Cuando decimos que Carlos Pereyra se volvió un analista en/sobre la coyuntura tenemos cuidado con no decir "de la", como algo

externo. Todo lo contrario, la necesidad política a la que concurría lo obligaba a posicionarse, desde un instrumental teórico muy definido, en la propia coyuntura política. ¿Cuál era esta? la de la conformación de un proceso de democratización que no terminaba de desatarse con su amplitud. Pereyra observa con claridad la necesidad de la democratización, pero también observa los límites impuestos a la sociedad civil y la política en una situación de crisis económica. Siendo consecuente, Pereyra no tendrá nunca la idea de que las clases pre-constituidas se expresan políticamente. Si esto fuese así las fuerzas sociales en tensión durante la coyuntura perderían sentido, pues de entrada quedaría clara su forma de expresión, así como su densidad. Más bien y todo lo contrario de lo que se trata es de analizar el desenvolvimiento de estas fuerzas políticas, respondiendo a una conformación social mediada, no directamente expresada. La coyuntura muestra el desarrollo de las fuerzas políticas, de sus capacidades y sus posiblidades efectivas Pereyra, además, es cuidado en insistir que el proyecto nacional-popular que el Estado dice representar, en realidad no es tal, en este sentido es que se atreve a decir que no hay, con el PRI, "hegemonía social", hay si, una "hegemonía política", debido a la captura de los principales corazones de la movilización que dio el paso a la conformación del Estado mexicano, por parte de esta fuerza. Pero dichas fuerzas se encuentran siempre entre la camisa de fuerza del estado y sus ánimos de autodeterminación. Sobre Pereyra: "La hegemonía del PRI consiste, precisamente, en su capacidad para articular en torno suyo la iniciativa social, al punto de que los vínculos de los diversos sectores de la sociedad con otros partidos son casi inexistentes. La crisis ha preciitado lo que era un deterioro paulatino de esta situación" (Sobre la democracia, p. 275)

El análisis sobre la coyuntura que realiza él, está enmarcado en el tránsito de dos hechos significativos: la irrupción de amplios sectores de la sociedad que reclaman la posibilidad de tomar decisiones políticas y la necesidad del propio

las cuales cristalizaron en formas burocatizadas. sino más bien la existencia de sectores sociales que comienzan a levantarse después de serias derrotas o de largos periodos de inmovilidad política. de manera muy inmediata. a diferencia de otros. Por eso comenta. debido a que es la manera en que el reclamo popular se logra finalmente sintetizar y osificar en formas institucionales. un poco en torno de sarcasmo: "Si alguna cofradía devota de tal o cual culto tiene la ocurrencia de auto denominarse "vanguardia proletaria"" o emplear cualquier otro membrete semejante. 128). una prerrogativa del Estado. lo ha colocado. Pereyra repasa en términos históricos el congelamiento de las demandas populares que se expresaban en el partido nacido de la movilización social. ello sí revea la dinámica profunda que emerge del suelo mismo de la sociedad" (p. Entender el mecanismo de integración de las masas al Estado.regimen político de canalizar esta demanda. por tanto. Como puede verse en este breve párrafo. pero mantuvo como mecanismo de funcionamiento al sistema corporativo y corporativista. ocurrido de manera central en la época cardenista es la gran llave del sistema político mexicano. ello apenas indica la subjetiva e irrelevante voluntad de unos cuantos. el asunto de la democracia no está puesto sino porque la propia sociedad que reclama posibilidad de participar. sino un reclamo social. Los "setenta" para Pereyra son aquellos años que tienen como marcador fundamental la "democratización". En ese giro pragmático y político ese partido dejó de ser la expresión de las demandas populares. Sin embargo. mediados de los años cuarenta. esto es. Uno será el de manifestar la inconsecuencia del mantenimiento de ese . pero si la expresión más madura del movimiento obrero mexicano se define como "tendencia democrática". pero que a su vez en la época contemporánea es su principal freno: el partido en el poder. El problema se dividirá en dos facetas dentro de su análisis del Estado y de las consiguientes relaciones de fuerza. no es ante todo el reclamo estudiantil el que abre esta puerta para una posible democratización. ni del partido dominante. es lo que lleva a Pereyra a considerar la pertinencia de analizar ese fortín que fue resultado de la movilización de las masas. no el de los individuos libres y autónomos. No es.

lo que finalmente ocurriría: la imposibilidad de su reforma como partido dependiente del Estado. a recibir derechos y conquistas a partir de su lealtad política y organizativa. entender el paso del PNR al PRI. El corporativismo en general no niega la posibilidad de que exista una sociedad civil fuerte. o sea del partido que sintetizaba los reclamos de las masas. Sin embargo en el caso mexicano ocurre esto. el corporativismo no impide la existencia de una sociedad civil que pueda ser vínculo con el conjunto de la sociedad política. . esto es. contrario a cualquier lectura liberal. la sociedad civil no es un espacio de ciudadanos independientes que ocasionalmente participan de la política. sus perspectivas y abrir canales de negociación con el poder. la imposibilidad de su democratización real y la persistencia de un régimen que obliga a amplios sectores sociales a afiliarse de manera obligada. Cuando Pereyra hablar de fortalecer la sociedad civil se refiere a como estos sectores de la sociedad -los trabajadores. avizorar. los partidos. los sindicatos. ahí en donde existe un partido que corpoativiza y se mueve con este sino. no hay sociedad civil fuerte ni democrática. El otro polo del análisis es el que corresponde al ánimo de la sociedad civil."partido del poder" que es el PRI y. Es esta la manera en que se da la relación EStado y sociedad en el México de Pereyra: con un partido del poder que congela la movilización y una sociedad civil que trata de desarrollarse a pesar del partido de Estado. Por eso. poderosa.logran plantear sus demandas. Esta es y será una preocupación constante en el discurso de Pereyra. vital y capaz de tener una tendencia democrática. al que sólo discursivamente las representaba mientras le impedía a la sociedad participar de manera efectiva.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful