », que la alegre furia de una multitud desahogándose de siglos de opresión colonial. ¿Dónde fue a parar la estatua? (2) En cambio, la revolución húngara de 1956 contra la burocracia estalinista empezó el 23 de octubre con una manifestación de 300 000 personas delante del Parlamento de Budapest. A las dos de la mañana, decenas de miles de ellos se fueron al pie de la estatua de Stalin y la derrocaron con unos cables de acero traidos por los obreros del complejo industrial de Csepel. Las fotos son del día siguiente:

Stalin en pie. Las botas y el zócalo quedaron en el pedestal, el cuerpo fue arrastrado hasta el Centro.

Las inscripciones sobre el « Padre de los pueblos » no son muy caritativas (Vágd, nem apa significa « pégalo, no es tu padre ». Advertencia a los déspotas : un pueblo que se libera no siempre es tierno.

La fiesta duró poco. Las botas de Stalin y el pedestal entero desaparecieron después de la represión de la revolución por el ejército ruso, dejando 20 000 muertos en los combates calle por calle. Pero a la plaza vacía le quedó el apodo popular de « plaza de las Botas ». Después de 1989, una copia de las botas fue elevada en el parque Memento («¡recuerda!» en latin) de Budapest, lo que me parece una modo simpático de no olvidar el pasado. (3) También hay muertes trágicas para las estatuas. Todas las que el gobierno de Pétain mandó quitar fueron despedazadas, machacadas y fundidas en un mismo taller de chatarrería de París antes de ser enviadas a Alemania para acabar en obuses y cañones. Pierre Jahan, un fotógrafo que por casualidad vió entrar en el taller un camión de donde salían brazos y pies de bronce, lo siguió y los obreros, repugnados por la tarea que les tocaba hacer, le dejaron actuar. Ese día habían llegado el matemático Condorcet, reformador liberal y feminista durante la Revolución ; una enigmática belleza ; el revolucionario Jean-Paul Marat, director de L’Ami du Peuple ; los cocodrilos y serpientes que rodeaban desde los 1890 el bello conjunto escultural del Triunfo de la República en la plaza de la Nación, representando la reacción monárquica que amenazaba la república ; y unos cuantos más. De todas las fotos, publicadas en libro en 1947, y así sean las estatuas bellas, mediocres o feas, se desprende una extraña tristeza que invade el alma del más escéptico frente a la costumbre de petrificar o moldear en el bronce lo que sea. Las que traigo a continuación y muchas otras, se pueden ver en el sitio http://www.parisenimages.fr/, colección Pierre Jahan.

Conddorcet machacado

La violación de una Gioconda

Marat, sin brazos, se rie de su segunda muerte ; una de sus manos logra hacer un palmo de narices.

¡Pobres saurios! Después de que les hicieron desempeñar el papel de enemigos de la Revolución francesa, su agonía parece ilustrar el Apocalipsis.

Mis reflexiones sobre la « estatuficación » (qué feo galicismo el que me acabo de inventar) me llevaron más allá del tema debatido, las conmemoraciones alrededor de la estatua de Sebastián Molano de Belalcázar. Ella seguramente se morirá sin darse cuenta, suave y lentamente corroida por las deyecciones de las palomas, lo que después de todo es una suerte mejor que la de acabar destronada, insultada y apaleada, o peor aún, transformada en obuses para masacrar todo lo que vive. Yves Moñino Paris, 12 de agosto de 2009 ----• * TEXTOS ANTERIORES y ARCHIVOS :

Historia, Memoria, Estatuas y Palomas. Compilación
http://www.scribd.com/doc/18236483/Historia-Memoria-Estatuas-y-Palomas-Compilacion

. HISTORIA, MEMORIA, ESTATUAS y PALOMAS. Capítulo 5. http://ntc-documentos.blogspot.com/2009_08_09_archive.html