You are on page 1of 2

Adenomas de hipófisis

¿Cómo se manifiestan? ¿Cuál es el tratamiento?
INTRODUCCIÓN La hipófisis es un sitio frecuente para la aparición de tumores. Los adenomas son tumores benignos localizados en esta glándula. Aunque no siempre generan síntomas y pueden pasar desapercibidos por años, en algunas ocasiones pueden causar problemas importantes por lo que deben ser evaluadas por un endocrinólogo y recibir el tratamiento apropiado lo más pronto posible. ¿Qué es la hipófisis? La hipófisis o pituitaria es una glándula que se encuentra en el cerebro. Se encuentra localizada en la región conocida como “silla turca” en la parte media del cerebro y ejerce el control sobre varios sistemas hormonales. Su función adecuada es vital para el cuerpo. ¿Qué tan frecuentes son los adenomas de hipófisis? Los adenomas de hipófisis pueden ser más frecuentes de lo que se cree y pueden demostrarse hasta en una de cada 1000 personas, sin embargo, en la mayoría de ellos, el tumor es pequeño, silencioso y no producirá ningún síntoma a lo largo de la vida de la persona que la padece. Sin embargo, existen otros tumores que por su tamaño o su efecto sobre las hormonas, pueden generar síntomas importantes en las personas que los padecen. ¿Qué síntomas producen los tumores en la hipófisis? Dependiendo del tipo y tamaño del tumor, los síntomas pueden ser muy diferentes, sin embargo, puede haber:
1. Dolor de cabeza 2. Disminución de la agudeza visual 3. Disminución de hormonas tiroideas (hipotiroidismo) 4. Disfunción sexual 5. Alteración de otras hormonas.

Algunos tumores producen un exceso de hormonas y los síntomas también están en relación con esto.
1. Acromegalia o gigantismo: tumores productores de hormona de crecimiento. 2. Enfermedad de Cushing: tumores productores de hormona adrenocorticotrópica (ACTH).

3. Prolactinomas: tumores productores de prolactina. 4. Hipertiroidismo: tumores productores de hormona estimulante del tiroides (TSH) que son extremadamente raros.

Algunos tumores no producen síntomas hormonales específicos y se les denominan “no funcionantes” (Ver temas relacionados en esta página web) ¿Cuál es el tratamiento de estos tumores? El tratamiento depende del tipo de tumor, el tamaño y los síntomas asociados. Los tumores grandes (mayores de 1 cm) que producen síntomas como dolor o alteraciones visuales o los productores de hormonas deben ser operados si es posible.

emplear tratamientos coadyuvantes como la radioterapia. Los tumores que producen hormonas como en la acromegalia o enfermedad de Cushing, pueden recibir tratamiento médico para controlar los niveles de hormonas si la cirugía no es suficiente. Los tumores pequeños que no producen hormonas, a veces pueden mantenerse en vigilancia sin un tratamiento. ¿Cuál es el pronóstico de los adenomas hipofisarios? Los adenomas de hipófisis son tumores benignos, raramente se han reportado casos en los que tienen un comportamiento maligno. Su crecimiento es muy lento y puede tomar años detectarlos. Si se logra quitar el tumor por medio de una cirugía o controlar por radioterapia, el pronóstico es excelente. Si esto no es posible, el tumor puede crecer nuevamente lo que lleva a nuevas cirugías y tratamientos. En ocasiones, el tumor mismo o su tratamiento generan alteraciones hormonales que también deben ser manejadas por un endocrinólogo. BIBLIOGRAFÍA
Guinto-Balanzar G, et al. Macroadenomas de hipófisis. Un reto neuroquirúrgico Cir Cir 2003; 71 (5). National Institutes of Health. Pituitary tumors: Information Page. http://www.ninds.nih.gov/disorders/pituitary_tu mors/pituitary_tumors.htm

Una excepción son los tumores productores de prolactina, que pueden responder a un tratamiento con medicamentos. Si el tumor es muy grande y no puede extraerse de manera completa o tiene riesgo de recurrencia, se pueden