You are on page 1of 0

INFORME TÉCNICO

EVALUACIÓN EXPERIMENTAL DEL SISTEMA CONSTRUCTIVO “M2”




Expediente: INF-LE-350-08


Solicitado por: PANELES Y CONSTRUCCIONES PANECONS S.A.
SUCURSAL PERÚ
Ing. LEONARDO LUNG HUEN



Ejecutado por: LABORATORIO DE ESTRUCTURAS
DEPARTAMENTO DE INGENIERÍA
PONTIFICIA UNIVERSIDAD CATÓLICA DEL PERÚ


Responsable Ing. ANGEL SAN BARTOLOMÉ (*)
del Informe:


Fecha: Marzo del 2009




Ing. GLADYS VILLA GARCÍA
Jefe del Laboratorio de
Estructuras Antisísmicas


(*) Profesor Principal del Departamento de Ingeniería
Pontificia Universidad Católica del Perú





2
CONTENIDO

Pág.

1. INTRODUCCIÓN 3
2. ALCANCES DEL INFORME 3
3. CARACTERÍSTICAS DE LOS PANELES 4
4. CONEXIONES DE LOS PANELES 6
5. REFUERZOS ESPECIALES 11
6. MORTERO LANZADO, CURADO y PROBETAS CÚBICAS 13
7. CONCRETO EN LOSAS 14
8. FISURAS PREVIAS AL ENSAYO 16
9. CARACTERÍSTICAS GEOMÉTRICAS DE LOS ESPECÍMENES 18
10. PRUEBA DE CARGA VERTICAL EN EL MÓDULO 21
11. ENSAYO DE FLEXIÓN DE LOS PANELES PARA LOSA 25
12. ENSAYO SÍSMICO DEL MÓDULO 30
13. ENSAYO DE COMPRESIÓN EXCÉNTRICA EN MUROS 42
14. ENSAYO DE CORTE EN MUROS 48
15. ENSAYO SÍSMICO TRANSVERSAL AL TABIQUE 55
16. ENSAYOS DE LOS COMPONENTES DEL SISTEMA M2 61
17. CONCLUSIONES Y COMENTARIOS 62
18. REFERENCIAS 67

























3
EVALUACIÓN EXPERIMENTAL DEL SISTEMA CONSTRUCTIVO “M2”

1. INTRODUCCIÓN

El objetivo principal de este informe es evaluar el comportamiento del sistema constructivo no
convencional “M2” ante diversas acciones de carácter experimental, que simulan las acciones
sísmicas y de gravedad. Para ello, la empresa PANECONS S.A., a quién en adelante se le
denominará “el cliente”, contrató los servicios del Laboratorio de Estructuras Antisísmicas de la
Pontificia Universidad Católica del Perú, a quién en adelante se le denominará “LEDI”.

El sistema “M2” se basa en paneles de poliestireno expandido (de aquí en adelante “tecnopor”)
reforzados por una doble malla de alambre de acero galvanizado, interconectadas entre sí. Para
formar los muros, las mallas se recubren con una capa de mortero 1:4 lanzado a presión por un
equipo neumático; es el mortero el material que proporciona rigidez y resistencia al panel,
mientras que la malla le proporciona ductilidad y resistencia adicional a la dada por el mortero.
Los muros portantes de una vivienda se logran interconectando horizontalmente los paneles,
mediante traslapes de las mallas; verticalmente los muros se conectan a la cimentación de
concreto y a los muros del piso inmediato superior mediante espigas (dowells) de acero
corrugado. Los paneles para formar los techos son parecidos a los que se usan en los muros, pero
son de mayor grosor y con mallas compuestas por alambres de mayor diámetro.

Según información proporcionada por el cliente, el sistema “M2” es de procedencia italiana,
producido por la empresa EMMEDUE, y se utiliza incluso en edificios de hasta 4 pisos en más
de 30 países en el mundo, donde se han realizado diversos ensayos. Sin embargo, para validar
resultados en el Perú, en este proyecto se efectuaron ensayos tanto sobre el panel individual
como sobre un módulo de vivienda de dos pisos, así como en los elementos que conforman al
panel, como son: el mortero y el concreto. Los ensayos realizados en los especímenes a escala
natural, simulando las acciones sísmicas y de gravedad, fueron:

1. Ensayo de compresión axial sobre 3 muros (C1, C2 y C3).
2. Ensayo de corte coplanar en 3 muros (FC1, FC2 y FC3).
3. Ensayo de flexión en 3 paneles para techo (F1, F2 y F3).
4. Ensayo de vaciamiento ante carga sísmica perpendicular al plano, para el caso en que el
panel de muro sea utilizado como tabique en sistemas aporticados.
5. Prueba de carga vertical sobre las losas de un módulo de vivienda de 2 pisos.
6. Prueba sísmica en mesa vibradora del módulo de vivienda de 2 pisos.
7. Pruebas de control en los componentes del sistema (compresión en el mortero y en el
concreto de la losa y cimentación).

2. ALCANCES DEL INFORME

En este proyecto se ha tratado de reproducir experimentalmente las acciones de gravedad y
sísmicas a las cuales estaría expuesto el sistema “M2” en situaciones reales, tanto en sus paneles
individuales, como en el conjunto de paneles. Otras acciones como el fuego en incendios o el
efecto de la intemperie, no fueron tratadas en este proyecto. En adición, el estudio es válido para
edificaciones que hayan sido construidas bajo los lineamientos descritos en este Informe.

4
3. CARACTERÍSTICAS DE LOS PANELES

3.1 Paneles para Muros Portantes y Tabiquería

El panel para muros portantes y tabiques, sin incluir el mortero, presenta medidas nominales de
1.18m de ancho por 2.40m de altura y 4cm de espesor que incluye a la doble malla. Este panel,
incluyendo la doble malla pero excluyendo al mortero, tiene un peso promedio de 3.9 kg/m
2
.

El núcleo del panel es una plancha ondulada de poliestireno expandido (“tecnopor”), reforzado
por una malla electrosoldada colocada en cada cara e interconectadas entre sí por alambres
galvanizados que atraviesan al tecnopor y van soldados a cada malla (Fig.1).

La malla electrosoldada está compuesta por alambres lisos de acero galvanizado, con 2.5mm de
diámetro. El espaciamiento entre los alambres longitudinales es 7.5cm, mientras que entre los
alambres transversales el espaciamiento es 6.5cm (cocadas de 7.5x6.5 cm). El conector también
es un alambre liso galvanizado de 2.5mm de diámetro.

















Para recortar al panel (Fig.2) a la medida deseada, se utiliza una sierra (para cortar el tecnopor) y
un alicate (para cortar la malla).












Fig.1. Panel para muros, malla electrosoldada y conectores de las mallas.
Fig.2

Recorte del
panel.
5
Una vez que se ha lanzado una capa de mortero (Fig.3 y acápite 6) de 3cm de grosor en cada cara
del panel para muro, este alcanza un grosor de 10cm y un peso promedio de 150 kg/m
2
.















3.2 Paneles para Techos

Los paneles para techos son similares a los descritos en el acápite 3.1 para muros, con las
siguientes diferencias:

a. Las dimensiones nominales del panel son 1.18m de ancho por 5.5m de largo. El grosor del
núcleo de tecnopor y la doble malla es 12cm (Fig.4), con un peso promedio, excluyendo al
mortero y al concreto, de 5.7 kg/m
2
. El diámetro del alambre que compone la malla es 3mm.

b. En la base del panel para techo se lanza (acápite 6) una capa de mortero 1:4 de 3cm de
espesor, mientras que sobre la cara superior se vacía una capa de concreto simple de 5cm de
grosor (acápite 7), formándose así un techo de 20cm de espesor, cuyo peso promedio es 200
kg/m
2
sin incluir acabados ni sobrecarga.

















Fig.3

Mortero lanzado
en paneles para
muro.
Fig.4

Panel para Techo
6
4. CONEXIONES DE LOS PANELES

4.1 Conexión del Panel de Muro a la Cimentación de Concreto

La conexión de los paneles de muro a la cimentación de concreto se hace mediante espigas
(dowells) embebidas en el concreto y sobresaliendo 50cm (Fig.5). Estas espigas van intercaladas
(dispuestas en zigzag) en cada cara del panel y espaciadas en promedio a razón de 1 varilla cada
25cm. Las espigas están compuestas por varillas corrugadas de 6mm de diámetro y se amarran a
las mallas del muro mediante alambre #16 (Fig.6).






































Fig.5 Espigas en la cimentación del módulo y de los muros de corte.
Fig.6. Conexión espiga-malla en muros.
7
4.2 Conexión entre Paneles Coplanares

La conexión entre paneles para muros (Fig.7) o para techos (Fig.8), adyacentes y contenidos en
el mismo plano (“coplanares”), se hace traslapando una cocada de la malla electrosoldada, para
lo cual se recorta el tecnopor de uno de los paneles, para luego amarrar los alambres de ambas
mallas con alambre #16.
































4.3 Conexión entre Paneles de Muros Ortogonales

En uno de los muros perpendiculares se recorta el tecnopor, prolongando una de las mallas en
una distancia igual al grosor del muro ortogonal (Fig.9), luego se colocan mallas esquineras en
forma de “L” (Fig.10) tanto en la parte interior de la intersección como en la exterior (Fig.11),
para después amarrar con alambre #16 las mallas esquineras con la malla de los muros.



Fig.8. Traslape de 1 cocada de la malla entre paneles de techo coplanares.
Fig.7. Traslape de 1 cocada de la malla entre paneles de muros coplanares.
8

































4.4 Conexión entre Paneles de Muro y de Techo del Primer Piso

Este tipo de conexión se utiliza en todos los pisos de una edificación real, exceptuando a la
azotea (acápite 4.6). Entre los paneles de muro y de techo existe un espacio vacío de unos 5cm
de espesor (Fig.12), por donde pasan las espigas verticales internas que conectan al panel del
muro superior e inferior. Asimismo, existe un desnivel entre los bordes superiores del muro
inferior y del techo (Fig.12).

Por la parte interior del encuentro muro-techo (panel del muro inferior - base del panel de techo)
corre longitudinalmente una malla esquinera (Fig.10), que se amarra con alambre #16 tanto a la
malla del panel del muro inferior como a la malla de la base del panel de techo. Esta conexión se
repite en la unión panel del muro superior y superficie superior del panel de techo. El espacio
vacío luego será llenado con el concreto a vaciar en la parte superior del panel de techo.

Fig.9. Prolongación de la
malla en uno de los muros.
Fig.10. Mallas esquineras.
Fig.11. Mallas esquineras externa (izquierda) e interna (derecha).
9




















4.5 Conexión entre Muros de Pisos Consecutivos

La conexión entre los paneles de muros localizados entre pisos consecutivos, se hace con las
mismas espigas empleadas para conectar al muro del primer piso con la cimentación (descritas
en el acápite 4.1). Estas espigas van dispuestas alternadamente (en zigzag) en cada cara del muro
(Fig.13) y amarradas con alambre #16 a las mallas de los muros superior e inferior.





















Fig.12. Espacio entre muro y techo, en el borde interno corre una malla esquinera
amarrada a las mallas del muro y del techo con alambre #16 (izquierda); y, desnivel
entre muros y la superficie superior del techo del primer piso (derecha).
Fig.13. Espigas para conectar los muros del primer y segundo piso.
10
4.6 Conexión entre Paneles de Muro y de Techo de la Azotea

Este tipo de conexión se utiliza en las edificaciones reales sólo en el nivel de la azotea. Los
paneles de la azotea se apoyan simplemente sobre los muros del último piso (Fig.14), luego se
instalan mallas esquineras (Fig.10) tanto en el contorno exterior (Fig.15), como en el contorno
interior, que se amarran con alambre #16 tanto a las mallas de los muros como a las mallas de los
paneles de la azotea.

















Previamente a la operación descrita en el párrafo anterior, sobre los muros del último piso se
lanza mortero (acápite 6) dejando libre unos 30cm en el borde superior del muro (Fig.16), para
después instalar los paneles de la azotea. Fue en esa junta entre morteros lanzados en distintas
etapas donde apareció una fisura horizontal por contracción de secado (acápite 8).



















Fig.14. Paneles de la azotea.
Fig.15. Conexión muro-techo de azotea.
Fig.16. Borde superior de muros sin mortero.
11
5. REFUERZOS ESPECIALES

5.1 Refuerzo Adicional en Bordes

En los 4 bordes de los muros ensayados a corte y a compresión, así como en los paneles
individuales de techo, se añadió una franja de malla electrosoldada en forma de “U” (Fig.17),
traslapada en 2 cocadas con las mallas del panel. Ambas mallas se amarraron con alambre #16.



























5.2 Refuerzo Adicional en Vanos de Puertas y Ventanas

El recorte de los vanos para puertas y ventanas se hace con una sierra (Fig.18) para cortar el
tecnopor y con un alicate para cortar la malla. En todas las esquinas de los vanos se adicionó
diagonalmente, tanto en la cara interior como en la cara exterior del panel, una franja de malla
electrosoldada de 3 cocadas de ancho por 10 cocadas de longitud (Fig.19). Esta franja de malla
diagonal se amarró a las mallas del panel mediante alambre #16.






Fig.17

Malla “U” en bordes de
los muros ensayados a
corte (arriba) y en los
bordes del panel de techo
ensayado a flexión
(derecha).
12
















5.3 Espigas para Conectar al Tabique con el Pórtico de Concreto Armado

Con la finalidad de evitar el volcamiento del panel para muro, actuando como tabique en un
sistema estructural aporticado sujeto a cargas sísmicas perpendiculares a su plano, se utilizaron
espigas de 50cm de longitud. Estas espigas son varillas de acero corrugado de 6mm de diámetro
y van conectadas tanto a las columnas como a las vigas del pórtico, a razón de 1 varilla cada
25cm, dispuestas en forma intercalada (zigzag) en cada cara del panel.

Previamente, con un taladro se abren perforaciones de 3/8” y de unos 6cm de profundidad en las
columnas y viga del pórtico (Fig.20), luego se instala el panel y se aplica resina epóxica (Sikadur
31) en la perforación, previa limpieza del agujero, para después insertar la espiga en la
perforación. En ambas caras del panel, estas espigas se amarran a la malla electrosoldada
mediante alambre #16. Finalmente, se lanza mortero 1:4 (acápite 6) en ambas caras del panel,
que también llena los espacios existentes entre el tabique y el pórtico (Fig.21).

















