You are on page 1of 24

HELIOS

A ti, que llegarás, Yo, que sólo pude vislumbrar

les basta para toda la vida. nadie le vio jamás. que devoran ideas o sensaciones como un arenal devora el agua de las nubes. sin motivo para vivir. sino haber dado la vuelta a las creencias. En el mundo estaba. porque. nada que pueda interesamos aquel sobrante de sensibilidad que aún nos resta no tiene en qué emplearse. que al final de sus años. gracia sobre gracia. Y la verdadera luz. Mas nosotros vimos su gloria: vímosle lleno de gracia y de verdad. ¿Qué importa que los otros reputen como error. RENUEVA TU FE Haber dado la vuelta al mundo. la segunda en mentira: uno y otro son ruina. fuerza ‘y esperanza de aquella rosa que cortaron en el primer rosal de su existencia. mejor la vida. hay cerebros que acogen y revisan todos los sistemas y todas las creencias. Y la luz. en medio de las tinieblas resplandece. que comienza dando sólo espinas y hojas. o conseja. es una desventura. Hay por todas partes gentes sencillas. Pero toda fe es como un rosal. Así como nada hay más inútil y triste para los ojos que un rosal desecado. Y el mundo no Je conoció. de una fe viva. Pero las tinieblas no la han recibido. de donde ni una mariposa ni un alma sabrán extraer una partícula de. y extraen luz. La verdad moral y religiosa que aprendieron en la juventud o en la infancia. que alumbra a todo hombre que viene a este mundo. agrietan.EL En el principio estaba El en Dios. Pero la mayor parte de las desventuras no es haber dado la vuelta al mundo. y luego decae y se arruina. más vida. insaciables. y descortezan. y entonces se transforma en desilusión y tristeza. desolación y muerte. absorbentes. miel ni de esperanza. para . Evangelio de San Juan. viendo todo lo que hay que ver. El primero acaba en carcoma. viven de la misma verdad. Y la vida era la luz. de los hombres. El hombre vive de su fe. no habiendo ya nada que ver. y por consiguiente. y hasta la hora misma de la muertes creen la misma creencia. florece luego en rosas tímidas. Y sin El. o antigualla el candil que alumbra su cerebro? Aquel candil es para ellos el Sol Mas hay también almas inquietas. las va cambiando por otras más lozanas. y el alma. A Dios. que el sol y el viento. cuanto más esclarecida y alta la fe. ninguna cosa ha sido hecha En El estaba la vida. ‘hasta no ser sino un arbusto deshojado y reseco. De su plenitud hemos recibido todos nosotros. hasta encontrarnos con que ya ninguna fe nos satisface. Cuanta más fe. La mariposa ha menester de rosas nuevas. hasta convertirle en una carcomida y negra osamenta. así nada hay más inútil y triste para él espíritu que una fe ya marchita. Por El fueron hechas todas las cosas. nos dice la Sabiduría. y por El fue hecho el mundo. culmina en algunas rnaravillosas. el Hijo es quien le ha hecho conocer a los hombres. Hay almas senci1ias que saben vivir de una sola fe. hay mariposas que cada día agotan una flor. que esplenda y trascienda como una rosa nueva. era AQUEL. acogiéndolas y desechándolas sucesivamente. cuando todavía se es joven.

viajeros sin reposo que nunca se detuvieron mas de un día a la sombra de un árbol. el desierto donde la fe y la confianza habían descubierto horizontes. son realmente claras. Os faltó la luz. Desde el instante en que nuestra fe padece vacilaciones o intermitencias. desolación y muerte. si no jamás en este mundo. ni lágrimas. . en la potencialidad. ni suspiros. Porque nuestra fe. Ya no existe el dolor. todas las tristezas. sencillas. que da miel. La fe. sino . — puesto que la vida se emplea ahí en llorar y maldecir. no darían al colibrí ni a las abejas la sensación de una flor viva. y que. se transforma todo en soledad. porque el vacío no conoce puertas ni límites. ni siquiera alcanzan a formar con esas partículas una verdad entera y viva. y si no se produce en nosotros alguna reacción que la reviva y restaure. ya no hay maldiciones. en posesión de una piedra preciosa que tiene una mancha. sino las cenizas del dolor Ahí es el reino de la Nada. leales y amables. mañana. Adquieren una diafanidad absoluta. Muy luminoso sería el diamante que cayó en nuestras manos. colores y olores. al fin surgirá por ahí la mancha inevitable y dejará entonces de ser la piedra maravillosa y perfecta. todas las nieblas y tinieblas del universo. nos evidencia que todas aquellas cosas negras. donde la caída no tiene fin. la leve sombra de una mancha. en sed y fuego. o caerá en la confusión y en la oscuridad. sin la cual la vida es imposible. para convertirse en la piedra que tiene manchas. y su transparencia rivalizaría tal vez con la del sol. Aquellas mil gotitas de miel no alcanzan a darles la sensación de un sorbo fresco. y entonces.— mientras que en aquel reino del Tedio. si no ya. caerá derruida y hecha polvo. llegará el momento en que. el rastro imperceptible de una estría. caen en el vacío. en desamparo. en extravío y rugido de fieras. se vuelven transparentes si las vemos con la lente de nuestra fe. al fin. como los pétalos esparcidos de una rosa. y hasta dichosos. sospechosas y abominables.extraer de cada uno la “pequeña partícula de verdad que cada uno encierra”. donde reina el dolor es todavía la ventura. una vez ya gustaron de todas. Estos desventurados espíritus. incomprensibles. las veremos tales como son. y amplio de agua viva. es un funesto afán. que fácilmente degenera en manía analítica. donde la luz de las estrellas es fría y sin fulgores. pero si nos afanamos en mirarle con toda la acuidad de nuestros ojos. y entonces. como a la puerta del infierno. disipada la ilusión mentirosa de la carne. límpido y perfecto ocular. donde sólo florece una rosa sin color ni fragancia. Pero si podemos vivir tranquilos. acaban por dar la vuelta a las creencias. . si no en el acto. examinándolas por todas sus facetas. en toda su maravillosa diafanidad y hermosura. volará inquieta y asustada de vosotros el ave que se llama esperanza. la certeza. nos asegura. sino silencio!. porque el infierno. es señal de que se halla enferma. Mas desde el instante en que en vuestra fe misma descubrís una mancha. donde no se puede ni siquiera dejar la esperanza. todos los males. veríamos que es el hábito de analizar. nuestra creencia es la luz que infunde diafanidad a todo lo que existe: todos los errores. y todo el edificio de vuestras construcciones morales se derrumbará. Este afán de ver y de tornar las creencias. cuando salgamos de este mundo. que llaman Desencanto Si se buscara cuál de las costumbres de nuestro’ espíritu es la que consume y devora nuestras creencias. nuestro diáfano. y que. como el fuego los secos rastrojos de marzo. no podemos contentarnos con una fe en que hayamos descubierto una sombra. mirajes y oasis. algún día.

Si nos mueve al bien. pedid entonces a vuestra propia alma que os muestre el rosal de que brotan perennemente rosas nuevas. Por eso. a cada instante. mejor será que de una vez apaguemos su lumbre dudosa. será legítima. ni en los animales. nombramos e invocamos llamándole Dios. yo me interné en mi corazón. como los egipcios. que me dijo:. abierta para nosotros en el mismo jardín donde nacieron las otras religiones que un día fueron sostén y guía de los hombres. porque él es la fuente única de la fe. cortad una que haga latir vuestro corazón. Si ya no creéis en las encinas. ni en Cristo. y pidamos a nuestro corazón un nuevo foco de luz. Lo esencial es creer. harán que la luciérnaga se transforme en estrella. ¡AQUI ESTOY! I Hay una Causa Suprema. ni en e fuego. en suma. como los parsis. Adorad. y llamé. nuestra capacidad de amar. ni en Mahoma. Lo Absoluto. y de sus yermas soledades surgió tu voz.que sigue alumbrándonos con débil e intermitente fulgor. -* La salvación del hombre consiste en adorar. de pureza y transparencia vivientes. Este Dios. y el oscuro pajarito de monótona voz. la ingenuidad del corazón. adorad. y os habréis salvado. ni a los libros. a Quien. una creencia viva. ni en Budha. lo que nunca debiéramos nombrar sino de rodillas y purificados. y haced de ella una fe. si nos enseña a perdonar. cuyos gorjeos de nadie fueron nunca oídos? La fe. la florecilla en rosa. Habréis creado entonces vuestra propia fe. ¿Qué importa que en vez de mostrarnos a Sirio nos muestre una luciérnaga? ¿Qué importa que en vez de una rosa inefable nos señale uña florecilla imperceptible? ¿Qué importa que en vez de un ruiseñor nos traiga un pajarito de humilde voz. y otra vez la vida tendrá justificación para vosotros. anda en nuestra boca para todo: hasta para fortificar nuestras mentiras. Lo Inefable. un nuevo diamante sin estrías. si realmente viene del corazón. una transparencia que sea al mismo tiempo un cántico y una plegaria. serenidad y confianza. en ruiseñor de divinos arpegios. ni a las tradiciones. hasta . Lo Absoluto. sino a nuestro corazón. ¿Qué adoraréis? No lo preguntemos a nuestra mente. y bien podemos acogerla como una flor divina. Si llegáis a sentir que en vuestro pecho se erigió un nuevo altar y que el incienso arde sobre el ara. ni en el Jehová hebreo. una religión. que sumerja todas las cosas en el mar de luz en que antes las veíamos. ni a la opinión ajena. será una fe sagrada. Toda creencia nueva. con loca irreverencia. una lente nueva. si habéis dado la vuelta al mundo de las creencias religiosas y ya ninguna de ellas satisface a vuestro corazón hasta el punto de ser para vosotros el motor de la vida. si aumenta. ni en el Júpiter griego. de la esperanza y del amor. HELIOS. como los druidas. si nos infunde valor.

