You are on page 1of 3

ENSAYO SOBRE LAS BARRERAS POLICIALES

TEMA DE TRABAJO: INFRINGEN NORMAS, PRINCIPIOS O GARANTÍAS CONSTITUCIONALES LAS BARRERAS DE CONTROL REALIZADAS POR LOS AGENTES DE TRÁNSITO, CAMINERA O POLICÍA NACIONAL? Al momento de analizar jurídicamente las “barreras de control” que los órganos instituidos a tal efecto están acostumbrados a realizar en nuestro país (sean éstos de la Policía Nacional, Policía Caminera o Policía Municipal de Tránsito), corresponde hacer previamente una introducción en torno al mecanismo y los fundamentos en que se basan para hacerlas. En primer lugar, son implementadas - en lugares y horarios estratégicos, de mayor circulación - con la POSIBILIDAD de detener A TODAS las personas que circulen por esa vía. En ese contexto, una vez detenida la persona en su circulación (que fuera seleccionada “al azar”, o por apreciarse a simple viste la falta de algún requisito, o por haber cometido alguna falta previa antes de la zona del control), se verifica si los conductores, y las unidades conducidas, están en regla respecto a sus documentaciones y condiciones mínimas de circulación (si es competente el funcionario encargado del control), luego se toma conocimiento si sobre ellos pesa alguna orden de captura (dependiendo del órgano que controla) para finalmente, en la mayoría de los casos, someter al conductor a la prueba de alcotest para determinar si ingirió un mínimo de bebida con alcohol. En fin, todas estas acciones, conforme explican las autoridades responsables de esta barreras, “se hallan encaminadas” a la protección de los ciudadanos y la prevención de accidentes, siendo especialmente enfocadas a “ATRAPAR” a los infractores. De este modo se pretende reducir las posibilidades de que sucedan accidentes de tránsito. Como la mayoría de los ciudadanos paraguayos “siente” que los índices de criminalidad y accidentes se mantienen en los mismos niveles siempre, inclusive que “van en aumento” conforme las estadísticas de los mismos organismos que hacen estas barreras, finalmente no se oyen mayoritariamente otras expresiones más que de aliento. Estas prácticas (con estos fundamentos) se hallan avaladas por muchos ciudadanos conforme se ven en sus comentarios por distintos medios sociales y de comunicación, inclusive son apoyadas y justificadas -con bastantes esfuerzos - al tiempo de hacer interpretaciones de los cuerpos normativos existentes Como no siempre todas las opiniones serán uniformes, están también los ciudadanos que rechazan completamente la idea de realizar estos controles porque entienden que AL NO HABER COMETIDO INFRACCION O DELITO

cambiar de Domicilio o de residencia. porque (1) el control es hecho seleccionando “ALEATORIAMENTE A CUALQUIER PERSONA” que se haya circulando en la zona y quien (2) deberá detener su marcha para tal efecto. Todo paraguayo tiene derecho a residir en su patria. se da inicio a un procedimiento del que potencialmente derivará una sanción. se tienen unos puntos vitales de análisis donde. es decir. El funcionario policial. solicita las documentaciones para verificar que “supuestamente todo está en orden” respecto al ciudadano en cuestión. Los habitantes pueden transitar LIBREMENTE por el territorio Nacional. el artículo 12 de la Constitución Nacional indica los requisitos y presupuestos para restringir esa libertad de tránsito: ”De la Detención y del arresto. al tiempo de hacerse este tipo de controles. En esta disposición se reconoce expresamente el derecho que tienen todos los ciudadanos paraguayos a desplazarse libremente. principios o garantías constitucionales. Estas normas son completamente ignoradas al momento de hacer los controles a personas que no hayan cometido siquiera una infracción. se aprecia la contradicción entre lo “constitucionalmente establecido” y lo “realmente ejecutado”. sin dificultades y sin ningún tipo de obstáculos a donde se decida. luego de evaluarlos desde una posición lo más amplia posible. dentro del territorio. En un proceso penal o en cualquier otro del cual pudiera derivarse pena o sanción. Como excepción a ese derecho de “libre tránsito”. En este orden de ideas. toda persona tiene derecho a: 1) Que sea presumida su Inocencia […]. se aprecia que el artículo 17 de la Carta Magna es también afectado. (3) con los argumentos genéricos de “PREVENCION Y DE CONTROL” (sin la exposición precisa y concreta del objeto por el que se lo detiene) en su marcha.PREVIAMENTE. Por tratarse de un tema relacionado al tránsito de las personas. […]¨. SALVO caso de ser hallado en flagrante comisión de delito que mereciese pena corporal…”. sea cual fuere la . Sucede que. Para comenzar. se considera interesante tratar de avanzar en el análisis “legal” de que si las barreras de control realizadas por los agentes de tránsito. el artículo 41 de la Constitución expresa: “Del Derecho al Tránsito y a la Residencia. Al adoptar ese mecanismo de control. y atendiendo el criterio considerado como “disidente y resistente” al que en el contexto de la realidad nacional se tiene instaurado. caminera o policía nacional infringen normas. NO EXISTE ninguna razón por la que deba detener su marcha y someterse al procedimiento de control descripto inicialmente. NADIE será detenido ni arrestado sin orden escrita de autoridad competente. pues expresa que: “De los Derechos Procesales.

resulta apreciable casi a simple vista que esa PRESUNCION DE INOCENCIA de la que están investidos todos los ciudadanos. desde el momento que una persona. ni por más de que existan leyes que reglamenten estos procedimientos o que virtualmente se establezcan mecanismos o procedimientos por vías “legales”. los agentes encargados del control (cuya verdadera función es la de prevenir delitos en contra de los demás ciudadanos) puedan violar los derechos ciudadanos básicos constituidos (quienes en realidad deberían ser los defendidos). es vulnerada con ese tipo de actuaciones. No pueden ser suficientes ni justificantes los supuestos argumentos (en realidad. Estas circunstancias se condicen con lo dicho en el artículo de la constitución pero en la realidad tenemos otra situación contraria a ese primer inciso. pretextos) basados en que. En fin. son oportunidades para que el abuso de autoridad de cualquier policía permita generarle beneficios ilegítimos a través de la extorsión y amenazas a los ciudadanos desprotegidos e incautos. puedo concluir que las barreras de control implementadas son inconstitucionales pues violan el derecho al libre tránsito reconocido en el artículo 41. a mi criterio. son infringidas y omitidas las disposiciones constitucionales. pues. colisionan con el derecho procesal de la presunción de inocencia determinado en el artículo 17 inciso a. tratando de obviar los principios que rigen en el territorio paraguayo. Conforme a las exposiciones hechas anteriormente en las que.infracción cometida. . con miras a la prevención de accidentes. sin haber cometido siquiera falta alguna. y como consecuencia de ello se expone a una imposición de multas. luego de un esfuerzo de delimitación de estas conductas ordenadas. y se contradicen con los presupuestos necesarios para limitar la libertad de tránsito que se hayan consagrados en el artículo 12. es detenida en una barrera con el supuesto argumento de que es con fines preventivos y de control. se puede además resumir que estos supuestos controles en realidad.