You are on page 1of 7
República Bolivariana de Venezuela Ministerio del Poder Popular Para la Educación Superior Universidad Pedagógica Experimental Libertador

República Bolivariana de Venezuela Ministerio del Poder Popular Para la Educación Superior Universidad Pedagógica Experimental Libertador San Felipe Yaracuy

República Bolivariana de Venezuela Ministerio del Poder Popular Para la Educación Superior Universidad Pedagógica Experimental Libertador
República Bolivariana de Venezuela Ministerio del Poder Popular Para la Educación Superior Universidad Pedagógica Experimental Libertador
República Bolivariana de Venezuela Ministerio del Poder Popular Para la Educación Superior Universidad Pedagógica Experimental Libertador

Profesor (a): Zuleima Tovar

Bachilleres:

Yoleidy Mora Rusbeilys Colmenares Francys Padilla Jhomily Arriechi Danila Rivero Elia García

San Felipe, Noviembre 2013

CIPRIANO CASTRO

Nace en Capacho (Edo. Táchira) el 12.10.1858.Muere en Santurce (Puerto Rico) el

4.12.1924.

Ilustración realizada por Francisco Maduro.

Militar y político tachirense, presidente de la República (1899-1908) e iniciador de una nueva y larga hegemonía en la historia política de Venezuela: las de los Andinos (1899-1945). Hijo de José del Carmen Castro, agricultor de mediana posición y de Pelagia Ruiz. Después de realizar sus primeros estudios en su pueblo natal y en la ciudad de San Cristóbal, prosigue su formación en el Colegio Seminario de Pamplona, Colombia (1872- 1873). No obstante, dada su inclinación hacia la política, desatiende la educación formal para iniciarse en el conocimiento de los postulados del movimiento liberal colombiano. En tal sentido, no sólo examina los escritos de sus dirigentes más progresistas, entre ellos el poeta y panfletario José María Vargas Vila, sino que asiste como espectador a las concentraciones masivas del partido liberal de ese país. Finalmente, abandona la carrera eclesiástica para retornar a San Cristóbal, donde empieza a trabajar como dependiente de la casa Van Dissel, Thies y Cía, empleo que dejará para incursionar de manera definitiva en el mundo de la política.

En 1876 se opone a la candidatura del general Francisco Alvarado a la presidencia del estado Táchira. En 1878 trabajaba como administrador del periódico El Álbum cuando participó en la toma de San Cristóbal junto con un grupo de autonomistas quienes usaban a someterse a la autoridad del nuevo presidente del estado. En 1884, como consecuencia de un incidente con el párroco de Capacho, el padre Juan Ramón Cárdenas, es encarcelado en el retén de San Cristóbal de donde se fuga, a los 6 meses, para refugiarse en Cúcuta. Allí conoce a su futura esposa, la joven Zoila Rosa Martínez, conocida posteriormente como doña Zoila. Dos años después regresa al Táchira, acompañando las fuerzas invasoras de los generales Segundo Prato, Buenaventura Macabeo Maldonado y Carlos Rangel Garbiras, quienes, una vez más, enarbolan la bandera autonomistas frente a los atropellos del gobernador de la sección del gran estado Los Andes, general Espíritu Santo Morales.

Durante el desarrollo de esta invasión, Castro derrotó al coronel Evaristo Jaimes en Capacho Viejo y al propio gobernador Morales en la ciudad de Rubio, lo que le valió ser ascendido a general y convertirse en una importante figura política dentro del gran estado Los Andes. Según lo refiere la tradición histórica, fue en el entierro de Evaristo Jaimes (quien murió en combate), Castro conoce a Juan Vicente Gómez, su futuro compadre y compañero de armas. En 1888, cuando Carlos Rangel Garbiras es designado presidente del gran estado Los Andes, Castro accede a la gobernación de la sección Táchira, posición desde la cual comenzará a construir su propia base de poder regional. En 1890, Cipriano Castro se encarga de la Comandancia de Armas y posteriormente, cuando es electo diputado por la sección Táchira al Congreso Nacional. Para la fecha, ya ha forjado estrecha amistad con Juan Vicente Gómez. La actuación de Castro en el Parlamento lo da a conocer en los cenáculos de mayor audiencia nacional y le permite vincularse al círculo del entonces presidente Raimundo Andueza Palacio, de cuya causa continuista se convierte en entusiasta seguidor. Con el objeto de apoyar de manera efectiva el proyecto de Andueza, regresa al Táchira en marzo de 1892.

