LAS TRES TENTACIONES QUE LLEVAN A LA INMADUREZ ESPIRITUAL DE LA IGLESIA

Un análisis del papa Francisco. El Papa Francisco advirtió recientemente a los obispos de América Latina de tres tentaciones que hay que reconocer y superar. En un discurso describió los tres como 1) Hacer del mensaje del Evangelio una ideología, 2) El funcionalismo (visualización y operación de la Iglesia como si se tratara de un negocio), y 3) El clericalismo.

Francisco explicó brevemente las tres en su discurso y puede servir de gran ayuda para entender la debilidad de la Iglesia en Occidente. Ellas nos ayudan a aclarar porque muchas de nuestras parroquias aparecen como una burocracia y son tan empobrecidos espiritualmente.

LAS TENTACIONES
Ideologías que reducen el Evangelio a verdades parciales se mezclan con la falsedad. Reducen el cristianismo a lo natural, dejando de lado el carácter sobrenatural esencial de la fe. Los ejemplos dados por el Papa curiosamente incluyen términos tanto seculares como religiosos: ideologías de carácter sociológico o psicológico aplanan el hombre y el Evangelio, robándoles su dimensión espiritual, su orientación vertical. Las ideologías, al menos, suenan más religiosas – “la solución gnóstica” que se encuentra en los “grupos de élite”, la solución “pelagiana” que busca recuperar mejores momentos de “el pasado perdido” – también carecen de la plenitud de la verdad y del mismo modo que son productos del hombre y no de la revelación de Dios. Todas estos ejemplos de ideologías, aparentemente seculares o religiosas, se pueden encontrar en la Iglesia de hoy. Ya sea vestidas de vocabulario religioso o no, ellas son falsificaciones del Evangelio, y de hecho una forma de idolatría. Crean un Cristo y un evangelio para adaptarse a su ideología, pero son falsas. El funcionalismo tiene un efecto “paralizante” en la Iglesia, dijo el Papa. Toma un modelo de negocio buscando la “eficiencia” – reduciendo así la Iglesia a una institución, una organización de hombres. Tal funcionalismo se ve en las parroquias y en las diócesis, en sus santos ministros – obispos, sacerdotes y diáconos. Los pastores se convierten en directores generales y gerentes, el sacerdote se reduce a un dispensador de los sacramentos y el conductor de la ceremonia litúrgica, la misión del pastor se reduce a la conservación y explotación de sus edificios. ¿Qué sucede con los laicos, en tal reducción y colapso de la Iglesia? La broma pre-Vaticano II vuelve: los laicos son para “pagar, orar y obedecer.” Los laicos con sus pastores se enfocan en el interior, se envuelven en las preocupaciones locales y el funcionamiento de la iglesia local, con la pérdida de todo sentido de la misión que se le encomendó a la Iglesia desde el principio. Y perdiendo así la misión interior que está implícito en nuestra llamada personal: todos estamos llamados a la santidad. Así, la iglesia se convierte en una organización social, un club privado. La misa se convierte en teatro, los miembros se convierten en espectadores, el sacramento se convierte en hábito, la 1

Al contrario. se revisarían dramática y radicalmente si la santidad se convirtiera en nuestra guía y objetivo explícito. y fuimos severamente “corregidos” por nuestro sacerdote-supervisor (que no estaba contento con nuestras recomendaciones) diciendo: “Usted trabaja para nosotros”. (Novo millennio ineunte. el de ustedes que quiera ser grande. Ella existe para evangelizar. n º 30) Nuestra parroquia y la planificación diocesana. Pero no será así entre ustedes. los proyectos. El Papa Francisco advirtió a las parroquias contra el abandono del papel maternal de la madre que cría a sus hijos y convertirse en una niñera que sólo trata de ponerlos a dormir. El clericalismo debe ser visto como lo que es. Pero ¿está la parroquia o diócesis haciendo las obras que Cristo mandó que hagamos? ¿Estamos haciendo discípulos? ¿Estamos enseñando todo lo que Él nos ha dado? Pablo VI escribió que la Iglesia existe para evangelizar. y repudiado por el clero y los laicos. El clericalismo mantiene el laicado inmaduro. abusan de su autoridad y hacen un tratamiento sin respeto y condescendencia. perpetuar el sacrificio de Cristo en la santa Misa. Mi esposa tuvo la presencia de ánimo para decirle: “Pero yo creía que todos trabajamos para Jesús”.oración se convierte en rutina. que no vino a ser servido. memorial de su muerte y resurrección gloriosa. (Evangelii nuntiandi. hagan como el Hijo del Hombre. Jesús nos enseñó una manera diferente. La Iglesia no es otra organización del mundo. reconciliar a los pecadores con Dios. que se haga el servidor de ustedes. el clericalismo mantiene a los laicos en la servidumbre bajo el clero – cuando ambos deben estar al servicio de Jesús por los perdidos del mundo. es decir. los programas. irrelevante para el “mundo real” de lunes a sábado. n º 14) ¿Estamos creciendo hacia la santidad? ¿Está toda iniciativa pastoral dirigida a esta vocación? Juan Pablo II escribió: En primer lugar. la fe se convierte simplemente en el horario habitual del Domingo. las operaciones de cancillería.»”(Mt 20:25-28) En efecto. no tengo ninguna duda en afirmar que todas las iniciativas pastorales deben establecerse en relación a la santidad. ser canal del don de la gracia. EL PAPA CONSIDERA AL CLERICALISMO COMO UNA TENTACIÓN IMPORTANTE QUE HAY QUE SUPERAR Un laico catequista cuenta la siguiente anécdota: Mi esposa y yo. 2 . y si alguno de ustedes quiere ser el primero entre ustedes. para predicar y enseñar. que se haga el esclavo de todos. Jesús los llamó y les dijo: «Ustedes saben que los gobernantes de las naciones actúan como dictadores y los que ocupan cargos abusan de su autoridad. donde los gobernantes se enseñorean de los gobernados. cuando estábamos trabajando en una parroquia grande una vez. La conversación terminó poco después. sino a servir y dar su vida como rescate por una muchedumbre.

fariseísmo para el clero – y tienta a los laicos al servicio de compromiso. nuestra irreverencia de acercamiento a los sacramentos. Así estas almas retrasadas ?? no están entre los principiantes ni entre aprovechados. Garrigou-Lagrange quien explica y describe con gran detalle los tres “edades” o etapas de la vida interior que caracterizan el camino a la santidad. que no pasan alegremente a través de la crisis de la adolescencia y que. Pero por desgracia. Todos los creyentes comienzan como discípulos inmaduros. cada alma no progresa necesariamente. se indican dos causas principales: el abandono de las pequeñas cosas en el servicio de Dios y la negativa a hacer los sacrificios que pide. Algunas de las consecuencias más evidentes que podemos observar son nuestra ignorancia de las enseñanzas de la Iglesia. Lo peor de todo que el clericalismo declara al mundo que el Reino de Dios está lejos. la vida espiritual y el discipulado se enfría.En última instancia. son numerosas. como sería lo normal. Sin embargo. Ellos crecerán en gracia. nunca alcanzan el pleno desarrollo de la madurez. y la naturaleza subdesarrollada y sin práctica de nuestra vida de oración. LAS ALMAS INMADURAS Estas tentaciones han tenido su efecto. institucional y vitalmente. es posible que los cristianos se acomoden en la tibieza como una disposición permanente del alma. Por otro lado. Estas son las almas con retraso. a causa de su negligencia o pereza espiritual. Las tres edades de la vida espiritual. Sustituye el camino angosto de Cristo con algo más manejable: un compromiso con el mundo y no su santificación. Juntas se han institucionalizado. y rechaza la llamada de la ciudad de Dios. nuestra autonomía moral e independencia. Fr. en la vida espiritual son como niños anormales. formal. muy lejos. el clericalismo hace un pacto entre el clero y los laicos a favor de la ciudad del hombre. No todas las almas llegan a la “madurez” de la santidad en la vida interior con Dios. el camino de los proyectos del hombre. ¿Cómo llegan estas almas a ese estado de tibieza? Como regla general. Uno puede caer en una falta de madurez espiritual estática para el resto de su vida. El clericalismo sirve a una religión sin vida – es decir. Garrigou-Lagrange dice que cuando el corazón no se ha encendido con el fuego de su amor. el camino de la política. Pero si son auténticos discípulos – es decir alumnos de Jesús – “naturalmente” (más precisamente sobrenaturalmente) comienzan a crecer. no pasan de la edad de los principiantes a la de aprovechados. En su muy minucioso y brillante trabajo de dos volúmenes sobre teología espiritual católica tradicional. Garrigou-Lagrange describe brevemente esta condición: Algunas almas. Y es posible que llegue a ser crónica la falta de madurez espiritual. no todas las almas progresan necesariamente más allá incluso del comienzo. debilitando fuertemente la Iglesia en Occidente. a pesar de que no se quedan niños. sirviendo a Dios y a Mamón. del Padre. Garrigou-Lagrange resume el análisis de este punto de la siguiente manera: 3 . Fr. se volverán cada vez con mayor determinación en contra de las cosas de este mundo a ser cada vez más fuertes en las cosas de Dios. a madurar y a desarrollarse como cristianos. De hecho. Fr. formando una “estructura de pecado” que sigue hiriendo al clero y los laicos. a través de las etapas.

Fuentes: Renew the Church. y por lo tanto a ser Iglesia. Él nos advierte en contra de corazones mundanos que hacen “almas retrasadas” de todos nosotros. con exclusión del amor a Dios y su Evangelio. Amores carnales que son retenidos y protegidos – resistiendo el llamado a la conversión continua a las cosas de Dios – son mortales para el discipulado. Él nos advierte contra el clericalismo que hace niñeras del clero. Signos de estos Tiempos 4 . ¿qué van a ser de las ovejas? ¿Cuándo los maestros y líderes se niegan a aprender – y vivir lo que saben – que va a ser de las personas bajo su liderazgo? No es de extrañar que el clericalismo y el arribismo estén paralizando la Iglesia. El Papa Francisco nos advierte de la tentación de convertirse en ideólogos de agendas y causas. y bebés de los laicos. al deseo de posiciones eminentes o el deseo de hacer una reputación para sí mismo en las ciencias. Él nos advierte en contra de líderes de la Iglesia. No es de extrañar que “la facilidad de una búsqueda”. en lugar de los fieles seguidores del Evangelio. haya invitado al status quo a las parroquias para suplantar totalmente la llamada a evangelizar. y la búsqueda después de facilidades. Cuando estos “enemigos de la vida espiritual” encuentran refugio en las almas de los pastores de la Iglesia. todo lo cual es manifiestamente opuesto al progreso espiritual.Estos … enemigos de la vida espiritual … dan lugar a la ambición. en lugar de pastores y sacerdotes. Es evidente que estas opciones mundanas son las de amor por uno mismo. de los directores generales y gerentes de empresas.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful