Nunca me han gustado los sepelios, supongo que a nadie pero, puestos a

escoger, este era uno de los que prefería. Uno de esos a los que acudes
para apoyar a una sola persona que es realmente importante para ti.
Donde no tienes lazos afectivos que te unan con nadie más, sueles pasar
desapercibida para la mayoría de los asistentes y tienes que hablar con
muy poca gente.
Mientras me dirijo al tanatorio de Sancho de Ávila, pienso en la necesidad
de la vida que tiene la muerte. Tal y como está evolucionando el mundo
me parece que llegaremos a poder vivir para siempre, aunque para ello
haga falta sustituir o reparar cada órgano y regenerar la piel con células
madre. En cambio, la muerte no puede existir sin la vida. Si no hay vida no
hay muerte. El opuesto, el antagonista, el contrario, el antónimo exacto y
totalmente dependiente. Vida ~ muerte. Pero también la muerte es la parte
fuerte, estricta e irreversible mientras que la vida es frágil, maleable,
cambiante. La más dependiente es la más rotunda y la más desconocida.
¿Qué pasa cuando nos morimos? ¿Hay algo después? ¿Es el inicio de
otra nueva vida? ¿Se muere la materia pero permanece el alma? ¿Existe
el alma o forma parte de un todo?
Siempre que duermo poco, después de una noche de fiesta, mi cerebro
me juega malas pasadas. Al parecer, a una parte de mi loca sesera, le
encanta la idea del alma. De alguna forma es una reflexión recurrente y mi
mente se pierde en preguntas profundas y trascendentales que no tienen
una respuesta fácil. Además, los restos de la ingesta de alcohol a la que
me sometí ayer en la celebración de mi post-cumpleaños con “mis nenas”
sumadas a las de las últimas dos semanas, no ayudan que digamos, a
saber lo que pienso de la muerte, ni del alma, ni de nada.

Aparco la moto en la cera de enfrente de la entrada principal. Me quito los
guantes, los dejo en el porta cascos y dejo el casco atado en la pitón.
Rápidamente, enredo mi pelo y me hago un recogido con mi palito chino
mágico. “Llevo el pelo sucio y vengo hecha un desastre” pienso mientras
me lo hago.
Diferentes grupos de personas, unos sentados en bancos otros en círculos
en mitad del acceso, unos fumando, otros secándose las lágrimas, algunos
riendo bloquean el acceso.
Entre la marabunta, busco a mi madre, con quien he quedado en la puerta
para bajar juntas, pero no la veo. Son las 11:55h y hemos quedado a las
12h. Decido llamarla para ver si ha llegado:
¡Diamantito! ¿Dónde estás? – le pregunto cuando oigo que descuelga.
Hola hijita. – me dice con tono triste – He bajado a ver como estaba
Lucía ahora subo.
No, tranquila. ¿En qué sala estáis? Ya bajo yo – aunque mi madre me
tuvo joven, sus rodillas están hechas más para bailar que para subir y
bajar muchas escaleras.
Están en la sala 18, entrando a la izquierda y bajando por la escalera
de la derecha. Te espero al final de la escalera, ya voy de camino – me
indica a sabiendas de que mi sentido de la orientación es patético.
Lucía y mi madre son amigas hace cuarenta años. Es como de la familia.
Para mí es como si fuera mi tía, pero con su familia, a excepción de sus
dos hermanas, no he tenido trato alguno.
Hace pocos meses enterró a su madre y hoy va a enterrar al loco de su
hermano, que con cincuenta años decidió suicidarse para evitar el
doloroso desenlace del cáncer de pulmón que le diagnosticaron hace tan
solo un mes. La pobre Lucía lleva, lo que se puede decir, una temporadita
bastante mala.
SUKIA KIASU

2

C21BCN ALMA CAUTIVA

Paso entre la gente, cruzo la puerta principal, voy a la izquierda, bajo por la
escalera de la derecha y veo a mi madre que me mira compungida. Esos
ojos grandes, verde esmeralda con rallas negras tan bellos te parten el
alma cuando están tristes. Llego al final de la escalera, la abrazo y le doy
a