para fortaleza en mis tentaciones. al que no podría nombrársele ni definírsele. para firmeza en mis vacilaciones. Porque toda palabra es meramente un símbolo. como Espíritu. si al invocar a Dios —si me detengo un instante a pensar en El—. no necesito referirme a Lo Absoluto ni prosternarme ante la Noche. para todo lo que me infunde el espíritu religioso. para templanza en mi alegría y ponderación en mi tristeza. y las nuestras no son sino imágenes de las ideas que nos sugieren las cosas terrestres. estrechas y falibles no pueden sugerirnos sino ideas limitadas. y me siento caer en un abismo que a cada instante se hace más profundo? Si el niño no comprende a la madre. y siendo éstas. a quien ni ésa ni palabra de idioma alguno convienen ni esclarecen. No podemos ni siquiera adorar la Substancia. es porque la tiene ahí. no hacemos. me sobreviene un diluvio de sombras. en cuentos estúpidos. así. pero la siente. estrechas y falibles y contingentes. Para las necesidades de nuestro corazón. que nuestros mayores esfuerzos para fijarlos. tan nebulosos. ni en el mismo idioma sideral en que cada letra es un sol y un corneta cada signo? Hasta donde la pobre mente humana alcanza a vislumbrar. El lenguaje humano carece de palabras que alcancen a nombrarle y definirle. al Principio Uno. a la Causa Suprema. empequeñecen. y vive. para luz de mis noches. Mas. sino atormentar nuestra imaginación y fatigar y oscurecer más nuestra mente. la Causa Suprema se nos manifiesta como Substancia. de posesión. aéreos y vagarosos e imponderables son esos tres Aspectos. confiado en el regazo maternal. en groseros retruécanos. el Espíritu. ¿cuándo. esa divina sensación de plenitud. bajo todo aspecto contingentes. a comprender y a concretar con nuestro mísero lenguaje. de realidad inmediata y tangible? ¿No lo dijo ya Jesús?: “al Padre nadie le vio jamás?” Se refería. Porque siendo nuestras ideas representaciones de las cosas que percibimos. qué consuelo llevaré a mi pobre alma atribulada. para esperanza en mis tribulaciones. ¿Qué descanso. hablando así. apenas bastan para darnos instantáneas y dudosas visiones que nos dejan deslumbrados y ciegos. tan inasibles. y envuelven en más y más densas oscuridades. No la razona. no la comprende. ineficaces para idear y concebir Lo Absoluto. Más nosotros. no ganan absolutamente con referirse a lo que nos es del todo inaccesible. como Ley. en ingeniosidades. Nuestra necesidad religiosa. nuestra felicidad religiosa. ni la Ley. sin embargo. y cuando nos imaginamos que adoramos lo inconcebible. La vida me ha enseñado una cosa. cuando usamos la Santa Palabra en refranes. hasta para conquistar una miserable sonrisa de aprobación. No se adora al Abismo ni a las Tinieblas. pero la toca. porque sólo se adora aquello que en alguna medida se comprende. en qué momento experimentamos de Lo Absoluto.para dar crédito a nuestros fraudes. y es que El se manifiesta . entre sus bracitos y bajo sus labios. sino que le desfiguran. El cerebro del hombre carece de ideas capaces de concebirle. al Único. en verdad. para freno de mis instintos. ¿Y vamos. limitadas.

de que la Justicia y el Amor vendrán. pedirle socorro a la Nieve que yace perenne en la cima del monte. confiando en Aquel que a mí me dio levedad y tenuidad. La nube me dirá: ¡mira cómo soy de tenue. su Belleza. y asirme a la rama del árbol. que todo lo prevé. con la Aurora. visión y unción. con sus alas divinas a recogerme y a salvarme. más bien. necesito. para encontrar de nuevo ese hilo de la Vida Divina. acogido. y reinstalado en la diadema de Sirios y Canopes que circunda su frente. confía y espera. y adquiere esplendor y fragancia. sumergirme en la luz. de la intuición profunda. para hallar de nuevo la certeza de que no estoy solo. puedo prosternarme ante una Mariposa. su Verdad … Sí. sin pensar en el mal! Entonces. y movido a que le suplique. rehacer el vínculo que nos unía a lo más alto. si hay en mí humildad. cómo un niño a su madre. acrisólate. y que El me ve y me oye. a una rosa. con el Viento. los cultos fáciles y claros de los pueblos niños. y hazte como yo blanco y puro. con el Ruiseñor. ingenuidad.como Ley. con la Nube. que entre los pliegues rígidos de esa Ley. hijos de la ignorancia y de un escaso desarrollo mental. Y de ahí la certeza de que seré perdonado. por fin. hazte leve y sencillo y alígero. con todos los que son Sus testigos. no necesito para mi adoración y mi sostén hablar con el Abismo. a la brisa que pasa y al arroyo que musita? Me dirá la gardenia: ¡mira qué blanca y pura soy! Entonces. sino con la Flor. confiado e insistente. estoy hablando con El. con el Arroyo. inspirado mi cántico. yo sé que en tales cosas. de los hombres primitivos. y entonar un himno de reverencia ante el Cedro del bosque o ante el microscópico Arbolillo del musgo. y la intuición y experiencia me dicen. y al fin rescatado. para reanudar el lazo roto. Entonces. de la veracidad de espíritus ingenuos. su Bondad. sumergiéndola en las Tinieblas. orar ante la tempestad. La rosa me dirá: ¡mira cómo esplendo y trasciendo! Entonces. con el Mar. con el Celaje. a lo más poderoso. no fueron. que son símbolos y testigos de lo que busco e imploro: justicia y amor. Si hay en mí humildad. aliviado. ¿por qué no adorar a una gardenia. es religarse: enlazarse de nuevo. y en quienes ha encarnado su Poder. Religión. y puesto que tal es mi certeza y mi esperanza. . que no estoy abandonado. Entonces. Así. a una nube. alígera y sencilla! Entonces. sino de la sencillez del corazón. han quedado suaves repliegues invisibles en donde se aloja el amor. con el Arco-Iris. El niño me dirá: ¡mira cómo duermo y sonrío. intuición. pues el Universo entero es una madre. como solemos pensar. Mas. a lo Divino. confía. que es El quien ha suscitado mi palabra. aún más. que sentían que no puede uno religarse a lo que no concibe. no necesito martirizar mi flaca y estrecha razón. a lo más sabio. con la Montaña. ni extender ansiosamente la mano para sostenerme en el Abismo.