Una vez en el poder Cipriano Castro tuvo que afrontar una fuerte oposición política por parte de sectores tanto nacionales como internacionales. En tal sentido, tenemos el estallido de la Revolución Libertadora (1901-1903), liderada por el banquero Manuel Antonio Matos y que contó con el apoyo financiero de compañías extranjeras; el bloqueo de las costas venezolanas por parte de las armadas de Inglaterra, Alemania e Italia (diciembre de 1902-febrero de 1903) que motivó la célebre proclama de Castro:"Venezuela, la planta insolente del extranjero ha profanado el sagrado suelo de la patria"; y "La Conjura" (1907). Un aspecto importante de la legislación en este período es la aprobación del divorcio, contemplado en el Código Civil de 1904. Las causales para concederlo son: el adulterio de la mujer en cualquier circunstancia, el del marido cuando mantuviera concubina de manera notoria, el abandono del hogar, la propuesta del marido de prostituir a la mujer, el conato de uno de los cónyuges para prostituir a los hijos, y la condena a presidio. Los representantes de la Iglesia Católica y sectores conservadores del país se opusieron a la disolución del matrimonio civil alegando razones religiosas y morales; pero esto no modificó el proyecto legislativo.

EL CASTRISMO FRENTE A LA EXPOSICIÓN IMPERIALISTA MUNDIAL

El Bloqueo de las Costas Venezolanas. Mientras continuaba la persecución de los caudillos dispersos de la "revolución libertadora", Inglaterra, Alemania y otras potencias extranjeras reclamaron la inmediata cancelación de los daños sufridos por extranjeros residentes en el país con motivo de las guerras en Venezuela durante los últimos años. También reclamaban el cumplimiento por parte del gobierno del pago de las deudas. Ante la negativa del gobierno a reconocer Las reclamaciones y la suspensión de los pagos de la deuda, Alemania e Inglaterra resuelven bloquear las costas venezolanas en 1902 año en que se llevó a cabo el conocido bloqueo a las costas venezolanas. A esta iniciativa se une Italia y, poco después, Francia, Holanda, Bélgica, Estados Unidos, España y México, presentan sus reclamaciones para que sean consideradas junto con las de los países agresores. Durante años, los representantes diplomáticos de varios países, entre ellos los Estados Unidos de Norteamérica, presionaron para que Venezuela reconociese las deudas que venían arrastrándose desde anteriores administraciones, incluyendo la del gobierno de Cipriano Castro. En los meses anteriores al bloqueo se gestó una intensa actividad diplomática de consultas entre Londres, Berlín, Washington y Caracas. Esta medida tan controversial, como es el bloqueo, suscitó diversas acciones en diferentes partes del mundo y colocó en la palestra internacional, el hasta entonces desconocido e insignificante país que era Venezuela, así como su terco y valiente gobernante. La mediación de Estados Unidos logra que el conflicto termine con la firma de los Protocolos de Washington el 13 de febrero de 1903, mediante los cuales se acuerda la cancelación progresiva, por parte de Venezuela, de los compromisos pendientes. Durante estos meses el régimen maneja un discurso político de corte nacionalista enfrentado a las potencias extranjeras. La Doctrina Drago. Fue sin duda la más importante manifestación de apoyo y solidaridad que recibió Venezuela durante las difíciles circunstancias que le tocó vivir durante los años 1902 y1903. Este enunciado de Derecho Internacional, contribuyó en forma decisiva apresionar a los Estados Unidos para que intercedieran de manera que la situación se solucionara en la forma menos perjudicial para Venezuela. A partir de 1904, la crisis económica de los primeros años del gobierno de Castro comenzó a ceder con el

aumento de los precios internacionales del café y otros productos agropecuarios. El aumento de las exportaciones produjo un ingreso al fisco por los impuestos de aduana. Esto contribuyó al fortalecimiento del régimen. En ese mismo año (1904) se promulgaron dos instrumentos legales importantes, la Ley de Divorcio Civil, que enfrentaba al clero católico opuesto al divorcio, y el Código de Minas, que establecía mayores impuestos a la explotación del asfalto y sometía a juicios a las empresas extranjeras a la jurisdicción exclusiva de los tribunales venezolanos. Una vez superada la crisis del bloqueo, la política internacional del gobierno de Castro continúa desenvolviéndose entre enfrentamientos y conflictos, comienzan los pleitos con las compañías que participaron en la Libertadora, esto se concreta en un juicio entablado contra la New York and Bermúdez, en el cual la nación reclama una indemnización de 50 millones de bolívares; y, en segundo lugar, se inicia la expropiación de la Orinoco Stemship. Ambos casos desembocan en la ruptura de relaciones diplomáticas entre Venezuela y Estados Unidos en 1908. Pero los enfrentamientos no son solamente con las compañías vinculadas a la Libertadora, en1905 es rescindido el contrato de la nación con la Compañía Francesa del Cable Interoceánico. Castro ordena el cierre de las oficinas de la empresa en el país y la expulsión del Encargado de Negocios de Francia, como consecuencia de ello, en 1906Venezuela y Francia rompen relaciones diplomáticas. Paralelamente, el régimen se enfrenta a las compañías alemanas y ordena la requisa obligatoria de los buques de bandera holandesa, todo ello conduce, igualmente, a la ruptura de las relaciones diplomáticas con Holanda.