dos picos .
¿Cómo está Lucía? – le pregunto mientras le aparto su larga y
voluminosa melena negra de la cara.
Bastante entera...mejor de lo que me esperaba – me confiesa.
Las salas están dispuestas siempre a mano derecha unas al lado de las
otras. Entre sala y sala hay largas paredes forradas de paneles de madera
de roble, el suelo de mármol marrón perfectamente encerado y sillones de
piel color marrón oscuro en la pared de enfrente. A pesar de las
circunstancias es un sitio acogedor.
Cuando nos acercamos a la sala 18 hay muchísima gente en los sillones,
en mitad del pasillo y desde la puerta de acceso a la sala veo que el
recibidor está lleno y en la habitación de vigilia también veo cabezas.
¡Cuánta gente! – exclamo – más que cuando su madre ¿verdad? – le
pregunto a mi madre soltándole el brazo y cogiéndole la mano.
Sí, han venido los amigos de Antonio de aquí y los de Valencia.
Busco a Lucía entre la multitud mirando hacia todos los lados y no la veo.
Mi madre me lleva hacia uno de los sillones y allí, sentada, rodeada por un
grupo de gente y con su hermana pequeña al lado, cogiéndose las manos,
está ella.
Lo siento mucho cariño. – le digo mientras me agacho y le doy un
abrazo y un pico.

a

3

besos en los labios breves y cariñosos.
SAGA CONCLAVE 21

Lo sé, gracias por venir. – me responde ella devolviéndome el abrazo.
Lo siento – le digo a su hermana, abrazándola y dándole dos besos.
Entonces, empieza una de esas conversaciones incómodas, en las que no
sabes qué decir, en las que no sabes si lo que dices es lo adecuado en
ese momento, en las que esperas no sumar más dolor al que ya están
sufriendo pero donde quieres dejar claro que te importan las personas con
las que hablas y les apoyas en ese difícil momento.
Por suerte, siempre aparece alguien que viene a dar el pésame y puedes
hacer una rápida retirada.
Me hago a un lado y mientras miro alrededor para buscar a su otra
hermana, veo la figura de un apuesto hombre que me mira. Me quedo
mirándole, intentando identificarle pero así, a primera vista, no me suena
de nada. “Dios, es guapísimo... si le hubiera conocido...vamos si me
acordaría” Él sigue mirándome fijamente. Entre tanta gente distingo que es
alto, algo más alto que yo, por lo menos metro ochenta u ochenta y cinco,
moreno, cara despejada, cejas anchas pero como partidas, ojos claros,
labios carnositos, “mmm interesante, y yo con estas pintas”. La voz de mi
madre me saca del trance:
Ven, te voy a presentar a su ex mujer y a su hijo, ella siempre ha
querido conocerte – me dice cogiéndome de la mano.
Cuando vuelvo la mirada hacia el hombre misterioso para preguntarle a mi
madre quién era, Él ya no está.
Mira Concha, es mi Zohe – le dice acercándome a ella.
Lo siento. – digo algo incómoda y dándole dos besos.
¡Gracias guapa! –me responde- Madre mía como se te parece Eli! –
exclama mirando a mi madre.

SUKIA KIASU

4

C21BCN ALMA CAUTIVA

Mira quién fue a hablar- le contesta orgullosa – Hija, este es su hijo o
una calcomanía de ella pero en chico, claro.
Y vuelta a otra de esas conversaciones aunque esta vez, es más bien, un
resumen de anécdotas del pasado cargadas de nostalgia. En esta ocasión
me salva el toque a misa, cuando todos se dirigen a la capilla.
Me cojo del brazo de mi madre y nos dirigimos a una discreta cuarta fila.
Las series de sillas están divididas en dos bloques separadas por un
ancho pasillo que acaba en el altar. Delante del bloque derecho hay una
tarima donde están situados un pianista y una cantante. Una joven jefa de
b

ceremonias reparte los recordatorios al entrar y se asegura de que todo el
mundo esté dentro antes de dar paso al ataúd.
Me quito la chaqueta de moto, la dejo abierta en el respaldo de mi silla y
aprovecho para echar un vistazo a toda la sala y a todas las personas que
han venido. Sin rastro del desconocido.
La ceremonia sigue su curso y entre sermón y sermón suenan cuatro
temas. El primero es el clásico “Adagio de Albinoni” uno de mis favoritos
desde la primera vez que lo escuche en clase de música en primero de
bachillerato a los 14 o 15 años, cierro los ojos y lo disfruto. El segundo otro
clásico “El ave María” que siempre me emociona cantado en directo. Al
parecer no soy la única sensible y a Lucía le da un ataque de ansiedad
que le hace abandonar la capilla corriendo y abrir las puertas desesperada
por salir. Ipso facto mi madre y sus dos hermanas salen corriendo detrás
de ella. La ceremonia prosigue. Al poco entra una de sus hermanas, luego
la otra hermana y empiezan a tocar “Yesterday” que para mí es imposible
no cantarla en silencio, aunque esta vez, en este entorno, le encuentro un
significado diferente. El sermón final acompañado por el baño de agua
bendita al ataúd acaba con el colofón del cuarto tema “Imagine”, otro súper
clásico pero a juzgar por lo que sé de Antonio le pega bastante.
Pequeñas cartulinas o estampas con información del fallecimiento, fotografía y oración.
5