como voy yo. que a todas horas te das. y poder misterioso del aire. . Fue. aquí abajo. que cifras tu ventura en alumbrar y esclarecer. confortando toda fatiga.. su don?. los zafiros del cielo. hasta el Corazón del Universo!. Mi sangre.. mi fatiga. rondar rumoroso de la abeja. por él aliento y en él vivo. fertilicemos. mi sed. ni en mi fantasía. el poderoso y clemente Dios que me hace vivir. mi hambre. que no sea su don? ¿Quién. ¿Qué hay en mi corazón. humilde y claro. el claro. Y ese otro Dios.. esparciendo fragancias. del insecto y de la bestia. la majestad o la hermosura? Ala de la mariposa. A la tarde. El Sabe. Mi palabra. del fuego y de la tierra. ligero e incansable. y tiene su Dios. ¡Tú. y alegría de la aurora que vuelve. Allá en lo alto luce mi Dios. azul de la onda y amatista del monte. él la inspira. él la esclarece. yéndose para que mis ojos reposen. mi alegría. Nuestro Dios es el Sol. Mas el mío. el radiante. será para mi espíritu fatigado. de su luz vivimos. En él y por el. de fuerza. a quién yo no sé ni concebir. que desde niño amé. como tú. veo y comprendo. reflejemos. y creí en ti. sabe también a quién adora. sonriendo.. de alegría y de amor. es El! .. tristeza del atardecer.La brisa me dirá: ¿por qué no vas. que no sea su obra. Eres tú. a quien todas las criaturas ingenuas reverencian y adoran. ¡y así. me dirá: ¡ven. . el Puro. ¿qué hay. dureza del mármol y suavidad del musgo. calmemos la sed del hombre y de la planta. a quién adora.. el vuelo. y verte antes que nadie. virtud secreta de la planta. él lo serena. el manantial perenne e inagotable de luz. y horrísono estridor del huracán. mi fuerza. tu vivir será tan suave y libre como el mío. él la conforta.. mi pensamiento. de esperanza. el Esplendente. soñar y cantar. cuando mi cuerpo era como el del ciervo.. él l apacigua. en consolar y aliviar! Desde niño te amé. silencio del desierto. el Bello. y besando todo lo que encuentro a mi paso? Entonces. de fuerza. De su luz nacimos.. ocaso. él la sacia.. mi sueño. de vida. y te harás vuelo y canto! El arroyo. de él son. que nada esperas de nosotros. y a quien siempre volví ansiosos mis ojos. Divino Sol. el magnífico Dios que gloriosamente se ofrece a mis ojos todas las mañanas. promesa de reposo. la confianza. de pensamiento. Esta mañana fue para mis ojos aurora. limpiemos. nitidez inmarcesible del armiño... energía de la centella y claridad del relámpago. y silenciosamente me dice adiós todas las tardes. y sabe murmurar como un arroyito que pasa. oreando las frentes y las hojas. el canto. también. y en su luz desaparecemos. desde el insecto al Océano.. un Sol aun más divino. el Munificente. mi duda. y me anunció el día. la verde copa de los árboles y la silueta azul de las montañas! Y verás que El es suave. y .Y mi dicha más grande. y mientras ellos beben nuestra vida. en fin.. y es mi luz. ni en mi sangre. como yo. fue siempre subir a las cimas. no le debe la fuerza. el grande.

totalmente vacío de estrellas.! II De nuestro Sol a “Próxima Centauri”. Se formará ahí una especie de zona neutra o retardante. hasta una distancia mínima de cuatro años de luz. cuando mi cuerpo es tardo y triste. Divino Sol. y que ese poder se trasmite con igual intensidad y velocidad. recorre esa distancia en cuatro años. la cantidad total de luz que de ella emana. atengámonos a la extensión primera. es dos milésimos de la que esparce nuestro Sol. ¿En qué tiempo. te amo. en otros términos. el radio de la influencia solar? Mas? digamos antes. decimos. tienen igual poder. De ser así la influencia eficaz de nuestro Sol. y recibir tus primeros rayos en la hora sagrada en que los reciben. Sol! ¡Oh. porque tú eres vidente. quedaría limitada a una . que veo. que la luz. en realidad. lo cual nos dará un vuelo de 2. porque tú eres diáfano. y venga la hora en que toda oscuridad y tristeza se desvanezcan en tu alegría y tu esplendor. Padre! ¡Ilumínanos. De cualquier otro punto del Firmamento donde una estrella nos envíe su luz.esfera cuyo radio sería de dos años de luz. de la Constelación del Centauro.. los nidos y las cumbres inaccesibles. emprende el viaje desde el Sol a Próxima Centauri. a mitad del camino. recorrerá la golondrina una . volando día y noche. lo que significa que. porque tú eres sabio. el espacio está vacío. la estrella más próxima a nosotros. Para simplificar nuestros cálculos. decíamos. o. esa extensión para nosotros. Próxima Centauri es una estrella de l3a magnitud. que mi amor es tu amor! ¡Oh. que mi luz es tu luz. y sé que mi vida es tu lumbre. guíanos. que entiendo. mucho mayor. Los débiles fulgores que nos vienen de allá. más. nuestro Sol y Próxima Centauri. manteniendo el impetuoso arranque de su vuelo inicial. ¿En qué tiempo. ¿Qué significa. y mustio. pondrá un dique a las influencias de ambos soles.saludarte. y te reverencio y te adoro. es el eco de tus ritmos divinos. que mi canto. que adivino. aumentemos esa velocidad en tres leguas y una milla más por cada hora. enciéndenos en tu lumbre divina. y cómo podemos concebirla? Imaginad que una golondrina. y doloroso. en realidad.. es decir. purifícanos. que nuestro Sol ocupa el centro de una esfera cuyo diámetro es de ocho años de luz. partiendo del Sol en todas direcciones. porque tú eres santo. que tu certeza es mi esperanza. en la cual el contraste de las energías iguales y opuestas. tendremos entonces que sus ondas se encontrarán y contrastarán. qué entendemos por radio de la influencia del Sol. ¡ Y ahora. ahora también. puesto que la potencia luminosa de Próxima Centauri es apenas dos milésimos de la de nuestro Sol. tardará más.000 leguas diarias. hay una distancia de cuatro años de luz. o sea a dos años de luz entre uno y otro. cuya velocidad es de setenta y cinco mil leguas por segundo.. que es de ochenta leguas por hora. su brillo es muy escaso. Es posible que sea. Si suponemos que uno y otro. igual eficiencia vital. recorrerá la golondrina. que soy bueno. como un beso del cielo.. y aceptemos que la influencia solar acaba en los confines marcados con el radio de dos años de luz. han tardado cuatro años en llegar a nosotros. precisamente.

a 9. en el reino de lo invisible? No sé.. Asido a su cauda de luz. Doce millones y novecientos sesenta mil años. y dos años de luz. cosa inaccesible. tendremos que un minuto de luz equivale a seis años y tres meses del vuelo de la golondrina. Me lleva de la mano. en una catarata de prodigios. pues toda criatura. voy en él seguro. Y ese poder es del Sol. señor y dios. se afana en busca de su Dios.000 años. y mil más. gastaría. humildemente. Una esfera donde las raudas golondrinas. para decirnos suavemente: de aquí no pasarás. recibe de su luz la forma. imaginaciones e intuiciones.extensión así. 12.. nuestro Sol: ese es el universo en que El es rey. Siendo treinta y siete días y medio la equivalencia de un segundo de luz. tendrían que volar. pensamientos.. III Me encierro. para caer y redimirse. en la mínima esfera de la influencia del Sol. un mes de luz.000 años. volando sin cesar. y yo le sigo esperanzado. Tal es nuestro reino solar.. que yo veo y siento. a 270. en treinta y siete días y medio. ¿Quién es El? ¿Dónde está? ¿Cómo es? No sé. meros vocablos echados ahí al paso de nuestra comprensión. aunque mínima en relación con el grandor del Universo. no necesito saberlo: ahí. Para recorrer todo el diámetro. la vida. día y noche. sonidos y fragancias. y mil. figuras y colores. no me inquieta . Esa es la extensión mínima que rige y gobierna Helios. 12. son para nuestra imaginación..000 años. en esa esfera. Ahí. como las arenas de la playa ante las olas. para visitar sus límites extremos. para cumplir los más altos deberes y los más altos destinos que han soñado los hombres. desde el gusano al querubín. inagotable y eficaz. De él emanan en cascada incesante. que para mí es inmensa. hay espacio de sobra para el infierno y para el cielo. ya como distanciar ya como tiempo. confiado..960. ritmos y ademanes y cadencias. en esa esfera.000 años. padre. ¿Irá él en busca de su Dios? Sin duda. o sean ochenta y tres leguas y una milla por hora? Con tal velocidad. sin preguntar adónde. a 6. a 375 años. contornos y tamaños. como un niño a su padre... para morir y renacer.000 años. un día de luz. ¿Qué pasa más allá.960. recorrerá nuestra viajera las setenta y cinco mil leguas que anda la luz en un segundo.480. a razón de mil leguas cada doce horas. entonces. la conciencia y el constante anhelo de perfección. una hora de luz. un año de luz 3. efluvios y energías.240. el pensamiento. sentimientos y movimientos. donde toda criatura humana o divina.000 años. hay un Poder inmenso.