Fig.18. Recorte del tecnopor para
formar un vano de ventana.
Fig.19. Refuerzo adicional en las
esquinas de los vanos.
Fig.20. Perforación hecha con taladro en el pórtico, montaje del panel para
tabique, e instalación de la espigas en la perforación rellena con epóxico.
Viga superior
13
















6. MORTERO LANZADO, CURADO y PROBETAS CÚBICAS

Tanto en las caras de los paneles para muros como en la base de los paneles individuales para
techo, se aplicó mortero lanzado con un equipo neumático a una presión de 120 psi (8.4 kg/cm
2
)
desde una distancia aproximada de unos 20cm.

El mortero se dosificó en volumen: 1 de cemento Portland tipo I por 4 de arena gruesa tamizada
por la malla estándar #4, y una relación en peso agua/cemento de 0.5. Este mortero se preparó en
una mezcladora (Fig.22) y se transportó en carretilla, depositándolo en recipientes metálicos.

















El proceso de lanzado del mortero se realizó en 2 etapas a fin de evitar el rebote, desperdicios y
desprendimientos del mortero por su peso propio. En el primer día, se aplicó una capa delgada de
mortero que recubrió ligeramente a la malla electrosoldada (Fig.23). En el segundo día se aplicó
una capa gruesa para completar los 3cm que debía tener el recubrimiento, para enseguida enrasar
la superficie mediante una regla (Fig.24).
Fig.21. Disposición de espigas en una cara del tabique y tabique terminado.
Fig.22. Tamizado de la arena, mezcladora, recipiente metálico y equipo neumático.
14


















El curado del mortero se realizó aplicando con un rodillo un curador para concreto de la fábrica
SIKA (Fig.25). Esta operación se hizo después de unos 2 días de haberse lanzado el mortero.












Durante el proceso de lanzado se extrajo mortero del recipiente metálico, para formar probetas
cúbicas estándar de 5cm de arista, compactadas con un pisón de plástico (Fig.26). Estas probetas
fueron curadas y ensayadas a compresión (acápite 16.1).












Fig.23. Lanzado de la segunda
capa de mortero sobre la primera.
Fig.24. Enrasado con una regla.
Fig.26

Probetas
cúbicas de
mortero.
Fig.25

Curador y curado del
mortero lanzado.
15
7. CONCRETO EN LOSAS

Sobre la cara superior de los paneles correspondientes a las losas del primer y segundo piso del
módulo, previo apuntalamiento (Fig.27), y la de los paneles individuales representativos de las
losas ensayadas a flexión (Fig.28), se vació una capa de concreto de f´c = 210 kg/cm
2
y de 5cm
de espesor. No se adicionó refuerzo alguno en los paneles de techo (el único refuerzo fue su
malla electrosoldada propia, ver además el acápite 5.1), ni fibra en el concreto.

El concreto fue preparado en una mezcladora, vaciado con tarros, esparcido y enrasado con una
regla (Fig.27). Usando la misma regla se proporcionó golpes verticales para compactar al
concreto (no se usó vibradora). El curado fue similar al descrito en el acápite 6.

Finalmente, los 30cm superiores de los muros del segundo piso del módulo y los bordes del
techo de la azotea, fue cubierta con mortero lanzado (acápite 6). Por disposición del cliente, no
se aplicó mortero en la base de los dos techos del módulo.
































Fig.27

Vaciado del concreto en las
losas (arriba) y apuntalamiento
de los paneles de techo antes
del vaciado (derecha), nótese
que no hay mortero en la base.
Fig.28

Paneles de
losa
individuales.
16
8. FISURAS PREVIAS AL ENSAYO

No se notaron fisuras en los paneles individuales a ensayar a corte. En varios muros del módulo
(Fig.29, ver ejes del módulo en la Fig.37) se presentaron fisuras por contracción de secado en la
cara externa e interna del mortero lanzado, así como en la capa de concreto superior de las losas
a ensayar a flexión (Fig.30), también se produjeron fisuras en los paneles a ensayar a compresión
(Fig.31) y en los muros actuantes como tabiques (Fig.32) Estas fisuras no tuvieron un patrón
definido y llegaron a alcanzar un grosor de hasta 0.5mm.







































Fig.29

Módulo
terminado y
fisuras por
contracción
de secado del
mortero
lanzado.
Eje B
Piso 1
Eje 1
Piso 2
Eje 2
Piso 2
Fig.30. Fisuras por contracción de secado del concreto en los paneles F1 y F2 para
losa. El panel F3 no mostró fisuras.
17



































Cabe indicar que estas fisuras no atravesaron totalmente al espesor del muro, sino que se
produjeron en mayor cantidad preferentemente en las caras externas expuestas al sol. Estas
fisuras fueron marcadas antes del ensayo respectivo.









Fig.31. Fisuras en los muros a ensayar a compresión.
Fig.32. Fisuras en la unión columna-tabique (izquierda) y en los
muros actuantes como tabiques (derecha).
18
9. CARACTERÍSTICAS GEOMÉTRICAS DE LOS ESPECÍMENES

9.1 Muros a Corte

En total se construyeron 3 muros (FC1, FC2 y FC3, Fig.33) a ensayar a carga lateral. Estos
muros estuvieron compuestos por un sólo panel y sus dimensiones incluyendo el mortero
lanzado fueron: 119cm de longitud por 243cm de altura y un espesor de 10cm.

El peso de estos muros fue medido con una celda de carga colgada en el puente grúa del LEDI.
Descontando la cimentación de concreto armado, se obtuvo un peso promedio (incluyendo al
mortero lanzado) igual a 140 kg/m
2
de superficie.

















9.2 Muros a Compresión

En total se construyeron 3 muros (Fig.34) a ensayar a compresión axial. Estos muros estuvieron
compuestos por un solo panel y carecieron de cimentación. Las dimensiones incluyendo el
mortero lanzado fueron: 119cm de longitud por 244cm de altura y un espesor de 10cm. El peso
de estos muros, incluyendo el mortero lanzado, fue en promedio 140 kg/m
2
de superficie.













Fig.33. Muros a Corte.
Dimensiones en
centímetros.
Fig.34

Muros a ensayar
a compresión
(C1, C2 y C3).
Dimensiones en
centímetros.
19
9.3 Losas a Flexión

En total fueron construidas 3 losas (F1, F2 y F3, Fig.35) a ensayar a flexión. Estas losas
estuvieron conformadas por un solo panel para techo. Las dimensiones incluyendo el mortero
lanzado en la base (3cm de espesor) y al concreto vaciado en la superficie (5cm de espesor)
fueron: 119cm de ancho por 254cm de longitud y un espesor de 20cm. El peso de estas losas,
incluyendo el mortero y el concreto, fue en promedio 197 kg/m
2
de superficie.















9.4 Tabique

Se construyó un espécimen (Fig.36) compuesto por 2 paneles para muro y otro recortado. Estos
paneles fueron conectados a las columnas y vigas del pórtico mediante las espigas descritas en el
acápite 5.3. Las vigas y columnas del pórtico de concreto armado fueron de 25x25cm, mientras
que la cimentación fue de 30x30cm. Los 3 paneles para muro tuvieron una altura de 240cm, e
incluyendo el mortero lanzado, los tabiques tuvieron 10cm de espesor. El peso de la tabiquería,
excluyendo al pórtico (de 2207 kg de peso) fue 156 kg/m
2
, 11% mayor que el obtenido en los
muros individuales de los acápites 9.1 y 9.2 (140 kg/m
2
), por lo que para fines prácticos puede
emplearse un peso de 150 kg/m
2
para los muros del sistema M2.















Fig.35. Losas a flexión. Dimensiones en centímetros.
Fig.36

Tabique a
ensayar a
carga sísmica
ortogonal al
plano.
Dimensiones
en
centímetros.
20
9.5 Módulo

Se construyó un módulo de 2 pisos cuya planta se muestra en la Fig.37. El primer piso del
módulo fue a escala natural, mientras que para no exceder la capacidad de la mesa vibradora, la
altura libre del segundo piso se redujo de 227 a 145cm (Fig.38). Cabe indicar que la principal
razón de construir el segundo piso fue analizar el comportamiento sísmico de la conexión entre
muros de pisos consecutivos (acápite 4.5), y la conexión entre el techo de la azotea con los
muros del último piso (acápite 4.6), distinta a la conexión muros-losa del primer piso.







































1 B
Fig.37. Planta del Módulo y Ejes. Medidas en centímetros.
Fig.38. Ejes 1, A y B del módulo. El eje 2 no presenta vanos
(muro lleno). Medidas en centímetros.
21
En la dirección del sismo (Fig.37, ejes A y B con vanos), se buscó que la densidad de muros sea
mínima para analizar la situación más crítica de muros sujetos a fuerza cortante, mientras que en
la dirección ortogonal el eje 2 no presentó vanos, a fin de analizar el comportamiento de las
conexiones entre paneles coplanares sujetos a carga sísmica transversal al plano.

Debe resaltarse que los paneles del techo de la azotea apoyan sobre los ejes 1 y 2 (Fig.14), lo
cual haría más crítica la situación de los ejes A y B a fuerza cortante, ya que tendrían menos
carga de gravedad (la carga de gravedad incrementa la resistencia a corte); sin embargo, por la
forma como se conectan los paneles de techo entre sí y con los muros (acápites 4.2, 4.4 y 4.6), es
de esperarse un efecto bidireccional de las losas de techo ante carga vertical.

10. PRUEBA DE CARGA VERTICAL EN EL MÓDULO

Por disposición del cliente, los techos del módulo carecieron de mortero lanzado en sus bases
(Fig.39). Si bien esta condición es la más crítica para la condición de carga máxima, puesto que
este mortero hubiese incrementado la resistencia a flexión y al momento de inercia de la sección
transversal, decrementado la flexibilidad de la losa, no fue posible observar la posibilidad que
durante la prueba se generen fisuras en las bases del techo o desprendimientos del mortero
lanzado, lo cual hubiese determinado la carga vertical de servicio respectiva para cada nivel.

La prueba de carga vertical en los techos del módulo, se realizó aplicando bolsas de arenas de
30kg cada una, siguiéndose las especificaciones de la Norma E.060 “Concreto Armado” [3].

10.1 Instrumentación

Se utilizaron 3 LVDT, según se muestra en la Fig.39. Los LVDT D1 y D2, miden los
desplazamientos verticales absolutos del punto central de las losas correspondientes al primer y
segundo nivel, respectivamente, mientras que el LVDT D3 mide el desplazamiento lateral
absoluto del punto central del eje 2, ante la eventualidad de que exista pandeo del muro.


















Fig.39
Instrumentación.
D2
D1
D3
22
10.2 Determinación de la Carga Máxima

Previamente, empleando una celda de carga colgada al puente grúa, se determinó el peso de los 3
paneles para techo (Fig.35). Excluyendo acabados y sobrecarga se obtuvo un peso promedio de
197 kg/m
2
, con 2.4% de dispersión.

Puesto que los techos del módulo carecieron de mortero en su base (con 3cm de espesor), el peso
existente resulta: We = 197 – 2000x0.03 = 137 kg/m
2
, mientras que la carga permanente real
incluyendo acabados (100 kg/m
2
) es: D = 197 + 100 = 297 kg/m
2
.

Por otro lado, de acuerdo a la Norma de Cargas E.020 [1], la sobrecarga para viviendas es L =
200 kg/m
2
para el primer piso y L = 100 kg/m
2
para la azotea.

De acuerdo a la Norma de Concreto Armado E.060 [3], la prueba de carga se realiza aplicando el
80% de la carga última (1.5D + 1.8L), restando a este valor la carga existente (We), con lo cual:

Nivel 1: w1 = 0.8x(1.5x297 + 1.8x200) – 137 = 507 kg/m
2

Nivel 2: w2 = 0.8x(1.5x297 + 1.8x100) – 137 = 363 kg/m
2


Trabajando con el área interior (A = 2.8x2.8 = 7.84m
2
) y sacos de arena de 30kg cada uno, y un
mínimo de 4 capas de sacos (Norma E.060 [3]), se obtiene:

Nivel 1: P1 = 507x7.84 = 3975 kg 3 capas de 6x6 sacos + 1 capa de 24 sacos (3960kg).
Nivel 2: P2 = 363x7.84 = 2849 kg 3 capas de 5x5 sacos + 1 capa de 20 sacos (2850kg).

10.3 Prueba de Carga Vertical

Primero se cargó el primer nivel y después el segundo nivel, con las capas de sacos indicadas en
el acápite 10.2. En forma paulatina fue aplicándose cada capa, registrándose la lectura de los
LVDT después que los desplazamientos se estabilizaran. El módulo quedó cargado durante 24
horas (Fig.40), obteniéndose para ese instante los desplazamientos, para después iniciar la
descarga del segundo nivel y, finalmente, la del primer nivel. Esta descarga también se realizó en
forma paulatina, registrándose los desplazamientos por cada capa retirada. En esta prueba no se
notó la aparición de ninguna fisura adicional a las producidas por secado (acápite 8).













Fig.40

Prueba de carga
vertical en los
losas del módulo.
23
10.4 Resultados

En la Tabla 1 se muestra los datos registrados en la prueba de carga. La carga distribuida “W”
fue obtenida dividiendo el peso de los sacos de arena colocados incrementalmente entre el área
de la losa cargada (2.8x2.8m).

Tabla 1. Resultados de la Prueba de Carga Vertical en el Módulo.
W1 (kg/m
2
) W2 (kg/m
2
) D1 (mm) D2 (mm) D3 (mm) Acción
0 0 0 0 0 Inicio
137.75 0 0.552 -0.046 0.047 Carga en piso 1
275.50 0 1.233 -0.180 0.073 Carga en piso 1
413.25 0 2.036 -0.404 0.107 Carga en piso 1
505.10 0 2.699 -0.250 0.111 Carga en piso 1
505.10 95.66 2.736 0.513 0.119 Carga en piso 2
505.10 191.32 2.755 1.279 0.128 Carga en piso 2
505.10 286.98 2.779 2.027 0.140 Carga en piso 2
505.10 363.50 2.827 3.156 0.144 Carga en piso 2
505.10 363.50 3.475 3.664 0.120 24 horas después
505.10 286.98 3.496 3.480 0.115 Descarga del piso 2
505.10 191.32 3.501 2.601 0.123 Descarga del piso 2
505.10 95.66 3.498 1.821 0.133 Descarga del piso 2
505.10 0 3.496 0.967 0.145 Descarga del piso 2
413.25 0 3.204 0.870 0.133 Descarga del piso 1
275.50 0 2.593 0.836 0.104 Descarga del piso 1
137.75 0 1.953 0.797 0.066 Descarga del piso 1
0 0 1.247 0.906 0.053 Descarga del piso 1
0 0 1.152 0.710 0.003 24 horas después

De acuerdo a la Norma E.060 “Concreto Armado” [3], la deflexión máxima de la losa está dada
por la expresión Dm = L
2
/ (20000 h), donde “L” es la distancia entre los ejes de los apoyos
(2.9m) o la luz libre (2.8m) más el peralte del elemento ensayado (h = 0.2 – 0.03 = 0.17m,
descontando la capa de mortero no aplicada en la base), lo que sea menor. De esta manera:

Dm = 2.9
2
/ (20000x0.17) = 0.0025m = 2.5mm.

