You are on page 1of 0

Las emociones y su relación con la

UCCM (unidad cuerpo cerebro mente)
Monografía- trabajo final curso Capacitación Docente
en Neurociencias
FRANCES D. COTTO
7/9/2012


El interés del hombre por la comprensión de los orígenes y causas de las emociones
viene desde la antigüedad. Hipócrates, cinco siglos antes de Cristo, decía que nuestra
estabilidad emocional dependía del equilibrio de cuatro humores: sangre, flema, bilis
amarilla y bilis negra. Los griegos distinguían entre ‘Pasión’ y ‘Razón’, separando el
pensamiento de los sentimientos. En la concepción de la mente (el alma) para el
mundo griego, la razón y pasión mantienen un cierto antagonismo. El intelecto superior
debe controlar las pasiones, al ser éstas emociones desbocadas, que enturbian la
capacidad de pensar con claridad y asociadas casi siempre al pecado y la culpa. Es
sorprendente que aún hoy tienda a estudiarse científicamente la racionalidad o
cognición como un proceso separado e independiente de la emoción (Belmonte, 2007).
Este mismo autor, señala que en tiempos más recientes y gracias a las
influyentes aportaciones de científicos y neurólogos como Joseph LeDoux y Antonio
Damasio, se ha aceptado considerar que la consciencia no es el único elemento que
ocupa la mente o que el cerebro, encargado del pensamiento consciente, es
igualmente el que da origen a las emociones. Se han tardado siglos en aceptar que el
cerebro es el asiento de nuestras funciones mentales, incluyendo las emociones. Un
paso importante en el largo camino de la asociación entre cerebro y emociones lo
representó Franz Joseph Gall, un científico que ante la evidencia clínica de que las
diferentes funciones cerebrales se localizaban en zonas diferentes del cerebro asumió
que tales regiones debían estar más o menos desarrolladas en los diferentes individuos
según poseyeran en mayor o menor medida determinados rasgos de personalidad. A
su vez, los neurólogos iban adquiriendo conciencia de que determinadas áreas del
cerebro tenían que ver con las emociones. A principios pues del siglo XX, se imponía
la evidencia de que las emociones se localizaban en el cerebro, un órgano que
empezaba a revelarse como extraordinariamente complejo, gracias a los trabajos de
Santiago Ramón y Cajal (Belmonte, 2007).
William James (1842- 1910), científico y pensador, reafirmó la relación estrecha
y la dependencia que existe entre la expresión emocional y la reacción fisiológica.
Schachter-Singer (1962) sostiene que las capacidades cognoscitivas, que interpretan la
situación y posibilitan la reacción del individuo, son los aspectos más importantes en la
relación mente-cuerpo de la conducta emotiva. Las emociones han sido entendidas
como una fuerza que incrementa la motivación para la acción o como un amplificador
de los impulsos (Tomkins, 1962). Sabemos que las emociones constituyen un factor
importante al momento de explicar o interpretar el comportamiento humano. Si las
emociones definen el espacio de acciones posibles de realizar, entonces las emociones
constituyen el aspecto de mayor relevancia para facilitar los aprendizajes en la
educación: emociones positivas o gratas permitirán la realización de acciones
favorables para el aprendizaje. Las emociones positivas, sirven como un factor de
protección en los contextos de riesgo, promoviendo resultados saludables y
contribuyendo así al aumento de la resiliencia. Por el contrario las emociones
negativas o no gratas no lo permitirán. Por otra parte, la capacidad de discernir y
comprender las emociones propias y ajenas es una de las habilidades que compone la
competencia emocional, la cual nos permite conocer cómo y porqué las personas
actúan, cómo lo hacen, e inferir lo que está ocurriendo a nuestro alrededor (Saarni,
1999). Thomson (1994), define regulación emocional como el proceso de iniciar,
mantener, modular o cambiar la ocurrencia, intensidad o duración de los estados
afectivos internos y los procesos fisiológicos, con el objetivo de alcanzar una meta.
Esta definición se considera como base, porque permite conceptualizar la regulación
emocional como un proceso que ayuda al ser humano a manejar sus estados
emocionales, para lo que puede utilizar distintos tipos de estrategias que conducen a
ese objetivo.
Las emociones suceden muy rápidamente y muchas veces son tan vertiginosas
que en ciertas ocasiones no nos permiten tomar conciencia de lo que está ocurriendo.
La reacción rápida puede salvarnos la vida o provocar un desastre. Damasio define la
emoción como la combinación del proceso mental simple o complejo con las
respuestas del cuerpo, todo esto está relacionado con el cerebro y ocurre al mismo
tiempo. La emoción es diferente al sentimiento. El cerebro monitorea continuamente
los cambios en el cuerpo. El cuerpo es el que siente la emoción al mismo tiempo que
la experimenta. Los mecanismos neurológicos de la emoción y el sentimiento se
desarrollan para permitir conductas apropiadas en situaciones que no requieren
pensamiento consiente.
Le Doux (2000) sugiere que la discriminación de una emoción está facilitada por
un mecanismo conectado con la amígdala, que cuenta con los llamados disparadores
emocionales que posibilitan la detección y reacción apropiada en diferentes situaciones
frente a estímulos nuevos y emociones negativas. Ekman (2003) expone que las