para quien el Universo es todo nombres. hemos llegado a considerarle como una simple hoguera. de su tamaño. son instrumentos de profanación. Ahora ya no quiero sino claridad. como un hacinamiento de combustible. de sus manchas. corno acuario y enjambre. y sólo era conocido del Sumo Sacerdote-. y que las rosas de tu imaginación se hayan trocado en datos y definiciones!. IV Una vez más. pero él ve. la letra ha matado al espíritu. pues para eso es mi padre. lo que ves. la mano y la lengua del hombre. así sea de arcano e inefable. Mi alma quedó harta de sombras. en un simple nombre colectivo. era prohibido a los profanos. confiado en su poder. tu oficio es profanar. A fuerza de hablar del Sol. tropiezo a cada instante. ¡Bienaventurado el niño porque admira! ¡Bienaventurado el poeta. erecto sobre una cátedra como un loro sobre su percha. de su distancia a la Tierra. pues lo sabe mi Padre. soy ciego. pues que él sabe. a tu empaque de sabio. de vulgarizar y anular todas las cosas que ve y toca y escucha. de sus movimientos. Me hago niño. en ciertas antiguas religiones. El mismo firmamento. de rodillas ante el Arco-Iris. “¿El . Yo ignoro. no me habléis de misterios ni de tenores. porque se maravilla! ¡Bienaventurado el santo porque adora! ¡Bienaventurado el que. quien lo pronunciaba. temblando. harto me acongojaron los enigmas. pero es cual si supiera. el discutidor ingenioso. inmergido en su luz. confianza.. Así. u otro cualquiera que indique el amontonamiento de las cosas. a causa de mirarle ahí cada noche. hombre. y todavía más aquellas de que habla. el verdadero y secreto nombre de Dios. que hayas descendido de tu risueña actitud de niño. ¿en qué vino a parar. alegría. que la lengua del hombre revuelve sin descanso. en escoria. Sí. el nombre de Dios. El hombre posee esta facultad negativa y triste de profanar. y de tenerle siempre al arbitrio de nuestras miradas? En nada. el ojo. se entra en la edad de la profanación. de todo lo que una ciencia irreverente ha descubierto de su Ser físico. trocándole en vocablo inánime y vacío! Hombre. la profanación exuda de todo tu Ser. y a quien oís cantar todas las noches! ¡Ay de la estrella que a toda hora os ofrece su luz!.. una vez cada año. ¡Ay de la rosa que aspiráis todo el día!. cajas vacías rotuladas con etiquetas fúnebres. como un hachón. él me hará llegar a buen término. he dejado de contemplar la aurora y he perdido el canto de la alondra. sin esfuerzo ninguno. ¡ay de la nevada montaña que siempre os muestra el esplendor de su blancura!. el oído. ¡ay del misterio. sencillez. encendido en su amor!. pero él no me deja caer. y por tener los ojos fijos en el Abismo. en un vocablo que nada sugiere. ¡Oh desventura. de rebajar. Desde que se pasa la niñez. y la vulgaridad de la repetición sofocó en nosotros la divina facultad de adorar. ¡ay del ruiseñor que está en la jaula. el océano de soles y constelaciones.. y lo que tocas.nace de nuevo y se hace niño. y con él. y aprende otra vez a sentir la divinidad de todas las cosas! Y triste mil veces el razonador implacable. Reclino mi frente en el seno de mi padre y señor. y las cosas.saberlo. el analista helado. se convierte en ceniza. Por algo. No sé. él me conduce.

ése que ni siquiera es una sombra. sin duda. para el cutis. que en todo es absoluto. que no hay que estarle cambiando focos. Tenemos ahí combustible. abundante en carbón primero. me alumbra. ésta del petróleo. bastante grande. Padre! En eso te convirtió la lengua del hombre. . tiene sus ventajas: sobre todo. me guía. una pelota que no es del todo despreciable y que mirada bien. según los sabios. me da vida. La Tierra. si no en la oscura e innumerable complejidad de sus fuerzas. una pelota. que no tiene ninguno de los atributos que yo tengo. ¿Y dónde está ese Padre? ¿Y cómo es? ¿Y cómo haré para ser como El. muy cómodo: una luz de mucha potencia. me acaricia. para algunos cientos de millones de años. nos vamos a un teatro. me calienta. un Dios que yo no alcanzo a imaginar?. de quien surgen la vida. Si no puedo alcanzarle. y como piscina. Pero Helios.. está ahí. sin contar con que los rayos ultra-violeta. lo mejor. ¿Cómo puedo yo. es perfecto. si no solamente no puedo verle. —su mente misérrima y su encostrado corazón—. a Ti. Concibo su perfección. que significa muchos álamos. lo Inaccesible. soy un reflejo de su espíritu. mas ni siquiera concebirle? Me dicen que es inmaterial. es como alameda. ya en uso en las buenas peluquerías. Estoy hecho a su imagen. que está en todas partes. pero eso se remedia con la sombrilla. sí en el resultado maravilloso de las mismas. insinúa Jesús a quienes desean realizar en si toda la perfección accesible al hombre. la luz. que no se interrumpe. Sol! ¡Oh. los polvos de arroz y la crema de almendras. y ahora abundante en petróleo. sí… ahí donde están todos los astros.. un Padre. y reaviva nuestra facultad de admirar.cielo? ah. ser como El? ¿Ni siquiera trazarme un camino para imitarle? Donde quiera que le busque. Algo dañino a veces. le siento a cada instante. surge lo Incomprensible. por sus ojos divinos. es gratuita. Realmente es mi padre.. nos asombra. lo Inconcebible. Y por Jo que hace al Sol. y eso nos permitirá renovar nuestras reservas de petróleo y de carbón. han resultado excelentes para los barros y las escoriaciones de la piel… ¡Oh. sí: es mi padre. le veo a cada instante. . Sin duda. ni aun el vislumbre de una sombra? ¿Y cómo podré alcanzar su perfección si no llego jamás a imaginar en qué consiste? ¿Nos propuso Jesús una quimera? ¿Vería el. puedo imitarle. que el tiempo y el espacio no le condicionan. y para mí. . entonces. que no ofrece el peligro de los alambres y que. Así nos pasó con la Tierra y con el Sol. puedo comprenderle. el pensamiento y el amor! V Sed perfectos como vuestro Padre que está en los Cielos. si no puedo igualarle. donde un foco de quinientas bujías que sólo se enciende cada noche de gala. que significa muchos peces’ Y una vez que dimos la definición. ¿Cómo puede ser mi Padre. Eso.

ríen los niños jugando sus infantiles juegos. y hago de todo mi Ser un cristal. de la constancia una suprema virtud. y entonces yo. que no me retira su luz ni su calor. para todo. y me doy. El me traza un camino. porque ellos y yo somos hijos de El… Y así. de mi pensamiento. claridad. para ser como El. según mis fuerzas. quiere decir que está pensando. Veo que El es constante y rítmico... No se ve la mente del Sol. ordeno mi trabajo. y ser. irisa sus alas el colibrí. y como El perfecto en el límite en que la perfección me es accesible. perfuma sus pétalos la rosa. vida. doy mi luz. y yo. y los relámpagos rasgan la atmósfera con sus flamígeras espadas. La Tierra vuela en tomo de El como una mariposa gigantesca. un zafiro y un negro pedrusco reciben igualmente su amor. perdono toda injuria. que la encina y la hierba. comprensión. Veo que El es para todos. y yo. rítmicamente. más semejante a El. Veo que El no se ofende. El Sol está pensando. amando por igual a todos los hombres.Veo que El se da. de mi palabra. Está alumbrando el Sol. ni podemos imaginarnos corno será en su foco. Su luz es invisible e impalpable. como él. el fluido sobre el cual imprime Helios sus vibraciones. ruge el león en el desierto. cada vez. me doy. como un padre. Esos pensamientos son para nosotros color. ni mi alma. aunque yo le desconozca o le olvide. para ser perfecto como El. me digo que puedo ser perfecto. o mejor no siento la injuria. hasta donde lo permiten mis limitaciones corporales. y entonces yo. o el poder ni jerarquía de ninguna clase. Veo que El todo lo alumbra y lo esclarece. De los pensamientos del Sol canta el jilguero. sintiendo que todos son hermanos míos. como un maestro. ondulan en el aire las nubes. un fanal. un águila y un mosquito. que todo se acrisola bajo su influencia. le trazo una órbita. me atrae. y hago de mi vida. hago del orden una suprema virtud. y la montaña se envuelve en su clámide blanca. en todo. De los pensamientos del Sol remece el mar sus ondas. hasta convertirme en el Hombre-Sol. y entonces yo. que recorre siempre su órbita. y soy siempre fraternal y ecuánime. llevando a todas partes la vida. VI — La luz es la mente del Sol. constantemente. que sus dones no se distribuyen parcialmente según la sangre. para no ensuciar mi cuerpo. en vez de codiciar y atesorar. alegría y belleza. esparciendo la pequeña vida que hay en mí. y yo puedo seguirle. al recibir las vibraciones de su pensamiento. ni mi pensamiento. me señala un ideal. uno con el Padre. me guía. un elefante y una hormiga. me esfuerzo para no mentir. fuerza. Veo que El es puro. y entonces yo. . y nos lleva en sus alas a que recibamos los influjos divinos de su mente. No la recibimos directamente.

