d o c u m e n t o s

S. OXFORD 1950 TALLER DE LEtRAS N° 48: 131-147. It also studies how Parra’s acquaintance with French poet Henri Pichette’s book of Apoèmes..N IALL BInnS ¿QUÉ HAY En Un nOMbRE? POEMAS Y ANTIpOEMAS ISSn U. antipoesía. no como poeta sino como “el antipoeta”. sus lecturas de los modernists angloamericanos T. 2011 0716-0798 Dossier: “What is Poetry?. En muy poco tiempo Nicanor Parra llegó a ser reconocido internacionamente. del poeta francés Henri Pichette. and his discovery of Aristophanes in a performance of The Birds affected his writing and his choice of the title Poemas y antipoemas. Nicanor Parra quickly became internationally recognised not as a poet. his reading of North American modernists such as T. The article examines the origin of the title (chosen by Nicanor Parra during his years as a postgraduate Science student at Oxford) and the implications of the prefix “anti”. and analyses the way in which this prefix has determined the reception of “antipoetry”. tuvo un éxito extraordinario. como título. Eliot. Palabras clave: Nicanor Parra. as a title. Ezra Pound and William Carlos Williams. but as “the antipoet”. Eliot. a la vez que examina la forma en que éste ha condicionado la recepción de la “antipoesía”.es Poemas y antipoemas.. Se estudia el impacto que tuvieron en Parra (y en la elección del título Poemas y antipoemas) su conocimiento en Inglaterra del libro Apoèmes. y su descubrimiento de Aristófanes a través de una representación de la obra Las aves. miradas trasatlánticas ¿Qué hay en un nombre? Poemas y antipoemas u. lo que se mueve es poesía”: Nicanor Parra. Aristófanes. Recibido: 3 de abril de 2011 Aprobado: 11 de abril de 2011 131 ■ . antipoetry.S. Aristophanes. Oxford 1950 Niall Binns Universidad Complutense de Madrid nbinns@filol.. Poemas y antipoemas. Ezra Pound y William Carlos Williams.ucm. was extraordinarily successful. El artículo indaga en el origen de este título (escogido por Nicanor Parra durante sus años de estudiante de postgrado en Oxford) y las implicaciones que conlleva el prefijo “anti”. Keywords: Nicanor Parra.

sólo hay uno. directa y exclusivamente. el surrealista Paz? Son términos históricos. autor de Oxford 1950.TALLER DE LEtRAS N° 48: 131-147. though probably even 1  Poemas y antipoemas se publicó en 1954. La verdad es que es un raro privilegio esta exclusividad del antipoeta y se debe a la muy atinada decisión. se publicaron los primeros antipoemas: “La trampa”. sino del “gran poeta Parra. “Hay un día feliz” y “Es olvido”. pero contiene poemas escritos a partir de 1938. Con cualquiera de ellos. los señalados arriba). I was walking through a bookstore and noticed the book Apoèmes by the French poet Henry Duche. grandes poetas. a Nicanor Parra. críticos y el propio autor han adoptado lo antipoético como una seña de identidad y singularidad inapelables: antipoesía. So the word ‘anti-poem’ had already been used in the 19th century. El origen del título Poemas y antipoemas Nicanor Parra ha contado. y un buen puñado de poetas revolucionarios. Entrevistado en 1971 para la revista neoyorquina Review. parciales en su alcance: no sirven para identificar. por parte de Parra. En otra antología. Lezama Lima y Paz son poetas. Es uno de los títulos más eficaces de la historia. Entre las nubes silba la serpiente y Oxford 1950. “Los vicios del mundo moderno” y “La víbora”. Neruda. Estamos ante un caso único: un poeta con una denominación de origen para él. Romeo and Juliet Escribo “antipoesía”. En la antología de Tomás Lago Tres poetas chilenos (1942) se publicaron una primera versión de “Sinfonía de cuna”. y nada más que Nicanor Parra. Conviene recordarlo: hay muchos grandes poetas. en cambio. cuando se encontró en una librería –tal vez la célebre Blackwell’s de Broad Street– con un libro francés titulado Apoèmes. Antipoeta. Pensamientos varios. una verdadera hazaña de merchandising poético. Es curioso pensar cuánto hay de azaroso en esto. sólo para él. 13 poetas chilenos (1948) de Hugo Zambelli. Nicanor Parra. la historia de la literatura del siglo XX sería otra y estaríamos hoy hablando no del antipoeta. y se sabe de inmediato –como si fuese una obviedad– que me refiero a la obra de Nicanor Parra. Aquí van seis: Material de lectura. Ya tenía casi todo el libro escrito1 y manejaba varios posibles títulos (entre ellos. ¿Quién más puede decir lo mismo? ¿El creacionista Huidobro. Aplicar estos términos a otro es tildarlo de epígono. es el “antipoeta”. los telúricos Neruda y Mistral. lectores. en cambio. bastantes poetas eximios. y los textos ya definitivos de “Se canta al mar”. Mistral. afirmaría: “I came across the title in England in 1949 or 50. de nombrar su segundo libro Poemas y antipoemas. 2011 What’s in a name? That which we call a rose By any other name would smell as sweet Shakespeare. A pan y agua. el neobarroco Lezama Lima. Veinte años y un día. del “eximio Parra de los Pensamientos varios” o del “revolucionario Parra. en diversas ocasiones que le surgió la idea del título Poemas y antipoemas durante sus años de estudiante de cosmología en Oxford. antipoema y antipoetanos remiten. A partir de entonces. sobre todo si se recorren otros de los títulos que barajaba Parra para ese libro de 1954. de 1954. ■ 132 . autor de Material de lectura”. adonde llegó con una beca de postgrado del British Council. Huidobro.