SAGA CONCLAVE 21

A decir verdad la misa me ha gustado mucho, estoy sonriendo y se me ha
pasado volando ¿será que me estoy volviendo siniestra?
Lucía y mi madre no han vuelto a entrar. Supongo que habrán salido a
tomar el aire y cojo las cosas de mi madre. Toda la comitiva salimos de la
capilla y nos dirigimos hacia la calle. Pero antes, como es costumbre en
mí, sigo mi ritual y me paro frente a los libros de firmas de las salas a
escribir mis condolencias en el libro de Antonio. A Dios gracias, no hay
nadie firmando y es el momento perfecto. “voy cargada como una burra,” y
dejo las chaquetas y los bolsos a mis pies dándome un pequeño golpe en
la cabeza con la estantería. Mi sentido del ridículo, limitado a las pocas
ocasiones en las que soy patosa, me lleva a comprobar que nadie me ha
visto. Derecha despejada, izquierda ¡no!
Ahí está, el imponente hombre misterioso, apoyado en la pared de la
izquierda, con una sonrisa que me quita el aliento y unos grandes y
rasgados ojos azules clavados en mí. A esta distancia me parece más
joven que yo, yo diría que sobre los treinta y cinco, pero vamos soy tan
buena con las edades como acertando la combinación ganadora de la
primitiva.
Inusualmente nerviosa, vuelvo la cabeza hacia el libro y finjo que no lo
estoy pasando mal. Siento su presencia y sus ojos fijos en mí. Escribo
rápidamente mis condolencias y cuando reúno el valor suficiente para
volver a girarme, su presencia se ha desvanecido, él ya no está y es mi
madre la que viene hacia mí:
¡Ay hijita menudo ataque le ha entrado! ¿Has cogido todas mis cosas?
Sí diamantito. ¿Cómo está? –pregunto todavía algo consternada.
Ahora mejor. No sabe qué le ha entrado, pero no podía seguir allí
dentro. –me contesta sorprendida.
¿No se ha tomado nada? ¿Un calmante? – le digo ya más recuperada.
SUKIA KIASU

6

C21BCN ALMA CAUTIVA

No, ya sabes. Supongo que como se toma el antidepresivo no habrá
querido mezclar. – dice preocupada.
¿Vas a ir al cementerio?
No, ella sabe que no me gusta. Le he preguntado si quería que fuese
pero me ha dicho que no hace falta. Ya nos veremos después. Luego
la llamaré y le diré si quiere venir a dormir a casa esta noche.
Bueno, te llamo mañana, me dices como está Lucía y si se suma a
nuestra prospección del martes y a la calçotada del domingo.
A priori, ese era el plan previsto para hoy. Como cada año, el primer
domingo de la temporada, vamos a Valls en Tarragona donde este año,
unas temperaturas anómalas para los meses de septiembre, octubre y lo
que llevamos de noviembre, han provocado que la temporada de calçots
c

se haya adelantado. Hasta en las noticias del 3x24 han destacado la
calidad y cantidad que han recogido los payeses. Allí, nos ponemos las
botas de calçots y carne a la brasa. Por supuesto, tampoco puede faltar la
foto anual con todos uniformados con enormes baberos, en una larga
mesa repleta de jarras de sangría, cerveza, tejas con calçots, tarros de la
salsa donde se deben untar antes de llevártelos a la boca, torrades,
tomates, ajo y por supuesto un buen aceite de oliva de les Borges
Blanques. Pero ante el giro de los acontecimientos, mi madre lo está
organizando todo para el próximo domingo. Esta es una de las ventajas de
estar de vacaciones, puedes hacer lo que quieras, te da igual que sea un
festivo o un día entre semana y no te fastidia cambiar los planes porque no
tienes que andar mirando la agenda para ver qué otro día lo puedes hacer.
Ayer empecé casi dos semanas sabáticas para cargar pilas. El próximo
mes, afortunadamente, tengo varios eventos, de dos nuevos clientes, de
los que hacerme cargo que me van a tener muy ocupada.
Canal de televisión catalán especializado en noticias las 24 horas.
7