espesa. Ver. diversas manifestaciones de una misma fuerza. Ahí está la cigarra que sólo vive para el canto. intocada. me das ejemplo. la mente solar se espesa. sino también para el corazón y el entendimiento.. VII Te amo y te adoro. formamos la nuestra que es todavía mas que la de la Tierra. y comprender. éstas se esclarecen. y amar. y nacen. y a extraer su vida sin arruinar la vida de quienes se la dieron. Ahí está la mariposa que cava ella misma su . pero así como en lo físico. la Unidad. un reflejo de sus emociones. sino la de la Tierra. nos extasiamos sondeando los más escondidos secretos de los astros y de los átomos. podemos decir.La que nos llega. se nos ensancha el corazón a la vista de la mujer amada o del hijo adorado que regresa. Es Helios. ¿Y eso qué es? ¿De dónde vino y cómo se hizo en mí? Eso es la luz. que a fuerza de soñar con tu luz ha encendido en su cuerpecito una antorcha. Gozamos de la espuma de las ondas con nuestros ojos encantados. a la vida. – Un padre lace por su hijo cuanto puede. me señalas. que me revelan y me hacen comprender y sentir y poseer la Verdad. porque no eres omnipotente. se produce aquí el fenómeno de la revelación: a su influjo. Y de esa luz así deformada y empobrecida. Mis ojos. oscuridad y dispersión. gemas. no es ya propiamente la del Sol. el trabajo y el desinterés. Helios. Ahí está la luciérnaga. se vuelve unidad. ¿Pensáis lo que será la pura luz del Sol. que no sólo es una revelación para el ojo. son como flores o como mariposas. cuando la mente o la luz del Sol (no olvidéis que ya deformada por la condensación telúrica) toca la superficie de las cosas. tarda. nos vienen de esa luz. ¿Cómo influye esa luz en el corazón y en el entendimiento? Tampoco lo sabemos. es Helios que estaba pensando. En las tinieblas. se hace tarda. se materializa. Por que toda belleza y toda verdad y bondad concebibles aquí en la Tierra. vidas altas y puras que me concretan y esclarecen tus lecciones: ahí está la abejita. un destello de su inteligencia. y en las vibraciones suscitadas por su pensamiento me envió un efluvio de sus ojos. se opaca. mi corazón. En lo físico. son todo uno. la Totalidad. enlace y claridad. en la luz. encerrando en su seno toda la belleza y la verdad que hay en su espíritu?. según que actúe sobre substancias varias. eran como larvas o sueños. mas ¿qué puede hacer sobre su conciencia sino iluminarle? ¿Qué puede hacer sobre su voluntad sino darle ejemplo? ¿Cómo puede curar su dolor si antes aquel no se cura del mal? Padre. que un momento infundió en mí su espíritu. que me enseña el orden. un santuario donde todas las cosas y todas las ideas y todos los afectos son flores. y t siento mi padre. opaca. que es un modificación de aquélla. mi pensamiento entran en. adquieren contornos y color. nebulosa e indócil. Al contacto de nuestro planeta. lo que era superstición. por todas partes. es la mente del Sol. irisaciones. ahora.

del qué está más alto que yo. realizarse. de sólo andar aquel.. es el yunque en que un rudo martillo está esperando y aventando tus escorias. ¡Padre. con hacerse planta y luego flor? ¿Qué pierde el huevo con tornarse plumaje. alegremente. porque se infundan en sus fibras tu lumbre y tu calor. y sólo aquélla que es así.. VIII Todas las criaturas ingenuas se dan. es verdadera y eficaz. y cuando ya no alcanza a socorrerme. y más inerme su ansiedad!. se alcanza el goce más intenso. Tal el viento. de sólo deslizarse éste. A quien me ve sufrir. y quien se enciende. oh nombre dulce. a quien ve el dolor sempiterno de la vida y no lo cura y destierra para siempre. quiere decir más alta y pura religión. en fin.sepulcro. Cuando pierdas la escoria y te nazcan las alas. la flor. Darse. no es tal aún. ir hacia la luz. aromatizan y fertilizan. entonces el dolor se desvanecerá. que llenas con la misericordia el vacío de tu eficacia. Pero mi padre. yo le llamaré mi Señor. .. y te ensombrece. ¿cómo podría yo sentir que eras mi padre? A los ojos de un padre toda mancha es leve. verás que ésta es risa y canto.. mi Juez. ser. se enciende. de sólo abrirse aquella. Ahí está el árbol que vive con sus ramas tendidas. sino esperar que un día quiera yo salir de las tinieblas? Si fueras todopoderoso. sino el crisol en que te estás purificando. en perenne oración. apenas oye la queja de sus labios o mira la aflicción en el rostro del hijo. y no hay error que no perdone ni dolor que no cure. y temblaré en su presencia. cuando se vuela. sino vivir.y apacigua los latidos de mi corazón con la tempestad de los suyos. que así me hablas y me enseñas y te consumes para nuestro vivir. y más tarde canción? ¿Qué perdió el agua acerba y fría con irse a lo alto y convertirse en nube? Religión que te amarga la vida. ¿Qué sacrificio. volar. ese eres tú. el manantial. y me espantaré de provocar su enojo. qué dolor hay en divinizarse? ¿Qué pierde la tierra oscura y muda. Se dan al vivir. ni sufrir ni sacrificarse. borra con sus lágrimas las mías. más intenso su amor. como quien dice. ni consultar con enigmáticas y pavorosas fuerzas. plenizarse. es el capullo en que te encerraste para cobrar alas. y sentirás la religión. Religión es movimiento ascensional: como quien dice. Quien asciende. sencilla. y todo es para mí. que refrescan. y te horroriza y te melancoliza. Así ha de ser la religión. ni deliberar con dolor o temor. el de corazón enternecido que llora conmigo y se acongoja si no puede aliviarme. y te contrista. ¿Qué más podrías tú. Mas cuando se asciende. no es en ellas luchar consigo mismas. Más anchas las alas y más potente el vuelo. a sus oídos todo gemido es grito desolador. se diviniza. Helios. y. por tal de cobrar alas y vivir en la luz. mi Dueño. más agitados y más tristes cuanto es mayor mi culpa.

sin dolor porque no te comprendan.. de ser mezquino. IX En verdad. se ríe de sus vanas visiones. El se da. la fuente se diafaniza. así darás tu admonición y tu consuelo. Salió y apenas la franja de plata de su corona irradié sus primeros rayos. si buscas la religión del Sol: sin tristeza. Y toda esa alegría es ¡porque El salió! Porque su faz resplandeciente se ha levantado sobre el horizonte. El vive. es triunfo. Dejarás caer tu resplandor. y el que sufrió los terrores de la noche. es himno. ni remordimientos. así darás tu ejemplo y tu consejo. es. así compartirás vestido y tu hogar. habrás alcanzado la perfección. comienza la fiesta en los nidos. el dolor de ser feo. nuestro padre que está en los Cielos. la fruta se dulcifica. es risa. sin vacilaciones. sin inquietud porque las sombras no se disipen. el corazón del árbol se afina y hasta las raíces oscuras se estremecen gozosas en la lobreguez de su prisión. de ser discordante. Sale. El es. Nuestro gran dolor es caer en la vileza. Helios no es un dios para todos. y ya no pensarás en él. únicamente para los sencillos para los desprendidos. esplendiendo y encendiéndote más para más alumbrar. el vuelo intenso y pleno. sin esperar a que te den gracias y ensalcen tu amor. alegría y luz. y en darse coIma su aspiración y realiza su dicha. y si tu corazón necesita del miedo como acicate para el bien. tal como lo siente y lo vive Helios. que sólo es buena para las almas desprendidas. todo en el. Si necesitas que te ayuden a conseguir negocio lucrativo. mi padre: Helios. él irradia alegría. Y no la busques tampoco. si necesitas buen empleo o relaciones en el gran mundo. No tenemos aquí calderas hirvientes. o que se te perdonen los pecados sin haberlos purgados. el triste se consuela. . Así darás tu palabra y tu pan. sin preocupación de saber si quien recibió tu luz era digno de recibirla. Sobre todo. Y cuando puedas darte así. la espiga se hincha. de ser inarmónico. o ganar a la lotería. malgrado tus odios y rapiñas y por la sola virtud de los rezos. el prisionero se esperanza. únicamente. en la impureza y en la fealdad. Las cumbres se doran. lleno de gozo por haberte esparcido. o que se te exonere del infierno. nuestro suplicio horrendo es advertir que para lograr . sin temor. quiere esta religión así: toda ella esplendor.. se sintió el mundo rebosando alegría ¿Por qué? Porque él es alegría. es alegría. ni látigos de llamas para quemar a los que delinquen. para los desprendidos. sino. ni dudas. sin rencor porque tu ofrenda sea olvidada.Mi dios. entonces no busques esta religión de la luz. Apenas su mensajera el Alba anuncia su venida. o que se te pase la indigestión sin dolor. y el enfermo se conforta. las flores y las hojas se estremecen poseídas de intenso regocijo. desde su corazón hasta sus manchas. así darás el agua de tu cántaro y el agua de tu corazón: lleno de gozo porque te has hecho capaz de esparcirte. sino que irás adelante. o que no te martirice la sed después de la embriaguez. si todavía eres presa de terrores y de remordimientos. Así has de vivir tú. sin despecho porque menosprecian tu merced: sin sorpresa porque te digan que tu luz es tinieblas. es canto. y lleno de gozo con la esperanza de seguir esparciéndote. las pieles se atersan. y al llegar la Aurora. Así te darás.