Hoy es fácil saberlo: no existe el escritor Henry Duche. durante una charla en un liceo de Temuco. un surrealista tardío vinculado desde mediados de los años cuarenta con Antonin Artaud2. firmó la plaquette Xylophonie (que consistía en el texto “Histoire entre La Groume et Dieu” de Artaud y un apoème de Pichette). en las notas que preparé (mea culpa) con Ignacio Echevarría para el primer tomo de las obras completas de Parra. Me pareció la palabra antipoema más fuerte.NIALL BInnS ¿QUÉ HAY En Un nOMbRE? POEMAS Y ANTIpOEMAS U. lo cual me parece igualmente improbable. el autor del retrato (¿de Pichette?) en el vuelto de la portada del mismo libro Apoèmes (1947) que Parra encontró en el escaparate o los estantes de esa librería de Oxford. ¿Realmente se había olvidado del nombre del autor? ¿Realmente creyó que era un libro del siglo XIX? Los problemas cronológicos y la duda respecto a la autoría de Michaux (“un poeta francés. un artículo publicado en 1988 en la Revista Chilena de Literatura y más tarde como prólogo de la edición de Cátedra de Poemas y antipoemas. también. Me llamó mucho la atención a mí esta palabra. más expresiva. autor. lo cual me parece poco probable (sobre todo en el segundo caso: Henri Michaux es un autor de sobra conocido). más complicado antes de la época de internet. El libro se llamaba Apoemas. el maquillaje que perpetramos –no recuerdo si conscientemente– en la charla reproducida por Iván Carrasco es parecido: en vez de Apoemas. y por su parte. reproduce el fragmento de la entrevista de Patricio Lerzundi citado arriba. con guión). por supuesto. en “Para una poética de la (anti)poesía”. Henri Pichette (Parra 914). René de Costa. puliendo libros: un mamotreto. un poeta más joven que el propio Parra. Un buen día pasé frente a una librería. 133 ■ . creo que Henri Michaux. pusimos el título en francés Apoèmes. escribiendo. simultáneamente. 3  Se podría plantear. Habría que preguntarse si es un desconocimiento verdadero o calculado3. y en lugar de “Henry Duche”. Me dije: “¿Por qué no le pondría directamente ‘antipoemas’ en vez de ‘apoemas’?”. en Inglaterra. o bien erratas de edición. Pero. me pareció –a pesar del acierto– una palabra que estaba a medio camino. un poeta francés. Parra manifiesta un desconocimiento radical del autor de Apoèmes. ¿Henry Duche o Henri Michaux? Averiguarlo era. Artaud fue. que estaba en la vitrina. OXFORD 1950 the Greeks had used it” (Lerzundi 65). En 1982. en el año 1950-51. pero con dos cambios: en vez de Apoemas. “apoemas”. el nombre correcto del autor: Henri Pichette (Costa 14). me llamó mucho la atención un libro que se exponía en ese tiempo. la posibilidad de que los dos nombres equivocados –Henry Duche y Henri Michaux– sean errores de escucha o transcripción por parte de Patricio Lerzundi e Iván Carrasco. El autor verdadero era Henri Pichette (1924-2000). (Carrasco. A-poèmes (así. el poeta belga –no francés– Henri Michaux nunca publicó un libro con ese título. en 1946. Prefiero pensar que los “errores” son –deliberadamente o no– obra de Parra. que la palabra apoema. creo que Henri Michaux”) ostentan sobre todo 2  Resulta curioso ver cómo los críticos han maquillado estas equivocaciones. Con él. Para leer 41) La confusión respecto al autor de Apoemas es curiosa. Por otra parte. además. Parra ofrecería una nueva y más elaborada versión: Yo estaba en ese tiempo en la Universidad de Oxford. y en vez de Henri Michaux.

es más que probable que los cuatro “apoèmes” de Michette le hayan resultado demasiado exaltados y grandilocuentes en su delirio surrealista.TALLER DE LEtRAS N° 48: 131-147. quizá. Parra. la literatura y la sociedad. “El ángel. cartas– para explicar y consagrar por escrito. Tragedia novelada. para acercarse al mundo de Parra. “El túnel” y “Los vicios del mundo moderno”. la importancia muy particular que tiene este tipo de discursos orales. que fue publicado por primera vez por René de Costa en la edición de Cátedra de Poemas y antipoemas (1988). en comentarios hechos a viva voz por Parra en una entrevista o en una charla informal en un liceo temucano. par souci d’expéditionner pour la zone voltaïque le no man’s land et les sous-sols de la poésie telle qu’elle oxygène depuis toujours” (Pichette 48. 30 o 31 de Noviembre de 1949” (1022-1023). Por eso. no se sabía de qué se trataba. la asociación libre ocurría generalmente en el plano de la pura retórica y no en el plano psicológico. al discurso “Poetas de la claridad”. y terminaría sirviendo sólo como un punto de partida para acceder a su título definitivo. que un estímulo. a estas alturas. etc. su trayectoria. Por otra parte. De todos modos. simplemente. para nuestros conocimientos de Parra. como se ve. a pesar de que estaban llenos de relámpagos” (90). 2011 la poca importancia que otorgaba Parra a la identidad del escritor: lo que importaba era. No era más. con afán de permanencia. es notable que el título llegó a interesar a Parra pero no a convencerlo. dirigido a Tomás Lago y firmado en “Oxford. la cursiva es del original). ■ 134 . En ningún momento se insinúa que haya llegado a abrir las páginas del libro4. textos autobiográficos.. y sobre todo. c’est-à-dire l’exposition de l’homme et toutes ses situations vitales et puisque la poésie actuelle n’est que le jeu de macaques officiels ou de retardataires essoufflés. es decir. ha evitado sistemáticamente la prosa no ficcional. Por último. de 1958 (707-711) y al discurso de bienvenida a Pablo Neruda que pronunció en la Universidad de Chile en 1962 (715-738).. el relato ficcional y la autobiografía. que fue titulado “Improvisaciones más o menos premeditadas” y publicado en 1975 en el único número de la revista santiaguina Manuscritos. de 1948 (Parra 671). el hecho de ver el libro de marras no dentro de la librería sino en la vitrina (en la segunda versión de la anécdota) sugiere que no hacía falta un acercamiento mayor –con el título era suficiente– y hace pensar que el autor no sentía ninguna tentación de examinar el hipotético interés de los “apoemas”. Otros escritores (entre ellos. el título Apoemas. en cambio. entre la prosa poética. tenía sus reticencias frente al movimiento. frente a sus practicantes chilenos: “Los poemas surrealistas en general eran ultrafragmentarios: no se sostenían estados de ánimo siquiera. Dentro de la prosa ficcional Parra ha sido igualmente parco: no ha escrito más que tres cuentos de los años treinta –”Gato en el camino”. en fin. era “un amor de todo la vida” (91) y aunque haya ecos del surrealismo y alusiones a prácticas surrealistas en textos como “La trampa”. ensayos. la course aux louanges. como dijo Parra a Leonidas Morales. le fin du fin de la fumisterie. desde sus comienzos poéticos. sus “grandes” precursores chilenos) aprovechan los diversos géneros de prosa no ficcional –manifiestos. con muy escasas (aunque notables) excepciones5. en el caso de haber abierto el libro Apoèmes. sus lecturas. je serai apoète Apoète aussi. los lectores y críticos han tenido que recurrir a sus (anti)poemas más 4  Si llegó a abrir el libro. No se han publicado epistolarios de Parra y hay una sola carta que ha sido leída y comentada con interés por la crítica: se trata de un texto fascinante. Fragmento” y “Tomás o el ayudante del otoño”– y un texto híbrido. la courte échelle à la politique. y sus visiones de la poesía. Me estoy basando. Conviene señalar. Parra sí habría descubierto alguna ráfaga de desobediencia frente al canon no tan lejana a sus propias búsquedas: “Reste la poésie. 5  Me refiero a la brevísima poética que escribió para la antología 13 poetas chilenos. demasiado semejantes a gran parte de la vanguardia chilena que rechazaba. sans doute. Aunque el surrealismo. y sobre todo las entrevistas.