CAÍDA DEL CASTRISMO

En 1906 los enemigos de Castro propusieron al vicepresidente Juan Vicente Gómez asumir el poder en sustitución de su compadre Cipriano Castro. Al enterarse Castro de esta maniobra, presentó su renuncia a la Presidencia para constatar la situación de poder y probar la lealtad de Gómez. Sin embargo, esta renuncia produjo fuertes reacciones de apoyo a Castro y regresó a ejercer las funciones de Presidente. En 1907 Cipriano Castro padeció de una fístula vesico-colonica, rara enfermedad caracterizada por infecciones del tracto urinario a través de la uretra durante la micción (neumaturia), esto debido a una conexión anormal entre la vejiga y otro órgano o la piel.

Como los intestinos (fístula enterovesical). Cipriano Castro viaja a Europa en noviembre de 1908 con el objeto de someterse a una riesgosa operación quirúrgica en Alemania, Sele intenta operar pero mientras lo intervienen se produce una caída tensión al con un paro y desisten de operar, por ello, viaja a Berlín y se le realiza una nefrectomía, siendo el tratamiento todo un éxito, durante su ausencia dejó encargado de la Presidencia al Vicepresidente Juan Vicente Gómez, quien más tarde, durante su ausencia aprovecha la oportunidad para dar un golpe de estado con el apoyo de la Secretaría de Estado de los Estados Unidos y de varias potencias extranjeras, plan que se concretó el 19 de diciembre de 1908. En su intento de regreso a Venezuela arriba con su barco en Trinidad, sufre una dehiscencia de la herida operatoria y por órdenes del gobierno francés es regresado a Europa. Una vez alejado del poder y negada la posibilidad de regresar a Venezuela, Castro sufrió el acoso de las potencias resentidas por la política que mantuvo hacia los 8 años que estuvo en el poder. Al carecer de los recursos para efectuar una invasión armada, se marcha a Madrid para luego convalecer de su operación en París y en Santa Cruz de Tenerife. A fines de 1912 pretende pasar una temporada en Estados Unidos, pero es apresado y vejado por las autoridades de inmigración y obligado a marcharse en términos perentorios (febrero de 1913). Finalmente se establece en Santurce, Puerto Rico (1916), bajo una estrecha vigilancia por parte de espías enviados por Juan Vicente Gómez. En 1917, a pesar de sus pésimas relaciones con el gobierno de Estados Unidos, funcionarios de este país, disgustados por la actitud neutral de Gómez ante los sucesos de la Primera Guerra Mundial, establecen contacto con él para que encabezara una posible reacción en contra del gobierno venezolano, lo que no obstante rechaza.

REVOLUCIÓN LIBERTADORA

Una vez en el poder Cipriano Castro tuvo que afrontar una fuerte oposición política por parte de sectores tanto nacionales como internacionales. En tal sentido, tenemos el estallido de la Revolución Libertadora (1901-1903), liderada por el banquero Manuel Antonio Matos y que contó con el apoyo financiero de compañías extranjeras; el bloqueo de las costas venezolanas por parte de las armadas de Inglaterra, Alemania e Italia (diciembre 1902-febrero 1903) que motivó la célebre proclama de Castro: "Venezuela, la

planta insolente del extranjero ha profanado el sagrado suelo de la patria"; y "La Conjura" (1907), complot palaciego que se generó en torno a su ausencia del gobierno por motivos de salud. En síntesis, para poder superar la oposición a su gobierno y consolidarlo, Castro tuvo que liquidar los centros dispersos de poder político (caudillos) y preparar el advenimiento de un régimen plenamente autoritario, lo que no dejó de provocar la reacción de ciertos sectores separados del poder. En noviembre de 1908 con el objeto de someterse a una riesgosa operación quirúrgica en Alemania, deja en el poder transitoriamente al vicepresidente de la República, general Juan Vicente Gómez; quien aprovecha las circunstancias para dar un incruento golpe de Estado, el 19 de diciembre de ese año. Una vez alejado del poder y negada la posibilidad de regresar a Venezuela, Castro sufrió el acoso de las potencias resentidas por la política que mantuvo hacia ellas durante los 8 años que estuvo en el poder. Al carecer de los recursos para efectuar una invasión armada, se marcha a Madrid para luego convalecer de su operación en París y en Santa Cruz de Tenerife.

A fines de 1912 pretende pasar una temporada en Estados Unidos, pero es apresado y vejado por las autoridades de inmigración y obligado a marcharse en términos perentorios (febrero 1913). Finalmente se establece en Santurce, Puerto Rico (1916), bajo una estrecha vigilancia por parte de espías enviados por Juan Vicente Gómez. En 1917, a pesar de sus pésimas relaciones con el gobierno de Estados Unidos, funcionarios de este país, disgustados por la actitud neutral de Gómez ante los sucesos de la Primera Guerra Mundial, establecen contacto con él para que encabezara una posible reacción en contra del gobierno venezolano, lo que no obstante rechaza. Sus restos reposaron en el cementerio de San Juan de Puerto Rico hasta el 25 de mayo de 1975, cuando fueron repatriados e inhumados en un mausoleo de su pueblo natal.