el que me infama. que es el grado máximo de la maldad y la desdicha. su goce de la tristeza. Y nuestra religión. y mejor que olvidar no sentir. porque sabemos que quien mucho perdona todavía odia mucho: mejor que perdonar es olvidar. en tres palabras se resume: no . su riqueza de la miseria. sino que hace fragante el aire que le envuelve. belleza. sin entristecer. torpe y feo. Mucho más alto y bello es un colibrí que un pez. como la brisa. los adoradores de Helios. solamente. Lo que nos importa es sobre todo. sino que fijamos los ojos en la cumbre adonde podemos subir. no nos detenemos a contemplar el lodazal en que caímos. y nuestra dicha sería vivir como la abeja y el colibrí. mucho más bello es un pino que un lobo. causamos la ruina y el dolor de las criaturas. armonía. Cuando más altas. no alentamos remordimientos. no luchar. ni lucro. Y tampoco sabemos perdonar. ni terrores. más inofensivas. su libertad de la opresión. se vuelve oscuro. ansia de que se nos haga mayor la transparencia. la lucha es la pavorosa y negra modalidad de criaturas que han ido cayendo cada vez más abajo. ansia de que las alas nos crezcan más y más. el gavilán. . que otros vengan a la miseria para que yo vaya a la riqueza. Somos pacíficos. fáciles para la alegría. sino la aspiración. no llevar doble vida. el que me oprime. La lucha es el tigre. el avaro. ni opresión. aprende a vivir sin luchar. y no necesitamos otro. No nos mueve la ley. se vuelve tétrico. que otros se atedien para que yo me divierta. ni remordimientos. Somos sencillos los que amamos a Helios. somos. nosotros.liberte. El que me aborrece. . la araña. sino anhelo de ya no más caer. solamente. lucha menos. y a encontrar la salud donde antes sólo esperaba encontrar el dolor. Que otros se fatiguen para que yo descanse. ni castigos. y sin embargo aquél no bebe sangre sino miel. como la mariposa. hasta llegar a fieras. el usurero. el buitre. como la abeja. ni recompensas en nuestra religión: solamente gracias. y sin embargo aquél no hiede a sangre y a carroña. ¡Pobre de él! Helios le retira su luz. La lucha es la condición de las bestias degeneradas. ¿A qué intervenir yo en ese proceso tenebroso? No. fáciles para ser libre sin oprimir. desapacible. de miel y de luz. no hundirnos en esa pestilencia que llaman la lucha por la vida. Apenas la criatura comienza a purificarse. el opresor. inquieto y malo. todo el que saca su vida de la muerte. ¿La vida futura? ¿El Mal.. Mas la condición de las criaturas limpias es la paz. que otros se esclavicen para que yo me. ese es nuestro purgatorio y nuestro infierno. el Bien? ¿El Cielo y el Infierno? ¿Lo que los hombres llaman virtud y lo que llaman vicio y crimen? No nos inquieta: lo que nos importa es no engañamos a nosotros mismos. el tiburón. no ser a un tiempo dioses y demonios. que otros se embrutezcan para que yo me ilustre. fáciles para vivir sin matar. el amasador de riquezas. Helios no quiere sangre.nuestros goces o para simplemente vivir. que otros se hundan en la vulgaridad y en la fealdad para que yo me refine y me embellezca.

se convirtió en deber. de toda soberbia y tiranía. que antes era simple consecuencia de ese crimen. en ideal. —Cristo. no es para gozar nuestra vida mísera y egoísta. el pastor. naturalmente. en que el obispo. Pero viene el sacerdote. sino lo que su intérprete declara. pero con ansia de convertirse en comprensión y espiritualidad. Funesta hora fue aquella. de la miseria. no hubiéramos visto matanzas religiosas. Así. y héteme aquí tan infeliz como antes. El sacerdote es fatal. . divididos en amos y esclavos. sino que no he de enojarme contra nadie. — no supo decir con entera claridad su pensamiento. gracias a que la palabra satánica de un intérprete se irguió sobre la divina palabra de Jesús. que no lo era sino por ser entre los hermanos el más humilde. otra vez. sino para que venga su reino. venga a prestarle claridad. por la quimera de que él está sirviendo de intérprete a la Divinidad. para que en este mundo triste haya más luz y más ternura. hace una forma de vida legítima. amar. Ahora. y le da a la riqueza la sanción religiosa. Mas viene el sacerdote. que no se puede servir a Dios y a las riquezas. ¿qué? Ya el ciego sacerdote declaró que así está bien. y me la consagra y me la diviniza. ensoberbecida.entristecer. ¿Para qué me sirve a mí un sol. y me restaura la guerra. Jesús dice que es bienaventurado el pobre voluntario. que la riqueza obstruye la puerta del reino de los cielos. Y hétenos aquí. lo que dice Dios por su boca impura y miserable. y que es necesario que un pobre mortal cargado de vicios y de sombras. y un castigo o una prueba que luego tendrá su recompensa en otro mundo. Jesús dice que no sólo no he de matar a nadie. de todo instinto cruel. de toda rapiña. a quemarles el cuerpo para que no se les perdiera el alma. si necesita que luego se complemente su luz con la triste lividez de un candil? Religión que no hace ver meridianamente al ignorante como al sabio la Voluntad Divina. declara que menospreciar y odiar. es lo que alcanza su tenebrosa y estrecha y loca mente de hombre. y de la explotación. tan bárbaro como antes. Y nuestra lucha. de una en otra interpretación. Colmo de la ignorancia y de la soberbia es imaginarse que un dios. que antes era simple crimen. son ya los gérmenes del asesinato. y vuelta más loca y tenebrosa. el más compasivo y abnegado. y aclara el pensamiento de Jesús. Mahatma. el más caritativo. es el hombre que se sustituye a Dios. el más devoto. no se llevaran a la hoguera millares de herejes. Y así. de todo lo que en el hombre ancestral fue estupidez y bestialidad. sino otra cosa. puesto que Jesús no quiso decir lo que dijo. ha venido a parar el cristianismo en sostenedor y santificador de toda opresión y explotación. el que se abroga el derecho de declarar lo que Dios ha querido decir. X Si el cristianismo no hubiera tenido orgullosos intérpretes. con el agravante de que ahora ya tendré el asesinato como aprobado y autorizado por la religión. Budha. en hartos hambrientos. y afirma que Jesús no quiso decir eso. Y. lo que era simple bestialidad. más bien es criadero de tinieblas que no resplandor para dar con la senda del cielo.

