You are on page 1of 358

DEL DERECHO

DE LA GUERRA Y DE LA PAZ
DE
HUGO GROCIO
VERSIÓN DIRECTA DEL ORIGINAL LATINOPOR
JAIME TORRUBIANO RIPOLL
de la Facultad de Teología y Profesor de Derecho matrimonial
en la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación
TOMO IV
Contiene los capítulos IV-XXV del L íbro tercero
MADRID
EDITORIAL REUS (S. A.
CAÑIZARES, 3 DUPLICADO
&, 25
• • «
ES PROPIEDAD DE LOS EDITORES
 4•14.11011MOC
Talleres tip. EDITORIAL REUS.—Ronda de Atocha, 15 dup.°
Madrid. (1.499)
CAPITULO y
DE LA DEVASTACIÓN Y DESPOJO DE LAS COSAS
I. Que las cosas de los enemigos pueden destruirse y
arrebatarse. II. También las sagradas: cómo se ha
de entender esto. III. Y las religiosas; pero, asimis-
mo, con precaución. IV. Hasta dónde se permite
aquí el dolo.
I. 1.
Dijo Cicerón que no es contra natura-
leza despojar a aquel a quien es honesto matar.
Por lo cual, no es de extrañar si el derecho de
gentes permitió que fueran destruidas y arreba-
tadas las cosas de los enemigos a los cuales ha-
bía permitido matar.
Y así Polibio, en el libro quinto de las histo-
rias dice, que se comprende por derecho de gue-
rra, que sean arrebatadas o destruidas las muni-
ciones de los enemigos, los puertos, ciudades, va-
rones, naves, frutos y otras cosas parecidas.
Y en Livio leernos :
que hay ciertos derechos
de la guerra, que es lícito lo 'mismo hacerlos que
padecerlos: talar los sembrados, derribar los edi-
ficios, cautivar hombres y apoderarse de los ga-
nados.
Casi en todas las páginas de los historia-
dores hallarás destrucción de ciudades, asola-
miento de murallas, devastaciones de campos e
incendios.
Cldtrices jurídic®s —V ol.
, Ip. a54V itMs'í ; W 4 EMIKIVEarr
Y hase de notar que es esto también lícito con-
tra las sometidos : L os pobladores de las ciuda-
des, dijo Tácito, abiertas espontáneamente las
puertas, se entregaron a sí y a sus cosas a los
Romanos, lo cual fué su salvación; los Artaxates
fueron entregados a las llamas.
II. 1. Tampoco el nuevo derecho de gentes,
si pasamos por alto la consideración de otros de-
beres, de los cuales hablaremos abajo, exceptúa
las cosas sagradas, es decir, las que son ••dica-
das a Dios o a los dioses.
Cuando los lugares son cogidos por los ene-
migos, todo deja de ser sagrado, dice el juris-
consulto Pomponio. L a victoria de los Siracusa-
nos había hecho sagrado lo profano, ,dice Cice-
rón en la cuarta Verrina.
La causa de esto es, porque lo que se dice sa-
grado, no es sacado de los humanos usos, sino
que es público ; y se llama sagrado por el fin a
que es destinado.
La señal de aquello que dijo es, que, cuando un
pueblo se entregó a otro pueblo o rey, también
entregó aquellas cosas que se llaman divinas, co-
mo se ve claro por la fórmula que, de Livio, ci-
tamos en otro lugar ; a lo cual conviene aquello,
que se lee en el Anfitrión de Plauto : que se die-
ron a sí, la ciudad, el campo, los
altares y los
hogares.
Y luego :
se dieron a sí, iv todo lo divi-
no y humano.
2.
Y por eso Ulpiano dice que el derecho pú-
blico consiste también en las cosas sagradas.
Pausanias dice que fué costumbre de los Ar-
cades, común a griegos y bárbaros, que las co-
sas sagradas fuesen del arbitrio de aquellos que
hubiesen tomado las ciudades. Así, la efigie de
Júpiter Herceo, tornada Troya, fué concedida a
Sthenelo, y recuerda muchos otros, ejemplos de
la misma costumbre.
Tucídides, en el libro IV, dice: que es dere-
cho entre los griegos que quien se apodera de un
territorio, grande o chico, hace suyos los tem-
plos.
De lo cual no discrepa aquello de Tácito : que
todas las ceremonias en las ciudades itálicas y los
templos y las efigies de los dioses eran del de-
recho y de la jurisdicción de los Romanos.
3.
Por lo cual, el pueblo mismo, mudando la
voluntad, puede hacer de lo sagrado profano ; lo
cual indican no obscuramente los jurisconsultos
Paulo y Venuleyo; y por la necesidad de los
tiempos vemos convertidas las cosas sagradas en
usos de la guerra, por aquellos mismos que las
habían consagrado, como leemos que hizo Pe-
ricles, aunque bajo promesa de restitución,, y
Magón, en España, y
los
Romanos, en la guerra
contra Mítrídates; y Sila, Pompeyo, César y
otros.
En Plutarco dice Tiberio Graco : nada es tan
sagrado y santo como lo que se dedica al honor de
los dioses. Y, no obstante, nadie prohibe que el
pueblo use de estas cosas, y cambiarlas.
En las controversias de Séneca, padre, lee-
mos : por la república se desnudan muchas veces
los templos y creamos ofrendas para estipendio.
Trebacio, jurisconsulto de los tiempos de Cé-
sar, dijo : de religioso o sagrado se convirtió algo
en profano para uso y propiedad de los hombres.
De este derecho de gentes usó, pues, Germá-
nico contra los Marsos, según cuenta Tácito :
asolaban juntamente lo profano y lo sagrado y
el templo que llamaban de Taosana celebérrimo
para aquellas gentes.
Pertenece aquí aquello de Virgilio : cultivé
siempre vuestros honores, los cuales, al contra-
rio, los descendientes de Eneas hicieron profanos
en la guerra.
Los templos de los dioses solían ser tomados
por los vencedores, notó Pausanias, y Cicerón
llama a esto ley de la guerra, hablando de P. Ser-
vilio : tomó, dijo, por ley de la guerra y por el
derecho imperatorio, de la ciudad de los enemi-
gos tomada por la fuerza y el valor, las imáge-
nes y los ornamentos.
Así Livio, a los
ornamentos de los templos
que' 'de
Siracusa llevó Marcelo a Roma dijo que
eran adquiridos por el derecho de la guerra.
Cayo Flaminio en su oración en favor de
M. Fulvio:
las imágenes quitadas y los demás
hechos que se suelen hacer con las ciudades to-
madas.
También Fulvio en su oración llama a esto
mismo derecho de guerra.
Y César,, en la oración en Salustio, refiriendo
lo que suele acontecer a los vencidos, pone que
son despojados , de las cosas sagradas.
4. Mas es verdad, que si se cree que hay al-
gún dios en algún simulacro, no es lícito violar-
lo ni corromperlo a aquellos que convienen en la
misma persuasión; y en este sentido son acusa-
dos a veces de impiedad o también de leso dere-
cho de gentes los que tales cosas, cometieron,, es
decir, desde el punto de vista , de tal opinión.
Otra cosa es si los enemigos no sienten lo mis-
mo; como a los Judíos no les fué solamente per-
mitido, sino que les fué mandado derribar los si-
mulacros, de los gentiles; pues porque se les pro-
hibe tomarlos para sí, en esto está. la causa por
que los Hebreos detestaban más las supersticio-
nes de los gentiles, advertidos de la impureza del
contacto, siéndoles
él
entredicho; no como si se
perdonase a los dioses ajenos, como expone Jo-
sefa, para ablandar sin duda a los, Romanos ;
co-
mo en la exposición del otro precepto, de no
nombrar los dioses de los gentiles ; lo cual él ex-
plica de manera como si se les prohibiese malde-
cirlos, cuando verdaderamente la ley no les de-
jaba nombrarlos para honrarlos o sin abomina-
ción. Como quiera que sabían los Hebreos, por
certísima revelación de Dios que no habitaba en
aquellos simulacros ni el espíritu de Dios ni los
ángeles buenos ni la virtud de los astros, como
estimaban los engañados gentiles, sino los demo-
nios perversos y funestos al género humano ; de
suerte que dijo rectamente Tácito en la descrip-
ción de las instituciones judaizas : es para ellos
profano cuanto para nosotros es sagrado.
No es, pues, de extrañar si leemos más de una
vez que fueron incendiados por los Macabeos los
templos del culto profano. Así también Jerjes,
cuando destruyó los simulacros de los Griegos,
nada hizo contra el derecho de gentes, aunque
ponderan esto mucho, en su animadversión, los
escritores griegos. Pues los Persas no creían que
hubiese dios alguno en los simulacros, sino que
Dios es el sol y el fuego, porción de él.
Por ley hebrea, como rectamente dice Táci-
to,
eran apartados todos del dintel del templo
menos los sacerdotes.
5.
Mas Pompeyo, según el mismo autor,
en-
tró en el templo por derecho de victoria;
o, se-
gún narra el Agustino el mismo acontecimiento,
no por la devoción del suplicante, sino por el de-
recho del vencedor;
hizo bien en perdonar el tem-
plo y las cosas
,
del templo, aun cuando, como dice
Cicerón elocuentemente, por pudor y por miedo
de los detractores, no por reiligión; hizo mal por
haber entrado con . desprecio del verdadero Dios,
lo cual reprueban también a los Caldeos los pro-
fetas ; por la cual causa algunos estiman que su-
cedió por singular providencia de Dios, que aquel
Pompeyo que dije fuese sacrificado casi a la vista
de la Judea, en el Casio, promontorio de Egipto;
mas, si atiendes a la opinión rde los Romanos,
nada se hizo de aquello contra el derecho de gen-
tes. Y así, el' mismo templo fué entregado a la
destrucción por Tito, dice Josefo.
***
III. Lo que dijimos de las cosas sagradas lo
mismo debe entenderse de las religiosas; pues
éstas tampoco son de los muertos, sino de los
vivos, ya de algún pueblo, ya de una familia.
Por lo cual, como los lugares sagrados cogi-
dos por los enemigos, así también las cosas re-
ligiosas dejan de ser táles, escribió en el dicho
lugar Pomponio; y el jurisconsulto Paulo dice:
los sepulcros de los enemigos no son para nos-
otros religiosos, y, por consiguiente, podemos
convertir en cualquier uso las1 piedras cogidas
d e a l l í .
8
Lo cual, no obstante, se ha de entender de
manera que no sean maltratados los mismos cuer-
pos de los difuntos, porque esto es contra la ley
de enterrar a los muertos, lo cual demostramos
en otro lugar que fué introducido por el derecho
de gentes.
***
IV. Repetiré aquí brevemente, que no sólo
por la fuerza pueden ser arrebatadas por los ene-
migos las cosas de los enemigos, según el dere-
cho l de gentes, sino que también se consideran
permitidos los dolos que carecen de' perfidia, y
aun la incitación de la ajena perfidia.
Es decir, que el derecho de gentes comenzó a
tolerar estos delitos menores y frecuentes del
mismo modo que las leyes civiles la prostitución
y la cruel usura.
CAPITULO VI
DEL DERECHO DE ADQUIRIR LO COGIDO
EN LA GUERRA
I.
Acerca de la adquisición de las cosas cogidas en
la guerra, qué dice el derecho natural.—II. Qué el
derecho de gentes; tráense sus testimonios.—III.
Cuándo se considera cogida una cosa móvil, por de-
recho de gentes. IV. Cuándo los campos.—V. Que
las cosas que no son de los enemigos no se adquieren
por la guerra. VI. Qué de las cosas halladas en las
naves de los enemigos. VII. Por derecho de gentes
hócese nuestro lo que nuestros enemigos quitaron
a otros en la guerra; lo cual se prueba con testimo-
nios. VIII. Recházase la sentencia que establece
que las cosas tomadas por los enemigos hácense
totalmente de cada uno de los que las cogen.—IX.
Que, naturalmente, la posesión y el dominio se ad-
quiere por otro. X. Distinción de los actos bélicos
en públicos y privados. XI. Que los campos se
adquieren para el pueblo o para aquel de quien es la
guerra. XII. Las cosas móviles o semovientes co-
gidas por acto privado hácense de cada uno de los
que las cogen. XIII. Si la ley civil no establece lo
contrario. XIV. Que las cogidas por acto público
hácense del pueblo o de aquel de quien es la guerra.
XV. Que, no obstante, suele concederse a los empe-
radores algún arbitrio sobre tales cosas.—XVI. Los
cuales (los emperadores), o adjudican tales cosas al
erario. XVII. O las reparten a los soldados, y
cómo. XVIII. O permiten el saqueo. XIX. O las
conceden a otros. XX. O, hechas las partes, esta-
blecen lo uno y lo otro, y cómo. XXI. Que se co-
mete peculado sobre el botín. XXII. Que por ley o
por otro acto de la voluntad se puede inmutar algo
de este derecho común.—XXIII. Así, que se con-
ceda botín a los aliados. XXIV. Y muchas veces
a los súbditos; lo cual se ilustra con varios ejemplos
terrestres y marítimos.—XXV. Uso de lo antedicho.
XXVI. Si lo cogido fuera del territorio de cada una
de las partes beligerantes se adquiere por derecho de
guerra.—XXVII. Este derecho que hemos dicho,
cómo es propio de la guerra solemne.
I. 1. Aparte de la impunidad de ciertos actos
entre los hombres,, de la que tratamos hasta aquí,
hay también otro Id ecto propio en la guerra so-
lemne, por derecho de gentes.
Y por derecho natural adquirimos en guerra
justa, o lo que es igual a lo que, siéndonos debi-
do, no podemos conseguir de otro modo, o lo
que infiere daño al que ataca, dentro del justo
modo de la pena, como en otra parte se dijo.
Por este derecho dió Abraham el diezmo a Dios
del botín que había recibido de los cinco reyes,
como explica la historia que se lee en el capítu-
lo XIV del Génesis el divino Escritor a los He-
breos, cap. VII, v. 4 ; según la cual costumbre,
también los Griegos, los Cartagineses y los Ro-
manos consagraron los diezmos del botín a sus
dioses Apolo, Hércules, Júpiter Feretrio.
Y Jacob, dejando a José sobre todos los her-
manos el principal legado, dijo :
te doy una
parte sobre tus hermanos, que tomé con ni es-
pada y con mi arco de la mano del Amorreo
(Gén., XLVIII, 22). En
el cual lugar, aquel to-
mé parece que se toma por
ciertamente tomaré,
hablando proféticamente,
y que se atribuye a Ja-
cob lo que
los descendientes, que tomaron de él
el nombre, habían de hacer,, como si fuese la mis-
ma la persona del progenitor y de los hijos. Esto
es más acertado que aplicar con los Hebreos es-
tas palabras a aquel saqueo de los Siquemitas,
que ya antes había sido hecho por los hijos de
Jacob; pues, en su piedad, lo había siempre re-
probado Jacob, como unido con perfidia, según
- puede verse en el Génesis, XXXIV, 30, y XLIX, 6.
2.
Mas, que Pué aprobado por Dios el derecho
de saqueo, entre aquellos naturales términos que
dije, aparece también en otros lugares.
Dios, en su ley, hablando de la ciudad tomada
después de repudiada la paz, dice así : arrebatarás
para ti todos sus despojos y gozarás el botín de
los enemigos que te dió el Señor.
Los Rubenitas, los ,Gaditas y parte de los Ma-
nasitas dícese que vencieron a los Itureos y a sus
vecinos y que tomaron de ellos mucho botín, aña-
diendo esta razón, porque en la guerra habían in-
vocado a Dios y Dios les había oído propicio; co-
mo se cuenta también que el piadoso rey Asa, ha-
biendo invocado a Dios, reportó victoria y botín
de los Etíopes, que le habían dañado con injusta
guerra ; lo cual hase de notar tanto más, cuanto
aquellas armas se tomaban no por especial manda-
to, sino por derecho común.
3. Y Josué, repitiendo sus bendiciones a aque-
llos
que dije, Rubenitas, Gaditas
y mitad de Ma-
- 12
401.1n n •n n ••
nasés, dijo :
sed partícipes
con vuestros hermanos
del botín de los enemigos.
Y David, enviando a los senadores hebreos el
botín tomado a los Amalecitas, enriqueció el don
con estas palabras :
sea esto para vosotros don del
botín de los enemigos del Señor.
A la verdad, como dijo Seneca, es gloriosísimo
para los militares hacer a alguno rico de los des-
pojos de los enemigos.
Están también las leyes 'divinas de la división
del botín, en los Números, XXXI, 27.
Y Filón dice que entre las maldiciones de la
ley está que el campo sea talado por los enemigos,
de donde se sigue hambre contra los propios y
abundancia para los enemigos.
***
II. 1. Por lo demás,, por derecho de gentes, no
sólo aquel que hace la guerra por justa causa, sino
también cualquiera que en la guerra solemne sea
sin fin y modo señor de aquellas cosas que arreba-
tó al enemigo, han de ser defendidos en la po-
sesión de tales cosas por todas las gentes ; a sa-
ber, él y aquél que tiene de él título; lo cual es
lícito llamar dominio, en cuanto a los efectos ex-
ternos.
Giro en Jenofonte :
es ley sempiterna entre los
hombres que tomada la ciudad de los enemigos,
ceden en favor del vencedor sus cosasy dinero.
Platón dijo:
que los bienes que tuvo el venci-
do se hacen todos del vencedor;
el cual, en otro
lugar, entre los géneros cuasi naturales de adqui-
sición estableció el bélico, que llama también ad-
quisición pirática, adquirida peleando y manual,
Y tiene por seguidor en esta cosa a aquel Jeno-
fonte que dije, en el cual Sócrates, preguntando
a Eythydemo, llegó hasta confesar que saquear
no es siempre injusto, como cuando se hace con-
tra el enemigo.
2. Pero, según testimonio del mismo Aristó-
teles, la ley es como cierto pacto común por el
cual lo cogido en la guerra es de los que lo cogen.
A lo mismo mira aquel dicho de Antófanes :
cs de desear que los enemigos tengan bienes sin
ser valientes; pues así hácense ellos no de aque-
llos que los tienen, sino de aquellos que los cogen.
En Plutarco, en la vida tde Alejandro : aque-
llas cosas que habían sido del vencido, deben ser
y llamarse del vencedor.
Filipo en la carta a los Atenienses :
todos tene-
mos las ciudades dejadas por nuestros mayores
o poseídas por el derecho de la guerra.
Esquines : si en la guerra hecha contra nos-
otros tomaste la ciudad con las armas, con dere-
cho la posees por ley de guerra.
3. Marcelo, en Livio, dice gire lo que quitó
a los Siracusanos lo quitó por derecho de guerra.
Los Romanos legados cerca de Filipo decían
de la Tracia y de otras ciudades que, si Filipo
las hubiese tomado por la guerra, las poseería
corno premio de la victoria por derecho de la
guerra; y Masinisa decía que tenía por derecho
de gentes el campo que su padre había quitado a
los cartagineses en la guerra.
Así también dice Mitridates, en Justino : que
no había sacado al hijo de Capadocia; la cual ha-
bía ocupado el vencedor por derecho de gentes.
'Cicerón dice que las Mitilenas fueron hechas
del pueblo romano por ley de guerra y por de-
recho de victoria.
El mismo dice que algunas cosas comenzaron a
ser privadas o por ocupación de los bienes sin
dueño o por la guerra, es decir, de aquellos que
alcanzaron la victoria.
También Clemente Alejandrino dice que las
cosas de los enemigos son arrebatadas y adqui-
ridas por el derecho de la guerra.
4. L o que se coge al enemigo por derecho de
gentes hácese inmediatamente de los que lo co-
gen, dice el jurisconsulto Cayo.
A esta adquisición la llama natural
Teófilo,
en las Instituciones griegas; como también había
dicho Aristóteles
que la profesión militar traía
consigo un modo natural de adquirir.
A saber, porque no se considera alguna causa,
sino el mismo hecho desnudo, y de él nace el de-
1
recho ; como ',también decía Nieva hijo, /según
cuenta el jurisconsulto Paulo, que el dominio de
las cosas comenzó por la posesión natural, y que
quedaba de esto huella en aquellas cosas que se
cogen , en la tierra, en el mar y en el cielo ; lo mis-
mo de las cogidas en la guerra, 11as cuales todas
se hacen al punto de aquellos que tomaron los
meros posesión.
5. Y se considera que se quita al enemigo
también lo que se quita a los súbditos de los ene-
migos.
Así argumenta Dercibides, en Jenofonte, cuan-
do Farnobayo era enemigo de los Lacedemonios y
Manía súbdita de Farnobayo, que los bienes de
Mania estaban en condición , de ser ocupados por
él por derecho de guerra.
***
Por lo demás, en esta cuestión de la gue-
rra plugo a las gentes que se entienda que cogió
la cosa aquel que la detiene , de tal manera, que
otro perdió la esperanza probable de recuperarla,
o que la cosa evadió la persecución, como dice
Pomponio en parecida cuestión.
Y esto procede de tal modo en las cosas mue-
bles, que se dicen cogidas cuando fueren sacadas
del territorio, es decir, de das fortalezas de
los
enemigos. Pues del mismo modo se pierde la
cosa que vuelve por el posliminio ; y vuelve, cuan-
do comenzó a estar dentro de los confines de la
julrisdicción, lo cual ten otro ! lugar se explica,
dentro de las fortalezas.
Y aun claramente dice Paulo del hombre, que
se pierde él cuando atravesó nuestras fronteras ;
y Pomponio explica que es prisionero de guerra
aquel que cogieron los ! enemigos ide entre los
nuestros y lo condujeron dentro de sus fortale-
zas, y que antes que sea conducido a las fortale-
zas de los enemigos permanece ciudadano.
2. Y hubo la misma razón del hombre y de la
cosa en este derecho de gentes.
De donde es fácil de entender que lo que se
dice en otro lugar, que las cosas cogidas se ha-
cen inmediatamente de los que las cogen, se debe
entender con alguna condición; a saber, de con-
tinuar la posesión hasta allí.
De lo cual parece que se sigue que las naves y
las otras cosas se consideran cogidas en el mar
entonces precisamente cuando son conducidas a
las bases navales o puertos o a aquel lugar donde
se reune la armada ; pues entonces comienza la
desesperanza de recuperarlas.
Mas, por el moderno derecho de gentes pare-
ce que se ha introducido entre los pueblos euro-
peos, que tales cosas se consideren cogidas cuan-
do
hubiesen estado veinticuatro horas en poder de
los enemigos.
IV. 1.
Pero los campos no
se entienden co^
gidos al tiempo de ser invadidos ; pues, aun
cuando es verdad que aquella parte del campo en
la cual con gran esfuerzo penetró el enemigo es
poseída mientras tanto por él, como lo notó Celso ;
sin embargo, para el efecto que tratamos no bas-
ta cualquier posesión, sino que se requiere firme.
Y así, los romanos de tal modo juzgaban no
perdido el campo exterior a las puertas, donde
había sentado Aníbal los campamentos, que en
aquel mismo tiempo lo vendía no en menor pre-
cio que antes lo había vendido.
Aquel campo, pues, se considerará al fin cogi-
do, que es encerrado con tan permanentes forti-
ficaciones, que no es posible el paso a la otra par-
te, sin derribarlas.
2. Y no parece menos probable el origen del
nombre territorio, traído por Sículo Flaco, de
aterrorizar a los enemigos, que ' el de Varron, de
trillar (terendo), o el de Frontino, de
tierra, o el
del jurisconsulto Pomponio, del derecho de
ate-
rrorizar que tienen los
magistrados.
Así, Jenofonte, en el libro de los Tributos, dice
que en tiempo de guerra la posesión de un cam-
po
se retiene por las fortificaciones.
V.
Resta esto, que para que una cosa se haga
nuestra por derecho de
guerra se requiere que
Pdsicos jurídicos .—V ol .
haya sido de los enemigos ; pues, las cosas que
están entre Tos enemigos, por ejemplo en sus ciu-
dades o ,
dentro de sus fortalezas, pero cuyos due-
ños no sean ni súbditos de los enemigos ni de
ánimo hostil, ellas no pueden ser adquiridas por
la guerra, como,, entre otros, se prueba por el ya
dicho lugar de Esquines, que Amfipallis, que era
ciudad de los Atenienses, no pudo hacerse de Fi-
lipo en la guerra del mismo Filipo contra los
Amfipalitanos. Pues, falta la razón, y este dere-
cho de mudar el dominio por la fuerza es muy
odioso para que pueda prosperar.
***
VI. Por lo cual', lo que suele decirse, que se
consideran enemigas las cosas halladas en las na-
ves de los enemigos, no debe tomarse de tal ma-
nera como si fuese una ley cierta del derecho de
gentes, sino como que indica cierta presunción, la
cual, no obstante, puede destruirse con sólidas
pruebas.
Y así se , estimó repetidamente en nuestra Ho-
landa, ya antiguamente, a
saber, el año 1438, en
guerra flagrante con los ansiáticos, y se observa
que de la estimación pasó a ser ley.
***
VII.
I. Está fuera de controversia, si mira-
mos el
derecho ,de gentes, que lo que fué arreba-
tado por nosotros a los enemigos, no puede ser
vindicado por aquellos que llo habían poseído an-
tes que nuestros enemigos y lo habían perdido
en la guerra; porque el derecho de gentes hizo
primero dueños a Tos enemigos con dominio ex-
terno, después a nosotros ; por el cual derecho,
entre otros, defiéndese Jepté contra los Amonitas,
porque aquel campo que los Amonitas vindicaban
por derecho de guerra pasó parte de los Amonitas
corno también otra parte de los. Moabitas a los
Amorreos y de los Amorreos a los Hebreos.
Así también David, lo que él había quitado a
los Amallecitas y los Amalecitas antes a los Pales-
tinos, lo tiene por suyo y Go divide.
2. Tito Largio, en Dionisio de Halicarnaso,
como quiera que los Volscos reclamaban lo que
habían poseído antes, se expresó así en el senado
romano : Nosotros los Romanos creemos honestí-
simas y justisimas aquellas posesiones que tene-
mos cogidas por ley de guerra; y no podemos ser
inducidos a que con necia facilidad destruyamos
los monumentos de valor, si las devolvemos a
aquellos para quienes una vez perecieron. Y tales
posesiones creemos que hemos de' comunicarlas no
sólo con aquellos ciudadanos nuestros que viven
ahora, sino que también hemos de dejarlas a los
destendientes; tan lejos está de que, abando-
vando lo adquirido, constituyamos contra nos-
-20
otros mimos lo que suele 'constituirse contra los
enemigos.
Y en la respuesta de los Romanos dada a los
Auruncos :
nosotros los Romanos pensamos de ma-
nera que lo arrebatado a los enemigos que uno
procuró adquirir con su virtud, se transmite con
perfecto derecho como propio a los descendientes.
En otro lugar, en la respuesta a los Volscos,
dijeron así los Romanos :
Mas nosotros juzgamos
muy buen género de posesión el adquirido y bus-
cado por derecho de guerra. Y, no habiendo sido
instituido por nosotros este derecho, sino proce-
dido Más bien de los dioses que de los hombres
y aprobado por el uso de todas las gentes, lo mis-
mo Griegos que Bárbaros, nada os concedemos por
flojedad ni nos abstenemos de lo adquirido en la
guerra. Pues fuera cosa muy deshonrosa que lo
que fué adquirido con valor y fortaleza lo per-
diésemos por temor o estupor.
Así también en la respuesta a los Samnitas :
adquirimos esto con las armas, la cual ley de ad-
quirir es justísiina.
3. Livio, narrando que
fué dividido por los
Romanos el campo cercano a Luna, le pone a
este campo esta nota :
este campo había sido to-
mado del L igur; había sido de los Etruscos antes
que de los L igures.
Por este derecho nota Apiano que fué retenida
por los Romanos
la Siria y no fué restituida a
- 21-
Antioco Pío, al cual la había arrebatado Triga-
nes, enemigo de los Romanos ; y Justino, de Tra-
go, hace que Pompeyo responda así al mismo An-
tioco :
que no quitó el reino a él, teniéndolo, de
tal modo, que,
por haberlo cedido a Triganes, no
le daría lo que no sabría defender.
Pero aquellas partes de la Galia que los Cim-
bros habían arrebatado a los Galos, los Romanos
tuvieron por suyas.
***
VIII. Es más grave la disputa, para quién,
en la guerra pública y solemne, se adquieren las
cosas de los enemigos, si para el pueblo o para
cada uno de los que son del pueblo o están en el
pueblo.
Pues, mucho discrepan aquí los más modernos
intérpretes del derecho; los más de los cuales,
habiendo leído en el Derecho Romano que lo co-
gido hácese , del que lo coge, pero que en el cuer-
po de los cánones se distribuye el botín al arbi-
trio público, unos después de otros, como sude
suceder, idijeron, que primeramente y por el' mis-
mo derecho hácese lo cogido de cada uno de los
que lo cogen con su mano, pero que, sin embar-
go, se ha de asignar al general para que lo dis-
tribuya entre los soldados ; la cual sentencia, sien-
do
reibida
no menos que falsa, por esto ha de
- 22
ser refutada por nosotros con más interés, para
que sea ejemplo de con cuán poca seguridad se
cree a tal autoridad en este linaje de contro-
versias.
Y a la verdad, no se puede dudar que por con-
sentimiento de las gentes se pudo constituir am-
bas cosas, que lo cogido o cediese en dominio al
pueblo que hace la guerra o a cada cual que lo
cogiese con su mano.
Pero buscamos qué quisieron,, y decimos que
plugo a las gentes que las cosas de dos enemigos
fuesen para los enemigos no de otro modo que
corno son las cosas de nadie, según pusimos ya
de manifiesto antes por el dicho del hijo de
Nerva.
***
IX. 1. Pero las cosas que son de nadie há-
cense de (los que las tomaron, lo mismo de aque-
llos que las toman por otros que de los que las
toman por sí.
Y así, no sólo los siervos o los hijos, sino tam-
bién los hombres libres, que, pescando, rebuscan-
do, cazando, cogiendo margaritas prestan servi-
cio a otros, lo que cobraron lo adquieren inme-
diatamente para aquellos a quienes sirven.
El jurisconsulto Modestino dijo rectamente :
lo que se adquiere naturalmente, como es la
po-
sesión,
lo adquirimos por cualquiera queriéndolo
nosotros;
y Paulo : la posesión la adquirimos con
el alma y con el cuerpo; en cuanto al ánimo,
el
nuestro; en cuanto al cuerpo, el nuestro o el aje-
no.
El mismo al edicto : la posesión se adquiere
para nosotros por el procurador, el tutor o el cu-
rador,
lo cual explica, si lo hacen con tal inten-
ción, que nos apliquen a nosotros la obra.
Así, entre los Griegos, los que peleaban en los
juegos olímpicos adquirían los premios para aque-
llos por quienes eran enviados.
La razón es, porque naturalmente el hombre
que es volente de otro hombre, es instrumento del
volente, corno también dijimos en otra parte.
2. Por ¡lo cual, la diferencia que se da entre
las personas libres y las serviles acerca de las ad-
quisiciones es del derecho civil y pertenece pro-
piamente a las adquisiciones civiles, como apare-
ce del dicho lugar de Modestino ; y, sin embargo,
estas mismas el Emperador Severo las aproximó
después al modo de ser
, de las naturales, no sólo
por razón de utilidad, corno él confiesa, sino tam-
bién de jurisprudencia.
Excluido,, pues, el derecho civil, ha lugar lo que
se dice, que quien puede hacer por otro
ío que
por sí mismo puede, es lo mismo que lo haga por
sí o por otro.
***
13WT,Iest~132~'
---~751~}~«~~vivrangns~~—~
- 24 -
X.
Pero, hase de distinguir en nuestro ne-
gocio entre los actos verdaderamente públicos de
la guerra y entre los actos privados que se hacen
con ocasión de guerra pública ; por estos actos,
adquiérese primera y directamente la cosa para
los privados; por aquellos actos, para el pueblo.
Por este derecho de gentes obra Escipión con
Masinisa en Livio:
Sifax fué vencido y hecho
prisionero bajo los auspicios del pueblo romano.
Y asi, él, su
consorte, el reino, el campo, las ciu-
dades y los hombres que las pueblan, finalmente,
cuanto fué de Sifctx, es botín del pueblo romano.
Ni ,
de otra suerte argumenta Antíoco el Gran-
de, que la Celesiria fué hecha de Seleuco, no de
Tolomeo, porque la guerra era , de Seleuco, a
quien habla prestado auxilio Tolomeo. La his-
toria se halla en Polibio, libro quinto.
***
XI.
1. Las cosas del suelo no suelen ser co-
gidas sino por acto público, por invasión militar
y habiendo levantado fortificaciones.
Por eso, como responde Pomponio :
hócese pú-
blico el campo que es tomado
a
los enemigos,
es
decir, corno expone en el mismo lugar,
no forma
parte del botín,
tomando en sentido estricto
la
pallabra botín.
Salomón,
prefecto de pretorio, dice en Proco-
pio :
que ceder a los soldados los cautivosy otras
cosas, como botín, no carece de razón
(base de
tomar aquí que se haga por público consentimien-
to, como expondremos abajo);
pero que los cam-
pos pertenecen al príncipe y al imperio romano.
2.
Así,, entre los Hebreos y los Lacedemonios
di
campo cogido por un hecho de armas era re-
partido en suerte.
Así, los Romanos o retuvieron los campos co-
gidos para arrendarlos, a veces con módica renta
al antiguo poseedor para honrarlo, o los vendie-
ron o los asignaron a colonos o los hicieron tri-
butarios ; de las cuáles cosas hay frecuentemente
testimonios en las leyes, historias y comentarios
de los agrimensores.
Apiano, en el libro primero de la guerra civil,
dice :
los Romanos, habiendo sometido a Italia con
las armas, multaron a los vencidos con parte del
campo; y en dl segundo libro : aun a los enemi-
gos vencidos no les quitaban toda la tierra, sino
que la partían.
Nota Cicerón en la oración a los Pontífices en
favor de su casa, que los campos cogidos a los
enemigos fueron a veces consagrados por el Em-
perador, pero por mandato del pueblo.
-26-
XII. 1. Mas, las cosas móviles y las semo-
vientes, o son cogidas en ejercicio de público mi-
nisterio o fuera de él.
Si fuera del ministerio público, hócense de ca-
da uno de los que las cogen.
Y a esto se ha de referir aquello de Celso :
las cosas del enemigo que hay entre nosotros, no
se hacen públicas, sino de los ocupantes.
Que hay
entre nosotros, es decir, que son retenidas entre
nosotros por haber surgido guerra. Pues, lo mis-
mo se observaba con los hombres ; en el cual
tiempo, los hombres, en esta parte, eran incorpo-
rados entre las cosas cogidas.
Es insigne acerca de tal cuestión el lugar de
Trifonino: y los que fueron a otros en paz, si se
hubiese encendido súbitamente la guerra, hócen-
se siervos de aquellos entre los cuales, ya hechos
enemigos, por su hado son retenidos. Al hado atri-
buye esto el jurisconsulto, porque no caen en ser-
vidumbre por ningún merecimiento suyo; pues
atribuir tales cosas al hado es figurado.
Tal aquello de Nevio :
por el hado son hechos
en Roma cónsules los Metelos,
es decir, sin me-
recimiento suyo.
2.
De lo mismo procede, que si cogen algo
los soldados,, no en expedición de guerra o en el
cumplimiento de una misión, sino obrando por
derecho común o con sólo permiso, esto lo ad-
n
quieren inmediatamente para si, pues lo cogen no
como ministros.
Tal es el botín que se coge al enemigo en com-
bate singular; tal también lo que, lejos del ejérci-
to (a más de diez mil pasos, decían los Romanos,
corno luego veremos) cogen en excursiones libres
y no mandadas ; el cual género de saqueo llaman
los modernos Italianos correría y la distinguen
del butino.
***
XIII. Mas, lo que dijimos, que por derecho
de gentes tales cosas se adquieren directamente
para los particulares, hase de entender, que esto
sea del derecho de gentes antes de toda ley civil
acerca de ello ; pues cada pueblo puede entre los
suyos legislar de otra manera y prevenir el do-
minio de los particulares, como en muchos luga-
res lo vemos hecho de las fieras y de las aves.
Y así puede también por ley introducirse que
las cosas de los enemigos que se hallen con nos-
otros, se hagan públicas.
***
XIV.
1. Mas, de aquellas cosas 'que cada
particular toma en acto de guerra, es otra la cues-
tión.
Pues allí los Particulares representan a la re-
pública y hacen sus veces, y, por consiguiente, por
ellos adquiere el pueblo posesión y dominio, si
no establece otra cosa la ley
civil,, y los transfiere
a quien quiere.
Lo cual, porque pugna directamente con la
vulgar opinión, veo que hemos de traer pruebas,
más largamente que lo acostumbrado, 'de ejem-
plos de los pueblos nobles.
2.
Comenzaré por los Griegos, la costumbre
de los cuales describe Hornero no en un solo lu-
gar : divididas ya todas las cosas de que despoja-
mos a las ciudades.
En el mismo poeta, Aquiles, tratando de las
ciudades que él mismo había conquistado, dice :
con todas estas cosas un botín ingente en precio
y en número, arrebatado por nuestra mano; pero,
vencedor, lo llevé todo al rey Atrida, para que,
sentándose detrás de las rápidas naves, dividiese
pocas cosas con otros; retenía muchas cosas
para si.
liase, pues, de considerar aquí Agamenón (el
rey Atrida) parte como príncipe de toda la Gre-
cia en aquel tiempo, y, así, representante del pue-
blo, con , e1. cual ,
derecho él, aunque con el sena-
do, dividía d botín; parte, corno desempeñando
el papel de generalísimo y, por consiguiente, lle-
vando mayor parte que los demás de lo común.
Al mismo Agamenón habla así el mismo
Aqui-
es :
Pues, no me seguirá a mí igual parte del
botín contigo, si el valor de los Griegos tomare
la ciudad de Troya.
Y en otro lugar, Agamenón ofrece a Aquiles,
de público consejo, una nave llena de cobre y
oro y veinte mujeres, que toma corno primicias
deI botín.
Tomada ya Troya, según cuenta Virgilio, los
guardias escogidos, Fénix y el terrible Ulises,
guardaban el botín: de todas partes se amonto-
nan en Troya riquezas arrancad as a los esplén-
didos santuarios y a la mesa de los dioses, las
copas de oro y las vestiduras cautivas.
Así, en tiempos posteriores, Aristides se re-
serva el botín de Maratón.
Después de la batalla de Platea se ordenó se-
veramente que nadie tocase cosa ailguna del bo-
tín; y luego fué éste 'distribuido según los mere-
cimientos de los pueblos.
Después, vencidos los Atenienses, el botín fué
aplicado al público por Lisandro. Y el nombre
del oficio público entre los Espartanos fué de
traficantes del botín.
3. Si venimos al Asia, los Troyanos acostum-
braron, como nos enseña Virgilio,
a sortear el bo-
tín,
como suele hacerse en la distribución de los
bienes comunes.
En otras partes la distribución del botín co-
rrespondía al arbitrio del general; por el cual
derecho Héctor prometió a Dolón, que lo esti-
pulaba expresamente, los caballos de Aquiles,
para que entiendas que el derecho ide adquirir
dominio no estuvo en sola la captura.
A Oro, vencedor de Asia, y no menos después
a Alejandro, fué llevado el botín.
Si mirarnos al Africa, ocurre la misma costum-
bre. Así, lo cogido en Agrigento y en la batalla
de
'Cannas y en otros lugares fué enviado a Car-
tago.
Entre (los antiguos Francos,, como aparece por
la historia de Gregorio Juronense, lo que se cogía
tal vez era , dividido ; ni el rey mismo tenía otra
cosa Idel botín que lo que le hubiese adjudicado la
suerte.
4. Pero, cuanto aventajaron a los demás los
Romanos en asuntos militares, tanto son más
dignos de que nos detengamos en sus ejemplos.
Dionisio de Halicarnaso, diligentísimo obser-
vador de las costumbres de los Romanos, ensé-
ñanos así en esta cuestión: Cuanto fué cogido a
los enemigos por el valor, la ley manda que sea
público, de 'suerte que no sólo los particulares no
se hagan dueños de ello, pero ni siquiera el ge-
neral del ejército, sino que lo toma el cuestor y,
vendido, lo aplica al público.
Estas palabras son de aquellos que reprenden
a
Coriolano, compuestos un tanto
en odio.
***
XV.
Pues era verdad que el pueblo era se-
flor del botín ; pero no era menos verdad, que la
república había permitido libremente que fuera
distribuido al arbitrio de los generales, aunque
de tal modo que debiesen dar cuenta de su acto
al pueblo.
L. Emilio, en Livio : que son destruidas las
ciudades cogidas no entregadas, pero que también
en éstas es al arbitrio del general, no de los sol-
dados.
Pero este arbitrio que la costumbre atribuía a.
los generales, ellos, a veces, para estar muy lejos
de toda sospecha, lo rechazaban al Senado, como
Camilo ; y ilos que lo retenían, para servicio de la
religión, de la fama o , de la ambición, hállase
que lo usaron , de diverso modo.
***
XVI. I. Los que querían que se les creyese
santísimos, no tocaban de modo alguno el botín,
sino que, si había dinero, mandaban que fuese
percibido por el cuestor del pueblo romano ; si
otras cosas, que fueran vendidas en pública su-
basta por el cuestor ; de donde opina Favorino,
en Gelio,, que el dinero sacado era significado con
el nombre de botín.
Este dinero era llevado por el cuestor al era-
rio, ostentándolo antes públicamente, si era cosa
de triunfo.
Livio, en el libro IV, del cónsul C. Valerio
dice:
hubo algo de botín de las asiduas devasta-
ciones, porque todo lo reunía en lugar seguro;
el cónsul mandó, que, vendido en subasta, lo re-
dujesen los cuestores a dinero público.
Lo mismo, hizo Pompeyo, del cual dijo Vele-
yo :El
dinero de Tigranes, como era costumbre
de Pompeyo,
fué reducido a la potestad del cues-
tor e inscrito en los registros públicos.
Así también Marco Tulio,, el cual dice así de
si mismo en la carta a Salustio : de mi botín,
aparte de los cuestores urbanos, es decir, el pue-
blo romano, ni alcanzó un cuadrante ni ha de
tocar alguno.
Y esto fué muy usado en los antiguos y me-
jores tiempos, adonde mirando Plauto, dijo así :
Ahora llevaré yo todo este botín al cuestor. Y de
los hombres cautivos, del mismo modo : Comprélo
de los cuestores, procedente del botín.
2. Pero otros, ellos mismos vendían y redu-
cían al erario el botín, :sin intervención del cues-
tor,, lo cual puede colegirse también de qas si-
guientes palabras , del Halicarnasense.
Así leernos que, vencidos antiguamente los Sa-
hinos por el rey Tarquino, fueron enviados a
Roma botín y cautivos.
Así, cuéntase que los cónsules Romitlio y Ve-
turio vendieron el botín por la penuria del era-
rio, llevándolo muy a mal
el ejército.
—.3 -----
Pero, ocurriendo esto frecuentemente', no es
necesario reunir ejemplos de cuanto cada uno de
lbs capitanes llevaron al erario por sí o por di
cuestor de los triunfos en Italia, Africa, Asia,
Galia y España.
Fiase de notar más el hecho, que fué dado el
botín o parte de él,, a veces a los dioses, a ve-
ces al ejército, a veces también a otros.
A los dioses o fueron dadas (las cosas mismas,
corno el botín que Rómulo colgó del templo de
Júpiter Feretrio, o reducidas a dinero, como de
los despojos pometinos levantó Tarquino el So-
berbio el templo de Júpiter en el monte Tarpeyo.
***
XVII. 1. Dar el botín al , ejército, parecía
ambicioso a los primitivos Romanos como Sex-
to, hijo de Tarquinio el Soberbio, pero prófugo
de Gabio, ,dícese que , dió el botín a los soldados
para de aquel modo atraerse la fuerza. Apio Clau-
dio acusó en el Senado a tal largueza de nueva,
pródiga e imprudente.
Mas, el botín concedido al' ejército o se divide
o se entrega a saqueo.
Puede dividirse o atendiendo a los haberes o
atendiendo 'a los merecimientos.
Atendiendo a los haberes quería que se divi-
diese el botín Apio
¡ Claudio, s i no podía conse-
Cldyicos jurídicos.
—Vol . 
3
- 34
guise que, reducido a dinero, fuese llevado al
erario.
y
todo el orden del reparto explica detenida-
mente Polibio: a saber, una parte del ejército,
la mayor, para guarniciones y centinelas, y la
menor enviada a recoger el botín, y lo que cada
uno hubiese traído fué mandado llevar al cam-
pamento, para que fuese dividido por igual por los
tribunos, llamados también a parte los que guar-
dasen los campamentos (lo que,, entre los He-
breos, leemos que agradó a David y, por eso,
pasó a ley) y los que estaban ausentes por en-
fermedad o ministerios delegados.
2. A veces no se dió al ejército mismo bo-
tín, sino el dinero sacado de él, lo cual se hacía
muchas veces en triunfo.
Y hallo esta proporción: dábase sencillo al in-
fante, doble al centurión, triple al caballero. A
veces sencillo al infante, doble al, caballero. Otras,
sencillo al infante, doble al centurión, cuádruple
al tribuno y al caballero.
Muchas veces túvose también cuenta de los me-
recimientos, como Mario, que fué enriquecido
por Postumio del botín Coriolano, por haberse
portado valientemente.
3.
De cualquier modo que se hiciese el repar-
to, era lícito al. Emperador tomarse para si lo
principal cuanto quisiera, es decir, cuanto juzga-
35 —
se justo; lo cual fué también concedido a otros
por causa de la virtud.
Eripídes, en las Toyanas, hablando de las más
nobles mujeres de Toya, dice: L as cuales, la,s-
más
eximias, eran dadas a los príncipes de los
Agneos. Y . de Andrómaca : Tomóla Pirro para
si, como que era eximia.
Ascanio, hablando, en Virgilio, del caballo,
dice: aquel mismo escudo y aquellas rubias cri-
nes exceptuaré de la suerte.
Hero:doto narra que fué dado a Pausanias,
después de la batalla de Platea, do más eximio:
mujeres, caballos, camellos.
Así, el rey Tulio tomó a la principal Ocrisia
iCorniculana.
Fabricio dice, en él. Halicarnasense, en la ora-
ción a Pirro: de lo que había sido tomado en la
guerra érame lícito coger cuanto quisiera.
Isidoro, atendiendo a estol, cuando trata del
derecho militar dice : la división del botín y el
justo reparto según las cualidades de las perso-
nas
'y
los trabajos, y la porción del príncipe.
Tarquinio el Soberbio, como se halla en Livio,
quería enriquecerse él y calmar los ánimos del
pueblo con el botín.
Servilio, en la oración en favor de Lucio Pau-
lo, dice, que pudo hacerse rico con el reparto del
botín.
Y esta parte del Emperador (generalísimo) los
hay que la quieren más bien significada con el
nombre de
manubias,
entre los cuales cuéntase
Asconio Pediano.
4, Pero son más dignos de alabanza aquellos
que, renunciando a su derecho, nada tomaron pa-
ra sí del botín, corno aquel Fabricio que dije :
el cual delante de la gloria despreció las riquezas
justamente partidas;
lo cual decía él que hacía
por el ejemplo de Valerio Publícola y de otros
pocos ; a los cuales imitó en España M. Parejo
Catón, negando que llegaría cosa alguna a él de
las cogidas en la guerra, aparte de lo que hubie-
se tomado para comer y beber; añadiendo,, sin
embargo, que no culpaba a los generales que to-
masen las utilidades concedidas, pero que prefe-
ría disfrutar de la virtud rcon los mejores que del
dinero con los más ricos.
Próximos a esta alabanza se acercan los que
gozaron módicamente del batín, como es alabado
Pompeyo por Catón, en Lucano, el cual (Pompe-
yo) renunció mucho de lo retenido.
5.
En la división unas veces tienese cuenta
de los ausentes, como lo constituyó Fabio Am-
busto, cuando fué hecho prisionero Auxur; otras
veces no se tiene, por causa, aun de algunos pre-
sentes, como del ejército de Minuciano siendo
dictador Cincinato.
6.
Mas,, el derecho que en la antigua repúbli-
ca habían tenido los generales aparece traslada-
37 —
do, después de destruida la república, a los maes-
tros ,
de +los soldados en el Código de Justiniano,
donde son absueltas de la insinuación de los ges-
tores las donaciones de las cosas muebles y se-
movientes, que dan a los soldados sus maestros
de los , despojos de los enemigos, ya se conozca
que se puedan .consumir ,en la misma ocupación
bélica, ya en cualesquiera lugares.
7. Pero esta división ya desde muy antiguo
prestóse 'muchas veces a la murmuración, como
si los generales se captasen por este medio amis-
tades particulares, por el cual título fueron acu-
sados Servilio, , Coriolano, Camilo, , de qun hacían
ricos con los bienes públicos a amigos y clientes.
Ellos,, al contrario, defendíanse con el bien
público), para que los que habían ayudado a la
obra, percibido el fruto de su trabajo, hiciéranse
más prontos para otras expediciones; las cuales
son palabras del Halicarnasense.
***
XVIII. I. Vengo al saqueo, concedido a las
tropas o en la devastación misma, o después de
la batalla o toma de la ciudad para que, a una
señal, marchasen adonde quisiesen; lo cual es muy
raro en los siglos antiguos, pero que, sin embar-
go, no careció ,de ejemplos.
Pues Tarquinio entregó a Suesa a sus 'solda-
-- 38 -
dos para que la saqueasen; L. Servilio Dictador
los campamentos de los Ecnos ; Camilo la ciudad
de Veyos; el cónsul Servilio los campamentos de
los Volscos.
Permitió también el saqueo L. Valerio en el
campo de los Ecnos, Quinto Fabio, dispersos los
Volscos y tornada Ecetra, y después otros mu-
chas veces.
Vencido Perseo, el cónsul Paulo concedió a los
infantes los despojos del vencido ejército y a los
jinetes el botín del campo circunvecino.
El mismo entregó al saqueo del ejército, por
decreto del Senado, las ciudades del Epiro.
Lúculo, vencido Tigranes, prohibió durante
mucho tiempo al ejército aprovecharse de los des-
pojos,, y luego, cierta ya la victoria, concedió el
derecho de despojar a los enemigos.
Cicerón, en el libro primero de la invención,
pone entre los modos de adquirir dominio, si se
tomó algo de los enemigos, de cuyo botín no hu-
biese venido almoneda.
2.
Quienes reprueban esta costumbre dicen,
que las manos más ávidas en el robo arrebatan
los premios de los más fuertes guerreros, puesto
que casi ocurre siempre que el más cobarde sa-
quea y el más valiente suele ir a la principal
parte del trabajo y del peligro ; las cuales son
palabras de Apio en Livio; de donde no dista
mucho aquello de (Ciro en Jenofonte :
e n e l sa -
39 -
queo bastante sé que los torpes se han de llevar
la mayor parte.
Mas se contesta a esto, que ello es más grato
y que cada uno lleva a su casa lo cogido al ene
migo por su propia mano más alegremente que si
hubiese recibido con mayor abundancia por ajeno
arbitrio.
3. A veces también es concedido el saqueo,
porque no se podía impedir.
En la toma 'de Cartuosa, ciudad de los Etrus-
cos, según cuenta Livio, agradaba a los tribunos
que se hiciera público el botín, pero el mandato
fué más perezoso que las ganas de él; el botín
era ya de los soldados y no se les podía ya quitar,
sino por violencia.
Así también, leemos, que los campamentos de
los Galogriegos fueron saqueados por las tro-
pas de C. Helvio contra la voluntad del jefe.
***
XIX. Lo que dije, que se suele conceder, a
veces, a otros fuera de ;las tropas, el botín o el
dinero sacado de el, acontece casi siempre porque
se devuelve solamente su dinero a los que lo ha-
bían dado para la guerra.
Y observarás también que a veces se organi-
zan juegos con el importe del botín.
* * *
XX. 
Y no sólo en diversas guerras em-
pléase el botín diversamente„ sino que muchas
veces, en la misma guerra, gastase el mismo bo-
tín para usos diversos, o por las partes en que se
divide o por los idistintos géneros de cosas,.
Así Camilo dió la décima parte del botín a
Apolo Pitio, a ejemplo de los Griegos, pero que
antes había venido, ,de los Hebreos, en cuyo tiem-
po juzgaron los pontífices, que bajo, la ley ,del
diezmo del botín no sólo se comprendían las co-
sas móviles, sino también la ciudad y los. campos.
Siendo vencedor el mismo, la mayor parte del
botín procedente de los Faliscos fué llevada al
cuestor, y que así no se idió mucho a los soldados.
Así también L. Manlio o vendió el bolín, cuyo
producto había de ser convertido en bienes pú-
blicos -o lo repartió entre los soldados con el 'ma-
yor cuidado y equidad posible; las cuales son pa-
labras de Livio.
2.
Los géneros en que puede dividirse el bo-
tín son éstos: hombres cautivos, granos y gana-
dos; y lo que los Griegos, hablando con propie-
dad, llaman leían,
dinero, son las otras cosas mo
vibles, preciosas o más viles.
Quinto Fabio, vencidos los Volscos, mandó
que se vendieran los
leían y
los despojos; él mis-
mo lleva la plata.
El' mismo, vencidos los Volscos y los Ecnos, da
a
las tropas los cautivos fuera de los
Tuscula-
nos,, y concedió que en
, e1campo ecetrano se sa-
queasen hombres y ganados.
L. 'Carnal°, tomado Antio, lleva al erario el
oro, la plata y el bronce ; vendió por el cuestor
cautivos y botín; permitió a los soldados aquellas
cosas que pertenecían a la alimentación y ves-
tido.
Ni es distinto de éste el acuerdo de Cincinati,
el cual, tomado Carbi'ón, ciudad de los Ecnos,
envió a Roma lo más precioso , del botín y lo de-
más lo 'dividió por centurias.
Camilo, tomada la ciudad de Veyos, nada lle-
vó ,al erario aparte del dinero por la venta de
los cautivos ; vencidos los Etruscos y vendidos los
cautivos, de aquél dinero pagó a las matronas el
oro que habían aportado y puso en el 'Capitolio
tres copas de oro,.
:
Siendo dictador Casso, fué concedido a las , tro-
pas todo ,e1botín de los Volscos, menos los cuer-
pos libres.
3. Fabricio, vencidos los Lucanos, los Bru-
cios, los Samnitas, enriqueció al soldado, , devol-
vió los tributos a los ciudadanos y entregó al era-
rio cuatrocientos talentos,
L. Fulvio y Apio Claudio, habiendo tomado los
campamentos de Hannon, vendieron el botín y
lo repartieron, habiendo mejorado a aquellos cu-
yo comportamiento había sido singular.
,Escipión tornada 'Cartago, entregó al saqueo de
las tropas lo que había en la ciudad, excepto
el
oro, plata y las riquezas de los templos.
Acilio, tornada Lamia, en parte repartió el bo-
tín, en parte lo vendió.
Cn. Manlio, vencidos los Galogriegos, quema-
das por superstición romana las armas de los ene-
migos, mandó que todos trajeran el resto del bo-
tín, y o lo vendió, cuyo producto había de ser
llevado al erario, o lo dividió entre los soldados
con la mayor solicitud y equidad posible.
***
XXI. 1. De todo lo que dijimos aparece,
que no menos entre los Romanos que entre otras
muchas gentes, el botín fué del pueblo romano,
pero que se concedió a los generales alguna f a-
cultad de distribuirlo, pero de tal manera, que,
como dijimos antes, debían cuenta de su acto a
su pueblo ; lo cual, entre otras cosas enseña el
ejemplo de L. Escipión, el cual fué condenado en
juicio de peculado, como dice Valerio Máximo,
por haber tomado cuatrocientos ochenta pesos de
plata más de lo que había dado al erario ;
y de
los demás que referimos arriba.
2.
M. Catón, en la oración que escribió del
botín, con vehementes
e ilustres
palabras, como
dice Gelio, quejóse de la impunidad y licencia del
peculado; de la cual' oración queda este fragmen-
to :
Los ladrones de hurtos privados pasan la
vida en cadenas y grillos; y los ladrones públicos
en el oro y la púrpura.
En otro lugar había dicho el mismo
:que se
maravillaba de que nadie se atreviese a convertir
en ajuar de su casa los trofeos de la guerra.
Y así,,
el, peculado de Verres acrecienta tam-
bién la indignación de Cicerón, porque había ro-
bado un ídolo tomado del botín de los enemigos.
3. Y no sólo los generales, sino también los
soldados son comprendidos bajo el nombre de
peculado del botín, si no lo llevaron para el pú-
blico, pues todos eran obligados por sacramento,
cerro dice Polibio : que no han de retener nada
del botín, sino que han de guardar la fe por la
religión del sacramento.
A lo cual tal vez puede referirse la fórmula
de juramento en Gelio, por la cual mándase al
soldado que nada quite en el ejército y en diez
mil
pasos a la redonda, que valga más que un
sextercio de plata, o si lo
quité lo lleve al cón-
sul o lo declare
I
durante los tres días siguientes.
De ahí puede entenderse qué es lo que Mo-
destino dice :
el que quitó el botín tomado a los
enemigos es juzgado de público defraudador;
lo
cual debió ser para avisar
a los intérpretes del
derecho para que no creyesen qüe lo cogido a
los enemigos era adquirido para cada particular,
- 44 -------
constando que no hay peculado sino en cosa pú-
blica, sagrada o religiosa.
Todo esto influye a que aparezca lo que arriba
dijimos, que, quitada la ley civil y como en ad-
quisición originaria, lo cogido en actos bélicos h5,-
cese del pueblo o del rey que hace la guerra.
***
XXII. 1. Añadimos, quitada la ley civil y
en adquisición primitiva o directamente ; aquello
por que de las cosas todavía no adquiridas en acto
la ley puede mandar para utilidad pública, y ya
es aquella ley del pueblo, como entre los Roma-
nos, ya del rey, como entre los Hebreos, y en
otras partes. Y bajo el nombre de ley queremos
comprender también la costumbre rectamente in-
troducida.
Y lo segundo se dice para que sepamos, que
así como las otras cosas, así también puede el
botín ser concedido a otros por el pueblo, y no
sólo después de la adquisición, sino también an-
tes l de ella, de manera que, seguida la captura, se
unan las acciones como en una sola, según ex-
presión de los jurisconsultos ; y no sólo puede ha-
cerse nominalmente aquella concesión, sino tam-
bién en general, como se dió parte del botín,, en
tiempo de los 1V_acabeos, a las viudas, a
los an-
cianos, a
los pupilos necesitados, o también a per-
- 5
sonas inciertas, a ejemplo de 'los regalosque los
cónsules romanos esparcían para que
los cogieran.
2. Y
esta traslación del derecho que se hace
por ley o por concesión no siempre es mera do-
nación, sino que a veces es contrato, a
veces o
pago de lo que se debe o remuneración por da-
ños que alguno padeció o por lo que
el mismo
gastó en la guerra o por consumo o por trabajo,
como cuando los aliados o los súbditos no pelean
con estipendio o no tal que corresponda al es-
fuerzo.
Pues por estas causas vemos que se suele
conceder el botín o todo o en parte.
***
XXIII. Y notan nuestros jurisconsultos que
ello fué introducido casi en todas partes por tá-
cita costumbre, citle hagan suyo lo que cojan o
los aliados o los súbditos que hacen la guerra sin
estipendio y a sus expensas y azar.
La razón en los aliados es evidente, porque na-
turalmente un compañero está obligado respecto
a otro compallero a la reparación de los daños
que le vienen por negocio común
o público.
Añade que apenas suele prestarse gratuitamen-
te un servicio:
Así, a los médicos, idice peneca,
págaseles 
que prestan, porque, apar-
tados de sus negocios, vacan a nosotros.
En los oradores juzga Quintiliano que es justo
lo mismo, porque este mismo servicio y el tiempo
dado a negocios ajenos les quita facultad de ad-
quirir de otra manera; lo cual dijo Tácito : que
se omiten los cuidados familiares para dedicarse
a ajenos negocios.
Es, pues,. creíble, a no ser que aparezca otra
causa, como la mera beneficencia o el contrato
antecedente, que se tuvo en cuenta la esperanza
de lucrarse de lbs enemigos como compensación
del daño y del trabajo.
A
XXIV. 1. En los súbditos, evidentemente
no procede esto del mismo modo, porque éstos
deben sus servicios a la ciudad; pero ocurre, al
contrario, que cuando no pelean todos sino al-
gunos, débese a estos mismos por el cuerpo de la
ciudad retribución de aquello que gastan en bie-
nes y en esfuerzo más que los restantes ciudada-
nos, y mucho más de los daños ; en lugar de la
cual retribución cierta concédese fácilmente la es-
peranza o de todo o ide parte del incierto botín,
y no sin razón.
Así, el Poeta :
Sea este botín para aquellos cu-
yos trabajos lo merecieron.
2.
De los aliados hay ejemplo en la alianza
romana, por la cual son admitidos los Latinos a
parte justa del botín en aquellas guerras que se
hacían bajo los auspicios del pueblo romano.
-- 47 --
Así, en la guerra que los Etolos hacían con
auxilio de los Romanos, quedabanpara los Etolos
ciudades y campos, y para los Romanos cautivos
y cosas móviles.
Después de la victoria del rey Tolomeo, dió
Demetrio a los Atenienses parte del botín.
Ambrosio, tratando la historia de Abrahám,
mostró ala equidad de esta costumbre :
ciertamen-
te, a los que habían estado con él, asociados tal
vez para auxiliarle, afirman que se les había de
dar parte del emolumento, como retribución del
trabajo.
3. De los súbditos hay ejemplo en el pueblo
hebreo, en el cual la mitad del botín era para los
que habían estado prontos al combate.
Así también el soldado de Alejandro hacia suyo
el botín arrebatado a los particulares, a no ser
que se hubiese acostumbrado a llevar al rey cier-
tas cosas eximias ; de donde vemos acusados a
aquellos que se decía conspiraron junto a Arbela
de aplicarse a sí de tal manera el botín, que nada
llevaban al erario.
4.
Mas lo que había sido público de los ene-
migos o del rey, estaba exceptuado de esta li-
cencia.
Así leernos que los Macedonios, habiendo asal-
tado los campamentos de Darío junto al río Py-
ramo, arrebataron gran peso de oro y plata y na-
da dejaron intacto, aparte del tabernáculo real :
-48 -
estableciendo la costumbre de recibir al vencedor
en el tabernáculo del rey vencido.
Dé donde, de esta costumbre no distá mucho la
de los Hebreos, que ponían al rey vencedor la
corona del rey vencido y ile señalaban (lo cual se
lee en los Digestos del Talmud) el ajuar real
tornado en la guerra; y 'lo que leemos en los he-
chos, de Carlo Magno, el cual habiendo vencido
a dos Húngaros, cedió a los soldados las riquezas
privadas, y las regias al erario.
Pero entre 1os griegos, Invett eran públicos,
como antes dijimos,
ctx6r de los particulares.
Y llaman ?upupa a aquellas cosas que se arre-
batan al enemigo durante el combate, yilup« las
que lo eran después.; la cual diferencia agra'ló a
algunas otras gentes.
5. Pero que entre los Romanos, ,en la vieja
república no fué concedido tanto a los soldados,
aparece suficientemente por lo que arriba diji-
mos. Comenzóse a ser indulgente con el soldado
en las guerras civiles.
Así, :leerás que Eculano fué saqueada por el
soldado 'de Sila. Y César, después de la batalla
de Farsalia, entrega al saqueo de los soldados los
campamentos 'de Pompeyo, con esta frase, que se
halla en Luca,no abunda por la sangre la recom-
pensa, mostrar la cual es cosa mía; y no llamaré
dar lo que cada uno se dará a sí.
Los soldados de Octavio
y de Antonio saquea-
ron los campamentos de Bruto y •asio.
En la otra guerra civil, los Flavianos llevados
a Cremona, aunque apretaba la noche, se apre-
suraron con ímpetu
a saquear la rica colonia, te-
miendo por otro lado que las riquezas de lop
Cremonenses viniesen a poder de los prefectos y
de los legados, desconocedores, como dice táci-
to, que el botín de la ciudad tomada pertenecía
al soldado y el de la entregada al general.
6. Y esto, cuando se debilitó la disciplina, se
concedió con tanta más voluntad al soldado, para
que, mientras duraba el peligro, dejados los ene-
migos, no detuviese el botín la mano, lo cual es-
tropeó frecuentemente muchas victorias.
Habiendo Carbulón tomado en la Armenia el
castillo Velando,
vendió el vulgo cobarde para el
erario y cedió lo restante del botín a los vence-
dores.
En el mismo escritor, exhorta Suetonio ! os
suyos en la guerra británica que continúen la ma-
tanza olvidándose del botín ; añadiendo que, al-
canzada la victoria, se lo cedería todo; las cuales
palabras hallarás también frecuentemente en otros
lugares.
Añade loque poco
ha trajimos de Procopio.
7.
Mas hay cosas tan exiguas que no son dig-
nas de ser reclamadas para el erario público.
Cldsicos jurídicos.
—Vol. xv.
 