Nicanor Parra. con la imagen que clausura el primer texto de la sección antipoética de Poemas y antipoemas. y lo hablado se pierde a no ser que alguien esté a mano con una grabadora y con las ganas y el tiempo de procesar y transcribir lo escuchado. y a un entrevistador que lo invita a convertirse en un lector y un crítico de su propia poesía. en una nota sobre el título Poemas y antipoemas. antipoet and wizard. en cambio. que es uno de los más importantes poetas chilenos modernos. por ejemplo. la colección definitiva de las entrevistas que hizo a Parra en 1970 y luego en 1989-1990. OXFORD 1950 metapoéticos y autorreflexivos pero sobre todo a sus múltiples entrevistas6. sentido. / donde está toda la ciencia / revolucionaria de Einstein / trabaja para meterse / en los sesos del lector” (150). sus declaraciones sobre el origen del título Poemas y antipoemas han tenido la función estratégica de acentuar su propia originalidad en la elección del título: él. Resulta curioso constatar la alusión de Bustamante y Ballivián a Einstein al comienzo de un “antipoema” titulado “Ciencia”: “El libro profundo. El diálogo recorre una multiplicidad de zonas temáticas: biográficas. 8  En varias ocasiones Nicanor Parra ha vinculado la antipoesía a sus estudios científicos de la relatividad y la indeterminación (véase. / nuevo pero siempre cuadrangular. evolución. Piña 31-32). Según Morales: “las Conversaciones incluyen a un entrevistado. algunos de ellos probablemente desconocidos por Parra en 1950. además. radicalmente personal. sociales. sólo ha hablado de los suyos. etc.’ Parra probably assumes that his readers take the connection for granted” (Grossman 17). tanto en el epitafio del cuarto canto –“Aquí yace Vicente antipoeta y mago” (Huidobro 400)– como en la autopresentación que hace el alter ego del autor en el primero: “Soy el ángel salvaje que cayó una mañana / En vuestras plantaciones de preceptos / Poeta / Antipoeta / Culto / Anticulto / Animal metafísico cargado de congojas / Animal espontáneo directo sangrando sus problemas” (377-378). Parra. 7  Edith Grossman. señala: “His strategy was to capture the attention of the public with a title that was provocative and challenging. The most curious aspect of Parra’s recounting of how he came upon the name for his book is that he has never mentioned Huidobro’s use of the word in his well-known epitaph: ‘Here lies Vicente Huidobro. “Advertencia al lector”: “¡Y yo entierro mis plumas en la cabeza de los señores lectores!”. 135 ■ . tuvo la agudeza de fijarse en el sugerente Apoèmes y la habilidad de traducirlo y recrearlo en un título nuevo. Quiero decir: en sus textos de prosa autobiográfica y metaliteraria Huidobro y Neruda escribieron sus infancias y sus inicios poéticos. otros precursores. además. Parra. Hubo. Esta “estrategia” ha tenido una consecuencia muy concreta: dificultar la vinculación de la obra de Parra con cualquier utilización anterior de los términos “antipoeta” y “antipoesía”. Vincular el título Poemas y antipoemas con el libro de Duche-Michaux-Pichette es una manera subrepticia de disfrazar este “curioso” olvido del precedente huidobriano7. Más allá de las intenciones reales de Nicanor Parra al entrevistarse con Patricio Lerzundi en el verano estadounidense de 1971 o al dirigirse a los alumnos del Liceo A-23 de Temuco en noviembre de 1982.NIALL BInnS ¿QUÉ HAY En Un nOMbRE? POEMAS Y ANTIpOEMAS U. Pero todas las zonas tienen en común el ser pertinentes desde el punto de vista de la autocomprensión que Parra puede ofrecer de la problemática que su poesía nos plantea” (Morales 10-11). de análisis de fenómenos culturales o literarios. la sintonía de este interés por “meterse / en los sesos del lector”. Durante los años veinte el peruano Enrique Bustamante y Ballivián publicó en Buenos Aires un libro vanguardista titulado precisamente Antipoemas (1927)8 y el argentino Nicolás Olivari fue tildado de “antipoeta” 6  Véase el prólogo de Leonidas Morales a Conversaciones con Nicanor Parra. abordando en ella problemas de génesis. que haría historia. Llama la atención. forma. de lecturas. políticas. y notoriamente con las empleadas por Vicente Huidobro en Altazor.

a las figuras dominantes. que no eran. algunas veces a Gabriela Mistral y siempre y sobre todo a Pablo Neruda11. Muchos adelantados a su tiempo son pasados por alto en rastreos posteriores” (Salas 76-77). ■ 136 . La revista de los franco-tiradores. ostensiblemente. a raíz de “Las brigadas de choque”. a la distancia. 11  Sobre la violenta. la naturaleza subversiva y rupturista de la obra de Parra. al menos.TALLER DE LEtRAS N° 48: 131-147. se mantendría durante los años siguientes y suscitó declaraciones de solidaridad por parte de intelectuales de muchos países. Su intento era hacer estallar las estructuras establecidas. el prefijo “anti” ha sido determinante en la lectura que se ha hecho de la (anti)poesía y en el lugar que hoy ocupa en el “canon” de la poesía en lengua castellana. El calificativo. y de “toro furioso” (Parra 146). que entró en el campo poético chileno –el campo de batalla de la poesía chilena– peleando. Por otra parte. que dirigía González Tuñón. la crítica ha tendido a buscar en el rupturismo la esencia de toda la (anti)poesía de Parra. Y arremetiendo contra cadencia y forma.. pero sin dar origen a eruditas tesis académicas. pero en la que “no cabe duda / que el más gallo se llama / Pablo Neruda”. ya una parte de la crítica consideraba a Olivari un verdadero antipoeta. en su Manifiesto de 1963. Ya se sabe: a Vicente Huidobro. que cayeron en el olvido. que le disgustaba. partiendo del prefijo “anti” y de la patente iconoclastia de estos y otros poemas. y que reiteró en la “Cueca de los poetas”. La guerrilla literaria. Ocurre. Del otro lado de los Andes –contra viento y marea– otro poeta lo había hecho ya tres décadas antes.). vivas y muertas. cuando llegó a Santiago de la mano de Neruda en octubre de 1937– ya había subido en 1933 “por la boca / de los albañales” para “asustar a los burgueses desprevenidos”. tanto métricas como rítmicas y verbales. más que breves llamaradas. duradera y hasta póstuma rivalidad entre Huidobro. ¿Qué hay en un nombre? El prefijo “anti” Qué duda cabe. hacia la poesía de “pequeño dios”. casi chulesca. grabada por su hermana Violeta en 1966. No cabía duda. en la que Pablo de Rokha “es bueno” y Vicente Huidobro “vale el doble y el triple”. 10  La alusión al antipoema se encuentra al comienzo de la tercera sección del poema “Las brigadas de choque”. hasta los últimos versos: “Corre que ya te agarra / Nicanor Parra” (936-937). El escándalo que provocó este texto. El hostigamiento judicial contra el poeta. véase el libro de Faride Zeran. Se conoce de sobra el repudio que expresó Parra. publicado en Contra. Mario Rodríguez publicó en 1974 9  “Treinta años antes de que el chileno Nicanor Parra se convirtiera en el paradigma de la antipoesía. Parra escribiría en los años sesenta: ‘Los poetas bajamos del Olimpo (. con sus incitaciones a la violencia revolucionaria. y se enfrentó desafiante. alusiones y versos sueltos que no hicieron escuela antipoética. el también argentino Raúl González Tuñón –a quien Parra debe de haber conocido. de “vaca sagrada”. estableció un sistema creativo. en la que son “lindos” los poemas de “la Gabriela Mistral”. a Pablo de Rokha. se adecúa a la poética olivariana. condujo a la confiscación del quinto y último número de la revista y al encarcelamiento durante cinco días de Tuñón (Saítta 31). De Rokha y Neruda. y lo logró. gritando y aullándoles el “antipoema” (Saítta 367)10.. El poeta no es un alquimista. 2011 por su libro La musa de la mala pata (1926) (Salas 76)9. en agosto de 1933. Ahora bien. además. La anécdota de los Apoèmes sirve para desviar cualquier esfuerzo por relacionar la antipoesía parriana a estos antecedentes. es un hombre como todos’. y de acuerdo con ciertas premisas teóricas. Marca. según puede rastrearse en varias entrevistas de la época.