de miseria. que hable tu corazón. ni me recites oraciones. No preguntes a nadie. ya no hay samaritanos ni judíos. si. y en cuya cima lívida y sangrienta reparte goces y favores. amor. no sutilicéis. he comprendido que eras Tú. sino el hijo que llama confiadamente a su Padre. y escúchame. sino aspiración. no me erijas ya templos. sino estado de alma. y que tú ames. únicamente. Jesús lo presentía. y que tú eres mi hijo y que todo hijo mío es hermano tuyo! Hijo mío. entre tú y mi conciencia no habrá ya intérpretes. y es el Cristo”. que me iluminas. y es sentir que yo soy tu padre. ni qué me debes. que es amarte. toda mi doctrina es servicio. sino hermanos. simplemente. dijo. y de la palabra redentora. y le invoca ahí. No inquieras de gobernantes y doctores cuál es mi voluntad. el monopolizador del cielo. el pan y la verdad! ¡Por fin sentí que eras mi padre. ni construyas teorías en torno de mi nombre. porque te engañará el orgullo. y se precavió cuanto pudo contra la tiranía del templo y del sacerdote: “Uno sólo será vuestro Maestro. búscame en tu alma. Mas en vano fue todo: el antiguo sacerdote. que me sirves y que me das tú mismo. de tristeza y de ignorancia que soportan los débiles. con tu propia mano y con tu propia voz. Mas ahora. No es letra. y que siempre me estuviste llamando con tu voz unciosa de ternura! Me decías: Ven. no es interpretación. autorizado para desentrañar significaciones oscuras de aquel haz de esplendores que el Maestro llamó con solo un nombre: Amor. te he visto! ¡Por fin. ven y sígueme. ni tradición. ni de Samaria sino el pecho de cada hombre convertido en santuario. el hebreísmo.se convirtió en intérprete del Maestro. se fundieron en uno: montaña de opresión. abre tus ojos y mírame. no pretendáis saber más que yo. estáte ahí. Antes. y de la luz sacó las sombras. sino espíritu. ya no hay sacerdotes. No preguntes a sabios ni a sacerdotes cómo soy y qué ansío. ni templo. y le adora. lo había declarado así a la Samaritana: “Mujer. De día. no es lugar. con su propia voz. a sus discípulos. quieto. amor! Sí. Helios. Helios. y desde ahora seré libre. ni sacerdocio. no arguyáis. el que explota el santuario. y así sabrás mi voluntad. extrajo de nuevo la legitimidad de toda esclavitud. deja. el antiguo Satán. todos los cultos idolátricos o esclavizadores. y les dice: “Esto es todo que os améis los unos a los otros. se levantó del polvo. compasión. y el paganismo. de noche. que estás ahí. búscame con los ojos del cuerpo. ¡yo te he visto! ¡Por fin. categóricamente. simplemente. arrodillado en el templo de su propia alma. ya no hay templo de Jerusalén. en espíritu y en verdad”. únicamente. les lava los pies humildemente. más bien. y deja que te inunde mi luz. no te preguntes ni a ti mismo. desciende. hasta el fin”. Dios que te asomas resplandeciente cada mañana a las puertas de la aurora. no es fórmula. coge agua y una toalla. así como yo os he amado. no interpretéis. autorizados para decir lo que es divino. ¡Yo soy. ni . el que domina en nombre del Señor. luz. Y verás que no me debes más que una cosa. que me amas. comprendo: al fin comprendo. No me busques a través de los libros y de las tradiciones. Funesta hora fue aquella cuando una casta de hombres soberbios se atribuyó el monopolio de la luz. y gloria y poderío a los fuertes. ni códigos. sino comunicación directa con el Padre. y quiero. A la hora de la Cena. lo sabía. por el vuelo del corazón. fija tus oídos. Es decir. hijo mío. una vez más.

que el vaso no se quede vacío. lo que soñó en la oscuridad del capullo. y si nos oprime la melancolía. la piedra y la nube. cuando rogamos o damos gracias. una expresión de su vivir interno. en la concha de un caracol. aquel ritmo que lucha por salir y revolar en . Yo soy desde ahora el sacerdote. toda fuerza se volverá centella. en un búcaro de cristal. cae y rueda por el suelo nuestro cuerpo cuando una pena insufrible nos retuerce. y sobre todo. Si sufre. lo que ganó con la resurrección. y sacerdote tu propio corazón. tu alma se encuentre de rodillas. ni ciencias. ni tiranía de hombre en forma alguna. XI Necesitarás un culto. arrodillado. en la pureza y en el esplendor de las cimas. Y no menos que el hombre. se doblan nuestras rodillas cuando imploramos o adoramos. Aunque te sirva de templo la montaña. toda esperanza se volverá sonrisa. El hombre no sabe ni puede callarse. esto anhelan el hombre. Necesitarás un culto. y tú eres mi padre. abierto al soplo de tu Espíritu Santo. la Gracia. el Amor. Lo que importa es el vino: si es puro y generoso. que si oras de pie. necesitarás un culto. toda idea se hará palabra. ensueño. o en la oquedad desnuda de tu mano. pensamiento. Toda nuestra vida exterior es culto: se elevan los ojos. Yo soy tu hijo. en una vasija de barro. todas las criaturas necesitan y anhelan decir lo que vive y se agita en su alma: ¿qué son las alas de la mariposa? La revelación de su triunfo. toda emoción se hará color. lo ha de insinuar su canto. tanto da que lo escancies en un ánfora de oro. tendido en la arena de la playa. lo ha de proclamar su risa. nos sentamos con las manos quietas y el semblante grave. Lo que importa es el vino: lo que importa es que todo salga de tu corazón. Mas cuida de que no se diseque o petrifique en formas muertas o marchitas. Toda emoción. la Ley. la Luz. ¿Qué dice la blancura de / la nieve? Dice lo que vio allá en lo alto. y toda debilidad se hará vacilación y palidez. por la ventana abierta. quiere que le acompañen todas las criaturas. Por eso. himno o endecha. cuando adora. ¡Comunión!. quiere que lo sepan el viento y las nubes. y tú eres el Dios. volición o figuración. y uno de los dolores grandes y venenosos de la vida. Necesitamos un culto. si sueña. Cuando ama. es verse obligado a llevar una máscara y a encerrar en la celda más secreta del alma. en una humilde calabaza. buscan inmediatamente su expresión corporal. cuando investigamos cosas hondas. porque nuestra suprema necesidad es salir de nosotros mismos y que los otros seres participen de nuestra vida. si goza.historia. o viendo desde tu lecho. ¿Qué dicen la palidez y el susurro de las hojas? Dicen la tristeza de haber dejado el árbol. sin pensarlo. nuestras sienes buscan el consuelo de nuestra mano. lo han de decir sus lágrimas. sino mi espíritu ansioso y humilde. y tu pecho sea el santuario. las profundidades del cielo. y por eso buscan ansiosamente una forma. el templo y el adorador.

con papel y tijeras. sincera y profunda. De adentro ha de venir la oración y en obras ha de cristalizarse. es para mí la expresión íntegra de la emoción religiosa. esa será una forma muerta.torno de nosotros. y entonces. él. e imprime gracia y fuerza en las cosas. esa no es una flor. ningún templo vale como un rincón del bosque. que es ritmo. también. y vive. color y canción. donde los troncos gruesos y altos se elevan al cielo como un haz de columnas. ha de ser adorado. dorada por la aurora o por los celajes de la tarde muriente. que sin cesar ilumina e irisa las nubes. que ansía volverse carne y sangre. masa. que sea como el canto del pájaro. ‘ decir a los cuatro vientos su íntimo mensaje. cuando la emoción religiosa. ¡Bienaventurado el que no tiene nada que ocultar. línea. visto desde la cumbre de la sierra. que sea como la flor. y surgirá plena de fragancia y esplendente de color. Helios también quiere ser adorado: él. una mentira. me sirve para orar como ninguna otra forma de oración. como los cristales del manantial! Pues ¿cómo la emoción religiosa habría de pasarse sin culto? ¿Cómo no dar forma a la emoción que viene de lo más hondo del espíritu. que tu culto no sea una mentira. tomará forma. ve. . sólo el que realiza su ideal. Por mí. habla en nosotros. adora plenamente. ninguna pintura me dio jamás la conmoción del misterio. Helios quiere ese culto así: así le adora el mar. sólo el que “hace la voluntad del Padre”. la de la tempestad. Nazca en tu corazón. cuando extiende la blancura de sus espumas y los zafiros de sus ondas. el exceso de amor que no alcanzaron a decir sus alas. cuando le canta desde el corazón de la montaña. ningún edificio alcanza a infundirme el sentimiento de la divinidad. por más finamente que la recortes y más esmeradamente la barnices y la perfumes. escultura. Mas. y sonido y movimiento en formas infinitas. que sea el doloroso ímpetu del alma. es de verdad creyente. Necesitarás un culto. Sólo el que vive sus pensamientos. bullente y viva la emoción religiosa. es su hijo. fuera de las grandes catedrales góticas. música. en el corazón de la selva. los pétalos y las alas. Para mí. un ídolo. pues. A mí sólo la música de los grandes maestros creyentes me sumerge en las aguas de la adoración. el desbordamiento de los anhelos de la planta. él que en todo momento delinea y colora. y aroma. y el silencio bajo los grandes árboles. Mas si la flor fue modelada afuera. ningún altar como la cima del monte. así el torrente. color. la de la selva y la del viento. y aún de más allá de nuestra existencia presente? Canto. Ahora. transparente. ha de ser adorado en espíritu y en verdad. que a veces sentirnos su aleteo venir de más allá de nuestro ser. pintura. Y aun mejor. él. Un horizonte dilatado. —de tan hondo y tan lejos. danza. crezca como una flor que ansía brotar al aire y a la luz. aún no alcanzan a decir nuestra voz interior. la música de la montaña. arquitectura y poesía. ninguna escultura me hace pensar en Aquel que es todo Luz y todo Sombra.