SAGA CONCLAVE 21

Me despido y me voy hacia la moto con un único pensamiento que ocupa
toda mi mente. La imagen de Él. El sexy desconocido. Ese hombre
tremendamente interesante que me atraía de forma extraordinaria.
Recuerdo su intensa mirada, fija, profunda, magnética, misteriosa, fuerte,
segura y mi cuerpo se estremece. Es como si un mecanismo se
encendiera bajo mi ombligo ante su recuerdo “que pena no haber podido
hablar con él o preguntarle a mi madre o a Lucía quién era”.
El resto de mi segundo día de vacaciones voy a vaguear por casa,
dormitar en el sofá y disfrutar de una maratón de series y películas.
******
Como todos los lunes me he levantado temprano y he ido al gimnasio. Ya
he hecho mi sesión de Body Pum, para mantener un buen tono muscular y
de Yoga para mantener mi elasticidad y control corporal. También he
comprado lo que me apetece comer hoy y tan solo me falta llamar a mi
madre para ver como quedamos para mañana.
Diamantito, ¿qué tal?
Hola hijita, aquí con Lucía.
¿Cómo está? ¿Se viene con nosotras?
Está bien pero no vamos a poder acompañarte a la prospección de
mañana.
¡Qué raro! Mi madre nunca se pierde una comida gratis en un restaurante
acabado de inaugurar. Siempre que voy a comprobar la calidad de un
posible nuevo proveedor se muere por acompañarme y darme su sabio
consejo.
¿Y eso?

SUKIA KIASU

8

C21BCN ALMA CAUTIVA

Lucía tiene médico y yo...como ayer se murió la madre de Rosa, me ha
llamado y me ha dicho que la acompañe al sepelio. Así que mañana
vuelvo otra vez al mismo sitio.
Joder, vaya temporadita que llevamos. Bueno, su madre ya era mayor
¿no?
Siii. Ahora veremos qué le pasará a ella. Estaban muy unidas y Rosa
no es de las que lleva bien estar sola. Lucía y yo pensamos que esta
es capaz hasta de volver con su ex.
No será para tanto. ¿Quieres que te acompañe? – le pregunto
esperanzada.
No hace falta hija, no quiero fastidiar tus vacaciones con estas cosas.
Iré solo al sepelio y cogeré el libro de firmas de Lucía que se lo dejaron
allí.
No me importa diamantito, además así le doy un par de besos a Rosa
y se sentirá más apoyada – digo yo mintiendo como una bellaca – ¿A
qué hora es?
A las 12 también.
¡Vale! Pues nos vemos allí – le digo sin dejar que diga nada más –
¡besitos!
El corazón se me dispara ante el recuerdo del hombre misterioso y la
posibilidad de poder volver a verle. En realidad no sé si era familiar o
amigo de Antonio, o de otra sala o si trabaja allí o al igual que me ha
pasado a mí, también puede haber fallecido alguien más o menos cercano
a él. Me viene a la mente nuestro segundo cruce de miradas. Él apoyado
en la pared, observándome con los brazos cruzados y una sonrisa de las
que te derriten con el toque tierno de los hoyuelos que se le dibujaban a
ambos lados de la cara. Con esos pómulos marcados y unos maxilares
9

SAGA CONCLAVE 21

fuertes de los que invitan al mordisco. Fijo en mi recuerdo la ropa que
llevaba pero lo único que recuerdo con todo detalle eran sus preciosos
ojos, su abundante mata de pelo negro, su increíble sonrisa y su perfecta
boca, el resto era como una sombra: chaqueta de cuero, pantalones...me
parece que todo era oscuro “estoy hecha un flan, por si acaso, esta vez
tengo que ir arreglada”.
******
A B CD E E DEF E
A A FA E
F

EBA

F D A

E

F

El resto del día vuela con limpieza de cutis, depilación, manicura, pedicura,
tinte y saneamiento de puntas... hasta que llega la hora de ir a mi clase de
ruso. Este año he empezado a estudiar ruso los lunes y los miércoles de
siete a nueve de la noche. Siempre se me han dado bien los idiomas, me
encanta conocer nuevas culturas y me gustaría poder comunicarme con
cualquier persona en cualquier lengua.
Como siempre me quedo esperando en la puerta principal de la escuela a
que llegue Alex.
d

¡Ciao Cara ! – me saluda viniendo hacia mí.
¡Ciao Caro! – le respondo y nos damos un pico.
Alex es el amigo que toda mujer desearía tener. Tiene su parte masculina
y su parte femenina igualmente desarrolladas. Cuando rompió con su
novia se refugió en su cueva, en el gimnasio y el alcohol como la mayoría
de los hombres que conozco, con la salvedad de que a mí sí que me
dejaba entrar y lo superamos juntos.

d

Querida en italiano

SUKIA KIASU

10

C21BCN ALMA CAUTIVA

Cuando rompió con su novio, se refugió en amigas, películas y libros
también como la mayoría de las mujeres que conozco.
Es mi dos en uno. Y como no podía ser de otra manera mi mejor amigo y
psicólogo. Al igual que en la serie “Anatomia de Grey” Alex es mi persona.
Nos conocimos hace ya... ¡14 años! ¡Madre mía qué rápido que pasa el
tiempo! mientras hacíamos cola en la escuela oficial de idiomas para
inscribirnos en italiano.
Alex estaba mal con su novia y yo hacía poco que, afortunadamente, había
acabado con la única relación larga que he tenido y que tendré.
Conectamos enseguida, empezamos a hacer un montón de cosas juntos y
desde entonces somos inseparables. Como los dos somos unos locos de
la pista, hicimos bailes de salón, latinos, tango, flamenco, danza del vientre
y baile sexy de ese que se hace en una barra y si no te andas con cuidado
te deja las piernas a topos. Por si fuera poco también hicimos un repaso
intensivo de francés, otro de inglés y ahora nos habíamos embarcado en la
aventura, o mejor dicho, la misión imposible de empezar ruso.
¡Guau you look gorgeous today! – abre los ojos como platos, me da un
abrazo de oso y otro pico.
¡Jajaja pues no sé porqué! – miento siendo consciente que el
“tratamiento señorita pepis” al que me he sometido hoy ha mejorado
notablemente mi aspecto.
Mmmm ¿nueva víctima?
Ya me gustaría sumarlo a mi lista – le contesto misteriosa – pero
subamos a clase que vamos tarde. Luego vinito y te cuento.
Alex y yo tenemos abierta una competición de víctimas. Cada uno tiene
una lista con el nombre, apodo o en su defecto, algún adjetivo que
identifique al amante y la valoración del placer recibido del 1 al 10.

11

SAGA CONCLAVE 21

Por ahora voy en cabeza en cuanto a cantidad, por poca diferencia debo
añadir, y Alex gana en nivel de calidad. Aunque para ser sincera, creo que
Alex es poco exigente o demasiado generoso.
La clase también se me pasa en un suspiro. En un abrir y cerrar de ojos ya
estamos en nuestro pub favorito, tomándonos una copa de vino y
cómodamente instalados en nuestro rincón predilecto, el de los sofás rojos.
A ver, ¿a qué se debe ese brillo en tus ojos? – me pregunta Alex.
¡Cómo me conoces, mío Caro! El día que te quiera ocultar algo no sé
cómo me lo voy a montar.
El día que me quieras ocultar algo ¡estarás perdida, Cara!
Pues la cosa es un tanto morbosa. Al final, la calçotada del domingo se
cambió por un velatorio que resultó de lo más interesante.
Jajaja ¿una nueva víctima cayendo en tus redes, sacada de un
velatorio? ¡Qué siniestro! Jajaja
Iba hecha un desastre después de la fiesta del sábado, sin maquillar,
con ojeras, vamos, cero glamour... y resulta que me encuentro con un
perfecto seductor con la mirada más cautivadora y la boca más
tentadora que puedas imaginar.
Mirada cautivadora, boca tentadora...me suena a flechazo, Cara.
A ver, flechazo, flechazo no te sé decir pero, que no me lo quito de la
cabeza y si me lo encuentro no paro hasta que caiga... eso te lo
aseguro.
Y empiezo a contarle paso a paso todo el velatorio, el primer cruce de
miradas, el incidente con la estantería, nuestro segundo encuentro y
cuando acabo toda la parrafada:
Y ¿qué vas a hacer? Parece que la cosa acaba aquí.
SUKIA KIASU

12

C21BCN ALMA CAUTIVA

Espero que no. Mañana por la mañana vuelvo a Sancho de Ávila y si
el destino quiere que ese hombre entre en mi cama...tendrá que obrar
su magia.
Ay, ay, ay, my irrevocably dreamer. ¡Me encantas! Tú y tus “rollitos
mágicos” – refiriéndose claramente a todos los amantes que he tenido
fruto de situaciones más que peculiares.
Y el día que me falten...preocúpate y mucho.
Está bien Cara. Mañana más que me voy a currar. ¿Irás a casa por la
tarde? Yo no me puedo quedar así hasta el miércoles antes de clase
¿eh? Sino...me whatsapeas.
¡Of course darling!
Alex trabaja de vigilante jurado en los turnos de noche y estudia
criminología por las mañanas o por las tardes dependiendo de la
asignatura, lo que a veces hace difícil que podamos vernos. Antes de
solicitar

dos

años

de

excedencia, cuando

trabajaba

de “mosso

e

d’esquadra” tenía un horario más regular. Menos mal que ahora además
de mi mejor amigo y psicólogo es también mi compañero de piso y nos
vemos en casa en algún momento del día. Hace diez meses coincidimos
en el final de nuestros contratos de alquiler y ninguno de los dos dudó un
solo instante. Nuestra amistad, el ser totalmente compatibles, tener los
mismos valores y desear vivir en el mismo barrio, lo hacía todo más fácil.
Además, juntos nos podíamos permitir el súper piso que habíamos
alquilado en la preciosa Avenida Gaudí entre la Sagrada Familia y el
complejo del Hospital de Sant Pau.
Cada uno podemos tener nuestra habitación doble con su baño y acceso a
terracita, una habitación y un aseo para invitados, cocina con mesita para