En la Tabla 1 puede observarse que la deflexión máxima en la losa del primer piso (D1m =
3.475mm) y la del segundo piso (D2m = 3.664mm), excedieron en un 43% al valor máximo
permitido. Sin embargo, no puede decirse que la losa real (incluyendo mortero lanzado en su
base), incumpla el reglamento, puesto que el mortero en la base hubiese incrementado
fuertemente el momento de inercia de la sección transversal (“I”, Fig.41), rigidizando a la losa.

Admitiéndose que no existe deslizamiento en las interfases concreto-tecnopor-mortero
(transferencia adecuada de esfuerzos cortantes), el incremento en el momento de inercia de la
sección transversal (Fig.41) hubiese sido de 4600% en relación al caso capa de concreto única,
este porcentaje supera a la excedencia (43%) de la deflexión máxima sobre el límite permitido.

24










En la Norma E.060 [3] se indica que de excederse a la deflexión máxima permitida, queda el
recurso de aplicar una segunda condición. En la segunda condición la recuperación de la
deflexión dentro de las 24 horas siguientes al retiro de la carga, debe ser por lo menos el 75% de
la deflexión máxima (Dm), lo que también equivale a tener una deformación permanente (Dp)
menor que el 25% de la deflexión máxima. En la Tabla 2 se observa que el nivel 1 no cumple
con esta segunda condición en un 32%, mientras que el segundo nivel sí cumple.

Tabla 2. Verificación de la Segunda Condición Reglamentaria.
Nivel Deflexión permanente
Dp (mm)
Deflexión máxima
Dm (mm)
100 x (Dp / Dm)
2 0.710 3.664 19% <25% Ok.
1 1.152
3.475
33% > 25%

Pese a que el primer nivel no cumple con la segunda condición reglamentaria, puede admitirse
que el sistema real, incluyendo la capa de mortero lanzado en la base, debe cumplir en forma
satisfactoria la prueba de carga vertical al tener un momento de inercia de su sección transversal
47 veces mayor que el del techo ensayado (figuras 39 y 41).

En la Fig.42 se ha graficado los valores que aparecen en la Tabla 1. Allí se nota un
comportamiento prácticamente elástico en ambos niveles, tanto en el proceso de carga como de
descarga. La mayor deflexión que tuvo el techo del segundo nivel podría deberse a que en este
nivel concurren muros tan solo por debajo de la losa, mientras que en el primer nivel existe
concurrencia de muros por debajo y encima de la losa. Estos muros limitan la rotación de la losa.














Fig.42. Gráfica carga-deflexión de las losas del primer (izq.) y segundo (der.) piso.
Fig.41

Momento de inercia
“I”, con y sin el
aporte de mortero en
la base de la losa.
25
11. ENSAYO DE FLEXIÓN DE LOS PANELES PARA LOSA

Se ensayaron a flexión 3 paneles para losa (F1, F2 y F3), cuyas características aparecen en la
Fig.35. El ensayo se ejecutó aplicando una carga (P) en el centro de la luz y repartida en el ancho
del panel. La velocidad del ensayo fue de 1mm de desplazamiento vertical (D1) por minuto.

11.1 Instrumentación

Se utilizaron 2 LVDT en el ensayo (Fig.43). El LVDT D1 mide la deflexión vertical en el centro
del panel, mientras que el LVDT D2 mide el desplazamiento horizontal relativo entre 2 puntos
centrales del panel, con miras de detectar el instante en que se produce la primera fisura por
flexión y el grosor acumulado de estas grietas. La carga (P) fue medida con una celda de carga.


















11.2 Comportamiento de los Paneles

En cuanto al proceso de fisuración, los 3 paneles ensayados a flexión tuvieron un
comportamiento bastante similar. En primer lugar se presentaron fisuras en la zona central que
corrieron en todo el ancho del panel. Conforme se incrementaba la carga (P), surgieron nuevas
fisuras, algunas de las cuales se presentaron fuera de las bases del LVDT D2 (Fig.44-derecha).

En todo momento, incluso en la etapa de grandes deflexiones donde se alcanzó la carga máxima,
las fisuras fueron finas, cerradas por la malla electrosoldada inferior; asimismo, no se observaron
fallas por deslizamientos en las interfases concreto-tecnopor-mortero, aunque cabe la posibilidad
de que estos deslizamientos hayan sido imperceptibles, o que el tecnopor se haya deformado por
fuerza cortante.

Tampoco se presentaron fallas en los apoyos, ni falla por compresión del concreto superior,
asimismo, las fisuras no se concentraron en un solo plano (Fig.44-derecha); es decir, la forma de
falla fue dúctil y por flexión.

Fig.43. Instrumentación en el ensayo de
flexión de los paneles de techo.
D1
D2
P
26

















11.3 Resultados

En la Tabla 3 se presenta los principales resultados del ensayo, como son los puntos asociados a
la formación de la primera fisura en tracción por flexión, la carga máxima, la deflexión máxima
y la deflexión permanente a carga nula. Cabe indicar que el punto asociado a la primera fisura
visible se caracterizó por una pequeña caída en la carga (Fig.45) y un incremento importante en
el desplazamiento horizontal D2 (Fig.46).

Tabla 3. Puntos importantes en el ensayo de flexión de los paneles para techo.
Panel Primera fisura Carga máxima Desp. máximo Desp. permanente
P (kg) D1 (mm) P (kg) D1 (mm) P (kg) D1 (mm) P (kg) D1 (mm)
F1 803 4.60 2731 45.34 2627 49.13 0 19.00
F2 707 4.63 2758 43.13 2479 47.32 0 19.92
F3 1073 3.43 2600 25.42 1918 49.38 0 24.33
Promedio 860 4.22 2700 38 2340 49 0 21


De los valores mostrados en la Tabla 3 y de la Fig.45, puede decirse que el comportamiento de
los paneles F1 y F2 fue muy similar, mientras que el panel F3 se caracterizó por ser más rígido.
Posiblemente esta diferencia en rigidez se deba a que la losa superior de concreto
correspondiente a los paneles F1 y F2 mostró fisuras por contracción de secado (Fig.30), hecho
que no ocurrió en el panel F3. Sin embargo, la resistencia máxima fue bastante similar en los 3
paneles, obteniéndose en promedio 2700 kg, con una dispersión de 3%.

En la Tabla 3 también se observa que la deflexión permanente fue un 43% de la deflexión
máxima, con lo cual, los paneles quedaron fuera de servicio después del ensayo, pese a que las
fisuras presentadas fueron muy finas, alcanzando grosores acumulados en una franja de 40cm
(distancia entre las bases del LVDT D2), menores que 5mm (Fig.46).


Fig.44. Estado Final. Forma de falla típica en los 3 paneles (izquierda) y
fisuras finas de tracción por flexión en la base del panel (derecha).
27





















11.4 Cálculo de “E I”

Para una viga simplemente apoyada, sujeta a una carga concentrada (P) en el centro de su
longitud (L), se conoce que la deflexión central elástica (D) está dada por la expresión:

I E
L P
D
48
3
=

Analizando el caso del panel F3 (el más rígido), que no presentó fisuras por contracción de
secado, se tendría hasta el instante en que ocurrió la primera fisura por flexión (Tabla 3):

P = 1073 kg, L = 240cm, D = 3.43mm, con lo cual, para un panel de 119cm de ancho se tiene:

E I = P L
3
/ 48D = 1073x240
3
/ (48x0.343) = 900´944,600 kg-cm
2


Con lo cual, para un ancho de 1m se tiene: E I ≈ 757´000,000 kg-cm
2


Puesto que para un ancho unitario el momento de inercia “I” es 49267cm
4
(Fig.41), se obtendría
un módulo de elasticidad equivalente para el material compuesto concreto-tecnopor-mortero
igual a: E = 15,360 kg/cm
2
que es el 8% del módulo de elasticidad correspondiente al concreto
(Ec ≈ 200,000 kg/cm
2
). Otra forma de proceder sería asumir como válido el módulo de
elasticidad del concreto, con lo cual: I = 757´000,000/200000 = 3785cm
4
, que equivale a trabajar
con una sección rectangular de 100x7.7cm, como si el concreto (de 5cm de espesor) y el mortero
(de 3cm de espesor) estuviesen conectados directamente, sin que exista tecnopor de por medio.

Fig.45

Ensayo de flexión en
paneles para techo.
Gráfica carga-deflexión.
Fig.46

Ensayo de flexión en paneles para
techo. Gráfica carga-
desplazamiento horizontal relativo.
28
Como el módulo de elasticidad del conjunto resultó muy bajo, y posiblemente el momento de
inercia indicado en la Fig.41 no sea el valor correcto por deslizamientos imperceptibles en las
interfases mortero-tecnopor-concreto, se recomienda trabajar con E I ≈ 757´000,000 kg-cm
2

para paneles con ancho unitario. Esta rigidez “E I” podría reducirse en 50% en caso exista fisuras
por contracción de secado en la losa de concreto (caso de los paneles F1 y F2).

11.5 Carga de Fisuración en Tracción por Flexión

La resistencia a compresión de las probetas cúbicas estándar de mortero 1:4, lanzado en la base
de los paneles para techo, presentó una resistencia a compresión f´c = 225 kg/cm
2
(acápite 16.1),
por lo que su resistencia a tracción por flexión es f´t ≈ 0.1 f´c = 23 kg/cm
2
.

Con lo cual, para un panel de ancho 1m, el momento de fisuración está dado por: Mcr = f´t I / Y,
donde I = 49267cm
4
(Fig.41), Y = 11.5cm = distancia entre el centroide de la sección transversal
y la fibra extrema traccionada. De este modo: Mcr = 23x49267/ 11.5 = 98354 kg-cm = 984 kg-m

Por otro lado, el momento flector producido por el peso propio (w = 197 kg/m) y la carga
concentrada (P), en la parte central del panel simplemente apoyado es:

M = w L
2
/ 8 + P L /4 = 197x2.4
2
/ 8 + Px2.4 / 4 = 142 + 0.6 P (en kg-m, en un ancho unitario)

Igualando el momento flector actuante al resistente, se obtiene para un panel de ancho 1m:

M = 142 + 0.6 P = Mcr = 984 P = 1405 kg (para un ancho unitario)

Puesto que el panel ensayado presenta un ancho de 1.19m, entonces la carga que teóricamente
produciría la primera fisura en tracción por flexión resulta: P = 1.19x1405 = 1672 kg, esta carga
teórica excede en 95% a los valores experimentales indicados en la Tabla 3 (860 kg).

Para investigar si la razón de la excedencia indicada en el párrafo anterior era la resistencia del
mortero, con una amoladora se extrajo una probeta cúbica (3cm de arista) del mortero lanzado en
la base del panel F2 (Fig.47). Esta probeta se ensayó a compresión proporcionando una
resistencia de 316 kg/cm
2
, mayor que la resistencia de las probetas cúbicas estándar (225
kg/cm
2
), por lo que esta posible causa quedó descartada, atribuyéndose más bien la diferencia al
momento de inercia de la sección compuesta (Fig.41), que fue calculado suponiendo que existe
una integración completa concreto-tecnopor-mortero.











Fig.47

Extracción de
una probeta de
mortero del
panel F2.
29
11.6 Resistencia Máxima a Flexión y Secuencia de Falla

De acuerdo a la información [5] proporcionada por el cliente, para fines de diseño estructural se
trabaja con un esfuerzo de fluencia para los alambres que constituyen la malla (Fig.48) igual a fy
= 6500 kg/cm
2
. Por otro lado, la teoría que se aplica para hallar el momento flector resistente es
la misma que la usada en Concreto Armado (Norma E.060 [3]).

Asumiéndose que la resistencia a compresión del concreto es f´c = 210 kg/cm
2
, e igualando la
tracción (T = As fy) a la compresión (C = 0.85 f´c a B), para un ancho B = 100cm, se tiene:

T = As fy = 14x0.0707x6500 = 6435 kg = C = 0.85 f´c a B = 0.85x210x a x 100 a = 0.36cm

Con lo cual, MR = T (d – a/2) = 6435 x (17 – 0.36/2) = 108235 kg-cm = 1082 kg-m

Igualando el momento resistente (MR) al momento actuante en la parte central del panel,
proporcionado por el peso propio (w = 197 kg/m) y la carga concentrada (P), se tiene:

MR = 1082 kg-m = w L
2
/ 8 + P L / 4 = 197x2.4
2
/8 + Px2.4/4 = 142 + 0.6 P P = 1567 kg

Luego, como el panel ensayado presenta 1.19m de ancho, la carga máxima teórica resulta:

P = 1.19x1567 = 1864 kg

Esta resistencia teórica es el 70% de la resistencia máxima promedio experimental indicada en la
Tabla 3 (2700 kg), lo que es adecuado, en vista que el diseño debe hacerse en forma
conservadora. Es más, mientras que la resistencia máxima experimental se alcanzó para valores
muy altos de la deflexión (38mm, donde el panel quedaría inutilizado), la resistencia máxima
teórica se estaría logrando para deflexiones del orden de 12mm, equivalente a L /200.












Debe destacarse que la carga teórica de rotura (1864kg), resultó mayor que la carga teórica de
fisuración (1672kg), por lo que en consecuencia, teóricamente primero debería formarse las
fisuras en tracción por flexión y después debería alcanzarse la resistencia máxima. Esta
secuencia de falla pudo comprobarse experimentalmente.