ensayó una teoría del antipoema según la cual cada texto antipoético de Parra sería un pequeño acto de subversión. entonces. la imagen creacionista. Hay dos cosas que merecerían comentarse en relación con esta respuesta. En este sentido. un Neruda. ¿hasta qué punto. discursivo o referencial. antimanifiestos. por ejemplo. Da lo mismo que esta lectura implique una simplificación a veces flagrante. la antipoesía se apropiaría de estos modelos e iría reproduciéndolos. antioraciones. es la “antipoesía” una marca válida y sustanciosa sólo en Chile y más bien un señuelo en otros contextos? Quiero hacer constar aquí que no me cabe ninguna duda de que sí hay una ruptura. con cortes bruscos y cambios tajantes de época y escenario. En una entrevista con Mario Benedetti de 1969. al poema y al lenguaje poético su aura. de la “poesía sin pureza” y de la búsqueda de lo cotidiano en Odas elementales. y sólo existiría en función y en oposición a lo ajeno. destructor de mitos”.NIALL BInnS ¿QUÉ HAY En Un nOMbRE? POEMAS Y ANTIpOEMAS U. Olvidémonos de los injertos del habla que ya estaban en Los gemidos de Pablo de Rokha. es una poesía anti-todo” (Benedetti 52). sin duda. Así se escribe –empobreciéndola. en Parra. por supuesto. que consagró en la crítica parriana las nociones de la desmitificación y la desacralización. unas preguntas: ¿hasta qué punto el prefijo “anti” retiene su sentido cuando se traslada fuera del campo poético chileno. etc. el vate que predica desde las alturas de Macchu Picchu. en Nicanor Parra: la escritura antipoética.una reescritura satírica de un determinado “modelo” textual. también es una poesía anti-Vallejo. de la guerrilla literaria y de los grandes egos y las vastas aspiraciones poéticas de un Huidobro. el poema ya no es un texto de resonancia sagrada y el lenguaje poético se puebla de las palabras y los giros coloquiales de la vida cotidiana. Los “manifiestos” de Parra serían. que sea en realidad –como diría Harold Bloom– una mala lectura. Hacer hincapié en el elemento “anti” tiene el valor. siempre en contra. cuando dijo que “no conozco otro antecedente para [la antipoesía] en Hispanoamérica que no sea la poesía de César Vallejo” (Alegría 190). toca ahora la antipoesía. se prestó al juego. etc. El poeta deja de ser un demiurgo. De manera parasitaria. o se prestó en parte al juego. de acentuar la ruptura poética que sí encarnó la obra de Nicanor Parra y se ha señalado siempre –como logro revolucionario– el hecho de que Parra le quita al poeta. Todo lo anterior era poesía. El propio Nicanor Parra. el yo poético más titubeante y el lenguaje menos grandilocuente de un César Vallejo? ¿No es problemática la noción de una antipoesía antivallejiana? Así lo intuyó. Fernando Alegría. cuando el uruguayo comenta que oyó hablar alguna vez de la antipoesía como una poesía anti-Neruda. un de Rokha? ¿Qué tiene que ver con ellos y con ese mundo. el lenguaje oracular. Se nutriría de lo ajeno. al menos. La escritura 36-47). antes los mundos inventados. invirtiéndolos y distorsionándolos. habría un antes y un después de Parra muy evidentes: antes el poeta “pequeño dios”. Si es así. y más tarde Iván Carrasco. olvidémonos del autocuestionamiento de los postulados creacionistas de Altazor. despojándola de matices– la historia de la literatura. el poeta profeta. tan válida como sustanciosa. en realidad. una inversión y distorsión satírica de la poesía tradicional de amor. sus poemas de amor. es una poesía anti-Mistral.. (Carrasco. pero creo que se manifiesta en un sentido más complejo 137 ■ . Primero. su “Padre nuestro” y su “Agnus Dei”. OXFORD 1950 el importante ensayo “Nicanor Parra. Nicanor le contesta: “Si ésta es una poesía anti-Neruda.

es una poesía anti-Mistral”. o esas poesías. y me uno aquí a unas ideas recientes de Eduardo Milán. Para el “lector cautivo” de esa poesía. 2011 y probablemente más profundo. pero también es una poesía en la que resuenan todos estos ecos” (Benedetti 52). el libro de Nicanor Parra simplemente no era poesía. y a la vez la confusión “metáfora=poesía”. Llegamos aquí a algo central en Parra. que se desarrolla en constante diálogo –y no sólo ruptura– con los demás. este dúo. y en ella nos caemos constantemente los críticos. por lo menos en parte. Pero a la vez. que de una manera u otra no lo influya a uno” (46). que es heredero de la vanguardia pero que desconfía profundamente de los mitos de la novedad y la originalidad que ésta amparaba. Sigue la cita: “es una poesía anti-todo. contó lo siguiente: A continuación. procedente del surrealismo y otros movimientos de la vanguardia. Fíjense ustedes que yo relacionaba. Volvamos a las palabras de Parra citadas arriba. más interesante. que su obra –que cualquier obra– está impregnada por la de sus precursores. es leer la obra de Parra como poesía. Pero más productivo. también es una poesía anti-Vallejo. había que cambiar de paradigma. aunque haya dado lugar a la rígida identidad de Parra como antipoeta y de su obra como antipoesía. no hay persona con que uno hable. sola. que la ruptura es parcial. para aceptar a Parra. una anti-poesía. enseguida. “Si ésta es una poesía anti-Neruda. Es una buena forma historicista de leer a Parra. di un segundo paso: me pareció que la palabra antipoema. Aceptémoslo. producto “del Siglo de Oro español que entró por la ventana del exilio durante la dictadura de Franco” (Milán 36). una de las expresiones poéticas más intensas– de nuestra época convulsa. Cada poeta es el producto de sus lecturas y para un poeta como Parra. más allá de la estridencia y la violencia retórica. este otro producto. que se llama el antipoema. contaba nada más que la mitad de la historia. es en realidad de una notable sutileza.TALLER DE LEtRAS N° 48: 131-147. como una expresión poética –yo diría. en términos muy reales. en el que dominaban “la confusión imagen=poesía”. estrambótico. porque ¿dónde quedaban los poemas? Y entonces me pareció que el libro que yo estaba trabajando en ese tiempo debía titularse Poemas y antipoemas. más vital. más o menos destartalado. de manera muy consciente. a mediados del siglo XX. o sea. además. o bien. para leer a Parra. Por otra parte. todas las voces –literarias o no– sirven de alimento. En la misma entrevista lo decía: “prácticamente no hay autor que uno lea. Como profesor de física yo estaba acostumbrado a trabajar ■ 138 . recordemos que leer la poesía de Parra como antipoesía significa estar condenado a leerla en función de la ruptura. Durante su charla en el liceo de Temuco. después de hablar del encuentro con el libro Apoèmes y la decisión de bautizar su propia obra como antipoesía. según las cuales la revolución fundamental que aportó Poemas y antipoemas a la literatura de Hispanoamérica tiene que entenderse en un contexto histórico. conviene recordar que el propio título Poemas y antipoemas. en el libro debían aparecer dos objetos diferentes pero complementarios: los poemas tradicionales y. Parra rompe pero sabe. La antipoesía era.