Policía autonómico catalán
13

SAGA CONCLAVE 21

los dos en nuestro “momento cocina”, salón comedor amplio con sofá
como para ocho personas con chaise-longue para nuestro “momento
series o palomitas”, calefacción centralizada, aire acondicionado y hasta
mando a distancia para subir y bajar las persianas o la intensidad de la luz
sin moverte del sofá. Vamos nuestro sueño hecho realidad.
******
El despertador suena. Sin ningún esfuerzo ni asomo de vagancia, me
levanto de la cama y empiezo a arreglarme para la ocasión. Gabardina
entallada negra, vestido negro ajustado, medias cristal no muy tupidas,
zapatos de salón negros con cierto tacón, melena recogida con mi palo
chino negro, maquillaje discreto pero favorecedor, ropa interior sexy y
perfume de Tiffany’s reservado para ocasiones especiales.
He decidido ir en metro para asegurarme de que mi look se mantenga en
buen estado el máximo tiempo posible. Además, con lo nerviosa que estoy
no me quiero arriesgar a sufrir ningún accidente por falta de concentración
en la conducción. La verdad es que bastante ya me la jugué el domingo
regresando a casa en moto en lo que yo llamo el modo automático.
Cuando vas de un sitio a otro y al llegar no recuerdas como lo has hecho.
De camino me pregunto, ¿nosotros decidimos nuestras vidas? o, como en
la película Matrix, todos tenemos un objetivo en la vida y es el destino el
que decide por nosotros. ¿Existe el destino? Si me encuentro al
desconocido en el tanatorio, ¿lo he provocado yo con mi insistencia por
venir? o el destino ha provocado que yo insista en ello, ¿tenemos la
libertad de escoger nuestra vida? o hagamos lo que hagamos acabamos
viviendo lo que tengamos que vivir. Esta disyuntiva me recuerda a mi
amiga Berta. Tengo que quedar con mi brujita particular un día de estos
para ver, según sus cartas, si el desconocido forma parte del destino que
ella siempre me vaticina.
SUKIA KIASU

14

C21BCN ALMA CAUTIVA

Llego a la entrada principal del tanatorio a las 11:55 y mi madre me está
esperando. Hay mucha menos gente tanto en la puerta principal como en
el resto de las salas.¡Qué pasa! ¿la gente prefiere morirse en viernes o
sábado? El pensamiento parece ridículo pero es que la diferencia es
abismal.
Durante todo el recorrido hasta nuestra sala y dentro de la capilla me voy
fijando en todo el mundo. Sin rastro de Él.
- “pero qué te habías pensado, ¿realmente creías que lo ibas a volver a
ver?”- me dice mi yo castigador.
Pues sí, realmente me había creído que el hombre misterioso no sería una
única anécdota que contar. Era como una premonición. Ya había tenido
antes la sensación de presentimientos que en realidad habían sido deseos
no cumplidos. Pero en esta ocasión es un sentimiento más profundo y
seguro...o no.
La ceremonia sigue el mismo patrón que la de Antonio. ¡Qué aburrida debe
de ser la vida del cura! Lo único que cambia de su discurso es el nombre
del difunto, difunta en este caso, uno de los salmos y que a nadie le da
ningún ataque de ansiedad. Todo transcurre de manera ordenada, en
silencio y yo puedo volver a disfrutar de la música.
Aprovechando que mi madre se va a reclamar el libro de firmas de Lucía,
me dispongo a seguir con mi ritual y a escribir en el libro de firmas de
Rosa. En esta ocasión, para asegurarme de no sufrir ningún incidente,
llevo puesta mi gabardina y dejo el bolso encima de la repisa al lado del
libro, lo abro y escribo mis condolencias al final.
Mientras estoy escribiendo, una esencia de hombre exquisita y única
penetra mis fosas nasales. Percibo su presencia detrás de mí. Mi corazón
se acelera y me duelen los pezones de lo duros y grandes que se han
puesto. ¡Dios! ¿De quién son estas tetas? ¿De dónde salen estos
pezones?
15