Fig.48

Cálculo de la
resistencia a
flexión.
30
12. ENSAYO SÍSMICO DEL MÓDULO

12.1 Pesaje del Módulo y Transporte

El pesaje del módulo se llevó a cabo empleando una celda de
carga colgada del puente grúa del LEDI (Fig.49). Incluyendo la
cimentación, se obtuvo un peso de 11550 kg. Excluyendo el peso
de la cimentación (2630 kg), el peso del módulo resultó 8920 kg,
que equivale a 500 kg/m
2
de área en planta, este valor
corresponde al 70% del las estructuras convencionales (700
kg/m
2
) sin incluir acabados ni sobrecarga. Por otro lado, el
transporte del módulo desde el patio de construcción hacia la
mesa vibradora, se realizó mediante el puente grúa del LEDI

12.2 Cargas Adicionales en el Módulo

Para tratar de representar las condiciones reales en el ensayo de simulación sísmica, se agregaron
en cada nivel sacos de arena de 30kg cada uno, que representaron las siguientes cargas:

Mortero lanzado en la base de cada techo (no aplicado en el módulo): 2000x0.03 = 60 kg/m
2
.
Acabados: 100 kg/m
2
(Norma de Cargas E.020

[1]).
25% de sobrecarga en el piso 1: 0.25x200 = 50 kg/m
2
(Norma Sísmica E.030 [2]).
25% de sobrecarga en la azotea: 0.25x100 = 25 kg/m
2
(Norma Sísmica E.030 [2]).

Considerando que estas cargas se aplicarán en un área libre de 2.8x2.8 m = 7.84m
2
, se tiene:

Piso 1: ∆P1 = (60 + 100 + 50) x 7.84 = 1646 kg 55 sacos de 30kg = 1650kg
Piso 2: ∆P2 = (60 + 100 + 25) x 7.84 = 1450 kg 48 sacos de 30kg = 1440kg

De este modo, el peso total del módulo incluyendo la cimentación resulta: 11550 + 1650 + 1440
= 14640kg, menor que la capacidad máxima de la mesa vibradora (15000kg).

12.3 Determinación de las Aceleraciones de Ensayo

En el ensayo sísmico del módulo, se utilizó la señal sísmica correspondiente a la componente
“L” del terremoto ocurrido el 31 de mayo de 1970 en Chimbote, Perú, con 30 segundos de
duración en su parte más fuerte.

Puesto que el módulo presenta mayor densidad de muros que una construcción real, y también,
porque la altura libre del segundo piso fue 1.45m y no 2.27m (Fig.38), se tuvo que efectuar las
correcciones a las aceleraciones sísmicas que se indican a continuación.

A. Corrección por Densidad de Muros

En la Fig.50 se muestra una vivienda típica hecha con el sistema M2 (información proporcionada
por el cliente [6]). Para esta vivienda, la densidad real de muros (Dr) es:

Fig.49
31
Dirección X-X: Drx-x = 0.3 metros lineales / m
2
de área en planta.
Dirección Y-Y: Dry-y = 0.5 metros lineales / m
2
de área en planta.


















En la dirección de ensayo (Fig.37), el módulo presenta una densidad de muros igual a:

Dm = (1.10 + 1.14) x 2 / (3x3) = 0.5 metros lineales / m
2
de área en planta.

De esta manera, para simular la situación más crítica en la vivienda real (dirección X-X) y
obtener el mismo esfuerzo cortante, el factor de corrección por densidad de muros resulta:

FC (D) = Dm / Drxx = 0.5 / 0.3 = 1.7

B. Corrección por Altura

La mayor altura que presenta el segundo piso en
una edificación real, produce mayores efectos de
compresión y tracción por flexión en el primer
piso que las que se producirían en el módulo
(Fig.51). Asumiéndose que la distribución de
fuerzas de inercias es triangular en la altura (F1 =
F, F2 = 2F), se tendrá:

Sistema real: Mr = 2Fx4.74 + Fx2.37 = 11.85 F

Módulo: Mm = 2Fx4.02 + Fx2.37 = 10.41 F

De este modo, el factor de corrección por altura resulta:

FC (h) = Mr / Mm = 11.85 / 10.41 = 1.14

Fig.50

Vivienda hecha
con el sistema M2.
X
Y
Fig.51
32
C. Aceleraciones de Ensayo

En la Tabla 4 se presenta las aceleraciones que simulan a los sismos leves, moderados, severos y
catastróficos en suelo duro, de acuerdo a la Norma Sísmica E.030 [2]. Para el caso más crítico en
que el sistema M2 se ubique en suelo de mala calidad, debe adicionarse otro factor de corrección
igual al factor de amplificaciones por efectos locales de suelo: S = 1.4 (Norma Sísmica E.030
[2]), con lo cual, el factor de corrección total resulta:

FC = FC (D) x FC (h) x S = 1.7 x 1.14 x 1.4 = 2.71

Tabla 4. Aceleraciones y Desplazamientos Nominales del Sismo de Ensayo “mayo70”.
Fases del
Sismo
Aceleración en Suelo Duro
(Norma E.030 [2])
Aceleración del
Simulador (Ao)
Desplazamiento del
Simulador (Do)
1) Leve 0.1g 0.27g 30mm
2) Moderado 0.2g 0.54g 55mm
3) Severo 0.4g 1.08g 110mm
4) Catastrófico 0.5g 1.36g 140mm

La forma de la señal “mayo70” y su espectro de Fourier aparecen en la Fig.52, donde puede
apreciarse que las frecuencias predominantes oscilan entre 2.5 a 3.5 Hz.



























1.0
0.0
0.2
0.4
0.6
0.8
15.0 0.0 1.0 2.0 3.0 4.0 5.0 6.0 7.0 8.0 9.0 10.0 11.0 12.0 13.0 14.0
Hz
PONTI FI CI A UNI VERSI DAD CATOLI CA DEL PERU
LABORATORIO DE ESTRUCTURAS ANTISISMICAS - LEDI
Contenido de Frecuencias
Aceleración Mesa
Fecha: 2006-05-05
0.25
-0.25
-0.20
-0.10
0.00
0.10
0.20
30.0 0.0 2.0 4.0 6.0 8.0 10.0 12.0 14.0 16.0 18.0 20.0 22.0 24.0 26.0 28.0
INF-LE: 026-06
Aceleración Sismo mayo70
Simulación Sísmica
seg
A0 (g)
Fig.52

Acelerograma
de la señal
Mayo70 y
contenido de
frecuencias.
33
12.4 Instrumentación

La instrumentación utilizada en el ensayo de simulación sísmica aparece en las figuras 53 y 54.
En total se utilizaron 6 acelerómetros (A1 @ A6) para medir aceleraciones, 6 LVDT (D1 @ D6)
para medir desplazamientos laterales absolutos y 7 LVDT (D7 @ D13) para medir
desplazamiento relativos, aparte del acelerómetro A0, el LVDT D0 y el medidor de presiones del
actuador dinámico, propios de la plataforma de la mesa vibradora.








































Fig.53. Instrumentación en el ensayo sísmico.
D12
D7
D8
A1+
D1
Eje A Eje 2
Fig.54

Parte de la Instrumentación en
el ensayo sísmico.
D9
A2+
D2
34
12.5 Comportamiento Sísmico del Módulo

En ninguna de las fases del sismo de ensayo se abrieron o prolongaron las fisuras que
previamente se habían formado por contracción de secado (acápite 8). Tampoco se formaron
fisuras en los vanos, ni en el segundo piso.

Por otro lado, las fisuras en la Fase 1 fueron marcadas con color verde, las de la Fase 2 con color
rojo, las de la fase 3 con color lila y las de la fase 4 con color marrón.

Fase 1 (Sismo Leve): Se presentaron fisuras verticales muy finas en el talón del eje A (Fig.55),
esquina con el eje 2, y en el talón del eje B, esquina con el eje 2. Estas fisuras coincidieron con
las espigas, que posiblemente tuvieron poco recubrimiento en esa zona.












Fase 2 (Sismo Moderado): Se presentaron fisuras finas en las caras internas de los dos talones
del eje B, mientras que en la base del eje A, cara externa-esquina con el eje 1, se presentó una
fisura prácticamente diagonal, pero de muy poca extensión. En la cara interna del eje 1, zona de
la base central, se presentó una fisura vertical. Estas fisuras (Fig.56) no atravesaron al muro, es
decir, no se observaron en la cara opuesta.














Fase 3 (Sismo Severo): Se formaron fisuras horizontales en la base de los muros (Fig.57), en la
zona en contacto con la cimentación, tanto por flexión como por un posible deslizamiento. Estas
fisuras pudieron apreciarse tanto en la cara interna como externa de los muros.

Fig.55

Fase 1. Fisura
vertical en el talón
del eje A, esquina
con el eje 2.
eje A
eje B
eje 1
eje A
Fig.56. Fisuras en la Fase 2. Piso 1.
eje 2
35














Fase 4 (Sismo Catastrófico): Se presentó deslizamiento del módulo en torno a la cimentación y
rotación por flexión, dos espigas en la base del eje A quedaron dobladas y descubiertas
exteriormente (Fig.58). Se inició la falla por compresión en uno de los talones de la puerta del
eje B (Fig.59). Las bases de los LVDT verticales D11 y D12, se despegaron (Fig.60).




















Al finalizar el ensayo, el módulo quedó bastante estable, notándose un pequeño deslizamiento
permanente (Fig.60), es decir, el módulo aprobó con éxito la prueba de simulación sísmica.







Fig.57

Fisuras en la Fase
3. Piso 1.
eje A
eje B
Fig.58. Fase 4. Falla por
deslizamiento y espigas al
descubierto en el eje A.
Fig.59. Fase 4. Falla por
deslizamiento y fractura del
talón en la puerta del eje B.
eje A eje B
36


























12.6 Procesamiento de Resultados y Nomenclatura

Para determinar los desplazamientos relativos a la mesa vibradora (d1 @ d6), se restó a los
desplazamientos absolutos (D1 @ D6) el desplazamiento de la mesa vibradora (D0 en la Fig.53).

El resto de desplazamientos (D7 @ D13 en la Fig.53) son desplazamientos relativos entre dos
puntos del módulo, o respecto a su cimentación. Los únicos desplazamientos relativos de
importancia fueron D7 (deslizamiento del eje A respecto a la cimentación), D10 (deslizamiento
del eje B respecto a la cimentación), D11, D12 y D13 (desplazamientos verticales en la base).
Puesto que no existió deslizamiento entre las losas de techo y los muros respectivos, los
desplazamientos relativos D8 y D9 carecen de importancia.

La fuerza cortante en la base del módulo (“V”), absorbida por los ejes A y B, fue calculada como
la fuerza que imprime el actuador dinámico a la mesa vibradora (“F”) menos la aceleración de la
plataforma (A0 en la Fig.53) por la suma de la masa de la plataforma (Mm) y la cimentación
(Mc) del módulo conectada a la plataforma: V = F – (Mm + Mc) A0, donde el peso de la
plataforma es Pm = 18000kg y el peso de la cimentación es Pc = 2630kg.

La fuerza cortante que absorbió cada eje en la dirección del movimiento (A y B), resulta
imposible de calcular ya que fueron asimétricos, presentándose una leve torsión en el ensayo.

Fig.60

Estado del Módulo después
del ensayo sísmico.
Desprendimiento de un
LVDT vertical y
deslizamiento permanente
reducido.
eje A
eje B
eje 1
eje 2
eje B
37
12.7 Resultados del Ensayo de Vibración Libre

Antes de iniciar cada fase del ensayo sísmico, se realizó una prueba de vibración libre en el
módulo. La prueba consistió en la aplicación de 4 pulsos rectangulares de 1.5mm de
desplazamiento en la mesa vibradora, captándose la respuesta de todos los instrumentos, para
enseguida procesar aquél pulso que proporcionó la mejor respuesta. Por ejemplo, en la Fig.61
aparece la respuesta del acelerómetro A5 después de la Fase 4 ante los 4 pulsos, seleccionándose
al tercer pulso para la obtención del período de vibrar (T) y el grado de amortiguamiento (ε).


































Para efectos del módulo ensayado, interesa la respuesta en vibración libre de los muros de corte,
orientados en la dirección del movimiento, y la del muro trabajando a flexión ante cargas
sísmicas perpendiculares al plano. Por ello se trabajó sólo con los acelerómetros “A3”, ubicado
en el primer nivel del eje B (más flexible que el eje “A”), y “A5”, localizado en la parte central
del muro lleno del eje 2.
Fig.61

Respuesta de A5,
después de la Fase 4
ante 4 pulsos
(arriba); selección
del tercer pulso; y,
desplazamiento de la
mesa (D0) en el
tercer pulso (abajo).
38
El grado de amortiguamiento se obtuvo mediante la siguiente expresión:

m An
An
m +
= ln
2
1
π
ε

Donde: m = número de ciclos posteriores al ciclo “n”
An = aceleración máxima captada en el ciclo “n”
An+m = aceleración máxima captada en el ciclo “n+m”

Los resultados aparecen en la Tabla 5.

Tabla 5. Período de Vibrar “T” y Grado de Amortiguamiento “ε”
Muro de Corte – Acelerómetro “A3” Muro de Flexión – Acelerómetro “A5”
FASE T (seg) ε (%) T (seg) ε (%)
0 0.09 (*) 0.10 (*)
1 0.09 (*) 0.09 (*)
2 0.09 (*) 0.09 (*)
3 0.10 11 0.09 (*)
4 0.13 10 0.13 12

(*) No se pudo medir “ε" porque la respuesta después de terminado el pulso fue muy pequeña.

De acuerdo a los resultados mostrados en la Tabla 5, puede decirse que inicialmente, hasta
después de la fase 3, el módulo se comportó como sólido rígido (incluyendo al muro de flexión
del eje 2), con un período de vibrar de 0.09 segundos (muy reducido). En estas fases, la
frecuencia natural del módulo es 1/0.09 = 11 Hz, bastante alejada de la frecuencia predominante
del sismo de ensayo (Fig.52), por lo que el módulo estuvo lejos de la condición de resonancia.

Fue después de la fase 4 (sismo catastrófico), que se presentaron daños que hicieron decrecer la
rigidez, aumentando el período en 30%.

Para fines de análisis estructural, puede asumirse un grado de amortiguamiento de 10%. Este
valor supera al de las estructuras convencionales (5%) de concreto armado y de albañilería,
posiblemente esto se deba al tecnopor existente en los muros del sistema “M2”.

12.8 Resultados del Ensayo Sísmico

Utilizando la nomenclatura definida en el acápite 12.6 y en la Fig.53, en la Tabla 6 se presenta
los resultados máximo captados por cada instrumento en cada fase del ensayo (Tabla 4), en la
rama positiva y negativa del sismo. Cabe indicar lo siguiente:

Los LVDT D11 y D12 se despegaron durante la fase 4.
Los LVDT D1 y D6 fallaron durante las fases 2 y 3 (cualquier partícula que toque a los
cables altera la lectura).
Los valores A0 y D0 indicados en la Tabla 4 son nominales, los valores reales aparecen en la
Tabla 6.
39
Los valores máximos de todos los instrumentos no se presentan al mismo instante.

Tabla 6. Valores Máximos Captados por los Instrumentos (Fig.53).
1 (leve) 2 (moderado) 3 (severo) 4 (catastrófico) FASE
Rama+ Rama- Rama + Rama - Rama + Rama - Rama + Rama -
A0 (g) 0.23 -0.28 0.41 -0.51 0.90 -1.01 1.34 -1.30
A1 (g) 0.28 -0.31 0.56 -0.64 1.20 -1.40 2.11 -1.94
A2 (g) 0.30 -0.33 0.61 -0.70 1.43 -1.59 2.54 -2.56
A3 (g) 0.30 -0.33 0.59 -0.67 1.42 -1.53 2.77 -2.12
A4 (g) 0.30 -0.32 0.62 -0.68 1.55 -1.56 2.91 -2.52
A5 (g) 0.31 -0.31 0.59 -0.71 1.24 -1.64 2.15 -2.32
A6 (g) 0.29 -0.31 0.57 -0.64 1.29 -1.43 2.33 -2.05
D0 (mm) 29.43 -22.29 54.67 -41.24 110.21 -83.04 140.68 -105.49
d1 (mm) 0.85 -0.64 --- --- --- --- 6.20 -7.02
d2 (mm) 0.98 -0.84 1.91 -1.55 3.56 -3.69 7.63 -8.05
d3 (mm) 0.87 -0.82 1.81 -1.52 3.11 -3.85 6.31 -7.00
d4 (mm) 0.70 -0.82 1.69 -1.54 4.27 -3.48 9.35 -8.51
d5 (mm) 0.64 -1.58 1.24 -2.53 2.86 -3.82 6.22 -6.54
d6 (mm) 0.81 -0.64 --- --- --- --- 6.55 -6.86
D7 (mm) 0.04 -0.03 0.14 -0.08 0.91 -0.48 4.58 -3.29
D8 (mm) 0.13 -0.13 0.23 -0.28 0.53 -0.61 0.93 -0.87
D9 (mm) 0.07 -0.07 0.14 -0.16 0.32 -0.34 0.61 -0.53
D10 (mm) 0.02 -0.02 0.12 -0.02 0.64 -0.09 3.55 -0.38
D11 (mm) 0.05 -0.05 0.05 -0.05 0.12 -0.52 --- ---
D12 (mm) 0.02 -0.02 0.04 -0.08 0.07 -0.41 --- ---
D13 (mm) 0.07 -0.07 0.16 -0.18 0.28 -0.55 0.45 -1.13
V (ton) 4.11 -4.60 8.24 -9.08 15.73 -18.18 17.67 -13.37

De la Tabla 6 se puede deducir lo siguiente:

Hasta antes de la fase 4, D7 y D10 marcaron valores menores que 1mm. La falla por
deslizamiento se presentó durante la fase 4, generándose un deslizamiento en el eje A (D7)
de 4.6mm y en el eje B (D10) de 3.6mm. Producto de esta falla, la resistencia disminuyó de
18.2ton en la fase 3 a 13.4ton en la fase 4.
En las 4 fases no hubo deslizamiento entre las losas y los muros, ya que los valores D8 y D9
fueron menores que 1mm.
El eje B (con puertas) resultó ligeramente más flexible que el eje A (con ventanas), ya que
“d4” fue mayor que “d2”. Esta torsión era de esperarse teóricamente.
En la Fase 4, los valores “d5” y “d6”, así como A5 y A6, fueron bastante similares, por lo
que prácticamente el muro lleno del eje 2 no se deformó por flexión ante cargas sísmicas
perpendiculares a su plano.
La máxima fuerza cortante, producida en la fase 3, generó un esfuerzo cortante promedio en
los muros orientados en la dirección de ensayo (Fig.37), igual a 18180/((114+110)x2x6) =
6.76 kg/cm
2
. Este esfuerzo cortante es menor que la resistencia unitaria que proporcionan las
capas de mortero: 0.53√f´c = 0.53√225 = 7.95 kg/cm
2
(ver f´c del mortero en el acápite 16.1),
por tanto, no se desarrollaron grietas diagonales en los muros.
40
En la Fig.62 se ha graficado para cada fase, la curva cortante basal (V) versus el desplazamiento
lateral “d3” correspondiente al eje más flexible (eje B con puertas). Estas gráficas se han hecho a
la misma escala con fines comparativos. Allí, hasta antes de la fase 4, puede apreciarse el
incremento de la respuesta estructural con la potencia del sismo, mientras que en la fase 4 puede
notarse el decremento de la resistencia en la rama negativa.
























12.9 Evaluación del Factor “R” y Diseño a la Rotura

Empleando la rama negativa (la más crítica) de la gráfica V-d3 (Fig.62), en la Fig.63 se ha
dibujado la envolvente V-d3 para las 4 fases del ensayo sísmico.














Fig.62. Gráfica V-d3 en las 4 fases del ensayo sísmico.
Fig.63

Envolvente V-d3
de la rama
negativa.
41
En la Fig.63 puede apreciarse que la falla por deslizamiento empezó para un desplazamiento
lateral del orden de 2mm, asociada a una resistencia de 18.2ton, disminuyendo luego el cortante
basal en un 25% ante el sismo “catastrófico”, sin embargo, esa resistencia final se mantuvo
prácticamente constante hasta alcanzarse d3 = 7mm; es decir, se alcanzó una ductilidad de
desplazamiento µ = 7/2 = 3.5.

Con lo cual, para fines de analizar sísmicamente una estructura hecha con el sistema M2, puede
emplearse un factor de reducción de la fuerza sísmica elástica R = √(2µ -1) = 2.5 [9], que, de
acuerdo a nuestra norma sísmica E.030 [2], es bastante parecido al factor R = 3 que se utiliza en
las estructuras de albañilería reforzada.

Para un diseño a la rotura, se sugiere emplear una resistencia máxima igual al 75% de la
resistencia alcanzada por el módulo, que dividida entre la suma de las longitudes de los muros
orientados en la dirección del sismo (ΣL = (1.14 + 1.1) x 2 = 4.48m, Fig.37), proporciona v =
0.75 x 18.2 / 4.48 = 3ton/m. Por ejemplo, aplicando la Norma Sísmica E.030 [2] para el módulo
ubicado en la costa peruana sobre un suelo de mala calidad, se tendría:

Peso del módulo con bolsas de arena, excluyendo la cimentación: P = 12.01 ton.
Factor de Zona Sísmica = Z = 0.4 (aceleración de 0.4g asociada al sismo severo).
Factor de Suelo = S = 1.4
Factor de Uso (vivienda) = 1
R = 2.5
Coeficiente sísmico = C = 2.5 para estructuras rígidas con T < Ts
Cortante en la Base = V = Z U S C P / R = 0.4x1x1.4x2.5x12.01 / 2.5 = 6.73 ton.

Se hubiese requerido colocar ΣL = V / v = 6.73 / 3 = 2.24 metros lineales de muro. Es decir,
bastaba con colocar el 50% de los muros utilizados para soportar el sismo severo de la Norma
E.030 (aceleración de 0.4g [2]); este exceso de muros fue contemplado en el acápite 12.3.

12.10 Aceleración Sísmica Perpendicular al Plano del Muro.

Para fines de diseño estructural ante acciones sísmicas transversales al plano de los muros, en la
Norma Sísmica E.030 [2] se especifica que los muros deban ser diseñados para una carga igual a
V = Z U C1 P, que proporciona un coeficiente sísmico c = V / P = Z U C1, donde:

Z = 0.4 (factor de zona sísmica, 0.4g para suelo duro en la costa peruana).
U = 1.0 (factor de uso o importancia, 1.0 para vivienda).
C1 = 1.3 (para elementos cuyo colapso entrañen peligro).
P = peso del muro.

De este modo, reglamentariamente debería diseñarse para c = 0.4x1.0x1.3 = 0.52. Puesto que en
la fase 4 (sismo catastrófico), el muro lleno del eje 2 tuvo como respuesta máxima en su zona
central A5 = 2.32g (Tabla 6), que proporcionaría una fuerza w ≈ 2.32 P, con un coeficiente
sísmico igual a c (ensayo) = w / P = 2.32, se concluye que ante cargas transversales al plano, el
sistema “M2” presenta una sobre resistencia 4 veces mayor que la exigida reglamentariamente.
Cabe resaltar que en este muro no se presentaron fisuras de consideración en la fase 4.

42
13. ENSAYO DE COMPRESIÓN EXCÉNTRICA EN MUROS

Se ensayaron a compresión axial excéntrica tres muros (C1, C2 y C3), a una velocidad de
desplazamiento vertical (D5 en la Fig.64) de 0.8mm/min.

La carga (P) se distribuyó en toda la superficie superior del muro, pero el eje de la gata
hidráulica estuvo desfasado de una de las caras del muro una distancia igual a la tercera parte de
su espesor (“t = 10cm” en la Fig.64), de tal modo que la excentricidad de la carga respecto al eje
del muro fue la sexta parte de su espesor.

Se usaron 6 LVDT en el ensayo. Los LVDT D1, D2 y D5 midieron la deformación axial,
mientras que los LVDT D3, D4 y D6 se utilizaron para observar la estabilidad lateral del panel.






















En la Fig.65 aparecen los dispositivos mecánicos utilizados. Los polines que aparecen en la parte
superior estuvieron alejados 2.5cm de las caras del muro, y se utilizaron como elementos de
prevención en caso ocurriese la inestabilidad lateral del muro. Los polines que aparecen en la
parte inferior sirvieron para evitar desplazamientos laterales en la base del muro, estos polines no
restringieron la rotación de la base.








Fig.64. Instrumentación.
D5
D6
D1
D3
43


















13.1 Comportamiento de los Muros a Carga Axial Excéntrica

En ninguno de los 3 muros ocurrió falla por pandeo, ni separación de las capas de mortero
respecto al tecnopor (ver el traslape de los desplazamientos laterales D3 y D4 en la Fig.69). Los
tres muros tuvieron una fuerte inclinación respecto a la vertical, rotando en la base como sólido
rígido, lo que se comprobó en la Fig.69, donde puede apreciarse que el desplazamiento lateral
superior D6 fue prácticamente el doble que el desplazamiento lateral central D3.

El muro C1 tuvo un comportamiento elástico hasta que se presentó una falla local, manifestada a
través de una grieta horizontal (Fig.66) ubicada en la parte superior de una de las caras (dada la
excentricidad, esta fue la cara más cargada), mientras que en la cara opuesta no se presentaron
fallas. Este muro fue el que menos carga soportó.













Los muros C2 y C3 también tuvieron un comportamiento elástico hasta que se presentó la falla
local (similar a C1) ubicada en la parte superior de ambas caras, pero mucho más pronunciada en
la cara más cargada (Fig.67). Estos muros soportaron mayor carga que C1, debido a que la carga
se distribuyó de mejor forma en ambas caras del muro.
Fig.65. Dispositivos mecánicos en el ensayo de compresión excéntrica.
Fig.66.

Muro C1. Falla
local en una cara
(izquierda) y
cara opuesta sin
daño (derecha).
C1 C1
44
Cabe destacar que el muro C3 fue el que tuvo mayor cantidad de fisuras por contracción de
secado (acápite 8). Durante el experimento, se observó que el grosor de una de esas fisuras
(0.5mm, Fig.68) se mantuvo constante, por lo que las grietas por contracción de secado no
afectaron a la resistencia a compresión del muro.











































C2
Fig.67. Muros C2 y C3. Falla local pronunciada en una cara (izquierda) y cara
opuesta con menor daño (derecha).
C3
C3
C2
Fig.68

Muro C3. Medición del
grosor de una grieta
vertical por contracción
de secado durante el
ensayo de compresión.
45

















13.2 Resultados

Por la gran inclinación que tuvieron los muros
(Fig.69), así como por la forma de falla local y la
excentricidad de la carga vertical, los
desplazamientos verticales registrados por los
LVDT no fueron confiables. Por ejemplo, se
intentó trabajar con un desplazamiento vertical
igual al promedio de D1 y D2, pero al obtenerse
valores muy distintos (Fig.70), se usaron los
resultados que se pensaron eran los más
coherentes. Asimismo, algunos valores tuvieron
que descartarse al no presentar coherencia, por
ejemplo, en el muro C1 el desplazamiento vertical
D5 fue menor que D2 y el desplazamiento lateral
D6 resultó muy pequeño en relación a D3. En la
Tabla 7 se presenta los principales resultados.

Tabla 7. Resultados del Ensayo de Compresión Excéntrica en los Paneles.
Muro Estado P (ton) D1 (mm) D2 (mm) D3 (mm) D4 (mm) D5 (mm) D6 (mm)
Falla local 21.09 --- 0.526 3.953 3.955 --- --- C1
Carga máxima 27.14 --- 0.525 7.652 7.700 --- ---
Falla local 29.84 --- 0.325 6.566 6.684 --- 12.50 C2
Carga máxima 43.80 --- 0.718 15.10 15.42 --- 24.64
Falla local 38.33 0.441 0.464 --- --- 1.137 --- C3
Carga máxima 39.47 0.485 0.479 --- --- 1.188 ---


En la Fig.71 se muestra la variación de la carga vertical “P” versus el desplazamiento vertical de
la zona central (D1 o D2, el más coherente). Allí puede notarse la gran variación que tuvieron los
3 muros, tanto en resistencia como en rigidez axial.
Fig.69. Desplazamientos laterales en el muro C2 (inclinación).
Fig.70
46















13.3 Resistencia Admisible a Compresión Axial

La carga vertical promedio para la cual se presentó la falla local fue 29.75 ton, con 29% de
dispersión, mientras que la resistencia máxima promedio fue 36.8 ton con 24% de dispersión. Sin
embargo, dada la alta dispersión de resultados, es aconsejable no superar a la menor carga de
agrietamiento (muro C1): 21.09 ton, que por metro de longitud resulta: 17.72 ton/m.

Adoptando un factor de seguridad de 2, para un muro del sistema M2 con 10cm de espesor,
localizado en el perímetro de una edificación, donde el giro de la losa proporcionaría una
excentricidad de la carga vertical, se obtendría como resistencia admisible:

Pa = 9 ton / metro de longitud

Bajo la condición indicada, se tendría en realidad un factor de seguridad de 3.4 (36.8/(1.19x9))
respecto a la resistencia máxima promedio (36.8 ton).

En el supuesto que se tenga una losa real del sistema “M2”, de 5m de longitud, que apoye sobre
un muro perimétrico del sistema “M2”, se obtendría para un piso determinado la siguiente carga
actuante por metro de longitud:

Peso propio de muro: 150 x 2.4 = 360 kg/m
Peso propio de losa: 200 x 2.5 = 500 kg/m
Acabados + sobrecarga: (100 + 200) x 2.5 = 750kg/m
---------------------------------------------------------------------
Total: 1610 kg/m por piso

Con lo cual, la estructura podría tener hasta 9000 / 1610 ≈ 5 pisos por carga vertical.

Cabe indicar que al no haberse ensayado muros a carga vertical centrada, se desconoce el nivel
de resistencia a carga axial de los muros interiores de una edificación, aunque esta resistencia
debe superar a la propuesta (9ton/m) para los muros perimétricos.

Fig.71

Carga axial (ton) vs.
desplazamiento
vertical central (mm)
en los 3 muros (C1,
C2 y C3).
47
Para el caso del módulo ensayado a carga vertical (acápite 10), cuyo peso sin incluir la
cimentación fue 8920kg (acápite 12.1), se aplicaron sacos de arena en el primer y segundo nivel,
por un equivalente total de 6810kg, proporcionando en la base una carga de 15,730kg. Si esta
carga se dividiese entre la suma de las longitudes de todos los muros (9.32m, Fig.37),
admitiéndose que las losas tienen un comportamiento bidireccional, se obtendría en la base 1688
kg/m, que está bastante alejado del valor admisible propuesto (9ton/m), por ello, los muros
perimétricos del módulo no tuvieron problemas en la prueba de carga vertical.

13.4 Módulo de Elasticidad “E”

El módulo de elasticidad de cada muro, fue obtenido usando la gráfica P-D (Fig.71) en su parte
más lineal y la expresión:

A
L P
E
δ ∆

=

Donde: ∆P = P2 – P1 = incremento de carga axial
L = 800mm = distancia entre las bases del LVDT vertical central
∆d = δ2 – δ1 = incremento de desplazamiento vertical asociado a P1 y P2
A = 119x3x2 = 714cm
2
= área axial proporcionada por 2 capas de mortero.

Los resultados aparecen en la Tabla 8. En esta tabla se observa que el módulo de elasticidad
promedio es 68727 kg/cm
2
, pero con una dispersión de resultados muy elevada (36%), por lo que
sería conveniente trabajar con un módulo de elasticidad E = 40000 kg/cm
2
(correspondiente al
muro más flexible C1) para el conjunto mortero-tecnopor-mortero. Cabe remarcar que el módulo
de elasticidad propuesto no es confiable, en vista que los LVDT D1 y D2 registraron valores
muy distintos (Fig.70) durante el ensayo.

Tabla 8. Cálculo del Módulo de Elasticidad “E” de los Muros.
Muro P1
(kg)
δ1
(mm)
P2
(kg)
δ2
(mm)
∆P
(kg)
∆δ
(mm)
E
(kg/cm
2
)
C1 5773 0.107 18365 0.452 12592 0.345 40643
C2 17326 0.089 33380 0.315 16054 0.226 79560
C3 11183 0.162 22314 0.307 11131 0.145 85978


13.5 Condiciones de Ensayo y la Realidad

Debe señalarse que la gran inclinación (Fig.69) que tuvieron los muros durante el ensayo, se
debe no solo a que la carga vertical era excéntrica, sino a que la base estuvo simplemente
apoyada y también, porque no existieron arriostres laterales (excepto en la base). Estas
condiciones no se presentan en la realidad, puestos que los muros van conectados a una
cimentación de concreto (acápite 4.1) y se encuentran arriostrados entre ellos por muros
ortogonales (acápite 4.3) y la losa de techo (acápite 4.4). Por tanto, la carga admisible que se
propone utilizar en el acápite 13.3 (Pa = 9ton/m) para los muros perimétricos, es conservadora.

48
14. ENSAYO DE CORTE EN MUROS

Tres muros (FC1, FC2 y FC3) fueron ensayados a carga lateral (“V” en la Fig.72)
monotónicamente creciente, a una velocidad de desplazamiento lateral (“D1”) de 1mm/min.
Ninguno de estos muros tuvo fisuras por contracción de secado (acápite 8).


















Se utilizaron un total de 6 LVDT (Fig.72), cuyas funciones fueron:

D1, medir el desplazamiento lateral y controlar el ensayo.
D2, medir posibles deslizamientos del muro respecto a la cimentación.
D3 y D4, medir las deformaciones por tracción y compresión, respectivamente, del talón.
D5 y D6, medir deformaciones diagonales para obtener el módulo de corte “G”.

El ensayo fue dividido en 6 fases (Tabla 9), paralizando la aplicación de carga cada 5mm de
desplazamiento lateral (D1), de tal modo que:

Puedan pintarse las fisuras con los colores indicados en la Tabla 9.
Pueda registrarse el máximo grosor de grieta “g” ubicada encima de la base.
Pueda tomarse fotos asociadas a cada fase.
Pueda registrarse la máxima longitud “L” de la grieta por flexión localizada en la base.

Durante estas fases, también se registró la carga “V” y el desplazamiento “D1”, asociados a la
aparición de cada fisura importante, paralizando la aplicación de carga en ese instante.

Tabla 9. Fases del Ensayo de Carga Lateral Monotónica.
Fase 1 2 3 4 5 6
D1 (mm) 0 @ 5 5 @ 10 10 @ 15 15 @ 20 20 @ 25 25 @ 30
Color Verde Rojo Lila Naranja Azul Marrón


Fig.72. Instrumentación.
49
14.1 Comportamiento de los Muros (Tabla 10).

Los tres muros ensayados a carga lateral monotónicamente creciente, tuvieron una falla por
flexión, triturándose ligeramente los talones comprimidos. Pese a que la falla fue por flexión, no
se notó problemas de traslape entre las espigas y la malla, tampoco se produjo separación entre el
tecnopor y las capas de mortero. Sólo en el muro FC1 (con la mayor resistencia, Fig.76) se notó
un pequeño deslizamiento de la base del muro respecto a la cimentación.


Tabla 10. Comportamiento a Carga Lateral de los 3 muros.
Fase Muro FC1 (Fig.73) Muro FC2 (Fig.74) Muro FC3 (Fig.75)

1

0 @
5mm
Surgió la primera fisura de
tracción por flexión en la
base.
Para V = 2.52kN, D1 =
0.5mm surgió una fisura
vertical en la base, donde
existía una espiga. Se generó
la fisura de tracción por
flexión en la base. Para D1 =
5mm se obtuvo: g = 0.1mm,
L = 59cm.
Surgió la primera fisura de
tracción por flexión en la
base. Surgió una fisura por
flexión encima de la base (V
= 17.12kN, D1 = 4.2mm).
Para D1 = 5mm se obtuvo: g
= 0.1mm, L = 52cm.

2

5 @
10mm
Apareció una fisura
horizontal a media altura (V
= 22.82kN, D1 = 9.18mm).
Para D1 = 10mm se obtuvo:
g = 0.15mm, L = 76cm.
Surgió una fisura horizontal a
¼ de la altura (V = 20.3kN,
D1 = 9mm). Para D1 = 10mm
se obtuvo: g = 0.25mm, L =
77cm.
Surgieron fisuras a ¼ de la
altura (V = 19.2kN, D1 =
10mm). Para D1 = 10mm se
obtuvo: g = 0.15mm, L =
80cm.

3

10 @
15mm
Apareció una fisura
horizontal a ¾ de la altura
(V = 25.34kN, D1 =
11.17mm). Para D1 = 15mm
se obtuvo: g = 0.2mm, L =
89cm.
Se produjo una fisura
horizontal a media altura.
Para D1 = 15mm se obtuvo: g
= 0.3mm, L = 77cm.
No se produjeron fisuras.
Para D1 = 15mm se obtuvo:
g = 0.15mm, L = 90cm.

4

15 @
20mm
Empezó a triturarse el talón
comprimido (V = 27.521kN,
D1 = 19.9mm). Para D1 =
20mm se obtuvo: g =
0.3mm, L = 94cm
Para D1 = 20mm se obtuvo: g
= 0.35mm, L = 88cm.
Surgieron nuevas fisuras a ¼
de la altura. Para D1 = 20mm
se obtuvo: g = 0.15mm, L =
95cm.


5

20 @
25mm
Empezó el deslizamiento (V
= 26.23kN, D1 = 22.2mm, L
= 119cm = longitud total del
muro). Empezó a disminuir
la resistencia.
Se inició la trituración del
talón comprimido (V =
23.68kN, D1 = 21.3mm). Se
produjeron fisuras a ¾ de la
altura. Para D1 = 25mm se
obtuvo: g = 0.35mm, L =
94.5cm.
Se inició la trituración del
talón comprimido. Se
formaron nuevas fisuras en la
¼ parte inferior. Salió
expulsado el recubrimiento
de la espiga en tracción. Para
D1 = 25mm se obtuvo g =
0.15mm, L = 98cm.

6

25 @
30mm
Trituración del talón
comprimido (V = 23.2kN,
D1 = 29.3mm). Para D1 =
30mm se obtuvo: g =
0.35mm, L = 119cm.
El talón comprimido continuó
triturándose. Para D1 =
30mm se obtuvo: g =
0.35mm, L = 94.5cm, menor
que la longitud del muro; no
hubo deslizamiento.
El talón comprimido
continuó triturándose. Para
D1 = 30mm se obtuvo: g =
0.18mm, L = 102cm, menor
que la longitud del muro; no
hubo deslizamiento.

50















































Fig.73. Muro FC1. Fase 6.
Fig.74. Muro FC2. Fase 6, D1 = 30mm. Base y talón triturado.
51





















14.2 Resultados

En la Tabla 11 se proporcionan los principales resultados del ensayo, indicándose los puntos más
importantes como son: la primera fisura visible en tracción por flexión (“F”), la resistencia
máxima (“R”), el inicio de la trituración del talón (“T”), el inicio del deslizamiento (“D”), y la
deformación permanente a carga nula (“DP”).

Tabla 11. Puntos Importantes del Ensayo de Carga Lateral.
Muro
Punto V (kg) D1 (mm) D2 (mm) D3 (mm) D4 (mm) D5 (mm) D6 (mm)
F 1035 2.54 0.32 0.69 -0.41 --- ---
R 2840 18.73 1.92 4.98 -1.62 0.11 0.27
T 2752 19.88 2.07 5.50 -1.69 0.11 0.27
D 2623 22.20 2.34 6.50 -1.79 0.13 0.28


FC1
DP 0.00 21.29 2.45 7.50 -1.77 0.10 0.16
F 918 2.41 0.36 0.66 -0.25 --- ---
R 2557 27.20 3.63 8.67 -2.00 0.23 0.20
T 2368 21.30 2.85 6.37 -1.51 0.19 0.18
D No hubo deslizamiento


FC2
DP 0.00 20.31 2.68 7.32 -1.46 0.10 0.16
F 1014 1.99 0.27 0.63 -0.21 0.01 0.01
R 2080 27.63 3.35 10.61 -2.34 0.03 0.01
T 1958 20.23 2.51 7.72 -1.71 0.01 0.01
D No hubo deslizamiento


FC3
DP 0.00 19.56 2.47 7.64 -1.66 0.01 0.01
F 989 2.31 Rigidez lateral promedio = K = 989/2.31 = 428 kg/mm
Promedio
R 2492 24.52


Fig.75. Muro FC3. Fase 6.
52
De los valores presentados en la Tabla 11, se desprende lo siguiente:

Los desplazamientos diagonales D5 y D6 fueron sumamente pequeños en la etapa elástica
(antes del punto “F”), por lo que no se pudo calcular el módulo de corte “G” experimental.

En la etapa inelástica, los desplazamientos diagonales D5 y D6 continuaron siendo pequeños
(menores que 0.3mm), ya que las fisuras encima de la base fueron controlados por la malla
electrosoldada.

La falla en los muros fue principalmente por flexión (excepto en FC1 donde además hubo un
pequeño deslizamiento), manifestada en grandes desplazamientos verticales D3 (tracción) y
D4 (compresión) en los talones de los muros.

En la Fig.76 aparece la gráfica V-D1 para los 3 muros ensayados a carga lateral, allí puede
apreciarse que en la etapa elástica no existió mayor diferencia en el comportamiento de los 3
muros, mientras que en la etapa inelástica FC1 mostró mayor resistencia que FC2 y FC3.

Es destacable señalar que la resistencia máxima del muro FC1, que presentó una falla combinada
por flexión y deslizamiento, por unidad de longitud (2840/1.19 = 2387 kg/m), difiere en apenas
20% con la resistencia máxima propuesta para el módulo en una falla por deslizamiento (3000
kg/m, acápite 12.9).















14.3 Módulo de Elasticidad “E”

El módulo de elasticidad “E” se determinó de manera indirecta, en base a conocer la rigidez
lateral (K = V / D1 = 428 kg/mm) en el rango elástico (punto “F” en la Tabla 11). Para ello se
utilizó la siguiente expresión, válida para muros en voladizo que se deforman por flexión y corte.

G A
E h f
I
h
E
K
+
=
3
3


Fig.76

Gráfica V-D1
de los 3 muros.
53
Donde:

h = 243cm = altura del muro
L = 119cm = longitud de la sección transversal
A = 6x119 = 714 cm
2
= área proporcionada por 2 capas de mortero de 3cm de grosor.
I = 6x119
3
/12 = 842580 cm
4
= momento de inercia proporcionado por 2 capas de mortero.
f = 1.2 = factor de forma de una sección rectangular.

El módulo de corte “G” se supuso igual a E / 2.3, asumiéndose que el módulo de Poisson era
similar al de concreto armado (ν = 0.15; E = G x 2 (1 + ν)).

El resultado fue E = 28300 kg/cm
2
, para la sección compuesta mortero-tecnopor-mortero, valor
que es bastante inferior al calculado en el acápite 13.4, pero más confiable, ya que la dispersión
de resultados en la rigidez lateral fue 15% en comparación al 36% del acápite 13.4.

14.4 Resistencia a la Primera Fisura en Tracción por Flexión.

El momento flector en la base del muro (Mcr) al instante en que se produce la fisuración en
tracción por flexión está dado por:

Mcr = f´t I / Y = Vcr h

Donde:

I = 6x119
3
/ 12 = 842580 cm
4
= momento de inercia proporcionado por 2 capas de mortero.
Y = 119 / 2 = 59.5cm = distancia entre el centroide y la fibra extrema traccionada.
f´t ≈ 0.1 f´c = 0.1x225 = 22.5 kg/cm
2
= resistencia unitaria a tracción del mortero.
h = 243cm = altura del panel
Vcr = fuerza lateral asociada a Mcr

Con lo cual: Mcr = 22.5x842580 / 59.5 = 318622 kg-cm

De este modo: Vcr = Mcr / h = 1311 kg

Este resultado teórico (1311 kg) supera en 32% respecto al valor promedio experimental (989 kg,
punto “F” en la Tabla 11).

14.5 Resistencia a Flexión.

Fundamentalmente la resistencia a flexión del muro está
proporcionada por las 8 espigas de 6 mm de diámetro que conectan la
base del panel con la cimentación (Fig.77). Estas 8 espigas
proporcionan un área de acero total igual a As = 2.26cm
2
.

De acuerdo a la Ref.4, el momento flector resistente (MR) puede ser
encontrado con la siguiente fórmula, válida para muros con refuerzo
vertical distribuido en la longitud del muro.
Fig.77
54
MR = ½ (As fy D + P L) = VR h

Donde:

fy = 4200 kg/cm
2
= esfuerzo de fluencia del refuerzo vertical (varilla corrugada)
As = 2.26 cm
2
= área de acero vertical total.
D ≈ 0.9 L = 0.9x119 = 107cm = peralte efectivo.
P ≈ 0 = carga axial actuante en el muro (el muro fue ensayado con carga vertical nula).
VR = carga lateral asociada a MR.
h = 243cm = altura del panel.

Con lo cual: MR = ½ (2.26 x 4200 x 107) = 507822 kg-cm

De este modo: VR = MR / h = 2090 kg

Este resultado es 16% menor que la resistencia máxima promedio experimental (VR = 2492 kg,
punto “R” en la Tabla 11), lo cual resulta adecuado, ya que el diseño debe ser conservador,
aunque coincidió prácticamente con la resistencia del muro FC3 (2080 kg).

Es destacable mencionar que, de acuerdo a la Fig.76, la resistencia teórica (2090 kg) estaría
asociada a un desplazamiento lateral de 7mm, que coincidió con el desplazamiento máximo
alcanzado por el módulo ante el sismo “catastrófico” (Fig.63), mientras que la resistencia
experimental estuvo asociada a desplazamientos laterales muy altos (25mm en promedio).

14.6 Forma de Falla

La resistencia a fuerza cortante proporcionada por las 2 capas de mortero (cada una de 3cm de
grosor), puede estimarse mediante la siguiente expresión que se utiliza para concreto armado [3]:

Vc = 0.53 √f´c t L = 0.53 √225 x 6 x 119 = 5676 kg

Puesto que “Vc” es mayor que la resistencia teórica a flexión VR = 2090kg (acápite 14.5), y a su
vez, “VR” es mayor que la resistencia teórica a tracción por flexión Vcr = 1311kg (acápite 14.4),
era de esperarse que primero el muro se fisure en tracción por flexión, para después fallar por
flexión, sin que se produzca la falla por corte, secuencia de falla que fue confirmada
experimentalmente en el ensayo de carga lateral.











55
15. ENSAYO SÍSMICO TRANSVERSAL AL TABIQUE

Los muros del sistema “M2”, actuando esta vez como tabiques divisorios de ambientes en una
edificación del tipo aporticada, a escala natural, fueron sometidos a un ensayo de carga sísmica
transversal a su plano, con el objeto de determinar su comportamiento sísmico y la efectividad de
su conexión con el pórtico, descrita en el acápite 5.3.

15.1 Técnica de Ensayo

Se utilizó la misma señal sísmica (“mayo 70”) que la empleada en el ensayo del módulo, descrita
en el acápite 12.3 (Fig.52), aunque esta vez se aplicaron 3 fases, eliminando el “sismo leve”.

Cada una de estas fases (acápite 15.2) fue precedida por ensayos de vibración libre, consistentes
en la aplicación de pulsos similares a los descritos en el acápite 12.7, con miras de obtener el
período de vibrar (T) y el grado de amortiguamiento (ε) del tabique ante acciones sísmicas
perpendiculares a su plano.

Para simular el arriostramiento que proporcionan los pórticos transversales y las losas de techo
en una edificación real, se utilizó un pórtico metálico que evitó la deformación por flexión de la
viga superior y de la cimentación, dejando en libertad de movimiento tan sólo a las columnas del
pórtico y al tabique (Fig.78).














15.2 Fases del Ensayo.

De acuerdo a la Norma Sísmica E.030 [2], la carga sísmica de diseño transversal al plano de un
tabique, se obtiene mediante la expresión V = Z U C1 P, donde “Z” expresa el nivel de
aceleración esperada en una zona sísmica determinada, “U” es el factor de importancia de la
estructura y “C1” es 1.3 para el caso de tabiques que puedan precipitarse durante el sismo. Cabe
indicar que para este tipo de diseño, la Norma sísmica E.030 [2] no contempla el tipo de suelo
(factor “S”) sobre el cual apoya la estructura; sin embargo, sólo en la Fase 3, se adicionó un
factor de suelo S = 1.4, considerando que la estructura podría ubicarse sobre suelo blando.


Fig.78

Dispositivos de arriostre e
instrumentación.
Sismo
56
En este caso, a diferencia del módulo, no existen factores de corrección (acápite 12.3) ya que el
tabique fue construido a escala natural. Sin embargo, para simular la condición más crítica
consistente en que el tabique sea utilizado en una edificación esencial (hospital, colegio, etc.), se
amplificó a la aceleración “Z” por el factor U = 1.5 [2]. Asimismo, asumiéndose que el tabique
es rígido (aceleración respuesta igual a la aceleración en su base), se amplificó a la aceleración
“Z” por el factor C1 = 1.3. Con lo cual, el factor de corrección total resulta FC = 1.5x1.3 ≈ 2 para
las fases 1 y 2, y tal como se indicó en el párrafo anterior, FC = 1.5x1.3x1.4 ≈ 2.7 para la fase 3.

De este modo, las fases del ensayo se muestran en la Tabla 12.

Tabla 12. Aceleraciones y Desplazamientos Nominales del Sismo de Ensayo “mayo70”.
Fases del
Sismo
Aceleración en Suelo Duro
(Norma E.030 [2])
Aceleración del
Simulador (A0)
Desplazamiento del
Simulador (D0)
1) Moderado 0.2g 0.4g 40mm
2) Severo 0.4g 0.8g 80mm
3) Catastrófico 0.5g 1.3g 130mm

15.3 Instrumentación

Con miras de obtener la distribución de fuerzas de inercia y la fuerza total actuante en la
dirección perpendicular al tabique, éste fue reticulado en rectángulos de 62.5x60 cm,
colocándose un acelerómetro en el centro de cada retícula (A2 @ A9 en la Fig.79). Además, se
utilizaron un LVDT (D1) y un acelerómetro (A1) en la parte central del tabique, aparte de los
instrumentos propios de la mesa vibradora (A0, D0 y un medidor de presiones del actuador
dinámico). Es decir, en total se utilizaron 10 acelerómetros y 2 LVDT.






















Fig.79. Instrumentación, ver además la Fig.78.
57
15.4 Comportamiento Sísmico del Tabique

En las 3 fases del ensayo, el tabique se comportó como un sólido rígido, presentándose fisuras
tan solo en las interfases columnas-tabique, las cuales se agrandaron con la potencia del sismo
(Fig.80). No se presentaron fisuras en las interfases viga-tabique y cimentación-tabique (Fig.81).
También se midió el grosor de la mayor fisura previa formada por contracción de secado (acápite
8, Fig.32), manteniéndose constante (0.15mm, Fig.82) en todas las fases del ensayo. Es decir, el
tabique y sus anclajes pasaron con éxito la prueba de carga sísmica transversal al plano.







































Fase 1
Fase 2
Fase 3
Fig.80. Fisura en la interfase tabique-columna en las 3 fases del ensayo.
Fig.81

Fase 3
Cimiento-Tabique
Viga-Tabique
Fig.82

Medición del grosor de
una grieta por contracción
de secado al inicio y al
final de cada fase.
58
15.5 Período de Vibrar (T) y Grado de Amortiguamiento (ε)

El procedimiento utilizado para medir el período de vibrar y el grado de amortiguamiento ante el
ensayo de vibración libre, fue similar al descrito en el acápite 12.7 para el módulo. Para ello se
utilizó la respuesta del acelerómetro central A1 (Fig.83). Los resultados aparecen en la Tabla 13,
donde se puede apreciar que el período de vibrar fue muy similar al del módulo (Tabla 5),
aumentando ligeramente con la potencia del sismo, mientras que el grado de amortiguamiento en
promedio resultó 7%, menor al alcanzado en el módulo (10%), lo cual podría deberse a la acción
combinada tabique M2 – pórtico de concreto armado.











Tabla 13. Período de Vibrar y Grado de Amortiguamiento del Tabique. Sismo Transversal.
Fase 0 1 2 3
T (seg) 0.097 0.098 0.100 0.103
ε (%) 7.9% 6.2% 8.1% 7.0%


15.6 Nomenclatura y Procesamiento e Interpretación de Resultados

El desplazamiento relativo a la mesa vibradora del punto central del tabique (d1), fue obtenido
restando al desplazamiento absoluto (D1) el desplazamiento de la plataforma (D0): d1 = D1-D0.

La fuerza de inercia total (F), actuando perpendicularmente al plano del tabique, fue calculada
suponiendo que existe simetría, con lo cual: F = 2 M (A2 + A3 + … + A9), donde “M” es la
masa de cada retícula (Fig.79), cuyo peso es 156x0.625x0.6 = 58.5 kg (ver el cálculo del peso
del tabique en el acápite 9.4), mientras que los valores “Ai,” para i = 2 @ 9, son las aceleraciones
correspondientes al punto central de cada retícula.

Luego, la fuerza “F” fue dividida entre el área del tabique, para de esta manera hallar la carga
sísmica distribuida por unidad de superficie W = F / (2.5 x 2.4), en kg/m
2
ortogonal al tabique.

En la Fig.84 se ha graficado a la misma escala (con fines comparativos) la respuesta W-d1 para
cada fase, y en la Fig.85 aparece la envolvente W-d1 para las ramas positiva y negativa de todas
las fases. En la Fig.84 puede apreciarse cómo se incrementa la respuesta conforme se incrementa
la potencia del sismo, mientras que en la Fig.85, se observa que la respuesta W-d1 fue
prácticamente lineal, en vista que el comportamiento del tabique fue elástico durante las tres
fases del sismo, excepto por la formación de fisuras en las interfases con las columnas.

Fig.83

Respuesta de A1 en
vibración libre ante
el tercer pulso
después de la Fase 3.
59



































En la Tabla 14 aparecen las respuestas máximas de los instrumentos (Fig.79) en las 3 fases del
ensayo. Cabe indicar que las respuestas máximas de cada instrumento no coinciden al mismo
instante del sismo, y que los valores A0, D0 de la Tabla 12 son nominales, los valores reales
aparecen en la Tabla 14.

En la Tabla 14 puede observarse que la máxima carga soportada en la fase 3 fue W = 310 kg/m
2
,
que equivale a un coeficiente sísmico c = W / P = 310 / 165 = 1.88, donde P = 165 kg/m
2
es el
peso del tabique (acápite 9.4). Este valor supera en 140% al coeficiente sísmico reglamentario
para la condición más crítica, en que el tabique se ubique sobre una estructura esencial: V / P =
Z U C1 = 0.4x1.5x1.3 = 0.78, por lo que el tabique M2 puede ser utilizado sin problemas.


Fig.84

Gráfica W-d1 en las 3
fases del ensayo sísmico.
Fig.85

Envolvente W-d1
para las 3 fases del
ensayo sísmico.
60

Tabla 14. Resultados Máximos. Ensayo Sísmico Transversal al Tabique.
Instrumento Fase 1 Fase 2 Fase 3
0.29 0.54 1.13 A0 (g)
-0.37 -0.72 -1.19
39.51 79.54 130.00 D0 (mm)
-29.85 -60.13 -98.45
0.55 1.11 2.02 A1 (g)
-0.64 -1.18 -2.17
0.39 0.72 1.52 A2 (g)
-0.47 -0.95 -1.70
0.38 0.70 1.41 A3 (g)
-0.45 -0.95 -1.83
0.49 0.98 1.88 A4 (g)
-0.56 -1.10 -2.08
0.45 0.88 1.68 A5 (g)
-0.53 -1.01 -1.87
0.57 1.15 2.03 A6 (g)
-0.66 -1.19 -2.22
0.53 1.04 1.87 A7 (g)
-0.61 -1.11 -1.94
0.58 1.16 2.01 A8 (g)
-0.69 -1.17 -2.19
0.57 1.12 2.04 A9 (g)
-0.69 -1.16 -2.05
1.69 3.17 5.67 d1 (mm)
-2.10 -3.96 -5.95
76.50 149.47 277.34 W (kg/m
2
)
-88.20 -168.67 -309.97



















61
16. ENSAYOS DE LOS COMPONENTES DEL SISTEMA M2

La información que se proporciona en este acápite, proviene de los ensayos ejecutados por el
LEDI, citados en las referencias 7 y 8. Sólo se proporciona los resultados promedios que
interesaron para la redacción del presente informe, así como la dispersión de resultados. El resto
de resultados, como por ejemplo, resistencia a compresión del mortero a los 5, 7 o 14 días de
edad, deben verse en los informes parciales del LEDI, donde además aparecen la técnica de
ensayo, las normas seguidas, etc.

16.1 Ensayos de Compresión en Probetas Cúbicas de Mortero [7]

a. Probetas Provenientes de Paneles Individuales
Se ensayaron a compresión un total de 6 probetas cúbicas de 5cm de arista, con 54 días de edad,
provenientes del mortero lanzado en los paneles para muros ensayados a compresión y a corte.
Se obtuvo como resultado promedio 236 kg/cm
2
, con una dispersión de resultados igual a 8.6%.

b. Probetas Provenientes del Módulo
Se ensayaron a compresión un total de 6 probetas cúbicas de 5cm de arista, con 54 días de edad,
provenientes del mortero lanzado en los muros del primer y segundo piso del módulo. Se obtuvo
como resultado promedio 263 kg/cm
2
, con una dispersión de resultados igual a 10.3%.

c. Comentario
Puesto que las probetas de mortero tuvieron 54 días de edad y no los 28 días estándar, para los
fines teóricos del presente informe se consideró oportuno trabajar con una resistencia a
compresión de 225 kg/cm
2
, que corresponde al 95% de la resistencia obtenida en 16.1.a.

