You are on page 1of 2

Reflexión sobre el Proyecto educativo “El Tour Panameño”

Por: José Aizpurúa

El ingenio de los jóvenes, si es adecuadamente conducido, puede dar como fruto un sinnúmero de creaciones maravillosas. Como maestro de primaria, lo se perfectamente. Si los educadores empoderamos a nuestros estudiantes con las herramientas necesarias para que expresen su creatividad en el mundo digital, nos asombraremos de lo que son capaces de hacer. Es por ello que, en primer lugar, nosotros como maestros y profesores debemos tener un dominio cabal de estas nuevas modalidades de aprendizaje para poder transmitir el conocimiento por estos medios digitales que se han arraigado tanto a nuestra cultura que ya es difícil imaginar la vida sin ellos. Como segundo lugar, necesitamos balancear el aprendizaje con el entretenimiento, la información con la educación, la docencia con la inocencia, para así obtener como producto final los resultados deseados. Y es que el joven, por naturaleza, siempre tratará de seguir un estilo de vida hedonista, guiado por la ley del menor esfuerzo, y muchas veces verá las TICs como simples vehículos de entretenimiento y placer. En este punto, los docentes debemos intervenir para mostrarles la otra cara de la tecnología, en la que pueden encauzar todo ese ingenio que llevan por dentro y lograr crear cosas realmente sorprendentes.

En el proyecto que se llevó a cabo en el Centro Educativo Los Anastacios, los estudiantes de sexto grado tuvieron el agrado de organizar una serie de exposiciones y un conversatorio sobre las diferentes festividades celebradas en Panamá. Para ello, primero observaron un video que exponía una compilación de celebraciones de nuestro bello país Panamá. Después, se realizó una lluvia de ideas sobre la temática de la clase, y se dedujo que era sobre celebraciones. A continuación, se distribuyeron los temas, tomando en cuenta que la mayoría de ellos fueran sobre fiestas típicas del país. Los estudiantes organizaron sus

presentaciones de Powerpoint y se llevaron el material de estudio para programar sus exposiciones en la próxima sesión. A la siguiente semana, todos los

estudiantes expusieron muy alegremente sus temas en inglés, y al final de cada exposición, yo, como maestro, les ayudé a expandir más su conocimiento a través de información adicional. Para finalizar, en la última sesión, los estudiantes

trajeron sus opiniones personales sobre lo aprendido, se recopilaron todas y se presentaron en un proyector para que, a manera de conversatorio, todos pudieran opinar sobre el tema. En resumen, los estudiantes tienen mucho potencial para hacer grandes cosas con ayuda de las TICs, pero es deber de los educadores guiarlos para que no hagan mal uso de los recursos y puedan llevar a cabo sus proyectos y asignaciones de manera exitosa.