SAGA CONCLAVE 21

En toda mi vida no había visto mis pechos así de excitados y sensibles. En
condiciones normales me hubiese girado al instante y de manera directa,
según mis amistades algo violenta, hubiera clavado mi mirada en la otra
persona. Pero en este preciso momento, una parte de mí quiere girarse
pero otra teme hacerlo.
Siento un suave soplido en mi nuca y una respiración en mi pelo. Me
estremezco y me quedo paralizada. Mis ojos se cierran. No sé porqué
estoy actuando de esta manera. Siento mi pulso al final de mi garganta y la
fuerza de mi respiración sube visiblemente mi pecho una y otra vez. La
dureza en mis pechos no deja de sorprenderme. De repente, se
desvanece. El ambiente vuelve a ser normal a mi alrededor, y tan solo mi
pulso, mi respiración y mis tetas me recuerdan lo que acabo de sentir. Me
doy la vuelta algo mareada por la hiperoxigenación y no hay nadie. “¿pero
qué me ha pasado?”.
Hija ¿te encuentras bien?
Si mama, algo mareada eso es todo.
¿Has desayunado?
No.
Pues vamos a que te tomes un café con leche y comas algo.
¿Había alguien más aquí en la sala cuando has llegado?
No.
Vamos a la cafetería y aprovecho para leer las condolencias del libro de
firmas de Lucía. Algunas son muy bonitas y les hago una foto para
aumentar mi repertorio. Hace muchos años empecé un recopilatorio con
las que más me gustaban. Le pregunto a mi madre si ella ha firmado y al
contestarme que no, busco la última página. Es la misma página donde la
escribí yo pero hay algo inusual debajo de las últimas firmas.
SUKIA KIASU

16

C21BCN ALMA CAUTIVA

Parece como una pasta roja, como la que sale en las películas de
mosqueteros o romanos y que utilizan para sellar los mensajes de
personas importantes como el rey o el mismísimo Richelieux. Y en el
centro de la pasta roja un símbolo marcado. Un precioso dragón
enroscado rodea los números 2 y 1 estirados casi por completo. Hago una
foto con mi móvil y la amplío.
¿Y esto? ¿Qué es? – pregunto en voz alta.
¡Uy que bonito...ni idea!
No sé, a lo mejor es costumbre lacrar la última hoja en este tanatorio. –
digo yo para quitarle importancia.
Mi madre anota sus condolencias y seguimos hablando de los posibles
futuros de Rosa hasta que decidimos volver a casa.
Bueno, entonces este domingo calçotada. Al final, he podido volver a
quedar con los demás e irán directamente a la “Masía Bou”. Te paso a
buscar sobre las doce ¿vale?
Sí diamantito. El domingo a las doce estaré lista. ¡Ah! Y Alex me tiene
que confirmar si se viene con nosotras.
Cuando llego a casa, veinte minutos más tarde de lo que hubiera llegado si
hubiese ido en moto, lo primero que hago es encender el ordenador.
Tengo que ver si ese símbolo tiene algún significado. Supongo que las
novelas y las películas de misterio en las que un sobre, una carta o un
pergamino lacrado encerraban un importante secreto han hecho mella en
mí. Me vienen a la cabeza imágenes de anillos con símbolos: el del Papa,
el de los emperadores romanos, el de los espías, el de las hermandades,
el de las sectas.
Abro una búsqueda en Google, hago clic en imágenes, escribo “símbolos”
y le doy a enter. Ufff salen 6.990.000 entradas.
17

SAGA CONCLAVE 21

Abro una nueva ventana y escribo “lacrados”. Ufff salen 3.280.000
imágenes. Esto es una misión imposible.
Entonces se me ocurre buscar expertos en símbolos en Barcelona. Seguro
que será mucho más fácil y rápido preguntar a un experto que no jugar a
los detectives. De pequeña me lo pasaba en grande jugando a ser “Kelly”
de los Ángeles de Charlie y como dice el refrán ¡el que tuvo, retuvo! De las
diferentes opciones decido escoger la que me parece la más curiosa:
Angel Blanco, experto en simbolismo, interpretación de símbolos, dibujos y
mensajes ocultos. Marco el teléfono, una señorita muy amable me atiende
y concierto una entrevista para el viernes a las 19h que grabo en la agenda
de mi móvil.
¿Con quién has quedado el viernes? – me pregunta Alex, saliendo de
su habitación, con los bóxers del Barça que yo le regalé,
restregándose los ojos y acercándose a mí para darme un piquito de
buenos medio días.
Buenos días, Caro. Con un experto en símbolos a ver si sabe algo
acerca de este – le muestro la foto ampliando el sello.
¿De dónde es?
Estaba en la última página del libro de firmas del hermano de Lucía.
¡Es chulo! Me parece que lo he visto en algún sitio...envíamelo por
whatsapp – me dice aún medio dormido de vuelta a su habitación –
voy a ducharme y luego me cuentas qué tal el sepelio de Rosa.
¿Te apetece arroz a la cubana? – le pregunto siendo consciente de
que es el único plato medianamente comible, fuera de cosas a la
plancha, que soy capaz de cocinar.
Tranquila cara. Tú ponte cómoda, haz los deberes de ruso para que
me los pueda llevar al trabajo, que yo me encargo de alimentarnos.
SUKIA KIASU