16.2 Ensayo de Compresión en Probetas Estándar de Concreto

a. Probetas Provenientes de las Cimentaciones
De un total de 6 probetas estándar, provenientes de las distintas cimentaciones empleadas en el
módulo y en los muros de corte, ensayadas a los 57 días de edad, se obtuvo una resistencia
promedio de 442 kg/cm
2
, con una dispersión de resultados de 5.2%. La resistencia obtenida
supera a la requerida como para soportar las acciones de transporte y de ensayo.

b. Probetas Provenientes de la Capa Superior de las Losas
De un total de 3 probetas estándar, provenientes del concreto vaciado en la capa superior de los
paneles ensayados a flexión, con 51 días de edad, se obtuvo una resistencia promedio de 262
kg/cm
2
, con una dispersión de resultados de 6.5%.

c. Comentario
Puesto que las probetas indicadas en el acápite 16.2.b fueron ensayadas a los 51 días de edad y
no a los 28 días estándar, para los fines teóricos de este informe se decidió trabajar con la
resistencia nominal f´c = 210 kg/cm
2
.




62
17. CONCLUSIONES Y COMENTARIOS

De acuerdo a los alcances del proyecto, citados en el acápite 2, y en base a los resultados
obtenidos en los diversos ensayos, se desprenden las siguientes conclusiones y comentarios.

17.1 Construcción

El único problema que se detectó fue la formación de fisuras por contracción de secado en las
capas de mortero lanzado en los paneles para muros, así como en el concreto superior de las
losas de techo. Estas fisuras no tuvieron un patrón definido, aunque mayormente se presentaron
en las caras expuestas al sol.

Si bien estas fisuras llegaron a alcanzar grosores de hasta 0.5mm, no tuvieron importancia en la
resistencia de los paneles, pudiéndose apreciar, por ejemplo, en los muros ensayados a
compresión, que no aumentaron de grosor ni de extensión conforme se incrementaba la carga.

Puesto que en este proyecto el curado se realizó con retrazo, se recomienda empezar el curado
después de unas 4 horas de haberse lanzado el mortero o de haberse vaciado el concreto.

17.2 Prueba de Carga Vertical en el Módulo

El techo del primer piso no aprobó la prueba de carga vertical, mientras que el techo del segundo
nivel no tuvo problemas por la menor carga aplicada. Esto se debió a que en ninguno de los dos
techos se aplicó mortero lanzado en su base, operación que se efectúa en las construcciones
reales del sistema M2.

De haberse aplicado mortero en la base, el momento de inercia de la sección transversal, y en
consecuencia, la rigidez a flexión, se hubiese incrementado en un porcentaje muy superior al
porcentaje en defecto que tuvo el techo respecto a la deflexión máxima permitida. Por tanto,
puede afirmarse que los techos reales del sistema M2 aprobarían la prueba de carga vertical.

17.3 Prueba Sísmica en el Módulo y Parámetros de Diseño a la Rotura

Ante la acción del sismo leve, se presentaron 2 fisuras verticales en la zona donde se ubicaban
las espigas que conectaban al panel de muro con la cimentación. Esta fisura también se notó en
el ensayo de corte de uno de los tres muros (FC2), a muy bajo nivel de desplazamiento lateral y
de carga (asociados a un sismo leve). En ambos ensayos, estas fisuras no progresaron durante el
experimento, ni en grosor ni en extensión, por lo que carecieron de importancia. Posiblemente
esas fisuras se debieron al poco recubrimiento que tuvieron las espigas en esas zonas.

La forma de falla final que tuvo el módulo fue por deslizamiento en la base, que se inició ante la
acción del sismo severo, bajando la resistencia en un 25% durante el sismo catastrófico, pese a
ello, el módulo quedó bastante estable, por lo que puede afirmarse que aprobó la prueba sísmica.

En base a los resultados, puede trabajarse con los siguientes parámetros de diseño a la rotura:


63
Factor de reducción de las fuerzas sísmicas elásticas = R = 2.5
Resistencia a cizalle máxima por unidad de longitud de muro = 3 ton/m
Deriva inelástica máxima = 0.003
Grado de amortiguamiento elástico = 10%.

Cabe indicar que no se formaron fisuras diagonales en los muros, debido a que la resistencia
teórica que aportaron las capas de mortero superaron a la resistencia a cizalle experimental.

También es de resaltar que sin incluir acabados ni sobrecarga, el peso del módulo fue el 70% del
peso correspondiente a las estructuras convencionales, lo cual hace que las fuerzas de inercia
disminuyan. Asimismo, el grado de amortiguamiento fue el doble del correspondiente a las
estructuras convencionales, lo cual también genera una reducción de la respuesta sísmica.

Para efectos de estimar el peso de los muros de 10cm de espesor y de la losa con 20cm de
peralte, correspondientes al sistema M2, sin incluir acabados ni sobrecarga, puede emplearse:

Muros: 150 kg/m
2
Losa: 200 kg/m
2


17.4 Paneles para Techo Ensayados a Flexión

Los paneles para techo tuvieron una falla por flexión, presentándose numerosas fisuras muy finas
en la base (mortero lanzado), controladas por la malla electrosoldada.

La secuencia de falla y la resistencia máxima pudieron predecirse teóricamente, sin embargo, no
se pudo predecir la carga asociada a la primera fisura en tracción por flexión, ni el módulo de
elasticidad “E”, tampoco el momento de inercia “I” de la sección transversal compuesta
concreto-tecnopor-mortero. En su defecto, para fines de análisis estructural, se recomienda usar
E I ≈ 757´000,000 kg-cm
2
para un panel de 1m de ancho, aunque esta rigidez podría disminuir
en un 50% en caso se presenten fisuras de contracción de secado en la capa superior de concreto.

Para las losas de 20cm de peralte correspondientes al sistema M2, en la Ref.6 se propone usar un
peralte equivalente reducido en 25% (20x0.75 = 15cm) y E = 67490 kg/cm
2
, lo que para un
ancho unitario proporcionaría E I = 67490x100x15
3
/12 = 1,898´156,250 kg-cm
2
, que supera en
150% al valor experimental encontrado en este proyecto. En dicha referencia también se propone
usar un módulo de corte G = 7470 kg/cm
2
, con lo cual se obtendría E/G = 67490/7470 = 9, con
un módulo de Poisson superior a 1, lo que se considera inconsistente.

17.5 Muros Ensayados a Compresión Excéntrica

Los tres muros ensayados a compresión excéntrica presentaron una falla local manifestada a
través de una grieta horizontal ubicada en el extremo superior, sin que se produzca pandeo ni
separación de las capas de mortero respecto al tecnopor, pero sí una gran inclinación.

Se considera que esta inclinación se debió no solo a que la carga vertical era excéntrica, sino a
que la base del muro estuvo simplemente apoyada, y también, porque no existieron arriostres
laterales. Estas condiciones no se presentan en la realidad, puestos que los muros del sistema M2
64
van conectados a una cimentación de concreto y se encuentran arriostrados entre ellos por muros
transversales y la losa de techo. Por tanto, la carga admisible que se propone utilizar (Pa = 9
ton/m) para los muros perimétricos, o ubicados al costado de un vano del techo, es
conservadora, aparte de incluir un factor de seguridad de 2 adoptado sobre la resistencia mínima
obtenida ante la falla local y de 3.4 sobre la resistencia máxima promedio.

Las condiciones de ensayo descritas hicieron que las lecturas de los LVDT verticales no fuesen
confiables, obteniéndose módulos de elasticidad (E) para el conjunto mortero-tecnopor-mortero
hasta con 36% de dispersión.

Puesto que no se ensayaron paneles a compresión centrada, se desconoce la resistencia admisible
que tendrían los muros internos del sistema M2, donde la rotación por flexión de la losa es
pequeña y no introduce excentricidad de la carga vertical, aunque esta resistencia debe superar al
valor propuesto para los muros perimétricos (Pa = 9 ton/m).

17.6 Muros Ensayados a Corte

Los tres muros ensayado a carga lateral fallaron por flexión, aunque en uno de ellos (FC1) se
presentó además un pequeño deslizamiento, fue en este muro donde se alcanzó la mayor
resistencia, casi similar al valor de diseño propuesto en el acápite 17.3 para una falla por cizalle.

La secuencia de falla y la resistencia máxima a flexión, pudieron predecirse teóricamente; pero,
no se pudo predecir la carga asociada a la primera fisura en tracción por flexión (32% de error).

Admitiéndose que el módulo de Poisson era 0.15 (similar al de concreto armado), y en base a
conocerse la rigidez lateral experimental, de manera indirecta se calculó el módulo de
elasticidad, obteniéndose E = 28300 kg/cm
2
, para la sección compuesta mortero-tecnopor-
mortero, considerándose que sólo trabajan las capas de mortero (6cm de espesor). Este resultado
es inferior al propuesto en la Ref.6, donde se asume E = 81290 kg/cm
2
, con G = 8930 kg/cm
2
,
que proporcionaría un módulo de Poisson mayor que 1, lo que se considera inconsistente; en
adición, en la Ref.6 se propone usar un espesor equivalente de 0.8x10cm = 8cm.

El módulo de corte “G” no pudo hallarse experimentalmente, porque los desplazamientos
diagonales fueron muy pequeños en la etapa elástica, incluso en la etapa inelástica, los
desplazamientos diagonales fueron menores que 0.3mm, porque las fisuras formadas en la zona
central del muro fueron controladas por la malla electrosoldada.

17.7 Tabique Ensayado a Carga Sísmica Perpendicular a su Plano

El tabique del sistema M2 y sus conectores al pórtico de concreto armado (espigas de 6mm de
diámetro @ 25cm), aprobaron con éxito la prueba de carga sísmica transversal al plano,
presentándose tan solo fisuras en la interfase tabique-columna, que fueron agrandándose con la
potencia del sismo. Cabe indicar que estas fisuras, aunque de poca extensión, se formaron antes
del ensayo sísmico, por contracción de secado del mortero lanzado.

65
Ante el sismo “catastrófico”, el tabique soportó una carga 140% mayor que la reglamentaria,
para el caso en que se ubique sobre una estructura esencial (hospital, colegio, etc.), por lo que el
tabique del sistema M2 puede emplearse sin problemas.

17.8 Verificación de “E” con el SAP2000 en la Fase 2 del Ensayo Sísmico

En el acápite 17.6 se indicó la diferencia que hubo entre el módulo de elasticidad (E) encontrado
para los muros de este proyecto (28,300 kg/cm
2
), donde se asume que el espesor de los muros es
6cm (2 capas de mortero), y el propuesto en la Ref.6 (81290 kg/cm
2
), donde se asume que el
espesor equivalente de los muros es 8cm. Para estudiar esta diferencia, se analizó mediante el
programa de cómputo SAP2000, el instante asociado a la fuerza cortante basal máxima positiva
(V = 8244kg, para t = 11.17 segundos) correspondiente a la fase 2 del ensayo sísmico, donde el
comportamiento del módulo fue prácticamente elástico (Fig.63).

Los muros se modelaron mediante elementos finitos (tipo shell, Fig.86), considerando un espesor
de 6cm y un módulo de elasticidad E = 28,300 kg/cm
2
, con un módulo de Poisson igual al de
concreto armado (ν = 0.15), mientras que las losas se supusieron como diafragmas rígidos.





















Las fuerzas de inercia aplicadas en los centroides de cada nivel (F2, F1), se calcularon
repartiendo el cortante basal (V = 8244 kg) en proporción a las aceleraciones captadas en cada
nivel para el instante (11.17 segundos) en estudio: A4 (nivel 2) = 0.543g, A3 (nivel 1) = 0.524g,
obteniéndose: F2 = 4195kg, F1 = 4049kg.

Una vez aplicadas las fuerzas, mediante el SAP2000 se calculó un desplazamiento lateral en el
segundo nivel del eje B igual a 1.90mm (Fig.87), mientras que el resultado experimental
asociado al instante en análisis (11.17 segundos) fue 1.66mm, con 14% de diferencia.

Fig.86

Modelo
matemático del
módulo. Ver
además las
figuras 37 y 38.
Eje B
66
Adicionalmente, concentrando las masas (incluyendo los sacos de arena indicados en el acápite
12.2) en el centro de masas de cada nivel, y utilizando el modelo matemático descrito, con el
SAP2000 se obtuvo un período de vibrar T = 0.0838 segundos (Fig.87), para la dirección
ensayada (ejes A y B), en tanto que para la fase 2 del ensayo, el resultado experimental fue T =
0.09 segundos (Tabla 5), con 7% de diferencia.

De haberse empleado la propuesta de la Ref.6 (E = 81290 kg/cm
2
, espesor = 8cm), el módulo
hubiese sido 3.8 veces más rígido (81290 x 8 / (28300 x 6) = 3.8).

De este modo, para fines prácticos, se propone usar para los muros del sistema M2:

E = 30,000 kg/cm
2
, para la sección compuesta mortero-tecnopor-mortero.
ν = 0.15 = módulo de Poisson.
t = 6cm = espesor proporcionado por las 2 capas de mortero.

































Fig.87. Resultados del SAP2000. Desplazamientos laterales del eje B (U2)
en metros (izquierda) y Período de Vibrar en segundos (derecha).
67
18. REFERENCIAS

1. Norma E.020 “Cargas”. Reglamento Nacional de Edificaciones. Ministerio de Vivienda,
Construcción y Saneamiento. Publicación SENCICO, 2006.

2. Norma E.030 “Diseño Sismorresistente”. Reglamento Nacional de Edificaciones. Ministerio
de Vivienda, Construcción y Saneamiento. Publicación SENCICO, 2006.

3. Norma E.060 “Concreto Armado”. Reglamento Nacional de Edificaciones. Ministerio de
Vivienda, Construcción y Saneamiento. Publicación SENCICO, 2006.

4. Seismic Design of Concrete Masonry Shearwalls. Por: M.J.N. Priestley. Title 83-8. ACI
Journal / January-February 1986.

5. HORMI2 Gestión y Tecnología del Sistema Constructivo M2. Por: Vinicio Ayala. Rational
Engineering. Quito, Ecuador. Información proporcionada por el cliente.

6. Memoria de Cálculo. Proyecto Definitivo. Por: Cesar Izurieta. Ingeniería de Estructuras.
Información proporcionada por el cliente.

7. Informe de Ensayo INF-LE 350-08-A. Resistencia a Compresión de Cubos de Mortero. 6 de
febrero del 2009.

8. Informe de Ensayo INF-LE 350-08-B. Ensayos de Compresión Axial en Probetas Estándar
de Concreto. 6 de febrero del 2009.

9. Reinforced Concrete Structures. By: R. Park and T. Paulay. John Wiley & Sons, 1975. ISBN
O-471-04655-8.