4
Estas suelen seguir a los que las cogen, por
consentimiento del pueblo.
Tales eran en la vieja república romana las
lanzas, picas, palos, alimentos, odres, bolsas, teas
y el dinero , de poco valor. Pues leemos, en Gelio,
que fueron añadidas estas excepciones por jura-
mento militar.
A lo cual no es desemejante lo que también se
concede a los marinos que pelean a sueldo ; los
Galos llámanle despojo o pillaje y comprenden
en él las ropas y también oro y plata que no ex-
ceda de diez escudos.
En otras partes •dase a los soldados una parte
alícuota del batín, como en España, ora la quin-
ta, ora la tercera, y otras veces queda para el
rey la mitad ; y la séptima y a veces la décima
para el general del ejército ; lo demás es de los
que lo cogen, exceptuando las naves de guerra
que son todas para el rey.
8. Hay también donde se establece el repar-
to habida cuenta . de los servicios, , del peligro y
de los gastos, como entre los Italianos la tercera
parte de la nave cogida es para , e1dueño de la
nave vencedora, y tanto llevan aquellos que te-
nían mercaderías en la nave como aquellos que
pelearon.
Y acontece también que aquellos que con su
peligro
y expensas hacen la guerra no arrebatan
todo el botín, sino que deben parte al público
o a aquel que representa al público.
Así, entre los Españoles, si se aparejan naves
en la guerra a expensas de los particulares, dé-
bese , parte ¡del botín al rey, parte al almirante ;
así también entre los Holandeses, pero aquí es
deducida primero por la república la quinta par-
te del botín.
La tierra usúrpase ahora frecuentemente de
modo, que , en los saqueos de las ciudades y en las
batallas cada uno hace suyo lo que tomó; mas
lo cogido en las excursiones hácese de aquellos
que forman en la compañía, repartible entre ellos
al tenor de la dignidad.
***
XXV. Y esto tiene por objeto que sepamos,
que si en un pueblo no mezclado en guerra nace
controversia . de cosa tomada en la guerra, hase
de aplicar la .cosa a aquel a quien favorecen las
leyes o costumbres del pueblo, por cuyas partes
ha sido capturada la cosa; y si nada se prueba de
él, por derecho común de gentes base de adju-
dicar la cosa al mismo pueblo, con tal que aque-
lla cosa sea cogida en el acto bélico.
Pues de lo que ya antes 'dijimos aparece su-
fiicientemenjte que no es
,koltalinerzt(e verdadero
aquello que trae Quintiliano en favor de los Te-
banos : que en aquello que puede llevarse a jui-
cio nada vale el derecho de guerra ni lo arreba-
tado por las armas si no puede ser retenido por
las armas.
XXVI. 1. Pero las que no son cosas de los
enemigos, aunque se hallen entre los enemigos,
no son , de los que las cogen; pues ello, como ya
dijimos antes, ni conviene al derecho natural ni
ha sido introducido por el , derecho de gentes.
Así los Romanos dicen a Prusia : que, si este
campo no hubiese sido de Antíoco, por esta ra-
zón tampoco aparecería hecho del pueblo romano.
No obstante, si en aquellas cosas tuvo algún
derecho el enemigo que esté ajeno a la posesión,
como de prenda, de retención, de servidumbre,
éste nada obsta que sea adquirido por los que
las cogen.
2. Suele también preguntarse esto, si fuera
del territorio de cada una de las partes que ha-
cen la guerra lo cogido hácese , de los que lo co-
gen; lo cual suele traerse a controversia, ya tra-
tando de las cosas, ya de las personas.
Si atendemos a sólo el derecho de gentes, opi-
no que aquí no se considera el lugar, como tam-
bién dijimos que el enemigo es rectamente ase-
sinado en cualquier parte.
Pero, él que tiene jurisdicción en tal lugar
puede con una ley suya prohibir que se haga es-
to; y,
si se obró contra ley, puede exigir
de ello
como de delito para que se le dé satisfacción.
Es parecido a lo que ocurre con la fiera en
campo ajeno, que es hecha de los cazadores, pero
que puede ser prohibido el acceso por el señor
del campo.
***
XXVII. Mas este derecho externo de ad-
quirir las cosas tomadas en la guerra es de tal
manera propio de la guerra solemne, por dere-
cho de gentes, que no ha lugar en otras guerras ;
pues en las otras guerras entre extraños no se
adquiere la cosa en virtud de l'a guerra, sino en
compensación de una deuda, porque no puede
obtenerse de otra manera ; pero en las guerras ci-
viles, sean grandes, sean pequeñas, no se hace
mudanza alguna del dominio sino por autoridad
del juez.
i
s

CAPITULO VII
DEL DERECHO SOBRE LOS CAUTIVOS
1. Que todos los prisioneros en guerra solemne son
hechos esclavos por derecho de gentes.—II. Y sus
descendientes.—III. Que contra ellos hócese im-
punemente cualquier cosa.—IV. Que las cosas de
los cautivos, aun las incorporales, siguen al dueño.
V. Causa por la cual hase constituido esto. VI. Si,
así, es lícito a los cautivos huir.—VII. Si lo es al
dueño resistir. VIII. Que este derecho no tuvo
siempre vigencia entre todas las gentes.—IX. Ni
ahora la tiene entre los cristianos, y qué se le ha
subrogado.
I. Siervos, por naturaleza, es decir, fuera
de todo hecho humano o en el primitivo estado de
la naturaleza, ningunos hombres lo son, como di-
jimos también ,en otro lugar ; en el cual sentido
puede rectamente tomarse lo que ha sido dicho
por los jurisconsultos, que esta servidumbre es
contra naturaleza ; sin embargo, que, por el he-
cho del hombre, es decir, por pacto o delito se en-
gendrara la esclavitud, no repugna a la justicia
natural, como mostrábamos también en otro lugar.
2.
Mas, por el derecho de gentes de que aho-
ra tratamos es algo más extensa la esclavitud, ya
en cuanto a las personas, ya en cuanto a los
efectos.
Pues, si
consideramos las personas, no sólo
-56
los que se entregaron o prometen servidumbre
son tenidos por siervos ; sino todos, en absoluto,
los prisioneros en guerra solemne pública, desde
la cual son internados en las fortalezas, como dice
Pomponio.
Ni se requiere delito, sino que en todos es igual
la suerte, aun de aquellos que por su mala ven-
tura, como dijimos, al surgir repentinamente la
guerra, son cogidos dentro de los confines de los
enemigos.
3.
Polibio, en el libro segundo de las histo-
rias, dice : á qué les ha de pasar a éstos para que
paguen justos suplicios? Dirá tal vez alguno que
han de ser vendidos con las mujeres y niños,
cuando son vencidos por las armas. Mas esto por
ley de guerra hanlo de sufrir también aquellos
que no cometieron delito alguno.
Y por esto acontece lo que nota Filón con es-
tas palabras : muchos varones buenos en varios
casos perdieron la nativa libertad.
4. Dion Pruseense, expresando algunos mo-
dos de adquirir dominio, dice:
cuando alguien
posee alguno, que hizo prisionero en la guerra,
hecho siervo de este modo.
***
II. Y no sólo ellos son siervos, sino también
sus descendientes perpetuamente, a saber, los que
— 57 --
nacen de madre sierva después de la esclavitud.
Y por esto es por lo que por derecho de gen-
tes, ¡
dijo Martino, hócense siervos nuestros los
que nacen de nuestras esclavas.
Matriz sujeta a servidumbre, dijo Tácito,, tra-
tando de la mujer del general germano.
III. I. Y los efectos de este derecho son in-
finitos, de modo que dijo Séneca, padre, que
nada hay que no sea lícito al señor sobre el
siervo.
No hay sufrimiento alguno que no se impon-
ga impunemente a aquellos siervos, ninguna ac-
ción que no se mande o arranque de cualquier
modo; de manera que también se deja sin casti-
go la crueldad de los dueños contra las perso-
nas esclavas, sino en cuanto la ley civil pone
modo y pena a la crueldad.
Entre todas las gentes podemos advertir con
perfecta uniformidad, dice Cayo, que) tuvieron
los dueños potestad de vida y muerte contra los
siervos.
Añade, después, los fines puestos a esta
potestad por la ley romana, pero en sólo el pue-
blo romano.
Aplicase aquí aquello de Donato a Terencio:
¿qué no justo al señor contra el ,siervo?
2.
Y todas las cosas que habían sido cogidas,
58
son adquiridas con la persona para el dueño. El
mismo siervo que está en la potestad de otro,
dice Justiniano, nada suyo puede tener.
***
IV.
De donde se refuta o, al menos, se res-
tringe la sentencia de aquellos que dicen que las
cosas incorporales no se adquieren por derecho
de guerra.
Pues, es verdad que no se adquieren primera-
mente y por sí, sino mediante la persona de quien
fueron.
Hanse, no obstante, de exceptuar aquellas
que fuesen de singular propiedad de la persona
y, por tanto, son inajenables, como la patria po-
testad. Pues éstas, si pueden permanecer, per-
manecen cerca de la persona; si no, se extinguen.
***
V. 1. Y todo kesto ha sido introducido por el
derecho de gentes de que hablamos no por otra
causa que porque, halagados por tantas venta-
jas, los captores se abstuviesen gustosamente de
aquel sumo rigor por el cual podían matar a los
prisioneros, ya inmediatamente, ya después de
algún tiempo, como , dijimos antes.
L a denominación de siervos,
dijo Pomponio,
procedió de que los Emperadores suelen vender
los cautivos y por esto guardarlos (servare) y no
matarlos.
Dije, para que se abstuvieran gustosamente ;
pues no es como un pacto para que ,se véan obli-
gados a abstenerse, si atiendes a este derecho de
gentes, sino un modo de persuadir por lo que es
más útil.
2.
Y por la misma causa traspásase también
a otros este derecho, lo mismo que el dominio de
las cosas.
Y a los nacidos plugo extender este dominio,
porque,. de otra suerte, si los captores usasen del
sumo derecho, tampoco nacerían ellos.
A lo cual, se sigue que los nacidos antes de la
calamidad, si ellos mismos no son hechos prisio-
neros, no son hechos esclavos.
Por eso plugo a las gentes que los nacidos
sean de la condición de la madre, porque los con-
cúbitos de las esclavas no eran limitados por nin-
guna ley ni por vigilancia cierta, de manera que
ninguna presunción suficiente indicaba al padre
Y así se ha de tornar aquello de Ulpiano : la
ley de .
la naturaleza es ésta que quien nace sin
legitimo matrimonio siga a la madre, es decir,
ley ,
de costumbre general traída de alguna razón
natural, como demostramos también en otro lu-
gar, que a veces se toma con cierto abuso la voz
derecho natural,
3. Que no en vano han sido introducidos por
las gentes estos derechos puede entenderse con
el ejemplo de las guerras civiles, en las cuales
las más de las veces eran acuchillados los prisio-
neros, porque no podían ser reducidos a escla-
vitud; lo cual notó también Plutarco en la vida
de Otón, y Tácito, en el libro segundo de las
historias.
4. Por lo demás, si son hechos del pueblo o
de los particulares los prisioneros, hase de defi-
nir por lo que 'dijimos del botín; pues, en esta
cuestión iguala el derecho de gentes los hombres
a las cosas.
El jurisconsulto Cayo, en el libro II de las
cosas cotidianas, dice : además, lo que es tomado
de los enemigos hácese inmediatamente, por de-
recho de gentes, de los que lo cogen, y de tal
manera que también los hombres son reducidos
a esclavitud.
***
VI. T. Mas, lo que sienten algunos teólogos,
que a los
que son cogidos en guerra injusta o a los
nacidos de los prisioneros no les es lícito huir
sino a los suyos, no dudo que se engañan en esto.
Esto interesa, que si huyen a los suyos, du-
rando la guerra, consiguen la libertad por el de-
recho del postliminio ; si
a otros o también, he-
cha la paz, a los suyos, han de ser devueltos al
dueño, si los reclama.
Pero,,
no se sigue por eso que quede sujeto el
ánimo por vínculo de religión; como quiera que
hay muchas leyes que se refieren sólo a la justi-
cia exterior, cuales son estas leyes de la guerra
que exponemos ahora.
Ni hay por qué objete alguno que se sigue tal
obligación en el alma por la naturaleza del do-
minio. Pues responderé, que siendo muchas las
especies de dominio, puede darse también domi-
nio que sólo valga en juicio humano y sólo coac-
tivo ; lo cual ocurre también len otros géneros de
derecho.
2. Tal es el derecho de anular los testamentos
por falta de alguna solemnidad que prescriban
los códigos civiles. Pues la más probable senten-
cia es, que lo dejado por tal testamento se puede
retener, salva la piedad; al menos, cuando no se
protesta de él.
Ni dista tampoco el dominio de aquél que>
según las leyes civiles, prescribió cit mala fe ;
pues también a éste defienden como a dueño los
tribunales civiles.
Y con esta distinción desátase fácilmente aquel
nudo que ató Aristóteles,, en el libro II de las
cavilaciones, cap. 5 : ¿no es por ventura, dere-
cho, que cada uno tenga lo suyo ? Mas, lo que el
juez juzgase por sentencia de su conciencia, es
ratificado por la ley. Será, pues, lo mismo dere-
cho y no derecho.
3.
Pero, en nuestra cuestión no puede fingir-
se causa alguna por qué las gentes consideraron
otra cosa que aquello externo ; pues la facultad
de reclamar al esclavo, de forzarle y aun de atarle
y de retener sus cosas, bastaba para que los cap-
tores perdonasen a los prisioneros ; o, si fuesen
tan fieros que no se movieran por estas utilida-
des, ciertamente no les había de mover tampoco
vínculo alguno puesto a su conciencia ; el cual, no
obstante, si lo creyesen del todo necesario para
si, podían exigir fe o juramento.
4. Y no se debe tomar temerariamente en la
ley que no se dió por equidad natural, sino por
causa de evitar mayor mal, aquella interpreta-
ción que haga sujeto a pecado el acto por otra ?
parte ilícito.
Florentino, jurisconsulto, dice : Nada importa
de qué modo se volvió el cautivo, si por dimisión
o por haber escapado en violencia y falacia del
poder de los enemigos.
Y a la verdad, este derecho del cautiverio de
tal manera es derecho, que en otro sentido las más
de las veces es injuria, por el cual nombre es tam-
bién nombrado por Paulo el jurisconsulto ; de-
recho, en cuanto a algunos efectos ; injuria, si se
considera lo que es intrínseco a la cosa.
De donde, también aparece esto, que, si. al-
guno hecho prisionero en guerra injusta, viniere
a potestad de, los enemigos, no es contaminado
por él el ánimo con delito de hurto, si sustrae
sus cosas o la retribución de su trabajo, si es jus-
to que se le dé alguna sobre los alimentos ; mien-
tras él no deba cosa alguna al dueño ni en su
nombre ni en nombre público, o a aquel cuyo
derecho tomó del dueño.
Ni importa que tal fuga y sustracción sorpren-
didas suelan ser castigadas gravemente. Pues és-
tas y muchas otras cosas hacen los poderosos, no
porque son justas, sino porque les convienen.
5. Y lo que prohiben los cánones, persuadir
a algún siervo que abandone el servicio de su
dueño, si lo aplicas a los siervos que sufren pena
justa o se , obligaron 'por pacto voludtario, es
precepto de justicia ; y si a aquellos que son he-
chos prisioneros en guerra injusta, o nacidos de
los prisioneros, muestra que los cristianos deben
ser para los cristianos más bien autores de pa-
ciencia que de una tal cosa que, aunque lícita,
podría, sin embargo, ofender los ánimos ajenos
del cristianismo o por otro lado enfermos.
Y de parecido modo pueden tomarse los avi-
sos de los apóstoles a los . siervos, sino que aqué-
llos más parece que exigen de los siervos obe-
diencia mientras ,sirven, lo cual es conforme a la
equidad natural ; pues los alimentos y los servi-
cios se corresponden mutuamente.
- 64 —
VII. Por lo demás, estimo que aquellos mis-
mos teólogos, que comencé a indicar, dijeron rec-
tamente que el siervo no puede, ileso el deber
de la justicia, resistir al señor que ejercita aquel
derecho externo.
Pues hay entre esto y lo que dijimos manifies-
ta discrepancia.
El derecho externo, que ciertamente subsiste,
no sólo por la impunidad de obrar, sino también
por la tutela de los tribunales, será vano si, al
contrario, queda derecho de resistir; pues, si es
lícito resistir con la fuerza al dueño, será también
lícito resistir al magistrado que defiende al due-
ño, cuando, no obstante, el magistrado, por de-
recho de gentes, debe ,defender al dueño en aquel
dominio y en su uso.
Es, pules, este derecho parecido a aquel que
atribuirnos nosotros en otro lugar a las supre-
mas potestades en cada ciudad, que no es lícito
y piadoso resistirles con la fuerza.
Por eso, el Agustino miró ambas cosas, cuan-
do dijo
de tal manera han de ser sufridos por
la plebe los príncipes y por los siervos los seño-
res, que bajo el ejercicio de la tolerancia se
aguante lo temporal y se espere lo eterno.
***
VIII. Pero, también se ha de saber esto, que
este derecho de gentes de los cautivos no fué re-
cibido siempre ni entre todas las gentes ; aun
cuando los jurisconsultos romanos hablan uni-
versalmente, señalando la parte más conocida con
el nombre del todo.
Así, entre los Hebreos, los cuales eran sepa-
rados por especiales instituciones de la comuni-
dad de los otros pueblos, tenían refugio (los sier-
vos, a saber, como notan rectamente los intér-
pretes, para aquellos que por ninguna culpa suya
habían parado en aquella calamidad; por la cual
causa parece que nació el derecho que en terri-
torio de los Francos se da a los siervos de pro-
clamar la libertad, aun cuando esto vemos que se
da ahora no sólo a los cautivos en la guerra, sino
también a cualesquiera otros siervos.
***
IX. I. Pero, también a los cristianos en ge-
neral agradó, que, surgida guerra entre ellos, no
fueran hechos esclavos los prisioneros, de suerte
que puedan ser vendidos, obligados al trabajo y
padecer otras cosas que son de los siervos ; y,
ciertamente, con razón : porque habían sido insti-
tuidos o debían serlo por el comendador de toda
caridad más rectamente que para que no pudie-
ran apartarse de matar a miserables hombres sino
por concesión de menor crueldad.
Y escribió Gregoras, que esto pasó en otro
adsicos jurídicos.—Vol.
xv,
 