18

C21BCN ALMA CAUTIVA

Alex es un fantástico chef y además le gusta cocinar. Él se encarga de las
comidas y las compras mensuales y yo de facilitar los estudios y las
lavadoras. Siempre soy yo la que hace primero los deberes, compruebo
las respuestas y preparo cuadros resumen de la teoría para ayudarnos a
memorizar y a entender lo que estemos trabajando cada semana.
Me pongo manos a la obra y acabo cuando Alex me llama, con la mesa
puesta y la comida preparada. Mientras saboreo el fantástico “rissotto
carbonara” que ha preparado, le cuento con todo detalle el sepelio de la
madre de Rosa y lo que estoy segura que ha sido el tercer encuentro con
el desconocido, aunque no le haya visto. Alex me cuenta su plan de
trabajo, de estudios de la semana y me confirma la estupenda noticia de
que el domingo no trabaja, que hará un “break” para venirse de calçotada y
salir de fiesta juntos por la noche. A cambio, le digo que se vaya tranquilo
a la biblioteca y luego al trabajo que yo solita me encargo de los platos y
de recoger la casa.
Cuando he acabado mis quehaceres domésticos, le envío un whatsapp a
mi madre con la confirmación de Alex, me relajo en la chaise-longue y sigo
leyendo el libro “amante mía” de la saga la hermandad de la daga negra de
la escritora J.R.Ward que me tiene robado el corazón. Soy una devoradora
de libros romántico-eróticos de ciencia ficción donde la Ward y la Valenti
tienen un puesto de honor. Esos mundos paralelos fruto de esas mentes
prodigiosas me llevan a lugares imaginarios y alimentan mi fantasía.
Menos mal que suena la alarma del móvil y me avisa de la cita de esta
noche y de que me tengo que arreglar para ir a cenar y a tomar una copa
con unos ex compañeros de inglés, con los que sigo en contacto por lo
menos dos veces al año. Esta vez, vamos a cenar a “La tomaquera” que
es nuestro restaurante de cocina catalana favorito en el barrio del pueblo
seco y luego nos vamos a tomar una copa a la discoteca “Luz de Gas”.
19

SAGA CONCLAVE 21

Hoy hay actuación en directo de Mónica Green, una cantante de soul que
ya he escuchado en otras ocasiones y nunca decepciona. Disfrutamos del
ambiente, la música y bailamos frente al escenario. Cuando acaba la
actuación empiezan a pinchar música lenta estilo Blues.
Me dispongo a ir hacia la barra siguiendo al resto de mi grupo y de
repente, desde atrás, unas manos me agarran por la cintura. Siento un
escalofrío. Mi corazón da un vuelco. Todo mi cuerpo se estremece en el
mismo instante que siente esas manos, fuertes, ardientes que me sujetan
con fuerza y apoyan mi espalda sobre un ancho y tonificado pecho. Es la
misma energía y el mismo aroma que me paralizó en el tanatorio. El dolor
de mis desconocidos pezones de mis desconocidas tetas me lo confirman.
El contacto con su cuerpo me quema, me funde y me mantiene pegada a
él irremediablemente. Ladeo la cabeza subiendo la mirada para verle el
rostro y no salgo de la sorpresa cuando confirmo lo que mis entrañas y
todo mi cuerpo ya sabían. Se trata de Él. El cautivador del tanatorio.
Sin decir ni una sola palabra y manteniéndome contra él, nos ponemos a
bailar. Cierro los ojos, disfrutando inmensamente del momento, y me dejo
mecer de un lado a otro a su ritmo. Este balanceo me recuerda al de la
película Dirty Dancing, igual de caliente pero más lento. Parece algo
natural, como si lo hubiéramos hecho toda la vida. Nuestras pelvis dibujan
las

mismas

eses

y

los

mismos

ochos.

Estamos

perfectamente

sincronizados. Yo me pierdo en su cuerpo y él se pierde en el mío.
Instintivamente mis manos le buscan, las llevo hacia atrás y se apoyan en
unos firmes glúteos. Las suyas se deslizan por mi cintura y se cruzan
delante apoyándose encima de los huesos de mis caderas.
Los dos nos contoneamos, ondulando nuestros cuerpos buscando el
contacto. Lo siento como si no hubiera ropa de por medio. Piel con piel. Mi
trasero dibuja eses y os en el centro de su bragueta.

SUKIA KIASU

20

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful