You are on page 1of 7

Ojos húmedos

Durante siglos los hombres se han preguntado sobre la relación entre el dolor y sus deidades. Siguiendo este cuestionamiento, la Biblia no se queda atrás. El tema se repite a lo largo y ancho, una y otra vez. Sin embargo, existe un segmento en las escrituras que plantea el tema de una forma totalmente desnuda, llena de cuestionamientos, argumentos y contraargumentos. Por supuesto me refiero al libro de Job. Me tomé el tiempo para leer y estudiar este libro lleno de realidad. Y en base a lo que leí, me gustaría ofrecer algunas conclusiones que pude extraer. Más que con respecto al libro en sí, a la temática que pude identificar en él. Quiero salir un poco del clásico foco (el sufrimiento del justo) y dejarlo solamente en el tema del sufrimiento. Antes de continuar quiero dejar claro que creo que es una equivocación establecer verdades doctrinales o de enseñanza aisladas completamente del contexto de la historia. Si alguien quiere decir que los “malos” sufren porque los amigos de Job así lo enseñaron lo puede hacer, pero leyéndolo dentro del contexto de toda la obra parece que los amigos de Job habían perdido el punto. Es interesante notar que el protagonista de tan tremenda historia no sea un judío, sino que es un extranjero, específicamente perteneciente a Uz. Y a pesar de no estar dentro de la nación “correcta” (Israel), el autor lo considera una persona recta e intachable. También se hace notar que el protagonista es prospero en todo sentido y cumple de manera precisa con los ritos establecidos. Aquí no discutiré acerca de que si el relato trata sobre un acontecimiento histórico o no, vayamos un poco más al fondo, porque ¿cambia en algo la finalidad del relato si es un drama o un hecho histórico? No. Lo hermoso del relato es que nosotros nos podemos identificar con Job, esa es la hermosura del texto, no tanto su afinidad histórica. Así mismo, el texto está hecho para tomar una postura al respecto, está hecho para producir una tensión en el lector, no solo por las discusiones que se establecen, sino también porque los lectores conocen la historia en dos planos: el terrenal, donde Job vive su drama, y el celestial, dónde podemos encontrar un relato sobre lo que pasaba en el cielo, entre Dios, sus ángeles y el acusador. En el plano celestial, se puede ver como el acusador aparece, Dios resalta el carácter de Job y satanás cuestiona la perspectiva de Dios acerca de Job, finalmente le propone que le quite su bienestar para comprobar si es que efectivamente su integridad es tal o si es un tema de interés o conveniencia. Dios acepta la “propuesta del acusador” estableciendo una serie de límites.

Lo interesante de las respuestas de los amigos. sus amigos después de cada discurso de Job. Se podría decir que Job pierde su bienestar. En la contra parte. Luis Alonso Schokel lo escribe así: 1 Compruébelo usted mismo. En medio de su angustia y sufrimiento. aparece repentinamente un personaje. . pasan por la rabia y llevan a la autodefensa de Job. Bildad y Zofar. Después de cuatro intervenciones por parte de Eliú. en palabras mías. ¿Dios hace preguntas? Y le dice a Job que se ponga los pantalones (38:3) En su comentario.En este punto alguien podría pensar en la frialdad de Dios para hacer eso. también un lugar fuera de los “márgenes”. pero no pierde a su esposa ¿por qué? No lo sé. es que siguen la línea de lo establecido en Deuteronomio y el libro de Proverbios. En cierta manera podríamos decir que los amigos de Job dan respuestas “bíblicas”1. especialmente con respecto a quienes no actúan de manera recta y las consecuencias que esto trae. Por una parte. hace preguntas. Eliú está enojado porque la exigencia de Job (una respuesta por parte de Dios) y la falta de compasión de los amigos para juzgar a Job aún en medio de su sufrimiento. personaje joven y que está enojado. Parece que Dios tiene fe. vaya a los libros mencionados y note la similitud entre los argumentos de los amigos y los libros. el cual era proveniente de Buz. Dios se hace presente en el debate y más que dar una respuesta clara y directa. que Job pierde su salud y –por si eso fuera poco. le responden y comienzan a formular hipótesis sobre el motivo por el cuál Job está pasando esto. Ya cuando los amigos de Job no tienen nada que decir con respecto a la justificación de Job. Lo acompañan durante 7 días y 7 noches se sentaron en el suelo junto a él. se presentan tres amigos: Elifaz. Después Job rompe el silencio enunciando una serie de discursos los cuales parten desde la desesperanza. el relato dice. se abrazaron y permanecieron en silencio. su nombre es Eliú. pero –en lo personalme impresiona el acto de Dios: un acto de fe. Pierde a sus hij@s y sirvientes.sus posesiones. confianza y certeza en Job. Lloraron. ¿De verdad Dios confía en nosotros? Entonces.

la doctrina de los amigos está desacreditada. .“Después de tres ruedas con nueve discursos ninguno ha resuelto la cuestión ni ha convencido al contrario. responde: “«Yo sé bien que tú lo puedes todo. acerca del reino animal y vegetal. Después de escuchar otro discurso por parte de Dios Job habiendo recibido su tan exigida respuesta.. actores y público la esperan. Después de todas estas preguntas Dios dice: “« ¿Corregirá al Todopoderoso quien contra él contiende? ¡Que le responda a Dios quien se atreve a acusarlo!» A lo que Job solo responde: “« ¿Qué podría responderte si soy tan poca cosa? Ya he hablado más de la cuenta. acerca de las estrellas. Dios dice: “« ¡Vamos a ver qué tan valiente eres! Ahora yo voy a hablar. Preguntas acerca de humanos. acerca del espacio. Dios tiene que intervenir. Dios tiene que hablar. Etc. “¿Vas acaso a invalidar mi justicia?” dice Dios a Job. “¿tienes acaso un brazo como el mío?” continúa. todos. y no voy a insistir. porque se puede acusar impunemente a Dios. “¿Puedes pescar a Leviatán con un anzuelo?” Etc. y tú me vas a escuchar. ¿Cómo ha de intervenir? La diferente expectación de los personajes crea una tensión duplicada en este momento. porque Job lo ha desafiado a un duelo verbal. y Job sale vencedor. la dinámica del poema lo exige. A estas alturas la neutralidad de Dios es imposible: si no interviene absolutamente. porque ha dejado a Dios sin palabra.” Y aquí vamos otra vez. que no es posible frustrar ninguno de tus planes. Etc. Prefiero quedarme callado»” Cuando parecía que Dios había “ganado” este debate y todo quedaría en silencio y cada uno se iría para su casa con un montón de preguntas para reflexionar.” Preguntas tales como: ¿dónde estabas cuándo…? ¿Sobre qué están puestos los cimientos de la tierra? ¿Quién encerró el mar? ¿Has visto parir a la gacela? ¿Quién deja suelto a los asnos salvajes? ¿Le has dado al caballo su fuerza? ¿Es tu sabiduría la que hace que el halcón vuele? … Etc.

de cosas demasiado maravillosas que me son desconocidas. El fin no es la desesperanza con una duda teológica satisfecha. Es más amplio. pero ahora te puedo ver” ---La historia pudo haber terminado ahí. pero ahora te veo con mis propios ojos.¿Quién es éste —has preguntado—. Con un Dios temible y soberano Y con un Job sin nada. eras verdadero” “De oídas te había conocido. El fin no es el dolor. Y podremos decir: “Eras real.” Más allá de nuestro dolor.” Y concluye con una frase hermosa: “De oídas había oído hablar de ti. Más allá de lo oscuro que nos pueda parecer todo. Pero ese no es el fin. se presentó y hablo. Es más hermoso. Tengo la convicción que algún día lo veremos cara a cara.” Dios pudo haber callado a Job. que sin conocimiento oscurece mi consejo?” Reconozco que he hablado de cosas que no alcanzo a comprender. y me arrepiento en polvo y ceniza. Somos seres críticos Y Job es nuestro portavoz. . “Dios no requiere colaboradores mudos” Donde “Más allá de nuestra crítica. del Dios que nuestra crítica imagina. me retracto de lo que he dicho. suena la voz del Dios cada vez más verdadero. Apareció. Por tanto. pero no lo hizo.

sincero y humilde al final. Dios tiene algo que decir con respecto a los amigos de Job. a diferencia de Job. para que yo los perdone. y quemen en mi honor siete toros y siete carneros. apasionado. lo que han dicho ustedes de mí no es verdad». en cambio. el sistema férreamente construido. Así quiere Dios que lo trate el hombre que sufre. las supuestas verdades sin caridad. trabajoso. El veredicto de Dios abarca todo el proceso de Job. Lo que han dicho ustedes de mí no es verdad. las pías banalidades.” ¿No es verdad? O sea ¿podemos juntar un montón de versículos bíblicos y no decir algo que es verdad? ¿Podemos hacer una referencia casi perfecta de las Escrituras y decir algo que no es cierto? Qué curioso. hasta el encuentro que es don suyo. Pero antes. en una búsqueda afanosa.” ¿Job tenía razón? Pero fue altivo Sacudió su puño Desafió a Dios ¿Será que Dios solo dice que Job tiene la razón en su declaración final? Alonso Schokel responde: “No. y lo demás. es verdad lo que ha dicho Job. Después Dios agrega: “Así que ahora acompañen a Job. A los amigos que daban respuestas “bíblicas”. lo ofenden.” ¿Cómo termina la historia? ¿En el silencio? ¿En un continuará? . Pero reconozcan que. Y éste es un gran consuelo para nosotros. Job me rogará por ustedes. Eso es hablar como auténtico siervo. “«Estoy muy enojado contigo (Elifaz) y con tus dos amigos. Job ora en nuestro nombre y nos enseña a orar. y en atención a sus ruegos no los haré quedar en vergüenza.Es más esperanzador. con valentía para no rendirse. honradamente. lo irritan.

No con lo mismo. Sino que con más. Que el último verso no se ha escrito Y que el último acorde no se ha tocado. Pero quiero que sepas que eres libre para preguntar. Lloraremos. Pero ¿tiene la desesperanza la última palabra? ¿La enfermedad? ¿La oscuridad? ¿Nuestra maldad? No. Con una restauración mayor. Mantén la esperanza de que la última palabra no está dicha. Ciertamente cada uno de nosotros ha llevado un camino que muchas veces va cuesta arriba.No. sino que con una respuesta a la desesperanza. donde hay muchas piedras. Pero ten fe. Mucho más. Por favor. donde las rosas muchas veces pinchan y donde el dolor nos aprieta el pecho. ten fe. . Por qué hacía allá vamos ¿no? Ciertamente aquí sufriremos Pasaremos necesidad. Para decir “¿cuándo se detendrá esto?” Eres libre para sacudir tu puño contra el cielo. Eres libre para llorar. Para postrarte.

.Y que nuestros ojos húmedos… serán secados de una vez y para siempre.