5
.12-71,11B
66
tiempo de los mayores a los descendientes entre
aquellos que profesaban la misma religión, y que
no fué propio de' aquellos que vivían bajo el im-
perio romano, sino común ,con los Tesalos, 'li-
rios, Tribalos y Búlgaros.
Y así, esto, por lo menos, aunque es exiguo,
logró la reverencia de la ley cristiana, lo cual,
diciendo Sócrates antiguamente que se había de
guardar entre los griegos, nada había alcanzado.
2. Lo cual en esta parte guardan entre sí los
cristianos lo mismo que los mahometanos.
Quedó también entre los cristianos la costum-
bre de guardar a los prisioneros, hasta que sea
pagado el precio, cuya estimación está al arbitrio
del vencedor, a no ser que se conviniere' algo
cierto.
Mas este derecho de guardar a los prisioneros
suele concederse a cada uno de los que los co-
gieron, fulera de las personas de eximia digni-
dad; pues sobre éstas las costumbres de las más
de las gentes dan derecho a la república o a su
cabeza.
CAPITULO VIII
DEL IMPERIO SOBRE LOS VENCIDOS
I. Que se adquiere por la guerra ya el imperio civil, ora
en cuanto está en el rey, ora en cuanto está en el
pueblo, ya los efectos de esta adquisición.—II. Que
se adquiere también el imperio heril sobre el pue-
blo que entonces deja de ser ciudad.—III. Que a
veces se mezclan estas cosas.—IV. Que se adquieren
también las cosas del pueblo, aun las incorporales-
donde se trata la cuestión del manuscrito de los Te;
salos.
1. Quien puede someterse a los particulares
con servidumbre personal, nada es de extrañar
que pueda someterse multitud de hombres, ya si
fueron ciudad o si fueron parte de ciudad, con
sujeción o meramente civil o meramente heril o
mixta.
Alguien usó de este argumento en la contro-
versia de Oiynthio, en Séneca : siervo es mío que
os compré a vosotros por derecho de guerra; Ate-
nienses, así conviene; de lo contrario vuestro
imperio se reduce a los fines, sea lo que quiera
lo alcanzado en la guerra.
Y así, dijo, 'Tertuliano, que los imperios se
buscan por las armas y se propagan por las vic-
torias.
Y Ouintiliano, que en el derecho de guerra se
contienen reinos, pueblos, confines de gentes y
de ciudades.
Alejandro, en Curcio, dice, que las leyes son
dictadas por los vencedores y aceptadas por los
vencidas.
Y Mimón en su oración a los Romanos :
¿por
qué enviáis todos los años a Siracusa y otras ciu-
dades griegas de Sicilia a un pretor con órdenes
y varas y segures? No digáis ciertamente otra
cosa sino que, vencidos ellos, les impusisteis vos-
otros estas leyes con las armas.
Ariovisto, en César, dijo : que es derecho de
guerra que los que hubiesen vencido mandasen a
los vencidos como quisieren; además : que el pue-
blo romano acostumbró mandar a los vencidos
no conforme a las órdenes de otro, sino a su ar-
bitrio.
2. Narra Justino de Trafo, que los que antes
de Nino habían hecho guerra, no buscaron para
sí el imperio sino la gloria y, contentos con la
victoria, se abstuvieron de mandar; y que Nino
fué el primero que extendió los confines del im-
perio y sometió a otros pueblos con la guerra, y
que de él entró ello en costumbre.
Bou() dice en Salustio :
que para conservar el
reino tomó él
las armas, pues la parte de Numi-
dia de donde
expulsó a Yugurta había sido he-
cha suya por derecho de guerra.
3. Mas puede
adquirirse el imperio por la
— 69 —
victoria, o solamente en cuanto está en el rey u
otro imperante, y entonces sucédese solamente en
el derecho de él, no más ; o también en cuanto
está en el pueblo, en el cual caso el vencedor
tiene el imperio de manera que pueda enajenar-
lo como podía el pueblo.
Y así aconteció, dijimos en otro lugar, que al-
gunos reinos estuviesen en patrimonio.
***
II. I. Puede hacerse más, a saber, que la que
fué ciudad deje de ser ciudad o de tal manera
que se anexione a otra ciudad, como a provincia
romana, o que no se anexione a ciudad alguna,
corno si el rey que hace la guerra a sus expensas
sujeta el pueblo a sí de tal modo que quiera sea
regido no por utilidad del pueblo, sino principal-
mente del regente, lo cual es de imperio heril,
no civil.
Aristóteles en el libro VII, , de la república,
dice:
el imperio uno es por utilidad del regente
otro por
utilidad del que es regido; aquél ha lu-
gar entre libres; éste entre señores y siervos.
El pueblo, pues, que es sometido a tal impe-
rio, en
adelante no será ciudad, sino una gran
familia; pues, dijo Anaxandridos: varón bueno,
hasta ahora no hay ciudad alguna de siervos.
2. Y Tácito opone estas con.I entre si : nq
pensaría dominación y siervos, sino rector y ciu-
dadanos.
De Agesilao dice Jenof onte : cualesquiera ciu-
dades reducía a su potestad, teniéndolas inmu-
nes de aquellas cosas que los siervos prestan a
los señores y mandaba sólo aquellas en los cuales
los hombres libres obedecen a los rectores.
***
III. Y de ahí puede entenderse cuál sea aquel
mixto imperio que , dije, de civil y heril, a saber,
donde la servidumbre mézclase con alguna per-
sonai libertad.
Así leemos que a los pueblos fueron quitadas
las armas y se les mandó que no tuvieran otro
hierro que el necesario para la agricultura que
otros, obligados, mudaron el idioma y el género
de vida.
***
IV. i. Mas, así como las cosas que habían
sido de los particulares son adquiridas por
dere-
cho
de guerra para aquellos que los someten, así
también las cosas de la comunidad hácense de
aquellos que someten a sí la comunidad, si ellos
quieren.
Pues, lo que de los entregados dijo Livio:
cuando todo fué
entregado a aquel que puede
más con las armas, cuáles •de ellas ha de tener el
vencedor, con cuáles quiere que sean ellos mul-
tados, es derecho y arbitrio de él;
lo mismo ha
lugar para los vencidos en guerra solemne. Pues
la entrega permite lespontáneamente lo que por
otra parte habría arrebatado la fuerza.
Escapcio, en Livio:
que el campo del que se
disputa fué de los confines de los Coriolanos, y
tomada Coriolo, ;fué hecho púbilico del pueblo
romano por derecho de guerra.
Aníbal, en la oración a los ,soldados, en el
mismo Livio : cuanto los Romanos poseen adqui-
rido y consolidado por tantos triunfos, esto ha
de ser todo nuestro con los mismos dueños.
Antíoco, en el mismo : vencido el cual, como
quiera que todo lo que hubiese sido de él haya
sido hecho de Seleuco por derecho de guerra, es-
timaban que era de su jurisdicción.
Así Pompeyo hizo del pueblo romano lo que
Mitrídates había añadido a su imperio cogido en
la guerra.
2.
Luego también los derechos incorporales
que habían sido de la comunidad se harán del
vencedor, en cuanto quiera.
Así, vencida Alba, los .que habían sido dere-
chos de los Albanos se los atribuyeron los Ro-
manos.
De donde se sigue que fueron totalmente libra-
dos los Tesalos de la obligación de cien talen-
tos, la cual suma debiendo ellos a los Tebanos,
Alejandro Magno hecho dueño de los Tebanos
por derecho de victoria, los había condonado; ni
es verdadero lo que en favor de los Tebanos se
trae en Quintiliano, que es finalmente del vence-
dor lo que él retenga; que el derecho que es in-
corporal no puede ser cogido con la mano; que
una es la condición del heredero, otra la del ven-
cedor, porque a aquél pásale el derecho, a éste la
cosa.
Pues, quien es señor de las personas, el mis-
mo lo es de las cosas y , de todo derecho que com-
pete a las personas. Quien es poseído no posee
para sí ni tiene en su potestad quien no es de su
potestad.
3. Y también, si alguno deja el derecho de
ciudad al pueblo vencido, puede asumir algunas
cosas que habían sido de la ciudad. Pues, en su
arbitrio está. determinar cuál quiere que sea el
modo de su beneficio.
Imitó el hecho de Alejandro César, habiendo
condonado a los Dirrachinos dinero ajeno,
tl
cual ignoro a cuál de las adversas partes
5e ha-
bía debido.
Pero aquí podría objetarse que la guerra de
C¿ser no era de aquel' género del cual ha sido
cori
~ este derecho
de gentes.
CAPITULO IX
DEL POSTLIMINIO
I.
Origen de la voz
postliminio.—II. En qué lugares
está el postliminio —III. Por el postliminio unas
cosas son devueltas, otras son recibidas.—IV. Que
el derecho de postliminio está en la paz y en la
guerra; y qué si nada se ha dicho en la paz.—V. El
hombre libre, cuándo durante la guerra regresa por
el postliminio.—VI. Cuáles derechos recibe, cuales
no recibe. VII. Que los derechos se restituyen en
él. VIII. Por qué no tienen derecho de postlitni-
nio los que se entregan.—IX. Cuándo tiene un pue-
blo derecho de postliminio.—X. Qué cosas sean del
derecho civil en aquellos que vuelven por el post-
liminio.—XI. Los siervos, cómo son recibidos por
el postliminio, aun los tránsfugas; cómo los que son
redimidos.—XII. Si los súbditos son recibidos por
el postlirninio.—XIII. Que los campos son recibidos
por postliminio. XIV. Acerca de las cosas móviles,
qué diferencia se observó antiguamente.—XV. Qué
acerca de las cosas móviles en el derecho actual.
XVI. Qué cosas son recibidas de manera que no
necesiten el postliminio —XVII. Mudanzas por la
ley civil, en cuanto a sus súbditos.--XVIII. El post-
liminio cómo se observó entre aquellos que no eran
enemigos. — XIX. Cuándo puede tener esto lu-
gar hoy.
I. 1. Como
de aquellas cosas que son cogidas
de los enemigos n4da dijeron los que, en los pa-
sados siglos, prof esa
'ron el conocimiento del de-
recho, así tampoco del derecho del postliminio.
Más cuidAdolatntnte trataron esta cuestión los
antiguos Romanos, pero frecuentemente con de-
masiada confusión, de suerte que apenas podía
el lector distinguir las cosas que querían fuesen
del derecho de gentes y cuáles del derecho civil
romano.
2. De la voz postliminio hase de rechazar la
sentencia de Servio quien opina que su parte
posterior es producción , de palabra sin significa-
do ; hase de seguir a Escévola, el cual enseñaba
que se unió la palabra post, que significa vuelta
con limine. Pues limen y limes diferéncianse en la
terminación y en el modo de la flexión, signif i-
cando por otro lado en su origen (pues proceden
de la antigua voz limo, que significa paso) y en
su primitiva nación lo mismo, como makria y
inateries, pavies y pavo, contagio y conta,ges, cu-
cumis y cucumer, aunque ocurrió que por el uso
posterior se refiriese más limen a las cosas pri-
vadas y limes a las públicas.
Así los antiguos llamaban eliminar echar de
los confines y al destierro llamaban eliminio.
***
II. 1. Es, pues, el postliminio el derecho que
nace de la vuelta al
limen,
es decir, a los confi-
nes públicos.
Así, Pomponio dice que ha vuelto por
post-
liminio
aquel que comenzó a estar dentro de nues-
tras fortalezas ; Paulo, cuando hubiere entrado
en nuestros ¡confines.
- 75
Mas, por paridad
,
de razón el consentimiento
de las gentes llevó la cuestión alpunto que hu-
biese lugar el postliminio aunque algún hombre
o cosa de aquel género en el cual plugoque hu-
biese postliminio hubiese llegado a nuestros ami-
gos, según se expresa en dicho
, lugar Pomponio
o, como explica Paulo por vía
. de ejemplo, a. un
rey aliado o amigo.
En los cuales lugares, por amigos o aliados
hanse ,
de entender no simplemente aquellos con
los cuales hay paz, sino también aquellos que si-
guen las mismas partes en l'a guerra ; a los cua-
les quienes vinieron, como dice Paulo, comienzan
a estar seguros en nombre público, . Pues, no im-
porta si es hombre o cosa, si vino a éstos o a
los suyos.
2. Pero entre aquellos que son amigos, pero
no de las mismas partes, los prisioneros en gue-
rra no mudan el estado, sino por pacto especial ;
de la cual manera, en la segunda alianza veri-
ficada entre Romanos y Cartagineses se había
convenido, que los que, cogidos por los 'Cartagi-
neses de los pueblos amigos de los Romanos, se
hubiesen refugiado a puertos sujetos a los Ro-
manos, pudiesen ser reclamados para la libertad ;
y que hubiese igual
, derecho en favor de los ami-
gos de los Cartagineses. Por eso, los que de los
Romanos cogidos en la segunda guerra púnica
habían llegado a Grecia en comercio, no tuvieron
allí derecho de postliminio, porque los Griegos
en aquella guerra habían permanecido neutrales
y,
por consiguiente, fué necesario redimirlos pa-
ra que se librasen. Y también en Hornero, no en
un solo lugar vemos que los prisioneros de gue-
rra fueron vendidos en 'lugares de paz, como Ly-
caon en la 'liada y Eurimedusa en la Odisea.
***
III. El antiguo lenguaje de los Romanos lla-
maba también recibidos por postliminio a los
hombres libres.
Galo Elio, en el libro primero de las significa-
ciones que pertenecen al derecho, dice, que es re-
cibido por postliminio aquel que había ido libre
de cualquier ciudad a otra y vuelve a la misma
ciudad, por aquel derecho que se constituyó de los
postlimznios. Además, quien, siendo siervo, fué
de nosotros a la potestad de los enemigos, y des-
pués vuelve a nosotros, pasa a la potestad de aquel
de quien antes había sido, por derecho de postbimi-
nio. En la recepción del
postliminio hay la mis-
ma razón del caballo
y del mulo y de la nave (así
estas tres palabras, que juzga han de ser borra-
das el varón incomparable en el estudio del de-
recho Romano, Jacobo Cuyacio, estimo que pue-
den ser retenidas con leve mudanza)
que del sier-
vo;
los cuales géneros de cosas vuelven de los
— 77
enemigos a nosotros por el postliminioy los
mis-
mos
géneros de cosas pueden volver de nosotros
a los enemigos.
Mas, los posteriores jurisconsultos romanos,
establecieron más distintamente dos especies de
que o
volvamos nosotros o reciba-
mos algo.
***
IV. 1. Hase de retener también aquello de
Trifonino, el cual dice que el derecho de post-
liminio compete en la guerra y en la paz, en sen-
tido un poco distinto del con que habia dicho lo
mismo Pomponio.
En la paz, el postliminio, si no se conviniere
otra cosa, es para aquellos que no fueron ven-
cidos por el valor bélico, sino que fueron hechos
prisioneros par su mala ventura, como los que,
al declararse súbitamente la guerra, hállanse en-
tre los enemigos.
Mas para los otros cautivos no hay en la paz
postliminio, si no era ello comprendido en pactos,
como enmienda muy bien aquel lugar de 'Moni-
no el doctísimo Pedro Fáber, sin que lo contra-
diga Cuyacio; pues convencen de esto manifiesta-
mente la predicha razón y el miembro opuesto.
Había hecho la paz para los cautivos dimiti-
dos, dijo Zonaras.
Y Pomponio :
Si el prisionero, del cual se ha-
Ha prevenido en la Paz que volviera, perro mece
por su voluntad entre los enemigos, no hay luego
para él postlimfinio.
Paulo :
Si el prisionero en la guerra, hecha la
paz huy
e a casa, por postliminio vuelve a aquel
por quien había sido hecho prisionero en la ante-
rior guerra; a no ser que se hubiera convenido
que en la paz se volviesen los cautivos.
2. Trifonio trae de Servio esta causa por qué
agradó esto , de los que fueron cogidos por el va-
lor bélico : porque los Romanos quisieron que tu-
viesen los ciudadanos más esperanzas de volver
en el valor bélico que en la paz, a saber, corno
dice Livio, que la ciudad no es indulgente desde
antiguo con los cautivos.
Pero esta razón propia de los Romanos no
pudo constituir derecho de gentes ; pudo, no obs-
tante, estar entre las causas por qué los Roma-
nos abrazaron también ellos aquel derecho intro-
ducido por las otras gentes.
Más verdadera es esta razón, que los reyes o
los pueblos que declaran la guerra, quieren que
se crea que tuvieron causas justas de obrar de
esta manera ; mas, al contrario, que hacen inju-
ria los que hicieren armas contra ellos ; lo cual,
queriendo cada parte que se creyese y no siendo
seguro conservar la paz a los que deseasen in-
terponerse a esta controversia, nada mejor pu-
dieron hacer los pueblos pacíficos que tomar por
- 79
derecho lo que aconteciese ; y así tuviesen por
prisioneros por justa causa a los cogidos en el
acto de resistir.
3. Mas, de los que, comenzada la guerra, ha-
bían sido hechos prisioneros, no podía decirse lo
mismo, pues en ellos no podía imaginarse intento
alguno de injuria.
Sin embargo, para disminuir las fuerzas de los
enemigos, no parecía inicuo que fueran retenidos
durante la guerra ; mas, ¡terminada guerra, na-
da podía oponerse a que fueran dimitidos.
Y así, convínose en esto, que los tales siempre
obtuviesen la libertad en la paz, como inocentes
por confesión de las partes ; pero, sobre los de-
más, que cada uno tomase lo que creyese que era
derecho, a no ser en cuanto los pactos prescribie-
sen algo cierto.
Y por la misma causa, ni los siervos ni las co-
sas cogidas en la guerra son devueltos en la paz,
a no ser que se haya expresado esto en pactos ;
porque ! el vencedor quiere que tuvo derecho en
buscar estas cosas, y
contradecirle fuera sembrar
guerras de guerras ; por lo cual se ve que inge-
niosamente, no con verdad, fué traído aquello en
Quintiliano a favor ,
de los Tebanos : que, por eso,
si los cautivos volvieron a 'su patria, son libres,
porque lo adquirido por la guerra no se posea
sino por la misma fuerza.
Esto en la paz.
4. En la guerra vuelven por postliminio los
hombres que, antes que fueran cogidos, habían
sido libres ; son recibidos siervos y cualesquiera
otras cosas.
***
V. El hombre libre vuelve finalmente por
postliminio, si viniere a los suyos con este ánimo.
a saber, de seguir las cosas de ellos, como en-
señó Trifonio; o sea, porque, para que quien es
siervo se haga libre, débese, por decirlo así, ad-
quirir, lo cual no es sino del que quiere.
Por lo demás, si fué cogido por los enemigos
por fuerza bélica y si huyó con dolo, nada impor-
ta, como notó Florentino. Otro tanto será, si es
espontáneamente entregado por los enemigos.
Qué, si vendido en el comercio por los enemi-
gos, como se hace, volviere a los suyos ? Trátase
esta controversia en Séneca, respecto de Olintio
que había comprado Parrasio. Pues pregunta, ha-
biéndose dado un decreto por los Atenienses, por
el cual se mandaba que los Olintios fuesen libres,
si se contenía que fueran hechos libres o que fue•
sen juzgados libres ; de los cuales extremos, éste
es más verdadero.
***
VI. 1. Mas, el hombre libre,, después que
volvió a los suyos, no se adquiere solamente a sí
para si, sino también todas las cosas que habla
tenido en los pueblos en paz, ya corporales, ya
incorporales.
Porque los pueblos en paz, así como habían
seguido en el prisionero eI hecho por el derecho,
así también en el libertado, para hacerse justos a
ambas partes. Luego el dominio que había tenido
en lías cosas de él aquel que por derecho de gue-
rra lo poseía no era sin toda condición; pues po-
día cesar contra su voluntad, si , e1, que había sido
hecho prisionero, hubiese llegado a los suyos. Y
así aquél pierde estas cosas tdel mismo modo que
al hombre del cual eran accesión.
2. Qué, si las hubiese enaj:enado? Quien tie-
ne título de .aquél que en aquel tiempo era dueño
por :derecho de guerra ¿ estará seguro por el de-
recho de gentes, o serán recuperadas estas co-
sas? Hablo de aquellas que estaban en el pueblo.
Parece que se ha de distinguir entre las cosas
que son de tal género que vuelven por el postli-
minio, y las que están fuera , de este género; la
cual diferencia ya poco ha explicamos, que aqué-
llas parecen enajenadas con su causa y debajo
de condición, mas éstas en absoluto. Y entiendo
también por enajenadas las donadas y las acep-
tiladas.
* * *
VII. Mas, así como al lque vuelve por postli-
minio le retornan los derechos, así también son
Clásicos jurídicos ol xv
restituidos los derechos sobre él, y todo es habi-
do, como si aquél nunca hubiese estado en poder
de los enemigos.
***
VIII.
A esta regla de los hombres libres pone
rectamente esta excepción Paulo : carecen de
postliminio los que, vencidos por las armas, se
entregaron a los enemigos, es decir, que los pac-
tos hechos con los enemigos valen por derecho de
gentes, como tdiremos en otro lugar, y es postli-
minio no es contra ellos.
Por eso aquellos Romanos cogidos por los Car-
tagineses, en Gelio, dijeron : que no había para sí
postliminio justo, porque habían sido atados por
juramento.
De donde, notó rectamente Paulo que en el
tiempo de armisticio no había postliminio.
Pero responde Modestino que los que se en-
tregan a los enemigos sin pacto alguno son re-
tornados por postliminio.
vi>
***
IX.
I. Lo que dijimos de las personas sin-
gulares, lo mismo estimo que ha lugar en los
pueblos, que los que fueron libres reciban su li-
bertad, si por ventura la fuerza de los aliados los
arranca del imperio enemigo.
Pero, si la misma muchedumbre que había cons-
tituido
la ciudad es disuelta, juzgo más verdade-
ro que no se considera el mismo pueblo y que no
se restituyen las cosas por postliminio, por el'
mismo derecho ,
de gentes, porque el pueblo, como
la nave, perece ciertamente por disolución de las
partes, por razón de que toda su naturaleza con-
siste en aquella perpetua unión.
Y así, la que había sido ciudad de Sagunto no
es, pues, la misma, después que fué restablecida
aquella sede al octavo año con sus antiguos mo-
radores ; ni tampoco Tebas, habiendo sido los
Tebanos reducidos a servidumbre por Alejandro.
De ahí se ve que lo que los Tesalos habían de-
bido a los Tebanos no, fué restituido a los Teba-
nos por el postliminio ; y esto por doble causa :
ya porque era pueblo nuevo, ya porque Alejan-
dro, en el tiempo en que era dueño, había podido
enajenar este derecho y lo había enajenado, y
porque el crédito no está en el número de aque-
llas cosas que vuelven por el postliminio.
2. A lo que •dijimos de la ciudad, no es muy
desemejante que por aquel viejo derecho roma-
no, por el cual eran disolubles los matrimonios,
no se consideraba que eran restituidos éstos por
el postliminio, sino que eran reintegrados por
nuevo consentimiento.
***
- 84 -
X. 1. Y de todo esto puede ciertamente en-
tenderse cuál sea por derecho de gentes el post-
liminio en los hombres libres.
Por lo demás, por derecho civil, el mismo de-
recho, por lo que se refiere a lo que se hace den-
tro de la ciudad, puede ser limitado por excep-
ciones o condiciones añadidas y producido para
otras ventajas.
Así, por derecho civil romano son eximidos los
tránsfugas . del número de los que regresan por
postliminio, aun los hijos de familia sobre los
cuales parece debió quedar salva aquella potestad
patria que . era propia de los Quirites. Y esto plu-
go así, dijo Paulo, porque la discipl)ina 'de los cam-
pamentos fué más firme en los padres romanos
que el amor de los hijos ; a lo cual 'estuvo con-
forme lo que de Manlio dijo Cicerón, que san-
cionó con su dolor la disciplina del mando mili-
tar para proveer a la salvación de los ciudadanos,
en la cual entendía que se contenía la suya ; y
que antepuso el derecho de la majestad. al de la
naturaleza y al amor patrio.
2. Quita también algo del derecho del postli-
minio lo que fué constituido primero por las le-
yes áticas y después por las romanas, que quien
es redimido por los enemigos sirva al' redentor
hasta que devolviere el precio.
Mas,, esto mismo aparece introducido en favor
de la libertad, no sea que, quitada toda esperanza
de recuperar ,el dinero, fueran muchos dejados
en la mano de los enemigos. Y aquella misma ser-
vidumbre es mitigada
, de muchos modos por las
mismas leyes romanas., y se acaba por la, última
ley de Justiniano de la obra idel quinquenio ; y
también por la muerte del redimido extínguese el
derecho de pedir el 'dinero ; como también, con-
traído matrimonio entre redentor y redimido,
se considera anulado, y por la prostitución de la
mujer redimida piérdese ella ; y fueron, además,
constituidas por el derecho romano muchas otras
cosas en favor de los redentores y , en pena de los
parientes que no redimen a los suyos.
3. Aumentóse además el derecho del postli-
minio por la ley civil, en cuanto no sólo aquellas
cosas que hay en el postliminio por derecho de
gentes, sino todas las cosas, todos los derechos
tiénense lo mismo como si el que vuelve no hu-
biese nunca estado en poder de los enemigos; lo
cual fué también introducido por el derecho áti-
co. Pues, como leemos ‹en oración XV en Dion
Pruseense, un cierto individuo que se decía hijo
de Calia, hecho prisionero en la batalla de Acan-
tos y que fué esclavo en Tracia, habiendo vuelto
a Atenas por postliminio, requirió de sus posee-
dores la herencia de 'Calia, y ninguna otra cosa
se indagó en juicio sino si verdaderamente era
hijo de 1Calia.
El mismo
narra, 'que habiendo servido durante
largo tiempo los Mesenios, al fin recuperaron la
libertad y la región.
Más todavía: lo que fué sustraído de los bie-
nes por usucapión o liberación o parecía que se
había perdido por el no uso, es restituido por ac-
ción rescisoria ; pues en el edicto acerca de la
restitución de los mayores a su primitivo estado
compréndese aquel que está en poder de los ene-
migos. Y esto viene del derecho romano antiguo.
4. Mas la ley Cornelia tuvo también provi-
dencia de los herederos de aquellos que hubiesen
muerto prisioneros entre los enemigos, conser-
vando sus bienes del mismo modo como si el que
no vuelve hubiese sucumbido ya al tiempo en que
fué hecho prisionero.
Y si quitas estos derechos civiles, sin duda,
inmediatamente que alguno hubiese sido hecho
prisionero por los enemigos, sus bienes futuros
habrían sido de los ocupantes, pues el que entre
los enemigos está prisionero, tiénese como no ha-
bido. Y, si el que había sido cautivado, volviese,
nada recibiría aparte de aquello que por derecho
de gentes tiene postliminio. Mas, que los bienes
de los cautivos pasén al fisco, si no hay heredero
alguno, es cosa especial del derecho romano.
Vimos lo concerniente a los que vuelven; vea-
mos lo concerniente a aquellas cosas que son re-
cobradas.
***
XI. I. Entre éstas ocupan el primer lugar
los siervos y las siervas, aun muchas veces ena-
jenados, aun manumitidos por el enemigo, por-
que por el derecho 1de los enemigos la manumi-
sión no pudo perjudicar a nuestro ciudadano
dueño del siervo, como nota bien .Trifonio.
Mas, para que sea recuperado el siervo, es ne-
cesario o que sea verdaderamente habido por el
antiguo dueño o pueda serlo fácilmente. Por lo
cual, bastando para las demás cosas que sean in-
troducidas en el territorio, para el derecho de
postliminio sobre el siervo no será esto bastante,
a no ser que se sepa dónde está, pues quien está
oculto en la ciudad , de Roma no le parece a Paulo
todavía recuperado.
Y, así como ,en esta parte dista el siervo de las
cosas inanimadas, así, a su vez, dista él ,dei hom-
bre libre en que, para ser recuperado por postli-
minio, no se requiere que venga con ánimo, de se-
guir nuestras cosas. Pues esto se requiere en aquel
que se ha de restituir a sí mismo, no en aquel
que ha de ser recuperado por otro, y, como es-
cribió Sabino:
cada uno es libre de constituirse
en su propia ciudad, pero no lo es del! derecho de
dominio.
2.
De este derecho ,de gentes no exceptuó la
ley romana a los siervos desertores. Pues sobre
éstos recupera el dueño su primitivo derecho, co-
mo nos enseña Paulo; para que el contrario de-
--88
recho no sea tan injurioso al que permanece siem-
pre esclavo como dañoso al dueño.
En general, de los siervos que son recuperados
por el valor de las tropas,, dijeron los Emperado-
res lo que malamente es aplicado por algunos a
todas las cosas :
que debemos juzgarlos recupera-
dos, no cogidos, y a nuestro soldado le corre,-
ponde ser su defensor, no su dueño.
3. Los siervos redimidos de los enemigos son
hechos del redentor por lel derecho romano ; pero,
ofrecido luego el precio, se entienden recuperados
por postliminio.
Mas explicar esto más sutilmente es propio ide
los intérpretes del derecho civil. Pues por las le-
yes posteriores fueron mudadas no pocas cosas
y, cuando los siervos cautivados eran invitados al
regreso, fué propuesta la libertad inmediata a
aquellos a quienes se hubiese roto un miembro,
y a los demás después de cinco años, como puede
verse en las leyes militares coleccionadas por
Rufo.
***
XII. Tócanos a nosotros más aquella cues-
tión, a saber, si también los pueblos que fueron
sometidos a imperio ajeno recuperan su primitiva
condición ; lo cual puede tratarse, si 1
,ios arrebató
al enemigo no áquel a cuyo dominio pertenecían,
sipo alguno de sus aliados ;
y
entonces opino que
- 89 -
se ha de decir aquí lo mismo que en los siervos,
si no se
hubiese convenido otra cosa por pacto
social.
***
XIII. 1. Entre las cosas, lo primero ocu-
rren los campos, que se comprenden en el postli-
minio.
Es verdad, dice Pomponio, que expulsados los
enemigos de los campos que habían tomado, los
dominios de ellos retornan a sus primeros dueños.
Y deben entenderse expulsados los enemigos
desde que manifiestamente no pueden acercarse
ya más allí, como en otro lugar explicamos.
Así, los Lacedemonios devolvieron a sus anti-
guos dueños la isla Egina, arrebatada a los Ate-
nienses.
Justiniano y otros Emperadores devolvieron a
los herederos de los antiguos poseedores los cam-
pos recuperados de los Godos y Vándalos, sin
admitir contra los dueños aquellas prescripciones
que habían introducido las leyes romanas.
2. Y el derecho establecido sobre los campos
estimo que es el mismo que el de toda cosa adhe-
rida al suelo.
Pues también los lugares tomados por los ene-
migos, que habían sido religiosos o sagrados, si
hubiesen sido libertados de esta calamidad, es-
cribió Pomponio, que deben ser restituidos
a su
primitivo estado, como vueltos por cierto postli-
minio ; con lo cual conviene aquello de Cicerón
en la Verrina
de signis, hablando de Diana Se-
gestana :
Por el valor de Publio Africano recu-
peró
juntamente con el lugar la religión; y Mar-
ciano compara con el derecho del postliminio
aquel derecho por el cual el solar ocupado por un
edificio, destruido él,, vuelve al común.
Por lo cual se ha de decir, que se debe resti-
tuir también el usufructo del campo recuperado,
a ejemplo de lo que responde Pomponio del cam-
po inundado. Y así en España se adoptó por ley
que los condados y otras jurisdicciones heredita-
rias vuelvan por el postliminio : las mayores, en
absoluto ; las menores,, si se vindican dentro de
los cuatro años de la recuperación, salvo el' de-
recho que tiene el rey de retener la fortaleza per-
dida en la guerra y recuperada de cualquier modo.
***
XIV. i. De las cosas muebles, la regla ge-
neral es contraria, a saber, que no vuelvan por
postliminio, sino que sean en botín ; según lo
opone Labeón.
Por lo cual, lo adquirido en el comercio, don-
de quiera que se halla es de aquel que lo compró ;
y ni hallado entre los pueblos pacíficos ni intro-
ducido en el territorio propio, tiene el primitivo
dueño derecho a reclamarlo.
Mas, de esta regla vemos ya de antiguo excep-
tuado lo que tiene uso en la guerra ; lo cual pa-
rece que plugo así a las gentes para que la espe-
ranza de recuperarlo hiciera a los hombres más
prontos a adquirirlo. Pues los estatutos de mu-
chas ciudades referianse en aquel tiempo a las
cosas bélicas ; por lo cual en esto hay fácil con-
sentimiento.
Y se estima que tienen uso en la guerra las
cosas que poco ha adujimos de Galo Elio, pero
que se hallan más claramente expuestas, ya en
Cicerón, en los Tópicos, ya en Modestino. Son
ellas : las naves largas y de carga, pero no las
para juegos, preparadas para el placer; los mu-
los, pero albardados ; los caballos y yeguas,, pero
embridados. Y éstas son las cosas que quisieron
rectamente los Romanos que se legasen y que
pasasen a las herencias de la familia heredera.
2. Las armas y el vestido tienen ciertamente
uso en la guerra, pero no volvían por postliminio
porque no eran dignos de favor los que perdían
en la guerra armas y vestido, antes esto tenía-
se por castigo, como frecuentemente se ve en las
historias.
Y en esto nótase que las armas diferéncianse
del caballo, , en que el caballo pudo , desbocarse sin
culpa del jinete.
Y esta diferencia de las cosas móviles parece
que tuvo uso en occidente, aun entre los Godos,
hasta el tiempo de Boecio. Pues éste, al explicar
los tópicos de Cicerón, parece que habla de este
derecho, corno si tuviera vigor hasta sus días.
***
XV. Mas, en los tiempos posteriores, si no
antes, parece que fué quitada esta diferencia.
Pues frecuentemente enseñan los peritos en cos-
tumbres, que las cosas móviles no vuelven por
postliminio, y esto lo vernos constituido de las
naves, en muchos lugares.
***
XVI. Mas aquellas cosas que todavía no han
sido introducidas dentro de las murallas, aunque
ocupadas por los enemigos, no necesitan de post-
liminio, porque no mudaron todavía de dueños
por el derecho de gentes.
Y las que los ladrones y piratas nos arrebata-
ron no tienen necesidad idel postliminio, como res-
pondieron Ulpiano y Jovaleno, porque el •dere-
cho de gentes no les concedió que puedan mudar
el derecho de dominio ; en 'lo cual apoyados los
Atenienses, querían recibir de Filipo, no como
donada, sino como restituida, la isla. Haloneso
que les habían arrebatado los ladrones y a éstos
había arrebatado Filipo.
-93--
asi, las cosas cogidas por ellos, donde quie-
ra que se hallen pueden ser vindicadas, teniendo
en cuenta lo que por derecho natural juzgarnos
en otra parte, que a aquel que a su costa alcanzó
la posesión de la cosa básele de devolver tanto
cuanto el mismo dueño ha ,destinado libremente
a recuperarla.
***
XVII. Puede, no obstante, por derecho civil
establecerse otra cosa ; como por la ley española
las naves tomadas a los piratas son Ide aquellos
que las arrebataron a éstos ; ni es tampoco inicuo
que la cosa privada ceda en utilidad pública, prin-
cipalmente en tan grande dificultad de recupe-
rarla.
Pero esta ley no perjudicará a los extranjeros
para que vindiquen sus cosas.
***
XVIII.
I. Es más de extrañar lo que ates
tiguan 'las leyes romanas, que el derecho de post-
liminio tuvo lugar no sólo entre los enemigos,
sino también entre los Romanos y los pueblos
extraños.
Pero, ya dijimos en otra parte que estas reli-
quias son del siglo de los Nómadas, ,en el cual las
-94--
costumbres embrutecieron el sentido de
la socie-
dad
natural que hay entre los hombres.
Y así, aun entre las gentes que no hacían gue-
rra pública había cierta licencia de pelear entre
los particulares, como impuesta por las mismas
costumbres ; y, para que aquella licencia no de-
generara en libres asesinatos, plugo introducir
entre ellos derechos de cautiverio, a lo cual se si-
guió que hubiese lugar al postliminio, de muy di-
ferente manera que con los ladrones y piratas,
porque aquella fuerza llevaba a pactos justos,
que suelen ser despreciados por ladrones y pi-
ratas.
2. Parece que fué en otro tiempo de derecho
controvertido, si quienes nos sirven procedentes
de un pueblo federado, si hubiesen vuelto a sus
casas, vuelven por postliminio.
Pues, así propone esta cuestión Cicerón, en el
libro primero de ovatore. Y Galo Elio dice así :
con los pueblos libres y los federados y con los
reyes podemos usar del postliminio lo mismo que
con los enemigos. Al contrario Próculo : no dudo
que los federados y los libres nos son externos,
y que no hay entre ellos y nosotros postliminio.
3.
Yo estimo que se ha de distinguir entre las
alianzas : que si hubiese algunas que hubiesen sido
hechas solamente para evitar o terminar una gue-
rra pública, ellas no perjudicarían después ni al
cautiverio ni al postliminio ; mas, si algunas con-
- 95
tuvieran, que estuviesen seguros bajo la pública
protección los que de unos fuesen a otros, que
entonces, ,
suprirnido el cautiverio, cesaría también
el postliminio.
Y esto parece 'que me lo (sugiere Pomponio
cuando , dice : si con alguna
gente no tenemos he-
cha ni amistad ni hospitalidad ni alianza alguna
por amistad, éstos ciertamente no son enemigos;
lo que, pues, de lo nuestro va ¡a ellos, hácese de
ellos, y nuestro hombre libre cogido por ellos há-
cese también siervo de ellos; lo mismo acontece
si de ellos viene algo a nosotros; y también en
este caso se dio postliminio
Cuando dijo alianza alguna por amistad mos-
tró que puede también haber otras alianzas, en
las cuales no haya derecho ni de hospitalidad ni
de amistad.
Y Próculo significa suficientemente que en-
tiende, que también son federados aquellos 'pue-
blos que hubiesen prometido amistad u hospita-
lidad segura, cuando añade: ¿ qué
necesidad hay
entre nosotros y ellos del postliminio, cuando ellos
retienen entre nosotros libertad y dominio igual-
mente que entre sí,
y nos acontece a nosotros lo
mismo entre ellos?
Por lo cual,, lo que sigue en Galo Elio: con
aquellas naciones que están en nuestro poder no
hay postliminio,
como lee rectamente iCuyacio, ha
de ser completado con este aditamento, a saber,
96
ni con aquéllas con las que tenemos alianza por
causa de amistad.
**
XIX. 1. Pero, en nuestros tiempos, no sólo
entre los
cristianos, sino también entre muchos
mahometanos, así como desapareció el derecho
de cautiverio fuera de la guerra, así también el
(Te postliminio, quitada la necesidad de ambos
por la restitución de la fuerza de aquel paren-
tesco que quiso la naturaleza hubiese entre los
hombres.
2. Podrá, sin embargo, tener lugar aquel vie-
jo derecho de gentes, si se trata de gente tan
bárbara, que sin declaración o causa tenga por
derecho tratar hostilmente a todos los extraños y
sus cosas.
Y en este sentido, mientras esto escribo, ha
sido juzgado en la suprema audiencia de París,
presidiendo el tribunal Nicolás Vordunio: que los
bienes que habían sido de los ciudadanos fran-
ceses, cogidos por los Algerienses, pueblo acos-
tumbrado a enriquecerse con piraterías contra to-
dos los demás, por derecho de
guerra
habían cam-
biado el dueño; y, por consiguiente, habiendo sido
recuperados por otros, hiciéronse de aquellos que
los hubiesen recuperado. En la misma audiencia
juzgóse también lo que poco ha dijimos, que hoy
las naves no se cuentan entre las cosas que se
recobran por postliminio.
CAPITULO X
AVISOS DE AQUELLAS COSAS QUE SE HACEN
EN LA GUERRA INJUSTA
I. En qué sentido se dice que el pudor veda lo que per-
mite la ley.—II. Adáptase esto a aquellas cosas que
decimos ,permitidas por derecho de gentes.—III. Por
justicia interna es injusto lo que se hace por guerra
injusta.—IV. Quiénes están obligados a restitución
por ese lado y de qué manera.—V. Si las cosas co-
gidas en guerra injusta han de ser restituidas por
quienes las cogió.—VI. Si también por aquel que
las retiene.
I. i. Leo lo que escribí, y han de ser nega-
das a los que hacen la guerra casi todas las co-
sas que puede parecer concedí, pero que en rea-
lidad no concedí; pues, ya, al acometer la expli-
cación de esta parte del derecho de gentes, afir-
mé que se . dice que muchas cosas son de derecho
o son lícitas porque se hacen impunemente y par-
te también porque los juicios coactivos acomodan
a ellas su autoridad; las cuales, sin embargo, o
se exceden de la regla de la rectitud, ya se ponga
ella en el ¡derecho estrictamente dicho, ya en el
precepto ide otras virtudes, to se omiten con ma-
yor perfección o con mayor alabanza entre los
buenos.
2. En las Troyanas de pSéneca, a Pirro que
Cldsicos jurídicos. —Vol. xv. 
7
dice
la ley no
perdona a ningún prisionero, repli-
ca
Agamenón:
lo que no prohibe la ley lo veda
cl pudor.
En
el cual lugar, pudor no tanto significa el
respeto (le
los hombres y de la fama, sino el as-
pecto de lo
justo y bueno o ciertamente de lo que
es más justo y mejor.
Así leemos en las
Instituciones de Justiniano
llántanse fideicomisos porque no se contenían en
vínculo alguno del derecho, sino solamente en el
pudor de aquellos a quienes se confiaban.
Y en Quintiliano : no de otra manera, salvo el
pudor, viene el acreedor al fiador, que no pu-
diendo cobrar del deudor.
Y en este sentido muchas veces verás que la
justicia se une con el pudor : Todavía el mortal
delito no había ahuyentado la justicia; fué la úl-
tima virtud de los dioses que abandonó la tierra,
y en lugar del miedo el mismo pudor regía al
pueblo sin violencia. (Ovid.)
Y Hesiodo : en ninguna parte el pudor; en nin-
guna parte la áurea justicia; los perversos insul-
tan a los mejores.
Platón, en el libro XII de legibus, dice : el pu-
dor dícese compañero de la justicia y corazón. Y
también en otro lugar el mismo Platón habla de
esta manera :
Temiendo Dios que pereciese el li-
naje humano, dió a los hombres justicia y pudor,
ornamento de las ciudades y vínculos para hacer
amistad; y
Plutarca, del mismo modo llama a la
justicia cohabitadora del pudor;
el cual añade en
otros lugar, en Dionisio de Halicarnaso,: que son
sinónimos
pudor, decoro y honestidad.
También josefo une el pudor con la equidad.
También el jurisconsulto Paulo une el dere-
cho natural y el pudor.
Mas, Cicerón . de tal manera distingue entre
justicia y verecundia, que establece que las par-
tes de la justicia no las violan los hombres y las
de la verecundia no las ofenden.
3. Con aquella sentencia que 'adujimos de Sé-
neca se concebía bien .su dicho en los escritos
filosóficos : ¡Cuánto' más estrecha es la inocen-
cia que ser bueno según la ley! ¡Cuánto más ex-
tensa es la regla de los deberes que la del dere-
cho! ¡ Cuánta multitud de cosas exigen la pie-
dad, la humanidad, la liberalidad, la justicia, la
fidelidad!, lo cual todo está fuera del código pú-
blico.
Donde ves que el derecho distínguese de la
justicia, porque el derecho toma aquello que rige
en los juicios externos.
El mismo explica egregiamente lo mismo en
otra parte con el ejemplo del derecho heril so-
bre los , siervos : En el esclavo se ha de pensar no
cuánto puede él padecer impunemente, sino cuan-
to te permita la naturaleza de lo justo y bueno,
••n n ••• 100~lile
la cual manda perdonar también a tos cautivos
a adquirirlos por precio.
Después : siendo todo lícito
contra el siervo,
hay algo que el derecho común de los animales
veda que sea lícito contra el hombre, en el cual
lugar base de notar nuevamente la doble signi-
ficación de la voz
ser lícito, una exterior, otra
interior.
II. 1. Tiene el mismo sentido aquella distin-
ción de Marcelo en el senado romano no se
trae a disputa lo que yo hice, pues cuanto hice
contra los enemigos lo defiende el derecho de
guerra, sino que debieron éstos padecer, es decir,
según bondad y equidad.
La misma diferencia indicó Aritsrtóteks, dis-
putando si se ha de decir justa la servidumbre
que procede de la guerra : algunos mirando algo
de lo justo (pues también la ley es algo justo),
dicen que es justa la servidumbre procedente de
la guerra; pero niegan que sea del todo justa
citando puede acontecer que haya sido injusta la
causa de la guerra.
Parecido es aquello de Tucklides en la oración
de lcs Tebanos
de aquellos a quienes matasteis
en el combate, no
preguntamos más; pues, les
acontece esto por cierto derecho.
2.
Y así, también los mismos jurisconsultos
romanos, al que llaman frecuentemente derecho
de cautiverio en otras partes llaman injuria, y lo
oponen a la equidad natural; y Séneca añade
que el nombre de siervo nació de injuria, lo cual
ocurre muchas veces, mirándolo bien.
y
en Livio también, los Italianos que rete-
nían aquellas cosas que habían sido quitadas en
guerra a los Siracusanos, son llamados pertina-
ces para retener una injuria.
Dion Pruseense, habiendo dicho que los pri-
sioneros en la guerra, los que habían vuelto a los
suyos, recibían libertad, añade, como si por in-
juria hubiesen estado en servidumbre.
Lactando, hablando de los filósofos : cuando
disputan du los deberes pertinentes al servicio
militar, ni a la justicia ni a lea verdadera virtud
se acomoda, toda aquella oración, sino a esta vida
y costumbre civil. El mismo dice luego, que por
los Romanos fueron hechas injustas legítima-
mente.
***
III. Primeramente, pues, decimos, que si la
causa de la guerra es injusta, aunque se haya
declarado la guerra de modo solemne, son injus-
tos con justicia, interna todos los actos que de
ella nacen ; de ‘suerte que los que, a sabiendas,
obran tales actos o cooperan a ellos, han de ser
tenidos en el número de los que no pueden llegar
sin penitencia al reino celestial.
Y la verdadera penitencia, si queda tiempo y
-102
posibilidad,
requiere absolutamente que quien
causó el daño, ya matando, ya destruyendo las
cosas, ya pirateando, resarza el mal.
Por eso niega Dios que le sean gratos los ayu-
nos de aquellos que detenían a los hechos prisio-
neros sin derecho; y el rey, al ordenar a los Ni-
nivitas penitencia pública, mandó que vaciasen
sus manos de toda rapiña, conociendo por la luz
natural que sin tal restitución sería la penitencia
fingida y vana.
Y así vemos que opinan no sólo los judíos y
cristianos, sino también los mahometanos.
***
IV. Y están obligados a la restitución, según
lo que en general explicarnos nosotros en otro
lugar, los autores de la guerra, ya por derecho
de potestad, ya por consejo, y lo están de todas
aquellas cosas que suelen seguir a la guerra, y
aun de lo que no suele seguir a ella, si mandaron
o persuadieron algo tal o no lo impidieron, pu-
diéndolo impedir.
Y así los capitanes responden de aquellas cosas
que se hicieron bajo su mando, y todos los sol-
dados in
solidum
los que concurrieron a algún
acto común, como a un incendio de ciudad; y en
los actos individuales, cada uno responde del da-
ño del que fué él la única causa o ciertamente
fué
concausa.
-103
V. 1. Ni estimo que se haya de admitir la
excepción que traen algunos, de aquellos que pres-
tan servicio a otros, si hay en ellos algo de culpa
pues para 'la restitución basta que haya culpa sin
dolo.
Los hay quienes parecen opinar, que las cosas
cogidas en guerra, aunque no haya habido causa
justa de guerra, no se han de devolver, por razón
de que los beligerantes, cuando principiaron la
guerra, entiéndese que se las dieron entre si a los
que las cogiesen.
Pero, nadie se presume que deja temeraria-
mente abandonado lo suyo; y la guerra por si
dista mucho de la naturaleza . de los contratos.
Mas, para que los pueblos pacíficos tuvieran
algo cierto a 'que atenerse y no se viesen mez-
clados por fuerza en la guerra, bastaba la intro-
ducción del dominio externo de que hablamos,
el cual puede conciliarse con la interna obliga-
ción de la restitución.
, esto parece que lo establecen aquellos mis-
mos autores en el derecho de cautiverio de las
personas.
Por esto, los Samnitas, en Lívia, , dicen : remi-
timos las cosas de los enemigos cogidas en sa-
queo, las cuales por derecho de guerra parecían
nuestras. Dice paredan, porque había sido injus-
ta la guerra, como ya antes habían reconocido
los Samnitas.
- 104 -----
2.
No es desemejante, que deh contrato hecho
sin dolo, al cual va aneja la igualdad, nace por
derecho de gentes cierta facultad de obligar a
aquel que contrajo a cumplir los pactos ; y sin
embargo, no menos está. obligado por deber de
hombre probo y piadoso aquel que estipuló más
de lo justo reducir la cosa a igualdad.
***
VI. i.
Mas, el que por sí mismo no hizo el
mal o lo hizo sin culpa, pero tiene consigo cosa
cogida por otro en guerra injusta, tiene obliga-
ción de devolverla, porque no hay causa alguna
naturalmente justa por la cual deba el otro care-
cer de ella, no el consentimiento de él, no el mal
merecido, no la compensación.
No ajena de esta cuestión hay una historia en
Valerio Máximo : El pueblo romano, dice, ha-
biendo Publio Claudio vendido en pública subas-
ta a los Camerinos hechos prisioneros bajo su
inundo y auspicios, aunque advertía el erario
acrecentado en dinero y el territorio extendido
con campos, sin embargo, porque parecía haber
sido hecho esto con poco clara fe por el general,
con gran cuidado redimió a los vendidos y les se-
17416 en el Aventino lugar donde habitasen, y les
restituyó los predios.
Del mismo modo, por
decreto de los Roma-
nos fuéles vuelta a los Focenses la libertad, aun
-105 -
la pública, y los campos que les habían sido arre-
botados.
Y después, los Ligures, que habían sido ven-
didos por M. Pompilio, vuelto el precio a los
compradores, fueron restituidos a la libertad y
también 'se procuró restituirles los bienes.
Lo mismo .decretó el Senado de los Abderitos,
añadiendo la razón, que les había sido hecha gue-
rra injusta.
2. Podrá, no obstante, si hizo algún gasto o
trabajo aquel que tiene la cosa, deducir tanto
cuanto al dueño le hubiese costado alcanzar la
desesperada posesión, según Ijo que en otro lugar
explicamos.
Y, si el poseedor de la cosa la hubiese consu-
mido o enajenado sin culpa, no responderá sino
en
cuanto puede juzgársele hecho más rico.
CAPITULO XI
TEMPERAMENTO ACERCA DEL, DERECHO DE MATAR
EN GUERRA JUSTA
1. Que en la guerra justa ciertos actos carecen de in-
terna justicia; lo cual se expone.—II. Quiénes pue-
den ser matados según justicia interna.—III. Que
por el infortunio nadie puede ser rectamente ma-
tado, como los que, forzados, siguen las partes.—
IV. Ni por la culpa media entre el infortunio y el
dolo, cuya naturaleza se explica.—V. Que se han
de distinguir los autores de la guerra de aquellos
que siguen.—VI. Que en los mismos autores se han
de distinguir las causas probables de las improba-
bles.—VII. Que, aun habiendo merecido la muerte
los enemigos, muchas veces se condona rectamente
la pena.—VIII. Que se ha de evitar, cuando puede
hacerse, que los inocentes sean sacrificados, aun sin
intención.—IX. Que a los niños se les ha de perdo-
nar siempre; y a las mujeres también, si no come-
tieron algo grave; y a los ancianos.—X. Que tam-
bién se ha de perdonar a los consagrados solamente a
ministerios sagrados o a las letras.— XI. Y a los
cultivadores del campo.—XII. Y a los comerciantes
y parecidos.—XIII. Y a los prisioneros.—XIV. Que
han de ser recibidos los que se quieren entregar
bajo justas condiciones.—XV. Que se ha de perdo-
nar también a los que se entregaron sin condición.
XVI. Que todo esto es así, si no precediere delito
grave; lo cual cómo se ha de tomar.—XVII. Que
son perdonados rectamente los delincuentes por su
muchedumbre.—XVIII. Que no han de ser sacri-
ficados los rehenes, si ellos mismos no delinquieron.
XIX. Que es preciso abstenerse de toda pelea in-
útil.
-108 -
en la guerra justa se ha de admitir
lo que se dice :
L o da todo quien niega lo justo.
Mejor Cicerón :
Hay algunos deberes que se han
de guardar aun respecto de aquellos de quienes
.c; recibieron injurias. Pues es un modo de ven-
gar y de castigar.
El mismo alaba los viejos tiempos de los Ro-
manos, cuando los resultados de las guerras eran
o suaves o impuestos.
Crudes llama Séneca a aquellos que tilenen
causa de castigar, pero no tienen modo.
Arístides, en la Leuctrica primera, dice: Pueden
ciertamente los que se vengan ser injustos, si
exceden del modo. Pues quien en castigar avan-
za hasta lo que es inicuo, es segundo autor de in-
juma.
Así, según sentencia de Ovidio, cierto rey ven-
Ondose demasiado en la muerte de los crimina-
les, hízose también él criminal.
a Los Plateenses, en, la oración Isocrateai,
preguntan : ¿Es justo por tan pequeños pecados
exigir tan graves e inicuas pewis?
Lo mismo aquel Arístides, en la segunda por
la paz :
no miréis tanto por qué causas habéis de
exigir penas, sino también quiénes sean aquellos
a quienes se ha de castigar, quiénes
nosotros mis-
mos y cuál el modo justo
de las penas.
Propercio alaba a Minos, diciendo
que era ven-
cedor aunque fzté justo con el enemigo.
ió9
Y
en Ovidio:
Justísinio
autor, impuso leyes a
los enemigos hechos prisioneros.
***
II.
1. Mas cuándo la matanza en guerra jus-
ta es justa (por ahí hemos de comenzar) según
justicia interna, y cuándo no lo es, puede enten-
derse por lo que hemos explicado en el primer
capítulo de este libro.
Pues que sea matado alguno puede acontecer
o de propósito 'o fuera de propósito.
De propósito nadie puede ser justamente ma-
tado, 'sino en pena justa, o cuando sin tal muerte
no podemos defender nuestra vida y nuestras co-
sas ; aunque matar a un hombre por las cosas
caducas, aunque no sea ajeno de la justicia es-
trictamente apártase, sin embargo, de la
ley de la caridad.
Y para que la ley sea justa, es menester que
haya delinquido el mismo que es matado, y tan.-
to que en presencia de un juez justo, pueda ser
vengado con suplicio, de muerte; en la cual cues-
tión ahora nos detendremos menos, porque cuan-
to 'de ella es menester .saber, l'o creemos suf i-
cientemente explicado en e.1capítulo de las penas.
***
ITO
I.
Arriba, tratando de los
suplicantes
(pues hay en la guerra suplicantes,
como los hay
en la paz) distinguimos
el infortunio y la injurio.
Gylipo, en aquel lugar, que comenzarnos a citar
allí, de Diodoro Siculo, pregunta, en qué clase
han de ponerse los Atenienses, si de
los infor-
tunados o de los injustos ; y niega que se han
de tener por infortunados los que habían hecho
la guerra a los Siracusanos sin haber sido heri-
dos por injuria alguna; de donde infiere, que los
que por capricho habían declarado la guerra ha-
bían de sufrir también los males de la guerra.
Ejemplo de infortunados son aquellos que se
encuentran entre los enemigos sin ánimo hostil,
como los Atenienses en los tiempos de Mitrída-
tes, de los cuales habla así Veleyo Patérculo: si
alguno imputa a los Atenienses esta guerra en la
cual los Atenienses fueron atacados por Sila, es
ignorantisinzo de la verdad y de la antigüedad;
pues fué tan firme la fidelidad de los Atenien-
ses hacia los Romanos, que siempre y en toda
cuestión, cuanto se hacía con fe sincera, pregona-
ban los Romanos que se hacía con fe ática. Por
lo demás, oprimidos entonces
por las armas de
Mitrídates los hombres de misérrima condición,
cuando eran retenidos por los enemigos, eran ata-
cados por los amigos, y tenían el alma fuera de
las murallas y los cuerpos, obligados por la ne-
cesidad, dentro de los muros;
la cual última par-
te puede parecer tomada de Livio, en el cual se
lee que el español
Indíbil tuvo entre los Carta-
gineses solamente el cuerpo, pero que el alma la
tenía entre los Romanos.
2. A
saber,
como dice Cicerón,, todos aque-
llos cuya vida es puesta en mano de otro, pien-
san más veces qué puede aquel bajo cuya juris-
dicción y potestad están, que qué deba hacer.
El mismo, pro Ligario: el tercero es el tiempo
en el cual, después de la llegada de Varo, resis-
tió en Africa; lo cual, si es delictivo, el crimen
es forzado, no voluntario.
Y esto siguió Juliano en la causa sde los Aqui
leyenses, según testimonio de Axnmiano, el cual,
narrando el suplicio de unos pocos, añadió: to-
dos los restantes salieron indemnes, a los cuales
la necesidad, no la voluntad, había acostumbrado
a la furia de los combates.
El viejo comentador del lugar de Tucídides
acerca de la venta de los cautivos ,Corcirenses,
dice: mostró clemencia digna del ingenio de los
griegos; pues es duro matar después del comba-
te a los prisioneros, principalmente a los siervos,
que no hacen la guerra por su voluntad.
Los Plateenses, en la dicha oración, en Isó-
crates :
no les servimos por voluntad, sino for-
zados.
Lo mismo de los otros griegos : éramos
forzados a seguir su partido con el cuerpo, pero
1T2
el ,:lma estaba con vosotros.
(Se refieren a
los
Lacedemonios.)
Herodoto había dicho de los Focenses: seguían
cl partido dc los Medos no espontáneamente, sino
por la fuerza de la necesidad.
Alejandro perdonó a los Zelitas, según cuenta
Arriano, porque fueron forzados a pelear en fa-
vor de los bárbaros.
Nicolás de Siracusa, en la oración en favor de
los cautivos, en Diodoro, dice: los compañeros
son forzados a pelear por violencia de los gober-
nantes; por lo cual, así como es justo castigar a
los que voluntariamente hacen injuria, así es tam-
bién justo ser indulgentes con aquellos que pecan
sin quererlo.
Así, en Livio, justificándose los Siracusanos
cerca de los Romanos, dicen, que turbados por
miedo y fraude, alteraron la paz.
Por parecida causa, decía Antígono que él tuvo
guerra con Cleomene, no con los Espartanos.
*
IV. 1.
Pero, se ha de notar, que entre
la ple-
na
injuria y el mero infortunio hay muchas ve-
ces algún medio que está constituido como de
entrambas cosas, de suerte que la acción ni es
del que plenamente sabe y
quiere, ni del que
plenamente ignora o es forzado.
— 113 —
2.
Aristóteles puso nombre a este género, que
supone alguna culpa. Y así él, en el libro quinto
de los morales, capítulo décimo, expone : De aque-
llas cosas que hacemos espontáneamente, las unas
hacemos con deliberación, las otras sin delibera-
ción. Dícese que se hacen con deliberación las
que se hacen precediendo cierta consulta del al-
ma; y las que de otra manera, indeliberadamen-
te. Como, pues, hacer daño acontece de tres mo-
dos en la sociedad humana, lo que procede de ig-
norancia dícese infortunio, como si alguno hiciera
algo no contra quien pensaba o lo que no pensa-
ba o no del modo que pensaba o no con tal fi/n;
como si alguno cree que hiere no con este instru-
mento, no a este hombre o no por causa de esta
cosa; sino que acontece lo que él no se había pro-
puesto, por ejemplo, quiso pellizcar, no herir, o
no a éste o no de este modo. Luego, si se infie-
re daño aparte de lo que se pudo esperar, será
'infortunio.
Pero, si de tal manera, que pudo esperarse o
preverse de algún modo, pero no con perverso
ánimo, habrá alguna cuipa; pues es afín de cul-
pa quien en si tiene el principio de obrar; mas
quien lo tiene fuera es un infeliz.
Mas, quien hace a sabiendas lo que hace, aun-
que no con deliberación, ciertamente hace inju-
ria: como lo que suelen hacer los hombres por la
ira y las perturbaciones semejantes o naturales
Clásicos jurídicos .—V ol . xv. 8
7It--
o necc.o,rias; pues, quienes movidos por k ira,
hieren '
y
cometen culpa, no carecen de injuria;
pero, sin embargo, no se dicen injustos o perver-
sos; mas, si alguno comete lo mismo con conse-
jo, éste será llamado rectamente injusto y per-
verso.
3. Con razón, pues, lo que se hace por ira
júzgase que no se hace por previsión; pues no
comienza aquel que obra por ira, sino el que pro-
vocó la ira; y por ello acontece que muchas veces.
en tos juicios de tales cosas, no se pregunta del
hecho, sino que se hace cuestión de la legitimidad
de él; pues la ira nace de que alguno juzga el
hecho injurioso. No, pues, disputan, como en los
contratos, si se hizo esto; pues allí, si no hubo
algún olvido, alguna de las partes es totalmente
mala, la que no cumple el pido; sino que quieren
inquirir si se hizo justamente lo que se hizo.
Mas, el que primero
preparó las querellas, na-
d r hizo con ignorancia; por lo cual no es de ex-
trañar si uno piensa
que se le hizo injuria y otro
no lo it-icnsa...
Y también quien por tal causa
hiere, debe ser considerado injusto si excede la
norma de la igualdad o de la proporción, lo cual
se repone. Así, es justo quien obra justamente
con deliberación;
por
otra parte, puede obrar al-
guno justamente sólo con espontaneidad, no tam-
bién con deliberación.
4.
Por lo demás, de aquellas cosas que no se
hacen espontáneamente, unas son dignas de per-
dón, otras menos.
Son dignas de perdón las cosas que se hacen
no sólo por los ignorantes, sino también por cau-
sa de ignorancia. Mas si algunas son cometidas
por ignorantes, pero no por ignorancia, sino por
tal enfermedad del alma, que exceda los comu-
nes límites de la naturaleza humana, no son dig-
nas de que las eches en olvido.
5. Miguel Efesino, interpretando aquel lugar,
pone ejemplo de lo que no pudo esperarse en
aquel que, abriendo las puertas, lastima a su pa-
dre, o, ejercitándose al blanco en lugar solitario,
hirió a alguno. ,De aquello que pudo preverse,
pero sin dolo, en aquel que disparó en la vía
pública.
El mismo escritor pone ejemplo de necesidad
en aquel que es forzado a hacer algo por ham-
bre o sed ; y de perturbaciones naturales, en el
amor, dolor, miedo.
Dicese que se obra por ignorancia, cuando se
ignora el hecho, como si alguno no, sabe que una
mujer es casada.
Por ignorante, no por ignorancia, cuando se ig-
nora la ley. Y se ignora la ley, unas veces con
excusa, otras sin excusa : lo cual , se concilia muy
bien con
los dichos de los jurisconsultos.
Hay otro lugar de Aristóteles no desemejante
a éste, en el libro del arte oratoria : manda la
equidad que no tengamos en igual lugar las inju-
ricks- y las culpas
ni tampoco las culpas y los in-
fortunios.
Y son infortunios lo que ni pudo pre-
verse ni se cometió con perverso ánimo; culpas,
lo que pudo preverse, pero que no se hacen
con perverso ánimo; injurias, lo que se hizo con
deliberación y perverso ánimo.
Estas tres cosas notaron los antiguos, y tam-
bién se hallan en aquel verso de Hornero, el úl-
timo de Aquiles en la Ilíada : No tiene mente
ignorante ni malamente próvida ni mala.
6. Parecida es la división en Marciano : se
dice que o de propósito o por ímpetu o por ca-
sualidad. De propósito delinquen los iadrones,
que tienen facción; por ímpetu, cuando se viene
a las manos o a las armas por borrachera; por
casualidad, cuando, cazando, el venablo dispara-
do a la fiera mata a un hombre.
Aquellas dos cosas, las que se hacen de pro-
pósito o por ímpetu, distingue de este modo Ci-
cerón :
Pero en toda injusticia interesa sobre-
manera, si por alguna perturbación del alma, que
las más de las veces es breve y temporal, se hace
injuria por el consejo y deliberación. Pues es
más leve la que acontece por algún repentino mo-
vimiento, que la que se infiere meditada y pre-
parada.
Y Filón, en la explicación de las leyes espe,-
- 117
dales, dice 'asi :
que es a medias el delito en el
cual no precedió larga deliberación del ánimo.
7. Del cual género son principalmente aque-
llas cosas, que la necesidad, si no las defiende,
las excusa al menos.
Pues, como dice Demóstenes contra
Aristó-
crates ;
los impulsos de la necesidad quitan el
juicio de aquello que se ha de hacer o no se ha
de hacer; por lo cual, no debe ser pesado esto
demasiado rápidamente por los justos árbitros
de las cosas. El cual sentido es expresado tam-
bién más extensamente por el mismo, en la ora-
ción del falso testimonio, contra Esteban.
Tucidides, en el libro cuarto : que es cre.íbie
que también delante de Dios es concedido per-
dón a aquellos que cometen algo en guerra o
arrastrados por parecida necesidad; pues tam-
bién los altares de los dioses son refugio abierto
para las culpas no voluntarias; y que k injus-
ticia se atribuye a aquellos que son malos más
allá de esto, no a los que son impelidos a atre-
verse por cosas extremas.
Los 1
Cerites, en Livio, dijeron a los Romanos :
para que no llamasen consejo a lo que ha de ser
llamado fuerza y necesidad.
Justino,
el hecho de los Focenses, a/unque to-
dos fueran execrados por sacrilegio, sin embar-
go, más lo atribuyó a envidia de los Tebanos
118
por los cuales habían sido impulsados a esta ne-
cesidad, que a ellos mismos.
Así, según sentencia de Isócrates, loS que pi-
ratean para vivir
tienen a la necesidad por velo
de la injuria.
Arístides, en la segunda Leuctrica: los tiem-
pos difíciles dan alguna excusa a los que se des-
li2an.
De los Mesenios acusados de que no habían re-
cibido a
los desterrados de Atenas, dice así Filos-
trato : la causa
de ellos ha sido puesta en recusa-
ción, teniendo presentes los hechos de Alejan-
dro y el miedo de él, el cual experimentaron to-
das- las partes de la Grecia. Tal también el en
Aristóteles : semimalo, no injusto ni tampoco
astuto.
Estas diferencias adáptalas así Temistio para
el uso de nuestros argumentos, en el Elogio del
Emperador Valente : Distinguiste entre injuria y
culpa e infortunio. Aunque ni aprendes las pala-
bras de Platón ni tratas a Aristóteles, ejecutas,
no obstante, de hecho las sentencias de ellos.
Pues, no estimaste dignos de igual pena a los
que habían aconsejado desde el principio la gue-
rra y a los que fueron arrebatados después por
el ímpetu de las armas y a los que sucumbieron
delante de aquel que ya parecía dueño de las co-
sas. Pero a aquéllos condenaste, a éstos castigas-
te, a los últimos compadeciste.
H9 -
8. El mismo, en otro lugar, quiere que el jo-
ven Emperador aprenda qué distancia hay entre
infortunio, algo de culpa y la injuria; y cómo es
decoroso al rey compadecerse de aquél, castigar
éza y sólo vengar la última.
Así, en Josefo, Tito a un solo cabecilla de un
crimen castiga en realidad, pero a la muchedum-
bre con sola increpación de palabras.
Los meros infortunios ni merecen penas ni
obligan a la restitución del daño. Las acciones
injustas a ambas cosas. La culpa. media es sujeta
a restitución; mas no merece muchas veces pena,
principalmente la capital.
***
V. Lo que avisa Temistio, que se han de dis-
tinguir los que fueron autores de la guerra de
aquellos que siguieron a otros que los conducían,
hállase frecuentemente en las historias.
Narra Herodoto que los Griegos recibieron las
penas de aquellos que habían sido para los Te-
banos causa de dejar de ayudar a los dedos.
Así, fueron pasados a cuchillo en Arden. los ca-
becillas de la sedición, según cuenta Livio.
Según cuenta el mismo, Valerio Levino, toma-
da Agrigento, a los principales, después de azo-
tados, mandó decapitar; y a los demás y el botín
los vendió.
El mismo,
en otra parte:
Recibida la entrega
de Alela y Cal,isia, vengóse también allí de los
que eran los cabecillas.
Otra vez
en otro lugar :
porque los autores de
la defección tienen las merecidas penas de los
dioses inmortales y de vosotros, ¿qué le place
a P. C. que se haga de la inocua muchedumbre? ;
finalmente, se les perdonó a ellos y fué entrega-
da la ciudad; a saber, como dice el mismo en
otro lugar, que, de donde hubiese procedido la
culpa allí estuviese la pena.
Y los Atenienses, como narra Tucidides, se
arrepintieron del decreto contra los Mitilenos
por haber matado más bien a toda la ciudad que
a solos los autores de la defección. Y en Diodo-
ro cuéntase que Demetrio, tomada Tebas, sólo
mató a los diez autores de la defección.
***
VI. 1. Mas, también en
los mismos autores
de la guerra hanse de distinguir las causas; pues,
los hay algunos que ciertamente no son justos,
pero que, sin embargo, son tales que pueden se-
ducir a los no malos. El escritor
a Herennio pone
ésta como justísima causa de perdón, si alguno
pecó no por odio ni crueldad, sino impulsado por
el oficio o por recto estudio.
El sabio,
dice Séneca,
despedirá a los enemigos
- 121
salvos y a veces también con honores, si fueron
llevados a la guerra por causas honestas, por fide-
lidad, por alianza, por la libertad.
En Livio piden los Gerites perdón del error
porque fueron en auxilio de consanguíneos.
A los Forenses, a los Calcidenses y a otros
que habían ayudado a. Antioco por alianza fuéles
otorgado perdón por los Romanos.
Arístides, en la segunda Leuctrica, dice, que
los Tebanos que habían seguido las banderas de
los Lacedemonios contra los Atenienses, fueron
ciertamente a la parte de acción injusta, pero
velando de algo muy justo, a saber, la fidelidad
hacia los príncipes de su alianza.
2. Cicerón, en el libro primero De officiis
dice, que han de ser conservados los que no fue-
ron en la guerra crueles ni inhumanos, y que las
guerras hanse de hacer menos acerbamente a
aquéllos a quienes ha sido propuesta la gloria del
mando.
Así, el rey Tolomeo significa a Demetrio que
había pelea entre ellos, no por todas las cosas,
sino por la gloria y el mando.
Severo, en Herodiano dice: Habiendo hecho
guerría contra Nigro, no teníamos manifiestas
causas de enemistades, si/no que cada uno se atri-
buía a sí un principado puesto en medio y todavía
siendo disputable.
3.
Muchas veces ha lugar lo que de la guerra
122-
entre Cés
ar y Pompeyo
se halla en Cicerón: ha-
bía cierta oscuricl rcl; había combate entre clarí-
simos capitanes; muchos dudaban qué era lo
mejor.
Y lo que el mismo en otro lugar dice:
aunque
tengamos alguna culpa de error humano, cierta-
mente somos libres de crimen.
De Deyorato dice lo mismo Cicerón:
no pro-
cedió él por odio de ti, sino que cayó por error
común.
Salustio en las historias: la restante muche-
dumbre, más por la costumbre vulgar que por
juicio, siguieron uno tras de otro como más pru-
dente.
Lo que había escrito Bruto de las guerras ci-
viles opino que puede referirse no malamente a
muchas otras guerras : que se ha de prohibir se-
veramente ejercitar la ira sobre los vencidos.
***
VII. 1. Y también, cuando esto no exige la
justicia, conviene, sin embargo, muchas veces a
la bondad, conviene a la modestia, conviene al
ánimo levantado.
Perdonando acrecentóse la grandeza del pue-
blo romano,
dice Salustio.
Es de Tácito:
cuanta obstinación ha se de em-
-123
plear contra el enemigo, tanta beneficencia hacia
los que se humillan.
Y Séneca:
Es de fieras, y no de las nobles,
seguir mordiendo y hostigando a los caídos. L os
elefantes y los leones abandonan a los que ya
derribaron.
2. Hay sobre esta cuestión un lugar insig-
ne en el libro cuarto a Herennio: muy bien nues-
tros mayores practicaron esto, a saber, que no
privaban de la vida a los reyes que hubiesen he-
cho prisioneros por las armas. ¿Por qué así? Por-
que, habiéndonos dado valimiento la fortuna era
inicuo usar de ella en suplicio de aquéllos a los
cuales la misma fortuna había poco antes coloca-
do en amplísimo estado. ¿Qué, que hubiese traí-
do contra nosotros el ejército? Dejo de recor-
darlo. ¿Por qué así? Porque es del varón fuerte
considerar como enemigos a los que disputan la
victoria y juzgar como hombres a los que fueron
vencidos; para que pueda la fortaleza disminuir
la guerra, y la humanidad acrecentar la paz. Mas
él, si hubiese vencido ¿por ventura no hubiese
hecho lo mismo? Ciertamente no habría sido tan
sabio. ¿Por qué, pues, le perdonas? Porque acos-
tumbré a despreciar tal necedad, no a imitarla.
Si recibes esto de los Romanos (es esto in-
cierto, pues que usa este escritor de argumentos
fingidos y peregrinos) pugna de frente con aque-
llo que tenemos en el panegírico que se dijo a
- 124
Constantino, hijo de Constando :
aunque es más
cauto quien a los vencidos los tiene por el per-
dón por enemigos irreconcili:Ibles, no obstante, es
más fuerte el que aplasta a los que cayeron. Re-
novaste, Emperador, aquella vieja costumbre del
imperio romano, que de los jefes enemigos pri-
sioneros tomaba venganza de muerte. Pues, en-
tonces, los reyes cautivos, habiendo dado esplen-
dor al carro de los triunfadores, desde las puer-
tas hasta el foro, al mismo tiempo que el general
doblaba el carro sobre el Capitolio, arrojados a
una cárcel, eran acuchillados. Uno solo, Perseo,
rogándolo el mismo Paulo, que lo había recibido
al entregarse, escapó la ley de aquella severidad;
los demás, privados de la luz entre cadenas, fue-
ron enseñanza para los demás reyes de que pre-
firieran cultivar la amistad de los Romanos que
exasperar su justicia.
Pero también es adulado en exceso Constanti-
no. Pues dice Josefo lo mismo de la severidad
de los Romanos en la historia de la. muerte de
Simón Baryora; pero habla de capitanes, cual
Poncio Sanonis, de los que tenían nombre real.
El sentido de las palabras es éste :
terminaba el
triunfo, después que se había llegado al Capito-
lio, templo de Júpiter; pues allí la costumbre an-
tigua de la patria mandaba esperar a los Empe-
radores, hasta que hubiese sido anunciada la
muerte del general de los enemigos. Este era
- 1 25
Simón, hijo de Yora, que era conducido en triun-
fo entre los cautivos; éste, entonces, arrojado un,
lazo, es arrastrado hasta el foro, siendo azotado
por los guardianes. Pues en aquel lugar es cos-
tumbre de los Romanos tomar castigo die los
condenados por haber causado muertes. Y tan
juego se anunció que había éste perdido la vida,
siguieron todas las pompas y a continuación los
sacrificios. Casi lo mismo dice Cicerón en la Ve-
rrina de los suplicios.
3. De generales hay frecuentes ejemplos : de
reyes, algunos, como de Aristónico, de Yugurta,
de Artabasdo; pero, sin embargo, aparte de Per-
seo, Sifax, Gencio, Juba y, en tiempo de los Cé-
sares, Caractaco y otros evadieron tal suplicio,
para que aparezca ya las causas de la guerra,, ya
el modo de portarse considerados por los Roma-
nos, los cuales, reconoce Cicerón y otros, fueron
en la victoria más duros de lo justo.
Y así, M. Emilio Paulo, en Diodoro Sículo,
no advierte mal a los senadores romanos, en la
causa de Perseo, que si nada malo temían, temie-
sen la divina venganza que amenaza a aquellos
que usan insolentemente de la victoria.
Y Plutarco nota que en las guerras entre los
mismos Griegos, aun los enemigos se abstuvie-
ron de poner las manos en los reyes lacedemo-
nios, por reverencia de la dignidad.
4. El enemigo, pues, que quiera mirar no lo
-126--
que 
ieyes humanas permiten, sino lo que es
de su oficio, lo que es lícito y piadoso, perdona-
rá también la sangre enemiga, y a nadie irro-
gará muerte, sino en cuanto evite una muerte o
algo parecido, o por pecados propios de la per-
sona que hayan llegado a la medida capital.
Y, sin embargo, a algunos que habían mere-
cido esto, o les condonó toda la pena o la de
muerte, ya por humanidad, ya por otras proba-
bles causas.
Egregiamente dice el mismo Diodoro Sículo
que cité : las conquistas de las ciudades, las ba-
tallas afortunadas y cuanto en p guerra hay
próspero, muchas veces débese más bien a la
fortuna que al valor. Mas, en el sumo mando
otorgar misericordia a los vencidos es obra de
sola la prudencia.
En Curcio leemos : Alejandro, aunque podía
airarse justamente con los autores de la guerra,
sin embargo, a todos otorgó perdón.
***
VIII. Mas, de la muerte de aquellos a quie-
nes se mata por casualidad no intentada, hase
decir lo que arriba dijimos, que, si no es de
usticia, lo es, sin embargo, de misericordia no
acometer cosa tal por donde pueda amenazar da-
127 -
ño
a los inocentes sin grandes causas y en pro-
vecho de la salvación de muchos.
Lo mismo que nosotros sintió Polibio, el cual,
en el libro V, habla así : es de buenos varones
no hacer la guerra a muerte aun con los menos
buenos, sino sólo hasta compensar y enmendar
los delitos, ni envolver en una, misma pena a los
culpables con los inocentes, sino aun perdonar
a los culpables por causa de los inocentes.
***
IX. 1. Conocido esto, no será difícil la, defi-
nición de aquellas cosas que son más especiales.
Excusa la edad de los niños, el sexo de las
mujeres, ,dice Séneca en los libros en los cuales
combate la ira.
Dios mismo, en las guerras de los Hebreos,
aun después
de ofrecida y rechazada la paz, qui-
so que se perdonara a mujeres y niños, fuera de
pocas gentes exceptuadas por especial derecho,
contra las cuales la guerra, que se hacía no era
de los hombres, sino ,de Dios, y así era llamada.
Y, cuando quiso que fueran pasadas a cuchillo
las mujeres de los Madianitas por el crimen pro-
pio de ellas, exceptuó a las vírgenes intactas.
Más: habiendo amenazado severamente . de muer-
te a los Ninivitas por sus gravísimos pecados,
permitióse volverse atrás por compasión de mu-
128
chos millares
de aquella edad, que ignoraban la
diferencia de lo honesto e inhonesto.
A lo cual es semejante la sentencia que se lee
en Séneca:
iáirase por ventura alguno con los
niños cuya edad desconoce todavía las diferen-
cias de las cosas?
Y en Lucano se halla:
¿por cuál crimen pu-
dieron los pequeños merecer la muerte?
Y si Dios estableció e hizo sin injusticia que
se matara sin causa alguna a cualesquiera hom-
bres, de cualquier sexo y edad, como dador y se-
ñcr de la vida, ¿qué es justo que hagan los hom-
bres a los cuales aquél no concedió derecho algu-
no sobre los hombres, sino lo que es necesario
para conservar la vida de los hombres y la so-
ciedad?
2. Y acerca de los niños, añádese el juicio
de aquellos pueblos y tiempos, en los cuales se
tuvo elevado concepto de la moralidad.
Tenemos armas (dice en Livio Camilo) no con-
tra aquella edad a la cual se perdona, aun torna-
das las ciudades, sino contra los armados.
Y aña-
de que eso cuéntase entre los derechos de la gue-
rra, es decir, los naturales.
Plutarco, tratando de la misma cuestión, dice:
Uy
entre los buenos ciertos límites a la guerra.
Donde nota aquello,
entre los buenos, para que
distingas este derecho de aquel que es puesto en
las costumbres y en la impunidad.
— 129--
Así, Hora niega que pueda hacerse de otra
manera, salvo la impunidad.
En otro lugar de Livio se halla:
de la cual edad
se apartan a'un
los enemigos encarnizados. Y en
otro lugar : Pegó, cruel, hasta matar a los niños.
3. Y lo que se dice de los niños que todavía
no alcanzaron uso de razón, acostúmbrase las más
de las veces con las mujeres, es decir, si no se
hubiese de vengar en ellas algo especial o no hu-
biesen ellas usurpado los oficios de los varones.
Pues es, según expresión de Estacio, sexo rudo
y que no sabe llevarse.
A Nerón que llamaba enemiga a Octavia, en
la tragedia, responde el Prefecto: ¿La mujer to-
yyta e ste nombre?
Alejandro en Curcio : No suelo hacer la gue-
rra con cautivos y mujeres; es necesario que sea
armado aquel a quien yo odiare.
Grifo en Justino: ninguno de nuestros mayo-
res, entre tantas guerras domésticas y externas,
se ensañó después de la victoria contra las mu-
jeres, a las cuales el mismo sexo exímeles de los
peligros de las guerras y de la crueldad de los
vencidos.
En Tácito dice otro: trataba la guerra no con-
tra las mujeres, sino públicamente contra los
ar-
mados.
4. Valerio Máximo llama crueldad de fiera
e
04sicos jurídicos .—Vol. xv,
 