ni asesinas a las pobres bestias para alimentarte de su sangre. tu único Dios es el resplandor de Helios a través de tu propia conciencia. que ha descendido a ti. ni la tradición. las acciones heroicas. las virtudes políticas. se conquista gloria diciendo bellas cosas. y así el árbol. Y así sabrás lo que es adorar en espíritu y en verdad. pues los hombres gustan de las bellas palabras y de las frases biensonantes. que te ha envuelto. y que el incienso para el altar. ruega con todos sus anhelos! ¡Adora con toda tu mente! ¡Aspira con todo tu espíritu! Anhela. las manchas de los hombres parecen pequeñas estrellas. a cuyos débiles fulgores los vicios parezcan virtudes y el egoísmo se confunda con el desprendimiento. y éste con sus modulaciones y sus vuelos. ni le impones a nadie tus creencias. ¡Ruega. como nace el resplandor de la. ni haces leyes ni dogmas de tus concepciones de la vida.. Y entonces. lo da tu pensamiento. el respeto a la tradición y la conformidad al qué dirán. ciertamente. como nace el trino de la garganta del pájaro. ni buscas el dominio para oprimirles. y el pájaro. en la más bella forma y en el más santo lugar del Universo. hasta que en un momento sin igual. Por eso aman las frases. Sobre todo. la obediencia a las leyes. ni amasas riquezas con el hambre y la fatiga de tu prójimo. no se conquista sino la cruz. la limosna. como nace la espuma del vaivén de la onda. que no aborreces al extranjero. cuida de que tu resplandor no ciegue. y será. que es ajustar uno su vida a todas las ideas y . cuando vean que no crees en la necesidad de la prostitución y en la santidad del dinero. ni el despojo. y en ciertos momentos se nos figuran destellos de Sirio. Por esto. —que hablas únicamente. y aún te alabarán y honrarán. de la actitud que tomará tu cuerpo al adorar. ruega. mas haciéndolas. cuando los hombres adviertan que adoras a Helios. ni la propiedad. Y entonces. estrella. una opacidad que parezca luz. de la profundidad de tu alma. comprenderás que el Universo entero es un templo. uno con sus sonantes himnos. cuida de que tu perfección no deslumbre. y que los únicos resortes de tu vida son el amor y la verdad. En una semiluz. ni la familia. cuando vean que no reverencias a ninguno de sus ídolos. aman los hombres la moral. entonces te pondrán en una cruz. Mientras vean los hombres que hablas de amor y de concordia. En el mundo. Eso vendrá ello solo. por añadidura. A los hombres les atrae y encanta una media luz. Porque nacerá de la verdad de tu alma. que tu corazón es un santuario. ni del lugar a donde irás para adorar. ni la vida sensual. ya no te cuidarás para nada del culto. XII Entonces. y que tu dios.. y te impregna como el aroma del incienso y como la esencia de la rosa. que tu espíritu es un sacerdote. si además fueran santas. cuando vean que no adoras la patria. como nace el susurro de las ramas del pino. aquél con la plegaria muda de sus ramas suplicantes.— sin que tus palabras trasciendan a tu vida. ni la guerra.así el viento. te dejarán en paz. sientas que El ha venido a ti. porque los hombres temen y aborrecen la claridad intensa. aspira.

se ven en toda su mentira y su fealdad la tibieza de su amor. al dogma de la patria y de la ley. porque a los esplendores de una luz así. sino para que no te sorprendas. la perfección según el Padre. no! Los hombres no te crucificarán mientras por algún lado de tu flaca naturaleza te puedan mantener sujeto a sus cadenas. para los que dicen con íntima certeza: ¡Dios en las alturas. La cruz es para los hombres libres. y eso sin medida. de la incomprensión. —hasta lo más cruel y más infame.sentimientos mediocres aceptados y acariciados por las almas cansadas y por las conciencias perezosas. pero no lo esquives: acostúmbrate a ir extendiendo tus miembros sobre la cruz. los hombres le crucificaron De tarde en tarde. al dinero. sino que lo abominan y execran. de la calumnia. en dioses. que es hacerse todo luz. de la familia y del gobierno. lo que en sí es tinieblas y hediondez. el orgullo de su humildad. a la vanidad. — y eso le horroriza al hombre… Así. en todo y para todos. Jesús. porque sólo cuando te lleven a la cruz podrás estar seguro de haber alcanzado la perfección. y mi conciencia después de Dios! La verdad te hará libre. dice Jesús. Mas la santidad. el egoísmo de su desinterés. ¡Ah. la perfección. el lucro de su religión. dejarían de ser hombres y se convertirían en ángeles. no te llevarán a la cruz. Mientras en algo cedas al miedo. del insulto. ya no podría sino amar. en Hijo del Padre. sin limitación. Krishna. sino para que vayas en su busca. al servilismo de la tradición. que podía libertarles enteramente de las tinieblas. al amor de la gloria. pues cuando los hombres comprendan que tu luz es plena y verdadera. según Helios. te crucificarán. a ser perfecto. Y también. amor. Mira de frente desde ahora el calvario. a la seducción del poder y de la carne. Bajo la costra honorable de la moral. al yugo de la moral. en hombre-dios. y a que te los traspasen con los clavos del escarnio. en Cristo. no para que huyas de la cruz. toda cabe. de la burla y de la opresión. ¡guárdate!. Mas yo te digo. tiraniza y succiona. Ensaya a ceñirte desde ahora la corona de espinas. la vacilación de su fe y el miedo de su esperanza. Sócrates. oprime. y siempre. — porque la aceptación de la masa reviste de un tibio resplandor. no lo provoques. Y al hombre le espanta la idea de dejar de ser hombre. y les crucificaron. Ser crucificado es la señal visible y cierta de haberse convertido uno en Sol. que es vivir para los demás y que los demás vivan en uno: la plenitud. Mientras sea hombre. el odio de su perdón. al prestigio de la opinión. ingenuidad. y yo te digo: y el ser libre te llevará al suplicio. Si llegara a ser ángel. sencillez. no para que te escondas. Porque los hombres aborrecen la plenitud del Sol. que no es sólo frase sino vida. la neblina de su verdad. que es darse entero. según el Padre. se llenaron de espanto y de cólera. eso no es grato a los hombres. mientras creas en eso y lo acates aunque sea un ápice. Siempre que alguno se atrevió a realizar la luz. Helios envió para salvarnos algunos de sus hijos más altos. corrompe. domina. algún divino espíritu solar. guárdate. Pitágoras. consciente y valerosamente. porque comprenden que si realizaran en sí la luz intensa de Helios. de los que viven a su diestra: Mahatma. cuando los hombres comprendieron que era un Mensajero de la Luz. explota. y a que sus dardos te atraviesen las .

nuevas rosas para el jardín celeste. Así. y mi espíritu ha recobrado sus alas. por haberte iluminado. y la gloria nimbarte las sienes. llamando a Elías. cuando llegue la cruz. toda impureza se ha consumido en mí. saldrá de él agua viva que les abra los ojos. por haber descendido a ti. te hallará apercibido. en cualquiera de las mil formas que le han dado los hombres. dirán asombrados: ¡En verdad. . Y cuando traspasen tu costado. irá creciendo en ti el valor y la resolución de hacerte luminoso. mi corazón se ha vuelto luz. y cuando se apresten a oír tus gritos de socorro. y aquellos que te crucifiquen. los que te miren al pie de la cruz. únicamente. Y así.sienes. Y entonces los hombres. verán en tu faz la sonrisa. y suscitará nuevos hijos a Helios. oirán que estás cantando y loando a Helios. Y entonces exclamarás gozoso y radiante: todo está consumado. este era hijo de Dios! Y esa luz penetrará en su noche. por haberse confundido contigo.