el principio masculino y el femenino.. entonces..NIALL BInnS ¿QUÉ HAY En Un nOMbRE? POEMAS Y ANTIpOEMAS U. (Carrasco. mediante un proceso llamado “proceso dialéctico” que consiste más o menos en lo siguiente: se hace un planteamiento. Sobre este último poema Parra ha contado (en su entrevista con Juan Andrés Piña) lo siguiente: En esa época yo tenía la siguiente sensación: que estaba entrando en materia. del título del libro. Oxford 1950. es más tradicional y menos antipoética que “Carta a una desconocida”. este planteamiento origina automáticamente el antiplanteamiento o contraplanteamiento. y esa entrada estaba dada por el 139 ■ . Recuerdo que Nicanor Parra me mostró una vez. supuestamente. es la síntesis. no resultó tan inocente [. pero se puede decir con casi toda seguridad que escribió en Oxford “Advertencia al lector” y “Soliloquio del individuo”. de ese libro Poemas y antipoemas. Poemas y antipoemas no es otra cosa que Yin y Yang. cómo funciona la historia y cómo funciona el espíritu humano. entonces pensaba en términos de protones y electrones. en términos de cargas positivas y negativas.. así opera el espíritu humano. evidentemente. en su casa de La Reina. inocente entonces. y así opera la historia nada menos. Lecturas decisivas: los modernists angloamericanos En los “datos biográficos” que acompañaron el análisis y selección de textos de Parra que publicó Enrique Lihn en 1951. Como tantas veces sucede. Parra es más complejo que sus lectores y sus críticos. OXFORD 1950 con átomos. la luz y la sombra. Fíjense ustedes que ese juego. a su juego de simplificaciones. un gran cuaderno de su época inglesa que debía de contener esas notas. que se encuentra en medio de los que son. los antipoemas? Además. y lo que hay que hacer a continuación. elucubraciones a posteriori. A los críticos de Parra se nos hace la boca agua al pensar en ese libro de notas que nunca se publicó. y en parte. [.] En realidad. ¿El primer texto. “Sinfonía de cuna”. Es imposible saber con exactitud cuáles son los textos “ingleses” de Parra.] Pienso en estos momentos en ese principio marxista fundamental: cómo funciona la naturaleza. Para leer 41-42) Estas son. Así opera la naturaleza en todos sus cambios. Poder revisar ese cuaderno ayudaría a aclarar el impacto que tuvo en el (anti)poeta su estancia en la ciudad universitaria por antonomasia de Inglaterra. un impacto que fue lo suficientemente grande para que barajara como posible título Oxford 1950. en buenas cuentas. Oxford 1950 (poesía)” (Lihn 287).. hay una lógica maravillosamente huidobriana –“los cuatro puntos cardinales son tres: el Norte y el Sur”– o vallejiana –un “grupo dicotiledón” con “propensiones de trinidad”– en el choque irresoluble de las dos partes del título con las tres secciones del libro. se apuntaba: “Obras por publicar: Notas al borde del abismo (notas). aunque –como ya se ha dicho– se presta a veces. el frío y el calor. pero no es tan fácil dividir Poemas y antipoemas entre “poemas tradicionales” y “antipoemas”.

“dolor” y el toque trivializador que supone la palabra “torcuato”13. Para seguir en esa investigación yo hubiera necesitado la soledad que tenía en Inglaterra. “Advertencia al lector”. geniales algunos. los tres nombres contra los cuales se rebela sean Neruda. como recurso instrumental de equilibrio” (167). (Piña 27-28) 1949. T. Eliot. 1950 y 1951 fueron años de soledad y exploración pero también años de lecturas decisivas en la trayectoria de Parra. escrito por Parra en Inglaterra –según él mismo me ha contado– aunque no fue publicado hasta Versos de salón (1962). Tenía la impresión de que estaba llegando a una zona que era la zona propiamente tal. Por otra parte. Queda señala así la ruta de la antipoesía” (Millas 166). en este sentido. tanto porque. en su (anti)poesía abundan “sillas y mesas”. 2011 “Soliloquio del individuo”. como porque hace de pronto un nudo desconcertante en los hilos de la bien hilvanada reflexión que la precede. Eliot” (Parra 1023). Entre los poetas de la época. 12  Parra repudia el egocentrismo y la solemnidad decimonónica de la generación anterior. equívocamente asociada a ‘arcoiris’ y ‘dolor’. por eso. como nuestro común amigo Pablo [Neruda]”. También me rebelo en contra de los profetas y en contra de los pensadores proféticos estilo T. titulado así en francés. que lo resume todo. Huidobro y Eliot (Parra 1023)12.S. cómo te dijera yo. Incluso los propios antipoemas [¿los textos publicados en 1948: “La trampa”. ciertos rumores que venían de alguna parte y sentía que ésa iba a ser la poesía.S. y el “Soliloquio” era nada más que el pórtico: escuchaba. las trivializa con su plebeya irrupción. es una reescritura muy intencionada de “Conversation galante”. cuya preponderancia en el campo poético inglés de la época era tan grande como la de Neruda en el chileno. en su comentario sobre los versos citados. “ataúdes” y “útiles de escritorio”. se convirtió para él en uno más de los padres precursores que había que desplazar o matar (reincido en la imaginería parricida de Harold Bloom). donde lo escribí. 14  Así lo señala Mario Rodríguez.S. Eliot” 179-181). Se trataría de la “técnica del anti-clímax. que la tarea de “incorporación de términos tradicionalmente ajenos a la poesía” había sido iniciada “por Pablo Neruda en algunos poemas de Residencia en la tierra. del corte del “Soliloquio del individuo”. Rechaza a “nuestros poetas románticos”. estilo Huidobro. “T. Llama la atención. y no la precariedad chilena. buenos. Esa línea se interrumpió para siempre. Este ha reconocido la fascinación que le produjeron John Donne (sobre todo el “Death.TALLER DE LEtRAS N° 48: 131-147. que en la carta de “30 o 31 de Noviembre de 1949” que Parra envió a Tomás Lago desde Oxford. el texto “inglés” que inaugura la tercera sección de Poemas y antipoemas. y a continuación declara: “estoy en contra de los tristes y de los angustiados. el poema “Conversación galante”. “La víbora” y “Los vicios del mundo moderno”?] los consideraba prescindibles. del propio Eliot (Binns. Es. por ejemplo: ‘Walking around’ ■ 140 . El “autor” defiende con tono desafiante el nuevo léxico que propone: en vez de “arcoiris”. que conociera ya el arte desde antiguo. La utilización sistemática de un léxico cotidiano remite a las lecturas inglesas de Parra14. de la misma manera como estoy en contra de los bufones. be not proud” del décimo de los Holy Sonnets) y William Blake. el texto más explícitamente iconoclasta o “anti” del libro. sirve como una especie de prólogo metapoético a los más destacados (anti)poemas del libro. que no son más que “cantores de ópera. malos o excelentes a veces. 13  “Esa palabra ‘torcuato’.

yo exalto mi punto de vista. Ahora bien. en cambio. yo no desprestigio nada O. al crítico o profesor que vigila en defensa del buen gusto y la tradición. El “lector” está presente desde el título del (anti)poema de Parra. Cuidado. Son las voces del orden y la tradición. 141 ■ . Los lectores de Parra.NIALL BInnS ¿QUÉ HAY En Un nOMbRE? POEMAS Y ANTIpOEMAS U. Los “doctores de la ley” que se oponen al léxico cotidiano representarían al lector oficial. se preguntarán los amigos lectores: “Si el propio autor empieza por desprestigiar sus escritos. Pongo por las nubes mis creaciones.S. son díscolos y abiertamente hostiles. 15  “Preguntaréis: Y dónde están las lilas? / Y la metafísica cubierta de amapolas? / Y la lluvia que a menudo golpeaba / sus palabras llenándolas / de agujeros y pájaros? // Os voy a contar todo lo que me pasa” (Neruda 369). (Parra 33-34) A primera vista. Eliot y otros” (68). mejor dicho. “Sus lágrimas. en la poesía de habla inglesa a través de W. Conforme: os invito a quemar vuestras naves. y se asemejan mucho a las y ‘Caballero solo’ y. estas voces antagonistas podrían relacionarse con las voces de lectores inquietos que incorporó Neruda al comienzo y al final de “Explico algunas cosas”. OXFORD 1950 Esas lecturas. T. ¡Qué podrá esperarse de ellos!”. a los que se dedicó a convencer de la necesidad de un cambio de poética mediante su relato de la cornucopia republicana rota por las bombas y la sangre por las calles. “¿A qué molestar al público entonces?”. Me vanaglorio de mis limitaciones. y concretamente las lecturas que hizo de los modernists angloamericanos (y no sólo de Eliot). el poema de España en el corazón en el que rechazaba la poética vanguardista de su obra anterior15. Auden. y el “autor” adelanta desde el inicio que no responderá por las “molestias” ocasionadas por su libro y que el lector “tendrá que darse siempre por satisfecho”. a las que el autor se pone a rebatir con sus propios argumentos: Mi poesía puede perfectamente no conducir a ninguna parte: “¡Las risas de este libro son falsas!”.H. lo más llamativo de “Advertencia al lector” es la introducción en el texto de las voces contestatarias de varios hipotéticos “detractores” y “amigos lectores”. le deben de haber mostrado el interés muy particular que tenía la New Poetry por la comunicación con un lector poco acostumbrado –antes de las segunda y tercera décadas del siglo XX– a una poesía tan directa. pero hay una diferencia clave. en estas páginas se bosteza” “Se patalea como un niño de pecho” “El autor se da a entender a estornudos”. Como los fenicios pretendo formarme mi propio alfabeto. argumentarán mis detractores. Neruda contaba implícitamente con la complicidad de sus lectores. con mucho mayor vigor. ¡artificiales!” “En vez de suspirar.

el año de la llegada de Parra a Oxford– en las estanterías de la librería donde se topó con Apoèmes. No hay constancia de que Parra haya leído a William Carlos Williams en Inglaterra. traduciría el (anti) poema “Solo de piano” (la traducción se encuentra en Poems and Antipoems. I do not disown you. William Carlos Williams era el anti-Eliot. En 1923. previsiblemente. los comentarios del antólogo Víctor Castro: “Cuando Nicanor Parra vuelve de su viaje a Europa. Observe the irritation in general: “Is this”. 2011 voces convocadas por algunos de los modernists angloamericanos que él debe de haber leído en Oxford. “the nonsense that we expect of poets?” “Where is the Picturesque?” “Where is the vertigo of emotion?” “No! his first work was the best. que pocos años más tarde. publicado por la editorial neoyorquina New Directions en 1967). mientras que T. pero es plausible que haya encontrado la antología Selected Poems –publicada también en New Directions en 1949. llevaron a Parra a valorar públicamente su obra17. es el predilecto de los poetas jóvenes norteamericanos junto a Pound. Aún más interesante me parece otro modernist. que también. donde Elliot [sic] mal digerido destruye todo lo ‘chileno’ que se había señalado en su primera producción” (191). Recién llegado de Chillán. Here they stand without quaint devices. adolorido tanto por la 16  Véanse. I was twenty years behind the times so you found an audience ready. el interés de Williams por una poesía basada en los ritmos y el léxico del habla estadounidense así como la veneración que le profesaron amigos y contemporáneos de Parra como Allen Ginsberg. Here they are with nothing archaic about them. because I had just come from the country. Para Ginsberg y otros poetas de su generación. do not you disown your progeny. 17  En una entrevista de 1968 con Jorge Teillier. de Ezra Pound y las primeras estrofas de su poema de 1913 “Salutation the Second”: You were praised. Más tarde. Eliot y Dylan Thomas se han caído de espaldas” (Teillier 79). en 1950. también. dice. por ejemplo. S. William Carlos Williams. de insospechable humor inglés. my books. they say. también recibió elogios en Santiago por su juvenil Cancionero sin nombre (1937). por ejemplo. (Pound 86-87) Parra debe de haberse identificado con el comienzo de este poema.TALLER DE LEtRAS N° 48: 131-147. ■ 142 . antes de su muerte en 1963. éste señala: “Nicanor Parra admira a William Carlos Williams. nos entrega una poesía de ensayo. y lo cierto es que el propio Williams se reconoció en ese papel. Es el caso. y también anticipaba la hostilidad y las acusaciones de lectores que echarían de menos sus poemas primerizos16.” “Poor Dear! he has lost his illusions”. estaba ensayando una (anti)poesía con “nada arcaico” y “sin recursos pintorescos”.

el lector se conocía a sí mismo tal como había sido veinte años antes. Este. en su poesía y concretamente en Spring and All. era capaz de relacionarse íntimamente con el ayer y el mañana. con Europa. You seem neither to have suffered nor. en el caso de Pound). que niega a la obra de Williams la categoría de poesía. se exponía a la voz de un detractor imaginario. When you have suffered you will write differently”? (Williams 177) La ausencia de emoción. pero en vista de la complicidad de intereses entre Williams y Parra. la falta de ritmo y la incomprensibilidad son algunas de las acusaciones de este muy molesto detractor. se trata de un uso incidental. You moderns! it is the death of poetry that you are accomplishing. This could help to explain the stridency of Spring and All. I cannot understand this work. you have no faith whatever. they make fun of humanity. Eliot and Pound– were quite well established. al que citó in extenso: What do they mean when they say: “I do not like your poems. poetry that inspired.e. Olivari y Bustamante y Ballivián. llamándola “la antítesis misma de la poesía” y denigrándola como “antipoesía”. in 1923. Como sucedió con la utilización del término por parte de Huidobro. Is this what you call poetry? It is the very antithesis of poetry. Debido a este escapismo. y también. OXFORD 1950 invisibilidad de sus propias búsquedas de una nueva poesía americana como por los muy visibles éxitos internacionales de Pound y Eliot.. en vista del rechazo que ambos compartían 18  “Of course. new heights of exaltation. y era capaz de imaginar cómo sería en veinte años más. in fact. poetry that interpreted our deepest promptings. la burla. to have felt anything very deeply. No. Williams would have felt on the defensive. cruel. more or less. Acostumbrado a la “fantasía” poética. which might be understood as the consequence of a poet who is less well established trying to route some attention to the project of the imagination” (Knight 156). pretendía desnudar a este lector. pero era totalmente incapaz de conocerse hoy.. y hasta con lugares como la Giralda sevillana y el Partenón. al que antepuso un prólogo sin título que se centra en la figura del lector de poesía18.NIALL BInnS ¿QUÉ HAY En Un nOMbRE? POEMAS Y ANTIpOEMAS U. for not only was he still. It is antipoetry. Poetry that used to go hand in hand with life. but also those whose project (i. What in God’s name do you mean? Are you a pagan? Have you no tolerance for human frailty? Rhyme you may perhaps take away but rhythm! why there is none in your work whatever. It is the annihilation of life upon which you are bent. González Tuñón. por tanto. There is nothing appealing in what you say but on the contrary the poems are positively repellent. que emprendían una renovación poética a partir de una recuperación contemporánea de la gran tradición europea (y oriental. that led us forward to new discoveries.e. según Williams. Williams. con todo lo alejado y lo imposible. había perdido la conciencia de un contacto inmediato con el mundo. new depths of tolerance. You have not yet suffered a cruel blow from life. Williams publicó su libro Spring and All. 143 ■ . They are heartless. en el “momento”. tradition) he castigated –i. en el presente. volver a conectarlo con la realidad. Asia y África. y a la vez seguramente ofuscado por el triunfo reciente de The Waste Land de Eliot. without reputation.

De Rokha. hiperculta y profética poesía de Eliot. ■ 144 . “Advertencia al lector” comienza así: “El autor no responde de las molestias que puedan ocasionar sus escritos: / Aunque le pese. vinculé la imagen de los pájaros que enterraban en sus propias cabezas los cadáveres de sus padres –se trata. sino por el definitivo Poemas y antipoemas. se enfrentó mediante la burla y la parodia a los tres grandes de la tragedia: Esquilo. / El lector tendrá que darse siempre por satisfecho. ningún otro de sus textos incorpora tantas alusiones culturales. y para que los hombres empezaran a venerar en el futuro a ellas.TALLER DE LEtRAS N° 48: 131-147. no es imposible que este prólogo de Spring and All haya servido. Hasta los “discursos de sobremesa” que empezó a escribir a comienzos de los años noventa. Oxford 1950: el maestro Aristófanes “Advertencia al lector” es un (anti)poema insólito en la obra de Parra. Neruda19. como otro estímulo más para que se inclinara no por Oxford 1950 u otro de los títulos. / Sabelius. Sófocles y Eurípides. 19  Así lo argumenté en un artículo de 1995 (Binns. una carga para el poeta joven. / Después de haber reducido a polvo el dogma de la Santísima Trinidad / ¿Respondió acaso de su herejía? / Y si llegó a responder. el protagonista Pistotero ayuda a las aves a construir una ciudad amurallada en las nubes para impedir la comunicación con los dioses e interceptar el humo de los sacrificios que se les hacían. en Las aves. Aristófanes. Recordé que a lo largo de su obra. para Parra. “Nicanor Parra” 83-99). las aves. Tal vez se debía a la cercanía de sus lecturas de Pound y Eliot. el único autor de comedias que ha sobrevivido de la Grecia clásica. tal vez a la necesidad de enmascarar un sigiloso ataque a la “Santísima Trinidad” de sus grandes precursores en la poesía chilena: Huidobro. por otra parte. 2011 ante la solemne. de la cual intentaba librarse Parra rompiendo con sus precursores (expulsándolos de su cabeza) y escribendo una poesía que buscaba ante todo el contacto con el lector: “¡Y yo entierro mis plumas en la cabeza de los señores lectores!”. ¡cómo lo hizo! / ¡En qué forma descabellada! / ¡Basándose en qué cúmulo de contradicciones!” (Parra 33). El (anti)poema termina con una alusión a Las aves de Aristófanes: Los pájaros de Aristófanes Enterraban en sus propias cabezas Los cadáveres de sus padres. Este desafío al Olimpo significó una subversión del orden que en mi lectura de 1995 relacioné con el desafío que suponía Poemas y antipoemas para el “Olimpo” de la poesía chilena. pero notablemente en Las ranas. que además de teólogo fue un humorista consumado. (Cada pájaro era un verdadero cementerio volante) A mi modo de ver Ha llegado la hora de modernizar esta ceremonia ¡Y yo entierro mis plumas en la cabeza de los señores lectores! (Parra 34) En la obra de Aristófanes. y en vista también de los seis títulos en busca de un autor que rodeaban al chileno sin convencerlo del todo. de una alondra– con la angustia de la influencia de Harold Bloom y con la noción del padre-precursor como un peso muerto.

es casi seguro que en 1950 Parra ya conocía la obra. Además. and so does the poetry. el anciano Gilbert Murray. en el verano siguiente. y puede que haya sido el modelo fundamental para Parra en la época de la elección del título para su nuevo libro. con la técnica del anti-clímax. y más aún de la poesía. publicó su traducción de Las aves20. en su entrevista con Patricio Lerzundi. volvió a formarse en 1947. Un par de años más tarde. era una invitación a pensar en los términos antagónicos del “anti”. Las aves era una obra muy presente en Oxford durante los años que Parra estuvo en Oxford. “Total cero” –un (anti)poema sobre el suicidio de Pablo de Rokha– afirmaba que la muerte “nos enseña el arte de reír” y ofrecía como ejemplo a Aristófanes. que se había hecho célebre antes de la segunda guerra mundial con sus giras de verano. En 1948. “arrodillado sobre sus propias rodillas / riéndose como un energúmeno en las propias barbas de la Parca” (Parra 256). Según el Archive of Performances of Greek and Roman Drama. dijo Murray en su introducción. no doubt. Estudios recientes de Aristófanes muestran que el grupo teatral universitario The Balliol Players. ¿Cómo llegó Parra a Aristófanes? En primer lugar. so characteristic of its time and birthplace. habría que señalar que Oxford era. an effort of historical imagination and sympathy. que se atrevía a reírse de todo –hasta de los dioses–. but it is by general agreement the most delightful”. precisamente en los meses en que Parra llegó a Oxford. 145 ■ . The topical allusion which was a hit last year is mostly a miss now. Sheppard (Wrigley 255)21. y con una muestra de su admiración por la capacidad de Aristófanes de seguir deleitando al público de 1950: “Poetry is a highly perishable article. 21  Agradezco a Carlos Fernández López mi conocimiento de este libro. con el talante definitivamente “anti” del más irreverente de los clásicos griegos? 20  “The Birds is not perhaps the funniest of Aristophanes’ plays. ¿cómo no iba a identificarse Parra con el espíritu burlón e iconoclasta. en la traducción de J. perteneciente a la Universidad de Oxford. Yet the fun of Aristophanes somehow survives. la obra se representó en dos lugares de Oxford: Holywell Manor y Magdalen College School (APGRD Database). Puede que haya sido el primer contacto de Parra con la gran tradición dramática inglesa y el impacto debe de haber sido grande. pero contrastó al “espíritu clásico” de Aristóteles. Humour more perishable still.T. Tener como modelo al mordaz Aristófanes. but it is beyond doubt a thing of beauty. salieron de gira con Las ranas de Aristófanes (en la traducción de Gilbert Murray). The sentiment at which our grandparents wept is apt to leave us cold. to enjoy a comedy full of so topical allusions. que había traducido al inglés Las ranas de Aristófanes y casi la obra completa de Esquilo. con la desacralización y la desmitificación constantes y. a mediados del siglo XX. el centro mundial de estudios aristofánicos. En 1950. Parra contaría el poco entusiasmo que sentía en general por el “espíritu griego” y por el “himno a la belleza” (y no a la vida) en que consistía la poesía griega. OXFORD 1950 La importancia de Aristófanes para Parra no se limita a “Advertencia al lector”. Ahora bien. as The Birds. en fin. It needs. 11).NIALL BInnS ¿QUÉ HAY En Un nOMbRE? POEMAS Y ANTIpOEMAS U. el “anti-Aristóteles” que era Aristófanes (Lerzundi 67). Además. and it rests with us to keep it a joy for ever” (Murray 5. que tenía más de ochenta años y estaba ya jubilado como profesor “Regius” de griego clásico en la universidad. la obra elegida fue Las aves. Sófocles y Eurípides. Al final de Obra gruesa. Elizabethan clowns are more often tedious than funny. a certain effort. que terminó con una reflexión sobre la caducidad de la poesía.

Santiago: Zig-Zag. anti-Sófocles. ■ 146 . 1953. sin embargo. Montevideo. pero si Romeo no se hubiese llamado “Romeo”. Bloom. anti-Aristóteles– pero también al Ezra Pound de “Salutation the Second” y. Nicanor Parra es el antipoeta. Los poetas comunicantes. Harold. 1975. 141-164. Poesía chilena en el siglo XX. Aquí está. Para leer a Nicanor Parra. Carrasco. 2001. Santiago: Universidad Nacional Andrés Bello. ha sido un título estelar.apgrd. Arrabal 1. “T. 9 libros vanguardistas. Cuadernos Hispanoamericanos 537 (1995): 83-99. 2007. Revista Chilena de Literatura 32 (1988): 7-29. llevando al lector y al crítico a buscar siempre el antagonismo y la ruptura. Señalé arriba que el prefijo “anti” puede conducir a una mutilación de la complejidad de la obra de Parra. reflexionaba Julieta en su monólogo. .uk/database (marzo 2011). “Nicanor Parra y la guerrilla literaria: descifrando ‘Advertencia al lector’”. Oxford: OUP. al antipoeta William Carlos Williams de Spring and All. en cambio. si no hubiese sido un “Montesco”. Parra buscaba un diálogo precisamente con otros que habían sido en su obra antagonistas. Santiago: Universitaria. 1990. Es notable. . Poemas y antipoemas. A Theory of Poetry. en este sentido. mientras que se ha prestado poca atención a los autores –a veces. Castro. “Antipoemas [1927]”. anti-Eurípides. Fernando. The Anxiety of Influence. 1972: 41-63. luchadores e iconoclastas: a Aristófanes –el anti-Esquilo. Concepción: LAR.TALLER DE LEtRAS N° 48: 131-147. que se ha hecho mucho hincapié en la relación del (anti)poeta con los grandes precursores o poeta-padres que éste ha procurado conscientemente “matar” y desplazar. y a los que ha tratado no tanto como “vacas sagradas” y “toros furiosos”. estaríamos leyendo en las historias de la literatura hispanoamericana sobre la importancia de Parra. René de. Lleida (1998): 175-182. muy posiblemente. 1999.S. Lima: El Virrey. en distintos momentos de su trayectoria. Poesía nueva de Chile. “revolucionario autor de Oxford 1950 y otras obras”.ac. ella habría podido amarlo sin obstáculos y no existiría la obra de Shakespeare. la paradoja: en su época de Oxford. Universidad de Oxford.ox. 2011 Conclusiones ¿Qué hay en un nombre? Una rosa no cambia de perfume aunque se le cambie el nombre. Eliot y la otra vanguardia en Chile (Neruda y Parra)”. APGRD Database (Archive of Performances of Greek and Roman Drama). Niall. Obras citadas Alegría. Gracias a él. “Nicanor Parra o el artefacto con laureles”. Oxford 1950 habría sido un buen nombre descriptivo para el libro de poemas que Nicanor Parra estaba ya cerrando cuando regresó de Inglaterra a Chile en 1951. Binns. Bustamante y Ballivián. Benedetti. Ed. su obra. Víctor. Iván. esos mismos precursores– con los que ha convivido. Costa. http://www. Mirko Lauer. Nicanor Parra: la escritura antipoética. la antipoesía. Marcha. Mario. “Para una poética de la (anti)poesía”. sino como modelos e interlocutores. Enrique. Y sí.

Neruda. William Carlos. The Patient Particulars: American Modernism and the Technique of Originality. 1992. 1999. Huidobro. “In Defense of Antipoetry: An Interview with Nicanor Parra”. Personae: The Shorter Poems. Christopher J. Parra. Obras completas I. Williams. Obras completas & algo +. 1975. 1964. “Introduction”.. Morales T. Leonidas. Juan Andrés. 2010. Hugo Montes y Mario Rodríguez. Eduardo. Nicanor. Anales de la Universidad de Chile 83-84 (1951): 277-309. Buenos Aires: Universidad Nacional de Quilmes. Lihn. Amanda. Saítta. 1990. Zeran. destructor de mitos”. Patricio. 1950. Jorge.NIALL BInnS ¿QUÉ HAY En Un nOMbRE? POEMAS Y ANTIpOEMAS U. “Introducción a la poesía de Nicanor Parra. Performing Greek Drama in Oxford and on Tour with the Balliol Players. Enrique. Idea de la filosofía: el conocimiento. 1995. 1992. Sylvia (ed. La revista de los franco-tiradores. Neruda. Conversaciones con Nicanor Parra.). Wrigley. Ezra. La guerrilla literaria. 1909-1939. Millas. Nueva York: New Directions. Rodríguez Fernández. Pablo. Horacio. Murray. Review 4-5. Mario. Estudio. Vicente. 13-51. Collected Poems I. Obras completas. Exeter: University of Exeter Press. Santiago: Bat. Volumen I (1935-1972). Barcelona: Galaxia Gutenberg/Círculo de Lectores. 1970. Buenos Aires (diciembre 2008-marzo 2009): 36. The Antipoetry of Nicanor Parra. Tomo I. datos biográficos y selección”. Jorge. 2006. Apoèmes. Cuadernos Hispanoamericanos 610 (abril 2001): 71-77. 1990. Knight. Nueva York (1971-1972): 65-72. “Nicanor Parra: la antipoesía no es un juego de salón”. 2000. Santiago: Universitaria. Londres: Associated University Presses. OXFORD 1950 Grossman. Santiago: Zig-Zag. 70-137. Pound. London: George Allen & Unwin Ltd. Milán. The Birds. Aristófanes. De “Crepusculario” a “Las uvas y el viento” (1923-1954). París: Fontaine. Santiago: Editorial del Pacífico. Teillier. “Viaje por el mundo de Nicanor Parra”. Edith. 2005. 5-11. Conversaciones con la poesía chilena. 1948. Lerzundi. Piña. “Cien años de Nicolás Olivari: transgresión y vanguardia”. Salas. Nicanor Parra y la poesía de lo cotidiano. Gilbert. Faride. New York: NYU Press. 147 ■ . 1974. “Parra y la poesía concreta”. Diario de Poesía 77. “Nicanor Parra. Santiago (1968): 78-80. Árbol de Letras 8. De Rokha. Santiago: Pehuén. Contra. Santiago: Universitaria. Tomo I. Henri. Huidobro. Pichette. Barcelona: Galaxia Gutenberg/Círculo de Lectores. Londres: Carcanet.