9
-130
intolerable al oído la de Munacio Flaco contra
los niños y las mujeres.
En Dio-doro se cuenta que los Cartagineses
mataron en Selsimute a viejos, mujeres y niños,
sin
afecto de humanidad. Y en otro lugar llama
a esto mismo crueldad.
Latino Pacato dice de las mujeres: sexo al
cual perdonan las guerras.
Algo parecido dice Papinio de los ancianos:
La turba de los ancianos no es violable por las.
armas.
***
X. 1. Lo mismo se ha de establecer en ge-
neral de los varones cuyo género de vida es aje-
no de las armas. Por derecho de guerra contra
los armados y repugnando las matanzas, como
dice Livio, es decir, por aquel derecho que con-
viene a la naturaleza.
Así Josefa dice, que es justo que en la guerra
se castigue a los que tomaron las armas, pero
que no se ha de hacer mal a los inocentes.
Camilo, tomada Veyos, dió orden de que no
se tocara a los inocentes.
En este grupo, en primer lugar, hanse de po-
ner aquellos que están dedicados a las cosas sa-
gradas, pues fué costumbre antigua de todas las
gentes que los tales se abstengan de las armas,
- 131
y, por eso, mutuamente eran respetados. Así los
Filisteos enemigos de los Judíos no hacían mal
al colegio de los
profetas, que estaba
en Gaba,
corno puede verse en el libro, 1de Samuel, capi-
tulo X, vs. 5 y io. Y así David huyó con Sa-
muel a otro lugar, donde había parecido colegio,
como apartado , de toda injuria de las armas.
Narra Plutarco que los Cretenses, ardiendo en
guerras 'intestinas, absItuviéronse de hacer mal
alguno a los sacerdotes y a aquellos a quienes ha-
bían encargado el enterramiento de los muertos.
Nota Estrabón, que hirviendo toda la Grecia
en armas, los Eleos vivieron en alta paz, como
consagrados a Júpiter, y también sus huéspedes.
2.
Y en esta parte iguálanse con razón a los
sacerdotes los que eligieron un linaje de vida pa-
recido, corno los monjes y los conversos, es de-
cir, los penitentes, a los cuales quieren los cáno-
nes que se les perdone como a los sacerdotes, si-
guiendo la equidad natural.
Añade a éstos con razón aquellos que cultivan
los
estudios de las letras honestas y útiles al gé-
nero humano.
***
XI. Después a los agricultores, a quienes se-
ñalan también los cánones.
Diodoro Sículo cuenta laudatoriamente de los
- 13 2
Indios: en las guerras métanse los enemigos unos
a otros; pero a los agricultores dejan intactos,
como útiles a todos.
De los antiguos Corintos y Megarenses dice
Plutarco: nadie hacía mal a los agricultores.
Y Ciro mandó que se anunciase al rey de los
Asirios: que estaba dispuesto a dejar ilesos e in-
demnes a los que cultivaban los campos.
De Belisario dice Suidas: de tal manera per-
donaba a los agricultores y tenía tanto cuidado
por ellos que, bajo su mando, contra ninguno de
ellos se cometió violencia.
***
XII. Añade el canon a los mercaderes, lo cual
liase de entender no sólo de aquellos que trafican
temporalmente con ellos, sino también de los súb-
ditos perpetuos; pues también la vida de éstos es
ajena de las armas; y bajo este nombre se con-
tienen también aquellos obreros y artífices, cuyo
negocio ama la paz, no la guerra.
XIII.
1. Viniendo a íos que hicieron armas,
ya
antes citamos el dicho de Pirro en Séneca,
el cual dice que se
nos veda por el pudor, es de-
- 133
cir, por respeto de lo justo, que quitemos la vida
al prisionero.
Trajimos parecida sentencia de Alejandro, la
cual con las mujeres juntó a los cautivos.
Añádase aquello del Agustino: al enemigo com-
batiente oprímale la necesidad, no la voluntad.
Así como al que pelea y resiste hócesele
así débese ya misericordia al vencido o pri-
sionero, principalmente si no se temé en él per-
turbación de la paz.
Jenofonte dice de Genlao : que avisó a los sol-
dados que a los prisioneros no los castigasen co-
mo dañosos, sino que los custodiasen como a
hombres.
En Diodoro Sículo se lee: todos los Griegos
atacan a los que les ofrecen resistencia, mas per-
donan a los sometidos.
Según testimonio del mis-
mo, los Ailacedonios bajo el mando de Alejandro
portábanse con los Tebanos más cruelmente que
permitían las leyes de la guerra.
2.
Salustio, en la historia yugurtina, habien-
do narrado que fueron acuchillados los púberes
después de haberse entregado, dice que se hizo
contra derecho de guerra; lo cual se ha de inter-
pretar, contra la naturaleza . de la equidad y la
costumbre de los que viven con más suavidad.
Léese en Lactancio:
perdónase a los vencidos,
y en medio de las armas, hay lugar a la cle-
mencia.
134
Alaba Tácito a Primo
Antonio y a Varo, ca-
pitanes
flavianos, porque no fueron crueles con
nadie después del combate.
Arístides:
es de hombres de nuestro ingenio
aplastar con las armas a los que oponen resis-
tencia, y
tratar con suavidad a los rendidos.
El profeta Eliseo habla así de los cautivos al
rey de Samaria : ¿ matarás, por ventura, con tu
espada y tu arco a los que hiciste cautivos?
En Eurípides, en las Herácidas, al nuncio que
preguntaba: ¿prohibe vuestra ley oprimir al ene-
migo?, responde el coro: al que Marte dejó su-
perviviente de la batalla.
En el mismo lugar dice el cautivo Euriteo :
Los que me matarán no serán de mano pura.
En Diodoro Sículo, los Bizancios y los Calce-
donias fueron notados con este estigma por ha-
ber matado a muchos cautivos: cometieron deli-
tos de eximia crueldad.
El mismo, en otro lugar, al perdón de los cau-
tivos llama
derecho común; y los que obran
de
otra manera, dice, pecan fuera de toda contro-
versia.
Perdonar a los cautivos mándalo la naturaleza
del bien y de la justicia, como no hace mucho lo
hemos oído a Séneca que lo decía en los escritos
filosóficos. Y vemos que son alabados en las his-
torias que, cuando la excesiva muchedumbre de
-'35----
los cautivos podía ser de carga o peligro, prefi-
rieron libertarlos a todos que matarlos.
***
XIV. 1. Por Ja misma causa se ha de sal-
var la vida de los que ofrecen la paz, no se ha
de rechazar la entrega ni en la batalla ni en el
sitio.
Por eso Arriano dice que no fué propia .de los
Griegos la matanza ordenada por los Tebanos
contra los que se habían entregado.
Y del mismo modo Tucidides, en el libro III,
dice: nos recibiste bajo tu potestad al quererlo
nosotros y al tenderte nuestra mano. Y la cos-
tumbre de los Griegos es no matar a los tales.
Y en Diodoro Sículo, los senadores siracusa-
nos se expresan así: es digno del ánimo grande
perdonar al suplicante.
Y Sopater : es costumbre conservar en las gue-
rras a los suplicantes.
2. En las ciudades sitiadas fué observado por
los Romanos antes que el ariete hubiese golpeado
el muro.
César advierte a los Adriáticos que él conser-
varía su ciudad, si se entregaban antes que el
ariete hubiese tocado el muro; la cual costumbre
consérvase también ahora en los lugares débiles
- X36
antes que ataque la artillería, y en los lugares,
fortitica(Ls antes que
se asalten las murallas.
Mas Cicerón, no mirando tanto lo que se hace
como lo que es justo que por naturaleza se haga,
así sentencia de la cuestión:
y se ha de atender ya
a
aquellos a los cuales vencieres con la fuerza, ya
a aquellos que, depuestas las armas, acógense a la
fe de los generales, los cuales han de ser recio-
dos aunque el ariete hubiese sacudido el muro.
Notan los intérpretes hebreos que fué costum-
bre entre sus mayores, que la ciudad que sitia
ban no la rodeaban de cerco completo, sino que
dejaban parte libre para huir a los que quisieran;
con lo cual había menos efusión de sangre.
XV. La misma equidad manda que se perdo-
ne a aquellos que se entregan sin condiciones al
vencedor, o se hacen suplicantes.
Matar a los que se entregan es cruel, según
dice Tácito.
S:ilustio, al narrar que habían sido acuchilla-
dos lcs varones de los Capranos, que se habían
entregado a Mario, dice que fué delito contra el
derecho de la guerra, es decir, el natural.
El mismo, en otro lugar:
no fueron acuchilla-
dos los armados ni en la batalla por derecho de
guerra, sino después los suplicantes.
- X37
Livio, como ya dijimos,
por derecho de gue-
rra contra los armados y que repugnaban las ma-
tanzas;
y en otro lugar : que hizo la guerra con-
tra todo derecho y razón a los que se habían en-
tregado.
Antes, se ha de trabajar en esto, que más bien
sean obligados a entregarse por miedo, que sean
acuchillados.
Alábase esto en Bruto, que a los adversarios
no permitió que fueran atacados con ímpetu, sino
que los rodeó con la, caballería. mandando que
fueran perdonados como que luego habían de ser
suyos.
***
XVI. I. Contra estos preceptos de la equi-
dad y del derecho natural suelen traerse excep-
ciones que no son justas, a saber, si urge la ley
del talión, si es menester emplear el terror, si se
resistió con demasiada tenacidad.
Mas entenderá fácilmente que esto no basta
para la justa matanza quien recordare lo que di-
jimos arriba de las causas justas de matar.
De los cautivos y rendidos o que desean ren-
,dirse no hay peligro; luego,. para que sean jus-
tamente matador, es menester que preceda cri-
men y ciertamente tal que un justo juez estima-
ra que debe ser castigado con la muerte.
Y
así vemos a veces crueldad contra cautivos
138
y rendidos o que no se acepta la rendición con la
condición de conservar la vida, si algunos, con-
vencidos de la injusticia de la guerra, sín embar-
o hubiesen persistido en las armas; si hubiesen
lacerado la fama del enemigo con inhumanas pa-
trañas ; si hubiesen violado la fe u otro derecho de
gentes, como el de los legados; si fuesen tráns-
fugas.
2. Mas, la naturaleza no admite la pena del
talión sino contra los mismos que delinquieron;
ni es suficiente que se entienda por cierta ficción
como formando todos los enemigos un solo cuer-
po, como puede entenderse de lo que arriba tra-
tamos acerca de la comunicación de las penas.
Arístides leemos : ¿no es absurdo que lo
que acusas y digas mal hecho quieras imitarlo
como cosa recta?
Plutarco acusa a los Siracusanos por este títu-
lo, por haber matado a las mujeres e hijos de
Hicetas, y solamente por haber matado Hicetas a
la mujer, hermana e hijo de Dión.
3. Tampoco la utilidad que
se espera del te-
rror en la posteridad da derecho a matar; sino
que, si hay derecho a matar, será tal utilidad cau-
sa de que se ejercite este derecho y no se per-
done.
4.
Y la obstinada resistencia en su favor, si
su causa no es del todo inhonesta, no merece su-
plicio, como discurren los Napolitanos en Pro-
139
copio; y, si merece ella alguna pena, no debe lle-
gar hasta la muerte, ni la decretaría un juez
j usto.
Alejandro, habiendo mandado matar a todos
los púberes de cierta ciudad que había resistido
tenazmente, pareció a los ojos de los Indios como
guerreador a estilo de los ladrones, y, respetando
aquella fama, el rey comenzó a usar con más
clemencia de la victoria.
Con mejor acuerdo quiso el mismo perdonar
a ciertos Milesios porque los vió generosos y fie-
les; las cuales son palabras de Arriano.
Fitón, pretor de los Regimos, siendo arrastra-
do por Dionisáo al tormento y la muerte, por ha-
ber defendido pertinazmente la ciudad, exclamó,
que porque no quiso entregar la ciudad era ator-
mentado, de lo cual exigiría Dios en breve ven-
°unza.
Diodoro Sículo llama inicuas a las penas.
Agrádame mucho el voto que se halla en Liu-
cano :
venza quienquiera no juzga necesario can-
sar el hierro cruel contra los vencidos, y quien
cree que sus ciudadanos no hicieron mal por ha-
b er tomado las armas.
5. Y mucho menos hace justa la matanza el
dolor por la mortandad padecida, como leemos
que Aquiles, Eneas, Alejandro celebraron los, fu-
nerales de sus amigos con la sangre de los pri-
sioneros o de los rendidos.
-140
Y así
con razón canta Homero: Y un delito
inicuo se revolvería, en el ánimo.
***
XVII. Pero, donde los delitos son tales que
puedan parecer dignos de muerte, será propio de
la misericordia, por la muchedumbre de los que
delinquieron, rebajar algo del sumo derecho; de
la cual clemencia tenemos por autor al mismo
Dios, el cual quiso ofrecer a los Cananeos y a
sus pueblos vecinos muy delincuentes la paz que
les concediera la vida bajo condición tributaria.
Ataiie aquí el dicho de Séneca: Dirígese a cada
uno en particular la severidad del Emperador;
pero es necesario el perdón, cuando faltó todo el
ejército. inué quita la ira del sabio? L a muche-
dunibre de los que pecan.
Para que no sufrieren muchos la pena, se echó
nwno de la suerte, dijo Cicerón.
Salustio dijo a César : n d9c te excita a crueles
penas o acerbos juicios, con los cuales más se de-
vasta que se corrige la ciudad.
***
XVIII. 1.
De los rehenes, que se deben es-
tablecer por derecho natural, pueden tomarse de
aquellas cosas que dijimos arriba.
Creyéndose antes vulgarmente
que cada uno
- 141
tenía sobre su
vida aquel derecho que sobre las
demás cosas objeto de la propiedad, y que este
derecho pasó por consentimiento tácito o expre-
so de los particulares a la ciudad, no es de extra-
ñar si leernos que fueron sacrificados rehenes
inocentes por el pecado de la ciudad, ya por
su.
peculiar consentimiento, ya por el consentimiento
público en el cual se inclina el suyo.
Mas, después que más verdadera sabiduría nos
enseñó que el dominio sobre la vida es exclusivo
de Dios, síguese que por 'sólo consentimiento na-
die puede dar a ninguno derecho sobre su vida o
la de su ciudadano.
Y, por eso, narra Agatías que a Narsete buen
general parecióle atroz tomar venganza de los
inocentes rehenes; y otros cuéntanlo de otros ;
también con el ejemplo de Escipión, que decía,
que se vengaría no en los rehenes inocentes, sino
en los mismos que habían delinquido, y que cas-
tigaría no al enemigo inerme, sino al armado.
2.
Y lo que no los menos autorizados de los
recientes jiu frisconsultos dicen que tales conve-
nios valen si son confirmados por l
eas costum-
bres, lo recibo, si llaman derecho a sola la impu-
nidad, que en este argumento tómase muchas ve-
ces bajo tal nombre; si piensan que son inmunes
de pecado los que por sólo convenio quitan a al-
guno la vida, temo que se engañen ellos y enga-
ñen a los demás con peligrosa autoridad.
4
Ciertamente, si el que viene en rehenes está o
estuvo antes en el número de los gravemente
delincuentes o después faltó a la fe dada por él
en cosa grande, puede suceder que el suplicio no
tea injuria.
3. Y de Celia, que
no por su voluntad, sino
por mandamiento de la ciudad había ido en
rehén, habiendo huido, pasado a nado el Tíber,
fué la virtud no sólo segura cerca del rey de
E,truria, sino también honrada, las cuales son
palabras de Livio, cuando narra este suceso.
XIX. Hose de añadir que todos los conf lic-
tos que no son de uso para conseguir derecho o
terminar la guerra, sino que tienen por propósi-
to mera ostentación de fuerzas, pugnan con el
carácter del cristiano y con la misma humanidad.
Y así, los rectores deben vedar seriamente es-
tas cosas, para que no hayan de dar razón de
sangre inútilmente derramada a aquel por cuya
autoridad llevan espada.
Y aun para Salustio son dignos de alabanza
aquellos capitanes que
alcanzaban victoria sin
derramamiento de sangre.
Y de los
Catos, pueblo de notable virtud, dice
Tácito: de raras correrkw
y de peleas casuales.
CAPITULO XII
TEMPLANZA DEL SAQUEOY OTRAS COSAS PARECIDAS
I. Qué saqueo es justo y hasta dónde. II. Hay que
abstenerse del saqueo si la cosa es provechosa para.
nosotros y fuera de la potestad del enemigo.—III.
Si es grande la esperanza de rápida victoria.—IV.
Si el enemigo tiene por otro lado por donde se sus-
tente.—V. Si la cosa misma no es de uso para fo-
mentar la guerra.—VI. Que esto ha señaladamente
lugar en aquellas cosas que son sagradas y se apro-
ximan a las sagradas.—VII. Y en las religiosas.—
VIII. Nótanse las utilidades que se siguen de tal
moderación.
I. 1. Para que alguno pueda perder sin inju-
ria cosa de otro, es menester que preceda alguna
de estas cosas: o tal necesidad, que debe enten-
derse exceptuada en la institución , del primitivo
dominio, como si uno arroja al río la espada aje-
na para evitar su peligro, cuando ha de usar de
ella furiosamente, en el cual caso, sin embargo,
ya dijimos arriba, según la más verdadera sen-
tencia, que queda obligación de resarcir el daño;
o alguna deuda procedente de desigualdad, a sa-
ber, que la cosa perdida se impute a aqüella deu-
da como percibida, pues de otra suerte no habría
derecho; o el merecimiento de algún mal, al cual
sea aplicable tal' pena o de cuya medida no ex-
ceda esta pena; pues, como nota rectamente un
- 144 -
teólogo de sano juicio, que se devaste un reino,
por el robo de algunos ganados y el incendio de
algunas casas, no lo tolera la equidad; lo cual
vió también Polibio, el cual no quiere que la pena
sea indefinida en la guerra, sino hasta donde sea
menester para que se expíen los delitos.
Y solas estas causas y sólo dentro de tales fi-
neL; hacen que no haya injuria.
2. Por lo demás, si no persuade causa de uti-
lidad, es necio dallar a otro en sus bienes. Y así,
las personas cultas suelen moverse por utilida-
des, de las cuales la principal es la que anotó Ono-
sandro : Perder, quemar, devastar la tierra de los
enemigos, pues la penuria de dinero y víveres dis-
minuye la guerra cuanto la acrecienta la abun-
dancia; de lo cual no discrepa aquello de Proclo.
es de buen general allegar de todas partes las pro-
visiones de los enemigos.
De Darío decía Curcio: creía que con la esca-
sez podía ser vencido quien nada tenía sino lo
que hubiese ocupado con la rapiña.
3.
Y se ha de hacer aquella devastación que
obliga al enemigo a pedir en breve la paz; del
cual linaje de guerra usó Halyates contra los
Milesios, los Tracios contra los Bizantinos, los
Romanos contra los Campanos, los Capenates,
los Españoles, los Ligures, los Servios, los Me-
napias.
Y si consideras bien la cosa, las rnás de las ve-
— 145
ces se admiten tales cosas por odio más bien que
por prudente razón. Pues casi siempre sucede
que aquellas causas que aconsejan cesan o las
hay más poderosas que desaconsejan.
***
II. I. Esto sucederá, primero, si nosotros
mismos tenemos la cosa fructífera de tal manera,
que no pueda ser provechosa para los enemigos.
A lo cual atiende propiamente la ley divina, la
cual quiere que se empleen los árboles de bos-
que para , defensas y obras de guerra, y los fru-
tales para alimento, añadiendo, que llos árboles
no pueden levantarse en guerra contra nosotros
corno los hombres ; lo cual por razón de seme-
janza aplica también Filón a los árboles f rugí-
feros, añadiendo a la ley estas palabras:" ¿por
qué te enfureces con las cosas inanimadas que
son monsas y ,dan frutos mansos? ¿por ventura
dan los árboles señales de enemistad a estilo de los
hombres que son enemigos, para que se hayan de
arrancar de raíz por lo que hacen o amenazan ha-
cer? Antes aprovechan a los vencedores y les dan.
abundancia de las cosas que exige la necesidad y
aun para el placer; no sólo los hombres dan tri-
butos, sino que los árboles los dan mejores en de-
terminados tiempos, y tales que sin ellos no se
puede vivir.
Clásicos 
ol, XV. to
-146
Y Josefo, en el mismo lugar, dice, que si los
árboles pudiesen hablar, clamarían que pagan
inicuamente las penas de la guerra, no siendo
causas de guerra.
Ni de otra parte, si no me engaño, tiene ori-
gen aquello de Pitágoras en Jámblico : no es lí-
cito dañar ni cortar el árbol manso y fructífero.
2. Y Porfirio, describiendo las costumbres
judaicas, en el libro cuarto, sobre los animales
que no se han de comer, trae esta ley, según pien-
so, por interpretación de la costumbre, aun para
los animales que {sirven para los trabajos del
campo; pues dice que mandó Moisés que fueran
éstos perdonados en la guerra; mas el texto del
Talmud y los intérpretes hebreos añaden, que
esta ley se ha de extender a las cosas que no haya
motivo para que perezcan, como si se incendian
los edificios, se corrompen los víveres.
Está conforme con esta ley la prudente mode-
ración del general ateniense Timoteo, el cual, se-
gún cuenta Polieno,
no permitía que se destru-
yera casa o villa o se cortara árbol fructífero.
Queda también la ley de Platón, en el libro
quinto de la república :
que no se devaste la tie-
rra y no se incendien las casas.
3.
Pero mucho más tendrá esto lugar des-
pués de la plena victoria.
No aprueba Cicerón que fuera destruida Co-
rinto, donde, sin embargo, habían sido tratados
147 —
indignamente los legados romanos; y él mismo
dice en otra parte, que es horrífica, nefasta, im-
buida de todo odio la guerra que se hace con-
tra paredes, techos, columnas, postes.
Alaba Livio la suavidad de los Romanos, por,
que después de tomada Capúa, no se ensañaron
contra los muros y techos inocentes con incen-
dios y ruinas.
Agamenón dice en Séneca : Confesaré que qui-
se afligir y vencer a los Frigios; pero habría im-
pedido que sus ciudades fueran arruinadas y aso-
ladas.
4. Enséñanos la historia sagrada que algu-
nas ciudades fueron condenadas por Dios a la
destrucción; y también que, contra aquella ley
general, mandó que fueran talados los árboles
de los Moabittas.
Mas, no se hizo esto por odio enemigo, sino
en justa detestación de los delitos que, o eran
públicamente conocidos, o estimados dignos de
tal freno por juicio del mismo Dios.
***
III. 1. En segundo lugar, acontecerá lo que
dijimos, aun en la posesión dudosa del campo, si
hay grande esperanza de rápida victoria de la
cual han de ser premio el campo y los frutos.
Así Alejandro Magno prohibió a los soldados,
- 148
según narración de Justino,
la devastación del
Asia,
diciendo que se habían de perdonar sus co-
sas para que no se perdiera lo que habían de
poseer.
Así Quintio, atravesando Filipo la Tesalia con
mano saqueadora, él mismo exhortó a los solda-
dos, según 'dice Plutarco, hacer el camino corno
por región concedida y hecha ya de ellos.
1Creso, persuadiendo a Ciro que no entregase
la Lidia al saqueo de los soldados, dijo : no des-
truirás mi ciudad, no destruirás mis cosas, pues
estas cosas ya no me pertenecen; son tuyas; ellos
perderán tus cosas.
2. A los que obran de c,Ira manera no les
cuadran mal aquellas palabr de Jocasta a Po-
linice, en las Tebaidas de Séneca : Pidiendo, la
Patria, la pierdes; para hacerla tuya quieres des-
truirla; sin que dañen tu causa, cZestiruyes1 el
suelo con daños armas, aplastas las cosechas
granadas y pones en fuga por todos los campos.
Nadie devasta así sus cosas. L o que mandas des-
truir por el fuego o talar con la espada créeslo
ajeno.
Parecido es el sentido en Curcio con aquellas
palabras :
lo que no destruí confesé que no era
de los enemigos.
De lo cual no dista mucho lo que disputa Ci-
cerón en ila carta a Atico, contra el consejo de
Pompeyo de matar la patria por hambre.
— 149
Y por este título, Alejandro Isio culpa a Fi-
lipo, en el libro XVII de Polibio, cuyas palabras
son :
que no combate en campo abierto y no pelea
en batalla, sino que incendia al que se refugia y
destruye las ciudades, y el premio de los vence-
dores es la destrucción del vencido. Mas, no así
los antiguos reyes de los Macedonios, sino que
acostumbraban a pelear en franca batalla y per-
donar las ciudades cuanto podían, con lo cual ad-
quirían imperio más opulento.
***
IV. 1. En tercer lugar sucederá lo mismo, si
el enemigo puede tener por otro lado de donde se
sustente ; a saber, si tiene abierto el mar u otras
f ronteras.
Arquidanio pregunta en Tucídides, en la ora-
ción por la cual aparta a sus Lacedemonios de
la guerra contra los Atenienses, qué esperanzas
tienen , de la guerra : si tal vez, por tener abun-
dancia de soldados esperan poder devastar f á-
cilmente el campo ático ; mas, ellos tienen otras
tierras de su dominio y por comercio marítimo
pueden alcanzar aquellas cosas de que necesitan.
En tal estado, pues, está muy bien hecho que
la agricultura quede segura aun en la misma f ron-
tera ; do cual hemos visto que se hizo en la re-
ciente guerra belgo-germánica, corno tributo que
- 150-
se habían de prestar durante mucho tiempo am-
bas partes.
2.
Y esto es conforme a la vieja costumbre
de los indios, cerca de los cuales, como dice Dio-
doro Sículo,
los agricultores son intactos y como
sacrosantos y aun cerca de los campamentos y
las tropas hacen sus labores lejos de todo peligro.
Añade :
ni queman los campos de los enemigos
ni talan los árboles. Después: ningún enemigo
hace dato a agricultor alguno, sino que es tal li-
naje de hombres que el que hace bien a la comu-
nidad es inmune de toda injuria.
3. También entre Ciro y el Asirio, dice Je-
nofonte, que se pactó que hubiera paz con los
agricultores y guerra con los armados.
Así, Timoteo arrendaba a los colonos la parte
más fértil del campo, como narra Polieno; y
aun como Aristóteles añade, vendía Tos mismos
frutos a los enemigos y de aquel dinero pagaba
al soldado : lo cual hizo también Viriato en Es-
paña, según testimonio de Apiano.
Y esto mismo vemos que se hace con suma ra-
zón y utilidad en la guerra que dijimos bélgico-
germánica.
4. Estas costumbres, los cánones
maestros de
la humanidad las proponen a la imitación de to-
dos los cristianos, como que deben y profesan
mayor humanidad que los demás, y, por consi-
guiente, quieren que sean puestos fuera del pe-
-15 1-
ligro de la guerra no sólo los agricultores sino
también los animales con que aran y las semillas
que llevan al campo ; es decir, por la misma cau-
sa por la cual las leyes civiles, que se refieren al
régimen agrícola, vedan que se pignoren, y anti-
guamente entre Frigios y Ciprios y después en-
tre Aticos y Romanas era ilícito matar al buey
a radar.
*ir
V. En cuarto lugar sucede, que algunas co-
sas son de tal naturaleza, que no tienen ninguna
intervención en hacer o continuar la guerra; las
cuales cosas quiere también la razón que sean
perdonadas durante la guerra.
Refiérese a esto la oración de los Rodios a De-
metrio Urbicapo (domador de ciudades) en fa-
vor de la pintura de Jalisio; la cual dice así :
¿qué razón de mal tienes para que quieras tú per-
der de hecho esta imagen con el incendio de las
cosas? Pues, si nos vencieres a todos nosotros y
tomases toda esta ciudad, poseerás también por
la victoria aquella imagen íntegra e incólume;
mas, si no pudieres vencernos bloqueándonos, ro-
gamos consideres que es muy torpe hacer la gue-
rra con Protógeno muerto, si no pudieres vencer
a los Rodios.
Polibio dice que es de ánimo rabioso perder
-152-
aquellas cosas que ni quitan, perdidas, fuerzas
al enemigo, ni traen provecho al que las pierde,
como son los templos, pórticos, estatuas y otras
cosas parecidas.
Marcelo, según panegírico que de él hace Ci-
cerón,
perdonó de tal manera todos los edificios
de los Siracusanos, privados y públicos, sagra-
dos y profanos, como si hubiese ido no a con-
quistarlos sino a defenderlos con el ejército. El
mismo después :
nuestros mayores dejaban aque-
llas cosas que parecían agradables a los vencidos
y a nosotros leves.
VI. I. Y esto, así como vale' en otros orna-
mentos por la causa que dijimos„ así hay espe-
cial razón en aquellas cosas que son dedicadas a
usos sagrados; pues, aun cuando estas cosas, co-
rno ,dijimos en otro lugar, son a su modo públi-
cas y, por consiguiente, viAlanse impunemente
por el derecho de gentes, no, obstante, si por ahí
no hay peligro alguno, la reverencia de las cosas
divinas persuade a conservar tales edificios y lo
que a ellos está unido, principalmente entre aque-
llos que adoran al 'mismo Dios por la misma ley,
aunque tal vez se diferencien en algunas opinio-
nes o ritos.
2. Tuddides dice que en su tiempo fué ley
entre los Griegos
que los que atacaban a los ene-
migos respetasen los lugares sagrados.
Destruida por los Romanos la ciudad de Alba,
— 153 —
dice Livk
que se
respetó ostiemplos de los
dioses.
De ^
los Romanos, después de tomada Capúa,
habla así Libio en el libro
, XIII:
He aquí que la
religión recorre repentina los pechos con 'oculto
sentido y compone con luz divina las crueles
mentes para que no quieran fuego y toa incen-
diaria, ni se sienten en la ceniza bajo una sola
'hoguera.
Contra Quinto Fulvio, llamado el Censor, na-
rra Livio: que fuerza él con la religión al pueblo
romano a edificar templos con ruinas de templos,
como si en todas p(lartes no fuesen los mismos los
dioses inmortales, sino que se hubiesen de ado-
rar y adornar unos con los despojos dei  otros.
Pero Marcio Filipo, habiendo ido a Dio, man-
dó ponerjos campamentos a la sombra del tem-
plo, para que nada fuese violado en el lugar sa-
grado.
Narra Estrabón, que los Tectofages, que ha-
bían robado con otros, los dineros de Delfos, los
consagraron con añadidura en su casa al objeto
de aplacar al dios.
3. Y, viniendo a dos cristianos, recuerda Aga-
tías que los Francos perdonaron los templos, co-
mo que eran de la misma religión con los Grie-
gos.
Y aun se acostumbró a perdonar a los hom-
bres por causa de los templos, lo cual' (por no
traer .
ejemplos de gentes profanas, que son mu-
-154
dios)
alaba así en los Godos, conquistadores de
Roma, el Agustino:
atestiguan esto los lugares
de los mártires y las basílicas de los apóstoles,
los cuales, en aquella devastación, recogían a sus
vencidos y a los ajenos que se refugiaban en
ellos; y hasta allí se ensañaba el sanguinario ene-
migo, mas allí tenía límite el furor de matanzas;
allí eran llevados por los enemigos compasivos
aquellos a
quienes habían perdonado fuera de los
lugares sagrados, para que no se arrojasen sobre
ellos los que no tuviesen semejante misericordia;
los
cuales, sin embargo, aunque eran crueles en
otras partes y hostilmente sanguinarios, después
que llegaban a aquellos lugares donde había sido
entredicho lo que en otra parte hubiese sido líci-
to por derecho de guerra, refrenábase toda inhu-
manidad de matar y se quebrantaba toda codicia
de cautivar.
VII. 1. Lo que dije de los lugares y cosas sa-
grados, hase de entender lo mismo de las reli-
giosas, aun de aquellas que se construyeron en
honor de los muertos, pues estas cosas, aunque
el derecho de gentes permita destruirlas impune-
mente, no pueden ser violadas sin escarnio de la
humanidad.
ti -
I5;
•11~
Es suma razón, dicen los jurisconsultos, la que
aboga por la religión.
Lo mismo en favor de las cosas religiosas que
de las sagradas es la piadosa sentencia de Eurí-
pides en las Troyanas.
Apolonio de Triana interpretaba así la fábula
del cielo atacado por los gigantes , : que ellos co-
metieron violencia contra los templos v altares
de los dioses.
Estacio llama a Aníbal sacrílego, porque in-
cendió los altares de los dioses.
2. Escipión, tomada Cartago, colma de obse-
quios a los soldados, dice Apiano,, exceptuados
aquellos que habían pecado contra el templo de
Apolo.
Ilion cuenta, que el trofeo levantado por Mi-
ti-Mates, César no se atrevió a tocarlo, como con-
sagrado a los dioses de la guerra.
Marco Marcelo no tocó, impedido por l'a reli-
gión, aquellas cosas sagradas que no eran objeto
de veneración para los vencedores, según cuenta
Cicerón en la cuarta Verrina; y en el mismo lu-
gar añade que hay algunos enemigos que en la
guerra respetan los derechos de la religión y de
las costumbres.
El mismo llamó, en otra parte, nefanda la gue-
rra hecha por Breno al templo 'de Apolo.
El hecho de Pirro, de haber despojado los te-
soros de Proserpina, llama Livio nefando y aten-
— 156—
tador contra los dioses. Parecidamente llama Dio-
doro al hecho de Himilcon.
La guerra de Filipo llama el mismo Livio ne-
f anda y
como hecha a dioses superiores e infe-
riores; le llama también furor y crimen.
Floro, hablando del mismo dice: Filipo, fuera
del derecho de la victoria, se ensañó contra tem-
plos, altares y sepulcros.
Y tocando la misma historia Polibio, añade
este juicio: lo que no nos ha de servir para la
guerra ni ha de sujetar a los enemigos, perderlo,
principalmente los templos y los simulacros y or-
namento de ellos, ¿quién negará que es mala
obra y de mala alma?, y no admite allí mismo
la excusa del talión.
***
VIII. 1. Mas, aun cuando no es nuestro pro-
pósito inquirir aquí qué está en uso, sino aplicar
la licencia laxa de pelear a aquello que por na-
turaleza es lícito o es mejor entre lo lícito ; sin
embargo, la misma virtud, vil en este sigilo, debe
perdonarme, si, cuando es por sí despreciada, le
doy precio por las utilidades.
Primeramente, pues, esta moderación en con-
servar las cosas que no estorban a la guerra, quí-
tale al enemigo armas y evítale da desesperación.
Es dicho de Arquídamo en Tucidides :
juzgad
157 --
la tierra enemiga como rehén y tanto mejor cuan-
to más cultivada está; por lo cual, las 35tás de las
veces se la ha de respetar, para que la desespera-
ción no haga invencibles a los enemigos.
Esto es lo que dice la sátira : a los despojados
quédenles las armas.
Narrando Livio que fué tomada por los Galos
una ciudad, dice : había agradado a los príncipes
de los Galos no quemar todos los edificios, para
que lo que quedase en la ciudad lo retuvieran
en prenda para quebrantar los 'ánimos de los ene-
migos.
2. Añade que esto da, durante la guerra,
sensación ide gran confianza de la victoria ; y
que la clemencia es por sí apta para quebrantar
y conciliar los ánimos.
Aníbal, en Livio, nada viola del campo taren-
tino, y dice se veía claro que no se hacía por
modestia de los soldados o del capitán, sino para
conciliar los ánimos de los Tarentinos.
Por parecida causa César Augusto absteníase
de la rapiña en la Panovia. Dío trae la causa:
pues confiaba que de esta manera se los incorpo-
raría a sí sin violencia.
Timoteo con aquel cuidado de que arriba hi-
cimos 'mención, aparte , de otras cosas, captaba
de los mismos enemigos gran benevolencia.
De Quintio y , de los Romanos que con él es-
taban, 'recordando Plutarco lo que arriba diji-
-158 ---
mos, añade:
no mucho después cogieron el fruto
de esta molestia, pues luego que se llegó a Tesa-
lia uniéronse a él las ciudades; y los Griegos que
habitaban dentro de las Termópilas deseaban a
Ouintio con ardientes votos; y los Aqueos, re-
nunciada la amistad de Filipo, trabaron alianza
con los Romanos contra él.
De la ciudad de los Lingones, que en la gue-
rra que se hacía a Civil, holandés, y sus aliados
bajo el mando de Cereal y los auspicios de Do-
miciano, había escapado de la temida devasta-
ción, cuenta Trontino: que, inviolada contra toda
esperanza, nada había perdido de sus cosas, y,
reducida a sumisión, le entregó setenta mil hom
bres armados.
3. A consejos contrarios, contrarios sucesos.
Ejemplo pone Livio en Aníbal:
Animo inclinado
a la avaricia y a la crueldad, resolvió devastar lo
que no podía defender para dejarlo destruiído al
enemigo. Y tan nefando consejo lo tuvo no sólo
al principio sino también al fin; y no sólo cosas
tan indignas le enajenaban el ánimo de los que
las padecían, sino también el de los demás; como
quiera que a muchos más correspondía que lo
padecían.
4. Tengo, no obstante, por más verdadero,
lo que notaron algunos teólogos, que es deber de
las supremas potestades y de los jefes militares
que quieren tenerse por cristianos delante ,de
159 -
Dios y de los hombres, oponerse a las violentas
destrucciones de ciudades y a todo lo parecido,
de modo que lo que no pueda hacerse sin gra-
vísimo mal de muchos inocentes y aproveche po-
co para la conclusión de la guerra, lo rechaza las
más de las veces la justicia, pero casi siempre la
bondad cristiana.
Pues, es mayor el vinculo de los cristianos
entre si que el que tuvieron antiguamente los
Griegos, en las guerras de los cuales fué preve-
nido por decreto de los anfictiones que no fuera
destruida ciudad alguna griega.
Y de Alejandro Magno cuentan los antiguos
que de nada se arrepintió tanto como de haber
destruido a Tebas.
f
CAPITULO XIII
TEMPERAMENTOACERCA DE LAS COSAS COGIDAS
I. Que las cosas, aun las de los súbditos enemigos, co-
gidas en la guerra, se retengan a modo de deuda.
II. Pero no también en pena de crimen ajeno.
III. Que deuda se entiende aquí también la que
nace en la guerra. Ejemplos. —IV. Que es de huma-
nidad no usar aquí de estricto derecho.
I. i. Pero ni carece de pecado ni debe consi-
derarse inmune de la carga de restituir la captu-
ra lde las cosas cogidas en guerra justa.
Como quiera que, si consideras lo que se hace
rectamente, no es lícito coger o retener . del ene-
migo más allá ide la deuda suya ; excepto, que
fuera de ella pueden retenerse aquellas cosas que
son necesarias para la seguridad, pero han de
ser restituidas cesando el peligro, en sí o en el
precio, según lo que dijimos en el libro II, ca-
pítulo II ; pues lo que sería lícito en la casa de
los pecadores, es mucho más lícito en la cosa de
los enemigos. Este es cierto derecho de coger sin
derecho de adquirir.
2. Mas, cuando se nos puede deber algo, o
por desigualdad de las cosas o por pena, puede
por ambas causas adquirirse la cosa del enemigo,
pero, no obstante, con diferencia ; pues arriba
Clásicos jurídicos.--Vol. xv,
I62-
dijimos que por la primera deuda son obligadas
no sólo las cosas idel deudor sino también las de
sus súbditos, como en hipoteca, por cierto dere-
cho de gentes admitido.
El cual derecho de gentes creemos de otro gé-
nero que aquel que consiste en sola la impuni-
dad o en la externa fuerza de los juicios. Pues,
así como sobre nuestras cosas, por consentimien-
to privado nuestro, se exige , de aquel con el que
se ha pactado no sólo el derecho externo, sino
también el interno, así también, por cierto con-
sentimiento común, el que contiene en sí por cier-
ta fuerza el consentimiento de los particulares,
en el cual sentido la ley dicese pacto común de la
ciudad.
Y que esto en este género de negocio plugo a
las gentes , es tanto más creíble, cuanto esta ley
de gentes ha sido introducida no sólo por causa
de evitar mayor mal, sino también para que cada
uno pueda conseguir su derecho.
II. Mas, en el otro género de deuda, que es
penal, no veo que haya sido concedido tal dere-
cho por consentimiento de las gentes contra las
cosas de los súbditos; pues es odiosa tal obliga-.
ción de las cosas ajenas, y, por consiguiente, no
debe admitirse más extensamente de lo que apa-
rezca el acto.
Ni es tampoco igual la utilidad en este segun-
do género de deuda que en el primero ; pues aquel
primero es en los bienes, y este segundo no, y,
por consiguiente, su persecución puede omitirse
sin daño.
Ni obsta lo que arriba dijimos deí derecho áti-
co. Pues allí los hombres eran obligados no pro-
piamente porque la ciudad podía ser castigada,
sino 'solamente para obligar a la ciudad a hacer
lo que debía hacer, es decir, castigar al delincuen-
te ; la cual deuda por oficio refiérese al segundo
género. de deuda, no al primero,, pues una cosa
es deber castigar, otra deber o poder ser casti-
gado, aun cuando , de aquel incumplimiento suele
seguirse esto, pero , de manera que sea distinta
aquella causa y este efecto.
Luego, a título de pena no podrán adquirirse
las cosas de los súbditos enemigos, sino solamen-
te las de aquellos que hubiesen delinquido, entre
los cuales contiénense también los magistrados
que no castigan los delitos.
*
III. Por lo demás, las cosas de los súbditos
pueden adquirirse y cogerse, no sólo para la con-
secución de la primera deuda, por donde comen-
164
zó la guerra, sino también de la subsiguiente, se-
gún lo que dijimos al principio ide este libro.
Y así hase de tornar lo que escriben algunos
teólogos, que lo cogido en la guerra no
, se com-
pensa con la deuda principal; pues se ha de en-
tender esto hasta que, según un sano juicio, se
haya satisfecho por aquel daño que se haya in-
ferido en la misma guerra; así, en la disputa
con Antioco, los Romanos, según cuenta Livio,
opinaban que todo el gasto que se hubiese hecho
en la guerra debía pagarlo el rey por cuya culpa
se había producido la guerra.
En Justino se halla : he de aceptar los gastos
de la guerra por ley justa.
En Tuddides son condenados los 'Samnios a
pagar los gastos de la guerra.
Y en otros lugares vese otras muchas veces.
Mas,, lo que se impone justamente a los venci-
dos, esto mismo puede arrebatarse justamente en
la guerra.
***
IV. 1. Por lo demás, se ha de saber lo que
en otro lugar recordamos, que son más amplias
las reglas de la caridad que las del derecho.
Quien abunda en riquezas, será indigno de mi-
sericordia, si priva de todas sus cosas al deudor
pobre, para conseguir él el último dinero, y
mu-
I65
cho
más si el mismo deudor incurrió en la deu-
da por su bondad, como si salió fiador por el
amigo y no empleó dinero alguno en su favor.
Pues es digno de compasión, dice Quintiliano, el
peligro del fiador. Sin embargo, tan tduro acree-
dor nada hace contra el , derecho estrictamente
dicho.
2. Por 'lo cual exige la humanidad que a aque-
llos que sin culpa están en la guerra, y que es-
tán obligados no por otro título que por cumpli-
miento de su palabra, se les dejen esas cosas de
las cuales no carezcamos tan fácilmente como
ellos, principalmente si aparece con claridad que
no han de recuperar ellos de su ciudad aquello
que de este' modo perdieron.
Hace a esto lo que Ciro dijo a sus soldados,
tomada Babilonia : no poseeréis injustamente lo
que tenéis; pero si alguna cosa no quitáis a los
enemigos eso será por vuestra humanidad.
3. Hase también de notar esto que, habiendo
sido introducido en subsidio este derecho sobre
los bienes de los súbditos inocentes, cuando hay
esperanza de que podremos nosotrds alcanzar fá-
cilmente lo nuestro de los deudores originarios o
, de aquellos que, no haciendo justicia, hácense
deudores por su voluntad, llegarse a aquellos que
carecen de culpa, aunque concedamos que no
pugna con el derecho estricto, apártase, no obs-
tante, de la norma de humanidad.
4. Ejemplos
de esta humanidad los hay f re-
cuentes en la historia, señaladamente en la ro-
mana, como cuando fueron concedidos a los ene-
migos vencidos los campos con la condición de
que volviesen a la ciudad, es decir, que se reinte-
grasen a la ciudad vencida; o cuando 'dejaban al
antiguo poseedor algo de los campos, en honor
de él.
Así, cuenta Livio que los Veyentes fueron mul-
tados por Rómulo con parte del campo.
Así, Alejandro Macedonio dió a los Uxos los
campos que habían tenido, como tributarios.
Así leerás también muchas veces que las
ciu-
dades que se entregaban no eran destruidas; y
arriba dijimos, que, con alabanza y por piadosa
prescripción de los cánones perdónase no sólo a
las personas sino también las cosas de los que
cultivan los campos, al menos bajo tributo; y
que bajo parecido tributo suele concederse tam-
bién a los mercaderes la inmunidad de la guerra.
CAPITULO XIV
TEMPERAMENTOACERCA DE LOS PRISIONEROS
1. Hasta dónde es lícito coger a los hombres, por justi-
cia interna.—II. Qué es lícito contra el siervo por
Interno dominio de justicia.—III. Que no es lícito
matar al inocente.—IV. Ni castigar con inclemen-
c'a.—V. Ni imponer trabajos demasiado graves.—
VI. El peculio, cómo es del señor, cómo del siervo.
VII. Si es lícito a los siervos huir.—VIII. Si los na-
cidos de los siervos están obligados al señor, y
hasta dónde.—IX. Qué se ha de hacer donde no
está en uso la servidumbre de los prisioneros.
1. I. En los lugares donde está en costumbre
cs.1cautiverio ide los hombres y la servidumbre,
si miramos la justicia interna, primero se ha de
limitar a manera , de las cosas, de modo que sea
lícita tal adquisición hasta donde lo permita la
cantidad de la deuda o primaria o subsiguiente,
a no ser que en los mismos hombres haya un de-
lito peculiar que la equidad permita castigar con
daño de la libertad.
El que hace, pues, guerra justa hasta ahí tie-
ne derecho sobre los súbditos del enemigo hechos
prisioneros, y éste lo transfiere válidamente a
otros.
2. Y será deber de la equidad y de la bon-
dad aplicar aquí aquellas diferencias que, tratán-
-168
done de la muerte de los enemigos, fueron anota-
das arriba.
Demóstenes en la carta en favor de los hijos
de Licurgo alaba a Filipo Macedonio porque no
había reducido a servidumbre a todos los que no
habían estado entre los enemigos, y dice :
pues
no todo lo consideraba u honesto o equitativo con-
fra todos, sino que, meditando la cosa con acce-
sión de aquello que cada uno hubiese merecido,
también en los tales obraba como juez.
II. i. Mas, en primer lugar, base de notar
aquí que aquel derecho que nace en favor de la
unidad como de fianza, de ningún modo 7s tan
extenso como el 'derecho que nace de delito con-
,
tra aquellos que son siervos de pena.
De donde, un cierto espartano se llamaba cau-
tivo, no siervo ; pues, si consideramos rectamente
la cosa, este derecho general sobre los prisione-
ros de guerra justa es igual a aquel derecho que
tienen los señores sobre aquellos que se vendie-
ron a. servidumbre, forzados por la pobreza, qui-
tado que se ha de compadecer más la calamidad
de aquellos, que no por su hecho especial, sino
por culpa de los rectores, llegaron a tal condición.
Cosa ctcerbísima es ser hecho cautivo
por de-
recho de guerra,
dice Isócrates.
169
2.
Y es esta servidumbre perpetua obligación
de los servicios, a cambio de alimentos también
perpetuos.
La definición de Crysipo conviene muy bien
a este género de siervos : el siervo es un perpe-
tuo mercenario.
Y la ley hebrea compara discretamente al mer-
cenario a aquél que se vendió estrechado por la
pobreza; y quiere que en el precio de su reden-
ción aprovechen de tal manera las obras como
aprovecharían al antiguo dueño los frutos perci-
bidos del campo vendido.
3. Dista, pues, mucho lo que impunemente se
hace contra el siervo por derecho de gentes de
lo que la razón natural permite que se haga.
De Séneca citamos arriba : siendo todo lícito
contra el siervo, hay algo que el derecho común
de los seres vivos veda que sea lícito contra el
hombre.
Tiende a lo mismo aquello de Filemón: Amo a
cualquiera que haya nacido hombre; aunque sirva
con servidumbre, sin embargo no deja de ser
hombre.
Además dice en otro lugar Séneca : son sier-
vos, pero son hombres; son siervos, pero son ca-
maradas; son siervos, pero son amigos, aunque
humildes; son siervos, pero también servimos nos-
otros;
lo cual leerás también en Macrobio, con
el mismo manifiesto sentido que lo del apóstol
San Pablo:
señores, dad
a
los siervos lo que es
justo y equitativo, sabiendo que vuestro señor
está en el cielo.
Y en otro lugar quiere que los
señores no traten a los siervos con amenazas, de
lo cual dióse el argumento, porque también ellos
tienen señor en el cielo, el cual no atiende a ta-
les diferencias de condiciones.
En las constituciones que suelen atribuirse a
Clemente Romano se dice :
ten cuidado de man-
dar al siervo o a la sierva con ánimo acerbo.
Clemente Alejandrino quiere que usemos de
los siervos como de otros yo, siendo como son
no menos hombres que nosotros, siguiendo el di-
cho del sabio hebreo : si tienes siervo, usa de él
como de hermano, pues es tal como tú.
III. La ley, pues, concede al señor derecho
de vida y muerte para que tenga jurisdicción do-
méstica; pero se debe ejercer con la misma reli-
gión que la pública.
Esto quiso Séneca, cuando dijo :
en el esclavo
base de pensar no cuánto puede padecer impune-
mente, sino cuánto te permita la naturaleza del
bien y de la equidad, la cual manda perdonar
también a los prisioneros y
a
los comprados; el
cual, en otro lugar,, dice
¿qué importa a cuál im-
perio es uno obligado, si es obligado al supre-
mo?,
en el cual lugar compara el súbdito al sier-
vo y
dice que por diferente título son lícitas so-
bre ambas cosas parecidas ; lo cual ciertamente
es verdadero en esta parte de quitar la vida y lo
que a ello se aproxima.
Nuestros mayores, dice el mismo Séneca, juz-
garon que nuestra pequeña casa es una repúbli-
ca; y Plinio : para los siervos la casa es cierta re-
pública y como ciudad.
Catón el Censor, según narra Plutarco, si al-
gún siervo parecía que había, cometido defecto
capital, no lo ejecutaba sino después de haber
sido condenado, aun por el juicio de sus con-
siervos.
Con lo cual se avienen las palabras de Job
(XXXI, 13 y sigs.).
***
IV. Y también acerca de las penas menores,
como azotes contra los siervos, hase de usar de
equidad, y aun de clemencia.
No le oprimirás, no le dominarás duramente,
dice la ley divina del siervo Hebreo, lo cual aho-
ra, aproximados entre sí los hombres, debe ex-
tenderse a todos los siervos. (Deut., XV, 17.)
Al cual lugar dice así Filón : L os siervos son
ciertamente inferiores en fortuna, pero en natu-
raleza son iguales a los dueños; mas piara la ley
divina es regla de lo justo no lo que conviene a
la fortuna, sino a la naturaleza.
Y así, es menes-
ter que los dueños no usen protervamente de su
potestad contra los siervos ni tomarla como ma-
teria de soberbia y de insolencia y de dura fie-
reza. Pues todo esto es señal de ánimo . no plá-
cido,
sino mal templado y cruel contra los súb-
ditos con dominación tiránica.
¿Por ventura es justo, dice Séneca, mandar
más severa y duramente al hombre que a los
animales mudos? El perito domador ^  no aterrará
al caballo con crueles azotes, y se hará receloso
y contumaz, si no le halagares con blanda mano.
Y luego : ¿Qué cosa más necia que avergonzarse
de tratar con ira a jumentos y a perros y estar
hombre bajo de hombre en pésima condición?
Por eso en la ley hebrea idebíase la libertad al
siervo y a la sierva a quien se hubiese no ya sólo
sacado un ojo, sino roto un diente injuriosa-
mente.
***
V. 1.
Los servicios hanse de exigir con mo-
do teniendo en cuenta con humanidad la salud
de los siervos.
Lo cual aparte
!
de otras cosas, atiende la ley
hebrea en la institución del sábado, a
I sabel-, para
que se diera algún respiro a los trabajos.
Y enseña lo mismo la carta de C. Plinio a Pau-
173 -
lino, la cual dice así : veo cuán suavemente tie-
nes a los tuyos, por lo cual te confesaré sencilla-
mente con qué indulgencia trato a los míos. Ten-
go siempre en el ánimo ser un padre de familia.
2. En la misma voz observa también Séneca
la humanidad de los antiguos : ¿no veis cómo
nuestros mayores quitaron toda envidia a los se-
ñores y toda contumelia a los siervos?; al señor
le llamaron padre de familia; a los siervos, fa-
miliares.
Dion Pruseense, describiendo al mejor rey,
'dice : el nombre de señor de tal manera no le
aplica respecto a los hombres libres, que se abs-
tiene de él aun respecto de los siervos.
Ulises,. en Hornero, dice que los siervos fieles
estarían a su lado como si fuesen hermanos del
mismo Telémaco, su hijo. Dice Tertulian. ° : es
más grato el nombre de piedad que el nombre de
potestad, y los padres de familia dícense más ta-
les que señores.
Jerónimo o Paulino dijo a Celancia : rige y
constituye de tal suerte a tu familia que quieras
parecer más bien madre de los tuyos que señora;
a los cuales exige reverencia más bien con be-
nignidad que con severidad.
El Agustino dice : La paz doméstica fué ad-
ministrada de tal manera por los antiguos padres
justos, que según estos bienes temporales distin-
guían la suerte de los hijos de la condición de los
— 174 —
siervos, mas para adordr a Dios distinguían a to-
dos los miembros de su casa con igual amor; lo
cual prescribe de
ven; manera el orden natural,
que nació de ahí el nombre de Padre de familia,
y se extendió tanto, que aun los que dominan
inicuamente, gózanse en llamarse así. Mas los que
son verdaderos padres de familia atienden a to-
dos los de su familia como a hijos, por lo que se
refiere a adorar y merecer a Dios.
3. Parecida piedad notó Servio en la voz
ni-
ños con que eran significados los siervos en aque-
llo de Maron : cerrad ya las aguas, niños.
No obsta que los Heracleotas llamasen a sus
siervos mariandinos donatarios, pues no atendían
a la acerbidad del nombre, como notaba en Aris-
tófanes el antiguo intérprete Calistrato.
Tácito alaba a los Germanos, entre los cuales
los siervos eran tenidos como colonos. En la epís-
tola a Teano
éste es el uso justo de los esclavos,
que ni desfallezcan por el trabajo ni se hagan in-
capaces de llevarlo por debilidad.
***
VI. 1.
Por los servicios, como dijimos, dé-
bense al siervo alimentos.
No enseñan mal,
dice Cicerón,
los que man-
dan usar de los siervos del mismo modo que de
- 175
los mercenarios: exigiéndoles servicios y dándo-
les lo justo.
Aristóteles : al siervo alimentos por servicio.
Catón : proveed a la familia, que esté bien, que
no tenga, frío, que no tenga hambre.
Hay algo, dice Séneca, que debe el seTtor dar al
siervo: alimentos, vestidos.
En cuanto a los alimentos, habíanse de dar a
los siervos cuatro modios de trigo al mes, de la
cual ley fué autor Donato.
El jurisconsulto Marciano dice, que hay cosas
que el señor debe dar al siervo : vestido y otras
cosas parecidas.
Los historiadores condenan la crueldad de los
Siculos, que mataban de hambre a los cautivos
atenienses.
2. Además, Séneca aprueba en el dicho lugar
que en algunas cosas sea el siervo como libre y
que tenga también materia de beneficio cuando
hiciere algo que exceda el modo del deber ser-
vil, que preste no por mandato sino por volun-
tad, en lo cual pasa por sus servicios a afecto de
amigo, lo cual explica extensamente.
Es conforme a esto, como se halla en Teren-
cio, que si el siervo, mortificándose, ahorró algo
o lo buscó con continuada diligencia, esto es de él.
No define mal Teófilo el peculio, llamándole
patrimonio natural, como si al amancebamiento
le llamase matrimonio natural; y Ulpiano llamó
al peculio pequeño patrimonio.
Ni importa que el señor pueda quitar o dis-
minuir a su arbitrio el peculio; pues no hará lo
que es justo, si lo hace sin causa. Y entiendo por
causa no sólo la pena, sino también la necesidad
(lel dueño, pues la utilidad del siervo está. subor-
dinada a las utilidades del señor, más todavía que
las cosas de los ciudadanos a la ciudad.
A propósito de esto dice Séneca : no por eso
mida tiene el siervo, porque no ha de tener si el
señor no quisiere que él tenga.
3. Y por eso el señor no recobra lo que de-
bido durante la servidumbre, paga después de la
manumisión del siervo ; porque, como dice Trif o-
nio, la razón de lo debido o no debido tentiénde-
se naturalmente,, en la intimación, y el señor pue-
de deber naturalmente al siervo. Y asi, como lee-
rnos que los clientes, allegaron para uso de los
patronos y los súbditos para uso de los reyes,
así los siervos para uso de los dueños, si el hijo
cautivó ha de ser redimido o si ocurriere algo
parecido a esto.
Plinio, como él mismo cuenta en sus cartas,
concedía a sus siervos aun hacer ciertos testa-
mentos, es decir, dividir,, dar, dejar dentro de
casa.
Entre algunas gentes leemos que fué conce-
dido a las gentes cierto derecho más lleno de ad-
.1-- 177 ---
quirir cosas, según tratarnos en otro lugar que
hay muchos grados de servidumbre.
4.
A esta interna justicia que exponemos re-
trajeron las leyes entre muchos pueblos también
aquel derecho externo de los señores.
Pues entre los Griegos, a los siervos duramen-
te tratados érales lícito pedir la renta, y en Roma
refugiarse en las estatuas o implorar el auxilio
de los magistrados contra la crueldad o el ham-
bre o la injuria intolerable.
Y llegará, no por derecho estricto, sino por
humanidad y beneficencia, a veces tal que se
deba, que se dé al siervo la libertad después de
prolongados o largos servicios.
5. Después que por derecho de gentes se in-
trodujo la servidumbre, siguió lel beneficio de la
manumisión, dice Ulpiano.
Sirva de ejemplo aquello de Terencio : hice a
ti siervo que fueses liberto ,ara mí, por razón
que servías liberalmente.
Salvarlo dice que era de uso cotidiano, que
fuesen libertados los siervos que llevaban una
servidumbre, si no muy buena, al menos no re-
probable; y añade : y aquellas cosas que habían
adquirido los siervos no se les prohibe llevarlas
de la casa de los señores. De la cual benignidad
muchos ejemplos se hallan en los martirologio.
Y se ha 'de alabar también aquí la benignidad
de la ley hebrea que manda en absoluto manu-
Clásicos jurídicos.--Vol.
xv. Ia
178
mitir al siervo hebreo, cumplido cierto tiempo,
y no sin dones; del desprecio de cuya ley qué-
janse gravemente los profetas.
Plutarco reprende a Catón el ¡mayor porque
vendía a los siervos hechos ya viejos, olvidándose
de lo que es de naturaleza común entre los
hombres.
***
VII. Ocurre aquí una cuestión, si le es lícito
huir a aquel que es cogido en guerra justa. No
tratamos de aquel que por su propio delito me-
reció aquella pena, sino de aquel que incurrió en
tal desgracia por hecho público.
Más verdadero es que no es lícito porque, co-
mo dijimos, por convenio común de las gentes
debe sus servicios en nombre de la ciudad. Lo
cual, sin embargo, hase de entender de manera,
que no le imponga esta necesidad la intoletable
crueldad.
Desde luego puede verse acerca de esta cues-
tión la respuesta de Gregorio Neocesariense.
***
VIII. 1. Tocamos arriba una duda : si los na-
cidos de siervo son obligados al señor por dere-
cho interno y en cuánto; la cual duda no debe
omitirse aquí por especial consideración de los
prisioneros en la guerra.
— 179 --
Si los padres habían merecido pena de muerte
por su delito, podrán sus descendientes ser ata-
dos al servicio por la conservación de la vida,
porque 'de lo contrario no habrían de existir;
pues también por los alimentos que de otra suerte
podrían faltar pueden los padres vender a su
prole para la servidumbre, como dijimos.
Tal es el derecho que concedió Dios a los He-
breos sobre los descendientes de los Cananeos.
2. Mas, por la deuda de la ciudad, los que
eran nacidos podían ser obligados, no menos que
los mismos padres ; pero en los todavía no naci-
dos no parece que basta esta causa, sino que se
requiere otra : o por expreso consentimiento de
los padres, existiendo necesidad de alimentarse,
y esto también perpetuamente; o por la misma
prestación de alimentos, y esto solamente hasta
que hubiesen servido cuanto correspondía a lo
que recibieron.
Si algo sobre éstos se concede al señor fuera
de derecho, parece que procede esto de la ley ci-
vil que otorga a los señores más de lo justo.
***
IX. 1. Mas, entre aquellas gentes entre las
cuales no está en uso aquel derecho de servidum-
bre por guerra, será muy bueno permutar los
cautivos ; que sea rescatado el prójimo en precio
no inicuo. , .
Cuál sea éste no puede definirse precisamente;
pero enseña la humanidad que no se debe pasar
más allá que deducido lo que sea menester para
que el prisionero no esté falto de las cosas nece-
sarias; pues también las leyes civiles perdonan
esto a muchos que por su propio hecho incurrie-
ron en deuda.
En otras partes defínese esto por pactos o cos-
tumbres; como entre los Griegos antiguamente
cien dracmas, y ahora entre los soldados con el
estipendio mensual.
Narra Mutare() que antiguamente entre Co-
rintios y Megarenses se hicieron guerras mansa-
mente y como convenía a pueblos consanguíneos.
Si alguno era hecho prisionero, fué tenido como
huésped por el que lo hizo y, dada palabra del
precio, era enviado a su casa.
2.
Es de ánimo levantado aquello de Pirro
alabado por Cicerón : Ni pido oro para mí ni me
de'is precio; con hierro, no con oro defendamos
la vida a cada uno; aquellos cuyo valor respetó
la suerte de la guerra es cierto quei yo les otor-
go libertad.
No hay duda que creyó Pirro que él hacía
guerra justa; sin embargo creía que se había de
ser indulgente con la libertad de aquellos a los
cuales habían arrastrado a la guerra causas dig-
nas de aprobación.
Jenofonte celebra un hecho parecido de Ciro;
- 181-
Polibio otro de Filipo Macedonio después de la
victoria en Queronea ; Curdo otro de Alejandro
contra los Escitas; y Plutarco alaba a los reyes
Tolomeo y Demetrio, que peleaban entre si no
más con las armas que con la benignidad sobre
las cautivas.
Y Dromiquetas hizo huésped suyo a Lisímaco,
rey de los Gétaros, hecho prisionero en la guerra,
y hecho testigo de la pobreza a la vez que de la
afabilidad de Gética, determinó tenerlos más
bien como amigos que como enemigos.
•1
CAPITULO XV
TEMPERAMENTOACERCA DE LA ADQUISICIÓN
DEL IMPERIO
I. Hasta dónde permite la justicia interna la adquisi-
ción del imperio.—II. Que es laudable abstenerse
de este derecho sobre los vencidos.—III. Ya mez-
clándolos con los vencedores.—IV. Ya dejando el
imperio a aquellos que lo habían tenido.—V. A ve-
ces imponiendo fortificaciones.—VI. O también tri-
butos y parecidas cargas.—VII. La utilidad es in-
dicada por esta moderación.—VIII. Ejemplos: y
de la mudanza de la forma de Gobierno entre los
vencidos.—IX. Que si se ha de asumir el imperio
se deje rectamente parte de él a los vencidos.
X. O al menos alguna libertad.—XI. Principalmente
en la religión.—XII. O al menos es menester ser
clemente con los vencidos y por qué.
I. La equidad que se exige o la humanidad
que es alabada sobre los particulares, exígese y
alábase tanto más sobre los pueblos o partes de
los pueblos, cuanto la injuria y la beneficencia
sobre muchos es más insigne.
Así como con la guerra justa pueden adqui-
rirse otras cosas, así puede adquirirse también
el' derecho de mandar sobre el pueblo y el derecho
que en el mando tiene el mismo pueblo; mas, en
cuanto lo lleva o el modo de la pena que nace de
delito o el modo de otra deuda.
A lo cual hay que añadir la causa de evitar el
184 -
peligro sumo. Pero esta causa mézclase, a veces,
con otras; mas, ella, sin embargo, hase 4e consi-
derar principalmente, ya en constituir la paz, ya
en usar de la victoria. Pues, lo demás, que se per-
done por misericordia; pero, en el peligro públi-
co, la seguridad que excede el modo, es crueldad.
Isócrates dijo a
Filipo : los bárbaros han de
ser domados hasta tanto sea suficiente para co-
locar en seguro tu región.
***
II. 1. Crispo Salustio ¡dice de los antiguos
Romanos nuestros mayores, mortales religiosísi-
mos, nada quitaban a los vencidos, fuera de la
licencia de injuriar. Digna sentencia de un cris-
tiano. Y dice lo mismo con aquellas otras pala-
bras: los sabios hacen la guerra por causa de la
paz y sostienen el trabajo por la esperanza del
descanso.
Aristóteles había dicho no una vez sola:
la
guerra se instituyó por la paz y el trabajo por el
descanso. °
Ni otra cosa dice Cicerón, ! de quien es esta
santísima frase:
hágase de tal manera la guerra,
que no se vea otra cosa sino la paz buscada.
Del
mismo es también esto parecido :
hanse de aco-
meter las guerras para que se viva sin injuria 'en
la paz.
— 185
2.
Nada dista de esto lo que nos enseñan los
teólogos de la verdadera religión, que el fin de
la guerra es remover aquellas cosas que pertur-
ban la paz.
Antes de los tiempos de Nino, como comen-
zamos a decir en otro lugar, tomándolo de Tra-
go, era costumbre más bien defender los con-
fines del imperio,, que dilatarlos ; terminaban los
reinos dentro de la patria de cada uno; los reyes
no buscaban el imperio para sí, sino la gloria
para sus pueblos, y, contentos con la victoria,
absteníanse del imperio; de lo cual nos retrae
cuanto puede el Agustino, cuando dice : vean,
sin embargo, que tal vez no pertenezca a varo-
nes buenos alegrarse de la amplitud del imperio;
el cual añade también esto : es mayor felicidad
tener concorde al vecino bueno que subyugar pe-
leando al vecino malo.
Añade, que el profeta Amas reprendió seve-
ramente en los mismos Amanitas este deseo de
extender las fronteras por las armas.
***
III. A este ejemplo de la antigua inocencia
acércase mucho la prudente modestia de los an-
tiguos Romanos : á Qué sería hoy el imperio, dice
Séneca,
si una saludable providencia no hubiese
mezclado los vencidos con los vencedores?
- 186 -
Nuestro fundador Rómulo, dijo Claudio en
Tácito,
brilló con tanta sabiduría, que en, un mis-
mo día, tenía a muchos pueblos por enemigos y
por ciudadanos;
añade que ninguna otra cosa se
perdieron Lacedemonios y Atenienses, sino por-
que apartaban a los vencidos como a extranjeros.
Livio dice que se extendió el territorio roma-
no por recibir a los enemigos en la ciudad. Hay
ejemplos en las historias de los Sabinos, de los
Albanos, 'de los Latinos y de los demás pueblos
de Italia; hasta el fin, cuando César venció a los
Galos, pero al mismo tiempo los hizo ciudadanos.
Cerial, en la oración a los Galos que se halla en
Tácito, dice: vosotros mismos ras más de as ve-
ces presidís a nuestras legiones; vosotros mismos
regís éstas y las otras provincias, no teniendo
nada separado ni cerrado.
Y luego: por consiguiente, amad, cultivad la
paz y la vida que los vencidos y los vencedores
obtenemos por el mismo derecho.
Finalmente, lo que es más de extrañar, los que
hay en el orbe romano, fueron hechos ciudada-
nos romanos por la constitución del emperador
Antonino> las cuales son palabras de Ulpiano ;
por razón que, como dice Modestino, Roma es la
patria común.
Y de ella dice Claudiano:
nos debemos todos a
las pacíficas costumbres de ésta,
porque todos
somos una sola gente.
-187
IV. 1.
Otra especie de la victoria moderada
es dejarles a los vencidos, o reyes o pueblos, el
imperio que habían tenido.
Así Hércules,
vencido por las lágrimas de
Priama, pequeño enemiga, dijo, toma, rey, el
gobierno y siéntate, levantado, en el solio patrio;
mas, ten el cetro con mejor fe.
El mismo, vencido Nello, concedió el reino a
su hijo Néstor.
Así, los reyes persas dejaron el reino a los
reyes vencidos; así Ciro a Armenio; así Ale-
jandro a Poro.
Séneca encomia esta frase: del rey vencido
no tomar sino la gloría.
Y Polibio celebra la bondad de Antígono, que,
teniendo a Esparta en su poder, dejóles a ellos
la república de los mayores y la libertad; por el
cual hecho cuéntase allí mismo que consiguió
las mayores alabanzas por toda la Grecia.
2. Así, a los Capadocios fuéles permitido por
los Romanos que usasen la forma de gobierno
que quisiesen; y muchos pueblos, después de la
guerra, fueron dejados libres.
Cartago es libre con sus leyes, dicen los Ro-
dios a los Romanos, después de la segunda gue-
rra púnica.
Pompeyo, dice Apiano, dejó libres a algunas
de las gentes vencidas.
Y Quintio, a los Etolos que decían que la
paz
no podía ser firme, si Filipo de Macedonia no
era expulsado del reino, les dijo que, ellos habla-
ban olvidándose de las costumbres de los Roma-
nos, de perdonar a los vencidos; y añadió:
que
contra los vencidos todos habían de tener un
ánimo suavísimo.
En Tácito se halla :
nada le fué arrebatado a
Zorfino vencido.
***
V. A veces, juntamente con la concesión del
imperio se atendió a la seguridad de los vence-
dores.
Así, fué decretado por Quintio que Corinto
se devolviese a los Aqueos, pero, no obstante,
que hubiese guarnición fortificada en Acroco-
rinto ; que fueran retenidas la Cálcide y la De-
metriade, hasta que hubiese seguridad de An-
tioco.
***
VI.
Y la imposición de tributos muchas veces
no tanto se hace para la restitución de los gastos
hechos, como para seguridad del vencedor y del
vencido en lo sucesivo.
Cicerón dice de los Griegos:
piense el Asia a
la vez que no se vería libre de calamidad alguna
ni de discordias domésticas ni de guerra externa,
- .189
si no estuviera sujeta
a este imperio; mas C01410
este imperio no pueda sositenerse sin tributos,
conquístese gustosamente 1,a paz y el descanso
con alguna parte de sus frutos.
Petilio Cerial, en Tácito, diserta así en favor
de los Romanos entre los Lingonas y otros Ga-
los nosotros, aunque tantas veces acometidos,
sólo os cargamos por derecho de victoria aquello
con lo que defendamos la paz; pues ni puede te-
nerse el descanso de las gentes sin las armas, ni
pueden sostenerse las armas sin pagas, ni son po-
sibles las pagas sin tributos.
A lo mismo se refiere lo otro que expresarnos
cuando tratamos de alianza clesigua% entregar
las armas, los barcos, los elefantes, no tener ar-
mada ni ejército.
***
VII. 1. Y que a los vencidos se les deje su
imperio, no sólo es de humanidad, sino muchas
veces es también de hábil política.
Entre las constituciones , de Numa. alábase que
de los altares del Término, quiso, que estuviese
ausente toda sangre; significando que para la
quietud y la paz cierta nada es más útil que con-
tenerse en los propios confines.
Dice muy bien Floro : es más difícil obtener
provincias que hacerlas; lógranse con la fuerza,
retiénense por el derecho.
A lo cual no es dese-
mejante aquello que se lee en Livio :
es más fá-
cil conquistar unct por una que se retengan todas.
Los legados del rey Darío a Alejandro dije-
ron: Peligroso es el imperio extranjero; difícil
es contener lo que no puedas coger; es más fácil
vencer a algunos que defenderse de ellos; cuán-
to más expeditamente arrebatan nuestras manos,
que contienen.
2. Lo cual, Calano,, indio, y antes de él Ebo-
ro, amigo de Ciro, explicaban por la semejanza
del higo, que se alza por una parte mientras lo
aplastas por otra; y T. Quintio, en Livio, con
la semejanza de la tortuga, segura de toda heri-
da mientras está cubierta con su caparazón,, y
débil y expuesta a todos los golpes, cuando saca-
re afuera alguna de sus partes.
Platón, en el libro III de las leyes, adapta aquí
aquel dicho de Hesiodo :
la mitad más que todo.
Y Apiano nota que no pocos pueblos, que que-
rían estar bajo el imperio de los Romanos, fue-
ron repudiados por ellos; y a otros se les dieron
reyes.
Según el parecer de Escipión el Africano, ya
en sus tiempos poseía tanto Roma, que fuera
avaricia querer poseer más ; y sería abundante-
mente feliz,, si nada perdía de lo que obtenía. Y
así, el' verso con que se celebraba el fin del lus-
tro, por el cual se rogaba a los
. dioses que mejo-
taran y extendieran la dominación del pueblo ro.,
mano, lo enmendó de manera que se rogaba que
la conservase perpetuamente incólume.
***
VIII. Los Lacedemonios y, al principio los
Atenienses, no asumían ningún mando sobre las
ciudades conquistadas ; sólo querían que se go-
bernase en forma republicana acomodada a la
suya, a saber, los Lacedemonios con república
aristocrática, y los atenienses con república de-
mocrática, como nos enseñan Tucídides, Isócra-
tes, Demóstenes y el mismo Aristóteles, en el
capítulo XI del libro IV de república y en el
VII del V.
Lo cual nota así en una comedia Heníoco, es_
critor de aquellos tiempos : Entonces acercáronse
a ellas dos mujeres que lo perturbaron todo: una
se llamaba aristocracia, otra democracia, por cu-
ya incitación fueron muy pronto abatidas.
Parecido es lo que Tácito narra que fué hecho
por Artabano en Seleucla: entregó, dice, la ple-
be a los primates, según su uso; pues el mando
del pueblo es conforme a libertad, mas la domi-
nación de pocos es más a propósito para la licen-
cia del rey.
Pero, si estas mudanzas hacen para la seguri-
dad del vencedor, no es de nuestra considera-
ción.
- 192
IX. Si es menos seguro abstenerse de todo
imperio sobre los vencidos, puede templarse la
cosa de manera que se deje algún mando a ellos
o a sus reyes.
Llama Tácito costumbre del pueblo, romano
te-
ner los instrumentos de la esclavitud y
a los
reyes.
Para el mismo, AnUoco era el más rico de los
reyes tributarios, en los, comentarios de Muso-
nio; y en Estrabón hacia el fin del libro sexto.
En Lucano se lee :, Y todo el L acio que sirve
con la púrpura al hierro.
Así, entre los Judíos quedó el cetro en el
Sanedrín, aun después de la confiscación de
Aquelao.
Enágoras, rey de Chipre, como se halla en
Diodoro, decía que quería obedecer al persa, pe-
ro como rey a rey.
Y a Darío vencido algunas veces imponía esta
condición Alejandro,, que él mandase a los de-
más, pero que obedeciese a Alejandro.
De la manera , de mezclar el mando, hablamos
nosotros en otro lugar. A algunos se les dejó
parte del reino, como parte de los campos a
sus
antiguos poseedores.
* * *
X. Pero, cuando se les arrebata todo el im-
perio
a los vencidos, pueden dejárseles sus le-
yes y sus costumbres y magistrados acerca de las
cosas privadas y públicas menores.
Asi, en la Bitinia, provincia proconsular, la
ciudad de Apamea tuvo privilegio de adminis-
trar la república a su arbitrio, como nos enseñan
las cartas de Plinio, y en otro lugar, que los Bi-
tinios tuvieron sus magistrados y su senado.
Así también,, en el Ponto, la ciudad de los
Amisenos usaba sus leyes por beneficio de
Lúculo.
Los Godos, vencidos los Romanos, dejaron las
leyes romanas.
***
XL Es parte de esta indulgencia no quitar a
los vencidos el uso de su vieja religión, a no ser
con su consentimiento ; lo cual así como es muy
grato a los vencidos, así es inocuo para el ven-
cedor, prueba Agrupa en la oración a Cayo, la
cual recita Filón en la exposición de su legación.
Y en Josefa, ya el misma Josefo, ya el Empe-
rador Tito objetan a los rebeldes Jerosolimita-
nos, que por beneficio de los Romanos usarían de
su religión con tanto derecho que podían apar-
tar del templo a los extranjeros, aun con peli-
gro de la vida.
2. Mas, si entre los vencidos es falsa la re-
ligión, cuidará rectamente el vencedor que no
Clásicos juridicos.—VoI. %v. 13
— 194 --
sea oprimida la verdadera ; lo cual hizo Constan-
tino vencidos los ejércitos de Licinio, y después
de 'él los Francos y otros reyes.
***
XII. 1.
El último cuidado es éste, que en el
imperio aun plenísimo y cuasi heril, .sean trata-
dos con clemencia los vencidos y de manera que
sus utilidades se asocien con las utilidades del
vencedor.
(Ciro mandaba a los vencidos Asirios que se
animasen; que su suerte seria la que hubiese sido,
mudado solamente el rey ; que les quedarían las
casas, los campos,, el ^ derecho sobre las mujeres,
sobre los hijos, como había sido hasta entonces,
y si alguno les hacía injuria, que serían vengado-
res de ellos y , de los suyos.
En ,Salustio leemos : pueblo romano le pa-
reció mejor buscar amigos que siervos; y estima-
ron que es más seguro mandar a voluntarios que
a f orzados.
En los tiempos de Britano cumplían diligente-
mente la leva 'de Tácito y los tributos y los car-
gos del imperio que se les imponían, si no había
injurias ; éstas las toleraban con resignación; ya
domados para obedecer, no para servir.
2.
Aquel Privernas, preguntado en el Sena-
do romano qué paz tenían que esperar de ellos los
- 195 -
Romanos, dijo :
si la diereis buena, esperadla fiel
y perpetua; si mala, no la esperéis muy durade-
ra;
añadiendo la razón: no creáis que algún pue-
blo u
hombre haya de permanecer mucho tiempo
en aquella condición que le es dolorosa.
Así decía Camilo, que el más firmísirrno impe-
rio es aquel del cual están gozosos los que obe-
decen.
Los Escitas dijeron a Alejandro: entre el se-
ñor y el siervo ninguna amistad, ni siquiera en la
paz, sino que se , conserpan los derechos de la
guerra.
Hemocrato en Diodoro : no es tan hermoso
vencer como usar con clemencia de la victoria.
Es saludable para el uso de la victoria la sen-
tencia de Tácito : los fines de las guerras son
egregios, siempre que se transige perdonando.
En una carta del dictador César se lee: sea
nueva esta razón de vencer, que nos defendamos
con misericordia y liberalidad.
CAPITULO XVI
TEMPERAMENTOACERCA DE AQUELLAS COSAS
QUE POR DERECHO DE GENTES CARECEN
DE POSTLIMINIO
1. Que la justicia interna exige cjue se devuelvan aque-
llas cosas que nuestro enemigo arrebató a otro en
guerra injusta.—II. Ejemplos.—III. Si puede dedu-
cirse algo.—IV. Que también los pueblos súbditos
o las partes de los pueblos hanse de devolver a
aquellos de los cuales habían sido, si fueron ocupa-
dos injustamente por los enemigos.—V. En
cuál tiempo se extingue la obligación de devol-
ver. VI. Qué se ha de hacer en causa dudosa.
I. 1. Hasta dónde hácense las cosas de los
que las cogen, en justa guerra, lo dijimos arri-
ba ; de las cuales 'cosas hanse de deducir las que
retornan por derecho de postliminio; pues, estas
cosas son en favor de las no cogidas.
Mas, las cosas que se adquieren por guerra in-
justa dijimos que se han de restituir, y no sólo
por aquellos que las cogieron, sino también por
los otros a los cuales llegó la cosa de algún modo;
pues nadie puede transferir a otro mayor derecho
que el que él tuvo, dicen los jurisconsultos roma-
nos, lo cual Séneca explica brevemente, diciendo:
nadie puede dar lo que no tiene. Dominio interno
no tuvo quien primero las cogió; por tanto, tam-
198 —
poco lo tendrá aquél que de él las recibió; luego
el segundo o tercer poseedor recibe el dominio
que, por razones ¡didácticas, llamamos externo, es
decir, una especie de depósito que en cualquier
parte puede reivindicarse en favor
, del dueño por
autoridad judicial y mano armada ; del cual, no
obstante, si se usa contra aquel al cual se quitó
violentamente la cosa,, se obrará improbamente.
2. Pues, del siervo que, cogido por ladrones,
había llegado luego a los enemigos, respondieron
los jurisconsultos nobles, que es verdad que fué
robado, y que no era estorbo a esa verdad que
hubiese sido de los enemigos o hubiese vuelto por
postliminio ; lo mismo se ha de responder por
derecho natural de aquel que fué cogido en gue-
rra injusta y que luego por guerra justa o por
otra razón vino a potestad de otro, pues en el
derecho interno la guerra injusta nada dista del
latrocinio.
Y en favor de esta sentencia, consultado por
un hecho, respondió Gregorio Neocesariense, ha-
biendo recibido algunos Pánticos cosas de los
ciudadanos arrebatadas por los bárbaros.
***
II. 
Hanse, pues, de devolver tales cosas a
aquellos a quienes habían sido arrebatadas, lo
cual vemos muchas veces hecho.
Narrando Lívia que los Volscos y Ecuos fue-
ron
vencidos por L. Lucrecio Trícipitino, dice
que fué expuesto el botín en , e1campo de Marte,
para que
^
reconociendo cada uno lo suyo, por es-
pacio de tres días,, se lo llevase.
Narrando el mismo que los Volscos fueron
vencidos por Postumio, ^ dice, que fué devuelta la
parte del botín que reconocieran suya L atinos y
Hérnicos; y la otra parte vendió el dictador en
pública subasta.
En otro lugar: dióse a los dueños dos días pa-
ra reconocer sus cosas.
El mismo, contando la victoria de los, Samni-
tas sobre los Campanos, dijo: lo que fué gratísi-
mo a los vencedores es haber cogido siete mil y
cuatrocientos cautivos; un gran botín de auxilia-
res, y siendo\ citados a día fijo los dueños paria
reconocer y recibir sus cosas.
Luego cita . un hecho (parecido l de los Roma-
nos: Los Samnitas, habiéndose empeñado en ocu-
par a Terni, colonia de los Rolnsanos, no retuvie-
ron la ciudad; habiendo devastado, los campos,
haciendo de ahí otro botín mezclado de hombres
y de ganados, y prisioneros a los colonos, caen
sobre el cónsul vencedor que viene de Luceria,
y no sólo pierden el botín sino que ellos mismos,
derrotados en larga -y ruda batalla, son pasados
a cuchillo. El cónsul convocando en Terni por
edicto a los dueños para reconocer y recoger sus
200
cosas
y
dejado allí el .ejércit,o, partió
a, R 0144a
,
por causa de los comicios.
En otro lugar, tratando
Idel , botín que Corne-
lío Escipión había tomado junto a Ilipa, ciudad
de la Lusitania, dice así el mismo escritor :
fué
expuesto todo delante de la ciudad y se otorgó a
los dueños potestad de conocer sus cosas; el res-
to fué entregado iczl cuestor para su venta, y lo
que de ahí se sacó repartióse entre los soldados.
Después de la batalla de 'Tiberio Graco, cerca
de Benavente,
todo el botín, menos los hombres
prisioneros, fué concedido al soldado, y fué ex-
ceptuado también el ganado que dentro de trdinta
días conociesen sus dueños, según testimonio del
mismo Livio.
2.
De L. Emilio, vencedor de los Galos,, dice
Polibio :
devolvió el botín a aquellos a quienes
había sido arrebatado.
Lo mismo cuentan que hizo Escipión Plutarco
y Apiano, cuando, tomada 'Cartago, hallaron allí
muchos tesoros que habían llevado los ¡ Cartagi-
neses de las ciudades de Sicilia y de otras partes.
Cicerón, en la verrina de la constitución de Si-
cilia, dice :
habían tomado los Cartagineses la ciu-
dad de Himera, que había sido antes esplendor
de Sicilia. Escipión, que juzgabaque esto era
digno del pueblo romano, terminada laguerra,
procuró que los aliados recuperasen lo suyo por
nuestra victoria y que, tomada Cartago, les fue-
201 -
ra restituido a los .57culos todo lo que pudo ser.
Y este mismo hecho de Escipión expone bastante
extensamente el mismo Cicerón, en la verrina de
los signos.
Los Rodios devolvieron a los Atenienses cua-
tro naves suyas cogidas y recuperadas de los
Macedonios.
Así Faneas, etolo, juzgaba que se restituyese
a los Etolos lo que hubiesen tenido antes de la
guerra. Y no lo negaba T. Quincio, si se trata-
ba de las ciudades tornadas en la guerra, y si no
habían roto los Etolos las leyes de la alianza.
Aun los bienes sagrados de Ef eso, que habían
hecho suyos los reyes, restituyeron los Roma-
nos a su primitivo estado.
***
III. 1. Y si tal cosa hubiese llegado a alguno
por vía comercial ¿podrá, éste exigir de su due-
ño el precio que pagó por ella ?
Es conforme a lo que en otro lugar decimos
que se le puede exigir, en cuanto para aquel que
había perdido la cosa había de valerle la recu-
peración de la posesión 'desesperada.
Y si tal importe puede exigirse en cuánto no
se
ha de estimar el trabajo y el peligro, como
si alguno hubiese sacado del fondo del mar la
cosa ajena ?
202 -
Muy a propósito de esta cuestión paréceme la
historia de Abraham cuando volvió vencedor de
los cinco reyes lde Sodoma ; dice Moisés :
devolvió
todas aquellas cosas,
es decir, las que había na-
rrado que tomó a los reyes..
2.
Ni a otra cosa se ha de atribuir la con-
dición del rey de los Sodomitas que le puso a
Abraham,, que ! devolviera los «prisioneros, pero
que lo demás lo retuviese por el trabajo y el pe-
ligro.
Pero, el mismo Abraham, varón no sólo de
ánimo piadoso, sino de ánimo excelso, nada qui-
so para sí ; por lo demás, de las cosas cobradas
(pues, a ellas, corno , dijimos se refiere esa rela-
ción) como por su , derecho dió a Dios el diez-
mo, retiró los gastos necesarios y quiso que se
distribuyese alguna parte a sus compañeros.
***
IV. Mas, así como las cosas
K han de ser de-
vueltas a su dueño, así también los pueblos y
las partes de los pueblos a aquellos que habían
tenido el derecho de gobernarlos, o también a sí
mismo, si habían sido suyos antes de la violen-
cia injusta.
Así, sabemos por Livio, que Sutrio fué tomada
y restituida a sus aliados, en tiempo de Camilo.
Los Lacedemonios restituyeron a sus ciudades
- 203 -
a los Eginetos y Melios, y las ciudades de la
Grecia que habían invadido los Macedonios fue-
ron vueltas a la libertad por Flaminio.
El mismo, en el coloquio con los legados de
Antíoco juzgó que era justo que se librasen las
ciudades del Asia que fuesen 'del nombre , de Gra-
jo, que había tomado en guerra Seleuco,, bis-
abuelo , de Antíoco y que, después ide perdidas,
había recuperado el mismo Antíoco ; 'decía : pues
las colonias de la Eolia y de la Jonja no fueron
enviadas a servidumbre de los reyes, sino por
causa de acrecentar la estirpe y de propagar por
todo el orbe de la tierr a gentes tan antiquí-
sil s.
***
V. Suele también preguntarse acerca del es-
pacio de tiempo en el cual puede extinguirse la
obligación interna ide , devolver la cosa.
Mas, esta cuestión liase 'de definir entre los
ciudadanos del mismo imperio por sus propias
leyes (si ellas conceden (derecho interno y no se
quedan en el externo ; lo cual se ha de colegir
de las palabras y propósito de la ley, con pru-
dente inspección); pero entre aquéllos que son
entre sí extranjeros, por sola la conjetura de
abandono, de la cual hablamos ya en otra parte
cuanto basta a nuestro propósito.
***
204 —
VI. Y, si es muy ambiguo el ¡derecho de la
guerra, será muy bueno seguir el consejo de
Arato Sicyonio, el cual, por una parte, persuadió
a
los nuevos poseedores que quisieran
tomar el
dinero y
cediesen las posesiones, y por otra
par-
te, a los antiguos dueños, que pensasen con ma-
yor comodidad que se les pagase lo que fuera
tanto como recuperar lo suyo.
CAPITULO XVII
DE LOS NEUTRALES EN LA GUERRA
I. De los pacíficos nada se ha de tomar sino por suma
necesidad, con pago de su precio.—II. Ejemplos de
abstinencia y preceptos.—III. Cuál sea el oficio
de los pacíficos cerca de los beligerantes.
I. Podría parecer superfluo tratar aquí nos-
otros de aquellos que están colocados fuera de
la guerra, cuando es suficientemente claro que
sobre éstos no hay derecho alguno de guerra.
Mas, porque con ocasión de la guerra suelen
perpetrarse muchas cosas contra ellos, principal-
mente los fronterizos, base de repetir aquí bre-
vemente lo que dijimos en otro lugar, que la ne-
cesidad, para que dé algún ,derecho sobre cosa
ajena, debe ser suma; que se requiere, además,
que no tenga el dueño igual necesidad; que > aun
cuando consta de la necesidad, no se ha de to-
mar más que lo que ella exige, es decir, si basta
el depósito, no se ha de tomar el uso; si el uso,
no el abuso ; si es necesario el abuso, hase de dar
el precio .de la cosa.
***
II. 1.
Moisés, teniendo él y el pueblo suma
-206
necesidad de pasar por los campos de los Idu-
meos, dijo que primero pasaría por la carretera
y que no
se desparramaría por campos y viñas;
y que si necesitaba el agua de ellos,, que pagaría
su precio.
Lo mismo acordaron los mencionados capita-
nes de Griegos y Romanos.
En
Jenofonte, los griegos que iban con Clearco
prometieron a los Persas que harían el camino
sin tdaño alguno ; y que, si les vendían víveres,
no arrebatarían a nadie cosa , de comer o de beber.
2. Dercílides, según cuenta el' mismo Jena-
f onte, llevó sus tropas por fronteras. neutrales,
de manera que los compañeros no eran perjudi-
cados en lo más mínimo.
Livio dice ! del rey Perseo : volvió a su reino
por la Tiópide, la Acaya y la Tesalia sin daño e
injuria de los campos por los cuales hizo el ea-
mino.
Del ejército ide Agide, espartano, dice Plutar-
co :
era espectáculo para las ciudades, que atra-
vesaban el Peloponeso sin hacer mal y sin inju-
ria y casi sin estrépito.
De Sila dice Velleyo :
pensarías que vino a
Italia no como vengador de la guerra, ,sino como
autor de la paz: tanta fué la quietud con que con-
dujo a la Campania a su ejército,
por la Calabria
y la Pulla, con cuidado de los frutos, de los cam-
pos, de las ciudades y de los hombres.
119.~1e 207
Die
Pompeyo el Grande , dijo Tulio: cuyas le-
giones llegaron de tal manera al Asia, que no
sólo se dice que a ningún pacifico dañó la mano
de tan grande ejército, pero ni siquiera la huella.
De Dorniciano dice así Frontino: poniendo cas-
tillos en las fronteras de Ubios, mandó que
se pagase el precio de los frutos de aquellos lu-
gares que cercaba el perímetro de sus fortifica-
ciones, y con aquella fama de justicia captóse
adhesión de todos.
De la expedición de Alejandro Severo a tierra
de Partos dice Lampridio: obró con tanta disci-
plina y con tanta reverenda de sí que se decía
que pasaban no ya soldados, sino senadores; por
donde quiera que iban los soldados, eran tribu-
nos correctos, centuriones verecundos, militares
amables; y a él, por todos estos tantos y tan gran-
des bienes los provinciales le miraban como Dios.
De los Godos, Hunos, Alanos, que servían
bajo las banderas , de Teodosio, dice el Panegi-
rista :
ningún tumulto, ninguna confusión, nin-
guna riña, según era costumbre de los bárbaros;
al contrario, si alguna vez era muy difícil la ali-
mentación, llevaban con paciencia escasez; y
lo que el número hacía dificultoso lo ensanchaba
la buena distribución.
Claudiano atribuye lo mismo a Estilicón: Tan-
ta quietud y el respeto al derecho fueron, por tu
cuidado, guarda de lo honesto, de suerte que los
— 208 —
colonos no quedaron defraudados por la
¡ala de
ias viñas ni el saqueo de las cosechas.
Y a Belisario atribuyó lo mismo
, Suidas.
Esto hacia con exacto cuidado, p-roveedor
.5 . -
de las cosas necesarias y pagando bien los esti-
pendios y teniendo vigor
, de disciplina, de la cual
era ley, corno se lee en Amiano:
que no se deben
conculcar tas tierras de los neutrales.
Y en Vopisco se halla : nadie robe el polio aje-
no, nadie toque la oveja, nadie quite la uva, na-
die aplaste los sembrados, nadie exija aceite, sal,
leña.
También en Casiodoro: vivan con los provin-
ciales en derecho civil; no se insolente ningún
ánimo que se sienta armado; porque aquel escu-
do de nuestro ejército debe proporcionar quietud
a los ciudadanos.
Añádase a esto aquella de jenofonte, en
el li-
bro VI de la expedición: no se ha de obligar a la
ciudad amiga a que dé algo contra su voluntad.
4.
De los cuales dichos interpretarás muy
bien aquello del gran profeta y aun el aviso del
profeta mayor :
absteneos de golpear y de calum-
niar a nadie; estad contentos con vuestros esti-
pendios.
A lo
cual es parecido aquello de Aureliano, en
el dicho
lugar de Vopisco:
sea contento con su
paga, viva del botín del enemigo, no de las lágri-
mas de los provinciales.
hermosamente, pero que no puede cumplirse;
pues, o no lo avisaría el varón divino
o no lo
mandarían los sabios autores de las leyes, si
creyesen que no se puede cumplir. Finalmente es
necesario que concedamos que se puede hacer lo
que vemos hecho. Por eso trajimos ejemplos, a
los cuales añádase aquello insigne, que de Escau-
ro recuerda Fontino, que un manzano que había
sido encerrado dentro de los campamentos, al
día siguiente, al marcharse el ejército, fué deja-
do intacto.
5. Livio, habiendo narrado que los soldados
romanos se portaron muy procazmente en los
campamentos junto a Sucrón, y que algunos de
ellos entráronse de noche en campo de hombre
pacífico, añadió que todo fué hecho por libertina-
je y licencia de los soldados, nada por instituto
y disciplina militar.
Hay también otro insigne lugar del mismo es-
critor, cuando narra el viaje de Filio por los
campos de los Dentelatas :
eran aliados, mas, por
la escasez los Macedonios talaron los confines no
de otro »iodo que si fuesen de enemigos; arre-
batando de paso, primero
/as ciudades, y des-
pués devastaron también algunos poblados, no sin
grande pudor del rey, al no oír las voces de los
aliados que imploraban a los dioses sociales y su
nombre.
Cidsicéu 
lusz 14
210 -
En Tácito, es torpe la fama de Peligno, que
saquea más a los enemigos que a los aliados.
El mismo nota que los Vitelianos anduvieron
desidiosos por todos dos municipios de Italia y
que sólo habían de temerlos los huéspedes.
6. Y aquí no puedo omitir la sentencia de los
teólogos, que
,
estimo verdaderísima, que el rey
que no paga los estipendios que debe a sus hom-
bres, no sólo está obligado para con los soldados
por los daños seguidos de eso,, sino también por
los males que sus soldados obligados hicieron a
súbditos y vecinos.
III. I. A su vez, el deber de los que se abs-
tienen de la guerra es no hacer cosa por la cual
se haga más poderoso el que defiende mala cau-
sa y por la cual se impidajn los movimientos
del que hace guerra justa, según lo que arriba
hemos dicho ; mas, en caso dudoso, deben por-
tarse por igual con ambos, permitiéndoles el pa-
so, facilitando víveres a las fuerzas, en no suble-
var a los sometidos.
Los Corcirenses, en Tucidides, dicen que era
deber de los Atenienses, si querían permanecer
neutrales, o no permitir a los Corintios hacer le-
vas en el campo ático o permitírselo también a
ellos.
2ir
A Hipo, rey de Macedonia, acusaron. los Ro-
manos
que de dos maneras había violado los pac-
tos, por haber injuriado a los aliados del pue-
blo romano y por haber ayudado a los enemigos
con auxilios y dinero.
Lo mismo echa en cara T. Quintio en su co-
loquio con Nabide : no os violé propiamente a
va potros, diles, y vuestra amistad y atizan. a.
¿ cuántas veces te acusaré de que lo hiciste? No
quiero muchas. Resumiré la cuestión: ¿con qué
cosas, pues, viólase la amistad? Con estas dos
principalmente, a saber, teniendo a mis aliados
por enemigos y uniéndote a los enemigos.
2. En Agatías leemos que es enemigo el que
hace lo que agrada al enemigo ; y en Procopio,
que se considera en el ejército de los enemigos
aquel que suministra al ejército enemigo las co-
sas que son propiamente para uso de la guerra.
Demóstenes habla dicho antiguamente : el que
hace y maquina aquellas cosas con las que yo
pueda ser cogido, aunque ni hiera ni lance saeta,
es para mi enemigo.
M. Acilio, a los Epirotas, que no habían ayu-
dado a Antíoco con fuerzas, pero le hablan en-
viado dinero ocultamente, les negó saber si de-
bla tenerlos en el número de los enemigos o de
los neutrales.
Lucio Emilio, pretor, acusó a los Teyos de
que habían facilitado víveres al ejército de los
2Í2
enemigos y prometido vino, añadiendo que, si no
daban lo mismo al ejército romano, habrían de
tenerlos por enemigos.
R4
ecuérdase también e ctioho de César Au-
gusto :
que pierde el derecho de la paz la ciudad
que recibe al enemigo.
3. Aprovechará también hacer pacto con am-
bas partes beligerantes de manera que con la
buena voluntad de ambas pueda abstenerse de
la guerra y cumplir con ambas los deberes co-
munes de humanidad.
Hállase en Livio: opten por la paz con ambas
partes, que es lo que conviene a los mistrales;
no se interpongan en la guerra.
Arquidamo, rey de Esparta, escribió a los
Fleos, que parecía se inclinaban de parte de los
Arcades, una carta con estas
solas palabras es
bueno estarse quietos.
CAPITULO XVIII
DE LAS COSAS QUE SE HACEN' PRIVADAMENTE
EN GUERRA PÚBLICA
Si es ilícito dañar privadamente al enemigo, expues-
to con distinción del derecho natural, de gentes y
civil.—II. A aquellos que a sus expensas arman na-
ves u hombres qué les es licito por justicia interna
respecto de los enemigos.—III. Qué respecto de su
ciudad.—IV. Qué exige de ellos la regla del amor
cristiano.—V. Cómo se mezcla la guerra privada con
la pública.—VI. A que está obligado el que sin
mandato hace daño a los enemigos; explicase con
distinción.
1. Las más de las cosas que hasta ahora di-
j irnos pertenecen a aquellos que o tienen en la
guerra el sumo arbitrio o ejecutan los públicos
mandatos..
dase de ver también qué es licito privadamen-
te en la guerra, hasta dónde por derecho natu-
ral, hasta dónde por derecho divino, hasta dón-
de por derecho de gentes.
Cuenta Cicerón en el libro primero de los de-
beres, que el hijo de Catón el Censor peleó en
el ejército del Emperador Pompilio, pero que lue-
go fué licenciada la legión en que él militaba;
mas, que, habiéndose quedado en el ejército el
joven, con ganas de luchar, escribió
1 Platón a
Pompilio, que si verla permaneciese en el ejér-
cito, le atase a la milicia por un segundo jura-
mento, dando por causa, que, habiendo sido anu-
lado el primero, no podía pelear con derecho
contra los enemigos. Y añade las mismas pala-
bras de Catón a su hijo, tomadas de su carta,
con las cuales le avisa que no comience la ba-
talla, pues que no tiene derecho el que no es sol-
dado de pelear con el enemigo.
Así leernos que fué alabado Crisanto, soldado
de Gro, que retiró la espada que amenazaba al
enemigo, tan luego oyó el toque de cesar del
combate ; y Séneca :
dkese inútil soldado el que
desprecia la señal de retirada.
2. Pero, se engañan los que piensan que esto
viene del (derecho externo 'de, gentes ; pues, si
consideras éste, así como a cualquiera es lícito
ocupar la cosa del enemigo, como arriba mos-
tramos, así también matar al enemigo; pues por
aquel derecho, los enemigos son tenidos por
nadie.
Viene,, pues, según avisaba Catón, de la disci-
plina militar romana, de la cual era aquella ley,
conforme nota Modestino, que quien no cumplie-
se los mandamientos fuese penado con pena de
muerte, aunque hubiese tenido buen éxito ; y que
no había guardado los mandamientos se entendía
aun aquel que fuera del orden, sin mandato del'
jefe, peleaba contra
,
el enemigo, como nos ense-
ñan los edictos de Manlio. Efectivamente, por4
--215 -
que si esto fuera licito temerariamente, o se
abandonarían las guarniciones o también, abu-
sando de la licencia, el ejército o parte de él 'se
implicaría en batallas impremeditadas, lo cual ha-
bía de evitarse a todo trance.
Y así Salustio, cuando describe la disciplina
romana, dice : en la guerra muchas veces se hizo
venganza de aquellos que, contra orden, pelea-
ron contra el ,enemigo y que, llamados, se retira-
ron tardíamente.
Un cierto Lacón, habiéndose contenido de he-
rir, teniendo en alto la espada, al oír el toque de
retirada, dió la razón , de ello diciendo : porque es
mejor obedecer a los jefes que matar al enemigo.
Y Plutarco dió la razón de por qué el que no
es militar no puede matar al enemigo, diciendo,
porque no está obligado a las leyes militares a
las cUales deben estar obligados los que han de
pelear.
Y recordando Epicteto, en Arriano, el hecho de
Crisanto, celebrado poco ha, decía : en tanto le
parecía a él mejor ejecutar la voluntad de su jefe
que la suya propia.
3. Mas, si consideramos también el derecho
interno de la naturaleza, parece que en la guerra
justa parece concedido a cada uno hacer aque-
llas cosas que confía ha de aprovechar a la parte
inocente dentro del modo justo de pelear ; pero
no hacer súyas las cosas cogidas porque nada se
- 216 -
le debe, a no ser que tal vez exija pena justa por
derecho común de los hombres. Lo cual último
cómo ha sido restringido por la ley del evange-
liopuede entenderse por lo que arriba hemos tra-
tado.
4. Mas la orden puede ser o general o
es-
.al.
General, como cuando el Cónsul decía entre
los Romanos a la muchedumbre :
los que quieran
salvar a la república que me sigan.
Y aun a veces
se da a cada uno de los súbditos el derecho de
matar, aun fuera de su tutela, cuando así con-
viene públicamente.
***
1. Pueden tener especial mandato no sólo
aquellos que reciben estipendio, sino también los
que pelean por su cuenta y los que, lo cual es
más, administran por su cuenta parte de la gue-
rra, como los que arman navesy las dotan a su
costa, a los cuales a título de merced se les con-
cede que hagan suyo lo que cojan, como en otro
lugar dijimos. Lo cual hasta dónde sea proce-
dente, sin herir la justicia internay la caridad,
no sin razón se pregunta.
2.
Y la justicia o mira al enemigo o a la
mis-
ma
ciudad con la cual se contrata.
Al enemigo, dijimos,que se le puede arrebatar
~e 217
la posesión de todas las cosas que puedan mante-
ner la guerra, por razón de seguridad ; y esto ba-
jo obligación de restituir pero que el mismo do-
minio sólo a título de compensación, hasta lo que
se debe a la ciudad que hace guerra justa, o por el
comienzo de ella o por hechos subsiguientes, ya
sean las cosas de la ciudad enemiga, ya de los
particulares, aun inocentes ; y que los bienes de
los culpables, aun por causa de pena pueden ser
arrebatados y adquiridos por los que los cojan.
Haránse, pues, las cosas enemigas de aquellos
que administran parte de la guerra a sus ex
pensas.
***
III. Mas contra su ciudad será esto mismo
justo con justicia interna, si hay igualdad en el
contrato, es decir, si los gastos y los peligros son
de tanto valor como la probabilidad del botín;
pues, si esta esperanza vale mucho más, habrá de
devolverse a la dudad lo que sobrare, lo mismo
que si hubiese comprado alguno un alijo en pre-
cio demasiado vil, aun si incierto, pero de grande
esperanza.
***
IV.
Por lo demás, aun cuando no se hiera la
justicia estrictamente dicha, puede pecarse con-
tra aquel deber que consiste en amar a los de-
.111•M101•1.
218 -
más,principalmente cual lo prescribe la ley cris-
tiana, corno si aparece que tal saqueo ha de da-
fiar no principalmente a la generalidad de los
enemigos o al rey o a aquellos que son de suyo
delincuentes, sino a los inocentes, y de tal mane-
ra que ha de postrarlos en sumas calamidades,
arrojar en las cuales aun a aquellos que privada-
mente nos deben fuera crueldad,
Y si a esto se añade que aquel saqueo no tie-
ne eficacia importante para terminar la guerra
ni para quebrantar las fuerzas públicas de los
enemigos, entonces al verdadero hombre probo,
principalmente cristiano debe parecer indigna la
requisa por sola la infelicidad de los tiempos.
***
V. Mas sucede a veces, que con ocasión de la
guerra pública nace guerra privada, como si ca-
yendo alguno sobre los enemigos, sobreviene pe-
ligro o de la vida o de las cosas, en el cual even-
to se habrán de observar aquellas cosas que di-
jimos en otro lugar del modo concedido de de-
fenderse.
Suele también unirse la autoridad pública con
la utilidad privada ; como si alguno, perjudicado
gravemente por los enemigos, impetra el derecho
de resarcirse de las cosas de los enemigos; el
-- 2 19 -
cual derecho se ha de definir por aquellas cosas
que dijimos arriba de las pignoraciones.
***
VI. 1. Mas, si algún soldado u otro, aun en
guerra justa, incendiare los edificios de los ene-
migos, devastare los campos, o hiciere daños de
este género, sin ser mandado, no habiendo nece-
sidad ni justa causa, enseñan rectamente los teó-
logos que está obligado a resarcir los daños.
Mas, con razón añadí, lo cual fué omitido por
ellos, si no hay causa justa ; pues, si la hay, es-
tará por ventura obligado con su ciudad cuyas
leyes quebrantó, pero no con el enemigo a quien
no hizo injuria.
No es desemejante lo que un cierto cartagi-
nés respondía a los Romanos que pedían les fue-
ra entregado Aníbal: no creo se ha de indagar
si fué conquistada Sagunto por consejo público
o privado, sino si lo fue con derecho o con inju-
ria; pues esta cuestión y animadversión es nues-
tra contra nuestro ciudadano, si obró por su ar-
bitrio o por el 'nuestro; con vosotros tenemos una
sota cuestión, si podíamos obrar así en virtud de
la alianza existente,
CAPITULO XIX
DE LAFIDELIDAD ENTRE LOS ENEMIGOS
I. Que la fidelidad se debe a cualesquiera enemigos.
II. Refútase la sentencia que niega se haya de guar-
dar fidelidad a salteadores y tiranos.—III. Resuél-
vese su argumento de que los tales merecen pena,
y muéstrase que esto no se considera cuando se
trató con él como tal.—IV. Que no obsta que la pro-
mesa haya sido arrancada por miedo, si no se le
hizo miedo a aquel que prometió.—V. O si hubo
juramento, aunque éste se viola impunemente con-
tra el salteador, por lo que toca a los hombres.—
VI. Lo mismo aplicado a los súbditos beligerantes.—
VII. Especial dificultad acerca de las promesas he-
chas a los súbditos por el dominio sobreeminente.—
VIII. Y se muestra que tales promesas se confir-
man por el juramento de la ciudad.—IX. O si se
interpone un tercero al que se haga la promesa.
X. Cómo se hace la mudanza del estado público.—
XI. Que la excepción del miedo no pertenece a la
guerra solemne del derecho de gentes.—XII.
cual se ha de entender del miedo tal que reconozca
el derecho de gentes.—XIII. Hase de guardar fide-
lidad aun a los pérfidos.—XIV. No si falta la condi-
ción, lo cual ha lugar si el otro no está a su parte
del pacto.—XV. Ni si se opone justa compensa-
ción.—XVI. Aunque por otro contrato.—XVII. O
daño hecho.—XVIII. Y aun por pena.—XIX.
Cómo
ha esto lugar en la guerra.
1. I. Qué y cuánto sea licito en la guerra,
dijimos que en parte se considera nudamente, y
en parte por la promesa antecedente.
Terminada la primera parte > resta la segunda,
que es la de la fidelidad de los enemigos entre si.
222
Egregia es la frase del cónsul romano Silfo
Itálico:
Es óptimo en la milicia aquel para quien
lo primero y lo último que se ha de defender en
Zas guerras es la fidelidad.
Jenofonte, en la oración de Agesilao
es tan
grande y tan ilustre cosa en todos, pero princi
palmente en los jefes, ser y ser tenido por obser-
vadores de la religión y de la fidelidad.
Arístides en la Leutrica cuarta: en la paz y
en la guarda de los otros convenios públicos son
principalmente considerados los que aman la jus-
ticia; pues como dijo rectamente Cicerón en
el libro quinto de finibus: nadie hay que Izo
apruebe y alabe esta afección del ánimo, por la
cual no sólo no se busca utilidad alguna, sino que
también se guarda la fidelidad aun contra uti-
lidad.
2.
La fe pública, como se halla en Quinti-
liano, hace treguas entre enemigos armados, con-
serva los derechos de las ciudades entregadas.
En el mismo, en otro lugar : la fidelidad es el
vínculo supremo de las cosas humanas; es sagra-
da la alabanza de la fidelidad entre enemigos.
Así también Ambrosio:
manifiesto es que tam-
bién en la guerra es necesario que se guarde la
fidelidad y la justicia.
Y el Agustino:
cuando se promete la fe , liase
de guardar también con el enemigo contra
el
cual se hace ¿a guerra,
porque los que son ene-
223 -
migos no dejan de ser hombres, y todos los hom-
bres que llegaron al uso de razón son capaces de
derecho por promesa.
Camilo dice en Livio :
que tiene él con los Fa-
lescios aquella sociedad que engendró la
natu-
raleza.
3. Mas, de esta sociedad de razón y de len-
guaje nace aquella obligación de promesa, de que
hablarnos.
Y no se ha de pensar que engañar al enemigo
es lícito o carece de crimen, en opinión de mu-
chos, como dijimos arriba, que por igual razón
puede aplicarse esto a la palabra dada. Pues la
obligación de decir verdad es por causa que fué
anterior a la guerra y que por la guerra puede
quizás ser quitada alguna vez ; mas, la promesa
engendra de suyo derecho nuevo.
Vió esta diferencia AriWiteles,, cuando, ha-
blando de la palabra verdadera, dice : no habla-
mos de aquel que en los comienzos es veraz y en
aquellas cosas que pertenecen a la justicia e in-
justicia; pues son estas cosas de otra virtud.
4. Pausanias dice de Filipo de Macedonia :
nadie llamó rectamente bueno a aquél, como que
tenía por costumbre despreciar el juramento,
violar la fe
por cualquiera ocasión, de suerte que
para ningún hombre fué cosa más vil la fide-
lidad.
Y Valerio Máximo,
de Aníbal:
hizo la guerra
224
contra el pueblo romano y contra Italia, obró
más acremente contra la misma fidelidad, gozán-
dose en la mentira y las falacias como en artes
preciaras; por lo cual sucedió que, habiendo de
dejar por otra parte insigne memoria de su nom-
bre, pusiera en duda si se le debía tener por
hombre grande o por hombre peor.
En Hornero, acúsanse a si mismos los Troya-
nos, estimulados por su propia conciencia : pe-
leamos rompiendo las sagradas alianzas y la fe
jurada, no con lo que es lícito.
***
II. 1. Y arriba ya dijimos, que no se ha de
aceptar aquello de Cicerón: ninguna alianza con
los tiranos, sino más bien sumo apartamiento.
Además :
el pirata no es tenido entre el número
de los enemigos públicos; con él ni debe haber
fidelidad ni promesa común.
Del tirano dice también Séneca : fuera lo que
fuese lo que me unía, la muerta sociedad del de-
recho humano cayó.
De la cual fuente manó el error de Miguel
Efesio, el cual dijo, al quinto de los Nicómanos,
que no se comete adulterio contra la mujer del
tirano ; lo cual mismo, errando igualmente, dije-
ron algunos maestros de los judios de los extran-
jeros cuyos matrimonios tienen por nulos.
22. 5
2.
Mas, Eneo Pompeyo hizo con pactos la
guerra de los piratas, prometiéndoles vida y ha-
bitación, en la cual viviesen sin rapiña.
Y los tiranos a veces devolvieron la libertad
porque pactaron impunidad.
César, en el libro tercero , de la guerra civil,
escribe que se trató de composiciones por los ge-
nerales romanos con los salteadores y fugitivos
que andaban por los montes Pirineos ; ¿quién dijo
que si se había convenido algo, que no había de
nacer de aquí obligación alguna ? No tienen cier-
tamente ésos esa especial comunión que entre
enemigos en guerra solemne y plena introdujo
el derecho de gentes; mas,, porque son hombres,
tienen la comunión del derecho natural', corno
rectamente diserta Porfirio, en el libro tercero
de no comer animales, ide lo cual nace que los
pastos se han de guardar.
Así Diodoro recuerda que fué guardada fide
lidad por Lúculo a Apolonio capitán de los fu-
gitivos. Y Diem escribe que fué pagado por Au-
gusto Brocota a un ladrón que se presentó al
precio impuesto a su cabeza, por no faltar a su
palabra.
***
III. 1. Veamos, sin embargo, si algo no traí-
do por Cicerón, puede expresarme más bella-
mente.
Cl itircos jurí d icia s si'ol xv.•
 
5
226 —
Lo primero es, que los que son atrozmente
malhechores y no son parte de alguna ciudad, és-
tos pueden ser castigados por cualquier hombre,
si atendemos al derecho natural, como en otra
parte hemos explicado.
Mas los que pueden ser castigados hasta per-
der la vida, a éstos se les puede quitar sus co-
sas y sus derechos, como rectamente dijo el mis-
mo Cicerón:
no es contra naturaleza despojar
a aquel, si puedes, al cual es honesto matar. Mas,
entre todos los derechos está este derecho nacido
de promesa; puede, pues, quitársele también en
pena.
Respondo que procedería esto, si se hubiese
pactado con. él' no como malhechor ; pero si se
pactó como con tal, como tal, debe estimarse
que se pactó también de perdonarle la pena, por
lo que a esto tse refiere, porque siempre, como'
en otro lugar dijimos, hase de tomar aquella in-
terpretación que evita que el acto sea vano.
2.
No dijo mal Nabis al acusarle de tirano
Quintio Flaminio, según se lee en, Livio :• del
nombre puedo responder esto, que yo, cualquiera
que soy, soy el mismo que fui, cuando tá mismo,
T. Quintio, pactaste sociedad conmigo. Añade :
si algo mudase yo habría de pedírseme a mi cuen-
ta de mi inconstancia, como a vosotros de la vues-
tra, si mudaseis.
No es desemejante el lugar de la oración de
227
Persiles a sus ciudadanos, en Tucidides per
mitiremos
que las ciudades aliadas sean libres, si
fueron tales al tiempo en que fué hecha la alianza.
n
 