emociones determinan la calidad de nuestras vidas y la motivan. Estudios recientes
sugieren la existencia de las neuronas espejo que permiten la detección de las
emociones y posibilitan imitar las emociones de quienes nos rodean. Por esta red
neuronal es que pueden observarse la expresión y la detección de las emociones
desde temprano en la vida (Rizzolatti y Craighero, 2004). Según Orsi (2006), las
emociones nos ayudan a orientarnos por el mundo y no poseerlas de forma normal nos
convierte en seres marginales o extraños al mundo en común. Necesitamos
comprender cómo funcionan nuestras emociones morales para comprender los juicios
que nos atribuimos los unos a los otros.
De acuerdo con Belmonte Martínez (2007) son muchas las emociones que
podemos experimentar los seres humanos. Algunos han sido llamadas emociones
primarias como son el miedo, la ira, la alegría, la tristeza, el disgusto y la sorpresa.
Estas emociones van a acompañadas de patrones de conducta tales como respuestas
faciales, motoras, vocales, endocrinas y autonómicas y que son reconocibles por
encima de diferencias culturales y raciales en los seres humanos. Unas y otras
constituyen sin duda parte esencial de nuestra vida, a la que confieren color y carácter.
Más aún, la alteración de los sistemas neurales de los que dependen las expresiones
emocionales, provoca grandes trastornos de conducta. A lo largo de la historia de la
cultura, cognición y emoción han sido considerados procesos independientes y en
cierta medida contrapuestos. Cada uno de ellos, en realidad engloba a muchos otros.
Dentro de lo que llamamos de modo genérico “la cognición” se incluyen la percepción,
la memoria, la atención o la acción. El concepto de “emoción” abarca también desde la
experiencia subjetiva (el sentimiento) hasta las reacciones que llamamos vegetativas
(sudoración, temblor, palidez) y motoras (gestos y posturas).
Respecto a las neurociencias, Fernández, Dufey y Mourgues (2007) señalan que
estas han posibilitado el estudio de una diversidad de fenómenos relacionados con la
expresión y reconocimiento emocional, tales como la neurobiología de las emociones,
los procesos neuropsicológicos que subyacen a la percepción emocional, la
identificación de estructuras que participan en el significado emocional de los estímulos
y a la producción y regulación de estados afectivos, acorde al contexto en que estos
son producidos. Desde la mirada evolucionista las emociones han sido consideradas
como un patrón filogenético que se ha ido complejizando con la socialización. Esto ha
llevado a la búsqueda de modelos universales tanto en la expresión como en el
reconocimiento de la emoción. El aporte de las neurociencias parece ser prometedor,
la aplicación de estas en conjunto con el área fisiológica de la experiencia emocional y
con técnicas de localización de la actividad cerebral, parece predecir la posibilidad de
explorar distintas propuestas experimentales que se han implementado para el estudio
de las emociones.
Guedes y Álvaro (2010) argumentan que las personas reconocen que las
emociones son parte de la vida cotidiana, ya que les permiten entender los motivos que
mueven sus vidas independientemente de la diferencia conceptuales que existen entre
emoción, sentimiento y otros estados afectivos. Asimismo, las emociones son el reflejo
de estados afectivos personales y colectivos, influyen en las relaciones interpersonales
y grupales y expresan nuestras reacciones ante los valores, costumbres y normas
sociales. Las emociones son procesos y productos sociales porque nuestros roles nos
indican qué emociones debemos sentir y cómo debemos expresarlas. Para comprender
el significado de las emociones es necesario aprender los valores culturales y las
normas sociales de quien las expresa, los modos en que entendemos y manejamos
nuestras propias emociones y la de los otros, así como las creencias culturales sobre
su naturaleza. La evidencia actual lleva a reconocer que las emociones son
fundamentales tanto para la perpetuación de la especie como para el mantenimiento y
regulación de las interacciones sociales y el orden social. A lo largo de la evolución
humana, las emociones permitieron garantizar la supervivencia de la especie, pero no
se puede negar que todas las emociones son fruto del aprendizaje social. Parra-
Esquivel (2010), asegura que los procesos cognitivos cobran vital importancia en la
vida de las personas y la cognición es la causa de las emociones humanas complejas;
además la emoción puede ser un producto cognitivo y la cognición puede ser el efecto
de la emoción.
En conclusión no se puede negar que la manifestación de las emociones
implica procesos mentales y comportamentales individuales, pero estas
manifestaciones no pueden estudiarse separadas de los procesos socioculturales e
históricos. Hoy día es imposible estudiar los procesos cognitivos prescindiendo de las
emociones y viceversa; tampoco es posible comprender la cognición y emociones sin
considerar el medio social, cultural e histórico en el que surgen (Guedes y Álvaro
2010). Parra-Esquivel (2010), concluyen que la promoción, el desarrollo y el
mantenimiento de las emociones y los procesos cognitivos pueden fundamentar los
ideales de comportamiento social más allá del cumplimiento de normas establecidas.