***
IV. Después puede objetarse lo que en otro
lugar dijimos, que aquel que por miedo dió cau-
sa a la promesa era obligado a desatar de la
obligación al que prometió,, porque hizo daño por
injusticia, es decir, por acto contrario a la na-
turaleza de la libertad humana y a la naturaleza
del acto, que debió ser libre. \
Mas esto, así corno confesamos que a veces ha
lugar, así no pertenece a todas las promesas hechas
a los salteadores ; pues, para que aquél a quien
se hizo promesa esté obligado a desobligar al que
prometió es necesario que él 'mismo haya dado
ton miedo injusto causa de la promesa.
Si, pues, alguno, 'para librar de prisiones al
amigo, prometiese un precio, será obligado a
él,
pues a éste no se le hizo miedo, sino que hizo el
contrato espontáneamente.
***
V. Añade que el que prometió forzado por
miedo injusto podrá estar obligado por la cir-
cunstancia del juramento; pues por él, corno en
22S
otro lugar dijimos, el hombre no sólo se ata al
hombre, sino también a Dios, contra el cual el
miedo no es excepción.
Sin embarga, por sólo tal vinculo no está obli-
gado el heredero del promitente, porque al here-
dero pasan las cosas que son objeto de comercio
humano por la primitiva ley del dominio, pero
entre éstos no está aquel derecho adquirido res-
pecto de Dios.
Además : base de repetir lo de los capítulos an-
teriores, que, si alguno viola la palabra dada al
salteador, jurada o no jurada, él no incurrirá en
pena, por aquel titulo, entre las otras gentes ;
porque por odio de los salteadores plugo a las
gentes disimular lo que contra ellos se hace, aun
viciosamente.
***
VI. ¿ Qué diremos de las guerras de los súb-
ditos contra los reyes y otras sumas potestades?
A ellos, aunque tengan causa de suyo no injusta,
probamos en otro lugar que les falta derecho de
obrar por la fuerza.
Puede, a veces, ser tanta la injusticia de la
causa o la maldad de la resistencia que puede ser
castigado gravemente. No obstante, si cuasi se
pactó can desertores o rebeldes, no puede impo-
nérseles pena contra promesa, según lo que poco
2 29
ha dijimos. Pues aun a los siervos se les ha de
cumplir la palabra, .estimó la piedad de los anti-
guos, crleyendo que lose 1Lacedemonios experi-
mentaron la ira divina por haber matado a los
esclavos Tenarenses contra lo pactado.
Y
Diodoro Siculo nota que la palabra dada a
los siervos en el lugar sagrado de los Palicos
nunca fué violada por señor alguno. Y la excep-
ción del miedo inferido puede eludirse aqui in-
terponiendo juramento, como M. Pomponio, tri-
buno . de la plebe, guardó obligado por juramento
lo que había prometido por miedo a L. Manlio.
***
VII. Pero aquí hace especial dificultad el de-
recho de dar leyes y el derecho sobreeminente
de dominio sobre las cosas de los súbditos que
compete a la ciudad y es ejercido en su nombre
por el que tiene la suma potestad. Pues este de-
recho, si se refiere a todas las cosas de los súb-
ditos, ¿ por qué no también al derecho nacido
de la promesa bélica ?; lo cual, si se concede, pa-
rece que serian vanos tales pactos, y, por consi-
guiente, ninguna la esperanza de terminar la gue-
rra sino por la victoria.
Pero, al contrario, se ha de notar, que aquel
derecho
sobreeminente no compete promiscua-
mente, sino en cuanto conviene a la comunidad,
en d régimen no señor
iá sino civil, aun regio. Y
las más de las veces conviene a la comunidad que
se guarden tales pactos, a lo cual pertenece lo
que en otro lugar dijimos de la defensa del pre-
sente estado. Añade, que cuando la situación exi-
ge el uso de este dominio, hase de hacer compen-
sación, como se explicará abajo más extensa-
mente.
***
i. Además, pueden sancionarse los
pactos con juramento, y no sólo por el rey o Se-
nado, sino también por misma ciudad, como
en sus leyes hizo jurar Licurgo a los Lacede-
monios, Salón a los Atenienses; y para que por
mudanza de las personas no falle el derecho del
juramento, que se repita el juramento todos los
años. Y, si esto se hace, de ninguna manera se ha
de volver atrás de la promesa, ni siquiera por
causa de pública utilidad; pues la ciudad pudo
ceder de su derecho y las palabras pueden ser tan
manifiestas que no admitan excepción alguna.
Valerio Máximo habla asi a la ciudad de Ate-
nas :
lee la ley que te tiene obligada; por jura-
mento.
Los Romanos llamaban a este linaje de leyes
leyes sagradas, por las cuales el mismo pueblo
romano, según explica Cicerón en favor de Bal-
bo, era obligado por religión.
--23!
2.
Es pertinente a esta cuestión la disputa,
de suyo muy oscura, en Livio, libro tercero, don-
de por la sentencia de muchos intérpretes del
derecho dice que los tribunos son sacrosantos,
pero no también los ediles, jueces, decenviros,
de los cuales, no obstante, si a alguno se hiciese
darlo, añade, ello no sería con derecho.
La causa de 'la diferencia es, que los ediles y
los otros eran defendidos por sola la ley ; y lo
último que el pueblo hubiese mandado, esto era
firme, quedando, no obstante, la ley de que da-
ñar a alguno era contra derecho. Pero a los tri-
bunos defendía la religión pública del pueblo ro-
mano, pues había intervenido juramento, el cual
no podía ser quitado, quedando salva la religión,
por aquellos que habían jurado.
Dion Halicarnasense, en el libro sexto dice :
Bruto, en una oración forense, fué para los Qui-
rites autor de que a este magistrado no sólo lo
hicieran inviolable por la ley, sino también por
el juramento, lo cual a todos plugo.
Por eso,
aquella ley es llamada sagrada.
Por eso fué reprobado por los buenos el he-
chp de Tiberio Graco, cuando abrogó el tribuna-
do a Octavio, diciendo que la potestad tribuni-
cia recibía del pueblo la santidad, no contra el
pueblo.
Luego, colmo dijimos, por el juramento podrán
obligarse la ciudad y el rey, aun en causa de los
súbditos.
IX.
Mas, para un tercero, que no infirió mie-
do, se hará válidamente la promesa; ni

investí-
< T
aremos cuánto o hasta dónde la hubo, las cua-
les son sutilezas del pueblo romano; pues por
naturaleza interesa a todos los hombres que se
respete a los demás hombres.
Así, a Filipo, hecha la paz con los Romanos,
leemos que le fué quitado el derecho . de castigar
a los Macedonios que en la guerra habían deser-
tado de él.
***
X.
Mas, como probarnos en otra parte, exis-
ten a veces estados mixtos ; así como puede pa-
sarse por pactos de estado puro a puro, así tam-
bién a mixto ; de suerte que los que habían sido
súbditos, comiencen a tener soberanía o cierta-
mente parte de ella, aun con libertad de defen-
der con la fuerza aquella parte.
***
XI.
T. Y la guerra solemne, es decir, pública
por ambas partes y públicamente declarada, así
como tiene otras cosas peculiares puestas en el
- X33 --
derecho externo, así también esto, que lo que se
promete en aquella guerra o para termiñaria es
de tal manera válido, que por causa del miedo
injustamente inferido no puede anularse contra
la voluntad de aquel en cuyo favor se prometió ;
porque así como otras muchas cosas, aunque no
carezcan , de vicio, tiénense por justas por dere-
cho . de gentes, así también el miedo que por tal
guerra infiérese por ambas partes. Y, si no hu-
biese agradado esto, no hubiese podido imponer-
se a tales guerras, que son muy frecuentes, ni
modo ni fin; lo cual conv ene al género humano
que se haga. Y por esto puede entenderse, que
aquel derecho es bélico, que se ha de guardar con
el enemigo, dice Cicerón; el cual en otro lugar
afirma, que el enemigo retiene derechos en la
guerra, a saber, no sólo naturales, sino también
algunos nacidos del consentimiento de las gentes.
2. Sin embargo, no se sigue de ahí que aquel
que arrancó tal cosa en guerra injusta, pueda re-
tener lo que tomó, salvando la piedad, salvando
los deberes de un varón bueno, u obligar a otro
a
que se atenga a los pactos, jurados o no jura-
dos. Pues, esto es interiormente injusto por la
misma naturaleza de la cosa ; y esta interna in-
justicia del acto no puede quitarse, sino por nue-
vo y verdaderamente
libre consentimiento.
***
XII.
Por lo demás, al decir que se ha de te-
ner por justo el miedo que se infiere en guerra
solemne, debe entenderse de aquel miedo que no
reprueba el derecho de gentes. Pues, si por mie-
do de estupro ha sido arrancado algo, o con otro
terror, contra la palabra dada, la cosa estará cons-
tituida con más verdad dentro del derecho natu-
ral, porque el derecho de gentes no extiende su
fuerza a tal miedo.
***
XIII. i. Que se ha 'de guardar la palabra aun
a los pérfidos, lo dijimos también nosotros en el
tratado general, y lo mismo , enseña Ambrosio ;
lo cual, sin duda, hase de extender también a los
enemigos pérfidos, cuales eran líos Cartagine-
ses, a los cuales guardaron los Romanos santa-
mente la palabra. Pero
entonces el Senado no
miró a quién se hacía esto,
dice en este argumen-
to Valerio Máximo. Y (Salustio:
en todas las
guerras púnicas,
habiendo cometido los Cartagi.
neses muchos Mmenes
nefandos en la paz y
aprovechado armisticios, ellos
(los Romanos) nunT.
ca hicieron tales cosas con excusa de la ocasión.
2. •
Apiano tratando de filos Lusitanos quebran-
tadores 'de alianzas,
a
las cuales Sergio G. alba..,
engañados con nuevo pacto, había quebrantado,
dice
vengando perfidia con perfidia, imitaba a
— 235
los bárba'os contra la dignidad romana. Y por
la misma razón el mismo Galba fué acusado des-
pués por Libón, tribuno de la plebe; narrando
lo cual Valerio Máximo, dijo : la misericordia ri
gió aquella cuestión, no la equidad, porque la
absolución que no podía darse a la inocencia, fué
dada por respeto de los , hijos. Catón en los orí-
genes había escrito, que si no hubiese invocado
los hijos y las lágrimas, habría sido castigado.
***
XIV. Pero a la vez se ha de saber, que de
dos modos puede hacerse que uno esté libre de
perfidia y, sin embargo, no haga lo que prome-
tió, es decir, por defecto de la condición y por
compensación.
Por defecto de la condición, no es verdadera-
mente librado el que prometió, sino que el suce-
so muestra que no hay obligación alguna, puesto
que no había sido contraída sino bajo la con-
dición.
Y aquí se ha de referir el caso, si el otro dejó
de cumplir primero lo que de su parte estaba obli-
gado a cumplir. Pues cada uno de los capítulos
de uno y mismo contrato, unos dependen de los
otros por modo de condición, como si se hubie-
se expresado, que se hacen tales cosas si también
el otro cumple lo que prometió.
Por eso 'rulo, respondiendo a los Albanos,
hace testigos a ¿os dioses de cuál
fué el pueblo
que primero, despidió escarnecidos a los legados
que exigían el cumplimiento de los pactos, para
que sobre él
caigan todos los desast'res–de la
guerra.
No restará obligado cerca del aliado, dice Ul-
piano,
el que renunció a cumplir los pactos, por-
que no 'se le cumple alguna de las condiciones
con las cuales fué hecha k alianza.
Por esta causa, siempre que hay otra intención,
'suele indicarse expresamente, como, si se hace
algo contra esta o aquella parte, no se considere
menos firme lo demás.
***
XV. Indicarnos en otra parte el origen de la
compensatión, cuando dijimos, que si algo es
nuestro o algo se nos debe y no podemos conse-
guirlo de otra manera de aquél que tiene lo
nuestro o nos lo debe, que puede tomarse otro
tanto en cualquier cosa; de donde se sigue, que
mucho más podemos
reteneraquello que tene-
mos con nosotros, sea corporal, sea incorporal.
Luego, lo que prometimos podrá no darse si
no vale más que nuestra cosa que sin derecho
está en poder de otro.
Séneca, en el libro sexto
de benefiais dice:
-237 —
el acreedor es condenado muchas veces respecto
de su deudor, cuando quitó más por otra causa
que pide por el crédito. No se sienta solamente
entre acreedor y deudor juez que diga: Prestaste
dinero. Pues ¿qué? Posees un campo que no ha-
bías comprado; hecha estimación, apártate como
deudor tú que habías venido como acreedor.
***
XVI. Lo mismo será si aquel con quien hay
negocio debe por otro contrato más u otro tanto,
y ello no puedo yo conseguirlo de otra manera.
En el foro, como dice el mismo Séneca, sepá-
rause algunas acciones ni se confunde la fórmu-
la; pero aquellos ejemplos, como allí mismo se
dice, se contienen en ciertas leyes que es necesa-
rio seguir ; no se mezcla ley con ley ; hay que ir
adonde somos llevados.
El derecho de gentes no desconoce estas dife-
rencias cuando no hay otra esperanza de alcanzar
su derecho.
***
XVII. Lo mismo se ha de decir si el que urge
la promesa no contrató, sino que hizo daño.
Séneca, en el mismo lugar : no tiene obligado
a su colono, aun cuando permanezcan íntegras
las cláusulas del contrato, quien pisó sus cose-,
238
chas, quien taló sus arbustos; no porque recibió
lo que había pactado, sino
porqu'e hizo por no
recibirlo.
Luego añade otros ejemplos :
ahuyentaste su
ganado, mataste su siervo.
Después : mc es lícito
comparar entre sí cuanto me aprovechare cada
uno o cuanto dañare, y entonces pronunciar, si se
me debe a na más o debo.
XVIII.
Finalmente, también puede compu
tarse a aquél a quien se prometió lo que se pro-
metió por lo que se debe por pena; lo cual se
explica extensamente en el mismo lugar : tam-
bién la gracia se debe al beneficio y la venganza
a la injuria; ni yo le debo gracia a él ni él a mi
pena; 'uno a otro nos absolvemos; y luego: hecha
comparación respectiva del beneficio y la injuria,
veré si se me debe a mi algo todavía.
***
XIX.
1. Pero, asi como, si se convino algo
entre los litigantes, a aquello que se prometió no
podrá oponerse durante el pleito o la acción de
lo que era el pleito o los daños
y gastos del plei-
to, así tampoco durante la guerra podrá ser com-
pensado aquello de donde nació la guerra o cuan-
to suele hacerse por derecho bélico de gentes.
Pues la naturaleza del negocio muestra que se
hizo pacto con exclusión de las controversias de
la guerra, no sea que no se haga nada ; pues de
otra suerte, no habría pacto alguno que no se Pu-
diese eludir ; y no adaptaré tal vez mal aquí lo
que se halla en el mismo Séneca, que ya algunas
veces alabé : Xo recibieron nuestros mavores ex-
cusa alguna, tara que los hombres sepan que se ha
de ser fiel. Pues era más que no fuera recibida
p(:Yr pocos excusa, aun justa, que se tentase a al-
.
uno por todos.
¿ Qué, pues, podrá compensarse con lo que
prometió? Pur ejemplo, si el otro debe algo
aunque por otro contrato hecho durante la gue-
rra ; si hizo algún daño en tiempo de tregua ; si
violó a los legados, o hizo alguna otra cosa que
cnndena entre enemigos el derecho de gentes.
3. Sin embargo, se ha de observar que se haga
la compensación entre las mismas personas y no
se hiera el derecho (le algún tercero ; pero de tal
manera que se entiendan obligados los bienes de
los súbditos por aquello que debe la ciudad por
derecho de gentes, como dijimos en otra parte.
4. Añadamos también esto, que es de ánimo
generoso cumplir los pactos, aun después
de re-
cibida injuria ; por el cual título el sabio indio
Tareas alaba al rey que, herido
por el vecino alia-
4.1.11:10. 240. . ~. ~
do,
no se apartó' de sus juramentos, diciendo que
juró él tan santamente, que no había de herir a
otro aun después de recibida injuria.
5.
Mas, las cuestiones que suelen ocurrir de
la fe dada a los enemigos casi todas pueden re-
solverse, si se aplican las reglas enseñadas arri-
ba, cuando disertamos de la fuerza ya de cuales-
quiera promesas ya de la especial del juramen-
to, de la alianza y de las fianzas, y del derecho
obligación de los reyes, y de la interpretación
de las cosas ambiguas.
Sin embargo, para que sea más manifiesto el
uso de las cosas antedichas y si además se discute
algo de lo que se controvierte, no nos pesará to-
car las más frecuentes e ilustres de las cuestio-
nes especiales.
CAPITULOXX
DE LA FE PÚBLICA POR LA QUE SE ACABA LA GUE-
RRA : DONDE SE HABLA DE LOS TRATADOS DE PAZ,
DE LA SUERTE, DEL DUELOPÚBLICO, DEL ARBITRIO,
DE LA RENDICIÓN, DE LOS REHENES, DE LAS
PREN DAS
I. División de la fe entre enemigos, según el orden de
lo que sigue.—II. Que hacer la paz en un estado mo-
nárquico es del rey.—III. ¿Qu• si el rey es infante,
furioso, cautivo o desterrado?--1V. 14, 1-1estado de-
mocrático hacer la paz es atribución de la mayoría.—
V. Cómo se enajenan válidamente, por causa de la
''411
paz, el imperio o parte del imperio o los bienes del
reino.—VI. IIasta dónde son obligados por la paz
hecha por el rey, el pueblo y los sucesores. —V II. Que
las cosas de los súbditos pueden concederse en el
tratado de paz por utilidad pública, pero con carga
de resarcir el dance. \' II. Que de las cosas va per-
didas en la guerra. I1. Que no se distingue aquí
entre lo propio del derecho de gentes del derecho
civil. X. Que la utilidad pública debe ser tenida
por aprobada entre los extraños.—X I. Regla gene-
ral que se ha de interpretar en la paz.----XII. Que
en la duda se ha de creer lo convenido, para que
las cosas queden en el lugar en que están; lo cual
cómo se ha de tomar. —XIII.
¿. ...; ué, si se convino
que se restitu ya todo a aquel estado en que habían
estado antes de la guerra?—XIV. Que entonces los
que, siendo independientes, se sometieron espon-
táneamente a alguno no son restituidos.---XV. Que
los daños hechos en la guerra se consideran, en la
duda, remitidos.—XVI. Mas no tambien lo que an-
tes de la guerra se debía a los particulares.—
XVII. Que también las penas debidas públicamente
antes de la guerra, en la duda, se consideran per-
C
hísicos jorídi g xv
2 42 —
donadas.—XVIII. ¿Qué del derecho de los particu-
lares a las penas? XIX. Que el derecho, que antes de
la guerra se alegaba públicamente, pero que era
controvertido, fácilmente se considera remitido.—
XX. Lo cogido después de la paz se ha de
devol-
ver.—XXI. Algunas reglas del. pacto de devolver
las cosas que fueron cogidas en guerra.—XXII. De
los frutos.—XXIII. De los nombres de las regio-
nes.—XXIV. De la relación alpacto antecedente,
y de aquel por el cual se hizo firme.—XXV. De la
tardanza.—XXVI. Que en la duda se ha de hacer
la interpretación contra aquel que dió las leyes.—
XXVII. Es distinto dar nueva causa de guerra y
romper la paz.—XXVIII. Cómo se rompe la paz,
haciendo contra aquello que hay en toda paz.—
XXIX. ¿Qué si los aliados acometiesen? XXX. ¿Qué
si los súbditos, y cómo su hecho se debe considerar
aprobado?—XXXI. ¿Qué si los súbditos pelean
para otros?—XXXII. ¿Qué si se ha hecho daño a
los súbditos?; donde se pone una distinción.—
XXXIII. ¿Qué si a los aliados?, donde se distingue
otra vez.—XXXIV. Cómo se rompe la paz, ha-
ciendo contra aquello que en la paz se ha dicho.—
XXXV. Si se ha de hacer distinción de capítulos de
paz.—XXXVI. ¿Qué si se ha añadido pena?—
XXXVII. ¿Qué si se opusiera la necesidad?—
XXXVIII. Que dura la paz si lo quiere aquel que
fué herido.—XXXIX. Cómo se rompe la paz, ha-
ciendo contra aquello que es de la especial natura-
leza de cada, paz. —X14. ¿Qué se entiende por amis-
tad?—XI,I. Si recibir a súbditos y a desterrados
es contra amistad. XLII. Cómo se acaba la guerra
por suerte.—XLIII. Cómo por duelo público, y es
esto lícito.—XLIV. Si el hecho de los reyes obliga
aquí a los pueblos. XLV. Quién se ha de considerar
vencedor. XLVI. Cómo se acaba la guerra por
arbitrio, y que el arbitrio se ha de entender aquí sin
provocación. XLVII. Que los árbitros, en la duda,
se entienden obligados al derecho.—XLVIII. Que
los árbitros no deben pronunciar de la posesión.
XLIX.
Cuál es la fuerza de la rendición pura.—
L.
Cuál es el deber del vencedor sobre aquellos
que así se entregan.—I,I. De la rendición condicio-
nada.-14
II. Quiénes puedan y deban ser entrega-
— 243
dos en rehenes. -I,III. Qué derecho hay sobre los
rehenes.—I,IV. Si le es lícito al rehén huir.—1,V. Si
el rehén es rectamente retenido para otra causa.
LV1. Que muerto aquel en favor del cual alguno
vino en rehén es éste librado.—I,V11. Si muerto el
rey que dió el rehén está obligado el rehén.—
1,VIII. Que los rehenes son a veces principalmente
obligad()s, N' que uno no es obligado por el hecho del
otro.-13... ¿Cuál es la obligación de las prendas?
14X. ¿Cuándo se pierde el derecho de pagar?
1. Los enemigos que entre sí conciertan están
asc.gurados por fe expresa o tacita.
1.a fe expresa puede ser privada o pública. La
pública, o de las sumas potestades o de las infe-
riores. La que es de 1,Ls sumas potestades, o se-
ñala fin a la guerra, o tiene fuerza, permanecien-
do ella.
En lo que termina la guerra c )nsidéras2lo prin-
cipal y lo accesorio.
Lo principal es lo mismo que termina la gue-
rra, o por su acto, como los pactos, o por
consen-
timientu referido a otra cosa, como las suertes,
el éxito de la batalla, la pronunciack'm del arbi-
trio, de las cueles aquellas son meramente for-
tuitas, las otras dos templan la casualidad con
las fuerzas del alma o del cuerpo, o con la facul-
tad juzgante.
***
II. Hacer pactos que terminen la guerra es
de aquellos (le los que es la guerra, pues cada
uno es moderador de su propia com.
n
De donde ,se sigue que, en la guerra por am-
bas partes pública, esto es de aquellos que tienen
derecho de ejercer el supremo mando.
Será, pues, esto propio del rey en el estado
verdaderamente monárquico, mientras tal rey
tenga su derecho no impedido.
***
III. 1. Pues, el rey que es de tal edad que no
tiene madurez de juicio (lo cual' en algunos rei-
nos es determinado por la ley y en otras partes
hase de estimar por probables conjeturas) o que
es de mente enferma, no puede hacer la paz.
Lo mismo se ha de decir del rey cautivo si el
reino tiene origen , del consentimiento del pueblo ;
pues, no es creíble que haya sido dado el poder
por el pueblo con tal ley, que pueda ser también
ejercitado por el no libre. Luego también en este
caso de imperio, no ciertamente todo el derecho,
pero sí el ejercicio y cuasi tutela estará twrca del
pueblo o cerca de aquel a quien lo hubiese con-
fiado el pueblo.
2.
Pero, de aquellas cosas que son suyas pri-
vadamente, si alguna cosa pagase el rey, aunque
cautivo, valdrá, a ejemplo de lo que diremos de
los convenios privados.
Y si el rey es desterrado ¿podrá hacer la paz?
Ciertamente, si consta que n.o vive prisionero de
2 45 --
ajenas voluntades ; de lo contrario será poco di-
ferente su condición de la condición del cauti-
vo; pero también hay custodias con mucha li-
bertad.
Régulo recusó dar sentencia en el Senado, di-
ciendo, que, mientras estuviese atado por el ju-
ramento de los enemigos, él no era senador.
***
IV. En el estado aristocrático o democráti-
co, el derecho de hacer la paz estará en la ma-
yor parte, en el primer caso, del consejo públi-
co, en el segundo, de los ciudadanos que tienen
derecha consuetudinario de dictar leyes, según
lo que dijimos en otra parte. Y así, obligarán los
pactos (le esta manera, aun a aquellos que opi-
naron de otro modo.
Lisio : donde s• hubiere decretado una z^ rz, to-
dos Izan de defender aquello, como alianza buera
y útil, aun aquellos a quienes antes hubiese des-
agradado.
Dionisio Halicarnasense : se ha de obrcbicer a
aquf-llas cosas que juzgare luz mtzvor parte.
Apiano : todos están obligados a ob e decer al
decreto, sin admitir excusa.
Plinio : lo que a muchos agradó, por todos ha.
de ser obedecido.
***
246 -----
y. T.
Veamos ahora las cosas sujetas a pacto.
El imperio o todo o parte de él, los reyes,
cuales son ahora los, más, que tienen el reino no
en patrimonio, sino como en usufructo, no pue-
den enajenarlo en los tratados en paz.
Al contrario : antes que reciban el reino, en el
cual tiempo el pueblo todavía les es superior,
pueden tales actos hacerse en lo futuro total-
mente nulos por ley pública, de suerte que no
engendren obligación ni para satisfacer por lo
que no se cumple.
Y que esto quisieron los pueblos es creíble,
para que de otra suerte, si para aquello que in-
teresa fuese salva la acción del pactante, no fue-
sen cogidos los bienes de los súbditos por las
deudas del rey, y así fuese -vana la caución de no
enajenar el imperio.
2. Luego, para que todo el imperio pase vá-
lidamente es necesario el consentimiento de todo
el pueblo, que puede manifestarse por los dipu-
tados de las provincias.
Para enajenar válidamente parte del' imperio
es necesario doble consentimiento, del cuerpo to-
tal y especialmente 'de aquella parte de que se
trata, la cual no puede ser forzadamente separa-
da del cuerpo al que estuvo unida.
Pero esta misma parte, sin embargo, trasferi-
rá a sí propia el poder sin consentimiento del
pueblo, en la suma y por
otra parte inevitable
— 2 47 —
necesidad, porque es creíble que aquella potestad
es exceptuada, cuando la sociedad civil es for-
zada.
3.
Mas, en los reinos patrimoniales nada im-
pide que el rey enajene el reino.
Puede, no obstante, suceder que él tal vez no
pueda enajenar alguna parte del imperio, a sa-
ber, si recibió el reino con carga de no dividirlo.
Por lo que se refiere a los bienes que se dicen
del imperio, pueden también éstos venir a patri-
monio del rey de dos modos, o separadamente o
ind:visiblemente con el mismo reino. Si de este
modD, podrán traspasarse, pero sólo con el rei-
no ; si de aquél, también separadamente.
4. Pero les reyes que no tienen el reino en
patrimonio, a éstos apenas se les puede ver con-
cedido el derecho de enajenar los bienes del rei-
no, si no aparece esto claramente por la primiti-
va ley o por costumbre a la cual nunca se haya
contradicho.
***
VI. Ylas si el pueblo y juntamente los suce-
sores son obligados por la promesa del rey y has-
ta dónde, lo dijimos en otro lugar; a saber, en
cuanto la potestad de obligar está comprendida
bajo el imperio; lo cual ni debe extenderse al
infinito ni estrecharse en límites reducidos, sino
entenderse de tal manera que valga lo que estri-
ba en razón probable.
Ciertamente otra cosa será si algún rey es a
la vez señor
,
de los súbditos y no tanto ha recibi-
do imperio civil, como familiar ; como los que
arrojan a servidumbre a los vencidos en la gue-
rra, o si no tienen ciertamente dominio en la per-
sona, sino en las cosas, como Faraón en la tie-
rra ide Egipto por haberla comprado y otros que
recibieron a los extranjeros para su uso priva-
do. Pues aquí el derecho sobreviniente aparte del
regio hace que por él tenga fuerza lo que de
otra suerte no puede tenerla por sí por solo el
derecho regio.
***
VII. 1. Suele también disputarse esto, qué
pueden estatuir por causa ide la, paz sobre las co-
sas , de los particulares los que son reyes y no
tienen sobre las cosas de los súbditos otro
, dere-
cho que el regio.
En otro lugar dijimos que las cosas de los
súbditos están bajo el
, dominio eminente de la
ciudad, .de suerte que la ciudad o el que hace sus
veces, pueda usar de estas (cosas y también per-
derlas o enajenarlas, no sólo por ,suma necesidad,
que también a los particulares concede algún de-
recho sobre lo ajeno, sino por la utilidad públi-
ca, en favor tde la cual se ha de creer que qui-
249
rieron ceder las cosas privadas aquellos mismos
que se unieron en sociedad
Pero se ha de añadir, que siendo esto así,
la ciudad está obligada para con aquellos que
pierden lo suyo, a resarcirles del daño de los bie-
nes públicos, en la cual reparación pública con-
tribuirá también aquél que hizo el daño.
 no
será descargada (le este peso la ciudad, si no tie-
ne en la actualidad recursos; porque, al venir la
abundancia, resurgirá la casi dormida obligación.
***
VIII. Ni admito indistintamente aquello que
dice Fernando Vázquez, que la ciudad no debe
reconocer aquel daño que ya se hizo por la gue-
rra, porque el derecho de guerra permite tales
cosas.
Pues, aquel derecho de guerra se refiere a los
otros pueblos, como ya expusimos en otro lugar
parte también a los enemigos entre sí, no a los
ciudadanos entre sí, que, siendo compañeros, es
justo que padezcan daños comunes, que aconte-
cen por 'causa de la ciudad.
Manifiestamente, por la ley civil podn't tam-
bién establecerse, que sea nula toda acción con-
tra la ciudad por causa de la cosa perdida en la
guerra para defender cada uno con energía sus
cosas.
***
250
IX. Los hay que ponen una gran diferencia
entre aquellas cosas que son de los ciudadanos
por derecho de gentes, y aquéllas que ,son de los
mismos por derecho civil, para conceder sobre
éstas más extenso derecho al rey, aun de quitar
sin causa ni compensación; pero, en aquéllas, no.
Mas dicen muy mal ; pues el dominio, cualquiera
que sea la causa de donde procedió, tiene siem-
pre sus efectos por el mismo
, derecho natural, de
suerte que no puede quitarse sino por las causas
que o van anejas al dominio por su misma natu-
raleza o procedieron de un hecho de los dueños.
***
X. Pero esta consideración, que no se con-
cedan las cosas de los particulares sino por pú-
blica utilidad, se refiere a rey y a súbditos, como
la de resarcir el daño ,se' refiere a la ciudad y a
los particulares. Pues, a los extranjeros que con-
tratan con el rey bástales el hecho del rey, no
sólo por la presunción que trae consigo la dig-
nidad ,
de la persona, sino también por el derecho
de gentes, que permite que los bienes de los súb-
ditos sean obligados
por un hecho del rey.
***
XL Acerca de la interpretación de
los con-
venios de paz se ha de observar lo que dijimos
arriba, que cuanto
una cosa tiene más de favor,
23 1 -
tanto más extensamente se ha de tomar; cuanto
es más odiosa, más restrincTichmente.
bt
Si consideramos el puro derecho natural, el
máximo favor parece que este en que cada uno
consiga lo suyo, y por esto parece que la inter-
pretación de los escritos de doble sentido liase
de extender a que el que hizo justamente armas
consiga aquello por lo cual tomó las armas y se
rehaga de los daños y recupere los gastos; pero
no que a título de pena gane algo, pues esto es
odioso.
2. Mas, porque apenas suele llegarse a la paz
por confesión de la injuria, por eso base de ha-
cer en los pactos aquella interpretación que igua-
le lo más posible a las partes, en cuanto a la jus-
ticia de la guerra ; lo cu 11suele hacerse de dos
maneras : o que se componga por la fórmula del
derecho anti
guo la posesión de aquellas cosas que
fué turbada en la guerra (las cuales son palabras
de
Menipo en la crac ion en la cual diserta de
los géneros de alianzas), o que las cosas queden
donde están.
***
XII. I. De estas dos cosas, la segunda se
presume más en la duda, porque es más fácil y
no induce mudanza alguna.
De ahí aquello que fué votado por Trifonio,
que en la paz concédase el posliminio a aquellos
- 252
cautivos, lde los cuales se había convenido esto en
los pactos, lo que dijimos arriba que enmienda
rectamente Fabro,, y lo probarnos con argumen-
tos ciertos.
Así, 'tampoco son devueltos los desertores,
sino se hubiese pactado así. Pues a los deserto-
res los recibimos por derecho 'de guerra; es de-
cir, por ¡derecho de guerra nos es lícito admitir
e ,inscribir con los nuestros a aquél que cambia
de bando.
Las demás cosas quedan por tal pacto en po-
der del poseedor.
2. Esta palabra poseedor tómase no civil
sino naturalmente ; pues en las guerras basta la
posesión de hecho, ni se atiende a otra. Y los
campos 'dijimos que se poseen de esta manera si
se cerraron con algunos muros ; pues aquí no se
tiene en cuenta el asiento temporal o corno de paso.
Demóstenes, en favor de Tesifonte dice, que
fué apresurado por Filipo para que ocupase los
lugares que pudiese, conocedor como era de la
cosa, que, acabado el negocio 'de la paz, reten-
dria
lo que tuviese.
Las cosas incorporales no son poseídas sino
mediante las cosas a las que se adhieren, como
las servidumbres de los predios, o mediante las
personas de las cuales son, con tal que no se ha-
yan de ,ejercer en el suelo que fué
, de los ene-
magos.
253
XIII. En aquel otro género de hacer la paz
por el cual se restituye la posesión turbada en
la guerra, líase de notar, que afecta a la última
posesión que hubo antes de la guerra, pero de
tal manera que, por las cosas privadas sea lícito
acudir al juez por entredicho o vindicación.
***
XIV. Mas, si algún pueblo independiente se
sometió espontáneamente a alguno de los beli-
gerantes, no se extendení a él la restitución, Co-
mo que sólo se refiere a lo que se hizo con vio-
kncia o miedo o por otra parte también con
dolo s(:)^ o lícito (contra el enemigo.
Así, en la paz entre los Griegos, los "'cifraos
retuvieron a Platea, diciendo : que tenían aquel
lugar no por la fucrza, no por traición, sino por
la voluntad libre de aquellos de quienes era.
Por igual derecho Nicea quedó por los Ate-
nienses.
De la misma distinción usaba T. Quincio con-
tra los Etolos, diciendo : Aqujila es ley de las
ciudades tomadas. L as ciudades de la :t-salid vi-
nieron a nuestro poder por su. voluntad.
***
XV. Si nada más se convino, en toda paz
debe considerarse hecho, que por los daños que
254
se hicieron en la guerra no haya acción por tal
titulo; lo cual se ha de entender aun de los da-
ños privadamente recibidos, pues también éstos
son efecto de la guerra. Pues, en la duda, se con-
sidera que quisieron los beligerantes contratar
de tal manera, que ninguno fuera condenado de
injusticia.
irá
XVI.
Sin embargo, lo que a los particulares
comenzó a debérseles en tiempo de la guerra
no
se debe considerar condonado, pues esto no se
exigió por derecho de guerra, sino sólo se impir
dió se exigiera por la guerra. Y así, quitado el
impedimento, retiene su vigor.
Mas, el derecho que se tuvo antes de la gue-
rra, aunque no se debe considerar fácilmente que
se quitó a alguno (pues por esta causa principal-
mente se tendrían corno suyas las cosas públicas
y se constituyeron las ciudades, corno dice Cice-
rón), sin embargo, se ha de entender de aquel
derecho que nace de la desigualdad de las cosas.
XVII.
No así del derecho a penas, pues este
derecho, en cuanto verse entre los mismos pue-
blos o reyes,
por eso mismo
debe considerarse
remitido, a fin de que la paz no deje
de ser paz
al
dejar las viejas causas de guerra.
--- 2 55 -
Por
lo cual vienen también aquí bajo palabras
generales las cosas ignoradas, como de los merca-
deres romanos sumergidos poy lbs Cartagineses y
que lo ignoraban los Romanos, según narración
de Apiano.
Son óptinws conclusiones las que borran la
ira, y la memoria de las ofensas.
Isócrates Plataica : en la paz no es decente te-
ner cuenta de lo que antes se PCCÚ.
***
XVIII. Del derecho de los particulares a pe-
na no es tan grande la razón, que se considere
remitido ; porque sin la guerra puede ser ejecu-
tado por los jueces; no obstante, como quiera
que este derecho no es tan estrictamente nuestro
como que nace de desigualdad, y las penas siem-
pre tienen algo de odio, bastará leve conjetura
de las palabras para que también se tenga éste
por condonado.
***
XIX. Y lo que dijimos, que el derecho que
se tuvo antes de la guerra no se debe considerar
fácilmente quitado, esto hese de tener firmemen-
te en el derecho de los particulares; mas en
e,
derecho de los reyes y de los pueblos es más fál
256
cil que se
entienda hecha alguna condonación,
con tal que haya palabras o conjeturas no im-
probables ; principalmente, si el derecho de que
se trata no era líquido, sino puesto en contro-
versia. Pues es benigno creer que se
hizo esto
así para arrancar toda semilla de guerra.
Dice el mismo Dionisio Halicarnasense, de
quien poco ha hice mención : no tanto se ha de
pensar de restaurar al presente la amistad cuan-
to de procurar no enredarnos nuevamente en la
guerra, pues no contratamos para diferir los ma-
les, sino para quitarlos; las cuales últimas palabras
son casi al pie de la letra tomadas Ide Isócrates,
en la oración por la paz.
***
XX. Lo que después de acabadas las paces
se quitó, consta suficientemente que se debe de-
volver, pues estaba ya levantado el derecho de
guerra.
***
XXI. Mas, en los pactos que son de devol-
ver aquellas cosas que fueron cogidas en l'a gue-
rra, primeramente se han de interpretar con
más
laxitud los que son
mutuos que los que son uni-
laterales ; después, los que tratan de los hombres
tienen más favor que los que tratan de las cosas ;
y entre los que tratan de las cosas, primero los
de los campos antes que los de las cosas mue-
25 7 —
bies ; y los de las cosas que son del dominio
público más que los de las que son del do-
minio privado ;
y entre las de dominio privado
son más favorables los pactos que mandan se
devuelvan las poseídas por título lucrativo que
los que mandan se devuelvan las poseídas por tí-
tulo oneroso, como las poseídas, en un caso, por
compra, y las poseídas, en otro, por dotes.
***
XXII. A quien por la paz se le concede una
cosa concédensele también los frutos a partir de.
de el tiempo de la concesi()n, no desde más atrás,
lo cual defiende rectamente César Augusto con-
tra Sexto Pompeyo, el cual, habiéndole sido con-
cedido el Peloponeso, vindicaba a la vez los tri-
butos que se le debían por los años terminados.
***
XXIII. Los nombres de las regiones han se de
tomar del uso del tiempo presente, no tanto del
vulgo, corno de los peritos, pues por los peritos
suelen ser tratados tales negocios.
***
XXIV. Tienen también aquellas reglas f re-
cuente uso siempre que se hace relación a pacto
antecedente o antiguo, y entonces se consideran
Clihicos ju ridi‘ os.— V ol. x v.
 
;
repetidas las condiciones
o cualidades expresa-
das en el primer pacto; y al que quiso hacer se
le debe tener
como si hubiese hecho, si el otro
con el que hay controversia hizo que se hiciera.
***
XXV.
Mas lo que dicen algunos, que se ad-
mite excusa de la tardanza dentro de breve tiem-
po, no es verdadero, si no pusiera impedimento
imprevista necesidad. Y que los cánones apoyen
alguna tal excusa no es extraño, como quiera que
es su oficio promover a los cristianos a aquellas
cosas que convienen a la caridad mutua.
Mas, en esta cuestión de la interpretación de
los pactos no ya preguntamos qué es mejor ni
siquiera qué pide de cada cual la religión y la
piedad ; sino a qué se puede obligar, lo cual todo
se refiere a- aquel derecho que llamamos externo.
***
XXVI. Mas, en sentido dudoso, es mejor que
se haga la interpretación contra aquel que dictó
la fórmula, lo cual suele ser del más poderoso
(es de aquel que da la paz, no del que pide dar
condiciones de paz, dice Aníbal), así como se ha-
ce la interpretación contra el vendedor; pues tie-
ne culpa en que no habló con claridad; mas el
-
259--
otro que recibía muchos sentidos pudo por su
derecho llevarlo a la parte que le fué más útil;
de donde, no es ajeno lo que Aristóteles dijo:
donde hav amistad por causa de utilidad, la uti-
lidad dé' aqui'llo que se debe es medida de aquel
que re cibe .
***
XXVII. Es de uso cotidiano aquella dispu-
ta : cuando se considera rota la paz. Pues no es lo
mismo dar nueva causa de guerra que romper la
paz : sino que hay entre estas dos cosas gran
diferencia, ya para aplicar la pena al que peca,
ya para libertar en lo demás de la atadura de su
palabra a aquel contra quien se pecó.
Rómpese la paz de tres maneras u obrando
contra lo que hay en toda paz, o contra aquello
que expresamente se convino en la paz, o contra
aquello que debe entenderse de la naturaleza de
cualquier paz.
***
XXVIII. Se obrará contra aquello que hay
en toda paz, si se hace presión bélica, supuesto
que no haya nueva causa; la cual, si probablemen-
te puede alegarse, es más fácil creer que se acep-
tó la injusticia sin perfidia que con perfidia.
Aquello de Tucídides apenas hay necesidad de
que se mencione por ser demasiado claro : rom-
pen,
la paz no los que rechazan la fuerza con la
fuerza, sino los que son los primeros en hacerla.
Supuesto esto, hase de ver a aquiénes y por
quiénes se ha de hacer la fuerza para que se
rompa la paz.
***
XXIX. Que se rompe la paz, si hacen tal
cosa los que fueron aliados de aquellos con quie-
nes peleamos, veo que los hay quienes lo entien-
den así.
Y no niego que puede contratarse de tal ma-
nera, no propiamente que por hecho ajeno se
haga otro sujeto a pena, sino que la paz no se
tenga plenamente concluida, sino con condición,
parte potestativa, parte casual.
Pero, la paz hecha de esta manera, si no apa-
rece manifiestamente, no debe creerse, pues es
cosa enorme y no conviene al voto común de los
que hacen la paz ; luego los que hicieron violen-
cia, sin ayudarles otros, responderán de la rota
paz, y habrá derecho de pelear contra ellos, no
contra los otros.
***
XXX. Si los súbditos hacen algo por fuerza
armada, sin mandato público, hase de ver si el
hecho de los particulares puede decirse pública-
- 26 I
mente aprobado; para lo cual, que se requieren
tres cosas, ciencia, potestad de castigar y negli-
gencia, puede entenderse fácilmente de lo que
tratamos arriba.
Prueban ciencia los hechos manifiestos o de-
nundados. Presúmese potencia, si no aparece
sedición. Muestra que hay negligencia el tras-
curso del tiempo, cual suele tomarse en cualquie-
ra ciudad para castigar los delitos. Y tal negi-
gencia equivale a un decreto, ni se ha de tomar
de otra manera lo que en Josefo dice :gripa,
que el rey de los Partos opinaría que se rompía
la paz si seis súbditos procedían armados contra
los Romanos.
XXXI. Suele muchas veces preguntarse si
tiene también esto lugar, si los súbditos de algu-
.
nos no hacen por sí armas, sino que sirven a
otros que hacen la guerra.
Los Cenites excúsanse en Livio porque los su-
yos no peleaban por público acuerdo.
La misma fué la defensa de los Rodios.
Y es inis verdadero que tampoco se ha de
permitir esto, a no ser que aparezca por argu-
mentos probables que ello no es prohibido, como
ahora suele hacerse a veces con el ejemplo anti-
guo de los Etolos, que tenían por ley tomar
bo-
tín de todo botín; de la cual costumbre dice Po-
-262-
libio que éste es el sentido : aun cuando no ellos
mismos sino otros hagan la guerra, amigos de
ellos o aliados, por eso no es menos lícito a los
Etolos militar sin decreto público para
cualquie-
ra de las dos partes y sacar botín de ~has.
Hablando de los mismos dice Livio :
dejan a
la juventud pelear contra sus aliados, con sola
la
condición de que no obren por pública auto-
ridad, y
muchas veces ejércitos contrarios tienen
auxilios etólicos por ambas partes.
Antiguamente, los Etruscos, habiendo negado
auxilio a los Veyentes, no impedían que algunos
de su juventud fuesen voluntarios a la guerra.
***
XXXII. 1. Además, debe también conside-
rarse rota la paz, no sólo si se hace fuerza ar-
mada contra todo el' cuerpo de la ciudad, sino
también si se hace a los súbditos, pero sin cau-
sa. Pues, hacese la paz para que todos los súbdi-
tos estén seguros, pues es la paz acto de la ciu-
dad en favor del todo y de las partes.
Antes, si surge causa nueva, por la paz será
lícito defenderse a sí y sus cosas. Pues es natu-
ral, como dice Casio, repeler las armas con las
armas ; por eso no es fácil creer que se abdicó
entre iguales. Mas, no será lícito vengarse o re-
cuperar violentamente lo quitado, sino después
263
que se hubiese negado el juicio. Esto tiene es-
pera, aquello no.
2.
Mas, si el maleficio de algunos súbditos
es de tal manera perpetuo y contrario al dere-
cho natural que lo que hacen se ha de creer en
absoluto que lo lucen con reprobación de sus
gobiernos, y no se puede pedir juicio contra
ellos, como son los que ejercen la piratería ; de
éstos será lícito recuperar las cosas y pedir ven-
ganza como de entregados.
Pero, acometer por esta razón a los otros ino-
centes, esto es contra la paz.
***
XXXIII. I. También rompe la paz toda
violencia armada hecha a los aliados ; pero sólo
a aquellos que fueron comprendidos en la paz,
como probamos cuando examinarnos la ‘contro-
versia saguntina.
Urgen esto los Corintios en la oración que se
halla en Jenofonte, en el libro sexto de la histo-
ria de Grecia : todos nosotros os juramos a todos
'osotros.
Y si los mismos aliados no hubieren pactado,
sino otros por ellos, lo mismo, sin embargo, se
habría de establecer, después que consta sufi-
cientemente que aquellos aliados ratificaron la
paz, pues que mientras es incierto si quieren ra-
tificarla, son considerados enemigos.
264 -
2.
De otro género de aliados, como parien-
tes y
afines, que ni son súbditos ni nombrados
en el tratado de paz, es otra la causa, y la vio-
lencia contra ellos no puede traerse a la cuestión
de la rotura de la paz ;
7pero tampoco se sigue,
que, COMO
dijimos arriba, no puede hacerse la
guerra por aquel título, sino que esta guerra será
por causa nueva.
***
XXXIV. Rómpese también la paz, como di-
jimos, obrando contra lo que se ha expresado en
el tratado de paz ; y se comprende no hacer lo
que se .convino o no hacerlo cuando se convino.
***
XXXV. Ni admitiré aquí la diferencia de
los artículos de la paz, entre artículos de mayor
o de menor importancia. Pues para guardarlos
son todos suficientemente grandes los que se
comprendieron en la paz.
Pero la bondad, principalmente la cristiana,
fácilmente condonará las culpas leves, principal-
mente si se hace penitencia, para que tenga lu-
gar aquello :
quien se arrepiente de haber peca-
do es casi inocente.
Pero, para conservar mejor la paz, se aconsen
1.1.M.WOMS,
-- 26 5 —
ja que a los capítulos de menor importancia se
añada, que
si algo se hiciere contra ellos, no se
rompa la paz, o que antes de acceder a las armas
se nombrarán árbitros, lo cual estaba en la alian-
za con el Peloponeso, según recuerda Tucídides.
***
XXXVI. Y francamente opino, que se en-
tiende que se hizo esto, si se añadió alguna pe-
na especial ; no que no se sepa que se puede con-
tratar de manera que esté en la elección de aquel
a quien se hizo la injuria o exigir la pena o des-
hacer el pacto ; sino que la naturaleza de la ne-
gociación más bien requiere esto que dije.
Mas esto consta, y ya lo dijimos nosotros
arriba y es probado con la autoridad de la his-
toria, que no rompe la paz el que es último en
no cumplir los pactos ; pues no estaba obligado
a ellos sino condicionalmente.
***
XXXVII. Y si alguna necesidad es causa de
que una parte no cumpla lo que fué prometido,
como si hubiese perecido la cosa o fué arreba-
tada, o el hecho hízose imposible por algún even-
to, la paz no se considerará rota ; pues, como
dijimos, no suele pender ella de condición casual.
-266
Mas, el otro optará si quiere más esperar, si
alguna esperanza queda de que más tarde se pue-
da cumplir la promesa, o aceptar algo equiva-
lente, o librarse del correspondiente artículo de
paz con mutuas prestaciones que respondan a él
o son equivalentes.
* **
XXXVIII. Ciertamente, aun después de que-
brantada la fidelidad, tiene pleno derecho el ino-
cente a conservar la paz, como hizo Escipión
después de muchos pérfidos hechos de los Car-
tagineses, porque obrando contra obligación na-
die se exime de la obligación; y, si se añadió
que por tal hecho se tenga por rota la paz, se
debe considerar esto añadido únicamente en fa-
vor del inocente, si quiere usar de ello.
* **
XXXIX. Dijimos finalmente, que se rompe
la paz haciendo aquello que rechaza la especial
naturaleza de la paz.
* **
XL. 1. Así, lo que es contra amistad rompe
la paz que se contrajo bajo ley de amistad; pues,
267
lo que entre lqs demás exigiría el deber de sola
la amistad, base también de dar aquí por ley del
pacto.
Y a
ésta, no a cualquier paz refiero muchas
as que suelen disputarse por los peritos en le-
yes acerca (le las injurias no armadas y
(le la
contumelia, y principalmente aquello de Tulio :
desput's de vuelto a la gracia,
si se cometió algún
delito, (1 no es va negligencia, sino violación, y
110St' atribuyti a imprudencia, sino a perfidia.
Pero aquí también, cuanto pueda hacerse, debe
apartarse de hecho la envidia.
2.
Y así, la injuria hecha a persona, aunque
pariente o súbdito, no se considerará hecha a
aquella con quien se pactó la paz, si manifiesta-
mente no se hizo por consideración a ella, la
cual natural equidad siguen las leyes romanas f n
los siervos atrozmente heridos; y el adulterio o
el estupro impútase más bien a deshonestidad
que a enemistad; y la invasión de cosa ajena
hará más bien reo de nueva codicia, que de in-
fidelidad.
3. Las amenazas atroces, sin preceder causa
alguna nueva, pugnan con la amistad ; y son ta-
les las fortificaciones levantadas en la frontera,
no para defenderse, sino para atacar, y el reclu-
tamiento insólito de fuerzas, si aparece por su-
ficientemente justos indicios que todo esto no se
--- 268-
prepara contra otro que contra aquel con quien
se hizo la paz.
XLI. 1. Que los súbditos particulares quieran
pasar de una a otra jurisdicción, no se debe to-
mar contra amistad. Pues esta libertad no es sólo
natural, sino también favorable, como dijimos en
otro lugar.
En el mismo lugar coloco el refugio dado a
los desterrados. Pues sobre los desterrados, co-
mo, tomándolo de Eurípides, dijimos en otro lu-
gar, no le queda a la ciudad derecho alguno.
Perneo dijo rectamente, en Livio : ¿qué im-
porta abrir el destierro a alguno, si en ninguna
parte ha de ser el lugar para el desterrado?
Arístides, en la segunda Leutrica, dice que
es derecho común de los hombres recibir a los
desterrados.
2. Las poblaciones o las grandes comunida-
des que formen parte integrante de la ciudad no
es lícito recibirlas como dijimos en otro lugar ;
ni más a aquellos que deben ministerio o servi-
dumbre por juramento o de otro modo.
Mas, de aquellos que tal vez son siervos de la
guerra, recordamos arriba que fué introducido lo
mismo por derecho de gentes entre algunos pue
blos.
Y de aquellos que, sin ser desterrados, esca-
pan a una pena justa, tratamos en otra parte
que han de ser entregados.
XLII. No siempre puede lícitamente hacerse
depender del azar el éxito de la guerra, sino so-
lamente cuando se trata de cosa sobre la que te-
nemos pleno dominio. Pues, para defender la
vida, el pudor y otras coas parecidas de los súb-
ditos y para. defender el bien de la ciudad está
el rey muy estrechamente obligado para que pue-
da omitir aquellas razones que son muy natura-
les para su defensa V la de los demás.
No obstante, si a la luz (le una verdadera pru-
dencia, el que es atacado por guerra injusta es
de tal modo inferior, que no haya esperanza al-
guna de poder resistir, parece que se puede ofre-
cer la suerte, para que el peligro cierto se con-
vierta en incierto; pues éste es el menor de los
dos males.
XLIII. 1. Sigue la muy agitada cuestión de
las batallas que se confían a número definido de
combatientes, con el 1111 de terminar la guerra,
como entre dos, uno por parte, como entre
Eneas
-270-
y
Turno, Menelao y Paris ; entre dos por ambas
partes, como entre los Etolos y los Eleos ; entre
tres por ambas partes, como entre los Horacios,
Romanos y los Curiacios, Albanos ; entre treinta
por ambas partes, como entre Laicedemonios y
Argivos.
2. Si consideramos sólo el derecho externo
de gentes, no se puede 'dudar, que, por sí mis-
mos,
tales certámenes son lícitos ; pues este de-
recho permite indistintamente la muerte de los
enemigos.
Y, si fuese verdadera la 'opinión de los viejos
Griegos, Romanos y otras gentes, que cada uno
es con pleno derecho señor de su vida, ya no
faltaría a tales batallas la justicia interna.
Pero, ya dijimos algunas veces que esta sen-
tencia pugna ,con la recta razón y los preceptos
de Dios. Y que peca contra la caridad del pró-
jimo aquel que, para retener las cosas de que
podemos carecer, mata a un hombre, lo proba-
mos arriba con la razón y con la autoridad de
los sagrados oráculos.
3.
Añadiremos ahora, que peca contra sí y
contra Dios quien estima tan vilmente la vida
que le concedió Dios corno grande beneficio.
Si se trata de cosa digna de guerra, como la
salvación de muchos inocentes, se ha de luchar
por ella con todas las fuerzas.
Emplear combate concertado o el duelo como
271
Mil..•••••
testimonio de la buena causa o instrumento del
juicio divino, es vano y ajeno de la verdadera
piedad.
4.
Una sola cosa hay que puede hacer tal
certamen justo y piadoso por una sola parte, si
de otra suerte es de esperar con toda seguridad
que el defensor de la causa injusta ha de salir
vencedor con gran matanza de inocentes, pues
no se le ha de culpar de ningún modo porque
prefiera pelear de aquella manera que le ofrezca
esperanza muy probable.
Pero también es verdad esto, que ciertas cosas
que no son rectas, aunque no son aprobadas por
otras, son, no obstante, permitidas para evitar
mayores que no pueden evitarse de otro modo ;
como en muchos lugares se toleran pésimos de-
litos y las mujeres que profesan deshonestidad.
5. Y lo que arriba dijimos, cuando se trata-
ba de prevenir la guerra, que si dos entre los
cuales hay controversia del reino, están prepara-
dos a ventilar la cuestión por las armas, puede
permitir esto el pueblo, para que se evite la ma-
yor calamidad por otra parte inminente ; lo mis-
mo se habrá de decir, cuando se trate de acabar
la guerra.
Del cual modo Ciro provocó al rey Asirio ; y
en Dionisio de Halicarnaso dice /stlecio, que no
fué inicuo que los mismos príncipes disputasen
entre sí la cuestión con las armas de los pueblos,
272-
si hubiese habido controversia de la potencia o
dignidad no de los pueblos, sino de ellos.
Así leemos que el Emperador Heraclio peleó
en combate singular con Cosroes, hijo del rey
de Persia.
***
XLIV.
Por lo demás, quienes de esta mane-
ra confían la controversia al éxito de la batalla,
pueden ciertamente quitarse a sí mismos el dere-
cho, si alguno tienen, pero no darlo a otro que
no lo tiene, es decir, en aquellos reinos que no
son en patrimonio. Y así, para que valga el pac-
to, es necesario añadir el consentimiento, ya del
pueblo, ya de los nacidos que tienen derecho
a sucesión ; en los feudos no libres, también del
señor o del más antiguo.
***
 
•'N
XLV.
I. Muchas veces en tales batallas sue-
le buscarse cuál debe ser tenido por vencedor. No,
pueden parecer vencidos sino o los que perecie-
ron todos o se dieron a la fuga. Así, en
Livio,
son señales del vencido salirse del campo y de
los campamentos.
2.
Entre los tres nobles historiadores Hero-
doto, Tucídides y Polibio propónense tres con-
troversias acerca de la victoria, de las cuales la
primera pertenece al certamen concertado.
273
Pero, si alguno advierte rectamente, hallará.
que en todas aquellas batallas se separaron los
contendientes sin verdadera victoria. Pues los
Argivos no fueron ahuyentados per Otriade, si-
no que se habían marchado al sobrevenir la no-
che, creyéndose vencedores y para anunciar esto
a los suyos. Ni los Corcireos ahuyentaron a los
Corintios, sino que los Corintios, habiendo pe-
leado felizmente, vista una poderosa armada de
los Atenienses, no temiendo peligro alguno de
sus fuerzas con los Atenienses, habían retroce-
dido.
Y Filipo de Macedonia había tornado una na-
ve de Atalo, abandonada por los suyos, pero no
había ahuyentado la armada. Y así, como nota
Polibio, más se portaba como vencedor que se
sentía tal.
3. y todo aquello, escoger los despojos, con-
ceder los cadáveres para sepultarlos, atacar nue-
vamente, que en los dichos lugares y en Livio
hallarás algunas veces que se ponen como seña-
les de victoria, de suyo nada prueban, sino en
cuanto valen con otros indicios para mostrar la
fuga de los enemigos. Y ciertamente, quien ce-
dió lugar, en la duda más fácilmente se cree que
huyó. Pero cuando no hay firmes argumentos de
haber vencido, la cosa queda en el mismo lugar
que tenía antes de la batalla ; y se ha de volver
a la guerra o a nuevos pactos.
adricos jorídioes.—Vol. xv.
- 274 -
XLVI. 1. Próculo nos enseña que hay dos
géneros de arbitrios : uno de tal condición, que,
ya sea justo, ya inicuo, debemos obedecerle, lo
cual se observa, dice, cuando por ¡compromiso se
aceptó el arbitraje; otro es de tal condición, que
se deba reducir al arbitrio de un buen varón,
del cual género tenemos ejemplo en la respues-
ta de 1 Celso : si el liberto, dice, de tal manera ju-
rare dar tantas obras como el patrono arbitró,
no de otro modo sería ratificado el arbitrio del
patrono, corno si hubiese arbitrado lo justo.
Pero esta interpretación del juramento, aunque
pudo ser inducida por las leyes romanas, no,
conviene a la simplicidad de las palabras por sí
considerada.
Mas queda en pie que de ambas maneras pue-
de tomarse el 'árbitro, o sólo como conciliador,
cuales leemos que fueron los Atenienses entre
los Rodios y Demetrio, o tal que se kaya de obe-
decer en absoluto a su sentencia.
Y éste es el género de que tratamos aquí y del
cual dijimos algo arriba, hablando de las razones
de evitar l'a guerra.
2.
Mas, aun cuando también de tales arbi-
trios sobre los cuales se hizo el compromiso, pue-
da estatuir la ley civil y en algunas partes esta-
tuyó, que pueda apelarse de ellos y ejercer acción
por injuria, ello, no obstante, nopuede tener lu-
gar entre reyes y pueblos. Pues no hay aquí po-
-275 —
testad alguna superior que impida o rompa la
atadura de la promesa. Por consiguiente, hay
que estar a ese arbitrio, ya pronunciare justicia,
ya iniquidad, de modo que se puede aplicar aquí
rectamente aquello de Plinio: cada uno hace su-
premo juez de su causa a cualquiera que elige.
Pues una cosa es el deber del árbitro y otra la
obligación de los compromitentes.
***
XLVII. 1. En el oficio de árbitro se ha de
considerar, si el elegido ha sido puesto como
juez, o con cierta potestad más amplia, Ia cual
quiere Séneca que sea como propia del arbitraje,
cuando dice: mejor parece la condición de la; bue-
na causa si es remitida al juez que si lo 'es al ár-
bitro; porque a aquél lo estrecha la fórmula y
pone términos definidos que no excede; en cambio
la condición de éste es noi ser atado por ningunas
ataduras, y puede quitar y añadir algo y puede
guiar su sentencia no como lo persuade la ley o la
justicia, sino como impulsa la humanidad y la mi-
sericordia.
Aristóteles dice también que es de hombre jus-
to y entero querer más bien acudir al árbitro
que al juez, y da la razón: pues el árbitro atien-
de a lo que es justo, el juez a lo que es' legal;
más todavía, el árbitro fué buscado precisamen-
te para que triunfara la equidad.
z En el cual lugar
equidad
no significa pro-
piamente, corno en otro lugar, aquella parte de
la justicia que interpreta severamente el sonido
general de la ley por la mente del autor (pues
ésta está encomendada al juez), sino todo aque-
llo que es más recto que sea que que no sea, aun
fuera ,
de las reglas de las justicia propiamente
dicha.
Pero a tales árbitros, como son frecuentes , en-
tre los particulares y entre los, ciudadanos del
mismo imperio y son especialmente recomenda-
dos a los cristianos por el Apóstol 1San Pablo,
en la primera carta a los leorintios, cap. VI, por
eso, en la duda, no debe entenderse concedida
tan grande potestad; pues en las dudas segui-
mos que , es mínimo ; principalmente ello ha
lugar entre los que obtienen la suprema potes-
tad, los cuales, no teniendo juez común, hace de
considerar que limitaron el arbitraje con aquellas
regias con que suele ser limitado el oficio de
juez.
***
XLVIII.
Mas, se ha de observar que ros
árbitros elegidos por los pueblos o por las su-
premas potestades deben pronunciar acerca del
negocio principal, no de l'a posesión; pues los
juicios posesorios son del derecho civil; por el
-277 -
derecho de gentes el derecho de poseer sigue al
dominio.
Por eso, mientras se conoce la causa, nada se
ha de innovar, ya porque no haya prejuicio, ya
porque es difícil la recuperación.
Livio, en la historia de las discrepancias entre
el pueblo cartaginés y Masini.sa, dice:
los lega-
dos no mudaron el derecho de posesión.
***
XLIX. 1. Tómase de otra manera el arbi-
trio, cuando alguno permite de suyo el arbitrio
al mismo enemigo, lo cual es rendición pura,
que hace súbdito a aquel que se entregó y entre-
ga la potestad suprema a aquel a quien se hace
la rendición.
Así, leemos que se preguntó en el senado a
los Etolos, si permitían o no al pueblo romano
el arbitrio sobre ellos.
El consejo de Publio 'Cornelio Léntulo, en
Apiano, sobre la cuestión de los Cartagineses,
hacie iel fin de la segunda guerra púnica era
éste': entréguense los cartagineses a nuestro arbi-
trio, como suelen los vencidos y muchos hicieron
antes de ahora; veremos luego nosotros, y, si
algo les hubiéramos otorgado, lo tendrán por
nuestro favor y no podrán llamarlo alianza; y
esto interesa mucho.
Mientras hagamos alianza con ellos, para rom-
perla alegarán algo como heridos por el que-
brantamiento de alguna parte del pacto. Pues,
porque muchas cosas son de dudosa ínterpreta-
ción, queda siembre materia de pleito.
Pero, si les quitáramos los armas como a los
rendidos, recibiremos en nuestro poder los mis-
mos cuerpos, y entonces entenderán que nada
tienen propio, se achicarán, y cuanto recibieren
de nosotros lo recibirán con grato ánimo como
dado de lo ajeno.
2. Pero aquí se ha de distinguir también, qué
debe aguantar el vencido y qué puede hacer el
vencedor o por derecho o también salvando todo
deber o, finalmente, por lo que más le conviene.
El vencido, después de la rendición, ha de
aguantarlo todo, como súbdito que es, y si, aten-
demos al derecho externo de la guerra, como co-
locado en tal situación, que no hay cosa alguna
que no pueda serle quitada, aun la vida y la liber-
tad personal, mucho más los bienes, no sólo los
públicos sino también los particulares.
L os Etolos,
dice en otro lugar Livio, una vez
entregados sin condiciones, temían que se ven-
gasen en sus cuerpos.
Citamos en otro lugar una vez fueron entre-
gadas todas las cosas a aquel que es más pode-
roso por las armas, ya pertenece a su antojo de-
- 279 -
terminar cuáles ha de tener él y con cuáles quie-
re multarlos a ellos.
Viene aquí bien aquello de Livio : Era costum-
bre vieja de los Romanos no usar de mando pa-
cfifico sobre aquel con el cual no estuviesen uni-
dos ni por alianza ni en amistad con justas
yes, antes que hubiese entregado todo lo divino
y lo humano, y se hubiesen recibido, los, rehenes
y se hubieran puesto guarniciones en las ciudades.
Y probamos también arriba que los rendidos
sin condiciones pueden ser mata:dos.
* * *
L. I.
Mas, para que el vencedor nada haga
injustamente, debe primero ver que a nadie ma-
te, sino al que personalmente lo mereció; así tam-
bién que a nadie quite cosa alguna, sino en jus-
ta pena.
Mas, dentro de este modo, cuanto lo permite
la seguridad, siempre es honesto propender a la
clemencia y liberalidad, y a veces es necesario
según las circunstancias y aun por la regla de
las costumbres.
2. Dijimos en otro lugar, que es egregio tér-
mino de guerra transigir perdonando.
Nicolás Siracusano dice en Diodoro : ent regá-
ronse con las armas confiados en la clemencia
del vencedor; por lo cual sería indigno engañar-
los con la esperanza de nuestra humanidad.
-280
Después ¿ quién
jamás creyó que habían de
ser castigados con suplicio implacable aquellos
Griegos que se confiaron a ¡a clemencia del ven-
cedor?
Y Octavio César, en Apiano, dirigiéndose a
L. Antonio, que había venido entregado, le dice
Si hubieses venido para pactar alianzas, me hu-
bieras sentido vencedor e injuriado, mas ahora,
entregándote a ti, a tus amigos y a tu ejército a
nuestro arbitrio, me quitas la ira y me. quitas tam-
bién aquella potestad que en la alianza hubieses
sido forzado a conceder. Pues justamente con lo
que vosotros merecéis padecer se ha de conside-
rar eso otro: quét, me es decoroso que haga yo; y
esto lo preferiré.
3. Léese muchas veces en las historias roma-
nas esta locución : entregarse a la fidelidad y a
la tclemencia.
Así, en Livio, lib. XXXVII : Ovó benigna-
mente a las legaciones fronterizas que entrega-
ban sus (ciudades a la fidelidad. Y en el li-
bro XLV :
Discutiendo Pablo entregarse a sí y
todas sus cosas a la fidelidad y 'clemencia del
pueblo romano,
donde se habla del rey Perseo.
Se ha de saber que con 'estas palabras no se en-
tiende otra cosa que la rendición incondicional ;
ni con el nombre de fidelidad se significa otra
cosa en estos lugares que la misma probidad del
vencedor, al ' cual se confía el vencido.
-281
4. Noble es en Polibio y Livio la historia de
aneas, legado de los Etolos, que en la oración
al cónsul Manio llegó a decir :
que se entregaba
a si y todas sus cosas ala fidelidad del pueblo ro-
mano, y
que habiendo afirmado esto mismo por
segunda vez al cónsul requirente, pidió el cónsul
que le fueran entregados sin tardanza ciertos in-
centores de la guerra. Habiendo 'replicado Fa-
neas nos entregamos no a esclavitud sino a tu
fidelidad, y que que se mandaba no estaba
entre las costumbres de los Griegos, respondió
el cónsul que le tenía sin cuidado lo que fuese
o dejase de ser costumbre •de los Griegos, que
él por costumbre del pueblo romano tenía potes-
tad sobre los que se habían entregado espontá-
neamente, y mandó que fueran atados con cade-
nas los legados.
En el griego 'se halla :
dispútase aquí del deber
y del decoro, habiéndoos ya vosotros entregado
a nuestra fidelidad.
Por las cuales palabras aparece claramente
cuánto puede hacer impunemente y sin violación
del derecho de gentes aquel a cuya fidelidad se
entregó algún puebrm. Sin embargo, 'no usó de
esta potestad el citado cónsul romano, sino que
dejó libres a los legados y ,dió potestad a los
Etolos para deliberar de todo.
Así se lee que el pueblo romano contestó a
los Faliscios, que estaba enterado que los Falis-
2 82
cios no se habían confiado a la potestad, sino a
la fidelidad de los Romanos; y de los Campanos
leemos, que ellos vinieron a la fidelidad, no por
alianza, sino por rendición.
5. Y respecto al deber de aquel a quien se
hizo da rendición, no citarás inoportunamente
aquello de Séneca : la clemencia tiene libre ar-
bitrio,. no juzga bajo fórmula sino a tenor de lo
justo y bueno, y le es lícito absolver y tasar el
pleito en cuanto quiere. Ni importa que el que
se entrega diga que se entrega a la sabiduría o
a la moderación o a la misericordia ; pues todo
esto son palabras suavizadoras; la cosa misma
queda en pie, a saber, que el vencedor es ár-
bitro.
***
I.I. Pero hay también rendiciones condicio-
nadas, las cuarJes o proveen para los particulares,
como que se les conserve la vida o la libertad de
los cuerpos o se exceptúen algunos bienes; o
proveen también a la comunidad, de las cuales
algunas pueden inducir cierto imperio mixto, de
que hablamos en otro lugar.
***
LII. Los accesorios de los pactos son los
rehenes y las prendas.
-283-
Los rehenes dijimos que se daban opor su vo-
luntad o por la de aquel que ejerce el mando;
pues en el 'supremo poder se comprende también
el derecho sobre las acciones de los súbditos, así
como sobre los bienes. Pero la ciudad o su rec-
tor tendrá que recompensar las mdestias al que
padece o a sus parientes ; y sin son muchos aque-
llos de entre los cuales alguno ha 'de .ser rehén, a
la república nada importa; parece que ,se habrá de
procurar que se dirima la cuestión por la suerte.
Sobre el vasallo, ,si el mismo no es súbdito, el
señor no tiene este derecho de feudo, pues la re-
verencia y obsequio que debe el' vasallo no lle-
gan hasta aquí.
***
LIII. Dijimos que por el derecho externo de
gentes puede ser matado el rehén; mas no por
derecho interno, si no tiene culpa personal me-
recedora de muerte. Tampoco son esclavos; an-
tes, por derecho de gentes pueden tener bienes
y dejar herederos, aun cuando por el derecho ro-
mano se previno, que sus bienes sean acaparados
por el fisco.
***
LIV.
Pregúntase, si es lícito al rehén huir.
Y consta que no le es lícito, si al principio o
- 284 --
después dió palabra de no huir, para que se le
dejara con más libertad.
De otra suerte, no parece que fué este ánimo
de la ciudad de obligar al ciudadana a no huir,
sino de ,
dar al enemigo la facultad que quiera de
custodia. Y así puede defenderse el hecho de
Celia. Pero, aunque ella no pecó, sin embargo
la ciudad no podía recibir y retener al rehén.
Así Pórsena : Si no es entregado el rehén, que
él tendría por rota la alianza. Después : los ro-
manos restituyeron por la alianza !la prenda de
la paz.
***
LV. Mas, la obligación de giros rehenes es
odiosa, ya porque es enemiga de la libertad, ya
porque procede de hecho ajeno.
Por eso ha lugar aquí la interpretación estric-
ta; por lo cual los entregados por una causa no
podrán ser retenidos en favor de otra; lo cual en-
tiende de manera, que se haya prometido otra cosa
sin la accesión de los rehenes.
Pero, si en otra causa fué ya violada la fe o
el contrato debido, ya podrá ser retenido el rehén,
no como rehén, sino por aquel derecha de gentes
por el cual los súbditos pueden ser detenidos por
un hecho de los gobernantes;
110 cual' , sin embar-
go, podrá ser precavido que no suceda, añadien-
do pacto de devolver los rehenes, cuando se hu-
-285 --
biere cumplido aquello en cuya garantía hubie-
sen 'sido entregados.
***
LVI.
El que fué dado en rehén, redima sólo
como otro cautivo o rehén; muerto él, es libra-
do ; pues en él, cuando muere, se extinguió el
derecho de prenda, como , dijo Ulpiano, en el cau-
tivo redimido.
Por lo cual, así como en la cuestión de 13-11-
piano no se debe , e1precio que sucedió en lugar,
de la persona, así tampoco. aquí permanecerá
obligada la persona que hace las veces de otra
persona.
Así Demetrio no inicuamente pedía del Sena-
do romano que fuera libertado, dice Apiano. Y
Justino de Trogo: Demetrio que era rehén en
Roma, conocida la muerte del hermano de An-
tíoco, fué al Senado y dijo que había venido en
rehén por su hermano vivo, y que ignoraba por
qué había de ser rehén, habiendo muerto él.
***
LVII. Y si, muerto e
rey que hizo la alian-
za, está todavía obligado el rehén, depende de
lo que en otro lugar tratamos, a saber, si la allane.
za se ha de +considerar como personal o como
-286-
real; pues lo accesorio no
puede hacer que nos
apartemos de la regla
en la interpretación de lo
principal ; pues ello debe también seguir la natu-
raleza de esto.
***
LVIII. De paso debemos añadir que a ve-
ces los rehenes no, son accesión de ! la obligación,
sino en realidad la parte principal; como, si uno
por contrato promete un hecho no suyo, y por-
que no se pone él, está obligado a aquello a que
se refiere, en lugar de él son obligados como
rehenes ; la cual parece que fué, según dijimos
en otro lugar, la sentencia de la promesa de
Caudina.
No sólo es dura, sino también inicua la sen-
tencia de los que dicen que dios rehenes pueden
ser obligados los unos por los hechos de los
otros, aun sin su consentimiento.
***
LIX.
Las prendas tienen algo de común con
los rehenes, y algo tienen propio.
Común, que son retenidas por otra cosa ya
debida, si no obsta la palabra dada; propio, que
el pacto que hay de ellas, no se toma tan estric-
tamente como el de los rehenes ; ni tampoco es
- 287 -
igual el odio, pues las cosas nacieron para ser
poseídas, pero no los hombres.
* * *
LX. Dijimos también en otra parte que nin-
gún tiempo puede hacer que no haya pago de la
prenda, si se pone aquello por lo cual fué puesta
la prenda. Pues el acto que tiene causa antigua
y manifiesta, no se cree que procede de nueva.
Por eso, la paciencia del viejo deudor se imputa
al viejo contrato, no al abandono, a no ser que
conjeturas ciertas expresen otra interpretación;
como si alguno, queriendo pagar, estuviese im-
pedido y lo hubiese prolongado en silencio tanto
tiempo que pueda bastar para conjetura de con-
sentimiento.
CAPITULO XXI
DE LA FIDELIDAD DURANTE LA GUERRA,
DONDE SE TRATA DE LAS TREGUAS, DEL COMERCIO
Y DE LA REDENCIÓN DE PRISIONEROS
I. Qué son treguas y si el tiempo de ellas es de gue-
rra o de Origen de la voz.—III. No es
menester nueva declaración después de las tre-
guas.—IV. Cómo se ha de computar el tiempo fija-
do a las treguas.—V. Cuándo comienzan a obligar.
VI. Qué es lícito por las treguas.—VII. Si retroce-
der o reforzar las fortificaciones.—VIII. Distinción
de los lugares que se han de ocupar.—IX. Si pue-
de volver quien es retenido por fuerza mayor hacia
el fin de la tregua.—X. De los pactos especiales de
treguas y qué suele buscarse por ellos.—XI. Rotos
los pactos de treguas por una parte, la otra puede
atacar nuevamente.—XII. ¿Qué si se hubiese aña-
dido pena?—XIII. Los hechos de los particulares
cuándo rompen las treguas.—XIV. En el derecho de
comerciar fuera de las treguas cuál interpretación
se ha de tomar.—XV. Quiénes se comprenden bajo
el nombre de soldados.—XVI. Ir, venir, salir, cómo
se han de tomar aquí. XVII. De la extensión a las
personas.—XVIII. A los bienes.—XIX. Quiénes
se comprenden bajo el nombre de compañero y de
gente.—XX. Si la concesión del derecho de comer-
ciar se extingue con la muerte.—XXI. Qué si se lió
hasta que quisiera quien la dió.—XXII. Si se debe
también seguridad fuera del territorio.—XXIII. Fa-
vor de la redención de prisioneros.—XXIV. Si
puede prohibirse por ley la redención; explícase con
distinción. —XXV. Que el derecho sobre los prisio-
neros puede cederse.—XXVI. Que por uno sólo pue-
de deberse precio a muchos.—XXVII. Si puede res-
cindirse el convenio por las riquezas desconocidas
eldsicosjorídicos.—Vol.
XV.
 
19
del prisionero.—XXVIII. Cuáles bienes del pri-
sionero siguen al capturador.—XXIX. Si el here-
dero debe el precio; explícase con distinción.
XXX. Si debe volver quien fué enviado para librar
a otro, muerto éste.
I. 1. Mientras la guerra, suelen concederse
por las supremas potestades ciertas, corno diría-
mos con Virgilio y Tácito, comunicaciones de
guerra, cuales son las treguas, el comercio de
aprovisionamiento y la redención de prisioneros.
Son treguas ciertos convenios, por los cuales
durante la guerra hay que abstenerse de actos
bélicos.
Digo durante ala guerra ; pues, como dice Ci-
cerón en la filípica octava, no hay medio entre
la guerra y la paz ; y el estado de guerra puede
subsistir, aun cuando no se ejecuten sus opera-
dones.
Puede suceder, dice Aristóteles, que esté algu-
no dotado de alguna virtud y o duerma o haga
la vida vacía de acción.
El mismo en otro lugar : las distancias de los
lugares no disuelven la misma amistad, sino
su
uso.
Ardrónico Rodio :
puede haber hábito sin que
nada se obre.
Eustrasio, al sexto de los Nicómacos : el hábi-
to, habida razón de la potencia absolutamente
considerlada, dícese acto; mas, comparado a la
-291
nisnia acción o ejercicio, llámase potencia, como
la geometría en el geómetra que duerme.
Y Horacio : Que aun cuando calle Hermóge-
nes, es, sin embargo, muy buen cantor y modu-
lador; y Alfeno, astuto, abandonado todo ins-
trumento del arte y cerrado el taller, era zapa-
tero.
2. Así, pues, como dijo también Gelio, no es
paz la tregua, pues persevera la guerra y cesa la
batalla.
Y en el panegírico de Latino Pacato leemos :
las treguas suspendían las guerras.
Lo cual digo para que sepamos que si algo se
conviene que valga en tiempo de guerra, que ello
vale también por la tregua, a no ser que aparezca
manifiestamente que no se mira al estado, sino
a las mismas funciones.
Al contrario, si se hubiere dicho algo de paz,
esto no tendrá lugar en tiempo de treguas ; aun-
que Virgilio llamó a la tregua paz medianera,
Servio paz temporal, Varrón paz de los campa-
mentos, de pocos días; las cuales todas no son
definiciones, sino ciertas delineaciones, y ellas figu-
radas. Cual también aquella de Varrón, cuando
llamó a las treguas vacaciones bélicas y había
podido decir sueño , de la guerra.
Así también llamó Papinio paz a las vacacio-
nes forenses ; y al sueño Aristóteles vinculo de
-292-
los sentidos, con el cual ejemplo llamarás recta-
mente a la tregua vinculo de la guerra.
3.
Pero en la exposición de M. Varrón que
sigue también Donato, reprende rectamente Ge-
lio, que añadió pocos días, mostrando que suele
también darse para horas, y añadiré yo que tam-
bién para veinte años y treinta y cuarenta y aun
cien; ,de las cuales treguas hay ejemplos en Livio,
que redarguyen también aquella definición del j u-
risconsulto Paulo : son treguas, c loinvenios de tiem-
po presente y breve, de no herirse mutuamente.
4.
Podrá, no obstante, suceder, que si apare-
ce que la única razón de algún ! convenio y total-
mente motiva por ! sí de él fué la cesación de los
actos bélicos, entonces, lo que se dijo del tiempo
de paz vale para las treguas, no en virtud de la
voz, sino por cierto corolario de la mente, del cual
explicamos algo en otra parte.
***
II (1). Y parece que el nombre induciae
no
vino de lo que quiere Gelio inde uti jam,
ni de
endoitu,
es decir, de penetración, como quiso
(I) En latín
tregua es induciae. Hace en este número
el autor un breve estudio etimológico de la palabra in-
duciae,
para deducir lo que deduce. En castellano no
tiene esto significación. Mas fieles
a nuestra norma de
no omitir una sola palabra, traducimos el párrafo, como
se verá.
-293 -
Opilio, sino de que
inde otium fit, o sea, que
por ellas (por las treguas) se hace ocio en la gue-
rra, como dicen llos Griegos.
Pues
aparece, aun por
Gelio y Opilio, que este
nombre fué escrito por los antiguos con t (indu-
tiae) no con c, el cual hoy úsase en plural y an-
tiguamente sin duda también en singular. La an-
tigua escritura fué indoitia, pues otium era en-
tonces oitium de la palabra oiti, que ahora deci-
mos uti, como de poina (ahora escribimos poena)
hácese punio, y de Poino (ahora Poenus) hácese
punicus. Y así como de ostia, ostiorum hízose el
nombre ostia, ostiae, así de indoitia, indoitioruin,
hízose indoitia, indoitiae, después indutia, cuyo
plural es sólo en uso ahora; antiguamente, co-
mo avisó Gelio, enunciábase también en singu-
lar. No se aleja mucho Donato cuando quiere
que a induciae se les llame así, porque dan ocio
para unos días.
Son pues las treguas ocio en la guerra, no
paz; y así hablan con propiedad los historiadores
que narran que muchas veces fué negada la paz,
pero fué concedida tregua.
***
III.
Por lo cual, no habrá necesidad de nue-
va declaración ; pues, quitado el impedimento
temporal, por el mismo derecho levántase el elt
-94
Lado de guerra, que no había muerto, sino que se
había adormecido, como el dominio y la patria
potestad en aquel que sanó
l de la (locura.
Pero leernos en Livio, que por sentenicia de
los feciales, terminadas las treguas, fue declara-
da la guerra ; pero no es 'de extrañar que con
estas innecesarias precauciones quisieron mostrar
los antiguos Romanos cuánto amaban la paz y
por cuán justas causas eran llevados a las armas.
Indica esto el mismo Livio : Se había peleado
poco hacía con los Veyentes en Momento y Fide-
nas, y se había hecho tregua no paz, de la ci4al
habían terminado los días, y al amanecer habían
vuelto a pelear; sin embargo, fueron enviados
los feciales, y no fueron oídas sus palabras, aun
cuando, según costumbre de los padres, repetían
con juramento las cosas.
***
IV. I.
El tiempo' de la tregua suele señalar-
se, o continuo, como para cien días, o con desig-
nación de término, como hasta las calendas de
marzo.
En el primer caso, base de hacer numeración
de los momentos de tiempo, pues esto conviene
a la naturaleza; pues, el cómputo que se hace a
días civiles viene de las leyes o (le las costum-
bres de los pueblos.
- 295 -
En el otro caso suele dudarse, si el día, mes o
año hasta el cual se dice que ha de durar la tre-
gua se entiende comprendido o excluido.
2. En las ^
cosas naturales hay dos géneros de
términos : dentro de tla cosa, como el cutis es tér-
mino del cuerpo, y fuera
l de la cosa, como el río
es término de la tierra.
De ambas maneras pueden constituirse térmi-
nos, aun los que se constituyen por voluntad.
Mas, parece más natural que se tome el tér-
mino que sea parte de la cosa : dícese término lo
que es lo último de cada cosa, dice Aristóteles ;
y el uso no se opone. Si alguien dijere asi, que
se haga algo dentro del día de la muerte, cuén-
tase también el mismo día en el cual uno murió.
Había predicho Espurina a César el peligro,
que no 'se prolongaría más allá , de los idus de
marzo. Interpelado el día mismo de idus,
dijo que vino, pero que no pasó.
Por lo cual, mucho mejor se ha de tomar esta
interpretación, cuando la prolongación del tiem-
po contiene en si favor, como en las treguas,
que evitan derramamiento de sangre.
3.
Pero el día desde el cual
, díicese que co-
mienza alguna medida
l
de tiempo, éste no entra-
rá en la medida, porque la fuerza de aquella pro
posición es separar, no unir.
296—
V.
Añadiré de paso, que las treguas y lo a
ellas parecido, obligan a los contratantes inme-
diatamente que se ha concluido el contrato ; pero
a los súbditos de ambas partes comienzan a obli-
gar, cuando las treguas recibieron forma de ley,
a la cual es aneja la externa publicación; hecha
la cual, inmediatamente comienza a tener fuerza
de obligar a los súbditos, pero aquella fuerza, si
la publicación ha sido hecha en un solo lugar,
no se extiende en el mismo momento a todo e:
territorio, sino al tiempo suficiente para llevar
la noticia a cada lugar.
Por lo cual, sin entre tanto hacen algo los
súbditos )contra la tregua, serán ellos inmunes de
pena, y tampoco los ¡contratantes deberán por
ello resarcir el daño.
***
VI. I. , Canto es licito por la tregua, cuánto
no es lícito, se da a entender por da misma de-
finición.
Pues, (son ilícitos todos los actos bélicos, ya
contra las personas, ya contra las cosas, es decir,
cuanto se hace por la fuerza contra el enemigo ;
pues todo esto hácese contra el' derecho de gen-
tes durante el tiempo de la tregua, según se ex-
presa, (en Livio, Lucio Emilio en su alocución a
las tropas,
297
2.
Aun las cosas de los enemigos que por al-
gún evento llegaron a vosotros habrán de ser de-
vueltas, aunque antes hubiesen sido nuestras ;
porque, por lo que se refiere al derecho externo,
por el cual han de ser juzgadas estas cosas, son
hechas de ellos; y esto es lo que dice el juriscon-
sulto Pablo, que no hay posliminio en tiempo de
tregua, porque el posliminio requiere que ante-
ceda el derecho de coger en la guerra ; el cual no
existe por la tregua.
3. Ir y volver de una parte y otra, pero con
porte que no muestre peligro alguno, es lícito.
Fué esto notado por Servio a aquello de Ma-
rón y mezclados impunemente los latinos, donde
narra que, sitiada la ciudad por Tarquinio y he-
cha tregua entre Pórsena y los Romanos, por ce-
lebrarse en la ciudad los juegos circenses, entra-
ron los jefes de los enemigos y pelearon en el
certamen rodado y fueron coronados vencedores.
VII. Retroceder al interior con el ejércao,
loque leemos en Livio que hizo Filipo, no pugna
con.
la tregua; ni tamponoreforzar l'as fortifi-
caciones, hacer levas, a no ser que
se hubiese
convenido algo especial.
-298
VIII. 1. Corrompidos los guardias de los ene-
migos, invadir los lugares que ellos tenían, indu-
dablemente es contra las treguas; pues tal ad-
quisición no puede ser justa, sino por derecho
de guerra.
Lo mismo 'se ha de tener, si algunos súbditos
quisieran desertar al enemigo. Hay ejemplo en
Livio, en el libro XLII:
L os Coroneos y los
illaharcios, por cierto favor que hicieron a los
reyes, enviaron legados a Macedonia, pidiendo
auxilio, con el cual pudieran defenderse contra
la impotente soberbia de los Tebanas. A la cual
legación respondió el rey, que no podía enviar
auxilio por causa de una tregua hecha con los
Romanos.
En Tucídides, en el libro cuarto, Porasidos
recibe en tiempo de tregua la ciudad de Menda
que había abandonado a los Atenienses para unir-
se a los Latedemonios ; pero se añade la excusa,
que los mismos Atenienses habían pecado contra
la tregua.
2.
Lo abandonado es lícito ocuparlo, mien-
tras sea verdaderamente abandonado, es .decir,
con ánimo de que no sea más de quienes ha-
bían sido, no por haber sido desguardadas, ya se
haya omitido la custodia antes de la tregua o he-
cha la tregua ; pues el dominio que permanece
hace injusta la posesión de otro; con lo cual' se
rechaza la cavilación
de
Belisario contra los Go-
..1,01101.
299
dos, el cual con tal pretexto había invadido du-
rante la tregua los lugares privados de fortifi-
caciones.
***
IX. I. Pregúntase, si el que violentamente es
impedido de ! retroceder, y al terminar la tregua
es cogido , dentro de los confines enemigos, tiene
derecho de volver atrás.
Si miramos el derecho externo de gentes, no
dudo que éste es semejante a aquel que habiendo
venido en la paz y levantádose repentinamente la
guerra, es cogido, por su mala fortuna, entre los
enemigos, el lcual', notamos arriba que queda pri-
sionero hasta la paz ; ni falta la justicia interna,
en cuanto los bienes y las acciones de los enemi-
gos son obligados por la deuda de la ciudad y
son capturados para suplir lo que debe pagarse;
ni tiene éste más de qué quejarse que tantos otros
inocentes sobre los que caen los males de las
guerras.
2. Ni debe traerse aquí lo que se trata del
decomiso de las mercancías ni lo que se halla en
Cicerón, en el libro segundo de inventione, de la
nave rostrada arrojada al puerto por la fuerza
de los vientos, la , cual quería que por ley fuese
confiscada por el cuestor. Pues allí fuerza mayor
libra de pena; y aquí no e trata propiamente de
pena, sino del derecho que sólo en cierto tiempo
cesaba interinamente.
Sin embargo, no tiene duda alguna que perdo-
nar tal cosa es más benigno y más generoso.
X.
Hay también ciertas cosas ilícitas por las
treguas, por da especial naturaleza del convenio;
como, si fué concedida la tregua sólo por causa
de enterrar a los hombres, nada se podrá inmu-
tar; así, si a los sitiados les fueron concedidas
treguas solamente para no ser atacados, no será
lícito admitir auxilios y aprovisionamientos, pues
como tales treguas aprovechan a una sola de las
partes, no deben, entre tanto, hacer más dura la
causa de aquel que las Iconcedió.
A veces se contrata que no sea lícito aprovi-
sionarse. A veces se tiene cuenta de las personas,
no de las cosas ; en el cual caso, si para defen-
der las cosas, son heridas las personas, no se
hará nada contra la tregua, pues, siendo lícito de-
fender las cosas, hase de referir la seguridad de
las personas a lo que es principal, no a lo que
sobreviene corno una consecuencia.
***
XI.
Si por una de las partes es quebrantada
la fidelidad de las treguas, dúdase vanamente si
es libre el perjudicado en acudir a las armas, aun
-301-
sin declaración; pues los artículos del convenio
forman parte de
a a modo de condición, como
poco antes dijimos.
Hallarás en las historias ejemplos de aquellos
que se mantuvieron firmes hasta el fin de la tre-
gua. Pero leerás también que se hizo la guerra a
'los Etruscos y a otros, porque habían obrado
,contra la tregua ; la cual diversidad es de argu-
mento para ver que el derecho es tal corno Jo
decimos, pero que usar o no usar de tal derecho
está al arbitrio de aquel que fué perjudicado.
***
XII. Consta que, si se exige la pena conve-
nida y es satisfecha por el que pecó, ya no
, hay
derecho de pelear ; pues por esto se paga la pena,
para que lo demás quede salvo. Y al contrario,
si se mueve guerra, se debe creer que no se quie-
re la pena, cuando se idió opción.
n
***
XIII. Los hechos privados no rompen la tre-
gua, si no se añade un acto público, como de man-
dato o de ratificación, los cuales se entiende que
los hay, si delinquieron algunos y no son castiga-
dos ni entregados, o si no son devueltas las cosas.
***
XIV.
El derecho de comerciar fuera de la
tregua es cierto privilegio; por lo cual', en su in-
terpretación hase de seguir lo que se enseña del
privilegio.
Y es este privilegio ni dañoso a tercero ni al
que lo da es muy grave ; por eso, dentro de la
propiedad de las palabras, hase de admitir inter-
pretación más bien laxa que estricta, tanto más
si no se dió el beneficio por pedirlo, sino que
fué ofrecido espontáneamente ; y mucho más, si,
aparte de la privada, hállase en el' negocio ! cierta
pública utilidad.
Hase, pues, , de rechazar la interpretación es-
tricta, aun la que llevan las palabras, a no ser
que de otro modo se siguiese algún absurdo, o
conduzcan a ella muy probables conjeturas de la
voluntad.
Y, al contrario, tendrá lugar la interpretación
laxa, aun fuera de la propiedad de las palabras,
para evitar absurdo parecido o por conjeturas
muy urgentes.
***
XV.
De ahí colegimos que el paso libre con-
cedido a los militares se extiende no sólo a los
medios, sino también a los supremos jefes, por-
que la propiedad de la palabra admite aquella sig-
nificación, aun cuando hay otra más estricta.
303
Así, bajo el nombre de clérigos es comprendi-
do el obispo. Y los mismos marinos se entienden
militares, y todos los que juraron la bandera.
***
XVI. I. Si se dió facultad de ir, entiéndese
concedida la de volver, no en virtud de la pala-
bra, sino para evitar un absurdo ; pues, el bene-
ficio no debe ser inútil. Y la salida segura liase
de entender hasta que se llegue allí donde se esté
en seguro; por lo icual fué acusado de infiel
Alejandro porque mandó que fueran acuchilla-
dos en el mismo camino aquellos a quienes había
permitido la salida.
2. Mas a quien se dió facultad de salir no se
le dió de volver ; como tampoco a quien se con-
cedió venir se le otorgó licencia de enviar a otro ;
ni al contrario; pues son estas cosas diversas, y
la razón no obliga a extenderse más allá de las
palabras ; pero, de tal manera, que el error, aun-
que no dé derecho, releve ciertamente de pena, si
alguna fue añadida. Pero a quien se permitió ve-
nir, vendrá una sola vez, no dos, a no ser que la
añadidura de tiempo ofrezca otra conjetura.
***
XVII. El hijo no sigue al padre, ni la mujer
al marido, distintamente de lo que sucede en el
304 ---
derecho de habitar; pues habitar solemos con la
familia, peregrinar sin ella.
Sin embargo, alguno que otro criado, aunque
no haya sido expresado, se considerará compren-
dido en aquel a quien sería indecoroso ir sin tal
compañía; pues quien concede alguna cosa con-
cede lo que sigue necesariamente, y la necesidad
se ha de entender aquí moralmente.
***
XVIII.
Del mismo modo no se entienden
cualesquiera bienes, sino los que suelen tomarse
para el camino.
***
XIX. Expresado el nombre de los compañe-
ros, no se han de entender aquellos cuya causa
es más odiosa que la de aquél a quien se conce-
de el favor.
Tales son los piratas, los ladrones, los
deser-
tores,
los tránsfugas. El nombre expreso de la
gente en los acompañamientos, muestra bastan-
temente que la facultad no se extiende a otros.
***
XX. El derecho de libre tránsito, como pro-
cede la potestad, en la duda no se extingue por
— 305
la muerte del l concedente, según lo que en otro
lugar dijimos , de los beneficios de los reyes y de
otros gobernantes.
***
XXI. Suele disputarse de la concesióln
cha bajo esta forma: quandiu voluero, mientras
quisiere.
Y es más verdadera la sentencia de aquellos
que estiman que dura el tal beneficio, aunque
no haya nuevo acto de querer, porque, en la duda,
se presume que dura lo que basta para producir
derecho ; pero no en el caso en el cual el que
concedió deja de poder querer, lo cual alcontece
por la muerte. Pues, quitada la persona, destrú-
yese también aquella presunción de duración,
como el accidente por la desaparición de la sus-
tancia.
***
XXII. Y la seguridad del libre tránsito dé-
bese a aquel a quien fué dada, aun fuera del te-
rritorio del concedente; porque se da ¡contra el
derecho de guerra, el cual de suyo no es limitado
por el territorio, corno en otro lugar dijimos.
***
Clásicos jurídicos.--V ol, xv
 
20
305 --
XXIII.
La redención de cautivos tiene mu-
cho de favor, principalmente entre cristianos, a
los cuales la ley divina encomienda peculiarmente
este género de misericordia.
La redención de cautivos es grande y esclare-
cido deber de la
justicia; son palabras de Lac-
tancia,
Para Ambrosio redimir cautivos, señaladamen-
te de enemigo bárbaro, es principal y suma libe-
ralidad. El mismo defiende su hecho y de su
iglesia, de haber roto los vasos de la iglesia, aun
los sagrados, para redimir cautivos.
Es orna-
mento de los sacramentos, dijo, la redención de
cautivos, y muchas otras cosas en favor de la
misma sentencia.
***
XXIV. i. A lo cual añado, que no me atreve-
ré a aprobar indistintamente aquellas leyes que
prohiben redimir cautivos, cuales leemos que las
hubo entre los Romanos : para ninguna ciudad
son más viles los cautivos que para la nuestra,
dijo en el senado romano un senador. Para Li-
vio, la misma ciudad no es indulgente en lo más
mínimo, ya desde antiguo, para los cautivos. Co-
mo muestra de ello es notable la oda de Horacio,
donde redimir cautivos le llama fea condición
que trae ejemplo pernicioso, daño añadido a la
vergüenza.
-- 307 --
Mas, lo que Aristóteles reprende en las insti-
tuciones de los Lacones, lo mismo suele culparse
en las de los Romanos ; pues fué relacionado ex-
cesivamente todo aquello a las cuestiones bélicas,
como si estuviese en ello sólo vinculada la sal-
vación de la ciudad.
Y si estimamos ahora la cuestión de humani-
dad, sería mejor muchas veces que se pierda el
derecho, que en la guerra 'se persigue, que sean
abandonados en gravísimas aflicciones muchos
hombres, y parientes o paisanos.
2. No parece, pues, justa tal ley, a no ser
que se vea que es necesario tal: rigor, para que
se eviten mayores o muchos males, de otra suer-
te moralmente inevitables. Pues, en tal necesi-
dad, como quiera que los mismos cautivos, por
ley de caridad, deben llevar pacientemente su
suerte, puede imponérseles esto, y a los demás
mandarles que no hagan nada en contrario, se-
gún aquello' que escribimos en otro lugar del ciu-
dadano que ha de ser entregado por el bien pú-
blico.
***
XXV. En nuestras costumbres no hay sier-
vos que son cogidos en la guerra; pero no dudo
que puede exigir del prisionero precio de reden-
ción aquel que lo tiene prisionero, y traspasarlo
-308—
a otro, pues
la naturaleza permite enajenar aun
lo incorporal.
***
XXVI.
Y puede el mismo deber a muchos
precio, si libertado por uno sin haber pagado el
precio, es cogido por otro; pues son diversas las
deudas por diversas causas.
***
XXVII. El convenio estipulado sobre el pre-
cio no puede rescindirse, por razón de que el pri-
sionero se entienda más rico de lo que se creía;
porque por el derecho externo de gentes, del cual'
tratamos, nadie es obligado a suplir lo que en un
contrato prometió en menos del precio justo, si
no hubo (dolo; como puede entenderse por lo que
explicamos arriba acerca de los contratos.
***
XXVIII.
De lo que dijimos que nuestros
cautivos no san esclavos, síguese que cesó aque-
lla adquisición universal, que dijimos en otro lu-
gar era accesión del dominio sobre la persona.
Ninguna otra cosa, pues, adquirirá el captu-
rador que lo que cogiese especialmente; por lo
-309
cual, si algo tiene consigo el cautivo ocultamente,
no será adquirido, porque ni siquiera es poseído.
Como el jurisconsulto Pablo respondió contra
Bruto y Manlio, que el que tomó una heredad
por la posesión, no tomó el tesoro que no sepa que
hay en la heredad, porque el que no sabe no
puede poseer. De lo cual se sigue que la cosa
ocultada de aquel modo puede aprovechar para
pagar el precio de la redención, como que es re-
tenido el dominio.
***
XXIX. 1. Suele también preguntarse, si de-
he el heredero el precio convenido y no pagado
antes de la muerte.
Paréceme expedita la respuesta, que no se de-
be, si murió en el cautiverio, pues a la promesa
iba unida la condición si era libertado, y el muer-
to no es libertado.
Al contrario, si murió estando en libertad., se
debe, pues ya había alcanzado aquello por lo que
se prometió el precio.
2. Confieso que puede también convenirse de
otra manera, que se deba absolutamente el pre-
cio desde el mismo momento del contrato, y que
sólo se retenga el cautivo no ya como cogido por
derecho de guerra, sino como en prenda de sí
mismo; y que, al contrario, puede hacerse el pac-
- 310 -
to, que proceda el pago ,del precio, si al día se-
ñalado el que fué cogido vive libre. Pero estos
pactos, como menos naturales, no se presumen
hechos, sino con manifiestos documentos.
***
XXX. Propónese también, si debe volver al
cautiverio el que fué libertado bajo el pacto de
que hiciera fuese libertado otro, el cual fué pre-
venido por lía muerte.
Dijimos en otro lugar, que el hecho de un ter-
cero liberalmente prometido cúmplese suficiente-
mente, si nada se omite de parte del promitente;
y que en las cosas onerosas el promitente es so-
lamente obligado a aquello que vale otro tanto.
Así, pues, en la cuestión propuesta no estará
obligado el libertado a reintegrarse al cautiverio ;
pues ni se convino esto, ni permite que se entien-
da hecho tácitamente así el favor de la libertad,
ni deberá poner precio a su libertad, sino que pa-
gará algún precio por su redención en vez de
aquello que no puede dar. Pues esto es más con-
forme a la sencillez natural que
lo que enserian
los intérpretes del derecho romano en la acción
de palabras prescritas y de intimación por causa
I lo dado sin que se haya puesto la causa.
CAPITULO XXII
DE LA FE DE LAS POTESTADES MENORES
EN LA GUERRA
1. Géneros de jefes. II. Los pactos de ellos hasta
dónde obligan a la potestad suprema.—III. O dan
ocasión a obligación.—IV. ¿Qué, si algo se hizo con-
tra mandato?, donde se ponen distinciones.
V. Si en tal caso es obligada la otra parte.—VI. Qué
pueden los jefes de la guerra o los magistrados cer-
ca de los inferiores a sí o en favor de ellos.—VII. Que
hacer la paz no es de los jefes. —VIII. Si pueden
hacer treguas; se distingue.—IX. Cuál seguridad de
las personas pueden ellos conceder, qué cosas.
X. Tales pactos han de ser interpretados estricta-
mente y por qué.—XI. Cómo se ha de interpretar
la entrega aceptada por el jefe.—XII. Cómo la ga-
rantía, si pareciere al rey o al pueblo.—XIII. Cómo
la promesa de entregar una ciudad.
I. Entre los pactos públicos puso Ulpiano
también esta especie siempre que los jefes da
ejército pactan entre sí algunas cosas.
Dijimos que después de la palabra dada por
las supremas potestades, hase de tratar de la que
dan los menores entre sí o a otros, ya aquellos
menores sean próximos a los supremos, como son
los generalísimos, de los cuales se ha de decir
aquello de Livio no conocemos otro jefe sino a
aquel bajo cuyos auspicios se hace la guerra; ya
sean más remotos, a los cuales distingue así Cé-
-312-
sar : unas son las atribuciones del legado, otras
las del generalísimo. Unos deben obrar a tenor
de órdenes que reciban, otros cAeben atender li-
bremente al conjunto de las cosas.
***
II. Y hay en las promesas de éstos doble con-
sideración; pues, se pregunta si obligan a la po-
testad suprema o si obligan a si mismos.
La primera cuestión se ha de definir por lo
que dijimos arriba, que somos nosotros obligados
por aquel a quien eligiéremos por ministro de
nuestra voluntad, ya se haya expresado especial-
mente aquella voluntad, ya se colija de qa misma
naturaleza de la proposición. Pues quien da fa-
cultad da, por lo que de él depende, cuanto es ne-
cesario para la facultad, lo cual en materia mo-
ra1se ha de entender de modo moral.
De , dos modos, pues, las potestades menores
obligan con su hecho a la suprema potestad, ha-
ciendo aquello que se considera es probablemen-
te contenido en el deber de ellos, o también fue-
ra de él por especial proposición conocida públi-
camente y para aquellos cuyo negocio se ventila.
***
III. Hay también otros modos por los cuales
la suprema potestad es obligada por un hecho
-313
antecedente de los ministros, pero no de tal ma-
nera, que este hecho sea causa propiamente di-
cha, sino como ocasión de la obligación ; y esto
de , dos maneras, o por consentimiento o por la
cosa misma.,
El consentimiento aparece por la ratificación,
no sólo expresa, sino también tácita, es decir,
cuando supo la potestad suprema lo que se había
hecho y permitió se hiciera, lo cual probablemen-
te no puede referirse a otra causa ; lo cual cómo
proceda, lo tratamos en otro lugar.
Por la cosa misma son obligados para que no
se hagan más ricos con ajeno quebranto, es de-
cir, que o hagan el contrato del cual quieren con-
seguir ventajas, o renuncien a las ventajas ; de
la cual equidad hablamos del mismo modo en otro
lugar. Y hasta aquí y no más puede recibirse lo
que se dice' que vate, si se hizo algo útilmente.
Al contrario, no pueden excusarse , de injusti-
cia los que, reprobando los pactos, sin embargo
retienen lo que no tendrían sin pactos ; como cuan-
do el senado romano, según cuenta Valeria, ni
pudo aprobar el hecho de Cn. Domicio ni quiso
rescindirlo ; y como este caso ocurren muchos en
las historias.
***
IV. I. Hase también de repetir de lo dicho
arriba por nosotros, que
es obligado aquel que
— 3 14 —
prepuso (1), aunque lo prepuesto fuere contra
los mandatos secretos, pero dentro de los límites
de la función pública.
Esta equidad siguió rectamente el pretor ro-
mano en la legislación comercial; pues tampoco
todo lo que se trata con el comerciante obliga a
aquel que prepuso, pero sí si el contrato es en
gracia de aquella cosa para la cual se hubiere
prepuesto ; pero de aquél de quien públicamen-
te se proscribió que se contratara con él, ése no
será tenido en lugar del prep6sito ; y si se pros-
cribió, pero no es manifiesto, está obligado el que
prepuso. También se ha de guardar la condición
de la preposición; pues si alguno quiso contratar
bajo cierta ley o con intervención de determina-
da persona, es justísimo que se guarde aquello
en lo que se prepuso.
2. De lo cual se sigue, que unos reyes o pue-
blos más, otros menos podrán ser obligados por
los contratos de sus jefes, si son suficientemen-
te manifiestas sus leyes e instituciones.
Si no consta de éstas, hase de seguir lo que
dicta la conjetura, de modo que se entienda con-
cedido aquello sin lo cual no puede cumplirse con
suficiente comodidad lo que es del oficio.
3.
Si la potestad inferior excediere los límites
del mandato, estará ella misma obligada, si no
(i) Preponer
o pactar por el
isrepo'sito.
- 315 -
puede dar lo que prometió, a satisfacer lo equi-
valente ; a no ser que alguna ley suficientemente
conocida impida también esto.
Y si hubiere dolo, es decir, si fingió mayor po-
testad que la verdadera, entonces estará obligado
por el daño culpablemente hecho, y aun, por el
crimen, a pena correspondiente al crimen. Por
la primera causa son obligados ! los bienes y, si
faltan ellos, los servicios o la libertad del cuer-
po ; por la segunda también la persona o los bie-
nes o ambas cosas, según la cantidad ,del delito.
Y lo que dijimos del dolo procederá también,
si alguno interpuso atestación de no quererse
obligar a sí mismo, porque la deuda del daño
hecho y de la pena justa únense con el delito no
con nexo voluntario, sino natural.
V. Mas porque siempre es obligada la supre-
ma potestad o su ministro, por eso es cierto que
también la otra parte es obligada y no puede de-
cirse que cojea el contrato.
Tratarnos de 'la comparación de los que son
intermedios a los superiores.
***
VI. Veamos qué pueden también sobre los
inferiores.
316
Y no pienso que se ha de dudar que obligan el
jefe a los militares y los magistrados a los ciu-
dadanos, dentro de aquellos actos que son man-
dados por ellos ; de lo contrario habría necesidad
de consentimiento.
Al contrario, 
pacto del jefe o del magistra-
do aprovechará a los inferiores en las cosas ab-
solutamente útiles; pues esto está suficientemen-
te comprendido en la potestad; en aquellas cosas
que tienen aneja carga, dentro de lo que suele
imperarse, totalmente; fuera de ello, serán obli
fiados si lo aceptaren; lo cual es conforme a lo
que en otro ¡lugar disertamos del derecho natural
acerca de la estipulación en favor , de tercero.
Estas generalidades las ilustrarán más las es-
pecies subordinadas.
***
VII. Transigir acerca de las causas de la gue-
rra y de sus consecuencias no pertenece a los ge-
nerales del ejército, pues tampoco es parte de 'la
guerra terminar la guerra ; y aun cuando hubie-
ra sido puesto el jefe al frente del ejército con
máxima potestad, ella se habrá de entender acer-
ca de la conducción de la guerra.
La respuesta de Agesilao a los Persas fué:
que el derecho de hacer ¿a paz es de la ciudad.
El senado rescindió la paz que A. Albino
- 3 17 --
fria
hecho con el rey Yugurkt sin mandamiento
del senado, dijo Salustio.
Y en Livio se halla : ¿quién tendrá por firme
esta paz que hicimos no por lautoridad del Senado
ni del pueblo romano?
Así ni la promesa , Caulina ni la Numantina
obligaron ad pueblo romano, como expusimos en
otra parte.
Y es verdadero aquello de Postumio si hay al-
gol en que puede ser obligado; el pueblo, lo puede
ser en todo, si se entiende de las cosas que no
pertenecen a la conducción de la guerra ; lo cual
muestran los antecentes, de la entrega, , de la pro-
mesa de abandonar o incendiar una ciudad, de
cambiar el estado.
***
VIII. Conceder treguas es de los jefes de
ejército, y no sólo de los supremos, sino también
de los menores ; y a aquellos a quienes combaten
o tienen sitiados y por lo que se refiere a sí y a
sus tropas. Pues a los otros jefes iguales no les
obligan, lo cual declara la historia de Fabio y
Marcelo, en Livio.
*
IX. 1. Tampoco es de los jefes de ejército
conceder hombres, imperios, campos y el botín
de guerra.
-318 ----
Por este derecho la Siria fué quitada a Tipra-
nes, aunque Lúculo se la había dado.
De Sofonisba, que había sido cogida en gue-
rra, dijo Escipión que era juicio y arbitrio del
senado y del pueblo romano ; y que así que no
pudo serle dada libertad por Masinisa, siendo el
cual jefe había sido cogida.
Sobre las restantes cosas del botín vemos que
se concede a los generales algún derecho, no tan-
to en virtud de la potestad, que por las ?costum-
bres de cada pueblo ; acerca de la cual cuestión
dijimos arriba lo suficiente.
4. , Pero lo no cogido todavía está totalmente
en poder de los jefes de ejército condonarlo;
porque muchas ciudades y los hombres entrégan-
se muchas veces en la guerra bajo las condiciones
de salvar su vida o su libertad o sus bienes, acer-
ca de lo cual no permite muchas veces la situa-
ción requerir el arbitrio de la potestad suprema.
Por igual razón hase 'de dar este derecho tam-
bién a los jefes no supremos, dentro de aquellas
cosas que se les confió a ellos hacer.
Maharbal, ausente Aníbal, había dado a cier-
tos romanos, que habían escapado de la batalla
de Trasimeno, palabra no sólo de conservarles
la vida, como demasiado concisamente narra Po-
libio, sino que también, si entregaren las armas,
permitiría que marchasen con todo su equipo;
retiénelos Aníbal, razonando de esta manera :
— 3 19 —
que no estuvo en la potestad de Maharbal dar,
sin consultarle a él,palabra a los que se habían
entregado de conservarlos ilesos o indemnes. Y
sigue el juicio ,
de Livio acerca de este hecho :
Fué guardada la palabra por Aníbal con púnica
fidelidad.
3. Por lo cual, a Tulio en la causa de Ra-
birio debernos oírle como orador, no como juez.
Quiere que con todo derecho fué muerto por Ra-
birio Saturnio, al cual el cónsul Cayo Mario ha-
bía sacado del capitolio bajo su palabra de segu-
ridad. L a palabra ¿quién pudo darla 4in acuerdo
del senado?, , dice ; y así trata la cuestión como
si aquella palabra hubiese obligado a sólo Ma-
rio. Pero C. Mario había recibido por acuerdo
del senado potestad de procurar que se conserva-
se el imperio y la majestad del pueblo romano.
En aquella potestad, que era la máxima en las
costumbres romanas, ¿ quién negará que se ha-
llaba comprendido el derecho de dar la impuni-
dad, si de aquella manera se apartaba de la re-
pública todo peligro ?
***
X. Por lo demás, en estos pactos de los jefes,
porque versan acerca de cosa ajena, ha de ser es-
trechada la interpretación en tcuanto lo permite
la naturaleza del contrato, a saber, para que la
suprema potestad no sea obligada por el hecho
32 0 -
de ellos más de lo que quisiera o ellos sufran
daño, cumpliendo el deber.
***
X.Z. Asi, el que es recibido por el jefe en ren-
dición pura, se considera aceptado con tal dere-
cho que quede al arbitrio del rey o pueblo vence-
dor, de lo cual hay ejemplo en Gencio 'lirio, y en
Perseo, rey de Macedonia, los cuales se entrega-
ron, aquél a Anicio, éste a Paulo.
***
XII. Asi, la condición añadida sea así
fieado si lo confirmase el pueblo romano, que ha-
llarás muchas veces en las promesas, hará, que,
no siguiendo ratificación, el jefe a nada estará
obligado, sino en aquello en que se hizo más rico.
***
XIII. Y los que prometieron entregar la ciu-
dad pueden licenciar a la guarnición, romo lee-
mos que lo hicieron los Locrenses.
CAPITULO XXIII
DE LA IE PRIVADA EN LA GUERRA
1. Refútase la sentencia que establece que los parti-
culares no son obligados por la palabra dada la
enemigo.—II. Muéstrase que son obligados aun
respecto del pirata y del ladrón y hasta dónde.
III. No se exceptúa aquí el menor.—IV. Si libra
el error.—V. Resuélvese la objeción tomada de la
pública utilidad.—VI. Adáptase lo antes dicho a la
palabra dada de volver al cautiverio.—VII. De no
volver a cierto lugar, de no peleare—VIII. De no
huir.—IX. Que el prisionero no puede darse a otro.
X. Si los particulares han de ser obligados por sus
superiores a cumplir lo que prometieron. XI. Qué
interpretación se ha de usar en tales pactos.
XII. Cómo se han de tomar las voces de vida, ves-
tidosL venidalauxilio.—XIII. Quién se ha de:decir que
volvió al enemigo.—XIV. Cuáles son los auxilios
justos prestados como condición de no entregarse.
XV. Qué cosas que pertenecen a la ejecución no
hacen la condición. XVI. De los rehenes de tales
pactos.
I. De Cicerón es aquello ya muy trillado: y
si los particulares, guiados por los tiempos, pro-
metieron algo al enemigo, también en esto mismo
se ha de guardar la palabra; los particulares, es
decir, miltares o paisanos, que nada importa
esto a la fidelidad.
Es extraño que se hayan hallado maestros del
derecho que enseñasen que los pactos públicos he-
chos con los enemigos obligan, pero los que fue-
ren hechos por los particulares no así,
Clásicos jurídiios.—Vol, xv-
 
2I
-322
Pues, teniendo los particulares derechos pri-
vados que pueden obligar y siendo los enemigos
capaces de adquirir derecho, ¿qué puede haber
que impida la obligación?
Añade, que si no se ,establece esto, se da ocasión
a matanzas e impedimento a la libertad; pues
muchas veces no podrán aquéllas evitarse ni ésta
ser lograda por los cautivos, quitada la fidelidad
de los particulares.
***
II. Antes bien, no sólo obliga la palabra pri-
vadamente dada al enemigo reconocido por el de-
recho de gentes, sino también la dada al ladrón
y al pirata, lo mismo que dijimos arriba de la
fidelidad pública.
Importa saber, que si miedo injusto infundido
por otro ha impulsado a prometer, el que prome-
tió puede pedir restitución y, si el otro no quiere,
dársela él mismo. Lo cual no ha lugar en el mie-
do procedente de guerra pública del derecho de
gentes.
Y si se hubiese añadido juramento, ya se ha-
brá de prestar en absoluto lo que se prometió por
aquel que lo prometió, si quiere éste huir del cri-
men de perjurio.
Pero tal perjurio, si se cometió contra enemi-
go público suele ser castigado por los hombres;
- 323 -
si contra ladrones o piratas, es disimulado, por
el odio de aquellos de cuya ventaja se trata.
***
III.
Y de esta fe privada no exceptuaremos
al menor, que está en tal condición que entienda
el acto. Pues los beneficios que favorecen a los
menores son del derecho civil', Y aquí hablamos
del derecho de gentes.
***
IV. Y del error dijimos en otra parte, que da
derecho a retirarse del contrato, si aquello que se
creyó por error, tuvo fuerza de condición en la
mente del agente.
***
V. 1. Mas, hasta dónde se extiende la potestad
de los particulares en hacer la paz, es de más di-
fícil estudio.
Lo que es público no puede ser enajenado por
un particular ; esto es evidente; pues, si a los je-
fes del ejército beligerante no les es permitido
esto, como poco ha hemos probado, mucho menos
a los particulares.
Mas, puede inquirirse de sus acciones y cosas,
324
porque parece que tampoco pueden éstas ser con-
cedidas a los enemigos sin algún daño de parte,
de dónde pueden parecer tales pactos ilícitos ya a
la ciudad, ya a los soldados tomados a sueldo por
la fe dada I
con juramento,.
2.
Pero, se ha de saber que tales pactos que
evitan mayor o más cierto mal deben ser consi-
derados más útiles que dañosos aun al público,
porque el mal menor lleva razón de bien, corno
dice un cierto individuo en Apiano.
Mas, ni la sola fidelidad, por la cual no abdica
uno la misma potestad de sí y de sus cosas, ni
la pública utilidad sin la autoridad de la ley pue-
den hacer que lo que se hizo, aunque se dé haya
sido hecho contra deber, sea nulo y carezca de
todo efecto jurídico.
3. Mas, la ley podría quitar a los súbditos o
perpetuos o temporales esta potestad ; pero no ha-
ce esto siempre la ley, pues atiende a los ciuda-
danos ; y no siempre puede hacerlo, pues las le-
yes humanas, como dijimos en otra parte, tienen
entonces fuerza de obligar cuando han sido da-
das de modo humano, no si imponen carga con-
traria a la razón y a la naturaleza.
Y así, las leyes y preceptos especiales que tal
cosa prescriben no deben ser tenidas por leyes ;
y las leyes generales han de ser tomadas con in-
terpretación benigna de tal manera, que excluyan
los casos de suma necesidad.
- 325 -
4. Y
si el acto que había sido prohibido por
ley o precepto y anulado, pudo ser entredicho con
justo derecho, ya entonces será nulo el acto del
particular ; pero además podrá ser castigado por
haber prometido aquello que no era de su juris-
dicción, principalmente si lo hizo con juramento.
***
VI. La promesa del cautivo de volver al cau-
tiverio tolérase con razón, y no hace peor la con-
dición del cautivo.
No, pues, como muchos creen, obró sólo glo-
riosamente M. Atilio Régulo, sino también obró
lo que debía :Régulo, dijo Cicerón, no debió per-
turbar con perjurio ¡as condiciones y pactos bé-
licos y hostiles.
Ni es obstáculo aquello : sabía lo que le pre-
paraba el bárbaro atormentador. Pues prometien-
dolo, ya sabia que esto podía hacerse. Y así,
de diez cautivos, como lo narra Gelio, tomándolo
de los antiguos escritores, ocho respondieron que
no les era justo el posliminio porque serían ata-=i
dos por juramento.
***
VII. 1. Suelen también prometer algunos no
volver a cierto lugar y no pelear contra aquel
que los tiene en su poder.
Ejemplo de lo primero hay en Tuddiles, don
- 326
de los Itomenses prometen a los Lacedemonios
que saldrían del Peloponeso y no volverían
jamás.
Lo segundo es ahora muy frecuente. Un viejo
ejemplo hay en Polibio, donde son libertados por
Amílcar los Númidas con la condición que nin-
guno de ellos tomaría las armas hostilmente con-
tra los Cartagineses.
El mismo pacto tiene Pro-
copio en los Góticos.
Este pacto algunos lo sentencian nulo por-
que es contra el' deber que deben a la patria.
Pero no todo lo que es contra deber es inme-
diatamente nulo, como en otra parte y arriba di-
jimos.
Además, no es contra deber darse la libertad
prometiendo aquello que está ya en mano del
enemigo. Con nada se empeora más la causa de
la patria que con eso, a saber, que aquel que fué
cogido se ha de considerar que pereció, si no es
libertado.
***
VIII. Algunos prometen también no huir ; les
obliga esto a ellos, aunque lo prometieren atados,
contra la cual sentencia opinan algunos.
Pues, en este caso o suele conservarse la vida
o lograrse más llevadera prisión.
Pero, si fué atado después, quedará libre, si
prometió para
que no fuese
atado.
IX.
Pregúntase con muy poco acierto si el
que es prisionero puede entregarse a otro. Pues,
es muy cierto que nadie con su pacto puede qui-
tar a otro un derecho adquirido.
Y el capturador tiene derecho adquirido, o por
el mismo derecho de guerra, o en parte por el
derecho de guerra, parte por concesión de aquel
que hace la guerra, según lo que arriba expu
simos.
***
 
4
X. Acerca de los efectos de los pactos hay
una egregia cuestión, si los particulares deben
ser obligados por los superiores a cumplir la pa-
labra dada, si son negligentes en ¡cumplirla.
Y es más verdadero que han de ser obligados
solamente en guerra solemne, por el derecho de
gentes por el cual los beligerantes son obligados
a respetarse el uno al otro el derecho, aun res-
pecto a los hechos de los particulares, como si
hubiesen sido violados por los particulares los le-
gados de los enemigos.
Así iCornelio Nepote, según cuenta Gelio, ha-q
bía escrito que agradó a muchos en el senado,
que aquellos de los diez cautivos que no querían
volver, fuesen conducidos con guardias a Aníbal.
328 -
XI.
De la interpretación se han de tener las
reglas ya recordadas algunas veces : no apartar-
se de la propiedad de las palabras, sino para evi-
tar un absurdo, o por otra conjetura de la men-
te, suficientemente cierta ; que en la duda se in-
terpretan más las palabras contra aquel que dió
la ley.
***
XII.
'El que pactó sobre la vida no tiene tam-
bién derecho a la libertad. Con el nombre de ves-
tidos no se comprenden las armas ; pues son és-
tas cosas muy diversas.
Dícese rectamente que alguien vino en auxilio
si está en la presencia, aunque nada haga, pues
la presencia misma tiene su fuerza.
***
XIII. Pero no se dirá que volvió al enemigo
el que vuelve ocultamente para salir inmediata-
mente ; pues haber vuelto debe entenderse estar
nuevamente en poder del enemigo.
La interpretación contraria es maliciosa para
Cicerón, estúpidamente exagerada, que tiene en
sí fraude y perjurio.
La misma es para Gelio fraudulenta exagera-
ción, manchada de ignominiaspor el Censor, y
los que la usaron execrables y odiosos.
-329
XIV.
Los auxilios justos en (los pactos de
no hacer entrega, si vinieren, se han de enten-
der tales que hagan cesar el peligro.
***
XV. liase también de notar esto, que si se
convino algo del modo de ejecución, ello no pone
condición al pacto, como si se dijo que se pague
algo en cierto lugar, el cual lugar mudó después
de dueño.
***
XVI. De los rehenes se ha de afirmar lo que
dijimos arriba, que ellos son las más de las veces
accesión del acto principal; pero, no obstante,
que puede también convenirse que sea disyunti-
va la obligación, a saber, o que se haga algo o
que sean retenidos los rehenes.
Pero en la duda hay que atenerse a aquello
que es lo más natural, a saber, que se crean sólo
accesión.

CAPITULO XXIV
DE LA FE TÁCITA
I. Cómo se interpone tácitamente la fidelidad.--
II. Ejemplo en aquel que apetece ser recibido en
tutela por un pueblo o rey.—III. El que pide o ad-
mite coloquio.—IV. Que éste, sin embargo, mien-
tras no dañe al colocutor, tiene en su mano au-
mentar sus cosas.—V. De los signos mudos, que
significan algo por costumbre. VI. De la tácita
aprobación de la fianza. VII. La pena cuándo es
tacitamente remitida.
I. Javaleno dijo no malamente 'que se con-
trata algo con el silencio, lo cual estuvo en uso
en los convenios públicos, privados y mixtos.
La causa es ésta, que el consentimiento de
cualquier manera indicado y aceptado, tiene fuer-
za de transferir derecho.
Y las señales del consentimiento son también
otras, aparte de las voces y las letras, como in-
dicamos ya no una sola vez. Ciertas cosas van
anejas al acto por naturaleza.
***
II. Hay ejemplo en aquel que, viniendo o de
los enemigos o de los extranjeros, se entrega a
la fidelidad de otro pueblo o rey; pues no puede
dudarse que éste se obliga tácitamente
a no ha-
-332-
^
er cosa alguna contra el estado al cual pide re-
fugio.
Por lo cual no han de ser seguidos los que di-
cen que el hecho de Zopiro está. distante de toda
reprensión; pues ni siquiera su fidelidad al rey
excusa su perfidia contra aquellos entre los cua-
les se había refugiado.
Dígase lo
mismo
de Sexto, hijo de Tarquinio,
que se había refugiado entre los Gabios.
De Sinón dice Virgilio : Recibe ahora las ase-
chanzas de los Dinamarqueses, y por el crimen
de uno solo conóceles a todos.
***
III. Así, el que pide o admite coloquio, táci-
tamente promete que les será inocuo a los colo-
cutores.
La violación de los enemigos con apariencias
de coloquio dice Livio que es violación del dere-
cho de gentes ; añade que el coloquio es pérfida-
mente violado.
Cn. Domicio, por haber hecho prisionero y ata-
do a Bituito, rey de los Avernos, atraído con
excusa de coloquio y sacado de lugar seguro, fué
juzgado así por Valerio
Máximo : L a excesiva
codicia de la gloria le arrastró a la perfidia.
Por lo cual es muy de extrañar por qué el es-
critor
del libro octavo de la guerra gálica de Cé-
333 —
sar, ya sea él Hirtio, ya Opio, refiriendo un he-
cho parecido de T. Labieno, añadió juzgó que
podía ser reprimida su infidelidad sin perfidia
alguna;
a no ser que sea este juicio más bien de
Labieno que del escritor.
***
IV. Mas aquella tácita voluntad no se ha de
entender más allá que lo que dije ; pues mientras
los colocutores nada padezcan, apartar al enemi-
go con excusa de coloquio de los consejos de
guerra, y entre tanto acrecentar sus icosal, care-
ce de perfidia y cuéntase entre los dolos buenos ;
por lo cual quienes argüían que el rey Perseo
fué engañado por la esperanza de paz no tanto
tenían en cuenta la razón de derecho y de fideli•
dad como de ánimo levantado y de gloria bélica,
como puede entenderse suficientemente por lo que
dijimos de los dolos bélicos.
Del mismo género es aquel fraude por el cual
guardó Asdrúbal al ejército de los asaltos de los
Ausetanos, y el otro por el cual Escipión Afri-
cano, el mayor, aprendió bien la situación de los
campamentos de Sifax; ambos hechos los narra
Livio. Cuyo ejemplo imitó Sila en la guerra so-
cial de Esernia, como leemos en Fronting,
***
— 334 —
V.
Hay también ciertas señales mudas que
significan por costumbre, como antiguamente las
guirnaldas y los ramos de olivo, entre los Mace-
donios el alzamiento de las picas, y entre los Ro-
manos la imposición del escudo sobre la cabeza,
eran señales de rendición y, por consiguiente,
obligaban a deponer las armas.
Y el que significa que acepta la rendición, si
es obligado y hasta dónde, hase de sacar de lo que
arriba hemos dicho.
Hoy las banderas blancas son señal tácita de
petición de parlamento; obligarán, pues, no me-
nos que si se hubiese pedido oralmente.
***
VI. La garantía dada por los jefes beligeran-
tes debe considerarse aprobada tácitamente por
el rey o por el pueblo, y esto ya lo dijimos arri-
ba, cuando el acto fué conocido, y se hizo algo
o dejó de hacerse, de lo cual no puede darse otra
causa fuera de la voluntad de aprobar la alianza.
VII.
1. La remisión de la pena no puede co-
legirse de la sola disimulación; sino que es nece-
sario que se ponga un acto tal que o muestre
por sí mismo amistad, como alianza por causa
-- 335 —
de amistad, u opinión de tal virtud a la cual con
razón se le debe condonar lo antehecho, ya se
haya indicado con palabras aquella opinión, ya
con cosas que por costumbre se establecieron para
tal significación.
·


CAPITULO XXV
CONCLUSIÓN, CON AVISOS PARA LA rIDELIDAD
Y PARA LA PAZ
T. Avisos
para guardar fidelidad.—II. Que en la gue-
rra se ha de tener siempre en cuenta la paz.—III. Y
se ha de abrazar, aun con daño, principalmente los
cristianos.—IV. Que esto es útil a los vencidos.—
V. Y al vencedor. VI. Y a aquellos cuyos éxitos
son dudosos.—VII. Que la paz hecha se ha de
guardar con religioso cuidado.—VIII. Voto y tér-
mino de la obra.
I. I. Y creo que puedo ya terminar aquí, no
porque haya dicho cuanto se podía haber dicho,.
sino porque se ha dicho lo suficiente para echar
los fundamentos con los cuales, si quiere alguno
levantar obras más espléndidas, no me tenga a mi
por ignorante, y aun me dé gracias.
Solamente, antes de dejar al lector, así como al
hablar de la declaración de guerra, añadí algunos
avisos para declinar la guerra cuanto pueda ser,
así ahora también añadiré algunos avisos que val-
gan en la guerra y después de la guerra para la
guarda de la fidelidad y de la paz ; y de la fideli-
dad, aparte de por otras cosas, para que no se qui-
te la esperanza de paz.
Pues, por la fidelidad no sólo se contiene cual-
quier república, como dice Cicerón, sino también
Clásicos _fu rídio v. —Vol 5c
 
2a
-338 ----
la mayor sociedad de las gentes; quitada ella, co-
mo dice muy bien Aristóteles quitase el comercio
entre los fiambres.
2.
Por eso, con razón el mismo Cicerón dice
que es nefasto quebrantar la fidelidad, que encie-
rra vida;
sanasinw bien del pecho humano,
como
dice Séneca; la cual tanto más deben guardar los
supremos rectores de los hombres, cuanto para los
demás pecan más impunemente ; y así, quitada la
fidelidad serán semejantes a las fieras, de cuya vio-
:1encia todos huyen.
Y la justicia en sus demás partes muchas veces
tiene algo de oscuro ; pero el vínculo de la fideli-
dad es de suyo manifiesto, y aun úsase de él tam-
bién para quitar de los negocios toda oscuridad.
3. Es muy propio de los reyes cultivarla, pri-
mero por causa de la conciencia, después por cau-
sa de la fama, por la cual subsiste la autoridad
del reino. No duden, pues, que aquellos que les
infunden artes de engaño, hacen lo mismo que
enseñan. No puede aprovechar mucho tiempo la
doctrina que hace al hombre insociable para los
demás hombres, y además odioso para Dios.
***
H. Además, en toda la administración de la
guerra no puede tenerse seguro y confiado en
Dios el ánimo, si
no tiende siempre a la pez.
- 339 -
Pues con mucha verdad dijo Salustio : los sabios
hacen la guerra por la paz,
con lo cual está con-
orme la sentencia del Agustino : no buscar la
paz para hacer la guerra, sino hacer la guerra
para conquistiar la paz.
El mismo Aristóteles no acusa una sola vez a
las gentes que se proponían las acciones béllicas
corno por último fin.
Es algo ferino la fuerza que sobresale en la
guerra; por lo cual se ha de cuidar Icon gran di-
ligencia que se temple con humanidad, no sea que
imitando demasiado a las fieras, nos olvidemos
del hombre.
***
-N, .0
III. Si, pues, puede suficientemente tenerse
paz segura, debe aceptarse aun con condonación
de maleficios, daños y gastos ; principalmente en-
tre cristianos, a quienes el Señor legó su paz. Del
,cual el mejor intérprete quiere que nosotros bus-
quemos la paz, cuanto pueda hacerse, cuanto esté
en nosotros. Del varón bueno es comenzar con-
trariado la guerra y perseguir los extremos sin
agrado, leemos en Salustio.
***
IV. Esto sólo debe haber, y muchas veces la
utilidad humana lleva a lo mismo ; primeramente
Cldsicas jurídicos.—Vol. XV.
- 340
a aquellos que menos valen, porque es peligrosa la
larga pelea con el más fuerte, y, como se hace
en la nave, se ha de redimir
'con algún quebran-
to la calamidad mayor, poniendo a un lado la
ira y la esperanza en falaces autores, corno dij o
rectamente Livio.
Este sentido lo enuncia así Aristóteles : es me-
jor a aquellos que más pueden dejar algo de .sus
cosas, que perecer con las cosas vencidos en
guerra.
***
V. Pero también a aquellos que son más po-
derosos : porque con sus cosas buenas, como el
mismo Livio dice con no menos verdad, es más
amplia y hermosa la paz para los que dan, y me-
jor y más segura que la victoria esperada.
Fiase de meditar la suerte común; dice Aristó-
teles : hay que pensar cuántas y cuán improvis4ap
das mudanzas suelen acontecer en la guerra.
En cierta oración en favor de la paz, en Dio-
doro, son culpados
aquellos que ponderan la gran-
deza de las cosas realizadas por ellos, como si no
fuese costumbre de la guerra cambiar lo próspe-
ro en adverso.
Y se ha de temer principalmente la audacia de
los desesperados como mordeduras acérrimas de
fieras agonizantes.
***
-34'
VI.
Y si ambos tienen equilibradas las fuer-
zas, es muy buen tiempo de negociar la paz, se-
gún la autoridad de César, aquel en que ambos
beligerantes confían en sí. mismos.
***
VII. y hecha la paz con cualesquiera leyes,
ha de ser absolutamente guardada por la santi-
dad, que dijimos, de la palabra dada, y se ha de
evitar solícitamente no sólo la perfidia, sino tam-
bién cuanto exaspera los ánimos. Pues lo que de
las amistades privadas dijo Cicerón, aplícalo no
menos rectamente a éstas públicas ; las ! cuales ha-
biendo de ser todas defendidas con suma reli-
giosidad y fidelidad, tanto más lo habrán de ser
aquéllas que de enemistades fueron convertidas
en gracia.
***
VIII. Inscriba Dios (quien sólo puede hacer-
lo) todas estas cosas en los corazones de aquellos
que tienen en su mano los negocios cristianos, y
les dote de mente que entienda el derecho divino
y el humano y que piense siempre que fué elegi-
da por ministra para regir a los hombres, el ani-
mal más querido de Dios.
FIN DE LOS LIBROS DEL DERECHO DE LA GUERRA
Y DE LA PAZ
Madrid. 4 de agosto de 1921.

INDICE
Págs.
CAPÍTULO
De la devastación y despojo de las cosas.
Que las cosas de los enemigos pueden destruir-
,se y arrebatarse.—II. También las. sagradas :
cómo se ha de entender esto. III. Y las
religiosas ; pero, asimismo, con precaución.
IV. Hasta dónde se permite aquí el dolo:  
CAPÍTULOVI
Del derecho de adquirir lo cogido en la guerra.
L Acerca de la adquisición de las cosas cogidas
en la guerra, qué dice el derecho natural.—
II. Qué l el derecho 1de gentes; tráense sus testi-
monios.—III. Cuándo se considera cogida una
cosa móvil, por derecho de gentes.—IV. Cuán-
do los campos. V. Que las cosas que no son
de los enemigos no se adquieren por la guerra.
VI. Qué de las cosas halladas en las naves de
los enemigos.—VII. Por derecho de gentes há.-
cese nuestro lo que nuestros enemigos quitaron
a otros en la guerra; lo cual se prueba con
testimonios. VIII. Recházase la sentencia que
establece que las cosas tomadas por los enemi-
gos hácense totalmente de cada uno de los que
las cogen.—IX. Que, naturalmente, la posesión
y el dominio se adquiere por otro.—X. Distin-
ción de los actos bélicos
, en públicos y priva-
dos.—XI. Que los campos se adquieren para el
pueblo o para aquel de quien es la guerra.—
XII.
Las cosas móviles o semovientes cogida
Págs .
por acto privado hócense de cada uno de los
que las cogen.—XIII. Si la ley civil no estable-
ce lo contrario.—XIV. Que las cogidas por acto
público hócense del pueblo o de aquel (de quien
es la guerra.—XV. Que, no obstante, suele con-
cederse a los emperadores algún arbitrio sobre
tales cosas.—XVI. Los cuales (los emperado-
res) o adjudican tales cosas al erario.—XVII. O
las reparten a los soldados, y cómo. XVIII, O
permiten el saqueo.—XIX. O las conceden a
otros.—XX. O, hechas las partes, establecen lo
uno y lo otro, y cómo. XXI. Que se comete
peculado sobre el botín.—XXII. Que por la ley
o por otro acto de la voluntad se puede inmu-
tar algo de este derecho común.—XXIII. Así,
que se conceda botín a los aliados.—XXIV. Y
muchas veces a los súbditos; lo cual se ilustra
con varios ejemplos terrestres y marítimos.—
XXV. Uso de lo antedicho.—XXVI. Si lo co-
gido fuera del territorio de cada una de las
partes beligerantes se adquiere por derecho de
guerra.—XXVII. Este derecho que hemos di-
cho, cómo es propio de la guerra solemne 
CAPÍTULOVII
Del derecho sobre los cautivos.
I. Que todos los prisioneros en guerra solemne
son hechos esclavos por derecho de gentes.
II. Y sus descendientes.—III. Que contra ellos
bácese impunemente cualquier cosa.—IV. Que
las cosas de los cautivos, aun las incorporales,
siguen al dueño.—V. Causa por la cual hace
constituido esto.—VI. Si, así, es lícito a los
cautivos huir.—VII. Si lo es al dueño resistir.
VIII. Que este derecho no] tuvo siempre vigen-
cia entre todas las gentes.—IX. Ni ahora la
tiene entre los cristianos, y qué se le ha sub-
'rogado
55
. . Y
Págs.
CAPÍTULOVIII
Del imperio sobre los vencidos.
L Que se adquiere por la guerra ya el imperio
civil, ora en cuanto está en el rey, ora en cuanto
está en el pueblo, ya los efectos de esta adqui-
sición.—II. Que se adquiere también el imperio
heril sobre el pueblo que entonces deja de ser
Que a veces se mezclan estas
cosas.—IV. Que se adquieren también las cosas
del pueblo, aun las incorporales; donde se trata
la cuestión del manuscrito de los Tesalos  
 
67
CAPÍTULOIX
Del postliminio.
Origen de la voz postliminio.—II. En qué lu-
gares está el postliminio.—III. Por el postli-
minio unas cosas son devueltas, otras son re-
cibidas.—IV. Que el derecho de postliminio
está en la paz y en la guerra; y qué si nada se
ha dicho en la paz.—V. El hombre libre, cuán-
do durante la guerra regresa por el postliminio.
VI. Cuáles derechos recibe, cuáles no recibe.
VII. Que los derechos se restituyen en él.
VIII.
Por qué no tienen derecho de postliminio
los que se entregan.—IX. Cuándo tiene un pue
blo derecho de postlirninio.—X. Qué cosas scan
del derecho civil en aquellos que vuelven por
postliminio. XI. Los siervos, cómo son re-
cibidos por el postliminio, aun los tránsfugas;
cómo los que son redimidos.  XII. Si los:
súbditos son recibidos por el postliminio.
XIII. Que los campos son recibidos por postli-
minio.—XIV. Acerca de las cosas móviles, qué
diferencia se observó antiguamente.—XV. Qué
acerca de las cosas móviles en el derecho ac-
tual.—XVI. Qué cosas son recibidas de mane-
ra que no necesiten el postlirninio3—XVH. Mu-
Págs •
danzas por la ley civil, en cuanto a sus súbdi-
tos.—XVIII. El postliminio cómo se observó
entre aquellos que no eran enemigos.—XIX.
Cuándo puede tener esto lugar hoy .¡
 
CAPÍTULOX
Avisos de aquellas cosas que se hacen
en la guerra injusta.
L En qué sentido se dice que el pudor veda lo
que permite la ley.—II. Adáptase esto a aque-
llas cosas que decimos permitidas por derecho
de gentes.—III. Por justicia interna es injusto
lo que se hace por guerra :njusta.—IV. Quié-
nes están ,obligados a restitución por ese lado
y de qué manera.—V. Si las cosas cogidas en
guerra injusta han de ser restituidas por quie-
nes las cogió. VI. Si también por aquel que
las retiene  
CAPÍTULOXI
Temperamento acerca del derecho de matar
en guerra justa.
I. Que en la guerra justa ciertos actos, carecen de
interna justicia; lo cual se expone.—II. Quié-
nes pueden ser matados según justicia interna.
III. Que por el infortunio nadie puede ser cec-
lamente matado, como los que, forzados, si-
guen las partes.—IV. Ni por la culpa media en-
tre el infortunio y el dolo, cuya naturaleza se
iexplica.—V. Que se han de distinguir los auto-
res de la guerra de aquellos que siguen.
VI.
Que en los mismos autores se han de dis-
tinguir las causas probables de las improbables.
VII.
Que, aun habiendo merecido la muerte los
enemigos, muchas veces se condona rectamente
la pena.—VIII. Que se ha de evitar, cuando
puede hacerse, que los inocentes sean sacriiim-
des, aun sin intencio'n.—TX, Que a los niños se
97
Págs .
les ha de perdonar siempre; y a las mujeres
también, si no cometieron algo grave; y a los
ancianos.—X. Que también se ha de perdonar a
los consagrados solamente a ministerios sagra-
dos o a las letras.—XI. Y a los cultivadores del
carneo. XII. Y a los comerciantes y parecidos.
XIII. Y a los prisioneros.—XIV. Que han de
ser recibidos los que se quieren entregar bajo
justas condiciones. XV. Que se ha de perdo-
nar también a los que se entregaron sin condi-
ción.—XVI. Que todo esto es así, si no prece-
diere delito grave; lo' cual cómo se ha de to-
mar.—XVII. Que son perdonados rectamente
los delincuentes por su muchedumbre.—XVIII.
que no han de ser sacrificados los rehenes, si
ellos mismos no delinquieron.—XIX. Que es
preciso abstenerse de toda pelea inútil  
CAPÍTULOXII
Templanza del saqueo y otras :osas Parecidas.
I. Qué saqueo es justo y hasta dónde. II. Hay
que abstenerse del saqueo si la cosa es prove-
chosa para nosotros y fuera de la potestad del
enemigo.—III. Si es grande la esperanza de rh-
pida victoria.—IV. Si el enemigo tiene por otro
lado por donde se sustente.—V. Si la cosa mis-
ma no es de uso para fomentar la guerra.—
VI. Que esto ha señaladamente lugar en aque-
llas cosas que son sagradas y se aproximan a
las sagradas.  VII. Y en las religiosas.—
VIII. Nótense las utilidades que se siguen de
tal moderación 
CAPÍTULOXIII
Temperamento acerca de las cosas cogidas.
Que las cosas, aun las de los súbditos enemi-
gos, cogidas en la guerra, se retengan a modo
ideuda.—II..Pero no también en pena de cri-
men ajeno,—III. Que deuda se entiende aquí
107
143
Págs.
también la que nace en la guerra. Ejemplos.—
IV. Que es de humanidad no usar aquí de es-
tricto derecl-o.
  
16i
CAPÍTULOXIV
Temperamento acerca de los prisioneros.
L Hasta dónde es lícito coger a los hombres, por
justicia interna.—II. Qué es lícito contra el
siervo por interno dominio de justicia.—III. Que
no es lícito matar al inocente.—IV. Ni castigar
con inclemencia.—V. Ni imponer trabajos de-
masiado graves.—VI. El peculio, cómo es del
señor, cómo del siervo.—VII. Si es lícito a los
siervos huir.—VIII. Si los nacidos lde los sier-
vos están obligados al señor, y hasta dónde.
IX. Qué se ha de hacer donde no está en uso
la servidumbre de los prisioneros   167
CAPÍTULOXV
Temperamento acerca de la adquisición
del imperio.
L Hasta dónde permite la justicia interna la ad-
quisición del imperio.—II. Que es laudable abs-
tenerse de este derecho sobre los vencidos.—
III. Ya mezclándolos con los vencedores.
IV, Ya dejando el imperio a aquellos que lo
habían tenido.—V. A veces imponiendo forti-
ficaciones.—VI. O también tributos y parecidas
cargas.—VII. La utilidad es indicada por esta
moderación.—VIII. Ejemplos: y de la mudanza
de la forma de Gobierno entre los vencidos.
IX. Que si se ha de asumir el imperio se deje
rectamente parte de él a los vencidos.—X. O al
menos alguna libertad.—XL Principalmente en
la religión. XII. O al menos es menester ser
clemente con los vencidos y por qué.., ..... ...e. 18,
Págs.
CAPÍTULOXVI
Temperamento acerca de aquellas cosas que por
derecho de gentes carecen de postlinzinio.
L Que la justicia interna exige que se devuelvan
aquellas cosas que nuestro enemigo arrebató
a otro en guerra injusta.—II. Ejemplos.—III. Si
puede deducirse algo.—IV. Que también los
pueblos súbditos o las partes de los pueblos
hanse de devolver a aquellos de los cuales ha-
bían sido, si fueron ocupados injustamente Ipor
los enemigos.—V. En cuál tiempo se extingue
la obligación de devolver. VI. Qué se ha ,de
hacer en causa dudosa  
CAPÍTULOXVII
De los neutrales en la guerra.
I. De los pacíficos nada se ha de tomar sino
por suma necesidad, con pago de su , precio.
II. Ejemplos ide abstinencia y preceptos.—III 
Cuál sea el oficio de los pacíficos cerca de los
beligerantes  
197
205
CAPÍTULOXVIII
De las cosas que se hacen privadamente
en guerra pública.
I. Si es ilícito dañar privadamente al enemigo,
expuesto con distinción del derecho natural, ,de
gentes y civil.—II. A aquellos que a sus ex-
pensas arman naves u hombres qué les es líci-
to por justicia interna respecto 'de los enemi-
gos.—III. Qué respecto de su ciudad.—IV. Qué
exige de ellos la regla del amor cristiano.—
V. Cómo 'se mezcla la guerra privada con la
pública.—VI. A que está obligado el que sin
mandato hace daño a los enemigos; explicase
con distinción , , 4 213
Págs .
CAPÍTULOXIX
De la fidelidad entre los enemigos.
I.
Que la fidelidad se debe a cualesquiera enemi-
gos.-1.1. Refútase la sentencia que niega se
baya de guardar fidelidad a salteadores y tira-
nos.—III. Resuélvese su argumento de que los
'tales merecen pena, y •muéstrase que
, esto no se
considera cuando se trató con él como tal.—IV.
Que no obsta que la promesa haya sido arran,
cada por miedo, si no se le hizo miedo a aquel
que prometió.—V. O si hubo juramento, aun-
que éste se viola impunemente contra 'el sal-
teador, por lo que toca a los hombres.—VI.
Lo mismo aplicado a los súbditos beligeran-
tes.—VII. Especial dificultad acerca de las pro-
mesas hechas a los súbditos por el dominio so-
breeminente.—VIII, Y se muestra que tales
promesas se confirman por el juramento de la
ciudad.—IX. O si se interpone un tercero al
que se haga la promesa.--X. Cómo se hace la
mudanza del estado público.—XI. Que la ex-
cepción del miedo no pertenece a la guerra so-
lemne del derecho de gentes.—XII. Lo cual se
ha de entender del miedo tal que reconozca el
derecho de gentes.—XIII. Hase de guardar
fidelidad aun a los pérfidos.—XIV. No si falta
la condición, lo cual ha lugar si . el otro no está
a su parte de pacto.—XV. Ni si se opone justa
compensación.—XVI. Aunque por otro contra-
in.—XVIT. O daño hecho.—XVIII. Y aun por
pena.—XIX. Cómo ha esto lugar en la guerra. 221
CAPÍTULOXX
De la fe pública por la que se acaba la guerra:
donde se habla de los tratados de paz, de la suer-
te, del duelo público, del arbitrio, de la rendición,
de los rehenes, de las prendas.
I. División de la fe entre enemigos, según el or-
den de lo que sigue. II, Que hacer la paz en
un estado
monárquico es del rey.--III. ¿ Qué si
Págs.
el rey es infante, furioso, cautivo o desterra-
do ?—IV. En estado democrático hacer la paz
es atribución de la mayoría. V. Cómo se ena-
jenan válidamente, por causa de la paz, el im-
perio o parte del imperio o los bienes del rei-
no.—VI. Hasta dónde son 'obligados por la paz
hecha por el rey, el pueblo y los sucesores.
VII. Que las cosas de los súbditos pueden con-
cederse en el tratado de paz por utilidad públi-
ca, pero con carga de resarcir el daño.—VIII.
(:Qué de las cosas ya perdidas en la guerra.—
1X. Que no se distingue aquí entre lo propio
del derecho de gentes y del derecho civil.—X.
Que la utilidad pública debe ser tenida por
aprobada entre los extraños.—XI. Regla gene-
ral que se ha de interpretar en la paz.—XII.
Que en la duda se ha de creer lo convenido,
para que las cosas queden en el lugar en que
están; lo cual cómo se ha de tomar.—XIII.
¿ Qué, si se convino que se restituya todo a
aquel estado en que habían estado antes de la
guerra ?—XIV. Que entonces los que, siendo
independientes, se sometieron espontáneamen-
te a alguno no son restituídos.—XV. Que los
daños hechos, en la guerra se consideran, en
la duda, remitidos. XVI. Mas no también lo
que antes de la guerra se debía a los iparticu-
lares.—XVII. Que también las penas debida
públicamente antes de la guerra, en la duda,
se consideran perdonadas.—XVIII. ¿Qué del
derecho de los particulares a las penas?—XIX.
Que el derecho, que antes
, de la guerra se ale-
gaba públicamente, pero que era controvertido,
fácilmente se considera remitido.—XX. Lo co-
gido después de la paz se ha de devolver.—XXI.
Algunas reglas del pacto de devolver las, cosas
que fueron cogidas en guerra.—XXII. De los
frutos.—XXIII. De los nombres de las regio-
nes.—XXIV. iDe la relación al pacto antece-
dente, y de aquel , por el cual se hizo firme.
XXV. De la tardanza. XXVI. Que en la duda
se ha de hacer la interpretación contra aquel
Págs .
que dió las leyes.—XXVII. Es distinto dar nue-
va causa de guerra y romper la paz.—XXVIII.
Cómo se rompe la paz, haciendo contra aquello
que hay en toda paz.—XXIX. ¿ Qué si los alia-
dos acometiesen ?—XXX. ¿ Qué si lose súbditos,
y cómo su hecho se debe considerar aproba-
do
 ¿ Qué si los súbditos pelean para
otros?—XXXII. ¿Qué si se ha hecho daño a
los súbditos?, donde se pone una distinción.—
XXXIII. ¿Qué si a los aliados?, donde se dis-
tingue otra vez.—XXXIV. Cómo se rompe la
paz, haciendo contra aquello que en la paz se
ha dicho.— XXXV. Si se ha de hacer distin-
ción de capítulos de paz.—XXXVI. ¿ Qué si se
ha añadido pena?—XXXVII. ¿ Qué si se opu-
siera la necesidad?—XXXVIII. Que dura la
paz si lo quiere aquel que fué herido._ XXXIX.
Cómo se rompe la paz, haciendo contra aque-
llo que es de la especial naturaleza de cada
paz.—XL. ¿ Qué se 'entiende por amistad ?
XLI. Si recibir a súbditos y a desterrados es
contra amistad.—XLII. Cómo se acaba la gue-
rra por suerte.—XLIII. Cómo por duelo pú-
blico, y es esto lícito.—XLIV. Si el hecho de
los reyes obliga aquí a los pueblos.—XLV.
Quién se ha de considerar vencedor.—XLVI.
Cómo se acaba la guerra por arbitrio, y que
el arbitrio se ha de entender aquí sin provo-
cación.—XLVII. Que los árbitros, en la duda,
se entienden obligados al derecho.—XLVIII.
Que los árbitros no deben pronunciar de la
posesión.—XLIX. Cuál es la fuerza de la ren-
dición pura.—L. Cal es el deber del vencedor
sobre aquellos que así se entregan.—LI. De la
rendición condicionada.—LII. Quiénes puedan
y deban ser entregados en rehenes.—LIII. Qué
derecho hay sobre los rehenes.—LIV. Si le es
lícito al rehén huir.—LV. Si el rehén es, recta-
mente retenido para otra causa.—LVI. Que
muerto aquel en favor del cual alguno vino en
rehén es éste librado.—LVII. Si muerto el rey
que dió el rehén está, obligado el rehén...,
Págs.
LVIII. Que los rehenes son a veces principal-
mente obligados, y que uno no es obligado por
el hecho del otro.—LIX.
¿ Cuál es la obliga-
ción de las prendas ?—LX. ¿ Cuándo se pierde
el derecho de pagar?
 
CAPÍTULOXXI
De la fidelidad durante la guerra, donde se tra-
ta de las treguas, del comercio y de la redención
de prisioneros.
I. Qué son treguas y si el tiempo de ellas es de
guerra o de paz. II. Origen de la voz.--II I.
No es menester nueva declaración después de
las treguas. IV. Cómo se ha de computar el
tiempo fijado a las treguas.—V. Cuándo co-
mienzan a obligar.—VI. Qué es lícito por las
treguas. VII. Si retroceder o reforzar las for-
tificaciones.—VIII. Distinción de los lugares
que han de ocupar.—IX. Si puede volver quien
es retenido por fuerza mayor hacia el fin de la
tregua.—X. De los pactos especiales de tre-
guas y qué suele buscarse por ellos.—XI. Ro-
tos los pactos de treguas por una parte, la
otra puede atacar nuevamente. XII, ¿ Qué si
si se hubiese añadido pena?—XIII. Los hechos
de los particulares cuándo rompen las treguas.
XIV.
En el derecho de comerciar fuera de las
treguas cuál interpretación se ha de tornar.
XV.
Quiénes se comprenden bajo el nombre
de soldados. XVI. Ir, venir, salir cómo se han
de tomar aquí. XVII. De la extensión a las
personas.—XVIII. A los bienes. XIX. Quié-
nes se comprenden bajo el nombre de compa-
ñero y de gente.—XX. Si la concesión del de-
recho ide comerciar se extingue con la muer-
te.—XXI. Qué si se dió hasta que quisiera
quien la dió.—XXII. Si se debe también se-
guridad fuera del territorio.—XXIII. Favor de
la redención de prisioneros.—XXIV. Si puede
prohibirse por ley la redención; explicase con
241
Págs .
distinción.—XXV. Que el derecho sobre los
prisioneros puede cederse.—XXVI. Que por
uno sólo puede deberse precio a muchos.—
XXVII.
Si puede rescindirse el convenio por
las riquezas desconocidas del prisionero.—
XXVIII.
Cuáles bienes/ del prisionero siguen
al capturador.—XXIX. Si el heredero debe el
precio, explicase con distinción.--XXX. Si de-
be volver quien fué enviado para librar a otro,
muerto éste  
289
CAPÍTULOXXII
De la fe de las potestades menores en la guerra.
I. Géneros
de jefes.—H. Los pactos de ellos has-
ta ,dónde obligan a la potestad suprema.—III.
O dan ocasión a obligación.—IV. ¿ Qué, si algo
se hizo contra mandato?, donde se ponen dis-
tinciones.—V. Si en tal caso es obligada la otra
parte.—VI. Qué pueden los jefes de la guerra
o los magistrados cerca de los inferiores a sí
o en favor de ellos.—VII. Que hacer la paz no
es de los jefes.—VIII. Si pueden hacer tre-
guas, se distingue. IX, Cuál seguridad de las
personas pueden ellos conceder, qué cosas.—
X. Tales pactos han de ser interpretados ¡es-
trictamente y por qué.—XI. Cómo se ha de in-
terpretar la entrega aceptada por el jefe.—XII.
Cómo la garantía, si pareciere al rey o al pue-
blo.—XIII. Cómo la promesa de entregar una
ciudad  
 311
CAPÍTULO
XXIII
De la fe privada en la guerra.
I. Refútase la sentencia que establece que los par-
ticulares no son obligados, por la palabra dada
al enemigo.—II.
Muéstrase que son obligados
aun respecto del pirata y del ladrón y hasta
dónde.—III. No se exceptúa aquí el menor.—
IV. Si libra el error.—V. Resuélvese la obj e-
ción tomada de la pública utilidad. VI. Adáp-
tase lo antes dicho a la palabra dada de vol-
ver al cautiverio.—VII. De no volver a cierto
lugar, de no pelear.—VIII. De no huir. IX.
Que el prisionero no puede darse a otro. X.
Si los particulares han de ser obligados por sus
superiores a cumplir lo que prometieron.—XI.
Qué interpretación se ha de usar en tales pac-
tos.—XII. Cómo se han de tomar las voces de
vida, vestidos, venida, auxilia—XIII. Quién se
ha de decir que volvió al enemigo.—XIV. Cuá-
les son los auxilios justos prestados como
condición de no entregarse.—XV. Qué cosas
que pertenecen a la ejecución no hacen la
condición.—XVI De los rehenes de tales
pactos  
CAPÍTULOXXIV
De la fe tácita.
I. Cómo se interpone tácitamente la fidelidad.—
II. Ejemplo en aquel que apetece ser recibido
en tutela por un pueblo o rey.—III. El que pide
o admite coloquio.—IV. Que éste, sin embargo,
mientras no dañe al colocutor, tiene en su mano
aumentar sus cosas.—V. De los signos mudos,
que significan algo por costumbre.—VI. De la
tácita aprobación de la fianza.—VII. La pena
cuándo es tácitamente remitida  
321
331
CAPÍTULOXXV
Conclusión, con avisos para la fideliclad y
Para la paz.
I. Avisos para guardar fidelidad.—II. Que en la
guerra se ha de tener siempre en cuenta la
paz.—III. Y se ha de abrazar, aun con daño,
principalmente los cristianos. IV. Que esto es
útil a los vencidos.—V. Y al vencedor.—VI. Y
a aquellos cuyos éxitos son dudosos.—VII. Que
la paz hecha se ha de guardar con religioso
cuidado. VIII. Voto y término de la obra..., 337


Notas sobre la edición digital
Esta edición digital es una reproducción fotográfica facsimilar del original
perteneciente al fondo bibliográfico de la Biblioteca de la Facultad de Derecho de la
Universidad de Sevilla.
Este título contiene un ocr automático bajo la imagen facsimil. Debido a la
suciedad y mal estado de muchas tipografías antiguas, el texto incrustado bajo la
capa de imagen puede contener errores. Téngalo en cuenta a la hora de realizar
búsquedas y copiar párrafos de texto.
Puede consultar más obras históricas digitalizadas en nuestra Biblioteca
Digital Jurídica.


Nota de copyright :
Usted es libre de copiar, distribuir y comunicar públicamente la obra bajo las
siguientes condiciones :
1. Debe reconocer y citar al autor original.
2. No puede utilizar esta obra para fines comerciales.
3. Al reutilizar o distribuir la obra, tiene que dejar bien claro los términos de
la licencia de esta obra.



Universidad de Sevilla.
Biblioteca de la Facultad de Derecho.
Javier Villanueva Gonzalo.
jabyn@us.es

Related Interests